P. 1
La Sala de Espera

La Sala de Espera

|Views: 6|Likes:
Published by Iñaki Goñi Jerez

More info:

Published by: Iñaki Goñi Jerez on Jul 11, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/13/2013

pdf

text

original

1

De Iñaki Goñi

2

Alcances Generales: Esta representación fue escrita para ser representada en compañía de una banda musical. Si bien no es un musical en estricto rigor, sí se busca generar un contacto entre elementos dramáticos, musicales y también plenamente líricos. Las canciones son todas de la banda inglesa Queen, y son interpretadas por un conjunto musical que comprende dos guitarras, bajo, batería, piano/teclado y voz. Cada vez que corresponda una canción, ésta es introducida como una acotación que contiene sólo el nombre de la canción entre paréntesis.

Los personajes son:

Darío Gómez Narradora / Belén Amanda / Maniquí 3 Jefe Asistente Ulises/ Maniquí 1 Sabrina / Maniquí 4 Maniquí 2

3

Apreciaciones Personales Esta obra pretende cautivar tanto a un público entendido del teatro, como también escolares, universitarios que no estén tan familiarizados con estéticas dramáticas más complejas y estilos narrativos ³menos digeribles´, haciendo especial énfasis en atraer a estos últimos a través de recursos estéticos eclécticos y modernos, pero que apoyan una línea lógica entendible, de fácil seguimiento. De esta manera se espera que la reflexión nazca del mayor volumen de público posible, aumentando así la trascendencia de la obra. La obra fue escrita con el motivo de representarla con la extra programática de mi colegio, ³Teatro musical´ con quiénes hemos ya presentado dos obras, siendo ésta la tercera. ³¿Dónde dejé mi mente? ¿Dónde me dejé a mismo? ¿Dónde dejé mis ganas de creer, mis deseos de sentirte, mis nervios, mis vergüenzas, mis sueños de niño, mis amores ocultos? Creer, desear, sentir, los nervios, la vergüenza, soñar, amar ¿Por qué ya no me hace sentido?´

Espero que la disfruten.

4

Escena 1 (Cargan a Darío a una silla) Darío: (Grito) AAHHH!! (Mira alrededor) ¿Dónde estoy? ¿Dónde mierda estoy? Narradora: ¿Dónde estoy, dónde mierda estoy? Nuestro sujeto

desconcertadamente se preguntaba. El cuadro estaba vacío, las paredes eran blancas. El cuadro olía mal, no sólo olía mal sino que era insoportable. Dónde mierda estoy sea quizás una pregunta más correcta de lo que parece, ya que efectivamente por lo menos olía a mierda. El cuadro hedía a sudor, lágrimas, quizás un poco a sangre, sangre y el dolor, el cuadro hedía a dolor. El cuadro era lo que era y hedía a lo que hedía y nuestro sujeto no se ubicaba. (Pasos, se acerca una mujer) Mujer:Darío« ¿Gómez? Darío: Sí«. Narradora: Y las preguntas« Darío:(rápidamente) ¿Quién eres? ¿Qué estoy haciendo aquí? ¿Qué quieres de mí? ¿Qué me vas a hacer? Narradora: Y la pregunta del millón Darío: ¿A qué mierda huele esto? Narradora: No, la otra pregunta. Darío: ¿Dónde estoy? (Silencio) Mujer: Sígame. (Toma a Darío de la mano y lo lleva donde una señora en el escritorio). Mujer:(a la Jefe de oficina) Sujeto, DaríoGómez. Son las 12:12.

5

Narradora: Y las preguntas fueron Mujer: ¿Quién eres? ¿Qué estoy haciendo aquí? ¿Qué quieres de mí? ¿Qué me vas a hacer? ¿A qué mierda huele esto? Jefe: Ésa es nueva Mujer: .. La de siempre. ¿Dónde estoy? Narradora: Y las respuestas serán. Jefe: ¿Quién es ella? Ella es mi asistente. ¿Qué estás haciendo aquí? Estás esperando. ¿Qué queremos de ti? La verdad. ¿Qué te vamos a hacer? Sacarte la verdad. ¿A qué mierda huele esto? La verdad no estoy segura, con el corte presupuestario tuvimos que disminuir el plan de limpieza, ya sabes cómo es todo esto de la economía, ¿A feca quizás? No me sorprendería, nos ha tocado gente muy incivilizadaúltimamente. (Mira a la asistente y ella asiente) No sé ¿A qué dirías que huele? Narradora: A sudor, lágrimas, quizás un poco a sangre, sangre y el dolor. Darío: Acá huele a dolor... a gente incalma, a esencias incalmas. Almas que no han tenido descanso« acá huele a espera. Jefe: ja, bueno si huele a espera eso podría tener mucha lógica. (Silencio largo) Narradora: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9,10 ,11 Darío: ¿Dónde estoy? Jefe: ¿Cuánto tardó? Asistente: 12 segundos Darío: ¿Esto es una broma? Para« en serio. ¿Dónde estoy? Jefe: ¿En realidad quieres saber?

6

Darío: Sí«. ¿Por favor? Jefe: Y por qué no le llamamos«. (Silencio) ³La sala de espera´ (Cuadro inmóvil) Narradora: Y así es. Bienvenido damas y caballeros, a la función de hoy. Bienvenidos a ³la sala de espera´. Yo me presento, soy vuestro anunciador. E iré aportando todo aquello que mi capricho encuentre pertinente. Durante lo que dure nos preguntaremos preguntas que nuestros más grandes pensadores ya se han pensado antes: ¿Dónde estamos? Y ¿A qué mierda huele esto? Pero no se apuren, ya lo iremos revelando. Por mientras ahora con ustedes, la música de Queen junto a nuestros verdugos del destino. (Let me entertain you)

7

Escena 2 Narradora: Como humano, estoy sumido en la nada, soy el hijo de la nada, yo soy la nada. Estoy dentro de un pozo oscuro, y tengo cómo salir, pero elijo quedarme. Soy sucio pero me gusta. Y yo, humano, en tanto cerdo, acepto entonces ser devorado. Pero como estoy solo, no me devora nadie, me devora la nada, que soy yo. Por lo tanto, yo, el cerdo, en tanto nada, en tanto humano, decido devorarme solo y me gusta. ¡ACCIÓN! Darío: ¿La sala de espera? Bueno me estoy cansando de esperar tanto« más te vale terminar el espectáculo ahora, o sino convertiré esto en la sala de sangre. Jefe: ¿Me estás amenazando? Darío: Antes de despertar aquí tuve un sueño. En el sueño estaba yo con un revólver, al frente había mucha gente, ellos no me veían, me ignoraban, pero yo los estaba viendo. Y de repente una de ellos sale y me dice (Darío hace una pistola con sus manos apunta al jefe) Mira. Mírame, mírame a los ojos y dime. Mírame, mírame a los ojos y dime si hoy es el día. Si hoy es el día en el que te haces hombre. Dime si hoy aprietas el gatillo. Yo le digo: No sé, dime tú« ¿Cuánto fantaseas con que mi bala duerma en tu cráneo? Ella se ríe mucho y me dice: ¿Cuántas veces has ya intentado de matarme? Mira, mirando atrás, mirando atrás por un espejo ¿se te olvidó que eres un cobarde? Mira, miraré a un lado, miraré a un lado el pasado y te invitaré a ti a hacer lo mismo, dejarlo atrás como en pasado, pasado como en olvídalo. Tú presente es el gatillo, tu futuro es la bala. El pasado es pasado. ¿Te acuerdas ya? Mira, mírame, mírame a los ojos, mírame a los ojos y dime si ya te olvidaste ¿Te olvidaste, ya que hoy es el día? El día, día en el que aprietas el gatillo. Te conviertes en hombre. Hoy día te conviertes en hombre. Yo le dije: Dime qué hora es. (Hacia la Jefe) Dime tú, ¿Qué hora es? ¿Es la hora ya? Narradora: Qué perturbador...

8

Jefe: Todavía no es hora. No hay razón para alterarse, créeme. Darío: Entonces pongamos las cartas sobre la mesa. ¿Qué estoy haciendo aquí? Jefe: En este momento estás en lo que en términos formales se le denominaría como: Muerto. Darío: (gritando) ¡¿Muerto?! ¿Cómo voy a estar muerto? ¿Qué estás haciendo? Narradora: Mute por favor (Los personaje siguen gritando en silencio) Así está mejor, ¿es un lindo día cierto? Hmmm que efusivos ustedes. Bueno para que no se aburran tanto ¿por qué no nos dejamos en las manos de nuestros chacales del tiempo y la canción Stone Cold Crazy? (Stone Cold Crazy) (Y entre tanto el personaje grita, luego le explican, después llora, después pide que lo compongan y cuando termina la canción, él se está recuperando.) Narradora: Volumen por favor. Jefe: No te preocupes, no es fácil asumir tu propia muerte. Darío: Esto es demasiado sur real para mí« Jefe: Dímelo a mí que me dedico a esto. Darío: ¿A esto qué? ¿Tu trabajo es decirme que estoy muerto y después voy a ver algún tipo de luz y después irme al cielo? Jefe: ¿El cielo? No, no«. El cielo y el infierno son metáforas para el bien y el mal. No pertenece eso a la realidad. En los casos MN, ósea muerte natural, son enviados al parque de retribución« (Mira a la asistente) qué es como« Asistente: Es como lo que conocen como limbo... pero a ver« es como un limbo donde todos los muertos tienen un mes de deseos ilimitados y cumplir todo lo que quisieron cuando estaban vivos y luego su energía vital vuelva a la tierra expresada en una nueva vida. Recuerda que la energía no se crea ni se destruye,

9

sólo se transforma. Esta energía, la estamos pidiendo prestada, después la devuelves. Darío: ¿Y entonces cuándo parto? Asistente:(Mira a la Jefe) Bueno, es que tu caso no es tan fácil, no es Muerte Natural« A ti te asesinaron. Narradora:¡CHAN! Darío: ¿Qué? ¿Me asesinaron? ¿Quién? Jefe: Eso es precisamente lo que debemos averiguar. Tú dime, ¿quién te mató? Darío: No sé« yo no recuerdo nada, la verdad es que no me reconozco, no tengo historia. Asistente: Precisamente, tienes lo que técnicamente llamamos, Shock PostMortem. Osea es eso, tu muerte fue de tal impacto que tu mente paralizó su recuerdo. Darío: ¿Y entonces cómo pretenden que yo les diga? Asistente: Existen métodos para ayudarte a recordar. Narradora: Me suena a tortura. Darío: Me suena a tortura, o de algún modo cables en mi cabeza. Dolor, mucho dolor. Jefe: Desgraciadamente ya no podemos usar ese tipo de métodos. Reforma de las oficinas administrativas de tránsito de energías e investigación. Derechos humanos y blah blah blah« ¿Y qué pasa con los derechos de los funcionarios públicos? Con la miseria que nos pagan«. Darío: Sí, sí« me imagino que debe ser terrible, ahora ¿si podemos volver al hecho DE QUE FUI ASESINADO?

10

Jefe: Ah, perdón... no te aburro más con las cosas del trabajo. Mira no, no podemos meterte cables, pero si podemos usar formas más pacíficas de obtención de información. Narradora: ahora me huele a que le van a comprar copete. (La Asistente sale a buscar a los maniquíes) (Los dos otros personajes se quedan en silencio incómodo) Jefe: ¿Oye y cómo está la temperatura? ¿De dónde eras? ¿Del sur de Chile? Puta que llueve ahí ¿ah?... Narradora: ¿Conversación de pasillo? Darío: ¿Enserio? Acabo de enterarme que estoy muerto y ¿tú quieres hacer conversación de pasillo? Jefe: Bueno, bueno, era ser cordial no más« (Darío se ríe) Narradora: ¿Ambiente tenso? (Llega la asistente con los maniquíes detrás caminando robóticamente) Asistente: Buenos estos son los maniquíes. Ellos nos van a ayudar. Darío: ¿Cómo funciona? Asistente: Los maniquíes van conectados a tu consciencia. Y ellos te ayudarán. Darío: Si pudieras ser más específica«. Asistente: Mira, los maniquíes básicamente hacen una representación visual de tus memorias, son utilería por decirlo así. Y cuando tú te vayas sintiendo más cómodo con tus recuerdos, vamos a lograr sacarte del shock. Darío: Sigo sin imaginármelo. Asistente: ¿Y por qué entonces no hacemos una demostración? Probémoslo en mí.

11

Jefe: Ya, lo estoy configurando. Asistente: Tú tienes que hacerme una pregunta que involucre algún recuerdo mío. Jefe: Ya está listo. Asistente: ¿Tienes tu pregunta? Darío: ¿Cuándo fue la última vez que tu vida pareció perder el sentido? (Asistente sonríe sutilmente y baja sus hombros) (Los maniquíes cobran vida)

12

Escena 3

Narradora: ¿Qué acaso pensar en el momento en que tu vida pareció perder sentido no implica que alguna vez lo tuvo? Pienso, luego existo, pienso de nuevo y descubro que no existo. Y yo, el humano, en tanto cerdo, me busco y no me encuentro. El humano, en tanto cerdo se asusta de su sombra y se pierde. Yo, en tanto cerdo carezco de sentido. ¿Cuándo fue la última vez que tu vida pareció perder el sentido? ¡ACCIÓN! (A lo que narra la asistente, los maniquíes le dan vida al relato) Asistente: Estaba sola, desesperada, la espera. Yo lo esperaba. Yo lo ansiaba. Éramos uno para el otro, éramos los dos contra el mundo, éramos unos rebeldes, subversivos, extraños, demasiado extraños. Ninguno de los dos era feliz, pero éramos infelices juntos. Éramos miserables, pero compartíamos lo poco que nos quedaba de felicidad, carreteábamos un beso, mendigábamos un abrazo. La vida parecía un poco más llevadera« Maniquí 2: ¿Cómo te fue? Asistente: Pésimo. Maniquí 2: A mi igual. (Seríen) Maniquí 2: Te amo Asistente: Yo igual, pero eso no quita que la vida sea una mierda. Maniquí 2: No digas eso«Mi vida es hermosa porque te tengo a ti. Asistente: Mentiroso, tu vida igual es una mierda.

13

Maniquí 2: Te quiero demasiado como para responder a eso Él era el fuerte. Él era mi soporte. Te amo. ¿Por qué me dejaste? (Emocionada) Tú eras el fuerte imbécil, ¿Qué pasó con las promesas que me hiciste? ¿Qué pasó con resistir? ¿Qué pasó con juntos para siempre? ¡Eres una mierda, me dejaste sola! Entré un día a la pieza, y ahí estabas, ahí no estabas. Estaba sólo tu cuerpo, cubierto de sangre, la pistola y un vaso de vino a medio tomar. Y arriba del vaso, una carta. ¿Una carta? ¿Me dejaste sola y me reconfortas con una carta? ¿Te suicidaste y yo me quedo con una carta? Oh, no por dios te suicidaste. Te suicidaste. Te suicidaste y eso implica que ya no vives, si no vives, quiere decir que yo no vivo, Me suicidé. desgraciado. (La asistente cae al suelo y llora) Maniquí 2: ³Cuando leas esta carta yo estaré muerto. Lo primero, Te amo, te amé y siempre te amaré. Asistente:(Se para, al maniquí 2) ¡Cállate! Maniquí 2:(En su cara) Yo soy patético, soy el débil« Asistente:(Interrumpe al maniquí quien sigue hablando): Tú eras el fuerte, eras mi soporte, yo te amaba, yo te amo. Tú eras lo único con que me relacionaba a esta vida, y yo confíe en ti y nunca vi las trampas que me tendió la vida, las promesas de un futuro que me metiste tú, nunca debí confiar, nunca debí creer, yo siempre lo supe. ¿Qué me queda a mí ahora?... Maniquí 2:(en paralelo con lo anterior): Tú eras la fuerte, tú eras lo único no podrido en mi vida, eras lo único que me hizo dudar. Pero hay un punto donde prolongar ya no tiene sentido. Yo no fui feliz, tú no fuiste feliz, no fuimos felices juntos, y fue bueno, pero eso sólo eso, infelicidad. Todos los días pensé que yo era la razón de tu agonía, yo nunca tuve solución, yo estaba demasiado al tanto, Apretaste el gatillo y me mataste de paso

14

Asistente y Maniquí 2 (a coro): Yo sabía que la vida era una mierda. Asistente: Pero lo era menos cuando estabas tú. Pero te suicidaste. (Le apunta y dispara al maniquí 2) BAM! ¡OH no por dios estás muerto! ¡OH NO! ¡OOOH NO! (Le da un ataque al corazón y llanto) Narradora: ¡Música rápido! (All dead all dead) Darío: Bastante intenso«. Asistente:(levanta la cabeza lentamente) ¿Dirías tú? Darío: ¿Todavía Piensas en él? (Maniquí 2 se para detrás de ella) Asistente: No«. no pasa día en que su sombra no me atormente. (Apunta al maniquí y dispara)¡Bam! Jefe: ¡YA! Suficiente espectáculo. MANIQUÍES A POSICIÓN CERO. ¿Viste cómo funciona el asunto? Y si no entendiste no me importa. Me aburrí de jugar al policía bueno. Vamos a establecer unas reglas muy simples; Tú harás lo que yo te diga sin preguntar. Darío: ¿Y si no qué? Jefe: Y si no, no proceso tu ficha de retribución y te quedas en la sala de espera, esperando toda la eternidad. Darío: ¿Y no tengo derecho a reclamos? Jefe: ¿Qué crees que es esto? ¿Falabella? Darío: Al parecer no tengo demasiado que decir. Jefe: Exacto, así que vamos a empezar. (A la asistente)¡Configura el tema! Los cables, las configuraciones, ¡Energía!.... ¡¿Qué nos revelará la mente del iluso?!

15

¡De la víctima, del cuerpo, del perdido, del que espera! (A Darío) Voy a recorrer tu inconsciente como si fuera mi patio trasero. Después que terminemos, conocerá tanto de ti que voy a poder terminar tus frases. Y te va a encantar como te violo la mente. ¿Entendiste? Darío: si« creo Narradora: ¿Este es el momento donde le salen los colmillos cierto? Jefe:(Agarra a Darío) Y quiero que recuerdes una cosa. (Lo tira) Esto es mi show! ¡Es mi espectáculo! ¡Yo soy la Jefe, soy el presentador, yo soy los artistas! Esta es mi oficina. Y ustedes son los huéspedes. Narradora: ¿Alguien dijo loca? Jefe: ¡Bienvenidos a mi show! ¡Aplaudan mierda! (todos aplauden) Narradora: Definitivamente. Jefe: Que comience la diversión Narradora: ¿Diversión? Lo dudo

16

Escena 4 ¿Dónde dejé mi mente? ¿Dónde me dejé a mismo? ¿Dónde dejé mis ganas de creer, mis deseos de sentirte, mis nervios, mis vergüenzas, mis sueños de niño, mis amores ocultos? Creer, desear, sentir, los nervios, la vergüenza, soñar, amar ¿Por qué ya no me hace sentido? ¿Dónde me escondí? ¿Dónde te dejé? « ¿Por qué paré de buscarte? Yo, el humano, en tanto vivo, en tanto evolucionado, en tanto cerdo, en tanto hermoso, me fui a dar una vuelta, me perdí y ya no me encuentro. Ya no me busco. ¡ACCIÓN! Jefe: Vamos a partir con algo simple. ¿Casado, hijos? Darío: No« Jefe: ¿Mamá, papá? Darío: Muertos« creo. Jefe: ¿Hermanos, hermanas? Darío: No«. Espera« ¡sí! ¡Un hermano! Jefe: Bien« ¿nombre? Darío: Espera«. ¿Javier? No«. ¿U?«. ¿Ulises? ¡Sí! ¡Ulises«.! « Ese conchatumadre«. Jefe: ¡¿Qué?! ¿Él te mató? Darío: ¿Qué? No, no« já«. Acabo de recordar, que cuando éramos chicos, él era el mayor, y bueno, entonces yo siempre trataba de superarlo en todo. Recuerdo los cumpleaños de mi papá, y él sentado en su silla de escritorio (maniquíes representan todo), esperando qué regalos les harán su queridos hijos.

17

Yo le tenía un dibujo, ¿qué habrá sido?, una mierda de dibujo, pero no sé« le había puesto« tanto... ja« seguramente era un pésimo dibujo, era mi papá leyendo el diario y yo delante con un corazón. Y se lo había envuelto, y se lo entregué. Él lo abrió rápidamente, sabiendo que el regalo no le iba a gustar. Lo miró y debe haber pensado: Maniquí 2: Aww« una mierda de dibujo, que suerte tengo de ser papá ah«. Y más encima tengo que estar sonriendo para que el mocoso de mierda no se ponga a llorar« Pero cuando vio el regalo de mi hermano Ulises« claro él ya tenía 14 y le daban mesada. Le compró uno de estos aviones de maqueta« el viejo se puso a reír y agarro al Ulises y le revolvió el pelo« ¡Yo tenía 7 por la cresta! ¿Qué quería que le traiga un tren? Y yo, el weón, que estuve horas haciendo el dibujo« una y otra vez hasta que saliera perfecto, y tú viejo de mierda nunca me apreciaste« Y me dediqué la vida entera buscando« ¿Buscando qué? ¿Qué me reconocieras? ¿Qué recordaras mi cumpleaños? ¿Qué no te rieras cuando mi hermano me insultaba? «. ¿Qué me quisieras como querías al Ulises? ¿Sabes que debería haber hecho esa noche? (saca un cuchillo) Maniquí 2:(asustado) ¿Qué tienes ahí? ¿Qué vas a hacer? Darío: No te preocupes padre« sólo cerraré tus ojos para que así pueda yo abrir los míos. (Le entierra el cuchillo a lo que le dice) Te amo papito Narradora: Te odio Darío: te amo papito Narradora: Te odio DaríoyNarradora: Feliz cumpleaños. (Crazy Little Thing Called Love)

18

Jefe: ¡Suficiente! (los maniquíes vuelven a posición cero) ¿Cuál es el punto de tu historia? ¿Qué eres un sociópata? ¿Qué tiene que ver tu hermano en esto? No es su culpa que tu papá sea un imbécil y lo odiaras. Darío: ¿Odiara? No, no« yo amaba a mi papá, a mi hermano también« Narradora: Sinceramente oscuro«. Muy oscuro. Darío: Si es sólo que él siempre me ganaba en todo, le iba mejor en el colegio, en los deportes, teníamás amigos. Yo lo admiraba, lo amaba, es sólo que nunca me permití salir de su sombra y él tampoco quería. En la universidad estaba yo muy enamorado de una compañera«. Amalia. La lleve un día ³estudiar´ al departamento mío y de mi hermano ¿Estudiar qué? Yo sólo quería«. Sólo quería« tenerla cerca un rato, nada más. (Maniquí 3 se acerca lentamente en trayectoria recta) Y estaba tan cerca« hasta que llegó mi hermano« (Maniquí 1 se acerca rápidamente hacia maniquí 3) Maniquí 1:¿Quién es tu amiga tan linda, hermanillo pequeño? Maniquí 3: Hola« me llamo Amanda Maniquí 1: Un gusto Amalia, yo soy Ulises. Maniquí 3: Hola Ulises entonces. Narradora: ¿Y felices para siempre? Darío: Y después de eso« felices para siempre. Llevan casados, ¿Cuánto? ¿13 años ya? Narradora: Pero tú la amabas Jefe: ¿Y cuál es el tema? ¿Amabas tú a esta?« ¿Amalia? Darío: No« Narradora: No la amabas« la amas

19

Jefe: ¿Debería creerte? Ahora no es que me importe«. Pero quizás esta cuñada tuya sea sospechosa«. Darío: ¿Dirías tú? Jefe: Te digo, todos son sospechosos« hasta tú mismo« tu hermano« el espíritu de tu papá«. Todos«. Pero ahora me interesa saber que relacione tienes con tu cuñada y tu hermano«. Digamos que tengo una tincada« Narradora: Y qué tincada por dios«.

20

Escena 5

Narradora: A veces pienso dónde están los demás. Qué estarán haciendo. A veces no me explico por qué tuvo que terminar así. Darío: Y ahora que lo pienso, ya son las 8 y yo aún te amo. Narradora: ¿Pero qué es el amor? Darío:Y porque no lo sé es que no quiero amarte. ¿Qué pasa si amar es escapar? Escaparme de mí, escaparnos juntos Temo perderme, temo no encontrarte, Temo no poder volver a casa, temo no querer hacerlo. Amanda: Si de lo más alto de las montañas andinas, Volase arropada por la cálida brisa la más hermosa paloma, No se compararía en gracia al vuelo de una sonrisa Tiernamente derramada de tus labios Si iluminada por la luna, Mi alma se acercara a la tuya, Más agitado aún sería el sueño mío, que te busca entre las sábanas y no te encuentra.

