EL PROCESO DE GLOBALIZACIÓN 

 
Podemos  definir  la  globalización    como  «un  proceso  progresiva  libertad  de  los  mercados  de  trabajo, 
bienes,  servicios,  tecnología  y  capitales  que  está  dando  lugar  a  una  creciente  integración  económica 
mundial», que tiene sus consecuencias en la sociedad, la cultura, etc.  
 
1. El proceso de globalización 
En  1946,  los  veintitrés  países  no  comunistas  más  avanzados  económicamente  decidieron  iniciar 
conversaciones  con  vistas  a  reducir  los  aranceles  y  demás  medidas  proteccionistas  que,  desde  hacía 
unos  75  años  estaban  dificultando  el  comercio  mundial.  Dos  años  más  tarde,  48  países  firmaban  el 
Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT), por el que se comprometían a reducir 
progresivamente los aranceles que pesaban sobre el comercio internacional de mercancías, incluidas las 
agrarias. Posteriormente muchos países fueron sumándose a este acuerdo. 
Cuando  surgían  problemas  o  algún  grupo  de  países  creía  que  eran  necesarias  reformas  o  avances 
importantes,  representantes  de  los  firmantes  del  GATT  se  reunían  en  rondas  o  negociaciones.  La  más 
importante fue la ronda de Uruguay, que duró desde 1986 a 1994, y en la que se acordó: 
 Impulsar  una  reducción  mucho  más  drástica  de  los  aranceles  (el  objetivo  era  unos  aranceles 
medios para los productos industriales del 3,8%) y medidas proteccionistas. 
 Incluir  en  este  proceso  liberalizador  el  comercio  con  las  actividades  del  sector  servicios 
(finanzas, telecomunicaciones, transporte, etc.  
 Se planteó la liberalización del comercio de las actividades de innovación, creación y tecnología.  
 Transformar  el  GATT  en  una  institución  estable,  la  Organización  Mundial  del  Comercio, 
encargada de velar por el cumplimiento de los acuerdos, investigar y sancionar, si procedía, su 
incumplimiento,  y  ayudar  a  solucionar  las  diferencias  entre  países  que  pudiesen  surgir  por 
motivos comerciales. 
Posteriormente surgieron dos problemas fundamentales: 
‐ Los  países  avanzados  subvencionaban  sus  producciones  agrarias,  perjudicando  a  los 
productores  de  los  países  menos  avanzados,  pero  estos  países  no  podían  poner  trabas  a  la 
importación  de  productos  industriales,  servicios,  tecnología,  etc.  de  los  países  avanzados.  El 
resultado era injusto. 
‐ El  calentamiento  global  era  un  hecho  reconocido.  El  Protocolo  de  Kioto  había  fijado  unas 
reducciones  en  las  emisiones  de  Gases  de  Efecto  Invernadero  a  la  atmósfera,  y  se  estaba 
planteando aumentar esas reducciones. Había que intentar que las consecuencias económicas 
de esas reducciones no supusiesen ninguna discriminación para los países 
 
Para  hacer  frente  a  estos  retos,  en  noviembre  de  2001,  comenzó  la  Ronda  de  Doha  (Qatar),  que,  en 
2012,  aun  no  ha  concluido.  El  desarrollo  de  la  crisis  económica  mundial  ha  hecho  que  estas 
negociaciones  hayan  perdido  importancia.    No  obstante,  se  ha  ido  llegando  a  acuerdos  parciales  para 
liberalizar  más  el  comercio  mundial  de  telecomunicaciones,  servicios  financieros,  tecnologías  de  la 
información, etc. 
Hoy  (2012),  153  países  son  miembros  de  la  OMC,  y  29  son  observadores  (a  los  que  hay  que  sumar  el 
Vaticano que ostenta el mismo rango) 
 
2. Globalización e integración económica. 
 
Este crecimiento del comercio mundial ha presentado unas características: 
 
 Ha sido mayor en mercancías que en servicios, ya que las primeras se liberalizaron mucho antes 
que los segundos. 

 Unos  cuantos  países,  los  más  ricos  y  desarrollados,  han  concentrado  gran  parte  del  mismo.  A 
estos  países  hay  que  añadir  los  llamados  “países  en  desarrollo”  asiáticos,  especialmente  los 
colosos China y la India. El conjunto concentra más del 85% del comercio mundial. 
 Ha  dado  lugar  al  desarrollo  de  áreas  comerciales  regionales  (por  ejemplo,  la  Unión  Europea, 
MERCOSUR o ASEAN), donde se alcanza un mayor grado de integración que a nivel mundial.  
 
Este crecimiento del comercio ha dado lugar a un elevado grado de integración de la economía mundial. 
Sus principales factores son: 
 
1. El desarrollo tecnológico, especialmente en medios de transporte y telecomunicaciones, que ha 
permitido un acercamiento geográfico entre las diferentes partes del mundo. 
2. La  liberalización  en  las  relaciones  económicas  que  ha  originado  intensas  relaciones  entre  los 
países. 
3. Las nuevas estrategias de las empresas que utilizan una doble estrategia:  
‐  Una  mayor  concentración  empresarial,  bien  mediante  la  creación  de  grandes 
empresas, bien mediante la fusión, pactos y alianzas entre varias 
‐ Una deslocalización de las factorías buscando abaratar costes.  
El  resultado  son  las  llamadas  empresas  globales  (las  más  llamativas  son  las  empresas 
multinacionales)  y  un  enorme  desarrollo  del  comercio  entre  empresas.  Las  empresas 
multinacionales  controlan  un  60%  de  las  exportaciones  mundiales  de  bienes  y  servicios  y  un 
10%  de  todas  las  ventas  domésticas,  lo  que  las  convierte  en  las  principales  beneficiarias  de  la 
liberalización comercial y en agentes económicos de enorme importancia y difícil control. 
 
3. Globalización y crecimiento económico. 
 
El  proceso  de  liberalización  comercial  ha  venido  acompañado  de  un  notable  aumento  de  las 
transacciones comerciales y de una importante etapa de desarrollo económico, resultado de: 
 
 La  globalización  comercial  genera  un  aumento  de  la  competencia  que  hace  que  las  empresas, 
para  competir  unas  con  otras,  se  sientan  obligadas  a  invertir  en  innovación  y  a  mejorar  su 
eficiencia.  
 La  globalización  financiera  supone  un  aumento  de  las  inversiones  a  nivel  internacional,  dando 
oportunidades  a  los  países  menos  desarrollados  de  recibir  capitales  de  los  más  desarrollados. 
Además,  esta  libertad  está  permitiendo  que  las  empresas  de  estos  últimos  países  puedan 
establecer factorías y filiales en los primeros, llevando empleo y tecnología. 
 Los  países  menos  desarrollados  pueden  vender  sus  producciones  a  otros  países  y  obtener 
capitales para invertirlos en su propio desarrollo. 
 
4. Consecuencias de la globalización: 
 
4.a.  Globalización  y  libertad.  La  mayor  apertura  y  el  desarrollo  de  las  libertades  económicas  llevan 
consigo el desarrollo de estados democráticos. Aunque no hay una relación directa entre libre mercado 
y  libertades  políticas  y civiles,  la  libertad  de  mercado  suele  llevar  consigo  el  desarrollo  del  conjunto de 
las  libertades,  de  la  misma  manera  que  el  crecimiento  de  las  rentas  suele  llevar  emparejado  el 
afianzamiento de los derechos humanos.  
 
Esta tendencia general se está encontrando con obstáculos temporales: algunos países “en desarrollo” 
mantienen  formas  autoritarias  de  gobierno  (al  menos  durante  un  tiempo)  como  instrumentos  para 
mantener  un  bajo  nivel  salarial  y  una  mano  de  obra  disciplinada  en  un  marco  de  reclamación  de 
democracia y derechos sindicales, propiciado por el incremento de las rentas. 
 
4.b. Globalización y derecho a la intervención. La existencia de un mercado global ha influido en que se 
comience  a  pensar  que  los  problemas  de  cada  país  son  problemas  globales.  Así,  observamos  como  los 
tribunales  internacionales  de  justicia  (La  Haya,  Luxemburgo,  etc.)  cobran  una  creciente  importancia,  o 
como jueces de diversos países encausan a supuestos delincuentes de otros países utilizando conceptos 
como “crímenes contra la Humanidad”. En el mismo sentido, debemos interpretar las nuevas directrices 
de  la  diplomacia  y  política  internacional  al  considerar  «el  derecho  a  intervenir  en  terceros  países  en 

casos  flagrantes  de  violación  de  los  Derechos  Humanos».  Derecho  a  la  intervención  que  puede  llegar 
hasta  la  intervención  militar,  como  ha  sido  el  caso  de  las  recientes  intervenciones  en  Bosnia‐
Herzegovina, en Kosovo o en Afganistán, pero que necesita el respaldo moral y jurídico de la ONU o, al 
menos, de alguna institución de reconocido prestigio. 
 
4.c.  Globalización  y  crisis  económica.  La  globalización  ha  creado  un  nuevo  poder:  el  mercado 
internacional de capitales, que reacciona rápidamente ante cualquier decisión política, pero que escapa 
al  control  democrático  de  los  ciudadanos,  aunque  éstos  tengan  que  sufrir  las  consecuencias  de  sus 
decisiones. La crisis económica que se ha desatado en el mundo a partir de 2007 es una consecuencia de 
la  inexistencia  de  elementos  de  control  sobre  ese  mercado.  El  éxito  del  proceso  globalizador  fomentó 
una  confianza  ilimitada  en  los  agentes  económicos  en  ese  mercado  mundial.  El  resultado  fue  que  los 
diferentes  países  mantenían  instituciones  de  ámbito  nacional  para  actuar  y/o  controlar  las  actividades 
de un mercado mundial, lo que permitió que pasasen desapercibidos comportamientos especulativos y 
corruptos, que han dado lugar a una poderosa crisis financiera que se originó en los lugares principales 
de  las  finanzas  (Nueva  York,  Londres,  Ámsterdam…)  pero  que  a  través  de  las  redes  de  ese  mercado 
mundial afectó a todos los países. 
 
Por  otra  parte,  el  extraordinario  desarrollo  del  comercio  ha  dado  lugar  al  desarrollo  de  un  modelo 
empresarial en el que la obtención de beneficios se asocia al desarrollo de la demanda y no al aumento 
de  la  productividad:  el  aumento  constante del  consumo  y  la  demanda  permitía  vender  cada  vez  más y 
obtener grandes beneficios. El resultado ha sido la extensión de un modelo especulativo de desarrollo: 
los bancos daban crédito abundante y barato a los consumidores, que al comprar generaban beneficios 
a las empresas comerciales e industriales, que, a su vez, pedían crédito al banco para ampliarse y poder 
producir  más  y  más.  La  banca  obtenía  enormes  beneficios,  las  empresas  también,  y  los  consumidores 
tenían  una  elevada  calidad  de  vida,  pero  todo  sobre  la  base  de  un  gran  endeudamiento.  Cuando  el 
precio  de  los  créditos  ha  subido,  empresas  y  consumidores  han  comenzado  a  no  poder  devolverlos,  la 
banca  se  ha  encontrado  sin  reservas,  los  consumidores  han  reducido  su  demanda,  las  empresas  han 
dejado de vender… se ha desatado una enorme crisis económica.  
 
4.d.  Globalización  y  cultura.  La  globalización,  en  el  campo  de  la  cultura,  ha  conducido  a  una 
norteamericanización,  originada  por  la  creciente  importancia  de  los  medios  de  comunicación  y 
entretenimiento norteamericanos y por el control de esta nación sobre la red de internet. 
 
EL DESIGUAL REPARTO DE LA RIQUEZA Y LA RENTA 
 
1. La brecha entre los países desarrollados y los subdesarrollados.  
 
En general, teniendo en cuenta su riqueza, pueden establecerse tres grandes grupos de países: 
 
