You are on page 1of 161

T’aan

Narrativa, Poesía y Dramaturgia

Primera Generación (2008-2011) Escuela de Creación Literaria del Centro Estatal de Bellas Artes

Gobierno del Estado de Yucatán Ivonne Ortega Pacheco Gobernadora Constitucional

Secretaría de Educación de Yucatán Raúl Godoy Montañez Secretario

Centro Estatal de Bellas Artes Rita Castro Gamboa Directora General

Escuela de Creación Literaria Verónica García Rodríguez Coordinadora

T’aan Primera edición digital, 2011

© Alejandra Sasil Sánchez Chan, Yobaín Vázquez Bailón, Felipe Alí Santamaría Ricci, Georgina Bargas, Caporali, María

Teresita de Jesús May Dzul, María Elisa Chavarrea Chim, Manuel Jesús Ortiz Pacheco, Adolfo Cob Baeza, María Do- lores Dzul Barboza, Jorge Augusto Burgos Chan, Pascual Bailón Moo Uc, Minelia del Socorro Bonilla Vázquez, Juan

Javier Cámara Mejía, Guadalupe Sánchez Chan, Irma Torregrosa Castro, Edith Xequé Acereto, Marga Beatriz Aguilar Montejo, Vicente Canché Móo, Isaac Esau Carrillo Can.

D. R. © de esta edición:

Secretaría de Educación del Estado de Yucatán Calle 34 No. 101-A por 25, Col. García Ginerés, Mérida, Yucatán

Coordinación editorial Verónica García Rodríguez

Imagen de portada Diseño del libro Gilberto Linares y Yoshimmy Salas

Corrección e investigación bibliográfica Ivi May Dzib Comentarios escueladecreacionliteraraia@gmail.com www.bellasartescreacionliterariayucatan.blogspot.com Tel. (999) 9 24 03 69

Esta edición se realizó con apoyo del programa Biblioteca Básica de Yucatán.

© Reservados todos los derechos. Se prohíbe la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio electró-

nico o mecánico sin consentimiento del legítimo titular de los derechos.

Presentación

Este es un momento especial para mi lengua, porque su voz será escuchada por las lenguas hermanas y aunque los sonidos sean distintos, sin duda palpitarán en un mismo pensar, en un mismo sentir.

Históricamente le tocó a nuestro pueblo vivir una época oscura, una época en la que todos los tex- tos, incluyendo los literarios, fueron cortados como un árbol y literalmente quemados. Es cierto que prevaleció el silencio, pero la voz se mantuvo viva y emprendió la travesía hasta nuestros días de boca de los abuelos, de las abuelas, de las madres. Ahora, el árbol ha crecido de nuevo, está dando nuevas hojas y nuevos frutos, la voz se convierte en letras, el silencio en cantos, nos toca de nuevo vivir una época gloriosa, una época en el que las voces antiguas vuelven a la luz.

Isaac Carrillo Can, Premio Netzahualcóyotl 2010. Fragmento del discurso emitido durante la premiación en el Palacio de Bellas Artes, México, D.F., febrero, 2010.

En 2008, la Secretaría de Educación del Estado de Yucatán crea la Escuela de Creación Li- teraria del Centro Estatal de Bellas Artes con la anuencia de la C. gobernadora Ivonne Ortega Pache- co y el impulso del Secretario de Educación Dr. Raúl Godoy Montañez. Mas de cien alumnos y tres maestros: el poeta Fernando de la Cruz; el maestro tallerista Francisco Lope Ávila; el dramaturgo Ivi May, y una coordinadora, Verónica García Rodríguez, iniciamos la aventura, a la cual se sumaron posteriormente el Programa de Formación de Escritores Mayas y su maestro, el poeta maya Felicia- no Sánchez Chan, y 36 alumnos que acudieron de diversos municipios del estado; y junto con ellos, otros escritores que decidieron aceptar amablemente las invitaciones a acompañarnos en el camino.

K’uben t’aan, yook t’aan, palabra a palabra fuimos recogiendo, escuchando y cons- truyendo el camino, entre nosotros los maestros y los alumnos que llegaban, los que se iban, los que volvían, los que no quieren irse. A tres años de distancia, presentamos con grati- tud esta antología bilingüe titulada T’aan, que en español significa Palabra, como una mues- tra del trabajo formal y técnico que llevaron los diecinueve alumnos que culminan su forma- ción con el carácter intercultural que distingue a nuestra escuela. Todos ellos comienzan una nueva etapa en su vida de creadores y ofrecen para nosotros su canto, su voz, su palabra.

Verónica García Rodríguez Coordinadora de la Escuela de Creación Literaria Mérida, Yucatán. Julio, 2008

Táan Popol t’aan Narrativa

Táan Popol t’aan

In wíicham

Alejandra Sasil Sánchez Chan

xMinae’ ook te’ tu’ux yaan u wíinkilal u yíicham, ti’ pula’ani’ ts’o’ok tak u káajal u tu’utal. Le máaxo’ob kaja’ano’ob tséelike’, jach’ jak’áan u yóolo’ob. Chéen tu yu’ubo’ob u yawat jIsrael, ba’ale’ le ka’aj ts’o’oke’, p’áat jets’elnaki. Óoxp’éel k’iino’ob paachile’ Minae’ jach k’oja’anchaji, léek u chokwil, u chowkil, u chow- kil, jach táaj k’oja’anchaji. Ts’o’okole’ bin ilbil tumeen le ts’ak yajo’ ka a’alab ti’ chéen se’en beetik ti’, ba’ale’ jach táaj tu beel úuchiik u ts’áaik le k’oja’an ti’o tumeen tu láaj lu’usaj u muuk’. Ts’a’ab u ts’aak xMiina, ka a’alab ti’ ka jach je’elek ti’. Le ka’a k’uuch Israele’ ook te’ tu’ux ku je’elel u yatan, jach chéen p’éel u t’aan tu beel, tumeen táaj tan u chokwil:

―Ba’ax wal ku yúuchul teech, míin chokol a wóol ka’a líik’ech chi’ k’áak’ ka’ bi- nech ichkil, tin wa’alaj tech ma’ a beetik beyo’, beora’ ilawil bix anilech. Ku ya’alik bin u yíicham xMiina.

Letie’ mix tech u núukik le ken t’a’anak tuméen jach mina’an u muuk’, ba’ale’ le ka’aj jóok’ Israel te’e kúuchilo’, líik’i tu beetaj u tia’al u ch’e’netik wáa ts’o’ok u bin. Ka’ tu yilaj mina’an mix máak naats’ te tu’ux yaan leti’o’ ka’ tu jo’saj jump’éel chan ju’un tu’ux u to’omaj óoxp’éel tso’ots pool. Tu ch’a’aje’ ka’ tu k’axaj yéetel ka’ap’éel púuts’, tso’oke’ tu ch’uykíintaj ti’ jump’éel u yook le mayakche’ yaan te ichnajo’.

Taan u taal u yáak’abtale’ ka’ ook tuka’aten Israel u tia’al u tséentik xMina, ba’ale’ leti’e ma tu yóotaj jaanali’, p’áat jun chan súutuk yiknale’ tak ka tu ya’alaj ti’ táan u bin we- nel. Chúumuk áak’ab tune’ líik’ xMina, tu yilaj wa táan u wenel u yíichame’ ka’a tu ch’a’aj le óoxp’éel tso’ots u k’axmaj yéetel le púuts’o’obe’ ka’ bin yiknal juntúul ko’olel ku beetik meyajo’ob yéetel ba’alo’ob beyo’. Le ka k’uche’ ku chéen a’alik ti’ beya’ :

―Leti’ le kin wa’aliktecha’, chéen p’éel ookik ichnaj in wíichame’ ka tin cha’aj te tu k’aab le k’áano’, ti’ u ch’uykíintmaj, ba’ale’ tene’ kin wa’alike’ tu kaxtaj bix u satik yéetel u kaal le k’áano’. ku ya’alik bin xMina.

Táan Popol t’aan

Ts’o’ok wáa u xáantal káajak teech le chowkilo’, ma’ wáa a yáax ilmaj le tso’otso’ob, ma’ wáa a wojel máax ti’alo’obi’, ku t’aan bin le ko’olelo’. Ma’atech, tene’ jach ka’aowje tin wu’uyaj ma’ jach uts in wóoli’. le k’iin je’elo’ in wíichame’ jóok’ chúumuk áak’ab. Tu ya’alaj tene’ k’a’abet bin u jóok’ol u tia’al u ch’áaik u ficha yiknal le ts’akyajo’ tumeen jela’an u yu’ubikubáa. Bine’, ka p’áaten tin juunal, chéen ba’axe’ yaan ba’ax jela’an tin wu’uyaj u ya’alik ka suunaj, tumeen tu ya’alaj tene’ máan yiknal in na’ tumeen k’a’abet ti’ jump’éel nu’ukul tia’al u ts’íib. In t’aante wáa chéen táan u ya’alik, ba’ale’ le ka’ taal u xíimbalten in na’ o’ok’najeakili’, tu tsikbaltal tene’ jach chéen k’uuch yiknalo’ob u tia’al u majáantik jump’éel ch’ilib ts’íib, chéen p’eelak úuchik u ts’aa´ko’ob ti’, ka’a bin tuka’aten. Nika’ajen in wa’al tech jump’éel ba’al, péenen ta wotoch ka a ch’a’ óoxp’éel u tso’otsel u pool a wíicham, sáamale’ ka suut yéetelo’ob. ba’ale’ bik u yila’a wáa tan cha’a’ik je’el u asab k’aastale’. xMinae’ jeta’an saatal u yóol tumen ma’a tu na’ataj ba’ax tia’al ti’ óoxp’éel u tso’otsel u pool Israel. Le ka’a k’uch’e’, wene tu beetaj, jach ka’anan u yu’ubikubáa. Tu jo’oloj tune’, táan u bin meyaj Israele’, ka tu ya’alaj ti:

In xki’icphan atan ba’ax waal ku yúuchul teche’, ba’axten ma’ tu máan teech le k’oja’ana’. Nika’ajen in kaat xíiwo’ob tia’al in ts’áaik tech a wuk’ej. xMina chéen tu jach u’uyik ba’ax ku ya’alik u yíicham, le ka’ jóok’e’ tu yilaje’, tu’ux wa’alaj jIsraele’, p’áat luuk’i, ka jo’op’ u tukultik xMina, bix je’el u páajtal u jáan luk’chaja u yook

wa táant u yajale’. Le ka’ súut u paach Israele’, líik’ xan leti’ u tia’al u ch’úuktik ba’ax ken u beetej. Bin tu paach tak te’ tu’ux ku wenelo’ ka’ tu yilaje’ ti’ u ta’akmaj ya’abach nook’o’ob

u tia’al xMina yéetel u tia’al u na’, ma’ tu séeb na’ataj ba’ax ku beetik u yíichamo’, ba’ale’

ma’ tu p’aat u paachi, tu yilaj tán u seten lo’olomik yéetel púuts’ le nook’obo’, ts’o’okole’ tu chokoja’ataj. Ma’ sáame’ le ku pulik te’e k’áako’. Mina ka’ tu yilaj ba’ax ku beetike’ ka’ suunaj te’e tu’ux ku wenelo’, ti ku seen tuukuli’, taan u seen tuukul, tuukul, bey tuno’ líik’

tuka’aten tia’al u ch’a’ik le óoxp’éel tso’ots k’ubéenta’ab ti’ tumeen le ko’olelo’ ka’ tu to’aj

ti jump’éel chan ju’un.

Tia’al u sáastal tuka’atene’ Isreaele’ tu ya’alaj ti’ u yatane’, táan bin u bin te’e noj kaajo’ tumeen ka’abet bin u manik wa jayp’éel ba’alo’ob. Nika’ajen in wil tuka’aten le xnuk ko’olelo’, tumeen ts’o’ok in kaxantik le ba’ax tu káataj teno’. ku ya’alik bin xMina.

Táan Popol t’aan

Le ka’a k’uuche’ yáax ba’ax tu beetaje’, u t’ichik ti’ le tso’otso’obo’, ka tu cha’aje’ ka tu ya’alaj le ko’olelo’: - Ta k’ajóoltaj wáa máax tia’al le tso’otselo’ob ta yáax taasaj teno’, ku k’áatik le ko’olelo’. Ma’atech, -ku núukik-, chéen tin wilaj yaan in nook’ yéetel u nook’ in na’ u ch’a’amaj ba’ale’ ma’ in wojel ba’ax tia’al ku meyaj ti’, ki bin, Kuxtúun le je’ela, -ka’ tu ye’esaj ti’, ka’ap’éel p’úuts- ts’o’ok wáa u xáantal a wil jump’él le beya’. Ma’atech, ku núukik. jo’oljeake’ tin wilaj k nook’e’ táan seten lo’olomik yéetel púut’s, ts’o’okole’ tu tóokaj, ma’ in wojel ba’ax ku beetik beyo’, bejla’a ka’ sáaschaje’, chéen tu ya’alaj táan bin u bin meyaj, ba’ale’ ma’ jóok’ in t’aan u tia’al in k’áatik ti’ ba’axten ku beetik ba’al beyo’. Ay in xki’ichpan Mina, ma’a k’ajóol wíinik, a wíichame’ táan u beetik k’aas ti’ a na’, ma’ u yaabiltmajíi, le óolal ku beetik, ku t’aan bin. Ba’axten ka wa’alik ba’a beyo’ ko’olel, in wíichame’ jach uts u bisikubáa yéetel in na’, ma’ tin jáan tukultik wa yaan k’aas ku beta’al ti’, ku núukik xMina. K’aja’antech wáa le ka’aj bin u ch’a’ jump’éel ch’íilb tsíib yiknalo’ob, ka’alikil bija’an ch’a’abile’, leti’e tu ch’a’aj óoxp’éel tso’ots tu yilaj lu’um, chéen jach táaj u p’ekmaj, ma’ wáa a wojel ba’axteni’, ku ya’ala bin ti’. Ma’atech, ba’ale’ wáa teen p’ektiken tumeen ma’ béeychaj u yaantal k paalal, ma’ tin na’atik ba’axten ku beetik ba’a beyo’. úuch ka’ ts’o’ok k beele’ ma’ in wojel ma’ tu páa- jtal u yantal kpaalal, yaan k’iin ku ya’alik tene’ wa bin u yojel ka’ach ma’ tu páajtal u yaantal kpaalale’, mix tu chéen ts’o’oksik u beel tin wéetel. jach chika’an ba’ax beetik, -ku ya’alik le xko’olelo’- a wíichame’ jach táaj u p’ékmaj a na’ tumeen ku tukuultike’ tu yo’olal ma’ tu béeytal u yaantal a paalal. ti’ leti’ yan u si’ipilil, ba’ale’ teche’ jach táaj u yaankunmech, le beetik ti’ teche’ mix ba’al u k’áat u

beet tech ka’achi’ ba’ale’ k’aschajti’. ma’ tu kanaj u beete’, jump’éel k’iin táanil, ma’ili’ xi’ik

u ch’a’ le ch’ilib ts’íibo’, binech teech a xíimbalt a na’, k’aja’atech ti’ weenechi, ti’ sáaschaj

tech, ti’ ta xáachetaj a pool, je’elo’ le óxxp’éel tso’ots tu ch’a’aj te’elo’ ma’ utia’al a na’i’, a

tia’al, le o’olal ma’atech u máan le chokwilo’, a wojel ba’ax je’el u páajtal k beetik tia’al u luk’uul teech. Yéetel u tso’ots ta taasaj teno’ je’el u páajtal k sutil ti’ ba’ax tu beetaj, k cha’ak

le púuts’o’ tia’al k k’axik ti’ jump’éel u yook le mayache’o, ku ts’o’okole’ ka ch’aik jump’éel

kiibe’ tia’al a tóokik jach tu tséel le tu’ux ta k’axajo’. Le ken ojke’ l ba’ax tu ts’íiboltaj bin

úuchuk ti’ a na’ yaan u yúuchul ti’ leti’.

Táan Popol t’aan

Mina, ma’ tu séeb éejentaj ba’ax a’alb ti’ tumeen le ko’olelo’, ba’ale’ kex beyo’ leti’e’ tu beetaj je’e bix a’alabikti’o. Le ka’a sáaschaj tu jeel k’iine’ k’uch Israel te’ej najo’, ka’ ook te’ tu’ux ku wenel xMina, ka’ tu káakaj yawat. bey tuno’ aaj xMina tumeen jáak’ u yóol, le ka’aj líik’o tu yilaj ti’ pula’an jIsrael, kimen. Miina, káaj u yok’ol tumeen ma’ u k’áat ka’ kíimik u yíichami’ ba’ale’ tu na’ataje’ le úuchti’o leti’ ts’íiboltej. u péek’ ma’ yanchaj u paalalo’obi’, ka’ tu yóotaj u kíins u na’ tumeen tu tukultaje’ ti’ leti’ yaan u si’ipilil.

Táan Popol t’aan

Narrativa

Rayos de sol

Yobaín Vázquez Bailón

En un momento se abrasa en llamas, estrepitosamente chisporrotea y resplandece mientras arde, su carne en el fuego cruje.

Epica Nahuatl

―Quítale las gafas― ordenó el que conducía el avión. El copiloto giró de su asiento y arrancó los lentes de los aviadores amordazados, luego los golpeó cuando vio por vez primera sus ojos. Resplandecían como el sol que desde el despegue había entrado por la ventana frontal y que tanto molestaba a los se- cuestradores. Realmente se están cagando de miedo pensó el ladrón de gafas. Se puso los lentes y le ofreció el otro par a su compañero. ―¿Qué cuentan nuestros amigos, Sanches?– preguntó el piloto mientras se acomodaba los lentes, como galán de telenovela. ―Nada, Caloca, no saben nada. Qué van a decir. Ellos no tienen la culpa, pensó el galán con remordimiento, pero no se atrevió a decirlo en voz alta. Su acompañante, sin embargo, se lo dijo muy claro a los verdaderos pilotos, que ninguna persona en el avión era responsable, ni los pasajeros ni los dueños de “AeroAzteca”. ―Mira qué chulo el sol, hasta dan ganas de broncearse. Sanches siguió mordiéndose las uñas mientras que en los pasillos del avión se escuchaba una voz femenina explicando el intempestivo movimiento que se había senti- do apenas unos minutos atrás. A la par que la sobrecargo mencionaba las razones de la desestabilización, Caloca reía sonoramente.

―Esa Meche, Dios la bendiga

―Caloca se aclaró la garganta para arremedar la voz:―Estimados pasajeros, me

¿qué te pare-

coplace informarles que bajo nuestros culos se despliega el gran océano ció? Con este sol me dan ganas de echarme un clavado, ¿a ti no?

qué actriz tan cabrona. A ver si me sale

Táan Popol t’aan

Narrativa

Sanches no estaba para bromas, cada vez que volteaba hacia algún lado se en- contraba con interruptores y luces que se encendían y apagaban. Habían practicado en réplicas de aviones, pero en el momento real, con el avión verdadero, todo era más des- quiciante. No quería echarse un clavado y sabía que su amigo tampoco. Que no me venga

con cuentos este Caloca. Antes de que se creyera el rompeaviones le tenía miedo al mar. Le dijeron que

y esa tierra ahora la está peleando. Todavía ha de soñar con los

mil ojos y las mil bocas esperando surgir del océano. Si no fuera tan mula, ya sabría que solo hay una tierra: la de allá abajo. Si le recordara cómo se orinaba en los calzones de niño, esas hartas ganas de

echarse un clavado se le esfumaban. – ¿Qué piensas? ¿No me digas que ya te mareaste? Caloca volteó a ver a su compañero y bajó a la mitad sus gafas. –Nunca he pensado nada en mi vida, no te apures Venían exiliados de Cuba. Ya habían saltado el canal de Yucatán, pero aun estaban muy

al sur de su objetivo. No podían dejar de añorar la nación de la que fueron echados. Qué repoca madre, pensaba Caloca, mira que patearnos lejos fue la peor de las canalladas del

por su emperramiento en construir centros

ahí había nacido la monstrua tierra

pinche Materazzo. Y todo por defender nuestras tierras

comerciales. –¿Crees que los del pueblo nos recordarán en noviembre?– preguntó Sanches mordiédose las uñas.

–A güevo que si

nos van a ver como sus nuevos héroes patrios.

Ni él mismo creyó en lo que decía, porque en el fondo ya se había preguntado

lo mismo: Ni soñando nos van a recordar. Nada más porque nosotros no fuimos unos agachados como ellos, por eso siempre nos miraban feo. Y todo por pelear unas tierras que no dejan para nada. De perdido lo hubiera hecho para defender a mi madre de to- dos esos pinches abogados que le querían comprar la casa. Viejita linda, prefería verme como un peón partiéndose la madre en el campo que partiendo madres como bandido.

No lo dijo porque era el jefe al mando y no quería llenar de dudas al subordinado.

–Creo que exageramos en las medidas para hacernos oír, Caloca ¿qué dirán los del pueblo?

Táan Popol t’aan

Narrativa

―¿A poco piensas que nos van a juzgar? Lo que hacemos es por un bien común, ¿qué no?

―No, si no lo digo por eso

―Nada. No te rajes. Nosotros no tenemos nada para aferrarnos aquí. Nos qui-

taron nuestro sustento

Desde su exilio, Sanches no la había recordado. Dejar de lado lo terrenal había formado parte de su entrenamiento. Su amigo intentaba manipularlo para que rabiara contra el enemigo común, eso lo entendía, pero aun así el golpe fue doloroso. Mayela, su novia del pueblo, fue la primera mártir de las iniquidades de Materazzo. Raptada, violada y desmembrada sirvió como ejemplo para que nadie más se atreviera a contra- decir las acciones del gobernador. Sanches no fue el mismo desde entonces, pues vio en las extremidades de Mayela (puestas en cuatro postes de luz) la antigua vivacidad y hermosura de la que alguna vez fue Reina de las Flores. El trastorno hizo que qui- siera descolgarlas para tenerla siempre cerca, para tocarla. Recibió veinte azotes al ser descubierto. La segunda vez que lo intentó le dieron veinticinco más una excomunión. La tercera ocasión fue encarcelado por tres meses. Al salir de la cárcel los buitres ya se habían llevado el cuerpo. ―Mayela Caloca escuchó el susurro de su copiloto y extrajo una botella de su saco.

es solo que

te quitaron a tu Mayelita.

mezcal.

―Anda, bebe

El otro tomó un sorbo, luego uno más y así, de sorbo en sorbo se terminó el

mezcalito pa´ los nervios. Ya pronto estarás con ella.

El destino de Mayela siempre me recordó esa historia que me contaba mi viejita santa, pen-

só Caloca, ¿cómo iba? Era una diosa que desobedeció a sus semejantes bajando a la tierra, pues

se había enamorado de un hombre; pero al ser descubierta fue hecha pedazos

consumidas por los dioses, menos una. De ese pedazo floreció la planta del mezcal, la que hecha licor

alegra las penas del hombre. Si supiera Sanches que de la cabeza de Mayela hicimos abono para sus

el mismo que ahora se está tomando, no estaría aquí

tierras, para sus propias plantas de mezcal

conmigo, no le quedarían ganas ni de voltearme a ver.

sus partes fueron

Táan Popol t’aan

Narrativa

―¿Y si no quiero estar con ella? ―¿Cómo? ―Que me acostumbré a llorarla, ¿quién lo va a hacer si ya no estoy? Los dos se alzaron de hombros. Habían dejado la planicie media hora atrás. Bajo el avión corría una extensa cadena montañosa. Sus picos no eran muy alargados, más bien daban la impresión de ser un montículo de piedras cubiertas con lama y flores de amapola. Sanches se había dormido. Soñaba con Mayela y su boca roja para impresionar al jurado de la Reina de las Flores. Él le decía Fresita y ella lo llamaba Gorrión. Reían, pero al percatarse de que solo tenía la mitad del cuerpo, del tórax hacia arriba, se echó hacia atrás temblando. Mayela trató de tranquilizarlo. “Un beso” le pidió Fresita. El labial rojo se impregnó en la boca de Sanches, no le importó porque él la había manchado con la tierra que se había resguardado en las grietas de sus labios. Del beso nació un ser completo. Era su hijo, el que nunca vería nacer. ―Despierta, tenemos el trabajo más excitante del mundo y tú jeteado como burócrata. ―Estaba soñando con Mayela― le confesó Sanches. ―Allá abajo está lloviznando―, lo desoyó Caloca― ¿por qué no miras? ―Nunca había tenido un sueño tan vívido– fue su respuesta.

esos pinches cubanos nunca nos enseñaron

qué hacer en caso de una tormenta. Lo dije después de conocerlos: los desertores no

son de fiar, por algo son desertores. ―La vi mocha, y aun así se veía muy bonita. Por un momento dejaron de hablar. Solo se escuchaba el rumor de las turbi-

nas.

―Espero que no haya tormenta

―Escucha bien, ojete, sólo estamos tú y yo

ya no existe Mayela ni nadie más

para consolarte. Sabías muy bien a qué carajos te metías y si no tuviste los suficientes- güevos para negarte a subir a este avión, mucho menos los tendrás para bajarte con escalerilla y recibimiento de honores.

En la mente de Sanches retumbó ese “tú y yo” emanado de la boca de su ami- go. Se fijó allá abajo para que no lo escuchara mentar madres. En verdad llovía y le era totalmente extraño verlo desde las alturas, como si él fuera un dios reposando sobre una nube y arrojando agua con sus dedos. Pero en verdad sí estaba muy bonita pensaba.

Táan Popol t’aan

Narrativa

―Ya, pinche Sanches, a mi me gusta lo que me gusta y por eso lo hago. Sólo pien-

¿Te acuerdas de esos dioses de los que nos contaba mi viejita? Los carga-

dores del cielo luego del diluvio, cuando los hombres se convirtieron en sardinas. Ya no me acuerdo de sus nombres, pero imagínate a esas deidades como si fuéramos nosotros. Ándale Sanches, ayúdame a cargar el cielo.

Pero su compañero sabía que era falso: el cielo iba a caerse de nuevo y esta vez los hombres no se convertirían en sardinas, sino en antorchas de fuego.

Faltaban quince minutos para entrar a la ciudad. Habían seguido la ruta convencional, pero apenas se habían desviado un par de metros oyeron la alerta en la cabina. El teléfono que los comunicaba con Meche sonaba insistentemente, y a la vez, en la torre de control pedían por la radio que fueran enviadas las coordenadas correctas. ―¿Y ora?

– alarma dejó de sonar –ahora ustedes, les van a decir a esos remolones que andan cansadi- tos y que ya van a enderezar el camino –encañonó a los pilotos amordazados –y ni se les ocurra decir nada, que allá en la tierra tenemos gente cuidando a sus familias. Sanches volvió del teléfono. ―Dice la Meche que los pasajeros están inquietos. ―¿Y? No puedo hacer nada. ―Dice que los calmes por el altavoz y les ofrezcas trato de primera hasta a los de tercera. ―Bueno, pero haz que estos bueyes hablen con los de la torre. Al mismo tiempo Caloca tranquilizaba a los pasajeros y los pilotos mentían a la torre de control. El piloto se imaginó a un dios enfermo y pobre lanzándose al fuego. Luego vio cómo un dios fuerte imitó al primero. Salieron dos soles, según vio, pero solo uno brillaba, el pobre, el que era igual a ellos. La sombra del avión eclipsaba casas y edificios. Abajo todos señalaban al armatos- te; con miedo, con incredulidad o con llanto. El ejército había desplegado tres aviones cargados con armamento para derribarlos. Aunque los seguían de cerca, esperaban la orden de ataque, aquella que se retrasaba porque los pilotos juraban que en segundos retomarían la ruta.

Caloca oprimió un pulsador y la

sa en

no sé

―Atiende a la cabrona de Meche mientras yo

Táan Popol t’aan

Narrativa

Ya estaban a dos minutos de su objetivo. Eran las tres de la tarde, cuando más gente tramitaba documentos. Campesinos que al igual que Sanches y Caloca batallaban con burócratas que se atrincheraban tras escritorios y formas obligatorias. –Ya chingamos–, sentenció Caloca sudando frío. Un minuto. Los amigos se miraron por última vez y sonrieron con tristeza. El corazón les palpitaba en un campaneo que les anunciaba el fin del tiempo. Sanches sudaba a pesar del aire acondicionado y con las manos temblorosas se persignó. Caloca se aferró al control de vuelo, sus ojos percibieron cada partícula flotando fuera del vidrio frontal, creyó dis- tinguir figuras que se formaban con ellas: su viejita, la Mayela… el pinche Materazzo. Un chillido les taladró los oídos. Quisieron gritar, pero ningún músculo vocal articuló palabra alguna. De esa forma dejaron de ser humanos, se desprendieron de las dudas, dejaron de pensar en lo terrenal: ni el amor ni el odio existían. Caloca “hizo violencia a su corazón y cerró los ojos para no sentir el miedo; por nada se amedrentó, no se detuvo en la carrera, no volvió atrás, sino que al punto se dejó caer, de una sola vez se lanzó majestuosamente al fuego”.

Táan Popol t’aan

Narrativa

Fuera de aquí

Felipe Alí Santamaría Ricci

El techo de lámina apenas logra mermar la dureza de los rayos solares y la humedad y calor del aire dificultan la respiración. Ventanas y puertas cerradas le dan al interior de la casa una apariencia triste, apagada. Las paredes hechas de delgadas tablillas de made- ra están heridas de muerte por las garras del tiempo; esa bestia las mordió, desgarró y ultrajó hasta cansarse. El único punto frío en este chingado horno es el piso. El piso de cemento pulido que ahora es una plasta verde y opaca. El dolor me mata. Es como tener un casco de clavos siendo martillados. Me quedé dormido y ahora no puedo irme, sería una real pendejada ponerme a caminar con el sol de mediodía aniquilando cualquier sombra. El calor es inmenso. No me deja pensar. Comienzo a quedarme dormido. Zumbidos. Zumbidos que crecen y se vuelven ensordecedores. ¿De dónde vie- nen? Los busco en la oscuridad. Trastabillo al caminar y escurro sudor frío. Respiro. La podredumbre se cuela entre mis fosas nasales llegando hasta mi estómago. Nauseas. Busco lámpara de mano, temblando. La enciendo. Alumbro la mesa y sobre ella obser- vo el plato a medio comer del almuerzo, que María me regaló hace dos días. Hace unas horas, al comerlo, apenas logré sentirle un sabor agrio raro, ahora moscas se pasean sobre el guiso. De ahí venía el olor a podrido. Los gusanos se revuelcan en mi panza y casi puedo verlos a través de la piel. Mi estómago no lo resiste más. Vomito. Al fin logro escapar del sopor que me tenía preso. Me arrastro hasta la mesa y me levanto mientras gruño. La miro y me da asco. ―Despertaste. ¿Tons qué, vamos a chapear a algún lado? Porque ya es tarde para ir con el Tato; mejor mañana le decimos que nos enfermamos. Puta, tengo un hambre, apúrate, vamos a ver qué hacemos de cenar. Claro que tiene hambre, la tiene porque yo la tengo. Volteo y no le respondo. Voy hacia la cama. Abro el baúl que está a los pies de ésta. El baúl está sucio, descolori- do: viejo, como todo, incluyéndome. En la pared, el espejo de cuerpo completo refleja, a pesar de la suciedad, mis movimientos. Extraigo la ropa del baúl y comienzo a guar-

darla en un morral. Todo está tan descolorido, viejo, roto

por las que no puedo seguir aquí, pero la mayor es María. Está casada. Se casó con un

ésta es una de las causas

tipo que

17

Táan Popol t’aan

Narrativa

vino a trabajar al aserradero conmigo cuando el pueblo recién empezaba. Recuerdo cómo me burlé de él cuando renunció porque no aguantaba esa vida. Después puso su cocinita para que los del aserradero fuéramos a comer ahí. Le empezó a ir bien… y se volvió el dueño de todo el maldito pueblo. No necesito mucho, sólo quiero largarme de aquí. Eso y un trabajo con el que pueda mantenerme lejos, donde no tenga que estar con las malditas moscas. ―¡Hey, hey, papi, te estoy hablando!, ¿Qué estás haciendo? ¿A dónde crees que vas con nuestra ropa? ―Me voy de aquí. ―Te vas, ¿y cómo te vas a ir sin mí? ―Cálmate, no es como si… ―¿Que me calme? Pero si quieres joder lo bueno que tenemos – me empuja, caigo al piso. ―Aquí en Tonuela no tenemos que hacer mucho y subsistimos, nos regalan la co- mida, nos dan limosna; Marcos viene a tomarse las caguamas con nosotros. Aquí vivimos sin dar un golpe. Allá nos van a joder. – Su voz había subido en intensidad―. ¡Y tú quieres que me calme! Siento sus manos alrededor de mi garganta, me falta el aire. Cada vez más. Veo a María. Siento las larvas arrastrándose babosamente dentro de mí. Dejando sus hueve- cillos. Si me voy de aquí, si consigo un trabajo, no veré más a María. Recorren mi lengua dejando su sabor salado. No lo aguanto más.

―¡Basta! ―Cae de espaldas al suelo mientras me levanto. ―Escúchame hijueputa – lo tomo de los hombros, levanto y estrello contra la pared. Por primera vez tengo el control. Ya no más él. Pienso en María. ¡Perra!, de no haber sido por ella, él ni existiría. Él llegó a mí cuando el aserradero quebró y después de que ella se casara. Y no lo niego, me ayudó en mis tiempos difíciles, pero ya no más. Lo dejo. Se arrastra en el suelo como yo lo hacía. Veo una mosca volar por la habitación y ya no lo pienso más. Tomo mi morral y me abalanzo hacia la puerta.

No puedes dejarme. ―Suena tan patético. ¿No él era el fuerte? Y ahora no

―¡Espera!

quiere que lo deje. Tomo la perilla de la puerta.― ¡Espera!, sé, sé no que siempre me he comportado como debía, pero, tranquilo, vamos a estar bien. ¡No te vayas! ¡Tú ganas! Te

seguiré.

Táan Popol t’aan

Narrativa

había rebelado. Siempre fui

una oveja dócil y él no sabe cómo reaccionar. Es… es… Endemoniadamente cómico. ―Te seguiré, pero… aún es muy temprano para irnos. El sol nos va a matar. Es- peremos un rato, pensemos bien las cosas pa’ que salgan lo mejor posible. Comamos ―Sabe bien que no hay nada para comer―… mejor tomemos algo. Marcos dejó un par de cervezas ayer. Nos tomamos las chevas, esperamos a que pase el calor y luego nos vamos. ¿Ta’ bien? Luego nos vamos, te lo juro, tú ganas.

Increíble. No sabe cómo tratarme. No sabe cómo pelear con un igual. Alguien tan dueño de su cuerpo como él. Sonrío. ―Una. Luego nos vamos. ―Sí, sí. Una y nos vamos. Cuatro cervezas se yerguen sobre la mesa. Altas, sudorosas, frescas. Apenas con- trolo el asco para sentarme ahí. Pone la primera cerveza en mi mano, está abierta. Le pego un trago, su frescor alivia el ardor en mi estómago. Me complace verlo tan reducido. Tan débil. Pego otro trago a mi cerveza. ¡Qué alivio para mi estómago! ―Se siente bien, ¿verdad?―No le respondo. Él sabe que sí. Lleva los mismos dos días que yo sin comer. Se acaba la primera cerveza. Otra se abre y sirve frente a mí. ―Te la mereces. Mira, lo primero que tenemos que hacer cuando lleguemos es buscar un trabajo, ¿verá? Un trabajo y un lugar pa’ dormir. No va a tar fácil. Dime, la verdad… ¿qué esperas de ahí?―Habla lento, me mira, ¿con miedo? Lo único que quiero es no tener hambre y alejarme de ella.―Es por María, ¿verdad? ―Quiero irme, punto. Comienzo a levantarme, pero el calor aún es muy intenso. Él me habla, pero sus palabras me suenan tan lejanas, tan vacías. Él me acerca la tercera cerveza. ―Lo de María ya pasó; no puedes hacer nada al respecto, mejor olvídala ―Ya no quiero oírlo. Trago la cerveza. Comienzo a sentirme mareado. No me importa, al fin logré reducir su voz a un murmullo. Es como un zumbido. La comparación me hace abrir la cuarta cerveza y tomarla de un trago, apurarla para no pensar. Ya no queda nada que beber.

Casi puedo entender su aflicción. Nunca antes me

Táan Narrativa Popol t’aan

―Espera, debe haber algo más en algún lado… ―No… Ya e… es hora de irnos. Siento su mirada. No logro descifrarla. ¿Se está riendo? Se levanta, da unos pasos alrededor de la habitación, se detiene en algún lugar donde no me es posible verlo. Me observo en el espejo… ¿me estoy riendo? Tengo los párpados cansados, ojeras que llegan a los talones, barba de una semana y su maldita sonrisa burlona. Ahí está él, en el espejo. Me veo y es él quien se refleja. ―Pensé que ya te ibas,―dice, mientras mi boca articula sus palabras. Una lágrima rueda por mi mejilla, por mi cuerpo inmóvil.―¡Ay, nena!, no llores,―se ríe―. ¡No hay razón!, todo está igual que siempre. Como debe ser,―dice a través de mi boca. Me levanto, con mucho esfuerzo, para salir e intento caminar. La casa gira ante mí, mientras escucho mi(su) risa. Al dar el primer paso caigo al piso como si alguien me hubiera metido una zancadilla. Apenas logro voltearme para ponerme bocarriba y ver la casa vacía, ver el techo girando, verme solo. Y sé que he estado bebiendo solo y no hay nadie más ahí. Sé que él ha ganado. ―Mañana nos vamos― balbuceo. ―Sí… mañana vuelve a intentarlo.

Táan Popol t’aan

Narrativa

Emparentando con la muerte

Gina Bargas Caporali Eterna noche de la polilla

No necesito abrir los ojos para saber que el tiempo es cómplice de mi destino. Los minutos y segundos son todos iguales. Si al menos existiera un cielo para nosotras. La pesadilla para el que muere como para el que ve morir, no sería tan cruel. ¡Ay, qué breve es la vida! Comparto una tumba con microbios, que, como yo, no tienen opción. Solo esperar. Tal vez si la suerte me hubiera dejado en manos de algún poeta maldito o de un joven poeta suicida. Si por un instante todo fuera diferente, ser tal vez, un personaje de las noches de Francisco Tario. Un temblor, otro más, un torbellino se agita en mi interior. Los receptores de muerte se alteran resquebrajando mi cuerpo: crezco ¡antenas brotan de mi cabeza!, bus- can espacio, ¿alas? Se extienden, un pequeño balanceo… A, a, ¡afuera! Debo darme prisa o llegaré tarde a La noche del féretro.

Táan Popol t’aan

Narrativa

Calcetín

Gina Bargas Caporali

Juntos eran el mejor par del cajón: nacieron el uno para el otro. Sus colores brillantes con rombos en las orillas les daban un toque real. Salían del estante y, colocados siempre uno junto al otro, se miraban durante todo el día. Dispuestos en cada zapato esperaban la mañana para mirarse y sonreír. Hoy, al llegar la noche, fueron lavados y colocados de nuevo en el estante. Esto no importaba por que permanecían juntos. Así, con esta rutina transcurrieron los meses. Al darse cuenta que su pareja no regresaba, la incertidumbre se apoderó de Calcetín ¡Era terrible! Inmóvil dentro del oscuro y gélido estante, aguardaba el pasar de los días. Quedando sin voluntad, hundiéndose en el silencio, pensó que la vida sería inútil. Por fin salió de la oscuridad. La esperanza de mirar a su par lo llenó de alegría, pero no fue así. limpiando aquí y allá los mueble de la casa; le salieron agujeros y quedó hecho un soquete, descolorido, roto, sucio, olvidado, irremediablemente sin vida. Incinerado en un basurero sus cenizas se envolvieron en la tierra. Cada mañana regresa con el viento, revuelto en el polvo, escudriñando los cajones del estante en busca de su par.

Táan Popol t’aan

Narrativa

Cementerio dos mil diez

Gina Bargas Caporali

Necrópolis abre sus tumbas para que nos visites durante el mes de noviembre. El mejor lugar para soñar, ser libre y democrático. Tenemos muchos sepulcros: estructu- ras de hierro, bloques de cemento, piedras lechadas de cal, jarrones de granito y mármol rosa para las flores de dulces esencias y colores etéreos. Es el único espacio para sentir el aroma incomparable de la realidad, con un toque a tierra mojada de panteón. Nos quedan pocas criptas; separa la tuya ahora. Aquí, donde la vida empieza y un futuro de libertad se deja entrever. El país está enfermo, vive un cáncer, se nos muere sumergido en la pestilencia co- rrupta que nos protege. Qué mejor sitio para festejar los doscientos años de ser mexicano:

aquí el único espacio seguro para descansar en paz.

T’aan

Narrativa

Narrativa, poesía y dramaturgia

Devoción

Gina Bargas Caporali

María, con olor a incienso y el rostro húmedo, eleva sus oraciones con un solo anhelo:

saber que está vivo, que tendrán misericordia de él y volverá. El rescate es demasiado y la voluntad no alcanza, ni con un milagro, ni vendiendo el alma. Mira los ojos del santo, Señor de vida, Señor de muerte, y la duda es mayor. La mano de María crepita al encender la vela. Intenta disimular su desesperanza, más por cautela que por devoción. Sabe que al extinguirse la luz no habrá otra oportu- nidad. El mundo se transformará en una larga noche tan densa que será impenetrable la vida. Un lugar donde no existen tumbas para los que han sido secuestrados.

K’ayt’aan

Poesía

K’ayt’aan

A Bóoch’

María Teresita de J. May Dzul

Yáanal a bóoche’, k’áat in méek’kech, k’áat in ts’u’uts’kech, Utia’al in yaabiltech.

Utia’al in ts’áatech, In puksi’ik’al, Léembanak in paakat Loolankil in yaakunaj.

Tyo’olaj a ki’ichpamil, Tu neenilo’ob in wich.

K’ayt’aan

Teech

María Teresita de J. May Dzul

U juulech k’iin,

Ka sáaskunt in kuxtaj.

Éek’ech,

Ka julikten in beel.

Iik’ech,

Ka baytikten in wíinklil.

In puksi’ik’ale’

Chuup yéetej a jaamaje’,

In

puksi’ik’ale’

U

yaabilmech.

K’ayt’aan

P’uu Ja’

María Teresita de J. May Dzul

P’uu ja’ ka ki’imakunsikin….

Wóol,

A síisilej,

Kin pe’cha’tik,

U wóolis uujij ja’ilo’ob,

Ti’ xíiwo’ob.

Leti’ob e’esik, Tu’ux kin bin, Le ken in pul in wook, Kíilbanak in pe’ch’ak.

K’ayt’aan

Ki’imak Óolalen

María Teresita de J. May Dzul

Ki’imak Óolalen, Popokxik’najen, Yóok’oj múuyalo’ob, Yóok’oj iik’.

Péepenen,

Ch’íich’en,

Xíimbanajen,

Yóok’oj kaab.

Tin paaktaj,

U jats’uts’il,

Yóok’oj kaab,

Ki’imak óolalen.

K’ayt’aan

A wojel wáa bix yóok’ol kaab

María Elisa Chavarrea Chim

Jeejeláas u boonil yóok’ol kaab,

In wojel.

Yaan u boonil káa’náab, Yaan u boonil múuyal, Yaan u boonil lu’um, Yaan u boonil Xibalbaj,

Chak u boonil lak’in Éek’ u boonil chik’in, Sak u boonil xaman, K’ank’an boonil Nojol

Jeejeláas u Báalamilo’ob kalantik,

In wojel.

K’a’abéet k-k’ubik saka’, K’abéet k-ki’imakkunsik u yóolo’ob

K’abéet ma’ k-beetik u k’uuxilo’ob K’abéet ma’ k-beetik loobiltio’ob

Bolon téenak wa áak’ab Óoxlajun téenak wa k’iin Uk’ajil unaj k-k’ubik Ti’ Yumtsilo’ob.

Jeejeláas u boonil yóok’ol kaab,

In wojel.

Yaan u jo’ p’éel u boonlil

U

boonil ya’ax

U

boonil chúumuk lu’um,

U

kuxtal maaya kaaja’.

K’ayt’aan

Yaan Chak Xiib Cháak Yaan Sak Xiib Cháak. Yaan Éek’ Xiib Cháak, Yaan K’an Xiib Cháak.

Jo’p’éel u boonil yóok’ol kaab In wojel.

K’ayt’aan

Yaayankil k’iino’ob

María Elisa Chavarrea Chim

Táan u yaanyankil pixan Táan u yaanyankil kuxtal Táan u yaanyankil tuukul Ma’ tu t’íilil u pixan winklil

Letie’ kuxtal satunsat ko’on yóok’ol kaab, Letie’pirin suut ma’atan k-ilik Letie’ t’óoch’pajal sáansamal ma’ k-ilik Ku beetik satik pool, Leti’ beetik u sa’atik pixan winkil,

Tu k’iinilo’ob in nool, Jeets’el yóok’ol kaab Jeets’el kuxtal, Jeets’el u pixan winkilil

K’ayt’aan

K’eyem

María Elisa Chavarrea Chim

Su’uts’, paj, ch’ujuk, k’áaj. Ch’óoch’, Yéetel iik, xúuchil, xúuch, jujump’íitil u bin Chúumuk k’iin, Ki’ u bin, Junluuch, ka’ luuch, juuy u júuytbil, Ki’ u lúubul, Chúumuk k’iin, Jump’íit iik, jump’íit ta’ab, Ta’ab, k’eyem Páap in chi’, Buka’aj ki’il K’eyem.

K’ayt’aan

Xuulab

María Elisa Chavarrea Chim

Sinikbalech tin beel, Tu’ux ka bin, Ba’ax loobil ka taasik Ba’ax tomojchi’il ka beetik

Yaan máax ku bin Yaan máax ku tal Ka’ siit’pachtiken, Xuula’, jíilunjíil a maan

Táan in kíinsikech, Tin pe’echak’tikech, Jujunp’íitil a jaytal, Jujump’íitil a wawat,

Tomojchi’ ka taasik Tomojchi’ ka k’ayik Tomojchi’ ka beetik Tomojchi’ ka biinsik

Tomojchi’ a k’aaba’.

K’ayt’aan

Éets´ilo´obij yaakunaj

Manuel Jesús Ortiz Pacheco

Ts´unu´unen ti´u nikte´ja´il a chi tu´ux kin wuk´ik u kaabil in kuxtaj.

Yáanlu bo´oy a máatsabe´, ku jo´lu julte´ililo´ob a paakat ch´íikij tin puksi´ik´al.

K’ayt’aan

In tuukul

Manuel Jesús Ortiz Pacheco

Tu t´úubul kíine´, kin bin kutaj yáanaj x-ya´axche´; in tuukule´, ku manchajaj tak tu´ux ku t´úubuj k´iin.

Chéen ba´ale´,

a taaj wa´ataj

tin paach

a lóoch in kaale´,

in tuukule´, k´iin ku t´úubuj tu x- ma´ xuul áak´abil a tuuch.

K’ayt’aan

Jóojochij

Manuel Jesús Ortiz Pacheco

U titip´aankil

a

puksi´ik´ale´,

u

titip´aankil

in

puksi´ik´al xan.

In

tuklik tu´ux yaneche´,

ku manchajal in tuukul

tak náachil

u kaxtech

In wíinklile´,

ku p´áataj jóojochij.

K’ayt’aan

Ch´ench´enkij

Manuel Jesús Ortiz Pacheco

To´on

yéetelin k´aaye´,

ch´ench´enkij

bin p´áatko´on.

Mixmáak

síijik tuka´atéen.

Tuláakaj toot…

K- k´a´asa´ale´, ma´ k- oojli´.

K’ayt’aan

Xaman iike’, ku k’axik k–wíinklij, ke’el…

Tu juul kibe’, ch’uyukbalo’on t-k’aan.

Yóok’oj k–k’íiche’, ku k’íintaj k–oot’ej, ku yáalka’ k–k’i’ik’ej, ku mokkubáaj u kaanilo’obij k–ts’íibolaj.

Xaman iik’e’ tu xóob táanka’, ke’el… ichna’e’, tyelej k-wíinklij yéetej k-yaabilaj

Xaman Iik’

Adolfo Cob Baeza

K’ayt’aan

Teche’, síijech lak’in, tu’ux ku líik’ij k’iin.

Tu kúuchile’,

tu láakaj ba’aj chaki’.

A chi’e,

chak nikte’ tóokik in chi’ yéetel a ts’úuts’o’ob.

Chak nikte’

Adolfo Cob Baeza

K’ayt’aan

U nu’ukulech

kíinsaj uk’aj

A

wíinklile’,

u

wíinklij k’o’olej

A

chi’e,

u

t’ojilja’il

u

p’úulil

in

kuxtaj.

Chúuj

Adolfo Cob Baeza

K’ayt’aan

K-ojche’, áak; nokokbaj t-óok’oj.

U áaktunij kuxtaj,

síis óol yáanaj.

U

xa’anile’,

u

búukil

u

wíinklij;

u

pa’lu’umile’,

u ma’ayij k’áankab yéetej su’uk.

yéetej su’uk.

ti’ k- waayak’ xani’.

K- otoch

Adolfo Cob Baeza

K’ayt’aan

Káakab lu’um

María Dolores Dzul Barboza

Káakab lu’ume’, ku jayik u wíinklil, ki’imak u yóol ikil u yaalankil.

Yéetel ki’imak óolal k’aaynak u yaalo’ob káakab lu’um.

Ixi’ime’, k’antun ku jats’utskíinsik u yoot’el. Bu’ule, mejen pich’o’ob ku much’ikuba’ob tu nak’. K’úume’, ya’ax nook’ ku pixik u chaknúulil. Ya’ax iike’ tuup ch’uyench’úuy tu xikino’ob.

Yéetel ki’imak óolal K’aaynak u yaalo’ob k’aakab lu’um.

K’ayt’aan

Yum K’iin

María Dolores Dzul Barboza

Lak’in ka taal, chik’in ka bin, ka julik xaman, ka julik noojol.

Ikil a bin, ikil a suut, ka chúunsik u p’i’isil wíinalo’ob yéetel ja’abo’ob.

Yum K’iin ka bin chúumuk ka’an ti’ ka k’axik a k’i’inami’ utia’al a yo’omkúunsik ki’ichpam na’ lu’um.

K’ayt’aan

Tikin le’

María Dolores Dzul Barboza

Síijen tu k’ab junkúul che’ ki’imakchaj in wóol, yéetel in ya’ax nook’ ikil in pixik yóok’ol kaab.

Bulk’iin yéetel buláak’ab yéetel p’e’enkech yajkunaj. tin meyajtaj u kuxtal che’.

Teen tin june’, ba’axen in ts’áaj u kuxtal tuláakal u wíinklil che’ mixba’alen.

Ba’ale’, kin p’áatal tu tséel utia’al in ka’a tséentik u moots, utia’al ma’ u tijil u puksi’ik’al.

K’ayt’aan

Ts’ono’ot

María Dolores Dzul Barboza

Kili’ich kúuchil k-ch’i’ibalo’ob,

u joonajil xibalba,

kili’ich k’i’ik’el ku yáalkab ta wíinklil, tu taamil a puksi’ik’ale’, ta muk’yaj,

bejla’e’,

u beelo’ob a k’i’ik’ele’

xe’exek’kil,

k’oja’an a k’u’uk’mel, jáambanak u book, kimen a k’i’ik’el.

Nuxibech,

ka yaayamtik ti’ Yumtsil

ka’a kaláanta’ak a kuxtal,

xe’bankúunsa’an

u beelo’ob a k’i’ik’el.

K’ayt’aan

A woochel

Jorge Augusto Burgos Chan

U bo’oy a woochel

tin táan sinikbaj,

teche, péenaj a binbaj.

U lu’umil a pe’echak’

jun ch’aaj in wich tu pets’aj, chi’íik in paakat ta paach. Ch’óoch’ u yal in wich

ín paakat ku bulik,

a woochel ku kaxtik. In ch’íikmajtech in tuukul , sa’atal u yóol in wich, tak a woochel tu p’aten.

K’ayt’aan

K’a’ajsajo’ob

Jorge Augusto Burgos Chan

Ichil in tuukul nika’an ki’ichkelen k’a’ajsajo’ob, súutukilo’ob nu’ukbesaj úuchak bonik chéel. Ka’ala’ak’ nuch en nucho’on patjo’oltaj k-ki’imakil,

u yíik’al a múus íik’

baytik in puksi’ik’al. Jujunp’iiti’ niikkúntaj t’aano’ob tu táan k-paakat,

ichil u k’áak’il a wicho’ob ka’atulo’on k’íichnajo’on. U píitsil k-t’aan ts’aal u kaabil ki’imak óolal, lolnaj yaakunaj ichil k-puksi’ik’al. Ti’ múuyal manchaja’an

u nojoch wíts k-abilaj,

chéen u yich in tuukul jóopsik k’a’ajsajo’ob.

K’ayt’aan

Noj yaail

Jorge Augusto Burgos Chan

Xlo’bayan lolja’, u le’ k’áax ku banaj ta táan kin k’aay in wáalik in yabilmech. Ku mukul t’aan k’áax yetel íik’, k’eex óol yicho’ob in ch’áapachtmaj a wook. Wiiwilanki’ táan k’áax xíinbanako’on tu pu’uch íik’, ko’ox betik to’on ba’ax únaj yóok’ol u lu’umil k’eban.

K’ayt’aan

Suunakech.

Jorge Augusto Burgos Chan

Sáaschajteen chi’ k’íiwik,

u síist’ube’enil ja’atskabil

ke’elkúunsik in wíinklil tin chan t’úluch juunal. Ye’eb ku yáalbaj tin wich tin banbán tuukul ta wóolaj, sáask’ale’en in paakat

ts’amlik tu yits in wicho’ob. Jopchalak in tuukul

a

ki’ichpamil ku wo’ojtik,

u

juul tuumben k’iin

najintik a wíinklal. Tan u yaajal kab, in payalchi’ máanchaja’an táan k’iin xolokbaléen tin ts’iiboltik ka’ walk’es a tuukul. Ch’óoch’ u yibí ye’eb tin chi’, ma’as in t’aan, jajap iik’ in payalchi’itik ka suunakech, suunakech a ch’och’ a bel.

K’ayt’aan

Oxk’intok

Pascual Bailón Moo Uc

Tu bin u bin u bak’paachiltambal lu’umkaab, ja’abo’ob ku taal, ja’abo’ob ku bin, je’exile’, k’iin ku jóok’ol, k’iin ku ja’abal, iik’il xaman, iik’il nojol, wíiltik a pak’ilo’ob, láak’in iik’; báaytik a k’uultuuno’ob, túuntab a pe’enilo’ob, ma’ ch’u’uyabo’obi’, tu’ux p’aat aklikech, ti’ aka’anechi’, tia’al p’iisbil a múuk’, ti’ a múuk’ k-p’iisba’j, Oxk’intok, a tepalil kuxa’an, yéetel yajalkaab, tie’ sáansamalilie’.

K’ayt’aan

Téech yéetel K’anáab

Pascual Bailón Moo Uc

Tin máan tsóon k’aax

tin máan, mix ba’al lúubi’, ja’alibe pik’en, chik’in ìik’ jaats’ken, jáal k’anáab bakáan yáanen.

Saatal in wool, já’ali’ kaj kíim in núupil, k’a’ajten u bi’bi’k’tik in pool, jo’op’en in kaxtech, mina’anech, ya’abach ok’ol tin beetaj.

Bey naytbil in kaxteche’,

chíikpaj chéem a woochel, wa’akbalech ichil, tu pikta’al a chowak tso’otsel jo’ol, tumen yíik’al k’ana’ab.

Chik’in íik’ bisik chéem, Chéem, náachkuntkech, k’a’ajten bix in baaytik a babay oot’el, jalibe’ in K’u mix bik’in sunakech, ya’abach ok’ol tin béetaj.

In yáakunaj, síis iik’ bisikech, binech ti u k’anáabi chik’in,

mix bik’in bin suutnakech,

ti u náachil chik’in chun ka’an, ti a pa’teni’ in nuupal.

K’ayt’aan

Yiík’al Chik’in

Pascual Bailón Moo Uc

Celestún u kaach lu’umil ta’ab,

u sóol ichil chik’in; Chochola,

u lu’umil ch’o’oj ja’; u yáalech xan Aj Canul; Halachó, u xaak jaalal,

u múus iik’ jalacho’ob.

Hunucmá, u ch’ol pak’lil chik’in,

ya’alma ka’anil k’ana’ab; K’inchil,

u kuuchil u je’ele k’iin ba’ax jumpaayil, Kopomá, u lu’umil kuum k’at,

u tamil bej.

Maxcanú, chakjole’en tunil chik’in,

u kaajil chi’ikam; Samahil, u kúuchil sam,

u najil chúuk; Tetiz, ti teet u tal a k’aaba, wa u tia’al téetbile’, táanil teech.

Tu laakal le kaajo’ob, ch’a’chi’tano’ob te’ela’ ku beetiko’ob, jump’eel p’uunil u sayal, yóolal u nojochil u yóol maaya, ich kuxtal.

K’ayt’aan

Ka’

Pascual Bailón Moo Uc

To’ ku balk’aláankil, Bey chun mooy, wa jáal koot, pik’ch’iinta’an, ka’; buka’aj k’íilkab, yálbanaja’an, yóok’ol.

Túubsab ka’ xúupi’, ko’olel x júuch’o’ob, xúup j ch’ak ka’o’ob, mina’an ch’ak ka’.

K’ayt’aan

X-K’ook’

Minelia del Socorro Bonilla Vázquez

Yáax k’iin, ki’imak yóol, k’iin, tu jojopankil,

ya’axche’e’, tu yóok’ot, iik’, táan u xuuxub tu máan, wiits, che’eji’ che’ejlak, múuyal, tu pirin óok’ot, yo’olal u yu’ubiko’ob a k’aay. Tu xík’nal in tuukul,

tu

síit’ in múus iik’,

tu

méek’ik in kuxtal,

tin wu’uyik a k’aay.

A búukile’ tu léembal,

yo’olal u léem jats’uts’il a k’aay, ku tuul ti’ sayab ja’, tu’ux ku néentkubaj

u ja’tsil a pixan,

ki’ichpan x-k’ook’.

K’ayt’aan

U K’aayil Ch’íich’o’ob

Minelia del Socorro Bonilla Vázquez

Iike’, tu xuuxub Síis u táasik u ki’ibokil lool báalche’,

táan u much’tal ch’íich’o’ob,

tu k’ab nuxi’ béek,

ki’imak yóolo’ob,

x-k’ook’, yúuyum, chinchimbakal, sak chi’ik, sak pakal, tsuutsuy, x-takay yéetel chak ts’íits’ib; kusamil tu ba’pachtik béek, ts’unu’un, wekik u yáamaj, yóok’ol kaab, yéetel u ch’ujkil báalche’, táan u k’aayo’ob, u asab jats’uts k’aayo’ob,

tu

ki’imak kúunsiko’ob

u

múus iik’ k’iin.

K’ayt’aan

Wayak’o’ob

Minelia del Socorro Bonilla Vázquez

Ku manchajal u tuukul x-k’ook’ tak Uxmal, kuulij ti’ u najil Aj na’at, tu síiaj u ki’iki’ k’aay, ti’ le úuchben k’uj najo’ob, tu’uxe’ j-kajnáalo’ob, tu paato’ob u tuukulo’ob ti’ u yuumtsilo’ob, ti’ u tan pak’ najilo’ob, Oxmal, a k’aaba’e’ óoxtéen meyajtaanech, kúuchil ch’i’ibalo’ob,

u

najil yuum cháak,

u

yuumil ch’ujuk ja’;

u

najil kukulkan,

u

yuumil lep’ óolal;

u

najil Chi’lam Báalam,

u

chii’t’aani’ yuumtsilo’ob;

tu p’ato’ob ti’ wíiniko’ob; muuk’, Tuukul, pixan, óol, iik’, kuxtal, yéetel uláak’ ba’alo’ob…

K’ayt’aan

Xuux Éek’

Minelia del Socorro Bonilla Vázquez

Tu éek’joch’e’ental, ka’ane’ tu éek’tal, máase’ tu ch’ech’ejankil, ch’och’line’ tu ch’och’olankal, tu ki’imak kunsiko’ob áak’ab, éek’o’ob tu chíikpajalo’ob. T’uubul áak’ab, táan u ka’antal xuux éek’, tu xik’nal, bey péepene’, bey kóokaye’, tu jojopankil, tu léembal, bey k’an iitse’, ki’imak yóol, tumen sáabinil áak’ab.

K’ayt’aan

Múuyal

Juan Javier Cámara Mejía

Múuyal… tak tu’ux káajik a taal, bey chéen xíinximbal ka beetike’, ka máan táantanxel kúuchilo’ob, beyech ki’ichpam x-káakbache’.

Ka’anal a taale’, kaabal anikech, ka náats’ale’, jach ka’analech, yaan súutuke’, beyech uláake’, tumen ka jáan k’exik a woochel.

Yaan k’iine’, beyech juntúul máake’,

le beyxan ba’al wa ba’alche’,

teeche’ mantats’ jach ka boonkabaj, jach uts ta t’aan a cha’anta’al.

Míin yaan máaxo’ob cha’antikech, yaan súutuke’, booxech wa sakech, yaan súutuk xane’, jach k’aank’anech, beyxan chak k’anech wa sakbooxech.

Pu’uk u káat ka wa’alakech,

u káat ka’ éenkech a xíimbaltej,

tumen u k’áat tsikbal ta wéetel, múuyal míin seten uts tu yichech.

K’ayt’aan

Ba’ale’ teche’ bin ka beetik

te’ táantanxel lu’umilo’obo’,

mix ta wilik mix ta wu’uyik

teche’ kóokech te’ yaakunajo’.

Múuyal, teche’ ka seten náachtal, kensaj tak tu’ux ka sen náakal, kensaj tak tu’ux ka lúubul xan,

mix k-ojel xan ba’ax k’iinili’.

K’ayt’aan

U ja’il a wich

Juan Javier Cámara Mejía

Pu’uk, jo’oljeake’ ma’ ki’imak a wóoli’, bey tun juum a woo’le’, jach bey táan a muk’yaje’,

le máaxak ku yiliche’, tak leti’ ku líilbal,

ba’ale, chéen teech a wojel ba’axten beyo’

Uk’aj kíinsik tuláaklu che’il ka’anal k’áax, lu’ume’ jach chokoj, bey tu buts’ilankile’, tóok’ yéetel wóol tuunich tu k’íilkabankilo’ob, ba’ale, chéen teech a wojel ba’axten beyo’…

U ja’il a wich báanij, áalkabnaj ta p’u’uk.

k’om óolchaj ba’alche’ob, beyxan síiniko’ob, pu’uk, teche’ jach luba’an u yóol a kuxtal, teche’ láayli’ táan woo’le’, láayli’ tan muk’yaje’.

Nuxi’ pu’uk, bejla’e’ jach ki’imak a wóol bey tun juum a che’eje’, bey tun juum a k’aaye’, je’e máaxak ku yu’ube’ ku ja’ak’al yóol, ba’ale’ chéen teech a wojel ba’axten beyo’

Múuyalo’obe’ táan u ki’ papaxk’abo’ob, ki’ichkelem chéele’ jóok’ yil ba’ax ku yúuchul, tak yuum k’iin ku ch’ene’tik le ki’imak óolo’, ba’ale’ chéen teech a wojel ba’axten beyo’…

K’ayt’aan

Kan t’úubuk k’iine’, ku léekel u k’aay muucho’ob, ki’imak yóolo’ob, ki’imak yóolo’ob xan, kóokayo’obe’, táan u joojopankilo’ob, bul áak’ab tu báaxlo’ob, bey tu yo’to’obe’.

Pu’uk, kex beyo’ ku báanal u ja’il a wich, chéen ka’ ila’ake’ tun ch’aaj yóok’ol a p’u’uk, u ja’il a wiche’ ma’ ch’óoch’i’, chéen seten k’áaj, ba’ale’ chéen teech a wojel ba’axten beyo’…

K’ayt’aan

Xooch’

Juan Javier Cámara Mejía

Pu’uke’, mun wenel,

u p’ilmaj yich wale’,

xooch’e’, mun wenel xan, sen chi’ichnak wale’.

Nuxi’ xooch’e’ tun ch’úuk, ok’om k’aay ke beetik, pu’uke’ p’ilmaj yich, xooch’ k’ayik muk’yajil.

tun beetik u meyaj, yaan ba’al ku taasik; muk’yajil , k’i’inam, sajbe’ensil u k’aay.

Xooch’e’, mixmáak ilik, ku láaj balkuba’aj, áak’ab k’aay ku beetik, pu’uke’, chi’ichnak.

Yaan máax yaan u kíimil, ma’ ojéela’an máaxi’, ba’ale’ j-meeyjil k’áax, uláak’ u yaal pu’uk.

Pu’uke’, tak yok’oj,

u k’aayil xooch’e’ jaaj,

jach u k’aayil muk’yaj,

jach u k’aayil kíimil.

K’ayt’aan

Jaytéen

Juan Javier Cámara Mejía

Pu’uken, lu’umen yéetel tuunichen, k’iin, jaytéen ts’o’ok a julken, x-ma uj, jaytéen a bonmen, eek’, jaytéen a láak’intmen, iik’, jaytéen a pikiltmen, múuyal, jaytéen a pixmen, kilim cháak, jaytéen a ja’asmaj in wóol, cháak, jaytéen a wisíinsen, tóos ja’, jaytéen a ch’ulmen, bat, jaytéen a ch’inmen, ye’eb, jaytéen a síiskunt in wóol…

Nukuch che’, jaytéen a bo’oykinsen xíiw, jaytéen a pixmen, jaltun, jaytéen a luk’smaj in uk’ajil áaktun, jaytéen a náajkunsen…

K’áak’, jaytéen a tóokmen, ja’, jaytéen a jíiltmen, moson, jaytéen a wo’oltmen, chak iik’al, jaytéen a p’uchmen… Lóobche’, jaytéen a xotmen, xúul, jaytéen a jo’jo’olen,

Wíinik, jaytéen a pe’chak’men, jaytéen a loobitmen, jaytéen a kíinsmen… a kíinsmen…

K’ayt’aan

Yáaxk’in

Guadalupe Sánchez Chan

Kukupkil u nak’ ka’an Jojopkil u yich k’iin Xu’ul u yúunbal k’áax Náats’al ku beetik yáaxk’in.

Chu’uj u puksi’ik’al k’áax Si’intun ku jáayal yóok’ol Sa’ap’ u yits’ múuyal Táan u k’uchul yáaxk’in.

Ts’o’ok u muts’ik u yich k’áax Ka’aka’ach yóol u píixan Pixa’an yich tumeen muk’yaj Táan u jaats’ yáaxk’in.

K’ayt’aan

Bejlae’, u yáax k’iin

Guadalupe Sánchez Chan

Jump’éel síis oknajk’iin Nookoy satik yich k’iin Ku k’a’ak’atkuba chéel ku k’a’antal u t’aan cháak Iik’ xóobtik nookoyo’ob.

Pu’ul chéel tumeen iik’ Sa’at ichil yich cháak Tu ta’akuba yuun k’iin Wéek’ yok’ol nookoyo’ob Totoxáankil éemik yun chaak

Bejlae’ u yáax k’iin Kuchik yun cháak Tu jáalk’abtaj u kuxtal k’áax Ya’axbane’en u bóoch’ che’ob Tu láakal ki’imak yóol.

Kí’ibok u jaats’ che’ob jáayal ku beetik nikteo’b táan yajal yóol k’áax kaybil u beetik u muuk’ bejlae’, u yáax k’iin.

K’ayt’aan

Cháak

Guadalupe Sánchez Chan

Wojchajech Taalech a xíinbalto’on K’uchech a líik’es k-óol, K’áaxe’, tu ch’a’aj u muuk’ Tu jalbesaj u máan iik’ Ch’u’ul u baakel u k’abo’ob Tu síijsaj u nikte’ilo’ob, Tu pulaj uk’ajil, Ki’ibok u taal yicho’ob. Cháak, Tu taal a sonchaláankil Ichil u léenbal k’iin Ch’íich’obe’, Jak’a’an yolo’ob, Sa’at u k’aayo’ob ichil éemuyal, Tu mukaj u k’u’ob Tu bóoch’into’ob a k’íilbal.

Cháak, Ta méek’táantaj k-óol puts’banaj u ni’ k-xúul t-chí’ich’ikaj ti’ u xpe’etil lu’um teech taas u sáalil kuxtal

K’ayt’aan

Xloolankil

Guadalupe Sánchez Chan

Líik’ u popokxiik’

U yik’elo’ob k’áax

Yóolal u tíip’il xloolankil, Tu k’i’ik’itik u ki’ibokil

Yóok’ol u ya’axil k’áax.

Jach ko’ yóol xloolankil Tu béech’k’abtik chan ts’unu’un Táan yóok’ot tu táan yich Tu k’a’aytik u wíinklal yéetel u boonil u yich.

Tu pulya’ajtaj chan ts’unu’un Tu yuk’aj ja’ tu luuch Tu túuntaj u ch’ujkil u chi’, Sáansamal kun suut

U xíinbalt xloolankil.

K’ayt’aanPoesía

Los rostros del silencio

Irma Torregrosa castro

VI

La hierba, silencio verde, arrulla con su canto la mañana.

La luz, silencio oro, abrasa las ventanas de la casa.

La tarde, silencio rojo, navega la cintura de la calle.

Tu sombra, silencio noche, detiene el umbral de los recuerdos.

Tu nombre, silencio luna, habita pasajero entre mis labios.

K’ayt’aan

Poesía

VII

Vista respira fuerte y recoge sueños, bebe aguardiente. Oído retumba fresco, entre las mordidas de frutas jugosas. Gusto vuela hacia el sol, y entre colores… llega a la luna. Tacto huele a esa luz de amanecer que cae sobre la espalda. Olfato mima las manos, que lo buscan entre gritos de tormenta.

De lo que hacen, gustan… y dejan silencios en mi cuerpo, que te invoca.

K’ayt’aanPoesía

VIII

Callo. Espero, ¿Es? Pero… El lapso que pasa frente a nosotros, se esconde bajo nuestros pies, un pero. Un tic-tac, y el peso del alma yéndose

allá… La mirada recorre, una vez y otra, lo que ha recorrido, ya …tal vez. Morder las uñas, los dedos, los huesos Roerse las dudas… ¡Cómo duelen las vacilaciones! Roerse el alma, la espera, la piel. Todo, por el alma roída volverse a mirar.

Para allá

Tic-tac.

Más

K’ayt’aan

Poesía

IX

Doce y media. Cómo pasan las horas.

Encendí las estrellas me senté aquí. En esta luna sin leer ni hablar.

El silencio es un manto que me abraza me hunde en sus cabellos como a un gato en busca de su origen.

Teatros y cafés que una vez fueron calles que olvido. Los adioses tuyos, los míos, los llamados apenas atendidos de la ciudad.

Tu perfume de hierba acaricia mis pestañas y vives en la luna, en mi cabeza, en mis manos.

Doce y media. Cómo pasan los años.

K’ayt’aanPoesía

Cantos al amanecer

Edith Xequé Acereto

Primera estación

Te cantaré Señor porque los bosques coleccionan mariposas. Te alabaré porque las flores se visten para la fiesta. Te bendeciré porque los pájaros anuncian la esperanza de un día nuevo. Te glorificaré porque tu palabra se esparcirá como las semillas que riega el viento en primavera, los campos se bañarán de azares. Sus frutos serán buenos para el consuelo de nuestra Madre Tierra.

K’ayt’aan

Poesía

Segunda estación

Edith Xequé Acereto

Escucha el mar en pechos de la arena. Toca la brisa que duerme en tus pestañas. Mira los peces ahogarse entre tus ojos. Huele la rosa escondida en tu alma. Prueba tus labios de lágrimas y sal. Abraza la marea los sueños de tu puerto.

K’ayt’aanPoesía

Tercera estación

Edith Xequé Acereto

Ya que desnudas con timidez hojas y flores. Te das al viento y te desmayas sobre mis brazos. Nace el segundo como sentencia llega la luz llega tu sombra.

K’ayt’aan

Poesía

Semilla

Edith Xequé Acereto

Nací de un fruto, dormí entre hojas al pie de la Ceiba. Bailé con el viento en lluvia de mayo. Mi cuerpo despierta, espera, sueña…

K’ayt’aan

Balts’am

Dramaturgia

Balts’am

U x-waáyilo’ob X-Letra Marga Beatriz Aguilar Montejo

U balts’amilo’ob:

Diana: 48 u ja’abil, u yatan Mario. Olga: 50 u ja’abil, u kiik Diana, x-ma’ íicham. Mario: 55 u ja’abil, k’áaxil máak.

Táan u bin u chíinil k’iin, Diana, Olga yéetel Marioe’, ti’ yaano’ob ich naje’, lela’ yaan ka’ap’éel u ka’anal joolnajil, mina’an u ch’éenebil, junp’éel joolnaj k’aabbeet u p’áata jéek’aj. Yaan xan jump’éel u mayak che’il k’uji’; u nu’ukulil wáak’ak’áan, u nu’ukulil u chuuy, k’áano’ob u chúuy k’aaxmo’ob yéetel u t’inmo’ob jump’éel suum utia’al u lechik u nook’o’ob. K’óobene’ taak’al ti’ le pak’ilnajo’, ichile’ yaan junp’éel kúulche’, k’áanche’ob, ch’uyub, k’óoben k’áak’, xamach, junp’éel mayak che’, tu’ux ku tsooliko’ob u nu’ukulil janal yéetel ya’ab lucho’ob, bey xan ich k’óoben yan u nu’ ukulil u meyaj Marioe’.

I

U x-che’ chakil chivo tia’al u tojolch’inta’al pixano’ob

Olga: (Wa’alakba aktáan ti’ u mayakche’il k’ujo’ob, tun t’abik ka’ap’éel kibo’ob). Wa kin ts’aik junp’íit x-che’ chaak yóok’ol le mayakche’a min ma’atan u beetik k’aas

ti’ k-yuum. Sáamale’ jo’ lajun k’iino’ob kíimik.

Diana: (Kulukba yiknal u nu’ukulil u chuuy, táan u chuuy) U x-che’ chak chivo ma’alo’ob, chen ba’ale’… bey xan yaan u baak. Olga: (Tu p’a’as che’ej). U baak chivo ma’ tu seen ja’asik u yóol, je’e bix waa kin ts’aik u x-che’ chaakil wakax yóok’ol le mayak che’o’. Mario: (Kulukba táan u jaxik junp’éel suum) Kaax unaj u ts’a’abal yóok’ol le mayakche’o, ma’ wakaxi’ mix chivoi’. Olga: Ba’anten, táan wa a wáantik u pixam k-yum. Mario: Ka’ache’ kin wilik in na’e’, chen kaax wa tso’ ku ts’aik yóok’ol u mayakche’ k’ujo’ob, (Ku k’a’amkuunsik u t’aan) Le beetik kin wa’ik, ma’atan in wáantik mixmáaki’.

Balts’am

Diana: Tin tuklaj a yaabilmaj kex junp’íit in yuume’. Mario: In yabilmaj je bix te’ex. Olga: Ka wa’alik beyo’ Mario, tumeen ma’ a k’áat u ts’a’abak tech u bak’el wakax yo’ le mayak che’ ken kíimkecho’, sajkech wáa. Diana: Mina’an ba’ax óolal in ja’ak’sik u yóol a pixan, ma’ sa, Mario. Ts’o’okole’yaan juntúul x-ch’ija’an chiva, leti’ je’e u páajtal kíinsik. Olga: (ku paktik Mario). Ts’o’ok a wilik wáa buka’aj nuukil u baak le X-chiva… Le x-chiva a k’almo’. Mario: Le x-chiva je’elo’ ma’ tu jóok’o’… te’ tu’ux k’ala’ano’, le u láak’o’obo’ yaan in seen kalanko’ob utia’al mu’ púuts’lo’ob. Diana: Ts’o’ok u seen ch’íijil, sáamale’ leti’ bin k-kíinse. Olga: A wojel ba’ax ku yúuchul, Marioe, ma’ u k’áat ka’a ma’achak mix chivo mix wakax, ku tuklike’ le ba’alche’o’obo’ utia’al. Mario: (Ku líik’sik u t’aan) In waalak’o’ob, teen tséentik, teen meyajtiko’ob, le lu’uma’ bey xan in tia’al. Ku yu’ubal u náats’a le tsíimin k’áak’o, Diana ku yáalkab te’ joonajo’. Olga: (Ku paktik Diana) Jach uts ta wich a cha’antik le tsíimin káak’o’, masima’. Diana: (Wa’alakba tu joonaj) Uts tin wich in wilik bix u tíip’il u ni’ le tsíimin k’áak’o’ tu chumukil k’áax nojoch ku yila’al. Mario: Nojoch kun p`áatal a ni’ wa ka p’áatal wa’atal te’elo’ chen uts ta wich ka cha’antakech tumeen le máako’ob ku taalo’ob te’ tsíimin k’áak’o’. Diana: Ts’o’ok in ch’íiji, mix teech ka wilken, ma’ sáamsamal ka waikten (Kuuxi) “ts’o’ok a ch’iiji”, bey ka wawtik. Olga: (Ku p’a’astik) Je’elo’ beyech le x-chiva k’ala’ano’ ts’o’ok xan a ch’íijil, báan túun ka sen wilik Mario, min chen X-baj ka wilik. Mario: Mak a chi’ X-Olga, ma’ ta wéetel kin t’aan wale’. Diana: (K’uux, ku náats’al yiknal u nu’ukulil u chuuy, ku jep’ik u chuuy tuka’aten) Ba’axten ka k’uuxi. Mario: Ma’ k’uuxeni’. Diana: K’uuxech, in k’ajóolech. Mario: (Ku paktik Diana ku líik’sik u juum u t’áan) Teech mentik in k’uuxi yéetel le k’áatchi’ ka beetko’.

Balts’am

Diana: (Chi’ichnak) Le ba’ax ka beetko’ Mario: (Tun k’eeyaj) Tene’ mixba’a kin beetik, teche’mix máakech utia’al a k’eyen. Olga: (Ku náats’a tu nu’ukuli u wakk’áan ku káajsik u meyajtik). Ma’ a ba’atele’ex, wa ma’e ku yu’ubal a wawtkabaex tak táankab. Diana: Báan in k’áajti’, mix máak kajakba tséelto’on. Mario: Tene’ kin k’eeya je tu’uxake’ (Ku náats’a tu’ux yan Olga). Ba’axten, ya’abo’on wa waye’. Olga: Beey, ya’abo’on waye’. Diana: Le je’ela’ k-taanaj, ti’ tuláaklo’on. Olga: Ma’ utia’al tuláaklo’on, chen tia’al ka’atulo’on. Mario, ku p’atik le ba’ax ku beetko’ ku bin k’óoben. Mario: (Yéetel k’a’am k’eeyaj) Diana, ts’áaten in wo’och tumeen wi’ijen. Ku yokol Diana k’óoben u machmaj junp’éel kib, ku nats’ik u kúulche,’ ti’ ku tak’ik’ u kibi’, ku ts’áik u xaamach yóok’ol le k’áak’o’, ku káajsik u pak’ach, ma’ tu líik’sik u pool ma’ u k’áat u yil yíichami’. Mario: Ma’ uts ta t’aan a k’e’eyej masima’. Diana mu núukik Olga: (Ku yokol k’óoben, u machmaj junp’éel kib ku bin tu’ux yaan le mayakche’ o ti’ ku tak’ik u kibi ku machik jun’péel luuch) Ich áak’abe’ u sáasil le kiba’ ku jelbesik u boonil le ja’a’. Mario: (Nak óol) Ja’, kex ich áak’ab, waa chúunk’in, léeyli’ leti’e. Diana: Ma’ jaaji’, ich áak’abe’ tuláakal ba’al jela’an u boonil, ma’ ta ts’áaj óoltik, masima’. Mario: Ma’, ma’ in ts’áajóoltik. Olga: (Ku k’uuxil) Chen taak a ba’atele’ex (ku yuk’ik ja’) Tu k’áatech J-kulas ma’ sáameak Diana. Mario: Máax k’áatik tióolal in watan. Olga: (Tun p’a’as che’ej) J-kulas. Mario: Báan yan u k’áat le máak ta wóo’lalo’. Diana: Ma’ in wóojli’, min tak u k’áatikten junp’éel chuuy utia’al u yatan, tumeen tsikbal- najen yéetel leti’ jo’oljeak tun bin Sanahkate, ka’a tu ya’alajten ts’o’ok u k’áatiktech bin, ma’ ta wa’alajten mixba’ali’. Mario: Tu’ubten.

Balts’am

Diana: Ma’ jaaji, ti’e k’íino’oba tuláaka ba’a ku tu’ubuteech, in wojel ku si’ibiltech k’eyen tumeen X-Baj, le je’e xano’ ku tu’ubu tech wáa. Olga: (Ku p’a’astik Mario) Le beetik tu ts’áajtech tirix ta’, X-Baje’ ma’ u yojel mix u meent

u k’u’umi’.

Mario: Mak a chi’ X-Olga (Ku líik’sik u k’ab tak u jats’ik) Táan u bisken kisin. Olga: Bik táabsa’akech a táalk’abten. Jóok’en… Xeen. Lela’ in wotoch, mixba’a yanech a beet waye’. Chen beyech peek’ mina’an u yuumile’.

Mario: (Ku náats’al tu’ux yan Olga, letie’ ku machik junp’éel si’) Sajkech, chen nojoch a chi’, wa in k’áate’ je’e in juumanskeche’ (Ku yilik X-Diana) Beey xan teech, jaats’ u bin tech utia’al

a majka chi’.