21

Darío: ¿Y qué pasa si amar es entender? Entenderte a ti, dejar que me entiendas, ¿Pero quién soy yo? ¿Y quién eres tú? No es que no me sepa tu nombre, muchacha. Sólo dime si te conozco, y dime si me conoces. ¿Sabes tú cuando río? ¿Cuándo miento despacito, cuando me atraganto la verdad? Dime tú, que yo no lo sé, Hace tiempo que no me encuentro, Pero ahora me busco en ti. Llámame loco por buscar definirme en tu mirada Llámame enfermo por sólo existir en tu sonrisa, O tan sólo llámame, simplemente llámame, Que mi voz necesita encontrarse con la tuya Amanda: He de anunciarte mi muerte, Muero si fueses mío, Moriría si no lo fueras, Muero en mi silencio, Moriría aunque lo grite,

22

Por eso es más terrible mi muerte, Porque muero aún en la espera Y si viniera repentinamente el más horrible susto, En donde el mundo entero se silenciara, Mi dolida alma seguiría gritando, Para ver si por fin, de ti recibe respuesta.

Darío: Porque ahora que lo pienso, ya son las 10 y todavía no te tengo, No te tengo y por eso es que no existo, Y porque la vida me da miedo, Es que me da miedo amarte, ¿Qué pasa si amar es existir? ¿Qué pasa si vivir simplemente no es lo mío? Amanda: Aunque emprendiese el más extenso viaje, Y encontrase destino en el más insólito rincón, Seguirás siempre a mi lado pues mi corazón siempre está contigo, Aunque tú no puedas verlo. He de anunciarte mi vida,

23

Que es sólo para ti y siempre lo será, Pues sólo es vida porque te he visto, Pues sólo es vida desde que para ti existo. Por eso es más terrible mi muerte, Porque muero aún en la espera. Narradora: A veces pienso dónde están los demás. Y si ellos en mí piensan. A tiempos me arrepiento, a veces quisiera que me perdonen. A veces yo tampoco tengo sueño, quizás vivir fue ya demasiada fantasía. Amanda: He de anunciarte que no estoy segura, de mi vida o mi muerte, mas por mi vida apostaría, que ambas sólo a ti pertenecen. Por mi vida sumisa y callada, es todavía más terrible mi muerte, porque muero aún en la espera.

Darío: Y quiero salir« quiero salirme ahora. Y ahora que lo pienso son las 4 y yo estoy muerto.

24

Narradora: A veces pienso en los demás, a veces pienso en todos nosotros. ¿Qué pasó en todo este tiempo? ¿A dónde llegamos, a dónde estamos yendo? A veces pienso dónde están los demás. A tiempos pienso que existo. Y aun así, al final del día, todo vale la pena, no me explico por qué. El dolor, la agonía, la espera, la distancia, la muerte. No sé por qué, pero todo tiene sentido. Darío y Amanda: (uno al otro) ¿Sabes qué? Incluso así« Ahora que lo pienso, lo haría todo de nuevo, ahora que lo pienso, son las 12 y yo te amo.

(Play the Game)

25

Escena 6

Narradora:

Yo, en tanto humano, me miré un día al espejo y no vi nada.

Descubrí que no había nada. Pero esa no fue la sorpresa, el problema es que seguí mirando y tampoco te encontré a ti. Te maté hijo, digo, ya no eres tú, desde que no lo eres. Mi problema es que te hice daño. Pero no soy nadie. Nadie te hizo daño y aun así lloras. Mi problema es estar aquí y ahora, porque a mí, aun en cuanto cerdo, me avergüenza esto que te voy a contar. La verdad es un chiste. En la vida hay dos tipos de personas, los optimistas y los pesimistas. Los optimistas dicen que para el año 2050 vamos a estar comiendo mierda. Y los pesimistas dicen que la mierda no nos va a alcanzar para todos para el 2050. El chiste es que no me importa. Ja, ja, ja. Yo, el humano, el sin reflejo, el cerdo, olvidé como reírme. Yo, en cuanto aquí y ahora, todavía no te perdono por dejarme hacerte lo que te hice. Acción. Jefe: Quiero que pienses en alguna foto, o algo. Darío: ¿Fotos de qué si siempre estuve solo y así también morí? Asistente: No moriste, te asesinaron. Darío: Gracias, me siento mucho mejor. Jefe: ¿Realmente aún no te das cuenta que no nos importa? Asistente: Digo, piense en fotos en fotos con su hermano, papá o mamá. Darío: Déjame pensar Jefe: Eso sería un cambio refrescante Darío: Recuerdo una foto (lo recrean los maniquíes)

26

Estábamos con la familia de mi hermano, una navidad creo. (Se ponen Darío, Amanda, Ulises, y un maniquí más en la escena posando para una foto, viene un maniquí como fotógrafo) Amanda: ¡Digan viejito pascuero! Todos: ¡Viejito Pascuero! (Fotógrafo saca la foto y después se inmovilizan por un tiempo) (SaleDarío) Darío: Y eso fue todo. ¿Algo más? Jefe: Esta bien...Ahora piensa en otra foto. Asistente: ¡NO! ¡Espera! Y ¿Quién es la niña con ustedes en la foto? Darío: ¿Que niña? Jefe: En la foto, ahí, hay una niña. Darío: Una niña« Jefe: Y ahora todos los maniquíes excepto maniquí 4 posición cero. (Seva todos menos la niña) (Darío se acerca) Darío: La niña«. la niña Sabrina« Oh no« Jefe: ¿Quién es? Darío: Es mi sobrina. Narradora: ¿La sobrina Sabrina? Original« Asistente: ¿La hija de Ulises con Amanda? Jefe: Debe ser, no tiene otros hermanos. Darío: Sí, la hija de mi hermano con su esposa. Narradora: Su esposa, no la tuya.

27

Darío: Oh no... Asistente: ¿Qué pasa? Darío: Ahora recuerdo, todo claro. Jefe: ¿Recuerdas qué? Darío: Su dolor«Digo, noches del látigo que no encontraron fin. Narradora: ¿Qué cosa? Jefe: ¿Qué cosa? Háblame claro. Darío:(al maniquí) Ulises, ¿cómo mierda puedes vivir? ¿Cómo mierda duermes en la noche? Asistente: Tranquilo, es solo un maniquí, no puede escucharte ni entiende lo que le dices. Jefe: Él es un maniquí, pero yo no. Dime que sucede. Darío:Un día finalmente la descubrí. La verdad, esa que se guarda. Esa que te deja moribundo y no te mata« ahh« siempre supe que algo raro pasaba, pero es mi hermano« ¿Cómo desconfiar de mi hermano? Pero la pobre Sabrina. Jefe: Habla claro. Darío: ¡NO PUEDO! Sabrina: Déjame a mí. Darío: No me hagas esto por favor, no puedo escucharlo. Sabrina: No lo hago por ti, lo hago por mí, yo me lo merezco, merezco que sepan mi verdad Tú tío, hiciste por mí lo que yo no pude y por eso estaré siempre agradecido, especialmente porque te costara la vida. (Va a darle un abrazo a Darío)

28

Pero ahora es mi turno. ¿Saben lo que es estar sucia, basura, podrida, miserable, perversa y arrojada en un infierno de miedo, de azotes y de dobles intenciones? Mi casa es el miedo de dos caras. Quizás me dé un abrazo mi papá, de la cintura o... Quizás de más abajo. Quizás me ignore toda una semana, quizás se ponga encima unas horas. Quizás me sienta sola, quizás me hagan sentir sucia, basura, podrida, miserable, perversa y arrojada en un infierno de miedo, azotes y dobles intenciones. La verdad me parece bastante gracioso. Me parece gracioso que me hayan cagado la vida altiro, así no tengo que esperar a ser mayor para que me la caguen. ¿Suicidarme? Esa es la parte más entretenida... ¿Para qué ir a jugar a la plaza, si puedo pasar tardes enteras planeando mi muerte? Los mejores planes fueron el de quemar la casa conmigo adentro, ahhh cuando quise comprarme un Yunque estilo correcaminos, bueno y la pistola que es como el clásico. En otras palabras: Mi papá me toca. (Gritando) ¡Mi papá me toca! (Triste)Y yo« me muero. Narradora: Y tú Darío, te quedaste ahí. Darío: Yo no me quedo ahí. ¿Dónde está ese hijo de puta? ¿Dónde se fue? Asistente: Ahora se metió profundamente en sus recuerdos, pasaron las cosas. Jefe: Al fin llegamos a algo. Darío: ¡Ulises! NO« él no es razonable, él está enfermo, no confío en su reacción. Tengo que hablar con Amanda. Narradora: ¿Para qué? ¿Para qué así ella decida irse contigo y abandonar a tu hermano? ¿Para qué tú al fin puedas tener tu familia feliz? Darío: Esto no tiene nada que ver con eso. Narradora: No me mientas, tú siempre la amaste. veamos como

29

Darío: Insisto, esto no tiene nada que ver con eso. Narradora: ¿Y yo? Darío: ¿Tú qué? Narradora: Yo he estado contigo« aun cuando no me amas. ¿Igual me vas a cambiar por ella? Darío: Por favor. No digas más nada. Narradora: Mira, mírame, mírame a los ojos y dime. Dime si hoy es el día. El día en el que aprietas el gatillo. Dime si hoy es el día en el que eliges. Dime si hoy te haces hombre. Darío: Mírame tú y no me digas nada. En tu silencio sólo dime si me vas a estar ahí conmigo. (La narradora abraza a Darío y le asiente). Sabrina: Tío« ten cuidado«. Por favor, no lo hagas, no es su culpa,« mi papá«él«él no está bien.

30

Escena 7 He corrido un buen tiempo y aún no me canso, he recorrido ya varias calles, y todavía no me consumo. Pero llega un momento en donde inevitablemente he de encontrarme con algún muro. Yo, el perdido, en tanto eterno, me piso los pies y caigo sobre mi propio peso. Yo, sólo humano, existo en varias partes en varios momentos, sin embargo, hoy es el día, es cuando en la intersección del tiempo, chocaron todas mis realidades, no dejándome ninguna. Y no quedé en nada. Yo, la nada, en cuanto conmigo, bailo el para siempre-vals de la muerte en vida. Yo, YO (se apunta), no existo y soy sólo un recuerdo. A veces, sólo a veces, me gustaría no ser la mentira que soy. ACCIÓN.

Darío: ¿Dónde está? ¿Amanda? Narradora: Sígueme (se va corriendo y sale de escena) (aparece Ulises) Ulises: Hermano. Darío: ¿Dónde está Amanda? Ulises: Hola« hola hermano, es lo que querías decir. Darío: No tengo tiempo para discutir contigo. Responde mi pregunta Ulises: ¿Y para qué quieres a mí esposa? Darío: Necesito hablar con ella Ulises: ¿Sobre qué?

31

Darío: Sobre qué te importa. Ulises: Cuidado(silencio) Darío: ¿Y entonces? Ulises: ¿Y entonces qué? Darío: Entonces dónde mierda está imbécil, respóndeme Ulises: Murió... hace dos minutos Darío: Te creo capaz Ulises: ¿De qué de matar a mi esposa? (Silencio) Cuidado« y no sólo con lo que dices« con lo que piensas« ¿A quién crees que engañas? Hermano, a nadie. Puedo ver cómo la miras. La miras como lo hace el fotógrafo a contrato que pinta sereno el beso de dos jóvenes, el amor de dos jóvenes, y no tiene el propio. Pero recuerda es mi vida la que juegas a vivir« MI VIDA. Esto se ha escapado de mis manos desde que murió Belén«. Darío: ¿Belén? Ulises: (sorprendido) Belén, tu hija« Darío: Belén« Ulises: Hermano, estás enfermo. Necesitas ayuda, desde que ella murió, algo en ti se pudrió, se te quemaron los cables y no sólo te arruinaste la vida a ti, nos las estás arruinando a todos hermano. Darío: ¿Belén?... Narradora: Está hablando de mí papá. Yo soy Belén. Ulises: Hermano, entiende, estás mal, estás enfermo, necesitas ayuda.

32

Narradora: Papá escucha, yo, la humana, en tanto Belén. Yo tu hija. Soy tu hija y morí. ¿Hace cuánto ya? Darío: 13 años, 7 meses, 2 días, 6 horas, 5 minutos. Narradora: Pero sigo aquí, en tus recuerdos, y no te pido que me olvides, sólo te pido que me superes. Darío: Belén hija (le agarra la cabeza con las manos) Ulises: ¡¿Qué haces enfermo?! Tú hija murió, cagó, se fue a la mierda, estiró la pata« Darío: Cállate« Ulises: Se fue al patio de los callados, cerró los ojos, dejó el cuerpo, descansa en paz, Darío: ¡Cállate! Ulises: Dijo basta, se puso pijama de palo, cagó fuego, se fue a la mierda, Darío: Cállate pedófilo culiao Narradora: Papá no«. Ulises: ¿Qué me dijiste pedazo de mierda? Darío: Lo sé todo«. Sé lo que le haces a la pobre Sabrina degenerado Ulises: ¿Qué estás diciendo?, te dije Darío: Te estoy diciendo que sé que tocas a tu hija, y que eres un pedófilo. Ulises: Cállate ahora o te mato en el acto Darío: ¿Cómo pudiste? Ulises: Te voy a matar hijo de la gran perra

33

Narradora: Detengan esto ahora. Ahora dije Darío: Te creo capaz Ulises: Te voy a matar hermano. (Silencio) Darío: Hermano por la cresta, ¿Por qué tuvimos que llegar a esto? Ulises: Hermano, ¿No crees que es gracioso que siempre supimos que de algún modo u otro, nos íbamos a terminar matando? Darío: ¿Matarnos? Hermano, ¿De qué hablas? Ulises: (Saca un puñal) Por favor Darío, no te hagas el weón, sé cómo fantaseas con matarme, quedarte con mi esposa y con mi hija, mi vida. La verdad, yo igual sueño con tu muerte y que me dejes de webear algún día. Darío: ¿Cómo mierda llegamos a esto? Dos hermanos« SOMOS HERMANOS IMBÉCIL. Narradora: ¿Cómo mierda llegamos a esto?, nuestro protagonista se preguntaba ¿Dónde mierda estoy? ¿A qué mierda huele? Y ¿Cómo mierda llegamos? ¿De dónde viene esta conspiración de la mierda? Alguien que por favor me diga« Yo el humano, en tanto de los suyos, en tanto espectador, en tanto qué se yo«. Estoy de algún modo demasiado involucrada con la mierda, o por lo menos la palabra mierda, y no sé por qué« Nosotros, ustedes, somos mierdadependientes. (Silencio) ¿Sugerencias? Darío: Hermano piensa« cálmate« Ulises: Darío córtala, hazte hombre« Mira, mírame a los ojos. Mírame a los ojos y dime, dime si hoy es el día, dime si hoy te haces hombre. (Lo apunta con el puñal)

34

Darío:(saca una pistola, lo mira fijamente pero después voltea la cabeza) Ulises«. Ulises: Mírame, MÍRAME« (Darío lo mira) Ulises: Dime, dime si hoy es el día, dime si hoy aprietas el gatillo, mírame« Recuerda, recuerda primero que eres un cobarde« mira, mirando atrás ¿Se te olvidó que no tienes pelotas? MÍRAME (Ulises va corriendo pero antes de que llegué donde Darío, éste le dispara) Narradora:(Muy fuerte) ¡BAM! (Ulises cae inconsciente) Darío: ¡Hermano! (Llega Amanda) Amanda: ¡Ulises! (va corriendo a revisarlo) (The hitman) Narradora: ¡Prepárense todos! (Apunta al horizonte) De la colina ha bajado la verdad« ¡Y está furiosa! Ha venido con fuego en su mano, la vengadora verdad y ha prometido quemar nuestras casas, matar a nuestros hijos, asesinar nuestro ganado, destruir nuestras cosechas y dejarnos desnudos en la pampa. ¡Temed y escondeos todos! ¡Prepárense todos, que del monte ha bajado la verdad!« ¡Y ESTÁ FURIOSA! Darío: ¡Detengan todo!

Escena 8

35

Narradora: ¿Te das cuenta de las cosas que he hecho por ti? He desafiado a todos los tiranos, como si tuviera ideales. He hablado fuerte, como si estuviera enojada. He interrumpido, como si fuera valiente. He fingido ser inteligente, como si fuese cierto. Te he escuchado, como si tuviera oídos. Te he observado, como si tuviera ojos. Te he sentido, como si estuviera viva. He corrido calles y calles, persiguiéndote hasta adonde puedan mis pies, me he cansado y seguido corriendo, todo eso para alcanzarte. ¿Y decirte qué? ¿Qué te amo? ¿Qué dejes lo que estás haciendo? ¿Qué me sigas? ¿Y llevarte a dónde? ¿Y ofrecerte qué? No es justo, ni para ti, ni mucho menos para mí. Sé que tienes que irte, sólo deseo que, cuando tengas tu familia, tus hijos y ya todo sea distinto, te acuerdes de mí algún día, ni siquiera pido que me recuerdes como alguien a quien amaste, porque sé que no es así, me bastaría con que me recuerdes y digas« ¡Ah sí! ¡Era simpática! La quería«

Acción

Darío: Dije, ¡Detengan esto ahora! (Maniquíes vuelven a posición de reposo) Jefe: ¿Qué sucede? Darío: No puedo seguir. Asistente: Estábamos a punto de terminar. Darío: No quiero seguir.

36

Asistente: ¿Por qué? Narradora: Lo ves todo claro ahora. Darío: Lo veo todo claro ahora. Narradora: Lo recuerdas ahora. Darío: Ahora lo recuerdo. Jefe: ¿Mataste a tu hermano? Darío: No Jefe: Te voy a preguntar de nuevo y ahora quiero que me digas la verdad, ¿Mataste a tu hermano? Darío: No Asistente: Es verdad, no hay registro de su muerte en el sistema Jefe: ¿Entonces? Darío: Ya te dije, lo recuerdo todo ahora.

(Silencio) Jefe: ¿Y? ¿Quién te mató? Darío: ¿Qué quieres que te diga?

37

Jefe: Escúchame imbécil esto no es un juego Narradora: ¿Y por qué entonces me parece tan ridículo? Darío: Sucede que tengo algunas preguntas Jefe: ¿Te crees gracioso? Darío: No Asistente: ¿Qué preguntas? Jefe: ¡Cállate! Así no es cómo funciona, aquí sólo yo hago preguntas. Darío: Estoy cansado de tu actitud, no tengo ganas de esto ahora. Éstas son las opciones: O me respondes las preguntas o no sigo, y te quedas para siempre, toda la eternidad esperando respuestas de un mudo. Jefe: ¿Qué te crees? Darío: Lo digo en serio. Narradora: ¿Ven cómo la vida da muchas vueltas? Jefe: ¿Estás desafiando mi autoridad? Darío: Ese es precisamente el problema, no tienes autoridad, la autoridad no existe. ¿Aceptas o no? ¡Vamos! No me detengas ahora. (Don¶t stop me now)

38

Asistente: Escuchemos aunque sea sus preguntas Jefe: ¿Cuáles son tus preguntas? Darío: ¿Qué sucede con quien sea el culpable? Jefe: No te puedo contestar eso, información confidencial Darío: ¡Dime o no sigo! Escucha, tú quieres seguir con tu vida, o lo que sea que tengas, y yo quiero dejar esto detrás de mí, pero para que ambos logremos lo que queremos tenemos que hacer compromisos, tú me vas a decir que les pasa a los asesinos y yo te diré, esto lo juro, quién me mató. (Jefe habla con la Asistente, se acerca Asistente, Jefe se queda atrás con el ego herido) Asistente: Los que sean declarados culpables quedan destinados a pasar toda la eternidad vagando en el parque de cuarentena, en dónde son recluidos sin posibilidad de salir durante el resto del tiempo que le quede al universo. Darío: ¿Los torturan? Asistente: Sí« pero no es que queramos que sufran« ¡Entiende lo que hicieron! Sus energías quedaron marcadas por siempre, no podemos permitir que vuelvan al mundo a seguir contaminando. Narradora: La vida, la muerte« ¿Cuándo se volvió asunto tan serio? La seriedad es un invento humano, humanos quiénes se olvidaron de que todo es mentira. Darío: Entiendo« eso quería saber.

39

Jefe: ¿Podemos seguir entonces? Darío: Una promesa es una promesa.

(Silencio) Darío: ¿Y en que iba entonces?

Escena 9

40

Narradora: He pasado toda mi vida contándote poemas de cosas que nunca fueron ciertas. ¿Y qué pasa si sólo tengo para ti un poema? Un poema que hable de mis labios y los tuyos. Que me haga recordar cuando nuestros labios se juntan en la esquina del deseo y derraman una imperdonable gota de esperanza. Apriétame fuerte, te pido, sellemos juntos este último abrazo. Es verdad que no me sé tu nombre, pero he jurado llamarte Vida. Y desde ahí a estos días, es cuando más recuerdo nuestra historia. ¿Recuerdas tú todavía? ¿Qué alguna vez dijiste que me amabas? Mírame ahora, no me queda nada. Sólo tengo pedazos de historias de amor entre dos personas que realmente nunca se conocieron. Aún me queda tu recuerdo, y un poema que nunca terminé de olvidar. No me importa que seas una mentira, sólo concédeme un último beso. Por favor. ¡Escúchame! Apriétame fuerte, te pido, sellemos juntos este último abrazo.

(Los maniquíes vuelven a la posición en dónde se encontraban) Acción

Darío: ¿Está muerto? Amanda: No« pero está malherido« espera, la pistola« ¡Tú disparaste! Darío: Amanda« no« Amanda: No puedo creerlo« ¡¿Por qué hiciste esto?! Darío: De eso quiero hablarte«. Amanda: Entonces empieza, antes que llame a la policía.

41

Darío: ¡Me quería matar, Amanda! No lo veas como la víctima. Amanda: ¿Qué les pasa? Son hermanos por la cresta. Darío: Lo enfrenté Amanda, le dije la verdad Amanda: ¿Qué verdad? (Silencio) Darío: Te había venido a hablar a ti. Es importante. Amanda: Vamos Darío, me estás matando. Darío: Lo vi« hace unos días. Abusando a Sabrina. Amanda: ¿Qué? Darío: Necesito que seas fuerte Amanda« Ulises está enfermo, abusa de su hija, tú hija. (Silencio) Darío: Sé que es un poco fuerte pero« Amanda: Cállate« no sigas hablando, no sigas mintiendo. Darío: Amanda escúchame, yo te quiero, no te mentiría nunca. Amanda: Ulises me había hablado de esto« Darío, tienes que superar la muerte de Belén, mira en que te has convertido« Darío: ¿Qué tiene que ver Belén en esto? ¿Viste cómo Ulises te lavó el cerebro? Amanda: Belén tiene todo que ver con esto. Darío: ¿Por qué así? Amanda:Darío« ¿Tú crees que no me afecta? ¿Tú crees que no me siento como la mierda? Ulises lo sabe, sabe que soy la mamá de la Belén

42

Narradora: Mamá« Darío: La Belén es mi hija, no tuvo madre« Amanda: No me hagas sentir peor Darío« Ulises ya nos perdonó. Darío: Ulises es un pedófilo Amanda, no está en condiciones de... Amanda: ¡Termina Darío! No quiero escuchar más« Darío: ¿Qué te pasa? Amanda: Lo que me pasa es que sé que estás intentando hacer« ¿Qué quieres que te diga? ¿Qué te amo y que nos olvidemos de Ulises? ¿Qué vayamos a vivir en otra ciudad en otra vida? Darío: No seas injusta, no te estoy pidiendo nada. Amanda: ¿Por qué juegas? Darío: Amanda, sabes que te amo. Amanda: Pero yo no. Amo a tu hermano. Darío: Amanda« Amanda:Darío, este es mi trato, ándate ahora y no vuelvas. No diremos nada sobre el disparo, sólo quiero que te vayas de mi vida. No verte más. (Killer Queen) Narradora: Hay cosas en la vida que son simplemente mucho para soportar. Y algo parecido a eso le pasó ese día a nuestro desafortunado protagonista. Luego de escuchar la dura verdad por parte de su amor platónico, decidió seguir su consejo, y llevarlo hasta otro nivel. En este capítulo le relataremos lo acontecido después del encuentro con Amanda, nuestro protagonista tomó rumbo al famoso puente de la salida de la ciudad, bajó al río y en el río«. Cosas pasaron.

43

Darío: Yo mismo, hay cosas que siempre he querido decirte. (Toma aliento) Narradora: Y nuestro protagonista comenzó a insultarse de formas que me sería penoso repetir, pero sólo por el morbo, les mostraré mis favoritas, ésta es simple pero poderosa: Darío: Eres patético Narradora: O más elaboradas: Darío:Me eres tan indiferente que no he tenido tiempo para olvidarte Narradora: De crítica social: Darío:No eres más que un deshecho moral, una roncha en el trasero de la evolución humana, un vómito de la naturaleza. Narradora: Incluso científicas: Darío: En cuanto a inteligencia se trata, te encuentras en el escalón del Homo Heidelbergensis. Narradora: Modos sofisticados de insultar a sus papás: Darío: Micciono y feco en tu progenitor y progenitora. Narradora: Incluso en alemán: Darío: Du bist nur Scheiße. Narradora: Y el clásico. Darío: Eres una mierda. Narradora: Luego de toda esa Verborrea, Coprolalia, Cacalalia, en otras palabras más comunes, insultos, garabatos, chuchadas, nuestro protagonista procedió a sacar su revólver. (Toma su revólver y lo pone en su cabeza) ¡Espera no! ¡No hagas esto!

