You are on page 1of 2

CICLO CINE Y LITERATURA 7-11 de junio 2011

¿De verdad es mejor el libro?
LOS TIMADORES. Jim Thompson
Barcelona: El Aleph. 2005 (Clásicos Gimlet; 15).
«Si Raymond Chandler, Dashiell Hammett y Cornell Woorich (William Irish) se hubieran fundido en una especie de unión impía y hubiesen tenido un vástago literario, sin duda se habría tratado de Jim Thompson [...]. Su obra arroja una intensa luz sobre la condición humana.» The Washington Post

No sé si los seguidores de Jim Thompson (1906-1977) están muy de acuerdo con esta cita; tal vez no les ha impactado con la misma intensidad las novelas de estos tres autores como lo ha hecho la de su adorado JT. Porque las novelas de Thompson te pueden gustar más o menos, pero difícilmente te dejan indiferente. Tal vez sea 1280 almas, con su sheriff Nick Corey, uno de los villanos más horriblemente simpáticos del policial norteamericano, la novela por la que la mayoría de lectores españoles se introducen en un peculiar universo dominado por una cosmovisión sombría y cruel de la existencia humana. Pero Los Timadores no le va a la zaga. Aunque no tiene la perfección de la anterior y le sobre alguna escena que otra con la pesada descripción de unos timos que hoy nos son ajenos, las andanzas de los tres protagonistas, Nick, su madre, Lilly, y su novia, Myra, es una recreación descarnada, desvergonzada y feroz de aquella América de la costa oeste, de hoteles baratos, apuestas de los hipódromos controladas por la mafia, pequeños timos y sordas tragedias. Los Timadores es una novela de perdedores, porque desde el primer momento intuyes que sus trayectorias no van a acabar bien. Los protagonistas están demasiado implicados en el mundo del timo y de la estafa para poder salir de él sin pagar nada a cambio. Incluso tú sabes, aunque ellos prefieran estirar su suerte hasta el límite, que no podrían hacer otra cosa fuera de ese mundo en el que han crecido. Lo que sobrecoge de la novela es que, aunque su forma de vida y sus relaciones de sangre y de afecto les unen, es más poderosa la desconfianza, la avaricia y la costumbre de apañárselas cada uno por su cuenta. La convulsa vida de Jim Thompson le permitió conocer de primera mano los ambientes y los personajes de sus novelas. Escribía de sexo y violencia para sobrevivir, publicando en revistas y en editoriales baratas, pero sin renunciar a ser sincero ni a utilizar un poderoso estilo propio. Juan Prieto. Club de Lectura El Grito

CICLO CINE Y LITERATURA 7-11 de junio 2011

¿De verdad es mejor el libro?
LOS TIMADORES (1990)
Dirección: Stephen Frears Intérpretes: Anjelica Huston, John Cusack, Annette Bening Componente destacado de una generación de directores británicos entre los que figuran Ken Loach, Mike Leigh o Jim Sheridan, particularmente preocupados por la realidad social y obrera de las islas, Stephen Frears, es, probablemente el director de su camada que antes amplió su visión, alternando, desde bien comenzada su filmografía, relatos localistas con incursiones menos comprometidas y más distraídas en la meca del cine. En esa alternancia, Frears se ha confirmado como un narrador dotado para multitud de géneros, siempre sobrio y diligente con sus guiones, aspecto primordial para el británico, el cual, siempre ha tratado de rodearse de reputados escritores cinematográficos -David Webb Peoples, Christopher Hampton, Peter Morgan- o de adaptar a prestigiosos (y muy variados) autores literarios – Choderlos de Laclos, Nick Hornby, Colette- en trabajos tan distintos entre si como “Las amistades peligrosas”, “Alta fidelidad” o “The Queen”. En el caso que nos ocupa, “Los timadores” (“The Grifters”, 1990), Stephen Frears adaptó la obra homónima de Jim Thompson, novelista noir de amplia relación con el séptimo arte gracias a sus guiones para “Atraco perfecto” o “Senderos de Gloria” de Stanley Kubrick o a populares versiones para la gran pantalla de obras como “La huida” de Sam Peckinpah o la reciente “El demonio bajo la piel” de Michael Winterbottom. Producida por Martin Scorsese, “Los timadores” nos ofrece el relato de tres profesionales del engaño para los que corren malos tiempos; una estafadora de apuestas hípicas (Angelica Huston) peligrosamente asociada a un mafioso del juego, su hijo (John Cusack) con el cual mantiene una distante pero sugestiva relación, y la amante de este, una sensual prostituta experta en extorsiones (Annette Benning). Seres cuya inestabilidad los arrastra a situaciones donde predomina la desesperación y la necesidad de huir. Frears funde el género negro con la comedia, sin eludir momentos de violencia, una fuerte carga de erotismo y un halo de tragedia en la relación a tres bandas de sus protagonistas. Lo hace fraccionando la pantalla, permitiéndose lúcidos planos secuencia, colocando la cámara allá donde el cine negro siempre lo ha hecho (ese plano picado en la habitación de hotel) y haciendo de la elipsis su particular truco argumental a la hora de narrar esta historia de traiciones y mujeres fatales. Las acertadas decisiones de Frears unidas a las interpretaciones de su elenco, supusieron un gran éxito de crítica para “Los timadores”, siendo reconocida con cuatro nominaciones al Oscar, incluyendo Mejor Dirección y Mejor Guión, en la edición de 1990, año particularmente positivo para el cine negro donde un título como “The Grifters” coincidiría con cintas fundamentales para entender el policiaco de la década de los 90 como “Muerte entre las flores” (“Miller´s Crossing”, Joel Coen) o “Uno de los nuestros” (“Godfellas”, Martin Scorsese). Roberto García Lerma El 7º Cielo. Nova Onda, martes 22:00-23:00 http://e7cielo.blogspot.com

Related Interests