Creativo radiofónico y diseñador gráfico, web e industrial. Experto en creatividad radiofónica y semiótica acústica.

Desde 1980 en contacto con el mundo de la creatividad e innovación en los medios radiofónicos y digitales. En la actualidad su trabajo se centra en el ámbito formativo con talleres de radio creativa, seminarios y ponencias sobre experimentación sonora, radio arte y podcast. Imparte cursos de radio creativa y podcast en diversas plataformas de formación on line y presenciales. Es coordinador del Taller Creativo de Radio TEA FM en Zaragoza y responsable de la puesta en marcha de diversas iniciativas experimentales.

www.digitea.com/es/teafm/index_teafm.php | teafm.ivoox.com | twitter.com/teafm989 http://www.facebook.com/pages/TEA-FM-989-Zaragoza-Taller-Creativo-de-Radio/146400938610

RADIO vs PODCAST. Por Chusé Fernández (fm@digitea.com)
“La radio no tiene futuro, los rayos X resultarán una farsa y las máquinas voladoras más pesadas que el aire son imposibles” William Thomson (1824-1907) Estamos inmersos en tal vorágine mediática que es normal que muchos pretendan ir quitando del camino pequeñas piedras que, en opinión de algunos, pudieran entorpecer el camino. Nada más lejos de la realidad. Si alguien se atreve a pensar que radio y podcast son elementos enfrentados, que son incompatibles o que uno vivirá sólo si el otro muere está equivocado. Uno (podcast) es digno heredero del otro (radio). Pero son absolutamente compatibles. De hecho la radio se está aprovechando, en el buen y mal sentido de la palabra, del podcast para ampliar sus audiencias. Y en muchas ocasiones lo está haciendo olvidando la esencia del podcasting, ya que el formato radiofónico no es equivalente al del podcast. O no debería serlo. También es cierto que el podcasting no es radio. O al menos no radio tal y como podemos entenderla actualmente. Tan cierto como que la radio no es podcasting. Ambos se complementan, o deberían hacerlo. En poco tiempo las principales emisoras de todo el mundo han creado podcasts de sus programas, referencias en internet donde descargar sus programas. Sin embargo algo hay que dejar claro desde este mismo momento. Subir a un servidor en internet la grabación integra de un programa de radio convencional, sea radiofórmula musical, un espacio informativo o un programa de cocina tal cual ha sido emitido en una emisora a través de ondas herzianas NO ES HACER PODCAST. Es aprovechar la tecnología actual e internet para crear un archivo sonoro con posibilidad de consulta externa, pero eso nunca será un podcast.

Radio vs Podcast. Chusé Fernández

1

La esencia del podcast es su inmediatez, su frescura, su contenido concreto y especial sea cual sea. Hecho por personas anónimas sin vinculación a medios de comunicación o por profesionales del medio. Da lo mismo. Pero pensar que lo que Adam Curry (padre del podcasting) hace en http://www.dailysourcecode.com/ es podcasting es sencillamente herrar en la forma y en el fondo. La definición clásica de podcasting es la de un sistema de distribución de archivos sonoros que utiliza un sistema de sindicación o enlace para su descarga o escucha, de tal manera que el oyente pueda disponer de dicho audio para escucharlo donde y cuando quiera. Hasta aquí de acuerdo. De todos modos siguiendo el texto de esa definición, si una persona graba de una emisión convencional un programa concreto en una cinta de cassette (¿alguien recuerda el invento?) y se lo escucha en el radiocassette de su coche (alguno todavía lo tendrá instalado) para escucharlo mientras va a trabajar... ¿Estará disfrutando de un podcast? Si la respuesta a esta pregunta es afirmativa lee el punto “Mi casette lee podcast”. Si es negativa puedes pasar al punto “El podcasting en la radio 3.0”.

Mi casette lee podcast
En los años 70 y 80, era habitual la grabación en cintas de casette (musicassettes) aquellas canciones que te gustaban y que se repetían una y otra vez en las pocas emisoras de frecuencia modulada existentes en la época. Fue a principio de los años 80, con la eclosión de las FM en España, cuando las emisoras de esa parte del espectro radioeléctrico pasaron de ser exclusivamente musicales a ser emisoras de contenidos variados. Hasta tal punto fue novedoso el cambio, que pronto las emisoras de Onda Media vieron el peligro de fuga de oyentes a la nueva FM y volcaron sus emisiones de toda la vida de la OM a FM. Esto significó un cambio en las pautas de los oyentes de radio. Aquellos que grababan sus canciones favoritas, lo hacían también con entrevistas, coloquios, debates, informativos... Aquello fue realmente el inicio del podcasting. Y de la “radio a la carta”. Cierto es que no se podía elegir el momento de “descarga”. Había que grabar en tiempo real aquella intervención de tu locutora favorita para después escucharla una y otra vez en tu reproductor de cassette. Pero eso, en esencia, era un podcast. Era un podcast si lo que entendemos como tal es la grabación de una pieza sonora para escucharla en un momento posterior a la emisión. Pero, como ya he comentado anteriormente aquello, igual que en la actualidad, es un archivo sonoro. Una captura de una emisión, sea de un minuto o de tres horas de duración, es una grabación para archivo, no un podcast. Pongamos un ejemplo.

Radio vs Podcast. Chusé Fernández

2

Un spot televisivo de cuarenta segundos. En él se nos cuenta una historia completa: presentación, nudo y desenlace. Recibimos el mensaje del spot claramente. Nos gusta o nos disgusta. Nos deja indiferentes o corremos a comprar lo que nos venden en él. Incluso hablaremos con nuestros amigos de ese anuncio tan impactante que hemos visto en la tele. Pero nunca hablaremos del spot como de una obra cinematográfica, de una película o un documental. Lo mismo ocurre con el podcast. Tiene un código propio. Una forma de contar, de establecer pautas comunicativas. Llamar podcast a una grabación de quince, treinta, sesenta o más minutos es tan erróneo como decir que un spot de tv es una buena película. Independientemente de su contenido. Tenga o no secciones diferenciadas. Eso, amigo mío, es un programa de radio. Haya sido emitido o no por una emisora de radio. El podcast debe ser otra cosa. Un paso adelante en la comunicación sonora. En el desarrollo de elementos creativos relacionados con el sonido. Y relacionados con la radio, por supuesto. Por eso es razonable pensar que si para nosotros un podcast es un audio grabado para ser reproducido posteriormente a voluntad de quien lo vaya a escuchar, todas las cintas de cassette que guardamos en el altillo de un armario con las canciones grabadas de la radio de nuestros grupos de la tierna juventud tengamos, en el fondo, un catálogo de podcast de los años 70 y 80.

El podcasting en la radio 3.0
Has llegado aquí porque piensas que una grabación de audio de un programa de radio, tal cual, no es un podcast. Si ahora te arrepientes de tu decisión, aún estás a tiempo de leer el anterior punto: “Mi cassette lee podcast”. Si te reafirmas en tus convicciones, continúa leyendo. La fortuna de la Radio 3.0, mal que pueda parecer a más de uno, es la revolución que supone para el medio radiofónico el que cualquiera pueda crear contenidos que potencialmente sean susceptibles de emitir por una emisora de radio convencional. El panorama radiofónico está suficientemente cerrado a las colaboraciones externas como para que, salvo los medios típicos (llamadas telefónicas, correos electrónicos, etc.) no haya forma de participar en los contenidos de un programa de radio. Pero el concepto de Radio 3.0 va mucho más allá. El oyente pasa de participante o incluso colaborador a ser protagonista de la propia emisión. Los contenidos emitidos por el propio oyente complementan a los contenidos del programa o de la emisora, llegando incluso a ser un producto final propio emitido desde otra plataforma y recogido por el emisor.

Radio vs Podcast. Chusé Fernández

3

En este proceso el emisor se convierte exclusivamente en altavoz de los contenidos ofrecidos por otras personas, no necesariamente relacionadas con él. Es aquí cuando el medio radiofónico alcanza su plena definición, ya que emite los contenidos que los propios oyentes crean para el resto de la comunidad. Esos contenidos no parten desde el medio, estableciendo unas normas o criterios que en muchas ocasiones no se reflejan con la realidad social que le rodea. Surgen de la propia necesidad del individuo o el colectivo por expresarse, difundir y crear. Y es aquí donde el podcasting tiene su razón principal de ser. Donde la definición de podcast cobra absoluta realidad. Contenidos específicos realizados por personas no obligatoriamente relacionadas con los medios de comunicación que desean difundirlos para uso, información y disfrute del resto. Aquí es donde internet cobra verdadera importancia. La definición de internet como una interconexión de redes que permite comunicarse a diferentes ordenadores directamente entre ellos se ve reforzada con el podcasting. Ya no son sólo los ordenadores los que se conectan entre sí, sino los humanos que hay detrás de ellos, compartiendo conocimientos, datos, experiencias... El podcasting establece como lógica esa comunicación y si internet ha cambiado de forma radical la forma de entender las relaciones humanas e incluso los hábitos de los seres humanos, es razonable pensar que el podcasting va a suponer otro cambio radical en la forma de expresarnos y comunicarnos. Es obligación de los medios de comunicación, y en concreto de la radio, observar estos cambios y aprovecharlos en beneficio de sus oyentes y de sí misma. La relación entre el podcast y la radio convencional, pasados los primeros y lógicos momentos de mutuo miedo, debe ser de cooperación. Sin lugar a dudas. Los medios de comunicación de masas están apostando claramente por las tecnologías relacionadas con internet. Curiosamente, es la televisión la que está haciendolo de una manera más arriesgada. En unos momentos de crisis como los que se están viviendo en esta segunda década del siglo XXI, están apareciendo experiencias televisivas on line, refuerzos a la programación y vínculos con los telespectadores directamente en la red. Lo que alguna cadena de televisión española llama 3.0. Dicen que se trata de una nueva manera de ver la televisión. Apuestan definitivamente por el desarrollo tecnológico y el consumo televisivo a través de dispositivos móviles e internet. A pesar de que en sí no sea una novedad, pues hace años que existen emisoras de televisión que emiten a través de internet, la apuesta decidida por empujar al consumo de productos televisivos por medios tecnológicamente novedosos si que resulta, al menos, interesante. En la radio este consumo tecnológico es mucho más sencillo. Los dispositivos móviles incorporan en gran número un sintonizador de radio. De este modo el consumo “portátil” de cualquier producto radiofónico es sencillo.

Radio vs Podcast. Chusé Fernández

4

Tampoco descubrimos nada. En los años 60 y 70 era totalmente normal y formaba parte del paisaje urbano de los domingos por la tarde el marido que, del brazo de su esposa, caminaba sin rumbo fijo por las calles mientras él, transistor en mano, escuchaba la retransmisión del partido de la tarde con un minúsculo auricular colocado en el oído opuesto a la mujer. Eso era consumo móvil. No inventamos nada. Las posibilidades que nos da internet y las tecnologías móviles si que nos pueden ayudar a dar una vuelta de tuerca a ese consumo radiofónico. Es ahí donde entra el concepto de Radio 3.0 que aúna la radio convencional y el podcasting. La Radio 3.0 como concepto abstracto es la posibilidad de que cualquier persona que tenga algo que contar utilice la radio como medio de expresión y comunicación, poniendo en valor total el espíritu inicial de la radio: dar voz y comunicar. Pero en el caso de la Radio 3.0 no es el medio quien abre los micrófonos para encauzar la participación puntual del oyente. Es el propio oyente quien se convierte en emisor, creando su propio espacio radiofónico por medio de las técnicas adecuadas, para hacer llegar al resto de oyentes su mensaje. Llegados a este punto está claro que el podcasting ya genera esta interrelación oyenteemisor. Un podcaster no tiene por que ser un profesional de la radio. De hecho los principales podcasters no lo son, y no por ello su mensaje pierde en calidad de producción ni de contenidos. La diferencia entre un catálogo de podcasts y la Radio 3.0 estriba en que los creadores de contenidos son sus propios consumidores, convirtiendo la emisión radiofónica en un símil de red social, de tal modo que cualquiera sea capaz de expresarse a través de un medio de comunicación de masas como es la radio sin más límite que su imaginación y las normas de convivencia establecidas por la razón y el sentido común. Esos contenidos bien pueden dar como resultado un podcast o incluso ser originalmente un podcast que se revierte a la emisión convencional de una emisora de radio. El camino es de doble dirección, y el poder de intercomunicación, integración y difusión de la radio convencional e internet se ven complementados con este sistema de configuración de contenidos. Por todo esto, hablar de radio “contra” podcast no tiene razón de ser. La radio y el podcast van de la mano. La una es digna heredera y complemento de la otra y pensar que el podcast puede terminar con la radio tal y como la hemos conocido hasta ahora es tan arriesgado como pensar que la televisión acabará con el cine. Es cierto que hay que innovar y estar en consonancia con los tiempos en los que se viven, y por ello la integración del podcast en la radio convencional se ha realizado de un modo natural.
Radio vs Podcast. Chusé Fernández 5

Es el momento adecuado, eso sí, de adelantarnos un puesto, subir un escalón más y atrevernos a integrar de un modo real el podcast y la radio. Pero no solo el podcast, también las redes sociales tienen una importancia grande en esta globalización mediática. Integrar radio, podcast y redes sociales junto con la portabilidad y participación absoluta y libre de los oyentes y emisores en la producción conjunta de contenidos hará del medio radiofónico del siglo XXI un sistema de comunicación total que puede dar unos frutos inimaginables tan solo hace unos pocos años. Es labor de todos crear y producir radio y podcasts. Ambos son fondo y forma.

Radio vs Podcast. Chusé Fernández

6

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful