Dios mío, hazme viuda por favor En esta obra se nos habla básicamente de las creencias que se han

convertido en reglas o normas que debe cumplir una mujer para ser buena o aceptada por un varón, pues la cultura en la cual nos encontramos sumergidas nos ha enseñado como debemos comportarnos en la mesa o ante los demás, se nos ha enseñado que tenemos que saber escuchar pero no opinar, por que las mujeres en nuestra sociedad son consideradas solo como muñequitas de aparador bonitas, pero huecas, las buenas mujeres las buenas amas de casa y dignas de un hombre son aquellas que se dedican solo a cuidar de el hogar, a parir y cuidar a los hijos y al esposo . Todo esto nos ha hecho creer que debemos hacer cualquier cosa con tal de merecer a un hombre a nuestro lado, pues se nos ha hecho saber que a cada hombre le corresponden por lo menos 7 mujeres y si no lo cuidas tú habrá otra que si lo haga, entonces te quedaras sola, vacía, y no valdrás nada. Por tanto como ya lo decía se ha enseñado a la mujer a hacer cualquier cosa con tal de conseguir marido como: Someternos a lo que el marido quiere sin siquiera poder reprochar algo, hacemos de sus deseos ordenes que cumplimos ciegamente, hacernos de la vista gorda si nuestro marido nos es infiel, soportar maltrato tanto físico como psicológico, renunciar a nuestros sueños y aspiraciones, guardar nuestras opiniones, ceder ante los deseos sexuales de nuestra pareja, etc. Dejamos de ser libres para ser esclavas de lo que los otros deciden es adecuado para nosotras. Esto sucede con más auge en países como Irán o Pakistán en donde las mujeres son muy censuradas desde su manera de vestir, y además que no tiene derechos, e incluso su marido puede matarla a golpes si es que él considera que ella le ha faltado en algún momento, y esto sin asumir las consecuencias pues esto es permitido por la ley en tales países; de hecho en estos países es donde se origina más violencia contra las mujeres pues no se les permite elegir a sus maridos, son casadas desde muy corta edad, no se les permite manejar, ni tampoco viajar si no es con la autorización de algún varón cercano, llámese tío, padre o bien esposo. Y a pesar de que en el mundo cada día somos más mujeres y que podemos revelarnos contra los hombres, nos han metido tan bien en nuestros pensamientos lo que debemos o no debemos hacer, que debemos ser las que siempre soportemos todo, ser las mártires de la familia, porque así debe ser, te debes de sacrificar por tu familia, a ti como mujer te toco sufrir, nos dicen en ocasiones nuestras madres y ni modo te aguantas. Y es que de cierta manera nosotros como mujeres tenemos en gran medida la culpa de esto porque nosotras somos las encargadas de educar a nuestros hijos y lo que les inculcamos desde su infancia es que las niñas deben jugar con muñecas, con trastecitos, y a la comidita y los niños no tienen porque lavar trastes ni hacer deberes del hogar porque los enseñamos a ser machistas, y después cuando nos topamos con un machista nos quejamos. Con este libro no solo nos hace reflexionar de lo antes mencionado, sino que también nos hace pensar que de cierta manera nos hemos acomodado tan bien en el papel que se nos ha otorgado que no hacemos nada para cambiar las cosas, nos ha gustado ser las víctimas, a las que todo el

o la ropa preparada. bien vestidas. es mejor ocuparnos en resolvernos en lugar de pasar días completos preocupadas. etc. pues recordemos que el que no se equivoca no aprende. . Debemos de cambiar y darnos la oportunidad de vivir nuestras emociones. y que si lo está. pues si el marido nos golpea nosotros lo justificamos diciendo que tiene razón. a las que todo el mundo hace menos. y dejar ir el pasado. simplemente somos mujeres maltratadas tanto físicamente como psicológicamente pero lo hemos aceptado de tal manera que hasta lo más cruel lo justificamos. de romper con la perfección que se espera siempre nos caracterice. solo muñequitas de aparador. solo con la diferencia de que esta no percibe un sueldo. pero huecas. de darnos la oportunidad de romper con lo esperado y elegir lo que queramos. y de igual manera debemos de hacerle entender a nuestra pareja lo que queremos en lugar de esperar a que él lo adivine. que si somos inútiles. es porque nos quieren enseñar a hacer las cosas bien. porque no sabemos cocinar. o que no tiene la capacidad suficiente para lograr grandes puestos. Debemos de vez en cuando darnos permiso de equivocarnos. para que así los que nos rodean nos amen y de igual manera podamos amarlos. siempre y cuando asumamos nuestra responsabilidad de nuestros actos. Hablando de los trabajos este es otro tema importante pues cada vez son más las mujeres a cargo de la manutención de su familia o bien tienen que colaborar con los gastos del hogar y es sorprendente que a pesar de los cambios en la sociedad aun se piensa que una mujer no debe ganar lo mismo que un hombre. nada inteligentes. debemos de aprender que no todo lo podemos resolver. En fin este libro además nos habla de que debemos de darnos más tiempo para nosotras. debemos de romper con ese estereotipo que se nos ha impuesto de ser solo como trofeos para lucir ante los demás.mundo compadece. para conocer lo que nos gusta o disgusta. Debemos de darnos la oportunidad de realizarnos en el ámbito personal. pues hacerlo. como profesional. debemos aprender a amarnos y a respetarnos. todo con tal de justificarlo. que no todo está en nuestras manos. debemos de dejar que nuestros hijos se equivoquen y de vez en cuando sufran para que vean que no todo es fácil y sean capaces el dia de mañana de superar cualquier reto. darnos permiso para soñar a futuro pero siempre centrados en el aquí y el ahora. de igual manera si queremos sonreír o jugar como niños. lo que nos haga felices. debemos de aprender a vivir el hoy. que no debemos de ser demasiado protectoras. pero no para hacer lo que ellas desean. las que se ocupan de todo menos de su persona. porque no teníamos la comida lista. hacerlo que colabore en las labores del hogar y hacerle entender que una mujer a cargo de una casa trabaja igual o más que un hombre con un trabajo en una empresa. si queremos llorar. de igual manera sucede cuando estos nos insultan pues pensamos que si nos dicen que estamos gordas es porque así lo es. Debemos además de aprender a ser unas madres lo suficientemente buenas. debemos aprender a decir que no cuando es necesario y decir si cuando lo necesitemos. que tienen tiempo para hacer lo que otros le piden. con las medidas perfectas.