44

Darío: Todo tiene su tiempo. Yo también. Narradora: Mira, mírame, mírame a los ojos y dime si hoy es el día« el día en el que« Darío: ¡Cállate! Estoy listo. Narradora: Mira, mirando atrás, ¿Se te olvidó que eres un cobarde? (Darío apunta el revólver a la Narradora y dispara) Darío: ¡Bam! Darío: Esta es la crónica de un amor abortado. De argumento y resumen muy simple. Es la historia de vivir las cosas que nunca fueron. La Comedia que fue pensar que alguna vez fue mía. El Drama que fue descubrir la verdad. Sólo me falta acabar con La Tragedia de cerrar mis ojos por última vez para poder por primera vez hacer felices a los demás. Ustedes los sabios no saben lo que se siente estar lleno de mierda. ¡Bam! (Se dispara) (Maniquíes en posición cero)

Escena 10

Narradora:

45

Toda acción tiene una reacción. Todo lo sólido se desvanece en el aire.Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio: no lo digas. Amo a la Humanidad, lo que me revienta es la gente. La recompensa del trabajo bien hecho es la oportunidad de hacer más trabajo bien hecho. Lo esencial es invisible a los ojos.

Yo tenía diez perritos, yo tenía diez perritos, uno se me fue a la nieve, no me quedan más que nueve. De los nueve que quedaban, uno se comió un bizcocho, no me quedan más que ocho. De los ocho que quedaban, uno se me fue en un cohete, no me quedan más que siete. De los siete que quedaban, uno se lo llevó el rey, no me quedan más que seis. De los seis que me quedaban, uno se me fue en un brinco, no me quedan más que cinco. De los cinco que quedaban, uno se me fue al teatro, no me quedan más que cuatro. De los cuatro que quedaban, uno se volvió al revés, no me quedan más que tres. De los tres que me quedaban, de los tres que me quedaban, uno se enfermó de tos, no me quedan más que dos. De los dos que me quedaban, de los dos que me quedaban, uno fue por desayuno, no me queda más que uno. Y ese uno que me quedaba, Y ese uno que me quedaba, Fue por una limonada. Y ahora no me queda nada, nada, nada. Ahora no tengo nada. Acción. Jefe: ¿Te suicidaste? Darío: ¿Dirías tú? Asistente: ¿Por qué lo hiciste? Darío: No sé« hacía mucho frío, estaba aburrido. Jefe: Se acabó Asistente: Así es« (Primera parte de Bohemian Rapsody)

46

Darío: ¿Y qué pasa ahora? Jefe: Ya te expliqué« el culpable de tu muerte debe padecer su destino. Darío: Pero no hay culpable, me suicidé Jefe: ¿Quién disparó el arma? Darío: Yo Jefe: Entonces tú debes padecer« Narradora: ¿Por qué lo hiciste Darío? Asistente: ¿Tienes algo que decir en tu defensa? Darío: No había nada bueno en la tele Jefe: No queda más que hacer entonces« A juicio (Parte Ópera Bohemian Rapsody, instrumental) Asistente: El acusado, DaríoGómez, es acusado de matar al acusado, DaríoGómez Jefe: ¿Cómo te declaras? Asistente: ¿Cómo os declararais? Darío: Culpable Jefe:(rápidamente) ¿Estás consciente del peso de tus palabras que podrían sellar tu destino desde aquí, 20 de Diciembre de 2013, hasta el fin de los tiempos, en dónde todos y cada uno de nosotros deberá padecer ante la extinción, pero tú, penoso individuo, estarás en una cárcel, aburrido, torturado, y destinado a la espera, la eterna espera, muy aburrido, hasta el fin de los tiempo? ¿Estás consciente? Darío: Creo«

47

Jefe:(enojado) ¿Estás consciente o no? Darío: Sí« Jefe: Tú, Darío Gómez, ¿aceptas a la espera como tú querida esposa, juras amarla y respetarla, en la riqueza y la pobreza, en la salud y enfermedad y la alegría y la tristeza? ¿Hasta el fin de sus días, hasta que la muerte los separe? Darío: Sí, acepto. Jefe: Y tu Espera, ¿aceptas a Darío como tu amado esposo, juras amarlo y atormentarlo, desesperarlo, aniquilarlo, hacerlo miserable, en la riqueza y pobreza, en la salud y enfermedad, en la tristeza y la tristeza? ¿Hasta el fin de sus días, hasta que la muerte los separe? Darío: ¿Hay que esperar a que la Espera acepte? Asistente: Cállate, esto es un acto formal Jefe:(con otra voz) Sí, acepto. Jefe: Genial, entonces por el poder invertido en mí, por el ministerio de energía y castigo. Los declaro marido y castigo Darío: ¿Esto es broma? (Tercera parte bohemian rapsody) Asistente: ¡Felicidades! Jefe: Ahora iré a buscar a los policías para que te lleven. Espera aquí Narradora: Entonces aquí se acaba todo, la historia de Darío, el hombre que se mató. La historia de Amanda, Ulises, Sabrina. Aquí termina todo. Espero que lo hayan pasado bien, que vuelvan tranquilos a sus casas y que en el camino no se suiciden. Yo su anfitriona« estoy aquí.

48

(Desesperada) Aquí termina la espera, Aquí se termina el hombre« ¿En dónde termina? ¿En dónde termina todo? ¡Alguien que me responda! (Sólo Coro, Show must go on)

(Se van el Jefe y la Asistente) (Darío se sienta, y la Narradora se acerca) Narradora: ¿Por qué lo hiciste? Darío: ¿Por qué me suicidé? Narradora: No« tú sabes a lo que me refiero... Darío: Hija, no sabes de lo que hablas Narradora:Papá, ¿por qué mentiste? Darío: Belén no« Narradora: Yo en cuanto humano, en cuanto viva, no entiendo el mundo pero juego a vivirlo, Yo en cuanto tu hija, te exijo que digas la verdad. Maniquíes«. (Se prende el maniquí de Amanda) Amanda:Darío, ¿por qué lo hiciste? Darío: ¿Por qué, por qué, por qué? ¿Desde cuándo a alguien le ha importado las razones? ¿Qué me importa cómo se cocinó, lo que me importa es que sabe rico? ¿Qué me importa por qué estoy aquí, lo importante es que lo estoy? ¿Por qué estamos aquí? ¿Por qué no? Narradora: Termina Amanda: Termina. Esto no es justo, para nadie« di la verdad. Narradora: Te lo mereces. Amanda: Cuéntales como pasó en verdad

49

Darío: ¿Qué es la verdad? Narradora: Termina. Darío: ¿En verdad es importante? ¿La verdad digo? Amanda: No« pero te la mereces. Narradora: Vamos« Amanda: Mírame, mírame a los ojos, mírame a los ojos y dime. Dime si hoy es el día, en el que dices la verdad, te haces hombre. Dime si hoy te haces hombre. Darío: Mira, mirando atrás, ¿Se te olvidó acaso que soy un cobarde? Narradora: Vamos« hazlo por mí Darío: Hija, por ti haría lo que fuera, no me hagas esto... Narradora: Por mí. (Silencio) Darío: ¿En qué estaba? (Show must go on)

Escena 11 Narradora:

50

¿Cómo saber dónde empieza, dónde termina? ¿Cómo saber andar a todas las distintas velocidades de un mediodía? ¿Cómo saber a dónde voy, y si me toparé contigo? ¿Cómo saber si salgo al frío, si necesitaré tu abrigo? ¿Cómo saber si me dices la verdad en un beso? ¿Cómo saber si la fruta está madura para sacarla del cerezo? ¿Cómo saber sobre las cosas que no son y cuando no están? ¿Cómo saber si mis sueños de niño algún día volverán? ¿Cómo saber si a mi vela se le acabará algún día su cera? ¿Cómo saber si algún día te extrañaré en esta espera? ¿Nunca les ha pasado que cuando te dicen que algo que pensabas era una verdad inquebrantable es en verdad, una gran mentira y de repente tu mundo se cae en pedazos, pierdes la razón, actúas de maneras inexplicables? ¿No? Bueno a veces pasa« imagínate que harás cuando te des cuenta que la vida es una gran mentira« Me gusta cuando callas, por eso te maté. ¿Te maté o no? ¿Cómo saberlo? ¿Cómo saber si fue tu culpa o la mía? ¿Cómo saber si nuestro amor en verdad existía? ¿Cómo saber si el niño gordo se comió la torta? ¿Cómo saber si en verdad importa? Acción. Darío: ¿Está muerto? Amanda: No« pero está malherido« espera, la pistola« ¡Tú disparaste! Darío: Amanda« no« Amanda: No puedo creerlo« ¡¿Por qué hiciste esto?!

51

Darío: De eso quiero hablarte«. Amanda: Entonces empieza, antes que llame a la policía. Darío: ¡Me quería matar, Amanda! No lo veas como la víctima. Amanda: ¿Qué les pasa? Son hermanos por la cresta. Darío: Lo enfrenté Amanda, le dije la verdad Amanda: ¿Qué verdad? (Silencio) Darío: Te había venido a hablar a ti. Es importante. Amanda: Vamos Darío, me estás matando. Darío: Lo vi« hace unos días. Abusando a Sabrina. Amanda: ¿Qué? Darío: Necesito que seas fuerte Amanda« Ulises está enfermo, abusa de su hija, tú hija. (Línea de bajo Under Pressure« bum bum bum barabumbum una sola vez) Amanda: No« Ulises no sería capaz« Darío: Amanda, mira, mírame, mírame a los ojos y sabrás que no estoy mintiendo. Amanda, Ulises es un pedófilo. (Bum bum bum barabumbum) Darío: Amanda yo te amo (Bum bum bum barabumbum) Amanda: Cállate

52

Darío: Esta es nuestra oportunidad, podemos irnos a otro lado, cualquier lado, donde quieras. (Bum bum bum barabumbum) Amanda: Cállate Darío: Yo cuidaría a la Sabrinita, es casi como una hija mía, me recuerda tanto a mi Belén, nuestra Belén (Bum bum bum barabumbum) Amanda: ¡Cállate! « por favor« Darío: Amanda«. Amanda: ¿Qué quieres de mí Darío? ¡Dime! ¿Quieres que abandone« no, que haga mierda mi vida para irme contigo? ¿Qué quieres que te diga, que te amo y que casarme con tu hermano fue el peor error de mi vida? ¿Qué quieres que te diga? ¿Qué te amo y que nos olvidemos de Ulises? ¿Qué vayamos a vivir en otra ciudad en otra vida? Darío: No seas injusta Amanda, esto no es fácil para mí tampoco. Amanda: ¡Termina imbécil! Por favor« mi vida« ¿Qué fue lo que pasó? Se cayó en pedazos en tres segundos. Darío: Ven conmigo (Bum bum bum barabumbum) Amanda: No sé Darío. Estoy casada con tu hermano Darío: Vamos Amanda, tienes que elegir. Amanda: ¡No sé! Darío: Amanda«

53

Amanda: ¡No sé!(Desesperada) ¿Qué fue lo que pasó? Mi vida se cayó en pedazos en tres segundos. ¿Qué fue lo que pasó? ¿Quién es el culpable? La presión« (Under Pressure) (Termina con Amanda llorando a su herido marido) Amanda: ¡Fuiste tú! Mi vida iba perfecta, pero tú te cruzaste, diciéndome lo que quería escuchar, ¿Quizás que mentiras me susurrabas en el oído? Es tu hermano, ¿Te das cuenta? Tuvimos una hija, nos cagamos a tu hermano. ¿Por qué no podías haberlo asumido, que elegí a tu hermano, por qué no pudiste habernos dejado tranquilos? ¿Por qué eres tan egoísta? Darío: El amor es egoísta Amanda Amanda:(Se levanta con el puñal de Ulises) No, tú eres egoísta, eres egoísta por hacerme amarte, eres egoísta por hacer que sueñe contigo todas la noches, por hacer que piense en ti cada vez que me quiero alegrar, eres egoísta porque te amo« Darío: Amanda, tranquilicémonos. Amanda: ¡NO! (Se acerca violentamente y lo apuñala) ¡Devuélveme mi vida! ¡Devuélveme mi corazón, dámelo, que osino lo voy a arrancar yo misma! (Silencio) Amanda: ¡No! Darío, no« te amo«. (Cada vez más despacio) ¿Qué hice? ¿Qué hice? ¿Qué hice? ¿Qué hice? Narradora: Suficiente« Gracias.

54

Escena 12 Narradora: No sé qué decirles la verdad. Yo el humano, en cuanto omnipotente, en cuanto débil, en cuanto terminando de hablar, me he quedado sin palabras. Yo, YO, en cuanto, en cuanto, en cuanto, en cuanto que sé yo, en cuanto esto que están viendo, ahora, ahora, ahora como en aquí, aquí como en ustedes, como diciendo que ustedes están aquí y ahora, ahora en verdad sólo me queda un último poema, pero la verdad me da vergüenza compartirlo. Creo que cae de maduro que la espera, esta espera, su espera, nuestra espera, es algo que nos está pasando ahora, ahora como en aquí. Aquí y ahora. (Más fuerte) ¡La vida! La vida nos está pasando aquí y ahora. La vida es hermosa, quizás suene raro después de lo que hemos visto, pero no es raro en lo absoluto. La vida es hermosa, pero no en sí. La vida es hermosa, porque no es mi vida solamente, es nuestra vida. La tuya y la mía. Nuestra vida es hermosa. El poema, el poema se me olvidó pero era algo así Soy un sueño de brusco despertar, Soy la historia de nunca acabar, Soy lo que queda después de la nada, Soy el poema escondido en la almohada. Soy la pregunta y la respuesta, Soy la duda que queda expuesta, Soy un verso que te escribí en una servilleta Soy esa forma de decir ³te quiero´ que quedó obsoleta

55

Soy el perdón y el olvido, Soy precisamente eso que te digo al oído. Somos lo que pasa cuando el tiempo se aburre, Somos esas palabras que en un beso se escurren. Somos la vida, la muerte, Somos eso que pienso cuando sonrío al verte. Somos el viento, el aire, el aroma Somos perdidos en el vuelo, una paloma. La paloma y volaré por siempre. Volaré tan lejos como pueda, Tan lejos como estés dispuesto a seguirme, Sólo para que al final de nuestro viaje, Miremos para atrás y podamos decir: Todo valió la pena.

¿Por qué lo hiciste? Darío: ¿Por qué uno hace lo que hace? Amanda: No respondas con una pregunta, ¿Por qué lo hiciste? (Silencio) Narradora: ¿Por qué uno hace lo que hace? «. Por amor, ahora lo entiendo. Amanda:Darío«

56

Darío: No sigas por favor. Amanda: ¿Por amor vas a condenarte a una eternidad de espera? Darío: ¿Viste que nunca lo entendiste? Eso es el amor«. Condenarse a una eternidad de espera, y hacerlo sin dudarlo un segundo« Amanda: Yo fui Darío, yo fui, condéname a mí. Darío: ¿Viste que todavía no entiendes? Condenarte a ti, sería condenarme a mí« (Llega el Jefe) Jefe: Es hora, te están esperando afuera. Amanda: ¡No! (corre a abrazar a Darío) ¡Apriétame fuerte, te pido, sellemos juntos este último abrazo! Jefe: ¡Maniquíes posición cero! (Amanda no se va) Darío: Mira, mírame, mírame a los ojos y prométeme que serás feliz (Amanda asiente) Jefe: ¡Maniquíes posición cero! (Amanda se va) Jefe: ¿Alguna última palabra antes de irnos? ¿Alguna pregunta? Narradora: Preguntas varias tenía nuestro ido protagonista. ¿Cómo saber cuántos mundos hay dentro de mi taza de té? ¿Cómo saber

cuántas personas me recordarán aun cuando ya no esté? ¿Cómo saber la hora exacta en la que el niño se transforma en hombre? ¿Cómo saber dónde vives y recordar tu nombre? ¿Cómo saber a dónde vas y si me llevarás contigo? ¿Cómo saber si allá dónde voy conoceré un amigo? ¿Cómo saber si en la eterna espera, tu recuerdo es vecino? ¿Cómo saber si amarte y no tenerte, fue siempre mi destino?

57

Pero no, la pregunta fue« Darío: ¿Y entonces, a qué mierda huele esto? Jefe: ¿No supiste? Hubo un problema de cañería, eso era todo« Tienes razón cuando dices a qué mierda huele, porque efectivamente huele a mierda« Narradora: Nuestro protagonista aceptó la respuesta, pero él sabía la verdad. La sala, si bien olía efectivamente a mierda, la verdad es que hedía también a otra cosa, más sutil, más profunda« Esta sala hedía a los espíritus incalmos de mil almas, a sus gritos, a sus llantos, a sus vergüenzas expuestas, esta sala hedía a esperanza, a alegría, a recuerdos de tiempos mejores, esta sala hedía a confusión, aceptación, al perdón, al ser perdonado. Esta sala hedía a espera. La sala de espera. Jefe: Pero bueno« vámonos que el tiempo no perdona. (Darío le tiende la mano a la Narradora) Darío: Vamos, estoy listo. (Se van) (LOVE OF MY LIFE)

Fin

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->