You are on page 1of 16

24 horas en Oporto

5

En torno a la calle de Miguel Bombarda se ha articulado el barrio más moderno de la ciudad portuguesa. Un día de galerías y compras

6

Oahu, paraíso del adicto a ‘Perdidos’

Los escenarios en los que se rodó la serie de televisión trazan una ruta por la isla hawaiana, del valle de Waimea al cabo de Mokuleia

24 horas en Oporto 5 En torno a la calle de Miguel Bombarda se ha articulado

12

¡Toca, toca!

Experimentar, esta es la clave. Diez museos de ciencia donde está prohibido no tocar. Pura diversión para pequeños investigadores

www.elpais.com/elviajero

El Viajero El Viajero 17.04.10 17.04.10 Número 599 Número 599 Mil Mil placeres placeres enen LaLa
El Viajero
El Viajero
17.04.10
17.04.10
Número 599
Número 599
Mil Mil placeres
placeres enen LaLa Dordoña
Dordoña
Castillos,
Castillos, quesos
quesos yy grandes
grandes vinos.
vinos. Un Un viaje
viaje por por lala región
región francesa
francesa
donde
donde vivió
vivió Michel
Michel dede Montaigne
Montaigne
El pueblo de Brantôme, en el llamado Périgord verde. / Chris Garrett

VAMOS A LA DORDOÑA

...

Devoción por

el ‘foie-gras’

El enigma de la nariz de Cyrano de Bergerac y cursos de cocina con chefs famosos. El Périgord, en cuatro colores

Use Lahoz

H enry Miller escribió en El coloso de Marusi: “Es- ta es la tierra del encan- tamiento celosamente

marcada por los poetas y que só- lo ellos tienen derecho a reivindi- car como suya, lo que se acerca más al paraíso. Puede que un día Francia deje de existir, pero el Périgord sobrevivirá, como sobre- viven los sueños de los que se nutre el alma humana”. Henry Miller era un gran viajero y sabía lo que decía. El autor de Trópico de cáncer adoraba la bohemia, te- nía buen gusto y no podemos desmentirle. La Dordoña expresa su idea- rio en cuatro regiones. Se distin- guen por colores: púrpura, blan- co, negro, verde… Sí, es un poco como volver al cole.

Périgord púrpura

La cosa está en perderse por ca- rreteras secundarias, entre viñe- dos y castillos. Allí donde usted ponga el ojo encontrará un château. Es imposible llevar un control sobre ellos. El paisaje transmite serenidad y sensación de desconexión. El viajero asume este dogma aunque no quiera. Pa- ra alimentar ese estado conviene comenzar la ruta por Saint Mi- chel de Montaigne. Aquí perma- neció retirado uno de los huma- nistas más lúcidos, Michel de Montaigne, nacido en Burdeos en 1533, renacentista de los pies a la cabeza y creador del género literario que hoy conocemos co- mo ensayo. En este pueblo aleja- do de cualquier rastro de civiliza- ción que pueda trastocar la cal- ma se levanta la Tour Montaigne:

lugar que escogió el filósofo para retirarse a escribir y corregir sus imprescindibles essais. No es ex- traño que se concentrara. La otra opción sería empezar a beber vi- no desde por la mañana. Se en- tiende que aquí escribiera joyas como: “Yo no me encuentro a mí mismo cuando más me busco. Me encuentro por sorpresa cuan- do menos lo espero”, lo cual es algo que usted podrá poner en práctica. La torre está clasificada como monumento histórico del siglo XIV (St Michel de Montaigne; 0033 5 53 58 63 93; www.chateau- montaigne.com). Refugio y fuen- te de inspiración de Montaigne. Se accede a la habitación donde escribió retirado desde 1571, y donde murió en 1592, así como a parte de su biblioteca y a las sen- tencias griegas que mandó gra- bar en las paredes. Una vez visitada la torre, uno se siente impregnado de espíritu humanista; entonces resulta favo- rable tomar la carretera D-936 en dirección a Bergerac, pero sabien- do que, antes de adentrarse en esta capital, encaja mejor seguir visitando pueblos y castillos para

evitar contrastes violentos. Ya lo dice Montaigne: “El signo más cierto de la sabiduría es la sereni- dad constante”. Uno de los châteaux más repre- sentativos es el de Monbazillac. Francamente, parece puesto para una fotografía: mantiene delante unos viñedos y detrás la visión del horizonte, verde y azul como los mejores mares. Las viñas y los castillos son el hilo conductor de los valores de este Périgord púrpu- ra. Y este castillo es la síntesis. Para conocer en profundidad la Dordoña es preciso no olvidar esta palabra: bastida. Las bastidas son ciudades medievales que re- sisten desde que fueron construi- das entre los siglos XIII y XIV. Son testimonios de la expansión urba- na de la Edad Media. En su mayo- ría forman un cuadrilátero perfec- to. En la Dordoña destacan las de Beaumont, Molières o Lalinde, pero mucho más enfática es la de Monpazier. Paradigma de conser- vación y ejemplo de unificación arquitectónica, esta bastida es la más seductora. Edificada en lo al- to del valle del Dropt, es un imán para viajeros. Todas las calles con- ducen a la Place des Cornières, rodeada por casas cuyas plantas bajas disfrutan de soportales. A un lado sigue en pie el mercado cubierto, cuya estructura del siglo XVI se sujeta con pilares de made- ra sostenidos por piedra. Ante él, con una envidiable orientación, se ensancha la terraza más busca- da, la del Café-Galería M., en la que acabará tomando un café al calor del sol. Monpazier consigue que todo el mundo esté pendien- te de esta plaza, y, en efecto, cues- ta abandonarla.

La Place des Cornières de Monpazier, en el Périgord púrpura. / Charlie Peel

gueux, capital administrativa de la Dordoña, en lo que supone una divertida competencia de la que los autóctonos aseguran que saltan chipas. La vitalidad de Ber- gerac queda reflejada en su cen- tro comercial, en el que abun- dan ofertas relacionadas con el foie en tiendas como Coté Noix y Godard, que viven el foie como una devoción convencida, casi mística.

moran la figura de Cyrano de Ber-

gerac, ese camaleón y extravagan- te escritor del siglo XVII, mitad bufón, mitad rapsoda. Bergerac se permite este tipo de trivialida- des, lo que habla bien de su natu- raleza. Cuentan que el Cyrano de la Rue la Mirpe a menudo amanece sin nariz. En las no- ches de fiesta, los chavales del barrio saben cómo divertirse. El evento se constata al apreciarla de cerca, pues se verifica que la nariz de yeso es algo de quita y pon eternamente remodelada.

VAMOS A LA DORDOÑA ... Devoción por el ‘foie-gras’ El enigma de la nariz de Cyrano

La Place de la Liberté de Sarlat, capital del Périgord negro y uno de los conjuntos medievales más destacados de Francia. / Douglas Pearson

De Monpazier a Biron basta con seguir la ruta D-2 y tomar el desvío oportuno. Vale la pena acercarse a descubrir su impo- nente castillo, el más importante del departamento. Después de tanto castillo y tanta viña, ahora sí, ya se puede llegar a Bergerac, capital del Péri- gord púrpura. Rivaliza con Péri-

La terraza del bar Le Tampico absorbe a la juventud y ejerce de punto de encuentro. Es momen- to de tomarse un vino imitando a los presentes. Ya que estamos en territorio vinícola, no puede fal- tar una copa de buen Château Margaux. La particularidad más notable de Bergerac es la presen- cia de dos estatuas que conme-

El otro Cyrano está en la Place Pelissiere. Es en color, obra de Mauro Corda, y está más contro- lado. ¡Cuidado, hay cámaras que lo vigilan las 24 horas! Sonría, por favor. ¿De dónde viene la relación entre Cyrano y Bergerac? El pecu- liar poeta nació en París, pero, según la leyenda, adoptó ese

nombre porque en Bergerac su abuelo compró las tierras que le permitieron enriquecerse.

Périgord blanco

Tocado por la suerte, despliega su personalidad a golpe de detalles y resulta fácil hacerse a él. Su éxito se explica a partir de Périgueux, la capital de la región. Lo primero que salta a la vista es la catedral Saint Front. Succiona la mirada, y su contorno reflejado en el río Isle desprende buena sintonía. Cate- dral románica trufada de influen- cia bizantina (patente en las cúpu- las) que parece no tener fin. Su planta oriental recuerda a San Mar- cos de Venecia. Y su conjunto sir- vió de modelo para crear el Sacre Coeur de París. Es habitual ver a peregrinos con bastón ir y venir, entrando y saliendo, pues es una parada mítica en el Camino de Santiago. En temporada (de diciembre a principios de marzo) resulta entra- ñable el mercado de la trufa, otro producto estrella de la Dordoña. Se aconseja asistir a la venta y a la revisión a la que son sometidos los vendedores por los controladores de calidad. Especial atención re- quiere la Rue Limogeanne, donde se puede tener un antojo dulce (chocolaterie Philippon-Lavaud) y otro salado (fromagerie La Ferme Périgourdine). Al lado de Mussidan, sorpren- de el château La Thuilière (www.la- thuiliere.net), un motor de diver- sión con batería inagotable. Cono- cido por ser un hotel de lo más cool, en realidad es mucho más que eso. Aporta el toque de creati- vidad, cosmopolitismo y originali- dad a una región tirando a clásica.

Pasa a la página 4

O D R D O A Ñ L A Haute-Vienne París Francia Charente Castillo de Puyguilhem
O
D
R
D
O
A
Ñ
L
A
Haute-Vienne
París
Francia
Charente
Castillo de
Puyguilhem
Saint Jean de Cole
Thiviers
Brantôme
Río
Corrèze
Río
Isle
Charente-
Dronne
Bourdeilles
Maritime
Périgueux
Castillo de
A-89
La Thuilière
Sarlat
Mussidan
Jardines Colgantes
Saint Michel
Cazenac
Bergerac
de Marqueyssac
de Montaigne
Lalinde
Molières
Río
D-936
Dordogne
Domme
Gironde
Castillo de
Beaumont
Monbazillac
Castillo de Castelnaud
Beynac
Biron
Lot
Castillo de
Lot-et-Garonne
Les Milandes
20 km
Monpazier
JAVIER BELLOSO
Guía Sorges. Estas semanas abre de 10.00 a 12.00 y de 14.00 a 17.00; de junio
Guía
Sorges. Estas semanas abre
de 10.00 a 12.00 y de 14.00 a
17.00; de junio a septiembre,
de 9.30 a 12.30 y de 14.30 a
18.00. Precio de la entrada, 2
euros.
Visitas
Información
» Castillo de Castelnaud
» Oficina de turismo de la
(www.castelnaud.com). Entre
Dordoña (0033 5 53 35 50 24;
abril y septiembre abre de
www.dordogne-perigord-touris-
10.00
a 19.00 (en julio y
agosto, hasta las 20.00). Pre-
cio de entrada, 7,80 euros.
» Jardines Colgantes de Mar-
queyssac (www.marqueyssac.
com). Vezac. Entre abril y
septiembre abre de 10.00 a
me.fr).
» La Dordoña pertenece a la
región de Aquitania (www.
tourisme-aquitaine.fr).
» Información turística de Sar-
lat (www.sarlat.fr), Bergerac
(www.bergerac-tourisme.com),
19.00
(en julio y agosto, hasta
las 20.00). Precio de entrada,
7,20 euros.
» Ecomuseo de la Trufa (www.
ecomusee-truffe-sorges.com).
Périgueux (www.tourisme-peri-
gueux.fr) y Bourdeilles (www.
bourdeilles.com).
» Maison de la France (www.
franceguide.com).
O D R D O A Ñ L A Haute-Vienne París Francia Charente Castillo de Puyguilhem

VAMOS A LA DORDOÑA

...

VAMOS A LA DORDOÑA ... El río Dordoña, a su paso por Roque-Gageac, localidad situada a

El río Dordoña, a su paso por Roque-Gageac, localidad situada a ocho kilómetros de Cazenac, en el Périgord negro. / Von Dachsberg

Viene de la página 2

Alojarse en La Thuilière debe ser sublime. Si está completo, siempre puede reservar y pedir mesa para atreverse con el menú del chef, o apuntarse a una degustación de quesos franceses de la mano de un “afinador de quesos”, o disfrutar de una cata de vinos de primera. Pero si lo que a usted le gusta es la aventura y la cocina, también se puede apuntar a un curso ¡con un chef de prestigio internacional! Sí, usted entra en la cocina y se sirve una copa mientras el chef le ense- ña cómo conseguir el mejor foie con vainilla o la cocción exacta de la costra para servir el más perfec- to queso Mont-d’Or de postre (a ser posible, con trozos de pan y de manzana, tome nota). Lo último es el curso Top Cuisi- ne, que consiste en pasar dos días (y tres noches) con el chef en el mercado y en la cocina, descu- briendo secretos y recetas que lue- go, cuando vuelva a casa y los pon- ga en práctica con sus invitados, le harán irresistible. Para maquillar la escena puede tener a mano un vino de Saint Emilion y una frase de Montaigne del estilo: “Encuen- tro tanta diferencia entre yo y yo mismo como entre yo y los de- más”…, y quedará estupendo. El otro reclamo de Périgueux tiene un nombre conocido: Jean Nouvel. Muy famoso en la región, pues nació en 1945 en Fumel, pe- queño pueblo al lado de Sarlat (ca- pital del Périgord negro). El arqui- tecto proyectó el edificio que alber- ga el museo Vesuna, de platafor- ma única, abierta, entregada al cristal y a la luz, que deja ver los restos de la antigua ciudad galo-ro- mana, origen de la actual, expues- tos con sutileza.

Périgord verde

Conviene empezar con él de ma- ñana en el pintoresco mercado de Brantôme, pueblo que una- vez más se anuncia como la Vene-

cia del… (en este caso toca) Péri- gord. En cuanto un pueblo tiene dos canales, ya es la Venecia de… En realidad, ese cliché no le beneficia, porque Brantôme se defiende solo. Tiene una perfecta ubicación, forma de isla y una abadía benedictina fundada por Carlomagno deslumbrante a los pies del acantilado, junto al río Dronne. Atención al campanario de la iglesia: es del siglo XI, uno de los más antiguos de Francia. El camino ideal a Bourdeilles es por la carretera comarcal. En- seguida se percibe que por aquí la calma traspasa fronteras. La vi- sita a Bourdeilles gira en torno a su fortaleza renacentista; es un pueblo de temperamento acorde con el talante de Montaigne, ideal para gozar la soledad y re- cordar de nuevo al maestro hu- manista: “Soledad: instante de plenitud”. Pocas cosas lo inquie- tan, anuncios de paseos en ca- noa y un grupo de jubilados que juega a la petanca ajeno al mun- do. El Café de la Halle es un buen lugar para parada técnica. Bour- deilles es casi terapéutico, de esos lugares que anuncian parti- dos de rugby entre pueblos de la comarca y combaten con acierto el estrés. Es tan perfecto que uno corre el riesgo de soñar con que- darse sabiendo que a los dos me- ses no sabría dónde meterse si no es en una torre en la que escri- bir sus memorias. Si todavía no le cansan los cas- tillos, se recomienda visitar el de Puyguilhem; contiene charme re- nacentista y su armonía recuerda a los castillos del Loira. La encan- tadora aldea de Saint Jean de Co- le es tan bucólica y tan de bolsi- llo que no permite arrepentirse por parar. En Thiviers la trufa adquiere sentido artístico. Su cualidad su- pera los mercados y la tradición para establecerse como pieza de museo. En el Ecomuseo de la Tru- fa se explica la historia y los pro- cesos por los cuales este hongo

es un lujo que debemos a los pe- rros, los cerdos, ¡y las moscas! Se organizan visitas a truferos y sali- das en grupo con perros. Tam- bién se permite luego comprar las que ha recogido del suelo por indicación del perro. No es por asustar a nadie, pero su precio está entre los 600 y los 1.000 eu- ros el kilo.

Périgord negro

Sarlat es el rincón turístico por excelencia. Cumple todos los re- quisitos para ser maravilloso e in- soportable al mismo tiempo. Pa- ra entendernos: es de esos luga- res en los que, literalmente, no se puede entrar en día festivo. El ex-

to francés se trasladó a Sarlat con su familia cuando era niño. Entre calles retorcidas y penum- bras de los altos edificios góti- cos transcurrió su infancia, a buen seguro viendo la iglesia de Sainte Marie que años más tar- de le tocaría regenerar. La inter- vención consistió en instalar una enorme puerta y transfor- mar la iglesia en mercado cubier- to. El resultado es brillante y mezcla muy bien con el merca- do que se desarrolló en la Place de la Liberté. Se ruega asistir en sábado. Además, estar en Sarlat es co- mo estar en una película. Es un plató: aquí se han filmado un sin- fín de películas. Desde 1928,

VAMOS A LA DORDOÑA ... El río Dordoña, a su paso por Roque-Gageac, localidad situada a

El castillo de Monbazillac. / Kevin Galvin

cedente de comercios que ofre- cen foie-gras es tan elevado que tiene un punto cómico. El centro histórico de Sarlat es uno de los conjuntos medieva- les urbanos más importantes del mundo. Tiene una de las ma- yores densidades por metro cua- drado de monumentos históri- cos de Francia. La ruta turística permite descubrir la catedral de Saint Sacerdos o la Place du Mar- ché aux Oies. La expresión de su perfil contemporáneo está en la obra de Jean Nouvel. El arquitec-

cuando se rodó Le capitaine Fra- casse, de Alberto Cavalcanti, has- ta 2009, con Cartouche, de Henri Helman. Entre medias, grandes clásicos como Los miserables, de Hossein, o La hija de D’Artag- nan, de Bertrand Tavernier. Cuando crea que ya lo ha vis- to todo de Sarlat, dé otra vuelta, porque nunca se termina de ver. Hay sorpresas como la casa de Étienne de La Boétie, cuya orna- mentada fachada es otro produc- to del renacimiento. El filósofo tuvo una intensa y tierna rela-

ción con Montaigne. Su amistad duró años, y cuando murió La Boétie, Montaigne escribió en su ensayo De la amistad: “Si tengo que responder por qué lo quería tanto, sólo puedo decir: porque era él, porque era yo”. Prueba de la agudeza de La Boétie es esta frase suya: “Cuanto más sobrio es uno en palabras, menos nece- dades se le escapan; luego siem- pre hay ventaja en callarse”. Conviene seguir hasta Dom- me. Allí se preguntará: ¿puede existir un pueblo tan bien conser- vado? Y deberá responderse a sí mismo: sí, es posible. Muy cerca se hallan Beynac y Cazenac, dos pueblos que se miran como un cuadro en el Museo del Prado. Aún quedan los Jardines Col- gantes de Marqueyssac, fantasía hecha de boj donde seguir el ca- mino de las falaises, bucólico y apacible. Público de todas las eda- des disfruta de las mejores vistas del río Dordogne y del castillo de Castelnaud. Una acotación: jun- to a Castelnaud permanece Les Milandes, château que fue propie- dad de Josephine Baker, actriz, ca- baretera y cantante (¡cómo no ta- rarear aquello de “J’ai deux amours, mon pays et París…”!) de origen americano que, tras su momento de gloria en el París an- terior a la II Guerra Mundial, se alió con la resistencia y animó a las tropas con su duende. Luego se adueñó de este castillo, en el que adoptó a 12 niños huérfanos o abandonados de la guerra y lo llamó Village du Monde. La historia de Josephine Ba- ker pone un toque de melanco- lía al final de ruta. En cuatro co- lores, un mundo nuevo. Es mo- mento de despedir la Dordoña, algo que no está permitido ha- cer sin evocar a Montaigne: “A quienes me preguntan la razón de mis viajes les contesto que sé bien de qué huyo, pero ignoro lo que busco”.

Use Lahoz es autor de la novela Los Baldrich (Alfaguara).

JAVIER BELLOSO

24 HORAS EN OPORTO

...

Bombarda, una calle con carisma

Un día en la ‘rua’ que concentra lo más contemporáneo de Oporto. ‘Performances’, galerías para el nuevo arte luso, restaurantes ecológicos, decoración ‘vintage’ y ropa de jóvenes diseñadores

JAVIER BELLOSO 24 HORAS EN OPORTO ... Bombarda, una calle con carisma Un día en la

De izquierda a derecha, el río Duero a su paso por el barrio de Ribeira, la tienda Muuda y el restaurante Rota. / Federico Meneghetti

Mario Suárez

N o a la sombra, sino en paralelo. Oporto hace ruido de modernidad a la par que Lisboa. Pero la ciudad del Duero es más pura en sus propuestas de dise- ño, de arte contemporáneo y cultura urbana. En-

tre los dulces y las bodegas de Oporto, los cruceros por el

río y los paseos por el barroco portugués, está creciendo un barrio especial, poblado de jóvenes modernos fanáticos del pantalón pitillo y del iPhone y que sueñan con ser artistas. Visitamos Bombarda, una extensa calle con decenas de propuestas vanguardistas para descubrir una ciudad distin- ta tras un nombre enraizado.

09.30 Desayuno con vistas

Hemos desayunado en el hotel Eurostars Das Artes (Do Rosário, 160; www.eurostarshotels.com; la doble, a partir de 89 euros), un cuatro estrellas austero y moderno, con una fachada de azulejos azules y un rela- jante jardín, como los muchos que

hay en los edificios del barrio. Convie- ne visitar su terraza interior, revisar por última vez el mail y respirar: esa tranquilidad desaparecerá en cuanto salgas por la puerta.

10.00 La acera-galería

La rua Miguel Bombarda es una de las calles europeas con más galerías de arte y multiespacios vanguardistas por metro cuadrado. Primera parada:

Tramite Home Design (en el núme- ro 584), una tienda galería de decora- ción vintage con muebles originales de Louis Pulsen. Atiende Artur Men- danha, uno de los empresarios impul- sores de la zona, que nos asesora so- bre la ruta del nuevo arte luso. En la acera, una galería tras otra, sin descan-

so: Presença (en el 570), con obras de grandes del arte portugués y brasi- leño, como los fotógrafos Helena Al- media o Miguel Río Branco; Serpente (en el 558), para nuevos valores artísticos; Quadrado Azul (en el 553), con propuestas internacionales e instalaciones de in- farto; Reflexus (en el 531), fotografía y art performance de última generación. En apenas cien metros, la vanguardia portuguesa.

11.30 El artista de la nueva costura

Ojo con las calles perpendiculares a Miguel Bombarda, el arte y el diseño se expanden como manchas de aceite por los márgenes. En la Rua Adolfo Casais Monteiro está la tienda de Nuno Gama (en el 101), uno de los diseñadores portugueses más famosos en España y con escasos puntos de venta en nuestro país. Aquí es importante uniformarse

con gafas de pasta, cinturones de tachuelas y zapatillas Converse, el entorno lo pide. El estilismo se puede comple- tar en Miau Frou Frou (Miguel Bombarda, 416), una tienda con ropa de jóvenes y anónimos diseñadores portu- gueses. Desde collares de mil piezas hasta vestidos globo.

Ropa para shopaholics. Pero es en Muuda (Rosário, 294; www.muuda.com) donde entendemos que el arte también se cose, se frunce y tiene patrón. En este bello y moderno espacio (Artesabores&design se denominan) se pueden pro- bar prendas de jóvenes diseñadores portugueses (Ana Sala- zar, Alexandra Moura, Ricardo Dourado…), las paredes fun- cionan como galería (cambian de exposición cada mes), y se puede comer en un salón contiguo (bajo reserva).

17.00 Lo exclusivo de un mueble

Vuelta al punto de partida. La rua Miguel Bombarda sigue alimentando el deseo por las vanguardias. Carisma (en el 141) es espectacular para quienes pierdan la cabeza con el mobiliario de diseño o deseen ilustrar las paredes de su casa con nuevos nombres del arte. Aquí exponen Patricia Co- rreia, Hugo Silva o Célia Días, portugueses que suenan cada vez más en bienales de arte y diseño. No sabrá si las piezas son esculturas o lámparas. Rematamos la ruta en Trindade

(en el 200), que apadrina a artistas

lusos a precios muy interesantes.

18.30 Gallos pop

En el centro comercial Bombarda ,

el nombre no hace justicia a lo que

hay dentro. Es cierto que hay tiendas

de moda internacional, pero también

es núcleo de reunión de la gente del

barrio: lo mismo beben un refresco

en los pasillos, que toman el sol en su

jardín interior o compran una camise-

ta. La nueva y colorista artesanía de

Aguas Furtadas (Loja, 4) echa por tie-

rra a la tradicional figura de porcelana

del gallo portugués, y en Piurra (loja

26) venden muebles sinuosos.

20.30 Cena en plan ‘indie’

Al final de la calle hay ajetreo de jóve-

nes. Es Rota do Chà (www.rotado-

cha.pt; Miguel Bombarda, 457), una

tetería, tienda y restaurante de dos plantas. El local es casero hasta en la

decoración, y cuesta discernir si estás

en un hogar portugués con inspira- ción oriental o en un centro cultural indie del Soho neoyor- quino. Moderneo a raudales. En la carta, opciones vegetaria- nas, aunque también tienen buenos pescados. Para termi- nar, un té, por supuesto; y todo por unos 30 euros.

22.00 Un cóctel azul Picasso

En Oporto se está instalando la cultura de tomar una copa en un hotel. Para rematar la noche entre artistas: el Infanta Sagres (Filipa de Lencastre, 62; www.hotelin- fantesagres.pt; la doble, desde 140 euros). El ambiente es sofisticado, y el cóctel, de color azul Picasso (10 euros), que para eso llevamos una jornada rodeados de arte.

12.30 Un tentempié biológico No hemos recorrido ni la mitad de la calle Miguel Bombar- da
12.30 Un tentempié biológico
No hemos recorrido ni la mitad de la calle Miguel Bombar-
da y ya hemos visitado más de 15 galerías. Nos damos un
respiro en la perpendicular Rua do Rosário. El barrio ad-
quiere un tono más cotidiano y popular, de tiendas y cafete-
rías, pero el olor a modernidad resiste. Paramos en Quintal
(Rosário, 177) para un tentempié 100% biológico. Todo
es eco, hasta las tazas de barro en las que te sirven la infu-
sión. Unos números más allá, en el 274 de Rua do Rosário,
Madame Janvier es un audaz espacio con discos, ropa
vintage y originales prendedores para el pelo con imágenes
de los años cincuenta. Esto también es arte.
Rua do Campo Alegre
Madame Janvier
Nuno Gama
10
7
Rua de
Miguel Bombarda
Miau Frou Frou
8
4
9
Quintal
Serpente
Muuda
13
Presença
Wohh!
12
3
Hotel Eurostars Das Artes
1
Tramite
2
Home Design
Trindade
15
Solar do Vinho
do Porto
14
Hotel
18
Casa do Libro
Quadrado
17
Carisma
Infanta Sagres
Azul
5
Rota
do Chà
11
Estación de
Jardines
6
Carmo
Bar 110
del Palacio
Librería de
São Bento
Reflexus
16
de Cristal
Lello & Irmao
Puente de
Arrábida
Río
Centro comercial Bombarda
-Aguas Furtadas
-Piurra
Duero
Torre de
los Clérigos
Auto-Estrada do Norte
V
Catedral
A-1
i
a
Iglesia de
Oporto
P
San Francisco
(Portugal)
Ribeira
Vila Nova
de Gaia
Puente de Don Luis I
a
Bodegas
500 m
13.30 Tapas pictóricas
Para almorzar, el restaurante bar galería 110 (Do Rosário,
110). Tapas modernas al estilo luso entre sillones viejos,
sillas recicladas y cuadros de artistas del barrio. Un escena-
rio para degustar gambas al ajillo o ensalada de bacalao. La
cuenta es discreta, como el local, unos 20 euros por cabeza.
Por la noche es posible encontrar música en vivo.
n
o
15.30 El espacio total
r
á
m
i
c
a

En el número 274 de Rua do Rosário está Wohh! una firma habitual de las tiendas modernas de Londres y Berlín.

JAVIER BELLOSO

FUERA DE RUTA

JAVIER BELLOSO FUERA DE RUTA Una surfista en la playa de Waikiki, al sur de la

Una surfista en la playa de Waikiki, al sur de la isla hawaiana de Oahu. / Dana Edmunds

John Locke no hace surf

El rastro de los personajes de la serie ‘Perdidos’ llena de fans la isla de Oahu, en Hawai. De la

poza donde se bañaron Kate y Sawyer a la playa en la que se estrelló el vuelo 815 de Oceanic

Guillermo Abril

  • I mposible dormir en Haleiwa. A las siete de la mañana las camionetas tipo pick-up me- ten un ruido de mil demo-

nios. Cruzan una detrás de otra, como un gusano de chapa por la única carretera que bordea el mar. Las tablas asomando por el male- tero y una melena oxigenada al vo- lante. No es un tópico. En esta zo- na de la isla, la más despoblada, cientos de surfistas van en busca de la Gran Ola, una lengua de mar escurridiza que sólo se deja ver una vez al año, en invierno. Y estás en el agua, preparado para cabal- garla, o puedes lamentarlo toda la vida. Nadie sabe el día exacto en que aparece. Por eso toca madru- gar en mitad del Pacífico. Son las siete de la mañana, ho-

ra punta en la costa norte de Oahu (Hawai, Estados Unidos), aquella isla que bombardearon los japone- ses en 1941. Un momento perfec- to para tomar la transitada carrete- ra 83, dirección oeste, y tomar el primer desvío hacia el valle del Waimea. Nada de surf, por ahora:

vamos a lo que vamos. Esta es una ruta en busca de las localizaciones de la serie Perdidos, que se rueda en esta isla, la más poblada del archipiélago hawaiano, desde

ra hora y el calor aún no aprieta (59-864 Kamahemeha Highway, Haleiwa; www.waimeavalley. net). Un camino bordea el río en una selva con unas 5.000 espe- cies diferentes de plantas tropica- les, se huele el olor dulzón de los frutos maduros. El paseo no al- canza el kilómetro y medio, y lle- gando a lo alto se empieza a oír la cascada batiendo contra el agua de la poza. La imagen gol- pea al fan de Perdidos con fuerza:

se siente la erótica del lugar, por- que aquí se bañaron Kate (Evan- geline Lilly) y Sawyer (Josh Hollo- way) en la primera temporada y descubrieron un misterioso male- tín en el fondo. Los lugareños di- cen que bañarse en la poza provo- ca diarreas (waimea significa agua turbia). Pero si ellos lo hicie- ron… Colocar el cuerpo bajo la cascada resucita a cualquiera.

02 En la playa como en ningún sitio

Tomemos de nuevo la carretera 83 hacia Police Beach. Ya se han empezado a llenar las míticas pla- yas de Sunset Beach y el Pipeli- ne. Pero hay un pedazo de arena que permanece relativamente ol- vidado. Hay que tomar un desvío a la derecha, el cartel indica Poli-

  • 2004. ce Beach. Se levanta una nube de polvo por el camino de tierra, crece la vegetación. No hay sur- fistas, sólo curiosos, algo más pá- lidos que la media, cámara de fotos en mano, y rostro de haber dado con el Santo Grial. ¿No será eso un pedazo del avión 815 de Oceanic? Pues sí. Para ser exac- tos, es el trozo de fuselaje con

Tanta es la curiosidad por la

serie que varias compañías ofre- cen itinerarios por las localizacio- nes de Perdidos.

01 Kate conoce a Sawyer

En el parque de Waimea Valley no hay demasiada gente a prime-

ventanilla con el que Sawyer se construyó la pared de su tienda para sobrevivir en la isla en la que se estrellan los pasajeros. To- das las viviendas precarias he- chas de bambú y lona siguen en el “campamento de los supervi-

vientes”. Aquí ha ocurrido de to- do a lo largo de las cinco prime- ras temporadas de Perdidos. Y es- te asentamiento, cuidadamente improvisado, frente al mar, quizá sea el lugar emblemático de la isla. Uno puede reconocer hasta

o c i f í c a P o n a é c O Sunset Beach
o
c
i
f
í
c
a
P
o
n
a
é
c
O
Sunset
Beach
Waimea
Pipeline
Cabo Kaena
Mokuleia
Kualoa Ranch
OAHU
Haleiwa
Honolulú
Manoa Falls
Islas Hawai
10 km

El mapa de los Otros

En la costa este de Oahu se encuentra el Kualoa Ranch (49-560 Kamehameha Hig- hway, Kaneohe; www.kualoa. com). Es un rancho con sole- ra cinematográfica. Aquí se ro- daron Godzilla y Parque Jurási- co. Pero ahora se conoce por Perdidos. Entre sus localiza- ciones más reconocibles se encuentra el campo de golf de Hurley (Hugo Reyes), pero aquí se han rodado la mayoría de las expediciones monte a través. La visita se hace a bor- do de un todoterreno. Dentro del rancho, el estan- que Molii’s Fish Pond es uno de los lugares más polifacéti- cos de la serie. En un primer vistazo, se intuye el muelle de

la Iniciativa DHARMA, donde aparece el submarino. Pero también fue el humilde embar- cadero coreano en el que Jin visitaba a su padre. Junto al estanque, la vieja caseta con tejado de zinc que hizo las ve- ces de tasca nigeriana en la que el señor Eko degüella a al- gún que otro narcotraficante. Las espectaculares catara- tas Manoa Falls, en el interior de la isla, han sido mil veces utilizadas para las escenas más selváticas de la serie. Y, al parecer, en algún escondri- jo de la zona han reconstruido el inmenso templo de cartón piedra donde viven Lennon y los demás Otros de la sexta temporada.

los pliegues de la playa. A esca- sos metros, se encuentra el ce- menterio en el que fueron ente- rrados varios de los personajes, y la iglesia del señor Eko. El baño en Police Beach es peligroso (por las rocas), pero gratificante. Las tortugas gigan- tes bailan en el agua al ritmo de la marea, y se dejan arrastrar has- ta la arena, sin inmutarse por la presencia humana. Si uno mira desde el agua hacia el oeste, tie- ne la sensación de estar metido dentro de la serie. El pedazo de isla que entra en el mar, allá a lo lejos, es cabo Kaena, el paisaje que uno ha visto cientos de veces cuando John Locke (Terry O’Quinn) se cruzaba de piernas sobre la arena. Aunque parezca mentira, es el lugar donde cayó el avión. En la serie se encuentra a escasos metros. En la realidad son una veintena de kilómetros.

03 Gambas fuera de serie

Siguiendo la costa por la 83, no viene mal una parada para matar el hambre. Una de las especiali- dades de la isla son las gambas, y el lugar más auténtico para disfrutar de ellas es el núcleo urbano de Haleiwa, un pueblo cuya disposición alrededor de una sola calle recuerda al Far West. Al final de la calle que par- te el pueblo en dos, cinco cara- vanas reconvertidas en restau- rantes portátiles ofrecen platos (de plástico) a precios popula- r es. Gambas al ajillo, gambas pi- cantes, gambas rebozadas, siem- pre con arroz. Se pide, se paga, y uno se sienta a mancharse el mo- rro en bancos corridos, frente a la caravana. Una delicia, pero na- da que ver con la serie. Continuemos hacia cabo Kae- na por la autopista estatal 930. El mar, a nuestra derecha; un campo de palmeras, preciosas casitas de madera (entre ellas, la de la infancia de Kate)… Y de pronto, los barracones amari- llos. La urbanización feliz de la Iniciativa DHARMA es un cam- pamento para niños del YMCA (69-385 Farrington Highway, Waialua; www.ymcahonolulu.

org). Merece la pena detenerse

un instante y recorrer las casetas

para darse cuenta de los trucos

de cámara. Todo lo que queda

fuera de plano es como si no

existiera: la carretera, la playa, el

edificio principal…

04 Aterrizar en Mokuleia

Siguiendo la misma carretera llegamos al origen. Todo co- menzó con una llamada de telé- fono, según contó en Hawai Jean Higgins, la productora eje- cutiva de la serie. “Vamos a co- locar un avión en la playa”, le dijo el creador de la serie, J. J. Abrams, desde el otro lado. Ese avión se compró en el cemente- rio aéreo del desierto de Neva- da, se cortó en pedazos, se guar- dó en contenedores, y se embar- có rumbo a Hawai para rodar el episodio piloto. En Oahu se bus- có una playa con aire desértico para poder reconstruirlo. Y la encontraron aquí, cerca del ca- bo, en Mokuleia, una playa muy poco transitada y de paisa- je espectacular, moteado por al- gún pescador, con su sombrilla bajo un sol asfixiante, bebiendo una cerveza. La sensación, sin el avión desparramado por el suelo, es rara. Como de un lu- gar fantasma.

RUTAS GASTRONÓMICAS

Cuscús a la valenciana

Una ruta por restaurantes magrebíes en la ciudad que recupera una sabrosa herencia culinaria

Emilio Garrido

  • L as sociedades pasan, las cul- turas se suceden sólo los

...

sabores permanecen. En es-

ta labor están empeñados

varios restauradores valencianos

y marroquíes, decididos a recupe-

rar con los matices del siglo XXI

las esencias y los gustos de aque-

lla esplendorosa Valencia árabe y

morisca que hizo llorar a sus re-

yes y poetas cuando la abandona-

ron definitivamente obligados

por la guerra o la intolerancia.

En los últimos años, a ambos

márgenes del antiguo río, se ha

configurado una ruta gastronómi-

ca de cocina magrebí que cubre

los barrios históricos, con su sub-

suelo de ruinas árabes, mezquitas

y palacios, y los nuevos ensan-

ches, situados extramuros de la

ciudad medieval, donde se cultiva-

ban los productos de huerta y se

extendían los jardines de flores.

El legado común es la oliva, la

almendra, la leche, los dátiles, el

pan, los cereales, las frutas y… las

especias. Un paladar siempre sor-

prendente que procuran la cane-

la, el comino, el jengibre, el clavo

o las aguas perfumadas. Es una

gastronomía que adora la carne,

en especial la de cordero y pollo,

pero que comienza a abrirse a

otros productos como el pescado

y el marisco, incluidos ya como

tajín o cuscús en sus restaurantes.

Intramuros

En el centro de Valencia, muy cer-

ca del antiguo barrio musulmán

de la Xerea, junto a la calle de la

Paz, sin duda una de las más be-

llas, comienza esta ruta.

Al Adwaq. Cerca de la antigua

universidad y de su claustro, presi-

dido por Luis Vives. Un pequeño

local con una carta escueta y sabro-

sa y ambientación tradicional. De

primero, el zaaluk, pulpa de beren-

jena con tomate y cilantro. De se-

gundo, el tajín de pollo dulce con

almendras y sésamo.

» Nave, 16. 963 44 02 35.

Sáhara. Una veintena de mesas,

con atmósfera típicamente marro-

quí y, de vez en cuando, actuacio-

RUTAS GASTRONÓMICAS Cuscús a la valenciana Una ruta por restaurantes magrebíes en la ciudad que recupera

De izquierda a derecha, Juan Pérez, Carmen Viguer y Noredinne Lameghaizi, responsables del restaurante Dukala, en Valencia. / Jesús Ciscar

nes de danza del vientre. Recomen-

daciones: humus y los pinchos de

pollo macerado con ajo y limón.

» Mar, 52. 963 52 66 89.

Al Munia. Cerca de los jardines

del Parterre y de la estatua del

rey Jaume I, que conquistó Valen-

cia a los almohades, un local

abierto fuera de horas para to-

marse la revancha con unos bue-

nos falafel de verduras.

» Bonaire, 18. 963 94 44 05.

Russafa

El imaginario árabe está lleno de

jardines, huertos, paraísos y pala-

cios. Todas las ciudades califales,

y otras muchas de menor rango,

con vainilla, almendras y azahar.

» Luis Oliag, 2. 963 44 17 08.

tenían su edén. El de Valencia se

llamaba Russafa y hoy sigue sien-

do uno de los barrios con más

sello de la capital. Los descendien-

tes de aquellos moriscos, expulsa-

dos hace cuatro siglos, vuelven a

recorrer las veredas de Russafa,

pero ahora con un salvoconducto

de inmigrantes en los bolsillos.

Aleimuna. En este enclave mul-

ticultural, artístico y alternativo

se encuentra un restaurante mo-

derno e íntimo para degustar el

tajín de ternera con albaricoques

y nueces, o el yogur de la casa,

A la sombra del botánico

Dukala. Siempre extramuros,

más allá de la antigua muralla me-

dieval que rodeaba el núcleo his-

tórico, cerca del IVAM, encontra-

mos Dukala. Noreddine Lameg-

haizi, en los fogones, y Juan Pé-

rez, en la sala, fueron pioneros en

la restauración andalusí valencia-

na. Su precioso local, cerca del

Jardín Botánico, dispone de co-

medor independiente para gru-

pos. El cordero al azafrán es una

de las tentaciones de la carta.

» Doctor Sanchis Bergón, 27. 963 92 62 53.

Pla del Real

Balansiya. En otra periferia, la

de la zona universitaria, a pocos

metros de la nueva mezquita de

Valencia, otro clásico. Su nombre

quiere decir Valencia en árabe. Lo

regenta Amparo, convertida al is-

lam, junto a su marido marroquí.

El tajín de ternera es de nota y los

almendrados a la canela, también.

» Paseo de las Facultades, 3. 963 89 08 24.

Al Menara. También en este ba-

rrio del Pla del Real, con reminis-

cencias de sultanas y divanes de

hace ocho siglos, abre sus puer-

tas Al Menara. Económico y con

postres lujuriosos.

» Rubén Darío, 21. 963 38 76 55.

Aljuzama. En este restaurante

seducen sugerencias como el cor-

dero al horno con pasas o el paté

de berenjenas.

» Plaza de Xúquer, 10. 963 69 29 78.

Al final del río

Amán. En los nuevos barrios ge-

nerados en los alrededores de la

Ciudad de las Artes y las Ciencias,

en la zona de los antiguos cami-

nos que unían la ciudad con el

mar, Amán. Abdel, filólogo meti-

do en harinas, es el alma de este

local, el más reciente y moderno

de la ruta, con música ambiental

a base de jazz y un poco de raí. La

bastela de pollo, miel y almendras

es una de sus especialidades.

Otras exquisiteces son las croque-

tas de sardina, el cuscús de dora-

da y el salmón con salsa de espina-

cas. De postre, chocolate con nue-

ces y coco.

Y el té, claro. La próxima vez

que lo tome, fascine a sus amigos

con esta reflexión del poeta Aba-

día Zrika: “Todo el universo se en-

cuentra en la tetera. La bandeja

redonda representa a la tierra; la

tetera, al cielo; los vasos, a la llu-

via. El cielo, a través de la lluvia, se

une a la tierra”.

» Plaza de Ascensión Chirivella, 5. 963 31 11 11.

» Emilio Garrido es autor de La bañera de Ulises (Calamar Ed.).

RUTAS GASTRONÓMICAS Cuscús a la valenciana Una ruta por restaurantes magrebíes en la ciudad que recupera

EL VIAJERO HABITUAL

Ofertas

EL VIAJERO HABITUAL Ofertas Madrid-Nueva York Ida y vuelta, 382 euros American Airlines ofrecerá, a par-

Madrid-Nueva York

Ida y vuelta, 382 euros

American Airlines ofrecerá, a par-

tir del 2 de mayo, un vuelo diario

sin escalas entre Madrid y Nueva

York, con salida a las 10.00 desde

Barajas y llegada a las 12.30 al

aeropuerto internacional JFK (re-

greso desde Nueva York a las

17.40). Tarifas desde 382 euros.

Para celebrar el lanzamiento, los

socios del programa de viajero

frecuente de esta compañía reci-

birán entre 5.000 y 10.000 millas

de bonificación por cada billete

de ida y vuelta en la nueva ruta

(hasta el 30 de junio).

» 902 11 55 70; www.aa.com

Primavera india

Siete noches, 1.275 euros

Delhi, Agra, Fathepur Sikkri, Kha-

lako, Abhaneri, Jaipur y Samode

trazan la ruta de una oferta de Po-

litours para viajar a la India en

abril, mayo o junio por 1.275 eu-

ros por persona. El precio engloba

los vuelos con KLM (vía Ámster-

dam), transporte, visitas guiadas,

EL VIAJERO HABITUAL Ofertas Madrid-Nueva York Ida y vuelta, 382 euros American Airlines ofrecerá, a par-

El río Ganges, en Benarés (India). / J. S.

alojamiento en hoteles de cinco

estrellas, pensión completa, tasas

y visado. Con salidas los domin-

gos desde Madrid y Barcelona.

» www.politours.es. En agencias

Vuelos a Alemania

Ida y vuelta, 100 euros

La aerolínea alemana German-

wings reanuda la ruta sin escalas

entre Madrid y el aeropuerto ale-

mán de Colonia-Bonn con seis

vuelos semanales (todos los días,

excepto los sábados) y tarifas en

torno a 100 euros.

» www.germanwings.com

A casa de Robin Hood

Ida y vuelta, 57 euros

Coincidiendo con el estreno el 14

de mayo de la película Robin

Hood, de Ridley Scott, Visit En-

gland (www.visitengland.es/ro-

binhood) propone una serie de

rutas y actividades —como la

muestra, en el castillo de Notting-

ham, del vestuario, objetos y ar-

mas de la producción, o los cur-

sos de tiro con arco y paseos a

caballo que se organizan en el

bosque de Sherwood— por el

norte de Inglaterra. A partir del

19 de abril, Easyjet ofrecerá cua-

tro vuelos semanales (lunes,

miércoles, viernes y domingos)

entre Barcelona y el aeropuerto

Robin Hood de Doncaster-Shef-

field. La tarifa más baja en mayo

es de 57 euros.

» www.easyjet.com

Cruceros con vuelos gratis

Siete noches, 782 euros

Costa Cruceros incluye vuelos

chárter gratis desde Barcelona o

Madrid a los puertos de embar-

que en sus travesías de junio por

los fiordos noruegos y el Báltico,

las islas griegas, Croacia y Tur-

quía. Con la agencia online Solo-

cruceros.com, siete noches por

Dinamarca, Estonia, Rusia, Fin-

landia y Suecia, desde 782 euros.

» www.costacruceros.es. En agencias

Playas tunecinas

Siete noches, 476 euros

De mayo a octubre, Iberojet ofre-

ce estancias de siete noches en

Hammamet (Túnez) a partir de

476 euros. El precio incluye vuelo

chárter desde Madrid, traslados y

hotel de cinco estrellas con me-

dia pensión.

» www.iberojet.es. En agencias

Abril entre palmerales

Cuatro noches, 231 euros

Una oferta de última hora de la

agencia online Destinia permite

escaparse cinco días a Marra-

quech (Marruecos) desde 231 eu-

ros. Contempla los vuelos desde

Madrid con Air Europa y estancia

de cuatro noches en un hotel de

tres estrellas con desayunos.

Próximas salidas: el 22 y el 25 de

abril (consultar precios para

otras fechas).

» www.destinia.com

Rumbo a las pirámides

Ida y vuelta, 381 euros

Menos de cinco horas de vuelo y

381 euros separan la Cibeles de

la Esfinge de Guiza, gracias a un

vuelo directo entre Madrid y El

Cairo que tiene en promoción

Iberia. La mayoría de las plazas

con esta tarifa son para viajar en

junio.

» 902 40 05 00; www.iberia.com

Búscame ahí ...

Glaciar y volcán en primera fila

Están tan cerca del fuego que parece cualquier noche de San

Juan. Pero los viajeros en penumbra asisten a la erupción del

volcán islandés Fimmvörduhals, situado bajo el glaciar Eyjafja-

llajokull (premio para el que lo pronuncie). Llevaba inactivo

189 años, pero la lava rebrotó el pasado 20 de marzo. Se desalo-

jó a cientos de vecinos y el país estuvo en alerta de inundacio-

EL VIAJERO HABITUAL Ofertas Madrid-Nueva York Ida y vuelta, 382 euros American Airlines ofrecerá, a par-

www

Queridos monstruos

Heredero de los pulp-magazines,

las gacetillas sensacionalistas y

las películas de Tod Browning, el

Museum of the Weird (Museo de

lo Extraño) de Austin (Texas, Esta-

dos Unidos) reúne una curiosa

colección de pruebas de la exis-

tencia de marcianos, yetis, vampi-

ros, sirenas y otros seres del uni-

verso freak.

» www.museumoftheweird.com

A vista de pájaro

A la sombra de Google Earth se

han ido creando otras webs que

exploran los lugares más intere-

santes, espectaculares o curiosos

que se pueden encontrar en sus

mapas. En la que aparece abajo

hay imágenes de instalaciones

militares censuradas, barcos hun-

didos y restos arqueológicos que

sólo se aprecian en las fotos por

satélite, formaciones geológicas,

enormes dibujos en el suelo, fa-

mosos edificios ...

» www.googleearthcoolplaces.com

América, fuera de ruta

Comunidad viajera en español

centrada en América Latina, y en

especial en sus lugares y rutas

menos conocidos.

» http://caminossecretos.com

Revista de viajes ‘online’

Nueva revista digital de viajes,

gastronomía, ocio y tendencias.

» www.viajeroshoy.com

Citas

EL VIAJERO HABITUAL Ofertas Madrid-Nueva York Ida y vuelta, 382 euros American Airlines ofrecerá, a par-

Oleoturismo ‘online’

“Educar en la cultura ancestral

del olivo”. Con este objetivo ha

nacido Oleoturismia (www.oleo-

turismia.com), una compañía

cada vez más y, como los aficiona-

dos al vino, desean viajar al ori-

gen de su pasión. Por ello, Turis-

mo de Córdoba ha dibujado has-

ta ocho rutas de oleoturismo en

su provincia: del Alto Guadalqui-

vir a la Vega o Los Pedroches. La

extensa guía (descargable en

www.turiscordoba.es) describe

las cualidades organolépticas

del aceite de cada comarca, así

como las bondades de los paisa-

jes que las han propiciado. El

libro (tiene 100 páginas) incluye

un exhaustivo listado de almaza-

ras visitables, museos como el

de Baena (www.museoaceite.

com) o asociaciones de artesa-

nos que realizan muebles con la

madera de los olivos.

A ocho kilómetros de Baeza

(Jaén) se encuentra el Museo de

que organiza actividades tu-

rísticas alrededor del aceite

de oliva. La idea es trasladar

el éxito de la cultura del vino

al mundo de las aceitunas.

Oleoturismia ofrece desde

lúdicas catas a domicilio

(dos horas, desde 60 euros

por persona; www.catasdea-

ceite.com) hasta profesiona-

les talleres para hosteleros.

Los oleogastrónomos son

EL VIAJERO HABITUAL Ofertas Madrid-Nueva York Ida y vuelta, 382 euros American Airlines ofrecerá, a par-

Cata a domicilio organizada por Oleoturismia.

la Cultura del Olivo (www.

museodelaculturadelolivo.

com), que presume de ser

el más grande de España,

tanto que sus instalacio-

nes incluyen una escuela

de hostelería y un hotel,

Hacienda La Laguna, don-

de las habitaciones tienen

nombres de variedades de

aceituna como hojiblanca

o picual. / P. G.

nes. Pero el glaciar no se ha fundido, y pasado el peligro han

llegado miles de turistas. “Como si fuera la quimera del oro”,

cuentan desde el hotel Rangá, a 40 kilómetros del volcán. Des-

de allí se surca el hielo en todoterreno, moto de nieve o helicóp-

tero (una hora cuesta 300 euros). El fuego se ve a través de dos

fisuras de unos 300 metros de largo. Alrededor, la nieve se tiñe

de negro ceniza. Apenas se oye nada: el fotógrafo recuerda “un

sonido de chisporroteo continuo”. Es un viaje largo, pero quizá

no haya otra oportunidad en siglos… Iceland Express vuela de

Londres a Reikiavik (120 kilómetros al oeste del volcán) por

unos 200 euros. Desde España, a partir de 600 con Icelandair.

Fotografía de Juan Carlos Muñoz

Trotamundos

nes. Pero el glaciar no se ha fundido, y pasado el peligro han llegado miles de

Fernando Guillén Actor

La niña de Katmandú

E l actor barcelonés Fernan-

do Guillén, que el próxi-

mo 23 de abril estrena el

filme E.S.O. Entidad Sobrenatu-

ral Oculta, nos relata varias ex-

periencias memorables pro-

pias de un viajero impenitente.

Se ha movido mucho.

Salvo la Antártida, he visitado

todos los continentes. Uno de

mis viajes más sorprendentes

fue el que hice con mi hija Nata-

lia hace 30 años por Tailandia,

Hong Kong, India y Nepal.

Menuda ruta.

Fue maravilloso y divertidísimo.

En la piscina del hotel en Bang-

nes. Pero el glaciar no se ha fundido, y pasado el peligro han llegado miles de

kok se me puso a hablar un se-

ñor árabe. Mi inglés no es bue-

no y el suyo era peor, pero por

cortesía yo decía a todo “yes,

yes”. Entonces mi hija salió de

la piscina diciendo: “¡Me aca-

bas de comprometer en matri-

monio con el hijo de este se-

ñor!”

Espero que no acabaran sien-

do consuegros.

No, mi hija, que hablaba inglés,

resolvió el entuerto.

Asia será muy distinta ahora.

Katmandú, la capital de Nepal,

era otro mundo. Lo que más

me impresionó fue el palacio

de Kumari, donde vive enclaus-

trada una chica que es conside-

rada una diosa viviente y que

cada día se asoma a saludar.

Cuando alcanza la pubertad la

reemplazan por otra.

Este viaje puso el listón alto.

Me han impresionado muchos

otros: Luxor, mi primer viaje a

Cuba o San Petersburgo duran-

te las noches blancas.

Andrés S. Braun

nes. Pero el glaciar no se ha fundido, y pasado el peligro han llegado miles de

JAVIER BELLOSO

AIRE LIBRE

JAVIER BELLOSO AIRE LIBRE Un buitre negro en el parque natural de Las Batuecas-Sierra de Francia

Un buitre negro en el parque natural de Las Batuecas-Sierra de Francia (Salamanca). / Javier Alonso Huerta

Belleza carroñera

Ocho pistas para observar al buitre negro, el ave del año

Pedro Retamar

L lega a tener una enverga-

dura alar de tres metros y

un peso que oscila entre

los siete y los 13 kilos. Ha-

blamos del buitre negro, esa gran

rapaz que ha sido elegida ave del

año 2010 por la Sociedad Españo-

la de Ornitología (SEO/BirdLife).

A pesar de ser una de las aves

que han conseguido recuperar

su población en los últimos trein-

ta años (en 2006 se contaron en

España 2.000 parejas en 35 colo-

nias), sigue sufriendo numerosas

amenazas.

En España vive la gran mayo-

ría de las aves carroñeras de la

Unión Europea: el 80% de alimo-

ches y quebrantahuesos, más del

90% de los buitres leonados y el

98% de los ejemplares de buitre

negro. Este último ocupa el cua-

drante suroccidental de la Penín-

sula y el norte de la sierra Tramon-

tana de Mallorca. Las sierras de

Guadarrama, Gredos, Gata, Mon-

tes de Toledo, sierras de Extrema-

dura, de Alcudia y sierra Morena

se alzan como los principales en-

claves de cría y campeo.

01 Extremadura

Es la comunidad autónoma con

mayor número de ejemplares. En

Cáceres se localizan 847 parejas,

casi la mitad de la población es-

pañola. Tres cuartas partes del te-

rritorio extremeño están conside-

radas como de importancia inter-

nacional para las aves.

En el parque nacional de

Monfragüe, algunas de las rutas

están diseñadas expresamente

para poder observar los vuelos y

los lugares de nidificación del

buitre negro. La buena organiza-

ción de los gestores del parque y

la facilidad para contratar guías

especializados facilitan la tarea.

La mayor parte de la sierra de

San Pedro está ocupada por fin-

cas cinegéticas y ganaderas, pero

sus pequeñas carreteras y vías pe-

cuarias sirven como rutas excep-

cionales por donde avistar con fa-

cilidad los movimientos de los bui-

tres negros. La carretera Ex-303,

entre Aliseda y Villar del Rey, y la

Ex-302, entre Herreruela y Albur-

querque, cruzan la serranía entre

magníficas dehesas querenciosas

para las grandes rapaces. La Caña-

da Real Leonesa entre Salorino y

el pico de Torrico de San Pedro es

otra de las rutas interesantes.

En la sierra de Gata, entre los

términos municipales de Cadal-

so, Descargamaría, Santibáñez Al-

to y Robledillo de Gata, se ubica

la Reserva Biológica del Buitre Ne-

gro del valle de Árrago. Cuatro co-

lonias de nidificación asentadas

en esta sierra se han convertido

en la población más norocciden-

tal de la Península, permitiendo

su expansión hacia las tierras lu-

sas. En la misma zona se localiza

la Reserva Ornitológica del embal-

se de Borbollón y la Reserva Paisa-

jística del Monte Jálama. Una sie-

rra con pretensiones de convertir-

se en parque natural.

02 Sistema Central

Entre las provincias de Madrid,

Segovia y Ávila se localizan las

colonias más norteñas. El valle

de Iruelas, conocida espina

montañosa de la sierra de Gre-

dos, alberga en sus laderas

orientales uno de los valles más

Sierra de Sierra Norte de Sevilla Parque natural de la Parque natural de Hornachuelos Mar Mediterráneo
Sierra de
Sierra Norte de Sevilla
Parque natural de la
Parque natural de
Hornachuelos
Mar Mediterráneo
Sierra de Andújar
Parque natural de la
Islas
Baleares
de Cabañeros
Parque nacional
Guadarrama
Francia
Iruelas
Valle de
Portugal
Parque nacional de Monfragüe
Sierra de
Océano
Atlántico
Sierra de San Pedro
Sierra
Gata
Pelada
Guía Dormir EXTREMADURA
Guía
Dormir
EXTREMADURA

» Hospedería Monfragüe

(927 45 52 78; www.hospe-

deriasdeextremadura.es). En medio de una dehesa. La ha- bitación doble, entre 63 y 132 euros, según temporada.

EN CASTILLA-LA MANCHA

» Hotel Parque Cabañeros

(www.hotelparquecabaneros. es; 926 77 54 77). En Horca-

jo de los Montes, uno de los pequeños pueblos emblemá- ticos de los Montes de Tole- do. La habitación doble, entre 50 y 58 euros.

EN ANDALUCÍA:

» Los Pozos de la Nieve

(www.lospozosdelanieve. com; 955 66 92 66). Uno de los hospedajes más singula- res de la Sierra Norte de Sevilla. Un apartamento para dos sale por 70 euros por noche.

» Complejo turístico Los Pi-

nos (www.lospinos.es; 953 54 90 76). Centro neurálgico del parque natural de Andújar. Casas rurales y ha- bitaciones. La habitación do- ble, 45 euros.

Información » www.seo.org. » http://reddeparquesnacio- nales.mma.es . » www.monfrague.com. » www.turismocaceres.org. » www.sierradegata.org. » www.parquenaturalpenala- ra.org. » www.patrimonionatural.org. » www.andalucianatural.com.

notorios de la serranía. Los pi-

nos resineros y laricios otorgan

una estampa acogedora a este

paisaje de verdes perennes, que

se convierte en excelso por la

presencia de ejemplares milena-

rios. Estos árboles gigantes han

dado cobijo a una colonia de

buitres negros de más de 70 pa-

rejas. También es posible obser-

var los hombros nevados del

águila imperial ibérica.

Dentro de lo que será el futu-

ro parque nacional de la Sierra

de Guadarrama se encuentran

otras dos colonias: una, en las

vertientes segovianas de La

Granja de San Ildefonso, y otra,

en las madrileñas del parque na-

tural de Peñalara. Toda la cuer-

da montañosa sirve de área de

campeo para las necrófagas,

siendo habituales sus avista-

mientos desde el puerto de So-

mosierra hasta el monte Aban-

tos de San Lorenzo de El Esco-

rial.

  • 03 Montes de Toledo

Las sierras de Canalizos y Alcu-

dia tienen el privilegio de guar-

dar entre sus dehesas los últi-

mos enclaves castellano-man-

chegos donde sigue criando el

buitre negro. El parque nacio-

nal de Cabañeros es uno de los

mejores exponentes del ecosiste-

ma conocido como monte medi-

terráneo. También uno de los pa-

rajes naturales donde mejor se

puede observar a las grandes

carroñeras. Los viejos alcorno-

ques perdidos entre las espesas

laderas montunas sostienen los

tremendos nidos de los buitres,

mientras las tersas rañas a los

pies del monte pobladas de her-

bívoros son la mesa donde se sir-

ve la comida.

  • 04 Sierra Morena

Las tierras andaluzas tienen en su

sierra Morena los rincones de ma-

yor querencia de la especie, aun-

que hasta hace unos años era la

sierra Pelada de Huelva la que al-

bergaba la mayor población. Los

parques naturales de Sierra Norte

de Sevilla, Hornachuelos y

Andújar forman una unidad terri-

torial con el mismo tipo de ecosis-

tema protagonizado por las gran-

des dehesas de encina y alcorno-

que, y la abundancia de especies

cinegéticas, como ciervos, jabalíes

y muflones. El buitre negro en-

cuentra en la soledad de las gran-

des fincas los lugares perdidos don-

de criar sus polladas y alimentarse.

Los montes onubenses de sie-

rra Pelada son una mancha des-

colgada de la sierra de Aracena en-

tre los términos de Almonaster la

Real y Santa Bárbara de Casa. Los

gastados lomos que componen es-

ta sierra, junto a las riberas del

arroyo del Aserrador, son paraje

natural desde el año 1989. En es-

tas casi 13.000 hectáreas protegi-

das vive la mayor colonia de bui-

tres negros de Andalucía y una de

las más nutridas de la Península.

JAVIER BELLOSO

CITAS

Locos por

los pétalos

Iturraran acoge los días 24 y 25 de abril la Feria de Plantas de Colección

Pilar Gómez-Centurión

  • L a Feria de Plantas de Colec- ción que se celebra cada pri- mavera en el jardín botáni- co de Iturraran, en Aia, a 8

kilómetros de Zarautz, tiene algo

de romería. Una romería pagana

donde se rinde culto a las plantas.

Plantas literarias y cercanas como

el propio romero o exóticas o con

un toque de morbo: las carnívoras.

Lo último en horticultura se lla-

ma coleccionismo. Por ello, hace

algún tiempo que muchos viveris-

tas europeos optaron por especiali-

zarse. En vez de tener un poco de

todo, dedican todo su esfuerzo al

cultivo específico de frutales anti-

guos, plantas acuáticas, lirios, gera-

nios, gramíneas… Esta dedicación

exclusiva —y obsesiva— ha dado

lugar a importantes colecciones y

está resultando decisiva en la recu-

peración de viejas especies.

Fue este aspecto conservacio-

nista lo que decidió a la Dipu-

tación de Guipúzcoa a organizar

en 2003 la primera Feria de Plan-

tas de Colección, que los próximos

días 24 y 25 de abril celebra su octa-

va edición. Esperan 10.000 visitan-

tes. “Viene gente desde Canarias”,

dice José Almandoz, jardinero jefe

de Iturraran. Se ha formado en

Wisley, uno de los grandes centros

de la Royal Horticultural Society, y

se nota, en el jardín y en sus colec-

ciones. “A finales de abril estarán

en flor los ceanothus, algunos vi-

burnos y las peonías”, dice, y desta-

ca el papel de los 150 voluntarios,

jóvenes de Aia y alrededores: “Es-

tán en las taquillas, acarreando

plantas hasta el aparcamiento o ha-

ciendo de intérpretes de inglés y

francés”. Sin ellos, la fiesta no sería

posible. Y entonces, ¿dónde íba-

mos a encontrar esa clemátide fla-

mmula que huele a almendras

amargas?

“Esta feria es un referente a ni-

vel nacional”, comenta Rubén Ve-

lásquez, uno de los participantes

más veteranos. Este ingeniero fo-

restal acude desde Navalcarnero,

cerca de Madrid, donde tiene su

empresa, Flora del Trópico, espe-

cializada en bromelias y helico-

nias, “plantas que aparecen mu-

cho en los documentales de televi-

sión, pero que casi nadie cultivaba

en Europa; ahora empiezan a de-

mandarse más”. Entre tanto, se ha

JAVIER BELLOSO CITAS Locos por los pétalos Iturraran acoge los días 24 y 25 de abril

Jardín botánico de Iturraran, en el municipio guipuzcoano de Aia. / Javier Hernández

Guía

Visitas

JAVIER BELLOSO CITAS Locos por los pétalos Iturraran acoge los días 24 y 25 de abril

» Jardín botánico de Iturra-

ran. Carretera Gi-2631, en el parque natural de Pagoeta, en Aia (Guipúzcoa). Abierto todo el año, de 9.00 a 19.00. Entrada gratuita.

» La octava edición de la Fe- ria de Plantas de Colección

(943 83 53 89). Se celebra en

el jardín botánico de Iturra-

A-8 de Iturrarán Ría de Vasco País Jardín botánico Mar Cantábrico Orio Aia Zarautz Orio Getaria
A-8
de Iturrarán
Ría de
Vasco
País
Jardín botánico
Mar Cantábrico
Orio
Aia
Zarautz
Orio
Getaria
Parque natural
de Pagoeta
N-634
2 km

ran los días 24 y 25 de abril. De 10.00 a 18.00. Entrada: 3 euros; los niños menores de 12 años, gratis.

mantenido a flote 28 años con las

orquídeas, llegando a reunir 1.200

especies de todos los continentes.

Una de las novedades de esta

edición es la participación de Arbo-

reco, una empresa del Ampurdán

especializada en frutales tradicio-

nales. Marco Sangiorgio explica

que todavía es fácil encontrar vie-

jas variedades de manzanos por-

que viven más de cien años. En

cambio, los melocotoneros y alba-

ricoqueros, que no llegan a treinta,

son más difíciles. Es cierto que es-

tas especies son menos producti-

vas, pero tienen un papel insusti-

tuible en la gastronomía, el paisaje

y el equilibrio medioambiental.

JAVIER BELLOSO CITAS Locos por los pétalos Iturraran acoge los días 24 y 25 de abril

PARA NIÑOS

PARA NIÑOS La sala Flash del Museo de la Ciencia Cosmocaixa de Barcelona contiene módulos interactivos

La sala Flash del Museo de la Ciencia Cosmocaixa de Barcelona contiene módulos interactivos para que los niños más pequeños se inicien en la ciencia. / Gianluca Battista

Prohibido no tocar

Planetarios, parques sobre el jurásico y

otros centros que explican la ciencia rom-

piendo la distancia entre objeto y visitante

Sergio C. Fanjul

E se animal con aspecto de

ratón, pero del tamaño de

una oveja, es una capiba-

ra, el roedor más grande

que existe. El público lo mira di-

vertido mientras retoza sobre la

tierra, decide darse un chapuzón

y regresa, empapado y vago, a

tumbarse como un turista en la

playa. La capibara es típica de

Suramérica, pero se la puede ob-

servar muy de cerca en el bosque

sumergido de Cosmocaixa Barce-

lona, una gigantesca pecera de

1.000 metros cuadrados que re-

crea el hábitat amazónico y en la

que hay ceibas y otros árboles su-

mergidos en unas aguas verdosas

en las que los peces nadan entre

las raíces. Si uno entra en el recin-

to acristalado, caminará entre

aves y reptiles tropicales, y senti-

rá un intenso calor y humedad

(incluso puede llovernos enci-

ma). El hábitat amazónico está

tan bien recreado que muchas de

las especies, sobre todo de pája-

ros (como el ave sol), empiezan

ya a reproducirse. No hay mejor

síntoma de adaptación.

El museo tiene un gemelo en

Alcobendas, Cosmocaixa Madrid.

En ambos centros hay una sala de-

nominada “Toca, toca”, para que

quien se atreva acaricie a estrellas

de mar, iguanas o a una fabulosa

boa que cada lunes se desayuna

un ratón y una liebre.

Museos sin vitrinas

Esto de tocarlo todo, que provoca-

ría una buena reprimenda del

guarda en un museo al uso, es

algo fundamental en los de cien-

cia. El “prohibido no tocar” fue

acuñado a principios de los años

ochenta por Jorge Wagensberg, di-

rector científico de la Obra Social

La Caixa. “Se trataba de abolir el

concepto de vitrina que separa al

visitante de la cosa”, dice. “No só-

lo mostramos objetos, sino tam-

bién fenómenos y metáforas. To-

do ello sin renunciar a la belleza”.

En efecto, los museos interacti-

vos enseñan los fenómenos físi-

cos, químicos y biológicos de ma-

nera directa, mediante salas lle-

nas de artilugios manejables (bo-

las, poleas, luces que crean efec-

tos ópticos, resortes, recipientes

llenos de líquido) que permiten

entender de primera mano cómo

funcionan estos fenómenos.

Hay quien va más allá. En el

Museo de la Ciencia Príncipe Feli-

pe, bajo la arquitectura de Santia-

go Calatrava y Félix Candela, han

pedido ayuda a los superhéroes

de la Marvel para mostrarnos los

entresijos de la ciencia: se apren-

de neurología del siempre cabrea-

do Hulk, magnetismo con el mal-

vado Magneto y genética con los

mutantes X-Men.

Vienen los dinosaurios

Estaría bien tener superpoderes

para defenderse de los dinosau-

rios que habitan el Museo Jurási-

co de Asturias, en Colunga. O de

los que llegaron el pasado marzo

al Cosmocaixa Madrid —donde

se quedarán hasta enero de

2011— desde el desierto de Gobi

(Mongolia). Se supone que estos

últimos fueron embestidos por

una repentina tormenta de arena

que en unos instantes los cubrió

por completo, razón por la cual

sus esqueletos se han conserva-

do perfectamente.

No son dinosaurios, pero en

el Museo Nacional de Ciencias

PARA NIÑOS La sala Flash del Museo de la Ciencia Cosmocaixa de Barcelona contiene módulos interactivos

Álvaro García

MUSEO NACIONAL DE CIENCIAS NATURALES

Multitud de especies campan a sus anchas por el almacén del museo

madrileño: ornitorrincos, monos narigudos, kiwis… Animales diseca- dos para una lección de zoología.

PARA NIÑOS La sala Flash del Museo de la Ciencia Cosmocaixa de Barcelona contiene módulos interactivos

Gonzalo Azumendi

MUSEO JURÁSICO DE ASTURIAS (MUJA) En la costa oriental de Asturias hay antiquísimas huellas de dinosau- rios y el MUJA hace un recorrido entretenido y muy riguroso por la vida de estos reptiles .

Guía

Información

PARA NIÑOS La sala Flash del Museo de la Ciencia Cosmocaixa de Barcelona contiene módulos interactivos

» Cosmocaixa (www.lacaixa. es/obrasocial). En Barcelona, Teodor Roviralta, 47-51. En Madrid, Pintor Velázquez, s/n.

» Museo de la Ciencia Prínci-

pe Felipe (www.cac.es). Au- topista del Saler, 7. Valencia. » Museo Jurásico de Astu- rias (www.museojurasicoastu- rias.com). Colunga (Asturias).

» Museo Nacional de Cien-

cias (www.mncn.csic.es). Jo- sé Abascal, 2. Madrid. » Casa de la Ciencias de A Coruña (www.casaciencias. org). Parque Santa Margarita.

» Parque de las Ciencias de Granada (www.parquecien- cias.com). Avda. de la Ciencia.

» Museo Geominero de Ma- drid (www.igme.es/museo/). Ríos Rosas, 23.

» Planetario de Madrid

(www.planetmad.es). Aveni- da del Planetario, 16.

» Planetario de Pamplona

(www.pamplonetario.org). Sancho Ramírez, s/n.

Naturales han abierto sus alma-

cenes al público. En las renova-

das instalaciones se puede ver

parte de algunas colecciones de

aves y mamíferos naturalizados

del museo, que en total cuenta

con 998 aves y 204 mamíferos.

Mirando las estrellas

Con tantas emociones fuertes,

qué mejor que relajarse observan-

do las insondables profundidades

del cosmos proyectadas en el inte-

rior de una cúpula abovedada.

Los museos de ciencias suelen dis-

poner de pequeños planetarios,

pero además existen grandes pla-

netarios per se, entre los que des-

tacan el Planetario de Madrid y el

Planetario de Pamplona, donde,

además de los clásicos programas

para conocer las constelaciones y

orientarse en el cielo, se ofrecen

proyecciones (El universo de Julio

Verne, en Madrid; La evolución y

nuevas miradas al universo, en

Pamplona), observaciones astro-

nómicas al aire libre, cursos de

introducción a estas ciencias, talle-

res infantiles ...

Casi todos estos museos se to-

man muy en serio a los niños:

“Aquí pueden experimentar direc-

tamente lo que aprenden en cla-

se”, señala Alejandro Fernández,

director de Cosmocaixa Madrid.

“Recibimos a multitud de colegios,

ya que las actividades se ajustan al

currículo escolar”. Así, los niños

comprenden por sí mismos que la

ciencia puede ser algo asombroso

y divertido. Algo que también se

pueden aplicar los mayores. “Los

adultos, para esto, son como ni-

ños”, dice Manuel Toharia, direc-

tor del Museo Príncipe Felipe. “Pre-

tendemos crear curiosidad, no for-

mar científicos —que la gente se

pregunte cosas como por qué el

cielo es azul—; formar personas

con criterio propio a las que luego

no se las pueda tomar el pelo”.

Hay mucho más: como la Casa

de la Ciencias de A Coruña, que

fue el primer centro interactivo de

titularidad pública; el Parque de

las Ciencias de Granada, en el

que destacan las enormes maripo-

sas que revolotean por el maripo-

sario tropical, o el Museo Geomi-

nero de Madrid, con sus coleccio-

nes de minerales, rocas y fósiles

durmiendo el sueño del tiempo.

EL PAÍS EL VIAJERO 17.04.10 13

LA BUENA VIDA

Nomenclátor:

10
10
10
10

Puntuación de 0 a 10 Buena relación calidad / precio C Establecimiento con encanto A Entorno ecológico

COMER

8,5
8,5
  • c Hotel Meliá Don Pepe. Avenida de José Meliá, s/n. Marbella (Málaga). Teléfono: 952 76 42 52. Web: www.restaurantecalima.com. Precios: entre 90 y 150 euros por persona. Menú Soft, 86 euros. Menú degustación, 106 euros. Menú Experience, 116 euros.

Colección de verano

CALIMA abre temporada en Marbella con Dani García en plena forma

José Carlos Capel

A semejanza de lo que du-

rante años ha sido habi-

tual en elBulli, el pasado

mes de marzo el restau-

rante marbellí Calima abría sus

puertas para iniciar una nueva

temporada que concluirá a media-

dos de octubre. Durante seis me-

ses, su artífice, el cocinero Dani

García, uno de los representantes

de la vanguardia española, vuel-

ve a asumir el reto de superar, si

cabe, el nivel culinario de años

precedentes. Gracias a su equi-

po, ni tan siquiera durante los pri-

meros días de rodaje se han ob-

servado fisuras en un local con

instalaciones de lujo, servicio de

sala bien instruido, carrito de pa-

nes y una bodega de envergadura

que gestiona con elegancia el su-

miller Antonio Ramírez.

No es ningún secreto que Cali-

ma constituye el escaparate pro-

fesional de Dani García y una en-

seña de Meliá en el aspecto gas-

tronómico. Para la cadena hotele-

ra, toda una inversión en imagen.

Es difícil admitir que pueda ser

rentable un establecimiento que

sólo funciona en turnos de no-

che, que selecciona materias pri-

mas de mucha calidad, ofrece

tres menús de precios sensatos y

emplea a 30 personas para aten-

der a 45 o 50 comensales. Hasta

parece inverosímil que su patrón

haya conseguido renovar sus re-

cetas durante los meses inverna-

les mientras promovía la puesta

a punto de su segunda marca

—La Moraga—, restaurantes de

barra que aúnan diseño y bajo

coste y que desde Andalucía aspi-

ran a instalarse en todas partes.

Fiel a su trayectoria, en su co-

lección de platos 2010 García sa-

ca a relucir su debilidad por el

binomio tradición/vanguardia.

Es decir, su propensión a armoni-

zar técnica y creatividad con raí-

ces andaluzas sin renunciar a

esos chispazos de humor que sus-

citan sus trampantojos. Diver-

sión visual que acompaña al falso

mollete de Antequera relleno de

atún envuelto en papel de plata,

al fingido y delicioso tomate ver-

de de jengibre a la albahaca so-

bre emulsión de guisantes y tro-

pezones de ostra, o a la “manzani-

lla al cuadrado”, supuesto dry

martini en el que la aceituna no

es real y la ginebra se sustituye

por el vino de Sanlúcar.

Igual que a Ferran Adrià, a Gar-

cía le apasiona la cultura gastro-

nómica de Japón. Ahí andan su

LA BUENA VIDA Nomenclátor: 10 10 Puntuación de 0 a 10 Buena relación calidad / precio

Dani García, en Calima. Abajo, caldo frío de puchero infusionado con hierbabuena, flores de humus y huevo de codorniz. / Julián Rojas

Valoración

8 Postres 8,5 Aseos Bodega 8 Cocina 9
8
Postres
8,5
Aseos
Bodega
8 Cocina
9
Café 8 Servicio 8,5 9,5 Ambiente 7,5 Pan
Café
8 Servicio
8,5
9,5
Ambiente
7,5
Pan
8 Postres 8,5 Aseos Bodega 8 Cocina 9 Café 8 Servicio 8,5 9,5 Ambiente 7,5 Pan
8 Postres 8,5 Aseos Bodega 8 Cocina 9 Café 8 Servicio 8,5 9,5 Ambiente 7,5 Pan

etérea versión de las tortillitas de

camarones, que elabora con

obleas niponas de fécula de pata-

ta (ovulato), el gustoso turrón de

LA BUENA VIDA Nomenclátor: 10 10 Puntuación de 0 a 10 Buena relación calidad / precio

foie-gras con notas cítricas de yu-

zu o la gelatinosa sopa de aleta

de cazón (tiburón), con callos,

morro, lengua y garbanzos. Tam-

poco escapa a esta influencia su

caldo de olla gitana con foie-gras

y calabaza confitada, que adorna

con piel de leche al curry rojo,

composición arriesgada. “La crea-

tividad no es incompatible con el

respeto a los sabores de siempre.

Me gusta recuperar recetas y sal-

sas perdidas”, afirma. Como testi-

monio de este empeño, nada co-

mo la pescadilla con gazpachue-

lo malagueño en el que la mayo-

nesa con que se liga el caldo de

pescado se sustituye por bear-

nesa, una salsa marginada en la

alta cocina. Resulta muy fina su

latita de caviar de Riofrío sobre

mantequilla de maíz; desmere-

cen por insípidas las sardinas a la

moruna, todavía fuera de tempo-

rada, y es delicioso el cabrito ma-

lagueño, al que perjudica una sal-

sa de tufillo insidioso.

DORMIR

7,5
7,5
  • c Categoría oficial: cinco estrellas. Dirección: Tomás Conde, 10. 14004 Córdoba. Teléfono: 957 20 20 95. Fax: 957 29 35 03. Internet: www.casasypalacios.com. Instalaciones: aparcacoches en garaje de pago, spa en construcción, piscina en construcción, salón de estar, bar, restaurante. Habitaciones: 60 dobles, 4 suites; habitaciones para no fumadores.

Servicios: algunas habitaciones adaptadas para discapacitados, admite animales domésticos. Precios: desde 155 euros + 7% IVA la habitación doble; desayuno, 18 euros + 7% IVA.

LA BUENA VIDA Nomenclátor: 10 10 Puntuación de 0 a 10 Buena relación calidad / precio

Una de las habitaciones y el patio del hotel Las Casas de la Judería, en Córdoba.

Nostalgia de Góngora

LAS CASAS DE LA JUDERÍA,

el lugar donde nació el poeta cordobés

Fernando Gallardo

  • D espués de tantas apertu- ras de hoteles en las zo- nas modernas de Córdo- ba, alegra saber que una

mansión de su casco histórico

acaba de ser remodelada para

acoger huéspedes. Y no una casa

cualquiera, sino la mismísima ca-

sa donde nació Góngora, construi-

da en 1597 muy cerca de la mez-

quita, el palacio episcopal y el Al-

cázar de los Reyes Cristianos, una

de cuyas dependencias ocuparía

el núcleo actual del hotel. En su

recuerdo, la propiedad ha creído

oportuno decorar los interiores

con adornos y muebles alusivos a

la época, dada la fuerte demanda

existente en este país de salones y

dormitorios con recargo histori-

cista. Choca, eso sí, verlo en un

hotel autoproclamado de cinco

estrellas, el súmmum del lujo en

la Judería cordobesa.

El restaurante, situado en las

antiguas caballerizas del palacio

de los marqueses de la Vega y

Armijo, tiende por ese histrionis-

mo nostálgico a convertirse en

un simple mesón. Algunos famo-

sillos ya han empezado a garaba-

tear con su firma las paredes. En

su descargo, el desayuno a la car-

ta se hace también inolvidable,

iniciado con un suculento plato

de frutas recién peladas.

Estanques y geranios

Deambular entre los parterres y

los soportales que dibujan este la-

berinto de casas y palacios, salvar

los patios entrelazados entre pila-

res y capiteles de traza austera,

descifrar los códigos del agua en

el gorgoteo de los estanques y las

fuentes, cantarle al geranio y al

arrayán en sus macetas de ba-

Valoración

Confortabilidad habitaciones

Ambiente

Desayuno

Atención

Instalaciones

Tranquilidad

Aseos

Decoración

Estado de conservación

Arquitectura
Arquitectura

rro… Todo lo vivido al raso pue-

de constituir aquí una experien-

cia sonora, fragante, plácida y sen-

sual. Córdoba misma.

El servicio de habitaciones

cumple con prontitud y saber es-

tar. Quien sienta la asfixia de la

saturación mobiliaria tiene a ma-

no abrir de par en par las venta-

nas y encontrarse —no en todas

las piezas, desde luego— de fren-

te a la torre barroca de la cate-

dral. Par con par… De vueltas

adentro, los suelos de madera

en la alcoba reconfortan en in-

vierno y el mármol del baño re-

fresca en verano. Las hay con

artesonados de arabescos y cabe-

ceros de cordobanes. También

con mesillas de noche endebles

y otras con escritorios diecioche-

scos y sillas isabelinas que com-

piten en altivez con unos moni-

tores panorámicos de televisión

(colgados en lo alto de la pared).

Pero en todas sorprende la alta

calidad de unas camas de tama-

ño regio, una delicia a prueba de

insomnes.

Nada rompe el silencio dentro

y fuera de las estancias, ni siquie-

ra en el vericueto de sus siete pa-

tios, lo mejor ambientado de to-

do el hotel.

LA BUENA VIDA

Angelika Taschen, autora y editora de libros de viajes y estilo de vida, elige entre los
Angelika Taschen, autora y editora de libros de viajes y estilo de vida,
elige entre los miles de hoteles que conoce un alojamiento rural y familiar
al sur de Alemania. “Me seduce su entorno natural y la buena comida”.

Fachada de la casa principal del hotel rural Spielweg, en la Selva Negra alemana. A la derecha, retrato de Angelika Taschen.

Muesli en la Selva Negra

SPIELWEG, en Münstertal, es un lugar ideal

para oxigenarse y dejarse mimar. Una pista

secreta de Angelika Taschen

LA BUENA VIDA Angelika Taschen, autora y editora de libros de viajes y estilo de vida,

HOTEL SPIELWEG

Münstertal (Alemania). Teléfono:

0049 76 36 70 90. Web: www.spie- lweg.com. Precios: la habitación doble, de 130 a 141 euros.

Belinda Saile

E ntras y te recibe un maravi-

lloso ramo de flores. A la iz-

quierda queda un acogedor

salón con chimenea. El fo-

gón está encendido. Me siento un

rato, miro quién anda por ahí, me

tomo algo y aterrizo”. Angelika Tas-

chen lleva 35 años viajando por los

cinco continentes en busca de ho-

teles especiales, hoteles difíciles de

olvidar. Cada año se aloja en más

de 50, y algunos pocos se descu-

bren luego en esos exquisitos li-

bros de viajes y estilo de vida que

ella firma y coordina para la edito-

rial Taschen (como Hotels now,

que saldrá en junio; www.taschen.

com). El colonial Oberoi Grand de

Calcuta y el Four Seasons de Flo-

rencia, con su palazzo renacentis-

ta recién renovado, han sido algu-

nas paradas recientes. Pero Ange-

lika Taschen se queda más cerca

de su base de operaciones berli-

nesa cuando elige un lugar donde

se haya sentido especialmente aga-

sajada: la Selva Negra, esa gran ma-

sa boscosa que cubre montes y va-

lles al sur de Alemania, donde se

esconde el hotel Spielweg.

“Para que un hotel realmente

me guste tienen que conjugarse va-

rios factores, y uno es la localiza-

ción. Si viajo a una ciudad, quiero

alojarme en el corazón urbano, y si

busco naturaleza, quiero poder sa-

lir caminando desde la misma

puerta. El Spielweg está perdido

en un frondoso valle, el Münster-

tal, y entre las muchas caminatas

posibles se puede seguir el cauce

de un riachuelo que lleva al cerca-

no monasterio benedictino de St.

Trudpert. Es maravilloso. Y si por

la noche te duelen las pantorrillas

de tanto subir y bajar el monte,

una sauna te deja como nueva”.

El Spielweg es un hotel rural de

45 habitaciones regentado desde

1861 por la familia Fuchs, aunque

ha sido posada desde 1705. “Me

LA BUENA VIDA Angelika Taschen, autora y editora de libros de viajes y estilo de vida,

Arriba, la terraza del hotel Spielweg, y abajo, el salón con chime- nea; para Angelika Taschen, dos espacios neurálgicos del hotel. A la izquierda, detalle de la quesería Spielberg, donde se elaboran quesos a partir de leche de vacas que pastan a mil metros de altura en los montes cercanos.

LA BUENA VIDA Angelika Taschen, autora y editora de libros de viajes y estilo de vida,
LA BUENA VIDA Angelika Taschen, autora y editora de libros de viajes y estilo de vida,

Una de las habitaciones del Spielweg.

gusta que los hoteles respiren la

historia del lugar, y esta casa de

arquitectura tradicional descubre

claves de la Selva Negra”, subraya

Angelika Taschen (que estudió his-

toria del arte y literatura alemana

en Heidelberg).

Sentado en las mesas que se ali-

nean en la fachada, uno divisa el

monte fetiche de la casa, el Bran-

den. “La terraza es el lugar perfec-

to para respirar aire fresco, con-

templar y tomarse una copa de vi-

no”, según Angelika Taschen,

quien vuelve una y otra vez a este

lugar en busca de la naturaleza, el

trato personal y la buena comida.

A cargo de Karl-Josef Fuchs, la

cocina apuesta por lo regional. Las

verduras de temporada se com-

pran en un mercado de campesi-

nos, el queso se fabrica en la quese-

ría del hotel, y el propio chef caza

los ciervos, conejos y jabalíes que

luego prepara en sus fogones. “No

soy muy carnívora, pero el asado

de ciervo es una delicia, con esa

salsa que denota el dominio en el

arte en las especias”. Angelika Tas-

chen también se deja seducir por

el desayuno: “Un muesli prepara-

do con cariño, un maravilloso

quark de frutillos rojos, miel local y

mermeladas recién hechas.

Mmm… ¡Qué delicioso todo!”. Jose-

fine Fuchs revela su secreto: “Com-

pramos las frutas cuando están en

temporada y las congelamos para

poder confitar mermeladas a lo lar-

go de todo el año”. Un detalle que

valora Angelika Taschen. “Me en-

canta que todo sea tan fresco y pe-

gado a la tierra. Me gusta lo local,

esté donde esté. Sería una tontería

comer sushi, digamos, en el desier-

to. Sólo para el desayuno soy muy

europea, aunque esté en la India.

No puedo comenzar el día con una

sopa de arroz”.

El Spielweg ha conquistado

un lugar especial entre los im-

prescindibles de la editora. “En

este ambiente cultivado y fami-

liar me siento cuidada”.

VINOS

Tinto de Chillida

YSIOS CHILLIDA-LEKU 2007 Ysios. Laguardia (Álava). Teléfono: 945 60 06 40. Web: www.bodegasysios.com. DO: Rioja Calificada. Tipo: tinto crianza, 14%. Cepas: temprani- llo. Precio: 26 euros. Puntuación: 9,1/10.

Carlos Delgado

D efinitivamente, Ysios

ha logrado concretar

el diseño de sus vinos

y situarlos a la altura del pro-

yecto arquitectónico que

guió su creación. Porque no

es poco el desafío de elabo-

rar vinos que no desentonen

con la emoción que depara

l a ondulante silueta laminar

d e la bodega, obra del arqui-

tecto Santiago Calatrava. Méri- to del enólogo Luis Zudaire, cu- y o oficio ya que- dó
tecto Santiago
Calatrava. Méri-
to del enólogo
Luis Zudaire, cu-
y o oficio ya que-
dó acreditado
con el espléndi-
do Ysios Edi-
ción Limi-
tada.
Ahora, y
a un pre-
cio más jus-
to, ha elabo-
rado este so-
berbio tinto
en homena-
je al décimo
aniversario
del Museo
Chillida-Le-
ku, que luce
en la etique-
ta un graba-

do del genial escultor. Toma

del artista y su poética —espa-

cios cautivos, líneas liberado-

ras— el rigor estilístico, la de-

purada sencillez del diseño,

el contrapunto que te envuel-

ve como un misterio. Y lo re-

fleja en el vino mediante una

concepción del rioja que hu-

ye de concentraciones abusi-

vas, del paso de boca fatigo-

so, del predominio seco de la

madera.

Así, al olfatear una copa de

Ysios Chillida-Leku nos su-

mergimos en un denso zarzal

silvestre, pletórico de frutillos

en sazón, entre robles hendi-

dos por la luz.

Guiado por el aroma, co-

mo reza el pequeño poema

de Chillida en la contraetique-

ta, te adentras en un paisaje

claroscuro de tostados y espe-

cias, mientras sientes un te-

nue soplo balsámico. El sa-

bor fresco, amplio y consis-

tente te cautiva con su dialéc-

tica dulce-amargo, que re-

suelve elegantemente en un

armonioso final.

LA BUENA VIDA Angelika Taschen, autora y editora de libros de viajes y estilo de vida,
16 EL PAÍS EL VIAJERO 17.04.10