UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE HONDURAS  CENTRO UNIVERSITARIO DE ESTUDIOS GENERALES  CARRERA DE LETRAS 

El hibridismo cultural en la novela  “La guerra mortal de los sentidos” de Roberto Castillo 

Presentada por:  Fernando José Escobar Sosa  9714512 

Asesor:  Dr. Héctor Miguel Leiva 

Previa opción al título de:  Licenciado en letras con orientación en literatura 

Ciudad Universitaria, Tegucigalpa, M.D.C., Honduras 

Diciembre de 2,006

Índice 

Introducción....................................................................................................................................................................1 

I. Comprendiéndo la Posmodernidad .................................................................................................................3  I.1. Conceptos generales........................................................................................................................................3  I.2. La Posmodernidad y los estudios culturales latinoamericanos.................................................7 

II. Roberto Castillo: narrador y filósofo...........................................................................................................16  II.1. Roberto Castillo y el Realismo ...............................................................................................................16  II.2. Roberto Castillo y la Modernidad.........................................................................................................19 

III. Caracterización de la novela La guerra mortal de los sentidos......................................................24  II.1. La novela total................................................................................................................................................24  II.2. La obra...............................................................................................................................................................27 

IV. Análisis .....................................................................................................................................................................30  IV.1. Hibridez cultural .........................................................................................................................................30  IV.2. El mestizaje....................................................................................................................................................31  IV.3. El mestizaje....................................................................................................................................................43 

Conclusiones ................................................................................................................................................................60 

Bibliografía....................................................................................................................................................................65

Introducción  Los  cambios  que  ha  producido  la  Modernidad en  el siglo  XX  y especialmente en  la última  década  han  avivado  la  inquietud  acerca  de  nuestra  identidad  y  nuestro  destino.  Algunos  dirán que vivimos los tiempos de la Globalización, en donde la tendencia es la homogeniza‐  ción como primer paso para la inserción en el mercado internacional. Los cambios econó‐  micos, sociales, tecnológicos políticos y culturales que acompañan dicha tendencia del mer‐  cado  mundial  han  despertado  cuestionamientos  tan  antiguos  como  el  hombre  mismo.  El  aforismo,  gnothi  seauton,  conócete  a  ti  mismo,  estaba  inscrito  en  dintel  de  la  entrada  del  Templo de Apolo en Delfos, y se ha convertido en la bandera con que navegan muchos de  los estudios culturales presentes. El siglo XXI ha traído consigo una ola de interculturalidad  global como nunca antes, esto ha dado paso a severos cuestionamientos sobre lo propio y  lo  foráneo,  lo  autóctono  y  lo  extranjero.  En  nuestros  países  este  cuestionamiento  no  es  nuevo,  podríamos decir  que  se  remonta  incluso  hasta  los  movimientos  independentistas  del siglo XIX.  La literatura siempre fue un espacio de discusión para las distintas ideas sobre la identidad,  desde el punto de vista de lo autóctono del Regionalismo o el Indigenismo, hasta movimien‐  tos cosmopolitas como el Modernismo. ¿En cuál espejo encontraremos la verdadera cara de  nuestros países? ¿Pueden nuestros países ser unificados bajo un solo sello? Uno de los au‐  tores  nacionales  que  mejor  ha  articulado  discursos  sobre  la  identidad  de  nuestro  país  es  Roberto Castillo, que además de ser Premio Nacional de Literatura, puede ser el narrador  más comentado de nuestro país. En su condición de filósofo y narrador esperamos un pro‐

 El concepto Posmodernidad aparece varias veces en la  novela y ciertas técnicas utilizadas por el autor son frecuentemente utilizadas por autores  que  se  autodescriben  Posmodernos. Una vez establecidos estos puntos de refe‐  rencia haremos un análisis de la novela.  Tras la  publicación  de su  última  novela. concentrándonos en el tratamiento que da Castillo  a  nuestra  cultura. Comenzaremos por  definir un marco teórico de la Posmodernidad en América Latina. luego estableceremos la  base filosófica sobre la cual se asienta Castillo. la discu‐  sión que ha generado sobre la naturaleza de la identidad hondureña ha sido voluminosa.  lo  que  nos  llevó  a  preguntarnos  ¿qué  tanto  hay  de  Posmoderno  en  la  novela  de  Castillo?  Para  ello  nos  remitimos  al  autor  argentino  Néstor  García Canclini que ha escrito sobre los estudios culturales.  historia. 4  . la globalización y la Posmoder‐  nidad  en  América Latina.fundo  nivel  de  reflexividad  sobre  los  temas  y  un  conocimiento  de  las  distintas  teorías  fi‐  losóficas que se han vertido sobre el tema. La  presente investigación  pretende  profundizar  en  estos aspectos y  tratar de enfocarlos con  otra óptica: la de la Posmodernidad. En  esta  investigación  nos ocuparemos  de encontrar los encuen‐  tros y desencuentros entre la teoría de Canclini y la novela de Castillo.  mestizaje  y  todo  el  conjunto  de  idiosincrasias  que  conforma  nuestra identidad nacional. La guerra mortal  de los sentidos (2002).

 el diseño. Joseph (1997) A Primer to Posmodernity. la teoría crítica. muchos  están  de  acuerdo con  que  las  ideas  de  la  Posmodernidad  han influenciado la filosofía. la literatura.  Sin  embargo. intelectua‐  les e historiadores. ya que se conecta a la idea del fin de un periodo histórico llamado Mo‐  dernidad. la arquitectura.  Partiendo  de  este  cuestionamiento  2  varias teorías se han planteado el problema de la producción y estudio del conocimiento.I. Ed. la interpretación de la historia y la cultura desde el fin del siglo XX. el Nuevo Historicismo y el Ma‐  terialismo  Cultural  son  movimientos  intelectuales  que  se  desprenden  del  Postestructura‐  lismo. el arte. P. Ariel. 186‐189 5  . (2001) La teoría literaria contemporánea.  el mercadeo.  Comprendiendo la Posmodernidad  Antes de comenzar nuestra investigación sobre la hibridez cultural en la novela La guerra  mortal  de  los  sentidos  (2002)  del  autor  hondureño  Roberto  Castillo  desarrollaremos  un  marco teórico relevante a la Posmodernidad y los estudios culturales.1.  La teoría de la Posmodernidad junto con la Deconstrucción. Peter et al.  I.  Conceptos Generales  La Posmodernidad ha sido el centro de debates y controversias entre eruditos. El término  también  se  aplica  para  describir  las  condiciones  sociales  y  culturales  conectadas  a  dicho  1  periodo.  1  2  Natoli. Blackwell Publishing  Brooker. El Postestructuralismo nace en Francia en la década de 1960 como una crítica al Es‐  tructuralismo  y consideraba  que  el estudio  de  las estructuras  de los  productos culturales  era  insuficiente  para  comprenderlos  completamente.

 James. Se sostenía que. la objetividad y el progre‐  so —como muchas otras ideas que tienen su raíz en el Iluminismo. incluyendo lo que es descrito  3  Curran. en el siglo XVIII.La tesis más aceptada por los intelectuales de la Posmodernidad es que es un movimiento  de ideas que han reemplazado y extendido la Modernidad. afirmándola y contradiciéndola. et al. en re‐  lación  con  la razón. el positivismo y los mo‐  vimientos Realistas de finales del siglo XIX— mientras que la Posmodernidad cuestiona la  existencia de dichos ideales. la moralidad y la ley. para alcanzar lo que el filosofo  alemán Jürgen Habermas (1987) denomina ‘la organización racional de la vi‐  3  da social diaria.  Los que se adhieren a la Posmodernidad frecuentemente argumentan que sus ideales son el  resultado de condiciones económicas y sociales particulares. y preparaba el camino  para el  proyecto  filosófico de la  Ilustración  del siglo XVIII. del  desarrollo  de  Los campos de la ciencia.  “De todas formas. los  ’modernos’ eran  más  avanzados. más refinados y  estaban  en  posesión  de verdades  más pro‐  fundas que los antiguos.  vemos aparecer una nueva concepción de la modernidad: es como un perio‐  do distintivo y superior en la historia de la humanidad. Paidos 1998 p. producción y consumo cultural de las políticas  de identidad y el posmodernismo Ed.’”  La Modernidad presta gran importancia a ideales como la Razón. Estudios culturales y comunicación: Análisis. con la aparición de la Ilustración francesa. la  religión  y la  apreciación  estética. La disputa sobre las respectivas virtudes de lo viejo  y lo nuevo  acabó  de forma  radical con la  ciega  veneración  de la  Antigüedad  clásica.87 6  .

 una representación  interreferencial. Fredric (1991) Posmodernism. Sin embargo. [se] califica a la postmodernidad como  una imitación vulgar de la modernidad. creando una sociedad global que es cul‐  turalmente pluralista y profundamente interconectada sin un centro de poder intelectual o  5  político central. sin una fuente real. 7  . estable y objetiva  de comunicación.) Frankfurt am Main: Vervuert: Madrid: Iberoamericana 1997. establecida por las innovaciones  en los campos de la comunicación. cursi y falto  de originalidad. como un sistema conservador frente  a los excesos de la modernidad y además reaccionario y fascista. y que  dichas  condiciones han  empujado a  la sociedad  a otro periodo  histórico. La globalización.como el capitalismo tardío y la omnipresencia de los medios de comunicación masiva. Toro. es citada como una  de las fuerzas que descentralizan la vida moderna.”  Los  argumentos  a  favor  de la Posmodernidad sostienen  que la condiciones  económicas y  tecnológicas han dado lugar a una sociedad descentralizada y dominada por los medios de  comunicación masiva en la cual las ideas  son solamente un simulacro. la manufacturación y el transporte. postco‐  lonialidad en diálogo con Latinoamérica en Postmodernidad y Postcolonialidad: breves reflexiones sobre Latino‐  américa. un  gran número de pensadores y escritores sostienen que la Posmodernidad es simplemente  una variación o extensión de la Modernidad y no una idea separada. significado  o  sentido. the Cultural Logic of Late Capitalism Duke University Press. Alfonso de (ed. P.  4  Toro. Se le reprocha haber pervertido y traicionado los fines de la  modernidad. sin un origen.  “… partiendo de posiciones extremas. copias unas de otras.  Este  grupo  considera  la  postmodernidad  como  algo  absoluta‐  4  mente negativo y anacrónico. or. 11  5  Jameson. como una regresión y petrificación. Alfonso de (1997) Fundamentos epistemológicos de la condición contemporánea: postmodernidad.

 Geoff Bennington y Brian Massumi 8  . Este grupo  considera a la postmodernidad como la superación.  Los  posmodernos  piensan  que  estos  relatos. Minneapolis: U. Los grandes  relatos ignoran la variedad y heterogeneidad de la existencia humana. el Marxismo. Alfonso. The Postmodern Condition: A Report on Knowledge. una ruptura e incluso la  aniquilación de la modernidad.  que  explica el conocimiento y la  experiencia. Trad.”  Los  eruditos  de  la  Posmodernidad  argumentan  que  dicha  sociedad  descentralizada  crea  respuestas  y  percepciones  que  son  descritas  como  posmodernas. en donde el hombre se dirige o  progresa hacia a un objetivo fijo. cit.  Jean‐François Lyotard  define estos  grandes  relatos  co‐  mo: “un  esquema  narrativo  cultural. 11  Lyotard. rela‐  to o cuento de carácter grandioso o abarcador que pretende encontrar una verdad univer‐  sal  o  trascendental  de  la  condición  humana. Así lo han manifestado S. global  o  totalizante.  Barthes  (1973).  Fiedler  (1969. Sontag (1966.  L. También consideran  inaceptables sus perspectivas desarrollista y evolucionista.  R. atacando al mis‐  mo tiempo a la modernidad como un sistema caduco y negativo. op. como excluyentes del caos y el desorden universal.  como  el  rechazo  de  los  grandes relatos  o metanarrativas. P. el Iluminismo. Jean‐François.  1984.  Venturi  (1966)  y  otros  en  los  6  años 60 y 70.  R. 1969).  6  7  Toro.” 7  Un gran relato o metanarrativa viene a ser todo texto. La diversidad humana y sus pasiones internas no pueden  ser acorraladas y formadas por una doctrina teórica.  1975).“…  considera  la  postmodernidad  como  una  manifestación  absolutamente  nueva y la entiende como una 'ruptura con la modernidad'. las teorías del mercado  y la periodización histórica. registro histórico.  que incluyen la Biblia y el cristianismo. of Minnesota P.

 El presente trabajo no intenta resolver las discrepancias de los teóricos de  la Posmodernidad. las interpretaciones de la Posmodernidad son variadas y  controvertidas.  obtuvo su doctorado en la Universidad de París. tres años después. por lo tanto nos centraremos en la visión de la Posmodernidad que nos  ofrece el sociólogo Néstor García Canclini. el minima‐  lismo artístico. En este aspecto se relaciona con el Post‐estructuralismo filosófico.  García Canclini nació en Argentina en 1939.2.  donde dirige el Programa de Estudios sobre Cultura. y el derrumbamiento de las categorías que son el resultado del logocen‐  trismo y otras formas de orden artificialmente impuesto. En su lugar se valoran los elemen‐  tos collage.  Unidad  Iztapalapa. Estudió letras y se doctoró en 1975 en la Uni‐  versidad Nacional de La Plata y.  La Posmodernidad y los estudios culturales latinoamericanos  Como apuntamos anteriormente. Ha sido profesor visitante de diversas 9  .  I. el juego de la yuxtaposición de ideas de distintos contextos y la deconstrucción  de símbolos. Ejerció la docencia en la Universidad de La  Plata (1966‐1975) y en la Universidad de Buenos Aires (1974‐1975).En  la  literatura  se  busca  la  ruptura  de  los  marcos  tradicionales  de  géneros. la aparición de la cultura pop y el surgimiento de los medios de comunica‐  ción masiva. con una beca otorgada por el CONICET.  estructura  y  unidad estilística. Desde 1990 es profe‐  sor  e  investigador  de  la  Universidad  Nacional  Autónoma  de  México.

 Se trata de un concepto propio de cualquier  ámbito.universidades. Buenos Aires.  Entre  sus  libros.  traducidos  a  diversas  lenguas  están:  Arte  popular  y  sociedad  en  América  Latina (1977). Las “culturas híbridas”.  Como sociólogo. han sido “generadas por las nuevas  tecnologías comunicacionales. Culturas híbridas: estrategias para entrar y salir de la modernidad (1990). Canclini ha  sido  uno  de los principales sociólogos  que  ha  tratado la  Pos‐  modernidad  y  la  cultura  desde  la  perspectiva  latinoamericana.  Uno  de  los  principales  términos que ha acuñado es  el de “hibridez”.  La  globalización  imaginada (1999).  Las culturas populares en el capitalismo (1982). Lima. México.  Con  R. pero sobre todo de lo  cultural.  Montevideo.”  Un ejemplo de esto  son  los  grupos musicales  contemporáneos que mezclan  o yuxtaponen  corrientes  globales  como el pop con ritmos autóctonos o tradicionales. La producción simbólica: teoría y método en sociología del  arte (1979). Barcelona. México.  8  9  Iniciativa de Comunicación.  Ipal. México. y por la desterritorialización de los procesos simbólicos. que son lugares de intersección entre géneros antes considerados aislados o hasta  contrarios. 10  .  CLAEH.  México. Buenos  Aires y São  8  Paulo.  Roncagliolo). dando paso  a lo que  hoy entendemos por  géneros  híbridos. p.  Latinoamericanos bus­  10  cando lugar en este siglo (2002). por el reordenamiento de lo público y lo privado en el espa‐  9  cio urbano. 354  10  Iniciativa de Comunicación. como se denominan.  entre  ellas  las  de Nápoles. Grijal‐  bo. (1989). Culturas híbridas: estrategias para entrar y salir de la modernidad. Paidós. Nueva Ima‐  gen. Barcelona. Stanford.  Cultura  transnacional  y  culturas  populares  (1988)  (ed. Austin. Grijalbo. Néstor.  ¿De  qué  estamos  hablando  cuando  hablamos  de  lo  popular?  (1986). Nestor García Canclini en Pioneros (2004)  García Canclini. Op cit. Paidós. Siglo XXI.

” 11  En  general. pues  "en  los  relatos e  imágenes  aparece  lo  que la globalización  tiene  de utopía y lo  que  no  puede  integrar. García  Canclini  en  su  búsqueda por  interpretar  las  culturas  latinoamericanas.  las  diferencias  entre  anglos  y  latinos.  ha realizado  un  tránsito  desde la  comprensión  de las  lógicas  de las  culturas populares. La ONG colombiana La Iniciativa Comunicativa men‐  ciona  que  su  comprensión  de las  culturas  populares  latinoamericanas  en  el  marco  de los  procesos de globalización propone un debate en torno a lo autóctono y lo foráneo.  por  ejemplo. su  proceso  de conformación  y el  rol que juegan los medios masivos de comunicación. Analiza los procesos  interculturales de la Globalización y describe el conjunto de proceso de homogenización. y. Para comprender la globalización propone que vayamos a las metá‐  foras. Las metáforas sirven para imaginar lo diferente y las  narraciones ritualizadas para ordenarlo. que reordena las diferencias y las desigual‐  dades sin suprimirlas.  a la vez. la  recepción  y  consumo  de  bienes  simbólicos.  Así  mismo  ha  estudiado  la  formulación y la importancia de las políticas culturales en estos países y lo urbano como un  escenario  en  conformación  con  sus  propios imaginarios. que no vive donde nació y se comunica con otros a  los que no sabe cuándo volverá a ver. Destaca  los usos populares tanto de lo culto como de los medios masivos de comunicación y el en‐  trelazamiento de los mismos.  11  Ibid.  la  "hibridación  cultural"  que  estas  dinámicas  generan  y  los  impactos  de  la  globalización  en  estos  procesos. fraccionamiento articulado del mundo.  los  desgarra‐  mientos de la gente que migra o viaja.Néstor  García  Canclini  es  considerado  un  pionero  para  América  Latina  en  el  abordaje  y  problematización de varias temáticas. produciendo a su vez culturas híbridas. 11  .

 331 12  .  de  su  combinación  histórica.  Sin  embargo.  ¿Puede hablarse críticamente de la modernidad y buscarla al mismo tiempo  que estamos pasando por ella? Si no fuera tan incómodo. Canclini utiliza conceptos de la Posmodernidad co‐  mo la desconfianza de los grandes relatos.  13  es afirmado y discutido al mismo tiempo.”  Esta  visión  es  congruente  con  aquello  que  ven  la  Posmodernidad  como  una  conti‐  nuación y cuestionamiento  del proyecto Moderno. en el sentido de que lo moderno estalla y se mezcla con lo que no lo es. hay una problematización de la  Modernidad  no  para  sustituirla  sino  para  lograr  sus  objetivos.”  “En  síntesis. Su crítica a los rela‐  tos  omnicomprensivos  sobre  la  historia  puede  servir  para  detectar  las  pre‐  12  13  García Canclini.  como  nuestra investigación mostrará. Op cit.  “Para repensar  esta heterogeneidad es útil la reflexión antievolucionista del  posmodernismo.  conduce  a  una  problemática  (no  una  etapa)  posmo‐  derna. el simulacro y la visión heterogénea de la  Posmodernidad para derribar conceptos Modernos del estudio cultural.  la  crisis  conjunta  de  la  modernidad  y  de  las  tradiciones. p. P. 334  Ibid. Néstor. habría que decir al‐  12  go así como pos‐intra‐modeno.García Canclini nos explica su visión particular de la Posmodernidad:  “A esta altura se percibe cuánto tiene de equívoco la noción de posmoderni‐  dad  si  queremos  evitar  que  el  pos  designe  una  superación  de  lo  moderno. más radical que cualquier otra anterior.

”  La relación tirante entre modernizadores y tradicionalistas ha marcado la Moderni‐  dad  latinoamericana. las obras de arte a  15  los museos y las bienales. el etnicismo y el nacionalis‐  mo.  Los  modernizadores  concibieron  un  arte  por  el  arte . 23  Ibid.  Las  dife‐  rencias  entre  esos  campos  sirvieron  para  organizar  los  bienes  y  las  institu‐  ciones. un saber por el saber. son esencialmente conservadoras y anacró‐  nicas. y ha sido una prioridad de estos estados du‐  rante todo el siglo XX.”  La modernización de Latinoamérica en la era de la globalización es fundamental pa‐  ra nuestra inserción al mercado global. para entender las derivaciones autoritarias del liberalismo y el socialis‐  14  mo. si bien nobles.tensiones fundamentalistas del tradicionalismo. p. sin fronteras territoriales.  poniendo  en  duda  su  capacidad  democratizadora  y generando movimientos  anti‐modernos  y tradiciona‐  listas cuyas intensiones. p.  “Los [tradicionalistas] imaginaron culturas nacionales y populares y auténti‐  cas": buscaron preservarlas de la industrialización. y confiaron a la expe‐  rimentación  y la  innovación  autónomas  sus  fantasías  de  progreso. las artesanías iban a ferias y concursos populares. la masificación urbana  y  las  influencias  extranjeras. en  donde  ambas  corrientes  coexisten  y se convierten  en ejes  14  15  Ibid. la Mo‐  dernidad  latinoamericana  ha  creado  grandes  desigualdades. A pesar de los numerosos intentos de modernización. 17 13  .

 llenos de tran‐  sacciones. 25  Ibid.”  Canclini sostiene que los estudios culturales han estado plagados de prejuicios ide‐  ológicos dependiendo de la postura frente a la Modernidad de donde parten dichas  investigaciones. que  operaría por  sustitución de lo tradicional  y lo  propio.  La  investigación  cultural  de  Canclini  trata  de  acercarnos  a  las  raíces  del  dilema:  “EI estudio de las bases culturales heterogéneas e híbridas de ese poder pue‐  de llevarnos a entender un poco más de los caminos oblicuos. p.  p.políticos.  16  17  Ibid. como  los  intentos  de  renovación  con  que  diversos  sectores  se  hacen  cargo  de  la  17  heterogeneidad multitemporal de cada nación.  “… el trabajo conjunto de estas disciplinas puede generar otro modo de con‐  cebir  la  modernización  latinoamericana:  más  que  como  una  fuerza  ajena  y  dominante. tam‐  16  bién como manifestación de conflictos irresueltos.”  El  estudio  de  Canclini  comienza  por  mostrarnos  las  razones  históricas  de  nuestra  Modernidad sui generis. Esta mirada distorsionada de nuestra realidad nos ha alejado de un  desarrollo integral y democratizador. en que esas fuerzas actúan. Permite estudiar los diversos sentidos  de la  modernidad  no  sólo como simples  divergencias  entre corrientes. 15 14  .

“Puesto  que  fuimos  colonizados  por  las  naciones  europeas  más  atrasadas. p. el favor y el latifundista. 74 15  . sólo con la  independencia pudimos iniciar la actualización de nuestros países. la excep‐  ción  a  la regla. prefirieron extender el trabajo a un máximo de  tiempo. Aún cuando el liberalismo que fundamentó las  independencias latinoamericanas exigía la adopción de la racionalidad económica burguesa  con su exigencia de hacer el trabajo en un  mínimo de tiempo. la cultura desinteresada. p. y así controlar todo el día de los sometidos. el cacicazgo. las clases dirigentes (que ba‐  saban su poder en el dominio del esclavo).  la universalidad de la ley.”  Los primeros movimientos modernizadores con la intención de legitimar las recién forma‐  das naciones americanas trataron de incluir en su discurso Moderno el patrimonio local:  18  19  Ibid.”  Pero aún cuando la independencia llegó a nuestros países tuvo que saber negociar con las  oligarquías locales que heredaron aspectos del sistema antimoderno de la Colonia: la escla‐  vitud. el favor procura la dependencia de la persona.  “…mientras la modernización europea se basa en la autonomía de la persona. Desde en‐  18  tonces. 65  Ibid. la cultura interesada y la remuneración  a  servicios persona‐  19  les.  sometidos a contrarreformas  y otros movimientos antimodernos. la remuneración objetiva  y su ética del trabajo. Este como ejemplo del sin número de  obstáculos que enfrentó la Modernidad para llegar a Latinoamérica. hubo olas de modernización.

“Los modernistas bebieron en fuentes dobles y enfrentadas: por una parte.  mientras  que  la  empresa  privada  se  encargará  la  industria  cultural.”  Con esto Canclini no quiere decir que la Modernidad y las culturas locales son incompati‐  bles. lo tradicional sería investigado por la antropología y lo moderno por la sociología.  ’un  nativismo  que  se evidenciaría en la inspiración y búsqueda de nuestras raíces (también en  20  los años veinte comienzan las investigaciones de nuestro folclor)’. Lo que resultó en mitos na‐  cionales alejados de la Historia y acientíficos que promovieron una visión distorsionada de  nuestra  identidad  cultural  y obstaculizaron. Un estudio de nuestras culturas tendría que explorar todos elementos que convi‐  ven  ellas. sino que las investigaciones folclóricas de estos movimientos fueron motivadas por la  demagogia política y no por el afán Moderno del conocimiento. 76 16  .  por otra.  El  mismo afán modernizador que promueva la especialización y organización de las discipli‐  nas de estudio llevó a crear un abismo entre los polos de estudio de nuestra cultura. la  información  internacional. la  integración  del  proyecto  mo‐  dernizador. lo  culto.  sobre  todo  francesa. p. Los  cruces  entre  lo  tradicional. que más allá de ser mestizas son  híbridas.  20  Ibid. Este  modelo de estudio es insuficiente para nuestras culturas. Es de‐  cir.  Aquí comienza el proceso de compartimentación y aislamiento de los elemen‐  tos culturales que constituyen nuestras sociedades. moderno. una vez  más. lo  popular  y lo masivo  son  el  campo de acción de nuestras culturas. El patrimonio cultural será administra‐  do  por  el  Estado.

“La sociabilidad híbrida que inducen las ciudades contemporáneas nos lleva  a participar en forma intermitente de grupos cultos y populares. p.  21  Ibid. 255 17  .  La  afirmación  de  lo  regional  o  nacional  no  tiene  sentido  ni  eficacia como condena general de lo exógeno: debe concebirse ahora como la  capacidad de interactuar con las múltiples ofertas simbólicas internacionales  21  desde posiciones propias.”  Las formas de hibridez que transitan en nuestras sociedades son estrategias de coexisten‐  cia y afirmación individual. tradiciona‐  les  y  modernos.

1. recogiendo en imágenes artís‐  ticas.  II.  Su obra se compone de Subida al cielo y otros cuentos.  La obra de Castillo se ha caracterizado por tratar de articular un discurso reflexivo sobre la  realidad nacional. 1981. su constante producción durante los últimos 30 años dan fe de su lugar en el  panorama literario  nacional. Ensayos. lo que en otras partes y en otros momentos los filósofos y los científicos  han  pensado  como revelaciones del  Ser  y de la realidad  circundante. Figuras de agradable demencia. La  gue­  rra mortal de los sentidos.II. Filosof­  ía y pensamiento hondureño. y su juventud en San Pedro Sula. Los abundantes estudios sobre su obra. 1996 (cuentos). p. 2002 (novela). 2005. 22)  Su obra ha sido fiel testimonio de los momentos su tiempo y tiene un lugar especial para la  novela: 18  .”  (Filo‐  sofía y pensamiento hondureño. en nuestros países. 1992(ensayo). Estudia Filosofía en la Universidad  de Costa Rica y actualmente se dedica a la docencia. Depar‐  tamento de Lempira.  Roberto Castillo: narrador y filósofo  Roberto Castillo y el Realismo  Roberto Castillo (1950) se ha convertido en una de las figuras más importantes de la litera‐  tura nacional. Traficante de ángeles. vive su infancia en  Erandique. Tegucigalpa. El corneta (nove­  la). los poetas han intuido. Nace  en  San Salvador. Sobre esto el autor refiere lo siguiente:  “Y. las ediciones agotadas. 1985 (cuentos). 1980. En 1992 recibe  el Premio Nacional de Literatura “Ramón Rosa”. Tegucigalpa. los premios y  distinciones. Tegucigalpa. Del siglo que se fue.

Panorama crítico del cuento hondureño. Con ella ha ocurrido  en América Latina –y ocurrirá un día en Honduras‐ que se ha mostrado como  la forma más completa. p. Esta abstracción es importante pues el autor no sólo  escribe sobre esta sociedad sino que vive en ella.“Esta función anticipatoria vale también para la novela. en esta recreación vemos un visión crítica  y reflexiva de la realidad hondureña. etc. capas sociales. 19  .  la  búsqueda  de  identidad. 23)  En  su  obra  vislumbramos  la  indagación  de  la  condición  del  hondureño. P.  pero  con  el  que  también  había  conseguido  eso  que  para  mí  era  de  vida  o  muerte:  una  apretada  y  sin  duda  apresurada  visión  totalizante  de  Hondu‐  ras. 379  Castillo. Helen. Castillo desarrolla una “capta‐  22  ción  de la  realidad  sin  concesiones sensibleras.”  El  autor nos  revela esta  predisposición  realista a través de una anécdota de su juventud:  “Así fue como produje mi primer texto. Roberto.” 23  La influencia del Boom de la Literatura Latinoamericana fue definitoria en la obra de Casti‐  llo:  22  23  Umaña. España en el horizonte de una experiencia literaria. es decir. de recoger la totalidad social. Castillo ha creado un uni‐  verso literario basado en la sociedad hondureña. Como nos menciona la crítica Helen Umaña.”(Filosofía y pensamiento hondureño. “La casona inexpugnable”. como el ins‐  trumento  de  conocimiento  que  mejor  unifica  la  compleja  y  variada  riqueza  que constituye dicha totalidad. Nunca me  he olvidado de este relato que exhibe la prisa de muchas cosas de la juventud. las vivencias de distintos tiempos. hasta hoy. se convierte en vocero o retratis‐  ta de la misma.

  ofrece  una  24  creativa asimilación de la gran lección garciamarquiana. toma un papel pro‐  tagónico.”  El  Realismo  Mágico  fue  en  su  primer  libro  de  cuentos.  la  herramienta que usó Castillo para poder reflejar realidades crueles o sangrientas de nues‐  tra sociedad. cit. se centra en la azarosa vida de un joven de los sectores marginados del país: Tivo. Roberto. El realismo de vanguardia y el  humor se convertirían en el sello personal del autor que la autor aplicaría a su producción  posterior.  en  algunos  momentos. la novela corta El corneta. Su ambición realista es clara y su ambición de renovación expresiva también. Op.”  24  25  Umaña. 379  Castillo. Esta  vez el humor. Filosofía y pensamiento hondureño. (1992). Un  crudo y veraz retrato de la marginalidad se nos entrega con un estilo directo y certero.  Subida  al  cielo  y  otros  cuentos.  En su siguiente publicación.  “Huyo de los realismos estéticos de signo fácil. P. porque amo mi realidad social  25  y no quiero empobrecerla con las estrecheces en que suelen encasillarla.  sensibilizada  por  las  vivificantes  corrientes  del  vanguardismo latinoamericano. que estaba presente en su anterior colección de cuentos. Helen. el autor regresa con el enfoque re‐  alista. 138 20  . La ironía y el comentario mordaz e incisivo dan al narrador la distancia necesaria  para no hacer de la trágica vida del personaje un melodrama. especialmente  en  la  modalidad  del  realismo  mágico  que.“Encontramos  una  fantasía  sabiamente  administrada. P.

 Todavía no contamos con una bi‐  bliografía unificada y la investigación sistemática que agrupe las expresiones  de ideas  en  forma coherente.  con  todo.  Filosofía  y  pensamiento  hondureño  (1992). tendencias.  sin  mencionar  los  numerosos  artículos  publicados  en  revistas  especializadas. y difusión de ideas.  El  tema  principal del libro es el papel actual del estudio filosófico y su vinculación con el desarrollo  del país. señalando aportes.  solamente establecer los vínculos que existen entre el autor y la Modernidad.  “El siglo que está a punto de terminar sigue siendo disperso para nosotros en  cuanto a la producción. Sus  dos libros de ensayo filosófico: Filosofía y pensamiento hondureño (1992) y Del siglo que se  fue  (2002).  no  queremos  decir  con  esto que su obra literaria no tenga un alto contenido filosófico.  No  pretendemos  dar  una  visión  completa  del  pensamiento  de  Roberto  Castillo.”  26  Ibid.  lo  revela  como  un  autor  muy  bien  afianzado  en  el  paradigma  Moderno. p. 24 21  . Castillo  habla de la necesidad de la modernización de nuestros países. reiteraciones y  saltos  sigue  propuesta.  algunos  trabajos  recientes  indican  que  el  26  tema cobra un reciente interés.II. Roberto Castillo y la Modernidad  Castillo  ha  sabido  separar  su  condición  de  filósofo  y  de narrador. sino que en su obra literaria  la digresión filosófica nunca está antes de los aspecto estético o expresivos de la misma.2. comenzan‐  do por un papel más importante de la ciencia y la metodología en la conducción de nuestro  país.  dan al  autor  el  espacio  necesario  para desarrollar  su  modelo  de pensamiento  y discusión  filosófica.  Su  primera  colección  de  ensayos  de  corte  filosófico.

 El  “charloteo”  es  lo  que  hay  que  cortar  —la  parte  podrida  de  la  manzana—. En un ensayo  sobre  el filósofo  nepositivista  austriaco Ludwing  Wittgenstein  (1889‐1951).Con este interés  cientificista se muestra como un filósofo de corte positivista. por el contrario. de lo que  se debe “cortar” con el lenguaje y de lo que no.”  27  28  Ibid. que no  sólo sea capaz de entender sino que conduzca a tomar medidas acertadas pa‐  ra que los elementos del pensamiento contemporáneo puedan habitar libre‐  28  mente en nuestra cultura. “La manzana  de Wittgenstein”. El papel del filósofo consis‐  tirá entonces en empuñar el cuchillo de análisis lógico para separar las partes  sanas de las podridas.” 27  Castillo no ve en la actividad filosófica como una discusión intelectual impráctica y anticua‐  da. Dicho desarrollo debe nacer de una reflexión sobre la  conciencia e identidad nacional:  “Más actual que nunca. en la que se adscribe la idea de la filosofía como una aclaración lógica del  pensamiento. 33  Ibid. Se trata  de su peladura. enriqueciéndola. Una mirada atenta y crítica.  “De aquí sale la imagen conocida como “la manzana de Wittgenstein”. la pregunta por la clase de filosofía que queremos de‐  be conducir a una cuidadosa mirada sobre nuestra particular tradición inte‐  lectual y sobre nuestras raíces culturales. p. concibe una filosofía que promueva revoluciones del pensamiento para  fundamentar el desarrollo nacional.  porque es aquello de lo que no se puede hablar. 37 22  . p.

 74 23  . despojándolos de tanto lastre innecesario puesto sobre ellos. p. donde  las bondades de la modernidad no han llegado aún y donde la conciencia no  termina de recuperar la extensión de su génesis y de sus raíces.” 29  Dicho de otra forma. para Castillo el valor de la Posmodernidad consiste en  su cuestiona‐  miento de la Modernidad y sus ideales. la historia. El autor no se vincula con la Posmodernidad como  un proyecto filosófico aparte. que desplazó a la modernidad como el proyecto donde  cabían el progreso. Este  el único sentido que tendría la disputa sobre la postmodernidad aquí. la utopía.Su confianza en los valores tradicionales la Modernidad queda definitivamen‐  te expuesta en su mirada escéptica hacia la Posmodernidad como institución  filosófica autónoma:  “Para muchos.  “[Al finalizar el siglo XX] se evita la tarea de echarse encima las grandes cons‐  trucciones  ambiciosas  y  abarcadoras  como  si  fuera  una  mala  inversión  del  29  Ibid. Viejos fantasmas que deberían ser exhibidos sobre el tapete de  discusión. se vive en un tiempo nuevo que gira en torno al presente: es el  mundo postmoderno.  se entiende). Ese aspecto renovador que la Posmodernidad puede ofrecer sali‐  das al “callejón sin salida” que se ha convertido el fin de siglo. el sujeto… Esos viejos  fantasmas  —no  tan  carcomidos  como  se  cree—  que  rondaron  siempre  por  las habitaciones de la casa de los humanistas (de los que tenían casa propia. el fundamento. sino que sólo como una crisis del modelo moderno y la pro‐  blematización del mismo.

 más acá de las modas teóricas y más allá de los ismos  intelectuales. la del “fin de la historia”—  son buenos ingredientes para que la conciencia finisecular se alimente y ago‐  te lo que aún tiene sin digerir. 61 24  . especialmente el tema de la identidad nacio‐  nal y cultural:  “En el caso concreto de América Latina. aparición de problemas  y temáticas no previstos y ante los que las herramientas convencionales del  30  Ibid. habría que tener  en cuenta que nos  movemos en un universo desigual. Influencias de todo tipo y de todas las procedencias. p.tiempo  y  trabajo. ahora.  Proliferan.”  Castillo se aparta de las visiones apocalípticas de ciertas tendencias Posmodernas y por el  contrario deposita grandes esperanzas en estas discusiones y sus “efectos potenciadores”. 83 Este  nuevo  proyecto intelectual es que  sería  útil  para resolver mucho de la problemática local.  universal  y local. La abun‐  dancia de pretensiones postmodernas —y. pro‐  cesos parcialmente desarrollados o a medio concluir. poblado de valores que convergen en un  conjunto complejo. habría  que  retomar.”  P. con el fin de envolverlos en redes teóricas de  30  más densa determinación y de más vasto alcance.  en  cambio. y para que de este movimiento surja renovado  el afán de volver a los objetos.  las  perspectivas  de  menor  alcance  que suelen vivir del derrumbe y de los restos de obras del pasado.  En nuestros países puede dar paso a “una conciencia intelectual que fuera a la vez cosmo‐  polita y propia. actualizada en  el  amplio  sentido y hundida  en las  raíces  nuestra […] Ese proyecto es el que.

”  En el 2005. Del siglo que se fue: ensayos.”  Admite que el verdadero valor de la Razón no consiste en “tenerla”. (2005). 90  Castillo. Roberto. 285 25  . P.  Permanece  firme  en  sus ideales  Modernos  pero  abre su  conciencia a  nuevas  formas  de pensamiento.  su  adhesión  a  escuelas  más  rígidas  y  fácticas  es  sustituida  por  una  visión  más  incluyente  e  intuitiva  de  la  realidad. En el encontramos algunos de los temas  que había abordado en su colección de ensayos anterior: el papel de la filosofía en el desa‐  rrollo de nuestros países y la búsqueda la identidad. el autor nos advierte de los peligros del  autoritarismo intelectual y la importancia de la discusión: “Cuando esta tradición [de discu‐  32  tir] faltó.  En su ensayo “Del sueño que producía monstruos”. Castillo publica su libro de ensayos Del siglo que se fue. una colección de textos  que escribió durante la última década del siglo XX. Sin embargo encontramos a un autor  que  ha  evolucionado  de  un  pensamiento  filosófico.  31  32  Ibid.  son  algunas  de  las  sorpresas  que  es  dable  31  encontrar.pensamiento  resultan  ineficaces. p. EDUCA. sino en usarla para ge‐  nerar diálogos y discusiones para así adelantar el pensamiento humano. el sueño de la razón dejó de ser sueño y pasó a convertirse en camisa de fuerza.

 es más la novela en sí puede ser testimonio de la limitaciones de los estudios cul‐  turales desde el modelo Moderno. 229‐249 y Ayerdis. no. no. Tal aseveración es compartida por Héctor Leyva y Miguel Ayer‐  33  dis en sus respectivos trabajos  sobre dicha obra  .  Caracterización de la novela La guerra mortal de los sentidos  III. en: Paraninfo. 23. Miguel.  mencionar  que  la  novela  de  Roberto  Castillo. “Novelistas sin timón: exceso y subjetividad en el concepto de ‘novela total’. No viene como sorpresa que el autor haya dedicado más de 25 años en la elabora‐  34  ción de la misma  . julio.1. pp. MLN Volumen  166.. Hector M.  La  guerra  mortal  de  los  sentidos  (2002) es una novela total. Wilfrido H. marzo 2001. antes de comenzar propiamente el análisis  de  la  obra. Es pertinente mencionar esta faceta de  la novela pues contiene no sólo una serie de objetivos y características que la describen si‐  no que eleva el perfil de la misma. Jacinta: “Roberto Castillo un cazador de nostalgias” en Istmo. 2004  34  Escudos.  La novela total  Nos parece que la novela La guerra mortal de los sentidos (2002) del autor nacional Roberto  Castillo es un texto en donde una cultura híbrida en analizada fuera de la convenciones del  mestizaje. 315‐349 26  . no. 10. 2005  35  Corral. La novela total fue la obra insignia de la generación del Boom de la lite‐  ratura latinoamericana 35 . 2. y por consiguiente el referente y la influencia más fuerte que tu‐  vieron los autores nacionales de generaciones posteriores. 2004: “La Guerra Mortal de los  Sentidos: Memoria e identidad o la carnavalización de la historia” en Istmo. 2003: “El dilema de la identidad cultural en La guerra mortal de los sentidos  (2002) de Roberto Castillo”. 9. ubicándola con las grandes novelas de la literatura uni‐  versal.  33  Leyva. Es oportuno.III. no.

 Miguel. una realidad que si bien es  análoga a la de la época de que emana. op cit.  10. p. 230  Ayerdis. Los autores de este género de novela no se proponen solamente ela‐  borar una obra de ficción sino que quieren capturar.  La Guerra Mortal de los Sentidos pretende ser una obra “totalizante” cuyo eje temático rela‐  37  ciona memoria‐historia‐identidad nacional. cit. no es ni idéntica a ésta ni permutable  con ella. Angélica. Rey del Albor.  Donde  cada  parte  reflejará  en  sí  misma  a  la  totali‐  38  dad.”  36  37  Leyva. Pues como resulta imposible captar toda la realidad. no. Madrugada.” 36  A  lo  que  agrega  Ayerdis: “Al igual que la novela de su compatriota Julio Escoto. o como lo expresa Angélica Corvetto‐Fernández:  “… pretende abarcar un mundo objetivo completo. 2006: “Pecado por exceso: la novela total de Mario Vargas Llosa en Hispanista. más que una multi‐  tud  de  personajes. op. la tarea del es‐  critor consistirá en cualificar su representación de tal modo que cree una ilu‐  sión convincente y autónoma.  las  figuraciones  de  la  conciencia  de  una  sociedad. Hector M. Arquitecturada en la pluralidad exhaustiva de  todos los seres que la pueblan en términos de absoluto.  38  Corvetto‐Fernández. entender y representar todo un uni‐  verso. Universo cerrado en  el que lo social e individual se funden hasta integrarse y agotar en sí toda po‐  sibilidad  de  repetición. la historia y  la identidad nacional. 2006 27  .Leyva  concluye que ”Roberto Castillo ensaya una novela total y recrea.”  Aquí comienzan a figurar palabras clave para describir la novela: la memoria.

 la literatura y la novela como género. vivir todas las vidas y ex‐  39  presar todas las voces"  Esta necesidad de abarcarlo todo se manifiesta claramente en los  aspectos formales de la misma: la multiplicidad de narradores (y autores).   Pero esta visión múltiple de la realidad que quiere retratar Casti‐  llo está unida por varios ejes: condición y destino de la humanidad.O como el autor ficticio de la novela nos dice: "ser todas las cosas. 9 28  . sin llegar a ser  didáctico o dogmático. puntos de vista. Roberto. la modernidad.  la historia y la historiografía. la problemática del ser. 2002: “La guerra mortal de los sentidos”.  Tal y como refiere Héctor Leyva:  “Al margen de aparatosas teorías. p.  retratos  de  los  modos  de  vida  de  El  Gual. La novela de 483 páginas se divide en 29 capítulos. Castillo no sigue un modelo tradi‐  cional de la novela valiéndose de técnicas de narración que se acercan más al mosaico o co­  llage. La novela total que crea  Castillo trasciende los giros dramáticos y se concentra en temas universales. El autor invita al lector a las distintas discusiones sobre la condición  humana. tramas y subtramas. parece deleitarse más en la provocación intelectual que en manifestarnos su pun‐  to de vista. bus‐  can el contacto con lo concreto como la prueba de la comprensión del mundo. el mestizaje y otros.  la  conversaciones  entre  amigos.  y aunque no consigan arribar a una idea acabada o redonda sino a figuracio‐  39  Castillo. ubicaciones es‐  pacio‐temporales. cada capítulo hilvana varias tra‐  mas  desde  las  entrevistas  del  Buscador.  y la  descripción  del  sinnúmero  de  tramas  y  personajes  que  se  desprenden de la misma.

  hasta  los  testimonios  de  terceros  con  su  intervención completamente transcrita incluyendo el “click” de la grabadora. Hector M. desde un  tradicional  narrador  omnisciente  extradiegético. 231  Castillo. p. Roberto. op cit.  escrito  por  Illán Monterverde. P.  El prologuista se identifica como el autor que dice haber escrito novela: “a partir de veinti‐  41  nueve grabaciones que recogen las historias contadas por igual número de informantes”  tales  grabaciones  fueron  hechas  por  su  bisabuelo  en  la  última mitad  del  siglo  XX. firmado en Gualmoaca el 20 de enero de 2099. el género novelístico casi ha desaparecido pero considera que  es el mejor medio para contar las andanzas de su bisabuelo durante su búsqueda lingüísti‐  ca.  Agrega  que. op. La multiplicidad  de voces.  40  41  Leyva.  III.  La obra  Antes  que  la  novela  comience  debidamente  nos  encontramos  con  un  prólogo. cit. con  ciencias. es el lema de esta aventura quijotesca. en el mundo donde vive. fiesta de San Sebástián.nes  y  corazonadas. La hetoroglosia bajtiniana se asoma por primera vez y el mismo autor nos advierte que  la  novela está  basada  en  ese  principio.  vivir todas las vidas y expresar todas las voces. Ser todas las cosas. 9 29  .  persiguen  en  última  instancia  una  representación  de  la  experiencia.” 40  El motivo de esta visión fragmentaria no radica en una experimentación formal sino en la  apropiación de un mundo o experiencias dentro de un universo ficticio.2. puntos de  vista y registros  lingüísticos  será la manera en  que  se nos presentará  la novela.

  ya  que  estaba  en  su  lecho  de  muerte en San Salvador. Como  le reveló a  Jacinta Escudos en una entrevista: “…a su madre se le metió que el niño naciera en un hos‐  pital  salvadoreño.  Según  nos  cuenta  la  novela  es  un  catedrático  español  que  viene  a  Honduras  a  impartir  un  curso  de  fonética y fonología en la Universidad Nacional.  Don  Eleudónimo  había  esperado  la  llegada  de  los  ángeles. como dice  Roberto. Jacinta op.El tono y ambiente de la novela se impone desde la primer escena de la novela. tal y como el personaje de la novela. Guatema‐  la y Honduras).”  En este. 30  . pues ahí habido decido morir. la cual aumenta tras saber que se trataba de la lengua  lenca la cual está completamente en desuso. donde creció  escuchando a  los mayores contar historias sobre Guatemala y El Salvador. ya que antes había vivido un buen  tiempo en El Gual (zona lenca ficticia. el primer capítulo de la novela. Chiquito  se  lo llevan  de  vuelta a  Honduras.  En este episodio el lector de Castillo puede identificar ciertas analogías con la vida del au‐  tor. En su primer noche en Tegucigalpa sale a  caminar y entra en un club nocturno. Don Juan  Eleudónimo  de  Luz  Morales  es  visitado  por  cuatro  ángeles  (cada  uno  representando  una  raza distinta) ante la mirada atónita de espectadores y todo un equipo de filmación alemán. Después de una incómoda situación entre una de las  bailarinas y su hombre escuchó un vocablo de una lengua que nunca había escuchado.  al  que  sólo  se  le  conocerá  como el  Buscador  del  Hablante  Lenca. El autor nace en San Salvador. Esto  despierta curiosidad en El Buscador. también encontramos él que será la figura principal  de  la  novela. Esta curiosidad se convierte en obsesión cuan‐  42  Escudos. que parece estar situada entre El Salvador. cit. “países de donde todo lo ma‐  42  ravilloso venía”.

  Además  de  estos  testimonios  se  hilvanan  una  serie  de  episodios  de  la  vida  en  El  Gual.  militares.  a  “correo  de  a  pie”. Me ocupaba febrilmente de terminar mi novela breve  El corneta y a la vez me dejaba ir con entusiasmo tras unas historias de cipo‐  43  tes que jugaban por las tardes frente a sus casas.  43  Idem. al no encontrar al Hablante se  consuela con un último testimonio de su existencia. en cada capítulo hay un testimonio grabado por el Buscador del Hablante Lenca de una  persona  que  conoció  a  dicho  personaje. conocido en la no‐  vela sólo como Hablante Lenca. Pero  en  la  visión  “totalizante”  del  autor  esta  secuencia  narrativa  no es suficiente para  plasmar  un mundo ficcionalizado.do llega a saber el rumor de que existe un último hablante de la lengua. comerciantes. Como nos menciona el autor:  “Todo empezó en 1979.  zona  ficticia  donde  habitan los lencas del país.  a  hacedor  de  nacimientos. describiendo  los personajes que habitan esta región: maestros.  a  voraz  lector  hasta  sabio  pensador.  Está búsqueda del Hablante Lenca es la principal columna sobre la descansa la novela. 31  . El desenlace de la novela consiste en una revelación que tiene el Bus‐  cador sobre la naturaleza heterogénea del mundo y la vida. Otras fuentes son necesarias.”  Junto a estos relatos existe una innumerable cantidad de episodios adjuntos. La novela está divida en 29 capítu‐  los.  todo el abanico  posible de individuos.  Estos  testimonios  representan  al  Hablante  Lenca  como un  personaje  excepcional  que  va  de  virtuoso  filarmónico.  a  sa‐  cristán. Muchos giran alrededor de la infancia y adolescencia de un gru‐  po de jóvenes de El Gual.

 ovejas.  En  estos  casos  el  piloto  daba  vueltas  en  círculo y los de tierra  en‐  cendían  enormes  fogatas  a  lo  largo  de  las  pistas.  loros. Eso sí.  jolotes. todos los  animales cumplían con los  requisitos  de seguridad: iban  metidos  dentro  de sus jaulas y sólo una vez se dio el caso de un puma escapado en pleno 32  .  […]Muchas veces hubo que aterrizar de emergencia cuando ya no se veía  nada. […] Una vez que había llovido mucho y la cuesta es‐  taba  resbalosa.  pasajeros  mareados. patos.IV. canarios.  fue  necesario  remolcarlo  con  dos  yuntas  de  bueyes. haciendo movimientos brus‐  cos con la mano para indicarles dónde debían tomar contacto con el sue‐  lo. pericos. conejos.  antorcheros  especial‐  mente entrenados se situaban en las puntas.  carga  rezagada  y  curiosos  que  peregrinaban  a  ver  los aviones y tocarlos. ligeros. dantas. tigrillos y monos.  guacamayas. uno que otro lagarto.  perros.[…] Además de pasajeros de rostros descompuestos y orejas taponadas  con  algodones empapados de láudano. tucanes. los Douglas DC­3 aterrizaban en un ir y venir de transbordos. Tres veces a  la semana.  gallinas.1. viajaba  la carga  y todas las  espe‐  cies  animales  del  Viejo  y  Nuevo  Mundo:  cerdos.  Hibridez cultural  Entre muchas de las anécdotas  que describen los modos de vida de El Gual nos encontra‐  mos con el uso de los aviones en la zona:  “Taucirique era el punto donde todos los vuelos se juntaban. cabras.  Análisis  IV.

 Roberto. españoles.vuelo.”  A primera vista podemos observar ciertos rasgos que han caracterizado a la obra del autor. el uso de regionalismos. encontramos que según la pro‐  44  Castillo. Si bien no existe evidencia que Roberto Castillo se califique como un au‐  tor posmoderno.  El mestizaje  La lectura desde el punto de vista Posmoderno se adecúa bien con la novela pues su escri‐  tor es un filósofo y como tal está al tanto del trasfondo teórico que encierra dicha escuela  del pensamiento. las exageraciones que se sit‐  úan muy próximas al realismo mágico. op. cit. las descripciones localistas. Estas situaciones son producidas. con ayuda del planteamiento teórico de Canclini.  judíos.  el humor.  estadounidenses. Pp. […] Desde los aviones se difundió por todo El Gual la costumbre de  44  mascar chicle. Pero estas situaciones cómicas encierran dentro de sí un debate sobre la identi‐  dad nacional y el mestizaje. que nunca más dejó en paz a los habitantes. ¿Cómo desentrañar nuestra identidad? ¿Quiénes somos en rea‐  lidad si somos una mezcla? Nos apoyaremos en el texto de Néstor García Canclini: Culturas  híbridas: estrategias para entrar y salir de la modernidad (1990) para tratar de sistematizar  las figuraciones del mestizaje que nos presenta Castillo en su novela. 175‐176 33  . etc. por lo general. etc.  En el presente análisis abordaremos. dos  temas fundamentales en la obra de Castillo:  a)  El mestizaje  b)  La identidad cultural  IV.  por el  contacto  transcultural  ya  sea  entre indígenas.2.   árabes. ni mucho menos en esta novela como tal.

  Haremos  un  guancasco  que  sea  la  admira‐  ción del mundo y de los siglos. ni la "teoría" que todo lo atribuye a la dependencia.” 46  El título de la novela es basado en un soneto de Lope de Vega:  45  46  Castillo. P. 19 34  . logran dar cuenta de nuestras culturas hibridas.” 45  Sin embargo el mismo Canclini nos advierte del peligro de considerar las ambigüedades de  la Posmodernidad  como análoga de nuestra ambigüedad racial:  “…que por ser la patria del pastiche y el bricolage. sino que os llevaré di‐  rectamente  a  la  posmodernidad. es mencionada numerosas  veces dentro de la novela. p. tendríamos el orgullo de ser posmodernos desde hace si‐  glos y en un modo singular.blemática que  se  aborda  en  el  texto una  lectura posmoderna aportaría  a una  mejor  com‐  prensión de la misma.  “No os ofrezco la modernidad que quieren inculcaros. donde se dan cita muchas  épocas y estéticas. Néstor.  Por otra parte. ni el de la origi‐  nalidad. En él se encontrarán los dos pueblos que de‐  ben reconciliarse: el hispano y el lenca. op cit. 388  García Canclini. Castillo no desconoce la Posmodernidad. ni la que perezo‐  samente  quiere  explicarnos  por  "lo  real  maravilloso"  o un  surrealismo lati‐  noamericano. a veces con un tono cínico y otras como una especie de producto  de la ansiedad finisecular. es más. Culturas híbridas: estrategias para entrar y salir de la modernidad. Ni el paradigma de la imitación. Roberto.

—CXLIX—  Cadenas desheredadas.  Abollados sangrientos morriones. grillos. eslabones. reliquias de estandartes. el mar de mis tormentos 35  .  Ruinas de batidos torreones  A cuya vista forma blancas eras  El labrador.  Trochadas astas de alabardas fieras. jirones de banderas. campaña y vientos  Muestran en tierra o templos suspendidos.  Jarcias. Argel.  Tablas rotas del mar en sus riberas. mar. guerra.  Cárcel.  Y así mis versos en diversas partes  Mi amor cautivo.  Reventados mosquetes y cañones.

  Mencionamos esto para establecer claves sobre la intención comunicativa del autor. llevó al autor a sentir el vértigo  de estar “en el centro del torbellino” en donde el autor recordaba los versos del soneto de  51  Lope de Vega. ”España en el horizonte de una experiencia literaria” en Istmo. De Ramón García Gónzalez p.  el  escenario  estremecedor  que  rodea  al  narrador  del  poema  parece  sobrecogerlo. Casti‐  48  llo. Ed.  50  IBid  51  Ibid. se  propone hacer  una novela  que  pudiese  replantear  los problemas de la  identidad  nacional  desde otra  óptica: “un  espejo en  el que  [los  hondureños] podíamos  ver  cuánto nos  había‐  49  mos  olvidado  de  nosotros  mismos  y  cuán  sugestivas  pueden  ser  las  formas  del  olvido. Lope de (2005).  aquí  la  “guerra  mortal”  viene  a  ser  un  debate  ideológico  sobre  la  multiculturalidad. sin las estructuras repetidas del pasado. Roberto.  El soneto  nos habla del  naufragio de un  barco  después de una batalla.”  Pensaba  en  una  novela  que  pudiese  reflejar  los  aspectos  del  mestizaje  que  no  se  habían  abordado. 9. (2004). en  donde el verso “y la guerra mortal de mis sentidos” evoca el sentimiento de saturación sen‐  sorial.  50  tratando de crear: “la última oportunidad del hondureño de encontrarse consigo mismo. 2004  49  Ibid. Podemos  también interpretar la palabra “sentido” como la interpretación que puede tener un escrito. 175  Castillo. como lo menciona en su ensayo España en el horizonte de una experiencia literaria  .  esta  47  48  Vega. no.  Podemos extrapolar la sensación de vértigo que sufre el narrador del poema al ver la playa  después de la batalla (con su sin fin de detalles y evocaciones) con el sentimiento que sien‐  te al autor ante la complejidad del pasado y el presente de un país multicultural. 36  . haciendo una aventura a través de los aspectos particulares de nuestra cultura.47  Y la guerra mortal de mis sentidos. Rimas.”  Pero esta mirada.

  y  el  desarrollo  de  las  mismas desde lo tradicional a lo moderno. Con la condición de reconocer la inestabili‐  dad  de  lo  social  y  la  pluralidad  semántica  tal  vez  sea  posible  seguir  pre‐  guntándose como construyen sentidos el arte culto y el popular en sus mez‐  52  clas inevitables y su interacción con la simbólica masiva.idea empalma con lo que nos menciona Canclini sobre la necesidad de la renovar la estu‐  dios culturales y la Posmodernidad:  “Algunos  entendemos  que la  caída de los  relatos  totalizadores  no elimina la  búsqueda crítica del sentido —mejor: de los sentidos— en la articulaci6n de  las tradiciones y la modernidad. Op cit. 314 37  . Nestor.  desiguales).  “También en la sociedad y la cultura cambió lo que se entendía por moderni‐  dad.”  La Posmodernidad puede ubicarnos temporal y filosóficamente. no explican nuestro presente. coexisten múltiples lógicas de desarrollo. pero el estudio de nuestras  culturas y su representación no debe solamente identificar los componentes heteróclitos de  la misma. en cada uno. Las ideas  Modernas  de  tildar  a  las  culturas  como  tradicionales  o  modernas. Para re‐  pensar  esta heterogeneidad  es útil  la reflexión  antievolucionista del  posmo‐  52  García Canclini. p. sino en nuevas formas de plantearnos los retos de nuestras sociedades. Abandonamos el evolucionismo que esperaba la solución de los proble‐  mas sociales de la simple secularización de las practicas […] Hoy concebimos  a  América Latina  como  una articulación  más compleja  de tradiciones  y mo‐  dernidades  (diversas.  un  continente  heterogéneo  formado  por  países donde.

 lo tradicional y moderno sólo son útiles en la medi‐  da que  nos compatibilicen  con  nuestras  necesidades  y nuestro entorno. lo popu‐  lar y lo masivo sobre la que aun simula asentarse la modernidad. 23 38  . el etnicismo  y el  nacionalismo.  Su  crítica  a  los  relatos  omnicomprensivos  sobre  la  historia  puede  servir  para  detectar  las  preten‐  siones fundamentalistas  del  tradicionalismo. p. concebimos la posmodernidad no como una etapa o tendencia que  reemplazaría  el  mundo  moderno.  sino  como  una  manera  de  problematizar  los vínculos equívocos que éste armó con las tradiciones que quiso excluir o  superar  para  constituirse.”  Para Canclini el fin de la modernización no debe comprenderse desde la lógica de los esta‐  dos‐naciones. sino desde las identidades culturales transnacionales y ubicarse dentro de la  globalización y sus mercados.  Un episodio en la novela que señala muy bien el afán de modernización y desigualdad es el  furor que causa la llegada del zapato a El Gual:  53  Ibid. La relativización  posmoderna de todo  fundamen‐  talismo o evolucionismo facilita revisar la separación entre lo culto.dernismo.  para entender las derivaciones autoritarias del liberalismo y el socialismo. géneros y formas de la sensibilidad colectiva. no  la  actitud l’art  pour l’art de los intentos modernizadores anteriores.  más  radical  que  cualquier  otra  anterior. elaborar un  pensamiento  más  abierto  para  abarcar  las interacciones  e integraciones  en‐  53  tre los niveles. Es decir. En  esta línea.

  como menciona  Mendoza:  “en  el  imaginario  nacional. europeos.  Castillo atribuye a sus personajes con un alto grado de consciencia racial. Si  entendemos el mestizaje como lo ve Castillo encontramos que no hay una mezcla homogé‐  nea. Muchos encaitados la emprendieron contra los atrevi‐  dos descalzos. desde la llegada  de los cuatro ángeles Gamaliel. es decir. afrocaribeños. “La desmitologización del mestizaje en Honduras: Evaluando nuevos aportes” 39  .“El mundo se había divido en dos clases bien definidas. Ambos conceptos han sido utilizados anteriormente para describir la cultura nacio‐  nal pero cada cual se limita en su enfoque.”  Además  de  ser  excluyente  para  cualquier  persona  que  no caiga dentro del resultado español e indígena. los calzados y los des‐  calzos.  Comencemos  por  establecer  que  una  cultura  híbrida  es  llamada  así  porque los términos  “mestizaje”  o  “sincretismo”  se quedan  cortos.  Es  más. Abdullah. Pp.  que  descansa  sobre  la  55  idea  de  un  mestizaje  monolítico. el mestizaje supone una especie de mezcla racial  y el sincretismo una mezcla de símbolos. Osterwin y Gualtal representando las razas semí‐  54  55  Castillo Roberto. 160‐161  Mendoza.  grupos étnicos no lencas. árabes. Op cit. ambos suponen una mezcla ideal y homogénea.  El  cargamento  de  zapatos  burros  no  tocó  tierra.  hasta  que  llegó  el  día  que  regresaron  las  doscientas  mulas  enviadas  por  Canducho  Pocasangre.  porque los hombres cayeron sobre los bultos antes de que fueran desprendi‐  dos de los apararejos. pues no concebían que quienes nunca habían tenido nada para  ponerse en los pies pudieran precederlos […] sin respetar las diferencias que  siempre deben existir entre la gente” 54  Comprender la novela desde el punto de vista de Canclini supone una reelaboración de los  términos  tradicionales  de  la  cultura  y  el  mestizaje. Breny.

”  56  57  Castillo.  Las  autoridades  recibieron  con  bombos y platillos un lote de leche en polvo y de queso Kraft enlatado. no  sólo es  nuestro país un  lugar  en  donde hay un encuentro de razas. del  tipo perfectamente  57  español que en El Gual abunda tanto como el indígena. árabes. blanca y hermosa. 41 40  . op cit. p. p.  “Por esos días empezaron a llegar los donativos de la Alianza para el Progreso  a  los  programas  de  alimentación  escolar. caucásicas y americanas (indígenas) respectivamente. la  ciencia. los rituales. Roberto.”  Pero  Castillo  retrata un  debate  mucho  más  complejo. donde todos los tonos de la  piel –desde la muy blanca hasta la muy negra– se insinuaban frescos ante mis  56  ojos!”  En El Gual observamos también esta conciencia. el lenguaje.ticas. la filosofía. en fin hay un encuentro cultural. pero también que estás razas coexisten:  “Ella  era una muchacha  muy alta. Hasta primera la noche  que El Buscador pasa en Tegucigalpa al presenciar el espectáculo del club nocturno  “¡Qué maravilloso conjunto el que tenía enfrente. sino que existe un encuentro en diferentes planos de la  experiencia humana: desde la vestimenta. P. la comida. 15  Ibid. Una  nueva instrucción fue impartida a los cipotes: deberían llevar diaramente un  vaso para la leche y unas tortillas de maíz para el queso […] tres cuartas par‐  tes de la población se alzaron enfurecidamente contra el vaso y propusieron  58  el huacal. la religión. 20  58  Ibid.

 la  llegada del zapato . Néstor. y el queso kraft. retratan ese evento transculturizador. nos habla de disipar las fronte‐  ras conceptuales y aceptar la pluralidad de puntos de vista. tres de los ejemplos anteriormente expuestos. Para Canclini:  “Necesitamos ciencias sociales nómadas.”  Canclini. sino también las divi‐  siones en la sociedad misma: lo popular. como en el caso de la raza perso‐  najes:  “La muchacha le puso el Gringo [a Silverio]. el avión.  los seres más tostados eran Silverio y Woodward. La guerra mortal de los sentidos  es precisamente ese intento de tratar de replantear los conceptos puros de la Modernidad y  ofrecer una mirada múltiple e híbrida en relación a la cultura nacional. Y los comentarios burlones coin‐  59  García Canclini. Pero los  ejemplos anteriores nos sirven también para definir otro eje de las culturas híbridas. pues  en ellas no sólo chocan elementos culturas foráneas con las locales. como apodo.  Castillo juega con las líneas que delimitan los conceptos. 15 41  . O mejor: que rediseñen los planos y comuniquen  59  horizontalmente los niveles. Op cit. P. Ante los ojos curiosos de los habitantes de El Gual. por asociación de aspecto  con el norteamericano Jeremy Woodward. capaces de circular por las escaleras  que comunican esos pisos.Castillo nos muestra una cultura híbrida. minero buscador de ópalos y de piel cur‐  tidísima por los duros trabajos. lo culto y lo masivo. como la mayoría de teóricos de la Posmodernidad.

 en la que se tejía varios manojos de trenzas.  el  sol  se  60  había encargado de uniformarlos.  sino que se con‐  vierten en representaciones de este mundo heterogéneo.)  constantemente  reafirmándose  y  readecuándose  para  por  encajar en el presente. porque no sólo son representaciones del nacimiento de Cristo.  norteamericano. Era de estatura mediana y una  barba intensamente roja. La intención de Castillo de representar esta realidad (presente y pa‐  sado)  multiforme  es  alegóricamente  representada  en  los  Nacimientos  que  elabora  El  Hablante. le caía  (sic) hasta la cintura. 167  Ibid. desde los conejos y los chanchitos. hasta tractores de  juguete fabricados en Taiwan o comalitos de Guateplast y adornos de fibras  brasileñas o filipinas[…] Por obra de mecanismos construidos con sus manos. El Hablante se hace partícipe de la  toma de conciencia cultura que propone Castillo:  “[…]usted tiene allí de todo. 61  La  heterogeneidad  multitemporal  con  que  Canclini  describe  a  los  países  latinoamericanos  no puede ser considerado como una “mezcla” en donde elementos originales se integraron  para formar uno nuevo. Roberto.  absolutamente todas. a causa de su aspecto.  hacia  que  todas. ya que dichos elementos originales conviven en El Gual (lo lenca.  etc. p.  español.”  O el caso de otro habitante de El Gual:  Le llamaban el Noruego.cidían  en  que. cit. que seguimos haciendo como antes. Op.260 42  . p. las molende‐  ras y los reyes magos.  siendo  el  uno  anglosajón  típico  y  el  otro  lenca  verdadero. las  figuras  del gran  conjunto  se  estu‐  60  61  Castillo.

80‐82 43  . un sacerdote bendecía. el borracho acercaba  y tiraba la botella. Castillo nos muestra la relación de correspondencias que tienen el  investigador y lo investigado.vieran moviendo perfectamente: el pesebre del niño se mecía. las molenderas mol‐  ían. en el sentido que  cada uno de los personajes se aparta de su casilla conceptual predeterminada y se acerca a  62  Castillo. el buey y la mula se lamían. los reyes ma‐  gos y los pastores adoraban. hasta cierto punto. La novela comienza or‐  ganizando y atribuyendo a los personajes bajo los conceptos Modernos de la “pureza” o de‐  finición cerrada y opuesta:  EL HABLANTE  Popular  Tradicional  Indígena  Mítico  Objeto  EL BUSCADOR  Culto  Moderno  Europeo  Fáctico  Sujeto  Sin  ser  antagónicos. Roberto. una dama se abanicaba. op cit.” 62  Quizás  el  juego  literario más  interesante es el  que  Castillo  hace con  sus protagonistas.  los  dos  personajes  son  opuestos. se hibridizan.  representan  polos  distintos  de  la  epistemología Moderna. Durante el transcurso de la  novela esta relación claramente opuesta sufre un proceso de hibridación. lo ficcionaliza y lo problematiza. un policía dirigía el tráfico. ya  que también se problematizan y. Pp. […] un fotógrafo metía y sacaba la  cabeza detrás de las patas de su máquina.

  capaz  de  sobresalir  en  cualquier  campo y motivo de orgullo de su comunidad. de manera  que el ala le cayera a la altura de los ojos.  que después de ser  un  catedrático español tradicional.  sufre a manos de la tortura militar en tiempos de la guerra fría. sufre mediante el proceso de ladinización.  Perdió la z y la c castellanas y agarró el hablado lento. dejando  a El Buscador sin conseguir la consumación de su búsqueda. Y así fue como en muchos lados  llegó a ser conocido como el misterioso Hombre de Dos Colores. a casusa de que nunca se le quemó. las manos y la barbilla. La frente la conservó muy  blanca. y se convierten en mundanos). hasta desaparecer. dulce y gracioso de El 44  . el  Hablante ha abandonado El Gual.  el  desvanecimiento de las líneas que antes demarcaban su unidad conceptual. Su personalidad  se transformó  tanto que fue  como si hubiera enterrado para siempre su alma vieja y generado una nueva. un alias que  a  él se  le  hizo  simpatiquísimo. En cada entre‐  vista que pasa los conceptos de identificación se desvanecen. conserva el lenca pero habla español en sus diversos em‐  pleos (que cada vez dejan de ser fantásticos y emblemáticos.  por motivos de su investigación se ve obligado a interactuar con el contexto de su objeto de  estudio y convirtiéndose en parte de él:  “Su aspecto cambió mucho. Durante el transcurso de las entrevistas con informantes la visión que nos ofre‐  ce  Castillo  de  El  Hablante  pasa  de  un  indígena  mítico. El sombrero siempre lo llevaba gacho.la opuesta.  Para el final de la novela. para despistar a los agentes del Si‐  simite de Tecaterique que pudieran andarlo persiguiendo. por eso el sol úni‐  camente le negreó el cuello.  Lo mismo ocurre  con El Buscador.

