You are on page 1of 3

La bordadora de melodías

Diario El Comercio. Lima, 3 de octubre de 2007

Herlinda Agustín,
artesana chamana
shipiba que borda telas
con diseños laberínticos
y geométricos como si
fueran partituras de
cantos milenarios
Por: Miguel Ángel Cárdenas

tro, que venderá cual cubrecama; y


hace un esbozo con los dedos: "Esta
tela contiene los canto de los buenos
sueños. Los bordes tienen las formas
de dientes de piraña para prote-
gerte. Con este canto y este diseño
se ven cosas buenas que entran a tu
cuerpo cuando duermes". Y Herlinda
canta un agudo sinuoso, con tonos
que parecen alfileres en la angina,
pero que siguen el ritmo de mon-
taña mágica de sus dedos en la tela.

Después coge otra con ondulacio-


nes, pone su índice al pie de una en-
trada y comienza a leer la bordada
pieza musical con un lamento negro,
chillado, con aglomeración de pala-
bras como un bordón gutural, que
se siente como amorosos macheta-
zos en la boca del estómago. La tra-
e primera impresión, sus telas piba de melodías. Potentísimas me- ducción de ese canto sería así: "Lo

D son como mandalas orienta-


les: esos diagramas simbóli-
cos del cosmos, con círculos
lodías curativas que Herlinda dibuja
en sus telares como laberintos, los
codifica como partituras y luego los
que yo canto a tu cuerpo te atrae el
cuerpo de una chica para que te
quiera, para que estés bien con ella,
sagrados y laberintos unidos por pinta con los colores que le descifra la alegrando tu corazón y tú alegrando
puntos y puntas cardinales. Pero, en ayahuasca, que es la gran composi- el de ella también. Y te vas a incluir
realidad, de última impresión, los tora que dirige "la orquesta de mi con ella y ella se va a incluir en ti...".
bordados de Herlinda Agustín tienen mente".. "Es la tela de la anaconda que encie-
una función análoga a la de los pen- rra el canto del amor". Los colores
tagramas occidentales: cada curva- Es difícil aprehender este lenguaje son simbólicos también: el lila es por
tura del diseño a manera de célula pictórico y musical con criterios ra- la flor de la chacruna, la planta que
que explota, y cada cuadrángulo tra- cionales. Herlinda coge una tela na- se mezcla con la de la ayahuasca,
zado a modo de vitral gótico y, espe- ranja con figuras que semejan para producirlas visiones. Y los ama-
cialmente, los triángulos, cruces y poliedros de varias caras que se en- rillos, verdes y rosados que se unen
escaleras que parecen neuronas en caran, sin arrugas y con una especie como en la cintura de una lámpara
sinapsis: contienen la descripción shi- de trébol de múltiples hojas al cen- maravillosa son "de curación, pero
mi mamá su mamá y de mi papá su
papá son chamanes. Yo aprendí de
mis abuelitos. Mi mamá me hacía
aprender a tejer, me ponía piri piri en
mis ojos y con eso crecí y tenía pen-
samientos: piensas cómo vas a ha-
cerlos diseños y eso sale en tu
mente.

¿Aparecían formas geométricas


como en sus diseños?
Así aparecen. Estos diseños son así,
por ejemplo estos caracolitos de mi
falda son para proteger mi cuerpo y
para que me cuiden. Aquí están los
cantitos que me protegen. Yo miraba
desde los 7 años a mis abuelas que
así hacían y cantaban. Y yo pregun-
taba, porque de chiquita era pregun-
tona. Mi abuelita me dice: es un
cántico muy antiguo que nos ense-
ñaron nuestros antepasados. Y tejía y
bordaba con ella.

¿Y se iba al colegio cantando?


Yo solo fui tres años y ya nunca más.
Las abuelitas antiguas decían que
cuando se va allí no aprendes estas
cosas, los diseños de nosotros. Por
eso, ya en este tiempo no existen shi-
pibos que saben bordar y sus pensa-
mientos no vienen y no saben pintar.
Mi abuelita principal se llamaba Bea-
triz Maynas Pacaya.

¿Y cuando ha viajado a exponer


presididos por el violeta, que es el sobre otra tela que es como un arco sus telas, como ahora, que se va
color de la sanación". iris matemático: "Esta es la del Sol, a Chile, no le gustaría saber leer
que nos protege y se ponen los cír- y escribir?
Ya con más confianza, Herlinda saca culos en rojo". Y canta con la modu- Ahora ya estoy vieja, tengo 56 años,
las telas más complejas, esas que le lación de un ave marina. siete hijos, veintiún nietos y un bis-
demoran diez días y requieren cone- nieto. Pero mis hijos sí fueron al cole-
xiones con lo divino: "yo soy cristiana Usted es de San Francisco de Ya- gio, llegaron a la universidad. Uno es
también" rinacocha en Pucallpa, un pue- profesor de física, otro administrador
Coge una que parece un caleidosco- blo de curanderos tradicionales de empresas. A mis hijos les hacia
pio teñido: "Este es de la Pacha- y también de brujos. aprender a cantar, bordar y pintar los
mama. Este círculo es la madre tierra, Hay bastantes que no hacen bien las domingos. Todos mis hijos son artis-
es para que no te enfermes. Los la- dietas, por eso se van por otro ca- tas y mis nietos están aprendiendo.
berintos son cantos de la ayahuasca mino, se desvían. Hay que hacer dos
y se ven así porque es una soga y este años de dieta para poder sanar a las Pero para que sus cantos sean
es un canto de sogas que se unen en personas. La dieta consiste en no mágicos, sé que se iba con los
una mayor. Esta tela te da una tre- comer sal, no tomar dulce, no aceite, chamanes del pueblo.
menda fuerza cantada". Y se sienta no chancho, no ají, nada de sexo. De A mí me gustaba seguir a mi mamá
visiones de hormigas y gusanos, eran
enfermedades y yo cantaba sin
miedo nomás y se iban.

Esos cantos son los famosos íca-


ros, ¿no? Esos que cuando uno
se pierde en las visiones con la
planta te sacan como hilos musi-
cales para encontrar tu rumbo
feliz.
Sí. Uno aprende los cantos de la aya-
huasca. Después vienen los cantos de
los pájaros, y de otras plantas; sus espí-
ritus nos dicen: canta esto y esto. Nos
hace ver cuando vienen cosas grandes
como las víboras y qué se tiene que
cantar, cómo pedir ayuda con el canto.
Hay cantos de protección, para ir con-
tra la mala energía; si estás mal, con ese
canto se hace el bien. Si estás afligido,
te endereza. Y hay contra el susto, ahí
Muchos han visto es más fuerte. Hay cantos para que te
analogías con los vaya bien en el trabajo, para que te
“yantras” de las sean fieles, para todo.
tradiciones
hinduístas y Su esposo también es chamán.
¿Le ha cantado para que le sea
budistas.
un hombre fiel?
Me casaron a los 13 años, era nuestra
costumbre, antes nuestros padres nos
entregaban. Y a mi esposo no le con-
versé en casi dos anos. Lloraba
mucho, después poquito a poquito,
porque mi abuelita me curaba con un
remedio para que lo quiera, me hacía
bañar y ahí fue poquito a poquito. Y
en tres años ya lo tuve que querer.
Pero mis hijos se casaron cuando qui-
cuando estaba enferma y yo de chi- no sé si eran espíritus del demonio. sieron, ahora ya no hay esas cosas.
quita miraba las ceremonias de los Pero sanaban gente. Por eso tengo
chamanes y cómo le chupaban el cantos que siento en mi cuerpo; por ¿Y alguna vez canta solo por
oído para quitarle el dolor. Y le hacían eso, he aprendido poco a poco... cantar, sin ningún propósito,
vomitar para que lave su estómago. solo por estar feliz?
Y así sanaba poco a poco. Y también Y usted se volvió chamana... Canto cuando vienen pensamientos
podía ver a los genios de los bufeos, Fue poco a poco, cuando tenía 15 y el pensamiento lo canto. Y también
los chamanes los llamaban, su espí- años yo hacía masajes todavía. A los curo con mapacho y este se canta, se
ritu venía... Eran como monjas 16 años tomé poquito de ayahuasca, sopla con cánticos... Yo tengo como
cuando salían del agua. Yo miraba tuve visión de luces, estrellitas. Luego treinta cantos propios, que me salen
cómo venían como gente y el cha- poco a poco así nomás. Pero sin del corazón, que son de alegría y mis
mán los llamaba para que vengan a tomar ayahuasca, yo cantaba, cantos te abren el corazón.
curar al enfermo. Y les preguntaba: cuando enfermaba mi hijito le can-
¿cómo están ustedes? Y cantaban taba y lo sanaba. A los 25 años dieté Catálogo e información:
curando al enfermo. Y yo los miraba, un año y me volví chamana. Vinieron http://herlindaagustin.blogspot.com

Related Interests