 Los países ricos o desarrollados, que son países industrializados (tercera revolución industrial), 
con un potente desarrollo del sector servicios, un control casi exclusivo de la tecnología (y de la 
investigación en la misma, I+D+i). En ellos se encuentran las sedes de las principales empresas 
multinacionales  y  de  los  organismos  financieros  de  mayor  importancia.  Controlan  gran  parte 
del  comercio  mundial.  Se  localizan  en  Norteamérica,  los  quince  miembros  más  antiguos  de  la 
UE, Japón y Australia‐Nueva Zelanda. 
 Los  países  intermedios,  que  presentan  un  grado  de  riqueza  y  de  producción  medio,  pero 
creciente  (presentan  mayores  cifras  de  crecimiento  que  los  países  desarrollados),  aunque  el 
reparto  de  esta  riqueza  y  producción  no  es  homogéneo:  se  concentra  en  ciertos  sectores 
productivos  y  en  unos  reducidos  grupos  sociales.  De  esta  manera,  son  países  en  los  que 
conviven  actividades  productivas  “modernas”,  en  crecimiento,  con  actividades  “obsoletas”  o 
“maduras” en regresión. Igualmente, se dan de forma paralela la formación de un grupo social 
dirigente  que  acumula  grandes  fortunas  con  la  existencia  de  una  mayoría  que  viven  en 
condiciones de pobreza relativa.  
 
En este grupo se incluyen dos grandes subgrupos de países: 
 

‐ Los  países  “emergentes”,  que  se  localizan  fundamentalmente  en  Asia  oriental  y 
meridional, donde destacan los dos colosos chino e indio, y en las zonas próximas a los 
grupos de países ricos, con el Norte de África, Méjico, Brasil o algunos países próximos 
a Japón. Algunos de ellos cuentan con recursos energéticos y con poderosas corrientes 
migratorias hacia las zonas desarrolladas, lo que les facilita la llegada de capitales con 
los que ayudar a avanzar en su desarrollo. La cercanía a los países desarrollados facilita 
la recepción de actividades deslocalizadas y de tecnología. 
‐ Las llamadas economías “en transición” desde un modelo planificado‐comunista a otro 
capitalista.  Se  trata  de  los  países  que  forman  parte  de  la  Comunidad  de  Estados 
Independientes  (CEI)  y  de  los  países  de  la  Europa  central  y  balcánica  recientemente 
ingresados en la UE.  
 El  tercer  grupo  son  los  llamados  países  “en  desarrollo”  o  “pobres”  o  subdesarrollados.  Se 
trata de economías con un bajo grado de industrialización (la mayor parte de sus industrias 
se  limitan  a  producir  o  ensamblar  (también  confeccionar)  con  las  materias  primas  y  las 
máquinas que empresas extranjeras ponen a su disposición, y sus producciones se dedican 
a  la  exportación).  El  proceso  de  terciarización  no  se  ha  producido  en  estos  países,  donde 
las infraestructuras son muy precarias, el bajo nivel de rentas frena el desarrollo comercial 
interior, el comercio exterior suele estar en manos de empresas extranjeras, y los servicios 
públicos  son  raquíticos.  Son  países  que  producen  y  exportan  materias  primas,  productos 
básicos o energéticos, pero que, muchas veces, presentan un bajo grado de autosuficiencia 
en  estos  campos,  dependiendo  de  las  importaciones.  Los  productos  industriales, 
fundamentalmente  los  que  requieren  una  cierta  incorporación  de  tecnología,  y  los 
servicios  avanzados  igualmente  son  importados.  Esta  situación  hace  que  estos  países 
presenten un elevado grado de endeudamiento exterior y muchas dificultades para salir de 
esta situación, lo que limita sus posibilidades de desarrollo. 
 
Dentro  de  este  grupo  de  países  destacan  los  llamados  “menos  desarrollados”,  que  se 
localizan  en  África  (central,  occidental  y  oriental)  y  en  algunas  zonas  del  sudeste  asiático. 
Se trata de economías preindustriales, con un fuerte crecimiento demográfico, expuestas a 
elevados  niveles  de  riesgos  naturales  (incrementados  por  el  cambio  climático),  con 
infraestructuras  inexistentes.  Además  Zonas  en  las  que,  con  frecuencia,    se  están 
desarrollando conflictos bélicos. 
 
2. La globalización y el crecimiento económico: 
 
El proceso de globalización ha dado lugar a: 
 
‐  Un  crecimiento  económico  global,  que  se  ha  traducido  en  un  descenso  de  la  pobreza,  un 
aumento de la producción y un descenso relativo de los desequilibrios entre ricos y pobres. 
‐  El  crecimiento  y  el  desarrollo  económico  no  ha  sido  igual  en  todo  el  mundo:  un  grupo  de 
países  (los  llamados  “emergentes”),  especialmente  de  Asia,  el  norte  de  África  y  algunos 
situados  en  las  proximidades  de  los  centros  económicos  mundiales  han  crecido  más  que  los 
demás, especialmente más que los llamados tradicionalmente países centrales o desarrollados, 
acercándose  notablemente  a  su  grado  de  desarrollo.  El  resto  de  los  países  tiene  tasas  de 
crecimiento iguales o ligeramente superiores a las de estos países avanzados. 
‐ Un reducido grupo de países no ha crecido o incluso es más pobre . Se trata de países que han 
sufrido conflictos bélicos u otras catástrofes. 
‐  Un  grupo  de  países  que  está  quedando  “descolgado”  de  la  globalización,  lo  que  puede 
suponerles los costes de estar ajenos a la difusión tecnológica, a las inversiones y, sobre todo, a 
las implementaciones de la competencia, acarreando un retraso irremediable. 
 
 
POSICIÓN DE ESPAÑA EN EL MUNDO 
 
1. España en el contexto económico mundial 
España  es  un  país  desarrollado  con  una  economía  moderna  y  un  alto  nivel  de  vida.  Según  el  Índice  de 
Desarrollo  Humano  de  la  ONU,  nuestro  país  es  el  vigésimo  tercero  del  mundo  en  cuanto  a  nivel  de 

desarrollo,  manteniendo,  desde  2007,  una  tendencia  a  la  baja,  ocasionada,  entre  otras  cosas,  por  el 
fortísimo impacto de la crisis económica que está sufriendo. 
 
En  cuanto  a  Producto  Interior  Bruto,  en  2007,  España  fue  el  décimo  tercer  país  más  rico  del  mundo. 
Ahora  bien,  si  analizamos  el  PIB  per  cápita,  la  posición  es  diferente,  ocupando  el  puesto  trigésimo 
cuarto,  con  30.542  dólares  USA,  presentando,  desde  2008,  cifras  decrecientes.  También  es  cierto  que 
entre los treinta y tres países que nos preceden se encuentran diez países muy pequeños, por lo que su 
cociente de PIB por habitante es alto.  
 
España presenta un déficit relativo en sectores económicos intensivos en tecnología. El esfuerzo español 
en este campo es manifiestamente insuficiente (en comparación con el que realizan nuestros principales 
competidores)  y  lastra  sus  intentos  de  ganar  competitividad,  como  forma  de  seguir  modernizándose 
económicamente y mejorando su calidad de vida. 
 
En  la  actualidad,  España  tiene  planteados  tres  grandes  retos  ante  este  mundo  globalizado  y  la  actual 
situación de crisis económica: 
 
  1/Aumentar su grado de competitividad, para lo que va a ser necesario: 
 
‐Reducir  sus  tendencias  inflacionarias  provenientes  de  un  stock  de  demanda 
relacionado  con  nuestro  relativo  bajo  nivel  de  renta  con  respecto  a  la  media  de  los 
países comunitarios más desarrollados, y de ciertas tendencias especulativas. 
‐Aumentar  la  productividad,  incorporando  nuevas  tecnología  y  mejorando  el 
rendimiento productivo del trabajo. 
‐Eliminar  ciertas  rigideces  del  mercado  laboral  (movilidad  funcional  y  geográfica  de  la 
mano de obra, etc.) 
 
2/Buscar  una  mayor  especialización  en  la  llamada  nueva  economía  (servicios  basados  en  el 
conocimiento  y  la  innovación),  para  no  alejarse  de  los  núcleos  centrales.  Para  ello,  será 
imprescindible mejorar el nivel formativo y aumentar las inversiones en I+D. 
 
3/Asegurar  la  sostenibilidad  del  estado  del  bienestar  en  un  momento  en  el  que  la  realidad 
demográfica  va  a  aumentar  las  demandas  de  servicios,  y  en  el  que  la  situación  económica  de 
crisis ha obligado a un fuerte endeudamiento. De lo contrario, no podrán evitarse lamentables 
situaciones sociales  
 
2. La posición de España en la UE 
 
España  forma  parte  de  la  UE  desde  1986,  es  miembro  de  la  “eurozona”  desde  su  creación  (1999)  y  su 
economía presenta un alto grado de integración en la comunitaria. Es la quinta economía de la UE, con 
un Producto Interior Bruto de 1.051 miles de millones de euros (2010), que supone el 9,2% del PIB de la 
UE 27. Por encima de España se sitúan Alemania (un 19,2%), Reino Unido (un 13,9%), Francia (un 13,9%) 
e Italia (un 12,1%), y por debajo los Países Bajos (4,4%). El resto de los países se encuentran aun a más 
distancia.  El  problema  es  que  las  cuatro  principales  economías  comunitarias  suman  el  59%  del  PIB 
comunitario, lo que nos habla de la brecha existente entre países. En este marco la posición española es 
relativamente buena y bastante próxima a la de los cuatro países de cabeza. 
 
Otra cosa es el PIB per cápita, que es más significativo para conocer el nivel de desarrollo de un país. En 
este caso, España ocupa (2008) el decimotercer lugar, con 22.800 euros por persona,  
 
Sin  duda,  uno  de  los  principales  retos  de  las  economías  en  un  mundo  globalizado  es  el  de  la 
competitividad. Avanzar en la capacidad de competir tienen que ver con el desarrollo tecnológico y con 
la productividad. 
 
España  ha  hecho  un  gran  esfuerzo  por  aumentar  su  VAB  en  los  últimos  años,  teniendo  un  crecimiento 
mayor  que  el  de  nuestros  vecinos  europeos  más  desarrollados.  No  obstante,  aun  se  plantean  serios 
problemas en cuanto a la investigación en I+D+i. En 2007, el gasto interno español alcanzó el 1,27% del 

PIB,  situado  por  debajo  de  la  media  europea  (1,85%).  España  ocupa  el  décimo  segundo  lugar  de  los 
países  comunitarios,  pero  se  encuentra  muy  lejos  de  los  países  de  cabeza,  como  Suecia  (3,60%)  o 
Finlandia  (3,47%),  o  como  Francia  (2,08),  Austria  (2,66)  o  Dinamarca  (2,55),  y,  desde  luego,  a  mucha 
distancia de los países más avanzados, como Alemania (2,54), EE UU (2,67) y Japón (3,4%). 
 
3. España en el mundo 
 
España  pertenece  a  todos  los  principales  organismos  internacionales  y  tiene  representaciones 
permanentes  ante  las  Naciones  Unidas  y  sus  organismos  especializados,  ante  la  Organización  para  la 
Seguridad  y  la  Cooperación  en  Europa,  ante  el  Consejo  de  Europa,  ante  la  Organización  de  Estados 
Americanos (OEA) y ante la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), además 
de  ante  la  Unión  Europea.  También  forma  parte  de  la  OTAN  (Organización  del  Tratado  del  Atlántico 
Norte) y es un estrecho aliado político y militar de EE.UU. 
 
Las  principales  áreas  de  interés  de  España  en  el  mundo  son  Europa,  el  mediterráneo  y  Latinoamérica, 
seguidos de EE UU, Rusia y Asia.  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Principales organismos de la ONU:
 La Organización de NNUU para la Educación, Ciencia y Cultura (UNESCO) 
 La Organización de Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI) 
 La Organización Mundial para el Turismo (OMT) 
 La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) 
 La Unión Postal Universal (UPU) 
 El Programa de NNUU para el Medio Ambiente (PNUMA) 
 El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) 
El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) 
 
La  OSCE  es  una  organización  de  seguridad  paneuropea  cuyos  56  Estados 
participantes  (Estados  Unidos,  Canadá,  todos  los  países  europeos  y  todos  los 
países  surgidos  de  la  antigua  Unión  Soviética)  se  extienden  por  toda  el  área 
geográfica  que  va  de  Vancouver  a  Vladivostok.  Es  un  instrumento  primario  de 
prevención  de  conflictos,  gestión  de  crisis  y  rehabilitación  tras  los  conflictos 
surgidos en la zona. 
 
El Consejo de Europa, la organización política más antigua de Europa (1949), tiene 
como objetivos fundamentales la defensa de los derechos humanos, el fomento 
de la democracia parlamentaria y la preeminencia del Estado de derecho. En la 
actualidad, el Consejo de Europa –que tiene su sede en Estrasburgo (Francia)– 
engloba a  7 países europeos, gozando del estatuto de observador otros cinco 
Estados: Santa Sede, Estados Unidos, Canadá, Japón y México.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful