P. 1
Modelos Uno a Uno BID

Modelos Uno a Uno BID

|Views: 526|Likes:

More info:

Published by: Raquel Borrero López on Jun 22, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/14/2013

pdf

text

original

A partir de lo que ha observado el BID, las razones para decidir invertir en modelos de computación Uno
a Uno son tan diferentes como los proyectos mismos. Algunas de las justificaciones para implementar
programas Uno a Uno que dan los que establecen las políticas incluyen el progreso educativo, social y
económico, o una combinación de esos factores (CEPAL, 2008). Algunas iniciativas buscan mejorar la
competitividad económica de sus países, preparando a los estudiantes para un mercado laboral
saturado de tecnología. Otras se centran en la igualdad de acceso a los recursos digitales y la reducción
de la brecha digital. Para otras iniciativas, el énfasis principal es mejorar la calidad de la educación
mediante prácticas nuevas tales como el aprendizaje centrado en el estudiante. Si bien estos tres énfasis
no son contradictorios ni se excluyen unos a otros, su priorización es crucial para medir apropiadamente
los impactos deseados.

Lamentablemente, las razones para la proliferación de los proyectos Uno a Uno no son siempre
transparentes. Las iniciativas Uno a Uno tienen un gran atractivo político. Se presentan como una
“solución rápida” y de alta visibilidad a los problemas de calidad e igualdad en la educación, y pueden
ser usadas para obtener ganancias políticas de corto plazo. La presión de los proveedores para distribuir
ampliamente su hardware y su software es un factor importante que contribuye al fenómeno de la
distribución masiva de tecnologías para la educación. Aún aceptando la existencia de estos dos
fenómenos, a continuación nos centraremos principalmente en las justificaciones positivas que se han
esgrimido para implementar programas Uno a Uno: el progreso económico, social y educativo.

Fundamentación económica

La fundamentación económica postula que las tecnologías de información y comunicación (TIC) y la
inversión en la infraestructura de capital humano de la región son cruciales para la competitividad

7

económica. Las tecnologías pueden desempeñar un papel importante al mejorar tanto los procesos de
producción como los resultados que estos procesos generan.

El acceso a las tecnologías y su uso apropiado generalmente conducen a una mayor productividad,
más horas trabajadas, mayores salarios, crecimiento económico e innovación (Freeman, 2008). Con el
desarrollo de las tecnologías crece la inquietud porque los países que ya están rezagados en
infraestructura de TIC, también vayan a rezagarse en el acceso a ellas y el desarrollo de destrezas en su
mano de obra, lo cual ampliaría la brecha entre los países más ricos y los más pobres (Campbell, 2001).
Según las clasificaciones más recientes del Foro Económico Mundial, los únicos países de LAC en
clasificarse entre los primeros 50 países en competitividad mundial fueron Chile (No. 30), Puerto Rico (No.
41) y Barbados (No. 43) (Foro Económico Mundial, 2010). Uno de los impactos deseados de las iniciativas
Uno a Uno sería abordar estas deficiencias en disponibilidad de tecnología y destrezas laborales.

Lograr una población que sea competente en el uso de tecnología es algo que se considera
fundamental para satisfacer las demandas laborales de la nueva economía, y una forma de desarrollar el
capital humano para aumentar la productividad de la fuerza laboral. La demanda de empleados con
especialidades en tecnología está creciendo a un ritmo que la mayoría de los mercados laborales
difícilmente puede satisfacer. Los empleados para el sector de TIC son casi 16 millones de personas en
los países de OCDE, lo cual representa aproximadamente el 6% del empleo del sector empresarial de
OCDE, y está creciendo más rápido que la mayoría de los otros sectores (OCDE, 2010b). El empleo en
ocupaciones que no están en el sector TIC pero que utilizan tecnologías avanzadas también exige ese
tipo de competencias. Esto se ha mostrado no solo en países de OCDE sino también en América Latina
(Blanco y López Bóo, 2010).

La fundamentación económica enfatiza el desarrollo del capital humano para la competitividad
global y las nuevas demandas del mercado laboral. Desde esta perspectiva, una evaluación rigurosa
debiera proponerse demostrar el impacto económico de los modelos Uno a Uno, midiendo las regiones
geográficas así como los sectores específicos de producción. Preguntas referentes a si la participación en
un programa Uno a Uno mejora la empleabilidad del estudiante, su ingreso, su carrera y su desempeño
quedan todavía sin contestar, pero son importantes para comprender mejor los beneficios económicos
de este tipo de programas. En una escala más amplia, los estudios debieran proponerse la medición de
la calidad de los procesos de producción o la rentabilidad de las entidades productivas que emplean a
los beneficiarios de programas Uno a Uno. Conocer los impactos de esas metas exige un trabajo de
medición a mediano y largo plazo.

8

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->