P. 1
CARTA A MI JEFE

CARTA A MI JEFE

|Views: 11|Likes:
Published by Jaime Pereira

More info:

Published by: Jaime Pereira on Jul 10, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/10/2011

pdf

text

original

CARTA A MI JEFE

Querido Jefe: No quiero que pasen más días sin decirte que estas vacaciones han sido extraordinarias. He redescubierto a mi mujer y mis hijos. También he disfrutado mucho con el deporte, la lectura, los amigos, la playa… Cuando aparecí por el pueblo, todo el mundo me decía que venia pálido, ojeroso y con cara de estresado. Me miré en el espejo una y otra vez y efectivamente, me di cuenta que mi aspecto físico era patético y, lo más inquietante, que mi interior estaba mucho peor. Con ese panorama hice el firme propósito de descansar todo lo posible. Los tres primeros días me costó, cosa lógica al venir tan saturado. Me conectaba al móvil y a la blackberry para ver qué pasaba por la oficina. A partir del cuarto día, al comprobar que no era tan imprescindible, empecé a pasar de todo lo que sonara a trabajo. Me encontré en la playa con viejos amigos que me recordaron épocas gloriosas y lo mucho que nos habíamos divertido. Excursiones, copas, partidas de cartas, club náutico… Qué maravilla saber que mi mujer era la misma que conocí hace unos cuantos años y que todavía me seguía queriendo a pesar del poco caso que le hago durante el invierno. Entre oficina, clientes, viajes, ordenador y PDA casi la ignoraba sin darme cuenta lo importante que es para mí. Ella también trabaja, pero saca tiempo para darse a los demás. Y mis hijos, ¿qué te voy a decir?, estaban deseando tener un padre. Durante el curso, entre colegio, deberes, la niñera de turno y otros menesteres, no me conocían. Muchas veces me preguntaban, ¿papá, tú qué haces tantas horas en la oficina? Nunca supe darles una contestación clara, me salía siempre por la tangente. No te puedes imaginar lo bien que me ha sentado el deporte. Con mi bicicleta, recorrí caminos increíbles y en esa paz que regala la naturaleza se me venían a la cabeza multitud de buenos propósitos para el reencuentro con el trabajo. Los que me conocían, decían que mi cara ya era otra cosa, que sonreía con naturalidad y que se me notaba relajado. Estábamos a mediados de mes y empezaba la marcha atrás, pero decidí no pensar en ello para seguir disfrutando de todo lo que tenía alrededor. Me encontraba lleno de vitalidad, contento, sano y con muchas ganas de dar un giro a mi vida. Una tarde en el puerto, viendo a unos pescadores preparar sus redes, tan contentos, pensé, ¿la felicidad está en el bonus, las stocks options, el coche de compañía, o un despacho de lujo? Me di cuenta el papel tan importante que juega el jefe, lo que puede influir en la calidad de vida de los demás. Mucho se habla en el mundo empresarial sobre como fidelizar a los buenos profesionales. La respuesta la encontré en un periódico que recogía los resultados de una encuesta que dejaba claro que la causa numero uno por la que se desea cambiar de trabajo es porque no se entienden al jefe. No quise darle más vueltas. Al fin y al cabo, yo soy jefe y subordinado. Jaime Pereira.- Experto en RRHH jpereiragarcia@gmail.com Página 1

Me planté en el último día de vacaciones. Empezaron las despedidas y los temores a volver otra vez a lo mismo. Fui a la panadería a encargar una empanada para el viaje y la panadera me dijo:”Dígale a su jefe que no le cambie la cara que se va usted con muy buen aspecto”. Sus palabras se me quedaron grabadas. De vuelta, empecé a pensar qué podría hacer para que estos días que había vivido no se terminaran y a partir de ahora el trabajo no acabara con la ilusión. Comencé a soñar…. “Erase una vez una empresa gestionada por un verdadero líder que se empeñaba en que su equipo de dirección fuera una piña, con objetivos muy claros y compartidos, con pocas reuniones pero muy impactantes, donde las buenas relaciones personales fueran la principal herramienta para comprometer a sus colaboradores, donde el trabajo y la familia fueran compatibles y la gente pudiera encontrar el sentido a su vida” El lunes te iré a saludar para que me cuentes como han sido tus vacaciones. Seguro que entre los dos, y aprovechando que venimos muy descansados, podremos diseñar algún plan para que nuestra cara, como decía mi panadera, no cambie y siga trasmitiendo salud, alegría y muchas ganas de hacer las cosas bien. Lo agradecerán los que trabajan con nosotros, los clientes y la cuenta de resultados.

Jaime Pereira Experto en Gestión y Dirección de Personas Agosto 2007

Jaime Pereira.- Experto en RRHH jpereiragarcia@gmail.com Página 2

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->