Diana: (Ku xuulik u pak’ach ku wa’atal) Chéen le u bíin teech a jats’ken, jach xiib a wu’uykabáa masa’. Olga: Ma’ jats’ik, waa ka beetke’ kin bin kaaj in tak a pool, kin wa’ik ti’e máako’obo’ ma’ tu’ubuk tech a máan okoli’. Mario: Tene’ mixba’a tin woklaj, chen in yuume’ píit máan u ts’ìibóolalil. Diana: Mak a chi’ Olga. Olga: Chen ts’o’ok a beel yéetel X-Diana utia’al a taal a ta’ajkaba waye’. Mario: Ma’ jaaji’, tene’ in yaabilmaj in watan. Olga: (Ku paktik Diana) Ma’ u yaabilmechi’, chen ts’o’okol u beel ta wéetel tumeen

mixba’al yaan ti’, (Ku yauwtik ti’) Tojol ch’iintej. Mario: (Ichil u bin te’ najo’ ku machik junp’éel u le’ k’úuts ku náachik ku káajal u cha’a’chik) te’ex ka’atule’exe’ ts’o’ok a náakske’ex in wóol (Ku yokol te’ najo’ táan u pooch’il). Ichil le k’óobeno’ ku yu’ubal u yúumkuba Mario, te’ k’áano’. Olga: (Ku báaxtik le si’o’) A wíichame’ úuch lo’obal k’a’abet jóok’sik te’ela’. Mixba’al u beelal, mix utia’al u ts’aik paalal. Le lu’uma’ k-tia’al, ma’ u páajtal t’oxik yéetel leti’. Diana: Ka t’áan beyo’ tumeen ma’ ts’o’okol a beeli’. Mix juntúul ti’ le xi’ipaalal tu náats’uba ta wéetel ta núukaj u t’aani’. Olga: (Yéetel p’eekil) Chéen kaajil máako’ob (Ki’imakchaj u yóol) Tun bin u ya’abta’al le máako’ob kaja’ano’ob te’ k’áaxo’, tu ba’apachko’ob X-letra. Wey kun taalo’ob u ch’a’ob le tsíimin k’áak’o’, lelo’ ma’alo’ob tumeen to’on yano’on te’ela’, ma’ k-p’áatal t-juunaj, jo’os

a wíichamo’, mix k’abejto’oni’.

Balts’am

Diana: Ba’axten ma’ anchajten juntúul chan paal Mario, yéetel juntúul chan paal te’ela’, min je’ u binto’on ma’alo’obile’. Olga: Ba’ax bilal tech juntúul paal, utia’al u kuxtal te’ela’, ts’o’ok wáa a wilik tu’ux yaano’on… utia’al u p’áatal bey je’exo’one’, il tu’ux yaano’on. Diana: Min je’e u yutsta tu t’aan ka’ach Mario ka anak to’on juntúule’e. Olga: Ba’ax a wóojel túun, min ts’o’ok u yantal u paalal te’ tu’ux ku seen máano’, bey xan ts’o’ok in wa’ik teche’ a wichame’ mixba’a u beelal. Diana: Chéen ka tuus, wa yan u paalale’ min ts’o’ok in wojeltike’ (Ku p’aatal chi’ichnak, ku bisik u k’ab tu chi’, óoli bey tun jaantik u yich’ake’). Ku yu’ubal u t’aan Mario. Mario: Diana, a’al ti’ a kiik ku beet waa ba’ax ti’ u yaal Poncio, yaj u nak’ bíin. Diana: Poncio tuka’aten, je’e ba’alak k’iine’ k’abeet xíiw ti’ tia’al u yaal. Olga: (Ku lúuksik le kib yan yok’ol le mayakche’o’) Páa’tik in jáan bin in kaxt le xíiwo’, xuupul teni’ (Ku jok’o táankab yéetel le kib t’aba’ano’). Diana: (K’uux u yich, ku yawtik) Yan xíiw te’ela X-Olga, ma’ wa teech ka tsa’aikten ken yaachajak in nak’i’. Ku yu’ubal u núuk t’aan Olga. Olga: Lelo’ xíiwo’ob utia’al nojoch máako’ob, ma’ utia’al mejen paalal. Mario: (Ku bin te’ k’óoben tu’ux yaan Diana, k’uux u juum u t’áan) Ba’ax xíiwilo’ob ku chaakik a kiik tia’al ka wuk’ej. Diana: Ma’ in wojli’, leti’ yojel. Mario: Ma’ suut a wukik’ le ba’ax ku ts’aiktech a kiik, waa k’oja’aneche’ teen kin biskech yiknal le J-ts’ak yajo’. Diana: kuxtun wa mina’an taak’in.

Mario: Lelo’ in ka’akaj teen, teeche’ mixba’a yanech a wili’ (Ku bin tu paach Olga). Diana: (Áalkab ku yokol te’ ichnajo’, ku tsíibtik yich, ku wa’atal tu táanil le mayakche’o tu’ux yan le k’ujo’ob, jach chi’ichnak u yóol) Marioe’ ma’ u yaabilmen, k’asa’an tin wetel, chen utstut’áan in p’o’ik u nok’o’ob, in betik u k’éeyem le betik ma u p’áatkeni’, su’ulak suut kaaj, tumeen

le

máako’ob kaja’ano’ob te’elo’ ku tukliko’obe’ leti' yéetel u báatsilo’obe’ j-okolo’ob… Je’

u

p’atkene’… (Ku t’abik ka’ap’éel túumben kibo’ob) Wa ku bine’, yan in kiimil.

Balts’am

Ku suut Mario, Diana chilikbaj tu k’aan. Mario: (Ku k’uuxi) Ku bisken xulub, chilikbalech tuka’atéen. Diana: Mina’anech. Ma’ kula’an mix X-Olgai’, ka’ chilajen junsúutuk. Mario: Líik’en, kaxt ba’al a betej, mixba’a a beelal. Diana: (Ku líik’i) Tene’ ma’ paatlen tia’al mixba’ali’, X-Baje’, jach ma’alo’ob, masima’. Mario: A k’ajóol waa X-Baje’. Diana: Ma’ chéen… Mario: (Ku náats’a yiknal, mu’ p’atik u ts’o’oksik u t’aan) Je’elo’ máak a chi’, tak in wenel jach ka’ana’anen. Diana: (Yéetel yaajil ku líik’i, ku bin te’ k’óobeno’) Yaj in nak’. Ku yokol Olga te’ k’óobeno’ ku yu’ubik ba’ax ku ya’ik Diana, ku ts’aik jejelasil xíiwo’ob te’ ch’uyubo’. Olga: pa’atik in jáan betiktech waa ba’ax. Diana: (Ku kutal ti junp’éel k’áanche’ tun muk’yaj) Ma’ beetik mixba’al, tu jun ku luk’uj, min tu yóolal le… k’uuxil anji ten sameako’. Olga: Sajkech waa a wuk’ik’ le ba’ax kin ts’aiktecho’. Diana: (Ku yet’ik u nak’) Ma’ chen ba’ale’…yéetel lelo’ ma’ unaj u báaxal mix máaki’, teche’ ma’ a wojel ba’ax u beelal tuláakal xíiwo’obi’. Olga: Kin wilik táan a muk’yaj, pa’atik in jáan beetik teech waa ba’ax. Diana: (K’uux) Ts’o’ok in wa’ik, ma’ in k’atik mix ba’ali’. Olga: Ba’ax kiuchul teech, min tumeen ka sen wa’atal páay ja’ te’ k’iino’, ts’o’ok u kaajal a p’áatal ma’ ta wóol yanechi’. Diana: In wojel ba’ax ka betik. Olga: Ba’ax túun a wojel. Diana: In wóojel… xan in bet ba’a uk’bi yéetel xíiwo’ob. Olga: Bey… mantats’ ka wilik bix in betik, (ku yéemsik te’ch’uyub jun cháach xíiwo’ob ku ts’aik chaakbi) Ma’ tu xaanta, le je’ela mantats’ kin ts’aikteech a wuk’e (Ku ts’aik u ja’il le xíiwob ichil junp’éel lúucho’) Uk’ej jach ki’. Diana: (Ku jach ilik Olga, u k’ab Diana tun k’íilk’ab, ku yuk’ik’ tuláakal le ts’aako’) Jach wa jaaj ka tuklik yaan u taal u láak’ máako’ob u ch’a’ik la tsíimin k’áak’ waye’.

Balts’am

Olga: Bey, te’ Uci kaajo’, ts’o’ok u je’ebel junp’éel kúuchil xook, u k’áaba secundaria bíin, ts’o’ok u sen ya’abta’al paalal te’ kajtalilo’oba’, yaan u túuxko’ob u paalal xook le máako’ob kaja’ano’ob naats’ waye’. Diana: Jaaj a t’aan ts’o’ok u seen ya’abta’al máako’ob te’ kajtalilo’oba’, le koolo’ ma’ tu ts’aik je bix ka’ache, (Ku sutik le lúucho ti’ X-Olga, ku ts’áakuba líik’il, chéen ba’ale yóolal u yajilo’ ma’ tu páajtal) Olga, táan u jóok’o ten k’i’ik’. Mario: (Ku yu’ubal u t’aan) Ba’ax kisin ku yúuchul te’elo’, tak way ku yu’ubal u juum a t’aane’exe’. Olga: Waa ka sen awate’, yan u k’eykech ken taalak waye’ (chi’ichnak, ku kaabalkuunsik u t’aan) A il nook’ yaantecha’ mantats’ bey ku yéemel teech yéetel ch’otnak’. Diana: (Ku t’uchtal sen yaj u nak’, táan u k’íilkab) Ma’ in ilaj nook’i’ (Ku pi’ik’tik u pool). Olga: Mantat’s ka wuk’ik le ba’al ta’aytak u yéemeltech a ilaj nooko’. Diana: (Ku t’aan yéetel muk’yaj) Ma’ ti’e ka’ap’éel winalil máanika’ ma’ tin wuk’aji’, tin pulaj. Olga: (Tun k’eeyaj) Ma’ ta wóol yanechi’, k’a’abet a wuk’ik’ka’achi. Mario: (Ku yu’ubal u juum u t’aan, tun k’eeyaj) Makachi’ex. Diana: (Ku yayaj k’áatik) Áanten Olga… ts’o’ok in ch’íijil… ba’ax tia’al kin wuk’ik’… waa u yóol ka’ach ki’ichkelem yuum u siiteen juntúul paale’, ts’o’ok u yaantal teen úuch ka’achile’. Olga: Marioe’ ma’ chen ti’ yaan ta wetele’, le betike’ k’abéet ka’ach a kaláantkaba (Ku ma- chik u k’ab Diana u k’áat u li’ik’sik) Ba’ax k’íin chilajech yéetel a wíichamo’. Diana: (Tun yok’ol) Ma’ in woojli’. Olga: (K’uuxil) Ba’ax k’iin. Diana: (Tun yok’ol) Ma’ in wojli’. Walkil junp’éel waa ka’ap’éel winalila’ min tu ya’alaj yan u p’áatken, ku ya’alike’ ts’o’ok in x-nuuktaj, tene’ ma’ in k’áat ka’a xi’ik in wíichami’. Olga: Ts’a wilik ba’axten ma’in k’áat ka’ach ka taalak mixmak kajtal waye’, tuláakal le xiibo’obo’ bey k-yuume’, chen káaltal ku betiko’ob, chen jooykepo’ob, chen j-ookolo’ob. (Ku paktik Diana ku ch’a’ik jejelas xíiwo’ob, ku ts’a’ik ichil junp’éel kuum yan yok’ol le k’áak’o’) Pa’atik in betik teech uláak’ ba’a a wuk’ej utia’al a máansik le ba’ax betik u yaatal a nak’o’. Éek’joch’e’en.

Balts’am

II

K-na’ yéetel k-yuum

Ku yila’al u k’áak’il le k’óoben k’áak’o’, Ku sáasilta’al le k’óobeno’, ts’o’ok u bino’ob 30 ja’abo’ob paachil, walkila’ X-Olga yéetel X-Diana x-chúupalo’ob mina’an u yíichamo’ob yéetele’ kuxa’an u na’ yéetel u yuum, Diana kulukba náats’ ti’e k’óoben k’áak’o, tun betik k’eyem, Olga tun kaxtik junp’éel ba’a yok’ol le mayak che’o’, ichil le k’óobeno’ ti’ yan u yumo’ob tséel chilikbaj te’ lu’umo’, kala’an.

Olga: Chok’ ti’ waale’, le ken je’elek le tsíimin k’áak’o’ yaan k-bin te’ kaajlo’. Diana: Ba’ax kisin ken k-bin beet te’ kaajo’, le máako’ob kaja’ano’ob te’elo’ k’asa’ano’ob, ts’o’ok a wilik bix u paktiko’ono’ob. Olga: (Ku yuk’ik ja’) Mix ba’a kin wilik, chokochaja’an a pool, tuláaklo’ob ku t’anko’on. Diana: (K’uuxil ku ts’o’oksik u paak’ach ku ts’aik u lebrillo yok’ol le mayakche’o) Ma’ jaaji, le k’íin ka eel le k-otoch ka’a luk’o’on te’e kaajo’, ya’ab ba’alo’ob jelpaji. Olga: Le ka’a j-luk’o’on te’ kaajlo’, yaantech ka’ach uuk p’éel ja’abo’ob, teene’ bolon p’éel ja’abo’ob. K-kaajal, ma’ u páajtal u loobitiko’on mixmáak. Diana: K’aak’as máako’ob. Ba’ale’ Mario u yaal X-Peete’ ku t’aanken ma’alo’ob, bey xan teech, J-Welone’ u chan yaabiltikech, chéen ba’ale k-ojel ba’axten. Olga: Jaaj, le X-nuuk wáayo’ ma’ u k’áat ka ts’o’okok a beel yéetel Marioi’. Teche’ ba’ax ka wilik ti’ Mario. Ku yu’ubko’ob u jéets’el le tsíimin k’áak’o. Olga: Áalkabnen, na’akak a walkab te’ tsíimin k’áak’o’, ninka’aj in ta’ak u ba’alil in chuuy utia’al in wa’ik ts’o’ok u xu’uputen. Diana: Chen ba’ale’ yan u k’eeyko’on k-yum yéetele’ k’abeet in ts’o’oksik in chuuyik u yiipil k-na’. Olga: (Ku sutik yiche’, ku yilik u yuum kala’an te’ lu’umo’) Ka tuklik waa je u páajtal u k’eeyko’on bey kala’ano’, mix ku yilik waa yano’on waye’, chéen ku líik’il utia’al u k’eyko’on, wa utia’al u ka’a káaltal. Diana: A wojel ma’ utstut’aan k-na’ ka’ xi’iko’on t-juunaj te’ kaajlo’, chen tia’al u seen a’ala’al to’on ba’a, tumeen le ko’olelo’ob yaano’ob te’e kaajo’, xúunan u yu’ubkuba’ob, kex k-éet máasewáalilo’ob.

Balts’am

Olga: Tu yóolal k-yuume’ mixmáak u k’áat u k’áamo’on tu yotoch… bey xan tióolal k-na’, kex ku seten ja’ats’ale’, léeyli’ kaja’an yéetele’, bejla’e ma’ateech u ja’ats’a tumeen to’on ma’a k-p’aatik ti’ k-yuum, chéen ba’ale léeyli ku chital yéetele’. Ba’axten ka tuklik ku tuxtiko’on joch nal te’ ich koolo’. Diana: Le beetik kin yaabiltik Mario, leti’e’ ma’ bey je’ex k-yuume’. Olga: Marioe’ léeyli’ bey je’ex k-yuume’. Tene’ in wojel ba’ax kin wa’aliktech. Diana: (Ku yilik tuláakal u yotoch) Ba’axten way X-letra kaja’ano’one’, chen chúumuk k’áax, beyo’on ba’alche’. Waa k-yuum ma’ u seen káaltal ka’ache’… yeetel ma’ u yeelel ka’ach le k-tanajo’, min léeyli’ kaaja’ano’on te’ kaajo’. Olga: Beey, ba’ale’ le kúuchil je’ela’ k-tia’al. Ma’atan u béeytal k-t’oxik yéetel mixmáak ku taal te’e Uci kaajo’. Diana: Ma’ in k’áat bin te’ kaajo’o, tin wilaj bix pu’ulik le lúuch tu’ux ta wuk’aj le ja’, tu- meen k-ts’ée’ na’o’. Olga: Le wa tu beetaj le x-ch’íija’an ko’olelo’. Bíin kimik pak’al luuch. Ts’o’ok in wa’ik teech, ken kíimik k-yuum, le kúuchila’ in tia’al, ma’ tu páajtal in t’oxik yéetel mixmáak ku taal te’ kaajlo’. Éek’joch’e’en.

Balts’am

III

Juncháach láal k’axa’an yéetel k’i’ixo’ob

Ku yila’al u k’áak’il ka’ap’éel kib, jujunp’itil u bin u ka’anta’al u sáasilil tak ken u chuuk junp’éel tumben k’íin, walkila’ ts’o’ok u nukuchmáaktalo’ob tuka’aten Diana yéetel Olga, ku yu’ubko’ob u puulik u si’ Mario.

Diana: (Wa’alakba náats’ ti’ u mayakche’il k’ujo’ob tun ts’a’ik nikte’o’ob yok’ol) K- yuum ku sen jaatsik k-na’ ka’achi, ma sa’. Olga: (Tun wak’ k’áan) Bey, ma’ nikte’ob unaj a ts’a’ik yo’ le mayak che’o, k’i’ixo’ob. Diana: Kux tun ti’ teech ban xíiwi jek ts’aik teech yo’ le mayak che’ ken kiimkecho’. Olga: Ma’ xíiwi’, nikte’ob. Diana: (Tun paktik Olga) Juncháach láal yéetel k’i’ixo’ob. Olga: Ba’an kiuchul teech. Diana: Bix ma’ aanji teen juntúul chan paali’. Olga: Ma’ si’ib techi’. Diana: Jo’oljiake’ tin tsikba yéetel in wichame’ ka tin wa’alaj ti’e’ ma’ in k’áat p’áata kajta way X-letra. Olga: Jo’oljeake’ tu jaats’ech, ma’ tsikbanajech yéeteli’ jáali ba’atel ta bete’exe’. Diana: U k’áat u máan junp’éel solar, tun tukultik… Olga: Ma’atáan a p’áatik le waya’, teche’ mix tu’ux ka bin. Diana:Yan in bin yéetel in wíicham. Ma’ in k’áat p’áata te’ela’. Ku yokol Mario ku paktik X-Diana ku níik’tik u pool yéetel ma’ak’ óolil, ku machik u p’óok ku ts’aik. Diana: Tu’ux ka bin. Mario: Táan in bin ch’úuk. Diana: Máax kan a ch’úukte. Mario: (Ku k’áamkunsik u t’aan ku p’uchik u p’óok lu’um) Teech a wojel, ts’o’ok in wilik ka seen t’u’ulkin paach, bey xan in wojel ka k’áatik ti’ le máako’ob ku yeemlo’ob te tsíimin k’áak’ wa tu yileno’obo’. Diana: Jach in wóojel ba’ax ka beetik. Lela’ k-otoch… Olgae’ kiake’ yaan u ya’abta’al máako’ob waye’.

Balts’am

Olga: Mak a chi’ x-Diana. Diana: (Táan u paktik Olga) Masa’ le je’ela’ u yotoch xan Mario, ma’atáan u páajtal u bin… waa ku bin, kin bin xan teen yéetele’… ma’ tun páajtal in wuk’ik’ le xíiwo’ob ka ts’íikteno’. Mario: (Ku sutkubáa, oka’an kisin ti’ ku pée’lajtik yich Olga,) Teech yéetel u ja’il le xiiwo’ob ta ts’a’ex tu na’ in watam…tumeen teech ma’ aanji a paalal. Olga: (Óolak u lúubuk) Lep’ a wóol a jok’ol wale’, ma’ in k’áat in wilech tin wotochi’. Diana: Mario, Mario, báan kiuchul teech. Ku yu’ubal u juum u náats’al le tsíimin k’áak’o. Mario: (Ku paaktik Diana, oka’an kisin ti’e kiawtik ti’) P’áaten yéetel a kiik, ts’o’ok u náakal in wóol a máan a ch’úuktiken yéetel a wa’alikten ba’alo’ob ma’ jaaji’, ts’o’ok u k’uchul u k’iinil in túuxke’ex a top a na’ex. (Ku ch’uykíintik u páawo’ tu keléembal, ku ts’áak u p’óok, ku ch’a’ak u maaskabe’ ku jóok’ol táankab). Olga: (Ku paktik Diana, suutku paache’ ku bin k’óoben) U ma’alobile’ in yuume’ tin k’áaba’ tu p’ataj le naja’. Diana: (Ku bin tu paach Olga) Jach a yaabilmaj le naja’, ma’ sa’. Olga: Beey xan teech, in yaabilmech, in kiikech. Diana: Tu’ux ta wu’uyaj u ya’alal wa u bak’el wakaxe’ ku ja’asik yóol u pixam máak. Olga: K-chiiche’ bey ku ya’alik ka’achi’, beeyxan k-na’, bey úuchik in wojéeltik. Diana: Jaaj waa tun kisin bisko’ob. Olga: Ma’ chen ku p’áatlo’ob ok’ol taankab, ma’u páajtal u yoklo’ob mix tu’ux. Diana: Tene’ tin tukla kisin ku bisko’ob, asab ma’alo’ob túun ku p’áatlo’ob muk’yaj, mix bik’in ku jéelskuba’ob. Olga: Waa a k’áate ken kimik Mario je’ u páajtal a ts’aik yok’ol u mayakche’il k’ujo’ob u baak’el wakax. Diana: Jo’oljeake’ tin wilaj tun seen tsikbal yéetel juntúul x-ko’olel naats’ ti’ le ch’e’eno’. Olga: Teen kin tsikbal yéetel. Diana: Ma’, ma’ teechi’, u láak’ ko’olel, ts’o’ok in wilik, in wojel. Olga: Teen kin tsikbal yéetel, ts’o’ok in wa’ik teech. Diana: Teche’ mantats’ ka wáalkab tu paach in wíicham, masima’.

Balts’am

Olga: Múul kaja’ano’on te’ela’, ma’ tu páajtal u p’áatal ma’ in tsikbal yéetel. Diana: (Ku naats’a yiknal le k’áako’ ku najche’tik, ku nojochta’al le k’aak’o ku káajal u tipri’ix ) Jach wáa a yaabilme naja’. Olga: Jáaj ts’o’ok in waiktech. Diana: Bey xan teen in yaabilmaj Mario, (ku peksik u si’ le k’áak’ utia’al u ka’a t’a’abalo’). Éek’joch’e’en.

Balts’am

IV

Síibalo’ob

Ku sáasilta’al le kúuchilo’ ku yila’al ka’atúul mejen paalal wa’alakbalo’ob náats’ ti’e ch’e’eno’, taankab yano’ob. X-Diana úuk p’éel ja’ab yan ti’, Olga bolon p’éel u ja’abil.

Olga: Le chan kaax ta kíinso’, k-na’ síiten. Diana: Jach a yaabilmaj masa’, tin wa’alajtech ma’ kóochak’tik in walak’ peek’. Olga: Chen tin pirix kóochek’taj. Diana: Ba’ale’ in walak’ peek’, tin wa’alaj teech ma’ machik, le beetik tin ch’ot u kaal a walak’ kaax. Olga: (Tun yok’ol) Jach k’asa’anech, ch’uul ka’achi, tun kikilaanki yóolal le cháako’ tene’ tin tuklaj ta machaj utia’al a woksik k-otoch, ka ta ch’ot u kaal ka ta ts’aa te’ e lu’umo’ káaj u balak’. Kex ta wilaj tun paktkech polli’e, ta kíinsaj. Diana: Tene’ ma’ tin t’anech utia’al a cha’anti’, ts’o’okole’ je’e u páajtal a jok’ol táankab ka’ache’. Olga: Tin chokwil ka’achi’ wáa ka jóok’kene’ ka takik in pool. Diana: Mak a chi’ ts’o’okole’ t- beetaj junp’eel jats’uts’ teem ti’ polli. Olga: Bey xan ta wáalkabansaj u pixam, ka’a tu beetaj che’chaak k-na’e’ ta ts’áa junp’íit yóok’ol le teemo’. Diana: Táan k-baxal ka’achi. Ku yu’ubal u juum le tsíimin k’áak’o’. Diana: Mak a chi xchéechpeel, je ku taal le tsíimin k’áak’o’, áalkabnen ko’ox ilik, chok’ ti’. A k’áat wáa in walak’ peek’, kin síiktech, ts’o’ok u náaksik in wóol in walabtej. Olga: Ma’ a yaabilme wáa le chan peek’o’. Diana: Ma’. Olga: K-na’ síitech. Diana: Bey, chéen ba’ale’ ts’o’ok u náaksik in wóol, mu’ maj ku chi’. Olga: Ba’axten k’uuxilnajech túun tin wéetel ka’a tin kóochek’ta. Diana: Tumeen in tia’al, in walak’ peek’. Olga: K-áalak’ peek’. Diana: Ma’.

Balts’am

Olga: Tene’ kin cha’ik a baaxal yéetel in chan walak’ kaax ka’achi. Diana: Chen ba’ale’ tene’ min k’áat ka baaxalnakech yéetel in walak’ peek’i’. Olga: Te’ Uci kaaj … Diana: Ma’atan suut kajta te’ Uci kaajo’. Way k-p’áatale’, te’ela’ X-letra. Olga: Ba’axten X-letra u k’aaba’. Diana: Túumen jach k’aas, mixmáak páajchaj u ts’a’ik u k’aaba’, ka’a p’áat yéetel le je’ela’. Olga: Tene’ uts tin t’aan, asab nojoch ti’ le k- otoch tu’ux yano’on ka’acho’. Diana: Tene’ uts tin t’aan in wotoch ka’achi, (ku wa’atale’ ku paktik u túumben otoch). Olga: Chen ba’ale… eeli’. Diana: Beey, kex beyo’ k-yuume’ u yojel u beet najo’ob, je’e bix tu beetaj u yotoch le kaxo’obo’… le óo’lale’ páatchaj u beetik junp’eel túumben naj tia’al k-kajtal ichil. Olga: Asab ma’alo’ob le je’ela’ yéetel tuunich beta’abi’, le tuuncho’ob ma tu yeelel. Diana: (Ch’ench’enkil) K-yuum yéetel k-na’e’ k’asa’ano’ob, tene’ ma’ in k’áat ka’ach taal kajta te’ela’. Olga: K-yume’ ma’ k’asa’ani’, tu ya’alaj yan u síikten X-letra ken nojochchajken. Diana: Ma’ tu ya’alaj teech ba’ax ken u síiteni’. Olga: Ma’, tu síijobtech le chan peek’o’. Diana ku p’áata ma’atan u t’aan chen ku paktik x-Olga. Ichil u bino’obe’ ku yilko’ob junp’éel u muul j-baj. Olga: Ilej, u jool juntúul baj, yan u chan muul lu’um. Diana: Ma’ náats’a ti’, ma’ uts tin t’aan le bajo’obo’. Olga: Ta’aytak u yejoch’e’ental, ko’ox t’aanik k-yuum u kíinse. Diana: Ma’… ma’ uts tin t’áan in jaantik u bak’el baji’. Olga: U choochelo’obe’ seen ki’ yéetel u su’uts’ pak’a’alil. Diana: Ma’. Olga: (Ku p’a’astik) Wa ka jaantik yéetel choko waaje’, ka ts’aik u íikil yóok’ol. Diana: Mak a chi’. Olga: Ma’ in k’áat in mak kin chi’i. Éek’joch’e’en.

Balts’am

V

X-baj

Ku yila’al u k’áak’ le k’óoben k’áak’o’, u sáasil ku sa’ataj yéetel le sáasil ku káajsik u sáasikuntik le k’óobeno’ ts’o’ok u nojochmaaktalo’ob tuka’ateen Diana’e tun pikit k’áak’, Olga wa’alakba yiknal le mayakche’o.

Olga: Le si’a ma’ ma’alo’ob u t’aaba ku sen buts’ilanki (Chomt’aantik) óoli bey yaan ba’a u bin ti’. Diana: (Ku líis u paakat) Ko’oten túun a pikte k’áak’a’. Olga: Ma’ páatal le si’ tu taasa J-Mario. Diana, ku peksik le najche’obo le p’o’ok ku meyajtik ti’, utia’al u pikte’ k’áak’o’ kuts’aik yaanal u xiik’. Diana: (Ki’imak óol) k’aja’antech ka’a bino’on tu k’iinbesaj kaaj. Olga: Tene’ ma’ in woojel ba’ax óolal ka wa’aliki’. Diana: (Ki’imáak óol) Bey, kaj bino’on, ma’ k’aja’antech tolajkiake Mario tu máanajten junpéel boox bóoch’. Olga: (Ku paktik Diana) Leti’e k’íin waa, ka’a tu k’aooltaj Mario X-Baj. Diana: (Oka’an kisin ti’) Báanten ka wa’alik le ba’alo’. Olga: Tióolal mix ba’a chen tin wa’alaj. Diana: Leeyli yilik ma’sa’. Olga: Ma’atech chéen, tin baaxa t’aan. Diana: (Ku líik’sik’ u t’aan) Leeyli’ yilik ma’ sa’. Olga: Ba’ax ku yuchultech. Diana: (Ku jach paktik) Mix ba’al chen tin baaxal xan, bix u winklal X-Baj. Olga: Ma’ in wojli’, óoli bey X-kis lu’ume’, x-ts’oya’an, k’áas u yich. Diana: Yaan waa u paalal. Olga: A wichame’ ma’ u páajtal u yaantal u paalal. Diana: (Ku jach paktik) Jach jaaj le ka wa’aliko’. Olga: Bey. Diana: Tene’ llantén 48 ja’ab, jayp’éel ja’ab yaan ti’ X-Tuza. Olga: Min éet ja’abil ta wetel, chen ba’ale jo’os ta tukul le ko’olelo’.

Balts’am

Diana: (Ku t’áan ma’ u yu’ubik ba’ax ku ya’alik Olga) J-baj, ma’ utstint’áan j-baje’ku ta’akkubao’ob, chen ich junp’éel jool yano’ob. Olga: Jach ki’ tin chi’, tene’ utstint’áan in jantik u píibi. Diana: Ma’ tu p’áatlo’ob mix tu’uxi’, máantats’ ku k’eexko’ob u yotoch’ob, éek’joch’e’en tu’ux yano’ob, u láatsilo’ob ch’o’. Olga: A wichame’ utstut’áan u jantik u píibil X-baj. Diana: Bey, jach ku jantik X-baj, ka tuklik wa walkila’ Mario ti’ yan tu meyaj. Olga: Min tia’an yéetel leti’. Diana: Bey, tun che’ejo’ob, tun múul janlo’ob. Olga: Ts’o’oki, makachi’ a wichame’ chen bin tu meyaj, k’uux ka’achi, chéen ba’ale je u suute, mina’an tu’ux u bin óotsil peek’. Diana: Jach in wojel tia’an yéetel leti’ (Ch’ench’enkil) Ma’ wa’ik peek’ ti’ Mario. Olga: Chéen juntúul peek’ to’on tsentik, ts’a wilik bix ta wetel’. Diana: In wichami. Diana yéetel x-Olga ma’ tu ya’aliko’ob mix ba’a ku yoklo’ob te’ najo’ ku naats’a X-Diana te’ mayakcheo tu’ux yaan le k’ujo’ob, x-Olga’e ku bin wak’k’a’an. Diana: (Ku t’abik junp’éel kib ku kajsik u payalchi’) kili’ich pixano’ob wantene’ex utia’al in jo’ok’sik tin tuukul le ba’axo’ tin wilaj, a sujuy k’abo’ob máans tin xikino’ob utia’al ma’ in yu’ubik u juum u t’áano’ob.(Ku yila’al bey junp’éel ye’eb yaan ichil le najo’). Kioko Mario’ ku t’aanik X-Olga. Olga: (Tun paaktik Mario) Ba’ax kiuchul teech. Mario: Táan in páatikech ka’achi te’ej koolo. Olga: X-Baj, ka páatik ka’achi, ma’ teni’. Mario: Ma’ baaxal tin wetel waale’. Olga: A wooje waa X-baje’ chéen áak’ab ku jok’ol. Mario: (Oka’an kisin ti’e ku k’al u k’ab ku mentik bey u k’áat u jaats’ X-olga) Teche’ mantats’ tan baaxal tin wetel. Olga: Ba’axten ta ts’o’oksabel yéetel in wits’in. Mario: Dianae’ ma’ je’ex teechi’ Olga: Wen xan ta wetel ma’ ts’oka’an a bele’ex, chika’an teeni’. Mario: Wen tin wetel tumeen u yaabilmen, ma’ u k’aóol xíi ka’achi, le óolal ts’o’ok in bel yéetel leti’. Olga: Ts’o’sk a beel yeetel to’on.

Balts’am

Mario: (Ku jaats’ik u k’ab X-Olga, u xkay che’ob ku p’áatlo’ob ch’uyukbalo’ob) Kex in saatmaj

in tukule’ ma tin ts’o’ok in bel ta wetel, teeche’ chéen juntuulech xpirin choko it ko’olel.

Olga: Juntúul X-choko it ku siiskunsik a wóol asab ti’a watan, J-ookol, ma’ xiibechi’, mix Paalal ka ts’aik. Mario: (Ku machik yéetel muuk’ u tso’otsel u pool) U páajtal u yaantal in palal ka’achi chéen ba’ale yeetel in watan. (Ku cha’ik). Olga: (Kiawtik ti’) Xeen peek’ ma’ xiibechi’ ( ku chinkuba u mool u kayche’obo’). Mario ku bin k’óoben, ku lu’ubsaj le ye’ebo’ ku p’áatal le sáasilo’ je bix anik ka’achi. Diana: Kili’ich, pixano’ob t’áane’ex tin wóolal ti’ ki’ichkelem yum. (Ku yu’ubik táan u náats’a le tsíimin k’áak’o’, ku ts’íibasak yich, ku yalkab te’ joolnajo’). Olga: (Chomt’aantik) Ba’ax ka betik táan kaxtik waa ulaak’ a tumben wichami’. Diana: Ma’ yan in wiichami’, (ku suutk’esik u pool ku paktik Olga) Jach in k’áat bin ka’achi yéetel leti’, u jaajile’ maantats’ in tuklik in bin kajtal ula’a tu’ux, ken k’uchul le tsíimin k’áak’o’. Olga: To’one láatsilo’on, ma’ u páajtal a bin. Diana: (Ma tu ch’aik óol ba’ax tu ya’alaj X-Olga) Min ma’ tu xanta Mario, ts’o’ok u máan óoxp’éel k’íino’ob binik, ma’ tin chaakaj mix ba’a bejla’e, k’abeet in betik ti’ junp’éel ba’a jach utstut’áan u jantik. (Ku bin k’óoben, ku suut, u machmaj u yalak’ kaax u lap’ machmaj u

yoko’ob, tu kaal le kaaxo’ tun sen jok’ol u k’i’ik’el ku yetskunsik yok’ol u mayakche’i le k’ujo’ob). Olga: Jo’ose’ ba’a wayo’ ma’ ta wilik tun chooj u k’i’ik’el, ba’an tia’al ta woksaj (Ku tsoolik ti’) Bis k’óoben (Ku naats’a yiknal Diana ku paktik u yich, ku chan náachtal ti’ kiawtik túun)

A wicham ts’o’ok u bin, ts’o’ok u p’áatech, ts’o’ok u máan junp’éel winalil binik, na’atej,

ts’o’ok u bin le peek’o’.

Diana: Ba’ax kiuchulteech (ch’ench’enkil) Chen tin taasa utia’al a wilik makalmak kaaxi kin

in kinsej.

Olga: (Oka’an kisin ti’e) Mantats’ ka kinsik je ba’ax a k’aate. U X-wáayilo’ob x-letra Diana: Wa kin mentik chilmole ti’e yéetel u but’ile’ ti’ Mario jach utstut’aan, bey xan ti’ tech je waa a jantik.

Olga: Meent je ba’ax a k’aate yéetel, chéen jo’os waye’ ma in k’áat in wilik.

Balts’am

Diana: Ts’o’ok u xu’upu in xa’ak’obo’ je u paajtal waa in maachik waa jajayp’él a xíiwo’ob utia’al in beet uláa xa’ak’ Olga: (Ku paktik Diana, ku bin kutal ti’ junp’éel kisib che’ yan náats’ ti’e joolnajo’ ku wach’ik u t’uuch, ku báaytik u tso’otsel u pool) Xeen te’ k’óobeno’ bis le ba’alo’. Diana: (Ku che’ej) Sajkeech waa ti’e kaaxa’. Diana ku bin k’óoben yéetel le kaax u machmo’ ku pulik lu’um ku machik junp’éel kuum ku ts’aik ja’ ichil ku yetskunsik k’áak’, ku chinkuba ku najche’etik le k’áak’o. Éek’joch’e’en.

Balts’am

VI

X-letra in wotoch

Ku yila’al u káak’il le k’óoben k’áak’o’ jujunp’íitile ku bin u sáasiltal le k’óobeno’, yéetel le sáasila ku sáatal u juul le k’áak’o’. Diana kulukba naats’ ti’e k’áak’o tun pikit yéetel junp’éel p’o’ok. Yok’ol le je’ela’ t’iina’an suumo’ob tu’ux lecha’an xexet’ab tikin bak’.

Mario, ku wa’atal tu Joolnaj le k’óobeno’ ku paaktik Diana ku yokol, ku wa’atal náats’ u kuulche’.

Diana: (Ku paktik síit’ wa’atal ku beetik ku pulkuba u méek’ej jach ki’imak u yóol táan u che’ej táan u ja’ilanki yich) !Mario! ts’o’ok a suut jach ki’imak in wóol in ka’a wilkech, u’uy bix u kikilankil in piksi’ik’al. Mario: (Yéetel p’eek ku paktik ku li’is u k’ab uti’al ma’ u náats’al Diana’) Ich le kaajo’ tin wu’uyaj yan a jo’osbile’ex te’ela’. Diana: Ma’ jaaji’ le lu’uma’ k-tia’a, k-otoch, a wotoch xan. Mario: Yantech waa u ju’uni tu’ux ku ya’alik a tia’a (Ku náats’al u paktik le bak’o’). Diana: Ma’… Chéen ba’ale in tia’a, in yuum ti’ teen tu p’áataj. Mario: A yuume’ tu p’áataj ti’ X-Olga, tu’ux yan leti’. Diana: Bija’an te’ koolo’, naal bin u kaxtej, waa a k’áate je u páajtal a ts’aalik in wo’och janaj kali’ikil u taal Olga. Mario: (Xeet óol) Ku machik junp’éel waaj ku koots’ik (Tun jach paktik le bak’o’) Jela’an le bak’a’ ba’ax u bak’el wakax waa. Diana: Ma’ u bak’el wakxi, u bak’el baj. Mario: (Jak’áan yóol) Le je’ela ma’ u bak’el baji’, tene’ in k’aóol baje’. Diana: (Ku li’ik’sik u t’áan) U bak’el X-baj, leti’e’ bak’o’ jach utstat’aan a jantik, Báan kisni taalech a beete. Mario: (Ku p’uchik lu’um le waaj u machmo’ ku náatsik yich tu yich leti’e ku yawtikti’e) Tin wa’aiktech ma’ tun antaj tsimin k’áak’, bejla’e u ts’o’k k’íin u máan, saamale’ ku kaajal u k’uchul mako’ob kun meyajo’ob utia’al u lu’uk’sa’al u beel tsíimin k’áak’. Diana: (Ku nunul ichtik, oka’an kisin ti’, ku teek wa’atal u jaranpultik u lebrillo) Ma’ jaaji chéen táan tuusi’.

Balts’am

Mario: Tu jaaji yaan u taal u kajtal te’ela le máako’obo kun meyajtiko’ob u beel tsíimin k’áak’. Tu’ux yan Olga in k’áat t’áan yéetel. Diana: (Ku jo’ok’sik ja’ ku yuk’ik’) Ts’o’ok in wa’ik tech. Suut ta paach xen top a na’. Mario: Teech ka bin a top a na’ wa ma’ bin bejla’e’ tumeen ja’atskab kun taal le máako’obo’ u p’áatal waye’. In nook’ tin páataj waye’ tu’ux yan, yan in bisik. Diana: Ts’o’ok in tookik. Mario: Ba’ax u tseem a na’ ta wa’alaj, (Ku bis u k’ab tu pool) A wojel mina’an in nook’. Diana: Jóok’en le je’ela in wotoch. Mario ku jach paktik le bak’o’ yan yok’ol le k’áak’o’. Diana: Je u páajtal in ts’aiktech jajayp’éel xe’exe’et’aj bak’ wa a k’áatej. Tene’ way kin p’áatle’ le je’ela’in wotoch. Mario: (K’uux) Ma’ tia’ali’, le je’ela’, u lu’umil nojoch jala’ach Méxicoe’ (Leeyli táan u paktik le bak’o’ ku náats’al, ku yemsik jun xéet’, ku sen paktik) Le je’ela chéen junp’éel kúuchil tu’ux ku jéets’el tsíimin k’áak’. Diana: (Ku kóolik le u xeet’ le baak’ u machmo’ ku ye’esik ti’, ts’o’okole’ ku ka’a ch’uykintik) Ts’o’ok in wa’aliktech u bak’el wakax, teen yéetel Olga t-kinsaj juntúul chan bees utia’al ts’a’ik u x-che’cháak yok’ol u mayak che’il k’ujo’ob. Mario: Teech a wojel yéetel kili’ich pixamo’ob mix máak ku baaxal. Diana: (Yaayan óol) Ma’ bin, ba’axten ma’ ta p’áata tin wetel. Mario: Jaaj ma’ tióol yanech. Diana: (k’uuxil ku kóolik ti’ u chan xéet’ bak’ u maachmo’ ku ye’esik ti’ tu táan yich). Ts’o’ok in waiktech tu’ux yan Olga. (Ku ch’uykintik tuka’aten le bak’o’). Éek’joch’e’en.

Balts’am

VII

Junpíich’ pixam

Ku yila’al u k’áak’il le k’óoben k’áak’o’, ku tuupu. Ku yila’al u k’áak’il ka’ap’éel kibo’ob t’aba’an yok’ol u mayakche’il kujo’b, u k’áak’ le kibo’ ku yumta’al tumeen le íik’o’ ku yokol te’e joolnaj je’ek’ab. Ku sáasilta’al u mayakche’il k’ujo’ob, Diana ku yokol ku náats’a u machma junp’éel luuch janal yéetel junchach xíiwo’ob ku pejkunsik yok’ol le mayakche’o, ku bin te’ k’óobeno’, ku yu’ubal u yok’ol X-Olga.

Olga: (Wa’alakbaj tu joolnaj, le je’ela, je’ek’ab) Diana je’e joolnaj, Diana tak in wokol tu’ux yanech ma’ ta wu’uyik waa táan in t’áankech, Diana. (Ku yu’ubal le wok’lo’, ku bin u sa’atal yéetel u juum le tsíimin k’áak’o’ kali’ikil u bin). Éek’joch’e’en.

Dramaturgia Balts’am

Las brujas de X-letra

Marga Beatriz Aguilar Montejo

Personajes:

Diana: 48 años. Esposa de Mario. Olga: 50 años. Soltera, hermana de Diana. Mario: 55 años. Campesino.

Empieza a oscurecer. Diana, Olga y Mario están dentro de la casa, la cual tiene dos puertas altas sin ventanas. Una puerta permanecerá siempre abierta. Dentro de la casa tienen la mesa de sus santos, un bastidor para urdir hamaca, una máquina de coser, sus hamaca recogidas y una soga donde cuelgan sus ropas. La cocina está pegada a la casa, tiene una banqueta, banquillos, un colgante, fogón, comal, un banco donde ponen sus trastes (en su mayoría jícaras) y las herramientas que utiliza Mario en el campo.

I

Caldo de chivo para ahuyentar el alma de los muertos

Olga: (Frente a la mesa del santo, enciende dos velas) Un poco de comida acá en la mesa no le caería mal a papá, mañana se cumplen 15 días de su muerte. Diana: (Sentada costurando en su máquina) Un caldo de chivo estaría bien, pero…también tiene cuernos. Olga: (Sonriendo burlona) Los cuernos del chivo no lo van a asustar mucho, se asustaría más su alma si pusiera en la mesa del santo carne de res. Mario: (Sentado corchando una soga) Lo correcto es poner sobre la mesa del santo, pollo, no chivo y menos res. Olga: ¿Por qué? ¿Quieres quedar bien con el alma de mi padre? Mario: Hace mucho yo veía que mi mamá sólo ponía en la mesa de los santos pollo o pavo, (Levantando la voz) Por eso lo digo, no estoy ayudando a nadie.

Dramaturgia Balts’am

Diana: Pensé que tú sí apreciabas a mi padre. Mario: Lo aprecio igual que ustedes.

Olga: Lo dice Mario porque te tiene miedo, no quiere que le pongas carne de res sobre la mesa del santo cuando él muera. Diana: No tengo porqué espantar tu alma, ¿verdad, Mario? Además hay una chiva vieja, podemos matarla.

Olga: ¡Ya viste qué grandes están los cuernos de esa chiva!

Mario: Esa chiva no sale del corral, en cambio las otras… (Mirando a Olga), hay que vigi- larlas para que no se escapen. Diana: Ya está muy vieja, mañana la vamos a matar. Olga: ¿Sabes qué pasa? Mario no quiere que se mate res ni chivo, piensa que los animales son de él. Mario: (Levanta la voz, molesto) Son mis animales, yo los mantengo, yo los trabajo, esta propiedad también es mía. (Escuchan el ruido del tren acercándose, Diana corre hacia la puerta.) Olga: (Dirigiéndose a Diana) ¿Te gusta mucho mirar el tren, verdad? Diana: (Parada en la puerta) Me gusta ver su nariz cuando se asoma entre el monte, se ve grande. Mario: Grande va quedar la tuya si sigues parada ahí, sólo te gusta que te vean los hom- bres que bajan del tren. Diana: Ya estoy vieja, ya ni tú me miras, (Molesta) “Éstas vieja” Así gritas todos los días. Olga: (Burlona) ¿Estás vieja? ¿Como la chiva que está encerrada? ¿Y entonces que tanto miras Mario? Yo creo que sólo a X-Tuza. Mario: (Molesto) Cállate, Olga, que no estoy hablando contigo. Diana: (Molesta, se acerca a su máquina de coser para tensar de nuevo su costura) ¿Por qué te molestas? Mario: No estoy molesto. Diana: Estás molesto… te conozco. Mario: (Mira a Diana y levanta la voz) La que está haciendo que me moleste eres tú, con tus preguntas. Diana: (Desesperada) ¿Lo que tu haces…?

la que tienes en el corral.

Dramaturgia Balts’am

Mario: (Regañando) Yo no hago nada, no eres nadie para reclamarme. Olga: (Se acerca al bastidor, agarra las agujas y comienza a urdir). No peleen, se van a oír sus gritos afuera. Diana: ¿Y qué importa? No tenemos vecinos. Mario: (Levantando la voz) Yo grito donde se me da la gana, (Se acerca a Olga) ¿Por qué, somos muchos aquí? Olga: Sí, somos muchos aquí. Diana: Está es nuestra casa, es de todos. Olga: No es de todos, es sólo nuestra, (por ella y su hermana). Mario, va a la cocina. Mario: (Molesto grita) ¡Diana saca mi comida, tengo hambre.! Diana entra a la cocina con una vela encendida en la mano, acerca su banqueta, en ella pega la vela, pone su comal en el fogón, empieza a formar tortillas con la masa, no levanta la vista evitando a su marido. Mario: No te gusta que te regañen, ¿verdad? Diana se queda callada. Olga: (Entra a la cocina con una vela encendida en la mano, se acerca al banco y pega en él la vela, agarra una jícara, le pone agua) De noche con la luz de la vela el agua sé ve diferente, como turbia. Mario: (Con fastidio) El agua es la misma de día y de noche. Diana: No, de noche las cosas tienen otro color, ¿No te has dado cuenta? Mario: No, no me he dado cuenta. Olga: (Molesta) Ustedes sólo tienen ganas de pelear, (Tomando agua) Hace un rato preguntó J-Kulás por ti, Diana. Mario: ¿Quién preguntó por mi esposa? Olga: (Sonriendo burlona) J-Kulás. Mario: ¿Qué tiene que preguntar ese hombre por tí? Diana: No lo sé, tal vez quiere pedirme un bordado para su esposa, platiqué con ella cuando se iba a Sanahcat y me dijo que ya te lo había pedido, no me dijiste nada.

Dramaturgia Balts’am

Mario: Se me olvidó. Diana: No es cierto, en estos días todo se te olvida, sé que X-Tuza te regala pozole, ¿Eso también se te olvida? Olga: (Burlando a Mario) Por eso te dio diarrea, X-Tuza ni su nixtamal sabe poner. Mario: Cállate, Olga, (Levanta la mano, intenta golpearla) con un demonio. Olga: Ni se te ocurra golpearme, lárgate de mi casa, nada tienes que hacer aquí, pareces perro buscando dueño. Mario: (Se acerca a Olga, ella toma una leña) Eres muy bocona, si yo quiero te madreo ahora mismo, (Mira a Diana) a ti también. Unos buenos golpes te hacen falta para que te calles. Diana: (Deja de pegar tortillas en el comal, se pone de pie) Sólo eso te falta, golpearme ¿Te sien- tes muy hombre, verdad? Olga: ¡No le pegues! Si lo haces voy al pueblo a decirles que el ratero de Mario no ha cambiado sus malas mañas, tú robabas ganado de Santa Maria con tu papá, a él lo encerraron en Mérida y tú… Mario: (Afirmando) Yo no robaba nada, a mi papá le ganó la ambición. Diana: Olga, cállate. Olga: Sólo te casaste con Diana para venir a esconderte aquí. Mario: No es cierto, yo quiero a mi mujer. Olga: (Mirando a Diana) No te quiere, sólo se casó contigo porque él no tiene nada, (Gri- tando) sácalo. Mario: (Se dirige a la casa, antes de entrar toma una hoja de tabaco, la muerde y empieza a masticar) Las dos ya me fastidiaron. En la cocina se escucha el ruido de la hamaca al mecerse. Olga: (Jugando con la leña) A tu marido hace mucho que lo debimos de haber sácado de aquí, no sirve ni para dar hijos, esta propiedad es nuestra y no la debemos compartir con él. Diana: Hablas así porque no te casaste, cortabas a todos los que se te acercaban. Olga: (Despectiva) Eran gente del pueblo, (Emocionada) los ranchos cercanos se están poblando muy rápido y pronto vamos a tener más gente por acá, eso es bueno, porque estamos en el paradero, ya no vamos a estar solas, todos tienen que venir a tomar el tren, saca a tu marido, no lo necesitamos.

Dramaturgia Balts’am

Diana: ¿Por qué no tuve un hijo con Mario? con un niño en casa sería mejor. Olga: ¿Para qué quieres un niño? ¿Para que sea igual que nosotras? ¿Para que viva aquí? Ve donde vivimos. Diana: A Mario le hubiera gustado tener uno. Olga: ¿Y tú qué sabes? A lo mejor tiene uno allí donde anda, además, es un bueno para nada. Diana: Mientes, si lo tuviera ya me habría enterado. (Se lleva las manos a la boca mordiéndose las uñas). Mario: (Sólo se escucha su voz) Diana, dile a tu hermana que le prepare algo al hijo de Poncio, está malo de la panza. Diana: ¿Otra vez Poncio? Todo el tiempo necesita hierbas para su hijo. Olga: (Desprende la vela del banco) Voy por las hierbas (Sale con la vela encendida al patio). Diana: (Gritando a Olga) Pero… si tienes hierbas aquí, yo las vi, tú me las das cuando tengo cólicos. Se escucha la voz de Olga Olga: Esas son hierbas para adulto, no son para niño. Mario: (Regresa a la cocina molesto) ¿Qué hierbas te da tu hermana? Diana: No lo sé, ella sabe de esas cosas. Mario: No quiero que sigas tomando lo que te da, cuando tengas dolor yo te llevo al pueblo. Diana: ¿Y si no hay dinero? Mario: Ese es mí problema, tú no sabes nada (sale en la misma dirección que Olga). Diana: (Corriendo entra a la casa, se para frente la mesa del santo, se persigna). Mario no me quiere, me trata mal, sólo vive conmigo porque le gusta que lo atiendan y porque le da vergüenza regresar al pueblo, la gente piensa que él y su familia son rateros, yo no quiero que me deje, (Enciende dos velas nuevas) si Mario se va yo prefiero morirme. Diana está acostada en una hamaca cuando Mario regresa. Mario: (Molesto) Me lleva la chingada, ¿otra vez estás descansando? Diana: No estaban ni tú, ni Olga, pues me acosté un rato. Mario: Levántate y busca algo que hacer, ya no sirves para nada. Diana: (Se levanta) Yo no sirvo para nada, pero X-Tuza sí ¿verdad?

Balts’am

Dramaturgia

Mario: ¿Conoces a Tuza? Diana: No, p… Mario: (Se acerca a ella, no la deja hablar) Quiero dormir estoy muy cansado. Diana: (Va a la cocina, se para junto al banco) Me duele la barriga. Entra Olga a la cocina y la escucha, pone unas yerbas en el colgante. Olga: Ahorita te preparo algo. Diana: (Se sienta en un banquillo aguantando el dolor) No prepares nada, solo se me quita, tal vez fue… por el coraje que hice. Olga: ¿Tienes miedo de tomar lo que te doy? Diana: (Tallándose la barriga se inclina) No, pero… con eso no se juega, tú no sabes usar tantas yerbas. Olga: Veo que te duele mucho, ahorita te preparo algo. Diana: (Molesta) Ya te dije que no quiero nada. Olga: ¿Qué te pasa? tantas horas jalando agua en el sol que ya empezaste a quedar loca. Diana: Lo que tú haces yo lo sé. Olga: ¿Qué? Diana: ¡Preparar bebidas con yerbas! Olga: Sí, siempre vez cómo las preparo. (Baja del colgante varios manojos de yerbas, las pone a cocer) En un rato está listo, son las que siempre te doy (Pone el té en una jícara) tómalo, está muy bueno. Diana: (Mira fijamente a Olga, las manos le sudan, se toma todo el té) ¿En verdad piensas que más gente va venir a tomar el tren? Olga: Sí, en Uci-kaaj abrieron una escuela secundaria y no falta a quien se le ocurra man- dar a sus chamacos a clases, ya hay muchos niños en los ranchos cercanos. Diana: Sí, tienes razón, ya hay mucha gente en los ranchos cercanos, la milpa no les da como antes (Le devuelve la jícara a Olga, se trata de levantar pero el dolor no le permite pararse bien) Olga, ¡estoy sangrando! Mario: (Se escucha su voz) Qué demonios pasa allí, hasta aquí se oyen sus voces. Olga: Si sigues gritando te va regañar cuando entre. (Desesperada, afirmando) Es tu regla, siempre te baja con cólicos.

Dramaturgia Balts’am

Diana: (Se agacha de dolor, está sudando) No es mi regla, (negando también con la cabeza). Olga: Pero… siempre te tomas esto antes de tu regla. Diana: (Hablando con mucho dolor) No, los dos meses anteriores no lo tomé, lo tiré. Olga: (Molesta) ¿Estás loca? lo debes de tomar. Mario: (Se escucha su voz, gritando) Cállense. Diana: (Suplicante) ¿Para qué lo tomo? si ya estoy vieja, si me hubieran querido regalar hijos me los pudieron haber mandado hace tiempo, me duele. Olga: A Mario no lo tienes de adorno por eso te debiste cuidar, (le toma las manos tratando de levantarla) ¿Cuándo fue la ultima vez que te acostaste con tu marido? Diana: (Llorando) No lo sé… Olga: (Molesta) ¿Cuándo? Diana: (Llorando) No lo sé… hace dos, tres meses, pero ya dijo que me va a dejar, dice que ya estoy vieja, yo no quiero que se vaya, es mi esposo. Olga: ¿Ves por qué nunca debimos traer a alguien del pueblo aquí? Todos los hombres son como papá, borrachos, flojos y buenos para nada. Te voy a preparar algo para que pa- ses eso que te molesta. (La deja, toma unas hierbas, las pone en una olla y se acerca a atizar el fogón). Oscuro.

Dramaturgia Balts’am

II

Mamá y papá Se ve el fuego del fogón, poco a poco se va iluminando la escena. Ahora Olga y Diana son 30 años más jóvenes, solteras y sus padres aún viven. Diana, está junto al fogón preparando el pozole y Olga busca algo en la mesa. A un lado, tirado en el piso está su padre, borracho.

Olga: Apúrate que cuando pare el tren nos vamos al pueblo. Diana: ¿Por qué vamos a ir al pueblo? La gente de allá es mala, ¿Ya viste cómo nos tratan? Olga: (Tomando agua) Yo no veo nada, se está calentando tu cabeza, nos tratan igual hom- bres y mujeres. Diana: (Enojada termina su masa y pone su palangana en el banco) claro que no… desde que se quemó la casa y nos quitamos del pueblo… la gente ya no nos trata igual. Olga: Cuando nos quitamos del pueblo yo tenía 7 años y tú 9, somos de allí, no nos pue- den tratar mal. Diana: Sí nos tratan mal, aunque… Mario, el hijo de doña X-Pet me trata bien y a ti J- Welón te aprecia mucho, pero… sabemos porqué nos tratan bien. Olga: Doña bruja no quiere que te cases con su hijo, ¿Qué le vez a Mario? Escuchan que para el tren. Olga: Corre y trépate al tren, voy a guardar mis hilos. Diana: Pero… nos va a regañar papá y necesito hacerle unos bordados al hipil de mamá. Olga: (Voltea y mira a su padre borracho, tirado en el suelo de la cocina) así, borracho como está, ¿Crees que pueda regañarnos? Ni siquiera se da cuenta que estamos aquí, sólo se levanta para insultarnos, y para embriagarse. Diana: (Levanta su palangana y la asienta en el banco) Mamá también nos tiene prohibido ir al pueblo, sin ella van a hablar mal de nosotras ¿Por qué nos señalan? piensan las gentes del pueblo que son mejores que nosotras, si todos somos indios. Olga: Por culpa de papá nadie nos recibió en su casa, y también por culpa de mamá, nun- ca se defiende, ahora no le pega porque nosotras no lo dejamos, pero sí la obliga a estar con él, ¿por qué crees que nos manda a bajar elotes?

Dramaturgia Balts’am

Diana: Por eso me fijé en Mario, él no es como papá. Olga: Mario, es igual que papá, yo sé lo que te digo. Diana: (Mira toda la casa) ¿Por qué vivimos en X-Letra? En medio del monte como ani- males, si papá no tomara tanto y la casa no se hubiese quemado aún estaríamos viviendo en el pueblo. Olga: Sí, pero este es nuestro paradero y no tenemos porqué compartirlo con gente del pueblo, es lo único que tenemos, es nuestro terreno, nuestra única propiedad. Diana: No quiero ir al pueblo, yo vi como la tía X-Julia tiro la jícara donde tomamos agua. Olga: Desgraciada vieja… ¿Eso hizo? Ojalá se muera su mata de jícara. Ya te lo dije, X- Letra, es nuestra propiedad, cuando muera papá a mí se me va quedar este paradero por ser la mayor, y no lo vamos a compartir con nadie del pueblo. Oscuro.

Balts’am

Dramaturgia

III

Ortigas amarradas con espinos

Se ve el fuego de dos velas, se ilumina la escena, las velas están sobre la mesa del santo. Transición de tiempo. Es de día, ahora Diana y Olga son mayores y oyen que Mario dejo caer fuertemente su leña.

Diana: (Parada junto a la mesa del santo arreglando unas flores) Papá le pegaba mucho a mamá ¿verdad? Olga: (Urdiendo) Sí, en vez de flores debes ponerle espinos. Diana: Y a tí, ¿que hierbas te pondríamos? Olga: No hierbas, flores. Diana: (Mirándola) Ortigas, amarradas con espinos. Olga: ¿Qué te pasa? Diana: Cómo me hubiese gustado tener un hijo Olga: No te lo regalaron. Diana: Ayer estuve platicando con mi esposo y le dije que me quiero ir de X-Letra. Olga: Ayer te la pasaste peleando con él, si hasta te pegó. Diana: Está pensando comprar un terreno. Olga: No, tú no te vas a ir de aquí Diana: Sí, me voy a ir con mi esposo, ya estoy harta de este lugar. Mario entra, mira a Diana y menea la cabeza negativamente, toma su sombrero y se lo pone en la cabeza. Diana: ¿A dónde vas? Mario: Voy a espiar. Diana: ¿Y a quién vas a espiar? Mario: (En voz alta tirando al suelo su sombrero) Tú lo sabes mejor que yo. Te he visto seguir- me y sé que a todos los viajeros que bajan del tren les preguntas por mí. Diana: Sé muy bien lo que haces, ésta es nuestra casa y Olga dice… Olga: Cállate X-Diana Diana: (Mirando a Olga) ¿Verdad que esta es casa de Mario? No se puede ir y si yo me voy con él no voy a poder tomar las hierbas que me das.

Dramaturgia Balts’am

Mario: (Voltea molesto y da un golpe en la cara a Olga, ella casi cae al suelo) Tú y tus bebidas le hicieron daño a mi esposa… como tú no tuviste hijos. Olga: Lárgate de mi casa, no tienes nada que hacer aquí. Diana: Mario, Mario, cálmate. Se escucha el tren acercándose. Mario: (Se queda mirando a Diana y furioso le grita) Tú… te quedas con tu hermana, estoy harto de que me vigiles, me preguntes y digas cosas que no son ciertas, estoy harto de ustedes (Se pone su sombrero y sale por la puerta alta mascullando insultos). Olga mira a Diana y molesta va a la cocina. Olga: Lo bueno es que papá me heredó X-Letra. Diana: (Sigue a Olga) ¿Quieres mucho este paradero, verdad? Olga: ¿También te quiero a tí? Eres mi hermana. Diana: (Sonriendo) ¿Cómo sabes que la carne de res ahuyenta las ánimas? Olga: Abuela así lo decía, mamá también, ella nunca ponía res en la mesa, por eso lo sé. Diana: ¿Y es cierto que el diablo lleva las ánimas? Olga: No, las ánimas se quedan llorando fuera de la casa, ya no pueden entrar. Diana: Es mejor así, que nunca descansen. Olga: Cuando tu marido muera le puedes poner caldo de res en la mesa, Claro, si tú quieres. Diana: Mario anda con otra, estoy segura, ayer lo vi hablando con una mujer junto al pozo. Olga: Era yo. Diana: Tú siempre andas muy cerca de mi marido. Olga: Vivimos en la misma casa. Diana: (Se acerca al fogón, se agacha y lo atiza, el fuego cruje y la flama crece) ¿Quieres mucho esta casa, verdad? Olga: (Con fastidio) Ya te dije que sí. Diana: Yo también quiero mucho a Mario (Mueve la leña del fogón y la sopla para que crezca la flama). Oscuro.

Balts’am

Dramaturgia

IV

Regalos

Se ilumina la escena y están paradas dos niñas junto al pozo, son Diana de 7 años, y Olga de 9.

Olga: Ese pollito que tú mataste mamá me lo regaló. Diana: Lo querías mucho, ¿verdad? Te dije que no patearas a mi perro. Olga: Pero… sólo le di una patadita. Diana: Es mi perro, te dije que no lo tocaras, por eso le torcí la cabecita a tu polli. Olga: (Llorando) Eres mala, estaba mojado y temblaba con la lluvia, yo pensé que lo agarraste para meterlo a guardar, cuando le torciste su garganta y lo dejaste en el suelo empezó a revolcarse, viste que te estaba mirando y aún así lo mataste. Diana: Yo no te hable para que mires, además pudiste haber salido de la casa. Olga: Tenía calentura y si salía tú me ibas a acusar. Diana: Cállate, además le hicimos un altar bonito a polli. Olga: Pero también correteaste su alma, cuando mamá hizo caldo de res para comer, le pusiste un poco en el altar. Diana: Estábamos jugando. Se escucha el tren acercándose. Diana: Cállate llorona. Vamos, está viniendo el tren, vamos a verlo, corre ¿quieres mi perrito? Te lo regalo, ya no lo quiero. Olga: ¿Ya no quieres a tu perro? Diana: No. Olga: Mamá te lo regaló. Diana: Sí, pero ya no lo quiero, ya me fastidió. Olga: Entonces ¿por qué te molestaste cuando le di una patadita? Diana: Porque es mío, es mi perro. Olga: Es nuestro perro. Diana: No. Olga: Yo te dejaba jugar con mi pollito. Diana: Pero yo no quiero que juegues con mi perro.

Dramaturgia Balts’am

Olga: En Uci Kaaj… Diana: Ya no vamos a vivir en Uci Kaaj, nos vamos a quedar aquí en X-Letra. Olga: ¿Por qué se llamará X-Letra? Diana: Por qué esta muy feo el lugar, nadie le busco un nombre y le dejaron este. Olga: A mí me gusta, está mas grande que nuestra casa. Diana: A mí me gustaba mi casa. (Se detiene mirando en dirección a su nueva casa). Olga: Pero… se quemó. Diana: Sí, pero papá sabe hacer casas, le hace sus casitas a las gallinas Pudo haber hecho una para nosotras. Olga: Es mejor esta casa, es de piedras ¿Las piedras no se queman? Diana: Papá y mamá son malos, yo no quería venir. Olga: Papá no es malo, dijo que me va regalar X-Letra cuando yo sea grande. Diana: ¿Y no te dijo que me va dar? Olga: Te dieron el perrito. Diana se queda callada mirando a Olga, avanzan un poco y ven un montículo de tierra. Olga: ¡Mira, un agujero de Tuza! Diana: No te acerques, no me gustan las Tuzas. Olga: Ya va oscurecer ¿Le avisamos a papá? Diana: No, no me gusta comer Tuza. Olga: Sus tripas están buenas con mucha naranja. Diana: No. Olga: (Burlándose) Con chile y tortillas calientes. Diana: ¡Cállate! Olga: ¡No quiero! ¡No me voy a callar! Oscuro.

Balts’am

Dramaturgia

V

X-Tuza

Se ve el fuego del fogón, poco a poco se ilumina la escena, ahora son adultos. Diana está junto al fuego abanicando los tizones y Olga está parada junto al banco.

Olga: Esa leña no prende muy bien, hace mucho humo, (Irónica) Como que le hace falta algo Diana: (Alza la vista) Ven a abanicar la candela. Olga: No sirve esa leña que trajo Mario. Diana sigue moviendo los leños, se para y el sombrero viejo con el que abanicaba la leña lo pone bajo su axila. Diana: (Emocionada) ¿Recuerdas cuando fuimos a la fiesta del pueblo? Olga: No sé de qué hablas. Diana: (Emocionada) Sí, cuando fuimos ¿No recuerdas la vez que Mario me compró el rebozo negro? Olga: (Mirando fijamente a Diana) La vez que conoció a Tuza. Diana: (Molesta) ¿Por qué dijiste eso? Olga: Por nada, sólo lo dije por decir. Diana: La sigue viendo. Olga: No, nada más estaba jugando. Diana: (Alzando la voz) La sigue viendo ¿Verdad? Olga: ¿Qué te pasa? Diana: (Silencio, mirándola) Nada, ¿Cómo es X-Tuza? Olga: No lo sé: Chaparra, flaca flaca, fea. Diana: ¿Tiene hijos? Olga: Tu marido no puede dar hijos. Diana: (Mirándola fijamente) ¿Estás segura? Olga: Sí. Diana: Yo tengo 48 años ¿Cuántos tiene Tuza?

Dramaturgia Balts’am

Olga: Creo que está igual contigo, pero ya deja de pensar en esa mujer. Diana: (Diana habla ignorando el comentario de Olga) Es tuza, no me gustan las tuzas, se es- conden, se aíslan de la gente. Olga: Están buenas, a mí me gusta comerlas. Diana: Siempre cambian de casa, no se quedan en un solo lugar, y viven a oscuras, solas, son parientes de las ratas. Olga: A tú esposo le gusta mucho comer la tuza enterrada. Diana: Sí, le gusta mucho la tuza. ¿Crees que Mario esté en su trabajo ahora? Olga: ¿Podría estar con ella? Diana: Sí, riéndose y comiendo juntos. Olga: Ya cállate, tu marido sólo se fue a su trabajo, estaba molesto pero va regresar, no tiene a donde ir el perro. Diana: Está con ella, estoy segura (pausa), no le digas perro. Olga: Es un perro que nosotras mantenemos, ¿ya viste cómo te trata? Diana: Es mi esposo. Diana y Olga sin decir nada entran a la casa, Olga va al bastidor empieza a urdir, Diana se va junto a la mesa del santo, toma un rosario del cuello de uno de los santos y empieza a rezar. Diana: Ánimas benditas que en el purgatorio están ayúdenme a olvidar borren de mis ojos y de mis pensamientos todo lo que vi, cubran mis oídos con sus manos santas (La iluminación cambia, hay una neblina que cubre la escena. Diana voltea a ver a su hermana, y sigue re- zando, entre su rezo se pierde su voz). Mario entra y se dirige a Olga. Olga: (Mirándolo) ¿Y a ti qué te pasa? Mario: Te estuve esperando en la milpa. Olga: A X-Tuza esperabas, no a mí. Mario: No juegues conmigo. Olga: No estoy jugando, sabes que las tuzas no salen de día. Mario: (Aprieta los puños, los dirige al rostro de Olga amenazante) Tú sólo juegas conmigo.

Balts’am

Dramaturgia

Olga: (Molesta) ¿Por qué te casaste con mi hermana? Mario: Diana no es como tú. Olga: Se acostó contigo antes de que se casaran, es igual a mí. Mario: Se acostó conmigo porque me quiere, no había estado con otro, por eso me casé con ella. Olga: Te casaste con las dos. Mario: Ni loco me casaba contigo, sólo eres una facilona. Olga: Una facilona que te satisface más que tu esposa, ratero estéril. Mario: (La agarra de los cabellos) Sí puedo tener hijos pero, los voy a tener con mi esposa (La suelta). Olga: (Gritando) Lárgate perro (se inclina a recoger sus agujas, se acomoda el cabello, sigue urdiendo). En la semi oscuridad Mario va a la cocina, se disipa la neblina. Diana: Cubran mis oídos con sus manos santas animas benditas del purgatorio. Escucha que se acerca el tren y corre a la puerta. Olga: (Irónica) ¿Qué, estás buscando un marido nuevo? Diana: No, yo ya tengo uno, siempre tuve ganas de irme con él, a formar una familia en otro lugar, soñaba que nos subíamos al tren y nos alejábamos de X-Letra. Olga: Nosotras somos familia. Diana: (Ignora el comentario) Ya no debe tardar Mario y… no he preparado nada para co- mer, hace tres días que se fue, voy a cocinar algo que le guste, cuando viene del rancho tiene mucha hambre (Se va a la cocina, regresa con una gallina muerta en las manos, la tiene tomada de las patas, el cuello de la gallina sangra abundantemente, la pone sobre la mesa del santo). Olga: Saca eso de aquí (Señalando despectivamente a la gallina) ¡mira cómo le chorrea la san- gre! (Se acerca a Diana, la mira y luego se aleja un poco de ella, en voz alta, molesta) Tu marido ya se fue, hace un mes que se fue, ya te dejó, entiéndelo, ya se fue el perro. Diana: ¿Qué te pasa? (Pausa) La prepararé en relleno negro, a Mario le gusta mucho y a ti también ¿A lo comes?

Dramaturgia Balts’am

Olga: (Mira a Diana se desata el zorongo y se sienta en una silla junto a la puerta, acariciando su cabello ve a Diana) Haz lo que quieras pero sácala de aquí. Diana: Se me acabaron mis condimentos, ¿puedo agarrar algunas de tus hierbas para hacer otro recado? Olga: Sí, lleva eso a la cocina. Diana: (Riendo)¿Le tienes miedo a la gallina? Diana se va a la cocina con la gallina en las manos, la tira al suelo, agarra una olla le pone agua y la asienta en el fogón. Se inclina para atizar la leña. Oscuro.

Dramaturgia Balts’am

VI

X-Letra es mi casa

Se ve el fuego del fogón, poco a poco se ilumina la escena, Diana está sentada junto al fogón abanicándolo, sobre éste hay varias sogas tendidas con carne para secar, sobre su banqueta tiene un plato con comida, y tortillas, Mario entra y se para frente a ella.

Diana: (Sonriendo, entusiasmada se acerca a él para abrazarlo) Mario, ¡Qué bueno que regre- saste! Mario: (La rechaza y con la mano la detiene) En el pueblo escuché que las van a sacar de aquí. Diana: (Molesta) Eso no es cierto, ésta es nuestra propiedad, tu casa. Mario: ¿Tienes los papeles de la casa? (Se acerca a mirar la carne). Diana: No… pero es mía. Mí papá me la dejó. Mario: Tu papá se la dejó a Olga, ¿Dónde está ella? Diana: (Tranquila) Está en la milpa, fue a buscar elotes, ¿Quieres probar mi comida? Mientras viene Olga. Mario: (Desconfiado la mira, toma una tortilla y se prepara un taco, mientras observa la carne tendida) Sabe rara esta res. Diana: No es res, es tuza. Mario: (Sorprendido) Esto no es tuza, yo conozco la tuza. Diana: (Alzando la voz) Es tuza, la tuza que siempre comías, A qué viniste. ¿Qué viniste a buscar? Mario: (En voz alta, tirando al suelo su taco) Vine a decirte que van a quitar el tren, las rieles y a ustedes las van a sacar de aquí. Diana: Eso no es verdad, Olga dijo que esto va mejorar, es nuestra casa. Mario: Es verdad, la casa la van a ocupar los trabajadores que van a quitar las rieles ¿Dónde está Olga? quiero hablar con ella Diana: (Tomando agua) Ya te dije dónde está, ahora lárgate. Mario: Tienen que irse hoy o mañana temprano, mis ropas y herramientas que dejé, dámelas, ¿Va tardar Olga?

Dramaturgia Balts’am

Diana: Ya quemé todo lo que dejaste.

Mario: ¿Qué? Me lleva la

Diana: (Riendo) Sal de mi propiedad. Mario mira las tiras de carne sobre el fogón. Diana: Te puedo dar unos pedazos, si quieres (molesta) No me voy a ir de aquí, esta es mi casa. Mario: No es tuya, pertenece al gobierno federal (toma una pieza de carne y la empieza a mirar) Es un paradero de ferrocarril. Diana: Es res, Olga y yo matamos un becerro para poner caldo de res en la mesa de los santos. Mario: Con las ánimas no se juega y tú lo sabes. Diana: No te vayas, Mario, quédate conmigo. Mario: Estás loca. Diana: (Molesta, le jala el pedazo de carne que tiene entre las manos, se la enseña y luego la cuelga) Ya te dije donde está Olga. Oscuro.

Sabes que no tengo otras ropas.

Dramaturgia Balts’am

VII

El ánima sola

Se ve el fuego del fogón, se apaga. Se ve la flama de dos velas encendidas sobre la mesa del santo, que se mece por el aire que entra por la puerta, es la puerta que da a la calle que sigue abierta, se ilumina el altar, Diana se acerca a la mesa, tiene agarrado una jícara con caldo de res y un ramo de hierbas, lo asienta en la mesa, y se va a la cocina. Se escucha el llanto de Olga. Olga: (Parada en la puerta que continúa abierta) Diana, abre la puerta, Diana, quiero entrar (Se sigue escuchando el llanto que se pierde con el ruido que hace el tren al marcharse). Oscuro.

Balts’am Balts’am

Maya.glob.yuc, peripecias de un indígena en la ciudad

Vicente Canché Móo Yáax jaats

Máaxi’: Jhon Caballero Estrella

Bixi’: Juntúul xiib 35 u p’éelel ja’abo’ob, ko’okoj nook’ u ts’aamaj, yáanal le box nook’o’

u

ts’aamaj u sak cáamis yéetel u ts’otmaj u jats’uts ch’ilib ts’iibi’, chika’anti’ ko’okoj nook’.

U

k’axmaj u corbata tu kaal yéetel táaj ya’ab ba’ax u ts’aamaj tu tso’otselil u pool tia’al ma’

u

xa’ak’pajal, ku ye’esik bey mixba’al ku binetik ti’e’. Táan u xíimbale’ chéen u xáak’abe’ ku

ka’aj nupik u yook, tu t’aane’ ku beetik bey táan u yilik wáa mina’an u lu’umil u yíich’ake’. Ku meyaj noj kaaj. Chéen kastelan t’aan ku beetik. Te’el súutuka’ ti’ ya’an tu meyaje’, tu kúuchil pa’ataj.

Jhon Caballero Estrella: Hola, buenas noches, déjenme darles el privilegio de saber quién soy, después de todo cuando dos personas van a intercambiar algunas palabras (yo más que ustedes), creo es muy educado que mínimo puedan saber sus nombres. Porque el nombre es algo que identifica a uno de otro, claro que si entramos en detalles, podemos mencionar la personalidad, la sencillez, la belleza y mi estirpe. Me llamo John Caballero

Estrella, como pueden ver trabajo en uno de los mejores edificios de la ciudad; aquí en este santuario al trabajo digno y eficiente presto mis servicios para que después, ustedes en la comodidad de su hogar disfruten de los múltiples servicios que otorga la compañía BIENESTAR S.A DE C.V. Como ustedes pueden ver, aquí solamente laboran personas de alta calidad humana, personas que tienen una meta en la vida, personas que saben lo que quieren, personas que quieren ESTAR BIEN o sea el BIENESTAR, por eso, desde

el acomodador de este lugar hasta el Director General visten de traje, uno por sentirse a

gusto con su trabajo y el otro…pues por ser el mero mero, perdón, por ser el Guía infa- lible de esta exitosa empresa, es nuestro firme deseo que mientras se encuentran en esta sala de espera sientan la buena vibra de la gente triunfadora, que cuando salgan de este edificio, no sea el mismo, sea el triunfador que existe en cada ser humano.

Balts’am

En unos instantes una bella compañera les ofrecerá una bebida a su gusto, en tanto….

( Ku juum u celular ku y’u’uba’al jump’éel cumbia) en tanto (Ku juum u celular) ¿me permiten un instante? Quizá es un cliente que al igual que ustedes está interesado en adquirir y disfr…

( Ku juum u celular).

(ku je’elel) Si, con él tiene Usted el gusto ¿Con

quién hablo? (ku je’elel) (ku jelpajal u juum u t’aan, ku bek’echtal yéetel ku jaawal u t’aan je’el bix u yáax t’aane’)

…A ver, a ver, a ver, espéreme tantito, mire… hábleme en español porque no entiendo nada de lo que me dice (Ku pixik u celulaaro’ ku ya’alik ti’ le máako’obo’) estos indios, creen que en cualquier lugar pueden hablar su dialecto. (ku ka’a jel káajal u tsikbal ti’ celular) Aja? A ver, ¿sabe hablar español? ¿Si sabe? Bien, dígame entonces…Ahora si ya parece cristiano… ¿ve que fácil es? ¿Qué pasó? Ahhh… ¿qué es el ahijado de doña Cuca? Mmmm no recuerdo ni se quién es esa esa señora… ¿La que vivía en el centro? ¿En la esquina de la farmacia? No, todavía no recuerdo, pero a ver, dígame, ¿para qué me llamó? Aaaah… aja, mmmm ok, y entonces le dijeron que yo le puedo dar trabajo Aah, pues si, puede ser, y ¿Qué carrera terminó? ¿Qué? (jak’a’an u yóol) ¿sólo llegaste a la mitad de la educación básica? ¿Cómo que no sabes qué es Educación Básica? Mira, es cuando terminas la primaria y la secundaria y es grat…¿Que no terminaste la escuela?

O sea… me estás diciendo que llegaste a segundo de secundaria,

¿Cuál escuela?

aah… entonces si llegaste a la mitad de tu educación básica y hasta la pasaste, sólo te faltó un año…¿Segundo de la escuela? …aja….

La escuela que tarda seis años? (ku xokik u yaal u k’ab) ¡Llegaste solo a segundo de prima- ria! (jak’a’an u yóol).

(Ku kóochkinsik u juum u t’aan) ¿Bueno?

Aja…

Dramaturgia Balts’am

¿Y cómo carambas quieres un trabajo aquí en la oficina si ni siquiera terminaste la prima- ria? Además no sé quién te recomendó porque ya te dije que no… no conozco a ninguna Cuca y menos ese pueblo que dices. (Da por terminada la conversación sin despedirse). (Ku wa’atal aktáan máako’obe’ ku óotsilkuuntik u yich) Ah que doña Cuca que anda recomen- dando gente inepta, me acuerdo como robaba dulces de su tienda mientras mi papá pla- ticaba con ella. Yo no entiendo como hay gente tan… tan…, que sabe que no puede, que no tiene el perfil, estudios, preparación, disciplina, carisma, estirpe y todo lo que alguien necesita para triunfar; se atreve a hacerme perder el tiempo y hasta tienen el descaro de pedirme trabajo? (ku k’uuxil) ¿Cómo carambas se van a poder dirigir a ustedes? gente selecta, especial, fina… ¿Cómo se va a hacer entender si solamente hablan en ese dialecto que afortunadamente está en vías de extinción? Alabo la iniciativa de gente seria, entrega- da y comprometida con la causa de nuestro país, para sacar del bache en el que los indios andan metidos; que bueno que los están alfabetizando, que les están enseñando español la digna lengua del gran Cervantes ¿Se imaginan cuánto dinero se ahorraría la nación? Ya no habría necesidad de hacer publicaciones bilingües, en vez de sacar una publicación bilingüe se podrían sacar dos libros en español, en vez de gastar impuestos en escuelas indígenas, sería una sola educación para nuestro país. ¿Saben cuánto dinero se pierde por mantener una radio en lengua indígena que nadie escucha? Se gasta miles, quizá millones de pesos. Estoy de acuerdo que se cierren esas radiodifusoras que nadie escucha, dicen los defensores que diversidad, que diversidad ni que ocho cuartos, México es uno y necesita- mos un país fuerte, unido, porque la unión hace la fuerza. Hacer que la educación básica sea obligatoria en los puestos de trabajo es un excelente filtro para meter en el flujo de trabajo solamente a los aptos, los que podemos llevar la carga pública y política del país sobre nuestros hombros. Si hasta para ir por el café al Oxxo hay que tener bachillerato ¿Qué puede hacer un indio sin preparación? Necesitamos….uff…(ku jelebelsik u juum u t’aan, ku chaambelkuunsik yéetel ku léekel u t’aan bey noj ba’ale’) Disculpen señores todo este desagradable asunto, afortunadamente se ve a primera vista que ustedes son gente de éxito, que solamente les falta la hábil guía de BIENESTAR S.A DE C.V. para levantar el vuelo y tomar de la vida lo que merecen, lo que les pertenece.

Balts’am

Por cierto no les pregunté sus nombres, pero no se preocupen, no es necesario saberlo y continuando…(ku yu’uba’al u t’a’anal ti’ le julbil t’aano’, ku ye’esik yéetel u k’ab ka’aj páa’ta’ak u jáawal u t’aan) Sí señor…claro señor… a sus órdenes señor…Me paso a retirar señores, en un momento les atenderán, gracias por venir. (ku machik jump’éel míis yéetel jump’éel ch’óoye’ ku sutik u paach tia’al u bin)

Balts’am

Ka’aj jaats