Problema clínico

Deshidratación en el anciano: valoración y tratamiento
P. Estevan Burdeusa y P. Nogales Aguadob
aMedico bMédico

de Familia. Centro de Salud Las Águilas I. Área 7. SERMAS. Madrid. de Familia. Centro de Salud Las Águilas I. Área 7. SERMAS. Madrid. España.

Puntos clave • Los ancianos tienen mayor riesgo de
experimentar deshidratación que la población general; sin tratamiento, es mortal en el 50% de los casos.

Descripción de la situación
No existe una definición absoluta de deshidratación, pero se podría explicar como una perdida corporal de agua y de sodio, en proporción cambiante, o bien como una disminución de más del 3% del peso corporal, en un período breve. Su incidencia real es desconocida y probablemente subestimada. Es la alteración hidroelectrolítica más frecuente, y abandonada a su evolución natural, en el anciano, la mortalidad excede al 50%. El anciano es más susceptible de experimentarla, por tener menor proporción de agua corporal, la sensación de sed disminuida y los mecanismos renales de retención de agua y sodio alterados. En la práctica diaria, la deshidratación subyace tras muchos cuadros clínicos, así que el motivo de aviso domiciliario puede ser diverso: disminución del nivel de conciencia o alteraciones de la personalidad, fiebre, anorexia, estreñimiento, diarrea, dolores musculares, signos de focalidad neurológica, vómitos, cefalea, hiperventilación con parestesias, anuria, etc. Hay que tener siempre presente la posibilidad de deshidratación en un paciente que presente una o más de las características citadas en la tabla I. No hay que olvidar que la época estival es la más propicia para esta afección. En el domicilio, la valoración del paciente se basará, sobre todo, en la historia y la exploración física, y se intentará llegar a una aproximación etiológica y a una valoración de la gravedad de la situación.

• Ante un paciente que en pocos días
desarrolla un deterioro importante de su estado general, con astenia e hiporexia, siempre se deberá tener en cuenta la posibilidad de deshidratación.

• El mejor método para evitar este
problema es estimular al paciente y a la familia para que mantenga una buena ingesta hídrica, aprovechando las comidas, por ejemplo, y distribuyéndola durante todo el día, intentando mantener la entrada diaria mínima de líquidos en torno a 1.500 ml (unos 8 vasos de agua).

Historia clínica
Tabla I. Factores de riesgo relacionados con deshidratación
Edad: lactantes, ancianos Medio: temperaturas elevadas, humedad ambiental Enfermedades de base: diabetes, insuficiencia cardíaca, EPOC, insuficiencia renal, dermopatías, lesiones medulares, etc. Etilismo agudo o crónico Ingesta hídrica insuficiente Psicopatías Situaciones con aumento de la producción endógena de calor: ejercicio físico, hipertiroidismo, epilepsia, fiebre, enfermedad de Parkinson, feocromocitoma Fármacos: anticolinérgicos, bloquadores beta, diuréticos, neurolépticos, antidepresivos tricíclicos, sedantes, antiparkinsonianos, anfetaminas, antihistamínicos
EPOC: enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Los antecedentes personales, la situación basal y la medicación habitual son indispensables en la valoración del riesgo de deshidratación. Además, en la historia actual, se buscarán datos acerca de diarrea, vómitos, cantidad de orina y heces emitida, cambios recientes en la medicación, alteraciones en el nivel de conciencia, exposición a temperaturas altas, fiebre y posibles focos infecciosos.

Exploración
Los signos y los síntomas de deshidratación pueden ser vagos e incluso estar ausentes en pacientes ancianos; por eso, son importantes los cambios clínicos frente a la situación basal, así como las entradas y las salidas de líquidos en las últimas 24-48 h. Se pueden encontrar los siguientes signos:

Piel y mucosas
La turgencia de la piel es una variable poco fiable en el anciano, y la sequedad de las mucosas puede llevar a error en pacientes que respiran
JANO 28 SEPTIEMBRE-5 OCTUBRE 2006. N.º 1.621

.

www.doyma.es/jano

65

por exceso y defecto. por déficit motor o por desconocimiento del peso previo. la pérdida de agua sea leve o moderada. hipercápnica. y después. que presenta deterioro de su situación basal en época de temperaturas elevadas nos debe hacer sospechar siempre algún grado de deshidratación.doyma. Peso Si el paciente puede pesarse (y conoce su peso previo) nos ayudará a valorar las pérdidas totales de agua. Diagnóstico diferencial Si hay disminución del nivel de conciencia se debe pensar en las distintas encefalopatías metabólicas (hipo o hiperglucémica. Así. se debe pensar tanto en un fallo renal (p. ya son motivo de derivación a un hospital. hipoxémica y encefalopatía hepática). cuando el paciente pueda beber. se recomienda administrar esa misma cantidad en las primeras 4-6 h. Nogales Aguado por la boca o toman fármacos anticolinérgicos. se utilizará la fórmula de la Organización Mundial de la Salud (OMS) hiposódica (tabla II) de forma preferente. 200-400 ml. ej. y se deberá ajustar el volumen de líquido para evitar sobrecarga circulatoria. calambres.Problema clínico Deshidratación en el anciano: valoración y tratamiento P. favoreciendo la rehidratación oral en casa. por sí solas. la conjunción de paciente anciano. portadores de marcapasos o con otros trastornos de la conducción. salvo en pacientes que toman bloqueadores beta. el estreñimiento y las diarreas. cefalea o vómitos. la deshidratación grave produce hallazgos inequívocos en la mucosa oral. se deberá esperar 10 min y se le ofrecerá de nuevo. potencialmente mortal. entre otras. y el aumento de 10 a 20 latidos por minuto también. el peso. como en una causa central (secreción inadecuada de ADH). si éstas están entre un 5-10%. . tras la ingesta del suero el paciente lo vomitara. Esta pauta deberá ser individualizada. pues se trata de una deshidratación grave. Pese a que ningún signo clínico de deshidratación es patognomónico. urémica. pluripatológico y polimedicado. Sodio Potasio Cloro Citrato trisódico Glucosa Osmolaridad Recuento de entradas y salidas Puede ser de gran ayuda que la familia lleve un registro de la ingesta y de las pérdidas por orina y heces. Solución de rehidratación oral de osmolaridad reducida Componente Concentración 75 mmol/l 20 mmol/l 65 mmol/l 10 mmol/l 75 mmol/l 245 mOsm/l Presión arterial y pulso Hay que tomar la presión arterial (PA) en decúbito y. hasta que cese la diarrea. tetania. se recomienda dar este volumen en 24 h y. Hay que prestar especial atención a la poliuria y la oliguria. es en ocasiones inaccesible. Alteraciones neurológicas Tratamiento de la deshidratación Se pueden encontrar disminución del nivel de conciencia. la situación del paciente sea estable y se sospeche causa reversible o autolimitada. Si hay disminución del nivel de conciencia. Si. después. www. necrosis tubular aguda). aunque no sea minuciosamente. debemos descartar obstrucción intestinal.es/jano . se hablará de deshidratación moderada. además. aunque la causa más frecuente sea un fallo prerrenal. N. debilidad muscular. en alteraciones hidroelectroliticas. se debe pensar en una infección del sistema nervioso central (SNC) (encefalitis o meningitis) o en un accidente cerebrovascular agudo (ACVA). según la situación de cada paciente.º 1. en ortostatismo. tras cada deposición diarreica. a modo de mantenimiento. unas pérdidas a partir de un 10%. en enfermedades metabólicas congénitas y en una posible intoxicación por fármacos o alcohol. el descenso de 20 mmHg o más de la PA sistólica y 10 mmHg o más de la diastólica pueden ser signos de deshidratación. Si hay poliuria. etc.. o bien en un aumento de la osmolaridad sanguínea. De todas formas. Si hay estreñimiento. se podrá hablar de deshidratación leve. La oligoanuria debe hacer descartar una uropatía obstructiva. Tabla II. Si la deshidratación es leve. Para el tratamiento del déficit de líquidos e iones. 66 JANO 28 SEPTIEMBRE-5 OCTUBRE 2006. En la deshidratación moderada. También puede ser un signo de enfermedad tumoral y. junto con fiebre. Las variaciones en la PA también pueden ser cuestionadas en pacientes encamados durante largo tiempo o con enfermedades neurológicas. según la siguiente pauta: 100 ml/kg por los primeros 10 kg de peso + 50 ml/kg por los siguientes 10 kg de peso + 15 ml/kg por kg de peso restante. pero en tragos más pequeños. Estevan Burdeus y P. Actuación inmediata Se deberá tomar una actitud conservadora. con temperaturas mayores de 40 ºC. y el más útil. La fiebre es la causa más frecuente de deshidratación y debe orientar en la búsqueda de signos de infección. 100-200 ml/kg de peso durante las siguientes 24 h. 10 mg/8 h. si las pérdidas son menores de un 5% de su peso total. se debe pensar en el golpe de calor.621 Tratamiento de los vómitos Se deberá administrar metoclopramida.

J ACCEDA A LOS CONTENIDOS DE MEDICINA DE JANO En www. se puede ayudar con enemas o proceder a la desimpactación manual.Problema clínico Tratamiento de la diarrea Deshidratación en el anciano: valoración y tratamiento P. Manual de protocolos y actuación en urgencias para residentes. – Fiebre o clínica sugestiva de infección. Factors contributing to dehydration in Nursing homes: Inadequate staffing and lack of proffesional supervision. J Am Geriart Soc. Toledo: Complejo Hospitalario de Toledo.274:1552-6. www. Si no hay signos de etiología bacteriana.47:1187-94. El acceso es abierto y gratuito para los contenidos publicados hasta septiembre de 2003. Julián Jimenez A. En: Julián Jiménez A. 1999. Dehydration.es/jano encontrará todos los contenidos de nuestra sección de Medicina a texto completo. 2002. PA sistólica < 90 mmHg. La rehidratación debería mejorar este problema.doyma. manteniendo siempre la rehidratación oral. – Glucemia mayor de 250. – Taquicardia.621 . de no ser así. JAMA. Evaluation and management in older adults. Estevan Burdeus y P. se recomienda dieta absoluta las primeras 12-24 h y la reposición hidroelectrolítica con suero hiposódico. 1995. – Vómitos incoercibles. coordinador. Rivilla Marugán L. Weinberg AD. 705-10. Los documentos más recientes están disponibles gratuitamente para nuestros suscriptores.º 1.doyma. N. p. que requerirá hidratación intravenosa. Si todavía no es suscriptor de Jano puede acceder a nuestros exclusivos contenidos editoriales mediante el sistema de pago por visión o bien activar la suscripción completa que le reportará importantes ventajas. Nogales Aguado Bibliografía recomendada Kayser-Jones J. Urgencias por calor. – Alteración del nivel de conciencia. JANO 28 SEPTIEMBRE-5 OCTUBRE 2006. Criterios de derivación – Imposibilidad para la reposición oral de líquidos. Tratamiento del estreñimiento La deshidratación produce un aumento en la densidad de las heces que dificulta su progresión. en caso de fecaloma.es/jano 67 .

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful