P. 1
Libro Medina Sobre Sistema Inter America No

Libro Medina Sobre Sistema Inter America No

|Views: 1,191|Likes:
Published by luchoricaurte

More info:

Published by: luchoricaurte on Jun 22, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/17/2013

pdf

text

original

Sections

  • PresentacIón
  • 1. IntroduCCIón hIStórICa
  • 1. IntroduccIón
  • 2. Los tItuLares de Los derechos humanos
  • 3. obLIgacIones de Los estados
  • 3.1. Las obligaciones de respetar y de garantizar
  • 4. Los derechos ProtegIdos
  • 6. La susPensIón temPoraL de obLIgacIones
  • 7. atrIbucIón de resPonsabILIdad
  • 8. normas de InterPretacIón en La convencIón
  • 2. La corte InteramerIcana de derechos humanos
  • 1. La primera etapa
  • 1.1. La competencia
  • 1.1.1. La competencia ratione personae
  • • Legitimación activa
  • • Legitimación pasiva
  • 1.1.2. La competencia ratione materiae
  • 1.1.3. La competencia ratione temporis
  • 1.1.4. La competencia ratione loci
  • 1.2. La admisibilidad
  • 1.2.1. Formalidades
  • 1.2.2. Agotamiento de los recursos internos
  • 1.2.3. Plazo para interponer la denuncia
  • 1.2.4. No duplicidad de procedimientos
  • 1.2.5. Compatibilidad prima facie de la petición
  • 1.3. Declaración de admisibilidad
  • 2. Medidas Cautelares
  • 3. La solución amistosa
  • 4. El examen del fondo
  • 4.1. Prueba
  • 4.2. Audiencia
  • 4.3. Decisión del asunto
  • 4.4. Remisión de casos a la Corte
  • de derechos humanos
  • 1. Competencia
  • 1.1. La competencia ratione personae
  • 1.2. La competencia ratione materiae
  • 1.3. La competencia ratione temporis
  • 1.4. La competencia ratione loci
  • 2. El procedimiento
  • 2.1. La prueba
  • 2.2. El término del proceso
  • 3. Las medidas provisionales
  • 1. La reaccIón de La comIsIón InteramerIcana
  • 2. La corte InteramerIcana y Las vIoLacIones masIvas
  • 3. La reaccIón de Los órganos PoLítIcos
  • dE dErEChoS humanoS
  • tabla dE CaSoS CItadoS Por CaPÍtuloS
  • bIblIoGraFÍa CItada Por CaPÍtuloS

Sistema Interamericano

de Derechos Humanos:
Introducción a sus
Mecanismos de Protección
Cecilia Medina Quiroga
Claudio Nash Rojas
UNIVERSIDAD DE CHILE
Facultad de Derecho
Centro de Derechos Humanos
©Sistema Interamericano de Derechos Humanos:
Introducción a sus Mecanismos de Protección
Cecilia Medina Quiroga
Claudio Nash Rojas
Registro de Propiedad Intelectual Nº 162.283
I.S.B.N.: 978-956-19-0559-7
Abril 2007
Diseño, diagramación e impresión:
Andros Impresores
Santa Elena 1955, Santiago
Teléfono-Fax: 555 6282 - 556 9649
Impreso Chile
Sistema Interamericano
de Derechos Humanos:
Introducción a sus
Mecanismos de Protección
Cecilia Medina Quiroga
Claudio Nash Rojas
Cecilia Medina
a mis alumnos de la
Facultad de Derecho de la Universidad de Chile
Claudio Nash
a Mado
7
IndIce
PRESENTACIÓN 11
I. El SISTEMA ANTES DE lA CoNvENCIÓN AMERICANA
DE DERECHoS HUMANoS 13
1. Introducción histórica 13
II. lA CoNvENCIoN AMERICANA SoBRE
DERECHoS HUMANoS 17
1. Introducción 17
2. los titulares de los derechos humanos 18
3. obligaciones de los Estados 19
3.1. las obligaciones de respetar y de garantizar 19
3.2. la obligación de adoptar medidas para hacer efectivos los
derechos reconocidos en la Convención. Su interpretación
y su alcance 26
3.3. la obligación de cooperar con los órganos de supervisión
internacional 29
4. los derechos protegidos 31
5. la restricción de los derechos a través de su regulación 32
6. la suspensión temporal de obligaciones 35
7. Atribución de responsabilidad 42
8. Normas de interpretación en la Convención 45
III. loS ÓRgANoS PARA lA PRoMoCIÓN y lA PRoTECCIÓN
DE loS DERECHoS HUMANoS EN lA CoNvENCIÓN
AMERICANA 47
1. la Comisión Interamericana de Derechos Humanos 47
2. la Corte Interamericana de Derechos Humanos 50
Iv. El PRoCEDIMIENTo PARA CoNoCER DE lAS vIolACIoNES
AISlADAS DE DERECHoS HUMANoS 53
A. El procedimiento ante la Comisión Interamericana de Derechos
Humanos 54
1. la primera etapa 54
8
1.1. la competencia 54
1.1.1. la competencia ratione personae 55
• legitimación activa 55
• legitimación pasiva 58
1.1.2. la competencia ratione materiae 58
1.1.3. la competencia ratione temporis 61
1.1.4. la competencia ratione loci 61
1.2. la admisibilidad 62
1.2.1. Formalidades 62
1.2.2. Agotamiento de los recursos internos 63
1.2.3. Plazo para interponer la denuncia 67
1.2.4. No duplicidad de procedimientos 67
1.2.5. Compatibilidad prima facie de la petición 68
1.3. Declaración de admisibilidad 69
2. Medidas Cautelares 70
3. la solución amistosa 71
4. El examen del fondo 73
4.1. Prueba 73
4.2. Audiencia 74
4.3. Decisión del asunto 75
4.4. Remisión de casos a la Corte 77
B. El Procedimiento ante la Corte Interamericana
de Derechos Humanos 79
1. Competencia 79
1.1. la competencia ratione personae 79
• legitimación activa 79
• legitimación pasiva 82
1.2. la competencia ratione materiae 82
1.3. la competencia ratione temporis 83
1.4. la competencia ratione loci 87
2. El procedimiento 87
2.1. la prueba 89
2.2. El término del proceso 91
3. las medidas provisionales 93
v. El SISTEMA INTERAMERICANo y lAS vIolACIoNES
MASIvAS y SISTEMáTICAS 95
1. la reacción de la Comisión Interamericana 95
2. la Corte Interamericana y las violaciones masivas y sistemáticas 103
3. la reacción de los órganos políticos 105
9
vI. ANExoS 109
1. DEClARACIÓN AMERICANA DE loS DERECHoS
y DEBERES DEl HoMBRE 109
2. CoNvENCIÓN AMERICANA
SoBRE DERECHoS HUMANoS 116
3. ESTATUTo DE lA CoMISIÓN INTERAMERICANA
DE DERECHoS HUMANoS 142
4. REglAMENTo DE lA CoMISIÓN INTERAMERICANA
DE DERECHoS HUMANoS 150
5. ESTATUTo DE lA CoRTE INTERAMERICANA
DE DERECHoS HUMANoS 179
6. REglAMENTo DE lA CoRTE INTERAMERICANA
DE DERECHoS HUMANoS 188
TABlA DE CASoS CITADoS PoR CAPíTUloS 213
BIBlIogRAFíA CITADA PoR CAPíTUloS 225
11
PresentacIón
El libro Sistema Interamericano De Derechos Humanos: Introducción a
sus Mecanismos de Protección tiene su origen en un proyecto nacido el año
2003. El objetivo principal de esta iniciativa era estudiar la jurisprudencia
de la Corte Interamericana de Derechos Humanos respecto de aquellos dere-
chos donde la labor de la Corte fue de particular significación. Conforme al
desarrollo de la investigación nos percatamos de que ella nos proporcionaba
material para otro aspecto del trabajo hecho por la Corte y se tomó la decisión
de trabajar el tema de las reparaciones en la jurisprudencia de la Corte. lo
anterior se tradujo en un libro que contempla una primera parte introducto-
ria sobre reparaciones y una segunda parte destinada a la compilación de la
principal jurisprudencia de la Corte en esta materia. la investigación prin-
cipal –de autoría de Cecilia Medina– generó la publicación “La Convención
Americana: Teoría y Jurisprudencia”, mientras que la investigación adicional
–a cargo de Claudio Nash– fue publicada bajo el título “Las Reparaciones
ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos”.
Siguiendo con la idea original, la investigación hizo posible la realización
de una serie de cursos sobre el tema, que hicieron evidente la necesidad de
dotar a los estudiantes y personas interesadas con una visión de los mecanis-
mos de protección de los derechos humanos en el Sistema Interamericano,
además de nociones básicas sobre los alcances de la jurisprudencia de la Corte
Interamericana. De esta constatación derivó una nueva línea de trabajo que
finalmente ha concluido en este libro.
Nuestro punto de partida fue una serie de escritos en español e inglés de
Cecilia Medina, sobre los cuales trabajaron los autores para ponerlos al día y
tratar nuevos temas que aparecían como importantes de abordar en un texto
sobre los mecanismos de protección de los derechos humanos.
Se presenta aquí una visión general de estos mecanismos, desde su
evolución histórica hasta los desafíos que actualmente enfrenta. Se analiza
la labor que tanto la Comisión como la Corte Interamericanas han realiza-
do en la promoción y protección de los derechos humanos en la Región.
Particularmente, se examina el tratamiento que estos órganos han otorgado
a la situación de las violaciones aisladas de derechos humanos así como de
las masivas y sistemáticas.
12
Esta publicación está destinada para el trabajo en las aulas universitarias,
particularmente en las Escuelas de Derecho. El desarrollo de los derechos
humanos en el mundo y muy particularmente en América latina no puede ser
ajeno a la formación de las futuras generaciones de abogadas y abogados.
las y los lectores encontrarán en este libro una introducción al sistema
interamericano de protección de derechos humanos. Esperamos que esta sección
les permita contar con un marco teórico y normativo adecuado para profundizar
sus estudios en áreas particulares del derecho internacional de los derechos
humanos. En el libro se plantean, además, en términos claros y concisos, los
principales debates sobre las ventajas y desventajas que el sistema interameri-
cano presenta para sus usuarios.
Este libro no habría sido posible sin la participación de muchas instituciones
y personas. En primer lugar, agradecemos el constante apoyo de la Fundación
Ford, que financió la investigación original que dio origen a esta publicación.
Asimismo, queremos reconocer a la embajada de Suiza en Chile que dio el fi-
nanciamiento para publicar y distribuir este texto en la región. Agradecemos a la
Facultad de Derecho y, en particular, al Decanato por su apoyo en el desarrollo
de la investigación. Agradecemos también al Centro de Derechos Humanos a
través de su co-director José Zalaquett y todo el equipo, quienes siempre nos
alentaron a terminar esta investigación.
Finalmente, esta presentación no estaría completa sin agradecer a Claudia
Sarmiento, investigadora del Centro de Derechos Humanos, que se incorporó
en la última etapa de la investigación, aportando ideas, entusiasmo y una de-
dicación mucho más allá de sus obligaciones profesionales, lo que sin duda
permitió que esta obra fuera publicada.
13
I. El SIStEma antES dE la ConvEnCIón
amErICana dE dErEChoS humanoS
1. IntroduCCIón hIStórICa
El continente americano, al igual que el resto del mundo, reaccionó con mucha
fuerza a los efectos devastadores de la Segunda guerra Mundial. A comienzos
de 1945 se realizó la Conferencia Interamericana sobre Problemas de la guerra
y de la Paz en Ciudad de México, con el propósito de revitalizar y renovar el
sistema interamericano, que hasta ese entonces había funcionado sin siquiera
tener una Carta Constitucional. los países latinoamericanos pretendían en esta
reunión conseguir afianzar una mayor solidaridad entre las naciones americanas
y una mejor organización constitucional. Para algunos de los gobiernos latinoa-
mericanos constituía también un objetivo fortalecer el respeto por los derechos
humanos, por la justicia y por la democracia tanto en el ámbito regional como
nacional. Con este último fin se le encomendó al Consejo Directivo de la Unión
Panamericana la redacción de un proyecto para mejorar y reforzar el sistema
panamericano –como solía llamársele en esa época– en el cual las Repúblicas
Americanas reconocerían al derecho internacional como una norma efectiva de
regulación de sus conductas y se comprometerían a observar las normas que se
establecieran en la “Declaración de Derechos y Deberes de los Estados” y en
la “Declaración Internacional de Derechos y Deberes del Hombre”
1
.
El 30 de marzo de 1948, durante la Novena Conferencia Internacional
Americana (Bogotá, Colombia), los veintiún Estados miembros del sistema
adoptaron su Carta Constitucional que establecía “la organización internacional
que han desarrollado para lograr un orden de paz y de justicia, fomentar su
solidaridad, robustecer su colaboración y defender su soberanía, su integri-
dad territorial y su independencia”
2
. la Carta de la organización de Estados
Americanos (oEA)
3
, primera fuente jurídica del sistema, no consagró un
sistema de protección de los derechos humanos, sino que dejó sentadas las
1
Resolución Ix de la Conferencia, puntos 9 y 10.
2
Carta de la organización de Estados Americanos, Serie de Derechos y Tratados Nº 23, Unión
Panamericana, Washington, D.C., 1948, Artículo 1.
3
la Carta de la oEA fue adoptada el año 1948 y ha sido reformada por el “Protocolo de Buenos Aires”,
suscrito el 27 de febrero de 1967; por el “Protocolo de Cartagena de Indias”, aprobado el 5 de diciembre
de 1985; por el “Protocolo de Washington”, aprobado el 14 de diciembre de 1992, y por el “Protocolo
de Managua”, adoptado el 10 de junio de 1993.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
14
bases para ello al establecer en su preámbulo la idea de la centralidad del ser
humano en la organización de la sociedad. Su párrafo primero señala que “la
misión histórica de América es ofrecer al hombre una tierra de libertad”, y el
párrafo tercero considera que:
“el sentido genuino de la solidaridad americana y de la buena vecindad no
puede ser otro que el de consolidar en este Continente, dentro del marco de
las instituciones democráticas, un régimen de libertad individual y de justicia
social, fundado en el respeto de los derechos esenciales del hombre”.
En cuanto a sus disposiciones substantivas, la referencia más importante
en la materia estaba contenida en la Carta de 1948 en el artículo 5.j, cuyos
términos están reproducidos en la Carta actualmente vigente, en el artículo
3.l)
4
. En este precepto, los Estados Miembros “proclaman” como uno de los
principios de la nueva organización, esto es, como una de las ideas rectoras
y orientadoras de su actuar, los derechos de la persona humana, haciendo a la
vez hincapié en la idea de la generalidad de estos derechos al señalar que estos
no pueden ser objeto de distinción alguna en razón de la raza, la nacionalidad,
el credo o el sexo. A su vez, el artículo 13
5
estableció que “[c]ada Estado tiene
el derecho a desenvolver libre y espontáneamente su vida cultural, política y
económica. En este libre desenvolvimiento el Estado respetará los derechos
de la persona humana y los principios de la moral universal”. Estas dos dispo-
siciones sirvieron como base fundamental del sistema interamericano que se
desarrolló posteriormente.
Al mismo tiempo que la Carta de la oEA expresaba su preocupación
por los derechos humanos en la adopción de las disposiciones señaladas, la
Novena Conferencia adoptaba la Declaración Americana de los Derechos
y Deberes del Hombre por medio de su Resolución xxx
6
. la Declaración
había empezado a gestarse ya en 1945, encargándose su redacción al Comité
Jurídico Interamericano
7
. En sesión del 30 de abril de 1948, el plenario de la
Conferencia de Bogotá aprobó el proyecto sin que se discutiera y sin votación
expresa ni modificaciones al texto. la adopción de la Declaración fue precedida
de un arduo debate, tanto respecto de su naturaleza jurídica como del modo
de proteger los derechos humanos que allí se consagrarían
8
. El muy incipiente
4
El artículo 3.l) establece, “[l]os Estados americanos reafirman los siguientes principios: los Estados
americanos proclaman los derechos fundamentales de la persona humana sin hacer distinción de raza,
nacionalidad, credo o sexo”.
5
El artículo 13 de la Carta de la oEA corresponde al artículo 17 de la Carta actual.
6
Texto de la Declaración Americana sobre Derechos y Deberes del Hombre en oEA/CIDH, Documentos
básicos en materia de derechos humanos en el sistema interamericano (Actualizado a enero de 2003),
oEA/Ser.l/v/I.4, Rev. 9, 31 de enero de 2003.
7
Conferencia de Ciudad de México, de 1945. Resolución xl sobre “Protección Internacional de los
Derechos Esenciales del Hombre”.
8
Primera Sesión, Sub-Comisión A, Actas y Documentos, volúmenes Iv-vII, p. 13 y siguientes.
I. EL SISTEMA ANTES DE LA CONVENCIÓN AMERICANA…
15
estado de desarrollo del derecho internacional de los derechos humanos impi-
dió que los Estados que conformarían la organización de Estados Americanos
adoptaran una convención internacional que produjera obligaciones para los
Estados partes y que estableciera un mecanismo internacional para el control
del cumplimiento de estas obligaciones. la mayoría de los Estados se inclinó
por adoptar sólo una declaración, es decir, un documento que contendría un
conjunto de principios para guiar la conducta de los Estados en el ámbito de los
derechos humanos, pero que no establecería obligaciones vinculantes para los
firmantes. Esto determinó, naturalmente, la decisión de no crear un mecanismo
internacional para la protección de los derechos en ella incorporados
9
.
la existencia de estas dos fuentes no trajo consigo, en realidad, la puesta
en marcha de un sistema de protección de los derechos humanos. Ambos instru-
mentos, la Carta y la Declaración, permanecieron vigentes pero sin aplicación
hasta 1959, fecha en que se produjo un hecho que dio real comienzo al sistema:
el establecimiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (en
adelante la Comisión o la CIDH), mediante la Resolución vIII de la Quinta
Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores
10
.
la Resolución vIII citada dispuso la creación de una Comisión Interamericana
de Derechos Humanos compuesta de siete miembros, elegidos por el Consejo de
la organización de Estados Americanos de ternas presentadas por los gobiernos,
que ejercerían sus funciones a título personal. Esta Comisión estaría encargada
de promover el respeto de tales derechos, sería organizada por el mismo Consejo,
y tendría las atribuciones específicas que éste le señalara. En cumplimiento de
la Resolución, el Consejo aprobó un Estatuto para el nuevo órgano
11
, en cuyo
artículo 9 se le otorgaron las siguientes funciones y facultades:
− Estimular la conciencia de los derechos humanos en los pueblos de
América.
− Formular recomendaciones, cuando lo estime conveniente, a los gobiernos
de los Estados para que adopten medidas progresivas en favor de los dere-
chos humanos, dentro del marco de sus leyes internas y de sus preceptos
constitucionales, al igual que disposiciones apropiadas para fomentar el
debido respeto a esos derechos.
− Preparar los estudios o informes que considere convenientes en el desem-
peño de sus funciones.
9
Sin perjuicio de la génesis de la Declaración Americana, se ha planeado en el contexto del sistema inte-
ramericano la discusión sobre el carácter obligatorio de la Declaración Americana, fundamentalmente
a

la luz de la evolución de la misma en el sistema interamericano. Al respecto infra Iv.A.1.1.2.
10
Resolución vIII, v Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores, Santiago, 1959,
Documentos oficiales, oEA, Serie C.II. 5, 4-6.
11
Texto del Estatuto de 1960 en CIDH, Documentos Básicos (oEA/Ser.l.5/v/I.4,1 diciembre 1960).
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
16
− Solicitar de los gobiernos de los Estados que le proporcionen informes
sobre las medidas que adopten en materia de derechos humanos.
− Servir a la organización de Estados Americanos como cuerpo asesor sobre
el respeto de los derechos humanos.
El artículo 2 del Estatuto aclaraba que: “Para los efectos de este Estatuto,
por derechos humanos se entiende: los consagrados en la Declaración Americana
de Derechos y Deberes del Hombre”. Hasta tanto no entró en vigencia la
Convención, la Comisión se preocupó casi exclusivamente de desarrollar un
mecanismo que pudiera ser efectivo frente a la situación de falta de Estado de
derecho en varios países del continente.
El año 1969 se dio el próximo paso para establecer un sistema efectivo
de protección de los derechos humanos. Se adoptó un tratado, la Convención
Americana sobre Derechos Humanos
12
que, además de establecer derechos
y obligaciones para los Estados partes, creó dos órganos de supervisión, la
Comisión y una Corte Interamericana de Derechos Humanos.
Desde la creación de la Comisión y hasta el año 1969, ésta destinó la mayor
parte de sus esfuerzos y recursos al tratamiento de las violaciones masivas y
sistemáticas en el continente, tema que se tratará en un capítulo especial
13
.
12
los antecedentes de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, en Nota 14.
13
Infra v.1
17
II. La convencIón amerIcana
sobre derechos humanos
14
1. IntroduccIón
la Convención Americana es fruto del progresivo desarrollo del sistema
interamericano de protección de los derechos humanos
15
y se estructura en una
parte sustantiva y otra orgánica. En la primera se fija un catálogo de derechos
y libertades fundamentales, además de normas relativas a las obligaciones
que asumen los Estados, la interpretación de la Convención, las restricciones
permitidas, la suspensión de los derechos, cláusulas sobre las obligaciones
respecto de los Estados Federales y deberes de los titulares de derechos. la
parte orgánica establece los órganos encargados de la protección y promoción
de los derechos y libertades consagrados en el mismo cuerpo normativo –la
Comisión y la Corte Interamericana de Derechos Humanos– y mecanismos
de control.
El estudio de la Convención Americana sobre Derechos Humanos nos
lleva a examinar el procedimiento diseñado para operar, idealmente, frente a
Estados en que el derecho prevalece y cuyo propósito es, por excelencia, reparar
violaciones aisladas de derechos humanos cuando la red protectora nacional ha
fallado. Existe discrepancia acerca de si este procedimiento puede ser empleado
útilmente en todos los países miembros de la oEA. la historia de dictaduras
y de violaciones masivas y sistemáticas en el continente americano –incluso
14
la Convención Americana sobre Derechos Humanos se adoptó en 1969 durante la Conferencia
Especializada de Derechos Humanos, realizada en San José, Costa Rica. Entró en vigencia casi diez
años después, el 18 de julio de 1978, cuando se depositó la undécima ratificación, cumpliéndose así
el requisito exigido por el artículo 79(2) de la Convención. Para aquellos países que la ratifiquen o
adhieran a ella después, la Convención entrará en vigencia el día en que el instrumento de adhesión o
ratificación sea depositado en el Secretariado. Actualmente, veintitrés Estados miembros de la oEA son
parte de la Convención: Argentina, Barbados, Brasil, Colombia, Costa Rica, Chile, Domínica, Ecuador,
El Salvador, grenada, guatemala, Haití, Honduras, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay,
Perú, República Dominicana, Suriname, Uruguay y venezuela. Aún no son parte en la Convención,
Estados Unidos, Antigua y Barbuda, las Bahamas, San Cristóbal y Nevis, Santa lucía y San vicente
y las grenadinas. los Estados partes tienen el derecho a denunciar esta Convención “después de la
expiración de un plazo de cinco años a partir de la entrada en vigor de la misma y mediante un prea-
viso de un año” (art. 78). la denuncia no libera a un Estado parte de sus responsabilidades bajo la
Convención por actos de violación de sus obligaciones en el período anterior a la fecha de la denuncia
efectiva, o sea, antes del preaviso de un año. Trinidad y Tobago denunció el tratado en 1998.
15
P. Nikken, “los Derechos Humanos en el Sistema Regional Americano”, en Curso Interdisciplinario
en Derechos Humanos, Instituto Interamericano de Derechos Humanos, 1990, p. 98.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
18
dentro de regímenes elegidos y que pretendían cumplir con las exigencias del
sistema de democracia representativa y del respeto a los derechos humanos–,
unida a la difícil situación económica de la región, a las profundas diferencias
de clase, de educación y otras, no parecen constituir el contexto adecuado para
que un mecanismo esencialmente legal funcione de manera eficaz. Por ello, los
órganos del sistema lo han utilizado tratando de adecuarlo a la situación real
con que se enfrentan. Sin embargo, se está advirtiendo una tendencia positiva
entre los usuarios del sistema y los Estados, ya que cada vez más a menudo
se están presentando ante los órganos de control regionales casos en que se
discuten puntos de derecho, teniendo como contrapartes a Estados que no se
limitan a negar los hechos de una denuncia, sino que, admitiéndolos, argumen-
tan jurídicamente con el fin de demostrar que sus acciones no han violado las
normas del Derecho Internacional.
El estudio de la materia que sigue intenta ayudar a esta evolución hacia un
enfoque más jurídico de los derechos humanos, porque la mayor juridicidad
será la mejor demostración de que el continente avanza en el respeto que todo
ser humano tiene derecho a exigir.
2. Los tItuLares de Los derechos humanos
De conformidad con lo preceptuado en el artículo 1.1 de la Convención
Americana, el deber de los Estados de respetar y garantizar los derechos y li-
bertades en ella consagrados, se tiene respecto de “toda persona que esté sujeta
a su jurisdicción”. El párrafo 2 de ese mismo artículo aclara que “persona” es
“todo ser humano”. Esta conceptualización de la persona reafirma la idea de la
universalidad de los derechos humanos y de la prohibición de discriminación,
ya que la única condición para ser titular del derecho es tener la calidad de
“ser humano”
16
.
la posición asumida por la Convención deja fuera del campo de protec-
ción a las personas jurídicas. Si bien la Convención es clara en esta materia, la
Comisión Interamericana acogió a tramitación una causa en que la víctima era
una persona jurídica. Así ocurrió en un caso seguido en contra de Paraguay, en el
cual la Comisión determinó que había una violación a la libertad de expresión, en
perjuicio de Radio Ñandutí, toda vez que al sufrir diversos actos de interferencia
dicha estación de radio debió cerrar al no ser sustentable económicamente, con
16
Esto no ha sido óbice para que, incluso después de la vigencia de la Convención permanezcan dis-
criminaciones en el goce de los derechos para ciertos grupos. ver T. van Boven, Human Rights and
Rights of People, from Exclusion to Inclusion, 2000, pp. 282-284.
II. LA CONVENCIÓN AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS
19
el consecuente perjuicio económico para la empresa y sus empleados
17
. Esta
postura no parece haberse repetido. la Corte, por el contrario, no ha aceptado
reclamaciones entabladas a favor de personas jurídicas
18
.
3. obLIgacIones de Los estados
3.1. Las obligaciones de respetar y de garantizar
El artículo 1 de la Convención

Americana establece dos importantes obli-
gaciones para los Estados partes: respetar los derechos humanos de todos los
individuos sujetos a su jurisdicción y garantizar su ejercicio y goce. Son éstas
obligaciones de exigibilidad inmediata en el plano internacional. la obligación
de respetar exige que el Estado y sus agentes no violen los derechos humanos
establecidos en la Convención. la obligación de garantizar exige al Estado
emprender las acciones necesarias para asegurar que todas las personas sujetas
a su jurisdicción estén en condiciones de ejercerlos y gozarlos.
la Corte Interamericana de Derechos Humanos analizó exhaustivamente
el contenido de la obligación de garantizar en el caso velásquez Rodríguez
19
,
que trataba de una desaparición en Honduras (en realidad, una entre muchas
otras desapariciones que no fueron sometidas a la Corte). En su sentencia la
Corte señaló:
“166. la segunda obligación de los Estados partes es la de “garantizar” el
libre y pleno ejercicio de los derechos reconocidos en la Convención a toda
persona sujeta a su jurisdicción. Esta obligación implica el deber de los
Estados partes de organizar todo el aparato gubernamental y, en general,
todas las estructuras a través de las cuales se manifiesta el ejercicio del
poder público, de manera tal que sean capaces de asegurar jurídicamente
el libre y pleno ejercicio de los derechos humanos. Como consecuencia
de esta obligación los Estados deben prevenir, investigar y sancionar toda
violación de los derechos reconocidos por la Convención y procurar,
además, el restablecimiento, si es posible, del derecho conculcado y, en
su caso, la reparación de los daños producidos por la violación de los
derechos humanos”.
Esta acción del Estado no debe ser sólo formal. la Corte añadió:
17
CIDH: Caso 9642, Resolución Nº 14/87, Paraguay, 28 de marzo de 1987, Informe Anual 1986-1987,
(oEA/Ser.l/v/II.71 Doc.9 Rev. 1, 22 de septiembre de 1987), párr. 2.
18
ver, por ejemplo, Caso Herrera Ulloa Vs. Costa Rica.
19
Caso Velásquez Rodríguez Vs. Honduras.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
20
“167. la obligación de garantizar… no se agota con la existencia de un
orden normativo dirigido a hacer posible el cumplimiento de esta obliga-
ción, sino que comporta la necesidad de una conducta gubernamental que
asegure la existencia, en la realidad, de una eficaz garantía del libre y pleno
ejercicio de los derechos humanos”.
En materia de derechos humanos el Estado, por lo tanto, no puede limitarse
a no incurrir en conductas violatorias de dichos derechos, sino que, además, debe
emprender acciones positivas. Estas acciones serán todas aquéllas necesarias
para posibilitar que todos los habitantes sujetos a la jurisdicción de ese Estado
puedan ejercer y gozar sus derechos humanos
20
.
Desde esa perspectiva, la primera obligación del Estado es la de asegurarse
que las normas internacionales operen dentro de su jurisdicción. Esto podrá
hacerse por el medio que le parezca más conveniente: incorporación de dichas
normas o dictación de normas internas que las reproduzcan. También, natu-
ralmente, deberá hacer una cuidadosa revisión de su legislación interna con el
propósito de eliminar las discrepancias que puedan existir entre ella y las normas
internacionales, es decir, deberá hacer un proceso de adecuación de la misma.
El que los individuos puedan usar y gozar sus derechos humanos es una
responsabilidad primaria de los Estados, que son los que están en mejor posición
para asegurarles que ello pueda suceder de manera cotidiana e inmediata. la
supervisión internacional siempre es tardía y generalmente ex post. Esto hace
que sea el Estado el llamado a tener un ordenamiento jurídico que armonice
con sus obligaciones internacionales. No preocuparse de esto dificultaría para
los individuos la posibilidad del goce constante y uniforme de sus derechos.
En este sentido, no hay que olvidar que, dentro del Estado, el fijar el alcance
y contenido de los derechos humanos y de sus restricciones es, por disposición
internacional, tarea de la ley. Es la ley interna la que debe dar el marco dentro
del cual el resto de los órganos del Estado debe operar; es la ley interna la que
debe crear los mecanismos necesarios para que los individuos tengan el derecho
de recurrir a los tribunales para exigir el cumplimiento de la obligación interna-
cional de respetar y garantizar los derechos humanos por parte del Estado. la
obligación existe aun cuando pueda concluirse que, en determinados ordena-
mientos jurídicos, la existencia de los tratados produce efectos de derogación
respecto de normas internas contrarias a las normas internacionales. la tarea
del Estado es facilitar el ejercicio de los derechos humanos y no lo facilitaría
el dejar su destino a la interpretación judicial
21
. Esto es sin perjuicio de que
20
Para jurisprudencia más reciente de la Corte, ver Caso Masacre de Pueblo Bello Vs. Colombia, párrs.
151-153; Caso Comunidad Indígena Sawhoyamaxa Vs. Paraguay, párrs. 151-155.
21
Al respecto, ver Caso Almonacid Arellano y otros Vs. Chile, párr. 121.
II. LA CONVENCIÓN AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS
21
los tribunales tengan, a su vez, la obligación de intentar una interpretación de
las normas nacionales que afecten derechos humanos que sea armónica con las
obligaciones internacionales del Estado en este campo.
Por supuesto, para que las normas internacionales realmente operen, el
Estado debe establecer además recursos
22
, para que los individuos puedan
reclamar la eventual violación de los derechos allí consagrados
23
. la Corte ha
señalado, en su jurisprudencia constante, que la existencia de este recurso en
la legislación: “constituye uno de los pilares básicos, no sólo de la Convención
Americana, sino del propio Estado de Derecho en una sociedad democrática
en el sentido de la Convención […] El artículo 25 se encuentra íntimamente
ligado con la obligación general del artículo 1.1 de la Convención Americana, al
atribuir funciones de protección al derecho interno de los Estados Partes”
24
.
la existencia de recursos, sin embargo, no agota la obligación del Estado,
ya que éste debe también crear las condiciones necesarias para que los derechos
puedan ejercerse. Por ejemplo, para garantizar el debido proceso, el Estado
debe –entre otras cosas–

dictar normas procesales, destinar dinero a crear la
estructura de los tribunales, asegurarse de que existan escuelas de derecho
para preparar abogados y proveer asistencia legal, en ciertos casos, a los que
carezcan de recursos.
Esta obligación implica también la necesidad de remover obstáculos, aunque
no emanen de las normas internas, sino que de la estructura social y de la cultura.
En razón de ello, el Estado debe también promocionar los derechos humanos,
entendiendo por esto no sólo el darlos a conocer a la comunidad nacional, sino
también el emprender las campañas necesarias para que se creen las condicio-
nes que permitan por una parte que puedan ser ejercidos y, por otra, que sean
respetados por todos –incluyendo en ese “todos” tanto a particulares como a
los agentes del Estado. Piénsese, por ejemplo, en la necesidad de educar a los
gendarmes y policías en la prohibición absoluta de torturar o de tratar a los que
están bajo su custodia de manera cruel, inhumana o degradante. Este aspecto de
la obligación es particularmente exigible cuando hay grupos que ven constan-
temente violados sus derechos humanos por razones culturales. Aunque cada
22
los recursos judiciales hacen referencia a todo tipo de recurso jurisdiccional, ya sea ordinario o extraor-
dinario, dirigido a cualquier judicial competente para resolver el hecho violatorio de la Convención.
En la práctica interamericana este recurso es el amparo (OC-8/87 párr. 23).
23
Un modo de cumplir con esta obligación es garantizar el derecho a ser oído en los términos del artí-
culo 8 de la Convención. El otro es el establecimiento de un recurso simple, rápido y efectivo acorde
con el artículo 25 de la Convención, es decir, un equivalente al recurso de amparo. ver C. Medina,
La Convención Americana: Teoría y Jurisprudencia. Vida, Integridad Personal, Libertad Personal,
Debido Proceso y Recurso Judicial, Centro de Derechos Humanos, Facultad de Derecho-Universidad
de Chile, 2003.
24
Caso Castillo Petruzzi y otros Vs. Perú, párr. 184; Caso Castillo Páez Vs. Perú, párrs. 82 y 83; Caso
Suárez Rosero Vs. Ecuador, párr. 37; Caso Ivcher Bronstein Vs. Perú, párr. 135.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
22
acto violatorio de este principio pueda ser examinado por los tribunales y exista
eventualmente la posibilidad de que sea reparado, cuando la violación es masiva
y sistemática el establecimiento de recursos no agota la obligación del Estado.
limitarse al mero tratamiento de la violación –que de partida implica un engorro
de tiempo y dinero y un problema, a veces insuperable, de prueba– constituiría
una enorme injusticia y un incumplimiento de las obligaciones internacionales,
pues equivaldría a colocar al grupo afecto a esta violación constante en la situa-
ción de no tener nunca el goce directo de sus derechos, sino que mediatizado por
la necesidad de recurrir a la justicia en cada ocasión. En casos como éstos, por
consiguiente, el Estado debe hacer una revisión cuidadosa de la manera como
opera la sociedad y un diseño de políticas conducentes al logro del objetivo de
hacer efectivos, para todos los individuos, el goce y ejercicio de los derechos
humanos. En el caso de discriminación en razón del sexo, no estará ajena a esta
política, por ejemplo, una campaña de entrenamiento para capacitar a las mu-
jeres con el fin de que puedan competir exitosamente en el acceso a empleos, o
a empleos mejor remunerados o de más relevancia social, o una revisión de los
textos escolares para eliminar los estereotipos.
Además de todas estas acciones, consecuencia lógica de la formulación
hecha por la Corte de la obligación de garantizar, ésta ha desarrollado en su
jurisprudencia algunos de los aspectos específicos de la obligación, que se
refieren a la necesidad de investigar, sancionar y reparar ciertas violaciones de
derechos humanos. Aun cuando la Corte no lo ha especificado con claridad, es
evidente que esta obligación nace, principalmente, cuando el tipo de violación
se comete a través de ciertas conductas que normalmente están o deberían estar
penadas criminalmente. Esto se desprende de los casos en que se ha producido
el desarrollo jurisprudencial mencionado, que examinan desapariciones, ejecu-
ciones sumarias y torturas u otros tratos crueles, inhumanos o degradantes. ya en
su primera sentencia, recaída en el caso velásquez Rodríguez, la Corte elaboró
la idea del deber de prevenir, como parte de la obligación de garantizar:
“el deber de prevención abarca todas aquellas medidas de carácter jurídi-
co, político, administrativo cultural que promueven la salvaguarda de los
derechos humanos y que aseguren que las eventuales violaciones a los
mismos sean efectivamente consideradas y tratadas como un hecho ilícito
que, como tal, es susceptible de acarrear sanciones para quien las cometa,
así como la obligación de indemnizar a las víctimas por sus consecuencias
perjudiciales”
25
.
En la sentencia recaída en el caso garrido y Baigorria, la Corte estableció
claramente que “la Argentina tiene la obligación jurídica de investigar los hechos
que condujeron a la desaparición de […] y de someter a proceso y sancionar
25
Caso Velásquez Rodríguez Vs. Honduras, párr. 175.
II. LA CONVENCIÓN AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS
23
a sus autores, cómplices, encubridores y a todos aquellos que hubieren tenido
participación en los hechos”
26
.
lo señalado por la Corte implica que el Estado debe proceder de oficio
a investigar, procesar y sancionar hechos que tengan una entidad semejante
a los hechos en dicho caso. la obligación es “un deber jurídico propio”, que
debe cumplirse “cualquiera que sea el agente al cual pueda eventualmente
atribuirse, aun los particulares, pues, si sus hechos no son investigados con
seriedad, resultarían en cierto modo, auxiliados por el poder público, lo que
comprometería

la responsabilidad internacional del Estado”
27
. la obliga-
ción debe cumplirse, por lo tanto, de manera regular, ineludiblemente y sin
discriminación.
la Corte ha decidido que la obligación de investigar debe cumplirse de
acuerdo a las exigencias del artículo 8 de la Convención, que regula el debido
proceso y que la víctima y, en su caso, los familiares tienen derecho a exigir
que esta investigación se realice de conformidad con el artículo 25 de la
Convención. Así, la Corte reconoce el llamado “derecho a la verdad”, invo-
cado por la Comisión y por los familiares de las víctimas de desapariciones,
como un derecho que “se encuentra subsumido en el derecho de la víctima
o sus familiares a obtener de los órganos competentes del Estado el esclare-
cimiento de los hechos violatorios y las responsabilidades correspondientes,
a través de la investigación y juzgamiento que previenen los artículos 8 y 25
de la Convención”
28
. Con esto, la Corte aparece estableciendo el derecho a la
verdad como el aspecto positivo de la obligación de investigar, cuyos titulares
son la víctima y, en el caso de violación del derecho a la vida, también sus
familiares, todo ello derivado de los derechos reconocidos en los artículos 8
y 25 de la Convención
29
.
la obligación de investigar, procesar y sancionar a los violadores de dere-
chos humanos implica necesariamente la no aceptación de la impunidad, que la
Corte ha definido como “la falta en su conjunto de investigación, persecución,
captura, enjuiciamiento y condena de los responsables de las violaciones de los
derechos protegidos por la Convención Americana”
30
, decidiendo que:
26
Caso Garrido y Baigorria Vs. Argentina. Reparaciones, párr. 74. El párrafo 73 de la misma sentencia
cita jurisprudencia constante sobre estas obligaciones; Caso Almonacid Arellano y otros Vs. Chile,
párr. 151.
27
Caso Velásquez Rodríguez Vs. Honduras, párr. 177.
28
Ibídem, párr. 48. Esta misma posición aparece en varias sentencias de la Corte; ver Caso Castillo Páez,
párr. 86; Caso Bámaca Velásquez Vs. Guatemala, párr. 201; Caso Barrios Altos Vs. Perú, párr. 48;
Caso Almonacid Arellano y otros Vs. Chile, párr. 148.
29
Para un análisis completo de este tema, ver C. Medina, op. cit. Nota 23.
30
Caso de la “Panel Blanca” (Paniagua Morales y otros) Vs. Guatemala, párr. 173.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
24
“Si una violación queda impune en un Estado de modo tal que a la víctima
no se le restablezca, en cuanto sea posible, la plenitud de sus derechos, se
desprende que se ha violado el deber de garantizar su libre y pleno ejercicio
a las personas sujetas a su jurisdicción”
31
.
Como consecuencia de esto, la Corte también ha considerado incompatibles
con la Convención las leyes de amnistía y otras formas de permitir la impunidad.
En la sentencia recaída en el caso Barrios Altos, que decidió que las leyes de
amnistía de Perú que se discutían en ese caso habían violado el artículo 8.1, el
artículo 1.1 y el artículo 2
32
, la Corte expresa:
“41. Esta Corte considera que son inadmisibles las disposiciones de amnis-
tía, las disposiciones de prescripción y el establecimiento de excluyentes
de responsabilidad que pretendan impedir la investigación y sanción de
los responsables de las violaciones graves de los derechos humanos tales
como la tortura, las ejecuciones sumarias, extralegales o arbitrarias y las
desapariciones forzadas, todas ellas prohibidas por contravenir derechos
inderogables reconocidos por el Derecho Internacional de los Derechos
Humanos”.
la posición de la Corte ha sido reafirmada en otros fallos posteriores
33
.
la Corte se ha pronunciado independientemente sobre la obligación de
reparar, ya que, si ha habido una violación, ella ha sido detectada y se ha con-
cluido que ella es atribuible al Estado, parece indispensable que la garantía
del derecho incluya una reparación de toda violación al mismo, puesto que el
incumplimiento de una obligación internacional atribuible al Estado genera
la obligación de reparar
34
. los derechos humanos exigen, pues, al Estado
tener mecanismos y modos de reparación para el evento de que sean violados.
Normalmente la reparación consistirá en una indemnización pecuniaria, pero
una reparación integral requiere de otras modalidades
35
.
Importante para la jurisprudencia sobre reparaciones han sido los casos
que se refieren a violaciones del derecho a la vida y del derecho a la integridad
personal. En el caso de desapariciones forzadas, la Corte, junto con ordenar
siempre una reparación en dinero para los familiares de la víctima fallecida,
ha determinado otras reparaciones. En el caso Trujillo oroza, por ejemplo, se
ordenó a Bolivia tipificar el delito de desaparición forzada de personas en su
31
Caso Garrido y Baigorría Vs. Argentina. Reparaciones, párr. 73.
32
Caso Barrios Altos Vs. Perú, párrs. 41-43.
33
Caso Almonacid Arellano y otros Vs. Chile; Caso La Cantuta Vs. Perú.
34
Caso Caesar Vs. Trinidad y Tobago, párr. 120; Caso Huilca Tecse Vs. Perú, párr. 86; y Caso de las
Hermanas Serrano Cruz Vs. El Salvador, párr. 133.
35
C. Nash, Las reparaciones ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, Centro de Derechos
Humanos, Facultad de Derecho-Universidad de Chile, 2004.
II. LA CONVENCIÓN AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS
25
ordenamiento jurídico interno, en un plazo razonable, agregando que la repa-
ración solo se entendería cumplida cuando el proyecto de ley respectivo se
convirtiera en ley de la República y ésta entrara en vigor
36
. En el caso Bámaca
velásquez, se ordenó al Estado localizar y hacer entrega de los restos mortales
de Efraín Bámaca velásquez a sus familiares, “a fin de que reciban sepultura
según sus costumbres y creencias religiosas”, añadiéndose que el Estado debía
realizar las exhumaciones en presencia de los familiares y entregar a ellos
dichos restos, asegurando el traslado de los mismo al lugar de elección de los
familiares sin costo alguno para ellos, todo esto teniendo en consideración que
el señor Bámaca pertenecía a la cultura maya, en la cual se cree que las honras
fúnebres aseguran la posibilidad de un reencuentro entre los vivos, la persona
fallecida y los antepasados fallecidos
37
.
En casos referentes a otras violaciones, también la reparación tiene aspectos
interesantes. En el caso yatama
38
, por ejemplo, la Corte decidió que se habían
violado, por una parte, los artículos 8 (garantías judiciales) y 25 (recurso judicial)
y, por la otra, los artículos 23 (derechos políticos) y 24 (igualdad ante la ley)
en perjuicio de una serie de candidatos a alcaldes, vicealcaldes y municipales
propuestos por yATAMA, un partido político indígena, para las elecciones
municipales de 2000 en las Regiones Autónomas del Atlántico Norte y del
Atlántico Sur (RAAN y

RAAS, respectivamente). Como formas de repara-
ción de las violaciones, ordenó la publicidad del fallo, tanto por escrito como
a través de las radios comunitarias de las regiones
39
; la adopción, dentro de
un plazo razonable, de “las medidas legislativas necesarias para establecer un
recurso judicial sencillo, rápido y efectivo que permita controlar las decisiones
del Consejo Supremo Electoral que afecten derechos humanos, tales como los
derechos políticos, con observancia de las garantías legales y convencionales
respectivas” y la derogación de las normas existentes que impedían la interpo-
sición de ese recurso
40
; la obligación de reformar la ley Electoral No. 331 de
2000 y la regulación de los requisitos dispuestos en la ley Electoral No. 331
de 2000 declarados violatorios de la Convención, adoptando
“las medidas necesarias para que los integrantes de las comunidades in-
dígenas y étnicas puedan participar en los procesos electorales en forma
efectiva y tomando en cuenta sus tradiciones, usos y costumbres, en el
marco de la sociedad democrática. los requisitos que se establezcan deben
permitir y fomentar que los miembros de esas comunidades cuenten con
una representación adecuada que les permita intervenir en los procesos de
36
Caso Trujillo Oroza Vs. Bolivia. Reparaciones, parrs. 94-97.
37
ver C. Nash, op. cit. Nota 35.
38
Caso Yatama Vs. Nicaragua.
39
Ibídem, párrs. 252 y 253.
40
Ibídem, párrs. 254 y 255.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
26
decisión sobre las cuestiones nacionales, que conciernen a la sociedad en
su conjunto, y los asuntos particulares que atañen a dichas comunidades,
por lo que dichos requisitos no deberán constituir obstáculos a dicha par-
ticipación política”
41
.
Como puede verse, la especificación de la obligación de garantizar es de
amplio alcance y va desde la promoción de los derechos, pasando por la preven-
ción y reparación y llegando hasta la remoción de obstáculos gubernamentales
o privados y a las medidas especiales para igualar en cuanto a sus oportunidades
a un grupo que está en situación desmedrada con respecto al resto de la comuni-
dad
42
. Es tal su importancia, que parte de ella se elabora de manera más precisa
en el inciso segundo del artículo 2, como veremos a continuación.
3.2. La obligación de adoptar medidas para hacer
efectivos los derechos reconocidos en la
Convención. Su interpretación y su alcance
la Convención consagra en su artículo 2 la obligación del Estado parte de
adoptar las medidas legislativas o de otro carácter que fueren necesarias para
hacer efectivos los derechos reconocidos en la Convención, si el ejercicio de
dichos derechos “no estuviere ya garantizado en el Estado por disposiciones
legislativas o de otro carácter
43
. Esta disposición –similar, al artículo 2 del Pacto
Internacional sobre Derecho Civiles y Políticos– fue objeto de una aguda con-
troversia. Un miembro de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos,
el Dr. Carlos A. Dunshee de Arranches, en su “Estudio Comparativo entre los
Pactos de las Naciones Unidas sobre Derechos Civiles, Políticos, Económicos,
Sociales y Culturales y los proyectos de Convención Interamericana sobre
Derechos Humanos”
44
era partidario de no incorporarla, porque, en su parecer,
podía inducir a los aplicadores de la Convención a interpretar ésta en el sentido
de que los Estados no estarían obligados a respetar y garantizar los derechos
humanos que allí se consagran, a menos que dictaran leyes especiales al efecto
41
Ibídem, párrs. 258 y 259.
42
Sobre la obligación de garantizar en el Pacto de Derechos Civiles y Políticos, similar a la de la Convención,
ver, T. Buergenthal, “To Respect and to Ensure: State obligations and permisible Derogations”, en l.
Henkin (ed) The international Bill of Rights. The Covenant on Civil and Political Rights, Columbia
University Press, New york 1981, pp. 72 y 77-78.
43
T. Buergenthal realiza un estudio y comentarios sobre el artículo 2 de la Convención en “The Inter-
American System for the Protection of Human Rights”, en Anuario Jurídico Interamericano, 1981,
Subsecretaría de Asuntos Jurídicos, oEA, Washington, D.C., 1982, pp. 80-120 (83-85). También ver
D. T. Fox, “The American Convention on Human Rights and Prospects for United status Ratification”,
en Human Rights 3, 1973, pp. 243-281 (254-260).
44
Texto del estudio en Anuario Interamericano de Derechos Humanos 1968, Secretaría general de la
organización de Estados Americanos, Washington, D.C., 1973, pp. 168-212.
II. LA CONVENCIÓN AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS
27
y, además, porque no era necesaria, ya que los tratados se incorporaban al orde-
namiento jurídico de todos los Estados latinoamericanos miembros de la oEA,
adquiriendo así validez interna, lo que permitía que pudieran ser invocados
directamente por los interesados ante los tribunales
45
.
la posición del Dr. Dunshe de Arranches no prosperó y se estimó que
la disposición serviría para que los Estados tuvieran una obligación clara de
dictar nuevas normas legales cuando ello fuera necesario debido a la falta de
especificidad de las disposiciones de la Convención
46
, como en los casos de
los artículos 16(5) del proyecto (artículo 17.5. de la Convención)
47
y 17(2) del
proyecto (artículo 18 de la Convención)
48
.
la interpretación de que el artículo 2 de la Convención no afecta la exigi-
bilidad inmediata de las obligaciones establecidas en el artículo 1 tan pronto
como la Convención entró en vigor –y para cada Estado desde que éste ma-
nifestó su consentimiento– se desprende claramente, a nuestro parecer, de la
discusión habida durante su gestación y ciertamente del propio artículo 1 de la
Convención. Esta misma posición fue explicitada por la Corte Interamericana
en una opinión consultiva pedida por el gobierno de Costa Rica. El juez Héctor
gros Espiell en su voto separado señaló que la obligación del artículo 2 es:
“…una obligación adicional, que se suma a la impuesta por el artículo 1
de la Convención dirigida a hacer más determinante y cierto el respeto de
los derechos y libertades que la Convención reconoce. Por eso es que la
obligación que resulta del artículo 2 complementa, pero de ninguna manera
sustituye o suple, a la obligación general y no condicionada que resulta del
artículo 1 […] [o]riginalmente se pensó, con razón, que un compromiso del
tipo del referido en el actual artículo 2 existe naturalmente por aplicación del
Derecho Internacional, como consecuencia lógica de las obligaciones que
derivan de un tratado internacional. Por eso es que, cuando se propuso su
inclusión, se aclaró que su único sentido era clarificar y precisar, haciendo
más determinante, inmediata y directa la exigencia del cumplimiento de
tal obligación, pero sin que ello signifique alterar o desconocer el deber
esencial que resulta del artículo 1 […otra interpretación] conduciría al
resultado irracional y absurdo de que el artículo 1 sería inaplicable si no
se dictaran las medidas a que se refiere el artículo 2. y esta conclusión es
45
Ibídem, p. 192.
46
Conferencia Especializada Interamericana sobre Derechos Humanos, San José, Costa Rica, 7-22 de
noviembre de 1969, Actas y Documentos, Secretaría general, oEA, Washington, D.C., 1978, pp. 38,
55, 104, 107 y 145.
47
El artículo 17.5. dispone que: “la ley debe reconocer iguales derechos tanto a los hijos nacidos fuera
de matrimonio como a los nacidos dentro del mismo”.
48
El artículo 18 de la Convención establece: “Toda persona tiene derecho a un nombre propio y a los
apellidos de sus padres o al de uno de ellos. la ley reglamentará la forma de asegurar este derecho
para todos, mediante nombres supuestos, si fuere necesario”.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
28
inadmisible, porque paralizaría todo el sistema aceptable de aplicación de
la Convención y quitaría prácticamente efecto, con respecto a las personas
humanas protegidas, a la obligación esencial [del artículo 1]”
49
.
la opinión separada del juez Piza se pronuncia en el mismo sentido e
intenta darle un sentido propio al artículo 2, sentido que –en el correr de los
años y de las actividades del sistema interamericano– ha venido a entenderse
incluido en el verbo “garantizar” utilizado en el artículo 1.1
50
.
Parece evidente que el artículo 2 no anula las obligaciones del artículo
1.1, que son exigibles de inmediato. Es probable que, puesto que un Estado
que es parte de un tratado tiene la obligación de adaptar su legislación interna
a las disposiciones del tratado y de cumplir éstas en toda su integridad, el ar-
tículo 2 no era realmente necesario, debiendo ser considerado sólo como una
disposición en aplicación de la máxima abundans cautela non nocet (lo que
abunda no daña). luego, en los países en los que los tratados reciben fuerza
legal interna al ser ratificados o al cumplir determinados trámites establecidos
en el ordenamiento jurídico de dichos países, no se puede utilizar el artículo
2 de la Convención para impedir la aplicación de las disposiciones del tratado
en el ámbito nacional.
Una primera consecuencia de la existencia del artículo 2 de la Convención
es la obligación de los Estados de preocuparse de que su legislación interna no
contradiga las normas del tratado, obligación que emerge también del artículo
1.1 y que se ha examinado allí. Una segunda consecuencia es que el Estado está
obligado a desarrollar en su legislación aquellos derechos que en su formulación
internacional carecen de la precisión necesaria para que puedan ser aplicados
por los órganos del Estado y, especialmente, para que puedan ser invocados
ante los tribunales de justicia. Dicho en otras palabras, el Estado está obligado
a hacer realidad aquellos derechos que están enunciados en la Convención de
manera tal que el juez nacional no tiene, en el texto de la misma, una opción
clara para resolver un caso particular. Una tercera consecuencia es el deber del
49
voto Separado del Juez Héctor gros Espiell, en OC-7/86, párr. 6.
50
El juez Piza sostiene que el artículo 2 no es una repetición del artículo 1.1, porque esto equivaldría
a vaciar de sentido este último, ni tampoco equivale al simple deber genérico de darle eficacia a un
tratado en el orden interno, porque entonces quizás había sido innecesario. Por el contrario, el artículo
2 opera “para los supuestos en que el artículo 1.1 resulte inoperante o, al menos, insuficiente, pero
no por limitaciones propias del derecho interno, que implicarían violaciones del propio artículo 1.1,
sino en virtud de que determinados derechos –no todos– necesitan en sí mismos de normas o medidas
complementarias de orden interno para ser exigibles de manera inmediata e incondicional” (opinión
separada del Juez Piza, en Ibídem, párr. 27). Para explicar esto, él utiliza el artículo 23, que consagra
los derechos políticos, que no pueden tener eficacia “sin toda una detallada regulación normativa e,
incluso, sin un complejo aparato institucional, económico y humano que les dé la eficacia que reclaman”
(Ibídem), como sería, por ejemplo, la necesidad de crear registros de electores, centro de votación,
juntas electorales, fechas y plazos para el ejercicio del sufragio, entre otros.
II. LA CONVENCIÓN AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS
29
Estado de adoptar todas las medidas no legislativas que sean necesarias para
permitir el pleno uso y goce de los derechos humanos
51
.
En este aspecto es interesante la jurisprudencia de la Corte en el caso
Hilaire y otros v. Trinidad y Tobago
52
. Al momento de dictar las medidas repa-
ratorias, en particular respecto de la violación del artículo 2 por la existencia
de legislación interna que establecía la pena de muerte como pena obligatoria,
la Corte decidió no sólo que el Estado debía adecuar la legislación interna en
materia de pena de muerte, sino que entregó pautas concretas

respecto de qué
aspectos debían ser reformados y el contenido de dicha reforma. Al efecto la
Corte señaló:
“212. Esta constatación conduce a la Corte a considerar que el Estado de
Trinidad y Tobago debe abstenerse de aplicar la ley mencionada y, dentro
de un plazo razonable, debe modificarla, adecuándola a la Convención
Americana y otras normas internacionales de derechos humanos, con-
forme a lo dispuesto por el artículo 2 de ésta, de manera que se garantice
el respeto y el goce de los derechos

a la vida, a la integridad personal, al
debido proceso legal y a las garantías judiciales, consagrados en ese mismo
instrumento internacional. Entre las respectivas modificaciones de la le-
gislación debe quedar incluida la referente a la introducción de diversas
categorías (tipos penales) de homicidio intencional, que correspondan a la
diversa gravedad de los hechos, tomando en cuenta las circunstancias del
delito y del justiciable, y se debe establecer una gradación de los niveles
de severidad de la pena que guarde relación con la gravedad de los hechos

y con la culpabilidad del imputado”.
3.3. La obligación de cooperar con los órganos
de supervisión internacional
Además de las obligaciones analizadas en las secciones precedentes, existe
una tercera obligación para los Estados: la de cooperar con los órganos interna-
cionales que los controlan, que deriva, de manera general, de su calidad de partes
del tratado respectivo y de la existencia del principio de derecho internacional
que obliga a los Estados a cumplir los tratados de buena fe. Esta obligación
aparece específicamente en la Convención Americana. El artículo 41.d de la
Convención Americana confiere a la Comisión Interamericana de Derechos
Humanos la facultad de solicitar de los Estados miembros de la oEA que le
proporcionen informes sobre las medidas que adopten en materia de derechos
51
Nos remitimos en este punto a lo dicho ya sobre obligaciones del Estado. Supra II.3.1.
52
Caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros Vs. Trinidad y Tobago.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
30
humanos y el artículo 48, que regula el procedimiento de las comunicaciones
individuales ante la comisión, dispone que el Estado deberá enviar las informa-
ciones que le solicite la Comisión dentro de un plazo razonable y que, en caso
de que la Comisión decida realizar una investigación, “los Estados interesados
le proporcionarán todas las facilidades necesarias”. El nuevo Reglamento de
la Corte dispone también que los Estados Partes en un caso “tienen el deber de
cooperar” para que se cumplan todas las diligencias ordenadas por ella
53
.
la obligación de cooperar es, pues, clara e implica el proporcionar in-
formación oportuna, pertinente y veraz respecto de la situación general de los
derechos humanos en el Estado o respecto de un hecho particular del que el
órgano internacional esté conociendo. En esta materia, la posición constante
de los órganos de supervisión es la de que son los Estados los únicos que están
en condiciones de proveerlos con los datos necesarios para que ellos puedan
evaluar si cumplen o infringen las normas internacionales
54
.
Como consecuencia de esta posición, la Comisión Interamericana de
Derechos Humanos ha adoptado una norma en el artículo 39 de su Reglamento,
que establece:
“Se presumirán verdaderos los hechos alegados en la petición cuyas partes
pertinentes hayan sido transmitidas al Estado en cuestión, si éste no sumi-
nistra información relevante para controvertirlos dentro del plazo fijado por
la Comisión conforme al artículo 38 del presente Reglamento siempre que
de otros elementos de convicción no resulte una conclusión contraria”
55
.
53
Reglamento de la Corte Interamericana, Aprobado por la Corte en su lxI período ordinario de sesiones
celebrado del 20 de noviembre al 4 de diciembre de 2003, durante las sesiones número 9 y 10 el día
25 de noviembre de 2003.
54
El Comité de Derechos Humanos del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, por ejemplo,
ha decidido en innumerables casos de violaciones individuales conocidos en virtud de la competen-
cia que le otorga el Protocolo Facultativo del Pacto, que el Estado no cumple con sus obligaciones
internacionales en materia de derechos humanos si sólo refuta una denuncia en términos generales,
no proporcionando información específica al Comité, en la forma de “respuestas concretas y pruebas
pertinentes” respecto de las medidas que ha adoptado para investigar la violación denunciada. ver
caso Santillo contra Uruguay Comunicación Nº 9/1977, Pacto Internacional de Derechos Civiles y
Políticos, Comité de Derechos Humanos, Selección de Decisiones Adoptadas con arreglo al Protocolo
Facultativo, (2.o 16.o períodos de sesiones), párr. 7 y 10 y caso García Lanza, Weismann de Lanza y
Lanza Perdomo contra Uruguay, Comunicación 8/1977, en Ibídem, párr. 15.
55
Reglamento Comisión, artículo 39. El Reglamento de la Comisión, fue aprobado por la Comisión en
su 109º período extraordinario de sesiones, celebrado del 4 al 8 de diciembre de 2000, y modificado
en su 116º período ordinario de sesiones, celebrado del 7 al 25 de octubre de 2002, en su 118° período
ordinario de sesiones, celebrado del 6 al 24 de octubre de 2003 y en su 126º período ordinario de
sesiones celebrado del 16 al 27 de octubre de 2006. la Comisión, siguiendo la jurisprudencia de la
Corte Interamericana en el Caso velásquez Rodríguez, ha argumentado sin hacer expresa referencia
al artículo 39 de su reglamento que “el silencio del demandado o su contestación elusiva o ambigua
pueden interpretarse como aceptación de los hechos de la demanda, por lo menos mientras lo contrario
no aparezca de los autos o no resulte de la convicción judicial” (Caso Velásquez Rodríguez Vs. Honduras,
párr. 138). ver, Comisón IDH. Informe Nº 4/05, Petición 462/04, Admisibilidad, Asmeth yamith Salazar
II. LA CONVENCIÓN AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS
31
4. Los derechos ProtegIdos
la Convención Americana consagra, en principio, sólo derechos civiles y
políticos, que se encuentran enumerados en los artículos 3 a 25. En lo que se
refiere a los derechos económicos, sociales y culturales, el artículo 26 no los
menciona por su nombre, sino que se refiere a los derechos “derivados de las
normas económicas, sociales y sobre educación, ciencia y cultura, contenidas
en la Carta de la organización de los Estados Americanos, reformada por el
Protocolo de Buenos Aires”
56
. Después de grandes esfuerzos de la Comisión
Interamericana de Derechos Humanos para darle mayor relevancia a estos de-
rechos, la oEA adoptó un Protocolo Adicional a la Convención sobre Derechos
Económicos, Sociales y Culturales, (Protocolo de San Salvador) que entró en
vigor el 16 de noviembre de 1999
57
. la Comisión ha controlado el cumplimiento
de esta norma en sus informes sobre países
58
, pero puede supervisar también
los derechos de esa naturaleza contenidos en la Declaración Americana sobre
Derechos Humanos. la Corte se refirió a esta norma por primera vez en el caso
de 5 Pensionistas vs. Perú
59
.
El catálogo de derechos de la Convención Americana difiere en algunos
aspectos de los de otros tratados generales de derechos humanos. Es posible
que éste sea el efecto de ser un catálogo de más reciente data. los redactores
Palencia (Colombia), 22 de febrero de 2005, publicado en oEA/Ser.l/v/II.124, Doc. 7, 27 febrero
2006, original: Español, párr.17. Informe Nº 23/05, Petición 204/04, Admisibilidad, Narciso Barrios
y otros, (venezuela), 25 de febrero de 2005, publicado en oEA/Ser.l/v/II.124, Doc. 7, 27 febrero
2006, original: Español, párr.30. Informe Nº 49/05, Petición 95/03, Prince Pinder, Admisibilidad,
(Commonwealth De Bahamas), 12 de octubre de 2005, publicado en oEA/Ser.l/v/II.124, Doc. 7, 27
febrero 2006, original: Español, párr. 21. Informe Nº 64/05, Petición 445/05, Admisibilidad, yvon
Neptuno, (Haití), 12 de octubre de 2005, publicado en oEA/Ser.l/v/II.124, Doc. 7, 27 febrero 2006,
original: Español, párr.26. Informe N° 72/05, Petición 546/04, Admisibilidad, Juan Enenías Daza
Carrillo, (Colombia), 13 de octubre de 2005, publicado en oEA/Ser.l/v/II.124, Doc. 7, 27 febrero
2006, original: Español, párr.13. En un sentido más restrictivo, Comisión IDH, Informe Nº 28/96,
Caso 11.297, Juan Hernández (guatemala), 16 de octubre de 1996, publicado en oEA/Ser.l/v/II.95,
Doc. 7 rev, 14 marzo 1997. original: Español, párrafo 45. Consultado el 3 de Diciembre de 2006 en
http://www.cidh.org.
56
la referencia es a los capítulos vII, vIII y Ix de la Carta de la oEA (artículos 45-50). Algunos de estos
artículos (artículos 45, 46 y 49), fueron modificados por le Protocolo de Cartagena de Indias, 1985, en
particular en materias relativas a tecnología científica. Además, en la actual Carta de la oEA corresponden
a los artículos 46 a 51, en virtud de la nueva numeración dispuesta por el Protocolo de 1985.
57
El Protocolo de San Salvador ha sido firmado por 15 Estados y tiene, a enero de 2003, doce rati-
ficaciones. Protocolo Adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos en Materia
de derechos Económicos, Sociales y Culturales, “Protocolo de San Salvador”, fue adoptado en San
Salvador, El Salvador, el 17 de noviembre de 1988, en el decimoctavo período ordinario de sesiones
de la Asamblea general.
58
ver, por ejemplo, CIDH, Séptimo Informe sobre la Situación de los Derechos Humanos en Cuba
(oEA/Ser.l/v/II.61, Doc.29 rev. 1, 4 octubre 1983). Consultado en www.cidh.org
59
Caso “Cinco Pensionistas” Vs. Perú. Para un análisis sobre el control de esta disposición por la Corte,
ver C. Medina, “las obligaciones de los Estados bajo la Convención Americana sobre Derechos
Humanos”, en Corte Interamericana de Derechos Humanos, La Corte Interamericana de Derechos
Humanos. Un Cuarto de Siglo: 1979-2004,

San José, Costa Rica, 2005, pp. 207-270.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
32
de la Convención pudieron no sólo usar como modelos los textos de los Pactos
Internacionales y de la Convención Europea, sino que también examinar la
práctica del sistema europeo, que empezó a funcionar en 1953. Además, el
catálogo contiene formulaciones que responden a las tradiciones e idiosincrasia
de los países miembros de la oEA.
5. La restrIccIón de Los derechos
a través de su reguLacIón
los catálogos contenidos en los tratados de derechos humanos no sólo
formulan estos derechos, sino que también regulan su posible restricción por el
Estado. Puesto que el principal límite de los derechos humanos lo constituyen
los derechos de los demás –es decir, todos los derechos de todas las personas
deben ser capaces de coexistir– el derecho internacional permite al Estado que
los restrinja de manera permanente con el fin de armonizarlos. la facultad de
restringir, sin embargo, no es discrecional para el Estado, sino que está limitada
por el derecho internacional, que exige el cumplimiento de ciertas condiciones,
cuya ausencia transforma la restricción en ilegítima y, por lo tanto, en violatoria
de las obligaciones internacionales del Estado.
El primer límite de toda restricción es que las condiciones generales y cir-
cunstancias que autorizan una restricción del ejercicio de un derecho humano,
deben estar establecidas por ley
60
. El artículo 30 de la Convención señala
que “[l]as restricciones permitidas, de acuerdo con esta Convención, al goce
y ejercicio de los derechos y libertades reconocidas en la misma, no pueden
ser aplicadas sino conforme a las leyes que se dictaren por razones de interés
general y con el propósito para el cual han sido establecidas”.
El requisito de la existencia de una “ley” para que se puedan regular los
derechos es una salvaguarda a la posible arbitrariedad del gobierno, ya que la
expresión “ley” implica requisitos de forma
61
y materiales. Interpretar la palabra
“ley” en el sentido de ley “formal” es razonable, ya que los instrumentos emana-
dos de la legislatura son sometidos a procedimientos diseñados cuidadosamente
60
A modo de ejemplo, ver artículos 6, 9, 12, 19 y 22 del Pacto de Derechos Civiles y Políticos y artículos
4, 7, 12, 13, 16 y 30 de la Convención Americana.
61
la palabra “ley” tiene un significado claro en el ordenamiento jurídico de los Estados latinoamerica-
nos que participaron en la redacción de la Convención. Todos están de acuerdo en que la “ley” sólo
puede ser el resultado de la acción de los legisladores (entendiendo por ello una o dos Asambleas de
representantes del pueblo más, en general, el Presidente de la República), llevada a cabo de acuerdo
a un procedimiento prescrito en una norma de mayor jerarquía, la constitución. Ninguno de ellos usa
jamás la palabra “ley” para designar instrumentos que no llenen todos estos requisitos procesales o que
provengan de otras autoridades (R. Medina y C. Medina Q., Nomenclature of Primary Legal Sources,
library of Congress, Washington, D.C., 1979).
II. LA CONVENCIÓN AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS
33
para reflejar los puntos de vista de la mayoría y están, por lo menos formal-
mente, representando el deseo de la mayoría. En vista de la realidad política
del continente americano, parece bastante claro que la salvaguarda tiene por
objeto prevenir la imposición de restricciones por meros decretos ejecutivos.
En segundo lugar, también es razonable sostener que la palabra “ley” incorpora
asimismo el requisito de “generalidad”, es decir, la ley en un sentido material.
Cualquier otra interpretación de la palabra sería contraria al artículo 1 de la
Convención, que establece un principio general de no discriminación
62
. la Corte
Interamericana ha interpretado en este sentido la palabra “leyes” contenida en
el artículo 30 de la Convención expresando que:
“la palabra leyes en el artículo 30 de la Convención significa norma ju-
rídica de carácter general, ceñida al bien común, emanada de los órganos
legislativos constitucionalmente previstos y democráticamente elegidos,
y elaborada según el procedimiento establecido por las constituciones de
los Estados partes para la formación de las leyes”
63
.
El artículo 30 también establece que las leyes que impongan restricciones
a los derechos humanos deben ser dictadas “por razones de interés general”.
No hay nada en los trabajos preparatorios que aclare el significado de esta
frase. la frase puede ser considerada como una salvaguarda contra la imposi-
ción arbitraria de limitaciones, que refuerza las disposiciones que establecen
las causales que se pueden invocar para restringir los derechos. la Corte
Interamericana, en la opinión Consultiva ya señalada, ha interpretado “el
interés general” como “el bien común”, el que sería “un elemento integrante
del orden público del Estado democrático”. El fin principal de este último,
sería en las palabras de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes
del Hombre “la protección de los derechos esenciales del hombre y la crea-
ción de circunstancias que le permitan progresar espiritual y materialmente
y alcanzar la felicidad”
64
. Esta noción se irá probablemente desarrollando y
concretando con la práctica de los Estados, supervisada por la Comisión y
la Corte Interamericana.
El segundo límite de toda restricción es que la causa que se invoque para
justificar la restricción sea de aquéllas establecidas en la Convención, ya sea
como norma general o específicamente para ciertos derechos. generalmente
ellas son el interés de la seguridad nacional, la seguridad u orden público, o la
protección de la salud o la moral públicas o de los derechos y libertades de los
otros
65
. Una disposición permite la restricción del derecho a la propiedad por
62
C. Medina, The Battle of Human Rights. Gross, systematic violations and the Inter-American system,
Martinus Nijhoff Publishers, Dordrecht/Boston/london, 1988, pp. 102-103.
63
OC-6/86, párr. 38.
64
Ibídem, párr. 29.
65
Convención, artículos 15 y 16.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
34
razones de interés social
66
. Todas estas causales son actualmente contenedores
semi vacíos a los que los legisladores y el poder judicial nacional y la Comisión
y la Corte interamericanas deberán dar un contenido específico en el

ámbito
regional. Algunos de ellos serán seguramente objeto de controversia. Por ejem-
plo, la seguridad nacional es un concepto que ha sido ampliamente utilizado
por los dictadores en el continente americano, para justificar limitaciones extre-
madamente serias que resultaron en violaciones masivas y sistemáticas de los
derechos humanos. otro punto de desacuerdo lo constituirán probablemente las
limitaciones que se impongan en defensa de “los derechos y libertades de los
otros” o del “interés social”, ya que las decisiones que se tomen a este respecto
reflejarán a menudo una posición ideológica
67
.
En el sistema interamericano existe una tercera limitación: sólo se permiten
restricciones “necesarias en una sociedad democrática”. Este requisito se estable-
ce explícitamente para los derechos de reunión pacífica, libertad de asociación
y libertad de movimiento
68
. Sin embargo, su aplicación como un límite a las
restricciones de cada uno de los derechos de la Convención se puede deducir
del contexto mismo de la Convención, especialmente a la luz de su objeto y
propósito
69
, ambos establecidos en el preámbulo, y del artículo 29 de la misma.
En el preámbulo, los Estados americanos reafirman su intención de “[...] conso-
lidar en este continente, dentro del cuadro de las instituciones democráticas, un
régimen de libertad personal y de justicia social, fundado en el respeto de los
derechos esenciales del hombre”. A su vez, el artículo 29 establece que ninguna
disposición de la presente Convención puede ser interpretada en el sentido de:
“c) excluir otros derechos y garantías que son inherentes al ser humano o que
se derivan de la forma democrática representativa de gobierno [...]”.
la expresión “necesaria en una sociedad democrática” ha sido frecuen-
temente interpretada por la Corte Europea de Derechos Humanos
70
y una
interpretación similar ha sido dada por la Corte Interamericana de Derechos
Humanos, la que, en una opinión consultiva, hizo un símil con la jurispruden-
cia europea y la incorporó al sistema. la Corte Interamericana sostuvo que en
el sistema interamericano la restricción (i) debe responder a la “existencia de
una necesidad social imperiosa”, es decir, debe estar orientada “a satisfacer un
interés público imperativo”; (ii) entre varias opciones para alcanzar este objetivo
“debe escogerse aquella que restrinja en menor escala el derecho protegido”, y
66
Ibídem, artículo 21.
67
Para ejemplos de la interpretación por la Corte del alcance de la justificación de una limitación, Caso
Herrera Ulloa Vs. Costa Rica, párrs. 120-123; Caso Palamara Iribarne Vs. Chile, párr. 79 y siguientes;
OC-5/85.
68
Convención, artículos 15,16 y 22.
69
ver en este sentido, Convención de viena sobre el Derecho de los Tratados, artículo 31 (1) y (2).
70
ver P. van Dijk y g.J.H. van Hoof et al (eds), Theory and Practice of the European Convention on
Human Rights, Fourth Edition, Intersentia, Antwerpen-oxford, 2006, pp. 333-350.
II. LA CONVENCIÓN AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS
35
(iii) la restricción debe ser “proporcionada al interés que la justifica y ajustarse
estrechamente al logro de ese legítimo objetivo”
71
. Esta interpretación cons-
tante de la expresión podría resumirse diciendo que la restricción debe ser (i)
conducente para conseguir proteger el valor que se puede proteger mediante
la restricción de ese derecho particular; (ii) debe ser proporcional, es decir,

en
la medida estrictamente necesaria para conseguir el fin perseguido; y (iii) no
debe haber otra alternativa para conseguir el fin que restringir ese derecho, lo
que implica que, si la hay, debe emplearse esa alternativa y no la restricción.
6. La susPensIón temPoraL de obLIgacIones
En su artículo 27, la Convención permite a los Estados partes suspender
temporalmente algunas obligaciones contraídas en virtud de la Convención.

Esta disposición fue y aun es una disposición clave para muchos Estados lati-
noamericanos
72
. En su informe anual de 1981-82, la Comisión señaló que “la
declaración de estados de emergencia era una de las más frecuentes violaciones
de los derechos humanos”
73
. Por esto mismo, y siguiendo la tendencia general,
la Convención establece el marco dentro del cual el Estado puede hacer uso de
esta posibilidad
74
, comenzando por disponer que:
“[El Estado que declara la emergencia] deberá informar inmediatamente
a los demás Estados Partes en la presente Convención, por conducto del
Secretario General de la Organización de los Estados Americanos” del
contenido de la declaración, los motivos y duración de dicha situación”.
Esto permite que la comunidad internacional, a través de sus órganos
de supervisión, pueda controlar dicha declaración e incluso llegar a deter-
minar la responsabilidad del Estado por incumplimiento de sus obligaciones
convencionales.
El marco que establece el artículo 27 incluye (i) las causales por las cuales
se pueden suspender ciertas obligaciones del tratado; (ii) los derechos respecto
de los cuales el Estado no puede suspender ninguna obligación; (iii) un requisito
de proporcionalidad en el tiempo y en el tipo de suspensiones que se decreten;
(iv) la exigencia de que las medidas no pueden ser discriminatorias; y (v) la
71
OC-5/85, párr. 46.
72
Según un estudio preparado por el Secretario de la Comisión, durante la década entre 1950 y 1960 hubo
más de cien ocasiones en que se declaró o se prolongó la vigencia del estado de sitio en los Estados
americanos (CIDH, Doc. oEA/Ser.l/v/II.8, Nº 6).
73
CIDH, Informe Anual de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos 1981-1982 (oEA/Ser.
l/v/II.57, doc.6, rev. 1,20 de septiembre de 1982), p. 133.
74
Respecto del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, ver Comité de Derechos Humanos,
observación general Nº 29, Artículo 4 - Suspensión de obligaciones durante un estado de excepción,
72º período de sesiones (2001).
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
36
prohibición de suspender obligaciones cuando esta suspensión es incompati-
ble con otras obligaciones internacionales del Estado, esto en razón de que el
Estado debe aplicar siempre la norma que más favorezca a los individuos. Nos
referiremos en particular a los tres primeros puntos, ya que el cuarto y el quinto
se explican por sí solos.
(i) El Artículo 27 de la Convención Americana establece que la suspensión
se autoriza en caso de guerra, de peligro público o de otra emergencia que
amenace la independencia o seguridad del Estado parte. la historia fidedigna
de la disposición no aclara el significado específico de la frase “en caso de
guerra, peligro público u otra emergencia que amenace la independencia o
la seguridad de una Estado Parte”. Es claro que esta parte de la disposición
se originó en el Convenio Europeo, y los precedentes creados en el sistema
europeo con relación al artículo 15 de su Convenio pueden ser útiles para su
interpretación.

Sin embargo, la Convención Americana se diferencia del artículo
15 del tratado europeo al sustituir la expresión “la vida de la nación” por la
expresión “la independencia o la seguridad de un Estado”. Esta formulación
deberá ser interpretada y desarrollada en términos americanos. Aquí, una vez
más, debemos tener en consideración que estos conceptos son peligrosamente
vagos, particularmente en vista de las interpretaciones diversas, y a veces ex-
tremas, sobre la seguridad nacional que han prevalecido en algunas épocas en
ciertos Estados del continente americano. Esto ha hecho necesario permitir la
supervisión de los órganos regionales en aquellos casos en que se invocan las
facultades para suspender la observancia de los derechos humanos
75
.
(ii) En cuanto a las obligaciones no susceptibles de suspensión, el mismo
artículo 27 prohíbe suspenderlas con respecto a los siguientes artículos: 3
(derecho al reconocimiento de la personalidad jurídica); 4 (derecho a la vida);
5 (derecho a la integridad personal); 6 (prohibición de la esclavitud y servi-
dumbre); 9 (principio de legalidad y retroactividad); 12 (libertad de conciencia
y de religión); 17 (protección a la familia); 18 (derecho al nombre); 19 (los
derechos del niño); 20 (derecho a la nacionalidad); y 23 (derechos políticos),
agregando que tampoco son susceptibles de suspensión “las garantías judiciales
indispensables para la protección de tales derechos”.
De la historia fidedigna de la Convención no es posible deducir el criterio
utilizado para seleccionar los derechos no susceptibles de ser restringidos
mencionados en el inciso 2 del artículo 27. la formulación en el proyecto de la
75
ver R.E. Norris y P.D. Reiton, “The suspension of guarantees: A comparative analysis of the American
Convention on Human Rights and the Constitutions of the States Parties”, en American University Law
Review, vol. 30, 1980, pp. 189-223 (191-199); H. Faúndez-ledesma, “la protección de los derechos
humanos en situaciones de emergencia”, en T. Buergenthal (editor), Contemporary Issues in International
Law, Essays in Honor of Louis B. Sohn, N.P. Engel, Kehl, Alemania, 1984, pp 101-126.
II. LA CONVENCIÓN AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS
37
Comisión, que prevaleció en este artículo de la Convención, respondía a la idea
de que la restricción de derecho debía ser mantenida al mínimo; la lista parece
incluir o aquellos derechos que son muy básicos, como el derecho a la vida y
el derecho a no ser torturado, o los derechos cuya restricción tendría efectos
insignificantes en el tratamiento efectivo de la situación de emergencia, como,
por ejemplo, el derecho al nombre establecido en el artículo 18
la larga historia de amenazas a la participación política en el continente
americano, donde la suspensión de las garantías constitucionales bajo situaciones
de emergencia ha resultado frecuentemente en la suspensión de todos los derechos
políticos por largos períodos de tiempos, se refleja al señalarlos como derechos
no susceptibles de suspensión en situaciones de emergencia. Se ha argumentado
que prohibir que estos

derechos sean suspendidos puede ser difícil de observar en
la práctica, especialmente en caso de guerra
76
. Sin embargo, si la inclusión del
artículo 23 en el artículo 27 (2) se interpreta de manera razonable y a la luz de
su objeto y propósito, se puede llegar a otra conclusión. las secciones (a) y (c)
de la disposición no plantean ningún problema. Ambas establecen derechos cuyo
ejercicio debería ser posible bajo cualquier circunstancia. Aún más, la sección
(c), es sólo la especificación de un aspecto del principio general de la igualdad
ante la ley, el cual obviamente no puede ser derogado. Sólo la sección (b) podría
plantear un problema, ya que se podría decir que hay muchas circunstancias
en la vida de una nación en las que la organización de una elección puede ser
difícil e incluso imposible. Se puede pensar en una catástrofe natural o en una
guerra. Para analizar el punto, habría que considerar que se habla de restricción
temporal de un derecho cuando existe la decisión de suspender un derecho que
en otras condiciones debería y podría ser ejercido. Podría argumentarse que, en
caso de una catástrofe natural o una guerra, existe una imposibilidad de ejercer
el derecho a voto causada por eventos más allá del control de las autoridades,
y no una suspensión. la inclusión del artículo 23 en el artículo 27(2) parece,
claramente, haber tenido como fin el evitar medidas tales como la disolución
del parlamento o del congreso o la prohibición de los partidos políticos sobre
la base de una emergencia, o la suspensión del derecho a voto por otras razones
aparte de la imposibilidad material de llevar a cabo una elección.
El artículo 27 también prohíbe la suspensión de las garantías judiciales
indispensables para la protección de los derechos que no pueden suspender-
se. Esta disposición ha sido interpretada en dos opiniones consultivas de la
Corte Interamericana, que ha identificado cuáles son estas garantías, dando de
paso algunas directrices generales sobre la suspensión de obligaciones en el
artículo 27. Primeramente, la Corte se pronunció, a petición de la Comisión
76
T. Buergenthal, “The American Convention on Human Rights: Illusion and Hopes”, en Buffalo Law
Review, vol. xxI, 1971-72, pp. 121-136.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
38
Interamericana, respecto de la situación del hábeas corpus en el caso de una
situación de emergencia. la Corte comienza por señalar que no puede hacer
abstracción de los abusos a que puede dar lugar esta facultad del Estado de
suspender obligaciones emanadas de la Convención y que por ello,
“debe subrayar que, dentro de los principios que informan el sistema
interamericano, la suspensión de garantías no puede desvincularse del
‘ejercicio efectivo de la democracia representativa’ a que alude el artículo
3 de la Carta de la oEA”
77
.
Con esta afirmación, la Corte impone a la regulación de la suspensión la
condición de no afectar la democracia representativa.
A continuación expresa que la suspensión de garantías no comporta “la
suspensión temporal del Estado de Derecho”, ni autoriza a los gobernantes “
a apartar su conducta de la legalidad en que en todo momento deben ceñirse”,
ya que “el principio de legalidad, las instituciones democráticas y el Estado de
Derecho son inseparables”
78
.
Sobre esta base, la Corte construye su opinión, haciendo hincapié en que
las garantías a que se refiere el artículo 27 son “judiciales”, estimando que,
“[e]sta expresión no puede referirse sino a medios judiciales idóneos para
la protección de tales derechos, lo cual implica la intervención de un órgano
judicial independiente e imparcial, apto para determinar la legalidad de las
actuaciones que se cumplan dentro del estado de excepción”
79
.
la afirmación es importante si se considera que a menudo en los países del
continente el estado de emergencia implica el surgimiento de la competencia
de tribunales militares que no cumplen con las condiciones de independencia
e imparcialidad requeridas.
Concluyendo, la Corte opina, por unanimidad,
“que los procedimientos jurídicos consagrados en los artículos 25.1 y 7.6
de la Convención Americana sobre Derechos Humanos no pueden ser
suspendidos conforme al artículo 27.2 de la misma, porque constituyen
garantías judiciales indispensables para proteger derechos y libertades que
tampoco pueden suspenderse según la misma disposición”
80
.
Posteriormente el gobierno de Uruguay hizo a la misma Corte una consulta
más general respecto del alcance de la prohibición de suspender ciertas garan-
77
OC-8/87, párr. 20.
78
Ibídem, párr. 24.
79
Ibídem, párr. 30 (nuestro subrayado).
80
Ibídem, párr. 44.
II. LA CONVENCIÓN AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS
39
tías judiciales, pidiéndole en particular que se pronunciara sobre la situación
de los artículos 25 y 8 de la Convención durante una emergencia. la Corte ya
se había pronunciado sobre el artículo 25, por lo que en esta opinión reitera
sus argumentos y posición al respecto, pero examina con detención el artículo
8 –que consagra el debido proceso legal– que “no contiene un recurso judicial
propiamente dicho, sino el conjunto de requisitos que deben observarse en la
instancias procesales para que pueda hablarse de verdaderas y propias garantías
judiciales según la Convención”
81
.
En primer lugar, la Corte sostiene que el concepto de debido proceso legal
“debe entenderse aplicable, en lo esencial, a todas las garantías judiciales refe-
ridas en la Convención Americana, aun bajo el régimen de suspensión regulado
por el artículo 27 de la misma”
82
. Enseguida, la Corte afirma que, además de las
garantías que ya ha mencionado en esta opinión y en la anterior, existen otras
garantías que resultan del artículo 29.c de la Convención
83
, que
“no implican solamente una determinada organización política contra la
cual es ilegítimo atentar…, sino la necesidad de que ella esté amparada
por las garantías judiciales que resulten indispensables para el control de
legalidad de las medidas tomadas en situación de emergencia, de manera
que se preserve el Estado de Derecho”
84
,
Con esto se reitera una vez más que el Estado de Derecho, la democracia
representativa y el régimen de libertad personal, son consustanciales con el
sistema interamericano, en particular con el régimen de protección de los de-
rechos humanos contenidos en la Convención
85
.
la Corte Interamericana concluyó en esa ocasión:
“1. Que deben considerarse como garantías judiciales indispensables no
susceptibles de suspensión… el hábeas corpus (art. 7.6), el amparo, o
cualquier otro recurso efectivo ante los jueces o tribunales competentes
(art. 25.1), destinado a garantizar el respeto a los derechos y libertades
cuya suspensión no está autorizada por la misma Convención.
2. También deben considerarse como garantías judiciales indispensables
que no pueden suspenderse, aquellos procedimientos judiciales, inherentes
a la forma democrática representativa de gobierno (art. 29.c), previstos en
el derecho interno de los Estados Partes como idóneos para garantizar la
81
OC-9/87, párr. 27.
82
Ibídem, párr. 29.
83
El artículo 29 –titulado “Normas de interpretación”– dispone que: “Ninguna disposición de la presente
Convención puede ser interpretada en el sentido de : c) excluir otros derechos y garantías que son
inherentes al ser humano o que se derivan de la forma democrática representativa de gobierno”

84
OC-9/87, párr. 37.
85
Ibídem, párrs. 34 y 35.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
40
plenitud del ejercicio de los derechos a que se refiere el artículo 27.2 de
la Convención y cuya supresión o limitación comporte la indefensión de
tales derechos”.
3. Que las mencionadas garantías judiciales deben ejercitarse dentro del
marco y según los principios del debido proceso legal, recogido por el
artículo 8 de la Convención”
86
.
Resumiendo, tanto la Convención Americana como la Corte enfatizan que
la norma en el sistema es que los derechos sean respetados y garantizados;
la excepción es la suspensión de la obligación internacional de los Estados
de garantizar el ejercicio y goce de los derechos, cuando circunstancias muy
especiales así lo aconsejan. Esta suspensión, sin embargo, no puede hacerse
respecto de las garantías de los derechos respecto de los cuales no hay posibi-
lidad de suspensión de obligaciones ni puede significar la no operabilidad del
principio de legalidad.
iii)

El requisito de proporcionalidad se expresa en el artículo 27 de la
Convención Americana que permite la suspensión “en la medida y por el tiempo
estrictamente limitados a las exigencias de la situación”. Si la exigencia de la
situación es lo que justifica las medidas, las normas internacionales implican
que las medidas que se tomen, además de ser proporcionales en tiempo y forma,
deben ser conducentes al objetivo de superar la emergencia que le da origen. Hay
aquí que hacer presente que esa exigencia se aplica tanto a la medida general
de restringir un derecho, como a cada medida particular que la autoridad tome
en aplicación de la medida general”
87
.
El principio de proporcionalidad, que tiene su origen en el principio de la
necesidad
88
, se vincula con la idea de que las medidas necesarias adoptadas
deben también ser adecuadas, debiendo haber una relación entre el peligro
que acecha a la comunidad y los medios para contrarrestar dicho peligro
89
;
las acciones que emprenda la autoridad limitando los derechos y libertades
fundamentales no deben exceder nunca el límite de racionalidad propio de
toda medida restrictiva
90
.
86
OC-9/87, párr. 41.
87
OC-8/87, párr. 39.
88
F. Meléndez, La Suspensión de los Derechos Fundamentales en los Estados de Excepción Según el
Derecho Internacional de los Derechos Humanos, Instituto Interamericano de Derechos Humanos,
San José, Costa Rica, 1999.
89
Ibídem, pp. 95-97.
90
“Este principio, al igual que su fundamento –la legítima defensa–, supone la existencia de un peligro
inminente y exige una relación de adecuación entre éste y los medios utilizados para repelerlo. A su
vez, éstos, para ser legítimos, deberán ser proporcionales a la gravedad del peligro. De manera tal,
que todo exceso en el empleo de los medios convierte en ilegítima ‘la defensa’, la que se transforma
así en agresión”. Informe del Relator Especial de la Subcomisión de Derechos Humanos, sobre la
II. LA CONVENCIÓN AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS
41
Por su parte la Corte Interamericana ha expresado la misma idea al señalar
que:
“la juridicidad de las medidas que se adopten para enfrentar cada una
de las situaciones especiales a que se refiere el artículo 27.1 dependerá,
entonces, del carácter, intensidad, profundidad y particular contexto de la
emergencia, así como de la proporcionalidad y razonabilidad que guarden
las medidas adoptadas respecto de ella”
91
.
los límites a que se alude apuntan a dos aspectos: la forma de afectación
de los derechos y las personas que se verán afectadas por dichas medidas. En
cuanto a la forma en que se ven afectados los derechos, la autoridad no debe
en ninguna circunstancia excederse en el rigor de las medidas, que deben ser
solamente aquéllas que constituyen un medio idóneo y indispensable para res-
tablecer la normalidad. En cuanto a las personas afectadas, la autoridad debe
limitarse a suspender el ejercicio de los derechos de aquellas personas que
estén directamente involucradas en la situación de emergencia, sin afectar los
derechos de personas distintas de éstas
92
.
Para concluir, hay que tener presente que, puesto que la Convención
establece normas para la declaración de emergencia y para su aplicación, la
competencia de la Comisión y de la Corte incluye el evaluar la declaración de
estado de emergencia a la luz del artículo 27, ya que la disposición es una norma
vinculante para los Estados Partes igual que cualquier otra de la Convención, y
la Comisión y la Corte son los órganos encargados de controlar la observancia
de las disposiciones de la Convención por parte de los Estados partes. Una in-
terpretación contraria traería como resultado anular el sentido del artículo 27 y
de varios otros artículos de la Convención, disminuyendo en forma significativa
el efecto beneficioso que la Convención pueda tener para los derechos humanos
en el continente. Es probable que en el ejercicio de su competencia los órganos
regionales de supervisión tendrán en consideración el hecho de que los gobiernos
pueden tener más información a su disposición que la que ellos poseen sobre
los problemas de sus Estados y cuidarán de llevar a cabo su supervisión de una
manera razonable. No hay que olvidar en este punto que el hecho de que la
decisión sobre la justificabilidad de las restricciones a los derechos humanos
impuestas por un Estado, ya sean permanente o temporales, quede entregada,
en último término, al órgano internacional que supervisa
93
, implica que dicha
Protección de los Derechos Humanos bajo los Estados de Sitio o de excepción, (E/CN.4/Sub.2/1997/19
del 23.vI-1997), párr. 84.
91
OC-8/87, párr. 22.
92
H. Faúndez–ledesma, El sistema interamericano de protección de los derechos humanos: aspectos
institucionales y procesales, Instituto Interamericano de Derechos Humanos, San José, Costa Rica,
1999, p. 155.
93
las facultades de dichos órganos están establecidas en los tratados respectivos. los artículos 44 y 45 de
la Convención Americana facultan a la Comisión Interamericana para conocer de denuncias o quejas
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
42
decisión debe también poder ser controlada tanto en su razonabilidad como
en su legalidad por los tribunales de justicia domésticos, ya que la supervisión
internacional es subsidiaria.
7. atrIbucIón de resPonsabILIdad
De conformidad con el artículo 1.1, los Estados se comprometen al respeto
de los derechos y libertades de las personas “sujeta(s) a su jurisdicción”, de
modo que es sólo respecto de actos u omisiones que afecten a personas que
estén en esa circunstancia que se puede atribuir responsabilidad a los Estados
por presuntas violaciones a los derechos humanos de la Convención.
los proyectos que dieron origen a la Convención contenían la obligación
de los Estados de respetar y garantizar los derechos humanos de las personas
“sujetas a su territorio y a su jurisdicción”
94
, pero, al momento de aprobar
la Convención, sólo se hizo referencia a la jurisdicción. Al optar los Estados
por delimitar el campo de aplicación de la Convención a lo que cae bajo su
“jurisdicción”, optaron por un criterio amplio que incluye no sólo los actos
u omisiones imputables a agentes estatales como violación de obligaciones
convencionales, realizados o dejados de realizar dentro del territorio, sino que
incluye la responsabilidad por actos u omisiones ejecutados, eventualmente,
fuera del territorio, pero dentro del campo de jurisdicción del Estado, como
podrían ser las actuaciones de un ejército de ocupación, o actos perpetrados
en un recinto diplomático
95
.
En el Estado actual del derecho internacional de los derechos humanos se
comienza a discutir el significado y el ámbito de lo que se denomina “jurisdic-
ción”. Ha habido un intento de ampliación del concepto, por ejemplo, con la
interposición del caso Bankovic ante la Corte Europea
96
, en el que se argumenta
un país que se introduce en el espacio aéreo de otro Estado y lo bombardea,
de violación de la Convención, cualquiera que ella sea; el artículo 62 faculta a la Corte Interamericana
para conocer, dadas ciertas condiciones, “todos los casos relativos a la interpretación o aplicación”
de dicha Convención.
94
Anuario Interamericano de Derechos Humanos 1968, Secretaría general de la organización de Estados
Americanos. Washington D.C., 1973, pp. 236-418.
95
En el sistema europeo ver: Corte EDH, Case Cyprus v. Turkey, App. 25781/97, jugdment of May 10,
2001. Un análisis de este fallo en: F. Hoffmeister, “Cyprus v. Turkey”, en The American Journal of
International Law, volume 96, Issue 2, 2002, pp. 445-452. En la jurisprudencia del Comité Derechos
Humanos de Naciones Unidas, ver: Caso López-Burgos v. Uruguay, Comunicación 52/1979, resolución
29 de julio de 1981, párr. 12.3.
96
Corte E.D.H., Comunicación 52207/99 de Bankovic et al contra Bélgica, República Checa, Dinamarca,
Francia, Alemania, Grecia, Hungría, Islandia, Italia, Luxemburgo, Holanda, Noruega, Polonia,
Portugal, España, Turquía y el Reino Unido, decisión de admisibilidad de la gran Cámara, 12 de
diciembre de 2001.
II. LA CONVENCIÓN AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS
43
ejerce en ese momento “jurisdicción” para los efectos de su responsabilidad
por las violaciones de derechos humanos presuntamente cometidas. la petición
sostiene que el control de la oTAN sobre el espacio aéreo durante ese bombar-
deo era “casi tan completo como el control de Turquía sobre el territorio del
Norte de Chipre”, habiendo sido Turquía encontrada como ejerciendo soberanía
sobre la zona para los efectos de atribuirle responsabilidad por las violaciones
de derechos humanos allí cometidas
97
. El caso fue declarado inadmisible al
haberse inclinado la Corte por una noción “esencialmente territorial” de la
jurisdicción
98
.
la Comisión Interamericana declaró admisible un caso que contenía 60
peticiones similares, referido a la acción militar llevada a cabo por Estados Unidos
en Panamá en diciembre de 1999 con el fin de apresar a Manuel Noriega
99
;
también declaró admisible un caso referido al bombardeo de Estados Unidos
con grenada que destruyó el Richmond Hill Insane Asylum, causando la muerte
de 16 personas
100
. Esto se hizo a pesar de que la Comisión podría haber argu-
mentado, siguiendo a la Corte Europea, que los afectados no estaban “Bajo
la jurisdicción” de Estados Unidos. Desgraciadamente, no se dio fundamento
alguno para la decisión.
Una de las consecuencias de que el derecho internacional de los derechos
humanos haya emergido como una rama del derecho internacional público ha
sido la dificultad de adaptar conceptos apropiados para las relaciones entre
los Estados a las relaciones entre Estados e individuos. Uno podría pensar
que el concepto de jurisdicción, para los efectos de atribuir responsabilidad
a un Estado, debería relacionarse más con la capacidad del Estado de llevar
a cabo actos violatorios, pero ésta es una idea que requiere todavía de mucha
elaboración y desarrollo.
otro aspecto de la atribución de responsabilidad dice relación con los actos
cometidos por particulares, lo que la Corte Interamericana desarrolló en su primer
fallo. En el caso velásquez Rodríguez
101
, la Corte se vio en la necesidad de
determinar si el Estado debía responder internacionalmente por las violaciones
de derechos humanos presumiblemente cometidas por particulares. Para ello,
la Corte pasó revista a las principales instituciones del derecho internacional
97
Comunicación de familiares de cuatro nacionales de la República Federal de yugoslavia ante la Corte
Europea, p. 20. El caso a que se hace referencia es el de Loizidou c. Turquía, Preliminary objections,
310 Eur.Ct.H.R. (ser.A.), 1995.
98
Corte E.D.H., Comunicación 52207/99 de Bankovic et al contra Bélgica, op. cit, nota 96, párr. 62.
99
CIDH, Caso 10573, Informe 31/93 de 14 de octubre de 1993, reproducido en CIDH, Informe Anual
de 1993 (oEA/Ser.l/v/II.85).
100
CIDH, Caso 9213, Decisión sobre Admisibilidad, reproducido en CIDH, Informe Anual 1986-1987,
(oES7Ser.l/vC/II.71, Doc.9, rev. 1). Este caso terminó con una solución amistosa y la Comisión no
elaboró argumentos sobre el problema de la jurisdicción.
101
Caso Velásquez Rodríguez Vs. Honduras, op. cit. Nota 27.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
44
sobre la atribución de responsabilidad, concluyendo que el Estado podía in-
currir en responsabilidad internacional de manera directa, por actuaciones de
sus agentes, e indirecta, por dejar de actuar ante acciones de particulares que
infringieran los derechos de la Convención.
En cuanto a la responsabilidad directa, la Corte expresó que:
“169. Conforme al artículo 1.1 es ilícita toda forma de ejercicio del poder
público que viole los derechos reconocidos por la Convención. En tal sen-
tido, en toda circunstancia en la cual un órgano o funcionario del Estado o
de una institución de carácter público lesione indebidamente uno de tales
derecho, se está ante un supuesto de inobservancia del deber de respeto
consagrado en ese artículo”.
Aclara también la Corte que dicha responsabilidad puede emanar de la
actuación de cualquiera de sus agentes y cualesquiera que fueran las circuns-
tancias de la acción:
“170. Esa conclusión es independiente de que el órgano o funcionario
haya actuado en contravención de disposiciones del derecho interno o
desbordado los límites de su propia competencia, puesto que es un prin-
cipio de Derecho internacional que el Estado responde por los actos de
sus agentes realizados al amparo de su carácter oficial y por las omisiones
de los mismos aun si actúan fuera de los límites de su competencia o en
violación del derecho interno”.
Respecto de la responsabilidad indirecta, la Corte señaló que:
“172. (…) un hecho ilícito violatorio de los derechos humanos que ini-
cialmente no resulte imputable directamente a un Estado por ejemplo,
por ser obra de un particular o por no haberse identificado al autor de la
transgresión, puede acarrear la responsabilidad internacional del Estado,
no por ese hecho en sí mismo, sino por falta de la debida diligencia para
prevenir la violación o para tratarla en los términos requeridos por la
Convención”
102
.
Más adelante, el fallo especifica este criterio y señala:
“182. la Corte tiene la convicción, y así lo ha dado por probado, de que
la desaparición de Manfredo velásquez fue consumada por agentes que
actuaron bajo la cobertura de una función pública. Pero, aunque no hu-
biera podido demostrarse tal cosa, la circunstancia de que el aparato del
Estado se haya abstenido de actuar, lo que está plenamente comprobado,
representa un incumplimiento imputable a Honduras de los deberes con-
102
Ibídem, párr. 172.
II. LA CONVENCIÓN AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS
45
traídos en virtud del artículo 1.1 de la Convención, según el cual estaba
obligada a garantizar a Manfredo velásquez el pleno y libre ejercicio de
sus derechos humanos”
103
.
El fundamento de dicha responsabilidad lo explora la Corte en los siguien-
tes términos:
“173. […] lo decisivo es dilucidar si una determinada violación a los
derechos humanos reconocidos por la Convención ha tenido lugar con el
apoyo o la tolerancia del poder público o si éste ha actuado de manera que
la transgresión se haya cumplido en defecto de toda prevención o impune-
mente. En definitiva, de lo que se trata es de determinar si la violación a
los derechos humanos resulta de la inobservancia por parte de un Estado
de sus deberes de respetar y de garantizar dichos derechos, que le impone
el artículo 1.1 de la Convención”.
De esta forma se observa que el Estado puede ser responsable por las
violaciones convencionales cometidas en forma directa por sus agentes (de
cualquier órgano del Estado), o bien, dicha responsabilidad puede emanar de
una omisión del Estado de actuar en aquellos casos en que particulares afectan
los derechos convencionales. Es decir, la omisión de garantizar efectivamente
el libre y pleno ejercicio de los derechos convencionales acarrea la responsa-
bilidad del Estado.
El desarrollo jurisprudencial que se comenta se ha producido respecto de
casos en que el Estado no actúa efectivamente ante situaciones que obedezcan a
un patrón sistemático de violaciones de derechos humanos, esto es, en aquellas
situaciones en que la estructura del Estado no previene, ni garantiza, de manera
alguna todos o ciertos derechos fundamentales o los derechos de un grupo es-
pecífico de la población
104
. En los casos en que no se den estas circunstancias
probablemente la Corte examinará con mucha rigurosidad los requisitos para
que pueda atribuirse al Estado un incumplimiento de sus obligaciones bajo la
Convención.
8. normas de InterPretacIón en La convencIón
En el artículo 29 de la Convención se establecen cuatro normas espe-
ciales de interpretación de las disposiciones de la Convención. El artículo
29 dispone:
103
Ibídem, párr. 182.
104
Para una definición de la situación de violación masiva y sistemática, ver C. Medina, op. cit. Nota 62,
pp. 17-19.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
46
Ninguna disposición de la Convención será interpretada en el sentido de:
a. permitir a alguno de los Estados Partes, grupo o persona, suprimir el goce
o ejercicio de los derechos y libertades reconocidos en la Convención o
limitarlos en mayor medida que la prevista en ella;
b. limitar el goce y ejercicio de cualquier derecho o libertad que pueda estar
reconocido de acuerdo con las leyes de cualquiera de los Estados Partes o
de acuerdo con otra convención en que sea parte uno de dichos Estados;
c. excluir otros derechos y garantías que son inherentes al ser humano o que
se derivan de la forma democrática representativa de gobierno, y
d. excluir o limitar el efecto que puedan producir la Declaración Americana
de Derechos y Deberes del Hombre y otros actos internacionales de la
misma naturaleza.
las letras a) y b) del artículo contienen normas claras y de conocida apli-
cación en el derecho internacional de los derechos humanos. las dos últimas
letras, por el contrario, parecen contener normas exclusivamente americanas
y plantean cuestiones que deberán ser resueltas en el futuro. Por ejemplo,
¿Debe la norma del artículo 29.c ser interpretada en el sentido de que existen
algunos derechos y garantías que deben ser respetados a pesar de no estar
incluidos en alguna norma nacional o internacional? ¿Qué criterios se utilizan
para identificarlos?
Con respecto al artículo 29.d, ha surgido ya una pregunta que fue contestada
por la Corte Interamericana en la forma de una opinión consultiva emitida a
requerimiento del gobierno del Colombia
105
, en la que la Corte señaló que por
efecto de dicha disposición, tenía la facultad para interpretar la Declaración
Americana

con ocasión de la interpretación de una norma convencional.
105
OC-10/89.
47
III. Los órganos Para La PromocIón
y La ProteccIón de Los derechos humanos
en La convencIón amerIcana
la Convención Americana establece en su artículo 33 dos órganos espe-
ciales que “tendrán competencia en las materias relativas al cumplimiento de
los compromisos adquiridos por los Estados Partes en esta Convención”: la
Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Corte Interamericana de
Derechos Humanos.
1. La comIsIón InteramerIcana
de derechos humanos
Por Resolución 253
106
, el Consejo Permanente de la oEA decidió que los
procedimientos establecidos por la práctica de la Comisión y los que se creaban
como consecuencia de la nueva Convención coexistirían. Como consecuencia
de esta decisión, el sistema interamericano está dividido en dos. Una parte la
componen los mecanismos desarrollados en el marco de la carta de la oEA y
la otra, los derivados de la Convención. De los primeros, algunos se aplican
por la Comisión a todos los Estados miembros de la oEA, sean o no partes en
la Convención
107
y otros, sólo a los Estados miembros que no son parte en la
Convención
108
. los segundos se aplican por la Comisión y por la Corte –en caso
que se le haya dado competencia– sólo a los Estados partes de ese tratado
109
.
los mecanismos están regulados con más detalle en los Estatutos de la Comisión
y de la Corte y en sus respectivos Reglamentos. En el Estatuto de la Comisión
y, principalmente, en su Reglamento, la división teórica entre mecanismos para
Estados miembros de la oEA y mecanismos para Estados partes en la Convención es
mínima. la práctica de la Comisión disminuye aún más estas pequeñas diferencias
y cuando se empezó a aplicar la Convención era a menudo casi imposible discernir
la calidad del Estado que estaba siendo controlado por ese órgano
110
.
106
Resolución CP/RES.253 (343/78) “Transición entre la actual Comisión Interamericana de Derechos
Humanos y la Comisión prevista en la Convención Americana sobre Derechos Humanos”, adoptada
por el Consejo Permanente de la organización el 20 de septiembre de 1978.
107
Estatuto Comisión, artículo 18. El Estatuto de la Comisión fue aprobado mediante la Resolución Nº 447
adoptada por la Asamblea general de la oEA en su noveno período ordinario de sesiones, celebrado
en la Paz, Bolivia, octubre de 1979.
108
Ibídem, artículo 20.
109
Ibídem, artículo 19.
110
C. Medina, op. cit., Nota 62, pp. 144-152.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
48
la Comisión Interamericana de Derechos Humanos se compone de siete
miembros, que deberán ser “personas de alta autoridad moral y reconocida
versación en materia de derechos humanos”
111
. los miembros de la Comisión
son elegidos por la Asamblea general de la oEA de una lista de candidatos
propuesta por los gobiernos de todos los Estados miembros. Cada gobierno
puede proponer hasta tres candidatos que pueden ser nacionales de cualquier
Estado miembro de la oEA. En esta terna, por lo menos un candidato debe ser
nacional de un Estado que no sea el que lo propone
112
. No pueden ser miembros
de la Comisión dos personas de la misma nacionalidad durante el mismo man-
dato
113
. los miembros de la Comisión son elegidos por un período de cuatro
años y pueden ser reelectos sólo una vez
114
.
El Estatuto de la Comisión declara incompatible “el cargo de miembro
de la Comisión con otras actividades que pudieran afectar su independencia o
imparcialidad, o la dignidad o el prestigio de su cargo en la Comisión”
115
. Es de
competencia de la Comisión decidir la incompatibilidad por el voto afirmativo de
por lo menos cinco de sus miembros. Una vez tomada la decisión, la Comisión
somete el caso a la Asamblea general para su resolución final, la que, si admite
la inhabilidad, acarrea la remoción de su cargo del miembro de la Comisión
116
.
También a solicitud de la Comisión, sus miembros pueden ser removidos de su
cargo por la Asamblea general por cometer una violación seria de cualquiera
de las obligaciones especificadas en el artículo 9 del Estatuto
117
.
El Reglamento de la Comisión en su artículo 17 establece normas para
realizar discusiones y votaciones en las sesiones de la Comisión. Una muy
importante impide participar en la discusión, investigación, deliberación o
decisión de una materia presentada a la Comisión a los miembros que: (i)
“fuesen nacionales del Estado objeto de consideración, general o específica”,
o que “estuviesen acreditados o cumpliendo una misión especial como agentes
diplomáticos ante dicho Estado”; o (ii) “previamente hubiesen participado, a
cualquier título, en alguna decisión sobre los mismos hechos en que se funda el
asunto” o que hubiesen “actuado como consejeros o representantes de alguna
de las partes interesadas en la decisión”.
En los Estados partes de la Convención, los miembros de la Comisión tienen
derecho a gozar de “las inmunidades reconocidas a los agentes diplomáticos
111
CADH, artículo 34.
112
Ibídem, artículo 36.
113
Ibídem, artículo 37.2
114
Ibídem, artículo 37.1
115
Estatuto Comisión, artículo 8; en el mismo sentido, CADH, artículo 71; Reglamento Comisión,
artículo 4.
116
Estatuto Comisión, artículo 8.
117
CADH, artículo 73; Estatuto Comisión, artículo 10.
III. LOS ÓRGANOS PARA LA PROMOCIÓN Y LA PROTECCIÓN…
49
por el derecho internacional”
118
. Parece claro que, ya que la disposición no hace
diferencia entre los Estados partes, no es posible interpretarla como eximiendo
al Estado del cual es nacional el miembro de la Comisión del deber de respetar
la inmunidad
119
. En los territorios de aquellos Estados miembros de la oEA
que no son partes de la Convención, el Estatuto provee que los miembros de
la Comisión “gozarán de los privilegios e inmunidades correspondientes a sus
cargos, necesarios para desempeñar con independencia sus funciones”
120
.
la Comisión se reúne al menos dos períodos de sesiones al año y el número
de sesiones extraordinarias que se consideren necesarias
121
. las sesiones de la
Comisión serán reservadas, a menos que se decida lo contrario
122
. Para constituir
quórum es necesaria la presencia de una mayoría absoluta de los miembros
123
.
En general, las decisiones se toman por mayoría de los miembros presentes
124
.
Algunas decisiones deben ser tomadas por la mayoría absoluta de los miembros
de la Comisión
125
. los miembros, estén o no de acuerdo con las decisiones de
mayoría, tendrán derecho a presentar su voto razonado por escrito, el que se
incorporará al informe o proyecto según sea el caso
126
.
En su Reglamento del año 2000 la Comisión integró formalmente un me-
canismo de trabajo conformado por Relatorías y grupos de trabajo. Respecto
de las Relatorías, el actual Reglamento señala que estas podrán ser creadas
para el mejor cumplimiento de las funciones de la Comisión; los titulares serán
designados por la mayoría absoluta de los miembros de la comisión y podrán
ser miembros de dicho órgano o personas ajenas a él. la Comisión establecerá
las características del mandato y los relatores presentarán periódicamente al
plenario de la Comisión sus planes de trabajo
127
. En cuanto a los grupos de
trabajo, se establece que la Comisión “podrá crear grupos de trabajo o comités
para la preparación de sus períodos de sesiones o para la realización de pro-
gramas y proyectos especiales” y que éstos serán integrados de la manera más
adecuada
128
. la modificación del reglamento de la Comisión en 2006 introdujo
reglas sobre la designación de relatores especiales. Esta nueva normativa esta-
blece un concurso público que contempla una convocatoria abierta con el fin
de posibilitar la mayor cantidad de candidaturas y la posibilidad de tomar en
118
CADH, artículo 70.
119
Sobre la inmunidad diplomática en el derecho internacional, ver Convención de viena sobre Relaciones
Diplomáticas, de 18 de abril de 1961; entró en vigencia el 24 de abril de 1964.
120
Estatuto Comisión, artículo 12.2.
121
Reglamento Comisión, artículo 14.
122
Ibídem, artículo 14.3.
123
Ibídem, artículo 16.
124
Ibídem, artículo 18.2.
125
Ibídem, artículo 18.1.
126
Ibídem, artículo 19.
127
Ibídem, artículo 15.1.
128
Ibídem, artículo 15.2.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
50
cuenta los criterios que los Estados miembros de la oEA y las organizaciones
de la sociedad civil hayan indicado como relevantes para el desempeño del
cargo. De igual forma la Comisión tomará en cuenta criterios para que entre los
finalistas se encuentren candidatas y candidatos que representen equitativamente
a hombres y mujeres así como también la diversidad racial y la distribución
geográfica del continente
129
.
la Comisión tiene básicamente procedimientos para controlar la conducta
de los Estados con respecto a los derechos humanos establecidos ya sea en
la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre o en la
Convención Americana sobre Derechos Humanos. El primer procedimiento
le permite examinar la situación general de derechos humanos en el territo-
rio de un Estado determinado y preparar un informe sobre esta situación. El
otro le permite

conocer de los casos de violaciones individuales de derechos
humanos.
2. La corte InteramerIcana de derechos humanos
la Corte Interamericana de Derechos Humanos está compuesta por siete
jueces, que deben ser nacionales de los Estados miembros de la oEA, pero
no necesariamente de los Estados partes de la Convención
130
. los jueces son
elegidos por los Estados partes en la Convención de una lista formada por
esos mismos Estados y que contiene los nombres de juristas “de la más alta
autoridad moral, de reconocida competencia en materia de derechos humanos,
que reúnan las condiciones requeridas para el ejercicio de las más elevadas
funciones judiciales conforme a la ley del país del cual sean nacionales o del
Estado que los proponga como candidatos”.
131
No puede haber dos jueces de
la misma nacionalidad
132
. la duración del cargo es de 6 años y sólo pueden
ser reelegidos una vez
133
.
El artículo 55 de la Convención Americana dispone que “[e]l juez que sea
nacional de alguno de los Estados Partes en el caso sometido a la Corte, con-
servará su derecho a conocer el mismo” y que “[s]i uno de los jueces llamados
a conocer del caso fuere de la nacionalidad de uno de los Estados Partes, otro
Estado Parte en el caso podrá designar a una persona de su elección para que
integre la Corte en calidad de juez ad hoc”. Esta norma está claramente destinada
129
Comisión IDH. Comunicado de Prensa Nº 41/06, consultado el 11 de diciembre de 2006 en http://www.
cidh.org
130
CADH, artículo 52.
131
Ibídem,

artículo 52.1.
132
Ibídem, artículos 52 y 53.
133
Ibídem, artículo 54.
III. LOS ÓRGANOS PARA LA PROMOCIÓN Y LA PROTECCIÓN…
51
a regular una situación en la que haya dos Estados contendiendo el uno con el
otro, en fiel aplicación del principio de la igualdad jurídica de los Estados. El
Reglamento de la Corte reproduce en su artículo 18 esta norma y la desarrolla
en términos semejantes. Sin embargo, a pesar de la norma convencional y de la
reglamentaria, la práctica de la Corte es hasta ahora la de invitar a los Estados
a nombrar un juez ad hoc y a permitir al juez titular conservar su derecho a
conocer los casos individuales en que se examina la conducta del Estado del
cual él es nacional aun cuando no haya otro Estado como contraparte. Con esta
práctica se ha atentado contra los principios de independencia e imparcialidad de
los órganos jurisdiccionales, ya que la imparcialidad no sólo debe ser subjetiva
sino que también objetiva, es decir, debe poder percibirse razonablemente por
aquél que tiene un interés directo en el caso
134
, en este caso la víctima. Ahora
que la Corte Interamericana le ha dado un papel de actor procesal a la víctima, a
través de la reforma de su Reglamento en el año 2000
135
, se observa con mucha
mayor claridad lo erróneo de este procedimiento y su contradicción básica con
las normas del debido proceso establecidas en el artículo 8 de la Convención.
El cumplimiento de estas exigencias por la Corte Interamericana de Derechos
Humanos, además, interesa no sólo al individuo cuya alegada violación de de-
rechos humanos se está investigando, sino que a todos los que participan en el
sistema interamericano.
El Estatuto de la Corte prohíbe a los jueces participar en asuntos en que ellos
o sus parientes tuvieren interés directo o hubieren intervenido anteriormente
como agentes, consejeros o abogados, o como miembros de un tribunal nacional
o internacional, o de una comisión investigadora, o en cualquier otra calidad, a
juicio de la Corte
136
. los jueces están sometidos a la potestad disciplinaria de
la Asamblea general de la oEA
137
.
los jueces gozan de las mismas inmunidades que los miembros de la
Comisión. Además, durante el ejercicio de sus cargos gozan de los privilegios
134
Al respecto ver Caso de la “Panel Blanca” (Paniagua Morales y Otros) Vs. Guatemala. Resolución de 11
de septiembre de 1995, considerando, párrs. 1-4 y resuelve. En la misma resolución, voto Razonado del
Juez A. A. Cançado Trindade, párrs. 1-6. En Academia de Derechos Humanos y Derecho Internacional
Humanitario, Proyecto del Repertorio de Jurisprudencia del Sistema Interamericano de Derechos Humanos,
Consultado el 7 de marzo de 2007 en http://www.wcl.american.edu/humright. En las reparaciones del caso
Trujillo oroza vs. Bolivia, el juez ad hoc de la causa en su voto razonado citó a la Corte Internacional de
Justicia para justificar “la obligación especial de esforzarse por asegurar que, hasta donde sea razonable,
cada argumento relevante, que sea favorable a la parte que lo ha nombrado, haya sido completamente
apreciado en el curso de la consideración colegiada […]”. En voto Razonado del Juez Charles N.
Broker. Caso Trujillo Oroza Vs. Bolivia. Reparaciones, párr. 1. Citado en H. Faúndez, op. cit. Nota 92,
pp. 182.
135
Reglamento Corte, artículo 23.
136
Estatuto Corte, artículo 19. Aprobado mediante la Resolución No. 448 adoptada por la Asamblea
general de la oEA en su noveno período ordinario de sesiones, celebrado en la Paz, Bolivia, octubre
de 1979.
137
Ibídem, artículo 20.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
52
diplomáticos necesarios para el desempeño de sus funciones
138
. los jueces
están también sujetos a incompatibilidades
139
. A diferencia del Estatuto de la
Comisión, el Estatuto de la Corte señala algunos cargos que generan incompa-
tibilidad
140
y otros que no la generan, en nuestra opinión de manera que no se
condice con el espíritu y la letra del artículo 7.1 de la Convención.
los idiomas oficiales de la Corte son el español, inglés, portugués y francés.
Cada caso se conoce en el idioma que la Corte haya acordado como idioma de
trabajo para ese año, sin perjuicio de lo cual podrá adoptarse, en un caso deter-
minado,

el idioma de alguna de las partes, si es uno de los idiomas oficiales de la
Corte
141
. Hasta ahora la Corte trabaja casi exclusivamente en castellano, aunque
tiene interpretación y traducción al inglés. la Corte “celebrará los períodos or-
dinarios de sesiones que sean necesarios durante el año para el cabal ejercicio de
sus funciones” en las fechas que al efecto se determinen en la sesión ordinaria
anterior, las que podrán ser modificadas por el Presidente en caso de circunstancias
excepcionales
142
. Normalmente hay cuatro períodos de sesiones al año, de dos
semanas cada uno. las sesiones extraordinarias serán convocadas por el Presidente
ya sea por propia iniciativa o por solicitud de la mayoría de los jueces
143
. Desde
el año 2003, la Corte ha empezado a realizar sesiones extraordinarias en Estados
diferentes al de su sede, Costa Rica. Hasta finales del 2006 se habían efectuado
sesiones en Chile, Paraguay, Brasil, Argentina y El Salvador.
las audiencias de la Corte son públicas, pero sus deliberaciones se realizan
en privado
144
. El quórum para las deliberaciones de la Corte es de cinco jueces.
la votación de resoluciones se hace normalmente punto por punto y se toma
por mayoría de los jueces presentes;

en caso de haber empate, decide el voto del
presidente
145
.
la Corte tiene dos funciones distintas. Una es la de resolver los casos con-
tenciosos

sobre una presunta violación a la Convención por parte de un Estado
parte, y la otra, la de emitir opiniones consultivas en los casos señalados en
el artículo 64 de la Convención. Aunque la Corte es calificada en su Estatuto
como un órgano de la Convención, sus funciones exceden claramente ese tra-
tado, como se verá más adelante. Hubo un esfuerzo infructuoso de la Corte en
1985 de obtener su incorporación como un órgano más de la oEA y no se ha
intentado nuevamente.
138
CADH, artículo 70.
139
Ibídem, artículo 71.
140
Estatuto Corte, artículo 18.
141
Reglamento Corte, artículo 20 Nos. 1 y 2.
142
Ibídem, artículo 11.
143
Ibídem, artículo 12.
144
Estatuto Corte, artículo 24.
145
Reglamento Corte, artículos 13, 14 y 15.
53
Iv. eL ProcedImIento Para conocer
de Las vIoLacIones aIsLadas
de derechos humanos
El sistema interamericano tiene un procedimiento para conocer de las vio-
laciones aisladas de derechos humanos similar al del antiguo sistema europeo y
al del Protocolo opcional al Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.
Este procedimiento tiene, sin embargo, algunas diferencias significativas con
los otros, producto del propósito de adaptarlo al contexto político y social en
que el sistema opera.
Es importante reiterar que la Comisión Interamericana no es sólo un
órgano de la Convención, sino que también es un órgano de la oEA
146
. Este
procedimiento que analizaremos en este capítulo se aplica (i) para proteger
los derechos humanos reconocidos en la Declaración Americana de Derechos
y Deberes del Hombre, cuando la presunta violación se atribuye a un Estado
miembro de la oEA que no sea parte en la Convención, (ii) para proteger los
derechos humanos del catálogo contenido en la Convención Americana, cuando
la presunta violación se atribuye a un Estado parte en la Convención y, (iii) para
proteger derechos específicos contenidos en otros instrumentos interamericanos,
cuando la violación se atribuye a un Estado parte en uno de ellos, en cuyo caso
el procedimiento a aplicar es el de la Convención Americana
147
. En las páginas
que siguen se examinarán ambos procedimientos, que escasamente difieren en
la etapa de la Comisión, siendo su diferencia principal que los casos seguidos
contra los Estados que no son parte de la Convención o que, siéndolo, no han
reconocido la competencia contenciosa de la Corte, no pueden ser remitidos a
ésta a menos que el Estado dé su consentimiento expreso para ello.
146
Carta oEA, artículo 112.
147
ver CADH, artículo 48; Reglamento Comisión, artículos 23 y 48.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
54
a. eL ProcedImIento ante La comIsIón InteramerIcana
de derechos humanos
148
1. La primera etapa
Para que una comunicación pueda ser conocida por un órgano internacio-
nal, es necesario que se cumplan requisitos de dos tipos: algunos se refieren
a la competencia del mismo tanto en razón de las personas que las impulsan,
como la fecha y el lugar en que los hechos suceden y la materia del caso;
otros permiten al órgano no admitir la tramitación de un caso que cumple
con los requisitos de competencia si se dan otras circunstancias, que pueden
ser sólo formales o decir relación con hechos que, si se superan, permiten la
tramitación.
la Comisión divide el examen de estos requisitos en dos categorías.
Una es la competencia, que agrupa las clásicas cuatro condiciones que se
examinan para determinarla: la persona, activa y pasiva; el lugar; el tiempo;
y la materia. la otra es la de la admisibilidad, donde se encuentra el estu-
dio del agotamiento de los recursos internos, el plazo de presentación de la
comunicación, que la materia no esté pendiente de resolución ante otro pro-
cedimiento de arreglo internacional, y los requisitos formales de la petición.
Examina también bajo ese rubro el requisito establecido por el artículo 47.b.
que, en estricto derecho se refiere a la competencia en razón de la materia.
Seguiremos aquí el esquema que utiliza la Comisión. Estos segundos requi-
sitos son los de admisibilidad.
1.1. La competencia
la competencia de un órgano se examina en relación con: (i) la persona
que tiene el derecho de iniciar una comunicación (legitimación activa) y el
Estado contra el cual la comunicación se dirige (legitimación pasiva); (ii) los
derechos que se alega fueron violados (ratione materiae); (iii) la fecha en que
se produjeron los hechos respecto de los cuales se reclama (ratione temporis);
y (iv)) el lugar en que se produjeron esos hechos, que debe estar bajo la juris-
dicción del Estado que se alega es responsable (ratione loci).
148
Sobre algunos problemas de la tramitación de los casos individuales ante la Comisión, ver C. Medina,
“El derecho de queja individual ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Algunos
problemas de derecho y de práctica”, Cuadernos de Análisis Jurídico Nº 26. Curso de Entrenamiento
en Derecho Internacional de los Derechos Humanos, Conferencias Escogidas, Palacio de la Paz,
La Haya, 16 de septiembre-4 de octubre de 1991, Universidad Diego Portales, Santiago, 1993, pp.
147-167.
IV. EL PROCEDIMIENTO PARA CONOCER VIOLACIONES AISLADAS…
55
1.1.1. La competencia ratione personae
• Legitimación activa
la posibilidad de acceder al mecanismo de la Comisión mediante una
denuncia o petición individual de conformidad con lo preceptuado en el artí-
culo 44 de la Convención es amplia
149
y se diferencia de los procedimientos
establecidos en el Convenio Europeo
150
y en el Protocolo Facultativo del Pacto
Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que exigen que sea la víctima
quien actúe
151
. En cuanto a la naturaleza de esta disposición, se la ha entendido
como una actio populari, toda vez que permite que terceras personas, distintas
de la víctima, actúen ante la Comisión activando el procedimiento y llevándolo
adelante, sin que sea siquiera necesaria la intervención de la víctima. Así lo
ha establecido la propia Comisión: “Quien denuncia un hecho violatorio de
los derechos humanos ante la Comisión (…) no requiere la autorización de la
víctima”
152
. las características de las violaciones a los derechos humanos en
el continente justificaban esta medida; las situaciones de violaciones masivas y
sistemáticas, con un entorno de violencia y represión, traían como consecuencia
que, en muchos casos, la víctima no tenía posibilidad alguna de recurrir ante
los órganos de protección internos ni tampoco internacionales, por lo que era
necesario establecer una vía de acceso a la protección internacional expedita
y fácil
153
.
149
Artículo 44: “Cualquier persona o grupo de personas, o entidad no gubernamental legalmente reco-
nocida en uno o más Estados miembros de la organización, puede presentar a la Comisión peticiones
que contengan denuncias o quejas de violación de esta Convención por un Estado parte”.
150
Artículo 25 de Convenio Europeo. Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos
y de las libertades Fundamentales revisado de conformidad con el Protocolo Nº 11, completado
por los Protocolos Nº 1 y 6. El texto del Convenio Europeo fue modificado de conformidad con las
disposiciones del Protocolo Nº 3 (STE Nº 45), entrado en vigor el 21 de Septiembre de 1970, del
Protocolo Nº 5 (STE Nº 55), entrando en vigor el 1º de Enero de 1990. Incluía asimismo el texto del
Protocolo Nº 2 (STE Nº 44) que, de conformidad a su artículo 5 párrafo 3. formaba parte integrante del
Convenio desde su entrada en vigor el 21 de Septiembre de 1970. Todas las disposiciones modificadas
o añadidas por dichos Protocolos son sustituidas por el Protocolo Nº 11 (STE 155), a partir de la fecha
de su entrada en vigor el 1º de Noviembre de 1998. A partir de esa fecha, el Protocolo Nº 9 (STE
Nº 140), entrando en vigor el 1º de octubre de 1994, queda abrogado.
151
Esto es sin perjuicio de la ampliación que ha desarrollado la jurisprudencia europea al construir la
teoría de las víctimas indirectas y potenciales. Un estudio detallado en Cançado Trindade, Antonio.
“Co-existence and Co-ordination of Mechanisms of International Protection of Human Rights (At
global and Regional levels)”, en 202 Recueil des Cours de l’Académie de Droit International de la
Haye (1987) pp. 243-299, esp. pp. 262-283.
152
Comisión IDH, caso 1954,

Res. 59/81, publicado en Informe Anual 1981/82, p. 98 Uruguay.
153
“Pero la Convención Americana va más allá: la legitimatio ad causam, que extiende a todos y cualquier
peticionario, puede prescindir aún de alguna manifestación por parte de la propia víctima. El derecho
de petición individual, así ampliamente concebido, tiene como efecto inmediato ampliar el alcance de
la protección, sobre todo en casos en que las víctimas (v.g., detenidos incomunicados, desaparecidos,
entre otras situaciones) se vean imposibilitadas de actuar por cuenta propia, y necesitan de la inicia-
tiva de un tercero como peticionario en su defensa”. Corte IDH, voto concurrente juez A. Cançado
Trindade, Caso Castillo Petruzzi y otros Vs. Perú. Excepciones Preliminares, párr. 28.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
56
la existencia de un actio popularis no debe confundirse con el hecho
de que, para que la comunicación sea admisible, deba existir a lo menos una
víctima, que en el desarrollo jurisprudencial de los órganos de supervisión
internacional puede ser directa, cuando la violación final se produjo ya en su
contra, o potencial, es decir, cuando una persona corre el riesgo de ser afectada
directamente por el acto u omisión del cual quiere quejarse
154
. la clasifica-
ción de las víctimas en directas o potenciales ha servido para enfatizar que
el concepto de víctima no requiere que se produzca el daño último, pero, en
estricto rigor, hay siempre una afectación directa. En el caso de la sodomía,
por ejemplo, que consiste en la penalización de las relaciones sexuales entre
adultos de un mismo sexo que consienten y en privado, aunque cuando una
persona no haya sido procesada por ese delito, hay claramente una afectación
al derecho a la privacidad por la sola existencia de la ley. El efecto de esta
necesaria individualización de la víctima ha llevado a la Comisión a sostener
que no procedería el estudio de casos abstractos. En este sentido en un caso
conocido contra guatemala
155
, la Comisión se negó a iniciar el procedimiento
mientras no se señalara una víctima concreta.
Esta posición de la Comisión se refiere a sus facultades dentro del examen
de un caso individual. Sin embargo, como la Comisión tiene otras facultades,
como por ejemplo la del artículo 41.b de la CADH podría opinar sobre una ley
in abstracto haciendo uso de ellas. la Corte expresa esta idea diciendo:
“la jurisdicción contenciosa de la Corte se ejerce con la finalidad de proteger
los derechos y libertades de personas determinadas y no con la de resolver
casos abstractos. No existe en la Convención disposición alguna que permita
a la Corte decidir, en el ejercicio de su competencia contenciosa, si una ley
que no ha afectado aún los derechos y libertades protegidos de individuos
determinados es contraria a la Convención. Como antes se dijo, la Comisión
sí podría hacerlo y en esa forma daría cumplimiento a su función principal
de promover la observancia y defensa de los derechos humanos. También
podría hacerlo la Corte en ejercicio de su función consultiva en aplicación
del artículo 64.2 de la Convención” (énfasis añadido)
156
.
En cuanto a los peticionarios, la Convención ha establecido un requisito
en relación con las organizaciones no gubernamentales (oNg). Para tener
legitimatio ad causam deben estar reconocidas en cualquiera de los Estados
Miembros de la oEA, no importando si es o no el Estado denunciado. Para
el caso de que una petición sea presentada por una oNg que no se encuentre
154
ver P. van Dijk y g.J.H. van of., op. cit., Nota 70, pp. 39-49.
155
Comisión IDH, Caso 11.625, Morales de Sierra contra Guatemala, informe 04/01 (guatemala), publi-
cado en el Informe Anual 2000, (oEA/Ser./l/v/II.111, doc. 20 rev., 16 de abril 2001), párrs. 4-18.
156
OC-14/94, párr. 49.
IV. EL PROCEDIMIENTO PARA CONOCER VIOLACIONES AISLADAS…
57
reconocida en ninguno de los Estados Miembros de la organización, pensamos
que ésta no puede ser rechazada, sino que debiera admitirse a tramitación bajo
la figura de presentación efectuada por un “grupo de personas”. Esta es la única
interpretación acorde a los fines del sistema de peticiones de la Convención
que busca facilitar los medios de acceso a la protección internacional y nunca
restringirlos por cuestiones meramente formales. la Corte ha tenido oportunidad
de pronunciarse in extenso sobre este requisito en la sentencia sobre excepciones
preliminares en el caso Castillo Petruzzi, donde estableció:
“el artículo 44 de la Convención permite que cualquier grupo de personas
formule denuncias o quejas por violación de los derechos consagrados por
la Convención. Esta amplia facultad de denuncia es un rasgo característico
del sistema de protección internacional de los derechos humanos. En el
caso que nos ocupa, los promoventes son un “grupo de personas”, y por lo
tanto satisfacen una de las hipótesis previstas, para fines de legitimación,
en el citado artículo 44. la evidente acreditación de esta circunstancia hace
innecesario analizar el registro de FASIC y la relación que con dicha funda-
ción guardan o dicen guardar quienes se ostentan como sus representantes.
Esta consideración se fortalece si se recuerda que, como ha manifestado la
Corte en otras ocasiones, las formalidades características de ciertas ramas
del derecho interno no rigen en el derecho internacional de los derechos
humanos, cuyo principal y determinante cuidado es la debida y completa
protección de esos derechos”
157
.
El sistema de las peticiones individuales permite también la presentación
de demandas colectivas. En efecto, en los casos en que la Comisión ha tenido
oportunidad de conocer de peticiones colectivas, ha dado curso a su tramitación
señalando que estas correspondían a individuos o grupo de personas y, por lo
tanto, la petición era admisible
158
. En el hecho, a menudo la Comisión somete
a tramitación comunicaciones sobre muchas personas cuya individualización
no se ha hecho. Cuando un caso de esta naturaleza llega a conocimiento de la
Corte, ésta lo ha permitido, siempre que las personas puedan ser individuali-
zadas con posterioridad
159
.
El art. 45 de la Convención reconoce la competencia de la Comisión para
recibir y examinar las comunicaciones en que un Estado alegue que otro Estado
parte ha incurrido en violaciones de los derechos humanos establecidos en
esta Convención. Para que la Comisión pueda conocer estas comunicaciones,
es necesaria una declaración de reconocimiento de competencia por parte del
157
Caso Castillo Petruzzi y otros Vs. Perú. Excepciones preliminares, párr. 77
158
Comisión IDH, Caso 9893, publicado en Informe Anual 1990/91, p. 77 Uruguay.
159
En este sentido, ver Caso del Penal Miguel Castro Castro Vs. Perú, párr. 178. En un sentido contrario,
ver Caso Montero Aranguren y Otros (Retén de Catia) Vs. Venezuela, párrs. 29-36.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
58
Estado, la que puede hacerse para que ésta rija por tiempo indefinido, por un
período determinado o para casos específicos. los Estados no habían hecho uso
de esta facultad sino hasta el año 2006, cuando el Estado de Nicaragua presentó
una denuncia contra el Estado de Costa Rica por la supuesta violación de los
derechos humanos de dos ciudadanos nicaragüenses en Costa Rica
160
.
Finalmente, por disposición de su propio Reglamento, la Comisión puede
iniciar, motu proprio, “la tramitación de una petición que contenga, a su juicio,
los requisitos para tal fin”
161
. la norma parece continuar la idea existente desde
los comienzos de las actividades de la Comisión, contenida en el artículo 26.2
del Reglamento anterior al modificado el año 2003, pero su nueva redacción
intriga, ya que uno se pregunta qué diferencia existe entre una petición que
permite iniciar un caso motu proprio, y las peticiones que dan origen a un caso
individual normal. En todo caso, esta disposición parece ser hoy día de escasí-
sima aplicación, en la medida en que las situaciones de violaciones masivas y
sistemáticas han disminuido, lo que permite a los afectados presentar peticiones
con menos riesgo que antes.
• Legitimación pasiva
Sólo los Estados pertenecientes al sistema interamericano pueden ser su-
jetos pasivos del procedimiento ante la Comisión, que tiene sólo respecto de
ellos la facultad de examinar su conducta en materia de derechos humanos y
asignarles responsabilidad internacional
162
.
1.1.2. La competencia ratione materiae
la Comisión sólo puede conocer de hechos que constituyan una violación a
los derechos humanos consagrados en los instrumentos vinculantes del sistema
interamericano. Respecto de aquellos Estados que son parte de la Convención
Americana, los derechos son aquéllos contenidos en dicho tratado, y en la
Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre respecto de aquellas
materias no contempladas en la Convención. Además, se aplican a los Estados
las normas de los protocolos o convenciones de carácter regional de los cuales
ellos sean parte
163
. En relación a aquellos Estados Miembros de la oEA que
no son parte de la Convención, son las normas de la Declaración Americana
de Derechos y Deberes del Hombre las que sustentan la competencia material
de la Comisión, Declaración cuya fuerza jurídica ha cambiado a lo largo de los
años, transformándose, de un conjunto de principios que constituían ideales
160
CIDH. Caso Interestatal 01/06, Informe Nº 11/07, Inadmisibilidad, Nicaragua c. Costa Rica. oEA/
Ser/l/v/II.127. Consultado en http://www.cidh.org
161
Reglamento Comisión, artículo 24.
162
ver supra Cap. II. 7 Atribución de Responsabilidad.
163
ver Reglamento Comisión, artículo 23.
IV. EL PROCEDIMIENTO PARA CONOCER VIOLACIONES AISLADAS…
59
por los cuales luchar, en un conjunto de normas internacionales jurídicamente
vinculantes. la Corte tuvo la oportunidad de pronunciarse sobre esta materia
con motivo de una opinión Consultiva formulada por el gobierno de Colombia.
Dicho Estado consultó (i) si el artículo 64 autorizaba a la Corte para interpretar la
Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre, ya que, en opinión de
ese gobierno, la Declaración no es un tratado, y (ii) cuál era el status jurídico de
dicha Declaración
164
. la Corte estimó que tenía competencia para dar su opinión
en esta materia, porque la consulta de Colombia implicaba una interpretación en
ejercicio de la facultad que le otorgaba el artículo 64.1 de la Convención.
la Corte partió por señalar que, tal como lo expone el gobierno Colombiano
en su presentación, es claro que la Declaración Americana de 1948 no es un
tratado y que la Corte sólo tiene facultades para interpretar este tipo de docu-
mentos. Sin embargo, este hecho no implica por sí y sin previo análisis que la
Declaración Americana de 1948 no pueda ser interpretada por la Corte. Para
decidir que, en su opinión, ella tenía facultades para interpretar la Declaración,
utiliza principalmente el texto del artículo 29.d de la Convención, que dispone
que ninguna norma de la Convención puede ser interpretada en el sentido de
excluir o limitar el efecto que pueda tener la Declaración Americana. Esto
hace evidente que la Corte, al intentar la interpretación de las normas de la
Convención, se verá en la necesidad de interpretar y pronunciarse acerca de la
Declaración Americana de 1948
165
.
Al pronunciarse sobre la fuerza vinculante de la Declaración Americana,
que es lo que interesa en este punto, la Corte se refiere a tres elementos que
son importantes de destacar
166
.
(i) la Corte señala que la Declaración Americana tiene como finalidad dar
cabida a la idea protectora de los derechos humanos que en el sistema
interamericano es base fundamental del desarrollo del sistema jurídico
interamericano
167
. De allí que el sistema, que se encuentra en constante
evolución, deba ser interpretado de acuerdo al contexto dado al momento en
que se requiere la interpretación del instrumento en cuestión, siguiendo de
esa forma la tesis sobre la interpretación de los documentos internacionales
formulada por la Corte Internacional de Justicia
168
. Por consiguiente, la
164
OC-10/89, párr. 2.
165
Ibídem, párrs. 36, 41 y 44.
166
Ibídem, párrs. 37, 43, 45 y 46.
167
Ibídem, párrs. 37 y 38.
168
“Como dijo la Corte Internacional de Justicia: un instrumento internacional debe ser interpretado y
aplicado en el cuadro del conjunto del sistema jurídico en vigor en el momento en que la interpretación
tiene lugar (legal Consequences for States of the Continued Presence of South Africa in Namibia-
South West Africa-notwithstanding Security Council Resolution 276 (1970), Advisory opinion, I.C.J.
Report 1971, págs. 16-31). Por eso la Corte considera necesario precisar que no es a la luz de lo que
en 1948 se estimó que era el valor y la significación de la Declaración Americana como la cuestión
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
60
fuerza legal de la Declaración Americana no puede ser determinada a la
luz de lo que los Estados firmantes consideraron en 1948, sino que debe
para ello tenerse en consideración la evolución general del sistema. De
esta manera, enfatiza la idea de que la interpretación en este campo debe
ser una interpretación dinámica.
(ii) Al analizar la evolución histórica, la Corte pone de manifiesto que los
Estados han actuado respecto de la Declaración Americana como si éste
fuera un documento obligatorio, que contiene aquellos derechos a los cuales
hace referencia la Carta de la oEA; de esta manera la incorporación de la
Declaración al sistema convencional se habría producido por la práctica
de los Estados
169
.
(iii) Por último, señala que, para los Estados que no son parte de la Convención
Americana, la Declaración es un documento obligatorio a partir de la reforma
del artículo 150 de la Carta de la oEA, es decir, es fuente de obligaciones
internacionales
170
. Para aquellos Estados partes de la Convención, también
ella tiene fuerza obligatoria de acuerdo a lo preceptuado en el artículo 29,
letra d) de dicho tratado, que no puede ser interpretado de forma que im-
plique una liberación de cumplir con los derechos en ella contenidos
171
.
De esto puede concluirse que, en los casos contra Estados partes de la
Convención, la competencia material de la Comisión se encuentra primor-
dialmente en la Convención Americana, pudiendo utilizarse la Declaración
Americana para suplir carencias de la Convención. Respecto de los Estados
miembros de la oEA que no son parte de la Convención, la norma a aplicar,
que es jurídicamente vinculante, es la Declaración Americana de Derechos y
Deberes del Hombre.
Sin perjuicio de esta competencia, la Comisión puede también conocer de
peticiones en que se alegue la violación de obligaciones establecidas en otros
instrumentos, no generales sino que particulares
172
: el Protocolo Adicional
sobre Derechos Humanos en Materia de Derechos Económicos, Sociales y
Culturales
173
, la Convención Interamericana para Prevenir y Sancionar la
Tortura
174
, la Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de
del status jurídico debe ser analizada, sino que es preciso determinarlo en el momento actual, ante lo
que es hoy el sistema interamericano, habida consideración de la evolución experimentada desde la
adopción de la Declaración”. Ibídem, párr. 37.
169
Ibídem, párrs. 42 y 43.
170
Ibídem, párr. 45.
171
Ibídem, párr. 46.
172
Reglamento Comisión, artículo 23.
173
Adoptado por la Asamblea general de la oEA, San Salvador, El Salvador, 17 de noviembre de 1988.
ver artículo 19 numeral 6.
174
Adoptada por la Asamblea general de la oEA, Cartagena de Indias, Colombia, 9 de diciembre de
1985. ver artículo 8.
IV. EL PROCEDIMIENTO PARA CONOCER VIOLACIONES AISLADAS…
61
Personas
175
y la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar
la violencia contra la Mujer
176
.
1.1.3. La competencia ratione temporis
De acuerdo con el derecho internacional, la Convención Americana obliga
a los Estados partes desde que la Convención entra en vigencia para cada uno
de ellos y no se aplica a situaciones anteriores a esa fecha
177
. Sin perjuicio de
ello, en el sistema interamericano de protección de los derechos humanos, los
Estados no pueden reclamar frente a la Comisión que a su respecto no existe
obligación alguna de respetar y garantizar los derechos humanos antes de la
entrada en vigencia de la Convención Americana, ya que todos los Estados
miembros de la oEA estaban sujetos, antes de la Convención, y respecto de
ciertos derechos hasta ahora, a las normas de la Declaración Americana y la
Comisión es competente para controlar su cumplimiento.
la Comisión se ha pronunciado en esta materia en forma clara y
contundente:
“la Comisión no comparte la posible implicación del argumento de in-
admisibilidad

ratione temporis, según el cual los Estados miembros de la
organización contraen obligaciones de respetar los derechos humanos solo
a partir de la ratificación de la Convención. Dicha premisa parecería sugerir
que antes de la ratificación de la Convención, los Estados miembros no
tenían obligación internacional alguna respecto de los derechos humanos
y, concretamente, que esta Comisión no tiene competencia para recibir
otras denuncias que las del texto Convencional”
178
.
1.1.4. La competencia ratione loci
Esta competencia dice relación con la norma que dispone que la CIDH
sólo puede conocer de comunicaciones que se refieran a hechos que afectan
a personas bajo la jurisdicción del Estado supuestamente responsable de las
violaciones a los derechos humanos que se han alegado.
la Comisión ha sido extremadamente flexible en su interpretación de este
concepto y en dos casos contra Estados Unidos referidos anteriormente
179
, ha
extendido el término jurisdicción más allá de lo que ordinariamente se acepta en
175
Adoptada por la Asamblea general de la oEA, Belém do Pará, Brasil, 9 de junio de 1994. ver artículo
xIII.
176
Adoptada por la Asamblea general de la oEA, Belém do Pará, Brasil, 9 de junio de 1994. ver artículo
12.
177
Artículo 28 de la Convención de viena sobre el Derecho de los Tratados, 1969.
178
CIDH, Caso 9850, Res. 28/92, publicado en Informe Anual 1990/91, p. 75 Argentina.
179
ver supra II.7.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
62
el Derecho Internacional. Estados Unidos basó su defensa en la incompetencia
de la Comisión por ser ella un “órgano consultor” sin facultades para decidir
casos, puesto que la Declaración Americana que es un acuerdo consensuado
de “que es una manifestación acordada de principios generales sobre derechos
humanos, no obligatorios”
180
.
1.2. La admisibilidad
1.2.1. Formalidades
De conformidad con el artículo 29 del Reglamento de la Comisión, el pro-
cedimiento de admisibilidad comienza con la tramitación que dé la Comisión,
a través de su Secretaría Ejecutiva, a las peticiones que reúnan los requisitos
previstos en el artículo 28 del Reglamento. la Secretaría debe, en primer
término, registrar la petición y acusar recibo de ella al peticionario, pudiendo
solicitarle, si es del caso, que complete los requisitos del artículo 26 del mismo
Reglamento. A continuación, debe enviar las partes pertinentes de la petición
al Estado en cuestión, envío que no prejuzga sobre la presunta admisibilidad
de la denuncia. la identidad del peticionario no será revelada, salvo su auto-
rización expresa.
El Estado tiene un plazo de dos meses contados desde la fecha de transmisión
para hacer observaciones sobre la denuncia, pero puede solicitar prórroga, de
manera fundada, la que será evaluada por la Secretaría Ejecutiva. Sin embargo,
la Secretaría no concederá prórrogas que excedan de tres meses contados a partir
de la fecha del envío de la primera solicitud de información al Estado
181
.
En caso de gravedad y urgencia o cuando se considere que la vida de una
persona o su integridad personal se encuentre en peligro real e inminente, la
Comisión solicitará al Estado su más pronta respuesta, a cuyo efecto utilizará
los medios que considere más expeditos
182
. Esta disposición no es de frecuente
aplicación, posiblemente por la nueva realidad política del continente. la última
modificación del Reglamento de la Comisión prescribe también que en los casos
de gravedad y urgencia ésta podrá solicitar que el Estado presente su respuesta
y observaciones sobre la admisibilidad y el fondo del asunto. la respuesta y
observaciones del Estado deben ser enviadas dentro de un plazo razonable,
fijado por aquélla al considerar las circunstancias de cada caso
183
.
180
CIDH, Caso 10573, Informe 31/93 de 14 de octubre de 1993, reproducido en CIDH, Informe Anual
de 1993 (oEA/Ser.l/v/II.85). Estados Unidos alegó la incompetencia de la Comisión pero no parece
haber alegado incompetencia ratione loci. No existen antecedentes publicados sobre el destino final
de este caso. Consultado el 6 de octubre de 2006 en http://www.cidh.org
181
Reglamento Comisión, artículos 30.1, 30.2 y 30.3.
182
Reglamento Comisión, artículo 30.4.
183
Reglamento de la Comisión, artículo 30.7.
IV. EL PROCEDIMIENTO PARA CONOCER VIOLACIONES AISLADAS…
63
1.2.2. Agotamiento de los recursos internos
El agotamiento de los recursos internos es una regla del derecho interna-
cional que permite al Estado reparar por sí mismo una supuesta violación de sus
obligaciones internacionales antes de que dicha violación pueda ser reclamada en
el ámbito internacional
184
. la principal característica de la institución procesal
del “agotamiento de los recursos internos” es que se encuentra establecido a
favor de los Estados
185
. De esta forma, es renunciable y será el Estado denun-
ciado quien podrá invocarlo como excepción de admisibilidad en la etapa que
corresponda ejercerla. No corresponde a la Comisión pronunciarse sobre el
agotamiento de los recursos internos sin darle una oportunidad al Estado para
que invoque esta causal de admisibilidad o la renuncie, tácita o expresamente.
En la práctica, sin embargo, la Secretaría de la Comisión pide regularmente que
se acredite por el peticionario que los recursos se han agotado, posiblemente
porque es una manera de no dar trámite inmediato a toda petición con el fin de
no recargar innecesariamente el trabajo de la Comisión, que es voluminoso.
Como es una excepción a la admisibilidad, “la excepción de no agotamien-
to de recursos internos debe plantearse, para que sea oportuna, en la etapa de
admisibilidad del procedimiento ante la Comisión, o sea, antes de cualquier
consideración en cuanto al fondo; si no es así, se presume que el Estado re-
nuncia tácitamente a valerse de ella”
186
; si el Estado no la ha deducido ante la
Comisión en esa oportunidad, no podrá oponerla ante la Corte Interamericana.
la Corte ha expresado que, al no haber alegado el Estado la excepción ante la
Comisión, “prescindió de un medio de defensa que la Convención establece
en su favor e incurrió en admisión tácita de la inexistencia de dichos recursos
o el oportuno agotamiento de éstos, como se ha señalado en procedimientos
ante órganos de la jurisdicción internacional”
187
, siguiendo en esto a la Corte
Europea, que dentro de su antiguo procedimiento sostuvo que las excepciones de
inadmisibilidad debían ser presentadas al iniciarse el trámite ante la Comisión,
salvo que el Estado no hubiese podido invocarlas oportunamente, por razones
no imputables a él
188
.
184
“[d]a regra do dereito internacional que faculto oa Estado reparar um soposto dano no ambito de seu
ordenamento jurídico interno antes que se possa invocar sua responabilidade internacional”, ver A.A.
Cançado Trindade, “A aplicaçao da regra do esgotamento dos recursos internos no sistema interame-
ricano de proteçao dos dereitos humanos” en Derechos Humanos: Homenaje a la Memoria de Carlos
A. Dunshee de Arranches, Washington, D.C., oEA, 1984, p. 204.
185
P. Nikken, op. cit., Nota 15.
186
Caso Hermanas Serrano Cruz Vs. El Salvador. Excepciones preliminares, párr. 135.
187
ver, por ejemplo, Caso Castillo Petruzzi y otros Vs. Perú. Excepciones Preliminares, párr. 56. En el
mismo sentido, Asunto de Viviana Gallardo y Otras, párr. 26; Caso Velásquez Rodríguez Vs. Honduras.
Excepciones Preliminares, párrs. 88 y 89; Caso Castillo Páez Vs. Perú. Excepciones Preliminares,
párr. 40; Caso Loayza Tamayo Vs. Perú. Excepciones Preliminares, párr. 40.
188
Jurisprudencia citada por la Corte: Eur. Court H.R., Artico judgment of 13 May 1980, Series A Nº 37,
párrs. 24 y ss.; Eur. Court H.R., Foti and others, judgment of 10 December 1982, Series A Nº 57,
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
64
El artículo 46.2 de la Convención establece las excepciones a la obligación
del peticionario de cumplir con esta norma:
(i) En primer lugar, no será exigible el agotamiento de los recursos en la juris-
dicción interna en aquellos casos en que no exista en la legislación interna
el debido proceso legal para la protección del derecho o derechos que hayan
sido violados. Es importante considerar que no sólo se consideran agotados
los recursos cuando no cumplen con el debido proceso, sino que naturalmente
también cuando los mecanismos procesales para proteger dichos derechos
no existan en absoluto
189
. Esta ha sido, la interpretación sobre la exigencia
del agotamiento de los recursos internos en aquellos casos de violaciones
generales de los derechos humanos por parte de algún Estado
190
.
(ii) Una segunda excepción dice relación con aquellos casos en que no se ha
permitido al presunto lesionado en sus derechos el acceso a los recursos
contemplados en la legislación interna, o bien se le ha impedido agotarlos. En
estos casos existe una clara denegación de justicia que, independientemente
de la violación al derecho que motiva el reclamo, puede ser considerada
una violación en sí misma.
(iii) En tercer lugar, no se necesita agotar los recursos internos en aquellos
casos en que existe un retardo injustificado en la decisión sobre el recur-
so. Atendida la naturaleza de las violaciones de los derechos humanos, el
retardo en la decisión de un determinado recurso interno puede acarrear
daños irreparables, por lo que se justifica que la Comisión pueda actuar y
así evitar hechos que luego no puedan ser reparados.
Con el fin de obtener una interpretación autorizada respecto de casos que
podrían quedar comprendidos en el artículo 46.2 de la Convención, la Comisión
consultó a la Corte, en 1989
191
, si el requisito de agotar los recursos legales
internos se aplicaba (i) a un indigente que, debido a circunstancias económicas,
estaba imposibilitado de ejercer estos recursos; y (ii) a un reclamante individual
que no podía conseguir asistencia legal por el temor de los abogados a sufrir
represalias si lo representaban. la Comisión también consultó, para el caso
de que la Corte estimara que dichas personas estaban exentas de cumplir el
requisito, qué criterios debería aplicar para decidir sobre la admisibilidad de
las comunicaciones interpuestas por estas personas.
párrs. 31 y ss.; Eur. Court H.R., Bozano judgment of 18 December 1986, Series A Nº 111, párr. 44;
Eur. Court H. R., Ciulla case, decision of 23 March 1988, Series A Nº 148, párrs. 28 y ss y Eur. Court
H.R., de Jong, Baljet and van den Brick judgment of 22 May 1984, Series A Nº 77, párrs. 35 y ss).
189
Para un interesante estudio del tema, en especial, en relación con el recurso del Habeas Corpus, ver: H.
Pereira, La protección de los Derechos Humanos por la Corte Interamericana de Derechos Humanos,

Colegio de Abogados de Chile, 1990. pp. 54-55.
190
A.A., Cançado Trindade, op. cit., nota 184, pp. 220-221.
191
OC-11/90.
IV. EL PROCEDIMIENTO PARA CONOCER VIOLACIONES AISLADAS…
65
Respecto de los indigentes, la Comisión estimaba que el no eximirlos de
la exigencia de agotar los recursos internos –cuando no podían pagar asistencia
legal y el Estado no se la proporcionaba de manera gratuita, o cuando no esta-
ban exentos de pagar el valor de los trámites de un proceso– podía constituir
discriminación por razones de condición social infringiendo así el artículo 1.1
de la Convención. la Corte se refirió en primer lugar a esta parte de la consulta,
para lo cual analizó conjuntamente los artículos 1.1, 24 y 8 de la Convención
Americana. El artículo 24 consagra el derecho a la igual protección de la ley,
sin discriminación; el artículo 1.1, por su parte, obliga a los Estados a respetar
los derechos y a garantizar su libre y pleno ejercicio sin discriminación alguna,
por motivos, entre otros, de posición económica y el artículo 8 consagra los
requerimientos de un debido proceso. la Corte razonó que si una persona se
ve impedida de hacer valer los derechos que la Convención le garantiza por
su posición económica, es decir, por su indigencia, queda en una situación de
discriminación y en condiciones de desigualdad ante la ley, lo que infringiría
el artículo 1.1, leído a la luz del artículo 24 de la Convención
192
. la Corte con-
sideró también que la “protección de la ley” que menciona el artículo 24 está
constituida básicamente por los recursos y que si se interpreta esto teniendo
en consideración la obligación de garantizar del artículo 1.1, se debe sostener
que ellos están relacionados con el deber del Estado
“de organizar todo el aparato gubernamental y, en general, todas las es-
tructuras a través de las cuales se manifiesta el ejercicio del poder público,
de manera tal que sean capaces de asegurar jurídicamente el libre y pleno
ejercicio de los derechos humanos (Caso velásquez Rodríguez, Sentencia
de 29 de julio de 1988. Serie C Nº 4, párr. 166)”
193
.
la Corte examinó también la relación de la obligación positiva del Estado
de proteger con la necesidad de asistencia legal, para lo cual era necesario apli-
car e interpretar el artículo 8, que distingue entre las acusaciones penales y los
procedimientos de otro tipo. En materia penal, el artículo 8 consagra garantías
mínimas para el inculpado, entre las cuales se encuentra la asistencia legal,
que debe ser proporcionada por el Estado cuando el inculpado no puede defen-
derse personalmente y no designa un defensor de su elección. Si el Estado no
proporciona esta asistencia legal de manera gratuita a aquellos que no están en
condiciones de pagarla, no podrá sostener que los recursos internos no fueron
agotados y la Comisión podrá conocer del caso sin exigir este agotamiento
194
.
Incluso cuando el inculpado está autorizado para defenderse personalmente y
no tiene capacidad económica para pagar asistencia letrada, podrá haber una
192
Ibídem, párr. 22.
193
Ibídem, párr. 23.
194
Ibídem, párrs. 24 y 25.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
66
infracción al artículo 8 “si se puede probar que esa circunstancia afectó el debido
proceso a que tiene derecho bajo dicho artículo”
195
. Aun cuando en materia no
penal –es decir, civil, laboral, fiscal u otra– el artículo 8 no consagra garantías
mínimas, el individuo tiene derecho a gozar de un debido proceso, lo que puede
hacer necesaria la asistencia letrada, dependiendo de “las circunstancias de
un procedimiento particular, su significación, su carácter y su contexto en un
sistema legal particular”
196
. la ausencia de dicha asistencia en forma gratuita,
en el caso de indigencia, elimina también la obligación del indigente de agotar
los recursos internos
197
. Estas consideraciones se hacen extensivas a la impo-
sibilidad de pagar los costos del proceso
198
.
Con respecto a la segunda pregunta de la Comisión, referente a la posibi-
lidad de eximir del agotamiento de los recursos internos a un individuo que es
incapaz de obtener asistencia letrada debido a un temor generalizado en círculos
jurídicos de hacerse cargo de su caso, la Corte utiliza los mismos principios
básicos señalados anteriormente y llega a la misma conclusión
199
, estimando
que la Comisión debía considerar a la luz de las circunstancias de cada caso
si la asistencia legal era necesaria para agotar los recursos y si tal asistencia
estuvo o no disponible
200
.
otro punto importante respecto del agotamiento de los recursos internos
es el de la carga de la prueba. De acuerdo a lo dispuesto en el artículo 31.3 del
Reglamento de la Comisión, la carga de la prueba se reparte entre las partes. Si
el peticionario manifiesta que se encuentra en alguno de los casos de excepción
del numeral 2 del artículo 46 la Corte expresó que incumbe al Estado que ha
planteado la excepción de no agotamiento probar que en su sistema interno
existen recursos cuyo ejercicio no ha sido agotado; una vez probado esto,
corresponde al reclamante probar que las excepciones del artículo 46.2 de la
Convención son aplicables a su caso
201
.
Si el no agotamiento de los recursos internos se ha opuesto como excepción
por parte del Estado, la petición se resuelve al momento de declarar la admisi-
bilidad, si procediere, a menos que la Comisión decida que es necesario dejar
la decisión para resolverla cuando se resuelva el fondo de lo debatido
202
.
195
Ibídem, párr. 27.
196
Ibídem, párr. 28.
197
Ibídem, párr. 26.
198
Ibídem, párr. 29.
199
Ibídem, párrs. 32-35.
200
Ibídem, párr. 38.
201
Ibídem, párr. 41.
202
Reglamento Comisión, artículo 37.3.
IV. EL PROCEDIMIENTO PARA CONOCER VIOLACIONES AISLADAS…
67
1.2.3. Plazo para interponer la denuncia
De acuerdo a lo dispuesto por el artículo 46 de la Convención, toda denuncia
deberá ser presentada en un plazo de seis meses, contado desde la notificación
que se le haga al peticionario de la decisión definitiva dentro del ordenamiento
jurídico interno del Estado
203
. Esto puede requerir determinar cuál es “la decisión
definitiva”, problema que finalmente será decidido por la Comisión a la luz de
la información que le presenten el Estado y el peticionario.
Si el peticionario sostiene que no debe o no pudo agotar los recursos internos
y que, por lo tanto, se encuentra en alguno de los casos de excepción del artículo
46 de la Convención y es, por lo tanto, imposible contar el plazo de seis meses,
la petición debe presentarse en un plazo razonable, para lo cual la Comisión
considerará la fecha en que haya ocurrido la presunta violación de los derechos
y las circunstancias de cada caso (artículo 32.2 del Reglamento).
1.2.4. No duplicidad de procedimientos
El artículo 46.1.c de la Convención no permite que la Comisión conozca
de una petición cuya materia esté pendiente de otro procedimiento de arreglo
internacional. El artículo 47.d, a su vez, le impide conocer de una petición que
“sea sustancialmente la reproducción de una petición o comunicación anterior
ya examinada por la Comisión u otro organismo internacional”, es decir, la
Comisión debe revisar cuidadosamente la sustancia de la petición para que
no se intente reabrir un caso, por ejemplo utilizando otras formulaciones. la
Comisión ha elaborado el significado de estas normas en el artículo 33 de su
Reglamento, disponiendo que:
“2. Sin embargo, la Comisión no se inhibirá de considerar las peticiones
a las que se refiere el párrafo 1 cuando:
a. el procedimiento seguido ante el otro organismo se limite a un examen
general sobre derechos humanos en el Estado en cuestión y no haya
decisión sobre los hechos específicos que son objeto de la petición
ante la Comisión o no conduzca a su arreglo efectivo
204
;
b. el peticionario ante la Comisión sea la víctima de la presunta vio-
lación o su familiar y el peticionario ante el otro organismo sea una
tercera persona o una entidad no gubernamental, sin mandato de los
primeros”.
203
la Comisión interpreta esto señalando en el artículo 32.1 de su Reglamento: que el plazo se cuenta “a
partir de la fecha en que la presunta víctima haya sido notificada de la decisión que agota los recursos
internos”.
204
Este sería, por ejemplo, el caso de que la materia de la petición esté formando parte una investigación
bajo la Resolución 1503 (xlvIII) de 27 de mayo de 1970 del ECoSoC, o bien, haya sido aludida de
manera general durante el examen por el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas del
informe de un Estado, de conformidad con el artículo 40 del PIDCP.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
68
1.2.5. Compatibilidad prima facie de la petición
De acuerdo a lo dispuesto en el artículo 34. a) y b) del Reglamento, la
Comisión deberá analizar si la petición expone hechos que caractericen una
violación de los derechos a que se refiere el artículo 27 del Reglamento, según
sea el caso y si tiene fundamento para ser tramitada. Este requisito debe ser
estudiado con especial atención, ya que, por una parte, el tiempo de la Comisión
es escaso y, por lo tanto, muy valioso y, por otra parte, la admisibilidad de un
caso involucra al Estado respectivo, que también debe dedicar tiempo y energía
a contestar las peticiones; el prestigio de la Comisión puede verse comprome-
tido si admite casos que claramente no debería examinar. lamentablemente,
la Comisión ha excedido el celo en esta etapa y ha llegado a rechazar, por ma-
nifiestamente infundadas, peticiones que cumpliendo con todos los requisitos
de admisibilidad son rechazadas por interpretaciones de cuestiones de fondo,
desvirtuando, de esta forma, el procedimiento de admisibilidad
205
. En aquellos
casos en que se cumplan los requisitos de compatibilidad con la competencia
de la Comisión y haya fundamento suficiente, la aplicación del derecho a los
hechos del caso debería examinarse en el fondo, dando así opción al denun-
ciante para hacer valer todos los medios probatorios y los argumentos jurídicos
a su alcance
206
.
De conformidad con el Reglamento (artículo 34.c), la Comisión tiene fa-
cultades para determinar la inadmisibilidad cuando aparezca una información
o prueba sobreviniente y ésta sea presentada a la Comisión. Esta disposición
sugiere una situación en que la petición, admisible al ser presentada, no lo
es después por probarse causales de inadmisibilidad por medios que llegan
al conocimiento del Estado con posterioridad. Es ésta una posibilidad que la
Comisión debe utilizar con extremo cuidado, particularmente porque es difícil
que una prueba de algún requisito de inadmisibilidad pueda ser desconocida
por el Estado al momento de presentar sus primeras observaciones, sin que
haya algún grado de negligencia de éste. Sería muy peligroso para el desarrollo
del mecanismo que se permitiera a los Estados dejar que un caso avance sin
argüir que la Comisión no tiene competencia para conocerlo, porque ésta sería
una manera de permitirles no tomar el mecanismo, incluyendo sus plazos, con
seriedad, lo que iría en directo perjuicio del trabajo de la Comisión y de los
esfuerzos del peticionario, que habría invertido inútilmente tiempo y dinero
en litigar.
205
véase, por ejemplo, CIDH, Caso 39/96, Sergio Mazioni, informe 39/96 (Argentina), publicado en
CIDH, Informe Anual 1996, (oEA/Ser.l/v/II.95, Doc. 7 rev., 14 marzo 1997).
206
ver un interesante análisis de esta práctica en F. Cox, “la Admisibilidad de las Denuncias Individuales:
la Puerta de Entrada al Sistema”, en Méndez y Cox (editores), El Futuro del Sistema Interamericano
de Protección de los Derechos Humanos,

IIDH, 1998, pp. 343-360.
IV. EL PROCEDIMIENTO PARA CONOCER VIOLACIONES AISLADAS…
69
1.3. Declaración de admisibilidad
Hasta antes de la reforma del Reglamento del año 2003, la Comisión en-
tendía que sólo estaba obligada a pronunciarse respecto de la inadmisibilidad
de un caso y que no necesitaba hacerlo en el caso de la admisibilidad. Como
consecuencia de la posición de la Corte respecto de este punto, ahora la Comisión
declara la admisibilidad en forma expresa. Para ello, se ha instituido un nuevo
órgano al interior de la Comisión: el grupo de trabajo sobre admisibilidad. Este
grupo se reúne antes de cada período ordinario de sesiones a fin de estudiar
la admisibilidad de las peticiones y debe formular recomendaciones en esta
materia al plenario de la Comisión
207
.
Una vez transcurrida la tramitación de la primera etapa, la Comisión está
en condiciones de pronunciarse sobre la inadmisibilidad de la petición, pero
puede, obviamente, invitar a las partes a presentar observaciones adicionales,
ya sea por escrito o en una audiencia, conforme a lo establecido en el Capítulo
vI del Reglamento, si lo estima pertinente.
los informes de admisibilidad o de inadmisibilidad son públicos y, además,
deberán incluirse en el Informe Anual de la Comisión
208
. No es posible que
una comunicación no tenga al término de esta etapa una declaración de admi-
sibilidad o de inadmisibilidad. la persona que la presenta tiene el derecho de
que la Comisión se pronuncie en un sentido o el otro.
Curiosamente, el Reglamento de la Comisión dispone que sólo después de
adoptada la admisibilidad, la petición será registrada como un caso propiamente
tal y se iniciará el procedimiento sobre el fondo
209
. Es posible que esta nueva
modalidad haya sido impulsada por los reclamos de los Estados respecto de
la posibilidad de que se sepa que existe un caso en su contra desde que éste
empieza su tramitación. De ser ello así, la solución no parece muy apropiada,
no sólo desde el punto de vista de la transparencia del mecanismo, sino que
porque demuestra que la posición de los Estados respecto de la supervisión
internacional es de rechazo y que estiman este procedimiento como una con-
frontación política más que como una controversia legal. El que la Comisión
acceda a estos reclamos no ayuda a disipar esa percepción de los Estados. En la
práctica, parece ser que la distinción entre el registro de la petición y la apertura
de un caso dice relación con el hecho de que, una vez registrada la petición, se
abre la etapa de la admisibilidad y sólo se puede debatir sobre ella; la apertura
del caso mismo da lugar a la controversia sobre el fondo.
207
Reglamento Comisión, artículo 36.
208
Ibídem, artículo 37.1.
209
Ibídem, artículo 37.2.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
70
De conformidad con lo preceptuado en el art. 37.3 del Reglamento, la regla
puede ser alterada “en circunstancias excepcionales”, pudiendo la Comisión
abrir un caso luego de haber solicitado la información a que alude el artículo
30 del Reglamento. El hecho de que exista la posibilidad de alterar la regla
agudiza la idea de que la distinción no debió haber sido establecida, porque
no parece obedecer a un objetivo propio de la tramitación. No parece existir
un criterio explícito público para saber qué características deben tener estas
“circunstancias excepcionales”.
2. Medidas Cautelares
El Reglamento de la Comisión dispone que en caso de gravedad y urgencia
y toda vez que resulte necesario, la Comisión puede, a iniciativa propia o a
petición de parte, solicitar al Estado que tome medidas precautorias para evitar
un daño irreparable a las personas
210
. la Comisión ha hecho uso de esta dis-
posición. Cuando el caso es de extrema gravedad y urgencia, y cuando se haga
necesario evitar daños irreparables a las personas, la Comisión puede solicitar
a la Corte Interamericana que adopte medidas provisionales
211
. Naturalmente,
estas medidas pueden ser pedidas en cualquiera etapa del procedimiento en
que sean necesarias.
Ha habido controversia sobre esta facultad que está dada sólo por una
norma reglamentaria, estimando algunos Estados que la Comisión no está
habilitada para decretarla.
las medidas cautelares, y también las provisionales que puede ordenar
la Corte, han evolucionado –por la misma razón que se ha desarrollado el
procedimiento de comunicaciones individuales, es decir, por las carencias del
Estado de derecho que persisten en algunos sectores de los Estados partes de la
Convención– hacia la idea que son institutos que proveen una verdadera tutela
de ciertos derechos humanos como la vida y la integridad personal. Esto ha
llevado por un camino que suscita controversias que dicen relación principal-
mente con la dificultad de trazar la línea entre una medida que tiende a prevenir
el peligro y otra que prácticamente resuelve el fondo del asunto
212
; o respecto
de la duración de las medidas, que se entiende deberían ser básicamente tem-
porales. También se advierte que la Comisión Interamericana decreta a menudo
210
Ibídem, artículo 25.
211
Convención, artículo 63.2; Corte IDH, Reglamento, artículo 25.2. Sobre estas medidas, ver: A. Aguiar,
“Apuntes sobre las medidas cautelares en la Convención Americana sobre Derechos Humanos”, y
R. Nieto N., “las medidas provisionales en la Corte Interamericana de derechos humanos: Teoría y
Praxis”, ambas en R. Nieto N. (editor), La Corte y el Sistema Interamericano de Derechos Humanos,
pp. 19-37 y 369-398, respectivamente.
212
Esta discusión en infra Iv. B. 3.
IV. EL PROCEDIMIENTO PARA CONOCER VIOLACIONES AISLADAS…
71
medidas cautelares sin que exista un caso abierto o que tenga perspectiva de
ser abierto en un futuro cercano
213
.
3. La solución amistosa
El artículo 48.1.f de la Convención dispone que la Comisión “se pondrá a
disposición de las partes interesadas” con el propósito de intentar una solución
amistosa del caso. la Comisión reglamentó esta disposición en sus normas
internas, disponiendo que puede realizarse en cualquier etapa del examen del
caso, pero siempre antes de pronunciarse sobre el fondo de la petición
214
. la
norma establece que: (i) el procedimiento de la solución amistosa se puede
llevar a cabo por iniciativa propia o de las partes; (ii) se inicia y continúa sobre
la base del consentimiento de las partes; (iii) la negociación puede realizarse por
uno o más miembros de la Comisión; (iv) la Comisión puede dar por concluida
su intervención en el procedimiento si advierte que el asunto no es susceptible
de resolverse por esta vía, si falta el consentimiento de alguna de las partes
o percibe falta de voluntad de la misma para llegar a una solución amistosa
fundada en el respeto de los derechos humanos
215
.
El artículo 45.2 del Reglamento de 1996 disponía que no se intentaría la
solución amistosa si el asunto “por su naturaleza” no era susceptible de ella
216
.
la Corte, en su primer caso, sin pronunciarse sobre la compatibilidad de dicha
norma con la Convención, la interpretó expresando que la Comisión debía de-
cidir “en cada caso”, si el procedimiento resultaba conveniente o adecuado
217
.
la modificación del año 2003 de esta norma del Reglamento, seguramente a
raíz de lo establecido por la Corte, permite intentar la solución aun en casos de
desaparición
218
, lo que sin duda redunda en beneficio no sólo de las víctimas
sino que de los derechos humanos de terceros al caso
219
.

Sin embargo, persiste
213
A modo de ejemplo, en el caso de la Cárcel de Urso Branco, desde el año 2002 se encuentran
vigentes las medidas provisionales solicitadas. A marzo de 2007, la Comisión no ha emitido un pro-
nunciamiento sobre la admisibilidad o inadmisibilidad del caso. Caso de la Cárcel de Urso Branco,
Medidas Provisionales. Resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 18 de junio
de 2002.
214
Reglamento, artículo 38.4.
215
Reglamento Comisión, artículos 41.1 a 4.
216
la Comisión aplicó esa interpretación a los casos de desapariciones de individuos y las ejecuciones
ilegales. (Resoluciones 7/86, 9/86, 10/86, 12/86 y 13/86 contra Nicaragua; resoluciones 17/87 a 23/87
contra Perú).
217
Caso Velásquez Rodríguez Vs. Honduras. Excepciones preliminares, párr. 45.
218
ver, por ejemplo, Caso 11.217, Paulo C. Guardatti, informe 31/97 (Argentina), publicado en Informe
Anual 1997, (oEA/Ser.l/v/II.98, Doc. 6, 17 febrero 1998); y Caso 11.212, Juan Chanay Pablo y otros
(Colotenango), informe 19/97 (guatemala), publicado en Informe Anual 1996, (oEA/Ser.l/v/II.95,
Doc. 7 rev., 14 marzo 1997).
219
ver, por ejemplo, los efectos generales de las soluciones amistosas en los siguientes casos: 11.012,
Horacio Verbitsky, informe 22/94 (Argentina), publicado en Informe Anual 1994, (oEA/Ser.l/v/II.88,
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
72
la duda de si puede existir un caso no susceptible de solución amistosa por
razones diferentes a la de falta de voluntad de las partes para arreglarlo sobre
la base del respeto a los derechos humanos. Corresponderá a la Comisión
aclarar el punto.
Cuando el procedimiento es exitoso, la Comisión aprobará un informe con
una breve exposición de los hechos y de la solución lograda, lo transmitirá a
las partes y lo publicará. la disposición sobre la solución amistosa contempla
un trámite que era necesario: como es posible que la víctima no sea una de las
partes del caso, por efectos de la actio popularis, la Comisión debe asegurarse,
antes de aprobar el informe, que la víctima de la presunta violación o, en su
caso, sus derechohabientes, han

dado su consentimiento al acuerdo de solu-
ción amistosa
220
. En todos los casos, la solución amistosa deberá fundarse en
el respeto de los derechos humanos reconocidos en la Convención Americana
sobre Derechos Humanos, la Declaración Americana y otros instrumentos
aplicables. Si el procedimiento no es exitoso, la Comisión proseguirá con la
tramitación del caso
221
.
otra innovación del Reglamento que aparece como positiva es la extensión
del procedimiento a los casos contra Estados que no son parte de la Convención,
lo que antes no estaba reglamentado
222
.
la solución amistosa ha cobrado especial importancia ya que algunos
Estados han demostrado una mayor apertura a solucionar los problemas de
derechos humanos, en vez de ignorarlos, como a menudo sucedía en las épocas
no democráticas. De hecho, en los casos respecto de Argentina, por ejemplo,
se han provocado importantes cambios legislativos a partir de procedimientos
de solución amistosa
223
. Una mirada somera a los informes de la Comisión dan
cuenta de que éste es un sistema que está dando resultados prácticos; que hay
Estados empeñados en solucionar los casos antes de que éstos sean resueltos
por la Comisión; y que el cumplimiento de los acuerdos amistosos, de lo cual
se hace un seguimiento por la Comisión
224
, es mucho más frecuente que el
cumplimiento de las recomendaciones de la Comisión.
Doc. 9 rev., 17 febrero 1995); 11.525, Roison Mora Pubiano, informe 45/99 (Colombia) y 11.531,
Faride Herrera, Oscar Andrade y otros, informe 46/99 (Colombia), ambos publicados en Informe
Anual 1999, (oEA/Ser.l/v/II.102, Doc. 6 rev., 16 abril 1999).
220
Ibídem, artículo 41.5.
221
Ibídem, artículo 41.6.
222
Reglamento Comisión, artículo 50.
223
N. Cardozo, “la Solución Amistosa ante la Corte”, en Méndez y Cox, op. cit. Nota 206, pp.
391-409.
224
Reglamento Comisión, artículo 46.
IV. EL PROCEDIMIENTO PARA CONOCER VIOLACIONES AISLADAS…
73
4. El examen del fondo
De conformidad con lo preceptuado en el art. 38 del Reglamento, una vez
resuelta la cuestión de la admisibilidad, se procede al conocimiento del fondo
del asunto debatido. En esta etapa se produce, en principio, un intercambio de
observaciones entre el peticionario y el Estado, teniendo cada uno un plazo
de dos meses para hacerlas. Si la Comisión requiere más información sobre la
posición de las partes respecto del fondo, puede invitarlas a presentar observa-
ciones adicionales por escrito o convocarlas a una audiencia, la que se regirá
por el Capítulo vI del Titulo II del Reglamento.
En casos graves y urgentes, la Comisión puede, inmediatamente de recibida
una petición que reúna los requisitos formales de admisibilidad, iniciar su inves-
tigación efectuando una visita in loco, previo consentimiento del Estado
225
.
4.1. Prueba
En la etapa de investigación, y con el objeto de comprobar la veracidad de
los hechos que motivan la petición o denuncia que se ha sometido a su cono-
cimiento, la Comisión puede aceptar todas las pruebas que las partes estimen
pertinentes. Esta es una materia que no ha sido regulada por los instrumentos
que fijan los procedimientos ante la Comisión, de forma tal que corresponde a
la propia Comisión resolver los problemas que puedan suscitarse al momento
de conocer de un caso.
El peticionario debe aportar
“suficientes elementos de juicio para que ella pueda, por un lado, realizar
el análisis de admisibilidad contemplado en los artículos 46 y 47 de la
Convención y en los artículos pertinentes de su Reglamento, y por el otro,
evaluar la versión misma de los hechos presentada de acuerdo a lo estable-
cido en el artículo 32 de su Reglamento [vigente a la época]”
226
.
El Estado, por su parte, debe aportar todos los antecedentes necesarios
para acreditar los hechos que sustentan su defensa. En estricto derecho, esta
facultad del Estado es, en realidad, una obligación, la de cooperar con la
investigación
227
. Su incumplimiento puede acarrear consecuencias negativas
para el Estado, ya que la Comisión, a falta de información relevante, puede
presumir que los hechos alegados en la petición son verdaderos, a menos
que de otros elementos de convicción no resulte una conclusión contraria
228
.
225
CADH, artículo 48.2.
226
CIDH, Caso 10.970, Raquel Martín de Mejía Informe 5/96 (Perú), publicado en Informe Anual 1995,
(oEA/Ser.l/v/II.91, Doc 7 rev., 28 febrero 1996), p. 185.
227
ver supra, II, 3.3.
228
Reglamento Comisión, artículo 39.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
74
la aplicabilidad de la presunción no ha sido, en principio, rechazada por la
Corte Interamericana
229
.
la Comisión ha explicitado las condiciones para aplicar esta presunción:
a) que se haya recibido una petición que cumpla con los requisitos exigidos en
cuanto a la claridad de los hechos expuestos; b) que las partes pertinentes de
la petición hayan sido puestas en conocimiento del gobierno del Estado aludi-
do; c) que en los plazos que establece el art. 38 del Reglamento, el gobierno
requerido no haya suministrado la información que corresponda; y d) que,
atendidos los medios de convicción con que cuente la Comisión, no resulte
una conclusión diversa a la que corresponde presumir
230
. Esta presunción no
sólo se aplica en casos en que el Estado no aporte los antecedentes o no preste
información, sino también en aquellos casos en que la información no es la
apropiada o suficiente
231
.
la Comisión podrá desechar la prueba presentada si ésta no es “objetiva,
independiente e imparcial”
232
. Si estima que requiere de más pruebas, puede
realizar toda o parte de la investigación por sí misma
233
. Un medio de investiga-
ción muy eficaz es el de las observaciones in loco, que permiten a la Comisión
determinar los hechos y el contexto respecto del cual deberá pronunciarse,
medida que, como se dijo anteriormente, puede llevar a cabo tan sólo con la
presentación de la petición en casos graves y urgentes.
4.2. Audiencia
las pruebas pueden ser presentadas a una audiencia que convoque la
Comisión, cuando ella así lo estime conveniente. la convocatoria de audiencia
es una facultad y no una obligación de la Comisión
234
. En la audiencia respec-
tiva, la Comisión puede solicitar del Estado aludido cualquier información que
estime pertinente. Además recibirá, si las partes lo solicitan, una exposición
verbal o escrita de los hechos materia de la investigación. la forma de rendir
prueba y las demás formalidades de la audiencia se regulan en el capítulo vI
del Reglamento.
229
Caso Velásquez Rodríguez Vs. Honduras, párr. 138.
230
CIDH, Caso 10.970, Res. 5/96, publicado en

Informe Anual 1995. Perú.
231
CIDH, Caso 9999, Res. 1/91, publicado en Informe Anual 1990-91, p. 96. El Salvador.
232
CIDH, Caso 10.911, Flor de Ma. Hernández Rivas, Informe 7/94 (El Salvador), publicado en Informe
Anual 1993, oEA/Ser.l/v/II.85,

Doc. 8 rev., 11 febrero 1994, p. 204.
233
CADH, artículo 48.1.d.
234
Reglamento Comisión, artículos 38.5 y 59.
IV. EL PROCEDIMIENTO PARA CONOCER VIOLACIONES AISLADAS…
75
4.3. Decisión del asunto
Desde la vigencia del Reglamento modificado el año 2003, se ha unifor-
mado el procedimiento para decidir un caso, sea contra Estados parte en la
Convención o contra Estados que no son parte, a diferencia de lo que sucedía
con el Reglamento anterior. El Reglamento dispone un procedimiento para
los primeros, que hace aplicable a los segundos en su artículo 50, que dispone
que se aplicarán los artículos pertinentes del reglamento que regulan la etapa
de decisión de los mismos
235
. la única diferencia que subsiste es que el caso
contra los Estados que no son parte en la Convención, o que siéndolo no han
reconocido la competencia contenciosa de la Corte, no puede ser remitido a
este tribunal.
El artículo 43 del Reglamento dispone que, si la Comisión decide que
no hubo violación, preparará un informe que será transmitido a las partes y
se publicará en el Informe Anual que ella elabora para la Asamblea general
(art. 43.1). Si establece que hubo una o más violaciones, preparará un informe
preliminar con proposiciones y recomendaciones, que será transmitido sólo
al Estado, fijándole un plazo para que informe las medidas tomadas respecto
de las recomendaciones. Este es el informe que regula el artículo 50 de la
Convención. El Estado no podrá publicarlo (art. 43.2). la adopción del informe
y su transmisión al Estado se notificará al peticionario (art. 43.3). Por la misma
razón de que no es posible que una comunicación no reciba una decisión sobre
admisibilidad o inadmisibilidad, tampoco se puede dejar un caso declarado
admisible sin que se decida si hubo o no hubo violación.
Notificado el Estado de esta opinión, empieza a correr un plazo de tres
meses dentro del cual (i) el caso puede ser solucionado, por ejemplo, por un
arreglo amistoso, o por haber el Estado tomado las medidas recomendadas
por la Comisión, o (ii) si es procedente, el caso puede ser enviado a la Corte,
ya sea por la Comisión o por el Estado correspondiente. Si esto no sucede, la
Comisión puede, de acuerdo al artículo 51.1 de la Convención, emitir su opinión
y sus conclusiones sobre el caso y hacer nuevamente recomendaciones, fijando
un plazo para que el Estado las cumpla. la obligatoriedad de estas segundas
recomendaciones es objeto de controversia. Sería posible argumentar, a favor
de su obligatoriedad, que el artículo 51.2 de la Convención, a diferencia del
artículo 50, está formulado en términos imperativos, ya que dispone que la
Comisión “hará las recomendaciones pertinentes y fijará un plazo dentro
del cual el Estado debe tomar las medidas que le competan para remediar la
situación examinada”. Esta argumentación, sin embargo, no parece haber sido
utilizada por la Comisión en apoyo de su posición.
235
Ibídem, artículo 50.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
76
la Comisión ha solicitado a la Corte en varios casos que decidiera que el
Estado había violado el artículo 51 de la Convención porque no había cumplido
con sus recomendaciones. Esta, junto con sostener que el informe del artículo
51 no podía emitirse precisamente porque la Comisión había enviado el caso a
la Corte, se refirió a la naturaleza de las recomendaciones en ambos informes,
sin distinguirlos
236
. Sin embargo, ya en loayza Tamayo, la Corte se refirió
sólo al informe del artículo 50
237
, matizando lo que había dicho respecto de
las recomendaciones al sostener que:
“Sin embargo, en virtud del principio de buena fe, consagrado en el mismo
artículo 31.1 de la Convención de viena, si un Estado suscribe y ratifica un
tratado internacional, especialmente si trata de derechos humanos, como
es el caso de la Convención Americana, tiene la obligación de realizar
sus mejores esfuerzos para aplicar las recomendaciones de un órgano de
protección como la Comisión Interamericana que es, además, uno de los
órganos principales de la organización de los Estados Americanos, que
tiene como función “promover la observancia y la defensa de los derechos
humanos” en el hemisferio (Carta de la oEA, artículos 52 y 111).
Asimismo, el artículo 33 de la Convención Americana dispone que la
Comisión Interamericana es un órgano competente junto con la Corte
“para conocer de los asuntos relacionados con el cumplimiento de los
compromisos contraídos por los Estados Partes”, por lo que, al ratificar
dicha Convención, los Estados Partes se comprometen a atender las reco-
mendaciones que la Comisión aprueba en sus informes”
238
.
Con esto, la Corte acude a la Carta y a la Convención Americana para darle
fuerza legal a las recomendaciones de la Comisión

hechas de acuerdo con el
artículo 51. Además, si aplicamos el principio de que cada disposición debe
interpretarse de manera que tenga un efecto útil, parecería lógico darle algún
sentido a la diferente formulación de los artículos 50 y 51.
236
Al respecto, la Corte ha indicado que “[…] el término “recomendaciones” usado por la Convención
Americana debe ser interpretado conforme a su sentido corriente de acuerdo con la regla general de
interpretación contenida en el artículo 31.1 de la Convención de viena sobre el Derecho de los Tratados
y, por ello, no tiene el carácter de una decisión jurisdiccional obligatoria cuyo incumplimiento genera-
ría la responsabilidad del Estado. Como no consta que en la presente Convención la intención de las
partes haya sido darle un sentido especial, no es aplicable el artículo 31.4 de la misma Convención.
En consecuencia, el Estado no incurre en responsabilidad internacional por incumplir con una reco-
mendación no obligatoria. En cuanto al artículo 44 de la Convención Americana, la Corte encuentra
que él se refiere al derecho a presentar peticiones ante la Comisión y que no tiene relación con las
obligaciones del Estado.” ver, Corte IDH. Caso Caballero Delgado y Santana Vs. Colombia, párr. 67.
En el mismo sentido; Caso Genie Lacayo Vs. Nicaragua, párr. 93.
237
Caso Loayza Tamayo Vs. Perú, párr. 82: “En relación con este punto la Corte concluye que la violación
o no del artículo 51.2 de la Convención no puede plantearse en un caso que, como el presente, ha sido
sometido a consideración de la Corte, por cuanto no existe el informe señalado en dicho artículo”.
238
Ibídem, párrs. 80 y 81.
IV. EL PROCEDIMIENTO PARA CONOCER VIOLACIONES AISLADAS…
77
Corresponde a la Comisión decidir, por mayoría absoluta de votos, si el
Estado ha tomado las medidas adecuadas para cumplir con las recomendaciones
y si

publica o no su informe
239
.
Es posible, en teoría, que los órganos políticos de la oEA, usualmente la
Asamblea general, discutan el caso, ya que la resolución es publicada en el
Informe Anual de la Comisión, que es enviado a la oEA para su información y
discusión; esta discusión podría, también en teoría, tener consecuencias para el
Estado. En la práctica, sin embargo, no parece haber habido nunca una discusión
de un caso individual ante ninguno de los órganos políticos de la oEA.
4.4. Remisión de casos a la Corte
El artículo 43.3 del Reglamento dispone que si el caso es contra un Estado
que hubiera aceptado la jurisdicción contenciosa de la Corte Interamericana, al
notificar al peticionario de la adopción del informe del artículo 50, la Comisión
dará a éste la oportunidad de presentar, dentro del plazo de un mes, su posición
respecto del sometimiento del caso a la Corte. Si el peticionario tuviera interés
en que el caso sea sometido a la Corte deberá informar a la Comisión sobre: a)
la posición de la víctima o sus familiares, si fueran distintos del peticionario;
b) los datos de la víctima o sus familiares; c) los fundamentos de su petición
de que se remita el caso a la Corte; d) la prueba documental, testimonial y
pericial disponible; y e) las pretensiones en materia de reparaciones y costas.
Además, el caso puede ser presentado ante la Corte por un Estado, lo que no
ha sucedido hasta ahora
240
. la reticencia de los Estados para enviar casos a la
Corte y la carencia de los individuos de locus standi ante la Corte, hace que
la decisión que adopta la Comisión, en cuanto a poner en conocimiento de la
Corte los casos que ha examinado, es fundamental
241
.
El nuevo Reglamento de la Comisión ha regulado esta materia en forma
novedosa, estableciendo que la remisión de causas a la Corte será la regla general
y la decisión de no enviar un caso a la Corte debe ser justificada y adoptada
por la mayoría de los comisionados
242
, oyendo a la víctima. Para tomar la
decisión, la Comisión debe tener en consideración la posición del peticio-
nario; la naturaleza y gravedad de la violación; la necesidad de desarrollar o
aclarar la jurisprudencia del sistema; el eventual efecto de la decisión en los
239
CADH, artículo 51; Reglamento Comisión, artículos 43 y 45.
240
El 22 de julio de 2002, Perú envió a la Corte el caso relativo a lori Berenson, pero la Comisión había
presentado el mismo caso ante la Corte con fecha 19 de julio del mismo año (Comunicado de Prensa 07/02,
de 23 de julio de 2002. Secretaría de la Corte Interamericana de Derechos Humanos), de modo que la
Corte consideró el envío del Estado como una contestación a la presentación hecha por la Comisión.
241
J. Méndez, “Una Aproximación Crítica a la Interpretación vigente de los Artículos 50 y 51 de la
Convención”, en Méndez y Cox (editores), op. cit. Nota 206, p. 253.
242
Reglamento Comisión, artículo 44.1.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
78
ordenamientos jurídicos de los Estados miembros; y la calidad de la prueba
disponible
243
. Esto da a la Comisión un amplio espacio para la decisión. Suscita
dudas el hecho de que la calidad de la prueba disponible pueda ser un criterio
para no enviar un caso a la Corte. Si la Comisión ha declarado la existencia
de una o más violaciones a los derechos humanos, parece de suyo que ha en-
contrado pruebas para así declararlo y uno se pregunta por qué la Comisión
estima que las pruebas ante la Corte deben tener una calidad distintas que las
que ella estimó eran suficientes para su decisión. Es de esperar que la norma
sea utilizada con sabiduría

para que, por una parte, no deje sin la posibilidad
de una decisión jurisdiccional a casos que la merezcan y, por la otra, no sature
a la Corte con un envío exagerado de casos. Sobre esto último, la reglamenta-
ción del año 2003 ha traído como consecuencia un aumento de los casos ante
la Corte que hasta principios de 2007 era completamente manejable por este
órgano no parecía exagerado.
De conformidad con lo preceptuado en el artículo 51.1 de la Convención,
tanto la Comisión como el Estado tienen un plazo de tres meses, contado a partir
de la remisión al Estado del informe de la Comisión establecido en el artículo
50 de la Convención, para enviar el caso a la Corte. En procesos en que se ha
reclamado por el Estado la remisión tardía de un caso por la Comisión, la Corte
ha establecido que dicho plazo no es fatal y que, en consecuencia, puede ser
formalmente prorrogado
244
. Asimismo, dicho plazo puede ser interrumpido, e
incluso las circunstancias pueden determinar que se elabore un segundo infor-
me o que el plazo se reanude desde el principio
245
. Sin embargo, la Corte ha
determinado que todo procedimiento debe estarse a ciertas reglas o principios
mínimos, uno de los cuales es el de la seguridad jurídica, entendiendo por
ésta que “los Estados sepan a qué atenerse”
246
. Esto implica que la Comisión
no puede hacer un uso arbitrario de los plazos, “menos aún si son de aquellos
contemplados en la Convención misma”
247
. Esto llevó a la Corte a decidir que
no podía conocer de un caso enviado por la Comisión más de siete meses des-
pués de que el plazo se venciera, teniendo en consideración que el caso había
llegado a la Corte dentro del plazo original y había sido retirado por la Comisión
después de que éste había vencido. la Corte sostuvo que aunque Perú hubiera
solicitado el retiro, lo que no estaba claro, la Comisión no podría haber accedido
al pedido por estar el plazo ya agotado
248
. Esto parece razonable, puesto que
ningún plazo puede suspenderse después de su vencimiento.
243
Ibídem, artículo 44.2.
244
Caso Neira Alegría y otros Vs. Perú. Excepciones Preliminares, párrs. 32, 33 y 34.
245
Caso Cayara Vs. Perú. Excepciones Preliminares, párr. 39.
246
Ibídem, párr. 38.
247
Idem.
248
Ibídem, párrs. 60, 61, 62 y 63.
IV. EL PROCEDIMIENTO PARA CONOCER VIOLACIONES AISLADAS…
79
b. eL ProcedImIento ante La corte InteramerIcana
de derechos humanos
Para que la Corte pueda tomar conocimiento de un caso, éste debe ser
presentado, ya sea por la Comisión o por un Estado dentro del plazo de tres
meses a contar de la remisión al Estado del informe del artículo 50. Esto implica,
naturalmente, que la Corte sólo conocerá de casos respecto de los cuales se haya
terminado el procedimiento ante la Comisión
249
. los requisitos señalados dejan
a la Corte en una situación de pasividad, puesto que depende de la Comisión o
de un Estado para ejercer su jurisdicción contenciosa. En este sentido, hubo para
la Corte un demoroso comienzo
250
, pero en los últimos años su actividad se ha
incrementado substancialmente. Todo indica que esta situación se mantendrá.
veremos a continuación las normas que regulan esta jurisdicción.
1. Competencia
1.1. La competencia ratione personae
• Legitimación activa
Sólo los Estados partes en la Convención y la Comisión tienen derecho a
presentar un caso ante la Corte. la Convención no explicita qué Estados partes
pueden ejercer este derecho. Es evidente que el o los Estados que han participado
en el procedimiento ante la Comisión tienen ese derecho. Más dudoso es que lo
tenga un Estado del cual la víctima es nacional, pero que no ha intervenido en
el procedimiento ante la Comisión. Se ha dicho que el vínculo de nacionalidad
confiere al Estado el derecho de ejercer la protección diplomática a favor de
la víctima y que, por lo tanto, ese Estado tiene siempre un interés en el caso
que lo autoriza a presentarlo a la Corte
251
. En realidad, hay argumentos fuertes
para sostener que cualquier Estado tiene derecho a llevar un asunto a la Corte,
puesto que la Convención Americana establece un orden público internacional,
que está en el interés de todos los Estados partes mantener
252
.
la Comisión no sólo está facultada para llevar un caso a la Corte, sino que,
de conformidad al artículo 57 de la Convención, debe siempre comparecer ante
249
CADH, artículo 61.2.
250
ver sobre las relaciones de la Comisión y de la Corte y el envío de casos por la primera a esta última,
C. Medina, “The Inter-American Commission on Human Rights and the Inter-American Court of
Human Rights: reflections on a joint venture”, en Human Rights Quarterly (John Hopkins University
Press, Baltimore, USA) (1990), Nº 4 pp. 439-464.
251
J. Kokott, “Der Interamerikanische gerichtshof für Menschenrechte und seine bisherige Praxis”, en
ZaoRV, vol. 44, 1984, pp. 812-813.
252
C. Medina,

op. cit. Nota 62, pp. 168-169
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
80
ésta en todos los casos. Se discute cuál es su rol procesal. la Corte ha tomado la
posición de asignarle a la Comisión la tarea de hacer de contraparte del Estado.
Esto se vio desde el caso velásquez Rodríguez en adelante. En una reforma
a su Reglamento de noviembre de 2000, al consignar los requisitos que debe
tener lo que la Corte llama “la demanda” de la Comisión, la Corte explicitó esta
posición al exigir que ésta consigne el nombre y dirección de los representantes
de las presuntas víctimas y sus familiares y en caso de que esta información
no sea señalada, dispone que “la Comisión será la representante procesal de
aquéllas como garante del interés público bajo la Convención Americana, de
modo a evitar la indefensión de las mismas”.
Sostenemos que la posición de la Corte es equivocada. la Comisión no
puede ser la contraparte del Estado, puesto que es un órgano de la Convención
cuya función es conocer de los asuntos relacionados con el cumplimiento de los
compromisos contraídos por los Estados partes en la Convención. Esto significa
que ella es un órgano del sistema que vela, con sus propias facultades, por el
cumplimiento de la Convención Americana. la antigua Comisión Europea de
Derechos Humanos, enfrentada también con el problema de que el tratado res-
pectivo no había dado a la víctima locus standi ante la Corte Europea, sostuvo
categóricamente que no podía representar a la víctima porque perdería con
ello la imparcialidad que era indispensable para poder conocer de la conducta
de los Estados en relación con sus obligaciones convencionales y por ello
decidió darle a la víctima la posibilidad de participar a través de formar parte
de la delegación de la Comisión que concurría a la Corte cuando el caso era
examinado por ésta
253
. Creemos que esa posición es la correcta. En interés de
sus diversas funciones, la Comisión debe tener completa independencia frente
a las partes involucradas en un caso de violación de los derechos humanos. Esta
independencia parece imposible de ser mantenida si la Comisión se transfor-
ma en la defensora de una víctima particular. Tampoco parece esto factible si
se piensa que es posible, aunque la Comisión nunca lo ha permitido, que un
asunto llegue a la Corte cuando la Comisión no ha encontrado que haya habido
una violación por el Estado parte, en cuyo caso las posiciones de la presunta
víctima deberían ser defendidas por la Comisión, que no las comparte. las
conversaciones y debates en los últimos años sobre la reforma del sistema
critican esta situación y proponen una enmienda de la Convención. Ella no
es necesaria porque la Convención jamás ha dispuesto que la Comisión sea
“parte” en el procedimiento ante la Corte
254
, sino el de un órgano del sistema
cuya función es la de proteger la integridad de ese sistema. Esto no significa
que la Comisión no deba tener un papel que jugar en el proceso, pero éste no
será el de la contraparte del Estado.
253
I. Brownlie, Principles of Public International Law, Clarendon Press, oxford, 5ª Edición, 1998.
254
Sobre esto, ver C. Medina, op. cit., Nota 250, pp. 459-461.
IV. EL PROCEDIMIENTO PARA CONOCER VIOLACIONES AISLADAS…
81
Hasta el año 2001, el individuo no podía participar directamente en el
procedimiento ante la Corte. El Reglamento de la Corte, a su vez, disponía que
los delegados de la Comisión ante la Corte podían ser asistidos por cualquier
persona que la Comisión eligiera y, si uno de ellos era el denunciante original
o los representantes de las víctimas o de sus familias, debería darse aviso a la
Corte, la que podría autorizar su intervención en los debates a propuesta de
la Comisión
255
. En la modificación al Reglamento del año 1996, la Corte dio
también a los representantes de las víctimas o de sus familiares el derecho de
presentar sus propios argumentos y pruebas, de manera autónoma, en la etapa
de la determinación de la reparación
256
. las normas y prácticas señaladas,
que se usaron frecuentemente, disminuían en parte la injusta posición en que
la Convención ha puesto al peticionario frente al procedimiento que se sigue
ante la Corte.
la situación ha variado sustancialmente a partir de la reforma del año 2000
al Reglamento de la Corte. En la actualidad, una vez que la demanda ante la
Corte ha sido admitida, se trata a la víctima, sus familiares o sus representan-
tes debidamente acreditados, como verdaderas partes del proceso, ya que el
nuevo artículo 23 les permite presentar solicitudes, argumentos y pruebas en
forma autónoma. la disposición establece, además, que, de existir pluralidad
de presuntas víctimas, familiares o representantes debidamente acreditados,
deberán éstos designar un interviniente común que será el único autorizado para
actuar, incluso, en las audiencias públicas. Este es, sin duda alguna, el paso más
importante que ha dado el sistema en cuanto a garantizar los derechos de las
víctimas como sujetos del derecho internacional y, además, garantizar de esta
forma el debido proceso ante los órganos de control del sistema internacional
de protección de los derechos humanos
257
y replantea con mayor fuerza el papel
de la Comisión en el proceso, puesto que ahora la víctima puede defenderse
por sí misma ante la Corte.
Sin embargo, el hecho de que la víctima actúe como parte y que la Comisión
realice el mismo trabajo, pone a los Estados en una posición desmedrada en
términos de la igualdad que debe ser solucionada. la Comisión debe compa-
recer ante la Corte en todos los casos ante ella, pero eso no significa que deba
ser contraparte del Estado. Por el contrario, ella debe tener siempre una po-
sición de órgano del sistema y, por ejemplo, presentar resumidamente el caso
al comienzo de la audiencia y fijar los puntos que la Comisión estima fueron
255
Reglamento Corte, artículo 22, modificado en este sentido en septiembre de 1996.
256
Reglamento Corte, artículo 23.
257
Sobre este proceso ver: A.A. Cançado Trindade, El Sistema Interamericano de Protección de los
Derechos Humanos en el Umbral del Siglo XXI. Informe: Bases para un Proyecto de Protocolo a
la Convención Americana sobre Derechos Humanos, para Fortalecer su Mecanismo de Protección,
Secretaría Corte Interamericana de Derechos Humanos, Mayo de 2001, Tomo II, pp. 3-72.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
82
decisivos para elaborar un informe del artículo 50 en que se había concluido
que había o no había una violación de derechos humanos; posteriormente le
corresponderá informar a la Corte sobre los puntos que se discutan cuando la
Corte o la Comisión estimen que se necesite una aclaración.
la habilitación a la o las víctimas para presentar directamente observaciones
y comentarios en su caso ha requerido decidir cómo manejar la pluralidad de
víctimas en un caso, lo que es más frecuente de lo que el público podría ima-
ginar. Ha habido casos con muchas víctimas, como la Masacre de Mapiripán
o la del Penal Castro Castro. la regla del Reglamento es que, en esos casos,
las partes deben nombrar un interviniente común. Este ha sido un punto que
causa fricción, porque a veces las víctimas no son capaces de concordar sus
argumentos de fondo y/o sus peticiones y sería útil intentar una solución que
obvie ese problema, la que se ha estado debatiendo.
• Legitimación pasiva
Para que la Corte pueda conocer de un caso contencioso, es necesario que
el Estado haya aceptado la competencia de la Corte. Según lo dispuesto por el
artículo 62 de la CADH, ésta puede hacerse por una declaración de voluntad
o por convención especial. la declaración puede ser pura y simple, o sujeta a
condición de reciprocidad, y puede hacerse en el momento de la ratificación
o la adhesión o en cualquier momento posterior
258
. Como la reciprocidad dice
relación con las relaciones entre Estados, no procede cuando la demanda es
deducida por la Comisión.

Esta interpretación se funda en la idea de que en
materia de derechos humanos las normas de reciprocidad son restrictivas, ya
que los instrumentos internacionales no buscan regular reclamaciones interes-
tatales, sino que establecer mecanismos de protección de las personas respecto
de la actividad de los Estados, por lo tanto, no está en juego una situación de
privilegios entre Estados donde sí se justificaría la tesis de la reciprocidad
259
.
Además, la declaración puede tener condiciones en cuanto a su vigencia. la
declaración puede ser indefinida, por un plazo establecido, para un caso deter-
minado o en términos generales.
1.2. La competencia ratione materiae
la competencia contenciosa de la Corte se remite ratione materiae, a la
Convención Americana, que constituye el derecho substantivo que la Corte deberá
aplicar. Sin embargo, a partir de ciertas normas de reenvío que se contienen en
258
Convención, artículo 62. los siguientes Estados han reconocido esta competencia: Argentina, Barbados,
Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Chile, Ecuador, El Salvador, guatemala, Haití, Honduras, México,
Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Suriname, Uruguay y venezuela.
259
OC-2/82, párrs. 29 y sgtes.
IV. EL PROCEDIMIENTO PARA CONOCER VIOLACIONES AISLADAS…
83
la misma Convención, es necesario tener presente otros instrumentos. Tal es el
caso del artículo 5 de la Convención, que señala que en materia de reservas se
estará a lo dispuesto en el Tratado de viena sobre el Derecho de los Tratados,
o bien, el del art. 46.1 letra a), según el cual en materia de agotamiento de los
recursos internos se estará a los “principios de derecho internacional general-
mente reconocidos”; o del art. 29 de la Convención, que al señalar las normas
de interpretación de la Convención señala que estas no podrán ser interpretadas
en un sentido que restrinjan o violen las normas contenidas en la Declaración
Americana de Derechos y Deberes del Hombre del año 1948 y otros actos
internacionales de la misma naturaleza.
la Corte tiene también competencia para conocer de los casos en que se
aleguen violaciones de los derechos del párrafo a) del artículo 8 y artículo 13
del Protocolo Adicional a la Convención en materia de derechos económicos,
sociales y culturales (Protocolo de San Salvador)
260
; y de los casos en que
se aleguen violaciones de la Convención Interamericana sobre Desaparición
Forzada de Personas
261
. Además, la Corte se ha atribuido competencia para
aplicar la Convención Interamericana Para Prevenir y Sancionar la Tortura
262
y
la Convención Interamericana para Prevenir, Erradicar y Sancionar la violencia
contra la Mujer
263
.
A diferencia de la Comisión, la Corte no ha aceptado su competencia para
decidir sobre el cumplimiento de obligaciones que surjan de instrumentos ajenos
al sistema interamericano, aun cuando los ha usado con el fin de iluminar el
contenido de las obligaciones de los Estados respecto de los derechos contenidos
en los tratados sobre los cuales ella tiene competencia
264
.
1.3. La competencia ratione temporis
la competencia ratione temporis puede estar referida a dos situaciones
diversas, ora a una condición de admisibilidad de la demanda, ora a una con-
dición de aplicación de la actividad jurisdiccional de la Corte. En el primer
caso, ésta se refiere al plazo para presentar un caso al conocimiento de la
Corte, materia a que nos hemos referido anteriormente al analizar la remisión
260
Protocolo Adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos en Materia de derechos
Económicos, Sociales y Culturales, “Protocolo de San Salvador”, artículo 19.6.
261
Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas, artículo xIII. la Convención
Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas fue adoptada en Bélem do Pará, el 9 de junio
de 1994. Entró en vigencia el 28 de marzo de 1996 y tiene a enero de 2003, 9 Estados parte. A junio
de 2006 hay 12 Estados parte.
262
Caso de los “Niños de la Calle” (Villagrán Morales y otros) Vs. Guatemala, párrs. 239-252.
263
Caso del Penal Miguel Castro Castro Vs. Perú.
264
Caso de los “Niños de la Calle” (Villagrán Morales y otros) Vs. Guatemala; Caso “Instituto de
Reeducación del Menor” Vs. Paraguay.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
84
de casos por parte de la Comisión. En el segundo caso, es evidente que, como
todo tratado internacional, la Convención se aplica a los Estados una vez
que éstos la han ratificado o han accedido a ella. Como consecuencia de la
jurisprudencia de la Corte, no sólo debe examinarse la fecha de ratificación
o adhesión a la Convención; también debe verse la fecha de reconocimiento
de la competencia, porque la Corte no ha aceptado conocer de casos en que
los hechos que se invocan como sustento fáctico del caso son posteriores a la
fecha de ratificación de la Convención, pero posteriores al reconocimiento de
la competencia contenciosa de la Corte
265
.
Se dice que el principio de la no retroactividad del tratado y su imposibi-
lidad de aplicarlo a hechos sucedidos con anterioridad a la vigencia del tratado
para el Estado respectivo o a la fecha de reconocimiento de competencia puede
ser modificado por un fenómeno que se conoce con el nombre de “violación
continua” o “efectos continuos de una violación”. En la jurisprudencia euro-
pea, las violaciones continuas se oponen a las violaciones constituidas por
actos instantáneos, de manera similar a la distinción que se hace en el derecho
penal
266
. En la jurisprudencia interamericana, el concepto se ha utilizado par-
ticularmente respecto del fenómeno de las desapariciones forzadas. Se sostiene
que la desaparición forzada, en la medida en que no aparezca el cadáver de la
persona secuestrada, configura una privación continua de la libertad personal.
Esto está reflejado en el artículo III de la Convención Interamericana sobre
Desaparición Forzada de Personas sobre el tema, que dispone que “[d]icho
delito será considerado como continuado o permanente mientras no se esta-
blezca el destino o paradero de la víctima”. Aparece de allí que la privación
de libertad continúa mientras no se le pone término, lo que parece lógico. Sin
embargo, no parece que esto sea una excepción a la regla de prohibición de la
retroactividad: si la violación se continúa produciendo, el tratado no se está
aplicando retroactivamente.
la jurisprudencia de la Corte, sin embargo, ha sostenido que la desaparición
forzada implica también una violación del derecho a la vida, y a la integridad
personal del desaparecido y el problema que se plantea es, entonces, si existe
también una violación continua de esos derechos. la Corte ha contestado esta
interrogante de manera afirmativa. En su primera sentencia, recaída en el caso
velásquez Rodríguez, la Corte decidió que la desaparición forzada “constituye
una violación múltiple y continuada de numerosos derechos reconocidos en
265
ver sentencias de ejemplo, Caso Alfonso Martín del Campo Dodd Vs. México. Excepciones Preliminares,
párrs. 79 y 85.
266
ver sobre el concepto en el contexto del Convenio Europeo de Derechos Humanos, l.g. loucaides,
“The concept of ‘continuing’ violations of human rights” en P. Mahoney et al (eds), Protecting Human
Rights: The European Perspective Mélanges à la mémoire de Rolv Ryssdal, Carl Heymanns verlag
Kg, Kóln/Berlin/Bonn/München, 2000, pp. 803-815.
IV. EL PROCEDIMIENTO PARA CONOCER VIOLACIONES AISLADAS…
85
la Convención”, mencionando de manera específica los derechos de los artí-
culos 4, 5 y 7 de la Convención
267
, posición que reprodujo en casi todos los
casos similares posteriores a éste
268
. Un buen ejemplo de esta interpretación
se encuentra en el caso Trujillo Oroza, que planteaba el problema de que la
desaparición de la víctima era anterior a la ratificación de la Convención por
Bolivia y a la posterior declaración de reconocimiento de la competencia de
la Corte. El punto no fue discutido, sin embargo, porque Bolivia no interpuso
una excepción de incompetencia, reconoció su responsabilidad internacional
y aceptó las consecuencias jurídicas de los hechos que habían llevado a la
desaparición de Trujillo
269
. la sentencia de reparaciones en este caso expresa
en el párrafo 72:
“la Corte tiene presente que algunos de los hechos de este caso son an-
teriores a las fechas de la ratificación de la Convención Americana y del
reconocimiento de la competencia contenciosa de la Corte por parte del
Estado. Sin embargo, observa igualmente la Corte que el Estado deman-
dado no objetó que se consideraran los hechos del caso como un todo, y
respecto de la totalidad del período comprendido entre 1971 y la fecha
de la presente Sentencia. Cabe asimismo señalar que merece tenerse en
cuenta que el Tribunal Constitucional de Bolivia señaló (infra párr. 107)
que

“la privación ilegal de libertad o detenciones ilegales […] es un delito
permanente”, que “la prescripción de los delitos permanentes se debe em-
pezar a contar desde el día en que cesa la ejecución del delito” y “que la
víctima no ha recuperado hasta el presente su libertad; consecuentemente,
no ha comenzado a correr la prescripción”. En razón de lo anteriormente
expuesto, la Corte examinará y decidirá sobre la situación continuada de
desaparición forzada del señor José Carlos Trujillo oroza y las consecuen-
cias de dicha situación”.
El razonamiento utilizado por la Corte respecto de la continuidad de las
violaciones que provoca una desaparición forzada no fue aplicado de esta
manera cuando la Corte debió decidir sobre su competencia en razón del tiempo,
objetada por el Estado, en el caso Blake
270
. En ese caso no se discutía la no
retroactividad del tratado, puesto que los hechos habían sucedido después de que
guatemala había ratificado la Convención Americana, sino que la no retroacti-
vidad del reconocimiento de la competencia de la Corte para conocer de

hechos
anteriores a dicho reconocimiento. Podría sostenerse que las obligaciones del
267
Caso Velásquez Rodríguez Vs. Honduras, párrs. 155-157.
268
la excepción parece ser solamente el caso Caballero Delgado, donde la Corte no encontró que la des-
aparición de esa víctima constituía una violación del derecho a la integridad personal (Caso Caballero
Delgado y Santana Vs. Colombia, párr. 65).
269
Caso Trujillo Oroza Vs. Perú. Reparaciones, párr. 36.
270
Caso Blake Vs. Guatemala. Excepciones Preliminares.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
86
tratado nacen con éste y que la declaración de reconocimiento de competencia
tiene por efecto habilitar a la Corte para conocer de las infracciones a dicho
tratado, desde la fecha en que ellas eran exigibles, pero en este caso guatemala
había formulado su declaración de reconocimiento haciendo reserva expresa
al respecto
271
. los hechos anteriores a esa fecha eran el secuestro mismo y la
acreditación de que la muerte de Blake se había producido casi coetáneamente,
acreditación que se realizó cuando el cadáver de la víctima fue encontrado por
sus familiares. El argumento del Estado contra la competencia de la Corte fue
que el secuestro y la muerte de Blake se habían consumado antes del recono-
cimiento de la competencia de la Corte; la Comisión, por el contrario, sostenía
que los efectos del secuestro y de la muerte continuaban hasta ese momento
272
.
la Corte acogió la tesis de que la privación de libertad y la muerte se habían
consumado antes de la entrada en vigor de la competencia de la Corte, por lo
que carecía de competencia

para pronunciarse a su respecto
273
, pero, haciendo
referencia a su caracterización de la desaparición forzada como un delito con-
tinuado, determinó que tenía de todos modos competencia para conocer del
fenómeno de la desaparición forzada del Sr. Blake, toda vez que
“la desaparición forzada implica la violación de varios derechos reconocidos
en los tratados internacionales de derechos humanos (…) y (…) los efectos
de estas infracciones, aún cuando algunas, como en este caso, se hubiesen
consumado, pueden prolongarse de manera continua o permanente

hasta el
momento en que se establezca el destino o paradero de la víctima”
274
.
En esta sentencia no se habla ya de “violación” continua sino de “efectos”
continuos de la violación del derecho a la vida. Sin embargo, si la sentencia se
examina, se advierte que lo que la Corte hace, en realidad, es decidir que ha
habido una violación, no de los derechos del señor Blake, sino de los derechos
de sus familiares, es decir, establece una violación por hechos que acaecieron
con posterioridad al secuestro y al reconocimiento por parte de guatemala de
la jurisdicción de la Corte. la continuidad de que se habla es la de denegar
justicia a los familiares de la víctima y, por esa vía, causarles un sufrimiento en
detrimento de su integridad psíquica y moral, lo que se refleja en que la sentencia
establece la violación de los artículos 8 y 5 en perjuicio de esos familiares
275
.
271
El reconocimiento de la competencia de la Corte por guatemala expresa que: “la aceptación de la
competencia de la Corte se hace (…) con la reserva de que los casos en que se reconoce la competencia
son exclusivamente los acaecidos con posterioridad a la fecha en que esta declaración sea presentada
(…)”. En Reconocimiento de Competencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 9
de marzo de 1987. Consultado en www.oas.org
272
Caso Blake Vs. Guatemala. Excepciones Preliminares, párr. 31.
273
Ibídem, párr. 33.
274
Ibídem, párrs. 35 y 39.
275
Caso Blake Vs. Guatemala, párr. 124 Nº 1 y 2.
IV. EL PROCEDIMIENTO PARA CONOCER VIOLACIONES AISLADAS…
87
1.4. La competencia ratione loci
Al igual que en el caso de la competencia de la Comisión, la Corte sólo
puede conocer de comunicaciones que se refieran a hechos que afectan a personas
bajo la jurisdicción del Estado supuestamente responsable de las violaciones
a los derechos humanos que se han alegado.
2. El procedimiento
la presentación del caso debe hacerse por escrito
276
. De conformidad con los
números 1 y 2 del artículo 33 del Reglamento de la Corte, dicho escrito deberá
contener las pretensiones (incluidas las referidas a las reparaciones y costas); las
partes en el caso; la exposición de los hechos; las resoluciones de apertura del
procedimiento y de admisibilidad de la denuncia por la Comisión; las pruebas
ofrecidas con indicación de los hechos sobre los cuales versarán; la individuali-
zación de los testigos y peritos y el objeto de sus declaraciones; los fundamentos
de derecho y las conclusiones pertinentes”. Cuando el caso es presentado por la
Comisión, deberá consignar el nombre y la dirección del denunciante original,
así como el nombre y la dirección de las presuntas víctimas, sus familiares o
sus representantes debidamente acreditados en caso de ser posible. También se
debe consignar los nombres de los Agentes o de los Delegados.
Conforme al numeral 3 del artículo 33 del mismo reglamento, “[e]l escrito
de la demanda expresará […] el nombre y dirección de los representantes de
las presuntas víctimas y sus familiares. En caso de que esta información no sea
señalada en la demanda, la Comisión será la representante procesal de aquéllas
como garante del interés público bajo la Convención Americana, de modo a
evitar la indefensión de las mismas. Junto con la demanda se acompañará el
informe a que se refiere el artículo 50 de la Convención si es la Comisión la
que la introduce”.
Existe una materia de carácter formal sobre la cual la Corte ha debido pro-
nunciarse, cual es, el momento en que se traba la litis y la posibilidad de retirar
la demanda. Sobre el momento en que se traba la litis, la Corte ha señalado
que esto ocurre al momento de notificarse la demanda al Estado denunciado
277
.
En cuanto a la posibilidad de retirar la demanda, ésta sería procedente siempre
que no se haya trabado la litis. El retiro de la demanda no debe ser confundido
con el desistimiento, que requiere en todo caso de un acto expreso al efecto,
y respecto del cual la Corte debe decidir si, como consecuencia del mismo,
procede sobreseer y declarar terminado el asunto
278
.
276
Reglamento Corte, artículo 32.
277
Caso Cayara Vs. Perú. Excepciones Preliminares, párr. 48.
278
Ibídem, párr. 55.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
88
El caso debe notificarse por el Secretario de la Corte a los miembros de la
Corte, al Estado demandado, a la Comisión, si ella no presentó el caso, y, acorde
con el cambio del Reglamento sobre la participación de individuos, también al
denunciante original y la presunta víctima, sus familiares o sus representantes
debidamente acreditados
279
.
Después de admitida la demanda, las presuntas víctimas, sus familiares
o sus representantes tienen el derecho de presentar solicitudes, argumentos
y pruebas a favor de su posición
280
. Es jurisprudencia constante de la Corte
que en este escrito es posible alegar violaciones de derechos que no han sido
mencionadas por la Comisión, siempre que ellas se funden en hechos que estén
contenidos en la presentación de la Comisión
281
.
En la contestación, que debe realizarse dentro de los dos meses siguientes
a la notificación de la demanda, el Estado puede aceptar los hechos
282
o contra-
decirlos. Si pretende interponer excepciones preliminares, debe hacerlo también
en esta oportunidad
283
.

En caso de que se formulen excepciones preliminares,
la Corte decide sobre ellas normalmente antes de resolver el fondo del asunto
a menos que estime que las excepciones preliminares están vinculadas con el
fondo, en cuyo caso la excepción respectiva se resolverá junto con éste en la
sentencia definitiva
284
.
En la parte oral, que se realiza por medio de audiencias, se desarrollan
los alegatos de las partes y se escucha a los testigos y a los expertos
285
. El
primero que expone es la parte que presentó el caso a la Corte; hasta ahora ha
sido siempre la Comisión. Si es la Comisión, la siguiente presentación es la
de la víctima, seguida por la del Estado. A continuación se producen la réplica
y la dúplica. En un intento por disminuir el problema de que haya dos partes
en una posición y sólo una –el Estado– en la otra, la Corte da al Estado más
tiempo que a la Comisión y al representante de la víctima, pero no el doble
que cada una.
279
Reglamento Corte, artículos 33 a 35.
280
Reglamento Corte, artículo 23.
281
Caso del Penal Miguel Castro Castro Vs. Perú, párr. 265. la Corte ha tenido una jurisprudencia constante
en esta materia. En la sentencia del Caso del Penal Miguel Castro Castro, nos remite a Caso Claude
Reyes y otros Vs. Chile, párr. 111; Caso Acevedo Jaramillo y otros Vs. Perú, párr. 280; y Caso López
Álvarez Vs. Honduras, párr. 82.
282
Caso Aloeboetoe y otros Vs. Suriname; Caso El Amparo Vs. Venezuela.; Caso Garrido y Baigorria Vs.
Argentina; Caso Benavides Cevallos Vs. Ecuador; Caso del Caracazo Vs. Venezuela; Caso Trujillo
Oroza Vs. Bolivia; Caso Barrios Altos Vs. Perú.
283
Reglamento Corte, artículo 37.
284
Ibídem, artículo 37.
285
Reglamento Corte, artículos 40 y sgtes.
IV. EL PROCEDIMIENTO PARA CONOCER VIOLACIONES AISLADAS…
89
2.1. La prueba
las pruebas que las partes quieran allegar al proceso deberán ser ofrecidas
en la demanda, en las observaciones de las víctimas y en la contestación, o en
el escrito de excepciones preliminares y en su contestación. No se admitirán
otras pruebas, a menos que se invoque fuerza mayor, un grave impedimento o
hechos sobrevinientes
286
. la Corte puede procurar de oficio toda prueba que
estime útil para resolver el asunto
287
.
Con respecto a las pruebas producidas en el procedimiento ante la Comisión,
la Corte en sus primeros casos fijó criterios amplios y determinó que, en principio,
podía revisar todo lo actuado ante la Comisión. Para entender dicha concepción,
es preciso recordar que la Corte había sido clara en determinar que la suya no
era una instancia de apelación de lo obrado ante la Comisión, sino que ella era
el único órgano jurisdiccional del sistema; de ahí que estimaba que podía y
debía entrar a conocer en sede jurisdiccional de todas las alegaciones de hecho
y de derecho formuladas por las partes. Naturalmente, esta posición dejaba el
procedimiento llevado a cabo ante la Comisión en una situación extraña respecto
del valor que lo actuado por la Comisión tenía en el proceso ante la Corte. El
nuevo Reglamento de la Corte ha modificado substancialmente esta posición
al disponer que, a menos que la Corte considere indispensable repetirlas, las
pruebas rendidas ante la Comisión serán incorporadas al expediente “siempre
que hayan sido recibidas en procedimientos contradictorios”
288
. Como ésta
es una facultad de la Corte, su correcta aplicación será facilitada

en la medida
que la tramitación de las causas ante la Comisión se ajuste a los parámetros de
judicialización y debido proceso en la construcción de la prueba.
En cuanto a la prueba propiamente tal, la Corte, siguiendo la jurisprudencia
internacional, la evalúa con un criterio de mayor flexibilidad que el que se ocupa
en los procesos de jurisdicción interna. ya en su primera sentencia sostuvo:
“Ni la Convención ni el Estatuto de la Corte o su Reglamento tratan esta
materia. Sin embargo, la jurisprudencia internacional ha sostenido la
potestad de los tribunales para evaluar libremente las pruebas, aunque ha
evitado siempre suministrar una rígida determinación del quantum de prueba
necesaria para fundar el fallo (cfr. Corfu Channel, Merits, Judgment I.C.J.
Reports 1949; Military and Paramilitary Activities in and against Nicaragua
(Nicaragua v. United Status of America), Merits, Judgment, I.C.J. Reports
1986, pars. 29-30 y 59-60)”,
286
Ibídem, artículo 44 Nº 1 y 3.
287
Ibídem, artículo 45.
288
Ibídem, artículo 44.2.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
90
agregando que:
“Para un tribunal internacional, los criterios de valoración de la prueba son
menos formales que en los sistemas legales internos. En cuanto al requeri-
miento de prueba, esos

mismos sistemas reconocen gradaciones diferentes
que dependen de la naturaleza, carácter y gravedad de litigio”
289
.
Una razón para esta flexibilidad es que la Corte ha insistido en que el
procedimiento ante ella no es un procedimiento penal, sino un procedimiento
internacional que “no tiene por objeto imponer penas a las personas culpables
de sus violaciones, sino amparar a las víctimas y disponer la reparación de
los daños que les hayan sido causados por los Estados responsables de tales
acciones”
290
.
Se ha dicho anteriormente que la Comisión puede presumir la veracidad
de los hechos contenidos en una petición si se dan determinadas circunstan-
cias
291
. En el primer caso de que conoció la Corte, en el que se había aplicado
dicha presunción, la Corte decidió no pronunciarse sobre ella, puesto que su
aplicación no había sido discutida en el proceso en el cual el gobierno había
participado plenamente
292
. Sin perjuicio de ello y dentro de su propio proce-
dimiento, la Corte estimó que

“el silencio del demandado o su contestación
elusiva o ambigua pueden interpretarse como aceptación de los hechos de la
demanda, por lo menos mientras lo contrario no aparezca de los autos o no
resulte de la convicción judicial”
293
.
Un punto importante en materia probatoria es el de la carga de la prueba.
la Corte ha señalado que a diferencia de los sistemas penales internos de los
Estados, el Estado inculpado deberá aportar los medios de prueba que fijen los
hechos y no podrá descansar en la imposibilidad que tenga la parte demandante
para generar los medios de prueba, ya que en muchos casos ellos no pueden
obtenerse sino que con la ayuda del mismo Estado
294
. Existe, pues, una obliga-
ción del Estado de proporcionar los medios de prueba necesarios para aclarar
la situación investigada; de lo contrario, la víctima quedaría casi siempre en la
indefensión y a merced de una actitud maliciosa del Estado de no proporcionar
los medios de prueba necesarios para la comprobación del hecho. Esta obligación
de colaboración con los órganos de control es el resultado del principio de que
los Estados deben cumplir las obligaciones convencionales de buena fe.
289
Caso Velásquez Rodríguez Vs. Honduras, párrs. 128 y 129.
290
Ibídem, párr. 134.
291
Reglamento Comisión, artículo 39.
292
Caso Velásquez Rodríguez Vs. Honduras, párr. 139.
293
Ibídem, párr. 138.
294
Ibídem, párrs. 135 y 136.
IV. EL PROCEDIMIENTO PARA CONOCER VIOLACIONES AISLADAS…
91
2.2. El término del proceso
Un caso ante la Corte puede terminar por sobreseimiento, si ha habido un
desistimiento; por allanamiento del demandado a las pretensiones del deman-
dante; por solución amistosa
295
; o por una sentencia.
Si el procedimiento termina por sentencia, ésta es definitiva e inapela-
ble
296
. Si la Corte estima que ha habido una violación de un derecho o libertad
protegidos en la Convención, “dispondrá que se garantice al lesionado en el
goce de su derecho o libertad conculcados”. Dispondrá, asimismo, si ello fuera
procedente, “que se reparen las consecuencias de la medida o situación que ha
configurado la vulneración de esos derechos y el pago de una justa indemni-
zación a la parte lesionada”
297
.
Dentro de los noventa días a contar de su notificación, las partes pueden
solicitar a la Corte una interpretación del fallo, en caso de desacuerdo sobre su
sentido y alcance
298
. Como el artículo 23 del Reglamento de la Corte concede
a las presuntas víctimas, sus familiares o sus representantes la facultad de pre-
sentar “solicitudes” en forma autónoma, es posible que también ellas puedan
interponer una petición de interpretación del fallo
299
.
En el caso velásquez Rodríguez, la Corte expresó que
[l]a interpretación de una sentencia implica no sólo la precisión del texto de
los puntos resolutivos del fallo, sino también la determinación del alcance,
el sentido y la finalidad de la resolución, de acuerdo con las consideraciones
de la misma. Este ha sido el criterio de la jurisprudencia internacional (vgr.
Eur. Court H.R., Ringeisen case (Interpretation of the judgment of 22 June
1972), judgment of 23 June 1973, Series A, vol. 16)
300
.
Con esta opinión, la Corte amplía su campo de decisión ante futuras pe-
ticiones de interpretación.
Al comienzo de sus actividades, la Corte dejaba con frecuencia la decisión
sobre el monto de la indemnización que había ordenado en su sentencia para
una etapa posterior, ya que la determinación del monto y de los beneficiarios
295
la Corte, Reglamento, artículos 53 y 54. la Corte, sin embargo, puede decidir proseguir con el caso
(artículo 55).
296
CADH, artículo 67.
297
Ibídem, artículo 63.
298
Ibídem, artículo 67.
299
Caso Ivcher Bronstein Vs. Perú. Interpretación de la Sentencia de Fondo; Caso Cesti Hurtado.
Interpretación de la Sentencia de Reparaciones.
300
Caso Velásquez Rodríguez Vs. Honduras. Interpretación de la Sentencia de Indemnización Compensatoria,
párr. 26.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
92
podía ser objeto de controversia
301
. En aras de una mayor celeridad, ahora las
sentencias deciden casi siempre sobre excepciones preliminares, si las hubiere,
sobre el fondo y sobre las reparaciones. la Corte se reserva siempre la facultad
de supervisar el cumplimiento del fallo después de haber dictado sentencia sobre
la indemnización; en ese caso, cuando se ha dado cabal cumplimiento al fallo,
la Corte dicta una resolución dando el caso por terminado
302
.
los Estados Partes tienen la obligación internacional de cumplir el fallo
de la Corte, pero la Corte no tiene imperio para forzar este cumplimiento
303
.
Sin embargo, la parte del fallo que disponga indemnización compensatoria se
podrá ejecutar en el respectivo país por el procedimiento interno vigente para
la ejecución de sentencias con el Estado
304
. Esta disposición no parece haberse
utilizado por los interesados, quizás porque a menudo se entiende que ella requiere
que los Estados establezcan un procedimiento nuevo, específico, para que se
ordene el pago de la indemnización. Una correcta lectura de la Convención, sin
embargo, lleva a la conclusión de que el artículo 68.2 le da al fallo de la Corte,
en lo que respecta a la indemnización, la calidad de una sentencia definitiva
nacional, por lo que el procedimiento a usarse para hacerla cumplir es aquél
que existe en casi todos los países para hacer cumplir las sentencias en contra
del Fisco. En general, todos los Estados han cumplido con parte del fallo; muy
pocos lo han cumplido a cabalidad. Es una constante que la determinación de
que se proceda a una investigación seria y rápida es la que normalmente no se
cumple, mientras que las indemnizaciones en dinero, aunque con retraso, muy
a menudo son realizadas.
El artículo 65 de la Convención dispone que la Corte informará a la Asamblea
general de la oEA cuando un Estado no haya cumplido con un fallo y hará las
recomendaciones que estime pertinentes. Esto permite a la Asamblea discutir
el caso y adoptar una resolución al respecto. Hasta ahora, la Asamblea general
no ha ejercido esta función, a pesar de que la Corte provee la información a la
Asamblea de manera regular. la carencia de voluntad política de los Estados
para cumplir con su deber de contribuir al respecto del orden internacional en
materia de derechos humanos puede observarse en toda su magnitud con lo
ocurrido con Perú, Estado que en el año 1999 anunció expresamente que no
cumpliría con una sentencia dictada por la Corte (Caso Castillo Petruzzi), para
luego proceder al retiro de su reconocimiento de la competencia de la Corte
301
ver, por ejemplo, Caso Velásquez Rodríguez Vs. Honduras. Indemnización Compensatoria, y Caso
Aloeboetoe y otros Vs. Suriname. Reparaciones.
302
Jurisprudencia constante de la Corte Interamericana desde Caso Aloeboetoe y Otros Vs. Suriname.
303
El gobierno de Costa Rica –país sede de la Corte Interamericana– ha suscrito un convenio con la
Corte, cuyo artículo 27 dispone: “las resoluciones de la Corte y, en su caso, de su Presidente, una vez
comunicadas a las autoridades administrativas o judiciales correspondientes de la República, tendrán
la misma fuerza ejecutiva y ejecutoria que las dictadas por los tribunales costarricenses”.
304
CADH, artículo 68.
IV. EL PROCEDIMIENTO PARA CONOCER VIOLACIONES AISLADAS…
93
para conocer las denuncias individuales, el que, según su propia interpretación,
debía tener efectos inmediatos para todos los casos pendientes ante la Corte
305
.
Si bien la Corte rechazó ambas medidas, no hubo pronunciamiento alguno sobre
estas materias por los órganos políticos del sistema
306
. Esta es una falla severa
del mecanismo regional de protección a los derechos humanos.
3. Las medidas provisionales
la Corte, de oficio o a instancia de parte, puede ordenar las medidas pro-
visionales que considere pertinentes en cualquier estado del procedimiento,
cuando se trate de casos de extrema gravedad y urgencia y ello sea necesario
para evitar daños irreparables a las personas
307
.
Como se mencionó al hablar del procedimiento ante la Comisión, la Corte
puede actuar a solicitud de la Comisión incluso antes de que un asunto sea
sometido a su conocimiento y, si la Corte no estuviera reunida, se faculta al
presidente, previa consulta con la comisión permanente de la Corte y eventual-
mente con los demás jueces, para decidir sobre la petición
308
.
la Corte ha utilizado ampliamente esta facultad, habiendo dictado 199
medidas provisionales que han beneficiado a cientos personas (víctimas o tes-
tigos)
309
. Es difícil determinar cuándo una situación es de extrema gravedad y
urgencia y se discute si con esto se permite proteger sólo los derechos a la vida,
a la integridad y a la libertad personales o si, por el contrario, la norma autoriza
a la Corte para dictar medidas provisionales en protección de cualquier dere-
cho. la discusión no está zanjada. También se discute dónde exactamente debe
trazarse la línea entre una medida provisional de protección y otra que, junto
con proteger, de alguna manera decide sobre el fondo del asunto. Un ejemplo
típico de esto último son las medidas provisionales pedidas por la Comisión
y ordenadas por la Corte respecto de la pavorosa situación de las cárceles en
nuestra región. la Corte ha rechazado medidas sustentando el rechazo preci-
samente en que debe distinguirse entre la medida y la solución del fondo del
caso, aun cuando sea una solución provisoria
310
.
305
Caso Ivcher Bronstein Vs. Perú. Competencia; Caso del Tribunal Constitucional Vs. Perú.
Competencia.
306
F. gonzález, “la oEA y los derechos humanos después del advenimiento de los gobiernos civiles:
expectativas (in)satisfechas”, en Derechos Humanos e Interés Público. Cuadernos de Análisis
Jurídico, serie Publicaciones Especiales 11. Escuela de Derecho, Universidad Diego Portales, 2001,
pp. 215-217.
307
CADH, artículo 63.2.
308
CADH, artículo 63.2; Reglamento Corte, art. 25.
309
ver en Corte I.D.H., Informe Anual de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Año 2005,
p. 80. Consultado en http://www.corteidh.or.cr
310
En la Resolución de 25 de noviembre de 2005, en la petición de medidas provisionales a favor de Jorge
Castañeda (México), la Corte expresó: “8. Que la Corte no puede, ante una solicitud de medidas provi-
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
94
Un punto que no se ha discutido mayormente es si la resolución de la
Corte ordenando una medida provisional es obligatoria para los Estados. En
su artículo 68, la Convención sólo explicita la obligatoriedad de “la decisión”
de la Corte después de hablar del “fallo”, por lo que podría pensarse que la
disposición sólo se refiere a éste. Sin embargo, todo indica que la decisión
de una medida provisional es obligatoria para el Estado, puesto que, de lo
contrario, el Estado podría anular el efecto del fallo de la Corte respecto de lo
substantivo de un caso o impedir que la Corte pudiera allegar las pruebas que
necesita para su fallo, lo que implicaría un incumplimiento de la Convención
y una violación del principio pacta sunt servanda
311
. los Estados, en general,
han cumplido con las medidas que la Corte ha ordenado, pero hubo un caso
de infracción grave de esta obligación: la Corte dictó medidas provisionales
para la protección de unos individuos que habían sido condenados a la pena de
muerte, que, de conformidad a la ley interna, era una pena obligatoria
312
; estando
vigente dichas medidas, el Estado procedió a ejecutar a dos de los sujetos en
cuyo favor se habían dictado las medidas (Joel Ramiah y Anthony Briggs). Es
preciso señalar que no hubo pronunciamiento condenatorio alguno para con el
Estado infractor por parte de la oEA
313
.
sionales, considerar el fondo de ningún argumento pertinente que no sea de aquellos que se relacionan
estrictamente con la extrema gravedad, urgencia y necesidad de evitar daños irreparables a personas.

Cualquier otro asunto sólo puede ser puesto en conocimiento de la Corte en los casos contenciosos o
en las solicitudes de opiniones consultivas”. En Asunto Castañeda Gutman. Medidas Provisionales
Respecto a México. Consultado el 8 de marzo de 2007 en http://www.corteidh.or.cr
311
ver en este sentido H. Faúndez l., op. cit. Nota 92, pp. 416-419.
312
Caso James y otros, en Nº 2. Corte Interamericana, Compendio de Medidas Provisionales Julio 1999-
Junio 2000, pp. 275-381. En particular medidas del 27 de mayo 1998 y 11 de mayo de 1999.
313
F. gonzález, op. cit., Nota 306, pp. 212-215.
95
v. eL sIstema InteramerIcano y
Las vIoLacIones masIvas y sIstemátIcas
la historia del continente americano está plagada de largos períodos en
que la falta del imperio del Estado de derecho ha dejado a miles de individuos
inermes ante aquellos que han detentado el poder en cada una de esas ocasiones,
creándose situaciones de violaciones masivas y sistemáticas
314
que deben ser
enfrentadas de una manera diferente a la que normalmente se utiliza para procesar
las violaciones aisladas. Estas situaciones son posibles por un desconocimiento
del ordenamiento jurídico por los órganos del Estado que cooperan de forma
activa o tolerando las violaciones. El tratamiento de la situación como si se
estuviera frente a violaciones aisladas que el Estado está dispuesto a corregir si
un órgano de supervisión decide que los hechos que se investigan constituyen
una violación no trae mayores resultados. Se necesita siempre una acción que
impulse al Estado a revisar sus consideraciones políticas para concluir que
persistir en la situación acarrea un costo excesivo en relación con el beneficio
de mantenerla. Esto excede lo meramente legal.
El sistema interamericano nació en un momento en que ése era el desa-
fío principal: diseñar un mecanismo más eficaz que el del tratamiento de las
violaciones aisladas para responder a estas situaciones y el peso de la tarea
recayó en el único órgano de supervisión existente en el continente, la Comisión
Interamericana.
1. La reaccIón de La comIsIón InteramerIcana
En este punto, un poco de historia es iluminador. De los debates sobre el
establecimiento de una Comisión de Derechos Humanos quedó muy en claro
que la oEA no deseaba crear un órgano regional que interfiriera en ningún
sentido con los “asuntos internos de los Estados Miembros”. la Comisión
se concebía como un órgano que realizaría estudios, organizaría simposios u
otras reuniones de ese tipo, manteniéndose siempre en la esfera de las genera-
lidades y sin inmiscuirse en la observancia de los derechos humanos en países
específicos. la Comisión misma, por el contrario, parece haber interpretado
la Resolución vIII que la creaba en el sentido de que le otorgaba la función de
314
Para una definición de violaciones masivas y sistemáticas,

ver C. Medina, op. cit., Nota 62, pp. 7-19.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
96
velar porque los derechos humanos no fueran violados, es decir, de defenderlos
y de promover su observancia, estimando, sin embargo, que las facultades que
se le habían otorgado eran insuficientes para realizar apropiadamente dicha fun-
ción. la Comisión procedió, por lo tanto, a realizar actividades que no estaban
explícitamente contempladas en el Estatuto, pero que podían entenderse como
el ejercicio de facultades implícitas necesarias para el mejor cumplimiento de
sus funciones. Posiblemente una causa de esta actitud fue el hecho de que los
pueblos del continente americano vieron en ella un órgano que los protegería
de los abusos de sus gobiernos, encontrándose la Comisión enfrentada, desde
el primer día, con numerosas quejas denunciando violaciones a los derechos
humanos y solicitando ayuda, y es probable que éste haya sido un estímulo
para intentar una interpretación extensiva del Estatuto
315
.
Desde su creación, la tarea principal de la Comisión fue enfrentar el problema
de las violaciones masivas y sistemáticas (piénsese en la dictadura de Somoza
en Nicaragua, de Stroessner en Paraguay y en la operación de eliminación
de partidarios de Batista en Cuba, todo a comienzos de 1960), caracterizadas
por obedecer a una política del gobierno que las comete o que permite que se
cometan por terceros que no son oficialmente agentes del Estado.
El objetivo principal de la Comisión era, por lo tanto, no la investigación
de violaciones aisladas a la manera en que generalmente funcionaba el sistema
europeo, sino que reunir pruebas sobre la existencia de estas violaciones y
ejercer presión para mejorar la situación general de los derechos humanos en
el país respectivo. Con este propósito, y haciendo uso de una gran flexibilidad,
la Comisión estableció un procedimiento que le permitió “tomar conocimiento”
de las denuncias de violaciones de derechos humanos, pedir información sobre
ellas al gobierno respectivo y formular finalmente recomendaciones al mismo,
que no se referían a una violación específica sino que a la situación general en
el área. Sus características principales consistían en que establecía la posibi-
lidad de: (i) ponerlo en movimiento sin necesidad de examinar los requisitos
de admisibilidad de las denuncias; (ii) que la Comisión asumiera un rol muy
activo, pidiendo información e investigando con todos los medios a su alcance
(entre otros: testigos, información de periódicos, información de organizaciones
intergubernamentales y no gubernamentales e inspecciones al territorio del
Estado afectado, si éste lo consentía); (iii) publicitar los hechos investigados
para presionar a los gobiernos; y (iv) enviar el resultado de la investigación a
los órganos políticos de la oEA, para su discusión y la eventual aprobación de
medidas en contra del Estado trasgresor
316
.
315
Para un examen más detallado de la evolución de las facultades de la Comisión, ver C. Medina,
op. cit., Nota 62, pp. 71-76.
316
Ibídem.
V. EL SISTEMA INTERAMERICANO Y LAS VIOLACIONES MASIVAS…
97
los órganos políticos de la oEA permanecieron inactivos frente al desarrollo
de estos hechos; el no objetar los procedimientos adoptados por la Comisión
se tradujo en una aceptación tácita de su validez.
la culminación de esta evolución fue la intervención de la Comisión en el
caso de la República Dominicana
317
, recibiendo la Comisión un reconocimiento
ex-post de su competencia para proteger los derechos humanos, a través de la
Resolución xxII de la Segunda Conferencia Extraordinaria (1965) que, con el
fin de hacer más efectiva la observancia de los derechos humanos, la autorizó
para examinar las comunicaciones de violaciones de estos derechos que le fueran
dirigidas, proceder a investigarlas y formular recomendaciones al respecto al
Estado involucrado en ellas. la resolución dispuso que, para ejercer estas atri-
buciones, la Comisión debería verificar, como medida previa, si los procesos
y recursos internos habían sido debidamente aplicados y agotados
318
.
Esta resolución, en principio positiva, tenía dos problemas: por una parte,
podía significar un obstáculo considerable para la tarea principal de la Comisión,
ya que el requisito del previo agotamiento de los recursos legales domésticos
podía retrasar una rápida respuesta de la Comisión a una situación de violaciones
graves y sistemáticas; por la otra, el procedimiento mismo, al acentuar su carác-
ter cuasi-judicial, quitaba flexibilidad al órgano regional para investigar por su
propia cuenta, como lo había estado haciendo hasta ese momento y no parecía
el más apropiado para responder a este tipo de violaciones. Cuando incorporó
al Estatuto las disposiciones de la Resolución xxII, la Comisión resolvió estos
problemas agregando a este cuerpo legal un artículo 9 (bis) en el que conservaba
el procedimiento que se había desarrollado en la práctica y agregaba otro, cuasi-
judicial, para conocer de las violaciones de ciertos derechos humanos estimados
en la Resolución xxII como “fundamentales”
319
. Este último procedimiento
contenía más elementos jurídicos. Para tener competencia, la Comisión debía
verificar previamente si los recursos legales internos habían sido agotados y
si la comunicación había sido presentada dentro de los plazos establecidos. El
procedimiento terminaba con una opinión de la Comisión respecto de si los
hechos denunciados constituían una violación de derechos humanos, opinión
que podía incorporar recomendaciones al gobierno involucrado.
En febrero de 1967, la Tercera Conferencia Interamericana Extraordinaria
adoptó un Protocolo de Enmiendas a la Carta de la oEA: el Protocolo de
Buenos Aires, entre cuyas disposiciones se incorporó una que convertía a la
Comisión en uno de los órganos de la oEA, encargado de realizar los fines
317
Ibídem.
318
Acta Final, oEA/Ser. E/xIII.1, 1965, pp. 46-47.
319
los derechos de los artículos I, II, III, Iv, xvIII, xxv, xxvI de la Declaración Americana de los
Derechos y Deberes del Hombre.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
98
de la organización. No se le concedieron, sin embargo, nuevas atribuciones,
ni se estipularon funciones específicas para que los órganos políticos de la
oEA controlaran las violaciones más serias que con tanta frecuencia ocurrían
en el continente.
la evolución sumariamente descrita en las páginas precedentes muestra
claramente que la Comisión tuvo éxito en su intento para crear, dentro de sus
escasas facultades, mecanismos para la protección de los derechos humanos.
Por una parte, diseñó un mecanismo para procesar las violaciones aisladas, que
perdura hasta hoy, ya que de conformidad a sus facultades bajo la Carta y el
Estatuto, la Comisión tiene competencia para aplicar la Declaración Americana
a todos los Estados miembros de la oEA, lo que lleva a cabo utilizando los
procedimientos desarrollados a lo largo de su práctica; como órgano de la
Convención. Por la otra, desarrolló un mecanismo que le permitía hacer informes
sobre la situación general de países determinados, destinado primordialmente a
documentar las situaciones de violaciones masivas y sistemáticas en un Estado
(los “country reports”)
320
.
De los dos procedimientos de que disponía para conocer de las violaciones
de derechos humanos, la Comisión tuvo por muchos años una marcada prefe-
rencia por utilizar aquel que le permitía investigar la situación general de los
derechos humanos en un país. Al hacerlo, no se limitó a examinar la situación
a la luz de los derechos de la Declaración Americana, sino que estimó que tenía
facultades para vigilar la observancia de otros derechos humanos consagrados
en tratados en los cuales es parte el Estado que se investiga, como, por ejemplo,
el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, el Pacto Internacional
de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, las Convenciones de ginebra
y las Convenciones de la organización Internacional del Trabajo
321
.
El objetivo primero de la Comisión, es decir, diseñar un mecanismo para
responder a las violaciones masivas y sistemáticas en su sentido clásico, se
fue ampliando con los años con el fin de examinar situaciones que, aun siendo
masivas, no respondían a la concepción original de la expresión “situación de
violaciones masivas y sistemáticas”, que requería no sólo pasividad y severidad,
sino también una planificación de las violaciones por los órganos del Estado,
puesto que ellas eran un instrumento para conservar el poder. Esto se advirtió
ya en el Informe Anual 1979-1980 de la Comisión, en el que ésta sostuvo que
había una relación orgánica entre las violaciones a la integridad personal, el no
320
Para un análisis más detallado, ver C. Medina “The Role of Country Reports in the Inter-American
System of Human Rights”, en D. Harris y S. livingstone (eds.) The Inter-American System of Human
Rights. Clarendon Press, oxford, 1998, pp. 115-132.
321
ver, a modo de ejemplo reciente, CIDH, Haití: Justicia frustrada o estado de derecho? Desafíos para
Haití y la comunidad internacional (oEA/Ser.l/v/II. 123. Doc. 6, rev.1, 26 de octubre 2005), Capítulo
III, pp. 24 y sgtes.
V. EL SISTEMA INTERAMERICANO Y LAS VIOLACIONES MASIVAS…
99
cumplimiento de los derechos económicos y sociales y la supresión de la partici-
pación política, empezando a analizar la situación de los derechos económicos,
sociales y culturales en algunos países
322
o preparando informes en países en una
situación política poco clara. Hubo numerosos intentos de países para combatir
esta posición de la Comisión y también sus facultades de proteger los derechos
humanos como ésta las había desarrollado, particularmente de los gobiernos
civiles establecidos después de uno o más períodos de dictadura
323
.
Por otra parte, la Comisión había desarrollado la práctica de hacer el se-
guimiento de los informes por países en un capítulo de su informe anual. Esto
generó una reacción negativa de muchos Estados que argumentaron que esa
inclusión los dejaba en estado de indefensión, puesto que el Informe Anual no
se comunicaba primero a los Estados para que pudieran hacer sus descargos
y defender su conducta. Con motivo de estos debates, en 1996 la Comisión
procedió a determinar los criterios –que de alguna manera siguieron siendo
amplios– que se tendrían en consideración para decidir la procedencia de un
seguimiento en los informes anuales: (i) casos de Estados regidos por gobiernos
que no han llegado al poder mediante elecciones populares, realizadas con voto
secreto, genuino, periódico y libre, según normas internacionalmente acepta-
das; (ii) casos de Estados donde el libre ejercicio de los derechos consignados
en la Convención Americana o la Declaración Americana ha sido en efecto
suspendido, en su totalidad o en parte, en virtud de la imposición de medidas
excepcionales; (iii) casos en que existen pruebas fehacientes de que un Estado
comete violaciones masivas y graves de los derechos humanos garantizados en
la Convención Americana, la Declaración Americana y demás instrumentos de
derechos humanos aplicables, (iv) casos en que los Estados que se encuentran
en un proceso de transición de cualquiera de las tres situaciones arriba men-
cionadas
324
. En su Informe Anual de 1997, la Comisión reiteró esos criterios y
agregó un quinto: casos en que haya situaciones coyunturales o estructurales
que estén presentes en Estados que por diversas razones enfrenten situaciones
que afecten seria y gravemente el goce y disfrute de los derechos humanos
de la Declaración y de la Convención. Explicando este criterio, la Comisión
da ejemplos que parecen calificar la amplia afirmación ya hecha: situaciones
graves de violencia que dificultan el funcionamiento del Estado de Derecho;
graves crisis institucionales; procesos de reforma constitucional con incidencias
negativas graves para los derechos humanos, u omisiones graves en la adopción
de disposiciones necesarias para hacer efectivos los derechos fundamentales.
322
ver, a modo de ejemplo, CIDH, La Situación de los Derechos Humanos en Cuba. Séptimo Informe
(oEA/Ser.l/v/II.61 Doc.29 rev. 1. 4 octubre 1983).
323
F. gonzález, op. cit. Nota

306, pp. 188-197.
324
CIDH, Informe Anual 1996, (oEA/Ser.l/v/II.95/Doc. 7 rev., 14 de marzo 1997), p. 620.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
100
Sea que la situación cumpla o no cumpla con estos criterios, la Comisión
se siente facultada para elaborar un informe del país –que puede ser general
325

o sobre un tema
326
– o un informe especial sobre un tema
327
.
Hoy, tal como antes, es la Comisión la que resuelve examinar la situación
general de los derechos humanos en un Estado o hacer un seguimiento de infor-
mes anteriores. generalmente, toma esta decisión (i) a raíz de la existencia de
muchas comunicaciones individuales (como el Primer Informe sobre Chile)
328
;
(ii) como consecuencia de la petición de algún órgano de la oEA (como el
Informe sobre Bolivia, decidido después de una petición del Consejo Permanente
de la oEA)
329
; (iii) a requerimiento del Estado miembro mismo (como el
Informe sobre Panamá)
330
; o (iv) con motivo del interés de la Comisión de
seguir conociendo de una situación que ha sido objeto de un estudio anterior
(como el Segundo Informe sobre Suriname
331
o los siete Informes sobre
Cuba)
332
. En este último caso, la Comisión generalmente investiga para el
informe la situación de los derechos humanos en el país por largos períodos.
No hay que olvidar que a menudo, pero ya no necesariamente, la decisión de
preparar un informe se toma cuando es posible pensar que se está ante una
situación de violaciones masivas y sistemáticas de los derechos humanos y, en
ese caso, la repetición de las violaciones y el patrón de conducta del gobierno
o gobiernos que se investigan son elementos importantes para configurar la
situación
333
.
El examen de la situación general de los derechos humanos en un Estado
que concluye con un informe sobre el país tiene lugar de conformidad con las
disposiciones de la Carta de la oEA y del Estatuto y Reglamento de la Comisión.
A él pueden estar sujetos todos los Estados miembros de la oEA, sean o no
325
Informe de venezuela de 2003 e Informe Paraguay del 2001, ambos pedidos por los gobiernos respectivos.
CIDH, Informe Sobre la Situación de los Derechos Humanos en Venezuela (oEA/Ser.l/v/II.118. Doc.
4 rev. 1. 24 octubre 2003); Tercer Informe Sobre la Situación de los Derechos Humanos en Paraguay
(oEA/Ser./l/vII.110. Doc. 52. 9 marzo 2001).
326
Informe Sobre el Proceso de Desmovilización en Colombia (oEA/Ser.l/v/II.120. Doc. 60. 13 diciembre
2004); Haití: Justicia frustrada o estado de derecho? Desafíos para Haití y la comunidad internacional
(oEA/Ser.l/v/II. 123. Doc. 6, rev.1, 26 de octubre 2005).
327
El más reciente, CIDH, Acceso a la Justicia para las Mujeres Víctimas de Violencia en las Américas
(oEA/Ser.l/vII. Doc. 68. 20 enero 2007).
328
oEA/Ser.l/v/II. 34, Doc.21, 25 de octubre de 1974.
329
oEA/Ser.l/v/II. 53, Doc.6, 1 de julio de 1981.
330
oEA/Ser.l/v/II. 44, Doc.38 rev. 1, 22 de junio de 1978.
331
oEA/Ser.l/v/II. 61, Doc.6 rev. 1, 5 de octubre de 1983.
332
oEA/Ser.l/v/II.61., Doc.29 rev. 1, 4 octubre 1983; oEA/Ser.l/v/II.48., Doc.7, 14 diciembre 1979;
oEA/Ser.l/v/II.38., Doc. 12, 25 mayo 1976; oEA/Ser.l/v/II.23., Doc. 6, 7 mayo 1970; oEA/Ser.
l/v/II.17., Doc. 4, 7 de abril de 1967; oEA/Ser.l/v/II.7., Doc. 4, 17 mayo 1963; oEA/Ser.l/v/II.4.,
Doc. 2, 20 marzo 1962.
333
Claro ejemplo de esta modalidad son el cuarto Informe sobre la Situación de los Derechos Humanos
Chile, (oEA/Ser.l/v/II.66, doc.17, 1985) y el Séptimo Informe sobre la Situación de los Derechos
Humanos en Cuba (oEA. Ser.l/v/II.61, doc.29, rev.1, 1983).
V. EL SISTEMA INTERAMERICANO Y LAS VIOLACIONES MASIVAS…
101
partes en la Convención Americana. Ha sido ésta la actividad principal de la
Comisión por muchos años, habiendo preparado hasta ahora más de cincuenta
informes de países que se refieren a muchos de los Estados miembros de la
organización. El actual reglamento de la Comisión contempla un esquema
general para la elaboración del informe
334
, cuyos pasos centrales son: a) una
vez que el proyecto de informe ha sido aprobado por la Comisión se transmite
al gobierno del Estado en cuestión, para que formule las observaciones que
juzgue pertinentes; b) la Comisión indica a dicho Estado el plazo dentro del
cual debe presentar las observaciones; c) recibidas las observaciones del Estado,
la Comisión las estudia y a la luz de ellas decide si mantiene o modifica su
informe y cuáles serán las modalidades de su publicación; d) si al vencimiento
del plazo fijado el Estado no ha presentado observación alguna, la Comisión
publica el informe del modo que juzgue apropiado; e) luego de aprobada su
publicación, la Comisión lo transmite por intermedio de la Secretaría general
a los Estados miembros y a la Asamblea general de la oEA.
Para preparar un informe sobre un Estado, la Comisión puede recurrir a
todos los instrumentos que posee para recolectar información, es decir, petición
de informes al Estado o a otras instituciones dentro del Estado, audiencias de
testigos, expertos, la lectura de las comunicaciones individuales recibidas (que son
una de las fuentes más importantes) y las observaciones in loco. generalmente,
el informe se concentra en aquellos derechos respecto de los cuales se han
recibido quejas. la Comisión normalmente intenta realizar una observación in
loco ya que ésta le ofrece la posibilidad más efectiva para evaluar la situación
real de los derechos humanos en un país. Para ello, la Comisión pide permiso
al Estado o le sugiere que la invite. la observación se realiza por una comisión
especial, que normalmente no actúa en el lugar en un solo cuerpo, sino que divide
las tareas entre sus miembros, y que realiza entrevistas a personas u órganos
relevantes, incluyendo autoridades gubernamentales; visitas a cárceles u otros
centros de detención. También intenta recibir comunicaciones para posibles
nuevos casos individuales y mediar en los casos ya existentes.
Una vez terminado el proceso de recolección de información, la Comisión
emite un informe preliminar, que sigue un patrón estándar. Se describe y analiza,
primero, el sistema político y legal vigente en el país y después se estudian,
uno a uno, los derechos humanos en que la Comisión está interesada. Este
estudio comienza con un análisis de las normas legales domésticas que regu-
lan el derecho respectivo, hecho a la luz de las normas internacionales, el que
es seguido por una descripción de la evidencia conseguida. En este punto, la
Comisión generalmente utiliza casos específicos de violaciones como ejemplos
para ilustrar la situación general aun cuando estos casos estén siendo también
334
Reglamento Comisión, artículo 58.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
102
conocidos por ella en el procedimiento para conocer de las violaciones aisla-
das de derechos humanos, cuidándose de aclarar que la mención no significa
prejuzgar el caso citado.
El informe preliminar termina con conclusiones y recomendaciones. Estas
últimas son, a menudo, muy específicas y, a veces, no sólo legales sino que
también políticas. En el informe sobre Colombia, por ejemplo, la Comisión
recomendó al gobierno de ese país que cumpliera con una disposición cons-
titucional colombiana que exigiría la inversión de por lo menos un 10% del
presupuesto de gastos en el Poder Judicial y en el Ministerio Público
335
; en el
Quinto Informe sobre guatemala, la Comisión recomendó al Estado difundir los
acuerdos de paz y el informe de la Comisión para el Esclarecimiento Histórico
y adoptar medidas concretas para implementar las recomendaciones contenidas
en este último
336
. A menudo, la Comisión recomienda dar pasos determinados
para retornar a, o perfeccionar, la democracia, que es la forma de gobierno a
que están obligados todos los Estados miembros de la oEA y que constituye
un prerrequisito para el goce efectivo de los derechos humanos
337
.
Este informe preliminar se envía al gobierno, al que se le fija un plazo para
que haga observaciones. A la luz de esas observaciones, la Comisión decide si
mantiene el informe en todos sus términos o si lo reforma
338
. El informe defi-
nitivo sigue este mismo patrón y es publicado, si la Comisión así lo acuerda,
en la forma en que ella decida. El informe definitivo es normalmente enviado a
la Asamblea general de la oEA para su consideración, aunque ocasionalmente
se envía a la Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores con
ese mismo propósito
339
.
Como otra manera de manejar el problema de las violaciones masivas
y sistemáticas, en los últimos años, la Comisión ha empezado a utilizar de
manera más frecuente la posibilidad de enviar casos a la Corte Interamericana.
Aunque estos casos tienen víctimas determinadas o determinables, se refieren
a violaciones que fueron perpetradas en un contexto de violaciones masivas y
sistemáticas, lo que ha dado lugar a un interesante desarrollo en la jurisprudencia
de la Corte Interamericana.
335
oEA/Ser.l/v/II.53, Doc. 22, 30 de junio de 1981.
336
CIDH, Quinto Informe sobre la Situación de los Derechos Humanos en Guatemala (oEA/Ser.l/v/
II.111, doc. 21 rev., 6 abril 2001), p. 33.
337
ver, por ejemplo, CIDH, Informe sobre Guatemala (oEA/Ser.l/v/II.53, Doc. 21 rev. 2, 13 de octubre
de 1981).
338
Reglamento Comisión, artículo 58.
339
ver, por ejemplo, el Informe sobre Nicaragua de 1978 en. C. Medina, op. cit., Nota 62, Cap. Ix.
V. EL SISTEMA INTERAMERICANO Y LAS VIOLACIONES MASIVAS…
103
2. La corte InteramerIcana y Las vIoLacIones masIvas
y sIstemátIcas
Podría, a primera vista, sostenerse que el procesamiento de una violación
aislada no tiene relevancia para el tratamiento de las violaciones masivas y
sistemáticas, salvo el hecho de que, si la Corte dicta una sentencia decidiendo
que ciertos hechos han sido constitutivos de violaciones de derechos humanos,
la sentencia y la publicidad que ella tiene servirá para advertir a los Estados
que violaciones futuras cometidas en ese contexto pueden llegar a ser objeto
de una decisión jurídicamente vinculante para ellos. Pensamos, sin embargo,
que este efecto no es sino uno de varios otros.
Una razón principal es que las violaciones masivas y sistemáticas tienen
un vínculo estrechísimo con la democracia, mirada desde sus elementos más
básicos como un sistema de gobierno. Uno de los derechos humanos no sus-
ceptibles de ser suspendidos es precisamente el de los derechos políticos del
artículo 23 de la Convención. ya en su opinión Consultiva No. 5, a propósito
de si la colegiación obligatoria de periodistas constituía una restricción legítima
de la libertad de expresión, la Corte manifestó que “puede considerarse como
un imperativo del bien común la organización de la vida social en forma que
se fortalezca el funcionamiento de las instituciones democráticas…”
340
. En la
opinión Consultiva No. 6, a propósito de la interpretación del artículo 30 de la
Convención Americana, la Corte sostuvo que “bien común” y “orden público”
en la Convención eran términos que debían interpretarse dentro del sistema
interamericano integral del que la Convención formaba parte y para el cual la
democracia representativa es determinante
341
.
En el mismo sentido, no hay que olvidar que la Corte tiene facultades para,
en el marco de un caso de violaciones aisladas, examinar la compatibilidad de
la declaración de emergencia hecha por un Estado que autoriza el artículo 27
de la Convención y la compatibilidad de las medidas que éste tome durante
la situación de emergencia. Si del examen se concluye que la declaración de
emergencia en un Estado o el tipo de medidas tomadas como consecuencia
de ella violan el artículo 27, los efectos de la sentencia trascenderán el caso
particular, porque se estará deslegitimando la base misma que las permite. Al
hablar sobre las facultades del Estado e una situación de emergencia, la Corte
enfatizó “el principio de legalidad, las instituciones democráticas y el Estado de
Derecho son inseparables” y sostuvo que la “suspensión de garantías carece de
toda legitimidad cuando se utiliza para atentar contra el sistema democrático,
340
OC-5/85, párr. 66.
341
OC-6/86, párrs. 30 y 34.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
104
que dispone límites infranqueables en cuanto a la vigencia constante de ciertos
derechos esenciales de la persona”
342
.
Puede concluirse, entonces, que la Corte entiende que la Convención debe
ser interpretada y aplicada de acuerdo a estos parámetros. Por otra parte, se
explicó anteriormente que la Comisión se enfrentó y dedicó su atención primor-
dialmente y por muchos años a situaciones de violaciones masivas y sistemáticas
donde la característica principal era la ausencia de Estado de derecho, la falta
de instituciones democráticas y del principio de legalidad. El paso del énfasis
desde los informes por países a las comunicaciones individuales hecho por la
Comisión significó poner frente a la Corte violaciones individuales en el con-
texto de una situación

de esa naturaleza y esto puso a la Corte en la necesidad
de adecuar el procedimiento de los casos individuales al tipo de situación en
que estos casos se daban, siempre dentro del marco de la Convención.
Una de esas adecuaciones la constituye la aceptación por la Corte de casos
con múltiples víctimas. otra, el hecho de que a menudo ha utilizado el con-
texto en que la o las violaciones se cometieron para fundar su sentencia. Si se
examinan las sentencias en caso de desapariciones o de ejecuciones sumarias,
se verá que en ellas la Corte examina la situación política del momento. En el
caso goiburú, por ejemplo, la Corte señaló que:
“63. la Corte ha estimado adecuado abrir el presente capítulo por consi-
derar que el contexto en que ocurrieron los hechos impregna y condiciona
la responsabilidad internacional del Estado en relación con su obligación
de respetar y garantizar los derechos consagrados en los artículos 4, 5, 7, 8
y 25 de la Convención, tanto en los aspectos reconocidos por aquél como
en los que quedan por determinarse en los próximos capítulos relativos al
fondo y a las eventuales reparaciones”
343
.
A pesar que Perú había reconocido su responsabilidad en los hechos, en
el caso la Cantuta, existe también un examen del contexto, donde la Corte
sostiene que:
“Teniendo en cuenta las atribuciones que le incumben de velar por la mejor
protección de los derechos humanos y el contexto en que ocurrieron los
hechos del presente caso, el Tribunal estima que dictar una sentencia en la
cual se determinen los hechos y todos los elementos del fondo del asunto,
así como las correspondientes consecuencias, constituye una forma de
contribuir a la preservación de la memoria histórica, de reparación para los
familiares de las víctimas y, a la vez, de contribuir a evitar que se repitan
hechos similar”
344
.
342
OC-8/87, párr. 24 y 20.
343
Caso Goiburú y otros Vs. Paraguay.
344
Caso La Cantuta Vs. Perú, párr. 57.
V. EL SISTEMA INTERAMERICANO Y LAS VIOLACIONES MASIVAS…
105
la posición de la Corte a este respecto permite, en primer lugar, asentar
la situación de violaciones masivas y sistemáticas en un documento con fuerza
jurisdiccional, pero, además, sirve de base para decidir sobre las reparaciones
y las garantías de no repetición. En el mismo caso goiburú ya citado, la Corte
valora como positivo para los efectos de las reparaciones la creación en Paraguay
de la Comisión de verdad y Justicia así como la creación del Archivo del Terror,
que informa no sólo sobre las violaciones masivas y sistemáticas en ese país,
sino que también en la región entera
345
.

En el caso Almonacid, la Corte no
concedió una indemnización compensatoria, precisamente porque Chile había
desarrollado una política de reparaciones para la familia del señor Almonacid
y para todas las demás víctimas de violaciones similares
346
.
Aún otro modo en que la Corte ha reaccionado frente a este tipo de viola-
ciones es a través de una construcción jurídica que ha permitido a los familiares
de víctimas de estas violaciones accionar en el sistema interamericano. En los
casos de violaciones del derecho a la vida o a la integridad personal perpetrados
en un contexto de violaciones masivas y sistemáticas, la Corte ha sostenido
que los familiares tienen derecho a un recurso efectivo, que se debe tramitar
conforme al debido proceso y que consiste en exigir al Estado que ejerza la
acción penal para investigar, procesar y condenar a los culpables de estos crí-
menes
347
. Esto permite la iniciación de casos más antiguos por la falta de debida
diligencia de los Estados de investigar, procesar y condenar a los responsables
de la violación a la vida o a la integridad personal (si no hay un problema de
incompetencia ratione temporis)

o por la violación a los familiares de su derecho
a la integridad personal, por el efecto que causa la falta de reacción del Estado
respecto de la violación primera.
3. La reaccIón de Los órganos PoLítIcos
Como puede advertirse de todo lo dicho, ambos órganos de la Convención
han trabajado con el fin de tener algún efecto en las violaciones masivas y
sistemáticas. El trabajo realizado por los órganos convenciones (y también de
la Carta en el caso de la Comisión), sin embargo, no ha bastado ni basta por sí
solo para enfrentar de manera efectiva el problema de las violaciones masivas
y sistemáticas de derechos humanos en el continente americano. Es evidente
que él excede las posibilidades de solución que puede ofrecer un mecanismo
legal. la tarea de la Comisión consiste, principalmente, en configurar un caso
de violaciones de derechos humanos; una vez cumplida esta tarea, sólo le resta
345
Caso Goiburú y otros Vs. Paraguay, párrs. 169-170. Nuestro énfasis.
346
Caso Almonacid Arellano y otros Vs. Chile, párr. 161. Nuestro énfasis.
347
ver, para un análisis, C. Medina, op. cit.,

Nota 23, pp. 278-282.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
106
esperar a que otras instancias se hagan cargo del asunto. la tarea de la Corte,
que puede ser más fructífera porque los Estados están explícitamente obligados
para cumplir con las sentencias de la Corte, termina cuando los Estados no
cumplen de hecho la sentencia, puesto que la Corte no tiene imperio.
Una instancia posible para la reacción política que es indispensable en estos
casos es la comunidad internacional, que, enterada de la situación de violación
de derechos humanos en un país, reacciona buscando medios políticos o diplo-
máticos para disuadir al Estado responsable o para alentar a los Estados a que
tomen medidas bilaterales en su relación con el Estado que viola que expresen
la reprobación de la conducta. A esta instancia recurrió y recurre la Comisión
por medio de la publicidad de sus investigaciones; la Corte también puede
conseguir ese objetivo por la publicidad de sus sentencias. la otra instancia,
en teoría más accesible, son los órganos políticos de la organización dentro de
la cual opera el sistema.
A esta última instancia también se dirigieron y se dirigen hasta hoy la
Comisión y la Corte. los esfuerzos de la Comisión, de antigua data, no han sido
respondidos por los órganos políticos de la oEA. Hasta 1976, ningún órgano
de la oEA discutió jamás un informe de la Comisión Interamericana en que se
daba cuenta de situaciones de violaciones masivas y sistemáticas en un Estado
miembro de la organización. Desde esa fecha y hasta 1980, la oEA discutió
exhaustivamente los informes y tuvo la voluntad política de condenarlos públi-
camente, aun cuando no acordó tomar ninguna otra medida al respecto.
Después de 1980, y como consecuencia de una campaña intensa liderada
por Argentina, Uruguay y Chile, la oEA decidió no condenar más a un país
determinado en sus resoluciones, sino que referirse a las violaciones de dere-
chos humanos de manera anónima
348
. Hubo dos excepciones a esta política
de la oEA en la época primera de la Comisión. Una fue la resolución vI de
la octava Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores (Punta
del Este, Uruguay, 1962) que manifestó que el gobierno de Fidel Castro era
incompatible con los principios y propósitos del sistema interamericano y que
este hecho excluía a dicho gobierno de su participación en el sistema. la otra
fue el caso de Nicaragua, donde por Resolución II de la Decimoséptima Reunión
de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores (Washington, D.C., 1979)
se declaró que la solución del conflicto civil existente en Nicaragua en 1979,
cuya causa fundamental era la violación masiva y sistemática de los derechos
humanos de los nicaragüenses por parte del gobierno de Somoza, debería ba-
sarse, entre otras cosas, en el reemplazo definitivo e inmediato del régimen de
Somoza. En ambos casos la organización recomendó a los Estados miembros la
adopción de medidas diplomáticas contra el violador. Desgraciadamente, hasta
348
F. gonzález, op. cit., Nota 306, pp. 161-162.
V. EL SISTEMA INTERAMERICANO Y LAS VIOLACIONES MASIVAS…
107
1990 estos dos casos habían sido sólo eso: dos excepciones dentro de la regla
general de la oEA de mantenerse al margen de este tipo de violaciones, lo que
demuestra una falta de voluntad política de la organización que, mientras no
sea superada, impedirá que el sistema tenga alguna efectividad apreciable.
En el caso de la Corte, el artículo 65 de la Convención le ordena someter
regularmente a la consideración de la Asamblea general de la organización
un informe sobre su labor en el año anterior, en el cual, de “manera especial
y con las recomendaciones pertinentes, señalará los casos en que un Estado
no haya dado cumplimiento a sus fallos”. la Corte cumple rigurosamente
con este mandato y envía a la Asamblea un informe anual en que señala los
incumplimientos de todo o parte de sus fallos por algunos Estados. Hasta hoy,
la Asamblea no ha tenido ninguna reacción ante esta información.
A pesar de que los órganos políticos de la oEA no han asumido su tarea
de vigilar el cumplimiento de las resoluciones de la Corte y de los informes de
la Comisión, el tema de la democracia ha estado siempre presente en debates
y en resoluciones. En 1990 y en cumplimiento de la resolución Ag/Res. 1063
(xx-0/90), se creó dentro de la Secretaría general la Unidad para la Promoción
de la Democracia que coopera con los Estados miembros en promover la de-
mocracia a través de seminarios y de capacitación. la Unidad ha participado
activamente en la observación de procesos electorales, ya sea de carácter general,
presidencial, legislativo, municipal o constitucional
349
.
En el plano institucional, cabe destacar los Protocolos de Reforma de la Carta
de la oEA de los años 1985 y 1992. El Protocolo de Cartagena de Indias (1985)
incorporó importantes normas sobre esta materia agregando al Preámbulo de la
Carta un nuevo párrafo que señala: “[C]ierto de que la democracia representa-
tiva es condición indispensable para la estabilidad, la paz y el desarrollo de la
región”, y estableciendo entre los propósitos de la oEA, el siguiente: “Promover
y consolidar la democracia representativa dentro del respeto al derecho de no-
intervención”. Por su parte, el Protocolo de Washington (1992), incorporó un
nuevo artículo al Capítulo III, que establece que un “[E]stado miembro cuyo
gobierno democráticamente constituido sea derrocado por la fuerza podrá ser
suspendido del derecho a participación” en las sesiones cuando hayan sido in-
fructuosas las gestiones de restablecimiento democrático. Este último Protocolo,
además, modificó algunas disposiciones de la Carta apuntando a la consolidación
del sistema democrático en los Estados miembros de la oEA
350
.
349
En el período 1990-2006, se registran 85 misiones de observación electoral por parte de la oEA, según
los datos de la Unidad de Promoción de la Democracia de dicho organismo: http://www.oas.org (29
de junio de 2006).
350
ver al respecto A.A. Cançado Trindade, “Democracia y Derechos Humanos: El Régimen emergente
de la Promoción Internacional de la Democracia y del Estado de Derecho”, en R. Nieto (ed), op. cit.,
Nota 211, pp. 520-521.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
108
Aún más importante es la adopción de la resolución Ag/doc.2739/91 sobre
democracia representativa. la parte operativa de esta resolución instruye al
Secretario general para que convoque inmediatamente a una reunión del Consejo
Permanente de la oEA cuando se produzca una interrupción repentina o irregular
del proceso político-institucional democrático o del ejercicio legítimo del poder
por un gobierno democráticamente elegido en el territorio de cualquier miembro
de la organización. Dentro del plazo de 10 días, el Consejo Permanente debe
examinar la situación y convocar, si es necesario, a una Reunión de Consulta
de Ministros de Relaciones Exteriores o a una sesión especial de la Asamblea
general. El órgano convocado analizará los hechos y tomará las decisiones que
estime pertinentes. Es éste el mecanismo que se ha utilizado en los casos de
Haití (1991), del Perú (1992), guatemala (1993) y Paraguay (1996).
Un paso aún más importante fue la adopción de la Carta Democrática
351
.
Dicho documento refleja un claro compromiso de los Estados americanos con
el sistema democrático y establece mecanismos para su protección, aprobados
en abril del 2002
352
. la Carta Democrática Interamericana, creada para apoyar
la democracia en las Américas, fue invocada por primera vez ante la situación
que se presentó en venezuela del 11 al 13 de abril de 2002. Sobre la base de
un informe del Secretario general que daba cuenta de su visita a venezuela
unos días después de provocada la situación, el Consejo Permanente de la oEA
aprobó una resolución en la cual condenó el golpe de Estado y los países deci-
dieron enviar a venezuela una Misión encabezada por el Secretario general de
la oEA, con el objeto de investigar los hechos y emprender las gestiones diplo-
máticas necesarias, incluidos los buenos oficios, para promover la más pronta
normalización de la institucionalidad democrática
353
. la Carta Democrática
ha permitido un estándar interamericano y un procedimiento para dar alguna
expresión a la preocupación que los Estados

tienen sobre la aparición de crisis
democráticas en la región y algunas veces los Estados mismos han recurrido
a la oEA para afianzar la democracia en sus países
354
. Este es al menos un
comienzo en el difícil camino hacia la democracia, sin la cual no habrá respeto
y garantía efectivos para los derechos humanos.
351
Adoptada por la Asamblea general de la oEA, en el vigésimo octavo período extraordinario de
sesiones, 11 de septiembre de 2001, lima, Perú.
352
Asamblea general de la oEA: Ag/RES. 1869 (xxxII-o/02). Promoción de la Cultura Democrática.
Aprobada en la cuarta sesión plenaria, celebrada el 4 de junio de 2002.
353
Consejo Permanente de la oEA, CP/RES. 811 (1315/02). Situación en venezuela. oEA/Ser. g. CP/RES.
811 (1315/02).13 abril 2002.
354
Ha habido reacción de la oEA, por ejemplo, por problemas en Nicaragua, Perú, Haití, Bolivia y
Ecuador. Consejo Permanente de la oEA: CP/RES. 892 (1507/05). Apoyo a Nicaragua. oEA/Ser.g.
CP/RES. 892 (1507/05). 9 septiembre 2005; CP/RES. 880 (1478/05). Respaldo de la Organización
de los Estados Americanos a la República del Ecuador. oEA/Ser.g. CP/RES. 880 (1478/05). 22 abril
2005; CP/RES. 860 (1398/04). Respaldo al Gobierno Constitucional de la República del Perú. oEA/
Ser.g. CP/RES. 860 (1398/04). 12 febrero 2004. CP/RES. 861 (1400/04). Apoyo al Orden Público y
al Fortalecimiento de la Democracia en Haití. oEA/Ser.g. CP/RES. 861 (1400/04). 19 febrero 2004;
CP/RES. 838 (1355/03). Respaldo al Gobierno Constitucional de la República de Bolivia. oEA/Ser.
g. CP/RES. 838(1355/03). 14 febrero 2003.
109
vI. anExoS
1. dEClaraCIón amErICana dE loS
dErEChoS y dEbErES dEl hombrE
(Aprobada en la Novena Conferencia Internacional Americana
Bogotá, Colombia, 1948)
La IX Conferencia Internacional Americana,
CoNSIDERANDo:
Que los pueblos americanos han dignificado la persona humana y que sus
constituciones nacionales reconocen que las instituciones jurídicas y políticas,
rectoras de la vida en sociedad, tienen como fin principal la protección de los
derechos esenciales del hombre y la creación de circunstancias que le permitan
progresar espiritual y materialmente y alcanzar la felicidad;
Que, en repetidas ocasiones, los Estados americanos han reconocido
que los derechos esenciales del hombre no nacen del hecho de ser nacional
de determinado Estado sino que tienen como fundamento los atributos de la
persona humana;
Que la protección internacional de los derechos del hombre debe ser guía
principalísima del derecho americano en evolución;
Que la consagración americana de los derechos esenciales del hombre
unida a las garantías ofrecidas por el régimen interno de los Estados, establece
el sistema inicial de protección que los Estados americanos consideran ade-
cuado a las actuales circunstancias sociales y jurídicas, no sin reconocer que
deberán fortalecerlo cada vez más en el campo internacional, a medida que
esas circunstancias vayan siendo más propicias,
ACUERDA:
adoptar la siguiente
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
110
DEClARACIÓN AMERICANA DE loS DERECHoS
y DEBERES DEl HoMBRE
Preámbulo
Todos los hombres nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados
como están por naturaleza de razón y conciencia, deben conducirse fraternal-
mente los unos con los otros.
El cumplimiento del deber de cada uno es exigencia del derecho de todos.
Derechos y deberes se integran correlativamente en toda actividad social y
política del hombre. Si los derechos exaltan la libertad individual, los deberes
expresan la dignidad de esa libertad.
los deberes de orden jurídico presuponen otros, de orden moral, que los
apoyan conceptualmente y los fundamentan.
Es deber del hombre servir al espíritu con todas sus potencias y recursos
porque el espíritu es la finalidad suprema de la existencia humana y su máxima
categoría.
Es deber del hombre ejercer, mantener y estimular por todos los medios
a su alcance la cultura, porque la cultura es la máxima expresión social e his-
tórica del espíritu.
y puesto que la moral y buenas maneras constituyen la floración más noble
de la cultura, es deber de todo hombre acatarlas siempre.
CaPÍtulo PrImEro
dErEChoS
Derecho a la vida, a la libertad, a la seguridad e integridad de la persona
Artículo I: Todo ser humano tiene derecho a la vida, a la libertad y a la
seguridad de su persona.
Derecho de igualdad ante la Ley
Artículo II: Todas las personas son iguales ante la ley y tienen los derechos
y deberes consagrados en esta declaración sin distinción de raza, sexo, idioma,
credo ni otra alguna.
Derecho de libertad religiosa y de culto
Artículo III: Toda persona tiene el derecho de profesar libremente una
creencia religiosa y de manifestarla y practicarla en público y en privado.
Derecho de libertad de investigación, opinión, expresión y difusión
Artículo Iv: Toda persona tiene derecho a la libertad de investigación, de
opinión y de expresión y difusión del pensamiento por cualquier medio.
VI. ANEXOS
111
Derecho a la protección a la honra, la reputación personal y la vida privada
y familiar
Artículo v: Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra los
ataques abusivos a su honra, a su reputación y a su vida privada y familiar.
Derecho a la constitución y a la protección de la familia
Artículo vI: Toda persona tiene derecho a constituir familia, elemento
fundamental de la sociedad, y a recibir protección para ella.
Derecho de protección a la maternidad y a la infancia
Artículo vII: Toda mujer en estado de gravidez o en época de lactancia, así
como todo niño, tienen derecho a protección, cuidados y ayuda especiales.
Derecho de residencia y tránsito
Artículo vIII: Toda persona tiene el derecho de fijar su residencia en el
territorio del Estado de que es nacional, de transitar por él libremente y no
abandonarlo sino por su voluntad.
Derecho a la inviolabilidad del domicilio
Artículo Ix: Toda persona tiene el derecho a la inviolabilidad de su
domicilio.
Derecho a la inviolabilidad y circulación de la correspondencia
Artículo x: Toda persona tiene derecho a la inviolabilidad y circulación
de su correspondencia.
Derecho a la preservación de la salud y al bienestar
Artículo xI: Toda persona tiene derecho a que su salud sea preservada por
medidas sanitarias y sociales, relativas a la alimentación, el vestido, la vivienda
y la asistencia médica, correspondientes al nivel que permitan los recursos
públicos y los de la comunidad.
Derecho a la educación
Artículo xII: Toda persona tiene derecho a la educación, la que debe estar
inspirada en los principios de libertad, moralidad y solidaridad humanas.
Asimismo tiene el derecho de que, mediante esa educación, se le capacite
para lograr una digna subsistencia, en mejoramiento del nivel de vida y para
ser útil a la sociedad.
El derecho de educación comprende el de igualdad de oportunidades en
todos los casos, de acuerdo con las dotes naturales, los méritos y el deseo de
aprovechar los recursos que puedan proporcionar la comunidad y el Estado.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
112
Toda persona tiene derecho a recibir gratuitamente la educación primaria,
por lo menos.
Derecho a los beneficios de la cultura
Artículo xIII: Toda persona tiene el derecho de participar en la vida
cultural de la comunidad, gozar de las artes y disfrutar de los beneficios que
resulten de los progresos intelectuales y especialmente de los descubrimientos
científicos.
Tiene asimismo derecho a la protección de los intereses morales y mate-
riales que le correspondan por razón de los inventos, obras literarias, científicas
y artísticas de que sea autor.
Derecho al trabajo y a una justa retribución
Artículo xIv: Toda persona tiene derecho al trabajo en condiciones dignas
y a seguir libremente su vocación, en cuanto lo permitan las oportunidades
existentes de empleo.
Toda persona que trabaja tiene derecho de recibir una remuneración que,
en relación con su capacidad y destreza le asegure un nivel de vida conveniente
para sí misma y su familia.
Derecho al descanso y a su aprovechamiento
Artículo xv: Toda persona tiene derecho a descanso, a honesta recreación
y a la oportunidad de emplear útilmente el tiempo libre en beneficio de su
mejoramiento espiritual, cultural y físico.
Derecho a la seguridad social
Artículo xvI: Toda persona tiene derecho a la seguridad social que le proteja
contra las consecuencias de la desocupación, de la vejez y de la incapacidad
que, proveniente de cualquier otra causa ajena a su voluntad, la imposibilite
física o mentalmente para obtener los medios de subsistencia.
Derecho de reconocimiento de la personalidad jurídica y de los derechos
civiles
Artículo xvII: Toda persona tiene derecho a que se le reconozca en cual-
quier parte como sujeto de derechos y obligaciones, y a gozar de los derechos
civiles fundamentales.
Derecho de justicia
Artículo xvIII: Toda persona puede ocurrir a los tribunales para hacer
valer sus derechos. Asimismo debe disponer de un procedimiento sencillo
y breve por el cual la justicia lo ampare contra actos de la autoridad que
violen, en perjuicio suyo, alguno de los derechos fundamentales consagrados
constitucionalmente.
VI. ANEXOS
113
Derecho de nacionalidad
Artículo xIx: Toda persona tiene derecho a la nacionalidad que legalmente
le corresponda y el de cambiarla, si así lo desea, por la de cualquier otro país
que esté dispuesto a otorgársela.
Derecho de sufragio y de participación en el gobierno
Artículo xx: Toda persona, legalmente capacitada, tiene el derecho de
tomar parte en el gobierno de su país, directamente o por medio de sus repre-
sentantes, y de participar en las elecciones populares, que serán de voto secreto,
genuinas, periódicas y libres.
Derecho de reunión
Artículo xxI: Toda persona tiene el derecho de reunirse pacíficamente
con otras, en manifestación pública o en asamblea transitoria, en relación con
sus intereses comunes de cualquier índole.
Derecho de asociación
Artículo xxII: Toda persona tiene el derecho de asociarse con otras para
promover, ejercer y proteger sus intereses legítimos de orden político, económico,
religioso, social, cultural, profesional, sindical o de cualquier otro orden.
Derecho a la propiedad
Artículo xxIII: Toda persona tiene derecho a la propiedad privada corres-
pondiente a las necesidades esenciales de una vida decorosa, que contribuya a
mantener la dignidad de la persona y del hogar.
Derecho de petición
Artículo xxIv: Toda persona tiene derecho de presentar peticiones respe-
tuosas a cualquiera autoridad competente, ya sea por motivo de interés general,
ya de interés particular, y el de obtener pronta resolución.
Derecho de protección contra la detención arbitraria
Artículo xxv: Nadie puede ser privado de su libertad sino en los casos y
según las formas establecidas por leyes preexistentes.
Nadie puede ser detenido por incumplimiento de obligaciones de carácter
netamente civil.
Todo individuo que haya sido privado de su libertad tiene derecho a que el
juez verifique sin demora la legalidad de la medida y a ser juzgado sin dilación
injustificada, o, de lo contrario, a ser puesto en libertad. Tiene derecho también
a un tratamiento humano durante la privación de su libertad.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
114
Derecho a proceso regular
Artículo xxvI: Se presume que todo acusado es inocente, hasta que se
pruebe que es culpable.
Toda persona acusada de delito tiene derecho a ser oída en forma imparcial
y pública, a ser juzgada por tribunales anteriormente establecidos de acuerdo
con leyes preexistentes y a que no se le imponga penas crueles, infamantes o
inusitadas
Derecho de asilo
Artículo xxvII: Toda persona tiene el derecho de buscar y recibir asilo
en territorio extranjero, en caso de persecución que no sea motivada por deli-
tos de derecho común y de acuerdo con la legislación de cada país y con los
convenios internacionales.
Alcance de los derechos del hombre
Artículo xxvIII: los derechos de cada hombre están limitados por los
derechos de los demás, por la seguridad de todos y por las justas exigencias
del bienestar general y del desenvolvimiento democrático.
CaPÍtulo SEGundo
dEbErES
Deberes ante la sociedad
Artículo xxIx: Toda persona tiene el deber de convivir con las demás de
manera que todas y cada una puedan formar y desenvolver integralmente su
personalidad.
Deberes para con los hijos y los padres
Artículo xxx: Toda persona tiene el deber de asistir, alimentar, educar
y amparar a sus hijos menores de edad, y los hijos tienen el deber de honrar
siempre a sus padres y el de asistirlos, alimentarlos y ampararlos cuando éstos
lo necesiten.
Deberes de instrucción
Artículo xxxI: Toda persona tiene el deber de adquirir a lo menos la
instrucción primaria.
Deber de sufragio
Artículo xxxII: Toda persona tiene el deber de votar en las elecciones
populares del país de que sea nacional, cuando esté legalmente capacitada
para ello.
VI. ANEXOS
115
Deber de obediencia a la Ley
Artículo xxxIII: Toda persona tiene el deber de obedecer a la ley y
demás mandamientos legítimos de las autoridades de su país y de aquél en
que se encuentre.
Deber de servir a la comunidad y a la nación
Artículo xxxIv: Toda persona hábil tiene el deber de prestar los servicios
civiles y militares que la Patria requiera para su defensa y conservación, y en
caso de calamidad pública, los servicios de que sea capaz.
Asimismo tiene el deber de desempeñar los cargos de elección popular
que le correspondan en el Estado de que sea nacional.
Deberes de asistencia y seguridad sociales
Artículo xxxv: Toda persona tiene el deber de cooperar con el Estado
y con la comunidad en la asistencia y seguridad sociales de acuerdo con sus
posibilidades y con las circunstancias.
Deber de pagar impuestos
Artículo xxvI: Toda persona tiene el deber de pagar los impuestos esta-
blecidos por la ley para el sostenimiento de los servicios públicos.
Deber de trabajo
Artículo xxxvII: Toda persona tiene el deber de trabajar, dentro de su
capacidad y posibilidades, a fin de obtener los recursos para su subsistencia o
en beneficio de la comunidad.
Deber de abstenerse de actividades políticas en país extranjero
Artículo xxxvIII: Toda persona tiene el deber de no intervenir en las
actividades políticas que, de conformidad con la ley, sean privativas de los
ciudadanos del Estado en que sea extranjero.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
116
2. ConvEnCIón amErICana
SobrE dErEChoS humanoS
(Suscrita en San José de Costa Rica el 22 de noviembre
de 1969, en la Conferencia Especializada Interamericana
sobre Derechos Humanos)
PREáMBUlo
los Estados americanos signatarios de la presente Convención,
Reafirmando su propósito de consolidar en este Continente, dentro del
cuadro de las instituciones democráticas, un régimen de libertad personal y de
justicia social, fundado en el respeto de los derechos esenciales del hombre;

Reconociendo que los derechos esenciales del hombre no nacen del hecho
de ser nacional de determinado Estado, sino que tienen como fundamento los
atributos de la persona humana, razón por la cual justifican una protección
internacional, de naturaleza convencional coadyuvante o complementaria de
la que ofrece el derecho interno de los Estados americanos;

Considerando que estos principios han sido consagrados en la Carta de la
organización de los Estados Americanos, en la Declaración Americana de los
Derechos y Deberes del Hombre y en la Declaración Universal de los Derechos
Humanos que han sido reafirmados y desarrollados en otros instrumentos in-
ternacionales, tanto de ámbito universal como regional;
Reiterando que, con arreglo a la Declaración Universal de los Derechos
Humanos, sólo puede realizarse el ideal del ser humano libre, exento del temor
y de la miseria, si se crean condiciones que permitan a cada persona gozar de
sus derechos económicos, sociales y culturales, tanto como de sus derechos
civiles y políticos, y

Considerando que la Tercera Conferencia Interamericana Extraordinaria
(Buenos Aires, 1967) aprobó la incorporación a la propia Carta de la organización
de normas más amplias sobre derechos económicos, sociales y educacionales
y resolvió que una convención interamericana sobre derechos humanos deter-
minara la estructura, competencia y procedimiento de los órganos encargados
de esa materia,
Han convenido en lo siguiente:
VI. ANEXOS
117
PartE I
dEbErES dE loS EStadoS y dErEChoS ProtEGIdoS
CaPÍtulo I
EnumEraCIón dE dEbErES
Artículo 1. Obligación de Respetar los Derechos
1. los Estados partes en esta Convención se comprometen a respetar los
derechos y libertades reconocidos en ella y a garantizar su libre y pleno ejercicio
a toda persona que esté sujeta a su jurisdicción, sin discriminación alguna por
motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opiniones políticas o de cual-
quier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o
cualquier otra condición social.
2. Para los efectos de esta Convención, persona es todo ser humano.
Artículo 2. Deber de Adoptar Disposiciones de Derecho Interno
Si en el ejercicio de los derechos y libertades mencionados en el artículo
1 no estuviere ya garantizado por disposiciones legislativas o de otro carácter,
los Estados partes se comprometen a adoptar, con arreglo a sus procedimien-
tos constitucionales y a las disposiciones de esta Convención, las medidas
legislativas o de otro carácter que fueren necesarias para hacer efectivos tales
derechos y libertades.
CaPÍtulo II
dErEChoS CIvIlES y PolÍtICoS
Artículo 3. Derecho al Reconocimiento de la Personalidad Jurídica
Toda persona tiene derecho al reconocimiento de su personalidad
jurídica.
Artículo 4. Derecho a la Vida
1. Toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estará
protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepción. Nadie
puede ser privado de la vida arbitrariamente.
2. En los países que no han abolido la pena de muerte, ésta sólo podrá
imponerse por los delitos más graves, en cumplimiento de sentencia ejecuto-
riada de tribunal competente y de conformidad con una ley que establezca tal
pena, dictada con anterioridad a la comisión del delito. Tampoco se extenderá
su aplicación a delitos a los cuales no se la aplique actualmente.
3. No se restablecerá la pena de muerte en los Estados que la han
abolido.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
118
4. En ningún caso se puede aplicar la pena de muerte por delitos políticos
ni comunes conexos con los políticos.
5. No se impondrá la pena de muerte a personas que, en el momento de la
comisión del delito, tuvieren menos de dieciocho años de edad o más de setenta,
ni se le aplicará a las mujeres en estado de gravidez.
6. Toda persona condenada a muerte tiene derecho a solicitar la amnistía,
el indulto o la conmutación de la pena, los cuales podrán ser concedidos en
todos los casos. No se puede aplicar la pena de muerte mientras la solicitud
esté pendiente de decisión ante autoridad competente.
Artículo 5. Derecho a la Integridad Personal
1. Toda persona tiene derecho a que se respete su integridad física, psíquica
y moral.
2. Nadie debe ser sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhuma-
nos o degradantes. Toda persona privada de libertad será tratada con el respeto
debido a la dignidad inherente al ser humano.
3. la pena no puede trascender de la persona del delincuente.
4. los procesados deben estar separados de los condenados, salvo en cir-
cunstancias excepcionales, y serán sometidos a un tratamiento adecuado a su
condición de personas no condenadas.
5. Cuando los menores puedan ser procesados, deben ser separados de
los adultos y llevados ante tribunales especializados, con la mayor celeridad
posible, para su tratamiento.
6. las penas privativas de la libertad tendrán como finalidad esencial la
reforma y la readaptación social de los condenados.
Artículo 6. Prohibición de la Esclavitud y Servidumbre
1. Nadie puede ser sometido a esclavitud o servidumbre, y tanto éstas,
como la trata de esclavos y la trata de mujeres están prohibidas en todas sus
formas.
2. Nadie debe ser constreñido a ejecutar un trabajo forzoso u obligatorio.
En los países donde ciertos delitos tengan señalada pena privativa de la libertad
acompañada de trabajos forzosos, esta disposición no podrá ser interpretada
en el sentido de que prohíbe el cumplimiento de dicha pena impuesta por juez
o tribunal competente. El trabajo forzoso no debe afectar a la dignidad ni a la
capacidad física e intelectual del recluido.
3. No constituyen trabajo forzoso u obligatorio, para los efectos de este
artículo:
VI. ANEXOS
119
a. los trabajos o servicios que se exijan normalmente de una persona
recluida en cumplimiento de una sentencia o resolución formal dictada por
la autoridad judicial competente. Tales trabajos o servicios deberán realizarse
bajo la vigilancia y control de las autoridades públicas, y los individuos que los
efectúen no serán puestos a disposición de particulares, compañías o personas
jurídicas de carácter privado;
b. el servicio militar y, en los países donde se admite exención por razones
de conciencia, el servicio nacional que la ley establezca en lugar de aquél;
c. el servicio impuesto en casos de peligro o calamidad que amenace la
existencia o el bienestar de la comunidad, y
d. el trabajo o servicio que forme parte de las obligaciones cívicas
normales.
Artículo 7. Derecho a la Libertad Personal
1. Toda persona tiene derecho a la libertad y a la seguridad personales.
2. Nadie puede ser privado de su libertad física, salvo por las causas y en
las condiciones fijadas de antemano por las Constituciones Políticas de los
Estados partes o por las leyes dictadas conforme a ellas.
3. Nadie puede ser sometido a detención o encarcelamiento arbitrarios.
4. Toda persona detenida o retenida debe ser informada de las razones de
su detención y notificada, sin demora, del cargo o cargos formulados contra
ella.
5. Toda persona detenida o retenida debe ser llevada, sin demora, ante un
juez u otro funcionario autorizado por la ley para ejercer funciones judiciales
y tendrá derecho a ser juzgada dentro de un plazo razonable o a ser puesta en
libertad, sin perjuicio de que continúe el proceso. Su libertad podrá estar con-
dicionada a garantías que aseguren su comparecencia en el juicio.
6. Toda persona privada de libertad tiene derecho a recurrir ante un juez o
tribunal competente, a fin de que éste decida, sin demora, sobre la legalidad de
su arresto o detención y ordene su libertad si el arresto o la detención fueran
ilegales. En los Estados partes cuyas leyes prevén que toda persona que se viera
amenazada de ser privada de su libertad tiene derecho a recurrir a un juez o
tribunal competente a fin de que éste decida sobre la legalidad de tal amenaza,
dicho recurso no puede ser restringido ni abolido. los recursos podrán inter-
ponerse por sí o por otra persona.
7. Nadie será detenido por deudas. Este principio no limita los mandatos
de autoridad judicial competente dictados por incumplimientos de deberes
alimentarios.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
120
Artículo 8. Garantías Judiciales
1. Toda persona tiene derecho a ser oída, con las debidas garantías y dentro
de un plazo razonable, por un juez o tribunal competente, independiente e im-
parcial, establecido con anterioridad por la ley, en la sustanciación de cualquier
acusación penal formulada contra ella, o para la determinación de sus derechos
y obligaciones de orden civil, laboral, fiscal o de cualquier otro carácter.
2. Toda persona inculpada de delito tiene derecho a que se presuma su
inocencia mientras no se establezca legalmente su culpabilidad. Durante el
proceso, toda persona tiene derecho, en plena igualdad, a las siguientes garan-
tías mínimas:
a. derecho del inculpado de ser asistido gratuitamente por el traductor o
intérprete, si no comprende o no habla el idioma del juzgado o tribunal;
b. comunicación previa y detallada al inculpado de la acusación
formulada;
c. concesión al inculpado del tiempo y de los medios adecuados para la
preparación de su defensa;
d. derecho del inculpado de defenderse personalmente o de ser asistido
por un defensor de su elección y de comunicarse libre y privadamente con su
defensor;
e. derecho irrenunciable de ser asistido por un defensor proporcionado
por el Estado, remunerado o no según la legislación interna, si el inculpado no
se defendiere por sí mismo ni nombrare defensor dentro del plazo establecido
por la ley;
f. derecho de la defensa de interrogar a los testigos presentes en el tribunal
y de obtener la comparecencia, como testigos o peritos, de otras personas que
puedan arrojar luz sobre los hechos;
g. derecho a no ser obligado a declarar contra sí mismo ni a declararse
culpable, y
h. derecho de recurrir del fallo ante juez o tribunal superior.
3. la confesión del inculpado solamente es válida si es hecha sin coacción
de ninguna naturaleza.
4. El inculpado absuelto por una sentencia firme no podrá ser sometido a
nuevo juicio por los mismos hechos.
5. El proceso penal debe ser público, salvo en lo que sea necesario para
preservar los intereses de la justicia.
VI. ANEXOS
121
Artículo 9. Principio de Legalidad y de Retroactividad
Nadie puede ser condenado por acciones u omisiones que en el momento
de cometerse no fueran delictivos según el derecho aplicable. Tampoco se puede
imponer pena más grave que la aplicable en el momento de la comisión del
delito. Si con posterioridad a la comisión del delito la ley dispone la imposición
de una pena más leve, el delincuente se beneficiará de ello.
Artículo 10. Derecho a Indemnización
Toda persona tiene derecho a ser indemnizada conforme a la ley en caso
de haber sido condenada en sentencia firme por error judicial.
Artículo 11. Protección de la Honra y de la Dignidad
1. Toda persona tiene derecho al respeto de su honra y al reconocimiento
de su dignidad.
2. Nadie puede ser objeto de injerencias arbitrarias o abusivas en su vida
privada, en la de su familia, en su domicilio o en su correspondencia, ni de
ataques ilegales a su honra o reputación.
3. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra esas inje-
rencias o esos ataques.
Artículo 12. Libertad de Conciencia y de Religión
1. Toda persona tiene derecho a la libertad de conciencia y de religión.
Este derecho implica la libertad de conservar su religión o sus creencias, o de
cambiar de religión o de creencias, así como la libertad de profesar y divulgar
su religión o sus creencias, individual o colectivamente, tanto en público como
en privado.
2. Nadie puede ser objeto de medidas restrictivas que puedan menoscabar
la libertad de conservar su religión o sus creencias o de cambiar de religión o
de creencias.
3. la libertad de manifestar la propia religión y las propias creencias está
sujeta únicamente a las limitaciones prescritas por la ley y que sean necesarias
para proteger la seguridad, el orden, la salud o la moral públicos o los derechos
o libertades de los demás.
4. los padres, y en su caso los tutores, tienen derecho a que sus hijos o
pupilos reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus
propias convicciones.
Artículo 13. Libertad de Pensamiento y de Expresión
1. Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento y de expresión. Este
derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
122
de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en
forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección.
2. El ejercicio del derecho previsto en el inciso precedente no puede estar
sujeto a previa censura sino a responsabilidades ulteriores, las que deben estar
expresamente fijadas por la ley y ser necesarias para asegurar:
a. el respeto a los derechos o a la reputación de los demás, o
b. la protección de la seguridad nacional, el orden público o la salud o la
moral públicas.
3. No se puede restringir el derecho de expresión por vías o medios indi-
rectos, tales como el abuso de controles oficiales o particulares de papel para
periódicos, de frecuencias radioeléctricas, o de enseres y aparatos usados en la
difusión de información o por cualesquiera otros medios encaminados a impedir
la comunicación y la circulación de ideas y opiniones.
4. los espectáculos públicos pueden ser sometidos por la ley a censura previa
con el exclusivo objeto de regular el acceso a ellos para la protección moral de
la infancia y la adolescencia, sin perjuicio de lo establecido en el inciso 2.
5. Estará prohibida por la ley toda propaganda en favor de la guerra y toda
apología del odio nacional, racial o religioso que constituyan incitaciones a
la violencia o cualquier otra acción ilegal similar contra cualquier persona o
grupo de personas, por ningún motivo, inclusive los de raza, color, religión,
idioma u origen nacional.
Artículo 14. Derecho de Rectificación o Respuesta
1. Toda persona afectada por informaciones inexactas o agraviantes emitidas
en su perjuicio a través de medios de difusión legalmente reglamentados y que
se dirijan al público en general, tiene derecho a efectuar por el mismo órgano de
difusión su rectificación o respuesta en las condiciones que establezca la ley.
2. En ningún caso la rectificación o la respuesta eximirán de las otras
responsabilidades legales en que se hubiese incurrido.
3. Para la efectiva protección de la honra y la reputación, toda publicación
o empresa periodística, cinematográfica, de radio o televisión tendrá una per-
sona responsable que no esté protegida por inmunidades ni disponga de fuero
especial.
Artículo 15. Derecho de Reunión
Se reconoce el derecho de reunión pacífica y sin armas. El ejercicio de tal
derecho sólo puede estar sujeto a las restricciones previstas por la ley, que sean
necesarias en una sociedad democrática, en interés de la seguridad nacional, de
la seguridad o del orden públicos, o para proteger la salud o la moral públicas
o los derechos o libertades de los demás.
VI. ANEXOS
123
Artículo 16. Libertad de Asociación
1. Todas las personas tienen derecho a asociarse libremente con fines
ideológicos, religiosos, políticos, económicos, laborales, sociales, culturales,
deportivos o de cualquiera otra índole.
2. El ejercicio de tal derecho sólo puede estar sujeto a las restricciones
previstas por la ley que sean necesarias en una sociedad democrática, en interés
de la seguridad nacional, de la seguridad o del orden públicos, o para proteger
la salud o la moral públicas o los derechos y libertades de los demás.
3. lo dispuesto en este artículo no impide la imposición de restricciones
legales, y aun la privación del ejercicio del derecho de asociación, a los miem-
bros de las fuerzas armadas y de la policía.
Artículo 17. Protección a la Familia
1. la familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y debe
ser protegida por la sociedad y el Estado.
2. Se reconoce el derecho del hombre y la mujer a contraer matrimonio
y a fundar una familia si tienen la edad y las condiciones requeridas para ello
por las leyes internas, en la medida en que éstas no afecten al principio de no
discriminación establecido en esta Convención.
3. El matrimonio no puede celebrarse sin el libre y pleno consentimiento
de los contrayentes.
4. los Estados partes deben tomar medidas apropiadas para asegurar
la igualdad de derechos y la adecuada equivalencia de responsabilidades de
los cónyuges en cuanto al matrimonio, durante el matrimonio y en caso de
disolución del mismo. En caso de disolución, se adoptarán disposiciones que
aseguren la protección necesaria de los hijos, sobre la base única del interés y
conveniencia de ellos.
5. la ley debe reconocer iguales derechos tanto a los hijos nacidos fuera
de matrimonio como a los nacidos dentro del mismo.
Artículo 18. Derecho al Nombre
Toda persona tiene derecho a un nombre propio y a los apellidos de sus
padres o al de uno de ellos. la ley reglamentará la forma de asegurar este de-
recho para todos, mediante nombres supuestos, si fuere necesario.
Artículo 19. Derechos del Niño
Todo niño tiene derecho a las medidas de protección que su condición de
menor requieren por parte de su familia, de la sociedad y del Estado.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
124
Artículo 20. Derecho a la Nacionalidad
1. Toda persona tiene derecho a una nacionalidad.
2. Toda persona tiene derecho a la nacionalidad del Estado en cuyo territorio
nació si no tiene derecho a otra.
3. A nadie se privará arbitrariamente de su nacionalidad ni del derecho a
cambiarla.
Artículo 21. Derecho a la Propiedad Privada
1. Toda persona tiene derecho al uso y goce de sus bienes. la ley puede
subordinar tal uso y goce al interés social.
2. Ninguna persona puede ser privada de sus bienes, excepto mediante el
pago de indemnización justa, por razones de utilidad pública o de interés social
y en los casos y según las formas establecidas por la ley.
3. Tanto la usura como cualquier otra forma de explotación del hombre
por el hombre, deben ser prohibidas por la ley.
Artículo 22. Derecho de Circulación y de Residencia
1. Toda persona que se halle legalmente en el territorio de un Estado tiene
derecho a circular por el mismo y, a residir en él con sujeción a las disposi-
ciones legales.
2. Toda persona tiene derecho a salir libremente de cualquier país, inclusive
del propio.
3. El ejercicio de los derechos anteriores no puede ser restringido sino en
virtud de una ley, en la medida indispensable en una sociedad democrática,
para prevenir infracciones penales o para proteger la seguridad nacional, la
seguridad o el orden públicos, la moral o la salud públicas o los derechos y
libertades de los demás.
4. El ejercicio de los derechos reconocidos en el inciso 1 puede asimismo ser
restringido por la ley, en zonas determinadas, por razones de interés público.
5. Nadie puede ser expulsado del territorio del Estado del cual es nacional,
ni ser privado del derecho a ingresar en el mismo.
6. El extranjero que se halle legalmente en el territorio de un Estado parte
en la presente Convención, sólo podrá ser expulsado de él en cumplimiento de
una decisión adoptada conforme a la ley.
7. Toda persona tiene el derecho de buscar y recibir asilo en territorio ex-
tranjero en caso de persecución por delitos políticos o comunes conexos con
los políticos y de acuerdo con la legislación de cada Estado y los convenios
internacionales.
VI. ANEXOS
125
8. En ningún caso el extranjero puede ser expulsado o devuelto a otro país,
sea o no de origen, donde su derecho a la vida o a la libertad personal está en
riesgo de violación a causa de raza, nacionalidad, religión, condición social o
de sus opiniones políticas.
9. Es prohibida la expulsión colectiva de extranjeros.
Artículo 23. Derechos Políticos
1. Todos los ciudadanos deben gozar de los siguientes derechos y
oportunidades:
a. de participar en la dirección de los asuntos públicos, directamente o por
medio de representantes libremente elegidos;
b. de votar y ser elegidos en elecciones periódicas auténticas, realizadas
por sufragio universal e igual y por voto secreto que garantice la libre expresión
de la voluntad de los electores, y
c. de tener acceso, en condiciones generales de igualdad, a las funciones
públicas de su país.
2. la ley puede reglamentar el ejercicio de los derechos y oportunidades
a que se refiere el inciso anterior, exclusivamente por razones de edad, nacio-
nalidad, residencia, idioma, instrucción, capacidad civil o mental, o condena,
por juez competente, en proceso penal.
Artículo 24. Igualdad ante la Ley
Todas las personas son iguales ante la ley. En consecuencia, tienen derecho,
sin discriminación, a igual protección de la ley.
Artículo 25. Protección Judicial
1. Toda persona tiene derecho a un recurso sencillo y rápido o a cualquier otro
recurso efectivo ante los jueces o tribunales competentes, que la ampare contra
actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la Constitución,
la ley o la presente Convención, aun cuando tal violación sea cometida por
personas que actúen en ejercicio de sus funciones oficiales.
2. los Estados partes se comprometen:
a. a garantizar que la autoridad competente prevista por el sistema legal
del Estado decidirá sobre los derechos de toda persona que interponga tal
recurso;
b. a desarrollar las posibilidades de recurso judicial, y
c. a garantizar el cumplimiento, por las autoridades competentes, de toda
decisión en que se haya estimado procedente el recurso.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
126
CaPÍtulo III
dErEChoS EConómICoS, SoCIalES y CulturalES
Artículo 26. Desarrollo Progresivo
los Estados partes se comprometen a adoptar providencias, tanto a nivel
interno como mediante la cooperación internacional, especialmente económica
y técnica, para lograr progresivamente la plena efectividad de los derechos que
se derivan de las normas económicas, sociales y sobre educación, ciencia y
cultura, contenidas en la Carta de la organización de los Estados Americanos,
reformada por el Protocolo de Buenos Aires, en la medida de los recursos
disponibles, por vía legislativa u otros medios apropiados.
CaPÍtulo Iv
SuSPEnSIón dE GarantÍaS, IntErPrEtaCIón y aPlICaCIón
Artículo 27. Suspensión de Garantías
1. En caso de guerra, de peligro público o de otra emergencia que amenace
la independencia o seguridad del Estado parte, éste podrá adoptar disposiciones
que, en la medida y por el tiempo estrictamente limitados a las exigencias de la
situación, suspendan las obligaciones contraídas en virtud de esta Convención,
siempre que tales disposiciones no sean incompatibles con las demás obligaciones
que les impone el derecho internacional y no entrañen discriminación alguna
fundada en motivos de raza, color, sexo, idioma, religión u origen social.
2. la disposición precedente no autoriza la suspensión de los derechos
determinados en los siguientes artículos: 3 (Derecho al Reconocimiento de
la Personalidad Jurídica); 4 (Derecho a la vida); 5 (Derecho a la Integridad
Personal); 6 (Prohibición de la Esclavitud y Servidumbre); 9 (Principio de
legalidad y de Retroactividad); 12 (libertad de Conciencia y de Religión); 17
(Protección a la Familia); 18 (Derecho al Nombre); 19 (Derechos del Niño);
20 (Derecho a la Nacionalidad), y 23 (Derechos Políticos), ni de las garantías
judiciales indispensables para la protección de tales derechos.
3. Todo Estado parte que haga uso del derecho de suspensión deberá infor-
mar inmediatamente a los demás Estados partes en la presente Convención, por
conducto del Secretario general de la organización de los Estados Americanos,
de las disposiciones cuya aplicación haya suspendido, de los motivos que
hayan suscitado la suspensión y de la fecha en que haya dado por terminada
tal suspensión.
Artículo 28. Cláusula Federal
1. Cuando se trate de un Estado parte constituido como Estado Federal,
el gobierno nacional de dicho Estado parte cumplirá todas las disposiciones
VI. ANEXOS
127
de la presente Convención relacionadas con las materias sobre las que ejerce
jurisdicción legislativa y judicial.
2. Con respecto a las disposiciones relativas a las materias que corresponden
a la jurisdicción de las entidades componentes de la federación, el gobierno
nacional debe tomar de inmediato las medidas pertinentes, conforme a su
constitución y sus leyes, a fin de que las autoridades competentes de dichas
entidades puedan adoptar las disposiciones del caso para el cumplimiento de
esta Convención.
3. Cuando dos o más Estados partes acuerden integrar entre sí una federación
u otra clase de asociación, cuidarán de que el pacto comunitario correspondiente
contenga las disposiciones necesarias para que continúen haciéndose efectivas
en el nuevo Estado así organizado, las normas de la presente Convención.
Artículo 29. Normas de Interpretación
Ninguna disposición de la presente Convención puede ser interpretada en
el sentido de:
a. permitir a alguno de los Estados partes, grupo o persona, suprimir el
goce y ejercicio de los derechos y libertades reconocidos en la Convención o
limitarlos en mayor medida que la prevista en ella;
b. limitar el goce y ejercicio de cualquier derecho o libertad que pueda estar
reconocido de acuerdo con las leyes de cualquiera de los Estados partes o de
acuerdo con otra convención en que sea parte uno de dichos Estados;
c. excluir otros derechos y garantías que son inherentes al ser humano o
que se derivan de la forma democrática representativa de gobierno, y
d. excluir o limitar el efecto que puedan producir la Declaración Americana
de Derechos y Deberes del Hombre y otros actos internacionales de la misma
naturaleza.
Artículo 30. Alcance de las Restricciones
las restricciones permitidas, de acuerdo con esta Convención, al goce y
ejercicio de los derechos y libertades reconocidas en la misma, no pueden ser
aplicadas sino conforme a leyes que se dictaren por razones de interés general
y con el propósito para el cual han sido establecidas.
Artículo 31. Reconocimiento de Otros Derechos
Podrán ser incluidos en el régimen de protección de esta Convención otros
derechos y libertades que sean reconocidos de acuerdo con los procedimientos
establecidos en los artículos 76 y 77.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
128
CaPÍtulo v
dEbErES dE laS PErSonaS
Artículo 32. Correlación entre Deberes y Derechos
1. Toda persona tiene deberes para con la familia, la comunidad y la
humanidad.
2. los derechos de cada persona están limitados por los derechos de los
demás, por la seguridad de todos y por las justas exigencias del bien común,
en una sociedad democrática.
PartE II
mEdIoS dE la ProtECCIón
CaPÍtulo vI
dE loS órGanoS ComPEtEntES
Artículo 33
Son competentes para conocer de los asuntos relacionados con el cumplimiento
de los compromisos contraídos por los Estados partes en esta Convención:
a. la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, llamada en adelante
la Comisión, y
b. la Corte Interamericana de Derechos Humanos, llamada en adelante la
Corte.
CaPÍtulo vII
la ComISIón IntEramErICana dE dErEChoS humanoS
SECCIÓN 1. oRgANIZACIÓN
Artículo 34
la Comisión Interamericana de Derechos Humanos se compondrá de
siete miembros, que deberán ser personas de alta autoridad moral y reconocida
versación en materia de derechos humanos.
Artículo 35
la Comisión representa a todos los miembros que integran la organización
de los Estados americanos.
Artículo 36
1. los miembros de la Comisión serán elegidos a título personal por la
Asamblea general de la organización de una lista de candidatos propuestos
por los gobiernos de los Estados miembros.
VI. ANEXOS
129
2. Cada uno de dichos gobiernos puede proponer hasta tres candidatos,
nacionales del Estado que los proponga o de cualquier otro Estado miembro
de la organización de los Estados Americanos. Cuando se proponga una terna,
por lo menos uno de los candidatos deberá ser nacional de un Estado distinto
del proponente.
Artículo 37
1. los miembros de la Comisión serán elegidos por cuatro años y sólo
podrán ser reelegidos una vez, pero el mandato de tres de los miembros de-
signados en la primera elección expirará al cabo de dos años. Inmediatamente
después de dicha elección se determinarán por sorteo en la Asamblea general
los nombres de estos tres miembros.
2. No puede formar parte de la Comisión más de un nacional de un mismo
Estado.
Artículo 38
las vacantes que ocurrieren en la Comisión, que no se deban a expiración
normal del mandato, se llenarán por el Consejo Permanente de la organización
de acuerdo con lo que disponga el Estatuto de la Comisión.
Artículo 39
la Comisión preparará su Estatuto, lo someterá a la aprobación de la
Asamblea general, y dictará su propio Reglamento.
Artículo 40
los servicios de Secretaría de la Comisión deben ser desempeñados por
la unidad funcional especializada que forma parte de la Secretaría general de
la organización y debe disponer de los recursos necesarios para cumplir las
tareas que le sean encomendadas por la Comisión.
SECCIÓN 2. FUNCIoNES
Artículo 41
la Comisión tiene la función principal de promover la observancia y la
defensa de los derechos humanos, y en el ejercicio de su mandato tiene las
siguientes funciones y atribuciones:
a. estimular la conciencia de los derechos humanos en los pueblos de
América;
b. formular recomendaciones, cuando lo estime conveniente, a los gobiernos
de los Estados miembros para que adopten medidas progresivas en favor de
los derechos humanos dentro del marco de sus leyes internas y sus preceptos
constitucionales, al igual que disposiciones apropiadas para fomentar el debido
respeto a esos derechos;
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
130
c. preparar los estudios e informes que considere convenientes para el
desempeño de sus funciones;
d. solicitar de los gobiernos de los Estados miembros que le proporcionen
informes sobre las medidas que adopten en materia de derechos humanos;
e. atender las consultas que, por medio de la Secretaría general de la
organización de los Estados Americanos, le formulen los Estados miembros
en cuestiones relacionadas con los derechos humanos y, dentro de sus posibi-
lidades, les prestará el asesoramiento que éstos le soliciten;
f. actuar respecto de las peticiones y otras comunicaciones en ejercicio de
su autoridad de conformidad con lo dispuesto en los artículos 44 al 51 de esta
Convención, y
g. rendir un informe anual a la Asamblea general de la organización de
los Estados Americanos.
Artículo 42
los Estados partes deben remitir a la Comisión copia de los informes y estudios
que en sus respectivos campos someten anualmente a las Comisiones Ejecutivas
del Consejo Interamericano Económico y Social y del Consejo Interamericano
para la Educación, la Ciencia y la Cultura, a fin de que aquella vele porque se
promuevan los derechos derivados de las normas económicas, sociales y sobre
educación, ciencia y cultura, contenidas en la Carta de la organización de los
Estados Americanos, reformada por el Protocolo de Buenos Aires.
Artículo 43
los Estados partes se obligan a proporcionar a la Comisión las informa-
ciones que ésta les solicite sobre la manera en que su derecho interno asegura
la aplicación efectiva de cualesquiera disposiciones de esta Convención.
SECCIÓN 3. CoMPETENCIA
Artículo 44
Cualquier persona o grupo de personas, o entidad no gubernamental
legalmente reconocida en uno o más Estados miembros de la organización,
puede presentar a la Comisión peticiones que contengan denuncias o quejas
de violación de esta Convención por un Estado parte.
Artículo 45
1. Todo Estado parte puede, en el momento del depósito de su instrumento
de ratificación o adhesión de esta Convención, o en cualquier momento posterior,
declarar que reconoce la competencia de la Comisión para recibir y examinar las
comunicaciones en que un Estado parte alegue que otro Estado parte ha incurrido
en violaciones de los derechos humanos establecidos en esta Convención.
VI. ANEXOS
131
2. las comunicaciones hechas en virtud del presente artículo sólo se pueden
admitir y examinar si son presentadas por un Estado parte que haya hecho una
declaración por la cual reconozca la referida competencia de la Comisión. la
Comisión no admitirá ninguna comunicación contra un Estado parte que no
haya hecho tal declaración.
3. las declaraciones sobre reconocimiento de competencia pueden hacerse
para que ésta rija por tiempo indefinido, por un período determinado o para
casos específicos.
4. las declaraciones se depositarán en la Secretaría general de la organización
de los Estados Americanos, la que transmitirá copia de las mismas a los Estados
miembros de dicha organización.
Artículo 46
1. Para que una petición o comunicación presentada conforme a los artículos
44 ó 45 sea admitida por la Comisión, se requerirá:
a. que se hayan interpuesto y agotado los recursos de jurisdicción interna, con-
forme a los principios del Derecho Internacional generalmente reconocidos;
b. que sea presentada dentro del plazo de seis meses, a partir de la fecha en
que el presunto lesionado en sus derechos haya sido notificado de la decisión
definitiva;
c. que la materia de la petición o comunicación no esté pendiente de otro
procedimiento de arreglo internacional, y
d. que en el caso del artículo 44 la petición contenga el nombre, la nacio-
nalidad, la profesión, el domicilio y la firma de la persona o personas o del
representante legal de la entidad que somete la petición.
2. las disposiciones de los incisos 1.a. y 1.b. del presente artículo no se
aplicarán cuando:
a. no exista en la legislación interna del Estado de que se trata el debido
proceso legal para la protección del derecho o derechos que se alega han sido
violados;
b. no se haya permitido al presunto lesionado en sus derechos el acceso a
los recursos de la jurisdicción interna, o haya sido impedido de agotarlos, y
c. haya retardo injustificado en la decisión sobre los mencionados
recursos.
Artículo 47
la Comisión declarará inadmisible toda petición o comunicación presentada
de acuerdo con los artículos 44 ó 45 cuando:
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
132
a. falte alguno de los requisitos indicados en el artículo 46;
b. no exponga hechos que caractericen una violación de los derechos ga-
rantizados por esta Convención;
c. resulte de la exposición del propio peticionario o del Estado mani-
fiestamente infundada la petición o comunicación o sea evidente su total
improcedencia, y
d. sea sustancialmente la reproducción de petición o comunicación anterior
ya examinada por la Comisión u otro organismo internacional.
SECCIÓN 4. PRoCEDIMIENTo
Artículo 48
1. la Comisión, al recibir una petición o comunicación en la que se alegue
la violación de cualquiera de los derechos que consagra esta Convención, pro-
cederá en los siguientes términos:
a. si reconoce la admisibilidad de la petición o comunicación solicitará
informaciones al gobierno del Estado al cual pertenezca la autoridad señalada
como responsable de la violación alegada, transcribiendo las partes pertinentes
de la petición o comunicación. Dichas informaciones deben ser enviadas dentro
de un plazo razonable, fijado por la Comisión al considerar las circunstancias
de cada caso;
b. recibidas las informaciones o transcurrido el plazo fijado sin que sean
recibidas, verificará si existen o subsisten los motivos de la petición o comu-
nicación. De no existir o subsistir, mandará archivar el expediente;
c. podrá también declarar la inadmisibilidad o la improcedencia de la petición
o comunicación, sobre la base de una información o prueba sobrevinientes;
d. si el expediente no se ha archivado y con el fin de comprobar los hechos,
la Comisión realizará, con conocimiento de las partes, un examen del asunto
planteado en la petición o comunicación. Si fuere necesario y conveniente, la
Comisión realizará una investigación para cuyo eficaz cumplimiento solicitará,
y los Estados interesados le proporcionarán, todas las facilidades necesarias;
e. podrá pedir a los Estados interesados cualquier información pertinente y
recibirá, si así se le solicita, las exposiciones verbales o escritas que presenten
los interesados;
f. se pondrá a disposición de las partes interesadas, a fin de llegar a una
solución amistosa del asunto fundada en el respeto a los derechos humanos
reconocidos en esta Convención.
VI. ANEXOS
133
2. Sin embargo, en casos graves y urgentes, puede realizarse una investigación
previo consentimiento del Estado en cuyo territorio se alegue haberse cometido
la violación, tan sólo con la presentación de una petición o comunicación que
reúna todos los requisitos formales de admisibilidad.
Artículo 49
Si se ha llegado a una solución amistosa con arreglo a las disposiciones del
inciso 1.f. del artículo 48 la Comisión redactará un informe que será transmitido
al peticionario y a los Estados partes en esta Convención y comunicado después,
para su publicación, al Secretario general de la organización de los Estados
Americanos. Este informe contendrá una breve exposición de los hechos y de
la solución lograda. Si cualquiera de las partes en el caso lo solicitan, se les
suministrará la más amplia información posible.
Artículo 50
1. De no llegarse a una solución, y dentro del plazo que fije el Estatuto
de la Comisión, ésta redactará un informe en el que expondrá los hechos y
sus conclusiones. Si el informe no representa, en todo o en parte, la opinión
unánime de los miembros de la Comisión, cualquiera de ellos podrá agregar a
dicho informe su opinión por separado. También se agregarán al informe las
exposiciones verbales o escritas que hayan hecho los interesados en virtud del
inciso 1.e. del artículo 48.
2. El informe será transmitido a los Estados interesados, quienes no estarán
facultados para publicarlo.
3. Al transmitir el informe, la Comisión puede formular las proposiciones
y recomendaciones que juzgue adecuadas.
Artículo 51
1. Si en el plazo de tres meses, a partir de la remisión a los Estados in-
teresados del informe de la Comisión, el asunto no ha sido solucionado o
sometido a la decisión de la Corte por la Comisión o por el Estado interesado,
aceptando su competencia, la Comisión podrá emitir, por mayoría absoluta de
votos de sus miembros, su opinión y conclusiones sobre la cuestión sometida
a su consideración.
2. la Comisión hará las recomendaciones pertinentes y fijará un plazo
dentro del cual el Estado debe tomar las medidas que le competan para remediar
la situación examinada.
3. Transcurrido el período fijado, la Comisión decidirá, por la mayoría
absoluta de votos de sus miembros, si el Estado ha tomado o no medidas ade-
cuadas y si publica o no su informe.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
134
CaPÍtulo vIII
la CortE IntEramErICana dE dErEChoS humanoS
SECCIÓN 1. oRgANIZACIÓN
Artículo 52
1. la Corte se compondrá de siete jueces, nacionales de los Estados miem-
bros de la organización, elegidos a título personal entre juristas de la más alta
autoridad moral, de reconocida competencia en materia de derechos humanos,
que reúnan las condiciones requeridas para el ejercicio de las más elevadas
funciones judiciales conforme a la ley del país del cual sean nacionales o del
Estado que los proponga como candidatos.
2. No debe haber dos jueces de la misma nacionalidad.
Artículo 53
1. los jueces de la Corte serán elegidos, en votación secreta y por mayo-
ría absoluta de votos de los Estados partes en la Convención, en la Asamblea
general de la organización, de una lista de candidatos propuestos por esos
mismos Estados.
2. Cada uno de los Estados partes puede proponer hasta tres candidatos,
nacionales del Estado que los propone o de cualquier otro Estado miembro de
la organización de los Estados Americanos. Cuando se proponga una terna,
por lo menos uno de los candidatos deberá ser nacional de un Estado distinto
del proponente.
Artículo 54
1. los jueces de la Corte serán elegidos para un período de seis años y sólo
podrán ser reelegidos una vez. El mandato de tres de los jueces designados en
la primera elección, expirará al cabo de tres años. Inmediatamente después de
dicha elección, se determinarán por sorteo en la Asamblea general los nombres
de estos tres jueces.
2. El juez elegido para reemplazar a otro cuyo mandato no ha expirado,
completará el período de éste.
3. los jueces permanecerán en funciones hasta el término de su mandato.
Sin embargo, seguirán conociendo de los casos a que ya se hubieran abocado y
que se encuentren en estado de sentencia, a cuyos efectos no serán sustituidos
por los nuevos jueces elegidos.
Artículo 55
1. El juez que sea nacional de alguno de los Estados partes en el caso
sometido a la Corte, conservará su derecho a conocer del mismo.
VI. ANEXOS
135
2. Si uno de los jueces llamados a conocer del caso fuere de la nacionalidad
de uno de los Estados partes, otro Estado parte en el caso podrá designar a una
persona de su elección para que integre la Corte en calidad de juez ad hoc.
3. Si entre los jueces llamados a conocer del caso ninguno fuere de la
nacionalidad de los Estados partes, cada uno de éstos podrá designar un juez
ad hoc.
4. El juez ad hoc debe reunir las calidades señaladas en el artículo 52.
5. Si varios Estados partes en la Convención tuvieren un mismo interés en
el caso, se considerarán como una sola parte para los fines de las disposiciones
precedentes. En caso de duda, la Corte decidirá.
Artículo 56
El quórum para las deliberaciones de la Corte es de cinco jueces.
Artículo 57
la Comisión comparecerá en todos los casos ante la Corte.
Artículo 58
1. la Corte tendrá su sede en el lugar que determinen, en la Asamblea general
de la organización, los Estados partes en la Convención, pero podrá celebrar
reuniones en el territorio de cualquier Estado miembro de la organización de
los Estados Americanos en que lo considere conveniente por mayoría de sus
miembros y previa aquiescencia del Estado respectivo. los Estados partes en
la Convención pueden, en la Asamblea general por dos tercios de sus votos,
cambiar la sede de la Corte.
2. la Corte designará a su Secretario.
3. El Secretario residirá en la sede de la Corte y deberá asistir a las reuniones
que ella celebre fuera de la misma.
Artículo 59
la Secretaría de la Corte será establecida por ésta y funcionará bajo la direc-
ción del Secretario de la Corte, de acuerdo con las normas administrativas de la
Secretaría general de la organización en todo lo que no sea incompatible con la
independencia de la Corte. Sus funcionarios serán nombrados por el Secretario
general de la organización, en consulta con el Secretario de la Corte.
Artículo 60
la Corte preparará su Estatuto y lo someterá a la aprobación de la Asamblea
general, y dictará su Reglamento.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
136
SECCIÓN 2. CoMPETENCIA y FUNCIoNES
Artículo 61
1. Sólo los Estados partes y la Comisión tienen derecho a someter un caso
a la decisión de la Corte.
2. Para que la Corte pueda conocer de cualquier caso, es necesario que sean
agotados los procedimientos previstos en los artículos 48 a 50.
Artículo 62
1. Todo Estado parte puede, en el momento del depósito de su instrumento
de ratificación o adhesión de esta Convención, o en cualquier momento poste-
rior, declarar que reconoce como obligatoria de pleno derecho y sin convención
especial, la competencia de la Corte sobre todos los casos relativos a la inter-
pretación o aplicación de esta Convención.
2. la declaración puede ser hecha incondicionalmente, o bajo condición
de reciprocidad, por un plazo determinado o para casos específicos. Deberá ser
presentada al Secretario general de la organización, quien transmitirá copias
de la misma a los otros Estados miembros de la organización y al Secretario
de la Corte.
3. la Corte tiene competencia para conocer de cualquier caso relativo a
la interpretación y aplicación de las disposiciones de esta Convención que le
sea sometido, siempre que los Estados partes en el caso hayan reconocido o
reconozcan dicha competencia, ora por declaración especial, como se indica
en los incisos anteriores, ora por convención especial.
Artículo 63
1. Cuando decida que hubo violación de un derecho o libertad protegidos
en esta Convención, la Corte dispondrá que se garantice al lesionado en el
goce de su derecho o libertad conculcados. Dispondrá asimismo, si ello fuera
procedente, que se reparen las consecuencias de la medida o situación que ha
configurado la vulneración de esos derechos y el pago de una justa indemni-
zación a la parte lesionada.
2. En casos de extrema gravedad y urgencia, y cuando se haga necesario
evitar daños irreparables a las personas, la Corte, en los asuntos que esté cono-
ciendo, podrá tomar las medidas provisionales que considere pertinentes. Si se
tratare de asuntos que aún no estén sometidos a su conocimiento, podrá actuar
a solicitud de la Comisión.
Artículo 64
1. los Estados miembros de la organización podrán consultar a la Corte
acerca de la interpretación de esta Convención o de otros tratados concernientes
VI. ANEXOS
137
a la protección de los derechos humanos en los Estados americanos. Asimismo,
podrán consultarla, en los que les compete, los órganos enumerados en el ca-
pítulo x de la Carta de la organización de los Estados Americanos, reformada
por el Protocolo de Buenos Aires.
2. la Corte, a solicitud de un Estado miembro de la organización, podrá
darle opiniones acerca de la compatibilidad entre cualquiera de sus leyes internas
y los mencionados instrumentos internacionales.
Artículo 65
la Corte someterá a la consideración de la Asamblea general de la
organización en cada período ordinario de sesiones un informe sobre su labor
en el año anterior. De manera especial y con las recomendaciones pertinentes,
señalará los casos en que un Estado no haya dado cumplimiento a sus fallos.
Sección 3. Procedimiento
Artículo 66
1. El fallo de la Corte será motivado.
2. Si el fallo no expresare en todo o en parte la opinión unánime de los
jueces, cualquiera de éstos tendrá derecho a que se agregue al fallo su opinión
disidente o individual.
Artículo 67
El fallo de la Corte será definitivo e inapelable. En caso de desacuerdo sobre
el sentido o alcance del fallo, la Corte lo interpretará a solicitud de cualquiera
de las partes, siempre que dicha solicitud se presente dentro de los noventa días
a partir de la fecha de la notificación del fallo.
Artículo 68
1. los Estados partes en la Convención se comprometen a cumplir la de-
cisión de la Corte en todo caso en que sean partes.
2. la parte del fallo que disponga indemnización compensatoria se podrá
ejecutar en el respectivo país por el procedimiento interno vigente para la eje-
cución de sentencias contra el Estado.
Artículo 69
El fallo de la Corte será notificado a las partes en el caso y transmitido a
los Estados partes en la Convención.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
138
CaPÍtulo Ix
dISPoSICIonES ComunES
Artículo 70
1. los jueces de la Corte y los miembros de la Comisión gozan, desde
el momento de su elección y mientras dure su mandato, de las inmunidades
reconocidas a los agentes diplomáticos por el derecho internacional. Durante
el ejercicio de sus cargos gozan, además, de los privilegios diplomáticos nece-
sarios para el desempeño de sus funciones.
2. No podrá exigirse responsabilidad en ningún tiempo a los jueces de la
Corte ni a los miembros de la Comisión por votos y opiniones emitidos en el
ejercicio de sus funciones.
Artículo 71
Son incompatibles los cargos de juez de la Corte o miembros de la Comisión
con otras actividades que pudieren afectar su independencia o imparcialidad
conforme a lo que se determine en los respectivos Estatutos.
Artículo 72
los jueces de la Corte y los miembros de la Comisión percibirán emo-
lumentos y gastos de viaje en la forma y condiciones que determinen sus
Estatutos, teniendo en cuenta la importancia e independencia de sus funciones.
Tales emolumentos y gastos de viaje será fijados en el programa-presupuesto
de la organización de los Estados Americanos, el que debe incluir, además,
los gastos de la Corte y de su Secretaría. A estos efectos, la Corte elaborará su
propio proyecto de presupuesto y lo someterá a la aprobación de la Asamblea
general, por conducto de la Secretaría general. Esta última no podrá introdu-
cirle modificaciones.
Artículo 73
Solamente a solicitud de la Comisión o de la Corte, según el caso, corres-
ponde a la Asamblea general de la organización resolver sobre las sanciones
aplicables a los miembros de la Comisión o jueces de la Corte que hubiesen
incurrido en las causales previstas en los respectivos Estatutos. Para dictar una
resolución se requerirá una mayoría de los dos tercios de los votos de los Estados
miembros de la organización en el caso de los miembros de la Comisión y,
además, de los dos tercios de los votos de los Estados partes en la Convención,
si se tratare de jueces de la Corte.
VI. ANEXOS
139
PartE III
dISPoSICIonES GEnEralES y tranSItorIaS
CaPÍtulo x
FIrma, ratIFICaCIón, rESErva, EnmIEnda,
ProtoColo y dEnunCIa
Artículo 74
1. Esta Convención queda abierta a la firma y a la ratificación o adhesión
de todo Estado miembro de la organización de los Estados Americanos.
2. la ratificación de esta Convención o la adhesión a la misma se efectua-
rá mediante el depósito de un instrumento de ratificación o de adhesión en la
Secretaría general de la organización de los Estados Americanos. Tan pronto
como once Estados hayan depositado sus respectivos instrumentos de ratificación
o de adhesión, la Convención entrará en vigor. Respecto a todo otro Estado que
la ratifique o adhiera a ella ulteriormente, la Convención entrará en vigor en la
fecha del depósito de su instrumento de ratificación o de adhesión.
3. El Secretario general informará a todos los Estados miembros de la
organización de la entrada en vigor de la Convención.
Artículo 75
Esta Convención sólo puede ser objeto de reservas conforme a las dispo-
siciones de la Convención de viena sobre Derecho de los Tratados, suscrita el
23 de mayo de 1969.
Artículo 76
1. Cualquier Estado parte directamente y la Comisión o la Corte por con-
ducto del Secretario general, pueden someter a la Asamblea general, para lo
que estime conveniente, una propuesta de enmienda a esta Convención.
2. las enmiendas entrarán en vigor para los Estados ratificantes de las
mismas en la fecha en que se haya depositado el respectivo instrumento de
ratificación que corresponda al número de los dos tercios de los Estados partes
en esta Convención. En cuanto al resto de los Estados partes, entrarán en vigor
en la fecha en que depositen sus respectivos instrumentos de ratificación.
Artículo 77
1. De acuerdo con la facultad establecida en el artículo 31, cualquier
Estado parte y la Comisión podrán someter a la consideración de los Estados
partes reunidos con ocasión de la Asamblea general, proyectos de protocolos
adicionales a esta Convención, con la finalidad de incluir progresivamente en
el régimen de protección de la misma otros derechos y libertades.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
140
2. Cada protocolo debe fijar las modalidades de su entrada en vigor, y se
aplicará sólo entre los Estados partes en el mismo.
Artículo 78
1. los Estados partes podrán denunciar esta Convención después de la
expiración de un plazo de cinco años a partir de la fecha de entrada en vigor de
la misma y mediante un preaviso de un año, notificando al Secretario general
de la organización, quien debe informar a las otras partes.
2. Dicha denuncia no tendrá por efecto desligar al Estado parte interesado de
las obligaciones contenidas en esta Convención en lo que concierne a todo hecho
que, pudiendo constituir una violación de esas obligaciones, haya sido cumplido
por él anteriormente a la fecha en la cual la denuncia produce efecto.
CaPÍtulo xI
dISPoSICIonES tranSItorIaS
Sección 1. Comisión Interamericana de Derechos Humanos
Artículo 79
Al entrar en vigor esta Convención, el Secretario general pedirá por escrito
a cada Estado Miembro de la organización que presente, dentro de un plazo de
noventa días, sus candidatos para miembros de la Comisión Interamericana de
Derechos Humanos. El Secretario general preparará una lista por orden alfabé-
tico de los candidatos presentados y la comunicará a los Estados miembros de
la organización al menos treinta días antes de la próxima Asamblea general.
Artículo 80
la elección de miembros de la Comisión se hará de entre los candidatos
que figuren en la lista a que se refiere el artículo 79, por votación secreta de la
Asamblea general y se declararán elegidos los candidatos que obtengan mayor
número de votos y la mayoría absoluta de los votos de los representantes de
los Estados miembros. Si para elegir a todos los miembros de la Comisión
resultare necesario efectuar varias votaciones, se eliminará sucesivamente,
en la forma que determine la Asamblea general, a los candidatos que reciban
menor número de votos.
Sección 2. Corte Interamericana de Derechos Humanos
Artículo 81
Al entrar en vigor esta Convención, el Secretario general pedirá por es-
crito a cada Estado parte que presente, dentro de un plazo de noventa días, sus
candidatos para jueces de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. El
Secretario general preparará una lista por orden alfabético de los candidatos
VI. ANEXOS
141
presentados y la comunicará a los Estados partes por lo menos treinta días antes
de la próxima Asamblea general.
Artículo 82
la elección de jueces de la Corte se hará de entre los candidatos que
figuren en la lista a que se refiere el artículo 81, por votación secreta de los
Estados partes en la Asamblea general y se declararán elegidos los candidatos
que obtengan mayor número de votos y la mayoría absoluta de los votos de los
representantes de los Estados partes. Si para elegir a todos los jueces de la Corte
resultare necesario efectuar varias votaciones, se eliminarán sucesivamente,
en la forma que determinen los Estados partes, a los candidatos que reciban
menor número de votos.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
142
3. EStatuto dE la ComISIón IntEramErICana
dE dErEChoS humanoS
Aprobado mediante la Resolución Nº 447
adoptada por la Asamblea General de la OEA en su noveno
período ordinario de sesiones, celebrado en
La Paz, Bolivia, octubre de 1979
I. naturalEZa y ProPóSItoS
Artículo 1
1. la Comisión Interamericana de Derechos Humanos es un órgano de la
organización de los Estados Americanos creado para promover la observancia
y la defensa de los derechos humanos y servir como órgano consultivo de la
organización en esta materia.
2. Para los fines del presente Estatuto, por derechos humanos se
entiende:
a. los derechos definidos en la Convención Americana sobre Derechos
Humanos en relación con los Estados partes en la misma;
b. los derechos consagrados en la Declaración Americana de Derechos y
Deberes del Hombre, en relación con los demás Estados miembros.
II. ComPoSICIón y EStruCtura
Artículo 2
1. la Comisión se compone de siete miembros, quienes deben ser perso-
nas de alta autoridad moral y de reconocida versación en materia de derechos
humanos.
2. la Comisión representa a todos los Estados miembros de la
organización.
Artículo 3
1. los miembros de la Comisión serán elegidos a título personal por la
Asamblea general de la organización, de una lista de candidatos propuestos
por los gobiernos de los Estados miembros.
2. Cada gobierno puede proponer hasta tres candidatos, ya sea nacionales del
Estado que los propone o de cualquier otro Estado miembro de la organización.
Cuando se proponga una terna, por lo menos uno de los candidatos deberá ser
nacional de un Estado distinto del proponente.
VI. ANEXOS
143
Artículo 4
1. Seis meses antes de la celebración del período ordinario de sesiones de
la Asamblea general de la oEA, previa a la terminación del mandato para el
cual fueron elegidos los miembros de la Comisión (*), el Secretario general
de la oEA pedirá por escrito a cada Estado miembro de la organización que
presente sus candidatos dentro de un plazo de noventa días.
2. El Secretario general preparará una lista por orden alfabético de los can-
didatos presentados y la comunicará a los Estados miembros de la organización
al menos treinta días antes de la próxima Asamblea general.
Artículo 5
la elección de los miembros de la Comisión se hará de entre los candidatos
que figuren en la lista a que se refiere el artículo 3 (2), por votación secreta de la
Asamblea general, y se declararán elegidos los candidatos que obtengan mayor
número de votos y la mayoría absoluta de los votos de los Estados miembros.
Si para elegir a todos los miembros de la Comisión resultare necesario efectuar
varias votaciones, se eliminarán sucesivamente, en la forma que determine la
Asamblea general, a los candidatos que reciban menor número de votos.
Artículo 6
los miembros de la Comisión serán elegidos por cuatro años y sólo podrán
ser reelegidos una vez. los mandatos se contarán a partir del 1¼ de enero del
año siguiente al de la elección.
Artículo 7
No puede formar parte de la Comisión más de un nacional de un mismo
Estado.
Artículo 8
1. El cargo de miembro de la Comisión Interamericana de Derechos
Humanos es incompatible con el ejercicio de actividades que pudieren afectar
su independencia, su imparcialidad, o la dignidad o el prestigio de su cargo en
la Comisión.
2. la Comisión considerará cualquier caso que se presente sobre incom-
patibilidad según los términos fijados en el inciso primero de este artículo y de
acuerdo con el procedimiento que disponga su Reglamento.
Si la Comisión, con el voto afirmativo de por lo menos cinco de sus
miembros, determina que existe un caso de incompatibilidad, lo elevará con
sus antecedentes a la Asamblea general, la cual decidirá al respecto.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
144
3. la declaratoria de incompatibilidad, por parte de la Asamblea general,
será adoptada con una mayoría de los dos tercios de los Estados miembros
de la organización y causará la inmediata separación del cargo del miembro
de la Comisión, pero no invalidará las actuaciones en la que éste hubiera
intervenido.
Artículo 9
Son deberes de los miembros de la Comisión:
1. Asistir, salvo impedimento justificado, a las reuniones ordinarias y ex-
traordinarias que celebre la Comisión en su sede permanente o en aquella a la
que haya acordado trasladarse transitoriamente.
2. Formar parte, salvo impedimento justificado, de las Comisiones Especiales
que la Comisión acuerde integrar para el desempeño de observaciones in loco,
o para realizar cualquier otro de los deberes que le incumban.
3. guardar absoluta reserva sobre todos los asuntos que la Comisión con-
sidere confidenciales.
4. guardar, en las actividades de su vida pública y privada un comporta-
miento acorde con la elevada autoridad moral de su cargo y la importancia de
la misión encomendada a la Comisión.
Artículo 10
1. Si algún miembro violare gravemente alguno de los deberes a que
se refiere el artículo 9, la Comisión, con el voto afirmativo de cinco de sus
miembros, someterá el caso a la Asamblea general de la organización, la cual
decidirá si procede separarlo de su cargo.
2. Antes de tomar su decisión, la Comisión oirá al miembro en cuestión.
Artículo 11
1. Al producirse una vacante que no se deba al vencimiento normal del
mandato, el Presidente de la Comisión lo notificará inmediatamente al Secretario
general de la organización, quien a su vez lo llevará a conocimiento de los
Estados miembros de la organización.
2. Para llenar las vacantes cada gobierno podrá presentar un candidato dentro
del plazo de treinta días a contar de la fecha de recibo de la comunicación en
que el Secretario general informe que se ha producido una vacante.
3. El Secretario general preparará una lista por orden alfabético de los
candidatos y la comunicará al Consejo Permanente de la organización, el cual
llenará la vacante.
4. Cuando el mandato expire dentro de los seis meses siguientes a la fecha
en que ocurriera una vacante, ésta no se llenará.
VI. ANEXOS
145
Artículo 12
1. En los Estados miembros de la organización que son partes en la
Convención Americana sobre Derechos Humanos, los miembros de la Comisión
gozan, desde el momento de su elección y mientras dure su mandato, de las
inmunidades reconocidas por el derecho internacional a los agentes diplo-
máticos. Durante el ejercicio de sus cargos gozan, además, de los privilegios
diplomáticos necesarios para el desempeño de sus funciones.
2. En los Estados miembros de la organización que no son partes de la
Convención Americana sobre Derechos Humanos, los miembros de la Comisión
gozarán de los privilegios e inmunidades correspondientes a sus cargos, nece-
sarios para desempeñar con independencia sus funciones.
3. El régimen de inmunidades y privilegios de los miembros de la Comisión
podrá reglamentarse o complementarse mediante convenios multilaterales o
bilaterales entre la organización y los Estados miembros.
Artículo 13
los miembros de la Comisión percibirán gastos de viaje, viáticos y hono-
rarios, según corresponda, por su participación en las sesiones de la Comisión
o en otras funciones que la Comisión, de acuerdo con su Reglamento, les enco-
miende individual o colectivamente. Tales gastos de viaje, viáticos y honorarios
se incluirán en el presupuesto de la organización y su monto y condiciones
serán determinados por la Asamblea general.
Artículo 14
1. la Comisión tendrá un Presidente, un primer vicepresidente y un segundo
vicepresidente, que serán elegidos por mayoría absoluta de sus miembros por
un período de un año, y podrán ser reelegidos sólo una vez en cada período
de cuatro años.
2. El Presidente y los vicepresidentes constituirán la Directiva de la
Comisión, cuyas funciones serán determinadas por el Reglamento.
Artículo 15
El Presidente de la Comisión podrá trasladarse a la sede de ésta y per-
manecer en ella durante el tiempo necesario para el cumplimiento de sus
funciones.

SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
146
III. SEdE y rEunIonES
Artículo 16
1. la Comisión tendrá su sede en Washington, D. C.
2. la Comisión podrá trasladarse y reunirse en el territorio de cualquier
Estado americano cuando lo decida por mayoría absoluta de votos y con la
anuencia o a invitación del gobierno respectivo.
3. la Comisión se reunirá en sesiones ordinarias y extraordinarias de
conformidad con su Reglamento.
Artículo 17
1. la mayoría absoluta de los miembros de la Comisión constituye
quórum.
2. En relación con los Estados que son partes en la Convención, las decisiones
se tomarán por mayoría absoluta de votos de los miembros de la Comisión en
los casos en que así lo establezcan la Convención Americana sobre Derechos
Humanos y el presente Estatuto. En los demás casos se requerirá la mayoría
absoluta de los miembros presentes.
3. En relación con los Estados que no son partes en la Convención, las
decisiones se tomarán por mayoría absoluta de votos de los miembros de la
Comisión, salvo cuando se trate de asuntos de procedimiento, en cuyo caso las
decisiones se tomarán por simple mayoría.
Iv. FunCIonES y atrIbuCIonES
Artículo 18
Respecto a los Estados miembros de la organización de los Estados
Americanos, la Comisión tiene las siguientes atribuciones:
a. estimular la conciencia de los derechos humanos en los pueblos de
América;
b. formular recomendaciones a los gobiernos de los Estados para que adop-
ten medidas progresivas en favor de los derechos humanos, dentro del marco
de sus legislaciones, de sus preceptos constitucionales y de sus compromisos
internacionales, y también disposiciones apropiadas para fomentar el respeto
a esos derechos;
c. preparar los estudios o informes que considere convenientes para el
desempeño de sus funciones;
d. solicitar que los gobiernos de los Estados le proporcionen informes sobre
las medidas que adopten en materia de derechos humanos;
VI. ANEXOS
147
e. atender las consultas que, por medidas de la Secretaría general de la
organización, le formule cualquier Estado miembro sobre cuestiones relacio-
nadas con los derechos humanos en ese Estado y, dentro de sus posibilidades,
prestar el asesoramiento que le soliciten;
f. rendir un informe anual a la Asamblea general de la organización, en el
cual se tenga debida cuenta del régimen jurídico aplicable a los Estados partes
en la Convención Americana sobre Derechos Humanos y de los Estados que
no son partes;
g. practicar observaciones in loco en un Estado, con la anuencia o a invi-
tación del gobierno respectivo, y
h. presentar al Secretario general el programa-presupuesto de la Comisión
para que éste lo someta a la Asamblea general.
Artículo 19
En relación con los Estados partes en la Convención Americana sobre
Derechos Humanos, la Comisión ejercerá sus funciones de conformidad con
las atribuciones previstas en aquella y en el presente Estatuto y, además de las
atribuciones señaladas en el artículo 18, tendrá las siguientes:
a. diligenciar las peticiones y otras comunicaciones, de conformidad con
lo dispuesto en los artículos 44 al 51 de la Convención;
b. comparecer ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos en los
casos previstos en la Convención;
c. solicitar a la Corte Interamericana de Derechos Humanos que tome las
medidas provisionales que considere pertinentes en asuntos graves y urgentes
que aún no estén sometidos a su conocimiento, cuando se haga necesario para
evitar daños irreparables a las personas;
d. consultar a la Corte acerca de la interpretación de la Convención
Americana sobre Derechos Humanos o de otros tratados sobre la protección
de los derechos humanos en los Estados americanos;
e. someter a la consideración de la Asamblea general proyectos de proto-
colos adicionales a la Convención Americana sobre Derechos Humanos, con el
fin de incluir progresivamente en el régimen de protección de la misma otros
derechos y libertades, y
f. someter a la Asamblea general, para lo que estime conveniente, por
conducto del Secretario general, propuestas de enmienda a la Convención
Americana sobre Derechos Humanos.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
148
Artículo 20
En relación con los Estados miembros de la organización que no son partes
de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, la Comisión tendrá,
además de las atribuciones señaladas en el artículo 18, las siguientes:
a. prestar particular atención a la tarea de la observancia de los derechos
humanos mencionados en los artículos I, II, III, Iv, xvIII, xxv y xxvI de la
Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre;
b. examinar las comunicaciones que le sean dirigidas y cualquier informa-
ción disponible; dirigirse al gobierno de cualquiera de los Estados miembros no
partes en la Convención con el fin de obtener las informaciones que considere
pertinentes y formularles recomendaciones, cuando lo considere apropiado, para
hacer más efectiva la observancia de los derechos humanos fundamentales;
c. verificar, como medida previa al ejercicio de la atribución prescrita en el
inciso b. anterior, si los procesos y recursos internos de cada Estado miembro
no parte en la Convención fueron debidamente aplicados y agotados.
v. SECrEtarÍa
Artículo 21
1. los servicios de Secretaría de la Comisión estarán a cargo de una unidad
administrativa especializada bajo la dirección de un Secretario Ejecutivo. Esta
unidad dispondrá de los recursos y del personal necesarios para cumplir las
tareas que le encomiende la Comisión.
2. El Secretario Ejecutivo, quien deberá ser persona de alta autoridad moral
y reconocida versación en materia de derechos humanos, será responsable de
la actividad de la Secretaría y asistirá a la Comisión en el ejercicio de sus fun-
ciones, de conformidad con el Reglamento.
3. El Secretario Ejecutivo será designado por el Secretario general de la
organización en consulta con la Comisión. Asimismo, para que el Secretario
general pueda proceder a la separación del Secretario Ejecutivo de la Comisión
deberá consultar su decisión con la Comisión e informarle de los motivos en
que se fundamenta.
vI. EStatuto y rEGlamEnto
Artículo 22
1. El presente Estatuto podrá ser modificado por la Asamblea general.
2. la Comisión formulará y adoptará su propio Reglamento de acuerdo
con el presente Estatuto.
VI. ANEXOS
149
Artículo 23
1. El Reglamento de la Comisión determinará, de acuerdo con lo dispuesto
en los artículos 44 al 51 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos,
el procedimiento que se debe seguir en los casos de peticiones o comunicaciones
en las que se alegue la violación de cualquiera de los derechos que consagra
la mencionada Convención y en las que se impute tal violación a algún Estado
parte en la misma.
2. De no llegarse a la solución amistosa referida en los artículos 44 al 51 de
la Convención, la Comisión redactará dentro del plazo de 180 días el informe
requerido por el artículo 50 de la Convención.
Artículo 24
1. El Reglamento establecerá el procedimiento que se debe seguir en los
casos de comunicaciones que contengan denuncias o quejas de violaciones de
derechos humanos imputables a Estados que no sean partes en la Convención
Americana sobre Derechos Humanos.
2. A tal efecto, el Reglamento contendrá las normas pertinentes establecidas
en el Estatuto de la Comisión aprobado por el Consejo de la organización en
las resoluciones aprobadas el 25 de mayo y el 8 de junio de 1960, con las mo-
dificaciones y enmiendas introducidas por la Resolución xxII de la Segunda
Conferencia Interamericana Extraordinaria y por el Consejo de la organización
en la sesión celebrada el 24 de abril de 1968 y tomando en consideración
la Resolución CP/RES. 253 (343/78) “Transición entre la actual Comisión
Interamericana de Derechos Humanos y la Comisión prevista en la Convención
Americana sobre Derechos Humanos”, adoptada por el Consejo Permanente
de la organización el 20 de septiembre de 1978.
vII. dISPoSICIonES tranSItorIaS
Artículo 25
Mientras que la Comisión no adopte su nuevo Reglamento, se aplicará en
relación a todos los Estados de la organización, el Reglamento actual (oEA/Ser.
l/vII.17 doc. 26, de 2 de mayo de 1976).
Artículo 26
1. Este Estatuto entrará en vigor 30 días después de su aprobación por la
Asamblea general.
2. El Secretario general promoverá la inmediata publicación del Estatuto
y le dará la más amplia divulgación posible.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
150
4. rEGlamEnto dE la ComISIón IntEramErICana
dE dErEChoS humanoS
(Aprobado por la Comisión en su 109º período extraordinario de sesiones,
celebrado del 4 al 8 de diciembre de 2000, y modificado en su 116º período or-
dinario de sesiones, celebrado del 7 al 25 de octubre de 2002, en su 118° período
ordinario de sesiones, celebrado del 6 al 24 de octubre de 2003 y en su 126º
período ordinario de sesiones celebrado del 16 al 27 de octubre de 2006)
tÍtulo I: orGanIZaCIón dE la ComISIón
CaPÍtulo I
naturalEZa y ComPoSICIón
Artículo 1. Naturaleza y composición
1. la Comisión Interamericana de Derechos Humanos es un órgano autó-
nomo de la organización de los Estados Americanos que tiene las funciones
principales de promover la observancia y la defensa de los derechos humanos
y de servir como órgano consultivo de la organización en esta materia.
2. la Comisión representa a todos los Estados miembros que integran la
organización.
3. la Comisión se compone de siete miembros, elegidos a título personal por
la Asamblea general de la organización, quienes deberán ser personas de alta
autoridad moral y reconocida versación en materia de derechos humanos.
CaPÍtulo II
mIEmbroS dE la ComISIón
Artículo 2. Duración del mandato
1. los miembros de la Comisión serán elegidos por cuatro años y sólo
podrán ser reelegidos una vez.
2. En el caso de que no hayan sido elegidos los nuevos miembros de la
Comisión para sustituir a los que terminan sus mandatos, éstos continuarán
en el ejercicio de sus funciones hasta que se efectúe la elección de los nuevos
miembros.
Artículo 3. Precedencia
los miembros de la Comisión, según su antigüedad en el mandato, segui-
rán en orden de precedencia al Presidente y vicepresidentes. Cuando hubiere
dos o más miembros con igual antigüedad, la precedencia será determinada de
acuerdo con la edad.
VI. ANEXOS
151
Artículo 4. Incompatibilidad
[1]
1. El cargo de miembro de la Comisión Interamericana de Derechos
Humanos es incompatible con el ejercicio de actividades que pudieran afectar
su independencia, su imparcialidad, o la dignidad o el prestigio de dicho cargo.
En el momento de asumir sus funciones los miembros se comprometerán a no
representar a víctimas o sus familiares, ni a Estados, en medidas cautelares,
peticiones y casos individuales ante la CIDH, por un plazo de dos años, contados
a partir del cese de su mandato como miembros de la Comisión.
2. la Comisión, con el voto afirmativo de por lo menos cinco de sus miem-
bros, determinará si existe una situación de incompatibilidad.
3. la Comisión, antes de tomar una decisión, oirá al miembro al que se
atribuya dicha incompatibilidad.
4. la decisión sobre incompatibilidad, con todos sus antecedentes, será
enviada por conducto del Secretario general a la Asamblea general de la
organización para los efectos previstos en el artículo 8 párrafo 3 del Estatuto
de la Comisión.
Artículo 5. Renuncia
la renuncia de un miembro de la Comisión deberá ser presentada por escrito
al Presidente de la Comisión quien de inmediato la pondrá en conocimiento
del Secretario general de la oEA para los fines pertinentes.
CaPÍtulo III
dIrECtIva dE la ComISIón
Artículo 6. Composición y funciones
la Directiva de la Comisión estará compuesta por un Presidente, un primer
vicepresidente, y un segundo vicepresidente, quienes tendrán las funciones
señaladas en este Reglamento.
Artículo 7. Elecciones
1. la elección de los cargos a los que se refiere el artículo anterior se llevará
a cabo con la sola participación de los miembros presentes.
2. la elección será secreta. Sin embargo, por acuerdo unánime de los
miembros presentes, la Comisión podrá acordar otro procedimiento.
[1]
Artículo 4(1) modificado por la Comisión Interamericana en su 116° período ordinario de sesiones,
celebrado del 7 al 25 de octubre de 2002.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
152
3. Para ser electo en cualquiera de los cargos a que se refiere el artículo
6 se requerirá el voto favorable de la mayoría absoluta de los miembros de la
Comisión.
4. Si para la elección de alguno de estos cargos resultare necesario efectuar
más de una votación, se eliminarán sucesivamente los nombres que reciban
menor número de votos.
5. la elección se efectuará el primer día del primer período de sesiones de
la Comisión en el año calendario.
Artículo 8. Permanencia en los cargos directivos
1. El mandato de los integrantes de la directiva es de un año de duración.
El ejercicio de los cargos directivos de los integrantes se extiende desde la
elección de sus integrantes hasta la realización, el año siguiente, de la elección
de la nueva directiva, en la oportunidad que señala el párrafo 5 del artículo 7.
los integrantes de la directiva podrán ser reelegidos en sus respectivos cargos
sólo una vez en cada período de cuatro años.
2. En caso de que expire el mandato del Presidente o de alguno de los
vicepresidentes en ejercicio como miembro de la Comisión, se aplicará lo
dispuesto en los párrafos 2 y 3 del artículo 9 del presente Reglamento.
Artículo 9. Renuncia, vacancia y sustitución
1. En caso de que un miembro de la directiva renuncie a su cargo o deje
de ser miembro de la Comisión, ésta llenará dicho cargo en la sesión inmedia-
tamente posterior, por el tiempo que reste del mandato.
2. Hasta que la Comisión elija a un nuevo Presidente, de conformidad con
el párrafo 1 de este artículo, el Primer vicepresidente ejercerá sus funciones.
3. Igualmente, el Primer vicepresidente sustituirá al Presidente si este último
se viere impedido temporalmente de desempeñar sus funciones. la sustitución
corresponderá al Segundo vicepresidente en los casos de vacancia, ausencia o
impedimento del Primer vicepresidente y al miembro más antiguo de acuerdo
al orden de precedencia indicado en el artículo 3, en caso de vacancia, ausencia
o impedimento del Segundo vicepresidente.
Artículo 10. Atribuciones del Presidente
1. Son atribuciones del Presidente:
a. representar a la Comisión ante los otros órganos de la oEA y otras
instituciones;
b. convocar a sesiones de la Comisión, de conformidad con el Estatuto y
el presente Reglamento;
VI. ANEXOS
153
c. presidir las sesiones de la Comisión y someter a su consideración las
materias que figuren en el orden del día del programa de trabajo aprobado para
el correspondiente período de sesiones; decidir las cuestiones de orden que se
susciten durante las deliberaciones; y someter asuntos a votación de acuerdo
con las disposiciones pertinentes de este Reglamento;
d. conceder el uso de la palabra a los miembros en el orden en que la hayan
solicitado;
e. promover los trabajos de la Comisión y velar por el cumplimiento de
su programa-presupuesto;
f. rendir un informe escrito a la Comisión, al inicio de sus períodos de se-
siones, sobre las actividades desarrolladas durante los recesos en cumplimiento
de las funciones que le confieren el Estatuto y el presente Reglamento;
g. velar por el cumplimiento de las decisiones de la Comisión;
h. asistir a las reuniones de la Asamblea general de la oEA y a otras activi-
dades relacionadas con la promoción y protección de los derechos humanos;
i. trasladarse a la sede de la Comisión y permanecer en ella durante el
tiempo que considere necesario para el cumplimiento de sus funciones;
j. designar comisiones especiales, comisiones ad hoc y subcomisiones
integradas por varios miembros, con el objeto de cumplir cualquier mandato
relacionado con su competencia;
k. ejercer cualquier otra atribución conferida en el presente Reglamento u
otras tareas que le encomiende la Comisión.
2. El Presidente podrá delegar en uno de los vicepresidentes o en otro miem-
bro de la Comisión las atribuciones especificadas en los incisos a, h y k.
CaPÍtulo Iv
SECrEtarÍa EjECutIva
Artículo 11. Composición
la Secretaría Ejecutiva estará compuesta por un Secretario Ejecutivo y por
lo menos un Secretario Ejecutivo Adjunto; y por el personal profesional, técnico
y administrativo necesario para el cumplimiento de sus labores.
Artículo 12. Atribuciones del Secretario Ejecutivo
[2]
1. Son atribuciones del Secretario Ejecutivo:
[2]
Artículo 12(3) modificado por la Comisión Interamericana en su 116° período ordinario de sesiones,
celebrado del 7 al 25 de octubre de 2002.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
154
a. dirigir, planificar y coordinar el trabajo de la Secretaría Ejecutiva;
b. elaborar, en consulta con el Presidente, el proyecto de programa-presu-
puesto de la Comisión, que se regirá por las normas presupuestarias vigentes
para la oEA, del cual dará cuenta a la Comisión;
c. preparar, en consulta con el Presidente, el proyecto de programa de
trabajo para cada período de sesiones;
d. asesorar al Presidente y a los miembros de la Comisión en el desempeño
de sus funciones;
e. rendir un informe escrito a la Comisión, al iniciarse cada período de
sesiones, sobre las labores cumplidas por la Secretaría Ejecutiva a contar del
anterior período de sesiones, así como de aquellos asuntos de carácter general
que puedan ser de interés de la Comisión;
f. ejecutar las decisiones que le sean encomendadas por la Comisión o el
Presidente.
2. El Secretario Ejecutivo Adjunto sustituirá al Secretario Ejecutivo en caso
de ausencia o impedimento de éste. En ausencia o impedimento de ambos,
el Secretario Ejecutivo o el Secretario Ejecutivo Adjunto, según fuera el caso,
designará temporalmente a uno de los especialistas de la Secretaría Ejecutiva
para sustituirlo.
3. El Secretario Ejecutivo, el Secretario Ejecutivo Adjunto y el personal
de la Secretaría Ejecutiva deberán guardar la más absoluta reserva sobre todos
los asuntos que la Comisión considere confidenciales. Al momento de asumir
sus funciones el Secretario Ejecutivo se comprometerá a no representar a víc-
timas o sus familiares, ni a Estados, en medidas cautelares, peticiones y casos
individuales ante la CIDH, por un plazo de dos años, contados a partir del cese
de sus funciones como Secretario Ejecutivo.
Artículo 13. Funciones de la Secretaría Ejecutiva
la Secretaría Ejecutiva preparará los proyectos de informe, resoluciones,
estudios y otros trabajos que le encomienden la Comisión o el Presidente.
Asimismo recibirá y dará trámite a la correspondencia y las peticiones y co-
municaciones dirigidas a la Comisión. la Secretaría Ejecutiva podrá también
solicitar a las partes interesadas la información que considere pertinente, de
acuerdo con lo dispuesto en el presente Reglamento.
VI. ANEXOS
155
CaPÍtulo v
FunCIonamIEnto dE la ComISIón
Artículo 14. Períodos de sesiones
1. la Comisión celebrará al menos dos períodos ordinarios de sesiones al
año durante el lapso previamente determinado por ella y el número de sesiones
extraordinarias que considere necesarios. Antes de la finalización del período
de sesiones se determinará la fecha y lugar del período de sesiones siguiente.
2. los períodos de sesiones de la Comisión se celebrarán en su sede. Sin
embargo, por el voto de la mayoría absoluta de sus miembros, la Comisión
podrá acordar reunirse en otro lugar con la anuencia o por invitación del res-
pectivo Estado.
3. Cada período se compondrá de las sesiones necesarias para el desarrollo
de sus actividades. las sesiones tendrán carácter reservado, a menos que la
Comisión determine lo contrario.
4. El miembro que, por enfermedad o por cualquier causa grave se viere
impedido de asistir a todo o a una parte de cualquier período de sesiones de la
Comisión, o para desempeñar cualquier otra función, deberá así notificarlo, tan
pronto le sea posible, al Secretario Ejecutivo, quien informará al Presidente y
lo hará constar en acta.
Artículo 15. Relatorías y grupos de trabajo
1. la Comisión podrá crear relatorías para el mejor cumplimiento de sus
funciones. los titulares serán designados por mayoría absoluta de votos de los
miembros de la Comisión, y podrán ser miembros de dicho órgano u otras per-
sonas seleccionadas por ella, según las circunstancias. la Comisión establecerá
las características del mandato encomendado a cada relatoría. los relatores
presentarán periódicamente al plenario de la Comisión sus planes de trabajo.
2. la Comisión también podrá crear grupos de trabajo o comités para la
preparación de sus períodos de sesiones o para la realización de programas y
proyectos especiales. la Comisión integrará los grupos de trabajo de la manera
que considere adecuada.
Artículo 16. Quórum para sesionar
Para constituir quórum será necesaria la presencia de la mayoría absoluta
de los miembros de la Comisión.
Artículo 17. Discusión y votación
1. las sesiones se ajustarán al presente Reglamento y subsidiariamente
a las disposiciones pertinentes del Reglamento del Consejo Permanente de la
oEA.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
156
2. los miembros de la Comisión no podrán participar en la discusión, in-
vestigación, deliberación o decisión de un asunto sometido a la consideración
de la Comisión en los siguientes casos:
a. si fuesen nacionales del Estado objeto de consideración general o es-
pecífica o si estuviesen acreditados o cumpliendo una misión especial como
agentes diplomáticos ante dicho Estado;
b. si previamente hubiesen participado, a cualquier título, en alguna decisión
sobre los mismos hechos en que se funda el asunto o si hubiesen actuado como
consejeros o representantes de alguna de las partes interesadas en la decisión.
3. En caso de que un miembro considere que debe abstenerse de partici-
par en el examen o decisión del asunto comunicará dicha circunstancia a la
Comisión, la cual decidirá si es procedente la inhibición.
4. Cualquier miembro podrá suscitar la inhibición de otro miembro, fundado
en las causales previstas en el párrafo 2 del presente artículo.
5. Mientras la Comisión no se halla reunida en sesión ordinaria o extraordi-
naria, los miembros podrán deliberar y decidir las cuestiones de su competencia
por el medio que consideren adecuado.
Artículo 18. Quórum especial para decidir
1. la Comisión resolverá las siguientes cuestiones por el voto de la mayoría
absoluta de sus miembros:
a. elección de los integrantes de la directiva de la Comisión;
b. interpretación de la aplicación del presente Reglamento;
c. adopción de informe sobre la situación de los derechos humanos en un
determinado Estado;
d. cuando tal mayoría esté prevista en la Convención Americana, el Estatuto
o el presente Reglamento
2. Respecto a otros asuntos será suficiente el voto de la mayoría de los
miembros presentes.
Artículo 19. Voto razonado
[3]
1. los miembros, estén o no de acuerdo con las decisiones de la mayoría,
tendrán derecho a presentar su voto razonado por escrito, el cual deberá incluirse
a continuación de dicha decisión.
[3]
(Artículo 19(4) agregado por la Comisión en su 118º período ordinario de sesiones, celebrado del 6
al 24 de octubre de 2003.
VI. ANEXOS
157
2. Si la decisión versare sobre la aprobación de un informe o proyecto, el
voto razonado se incluirá a continuación de dicho informe o proyecto.
3. Cuando la decisión no conste en un documento separado, el voto razo-
nado se transcribirá en el acta de la sesión, a continuación de la decisión de
que se trate.
4. El voto razonado deberá presentarse por escrito, a la Secretaría, dentro
de los 30 días posteriores al período de sesiones en el cual se haya adoptado la
decisión respectiva. En casos urgentes, la mayoría absoluta de los miembros
puede estipular un plazo menor. vencido dicho plazo sin que se haya presentado
el voto razonado por escrito a la Secretaría, se considerará que el respectivo
miembro desistió del mismo, sin perjuicio de consignar su disidencia.
Artículo 20. Actas de las sesiones
1. En cada sesión se levantará un acta resumida en la que constará el día
y la hora de celebración, los nombres de los miembros presentes, los asuntos
tratados, las decisiones adoptadas y cualquier declaración especialmente for-
mulada por los miembros con el fin de que conste en acta. Estas actas son
documentos internos de trabajo de carácter reservado.
2. la Secretaría Ejecutiva distribuirá copias de las actas resumidas de cada
sesión a los miembros de la Comisión, quienes podrán presentar a aquélla sus
observaciones con anterioridad al período de sesiones en que deben ser aproba-
das. Si no ha habido objeción hasta el comienzo de dicho período de sesiones,
se considerarán aprobadas.
Artículo 21. Remuneración por servicios extraordinarios
Con la aprobación de la mayoría absoluta de sus miembros, la Comisión
podrá encomendar a cualquiera de ellos la elaboración de un estudio especial
u otros trabajos específicos para ser ejecutados individualmente, fuera de los
períodos de sesiones. Dichos trabajos se remunerarán de acuerdo con las dispo-
nibilidades del presupuesto. El monto de los honorarios se fijará sobre la base
del número de días requeridos para la preparación y redacción del trabajo.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
158
tÍtulo II
ProCEdImIEnto
CaPÍtulo I
dISPoSICIonES GEnEralES
Artículo 22. Idiomas oficiales
1. los idiomas oficiales de la Comisión serán el español, el francés, el
inglés y el portugués. los idiomas de trabajo serán los que acuerde la Comisión
conforme a los idiomas hablados por sus miembros.
2. Cualquiera de los miembros de la Comisión podrá dispensar la interpre-
tación de debates y la preparación de documentos en su idioma.
Artículo 23. Presentación de peticiones
Cualquier persona o grupo de personas, o entidad no gubernamental legal-
mente reconocida en uno o más Estados miembros de la oEA puede presentar
a la Comisión peticiones en su propio nombre o en el de terceras personas,
referentes a la presunta violación de alguno de los derechos humanos recono-
cidos, según el caso, en la Declaración Americana de los Derechos y Deberes
del Hombre, la Convención Americana sobre Derechos Humanos “Pacto de San
José de Costa Rica”, el Protocolo Adicional a la Convención Americana sobre
Derechos Humanos en Materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales
“Protocolo de San Salvador”, el Protocolo a la Convención Americana sobre
Derechos Humanos Relativo a la Abolición de la Pena de Muerte, la Convención
Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura, la Convención Interamericana
sobre Desaparición Forzada de Personas y la Convención Interamericana para
Prevenir, Sancionar y Erradicar la violencia contra la Mujer, conforme a sus
respectivas disposiciones, el Estatuto de la Comisión y el presente Reglamento.
El peticionario podrá designar en la propia petición, o en otro escrito, a un
abogado u otra persona para representarlo ante la Comisión.
Artículo 24. Tramitación motu proprio
la Comisión podrá, motu proprio, iniciar la tramitación de una petición
que contenga, a su juicio, los requisitos para tal fin.
Artículo 25. Medidas cautelares
1. En caso de gravedad y urgencia y toda vez que resulte necesario de
acuerdo a la información disponible, la Comisión podrá, a iniciativa propia o
a petición de parte, solicitar al Estado de que se trate la adopción de medidas
cautelares para evitar daños irreparables a las personas.
2. Si la Comisión no está reunida, el Presidente, o a falta de éste, uno de
los vicepresidentes, consultará por medio de la Secretaría Ejecutiva con los
VI. ANEXOS
159
demás miembros sobre la aplicación de lo dispuesto en el párrafo anterior. Si
no fuera posible hacer la consulta dentro de un plazo razonable de acuerdo a
las circunstancias, el Presidente tomará la decisión, en nombre de la Comisión
y la comunicará a sus miembros.
3. la Comisión podrá solicitar información a las partes interesadas sobre
cualquier asunto relacionado con la adopción y vigencia de las medidas
cautelares.
4. El otorgamiento de tales medidas y su adopción por el Estado no cons-
tituirán prejuzgamiento sobre el fondo de la cuestión.
CaPÍtulo II
PEtICIonES rEFErEntES a la ConvEnCIón amErICana
SobrE dErEChoS humanoS y otroS InStrumEntoS aPlICablES
Artículo 26. Revisión inicial
1. la Secretaría Ejecutiva de la Comisión tendrá la responsabilidad del
estudio y tramitación inicial de las peticiones presentadas a la Comisión que
llenen todos los requisitos establecidos en el Estatuto y en el artículo 28 del
presente Reglamento.
2. Si una petición no reúne los requisitos exigidos en el presente Reglamento,
la Secretaría Ejecutiva podrá solicitar al peticionario o a su representante que
los complete.
3. Si la Secretaría Ejecutiva tuviera alguna duda sobre el cumplimiento de
los requisitos mencionados, consultará a la Comisión.
Artículo 27. Condición para considerar la petición
la Comisión tomará en consideración las peticiones sobre presuntas viola-
ciones de los derechos humanos consagrados en la Convención Americana sobre
Derechos Humanos y otros instrumentos aplicables, con relación a los Estados
miembros de la oEA, solamente cuando llenen los requisitos establecidos en
tales instrumentos, en el Estatuto y en el presente Reglamento.
Artículo 28. Requisitos para la consideración de peticiones
las peticiones dirigidas a la Comisión deberán contener la siguiente
información:
a. el nombre, nacionalidad y firma de la persona o personas denunciantes o,
en el caso de que el peticionario sea una entidad no gubernamental, el nombre
y la firma de su representante o representantes legales;
b. si el peticionario desea que su identidad sea mantenida en reserva frente
al Estado;
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
160
c. la dirección para recibir correspondencia de la Comisión y, en su caso,
número de teléfono, facsímil y dirección de correo electrónico;
d. una relación del hecho o situación denunciada, con especificación del
lugar y fecha de las violaciones alegadas;
e. de ser posible, el nombre de la víctima, así como de cualquier autoridad
pública que haya tomado conocimiento del hecho o situación denunciada;
f. la indicación del Estado que el peticionario considera responsable, por
acción o por omisión, de la violación de alguno de los derechos humanos
consagrados en la Convención Americana sobre Derechos Humanos y otros
instrumentos aplicables, aunque no se haga una referencia específica al artículo
presuntamente violado;
g. el cumplimiento con el plazo previsto en el artículo 32 del presente
Reglamento;
h. las gestiones emprendidas para agotar los recursos de la jurisdicción
interna o la imposibilidad de hacerlo conforme al artículo 31 del presente
Reglamento;
i. la indicación de si la denuncia ha sido sometida a otro procedimiento de
arreglo internacional conforme al artículo 33 del presente Reglamento.
Artículo 29. Tramitación inicial
1. la Comisión, actuando inicialmente por intermedio de la Secretaría
Ejecutiva, recibirá y procesará en su tramitación inicial las peticiones que le
sean presentadas, del modo que se describe a continuación:
a. dará entrada a la petición, la registrará, hará constar en ella la fecha de
recepción y acusará recibo al peticionario;
b. si la petición no reúne los requisitos exigidos en el presente Reglamento,
podrá solicitar al peticionario o a su representante que los complete conforme
al artículo 26(2) del presente Reglamento;
c. si la petición expone hechos distintos, o si se refiere a más de una per-
sona o a presuntas violaciones sin conexión en el tiempo y el espacio, podrá
ser desglosada y tramitada en expedientes separados, a condición de que reúna
todos los requisitos del artículo 28 del presente Reglamento;
d. si dos o más peticiones versan sobre hechos similares, involucran a las
mismas personas, o si revelan el mismo patrón de conducta, las podrá acumular
y tramitar en un mismo expediente;
e. en los casos previstos en los incisos c y d, notificará por escrito a los
peticionarios.
VI. ANEXOS
161
2. En casos de gravedad o urgencia, la Secretaría Ejecutiva notificará de
inmediato a la Comisión.
Artículo 30. Procedimiento de admisibilidad
[4]
1. la Comisión, a través de su Secretaría Ejecutiva, dará trámite a las
peticiones que reúnan los requisitos previstos en el artículo 28 del presente
Reglamento.
2. A tal efecto, transmitirá las partes pertinentes de la petición al Estado en
cuestión. la identidad del peticionario no será revelada, salvo su autorización
expresa. la solicitud de información al Estado no prejuzgará sobre la decisión
de admisibilidad que adopte la Comisión.
3. El Estado presentará su respuesta dentro del plazo de dos meses contados
desde la fecha de transmisión. la Secretaría Ejecutiva evaluará solicitudes de
prórroga de dicho plazo que estén debidamente fundadas. Sin embargo, no
concederá prórrogas que excedan de tres meses contados a partir de la fecha
del envío de la primera solicitud de información al Estado.
4. En caso de gravedad y urgencia o cuando se considere que la vida de
una persona o su integridad personal se encuentre en peligro real e inminente,
la Comisión solicitará al Estado su más pronta respuesta, a cuyo efecto utilizará
los medios que considere más expeditos.
5. Antes de pronunciarse sobre la admisibilidad de la petición, la Comisión
podrá invitar a las partes a presentar observaciones adicionales, ya sea por
escrito o en una audiencia, conforme a lo establecido en el Capítulo vI del
presente Reglamento.
6. Recibidas las observaciones o transcurrido el plazo fijado sin que sean
recibidas, la Comisión verificará si existen o subsisten los motivos de la petición.
Si considera que no existen o subsisten, mandará a archivar el expediente.
7. En los casos previstos en el inciso 4, la Comisión podrá solicitar que el
Estado presente su respuesta y observaciones sobre la admisibilidad y el fondo
del asunto. la respuesta y observaciones del Estado deben ser enviadas dentro
de un plazo razonable, fijado por la Comisión al considerar las circunstancias
de cada caso.
Artículo 31. Agotamiento de los recursos internos
1. Con el fin de decidir sobre la admisibilidad del asunto la Comisión verificará
si se han interpuesto y agotado los recursos de la jurisdicción interna, conforme
a los principios del derecho internacional generalmente reconocidos.
[4]
Artículo 30(4) modificado por la Comisión Interamericana en su 126° período ordinario de sesiones,
celebrado del 16 al 27 de octubre de 2006 y el 30(7) agregado.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
162
2. las disposiciones del párrafo precedente no se aplicarán cuando:
a. no exista en la legislación interna del Estado en cuestión el debido
proceso legal para la protección del derecho o derechos que se alegan han sido
violados;
b. no se haya permitido al presunto lesionado en sus derechos el acceso a
los recursos de la jurisdicción interna, o haya sido impedido de agotarlos;
c. haya retardo injustificado en la decisión sobre los mencionados
recursos.
3. Cuando el peticionario alegue la imposibilidad de comprobar el cum-
plimiento del requisito señalado en este artículo, corresponderá al Estado en
cuestión demostrar que los recursos internos no han sido agotados, a menos
que ello se deduzca claramente del expediente.
Artículo 32. Plazo para la presentación de peticiones
1. la Comisión considerará las peticiones presentadas dentro de los seis
meses contados a partir de la fecha en que la presunta víctima haya sido noti-
ficada de la decisión que agota los recursos internos.
2. En los casos en los cuales resulten aplicables las excepciones al requisito
del previo agotamiento de los recursos internos, la petición deberá presentarse
dentro de un plazo razonable, a criterio de la Comisión. A tal efecto, la Comisión
considerará la fecha en que haya ocurrido la presunta violación de los derechos
y las circunstancias de cada caso.
Artículo 33. Duplicación de procedimientos
1. la Comisión no considerará una petición si la materia contenida en
ella:
a. se encuentra pendiente de otro procedimiento de arreglo ante un organismo
internacional gubernamental de que sea parte el Estado en cuestión;
b. reproduce sustancialmente otra petición pendiente o ya examinada y
resuelta por la Comisión u otro organismo internacional gubernamental del
que sea parte el Estado en cuestión.
2. Sin embargo, la Comisión no se inhibirá de considerar las peticiones a
las que se refiere el párrafo 1 cuando:
a. el procedimiento seguido ante el otro organismo se limite a un examen
general sobre derechos humanos en el Estado en cuestión y no haya decisión
sobre los hechos específicos que son objeto de la petición ante la Comisión o
no conduzca a su arreglo efectivo;
VI. ANEXOS
163
b. el peticionario ante la Comisión sea la víctima de la presunta violación
o su familiar y el peticionario ante el otro organismo sea una tercera persona o
una entidad no gubernamental, sin mandato de los primeros.
Artículo 34. Otras causales de inadmisiblidad
la Comisión declarará inadmisible cualquier petición o caso cuando:
a. no exponga hechos que caractericen una violación de los derechos a que
se refiere el artículo 27 del presente Reglamento.
b. sea manifiestamente infundada o improcedente, según resulte de la
exposición del propio peticionario o del Estado.
c. la inadmisibilidad o improcedencia resulten de una información o prueba
sobreviniente presentada a la Comisión.
Artículo 35. Desistimiento
El peticionario podrá desistir en cualquier momento de su petición o caso,
a cuyo efecto deberá manifestarlo por escrito a la Comisión. la manifestación
del peticionario será analizada por la Comisión, que podrá archivar la petición o
caso si lo estima procedente, o podrá proseguir el trámite en interés de proteger
un derecho determinado.
Artículo 36. Grupo de trabajo sobre admisibilidad
Un grupo de trabajo se reunirá antes de cada período ordinario de sesiones
a fin de estudiar la admisibilidad de las peticiones y formular recomendaciones
al plenario de la Comisión.
Artículo 37. Decisión sobre admisibilidad
[5]
1. Una vez consideradas las posiciones de las partes, la Comisión se pro-
nunciará sobre la admisibilidad del asunto. los informes de admisibilidad e
inadmisiblidad serán públicos y la Comisión los incluirá en su Informe Anual
a la Asamblea general de la oEA.
2. Con ocasión de la adopción del informe de admisibilidad, la petición
será registrada como caso y se iniciará el procedimiento sobre el fondo. la
adopción del informe de admisibilidad no prejuzga sobre el fondo del asunto.
3. En circunstancias excepcionales, y luego de haber solicitado información
a las partes de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 30 del presente Reglamento,
la Comisión podrá abrir el caso pero diferir el tratamiento de la admisibilidad
hasta el debate y decisión sobre el fondo. la apertura del caso se efectuará
mediante una comunicación escrita a ambas partes.
[5]
Artículo 37(4) agregado por la Comisión Interamericana en su 126° período ordinario de sesiones,
celebrado del 16 al 27 de octubre de 2006.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
164
4. Cuando la Comisión proceda de conformidad con el artículo 30 inciso
7 del presente Reglamento, abrirá un caso e informará a las partes por escrito
que ha diferido el tratamiento de la admisibilidad hasta el debate y decisión
sobre el fondo.
Artículo 38. Procedimiento sobre el fondo
[6]
1. Con la apertura del caso, la Comisión fijará un plazo de dos meses
para que los peticionarios presenten sus observaciones adicionales sobre el
fondo. las partes pertinentes de dichas observaciones serán transmitidas al
Estado en cuestión a fin de que presente sus observaciones dentro del plazo
de dos meses.
2. la Secretaría Ejecutiva evaluará solicitudes de prórroga de los plazos
mencionados en el inciso precedente que estén debidamente fundadas. Sin
embargo, no concederá prórrogas que excedan de tres meses contados a partir
de la fecha del envío de la primera solicitud de observaciones a cada parte.
3. En caso de gravedad y urgencia o cuando se considere que la vida de
una persona o su integridad personal se encuentre en peligro real e inminente
y una vez abierto el caso, la Comisión solicitará al Estado que envíe sus obser-
vaciones adicionales sobre el fondo dentro de un plazo razonable, fijado por la
Comisión al considerar las circunstancias de cada caso.
4. Antes de pronunciarse sobre el fondo de la petición, la Comisión fijará
un plazo para que las partes manifiesten si tienen interés en iniciar el procedi-
miento de solución amistosa previsto en el artículo 41 del presente Reglamento.
En los supuestos previstos en el artículo 30 inciso 7 y en el inciso anterior, la
Comisión solicitará que las partes se manifiesten de la manera más expedita.
Asimismo, la Comisión podrá invitar a las partes a presentar observaciones
adicionales por escrito.
5. Si lo estima necesario para avanzar en el conocimiento del caso, la
Comisión podrá convocar a las partes a una audiencia, conforme a lo establecido
en el Capítulo vI del presente Reglamento.
Artículo 39. Presunción
Se presumirán verdaderos los hechos alegados en la petición cuyas partes
pertinentes hayan sido transmitidas al Estado en cuestión, si éste no suminis-
tra información relevante para controvertirlos dentro del plazo fijado por la
Comisión conforme al artículo 38 del presente Reglamento, siempre que de
otros elementos de convicción no resulte una conclusión contraria.
[6]
Artículos 38 modificado por la Comisión Interamericana en su 126° período ordinario de sesiones,
celebrado del 16 al 27 de octubre de 2006.
VI. ANEXOS
165
Artículo 40. Investigación in loco
1. Si lo considera necesario y conveniente, la Comisión podrá realizar una
investigación in loco, para cuyo eficaz cumplimiento solicitará las facilidades
pertinentes, que serán proporcionadas por el Estado en cuestión.
2. Sin embargo, en casos graves y urgentes, la Comisión podrá realizar una
investigación in loco, previo consentimiento del Estado en cuyo territorio se
alegue haberse cometido la violación, tan sólo con la presentación de una petición
o comunicación que reúna todos los requisitos formales de admisibilidad.
Artículo 41. Solución amistosa
1. la Comisión se pondrá a disposición de las partes en cualquier etapa del
examen de una petición o caso, por iniciativa propia o a solicitud de cualquiera de
ellas a fin de llegar a una solución amistosa del asunto fundada en el respeto de
los derechos humanos establecidos en la Convención Americana sobre Derechos
Humanos, la Declaración Americana y otros instrumentos aplicables.
2. El procedimiento de solución amistosa se iniciará y continuará con base
en el consentimiento de las partes.
3. Cuando lo considere necesario, la Comisión podrá encomendar a uno o
más de sus miembros la tarea de facilitar la negociación entre las partes.
4. la Comisión podrá dar por concluida su intervención en el procedimiento
de solución amistosa si advierte que el asunto no es susceptible de resolverse
por esta vía, o alguna de las partes no consiente en su aplicación, decide no
continuar en él, o no muestra la voluntad de llegar a una solución amistosa
fundada en el respeto de los derechos humanos.
5. Si se logra una solución amistosa, la Comisión aprobará un informe con
una breve exposición de los hechos y de la solución lograda, lo transmitirá a
las partes y lo publicará. Antes de aprobar dicho informe, la Comisión verifi-
cará si la víctima de la presunta violación o, en su caso, sus derechohabientes,
han dado su consentimiento en el acuerdo de solución amistosa. En todos
los casos, la solución amistosa deberá fundarse en el respeto de los derechos
humanos reconocidos en la Convención Americana sobre Derechos Humanos,
la Declaración Americana y otros instrumentos aplicables.
6. De no llegarse a una solución amistosa, la Comisión proseguirá con el
trámite de la petición o caso.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
166
Artículo 42. Decisión sobre el fondo
[7]
1. la Comisión deliberará sobre el fondo del caso, a cuyo efecto preparará
un informe en el cual examinará los alegatos, las pruebas suministradas por las
partes, y la información obtenida durante audiencias y observaciones in loco.
Asimismo, la Comisión podrá tener en cuenta otra información de público
conocimiento.
2. las deliberaciones de la Comisión se harán en privado y todos los as-
pectos del debate serán confidenciales.
3. Toda cuestión que deba ser puesta a votación se formulará en términos
precisos en uno de los idiomas de trabajo de la Comisión. A petición de cual-
quiera de los miembros, el texto será traducido por la Secretaría Ejecutiva a
uno de los otros idiomas oficiales de la Comisión y se distribuirá antes de la
votación.
4. las actas referentes a las deliberaciones de la Comisión se limitarán a
mencionar el objeto del debate y la decisión aprobada, así como los votos razonados
y las declaraciones hechas para constar en acta. Si el informe no representa, en
todo o en parte, la opinión unánime de los miembros de la Comisión, cualquiera
de ellos podrá agregar su opinión por separado siguiendo el procedimiento
establecido en el artículo 19 inciso 4 del presente Reglamento.
Artículo 43. Informe sobre el fondo
luego de la deliberación y voto sobre el fondo del caso, la Comisión pro-
cederá de la siguiente manera:
1. Si establece que no hubo violación en un caso determinado, así lo mani-
festará en su informe sobre el fondo. El informe será transmitido a las partes,
y será publicado e incluido en el Informe Anual de la Comisión a la Asamblea
general de la oEA.
2. Si establece una o más violaciones, preparará un informe preliminar con
las proposiciones y recomendaciones que juzgue pertinentes y lo transmitirá
al Estado en cuestión. En tal caso, fijará un plazo dentro del cual el Estado en
cuestión deberá informar sobre las medidas adoptadas para cumplir las reco-
mendaciones. El Estado no estará facultado para publicar el informe hasta que
la Comisión adopte una decisión al respecto.
3. Notificará al peticionario la adopción del informe y su transmisión al
Estado. En el caso de los Estados partes en la Convención Americana que
hubieran aceptado la jurisdicción contenciosa de la Corte Interamericana, al
[7]
Artículo 42(4) modificado por la Comisión en su 118º período ordinario de sesiones, celebrado del 6
al 24 de octubre de 2003.
VI. ANEXOS
167
notificar al peticionario la Comisión dará a éste la oportunidad de presentar,
dentro del plazo de un mes, su posición respecto del sometimiento del caso
a la Corte. Si el peticionario tuviera interés en que el caso sea sometido a la
Corte, deberá presentar los siguientes elementos:
a. la posición de la víctima o sus familiares, si fueran distintos del
peticionario;
b. los datos de la víctima y sus familiares;
c. los fundamentos con base en los cuales considera que el caso debe ser
remitido a la Corte;
d. la prueba documental, testimonial y pericial disponible;
e. pretensiones en materia de reparaciones y costas.
Artículo 44. Sometimiento del caso a la Corte
1. Si el Estado en cuestión ha aceptado la jurisdicción de la Corte
Interamericana, de conformidad con el artículo 62 de la Convención Americana,
y la Comisión considera que no ha cumplido las recomendaciones del informe
aprobado de acuerdo al artículo 50 del referido instrumento, someterá el caso
a la Corte, salvo por decisión fundada de la mayoría absoluta de los miembros
de la Comisión.
2. la Comisión considerará fundamentalmente la obtención de justicia en
el caso particular, fundada entre otros, en los siguientes elementos:
a. la posición del peticionario;
b. la naturaleza y gravedad de la violación;
c. la necesidad de desarrollar o aclarar la jurisprudencia del sistema;
d. el eventual efecto de la decisión en los ordenamientos jurídicos de los
Estados miembros; y
e. la calidad de la prueba disponible.
Artículo 45. Publicación del informe
1. Si dentro del plazo de tres meses a partir de la transmisión del informe
preliminar al Estado en cuestión, el asunto no ha sido solucionado o, en el caso
de los Estados que hubieran aceptado la jurisdicción de la Corte Interamericana,
no ha sido sometido a la decisión de ésta por la Comisión o por el propio Estado,
la Comisión podrá emitir, por mayoría absoluta de votos, un informe definitivo
que contenga su opinión y conclusiones finales y recomendaciones.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
168
2. El informe definitivo será transmitido a las partes, quienes presentarán,
en el plazo fijado por la Comisión, información sobre el cumplimiento de las
recomendaciones.
3. la Comisión evaluará el cumplimiento de sus recomendaciones con base
en la información disponible y decidirá, por mayoría absoluta de votos de sus
miembros, sobre la publicación del informe definitivo. la Comisión decidirá
asimismo sobre su inclusión en el Informe Anual a la Asamblea general de la
oEA o su publicación en cualquier otro medio que considere apropiado.
Artículo 46. Seguimiento
1. Una vez publicado un informe sobre solución amistosa o sobre el fondo
en los cuales haya formulado recomendaciones, la Comisión podrá tomar las
medidas de seguimiento que considere oportunas, tales como solicitar informa-
ción a las partes y celebrar audiencias, con el fin de verificar el cumplimiento
con los acuerdos de solución amistosa y recomendaciones.
2. la Comisión informará de la manera que considere pertinente sobre los
avances en el cumplimiento de dichos acuerdos y recomendaciones.
Articulo 47. Certificación de informes
los originales de los informes firmados por los Comisionados que participaron
en su adopción serán depositados en los archivos de la Comisión. los informes
transmitidos a las partes serán certificados por la Secretaría Ejecutiva.
Artículo 48. Comunicaciones interestatales
1. la comunicación presentada por un Estado parte en la Convención
Americana sobre Derechos Humanos, que ha aceptado la competencia de la
Comisión para recibir y examinar tales comunicaciones contra otros Estados
partes, será transmitida al Estado parte aludido, sea que éste haya aceptado
o no la competencia de la Comisión. En caso de no haberla aceptado, la co-
municación será transmitida a los efectos de que dicho Estado pueda ejercer
su opción bajo el artículo 45, párrafo 3, de la Convención, para reconocer esa
competencia en el caso específico objeto de la comunicación.
2. Aceptada la competencia por el Estado aludido para conocer de la
comunicación del otro Estado parte, el respectivo trámite se regirá por las
disposiciones de este Capítulo II, en lo que le sean aplicables.
VI. ANEXOS
169
CaPÍtulo III
PEtICIonES rEFErEntES a EStadoS quE no Son PartES
En la ConvEnCIón amErICana SobrE dErEChoS humanoS
Artículo 49. Recepción de la petición
la Comisión recibirá y examinará la petición que contenga una denun-
cia sobre presuntas violaciones de los derechos humanos consagrados en la
Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre con relación a
los Estados miembros de la organización que no sean partes en la Convención
Americana sobre Derechos Humanos.
Artículo 50. Procedimiento aplicable
El procedimiento aplicable a las peticiones referentes a Estados miembros
de la oEA que no son partes en la Convención Americana será el establecido
en las disposiciones generales contenidas en el Capítulo I del Título II; en los
artículos 28 al 43 y 45 al 47 de este Reglamento.
CaPÍtulo Iv
obSErvaCIonES In Loco
Artículo 51. Designación de Comisión Especial
las observaciones in loco se practicarán, en cada caso, por una Comisión
Especial designada a ese efecto. la determinación del número de miembros
de la Comisión Especial y la designación de su Presidente corresponderán a la
Comisión. En casos de extrema urgencia, tales decisiones podrán ser adoptadas
por el Presidente, ad referendum de la Comisión.
Artículo 52. Impedimento
El miembro de la Comisión que sea nacional o que resida en el territorio
del Estado en donde deba realizarse una observación in loco estará impedido
de participar en ella.
Artículo 53. Plan de actividades
la Comisión Especial organizará su propia labor. A tal efecto, podrá
asignar a sus miembros cualquier actividad relacionada con su misión y, en
consulta con el Secretario Ejecutivo, a funcionarios de la Secretaría Ejecutiva
o personal necesario.
Artículo 54. Facilidades y garantías necesarias
El Estado que invite a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos
a una observación in loco, u otorgue su anuencia a dicho efecto, concederá
a la Comisión Especial todas las facilidades necesarias para llevar a cabo su
misión y, en particular, se comprometerá a no tomar represalias de ningún orden
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
170
en contra de las personas o entidades que hayan cooperado con ella mediante
informaciones o testimonios.
Artículo 55. Otras normas aplicables
Sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo anterior, las observaciones in
loco que acuerde la Comisión Interamericana se realizarán de conformidad
con las siguientes normas:
a. la Comisión Especial o cualquiera de sus miembros podrá entrevistar,
libre y privadamente, a personas, grupos, entidades o instituciones;
b. el Estado deberá otorgar las garantías necesarias a quienes suministren
a la Comisión Especial informaciones, testimonios o pruebas de cualquier
carácter;
c. los miembros de la Comisión Especial podrán viajar libremente por todo
el territorio del país, para lo cual el Estado otorgará todas las facilidades del
caso, incluyendo la documentación necesaria;
d. el Estado deberá asegurar la disponibilidad de medios de transporte
local;
e. los miembros de la Comisión Especial tendrán acceso a las cárceles y
todos los otros sitios de detención e interrogación y podrán entrevistar priva-
damente a las personas recluidas o detenidas;
f. el Estado proporcionará a la Comisión Especial cualquier documento
relacionado con la observancia de los derechos humanos que ésta considere
necesario para la preparación de su informe.
g. la Comisión Especial podrá utilizar cualquier medio apropiado para
filmar, tomar fotografías, recoger, documentar, grabar o reproducir la infor-
mación que considere oportuna;
h. el Estado adoptará las medidas de seguridad adecuadas para proteger a
la Comisión Especial;
i. el Estado asegurará la disponibilidad de alojamiento apropiado para los
miembros de la Comisión Especial;
j. las mismas garantías y facilidades indicadas en el presente artículo para
los miembros de la Comisión Especial se extenderán al personal de la Secretaría
Ejecutiva;
k. los gastos en que incurra la Comisión Especial, cada uno de sus inte-
grantes y el personal de la Secretaría Ejecutiva serán sufragados por la oEA,
con sujeción a las disposiciones pertinentes.
VI. ANEXOS
171
CaPÍtulo v
InFormE anual y otroS InFormES dE la ComISIón
Artículo 56. Preparación de informes
la Comisión rendirá un informe anual a la Asamblea general de la oEA.
Además, la Comisión preparará los estudios e informes que considere con-
venientes para el desempeño de sus funciones, y los publicará del modo que
juzgue oportuno. Una vez aprobada su publicación, la Comisión los transmitirá
por intermedio de la Secretaría general a los Estados miembros de la oEA y
sus órganos pertinentes.
Artículo 57. Informe Anual
1. El Informe Anual a la Asamblea general de la oEA deberá incluir lo
siguiente:
a. un análisis sobre la situación de los derechos humanos en el hemisferio,
junto con las recomendaciones a los Estados y órganos de la oEA sobre las
medidas necesarias para fortalecer el respeto de los derechos humanos.
b. una breve relación sobre el origen, bases jurídicas, estructura y fines
de la Comisión, así como del estado de las ratificaciones de la Convención
Americana y de los demás instrumentos aplicables;
c. una información resumida de los mandatos y recomendaciones conferidos
a la Comisión por la Asamblea general y por los otros órganos competentes;
y sobre la ejecución de tales mandatos y recomendaciones;
d. una lista de los períodos de sesiones celebrados durante el lapso cubier-
to por el informe y de otras actividades desarrolladas por la Comisión para el
cumplimiento de sus fines, objetivos y mandatos;
e. un resumen de las actividades de cooperación desarrolladas por la
Comisión con otros órganos de la oEA, así como con organismos regionales
o universales de la misma índole y los resultados logrados;
f. los informes sobre peticiones y casos individuales cuya publicación
haya sido aprobada por la Comisión, así como una relación de las medidas
cautelares otorgadas y extendidas, y de las actividades desarrolladas ante la
Corte Interamericana;
g. una exposición sobre el progreso alcanzado en la consecución de los
objetivos señalados en la Declaración Americana de los Derechos y Deberes
del Hombre, la Convención Americana sobre Derechos Humanos y los demás
instrumentos aplicables;
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
172
h. los informes generales o especiales que la Comisión considere necesa-
rios sobre la situación de los derechos humanos en los Estados miembros y,
en su caso, informes de seguimiento, destacándose los progresos alcanzados y
las dificultades que han existido para la efectiva observancia de los derechos
humanos;
i. toda otra información, observación o recomendación que la Comisión
considere conveniente someter a la Asamblea general, así como cualquier nueva
actividad o proyecto que implique un gasto adicional.
2. En la preparación y adopción de los informes previstos en el párrafo 1(h)
del presente artículo, la Comisión recabará información de todas las fuentes
que estime necesarias para la protección de los derechos humanos. Previo a su
publicación en el Informe Anual, la Comisión transmitirá una copia de dicho
informe al Estado respectivo. Éste podrá enviar a la Comisión las opiniones
que considere convenientes, dentro del plazo máximo de un mes a partir de la
transmisión del informe correspondiente. El contenido de dicho informe y la
decisión de publicarlo serán de la competencia exclusiva de la Comisión.
Artículo 58. Informe sobre derechos humanos en un Estado
la elaboración de un informe general o especial sobre la situación de
los derechos humanos en un Estado determinado se ajustará a las siguientes
normas:
a. una vez que el proyecto de informe haya sido aprobado por la Comisión
se transmitirá al gobierno del Estado en cuestión, para que formule las obser-
vaciones que juzgue pertinentes;
b. la Comisión indicará a dicho Estado el plazo dentro del cual debe pre-
sentar las observaciones;
c. recibidas las observaciones del Estado, la Comisión las estudiará y a
la luz de ellas podrá mantener o modificar su informe y decidir acerca de las
modalidades de su publicación;
d. si al vencimiento del plazo fijado el Estado no ha presentado observación
alguna, la Comisión publicará el informe del modo que juzgue apropiado;
e. luego de aprobada su publicación, la Comisión los transmitirá por
intermedio de la Secretaría general a los Estados miembros y a la Asamblea
general de la oEA.
VI. ANEXOS
173
CaPÍtulo vI
audIEnCIaS antE la ComISIón
Artículo 59. Iniciativa
la Comisión podrá celebrar audiencias por iniciativa propia o a solicitud
de parte interesada. la decisión de convocar a las audiencias será adoptada por
el Presidente de la Comisión, a propuesta del Secretario Ejecutivo.
Artículo 60. Objeto
las audiencias podrán tener por objeto recibir información de las partes
con relación a alguna petición, caso en trámite ante la Comisión, seguimiento
de recomendaciones, medidas cautelares, o información de carácter general o
particular relacionada con los derechos humanos en uno o más Estados miem-
bros de la oEA.
Artículo 61. Garantías
El Estado en cuestión deberá otorgar las garantías pertinentes a todas las
personas que concurran a una audiencia o que durante ella suministren a la
Comisión informaciones, testimonios o pruebas de cualquier carácter. Dicho
Estado no podrá enjuiciar a los testigos ni a los peritos, ni ejercer represalias
contra ellos o sus familiares, a causa de sus declaraciones o dictámenes rendidos
ante la Comisión.
Artículo 62. Audiencias sobre peticiones o casos[
8
]
1. las audiencias sobre peticiones o casos tendrán por objeto recibir ex-
posiciones verbales y escritas de las partes sobre hechos nuevos e información
adicional a la que ha sido aportada durante el procedimiento. la información
podrá referirse a alguna de las siguientes cuestiones: admisibilidad; inicio o
desarrollo del procedimiento de solución amistosa; comprobación de los hechos;
fondo del asunto; seguimiento de recomendaciones; o cualquier otra cuestión
relativa al trámite de la petición o caso.
2. las solicitudes de audiencia deberán ser presentadas por escrito con
una anticipación no menor a 50 días del inicio del correspondiente período de
sesiones de la Comisión. las solicitudes de audiencia indicarán su objeto y la
identidad de los participantes.
3. Si la Comisión accede a la solicitud o decide celebrarla por iniciativa
propia, deberá convocar a ambas partes. Si una parte debidamente notificada
no comparece, la Comisión proseguirá con la audiencia. la Comisión adoptará
[8]
Artículo 62(2) y (4) modificados por la Comisión Interamericana en su 126° período ordinario de
sesiones, celebrado del 16 al 27 de octubre de 2006.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
174
las medidas necesarias para preservar la identidad de los peritos y testigos, si
estima que éstos requieren tal protección.
4. la Secretaría Ejecutiva informará a las partes acerca de la fecha, lugar y
hora de la audiencia, con una anticipación no menor a un mes de su celebración.
Sin embargo, en circunstancias excepcionales, dicho plazo podrá ser menor.
Artículo 63. Presentación y producción de pruebas
1. Durante la audiencia, las partes podrán presentar cualquier documento,
testimonio, informe pericial o elemento de prueba. A petición de parte o de
oficio, la Comisión podrá recibir el testimonio de testigos o peritos.
2. Con relación a las pruebas documentales presentadas durante la audien-
cia, la Comisión otorgará a las partes un plazo prudencial para que presenten
sus observaciones.
3. la parte que proponga testigos o peritos para una audiencia deberá
manifestarlo en su solicitud. A tal efecto, identificará al testigo o perito y el
objeto de su testimonio o peritaje.
4. Al decidir sobre la solicitud de audiencia, la Comisión determinará
asimismo la recepción de la prueba testimonial o pericial propuesta.
5. El ofrecimiento de los testimonios y pericias por una de las partes será
notificado a la otra parte por la Comisión.
6. En circunstancias extraordinarias, a criterio de la Comisión, con el
fin de salvaguardar la prueba, podrá recibir testimonios en las audiencias sin
sujeción a lo dispuesto en el párrafo anterior. En tales circunstancias, tomará
las medidas necesarias para garantizar el equilibrio procesal de las partes en el
asunto sometido a su consideración.
7. la Comisión oirá a un testigo a la vez, y los restantes permanecerán fuera
de la sala. los testigos no podrán leer sus presentaciones ante la Comisión.
8. Antes de su intervención, los testigos y peritos deberán identificarse y
prestar juramento o promesa solemne de decir verdad. A solicitud expresa del
interesado, la Comisión podrá mantener en reserva la identidad del testigo o
perito cuando sea necesario para proteger a éstos o a otras personas.
Artículo 64. Audiencias de carácter general
[9]
1. los interesados en presentar a la Comisión testimonios o informaciones
sobre la situación de los derechos humanos en uno o más Estados, o sobre
asuntos de interés general, deberán solicitar por escrito una audiencia a la
[9]
Artículo 64 modificado por la Comisión Interamericana en su 126° período ordinario de sesiones,
celebrado del 16 al 27 de octubre de 2006.
VI. ANEXOS
175
Secretaría Ejecutiva, con una anticipación no menor a 50 días del inicio del
correspondiente período de sesiones de la Comisión.
2. El solicitante deberá expresar el objeto de la comparecencia, una sínte-
sis de las materias que serán expuestas, el tiempo aproximado que consideran
necesario para tal efecto, y la identidad de los participantes. Asimismo, en los
casos de audiencias sobre la situación de los derechos humanos en un Estado,
informará si desea que el Estado respectivo sea convocado a la audiencia. Si
en la solicitud no se especificara, la Comisión considerará que se desea la
convocatoria del Estado respectivo.
3. Si la Comisión accede a la solicitud convocará al solicitante y si co-
rresponde al Estado respectivo. la Secretaría Ejecutiva informará acerca de la
fecha, lugar y hora de la audiencia, con una anticipación no menor a un mes
de su celebración. Sin embargo, en circunstancias excepcionales, dicho plazo
podrá ser menor.
Artículo 65. Participación de los Comisionados
El Presidente de la Comisión podrá conformar grupos de trabajo para
atender el programa de audiencias.
Articulo 66. Publicidad de las audiencias
[10]
las audiencias serán públicas. Cuando circunstancias excepcionales así lo
justifiquen, la Comisión, por iniciativa propia o a solicitud de parte interesada
podrá celebrar audiencias privadas y decidirá quiénes podrán asistir a ellas. Esta
decisión corresponderá exclusivamente a la Comisión, que deberá informar al
respecto a las partes antes del inicio de la audiencia, en forma oral o escrita.
Aun en estos casos, se levantarán actas en los términos previstos por el artículo
68 de este Reglamento.
Artículo 67. Gastos
la parte que proponga la producción de pruebas en una audiencia costeará
todos los gastos que aquélla ocasione.
Artículo 68. Documentos y actas de las audiencias
1. En cada audiencia se levantará un acta resumida, en la que constará el
día y la hora de celebración, los nombres de los participantes, las decisiones
adoptadas y los compromisos asumidos por las partes. los documentos pre-
sentados por las partes en la audiencia se agregarán como anexos al acta.
[10]
Artículo 66 modificado por la Comisión Interamericana en su 126° período ordinario de sesiones,
celebrado del 16 al 27 de octubre de 2006.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
176
2. las actas de las audiencias son documentos internos de trabajo de la
Comisión. Si una parte lo solicita, la Comisión le extenderá una copia salvo que,
a juicio de ésta, su contenido pudiera implicar algún riesgo para las personas.
3 la Comisión grabará los testimonios y los podrá poner a disposición de
las partes que lo soliciten.
tÍtulo III
rElaCIonES Con la CortE IntEramErICana
dE dErEChoS humanoS
CaPÍtulo I
dElEGadoS, aSESorES, tEStIGoS y ExPErtoS
Artículo 69. Delegados y asistentes
[11]
1. la Comisión encomendará a uno o más de sus miembros, y a su Secretario
Ejecutivo, su representación para que participen, con carácter de delegados, en
la consideración de cualquier asunto ante la Corte Interamericana de Derechos
Humanos. Tal representación tendrá vigencia mientras el delegado ostente la
condición de Comisionado o de Secretario Ejecutivo, sin perjuicio de que en
circunstancias excepcionales la Comisión pueda decidir extender la duración
de tal representación.
2. Si el peticionario lo solicita, la Comisión lo incorporará como
delegado.
3. Al nombrar su delegado o delegados, la Comisión le impartirá las ins-
trucciones que considere necesarias para orientar su actuación ante la Corte.
4. Cuando se designe a más de un delegado, la Comisión atribuirá a uno
de ellos la responsabilidad de resolver las situaciones no contempladas en las
instrucciones o las dudas planteadas por un delegado.
5. los delegados podrán ser asistidos por cualquier persona designada
por la Comisión. En el desempeño de sus funciones, los asesores actuarán de
conformidad con las instrucciones de los delegados.
Artículo 70. Testigos y peritos
1. la Comisión también podrá solicitar a la Corte la comparecencia de
otras personas en carácter de testigos o peritos.
2. la comparecencia de dichos testigos o peritos se ajustará a lo dispuesto
en el Reglamento de la Corte.
[11]
Artículo 69(1) y 69(2) modificado por la Comisión Interamericana en su 116° período ordinario de
sesiones, celebrado del 7 al 25 de octubre de 2002.
VI. ANEXOS
177
CaPÍtulo II
dEl ProCEdImIEnto antE la CortE
Artículo 71. Notificación al Estado y al peticionario
[12]
Si la Comisión decide someter un caso a la Corte, el Secretario Ejecutivo
notificará tal decisión de inmediato al Estado y al peticionario y a la víctima.
Con dicha comunicación, la Comisión transmitirá al peticionario todos los
elementos necesarios para la preparación y presentación de la demanda.
Artículo 72. Presentación de la demanda
1. Cuando la Comisión, de conformidad con el artículo 61 de la Convención
Americana sobre Derechos Humanos, decida llevar un caso ante la Corte, for-
mulará una demanda en la cual indicará:
a. las pretensiones sobre el fondo, reparaciones y costas;
b. las partes en el caso;
c. la exposición de los hechos;
d. la información sobre la apertura del procedimiento y admisibilidad de
la petición;
e. la individualización de los testigos y peritos y el objeto de sus
declaraciones;
f. los fundamentos de derecho y las conclusiones pertinentes;
g. datos disponibles sobre el denunciante original, las presuntas víctimas,
sus familiares o sus representantes debidamente acreditados.
h. los nombres de sus delegados;
i. el informe previsto en el artículo 50 de la Convención Americana.
2. la demanda de la Comisión será acompañada de copias autentica-
das de las piezas del expediente que la Comisión o su delegado consideren
convenientes.
Artículo 73. Remisión de otros elementos
la Comisión remitirá a la Corte, a solicitud de ésta, cualquier otra petición,
prueba, documento o información relativa al caso, con la excepción de los do-
cumentos referentes a la tentativa infructuosa de lograr una solución amistosa.
la transmisión de los documentos estará sujeta, en cada caso, a la decisión de
[12]
Artículo 71 modificado por la Comisión en su 118º período ordinario de sesiones, celebrado del 6 al
24 de octubre de 2003.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
178
la Comisión, la que deberá excluir el nombre e identidad del peticionario, si
éste no autorizara la revelación de estos datos.
Artículo 74. Medidas provisionales
1. la Comisión podrá solicitar a la Corte la adopción de medidas provi-
sionales en casos de extrema gravedad y urgencia, y cuando se haga necesario
para evitar un daño irreparable a las personas, en un asunto no sometido aún a
consideración de la Corte.
2. Cuando la Comisión no se encontrare reunida, dicha solicitud podrá
hacerla el Presidente o, en ausencia de éste, uno de los vicepresidentes, por
su orden.
tÍtulo Iv
dISPoSICIonES FInalES
Artículo 75. Cómputo calendario
Todos los plazos señalados en el presente Reglamento –en número de
días– se entenderán computados en forma calendaria.
Artículo 76. Interpretación
Cualquier duda que surgiere en lo que respecta a la interpretación del pre-
sente Reglamento, deberá ser resuelta por la mayoría absoluta de los miembros
de la Comisión.
Artículo 77. Modificación del Reglamento
El presente Reglamento podrá ser modificado por la mayoría absoluta de
los miembros de la Comisión.
Artículo 78. Disposición transitoria
El presente Reglamento, cuyos textos en español e inglés son igualmente
idénticos, entrará en vigor el 1° de mayo de 2001. las modificaciones al presente
Reglamento, aprobadas en el 116° período ordinario de sesiones de la Comisión,
celebrado del 7 al 25 de octubre de 2002, cuyos textos en español e inglés son
igualmente idénticos, entrarán en vigor el 1º de enero de 2003.
VI. ANEXOS
179
5. EStatuto dE la
CortE IntEramErICana dE dErEChoS humanoS
Aprobado mediante Resolución N° 448 adoptada por la
Asamblea General de la OEA en su noveno período de sesiones,
celebrado en La Paz, Bolivia, octubre de 1979
CaPÍtulo I
dISPoSICIonES GEnEralES
Artículo 1. Naturaleza y Régimen Jurídico
la Corte Interamericana de Derechos Humanos es una institución judicial
autónoma cuyo objetivo es la aplicación e interpretación de la Convención
Americana sobre Derechos Humanos. la Corte ejerce sus funciones de confor-
midad con las disposiciones de la citada Convención y del presente Estatuto.
Artículo 2. Competencia y Funciones
la Corte ejerce función jurisdiccional y consultiva:
1. Su función jurisdiccional se rige por las disposiciones de los artículos
61, 62 y 63 de la Convención.
2. Su función consultiva se rige por las disposiciones del artículo 64 de
la Convención.
Artículo 3. Sede
1. la Corte tendrá su sede en San José, Costa Rica; sin embargo, podrá
celebrar reuniones en cualquier Estado miembro de la organización de los
Estados Americanos (oEA), en que lo considere conveniente por mayoría de
sus miembros y previa aquiescencia del Estado respectivo.
2. la sede de la Corte puede ser cambiada por el voto de los dos tercios de
los Estados partes en la Convención, en la Asamblea general de la oEA.
CaPÍtulo II
ComPoSICIón dE la CortE
Artículo 4. Integración
1. la Corte se compone de siete jueces, nacionales de los Estados miembros
de la oEA, elegidos a título personal de entre juristas de la más alta autoridad
moral, de reconocida competencia en materia de derechos humanos, que reúnan
las condiciones requeridas para el ejercicio de las más elevadas funciones judi-
ciales, conforme a la ley del Estado del cual sean nacionales o del Estado que
los postule como candidatos.
2. No puede haber más de un juez de la misma nacionalidad.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
180
Artículo 5. Mandato de los Jueces
1. los jueces de la Corte son electos para un mandato de seis años y sólo
pueden ser reelectos una vez. El juez electo para reemplazar a otro cuyo man-
dato no ha expirado, completará tal mandato.
2. los mandatos de los jueces se contarán a partir del primero de enero
del año siguiente al de su elección y se extenderán hasta el 31 de diciembre del
año en que se cumplan los mismos.
3. los jueces permanecerán en funciones hasta el término de su mandato.
Sin embargo, seguirán conociendo de los casos a que ya se hubieran abocado y
que se encuentren en estado de sentencia, a cuyos efectos no serán sustituidos
por los nuevos jueces elegidos.
Artículo 6. Fecha de Elección de los Jueces
1. la elección de los jueces se hará, en lo posible, durante el período de
sesiones de la Asamblea general de la oEA inmediatamente anterior a la ex-
piración del mandato de los jueces salientes.
2. las vacantes en la Corte causadas por muerte, incapacidad permanente,
renuncia o remoción de los jueces, serán llenadas, en lo posible, en el próximo
período de sesiones de la Asamblea general de la oEA. Sin embargo, la elec-
ción no será necesaria cuando la vacante se produzca dentro de los últimos seis
meses del mandato del juez que le de origen.
3. Si fuere necesario para preservar el quórum de la Corte, los Estados
partes en la Convención, en una sesión del Consejo Permanente de la oEA, a
solicitud del Presidente de la Corte, nombrarán uno o más jueces interinos, que
servirán hasta tanto no sean reemplazados por los elegidos.
Artículo 7. Candidatos
1. los jueces son elegidos por los Estados partes en la Convención, en la
Asamblea general de la oEA, de una lista de candidatos propuestos por esos
mismos Estados.
2. Cada Estado parte puede proponer hasta tres candidatos, nacionales del
Estado que los propone o de cualquier otro Estado miembro de la oEA.
3. Cuando se proponga una terna, por lo menos uno de los candidatos debe
ser nacional de un Estado distinto del proponente.
Artículo 8. Elección: Procedimiento Previo
1. Seis meses antes de la celebración del período ordinario de sesiones de
la Asamblea general de la oEA, previa a la terminación del mandato para el
cual fueron elegidos los jueces de la Corte, el Secretario general de la oEA
pedirá por escrito a cada Estado parte en la Convención, presentar sus candidatos
dentro de un plazo de noventa días.
VI. ANEXOS
181
2. El Secretario general de la oEA preparará una lista en orden alfabético
de los candidatos presentados, y la comunicará a los Estados partes, de ser
posible, por lo menos treinta días antes del próximo período de sesiones de la
Asamblea general de la oEA.
3. Cuando se trate de vacantes en la Corte, así como en casos de muerte
o incapacidad permanente de un candidato, los plazos anteriores se reducirán
prudencialmente, a juicio del Secretario general de la oEA.
Artículo 9. Votación
1. la elección de los jueces se realiza en votación secreta y por mayoría
absoluta de los Estados partes en la Convención, de entre los candidatos a que
se refiere el artículo 7 del presente Estatuto.
2. Entre los candidatos que obtengan la citada mayoría absoluta, se tendrán
por electos los que reciban mayor número de votos. Si fueran necesarias varias
votaciones, se eliminarán sucesivamente los candidatos que obtengan menor
número de votos, conforme lo determinen los Estados partes.
Artículo 10. Jueces ad hoc
1. El juez que sea nacional de alguno de los Estados que sean partes en un
caso sometido a la Corte, conservará su derecho a conocer del caso.
2. Si uno de los jueces llamados a conocer de un caso fuera de la naciona-
lidad de uno de los Estados que sean partes en el caso, otro Estado parte en el
mismo caso podrá designar a una persona para que integre la Corte en calidad
de juez ad hoc.
3. Si entre los jueces llamados a conocer del caso ninguno fuera de la na-
cionalidad de los Estados partes en el mismo, cada uno de éstos podrá designar
un juez ad hoc. Si varios Estados tuvieren un mismo interés en el caso, se con-
siderarán como una sola parte para los fines de las disposiciones precedentes.
En caso de duda, la Corte decidirá.
4. Si el Estado con derecho a designar un juez ad hoc no lo hiciera dentro
de los treinta días siguientes a la invitación escrita del Presidente de la Corte,
se considerará que tal Estado renuncia al ejercicio de ese derecho.
5. las disposiciones de los artículos 4, 11, 15, 16, 18, 19 y 20 del presente
Estatuto, serán aplicables a los jueces ad hoc.
Artículo 11. Juramento
1. Al tomar posesión de su cargo, los jueces rendirán el siguiente juramen-
to o declaración solemne: “Juro (o declaro solemnemente) que ejerceré mis
funciones de juez con honradez, independencia e imparcialidad y que guardaré
secreto de todas las deliberaciones”.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
182
2. El juramento será recibido por el Presidente de la Corte, en lo posible
en presencia de los otros jueces.
CaPÍtulo III
EStruCtura dE la CortE
Artículo 12. Presidencia
1. la Corte elige de entre sus miembros, a su Presidente y vicepresidente,
por dos años. Estos podrán ser reelectos.
2. El Presidente dirige el trabajo de la Corte, la representa, ordena el trámite
de los asuntos que se sometan a la Corte y preside sus sesiones.
3. El vicepresidente sustituye al Presidente en sus ausencias temporales
y ocupa su lugar en caso de vacante. En este último caso, la Corte elegirá un
vicepresidente que reemplazará al anterior por el resto de su mandato.
4. En caso de ausencia del Presidente y del vicepresidente, sus funciones
serán desempeñadas por los otros jueces en el orden de precedencia establecido
en el artículo 13 del presente Estatuto.
Artículo 13. Precedencia
1. los jueces titulares tendrán precedencia después del Presidente y del
vicepresidente, de acuerdo con su antigüedad en el cargo.
2. Cuando hubiera dos o más jueces de igual antigüedad, la precedencia
será determinada por la mayor edad.
3. los jueces ad hoc e interinos tendrán precedencia después de los ti-
tulares, en orden de edad. Sin embargo, si un juez ad hoc o interino hubiera
servido previamente como juez titular, tendrá precedencia sobre los otros jueces
ad hoc o interinos.
Artículo 14. Secretaría
1. la Secretaría de la Corte funcionará bajo la inmediata autoridad del
Secretario, de acuerdo con las normas administrativas de la Secretaría general
de la oEA, en lo que no sea incompatible con la independencia de la Corte.
2. El Secretario será nombrado por la Corte. Será funcionario de confianza
de la misma, de dedicación exclusiva, tendrá su oficina en la sede y deberá
asistir a las reuniones que la Corte celebre fuera de la misma.
3. Habrá un Secretario Adjunto que auxiliará al Secretario en sus labores
y lo sustituirá en sus ausencias temporales.
4. El personal de la Secretaría será nombrado por el Secretario general de
la oEA, en consulta con el Secretario de la Corte.
VI. ANEXOS
183
CaPÍtulo Iv
dErEChoS, dEbErES y rESPonSabIlIdadES
Artículo 15. Inmunidades y Privilegios
1. los jueces gozan, desde el momento de su elección y mientras dure su
mandato, de las inmunidades reconocidas por el derecho internacional a los
agentes diplomáticos. Durante el ejercicio de sus funciones gozan, además, de
los privilegios diplomáticos necesarios para el desempeño de sus cargos.
2. No podrá exigírseles en ningún tiempo responsabilidad por votos y
opiniones emitidos o actos realizados en el ejercicio de sus funciones.
3. la Corte en sí y su personal gozan de las inmunidades y privilegios
previstos en el Acuerdo sobre Privilegios e Inmunidades de la organización de
los Estados Americanos de 15 de mayo de 1949, con las equivalencias corres-
pondientes, habida cuenta de la importancia e independencia de la Corte.
4. las disposiciones de los párrafos 1, 2 y 3 de este artículo se aplicarán
a los Estados partes en la Convención. Se aplicarán también a aquellos otros
Estados miembros de la oEA que las acepten expresamente, en general o para
cada caso.
5. El régimen de inmunidades y privilegios de los jueces de la Corte y de
su personal, podrá reglamentarse o complementarse mediante convenios mul-
tilaterales o bilaterales entre la Corte, la oEA y sus Estados miembros.
Artículo 16. Disponibilidad
1. los jueces estarán a disposición de la Corte, y deberán trasladarse a la
sede de ésta o al lugar en que realice sus sesiones, cuantas veces y por el tiempo
que sean necesarios conforme al Reglamento.
2. El Presidente deberá prestar permanentemente sus servicios.
Artículo 17. Emolumentos
1. los emolumentos del Presidente y de los jueces de la Corte se fijarán
de acuerdo con las obligaciones e incompatibilidades que les imponen los
artículos 16 y 18 y teniendo en cuenta la importancia e independencia de sus
funciones.
2. los jueces ad hoc devengarán los emolumentos que se establezcan re-
glamentariamente dentro de las disponibilidades presupuestarias de la Corte.
3. los jueces percibirán, además, viáticos y gastos de viaje, cuando les
corresponda.
Artículo 18. Incompatibilidades
1. Es incompatible el ejercicio del cargo de juez de la Corte Interamericana
de Derechos Humanos con el de los cargos y actividades siguientes:
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
184
a. los de miembros o altos funcionarios del Poder Ejecutivo; quedan ex-
ceptuados los cargos que no impliquen subordinación jerárquica ordinaria, así
como los de agentes diplomáticos que no sean Jefes de Misión ante la oEA o
ante cualquiera de sus Estados miembros;
b. los de funcionarios de organismos internacionales;
c. cualesquiera otros cargos y actividades que impidan a los jueces cumplir
sus obligaciones, o que afecten su independencia, imparcialidad, la dignidad
o prestigio de su cargo.
2. la Corte decidirá los casos de duda sobre incompatibilidad. Si ésta
no fuere subsanada, serán aplicables las disposiciones del artículo 73 de la
Convención y 20.2 del presente Estatuto.
3. las incompatibilidades únicamente causarán la cesación del cargo y de
las responsabilidades correspondientes, pero no invalidarán los actos y resolu-
ciones en que el juez afectado hubiera intervenido.
Artículo 19. Impedimento, Excusas e Inhabilitación
1. los jueces estarán impedidos de participar en asuntos en que ellos o sus
parientes tuvieren interés directo o hubieran intervenido anteriormente como
agentes, consejeros o abogados, o como miembros de un tribunal nacional o
internacional, o de una comisión investigadora, o en cualquier otra calidad, a
juicio de la Corte.
2. Si alguno de los jueces estuviere impedido de conocer, o por algún motivo
calificado considerare que no debe participar en determinado asunto, presentará
su excusa ante el Presidente. Si éste no la aceptare, la Corte decidirá.
3. Si el Presidente considera que alguno de los jueces tiene causal de impe-
dimento o por algún otro motivo calificado no deba participar en determinado
asunto, así se lo hará saber. Si el juez en cuestión estuviere en desacuerdo, la
Corte decidirá.
4. Cuando uno o más jueces fueren inhabilitados conforme a este artícu-
lo, el Presidente podrá solicitar a los Estados partes en la Convención que en
una sesión del Consejo permanente de la oEA designen jueces interinos para
reemplazarlos.
Artículo 20. Responsabilidades y Régimen Disciplinario
1. los jueces y el personal de la Corte deberán observar, dentro y fuera de
sus funciones, una conducta acorde con la investidura de quienes participan
en la función jurisdiccional internacional de la Corte. Responderán ante ésta
de esa conducta, así como de cualquier impedimento, negligencia u omisión
en el ejercicio de sus funciones.
VI. ANEXOS
185
2. la potestad disciplinaria respecto de los jueces corresponderá a la
Asamblea general de la oEA solamente a solicitud motivada de la Corte,
integrada al efecto por los jueces restantes.
3. la potestad disciplinaria respecto del Secretario corresponde a la Corte, y
respecto al resto del personal, al Secretario, con la aprobación del Presidente.
4. El régimen disciplinario será reglamentado por la Corte, sin perjuicio
de las normas administrativas de la Secretaría general de la oEA, en lo que
fueren aplicables conforme al artículo 59 de la Convención.
Artículo 21. Renuncias e Incapacidad
1. la renuncia de un juez deberá ser presentada por escrito al Presidente
de la Corte. la renuncia no será efectiva sino cuando haya sido aceptada por
la Corte.
2. la incapacidad de un juez para el ejercicio de sus funciones será deter-
minada por la Corte.
3. El Presidente de la Corte notificará la aceptación de la renuncia o la
declaratoria de incapacidad al Secretario general de la oEA, para los efectos
consiguientes.
CaPÍtulo v
FunCIonamIEnto dE la CortE
Artículo 22. Sesiones
1. la Corte celebrará sesiones ordinarias y extraordinarias.
2. los períodos ordinarios de sesiones serán determinados reglamentaria-
mente por la Corte.
3. los períodos extraordinarios de sesiones serán convocados por el
Presidente o a solicitud de la mayoría de los jueces.
Artículo 23. Quórum
1. El quórum para las deliberaciones de la Corte será de cinco jueces.
2. las decisiones de la Corte se tomarán por mayoría de los jueces
presentes.
3. En caso de empate, el voto del Presidente decidirá.
Artículo 24. Audiencias, Deliberaciones y Decisiones
1. las audiencias serán públicas, a menos que la Corte, en casos excep-
cionales, decida lo contrario.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
186
2. la Corte deliberará en privado. Sus deliberaciones permanecerán secretas,
a menos que la Corte decida lo contrario.
3. las decisiones, juicios y opiniones de la Corte se comunicarán en sesiones
públicas y se notificarán por escrito a las partes. Además, se publicarán conjun-
tamente con los votos y opiniones separados de los jueces y con cualesquiera
otros datos o antecedentes que la Corte considere conveniente.
Artículo 25. Reglamento y Normas de Procedimiento
1. la Corte dictará sus normas procesales.
2. las normas procesales podrán delegar en el Presidente o en comisiones
de la propia Corte, determinadas partes de la tramitación procesal, con excepción
de las sentencias definitivas y de las opiniones consultivas. los autos o resolu-
ciones que no sean de mero trámite, dictadas por el Presidente o las comisiones
de la Corte, serán siempre recurribles ante la Corte en pleno.
3. la Corte dictará también su Reglamento.
Artículo 26. Presupuesto y Régimen Financiero
1. la Corte elaborará su propio proyecto de presupuesto y lo someterá a la
aprobación de la Asamblea general de la oEA, por conducto de la Secretaría
general. Esta última no podrá introducir modificaciones.
2. la Corte administrará su presupuesto.
CaPÍtulo vI
rElaCIonES Con EStadoS y orGanISmoS
Artículo 27. Relaciones con el País Sede, con Estados y Organismos
1. las relaciones de la Corte con el país sede serán reglamentadas mediante
un acuerdo con sede. la sede de la Corte tendrá carácter internacional.
2. las relaciones de la Corte con los Estados, con la oEA y sus organis-
mos y con otros organismos internacionales gubernamentales relacionados con
la promoción y defensa de los derechos humanos, serán reguladas mediante
acuerdos especiales.
Artículo 28. Relaciones con la Comisión Interamericana de Derechos
Humanos
la Comisión Interamericana de Derechos Humanos comparecerá y será
tenida como parte ante la Corte, en todos los casos relativos a la función juris-
diccional de ésta, conforme al artículo 2.1 del presente Estatuto.
Artículo 29. Acuerdos de Cooperación
1. la Corte podrá celebrar acuerdos de cooperación con instituciones no
lucrativas, tales como facultades de derecho, asociaciones o corporaciones de
VI. ANEXOS
187
abogados, tribunales, academias e instituciones educativas o de investigación
en disciplinas conexas, con el fin de obtener su colaboración y de fortalecer y
promover los principios jurídicos e institucionales de la Convención en general
y de la Corte en particular.
2. la Corte incluirá en su Informe Anual a la Asamblea general de la oEA
una relación de esos acuerdos, así como de sus resultados.
Artículo 30. Informe a la Asamblea General de la OEA
la Corte someterá a la Asamblea general de la oEA, en cada período
ordinario de sesiones, un informe de su labor en el año anterior. Señalará los
casos en que un Estado no haya dado cumplimiento a sus fallos. Podrá también
someter a la Asamblea general de la oEA proposiciones o recomendaciones
para el mejoramiento del sistema interamericano de derechos humanos, en lo
relacionado con el trabajo de la Corte.
CaPÍtulo vII
dISPoSICIonES FInalES
Artículo 31. Reformas al Estatuto
El presente Estatuto podrá ser modificado por la Asamblea general de la
oEA, a iniciativa de cualquier Estado miembro o de la propia Corte.
Artículo 32. Vigencia
El presente Estatuto entrará en vigencia el primero de enero de 1980.
Notas
(1) Texto de acuerdo a la reforma hecha al Estatuto por la Asamblea general de oEA, decimosegundo
período ordinario de sesiones (Washington, D.C., noviembre de 1982), Ag/RES. 625 (xII-0/82).
(2) Modificado mediante Ag/RES. 1098 (xxI-91).
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
188
6. rEGlamEnto dE la
CortE IntEramErICana dE dErEChoS humanoS
Aprobado por la Corte en su lxI período ordinario de sesiones
celebrado del 20 de noviembre al 4 de diciembre de 2003,
durante las sesiones número 9 y 10 el día 25 de noviembre de 2003
dISPoSICIonES PrElImInarES
Artículo 1. Objeto
1. El presente Reglamento tiene por objeto regular la organización y proce-
dimiento de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.
2. la Corte podrá dictar otros reglamentos que sean necesarios para el cum-
plimiento de sus funciones.
3. A falta de disposición en este Reglamento o en caso de duda sobre su
interpretación, la Corte decidirá.
Artículo 2. Definiciones
Para los efectos de este Reglamento:
1. el término “Agente” significa la persona designada por un Estado para
representarlo ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos;
2. el término “Agente Alterno” significa la persona designada por un Estado
para asistir al Agente en el ejercicio de sus funciones y suplirlo en sus
ausencias temporales;
3. la expresión “Asamblea General” significa la Asamblea general de la
organización de los Estados Americanos;
4. el término “Comisión” significa la Comisión Interamericana de Derechos
Humanos;
5. la expresión “Comisión Permanente” significa la Comisión Permanente
de la Corte Interamericana de Derechos Humanos;
6. la expresión “Consejo Permanente” significa el Consejo Permanente de
la organización de los Estados Americanos;
7. el término “Convención” significa la Convención Americana sobre Derechos
Humanos (Pacto de San José de Costa Rica);
8. el término “Corte” significa la Corte Interamericana de Derechos
Humanos;
9. el término “Delegados” significa las personas designadas por la Comisión
para representarla ante la Corte;
VI. ANEXOS
189
10. la expresión “denunciante original” significa la persona, grupo de personas
o entidad no gubernamental que haya introducido la denuncia original ante
la Comisión, en los términos del artículo 44 de la Convención;
11. el término “día” se entenderá como día natural;
12. la expresión “Estados Partes” significa aquellos Estados que han ratificado
o adherido a la Convención;
13. la expresión “Estados miembros” significa aquellos Estados que son
miembros de la organización de los Estados Americanos;
14. el término “Estatuto” significa el Estatuto de la Corte aprobado por la
Asamblea general de la organización de los Estados Americanos el 31
de octubre de 1979 (Ag/RES 448 [Ix-0/79]), con sus enmiendas;
15. el término “familiares” significa los familiares inmediatos, es decir, ascen-
dientes y descendientes en línea directa, hermanos, cónyuges o compañeros
permanentes, o aquellos determinados por la Corte en su caso;
16. la expresión “Informe de la Comisión” significa el informe previsto en
el artículo 50 de la Convención;
17. el término “Juez” significa los jueces que integran la Corte en cada
caso;
18. la expresión “Juez Titular” significa cualquier juez elegido de acuerdo
con los artículos 53 y 54 de la Convención;
19. la expresión “Juez Interino” significa cualquier juez nombrado de acuerdo
con los artículos 6.3 y 19.4 del Estatuto;
20. la expresión “Juez ad hoc ” significa cualquier juez nombrado de acuerdo
con el artículo 55 de la Convención;
21. el término “mes” se entenderá como mes calendario;
22. la sigla “OEA” significa la organización de los Estados Americanos;
23. la expresión “partes en el caso” significa la víctima o la presunta víctima,
el Estado y, sólo procesalmente, la Comisión;
24. el término “Presidente” significa el Presidente de la Corte;
25. el término “Secretaría” significa la Secretaría de la Corte;
26. el término “Secretario” significa el Secretario de la Corte;
27. la expresión “Secretario Adjunto” significa el Secretario Adjunto de la
Corte;
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
190
28. la expresión “Secretario General” significa el Secretario general de la
oEA;
29. el término “Vicepresidente” significa el vicepresidente de la Corte;
30. la expresión “presunta víctima” significa la persona de la cual se alega
han sido violados los derechos protegidos en la Convención;
31. el término “víctima” significa la persona cuyos derechos han sido violados
de acuerdo con sentencia proferida por la Corte.
tÍtulo I
dE la orGanIZaCIón y dEl FunCIonamIEnto dE la CortE
CaPÍtulo I
dE la PrESIdEnCIa y dE la vICEPrESIdEnCIa
Artículo 3. Elección del Presidente y del Vicepresidente
1. El Presidente y el vicepresidente son elegidos por la Corte, duran dos años
en el ejercicio de sus cargos y podrán ser reelectos. Su período comienza el primer
día de la primera sesión del año correspondiente. la elección tendrá lugar en el
último período ordinario de sesiones que celebre la Corte el año anterior.
2. las elecciones a que se refiere el presente artículo se efectuarán por
votación secreta de los Jueces Titulares presentes y se proclamará electos a
quienes obtengan cuatro o más votos. Si no se alcanzaren esos votos, se pro-
cederá a una nueva votación para decidir por mayoría entre los dos jueces que
hayan obtenido más votos. En caso de empate, éste se resolverá en favor del
juez que tenga precedencia al tenor del artículo 13 del Estatuto.
Artículo 4. Atribuciones del Presidente
1. Son atribuciones del Presidente:
a. representar a la Corte;
b. presidir las sesiones de la Corte y someter a su consideración las materias
que figuren en el orden del día;
c. dirigir y promover los trabajos de la Corte;
d. decidir las cuestiones de orden que se susciten en las sesiones de la
Corte. Si algún juez lo solicitare, la cuestión de orden se someterá a la decisión
de la mayoría;
e. rendir un informe semestral a la Corte, sobre las actuaciones que haya
cumplido en ejercicio de la Presidencia durante ese período;
VI. ANEXOS
191
f. las demás que le correspondan conforme al Estatuto o al presente
Reglamento, así como las que le fueren encomendadas por la Corte.
2. El Presidente puede delegar, para casos específicos, la representación a que
se refiere el párrafo 1.a. de este artículo, en el vicepresidente o en cualquiera de
los jueces o, si fuera necesario, en el Secretario o en el Secretario Adjunto.
3. Si el Presidente es nacional de una de las partes en un caso sometido
a la Corte o cuando por circunstancias excepcionales así lo considere conve-
niente, cederá el ejercicio de la Presidencia para ese caso. la misma regla se
aplicará al vicepresidente o a cualquier juez llamado a ejercer las funciones
del Presidente.
Artículo 5. Atribuciones del Vicepresidente
1. El vicepresidente suple las faltas temporales del Presidente y lo sustituye
en caso de falta absoluta. En este último caso, la Corte elegirá un vicepresidente
para el resto del período. El mismo procedimiento se aplicará en todo otro caso
de falta absoluta del vicepresidente.
2. En caso de falta del Presidente y del vicepresidente, sus funciones serán
desempeñadas por los otros jueces en el orden de precedencia establecido en
el artículo 13 del Estatuto.
Artículo 6. Comisiones
1. la Comisión Permanente estará integrada por el Presidente, el vicepresidente
y los otros jueces que el Presidente considere conveniente de acuerdo con las
necesidades de la Corte. la Comisión Permanente asiste al Presidente en el
ejercicio de sus funciones.
2. la Corte podrá designar otras comisiones para asuntos específicos. En casos
de urgencia, si la Corte no estuviere reunida, podrá hacerlo el Presidente.
3. las comisiones se regirán por las disposiciones del presente Reglamento,
en cuanto fueren aplicables.
CaPÍtulo II
dE la SECrEtarÍa
Artículo 7. Elección del Secretario
1. la Corte elegirá su Secretario. El Secretario deberá poseer los conoci-
mientos jurídicos requeridos para el cargo, conocer los idiomas de trabajo de la
Corte y tener la experiencia necesaria para el desempeño de sus funciones.
2. El Secretario será elegido por un período de cinco años y podrá ser re-
electo. Podrá ser removido en cualquier momento si así lo decidiese la Corte.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
192
Para elegir y remover al Secretario se requiere una mayoría, no menor de cuatro
jueces, en votación secreta, observando el quórum de la Corte.
Artículo 8. Secretario Adjunto
1. El Secretario Adjunto será designado de conformidad con lo previsto
por el Estatuto, a propuesta del Secretario de la Corte. Asistirá al Secretario
en el ejercicio de sus funciones y suplirá sus faltas temporales.
2. En caso de que el Secretario y el Secretario Adjunto se encuentren
imposibilitados de ejercer sus funciones, el Presidente podrá designar un
Secretario interino.
3. En caso de ausencia temporal del Secretario y del Secretario Adjunto de
la sede de la Corte, el Secretario podrá designar a un abogado de la Secretaría
como encargado de ésta(*).
Artículo 9. Juramento
1. El Secretario y el Secretario Adjunto prestarán, ante el Presidente, ju-
ramento o declaración solemne sobre el fiel cumplimiento de sus funciones y
sobre la reserva que están obligados a guardar a propósito de los hechos de los
que tengan conocimiento en ejercicio de sus funciones.
2. El personal de la Secretaría, aun si está llamado a desempeñar funciones
interinas o transitorias, deberá prestar juramento o declaración solemne ante
el Presidente al tomar posesión del cargo sobre el fiel cumplimiento de sus fun-
ciones y sobre la reserva que está obligado a guardar a propósito de los hechos
de los que tenga conocimiento en ejercicio de sus funciones. Si el Presidente no
estuviere presente en la sede de la Corte, el Secretario o el Secretario Adjunto
tomará el juramento.
3. De toda juramentación se levantará un acta que firmarán el juramentado
y quien haya tomado el juramento.
Artículo l0. Atribuciones del Secretario
Son atribuciones del Secretario:
a. notificar las sentencias, opiniones consultivas, resoluciones y demás
decisiones de la Corte;
b. llevar las actas de las sesiones de la Corte;
c. asistir a las reuniones que celebre la Corte dentro o fuera de su sede;
* Así adicionado por la Corte durante su Sexagésimo Primero Período ordinario de Sesiones, en las
sesiones número 9 y 10 celebradas el día 25 de noviembre de 2003. Esta adición entró en vigor a partir
del 1 de enero de 2004.
VI. ANEXOS
193
d. tramitar la correspondencia de la Corte;
e. dirigir la administración de la Corte, de acuerdo con las instrucciones
del Presidente;
f. preparar los proyectos de programas de trabajo, reglamentos y presu-
puestos de la Corte;
g. planificar, dirigir y coordinar el trabajo del personal de la Corte;
h. ejecutar las tareas que le sean encomendadas por la Corte o por el
Presidente;
i. las demás establecidas en el Estatuto o en este Reglamento.
CAPítuLo III
dEl FunCIonamIEnto dE la CortE
Artículo 11. Sesiones ordinarias
la Corte celebrará los períodos ordinarios de sesiones que sean necesarios
durante el año para el cabal ejercicio de sus funciones, en las fechas que la
Corte decida en su sesión ordinaria inmediatamente anterior. El Presidente,
en consulta con la Corte, podrá modificar las fechas de esos períodos cuando
así lo impongan circunstancias excepcionales.
Artículo 12. Sesiones extraordinarias
las sesiones extraordinarias serán convocadas por el Presidente por propia
iniciativa o a solicitud de la mayoría de los jueces.
Artículo 13. Quórum
El quórum para las deliberaciones de la Corte es de cinco jueces.
Artículo 14. Audiencias, deliberaciones y decisiones
1. las audiencias serán públicas y tendrán lugar en la sede de la Corte.
Cuando circunstancias excepcionales así lo justifiquen, la Corte podrá celebrar
audiencias privadas o fuera de su sede y decidirá quiénes podrán asistir a ellas.
Aun en estos casos, se levantarán actas en los términos previstos por el artículo
42 de este Reglamento.
2. la Corte deliberará en privado y sus deliberaciones permanecerán secre-
tas. En ellas sólo participarán los jueces, aunque podrán estar también presentes
el Secretario y el Secretario Adjunto o quienes hagan sus veces, así como el
personal de Secretaría requerido. Nadie más podrá ser admitido a no ser por
decisión especial de la Corte y previo juramento o declaración solemne.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
194
3. Toda cuestión que deba ser puesta a votación se formulará en términos
precisos en uno de los idiomas de trabajo. El texto será traducido por la Secretaría
a los otros idiomas de trabajo y se distribuirá antes de la votación, a petición
de cualquiera de los jueces.
4. las actas referentes a las deliberaciones de la Corte se limitarán a
mencionar el objeto del debate y las decisiones aprobadas, así como los votos
razonados, disidentes o concurrentes, y las declaraciones hechas para que
consten en aquéllas.
Artículo 15. Decisiones y votaciones
1. El Presidente someterá los asuntos a votación punto por punto. El voto de
cada juez será afirmativo o negativo, sin que puedan admitirse abstenciones.
2. los votos se emitirán en el orden inverso al sistema de precedencia
establecido en el artículo 13 del Estatuto.
3. las decisiones de la Corte se tomarán por mayoría de los jueces presentes
en el momento de la votación.
4. En caso de empate decidirá el voto del Presidente.
Artículo 16. Continuación de los jueces en sus funciones
1. los jueces cuyo mandato se haya vencido continuarán conociendo de los
casos de los que ya hubieren tomado conocimiento y se encuentren en estado
de sentencia. Sin embargo, en caso de fallecimiento, renuncia, impedimento,
excusa o inhabilitación, se proveerá a la sustitución del juez de que se trate por
el juez que haya sido elegido en su lugar si fuere éste el caso, o por el juez que
tenga precedencia entre los nuevos jueces elegidos en la oportunidad en que
se venció el mandato del que debe ser sustituido.
2. Todo lo relativo a las reparaciones y costas, así como a la supervisión del
cumplimiento de las sentencias de la Corte, compete a los jueces que la integren
en este estado del proceso, salvo que ya hubiere tenido lugar una audiencia
pública y en tal caso conocerán los jueces que hubieren estado presentes en
esa audiencia.
3. Todo lo relativo a las medidas provisionales compete a la Corte en fun-
ciones, integrada por Jueces Titulares.
Artículo 17. Jueces Interinos
los Jueces Interinos tendrán los mismos derechos y atribuciones de los
Jueces Titulares, salvo limitaciones expresamente establecidas.
Artículo 18. Jueces ad hoc
1. Cuando se presente un caso de los previstos en los artículos 55.2 y
55.3 de la Convención y 10.2 y 10.3 del Estatuto, el Presidente, por medio
VI. ANEXOS
195
de la Secretaría, advertirá a los Estados mencionados en dichos artículos la
posibilidad de designar un Juez ad hoc dentro de los treinta días siguientes a
la notificación de la demanda.
2. Cuando apareciere que dos o más Estados tienen un interés común, el
Presidente les advertirá la posibilidad de designar en conjunto un Juez ad hoc
en la forma prevista en el artículo 10 del Estatuto. Si dentro de los 30 días
siguientes a la última notificación de la demanda, dichos Estados no hubie-
ren comunicado su acuerdo a la Corte, cada uno de ellos podrá proponer su
candidato dentro de los 15 días siguientes. Pasado ese plazo, y si se hubieren
presentado varios, el Presidente escogerá por sorteo un Juez ad hoc común y
lo comunicará a los interesados.
3. Si los Estados interesados no hacen uso de su derecho dentro de los
plazos señalados en los párrafos precedentes, se considerará que han renunciado
a su ejercicio.
4. El Secretario comunicará a las demás partes en el caso la designación
de Jueces ad hoc.
5. El Juez ad hoc prestará juramento en la primera sesión dedicada al
examen del caso para el cual hubiese sido designado.
6. los Jueces ad hoc percibirán emolumentos en las mismas condiciones
previstas para los Jueces Titulares.
Artículo 19. Impedimentos, excusas e inhabilitación
1. los impedimentos, las excusas y la inhabilitación de los jueces se regirán
por lo dispuesto en el artículo 19 del Estatuto.
2. los impedimentos y excusas deberán alegarse antes de la celebración
de la primera audiencia pública del caso. Sin embargo, si la causal de impedi-
mento o excusa ocurriere o fuere conocida posteriormente, dicha causal podrá
hacerse valer ante la Corte en la primera oportunidad, para que ésta decida de
inmediato.
3. Cuando por cualquier causa un juez no esté presente en alguna de las
audiencias o en otros actos del proceso, la Corte podrá decidir su inhabilitación
para continuar conociendo del caso habida cuenta de todas las circunstancias
que, a su juicio, sean relevantes.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
196
tÍtulo II
dEl ProCESo
CaPÍtulo I
rEGlaS GEnEralES
Artículo 20. Idiomas oficiales
1. los idiomas oficiales de la Corte son los de la oEA, es decir, el español,
el inglés, el portugués y el francés.
2. los idiomas de trabajo serán los que acuerde la Corte cada año. Sin
embargo, para un caso determinado, podrá adoptarse también como idioma de
trabajo el de una de las partes, siempre que sea oficial.
3. Al iniciarse el examen de cada caso, se determinarán los idiomas de
trabajo, salvo si han de continuarse empleando los mismos que la Corte utili-
zaba previamente.
4. la Corte podrá autorizar a cualquier persona que comparezca ante ella
a expresarse en su propia lengua, si no conoce suficientemente los idiomas de
trabajo, pero en tal supuesto adoptará las medidas necesarias para asegurar la
presencia de un intérprete que traduzca esa declaración a los idiomas de trabajo.
Dicho intérprete deberá prestar juramento o declaración solemne sobre el fiel
cumplimiento de los deberes del cargo y reserva acerca de los hechos que tenga
conocimiento en el ejercicio de sus funciones.
5. En todos los casos se dará fe del texto auténtico.
Artículo 21. Representación de los Estados
1. los Estados que sean partes en un caso estarán representados por un
Agente, quien a su vez podrá ser asistido por cualesquiera personas de su
elección.
2. Cuando el Estado sustituya a su Agente tendrá que comunicarlo a la Corte
y la sustitución tendrá efecto desde que sea notificada a la Corte en su sede.
3. Podrá acreditarse un Agente Alterno, quien asistirá al Agente en el ejer-
cicio de sus funciones y lo suplirá en sus ausencias temporales.
4. Al acreditar a su Agente el Estado interesado deberá informar la dirección a
la cual se tendrán por oficialmente recibidas las comunicaciones pertinentes.
Artículo 22. Representación de la Comisión
la Comisión será representada por los Delegados que al efecto designe. Estos
Delegados podrán hacerse asistir por cualesquiera personas de su elección.
VI. ANEXOS
197
Artículo 23. Participación de las presuntas víctimas
1. Después de admitida la demanda, las presuntas víctimas, sus familiares
o sus representantes debidamente acreditados podrán presentar sus solicitudes,
argumentos y pruebas en forma autónoma durante todo el proceso.
2. De existir pluralidad de presuntas víctimas, familiares o representantes
debidamente acreditados, deberán designar un interviniente común que será
el único autorizado para la presentación de solicitudes, argumentos y pruebas
en el curso del proceso, incluídas las audiencias públicas.
3. En caso de eventual desacuerdo, la Corte resolverá lo conducente.
Artículo 24. Cooperación de los Estados
1. los Estados Partes en un caso tienen el deber de cooperar para que
sean debidamente cumplidas todas aquellas notificaciones, comunicaciones o
citaciones dirigidas a personas que se encuentren bajo su jurisdicción, así como
el de facilitar ejecución de órdenes de comparecencia de personas residentes
en su territorio o que se encuentren en el mismo.
2. la misma regla es aplicable respecto de toda diligencia que la Corte
decida practicar u ordenar en el territorio del Estado Parte en el caso.
3. Cuando la ejecución de cualquiera de las diligencias a que se refieren
los párrafos precedentes requiera de la cooperación de cualquier otro Estado,
el Presidente se dirigirá al gobierno respectivo para solicitar las facilidades
necesarias.
Artículo 25. Medidas provisionales
1. En cualquier estado del procedimiento, siempre que se trate de casos de
extrema gravedad y urgencia y cuando sea necesario para evitar daños irrepara-
bles a las personas, la Corte, de oficio o a instancia de parte, podrá ordenar las
medidas provisionales que considere pertinentes, en los términos del artículo
63.2 de la Convención.
2. Si se tratare de asuntos aún no sometidos a su conocimiento, la Corte
podrá actuar a solicitud de la Comisión.
3. En los casos contenciosos que ya se encuentren en conocimiento de la
Corte, las víctimas o las presuntas víctimas, sus familiares o sus representantes
debidamente acreditados, podrán presentar directamente a ésta una solicitud de
medidas provisionales en relación con los referidos casos(*).
* Así adicionado por la Corte durante su Sexagésimo Primero Período ordinario de Sesiones, en las
sesiones número 9 y 10 celebradas el día 25 de noviembre de 2003. Esta adición entró en vigor a partir
del 1 de enero de 2004.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
198
4. la solicitud puede ser presentada al Presidente, a cualquiera de los jueces
o a la Secretaría, por cualquier medio de comunicación. En todo caso, quien
reciba la solicitud la pondrá de inmediato en conocimiento del Presidente.
5. Si la Corte no estuviere reunida, el Presidente, en consulta con la Comisión
Permanente y, de ser posible, con los demás jueces, requerirá del gobierno
respectivo que dicte las providencias urgentes necesarias a fin de asegurar la
eficacia de las medidas provisionales que después pueda tomar la Corte en su
próximo período de sesiones.
6. los beneficiarios de medidas provisionales o medidas urgentes del
Presidente podrán presentar directamente a la Corte sus observaciones al in-
forme del Estado. la Comisión Interamericana de Derechos Humanos deberá
presentar observaciones al informe del Estado y a las observaciones de los
beneficiarios de las medidas o sus representantes(*).
7. la Corte, o su Presidente si ésta no estuviere reunida, podrá convocar a
las partes a una audiencia pública sobre las medidas provisionales.
8. la Corte incluirá en su Informe Anual a la Asamblea general una relación
de las medidas provisionales que haya ordenado en el período del informe y,
cuando dichas medidas no hayan sido debidamente ejecutadas, formulará las
recomendaciones que estime pertinentes.
Artículo 26. Presentación de escritos
1. la demanda, su contestación, el escrito de solicitudes, argumentos y
pruebas y los demás escritos dirigidos a la Corte podrán presentarse personal-
mente, vía courier, facsimilar, télex, correo o cualquier otro medio generalmente
utilizado. En el caso del envío por medios electrónicos, los documentos ori-
ginales, así como la prueba que los acompañe, deberán ser remitidos a más
tardar, en el plazo de siete días(**).
2. El escrito original de demanda, contestación de la demanda, solicitudes
argumentos y pruebas (artículo 36 del Reglamento), contestación de excepciones
preliminares (artículo 36.4 del Reglamento), así como los anexos respectivos
de éstos, deberán ser acompañados con 3 copias idénticas a la original(***).
* Así adicionado por la Corte durante su Sexagésimo Primero Período ordinario de Sesiones, en las
sesiones número 9 y 10 celebradas el día 25 de noviembre de 2003. Esta adición entró en vigor a partir
del 1 de enero de 2004.
** Así reformado por la Corte durante su Sexagésimo Primero Período ordinario de Sesiones, en las
sesiones número 9 y 10 celebradas el día 25 de noviembre de 2003. Esta reforma entró en vigor a
partir del 1 de enero de 2004.
*** Así adicionado por la Corte durante su Sexagésimo Primero Período ordinario de Sesiones, en las
sesiones número 9 y 10 celebradas el día 25 de noviembre de 2003. Esta adición entró en vigor a partir
del 1 de enero de 2004.
VI. ANEXOS
199
3. El Presidente puede, en consulta con la Comisión Permanente, rechazar
cualquier escrito de las partes que considere manifiestamente improcedente, el
cual ordenará devolver sin trámite alguno al interesado.
Artículo 27. Procedimiento por incomparecencia o falta de actuación
1. Cuando una parte no compareciere o se abstuviere de actuar, la Corte,
de oficio, impulsará el proceso hasta su finalización.
2. Cuando una parte se apersone tardíamente tomará el procedimiento en
el estado en que se encuentre.
Artículo 28. Acumulación de casos y de autos
1. la Corte podrá, en cualquier estado de la causa, ordenar la acumula-
ción de casos conexos entre sí cuando haya identidad de partes, objeto y base
normativa.
2. la Corte también podrá ordenar que las diligencias escritas u orales de varios
casos, comprendida la presentación de testigos, se cumplan conjuntamente.
3. Previa consulta con los Agentes y los Delegados, el Presidente podrá
ordenar que dos o más casos sean instruidos conjuntamente.
Artículo 29. Resoluciones
1. las sentencias y las resoluciones que pongan término al proceso son de
la competencia exclusiva de la Corte.
2. las demás resoluciones serán dictadas por la Corte, si estuviere reunida;
si no lo estuviere, por el Presidente, salvo disposición en contrario. Toda decisión
del Presidente, que no sea de mero trámite, es recurrible ante la Corte.
3. Contra las sentencias y resoluciones de la Corte no procede ningún
medio de impugnación.
Artículo 30. Publicación de las sentencias y de otras decisiones
1. la Corte ordenará la publicación de:
a. sus sentencias y otras decisiones, incluyendo los votos razonados, disi-
dentes o concurrentes, cuando cumplan los requisitos señalados en el artículo
55.2 del presente Reglamento;
b. las piezas del expediente, excepto las que sean consideradas irrelevantes
o inconvenientes para este fin;
c. las actas de las audiencias;
d. todo documento que se considere conveniente.
2. las sentencias se publicarán en los idiomas de trabajo del caso; los
demás documentos se publicarán en su lengua original.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
200
3. los documentos depositados en la Secretaría de la Corte, concernientes
a casos ya sentenciados, serán accesibles al público, salvo que la Corte haya
resuelto otra cosa.
Artículo 31. Aplicación del artículo 63.1 de la Convención
la aplicación de ese precepto podrá ser invocada en cualquier etapa de
la causa.
CaPÍtulo II
ProCEdImIEnto ESCrIto
Artículo 32. Inicio del Proceso
la introducción de una causa de conformidad con el artículo 61.1 de la
Convención, se hará ante la Secretaría de la Corte mediante la interposición de
la demanda en los idiomas de trabajo. Presentada la demanda en uno sólo de
esos idiomas no se suspenderá el trámite reglamentario, pero la traducción al
o a los otros deberá presentarse dentro de los 30 días siguientes.
Artículo 33. Escrito de demanda
El escrito de la demanda expresará:
1. las pretensiones (incluídas las referidas a las reparaciones y costas);
las partes en el caso; la exposición de los hechos; las resoluciones de apertura
del procedimiento y de admisibilidad de la denuncia por la Comisión; las
pruebas ofrecidas con indicación de los hechos sobre los cuales versarán; la
individualización de los testigos y peritos y el objeto de sus declaraciones; los
fundamentos de derecho y las conclusiones pertinentes. Además, la Comisión
deberá consignar el nombre y la dirección del denunciante original, así como
el nombre y la dirección de las presuntas víctimas, sus familiares o sus repre-
sentantes debidamente acreditados en caso de ser posible.
2. los nombres de los Agentes o de los Delegados.
3. el nombre y dirección de los representantes de las presuntas víctimas y
sus familiares. En caso de que esta información no sea señalada en la demanda,
la Comisión será la representante procesal de aquéllas como garante del interés
público bajo la Convención Americana, de modo a evitar la indefensión de las
mismas(*).
Junto con la demanda se acompañará el informe a que se refiere el artículo
50 de la Convención si es la Comisión la que la introduce.
* Así adicionado por la Corte durante su Sexagésimo Primero Período ordinario de Sesiones, en las
sesiones número 9 y 10 celebradas el día 25 de noviembre de 2003. Esta adición entró en vigor a partir
del 1 de enero de 2004.
VI. ANEXOS
201
Artículo 34. Examen preliminar de la demanda
Si en el examen preliminar de la demanda el Presidente observare que los
requisitos fundamentales no han sido cumplidos, solicitará al demandante que
subsane los defectos dentro de un plazo de 20 días.
Artículo 35. Notificación de la demanda
1. El Secretario comunicará la demanda a:
a. el Presidente y los jueces de la Corte;
b. el Estado demandado;
c. la Comisión, si no es ella la demandante;
d. el denunciante original, si se conoce;
e. la presunta víctima, sus familiares o sus representantes debidamente
acreditados si fuere el caso.
2. El Secretario informará sobre la presentación de la demanda a los otros
Estados Partes, al Consejo Permanente de la oEA a través de su Presidente, y
al Secretario general de la oEA.
3. Junto con la notificación, el Secretario solicitará que en el plazo de 30
días los Estados demandados designen al Agente respectivo y, a la Comisión,
el nombramiento de sus Delegados. Mientras los Delegados no hayan sido
nombrados, la Comisión se tendrá por suficientemente representada por su
Presidente para todos los efectos del caso.
Artículo 36. Escrito de solicitudes, argumentos y pruebas(*)
1. Notificada la demanda a la presunta víctima, sus familiares o sus
representantes debidamente acreditados, estos dispondrán de un plazo impro-
rrogable de 2 meses para presentar autónomamente a la Corte sus solicitudes,
argumentos y pruebas.
Artículo 37. Excepciones preliminares
1. las excepciones preliminares sólo podrán ser opuestas en el escrito de
contestación de la demanda.
2. Al oponer excepciones preliminares, se deberán exponer los hechos
referentes a las mismas, los fundamentos de derecho, las conclusiones y los
documentos que las apoyen, así como el ofrecimiento de los medios de prueba
que el promovente pretende hacer valer.
* Así adicionado por la Corte durante su Sexagésimo Primero Período ordinario de Sesiones, en las
sesiones número 9 y 10 celebradas el día 25 de noviembre de 2003. Esta adición entró en vigor a partir
del 1 de enero de 2004.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
202
3. la presentación de excepciones preliminares no suspende el procedi-
miento en cuanto al fondo ni los plazos ni los términos respectivos.
4. las partes en el caso que deseen presentar alegatos escritos sobre las
excepciones preliminares, podrán hacerlo dentro de un plazo de 30 días contados
a partir de la recepción de la comunicación.
5. Cuando lo considere indispensable, la Corte podrá fijar una audiencia
especial para las excepciones preliminares, después de la cual decidirá sobre
las mismas.
6. la Corte podrá resolver en una sola sentencia las excepciones preliminares
y el fondo del caso, en función del principio de economía procesal.
Artículo 38. Contestación de la Demanda
1. El demandado contestará por escrito la demanda dentro del plazo im-
prorrogable de los cuatro meses siguientes a la notificación de la misma y la
contestación contendrá los mismos requisitos señalados en el artículo 33 de
este Reglamento. Dicha contestación será comunicada por el Secretario a las
personas mencionadas en el artículo 35.1 del mismo. Dentro de este mismo plazo
improrrogable el demandado deberá presentar sus observaciones al escrito de
solicitudes, argumentos y pruebas. Estas observaciones pueden formularse en
el mismo escrito de contestación de la demanda o en otro separado(*).
2. El demandado deberá declarar en su contestación si acepta los hechos y
las pretensiones o si los contradice, y la Corte podrá considerar como aceptados
aquellos hechos que no hayan sido expresamente negados y las pretensiones
que no hayan sido expresamente controvertidas.
Artículo 39. Otros actos del procedimiento escrito
Contestada la demanda y antes de la apertura del procedimiento oral, las
partes podrán solicitar al Presidente la celebración de otros actos del proce-
dimiento escrito. En este caso, si el Presidente lo estima pertinente, fijará los
plazos para la presentación de los documentos respectivos.
CaPÍtulo III
ProCEdImIEnto oral
Artículo 40. Apertura
El Presidente señalará la fecha de apertura del procedimiento oral y fijará
las audiencias que fueren necesarias.
* Así reformado por la Corte durante su Sexagésimo Primero Período ordinario de Sesiones, en las
sesiones número 9 y 10 celebradas el día 25 de noviembre de 2003. Esta reforma entró en vigor a
partir del 1 de enero de 2004.
VI. ANEXOS
203
Artículo 41. Dirección de los debates
1. El Presidente dirigirá los debates en las audiencias, determinará el
orden en que tomarán la palabra las personas que en ellas puedan intervenir
y dispondrá las medidas que sean pertinentes para la mejor realización de las
audiencias.
2. En cuanto al uso de la palabra por las víctimas o las presuntas víctimas,
sus familiares o sus representantes debidamente acreditados, se observará lo
estipulado en el artículo 23 del presente Reglamento.
Artículo 42. Preguntas durante los debates
1. los jueces podrán formular las preguntas que estimen pertinentes a toda
persona que comparezca ante la Corte.
2. los testigos, los peritos y toda otra persona que la Corte decida oír
podrán ser interrogados, bajo la moderación del Presidente, por las personas a
quienes se refieren los artículos 21, 22 y 23 de este Reglamento.
3. El Presidente estará facultado para resolver sobre la pertinencia de las
preguntas formuladas y para dispensar de responderlas a la persona a quien
vayan dirigidas, a menos que la Corte resuelva otra cosa. No serán admitidas
las preguntas que induzcan las respuestas.
Artículo 43. Actas de las audiencias
1. De cada audiencia se levantará un acta resumida que expresará(*):
a. el nombre de los jueces presentes;
b. el nombre de las personas mencionadas en los artículos 2l, 22 y 23 de
este Reglamento que hubieren estado presentes;
c. los nombres y datos personales de los testigos, peritos y demás personas
que hayan comparecido;
d. las declaraciones hechas expresamente para que consten en acta por los
Estados Partes, por la Comisión y por las víctimas o las presuntas víctimas, sus
familiares o sus representantes debidamente acreditados;
e. el texto de las decisiones que la Corte hubiere tomado durante la
audiencia.
2. la Secretaría grabará las audiencias y anexará una copia de la grabación
al expediente.
* Así reformado por la Corte durante su Sexagésimo Primero Período ordinario de Sesiones, en la se-
siones número 9 y 10 celebradas el día 27 de noviembre de 2003. Esta reforma entró en vigor a partir
del 1 de enero de 2004.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
204
3. los Agentes, Delegados, las víctimas o las presuntas víctimas, sus familiares
o sus representantes debidamente acreditados, recibirán copia de la grabación de
la audiencia pública al término de ésta o dentro de los 15 días siguientes.
CaPÍtulo Iv
dE la PruEba
Artículo 44. Admisión
1. las pruebas promovidas por las partes sólo serán admitidas si son ofrecidas
en la demanda y en su contestación y en su caso, en el escrito de excepciones
preliminares y en su contestación.
2. las pruebas rendidas ante la Comisión serán incorporadas al expediente,
siempre que hayan sido recibidas en procedimientos contradictorios, salvo que
la Corte considere indispensable repetirlas.
3. Excepcionalmente la Corte podrá admitir una prueba si alguna de las
partes alegare fuerza mayor, un impedimento grave o hechos supervinientes en
momento distinto a los antes señalados, siempre que se garantice a las partes
contrarias el derecho de defensa.
4. En el caso de la presunta víctima, sus familiares o sus representantes
debidamente acreditados, la admisión de pruebas se regirá además por lo dis-
puesto en los artículos 23, 35.4 y 36.5 del Reglamento.
Artículo 45. Diligencias probatorias de oficio
En cualquier estado de la causa la Corte podrá:
1. Procurar de oficio toda prueba que considere útil. En particular, podrá
oír en calidad de testigo, perito o por otro título, a cualquier persona cuyo
testimonio, declaración u opinión estime pertinente.
2. Requerir de las partes el suministro de alguna prueba que esté a su alcance
o de cualquier explicación o declaración que, a su juicio, pueda ser útil.
3. Solicitar a cualquier entidad, oficina, órgano o autoridad de su elección,
que obtenga información, que exprese una opinión o que haga un informe o
dictamen sobre un punto determinado. Mientras la Corte no lo autorice, los
documentos respectivos no serán publicados.
4. Comisionar a uno o varios de sus miembros para que realicen cualquier
medida de instrucción, incluyendo audiencias de recepción de prueba, ya sea
en la sede de la Corte o fuera de ésta(*).
* Así reformado por la Corte durante su Sexagésimo Primero Período ordinario de Sesiones, en las
sesiones número 9 y 10 celebradas el día 25 de noviembre de 2003. Esta reforma entró en vigor a
partir del 1 de enero de 2004.
VI. ANEXOS
205
Artículo 46. Gastos de la prueba
la parte que proponga una prueba cubrirá los gastos que ella ocasione.
Artículo 47. Citación de testigos y peritos(*)
1. la Corte fijará la oportunidad para la presentación, a cargo de las partes,
de los testigos y peritos que considere necesario escuchar. Asimismo, al citar
al testigo y al perito, la Corte indicará el objeto del testimonio o peritaje.
2. la parte que ofrece una prueba de testigos o peritos se encargará de su
comparecencia ante el Tribunal.
3. la Corte podrá requerir que determinados testigos y peritos ofrecidos por
las partes presten sus testimonios o peritazgos a través de declaración rendida
ante fedatario público (affidávit). Una vez recibida la declaración rendida ante
fedatario público (affidávit), ésta se trasladará a la o las otras partes para que
presenten sus observaciones.
Artículo 48. Juramento o declaración solemne de los testigos y peritos
1. Después de verificada su identidad y antes de testificar, todo testigo
prestará juramento o hará una declaración solemne en que afirmará que dirá la
verdad, toda la verdad y nada más que la verdad.
2. Después de verificada su identidad y antes de desempeñar su oficio, todo
perito prestará juramento o hará una declaración solemne en que afirmará que
ejercerá sus funciones con todo honor y con toda conciencia.
3. El juramento o declaración a que se refiere este artículo se cumplirá
ante la Corte o ante el Presidente u otro de los jueces que actúe por delegación
de ella.
Artículo 49. Objeciones contra testigos
1. El testigo podrá ser objetado por cualesquiera de las partes antes de
prestar declaración.
2. la Corte podrá, si lo estimare útil, oír a título informativo a una persona
que estaría impedida para declarar como testigo.
3. El valor de las declaraciones y el de las objeciones de las partes sobre
las mismas será apreciado por la Corte.
Artículo 50. Recusación de peritos
1. las causales de impedimiento para los jueces previstas en el artículo
19.1 del Estatuto serán aplicables a los peritos.
* Así reformado por la Corte durante su Sexagésimo Primero Período ordinario de Sesiones, en la se-
siones número 9 y 10 celebradas el día 25 de noviembre de 2003. Esta reforma entró en vigor a partir
del 1 de enero de 2004.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
206
2. la recusación deberá proponerse dentro de los 15 días siguientes a la
notificación de la designación del perito.
3. Si el perito recusado contradijere la causal invocada, la Corte decidirá.
Sin embargo, no estando reunida la Corte, el Presidente, en consulta con la
Comisión Permanente, podrá ordenar que se evacúe la prueba, dando de ello
cuenta a la Corte, la cual resolverá en definitiva sobre el valor de ésta.
4. Cuando fuere necesario designar un nuevo perito, la Corte decidirá. Sin
embargo, si existiere urgencia en evacuar la prueba, el Presidente, en consulta
con la Comisión Permanente, hará la designación, dando de ello cuenta a la
Corte, la cual resolverá en definitiva sobre el valor de la prueba.
Artículo 51. Protección de testigos y peritos
los Estados no podrán enjuiciar a los testigos ni a los peritos, ni ejercer
represalias contra ellos o sus familiares, a causa de sus declaraciones o dictá-
menes rendidos ante la Corte.
Artículo 52. Incomparecencia o falsa deposición
la Corte pondrá en conocimiento de los Estados los casos en que las personas
requeridas para comparecer o declarar no comparecieren o rehusaren deponer
sin motivo legítimo o que, en el parecer de la misma Corte, hayan violado el
juramento o la declaración solemne, para los fines previstos en la legislación
nacional correspondiente.
CaPÍtulo v
tErmInaCIón antICIPada dEl ProCESo
Artículo 53. Sobreseimiento del caso
1. Cuando la parte demandante notificare a la Corte su desistimiento,
ésta resolverá, oída la opinión de las otras partes en el caso, si hay lugar al
desistimiento y, en consecuencia, si procede sobreseer y declarar terminado
el asunto.
2. Si el demandado comunicare a la Corte su allanamiento a las pretensiones
de la parte demandante y a las de los representantes de las presuntas víctimas,
sus familiares o representantes, la Corte, oído el parecer de las partes en el
caso, resolverá sobre la procedencia del allanamiento y sus efectos jurídicos.
En este supuesto, la Corte procederá a determinar, cuando fuere el caso, las
reparaciones y costas correspondientes(*).
* Así reformado por la Corte durante su Sexagésimo Primero Período ordinario de Sesiones, en las
sesiones número 9 y 10 celebradas el día 25 de noviembre de 2003. Esta reforma entró en vigor a
partir del 1 de enero de 2004.
VI. ANEXOS
207
Artículo 54. Solución amistosa
Cuando las partes en un caso ante la Corte comunicaren a ésta la existencia
de una solución amistosa, de un avenimiento o de otro hecho idóneo para la
solución del litigio, la Corte podrá declarar terminado el asunto.
Artículo 55. Prosecución del examen del caso
la Corte, teniendo en cuenta las responsabilidades que le incumben de
proteger los derechos humanos, podrá decidir que prosiga el examen del caso,
aun en presencia de los supuestos señalados en los artículos precedentes.
CaPÍtulo vI
dE laS SEntEnCIaS
Artículo 56. Contenido de las sentencias
1. la sentencia contendrá:
a. El nombre del Presidente y de los demás jueces que la hubieren dictado,
del Secretario y del Secretario Adjunto;
b. la identificación de las partes y sus representantes;
c. una relación de los actos del procedimiento;
d. la determinación de los hechos;
e. las conclusiones de las partes;
f. los fundamentos de derecho;
g. la decisión sobre el caso;
h. el pronunciamiento sobre las reparaciones y costas, si procede;
i. el resultado de la votación;
j. la indicación sobre cuál de los textos hace fe.
2. Todo juez que haya participado en el examen de un caso tiene derecho
a unir a la sentencia su voto razonado, concurrente o disidente. Estos votos
deberán ser presentados dentro del plazo fijado por el Presidente, de modo que
puedan ser conocidos por los jueces antes de la notificación de la sentencia.
Dichos votos sólo podrán referirse a lo tratado en las sentencias.
Artículo 57. Sentencia de reparaciones
1. Cuando en la sentencia de fondo no se hubiere decidido específicamente
sobre reparaciones, la Corte fijará la oportunidad para su posterior decisión y
determinará el procedimiento.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
208
2. Si la Corte fuere informada de que las partes en el caso han llegado a un
acuerdo respecto al cumplimiento de la sentencia sobre el fondo, verificará que
el acuerdo sea conforme con la Convención y dispondrá lo conducente.
Artículo 58. Pronunciamiento y comunicación de la sentencia
1. llegado el estado de sentencia, la Corte deliberará en privado y aprobará
la sentencia, la cual será notificada a las partes por la Secretaría.
2. Mientras no se haya notificado la sentencia a las partes, los textos, los
razonamientos y las votaciones permanecerán en secreto.
3. las sentencias serán firmadas por todos los jueces que participaron en
la votación y por el Secretario. Sin embargo, será válida la sentencia firmada
por la mayoría de los jueces y por el Secretario.
4. los votos razonados, disidentes o concurrentes serán suscritos por los
respectivos jueces que los sustenten y por el Secretario.
5. las sentencias concluirán con una orden de comunicación y ejecución
firmada por el Presidente y por el Secretario y sellada por éste.
6. los originales de las sentencias quedarán depositados en los archivos de
la Corte. El Secretario expedirá copias certificadas a los Estados Partes, a las
partes en el caso, al Consejo Permanente a través de su Presidente, al Secretario
general de la oEA, y a toda otra persona interesada que lo solicite.
Artículo 59. Demanda de interpretación
1. la demanda de interpretación a que se refiere el artículo 67 de la
Convención podrá promoverse en relación con las sentencias de fondo o de
reparaciones y se presentará en la Secretaría de la Corte indicándose en ella,
con precisión, las cuestiones relativas al sentido o alcance de la sentencia cuya
interpretación se pida.
2. El Secretario comunicará la demanda de interpretación a las partes en el
caso y les invitará a presentar las alegaciones escritas que estimen pertinentes
dentro del plazo fijado por el Presidente.
3. Para el examen de la demanda de interpretación la Corte se reunirá, si es
posible, con la composición que tenía al dictar la sentencia respectiva. Sin em-
bargo, en caso de fallecimiento, renuncia, impedimento, excusa o inhabilitación,
se sustituirá al juez de que se trate según el artículo 16 de este Reglamento.
4. la demanda de interpretación no suspenderá la ejecución de la
sentencia.
5. la Corte determinará el procedimiento que se seguirá y resolverá me-
diante una sentencia.
VI. ANEXOS
209
tÍtulo III
dE laS oPInIonES ConSultIvaS
Artículo 60. Interpretación de la Convención
1. las solicitudes de opinión consultiva previstas en el artículo 64.1 de la
Convención deberán formular con precisión las preguntas específicas sobre las
cuales se pretende obtener la opinión de la Corte.
2. las solicitudes de opinión consultiva formuladas por un Estado miembro
o por la Comisión, deberán indicar, además, las disposiciones cuya interpretación
se pide, las consideraciones que originan la consulta y el nombre y dirección
del Agente o de los Delegados.
3. Si la iniciativa de la opinión consultiva es de otro órgano de la oEA
distinto de la Comisión, la solicitud deberá precisar, además de lo mencionado
en el párrafo anterior, la manera en que la consulta se refiere a su esfera de
competencia.
Artículo 61. Interpretación de otros tratados
1. Si la solicitud se refiere a la interpretación de otros tratados concernientes
a la protección de los derechos humanos en los Estados americanos prevista en
el artículo 64.1 de la Convención, deberá ser identificado el tratado y las partes
en él, las preguntas específicas sobre las cuales se pretende obtener la opinión
de la Corte y las consideraciones que originan la consulta.
2. Si la solicitud emana de uno de los órganos de la oEA, se señalará la
razón por la cual la consulta se refiere a su esfera de competencia.
Artículo 62. Interpretación de leyes internas
1. la solicitud de una opinión consultiva presentada de conformidad con
el artículo 64.2 de la Convención deberá señalar:
a. las disposiciones de derecho interno, así como las de la Convención o
de otros tratados concernientes a la protección a los derechos humanos, que
son objeto de la consulta;
b. las preguntas específicas sobre las cuales se pretende obtener la opinión
de la Corte;
c. el nombre y la dirección del Agente del solicitante.
2. A la solicitud se acompañará copia de las disposiciones internas a que
se refiera la consulta.
Artículo 63. Procedimiento
1. Una vez recibida una solicitud de opinión consultiva, el Secretario
transmitirá copia a todos los Estados miembros, a la Comisión, al Consejo
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
210
Permanente de la oEA a través de su Presidente, al Secretario general de la
oEA y a los órganos de ésta a cuya esfera de competencia se refiera el tema
de la consulta, si fuere del caso.
2. El Presidente fijará un plazo para que los interesados remitan sus ob-
servaciones escritas.
3. El Presidente podrá invitar o autorizar a cualquier persona interesada
para que presente su opinión escrita sobre los puntos sometidos a consulta. Si
la solicitud es de aquéllas a que se refiere el artículo 64.2 de la Convención,
lo podrá hacer previa consulta con el Agente.
4. Una vez concluido el procedimiento escrito, la Corte decidirá si considera
conveniente la realización del procedimiento oral y fijará la audiencia, a menos
que delegue este último cometido en el Presidente. En el caso de lo previsto en
el artículo 64.2 de la Convención se hará previa consulta con el Agente.
Artículo 64. Aplicación analógica
la Corte aplicará al trámite de las opiniones consultivas las disposiciones
del Título II de este Reglamento en la medida en que las juzgue compatibles.
Artículo 65. Emisión y contenido de las opiniones consultivas
1. la emisión de las opiniones consultivas se regirá por lo dispuesto en el
artículo 57 de este Reglamento.
2. la opinión consultiva contendrá:
a. el nombre del Presidente y de los demás jueces que la hubieren emitido,
del Secretario y del Secretario Adjunto;
b. las cuestiones sometidas a la Corte;
c. una relación de los actos del procedimiento;
d . los fundamentos de derecho;
e. la opinión de la Corte;
f. la indicación de cuál de los textos hace fe.
3. Todo juez que haya participado en la emisión de una opinión consultiva
tiene derecho a unir a la de la Corte, su voto razonado, disidente o concurrente.
Estos votos deberán ser presentados dentro del plazo fijado por el Presidente, de
modo que puedan ser conocidos por los jueces antes de la comunicación de la
opinión consultiva. Para su publicación se aplicará lo dispuesto en el artículo
30.1.a de este Reglamento.
4. las opiniones consultivas podrán ser leídas en público.
VI. ANEXOS
211
tÍtulo Iv
dISPoSICIonES FInalES y tranSItorIaS
Artículo 66. Reformas al Reglamento
El presente Reglamento podrá ser reformado por decisión de la mayoría
absoluta de los Jueces Titulares de la Corte y deroga, a partir de su entrada en
vigor, las normas reglamentarias anteriores.
Artículo 67. Entrada en vigor
El presente Reglamento, cuyos textos en español e inglés son igualmente
auténticos, entrará en vigor el 1 de junio de 2001.
Dado en la sede de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en San
José de Costa Rica el día 24 de noviembre de 2000.
213
tabla dE CaSoS CItadoS Por CaPÍtuloS
II. La Convención Americana sobre Derechos
Humanos
COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS
Casos
Caso 10573, Informe 31/93 de 14 de octubre de 1993, reproducido en CIDH,
Informe Anual de 1993 (oEA/Ser.l/v/II.85). original: Español.
Caso 9213, Decisión sobre Admisibilidad, reproducido en CIDH, Informe Anual
1986-1987, (oES7Ser.l/vC/II.71, Doc.9, rev. 1).
Caso 9642, Resolución Nº 14/87, Paraguay, 28 de marzo de 1987, Informe
Anual 1986-1987, (oEA/Ser.l/v/II.71 Doc.9 Rev. 1, 22 de septiembre
de 1987).
Informe Nº 28/96, Caso 11.297, Juan Hernández (guatemala), 16 de octubre
de 1996, publicado en oEA/Ser.l/v/II.95, Doc. 7 rev, 14 marzo 1997.
original: Español.
Informe Nº 4/05, Petición 462/04, Admisibilidad, Asmeth yamith Salazar
Palencia (Colombia), 22 de febrero de 2005, publicado en oEA/Ser.l/v/
II.124, Doc. 7, 27 febrero 2006, original: Español.
Informe Nº 23/05, Petición 204/04, Admisibilidad, Narciso Barrios y otros
(venezuela), 25 de febrero de 2005, publicado en oEA/Ser.l/v/II.124,
Doc. 7, 27 febrero 2006, original: Español.
Informe Nº 49/05, Petición 95/03, Admisibilidad, Prince Pinder (Commonwealth
De Bahamas), 12 de octubre de 2005, publicado en oEA/Ser.l/v/II.124,
Doc. 7, 27 febrero 2006, original: Español.
Informe Nº 64/05, Petición 445/05, Admisibilidad, yvon Neptuno (Haití), 12
de octubre de 2005, publicado en oEA/Ser.l/v/II.124, Doc. 7, 27 febrero
2006, original: Español.
Informe N° 72/05, Petición 546/04, Admisibilidad, Juan Enenías Daza Carrillo
(Colombia), 13 de octubre de 2005, publicado en oEA/Ser.l/v/II.124,
Doc. 7, 27 febrero 2006, original: Español.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
214
Informes País, Anuales y Temáticos
Informe Anual de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos 1981-
1982 (oEA/Ser.l/v/II.57, doc.6, rev. 1,20 de septiembre de 1982).
Séptimo Informe sobre la Situación de los Derechos Humanos en Cuba (oEA/
Ser.l/v/II.61, Doc.29 rev. 1, 4 octubre 1983).
CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS
Casos
Caso Almonacid Arellano y otros Vs. Chile. Sentencia sobre Excepciones
Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 26 de septiembre
de 2006. Serie C Nº 154.
Caso Bámaca Velásquez Vs. Guatemala. Sentencia de 25 de noviembre de
2000. Serie C Nº 70.
Caso Barrios Altos Vs. Perú. Sentencia de 14 de marzo de 2001. Serie C
Nº 75.
Caso Castillo Páez Vs. Perú. Sentencia de 3 de noviembre de 1997. Serie C
Nº 34.
Caso Castillo Petruzzi y otros Vs. Perú. Sentencia de 30 de mayo de 1999.
Serie C Nº 52.
Caso “Cinco Pensionistas” Vs. Perú. Sentencia de 28 de Noviembre de 2002.
Serie C Nº 97.
Caso Caesar Vs. Trinidad y Tobago. Sentencia 11 de marzo 2005. Serie C
Nº 123
Caso Comunidad Indígena Sawhoyamaxa Vs. Paraguay. Sentencia de 29 de
marzo de 2006. Serie C Nº 146.
Caso de las Hermanas Serrano Cruz Vs. El Salvador. Excepciones Preliminares.
Sentencia de 23 de noviembre de 2004. Serie C Nº 118.
Caso de la “Panel Blanca” (Paniagua Morales y otros) Vs. Guatemala. Sentencia
de 8 de marzo de 1998. Serie C Nº 37.
Caso Garrido y Baigorria Vs. Argentina. Reparaciones. (art. 63.1 Convención
Americana sobre Derechos Humanos). Sentencia de 27 de agosto de 1998.
Serie C Nº 39.
Caso Herrera Ulloa Vs. Costa Rica. Sentencia de 2 de julio de 2004. Serie C
Nº 107.
Caso Hilaire, Constantine y Benjamin y otros Vs. Trinidad y Tobago. Sentencia
de 21 de junio de 2002. Serie C Nº 94.
TABLA DE CASOS CITADOS
215
Caso Huilca Tecse Vs. Perú. Sentencia de 03 de marzo de 2005. Serie C
Nº 121.
Caso Ivcher Bronstein Vs. Perú. Sentencia de 6 de febrero de 2001. Serie C
Nº 74.
Caso La Cantuta Vs. Perú. Sentencia sobre fondo, reparaciones y costas.
Sentencia de 29 de noviembre de 2006 Serie C Nº 162.
Caso Masacre de Pueblo Bello Vs. Colombia. Sentencia de 31 de enero de
2006. Serie C Nº 140.
Caso Suárez Rosero Vs. Ecuador. Sentencia de 12 de noviembre de 1997. Serie
C Nº 35.
Caso Trujillo Oroza Vs. Bolivia. Reparaciones. (art. 63.1 Convención Americana
sobre Derechos Humanos). Sentencia de 27 de febrero de 2002. Serie C
Nº 92.
Caso Velásquez Rodríguez Vs. Honduras. Sentencia de 29 de julio de 1988.
Serie C Nº 4.
Caso Yatama Vs. Nicaragua. Sentencia de 23 de junio de 2005. Serie C
Nº 127
Opiniones Consultivas
La Colegiación Obligatoria de Periodistas (arts. 13 y 29 Convención Americana
sobre Derechos Humanos). opinión Consultiva oC-5/85 del 13 de noviem-
bre de 1985. Serie A Nº 5.
La Expresión “Leyes” en el Artículo 30 de la Convención Americana sobre
Derechos Humanos. opinión Consultiva oC-6/86 del 9 de mayo de 1986.
Serie A Nº 6.
Exigibilidad del Derecho de Rectificación o Respuesta (arts. 14.1, 1.1 y 2
Convención Americana sobre Derechos Humanos). opinión Consultiva
oC-7/86 del 29 de agosto de 1986. Serie A Nº 7. voto Separado del Juez
Héctor gros Espiell.
Exigibilidad del Derecho de Rectificación o Respuesta (arts. 14.1, 1.1 y 2 Convención
Americana sobre Derechos Humanos). opinión Consultiva oC-7/86 del 29
de agosto de 1986. Serie A Nº 7. voto Separado del Juez Piza.
El Hábeas Corpus Bajo Suspensión de Garantías (arts. 27.2, 25.1 y 7.6
Convención Americana sobre Derechos Humanos). opinión Consultiva
oC-8/87 del 30 de enero de 1987. Serie A Nº 8.
Garantías Judiciales en Estados de Emergencia (arts. 27.2, 25 y 8 Convención
Americana sobre Derechos Humanos). opinión Consultiva oC-9/87 del 6
de octubre de 1987. Serie A Nº 9.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
216
Interpretación de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del
Hombre en el Marco del Artículo 64 de la Convención Americana sobre
Derechos Humanos. opinión Consultiva oC-10/89 del 14 de julio de 1989.
Serie A Nº 10.
COMITÉ DE DERECHOS HUMANOS DE NACIONES UNIDAS
Casos
García Lanza, Weismann de Lanza y Lanza Perdomo contra Uruguay,
Comunicación 8/1977, dictamen de 3 de abril de 1980.
López-Burgos v. Uruguay, Comunicación 52/1979, resolución 29 de julio de
1981.
Santillo contra Uruguay Comunicación Nº 9/1977, Pacto Internacional de
Derechos Civiles y Políticos, Comité de Derechos Humanos, Selección
de Decisiones Adoptadas con arreglo al Protocolo Facultativo, (2.o 16.o
períodos de sesiones).
Observaciones Generales
observación general Nº 29, Artículo 4 - Suspensión de obligaciones durante
un estado de excepción, 72º período de sesiones (2001).
CORTE EUROPEA DE DERECHOS HUMANOS
Bankovic et al contra Bélgica, República Checa, Dinamarca, Francia, Alemania,
Grecia, Hungría, Islandia, Italia, Luxemburgo, Holanda, Noruega, Polonia,
Portugal, España, Turquía y el Reino Unido, Comunicación 52207/99,
decisión de admisibilidad de la gran Cámara., 12 de diciembre de 2001.
Cyprus v. Turkey, App.25781/97, judgment of May 10, 2001.
Loizidou c. Turquía, Preliminary objetions, 310 Eur.Ct.H.R. (ser.A.), 1995.
III. Los Órganos para la promoción y la protección
de los Derechos Humanos en la Convención
Americana
CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS
Casos
Caso de la “Panel Blanca“ (Paniagua Morales y otros) Vs. Guatemala.
Resolución de 11 de septiembre de 1995.
TABLA DE CASOS CITADOS
217
Caso de la “Panel Blanca“ (Paniagua Morales y otros) Vs. Guatemala. Voto
Razonado del Juez A. A. Cançado Trindade.
Caso Trujillo Oroza Vs. Bolivia. Reparaciones (art. 63.1 Convención Americana
sobre Derechos Humanos). Sentencia de 27 de febrero de 2002. Serie C
Nº 92. voto Razonado Del Juez Charles N. Broker.
IV. El procedimiento para conocer de las violaciones
aisladas de Derechos Humanos
COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS
Caso 1954,

Res. 59/81, Uruguay, publicado en Informe Anual 1981/82.
Caso 10573, Informe 31/93 de 14 de octubre de 1993, reproducido en CIDH,
Informe Anual de 1993 (oEA/Ser.l/v/II.85).
Caso 9999, Res. 1/91, El Salvador, publicado en Informe Anual 1990-91.
Caso 9850, Res. 28/92, Argentina, publicado en Informe Anual 1990/91.
Caso 9893, Uruguay, publicado en Informe Anual 1990/91.
Caso 10.911, Flor de Ma. Hernández Rivas, Informe 7/94 (El Salvador), publi-
cado en Informe Anual 1993, oEA/Ser.l/v/II.85,

Doc. 8 rev., 11 febrero
1994, p. 204.
Caso 10.970, Res. 5/96, publicado en

Informe Anual 1995. Perú.
Caso 11.012, Horacio Verbitsky, informe 22/94 (Argentina), publicado en
Informe Anual 1994, (oEA/Ser.l/v/II.88, Doc. 9 rev., 17 febrero 1995).
Caso 10.970, Raquel Martín de Mejía Informe 5/96 (Perú), publicado en Informe
Anual 1995, (oEA/Ser.l/v/II.91, Doc 7 rev., 28 febrero 1996).
Caso 11.212, Juan Chanay Pablo y otros (Colotenango), informe 19/97
(guatemala), publicado en Informe Anual 1996, (oEA/Ser.l/v/II.95, Doc.
7 rev., 14 marzo 1997).
Caso 39/96, Sergio Mazioni, informe 39/96 (Argentina), publicado en CIDH,
Informe Anual 1996, (oEA/Ser.l/v/II.95, Doc. 7 rev., 14 marzo 1997).
Caso 11.217, Paulo C. Guardatti, informe 31/97 (Argentina), publicado en
Informe Anual 1997, (oEA/Ser.l/v/II.98, Doc. 6, 17 febrero 1998).
Caso 11.525, Roison Mora Pubiano, informe 45/99 (Colombia), en Informe
Anual 1999, (oEA/Ser.l/v/II.102, Doc. 6 rev., 16 abril 1999).
Caso 11.531, Faride Herrera, Oscar Andrade y otros, informe 46/99 (Colombia), en
Informe Anual 1999, (oEA/Ser.l/v/II.102, Doc. 6 rev., 16 abril 1999).
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
218
Caso 11.625, Morales de Sierra contra Guatemala, informe 04/01 (guatemala),
publicado en el Informe Anual 2000, (oEA/Ser./l/v/II.111, doc. 20 rev.,
16 de abril 2001).
Caso Interestatal 01/06, Informe Nº 11/07, Inadmisibilidad, Nicaragua c. Costa
Rica. oEA/Ser/l/v/II.127.
Caso 9233, Informe 7/86 (Nicaragua), en Informe Anual de la Comisión
Interamericana de Derechos Humanos 1985-1986. oEA/Ser.l/v/II.68,
Doc. 8 rev. 1, 26 septiembre 1986, original: español.
Caso 9284, Informe 9/86 (Nicaragua), en Informe Anual de la Comisión
Interamericana de Derechos Humanos 1985-1986. oEA/Ser.l/v/II.68,
Doc. 8 rev. 1, 26 septiembre 1986, original: español.
Caso 9285, Informe 10/86 (Nicaragua), en Informe Anual de la Comisión
Interamericana de Derechos Humanos 1985-1986. oEA/Ser.l/v/II.68,
Doc. 8 rev. 1, 26 septiembre 1986, original: español.
Caso 9289, Informe 12/86 (Nicaragua), en Informe Anual de La Comisión
Interamericana de Derechos Humanos 1985-1986. oEA/Ser.l/v/II.68,
Doc. 8 rev. 1, 26 septiembre 1986, original: español.
Caso 9295, Informe 13/86 (Nicaragua), en Informe Anual de la Comisión
Interamericana de Derechos Humanos 1985-1986. oEA/Ser.l/v/II.68,
Doc. 8 rev. 1, 26 septiembre 1986, original: español.
Caso 9425, Resolución Nº 17/87 (Perú), 28 de marzo de 1987, en Informe Anual
de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos 1986-1987. oEA/Ser.
l/v/II.71. Doc. 9 rev. 1. 22 septiembre 1987. original: Español.
Caso 9468, Resolución Nº 23/87 (Perú), 30 de junio de 1987, en Informe Anual
de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos 1986-1987. oEA/Ser.
l/v/II.71. Doc. 9 rev. 1. 22 septiembre 1987. original: Español.
CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS
Casos
Asunto de Viviana Gallardo y otras. Serie A No.g 101/81.
Caso Acevedo Jaramillo y otros Vs. Perú. Sentencia de 7 de febrero de 2006.
Serie C Nº 144.
Caso Alfonso Martín del Campo Dodd Vs. México. Excepciones Preliminares.
Sentencia de 3 de septiembre de 2004. Serie C Nº 113.
Caso Aloeboetoe y otros Vs. Suriname. Sentencia de 4 de diciembre de 1991.
Serie C Nº 11.
TABLA DE CASOS CITADOS
219
Caso Barrios Altos Vs. Perú. Sentencia de 14 de marzo de 2001. Serie C Nº 75.
Caso Benavides Cevallos Vs. Ecuador. Sentencia de 19 de junio de 1998. Serie
C Nº 38.
Caso Blake Vs. Guatemala. Excepciones Preliminares. Sentencia de 2 de julio
de 1996. Serie C Nº 27.
Caso Blake Vs. Guatemala. Sentencia de 24 de enero de 1998. Serie C Nº 36.
Caso Caballero Delgado y Santana Vs. Colombia, Sentencia del 8 de Diciembre
de 1995, Serie C Nº 22.
Caso del Caracazo Vs. Venezuela. Sentencia de 11 de noviembre de 1999.
Serie C Nº 58.
Caso Castillo Páez Vs. Perú. Excepciones Preliminares. Sentencia de 30 de
enero de 1996. Serie C Nº 24.
Caso Castillo Petruzzi y otros Vs. Perú. Excepciones preliminares. Sentencia
de 4 de septiembre de 1998. Serie C Nº 41.
Caso Castillo Petruzzi y otros Vs. Perú. Excepciones Preliminares. Sentencia de 4
de Septiembre de 1998. Serie C Nº 41. voto juez A. Cançado Trindade.
Caso Cayara Vs. Perú. Excepciones Preliminares. Sentencia de 3 de febrero
de 1993. Serie C Nº 14.
Caso Cesti Hurtado. Interpretación de la Sentencia de Fondo. (art. 67 Convención
Americana sobre Derechos Humanos). Sentencia de 29 de enero de 2000.
Serie C Nº 65.
Caso Claude Reyes y otros Vs. Chile. Sentencia de 19 de septiembre de 2006.
Serie C Nº 151.
Caso de los “Niños de la Calle” (Villagrán Morales y otros) Vs. Guatemala.
Sentencia de 19 de noviembre de 1999. Serie C Nº 63.
Caso del Penal Miguel Castro Castro Vs. Perú. Sentencia de 25 de noviembre
de 2006. Serie C Nº 160.
Caso del Tribunal Constitucional Vs. Perú. Competencia. Sentencia de 24 de
septiembre de 1999. Serie C Nº 55.
Caso El Amparo Vs. Venezuela. Sentencia de 18 de enero de 1995. Serie C
Nº 19.
Caso Garrido y Baigorria Vs. Argentina. Sentencia de 2 de febrero de 1996.
Serie C Nº 26.
Caso Genie Lacayo Vs. Nicaragua. Sentencia del 29 de Enero de 1997. Serie
C Nº 30.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
220
Caso Hermanas Serrano Cruz Vs. El Salvador, Excepciones Preliminares.
Sentencia de 23 de noviembre de 2004. Serie C Nº 118.
Caso “Instituto de Reeducación del Menor” Vs. Paraguay. Sentencia de 2 de
septiembre de 2004. Serie C Nº 112.
Caso Ivcher Bronstein Vs. Perú. Competencia. Sentencia de 24 de septiembre
de 1999. Serie C Nº 54.
Caso Ivcher Bronstein. Interpretación de la Sentencia de Fondo. (art. 67
Convención Americana sobre Derechos Humanos). Sentencia de 4 de
septiembre de 2001. Serie C Nº 84
Caso Loayza Tamayo Vs. Perú. Excepciones Preliminares. Sentencia de 31 de
enero de 1996. Serie C Nº 25.
Caso Loayza Tamayo Vs. Perú. Sentencia de 17 de septiembre de 1997. Serie
C Nº 33.
Caso López Álvarez Vs. Honduras. Sentencia de 1 de febrero de 2006. Serie
C Nº 141.
Caso Lori Berenson Mejía Vs. Perú. Sentencia de 25 de noviembre de 2004.
Serie C Nº 119.
Caso Montero Aranguren y Otros (Retén de Catia) Vs. Venezuela. Sentencia de
5 de julio de 2006. Serie C Nº 150.
Caso Neira Alegría y otros Vs. Perú. Excepciones Preliminares. Sentencia de
11 de diciembre de 1991. Serie C Nº 13.
Caso Trujillo Oroza Vs. Bolivia. Sentencia de 26 de enero de 2000. Serie C
Nº 64.
Caso Trujillo Oroza. Reparaciones (art. 63.1 Convención Americana sobre
Derechos Humanos). Sentencia de 27 de febrero de 2002. Serie C Nº 92.
Caso Velásquez Rodríguez Vs. Honduras. Excepciones Preliminares. Sentencia
de 26 de junio de 1987. Serie C Nº 1.
Caso Velásquez Rodríguez Vs. Honduras. Sentencia de 29 de julio de 1988.
Serie C Nº 4.
Caso Velásquez Rodríguez Vs. Honduras. Indemnización Compensatoria (art.
63.1 Convención Americana sobre Derechos Humanos). Sentencia de 21
de julio de 1989. Serie C Nº 7.
Caso Velásquez Rodríguez Vs. Honduras. Interpretación de la Sentencia de
Indemnización Compensatoria (art.67 Convención American sobre Derechos
Humanos). Sentencia de 17 de agosto de 1990. Serie C Nº 9.
TABLA DE CASOS CITADOS
221
Medidas Provisionales
Asunto Castañeda Gutman. Medidas Provisionales Respecto a México.
Resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos 25 de no-
viembre de 2005.
Asunto de la Cárcel de Urso Branco, Medidas Provisionales. Resolución de la
Corte Interamericana de Derechos Humanos de 18 de junio de 2002.
Asunto James y otros, en Nº 2. Corte Interamericana, Compendio de Medidas
Provisionales Julio 1999-Junio 2000.
Opiniones Consultivas
El Efecto de las Reservas sobre la Entrada en Vigencia de la Convención
Americana sobre Derechos Humanos (arts. 74 y 75). opinión Consultiva
oC-2/82 del 24 de septiembre de 1982. Serie A Nº 2.
Interpretación de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del
Hombre en el Marco del Artículo 64 de la Convención Americana sobre
Derechos Humanos. opinión Consultiva oC-10/89 del 14 de julio de 1989.
Serie A Nº 10.
Excepciones al Agotamiento de los Recursos Internos (arts. 46.1, 46.2.a y 46.2.b
Convención Americana sobre Derechos Humanos). opinión Consultiva
oC-11/90 del 10 de agosto de 1990. Serie A Nº 11.
Responsabilidad Internacional por Expedición y Aplicación de Leyes Violatorias
de la Convención (arts. 1 y 2 Convención Americana sobre Derechos
Humanos). opinión Consultiva oC-14/94 del 9 de diciembre de 1994.
Serie A Nº 14.
CORTE EUROPEA DE DERECHOS HUMANOS
Artico judgment of 13 May 1980, Series A Nº 37
Bozano judgment of 18 December 1986, Series A Nº 111.
Ciulla case, decision of 23 March 1988, Series A Nº 148
De Jong, Baljet and van den Brick, judgment of 22 May 1984, Series A Nº 77.
Foti and others, judgment of 10 December 1982, Series A Nº 57.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
222
V. El Sistema Interamericano y las violaciones
masivas y sistemáticas
COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS
Informes País, Anuales y Temáticos
Informe sobre Guatemala (oEA/Ser.l/v/II.53, Doc. 21 rev. 2, 13 de octubre
de 1981).
Séptimo Informe sobre la Situación de los Derechos Humanos en Cuba (oEA.
Ser.l/v/II.61, doc.29, rev.1, 1983).
Cuarto Informe sobre la Situación de los Derechos Humanos Chile, (oEA/Ser.
l/v/II.66, doc.17, 1985)
Informe Anual 1996, (oEA/Ser.l/v/II.95/Doc. 7 rev., 14 de marzo 1997).
Tercer Informe Sobre la Situación de los Derechos Humanos en Paraguay
(oEA/Ser./l/vII.110. Doc. 52. 9 marzo 2001).
Quinto Informe sobre la Situación de los Derechos Humanos en Guatemala
(oEA/Ser.l/v/II.111, doc. 21 rev., 6 abril 2001).
Informe Sobre la Situación de los Derechos Humanos en Venezuela (oEA/Ser.
l/v/II.118. Doc. 4 rev. 1. 24 octubre 2003).
Informe Sobre el Proceso de Desmovilización en Colombia (oEA/Ser.l/v/II.120.
Doc. 60. 13 diciembre 2004).
Haití: Justicia frustrada o estado de derecho? Desafíos para Haití y la comunidad
internacional (oEA/Ser.l/v/II. 123. Doc. 6, rev.1, 26 de octubre 2005).
Acceso a la Justicia para las Mujeres Víctimas de Violencia en las Américas
(oEA/Ser.l/vII. Doc. 68. 20 enero 2007).
CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS
Casos
Caso Almonacid Arellano y otros Vs. Chile. Sentencia sobre Excepciones
Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas. Sentencia de 26 de septiembre
de 2006 Serie C Nº 154.
Caso Goiburú y otros Vs. Paraguay. Sentencia sobre Fondo, Reparaciones y
Costas. Sentencia de 22 de septiembre de 2006. Serie C Nº 153.
Caso La Cantuta Vs. Perú. Sentencia sobre fondo, reparaciones y costas.
Sentencia de 29 de noviembre de 2006 Serie C Nº 162.
TABLA DE CASOS CITADOS
223
Opiniones Consultivas
La Colegiación Obligatoria de Periodistas (arts. 13 y 29 Convención Americana
sobre Derechos Humanos). opinión Consultiva oC-5/85 del 13 de noviem-
bre de 1985. Serie A Nº 5.
La Expresión “Leyes” en el Artículo 30 de la Convención Americana sobre
Derechos Humanos. opinión Consultiva oC-6/86 del 9 de mayo de 1986.
Serie A Nº 6.
Exigibilidad del Derecho de Rectificación o Respuesta (arts. 14.1, 1.1 y 2
Convención Americana sobre Derechos Humanos). opinión Consultiva
oC-7/86 del 29 de agosto de 1986. Serie A Nº 7.
Otros
Asamblea general de la oEA: Ag/RES. 1869 (xxxII-o/02). Promoción de
la Cultura Democrática. Aprobada en la cuarta sesión plenaria, celebrada
el 4 de junio de 2002.
Consejo Permanente de la oEA, CP/RES. 811 (1315/02). Situación en venezuela.
oEA/Ser. g. CP/RES. 811 (1315/02).13 abril 2002.
Consejo Permanente de la oEA, CP/RES. 892 (1507/05). Apoyo a Nicaragua.
oEA/Ser.g. CP/RES. 892 (1507/05). 9 septiembre 2005
Consejo Permanente de la oEA, CP/RES. 880 (1478/05). Respaldo de la
Organización de los Estados Americanos a la República del Ecuador.
oEA/Ser.g. CP/RES. 880 (1478/05). 22 abril 2005.
Consejo Permanente de la oEA, CP/RES. 860 (1398/04). Respaldo al Gobierno
Constitucional de la República del Perú. oEA/Ser.g. CP/RES. 860
(1398/04). 12 febrero 2004.
Consejo Permanente de la oEA, CP/RES. 861 (1400/04). Apoyo al Orden
Público y al Fortalecimiento de la Democracia en Haití. oEA/Ser.g.
CP/RES. 861 (1400/04). 19 febrero 2004;
Consejo Permanente de la oEA, CP/RES. 838 (1355/03). Respaldo al
Gobierno Constitucional de la República de Bolivia. oEA/Ser.g. CP/RES.
838(1355/03). 14 febrero 2003.
225
bIblIoGraFÍa CItada Por CaPÍtuloS
II. La Convención Americana sobre Derechos
Humanos
T. Buergenthal, “To Respect and to Ensure: State obligations and permisible
Derogations”, en l. Henkin (ed) The internacional Bill of Rights. The
Covenant on Civil and Political Rights, Columbia University Press, New
york 1981.
T. Buergenthal “The Inter-American System for the Protection of Human
Rights”, en Anuario Jurídico Interamericano, 1981, Subsecretaría de
Asuntos Jurídicos, oEA, Washington, D.C., 1982.
T. Buergenthal, “The American Convention on Human Rights: Illusion and
Hopes”, en Buffalo Law Review, vol. xxI, 1971-72.
H. Faúndez-ledesma, “la protección de los derechos humanos en situaciones
de emergencia”, en T. Buergenthal (editor), Contemporary Issues in
International Law, Essays in Honor of Louis B. Sohn, N.P.Engel, Kehl,
Alemania, 1984.
H. Faúndez–ledesma, El sistema interamericano de protección de los derecho
humanos: aspectos institucionales y procesales, Instituto Interamericano
de Derechos Humanos, San José, Costa Rica, 1999.
D. T. Fox, “The American Convention on Human Rights and Prospects for
United status Ratification”, en Human Rights 3, 1973.
F. Hoffmeister, “Cyprus v. Turkey”, en The American Journal of International
Law, volume 96, Issue 2, 2002.
R. Medina y C. Medina Q., Nomenclature of Primary Legal Sources, library
of Congress, Washington, D.C., 1979.
C. Medina, The Battle of Human Rights. Gross, systematic violations and the
Inter-American system, Martinus Nijhoff Publishers, Dordrecht/Boston/
london, 1988.
C. Medina, La Convención Americana: Teoría y Jurisprudencia. Vida, Integridad
Personal, Libertad Personal, Debido Proceso y Recurso Judicial, Centro de
Derechos Humanos, Facultad de Derecho-Universidad de Chile, 2003.
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
226
C. Medina, “las obligaciones de los Estados bajo la Convención Americana
sobre Derechos Humanos”, en Corte Interamericana de Derechos Humanos,
La Corte Interamericana de Derechos Humanos. Un Cuarto de Siglo:
1979-2004,

San José, Costa Rica, 2005.
F. Meléndez, La Suspensión de los Derechos Fundamentales en los Estados
de Excepción Según el Derecho Internacional de los Derecho Humanos,
Instituto Interamericano de Derechos Humanos, San José, Costa Rica,
1999.
C. Nash, Las reparaciones ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos,
Centro de Derechos Humanos, Facultad de Derecho-Universidad de Chile,
2004.
P. Nikken, “los Derechos Humanos en el Sistema Regional Americano”, en
Curso Interdisciplinario en Derechos Humanos, Instituto Interamericano
de Derechos Humanos, 1990.
R.E. Norris y P.D. Reiton, “The suspension of guarantees: A comparative analysis
of the American Convention on Human Rights and the Constitutions of the
States Parties”, en American University Law Review, vol. 30, 1980.
T. van Boven, Human Rights and Rights of People, from Exclusion to Inclusion,
2000.
P. van Dijk y g.J.H. van Hoof et al (eds), Theory and Practice of the European
Convention on Human Rights, Fourth Edition, Intersentia, Antwerpen-
oxford, 2006.
III. Los Órganos para la promoción y
la protección de los Derechos Humanos
en la Convención Americana
C. Medina, The Battle of Human Rights. Gross, systematic violations and the
Inter.-American system, Martinus Nijhoff Publishers, Dordrecht/Boston/
london, 1988.
IV. El Procedimiento para conocer de las
violaciones aisladas de Derechos Humanos
A. Aguiar, “Apuntes sobre las medidas cautelares en la Convención Americana
sobre Derechos Humanos”, en R. Nieto N. (editor), La Corte y el Sistema
Interamericano de Derechos Humanos, 1994.
BIBLIOGRAFÍA
227
I. Brownlie, Principles of Public International Law, Clarendon Press, oxford,
5ª Edición, 1998.
A.A. Cançado Trindade, “A aplicacao da regra do esgotamento dos recursos
internos no sistema interamericano de protecao dos dereitos humanos” en
Derechos Humanos: Homenaje a la Memoria de Carlos A. Dunshee de
Arranches, Washington, D.C., oEA, 1984.
A.A. Cançado Trindade “Co-existence and Co-ordination of Mechanisms
of International Protection of Human Rights (At global and Regional
levels)”, en 202 Recueil des Cours de l’Académie de Droit International
de la Haye (1987).
A.A. Cançado Trindade, El Sistema Interamericano de Protección de los Derechos
Humanos en el Umbral del Siglo XXI. Informe: Bases para un Proyecto
de Protocolo a la Convención Americana sobre Derechos Humanos, para
Fortalecer su Mecanismo de Protección, Secretaría Corte Interamericana
de Derechos Humanos, Mayo de 2001, Tomo II.
N. Cardozo, “la Solución Amistosa ante la Corte”, en Méndez y Cox (editores),
El Futuro del Sistema Interamericano de Protección de los Derechos
Humanos,

IIDH, 1998.
F. Cox, “la Admisibilidad de las Denuncias Individuales: la Puerta de Entrada al
Sistema”, en Méndez y Cox (editores), El Futuro del Sistema Interamericano
de Protección de los Derechos Humanos,

IIDH, 1998, pp. 343-360.
H. Faúndez-ledesma, El sistema interamericano de protección de los derechos
humanos: aspectos institucionales y procesales, Instituto Interamericano
de Derechos Humanos, San José, Costa Rica, 1999.
F. gonzález, “la oEA y los derechos humanos después del advenimiento de
los gobiernos civiles: expectativas (in)satisfechas”, en Derechos Humanos
e Interés Público. Cuadernos de Análisis Jurídico, serie Publicaciones
Especiales 11. Escuela de Derecho, Universidad Diego Portales, 2001,
pp. 215-217.
J. Kokott, “Der Interamerikanische gerichtshof für Menschenrechte und seine
bisherige Praxis”, en ZaoRV, vol. 44, 1984.
l.g. loucaides, “The concept of ‘continuing’ violations of human rights” en P.
Mahoney et al (eds), Protecting Human Rights: The European Perspective
Mélanges à la mémoire de Rolv Ryssdal, Carl Heymanns verlag Kg,
Kóln/Berlin/Bonn/München, 2000.
C. Medina, “The Inter.-American Comisión on Human Rights and the Inter.-
American Court of Human Rights: reflections on a joint venture”, en
SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS HUMANOS
228
Human Rights Quarterly (John Hopkins University Press, Baltimore, USA)
(1990), No. 4.
C. Medina, The Battle of Human Rights. Gross, systematic violations and the
Inter.-American system, Martinus Nijhoff Publishers, Dordrecht/Boston/
london, 1988.
C. Medina, “The Inter.-American Comisión on Human Rights and the Inter.-
American Court of Human Rights: reflections on a joint venture”, en
Human Rights Quarterly (John Hopkins University Press, Baltimore,
USA) (1990), No. 4.
C. Medina, “El derecho de queja individual ante la Comisión Interamericana
de Derechos Humanos. Algunos problemas de derecho y de práctica”,
Cuadernos de Análisis Jurídico No. 26. Curso de Entrenamiento en Derecho
Internacional de los Derechos Humanos, Conferencias Escogidas, Palacio
de la Paz, La Haya, 16 de septiembre-4 de octubre de 1991, Universidad
Diego Portales, Santiago, 1993.
J. Méndez, “Una Aproximación Crítica a la Interpretación vigente de los Artículos
50 y 51 de la Convención”, en Méndez y Cox (editores), El Futuro del
Sistema Interamericano de Protección de los Derechos Humanos,

IIDH,
1998.
R. Nieto N., “las medidas provisionales en la Corte Interamericana de derechos
humanos: Teoría y Praxis”, en R. Nieto N. (editor), La Corte y el Sistema
Interamericano de Derechos Humanos, 1994.
P. Nikken, “los Derechos Humanos en el Sistema Regional Americano”, en
Curso Interdisciplinario en Derechos Humanos, Instituto Interamericano
de Derechos Humanos, 1990.
H. Pereira, La protección de los Derechos Humanos por la Corte Interamericana
de Derechos Humanos,

Colegio de Abogados de Chile, 1990.
P. van Dijk y g.J.H. van Hoof et al (eds), Theory and Practice of the European
Convention on Human Rights, Fourth Edition, Intersentia, Antwerpen-
oxford, 2006.
V. El Sistema Interamericano y las violaciones
masivas y sistemáticas
A.A. Cançado Trindade, “Democracia y Derechos Humanos: El Régimen
emergente de la Promoción Internacional de la Democracia y del Estado
de Derecho”, en R. Nieto N. (editor), La Corte y el Sistema Interamericano
de Derechos Humanos.
BIBLIOGRAFÍA
229
F. gonzález, “la oEA y los derechos humanos después del advenimiento de
los gobiernos civiles: expectativas (in)satisfechas”, en Derechos Humanos
e Interés Público. Cuadernos de Análisis Jurídico, serie Publicaciones
Especiales 11. Escuela de Derecho, Universidad Diego Portales, 2001,
pp. 215-217
C. Medina, The Battle of Human Rights. Gross, systematic violations and the
Inter.-American system, Martinus Nijhoff Publishers, Dordrecht/Boston/
london, 1988.
C. Medina “The Role of Country Reports in the Inter-American System of
Human Rights”, en D. Harris y S. livingstone (eds.) The Inter-American
System of Human Rights. Clarendon Press, oxford, 1998.
C. Medina, La Convención Americana: Teoría y Jurisprudencia. Vida, Integridad
Personal, Libertad Personal, Debido Proceso y Recurso Judicial, Centro de
Derechos Humanos, Facultad de Derecho-Universidad de Chile, 2003.
ANDRoS IMPRESoRES
www.androsimpresores.cl

Universidad de Chile Facultad de Derecho Centro de Derechos Humanos ©Sistema Interamericano de Derechos Humanos: Introducción a sus Mecanismos de Protección Cecilia Medina Quiroga Claudio Nash Rojas Registro de Propiedad Intelectual Nº 162.283 I.S.B.N.: 978-956-19-0559-7 Abril 2007 Diseño, diagramación e impresión: Andros Impresores Santa Elena 1955, Santiago Teléfono-Fax: 555 6282 - 556 9649 Impreso Chile

Sistema Interamericano de Derechos Humanos: Introducción a sus Mecanismos de Protección
Cecilia Medina Quiroga Claudio Nash Rojas

Cecilia Medina a mis alumnos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile Claudio Nash a Mado .

.

lA CoNvENCIoN AMERICANA SoBRE DERECHoS HUMANoS 1. loS ÓRgANoS PARA lA PRoMoCIÓN y lA PRoTECCIÓN DE loS DERECHoS HUMANoS EN lA CoNvENCIÓN AMERICANA 1. El procedimiento ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos 54 1. los derechos protegidos 5. obligaciones de los Estados 3.3. Su interpretación y su alcance 3. las obligaciones de respetar y de garantizar 3. Introducción 2. 1. Normas de interpretación en la Convención III. la obligación de adoptar medidas para hacer efectivos los derechos reconocidos en la Convención.2. la restricción de los derechos a través de su regulación 6. El PRoCEDIMIENTo PARA CoNoCER DE lAS vIolACIoNES AISlADAS DE DERECHoS HUMANoS 53 A. la obligación de cooperar con los órganos de supervisión internacional 4. la Comisión Interamericana de Derechos Humanos 2. El SISTEMA ANTES DE lA CoNvENCIÓN AMERICANA DE DERECHoS HUMANoS Introducción histórica 11 13 13 17 17 18 19 19 26 29 31 32 35 42 45 II. la primera etapa 54 7 . la Corte Interamericana de Derechos Humanos 47 47 50 Iv.IndIce PRESENTACIÓN I. los titulares de los derechos humanos 3. Atribución de responsabilidad 8.1. la suspensión temporal de obligaciones 7.

la competencia ratione materiae 1. Compatibilidad prima facie de la petición 1.3. la competencia ratione temporis 1.5. Declaración de admisibilidad 2. la competencia 1. la prueba 2.2.3. Agotamiento de los recursos internos 1.1. Formalidades 1. la competencia ratione loci 1.1.1.2.1. Prueba 4.2.1.4. la competencia ratione personae • legitimación activa • legitimación pasiva 1.4.2. las medidas provisionales v. la reacción de la Comisión Interamericana 2.2.1.2. El examen del fondo 4.2. Plazo para interponer la denuncia 1. la competencia ratione materiae 1.4. Medidas Cautelares 3.4.1. la reacción de los órganos políticos 54 55 55 58 58 61 61 62 62 63 67 67 68 69 70 71 73 73 74 75 77 79 79 79 79 82 82 83 87 87 89 91 93 95 95 103 105 8 . Competencia 1. El término del proceso 3.1.2. la competencia ratione temporis 1. Remisión de casos a la Corte B.1. la solución amistosa 4. El procedimiento 2.1.2. la Corte Interamericana y las violaciones masivas y sistemáticas 3. Audiencia 4.2. El SISTEMA INTERAMERICANo y lAS vIolACIoNES MASIvAS y SISTEMáTICAS 1. la competencia ratione personae • legitimación activa • legitimación pasiva 1. la competencia ratione loci 2. No duplicidad de procedimientos 1.3. la admisibilidad 1. Decisión del asunto 4.3.1.2.3. El Procedimiento ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos 1.

REglAMENTo DE lA CoMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHoS HUMANoS 5. CoNvENCIÓN AMERICANA SoBRE DERECHoS HUMANoS 3. ANExoS 1.vI. ESTATUTo DE lA CoRTE INTERAMERICANA DE DERECHoS HUMANoS 6. REglAMENTo DE lA CoRTE INTERAMERICANA DE DERECHoS HUMANoS TABlA DE CASoS CITADoS PoR CAPíTUloS BIBlIogRAFíA CITADA PoR CAPíTUloS 109 109 116 142 150 179 188 213 225 9 . ESTATUTo DE lA CoMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHoS HUMANoS 4. DEClARACIÓN AMERICANA DE loS DERECHoS y DEBERES DEl HoMBRE 2.

PresentacIón

El libro Sistema Interamericano De Derechos Humanos: Introducción a sus Mecanismos de Protección tiene su origen en un proyecto nacido el año 2003. El objetivo principal de esta iniciativa era estudiar la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos respecto de aquellos derechos donde la labor de la Corte fue de particular significación. Conforme al desarrollo de la investigación nos percatamos de que ella nos proporcionaba material para otro aspecto del trabajo hecho por la Corte y se tomó la decisión de trabajar el tema de las reparaciones en la jurisprudencia de la Corte. lo anterior se tradujo en un libro que contempla una primera parte introductoria sobre reparaciones y una segunda parte destinada a la compilación de la principal jurisprudencia de la Corte en esta materia. la investigación principal –de autoría de Cecilia Medina– generó la publicación “La Convención Americana: Teoría y Jurisprudencia”, mientras que la investigación adicional –a cargo de Claudio Nash– fue publicada bajo el título “Las Reparaciones ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos”. Siguiendo con la idea original, la investigación hizo posible la realización de una serie de cursos sobre el tema, que hicieron evidente la necesidad de dotar a los estudiantes y personas interesadas con una visión de los mecanismos de protección de los derechos humanos en el Sistema Interamericano, además de nociones básicas sobre los alcances de la jurisprudencia de la Corte Interamericana. De esta constatación derivó una nueva línea de trabajo que finalmente ha concluido en este libro. Nuestro punto de partida fue una serie de escritos en español e inglés de Cecilia Medina, sobre los cuales trabajaron los autores para ponerlos al día y tratar nuevos temas que aparecían como importantes de abordar en un texto sobre los mecanismos de protección de los derechos humanos. Se presenta aquí una visión general de estos mecanismos, desde su evolución histórica hasta los desafíos que actualmente enfrenta. Se analiza la labor que tanto la Comisión como la Corte Interamericanas han realizado en la promoción y protección de los derechos humanos en la Región. Particularmente, se examina el tratamiento que estos órganos han otorgado a la situación de las violaciones aisladas de derechos humanos así como de las masivas y sistemáticas.
11

Esta publicación está destinada para el trabajo en las aulas universitarias, particularmente en las Escuelas de Derecho. El desarrollo de los derechos humanos en el mundo y muy particularmente en América latina no puede ser ajeno a la formación de las futuras generaciones de abogadas y abogados. las y los lectores encontrarán en este libro una introducción al sistema interamericano de protección de derechos humanos. Esperamos que esta sección les permita contar con un marco teórico y normativo adecuado para profundizar sus estudios en áreas particulares del derecho internacional de los derechos humanos. En el libro se plantean, además, en términos claros y concisos, los principales debates sobre las ventajas y desventajas que el sistema interamericano presenta para sus usuarios. Este libro no habría sido posible sin la participación de muchas instituciones y personas. En primer lugar, agradecemos el constante apoyo de la Fundación Ford, que financió la investigación original que dio origen a esta publicación. Asimismo, queremos reconocer a la embajada de Suiza en Chile que dio el financiamiento para publicar y distribuir este texto en la región. Agradecemos a la Facultad de Derecho y, en particular, al Decanato por su apoyo en el desarrollo de la investigación. Agradecemos también al Centro de Derechos Humanos a través de su co-director José Zalaquett y todo el equipo, quienes siempre nos alentaron a terminar esta investigación. Finalmente, esta presentación no estaría completa sin agradecer a Claudia Sarmiento, investigadora del Centro de Derechos Humanos, que se incorporó en la última etapa de la investigación, aportando ideas, entusiasmo y una dedicación mucho más allá de sus obligaciones profesionales, lo que sin duda permitió que esta obra fuera publicada.

12

I. El SIStEma antES dE la ConvEnCIón amErICana dE dErEChoS humanoS

1. IntroduCCIón hIStórICa
El continente americano, al igual que el resto del mundo, reaccionó con mucha fuerza a los efectos devastadores de la Segunda guerra Mundial. A comienzos de 1945 se realizó la Conferencia Interamericana sobre Problemas de la guerra y de la Paz en Ciudad de México, con el propósito de revitalizar y renovar el sistema interamericano, que hasta ese entonces había funcionado sin siquiera tener una Carta Constitucional. los países latinoamericanos pretendían en esta reunión conseguir afianzar una mayor solidaridad entre las naciones americanas y una mejor organización constitucional. Para algunos de los gobiernos latinoamericanos constituía también un objetivo fortalecer el respeto por los derechos humanos, por la justicia y por la democracia tanto en el ámbito regional como nacional. Con este último fin se le encomendó al Consejo Directivo de la Unión Panamericana la redacción de un proyecto para mejorar y reforzar el sistema panamericano –como solía llamársele en esa época– en el cual las Repúblicas Americanas reconocerían al derecho internacional como una norma efectiva de regulación de sus conductas y se comprometerían a observar las normas que se establecieran en la “Declaración de Derechos y Deberes de los Estados” y en la “Declaración Internacional de Derechos y Deberes del Hombre”1. El 30 de marzo de 1948, durante la Novena Conferencia Internacional Americana (Bogotá, Colombia), los veintiún Estados miembros del sistema adoptaron su Carta Constitucional que establecía “la organización internacional que han desarrollado para lograr un orden de paz y de justicia, fomentar su solidaridad, robustecer su colaboración y defender su soberanía, su integridad territorial y su independencia”2. la Carta de la organización de Estados Americanos (oEA)3, primera fuente jurídica del sistema, no consagró un sistema de protección de los derechos humanos, sino que dejó sentadas las

1 2 3

Resolución Ix de la Conferencia, puntos 9 y 10. Carta de la organización de Estados Americanos, Serie de Derechos y Tratados Nº 23, Unión Panamericana, Washington, D.C., 1948, Artículo 1. la Carta de la oEA fue adoptada el año 1948 y ha sido reformada por el “Protocolo de Buenos Aires”, suscrito el 27 de febrero de 1967; por el “Protocolo de Cartagena de Indias”, aprobado el 5 de diciembre de 1985; por el “Protocolo de Washington”, aprobado el 14 de diciembre de 1992, y por el “Protocolo de Managua”, adoptado el 10 de junio de 1993.

13

Estas dos disposiciones sirvieron como base fundamental del sistema interamericano que se desarrolló posteriormente. esto es. y el párrafo tercero considera que: “el sentido genuino de la solidaridad americana y de la buena vecindad no puede ser otro que el de consolidar en este Continente. cuyos términos están reproducidos en la Carta actualmente vigente. de 1945.SiStema interamericano de derechoS humanoS bases para ello al establecer en su preámbulo la idea de la centralidad del ser humano en la organización de la sociedad. p. la Novena Conferencia adoptaba la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre por medio de su Resolución xxx6. tanto respecto de su naturaleza jurídica como del modo de proteger los derechos humanos que allí se consagrarían8. Resolución xl sobre “Protección Internacional de los Derechos Esenciales del Hombre”. volúmenes Iv-vII. Primera Sesión. el artículo 135 estableció que “[c]ada Estado tiene el derecho a desenvolver libre y espontáneamente su vida cultural. Actas y Documentos. la adopción de la Declaración fue precedida de un arduo debate. Texto de la Declaración Americana sobre Derechos y Deberes del Hombre en oEA/CIDH. política y económica. 14 . dentro del marco de las instituciones democráticas. como una de las ideas rectoras y orientadoras de su actuar. los derechos de la persona humana. En cuanto a sus disposiciones substantivas. la nacionalidad. En sesión del 30 de abril de 1948. encargándose su redacción al Comité Jurídico Interamericano7. 31 de enero de 2003. Documentos básicos en materia de derechos humanos en el sistema interamericano (Actualizado a enero de 2003). los Estados Miembros “proclaman” como uno de los principios de la nueva organización.4. En este libre desenvolvimiento el Estado respetará los derechos de la persona humana y los principios de la moral universal”. oEA/Ser. 9. En este precepto. nacionalidad. Conferencia de Ciudad de México. la Declaración había empezado a gestarse ya en 1945. el plenario de la Conferencia de Bogotá aprobó el proyecto sin que se discutiera y sin votación expresa ni modificaciones al texto. haciendo a la vez hincapié en la idea de la generalidad de estos derechos al señalar que estos no pueden ser objeto de distinción alguna en razón de la raza.l/v/I.j. “[l]os Estados americanos reafirman los siguientes principios: los Estados americanos proclaman los derechos fundamentales de la persona humana sin hacer distinción de raza. credo o sexo”. en el artículo 3. Rev. la referencia más importante en la materia estaba contenida en la Carta de 1948 en el artículo 5. A su vez. 13 y siguientes. un régimen de libertad individual y de justicia social. Al mismo tiempo que la Carta de la oEA expresaba su preocupación por los derechos humanos en la adopción de las disposiciones señaladas.l) establece.l)4. Sub-Comisión A. Su párrafo primero señala que “la misión histórica de América es ofrecer al hombre una tierra de libertad”. el credo o el sexo. El muy incipiente 4 5 6 7 8 El artículo 3. fundado en el respeto de los derechos esenciales del hombre”. El artículo 13 de la Carta de la oEA corresponde al artículo 17 de la Carta actual.

un documento que contendría un conjunto de principios para guiar la conducta de los Estados en el ámbito de los derechos humanos. Serie C.i. al igual que disposiciones apropiadas para fomentar el debido respeto a esos derechos. Sin perjuicio de la génesis de la Declaración Americana.II. − 9 10 11 15 . la mayoría de los Estados se inclinó por adoptar sólo una declaración. elegidos por el Consejo de la organización de Estados Americanos de ternas presentadas por los gobiernos. el Consejo aprobó un Estatuto para el nuevo órgano11. en realidad.1 diciembre 1960). v Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores. Al respecto infra Iv. sería organizada por el mismo Consejo. la existencia de estas dos fuentes no trajo consigo.2. la decisión de no crear un mecanismo internacional para la protección de los derechos en ella incorporados9. Esto determinó. Resolución vIII. naturalmente. se ha planeado en el contexto del sistema interamericano la discusión sobre el carácter obligatorio de la Declaración Americana. cuando lo estime conveniente.4. Preparar los estudios o informes que considere convenientes en el desempeño de sus funciones. permanecieron vigentes pero sin aplicación hasta 1959. a los gobiernos de los Estados para que adopten medidas progresivas en favor de los derechos humanos. la Resolución vIII citada dispuso la creación de una Comisión Interamericana de Derechos Humanos compuesta de siete miembros. Texto del Estatuto de 1960 en CIDH. mediante la Resolución vIII de la Quinta Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores10. en cuyo artículo 9 se le otorgaron las siguientes funciones y facultades: − − Estimular la conciencia de los derechos humanos en los pueblos de América. En cumplimiento de la Resolución. 5. Ambos instrumentos. 1959.A. 4-6. pero que no establecería obligaciones vinculantes para los firmantes. Documentos oficiales. la Carta y la Declaración. y tendría las atribuciones específicas que éste le señalara. es decir. fecha en que se produjo un hecho que dio real comienzo al sistema: el establecimiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (en adelante la Comisión o la CIDH). dentro del marco de sus leyes internas y de sus preceptos constitucionales. que ejercerían sus funciones a título personal. Santiago.1. el SiStema anteS de la convención americana… estado de desarrollo del derecho internacional de los derechos humanos impidió que los Estados que conformarían la organización de Estados Americanos adoptaran una convención internacional que produjera obligaciones para los Estados partes y que estableciera un mecanismo internacional para el control del cumplimiento de estas obligaciones. Esta Comisión estaría encargada de promover el respeto de tales derechos. oEA. Formular recomendaciones. la puesta en marcha de un sistema de protección de los derechos humanos. fundamentalmente a la luz de la evolución de la misma en el sistema interamericano.l. Documentos Básicos (oEA/Ser.1.5/v/I.

en Nota 14. creó dos órganos de supervisión. Servir a la organización de Estados Americanos como cuerpo asesor sobre el respeto de los derechos humanos. por derechos humanos se entiende: los consagrados en la Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre”. la Comisión se preocupó casi exclusivamente de desarrollar un mecanismo que pudiera ser efectivo frente a la situación de falta de Estado de derecho en varios países del continente. la Convención Americana sobre Derechos Humanos12 que. 12 13 los antecedentes de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. Hasta tanto no entró en vigencia la Convención. además de establecer derechos y obligaciones para los Estados partes. Se adoptó un tratado. ésta destinó la mayor parte de sus esfuerzos y recursos al tratamiento de las violaciones masivas y sistemáticas en el continente.SiStema interamericano de derechoS humanoS − − Solicitar de los gobiernos de los Estados que le proporcionen informes sobre las medidas que adopten en materia de derechos humanos. Infra v.1 16 . El año 1969 se dio el próximo paso para establecer un sistema efectivo de protección de los derechos humanos. tema que se tratará en un capítulo especial13. Desde la creación de la Comisión y hasta el año 1969. la Comisión y una Corte Interamericana de Derechos Humanos. El artículo 2 del Estatuto aclaraba que: “Para los efectos de este Estatuto.

en Curso Interdisciplinario en Derechos Humanos. guatemala. Instituto Interamericano de Derechos Humanos. Costa Rica. Chile. Jamaica. IntroduccIón la Convención Americana es fruto del progresivo desarrollo del sistema interamericano de protección de los derechos humanos15 y se estructura en una parte sustantiva y otra orgánica.II. Domínica. idealmente. Suriname. la suspensión de los derechos. la parte orgánica establece los órganos encargados de la protección y promoción de los derechos y libertades consagrados en el mismo cuerpo normativo –la Comisión y la Corte Interamericana de Derechos Humanos– y mecanismos de control. reparar violaciones aisladas de derechos humanos cuando la red protectora nacional ha fallado. Santa lucía y San vicente y las grenadinas. Honduras. por excelencia. las restricciones permitidas. Barbados. 78). veintitrés Estados miembros de la oEA son parte de la Convención: Argentina. 1990. República Dominicana. grenada. o sea. Uruguay y venezuela. Paraguay. Existe discrepancia acerca de si este procedimiento puede ser empleado útilmente en todos los países miembros de la oEA. La convencIón amerIcana sobre derechos humanos14 1. Actualmente. 17 . Colombia. El estudio de la Convención Americana sobre Derechos Humanos nos lleva a examinar el procedimiento diseñado para operar. Estados Unidos. la historia de dictaduras y de violaciones masivas y sistemáticas en el continente americano –incluso 14 15 la Convención Americana sobre Derechos Humanos se adoptó en 1969 durante la Conferencia Especializada de Derechos Humanos. realizada en San José. Haití. Panamá. además de normas relativas a las obligaciones que asumen los Estados. San Cristóbal y Nevis. 98. Costa Rica. Brasil. los Estados partes tienen el derecho a denunciar esta Convención “después de la expiración de un plazo de cinco años a partir de la entrada en vigor de la misma y mediante un preaviso de un año” (art. Trinidad y Tobago denunció el tratado en 1998. el 18 de julio de 1978. “los Derechos Humanos en el Sistema Regional Americano”. Ecuador. P. la interpretación de la Convención. Antigua y Barbuda. Perú. cuando se depositó la undécima ratificación. las Bahamas. Entró en vigencia casi diez años después. México. cláusulas sobre las obligaciones respecto de los Estados Federales y deberes de los titulares de derechos. Nicaragua. Aún no son parte en la Convención. p. la denuncia no libera a un Estado parte de sus responsabilidades bajo la Convención por actos de violación de sus obligaciones en el período anterior a la fecha de la denuncia efectiva. cumpliéndose así el requisito exigido por el artículo 79(2) de la Convención. antes del preaviso de un año. Nikken. Para aquellos países que la ratifiquen o adhieran a ella después. la Convención entrará en vigencia el día en que el instrumento de adhesión o ratificación sea depositado en el Secretariado. frente a Estados en que el derecho prevalece y cuyo propósito es. En la primera se fija un catálogo de derechos y libertades fundamentales. El Salvador.

sistema interameriCano de dereChos hUmanos dentro de regímenes elegidos y que pretendían cumplir con las exigencias del sistema de democracia representativa y del respeto a los derechos humanos–. teniendo como contrapartes a Estados que no se limitan a negar los hechos de una denuncia. en el cual la Comisión determinó que había una violación a la libertad de expresión. argumentan jurídicamente con el fin de demostrar que sus acciones no han violado las normas del Derecho Internacional.1 de la Convención Americana. 282-284. la posición asumida por la Convención deja fuera del campo de protección a las personas jurídicas. Human Rights and Rights of People. Así ocurrió en un caso seguido en contra de Paraguay. toda vez que al sufrir diversos actos de interferencia dicha estación de radio debió cerrar al no ser sustentable económicamente. la Comisión Interamericana acogió a tramitación una causa en que la víctima era una persona jurídica. 2000. from Exclusion to Inclusion. porque la mayor juridicidad será la mejor demostración de que el continente avanza en el respeto que todo ser humano tiene derecho a exigir. se tiene respecto de “toda persona que esté sujeta a su jurisdicción”. unida a la difícil situación económica de la región. el deber de los Estados de respetar y garantizar los derechos y libertades en ella consagrados. Esta conceptualización de la persona reafirma la idea de la universalidad de los derechos humanos y de la prohibición de discriminación. Los tItuLares de Los derechos humanos De conformidad con lo preceptuado en el artículo 1. sino que. en perjuicio de Radio Ñandutí. incluso después de la vigencia de la Convención permanezcan discriminaciones en el goce de los derechos para ciertos grupos. Sin embargo. ya que cada vez más a menudo se están presentando ante los órganos de control regionales casos en que se discuten puntos de derecho. con 16 Esto no ha sido óbice para que. Si bien la Convención es clara en esta materia. los órganos del sistema lo han utilizado tratando de adecuarlo a la situación real con que se enfrentan. de educación y otras. no parecen constituir el contexto adecuado para que un mecanismo esencialmente legal funcione de manera eficaz. 2. admitiéndolos. a las profundas diferencias de clase. Por ello. ver T. pp. El estudio de la materia que sigue intenta ayudar a esta evolución hacia un enfoque más jurídico de los derechos humanos. van Boven. ya que la única condición para ser titular del derecho es tener la calidad de “ser humano”16. se está advirtiendo una tendencia positiva entre los usuarios del sistema y los Estados. 18 . El párrafo 2 de ese mismo artículo aclara que “persona” es “todo ser humano”.

Resolución Nº 14/87. Son éstas obligaciones de exigibilidad inmediata en el plano internacional. 2. 19 . Honduras.l/v/II. la Corte Interamericana de Derechos Humanos analizó exhaustivamente el contenido de la obligación de garantizar en el caso velásquez Rodríguez19. la reparación de los daños producidos por la violación de los derechos humanos”. si es posible. Las obligaciones de respetar y de garantizar El artículo 1 de la Convención Americana establece dos importantes obligaciones para los Estados partes: respetar los derechos humanos de todos los individuos sujetos a su jurisdicción y garantizar su ejercicio y goce. el restablecimiento. obLIgacIones de Los estados 3. de manera tal que sean capaces de asegurar jurídicamente el libre y pleno ejercicio de los derechos humanos. Como consecuencia de esta obligación los Estados deben prevenir. Esta acción del Estado no debe ser sólo formal. (oEA/Ser. la Corte. en general.71 Doc. la Corte añadió: 17 18 19 CIDH: Caso 9642. la obligación de garantizar exige al Estado emprender las acciones necesarias para asegurar que todas las personas sujetas a su jurisdicción estén en condiciones de ejercerlos y gozarlos. Caso Velásquez Rodríguez Vs. todas las estructuras a través de las cuales se manifiesta el ejercicio del poder público. Paraguay. no ha aceptado reclamaciones entabladas a favor de personas jurídicas18. además. una entre muchas otras desapariciones que no fueron sometidas a la Corte). Esta postura no parece haberse repetido. Costa Rica. por ejemplo. la ConvenCión ameriCana sobre dereChos hUmanos el consecuente perjuicio económico para la empresa y sus empleados17.ii. Informe Anual 1986-1987.9 Rev. 3. del derecho conculcado y. la segunda obligación de los Estados partes es la de “garantizar” el libre y pleno ejercicio de los derechos reconocidos en la Convención a toda persona sujeta a su jurisdicción. ver. Caso Herrera Ulloa Vs. 1. por el contrario. 22 de septiembre de 1987). investigar y sancionar toda violación de los derechos reconocidos por la Convención y procurar.1. párr. en su caso. Esta obligación implica el deber de los Estados partes de organizar todo el aparato gubernamental y. 28 de marzo de 1987. que trataba de una desaparición en Honduras (en realidad. En su sentencia la Corte señaló: “166. la obligación de respetar exige que el Estado y sus agentes no violen los derechos humanos establecidos en la Convención.

en la realidad. 20 . deberá hacer una cuidadosa revisión de su legislación interna con el propósito de eliminar las discrepancias que puedan existir entre ella y las normas internacionales. Esto hace que sea el Estado el llamado a tener un ordenamiento jurídico que armonice con sus obligaciones internacionales. sino que comporta la necesidad de una conducta gubernamental que asegure la existencia. 151-153. naturalmente. sino que. es la ley interna la que debe crear los mecanismos necesarios para que los individuos tengan el derecho de recurrir a los tribunales para exigir el cumplimiento de la obligación internacional de respetar y garantizar los derechos humanos por parte del Estado. Estas acciones serán todas aquéllas necesarias para posibilitar que todos los habitantes sujetos a la jurisdicción de ese Estado puedan ejercer y gozar sus derechos humanos20. tarea de la ley. no hay que olvidar que. En este sentido. Paraguay.sistema interameriCano de dereChos hUmanos “167. dentro del Estado. por disposición internacional. Esto podrá hacerse por el medio que le parezca más conveniente: incorporación de dichas normas o dictación de normas internas que las reproduzcan. que son los que están en mejor posición para asegurarles que ello pueda suceder de manera cotidiana e inmediata. Al respecto. No preocuparse de esto dificultaría para los individuos la posibilidad del goce constante y uniforme de sus derechos. ver Caso Almonacid Arellano y otros Vs. Esto es sin perjuicio de que 20 21 Para jurisprudencia más reciente de la Corte. párrs. También. Es la ley interna la que debe dar el marco dentro del cual el resto de los órganos del Estado debe operar. por lo tanto. Chile. es decir. Colombia. en determinados ordenamientos jurídicos. la primera obligación del Estado es la de asegurarse que las normas internacionales operen dentro de su jurisdicción. la obligación de garantizar… no se agota con la existencia de un orden normativo dirigido a hacer posible el cumplimiento de esta obligación. la obligación existe aun cuando pueda concluirse que. la supervisión internacional siempre es tardía y generalmente ex post. En materia de derechos humanos el Estado. además. 121. párr. deberá hacer un proceso de adecuación de la misma. no puede limitarse a no incurrir en conductas violatorias de dichos derechos. Desde esa perspectiva. debe emprender acciones positivas. 151-155. el fijar el alcance y contenido de los derechos humanos y de sus restricciones es. la existencia de los tratados produce efectos de derogación respecto de normas internas contrarias a las normas internacionales. Caso Comunidad Indígena Sawhoyamaxa Vs. ver Caso Masacre de Pueblo Bello Vs. de una eficaz garantía del libre y pleno ejercicio de los derechos humanos”. El que los individuos puedan usar y gozar sus derechos humanos es una responsabilidad primaria de los Estados. párrs. la tarea del Estado es facilitar el ejercicio de los derechos humanos y no lo facilitaría el dejar su destino a la interpretación judicial21.

aunque no emanen de las normas internas. Por ejemplo. 2003. el Estado debe también promocionar los derechos humanos. Centro de Derechos Humanos. El otro es el establecimiento de un recurso simple. Piénsese.1 de la Convención Americana. a su vez. Medina. no agota la obligación del Estado. que sean respetados por todos –incluyendo en ese “todos” tanto a particulares como a los agentes del Estado. en la necesidad de educar a los gendarmes y policías en la prohibición absoluta de torturar o de tratar a los que están bajo su custodia de manera cruel. a los que carezcan de recursos. sino que de la estructura social y de la cultura. párr. por ejemplo. 135. Debido Proceso y Recurso Judicial. párr. al atribuir funciones de protección al derecho interno de los Estados Partes”24. En la práctica interamericana este recurso es el amparo (OC-8/87 párr. 82 y 83. en ciertos casos. Vida. Aunque cada 22 23 24 los recursos judiciales hacen referencia a todo tipo de recurso jurisdiccional. ver C. en su jurisprudencia constante. rápido y efectivo acorde con el artículo 25 de la Convención. Caso Castillo Páez Vs. que la existencia de este recurso en la legislación: “constituye uno de los pilares básicos. sino del propio Estado de Derecho en una sociedad democrática en el sentido de la Convención […] El artículo 25 se encuentra íntimamente ligado con la obligación general del artículo 1. párr. inhumana o degradante. sin embargo. por otra. Caso Castillo Petruzzi y otros Vs. 21 . Caso Suárez Rosero Vs. En razón de ello. 37. La Convención Americana: Teoría y Jurisprudencia. Un modo de cumplir con esta obligación es garantizar el derecho a ser oído en los términos del artículo 8 de la Convención. párrs. dirigido a cualquier judicial competente para resolver el hecho violatorio de la Convención. asegurarse de que existan escuelas de derecho para preparar abogados y proveer asistencia legal. destinar dinero a crear la estructura de los tribunales. para que las normas internacionales realmente operen. sino también el emprender las campañas necesarias para que se creen las condiciones que permitan por una parte que puedan ser ejercidos y. el Estado debe –entre otras cosas– dictar normas procesales. para que los individuos puedan reclamar la eventual violación de los derechos allí consagrados23. Perú. la Corte ha señalado. es decir. Facultad de Derecho-Universidad de Chile. Por supuesto. entendiendo por esto no sólo el darlos a conocer a la comunidad nacional.ii. Este aspecto de la obligación es particularmente exigible cuando hay grupos que ven constantemente violados sus derechos humanos por razones culturales. la obligación de intentar una interpretación de las normas nacionales que afecten derechos humanos que sea armónica con las obligaciones internacionales del Estado en este campo. un equivalente al recurso de amparo. 23). la existencia de recursos. para garantizar el debido proceso. Integridad Personal. Caso Ivcher Bronstein Vs. ya que éste debe también crear las condiciones necesarias para que los derechos puedan ejercerse. Libertad Personal. el Estado debe establecer además recursos22. Perú. la ConvenCión ameriCana sobre dereChos hUmanos los tribunales tengan. no sólo de la Convención Americana. ya sea ordinario o extraordinario. Esta obligación implica también la necesidad de remover obstáculos. 184. Perú. Ecuador.

En la sentencia recaída en el caso garrido y Baigorria. o a empleos mejor remunerados o de más relevancia social. pues equivaldría a colocar al grupo afecto a esta violación constante en la situación de no tener nunca el goce directo de sus derechos. o una revisión de los textos escolares para eliminar los estereotipos. Además de todas estas acciones. En el caso de discriminación en razón del sexo. párr. político. Aun cuando la Corte no lo ha especificado con claridad. principalmente. el goce y ejercicio de los derechos humanos. como parte de la obligación de garantizar: “el deber de prevención abarca todas aquellas medidas de carácter jurídico. para todos los individuos. que examinan desapariciones. recaída en el caso velásquez Rodríguez.sistema interameriCano de dereChos hUmanos acto violatorio de este principio pueda ser examinado por los tribunales y exista eventualmente la posibilidad de que sea reparado. cuando el tipo de violación se comete a través de ciertas conductas que normalmente están o deberían estar penadas criminalmente. consecuencia lógica de la formulación hecha por la Corte de la obligación de garantizar. sancionar y reparar ciertas violaciones de derechos humanos. a veces insuperable. inhumanos o degradantes. así como la obligación de indemnizar a las víctimas por sus consecuencias perjudiciales”25. por consiguiente. la Corte estableció claramente que “la Argentina tiene la obligación jurídica de investigar los hechos que condujeron a la desaparición de […] y de someter a proceso y sancionar 25 Caso Velásquez Rodríguez Vs. el Estado debe hacer una revisión cuidadosa de la manera como opera la sociedad y un diseño de políticas conducentes al logro del objetivo de hacer efectivos. no estará ajena a esta política. es evidente que esta obligación nace. por ejemplo. la Corte elaboró la idea del deber de prevenir. que se refieren a la necesidad de investigar. Esto se desprende de los casos en que se ha producido el desarrollo jurisprudencial mencionado. cuando la violación es masiva y sistemática el establecimiento de recursos no agota la obligación del Estado. En casos como éstos. ejecuciones sumarias y torturas u otros tratos crueles. limitarse al mero tratamiento de la violación –que de partida implica un engorro de tiempo y dinero y un problema. administrativo cultural que promueven la salvaguarda de los derechos humanos y que aseguren que las eventuales violaciones a los mismos sean efectivamente consideradas y tratadas como un hecho ilícito que. de prueba– constituiría una enorme injusticia y un incumplimiento de las obligaciones internacionales. es susceptible de acarrear sanciones para quien las cometa. 175. 22 . ya en su primera sentencia. una campaña de entrenamiento para capacitar a las mujeres con el fin de que puedan competir exitosamente en el acceso a empleos. ésta ha desarrollado en su jurisprudencia algunos de los aspectos específicos de la obligación. sino que mediatizado por la necesidad de recurrir a la justicia en cada ocasión. como tal. Honduras.

Nota 23.ii. párr. procesar y sancionar hechos que tengan una entidad semejante a los hechos en dicho caso. Caso Almonacid Arellano y otros Vs. 74. Chile. Caso Almonacid Arellano y otros Vs. encubridores y a todos aquellos que hubieren tenido participación en los hechos”26. párr. 48. si sus hechos no son investigados con seriedad. El párrafo 73 de la misma sentencia cita jurisprudencia constante sobre estas obligaciones. enjuiciamiento y condena de los responsables de las violaciones de los derechos protegidos por la Convención Americana”30. la obligación es “un deber jurídico propio”. Ibídem. párr. la ConvenCión ameriCana sobre dereChos hUmanos a sus autores. ver C. como un derecho que “se encuentra subsumido en el derecho de la víctima o sus familiares a obtener de los órganos competentes del Estado el esclarecimiento de los hechos violatorios y las responsabilidades correspondientes. 201. 151. párr. Chile. que regula el debido proceso y que la víctima y. la obligación de investigar. Con esto. también sus familiares. Reparaciones. lo señalado por la Corte implica que el Estado debe proceder de oficio a investigar. captura. a través de la investigación y juzgamiento que previenen los artículos 8 y 25 de la Convención”28. op. lo que comprometería la responsabilidad internacional del Estado”27. ineludiblemente y sin discriminación. párr. que debe cumplirse “cualquiera que sea el agente al cual pueda eventualmente atribuirse. la Corte aparece estableciendo el derecho a la verdad como el aspecto positivo de la obligación de investigar. párr. 23 . Caso Bámaca Velásquez Vs. de manera regular. persecución. 148. aun los particulares. Caso Velásquez Rodríguez Vs. 48. por lo tanto. los familiares tienen derecho a exigir que esta investigación se realice de conformidad con el artículo 25 de la Convención. en su caso. pues. la obligación debe cumplirse. Guatemala. Caso de la “Panel Blanca” (Paniagua Morales y otros) Vs. la Corte ha decidido que la obligación de investigar debe cumplirse de acuerdo a las exigencias del artículo 8 de la Convención. procesar y sancionar a los violadores de derechos humanos implica necesariamente la no aceptación de la impunidad. párr. Guatemala. decidiendo que: 26 27 28 29 30 Caso Garrido y Baigorria Vs. cómplices. la Corte reconoce el llamado “derecho a la verdad”. que la Corte ha definido como “la falta en su conjunto de investigación. 86. Para un análisis completo de este tema. 177. resultarían en cierto modo. cit. invocado por la Comisión y por los familiares de las víctimas de desapariciones. 173. Esta misma posición aparece en varias sentencias de la Corte. auxiliados por el poder público. Honduras. Así. en el caso de violación del derecho a la vida. párr. Caso Barrios Altos Vs. párr. ver Caso Castillo Páez. Perú. cuyos titulares son la víctima y. todo ello derivado de los derechos reconocidos en los artículos 8 y 25 de la Convención29. Argentina. Medina.

parece indispensable que la garantía del derecho incluya una reparación de toda violación al mismo. Caso La Cantuta Vs. 2004. En el caso de desapariciones forzadas. 24 . Como consecuencia de esto. Las reparaciones ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Centro de Derechos Humanos. junto con ordenar siempre una reparación en dinero para los familiares de la víctima fallecida. puesto que el incumplimiento de una obligación internacional atribuible al Estado genera la obligación de reparar34. En el caso Trujillo oroza.1 y el artículo 232. En la sentencia recaída en el caso Barrios Altos. se ordenó a Bolivia tipificar el delito de desaparición forzada de personas en su 31 32 33 34 35 Caso Garrido y Baigorría Vs. Esta Corte considera que son inadmisibles las disposiciones de amnistía. párr. la plenitud de sus derechos. las disposiciones de prescripción y el establecimiento de excluyentes de responsabilidad que pretendan impedir la investigación y sanción de los responsables de las violaciones graves de los derechos humanos tales como la tortura. párr. Caso Almonacid Arellano y otros Vs. por ejemplo. Reparaciones. 133. Perú. Importante para la jurisprudencia sobre reparaciones han sido los casos que se refieren a violaciones del derecho a la vida y del derecho a la integridad personal. todas ellas prohibidas por contravenir derechos inderogables reconocidos por el Derecho Internacional de los Derechos Humanos”. la Corte. párrs. la Corte se ha pronunciado independientemente sobre la obligación de reparar. que decidió que las leyes de amnistía de Perú que se discutían en ese caso habían violado el artículo 8. Perú. ha determinado otras reparaciones. C. Chile. Facultad de Derecho-Universidad de Chile. y Caso de las Hermanas Serrano Cruz Vs. si ha habido una violación. ya que. extralegales o arbitrarias y las desapariciones forzadas. Caso Huilca Tecse Vs. El Salvador. Nash. párr.sistema interameriCano de dereChos hUmanos “Si una violación queda impune en un Estado de modo tal que a la víctima no se le restablezca.1. en cuanto sea posible. el artículo 1. Caso Caesar Vs. Caso Barrios Altos Vs. pero una reparación integral requiere de otras modalidades35. párr. 73. Argentina. los derechos humanos exigen. Perú. la Corte también ha considerado incompatibles con la Convención las leyes de amnistía y otras formas de permitir la impunidad. Trinidad y Tobago. 120. Normalmente la reparación consistirá en una indemnización pecuniaria. pues. la Corte expresa: “41. al Estado tener mecanismos y modos de reparación para el evento de que sean violados. las ejecuciones sumarias. 41-43. la posición de la Corte ha sido reafirmada en otros fallos posteriores33. se desprende que se ha violado el deber de garantizar su libre y pleno ejercicio a las personas sujetas a su jurisdicción”31. 86. ella ha sido detectada y se ha concluido que ella es atribuible al Estado.

331 de 2000 y la regulación de los requisitos dispuestos en la ley Electoral No. 331 de 2000 declarados violatorios de la Convención. la obligación de reformar la ley Electoral No. Ibídem. En el caso Bámaca velásquez. por una parte. Bolivia. añadiéndose que el Estado debía realizar las exhumaciones en presencia de los familiares y entregar a ellos dichos restos. Nota 35. rápido y efectivo que permita controlar las decisiones del Consejo Supremo Electoral que afecten derechos humanos. respectivamente). párrs. en el marco de la sociedad democrática. Reparaciones. Nicaragua. la Corte decidió que se habían violado. para las elecciones municipales de 2000 en las Regiones Autónomas del Atlántico Norte y del Atlántico Sur (RAAN y RAAS. 25 . vicealcaldes y municipales propuestos por yATAMA. Ibídem. un partido político indígena. op. 254 y 255. los requisitos que se establezcan deben permitir y fomentar que los miembros de esas comunidades cuenten con una representación adecuada que les permita intervenir en los procesos de 36 37 38 39 40 Caso Trujillo Oroza Vs. con observancia de las garantías legales y convencionales respectivas” y la derogación de las normas existentes que impedían la interposición de ese recurso40. en un plazo razonable. tanto por escrito como a través de las radios comunitarias de las regiones39. dentro de un plazo razonable. por ejemplo. En el caso yatama38.ii. ver C. Nash. se ordenó al Estado localizar y hacer entrega de los restos mortales de Efraín Bámaca velásquez a sus familiares. todo esto teniendo en consideración que el señor Bámaca pertenecía a la cultura maya. asegurando el traslado de los mismo al lugar de elección de los familiares sin costo alguno para ellos. 94-97. Como formas de reparación de las violaciones. de “las medidas legislativas necesarias para establecer un recurso judicial sencillo. tales como los derechos políticos. agregando que la reparación solo se entendería cumplida cuando el proyecto de ley respectivo se convirtiera en ley de la República y ésta entrara en vigor36. por la otra. usos y costumbres. la adopción. los artículos 8 (garantías judiciales) y 25 (recurso judicial) y. también la reparación tiene aspectos interesantes. cit. En casos referentes a otras violaciones. en la cual se cree que las honras fúnebres aseguran la posibilidad de un reencuentro entre los vivos. 252 y 253. la ConvenCión ameriCana sobre dereChos hUmanos ordenamiento jurídico interno. “a fin de que reciban sepultura según sus costumbres y creencias religiosas”. párrs. la persona fallecida y los antepasados fallecidos37. Caso Yatama Vs. los artículos 23 (derechos políticos) y 24 (igualdad ante la ley) en perjuicio de una serie de candidatos a alcaldes. parrs. ordenó la publicidad del fallo. adoptando “las medidas necesarias para que los integrantes de las comunidades indígenas y étnicas puedan participar en los procesos electorales en forma efectiva y tomando en cuenta sus tradiciones.

ver. D. podía inducir a los aplicadores de la Convención a interpretar ésta en el sentido de que los Estados no estarían obligados a respetar y garantizar los derechos humanos que allí se consagran. Columbia University Press. Su interpretación y su alcance la Convención consagra en su artículo 2 la obligación del Estado parte de adoptar las medidas legislativas o de otro carácter que fueren necesarias para hacer efectivos los derechos reconocidos en la Convención. Buergenthal realiza un estudio y comentarios sobre el artículo 2 de la Convención en “The InterAmerican System for the Protection of Human Rights”.C. D. y los asuntos particulares que atañen a dichas comunidades. 3. en su “Estudio Comparativo entre los Pactos de las Naciones Unidas sobre Derechos Civiles.. Es tal su importancia. en Human Rights 3. el Dr. 168-212. También ver D. pasando por la prevención y reparación y llegando hasta la remoción de obstáculos gubernamentales o privados y a las medidas especiales para igualar en cuanto a sus oportunidades a un grupo que está en situación desmedrada con respecto al resto de la comunidad42. “The American Convention on Human Rights and Prospects for United status Ratification”. 1982.C. Washington. Secretaría general de la organización de Estados Americanos. como veremos a continuación. La obligación de adoptar medidas para hacer efectivos los derechos reconocidos en la Convención. porque. 1973. 80-120 (83-85). Carlos A. párrs. 72 y 77-78. T. la especificación de la obligación de garantizar es de amplio alcance y va desde la promoción de los derechos. Dunshee de Arranches. en su parecer. Texto del estudio en Anuario Interamericano de Derechos Humanos 1968. Políticos. Buergenthal. New york 1981. Económicos.sistema interameriCano de dereChos hUmanos decisión sobre las cuestiones nacionales. 243-281 (254-260). 26 . oEA. pp. 258 y 259. similar a la de la Convención. Esta disposición –similar. T.. Como puede verse. 1973. Henkin (ed) The international Bill of Rights. que conciernen a la sociedad en su conjunto.2. pp. que parte de ella se elabora de manera más precisa en el inciso segundo del artículo 2. 1981. Fox. T. si el ejercicio de dichos derechos “no estuviere ya garantizado en el Estado por disposiciones legislativas o de otro carácter43. Sobre la obligación de garantizar en el Pacto de Derechos Civiles y Políticos. pp. en Anuario Jurídico Interamericano. Washington. en l. por lo que dichos requisitos no deberán constituir obstáculos a dicha participación política”41. Un miembro de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. al artículo 2 del Pacto Internacional sobre Derecho Civiles y Políticos– fue objeto de una aguda controversia. Sociales y Culturales y los proyectos de Convención Interamericana sobre Derechos Humanos”44 era partidario de no incorporarla. a menos que dictaran leyes especiales al efecto 41 42 43 44 Ibídem. Subsecretaría de Asuntos Jurídicos. pp. The Covenant on Civil and Political Rights. “To Respect and to Ensure: State obligations and permisible Derogations”.

a nuestro parecer. si fuere necesario”. pero de ninguna manera sustituye o suple. haciendo más determinante. Actas y Documentos. 104. 38. dispone que: “la ley debe reconocer iguales derechos tanto a los hijos nacidos fuera de matrimonio como a los nacidos dentro del mismo”. además. lo que permitía que pudieran ser invocados directamente por los interesados ante los tribunales45. mediante nombres supuestos. 1978. inmediata y directa la exigencia del cumplimiento de tal obligación. El artículo 17. El juez Héctor gros Espiell en su voto separado señaló que la obligación del artículo 2 es: “…una obligación adicional.5. D. Por eso es que la obligación que resulta del artículo 2 complementa. la posición del Dr. la ley reglamentará la forma de asegurar este derecho para todos. a la obligación general y no condicionada que resulta del artículo 1 […] [o]riginalmente se pensó. como en los casos de los artículos 16(5) del proyecto (artículo 17. adquiriendo así validez interna. la interpretación de que el artículo 2 de la Convención no afecta la exigibilidad inmediata de las obligaciones establecidas en el artículo 1 tan pronto como la Convención entró en vigor –y para cada Estado desde que éste manifestó su consentimiento– se desprende claramente. Costa Rica. Secretaría general. como consecuencia lógica de las obligaciones que derivan de un tratado internacional. pp. 7-22 de noviembre de 1969. que se suma a la impuesta por el artículo 1 de la Convención dirigida a hacer más determinante y cierto el respeto de los derechos y libertades que la Convención reconoce. Dunshe de Arranches no prosperó y se estimó que la disposición serviría para que los Estados tuvieran una obligación clara de dictar nuevas normas legales cuando ello fuera necesario debido a la falta de especificidad de las disposiciones de la Convención46. Por eso es que. con razón.C. Washington. ya que los tratados se incorporaban al ordenamiento jurídico de todos los Estados latinoamericanos miembros de la oEA. de la discusión habida durante su gestación y ciertamente del propio artículo 1 de la Convención. p.5. oEA. 55.. San José. 27 . se aclaró que su único sentido era clarificar y precisar. 107 y 145. y esta conclusión es 45 46 47 48 Ibídem. pero sin que ello signifique alterar o desconocer el deber esencial que resulta del artículo 1 […otra interpretación] conduciría al resultado irracional y absurdo de que el artículo 1 sería inaplicable si no se dictaran las medidas a que se refiere el artículo 2. Esta misma posición fue explicitada por la Corte Interamericana en una opinión consultiva pedida por el gobierno de Costa Rica. El artículo 18 de la Convención establece: “Toda persona tiene derecho a un nombre propio y a los apellidos de sus padres o al de uno de ellos. 192. porque no era necesaria. Conferencia Especializada Interamericana sobre Derechos Humanos. de la Convención)47 y 17(2) del proyecto (artículo 18 de la Convención)48. cuando se propuso su inclusión.ii. que un compromiso del tipo del referido en el actual artículo 2 existe naturalmente por aplicación del Derecho Internacional. la ConvenCión ameriCana sobre dereChos hUmanos y.

luego. una opción clara para resolver un caso particular. incluso. 27).1 resulte inoperante o. insuficiente. sino en virtud de que determinados derechos –no todos– necesitan en sí mismos de normas o medidas complementarias de orden interno para ser exigibles de manera inmediata e incondicional” (opinión separada del Juez Piza.1.1. económico y humano que les dé la eficacia que reclaman” (Ibídem). obligación que emerge también del artículo 1. con respecto a las personas humanas protegidas. juntas electorales. especialmente. que consagra los derechos políticos. centro de votación.1 y que se ha examinado allí. que no pueden tener eficacia “sin toda una detallada regulación normativa e.sistema interameriCano de dereChos hUmanos inadmisible. el Estado está obligado a hacer realidad aquellos derechos que están enunciados en la Convención de manera tal que el juez nacional no tiene. en Ibídem. porque entonces quizás había sido innecesario. porque esto equivaldría a vaciar de sentido este último. el artículo 2 opera “para los supuestos en que el artículo 1. para que puedan ser invocados ante los tribunales de justicia. entre otros. 6. que son exigibles de inmediato. Parece evidente que el artículo 2 no anula las obligaciones del artículo 1. como sería. párr. debiendo ser considerado sólo como una disposición en aplicación de la máxima abundans cautela non nocet (lo que abunda no daña).150. 28 . en OC-7/86. Es probable que. párr. Una segunda consecuencia es que el Estado está obligado a desarrollar en su legislación aquellos derechos que en su formulación internacional carecen de la precisión necesaria para que puedan ser aplicados por los órganos del Estado y. en el texto de la misma. Una tercera consecuencia es el deber del 49 50 voto Separado del Juez Héctor gros Espiell. pero no por limitaciones propias del derecho interno. Una primera consecuencia de la existencia del artículo 2 de la Convención es la obligación de los Estados de preocuparse de que su legislación interna no contradiga las normas del tratado. no se puede utilizar el artículo 2 de la Convención para impedir la aplicación de las disposiciones del tratado en el ámbito nacional. puesto que un Estado que es parte de un tratado tiene la obligación de adaptar su legislación interna a las disposiciones del tratado y de cumplir éstas en toda su integridad. ni tampoco equivale al simple deber genérico de darle eficacia a un tratado en el orden interno. sentido que –en el correr de los años y de las actividades del sistema interamericano– ha venido a entenderse incluido en el verbo “garantizar” utilizado en el artículo 1. Para explicar esto. la necesidad de crear registros de electores. en los países en los que los tratados reciben fuerza legal interna al ser ratificados o al cumplir determinados trámites establecidos en el ordenamiento jurídico de dichos países. el artículo 2 no era realmente necesario. por ejemplo. sin un complejo aparato institucional. fechas y plazos para el ejercicio del sufragio. al menos. porque paralizaría todo el sistema aceptable de aplicación de la Convención y quitaría prácticamente efecto. la opinión separada del juez Piza se pronuncia en el mismo sentido e intenta darle un sentido propio al artículo 2. a la obligación esencial [del artículo 1]”49. Por el contrario. El juez Piza sostiene que el artículo 2 no es una repetición del artículo 1. Dicho en otras palabras.1. que implicarían violaciones del propio artículo 1. él utiliza el artículo 23.

al debido proceso legal y a las garantías judiciales. sino que entregó pautas concretas respecto de qué aspectos debían ser reformados y el contenido de dicha reforma. 29 .1. El artículo 41. tomando en cuenta las circunstancias del delito y del justiciable. Constantine y Benjamin y otros Vs. dentro de un plazo razonable. Entre las respectivas modificaciones de la legislación debe quedar incluida la referente a la introducción de diversas categorías (tipos penales) de homicidio intencional. en particular respecto de la violación del artículo 2 por la existencia de legislación interna que establecía la pena de muerte como pena obligatoria. de manera general. adecuándola a la Convención Americana y otras normas internacionales de derechos humanos. que deriva. la Corte decidió no sólo que el Estado debía adecuar la legislación interna en materia de pena de muerte. Esta obligación aparece específicamente en la Convención Americana. de su calidad de partes del tratado respectivo y de la existencia del principio de derecho internacional que obliga a los Estados a cumplir los tratados de buena fe. Caso Hilaire.d de la Convención Americana confiere a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos la facultad de solicitar de los Estados miembros de la oEA que le proporcionen informes sobre las medidas que adopten en materia de derechos 51 52 Nos remitimos en este punto a lo dicho ya sobre obligaciones del Estado. debe modificarla. conforme a lo dispuesto por el artículo 2 de ésta. Trinidad y Tobago52. La obligación de cooperar con los órganos de supervisión internacional Además de las obligaciones analizadas en las secciones precedentes. En este aspecto es interesante la jurisprudencia de la Corte en el caso Hilaire y otros v. y se debe establecer una gradación de los niveles de severidad de la pena que guarde relación con la gravedad de los hechos y con la culpabilidad del imputado”. Esta constatación conduce a la Corte a considerar que el Estado de Trinidad y Tobago debe abstenerse de aplicar la ley mencionada y. 3. la ConvenCión ameriCana sobre dereChos hUmanos Estado de adoptar todas las medidas no legislativas que sean necesarias para permitir el pleno uso y goce de los derechos humanos51. Trinidad y Tobago. Supra II. existe una tercera obligación para los Estados: la de cooperar con los órganos internacionales que los controlan. de manera que se garantice el respeto y el goce de los derechos a la vida. Al momento de dictar las medidas reparatorias. a la integridad personal. que correspondan a la diversa gravedad de los hechos.3. Al efecto la Corte señaló: “212.3.ii. consagrados en ese mismo instrumento internacional.

El nuevo Reglamento de la Corte dispone también que los Estados Partes en un caso “tienen el deber de cooperar” para que se cumplan todas las diligencias ordenadas por ella53. celebrado del 7 al 25 de octubre de 2002. ver caso Santillo contra Uruguay Comunicación Nº 9/1977.o 16. Selección de Decisiones Adoptadas con arreglo al Protocolo Facultativo. siguiendo la jurisprudencia de la Corte Interamericana en el Caso velásquez Rodríguez. ha decidido en innumerables casos de violaciones individuales conocidos en virtud de la competencia que le otorga el Protocolo Facultativo del Pacto. celebrado del 6 al 24 de octubre de 2003 y en su 126º período ordinario de sesiones celebrado del 16 al 27 de octubre de 2006. fue aprobado por la Comisión en su 109º período extraordinario de sesiones. la posición constante de los órganos de supervisión es la de que son los Estados los únicos que están en condiciones de proveerlos con los datos necesarios para que ellos puedan evaluar si cumplen o infringen las normas internacionales54.o períodos de sesiones). Asmeth yamith Salazar 30 . en la forma de “respuestas concretas y pruebas pertinentes” respecto de las medidas que ha adoptado para investigar la violación denunciada. la Comisión. celebrado del 4 al 8 de diciembre de 2000. en Ibídem. Reglamento Comisión. que regula el procedimiento de las comunicaciones individuales ante la comisión. párr. “los Estados interesados le proporcionarán todas las facilidades necesarias”. dispone que el Estado deberá enviar las informaciones que le solicite la Comisión dentro de un plazo razonable y que. En esta materia. Weismann de Lanza y Lanza Perdomo contra Uruguay. Petición 462/04. en caso de que la Comisión decida realizar una investigación. (2. Aprobado por la Corte en su lxI período ordinario de sesiones celebrado del 20 de noviembre al 4 de diciembre de 2003. durante las sesiones número 9 y 10 el día 25 de noviembre de 2003. párr. 15. pertinente y veraz respecto de la situación general de los derechos humanos en el Estado o respecto de un hecho particular del que el órgano internacional esté conociendo. no proporcionando información específica al Comité. 138). Como consecuencia de esta posición. la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha adoptado una norma en el artículo 39 de su Reglamento. 53 54 55 Reglamento de la Corte Interamericana. ha argumentado sin hacer expresa referencia al artículo 39 de su reglamento que “el silencio del demandado o su contestación elusiva o ambigua pueden interpretarse como aceptación de los hechos de la demanda. El Comité de Derechos Humanos del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. artículo 39. y modificado en su 116º período ordinario de sesiones. Comisón IDH. por ejemplo. que establece: “Se presumirán verdaderos los hechos alegados en la petición cuyas partes pertinentes hayan sido transmitidas al Estado en cuestión. Comité de Derechos Humanos. párr. Admisibilidad. por lo menos mientras lo contrario no aparezca de los autos o no resulte de la convicción judicial” (Caso Velásquez Rodríguez Vs.sistema interameriCano de dereChos hUmanos humanos y el artículo 48. Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. en su 118° período ordinario de sesiones. 7 y 10 y caso García Lanza. que el Estado no cumple con sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos si sólo refuta una denuncia en términos generales. si éste no suministra información relevante para controvertirlos dentro del plazo fijado por la Comisión conforme al artículo 38 del presente Reglamento siempre que de otros elementos de convicción no resulte una conclusión contraria”55. clara e implica el proporcionar información oportuna. pues. Honduras. Comunicación 8/1977. Informe Nº 4/05. la obligación de cooperar es. ver. El Reglamento de la Comisión.

Es posible que éste sea el efecto de ser un catálogo de más reciente data. pero puede supervisar también los derechos de esa naturaleza contenidos en la Declaración Americana sobre Derechos Humanos.l/v/II.124. Doc. la referencia es a los capítulos vII. reformada por el Protocolo de Buenos Aires”56. Para un análisis sobre el control de esta disposición por la Corte. Doc. 27 febrero 2006. 7.124. yvon Neptuno. 207-270. 4 octubre 1983). Informe Nº 23/05. la Corte se refirió a esta norma por primera vez en el caso de 5 Pensionistas vs. Doc.124.l/v/II. San José. original: Español. Un Cuarto de Siglo: 1979-2004. párr. Informe Nº 28/96. Costa Rica. Sociales y Culturales. original: Español. el artículo 26 no los menciona por su nombre. En lo que se refiere a los derechos económicos. 25 de febrero de 2005. La Corte Interamericana de Derechos Humanos. Petición 204/04. Perú59. Algunos de estos artículos (artículos 45. 12 de octubre de 2005. párrafo 45. ciencia y cultura. (Haití). Informe Nº 49/05.297.95. original: Español. sociales y sobre educación. publicado en oEA/Ser.l/v/II. 7 rev. 7.13.124.org. Informe Nº 64/05. 21. Petición 95/03. doce ratificaciones. publicado en oEA/Ser. Además. 7. 27 febrero 2006. Sociales y Culturales. publicado en oEA/Ser. 7. por ejemplo. 2005. Juan Hernández (guatemala). 27 febrero 2006.17.cidh. la oEA adoptó un Protocolo Adicional a la Convención sobre Derechos Económicos.l/v/II. Consultado en www. Admisibilidad.l/v/II. 16 de octubre de 1996. Séptimo Informe sobre la Situación de los Derechos Humanos en Cuba (oEA/Ser. Doc. Comisión IDH. Admisibilidad. en virtud de la nueva numeración dispuesta por el Protocolo de 1985.30. “Protocolo de San Salvador”. Doc. Protocolo Adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos en Materia de derechos Económicos. párr. Medina. 12 de octubre de 2005. 27 febrero 2006. original: Español. fue adoptado en San Salvador. CIDH.29 rev. Narciso Barrios y otros. 22 de febrero de 2005. (Commonwealth De Bahamas). 46 y 49). (Protocolo de San Salvador) que entró en vigor el 16 de noviembre de 199957. original: Español. 13 de octubre de 2005. en principio. contenidas en la Carta de la organización de los Estados Americanos. en Corte Interamericana de Derechos Humanos. párr.l/v/II. en particular en materias relativas a tecnología científica. Prince Pinder. publicado en oEA/Ser. (venezuela). Petición 445/05. Admisibilidad. publicado en oEA/Ser. Consultado el 3 de Diciembre de 2006 en http://www. sino que se refiere a los derechos “derivados de las normas económicas. el 17 de noviembre de 1988. original: Español. El Protocolo de San Salvador ha sido firmado por 15 Estados y tiene. Los derechos ProtegIdos la Convención Americana consagra.61. Juan Enenías Daza Carrillo. la ConvenCión ameriCana sobre dereChos hUmanos 4. los redactores Palencia (Colombia). sociales y culturales. El Salvador. Informe N° 72/05. en la actual Carta de la oEA corresponden a los artículos 46 a 51.cidh. Doc. vIII y Ix de la Carta de la oEA (artículos 45-50). en el decimoctavo período ordinario de sesiones de la Asamblea general. ver. En un sentido más restrictivo. fueron modificados por le Protocolo de Cartagena de Indias. pp. Admisibilidad. Perú. la Comisión ha controlado el cumplimiento de esta norma en sus informes sobre países58.ii.26. 7. 56 57 58 59 31 . a enero de 2003.org Caso “Cinco Pensionistas” Vs. 14 marzo 1997. 1985. “las obligaciones de los Estados bajo la Convención Americana sobre Derechos Humanos”. párr.l/v/II. que se encuentran enumerados en los artículos 3 a 25. Caso 11. párr. publicado en oEA/Ser. 1.124. ver C. Doc. sólo derechos civiles y políticos. Después de grandes esfuerzos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para darle mayor relevancia a estos derechos. El catálogo de derechos de la Convención Americana difiere en algunos aspectos de los de otros tratados generales de derechos humanos. 27 febrero 2006. (Colombia). Petición 546/04.

32 . deben estar establecidas por ley60. 5. Ninguno de ellos usa jamás la palabra “ley” para designar instrumentos que no llenen todos estos requisitos procesales o que provengan de otras autoridades (R. 12. de acuerdo con esta Convención. ya que los instrumentos emanados de la legislatura son sometidos a procedimientos diseñados cuidadosamente 60 61 A modo de ejemplo. 19 y 22 del Pacto de Derechos Civiles y Políticos y artículos 4. que empezó a funcionar en 1953.sistema interameriCano de dereChos hUmanos de la Convención pudieron no sólo usar como modelos los textos de los Pactos Internacionales y de la Convención Europea. 16 y 30 de la Convención Americana. todos los derechos de todas las personas deben ser capaces de coexistir– el derecho internacional permite al Estado que los restrinja de manera permanente con el fin de armonizarlos. Puesto que el principal límite de los derechos humanos lo constituyen los derechos de los demás –es decir. Medina y C. al goce y ejercicio de los derechos y libertades reconocidas en la misma. El primer límite de toda restricción es que las condiciones generales y circunstancias que autorizan una restricción del ejercicio de un derecho humano.. cuya ausencia transforma la restricción en ilegítima y. llevada a cabo de acuerdo a un procedimiento prescrito en una norma de mayor jerarquía. ver artículos 6. la facultad de restringir. 7. no es discrecional para el Estado. sino que también examinar la práctica del sistema europeo. sino que también regulan su posible restricción por el Estado. library of Congress. Interpretar la palabra “ley” en el sentido de ley “formal” es razonable. por lo tanto. El requisito de la existencia de una “ley” para que se puedan regular los derechos es una salvaguarda a la posible arbitrariedad del gobierno. Washington. no pueden ser aplicadas sino conforme a las leyes que se dictaren por razones de interés general y con el propósito para el cual han sido establecidas”. Nomenclature of Primary Legal Sources. que exige el cumplimiento de ciertas condiciones. D. la constitución. sin embargo.. 12. El artículo 30 de la Convención señala que “[l]as restricciones permitidas. sino que está limitada por el derecho internacional. en violatoria de las obligaciones internacionales del Estado. 1979). 9. en general. la palabra “ley” tiene un significado claro en el ordenamiento jurídico de los Estados latinoamericanos que participaron en la redacción de la Convención. Medina Q.C. Además. el catálogo contiene formulaciones que responden a las tradiciones e idiosincrasia de los países miembros de la oEA. el Presidente de la República). La restrIccIón de Los derechos a través de su reguLacIón los catálogos contenidos en los tratados de derechos humanos no sólo formulan estos derechos. 13. Todos están de acuerdo en que la “ley” sólo puede ser el resultado de la acción de los legisladores (entendiendo por ello una o dos Asambleas de representantes del pueblo más. ya que la expresión “ley” implica requisitos de forma61 y materiales.

pp. y elaborada según el procedimiento establecido por las constituciones de los Estados partes para la formación de las leyes”63. el que sería “un elemento integrante del orden público del Estado democrático”. El fin principal de este último. la frase puede ser considerada como una salvaguarda contra la imposición arbitraria de limitaciones.ii. sería en las palabras de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre “la protección de los derechos esenciales del hombre y la creación de circunstancias que le permitan progresar espiritual y materialmente y alcanzar la felicidad”64. que refuerza las disposiciones que establecen las causales que se pueden invocar para restringir los derechos. parece bastante claro que la salvaguarda tiene por objeto prevenir la imposición de restricciones por meros decretos ejecutivos. la seguridad u orden público. ceñida al bien común. artículos 15 y 16. Medina. Esta noción se irá probablemente desarrollando y concretando con la práctica de los Estados. El artículo 30 también establece que las leyes que impongan restricciones a los derechos humanos deben ser dictadas “por razones de interés general”. o la protección de la salud o la moral públicas o de los derechos y libertades de los otros65. que establece un principio general de no discriminación62. en la opinión Consultiva ya señalada. supervisada por la Comisión y la Corte Interamericana. generalmente ellas son el interés de la seguridad nacional. 102-103. No hay nada en los trabajos preparatorios que aclare el significado de esta frase. 29. systematic violations and the Inter-American system. ha interpretado “el interés general” como “el bien común”. El segundo límite de toda restricción es que la causa que se invoque para justificar la restricción sea de aquéllas establecidas en la Convención. OC-6/86. Convención. párr. también es razonable sostener que la palabra “ley” incorpora asimismo el requisito de “generalidad”. Gross. 38. 33 . Cualquier otra interpretación de la palabra sería contraria al artículo 1 de la Convención. The Battle of Human Rights. Ibídem. emanada de los órganos legislativos constitucionalmente previstos y democráticamente elegidos. por lo menos formalmente. ya sea como norma general o específicamente para ciertos derechos. representando el deseo de la mayoría. la Corte Interamericana. 1988. es decir. la ley en un sentido material. la ConvenCión ameriCana sobre dereChos hUmanos para reflejar los puntos de vista de la mayoría y están. Martinus Nijhoff Publishers. la Corte Interamericana ha interpretado en este sentido la palabra “leyes” contenida en el artículo 30 de la Convención expresando que: “la palabra leyes en el artículo 30 de la Convención significa norma jurídica de carácter general. párr. Dordrecht/Boston/london. Una disposición permite la restricción del derecho a la propiedad por 62 63 64 65 C. En vista de la realidad política del continente americano. En segundo lugar.

ya que las decisiones que se tomen a este respecto reflejarán a menudo una posición ideológica67. ambos establecidos en el preámbulo. Por ejemplo. ver en este sentido. En el preámbulo. Todas estas causales son actualmente contenedores semi vacíos a los que los legisladores y el poder judicial nacional y la Comisión y la Corte interamericanas deberán dar un contenido específico en el ámbito regional. 2006. y 66 67 68 69 70 Ibídem.. OC-5/85. Caso Palamara Iribarne Vs. especialmente a la luz de su objeto y propósito69.]”. párrs. la expresión “necesaria en una sociedad democrática” ha sido frecuentemente interpretada por la Corte Europea de Derechos Humanos 70 y una interpretación similar ha sido dada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos. hizo un símil con la jurisprudencia europea y la incorporó al sistema. es decir. la seguridad nacional es un concepto que ha sido ampliamente utilizado por los dictadores en el continente americano.. Este requisito se establece explícitamente para los derechos de reunión pacífica. fundado en el respeto de los derechos esenciales del hombre”. Convención de viena sobre el Derecho de los Tratados. la Corte Interamericana sostuvo que en el sistema interamericano la restricción (i) debe responder a la “existencia de una necesidad social imperiosa”. los Estados americanos reafirman su intención de “[. Costa Rica. 34 . la que. Intersentia. van Hoof et al (eds). Algunos de ellos serán seguramente objeto de controversia. su aplicación como un límite a las restricciones de cada uno de los derechos de la Convención se puede deducir del contexto mismo de la Convención.sistema interameriCano de dereChos hUmanos razones de interés social66. Theory and Practice of the European Convention on Human Rights. para justificar limitaciones extremadamente serias que resultaron en violaciones masivas y sistemáticas de los derechos humanos. Chile. dentro del cuadro de las instituciones democráticas. libertad de asociación y libertad de movimiento68. un régimen de libertad personal y de justicia social. Sin embargo. otro punto de desacuerdo lo constituirán probablemente las limitaciones que se impongan en defensa de “los derechos y libertades de los otros” o del “interés social”.. Fourth Edition. párr. Caso Herrera Ulloa Vs. ver P.J. van Dijk y g. 120-123.H. Antwerpen-oxford.16 y 22. debe estar orientada “a satisfacer un interés público imperativo”. artículos 15.] consolidar en este continente. pp. 79 y siguientes. A su vez. Para ejemplos de la interpretación por la Corte del alcance de la justificación de una limitación. Convención. artículo 21. en una opinión consultiva. 333-350. artículo 31 (1) y (2). el artículo 29 establece que ninguna disposición de la presente Convención puede ser interpretada en el sentido de: “c) excluir otros derechos y garantías que son inherentes al ser humano o que se derivan de la forma democrática representativa de gobierno [.. (ii) entre varias opciones para alcanzar este objetivo “debe escogerse aquella que restrinja en menor escala el derecho protegido”. En el sistema interamericano existe una tercera limitación: sólo se permiten restricciones “necesarias en una sociedad democrática”. y del artículo 29 de la misma.

ii. la ConvenCión ameriCana sobre dereChos hUmanos

(iii) la restricción debe ser “proporcionada al interés que la justifica y ajustarse estrechamente al logro de ese legítimo objetivo”71. Esta interpretación constante de la expresión podría resumirse diciendo que la restricción debe ser (i) conducente para conseguir proteger el valor que se puede proteger mediante la restricción de ese derecho particular; (ii) debe ser proporcional, es decir, en la medida estrictamente necesaria para conseguir el fin perseguido; y (iii) no debe haber otra alternativa para conseguir el fin que restringir ese derecho, lo que implica que, si la hay, debe emplearse esa alternativa y no la restricción.

6. La susPensIón temPoraL de obLIgacIones
En su artículo 27, la Convención permite a los Estados partes suspender temporalmente algunas obligaciones contraídas en virtud de la Convención. Esta disposición fue y aun es una disposición clave para muchos Estados latinoamericanos72. En su informe anual de 1981-82, la Comisión señaló que “la declaración de estados de emergencia era una de las más frecuentes violaciones de los derechos humanos”73. Por esto mismo, y siguiendo la tendencia general, la Convención establece el marco dentro del cual el Estado puede hacer uso de esta posibilidad74, comenzando por disponer que: “[El Estado que declara la emergencia] deberá informar inmediatamente a los demás Estados Partes en la presente Convención, por conducto del Secretario General de la Organización de los Estados Americanos” del contenido de la declaración, los motivos y duración de dicha situación”. Esto permite que la comunidad internacional, a través de sus órganos de supervisión, pueda controlar dicha declaración e incluso llegar a determinar la responsabilidad del Estado por incumplimiento de sus obligaciones convencionales. El marco que establece el artículo 27 incluye (i) las causales por las cuales se pueden suspender ciertas obligaciones del tratado; (ii) los derechos respecto de los cuales el Estado no puede suspender ninguna obligación; (iii) un requisito de proporcionalidad en el tiempo y en el tipo de suspensiones que se decreten; (iv) la exigencia de que las medidas no pueden ser discriminatorias; y (v) la
71 72

73 74

OC-5/85, párr. 46. Según un estudio preparado por el Secretario de la Comisión, durante la década entre 1950 y 1960 hubo más de cien ocasiones en que se declaró o se prolongó la vigencia del estado de sitio en los Estados americanos (CIDH, Doc. oEA/Ser.l/v/II.8, Nº 6). CIDH, Informe Anual de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos 1981-1982 (oEA/Ser. l/v/II.57, doc.6, rev. 1,20 de septiembre de 1982), p. 133. Respecto del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, ver Comité de Derechos Humanos, observación general Nº 29, Artículo 4 - Suspensión de obligaciones durante un estado de excepción, 72º período de sesiones (2001).

35

sistema interameriCano de dereChos hUmanos

prohibición de suspender obligaciones cuando esta suspensión es incompatible con otras obligaciones internacionales del Estado, esto en razón de que el Estado debe aplicar siempre la norma que más favorezca a los individuos. Nos referiremos en particular a los tres primeros puntos, ya que el cuarto y el quinto se explican por sí solos. (i) El Artículo 27 de la Convención Americana establece que la suspensión se autoriza en caso de guerra, de peligro público o de otra emergencia que amenace la independencia o seguridad del Estado parte. la historia fidedigna de la disposición no aclara el significado específico de la frase “en caso de guerra, peligro público u otra emergencia que amenace la independencia o la seguridad de una Estado Parte”. Es claro que esta parte de la disposición se originó en el Convenio Europeo, y los precedentes creados en el sistema europeo con relación al artículo 15 de su Convenio pueden ser útiles para su interpretación. Sin embargo, la Convención Americana se diferencia del artículo 15 del tratado europeo al sustituir la expresión “la vida de la nación” por la expresión “la independencia o la seguridad de un Estado”. Esta formulación deberá ser interpretada y desarrollada en términos americanos. Aquí, una vez más, debemos tener en consideración que estos conceptos son peligrosamente vagos, particularmente en vista de las interpretaciones diversas, y a veces extremas, sobre la seguridad nacional que han prevalecido en algunas épocas en ciertos Estados del continente americano. Esto ha hecho necesario permitir la supervisión de los órganos regionales en aquellos casos en que se invocan las facultades para suspender la observancia de los derechos humanos75. (ii) En cuanto a las obligaciones no susceptibles de suspensión, el mismo artículo 27 prohíbe suspenderlas con respecto a los siguientes artículos: 3 (derecho al reconocimiento de la personalidad jurídica); 4 (derecho a la vida); 5 (derecho a la integridad personal); 6 (prohibición de la esclavitud y servidumbre); 9 (principio de legalidad y retroactividad); 12 (libertad de conciencia y de religión); 17 (protección a la familia); 18 (derecho al nombre); 19 (los derechos del niño); 20 (derecho a la nacionalidad); y 23 (derechos políticos), agregando que tampoco son susceptibles de suspensión “las garantías judiciales indispensables para la protección de tales derechos”. De la historia fidedigna de la Convención no es posible deducir el criterio utilizado para seleccionar los derechos no susceptibles de ser restringidos mencionados en el inciso 2 del artículo 27. la formulación en el proyecto de la

75

ver R.E. Norris y P.D. Reiton, “The suspension of guarantees: A comparative analysis of the American Convention on Human Rights and the Constitutions of the States Parties”, en American University Law Review, vol. 30, 1980, pp. 189-223 (191-199); H. Faúndez-ledesma, “la protección de los derechos humanos en situaciones de emergencia”, en T. Buergenthal (editor), Contemporary Issues in International Law, Essays in Honor of Louis B. Sohn, N.P. Engel, Kehl, Alemania, 1984, pp 101-126.

36

ii. la ConvenCión ameriCana sobre dereChos hUmanos

Comisión, que prevaleció en este artículo de la Convención, respondía a la idea de que la restricción de derecho debía ser mantenida al mínimo; la lista parece incluir o aquellos derechos que son muy básicos, como el derecho a la vida y el derecho a no ser torturado, o los derechos cuya restricción tendría efectos insignificantes en el tratamiento efectivo de la situación de emergencia, como, por ejemplo, el derecho al nombre establecido en el artículo 18 la larga historia de amenazas a la participación política en el continente americano, donde la suspensión de las garantías constitucionales bajo situaciones de emergencia ha resultado frecuentemente en la suspensión de todos los derechos políticos por largos períodos de tiempos, se refleja al señalarlos como derechos no susceptibles de suspensión en situaciones de emergencia. Se ha argumentado que prohibir que estos derechos sean suspendidos puede ser difícil de observar en la práctica, especialmente en caso de guerra76. Sin embargo, si la inclusión del artículo 23 en el artículo 27 (2) se interpreta de manera razonable y a la luz de su objeto y propósito, se puede llegar a otra conclusión. las secciones (a) y (c) de la disposición no plantean ningún problema. Ambas establecen derechos cuyo ejercicio debería ser posible bajo cualquier circunstancia. Aún más, la sección (c), es sólo la especificación de un aspecto del principio general de la igualdad ante la ley, el cual obviamente no puede ser derogado. Sólo la sección (b) podría plantear un problema, ya que se podría decir que hay muchas circunstancias en la vida de una nación en las que la organización de una elección puede ser difícil e incluso imposible. Se puede pensar en una catástrofe natural o en una guerra. Para analizar el punto, habría que considerar que se habla de restricción temporal de un derecho cuando existe la decisión de suspender un derecho que en otras condiciones debería y podría ser ejercido. Podría argumentarse que, en caso de una catástrofe natural o una guerra, existe una imposibilidad de ejercer el derecho a voto causada por eventos más allá del control de las autoridades, y no una suspensión. la inclusión del artículo 23 en el artículo 27(2) parece, claramente, haber tenido como fin el evitar medidas tales como la disolución del parlamento o del congreso o la prohibición de los partidos políticos sobre la base de una emergencia, o la suspensión del derecho a voto por otras razones aparte de la imposibilidad material de llevar a cabo una elección. El artículo 27 también prohíbe la suspensión de las garantías judiciales indispensables para la protección de los derechos que no pueden suspenderse. Esta disposición ha sido interpretada en dos opiniones consultivas de la Corte Interamericana, que ha identificado cuáles son estas garantías, dando de paso algunas directrices generales sobre la suspensión de obligaciones en el artículo 27. Primeramente, la Corte se pronunció, a petición de la Comisión
76

T. Buergenthal, “The American Convention on Human Rights: Illusion and Hopes”, en Buffalo Law Review, vol. xxI, 1971-72, pp. 121-136.

37

sistema interameriCano de dereChos hUmanos

Interamericana, respecto de la situación del hábeas corpus en el caso de una situación de emergencia. la Corte comienza por señalar que no puede hacer abstracción de los abusos a que puede dar lugar esta facultad del Estado de suspender obligaciones emanadas de la Convención y que por ello, “debe subrayar que, dentro de los principios que informan el sistema interamericano, la suspensión de garantías no puede desvincularse del ‘ejercicio efectivo de la democracia representativa’ a que alude el artículo 3 de la Carta de la oEA”77. Con esta afirmación, la Corte impone a la regulación de la suspensión la condición de no afectar la democracia representativa. A continuación expresa que la suspensión de garantías no comporta “la suspensión temporal del Estado de Derecho”, ni autoriza a los gobernantes “ a apartar su conducta de la legalidad en que en todo momento deben ceñirse”, ya que “el principio de legalidad, las instituciones democráticas y el Estado de Derecho son inseparables”78. Sobre esta base, la Corte construye su opinión, haciendo hincapié en que las garantías a que se refiere el artículo 27 son “judiciales”, estimando que, “[e]sta expresión no puede referirse sino a medios judiciales idóneos para la protección de tales derechos, lo cual implica la intervención de un órgano judicial independiente e imparcial, apto para determinar la legalidad de las actuaciones que se cumplan dentro del estado de excepción”79. la afirmación es importante si se considera que a menudo en los países del continente el estado de emergencia implica el surgimiento de la competencia de tribunales militares que no cumplen con las condiciones de independencia e imparcialidad requeridas. Concluyendo, la Corte opina, por unanimidad, “que los procedimientos jurídicos consagrados en los artículos 25.1 y 7.6 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos no pueden ser suspendidos conforme al artículo 27.2 de la misma, porque constituyen garantías judiciales indispensables para proteger derechos y libertades que tampoco pueden suspenderse según la misma disposición”80. Posteriormente el gobierno de Uruguay hizo a la misma Corte una consulta más general respecto del alcance de la prohibición de suspender ciertas garan-

77 78 79 80

OC-8/87, párr. 20. Ibídem, párr. 24. Ibídem, párr. 30 (nuestro subrayado). Ibídem, párr. 44.

38

pidiéndole en particular que se pronunciara sobre la situación de los artículos 25 y 8 de la Convención durante una emergencia. 7. que “no implican solamente una determinada organización política contra la cual es ilegítimo atentar…. 34 y 35.ii. pero examina con detención el artículo 8 –que consagra el debido proceso legal– que “no contiene un recurso judicial propiamente dicho. También deben considerarse como garantías judiciales indispensables que no pueden suspenderse. Ibídem. destinado a garantizar el respeto a los derechos y libertades cuya suspensión no está autorizada por la misma Convención. o cualquier otro recurso efectivo ante los jueces o tribunales competentes (art. aun bajo el régimen de suspensión regulado por el artículo 27 de la misma”82. la Corte Interamericana concluyó en esa ocasión: “1. en lo esencial. inherentes a la forma democrática representativa de gobierno (art. 39 . aquellos procedimientos judiciales. 27. la ConvenCión ameriCana sobre dereChos hUmanos tías judiciales. El artículo 29 –titulado “Normas de interpretación”– dispone que: “Ninguna disposición de la presente Convención puede ser interpretada en el sentido de : c) excluir otros derechos y garantías que son inherentes al ser humano o que se derivan de la forma democrática representativa de gobierno” OC-9/87. 25. 29. por lo que en esta opinión reitera sus argumentos y posición al respecto. en particular con el régimen de protección de los derechos humanos contenidos en la Convención85.6). En primer lugar. además de las garantías que ya ha mencionado en esta opinión y en la anterior. a todas las garantías judiciales referidas en la Convención Americana.c de la Convención83.c). la Corte sostiene que el concepto de debido proceso legal “debe entenderse aplicable. párr. de manera que se preserve el Estado de Derecho”84. la Corte afirma que. 29. 2. son consustanciales con el sistema interamericano. el amparo. párr. párr. previstos en el derecho interno de los Estados Partes como idóneos para garantizar la 81 82 83 84 85 OC-9/87. Con esto se reitera una vez más que el Estado de Derecho. existen otras garantías que resultan del artículo 29. 37. sino el conjunto de requisitos que deben observarse en la instancias procesales para que pueda hablarse de verdaderas y propias garantías judiciales según la Convención”81. la democracia representativa y el régimen de libertad personal.1). Que deben considerarse como garantías judiciales indispensables no susceptibles de suspensión… el hábeas corpus (art. párrs. sino la necesidad de que ella esté amparada por las garantías judiciales que resulten indispensables para el control de legalidad de las medidas tomadas en situación de emergencia. Ibídem. la Corte ya se había pronunciado sobre el artículo 25. Enseguida.

A su vez. sin embargo. cuando circunstancias muy especiales así lo aconsejan. para ser legítimos. 41. Meléndez. 86 87 88 89 90 OC-9/87. Costa Rica. la que se transforma así en agresión”. como a cada medida particular que la autoridad tome en aplicación de la medida general”87. se vincula con la idea de que las medidas necesarias adoptadas deben también ser adecuadas. 1999. párr. pp. F. San José. tanto la Convención Americana como la Corte enfatizan que la norma en el sistema es que los derechos sean respetados y garantizados. 3. éstos. las acciones que emprenda la autoridad limitando los derechos y libertades fundamentales no deben exceder nunca el límite de racionalidad propio de toda medida restrictiva90. Si la exigencia de la situación es lo que justifica las medidas. párr. que todo exceso en el empleo de los medios convierte en ilegítima ‘la defensa’. no puede hacerse respecto de las garantías de los derechos respecto de los cuales no hay posibilidad de suspensión de obligaciones ni puede significar la no operabilidad del principio de legalidad. supone la existencia de un peligro inminente y exige una relación de adecuación entre éste y los medios utilizados para repelerlo.sistema interameriCano de dereChos hUmanos plenitud del ejercicio de los derechos a que se refiere el artículo 27. deben ser conducentes al objetivo de superar la emergencia que le da origen. De manera tal. recogido por el artículo 8 de la Convención”86.2 de la Convención y cuya supresión o limitación comporte la indefensión de tales derechos”. 39. las normas internacionales implican que las medidas que se tomen. Informe del Relator Especial de la Subcomisión de Derechos Humanos. iii) El requisito de proporcionalidad se expresa en el artículo 27 de la Convención Americana que permite la suspensión “en la medida y por el tiempo estrictamente limitados a las exigencias de la situación”. Esta suspensión. Ibídem. además de ser proporcionales en tiempo y forma. la excepción es la suspensión de la obligación internacional de los Estados de garantizar el ejercicio y goce de los derechos. 95-97. debiendo haber una relación entre el peligro que acecha a la comunidad y los medios para contrarrestar dicho peligro89. El principio de proporcionalidad. sobre la 40 . deberán ser proporcionales a la gravedad del peligro. Resumiendo. Que las mencionadas garantías judiciales deben ejercitarse dentro del marco y según los principios del debido proceso legal. que tiene su origen en el principio de la necesidad88. OC-8/87. Instituto Interamericano de Derechos Humanos. “Este principio. La Suspensión de los Derechos Fundamentales en los Estados de Excepción Según el Derecho Internacional de los Derechos Humanos. Hay aquí que hacer presente que esa exigencia se aplica tanto a la medida general de restringir un derecho. al igual que su fundamento –la legítima defensa–.

los límites a que se alude apuntan a dos aspectos: la forma de afectación de los derechos y las personas que se verán afectadas por dichas medidas. Una interpretación contraria traería como resultado anular el sentido del artículo 27 y de varios otros artículos de la Convención. 155. San José.1 dependerá.ii. implica que dicha Protección de los Derechos Humanos bajo los Estados de Sitio o de excepción. la autoridad no debe en ninguna circunstancia excederse en el rigor de las medidas. Para concluir. párr. los artículos 44 y 45 de la Convención Americana facultan a la Comisión Interamericana para conocer de denuncias o quejas 91 92 93 41 . así como de la proporcionalidad y razonabilidad que guarden las medidas adoptadas respecto de ella”91. puesto que la Convención establece normas para la declaración de emergencia y para su aplicación. OC-8/87. en último término. En cuanto a las personas afectadas. No hay que olvidar en este punto que el hecho de que la decisión sobre la justificabilidad de las restricciones a los derechos humanos impuestas por un Estado. (E/CN. las facultades de dichos órganos están establecidas en los tratados respectivos.2/1997/19 del 23. quede entregada. H.vI-1997). En cuanto a la forma en que se ven afectados los derechos. Instituto Interamericano de Derechos Humanos. Faúndez–ledesma. p. intensidad. El sistema interamericano de protección de los derechos humanos: aspectos institucionales y procesales. y la Comisión y la Corte son los órganos encargados de controlar la observancia de las disposiciones de la Convención por parte de los Estados partes. ya que la disposición es una norma vinculante para los Estados Partes igual que cualquier otra de la Convención. al órgano internacional que supervisa93. la competencia de la Comisión y de la Corte incluye el evaluar la declaración de estado de emergencia a la luz del artículo 27. 84. párr. disminuyendo en forma significativa el efecto beneficioso que la Convención pueda tener para los derechos humanos en el continente.4/Sub. del carácter. Es probable que en el ejercicio de su competencia los órganos regionales de supervisión tendrán en consideración el hecho de que los gobiernos pueden tener más información a su disposición que la que ellos poseen sobre los problemas de sus Estados y cuidarán de llevar a cabo su supervisión de una manera razonable. la autoridad debe limitarse a suspender el ejercicio de los derechos de aquellas personas que estén directamente involucradas en la situación de emergencia. que deben ser solamente aquéllas que constituyen un medio idóneo y indispensable para restablecer la normalidad. 22. profundidad y particular contexto de la emergencia. 1999. sin afectar los derechos de personas distintas de éstas92. ya sean permanente o temporales. hay que tener presente que. Costa Rica. la ConvenCión ameriCana sobre dereChos hUmanos Por su parte la Corte Interamericana ha expresado la misma idea al señalar que: “la juridicidad de las medidas que se adopten para enfrentar cada una de las situaciones especiales a que se refiere el artículo 27. entonces.

por ejemplo. Polonia. volume 96. 12 de diciembre de 2001. En la jurisprudencia del Comité Derechos Humanos de Naciones Unidas. al momento de aprobar la Convención. cualquiera que ella sea.1. República Checa. Anuario Interamericano de Derechos Humanos 1968. o actos perpetrados en un recinto diplomático95.C. Case Cyprus v. ver: Caso López-Burgos v. Holanda. en The American Journal of International Law. Al optar los Estados por delimitar el campo de aplicación de la Convención a lo que cae bajo su “jurisdicción”. Turquía y el Reino Unido. como podrían ser las actuaciones de un ejército de ocupación. jugdment of May 10. Dinamarca. los proyectos que dieron origen a la Convención contenían la obligación de los Estados de respetar y garantizar los derechos humanos de las personas “sujetas a su territorio y a su jurisdicción”94. Comunicación 52207/99 de Bankovic et al contra Bélgica. 25781/97. fuera del territorio. atrIbucIón de resPonsabILIdad De conformidad con el artículo 1. resolución 29 de julio de 1981. con la interposición del caso Bankovic ante la Corte Europea96. Hungría. los Estados se comprometen al respeto de los derechos y libertades de las personas “sujeta(s) a su jurisdicción”. En el sistema europeo ver: Corte EDH. 2001.. eventualmente. Comunicación 52/1979. 445-452. dadas ciertas condiciones. “Cyprus v.. 236-418. pp.D.3. “todos los casos relativos a la interpretación o aplicación” de dicha Convención. App. de modo que es sólo respecto de actos u omisiones que afecten a personas que estén en esa circunstancia que se puede atribuir responsabilidad a los Estados por presuntas violaciones a los derechos humanos de la Convención. España. Luxemburgo. Un análisis de este fallo en: F. Uruguay. realizados o dejados de realizar dentro del territorio. Corte E. Secretaría general de la organización de Estados Americanos. 2002. Alemania. 1973. en el que se argumenta un país que se introduce en el espacio aéreo de otro Estado y lo bombardea. Francia. párr. Italia.sistema interameriCano de dereChos hUmanos decisión debe también poder ser controlada tanto en su razonabilidad como en su legalidad por los tribunales de justicia domésticos. 42 . Grecia. Portugal. Noruega. 12. 7. Islandia. Hoffmeister. el artículo 62 faculta a la Corte Interamericana para conocer. En el Estado actual del derecho internacional de los derechos humanos se comienza a discutir el significado y el ámbito de lo que se denomina “jurisdicción”. pero dentro del campo de jurisdicción del Estado. 94 95 96 de violación de la Convención. Issue 2. Turkey. pero. ya que la supervisión internacional es subsidiaria. Ha habido un intento de ampliación del concepto. pp. optaron por un criterio amplio que incluye no sólo los actos u omisiones imputables a agentes estatales como violación de obligaciones convencionales. decisión de admisibilidad de la gran Cámara. sólo se hizo referencia a la jurisdicción. sino que incluye la responsabilidad por actos u omisiones ejecutados.H. Washington D. Turkey”.

op. la Corte pasó revista a las principales instituciones del derecho internacional 97 98 99 100 101 Comunicación de familiares de cuatro nacionales de la República Federal de yugoslavia ante la Corte Europea. p. 62. El caso a que se hace referencia es el de Loizidou c. habiendo sido Turquía encontrada como ejerciendo soberanía sobre la zona para los efectos de atribuirle responsabilidad por las violaciones de derechos humanos allí cometidas97.H.A. 310 Eur. la Comisión Interamericana declaró admisible un caso que contenía 60 peticiones similares. la petición sostiene que el control de la oTAN sobre el espacio aéreo durante ese bombardeo era “casi tan completo como el control de Turquía sobre el territorio del Norte de Chipre”. Preliminary objections. El caso fue declarado inadmisible al haberse inclinado la Corte por una noción “esencialmente territorial” de la jurisdicción98. reproducido en CIDH. que los afectados no estaban “Bajo la jurisdicción” de Estados Unidos.85). (ser. Corte E.Ct. CIDH. Esto se hizo a pesar de que la Comisión podría haber argumentado. Decisión sobre Admisibilidad.71. Doc. Comunicación 52207/99 de Bankovic et al contra Bélgica.. no se dio fundamento alguno para la decisión. 1995. op.l/v/II. Informe 31/93 de 14 de octubre de 1993. Una de las consecuencias de que el derecho internacional de los derechos humanos haya emergido como una rama del derecho internacional público ha sido la dificultad de adaptar conceptos apropiados para las relaciones entre los Estados a las relaciones entre Estados e individuos. lo que la Corte Interamericana desarrolló en su primer fallo. debería relacionarse más con la capacidad del Estado de llevar a cabo actos violatorios. Para ello. la Corte se vio en la necesidad de determinar si el Estado debía responder internacionalmente por las violaciones de derechos humanos presumiblemente cometidas por particulares. 20. nota 96. cit. Desgraciadamente. Informe Anual de 1993 (oEA/Ser. Caso 9213. Honduras. Uno podría pensar que el concepto de jurisdicción. la ConvenCión ameriCana sobre dereChos hUmanos ejerce en ese momento “jurisdicción” para los efectos de su responsabilidad por las violaciones de derechos humanos presuntamente cometidas. 1).l/vC/II.D. En el caso velásquez Rodríguez101. Caso Velásquez Rodríguez Vs. cit. Caso 10573. otro aspecto de la atribución de responsabilidad dice relación con los actos cometidos por particulares.H. reproducido en CIDH. referido a la acción militar llevada a cabo por Estados Unidos en Panamá en diciembre de 1999 con el fin de apresar a Manuel Noriega99. Turquía. (oES7Ser. párr. siguiendo a la Corte Europea. también declaró admisible un caso referido al bombardeo de Estados Unidos con grenada que destruyó el Richmond Hill Insane Asylum.). CIDH.ii.R. Este caso terminó con una solución amistosa y la Comisión no elaboró argumentos sobre el problema de la jurisdicción. 43 . causando la muerte de 16 personas100. pero ésta es una idea que requiere todavía de mucha elaboración y desarrollo. Nota 27. para los efectos de atribuir responsabilidad a un Estado. rev. Informe Anual 1986-1987.9.

Respecto de la responsabilidad indirecta. puesto que es un principio de Derecho internacional que el Estado responde por los actos de sus agentes realizados al amparo de su carácter oficial y por las omisiones de los mismos aun si actúan fuera de los límites de su competencia o en violación del derecho interno”. puede acarrear la responsabilidad internacional del Estado. la Corte tiene la convicción. se está ante un supuesto de inobservancia del deber de respeto consagrado en ese artículo”. 44 .sistema interameriCano de dereChos hUmanos sobre la atribución de responsabilidad. el fallo especifica este criterio y señala: “182. por actuaciones de sus agentes. la Corte expresó que: “169. Esa conclusión es independiente de que el órgano o funcionario haya actuado en contravención de disposiciones del derecho interno o desbordado los límites de su propia competencia. párr. la circunstancia de que el aparato del Estado se haya abstenido de actuar. por dejar de actuar ante acciones de particulares que infringieran los derechos de la Convención. En tal sentido. Pero. no por ese hecho en sí mismo. Aclara también la Corte que dicha responsabilidad puede emanar de la actuación de cualquiera de sus agentes y cualesquiera que fueran las circunstancias de la acción: “170. en toda circunstancia en la cual un órgano o funcionario del Estado o de una institución de carácter público lesione indebidamente uno de tales derecho. Conforme al artículo 1. y así lo ha dado por probado. concluyendo que el Estado podía incurrir en responsabilidad internacional de manera directa.1 es ilícita toda forma de ejercicio del poder público que viole los derechos reconocidos por la Convención. e indirecta. por ser obra de un particular o por no haberse identificado al autor de la transgresión. En cuanto a la responsabilidad directa. aunque no hubiera podido demostrarse tal cosa. de que la desaparición de Manfredo velásquez fue consumada por agentes que actuaron bajo la cobertura de una función pública. la Corte señaló que: “172. representa un incumplimiento imputable a Honduras de los deberes con102 Ibídem. lo que está plenamente comprobado. Más adelante. (…) un hecho ilícito violatorio de los derechos humanos que inicialmente no resulte imputable directamente a un Estado por ejemplo. sino por falta de la debida diligencia para prevenir la violación o para tratarla en los términos requeridos por la Convención”102. 172.

1 de la Convención”. de manera alguna todos o ciertos derechos fundamentales o los derechos de un grupo específico de la población104. que le impone el artículo 1. según el cual estaba obligada a garantizar a Manfredo velásquez el pleno y libre ejercicio de sus derechos humanos”103. de lo que se trata es de determinar si la violación a los derechos humanos resulta de la inobservancia por parte de un Estado de sus deberes de respetar y de garantizar dichos derechos. normas de InterPretacIón en La convencIón En el artículo 29 de la Convención se establecen cuatro normas especiales de interpretación de las disposiciones de la Convención. En definitiva.1 de la Convención. dicha responsabilidad puede emanar de una omisión del Estado de actuar en aquellos casos en que particulares afectan los derechos convencionales. ni garantiza. 17-19. Para una definición de la situación de violación masiva y sistemática. la ConvenCión ameriCana sobre dereChos hUmanos traídos en virtud del artículo 1. Nota 62. en aquellas situaciones en que la estructura del Estado no previene. En los casos en que no se den estas circunstancias probablemente la Corte examinará con mucha rigurosidad los requisitos para que pueda atribuirse al Estado un incumplimiento de sus obligaciones bajo la Convención. op. o bien. pp. El artículo 29 dispone: 103 104 Ibídem. párr. De esta forma se observa que el Estado puede ser responsable por las violaciones convencionales cometidas en forma directa por sus agentes (de cualquier órgano del Estado). El desarrollo jurisprudencial que se comenta se ha producido respecto de casos en que el Estado no actúa efectivamente ante situaciones que obedezcan a un patrón sistemático de violaciones de derechos humanos. […] lo decisivo es dilucidar si una determinada violación a los derechos humanos reconocidos por la Convención ha tenido lugar con el apoyo o la tolerancia del poder público o si éste ha actuado de manera que la transgresión se haya cumplido en defecto de toda prevención o impunemente. Medina. cit. El fundamento de dicha responsabilidad lo explora la Corte en los siguientes términos: “173. la omisión de garantizar efectivamente el libre y pleno ejercicio de los derechos convencionales acarrea la responsabilidad del Estado.ii. Es decir. esto es. 8. ver C. 45 . 182.

parecen contener normas exclusivamente americanas y plantean cuestiones que deberán ser resueltas en el futuro. 105 OC-10/89. c.c ser interpretada en el sentido de que existen algunos derechos y garantías que deben ser respetados a pesar de no estar incluidos en alguna norma nacional o internacional? ¿Qué criterios se utilizan para identificarlos? Con respecto al artículo 29. por el contrario. b. Por ejemplo. las dos últimas letras.sistema interameriCano de dereChos hUmanos Ninguna disposición de la Convención será interpretada en el sentido de: a. tenía la facultad para interpretar la Declaración Americana con ocasión de la interpretación de una norma convencional. las letras a) y b) del artículo contienen normas claras y de conocida aplicación en el derecho internacional de los derechos humanos. d. suprimir el goce o ejercicio de los derechos y libertades reconocidos en la Convención o limitarlos en mayor medida que la prevista en ella. en la que la Corte señaló que por efecto de dicha disposición. ha surgido ya una pregunta que fue contestada por la Corte Interamericana en la forma de una opinión consultiva emitida a requerimiento del gobierno del Colombia105. ¿Debe la norma del artículo 29. permitir a alguno de los Estados Partes. 46 . limitar el goce y ejercicio de cualquier derecho o libertad que pueda estar reconocido de acuerdo con las leyes de cualquiera de los Estados Partes o de acuerdo con otra convención en que sea parte uno de dichos Estados. grupo o persona. y excluir o limitar el efecto que puedan producir la Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre y otros actos internacionales de la misma naturaleza.d. excluir otros derechos y garantías que son inherentes al ser humano o que se derivan de la forma democrática representativa de gobierno.

el sistema interamericano está dividido en dos.III. los mecanismos están regulados con más detalle en los Estatutos de la Comisión y de la Corte y en sus respectivos Reglamentos. op. De los primeros. C. En el Estatuto de la Comisión y. los segundos se aplican por la Comisión y por la Corte –en caso que se le haya dado competencia– sólo a los Estados partes de ese tratado109. 106 107 108 109 110 Resolución CP/RES. sólo a los Estados miembros que no son parte en la Convención108. 1. 47 . Medina. cit. Como consecuencia de esta decisión. el Consejo Permanente de la oEA decidió que los procedimientos establecidos por la práctica de la Comisión y los que se creaban como consecuencia de la nueva Convención coexistirían. celebrado en la Paz. Ibídem. algunos se aplican por la Comisión a todos los Estados miembros de la oEA. octubre de 1979. la división teórica entre mecanismos para Estados miembros de la oEA y mecanismos para Estados partes en la Convención es mínima. Una parte la componen los mecanismos desarrollados en el marco de la carta de la oEA y la otra. Los órganos Para La PromocIón y La ProteccIón de Los derechos humanos en La convencIón amerIcana la Convención Americana establece en su artículo 33 dos órganos especiales que “tendrán competencia en las materias relativas al cumplimiento de los compromisos adquiridos por los Estados Partes en esta Convención”: la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Corte Interamericana de Derechos Humanos. los derivados de la Convención. en su Reglamento. El Estatuto de la Comisión fue aprobado mediante la Resolución Nº 447 adoptada por la Asamblea general de la oEA en su noveno período ordinario de sesiones. La comIsIón InteramerIcana de derechos humanos Por Resolución 253106. sean o no partes en la Convención107 y otros. 144-152. Nota 62.. Bolivia. Estatuto Comisión. artículo 19. principalmente. artículo 20.253 (343/78) “Transición entre la actual Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Comisión prevista en la Convención Americana sobre Derechos Humanos”. Ibídem. artículo 18. la práctica de la Comisión disminuye aún más estas pequeñas diferencias y cuando se empezó a aplicar la Convención era a menudo casi imposible discernir la calidad del Estado que estaba siendo controlado por ese órgano110. pp. adoptada por el Consejo Permanente de la organización el 20 de septiembre de 1978.

a cualquier título. artículo 37. o (ii) “previamente hubiesen participado. investigación. No pueden ser miembros de la Comisión dos personas de la misma nacionalidad durante el mismo mandato113. Estatuto Comisión. El Estatuto de la Comisión declara incompatible “el cargo de miembro de la Comisión con otras actividades que pudieran afectar su independencia o imparcialidad.sistema interameriCano de dereChos hUmanos la Comisión Interamericana de Derechos Humanos se compone de siete miembros. Cada gobierno puede proponer hasta tres candidatos que pueden ser nacionales de cualquier Estado miembro de la oEA. artículo 36.2 Ibídem. artículo 37. o que “estuviesen acreditados o cumpliendo una misión especial como agentes diplomáticos ante dicho Estado”. Reglamento Comisión. la Comisión somete el caso a la Asamblea general para su resolución final. acarrea la remoción de su cargo del miembro de la Comisión116. sus miembros pueden ser removidos de su cargo por la Asamblea general por cometer una violación seria de cualquiera de las obligaciones especificadas en el artículo 9 del Estatuto117. los miembros de la Comisión son elegidos por un período de cuatro años y pueden ser reelectos sólo una vez114. También a solicitud de la Comisión. En esta terna. Estatuto Comisión. que deberán ser “personas de alta autoridad moral y reconocida versación en materia de derechos humanos”111. Ibídem. artículo 8. la que. Ibídem. 48 . CADH. El Reglamento de la Comisión en su artículo 17 establece normas para realizar discusiones y votaciones en las sesiones de la Comisión. artículo 4. en alguna decisión sobre los mismos hechos en que se funda el asunto” o que hubiesen “actuado como consejeros o representantes de alguna de las partes interesadas en la decisión”.1 Estatuto Comisión. o la dignidad o el prestigio de su cargo en la Comisión”115. artículo 73. artículo 34. en el mismo sentido. En los Estados partes de la Convención. deliberación o decisión de una materia presentada a la Comisión a los miembros que: (i) “fuesen nacionales del Estado objeto de consideración. artículo 71. Es de competencia de la Comisión decidir la incompatibilidad por el voto afirmativo de por lo menos cinco de sus miembros. artículo 8. si admite la inhabilidad. artículo 10. Una muy importante impide participar en la discusión. Una vez tomada la decisión. CADH. los miembros de la Comisión son elegidos por la Asamblea general de la oEA de una lista de candidatos propuesta por los gobiernos de todos los Estados miembros. por lo menos un candidato debe ser nacional de un Estado que no sea el que lo propone112. los miembros de la Comisión tienen derecho a gozar de “las inmunidades reconocidas a los agentes diplomáticos 111 112 113 114 115 116 117 CADH. general o específica”.

En general. Parece claro que. Ibídem.3. la Comisión se reúne al menos dos períodos de sesiones al año y el número de sesiones extraordinarias que se consideren necesarias121.1. artículo 70. artículo 19. Para constituir quórum es necesaria la presencia de una mayoría absoluta de los miembros123. artículo 16.2. Ibídem. a menos que se decida lo contrario122. tendrán derecho a presentar su voto razonado por escrito. Ibídem. Sobre la inmunidad diplomática en el derecho internacional. artículo 18.2. artículo 15. 49 . Reglamento Comisión. entró en vigencia el 24 de abril de 1964. Estatuto Comisión. Algunas decisiones deben ser tomadas por la mayoría absoluta de los miembros de la Comisión125. artículo 14. no es posible interpretarla como eximiendo al Estado del cual es nacional el miembro de la Comisión del deber de respetar la inmunidad119. Ibídem. Esta nueva normativa establece un concurso público que contempla una convocatoria abierta con el fin de posibilitar la mayor cantidad de candidaturas y la posibilidad de tomar en 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 CADH. necesarios para desempeñar con independencia sus funciones”120. ver Convención de viena sobre Relaciones Diplomáticas. los titulares serán designados por la mayoría absoluta de los miembros de la comisión y podrán ser miembros de dicho órgano o personas ajenas a él. de 18 de abril de 1961. el que se incorporará al informe o proyecto según sea el caso126. las sesiones de la Comisión serán reservadas. artículo 12. Ibídem. el Estatuto provee que los miembros de la Comisión “gozarán de los privilegios e inmunidades correspondientes a sus cargos. artículo 15. En los territorios de aquellos Estados miembros de la oEA que no son partes de la Convención. En cuanto a los grupos de trabajo. Respecto de las Relatorías. estén o no de acuerdo con las decisiones de mayoría. la Comisión establecerá las características del mandato y los relatores presentarán periódicamente al plenario de la Comisión sus planes de trabajo127. se establece que la Comisión “podrá crear grupos de trabajo o comités para la preparación de sus períodos de sesiones o para la realización de programas y proyectos especiales” y que éstos serán integrados de la manera más adecuada128. los órganos para la promoCión y la proteCCión… por el derecho internacional”118. la modificación del reglamento de la Comisión en 2006 introdujo reglas sobre la designación de relatores especiales. Ibídem. las decisiones se toman por mayoría de los miembros presentes124.2. artículo 18. ya que la disposición no hace diferencia entre los Estados partes.1. el actual Reglamento señala que estas podrán ser creadas para el mejor cumplimiento de las funciones de la Comisión. artículo 14. Ibídem. los miembros. En su Reglamento del año 2000 la Comisión integró formalmente un mecanismo de trabajo conformado por Relatorías y grupos de trabajo.iii.

Ibídem. 50 . Ibídem. Comunicado de Prensa Nº 41/06. la Comisión tiene básicamente procedimientos para controlar la conducta de los Estados con respecto a los derechos humanos establecidos ya sea en la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre o en la Convención Americana sobre Derechos Humanos. conservará su derecho a conocer el mismo” y que “[s]i uno de los jueces llamados a conocer del caso fuere de la nacionalidad de uno de los Estados Partes. pero no necesariamente de los Estados partes de la Convención130. Esta norma está claramente destinada 129 130 131 132 133 Comisión IDH. que deben ser nacionales de los Estados miembros de la oEA.sistema interameriCano de dereChos hUmanos cuenta los criterios que los Estados miembros de la oEA y las organizaciones de la sociedad civil hayan indicado como relevantes para el desempeño del cargo. cidh. artículos 52 y 53. de reconocida competencia en materia de derechos humanos. Ibídem. que reúnan las condiciones requeridas para el ejercicio de las más elevadas funciones judiciales conforme a la ley del país del cual sean nacionales o del Estado que los proponga como candidatos”. consultado el 11 de diciembre de 2006 en http://www. artículo 52. El otro le permite conocer de los casos de violaciones individuales de derechos humanos. La corte InteramerIcana de derechos humanos la Corte Interamericana de Derechos Humanos está compuesta por siete jueces.org CADH. El primer procedimiento le permite examinar la situación general de derechos humanos en el territorio de un Estado determinado y preparar un informe sobre esta situación.131 No puede haber dos jueces de la misma nacionalidad132. artículo 54. artículo 52. otro Estado Parte en el caso podrá designar a una persona de su elección para que integre la Corte en calidad de juez ad hoc”.1. los jueces son elegidos por los Estados partes en la Convención de una lista formada por esos mismos Estados y que contiene los nombres de juristas “de la más alta autoridad moral. De igual forma la Comisión tomará en cuenta criterios para que entre los finalistas se encuentren candidatas y candidatos que representen equitativamente a hombres y mujeres así como también la diversidad racial y la distribución geográfica del continente129. El artículo 55 de la Convención Americana dispone que “[e]l juez que sea nacional de alguno de los Estados Partes en el caso sometido a la Corte. 2. la duración del cargo es de 6 años y sólo pueden ser reelegidos una vez133.

considerando. Proyecto del Repertorio de Jurisprudencia del Sistema Interamericano de Derechos Humanos. Nota 92. párr. que sea favorable a la parte que lo ha nombrado. haya sido completamente apreciado en el curso de la consideración colegiada […]”. Ibídem. op. El cumplimiento de estas exigencias por la Corte Interamericana de Derechos Humanos. artículo 19. la práctica de la Corte es hasta ahora la de invitar a los Estados a nombrar un juez ad hoc y a permitir al juez titular conservar su derecho a conocer los casos individuales en que se examina la conducta del Estado del cual él es nacional aun cuando no haya otro Estado como contraparte. En la misma resolución. Consultado el 7 de marzo de 2007 en http://www. debe poder percibirse razonablemente por aquél que tiene un interés directo en el caso134. Ahora que la Corte Interamericana le ha dado un papel de actor procesal a la víctima. Reparaciones. artículo 20. 448 adoptada por la Asamblea general de la oEA en su noveno período ordinario de sesiones. sino que a todos los que participan en el sistema interamericano. se observa con mucha mayor claridad lo erróneo de este procedimiento y su contradicción básica con las normas del debido proceso establecidas en el artículo 8 de la Convención. en este caso la víctima. artículo 23. el juez ad hoc de la causa en su voto razonado citó a la Corte Internacional de Justicia para justificar “la obligación especial de esforzarse por asegurar que. El Reglamento de la Corte reproduce en su artículo 18 esta norma y la desarrolla en términos semejantes. además. Resolución de 11 de septiembre de 1995. Aprobado mediante la Resolución No. cit. Citado en H. En Academia de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario. Broker.edu/humright. o como miembros de un tribunal nacional o internacional.wcl. 51 . durante el ejercicio de sus cargos gozan de los privilegios 134 135 136 137 Al respecto ver Caso de la “Panel Blanca” (Paniagua Morales y Otros) Vs. en fiel aplicación del principio de la igualdad jurídica de los Estados. Bolivia. Estatuto Corte. En voto Razonado del Juez Charles N. interesa no sólo al individuo cuya alegada violación de derechos humanos se está investigando. los jueces gozan de las mismas inmunidades que los miembros de la Comisión. Bolivia. hasta donde sea razonable. ya que la imparcialidad no sólo debe ser subjetiva sino que también objetiva. Faúndez. 1. o en cualquier otra calidad. párrs. Cançado Trindade. voto Razonado del Juez A. pp. Además. Caso Trujillo Oroza Vs.iii. los jueces están sometidos a la potestad disciplinaria de la Asamblea general de la oEA137. a juicio de la Corte136. 182.american. Reglamento Corte. celebrado en la Paz. Con esta práctica se ha atentado contra los principios de independencia e imparcialidad de los órganos jurisdiccionales. es decir. Sin embargo. A. consejeros o abogados. octubre de 1979. a través de la reforma de su Reglamento en el año 2000135. 1-6. El Estatuto de la Corte prohíbe a los jueces participar en asuntos en que ellos o sus parientes tuvieren interés directo o hubieren intervenido anteriormente como agentes. 1-4 y resuelve. párrs. cada argumento relevante. Guatemala. los órganos para la promoCión y la proteCCión… a regular una situación en la que haya dos Estados contendiendo el uno con el otro. o de una comisión investigadora. En las reparaciones del caso Trujillo oroza vs. Bolivia. a pesar de la norma convencional y de la reglamentaria.

Cada caso se conoce en el idioma que la Corte haya acordado como idioma de trabajo para ese año. pero sus deliberaciones se realizan en privado144. en caso de haber empate. las que podrán ser modificadas por el Presidente en caso de circunstancias excepcionales142. Costa Rica. artículo 70. Desde el año 2003. si es uno de los idiomas oficiales de la Corte141. los jueces están también sujetos a incompatibilidades139. artículos 13. Brasil. la Corte ha empezado a realizar sesiones extraordinarias en Estados diferentes al de su sede. el Estatuto de la Corte señala algunos cargos que generan incompatibilidad140 y otros que no la generan. Reglamento Corte. y la otra. Ibídem. Hubo un esfuerzo infructuoso de la Corte en 1985 de obtener su incorporación como un órgano más de la oEA y no se ha intentado nuevamente. en un caso determinado. Estatuto Corte. artículo 24. 14 y 15. Ibídem. artículo 71. Hasta ahora la Corte trabaja casi exclusivamente en castellano. la de emitir opiniones consultivas en los casos señalados en el artículo 64 de la Convención. sus funciones exceden claramente ese tratado. Reglamento Corte. Aunque la Corte es calificada en su Estatuto como un órgano de la Convención. sin perjuicio de lo cual podrá adoptarse. A diferencia del Estatuto de la Comisión. en nuestra opinión de manera que no se condice con el espíritu y la letra del artículo 7. Paraguay. artículo 20 Nos. como se verá más adelante. inglés. las audiencias de la Corte son públicas. artículo 18. los idiomas oficiales de la Corte son el español. las sesiones extraordinarias serán convocadas por el Presidente ya sea por propia iniciativa o por solicitud de la mayoría de los jueces143. 52 .1 de la Convención. Estatuto Corte. artículo 12. Ibídem. 1 y 2. 138 139 140 141 142 143 144 145 CADH. la votación de resoluciones se hace normalmente punto por punto y se toma por mayoría de los jueces presentes. la Corte tiene dos funciones distintas. portugués y francés. artículo 11. Normalmente hay cuatro períodos de sesiones al año. Hasta finales del 2006 se habían efectuado sesiones en Chile. Una es la de resolver los casos contenciosos sobre una presunta violación a la Convención por parte de un Estado parte. Argentina y El Salvador. la Corte “celebrará los períodos ordinarios de sesiones que sean necesarios durante el año para el cabal ejercicio de sus funciones” en las fechas que al efecto se determinen en la sesión ordinaria anterior. decide el voto del presidente145. aunque tiene interpretación y traducción al inglés. El quórum para las deliberaciones de la Corte es de cinco jueces. de dos semanas cada uno.sistema interameriCano de dereChos hUmanos diplomáticos necesarios para el desempeño de sus funciones138. el idioma de alguna de las partes.

producto del propósito de adaptarlo al contexto político y social en que el sistema opera. Reglamento Comisión. artículos 23 y 48. eL ProcedImIento Para conocer de Las vIoLacIones aIsLadas de derechos humanos El sistema interamericano tiene un procedimiento para conocer de las violaciones aisladas de derechos humanos similar al del antiguo sistema europeo y al del Protocolo opcional al Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. cuando la presunta violación se atribuye a un Estado parte en la Convención y. (iii) para proteger derechos específicos contenidos en otros instrumentos interamericanos. 53 . En las páginas que siguen se examinarán ambos procedimientos. artículo 112. siendo su diferencia principal que los casos seguidos contra los Estados que no son parte de la Convención o que. sin embargo. (ii) para proteger los derechos humanos del catálogo contenido en la Convención Americana. algunas diferencias significativas con los otros. que escasamente difieren en la etapa de la Comisión. en cuyo caso el procedimiento a aplicar es el de la Convención Americana147. Es importante reiterar que la Comisión Interamericana no es sólo un órgano de la Convención. no han reconocido la competencia contenciosa de la Corte. siéndolo. ver CADH. no pueden ser remitidos a ésta a menos que el Estado dé su consentimiento expreso para ello. Este procedimiento tiene.Iv. 146 147 Carta oEA. artículo 48. Este procedimiento que analizaremos en este capítulo se aplica (i) para proteger los derechos humanos reconocidos en la Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre. sino que también es un órgano de la oEA146. cuando la presunta violación se atribuye a un Estado miembro de la oEA que no sea parte en la Convención. cuando la violación se atribuye a un Estado parte en uno de ellos.

“El derecho de queja individual ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. el lugar. Cuadernos de Análisis Jurídico Nº 26. y los requisitos formales de la petición. Algunos problemas de derecho y de práctica”. otros permiten al órgano no admitir la tramitación de un caso que cumple con los requisitos de competencia si se dan otras circunstancias.1. ver C. 147-167. Una es la competencia. Seguiremos aquí el esquema que utiliza la Comisión. Conferencias Escogidas. eL ProcedImIento ante La comIsIón InteramerIcana de derechos humanos148 1. activa y pasiva.sistema interameriCano de dereChos hUmanos a. que pueden ser sólo formales o decir relación con hechos que. Palacio de la Paz. (iii) la fecha en que se produjeron los hechos respecto de los cuales se reclama (ratione temporis). si se superan. en estricto derecho se refiere a la competencia en razón de la materia. es necesario que se cumplan requisitos de dos tipos: algunos se refieren a la competencia del mismo tanto en razón de las personas que las impulsan. (ii) los derechos que se alega fueron violados (ratione materiae). Universidad Diego Portales. 1993. Medina. el tiempo. 1. Santiago. el plazo de presentación de la comunicación. 16 de septiembre-4 de octubre de 1991. y la materia. La primera etapa Para que una comunicación pueda ser conocida por un órgano internacional. La Haya. que debe estar bajo la jurisdicción del Estado que se alega es responsable (ratione loci). que agrupa las clásicas cuatro condiciones que se examinan para determinarla: la persona. como la fecha y el lugar en que los hechos suceden y la materia del caso. la Comisión divide el examen de estos requisitos en dos categorías. 148 Sobre algunos problemas de la tramitación de los casos individuales ante la Comisión. que. Estos segundos requisitos son los de admisibilidad.b. La competencia la competencia de un órgano se examina en relación con: (i) la persona que tiene el derecho de iniciar una comunicación (legitimación activa) y el Estado contra el cual la comunicación se dirige (legitimación pasiva). donde se encuentra el estudio del agotamiento de los recursos internos. pp. y (iv)) el lugar en que se produjeron esos hechos. que la materia no esté pendiente de resolución ante otro procedimiento de arreglo internacional. 54 . permiten la tramitación. Examina también bajo ese rubro el requisito establecido por el artículo 47. la otra es la de la admisibilidad. Curso de Entrenamiento en Derecho Internacional de los Derechos Humanos.

distintas de la víctima. por lo que era necesario establecer una vía de acceso a la protección internacional expedita y fácil153. y necesitan de la iniciativa de un tercero como peticionario en su defensa”.1. se la ha entendido como una actio populari. La competencia ratione personae • Legitimación activa la posibilidad de acceder al mecanismo de la Comisión mediante una denuncia o petición individual de conformidad con lo preceptuado en el artículo 44 de la Convención es amplia149 y se diferencia de los procedimientos establecidos en el Convenio Europeo150 y en el Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. voto concurrente juez A. tiene como efecto inmediato ampliar el alcance de la protección.g. de conformidad a su artículo 5 párrafo 3.. Perú. detenidos incomunicados. desaparecidos. entrado en vigor el 21 de Septiembre de 1970. 55 . En cuanto a la naturaleza de esta disposición. El texto del Convenio Europeo fue modificado de conformidad con las disposiciones del Protocolo Nº 3 (STE Nº 45). entrando en vigor el 1º de octubre de 1994. “Co-existence and Co-ordination of Mechanisms of International Protection of Human Rights (At global and Regional levels)”. traían como consecuencia que. A partir de esa fecha.iv. Así lo ha establecido la propia Comisión: “Quien denuncia un hecho violatorio de los derechos humanos ante la Comisión (…) no requiere la autorización de la víctima”152. p. 59/81. queda abrogado. o entidad no gubernamental legalmente reconocida en uno o más Estados miembros de la organización. Incluía asimismo el texto del Protocolo Nº 2 (STE Nº 44) que. Excepciones Preliminares. El derecho de petición individual. el Protocolo Nº 9 (STE Nº 140). sobre todo en casos en que las víctimas (v. 98 Uruguay. que extiende a todos y cualquier peticionario. toda vez que permite que terceras personas. sin que sea siquiera necesaria la intervención de la víctima. caso 1954. las características de las violaciones a los derechos humanos en el continente justificaban esta medida. párr. formaba parte integrante del Convenio desde su entrada en vigor el 21 de Septiembre de 1970. 243-299. Esto es sin perjuicio de la ampliación que ha desarrollado la jurisprudencia europea al construir la teoría de las víctimas indirectas y potenciales. Un estudio detallado en Cançado Trindade. a partir de la fecha de su entrada en vigor el 1º de Noviembre de 1998. el proCedimiento para ConoCer violaCiones aisladas… 1. puede prescindir aún de alguna manifestación por parte de la propia víctima. así ampliamente concebido. esp. 149 150 151 152 153 Artículo 44: “Cualquier persona o grupo de personas.1. actúen ante la Comisión activando el procedimiento y llevándolo adelante. en 202 Recueil des Cours de l’Académie de Droit International de la Haye (1987) pp. completado por los Protocolos Nº 1 y 6. la víctima no tenía posibilidad alguna de recurrir ante los órganos de protección internos ni tampoco internacionales. pp. Comisión IDH. Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las libertades Fundamentales revisado de conformidad con el Protocolo Nº 11. puede presentar a la Comisión peticiones que contengan denuncias o quejas de violación de esta Convención por un Estado parte”. Todas las disposiciones modificadas o añadidas por dichos Protocolos son sustituidas por el Protocolo Nº 11 (STE 155). con un entorno de violencia y represión. Res. 262-283. Caso Castillo Petruzzi y otros Vs. publicado en Informe Anual 1981/82. que exigen que sea la víctima quien actúe151. entre otras situaciones) se vean imposibilitadas de actuar por cuenta propia. del Protocolo Nº 5 (STE Nº 55). Antonio. 28. “Pero la Convención Americana va más allá: la legitimatio ad causam. Corte IDH. Artículo 25 de Convenio Europeo. las situaciones de violaciones masivas y sistemáticas. Cançado Trindade. en muchos casos. entrando en vigor el 1º de Enero de 1990.

En el caso de la sodomía. aunque cuando una persona no haya sido procesada por ese delito.b de la CADH podría opinar sobre una ley in abstracto haciendo uso de ellas. por ejemplo. van of. 20 rev. la clasificación de las víctimas en directas o potenciales ha servido para enfatizar que el concepto de víctima no requiere que se produzca el daño último. Para tener legitimatio ad causam deben estar reconocidas en cualquiera de los Estados Miembros de la oEA. deba existir a lo menos una víctima. En cuanto a los peticionarios. hay claramente una afectación al derecho a la privacidad por la sola existencia de la ley.J. Como antes se dijo. Para el caso de que una petición sea presentada por una oNg que no se encuentre 154 155 156 ver P. van Dijk y g.. la Comisión sí podría hacerlo y en esa forma daría cumplimiento a su función principal de promover la observancia y defensa de los derechos humanos.. o potencial.H. 39-49. 49. en estricto rigor. para que la comunicación sea admisible. que consiste en la penalización de las relaciones sexuales entre adultos de un mismo sexo que consienten y en privado. También podría hacerlo la Corte en ejercicio de su función consultiva en aplicación del artículo 64. en el ejercicio de su competencia contenciosa. informe 04/01 (guatemala). como por ejemplo la del artículo 41. Morales de Sierra contra Guatemala. op. En este sentido en un caso conocido contra guatemala155. 16 de abril 2001). (oEA/Ser. hay siempre una afectación directa. 56 . doc. Comisión IDH..2 de la Convención” (énfasis añadido)156. Caso 11. la Comisión se negó a iniciar el procedimiento mientras no se señalara una víctima concreta. Esta posición de la Comisión se refiere a sus facultades dentro del examen de un caso individual. cit. El efecto de esta necesaria individualización de la víctima ha llevado a la Comisión a sostener que no procedería el estudio de casos abstractos. como la Comisión tiene otras facultades.sistema interameriCano de dereChos hUmanos la existencia de un actio popularis no debe confundirse con el hecho de que. que en el desarrollo jurisprudencial de los órganos de supervisión internacional puede ser directa. si una ley que no ha afectado aún los derechos y libertades protegidos de individuos determinados es contraria a la Convención. pero. no importando si es o no el Estado denunciado. cuando una persona corre el riesgo de ser afectada directamente por el acto u omisión del cual quiere quejarse154. cuando la violación final se produjo ya en su contra.625./l/v/II. la Corte expresa esta idea diciendo: “la jurisdicción contenciosa de la Corte se ejerce con la finalidad de proteger los derechos y libertades de personas determinadas y no con la de resolver casos abstractos. la Convención ha establecido un requisito en relación con las organizaciones no gubernamentales (oNg). publicado en el Informe Anual 2000. Nota 70. OC-14/94. párrs. pp. 4-18. párr. Sin embargo. No existe en la Convención disposición alguna que permita a la Corte decidir.111. es decir.

a menudo la Comisión somete a tramitación comunicaciones sobre muchas personas cuya individualización no se ha hecho. En un sentido contrario. 77 Comisión IDH. la petición era admisible158. pensamos que ésta no puede ser rechazada. Esta amplia facultad de denuncia es un rasgo característico del sistema de protección internacional de los derechos humanos. los promoventes son un “grupo de personas”. Excepciones preliminares. cuyo principal y determinante cuidado es la debida y completa protección de esos derechos”157. p. y por lo tanto satisfacen una de las hipótesis previstas. El sistema de las peticiones individuales permite también la presentación de demandas colectivas. ver Caso del Penal Miguel Castro Castro Vs. como ha manifestado la Corte en otras ocasiones. en los casos en que la Comisión ha tenido oportunidad de conocer de peticiones colectivas. el proCedimiento para ConoCer violaCiones aisladas… reconocida en ninguno de los Estados Miembros de la organización. ver Caso Montero Aranguren y Otros (Retén de Catia) Vs. En efecto. sino que debiera admitirse a tramitación bajo la figura de presentación efectuada por un “grupo de personas”. siempre que las personas puedan ser individualizadas con posterioridad159. Esta es la única interpretación acorde a los fines del sistema de peticiones de la Convención que busca facilitar los medios de acceso a la protección internacional y nunca restringirlos por cuestiones meramente formales. ha dado curso a su tramitación señalando que estas correspondían a individuos o grupo de personas y. la Corte ha tenido oportunidad de pronunciarse in extenso sobre este requisito en la sentencia sobre excepciones preliminares en el caso Castillo Petruzzi. 57 . Perú. párr. 77 Uruguay.iv. publicado en Informe Anual 1990/91. En el caso que nos ocupa. la evidente acreditación de esta circunstancia hace innecesario analizar el registro de FASIC y la relación que con dicha fundación guardan o dicen guardar quienes se ostentan como sus representantes. El art. Perú. 45 de la Convención reconoce la competencia de la Comisión para recibir y examinar las comunicaciones en que un Estado alegue que otro Estado parte ha incurrido en violaciones de los derechos humanos establecidos en esta Convención. por lo tanto. En este sentido. Esta consideración se fortalece si se recuerda que. Cuando un caso de esta naturaleza llega a conocimiento de la Corte. en el citado artículo 44. En el hecho. es necesaria una declaración de reconocimiento de competencia por parte del 157 158 159 Caso Castillo Petruzzi y otros Vs. ésta lo ha permitido. las formalidades características de ciertas ramas del derecho interno no rigen en el derecho internacional de los derechos humanos. párr. Venezuela. donde estableció: “el artículo 44 de la Convención permite que cualquier grupo de personas formule denuncias o quejas por violación de los derechos consagrados por la Convención. para fines de legitimación. Caso 9893. 178. 29-36. Para que la Comisión pueda conocer estas comunicaciones. párrs.

la norma parece continuar la idea existente desde los comienzos de las actividades de la Comisión. que tiene sólo respecto de ellos la facultad de examinar su conducta en materia de derechos humanos y asignarles responsabilidad internacional162. artículo 23. y las peticiones que dan origen a un caso individual normal. “la tramitación de una petición que contenga. transformándose. Además. contenida en el artículo 26. cuando el Estado de Nicaragua presentó una denuncia contra el Estado de Costa Rica por la supuesta violación de los derechos humanos de dos ciudadanos nicaragüenses en Costa Rica160.org Reglamento Comisión. pero su nueva redacción intriga. Inadmisibilidad. de un conjunto de principios que constituían ideales 160 161 162 163 CIDH. Declaración cuya fuerza jurídica ha cambiado a lo largo de los años. por disposición de su propio Reglamento. • Legitimación pasiva Sólo los Estados pertenecientes al sistema interamericano pueden ser sujetos pasivos del procedimiento ante la Comisión. artículo 24.sistema interameriCano de dereChos hUmanos Estado. son las normas de la Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre las que sustentan la competencia material de la Comisión. 7 Atribución de Responsabilidad. Nicaragua c. en la medida en que las situaciones de violaciones masivas y sistemáticas han disminuido. En todo caso. ver Reglamento Comisión. la Comisión puede iniciar. se aplican a los Estados las normas de los protocolos o convenciones de carácter regional de los cuales ellos sean parte163. a su juicio. Consultado en http://www. por un período determinado o para casos específicos. ya que uno se pregunta qué diferencia existe entre una petición que permite iniciar un caso motu proprio. Respecto de aquellos Estados que son parte de la Convención Americana. En relación a aquellos Estados Miembros de la oEA que no son parte de la Convención. La competencia ratione materiae la Comisión sólo puede conocer de hechos que constituyan una violación a los derechos humanos consagrados en los instrumentos vinculantes del sistema interamericano.127.2 del Reglamento anterior al modificado el año 2003.cidh. ver supra Cap. esta disposición parece ser hoy día de escasísima aplicación.2. los requisitos para tal fin”161. Finalmente. Informe Nº 11/07. lo que permite a los afectados presentar peticiones con menos riesgo que antes. la que puede hacerse para que ésta rija por tiempo indefinido. II. oEA/ Ser/l/v/II. los derechos son aquéllos contenidos en dicho tratado.1. 58 . y en la Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre respecto de aquellas materias no contempladas en la Convención. los Estados no habían hecho uso de esta facultad sino hasta el año 2006. Costa Rica. motu proprio. Caso Interestatal 01/06. 1.

párr.C. “Como dijo la Corte Internacional de Justicia: un instrumento internacional debe ser interpretado y aplicado en el cuadro del conjunto del sistema jurídico en vigor en el momento en que la interpretación tiene lugar (legal Consequences for States of the Continued Presence of South Africa in NamibiaSouth West Africa-notwithstanding Security Council Resolution 276 (1970).iv. De allí que el sistema. 37. al intentar la interpretación de las normas de la Convención. la 164 165 166 167 168 OC-10/89. Advisory opinion. I.J. Report 1971. (i) la Corte señala que la Declaración Americana tiene como finalidad dar cabida a la idea protectora de los derechos humanos que en el sistema interamericano es base fundamental del desarrollo del sistema jurídico interamericano167.1 de la Convención. que se encuentra en constante evolución. Para decidir que. la Declaración no es un tratado. en su opinión. utiliza principalmente el texto del artículo 29. la Corte tuvo la oportunidad de pronunciarse sobre esta materia con motivo de una opinión Consultiva formulada por el gobierno de Colombia. Ibídem. que dispone que ninguna norma de la Convención puede ser interpretada en el sentido de excluir o limitar el efecto que pueda tener la Declaración Americana. se verá en la necesidad de interpretar y pronunciarse acerca de la Declaración Americana de 1948165. 43. 41 y 44. y (ii) cuál era el status jurídico de dicha Declaración164.d de la Convención. Al pronunciarse sobre la fuerza vinculante de la Declaración Americana. 2. 36. Esto hace evidente que la Corte. el proCedimiento para ConoCer violaCiones aisladas… por los cuales luchar. Sin embargo. ella tenía facultades para interpretar la Declaración. siguiendo de esa forma la tesis sobre la interpretación de los documentos internacionales formulada por la Corte Internacional de Justicia168. 45 y 46. es claro que la Declaración Americana de 1948 no es un tratado y que la Corte sólo tiene facultades para interpretar este tipo de documentos. Ibídem. en un conjunto de normas internacionales jurídicamente vinculantes. en opinión de ese gobierno. porque la consulta de Colombia implicaba una interpretación en ejercicio de la facultad que le otorgaba el artículo 64. Por eso la Corte considera necesario precisar que no es a la luz de lo que en 1948 se estimó que era el valor y la significación de la Declaración Americana como la cuestión 59 . ya que. 37 y 38. este hecho no implica por sí y sin previo análisis que la Declaración Americana de 1948 no pueda ser interpretada por la Corte. la Corte se refiere a tres elementos que son importantes de destacar166. deba ser interpretado de acuerdo al contexto dado al momento en que se requiere la interpretación del instrumento en cuestión. párrs. tal como lo expone el gobierno Colombiano en su presentación. Dicho Estado consultó (i) si el artículo 64 autorizaba a la Corte para interpretar la Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre. págs. 16-31). que es lo que interesa en este punto. párrs. Por consiguiente. la Corte estimó que tenía competencia para dar su opinión en esta materia. la Corte partió por señalar que. párrs. Ibídem.

párr. también ella tiene fuerza obligatoria de acuerdo a lo preceptuado en el artículo 29. Ibídem. 45. 17 de noviembre de 1988. Ibídem. Respecto de los Estados miembros de la oEA que no son parte de la Convención. Ibídem. de esta manera la incorporación de la Declaración al sistema convencional se habría producido por la práctica de los Estados169. Para aquellos Estados partes de la Convención. la Comisión puede también conocer de peticiones en que se alegue la violación de obligaciones establecidas en otros instrumentos. es fuente de obligaciones internacionales170. El Salvador. párr. Adoptada por la Asamblea general de la oEA. la Declaración es un documento obligatorio a partir de la reforma del artículo 150 de la Carta de la oEA. 37. Reglamento Comisión. ver artículo 8. De esta manera. Cartagena de Indias. pudiendo utilizarse la Declaración Americana para suplir carencias de la Convención. en los casos contra Estados partes de la Convención. Sin perjuicio de esta competencia. 46. Adoptado por la Asamblea general de la oEA. habida consideración de la evolución experimentada desde la adopción de la Declaración”. la norma a aplicar.sistema interameriCano de dereChos hUmanos fuerza legal de la Declaración Americana no puede ser determinada a la luz de lo que los Estados firmantes consideraron en 1948. ante lo que es hoy el sistema interamericano. letra d) de dicho tratado. Ibídem. ver artículo 19 numeral 6. enfatiza la idea de que la interpretación en este campo debe ser una interpretación dinámica. que contiene aquellos derechos a los cuales hace referencia la Carta de la oEA. De esto puede concluirse que. San Salvador. (iii) Por último. Sociales y Culturales173. la Corte pone de manifiesto que los Estados han actuado respecto de la Declaración Americana como si éste fuera un documento obligatorio. es decir. párr. es la Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre. que es jurídicamente vinculante. 169 170 171 172 173 174 60 . Colombia. la competencia material de la Comisión se encuentra primordialmente en la Convención Americana. 9 de diciembre de 1985. que no puede ser interpretado de forma que implique una liberación de cumplir con los derechos en ella contenidos171. sino que debe para ello tenerse en consideración la evolución general del sistema. sino que es preciso determinarlo en el momento actual. párrs. artículo 23. (ii) Al analizar la evolución histórica. no generales sino que particulares172: el Protocolo Adicional sobre Derechos Humanos en Materia de Derechos Económicos. 42 y 43. para los Estados que no son parte de la Convención Americana. la Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de del status jurídico debe ser analizada. señala que. la Convención Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura174.

Sancionar y Erradicar la violencia contra la Mujer176. Adoptada por la Asamblea general de la oEA.1. La competencia ratione loci Esta competencia dice relación con la norma que dispone que la CIDH sólo puede conocer de comunicaciones que se refieran a hechos que afectan a personas bajo la jurisdicción del Estado supuestamente responsable de las violaciones a los derechos humanos que se han alegado. antes de la Convención.7. ver artículo 12.4. Belém do Pará. la Comisión ha sido extremadamente flexible en su interpretación de este concepto y en dos casos contra Estados Unidos referidos anteriormente179. p. ver supra II. Artículo 28 de la Convención de viena sobre el Derecho de los Tratados. ver artículo xIII. Dicha premisa parecería sugerir que antes de la ratificación de la Convención. La competencia ratione temporis De acuerdo con el derecho internacional. ha extendido el término jurisdicción más allá de lo que ordinariamente se acepta en 175 176 177 178 179 Adoptada por la Asamblea general de la oEA. Belém do Pará. Brasil. publicado en Informe Anual 1990/91. concretamente. CIDH. ya que todos los Estados miembros de la oEA estaban sujetos.iv. la Comisión se ha pronunciado en esta materia en forma clara y contundente: “la Comisión no comparte la posible implicación del argumento de inadmisibilidad ratione temporis. Sin perjuicio de ello. 1. 75 Argentina. 1969.3. en el sistema interamericano de protección de los derechos humanos.1. a las normas de la Declaración Americana y la Comisión es competente para controlar su cumplimiento. y respecto de ciertos derechos hasta ahora. los Estados miembros no tenían obligación internacional alguna respecto de los derechos humanos y. 9 de junio de 1994. 61 . Brasil. Caso 9850. la Convención Americana obliga a los Estados partes desde que la Convención entra en vigencia para cada uno de ellos y no se aplica a situaciones anteriores a esa fecha177. según el cual los Estados miembros de la organización contraen obligaciones de respetar los derechos humanos solo a partir de la ratificación de la Convención. Res. el proCedimiento para ConoCer violaCiones aisladas… Personas175 y la Convención Interamericana para Prevenir. los Estados no pueden reclamar frente a la Comisión que a su respecto no existe obligación alguna de respetar y garantizar los derechos humanos antes de la entrada en vigencia de la Convención Americana. que esta Comisión no tiene competencia para recibir otras denuncias que las del texto Convencional”178. 1. 9 de junio de 1994. 28/92.

La admisibilidad 1. pudiendo solicitarle. No existen antecedentes publicados sobre el destino final de este caso. El Estado tiene un plazo de dos meses contados desde la fecha de transmisión para hacer observaciones sobre la denuncia. 1. Estados Unidos basó su defensa en la incompetencia de la Comisión por ser ella un “órgano consultor” sin facultades para decidir casos.85). 180 181 182 183 CIDH.4. la que será evaluada por la Secretaría Ejecutiva. reproducido en CIDH. fijado por aquélla al considerar las circunstancias de cada caso183. 30. en primer término. Informe 31/93 de 14 de octubre de 1993.l/v/II. debe enviar las partes pertinentes de la petición al Estado en cuestión.org Reglamento Comisión.sistema interameriCano de dereChos hUmanos el Derecho Internacional. la Secretaría no concederá prórrogas que excedan de tres meses contados a partir de la fecha del envío de la primera solicitud de información al Estado181. Reglamento Comisión. puesto que la Declaración Americana que es un acuerdo consensuado de “que es una manifestación acordada de principios generales sobre derechos humanos.1.2. la Comisión solicitará al Estado su más pronta respuesta. En caso de gravedad y urgencia o cuando se considere que la vida de una persona o su integridad personal se encuentre en peligro real e inminente. de manera fundada. A continuación. Informe Anual de 1993 (oEA/Ser.cidh.7.1. la identidad del peticionario no será revelada. envío que no prejuzga sobre la presunta admisibilidad de la denuncia.2. Caso 10573. la Secretaría debe.3. artículo 30. que complete los requisitos del artículo 26 del mismo Reglamento. Sin embargo. si es del caso. pero puede solicitar prórroga. artículo 30. Reglamento de la Comisión. salvo su autorización expresa. la respuesta y observaciones del Estado deben ser enviadas dentro de un plazo razonable. la última modificación del Reglamento de la Comisión prescribe también que en los casos de gravedad y urgencia ésta podrá solicitar que el Estado presente su respuesta y observaciones sobre la admisibilidad y el fondo del asunto. Esta disposición no es de frecuente aplicación. Estados Unidos alegó la incompetencia de la Comisión pero no parece haber alegado incompetencia ratione loci. el procedimiento de admisibilidad comienza con la tramitación que dé la Comisión. a través de su Secretaría Ejecutiva. a las peticiones que reúnan los requisitos previstos en el artículo 28 del Reglamento. a cuyo efecto utilizará los medios que considere más expeditos182. posiblemente por la nueva realidad política del continente. no obligatorios”180. 62 . Formalidades De conformidad con el artículo 29 del Reglamento de la Comisión.2 y 30. registrar la petición y acusar recibo de ella al peticionario. artículos 30. Consultado el 6 de octubre de 2006 en http://www.

204. por ejemplo. Artico judgment of 13 May 1980. Perú. Honduras. Excepciones Preliminares. judgment of 10 December 1982. como se ha señalado en procedimientos ante órganos de la jurisdicción internacional”187. 56.. D. por razones no imputables a él188. Washington. 1984. El Salvador.2. Excepciones Preliminares. Court H. Caso Hermanas Serrano Cruz Vs. Foti and others. De esta forma. posiblemente porque es una manera de no dar trámite inmediato a toda petición con el fin de no recargar innecesariamente el trabajo de la Comisión. Agotamiento de los recursos internos El agotamiento de los recursos internos es una regla del derecho internacional que permite al Estado reparar por sí mismo una supuesta violación de sus obligaciones internacionales antes de que dicha violación pueda ser reclamada en el ámbito internacional184. 184 185 186 187 188 “[d]a regra do dereito internacional que faculto oa Estado reparar um soposto dano no ambito de seu ordenamento jurídico interno antes que se possa invocar sua responabilidade internacional”. siguiendo en esto a la Corte Europea. cit. Series A Nº 37. párr.C. Caso Castillo Páez Vs. si no es así. párrs. párrs. párr. Perú. al no haber alegado el Estado la excepción ante la Comisión. si el Estado no la ha deducido ante la Comisión en esa oportunidad. Excepciones Preliminares. párr. sin embargo.iv.R. Cançado Trindade.A. Caso Velásquez Rodríguez Vs. o sea. que es voluminoso. Perú. 26. En la práctica. oEA. No corresponde a la Comisión pronunciarse sobre el agotamiento de los recursos internos sin darle una oportunidad al Estado para que invoque esta causal de admisibilidad o la renuncie. 40. 63 . Jurisprudencia citada por la Corte: Eur. tácita o expresamente. párr. la Corte ha expresado que.. op. “A aplicaçao da regra do esgotamento dos recursos internos no sistema interamericano de proteçao dos dereitos humanos” en Derechos Humanos: Homenaje a la Memoria de Carlos A. se presume que el Estado renuncia tácitamente a valerse de ella”186. en la etapa de admisibilidad del procedimiento ante la Comisión. Eur. Como es una excepción a la admisibilidad. En el mismo sentido. antes de cualquier consideración en cuanto al fondo. párr. Nikken. la principal característica de la institución procesal del “agotamiento de los recursos internos” es que se encuentra establecido a favor de los Estados185. Court H. que dentro de su antiguo procedimiento sostuvo que las excepciones de inadmisibilidad debían ser presentadas al iniciarse el trámite ante la Comisión. ver. es renunciable y será el Estado denunciado quien podrá invocarlo como excepción de admisibilidad en la etapa que corresponda ejercerla. salvo que el Estado no hubiese podido invocarlas oportunamente. no podrá oponerla ante la Corte Interamericana.2. Excepciones preliminares. Nota 15. P. Series A Nº 57. 24 y ss. p. 40. Dunshee de Arranches. Caso Loayza Tamayo Vs. Excepciones Preliminares.R.. ver A... la Secretaría de la Comisión pide regularmente que se acredite por el peticionario que los recursos se han agotado. 88 y 89. Caso Castillo Petruzzi y otros Vs. para que sea oportuna. el proCedimiento para ConoCer violaCiones aisladas… 1. “prescindió de un medio de defensa que la Convención establece en su favor e incurrió en admisión tácita de la inexistencia de dichos recursos o el oportuno agotamiento de éstos. Asunto de Viviana Gallardo y Otras. “la excepción de no agotamiento de recursos internos debe plantearse. 135.

Court H. decision of 23 March 1988. Ciulla case. nota 184.. A. si el requisito de agotar los recursos legales internos se aplicaba (i) a un indigente que. qué criterios debería aplicar para decidir sobre la admisibilidad de las comunicaciones interpuestas por estas personas. pp. Con el fin de obtener una interpretación autorizada respecto de casos que podrían quedar comprendidos en el artículo 46. Baljet and van den Brick judgment of 22 May 1984. 1990.R. Series A Nº 111. Para un interesante estudio del tema. el retardo en la decisión de un determinado recurso interno puede acarrear daños irreparables.. ver: H. para el caso de que la Corte estimara que dichas personas estaban exentas de cumplir el requisito. Cançado Trindade. debido a circunstancias económicas. 35 y ss).. cit. En estos casos existe una clara denegación de justicia que. la Comisión también consultó. sino que naturalmente también cuando los mecanismos procesales para proteger dichos derechos no existan en absoluto189. independientemente de la violación al derecho que motiva el reclamo. 189 190 191 64 . la Comisión consultó a la Corte. Esta ha sido. Court H. Series A Nº 77. estaba imposibilitado de ejercer estos recursos. Bozano judgment of 18 December 1986. 31 y ss.sistema interameriCano de dereChos hUmanos El artículo 46. 44. (iii) En tercer lugar.. 28 y ss y Eur.2 de la Convención establece las excepciones a la obligación del peticionario de cumplir con esta norma: (i) En primer lugar. Atendida la naturaleza de las violaciones de los derechos humanos. Series A Nº 148. La protección de los Derechos Humanos por la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Eur. (ii) Una segunda excepción dice relación con aquellos casos en que no se ha permitido al presunto lesionado en sus derechos el acceso a los recursos contemplados en la legislación interna. de Jong. pp. op. no será exigible el agotamiento de los recursos en la jurisdicción interna en aquellos casos en que no exista en la legislación interna el debido proceso legal para la protección del derecho o derechos que hayan sido violados. la interpretación sobre la exigencia del agotamiento de los recursos internos en aquellos casos de violaciones generales de los derechos humanos por parte de algún Estado190. no se necesita agotar los recursos internos en aquellos casos en que existe un retardo injustificado en la decisión sobre el recurso. puede ser considerada una violación en sí misma.. Es importante considerar que no sólo se consideran agotados los recursos cuando no cumplen con el debido proceso. Pereira.. por lo que se justifica que la Comisión pueda actuar y así evitar hechos que luego no puedan ser reparados.A. en 1989191.R. párrs. en especial. o bien se le ha impedido agotarlos. Court H. 220-221. en relación con el recurso del Habeas Corpus.2 de la Convención. párrs. Eur. 54-55. R. párr. OC-11/90. párrs. Colegio de Abogados de Chile. y (ii) a un reclamante individual que no podía conseguir asistencia legal por el temor de los abogados a sufrir represalias si lo representaban.

Sentencia de 29 de julio de 1988.1. la Corte consideró también que la “protección de la ley” que menciona el artículo 24 está constituida básicamente por los recursos y que si se interpreta esto teniendo en consideración la obligación de garantizar del artículo 1. o cuando no estaban exentos de pagar el valor de los trámites de un proceso– podía constituir discriminación por razones de condición social infringiendo así el artículo 1. que distingue entre las acusaciones penales y los procedimientos de otro tipo. Ibídem.1. no podrá sostener que los recursos internos no fueron agotados y la Comisión podrá conocer del caso sin exigir este agotamiento194. de posición económica y el artículo 8 consagra los requerimientos de un debido proceso. por su indigencia. 22. 24 y 8 de la Convención Americana. podrá haber una 192 193 194 Ibídem.1. la Comisión estimaba que el no eximirlos de la exigencia de agotar los recursos internos –cuando no podían pagar asistencia legal y el Estado no se la proporcionaba de manera gratuita. párr. 65 . la Corte se refirió en primer lugar a esta parte de la consulta. para lo cual analizó conjuntamente los artículos 1. de manera tal que sean capaces de asegurar jurídicamente el libre y pleno ejercicio de los derechos humanos (Caso velásquez Rodríguez.iv. párrs. la Corte examinó también la relación de la obligación positiva del Estado de proteger con la necesidad de asistencia legal. en general. que debe ser proporcionada por el Estado cuando el inculpado no puede defenderse personalmente y no designa un defensor de su elección. leído a la luz del artículo 24 de la Convención192. todas las estructuras a través de las cuales se manifiesta el ejercicio del poder público. el artículo 1. 24 y 25. es decir. se debe sostener que ellos están relacionados con el deber del Estado “de organizar todo el aparato gubernamental y. por su parte. entre otros. Serie C Nº 4. queda en una situación de discriminación y en condiciones de desigualdad ante la ley. Si el Estado no proporciona esta asistencia legal de manera gratuita a aquellos que no están en condiciones de pagarla. para lo cual era necesario aplicar e interpretar el artículo 8. En materia penal. párr. párr. obliga a los Estados a respetar los derechos y a garantizar su libre y pleno ejercicio sin discriminación alguna. el artículo 8 consagra garantías mínimas para el inculpado. El artículo 24 consagra el derecho a la igual protección de la ley. 166)”193. el proCedimiento para ConoCer violaCiones aisladas… Respecto de los indigentes. Incluso cuando el inculpado está autorizado para defenderse personalmente y no tiene capacidad económica para pagar asistencia letrada. Ibídem. por motivos. lo que infringiría el artículo 1.1. sin discriminación. la Corte razonó que si una persona se ve impedida de hacer valer los derechos que la Convención le garantiza por su posición económica. entre las cuales se encuentra la asistencia legal. 23.1 de la Convención.

referente a la posibilidad de eximir del agotamiento de los recursos internos a un individuo que es incapaz de obtener asistencia letrada debido a un temor generalizado en círculos jurídicos de hacerse cargo de su caso. Ibídem. Aun cuando en materia no penal –es decir. párr. la petición se resuelve al momento de declarar la admisibilidad. De acuerdo a lo dispuesto en el artículo 31.3. 38. fiscal u otra– el artículo 8 no consagra garantías mínimas. 27. párr. si procediere. Ibídem. Si el peticionario manifiesta que se encuentra en alguno de los casos de excepción del numeral 2 del artículo 46 la Corte expresó que incumbe al Estado que ha planteado la excepción de no agotamiento probar que en su sistema interno existen recursos cuyo ejercicio no ha sido agotado.3 del Reglamento de la Comisión. párr. 29. 26. Ibídem. su significación. 28. otro punto importante respecto del agotamiento de los recursos internos es el de la carga de la prueba. Reglamento Comisión. párr. 32-35. Ibídem. Ibídem. el individuo tiene derecho a gozar de un debido proceso. laboral. su carácter y su contexto en un sistema legal particular”196. párr. a menos que la Comisión decida que es necesario dejar la decisión para resolverla cuando se resuelva el fondo de lo debatido202. 195 196 197 198 199 200 201 202 Ibídem. Estas consideraciones se hacen extensivas a la imposibilidad de pagar los costos del proceso198. 66 . Si el no agotamiento de los recursos internos se ha opuesto como excepción por parte del Estado. artículo 37. la ausencia de dicha asistencia en forma gratuita. la carga de la prueba se reparte entre las partes. Ibídem. estimando que la Comisión debía considerar a la luz de las circunstancias de cada caso si la asistencia legal era necesaria para agotar los recursos y si tal asistencia estuvo o no disponible200. civil. elimina también la obligación del indigente de agotar los recursos internos197.sistema interameriCano de dereChos hUmanos infracción al artículo 8 “si se puede probar que esa circunstancia afectó el debido proceso a que tiene derecho bajo dicho artículo”195.2 de la Convención son aplicables a su caso201. 41. dependiendo de “las circunstancias de un procedimiento particular. párrs. una vez probado esto. párr. en el caso de indigencia. corresponde al reclamante probar que las excepciones del artículo 46. la Corte utiliza los mismos principios básicos señalados anteriormente y llega a la misma conclusión199. lo que puede hacer necesaria la asistencia letrada. Con respecto a la segunda pregunta de la Comisión.

2. el proCedimiento para ConoCer violaCiones aisladas… 1.d. Plazo para interponer la denuncia De acuerdo a lo dispuesto por el artículo 46 de la Convención. b. o bien. disponiendo que: “2. la Comisión debe revisar cuidadosamente la sustancia de la petición para que no se intente reabrir un caso.4. la Comisión no se inhibirá de considerar las peticiones a las que se refiere el párrafo 1 cuando: a. le impide conocer de una petición que “sea sustancialmente la reproducción de una petición o comunicación anterior ya examinada por la Comisión u otro organismo internacional”.3. Este sería. sin mandato de los primeros”. contado desde la notificación que se le haga al peticionario de la decisión definitiva dentro del ordenamiento jurídico interno del Estado203. 67 .c de la Convención no permite que la Comisión conozca de una petición cuya materia esté pendiente de otro procedimiento de arreglo internacional. es decir. el procedimiento seguido ante el otro organismo se limite a un examen general sobre derechos humanos en el Estado en cuestión y no haya decisión sobre los hechos específicos que son objeto de la petición ante la Comisión o no conduzca a su arreglo efectivo204. para lo cual la Comisión considerará la fecha en que haya ocurrido la presunta violación de los derechos y las circunstancias de cada caso (artículo 32. se encuentra en alguno de los casos de excepción del artículo 46 de la Convención y es. a su vez. por ejemplo. la petición debe presentarse en un plazo razonable. de conformidad con el artículo 40 del PIDCP.1 de su Reglamento: que el plazo se cuenta “a partir de la fecha en que la presunta víctima haya sido notificada de la decisión que agota los recursos internos”. por ejemplo utilizando otras formulaciones. Si el peticionario sostiene que no debe o no pudo agotar los recursos internos y que.2.iv. la Comisión ha elaborado el significado de estas normas en el artículo 33 de su Reglamento. haya sido aludida de manera general durante el examen por el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas del informe de un Estado. imposible contar el plazo de seis meses. el caso de que la materia de la petición esté formando parte una investigación bajo la Resolución 1503 (xlvIII) de 27 de mayo de 1970 del ECoSoC. problema que finalmente será decidido por la Comisión a la luz de la información que le presenten el Estado y el peticionario. 1. Esto puede requerir determinar cuál es “la decisión definitiva”. 203 204 la Comisión interpreta esto señalando en el artículo 32. El artículo 47. toda denuncia deberá ser presentada en un plazo de seis meses. No duplicidad de procedimientos El artículo 46. Sin embargo. por lo tanto.1. por lo tanto. el peticionario ante la Comisión sea la víctima de la presunta violación o su familiar y el peticionario ante el otro organismo sea una tercera persona o una entidad no gubernamental.2 del Reglamento).

incluyendo sus plazos. a) y b) del Reglamento. no lo es después por probarse causales de inadmisibilidad por medios que llegan al conocimiento del Estado con posterioridad. la admisibilidad de un caso involucra al Estado respectivo. Informe Anual 1996. por lo tanto. lamentablemente. el procedimiento de admisibilidad205. informe 39/96 (Argentina). que también debe dedicar tiempo y energía a contestar las peticiones. por una parte. ver un interesante análisis de esta práctica en F. (oEA/Ser. por manifiestamente infundadas. 1998. muy valioso y. que habría invertido inútilmente tiempo y dinero en litigar. en Méndez y Cox (editores). 68 . Compatibilidad prima facie de la petición De acuerdo a lo dispuesto en el artículo 34. 343-360. dando así opción al denunciante para hacer valer todos los medios probatorios y los argumentos jurídicos a su alcance206. porque ésta sería una manera de permitirles no tomar el mecanismo. de esta forma.sistema interameriCano de dereChos hUmanos 1.l/v/II.c). 14 marzo 1997). según sea el caso y si tiene fundamento para ser tramitada. Este requisito debe ser estudiado con especial atención. con seriedad. la Comisión ha excedido el celo en esta etapa y ha llegado a rechazar. ya que. Caso 39/96. particularmente porque es difícil que una prueba de algún requisito de inadmisibilidad pueda ser desconocida por el Estado al momento de presentar sus primeras observaciones. Esta disposición sugiere una situación en que la petición. Es ésta una posibilidad que la Comisión debe utilizar con extremo cuidado. 7 rev. IIDH. lo que iría en directo perjuicio del trabajo de la Comisión y de los esfuerzos del peticionario. por ejemplo. “la Admisibilidad de las Denuncias Individuales: la Puerta de Entrada al Sistema”.. publicado en CIDH. el prestigio de la Comisión puede verse comprometido si admite casos que claramente no debería examinar. Cox.2. 205 206 véase. Sergio Mazioni. sin que haya algún grado de negligencia de éste. pp. la aplicación del derecho a los hechos del caso debería examinarse en el fondo. CIDH. En aquellos casos en que se cumplan los requisitos de compatibilidad con la competencia de la Comisión y haya fundamento suficiente. peticiones que cumpliendo con todos los requisitos de admisibilidad son rechazadas por interpretaciones de cuestiones de fondo.95. Doc. la Comisión tiene facultades para determinar la inadmisibilidad cuando aparezca una información o prueba sobreviniente y ésta sea presentada a la Comisión. Sería muy peligroso para el desarrollo del mecanismo que se permitiera a los Estados dejar que un caso avance sin argüir que la Comisión no tiene competencia para conocerlo. por otra parte. la Comisión deberá analizar si la petición expone hechos que caractericen una violación de los derechos a que se refiere el artículo 27 del Reglamento. El Futuro del Sistema Interamericano de Protección de los Derechos Humanos. desvirtuando. el tiempo de la Comisión es escaso y. De conformidad con el Reglamento (artículo 34.5. admisible al ser presentada.

la petición será registrada como un caso propiamente tal y se iniciará el procedimiento sobre el fondo209. pero puede. el proCedimiento para ConoCer violaCiones aisladas… 1. obviamente. Una vez transcurrida la tramitación de la primera etapa. No es posible que una comunicación no tenga al término de esta etapa una declaración de admisibilidad o de inadmisibilidad. 69 . la Comisión está en condiciones de pronunciarse sobre la inadmisibilidad de la petición. los informes de admisibilidad o de inadmisibilidad son públicos y. el Reglamento de la Comisión dispone que sólo después de adoptada la admisibilidad. la persona que la presenta tiene el derecho de que la Comisión se pronuncie en un sentido o el otro. artículo 36. Ibídem. artículo 37. ahora la Comisión declara la admisibilidad en forma expresa. una vez registrada la petición. Curiosamente. se abre la etapa de la admisibilidad y sólo se puede debatir sobre ella. conforme a lo establecido en el Capítulo vI del Reglamento. Como consecuencia de la posición de la Corte respecto de este punto.2. Este grupo se reúne antes de cada período ordinario de sesiones a fin de estudiar la admisibilidad de las peticiones y debe formular recomendaciones en esta materia al plenario de la Comisión207. parece ser que la distinción entre el registro de la petición y la apertura de un caso dice relación con el hecho de que. si lo estima pertinente. De ser ello así. El que la Comisión acceda a estos reclamos no ayuda a disipar esa percepción de los Estados.3. Para ello. Declaración de admisibilidad Hasta antes de la reforma del Reglamento del año 2003. 207 208 209 Reglamento Comisión. la apertura del caso mismo da lugar a la controversia sobre el fondo. En la práctica.1. la Comisión entendía que sólo estaba obligada a pronunciarse respecto de la inadmisibilidad de un caso y que no necesitaba hacerlo en el caso de la admisibilidad. invitar a las partes a presentar observaciones adicionales. Ibídem. artículo 37. no sólo desde el punto de vista de la transparencia del mecanismo. ya sea por escrito o en una audiencia. se ha instituido un nuevo órgano al interior de la Comisión: el grupo de trabajo sobre admisibilidad. sino que porque demuestra que la posición de los Estados respecto de la supervisión internacional es de rechazo y que estiman este procedimiento como una confrontación política más que como una controversia legal. además. Es posible que esta nueva modalidad haya sido impulsada por los reclamos de los Estados respecto de la posibilidad de que se sepa que existe un caso en su contra desde que éste empieza su tramitación.iv. la solución no parece muy apropiada. deberán incluirse en el Informe Anual de la Comisión208.

artículo 25. Nieto N. Naturalmente. las medidas cautelares. pudiendo la Comisión abrir un caso luego de haber solicitado la información a que alude el artículo 30 del Reglamento. Sobre estas medidas. Nieto N. 70 . es decir. “las medidas provisionales en la Corte Interamericana de derechos humanos: Teoría y Praxis”. porque no parece obedecer a un objetivo propio de la tramitación. El hecho de que exista la posibilidad de alterar la regla agudiza la idea de que la distinción no debió haber sido establecida. 2. Corte IDH. han evolucionado –por la misma razón que se ha desarrollado el procedimiento de comunicaciones individuales. 37. estimando algunos Estados que la Comisión no está habilitada para decretarla. y también las provisionales que puede ordenar la Corte. Ha habido controversia sobre esta facultad que está dada sólo por una norma reglamentaria. y R. ver: A. Reglamento. estas medidas pueden ser pedidas en cualquiera etapa del procedimiento en que sean necesarias. la Comisión puede solicitar a la Corte Interamericana que adopte medidas provisionales211. Medidas Cautelares El Reglamento de la Comisión dispone que en caso de gravedad y urgencia y toda vez que resulte necesario. o respecto de la duración de las medidas. Esto ha llevado por un camino que suscita controversias que dicen relación principalmente con la dificultad de trazar la línea entre una medida que tiende a prevenir el peligro y otra que prácticamente resuelve el fondo del asunto212. artículo 63. Cuando el caso es de extrema gravedad y urgencia. respectivamente. la Comisión ha hecho uso de esta disposición.2. pp.sistema interameriCano de dereChos hUmanos De conformidad con lo preceptuado en el art. artículo 25.3 del Reglamento. Convención. También se advierte que la Comisión Interamericana decreta a menudo 210 211 212 Ibídem. la regla puede ser alterada “en circunstancias excepcionales”. y cuando se haga necesario evitar daños irreparables a las personas. a iniciativa propia o a petición de parte.. la Comisión puede. que se entiende deberían ser básicamente temporales. (editor). La Corte y el Sistema Interamericano de Derechos Humanos. Esta discusión en infra Iv. Aguiar. ambas en R. “Apuntes sobre las medidas cautelares en la Convención Americana sobre Derechos Humanos”. solicitar al Estado que tome medidas precautorias para evitar un daño irreparable a las personas210. No parece existir un criterio explícito público para saber qué características deben tener estas “circunstancias excepcionales”. 19-37 y 369-398.2. por las carencias del Estado de derecho que persisten en algunos sectores de los Estados partes de la Convención– hacia la idea que son institutos que proveen una verdadera tutela de ciertos derechos humanos como la vida y la integridad personal. B. 3.

desde el año 2002 se encuentran vigentes las medidas provisionales solicitadas. resoluciones 17/87 a 23/87 contra Perú). 71 . A marzo de 2007.95. Medidas Provisionales. artículo 38.212. Caso Velásquez Rodríguez Vs. disponiendo que puede realizarse en cualquier etapa del examen del caso. La solución amistosa El artículo 48. Caso 11. Doc.88. 3. 17 febrero 1998). (Resoluciones 7/86.1. 9/86. permite intentar la solución aun en casos de desaparición218. 12/86 y 13/86 contra Nicaragua. 14 marzo 1997).4.l/v/II. pero siempre antes de pronunciarse sobre el fondo de la petición214. Juan Chanay Pablo y otros (Colotenango).l/v/II.012. Resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 18 de junio de 2002. ver. la interpretó expresando que la Comisión debía decidir “en cada caso”. Reglamento Comisión. sin pronunciarse sobre la compatibilidad de dicha norma con la Convención..l/v/II. (iv) la Comisión puede dar por concluida su intervención en el procedimiento si advierte que el asunto no es susceptible de resolverse por esta vía. y Caso 11. la norma establece que: (i) el procedimiento de la solución amistosa se puede llevar a cabo por iniciativa propia o de las partes. Paulo C.1 a 4. Excepciones preliminares. la Comisión aplicó esa interpretación a los casos de desapariciones de individuos y las ejecuciones ilegales. la Comisión no ha emitido un pronunciamiento sobre la admisibilidad o inadmisibilidad del caso. Caso de la Cárcel de Urso Branco. lo que sin duda redunda en beneficio no sólo de las víctimas sino que de los derechos humanos de terceros al caso219. por ejemplo. la modificación del año 2003 de esta norma del Reglamento. Reglamento. en el caso de la Cárcel de Urso Branco.iv. el proCedimiento para ConoCer violaCiones aisladas… medidas cautelares sin que exista un caso abierto o que tenga perspectiva de ser abierto en un futuro cercano213. ver.f de la Convención dispone que la Comisión “se pondrá a disposición de las partes interesadas” con el propósito de intentar una solución amistosa del caso.98. 7 rev. Horacio Verbitsky. El artículo 45.217. informe 19/97 (guatemala). informe 31/97 (Argentina). (oEA/Ser. por ejemplo. (oEA/Ser. la Corte. (iii) la negociación puede realizarse por uno o más miembros de la Comisión. artículos 41. si falta el consentimiento de alguna de las partes o percibe falta de voluntad de la misma para llegar a una solución amistosa fundada en el respeto de los derechos humanos215. publicado en Informe Anual 1996. seguramente a raíz de lo establecido por la Corte. Honduras. los efectos generales de las soluciones amistosas en los siguientes casos: 11. publicado en Informe Anual 1997. (oEA/Ser. 45.2 del Reglamento de 1996 disponía que no se intentaría la solución amistosa si el asunto “por su naturaleza” no era susceptible de ella216. Sin embargo. 10/86. informe 22/94 (Argentina). si el procedimiento resultaba conveniente o adecuado217. la Comisión reglamentó esta disposición en sus normas internas. párr. 6. persiste 213 214 215 216 217 218 219 A modo de ejemplo. Doc. publicado en Informe Anual 1994. en su primer caso. Guardatti. (ii) se inicia y continúa sobre la base del consentimiento de las partes.

l/v/II. Faride Herrera.525. Ibídem. Reglamento Comisión.. Oscar Andrade y otros. Doc.531. 9 rev. en vez de ignorarlos. En todos los casos. en los casos respecto de Argentina. 16 abril 1999). en su caso. artículo 46. se han provocado importantes cambios legislativos a partir de procedimientos de solución amistosa223.6. Si el procedimiento no es exitoso. lo transmitirá a las partes y lo publicará. lo que antes no estaba reglamentado222. pp. la solución amistosa deberá fundarse en el respeto de los derechos humanos reconocidos en la Convención Americana sobre Derechos Humanos. artículo 41. 17 febrero 1995). antes de aprobar el informe. 6 rev.102. han dado su consentimiento al acuerdo de solución amistosa220. es mucho más frecuente que el cumplimiento de las recomendaciones de la Comisión. otra innovación del Reglamento que aparece como positiva es la extensión del procedimiento a los casos contra Estados que no son parte de la Convención. artículo 41. Cuando el procedimiento es exitoso.sistema interameriCano de dereChos hUmanos la duda de si puede existir un caso no susceptible de solución amistosa por razones diferentes a la de falta de voluntad de las partes para arreglarlo sobre la base del respeto a los derechos humanos. ambos publicados en Informe Anual 1999. 72 . Nota 206. Reglamento Comisión. la Comisión proseguirá con la tramitación del caso221. sus derechohabientes. artículo 50. 11. y que el cumplimiento de los acuerdos amistosos. informe 46/99 (Colombia). “la Solución Amistosa ante la Corte”. que hay Estados empeñados en solucionar los casos antes de que éstos sean resueltos por la Comisión. informe 45/99 (Colombia) y 11. Cardozo.5. la Declaración Americana y otros instrumentos aplicables. cit. De hecho. Ibídem. Una mirada somera a los informes de la Comisión dan cuenta de que éste es un sistema que está dando resultados prácticos. Roison Mora Pubiano. N.. que la víctima de la presunta violación o. 391-409. la Comisión aprobará un informe con una breve exposición de los hechos y de la solución lograda. por ejemplo. la Comisión debe asegurarse. de lo cual se hace un seguimiento por la Comisión224. en Méndez y Cox. 220 221 222 223 224 Doc. la solución amistosa ha cobrado especial importancia ya que algunos Estados han demostrado una mayor apertura a solucionar los problemas de derechos humanos. (oEA/Ser. op. la disposición sobre la solución amistosa contempla un trámite que era necesario: como es posible que la víctima no sea una de las partes del caso. como a menudo sucedía en las épocas no democráticas. por efectos de la actio popularis. Corresponderá a la Comisión aclarar el punto.

de forma tal que corresponde a la propia Comisión resolver los problemas que puedan suscitarse al momento de conocer de un caso. Doc 7 rev.91. ya que la Comisión. y con el objeto de comprobar la veracidad de los hechos que motivan la petición o denuncia que se ha sometido a su conocimiento. la Comisión puede. 28 febrero 1996). una vez resuelta la cuestión de la admisibilidad. previo consentimiento del Estado225. (oEA/Ser.1. iniciar su investigación efectuando una visita in loco. a menos que de otros elementos de convicción no resulte una conclusión contraria228. por su parte. En esta etapa se produce. 225 226 227 228 CADH. Si la Comisión requiere más información sobre la posición de las partes respecto del fondo. II. El examen del fondo De conformidad con lo preceptuado en el art. 73 . El peticionario debe aportar “suficientes elementos de juicio para que ella pueda. artículo 48. 4..970.2. inmediatamente de recibida una petición que reúna los requisitos formales de admisibilidad. el proCedimiento para ConoCer violaCiones aisladas… 4.3. 3. un intercambio de observaciones entre el peticionario y el Estado. CIDH. la de cooperar con la investigación227. en principio. evaluar la versión misma de los hechos presentada de acuerdo a lo establecido en el artículo 32 de su Reglamento [vigente a la época]”226. se procede al conocimiento del fondo del asunto debatido. realizar el análisis de admisibilidad contemplado en los artículos 46 y 47 de la Convención y en los artículos pertinentes de su Reglamento.iv. 185. la Comisión puede aceptar todas las pruebas que las partes estimen pertinentes. a falta de información relevante. en realidad. ver supra. puede invitarlas a presentar observaciones adicionales por escrito o convocarlas a una audiencia. y por el otro. Prueba En la etapa de investigación. El Estado. Caso 10. 38 del Reglamento. Raquel Martín de Mejía Informe 5/96 (Perú). Su incumplimiento puede acarrear consecuencias negativas para el Estado. artículo 39. por un lado. puede presumir que los hechos alegados en la petición son verdaderos. publicado en Informe Anual 1995. esta facultad del Estado es.l/v/II. Esta es una materia que no ha sido regulada por los instrumentos que fijan los procedimientos ante la Comisión. En casos graves y urgentes. Reglamento Comisión. una obligación. En estricto derecho. teniendo cada uno un plazo de dos meses para hacerlas. p. debe aportar todos los antecedentes necesarios para acreditar los hechos que sustentan su defensa. la que se regirá por el Capítulo vI del Titulo II del Reglamento.

que permiten a la Comisión determinar los hechos y el contexto respecto del cual deberá pronunciarse. la convocatoria de audiencia es una facultad y no una obligación de la Comisión234. la Comisión podrá desechar la prueba presentada si ésta no es “objetiva. artículo 48.d. cuando ella así lo estime conveniente. El Salvador. la forma de rendir prueba y las demás formalidades de la audiencia se regulan en el capítulo vI del Reglamento. Esta presunción no sólo se aplica en casos en que el Estado no aporte los antecedentes o no preste información. Res. Caso 10. puede realizar toda o parte de la investigación por sí misma233. Un medio de investigación muy eficaz es el de las observaciones in loco. medida que. como se dijo anteriormente. puede llevar a cabo tan sólo con la presentación de la petición en casos graves y urgentes. p.l/v/II. atendidos los medios de convicción con que cuente la Comisión. Res. 229 230 231 232 233 234 Caso Velásquez Rodríguez Vs. Honduras. si las partes lo solicitan. Flor de Ma. CADH. la Comisión ha explicitado las condiciones para aplicar esta presunción: a) que se haya recibido una petición que cumpla con los requisitos exigidos en cuanto a la claridad de los hechos expuestos. Hernández Rivas. c) que en los plazos que establece el art.85. b) que las partes pertinentes de la petición hayan sido puestas en conocimiento del gobierno del Estado aludido. oEA/Ser. independiente e imparcial”232. Doc. 1/91.2.5 y 59. artículos 38. en principio. el gobierno requerido no haya suministrado la información que corresponda.970. 138. CIDH. no resulte una conclusión diversa a la que corresponde presumir230. 11 febrero 1994. y d) que. En la audiencia respectiva. publicado en Informe Anual 1990-91. CIDH. la Comisión puede solicitar del Estado aludido cualquier información que estime pertinente. 96. p. CIDH. párr. 5/96.911. 74 . Reglamento Comisión. publicado en Informe Anual 1995. 4. 204. una exposición verbal o escrita de los hechos materia de la investigación. sino también en aquellos casos en que la información no es la apropiada o suficiente231. Además recibirá. 38 del Reglamento.1. Caso 9999. Informe 7/94 (El Salvador). Caso 10. Si estima que requiere de más pruebas. publicado en Informe Anual 1993.. Audiencia las pruebas pueden ser presentadas a una audiencia que convoque la Comisión. 8 rev. rechazada por la Corte Interamericana229. Perú.sistema interameriCano de dereChos hUmanos la aplicabilidad de la presunción no ha sido.

que hace aplicable a los segundos en su artículo 50.2 de la Convención. ya que dispone que la Comisión “hará las recomendaciones pertinentes y fijará un plazo dentro del cual el Estado debe tomar las medidas que le competan para remediar la situación examinada”. o (ii) si es procedente. sin embargo. el caso puede ser enviado a la Corte. de acuerdo al artículo 51. a diferencia de lo que sucedía con el Reglamento anterior. Sería posible argumentar.iv. por un arreglo amistoso. 43. que dispone que se aplicarán los artículos pertinentes del reglamento que regulan la etapa de decisión de los mismos235. ya sea por la Comisión o por el Estado correspondiente. el proCedimiento para ConoCer violaCiones aisladas… 4. o por haber el Estado tomado las medidas recomendadas por la Comisión. a favor de su obligatoriedad. El Estado no podrá publicarlo (art. El Reglamento dispone un procedimiento para los primeros. la obligatoriedad de estas segundas recomendaciones es objeto de controversia. empieza a correr un plazo de tres meses dentro del cual (i) el caso puede ser solucionado. a diferencia del artículo 50. 75 .2). preparará un informe que será transmitido a las partes y se publicará en el Informe Anual que ella elabora para la Asamblea general (art. emitir su opinión y sus conclusiones sobre el caso y hacer nuevamente recomendaciones.3). que el artículo 51. artículo 50. Decisión del asunto Desde la vigencia del Reglamento modificado el año 2003. 235 Ibídem. la Comisión puede. o que siéndolo no han reconocido la competencia contenciosa de la Corte. El artículo 43 del Reglamento dispone que. 43.1 de la Convención. Si establece que hubo una o más violaciones. Esta argumentación. la adopción del informe y su transmisión al Estado se notificará al peticionario (art. que será transmitido sólo al Estado. la única diferencia que subsiste es que el caso contra los Estados que no son parte en la Convención. por ejemplo. Notificado el Estado de esta opinión. no puede ser remitido a este tribunal. preparará un informe preliminar con proposiciones y recomendaciones. 43. Si esto no sucede.3. Este es el informe que regula el artículo 50 de la Convención. está formulado en términos imperativos. fijándole un plazo para que informe las medidas tomadas respecto de las recomendaciones. tampoco se puede dejar un caso declarado admisible sin que se decida si hubo o no hubo violación. sea contra Estados parte en la Convención o contra Estados que no son parte. se ha uniformado el procedimiento para decidir un caso.1). si la Comisión decide que no hubo violación. Por la misma razón de que no es posible que una comunicación no reciba una decisión sobre admisibilidad o inadmisibilidad. fijando un plazo para que el Estado las cumpla. no parece haber sido utilizada por la Comisión en apoyo de su posición.

el artículo 33 de la Convención Americana dispone que la Comisión Interamericana es un órgano competente junto con la Corte “para conocer de los asuntos relacionados con el cumplimiento de los compromisos contraídos por los Estados Partes”. Ibídem. Nicaragua. como es el caso de la Convención Americana. no tiene el carácter de una decisión jurisdiccional obligatoria cuyo incumplimiento generaría la responsabilidad del Estado. al ratificar dicha Convención. Perú. artículos 52 y 111). En consecuencia. la Corte se refirió sólo al informe del artículo 50237. que tiene como función “promover la observancia y la defensa de los derechos humanos” en el hemisferio (Carta de la oEA. Caso Caballero Delgado y Santana Vs. matizando lo que había dicho respecto de las recomendaciones al sostener que: “Sin embargo.2 de la Convención no puede plantearse en un caso que. como el presente. Colombia. párrs. si un Estado suscribe y ratifica un tratado internacional. Asimismo. 80 y 81. párr. 93. Con esto. parecería lógico darle algún sentido a la diferente formulación de los artículos 50 y 51. junto con sostener que el informe del artículo 51 no podía emitirse precisamente porque la Comisión había enviado el caso a la Corte. En el mismo sentido. por cuanto no existe el informe señalado en dicho artículo”. se refirió a la naturaleza de las recomendaciones en ambos informes. Caso Loayza Tamayo Vs. en virtud del principio de buena fe. la Corte encuentra que él se refiere al derecho a presentar peticiones ante la Comisión y que no tiene relación con las obligaciones del Estado. Caso Genie Lacayo Vs. 67. ya en loayza Tamayo. 236 237 238 Al respecto.” ver. la Corte acude a la Carta y a la Convención Americana para darle fuerza legal a las recomendaciones de la Comisión hechas de acuerdo con el artículo 51. Corte IDH. la Corte ha indicado que “[…] el término “recomendaciones” usado por la Convención Americana debe ser interpretado conforme a su sentido corriente de acuerdo con la regla general de interpretación contenida en el artículo 31. párr. 76 . el Estado no incurre en responsabilidad internacional por incumplir con una recomendación no obligatoria. Además.1 de la Convención de viena. si aplicamos el principio de que cada disposición debe interpretarse de manera que tenga un efecto útil. consagrado en el mismo artículo 31. párr. ha sido sometido a consideración de la Corte. tiene la obligación de realizar sus mejores esfuerzos para aplicar las recomendaciones de un órgano de protección como la Comisión Interamericana que es. Sin embargo. 82: “En relación con este punto la Corte concluye que la violación o no del artículo 51. especialmente si trata de derechos humanos. por lo que. por ello.sistema interameriCano de dereChos hUmanos la Comisión ha solicitado a la Corte en varios casos que decidiera que el Estado había violado el artículo 51 de la Convención porque no había cumplido con sus recomendaciones. uno de los órganos principales de la organización de los Estados Americanos. los Estados Partes se comprometen a atender las recomendaciones que la Comisión aprueba en sus informes”238.1 de la Convención de viena sobre el Derecho de los Tratados y. Como no consta que en la presente Convención la intención de las partes haya sido darle un sentido especial. En cuanto al artículo 44 de la Convención Americana. sin distinguirlos236. además.4 de la misma Convención. no es aplicable el artículo 31. Esta.

no parece haber habido nunca una discusión de un caso individual ante ninguno de los órganos políticos de la oEA. testimonial y pericial disponible. la naturaleza y gravedad de la violación. la reticencia de los Estados para enviar casos a la Corte y la carencia de los individuos de locus standi ante la Corte. Secretaría de la Corte Interamericana de Derechos Humanos). p. Perú envió a la Corte el caso relativo a lori Berenson. en cuanto a poner en conocimiento de la Corte los casos que ha examinado.1. en teoría. d) la prueba documental. J. 77 . si el Estado ha tomado las medidas adecuadas para cumplir con las recomendaciones y si publica o no su informe239. el caso puede ser presentado ante la Corte por un Estado. es fundamental241. El 22 de julio de 2002. su posición respecto del sometimiento del caso a la Corte. Reglamento Comisión. Para tomar la decisión. artículo 51. la necesidad de desarrollar o aclarar la jurisprudencia del sistema. “Una Aproximación Crítica a la Interpretación vigente de los Artículos 50 y 51 de la Convención”. que es enviado a la oEA para su información y discusión. discutan el caso. op. el eventual efecto de la decisión en los 239 240 241 242 CADH. b) los datos de la víctima o sus familiares.iv. hace que la decisión que adopta la Comisión. también en teoría. oyendo a la víctima. estableciendo que la remisión de causas a la Corte será la regla general y la decisión de no enviar un caso a la Corte debe ser justificada y adoptada por la mayoría de los comisionados242. que los órganos políticos de la oEA. artículos 43 y 45. sin embargo. artículo 44. de modo que la Corte consideró el envío del Estado como una contestación a la presentación hecha por la Comisión. Méndez. En la práctica. pero la Comisión había presentado el mismo caso ante la Corte con fecha 19 de julio del mismo año (Comunicado de Prensa 07/02. al notificar al peticionario de la adopción del informe del artículo 50. por mayoría absoluta de votos.4. Es posible. el proCedimiento para ConoCer violaCiones aisladas… Corresponde a la Comisión decidir. usualmente la Asamblea general. 253. Además.3 del Reglamento dispone que si el caso es contra un Estado que hubiera aceptado la jurisdicción contenciosa de la Corte Interamericana. c) los fundamentos de su petición de que se remita el caso a la Corte. tener consecuencias para el Estado. ya que la resolución es publicada en el Informe Anual de la Comisión. cit. y e) las pretensiones en materia de reparaciones y costas. El nuevo Reglamento de la Comisión ha regulado esta materia en forma novedosa. 4. la Comisión debe tener en consideración la posición del peticionario. esta discusión podría. dentro del plazo de un mes. si fueran distintos del peticionario. Si el peticionario tuviera interés en que el caso sea sometido a la Corte deberá informar a la Comisión sobre: a) la posición de la víctima o sus familiares. Nota 206. la Comisión dará a éste la oportunidad de presentar. lo que no ha sucedido hasta ahora240. Remisión de casos a la Corte El artículo 43. Reglamento Comisión. de 23 de julio de 2002. en Méndez y Cox (editores).

Esto da a la Comisión un amplio espacio para la decisión. Sin embargo. por la otra. Perú. artículo 44. la Corte ha determinado que todo procedimiento debe estarse a ciertas reglas o principios mínimos. por una parte. 243 244 245 246 247 248 Ibídem.2.sistema interameriCano de dereChos hUmanos ordenamientos jurídicos de los Estados miembros. 62 y 63. Asimismo. la Corte sostuvo que aunque Perú hubiera solicitado el retiro. dicho plazo puede ser interrumpido. teniendo en consideración que el caso había llegado a la Corte dentro del plazo original y había sido retirado por la Comisión después de que éste había vencido. Esto implica que la Comisión no puede hacer un uso arbitrario de los plazos. Esto llevó a la Corte a decidir que no podía conocer de un caso enviado por la Comisión más de siete meses después de que el plazo se venciera. no deje sin la posibilidad de una decisión jurisdiccional a casos que la merezcan y. para enviar el caso a la Corte. párrs. contado a partir de la remisión al Estado del informe de la Comisión establecido en el artículo 50 de la Convención. 33 y 34. la reglamentación del año 2003 ha traído como consecuencia un aumento de los casos ante la Corte que hasta principios de 2007 era completamente manejable por este órgano no parecía exagerado. 32. De conformidad con lo preceptuado en el artículo 51. Suscita dudas el hecho de que la calidad de la prueba disponible pueda ser un criterio para no enviar un caso a la Corte. Idem. entendiendo por ésta que “los Estados sepan a qué atenerse”246. párr. En procesos en que se ha reclamado por el Estado la remisión tardía de un caso por la Comisión. e incluso las circunstancias pueden determinar que se elabore un segundo informe o que el plazo se reanude desde el principio245. la Corte ha establecido que dicho plazo no es fatal y que. 78 . no sature a la Corte con un envío exagerado de casos. 61. párrs. tanto la Comisión como el Estado tienen un plazo de tres meses. 38. lo que no estaba claro.1 de la Convención. Es de esperar que la norma sea utilizada con sabiduría para que. Caso Neira Alegría y otros Vs. en consecuencia. Excepciones Preliminares. 60. parece de suyo que ha encontrado pruebas para así declararlo y uno se pregunta por qué la Comisión estima que las pruebas ante la Corte deben tener una calidad distintas que las que ella estimó eran suficientes para su decisión. Si la Comisión ha declarado la existencia de una o más violaciones a los derechos humanos. Esto parece razonable. 39. la Comisión no podría haber accedido al pedido por estar el plazo ya agotado248. “menos aún si son de aquellos contemplados en la Convención misma”247. uno de los cuales es el de la seguridad jurídica. Excepciones Preliminares. Perú. Sobre esto último. Ibídem. puede ser formalmente prorrogado244. Caso Cayara Vs. párr. y la calidad de la prueba disponible243. Ibídem. puesto que ningún plazo puede suspenderse después de su vencimiento.

por lo tanto. Esto implica. que está en el interés de todos los Estados partes mantener252. naturalmente. que la Corte sólo conocerá de casos respecto de los cuales se haya terminado el procedimiento ante la Comisión249. 1. C. de conformidad al artículo 57 de la Convención. veremos a continuación las normas que regulan esta jurisdicción. 168-169 79 .2. vol. cit. debe siempre comparecer ante 249 250 251 252 CADH. Medina. “Der Interamerikanische gerichtshof für Menschenrechte und seine bisherige Praxis”. en Human Rights Quarterly (John Hopkins University Press. eL ProcedImIento ante La corte InteramerIcana de derechos humanos Para que la Corte pueda tomar conocimiento de un caso. pero en los últimos años su actividad se ha incrementado substancialmente. 1984. Todo indica que esta situación se mantendrá. ya sea por la Comisión o por un Estado dentro del plazo de tres meses a contar de la remisión al Estado del informe del artículo 50. C. la Convención no explicita qué Estados partes pueden ejercer este derecho. el proCedimiento para ConoCer violaCiones aisladas… b. la Comisión no sólo está facultada para llevar un caso a la Corte. artículo 61. J. “The Inter-American Commission on Human Rights and the Inter-American Court of Human Rights: reflections on a joint venture”. op. en ZaoRV. En realidad. La competencia ratione personae • Legitimación activa Sólo los Estados partes en la Convención y la Comisión tienen derecho a presentar un caso ante la Corte. Nota 62. 439-464. pero que no ha intervenido en el procedimiento ante la Comisión. puesto que la Convención Americana establece un orden público internacional. éste debe ser presentado. los requisitos señalados dejan a la Corte en una situación de pasividad. Medina. Baltimore. ver sobre las relaciones de la Comisión y de la Corte y el envío de casos por la primera a esta última. Competencia 1. Es evidente que el o los Estados que han participado en el procedimiento ante la Comisión tienen ese derecho. pp. puesto que depende de la Comisión o de un Estado para ejercer su jurisdicción contenciosa. USA) (1990). Más dudoso es que lo tenga un Estado del cual la víctima es nacional. Se ha dicho que el vínculo de nacionalidad confiere al Estado el derecho de ejercer la protección diplomática a favor de la víctima y que.1. 812-813. pp. ese Estado tiene siempre un interés en el caso que lo autoriza a presentarlo a la Corte251.iv. Kokott. Nº 4 pp. En este sentido. hay argumentos fuertes para sostener que cualquier Estado tiene derecho a llevar un asunto a la Corte. 44. hubo para la Corte un demoroso comienzo250. sino que.

cit. por el cumplimiento de la Convención Americana. aunque la Comisión nunca lo ha permitido. en cuyo caso las posiciones de la presunta víctima deberían ser defendidas por la Comisión. la Corte explicitó esta posición al exigir que ésta consigne el nombre y dirección de los representantes de las presuntas víctimas y sus familiares y en caso de que esta información no sea señalada. Sostenemos que la posición de la Corte es equivocada. pp. Principles of Public International Law. Esto significa que ella es un órgano del sistema que vela.sistema interameriCano de dereChos hUmanos ésta en todos los casos. la Comisión no puede ser la contraparte del Estado. enfrentada también con el problema de que el tratado respectivo no había dado a la víctima locus standi ante la Corte Europea. dispone que “la Comisión será la representante procesal de aquéllas como garante del interés público bajo la Convención Americana. Creemos que esa posición es la correcta. que no las comparte. la Corte ha tomado la posición de asignarle a la Comisión la tarea de hacer de contraparte del Estado. Medina. sino el de un órgano del sistema cuya función es la de proteger la integridad de ese sistema. Esta independencia parece imposible de ser mantenida si la Comisión se transforma en la defensora de una víctima particular. Ella no es necesaria porque la Convención jamás ha dispuesto que la Comisión sea “parte” en el procedimiento ante la Corte254. la Comisión debe tener completa independencia frente a las partes involucradas en un caso de violación de los derechos humanos. sostuvo categóricamente que no podía representar a la víctima porque perdería con ello la imparcialidad que era indispensable para poder conocer de la conducta de los Estados en relación con sus obligaciones convencionales y por ello decidió darle a la víctima la posibilidad de participar a través de formar parte de la delegación de la Comisión que concurría a la Corte cuando el caso era examinado por ésta253. Sobre esto. la antigua Comisión Europea de Derechos Humanos. 1998. En interés de sus diversas funciones. Tampoco parece esto factible si se piensa que es posible. puesto que es un órgano de la Convención cuya función es conocer de los asuntos relacionados con el cumplimiento de los compromisos contraídos por los Estados partes en la Convención. pero éste no será el de la contraparte del Estado. ver C. 253 254 I. las conversaciones y debates en los últimos años sobre la reforma del sistema critican esta situación y proponen una enmienda de la Convención. Nota 250. Esto no significa que la Comisión no deba tener un papel que jugar en el proceso. 80 . con sus propias facultades. 5ª Edición. op. Esto se vio desde el caso velásquez Rodríguez en adelante. 459-461. al consignar los requisitos que debe tener lo que la Corte llama “la demanda” de la Comisión.. Clarendon Press. de modo a evitar la indefensión de las mismas”. oxford. Se discute cuál es su rol procesal. En una reforma a su Reglamento de noviembre de 2000. que un asunto llegue a la Corte cuando la Comisión no ha encontrado que haya habido una violación por el Estado parte. Brownlie.

ya que el nuevo artículo 23 les permite presentar solicitudes. El Reglamento de la Corte. la disposición establece. Sobre este proceso ver: A. pero eso no significa que deba ser contraparte del Estado. en las audiencias públicas. puesto que ahora la víctima puede defenderse por sí misma ante la Corte. El Sistema Interamericano de Protección de los Derechos Humanos en el Umbral del Siglo XXI. las normas y prácticas señaladas. 3-72. Por el contrario.A. Reglamento Corte. el hecho de que la víctima actúe como parte y que la Comisión realice el mismo trabajo. En la modificación al Reglamento del año 1996. a su vez. el individuo no podía participar directamente en el procedimiento ante la Corte. además.iv. el proCedimiento para ConoCer violaCiones aisladas… Hasta el año 2001. debería darse aviso a la Corte. disponía que los delegados de la Comisión ante la Corte podían ser asistidos por cualquier persona que la Comisión eligiera y. se trata a la víctima. artículo 22. en la etapa de la determinación de la reparación256. ella debe tener siempre una posición de órgano del sistema y. familiares o representantes debidamente acreditados. sus familiares o sus representantes debidamente acreditados. 81 . disminuían en parte la injusta posición en que la Convención ha puesto al peticionario frente al procedimiento que se sigue ante la Corte. por ejemplo. Sin embargo. una vez que la demanda ante la Corte ha sido admitida. la situación ha variado sustancialmente a partir de la reforma del año 2000 al Reglamento de la Corte. como verdaderas partes del proceso. la Corte dio también a los representantes de las víctimas o de sus familiares el derecho de presentar sus propios argumentos y pruebas. artículo 23. Cançado Trindade. Informe: Bases para un Proyecto de Protocolo a la Convención Americana sobre Derechos Humanos. Mayo de 2001. argumentos y pruebas en forma autónoma. el paso más importante que ha dado el sistema en cuanto a garantizar los derechos de las víctimas como sujetos del derecho internacional y. si uno de ellos era el denunciante original o los representantes de las víctimas o de sus familias. sin duda alguna. Tomo II. la que podría autorizar su intervención en los debates a propuesta de la Comisión255. Este es. garantizar de esta forma el debido proceso ante los órganos de control del sistema internacional de protección de los derechos humanos257 y replantea con mayor fuerza el papel de la Comisión en el proceso. la Comisión debe comparecer ante la Corte en todos los casos ante ella. Secretaría Corte Interamericana de Derechos Humanos. presentar resumidamente el caso al comienzo de la audiencia y fijar los puntos que la Comisión estima fueron 255 256 257 Reglamento Corte. deberán éstos designar un interviniente común que será el único autorizado para actuar. además. incluso. de manera autónoma. que se usaron frecuentemente. que. de existir pluralidad de presuntas víctimas. para Fortalecer su Mecanismo de Protección. pp. modificado en este sentido en septiembre de 1996. pone a los Estados en una posición desmedrada en términos de la igualdad que debe ser solucionada. En la actualidad.

Suriname. por lo tanto. Chile. la declaración puede tener condiciones en cuanto a su vigencia. en esos casos. como la Masacre de Mapiripán o la del Penal Castro Castro. por un plazo establecido. no está en juego una situación de privilegios entre Estados donde sí se justificaría la tesis de la reciprocidad259. El Salvador. Paraguay. Este ha sido un punto que causa fricción. Sin embargo. Ha habido casos con muchas víctimas. Uruguay y venezuela. párrs. porque a veces las víctimas no son capaces de concordar sus argumentos de fondo y/o sus peticiones y sería útil intentar una solución que obvie ese problema. • Legitimación pasiva Para que la Corte pueda conocer de un caso contencioso. y puede hacerse en el momento de la ratificación o la adhesión o en cualquier momento posterior258. 82 . o sujeta a condición de reciprocidad. la regla del Reglamento es que. Brasil. las partes deben nombrar un interviniente común. la que se ha estado debatiendo. lo que es más frecuente de lo que el público podría imaginar. Costa Rica. que constituye el derecho substantivo que la Corte deberá aplicar. México. 29 y sgtes. la declaración puede ser indefinida. Además. Barbados. para un caso determinado o en términos generales. ésta puede hacerse por una declaración de voluntad o por convención especial. a la Convención Americana. 1. la declaración puede ser pura y simple. OC-2/82. artículo 62. los siguientes Estados han reconocido esta competencia: Argentina. Como la reciprocidad dice relación con las relaciones entre Estados. Colombia. no procede cuando la demanda es deducida por la Comisión. Panamá. la habilitación a la o las víctimas para presentar directamente observaciones y comentarios en su caso ha requerido decidir cómo manejar la pluralidad de víctimas en un caso. Nicaragua. Ecuador. sino que establecer mecanismos de protección de las personas respecto de la actividad de los Estados. Haití.sistema interameriCano de dereChos hUmanos decisivos para elaborar un informe del artículo 50 en que se había concluido que había o no había una violación de derechos humanos. Según lo dispuesto por el artículo 62 de la CADH. Honduras.2. Perú. posteriormente le corresponderá informar a la Corte sobre los puntos que se discutan cuando la Corte o la Comisión estimen que se necesite una aclaración. La competencia ratione materiae la competencia contenciosa de la Corte se remite ratione materiae. es necesario que el Estado haya aceptado la competencia de la Corte. ya que los instrumentos internacionales no buscan regular reclamaciones interestatales. Esta interpretación se funda en la idea de que en materia de derechos humanos las normas de reciprocidad son restrictivas. guatemala. Bolivia. a partir de ciertas normas de reenvío que se contienen en 258 259 Convención. República Dominicana.

Paraguay. 1.6. 29 de la Convención. la Corte tiene también competencia para conocer de los casos en que se aleguen violaciones de los derechos del párrafo a) del artículo 8 y artículo 13 del Protocolo Adicional a la Convención en materia de derechos económicos. Caso de los “Niños de la Calle” (Villagrán Morales y otros) Vs. Entró en vigencia el 28 de marzo de 1996 y tiene a enero de 2003. Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas. 239-252. artículo xIII. aun cuando los ha usado con el fin de iluminar el contenido de las obligaciones de los Estados respecto de los derechos contenidos en los tratados sobre los cuales ella tiene competencia264. 83 .3. Sociales y Culturales. ora a una condición de aplicación de la actividad jurisdiccional de la Corte. Caso “Instituto de Reeducación del Menor” Vs. ésta se refiere al plazo para presentar un caso al conocimiento de la Corte. A diferencia de la Comisión. el del art. es necesario tener presente otros instrumentos. el 9 de junio de 1994. párrs. Caso del Penal Miguel Castro Castro Vs. Guatemala. o del art. que señala que en materia de reservas se estará a lo dispuesto en el Tratado de viena sobre el Derecho de los Tratados. que al señalar las normas de interpretación de la Convención señala que estas no podrán ser interpretadas en un sentido que restrinjan o violen las normas contenidas en la Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre del año 1948 y otros actos internacionales de la misma naturaleza. Perú. “Protocolo de San Salvador”.1 letra a).iv. y de los casos en que se aleguen violaciones de la Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas261. A junio de 2006 hay 12 Estados parte. según el cual en materia de agotamiento de los recursos internos se estará a los “principios de derecho internacional generalmente reconocidos”. artículo 19. Tal es el caso del artículo 5 de la Convención. o bien. materia a que nos hemos referido anteriormente al analizar la remisión 260 261 262 263 264 Protocolo Adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos en Materia de derechos Económicos. 46. el proCedimiento para ConoCer violaCiones aisladas… la misma Convención. Además. la Corte se ha atribuido competencia para aplicar la Convención Interamericana Para Prevenir y Sancionar la Tortura262 y la Convención Interamericana para Prevenir. 9 Estados parte. la Corte no ha aceptado su competencia para decidir sobre el cumplimiento de obligaciones que surjan de instrumentos ajenos al sistema interamericano. ora a una condición de admisibilidad de la demanda. La competencia ratione temporis la competencia ratione temporis puede estar referida a dos situaciones diversas. Caso de los “Niños de la Calle” (Villagrán Morales y otros) Vs. sociales y culturales (Protocolo de San Salvador)260. Guatemala. la Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas fue adoptada en Bélem do Pará. En el primer caso. Erradicar y Sancionar la violencia contra la Mujer263.

2000.sistema interameriCano de dereChos hUmanos de casos por parte de la Comisión. y a la integridad personal del desaparecido y el problema que se plantea es. México. l. también debe verse la fecha de reconocimiento de la competencia. de manera similar a la distinción que se hace en el derecho penal266. pp. si existe también una violación continua de esos derechos. 79 y 85. que dispone que “[d]icho delito será considerado como continuado o permanente mientras no se establezca el destino o paradero de la víctima”. ha sostenido que la desaparición forzada implica también una violación del derecho a la vida. configura una privación continua de la libertad personal. loucaides. Protecting Human Rights: The European Perspective Mélanges à la mémoire de Rolv Ryssdal. Caso Alfonso Martín del Campo Dodd Vs. Se sostiene que la desaparición forzada. el tratado no se está aplicando retroactivamente. la Convención se aplica a los Estados una vez que éstos la han ratificado o han accedido a ella. “The concept of ‘continuing’ violations of human rights” en P. Se dice que el principio de la no retroactividad del tratado y su imposibilidad de aplicarlo a hechos sucedidos con anterioridad a la vigencia del tratado para el Estado respectivo o a la fecha de reconocimiento de competencia puede ser modificado por un fenómeno que se conoce con el nombre de “violación continua” o “efectos continuos de una violación”. Kóln/Berlin/Bonn/München. Carl Heymanns verlag Kg. recaída en el caso velásquez Rodríguez. En la jurisprudencia europea. en la medida en que no aparezca el cadáver de la persona secuestrada. Esto está reflejado en el artículo III de la Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas sobre el tema. porque la Corte no ha aceptado conocer de casos en que los hechos que se invocan como sustento fáctico del caso son posteriores a la fecha de ratificación de la Convención. la jurisprudencia de la Corte. es evidente que. el concepto se ha utilizado particularmente respecto del fenómeno de las desapariciones forzadas. Aparece de allí que la privación de libertad continúa mientras no se le pone término. no sólo debe examinarse la fecha de ratificación o adhesión a la Convención. Mahoney et al (eds). En el segundo caso. no parece que esto sea una excepción a la regla de prohibición de la retroactividad: si la violación se continúa produciendo. sin embargo. 803-815. párrs. la Corte ha contestado esta interrogante de manera afirmativa. ver sobre el concepto en el contexto del Convenio Europeo de Derechos Humanos. lo que parece lógico. las violaciones continuas se oponen a las violaciones constituidas por actos instantáneos. pero posteriores al reconocimiento de la competencia contenciosa de la Corte265.g. Sin embargo. Como consecuencia de la jurisprudencia de la Corte. como todo tratado internacional. 84 . En la jurisprudencia interamericana. la Corte decidió que la desaparición forzada “constituye una violación múltiple y continuada de numerosos derechos reconocidos en 265 266 ver sentencias de ejemplo. Excepciones Preliminares. En su primera sentencia. entonces.

Perú. en el caso Blake270. observa igualmente la Corte que el Estado demandado no objetó que se consideraran los hechos del caso como un todo. 155-157. El punto no fue discutido. 65).iv. Reparaciones. consecuentemente. El razonamiento utilizado por la Corte respecto de la continuidad de las violaciones que provoca una desaparición forzada no fue aplicado de esta manera cuando la Corte debió decidir sobre su competencia en razón del tiempo. que “la prescripción de los delitos permanentes se debe empezar a contar desde el día en que cesa la ejecución del delito” y “que la víctima no ha recuperado hasta el presente su libertad. la sentencia de reparaciones en este caso expresa en el párrafo 72: “la Corte tiene presente que algunos de los hechos de este caso son anteriores a las fechas de la ratificación de la Convención Americana y del reconocimiento de la competencia contenciosa de la Corte por parte del Estado. Cabe asimismo señalar que merece tenerse en cuenta que el Tribunal Constitucional de Bolivia señaló (infra párr. posición que reprodujo en casi todos los casos similares posteriores a éste268. Caso Blake Vs. 36. Guatemala. 107) que “la privación ilegal de libertad o detenciones ilegales […] es un delito permanente”. objetada por el Estado. sino que la no retroactividad del reconocimiento de la competencia de la Corte para conocer de hechos anteriores a dicho reconocimiento. no ha comenzado a correr la prescripción”. párr. Podría sostenerse que las obligaciones del 267 268 269 270 Caso Velásquez Rodríguez Vs. que planteaba el problema de que la desaparición de la víctima era anterior a la ratificación de la Convención por Bolivia y a la posterior declaración de reconocimiento de la competencia de la Corte. y respecto de la totalidad del período comprendido entre 1971 y la fecha de la presente Sentencia. porque Bolivia no interpuso una excepción de incompetencia. párr. Caso Trujillo Oroza Vs. Excepciones Preliminares. la excepción parece ser solamente el caso Caballero Delgado. Un buen ejemplo de esta interpretación se encuentra en el caso Trujillo Oroza. mencionando de manera específica los derechos de los artículos 4. reconoció su responsabilidad internacional y aceptó las consecuencias jurídicas de los hechos que habían llevado a la desaparición de Trujillo269. la Corte examinará y decidirá sobre la situación continuada de desaparición forzada del señor José Carlos Trujillo oroza y las consecuencias de dicha situación”. Honduras. puesto que los hechos habían sucedido después de que guatemala había ratificado la Convención Americana. el proCedimiento para ConoCer violaCiones aisladas… la Convención”. párrs. En ese caso no se discutía la no retroactividad del tratado. donde la Corte no encontró que la desaparición de esa víctima constituía una violación del derecho a la integridad personal (Caso Caballero Delgado y Santana Vs. En razón de lo anteriormente expuesto. Colombia. 5 y 7 de la Convención267. sin embargo. 85 . Sin embargo.

acreditación que se realizó cuando el cadáver de la víctima fue encontrado por sus familiares. En Reconocimiento de Competencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 9 de marzo de 1987. aún cuando algunas. 271 272 273 274 275 El reconocimiento de la competencia de la Corte por guatemala expresa que: “la aceptación de la competencia de la Corte se hace (…) con la reserva de que los casos en que se reconoce la competencia son exclusivamente los acaecidos con posterioridad a la fecha en que esta declaración sea presentada (…)”. por el contrario. en realidad.org Caso Blake Vs. 35 y 39. establece una violación por hechos que acaecieron con posterioridad al secuestro y al reconocimiento por parte de guatemala de la jurisdicción de la Corte. Blake. por esa vía. por lo que carecía de competencia para pronunciarse a su respecto273. la Corte acogió la tesis de que la privación de libertad y la muerte se habían consumado antes de la entrada en vigor de la competencia de la Corte. se hubiesen consumado. la continuidad de que se habla es la de denegar justicia a los familiares de la víctima y. Guatemala. 124 Nº 1 y 2. no de los derechos del señor Blake. sino de los derechos de sus familiares. es decidir que ha habido una violación. los hechos anteriores a esa fecha eran el secuestro mismo y la acreditación de que la muerte de Blake se había producido casi coetáneamente. Ibídem. En esta sentencia no se habla ya de “violación” continua sino de “efectos” continuos de la violación del derecho a la vida. la Comisión. toda vez que “la desaparición forzada implica la violación de varios derechos reconocidos en los tratados internacionales de derechos humanos (…) y (…) los efectos de estas infracciones. 33. párrs. pero. El argumento del Estado contra la competencia de la Corte fue que el secuestro y la muerte de Blake se habían consumado antes del reconocimiento de la competencia de la Corte. 86 . párr. lo que se refleja en que la sentencia establece la violación de los artículos 8 y 5 en perjuicio de esos familiares275. sostenía que los efectos del secuestro y de la muerte continuaban hasta ese momento272. como en este caso. 31. se advierte que lo que la Corte hace. Sin embargo. párr. desde la fecha en que ellas eran exigibles. haciendo referencia a su caracterización de la desaparición forzada como un delito continuado.oas. pueden prolongarse de manera continua o permanente hasta el momento en que se establezca el destino o paradero de la víctima”274. causarles un sufrimiento en detrimento de su integridad psíquica y moral. Excepciones Preliminares. Consultado en www. pero en este caso guatemala había formulado su declaración de reconocimiento haciendo reserva expresa al respecto271. Guatemala. es decir. párr. si la sentencia se examina. Caso Blake Vs. Ibídem.sistema interameriCano de dereChos hUmanos tratado nacen con éste y que la declaración de reconocimiento de competencia tiene por efecto habilitar a la Corte para conocer de las infracciones a dicho tratado. determinó que tenía de todos modos competencia para conocer del fenómeno de la desaparición forzada del Sr.

párr. 55. Sobre el momento en que se traba la litis. En cuanto a la posibilidad de retirar la demanda. de modo a evitar la indefensión de las mismas. 2. la Comisión será la representante procesal de aquéllas como garante del interés público bajo la Convención Americana. ésta sería procedente siempre que no se haya trabado la litis. como consecuencia del mismo. Existe una materia de carácter formal sobre la cual la Corte ha debido pronunciarse. 276 277 278 Reglamento Corte. deberá consignar el nombre y la dirección del denunciante original. 87 . la individualización de los testigos y peritos y el objeto de sus declaraciones. De conformidad con los números 1 y 2 del artículo 33 del Reglamento de la Corte. Conforme al numeral 3 del artículo 33 del mismo reglamento. También se debe consignar los nombres de los Agentes o de los Delegados. Excepciones Preliminares. las resoluciones de apertura del procedimiento y de admisibilidad de la denuncia por la Comisión. sus familiares o sus representantes debidamente acreditados en caso de ser posible. 48. párr. la Corte ha señalado que esto ocurre al momento de notificarse la demanda al Estado denunciado277. dicho escrito deberá contener las pretensiones (incluidas las referidas a las reparaciones y costas). La competencia ratione loci Al igual que en el caso de la competencia de la Comisión. los fundamentos de derecho y las conclusiones pertinentes”. que requiere en todo caso de un acto expreso al efecto. Caso Cayara Vs. “[e]l escrito de la demanda expresará […] el nombre y dirección de los representantes de las presuntas víctimas y sus familiares. Ibídem. la Corte sólo puede conocer de comunicaciones que se refieran a hechos que afectan a personas bajo la jurisdicción del Estado supuestamente responsable de las violaciones a los derechos humanos que se han alegado. las partes en el caso. En caso de que esta información no sea señalada en la demanda. Perú.iv. procede sobreseer y declarar terminado el asunto278. la exposición de los hechos. Cuando el caso es presentado por la Comisión. así como el nombre y la dirección de las presuntas víctimas. cual es. El retiro de la demanda no debe ser confundido con el desistimiento. artículo 32. el proCedimiento para ConoCer violaCiones aisladas… 1. Junto con la demanda se acompañará el informe a que se refiere el artículo 50 de la Convención si es la Comisión la que la introduce”. las pruebas ofrecidas con indicación de los hechos sobre los cuales versarán. el momento en que se traba la litis y la posibilidad de retirar la demanda. y respecto del cual la Corte debe decidir si. El procedimiento la presentación del caso debe hacerse por escrito276.4.

En la parte oral. también al denunciante original y la presunta víctima. Perú. y. si ella no presentó el caso. Venezuela. que debe realizarse dentro de los dos meses siguientes a la notificación de la demanda. El primero que expone es la parte que presentó el caso a la Corte. debe hacerlo también en esta oportunidad283. En la contestación. Caso Acevedo Jaramillo y otros Vs. Caso Barrios Altos Vs. Chile. A continuación se producen la réplica y la dúplica. párr. Caso El Amparo Vs. artículos 33 a 35. la Corte decide sobre ellas normalmente antes de resolver el fondo del asunto a menos que estime que las excepciones preliminares están vinculadas con el fondo. Es jurisprudencia constante de la Corte que en este escrito es posible alegar violaciones de derechos que no han sido mencionadas por la Comisión. y Caso López Álvarez Vs. artículo 37. la siguiente presentación es la de la víctima. 279 280 281 282 283 284 285 Reglamento Corte. las presuntas víctimas. la Corte da al Estado más tiempo que a la Comisión y al representante de la víctima. Perú. Caso Aloeboetoe y otros Vs. argumentos y pruebas a favor de su posición280. Después de admitida la demanda. al Estado demandado. se desarrollan los alegatos de las partes y se escucha a los testigos y a los expertos285. Suriname.sistema interameriCano de dereChos hUmanos El caso debe notificarse por el Secretario de la Corte a los miembros de la Corte. Si es la Comisión. el Estado puede aceptar los hechos282 o contradecirlos. Si pretende interponer excepciones preliminares. Argentina. Venezuela. artículo 37.. 280. Bolivia. la Corte ha tenido una jurisprudencia constante en esta materia. a la Comisión. artículos 40 y sgtes. párr. 88 . nos remite a Caso Claude Reyes y otros Vs. Caso Trujillo Oroza Vs. acorde con el cambio del Reglamento sobre la participación de individuos. sus familiares o sus representantes tienen el derecho de presentar solicitudes. Caso Garrido y Baigorria Vs. artículo 23. Caso del Caracazo Vs. 265. párr. en cuyo caso la excepción respectiva se resolverá junto con éste en la sentencia definitiva284. 82. seguida por la del Estado. Caso Benavides Cevallos Vs. párr. Reglamento Corte. Ibídem. sus familiares o sus representantes debidamente acreditados279. Reglamento Corte. En un intento por disminuir el problema de que haya dos partes en una posición y sólo una –el Estado– en la otra. Caso del Penal Miguel Castro Castro Vs. 111. Perú. En la sentencia del Caso del Penal Miguel Castro Castro. que se realiza por medio de audiencias. Reglamento Corte. Ecuador. siempre que ellas se funden en hechos que estén contenidos en la presentación de la Comisión281. Honduras. En caso de que se formulen excepciones preliminares. hasta ahora ha sido siempre la Comisión. pero no el doble que cada una.

un grave impedimento o hechos sobrevinientes286. Ibídem. siguiendo la jurisprudencia internacional. United Status of America). Reports 1949. ya en su primera sentencia sostuvo: “Ni la Convención ni el Estatuto de la Corte o su Reglamento tratan esta materia. No se admitirán otras pruebas. I. las pruebas rendidas ante la Comisión serán incorporadas al expediente “siempre que hayan sido recibidas en procedimientos contradictorios”288. Ibídem. su correcta aplicación será facilitada en la medida que la tramitación de las causas ante la Comisión se ajuste a los parámetros de judicialización y debido proceso en la construcción de la prueba. en las observaciones de las víctimas y en la contestación. La prueba las pruebas que las partes quieran allegar al proceso deberán ser ofrecidas en la demanda. Corfu Channel. o en el escrito de excepciones preliminares y en su contestación. Reports 1986. Merits. Military and Paramilitary Activities in and against Nicaragua (Nicaragua v. la Corte. aunque ha evitado siempre suministrar una rígida determinación del quantum de prueba necesaria para fundar el fallo (cfr. Merits.C. la jurisprudencia internacional ha sostenido la potestad de los tribunales para evaluar libremente las pruebas. artículo 45. Con respecto a las pruebas producidas en el procedimiento ante la Comisión. 89 . la evalúa con un criterio de mayor flexibilidad que el que se ocupa en los procesos de jurisdicción interna. artículo 44.1. Naturalmente. Como ésta es una facultad de la Corte.iv. podía revisar todo lo actuado ante la Comisión. a menos que la Corte considere indispensable repetirlas. la Corte en sus primeros casos fijó criterios amplios y determinó que. pars. En cuanto a la prueba propiamente tal. es preciso recordar que la Corte había sido clara en determinar que la suya no era una instancia de apelación de lo obrado ante la Comisión. Judgment. 286 287 288 Ibídem.C. el proCedimiento para ConoCer violaCiones aisladas… 2. artículo 44 Nº 1 y 3. esta posición dejaba el procedimiento llevado a cabo ante la Comisión en una situación extraña respecto del valor que lo actuado por la Comisión tenía en el proceso ante la Corte. El nuevo Reglamento de la Corte ha modificado substancialmente esta posición al disponer que. Sin embargo. a menos que se invoque fuerza mayor. 29-30 y 59-60)”. la Corte puede procurar de oficio toda prueba que estime útil para resolver el asunto287. Judgment I. en principio.J.2.J. sino que ella era el único órgano jurisdiccional del sistema. de ahí que estimaba que podía y debía entrar a conocer en sede jurisdiccional de todas las alegaciones de hecho y de derecho formuladas por las partes. Para entender dicha concepción.

puesto que su aplicación no había sido discutida en el proceso en el cual el gobierno había participado plenamente292. la Corte decidió no pronunciarse sobre ella. Esta obligación de colaboración con los órganos de control es el resultado del principio de que los Estados deben cumplir las obligaciones convencionales de buena fe. sino amparar a las víctimas y disponer la reparación de los daños que les hayan sido causados por los Estados responsables de tales acciones”290. 128 y 129. Existe. artículo 39. párrs. carácter y gravedad de litigio”289. Reglamento Comisión. esos mismos sistemas reconocen gradaciones diferentes que dependen de la naturaleza. párr.sistema interameriCano de dereChos hUmanos agregando que: “Para un tribunal internacional. Ibídem. la Corte estimó que “el silencio del demandado o su contestación elusiva o ambigua pueden interpretarse como aceptación de los hechos de la demanda. pues. sino un procedimiento internacional que “no tiene por objeto imponer penas a las personas culpables de sus violaciones. Caso Velásquez Rodríguez Vs. 138. Sin perjuicio de ello y dentro de su propio procedimiento. Ibídem. Honduras. Ibídem. la víctima quedaría casi siempre en la indefensión y a merced de una actitud maliciosa del Estado de no proporcionar los medios de prueba necesarios para la comprobación del hecho. párrs. 289 290 291 292 293 294 Caso Velásquez Rodríguez Vs. En cuanto al requerimiento de prueba. 139. párr. Se ha dicho anteriormente que la Comisión puede presumir la veracidad de los hechos contenidos en una petición si se dan determinadas circunstancias291. una obligación del Estado de proporcionar los medios de prueba necesarios para aclarar la situación investigada. 90 . párr. en el que se había aplicado dicha presunción. el Estado inculpado deberá aportar los medios de prueba que fijen los hechos y no podrá descansar en la imposibilidad que tenga la parte demandante para generar los medios de prueba. Un punto importante en materia probatoria es el de la carga de la prueba. la Corte ha señalado que a diferencia de los sistemas penales internos de los Estados. En el primer caso de que conoció la Corte. 134. Una razón para esta flexibilidad es que la Corte ha insistido en que el procedimiento ante ella no es un procedimiento penal. Honduras. 135 y 136. los criterios de valoración de la prueba son menos formales que en los sistemas legales internos. de lo contrario. por lo menos mientras lo contrario no aparezca de los autos o no resulte de la convicción judicial”293. ya que en muchos casos ellos no pueden obtenerse sino que con la ayuda del mismo Estado294.

artículo 67. CADH. Honduras. vol. Caso Cesti Hurtado. sus familiares o sus representantes la facultad de presentar “solicitudes” en forma autónoma. ya que la determinación del monto y de los beneficiarios 295 296 297 298 299 300 la Corte. “dispondrá que se garantice al lesionado en el goce de su derecho o libertad conculcados”.. la Corte dejaba con frecuencia la decisión sobre el monto de la indemnización que había ordenado en su sentencia para una etapa posterior. puede decidir proseguir con el caso (artículo 55). si ha habido un desistimiento. Ibídem. 26. ble296. por allanamiento del demandado a las pretensiones del demandante. Interpretación de la Sentencia de Reparaciones. Como el artículo 23 del Reglamento de la Corte concede a las presuntas víctimas. la Corte expresó que [l]a interpretación de una sentencia implica no sólo la precisión del texto de los puntos resolutivos del fallo. Dispondrá. el proCedimiento para ConoCer violaCiones aisladas… 2. artículo 63. de acuerdo con las consideraciones de la misma. Interpretación de la Sentencia de Fondo. párr. judgment of 23 June 1973. las partes pueden solicitar a la Corte una interpretación del fallo. Eur. 91 . sino también la determinación del alcance. artículos 53 y 54. Caso Ivcher Bronstein Vs.2.iv. ésta es definitiva e inapelaSi la Corte estima que ha habido una violación de un derecho o libertad protegidos en la Convención. en caso de desacuerdo sobre su sentido y alcance298. Este ha sido el criterio de la jurisprudencia internacional (vgr. Si el procedimiento termina por sentencia. Perú. por solución amistosa295.R. Court H. es posible que también ellas puedan interponer una petición de interpretación del fallo299. artículo 67. la Corte amplía su campo de decisión ante futuras peticiones de interpretación. Al comienzo de sus actividades. 16)300. Con esta opinión. si ello fuera procedente. En el caso velásquez Rodríguez. Series A. sin embargo. El término del proceso Un caso ante la Corte puede terminar por sobreseimiento. Ringeisen case (Interpretation of the judgment of 22 June 1972). “que se reparen las consecuencias de la medida o situación que ha configurado la vulneración de esos derechos y el pago de una justa indemnización a la parte lesionada”297. Dentro de los noventa días a contar de su notificación. Ibídem. Interpretación de la Sentencia de Indemnización Compensatoria. la Corte. Caso Velásquez Rodríguez Vs. asimismo. Reglamento. o por una sentencia. el sentido y la finalidad de la resolución.

En aras de una mayor celeridad. en su caso. ahora las sentencias deciden casi siempre sobre excepciones preliminares. Estado que en el año 1999 anunció expresamente que no cumpliría con una sentencia dictada por la Corte (Caso Castillo Petruzzi). Honduras. una vez comunicadas a las autoridades administrativas o judiciales correspondientes de la República. Jurisprudencia constante de la Corte Interamericana desde Caso Aloeboetoe y Otros Vs. 92 . todos los Estados han cumplido con parte del fallo. la carencia de voluntad política de los Estados para cumplir con su deber de contribuir al respecto del orden internacional en materia de derechos humanos puede observarse en toda su magnitud con lo ocurrido con Perú. cuyo artículo 27 dispone: “las resoluciones de la Corte y. En general. El gobierno de Costa Rica –país sede de la Corte Interamericana– ha suscrito un convenio con la Corte. muy a menudo son realizadas. de su Presidente. cuando se ha dado cabal cumplimiento al fallo. Suriname. mientras que las indemnizaciones en dinero. Hasta ahora. la Corte se reserva siempre la facultad de supervisar el cumplimiento del fallo después de haber dictado sentencia sobre la indemnización. para que se ordene el pago de la indemnización. la Asamblea general no ha ejercido esta función. y Caso Aloeboetoe y otros Vs. la Corte dicta una resolución dando el caso por terminado302. en ese caso. aunque con retraso. en lo que respecta a la indemnización. Reparaciones. a pesar de que la Corte provee la información a la Asamblea de manera regular. Sin embargo. específico. artículo 68. Suriname. los Estados Partes tienen la obligación internacional de cumplir el fallo de la Corte.2 le da al fallo de la Corte. pero la Corte no tiene imperio para forzar este cumplimiento303. la calidad de una sentencia definitiva nacional. Caso Velásquez Rodríguez Vs. sin embargo.sistema interameriCano de dereChos hUmanos podía ser objeto de controversia301. Una correcta lectura de la Convención. CADH. quizás porque a menudo se entiende que ella requiere que los Estados establezcan un procedimiento nuevo. por ejemplo. la parte del fallo que disponga indemnización compensatoria se podrá ejecutar en el respectivo país por el procedimiento interno vigente para la ejecución de sentencias con el Estado304. sobre el fondo y sobre las reparaciones. Esta disposición no parece haberse utilizado por los interesados. para luego proceder al retiro de su reconocimiento de la competencia de la Corte 301 302 303 304 ver. por lo que el procedimiento a usarse para hacerla cumplir es aquél que existe en casi todos los países para hacer cumplir las sentencias en contra del Fisco. Es una constante que la determinación de que se proceda a una investigación seria y rápida es la que normalmente no se cumple. El artículo 65 de la Convención dispone que la Corte informará a la Asamblea general de la oEA cuando un Estado no haya cumplido con un fallo y hará las recomendaciones que estime pertinentes. tendrán la misma fuerza ejecutiva y ejecutoria que las dictadas por los tribunales costarricenses”. Indemnización Compensatoria. lleva a la conclusión de que el artículo 68. si las hubiere. muy pocos lo han cumplido a cabalidad. Esto permite a la Asamblea discutir el caso y adoptar una resolución al respecto.

gonzález. junto con proteger. la Corte ha rechazado medidas sustentando el rechazo precisamente en que debe distinguirse entre la medida y la solución del fondo del caso. Las medidas provisionales la Corte. la Corte ha utilizado ampliamente esta facultad. 305 306 307 308 309 310 Caso Ivcher Bronstein Vs. pp. Competencia. Esta es una falla severa del mecanismo regional de protección a los derechos humanos. Consultado en http://www. Informe Anual de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Es difícil determinar cuándo una situación es de extrema gravedad y urgencia y se discute si con esto se permite proteger sólo los derechos a la vida.D.cr En la Resolución de 25 de noviembre de 2005. puede ordenar las medidas provisionales que considere pertinentes en cualquier estado del procedimiento. aun cuando sea una solución provisoria310. de alguna manera decide sobre el fondo del asunto.2. no hubo pronunciamiento alguno sobre estas materias por los órganos políticos del sistema306. se faculta al presidente. Perú. Caso del Tribunal Constitucional Vs. según su propia interpretación. en Derechos Humanos e Interés Público. 2001. Si bien la Corte rechazó ambas medidas. 80. cuando se trate de casos de extrema gravedad y urgencia y ello sea necesario para evitar daños irreparables a las personas307. art. artículo 63. También se discute dónde exactamente debe trazarse la línea entre una medida provisional de protección y otra que. Escuela de Derecho. habiendo dictado 199 medidas provisionales que han beneficiado a cientos personas (víctimas o testigos)309. a la integridad y a la libertad personales o si. ver en Corte I. p. Cuadernos de Análisis Jurídico. Un ejemplo típico de esto último son las medidas provisionales pedidas por la Comisión y ordenadas por la Corte respecto de la pavorosa situación de las cárceles en nuestra región. la discusión no está zanjada. Año 2005. por el contrario. si la Corte no estuviera reunida. la Corte puede actuar a solicitud de la Comisión incluso antes de que un asunto sea sometido a su conocimiento y. 215-217. la Corte expresó: “8. 3. Reglamento Corte.. el que. CADH. Perú. 25.or. Universidad Diego Portales. Que la Corte no puede. en la petición de medidas provisionales a favor de Jorge Castañeda (México).2. para decidir sobre la petición308. artículo 63.corteidh. la norma autoriza a la Corte para dictar medidas provisionales en protección de cualquier derecho. el proCedimiento para ConoCer violaCiones aisladas… para conocer las denuncias individuales. “la oEA y los derechos humanos después del advenimiento de los gobiernos civiles: expectativas (in)satisfechas”.iv. Como se mencionó al hablar del procedimiento ante la Comisión. Competencia. serie Publicaciones Especiales 11.H. de oficio o a instancia de parte. ante una solicitud de medidas provi- 93 . F. CADH. debía tener efectos inmediatos para todos los casos pendientes ante la Corte305. previa consulta con la comisión permanente de la Corte y eventualmente con los demás jueces.

Faúndez l. Sin embargo.. 416-419. 275-381. Medidas Provisionales Respecto a México.or. op. Nota 306. cit.. Consultado el 8 de marzo de 2007 en http://www. considerar el fondo de ningún argumento pertinente que no sea de aquellos que se relacionan estrictamente con la extrema gravedad. puesto que.sistema interameriCano de dereChos hUmanos Un punto que no se ha discutido mayormente es si la resolución de la Corte ordenando una medida provisional es obligatoria para los Estados. 311 312 313 sionales. Es preciso señalar que no hubo pronunciamiento condenatorio alguno para con el Estado infractor por parte de la oEA313.corteidh. lo que implicaría un incumplimiento de la Convención y una violación del principio pacta sunt servanda311. F. de lo contrario. op. gonzález.cr ver en este sentido H. urgencia y necesidad de evitar daños irreparables a personas. En Asunto Castañeda Gutman. han cumplido con las medidas que la Corte ha ordenado. 212-215. Compendio de Medidas Provisionales Julio 1999Junio 2000. Caso James y otros. Cualquier otro asunto sólo puede ser puesto en conocimiento de la Corte en los casos contenciosos o en las solicitudes de opiniones consultivas”. pp. la Convención sólo explicita la obligatoriedad de “la decisión” de la Corte después de hablar del “fallo”. 94 . los Estados. cit. el Estado podría anular el efecto del fallo de la Corte respecto de lo substantivo de un caso o impedir que la Corte pudiera allegar las pruebas que necesita para su fallo. por lo que podría pensarse que la disposición sólo se refiere a éste. de conformidad a la ley interna. pp. era una pena obligatoria312. En particular medidas del 27 de mayo 1998 y 11 de mayo de 1999. que. Corte Interamericana. en general. estando vigente dichas medidas. todo indica que la decisión de una medida provisional es obligatoria para el Estado. en Nº 2. pero hubo un caso de infracción grave de esta obligación: la Corte dictó medidas provisionales para la protección de unos individuos que habían sido condenados a la pena de muerte. pp. En su artículo 68. el Estado procedió a ejecutar a dos de los sujetos en cuyo favor se habían dictado las medidas (Joel Ramiah y Anthony Briggs). Nota 92.

eL sIstema InteramerIcano y Las vIoLacIones masIvas y sIstemátIcas la historia del continente americano está plagada de largos períodos en que la falta del imperio del Estado de derecho ha dejado a miles de individuos inermes ante aquellos que han detentado el poder en cada una de esas ocasiones. op. creándose situaciones de violaciones masivas y sistemáticas314 que deben ser enfrentadas de una manera diferente a la que normalmente se utiliza para procesar las violaciones aisladas. Se necesita siempre una acción que impulse al Estado a revisar sus consideraciones políticas para concluir que persistir en la situación acarrea un costo excesivo en relación con el beneficio de mantenerla. la Comisión Interamericana. Nota 62. La reaccIón de La comIsIón InteramerIcana En este punto. 7-19. un poco de historia es iluminador. Medina. Esto excede lo meramente legal.. 1.v. cit. De los debates sobre el establecimiento de una Comisión de Derechos Humanos quedó muy en claro que la oEA no deseaba crear un órgano regional que interfiriera en ningún sentido con los “asuntos internos de los Estados Miembros”. la Comisión se concebía como un órgano que realizaría estudios. El sistema interamericano nació en un momento en que ése era el desafío principal: diseñar un mecanismo más eficaz que el del tratamiento de las violaciones aisladas para responder a estas situaciones y el peso de la tarea recayó en el único órgano de supervisión existente en el continente. por el contrario. organizaría simposios u otras reuniones de ese tipo. Estas situaciones son posibles por un desconocimiento del ordenamiento jurídico por los órganos del Estado que cooperan de forma activa o tolerando las violaciones. 95 . El tratamiento de la situación como si se estuviera frente a violaciones aisladas que el Estado está dispuesto a corregir si un órgano de supervisión decide que los hechos que se investigan constituyen una violación no trae mayores resultados. pp. ver C. manteniéndose siempre en la esfera de las generalidades y sin inmiscuirse en la observancia de los derechos humanos en países específicos. la Comisión misma. parece haber interpretado la Resolución vIII que la creaba en el sentido de que le otorgaba la función de 314 Para una definición de violaciones masivas y sistemáticas.

la tarea principal de la Comisión fue enfrentar el problema de las violaciones masivas y sistemáticas (piénsese en la dictadura de Somoza en Nicaragua. pp. información de periódicos. la Comisión estableció un procedimiento que le permitió “tomar conocimiento” de las denuncias de violaciones de derechos humanos. si éste lo consentía). cit. y haciendo uso de una gran flexibilidad. desde el primer día.sistema interameriCano de dereChos hUmanos velar porque los derechos humanos no fueran violados. de Stroessner en Paraguay y en la operación de eliminación de partidarios de Batista en Cuba. 71-76. Nota 62. El objetivo principal de la Comisión era. sino que reunir pruebas sobre la existencia de estas violaciones y ejercer presión para mejorar la situación general de los derechos humanos en el país respectivo. Con este propósito. 315 316 Para un examen más detallado de la evolución de las facultades de la Comisión. no la investigación de violaciones aisladas a la manera en que generalmente funcionaba el sistema europeo. todo a comienzos de 1960). pedir información sobre ellas al gobierno respectivo y formular finalmente recomendaciones al mismo. pero que podían entenderse como el ejercicio de facultades implícitas necesarias para el mejor cumplimiento de sus funciones. que no se referían a una violación específica sino que a la situación general en el área. encontrándose la Comisión enfrentada. de defenderlos y de promover su observancia. es decir. información de organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales e inspecciones al territorio del Estado afectado. (ii) que la Comisión asumiera un rol muy activo. y es probable que éste haya sido un estímulo para intentar una interpretación extensiva del Estatuto315. Posiblemente una causa de esta actitud fue el hecho de que los pueblos del continente americano vieron en ella un órgano que los protegería de los abusos de sus gobiernos. (iii) publicitar los hechos investigados para presionar a los gobiernos. Desde su creación. la Comisión procedió. para su discusión y la eventual aprobación de medidas en contra del Estado trasgresor316. Medina. por lo tanto. con numerosas quejas denunciando violaciones a los derechos humanos y solicitando ayuda. sin embargo.. pidiendo información e investigando con todos los medios a su alcance (entre otros: testigos. ver C. op. estimando. caracterizadas por obedecer a una política del gobierno que las comete o que permite que se cometan por terceros que no son oficialmente agentes del Estado. 96 . que las facultades que se le habían otorgado eran insuficientes para realizar apropiadamente dicha función. por lo tanto. y (iv) enviar el resultado de la investigación a los órganos políticos de la oEA. a realizar actividades que no estaban explícitamente contempladas en el Estatuto. Ibídem. Sus características principales consistían en que establecía la posibilidad de: (i) ponerlo en movimiento sin necesidad de examinar los requisitos de admisibilidad de las denuncias.

el sistema interameriCano y las violaCiones masivas… los órganos políticos de la oEA permanecieron inactivos frente al desarrollo de estos hechos. xvIII. 1965.v. el no objetar los procedimientos adoptados por la Comisión se tradujo en una aceptación tácita de su validez. ya que el requisito del previo agotamiento de los recursos legales domésticos podía retrasar una rápida respuesta de la Comisión a una situación de violaciones graves y sistemáticas. la culminación de esta evolución fue la intervención de la Comisión en el caso de la República Dominicana317. Este último procedimiento contenía más elementos jurídicos. para conocer de las violaciones de ciertos derechos humanos estimados en la Resolución xxII como “fundamentales”319. la autorizó para examinar las comunicaciones de violaciones de estos derechos que le fueran dirigidas. la Comisión debería verificar. III. entre cuyas disposiciones se incorporó una que convertía a la Comisión en uno de los órganos de la oEA. si los procesos y recursos internos habían sido debidamente aplicados y agotados318. los derechos de los artículos I. 46-47. al acentuar su carácter cuasi-judicial. II. recibiendo la Comisión un reconocimiento ex-post de su competencia para proteger los derechos humanos. a través de la Resolución xxII de la Segunda Conferencia Extraordinaria (1965) que. podía significar un obstáculo considerable para la tarea principal de la Comisión. encargado de realizar los fines 317 318 319 Ibídem. el procedimiento mismo. con el fin de hacer más efectiva la observancia de los derechos humanos. 97 . E/xIII. Para tener competencia. la Comisión resolvió estos problemas agregando a este cuerpo legal un artículo 9 (bis) en el que conservaba el procedimiento que se había desarrollado en la práctica y agregaba otro. cuasijudicial. la resolución dispuso que. xxv. la Comisión debía verificar previamente si los recursos legales internos habían sido agotados y si la comunicación había sido presentada dentro de los plazos establecidos. pp. proceder a investigarlas y formular recomendaciones al respecto al Estado involucrado en ellas. Acta Final. como lo había estado haciendo hasta ese momento y no parecía el más apropiado para responder a este tipo de violaciones. la Tercera Conferencia Interamericana Extraordinaria adoptó un Protocolo de Enmiendas a la Carta de la oEA: el Protocolo de Buenos Aires. xxvI de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre. oEA/Ser. En febrero de 1967. Iv. quitaba flexibilidad al órgano regional para investigar por su propia cuenta. Cuando incorporó al Estatuto las disposiciones de la Resolución xxII. por la otra. Esta resolución. tenía dos problemas: por una parte.1. como medida previa. El procedimiento terminaba con una opinión de la Comisión respecto de si los hechos denunciados constituían una violación de derechos humanos. en principio positiva. para ejercer estas atribuciones. opinión que podía incorporar recomendaciones al gobierno involucrado.

sino que estimó que tenía facultades para vigilar la observancia de otros derechos humanos consagrados en tratados en los cuales es parte el Estado que se investiga.) The Inter-American System of Human Rights. que requería no sólo pasividad y severidad. Por una parte. lo que lleva a cabo utilizando los procedimientos desarrollados a lo largo de su práctica. Doc. CIDH. es decir. a modo de ejemplo reciente. 26 de octubre 2005). Sociales y Culturales. Haití: Justicia frustrada o estado de derecho? Desafíos para Haití y la comunidad internacional (oEA/Ser. sin embargo. pp. en D.1. las Convenciones de ginebra y las Convenciones de la organización Internacional del Trabajo321. pp. mecanismos para la protección de los derechos humanos. el no 320 321 Para un análisis más detallado. aun siendo masivas. diseñó un mecanismo para procesar las violaciones aisladas. desarrolló un mecanismo que le permitía hacer informes sobre la situación general de países determinados. 115-132. Al hacerlo. Esto se advirtió ya en el Informe Anual 1979-1980 de la Comisión.l/v/II. en el que ésta sostuvo que había una relación orgánica entre las violaciones a la integridad personal. como órgano de la Convención. oxford. como. la Comisión tiene competencia para aplicar la Declaración Americana a todos los Estados miembros de la oEA. Medina “The Role of Country Reports in the Inter-American System of Human Rights”. ya que de conformidad a sus facultades bajo la Carta y el Estatuto. el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Harris y S. la evolución sumariamente descrita en las páginas precedentes muestra claramente que la Comisión tuvo éxito en su intento para crear. no se limitó a examinar la situación a la luz de los derechos de la Declaración Americana. se fue ampliando con los años con el fin de examinar situaciones que. No se le concedieron. el Pacto Internacional de Derechos Económicos. destinado primordialmente a documentar las situaciones de violaciones masivas y sistemáticas en un Estado (los “country reports”)320. que perdura hasta hoy. rev. no respondían a la concepción original de la expresión “situación de violaciones masivas y sistemáticas”. ver C. nuevas atribuciones. Por la otra. ni se estipularon funciones específicas para que los órganos políticos de la oEA controlaran las violaciones más serias que con tanta frecuencia ocurrían en el continente. Clarendon Press. dentro de sus escasas facultades. 1998. la Comisión tuvo por muchos años una marcada preferencia por utilizar aquel que le permitía investigar la situación general de los derechos humanos en un país. livingstone (eds. puesto que ellas eran un instrumento para conservar el poder. 123. por ejemplo. Capítulo III. De los dos procedimientos de que disponía para conocer de las violaciones de derechos humanos. 24 y sgtes. ver. 6. 98 . El objetivo primero de la Comisión.sistema interameriCano de dereChos hUmanos de la organización. sino también una planificación de las violaciones por los órganos del Estado. diseñar un mecanismo para responder a las violaciones masivas y sistemáticas en su sentido clásico.

la Comisión da ejemplos que parecen calificar la amplia afirmación ya hecha: situaciones graves de violencia que dificultan el funcionamiento del Estado de Derecho. CIDH.v. en 1996 la Comisión procedió a determinar los criterios –que de alguna manera siguieron siendo amplios– que se tendrían en consideración para decidir la procedencia de un seguimiento en los informes anuales: (i) casos de Estados regidos por gobiernos que no han llegado al poder mediante elecciones populares. gonzález. 322 323 324 ver. Con motivo de estos debates.61 Doc. pp. 7 rev. según normas internacionalmente aceptadas. puesto que el Informe Anual no se comunicaba primero a los Estados para que pudieran hacer sus descargos y defender su conducta. (iii) casos en que existen pruebas fehacientes de que un Estado comete violaciones masivas y graves de los derechos humanos garantizados en la Convención Americana. (oEA/Ser.29 rev. particularmente de los gobiernos civiles establecidos después de uno o más períodos de dictadura323.l/v/II. 14 de marzo 1997). periódico y libre. F. La Situación de los Derechos Humanos en Cuba. 4 octubre 1983). graves crisis institucionales. 99 . 620. en virtud de la imposición de medidas excepcionales. (ii) casos de Estados donde el libre ejercicio de los derechos consignados en la Convención Americana o la Declaración Americana ha sido en efecto suspendido. genuino. cit. Hubo numerosos intentos de países para combatir esta posición de la Comisión y también sus facultades de proteger los derechos humanos como ésta las había desarrollado. procesos de reforma constitucional con incidencias negativas graves para los derechos humanos. Informe Anual 1996. (iv) casos en que los Estados que se encuentran en un proceso de transición de cualquiera de las tres situaciones arriba mencionadas324.. la Comisión había desarrollado la práctica de hacer el seguimiento de los informes por países en un capítulo de su informe anual. Séptimo Informe (oEA/Ser. 188-197. el sistema interameriCano y las violaCiones masivas… cumplimiento de los derechos económicos y sociales y la supresión de la participación política. Por otra parte. realizadas con voto secreto. Esto generó una reacción negativa de muchos Estados que argumentaron que esa inclusión los dejaba en estado de indefensión.l/v/II. la Declaración Americana y demás instrumentos de derechos humanos aplicables. 1. CIDH. en su totalidad o en parte. empezando a analizar la situación de los derechos económicos. op. u omisiones graves en la adopción de disposiciones necesarias para hacer efectivos los derechos fundamentales. la Comisión reiteró esos criterios y agregó un quinto: casos en que haya situaciones coyunturales o estructurales que estén presentes en Estados que por diversas razones enfrenten situaciones que afecten seria y gravemente el goce y disfrute de los derechos humanos de la Declaración y de la Convención. Nota 306. p. a modo de ejemplo. Explicando este criterio.95/Doc. sociales y culturales en algunos países322 o preparando informes en países en una situación política poco clara. En su Informe Anual de 1997.

oEA/Ser. Acceso a la Justicia para las Mujeres Víctimas de Violencia en las Américas (oEA/Ser. Claro ejemplo de esta modalidad son el cuarto Informe sobre la Situación de los Derechos Humanos Chile.l/v/II. 26 de octubre 2005). 12. 22 de junio de 1978. oEA/Ser.6..61. 61.l/v/II. 7 de abril de 1967.17. pero ya no necesariamente. oEA/Ser. toma esta decisión (i) a raíz de la existencia de muchas comunicaciones individuales (como el Primer Informe sobre Chile)328. 25 mayo 1976. Doc. 20 enero 2007).1. 1.38. 4 rev. Doc.21. Doc. Doc. 53.l/v/II.29. doc.23. oEA/Ser. la repetición de las violaciones y el patrón de conducta del gobierno o gobiernos que se investigan son elementos importantes para configurar la situación333. 1.4. 13 diciembre 2004). oEA/Ser.1.66. Doc.l/v/II. 25 de octubre de 1974.l/v/II.l/vII. rev. 4.38 rev. oEA/Ser. 2.. Doc. Informe Sobre la Situación de los Derechos Humanos en Venezuela (oEA/Ser. sean o no 325 326 327 328 329 330 331 332 333 Informe de venezuela de 2003 e Informe Paraguay del 2001. Informe Sobre el Proceso de Desmovilización en Colombia (oEA/Ser. 1. la Comisión se siente facultada para elaborar un informe del país –que puede ser general325 o sobre un tema326– o un informe especial sobre un tema327. es la Comisión la que resuelve examinar la situación general de los derechos humanos en un Estado o hacer un seguimiento de informes anteriores. 4.l/v/II. 14 diciembre 1979. generalmente. En este último caso.l/v/II. El más reciente. en ese caso. 1985) y el Séptimo Informe sobre la Situación de los Derechos Humanos en Cuba (oEA. o (iv) con motivo del interés de la Comisión de seguir conociendo de una situación que ha sido objeto de un estudio anterior (como el Segundo Informe sobre Suriname331 o los siete Informes sobre Cuba)332. Doc.110. ambos pedidos por los gobiernos respectivos. Hoy. la decisión de preparar un informe se toma cuando es posible pensar que se está ante una situación de violaciones masivas y sistemáticas de los derechos humanos y. CIDH./l/vII.7. No hay que olvidar que a menudo.. 123.l/v/II. 6. El examen de la situación general de los derechos humanos en un Estado que concluye con un informe sobre el país tiene lugar de conformidad con las disposiciones de la Carta de la oEA y del Estatuto y Reglamento de la Comisión. 100 .l/v/II. Doc.29 rev. doc. Haití: Justicia frustrada o estado de derecho? Desafíos para Haití y la comunidad internacional (oEA/Ser. Doc. CIDH.61. oEA/Ser. 44. Tercer Informe Sobre la Situación de los Derechos Humanos en Paraguay (oEA/Ser. decidido después de una petición del Consejo Permanente de la oEA)329.. Doc. 9 marzo 2001). (ii) como consecuencia de la petición de algún órgano de la oEA (como el Informe sobre Bolivia. 1 de julio de 1981. 60..l/v/II.6 rev. Ser. l/v/II. Doc. 52. 20 marzo 1962.l/v/II. 17 mayo 1963.sistema interameriCano de dereChos hUmanos Sea que la situación cumpla o no cumpla con estos criterios. oEA/Ser. 24 octubre 2003). Doc.l/v/II. 4 octubre 1983. oEA/Ser.120. Doc. rev. (iii) a requerimiento del Estado miembro mismo (como el Informe sobre Panamá)330. oEA/Ser.17.7.118.l/v/II. la Comisión generalmente investiga para el informe la situación de los derechos humanos en el país por largos períodos. Doc. 5 de octubre de 1983.l/v/II. Doc. Doc.l/v/II. 1983). tal como antes.48. 68. 1. 7 mayo 1970. 6. 34. (oEA/Ser.. oEA/Ser.. A él pueden estar sujetos todos los Estados miembros de la oEA.

que sigue un patrón estándar. la Comisión emite un informe preliminar. expertos. visitas a cárceles u otros centros de detención. los derechos humanos en que la Comisión está interesada. la Comisión generalmente utiliza casos específicos de violaciones como ejemplos para ilustrar la situación general aun cuando estos casos estén siendo también 334 Reglamento Comisión. e) luego de aprobada su publicación. la Comisión las estudia y a la luz de ellas decide si mantiene o modifica su informe y cuáles serán las modalidades de su publicación. Ha sido ésta la actividad principal de la Comisión por muchos años. el sistema interameriCano y las violaCiones masivas… partes en la Convención Americana. el sistema político y legal vigente en el país y después se estudian. la Comisión pide permiso al Estado o le sugiere que la invite. Se describe y analiza. uno a uno. 101 . primero. el informe se concentra en aquellos derechos respecto de los cuales se han recibido quejas. petición de informes al Estado o a otras instituciones dentro del Estado. la Comisión lo transmite por intermedio de la Secretaría general a los Estados miembros y a la Asamblea general de la oEA. para que formule las observaciones que juzgue pertinentes. la observación se realiza por una comisión especial. generalmente. el que es seguido por una descripción de la evidencia conseguida. la lectura de las comunicaciones individuales recibidas (que son una de las fuentes más importantes) y las observaciones in loco. c) recibidas las observaciones del Estado. la Comisión publica el informe del modo que juzgue apropiado. Para ello. artículo 58. es decir. Una vez terminado el proceso de recolección de información.v. sino que divide las tareas entre sus miembros. que normalmente no actúa en el lugar en un solo cuerpo. Para preparar un informe sobre un Estado. cuyos pasos centrales son: a) una vez que el proyecto de informe ha sido aprobado por la Comisión se transmite al gobierno del Estado en cuestión. d) si al vencimiento del plazo fijado el Estado no ha presentado observación alguna. b) la Comisión indica a dicho Estado el plazo dentro del cual debe presentar las observaciones. habiendo preparado hasta ahora más de cincuenta informes de países que se refieren a muchos de los Estados miembros de la organización. la Comisión puede recurrir a todos los instrumentos que posee para recolectar información. y que realiza entrevistas a personas u órganos relevantes. El actual reglamento de la Comisión contempla un esquema general para la elaboración del informe334. hecho a la luz de las normas internacionales. En este punto. También intenta recibir comunicaciones para posibles nuevos casos individuales y mediar en los casos ya existentes. audiencias de testigos. la Comisión normalmente intenta realizar una observación in loco ya que ésta le ofrece la posibilidad más efectiva para evaluar la situación real de los derechos humanos en un país. Este estudio comienza con un análisis de las normas legales domésticas que regulan el derecho respectivo. incluyendo autoridades gubernamentales.

Quinto Informe sobre la Situación de los Derechos Humanos en Guatemala (oEA/Ser. o perfeccionar. por ejemplo. op. Reglamento Comisión. artículo 58. en los últimos años. 21 rev. doc. la Comisión decide si mantiene el informe en todos sus términos o si lo reforma338. 30 de junio de 1981. a veces. Ix. 13 de octubre de 1981). 21 rev. muy específicas y. CIDH.l/v/ II. Informe sobre Guatemala (oEA/Ser. ver. 102 . 2. Cap. la Comisión recomendó al Estado difundir los acuerdos de paz y el informe de la Comisión para el Esclarecimiento Histórico y adoptar medidas concretas para implementar las recomendaciones contenidas en este último336. El informe definitivo es normalmente enviado a la Asamblea general de la oEA para su consideración. 22. por ejemplo. El informe preliminar termina con conclusiones y recomendaciones. cit. la democracia. ver. la Comisión recomienda dar pasos determinados para retornar a. C.53. se refieren a violaciones que fueron perpetradas en un contexto de violaciones masivas y sistemáticas.111.l/v/II.. CIDH. la Comisión recomendó al gobierno de ese país que cumpliera con una disposición constitucional colombiana que exigiría la inversión de por lo menos un 10% del presupuesto de gastos en el Poder Judicial y en el Ministerio Público335. el Informe sobre Nicaragua de 1978 en. al que se le fija un plazo para que haga observaciones. 33. p. Nota 62. Estas últimas son.53. por ejemplo.. El informe definitivo sigue este mismo patrón y es publicado. En el informe sobre Colombia.sistema interameriCano de dereChos hUmanos conocidos por ella en el procedimiento para conocer de las violaciones aisladas de derechos humanos. 335 336 337 338 339 oEA/Ser. la Comisión ha empezado a utilizar de manera más frecuente la posibilidad de enviar casos a la Corte Interamericana. lo que ha dado lugar a un interesante desarrollo en la jurisprudencia de la Corte Interamericana. A la luz de esas observaciones. Doc. no sólo legales sino que también políticas. que es la forma de gobierno a que están obligados todos los Estados miembros de la oEA y que constituye un prerrequisito para el goce efectivo de los derechos humanos337. si la Comisión así lo acuerda. en el Quinto Informe sobre guatemala. cuidándose de aclarar que la mención no significa prejuzgar el caso citado. aunque ocasionalmente se envía a la Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores con ese mismo propósito339. 6 abril 2001). A menudo. Este informe preliminar se envía al gobierno. en la forma en que ella decida. Como otra manera de manejar el problema de las violaciones masivas y sistemáticas. Aunque estos casos tienen víctimas determinadas o determinables. Doc.l/v/II. Medina. a menudo.

porque se estará deslegitimando la base misma que las permite. 6. 30 y 34. las instituciones democráticas y el Estado de Derecho son inseparables” y sostuvo que la “suspensión de garantías carece de toda legitimidad cuando se utiliza para atentar contra el sistema democrático.v. sostenerse que el procesamiento de una violación aislada no tiene relevancia para el tratamiento de las violaciones masivas y sistemáticas. ya en su opinión Consultiva No. En la opinión Consultiva No. OC-6/86. la Corte sostuvo que “bien común” y “orden público” en la Convención eran términos que debían interpretarse dentro del sistema interamericano integral del que la Convención formaba parte y para el cual la democracia representativa es determinante341. Si del examen se concluye que la declaración de emergencia en un Estado o el tipo de medidas tomadas como consecuencia de ella violan el artículo 27. en el marco de un caso de violaciones aisladas. no hay que olvidar que la Corte tiene facultades para. sin embargo. párr. que este efecto no es sino uno de varios otros. la Corte enfatizó “el principio de legalidad. Uno de los derechos humanos no susceptibles de ser suspendidos es precisamente el de los derechos políticos del artículo 23 de la Convención. si la Corte dicta una sentencia decidiendo que ciertos hechos han sido constitutivos de violaciones de derechos humanos. Al hablar sobre las facultades del Estado e una situación de emergencia. la Corte manifestó que “puede considerarse como un imperativo del bien común la organización de la vida social en forma que se fortalezca el funcionamiento de las instituciones democráticas…” 340. Una razón principal es que las violaciones masivas y sistemáticas tienen un vínculo estrechísimo con la democracia. En el mismo sentido. a propósito de si la colegiación obligatoria de periodistas constituía una restricción legítima de la libertad de expresión. salvo el hecho de que. el sistema interameriCano y las violaCiones masivas… 2. examinar la compatibilidad de la declaración de emergencia hecha por un Estado que autoriza el artículo 27 de la Convención y la compatibilidad de las medidas que éste tome durante la situación de emergencia. mirada desde sus elementos más básicos como un sistema de gobierno. párrs. la sentencia y la publicidad que ella tiene servirá para advertir a los Estados que violaciones futuras cometidas en ese contexto pueden llegar a ser objeto de una decisión jurídicamente vinculante para ellos. los efectos de la sentencia trascenderán el caso particular. 66. 340 341 OC-5/85. 5. 103 . a propósito de la interpretación del artículo 30 de la Convención Americana. a primera vista. La corte InteramerIcana y Las vIoLacIones masIvas y sIstemátIcas Podría. Pensamos.

7. existe también un examen del contexto. por ejemplo. párr. Caso Goiburú y otros Vs. tanto en los aspectos reconocidos por aquél como en los que quedan por determinarse en los próximos capítulos relativos al fondo y a las eventuales reparaciones”343. la Corte señaló que: “63. 5. 8 y 25 de la Convención. otra. la Corte ha estimado adecuado abrir el presente capítulo por considerar que el contexto en que ocurrieron los hechos impregna y condiciona la responsabilidad internacional del Estado en relación con su obligación de respetar y garantizar los derechos consagrados en los artículos 4. el hecho de que a menudo ha utilizado el contexto en que la o las violaciones se cometieron para fundar su sentencia. se verá que en ellas la Corte examina la situación política del momento. Por otra parte. Puede concluirse. Caso La Cantuta Vs. de reparación para los familiares de las víctimas y. la falta de instituciones democráticas y del principio de legalidad.sistema interameriCano de dereChos hUmanos que dispone límites infranqueables en cuanto a la vigencia constante de ciertos derechos esenciales de la persona”342. se explicó anteriormente que la Comisión se enfrentó y dedicó su atención primordialmente y por muchos años a situaciones de violaciones masivas y sistemáticas donde la característica principal era la ausencia de Estado de derecho. donde la Corte sostiene que: “Teniendo en cuenta las atribuciones que le incumben de velar por la mejor protección de los derechos humanos y el contexto en que ocurrieron los hechos del presente caso. siempre dentro del marco de la Convención. 104 . Paraguay. en el caso la Cantuta. párr. entonces. de contribuir a evitar que se repitan hechos similar”344. que la Corte entiende que la Convención debe ser interpretada y aplicada de acuerdo a estos parámetros. A pesar que Perú había reconocido su responsabilidad en los hechos. constituye una forma de contribuir a la preservación de la memoria histórica. 24 y 20. El paso del énfasis desde los informes por países a las comunicaciones individuales hecho por la Comisión significó poner frente a la Corte violaciones individuales en el contexto de una situación de esa naturaleza y esto puso a la Corte en la necesidad de adecuar el procedimiento de los casos individuales al tipo de situación en que estos casos se daban. Perú. Si se examinan las sentencias en caso de desapariciones o de ejecuciones sumarias. a la vez. así como las correspondientes consecuencias. 57. 342 343 344 OC-8/87. En el caso goiburú. el Tribunal estima que dictar una sentencia en la cual se determinen los hechos y todos los elementos del fondo del asunto. Una de esas adecuaciones la constituye la aceptación por la Corte de casos con múltiples víctimas.

procesar y condenar a los culpables de estos crímenes347. Paraguay. ver. Es evidente que él excede las posibilidades de solución que puede ofrecer un mecanismo legal. asentar la situación de violaciones masivas y sistemáticas en un documento con fuerza jurisdiccional. por el efecto que causa la falta de reacción del Estado respecto de la violación primera. pp. que informa no sólo sobre las violaciones masivas y sistemáticas en ese país. que se debe tramitar conforme al debido proceso y que consiste en exigir al Estado que ejerza la acción penal para investigar. la Corte no concedió una indemnización compensatoria. el sistema interameriCano y las violaCiones masivas… la posición de la Corte a este respecto permite. La reaccIón de Los órganos PoLítIcos Como puede advertirse de todo lo dicho. En el caso Almonacid. sólo le resta 345 346 347 Caso Goiburú y otros Vs. procesar y condenar a los responsables de la violación a la vida o a la integridad personal (si no hay un problema de incompetencia ratione temporis) o por la violación a los familiares de su derecho a la integridad personal. Nuestro énfasis.. párrs. sirve de base para decidir sobre las reparaciones y las garantías de no repetición. pero. la Corte ha sostenido que los familiares tienen derecho a un recurso efectivo. cit. Nuestro énfasis. 169-170. no ha bastado ni basta por sí solo para enfrentar de manera efectiva el problema de las violaciones masivas y sistemáticas de derechos humanos en el continente americano. Medina. C. sin embargo. 161.v. sino que también en la región entera345. la Corte valora como positivo para los efectos de las reparaciones la creación en Paraguay de la Comisión de verdad y Justicia así como la creación del Archivo del Terror. 3. en configurar un caso de violaciones de derechos humanos. además. párr. op. ambos órganos de la Convención han trabajado con el fin de tener algún efecto en las violaciones masivas y sistemáticas. El trabajo realizado por los órganos convenciones (y también de la Carta en el caso de la Comisión). para un análisis. En el mismo caso goiburú ya citado. 278-282. Esto permite la iniciación de casos más antiguos por la falta de debida diligencia de los Estados de investigar. principalmente. En los casos de violaciones del derecho a la vida o a la integridad personal perpetrados en un contexto de violaciones masivas y sistemáticas. 105 . Nota 23. Chile. Caso Almonacid Arellano y otros Vs. la tarea de la Comisión consiste. precisamente porque Chile había desarrollado una política de reparaciones para la familia del señor Almonacid y para todas las demás víctimas de violaciones similares346. una vez cumplida esta tarea. Aún otro modo en que la Corte ha reaccionado frente a este tipo de violaciones es a través de una construcción jurídica que ha permitido a los familiares de víctimas de estas violaciones accionar en el sistema interamericano. en primer lugar.

Hubo dos excepciones a esta política de la oEA en la época primera de la Comisión. la otra instancia. aun cuando no acordó tomar ninguna otra medida al respecto. la otra fue el caso de Nicaragua. Desde esa fecha y hasta 1980. en teoría más accesible. Una instancia posible para la reacción política que es indispensable en estos casos es la comunidad internacional. en el reemplazo definitivo e inmediato del régimen de Somoza. Uruguay y Chile. A esta instancia recurrió y recurre la Comisión por medio de la publicidad de sus investigaciones. pp. D. puesto que la Corte no tiene imperio.. Una fue la resolución vI de la octava Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores (Punta del Este. son los órganos políticos de la organización dentro de la cual opera el sistema. ningún órgano de la oEA discutió jamás un informe de la Comisión Interamericana en que se daba cuenta de situaciones de violaciones masivas y sistemáticas en un Estado miembro de la organización. la oEA discutió exhaustivamente los informes y tuvo la voluntad política de condenarlos públicamente.C. op. que puede ser más fructífera porque los Estados están explícitamente obligados para cumplir con las sentencias de la Corte. la tarea de la Corte. Uruguay. 1962) que manifestó que el gobierno de Fidel Castro era incompatible con los principios y propósitos del sistema interamericano y que este hecho excluía a dicho gobierno de su participación en el sistema. 1979) se declaró que la solución del conflicto civil existente en Nicaragua en 1979. debería basarse. donde por Resolución II de la Decimoséptima Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores (Washington. y como consecuencia de una campaña intensa liderada por Argentina. la Corte también puede conseguir ese objetivo por la publicidad de sus sentencias. hasta 348 F. reacciona buscando medios políticos o diplomáticos para disuadir al Estado responsable o para alentar a los Estados a que tomen medidas bilaterales en su relación con el Estado que viola que expresen la reprobación de la conducta. termina cuando los Estados no cumplen de hecho la sentencia. sino que referirse a las violaciones de derechos humanos de manera anónima348. gonzález. En ambos casos la organización recomendó a los Estados miembros la adopción de medidas diplomáticas contra el violador.. Hasta 1976.sistema interameriCano de dereChos hUmanos esperar a que otras instancias se hagan cargo del asunto. 106 . enterada de la situación de violación de derechos humanos en un país. Nota 306. Desgraciadamente. no han sido respondidos por los órganos políticos de la oEA. Después de 1980. A esta última instancia también se dirigieron y se dirigen hasta hoy la Comisión y la Corte. entre otras cosas. cit. la oEA decidió no condenar más a un país determinado en sus resoluciones. que. de antigua data. 161-162. los esfuerzos de la Comisión. cuya causa fundamental era la violación masiva y sistemática de los derechos humanos de los nicaragüenses por parte del gobierno de Somoza.

según los datos de la Unidad de Promoción de la Democracia de dicho organismo: http://www.A. presidencial. En el caso de la Corte. se creó dentro de la Secretaría general la Unidad para la Promoción de la Democracia que coopera con los Estados miembros en promover la democracia a través de seminarios y de capacitación. Por su parte. En el plano institucional. Cançado Trindade. modificó algunas disposiciones de la Carta apuntando a la consolidación del sistema democrático en los Estados miembros de la oEA350.. el artículo 65 de la Convención le ordena someter regularmente a la consideración de la Asamblea general de la organización un informe sobre su labor en el año anterior. “Democracia y Derechos Humanos: El Régimen emergente de la Promoción Internacional de la Democracia y del Estado de Derecho”. la Corte cumple rigurosamente con este mandato y envía a la Asamblea un informe anual en que señala los incumplimientos de todo o parte de sus fallos por algunos Estados.v. cabe destacar los Protocolos de Reforma de la Carta de la oEA de los años 1985 y 1992. el Protocolo de Washington (1992). incorporó un nuevo artículo al Capítulo III. 1063 (xx-0/90). señalará los casos en que un Estado no haya dado cumplimiento a sus fallos”. en el cual. mientras no sea superada. ya sea de carácter general. 349 350 En el período 1990-2006. legislativo. la paz y el desarrollo de la región”.org (29 de junio de 2006). la Asamblea no ha tenido ninguna reacción ante esta información. que establece que un “[E]stado miembro cuyo gobierno democráticamente constituido sea derrocado por la fuerza podrá ser suspendido del derecho a participación” en las sesiones cuando hayan sido infructuosas las gestiones de restablecimiento democrático. Nota 211. y estableciendo entre los propósitos de la oEA. se registran 85 misiones de observación electoral por parte de la oEA. impedirá que el sistema tenga alguna efectividad apreciable. en R. lo que demuestra una falta de voluntad política de la organización que. El Protocolo de Cartagena de Indias (1985) incorporó importantes normas sobre esta materia agregando al Preámbulo de la Carta un nuevo párrafo que señala: “[C]ierto de que la democracia representativa es condición indispensable para la estabilidad. municipal o constitucional349. Hasta hoy. Este último Protocolo. cit. el sistema interameriCano y las violaCiones masivas… 1990 estos dos casos habían sido sólo eso: dos excepciones dentro de la regla general de la oEA de mantenerse al margen de este tipo de violaciones. 107 . Nieto (ed). de “manera especial y con las recomendaciones pertinentes. ver al respecto A. A pesar de que los órganos políticos de la oEA no han asumido su tarea de vigilar el cumplimiento de las resoluciones de la Corte y de los informes de la Comisión. la Unidad ha participado activamente en la observación de procesos electorales.oas. además. 520-521. el siguiente: “Promover y consolidar la democracia representativa dentro del respeto al derecho de nointervención”. el tema de la democracia ha estado siempre presente en debates y en resoluciones. op. pp. En 1990 y en cumplimiento de la resolución Ag/Res.

Perú. la parte operativa de esta resolución instruye al Secretario general para que convoque inmediatamente a una reunión del Consejo Permanente de la oEA cuando se produzca una interrupción repentina o irregular del proceso político-institucional democrático o del ejercicio legítimo del poder por un gobierno democráticamente elegido en el territorio de cualquier miembro de la organización. Este es al menos un comienzo en el difícil camino hacia la democracia. oEA/Ser. a una Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores o a una sesión especial de la Asamblea general. 108 . 860 (1398/04). Dentro del plazo de 10 días. Respaldo al Gobierno Constitucional de la República del Perú. Bolivia y Ecuador. guatemala (1993) y Paraguay (1996). CP/RES. 11 de septiembre de 2001. oEA/Ser.2739/91 sobre democracia representativa. 838 (1355/03). en el vigésimo octavo período extraordinario de sesiones. celebrada el 4 de junio de 2002.g. la Carta Democrática ha permitido un estándar interamericano y un procedimiento para dar alguna expresión a la preocupación que los Estados tienen sobre la aparición de crisis democráticas en la región y algunas veces los Estados mismos han recurrido a la oEA para afianzar la democracia en sus países354. CP/RES. 880 (1478/05). para promover la más pronta normalización de la institucionalidad democrática353. 880 (1478/05). CP/RES. Respaldo al Gobierno Constitucional de la República de Bolivia. Perú. 811 (1315/02). por ejemplo. 860 (1398/04). Un paso aún más importante fue la adopción de la Carta Democrática351. fue invocada por primera vez ante la situación que se presentó en venezuela del 11 al 13 de abril de 2002. sin la cual no habrá respeto y garantía efectivos para los derechos humanos. 861 (1400/04). g. el Consejo Permanente de la oEA aprobó una resolución en la cual condenó el golpe de Estado y los países decidieron enviar a venezuela una Misión encabezada por el Secretario general de la oEA. El órgano convocado analizará los hechos y tomará las decisiones que estime pertinentes.g.sistema interameriCano de dereChos hUmanos Aún más importante es la adopción de la resolución Ag/doc. 892 (1507/05). el Consejo Permanente debe examinar la situación y convocar.13 abril 2002. 892 (1507/05). oEA/Ser. la Carta Democrática Interamericana.g. 811 (1315/02). oEA/Ser. 861 (1400/04). Sobre la base de un informe del Secretario general que daba cuenta de su visita a venezuela unos días después de provocada la situación. incluidos los buenos oficios.g. CP/RES. CP/RES. 1869 (xxxII-o/02). CP/RES. CP/RES. Dicho documento refleja un claro compromiso de los Estados americanos con el sistema democrático y establece mecanismos para su protección. 19 febrero 2004. oEA/ Ser. Situación en venezuela. 14 febrero 2003. Promoción de la Cultura Democrática. 9 septiembre 2005. Asamblea general de la oEA: Ag/RES. 22 abril 2005. Apoyo a Nicaragua. 12 febrero 2004. Respaldo de la Organización de los Estados Americanos a la República del Ecuador. Haití. Aprobada en la cuarta sesión plenaria. Consejo Permanente de la oEA. CP/RES. aprobados en abril del 2002352. por problemas en Nicaragua. CP/RES. g. Ha habido reacción de la oEA. lima. Apoyo al Orden Público y al Fortalecimiento de la Democracia en Haití. si es necesario. Consejo Permanente de la oEA: CP/RES. CP/RES. CP/RES. 838(1355/03). creada para apoyar la democracia en las Américas. oEA/Ser. del Perú (1992). con el objeto de investigar los hechos y emprender las gestiones diplomáticas necesarias. 351 352 353 354 Adoptada por la Asamblea general de la oEA. Es éste el mecanismo que se ha utilizado en los casos de Haití (1991).

Que la protección internacional de los derechos del hombre debe ser guía principalísima del derecho americano en evolución. a medida que esas circunstancias vayan siendo más propicias. Que la consagración americana de los derechos esenciales del hombre unida a las garantías ofrecidas por el régimen interno de los Estados. Que. dEClaraCIón amErICana dE loS dErEChoS y dEbErES dEl hombrE 109 . ACUERDA: adoptar la siguiente 1. CoNSIDERANDo: Que los pueblos americanos han dignificado la persona humana y que sus constituciones nacionales reconocen que las instituciones jurídicas y políticas. los Estados americanos han reconocido que los derechos esenciales del hombre no nacen del hecho de ser nacional de determinado Estado sino que tienen como fundamento los atributos de la persona humana. en repetidas ocasiones.vI. tienen como fin principal la protección de los derechos esenciales del hombre y la creación de circunstancias que le permitan progresar espiritual y materialmente y alcanzar la felicidad. establece el sistema inicial de protección que los Estados americanos consideran adecuado a las actuales circunstancias sociales y jurídicas. no sin reconocer que deberán fortalecerlo cada vez más en el campo internacional. rectoras de la vida en sociedad. anExoS (Aprobada en la Novena Conferencia Internacional Americana Bogotá. 1948) La IX Conferencia Internacional Americana. Colombia.

110 . mantener y estimular por todos los medios a su alcance la cultura. a la libertad y a la seguridad de su persona. expresión y difusión Artículo Iv: Toda persona tiene derecho a la libertad de investigación. a la libertad. opinión. Es deber del hombre ejercer. y puesto que la moral y buenas maneras constituyen la floración más noble de la cultura. Derechos y deberes se integran correlativamente en toda actividad social y política del hombre. a la seguridad e integridad de la persona Artículo I: Todo ser humano tiene derecho a la vida. El cumplimiento del deber de cada uno es exigencia del derecho de todos.SiStema interamericano de derechoS humanoS DEClARACIÓN AMERICANA DE loS DERECHoS y DEBERES DEl HoMBRE Preámbulo Todos los hombres nacen libres e iguales en dignidad y derechos y. Es deber del hombre servir al espíritu con todas sus potencias y recursos porque el espíritu es la finalidad suprema de la existencia humana y su máxima categoría. CaPÍtulo PrImEro dErEChoS Derecho a la vida. los deberes expresan la dignidad de esa libertad. deben conducirse fraternalmente los unos con los otros. de orden moral. idioma. Derecho de libertad de investigación. credo ni otra alguna. es deber de todo hombre acatarlas siempre. que los apoyan conceptualmente y los fundamentan. porque la cultura es la máxima expresión social e histórica del espíritu. los deberes de orden jurídico presuponen otros. dotados como están por naturaleza de razón y conciencia. Si los derechos exaltan la libertad individual. de opinión y de expresión y difusión del pensamiento por cualquier medio. Derecho de igualdad ante la Ley Artículo II: Todas las personas son iguales ante la ley y tienen los derechos y deberes consagrados en esta declaración sin distinción de raza. sexo. Derecho de libertad religiosa y de culto Artículo III: Toda persona tiene el derecho de profesar libremente una creencia religiosa y de manifestarla y practicarla en público y en privado.

la que debe estar inspirada en los principios de libertad.vi. moralidad y solidaridad humanas. Derecho a la preservación de la salud y al bienestar Artículo xI: Toda persona tiene derecho a que su salud sea preservada por medidas sanitarias y sociales. la vivienda y la asistencia médica. el vestido. anexoS Derecho a la protección a la honra. relativas a la alimentación. El derecho de educación comprende el de igualdad de oportunidades en todos los casos. Derecho de protección a la maternidad y a la infancia Artículo vII: Toda mujer en estado de gravidez o en época de lactancia. tienen derecho a protección. Derecho a la educación Artículo xII: Toda persona tiene derecho a la educación. se le capacite para lograr una digna subsistencia. y a recibir protección para ella. correspondientes al nivel que permitan los recursos públicos y los de la comunidad. a su reputación y a su vida privada y familiar. mediante esa educación. 111 . en mejoramiento del nivel de vida y para ser útil a la sociedad. de acuerdo con las dotes naturales. Derecho de residencia y tránsito Artículo vIII: Toda persona tiene el derecho de fijar su residencia en el territorio del Estado de que es nacional. Asimismo tiene el derecho de que. Derecho a la inviolabilidad del domicilio Artículo Ix: Toda persona tiene el derecho a la inviolabilidad de su domicilio. la reputación personal y la vida privada y familiar Artículo v: Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra los ataques abusivos a su honra. Derecho a la constitución y a la protección de la familia Artículo vI: Toda persona tiene derecho a constituir familia. así como todo niño. elemento fundamental de la sociedad. de transitar por él libremente y no abandonarlo sino por su voluntad. cuidados y ayuda especiales. los méritos y el deseo de aprovechar los recursos que puedan proporcionar la comunidad y el Estado. Derecho a la inviolabilidad y circulación de la correspondencia Artículo x: Toda persona tiene derecho a la inviolabilidad y circulación de su correspondencia.

cultural y físico. Asimismo debe disponer de un procedimiento sencillo y breve por el cual la justicia lo ampare contra actos de la autoridad que violen. alguno de los derechos fundamentales consagrados constitucionalmente. Derecho a los beneficios de la cultura Artículo xIII: Toda persona tiene el derecho de participar en la vida cultural de la comunidad. proveniente de cualquier otra causa ajena a su voluntad. en relación con su capacidad y destreza le asegure un nivel de vida conveniente para sí misma y su familia. en cuanto lo permitan las oportunidades existentes de empleo. científicas y artísticas de que sea autor. Toda persona que trabaja tiene derecho de recibir una remuneración que. Derecho de reconocimiento de la personalidad jurídica y de los derechos civiles Artículo xvII: Toda persona tiene derecho a que se le reconozca en cualquier parte como sujeto de derechos y obligaciones. gozar de las artes y disfrutar de los beneficios que resulten de los progresos intelectuales y especialmente de los descubrimientos científicos. Derecho al descanso y a su aprovechamiento Artículo xv: Toda persona tiene derecho a descanso. Derecho al trabajo y a una justa retribución Artículo xIv: Toda persona tiene derecho al trabajo en condiciones dignas y a seguir libremente su vocación. la imposibilite física o mentalmente para obtener los medios de subsistencia. a honesta recreación y a la oportunidad de emplear útilmente el tiempo libre en beneficio de su mejoramiento espiritual. y a gozar de los derechos civiles fundamentales. Tiene asimismo derecho a la protección de los intereses morales y materiales que le correspondan por razón de los inventos.SiStema interamericano de derechoS humanoS Toda persona tiene derecho a recibir gratuitamente la educación primaria. 112 . Derecho de justicia Artículo xvIII: Toda persona puede ocurrir a los tribunales para hacer valer sus derechos. en perjuicio suyo. de la vejez y de la incapacidad que. Derecho a la seguridad social Artículo xvI: Toda persona tiene derecho a la seguridad social que le proteja contra las consecuencias de la desocupación. por lo menos. obras literarias.

en relación con sus intereses comunes de cualquier índole. Derecho de protección contra la detención arbitraria Artículo xxv: Nadie puede ser privado de su libertad sino en los casos y según las formas establecidas por leyes preexistentes. tiene el derecho de tomar parte en el gobierno de su país. periódicas y libres. sindical o de cualquier otro orden. directamente o por medio de sus representantes. Derecho de asociación Artículo xxII: Toda persona tiene el derecho de asociarse con otras para promover. genuinas. en manifestación pública o en asamblea transitoria. Todo individuo que haya sido privado de su libertad tiene derecho a que el juez verifique sin demora la legalidad de la medida y a ser juzgado sin dilación injustificada. por la de cualquier otro país que esté dispuesto a otorgársela. y de participar en las elecciones populares. si así lo desea. de lo contrario. Derecho de petición Artículo xxIv: Toda persona tiene derecho de presentar peticiones respetuosas a cualquiera autoridad competente. legalmente capacitada. o. ejercer y proteger sus intereses legítimos de orden político. cultural. que contribuya a mantener la dignidad de la persona y del hogar. social. ya de interés particular. económico. Tiene derecho también a un tratamiento humano durante la privación de su libertad.vi. anexoS Derecho de nacionalidad Artículo xIx: Toda persona tiene derecho a la nacionalidad que legalmente le corresponda y el de cambiarla. ya sea por motivo de interés general. y el de obtener pronta resolución. Nadie puede ser detenido por incumplimiento de obligaciones de carácter netamente civil. religioso. que serán de voto secreto. profesional. a ser puesto en libertad. Derecho de reunión Artículo xxI: Toda persona tiene el derecho de reunirse pacíficamente con otras. Derecho de sufragio y de participación en el gobierno Artículo xx: Toda persona. 113 . Derecho a la propiedad Artículo xxIII: Toda persona tiene derecho a la propiedad privada correspondiente a las necesidades esenciales de una vida decorosa.

en caso de persecución que no sea motivada por delitos de derecho común y de acuerdo con la legislación de cada país y con los convenios internacionales. alimentar. cuando esté legalmente capacitada para ello. infamantes o inusitadas Derecho de asilo Artículo xxvII: Toda persona tiene el derecho de buscar y recibir asilo en territorio extranjero. a ser juzgada por tribunales anteriormente establecidos de acuerdo con leyes preexistentes y a que no se le imponga penas crueles. Alcance de los derechos del hombre Artículo xxvIII: los derechos de cada hombre están limitados por los derechos de los demás.SiStema interamericano de derechoS humanoS Derecho a proceso regular Artículo xxvI: Se presume que todo acusado es inocente. 114 . CaPÍtulo SEGundo dEbErES Deberes ante la sociedad Artículo xxIx: Toda persona tiene el deber de convivir con las demás de manera que todas y cada una puedan formar y desenvolver integralmente su personalidad. Toda persona acusada de delito tiene derecho a ser oída en forma imparcial y pública. educar y amparar a sus hijos menores de edad. por la seguridad de todos y por las justas exigencias del bienestar general y del desenvolvimiento democrático. hasta que se pruebe que es culpable. Deber de sufragio Artículo xxxII: Toda persona tiene el deber de votar en las elecciones populares del país de que sea nacional. alimentarlos y ampararlos cuando éstos lo necesiten. Deberes de instrucción Artículo xxxI: Toda persona tiene el deber de adquirir a lo menos la instrucción primaria. y los hijos tienen el deber de honrar siempre a sus padres y el de asistirlos. Deberes para con los hijos y los padres Artículo xxx: Toda persona tiene el deber de asistir.

Deber de servir a la comunidad y a la nación Artículo xxxIv: Toda persona hábil tiene el deber de prestar los servicios civiles y militares que la Patria requiera para su defensa y conservación. Deberes de asistencia y seguridad sociales Artículo xxxv: Toda persona tiene el deber de cooperar con el Estado y con la comunidad en la asistencia y seguridad sociales de acuerdo con sus posibilidades y con las circunstancias.vi. dentro de su capacidad y posibilidades. Deber de trabajo Artículo xxxvII: Toda persona tiene el deber de trabajar. Deber de abstenerse de actividades políticas en país extranjero Artículo xxxvIII: Toda persona tiene el deber de no intervenir en las actividades políticas que. a fin de obtener los recursos para su subsistencia o en beneficio de la comunidad. los servicios de que sea capaz. sean privativas de los ciudadanos del Estado en que sea extranjero. y en caso de calamidad pública. Asimismo tiene el deber de desempeñar los cargos de elección popular que le correspondan en el Estado de que sea nacional. 115 . Deber de pagar impuestos Artículo xxvI: Toda persona tiene el deber de pagar los impuestos establecidos por la ley para el sostenimiento de los servicios públicos. anexoS Deber de obediencia a la Ley Artículo xxxIII: Toda persona tiene el deber de obedecer a la ley y demás mandamientos legítimos de las autoridades de su país y de aquél en que se encuentre. de conformidad con la ley.

ConvEnCIón amErICana SobrE dErEChoS humanoS 116 . en la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos que han sido reafirmados y desarrollados en otros instrumentos internacionales. Considerando que estos principios han sido consagrados en la Carta de la organización de los Estados Americanos. razón por la cual justifican una protección internacional. Han convenido en lo siguiente: 2. Reafirmando su propósito de consolidar en este Continente. fundado en el respeto de los derechos esenciales del hombre. sino que tienen como fundamento los atributos de la persona humana. Reiterando que. tanto de ámbito universal como regional. exento del temor y de la miseria. en la Conferencia Especializada Interamericana sobre Derechos Humanos) PREáMBUlo los Estados americanos signatarios de la presente Convención. de naturaleza convencional coadyuvante o complementaria de la que ofrece el derecho interno de los Estados americanos. competencia y procedimiento de los órganos encargados de esa materia. Reconociendo que los derechos esenciales del hombre no nacen del hecho de ser nacional de determinado Estado. si se crean condiciones que permitan a cada persona gozar de sus derechos económicos. sociales y culturales. un régimen de libertad personal y de justicia social. 1967) aprobó la incorporación a la propia Carta de la organización de normas más amplias sobre derechos económicos. y Considerando que la Tercera Conferencia Interamericana Extraordinaria (Buenos Aires. sociales y educacionales y resolvió que una convención interamericana sobre derechos humanos determinara la estructura. dentro del cuadro de las instituciones democráticas. sólo puede realizarse el ideal del ser humano libre. tanto como de sus derechos civiles y políticos. con arreglo a la Declaración Universal de los Derechos Humanos.SiStema interamericano de derechoS humanoS (Suscrita en San José de Costa Rica el 22 de noviembre de 1969.

anexoS PartE I dEbErES dE loS EStadoS y dErEChoS ProtEGIdoS CaPÍtulo I EnumEraCIón dE dEbErES Artículo 1. las medidas legislativas o de otro carácter que fueren necesarias para hacer efectivos tales derechos y libertades. en general. en cumplimiento de sentencia ejecutoriada de tribunal competente y de conformidad con una ley que establezca tal pena. Obligación de Respetar los Derechos 1. Artículo 4. nacimiento o cualquier otra condición social. Artículo 2. dictada con anterioridad a la comisión del delito. Derecho al Reconocimiento de la Personalidad Jurídica Toda persona tiene derecho al reconocimiento de su personalidad jurídica. Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente. 117 . Este derecho estará protegido por la ley y.vi. Deber de Adoptar Disposiciones de Derecho Interno Si en el ejercicio de los derechos y libertades mencionados en el artículo 1 no estuviere ya garantizado por disposiciones legislativas o de otro carácter. opiniones políticas o de cualquier otra índole. con arreglo a sus procedimientos constitucionales y a las disposiciones de esta Convención. Derecho a la Vida 1. 3. religión. los Estados partes se comprometen a adoptar. posición económica. a partir del momento de la concepción. CaPÍtulo II dErEChoS CIvIlES y PolÍtICoS Artículo 3. ésta sólo podrá imponerse por los delitos más graves. sin discriminación alguna por motivos de raza. Toda persona tiene derecho a que se respete su vida. color. Tampoco se extenderá su aplicación a delitos a los cuales no se la aplique actualmente. los Estados partes en esta Convención se comprometen a respetar los derechos y libertades reconocidos en ella y a garantizar su libre y pleno ejercicio a toda persona que esté sujeta a su jurisdicción. En los países que no han abolido la pena de muerte. sexo. idioma. No se restablecerá la pena de muerte en los Estados que la han abolido. 2. 2. persona es todo ser humano. Para los efectos de esta Convención. origen nacional o social.

para los efectos de este artículo: 118 . El trabajo forzoso no debe afectar a la dignidad ni a la capacidad física e intelectual del recluido.SiStema interamericano de derechoS humanoS 4. deben ser separados de los adultos y llevados ante tribunales especializados. Derecho a la Integridad Personal 1. 2. Nadie debe ser sometido a torturas ni a penas o tratos crueles. la pena no puede trascender de la persona del delincuente. 6. Toda persona tiene derecho a que se respete su integridad física. Cuando los menores puedan ser procesados. y serán sometidos a un tratamiento adecuado a su condición de personas no condenadas. los cuales podrán ser concedidos en todos los casos. Toda persona privada de libertad será tratada con el respeto debido a la dignidad inherente al ser humano. 3. y tanto éstas. ni se le aplicará a las mujeres en estado de gravidez. esta disposición no podrá ser interpretada en el sentido de que prohíbe el cumplimiento de dicha pena impuesta por juez o tribunal competente. 5. Nadie puede ser sometido a esclavitud o servidumbre. tuvieren menos de dieciocho años de edad o más de setenta. los procesados deben estar separados de los condenados. salvo en circunstancias excepcionales. con la mayor celeridad posible. En los países donde ciertos delitos tengan señalada pena privativa de la libertad acompañada de trabajos forzosos. Nadie debe ser constreñido a ejecutar un trabajo forzoso u obligatorio. 6. psíquica y moral. Artículo 5. 4. las penas privativas de la libertad tendrán como finalidad esencial la reforma y la readaptación social de los condenados. 2. para su tratamiento. Toda persona condenada a muerte tiene derecho a solicitar la amnistía. En ningún caso se puede aplicar la pena de muerte por delitos políticos ni comunes conexos con los políticos. No se impondrá la pena de muerte a personas que. en el momento de la comisión del delito. Artículo 6. como la trata de esclavos y la trata de mujeres están prohibidas en todas sus formas. No constituyen trabajo forzoso u obligatorio. No se puede aplicar la pena de muerte mientras la solicitud esté pendiente de decisión ante autoridad competente. el indulto o la conmutación de la pena. inhumanos o degradantes. 3. Prohibición de la Esclavitud y Servidumbre 1. 5.

b. a fin de que éste decida. dicho recurso no puede ser restringido ni abolido. Nadie será detenido por deudas. 5. salvo por las causas y en las condiciones fijadas de antemano por las Constituciones Políticas de los Estados partes o por las leyes dictadas conforme a ellas. Nadie puede ser privado de su libertad física. anexoS a. los recursos podrán interponerse por sí o por otra persona. Toda persona privada de libertad tiene derecho a recurrir ante un juez o tribunal competente. el servicio nacional que la ley establezca en lugar de aquél. En los Estados partes cuyas leyes prevén que toda persona que se viera amenazada de ser privada de su libertad tiene derecho a recurrir a un juez o tribunal competente a fin de que éste decida sobre la legalidad de tal amenaza. Toda persona tiene derecho a la libertad y a la seguridad personales. el servicio impuesto en casos de peligro o calamidad que amenace la existencia o el bienestar de la comunidad. sin demora. sin demora. sobre la legalidad de su arresto o detención y ordene su libertad si el arresto o la detención fueran ilegales. Tales trabajos o servicios deberán realizarse bajo la vigilancia y control de las autoridades públicas. sin perjuicio de que continúe el proceso. compañías o personas jurídicas de carácter privado. Toda persona detenida o retenida debe ser llevada. Toda persona detenida o retenida debe ser informada de las razones de su detención y notificada. el servicio militar y. sin demora. en los países donde se admite exención por razones de conciencia. y los individuos que los efectúen no serán puestos a disposición de particulares. Este principio no limita los mandatos de autoridad judicial competente dictados por incumplimientos de deberes alimentarios. 7. Artículo 7. del cargo o cargos formulados contra ella. Derecho a la Libertad Personal 1. 6.vi. y d. c. ante un juez u otro funcionario autorizado por la ley para ejercer funciones judiciales y tendrá derecho a ser juzgada dentro de un plazo razonable o a ser puesta en libertad. 2. Su libertad podrá estar condicionada a garantías que aseguren su comparecencia en el juicio. 119 . Nadie puede ser sometido a detención o encarcelamiento arbitrarios. el trabajo o servicio que forme parte de las obligaciones cívicas normales. 3. los trabajos o servicios que se exijan normalmente de una persona recluida en cumplimiento de una sentencia o resolución formal dictada por la autoridad judicial competente. 4.

por un juez o tribunal competente. 5. d. laboral. independiente e imparcial. c. si no comprende o no habla el idioma del juzgado o tribunal. la confesión del inculpado solamente es válida si es hecha sin coacción de ninguna naturaleza. en plena igualdad. 2. comunicación previa y detallada al inculpado de la acusación formulada. El proceso penal debe ser público. derecho irrenunciable de ser asistido por un defensor proporcionado por el Estado. con las debidas garantías y dentro de un plazo razonable. a las siguientes garantías mínimas: a. Garantías Judiciales 1. salvo en lo que sea necesario para preservar los intereses de la justicia. g. o para la determinación de sus derechos y obligaciones de orden civil. b. derecho de la defensa de interrogar a los testigos presentes en el tribunal y de obtener la comparecencia. en la sustanciación de cualquier acusación penal formulada contra ella. 3. derecho de recurrir del fallo ante juez o tribunal superior. si el inculpado no se defendiere por sí mismo ni nombrare defensor dentro del plazo establecido por la ley. 120 . toda persona tiene derecho. de otras personas que puedan arrojar luz sobre los hechos. Durante el proceso. derecho del inculpado de ser asistido gratuitamente por el traductor o intérprete. e. y h. derecho del inculpado de defenderse personalmente o de ser asistido por un defensor de su elección y de comunicarse libre y privadamente con su defensor. 4. El inculpado absuelto por una sentencia firme no podrá ser sometido a nuevo juicio por los mismos hechos. remunerado o no según la legislación interna. derecho a no ser obligado a declarar contra sí mismo ni a declararse culpable. como testigos o peritos. concesión al inculpado del tiempo y de los medios adecuados para la preparación de su defensa. Toda persona inculpada de delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se establezca legalmente su culpabilidad. Toda persona tiene derecho a ser oída.SiStema interamericano de derechoS humanoS Artículo 8. fiscal o de cualquier otro carácter. f. establecido con anterioridad por la ley.

Tampoco se puede imponer pena más grave que la aplicable en el momento de la comisión del delito. Libertad de Pensamiento y de Expresión 1. 2. 3. tienen derecho a que sus hijos o pupilos reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones. Artículo 11. o de cambiar de religión o de creencias. 3. los padres. tanto en público como en privado. Si con posterioridad a la comisión del delito la ley dispone la imposición de una pena más leve. así como la libertad de profesar y divulgar su religión o sus creencias. Principio de Legalidad y de Retroactividad Nadie puede ser condenado por acciones u omisiones que en el momento de cometerse no fueran delictivos según el derecho aplicable. recibir y difundir informaciones e ideas 121 . Artículo 10. la libertad de manifestar la propia religión y las propias creencias está sujeta únicamente a las limitaciones prescritas por la ley y que sean necesarias para proteger la seguridad. el delincuente se beneficiará de ello. anexoS Artículo 9. el orden. 4. en su domicilio o en su correspondencia. 2. en la de su familia. Artículo 13. Este derecho implica la libertad de conservar su religión o sus creencias. y en su caso los tutores. la salud o la moral públicos o los derechos o libertades de los demás. individual o colectivamente. Derecho a Indemnización Toda persona tiene derecho a ser indemnizada conforme a la ley en caso de haber sido condenada en sentencia firme por error judicial. Nadie puede ser objeto de medidas restrictivas que puedan menoscabar la libertad de conservar su religión o sus creencias o de cambiar de religión o de creencias. Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento y de expresión. Nadie puede ser objeto de injerencias arbitrarias o abusivas en su vida privada. Toda persona tiene derecho a la libertad de conciencia y de religión. Toda persona tiene derecho al respeto de su honra y al reconocimiento de su dignidad. Este derecho comprende la libertad de buscar.vi. ni de ataques ilegales a su honra o reputación. Artículo 12. Protección de la Honra y de la Dignidad 1. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra esas injerencias o esos ataques. Libertad de Conciencia y de Religión 1.

las que deben estar expresamente fijadas por la ley y ser necesarias para asegurar: a. sin consideración de fronteras. 3. 4. religión. Estará prohibida por la ley toda propaganda en favor de la guerra y toda apología del odio nacional. los espectáculos públicos pueden ser sometidos por la ley a censura previa con el exclusivo objeto de regular el acceso a ellos para la protección moral de la infancia y la adolescencia. el orden público o la salud o la moral públicas. color. en interés de la seguridad nacional. el respeto a los derechos o a la reputación de los demás. Derecho de Rectificación o Respuesta 1.SiStema interamericano de derechoS humanoS de toda índole. tales como el abuso de controles oficiales o particulares de papel para periódicos. o de enseres y aparatos usados en la difusión de información o por cualesquiera otros medios encaminados a impedir la comunicación y la circulación de ideas y opiniones. Para la efectiva protección de la honra y la reputación. de la seguridad o del orden públicos. idioma u origen nacional. Artículo 14. Derecho de Reunión Se reconoce el derecho de reunión pacífica y sin armas. inclusive los de raza. o por cualquier otro procedimiento de su elección. cinematográfica. toda publicación o empresa periodística. 5. racial o religioso que constituyan incitaciones a la violencia o cualquier otra acción ilegal similar contra cualquier persona o grupo de personas. El ejercicio de tal derecho sólo puede estar sujeto a las restricciones previstas por la ley. la protección de la seguridad nacional. o para proteger la salud o la moral públicas o los derechos o libertades de los demás. Artículo 15. por ningún motivo. 2. 3. de radio o televisión tendrá una persona responsable que no esté protegida por inmunidades ni disponga de fuero especial. 122 . ya sea oralmente. de frecuencias radioeléctricas. sin perjuicio de lo establecido en el inciso 2. El ejercicio del derecho previsto en el inciso precedente no puede estar sujeto a previa censura sino a responsabilidades ulteriores. 2. En ningún caso la rectificación o la respuesta eximirán de las otras responsabilidades legales en que se hubiese incurrido. tiene derecho a efectuar por el mismo órgano de difusión su rectificación o respuesta en las condiciones que establezca la ley. No se puede restringir el derecho de expresión por vías o medios indirectos. o b. que sean necesarias en una sociedad democrática. Toda persona afectada por informaciones inexactas o agraviantes emitidas en su perjuicio a través de medios de difusión legalmente reglamentados y que se dirijan al público en general. por escrito o en forma impresa o artística.

en la medida en que éstas no afecten al principio de no discriminación establecido en esta Convención. 3. 4. lo dispuesto en este artículo no impide la imposición de restricciones legales. Derechos del Niño Todo niño tiene derecho a las medidas de protección que su condición de menor requieren por parte de su familia. El matrimonio no puede celebrarse sin el libre y pleno consentimiento de los contrayentes. o para proteger la salud o la moral públicas o los derechos y libertades de los demás. durante el matrimonio y en caso de disolución del mismo. y aun la privación del ejercicio del derecho de asociación. la familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y debe ser protegida por la sociedad y el Estado. Artículo 19. mediante nombres supuestos. 5. religiosos. Todas las personas tienen derecho a asociarse libremente con fines ideológicos. 123 . sociales. Artículo 18. en interés de la seguridad nacional. En caso de disolución. si fuere necesario. 2. sobre la base única del interés y conveniencia de ellos. de la sociedad y del Estado. a los miembros de las fuerzas armadas y de la policía. políticos. laborales. Se reconoce el derecho del hombre y la mujer a contraer matrimonio y a fundar una familia si tienen la edad y las condiciones requeridas para ello por las leyes internas. Artículo 17. la ley reglamentará la forma de asegurar este derecho para todos. Derecho al Nombre Toda persona tiene derecho a un nombre propio y a los apellidos de sus padres o al de uno de ellos. económicos. culturales. anexoS Artículo 16. los Estados partes deben tomar medidas apropiadas para asegurar la igualdad de derechos y la adecuada equivalencia de responsabilidades de los cónyuges en cuanto al matrimonio.vi. la ley debe reconocer iguales derechos tanto a los hijos nacidos fuera de matrimonio como a los nacidos dentro del mismo. 2. Libertad de Asociación 1. 3. se adoptarán disposiciones que aseguren la protección necesaria de los hijos. El ejercicio de tal derecho sólo puede estar sujeto a las restricciones previstas por la ley que sean necesarias en una sociedad democrática. Protección a la Familia 1. deportivos o de cualquiera otra índole. de la seguridad o del orden públicos.

6. A nadie se privará arbitrariamente de su nacionalidad ni del derecho a cambiarla. Toda persona tiene derecho a salir libremente de cualquier país. 3. Derecho de Circulación y de Residencia 1. deben ser prohibidas por la ley. El extranjero que se halle legalmente en el territorio de un Estado parte en la presente Convención. para prevenir infracciones penales o para proteger la seguridad nacional. 2. Artículo 21. Nadie puede ser expulsado del territorio del Estado del cual es nacional.SiStema interamericano de derechoS humanoS Artículo 20. El ejercicio de los derechos anteriores no puede ser restringido sino en virtud de una ley. la ley puede subordinar tal uso y goce al interés social. inclusive del propio. 2. Ninguna persona puede ser privada de sus bienes. Toda persona tiene derecho a la nacionalidad del Estado en cuyo territorio nació si no tiene derecho a otra. Toda persona tiene derecho al uso y goce de sus bienes. en zonas determinadas. Artículo 22. 3. ni ser privado del derecho a ingresar en el mismo. por razones de interés público. Toda persona tiene el derecho de buscar y recibir asilo en territorio extranjero en caso de persecución por delitos políticos o comunes conexos con los políticos y de acuerdo con la legislación de cada Estado y los convenios internacionales. la seguridad o el orden públicos. 3. 7. 4. excepto mediante el pago de indemnización justa. a residir en él con sujeción a las disposiciones legales. 124 . Tanto la usura como cualquier otra forma de explotación del hombre por el hombre. 5. sólo podrá ser expulsado de él en cumplimiento de una decisión adoptada conforme a la ley. El ejercicio de los derechos reconocidos en el inciso 1 puede asimismo ser restringido por la ley. en la medida indispensable en una sociedad democrática. Toda persona que se halle legalmente en el territorio de un Estado tiene derecho a circular por el mismo y. la moral o la salud públicas o los derechos y libertades de los demás. Derecho a la Nacionalidad 1. Derecho a la Propiedad Privada 1. por razones de utilidad pública o de interés social y en los casos y según las formas establecidas por la ley. Toda persona tiene derecho a una nacionalidad. 2.

instrucción. Igualdad ante la Ley Todas las personas son iguales ante la ley. sea o no de origen. o condena. anexoS 8. Derechos Políticos 1. tienen derecho. de tener acceso. religión. b. de votar y ser elegidos en elecciones periódicas auténticas. Protección Judicial 1. y c. en condiciones generales de igualdad. nacionalidad. 2. a garantizar que la autoridad competente prevista por el sistema legal del Estado decidirá sobre los derechos de toda persona que interponga tal recurso. de participar en la dirección de los asuntos públicos. a desarrollar las posibilidades de recurso judicial. capacidad civil o mental. por juez competente. Todos los ciudadanos deben gozar de los siguientes derechos y oportunidades: a. de toda decisión en que se haya estimado procedente el recurso. los Estados partes se comprometen: a. a las funciones públicas de su país. en proceso penal. condición social o de sus opiniones políticas.vi. b. En ningún caso el extranjero puede ser expulsado o devuelto a otro país. 2. En consecuencia. y c. donde su derecho a la vida o a la libertad personal está en riesgo de violación a causa de raza. a garantizar el cumplimiento. directamente o por medio de representantes libremente elegidos. a igual protección de la ley. aun cuando tal violación sea cometida por personas que actúen en ejercicio de sus funciones oficiales. Artículo 25. que la ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la Constitución. la ley puede reglamentar el ejercicio de los derechos y oportunidades a que se refiere el inciso anterior. Artículo 23. Artículo 24. Toda persona tiene derecho a un recurso sencillo y rápido o a cualquier otro recurso efectivo ante los jueces o tribunales competentes. sin discriminación. residencia. 125 . exclusivamente por razones de edad. 9. idioma. Es prohibida la expulsión colectiva de extranjeros. la ley o la presente Convención. realizadas por sufragio universal e igual y por voto secreto que garantice la libre expresión de la voluntad de los electores. nacionalidad. por las autoridades competentes.

17 (Protección a la Familia). especialmente económica y técnica. 20 (Derecho a la Nacionalidad). SoCIalES y CulturalES Artículo 26. en la medida y por el tiempo estrictamente limitados a las exigencias de la situación. 19 (Derechos del Niño). CaPÍtulo Iv SuSPEnSIón dE GarantÍaS. reformada por el Protocolo de Buenos Aires. 3.SiStema interamericano de derechoS humanoS CaPÍtulo III dErEChoS EConómICoS. por conducto del Secretario general de la organización de los Estados Americanos. Suspensión de Garantías 1. Cuando se trate de un Estado parte constituido como Estado Federal. sexo. sociales y sobre educación. tanto a nivel interno como mediante la cooperación internacional. Cláusula Federal 1. Todo Estado parte que haga uso del derecho de suspensión deberá informar inmediatamente a los demás Estados partes en la presente Convención. el gobierno nacional de dicho Estado parte cumplirá todas las disposiciones 126 . ni de las garantías judiciales indispensables para la protección de tales derechos. 18 (Derecho al Nombre). 6 (Prohibición de la Esclavitud y Servidumbre). en la medida de los recursos disponibles. 9 (Principio de legalidad y de Retroactividad). 2. Artículo 28. color. la disposición precedente no autoriza la suspensión de los derechos determinados en los siguientes artículos: 3 (Derecho al Reconocimiento de la Personalidad Jurídica). 4 (Derecho a la vida). 5 (Derecho a la Integridad Personal). IntErPrEtaCIón y aPlICaCIón Artículo 27. En caso de guerra. religión u origen social. contenidas en la Carta de la organización de los Estados Americanos. éste podrá adoptar disposiciones que. por vía legislativa u otros medios apropiados. 12 (libertad de Conciencia y de Religión). idioma. ciencia y cultura. siempre que tales disposiciones no sean incompatibles con las demás obligaciones que les impone el derecho internacional y no entrañen discriminación alguna fundada en motivos de raza. para lograr progresivamente la plena efectividad de los derechos que se derivan de las normas económicas. de los motivos que hayan suscitado la suspensión y de la fecha en que haya dado por terminada tal suspensión. de peligro público o de otra emergencia que amenace la independencia o seguridad del Estado parte. Desarrollo Progresivo los Estados partes se comprometen a adoptar providencias. y 23 (Derechos Políticos). de las disposiciones cuya aplicación haya suspendido. suspendan las obligaciones contraídas en virtud de esta Convención.

Con respecto a las disposiciones relativas a las materias que corresponden a la jurisdicción de las entidades componentes de la federación. el gobierno nacional debe tomar de inmediato las medidas pertinentes. Alcance de las Restricciones las restricciones permitidas. de acuerdo con esta Convención. Reconocimiento de Otros Derechos Podrán ser incluidos en el régimen de protección de esta Convención otros derechos y libertades que sean reconocidos de acuerdo con los procedimientos establecidos en los artículos 76 y 77. b. limitar el goce y ejercicio de cualquier derecho o libertad que pueda estar reconocido de acuerdo con las leyes de cualquiera de los Estados partes o de acuerdo con otra convención en que sea parte uno de dichos Estados. Cuando dos o más Estados partes acuerden integrar entre sí una federación u otra clase de asociación. permitir a alguno de los Estados partes. excluir o limitar el efecto que puedan producir la Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre y otros actos internacionales de la misma naturaleza. anexoS de la presente Convención relacionadas con las materias sobre las que ejerce jurisdicción legislativa y judicial. a fin de que las autoridades competentes de dichas entidades puedan adoptar las disposiciones del caso para el cumplimiento de esta Convención. las normas de la presente Convención. grupo o persona. Normas de Interpretación Ninguna disposición de la presente Convención puede ser interpretada en el sentido de: a. conforme a su constitución y sus leyes. 3. Artículo 29. 127 . Artículo 30. al goce y ejercicio de los derechos y libertades reconocidas en la misma. y d. suprimir el goce y ejercicio de los derechos y libertades reconocidos en la Convención o limitarlos en mayor medida que la prevista en ella.vi. no pueden ser aplicadas sino conforme a leyes que se dictaren por razones de interés general y con el propósito para el cual han sido establecidas. c. 2. cuidarán de que el pacto comunitario correspondiente contenga las disposiciones necesarias para que continúen haciéndose efectivas en el nuevo Estado así organizado. excluir otros derechos y garantías que son inherentes al ser humano o que se derivan de la forma democrática representativa de gobierno. Artículo 31.

Artículo 35 la Comisión representa a todos los miembros que integran la organización de los Estados americanos. la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Correlación entre Deberes y Derechos 1. por la seguridad de todos y por las justas exigencias del bien común. llamada en adelante la Comisión. 2. los miembros de la Comisión serán elegidos a título personal por la Asamblea general de la organización de una lista de candidatos propuestos por los gobiernos de los Estados miembros. que deberán ser personas de alta autoridad moral y reconocida versación en materia de derechos humanos. en una sociedad democrática. la comunidad y la humanidad. CaPÍtulo vII la ComISIón IntEramErICana dE dErEChoS humanoS SECCIÓN 1. los derechos de cada persona están limitados por los derechos de los demás. Artículo 36 1. oRgANIZACIÓN Artículo 34 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos se compondrá de siete miembros.SiStema interamericano de derechoS humanoS CaPÍtulo v dEbErES dE laS PErSonaS Artículo 32. y b. Toda persona tiene deberes para con la familia. llamada en adelante la Corte. 128 . la Corte Interamericana de Derechos Humanos. PartE II mEdIoS dE la ProtECCIón CaPÍtulo vI dE loS órGanoS ComPEtEntES Artículo 33 Son competentes para conocer de los asuntos relacionados con el cumplimiento de los compromisos contraídos por los Estados partes en esta Convención: a.

y en el ejercicio de su mandato tiene las siguientes funciones y atribuciones: a. FUNCIoNES Artículo 41 la Comisión tiene la función principal de promover la observancia y la defensa de los derechos humanos. formular recomendaciones. SECCIÓN 2. Cuando se proponga una terna. estimular la conciencia de los derechos humanos en los pueblos de América. anexoS 2. lo someterá a la aprobación de la Asamblea general.vi. nacionales del Estado que los proponga o de cualquier otro Estado miembro de la organización de los Estados Americanos. a los gobiernos de los Estados miembros para que adopten medidas progresivas en favor de los derechos humanos dentro del marco de sus leyes internas y sus preceptos constitucionales. 2. por lo menos uno de los candidatos deberá ser nacional de un Estado distinto del proponente. No puede formar parte de la Comisión más de un nacional de un mismo Estado. b. cuando lo estime conveniente. 129 . que no se deban a expiración normal del mandato. Artículo 40 los servicios de Secretaría de la Comisión deben ser desempeñados por la unidad funcional especializada que forma parte de la Secretaría general de la organización y debe disponer de los recursos necesarios para cumplir las tareas que le sean encomendadas por la Comisión. Artículo 37 1. Artículo 39 la Comisión preparará su Estatuto. y dictará su propio Reglamento. Inmediatamente después de dicha elección se determinarán por sorteo en la Asamblea general los nombres de estos tres miembros. se llenarán por el Consejo Permanente de la organización de acuerdo con lo que disponga el Estatuto de la Comisión. Artículo 38 las vacantes que ocurrieren en la Comisión. Cada uno de dichos gobiernos puede proponer hasta tres candidatos. los miembros de la Comisión serán elegidos por cuatro años y sólo podrán ser reelegidos una vez. al igual que disposiciones apropiadas para fomentar el debido respeto a esos derechos. pero el mandato de tres de los miembros designados en la primera elección expirará al cabo de dos años.

contenidas en la Carta de la organización de los Estados Americanos. reformada por el Protocolo de Buenos Aires. atender las consultas que. 130 . o entidad no gubernamental legalmente reconocida en uno o más Estados miembros de la organización. preparar los estudios e informes que considere convenientes para el desempeño de sus funciones. les prestará el asesoramiento que éstos le soliciten. o en cualquier momento posterior. en el momento del depósito de su instrumento de ratificación o adhesión de esta Convención. la Ciencia y la Cultura. y g. por medio de la Secretaría general de la organización de los Estados Americanos. actuar respecto de las peticiones y otras comunicaciones en ejercicio de su autoridad de conformidad con lo dispuesto en los artículos 44 al 51 de esta Convención. rendir un informe anual a la Asamblea general de la organización de los Estados Americanos. CoMPETENCIA Artículo 44 Cualquier persona o grupo de personas. Artículo 43 los Estados partes se obligan a proporcionar a la Comisión las informaciones que ésta les solicite sobre la manera en que su derecho interno asegura la aplicación efectiva de cualesquiera disposiciones de esta Convención.SiStema interamericano de derechoS humanoS c. Artículo 45 1. a fin de que aquella vele porque se promuevan los derechos derivados de las normas económicas. Artículo 42 los Estados partes deben remitir a la Comisión copia de los informes y estudios que en sus respectivos campos someten anualmente a las Comisiones Ejecutivas del Consejo Interamericano Económico y Social y del Consejo Interamericano para la Educación. declarar que reconoce la competencia de la Comisión para recibir y examinar las comunicaciones en que un Estado parte alegue que otro Estado parte ha incurrido en violaciones de los derechos humanos establecidos en esta Convención. d. SECCIÓN 3. le formulen los Estados miembros en cuestiones relacionadas con los derechos humanos y. f. Todo Estado parte puede. dentro de sus posibilidades. sociales y sobre educación. e. puede presentar a la Comisión peticiones que contengan denuncias o quejas de violación de esta Convención por un Estado parte. ciencia y cultura. solicitar de los gobiernos de los Estados miembros que le proporcionen informes sobre las medidas que adopten en materia de derechos humanos.

y c.vi. del presente artículo no se aplicarán cuando: a. 3. la profesión. b. que la materia de la petición o comunicación no esté pendiente de otro procedimiento de arreglo internacional. conforme a los principios del Derecho Internacional generalmente reconocidos. las declaraciones sobre reconocimiento de competencia pueden hacerse para que ésta rija por tiempo indefinido. 4. 2. Para que una petición o comunicación presentada conforme a los artículos 44 ó 45 sea admitida por la Comisión. Artículo 46 1. no se haya permitido al presunto lesionado en sus derechos el acceso a los recursos de la jurisdicción interna. c. o haya sido impedido de agotarlos. se requerirá: a. y d. por un período determinado o para casos específicos. anexoS 2. que en el caso del artículo 44 la petición contenga el nombre. y 1. haya retardo injustificado en la decisión sobre los mencionados recursos. que se hayan interpuesto y agotado los recursos de jurisdicción interna. no exista en la legislación interna del Estado de que se trata el debido proceso legal para la protección del derecho o derechos que se alega han sido violados. la nacionalidad. la Comisión no admitirá ninguna comunicación contra un Estado parte que no haya hecho tal declaración.b. el domicilio y la firma de la persona o personas o del representante legal de la entidad que somete la petición. b. que sea presentada dentro del plazo de seis meses. Artículo 47 la Comisión declarará inadmisible toda petición o comunicación presentada de acuerdo con los artículos 44 ó 45 cuando: 131 . las disposiciones de los incisos 1. las declaraciones se depositarán en la Secretaría general de la organización de los Estados Americanos. la que transmitirá copia de las mismas a los Estados miembros de dicha organización. las comunicaciones hechas en virtud del presente artículo sólo se pueden admitir y examinar si son presentadas por un Estado parte que haya hecho una declaración por la cual reconozca la referida competencia de la Comisión.a. a partir de la fecha en que el presunto lesionado en sus derechos haya sido notificado de la decisión definitiva.

c. a fin de llegar a una solución amistosa del asunto fundada en el respeto a los derechos humanos reconocidos en esta Convención. la Comisión realizará. PRoCEDIMIENTo Artículo 48 1. mandará archivar el expediente. la Comisión realizará una investigación para cuyo eficaz cumplimiento solicitará. las exposiciones verbales o escritas que presenten los interesados. y los Estados interesados le proporcionarán. Dichas informaciones deben ser enviadas dentro de un plazo razonable. e. fijado por la Comisión al considerar las circunstancias de cada caso.SiStema interamericano de derechoS humanoS a. si reconoce la admisibilidad de la petición o comunicación solicitará informaciones al gobierno del Estado al cual pertenezca la autoridad señalada como responsable de la violación alegada. falte alguno de los requisitos indicados en el artículo 46. b. podrá pedir a los Estados interesados cualquier información pertinente y recibirá. c. podrá también declarar la inadmisibilidad o la improcedencia de la petición o comunicación. resulte de la exposición del propio peticionario o del Estado manifiestamente infundada la petición o comunicación o sea evidente su total improcedencia. Si fuere necesario y conveniente. con conocimiento de las partes. transcribiendo las partes pertinentes de la petición o comunicación. recibidas las informaciones o transcurrido el plazo fijado sin que sean recibidas. no exponga hechos que caractericen una violación de los derechos garantizados por esta Convención. procederá en los siguientes términos: a. b. 132 . si así se le solicita. y d. al recibir una petición o comunicación en la que se alegue la violación de cualquiera de los derechos que consagra esta Convención. se pondrá a disposición de las partes interesadas. f. sea sustancialmente la reproducción de petición o comunicación anterior ya examinada por la Comisión u otro organismo internacional. si el expediente no se ha archivado y con el fin de comprobar los hechos. SECCIÓN 4. todas las facilidades necesarias. un examen del asunto planteado en la petición o comunicación. sobre la base de una información o prueba sobrevinientes. De no existir o subsistir. d. verificará si existen o subsisten los motivos de la petición o comunicación. la Comisión.

por la mayoría absoluta de votos de sus miembros. 3. el asunto no ha sido solucionado o sometido a la decisión de la Corte por la Comisión o por el Estado interesado. del artículo 48 la Comisión redactará un informe que será transmitido al peticionario y a los Estados partes en esta Convención y comunicado después. la Comisión puede formular las proposiciones y recomendaciones que juzgue adecuadas. la Comisión hará las recomendaciones pertinentes y fijará un plazo dentro del cual el Estado debe tomar las medidas que le competan para remediar la situación examinada. tan sólo con la presentación de una petición o comunicación que reúna todos los requisitos formales de admisibilidad. su opinión y conclusiones sobre la cuestión sometida a su consideración. ésta redactará un informe en el que expondrá los hechos y sus conclusiones. De no llegarse a una solución. Artículo 50 1. Este informe contendrá una breve exposición de los hechos y de la solución lograda. la Comisión decidirá. para su publicación. También se agregarán al informe las exposiciones verbales o escritas que hayan hecho los interesados en virtud del inciso 1. 133 . 2. 2. Artículo 51 1. Si cualquiera de las partes en el caso lo solicitan.e. El informe será transmitido a los Estados interesados. Al transmitir el informe. al Secretario general de la organización de los Estados Americanos. anexoS 2. en todo o en parte. por mayoría absoluta de votos de sus miembros. Sin embargo. Si el informe no representa. y dentro del plazo que fije el Estatuto de la Comisión. Transcurrido el período fijado. la Comisión podrá emitir. si el Estado ha tomado o no medidas adecuadas y si publica o no su informe. 3. se les suministrará la más amplia información posible. del artículo 48. cualquiera de ellos podrá agregar a dicho informe su opinión por separado. a partir de la remisión a los Estados interesados del informe de la Comisión. Artículo 49 Si se ha llegado a una solución amistosa con arreglo a las disposiciones del inciso 1.vi. quienes no estarán facultados para publicarlo. Si en el plazo de tres meses. puede realizarse una investigación previo consentimiento del Estado en cuyo territorio se alegue haberse cometido la violación. aceptando su competencia. la opinión unánime de los miembros de la Comisión.f. en casos graves y urgentes.

los jueces permanecerán en funciones hasta el término de su mandato. 3.SiStema interamericano de derechoS humanoS CaPÍtulo vIII la CortE IntEramErICana dE dErEChoS humanoS SECCIÓN 1. expirará al cabo de tres años. El juez elegido para reemplazar a otro cuyo mandato no ha expirado. No debe haber dos jueces de la misma nacionalidad. que reúnan las condiciones requeridas para el ejercicio de las más elevadas funciones judiciales conforme a la ley del país del cual sean nacionales o del Estado que los proponga como candidatos. oRgANIZACIÓN Artículo 52 1. Cuando se proponga una terna. la Corte se compondrá de siete jueces. Artículo 55 1. El mandato de tres de los jueces designados en la primera elección. nacionales del Estado que los propone o de cualquier otro Estado miembro de la organización de los Estados Americanos. Inmediatamente después de dicha elección. nacionales de los Estados miembros de la organización. 2. se determinarán por sorteo en la Asamblea general los nombres de estos tres jueces. 2. de una lista de candidatos propuestos por esos mismos Estados. en votación secreta y por mayoría absoluta de votos de los Estados partes en la Convención. elegidos a título personal entre juristas de la más alta autoridad moral. completará el período de éste. 134 . por lo menos uno de los candidatos deberá ser nacional de un Estado distinto del proponente. a cuyos efectos no serán sustituidos por los nuevos jueces elegidos. 2. Artículo 54 1. de reconocida competencia en materia de derechos humanos. en la Asamblea general de la organización. Cada uno de los Estados partes puede proponer hasta tres candidatos. Artículo 53 1. Sin embargo. los jueces de la Corte serán elegidos. conservará su derecho a conocer del mismo. El juez que sea nacional de alguno de los Estados partes en el caso sometido a la Corte. los jueces de la Corte serán elegidos para un período de seis años y sólo podrán ser reelegidos una vez. seguirán conociendo de los casos a que ya se hubieran abocado y que se encuentren en estado de sentencia.

Si entre los jueces llamados a conocer del caso ninguno fuere de la nacionalidad de los Estados partes. en consulta con el Secretario de la Corte. 4. en la Asamblea general por dos tercios de sus votos. anexoS 2. cambiar la sede de la Corte. otro Estado parte en el caso podrá designar a una persona de su elección para que integre la Corte en calidad de juez ad hoc. pero podrá celebrar reuniones en el territorio de cualquier Estado miembro de la organización de los Estados Americanos en que lo considere conveniente por mayoría de sus miembros y previa aquiescencia del Estado respectivo. 3. 135 . El juez ad hoc debe reunir las calidades señaladas en el artículo 52. El Secretario residirá en la sede de la Corte y deberá asistir a las reuniones que ella celebre fuera de la misma. Artículo 59 la Secretaría de la Corte será establecida por ésta y funcionará bajo la dirección del Secretario de la Corte. Artículo 60 la Corte preparará su Estatuto y lo someterá a la aprobación de la Asamblea general. los Estados partes en la Convención pueden. Si uno de los jueces llamados a conocer del caso fuere de la nacionalidad de uno de los Estados partes. 3. Artículo 57 la Comisión comparecerá en todos los casos ante la Corte. En caso de duda. de acuerdo con las normas administrativas de la Secretaría general de la organización en todo lo que no sea incompatible con la independencia de la Corte.vi. la Corte decidirá. 2. Artículo 56 El quórum para las deliberaciones de la Corte es de cinco jueces. Sus funcionarios serán nombrados por el Secretario general de la organización. cada uno de éstos podrá designar un juez ad hoc. Si varios Estados partes en la Convención tuvieren un mismo interés en el caso. los Estados partes en la Convención. la Corte designará a su Secretario. se considerarán como una sola parte para los fines de las disposiciones precedentes. en la Asamblea general de la organización. Artículo 58 1. 5. y dictará su Reglamento. la Corte tendrá su sede en el lugar que determinen.

CoMPETENCIA y FUNCIoNES Artículo 61 1.SiStema interamericano de derechoS humanoS SECCIÓN 2. 2. o bajo condición de reciprocidad. Artículo 62 1. declarar que reconoce como obligatoria de pleno derecho y sin convención especial. Todo Estado parte puede. 2. Artículo 63 1. En casos de extrema gravedad y urgencia. Dispondrá asimismo. Para que la Corte pueda conocer de cualquier caso. como se indica en los incisos anteriores. en los asuntos que esté conociendo. 3. por un plazo determinado o para casos específicos. la Corte tiene competencia para conocer de cualquier caso relativo a la interpretación y aplicación de las disposiciones de esta Convención que le sea sometido. ora por convención especial. Deberá ser presentada al Secretario general de la organización. la Corte. Cuando decida que hubo violación de un derecho o libertad protegidos en esta Convención. en el momento del depósito de su instrumento de ratificación o adhesión de esta Convención. es necesario que sean agotados los procedimientos previstos en los artículos 48 a 50. ora por declaración especial. podrá actuar a solicitud de la Comisión. que se reparen las consecuencias de la medida o situación que ha configurado la vulneración de esos derechos y el pago de una justa indemnización a la parte lesionada. 2. si ello fuera procedente. o en cualquier momento posterior. podrá tomar las medidas provisionales que considere pertinentes. la declaración puede ser hecha incondicionalmente. siempre que los Estados partes en el caso hayan reconocido o reconozcan dicha competencia. Si se tratare de asuntos que aún no estén sometidos a su conocimiento. Sólo los Estados partes y la Comisión tienen derecho a someter un caso a la decisión de la Corte. los Estados miembros de la organización podrán consultar a la Corte acerca de la interpretación de esta Convención o de otros tratados concernientes 136 . y cuando se haga necesario evitar daños irreparables a las personas. quien transmitirá copias de la misma a los otros Estados miembros de la organización y al Secretario de la Corte. Artículo 64 1. la competencia de la Corte sobre todos los casos relativos a la interpretación o aplicación de esta Convención. la Corte dispondrá que se garantice al lesionado en el goce de su derecho o libertad conculcados.

la Corte lo interpretará a solicitud de cualquiera de las partes. en los que les compete. 2. los órganos enumerados en el capítulo x de la Carta de la organización de los Estados Americanos. Procedimiento Artículo 66 1. 137 . anexoS a la protección de los derechos humanos en los Estados americanos. Artículo 65 la Corte someterá a la consideración de la Asamblea general de la organización en cada período ordinario de sesiones un informe sobre su labor en el año anterior. Asimismo. En caso de desacuerdo sobre el sentido o alcance del fallo. Artículo 68 1. El fallo de la Corte será motivado. a solicitud de un Estado miembro de la organización. la Corte. reformada por el Protocolo de Buenos Aires. señalará los casos en que un Estado no haya dado cumplimiento a sus fallos. Artículo 69 El fallo de la Corte será notificado a las partes en el caso y transmitido a los Estados partes en la Convención. De manera especial y con las recomendaciones pertinentes. podrán consultarla. 2. la parte del fallo que disponga indemnización compensatoria se podrá ejecutar en el respectivo país por el procedimiento interno vigente para la ejecución de sentencias contra el Estado. Artículo 67 El fallo de la Corte será definitivo e inapelable. podrá darle opiniones acerca de la compatibilidad entre cualquiera de sus leyes internas y los mencionados instrumentos internacionales.vi. Sección 3. 2. los Estados partes en la Convención se comprometen a cumplir la decisión de la Corte en todo caso en que sean partes. siempre que dicha solicitud se presente dentro de los noventa días a partir de la fecha de la notificación del fallo. Si el fallo no expresare en todo o en parte la opinión unánime de los jueces. cualquiera de éstos tendrá derecho a que se agregue al fallo su opinión disidente o individual.

Artículo 71 Son incompatibles los cargos de juez de la Corte o miembros de la Comisión con otras actividades que pudieren afectar su independencia o imparcialidad conforme a lo que se determine en los respectivos Estatutos. de los dos tercios de los votos de los Estados partes en la Convención. Para dictar una resolución se requerirá una mayoría de los dos tercios de los votos de los Estados miembros de la organización en el caso de los miembros de la Comisión y. desde el momento de su elección y mientras dure su mandato. además. según el caso. Durante el ejercicio de sus cargos gozan. Tales emolumentos y gastos de viaje será fijados en el programa-presupuesto de la organización de los Estados Americanos. Artículo 73 Solamente a solicitud de la Comisión o de la Corte. los gastos de la Corte y de su Secretaría. los jueces de la Corte y los miembros de la Comisión gozan. de las inmunidades reconocidas a los agentes diplomáticos por el derecho internacional. corresponde a la Asamblea general de la organización resolver sobre las sanciones aplicables a los miembros de la Comisión o jueces de la Corte que hubiesen incurrido en las causales previstas en los respectivos Estatutos. la Corte elaborará su propio proyecto de presupuesto y lo someterá a la aprobación de la Asamblea general. además.SiStema interamericano de derechoS humanoS CaPÍtulo Ix dISPoSICIonES ComunES Artículo 70 1. Artículo 72 los jueces de la Corte y los miembros de la Comisión percibirán emolumentos y gastos de viaje en la forma y condiciones que determinen sus Estatutos. de los privilegios diplomáticos necesarios para el desempeño de sus funciones. 2. por conducto de la Secretaría general. 138 . teniendo en cuenta la importancia e independencia de sus funciones. A estos efectos. si se tratare de jueces de la Corte. el que debe incluir. No podrá exigirse responsabilidad en ningún tiempo a los jueces de la Corte ni a los miembros de la Comisión por votos y opiniones emitidos en el ejercicio de sus funciones. además. Esta última no podrá introducirle modificaciones.

2. Artículo 76 1. Cualquier Estado parte directamente y la Comisión o la Corte por conducto del Secretario general. con la finalidad de incluir progresivamente en el régimen de protección de la misma otros derechos y libertades. Artículo 77 1. Esta Convención queda abierta a la firma y a la ratificación o adhesión de todo Estado miembro de la organización de los Estados Americanos. En cuanto al resto de los Estados partes. pueden someter a la Asamblea general. ratIFICaCIón. la Convención entrará en vigor.vi. Artículo 75 Esta Convención sólo puede ser objeto de reservas conforme a las disposiciones de la Convención de viena sobre Derecho de los Tratados. anexoS PartE III dISPoSICIonES GEnEralES y tranSItorIaS CaPÍtulo x FIrma. las enmiendas entrarán en vigor para los Estados ratificantes de las mismas en la fecha en que se haya depositado el respectivo instrumento de ratificación que corresponda al número de los dos tercios de los Estados partes en esta Convención. EnmIEnda. El Secretario general informará a todos los Estados miembros de la organización de la entrada en vigor de la Convención. Respecto a todo otro Estado que la ratifique o adhiera a ella ulteriormente. De acuerdo con la facultad establecida en el artículo 31. entrarán en vigor en la fecha en que depositen sus respectivos instrumentos de ratificación. la ratificación de esta Convención o la adhesión a la misma se efectuará mediante el depósito de un instrumento de ratificación o de adhesión en la Secretaría general de la organización de los Estados Americanos. 2. 3. proyectos de protocolos adicionales a esta Convención. cualquier Estado parte y la Comisión podrán someter a la consideración de los Estados partes reunidos con ocasión de la Asamblea general. suscrita el 23 de mayo de 1969. 139 . la Convención entrará en vigor en la fecha del depósito de su instrumento de ratificación o de adhesión. para lo que estime conveniente. ProtoColo y dEnunCIa Artículo 74 1. una propuesta de enmienda a esta Convención. rESErva. Tan pronto como once Estados hayan depositado sus respectivos instrumentos de ratificación o de adhesión.

el Secretario general pedirá por escrito a cada Estado parte que presente. los Estados partes podrán denunciar esta Convención después de la expiración de un plazo de cinco años a partir de la fecha de entrada en vigor de la misma y mediante un preaviso de un año. haya sido cumplido por él anteriormente a la fecha en la cual la denuncia produce efecto. El Secretario general preparará una lista por orden alfabético de los candidatos 140 . a los candidatos que reciban menor número de votos. se eliminará sucesivamente. Comisión Interamericana de Derechos Humanos Artículo 79 Al entrar en vigor esta Convención. Si para elegir a todos los miembros de la Comisión resultare necesario efectuar varias votaciones. Sección 2. Cada protocolo debe fijar las modalidades de su entrada en vigor. 2. Dicha denuncia no tendrá por efecto desligar al Estado parte interesado de las obligaciones contenidas en esta Convención en lo que concierne a todo hecho que. dentro de un plazo de noventa días. Artículo 78 1. el Secretario general pedirá por escrito a cada Estado Miembro de la organización que presente. en la forma que determine la Asamblea general. dentro de un plazo de noventa días. y se aplicará sólo entre los Estados partes en el mismo. Artículo 80 la elección de miembros de la Comisión se hará de entre los candidatos que figuren en la lista a que se refiere el artículo 79. pudiendo constituir una violación de esas obligaciones. notificando al Secretario general de la organización. Corte Interamericana de Derechos Humanos Artículo 81 Al entrar en vigor esta Convención. sus candidatos para jueces de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. CaPÍtulo xI dISPoSICIonES tranSItorIaS Sección 1.SiStema interamericano de derechoS humanoS 2. por votación secreta de la Asamblea general y se declararán elegidos los candidatos que obtengan mayor número de votos y la mayoría absoluta de los votos de los representantes de los Estados miembros. sus candidatos para miembros de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. quien debe informar a las otras partes. El Secretario general preparará una lista por orden alfabético de los candidatos presentados y la comunicará a los Estados miembros de la organización al menos treinta días antes de la próxima Asamblea general.

Artículo 82 la elección de jueces de la Corte se hará de entre los candidatos que figuren en la lista a que se refiere el artículo 81. a los candidatos que reciban menor número de votos. se eliminarán sucesivamente. 141 .vi. anexoS presentados y la comunicará a los Estados partes por lo menos treinta días antes de la próxima Asamblea general. Si para elegir a todos los jueces de la Corte resultare necesario efectuar varias votaciones. por votación secreta de los Estados partes en la Asamblea general y se declararán elegidos los candidatos que obtengan mayor número de votos y la mayoría absoluta de los votos de los representantes de los Estados partes. en la forma que determinen los Estados partes.

Cada gobierno puede proponer hasta tres candidatos. 2. la Comisión se compone de siete miembros. quienes deben ser personas de alta autoridad moral y de reconocida versación en materia de derechos humanos. naturalEZa y ProPóSItoS Artículo 1 1.SiStema interamericano de derechoS humanoS 3. la Comisión representa a todos los Estados miembros de la organización. los miembros de la Comisión serán elegidos a título personal por la Asamblea general de la organización. Bolivia. por lo menos uno de los candidatos deberá ser nacional de un Estado distinto del proponente. 2. en relación con los demás Estados miembros. ComPoSICIón y EStruCtura Artículo 2 1. de una lista de candidatos propuestos por los gobiernos de los Estados miembros. Artículo 3 1. celebrado en La Paz. ya sea nacionales del Estado que los propone o de cualquier otro Estado miembro de la organización. por derechos humanos se entiende: a. la Comisión Interamericana de Derechos Humanos es un órgano de la organización de los Estados Americanos creado para promover la observancia y la defensa de los derechos humanos y servir como órgano consultivo de la organización en esta materia. Para los fines del presente Estatuto. 2. octubre de 1979 I. II. los derechos definidos en la Convención Americana sobre Derechos Humanos en relación con los Estados partes en la misma. Cuando se proponga una terna. los derechos consagrados en la Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre. EStatuto dE la ComISIón IntEramErICana dE dErEChoS humanoS Aprobado mediante la Resolución Nº 447 adoptada por la Asamblea General de la OEA en su noveno período ordinario de sesiones. b. 142 .

los mandatos se contarán a partir del 1¼ de enero del año siguiente al de la elección. la Comisión considerará cualquier caso que se presente sobre incompatibilidad según los términos fijados en el inciso primero de este artículo y de acuerdo con el procedimiento que disponga su Reglamento. se eliminarán sucesivamente. 2. lo elevará con sus antecedentes a la Asamblea general. a los candidatos que reciban menor número de votos. y se declararán elegidos los candidatos que obtengan mayor número de votos y la mayoría absoluta de los votos de los Estados miembros. previa a la terminación del mandato para el cual fueron elegidos los miembros de la Comisión (*). Si para elegir a todos los miembros de la Comisión resultare necesario efectuar varias votaciones. Si la Comisión. Seis meses antes de la celebración del período ordinario de sesiones de la Asamblea general de la oEA. Artículo 5 la elección de los miembros de la Comisión se hará de entre los candidatos que figuren en la lista a que se refiere el artículo 3 (2). El cargo de miembro de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos es incompatible con el ejercicio de actividades que pudieren afectar su independencia. Artículo 7 No puede formar parte de la Comisión más de un nacional de un mismo Estado. 2. en la forma que determine la Asamblea general. Artículo 6 los miembros de la Comisión serán elegidos por cuatro años y sólo podrán ser reelegidos una vez. 143 . el Secretario general de la oEA pedirá por escrito a cada Estado miembro de la organización que presente sus candidatos dentro de un plazo de noventa días. por votación secreta de la Asamblea general. o la dignidad o el prestigio de su cargo en la Comisión. Artículo 8 1. su imparcialidad. anexoS Artículo 4 1. con el voto afirmativo de por lo menos cinco de sus miembros. determina que existe un caso de incompatibilidad. El Secretario general preparará una lista por orden alfabético de los candidatos presentados y la comunicará a los Estados miembros de la organización al menos treinta días antes de la próxima Asamblea general.vi. la cual decidirá al respecto.

Antes de tomar su decisión. a las reuniones ordinarias y extraordinarias que celebre la Comisión en su sede permanente o en aquella a la que haya acordado trasladarse transitoriamente. salvo impedimento justificado. salvo impedimento justificado. Artículo 11 1. de las Comisiones Especiales que la Comisión acuerde integrar para el desempeño de observaciones in loco. será adoptada con una mayoría de los dos tercios de los Estados miembros de la organización y causará la inmediata separación del cargo del miembro de la Comisión. El Secretario general preparará una lista por orden alfabético de los candidatos y la comunicará al Consejo Permanente de la organización. ésta no se llenará. 4. someterá el caso a la Asamblea general de la organización. 144 . pero no invalidará las actuaciones en la que éste hubiera intervenido. guardar absoluta reserva sobre todos los asuntos que la Comisión considere confidenciales. Al producirse una vacante que no se deba al vencimiento normal del mandato. Artículo 10 1. guardar. el Presidente de la Comisión lo notificará inmediatamente al Secretario general de la organización. la Comisión. la declaratoria de incompatibilidad.SiStema interamericano de derechoS humanoS 3. quien a su vez lo llevará a conocimiento de los Estados miembros de la organización. 4. 2. con el voto afirmativo de cinco de sus miembros. Cuando el mandato expire dentro de los seis meses siguientes a la fecha en que ocurriera una vacante. Formar parte. por parte de la Asamblea general. 3. el cual llenará la vacante. la Comisión oirá al miembro en cuestión. o para realizar cualquier otro de los deberes que le incumban. 2. Asistir. en las actividades de su vida pública y privada un comportamiento acorde con la elevada autoridad moral de su cargo y la importancia de la misión encomendada a la Comisión. la cual decidirá si procede separarlo de su cargo. 2. Artículo 9 Son deberes de los miembros de la Comisión: 1. Para llenar las vacantes cada gobierno podrá presentar un candidato dentro del plazo de treinta días a contar de la fecha de recibo de la comunicación en que el Secretario general informe que se ha producido una vacante. Si algún miembro violare gravemente alguno de los deberes a que se refiere el artículo 9. 3.

viáticos y honorarios se incluirán en el presupuesto de la organización y su monto y condiciones serán determinados por la Asamblea general. Artículo 14 1. Durante el ejercicio de sus cargos gozan. los miembros de la Comisión gozan. 3. de los privilegios diplomáticos necesarios para el desempeño de sus funciones. la Comisión tendrá un Presidente. 2. anexoS Artículo 12 1. de acuerdo con su Reglamento. les encomiende individual o colectivamente. y podrán ser reelegidos sólo una vez en cada período de cuatro años. por su participación en las sesiones de la Comisión o en otras funciones que la Comisión.vi. 145 . necesarios para desempeñar con independencia sus funciones. de las inmunidades reconocidas por el derecho internacional a los agentes diplomáticos. los miembros de la Comisión gozarán de los privilegios e inmunidades correspondientes a sus cargos. un primer vicepresidente y un segundo vicepresidente. Tales gastos de viaje. El Presidente y los vicepresidentes constituirán la Directiva de la Comisión. Artículo 15 El Presidente de la Comisión podrá trasladarse a la sede de ésta y permanecer en ella durante el tiempo necesario para el cumplimiento de sus funciones. 2. En los Estados miembros de la organización que son partes en la Convención Americana sobre Derechos Humanos. además. desde el momento de su elección y mientras dure su mandato. Artículo 13 los miembros de la Comisión percibirán gastos de viaje. cuyas funciones serán determinadas por el Reglamento. El régimen de inmunidades y privilegios de los miembros de la Comisión podrá reglamentarse o complementarse mediante convenios multilaterales o bilaterales entre la organización y los Estados miembros. según corresponda. que serán elegidos por mayoría absoluta de sus miembros por un período de un año. En los Estados miembros de la organización que no son partes de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. viáticos y honorarios.

las decisiones se tomarán por mayoría absoluta de votos de los miembros de la Comisión en los casos en que así lo establezcan la Convención Americana sobre Derechos Humanos y el presente Estatuto. dentro del marco de sus legislaciones. 3. preparar los estudios o informes que considere convenientes para el desempeño de sus funciones. SEdE y rEunIonES Artículo 16 1. las decisiones se tomarán por mayoría absoluta de votos de los miembros de la Comisión. salvo cuando se trate de asuntos de procedimiento. formular recomendaciones a los gobiernos de los Estados para que adopten medidas progresivas en favor de los derechos humanos. En los demás casos se requerirá la mayoría absoluta de los miembros presentes. 146 . solicitar que los gobiernos de los Estados le proporcionen informes sobre las medidas que adopten en materia de derechos humanos. Artículo 17 1. la Comisión podrá trasladarse y reunirse en el territorio de cualquier Estado americano cuando lo decida por mayoría absoluta de votos y con la anuencia o a invitación del gobierno respectivo. En relación con los Estados que no son partes en la Convención. la mayoría absoluta de los miembros de la Comisión constituye quórum. En relación con los Estados que son partes en la Convención. 3.SiStema interamericano de derechoS humanoS III. C. estimular la conciencia de los derechos humanos en los pueblos de América. 2. la Comisión tendrá su sede en Washington. c. de sus preceptos constitucionales y de sus compromisos internacionales. la Comisión tiene las siguientes atribuciones: a. b. 2. la Comisión se reunirá en sesiones ordinarias y extraordinarias de conformidad con su Reglamento. FunCIonES y atrIbuCIonES Artículo 18 Respecto a los Estados miembros de la organización de los Estados Americanos. en cuyo caso las decisiones se tomarán por simple mayoría. D. Iv. d. y también disposiciones apropiadas para fomentar el respeto a esos derechos.

diligenciar las peticiones y otras comunicaciones. la Comisión ejercerá sus funciones de conformidad con las atribuciones previstas en aquella y en el presente Estatuto y. d. atender las consultas que. y h. f. con el fin de incluir progresivamente en el régimen de protección de la misma otros derechos y libertades. dentro de sus posibilidades. Artículo 19 En relación con los Estados partes en la Convención Americana sobre Derechos Humanos. practicar observaciones in loco en un Estado. comparecer ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos en los casos previstos en la Convención. e. anexoS e. consultar a la Corte acerca de la interpretación de la Convención Americana sobre Derechos Humanos o de otros tratados sobre la protección de los derechos humanos en los Estados americanos. prestar el asesoramiento que le soliciten. por conducto del Secretario general. por medidas de la Secretaría general de la organización. someter a la consideración de la Asamblea general proyectos de protocolos adicionales a la Convención Americana sobre Derechos Humanos. además de las atribuciones señaladas en el artículo 18. tendrá las siguientes: a. le formule cualquier Estado miembro sobre cuestiones relacionadas con los derechos humanos en ese Estado y. en el cual se tenga debida cuenta del régimen jurídico aplicable a los Estados partes en la Convención Americana sobre Derechos Humanos y de los Estados que no son partes. propuestas de enmienda a la Convención Americana sobre Derechos Humanos. b. para lo que estime conveniente. 147 . c. cuando se haga necesario para evitar daños irreparables a las personas. g. solicitar a la Corte Interamericana de Derechos Humanos que tome las medidas provisionales que considere pertinentes en asuntos graves y urgentes que aún no estén sometidos a su conocimiento.vi. y f. con la anuencia o a invitación del gobierno respectivo. de conformidad con lo dispuesto en los artículos 44 al 51 de la Convención. presentar al Secretario general el programa-presupuesto de la Comisión para que éste lo someta a la Asamblea general. rendir un informe anual a la Asamblea general de la organización. someter a la Asamblea general.

verificar. Iv. c. El presente Estatuto podrá ser modificado por la Asamblea general. xvIII. anterior. además de las atribuciones señaladas en el artículo 18. las siguientes: a. El Secretario Ejecutivo será designado por el Secretario general de la organización en consulta con la Comisión. prestar particular atención a la tarea de la observancia de los derechos humanos mencionados en los artículos I. EStatuto y rEGlamEnto Artículo 22 1. vI. III. como medida previa al ejercicio de la atribución prescrita en el inciso b. para hacer más efectiva la observancia de los derechos humanos fundamentales. II. Esta unidad dispondrá de los recursos y del personal necesarios para cumplir las tareas que le encomiende la Comisión. 148 . 3. 2. quien deberá ser persona de alta autoridad moral y reconocida versación en materia de derechos humanos. dirigirse al gobierno de cualquiera de los Estados miembros no partes en la Convención con el fin de obtener las informaciones que considere pertinentes y formularles recomendaciones. será responsable de la actividad de la Secretaría y asistirá a la Comisión en el ejercicio de sus funciones. cuando lo considere apropiado. xxv y xxvI de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre. para que el Secretario general pueda proceder a la separación del Secretario Ejecutivo de la Comisión deberá consultar su decisión con la Comisión e informarle de los motivos en que se fundamenta. la Comisión tendrá. Asimismo. la Comisión formulará y adoptará su propio Reglamento de acuerdo con el presente Estatuto. los servicios de Secretaría de la Comisión estarán a cargo de una unidad administrativa especializada bajo la dirección de un Secretario Ejecutivo.SiStema interamericano de derechoS humanoS Artículo 20 En relación con los Estados miembros de la organización que no son partes de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. v. si los procesos y recursos internos de cada Estado miembro no parte en la Convención fueron debidamente aplicados y agotados. examinar las comunicaciones que le sean dirigidas y cualquier información disponible. 2. de conformidad con el Reglamento. b. El Secretario Ejecutivo. SECrEtarÍa Artículo 21 1.

2. Artículo 26 1. Este Estatuto entrará en vigor 30 días después de su aprobación por la Asamblea general. A tal efecto.17 doc. el Reglamento contendrá las normas pertinentes establecidas en el Estatuto de la Comisión aprobado por el Consejo de la organización en las resoluciones aprobadas el 25 de mayo y el 8 de junio de 1960. dISPoSICIonES tranSItorIaS Artículo 25 Mientras que la Comisión no adopte su nuevo Reglamento. l/vII. la Comisión redactará dentro del plazo de 180 días el informe requerido por el artículo 50 de la Convención. el Reglamento actual (oEA/Ser.vi. 26. el procedimiento que se debe seguir en los casos de peticiones o comunicaciones en las que se alegue la violación de cualquiera de los derechos que consagra la mencionada Convención y en las que se impute tal violación a algún Estado parte en la misma. 253 (343/78) “Transición entre la actual Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Comisión prevista en la Convención Americana sobre Derechos Humanos”. con las modificaciones y enmiendas introducidas por la Resolución xxII de la Segunda Conferencia Interamericana Extraordinaria y por el Consejo de la organización en la sesión celebrada el 24 de abril de 1968 y tomando en consideración la Resolución CP/RES. 149 . de acuerdo con lo dispuesto en los artículos 44 al 51 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. Artículo 24 1. anexoS Artículo 23 1. adoptada por el Consejo Permanente de la organización el 20 de septiembre de 1978. De no llegarse a la solución amistosa referida en los artículos 44 al 51 de la Convención. 2. de 2 de mayo de 1976). vII. El Secretario general promoverá la inmediata publicación del Estatuto y le dará la más amplia divulgación posible. 2. se aplicará en relación a todos los Estados de la organización. El Reglamento establecerá el procedimiento que se debe seguir en los casos de comunicaciones que contengan denuncias o quejas de violaciones de derechos humanos imputables a Estados que no sean partes en la Convención Americana sobre Derechos Humanos. El Reglamento de la Comisión determinará.

3. celebrado del 4 al 8 de diciembre de 2000. quienes deberán ser personas de alta autoridad moral y reconocida versación en materia de derechos humanos. 150 . los miembros de la Comisión serán elegidos por cuatro años y sólo podrán ser reelegidos una vez. Precedencia los miembros de la Comisión. Naturaleza y composición 1. Cuando hubiere dos o más miembros con igual antigüedad. y modificado en su 116º período ordinario de sesiones. Artículo 3. elegidos a título personal por la Asamblea general de la organización. según su antigüedad en el mandato. la Comisión Interamericana de Derechos Humanos es un órgano autónomo de la organización de los Estados Americanos que tiene las funciones principales de promover la observancia y la defensa de los derechos humanos y de servir como órgano consultivo de la organización en esta materia. la Comisión se compone de siete miembros. rEGlamEnto dE la ComISIón IntEramErICana dE dErEChoS humanoS (Aprobado por la Comisión en su 109º período extraordinario de sesiones. celebrado del 6 al 24 de octubre de 2003 y en su 126º período ordinario de sesiones celebrado del 16 al 27 de octubre de 2006) tÍtulo I: orGanIZaCIón dE la ComISIón CaPÍtulo I naturalEZa y ComPoSICIón Artículo 1. En el caso de que no hayan sido elegidos los nuevos miembros de la Comisión para sustituir a los que terminan sus mandatos. éstos continuarán en el ejercicio de sus funciones hasta que se efectúe la elección de los nuevos miembros. 2. celebrado del 7 al 25 de octubre de 2002. la precedencia será determinada de acuerdo con la edad. 2.SiStema interamericano de derechoS humanoS 4. seguirán en orden de precedencia al Presidente y vicepresidentes. en su 118° período ordinario de sesiones. la Comisión representa a todos los Estados miembros que integran la organización. CaPÍtulo II mIEmbroS dE la ComISIón Artículo 2. Duración del mandato 1.

Incompatibilidad[1] 1. celebrado del 7 al 25 de octubre de 2002. Sin embargo. la elección de los cargos a los que se refiere el artículo anterior se llevará a cabo con la sola participación de los miembros presentes. contados a partir del cese de su mandato como miembros de la Comisión. CaPÍtulo III dIrECtIva dE la ComISIón Artículo 6. por acuerdo unánime de los miembros presentes. quienes tendrán las funciones señaladas en este Reglamento. peticiones y casos individuales ante la CIDH. la elección será secreta. En el momento de asumir sus funciones los miembros se comprometerán a no representar a víctimas o sus familiares. Renuncia la renuncia de un miembro de la Comisión deberá ser presentada por escrito al Presidente de la Comisión quien de inmediato la pondrá en conocimiento del Secretario general de la oEA para los fines pertinentes.vi. antes de tomar una decisión. y un segundo vicepresidente. por un plazo de dos años. 151 . 4. ni a Estados. en medidas cautelares. 3. [1] Artículo 4(1) modificado por la Comisión Interamericana en su 116° período ordinario de sesiones. la decisión sobre incompatibilidad. 2. será enviada por conducto del Secretario general a la Asamblea general de la organización para los efectos previstos en el artículo 8 párrafo 3 del Estatuto de la Comisión. Artículo 7. Composición y funciones la Directiva de la Comisión estará compuesta por un Presidente. Elecciones 1. su imparcialidad. determinará si existe una situación de incompatibilidad. anexoS Artículo 4. o la dignidad o el prestigio de dicho cargo. la Comisión. la Comisión. la Comisión podrá acordar otro procedimiento. con todos sus antecedentes. 2. El cargo de miembro de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos es incompatible con el ejercicio de actividades que pudieran afectar su independencia. oirá al miembro al que se atribuya dicha incompatibilidad. un primer vicepresidente. Artículo 5. con el voto afirmativo de por lo menos cinco de sus miembros.

Permanencia en los cargos directivos 1. de conformidad con el párrafo 1 de este artículo. En caso de que expire el mandato del Presidente o de alguno de los vicepresidentes en ejercicio como miembro de la Comisión. vacancia y sustitución 1. ausencia o impedimento del Segundo vicepresidente.SiStema interamericano de derechoS humanoS 3. se aplicará lo dispuesto en los párrafos 2 y 3 del artículo 9 del presente Reglamento. en caso de vacancia. 2. Son atribuciones del Presidente: a. Igualmente. la sustitución corresponderá al Segundo vicepresidente en los casos de vacancia. Hasta que la Comisión elija a un nuevo Presidente. de la elección de la nueva directiva. 3. 2. el Primer vicepresidente sustituirá al Presidente si este último se viere impedido temporalmente de desempeñar sus funciones. representar a la Comisión ante los otros órganos de la oEA y otras instituciones. ausencia o impedimento del Primer vicepresidente y al miembro más antiguo de acuerdo al orden de precedencia indicado en el artículo 3. Artículo 9. Renuncia. convocar a sesiones de la Comisión. los integrantes de la directiva podrán ser reelegidos en sus respectivos cargos sólo una vez en cada período de cuatro años. 5. de conformidad con el Estatuto y el presente Reglamento. b. la elección se efectuará el primer día del primer período de sesiones de la Comisión en el año calendario. Artículo 8. Para ser electo en cualquiera de los cargos a que se refiere el artículo 6 se requerirá el voto favorable de la mayoría absoluta de los miembros de la Comisión. 4. Si para la elección de alguno de estos cargos resultare necesario efectuar más de una votación. el año siguiente. por el tiempo que reste del mandato. 152 . En caso de que un miembro de la directiva renuncie a su cargo o deje de ser miembro de la Comisión. Atribuciones del Presidente 1. El ejercicio de los cargos directivos de los integrantes se extiende desde la elección de sus integrantes hasta la realización. el Primer vicepresidente ejercerá sus funciones. en la oportunidad que señala el párrafo 5 del artículo 7. Artículo 10. se eliminarán sucesivamente los nombres que reciban menor número de votos. ésta llenará dicho cargo en la sesión inmediatamente posterior. El mandato de los integrantes de la directiva es de un año de duración.

j. Artículo 12. anexoS c. e. i. asistir a las reuniones de la Asamblea general de la oEA y a otras actividades relacionadas con la promoción y protección de los derechos humanos. velar por el cumplimiento de las decisiones de la Comisión. y someter asuntos a votación de acuerdo con las disposiciones pertinentes de este Reglamento. 153 .vi. f. h y k. Composición la Secretaría Ejecutiva estará compuesta por un Secretario Ejecutivo y por lo menos un Secretario Ejecutivo Adjunto. El Presidente podrá delegar en uno de los vicepresidentes o en otro miembro de la Comisión las atribuciones especificadas en los incisos a. g. al inicio de sus períodos de sesiones. Atribuciones del Secretario Ejecutivo[2] 1. 2. promover los trabajos de la Comisión y velar por el cumplimiento de su programa-presupuesto. celebrado del 7 al 25 de octubre de 2002. y por el personal profesional. k. sobre las actividades desarrolladas durante los recesos en cumplimiento de las funciones que le confieren el Estatuto y el presente Reglamento. conceder el uso de la palabra a los miembros en el orden en que la hayan solicitado. CaPÍtulo Iv SECrEtarÍa EjECutIva Artículo 11. trasladarse a la sede de la Comisión y permanecer en ella durante el tiempo que considere necesario para el cumplimiento de sus funciones. con el objeto de cumplir cualquier mandato relacionado con su competencia. ejercer cualquier otra atribución conferida en el presente Reglamento u otras tareas que le encomiende la Comisión. d. Son atribuciones del Secretario Ejecutivo: [2] Artículo 12(3) modificado por la Comisión Interamericana en su 116° período ordinario de sesiones. presidir las sesiones de la Comisión y someter a su consideración las materias que figuren en el orden del día del programa de trabajo aprobado para el correspondiente período de sesiones. designar comisiones especiales. comisiones ad hoc y subcomisiones integradas por varios miembros. técnico y administrativo necesario para el cumplimiento de sus labores. decidir las cuestiones de orden que se susciten durante las deliberaciones. rendir un informe escrito a la Comisión. h.

el proyecto de programa-presupuesto de la Comisión. la Secretaría Ejecutiva podrá también solicitar a las partes interesadas la información que considere pertinente. en medidas cautelares. Asimismo recibirá y dará trámite a la correspondencia y las peticiones y comunicaciones dirigidas a la Comisión. 3. ni a Estados. f. El Secretario Ejecutivo Adjunto sustituirá al Secretario Ejecutivo en caso de ausencia o impedimento de éste. d. rendir un informe escrito a la Comisión. dirigir. Artículo 13. al iniciarse cada período de sesiones. por un plazo de dos años. en consulta con el Presidente. peticiones y casos individuales ante la CIDH. c. el proyecto de programa de trabajo para cada período de sesiones. Funciones de la Secretaría Ejecutiva la Secretaría Ejecutiva preparará los proyectos de informe. preparar. sobre las labores cumplidas por la Secretaría Ejecutiva a contar del anterior período de sesiones. e. ejecutar las decisiones que le sean encomendadas por la Comisión o el Presidente.SiStema interamericano de derechoS humanoS a. según fuera el caso. 154 . el Secretario Ejecutivo o el Secretario Ejecutivo Adjunto. el Secretario Ejecutivo Adjunto y el personal de la Secretaría Ejecutiva deberán guardar la más absoluta reserva sobre todos los asuntos que la Comisión considere confidenciales. del cual dará cuenta a la Comisión. estudios y otros trabajos que le encomienden la Comisión o el Presidente. designará temporalmente a uno de los especialistas de la Secretaría Ejecutiva para sustituirlo. planificar y coordinar el trabajo de la Secretaría Ejecutiva. resoluciones. b. así como de aquellos asuntos de carácter general que puedan ser de interés de la Comisión. asesorar al Presidente y a los miembros de la Comisión en el desempeño de sus funciones. contados a partir del cese de sus funciones como Secretario Ejecutivo. de acuerdo con lo dispuesto en el presente Reglamento. En ausencia o impedimento de ambos. en consulta con el Presidente. 2. elaborar. Al momento de asumir sus funciones el Secretario Ejecutivo se comprometerá a no representar a víctimas o sus familiares. El Secretario Ejecutivo. que se regirá por las normas presupuestarias vigentes para la oEA.

los titulares serán designados por mayoría absoluta de votos de los miembros de la Comisión. al Secretario Ejecutivo. a menos que la Comisión determine lo contrario.vi. 2. Artículo 15. o para desempeñar cualquier otra función. los períodos de sesiones de la Comisión se celebrarán en su sede. Artículo 17. Quórum para sesionar Para constituir quórum será necesaria la presencia de la mayoría absoluta de los miembros de la Comisión. las sesiones tendrán carácter reservado. Sin embargo. por enfermedad o por cualquier causa grave se viere impedido de asistir a todo o a una parte de cualquier período de sesiones de la Comisión. 3. por el voto de la mayoría absoluta de sus miembros. 155 . los relatores presentarán periódicamente al plenario de la Comisión sus planes de trabajo. la Comisión integrará los grupos de trabajo de la manera que considere adecuada. según las circunstancias. y podrán ser miembros de dicho órgano u otras personas seleccionadas por ella. Discusión y votación 1. las sesiones se ajustarán al presente Reglamento y subsidiariamente a las disposiciones pertinentes del Reglamento del Consejo Permanente de la oEA. Antes de la finalización del período de sesiones se determinará la fecha y lugar del período de sesiones siguiente. Artículo 16. Relatorías y grupos de trabajo 1. la Comisión podrá crear relatorías para el mejor cumplimiento de sus funciones. El miembro que. tan pronto le sea posible. anexoS CaPÍtulo v FunCIonamIEnto dE la ComISIón Artículo 14. deberá así notificarlo. la Comisión también podrá crear grupos de trabajo o comités para la preparación de sus períodos de sesiones o para la realización de programas y proyectos especiales. la Comisión establecerá las características del mandato encomendado a cada relatoría. Cada período se compondrá de las sesiones necesarias para el desarrollo de sus actividades. la Comisión podrá acordar reunirse en otro lugar con la anuencia o por invitación del respectivo Estado. quien informará al Presidente y lo hará constar en acta. 4. Períodos de sesiones 1. la Comisión celebrará al menos dos períodos ordinarios de sesiones al año durante el lapso previamente determinado por ella y el número de sesiones extraordinarias que considere necesarios. 2.

b. en alguna decisión sobre los mismos hechos en que se funda el asunto o si hubiesen actuado como consejeros o representantes de alguna de las partes interesadas en la decisi