 Roberto. como en toda Latinoamérica.”  Observamos  que  El  Buscador  está  envuelto  en  un  aire  de  misterio. Op cit. se tradujo en Hondu‐  ras en afanosas investigaciones lingüísticas.3. Pp. el problema de la identidad no es nuevo en nuestras sociedad “mesti‐  zas”:  “El viejo problema de la identidad de pueblos mestizos en el difícil tránsito de  reconocerse a sí mismos. abandonó la ciudad para investigar en El Gual. 375‐376 45  . Como nos men‐  ciona Héctor Leyva. La identidad de los per‐  sonajes yace entre la líneas que tradicionalmente han divido la mente Moderna.  IV.  entiéndase  esto  como  una mitificación de su persona. podemos afirmar que el problema de la identidad que nos plantea  Castillo  es  la  búsqueda de elementos  identitarios  en  un  contexto híbrido.  Castillo nos demuestra la flexibilidad conceptual de la identidad. ofreció el motivo perfecto para la  63  Castillo.  La identidad  Una vez entendido esto.Gual. pero con una cadencia tal que dejaba profundamente encantado a cual‐  63  quiera que lo escuchara. aprendió los  localismos  y  su  investigación  científica  está  basada  en  el  imaginario  popular  de  El  Gual. lo que difícil que es  bus‐  carla bajo términos inmóviles o “puros” que nos da la Modernidad. antropológicas e históricas sobre  el pasado indígena y en interminables discusiones que probablemente alcan‐  zaron su punta más alto en las proximidades de la conmemoración del quinto  centenario  del  descubrimiento  de  América".  Este  lance  identitario  que  en  cierto modo replanteaba en un país tercermundista el más antiguo problema  de la metafísica sobre la conciencia del ser.

 Héctor.novela  de un  autor  de  mirada penetrantemente  filosófica. preocupa aún en la actua‐  lidad a amplios sectores intelectuales del continente y ello hace que el debate  acerca del origen de la cultura y la identidad de muchos pueblos y naciones  65  de América Latina siga siendo actual y fecundo”  La Búsqueda de El Buscador es en sí la búsqueda de la identidad.  así como  los complejos resultados que de ella se derivaron. Parecen existir más nexos con los lencas de otros países que con las ciudades de  Honduras. disuelve los enlaces políti‐  cos y geográficos e incluso étnicos y se remite a las formas de vida de esa región. Pp. 232‐233  Barahona. 6‐7 46  . ¿pero de qué identidad?  ¿la nacional? ¿la étnica? ¿la cultural? ¿la personal? Como le hemos mencionado el propósito  de Castillo no es definir la identidad nacional sino problematizarla. quien  además  co‐  nocía de cerca al pueblo lenca sobre el que recayeron buena parte de las in‐  64  vestigaciones culturales del momento. Introducción al estudio de la Identidad Nacional. El Busca‐  64  65  Leyva. Esta zona se ubica en el occidente de Honduras pero  sus nexos con los lencas de El Salvador y Guatemala parecen hacer de este lugar una zona  fronteriza. Marvin. mostrarnos donde los  conceptos habituales mediante los cuales la modernidad articuló sus problemas no son tan  sólidos. el cuestionamiento de lo nacional se manifiesta cuando la novela se desen‐  vuelve en un espacio ficticio: El Gual. Castillo constituye una identidad cultural en El Gual.  Primeramente.”  A lo que agrega Marvin Barahona:  “El  mestizaje  racial  y cultural surgido  de la conquista de América. P.

  pero encuentra un pueblo con rasgos heterogéneos.dor va a El Gual en búsqueda de esta raíz pura. Algunos autores de la Posmodernidad  acusan  de  este  discurso  de  querer  que  los  latinoamericanos  “se  identifiquen  con  mitos  66  Barahona.  resulta tener mil facetas.”  Comencemos por decir que el discurso de la identidad nacional cabe dentro de los grandes  relatos que causan desconfianza a los posmodernos. de la fuente o origen de la cultura nacional.  Marvin Barahona resume este interés actual por la identidad de esta manera:  “Las grandes transformaciones y los vertiginosos cambios provocados por la  revolución tecnológica que tiene lugar en nuestra época. Durante  las  últimas  décadas  del  siglo  XX  el  debate  se  acrecentó  debido  a  la  coyuntura  histórico‐  política que sufrieron los países latinoamericanos.  El debate de la identidad ha sido una constante a través de la historia. Pp. al reconocimien‐  to de nuestros valores y perfiles culturales por comparación con aquellos que  66  no lo son. Introducción al estudio de la Identidad Nacional. Sin embargo el debate continúa y la no‐  vela  de Castillo  se  nutre de ese  debate  y. hasta su objeto de estudio. Esta última nos conduce. La identidad que busca Castillo  no es la esencia del ser sino por lo que caracteriza lo propio. más rápida o más lentamente. desde la independencia hasta nuestros días.  dentro  de su  visión  impresionista de la realidad  hondureña. Marvin. 5‐6 47  . han crea‐  do las condiciones necesarias para el surgimiento de una conciencia univer‐  sal. así como la mundia‐  lización de las culturas por los medios creados por esa revolución. en América Latina se  ha presentado en múltiples ocasiones. El Hablante. nos presenta la búsqueda de nuestra identidad.

 “se reconozcan con mitos hermosos y sublimes”.  La    preocupación  más  intensa  por  la  "brasileñidad"  comienza  con las vanguardias de los años veinte. Op cit.  que  aunque  fundamentalmente  opuestos  han  gestado  alianzas  estratégicas  para consolidar su poder. ha  dado el impulso y el repertorio de símbolos para la construcción de la identi‐  dad  nacional. 149 48  . De Oswald de Andrade a la  construcción  de  Brasilia. las artesanías  a la feria y el arte culto al museo. 24 de abril de  1988. Con respecto a la identidad nacional hubo desde las lu‐  chas de independencia. parece  su consigna.  Para Canclini  este debate de la identidad nacional de los países latinoamericanos forma parte del compli‐  cado  camino  que  tuvo  la  modernidad  en  nuestros  países. Néstor. el modernismo cultural. dice Renato Ortiz.  “En varios casos. "Solo seremos modernos si somos na‐  cionales". “Recetas para un mito”. pasando por las revoluciones. dictaduras y los programas de ajuste  estructural  un  gran  interés  de  los  modernizadores  y  tradicionalistas  la  generación  de  un  discurso de identidad nacional. P. magazine de El Nacional.”  El mundo moderno latinoamericano es el resultado de movimientos tradicionalistas y mo‐  dernizadores.67  grandiosos de sí mismos”. Hubo una división y repartición de los campos de estudio y pro‐  ducción: la antropología de los grupos étnicos y la sociología de las ciudades.  p.  o  como  lo  él  lo  menciona:  “EI  68  mundo moderno no se hace sólo con quienes tienen proyectos modernizadores. Caracas. 8  68  García Canclini.  la  lucha  por  la  modernización  fue  un  movimiento  67  Iván Gabaldón y Elizabeth Fuentes. en vez de ser desnacionalizador.

 a la moral.” 69  Los fines políticos de dichos esfuerzos son evidentes:  “Las  últimas  dictaduras  latinoamericanas  acompañaron  la  restauración  del  orden social intensificando la celebración de los acontecimientos y símbolos  que los representan: la conmemoración del pasado "legítimo".. p. Canclini nos advierte nu‐  merosas veces que ambas de estas premisas nos llevan a un estudio antimoderno y aciénti‐  fico de la cultura:  69  70  Ibid. 78  Ibid. como dice Héctor Ley‐  va hablando sobre la novela:  “El Buscador cree que la identidad genuina se encuentra en las raíces primi‐  genias  del  ser  enterradas  en  el  pasado  y  cuya  piedra  angular  es  la  lengua  71  perdida. p. pasa a ser la  70  actividad cultural preponderante. 156  71  Ibid.. p. el que corres‐  ponde a la "esencia nacional". 242 49  .por  levantar  críticamente  una  nación  opuesta  a  lo  que  querían  las  fuerzas  oligárquicas o conservadoras y los dominadores externos. la religión y la familia.”  Leyva menciona dos ejes que Castillo quiere destacar sobre la novela: la pureza del origen y  los objetos culturales como encarnación de la identidad cultural.”  Donde Canclini y Castillo coinciden es en problematizar el concepto.

 17  Castillo.  “Todo  intento  de buscar  el  manantial originario.”  Chema Bambita es una referencia de que el pasado también está lleno de transculturacio‐  nes. y la búsqueda del origen puro no encaja en la Modernidad.  Canclini se cuestiona:  72  73  García Canclini. Op cit.su niñera lenca. esta erosionado por los cambios sin reglas fijas de la modernidad”  . P. es el resultado de dicho encuentro de sistemas ya que criado en  el contexto lenca:  “Bonificacia [. la fuente  de las  correspon‐  74  dencias. si existiera alguna pureza tendría que ser la de la mezcla. 87  74  Canclini p. Chema Bambita se calló de inmediato y se aferro con  73  su boquita y sus encías al trapo.“Tanto los tradicionalistas como los modernizadores quisieron construir ob‐  72  jetos puros. El  mítico personaje de Chema Bambita. español del siglo XVIII con una visión avanzada de las  relaciones interculturales. como si en él le fuera la misma vida. Un concepto estático como  la pureza no puede ser sujeto al revisionismo y depuración de la investigación científica. op. Roberto.] empapó un trapito en molonca y puso al espa‐  ñolito a que lo chupara.  somos fundamentalmente culturas híbridas. el producto de la coexistencia de muchos sis‐  temas culturales simultáneos. cit p. 107 50  . Néstor.”  La pureza que quisieron construir se apartó de la realidad que históricamente nos definió.

 ahistórica. procedentes de un origen míti­  co. 158  Ibid. La conservación de  esos bienes arcaicos tendría poco que ver con su utilidad actual. hasta el apropiador como el mexicano o peruano.“Pero ¿cómo explicar que esta necesidad de negar la complejidad del pasado. es una tarea sin otro fin que el  de guardar modelos estéticos y simbólicos. Como  explicamos anteriormente distintos movimientos han tratado de generar un discurso sobre  el  pasado  cultural. del "ser  nacional". 151 51  .  las  tradiciones  de  los  habitantes  originales  de  América  han sido readecuados para encajar en el paradigma moderno. p.  las impurezas del mestizaje y las innovaciones con que la cultura acompaña  75  los cambios sociales reciba adhesiones fogosas de sectores populares?”  La relación de los pueblos Latinoamericanos con su pasado ha sido tensa y variada. ciertos muebles y costumbres.” 76  75  76  Ibid.  “La  confrontación  de esta  ideología  con  el desarrollo  moderno ‐desde la in‐  dustrialización  y  la  masificación  de  las  sociedades  europeas  en  los  siglos  XVIII y XIX‐ generó reactivamente una visión metafísica . Preservar un  sitio histórico . En  esta  visión. desde el autonegador como  el argentino y uruguayo. Su conservación inalterada ates‐  tiguaría que la esencia de ese pasado glorioso sobrevive a los cambios. sólo existirían hoy en los objetos  que lo rememoran. p. cuyas manifestaciones superiores.

 Para que las tradi‐  77  78  Ibid.  y. La cosificación de la his‐  toria cultural de nuestros países  “El fundamento “filosófico” del tradicionalismo se resume en la certidumbre  de  que  hay  una  coincidencia  ontológica  entre realidad  y  representación.  Lo  que  se define  como  patrimonio  e identidad  pretende  ser el  reflejo fiel  de la  esencia nacional.  aniversarios  patrióticos.  y  como lo afirma Canclini son generalmente basadas en interpretaciones parcializadas de la  historia. p.  en  77  las sociedades dictatoriales. p. 153  Ibid.Una vez más Canclini resalta como en la modernidad latinoamericana existen conceptos tan  acientíficos como la visión mitificada e inmóvil de nuestro pasado.  Hemos  explicado  las  intenciones  políticas  de  las  manifestaciones  de  identidad  cultural. o hasta abiertamente infundamentadas. un  partido de futbol.  “Entender las relaciones indispensables de la modernidad con el pasado re‐  quiere examinar las operaciones de ritualización cultural. Nos de‐  tendremos en este último para analizar con cuidado  La  conmemoración  tradicionalista  se  asienta  a  menudo  sobre  el  desconoci‐  78  miento del pasado. 158 52  .”  Llama la atención saber que los tres puntos climáticos de la novela son la inauguración de  una  escuela. sobre todo las restauraciones. y finalmente  la  celebración  del  día  de Lempira. De ahí que su principal actuación dramática sea la conme‐  moración  masiva:  fiestas  cívicas  y  religiosas.

 héroe máximo. según un decreto de 1935.”  La representación  de la  muerte de Lempira  como  elemento unificador  e identatario. se  remonta al siglo XIX. es el «día de la consagración  nacional en honor a LEMPIRA. defensor de nuestra autonomía  81  nacional. Darío. Lempira es utili‐  zado aquí como máximo representante del patriotismo e identidad nacional. […] EI 20  de julio. igual que los diferentes estados de la  fracasada  República  Federal  de  Centroamérica  (1824‐1839). en Honduras.263  81  Euraqie. cuando Honduras. El patrimonio existe como fuerza políti‐  ca en la medida en que es teatralizado. es necesario ponerlas en escena. nace  de la maestra Yolanda y tiene como objetivo involucrar a todo el pueblo.ciones  sirvan  hoy de legitimación  a  quienes  las construyeron  o  las  apropia‐  ron.”  Luego este símbolo fue retomado por la dictadura de Tiburcio Carías Andino (1993‐1949)  para afirmar la identidad nacional:  “En 1943. en conmemoraciones. Darío. la dictadura del General Tiburcio Carías Andino cambió el nombre  del antiguo Departamento de Gracias a Departamento de Lempira. monumentos y  79  museos. El historiador  hondureño Darío Euraque nos explica el génesis del héroe nacional:  “La construcción de un Lempira «nacional». 262 53  . P. P. y de hecho su ficcionalización.  iniciaron  la  80  construcción de la nacionalidad hondureña.”  79  80  Canclini 151  Euraque.

 Pero comprendió que sus peores  ene‐  migos eran los soldados extranjeros. entre las altas cordilleras de Celaque y Opala‐  ca. les  quitaban sus  posesiones y los hacían sus esclavos.  “Cuando  los  españoles  llegaron  a  Cerquin  (sic).  “Lempira luchó por defender a su pueblo de la esclavitud que los españoles  querían imponerles.  se  extendía  antes  del  descubrimiento.  En  esa época los  españoles trataban con crueldad a los indios.  el  territorio  llamado  Cerquín. Hizo entonces un pacto de alianza con las tribus vecinas para prote‐  ger su territorio que actualmente llevan su nombre. que habían venido a robar sus tierras y  libertad. tierra. sus leyes y costumbres. para no perder su libertad y costumbres. "Departamento de Lem‐  pira". Este guerrero  instó a su pueblo a luchar por defender sus ideales y no permitir ser humilla‐  dos  por  los  colonizadores  y habiendo  tantos  bravos  guerreros  no  se podián 54  .El relato de Lempira que la mayoría de los hondureños conoce y que se enseña en la actua‐  lidad en el sistema educativo nacional es el siguiente:  “En el occidente de Honduras.  el  Indio  Lempira  estaba  en  guerra contra otros caciques vecinos.  desde  muy  joven  había  dado  muestras  de  gran  valor sentía un amor entrañable por su raza.  “Era  de  origen  Maya‐Lenca.

  Al  darse  cuenta  que  no  podían  vencer  a  Lempira. sin mencionar las dimensiones culturales na‐  cionales que  son  excluidas  al  igual una etnia con  un  país. pero como  la novela  muestra.com  Ayerdas 55  .  porque Lempira vive en el pueblo que indignado rechaza toda presencia ex‐  traña  contraria  a  la  Soberanía  Nacional  y  de  nuestra  condición  de  hombres  82  libres. mientras otro estaba oculto apuntándole con un arcabuz.honduraseducacional. el Cacique rodó por la sierra llevando consigo las  esperanzas  de  liberación  de  nuestra  raza. único y mítico nos  aleja de un verdadero conocimiento cultural.(sic) dar por conquistados. saca en  relucir traumas antiguos.”  Esta  visión  de la identidad  en  donde  nos  remitimos  a un pasado puro.  Los descomunales preparativos para la celebración.  Pero  su  muerte  no  fue  en  vano. Lempira cayó  en la trampa ya que él era un hombre que no sabia (sic) de este tipo de arti‐  mañas.  la  guerra  se  prolongó  por  seis  meses. y así disparándole.  La celebración  de la  muerte de  Lempira  puede tener  más  validez  en  la  zona lenca. Los españoles  al darse cuenta del levantamiento  indígena  de  inmediato  comenzaron  a  atacar.  hurdieron  un  vil  plan. basado en la traición enviando un soldado a Lempira con un mensaje de  paz. que parece ser como dice Ayerdis:  83  “una gigantesca tramoya al estilo hollywoodense”  no recuerda un comenta‐  rio de Canclini:  82  83  www.

  cuando  ya  estaba  por  iniciar  el  desfile  de  las  grandes personalidades. quiso contrarres‐  tar la mofa de que eran objeto los pies desnudos de este funcionario. y así fue  como  se  dejó  venir  hacia  él. buscan sólo  84  la expresión afectiva y la renovación ritual de la identidad. y con sus propias manos y con mucho sentido artís‐  tico le dibujó sobre los empeines pelados dos hebillas de oro.  mientras  que  su  asistente  calzaba  buenos  zapatos  y  se  veía  más  refinado que él. […] Si muchas prácticas carecen de “utilidad” .  que siendo español de a caballo iba descalzo y con espuelas prendidas  a los  calcañales. p.La estética  contemporánea aprendió  de la  antropología  y la historia que  en  todas las sociedades hubo prácticas “gratuitas” e “ineficaces”. vestidos con  armaduras  del  siglo XVI hechas de latas de aceite esta mezcla carnavalesca de todos los tiempos y mundos  parece resumir toda la obra. utilizando de la  84  Canclini.  la  teatralización  de  este  episodio  hace  una  excelente  síntesis  del  mundo  híbrido: lencas  interprentando  españoles. como pintarse  el cuerpo o  realizar  fiestas en  las  que una comunidad  gasta  el  excedente de  un  año  y  mucho  tiempo  de  trabajo  para  preparar  ornamentos  que  se  des‐  truirán en un día. siempre pendiente de todo. 108 56  . Doña Yolanda.”  Castillo  crea  un  mundo  alucinante.  “Todos  los  cipotes y los del  pueblo  hicieron  burla  cruel  al oidor de Gracias.

”  El día de la celebración todo comenzó  como estaba planeado:  “Lempira hizo su aparición al frente de sus veinte esposas y los cuatro sacer‐  dotes. sino en la  jerigonza que doña Yolanda y Chicle Bomba se habían inventado para la oca‐  sión. pero tuvo que abandonarla pronto. Lempira. El cacique  subió con dignidad al improvisado peñol y saludó al pueblo con palabras tan  convincentes  que  todos. por las caras de perplejidad que vio  en los espectadores. con voz majestuosa que removía a todo el pueblo. Algo de esto último había. Fray Bartolomé de las Casas tenía un aire trágico. El aire estaba fresco y una niebla tenue bajaba desde El Conal.  hasta  los  españoles.  se  emocionaron  y  algunos  se  pusieron con carne de gallina. y mu‐  chos no sabían si era por el nada fácil trabajo en defensa de los indios o por‐  que el padre Iñigo estaba furioso de hacer un personaje que no iba para nada  con él.  “Desde el peñol. el griterío de los indios lo recibió en un crecendo tal que los del pueblo  y  los  visitantes  debieron  de  permanecer  un  bueno  rato  con  las  orejas  tapa‐  das. pues a cada rato se rascaba nerviosamente  la cabeza.  contestó:  85  Castillo p.misma  clase  de  pintura  que  servía  para  retocar  los  altares  e  interiores  de  85  iglesia. 391 57  . Al principio no habló en castellano.

‐La lucha no ha de menguar el arresto ni desmerecer la bravura. Di a tu señor  que nosotros ya tenemos dioses y que nuestros hombres sólo siguen a los ca‐  ciques de las diferentes tribus. Esta batalla continuará mientras haya quienes  la sostengan; sólo el que mejor combata triunfará.” 

Aquí  la  celebración  toma  un  giro  inesperado  que  termina  en  una  batahola  entre  todo  el  pueblo: 

“El triunfará sonó misterioso y trágico cuando retumbó revuelto con el dispa‐  ro y el humo de la pólvora. Como bandadas de pájaros confundidos, los indios  oyeron  el  arcabuzazo  y  se  quedaron  correteando  a  lo  loco,  sin  saber  qué  hacer. Con ligeros y nerviosos movimientos de cabeza buscaron a  su jefe, al  que vieron llevarse la mano a la frente y soltar la tintura roja que simulaba la  sangre.  El  gesto  trágico  no  pudo  ser  mejor,  pero  Lempira  se  turbó  un  poco  cuando cobró conciencia de que debía tirarse de cabeza y que la caída podía  desnucarlo  de verdad.  Vaciló y, haciéndose como  resistía la  muerte, estudió  la mejor posición para caer… 

‐¡Sólo a traición lo pudieron matar! 

Esto despabiló a los indios, que se lanzaron revueltos en dos direcciones. Un  grupo se fue a recoger a Lempira para impedir que los españoles se apropia‐  ran del cadáver. Con gran dificultad, los indiecitos tiznados pudieron levantar
58 

y mover el cuerpo de su jefe, que pesaba más de doscientas libras. Lo carga‐  ron juntando todas sus fuerzas y luego, sin que pudieran evitarlo, se les cayó  varias veces; por eso los continuos ayes que el pueblo escuchó, y que pusie‐  ron la nota de realismo esperado, no tenían nada de fingido. 

Otro grupo, el más aguerrido, se lanzó vengativo sobre los españoles. El caba‐  llo del emisario que llevó oculto al arcabucero era tan viejo y enclenque que  se  quedó  inmóvil,  y  no  hubo  forma  de  hacerlo  salir  al  galope;  los  indios  lo  acribillaron con muchas andanadas de piedra y poites. Los dos guerreros cas‐  tellanos  tuvieron  que  saltar  y correr  con  todas las  ganas; se  fueron  directa‐ 
86  mente a la iglesia y se refugiaron detrás del altar…”  (446) 

El aspecto lúdico de estas representaciones de nuestro pasado no es gratuita: 

“Quizá  una  antología  de  la  documentación  dispersa  sobre  humor  ritual  en  América Latina volvería evidente que los pueblos recurren a la risa para te‐ 
87  ner un trato menos agobiante con su pasado.” 

Canclini nos esboza una teoría de las raíces carnavalescas del ritual nacional: 

“Proponemos  la  hipótesis  de  que  la  actitud  es  más  antisolemne  cuando  se  trata  de  tradiciones  cruzadas  en  conflicto.  En  carnavales  de  varios  países, 
86  87 

Castillo, Roberto. p.446  Canclini 206

59 

danzas bailadas por indígenas y mestizos parodian a los  conquistadores es‐  pañoles,  usan  grotescamente  sus  trajes,  la  parafernalia  bélica  que  trajeron  para la conquista. En el carnaval brasileño, se invierten los ordenes tradicio‐  nales de una sociedad donde la intersección de negros y blancos, etnias anti‐  guas y grupos modernos, pretende resolverse bajo jerarquías severas: la no‐  che se usa  como si fuera el día, los hombres se disfrazan de mujeres, los ig‐  norantes, los negros, los trabajadores aparecen ‘enseñando el placer de vivir 
88  actualizado en el canto, en la danza y en la samba.’” 

La representación abre un espacio para la exploración del pasado desde un periodo corto y  limitado, es decir, no constituyendo es esfuerzo de derribar la hegemonía presente sino un  momento catártico de los pueblos y su historia. El valor simbólico de Lempira deja de ser lo  que los poderes hegemónicos han decido: un ejemplo de valentía y patriotismo, se convier‐  te en el símbolo de la cruel aniquilación de los pueblos indígenas, de los siglos de opresión,  de las invasiones pasadas y presentes.  Como nos dice Héctor Leyva:  “De modo que haciendo a un lado las formas de la autocompasión a que con‐  duce  la  incertidumbre  identitaria,  la  novela  parece  invitar  a  exorcizar  esos  traumas, a reconocer las propias fuerzas latentes y a situar a los hondureños 
89  frente a un renovado horizonte histórico.” 

88  89 

Canclini 206  Leyva 245

60 

 el ritual de la identidad nos sirve para reco‐  nocernos. cómo relacionar la cultura con el  90  poder. Si tomamos en  cuenta todas las complejidades históricas de nuestros países. toda con‐  clusión  está  atravesada  por  la  incertidumbre. Castillo no nos cuenta de una celebración común. son esenciales para el desarrollo de nuestros paí‐  ses. 332 61  .  “En este tiempo en que la historia se mueve en muchas direcciones. nos encontramos con un re‐  trato  mucho  más complejo  que  la  identidad  inmóvil  de la imagen  que se  nos  presenta de  Lempira y del resto del patrimonio nacional.  Conocimientos  más  refinados  desembocan en decisiones más precarias acerca de cómo entrar o salir de la  modernidad. Con su visión desenfadada la dinámica cultural de  nuestro país.El pasado no se asume y acepta con pasividad.”  La guerra mortal de los sentidos  viene a ser la obra culminante de un autor que ha  perseguido la sociedad en todas sus formas y dimensiones  90  Canclini p. en donde se ratifican los mode‐  los culturas establecidos. cuyos frutos. donde invertir. la celebración del día de Lempira en El Gual  fue el momento de  toma de conciencia de muchos de los nudos sueltos de la identidad nacional.  La novel a de Castillo abre una nueva página en las aproximaciones que ha tenido la litera‐  tura nacional acerca de nuestra realidad. para Canclini. cómo investir.

 no como periodo histórico que reemplazaría a la Modernidad. el progreso. ya que sus incursiones anteriores habían sido en los campos  del cuento y la novela corta. Sin  embargo. En  este aspecto el autor le atribuye valor a lo que algunos han llamado Posmo‐  dernidad. en  América  Latina  dicho  proyecto  ha  sido  inconcluso  y  ha  recorrido  un  difícil  trayecto que ha resultado en desigualdades  y movimientos reaccionarios. en su condición de filósofo. admite que el modelo Modernidad que se ha practicado ha sido in‐  suficiente para alcanzar sus metas en países como los nuestros.  La novela.  ·  Castillo. la democracia. lo que da al autor la libertad de explorar muchos  de los temas que habían formado parte de sus proyectos anteriores: el desti‐  no. La guerra mortal de los sentidos.  la  modernidad  y  el  mestizaje  entre  muchos otros. la ciencia.  como  diría 62  . requiriendo  una  reconversión  y renovación  de sus métodos  para alcanzar su  ideales.  Dicha  obra es  su  primera  novela  propia‐  mente hablando.  la  historia. entre otros.  la  problemática  del  ser. viene a ser la producción literaria  en  donde  el  autor  ha  podido  articular  su  discurso  más  completo  alrededor  del  tema  de  la  identidad  nacional. ha demostrado haber puesto su confian‐  za en el modelo de la Modernidad y es un representante de sus valores: la ra‐  cionalidad. sino  como  un  periodo  de  crisis  y  problematización  de  sus  valores. Todo girando en torno del retrato veraz de nuestro país. Para el autor.Conclusiones  ·  Roberto  Castillo  ha caracterizado su  obra narrativa por su uso del  realismo  de vanguardia como creador de un discurso crítico sobre la realidad nacional.

  desdibujando  la  línea  que  los  divide  concep‐  tualmente y aceptando una  heterogeneidad multitemporal  para  describir las  formas culturales latinoamericanas.  culto. En dicha obra. Estos conceptos son insuficientes o inexactos para  organizar las sociedades latinoamericanas. P.  ·  La renovación de la interrogación de la cultura parece ser el tema central de  la novela.  es  decir.”  La reso‐  lución de esta crisis llevaría a la Modernidad.  91  Leyva. tradicional.91  Héctor Leyva “una revuelta contra la razón.  específicamente  en  su  obra. el ar‐  gentino  argumenta  con  respecto  a  una  problematización  de  los  conceptos  modernos con los que hemos divido nuestra sociedad: moderno. 231 63  . hay varios aspectos que los separan.  un  gran relato omnicomprensivo que parece ofrecerse como una forma de acer‐  carse a una “verdad”. Separándose así de uno de los principios básicos de la  Posmodernidad. a una asimilación  más adecuada con la humanidad y sus pueblos. desde la razón misma. popular. Hector. Op cit. Mientras que en Canclini la proble‐  matización  de la  indagación  cultural  está diseñada para derrumbar  el  para‐  digma  anterior. en este sentido encontramos grandes coincidencias con el sociólo‐  go  argentino  Néstor  García  Canclini.  en  Castillo  observamos  una  novela  totalizante. hablamos concretamen‐  te de su relación con los grandes relatos. ya depurada.  ·  Aunque  las  visiones  de  Castillo  y  Canclini  pueden  tener  acercamientos  bas‐  tante próximos.  Culturas  híbridas: estrategias para entrar y salir de la modernidad. García Canclini propone la “hibri‐  dación”  de  dichos  elementos. masivo. etc.

64  . donde  la  historia  se nos cuenta a través de la subjetividad de distintos personajes. aplican‐  do el modelo de Canclini. El mundo que describe Castillo encaja con el modelo de  “hibridez  cultural”  que  nos  ofrece  Canclini  y  nos  ayuda  a  desarticular  los  elementos que coexisten en nuestra sociedad.  según  lo  cual  somos  una  sociedad  producto  de  un  mestizaje  homogéneo. que han convivido sin mezclarse y otros que han sido el resultado del  mestizaje  pero  con  distintivas  orientaciones  raciales  que  abarcan  una  gran  gama de mezclas que a veces llegan a formar grupos raciales definidos. El autor también se  vale  de  distintas  técnicas narrativas como la heteroglosia. como con lo masivo. descubrimos que la sociedad que describe Castillo  en su novela va más allá del mestizaje racial y se acerca a una sociedad multi‐  cultural  y  multitemporal. que frecuentemente rom‐  pen  el  orden  acostumbrado  y  dejan  a  los  personajes  escindidos  entre  cate‐  gorías raciales. Casti‐  llo logra retratar este collage étnico en sus personajes a través de su concien‐  cia de la diferencialidad de sus rasgos fenotípicos. Prueba de este equivoco es la coexistencia de distinto grupos ra‐  ciales. sin embargo. pues ya no son mezclados sino híbridos.  resulta  difícil  hablar  del  mestizaje  de  la  manera  tradicional.  lo culto y lo popular.  Esta  naturaleza  multicultural  también  tiene  com‐  plejas relaciones interculturales tanto con lo extranjero.  ·  Incluso  en  el  campo  racial. tratando de  proyectar la infinidad de visiones y perspectivas que pueden ocupar una so‐  ciedad como esta.·  En  nuestra  investigación  encontramos  que  gran  cantidad  de  la  bibliografía  crítica ha descrito el aspecto del mestizaje en la novela.

65  . y el desarrollo desigual de distintos sectores del país. dejando en duda la validez de la pureza o aislamien‐  to de los mismos.  Al  “momificar”  nuestra  identidad  en  objetos  culturales  (vasijas.  ·  El  tratamiento  de  la  Historia  también  recibe  la  problematización  de la  Pos‐  modernidad.·  La novela rechaza la pureza en general. eso significa la búsqueda infructuosa de El  Buscador. y volvemos su estudio acientífico y antimoderno y nos aleja‐  mos cada vez más de una mirada objetiva de nosotros mismos.  vestimentas. sino que reviste cualquier concepto con la  fluidez de la incertidumbre. no sólo son los personajes antagóni‐  cos caracterizados por ser racistas. pues no sólo nuestra Historia está llena mitos que acercan a la  historia  al  mundo  precientífico  sino  Castillo  cuestiona  la  certidumbre  de  la  Historia como discurso único y prefiere la visión múltiple y comprensiva de  la Posmodernidad. Casti‐  llo y Canclini concuerdan en que los espacios culturales han sido uno de los  menos modernizados en el panorama nacional de nuestros países. Especial‐  mente cuando se considera a lo moderno y lo tradicional como opuestos e in‐  compatibles. y la conservación de nuestra identidad encerrada dentro de los  objetos tradicionales. lo antiguo y lo moder‐  no. lenguas)  despojamos  a los  mismos  del  elemento  dinámico  que  los caracteriza. Es un juego en el que borra las líneas de concep‐  tos tan elementales como lo moderno y lo tradicional. lo popular y lo culto.  ·  En  la  novela  se  describe  el  difícil  camino  que  ha  tenido  la  Modernidad  en  nuestros países. Castillo nos advierte de la tentación de encerrar nues‐  tra identidad nacional en objetos.

 Una vez más la problematización de nues‐  tra  cultura  toma  el  primer  plano.  según  la  cultura  popular.  La  aparente  armonía  que. los personajes de la novela se despiertan por un ins‐  tante de dicho espejismo. 66  . mostrando las heridas que aún no han sanado en el proceso de  constituir una identidad nacional. sin perder de vista lo urgente que es conversar sobre  nuestro  patrimonio  cultural.·  En el episodio de la celebración del día de Lempira.  y  el  cuestionamiento  del  mismo  vale  más  que cualquier conclusión a la que pueda llegar el autor. La hegemonía política nacional ha tratado de conciliar los aspectos mo‐  dernos y tradicionales con el objetivo de afirmar su posición de poder dentro  de  la  sociedad.  Las  celebraciones  de  los  mitos  crean  una  visión  acrítica  del  pasado y aseveran tácitamente la existencia de una distribución “natural” del  poder.  ·  Roberto Castillo nos exige cuestionar las bases sobre las que descansa nues‐  tra identidad nacional.  acompaña  a  los  grupos  mestizos  de  desvanece  en  este episodio. que  hasta el momento han permanecido en los abismos que dejaron los concep‐  tos excluyentes de la Modernidad.  Un  verdadero  estudio  cultural  de  nuestro  país  tendría que tomar en cuenta los elementos híbridos de nuestra cultura. y tienen un momento de lucidez que resulta en una  gran  pelea  entre  todos  los  habitantes  del  pueblo. reflexiona sobre el carác‐  ter  moderno/tradicional  de  los  mitos  y  las  celebraciones  en  nuestra  socie‐  dad.  El  autor  carnavaliza  dicha  celebración  mostrando  las  tensiones  que  ocultan dichos eventos.

  Introducción  al  estudio  de  la  Identidad  Nacional. Alianza  Universidad. Barcelona. Franco y Costanzo Di Girolamo. Raúl. ”España en el horizonte de una experiencia literaria” en Istmo. Madrid. 2004  Castillo. Tegucigalpa. Peter et al. 2004  Barahona. Ed. 234 pp. Enrique. Universitaria. Martínez Roca. (1987). Miguel. 547 pp. (1986).A. marzo 2001. (2004).  Castillo. Wilfrido H. Ed. Dirección de  Publicaciones e Impresos. Introducción a la literatura. reimpresión..  Castillo. 7ma. editorial Nova. Roberto. no.  Barce‐  lona. Madrid.Bibliografía  Aguiar e Silva. Roberto. 79pp. S. 330 pp. Guaymuras. Teoría de la literatura. San Salvador. (2002) La guerra mortal de los sentidos. 9.  Anderson Imbert. (1969) Literatura y sociedad: problemas de metodología en sociología de  la literatura.  (1990). Gredos. El Salvador. 159 pp. 239pp. 485pp. Roberto (1992). Victor Manuel de. “Novelistas sin timón: exceso y subjetividad en el concepto de ‘novela total’. Madrid. 2. (2004): “La Guerra Mortal de los Sentidos: Memoria e identidad o la carnavalización  de la historia” en Istmo. Ed.  Ayerdis. Roberto.  Brioschi. (1979) El análisis literario. 2ª ed. Andrés. Roland. (1980) El Corneta. 5ª ed. Tegucigalpa. Ed. no.  Brooker. Castalia. 1ª ed.  Corral. ed.  Marvin.” en  MLN Volumen 166. La crítica literaria: sus métodos y problemas. 362 pp.  Barthes.Tegucigalpa. Buenos Aires. Filosofía y pensamiento hondureño. Ed. no. 238  pp.  Guaymuras  46 pp. Ariel. Ariel.  Castignio. (1988) Introducción al estudio de la literatura. 1ª ed. 9. 1ª ed. 11ª. (2001) La teoría literaria contemporánea. et al.  Ed. pp. Buenos Aires. 7ª ed. 138  pp.  Amoros. (1984). 315‐349 67  .  Castillo.

Blackwell Publishing  Pagnini. Nestor García Canclini en Pioneros (2004). Geoff Bennington y Brian Massumi  Martínez Fernández.  James  et  al.  Escudos.honduraseducacional. 10. 251‐269  Gabaldón. (1982) Estructura literaria y método crítico.  Mendoza. The Postmodern Condition: A Report on Knowledge.  producción  y  consumo  cultural de las políticas de identidad y posmodernismo. Trad.(2003):  “El  dilema  de  la  identidad  cultural  en  La  guerra  mortal  de  los  sentidos  (2002) de Roberto Castillo”. Catedra. 2006  Curran... 1ª ed. 10. “Recetas para un mito”.  Iniciativa de Comunicación. 23. Cátedra. julio.  Leyva. (2005). (2000) La Intertextualidad Literaria. Darío. Grijalbo. (2003). en: Paraninfo. 2005  Natoli. 66 pp. “La desmitologización del mestizaje en Honduras: Evaluando nuevos apor‐  tes “ en Istmo no. Caracas. Breny. México. 530 pp. Marcello. Madrid. “Lempira” en www. 8  García Canclini. de  Roberto Castillo” en: Paraninfo. 1ª ed. Jacinta: “Roberto Castillo un cazador de nostalgias” en Istmo.  s. José Enrique.Corvetto‐Fernández. 2005  Euraque. Minneapolis:  U. Angélica. 363 pp. 23.  (1998)  Estudio  culturales y comunicación:  análisis.  24 de abril de 1988. no. 1984. of Minnesota P. 215pp. 2006: “Pecado por exceso: la novela total de Mario Vargas Llosa en  Hispanista. Madrid. Fredric (1991) Posmodernism. en Magazine de El Nacional. Néstor. “Historia e historiografía en la novela La guerra mortal de los sentidos. 229‐249  Lyotard. (1989) Culturas híbridas: estrategias para entrar y salir de la moderni­  dad. Barcelona. no. 10..  Jameson. julio.  Hector  M. Paidos. or. no.com 68  .a. Iván y Elizabeth Fuentes. Bogotá. Joseph (1997) A Primer to Posmodernity. no. Jean‐François (1984).  p. the Cultural Logic of Late Capitalism Duke Universi‐  ty Press.

 200 pp.Schmelkes.  Sf.) (1997) Postmodernidad y Postcolonialidad: breves reflexiones sobre Lati­  noamérica. México.  Helen. Madrid.Honduras en la cruz: El Corneta de Roberto Castillo. s. De Ramón García Gónzalez. Rimas.Guatemala. Gimeno Capella. ed.(1999)  Panorama  crítico  del  cuento  hondureño. Oxford. (2000).  Corina. Frankfurt am Main: Vervuert: Madrid: Iberoamericana 1997.  Ed.  Selden. Madrid. 3ª. De J. Raman. P. Alfonso de (ed.  Manual  para  la  presentación  de  anteproyectos  e  informes  de  investiga­  ción (tesis). Cervantes. Ed.  Wellek. Ariel.l 7pp. Lope de (2005). trad.  431 pp.  Vega.  Toro. Gredos. Barcelona.  Letra  Negra  y  Ed. 11  Umaña.330 pp. 69  . Ed.  Waters Hood.  Iberoamericana 521 pp. 206 pp. (1953) Teoría literaria. René y Austin Warren.La teoría literaria contemporánea. Edgard.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful