Diploma de Especialización Profesional Universitario en Servicios de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento.

MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Rafael López de Andújar Sargento de Bomberos Ayuntamiento de Valencia Joaquín Vilches Montes Licenciado en Educación Física. Suboficial de Bomberos Ayuntamiento de Valencia Luis Gisbert Roger Sargento de Bomberos Ayuntamiento de Valencia

Jesús Navas Suboficial de Bomberos Comunidad de Madrid

© Los autores Composición - compaginación: General Asde, S.A.® Imprime: Alfa Delta Digital S.L. Editorial: Alfa Delta Digital S.L. C/ Albocacer, 25 - 46020 Valencia (España) Printed in Spain Reservados todos los derechos. No puede reproducirse, almacenarse en sistema de recuperación o transmitirse en forma alguna por medio de cualquier procedimiento, sea éste mecánico, electrónico, de fotocopia, grabación o cualquier otro, sin el previo permiso escrito del editor.

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

SUMARIO:
ACCIDENTES DE TRÁFICO (RAFAEL LÓPEZ DE ANDÚJAR) ................................................. 8  1- INTRODUCCIÓN .............................................................................................................................. 8  2- ESTRUCTURA DE LOS VEHÍCULOS ........................................................................................ 10  2.1MATERIALES DE LA CARROCERÍA....................................................................................... 10  2.2 TIPOS DE CRISTALES............................................................................................................... 13  3- SEGURIDAD PASIVA ................................................................................................................... 14  3.1 SISTEMAS ESTÁTICOS ............................................................................................................ 14  3.2 SISTEMAS DINÁMICOS ........................................................................................................... 14  3.2.1AIRBAGS ............................................................................................................................... 15  3.2.2 PRETENSORES.................................................................................................................... 17  4. HERRAMIENTAS DE DESCARCELACIÓN .............................................................................. 18  4.1 HERRAMIENTAS HIDRÁULICAS ........................................................................................... 19  4.2 HERRAMIENTAS ELÉCTRICAS.............................................................................................. 21  5 PROCEDIMIENTO BÁSICO DE ACTUACIÓN EN ACCIDENTES DE TRÁFICO ............. 22  5.1 LLEGADA Y SITUACIÓN DEL TREN DE AUXILIO .............................................................. 22  5.2 RECONOCIMIENTO DEL ENTORNO Y DE LAS VÍCTIMAS................................................ 23  5.3 ESTABILIZACIÓN DE LOS VEHÍCULOS................................................................................ 24  5.4 ESTABILIZACIÓN DE LAS VÍCTIMAS................................................................................... 24  5.5 PLAN DE DESCARCELACIÓN Y EXTRACCIÓN DE LAS VÍCTIMAS ................................ 24  6 ESTABILIZACIÓN........................................................................................................................... 25  6.1 INTRODUCCIÓN........................................................................................................................ 25  6.2 MATERIALES DE ESTABILIZACIÓN ..................................................................................... 26  6.3 TIPOS DE INESTABILIDAD ..................................................................................................... 28  6.4 POSICIONES BÁSICAS DE ESTABILIZACIÓN...................................................................... 29  6.4.1 VEHÍCULO SOBRE SUS CUATRO RUEDAS..................................................................... 29  6.4.2 POSICIÓN DE VUELCO LATERAL.................................................................................... 30  6.4.3 VEHÍCULO EN POSICIÓN DE VUELCO TOTAL.............................................................. 30  7 ACCESO (ABORDAJE) .................................................................................................................. 31  7.1 CONCEPTO................................................................................................................................. 31  7.2 ASISTENCIA PSICOLÓGICA A LAS VÍCTIMAS.................................................................... 31  8. DESCARCELACIÓN....................................................................................................................... 33  8.1 DESCONEXIÓN DE LA BATERÍA ........................................................................................... 33  8.2 DESPANELADO Y TRABAJO EN INTERIOR DE VEHÍCULO .............................................. 34  8.3 MANIOBRAS DE DESCARCELACIÓN ................................................................................... 34  8.3.1 ABATIMIENTO DEL TECHO HACIA ADELANTE CON SIERRA DE SABLE................... 35  8.3.2 ABATIMIENTO DE TECHO HACIA DELANTE CON CIZALLA HIDRAÚLICA ............... 35  8.3.3 ABATIMIENTO DEL TECHO A UN LATERAL................................................................... 37  8.3.4 RETIRADA DE UN LATERAL EN VEHÍCULO VOLCADO SOBRE EL TECHO............... 38  9. EXTRACCIÓN Y TRATAMIENTO DE VÍCTIMAS .................................................................. 39  9.1 RUTAS DE SALIDA DE LAS VÍCTIMAS ................................................................................ 40  9.1.1 EXTRACCIÓN SEGÚN EL EJE CCT .................................................................................. 40  9.1.2 EXTRACCIÓN SEGÚN EL ESTADO DE LA VÍCTIMA ...................................................... 44  9.2 UTILIZACIÓN DEL COLLARÍN CERVICAL Y DEL CHALECO ESPINAL.......................... 45  9.3 UTILIZACIÓN DE LA TABLA ESPINAL EN MANIOBRAS DE EXTRACCIÓN .................. 46  10 MEDIDAS DE SEGURIDAD ......................................................................................................... 47  10.1 PROTECCIÓN PERSONAL...................................................................................................... 47 

Pág. 3

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

10.2 SEGURIDAD EN EL MANEJO DE HERRAMIENTAS .......................................................... 48  10.3 PROTECCIÓN DE LAS VÍCTIMAS......................................................................................... 49  10.4 PROTECCIÓN DE LA ZONA DE TRABAJO .......................................................................... 50  BIBLIOGRAFÍA................................................................................................................................... 52  SALVAMENTO Y DESESCOMBRO (JOAQUÍN VILCHES) ....................................................... 53  1 INTRODUCCIÓN ............................................................................................................................. 53  2 SITUACIONES CON RIESGO DE HUNDIMIENTO .................................................................. 53  2.1 TERREMOTOS ........................................................................................................................... 53  2.2 EXPLOSIONES E IMPACTOS ................................................................................................... 54  2.3 INCENDIOS ................................................................................................................................ 55  2.4 INUNDACIONES........................................................................................................................ 56  2.5 VIENTOS FUERTES................................................................................................................... 57  2.6 GRANDES NEVADAS ............................................................................................................... 57  2.7 ACCIDENTES O FUGAS DE MERCANCIAS PELIGROSAS ................................................. 57  2.8 EXCAVACIONES PROXIMAS.................................................................................................. 57  2.9 AGRESIONES BIOLOGICAS .................................................................................................... 57  3 SIGNOS INDICADORES DEL RIESGO DE HUNDIMIENTO .................................................. 58  3.1 RUIDOS CARACTERÍSTICOS ............................................................................................................ 58  3.2 DESPRENDIMIENTO O PÉRDIDAS DE MATERIAL .............................................................................. 58  3.3 DEFORMACIONES EN LOS ELEMENTOS CONSTRUCTIVOS ................................................................ 59  3.4 FALLOS EN LOS APOYOS DE VIGAS Y FORJADOS ............................................................................. 59  3.5 DESPLOMES ................................................................................................................................... 59  3.6 PANDEOS Y ABOMBAMIENTOS ....................................................................................................... 59  3.7 DESCUADRE DE HUECOS ................................................................................................................ 60  3.8 GRIETAS Y FISURAS ................................................................................................................ 60  4 LAS DISTINTAS CONFIGURACIONES EN LA CAÍDA DE LOS EDIFICIOS Y SUS HUECOS DE SUPERVIVENCIA ..................................................................................................................... 61  4.1 CONSTRUCCIONES MIXTAS ............................................................................................................ 61  4.2 CONSTRUCCIONES UNIDIRECCIONALES SIMPLES ........................................................................... 63  4.3 CONSTRUCCIONES DE TECHO PLANO O RETICULAR ....................................................................... 64  5 LA LOCALIZACIÓN DE SUPERVIVIENTES ............................................................................. 67  5.1 LOCALIZACIÓN CON PERROS ............................................................................................... 67  5.2 LOCALIZACIÓN CON MEDIOS ELECTRÓNICOS DE ESCUCHA ....................................... 70  5.3 LOCALIZACIÓN CON MINI-CÁMARAS O MICRO-CÁMARAS.......................................... 72  5.4 LOCALIZACIÓN CON MEDIOS DE FORTUNA ..................................................................... 72  6 VALORACIÓN PREVIA A LA BÚSQUEDA DE SUPERVIVIENTES ATRAPADOS ............ 73  7 TÉCNICAS DE INTERVENCIÓN PARA EL RESCATE DE VÍCTIMAS EN DERRUMBAMIENTOS .................................................................................................................................... 74  8 TIPOS DE RESCATES ..................................................................................................................... 76  8.1 EN ESPACIOS DE DIFÍCIL ESTABILIDAD ............................................................................. 77  8.2 EN ALTURA................................................................................................................................ 79  8.3 EN ESPACIOS CONFINADOS................................................................................................... 80  SALVAMENTOS EN MEDIO ACUÁTICO (JESÚS NAVAS) ....................................................... 82  1 INTRODUCCIÓN ............................................................................................................................. 82  2 EFECTOS DE LA INMERSIÓN EN EL AGUA ............................................................................ 82 

Pág. 4

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

3 PROTOCOLOS DE ACTUACIÓN EN EL RESCATE ACUATICO .......................................... 84  3.1 ACTUACIONES PREVIAS ........................................................................................................ 84  3.2 EVALUACIÓN INICIAL ............................................................................................................ 84  3.3 PLAN DE ACCIÓN Y TOMA DE DECISIONES ....................................................................... 85  3.4 INTERVENCIÓN ........................................................................................................................ 86  3.5 REEVALUACIÓN....................................................................................................................... 87  3.6 POST-INTERVENCIÓN ............................................................................................................. 88  4 PROCEDIMIENTOS DE ENTRADA AL AGUA .......................................................................... 88  4.1 ELEMENTOS A TENER EN CUENTA ...................................................................................... 88  4.2 POSIBLES FORMAS DE ENTRAR AL AGUA ......................................................................... 88  5 METODOS DE REMOLQUE DE VÍCTIMAS .............................................................................. 89  5.1 DEFINICIÓN ............................................................................................................................... 89  5.2 MÉTODOS................................................................................................................................... 90  6 MÉTODOS DE EXTRACIÓN DE VÍCTIMAS DEL MEDIO ACUATICO............................... 91  6.1 DEFINICIÓN Y PRINCIPIOS ..................................................................................................... 91  REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS:............................................................................................... 93  LIBERACIÓN DE ASCENSORES Y ESCALERAS MECÁNICAS. ATRAPADOS EN MAQUINARIAS Y MEDIOS MECÁNICOS. APERTURA DE PUERTAS U OTRO TIPO DE ACCESOS. RESCATE DE ANIMALES (JOAQUÍN VILCHES) ................................................................. 95  1 LIBERACIÓN DE ASCENSORES Y ESCALERAS MECÁNICAS............................................ 95  1.1 INTRODUCCIÓN........................................................................................................................ 95  1.2 TIPOS DE ASCENSORES........................................................................................................... 95  1.2.1 ASCENSORES DE ADHERENCIA ...................................................................................... 95  1.2.2 ASCENSORES DE ARROLLAMIENTO ............................................................................... 96  1.2.3 ASCENSORES HIDRÁULICOS ........................................................................................... 96  1.3 ELEMENTOS PRINCIPALES .................................................................................................... 97  1.3.1 CUARTO DE MÁQUINAS ................................................................................................... 97  1.3.2 HUECO ................................................................................................................................ 99  1.3.3 SISTEMAS DE MANDO..................................................................................................... 100  1.4 MANIOBRAS BÁSICAS .......................................................................................................... 101  1.4.1 CORTE DE SUMINISTRO ELÉCTRICO ........................................................................... 101  1.4.2 APERTURA DE PUERTAS DE PLANTA........................................................................... 101  1.4.3 APERTURA DE PUERTAS DE CABINA ........................................................................... 101  1.5 PROCEDIMIENTOS DE ACTUACIÓN................................................................................... 102  1.5.1 MOVILIZACIÓN DE RECURSOS ..................................................................................... 102  1.5.2 RESCATE DE PERSONAS ATRAPADAS EN CABINA ..................................................... 102  1.5.3 RESCATE DE PERSONAS ATRAPADAS EN HUECO DE ASCENSOR........................... 106  2 ATRAPADOS EN MAQUINARIA Y MEDIOS MECÁNICOS ................................................. 108  2.1 INTRODUCCIÓN...................................................................................................................... 108  2.2 ESCENARIOS ........................................................................................................................... 108  2.3 EQUIPOS Y HERRAMIENTAS ............................................................................................... 109  2.4 CONSIDERACIONES A TENER EN CUENTA....................................................................... 109  3 APERTURA DE PUERTAS U OTRO TIPO DE ACCESOS...................................................... 111  3.1 INTRODUCCIÓN...................................................................................................................... 111  3.2 CAUSAS .................................................................................................................................... 111  3.2.1 SITUACIONES DE PREEMERGENCIA............................................................................ 111  3.2.2 SITUACIONES DE EMERGENCIA ................................................................................... 112  3.3 INTERVENCIÓN ...................................................................................................................... 112  3.3.1 EQUIPO Y HERRAMIENTAS ............................................................................................ 112  3.3.2 TÉCNICAS Y MANIOBRAS................................................................................................ 114 

Pág. 5

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

3.4 CONSIDERACIONES............................................................................................................... 115  4 RESCATE DE ANIMALES............................................................................................................ 116  4 RESCATE DE ANIMALES............................................................................................................ 116  4.1 INTRODUCCIÓN...................................................................................................................... 116  4.2 ANIMALES DOMÉSTICOS ..................................................................................................... 116  4.2.1 TIPOS ................................................................................................................................. 116  4.2.2 CONSIDERACIONES A TENER EN CUENTA.................................................................. 117  4.3 ANIMALES SALVAJES ........................................................................................................... 117  4.3.1 TIPOS ................................................................................................................................. 117  4.3.2 CONSIDERACIONES A TENER EN CUENTA.................................................................. 118  4.4 HIMENÓPTEROS ..................................................................................................................... 118  4.4.1 GLOSARIO DE TÉRMINOS .............................................................................................. 119  4.4.2 PROCEDIMIENTO DE ACTUACIÓN............................................................................... 121  4.4.3 SEGURIDAD Y SALUD EN LA INTERVENCIÓN............................................................. 125  TÉCNICAS DE RESCATE EN MONTAÑA Y ENTORNO URBANO (LUIS GISBERT) ........ 127  1 INTRODUCCIÓN......................................................................................................................... 127  2 APROXIMACIÓN AL RESCATE VERTICAL ........................................................................... 129  2.1 PRINCIPIOS GENERALES................................................................................................... 129  2.2 SEGURIDAD EN LAS INTERVENCIONES.......................................................................... 130  3 MATERIAL .................................................................................................................................. 134  3.1 MATERIAL COLECTIVO ..................................................................................................... 134  3.2 MATERIAL PERSONAL: EQUIPOS DE PROGRESIÓN ..................................................... 144  3.3 MATERIAL: OTROS ............................................................................................................. 148  4 INSTALACIONES BÁSICAS...................................................................................................... 150  4.1 CONCEPTOS GENERALES ................................................................................................. 150  4.2 INSTALACIONES.................................................................................................................. 154  5 TÉCNICAS DE PROGRESIÓN.................................................................................................... 159  6 SISTEMAS DE TRACCIÓN ........................................................................................................ 162  6.1 Polea fija y móvil................................................................................................................... 163  6.2 Polifrenos y polipastos .......................................................................................................... 164  6.3 Contrapeso ............................................................................................................................ 165  6.4 otros sistemas ....................................................................................................................... 166  7 TÉCNICAS BÁSICAS DE RESCATE VERTICAL..................................................................... 167  7.1 MATERIALES Y EQUIPOS DE RESCATE ........................................................................... 167  7.2 TRANSPORTE DE CAMILLAS ............................................................................................. 170 
7.2.1 TRANSPORTE HORIZONTAL: PORTEO.................................................................................. 171  7.2.2 TRANSPORTE VERTICAL: INSTALACIONES ........................................................................ 173 

7.3 RESCATE CON VEHÍCULOS DE ALTURA......................................................................... 181  7.4 RESCATE CON OTROS MEDIOS ........................................................................................ 184  7.5 HELICÓPTEROS .................................................................................................................. 187  BIBLIOGRAFÍA.............................................................................................................................. 188  ASPECTOS SANITARIOS EN LA GESTIÓN DE EMERGENCIAS. MEDICINA DE CATÁSTROFES (ESTHER PARDO) ............................................................................................................ 189  1 CONSIDERACIONES GENERALES........................................................................................... 189  1.1 DESASTRES ................................................................................................................................. 189  2 PLANIFICACIÓN SANITARIA PARA CATÁSTROFES ......................................................... 189  2.1 GENERALIDADES ......................................................................................................................... 189  2.2 PRINCIPIOS DE PLANIFICACIÓN .................................................................................................... 190  3 COORDINACIÓN DE RECURSOS EN SITUACIONES DE EMERGENCIA........................ 190  3.1 CONCEPTOS GENERALES ............................................................................................................. 190  3.2 CONCEPTO DE CATÁSTROFE ........................................................................................................ 191  3.3 DIRECTRICES DE RESPUESTA ....................................................................................................... 192 

Pág. 6

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

3.4 CADENA DE SOCORROS ............................................................................................................... 192  3.4.1 Alerta y Transmisión .......................................................................................................... 192  3.4.2 Intervención de los Servicios de Emergencias ................................................................... 193  3.4.3 Reconocimiento y Sectorización ......................................................................................... 193  3.4.4 Rescate y Liberación .......................................................................................................... 195  3.4.5 Selección y estabilización médica ...................................................................................... 196  3.4.6 Evacuación ......................................................................................................................... 196 
3.4.6.1.Medios de evacuación................................................................................................................. 196  3.4.6.2 Estrategia de la evacuación ......................................................................................................... 197 

4 TRIAJE............................................................................................................................................. 199  4.1 CONCEPTOS ................................................................................................................................. 199  4.2 JUSTIFICACIÓN ............................................................................................................................ 199  4.3 CRITERIOS EN LA REALIZACIÓN .................................................................................................. 200  4.4 PROBLEMAS MÁS FRECUENTES ................................................................................................... 201  4.5 SISTEMÁTICA .............................................................................................................................. 201  4.6 CLASIFICACIÓN DE LAS VÍCTIMAS............................................................................................... 201  4.7 REALIZACIÓN PRÁCTICA DEL TRIAJE .......................................................................................... 202 

Pág. 7

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

ACCIDENTES DE TRÁFICO (RAFAEL LÓPEZ DE ANDÚJAR) 1- INTRODUCCIÓN
Los accidentes de tráfico son una de las principales causas de muerte e invalidez en todo el mundo. Se estima que unos 10 millones de personas resultan heridas y unas 300.000 pierden la vida a consecuencia de los mismos. Constituyen la primera causa de muerte de la población menor de 50 años y alrededor del 75% de la muertes de menores de 18 años. Al mismo tiempo sus consecuencias suponen un problema de primera magnitud por el coste social y económico que supone. Alrededor de un 50% de los ocupantes del vehículo y un 40% de los peatones fallecidos lo hacen en el lugar del accidente, y hasta un 15 % de ellos lo hacen en los primeros minutos por problemas, como hemorragias u obstrucción de la vía aérea, problemas que podrían ser resueltos con facilidad. Por eso una asistencia inicial rápida y eficaz de todos los profesionales involucrados, reducirá la mortalidad y morbilidad de las víctimas de accidentes. Podemos referirnos a los momentos inmediatos a un accidente como “La primera hora de oro”, pues es en esos primeros momentos tras el accidente, cuando se van a producir muchas de las muertes si las víctimas no son asistidas de una manera rápida y eficaz, que garantice un rescate preciso, una asistencia pre hospitalaria inmediata y correcta y un traslado hospitalario en el menor tiempo y mejores condiciones posibles. Una sociedad moderna y con asistencia de urgencia de primera calidad, está obligada a tener unos profesionales altamente preparados para que la asistencia en los accidentes de tráfico sea de la mayor calidad posible y entre todos esos profesionales se encuentran con un papel primordial los Bomberos. Siendo los Bomberos de los primeros profesionales en llegar al lugar del accidente y de los primeros en tomar contacto con las víctimas, queda fuera de toda duda la importancia de una buena dotación de personal y material adecuado, así como de una buena preparación de los equipos de intervención. Dado que en España tanto los Servicios de Bomberos, como la asistencia médica de urgencia se encuentran descentralizadas en numerosos organismos, es difícil marcar unas pautas comunes de actuación a todo el territorio nacional, Así mismo también variará la respuesta si el accidente se produce en carretera o en vía urbana, ya que en esta última la asistencia inmediata estará mucho más garantizada al disponer los núcleos importantes de población de parques de bomberos, hospitales, ambulancias, policías, Cruz Roja, etc.

Pág. 8

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Siniestralidad en accidentes de tráfico en España Año 2009 Accidentes con víctimas Accidentes mortales Heridos leves Heridos graves Víctimas mortales Número 88251 2117 111043 13923 2714 Comparativa año 2008 -5,00% -11,00% -5,00% -5,00% -12,50%

Atendiendo al tipo de vía, las víctimas de accidentes de tráfico en carretera y en zona urbana son similares. En carretera en el 2009 se registraron 65.058 víctimas (50,95% del total), mientras que los afectados por una accidente en zona urbana llegaron a los 62.622. Sin embargo tomando sólo las víctimas mortales, en carretera el número de fallecidos es casi cuatro veces mayor. Concretamente 2.130 personas perdieron la vida en las carreteras, el 78,48% del total, frente a los 584 fallecidos en zona urbana, que suponen el 21,52%. El 40 por ciento de las minusvalías que se producen en España están causadas por estos accidentes, que constituyen la primera causa de lesión medular como consecuencia de un traumatismo y también de incapacidad laboral entre la población joven. Se calcula que cada año aparecen 500 nuevos casos de paraplejia en España por traumatismo de tráfico y el 75% de estos se producen entre jóvenes. Los accidentes de tráfico suelen ocurrir principalmente por los siguientes factores: Factor humano. Constituyen aproximadamente 90% del total, siendo las principales causas: conducir bajo los efectos del alcohol y estupefacientes, a velocidad excesiva, con sueño, realizar maniobras imprudentes, pasarse semáforos en rojo, hablar por el móvil, circular por carriles contrarios, etc. Factor mecánico. Vehículo en condiciones no adecuadas para su conducción: sistemas averiados de frenos, dirección o suspensión, mantenimiento inadecuado del vehículo, no haber pasado la ITV, etc. Tipos de impacto en un accidente. En el caso que un vehículo colisione contra un obstáculo, se produce un primer impacto, el del vehículo contra el objeto. El segundo impacto es el de los ocupantes contra alguna estructura interior del vehículo, (si no salen despedidos), como es el golpe contra el volante de un conductor que no lleve el cinturón de seguridad. El tercer impacto, es el de los órganos internos entre sí o con alguna estructura ósea, por un movimiento de aceleración-deceleración, compresión del cinturón, etc. Finalmente puede producirse un cuarto impacto por objetos no fijos en el interior del vehículo, que puedan golpear a sus ocupantes, (objetos situados en la bandeja trasera, bolsas de viaje, mascotas, etc.).

Pág. 9

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

De todo ello se deduce como veremos a lo largo del tema, que en un accidente podremos encontrar víctimas que pueden haber sufrido lesiones importantes que exigen que se les trate de la forma más adecuada posible, y ante la duda del tipo de lesión, deberemos emplear los principios de prevención y precaución, adoptando las medidas de vigilancia y previsión necesarias para evitar agravar las posibles consecuencias negativas del accidente. Nota: En este tema y por cuestiones de espacio y tiempo, vamos a centrarnos únicamente en los turismos convencionales y con motores diésel o gasolina, por tanto vamos a obviar los vehículos pesados (camiones y autobuses), furgonetas, vehículos eléctricos, híbridos, descapotables o tuneados. Un estudio serio que abarcase las particularidades de todos y cada uno de estos vehículos, escapan a las pretensiones de este tema. No obstante la mayor parte de los contenidos del presente tema y sobre todo las medidas preventivas y de seguridad son aplicables a estos vehículos.

2- ESTRUCTURA DE LOS VEHÍCULOS

Principales partes de la estructura de un vehículo, en relación con la descarcelación

2.1MATERIALES DE LA CARROCERÍA
En vehículos anteriores a 1985 se utilizaba el hierro en gran cantidad por su alto grado de resistencia, pero la estructura no absorbía la fuerza de un impacto, sino que era transmitida a los ocupantes. A partir de ese año los fabricantes empiezan a incorporar nuevos materiales y aleaciones basadas en aceros que permiten una mejor resistencia al impacto, siendo más livianos y absorbiendo mucho mejor la fuerza del choque. Así mismo y para garantizar la seguridad de los ocupantes del vehículo se crea una especie de jaula de protección para que el impacto no afecte a los pasajeros. Pero paradójicamente, estos avances también han supuesto mayores inconvenientes para los rescatadores a la hora de realizar operaciones de descarcelación, puesto que supone encontrar materiales de excesiva dureza para trabajarlos.

Pág. 10

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Nuevos materiales: -HSS (High Strenght Steel) - Acero de alta resistencia. -HSLA (High Strenght Low Alloy) – Alta resistencia Baja aleación. -MAB(Micro-Alloy y Boron) - Acero micro aleado y tratado con Boro. -UHSLA (Ultra High Strenght Low Alloy) – Ultra Alta resistencia Baja aleación. Cada uno de estos aceros se encuentra en diferentes partes del vehículo y para ser cortados requieren que las herramientas hidráulicas generen fuerzas muy elevadas. En la siguiente imagen y en color amarillo, se observan las zonas que se han reforzado con aceros HSLA microaleados y tratados con Boro, que coinciden en general con las partes donde tradicionalmente se realizaban los cortes durante la descarcelación. Tendremos que tener en cuenta que vamos a encontrar materiales muy difíciles de cortar, y que posiblemente en algunos casos sea necesario realizar varios cortes pequeños para cortarlo totalmente, o quizás incluso que nuestras herramientas no tengan la fuerza suficiente para lograrlo.

El HSLA se encuentra principalmente en la parte frontal y trasera del chasis, y requiere una fuerza de corte de 350 a 550 N/mm². Su función principal es absorber la energía del impacto de una colisión y evitar que esa energía sea transferida al habitáculo de los pasajeros. De manera que ante la fuerza del impacto el acero se arruga absorbiendo la energía del choque. En las siguientes fotografías se puede observar la evolución interna de los pilares B entre 1990 y 2002. Se observa claramente no sólo que el grosor del pilar se ha incrementado, sino también las numerosas capas de aceros de diferente composición que han sido agregados y que no se observan cuando se está haciendo el corte.

Pilar B de SAAB de 1990

Pilar B de SAAB de 2002

Los aceros micro aleados y tratados con Boro se encuentran principalmente en refuerzos del salpicadero, y en las barras de protección lateral localizadas en las puertas del vehículo y en los refuerzos del techo. También es muy frecuente encontrar refuerzos de este material en los pilares, tanto en forma de láminas como de barras cilíndricas. Es un material muy duro de cortar, que almacena gran cantidad de energía producto del choque, y requiere una fuerza de

Pág. 11

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

corte de 700 a 1380 N/mm².

Refuerzos de acero micro aleado tratado con Boro en las barras de protección lateral.

La localización de los diferentes refuerzos en cada vehículo depende del diseño del fabricante. Es por ello que en el momento de realizar los cortes, se debe tener mucho cuidado donde hacerlos y estar muy pendiente del comportamiento de la herramienta durante la operación, pues es posible que haya que buscar vías alternativas si no tiene la fuerza de corte requerida. De continuar el procedimiento podemos llegar a romper la cuchilla. Una distancia de 5 cm hacia delante podría representar una pérdida de fuerza de hasta un 30%. Esto, unido al hecho de que la cizalla que actualmente está en servicio (CU 4050 de Holmatro) genera una fuerza de corte de 927 kN, nos puede dar una idea de al límite que podemos estar trabajando en ocasiones durante las operaciones de corte, y de lo cerca que tenemos el fallo en la maniobra. Podemos observar a continuación en las siguientes imágenes, las diferentes capas y recubrimientos en los pilares B y C así como en el techo, que tienen algunos vehículos, donde cada color es un acero microaleado con Boro. El fabricante consigue así una estructura más resistente ante un posible vuelco, pero que también se vuelve muy difícil de cortar.

  En resumen, y dados los nuevos materiales que se utilizan actualmente en la estructura de los vehículos, para asegurar las opciones de éxito en una maniobra de descarcelación necesitaremos herramientas con un mínimo de 50 toneladas de fuerza de corte (480 kN), cuchillas en perfecto estado, y que la presión generada por la unidad de potencia garantice la fuerza necesaria para lograr el corte.

Pág. 12

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

2.2 TIPOS DE CRISTALES
En los vehículos actuales generalmente podemos encontrar dos tipos de cristales, laminados y templados, aunque la tendencia es ir introduciendo los de policarbonato, que se deforman pero no se fragmentan. CRISTAL TEMPLADO. Es aquel que ha sido calentado a unos 650ºC. aproximadamente y enfriado de forma brusca (alrededor de 7 segundos) durante el proceso de fabricación, permitiendo que las superficies externas sean mucho más resistentes que la parte interna del mismo. Este proceso de templado, aumenta la resistencia del cristal en diez veces más que uno convencional. Al romperse, se transforma en pequeños fragmentos. Generalmente, los encontraremos en las ventanas laterales y la luna trasera del vehículo, reduciendo el riesgo de heridas serias en caso de accidente ya que el mismo se rompe en pequeños fragmentos sin bordes cortantes. Pueden romperse con las herramientas tradicionales de resorte o de presión. CRISTAL LAMINADO. Configurado por dos láminas de vidrio entre las que se insertan una o dos láminas plásticas de polivinilbutiral (PVB). En caso de rotura o golpe, los fragmentos quedan unidos a la lámina de plástico ofreciendo resistencia a la entrada de objetos para ganar seguridad y visión. Para hacer este tipo de cristal, el fabricante pone una fina capa de un plástico flexible llamado PVB (polyvinyl butyral) entre dos o más piezas de cristal. La película de plástico sujeta el cristal cuando éste se rompe por cualquier motivo, ayudando a que las heridas sean menores en caso de accidente y previniendo que los cristales sueltos se dispersen. Esta película de plástico puede ensancharse, y los cristales pueden seguir pegados. Estos cristales tan resistentes cubren otra función de seguridad con los pasajeros del vehículo para que se mantengan dentro en caso de vuelco, ya que muchas muertes ocurren al salir disparado el pasajero fuera del vehículo. En el corte del cristal laminado se genera polvo de cristal muy fino, por ello hay que proteger las vías respiratorias de quien esté utilizando la herramienta y del personal próximo con un protector (buco nasal), además de cubrir a las víctimas y sanitarios con un plástico o sábana. CRISTAL DE POLICARBONATO. Para evitar lesiones provocadas por la rotura de los vidrios templados, se está instalando progresivamente en el mercado el sistema de vidrios de policarbonato, ya que tienen la cualidad de absorber parte de la energía de la colisión, deformándose pero sin quebrarse
Cristal templado Cristal de policarbonato

Pág. 13

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

3- SEGURIDAD PASIVA
Por seguridad pasiva, se entiende al conjunto de sistemas destinados a reducir en lo posible las lesiones de las víctimas tras un accidente. Por tanto la seguridad pasiva actúa una vez se produce el accidente a diferencia de la seguridad activa que sería el conjunto de sistemas destinados a prevenir los accidentes y mejorar la respuesta del vehículo para conseguir una seguridad elevada. Pero nosotros como personal de rescate, nos centraremos en los riesgos de la seguridad pasiva, ya que nuestra intervención es posterior al accidente. Podemos dividir la seguridad pasiva en dos sistemas; estáticos y dinámicos

3.1 SISTEMAS ESTÁTICOS
Como se ha visto en el capítulo anterior, son todos los sistemas integrados en la estructura del vehículo (barras de protección lateral, habitáculo de seguridad, zonas de deformación programada, etc.) y cuya finalidad es dar la máxima protección a los pasajeros tras un accidente. Zonas de absorción de impactos. Estas zonas situadas en la estructura del vehículo y en el chasis, están desarrolladas para absorber la energía del impacto de una colisión y evitar que esa energía sea transferida al compartimento de pasajeros y por lo tanto a los ocupantes del vehículo. La finalidad es que el espacio interior del vehículo permanezca lo más sólido posible después de un impacto frontal y la estructura de la cabina no se deforme. La utilización de estas zonas de absorción de impactos ha incrementado drásticamente la posibilidad de sobrevivir a impactos múltiples, pero irónicamente estas zonas que incrementan la supervivencia de los ocupantes pueden complicar las labores de su rescate debido a la robustez de las estructuras.

Materiales en Acero HSLA en Zona de arrugamiento frontal

Prueba de deformación programada en parte

3.2 SISTEMAS DINÁMICOS Son elementos que actúan de una forma dinámica al producirse un accidente, destacando
fundamentalmente los cinturones de seguridad y los airbags, entre otros.

Pág. 14

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

3.2.1AIRBAGS Los airbags funcionan como un sistema adicional al cinturón de seguridad, de ahí las siglas SRS (Supplemental Restraint System) Sistema de Retención Suplementario. Para el correcto funcionamiento de todo el sistema y una efectiva protección por parte de los airbags, es indispensable el uso del cinturón de seguridad. Ante una colisión, el sensor de la unidad de airbag mide la magnitud de la desaceleración (duración, dirección e intensidad) sufrida por el vehículo en los primeros instantes de la colisión y la unidad de control evalúa la necesidad de activación de los distintos elementos. Se pueden presentar distintos casos: 1) puede no activarse ningún componente; 2) pueden activarse sólo los pretensores del cinturón de seguridad; 3) pueden activarse los pretensores del cinturón y los airbags. Los airbags no se desplegarán en caso de choques de poca intensidad para los cuales el cinturón de seguridad es suficiente para asegurar una protección óptima, incluso en aquellos casos en los que el vehículo ha quedado seriamente dañado tras el impacto, pero aún así no se alcanzó el umbral de activación. Cuando la desaceleración es brusca y supera el umbral establecido en la unidad de control, se activarán en primera instancia los pretensores y, si es necesario los airbags.

Prueba de activación de un airbag de conductor

Dinámica de activación del airbag. Cuando el sensor detecta una desaceleración envía una señal a la unidad de control del airbag, quien evalúa dicha señal y si supera el umbral de activación preestablecido, emite una señal eléctrica hacia los correspondientes airbags, iniciándose la reacción química que da lugar a la secuencia de su despliegue. Para ello cada unidad cuenta con un pequeño alojamiento que contiene un componente químico, que al encenderse y consumirse libera gas que produce el inflado de la bolsa en aproximadamente 20 milisegundos (menos que un parpadeo). Si la persona no lleva colocado el cinturón de seguridad, se pierde toda coordinación calculada y la misma bolsa puede ocasionar lesiones, dada la elevada velocidad a la que se está moviendo en dirección hacia el pasajero del vehículo. Por ello recordar la importancia del uso de los cinturones de seguridad por parte de los ocupantes del vehículo para mantenerse alejados de estos dispositivos durante la fase de inflado, ya que la toma de contacto de los pasajeros con los airbags es justo en la fase final del inflado. Los airbags están diseñados para complementar la función de los cinturones de seguridad, y no para sustituirlos por sí solos.

Pág. 15

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

En el caso de colisiones laterales graves (consideradas las más graves al estar los ocupantes a escasos centímetros de la estructura del vehículo, a diferencia del resto de colisiones), se desplegarán del lado del vehículo afectado por el accidente junto con el respectivo airbag para el área de la cabeza o “airbag de cortina”. Los airbags laterales se instalan en los asientos o bien en las puertas del vehículo y su misión es proteger la cabeza, las caderas y el torax del ocupante, evitando el impacto de éste con la estructura de la puerta. Debido al escaso espacio entre el cuerpo del ocupante y el lateral del vehículo, la bolsa se despliega inmediatamente cuando detecta un impacto lateral, tardando menos tiempo en activarse que los airbags delanteros, además dependiendo de la dinámica del accidente, pueden activarse al mismo tiempo todos los restantes airbags. Medidas de seguridad en las labores de rescate. Hay que evitar aplastar los airbags no activados, los sensores o cortar sistemas de inflado que estén ocultos. Si se ha activado una sola bolsa de aire, esto no significa que no exista un peligro. Siempre debemos mantenernos fuera del alcance del área de activación de todas las bolsas. No en todos los accidentes se activa el sistema de seguridad de los airbags, hay ocasiones como vuelcos, colisiones frontales con un ángulo de impacto mayor de 30º respecto del eje longitudinal del vehículo, objetos estrechos como postes y farolas, etc., en todos estos casos los sensores pueden no reconocer, o hacerlo demasiado tarde después del impacto. También es posible que el vehículo haya sufrido un impacto lo suficientemente importante, pero al no estar dentro de los parámetros de funcionamiento de los sistemas, los airbag no se hayan disparado. Entendendiendo que el sistema de lectura de deceleración del vehículo ha sufrido el impacto y en cualquier momento queda en disposición de funcionamiento y por consiguiente de activación. En esos casos deberemos poner en marcha medidas de seguridad como no apoyarse en la tapa de revestimiento del airbag o colocar objetos y herramientas, que al activarse pudiesen salir despedidas. No se debe manipular la columna de dirección donde van montados los airbag. Si los ocupantes están inmovilizados, separar los asientos y respaldos hacia atrás lo máximo posible. Para comprender más a fondo el tema, primero debemos tener en cuenta que al realizar un rescate en un vehículo con airbag corremos dos riesgos principalmente: el de ser golpeados por el despliegue de una de las bolsas y el riesgo de cortar alguno de los contenedores de gas que pueden explotar violentamente debido a que pueden tener presiones de hasta más de 300bar. en su interior. El riesgo de activación de un airbag disminuye si desconectamos la batería lo más pronto posible, al hacerlo la batería comienza a descargar el condensador de energía propio del sistema y cuando esté descargado ya no habrá riesgo de que las bolsas se desplieguen por golpear accidentalmente algún sensor de impacto o por un arco eléctrico en el vehículo. Además de esto deberemos respetar la “Ley del 30 – 60 – 90”, que quiere decir; mantenerse siempre a 30cm. de la parte interna del techo y puertas, a 60cm. del volante y a 90cm. del tablero del lado del copiloto. Mantener estas distancia minimiza la posibilidad de que los airbags nos golpee si ocurre una activación accidental durante el rescate.

Pág. 16

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Los airbags actuales a pesar de ser, en principio iguales a los antiguos, tienen algunas mejoras que aumentan las probabilidades de supervivencia de los pasajeros, pero que también aumentan los riesgos en el momento de realizar un rescate en el vehículo. Uno de estos sistemas es el sistema DUAL o simplemente “sistema de dos etapas”. A diferencia de los airbags antiguos que simplemente desplegaban con una fuerza determinada cuando sus sensores de impacto detectaban una colisión; los airbags con sistema DUAL son capaces de determinar con cuanta fuerza se deben desplegar las bolsas según la intensidad del impacto; esto lo logran haciendo pasar previamente la información proveniente de los sensores de impacto por un ordenador central. El sistema DUAL normalmente es capaz de clasificar según la desaceleracion/aceleración y nivel de deformación del vehículo una colisión vehicular en tres niveles distintos. Cuando el ordenador central determina que es una colisión leve, hará desplegar únicamente los pretensores del cinturón de seguridad; si predetermina que es una colisión moderada despliega los pretensores del cinturón de seguridad junto con las bolsas pero infladas únicamente al 70% ( 1ª etapa) y si la colisión es de nivel severo, entonces el sistema activará los pretensores y las bolsas las inflará al 100% (2ª etapa). Los airbags con sistema DUAL además de un ordenador central mas avanzado tienen dos contenedores de gas para cada bolsa; normalmente uno con el 70% y otro con el 30%; aunque algunas marcas prefieren uno con 70% y otro con 100% del gas necesario para inflar la bolsa. La inclusión de estos contenedores adicionales hace que ahora los rescatadores tengan que tener las mismas consideraciones de seguridad incluso si los airbags se desplegaron, por tanto se deberá de despanelar los embellecedores para descubrir los botellines de gas, aunque encontremos las bolsas desplegadas. 3.2.2 PRETENSORES Los pretensores son dispositivos anexos al cinturón de seguridad que están destinados a sujetar firmemente al ocupante contra el asiento para contenerlo en el proceso del impacto. Se trata de un dispositivo que al activarse tira del cinturón de seguridad, reteniendo el cuerpo de la persona contra el asiento. La mayoría de vehículos actuales incorporan en sus cinturones de seguridad el sistema de pretensado mediante el cual, en caso de impacto el cinturón no sólo impide el desplazamiento del ocupante del vehículo, si no que también interviene activamente para aferrarlo contra el asiento. Esto se consigue tensando por medios pirotécnicos (como un airbag) o mecánicos, algunos de los puntos de sujeción del cinturón, como pueden ser el carrete (donde se recoge el cinturón cuando no está abrochado) o el cierre ( donde se encaja la hebilla del cinturón). De esta forma, tras el impacto, el recorrido del ocupante del vehículo es muy reducido gracias a la acción tensora del pretensor, reduciendo de forma muy importante las consecuencias del accidente. Pretensor pirotécnico de mando eléctrico. La explosión controlada dentro de un cilindro provoca el arrastre del sistema de anclaje del cinturón de seguridad y por lo tanto el tensado del sistema del cinturón. Los sistemas más usados son los de serreta (parecido a la retención de una palanca de freno de mano) y los de bolas de acero, en este caso después del disparo, las bolas de acero hacen cuña en la parte final del recorrido del émbolo conectado a la hebilla del cinturón de seguridad, evitando el retorno de dicho émbolo. EI disparo del

Pág. 17

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

pretensor en los sistemas de mando eléctrico siempre se hace de forma simultánea al airbag. Es decir, si es necesario que entre el airbag los pretensores se disparan. Si el impacto no es suficientemente grave, no se dispara ni el airbag ni los pretensores, dejando que el cinturón de seguridad con su sistema de inercia se encargue de la seguridad de los ocupantes del vehículo. Sin embargo, aunque el disparo de airbag y pretensor va ligado, los tiempos de funcionamiento son diferentes. Así, los airbags delanteros se suelen disparar en unas 20 milésimas de segundo después del impacto, mientras que los pretensores se disparan alrededor de unas 10 milésimas de segundo antes. Esto se hace porque en primer lugar, lo que se pretende es frenar el desplazamiento del ocupante con el cinturón, para posteriormente amortiguar el impacto con el airbag. Esta combinación de sistemas de airbag y pretensor resulta excepcionalmente eficaz. Precauciones en las labores de rescate: en el caso de los pretensores con mando mecánico, las vibraciones pueden provocar su disparo accidental, por lo que la manipulación de los pretensores debe hacerse con mucho cuidado. En el caso de los pirotécnicos deberemos localizar los botellines si no se han activado los pretensore, para evitar cortarlos accidentalmente, ya que generarían una pequeña explosión con posibles desplazamientos de la pieza. Además debemos liberara las víctimas lo antes posible para evitar las posibles lesiones que pudieran deribarse de la presión del cinturón sobre el torax, siendo necesario cortar el cintirón ya que al estar en tensión será muy difícil liberarlo desde el alojamiento de la hebilla del cierre.

Detalle de la ubicación de un pretensor de cinturón de seguridad pirotécnico

Botellín de gas de airbag de cortina, en un montante C

4. HERRAMIENTAS DE DESCARCELACIÓN
Las herramientas específicas de descarcelación, se basan en los principios de separación y corte y pueden dividirse principalmente en: herramientas de trabajo en frío ( hidráulicas), de trabajo en caliente como oxicorte y eléctricas como radiales y sierra de sable.

Pág. 18

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

4.1 HERRAMIENTAS HIDRÁULICAS
El corte y separación se realiza en frío, por lo que son muy seguras al no generar chispas que pudiesen generar incendios, también al ser silenciosas no generan más estrés a las víctimas, siendo al mismo tiempo muy validas al poder trabajar bajo el agua. Trabajan mediante aceite a presión utilizando normalmente presiones de trabajo de 720 bares. Los componentes que intervienen en estos equipos son: A.-Grupo de presión. B.-Mangueras o latiguillos. C.-Herramientas. Las conexiones entre unos y otros se realizan mediante racores especiales de conexión rápida. Hay cuatro tipos de herramientas principales: - Cizalla. - Pinza o separador. - Cilindros (RAM). - Corta pedales. Pueden ir sueltas o enrolladas en devanaderas reforzadas. Las mangueras son de alta presión y su misión es la de conducir el aceite, en su ida y retorno, desde la bomba hasta la herramienta. Actualmente existen mangueras de Kevlar con ida y retorno en la misma conducción, como el sistema Core de Holmatro.

Grupo de presión.
El grupo de presión o bomba hidraúlica se encarga de suministrar la presión necesaria para que la herramienta con la que se va a trabajar lo haga a pleno rendimiento. Existen dos grandes tipos de bombas: -Manual o de pie. -Mecánica con motor de explosión o eléctrico. A la manual sólo se le puede conectar una herramienta, mientras que a la mecánica cabe la posibilidad de conectarle dos para que trabajen de forma alternativa o simultánea.

Motor hidráulico o grupo de presión

Cizalla

Pág. 19

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Cizalla.
Se utiliza para cortar. Su poder de corte puede llegar hasta 95 Tm y puede ser conectada a cualquiera de las bombas. Con la cizalla se pueden cortar marcos de puertas y ventanas, parachoques, montantes y pilares, cortes de alivio en techo y largueros, etc. Se pueden cortar barras macizas de acero de gran grosor utilizando los rebajes situados en la parte más interna de las cuchillas. Las nuevas aleaciones de metales hacen necesario un gran poder de corte para ciertos vehículos. No es aconsejable cortar con ella barras de dirección o bisagras de puertas, ya que estas partes están fabricadas, casi siempre de acero especial endurecido y por lo tanto, existe riesgo de producir heridas al saltar trozos de acero. También es posible que los bordes de las cuchillas se dañen, ya que no siempre se pueden mantener la cizalla en la posición correcta, (perpendicular al elemento que se va a cortar). Se debe evitar el cortar piezas que están sometidas a tensión, como muelles, o que en su interior contengan aceite o aire comprimido.

Pinza o separador
Se utiliza para comprimir, separar, cortar o traccionar. Para obtener un uso más amplio de la pinza, se puede montar dos tipos distintos de puntas, las que se usan para cortar y las que normalmente se utilizan, para comprimir o separar. También se le puede adaptar, para traccionar, un juego de cadenas con ganchos. Al emplear la pinza hay que tener en cuenta que no se deben utilizar los brazos de la misma para apretar o separar, pues esta herramienta está diseñada para que se trabaje sólo con sus puntas. No obstante, hay algunos modelos que están preparados para poder comprimir con el otro extremo de sus brazos.

Cilindro (RAM)
Se utiliza para separar o traccionar. Los cilindros hidráulicos que existen en el mercado tienen diferentes largos, (acoplándoles prolongadores se aumenta su longitud), por lo que al utilizarlos como

Pág. 20

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

separadores ofrecen la posibilidad de abrir huecos mayores que con la pinza, aunque necesitan mayor espacio que ésta para empezar a trabajar, son muy recomendados para generar espacio en techos colapsados, montantes B deformados y en separación de salpicaderos para rescate de víctimas en asientos delanteros. Otra ventaja que tienen es que son más potentes. Cuando a un cilindro haya necesidad de colocarle un prolongador, utilizar solamente uno, al acoplar más de uno puede dar problemas de pandeo. Antes de empezar a trabajar con él en determinadas situaciones, conviene si quedan huecos libres rellenarlos con tablones pues así conseguiremos un óptimo aprovechamiento de su longitud máxima de abertura y sobre todo una base apoyo mucho mayor y más segura.

Cilindro (RAM)

Cortapedales

Cortapedales.
Se utilizan para cortar y ermite su utilización en espacios reducidos y de difícil acceso, donde otras herramientas por su tamaño no acceden. Pueden cortar pedales, palancas de cambio, reposacabezas, etc. Funcionan exclusivamente con la bomba manual o de pie.

4.2 HERRAMIENTAS ELÉCTRICAS Sierra de sable.
Hace algo menos de una década que la sierra de sable empezó a ser incorporada en los Servicios de Bomberos como una nueva herramienta de corte para ser utilizada en las complejas maniobras de descarcelación. Sus fabricantes no la idearon para ser utilizada en este tipo de intervenciones, sino para su uso en el sector de la construcción. Características técnicas En el mercado existen diversas marcas que comercializan sierras de sable alimentadas a 220 V o con acumuladores de hasta 36 V. Según marca y modelo su potencia puede oscilar entre los 1.025W y 1.150W siendo el número de cortes por minuto de entre 1.200 y 2.900, su peso ronda los 4 kg. lo que posibilita que sea una herramienta muy manejable. Las hojas de corte son de acero intercambiables, con un alto grado de flexibilidad que hacen muy difícil su rotura y sirven para diferentes tipos de materiales en función de la dureza de los mismos. La sierra de sable es una herramienta de corte que puede complementar o llegar a sustituir en algunas maniobras de descarcelación a las herramientas hidráulicas, dando

Pág. 21

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

solución al tratamiento de cristales laminados y otros elementos estructurales del vehículo como montantes demasiado anchos y cortes longitudinales de puertas y techos entre otros. Su tamaño y reducido peso hacen que con su uso se origine un menor desgaste físico.

Corte con sierra de sable de cristal laminado en luna delantera

5 PROCEDIMIENTO BÁSICO DE ACTUACIÓN EN ACCIDENTES DE TRÁFICO
La intervención de los equipos de emergencia en un accidente de tráfico debe de seguir unos pasos, encaminados a controlar los riesgos producidos por el propio accidente y los que puedan derivarse de la actuación de los servicios de emergencia. De ahí que los servicios de bomberos adopten unos procedimientos, que adaptados cada uno a sus propios recursos materiales y humanos, deben al menos cumplir los siguientes puntos:

5.1 LLEGADA Y SITUACIÓN DEL TREN DE AUXILIO
A la llegada al lugar de la intervención, el tren de auxilio ha de situarse de tal manera que permita cumplir con la protección de la zona de intervención y garantizar la rápida evacuación de los heridos. Se deberá alertar de nuestra presencia al resto de vehículos iluminando la zona de trabajo aunque sea de día, con todos los elementos propios de de los vehículos (rotativos, luz de cruce, luces de avería, etc.), así como delimitando la zona de ubicación de vehículos con algunos conos. Se deben de limitar tres zonas de actuación: zona caliente, zona templada y zona fría. Zona caliente: Es la zona que genera la intervención y la de mayor riego. Únicamente deberán permanecer en ella los miembros de los servicios de emergencias debidamente equipados.
En esta zona se encuentran los vehículos siniestrados y es en la que se ha de trabajar en el rescate. Estará delimitada con un círculo imaginario de entre dos y cinco metros. En esta zona solo permanecerá el personal necesario para la intervención.

Pág. 22

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Zona templada y fría: La zona templada es la intermedia, donde se ubican vehículos de auxilio, restos materiales de los vehículos siniestrados retirados por bomberos, etc. La ubicación de los vehículos del tren de auxilio garantizará la protección de la zona caliente o área de intervención respecto del tránsito de vehículos por la vía. Es de gran importancia que esta protección este garantizada de la manera más rápida y eficazmente posible, ya que permitirá al equipo de rescate trabajar con mayores garantías de seguridad. Finalmente la zona fría es la zona segura donde permanecerá el personal ajeno a la intervención. Debe ser controlada por los cuerpos policiales, ya que garantizará la seguridad de las otras dos zonas.

:

5.2 RECONOCIMIENTO DEL ENTORNO Y DE LAS VÍCTIMAS
Una vez ubicado el tren de auxilio se abren dos líneas de actuación simultáneas: A) Obtención de información sobre la magnitud del incidente, prestando atención a la complejidad del rescate, determinando la cantidad de víctimas y su estado, el número de vehículos implicados y la necesidad o no de refuerzos. B) Obtención de información sobre los riesgos potenciales. Se deben eliminar los riesgos a fin de crear un contexto más seguro tanto para las víctimas como para los socorristas. El reconocimiento lo podemos dividir en dos, exterior e interior del vehículo. 1.Reconocimiento exterior: Se deberá identificar todos los riesgos presentes realizando el reconocimiento perimetral de la zona caliente, para detectar posibles peligros del entorno (derrames de combustibles, estructuras inestables, árboles, farolas, muros, etc.). Si se detectan se neutralizarán rápidamente con espuma, arena, sepiolita, estabilizando árboles, farolas, etc. y desconectando o aislando riesgos eléctricos. 2.Reconocimiento Interior: Tiene como finalidad la localización y posición de las victimas para valorar las vías de extracción, localización de airbags, vías rápidas de acceso ( puertas abiertas, ventanas accesibles, etc.)

Pág. 23

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

El sanitario o bombero con funciones para ello, efectuará el primer reconocimiento de las víctimas desde el exterior del vehículo, valorando la gravedad y prioridades de rescate (triage inicial).

5.3 ESTABILIZACIÓN DE LOS VEHÍCULOS
Partiendo de la máxima que: “Trabajar sobre un vehículo inestable, es trabajar sobre un vehículo inseguro”, la estabilización de los vehículos permitirá tanto a los rescatadores (trabajar sobre un escenario seguro), como a las víctimas (evitar agravar las posibles lesiones), una intervención mucho más segura y eficaz. Además debemos partir de la idea básica que toda víctima de un accidente de tráfico debe ser tratada como víctima con posible traumatismos medular. El vehículo siempre se estabilizará en la posición en que se ha quedado tras el accidente.

5.4 ESTABILIZACIÓN DE LAS VÍCTIMAS
La valoración se hará siguiendo el siguiente orden (A-B-C-D): AIRWAY: Abrir vía aérea con control de la columna y cervicales. BREATHING: Observar las características de la respiración, descartar patología respiratoria y administrar oxígeno. CIRCULACIÓN: Descartar hemorragias internas y externas, observar las características de la circulación (pulsos periféricos y centrales, frecuencia, amplitud, relleno capilar, color, humedad y color de la piel, etc.). DISABILITI: (Discapacidad neurológica): Valorar el estado de conciencia según la reactividad y simetría de las pupilas y la movilidad y sensibilidad de la víctima.

5.5 PLAN DE DESCARCELACIÓN Y EXTRACCIÓN DE LAS VÍCTIMAS
Una vez valoradas las posibles lesiones y establecido el orden de prioridad de la extracción, el mando de bomberos dará las instrucciones para crear los espacios necesarios para la extracción de la víctima. Las maniobras de descarcelación deberán permitir crear el espacio suficiente en los vehículos, para poder extraer a las víctimas en el menor tiempo posible y con las máximas garantías de seguridad para las víctimas como para los miembros del equipo de rescate.

Pág. 24

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Extracción de las víctimas. En general la forma más óptima y segura de sacar a la víctima del vehículo, es respetando al máximo el eje sagital de su columna para evitar el agravamiento de sus lesiones. Por ello el uso de la tabla espinal es un elemento imprescindible para realizar estas maniobras de forma adecuada, pudiéndose utilizar además otros elementos de inmovilización como los chalecos espinales. Una vez la víctima se encuentre en el exterior del vehículo, el equipo sanitario revaluará de nuevo su estado y decidirá en función de sus lesiones, el traslado a un centro hospitalario o primera atención en la ambulancia.

/6 ESTABILIZACIÓN
6.1 INTRODUCCIÓN
Una vez que los riesgos externos están detectados y controlados, la estabilización es la maniobra inicial que realizaremos antes que el resto de trabajos sobre los vehículos accidentados. La estabilización nos permitirá trabajar de forma segura y estable, evitando cualquier movimiento que pueda producirse durante las tareas de rescate. Los vehículos accidentados (tal como se ha visto anteriormente), se estabilizarán en la posición en que los encontremos, para evitar cualquier movimiento que implique daños tanto a las víctimas como al personal que interviene en el rescate. Únicamente se valorará la posibilidad de mover un vehículo implicado cuando no haya otra alternativa posible de liberar y rescatar a la víctima. El objetivo de la estabilización es anular en todo lo posible, movimientos que se puedan producir en los vehículos accidentados durante las operaciones de rescate de las víctimas.

Los movimientos que se tienen que anular son: horizontales (evitar desplazamientos hacia delante o hacia atrás), verticales (evitar que actúe la suspensión del vehículo) y de rotación y/o balanceo, con ello y como se ha comentado lograremos una intervención más segura, incidiendo principalmente en los siguientes objetivos: A) Seguridad en la intervención. En algunos accidentes de tráfico puede parecer que existe una cierta estabilidad, pero ésta es precaria e imprevisible. Durante el acceso al vehículo, creación de espacios interiores, retirada de partes del vehículo, etc., es decir, durante las tareas de descarcelación, manipulación y extracción de la víctima podemos ocasionar cambios en el centro de gravedad del vehículo (que pueden causar incluso la caída o vuelco de éste), movimientos indeseados de la estructura, etc. Estos cambios del comportamiento estático del vehículo pueden ocasionar graves riesgos tanto para las víctimas como para los componentes del equipo que está trabajando. B) Evitar transmitir movimientos a las víctimas. En los accidentes de tráfico siempre consideraremos en primera instancia a las víctimas como politraumatizados, ya que

Pág. 25

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

éstas debido a las fuerzas generadas durante la colisión y dependiendo de los sistemas de seguridad pasiva, pueden haber sufrido múltiples y variadas fracturas. Por ello cualquier mínimo movimiento que se produzca durante el rescate, tanto al acceder al vehículo como durante los trabajos de descarcelación, podría agravar de forma decisiva las lesiones y el estado de las víctimas. C) Transmisión de la fuerza de las herramientas al suelo. En ciertas ocasiones debido a factores, como por ejemplo el atrapamiento de la víctima (con frecuencia miembros inferiores con la parte frontal del habitáculo), es necesario realizar maniobras de descarcelación que implican ciertos cambios estructurales y de fuerzas en el vehículo. Por ello será necesario realizar una estabilización adicional entre el vehículo y el suelo, justo debajo de la zona de apoyo de uno de los extremos de la herramienta (por ejemplo el RAM). De esta manera quedará apoyado uno de sus extremos en un punto más estable y producirá el efecto deseado en la maniobra de la herramienta, logrando así el desplazamiento esperado.

Punto de estabilización adicional

6.2 MATERIALES DE ESTABILIZACIÓN
A) Bloques escalonados, tacos y cuñas. Se utilizan en todo tipo de estabilizaciones, pueden ser de material plástico ( polietileno) o de madera.

Juego de tacos,cuñas y bloques

Pág. 26

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

B) Puntales de estabilización. Rápidos, ligeros, seguros y sencillos de utilizar. Se utilizan principalmente para anular el giro o volteo y también las caídas. C) Cojines elevadores. Aunque no pueden ser considerados como un material propio de estabilización, su capacidad de elevación puede ser muy útil en el proceso de estabilización. Sin embargo se buscará apuntalar con bloques y cuñas cuando se haga la elevación de parte del vehículo.

Estabilización con ayuda de un cojín de alta presión

Pág. 27

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

6.3 TIPOS DE INESTABILIDAD

Inestabilidad del vehículo con peligro inmediato

Estabilización de vehículos con riesgo real de despeñarse o caer al vacio. Deberemos actuar rápidamente para, al menos reducir el riesgo utilizando medios de fortuna como: amarre con cables, cuerdas, tráctel, etc. La estabilización de estos vehículos será nuestra primera prioridad, incluso antes de comenzar con la atención a las víctimas. Inestabilidad del vehículo sin peligro inmediato. En un accidente, podemos encontrar un vehículo accidentado en posiciones complicadas, pero en este tema vamos a partir de las tres posiciones básicas existentes que son la más frecuentes estadisticamente. Una vez comprendidas deben sentar las bases del concepto de la estabilización para poder estabilizar adecuadamente cualquier posición de los vehículos que podamos encontrar. Debemos de prever cuál es el orden lógico en la estabilización, cuántos puntos y dónde son necesarios como mínimo, así como los materiales adecuados a cada punto. Podemos prever la maniobra de extracción o, al menos intentar colocar los materiales (escaleras, tacos, puntales) de forma que no entorpezcan y dejen libre el mayor número de salidas posibles. Después de cada maniobra relevante que suponga un cambio de pesos, retirada de elementos del vehículo, cristales, e incluso extracción de alguna víctima, etc., debemos de restabilizar y reajustar todos los puntos las veces que sean necesarias.

Pág. 28

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

6.4 POSICIONES BÁSICAS DE ESTABILIZACIÓN

1. Vehículo en posición de de cuatro ruedas

2. Vehículo en posición vuelco lateral

3. Vehículo en posición vuelco total

6.4.1 VEHÍCULO SOBRE SUS CUATRO RUEDAS La estabilización en esta posición, buscará evitar los desplazamientos verticales y horizontales. En esta posición podemos distinguir tres tipos de estabilizaciones en cuanto al número de puntos de estabilización empleados. Se recomienda realizar la más completa (5 puntos) debido a que sus ventajas son mucho mayores, ya que el tiempo empleado no es significativo y nos asegura cualquier vía de extracción estabilizada. No obstante, conviene conocer las otras dos más simples por si se trata de un accidente múltiple y escasea el material de estabilización. Estabilización mínima de tres puntos. Anularemos el desplazamiento horizontal mediante la colocación de cuñas en una rueda delantera y en otra trasera, (preferentemente en diagonal) y luego mediante bloques escalonados, tacos y cuñas, anularemos los desplazamientos verticales, tal y como se aprecian en las imágenes. A tener en cuenta que la extracción se realizara preferentemente por el lateral más estabilizado, por el lateral donde se hayan colocado los dos puntos.

Sistemas de estabilización de tres, cuatro y cinco puntos. La extracción de las víctimas se procurará realizar por los puntos más estabilizados. La colocación de tres o más puntos, vendrá determinada principalmente por la disposición de suficiente material y por el número de vehículos implicados con víctimas.

Pág. 29

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Detalle de estabilización con tacos, cuñas y bloques escalonados.

6.4.2 POSICIÓN DE VUELCO LATERAL Esta es la más inestable y peligrosa de las tres posiciones básicas. Existe el riesgo principal de rotación y balanceo del vehículo cayendo hacia su techo, pero además podemos encontrar fácilmente derrames de combustible, aceites, líquidos, etc.

Boques en los montantes C

Puntales estabilizando la parte baja

Objetivos de la estabilización: Anular los movimientos de rotación y balanceo, con tres o cuatro puntos de estabilización. Primero utilizaremos tacos, bloques y cuñas para la parte del habitáculo, sobre los montantes A y C y después los puntales en la parte baja del vehículo. 6.4.3 VEHÍCULO EN POSICIÓN DE VUELCO TOTAL El mayor riesgo consiste en que el vehículo gire sobre si mismo, aunque lo más habitual será que esté apoyado sobre la zona del motor al tener mayor peso en ella.

Pág. 30

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Objetivos de la estabilización: Anular los movimientos de balanceo. Estabilizaremos sobre cuatro puntos. Primero colocaremos bloques escalonados invertidos entre la parte trasera de los largueros superiores y el suelo, a continuación colocaremos tacos y cuñas en el espacio entre el capó y el montante A y el suelo. En el caso de que haya que hacer alguna maniobra de extracción que implique cortar más de un montante (en el caso de vehículo con montantes A, B y C) se utilizarán los puntales también para restabilizar, colocándolos en los laterales traseros. Conclusión. Es evidente que no siempre se podrán estabilizar los vehículos accidentados de la manera descrita, ya que la experiencia demuestra que después de una colisión los vehículos pueden quedar en las posiciones más insospechadas. Por ello el entrenamiento del concepto básico de estabilización, llevado a cabo con los materiales adecuados, permitirá estabilizar cualquier vehículo indiferentemente de la posición en que sea encontrado. El objetivo final a alcanzar, es que los equipos de rescate trabajen con una mayor seguridad en las intervenciones y en consecuencia, con una mejor asistencia a las victimas al neutralizar los movimientos que se puedan generar sobre el vehículo.

7 ACCESO (ABORDAJE)
7.1 CONCEPTO
El abordaje es el conjunto de maniobras empleadas para facilitar el acceso rápido a las víctimas y que se realizan con posterioridad a la estabilización del vehículo y previas a la descarcelación de las víctimas. Una vez asegurada la escena del accidente y estabilizados los vehículos implicados, es una prioridad acceder a la víctima para proporcionar la primera asistencia necesaria (tanto sanitaria como psico-emocional), cuanto más pronto se proporcione la asistencia médica, mejor estará la víctima. Esto permite reducir los niveles de mortalidad y morbilidad. En general, para acceder a las víctimas se utilizan los huecos naturales o accidentales del vehículo: zonas acristaladas, parabrisas y las puertas. Acceder implica llegar físicamente al accidentado y proporcionarle la primera atención sanitaría que incluirá al menos la comprobación de la consciencia, las constantes vitales y la presencia de hemorragias. No implica liberar y retirar la víctima del sitio del accidente para realizar una primera valoración fuera del vehículo. En ciertos casos inicialmente sólo se podrá establecer contacto verbal con las víctimas hasta poder acceder a ellas y es muy importante mantener el contacto con la víctima para proporcionarle apoyo psicológico

7.2 ASISTENCIA PSICOLÓGICA A LAS VÍCTIMAS

Pág. 31

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Uno de los principios de la psicología de la emergencia dice que: “La asistencia psicológica será tanto más efectiva cuanto más precozmente se produzca”. En una situación de dolor y sufrimiento en ocasiones inhumano, el objetivo de los miembros de emergencia no debe ser únicamente una asistencia técnicamente perfecta, sino aportar también nuestro pequeño grano de arena para mejorar la salud mental y emocional de las víctimas, estableciendo un vínculo de humanidad con las mismas. Este vínculo debe transmitirle nuestra actitud humanitaria incondicional, ayudándole a recuperar nociones tan elementales y necesarias como la propia identidad y el control del entorno más inmediato. En esos primeros momentos es importante el concepto de “ayuda percibida”, es decir, que la víctima sepa que la sociedad de la que forma parte está haciendo todo lo posible para ayudarle a través de bomberos, sanitarios, policías, etc. Estas estrategias y técnicas empleadas se denominan “primeros auxilios psicológicos” y del mismo modo que para aplicar los primeros auxilios sanitarios no hace falta ser sanitario, tampoco hace falta ser psicólogo para aplicar los primeros auxilios psicológicos, solo hace falta tener los conocimientos teóricos y prácticos adecuados, y la voluntad de ponerlos en práctica. Normas a seguir: El objetivo inmediato es reducir tensiones y calmar la situación, para ello el socorrista cuenta con algunos procedimientos de ayuda potenciales como son: Mostrar comprensión por los problemas y ponerse en la situación del accidentado, es decir utilizar la empatía como punto principal de de la primera ayuda psicológica, en concreto permitir que la persona sepa por las palabras del actuante, tono de voz y expresiones faciales, que comprende lo que la persona está sintiendo en ese momento y algo de suma importancia, siempre que se pueda, intentar contactar físicamente con la persona accidentada y llamarla por su nombre Proyectar una conducta tranquilizante, es decir reflejar una imagen de modelo a seguir. Las personas en crisis muchas veces miden sus sentimientos y la gravedad de la situación por la forma en que otros reaccionan, por lo que es importantísimo que el socorrista modele un enfoque de tranquilidad de la situación. Se debe controlar en todo momento el tono de la voz, las expresiones faciales, gestos, etc. ya que todo ello influirá muy directamente en una percepción más positiva y tranquilizadora de la situación por parte de la persona atrapada. También es importante evitar cualquier tipo de comentarios o imágenes, que puedan afectar emocionalmente al accidentado, el socorrista debe manifestar expresiones en las que tranquilice a la víctima, dándole confianza sobre la profesionalidad, tanto de sus compañeros de trabajo como de otros profesionales implicados en el rescate. Estimular la conversación como medio para conseguir la distracción, teniendo en cuenta que el tema de conversación debe ser neutro emocionalmente, ya que hablar de la familia en ese momento puede provocar una mayor descarga emocional por parte de la víctima y agravar la situación, se debe intentar llevar la conversación con la víctima hacía un terreno neutro emocionalmente. No debemos informar del estado clínico del resto de víctimas, no somos sanitarios y por lo tanto no tenemos suficientes elementos de juicio. Es también importante informarle de cada uno de los pasos que se realizan para su liberación.

Pág. 32

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Escuchar. el socorrista no solo debe saber escuchar sino que además debe dar señales a la persona de que lo está haciendo, como por ejemplo, mirar a los ojos, gestos con la cabeza y muy importante, recordar dirigirnos siempre si es posible a los accidentados por su nombre de pila.

8. DESCARCELACIÓN
La descarcelación es conocida también como: excarcelación, desaprensión, desatrapamiento, extricación, desencarcelación, liberación, etc. Para los bomberos, son las acciones y maniobras que se realizan con las herramientas de corte y separación sobre la carrocería del vehículo, con el fin de crear el espacio suficiente para poder extraer a las víctimas con las mejores garantías de seguridad. La fase de descarcelación precede a la de extracción, aunque en ocasiones si encontramos huecos de extracción seguros, puede no ser precisa la excarcelación, ya que la atención sanitaria a la víctima es la prioridad de toda intervención en accidentes de tráfico.

8.1 DESCONEXIÓN DE LA BATERÍA
Antes de desconectar la batería y quitar la llave de contacto, debemos intentar abrir puertas y ventanas, si son eléctricas, ya que nos pueden faciltar vías naturales de acceso a las víctimas. Primero desconectaremos el borne negativo, para evitar producir chispas que genere riesgo de incendio y después desconectaremos el positivo, pues la batería podría estar dañada y seguir haciendo masa con objetos metálicos. Como se ha visto en la seguridad pasiva, al desconectar la batería se inicia el proceso de descarga del acumulador de energía que alimenta al sistema de airbags, de ahí entre otras razones que esta sea una de las primeras actuaciones a realizar. En todo caso debemos evitar cortar los cables, pues nos podría hacer falta volver a conectar la batería, por si fuese necesaria alguna maniobra posterior de algún elemento

eléctrico.
Apertura lateral del capó con separador para localizar la batería

La ubicación más frecuente de la batería en la mayoría de los vehículos es en el

Pág. 33

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

compartimiento del motor. Sin embargo, algunos de los diseños de los nuevos vehículos han empleado otras localizaciones diferentes. Estas localizaciones alternas pueden ser: debajo del asiento posterior de los pasajeros, en el portamaletas, en la parte delantera del guardabarros y en algunos vehículos más largos como vehículos multifamiliares puede haber más de una batería. Algunos fabricantes pueden usar un mecanismo que desconecta la batería automáticamente en el caso de una colisión.

8.2 DESPANELADO Y TRABAJO EN INTERIOR DE VEHÍCULO
El despanelado de ciertas zonas del interior del vehículo, consiste en acciones que se realizan previamente a la realización de cortes con las herramientas, buscando localizar elementos que puedan dificultarlos, como botellines de airbag, elementos del cinturón de seguridad, barras de protección lateral, bisagras, etc. El despanelado se podrá realizar tanto desde fuera como , desde dentro. El trabajo en interior del vehículo, tiene como finalidad crear más espacio para facilitar la posterior extracción de las víctimas, buscando identificar obstáculos que puedan dificultar la extracción como atrapamiento con pedales, posibilidad de abatimiento de respaldos de asientos y retirada de reposacabezas, cortes de anclaje de respaldos de asientos, retirada del freno de mano para crear mayor espacio de manipulación a las víctimas (siempre que el vehículo esté correctamente estabilizado), protección con escudo de zonas de corte o rotura de cristales próximos a las víctimas, etc.

Maniobra de despanelado de un montante C

8.3 MANIOBRAS DE DESCARCELACIÓN
El trabajo fundamental de los equipos de bomberos en los accidentes de tráfico es la liberación de las víctimas atrapadas en el interior de los vehículos. Para desarrollar este trabajo se ponen en práctica una serie de maniobras y técnicas que se deberán adaptar a las circunstancias de cada caso según sea el número de víctimas y su estado, el número de vehículos implicados, las dotaciones y material de bomberos disponibles, etc. Por ello partiendo del conocido axioma “no hay dos intervenciones iguales”, con las maniobras que aquí se proponen no se pretende que sean aplicadas al pie de la letra, sino ser más bien una referencia o ejemplos prácticos, partiendo siempre en estos casos de situaciones ideales que raramente se dan en un accidente real.

Pág. 34

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

8.3.1 ABATIMIENTO DEL TECHO HACIA ADELANTE CON SIERRA DE SABLE Es una maniobra que se realiza cuando el vehículo se encuentra sobre 4 ruedas. Es rápida, sencilla y muy recomendadable para una extracción urgente motivada por el estado crítico de las víctimas, sobre todo si están situadas en los asientos delanteros. Consiste en la realización de dos cortes con sierra de sable en paralelo a los largueros superiores del techo, finalizando a una distancia prudencial anterior a la posición de las víctimas. Una vez finalizados los cortes, se abate la porción de techo debilitada hacia delante, generando un espacio interior importante para poder introducir la tabla de rescate y extraer a las víctimas. Esta maniobra es muy recomendable para vehículos sin portón trasero, o con dificultad de abatimiento de los respaldos de los asientos delanteros.

Detalle de los cortes en paralelo

Resultado final tras abatir el techo

8.3.2 ABATIMIENTO DE TECHO HACIA DELANTE CON CIZALLA HIDRAÚLICA Esta maniobra se realiza cuando el vehículo se encuentra sobre cuatro ruedas y consiste en el abatimiento del techo hacia delante después de cortar los montantes B y C y debilitar los dos largueros superiores con dos cortes de alivio, antes de los montantes A. Primeramente se deberán retirar todos los cristales, excepto la luna delantera. Una vez

Pág. 35

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

retirados los cristales de todas las ventanas se inicia el corte de los cuatro montantes. Seguidamente los dos cortes de alivio para debilitar los largueros superiores, uno a cada lado del vehículo. Esa es una maniobra muy recomendada cuando existan varias víctimas en el interior, ya que el espacio generado facilita poder tratar a las víctimas desde varias posiciones externas .

Corte de alivio del techo

Corte del montante C

Resultado final de la maniobra

Existe una variante que consiste en cortar los montantes A y B, realizando el abatimiento del techo hacia atrás; o incluso retirando todo el techo por completo (cortando

Pág. 36

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

todos los montantes), en estos casos se podría realizar la extracción por delante por si fuese imposible realizarla por detrás. En caso de retirada completa del techo, recordar la necesidad de retirar también la luna delantera. 8.3.3 ABATIMIENTO DEL TECHO A UN LATERAL Maniobra realizada cuando el vehículo se encuentra en posición de vuelco lateral. Se inicia la maniobra con el corte de la luna delantera. Seguidamente se realiza el corte de los montantes A,B y C, realizándolos lo más cerca posible de la unión de los montantes con el techo, a fin de conseguir que cuando desplacemos el techo hacia el suelo, los montantes cortados no estén en la zona de extracción de víctimas, por el peligro que conllevaría para los rescatadores y sobre todo para mantener el mecanismo del cinturón de seguridad en funcionamiento y evitar que las víctimas del lateral no apoyado cayesen al suelo sin control, ya que deberemos liberarlas del cinturón una vez estemos preparados para poder situarlas en las tablas de rescate. Luego se realizarán dos cortes de alivio para debilitar el techo, a la altura del larguero superior del lado del suelo y así facilitar el abatimiento del techo. Una vez finalizados todos los cortes, abatiremos el techo del vehículo creando un gran espacio en el interior para poder extraer a las víctimas, situando antes algún elemento de apoyo al techo (como escalones de estabilización), para que no esté demasiado inestable.

Corte del montante A

Corte de alivio en el techo

Pág. 37

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

En la imagen final se aprecia como los cortes de los montantes se han realizado lo más arriba posible, evitando generar más riesgo si hubiesen quedado en la zona del techo abatida.

8.3.4 RETIRADA DE UN LATERAL EN VEHÍCULO VOLCADO SOBRE EL TECHO Consiste en la apertura de las dos puertas del mismo lateral del vehículo por la cerradura y la elevación del conjunto pilar B más puerta trasera, sujetándolo a la parte alta del vehículo. La puerta delantera una vez abierta y cortado el tensor, se fijará con cuerda, eslinga u otro elemento a un punto fijo para evitar movimientos de la misma. Una vez abierta la puerta trasera se procederá a realizar dos cortes de alivio en el larguero inferior, uno a cada lado de la base del pilar B. Seguidamente se realiza un corte en el montante B en la parte superior más cercana al techo y por último, se eleva el conjunto pilar B más puerta trasera, fijándola en la parte superior del vehículo. Se recomienda esta maniobra cuando existen obstáculos que impidan la extracción por la parte trasera y se precisa de un amplio espacio para la extracción.

Primeros pasos: aperturas de las dos puertas

Cortes de alivio en el larguero inferior

Resultado final de la maniobra, donde se aprecia como la puerta trasera junto al pilar B, han quedado fijados a la parte superior del vehículo.

Importante: Recordar que para cualquier maniobra en la que sea necesario retirar

Pág. 38

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

muchos cristales y debilitar zonas importantes de la estructura como pilares y montantes, se produce un reequilibrio de fuerzas dentro del vehículo, por lo que será necesario repasar la estabilización y restabilizarla.

9. EXTRACCIÓN Y TRATAMIENTO DE VÍCTIMAS
La extracción es la parte de la intervención que conlleva todos los preparativos y maniobras propias para sacar a las víctimas fuera de los vehículos. Siempre se realizará con inmovilización total de la columna vertebral. Para ello siempre se colocará collarín cervical y plano duro que inmovilice al menos hasta la pelvis de la víctima (chaleco de inmovilización vertebral). Movilización de víctimas en accidentes de tráfico. Realizaremos la extracción de la víctima manteniendo el eje Cuello-Cabeza-Tronco ( CCT) alineado para evitar lesiones o empeoramiento de éstas a nivel de médula espinal. Inmovilización manual de cabeza:

Mantendremos siempre la inmovilización manual de la cabeza hasta que la víctima esté en la tabla con las cinchas y el inmovilizador de cabeza, ya que el collarín rígido solo limita los movimientos de flexo-extensión del cuello y no al 100%.

Pág. 39

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

9.1 RUTAS DE SALIDA DE LAS VÍCTIMAS
La elección adecuada de la ruta de salida es vital para facilitar el mantenimiento del eje CCT durante la maniobra de extracción. Dicha ruta de salida estará condicionada por criterios sanitarios según las posibles lesiones y estado de la víctima y criterios técnicos, como zonas excesivamente deformadas o salidas bloqueadas por elementos no retirables. Angulo eje CCT. son los grados del ángulo que forma el eje CCT, según la posición de la víctima tal cual se encuentra en el interior del vehículo y la línea que dibuja el camino desde esa posición hasta la salida elegida, siendo mejor cuanto menor sea dicho ángulo ya que implica menor manipulación del eje CCT. Estado de la víctima. Tras una valoración primaria del estado de la víctima el sanitario y el mando de la intervención deben decidir si disponen del tiempo suficiente para realizar la mejor manipulación o no, teniendo en cuenta la salida con eje CCT

9.1.1 EXTRACCIÓN SEGÚN EL EJE CCT Denominamos salida 0 cuando el eje CCT tiene un ángulo con respecto a la ruta de salida de 0º, y así sucesivamente con las salidas, 25, 30, 60 y 90. Cuanto menor sea el ángulo de salida, menos se manipulará a la víctima para su extracción, y a mayor ángulo se incrementará la dificultad de extracción siendo necesaria una mayor coordinación en la manipulación. La línea imaginaria que forma el eje CCT, debe tenerse en cuenta para descarcelar buscando que el hueco que se genera nos permita respetar lo máximo posible ese eje.

Pág. 40

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Extracciones traseras Salida 0. Es la más segura para la víctima por no haber un desplazamiento entre la ruta de salida y el eje CCT.

Ejemplo de salida O

Salida 25. Se utiliza para víctimas de asientos delanteros, siendo la salida por la puerta trasera del mismo lateral donde se encuentre. No requiere demasiada movilización del eje por lo que no se hace recomendable el chaleco espinal.

Pág. 41

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Salida 60. La salida se efectúa por la puerta trasera contraria a donde se encuentre la víctima. En este caso existe una manipulación considerable del eje CCT y dependiendo del estado de la víctima y del nivel de adiestramiento del equipo, es recomendable el uso del chaleco espinal.

Pivotaje. Esta maniobra se lleva a cabo cuando encontramos a una víctima sentada en el asiento trasero del vehículo, o asiento delantero con imposibilidad de abatimiento del respaldo suficiente. Consiste en pivotar la tabla sobre el respaldo justo en el momento en que se eleva mínimamente a la víctima del asiento; esta maniobra ha de estar muy coordinada, ya que justo en el momento que se realiza esa pequeña elevación, el bombero que se encuentra al mando de la tabla, debe de dejar caer su peso para hacerla pivotar a la vez que el bombero que está en pies debe evitar que estos se enganchen con los pedales u otros elementos. Esta maniobra se puede realizar sin retirar el techo, (para extracción urgente de una víctima crítica), o retirando todo o parte de él. Secuencia del pivotaje.

Pág. 42

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Extracciones laterales. En accidentes con vuelcos laterales, las víctimas tenderán a estar de lado y debemos de manipularlas en la posición que se encuentren hasta que sea posible rotarlas y dejarlas en la tabla en decúbito supino. En estas situaciones no suele ser posible colocar el collarín hasta que se ha colocado a la víctima en decúbito supino y el chaleco espinal suele ser muy complicado de colocar y casi siempre contraproducente por el excesivo movimiento y el tiempo empleado que necesitaríamos para su colocación. En el preciso momento que se pueda rotar a la víctima y colocarla en decúbito supino se realizará esta maniobra, siendo entonces el momento de colocar el collarín si todavía no se había podido.

Salida 90. (Rotación). Esta salida se diferencia de la anterior en que el estado de la víctima es tal que permite invertir más tiempo en su inmovilización y movilización. Este es el caso de movilización máxima del eje CCT con respecto a la ruta de salida, y es en esta maniobra donde si disponemos del tiempo suficiente deberemos de colocar el chaleco espinal.

Pág. 43

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Maniobra de rotación Extracciones frontales. Salida 0. Al encontrar vehículos con el eje trasero elevado, o ante la imposibilidad de una extracción trasera, la salida 0 por detrás resulta muy difícil, incluso inviable, en este caso cabe la posibilidad de efectuar una salida 0 por la parte delantera del vehículo, que consistirá en retirar todo el techo o todo un lateral del techo hacia un lado , y una vez colocada la víctima sobre la tabla, sacarla con los pies por delante hacia la zona del capó.

9.1.2 EXTRACCIÓN SEGÚN EL ESTADO DE LA VÍCTIMA El segundo criterio en cuanto a la elección de la ruta de salida, es el estado de la víctima y su posible evolución. El mando de la intervención deberá tenerlo en cuenta a la hora de decidir la ruta de salida, así como prever un cambio súbito en el estado de la víctima a peor; ejemplo: víctima con parada cardiorespiratoria, a la que no se le puedan practicar las técnicas de RCP en el interior del vehículo. En este caso las probabilidades de supervivencia disminuyen un 10% cada minuto que pasa sin aporte de oxígeno al cerebro y a partir de los 5 minutos pueden producirse lesiones cerebrales irreversibles. En función de dichos parámetros las salidas se pueden definir como sigue: Salida controlada: Es aquella en la que la víctima se encuentra estable y nos permite invertir el tiempo necesario en la creación de espacios tanto interiores como exteriores. Aquí se debe buscar la ruta de salida con menos ángulo de eje CCT. Salida rápida: Es aquella en que el estado de la víctima no es estable y nos permite invertir poco tiempo en la creación de espacios. Pese a ello, intentaremos siempre crear el espacio suficiente para una movilización adecuada. Salida de emergencia: Se da en aquellas situaciones en que la vida de la víctima corre grave riesgo, en casos como incendios de vehículos, parada cardio-respiratoria, vehículo en una zona con riesgo inminente de ser sumergido por corrientes de agua etc. La extracción se realiza sin material de inmovilización. En el uso de esta salida se suele utilizar la maniobra de Reutek. Los pasos a seguir en esta maniobra son: Asegurarse de que el cuerpo de la víctima está libre del cinturón, volante, pedales u otros obstáculos.

Pág. 44

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Colocarse detrás de la víctima para poderla sujetar con los brazos de la siguiente manera: pasando el brazo por debajo del brazo y la axila del la víctima (mismo brazo que la víctima, derecho con derecho o izquierdo con izquierdo), sujetar su muñeca contraria con la mano; el otro brazo, pasando por debajo de la axila del brazo opuesto, permitirá sujetar la mandíbula del herido, quedando la víctima apoyada sobre el pecho del rescatador. Una vez sujetado de éste modo, el socorrista se moverá lentamente extrayendo a la víctima del interior e intentando mantener lo máximo posible el eje CCT. Maniobra de Rautek

Collarín cervical

9.2 UTILIZACIÓN DEL COLLARÍN CERVICAL Y DEL CHALECO ESPINAL
Para la colocación de cualquier collarín siempre son necesarias dos personas, ya que una de ellas deberá hacer el control cervical y la otra colocar el collarín. Alineación e Inmovilización manual: La primera acción para colocar el collarín es alinear el cuello poniendo recto el eje CCT. Esto lo haremos cogiendo la cabeza de la víctima y realizando una pequeña tracción hacia arriba hasta que la espalda y los ojos formen un ángulo de 90º. La cabeza debe cogerse por las zonas duras y con las manos lo más abiertas posibles, siempre por encima del cuello para permitir la colocación del collarín. Es de suma importancia escoger la talla adecuada del collarín para eliminar al máximo posible los movimientos de flexo-extensión del cuello. Utilización del chaleco espinal en maniobras de extracción. El chaleco espinal es un complemento ideal para la inmovilización del eje CCT en aquellas situaciones en las que se debe de movilizar mucho a la víctima, como serían salidas 90 o 60, y siempre que su estado nos permita invertir el tiempo necesario. Se deberá tener sumo cuidado en su utilización con pacientes con traumatismos torácicos, por la presión sobre la zona torácica de los anclajes torácico-abdominales.

Pág. 45

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

.
Ejemplo de colocación de chaleco espinal

Antes de colocar el chaleco la víctima debe llevar colocado correctamente el collarín. Se introducirá con sumo cuidado el chaleco entre la espalda de la víctima y el respaldo del asiento, para ello será necesario sujetar a la víctima para crear el espacio suficiente para esta maniobra. A partir de este momento, se procede a enganchar los diferentes anclajes de tronco y abdomen, frontales y de muslos. Una vez tenemos a la víctima correctamente inmovilizada con el chaleco espinal, resulta muy fácil su movilización ya que el mismo chaleco le mantiene el eje CCT. Así mediante el uso de las asas es muy fácil colocar la víctima sobre la tabla para posteriormente extraerla.

9.3 UTILIZACIÓN DE LA TABLA ESPINAL EN MANIOBRAS DE EXTRACCIÓN
Siempre debemos hacer que la tabla sea la que busque a la víctima, ya que es mucho más fácil elevar a la víctima ligeramente o sustentarla mientras se baja un asiento, que llevar a la víctima hasta la tabla. Una vez colocado todo el eje CCT sobre la tabla es mucho más fácil deslizar a la víctima sobre el plano que ofrece la tabla que cualquier otra maniobra. En principio debe ser la tabla la que se deslice hasta colocar a la víctima dentro de la misma, pero en las movilizaciones en accidentes de tráfico casi nunca es posible llevar esta regla hasta el final. Se debe deslizar la tabla hasta que pasemos la zona del sacro y una vez toda la columna se encuentre sobre la tabla, si no es posible seguir deslizándola es el momento de deslizar a la víctima sobre ella El personal mínimo para la correcta utilización de la tabla espinal es de cinco (uno a la cabeza, dos al tronco, uno a las piernas y otro a la tabla).

Pág. 46

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Extracción en posición decúbito supino

Víctima sobre tabla en decúbito prono, al estar el vehículo volcado sobre el techo

Inmovilización de la víctima sobre la tabla. Una vez tenemos a la víctima sobre la tabla debemos inmovilizarla para conseguir un único elemento solidario y estable. Para ello en cuanto sea posible, incluso dentro del vehículo, se debe colocar el pulpo o correas y posteriormente el inmovilizador de cabeza para acabar de inmovilizar de forma completa el eje CCT

10 MEDIDAS DE SEGURIDAD
Como apartado final del tema, cabe incidir en la importancia de mantener unas medidas básicas de seguridad en varios aspectos, ya que en los accidentes de tráfico al influir las prisas por el pronto rescate, el reducido espacio en el que a veces se debe intervenir, entornos de riesgo en ocasiones en horas nocturnas con visibilidad reducida, etc., puede que se relajen las medidas de seguridad, por lo que los mandos de la intervención deberán tener una especial observancia por la seguridad.

10.1 PROTECCIÓN PERSONAL
Para evitar lesiones o accidentes, todo el personal que intervenga directamente en la zona de trabajo deberá llevar el equipo completo de protección personal, que deberá incluir los siguientes elementos: Casco, usado en todo momento.

Pág. 47

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Protección visual, monogafas o gafas de seguridad. Guantes utilizados permanentemente. Ropa de protección con material reflectante que cubra la mayor parte del cuerpo y proteja contra bordes cortantes. Botas de seguridad con buen refuerzo en tobillo y puntera. Máscara de filtro protegiendo la respiración cuando se realicen cortes con la sierra de sable y siempre que se corten los cristales laminados, ya que desprenden partículas muy finas que pueden ser peligrosas si son inhaladas.

Equipo de protección personal recomendado

10.2 SEGURIDAD EN EL MANEJO DE HERRAMIENTAS
Es muy importante mantener y respetar unas medidas básicas en el manejo de las herramientas, para trabajar con su máxima operatividad y evitar accidentes. Los latiguillos o mangueras defectuosas no deben utilizarse debiendo ser retiradas inmediatamente del servicio. No utilizar las mangueras para llevar, colgar o arrastrar las herramientas o la bomba. No situarse sobre las mangueras hidráulicas ni pisarlas o aplastarlas con otros elementos. Algunos componentes de los vehículos pueden ser proyectados al ser cortados o separados por tanto se deberán controlar estos movimientos. Las herramientas que no se estén utilizando deberán colocarse en el espacio asignado para el equipo (puesto base) y en una posición segura. Las herramientas deberán ser transportadas y operadas utilizando los puntos de agarre designados para tal fin. La cizalla posee su máxima fuerza de corte en la parte anterior de la cuchilla cerca

Pág. 48

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

del alojamiento, por lo que se debe procurar colocar la superficie a cortar en este sitio, una distancia de 5cm hacia delante podría representar una pérdida de fuerza de hasta un 30%. Siempre tratar de colocar la cizalla en un ángulo de 90 grados con respecto a la superficie de corte. Asegurarse que el material que va a ser cortado se encuentre colocado tan cerca como sea posible de la parte posterior (entalladura) de la cuchilla y evitar cortar con las puntas. Con la sierra de sable. Siempre que se utilice la sierra de sable un compañero deberá seguir la trayectoria de corte para avisar del cese de la maniobra cuando se observe algún problema. Desestimar su uso cuando las víctimas estén demasiado cerca de la trayectoria del corte. Al realizar el cambio de hojas se deberá desconectarla del enchufe. No utilizarla en el corte de elementos próximos a las víctimas como la estructura interior de los asientos, pedales de conducción, etc. No utilizar en ambientes húmedos o peligrosos. No dejarla expuesta a la lluvia. Puede originar fuertes vibraciones al cortar partes amplias del vehículo.

Ejemplo de transporte de herramientas hacia abajo

10.3 PROTECCIÓN DE LAS VÍCTIMAS
Durante los trabajos de descarcelación, se procurará proteger tanto a las víctimas como al personal sanitario que les esté atendiendo en el interior del vehículo, con algún plástico transparente o sábana, para protegerles de cualquier vidrio o resto de elementos del vehículo que pudiesen saltar e impactarles. Antes de realizar la extracción de las víctimas todas las zonas que hayan sido cortadas, se protegerán con elementos blandos tipo mantas, lonas o similares, para asegurarnos que tanto la ruta de extracción como la zona alrededor de la víctima esté libre de

Pág. 49

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

riesgos cortantes para los intervinientes en el rescate. Así mismo en cualquier maniobra de corte, separación, rotura de vidrios, etc. se interpondrá entre las víctimas y las herramientas o vidrios un protector duro a modo de escudo, para evitar el impacto de restos de elementos proyectados que pudiesen dañar a las víctimas.

Protecciones blandas para zonas de cortes

Detalle del trabajo del separador en el que se aprecia como un compañero protege con protección la zona de trabajo y el habitáculo

10.4 PROTECCIÓN DE LA ZONA DE TRABAJO
Es muy recomendable que la zona de trabajo o zona caliente, se vea libre de obstáculos y riesgos para el personal interviniente, además el despliegue de material y herramientas junto a restos de la descarcelación de los vehículos por la zona sin control, puede generar problemas de eficacia a la hora de localizarlas las herramientas, así como estar trabajando en una zona de riesgo de caídas, tropiezos, enganches, etc. Para evitar esta situación, se recomiendan crear dos zonas: Zona de residuos, donde se depositarán los restos de los vehículos. Estará alejada lo suficiente de la zona de trabajo y lo ideal será situarla en una zona donde no tengamos que pasar por ella. La otra zona es el puesto base, ubicada cerca de la zona de trabajo, pero asegurándonos que no esté en una zona que interfiera la posterior vía de salida de las víctimas. En este puesto base se situará una lona con todas las herramientas necesarias para los trabajos. También se reubicarán todas las herramientas una vez finalizado el trabajo con ellas, incluso aunque se tenga la necesidad de volver a utilizarlas, esta es la única manera de asegurar que la zona de trabajo esté libre de herramientas, latiguillos y otros elementos propios de los bomberos, ya que por esta zona se deberán de mover tanto los propios bomberos como personal médico, siendo por ello necesario que toda la zona esté libre de obstáculos.

Pág. 50

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Lona con motor hidraúlico y herramientas a modo de puesto base

Pág. 51

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

BIBLIOGRAFÍA
-Curso de intervención en accidentes de tráfico. E.N.P.C. Rivas Vaciamadrid. 2002 -Curso de descarcelación de vehículos. SPPLB-CV. Valencia 2009 -Desencarcelación. Servicio Central de Publicaciones del Gobierno Vasco. 2005. -Sistemática Básica de Actuación de Rescate en Accidentes de Tráfico. Consorcio Provincial de Bomberos de Valencia. 2009 -Asistencia psicológica a víctimas. Psicología para bomberos y profesionales de las emergencias. Llorente Gironella, Ferrán. Aran Ediciones. Madrid. 2008 -Intervención Psicológica en situaciones de emergencias y desastres. Servicios Central de Publicaciones del Gobierno Vasco. De Nicolás L. et al (2000) -Técnicas de Rescate en Vehículos. Holmatro. -Tecnología en vehículos modernos y su incidencia en el rescate vehicular. Holmatro. -Rescue Equipment. Tecnología Core. Holmatro. -Excarcelación: Sistemas de seguridad en vehículos. Turismos. Juan David Aivar García. 2004 -Sistemática de actuación en accidentes de tráfico. Andrés Aspas Higón. 2006. -El Airbag: Intervención y rescate en accidentes de tráfico. José María Hernández Hernández -Revista “Rescate Vial”. (Varios números). Asociación Profesional de rescate en Accidente de Tráfico. -Dirección General de Tráfico. www.dgt.es. Anuario estadístico 2009 -RAAC.www.racc.es

Pág. 52

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

SALVAMENTO Y DESESCOMBRO (JOAQUÍN VILCHES) 1 INTRODUCCIÓN
Los edificios se diseñan para resistir unos esfuerzos de compresión, flexión, tracción o torsión con magnitudes limitadas. Si por errores graves en el cálculo de las estructuras o en la ejecución de las obras, sus dimensiones, su forma o los materiales de que se construyen son inadecuados, los elementos estructurales colapsan. Por ejemplo una defectuosa colocación de las armaduras en vigas y pilares, dosificación incorrecta del hormigón armado, falta de placas de anclaje en los apoyos de vigas metálicas, soldaduras defectuosas, etc. Por otra parte, si los materiales se deterioran o si las sobrecargas se incrementan por encima de los límites calculados, se pueden sobrepasar su capacidad resistente provocando lesiones.

2 SITUACIONES CON RIESGO DE HUNDIMIENTO
Aunque el riesgo de hundimiento de los edificios afecta a toda la población, para los bomberos se trata, además, de un riesgo diario y añadido a los propios peligros que ya tienen las intervenciones en la que, de alguna manera, hay edificaciones implicadas.

2.1 TERREMOTOS
Los terremotos o movimientos sísmicos implican vibraciones en el terreno que se producen simultáneamente en sentido vertical y en sentido horizontal en un movimiento ondulatorio semejante a las olas producidas cuando se tira una piedra en un estanque. Así, el edificio se mueve pasando de estar en la cresta de la ola a, progresivamente, quedar en su seno. El avance de esa ola hace que los cimientos se vean sometidos a esfuerzos alternos de aproximación entre si. Al ser la estructura rígida, esos movimientos suponen la ruptura de los elementos estructurales en los puntos más débiles.

Pág. 53

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

2.2 EXPLOSIONES E IMPACTOS
Una explosión, sea por gas combustible, por explosivos o por cualquier otra causa provoca la aparición de cargas dinámicas que las estructuras solo pueden soportar hasta cierto limite. Lo mismo ocurre en el caso de impactos o choques violentos como el de un cierto vehículo a gran velocidad.

Al intervenir ene estos casos, es necesario extremar las precauciones e inspeccionar cuidadosamente los edificios afectados. Si el hundimiento no se ha producido de inmediato, puede ocurrir que haya daños graves no aparentes a simple vista pero con suficiente

Pág. 54

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

importancia como para provocar la ruina después del suceso. Incluso, las vibraciones o percusiones provocadas por el funcionamiento de maquinaria dentro o cerca del edificio, o por demoliciones en edificios contiguos, pueden provocar daños graves en los elementos estructurales por disgregación del material en puntos esenciales. Este riesgo es mucho mayor si el edificio esta cimentado sobre un terreno formando por arenas poco densas.

2.3 INCENDIOS
Un incendio en un edificio combina varias situaciones que aumentan el riesgo de colapso. La energía desprendida del incendio en forma de calor afecta de manera desigual a las estructuras según el material empleado pero en cualquier caso sufrirá dilataciones, contracciones, debilitación de los materiales y perdida de la capacidad portante, incluso en el caso de estructuras de madera, perdida de sección por carbonización. El incendio, por efecto del calor, provocar dilataciones en los elementos constructivos que podrán dañar sus apoyos y crear fuerzas de empuje sobre elementos adyacentes. Como ese calor no es uniforme, las dilataciones serán de diferente magnitud en cada parte de la estructura. Del mismo modo, al enfriarse la estructura y el resto de elementos constructivos tras el incendio, se producirá una contracción de los materiales que puede resultar incluso más peligrosa que la dilatación.

Pág. 55

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Además y según los combustibles que arda, pueden aparecer sustancia agresivas (sulfatos, cloruros,...) que atacan la estructura.

2.4 INUNDACIONES
Los cambios en el contenido de humedad o en el aire freático del suelo pueden modificar las características físicas del suelo o provocar socavaciones o arrastres que afecten a la cimentación llegando, incluso, a provocar el colapso de un edificio. Algunos terrenos pueden perder su resistencia debido a la presencia de agua. Los arenosos son permeables al agua y pueden perder su estabilidad al ser arrastrada la arena. Las arcillas secas se vuelven pastosas en contacto con el agua y pierden su resistencia. Los terrenos rocosos no pierden resistencia por el agua.

Pág. 56

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

2.5 VIENTOS FUERTES
Un viento fuerte puede provocar el fallo en alguno de los elementos de la estructura de un edificio debido a que les somete a un esfuerzo lateral, aproximadamente horizontal, que puede no haber sido previsto al dimensionarlo. Es frecuente que tengamos que intervenir en el hundimiento de naves industriales, sobre todo, cuando hay temporales de viento que superan los 90 Km/h.

2.6 GRANDES NEVADAS
Una nevada grande supone una sobrecarga en la cubierta que puede superar los límites calculados y sobrepasar la capacidad resistente de sus elementos estructurales.

2.7 ACCIDENTES O FUGAS DE MERCANCIAS PELIGROSAS
La reacción de los materiales de construcción con determinados productos químicos contenidos en el agua o aplicados por el hombre (directamente o por contaminación ambiental) pueden provocar daños irreversibles en las estructuras causando cambios importantes en su composición. Un accidente de mercancías peligrosas o una fuga en almacenaje o industria, producida cerca de un edificio, puede afectar a las estructuras y dañarlas gravemente.

2.8 EXCAVACIONES PROXIMAS
La cimentación también puede verse afectada por corrimientos de tierras debido a causas naturales o debido a excavaciones próximas.

2.9 AGRESIONES BIOLOGICAS
Pág. 57

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Los insectos xilófagos (carcoma, termitas, polillas) atacan la madera provocando su destrucción.

Las aves que nidifican en los edificios pueden provocar un ataque químico de los productos resultantes de sus deposiciones Los roedores corroen algunos elementos constructivos. La acción de organismos vegetales pueden llevar a la ruina de los edificios, casi siempre como resultado de humedades previas: raíces que dañan las cimentaciones, mohos y hongos que atacan los elementos de de madera provocando su pudrición con perdida de resistencia, ablandamiento y desintegración.

3 SIGNOS INDICADORES DEL RIESGO DE HUNDIMIENTO
Los edificios suelen “avisar” antes de hundirse por medio de algunos signos que pueden observarse, aunque no siempre presentan con total claridad y que, incluso, pueden confundir cuando no se tiene demasiada experiencia.

3.1 RUIDOS CARACTERÍSTICOS
Normalmente un derrumbamiento puede ser precedido por unos ruidos característicos, como crujidos (por la ruptura de materiales) siseos (por la caída de polvo...). No obstante, debe tenerse en cuenta que todos los edificios ”suenan” debido a los movimientos que provocan las diferencias de temperatura, los asientos de los elementos estructurales y de la cimentación, pequeños desprendimientos de material dentro de los huecos, etc. Esos sonidos, que no implican ningún peligro, solo se suelen escuchar durante la madrugada, cuando el nivel de ruido ambiente es mínimo.

3.2 DESPRENDIMIENTO O PÉRDIDAS DE MATERIAL
Sea cual sea el material con que se construye un elemento estructural, su capacidad de resistencia dependerá directamente de su forma y de que su sección, debiendo ser esta última superior a la mínima necesaria para soportar los esfuerzos que debe resistirse. Por eso, si se producen desprendimientos o perdidas de material que modifiquen esa forma o que

Pág. 58

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

disminuyan su sección hasta ser menor que la necesaria, se producirá su colapso. El daño puede producirse en lugares ocultos para una inspección visual, en estos casos podremos detectarlos por la formación de depósitos de polvo o de cascotes que se producen por la disgregación de los materiales. En el caso de estructuras metálicas, el fallo puede producirse por defectos en las soldaduras.

3.3 DEFORMACIONES EN LOS ELEMENTOS CONSTRUCTIVOS
Sobre todo preocupa la deformación en cimentación y estructura que si sobrepasa ciertos límites aumenta el riesgo de sustentación del edificio. Estas deformaciones muchas veces no son apreciables directamente sobre los elementos que la sufren, por tanto tendremos que aprender a interpretar las grietas que originan en fachadas, muros, tabiques, etc. Los síntomas horizontales de las estructuras están calculados para soportar una curvatura hacia abajo (flecha) que no debe superar un cierto límite. Si se sobrepasa esa flecha, normalmente por tener una sobrecarga excesiva, el elemento se colapsa. Además una flecha excesiva en vigas o forjados puede provocar un esfuerzo de flexión en los elementos verticales donde apoya. La deformación de un elemento con dos o más ejes de giro horizontales y/o verticales (alabeos) indica la aparición de una fuerza de rotación excesiva.

3.4 FALLOS EN LOS APOYOS DE VIGAS Y FORJADOS
Si las vigas, viguetas o cubiertas se descentran o se desplazan por alguna causa de sus apoyos en los muros o en los pilares, se crea un empuje horizontal sobre ellos que puede provocar su caída. Esta circunstancia es mucho más peligrosa cuando se trata de elementos metálicos o de madera en pilares. La deformación o la pérdida o desprendimiento de material en los apoyos de los forjados, de las vigas o de las cubiertas, puede provocar la caída de los mismos.

3.5 DESPLOMES
Los muros y los pilares están calculados, generalmente, para resistir las cargas verticales que transmiten los forjados, las vigas o las cubiertas. Si pierden su verticalidad, esas cargas añaden un componente en forma de empuje horizontal en su parte superior. En el caso de los muros, es importante distinguir si se trata de muros de cerramiento (la caída del muro solo afectara al propio muro) o de muros de carga (además de la caída del muro caerán todos elementos que sustenta)

3.6 PANDEOS Y ABOMBAMIENTOS
Pandeo: se trata de una flexión o curvatura en los pilares que suele indicar que están sometidos a una carga superior a su capacidad de resistencia. Abombamiento: flexión o convexidad en los muros que puede deberse a que están sometidos a una carga superior a su capacidad de resistencia, a un espesor insuficiente, a una excentricidad de la carga o a un fallo de adherencia entre el mortero y las piezas de la fabrica. En caso de desplome, pandeo o abombamiento, se considera que hay peligro de ruina inminente si las dimensiones de la deformación superan la mitad del espesor del elemento. Si no se ve claro a simple vista, deben comprobarse con regla y nivel o utilizando plomadas.

Pág. 59

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

3.7 DESCUADRE DE HUECOS
A veces, el descuadre de huecos (puertas y ventanas) es la primera señal que indica una deformación de la estructura. Es importante saber la causa que ha originado esta manifestación de un problema más grave.

3.8 GRIETAS Y FISURAS
Las grietas son aberturas longitudinales que por regla general, afectan a un elemento constructivo en todo su espesor.

Las fisuras, a veces llamadas grietas en lenguaje no técnico, son también aberturas longitudinales que afectan a un elemento constructivo, pero se diferencian de aquellas en que solo afectan a su superficie o a su acabado superficial sin atravesar todo el elemento. Aunque en ocasiones las fisuras son un paso previo para la formación de grietas, en general son lesiones cuyo origen y evolución son totalmente distintos a los de aquellas (excepto en los elementos de hormigón armado en los que las fisuras tiene origen y evolución similar). Todos los edificios tienen más o menos grietas que pueden deberse a multitud de causas y que no siempre indican peligro. Suele ser frecuente la aparición de grietas de forma más o menos alarmante, por la carencia de las juntas de dilatación necesarias o por su disposición errónea. Igualmente, pueden aparecer grietas en elementos formados por distintos materiales que tengan diferente coeficiente de dilatación. En estos casos no hay ningún peligro para la estabilidad del edificio ya que se trata de movimientos normales debidos a las diferencias de temperatura. Para analizar las grietas, en primer lugar, debe comprobarse si están activas. Puede haber grietas que son restos de episodios anteriores en un edificio que se estabilizo después. Normalmente, las grietas muertas se distinguen porque presentan su interior y sus bordes oscurecidos (no con el color del material recién abierto). En segundo lugar debe buscarse otros signos que, además de las grietas, den alguna pista sobre que esta pasando realmente. En principio, las grietas que pueden ser peligrosas para la estabilidad del edificio son las que aparecen en elementos estructurales. No obstante, siempre no están a la vista por lo que, en muchas ocasiones, la aparición de grietas en los muros de cerramiento o en los tabiques de separación, aunque no son elementos

Pág. 60

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

estructurales, pueden indicarnos la existencia de movimientos en la estructura.

4 LAS DISTINTAS CONFIGURACIONES EN LA CAÍDA DE LOS EDIFICIOS Y SUS HUECOS DE SUPERVIVENCIA
Existen una gran variedad de temarios en los que explican detenidamente las distintas configuraciones o daños de los edificios afectados, donde son agrupados por diversidad de categorías, pero en una gran mayoría basados en unos tipos de construcciones de cierta antigüedad. Claro está que aun quedan edificaciones de este tipo, pero la construcción ha evolucionado y por tanto debemos evolucionar con ella. Entre la gran diversidad de edificaciones que nos podemos encontrar dentro del territorio español, vamos a centrarnos en los más comunes, concretamente en tres tipos característicos, basándonos en su agrupación por la clasificación de su estructura y cimentación, pues de ello dependerá la configuración del edificio derruido.

4.1 CONSTRUCCIONES MIXTAS
En este grupo englobamos aquellas edificaciones que en su parte estructural llevan materiales orgánicos o metálicos unidos a materiales pétreos, es decir, que tienen vigas y o viguetas de madera o hierro, con una cimentación que puede ser por zapatas o por muros de carga. Este tipo de construcciones, pueden llegar a soportar fuertes movimientos estructurales sin llegar a su caída, porque la unión de estos materiales le da una cierta flexibilidad a la estructura. Pero tiene su fragilidad ante los fallos en su cimentación, la cesión de alguna de sus partes rápidamente hace perder toda la estabilidad del conjunto, pues la poca cohesión de la madera o hierro con el resto de materiales hace que se separen y se desplomen. Este tipo de derrumbamientos son característicos por la gran cantidad de polvo y pequeños escombros, pues se produce una fragmentación masiva de sus materiales debida a la falta de adherencia entre ellos. Además podemos encontrarnos con las siguientes situaciones: 1. Puede ceder una de las partes de apoyo de las vigas, con lo cual, se desploma uno de sus laterales, continuando el extremo opuesto apoyado en su base. Tendremos por ello un plano inclinado de vigas y escombro, con el resto de la estructura en mal estado y con un gran peligro de derrumbe secundario. En estos derrumbamientos podemos encontrar huecos de supervivencia en las zonas más pegadas al apoyo de las vigas, además distintas oquedades formadas por los distintos muebles y enseres que han ido soportando el peso de los escombros. En otras ocasiones el deterioro de las vigas puede provocar su rotura al no poder soportar las fuerzas ejercidas por el peso acumulado en la zona o bien el del propio peso de la estructura. En la mayoría de los casos se produce una rotura en la parte central de las vigas (en el caso de la madera). Esta rotura puede afectar solo a ese grupo de vigas o bien desencadenar una rotura del forjado en cadena entre las diferentes plantas. Por ejemplo: ante la rotura de estas vigas en la cuarta planta, puede provocar que el impacto del sobrepeso de la estructura colapsada sobre la tercera haga romper ésta, cayendo sobre la segunda, pero con el impacto y acumulación de pesos de las dos anteriores, podría llegar al colapso de plantas en cadena hasta acumularse en la parte firme de la planta baja. Si se tratara de la caída de una sola de las plantas, nos

2.

Pág. 61

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

encontraríamos con la rotura central de una serie de vigas, pero apoyadas en sus extremos sobre las parte de la estructura, dejando dos planos inclinados formados por las vigas y acumulación de escombros, por ello el centro estará ocupado por parte de las vigas y el escombro, y varios huecos de posible supervivencia en los laterales, dentro del espacio dejado por el apoyo de las vigas sobre las paredes o muros. Si la caída ha sido en cadena por plantas, tendremos una gran acumulación de escombros y vigas en la planta baja situadas de manera indiscriminada, pero además trataremos con la complicación de que en la mayoría de los casos tendremos infinidad de restos de estructura inestables situados en cada una de las plantas, por lo cual habrá una continua caída de restos sobre la zona baja. En estos casos la caída paulatina de los forjados hace que los propios huecos de supervivencia vayan cambiando según va rompiendo cada una de las alturas, quedando al final zonas muy compactadas y por ello carentes de huecos, pero otras que las distintas vigas y muebles han ido configurando de forma dispersa. 3. Como tercer supuesto, partiremos de la posición de que por cesión en la cimentación o fallo estructural provoca la separación de pilares o muros de carga, llevado consigo la inestabilidad general del inmueble, por ello el desplome es completo. Nos encontramos con una gran acumulación de escombros de tamaño reducido, gran cantidad de vigas y diversidad de enseres de los habitantes. Los restos no solo afectan al terreno del inmueble, sino que llenan la práctica totalidad de la calle, habiendo la posibilidad de que las consecuencias del desplome afecten a vehículos y transeúntes, e incluso en algunos casos los edificios colindantes. En este derrumbamiento total podremos encontrar una diversidad importante en cuanto a la configuración de los posibles huecos de supervivencia, pues aunque a simple vista nos de apariencia de la imposibilidad de ello, dado que de forma general la parte que cubre la totalidad del derrumbe es escombro de pequeño tamaño y por ello deja pocos huecos, en el interior, vigas, muebles, electrodomésticos, etc. dejarán diferentes cavidades donde la posibilidad de sobrevivir es alta.

Pág. 62

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

4.2 CONSTRUCCIONES UNIDIRECCIONALES SIMPLES
En este apartado podemos englobar aquellas estructuras construidas a base de hormigón armado, pero que disponen de una viga de carga sobre la que descansan y reparten fuerzas las viguetas y bovedillas. Se le denominan unidireccionales pues las fuerzas que soportan las viguetas van en dirección a la viga central que soporta la carga. Toda esta estructura va unida con el hormigón armado del recubrimiento de cada forjado. Esto hace que aunque las viguetas van descargadas sobre la viga, por lo tanto es independiente, el hormigón armado de la superficie hace que relativamente las viguetas de un lado y otro de la viga de carga se unan. Son las edificaciones más comunes que se construyen en la actualidad. A diferencia de las construcciones mixtas, cada uno de los forjados del edificio está unido como una sola base, por lo tanto ante un derrumbe tendremos grandes placas de hormigón y no escombro disgregado, aquí el escombro que podemos hallar es el utilizado en los cerramientos y tabaquería interior.

En este tipo de construcciones los puntos débiles son los pilares y en algunos casos la unión de las vigas con las viguetas. Ante la cesión de parte de la cimentación podremos encontrarnos casos en que el forjado puede soportar y mantener al resto de la estructura, con lo cual no se vendría abajo, pero son muchos los casos en los cuales el desequilibrio que genera hace que rompan los pilares y el edificio se desmorone. La configuración de la caída de este tipo de edificios y el denominado de techo plano o reticular no cambia demasiado, por lo tanto está detallada en el siguiente apartado, lo que si debemos saber es que una vez derruido, esta tipología de edificios nos dejará una mayor altura entre forjados que las modalidades siguientes, pues el grosor de las vigas de carga nos darán unos mayores huecos de supervivencia.

Pág. 63

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

4.3 CONSTRUCCIONES DE TECHO PLANO O RETICULAR
Esta sería la edificación que se viene realizando en los últimos años, y por lo tanto va ha ser cada día más frecuente el encontrarnos con este tipo de estructuras. Se caracterizan por la eliminación de las vigas de carga y por ello su denominación de techo plano, pero además al ser todo el techo de hormigón armado integrado con las bovedillas y disponer de una retícula interior de varillas de hierro hace que las fuerzas que recibe el forjado se reparten de forma uniforme entre los pilares. Esta particularidad le da una rigidez importante a la estructura, que si además añadimos que cuentan prácticamente en su totalidad con una cimentación de losa, le hace soportar con inflexibilidad las posibles cesiones del terreno, por lo tanto se puede quedar al aire una parte de esa cimentación y esto no afectaría a la estabilidad del edificio pues el resto de la losa esta repartiéndose la carga. Esta misma firmeza no le garantiza su resistencia ante un movimiento sísmico de importancia, pues esa rigidez hace que las ondas se transmitan con fuerza a las partes altas de la edificación y sus movimientos oscilantes hagan romper su parte más débil, los pilares y con ellos su desmoronamiento. Nos podremos encontrar diferentes escenarios en la caída de este tipo de edificaciones según la fuerza recibida y como han podido soportarla sus partes estructurales: 1. Desaparición de una o varias plantas: esta es una situación común después de haber sido afectado por un seísmo, y en algunos casos por una explosión, podemos ver un edificio más o menos dañado pero que aparentemente su estructura está bien, en cambio el pequeño montón de escombros que rodea el edificio esconde las plantas inferiores que han desaparecido. Han ido cediendo los pilares de las plantas que están soportando mayor peso y al tiempo van colapsando hasta llegar a su estabilización. Por lo tanto podremos encontrarnos el caso de que haya colapsado una, dos, tres, o más plantas del edificio, que han ido quedando perfectamente solapadas una sobre otra, separadas solamente por un espacio de unos 40, 50 ó 60 cm. que es a lo que se ha podido reducir y compactar la tabiquería interior y mobiliario, esta altura puede ser aumentada en el caso de que los forjados dispusieran de vigas de carga. Las plantas que han quedado dañadas pero no colapsadas, pueden tener en su interior a sus habitantes, con una variedad importante de lesiones y por lo tanto según su grado se tendrán que proceder a su evacuación con la consiguiente dificultad de inestabilidad y la desaparición parcial de accesos. En el interior de las partes colapsadas, es decir dentro del espacio que ha quedado entre forjados, siempre podremos encontrar diferentes huecos de supervivencia, pues la resistencia de muebles, enseres, electrodomésticos, pilares caídos y tabiquería hace que existan puntos de cohesión que son los que están soportando el peso, pero también dejan zonas a su alrededor donde existe la posibilidad de sobrevivir al impacto. En esta situación los dificultosos trabajos de rescate se agravan por la posibilidad del colapso del resto de la estructura mientras se está rompiendo alguno de los forjados, o bien haciendo alguna de las galerías necesaria para el rescate de la víctima atrapada. Caída lateral del edificio: cuando el causante provoca la rotura de varios pilares de la planta baja y el resto de la estructura no puede soportar la estabilidad, este efectúa una caída lateral, bien sobre el edificio contiguo que puede frenar el desplome o puede que lo arrastre consigo, o bien lo

2.

Pág. 64

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

más común es que su caída la realice hacia la calle. En el caso de que el desplome sea frenado y soportado en parte por el edifico contiguo, vamos a encontrarnos con una estructura seriamente dañada e inestable, donde serán necesario realizar rescates en las distintas viviendas, donde algunas zonas de la estructura habrán colapsado y posiblemente puedan haber atrapados en pequeños huecos de supervivencia, el peligro en los trabajos de localización y rescate será altísimo. En el supuesto de que el desplome haya sido completo hacia la calle, nos encontramos con una superposición desigual de forjados y con mayores porcentajes de escombro y enseres alrededor de éstos, pues en su desplome se produce un arrastre entre forjados que aplasta y lanza en su caída el contenido de cada planta hacia el exterior. Como siempre seguirán habiendo huecos de supervivencia, pero en este caso existe la posibilidad de que algunas de las víctimas hayan caído arrastradas por los distintos enseres, como consecuencia de la rotura de los cerramientos y por la inclinación de la estructura en su desplome, por lo tanto sobre ellos irá cayendo además el resto del edifico. Pero no solo tendremos en cuenta esta circunstancia, sino la posibilidad de que en el momento del derrumbamiento se encontraran personas en la calle, bien como viandantes o en los distintos vehículos atrapados.

3.

Desplome lateral y alineado de dos edificios: aunque este tipo de derrumbamientos de edificios no son muy comunes, como consecuencia de movimientos sísmicos o también en explosiones importantes se suele dar esta posibilidad. En este caso las roturas de los pilares no solo ocurren como en el supuesto anterior, sino que este mismo efecto lo tienen los pilares del edificio situado en la parte opuesta de la calle. La consecuencia es la caída lateral hacia el centro de la calle de los dos edificios de forma simultánea, esto lleva que en su desmoronamiento se van intercalando e

Pág. 65

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

introduciendo unos forjados sobre otros, provocando en la mayoría de los casos y por fuerzas contrarias el vaciado interior entre plantas, quedando los dos edificios unidos en un mismo montón de forjados de los cuales cuesta identificar la procedencia de cada uno de ellos. La destrucción interior ha sido máxima por los efectos de cortadura provocados por el paso de forjados en direcciones opuestas. De esta forma aunque el edificio después de su desplome nos dejara algunos huecos, será muy difícil la supervivencia de las personas que estuvieran en su interior, pues este tipo de derrumbamientos es de gran mortalidad. Como excepción tendríamos la posibilidad de las víctimas que se encontraban por la calle en el momento del derrumbamiento y en algunos casos los habitantes de las plantas altas. Aunque como he comentado anteriormente nunca podemos dar por hecho que no existe vida debajo de los escombros hasta que no realicemos todos los trabajos de localización necesarios.

4.

Derrumbamiento sobrepuesto: en este caso la rotura de los pilares ha sido generalizada, provocando la caída in situ del edificio y el aplastamiento total de la estructura. Nos encontraremos con la superposición perfecta de los distintos forjados, con un aplastamiento generalizado de cerramientos y enseres de cada una de las plantas. Es bastante común este tipo de colapso, y nos dejará al igual que el desplome de varias plantas, una separación entre forjados algo desigual, dependiendo de los materiales que existan en el contenido de cada planta, muebles, electrodomésticos, etc. y por tanto frenen la presión y el peso de los forjados superiores. Con mucha frecuencia podremos realizar rescates de víctimas con vida en este tipo de derrumbamientos, pues en el interior existen bastantes zonas o huecos que aunque reducidos, de encontrarse alguien allí podría haber sobrevivido. Una vez realizada la localización, el rescate en la mayoría de los supuestos explicados debe de realizarse mediante la perforación de los forjados y la realización de galerías entre ellos.

Pág. 66

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

5 LA LOCALIZACIÓN DE SUPERVIVIENTES
Después del derrumbamiento de un edificio sean cuales sean sus peculiaridades, nos hallaremos con la necesidad de rescatar a las víctimas que ha dejado por su caída. Nos podremos encontrar víctimas en la superficie del escombro o atrapadas entre los restos por algunas de sus extremidades, éstas podremos rescatarlas con menor o mayor dificultad, pero en realidad su localización es bastante sencilla, pues las vemos o escuchamos sus peticiones de ayuda. Nuestro principal problema surge cuando finaliza este trabajo y debemos localizar a aquellas víctimas con las que no tenemos ningún contacto, o la peculiaridad de desconocer si quedan más víctimas atrapadas en el interior. Ante esta situación en principio solo nos quedaría la retirada manual de todos los escombros hasta que apareciera la víctima, o hayamos retirado la totalidad de los restos del edificio, cosa que garantizaría que no queda nadie debajo. Esta solución que a priori nos puede parecer descabellada es la que se ha venido realizando durante muchos años, e incluso en la actualidad aun podemos ver algunas veces imágenes en televisión, de derrumbamientos en los cuales hay una gran cantidad de personal de rescate encima del escombro haciendo una retirada generalizada de los escombros. Ante esta situación, debemos conocer que existen herramientas que podrán ayudarnos en las arduas tareas de localización, pues de su adecuada utilización dependerá la vida de las víctimas atrapadas, y como no, la de los rescatadores que la están exponiendo trabajando en situaciones de máximo riesgo durante la retirada de escombros. No es lo mismo efectuar una retirada generalizada de escombros, que retirar los que están situados en el punto localizado de la víctima. Ni son iguales los trabajos de rescate si la persona atrapada esta con vida, o si antes de empezar en la retirada de escombros sabemos que la víctima ha fallecido. Los riesgos, e incluso el procedimiento del rescate sería totalmente diferente si pudiéramos tener de antemano esta información. Para facilitar a los equipos de rescate este trabajo de localización, existen unas herramientas específicas que vamos a ir detallando.

5.1 LOCALIZACIÓN CON PERROS
Son una herramienta fundamental para la localización de las víctimas atrapadas y ocultas entre los amasijos de hierro y escombro en que queda un edificio cuando se desploma.

Pág. 67

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

La agilidad y equilibrio del perro le dan unas características muy adecuadas para desplazarse con facilidad y rapidez por los restos del edificio, recorriendo en pocos minutos la totalidad del área afectada en busca de las posibles víctimas. Nos aventajan en rapidez a la hora de desplazarse por las ruinas, pero además al repartir su poco peso en sus cuatro patas, no desestabilizan el escombro a su paso como haríamos nosotros, y además durante la búsqueda estamos exponiendo al perro en el trabajo de localización, y no a un numero alto de rescatadores retirando escombros de manera indiscriminada. Su principal cualidad es su olfato, y se caracteriza por disponer de hasta 800 veces más glándulas odoríferas de las que tenemos nosotros, aunque la peculiaridad que le hace idóneo para este trabajo es la capacidad para discriminar los olores, cualidad esta de la que carecemos los humanos, pues nuestro olfato se satura con un olor dominante. A diferencia de nosotros el perro tiene la capacidad de separar todos los olores y de entre ellos elegir el que quiere, es decir, en un edificio derruido tendremos una acumulación importante de olores, alimentos, productos de limpieza, vehículos y sus combustibles, el polvo residual, etc. nosotros con toda seguridad solo podremos percibir el fuerte olor del polvo que hay en el ambiente o algún que otro olor dominante como pueden ser los restos de los productos de limpieza. Pero la capacidad de discriminación del perro hace que aparte de estos olores pueda detectar el olor de la ropa, de los plásticos, del mobiliario, del cableado eléctrico, etc. en definitiva una sinfín de olores y vapores que emanan de entre el escombro, entre todos ellos se encuentra el olor característico de la raza humana, compuesto por las partículas en descomposición de nuestra piel, la transpiración, la respiración, etc. en definitiva un olor concreto que al perro se le ha enseñado a identificar. Estos vapores específicos son trasportados por el aire que filtra a través del escombro, de forma que fluye al exterior. El perro detecta estas corrientes y las centra hasta el punto de mayor concentración de salida de olor, marcado mediante el ladrido esta posición. Este nos indica un punto concreto de entre toda la zona, en ese instante es el guía quien estudiando la dirección y velocidad del viento y la configuración del escombro, dará las indicaciones pertinentes sobre la posible localización de la víctima. Los grupos especiales de localización con perros de rescate, están integrados por

Pág. 68

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

equipos caninos o cinológicos. Cada equipo está compuesto por un guía y su perro, denominados así, pues forman un equipo indisoluble, dado que entrenan y trabajan de forma conjunta durante años para conseguir la efectividad necesaria. Procedimiento del trabajo de localización de los perros de rescate: a) Dado que los perros trabajan mediante el olfato y que lo que tienen que localizar es el olor humano, facilitaremos al máximo su labor despejando el área a registrar de rescatadores, es decir dejaremos la zona de escombros libre. b) El guía después de valorar la configuración del escombro y área a registrar, decidirá el punto de inicio. Soltará al perro para que trabaje de forma autónoma, guiado solo a distancia para que pase por aquellas zonas que estime necesarias, de forma que coja todas las corrientes de aire posible que le hagan identificar el punto de localización de la víctima. c) Una vez registrada la totalidad de la zona por el primer perro, haya localizado o no, se pasará un segundo perro de confirmación, que realizará el mismo procedimiento y repasará el trabajo realizado por el primer perro. En caso de que marque los mismos puntos que el perro anterior, se podrá garantizar que en esos lugares se encuentran las víctimas. Si por el contrario el marcaje mediante ladridos, no diera como resultado la misma localización, o el pase de los dos perros diera resultados negativos en la toda la zona, se procede a trabajar mediante el mismo procedimiento con un tercer perro que ratificará el trabajo. d) El Jefe del Grupo de Localización sacará todas las conclusiones sobre el trabajo de los distintos equipos caninos, para identificar y marcar el punto exacto por donde tienen que empezar a trabajar los rescatadores. e) Finalizado el trabajo de localización, los equipos caninos, se mantendrán en la zona para las pertinentes fijaciones de punto o rumbo de trabajo, es decir, los rescatadores irán retirando el escombro, una vez eliminadas unas ciertas capas, un equipo canino entra en esa zona y efectúa una búsqueda. De esta forma el perro irá guiando mediante los sucesivos marcajes la dirección de la retirada de escombros hasta la llegada a la víctima. Los perros, como cualquier persona o herramienta, tienen sus limitaciones, necesitan de tiempos de descanso pues no pueden estar trabajando de forma permanente, pueden sufrir lesiones o enfermedades que les impidan continuar, y como seres que respiran no pueden trabajar en ambientes faltos de oxígenos o con gases contaminantes. Además como su localización es por medio del olfato, es imprescindible que la víctima atrapada no se encuentre en un lugar estanco que impida la salida de su olor a la superficie, aunque esta circunstancia en derrumbamientos rara vez se da, pues la disgregación de los materiales deja grietas y oquedades en el conjunto del escombro. Mas bien esta circunstancia se suele dar cuando se trata de corrimientos de tierra, como el ocurrido en el terremoto del El Salvador, en enero de 2001, donde el corrimiento de toda una ladera de montaña sepulto más de la mitad de una población. La tardanza en poder llegar los equipos caninos a la zona, provocó que tanto los vecinos supervivientes, como los equipos de rescatadores que iban llegado, se pusieran a trabajar por toda la zona intentando rescatar a los posibles supervivientes, esta circunstancia, unida a la humedad de la tierra, hizo que se compactara toda la capa superior cerrando cualquier vía de entrada o salida de aire, motivo por este que dificultó por un lado la supervivencia de los atrapados y por otro la localización mediante la utilización de los cánidos. Finalmente la utilización de los canes fue efectiva mediante el rascado de toda la

Pág. 69

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

superficie con maquinaria pesada, de esta forma se conseguía regenerar la salida de olores y por ello la localización posterior de los cadáveres. Dentro de las distintas especialidades caninas, se encuentran también los perros localizadores de cadáveres, e incluso los especialistas en localización de restos óseos. Pero este tipo de perros son utilizados por la policía para situaciones muy concretas, por ello difícilmente se va a contar con este tipo de perros para trabajos de rescate. La finalidad primordial de un equipo canino de rescate es la localización de las víctimas vivas, y para ello son entrenados, pero en su entrenamiento y mediante la localización de un sin fin de personas diferentes, con olores corporales diferentes, con transpiración diferente por estrés, miedo, cansancio, etc. hace que el perro tenga que centrar mucho más el olor característico que nos identifica, quedándose con un olor neutral que nos distingue como raza humana. Esta peculiaridad hace que aunque sean entrenados para la localización de vivos, si durante la búsqueda encuentran un fallecido, en él existe también el olor que lo distingue como de la raza humana, la diferencia es que los olores que rodean a éste no son el de la respiración, transpiración, etc. sino el de la putrefacción que empieza a generarse desde el mismo momento de morir. Esto hace que el perro tenga una atracción por marcar pues hay un olor conocido, pero le asusta el olor que lo envuelve, de esta manera el perro realiza una serie de movimientos y reacciones características que dan a entender al guía que lo que esta localizando es una víctima muerta. La utilización de este tipo de equipos de localización, no solo se realiza para encontrar la víctima atrapada, sino que además son utilizados de forma habitual, para el descarte de esta posibilidad. Es decir, ante cualquier derrumbamiento, en el cual exista la simple duda de que debajo de los escombros se encuentre una persona, bien en el interior del edificio o con la posibilidad de que se hallara transitando en ese preciso momento por la acera afectada, se requiere un trabajo de descarte de posibilidades, para de esta forma garantizar la no existencia de personas en la zona concernida, todo esto antes de proceder a la retirada de escombros por medio de maquinaria pesada. Se ha dado el caso de que en alguna de estas situaciones, se ha procedido de forma precipitada a la retirada de los escombros por medio de maquinaria pesada, con las consecuencias de haber seccionado algunos cuerpos en estas maniobras. Durante muchos años los equipos caninos están siendo una herramienta fundamental a nivel internacional para la localización de las víctimas atrapadas, aun contando con la impresionante evolución tecnológica que hemos podido vivir en los últimos años, no se ha podido generar una herramienta que pueda sustituirlos en estos trabajos. En algunos campos se han podido diseñar herramientas que completan su trabajo, y que pueden ayudarnos en algunos casos a centrar de forma más exacta la posición de la víctima, entre estas podríamos destacar, los geoestereófonos y las micro-cámaras.

5.2 LOCALIZACIÓN CON MEDIOS ELECTRÓNICOS DE ESCUCHA
A lo largo de los años, la evolución tecnológica en el campo de la localización, ha conseguido que actualmente podamos disponer de herramientas cada vez más efectivas, aunque por desgracia con ciertas limitaciones, tanto en las posibilidades de utilización, como en la rapidez de la localización. Dentro de los distintos medios electrónicos de escucha podemos destacar los geoestereófonos. Existen varios países y marcas que diseñan y fabrican este tipo de aparatos, pero aunque estéticamente son muy diferentes y su instrumental es parecido, su base de funcionamiento es el mismo. La finalidad de éstos es poder localizar a la víctima escuchando

Pág. 70

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

su voz o bien los sonidos que pueda emitir dando golpes, rascando, etc. De forma global y sencilla podríamos decir que estos aparatos amplifican estos sonidos para que el especialista que lo maneja pueda identificarlos, y de esta forma centrar su posición. Estos aparatos de modo habitual disponen de dos sensores sísmicos y uno acústico, que se montarán según las necesidades o posibilidades de la búsqueda a realizar. Los sensores sísmicos detectarán y transmitirán todas aquellas vibraciones, que se puedan transferir a través del escombro, tanto las producidas por la víctima, como las ocasionadas por trabajos de rescate colindantes, animales, agua, viento, etc. por lo tanto es trabajo del especialista en su manejo, el poder filtrar todos estos sonidos y distinguir el que posiblemente esté realizando la víctima para ser localizada. Cada uno de estos sensores tiene un radio de cobertura, dependiendo de la marca o modelo del aparato utilizado y de la configuración de la estructura colapsada. Estos sensores van unidos mediante cableado independiente hasta el aparato principal. Cada uno de ellos lleva una tipificación bien por nombre o color, para poder identificarlos de forma clara como sensor derecho o izquierdo. Para realizar una búsqueda mediante este tipo de aparatos, necesitaremos disponer de un ambiente libre de sonidos, pues a mayor contaminación acústica mayor dificultad de discriminación sonora para la identificación de la víctima. Además si partimos de la idea de que para poder localizar a la víctima, esta debe emitir sonidos, está claro que solo podremos localizar a personas vivas y por supuesto conscientes. Existe otro detalle a tener en cuenta, y es la posibilidad bastante frecuente de que la víctima pasado el primer momento del derrumbamiento, y unido al sonido ambiental exterior que le sucede, es decir, gritos, lloros, sirenas, vehículos, movimiento de gente por el escombro, etc. entre en un letargo que le hace no poder diferenciar entre unos sonidos u otros, por lo tanto es casi imposible que pueda atender a las llamadas o indicaciones que le podamos hacer desde el exterior para atraer su atención y con ello localizarle. Por todo esto es primordial que podamos conseguir el silencio absoluto antes de cada ciclo de búsqueda, al detener de forma clara ese sonido ambiental conseguiremos que la víctima despierte de ese letargo y preste atención para ver que esta sucediendo, en ese momento damos una serie de golpes rítmicos con intensidad sobre algún punto de la estructura y procedemos a la escucha. Inconscientemente la víctima al oír ese sonido tiende a contestarlo, bien gritando o bien dando golpes rítmicos sobre la superficie en la que se encuentra. De esta forma conseguimos por un lado minimizar los sonidos a percibir por el especialista y por otro que la víctima realice unos sonidos identificables. A partir de este punto procedemos a colocar los sensores en la distancia aconsejada por el fabricante pero teniendo en cuenta que sean puntos de buena transmisión sonora, es decir, partes de la estructura por donde el sonido y las vibraciones se transfieran de forma fiable, forjados, pilares, vigas, etc. evitando su colocación directa sobre escombro de poca cohesión. El procedimiento del rastreo es secuencial, partiendo de una posición inicial, vamos avanzando colocando los sensores en los puntos estratégicos, buscando identificar el sonido que emite la víctima. En cada uno de estos cambios de posición de sensores, iniciaremos la escucha efectuando la llamada característica. En el momento que en alguno de los sensores detectemos el sonido de la víctima, iremos centrando la búsqueda hacia esa dirección y efectuando rotaciones según la diferencia de intensidad de sonido entre un sensor u otro, hasta que escuchemos perfectamente igual el sonido emitido en ambos sensores, punto este que nos indica que la víctima la tenemos centrada en esa posición. Si comparamos este procedimiento de búsqueda con los perros de rescate, esta muy claro que es mucho más lento y dificultoso, pero es ideal para trabajarlo de forma

Pág. 71

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

combinada. Una vez localizada la salida de olor por el perro, si se trata de una placa de forjado, sabremos que la víctima se encuentra debajo de esa placa, pero si es de grandes dimensiones no sabremos en que punto exacto. Ahí entra el trabajo del aparato de escucha, pues nos será fácil centrar y marcar un punto mucho más exacto, con la ventaja de no haber tenido que realizar diferentes secuencias de búsqueda por la totalidad del edificio derruido. El sensor acústico de este aparato, dependiendo del modelo, suele tener unas dimensiones similares al de los sensores sísmicos, es decir, un cilindro de unos 5 cm. De diámetro y unos 10 cm. de altura. A diferencia el acústico está dotado de un micrófono y un altavoz, unido este mediante un cableado al aparato principal. De esta forma podemos utilizarlo introduciéndolo en las cavidades del escombro para escuchar y hablar con la víctima una vez establecido el contacto. Esto puede ayudarnos tanto para su localización, como durante los trabajos de desescombro, de esta forma cuando vamos retirando el escombro, la propia víctima nos informa de lo que ve o de las consecuencias de lo que retiramos. Existe otro detalle importantísimo referente a la comunicación, y es que debemos mantener en todo momento este vínculo de unión entre víctima y rescatador, desde el primer contacto hasta su rescate la comunicación no puede cesar. La persona atrapada ve como única posibilidad de salida esa voz que le escucha y responde, si detenemos esa vía, la víctima que se veía rescatada y con una subida fuerte de adrenalina y esperanza, caerá en una sensación de abandono y desesperación que en la mayoría de los casos llega a provocarle la entrada en coma.

5.3 LOCALIZACIÓN CON MINI-CÁMARAS O MICRO-CÁMARAS
Además de los distintos medios de localización expuestos, existen infinidad de ellos, pero debemos centrarnos en aquellos que mejor podrán ayudarnos para la adecuada localización y rescate de la víctima. Las mini y micro-cámaras, pueden ser indicadas para la localización mediante la introducción de estas en las distintos huecos que ha dejado la configuración del edificio en su derrumbe. Mediante estas herramientas solo podemos tener acceso visual a aquellos puntos donde el escombro nos permita y el control visual de cada espacio nos lleva a determinar que el procedimiento de búsqueda por este medio es muy lento, por lo que aunque en un momento dado puede ser utilizada para esta finalidad su adecuada aplicación es como complemento en el rescate. Su utilización es muy efectiva para adelantar la visión de lo que tenemos detrás del escombro a retirar, o para ver el efecto que produce aquello que movemos sobre la víctima o sobre su espacio. Por ello podríamos denominarla como una herramienta complementaria dentro de las operaciones de búsqueda y rescate. En este campo la tecnología ha evolucionado rápidamente, realizando equipos cada vez más pequeños, con cámaras más reducidas, con mayor movilidad y articulación, con mayor resolución de imagen en la oscuridad, etc. Se ha llegando en la actualidad a poder disponer de una cámara complementada en su extremo con micrófono y altavoz, dotada además de visión de infrarrojos, con pértiga extensible y articulada a distancia, y con la posibilidad de grabar las imágenes para poder valorarlas a posteriori. Todo esto le hace ser más versátil, pero aun dispone de muchas limitaciones.

5.4 LOCALIZACIÓN CON MEDIOS DE FORTUNA
Aunque lo adecuado sería utilizar las herramientas anteriores, no siempre los

Pág. 72

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

servicios de emergencia van a poder contar con ellas en un primer momento, por ello es importante saber que hacer para localizar a los posibles supervivientes sin disponer de medios especiales. En este tipo de situaciones, lo adecuado es emplear algunos de nuestros sentidos, es decir la vista, el oído y la voz, uniéndolo a la lógica del trabajo como si de los aparatos de escucha y visión dispusiéramos. A falta de sensores y cámaras disponemos de rescatadores que asumirán su función. Para ello, los distribuiremos por el perímetro del escombro a rastrear, de forma que la separación entre cada uno de ellos permita tener un contacto visual y verbal sin dificultad. Se conseguirá el silencio en la zona y se efectuaran en conjunto dos llamadas consecutivas hacia la víctima, después escuchamos en silencio, si nadie recibe una respuesta, se avanza unos metros hacia el interior y se repite la secuencia. En el momento que alguien escucha algo, aunque sea insignificante, éste no se mueve y son los demás los que seguirán en su avance pero cerrándose en circulo. Se irán repitiendo las secuencias hasta el momento en que tres del equipo de localización escuchen la respuesta, momento este en que hemos centrado su posición. Si durante el avance del ejercicio de localización los intervinientes encuentran una oquedad pueden mirar, llamar y escuchar desde su interior.

6 VALORACIÓN PREVIA A LA BÚSQUEDA DE SUPERVIVIENTES ATRAPADOS
Cuando se llega al lugar donde se ha producido un derrumbamiento y existen víctimas atrapadas en su interior, necesitamos ayudarnos de dos herramientas fundamentales, la información y la observación. Información: necesitamos conocer la naturaleza del edificio afectado, viviendas, oficinas, almacenes, etc. Nos ayudará que nos comuniquen el número posible de personas a socorrer. Los peligros eventuales de ese edificio. La posibilidad de que nos informen de la distribución aproximada de las viviendas nos hará tener una configuración mas clara del posible trabajo a realizar. La hora, edad, sexo y costumbres nos pueden ayudar en gran manera a optimizar desde el primer momento las labores de búsqueda, pues con todos estos parámetros podremos prever la localización aproximada de la víctima. Conociendo la edad de la posible víctima, la hora del derrumbe, sus costumbres, la naturaleza del edificio y un posible croquis del mismo, podremos situarla en un punto aproximado de la vivienda, y con ello podremos reducir en gran medida la zona de posibilidades. Observación: revisaremos la configuración de la estructura y sus posibles peligros. Estableceremos los posibles huecos de supervivencia. Verificaremos las posibilidades de acceso y la estrategia a desarrollar. Seleccionaremos los medios a utilizar. Es muy importante desde la llegada al lugar el poder controlar el caos existente, y evitar el que se proceda de forma incontrolada a la búsqueda indiscriminada de las víctimas. Lo adecuado es estudiar la información que hemos recibido junto con la observación que hemos realizado, y planificar el procedimiento de búsqueda más adecuado para esa intervención, con los medios de que dispongamos, o solicitando aquellos que preveamos su necesidad. Si no disponemos de medios específicos de localización, utilizaremos el método de fortuna, si no ha sido exitosa su utilización, procederemos a la retirada manual de escombros del punto o puntos aproximados que habíamos determinado mediante la información y observación recibida. En estos casos la efectividad del resultado estaría más garantizada con la utilización de las herramientas adecuadas de localización, perros de rescate, aparatos de escucha y mini-cámaras.

Pág. 73

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Debemos diferenciar entre la intervención ante un derrumbamiento puntual, o en el caso de tener que actuar ante una catástrofe producida por un terremoto, pues aunque la metodología puede ser igual, existen muchos otros factores a tener en cuenta. En una catástrofe en primer lugar los medios de que disponemos para actuar son insignificantes delante del trabajo a realizar, los accesos a los distintos lugares pueden estar cortados, las herramientas son mínimas, existe el peligro de nuevas réplicas del seísmo, podemos encontrarnos con fugas de gas o productos tóxicos, gran número de heridos demandando ayuda, limitaciones para la población y rescatadores de alimentos y agua, problemas en las comunicaciones, etc. Todo esto hace que se tengan que establecer unas prioridades de intervención a la hora de iniciar los trabajos de localización, pues lo importante es optimizar el tiempo y los recursos humanos y materiales de que disponemos. Para ello debemos plantearnos que ante un mismo esfuerzo para localizar y rescatar, buscaremos la máxima recompensa posible, es decir, si dedicamos nuestro trabajo a localizar a los posibles supervivientes de una vivienda unifamiliar, podemos prever que nuestra recompensa sea el rescate de los miembros de esa familia, pero si ese mismo trabajo lo destinamos para la búsqueda y el rescate de las posibles víctimas atrapadas en un gran edificio de viviendas, un hotel, un hospital, un colegio, etc. las posibilidades de rescatar a un número mayor de víctimas aumentarán en gran medida.

7 TÉCNICAS DE INTERVENCIÓN PARA EL RESCATE DE VÍCTIMAS EN DERRUMBAMIENTOS
Ante la situación de rescatar a las víctimas de un derrumbamiento, la lógica nos marcará el orden y prioridades del rescate. Por ello de forma habitual procederemos al rescate en primer lugar de las víctimas que se encuentren en superficie y claro está en el orden en que vamos avanzando, no es lógico si encontramos una víctima lesionada, dejarla para introducirnos en el escombro con la finalidad de localizar a otra, lo importante es ir retirándolas a nuestro paso. Una vez finalizado este trabajo nuestra segunda prioridad será el rescate de aquellas que se encuentren semienterradas o en lugares de peor acceso.

Pág. 74

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Para pasar finalmente al rescate, después de su localización mediante los métodos descritos, de las víctimas sepultadas. Aunque la intervención en este tipo de rescates entraña un alto índice de peligro, es primordial el minimizar los posibles riesgos, para ello podemos tomar las siguientes precauciones: Utilizaremos un equipamiento de seguridad adecuado para el trabajo a realizar. Evaluaremos la solidez del suelo con el pie mientras avanzamos. En nuestro avance procuraremos no provocar la desestabilización en que han quedado los escombros pues podemos provocar corrimientos muy peligrosos tanto para rescatadores como para la víctima. No debe caminar nadie solo por la zona afectada, siempre se irá acompañado a una distancia de 3 o 4 metros, de forma que si sufriera un accidente uno de ellos el otro conocería su posición y podría rescatarlo. Se evitará caminar por debajo de partes de la estructura que estén inestables y ofrezcan peligro de caída. Si el rescatador debe introducirse por galerías o grietas en el escombro, debe ir atado a una cuerda guía, por un lado porque en el interior se pueden encontrar infinidad de galerías que pueden hacerle perder la orientación a la hora del

-

-

Pág. 75

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

regreso, y por otro lado porque en caso de que sufriera un accidente su localización sería rápida. A la hora de la retirada de escombros, nunca se debe mover cualquier parte de la estructura que esté soportando el peso de escombro o parte del forjado, pues provocaría el colapso en esa zona. Cuando el socorrista se adentra en la zona de escombros, debe prever una posible vía de escape. Es primordial si se va a trabajar en una zona de riesgo, el que se sitúen vigías que controlen en todo momento de forma visual las partes de la estructura inestables que estarán sobre los rescatadores, de forma que puedan avisarles en el caso de que detecten la posibilidad de desprendimientos. Siempre que se suponga que pueden haber víctimas atrapadas, la retirada de escombros será efectuada de forma manual, y cada una de las piezas de escombro que se retire será transportada hasta el exterior, pues la colocación de escombro sobre la superficie ya de por si inestable podría provocar un mayor aplastamiento del edificio. En las situaciones que se deba efectuar algún tipo de galería entre forjados para llegar a la víctima, o cuando la inestabilidad de los restos de estructura así lo necesiten para la seguridad de rescatadores y atrapados, se deberán efectuar los apuntalamientos necesarios.

-

-

-

En la mayoría de los casos la caída del edificio además provoca otros peligros secundarios, como son la rotura de los cables eléctricos, que pueden ser de baja o incluso de alta tensión, escapes de gas por la rotura de las cocinas o las tuberías de gas ciudad, posibles incendios, etc. todo esto hará que el responsable de la intervención tendrá que tomar las medidas de seguridad necesarias antes de efectuar las pertinentes labores de rescate.

8 TIPOS DE RESCATES
La diversidad de lesiones posibles en los heridos afectados por un derrumbamiento son amplísimas, desde la persona localizada ilesa hasta la fallecida, pero generalizando en su gran mayoría se caracterizan por tener lesiones importantes en alguna de sus extremidades, abundantes cortes, y posibles daños en la columna vertebral. Esto hará que en el caso de que no pueda ser valorada o atendida la víctima por un sanitario directamente en el lugar en que se haya, siempre la manipularemos como si sufriera daños medulares. Por ello siempre que sea posible procuraremos en primer lugar colocarle adecuadamente el collarín cervical para

Pág. 76

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

pasar a posteriori a su manipulación para colocarlo adecuadamente sobre una superficie rígida con la que será evacuado. En esta especialidad la herramienta más adecuada para su evacuación es la denominada tabla de rescate o tabla espinal, su rigidez, poco peso, mínimo grosor y resistencia al arrastrado, le hacen adecuada para la extracción de víctimas en la mayoría de las situaciones que nos podremos encontrar, además también es adecuada si fuera necesario para utilizarla sobre otro tipo de camillas en situaciones concretas. El rescate y evacuación de las víctimas lo podemos englobar dentro de tres modalidades diferentes dependiendo del lugar o situación en la que se pudieran encontrar, estos son los siguientes:

8.1 EN ESPACIOS DE DIFÍCIL ESTABILIDAD
Por regla general cualquier derrumbamiento en su totalidad es una zona inestable, y por ello tienen cierta dificultad todas las maniobras que tengamos que realizar sobre ellos. Lo que está claro es que de una u otra forma, ya sea porque el herido esta en la superficie, como por que una vez extraído del lugar donde se encontraba atrapado debemos evacuarlo caminando por el escombro, debemos conocer unas técnicas adecuadas para poder conseguirlo con seguridad para rescatadores y rescatados. Para la recogida de un herido encima del escombro o semienterrado, tendremos en cuenta que su colocación sobre la tabla debe realizarse evitando cualquier movimiento que pueda agravar las lesiones que ya tiene. Para ello lo más adecuado es elevarlo en bloque dejando el espacio suficiente para poder introducir la tabla donde posteriormente lo colocaremos. Si no existe ningún especialista sanitario que aconseje lo contrario, los heridos los colocaremos en la tabla en la misma posición que los encontremos, teniendo en cuenta que rara vez podemos hallar en un derrumbamiento superficies lisas o estables, por lo cual el intentar modificar su posición en esta orografía, puede dañar mucho más que ayudar a la víctima, es decir la misión de los rescatadores es su evacuación sin efectuar movimiento alguno que pueda agravar las lesiones existentes. Para realizar la recogida mediante el izado de la misma en bloque, necesitaremos poder sujetar al herido por cinco puntos clave, estos son: La cabeza: Una vez colocado adecuadamente el collarín cervical, uno de los rescatadores se coloca de forma que pueda introducir las palmas de sus manos mirando hacia arriba por debajo del cuello del herido, hasta que la mitad de estas estén tocando su espalda, para a continuación, cerrar los antebrazos apretando sobre su cabeza. La misión de éste es la de sujetar y acompañar sin movimientos la cabeza, al ritmo que los demás elevan el cuerpo, sus manos apoyadas en la espalda le hacen dar rigidez y unión con los movimientos del resto. Es también misión de este la de dirigir verbalmente la maniobra. Hombros: El rescatador debe situarse con las piernas abiertas y de pie encima de la víctima, a la altura de sus hombros, introduciendo sus manos siempre hasta buscar la parte más baja donde poder asirse con seguridad, pues debe realizar bastante fuerza para levantarlo. Puede servirnos de consejo si se trata de una víctima de peso, el que tanto el que sujeta los hombros como el de la cintura se sitúen uno frente al otro y apoyen uno de sus hombros entre ambos, esto les dará por un lado mejor estabilidad y por otro una mayor fuerza de elevación. Cintura: Dependiendo de la posición en que se encuentre el herido, va a variar su lugar de sujeción, si esta boca arriba, será necesario agarrarlo fuertemente de la cadera o nalgas, y si está boca abajo, cambiaremos a la cintura. Todo esto para

-

-

Pág. 77

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

no forzar nunca la articulación natural de la espalda. Piernas: Aunque nos parezca la parte menos relevante del cuerpo, puede ser una de las de mayor complicación, pues las heridas habituales en esta zona son muy dolorosas, y cualquier mal movimiento puede traer graves consecuencias. Este rescatador deberá tener en cuenta que su elevación la realizará por dos puntos claves de sujeción, parte superior y parte inferior de las rodillas, por lo tanto colocará un brazo en cada uno de estos puntos, introduciéndolos en direcciones contrarias y sujetando cada uno de ellos las dos piernas. Con ello garantizamos la inmovilidad total de las piernas al tiempo que no se fuerza ninguna de sus partes. Por lo tanto para la recogida en esta modalidad del herido necesitaremos cuatro rescatadores para la elevación de la víctima, y dependiendo del espacio de que se disponga, podremos mediante un rescatador más introducir la tabla por debajo, o bien colocarla en un lateral del herido y en su elevación desplazarlo levemente hasta su colocación sobre la misma.

Una vez disponemos de un herido sobre una tabla o camilla, tenemos la dificultad añadida del desplazamiento por la superficie irregular e inestable del escombro, por ello si caminamos sujetando la camilla lo único que puede pasar es que se lesione alguno de los rescatadores o incluso pueda caer hasta el herido, para evitarlo necesitamos realizar un pasacanilla.

En esta foto vemos como faltan dos rescatadores para poder realizar la técnica de pasacanillas y el riesgo que supone andar mientras la porteamos por terreno inestable

Serán necesarios al menos seis rescatadores, cuatro que sujetan la camilla en su posición y dos que estarán situados juntos a estos en la posición de su avance, cuando se encuentren estables, darán la orden y la camilla será desplazada hacia ellos sin tener que mover nadie la

Pág. 78

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

posición de sus piernas, solo los brazos, hasta que quedan libres los que sujetaban la parte posterior de la tabla. En ese momento estos se desplazan rodeando a rescatadores y herido hasta situarse delante de la misma, en posición estable y repitiéndose esta maniobra tantas veces como sea necesaria hasta su llegada al lugar deseado, teniendo en cuenta que en todo momento la camilla ha estado sujeta de forma firme por cuatro rescatadores, y se han podido salvar con seguridad los desniveles encontrados. Si la inestabilidad del escombro fuera generalizada y de dificultoso desplazamiento por ella, podemos ayudarnos de escaleras extensibles para poder caminar, llevar herramientas o evacuar heridos. Las podemos colocar extendidas por el suelo o apoyadas sobre terraplenes de forma que podemos caminar sobre sus escalones y no sobre el escombro suelto que se desmorona a nuestro paso.

8.2 EN ALTURA
Si la configuración del edificio derruido hace necesario tener que rescatar heridos que han quedado aislados a cierta altura, será necesario emplear los medios necesarios o de los que podamos disponer en ese momento para su evacuación. Por su puesto que la utilización de grúas o auto-brazos articulados pueden ser ideales para estas situaciones, pero no siempre podrán ser utilizados bien por la ausencia de ellos o por la imposibilidad de su emplazamiento adecuado. La inestabilidad que normalmente presenta un derrumbamiento nos hace descartar en la mayoría de los casos la utilización de los sistemas utilizados habitualmente en montañismo o rescates convencionales en altura, pues no se puede disponer por lo general de adecuados puntos de anclaje. Por ello lo habitual es tener que recurrir a técnicas mucho más rudimentarias, aunque no menos efectivas y seguras. Para solucionar este tipo de situaciones podemos encontrar un número importante de éstas como son las denominadas, la tirolina con cuerdas, el descenso combinado de poleas y escalera, el pasagrietas, la bisagra, etc. Pero el método más versátil, rápido y utilizado es el denominado de escalera inclinada o tobogán.

Pág. 79

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Para este método de evacuación, se utiliza una escalera extensible como base por donde poder subir o bajar a la víctima. Esta escalera se debe situar dándole la mayor horizontalidad posible, para ello se utiliza a su máxima extensión. Esto por supuesto le da una inestabilidad y una falta de resistencia que se debe contrarrestar, por un lado sujetándola adecuadamente por la parte inferior para que no resbale, ya sea por medio de piquetas o de cuerdas, y por otro lado evitando su rotura por excesivo pandeo, para conseguirlo se debe colocar un punto de apoyo en la parte central de la escalera, utilizando un puntal de hierro, un tablón de madera, etc. cualquier utensilio que pueda soportar el excesivo peso, aunque tendremos en cuenta que si este puntal lo situamos de forma que le da excesiva rigidez a la escalera, al subir por ella solo conseguiremos su inestabilidad por los extremos, así que cuando situamos el punto de apoyo central debemos realizarlo de forma que deje unos seis o siete centímetros de holgura para que pueda efectuar su pandeo natural, que le dará la estabilidad necesaria. Para el descenso de las víctimas por la escalera, necesitaremos utilizar una camilla adecuada para ello, las más indicadas son las denominadas de barquilla o nido, o las de rescate vertical, ya que su rigidez y forma lisa inferior consiguen un adecuado deslizamiento de ésta sobre la escalera y además los distintos medios de sujeción para el herido de que disponen este tipo de camillas le aportan todas las garantías de seguridad. Como es lógico la posición del herido sobre la escalera será situando la camilla con los pies en primer lugar, de forma que sean estos los que soporten el peso de la gravedad de su cuerpo. Para el control del descenso del herido necesitamos que la camilla esté sujeta por medio de dos cuerdas que serán guiadas por dos rescatadores, consiguiendo de esta forma dirigir la parte superior de la camilla así como su velocidad de descenso. Sujetando y guiando la parte inferior de la camilla se coloca otro de los rescatadores, que va descendiendo caminando por la escalera a su ritmo, su función además de la del control es la de dar seguridad al herido. Se necesita de un rescatador más en la parte superior que colaborará en la colocación de la camilla sobre la escalera y que dirigirá la maniobra, además de al menos dos más en la parte inferior que recogerán la camilla a su llegada. Si no se pudiera disponer de camillas del tipo descrito, la maniobra se puede realizar teniendo en cuenta la sujeción adecuada del herido sobre la camilla a utilizar y la adecuación de ésta para que pueda resbalar de forma adecuada sobre la escalera sin ir enganchándose en cada uno de los escalones.

8.3 EN ESPACIOS CONFINADOS
La tipología de los edificios actuales hace que en la mayoría de los casos los rescates se deban de realizar debajo de grandes placas de hormigón, esto hace que la manipulación del herido debe de realizarse en espacios muy reducidos y confinados. Para llegar a este tipo de víctimas dependiendo de la situación se procederá a la perforación de forjados o mediante la realización de galerías entre ellos, sea de una forma u otra vamos a encontrarnos con un espacio muy reducido de trabajo. Si lo unimos a la dificultad añadida para el manejo de herramientas en esa situación, como la retirada de los materiales a desplazar para avanzar hasta la llegada a la víctima, añadiendo además el factor de estrés por los peligros intrínsecos del conjunto, necesitamos de un relevo continuo de los rescatadores. Difícilmente sería adecuado que el tiempo de trabajo de cada uno de ellos fuera mas allá de 15 minutos, pues aunque mentalmente el rescatador quiere continuar y cree en sus posibilidades en el trabajo, físicamente ya no puede desarrollar la actividad de una forma adecuada y segura. Por ello un apropiado y rápido orden de relevos dará seguridad y efectividad al rescate. En este tipo de trabajos de rotura, perforación y corte se utilizan como herramientas fundamentales:

Pág. 80

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

El martillo neumático o percutor, ya sea por medio de aire a presión o eléctrico. Se utilizará para la rotura del forjado de hormigón. Para romper aquellos escombros o hormigón que nos podemos encontrar en el avance por el interior de la galería, se empleará el martillo percutor eléctrico para evitar el polvo que provocaría el aire que despide el neumático, y a ser posible de tamaño reducido, pues el manejo de éste se realizará en posiciones difíciles. La radial o amoladora, en su tamaño normal o mini. Es muy indicada para el corte de las varillas de hierro del hormigón armado. Se evitará su utilización en el interior de la galería, por la cantidad de chispas que produce. La sierra sable eléctrica. Esta es una herramienta fundamental para el corte en el interior de la galería, ya sean varillas de hierro o restos de muebles, colchones o electrodomésticos. No produce chispas y corta de forma rápida y segura. Herramientas ligeras. Martillos, sierras manuales, cinceles, palancas, mazos, etc. Estas son las herramientas de mano a utilizar en pequeños espacios o cuando no es viable la utilización de herramientas más pesadas. Una vez se ha podido llegar y liberar a la víctima de los objetos o escombro que lo presionan, sería adecuado que antes de moverlo se introdujera en la galería personal sanitario para realizarle in situ una valoración y atención adecuada. Posteriormente se valorarán las distintas posibilidades según sus lesiones para su colocación sobre la tabla espinal. Siempre que sea posible se intentará elevar en bloque a la víctima para introducir por debajo la tabla, para ello será necesario introducir a los rescatadores necesarios y que el espacio permita para poder manejarlo de los cinco puntos claves descritos anteriormente, cabeza, hombros, cintura, y en las piernas en su parte superior e inferior de las rodillas. Esta maniobra es de especial dificultad al tener que desarrollarse en unos márgenes de maniobrabilidad muy reducidos, aunque no por ello debemos rebajar los niveles de seguridad en el trato al herido. Si la persona a rescatar lleva muchas horas en la oscuridad del habitáculo donde se encontraba y el rescate se realiza durante el día, es importantísimo tener en cuenta el cubrirle los ojos para sacarlo al exterior, pues la potente luz del sol sobre sus dilatadas pupilas pueden provocarle graves daños visuales, e incluso la ceguera.

Pág. 81

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

SALVAMENTOS NAVAS)

EN

MEDIO

ACUÁTICO

(JESÚS

1 INTRODUCCIÓN
Con el contenido que te vamos a presentar a continuación pretendemos hacer una pequeña contribución al desarrollo de uno de los apartados que cada vez están teniendo mas auge dentro de las actividades de los Cuerpos de Bomberos. Te iremos dando a conocer una serie de técnicas y tácticas precisas que serán de gran utilidad para todos aquellos que tengan alguna relación con esta actividad. Por descontado hemos de deciros desde aquí que no pretendemos dar solución a todos y cada uno de los problemas que podremos encontrar en el medio acuático, pues sería prácticamente imposible enumerarlos todos. Al mismo tiempo os daremos unos procedimientos de trabajo, metodología, materiales básicos y genéricos, pues como comprenderás cada Organización tiene sus particularidades y en el mercado existen gran cantidad de materiales por lo que sería demasiado amplio para tratarlos en este apartado. Las técnicas y tácticas que os presentamos a continuación están diseñadas para realizarlas con materiales no específicos del Salvamento Acuático, pero si comunes en todos los Cuerpos de Bomberos procurando aportar las soluciones mas adecuadas. Nos centraremos en las tareas urgentes de recuperación de posibles víctimas en vehículos, ya sean automóviles, aeronaves, ferrocarril o de cualquier tipo que queden sumergidos parcial o totalmente, en aguas interiores (lagos, ríos, pantanos, etc.) o costeras, riadas, etc., teniendo en cuenta que siempre habrá de darse aviso a las unidades especificas o vehículos específicos en Salvamento Acuático.

2 EFECTOS DE LA INMERSIÓN EN EL AGUA
Sabemos que el ser humano tiene una temperatura interior alrededor de 38 grados centígrados, de tal forma que nuestro organismo está constantemente produciendo el calor necesario para compensar las posibles pérdidas que puedan producirse. Dicho calor es obtenido a través de los alimentos en un 75 % y la pérdida de calor cuando el cuerpo permanece sumergido en el agua se efectúa por conducción, siendo la velocidad de transmisión de calor del cuerpo al agua de unas 25 veces mas rápida que en el aire libre. La forma en la que el cuerpo reacciona contra la pérdida de calor es por medio de escalofríos y / o temblores, producidos por contracciones musculares. Otra reacción es a través de la glándula tiroidea, la cual actúa enviando mayor cantidad de sangre a la superficie de la piel de una forma mas intensa, provocando una barrera de protección entre el cuerpo y el propio medio agresivo. Con estas reacciones podemos sobrevivir durante un tiempo, pero si continua la pérdida de calor y si esta llegase a superar el que podemos generar provoca un descenso de la temperatura basal que al llegar a pasar por debajo de los 35º, centígrados, no se podrá mantener el equilibrio térmico y sobrevendrá la hipotermia. De hecho denominamos hipotermia a la incapacidad del cuerpo para producir el calor suficiente para compensar las pérdidas de calor sufridas. Sabemos que la temperatura del agua varia según las estaciones del año, la latitud, si son aguas quietas o corrientes, etc., por lo que es importante el exponer un cuadro que relacione temperaturas del agua con horas estimadas de supervivencia a la hipotermia

Pág. 82

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

aunque no sea determinante para que una persona en función de sus condiciones físicas o por haber tomado las máximas precauciones, pueda sobrevivir mas tiempo que las indicadas en el cuadro.

TEMPERATURA DEL AGUA Inferior a 2 º C Entre 2º y 4º C. Entre 4º y 10º C. Entre 10ª y 15º C. Entre 15º y 20º C. Superior a 20º C.

SUPERVIVENCIA Menos de 0,45 horas Menos de 1,5 horas Menos de 3 horas Menos de 6 horas Menos de 12 horas Indefinido

Cuando la temperatura del agua es inferior a 33º C., es cuando se produce la ruptura del equilibrio entre nuestro cuerpo y el agua. A continuación se expone una relación de pérdida de temperatura basal con signos y síntomas más típicos que la acompañan:          37º C., temperatura normal del cuerpo. 35º C., se incrementa la producción de calor y el cuerpo lucha para ello por medio de contracciones musculares. 34º C., se pierde el ritmo se vuelve retraído. 33º C., se produce la hipotermia y cesan los escalofríos. 32º C., se aprecia una dificultad para obtener la presión arterial produciéndose rigidez muscular. 31º C., se pasa a la inconsciencia y desaparecen los reflejos. 30º C., las pupilas se quedan fijas y no observaremos reacción alguna. 29º C., comienzan las arritmias cardiacas. 24º C., se produce la muerte.

Todo esto nos lleva a la conclusión, que deberemos protegernos como rescatadores adecuadamente contra la pérdida de temperatura y evitar permanecer en el agua el menor tiempo posible, así como evitar el hacer esfuerzos y movimientos innecesarios.

Pág. 83

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

3 PROTOCOLOS DE ACTUACIÓN EN EL RESCATE ACUATICO
A partir desde el momento en el que se tiene conocimiento de un determinado incidente hasta la total terminación y resolución de este, habrá de seguirse una serie de pasos que es preciso estudiarlos en detalle, puesto que en la mayoría de las ocasiones el éxito en el resultado final va a depender de haberlos realizado adecuadamente.

3.1 ACTUACIONES PREVIAS
Podríamos definir como actuaciones previas, a todas aquellas acciones que realizamos desde que tenemos la primera noticia del incidente hasta que nos encontramos ya en el lugar del incidente. Por tanto, una de las primeras acciones sería la petición de información, es decir intentar recabar cuantos mas datos podamos obtener, esto nos dará una visión mas completa del incidente y la evaluación o valoración que hagamos será lo mas acertada posible, pues así y solo así podremos desarrollar un Plan de Acción eficaz y una valoración de necesidades lo mas acertada posible. A continuación y con información detallada, pasaríamos al momento del desplazamiento el cual será mas o menos largo en función de la distancia, por lo que en este periodo de tiempo podremos ir confirmando los datos obtenidos hasta ahora, como tipo de incidente, numero de posibles victimas, cuantas, como, en donde, tipo de vehículo, lugar, presencia de otros medios, otros organismos, etc. Aprovecharemos para ir dando las instrucciones oportunas a la dotación, tales como las funciones o tareas de cada uno de los integrantes, como ir preparando los equipos ligeros (máscara, aletas y tuba), si se dispone de ello y si no es así, que vallan preparando los equipos de respiración autónoma, por lo menos los números uno y dos de la dotación. El resto de la dotación se podrá dedicar a realizar trabajos como acercar materiales al borde de entrada al agua, escalas, cuerdas y sobre todo apoyo a los rescatadores que se equipan para hacer la entrada en el agua.

3.2 EVALUACIÓN INICIAL
Con toda la información que hemos obtenido antes de salir hacia el incidente, durante el trayecto y sumada a la que recabamos y confirmamos in situ, es decir con lo que estamos viendo, deberemos de detectar una serie de prioridades de la intervención así como posibles riesgos o amenazas, lo que nos lleva a marcar el Plan de Acción que daremos a conocer a todo el equipo y a partir de ese momento ya sabremos cuales y cuantos son los medios tanto materiales como humanos que vamos a necesitar. En el supuesto que se nos informe por alguna autoridad competente que solo existen victimas fallecidas, nuestras prioridades relacionadas con el rescate pueden pasar a un segundo plano, pues pasaran a tener mayor importancia los riesgos y/o posibles amenazas tanto del entorno como de nuestros propios rescatadores si han de intervenir para estabilizar en algún modo la situación.

Pág. 84

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Pero si nuestra prioridad es la del rescate de posibles víctimas, esta se encuentra en primer plano y por encima de las demás, por lo que se impone tener que efectuar el rescate con los medios que disponemos en un vehículo de intervención convencional. Sin obviar la necesidad de petición de personal y material especializado para estas tareas.

3.3 PLAN DE ACCIÓN Y TOMA DE DECISIONES
Dentro del plan de acción que diseñemos determinaremos acciones pensadas para neutralizar o minimizar los efectos del incidente y a las que podremos definir como preventivas y / o correctivas. Dentro de las preventivas podremos incluir tales como acordonar la zona, dar las instrucciones necesarias a las Fuerzas de Orden Público para evitar el acceso a personal no autorizado, prohibir o desviar la circulación, la ubicación de nuestros propios vehículos teniendo en cuenta que nos puede servir su colocación para amarrar equipos con cuerdas, marcar o delimitar zonas operativas seguras para nuestro personal si nos encontramos en la proximidades de vías de comunicación, delimitar zonas de acopio de materiales que hayamos solicitado, así como llegada de nuevos vehículos y salida de otros, tales como Grúas, Salvamento Acuático, Servicios Sanitarios, Forense, Policía, etc., y en especial si es por la noche señalizar e iluminar debidamente la zona de intervención. En cuanto a las correctivas serán todas aquellas en las que su fin principal será el de corregir la situación, si bien es cierto que nunca se podrá regresar en el tiempo a la situación anterior a haberse producido el hecho, pero si a intentar corregir mejorando la situación. Llegados a este punto el mando intermedio o responsable tomara las decisiones y se marcará un plan de actuación en función de dos posibles situaciones, a saber: 1ª Que el vehículo se encuentre parcialmente sumergido, es decir que haya sido arrastrado por las aguas o bien haya caído por una posible salida de la vía, y se vea parte de el fuera del agua. 2ª Que dicho vehículo se encuentre totalmente sumergido. Por supuesto en estas dos situaciones, y siendo conscientes y con la certeza de victimas en su interior, el responsable o mando intermedio se ha de marcar una serie de prioridades que van a ser las que determinarán el orden de actuación. Esta claro que en los dos casos la prioridad será la extracción de las víctimas a un lugar seguro y la última será la de extraer los vehículos del agua. Si al mismo tiempo somos conscientes que se encuentran vivas, cabria hacernos las siguientes preguntas: ¿Con los medios que disponemos en un vehículo auto-bomba de bomberos podemos hacer frente a su rescate?, ¿Podemos esperar a la llegada de personal y equipos específicos?. La respuesta es clara, no podemos esperar, tenemos la urgente necesidad de actuar de inmediato. Bien pues si esto es así, los primeros pasos serán desplegar todo el material del que disponemos, dar las ordenes o instrucciones oportunas a nuestro personal y eso si, pedir medios adecuados por si se demora el rescate.

Pág. 85

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

3.4 INTERVENCIÓN
Para la intervención tendremos que tener en cuenta una serie de valoraciones en ambas situaciones, que en principio parecerán las mismas, pero sin embargo existe una clara deferiencia sobre todo en alguna de ellas. 1ª SITUACIÓN. VEHICULO PARCIALMENTE SUMERGIDO. 1º Sabemos que existen victimas, pero cuantas, como se encuentran (conscientes o inconscientes) y en donde. 2º Están atrapadas o encerradas. 3º El vehículo esta estable, se desliza o corre peligro de vuelco. Ante estas cuestiones lo primero que deberemos ordenar será que dos miembros del equipo se preparen con el siguiente uniforme, botas, pantalón, camiseta, chaquetilla, casco y su equipo de protección respiratoria (E.R.A., o E.P.R.), este personal deberá de atarse sendos cabos, para no ser arrastrado por la corriente a la vez que transportará otro para la estabilización y/o amarre del vehículo, tarea que realizara uno de los dos miembros mientras el otro revisa el vehículo, poniéndose en contacto con la victima/s, haciendo una valoración de la situación en la que se encuentran. En función de si el vehículo está estable o no y si las victimas se encuentran atrapadas o solo encerradas, se valorará por el mando la necesidad de realizar la estabilización de la vías respiratorias colocándoles un ERA a ellas también, lo cual implica la necesidad de llevar una tarea adicional como es el control del consumo de aire de estas. Mientras que estos dos miembros del equipo realizan estas tareas el resto dispondrá en lugar visible y en las proximidades del agua pero sin entorpecer la entrada y salida de esta a los equipos que accedan a ella, todo el material necesario para la excarcelación de la victimas, así como el material sanitario necesario y ropa de abrigo para estas y nuestro personal. Llegados a este punto el lector habrá observado que hablamos de Equipos de Protección Respiratoria, de circuito abierto, y así es, son equipos que no están fabricados para trabajar bajo el agua, pero bien es cierto que para una intervención rápida son sumamente válidos, eso si, nunca podrán ni aproximarse ni superar la profundidad de 10 metros, teniendo otro inconveniente de suma importancia y a tener muy en cuenta, las pérdidas de aire por el mal ajuste de la máscara, resultante de un trabajo inadecuado al que se somete el equipo, y por otro lado que al lector no se le olvide que la alarma de baja presión no suena bajo el agua, por lo que obliga al usuario a estar mucho mas pendiente de su consumo de aire.

Pág. 86

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Una vez estabilizado el vehículo y garantizado que las víctimas tienen cada una de ellas abastecimiento suficiente de aire, se procederá a su extracción. En el supuesto que solamente se encuentren encerradas se procederá a la apertura de huecos, empezando primero por los naturales como puertas o portones y si no puede ser de esta forma aplicaremos las técnicas de apertura de puertas en vehículos accidentados con el equipo de separación y corte hasta la total liberación del encierro y si es necesario del posible atrapamiento al que se encuentren sometidas. Una vez realizadas estas tareas pasaremos entre cuatro miembros a sacar al exterior a dichas victimas , colocándolas primero los collarines cervicales y realizando la extracción por medio de la tabla o camilla amarrándola a esta y colocándola su propio equipo de protección respiratoria entre las piernas y llevándola hasta la orilla y allí una vez se encuentre en lugar seguro se la arropara y se entrega a los servicios sanitarios. Habiendo realizado la extracción de las víctimas ya solo nos quedará esperar a los equipos especiales si han sido avisados y si no amarrar el vehículo para su extracción por medio de grúas. 2ª SITUACIÓN. VEHICULO TOTALMENTE SUMERGIDO. 1º Sabemos que existen víctimas, pero cuantas, como y donde están, lo desconocemos. Aunque de partida de esta nueva situación lo mas probable es que estén ya fallecidas a nuestra llegada, nunca podremos afirmarlo con rotundidad por lo que cabría realizar las tareas de comprobación y como en la situación anterior y siguiendo los primeros pasos, lo primero será llevarnos un cabo y algún ERA. Cada uno de los dos miembros del equipo irán atados por un cabo y la primera acción será la de atar el vehículo, es decir estabilizarlo al mismo tiempo que el otro miembro hará un reconocimiento del vehículo, para ver el número total y el estado de las victimas. Si se encuentran fallecidas, los miembros del equipo procederán si no presentan dificultad alguna a su extracción, pero si no es así comenzarán por cerrar las puertas si estas se encuentran abiertas y / o subir los cristales con el objetivo que los cadáveres queden en su interior hasta la llegada de los equipos especiales y las autoridades competentes en materia de levantamiento de cadáveres. Pero si por el contrario se encontrasen vivas manteniendo la respiración en alguna burbuja de aire, se procederá a la estabilización de las vías respiratorias y posteriormente su extracción con mayor rapidez que en la situación anterior, es decir rápidamente habrán de ser elevados a la superficie.

3.5 REEVALUACIÓN
Durante todo el proceso de rescate o intervención el responsable ira reevaluando la situación comprobando que las acciones que se planteó en un principio se están desarrollando

Pág. 87

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

como lo pensó y si los resultados se están ajustando a los objetivos marcados en su Plan de Acción. De no ser así deberá de retomar el plan y observar si las prioridades son las mismas que al comienzo o han cambiado de orden o se han modificado o introducido alguna nueva, dándonos como resultado la necesidad de un reajuste de dicho plan.

3.6 POST-INTERVENCIÓN
Una vez que las victimas hayan sido rescatadas y se encuentren en manos de los Servicios Sanitarios, intentaremos minimizar los daños ocurridos en la zona con los medios adecuados para ello, retirando toda clase de obstáculos y haciendo un último reconocimiento de la zona comprobando que la situación queda normalizada.

4 PROCEDIMIENTOS DE ENTRADA AL AGUA
En los salvamentos en medio acuático, la entrada en el agua normalmente consistirá en realizar una serie de acciones encaminadas a acercarse a las víctimas en las mejores condiciones posibles. Existiendo multitud de posibilidades de ellas y que el rescatador ha de ser conocedor todas ellas e implantar en cada momento la mas adecuada.

4.1 ELEMENTOS A TENER EN CUENTA
Estado y situación de las víctimas, factor determinante para tomar la decisión de si se efectúa la entrada con nuestro personal y medios de forma inmediata o se podrá esperar a medios y equipos especiales. El entorno será otro elemento a tener en cuenta para elegir la forma mas adecuada de entrada al agua, que vendrán determinadas por algunas de las siguientes circunstancias:        Distancia hasta las víctimas. Altura desde donde nos encontramos hasta la lámina de agua. Profundidad del vehículo. Visibilidad. Corrientes, turbulencias, etc. Temperatura. Limpieza de los fondos.

Normalmente como regla y pensando en todas estas circunstancias el rescatador ha de realizar una entrada al agua garantizándose una vía segura, de tal forma que pueda deslizarse o descender de forma paulatina, eliminando de su equipo todos aquellos elementos que puedan ser susceptibles de engancharse en algún objeto.

4.2 POSIBLES FORMAS DE ENTRAR AL AGUA

Pág. 88

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Es importante tener muy en cuenta que el rescate o salvamento de la /las victimas se habrá de realizar en el menor tiempo posible manteniendo la máxima seguridad de estas y los rescatadores en todo momento. Teniendo esto en cuenta podremos establecer las siguientes formas:   Sin material. Con material de salvamento.

Sin material, sería la forma mas simple y sencilla de todas ellas, consistirá en hacerla de pie, de forma paulatina deslizándonos o descendiendo por alguna escalera / escala puesta por nosotros a tal efecto, tomando todas las precauciones oportunas, es decir nunca deberemos de saltar, tanto de pie, como de cabeza, pues en la mayoría de los casos las aguas estarán turbias y no nos permitirán ver el fondo, ni saber la profundidad existente. Con material de salvamento, el rescatador ha de estar atento a alguna de las siguientes premisas: 1º Que el material introducido no represente ningún tipo de peligro tanto para las víctimas como para el rescatador. 2º Que no sea excesivamente molesto para la entrada en el agua y aquí podremos hacer especial incapié en la entrada hasta la zona de trabajo de los equipos o herramientas de excarcelación, los cuales se harán a demanda de los rescatadores y amarrados desde el exterior mediante cabos, teniendo en cuenta que se deberá de seguir en lo posible un adecuado protocolo de trabajo con estas herramientas y en este medio. 3º Que dicho material no se aleje excesivamente, como pueda pasar con el material sanitario, por lo que como en el apartado anterior deberá de ser introducido a demanda y/o portado por los rescatadores.

5 METODOS DE REMOLQUE DE VÍCTIMAS
5.1 DEFINICIÓN
Podríamos definirlo como el conjunto de técnicas utilizadas por el rescatador para el transporte de las posibles víctimas desde el entorno del incidente hasta un lugar seguro. Lo que debe de ser una regla de oro y común a todas las técnicas es la de GARANTIZAR LA SEGURIDAD DEL ACCIDENTADO Y LA DEL RESCATADOR EN TODO EL TRAYECTO.

Pág. 89

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Las siguientes técnicas que veremos mas adelante han de ser conocidas y practicadas por los rescatadores y deberán ser conocidas las diversas condicionantes por estos para así tomar la decisión mas adecuada a cada situación. Algunos de los aspectos a tener en cuenta serán los siguientes: 1º Seguridad de la víctima. El rescatador atenderá siempre en primer orden el estado físico o la patología que presente la víctima, como pueda ser la pérdida de conocimiento, parada cardio-respiratoria, posibles fracturas o politraumatismos, etc., así como su estado psicológico, estado de ansiedad, pánico, etc. Teniendo en cuenta estos aspectos el rescatador elegirá la técnica mas adecuada sabiendo que ha de ser conocida por la victima (si está consciente), cómoda para ella y que garantice en todo momento que las vías respiratorias permanezcan fuera del agua o este garantizada la respiración por medio de un ERA. 2º Adaptación de la técnica al rescatador. Es imprescindible que una vez se elija una técnica en función del apartado 1º, el rescatador elija la que mejor se adapte a él, pues las circunstancias tales como nivel de conocimiento, entrenamiento, distancia a las víctimas, corrientes, etc., han de ser las mas optimas para él. 3º Material del que se dispone. Los medios con los que disponemos en ese momento van a ser casi determinantes en la técnica de remolque, lo que sería ilógico es elegir una técnica que requiera determinados materiales y equipos de los que no se dispone en ese momento, pues nos llevaría a no cumplir los objetivos e incumplir todas las normas de seguridad.

5.2 MÉTODOS
Los métodos o técnicas de remolque los agruparemos en dos grandes grupos, denominados Directos o Indirectos. Las técnicas denominadas directas, son aquellas en las que existe un contacto físico entre el rescatador y la victima y en los indirectos son aquellas en las que nos valemos de materiales auxiliares de remolque. 1º Técnica directa. Esta técnica es la que el rescatador va a emplear siempre que se cumplan alguna o algunas de las siguientes circunstancias:     Cuando las victima está inconsciente. Cuando no disponemos de ningún otro material. Cuando la víctima se niega a que se le preste ayuda, generalmente se encuentra presa del pánico. Cuando la víctima pide ayuda conservando la calma, suele ocurrir con personas que saben nadar pero tienen tirones musculares, se encuentran agotadas, etc. Por lo que no cabe perder tiempo y se ha de intentar recuperarlas lo mas pronto posible antes de que se sumerjan.

El rescatador puede en cualquier momento decidir cambiar de técnica de remolque ante el cansancio, tirones musculares, corrientes súbitas de agua no valoradas anteriormente, cambio de condiciones físicas o psíquicas de la victima, etc. Pero si esto es así el rescatador deberá de mantener siempre el contacto verbal y físico con la victima, dicho cambio ha de

Pág. 90

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

tener una transición suave, jamás traumática ni brusca buscando ante todo continuidad entre una técnica y otra y sobre todo comunicarlo al resto del equipo. En la técnica directa podremos usar los métodos, Nuca-frente, Sienes, Brazo a la espalda, Axilas y Pecho. En el primero el rescatador colocará sus manos, una en la nuca y la otra en la frente de la víctima, este método se utilizara en los casos en los que la victima se encuentra inconsciente y jamás se empleará cuado presupongamos que existe lesión medular. Sienes, este método se utiliza en las mismas circunstancias que el anterior, colocando el rescatador ambas manos en las sienes de la víctima y con los pulgares en la parte trasera de la cabeza. Brazo a la espalda , indicado en víctimas conscientes que ofrecen resistencia y una vez realizada la zafadura el rescatador coloca un brazo de la victima en la espalda y con su otra mano mantiene la cabeza de la víctima fuera del agua, remolcándolo sin perder de vista en todas ellas el rumbo. Axilas, este método esta indicado en víctimas conscientes que colaboran y/o que son de poco peso. Pecho, también como en las anteriores el remolque se hace de espaldas por lo que el rescatador ha de asegurarse el rumbo, pero este método no sirve para personas muy voluminosas, han de estar inconscientes o mantener la calma pues el rescatador rodea con un brazo desde la espalda hasta el pecho a la victima y con el otro se ayuda a la impulsión, en este método se ha de vigilar la cabeza de la víctima que permanezca en todo momento fuera del agua. 2º Técnica indirecta. Normalmente se utilizará cuando existan o se den las siguientes circunstancias:    Que exista excesiva distancia a remolcar desde donde se encuentra la víctima y la orilla. Que la victima esté consciente, amarrada a algún objeto y en estado de pánico. Que existan fuertes corrientes, riadas, temporales, etc.

Los materiales de remolque que utilizaremos, en un principio serán los que se dispone como venimos viendo hasta ahora en cualquier vehículo de bomberos, cuerdas, cinturones de bomberos, arneses de salvamento, bicheros, pértigas, tablas de salvamento, etc. En este apartado consideramos que no es necesario el describir este tipo de material por ser conocido por todos.

6 MÉTODOS DE EXTRACIÓN DE VÍCTIMAS DEL MEDIO ACUATICO
6.1 DEFINICIÓN Y PRINCIPIOS
Como ya venimos diciendo de forma reiterada a lo largo de este capitulo las formas de extraer a las víctimas del medio acuático han de ser lo mas seguras y rápidas posibles, aun a sabiendas de la gran variedad de casos y situaciones en las que los rescatadores se van a encontrar, lo cual viene a justificar en cierto modo el desarrollo de los diferentes métodos de sacar a las víctimas del agua.

Pág. 91

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Sabemos que existen una serie de factores que influyen y que se han de tener en cuenta para la extracción de las victimas, como puedan ser el estado de estas, que estén conscientes, patologías, etc., y sobre todo el lugar del accidente. Anteriormente hemos visto el remolque en función del estado de las víctimas, ahora vamos a ver la extracción además del estado de las victimas por el escenario donde se ha producido el accidente. Podemos encontrarnos con los siguientes escenarios:       Piscinas. Ríos, riadas. Lagos, pantanos. Pozos, galerías. Hielo. Mar

En el caso de las piscinas, normalmente nosotros no tendremos que intervenir, pues en el horario de apertura al público existe el personal adecuado para su rescate y extracción y fuera de este, a nosotros no nos representa excesiva dificultad, pues por lo general son simplemente ahogamientos por atrapamientos en oquedades, escaleras o desagües y el método a utilizar es sencillo pues disponemos de personal suficiente con una dotación para la extracción de la víctima. En los ríos y riadas va a diferir en cada situación ya que la orografía, el entorno, la corriente alturas o desniveles de las orillas, obstáculos tanto naturales como artificiales, como puentes, etc., van a dificultar los métodos de trabajo. Pero por norma común a todos ellos es imprescindible que los rescatadores vallan anclados con sendos cabos por sus cinturones de seguridad, transportando algún arnés de rescate enganchado al mosquetón y procurando que corriente arriba por encima de la víctima, si esta se encuentra amarrada a algún objeto cruzar un miembro a la otra orilla, con una cuerda para así construir una línea de vida y una vez anclada a ambas orillas, un rescatador con el arnés se deslice por ella hasta la víctima, pues desde una de las orillas se irá dando la suficiente cuerda para que el rescatador con el arnés llegue a esta. Si la víctima se desliza aguas abajo a favor de la corriente, los rescatadores deberemos actuar siempre por debajo de la víctima de forma escalonada, lanzándola cuerdas para su amarre y una vez que ella misma se haya amarrado a la cuerda se procede como anteriormente un rescatador con un arnés y anclado en una cuerda por encima de donde se encuentra la victima nadará a favor de corriente cogido a la cuerda de la víctima hasta llegar a ella colocándola el arnés y posteriormente desde la orilla tirando de los dos hasta su extracción. En el caso de caída de algún vehículo a pantano, lago, río, o arrastre por riada, lo primero será anclar el vehículo por medio de cuerdas o cables a algún punto fijo en el exterior y actuar como se describe en el apartado 14.2.3.4. Intervención, recordando las dos situaciones con vehículos totalmente o parcialmente sumergidos. En el supuesto de pantano o lago si la victima esta fuera del vehículo nuestra mayor dificultad estará en el

Pág. 92

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

desplazamiento hasta donde se encuentre, pues al no disponer de embarcación la distancia desde la orilla tendrá que ser efectuada a nado. Para el apartado de pozos, se realizará la maniobra de descenso de un rescatador por medio de polipastos o algún otro medio específico de descenso del que dispongamos, pero transportando el rescatador un ERA, además del suyo para colocárselo a la víctima además del arnés de elevación. En el caso de galerías inundadas en el supuesto de hacer algo se realizara por parejas y con cuerda guía equipados con autónomos. No obstante desde aquí aconsejamos que las tareas en ente caso de rescate , rastreo de posibles víctimas sean realizadas por equipos especiales de buceadores, debido a la gran complejidad de estas tareas. Para las situaciones de caída de victimas en el hielo y debido a la gran fragilidad de este medio y la baja temperatura del agua dispondremos a base de tableros o escalas un camino de acceso a la victima y por medio de bicheros o pértigas las acercaremos para la extracción de la victima, pero podrá darse el caso que esta no sea capaz de agarrarse debido al frio, entonces se hará necesario que un rescatador tumbado se acerque a ella y la coloque un arnés o cinturón y así amarrada tanto ella como el rescatados sean retiradas por el resto del equipo hacia la orilla, siendo arropadas y si se puede sustituidas sus ropas por otras secas. En el caso del mar veremos los casos de vehículos caídos desde los muelles de atraque a las zonas interiores de puertos, donde actuaremos como en los casos anteriores de los vehículos totalmente sumergidos y si el problema se produce en salidas de vías próximas a la costa se soluciona como en la situación de vihiculos parcialmente sumergidos, solo que tendremos el problema añadido del oleaje goleando sobre la estructura del vehículo. En definitiva todas estas situaciones como habrá visto el lector nos llevan a que los equipos de rescate tengamos que desarrollar una serie de técnicas y tácticas que puedan ser modificadas en todo momento, pues como se observa existen multitud de parámetros que nos van a modificar el planteamiento inicial constantemente y el responsable ha de estar abierto y ser flexible a todas ellas. Como se habrá visto nos hemos ceñido a las situaciones donde están implicadas victimas siempre dentro de vehículos y a tener que realizar lo que podemos denominar RESCATES RELÁMPAGOS, utilizando materiales y herramientas a nuestro alcance.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS:
En relación a este trabajo el lector se dará cuenta que existe muy poca o casi nula bibliografía que trate estas técnicas basadas en trabajos en el rescate de victimas en vehículos sumergidos, pero como orientación sirvan las siguientes: Cruz Roja Española, Socorrismo Acuático 6ª Edición (2001): “Servicios Preventivos”. SEGANOSA, “Supervivencia en la Mar” 1er. Nivel Raymond Pitef, 1968, “Guide Práctique du Maitre-Nagueur Sauveteur

Pág. 93

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Escuela de Bomberos y Protección Civil, “Manual de Salvamento y Socorrismo Acuático para Bomberos”.655555

Pág. 94

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

LIBERACIÓN DE ASCENSORES Y ESCALERAS MECÁNICAS. ATRAPADOS EN MAQUINARIAS Y MEDIOS MECÁNICOS. APERTURA DE PUERTAS U OTRO TIPO DE ACCESOS. RESCATE DE ANIMALES (JOAQUÍN VILCHES) 1 LIBERACIÓN DE ASCENSORES Y ESCALERAS MECÁNICAS
1.1 INTRODUCCIÓN
Un ascensor o elevador es un sistema de transporte vertical diseñado para movilizar personas o bienes entre diferentes alturas. Puede ser utilizado ya sea para ascender o descender en un edificio o una construcción subterránea. Se conforma con partes mecánicas, eléctricas y electrónicas que funcionan conjuntamente para lograr un medio seguro de movilidad. Si se considerara un medio de transporte, sería el segundo más utilizado después del automóvil, y valorando su seguridad sabemos que el ascensor es el medio de trasporte más seguro que existe para las personas si tenemos en cuanta el número de accidentes que se produce en ellos en relación al número de personas que lo utilizan. Los servicios de rescate en ascensor han sufrido una variación en cuanto al número de intervenciones de bomberos en los últimos años debido a las nuevas normativas que obligan a la contratación de un servicio de mantenimiento con una empresa especializada y registrada que ofrecerá una atención durante las 24 horas en cuanto a averías y rescate. También obliga la normativa a instalar una línea de comunicación bidireccional (telefonía) que comunique la cabina con la centralita de la empresa. A pesar de todo esto seguimos dando respuesta en numerosas intervenciones y con diferentes grados de complejidad que nos obligan a tener una formación adecuada y actualizada sobre este tipo de instalaciones. En el caso de escaleras mecánicas el número de intervenciones es mucho menor debido a que en caso de fallo y parada del sistema las personas no quedan confinadas.

1.2 TIPOS DE ASCENSORES
1.2.1 ASCENSORES DE ADHERENCIA Son aquellos en los que el motor eléctrico mueve una polea, que a su vez desplaza la cabina y el contrapeso a lo largo de unas guías mediante cables de tracción. Es el sistema más común. Pueden requerir de una sala de máquinas (generalmente en la parte superior) o disponer de todos los equipos de ésta en el hueco y en el vestíbulo del último piso. En esta instalación encontraremos los cuadros eléctricos de alimentación y maniobra, grupo tractor y limitador de velocidad. Disponen también de un hueco por donde se desplaza la cabina y el contrapeso, ambos conducidos por las guías. En cada planta se encuentran las puertas de acceso a la cabina y en la parte inferior un foso con los amortiguadores y el tensor del cable del limitador de velocidad.

Pág. 95

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

ASCENSORES DE ADHERENCIA

Figura nº 1: Elementos de ascensor de adherencia

1.2.2 ASCENSORES DE ARROLLAMIENTO Son aquellos en los que el motor eléctrico mueve un tambor torneado en hélice y con gargantas apropiadas a los cables utilizados, en los que se arrolla en un extremo el cable que impulsa la cabina y en el otro el contrapeso. Es un sistema prácticamente en desuso y poco utilizado. 1.2.3 ASCENSORES HIDRÁULICOS Son aquellos en los que el grupo impulsor envía aceite a presión elevada a un pistón, que directamente (los de acción directa) o a través de poleas (los de acción indirecta) llevan el movimiento a la cabina. En los ascensores de impulsión directa, el pistón se acopla directamente a la cabina mientras que en los de impulsión indirecta, el cilindro empuja a través de una polea loca al cable de tracción. Este último sistema no necesita pozo en el foso. La disposición más clásica en este tipo de ascensores es la siguiente:

Pág. 96

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

-

Sala de máquinas, generalmente en la planta baja y que puede estar desplazada del hueco. En ella se encuentran los cuadros eléctricos de alimentación y maniobra, así como el grupo hidráulico. Entre la sala de máquinas y el hueco hay un conexionado eléctrico y un latiguillo hidráulico que son los encargados de comunicar respectivamente señales eléctricas y flujo de aceite en ambas direcciones. Hueco, en el que se encuentra el pistón hidráulico, la cabina, las guías y las puertas de planta.

-

1.3 ELEMENTOS PRINCIPALES
1.3.1 CUARTO DE MÁQUINAS Es el lugar en que se encuentra situado el mecanismo de tracción del ascensor y su aparellaje. En los sistemas más corrientes de tracción por adherencia lo normal es encontrar el cuarto de máquinas en la parte superior del hueco por el que circula el ascensor. Últimamente cada vez es más común montar ascensores sin cuarto de máquinas, por lo que el grupo tractor se encuentra en la parte superior del hueco, sobre las guías. En algunos casos se sitúa el grupo de tracción en la parte inferior. Estos últimos están obligados a disponer en la parte superior de un cuarto denominado de poleas. En el caso de ascensores hidráulicos, en general se encuentran en la planta más próxima al foso, en local anexo o distante, según disposiciones constructivas. Es importante comunicar con las empresas mantenedoras de la zona con el fin de conocer el lugar donde suelen colocar la llave de acceso a estas salas y en caso de intervención evitar forzar puertas o cerraduras. Dentro del cuarto de máquinas encontraremos los siguientes elementos: - Grupo tractor: (figura nº 2) Es el conjunto de elementos responsables de generar y trasmitir el movimiento a la cabina de pasajeros. Está formado por un motor eléctrico acoplado a una polea de adherencia. En el eje del motor lleva acoplado un tambor sobre el que actúan las zapatas de freno (mecánicamente bloqueadas en reposo) que se desbloquean por medio de un electroimán al funcionar el ascensor. Este eje del motor cuanta también con un volante que permite el movimiento a mano (para esta maniobra se desbloquea manualmente la zapata de freno mediante una palanca). - Grupos hidráulicos: La cabina de los ascensores hidráulicos es accionada por un pistón que recibe la presión de aceite a través de una central hidráulica. Esta central está compuesta por un tanque de aceite, una bomba de presión accionada por un motor eléctrico y una caja de válvulas o distribuidor de presión que regulan la aceleración, velocidad, deceleración y parada de la cabina. Llevará un dispositivo de emergencia que podrá accionar el elevador en caso de avería por medio de una válvula (normalmente marcada de rojo) que permite el retorno de aceite al tanque y por lo tanto hace bajar la cabina lentamente por gravedad. También dispone de una palanca de subida manual que permite inyectar manualmente aceite al pistón desplazando la cabina hacia arriba. Esta última maniobra solo es necesaria cuando, por haber actuado el sistema de paracaídas, no podemos mover la cabina hacia abajo para conseguir el nivel de planta.

Pág. 97

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

- Cuadros de protección eléctrica: Cumpliendo reglamentos y normativas, los elevadores llevan su juego de protecciones diferenciales y magnetotérmicas con separación de circuitos de alumbrado y fuerza. - Cuadro de maniobra: Es el encargado de controlar todos los movimientos y elementos del ascensor. Estos cuadros de maniobra pueden llevar una botonera de maniobra de rescate. En ascensores sin cuarto de máquinas, el cuadro de maniobra, eléctrico y los mandos de rescate, se encuentran en la última planta a la que accede, en un armario junto a puerta de planta. - Limitador de velocidad: (figuras 3 y 4) Este elemento de seguridad es el órgano que, antes de que la velocidad de la cabina o cabina y contrapeso según caso, alcance una velocidad superior a la fijada (115% de la nominal), ordena la parada de la máquina y si es necesario, provoca la actuación del paracaídas. Se dispone en todo tipo de ascensor excepto en los hidráulicos de tracción directa. Actúa también sobre el contrapeso en caso de que por debajo del forjado del foso de este haya transito de personas. Está situado normalmente en la sala de máquinas y consiste en una polea que gira mediante un cable que va solidario a la cabina. En caso de que la polea detecte más velocidad de la ajustada, el dispositivo actúa sobre unas cuñas (paracaídas) sobre las guías que provocan la parada de emergencia de la cabina o del contrapeso según caso. El limitador de velocidad u otro dispositivo, debe mandar la parada de la máquina por un dispositivo eléctrico de seguridad, antes de que la velocidad de la cabina alcance la velocidad de activación del limitador.

POLEA DE TRACCIÓN

FRENO

Figura nº 2: Grupo motor

VOLANTE DE INERCIA MARCAS DE CABLES

Pág. 98

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

1.3.2 HUECO Es el recinto por el que circula la cabina en sus movimientos. La parte del hueco que existe por debajo del nivel de la parada inferior se denomina foso. El hueco debe estar provisto de una iluminación eléctrica de instalación fija que permita asegurar su alumbrado durante las operaciones de reparación o de mantenimiento. Dentro del hueco vamos a encontrar los siguientes elementos: - Cabina: Elemento del ascensor o montacargas destinado a recibir las personas y/o la carga a transportar. La cabina dispone de un chasis o armazón suspendido de los cables de tracción o solidario con el cilindro hidráulico. Está formado por perfiles laminados o chapa delgada y va conducido verticalmente por las guías. En el techo de la cabina dispone de una botonera para labores de inspección y mantenimiento. Dispone en la parte inferior de un guardapiés o faldón a modo de tablero vertical, a plomo del borde de los umbrales de las puertas, de una longitud mínima de 0’75 m. y que tiene el fin de proteger de caídas en el hueco cuando la cabina ha quedado bloqueada sobre el nivel del piso. Las cabinas de los ascensores deben disponer de unas puertas que pueden ser manuales aunque en la mayoría de los casos son automáticas con mecanismos en la parte superior de la cabina y que cuentan con diversos contactos para controlar su funcionamiento. En algunos montacargas autorizados por los reglamentos pueden no existir puertas. No debe ser posible hacer funcionar el ascensor si una puerta de cabina (o una de sus hojas) permanece abierta. - Guías: Son los elementos que dirigen el recorrido del ascensor y contrapeso en su trayectoria por el hueco. Las guías se anclan generalmente sobre los forjados de las diferentes plantas con el fin de poder soportar los esfuerzos resultantes de la actuación del paracaídas y la flexión debida a un descentrado de la carga. La unión entre la cabina y las guías se realiza a través de zapatas rodantes o deslizantes. - Contrapeso: Se utiliza en ascensores de tracción por adherencia y algunos de arrollamiento con el fin de obtener la tensión necesaria para producir en la polea el esfuerzo de adherencia así como reducir la potencia necesaria para el desplazamiento del ascensor. La masa del contrapeso equivale a la de la cabina vacía más el 40-50% de la carga nominal del ascensor. - Paracaídas: Se dispone en las cabinas de tracción por cables. Este dispositivo debe ser capaz de detener la cabina con plena carga a la velocidad de disparo del limitador de velocidad (figuras 3 y 4), incluso en el caso de rotura de los órganos de suspensión, apoyándose sobre sus guías y de mantenerla detenida en ellas. Los paracaídas deben ser accionados por un limitador de velocidad. Se prohíbe el disparo del paracaídas por dispositivos eléctricos, hidráulicos o neumáticos. El cable del limitador de velocidad, que va anclado a la cabina, tirará del sistema paracaídas en caso de emergencia, lo que detendrá la cabina o el contrapeso con las guías. En caso de actuación del paracaídas, un dispositivo debe mandar la parada de la máquina previa al momento del frenado sobre las guías. El desbloqueo del paracaídas no debe producirse más que desplazando la cabina o el contrapeso en sentido contrario al acuñamiento. En algunos casos el desbloqueo exige además la actuación manual sobre el mecanismo para liberarlo. Después del desbloqueo del paracaídas, la puesta en marcha del ascensor debe requerir la intervención de una persona cualificada.

Pág. 99

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Figuras 3 y 4: Limitador de velocidad

- Cables de suspensión: Las cabinas y contrapesos deben estar suspendidas por cables de acero o cadenas de acero. El número de cables o cadenas debe ser de dos. - Cilindros hidráulicos: Son los elementos que trasforma la energía hidráulica en movimiento. Son cilindros de simple efecto, solo necesitan presión de aceite para extenderlos, la recogida se hace por el peso de la cabina. Disponen de una válvula de retorno interpuesta entre el cilindro y el latiguillo de presión, que tiene la función de controlar la velocidad a la que fluye el aceite desde el cilindro al grupo, de forma que cuando la velocidad es superior a la tarada, bien por rotura del latiguillo o por exceso de velocidad, bloquea el ascensor. - Puertas de planta: Son las puertas que permiten el acceso a la cabina en cada planta. Toda puerta de planta debe estar provista de un dispositivo de enclavamiento que impida abrir una puerta de acceso en piso (o cualquiera de sus hojas si tiene varias) a menos que la cabina esté parada en la zona de desenclavamiento de esta puerta. Este dispositivo impide a la vez el funcionamiento del ascensor si existe alguna puerta abierta. Todas las puertas deben estar provistas de un dispositivo de desenclavamiento de socorro que permita su apertura desde el exterior aunque no esté la cabina tras la puerta. La llave para su actuación está normalizada de forma triangular aunque existen instalaciones antiguas que aún no han puesto al día este dispositivo normalizado. Si se desenclava una puerta se anula el funcionamiento normal del ascensor. La apertura de la puerta de planta con este dispositivo puede ser necesaria en la maniobra de rescate. Pensemos que con la llave de emergencia podemos abrir el acceso al hueco, con el consiguiente peligro de caída. Debemos asegurarnos siempre al finalizar nuestra actuación, que la puerta está cerrada y enclavada mecánicamente. - Amortiguadores de foso: Son los elementos que se disponen en el foso para absorber la energía cinética del camarín y contrapeso, en el caso de que el ascensor no realice la parada normal y se pase de recorrido. - Dispositivos de seguridad de final de recorrido: Deben ser instalados dispositivos de seguridad de final de recorrido que actuarán antes de que la cabina (o el contrapeso) tome contacto con los amortiguadores. 1.3.3 SISTEMAS DE MANDO - Maniobra normal: Es la maniobra de uso de un ascensor que realiza cualquier usuario. Todos los ascensores están dotados de una botonera principal en cabina y otra en los accesos de planta.

Pág. 100

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

- Maniobra de inspección: Maniobra mediante dispositivo en el techo de la cabina con el fin de facilitar las operaciones de inspección y mantenimiento. La puesta en servicio de este dispositivo debe hacerse por un conmutador protegido contra toda acción involuntaria. La conexión de la maniobra de inspección debe anular el efecto de los mandos normales y la maniobra eléctrica de socorro que trataremos más adelante. El movimiento de la cabina debe estar subordinado a una presión permanente sobre un botón protegido contra toda acción involuntaria, estando el sentido de la marcha claramente indicado. - Maniobra eléctrica de socorro: Podemos encontrar un conmutador de maniobra eléctrica de socorro en máquinas en las que el esfuerzo manual para desplazar la cabina hacia arriba sea muy elevado, en aquellas que sea difícil su manipulación (ascensores sin sala de máquinas) o en aquellos que el fabricante lo considere. La conexión del conmutador de la maniobra de socorro debe permitir la maniobra de movimiento de cabina mediante una presión permanente sobre botones protegidos contra toda acción involuntaria. El sentido de la marcha debe estar claramente indicado.

1.4 MANIOBRAS BÁSICAS
A continuación se indican las maniobras más frecuentes que se dan durante las intervenciones con personas atrapadas en ascensores. 1.4.1 CORTE DE SUMINISTRO ELÉCTRICO Se puede actuar desde dos puntos diferentes: - Cuadro de contadores: Actuando sobre los fusibles de protección del contador y línea del ascensor, quedará anulada la instalación de fuerza y alumbrado. - Sala de máquinas: Actuando sobre el interruptor general de alumbrado o fuerza según el caso, que se encuentra en el cuadro de distribución eléctrica. Para las maniobras de rescate se quitará siempre el interruptor principal de fuerza (experto para la maniobra eléctrica de socorro) procurando dejar activado el de alumbrado, de esta forma evitamos dejar sin luz la cabina y empeorar el estado nervioso de las personas que han quedado atrapadas. 1.4.2 APERTURA DE PUERTAS DE PLANTA Mediante la llave de triángulo o la que corresponda según modelos, procederemos a la apertura de las puertas. Se deben tener en cuenta los siguientes aspectos: - No abrir la puerta completamente si no es necesario y no estamos al nivel de planta. - Señalizar y balizar si es posible la zona para evitar caídas accidentales al hueco. - Una vez que se cierra comprobar que está perfectamente enclavada. De forma general, las puertas de planta se abren con las puertas de cabina de forma solidaria por medio de un mecanismo, cuando el ascensor se encuentra en zona de planta (unos 15 cm por encima o por debajo del nivel). 1.4.3 APERTURA DE PUERTAS DE CABINA En determinados ascensores, simplemente forzándolas con las manos es suficiente para abrirlas. En la mayoría de casos, al cortar el suministro eléctrico queda anulado el sistema de cerrar la puerta y se abren fácilmente con la mano. En otros casos, para abrirlas requiere la actuación sobre los mecanismos de apertura situados sobre la cabina, encima de las puertas.

Pág. 101

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

1.5 PROCEDIMIENTOS DE ACTUACIÓN
1.5.1 MOVILIZACIÓN DE RECURSOS No olvidemos que un tren de salida dependerá siempre del tipo de servicio, de su magnitud y de la disponibilidad de vehículos y personal en el momento de la intervención. Para un rescate de personas atrapadas en ascensor será suficiente con una bomba urbana (BUP/BUL). En caso de que las personas necesiten asistencia sanitaria se movilizaran recursos adecuados (AMB). En ocasiones tendremos que movilizar vehículos que cuenten con material para actuaciones más complejas en las que se puedan encontrar personas atrapadas entre la cabina o camarín del elevador y la pared interior o atrapadas con las puertas de seguridad. En estos casos se pueden utilizar cojines neumáticos, separadores hidráulicos o cualquier otro equipo que pueda hacer “palanca” con el fin de poder liberar a la persona desplazando la cabina de las guías. También es posible el uso de “perrillos” o grilletes que se suelen sujetar entre los cables que se encuentran en la polea tractora o en la polea que limita la velocidad. En algunos casos necesitaremos equipos de tracción y elevación (tráctel) para intervenciones en que tengamos que asegurar la cabina o elevarla por nuestros propios medios (desenclavar cuñas). Algunos servicios cuentan con vehículos (FSV) que disponen de este tipo de material y equipos. 1.5.2 RESCATE DE PERSONAS ATRAPADAS EN CABINA - Inspección previa Localizar con exactitud la posición de la cabina y su estado, abriendo la puerta de planta inmediatamente por encima de la situación de la cabina. Nunca abrir la puerta inmediatamente debajo del ascensor, debido a que un ocupante nervioso puede intentar salir, desequilibrarse y caer al foso. Evitar que personal ajeno al servicio se aproxime a una puerta cuando está abierta y exista riesgo de caída por el hueco. Establecer contacto verbal con las personas atrapadas, tranquilizarlas y prestar atención permanente. Informarles que se va a proceder a su evacuación y de las operaciones de rescate que se van a efectuar. Se efectuará una evaluación visual de los siguientes elementos: - Tipo de ascensor: nos dará una idea de los posibles elementos a maniobrar - Puertas de planta: existen ascensores que no acceden a todas las plantas - Posición de puertas de planta y ascensor - Posibles deformaciones de la cabina: si se ha acuñado de forma asimétrica el movimiento de la misma será complicado - Falta de unión con las guías: si se han salido del alojamiento no permitirán movimientos de la cabina - Cables tensos: cabina y contrapesos están perfectamente asegurados y suspendidos - Cables combados o rotos: la cabina y contrapeso no están sujetos por los mismos, se deberá asegurar la cabina y/o contrapeso según corresponda para que no se muevan sin control

Pág. 102

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

- Latiguillo de presión de grupo a cilindro roto: no se puede mover la cabina por medio del grupo de presión - Cabina y/o contrapeso acuñados (paracaídas accionado): la cabina y/o el contrapeso solo se desplazarán en sentido contrario al acuñamiento para liberar el sistema - Limitador de velocidad bloqueado: se ha activado el acuñamiento del ascensor (paracaídas), en casos habrá que desbloquearlo para proceder a su movimiento - Interruptores generales del cuadro Con todo esto confirmaremos que la cabina se encuentra perfectamente asegurada (suspendida) por los cables de tracción o sistema hidráulico, que ningún mecanismo del ascensor está dañado y que las personas que se encuentran en el interior de la cabina, no están atrapadas por elementos que durante el movimiento de la misma puedan afectarles. - Puerta de cabina a nivel de planta Esta maniobra exige una coordinación total entre el personal que se encuentra en la sala de máquinas y en la planta del piso correspondiente. Para el control del nivel de planta, en algunos casos existe un led y en todos ellos unas marcas en los cables con una referencia sobre el bastidor. A partir de aquí realizaremos los siguientes supuestos: 1º) Conexión de interruptores: o Comprobar en el cuarto de máquinas si los interruptores generales están desenclavados o Enclavarlos y observar o Si se mantienen conectados pedir a la persona encerrada que pulse el botón de una planta. En caso que se tratara de un fallo fortuito o eléctrico puede ser suficiente. 2º) Maniobra eléctrica de socorro: en caso de que el ascensor no responda a la maniobra normal o se encuentre acuñado. o En el cuadro de maniobra girar el selector en modo emergencia, apretar botón de subir/bajar (según corresponda) hasta alcanzar el nivel de planta deseado o Abrir la puerta de planta correspondiente y la de cabina o Evacuar al personal atrapado o Cerrar la puerta de planta y avisar a la propiedad de la necesidad de inspección por parte de la empresa mantenedora. 3º) Maniobra manual de emergencia: en caso de que el ascensor no responda a la maniobra normal ni a la eléctrica de socorro. Dependiendo del tipo de ascensor se realizarán las siguientes maniobras: o Corte de suministro eléctrico: cortar fuerza y no alumbrado para no dejar a los ocupantes a oscuras o Poner cabina a nivel de planta actuando según tipo de ascensor

Pág. 103

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

En ascensores de adherencia o arrollamiento liberar el freno motor y accionar el volante de inercia en el sentido deseado para ascender o descender hasta nivel de planta. Esta maniobra se debe realizar por dos personas coordinadas, una liberando el freno al mismo tiempo que la otra manipula el volante de inercia (figura nº 7). Si al efectuar la maniobra los cables deslizan por la polea, se podrá utilizar una mordaza especial para evitar el deslizamiento (figura nº 5). En ascensores sin sala de máquinas y en algunos casos encontraremos que no disponen de volante de inercia, en tal caso liberar la palanca del freno y la cabina sube o baja dependiendo del peso de esta en relación con el contrapeso. En ascensores hidráulicos el principio básico consiste en dar presión al cilindro por medio de la bomba manual para ascender, o a liberar presión del cilindro por medio de la válvula de alivio de emergencia para descender. Estos mandos mencionados se encuentran sobre el grupo de presión.

o Abrir la puerta de planta correspondiente y la de cabina o Evacuar al personal atrapado o Cerrar la puerta de planta y avisar a la propiedad de la necesidad de inspección por parte de la empresa mantenedora.

Pág. 104

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Figura nº 5: Mordaza sobre polea de adherencia

4º) Asegurar cabina con tracción ascendente: cuando la cabina y/o contrapeso no están suspendidos convenientemente o Corte de suministro eléctrico: cortar fuerza y no alumbrado para no dejar a los ocupantes a oscuras o Asegurar la cabina, para ello colocaremos entre el puente central de la cabina y la parte superior del hueco, sobre gancho o perfil dispuesto al efecto (figura nº 6) un tráctel o Poner cabina a nivel de planta o Abrir la puerta de planta correspondiente y la de cabina o Evacuar al personal atrapado o Cerrar la puerta de planta y avisar a la propiedad de la necesidad de inspección por parte de la empresa mantenedora.

Figura nº 6: Perfil para anclaje de equipo de tracción

Pág. 105

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

- Maniobra de rescate directo Se utilizará cuando sea imposible poner la cabina a nivel de planta por alguno de los procedimientos señalados anteriormente o por razones de urgencia justificadas por el estado de salud de las personas atrapadas. Las maniobras se ajustarán a la posición en la que ha quedado la cabina con respecto al nivel de planta y en cualquier caso se procederá a: o Corte de suministro eléctrico: cortar fuerza y no alumbrado para no dejar a los ocupantes a oscuras o Abrir la puerta de planta correspondiente y la de cabina o Evacuar al personal atrapado o Para ayudar a superar el desnivel podremos utilizar sillas, escaleras, etc o Si la cabina queda por encima del nivel de planta, tomar medidas para que nadie pueda caer por el hueco o Cerrar la puerta de planta y avisar a la propiedad de la necesidad de inspección por parte de la empresa mantenedora 1.5.3 RESCATE DE PERSONAS ATRAPADAS EN HUECO DE ASCENSOR Este tipo de actuación no es muy frecuente, pero se pueden dar dos casos: personas atrapadas en el foso y personas que han caído al vacío por una puerta de planta, encontrándose bien en el foso o sobre la cabina del ascensor. Hay que partir de la premisa de que la víctima puede tener lesiones importantes, por lo que la valoración sanitaria y la atención permanente son fundamentales. Dependiendo de la situación realizaremos las siguientes maniobras: o Corte de suministro eléctrico o Estabilización e inmovilización o Para víctima atrapada en extremos de hueco iniciar el movimiento de la cabina de forma manual controlando el movimiento hasta crear espacio suficiente para el rescate o En caso de víctima sobre cabina podríamos utilizar el ascensor como medio de izado, siempre mediante maniobras manuales

Pág. 106

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Figura nº 7: maniobra coordinada de liberación de freno y movimiento de volante de inercia

Pág. 107

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

2 ATRAPADOS EN MAQUINARIA Y MEDIOS MECÁNICOS
2.1 INTRODUCCIÓN
Una máquina es un conjunto de piezas o elementos móviles y fijos, cuyo funcionamiento posibilita aprovechar, dirigir, regular o transformar energía o realizar un trabajo con un fin determinado. Se denomina maquinaria al conjunto de máquinas que se aplican para un mismo fin y al mecanismo que da movimiento a un dispositivo. Apoyándonos en esta definición entendemos la gran ventaja que ha supuesto en el trabajo de millones de personas la incorporación de maquinaria y medios mecánicos, pero con esta mejora en el bienestar laboral también encontramos también un incremento del riesgo de verse atrapados de forma parcial o total entre algunos de sus artilugios.

2.2 ESCENARIOS
Los escenarios que podemos encontrar en este tipo de intervenciones pueden ser tan amplios como la variedad de maquinarias con las que las personas tenemos contacto en el día a día. Podemos actuar en entornos urbanos, rurales, industriales, domésticos, en medios y sistemas de trasportes, etc. Por citar algunas situaciones: atrapados en tornos, en escaleras mecánicas, en cintas trasportadoras, sinfines, rodillos, trituradoras, prensas hidráulicas, atrapados entre cabina y hueco de ascensor, puertas mecánicas, succionadoras, trituradoras, cadenas de montaje, y un largo etcétera. Tal variedad de escenarios hacen que cada intervención requiera un planteamiento específico que exige a los servicios de bomberos conocer bien su herramienta y equipos para

Pág. 108

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

utilizar en cada caso lo más adecuado a la situación, y por otra parte nos aleja de una sistemática como la que podríamos seguir en otro tipo de intervenciones.

2.3 EQUIPOS Y HERRAMIENTAS
El equipo de protección individual de cada bombero, según la circunstancia en la que se tenga que actuar debe ser imprescindible, adecuando los diferentes niveles de protección al riesgo existente en cada escenario. Los equipos de protección colectivos que permiten asegurar la zona pueden ser también necesarios: medidores de gases, explosímetros, radioteléfonos, sistemas de comunicación, sistemas de iluminación, anclajes de sujeción, líneas de vida, tráctel, cabrestantes, trípodes de rescate, etc. Para intentar controlar la emergencia generada se podrán utilizar medios y herramientas de muy distinta aplicación: o Sanitarios: collarín cervical, férula espinal, tabla de inmovilización, férulas para extremidades, colchón de vacío, etc. o Rescate: triángulo de evacuación, camilla de espeleología, camilla flotante o “de nido”, camilla plegable en mochila, escaleras plegables, de asalto o extensibles. Etc. o Equipos de corte y separación: equipos neumáticos (cojines de alta, cojines de baja), equipos hidráulicos (pinza, cizalla, cilindro, corta pedales, etc.), equipos de corte (acetileno, radial, sierra de sable, etc.) o Equipos de tracción y elevación: gatos elevadores, puntales, tráctel, cabestrante, etc. o Herramientas de mano: sierra, serrucho, destornillador, llaves fijas, llave inglesa, mordaza, pata de cabra, etc. En definitiva, cualquier tipo de herramienta o equipo disponible que se ajuste mejor a cada situación y teniendo en cuenta que algunos de estos elementos de trabajo pueden ser incompatibles con riesgos que existan en la zona en la que vamos a actuar.

2.4 CONSIDERACIONES A TENER EN CUENTA
Ante tal variado espectro de intervenciones, se hace difícil establecer una línea única de actuación, pero si vamos a valorar una serie de consideraciones a tener en cuenta: o Inspección exhaustiva recogiendo toda la información relevante del entorno en el que vamos a actuar o Proteger y asegurar el escenario de la intervención o Adecuar los equipos de protección individual a los riesgos del entorno o Atención sanitaria y apoyo a la víctima permanente explicando las maniobras que vamos a realizar o Detener el funcionamiento de la máquina que ha causado el atrapamiento o Cortar el suministro de energía que permite que la máquina funcione

Pág. 109

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

o Liberar a la víctima utilizando la técnica más adecuada para no producir nuevas lesiones ni agravar las que ya tiene. A veces puede ser suficiente con invertir el movimiento de la máquina que ha provocado el atrapamiento, aunque en la mayoría de ocasiones se requiere desmontar parcial o totalmente la máquina, el mecanismo o la instalación. En intervenciones de este tipo se hace más evidente la coordinación que debe existir entre los equipos sanitarios y los de rescate. Si los riesgos del entorno permiten acceder hasta la víctima a equipos sanitarios, el responsable médico realizará una valoración de la víctima in situ e informará al responsable de bomberos, de esta forma será más adecuada la estrategia del rescate. En caso contrario, cuando los riesgos impidan la presencia sanitaria, toda la valoración recaerá sobre el mando de bomberos responsable del rescate.

Pág. 110

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

3 APERTURA DE PUERTAS U OTRO TIPO DE ACCESOS

3.1 INTRODUCCIÓN
Aunque el título de este apartado se refiera a “apertura de puertas”, vamos a considerar cualquier tipo de cerramiento como ventanas, rejas, persianas o incluso un butrón para poder acceder a viviendas, locales o establecimientos que se encuentren cerrados. Las técnicas que apliquemos en cada caso serán más o menos agresivas dependiendo de factores como la rapidez que nos exija cada situación de emergencia o la calidad de los mecanismos para evitar intrusos. Si volvemos la vista a los cerramientos que se montaban hace 30 años y los comparamos con los actuales, nos damos cuenta de la evolución en cuanto a seguridad, materiales, robustez, etc. Por tanto, sería ilógico querer aplicar las mismas técnicas que utilizábamos en aquellos años. Es responsabilidad nuestra actualizarnos, modificar nuestra forma de trabajar y utilizar nuevas herramientas para estar preparados ante lo que nos vamos a encontrar cuando tengamos que acceder a una vivienda, local, etc.

3.2 CAUSAS
Podríamos agrupar las causas en dos tipos. Por un lado aquellas situaciones que nos obligan a entrar porque se ha producido una situación de emergencia y en otros cosos por existir riesgos que con una evolución desfavorable pueden desencadenar la emergencia. 3.2.1 SITUACIONES DE PREEMERGENCIA Una puerta que se ha cerrado por descuido dejando las llaves dentro no tiene porqué generar una situación de emergencia. Se trata de un descuido que puede solucionar un cerrajero, pero en ciertas ocasiones concurren circunstancias como las que vamos a citar a continuación. Estos casos requieren una intervención urgente de bomberos:   Niño o bebé en el interior Comida al fuego

Pág. 111

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

    

Medicación en el interior que precisa su dueño (insulina, etc.) Requerimiento de la Policía o judicial para facilitarles el acceso Aparatos o máquinas funcionando Riesgo de desprendimientos o caída de elementos constructivos Etc.

3.2.2 SITUACIONES DE EMERGENCIA A continuación citamos casos en los que ya se ha producido una emergencia que requiere la entrada en el domicilio, empresa, etc.:        Fuga de agua Persona enferma o impedida en el interior que necesita asistencia y no puede moverse Desprendimientos o caída de elementos constructivos Incendio Requerimiento de la Policía para facilitarles el acceso Posibilidad de que en el interior haya una persona fallecida Etc.

3.3 INTERVENCIÓN
3.3.1 EQUIPO Y HERRAMIENTAS El tipo de acceso (amplios o estrechos), la altura (locales a nivel rasante o planta 30 de edificio de apartamentos), el tipo de cerramiento (puertas blindadas, cancelas con bulones de acero templado), el “grado” de emergencia (fuga de agua, niño en peligro, comida al fuego o situaciones que infunden más o menos prisa en la apertura), elementos favorables (puertas solamente cerradas con el “resbalón”, ausencia de rejas en ventanas, alguna ventana de la vivienda abierta, cerramientos con holgura y de “fácil” apertura) o desfavorables (tendederos, jardineras en balcones, toldos, equipos de aire acondicionado en galerías o patios interiores, rejas en ventanas, ausencia de vecinos arriba o abajo, a derecha o izquierda, alarmas contra el acceso activadas), son circunstancias que condicionan, sobremanera, el tipo de equipos y herramientas a utilizar. El equipo personal ira acorde con el riesgo existente en cada situación y debe garantizar en todo momento la seguridad personal y colectiva. En cuanto a material y herramientas, y teniendo en cuenta la diversidad de situaciones con las que nos podemos encontrar, debemos conocer bien todo el material del que disponemos y saber adecuarlo bien a cada situación. Debemos incorporar a estas maniobras algunos equipos que antes no teníamos (sierra de sable por ejemplo) y sobre todo no debemos añorar aquellos de los que no disponemos. A continuación enumeramos los más usuales:  Material de rescate o Arnés o Casco o Cuerdas estáticas y dinámicas

Pág. 112

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

o Mosquetones o Descensotes o Bloqueadores o Etc.  Escaleras o Extensibles o De asalto o Enrollables o Vehículos autoescaleras o autobrazos o Etc.  Equipos hidráulicos o Pinzas separadoras o Cizallas o Cilindros o Etc.  Equipos de corte o Radial o Acetileno o Sierra de sable o Etc.  Herramienta de mano o Cizalla o Mordaza o Destornilladores o Llave inglesa o Radiografías, tarjetas de plástico, recortes de botellas de plástico, etc. o Mallo o Ariete o Pata de cabra o Alicates o Rollo de alambre o Etc.  Otros

Pág. 113

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

3.3.2 TÉCNICAS Y MANIOBRAS Como en cualquier otra intervención intentaremos recabar toda la información necesaria y útil para evaluar y tomar las decisiones oportunas. En esta evaluación manejamos variables como los diferentes tipos de accesos, la urgencia, la seguridad, etc. Y dentro de lo posible utilizaremos los medios menos agresivos, eligiendo aquellos que no provoquen daños, o en su defecto, minimizarlos en lo posible. A continuación citamos algunos de los tipos de apertura que podemos realizar:  Por puerta principal, puertas secundarias o puertas de terraza o Abrir con tarjeta o radiografía si solo está cerrada de resbalón y el tipo de cerradura es apropiado para esta técnica o Rotura del bombín y movimiento de la leva con destornillador. El bombín es fácil y rápido de sustituir, y el daño producido supone bajo coste económico. o Forzar la puerta con elemento contundente (ariete, mallo o maza, pata de cabra, palanca, etc.) o Para acceso a terraza utilizar vehículo de altura  Por ventana exterior o balcón o Por ventana abierta o Por ventana corredera, haciendo palanca para liberar el cierre o Desmontando junquillos que sujetan cristal y retirando este o Rotura de cristal o El acceso hasta ventana puede ser     Descendiendo desde terraza o desde piso superior Ascendiendo por escalera Con vehículo de altura

Por butrón. En la actualidad se están colocando puertas acorazadas con cerraduras de seguridad y sistemas para evitar rotura de bombillo. Forzar este tipo de puertas resulta complicado incluso utilizando las herramientas más agresivas y podría dilatarse en el tiempo. Para estos casos, y si no hay un acceso más recomendado, realizar un butrón es una alternativa a valorar que supondrá menos tiempo y menor coste económico para reparar. o Realizado en tabique contiguo o Por fachada

Persianas de bajos comerciales o Motorizadas: Desembragar desbloqueando las zapatas y actuar sobre el mecanismo eléctrico o Cortar bulón (suele tener diferente sección, buscar el punto más débil) o Actuar sobre cerradura o Cortar lamas

Pág. 114

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

o Para persianas de aros, desmontar las grapas que los unen. o Al abrir grandes persianas en un incendio, tener en cuenta tamaño de orificio para permitir acceso y controlar ventilación

3.4 CONSIDERACIONES
 Acceder siempre en presencia de Policía. En caso de urgencia, si no están presentes entraremos para evitar que la emergencia evolucione desfavorablemente pero pediremos que se personen, y no abandonaremos el lugar hasta que no hagan acto de presencia. Evitar curiosos y espectadores cuando tengamos que realizar este tipo de servicios Valorar diferentes vías de acceso, incluso diferentes soluciones simultáneas si es muy urgente Tener en cuenta riesgos que podemos encontrar en el interior una vez que entramos (animales, personas agresivas, etc.) No acceder nunca solos, como mínimo entrarán dos personas Antes de actuar sobre una puerta o cerradura, observar si el resto de vecinos tienen el mismo sistema y analizarlo antes Medir la calidad de la puerta y decidir si lo intentamos o no por ahí Si forzamos una puerta para tirarla, asegurarnos antes de que no hay nadie detrás de ella. Podemos desmontar la mirilla para ver el interior, para hablar, etc. En caso de forzar una puerta de terraza, tener en cuenta que a veces abren hacia fuera y otras hacia dentro. La herramienta que necesitamos y la técnica serán diferentes.

       

Pág. 115

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

4 RESCATE DE ANIMALES
4.1 INTRODUCCIÓN
Dentro de los animales podemos hacer dos clasificaciones diferenciando domésticos y salvajes: Animal Doméstico es el que pertenece a especies acostumbradas secularmente a la convivencia con el hombre y no es susceptible de apropiación. Posiblemente el primer animal que fue domesticado fue el perro hace aproximadamente 15.000 años. Se estima que hacia 9000 a. C. se inició la Revolución neolítica, en la cual el hombre empezó a sedentarizarse, como consecuencia de la práctica de la domesticación y posteriormente de la agricultura. Animal Salvaje es el que, vagando libre, por la tierra, el aire o el agua, es objeto adecuado para la apropiación, para la caza o para la pesca. Algunas de estas especies, sobre todo las exóticas, se han convertido en los últimos tiempo en mascotas que aún conviviendo con el hombre son considerados salvajes por la oposición que prestan a la domesticación. En cuanto a la intervención de los servicios de bomberos relacionada con animales no podemos olvidar que el protagonismo en cuanto número de actuaciones lo tienen los himenópteros (abejas y avispas fundamentalmente). Por lo específico y diferenciado que resulta este tipo de servicios lo vamos a tratar a parte del resto.

4.2 ANIMALES DOMÉSTICOS
Normalmente este tipo de rescates consiste en liberar a los animales de un lugar del cual no pueden salir por sí mismos.

4.2.1 TIPOS La clasificación viene dada por el animal a rescatar y el lugar en el que se encuentra. Dentro de la diversidad y a modo de ejemplo citaremos algunos de ellos:

Pág. 116

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

-

Aves: loros, cotorras, palomas de los parques y palomos de competición, canarios, etc.    Posadas sobre cubiertas, cableados, árboles, balcones y en general zonas altas. Dentro de viviendas ajenas Atrapadas en redes, lazos, huecos de los que no pueden salir, etc. Gatos en ramas de árboles, sobre palmeras, en patios interiores sin acceso para los dueños, huecos de difícil acceso, etc. Perros caídos en pozos, zanjas, acequias, embalses de agua, etc. Caballo, buey, asno… en las mismas circunstancias anteriores

-

Domésticos:   

4.2.2 CONSIDERACIONES A TENER EN CUENTA La gran variedad de animales, tamaño, peso, escenario, etc. hace difícil una sistemática común, pero si que tendremos en cuenta las siguientes consideraciones: Equipo de protección individual adecuado al riesgo de cada situación prestando especial atención a posibles arañazos, mordeduras, etc. Aunque se trate de animales domésticos, al encontrarse atrapados o heridos, pueden reaccionar de forma peligrosa. Valorar la utilización de lazos de cuello, sacos, bozales, bicheros, cuerdas, arneses, lonas, eslingas, cinchas, grilletes, y todo aquel material del que disponemos y puede ser útil en estos casos. Crear un área de trabajo segura. Localizar al dueño y si es posible que colabore con nosotros en el rescate para tranquilizar al animal. Tener previsto la persona que se va a hacer cargo del animal una vez rescatado.

-

-

4.3 ANIMALES SALVAJES
Es cada vez más frecuente encontrar este tipo de animales en entorno urbano. Muchas veces se trata de animales salvajes o exóticos adquiridos como mascotas, que se han escapado o que al crecer representan un problema para sus dueños y son abandonados. 4.3.1 TIPOS Rapaces, gaviotas, serpientes, lagartos, felinos, etc. A veces aparecen por desagües, en garajes, plazas, balcones, terrazas. Pueden haber sido dejados en libertad por sus dueños, escapados de tiendas, terrarios, zoológicos, circos. Pueden llegar alojados en los bajos de un coche que ha estado en el campo, etc.

Pág. 117

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

4.3.2 CONSIDERACIONES A TENER EN CUENTA Equipo de protección individual adecuado al riesgo de cada situación prestando especial atención a posibles arañazos, mordeduras, etc. Valorar la utilización de lazos de cuello, sacos, bozales, bicheros, cuerdas, arneses, lonas, eslingas, cinchas, grilletes, y todo aquel material del que disponemos y puede ser útil en estos casos. Crear un área de trabajo segura. En el ámbito de actuación de los servicios de bomberos, se debe de contar con un registro con las asociaciones de protección de animales, albergues, centros veterinarios, zoológicos, etc. que cuenten con profesionales capaces de asesorar a los bomberos e incluso de actuar de modo conjunto con ellos. Tener previsto la persona o institución que se va a hacer cargo del animal una vez rescatado. Si el riesgo es elevado procurar asistencia sanitaria preventiva. Puede hacerse necesaria la inmovilización con dardos o calmantes si algún especialista en este tema colabora con nosotros. En el caso de reptiles (serpientes, culebras, etc.), tratándose de animales de sangre fría, puede ser efectivo realizar una descarga con extintor de CO2 para bajar su temperatura corporal y con ello su actividad vital.

-

-

4.4 HIMENÓPTEROS
Dentro de los servicios de himenópteros nos centramos en los más comunes que son abejas y avispas. En el caso de las abejas el objetivo es control, captura y traslado (si es viable) tanto de enjambres como de colonias establecidas. En el caso de las avispas el objetivo es simplemente de neutralización. Aunque hay algunas administraciones públicas que tienen derivado este servicio a empresas o apicultores directamente, la mayor parte de los servicios nos vemos implicados en estas actuaciones que por otra parte son cada vez más numerosas en entorno urbano debido a diferentes motivos como puede ser la deforestación al mismo tiempo que crecen los parques públicos dentro de las ciudades. Para que nos hagamos una idea de la envergadura de estas intervenciones citaremos la estadística de un servicio de bomberos en una ciudad de 800.000 habitantes que durante un año realizó 390 salidas para atender servicios relacionados con himenópteros, de ellas tan solo 40 por problemas con avispas y el resto por molestias con abejas. Cualquier calle de la ciudad, incluso la más céntrica, está expuesta al capricho de la reina, que allí donde se pose arrastrará detrás a todo su sequito de abejas. Los enjambres son frecuentes en bancos y farolas, arbolado urbano y fachadas de edificios, falsos techos de las casas, las tuberías, los agujeros de ventilación o las redes del tendido eléctrico, hasta el asiento de una motocicleta puede ser el lugar elegido. Dependiendo de ello el acceso para trabajar será más o menos complicado. La época normal de enjambrazón de las abejas suele ser desde mediados de febrero hasta principios de junio, aunque dependiendo de la climatología de cada región y de la meteorología específica de cada año pueden sufrir modificación.

Pág. 118

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

4.4.1 GLOSARIO DE TÉRMINOS Con el fin de familiarizarnos con los términos que más se utilizan en relación a los himenópteros vamos a desarrollar el siguiente glosario: - Abeja: insecto himenóptero aculeado y ápido, clasificado en Reina, Obrera, zángano.

- Abeja Obrera: Individuo hembra básico productor y más numeroso de una colonia de abejas. - Abeja Reina: Individuo único de una colonia con aparato reproductor capaz de ser fecundado y pilar principal de una colonia. - Abeja Zángano: Individuo macho de una colonia con aparato reproductor, capaz de fecundar a la reina. - Ácido Fórmico: Líquido venenoso que almacenan en su abdomen y que inyectan las abejas por medio de su aguijón para defenderse. - Aculeado: suborden de esta especie con aguijón venenoso, tórax y abdomen unido por un filamento llamado pedúnculo. - Anestésico: Nitrato Amónico granulado que se introduce en el ahumador. - Ápido: familia de esta especie, vuelo rápido y ruidoso, cuerpo cubierto total o parcialmente de pelos plumosos, característica diferenciadora del resto de himenópteros. - Apis Mellifica: Especie de abeja más evolucionada, muy conocida, estudiada e investigada científicamente. - Apis Mellifica Nigra: Raza de abeja que sobrevive al invierno, su organización social es completísima y muy común en España - Ahumador: Útil donde se quema el combustible para producir humo. - Avispa: insecto himenóptero aculeado y véspido.

- Bresca: Panal en fase de desarrollo. - Caja caza- enjambres: Articulo de cartón o similar, ligero, rotulado, que se utiliza en este tipo de servicio para introducir enjambres desnudos.

Pág. 119

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

- Caja-colmena: Artículo generalmente de madera, con cuadros que sirven de soporte a los panales. - Celdilla: Cada uno de los huecos con forma hexagonal que conforma un panal, bresca o lámina, y contiene cría, polen, miel. - Careta, Capirote o Máscara: Cubrecabezas típico, sombrero con rejilla protectora contra las picaduras de abejas en la cabeza, cuello y cara, que forma parte de la indumentaria de los apicultores. - Colmena, colonia o nido: Grupo muy numeroso de abejas que viven en sociedad, se organizan, trabajan, se defienden, subsisten, se abastecen con sus medios, miel, polen y propóleo y son capaces de mantener el equilibrio entre moradores, producción y espacio, aliviando el espacio saturado mediante los enjambrazones. - Cuadros o Marcos: Cerco donde se enmarca el panal. - Enjambrazón: Estado de reproducción de la colonia de abejas. - Enjambre racimo o barba: Forma natural en la que se presenta un grupo generalmente muy numeroso de abejas tras haberse dividido una colonia por aparición de una nueva reina y busca otra ubicación para constituir su propia colonia. - Feromonas: Sustancias químicas secretadas por una especie con el fin de provocar un comportamiento determinado en otro individuo. En las abejas constituye una forma de comunicación química por medio del tacto y el olfato, y que utilizan para modular su comportamiento. - Himenóptero: orden insectos muy particular (que comprende a las abejas y avispas entre otros), van provistos de alas, metamorfosis compleja, fecundación en vuelo, con boca masticadora modificada para lamer, libar o succionar, fuertes mandíbulas y además forman grupos sociales llamados colonias o colmenas. - Jalea real: Producto que producen las abejas, de color blanquecino y alimento esencial de las futuras crías y reinas. - Libar: Acción de succionar el néctar de las flores. - Lámina: Hoja de cera con las celdillas impresas. - Marco o cuadro: Cerco donde se enmarca el panal. - Mono: Traje completo de una sola pieza con cremallera, que complementado con guantes protege contra las picaduras al resto del cuerpo. - Neutralizador o Insecticida: Compuesto químico que elimina insectos. - Panal: Conjunto de brescas con sus productos que son necesarios para que se consolide una colonia. - Pecorear: Ir de flor en flor extrayendo el néctar y el polen. - Piquera: Entrada y salida de una colmena establecida o de una Caja-colmena. - Propóleo: Producto que recolectan las abejas para fijar los panales y encapsular objetos extraños o contaminantes en el interior de la colmena. - Pulverizador: Recipiente con sistema de atomización del líquido (manual o presurizado).

Pág. 120

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

- Rasqueta: Útil para mover los cuadros y diversos usos. 4.4.2 PROCEDIMIENTO DE ACTUACIÓN MATERIAL Y EQUIPOS Mono específico de colmenero, cubrecabezas con rejilla, guantes adecuados, arnés integral, casco de escalada, ahumador, clavos, alambre, cinta americana, de carrocero, lámina de plástico, tacos, tornillos, listones, brocas, alicates, martillo, encendedor, taladro, botiquín, escalera de trípode, cuerdas de trabajo (estáticas y dinámicas), cubo para el agua, bolsas de plástico alimentario, etc. FASES DE LAS INTERVENCIONES a) LOCALIZACIÓN Y VALORACIÓN DE LA SITUACION b) PLANIFICACIÓN de los trabajos a realizar (recursos humanos y materiales a emplear) c) INFORMACIÓN al reclamante de los trabajos a desarrollar y de los inconvenientes que de ellos se pueden derivar. d) BALIZAMIENTO, dejando suficiente espacio de seguridad en la zona de trabajo, y delimitando las zonas de acceso. e) PREPARACIÓN DEL EQUIPO NECESARIO E INICIO DE LAS ACTUACIONES TIPOS DE SERVICIOS Se establece la siguiente clasificación o tipología de servicios: a) SERVICIOS TIPO 1: actuaciones con avispas. b) SERVICIOS TIPO 2: actuaciones con enjambres de abejas. c) SERVICIOS TIPO 3: actuaciones con colonias de abejas establecidas. SERVICIOS TIPO 1: Actuaciones con avispas A diferencia de lo que hacemos con las abejas, en este caso, el objetivo consiste en erradicar el avispero o nido de avispas que molesta al ciudadano reclamante de nuestros servicios. Recomendaciones: Es conveniente hacerlo preferentemente por la noche, asegurándonos así, atraparlas a casi todas en una sola intervención. Ir perfectamente equipado. Informar a los propietarios de los inconvenientes En caso de neutralizar con líquido, leer indicaciones y evitar el contacto con la piel. Se aplicará el neutralizador y retiraran los nidos.

SERVICIOS TIPO 2: Actuaciones con enjambres.

Pág. 121

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Control de la zona y captura del enjambre, pudiéndose realizar en diferentes fases dilatadas en el tiempo; todo ello determinado por la valoración que realice el mando responsable del servicio, ponderando criterios de seguridad para el ciudadano y garantías de éxito en la captura de dicho enjambre. Cuando las abejas están en enjambrazón, son menos agresivas, aunque sí muy ruidosas causando preocupación a la población que no las conoce. La desinformación de la gente sobre estos insectos, les provoca sensación de peligro aunque esto no es cierto, a no ser que se les incordie o agreda. Será la valoración del mando, la que determinará el momento adecuado de su captura. Recomendaciones y ejecución: Ir perfectamente equipado. Informar a los propietarios de los inconvenientes. Tratar de que las abejas se introduzcan en la caja empleando diferentes técnicas. Éstas pueden consistir en la aplicación de agua pulverizada o humo sobre las abejas para conducirlas hacia la caja, o provocar vibraciones en la caja para atraerlas. Cuando el enjambre esté suspendido (por ejemplo en rama de árbol), se procederá a cortar el elemento sobre el que están suspendidas introduciéndolo en la caja o saco, evitando movimientos bruscos para evitar que las abejas se desprendan del mismo.

-

-

Cuando el enjambre se encuentre posado sobre un elemento fijo. Se procederá “a barrerlas” con el cepillo hacia la caja, de manera suave pero firme, a ser posible con un solo toque.

Pág. 122

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

-

Introducir el enjambre en saco caza enjambres cerrando bien la boca, pudiendo ser trasladadas dentro del mismo.(La piquera de la caja durante su traslado permanecerá siempre cerrada) Si quedan muchas abejas sin atrapar, dejar la caja lo más próxima al lugar de recogida y retirarla por la noche. Si quedan pocas abejas, no darle importancia porque éstas regresarán a su colmena de origen, no siendo necesario dejar la caja en el lugar. Si no se detecta presencia de abejas, se finalizará pulverizando con vinagre el espacio donde estaban localizadas. No hacer uso abusivo del humo y agua. Tener en cuenta que si se proyecta cerca el humo, podemos quemarlas.

-

-

SERVICIOS TIPO 3: Actuaciones con colonias de abejas establecidas. De acuerdo a la normativa legal que regula la protección de las abejas, nuestro objetivo se centrará en la extracción del mismo garantizando su integridad, salvando si es posible al máximo número de abejas y sus productos, y trasvasarlos de su nido a una Caja-colmena. Las intervenciones en estos casos son bastante complejas y es preciso tener aclaradas ciertas cuestiones antes de comenzar las mismas. Se deberá informar previamente al propietario del lugar donde se va a extraer la colmena de los inconvenientes que pueden surgir durante la intervención y a posteriori, como consecuencia de la misma. Recomendaciones y ejecución: Ir perfectamente equipado. Informar a los propietarios de los inconvenientes. En caso de condiciones climatológicas extremas, excesivo calor, viento de poniente, lluvia, etc., se pospondrá la actuación en colmenas, hasta que el tiempo sea más favorable; no así en enjambres que la actuación será inmediata. Proveerse de caja de madera con cuadros debidamente preparados para enmarcar los panales que se corten. Abrir hueco lo suficientemente ancho para que podamos acceder en condiciones para extraer la colonia con garantías. Mantener las abejas en calma con el humo durante todo el tiempo que dure la intervención.

-

Pág. 123

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

-

Cortar los panales de los extremos, separando los panales que llevan miel de los que llevan cría y polen.

-

La forma de colocar los panales dentro de la caja es: Cría en el centro, los de polen a ambos lados de la cría y los de miel en los extremos. Considerar, si hubiera mucha miel, depositar parte de ella en bolsas, procurando que estas estén bien cerradas para que no entren abejas. Durante el proceso mantener limpias las herramientas, con agua. Es conveniente localizar la reina y asegurarnos que la alojamos en la caja.

Pág. 124

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

-

Una vez extraídos todos los panales, limpiar bien el habitáculo de restos de panales y rociar con vinagre, cerrando el hueco de la forma más conveniente para evitar nuevas colonizaciones. En el caso de realizar los trabajos por las noches Se dejará transcurrir un periodo de tiempo, aproximadamente 1 hora, con la estancia a oscuras, con la Caja-colmena cerrada y la piquera abierta iluminada con linterna, para que la llamada del grupo por feromona (transmisión química de comunicación), actué desde la caja. A continuación se cierra la piquera y se traslada la Caja-colmena. Para finalizar nuestra actuación, se dejará el recinto lo más limpio posible y se informará al propietario que mantenga cerrado el lugar durante unas hora, después ya procederá a su reparación y ventilación. Finalmente y hasta gestionar el servicio de recogida de colonias de abejas, se trasladará la Caja-colmena recién extraída a más de un kilómetro del punto de recogida, dejando la caja cerrada.

-

-

-

4.4.3 SEGURIDAD Y SALUD EN LA INTERVENCIÓN En toda intervención de las características descritas en el presente procedimiento se deberán tomar las medidas pertinentes para garantizar la seguridad de: a) Terceras personas ajenas al servicio: Balizamiento de la zona con suficiente espacio de seguridad para reducir el riesgo de picaduras o molestias a los ciudadanos. Si la incidencia se produce dentro de una habitación u otro espacio cerrado, se procederá al sellado de la zona. Notificar a los propietarios o personas que desarrollen su actividad en las inmediaciones, de las circunstancias y peculiaridades de la situación, así como la información de acuerdo a la planificación realizada por el mando de la intervención acerca del momento previsto para la retirada del enjambre o colonia. En el tratamiento con himenópteros es necesario la utilización de la vestimenta especial disponible al efecto, para evitar las picaduras y sus consecuencias. En el caso que la actividad implique técnicas de trabajo en altura, se deberá asumir además todas las normas de seguridad que implica este tipo de actuaciones, tales como utilización de arneses, cascos, cuerdas, seguros, etc.… No utilizar perfumes de aseo personal. El personal del servicio que sea conocedor o tenga duda sobre la posibilidad de tener un comportamiento alérgico a las picaduras, deberá notificarlo a su Jefatura. En el caso de que sea preciso utilizar productos tóxicos, se deberán emplear las máscaras de protección respiratoria que se dispondrán al efecto.

-

b) Personal interviniente: -

-

-

-

Pág. 125

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Primeros auxilios: Aplicación de NH3 (Amoniaco) marca comercial After-Bite o similar. Aplicación de frío en la zona. Si presenta síntomas generalizados de aturdimiento, hinchazón, etc. traslado urgente al Hospital.

Pág. 126

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

TÉCNICAS DE RESCATE EN MONTAÑA Y ENTORNO URBANO (LUIS GISBERT)
1 INTRODUCCIÓN
Se entiende por rescate todas aquellas acciones tendentes a liberar de un peligro o daño a una persona (o grupo de ellas). Por lo general, el rescate precisa de unos medios materiales especiales y de un equipo humano debidamente preparado. El rescate requiere, normalmente, un primer acceso hasta los implicados, una actuación en el mismo lugar en donde se encuentran las víctimas (desatrapamiento, atención sanitaria, inmovilización, etc.) y un posterior traslado hasta un punto en donde se pueda proceder a su evacuación. El rescate vertical, independientemente del entorno en el que se realiza, se caracteriza porque las víctimas se encuentran a una cota distinta de cero y por el riesgo de caídas a distinto nivel, ya sea para las víctimas o para el equipo que realiza la actuación. Cuando se habla de caídas en altura se suele pensar en grandes verticales; como paredes de roca, edificios de varias plantas, pozos profundos…, sin embargo una caída de unos pocos metros de altura puede ser suficiente para producir la muerte de una persona o lesiones de consideración. Por lo tanto, cuando hablemos de rescate vertical nos estaremos refiriendo a todas aquellas situaciones en donde la altura se presenta como principal factor de riesgo, y como consecuencia se hace necesario el uso de unos equipos y de unos procedimientos de trabajo que posibiliten la actuación y nos garanticen una adecuada protección. El rescate vertical se ve condicionado por múltiples factores, desde la forma de acceso hasta las víctimas, la vía de evacuación, las dificultades propias que presenta el medio en el que se realiza y, por supuesto, el estado físico en que se encuentran los accidentados. No es lo mismo un rescate en la cima de una montaña que el que se realiza en el interior de una cavidad. Del mismo modo un rescate realizado con un vehículo de altura (auto-escalera o auto-brazo) por la fachada de un edificio nada tiene que ver con la misma evacuación realizada por medio de cuerdas. En cuanto el estado de los afectados, qué decir, el abanico abarca desde personas que son capaces de valerse por sus propios medios y aquellas otras que hay que transportarlas en camilla o medios similares. Los entornos naturales, respecto a los urbanos, presentan algunos problemas añadidos. En muchas ocasiones los accidentes afectan a personas que practican una determinada actividad deportiva (alpinismo, esquí, espeleología, descenso de barrancos, etc.), por lo que sólo para llegar hasta ellas ya se precisa de una técnica y equipo específico. Las condiciones del entorno son determinantes, tanto las características físicas de cada lugar; como verticalidad, estabilidad, tamaño; como aquellas otras que pueden variar debido, principalmente, al cambio de condiciones ambientales. En una cavidad, por ejemplo, podemos encontrar puntos por los que no pase una camilla, lo que nos obligaría a recurrir a técnicas de desobstrucción especiales. En montaña la situación puede complicarse mucho debido a las bajas temperaturas, la nieve o el viento. El rescate en un barranco puede verse dificultado, o incluso hacerse imposible, a causa de una violenta crecida. Otro punto desfavorable de los entornos naturales es el problema

Pág. 127

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

logístico (atención sanitaria, avituallamiento, descanso, etc.), que en ocasiones se convierte en la principal dificultad de la operación de rescate. Sin embargo en entornos urbanos o similares la disponibilidad de los recursos hace que estas consideraciones no se tengan, en la mayoría de las ocasiones, en cuenta. Los equipos de rescate son otro punto a tener en cuenta. Vista la gran variedad de entornos y situaciones en las que pude desarrollarse un rescate puede parecer que para cada uno de ellos deberíamos tener un equipo de socorro especial, aunque en la realidad esto no es necesario salvo para casos muy puntuales. En general los rescates en entornos verticales presentan unas características comunes, y por tanto cualquier grupo debidamente formado y entrenado en estas técnicas puede acometer una operación de rescate con garantías. Cosa distinta son los entornos en los que ya sólo para acceder hasta ellos se requiere de una preparación especial y de un material muy específico; como pueden ser montañas de gran altitud, cavidades profundas, paredes de roca de elevada dificultad, etc. Para estos casos si deberíamos contar con grupos especialmente preparados y entrenados, grupos que suelen estar formados por profesionales del salvamento que, o bien reciben un entrenamiento específico o bien son practicantes habituales de este tipo de actividad. En la actualidad la mayor parte de técnicas de rescate vertical provienen del mundo deportivo, y más concretamente de la espeleología (espeleosocorro). Estas técnicas nacen por la necesidad de autoprotección de los practicantes de la actividad espeleológica. Estos exploradores eran conscientes que en caso de accidente no podrían esperar ayuda más que de ellos mismos, lo que hizo que se desarrollasen unas técnicas que permitían la recuperación de un accidentado en prácticamente todo tipo de situaciones y superando todas las dificultades de este tipo de entorno. Con el paso del tiempo estas técnicas han sido incorporadas por grupos de montaña, profesionales del salvamento, en trabajo vertical, etc. Los materiales, por su parte, también han experimentado una gran evolución, en especial desde la incorporación de las técnicas de progresión vertical al mundo laboral (empresas de trabajos verticales). A partir de este momento los fabricantes de material deportivo amplían sus expectativas de mercado y pueden ver recompensadas sus inversiones. Por otro lado la incorporación de las técnicas y materiales de progresión vertical al mundo del trabajo ha supuesto una extensa regulación, regulación que ha sido pensada par el mundo laboral, pero que a la hora de aplicarse al mundo de la emergencia no siempre resulta adecuada. Por último, recordar a los alumnos que el bloque que nos ocupa no está diseñado como un manual técnico, es decir, la descripción de los materiales y las técnicas no se ha hecho con la intención de una aplicación práctica, sino como una primera aproximación a las posibilidades que ofrece el mundo del rescate vertical.

Pág. 128

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

2 APROXIMACIÓN AL RESCATE VERTICAL
Toda operación de rescate, desde la realizada por un solo socorrista hasta las grandes operaciones que mueven multitud de personas y medios, deben guiarse por una serie de normas o principios que serán los que den auténtico sentido a la actuación. 2.1 PRINCIPIOS GENERALES - Que el rescate no agrave la situación del accidentado o suponga riesgo para su vida: Principio básico y elemental sin el cual los otros carecen de sentido. Los grandes despliegues de medios, los equipos sofisticados, la espectacularidad de la actuación…, nada, nada tiene sentido si no somos capaces de preservar la vida de las personas a las que vamos a rescatar. Por lo tanto, todo el rescate debe girar en torno a la víctima, adecuando y adaptando la asistencia sanitaria, psicológica y técnica a la situación en que se encuentra y a las dificultades propias de la evacuación. Por ello resulta necesario que los equipos de rescate dispongan de personal sanitario (médicos, ATS…), en caso contrario se deberá facilitar el acceso hasta el lugar a estos profesionales y cuando esto no sea posible deberán ser los propios intervinientes los que realicen la asistencia (cualquier componente de un grupo de rescate debe ser capaz de realizar una primera valoración de las víctimas, tener conocimientos de primeros auxilios y de movilización). Estabilizada la víctima se puede iniciar la evacuación. Durante esta fase hay que continuar con la asistencia, esto se hace, normalmente, haciendo que un sanitario o socorrista acompañe a la víctima durante todo el trayecto. Además, siempre que se pueda, los sistemas de extracción deberán ser reversibles, de forma que en un momento dado podamos deshacer una maniobra con el fin de atender al accidentado. - Que exista un margen de seguridad razonable para los intervinientes Hablar de riesgo cero es imposible, aunque sí que podemos valorar las circunstancias y en función de ellas decidir el nivel de riesgo que queremos asumir. Una determinada situación de peligro conlleva un riesgo para la persona o grupo interviniente. Ahora bien, la misma situación peligrosa no es igualmente valorada por todos los participantes, por lo que es posible que para algunos el riesgo sea inaceptable mientras que otros no encuentren ningún problema en realizar la operación. Esto se puede deber a multitud de factores, desde los materiales y equipos disponibles, la preparación técnica de los intervinientes, la capacidad física, el conocimiento del entorno, etc. Por poner un ejemplo. Supongamos que tenemos que rescatar a una persona bloqueada en el extremo de la pluma de una grúa torre, a 50 m de altura. Esta operación, en principio, no supone ningún riesgo especial ya que la grúa es una estructura segura que además dispone de multitud de apoyos y puntos de anclaje, lo que nos va a permitir tanto la progresión por ella como el montaje del sistema de evacuación. Cosa distinta es que esta actuación deba realizarla un equipo no acostumbrado al trabajo en altura, que no tenga testada su respuesta al vértigo y que le venga justo, a nivel del suelo, montar un polipasto o un sistema de descenso de cargas.

Pág. 129

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

- Que la evacuación de todos los participantes una vez realizado el rescate esté garantizada: Hay que dejar las actuaciones heroicas para los ciudadanos de a pie y dar un rotundo NO a los rescates suicidas; somos profesionales y debemos actuar como tales. Un rescate no puede hacerse viable a cambio de sacrificar a algunos de los participantes o exponerlos a un riesgo extremo. Si las circunstancias son adversas habrá que posponer el rescate o replantear la actuación. Para poder cumplir estos objetivos es preciso que los grupos de rescate dispongan de una adecuada organización y de un reparto de funciones y competencias. Además se hace imprescindible la homogeneidad del grupo en cuanto a nivel técnico y operativo, lo que requiere una continúa preparación de todos y cada uno de sus miembros. 2.2 SEGURIDAD EN LAS INTERVENCIONES El las intervenciones en altura, al igual que en otras, la seguridad personal y colectiva debe plantearse como un objetivo primordial. La seguridad es labor de todos, aunque debe ser el mando de la intervención, como responsable de la misma, el que determine las acciones a realizar para que la actuación resulte segura. Cuando hablamos de seguridad nos referimos tanto a la de los bomberos (socorristas) que realizan la actuación, las posibles víctimas a las que vamos a socorrer y todas aquellas otras personas que de una u otra manera puedan verse implicadas en el siniestro. La seguridad en una intervención en altura se basa en cinco pilares fundamentales: la competencia de los intervinientes, la adecuada valoración del servicio, los procedimientos de actuación, los equipos y materiales a utilizar y la delimitación y condiciones que debe reunir la zona de intervención. - Competencia de los intervinientes Este es, sin ninguna duda, uno de los puntos que más van a condicionar la seguridad de la actuación. El rescate en altura requiere de unos conocimientos muy amplios sobre el tema, cientos de horas de prácticas y un adecuado entrenamiento. No hay que engañarse, una persona o grupo con una preparación escasa funcionará siempre al límite de sus posibilidades, con lo que cualquier contratiempo que acontezca podrá dar al traste con la operación o, lo que es peor, poner en grave peligro a víctimas e intervinientes. El jefe de la actuación, como máximo responsable de la misma, debe tener siempre presentes los objetivos generales de una operación de rescate y valorar si puede cumplir con ellos con los recursos de que dispone. Todo grupo de rescate, ya sea profesional o voluntario, debe conocer sus limitaciones y solicitar ayuda en caso de que la operación supere sus posibilidades. Finalizado el servicio se debe hacer una valoración crítica de la actuación, extraer las conclusiones pertinentes y programar las actividades necesarias con el fin de paliar las carencias detectadas.

Pág. 130

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

- Clasificación de las intervenciones: actuaciones urgentes y actuaciones poco urgentes. Las actuaciones urgentes son aquellas que no pueden demorarse en el tiempo sin que ello suponga un daño irreparable o nos conduzca a una situación irreversible, por ello deben acometerse de manera inmediata y empleando el menor tiempo posible. La calificación de “urgente” depende de muchos factores, desde el tipo de servicio, la información previa disponible, los datos que se obtengan una vez en el lugar, la posible evolución del siniestro (cambio en las condiciones meteorológicas, posibilidad de colapso de estructuras, etc.) o el estado físico en que se encuentren las personas implicadas. Por ejemplo, el rescate de una persona que ha sufrido la rotura de una pierna mientras practicaba descenso de barrancos podría calificarse como muy urgente si la previsión meteorológica avisa de fuertes lluvias en la zona. Al final será el mando de la intervención el que, en base a los datos de que dispone, valore de una u otra manera la actuación. El hecho de considerar un servicio como urgente no implica el abandono de las medidas de seguridad exigibles, sino la adecuación de las mismas a la nueva situación.

- Procedimientos básicos de intervención Para que una intervención sea eficaz y segura se deben priorizar las actuaciones y debe existir un reparto de las funciones y del trabajo. Los procedimientos o protocolos de actuación son la herramienta que nos permite disponer de esta organización previa y deben adaptarse tanto al tipo de siniestro como a los recursos de que disponemos. Los procedimientos de actuación son fruto del estudio, la comparación y la práctica de las diversas técnicas que podemos utilizar para la solución de un mismo problema, de manera que podamos definir el que mejor se adapte a nuestras necesidades. Un procedimiento de actuación no es más que una relación detallada y ordenada en el tiempo de todos los pasos que debemos dar en respuesta ante una determinada situación. El procedimiento debe contemplar qué se debe hacer, cuándo hay que hacerlo y quién debe hacerlo; también debe incluir que materiales y equipos son precisos para poder llevarlo a cabo. Los procedimientos son especialmente útiles en la resolución de intervenciones de carácter urgente ya que nos proporcionan, de manera directa, una metodología de actuación. Todo procedimiento debe buscar la resolución del problema de la manera más eficaz y segura posible. Si hablamos de intervenciones en altura podemos distinguir entre un procedimiento de carácter general y los procedimientos específicos. El procedimiento general hace hincapié en todas aquellas medidas tendentes a homogeneizar las técnicas de actuación en este tipo de servicios con el fin de garantizar la seguridad. Un procedimiento general es, por ejemplo, que todos los anclajes deben disponer de un mínimo de dos puntos, o que debe existir una vigilancia entre los actuantes, o bien que antes de iniciar cualquier maniobra con la camilla hay que repasar la instalación que se ha realizado. Los procedimientos específicos dan respuesta a una maniobra concreta. Gracias a ellos podremos actuar de forma rápida y segura ya que son el resultado de un estudio previo, en donde a base de prácticas y ensayos se ha puesto de manifiesto las distintas variables e inconvenientes y se les ha dado una adecuada solución. El ascenso de una camilla con la técnica del contrapeso es un procedimiento específico, el acceso por fachada por medio de una escalera de ganchos o asalto también es un procedimiento específico; el rescate utilizando una auto-escalera a modo de grúa hay que encuadrarlo igualmente como procedimiento específico.

Pág. 131

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

- Equipos y materiales Los equipos y materiales a utilizar son parte esencial de la cadena de seguridad. Se deberán escoger aquellos que mejor se adapten al escenario en donde se realiza el servicio, al tipo de actuación y a la urgencia de la misma. Otro punto a tener en cuenta es conseguir un nivel de seguridad homogéneo, es decir, que todos los eslabones que forman la cadena de seguridad tengan un comportamiento similar. En la actualidad el mercado ofrece una gama muy extensa de equipos y materiales para trabajo y rescate en altura, es más, en ocasiones los difícil será acertar entre tanta oferta existente. El primer criterio a la hora de escoger un material es comprobar que dispone de las certificaciones y homologaciones oportunas. Después habrá que tener en cuenta el tipo de actividad que desarrollamos y el entorno en el que nos movemos. No es lo mismo, por poner un ejemplo, unos bomberos municipales cuya actuación se va a limitar al medio urbano que un grupo de la Guardia Civil, que compatibiliza rescates en montaña, cavidades y escenarios naturales en general. Como principio básico todo el material que utilicemos deberá llevar el marcado CE (conforme a exigencias), obligatorio en la Unión Europea desde el 1 de julio de 1996. A partir de aquí encontramos dos grandes grupos: equipos de alpinismo y escalada y equipos de protección individual (EPI). Los EPIs son los equipos con homologación para ser utilizados en el mundo laboral, existiendo tres categorías en función del tipo de riesgo que cubren (desde la categoría I que protege de riesgos mínimos, hasta la categoría III que debe proteger contra peligros mortales). Un mismo material puede tener homologación como EPI y a su vez como equipo de alpinismo y escalada, como puede ser el caso de algunos mosquetones; eso sí, en este caso deberán cumplir las exigencias de ambas normativas (para el caso de los mosquetones la norma UNE-EN 12275 y UNE-EN 362). También tenemos organismos que otorgan sus propias homologaciones, por ejemplo asociaciones deportivas como la UIAA (Unión Internacional de Asociaciones de Alpinismo). En este caso la UIAA puede homologar con su sello ciertos materiales en torno a unas exigencias propias y específicas, certificación que en ningún caso les exime del marcado CE. Por defecto los grupos profesionales de rescate, ya que actúan en un ámbito laboral, deberán utilizar los materiales y equipos homologados como EPI, a excepción de aquellas situaciones o actuaciones que requieran del uso de un material más específico, auque no tengan esta certificación. El hecho de que un material no esté homologado como EPI no implica que no sea seguro, ya que un arnés de escalada, por poner un ejemplo, es tan seguro como un arnés certificado como equipo de protección individual, sencillamente están destinados a cubrir dos realidades distintas. Todos los materiales modernos, siempre que cumplan con la normativa correspondiente, deben llevar unas instrucciones relativas a sus características y formas de utilización. En ellas, entre otras cuestiones, se describen las cargas de trabajo admisibles y las maniobras permitidas y las no permitidas. Todos los usuarios de los equipos y materiales de trabajo y rescate en altura deben leer bien las instrucciones entregadas por el fabricante, más que nada porque de seguro que es el fabricante el que mejor nos puede informar de sus productos. Además, hemos de pensar que muchas de las actividades de rescate que realizan los equipos de emergencia son atípicas o poco habituales, por lo que es preciso tener un adecuado conocimiento sobre los materiales que tenemos para valorar su utilización.

Pág. 132

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

- Zona de intervención La zona de intervención, al igual que en otro tipo de servicio, debe ser delimitada con cualquier medio que no ofrezca confusión; además se debe ejercer una vigilancia sobre las misma, bien sea por los propios bomberos o encargando esta tarea a las fuerzas de seguridad (policía). La zona de intervención cubrirá todo el espacio en el que exista riesgo y aquel necesario para la adecuada labor de los equipos de intervención, también nos servirá de barrera ante los curiosos y para preservar la intimidad de las víctimas. En la zona de intervención sólo habrá personal de los distintos servicios que intervengan en el siniestro (bomberos, policía, sanitarios, etc.), en caso de riesgo sólo debe permanecer en la zona el personal que esté debidamente preparado y equipado. Una vez establecida la zona de intervención impediremos la entrada a ella de cualquier persona ajena al servicio y sacaremos de la misma a las que pudieran quedar. La zona de intervención se establece según la tipología del servicio, siendo más necesaria cuanto mayor número de persona están implicadas, de una u otra forma, en el siniestro. No es lo mismo el rescate de unas personas que han quedado atrapadas en la planta de un edificio que ha colapsado parcialmente, que el rescate de un solitario escalador que se ha quedado bloqueado en una pared. En el primer caso, si no delimitamos bien la zona, mucha otra gente puede verse afectada, mientras que en el caso del montañero difícilmente su situación puede afectar negativamente a otras personas. En el rescate en altura la zona que queda bajo la vertical del lugar en donde se esta trabajando debe delimitarse siempre. Con esta simple precaución evitaremos que cualquier objeto que pueda caer, desde una piedra a un mosquetón, alcance a las personas que se encuentran bajo. La zona de intervención debe ser segura para los intervinientes, cualquier peligro ha de ser neutralizado antes de iniciar las labores de rescate. Esto supone realizar una adecuada valoración de la evolución del siniestro y eliminar o limitar los riesgos presentes en el momento (estabilizar estructuras o elementos inestables, cortar el fluido en el caso de trabajo en postes eléctricos; detección de posibles tóxicos si trabajamos en espacios confinados, etc.).

Pág. 133

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

3 MATERIAL
Tradicionalmente el material se ha clasificado en dos grandes grupos: material personal o individual y material colectivo. En el primer caso tenemos todos los equipos, aparatos y accesorios que todos los socorristas deben llevar de forma individual y que le van a permitir desenvolverse en el medio vertical. Comprende todos los equipos de sustentación (arneses, cabos de anclaje, mosquetones…), equipos para la progresión por cuerda (bloqueadores, descensores), equipos de protección (cascos), iluminación (linternas frontales), etc. El material colectivo, por su parte, es todo aquel que se utiliza de forma conjunta y normalmente es aquel con el que se realizan las distintas instalaciones: progresión, seguro y rescate (cuerdas, mosquetones, poleas, buriladores, taladros eléctricos, anclajes, etc.). Algunos materiales, como los mosquetones, pueden ser tanto de uso individual como colectivo, según los casos. Todo el material que utilicemos en el rescate vertical debe poseer la certificación CE (Conforme a Exigencias). Llegados a este punto conviene realizar algunas matizaciones. La normativa europea distingue entre equipos de protección individual, EPIs de distinta categoría, y equipos de montañismo, escalada y actividades similares. En la mayor parte de los casos los fabricantes homologan sus materiales para un único tipo de actividad, por ejemplo como equipo de protección individual; aunque en ocasiones el mismo material puede tener dos homologaciones distintas: EPI y equipo de montañismo, por poner un caso. Queda claro que un trabajador de la construcción deberá utilizar equipos homologados como EPI, y que un practicante de la espeleología adquirirá materiales pensados para esta actividad deportiva, pero… ¿qué pasa con las actuaciones de los servicios de emergencia?, ¿dónde las encuadramos? Estas dos preguntas, aunque parezcan sencillas, no son nada fáciles de contestar. Podríamos pensar que como profesionales del rescate deberíamos utilizar materiales con homologación de EPI, aunque la realidad es muy distinta ya que en función del entorno en que se produce la actuación el uso de este tipo de equipos podría hacer prácticamente inviable la operación. Por otro lado existen normas y procedimientos en cuanto a la protección contra caídas de los trabajadores, pero no pasa lo mismo con las operaciones de rescate, en donde las técnicas y procedimientos utilizados no tienen ninguna homologación. El sentido común nos dice que deberemos emplear los materiales y procedimientos acordes al entorno en el que nos movemos y al tipo de actuación, eso sí, pensando que una de las prioridades de una operación de rescate es que el riesgo para los intervinientes sea conocido y esté controlado. 3.1 MATERIAL COLECTIVO CUERDAS La cuerda es el elemento principal de cualquier actividad que se realice en altura. Con ellas se montan las instalaciones de progresión, seguro, rescate y auxiliares. La mayor parte de cuerdas están constituidas por un núcleo o alma (2/3 de la resistencia total de la cuerda) y por una funda o camisa. Se fabrican con fibras sintéticas, como la poliamida o el poliéster, y con diferentes trenzados. En función del material, del tipo de trenzado y

Pág. 134

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

de los tratamientos recibidos las características de la cuerda varían de forma considerable. Atendiendo a su elasticidad, y por tanto a su capacidad para absorber choques, encontramos dos grandes grupos de cuerdas: cuerdas dinámicas y cuerdas semiestáticas. - Cuerdas Dinámicas (UNE-EN 892): Son cuerdas especialmente concebidas para absorber la energía producida durante una caída (escalada). Se utilizan en todo tipo de aseguramientos, y en general en todas las situaciones en donde podamos tener una caída que supere un factor de caída de 0,3. Dependiendo de la actividad se utilizan tres tipos de cuerdas dinámicas: simples (de 9 a 13 mm), dobles y gemelas. En general la cuerda en simple es la más utilizada en los servicios de bomberos, quedando la doble y gemela para las actividades de montaña. Las cuerdas dinámicas tienen una elongación estática aproximada del 10%, y una elongación dinámica del 40%. Tipo
Fuerza choque Número de caídas UIAA Alargamiento dinámico Deslizamiento de la funda Alargamiento bajo 80 kg

1 < 12 kN ≥5

1/2 < 8 kN ≤ 40% UIAA ≤ 20 mm ≤ 12%

00 < 12 kN ≥ 12

≤ 10%

≤ 10%

Cuadro resumen de la norma EN 892

La norma EN 892 impone un fuerza choque máxima de 12 kN durante la primera caída de factor 1,77 con una masa de 80 Kg tanto para las cuerdas simples como para las gemelas (en las gemelas se prueba sobre los dos cabos). Para una cuerda tipo doble, la fuerza de choque debe ser obligatoriamente inferior a 8 kN cuando se le aplica un factor de 1,77 con una masa de 55 Kg. Las cuerdas dinámicas irán marcadas en cada extremo por medio de unas bandas con una anchura mínima de 30 mm. El marcado debe ser claro, indeleble y permanente. El marcado debe contemplar el nombre del fabricante, norma que satisface, tipo de cuerda, diámetro, longitud, etc. Además en el interior de la cuerda el fabricante puede colocar una banda en donde vienen grabadas igualmente las características principales de la cuerda.

- Cuerdas Semiestáticas (UNE-EN 1891): Especialmente diseñadas para maniobras de suspensión y progresión con aparatos mecánicos (bloqueadores y descensores). Son las cuerdas utilizadas mayoritariamente en trabajo vertical, rescate y en actividades deportivas como la espeleología. Diámetros comprendidos entre 8,5 y 16 mm, según tipo de cuerda. La elongación estática no debe superar el 5%. La norma UNE-EN 1891 diferencia dos tipos de cuerda: Tipo A y B. Según la propia norma las cuerdas Tipo A (de 10 a 16 mm de diámetro) están diseñadas “para su uso general por personas, en el acceso mediante cuerdas, incluido todo tipo de sujeción y retención en el puesto de trabajo, así como en espeleología y operaciones de salvamento”. Par las cuerdas Tipo B (de 8,5 a 9,5 mm de diámetro) la norma nos dice: “de comportamiento inferior al de las cuerdas de Tipo A, y que requieren un mayor

Pág. 135

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

grado de atención y cuidado durante su uso. Tipo
Diámetro Resistencia estática Resistencia estática con nudo ocho Número de caídas Fuerza choque (factor 0,3) Alargamiento entre 50 y 150 kg

A
9 a 16 mm

B

mínimo 2200 daN mínimo 1800 daN 1500 daN 3 minutos 1200 daN 3 minutos 5 caídas Fc1 con 100 kg 5 caídas Fc1 con 80 Kg 600 daN <-5% <-5%

Nota: El número de caídas de factor 1 indicada en la tabla de prestaciones es la obtenida con una cuerda con nudos de ocho en los extremos a la que se le aplica cinco caídas sucesivas en un intervalo de 3 minutos con 100 kg a las de tipo A, y 80 kg a las de tipo B.

Al igual que las cuerdas dinámicas las semiestáticas deben marcarse en cada extremo, el marcado contemplará como mínimo: tipo de cuerda (A o B), diámetro e milímetros y número de la norma que satisface (EN 1891). Las cuerdas semiestáticas, además, dispondrán de una banda interior, a lo largo de toda la longitud de la cuerda, en donde irán grabadas (cada 1.000 mm como mínimo) las características principales de la cuerda: nombre fabricante, norma EN, año de fabricación y materiales con que está confeccionada la cuerda. - Precauciones, mantenimiento y almacenaje La vida útil de una cuerda depende de muchos factores: forma y frecuencia de utilización, mantenimiento, condiciones del almacenamiento, etc. Los rayos ultravioleta, la humedad, los rozamientos, los esfuerzos mecánicos y otras agresiones difíciles de controlar disminuyen poco a poco las propiedades de la cuerda. De manera general una cuerda nueva, en condiciones óptimas de almacenamiento, puede guardarse durante unos 5 años antes de su primer uso sin que se vea afectado su futuro tiempo de utilización. El tiempo de utilización recomendado por los fabricantes es: - Utilización intensiva: de 3 a 6 meses. - Utilización de fin de semana: de 1 a 3 años. (Uso normal). - Utilización ocasional: de 4 a 5 años. - Utilización muy ocasional: de 8 a 10 años. (Máximo 10 años). En todo caso seguir las instrucciones y recomendaciones dadas por cada fabricante. - Precauciones generales e inspección - Una cuerda puede destruirse en su primera utilización por un mal uso. - Evitar rápeles a más de 2 metros por segundo. - Usuarios de más de 80 kg no deberían utilizar cuerdas de diámetros inferiores a 9 mm. - Antes y después de cada utilización han de ser revisadas minuciosamente de manera visual y táctil. - Cualquier signo de desgaste, aplastamiento o zona deshilachada ha de ser inmediatamente saneadas (si ha sido localmente) y si el deterioro afecta a varios tramos es mejor sustituirla directamente.

Pág. 136

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

- Antes del primer uso es aconsejable mojar la cuerda y dejarla secar lentamente a la sombra y en un lugar aireado. De esta forma se encogerá aproximadamente un 5%, se reducirá el riesgo de deslizamiento de la funda y aumentará su resistencia a la abrasión. - Antes de su primera utilización, y después del primer remojo, se debe proceder al marcado de las cuerdas (ambos extremos). La información mínima que debe aparecer en el marcado es la longitud de la cuerda y el año de puesta en utilización. - El almacenamiento entre utilizaciones es también muy importante, deben estar en un lugar limpio, protegidas de la luz solar, la humedad y sobre todo de cualquier agente corrosivo (Carburo, baterías, disolventes, etc.). - Verificar visualmente el estado de la camisa en toda su longitud, localizar zonas deshilachadas o con signos de desgaste, revisar posibles deslizamientos de la camisa con el alma. El descoloramiento excesivo de la camisa es un signo claro de desgaste, generalmente producidos por la exposición a los rayos - Control táctil del alma: realizar un bucle de curvatura regular revisando toda la longitud de la cuerda, analizar: zonas blandas, aplastadas, ángulos marcados y bultos tipo “hernia”. - Plegar las cuerdas en función del uso al que se van a destinar. Ensacarlas debidamente para el transporte. del primer uso es aconsejable mojar la cuerda y dejarla de las cuerdas (ambos

- Cordinos y cintas Son elementos auxiliares que se utilizan tanto en las instalaciones realizadas con cuerda, principalmente como anclajes auxiliares y para evitar los roces de la cuerda; como en el equipo personal: sujeción de material, estribos, arneses, etc. Los cordinos (EN 564) son de construcción similar a las cuerdas, con diámetros que van desde 3 a 8 mm. Un cordino de 7 mm de poliamida tiene una carga de rotura aproximada de 1100 daN. Los cordinos no están pensados como cuerdas de progresión o seguro, por lo que su uso se limitará a maniobras auxiliares. Las cintas (EN 565), al igual que ocurre con los cordinos, las utilizaremos para maniobras auxiliares, especialmente en la confección de anclajes y para evitar los roces de la cuerda principal. La cintas pueden ser tubulares o planas (en función de que sean huecas o estén confeccionada en una sola tela); se comercializan en anchos que van desde los 15 a 26 mm, con resistencias de unos 1100 daN y 1800 daN respectivamente. Las cintas de mayor ancho se utilizan para la confección de arneses, anclajes de camilla, etc.

Pág. 137

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Las cintas son un elemento totalmente estático, por lo que no deben utilizarse en puntos en donde se prevea que puedan producirse fuerzas choque de cierta magnitud. MOSQUETONES (CONECTORES) El mosquetón es un anillo o eslabón metálico que dispone de un sistema de apertura y cierre, a modo de puerta pivotante, que se mantiene cerrado gracias a la acción de un muelle. Se utilizan para unir de forma rápida y segura los diversos equipos y elementos que interviene en toda maniobra realizada en altura; como cuerdas, aparatos de progresión, elementos del equipo personal, camillas, etc. Los mosquetones se fabrican en aleaciones de aluminio o acero, y en distintas formas y tamaños. En función del trabajo para el que han sido diseñados encontramos distintos tipos de mosquetón. Los mosquetones homologados como EPI vienen regulados en la norma UNEEN 362, que entre otras cuestiones obliga a que dispongan de un sistema de bloqueo del cierre (manual o automático). Los mosquetones para alpinismo y actividades similares se recogen en la norma UNE-EN 12275. Las características del mosquetón deben ir grabadas en el cuerpo del mismo y además deben acompañarse de un manual en donde se indique la forma de uso, cuidados, etc. (al igual que cualquier otro material con distintivo CE). La resistencia de un mosquetón es la capacidad que posee para soportar cargas o tracciones estáticas y dinámicas sin sufrir una deformación permanente (deformación plástica). Por lo general los mosquetones de acero poseen mayor resistencia mecánica (tracción y abrasión) que los de aluminio, aunque estos últimos son los más utilizados debido a su excelente relación resistencia/peso. Los mosquetones están diseñados para soportar preferentemente cargas longitudinales (eje mayor), con valores que van desde 22 hasta los 45 KN. En cargas transversales la resistencia disminuye de forma notable, entre otras cuestiones porque la carga recae sobre el sistema de cierre (cargas entre 6 y 12 KN). Otro punto a tener en cuenta es la resistencia con el cierre abierto (entre 7 y 8 kN), esto es especialmente importante cuando se utilizan mosquetones sin seguro, que pueden abrirse de forma accidental, o bien cuando se prevea que el mosquetón deba abrirse en carga.

1. Cuerpo 2. Puerta o Gatillo 3. Bisagra con muelle 4. Gancho de cierre 5. Seguro 6. Resistencia y norma 7. Eje longitudinal 8. Eje transversal

Pág. 138

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

9. Apertura máxima Existen dos grandes grupos de mosquetones en función de que dispongan o no de sistema de bloqueo del cierre (seguro). Los mosquetones con seguro, o de seguridad, los utilizaremos en todas las maniobras y lugares de responsabilidad; como anclajes, unión de aparatos de progresión con el arnés, anclajes de camilla, etc. En general serán estos mosquetones los que utilicemos de forma prioritaria en el trabajo y rescate vertical. Los seguros pueden ser de accionamiento manual o automático. - Manual o de rosca: Se trata de una rosca que se desplaza por el eje del cierre hasta conseguir su bloqueo. El principal inconveniente es que el bloqueo depende de que el usuario cierre la rosca, por lo que pueden quedar abiertos en caso de olvido (muchos modelos disponen de una marca roja que cuando es visible nos indica que la rosca no está en la posición de bloqueo). - Automáticos: Presentan la particularidad de que el sistema de bloqueo se activa automáticamente al soltar el gatillo de apertura, con lo que el mosquetón siempre queda cerrado y bloqueado. Para evitar que puedan abrirse de forma accidental (roces contra la pared, golpes, etc.) disponen de un sistema de doble seguridad, que consiste que para poder abrir el gatillo debemos hacer dos movimientos diferentes sobre el sistema de seguro (por ejemplo giro y tracción). Los mosquetones sin seguro los reservaremos para maniobras auxiliares o aquellas en las que la seguridad no queda comprometida por el uso de este tipo de mosquetones. Además de por el sistema de cierre los mosquetones pueden agruparse en función de la forma que presentan, existiendo dos grandes grupos: - Mosquetones simétricos: presentan la misma forma a ambos lados del eje longitudinal del mosquetón. Las formas más comunes son las ovaladas, triangulares y de pera. Resultan especialmente adecuados para el montaje de aparejos (polifrenos y polipastos) por medio de bloqueadores y poleas. - Mosquetones asimétricos: en la actualidad la mayor parte de mosquetones pertenecen a este grupo. A igualdad de condiciones (diámetro, sección, material, etc.) presentan mayor resistencia que los simétricos, tanto sobre el eje longitudinal como con el gatillo de cierre abierto. Las formas más comunes son: - Forma en D y D asimétrica. Son los más resistentes y los utilizaremos en aquellos lugares de máxima responsabilidad. Su forma dirige el esfuerzo mayor hacia el eje longitudinal del mosquetón, que es el más resistente, y evita la carga excesiva en los alrededores de la puerta o gatillo. - Mosquetones HMS. Son de forma triangular y su diseño los hace especialmente adecuados para trabajar con nudo dinámico y en aquellos lugares en el que debamos alojar varios elementos en el mismo mosquetón (por ejemplo reuniones). - Mosquetones para vias ferratas. Son mosquetones sobredimensionados,

Pág. 139

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

tanto en lo que se refiere a su resistencia como a las dimensiones de paso con el cierre abierto. Son adecuados para conectarse a estructuras y en general a anclajes que requieran una gran apertura del mosquetón. Características de algunos mosquetones (casa Petzl)

Tipo de mosquetón

Peso

Spirit

20 m/m

23 KN

10 KN

9,5 KN

49 g

Attache OK Screwlock A´mD Screwlock A´mD Balllock

23 KN

6 KN

7 KN

80 g

19 m/m 21 m/m 22 m/m

24 Kn 28 KN 28 KN

10 KN 7 KN 7 KN

7 KN 8 KN 8 KN

75 g 75 g 75 g

Mosquetones de cierre. También llamados maillones, son conectores y se diferencian de los mosquetones en que el cierre se realiza por medio de una tuerca. Su principal característica (norma UNE-EN 362, clase Q) es que una vez cerrados el mismo cierre es una parte del conector que soporta carga. Esta peculiaridad los hace especialmente adecuados para soportar esfuerzos multidireccionales y en general en todos aquellos lugares en donde, en un momento dado, la carga puede recaer en el sistema de cierre (cierre del arnés, instalaciones fijas, anclaje pulpo de camilla, etc.). En su contra presentan que son más lentos de manipular que los mosquetones convencionales. Modelo Simétrico Material Acero Inox. zicral Acero Inox. Delta Acero Acero Inox. Zicral Semicircular Acero Acero Inox. Zicral Sección 7 mm 7 mm 8 mm 10 mm 10 mm 10 mm 10 mm 10 mm 10 mm C. Trabajo 900 kg 250 kg 1100 kg 900 kg 1250 kg 350 kg 900 kg 1100 kg 350 kg C. Rotura 4500 kg 1250 kg 5500 kg 4500 kg 6250 kg 1750 kg 4500 kg(1) 5500 kg 1750 kg
(1) (1)

Peso 52 g 18 g 79 g 152 g 156 g 55 g 152 g 156 g 54 g

(1) En tracción sobre el eje menor la carga de rotura baja considerablemente

Pág. 140

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Utilización de los mosquetones El mosquetón es un elemento esencial en la cadena de seguridad pero vulnerable en caso de mala utilización. A continuación se enumeran una serie de normas de utilización y unas recomendaciones para efectuar su revisión y mantenimiento: - La carga debe recaer sobre el eje longitudinal del mosquetón. - Los mosquetones de seguridad tendrán siempre el seguro cerrado ya que abiertos reducen considerablemente su carga de rotura y existe la posibilidad de que la cuerda se salga. - No abrir el cierre del mosquetón mientras éste se encuentra en carga. - Los mosquetones con seguro de rosca los colocaremos de forma que ésta no pueda abrirse con las vibraciones o movimientos de la cuerda (cierre hacía abajo). - Los mosquetones sin seguro se reservarán para usos auxiliares de los que no dependa directamente la seguridad de la maniobra. - Prever que el mosquetón no golpee la pared o roca cuando entre en carga o que pueda trabajar en palanca. - En los mosquetones del equipo personal colocaremos el sistema de seguro en el lado del cuerpo para evitar que se golpee contra la pared. - Todos los mosquetones en los que se aprecien deformaciones o aquellos que hayan sufrido un esfuerzo extremo deben ser desechados. - Desechar cualquier mosquetón que haya caído de una altura considerable. - Revisar visualmente los mosquetones, no deben presentar fisuras ni marcas profundas (más de 1 mm), tampoco debe haber zonas con un excesivo desgaste ni corrosiones en la zona del cierre. - Comprobar regularmente el gatillo: apertura y cierre sin rozamiento, buen funcionamiento del muelle y de la articulación, ausencia de piedras o barro y correcto funcionamiento del sistema de bloqueo. - Evitar que los mosquetones entren en contacto con productos químicos. - Lavar los mosquetones cuando se encuentren sucios (agua y cepillo) y engrasar las piezas móviles (aceite de máquina de coser). - No guardar los mosquetones húmedos - Elegir el mosquetón en función del uso que se le va a dar.

Pág. 141

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Poleas Las poleas son máquinas simples cuya misión es disminuir el rozamiento y cambiar el sentido de una fuerza. Se utilizan principalmente en maniobras de izado de material, maniobras de fuerza, rescates, y en general en todas aquellas instalaciones que requieran de la utilización de polifrenos y polipastos. El rendimiento de una polea es la relación que existe entre la fuerza aplicada y la fuerza o peso que somos capaces de desplazar. El aprovechamiento o rendimiento de una polea depende fundamentalmente de dos factores: la medida de la roldana (a mayor diámetro mayor rendimiento) y el tipo de soporte sobre el que descansa el eje (los rodamientos de bolas estancos garantizan un rendimiento mayor que los cojinetes o casquillos). Otro punto a tener en cuenta a la hora de utilizar una u otra polea es el trabajo que va a efectuar, escogiendo aquellas de mayor carga de trabajo y rotura para maniobras de fuerza y responsabilidad (rescate entre ellas) y las de menores prestaciones para montajes auxiliares o maniobras de las que no dependa de forma directa o exclusiva la seguridad. 00. Tipos de poleas (todos los modelos descritos son de la casa Petzl) - Poleas simples - Fixe: Polea de placas laterales fijas, compacta y ligera que permite un rápido montaje y la combinación con bloqueadores mecánicos. Se utiliza principalmente en el montaje de aparejos y en los desviadores. - Rescue: Polea de placas laterales móviles diseñada para cargas pesadas y utilización intensiva (rescate). Puede admitir hasta tres mosquetones para facilitar las maniobras. - Poleas con bloqueador (polifrenos) Disponen de un sistema antirretorno incorporado que permiten sustituir el montaje tradicional polea/bloqueador. - Mini Traxion: Polea con bloqueador integrado que puede utilizarse como polea simple o como bloqueador. Gatillo de apertura ergonómico y fácil de manipular, incluso con guantes. Leva de bloqueo con dientes y ranura de evacuación (barro, hielo). Ligera y compacta, ideal para los equipos de trabajo o rescate. - Pro Traxion: Igual que la minitraxion pero diseñada para maniobras de fuerza y uso intensivo (rescate). Roldana de aluminio de gran diámetro montada sobre rodamiento de bolas estanco. Placa lateral móvil desbloqueable que permite colocar fácilmente la cuerda con la polea fija en el anclaje. Punto de enganche auxiliar en la parte inferior de la polea.

Pág. 142

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

- Poleas de desplazamiento Disponen de dos roldanas en línea y están diseñadas especialmente para desplazarse por cuerda o cable (según modelo). Se utilizan principalmente para el desplazamiento sobre tirolinas, ya sea en progresión normal o para la camilla en operaciones de rescate. También se pueden emplear para el montaje de polipastos. - Poleas especiales Existe una gran variedad de poleas con aplicaciones especiales como pueden ser: poleas con doble roldana en paralelo (para realización de polipastos complejos); poleas pasanudos (con placas laterales muy separadas para el paso de nudos); poleas para desplazamientos por cables de remontes mecánicos, etc. Tabla con las características técnicas de algunas de las poleas reseñadas Polea Fixe Rescue Minder Mini Traxion Pro Traxion Tandem Tandem Speed Cuerda (Ø mm) ≤ 13 ≤ 13 ≤ 13 8-13 8-13 ≤ 13 Cuerda ≤ 13 Cable ≤ 12 Roldana (Ø mm) 21 38 51 19 38 21 26 Rod. bolas NO SI SI NO SI NO SI Rend. 71 % 95 % 97 % 71 % 95 % 71 % 95 % Carga trabajo (daN) 250 x 2 = 500 400 x 2 = 800 400 x 2 = 800 Simple 250 x 2 = 500 Bloqueador 250 Simple 300 x 2 = 600 Bloqueador 250 1000 1000

Pág. 143

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

3.2 MATERIAL PERSONAL: EQUIPOS DE PROGRESIÓN Son todos aquellos dispositivos que posibilitan las maniobras de progresión y seguro sobre cuerda (ascenso, descenso, autoseguros, etc.). ARNÉS Pieza principal del equipo individual y sobre el que se conectan los demás elementos necesarios para la progresión por cuerda: descensores, bloqueadores, cabos de anclaje y seguro, etc. El arnés cumple básicamente dos funciones: servir como elemento de sustentación del usuario y ser capaz de detener y limitar las consecuencias de una caída. Para ello dispone de un sistema de cintas distribuidas por distintas zonas del cuerpo y de unos puntos de anclaje para ser utilizados en función de la maniobra a realizar. Según la posición que ocupan sobre el cuerpo se distinguen varios tipos de arnés. - Arnés de cintura: Abarca cadera y piernas y es el principal elemento de sustentación y sobre el que recae la mayor parte de los esfuerzos. - Arnés de pecho: Complementa al arnés de cintura y cumple básicamente dos funciones: mantener el bloqueador de pecho ajustado sobre el cuerpo y así facilitar el ascenso por cuerda y evitar que el usuario pueda voltear en caso de caída. - Arnés integral: Arnés de cintura y de pecho confeccionado como un solo elemento. Los arneses integrales, o bien la combinación de uno de cintura con uno de pecho, son los únicos que pueden ser homologados como EPI contra caídas.
Anclaje frontal

Anclaje dorsal

Bloqueador de pecho Croll Cintura

Anclaje ventral

Anclaje posicionamiento trabajo

Anclaje posicionamiento trabajo

Perneras

Anillo portamateriales

Navaho Bod Croll Fast: Arnés integral en una sola pieza y que integra el bloqueador de pecho (Croll). Cumple la Norma UNE-EN 361, 358, 813 y 12841 tipo B. Arnés interesante

Pág. 144

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

par el trabajo vertical y para el rescate en entornos urbanos, pero nada adecuado para actividades de rescate en actividades de montaña: escalada, espeleología, barrancos… CABOS DE ANCLAJE Y SEGURO Elemento indispensable y obligatorio que posibilita la unión del arnés con los distintos elementos que intervienen en la progresión: anclajes, bloqueadores, líneas de vida, etc. El cabo de anclaje puede ser de cuerda o cinta. Siempre que exista la posibilidad de que deban detener una caída deberán cumplir las exigencias de la norma UNE-EN 355: fuerza máxima de choque 6 KN (bien el propio cabo o bien añadiendo al sistema un absorbedor de energía). Para los cabos de anclaje que solamente realicen funciones de suspensión y amarre, cargas estáticas, la norma UNE-EN 354 exige una resistencia mínima de 22 KN para los elementos realizados con fibras textiles. Por su configuración los cabos de anclaje pueden ser simples o dobles, a su vez los dobles pueden ser simétricos (igual longitud) o asimétricos (distinta longitud). El cabo de seguro es aquel que une el arnés de cintura con el bloqueador de progresión en las maniobras de ascenso por cuerda. Para este cometido podemos utilizar el cabo de anclaje largo o bien disponer de un tercer cabo, opción que resulta mucho más versátil.

DESCENSORES Son aparatos que nos permiten controlar la velocidad de descenso cuando efectuamos un rápel. Esto se consigue transformando la energía que se produce durante el descenso en calor, principalmente por medio de dos mecanismos: rozamientos superficiales cuerdadescensor y rozamientos internos de las fibras de las cuerda entre ellas. Aunque existen multitud de tipos y modelos de descensor no todos resultan adecuados para el trabajo y rescate vertical. auto- Descensor ID de Petzl: Descensor-asegurador frenante para cuerda. Satisface la norma europea EN 341 clase A y EN 12841 tipo C. El ID es un descensorasegurador con sistema de bloqueo automático. Dispone de un sistema antipánico que se activa si el usuario tira demasiado fuerte de la empuñadura. Dispone también de una leva que bloquea la cuerda si ésta ha sido colocada de forma incorrecta en el aparato (en determinadas posiciones la leva no actúa). Si llevamos la empuñadura a una de sus

Pág. 145

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

posiciones más extremas se produce el bloqueo de la cuerda (para trabajar sin posibilidad de accionamiento involuntario). El ID puede trabajar con cuerdas de 10 a 11,5 mm de diámetro. Tiene un peso de 530 g. - Posiciones de la palanca multifunción A) Transporte: sólo disponible cuando no está colocada la cuerda. B) Bloqueo: bloquear la cuerda para posicionarse sin necesidad de realizar una llave de bloqueo. C) Aseguramiento: asegurar la progresión en todas las circunstancias. D) Descenso: liberar la cuerda y controlar el descenso con la mano que sujeta el cabo libre (¡utilizar guantes!). E) Antipánico: se activa si el usuario tira demasiado fuerte de la empuñadura. - Descensor STOP de Petzl: Descensor autofrenante para cuerda. Satisface la norma UNE-EN 341 clase A (dispositivos de descenso). Descensor especialmente diseñados para la espeleología. Ligero y versátil permite realizar todas las maniobras sobre cuerda de manera rápida y segura (rápel, paso de fraccionamientos, desviadores, autoseguros…). Utilizable con cuerdas de 9 a 12 mm de diámetro. Peso 325 g. El STOP, y los modelos similares, son los descensores que utilizaremos como equipo individual en las maniobras de rescate en entornos naturales: montaña, espeleología, barrancos, etc. BLOQUEADORES Son aparatos mecánicos que debidamente introducidos en la cuerda deslizan en un sentido y quedan bloqueados de forma automática en el otro. Se utilizan en las maniobras de progresión y seguro. - Puño: Bloqueador de progresión diseñado especialmente para los ascensos por cuerda. Empuñadura ergonómica que garantiza un buen agarre. Orificios en la parte inferior para conectar un elemento de amarre y fijar un pedal y en la parte superior para el montaje de aparejos y otras utilidades. Leva dentada con ranura de evacuación para optimizar el funcionamiento en cualquier condición (barro, hielo). Disponible en dos versiones, mano derecha y mano izquierda. Trabaja con cuerdas de entre 8 y 13 mm, con una carga de rotura que va desde 4 a 6,5 kN (según diámetro cuerda).

Pág. 146

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

- Pedal: Unido al bloqueador de puño nos permite un apoyo para traccionar con la pierna y así posibilitar el ascenso por la cuerda. Podemos encontrarlos de cordino o cinta, algunos modelos disponen de una hebilla para regular su longitud de forma rápida.

- Croll: Bloqueador de pecho (sustentación) que junto con el puño posibilita el ascenso por cuerda. Permanece anclado de forma simultánea al arnés de cintura y pecho y su forma anatómica lo mantiene pegado al cuerpo. Gatillo de abertura de fácil manipulación e integrado en el cuerpo del bloqueador para limitar los rozamientos. Leva dentada con ranura de evacuación. Al igual que el puño, trabaja con cuerdas de entre 8 y 13 mm y presenta unas cargas de rotura similares. - Anticaídas “ASAP”: Se trata de un aparato de autoseguro automático. Detiene una caída, un deslizamiento o un descenso no controlado. Bloquea incluso si el usuario lo agarra durante la caída. Funciona con cuerda vertical o inclinada. Se desplaza a lo largo de la cuerda (hacia arriba y hacia abajo) sin intervención manual. Se puede colocar en cualquier punto de la cuerda. Debe completarse con un elemento de amarre absorbedor de energía (limita la fuerza choque a 6 KN) y fijarse al anclaje ventral, frontal o dorsal del arnés, según los casos. Para usar con cuerda semi-estática (EN 1891 tipo A) de 10,5 a 13 mm certificada con el aparato.

Pág. 147

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

3.3 MATERIAL: OTROS CASCO El casco es un elemento de seguridad esencial en lo que a protección personal se refiere. El casco protege la cabeza de golpes, caída de objetos y otro tipo de riesgos (choque eléctrico, proyección de materiales fundidos, chispas mecánicas, etc.). Además, en caso de necesitarlo, nos servirá de soporte del equipo de iluminación, con lo que podremos disponer de las dos manos libres para trabajar. Deben ser cómodos, ligeros y disponer de un sistema de ajuste de fácil regulación. El caso lo llevaremos siempre puesto, debidamente ajustado y abrochado. Los cascos vienen regulados por la UNE-EN 12492, cascos para alpinismo; y la UNE-EN 397, cascos para industria. En el caso del rescate vertical, y al igual que ocurre en otras ocasiones ya expuestas, podremos elegir un casco industrial ligero o bien uno

Pág. 148

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

diseñado para las actividades de montaña.

FRONTAL Se entiende por frontal el sistema de iluminación que se fija en la parte delantera del casco (o directamente en la cabeza) y que nos permite disponer de las dos manos libres para trabajar. Los frontales pueden ser de pilas o baterías, escogiendo unos u otros en función de la potencia requerida, la autonomía que precisemos y la posibilidad de recarga. En la actualidad la práctica totalidad de frontales eléctricos están fabricados a base de Leds, estos componentes ofrecen, a igualdad de luminosidad, una autonomía muy superior a las tradicionales bombillas de incandescencia. Un frontal para rescate vertical debe ser fiable, ligero, presentar una buena resistencia mecánica (golpes, roces…), ser resistente al agua y, en caso de trabajo en lugares con atmósferas explosivas, tener la certificación ATEX. Además es interesante que dispongan de varios niveles de potencia y de la opción de haz luminoso amplio y focalizado (para distancias largas). En cuanto a la luminosidad tenemos toda una gama en donde escoger; desde los más modestos con 35 lúmenes, con los que ya podemos funcionar, pasando por los de 60-70 que ofrecen una iluminación más que adecuada, hasta los modelos que sobrepasan los 300 lúmenes. MANTA TÉRMICA La manta térmica debe incluirse en el equipo individual de cualquier socorrista. Las mantas térmicas sirven tanto para protegerse de las bajas temperaturas como de los rayos directos del sol, el agua o el viento. Otra ventaja adicional es que debido a su brillo resultan fáciles de localizar. Las mantas térmicas se fabrican a base de una lámina sintética aluminizada por una de sus caras. Podemos encontrarlas en dos versiones, las ligeras y las reforzadas. Las medidas más usuales son 200 x 140 y 220 x 140 cm.

SACA DE TRANSPORTE Elemento de gran utilidad para el transporte del material, ya sea el individual o colectivo, y de otros elementos que pueden sernos necesarios en una operación de rescate (agua, comida, ropa de repuesto, botiquines, etc.). Las sacas facilitan el transporte y protegen el material de las distintas agresiones del medio en que trabajamos (roces, agua, etc.). Suelen estar

Pág. 149

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

fabricadas en PVC, o materiales similares, y deben presentar una buena resistencia mecánica y cierto grado de impermeabilidad. La superficie exterior será lo más lisa posible, sin bolsillos u otros elementos que puedan producir enganchones. Dispondrán de un sistema de tirantes regulables para llevarlas a la espalda (tipo mochila), de un asa lateral y de un cordino en la parte superior para llevarlas colgando cuando progresamos por cuerda. Las podemos encontrar en multitud de tamaños, 15, 20, 35, 45 litros, y deberemos escoger aquellas que mejor se adapten a la actividad y entorno en el que vamos a trabajar.

RODILLOS SALVA ESQUINAS Y ANTIRROCES Los rodillos salva esquinas se utilizan para evitar los roces de las cuerdas que tienen movimiento vertical (cuerda tractora, seguro, etc.). Están constituidos de varios módulos, de manera que podemos ensamblar un número determinado en función de las necesidades. Son especialmente adecuados para salvar esquinas a 90º y en instalaciones en donde no haya posibilidad de montar desviadores de cualquier tipo. Los antirroces flexibles se utilizan en cuerdas fijas, disponen de un velcro en toda su longitud para poder retirarse fácilmente y permitir la progresión. Es una solución provisional y hay que ejercer cierta vigilancia sobre ellos ya que existe la posibilidad de que corran por la cuerda. Son interesantes para aquellos lugares en donde la poca consistencia de la pared o roca hace imposible fijar un anclaje.

4 INSTALACIONES BÁSICAS
La instalación es el soporte físico que nos va a permitir superar las distintas dificultades que se nos presenten en lo que a trabajo y rescate en altura se refiere. La instalación está compuesta por las cuerdas de progresión, soporte y seguro, los anclajes y todos los medios que utilizamos para la unión entre ambos elementos; como pueden ser los nudos, los cordinos y cintas auxiliares, mosquetones, etc. La instalación es la piedra angular de todo el trabajo en altura, de ella dependerá la seguridad de la operación y el éxito de la misma. Una instalación debe adecuarse al fin para el que ha sido realizada, del mismo modo debe presentar un cierto grado de homogeneidad en todos sus puntos, es decir, que todos los elementos que intervengan tengan una fiabilidad similar (no olvidar que una cadena se rompe por el eslabón más débil). 4.1 CONCEPTOS GENERALES Las instalaciones de progresión, seguro y rescate se realizan atendiendo a diversos principios, uno de ellos es que deben limitar al máximo las fuerzas que pueden generarse en caso de caída de alguno de los intervinientes o de rotura de un punto de anclaje. Para valorar bien estas fuerzas y los límites con los que podemos trabajar hay dos conceptos fundamentales: factor de caída y fuerza choque.

Pág. 150

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

FACTOR DE CAÍDA Y FUERZA DE CHOQUE El factor de caída determina la dureza o gravedad de una caída. Su valor se sitúa entre 0 y 2 (en determinadas instalaciones se puede superar el Fc=2). Para calcularlo no hay más que dividir el desnivel de la caída por la cuerda libre que interviene en su detención.

Fc =

Altura de la caída Longitud de la cuerda

- Factor 0: estando suspendido no existe factor de caída. - Factor 1: longitud de la cuerda desplegada igual a longitud de caída. El Fc 1 supone el límite de utilización de las cuerdas semi-estáticas y todos los elementos que trabajan con ellas. - Factor 2: longitud de la caída doble de la longitud de la cuerda desplegada para retenerla. El Fc 2 supone el límite de trabajo de las cuerdas dinámicas y de todos los elementos que trabajan con ellas. Según lo explicado tendrá las mismas consecuencias, en lo que a fuerzas generadas se refiere, una caída de 2 m retenida por 2 m de cuerda que una de 10 m retenida por 10 m de cuerda, ya que en ambos casos el Fc = 1. En la práctica el riesgo aumenta con el desnivel de caída debido a factores como: posibilidad de volteo, golpes contra elementos del terreno o la estructura, llegada al suelo, etc. La Fuerza choque es la fuerza que la cuerda no absorbe y es transmitida al bombero y demás elementos de la cadena en el momento en que es detenida la caída. En el transcurso de una caída la persona adquiere una energía que deberá ser contrarrestada por la cuerda hasta su total detención. La cuerda se va alargando aumentando su tensión hasta el punto que detiene la caída, en este momento la tensión en la cuerda es máxima, así como la fuerza que soporta el cuerpo del bombero y el resto de la instalación. La fuerza choque, o fuerza de frenado máxima, depende del peso de la persona, del factor de caída y de las características de la cuerda empleada. Cuanto menor sea la fuerza choque mayor seguridad para el bombero que sufre la caída. La instalación de progresión y la de seguro deben realizarse de manera que minimicen al máximo estas fuerzas. La Norma EN-892 impone una valor máximo para la fuerza de frenado de 12 daN para las cuerdas dinámicas utilizadas en simple (Fc=1,77, masa 80 kg); para las cuerdas semiestáticas tipo A y B la norma EN-1891 establece que la fuerza de frenado se mantendrá por debajo de 600 daN (Fc = 0,3, masa 100 kg para cuerdas tipo A y 80 kg para cuerdas tipo B).

Pág. 151

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

ÁNGULOS DE TRABAJO El ángulo de trabajo determina el esfuerzo al que se somete la cuerda y el resto de elementos que intervienen en la instalación. Existen básicamente dos situaciones en donde la fuerza generada es superior al peso de la carga aplicada. - Cuerdas en tensión sobre dos puntos Es el caso que se da en las tirolinas y en los anclajes que reparten la carga entre dos o más puntos (triangulaciones). En estas situaciones cuanto mayor es el ángulo entre las cuerdas mayores son las fuerzas generadas. En general, y debido a la propia elasticidad de la cuerda, los ángulos resultantes no suelen presentar peligro de sobrecarga. Ángulo (α) 30º 60º 90º 120º 150º 180º Carga en cada anclaje 52% 58% 71% 100% 193% Infinito…

- Cuerdas desviadas de la vertical Es el caso que se da en los desviadores e instalaciones similares. Al igual que ocurre con el caso anterior conforme se incrementa el ángulo de trabajo la tensión sobre el anclaje que realiza la desviación se incrementa, llegando a duplicarse en el caso de que la desviación llegue a los 180º (efecto polea). Cargas teóricas en el anclaje del desviador para una carga de 100 daN Ángulo de trabajo (α)
10º 15º 30º 45º 60º 90º 120º 160º 180º

Fuerza aproximada (F)
17 daN 33 daN 50 daN 80 daN 100 daN 140 daN 173 daN 197 daN 200 daN

α
F

100 daN

ESFUERZOS EN LA INSTALACIÓN En cualquier instalación de cuerdas, ya sea para progresión o rescate, hay que diferenciar dos tipos de trabajo o esfuerzos. - Trabajo teórico o estático: Es el trabajo que realiza o soporta la instalación cuando el sistema se encuentra en equilibrio y sobre él no actúan otro tipo de fuerzas. Aunque de su estudio no se desprende exactamente el trabajo real, si que resulta la forma más sencilla de

Pág. 152

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

realizar una aproximación a los distintos esfuerzos a los que puede verse sometida la instalación. - Trabajo real o dinámico: Es el trabajo que realiza o soporta la instalación cuando el sistema se encuentra en movimiento. El cálculo de estos esfuerzos resulta bastante más complejo ya que hay que tener en cuenta otro tipo de fuerzas que además presentan valores distintos en función de diversas circunstancias; como puede ser el rozamiento de las poleas, cuerdas y bloqueadores, las oscilaciones de la camilla o la persona que se encuentra colgando, las aceleraciones-deceleraciones, etc. Como quiera que estas fuerzas adicionales siempre provocan un incremento de las fuerzas que actúan sobre el sistema, lo más práctico es añadir al trabajo teórico un factor de sobrecarga, con lo que conseguiremos un acercamiento a las cargas reales que va a soportar la instalación. Este factor de sobrecarga hay que calcularlo de forma aproximada para cada instalación. Así por ejemplo, en un ascenso en el que no intervenga más que el sistema de tracción el factor será muy pequeño; por el contrario en un ascenso con varios desviadores e importantes giros en la cuerda el factor de sobrecarga será mayor. - Factor de Seguridad Conocidos los esfuerzos a los que vamos a someter a la instalación se hace necesario plantearse con qué margen de seguridad queremos trabajar. El factor de seguridad es un tema complicado si hablamos de instalaciones de rescate, hay que pensar que no todos los puntos van a recibir la misma carga y además no todos resultan igual de vitales. En un principio, y para simplificar el problema, trataremos la instalación de rescate desde un punto de vista global. Esto supone que la parte o pieza de menor resistencia de todo el conjunto debe cumplir con el factor de seguridad elegido. Si tomamos como referencia los ensayos realizados por el Espeleosocorro Francés (SSF) en cuanto a las fuerzas generadas en las distintas instalaciones, y teniendo en cuenta el dato de la resistencia de los materiales utilizados (datos proporcionados por el fabricante), podremos averiguar, sin más que dividir los dos resultados, con que factor de seguridad estamos trabajando en una operación de rescate. Pongamos un ejemplo. Según los ensayos del SSF los esfuerzos máximos que pueden darse en una instalación de rescate los encontramos en las tirolinas y contrapesos, y estas fuerzas rondan los 600 daN. Si tenemos en cuenta que, por ejemplo, una cuerda de 10,5 mm con nudo de nueve tiene una resistencia aproximada de 1900 daN, obtenemos para esta cuerda un factor de seguridad de 3,16. Ningún punto de la instalación o material del que dependa directamente la integridad de la misma debe tener una resistencia menor. Una vez conocido el factor de seguridad de la instalación la siguiente pregunta resulta obvia: ¿es suficiente un factor de seguridad de 3 para las operaciones de rescate? Como en otras cuestiones no existe normativa al respecto, y debe ser el sentido común el que nos indique el nivel de riesgo que se puede y debe asumir. Lo más sensato, según mi opinión, sería trabajar con un factor de seguridad más alto en todas aquellas maniobras de rescate en el que no tenemos limitaciones en cuando a la cantidad de material a transportar y utilizar; como por ejemplo rescates en dónde el número de socorristas es suficiente, las verticales a superar no requieren de mucho material y la aproximación hasta el lugar la tenemos resuelta (vehículos, helicópteros, etc.). Otro caso serían los rescates realizados en lugares de difícil acceso (grandes cavidades, montañas elevadas, etc.), con pocos socorristas o con

Pág. 153

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

aproximaciones muy exigentes y en las cuales no podamos valernos de algún medio de transporte. En estas situaciones la limitación de medios nos viene impuesta por el propio entorno y no tendremos más remedio que trabajar con un margen de seguridad menor. En todo caso esta disminución de la “seguridad” debe ser compensada con un equipo de socorristas con una mayor preparación. 4.2 INSTALACIONES LOS NUDOS Los nudos son el medio del que nos valemos para unir una cuerda, o similar, con otra, una cuerda consigo misma o una cuerda con cualquier elemento ajena a ella (anclaje, arnés, herramienta, etc.). Los nudos debilitan inevitablemente las cuerdas, cuando se somete a una cuerda a tracción se observa que siempre rompe por el nudo (a excepción de casos especiales). Por ello una de las características que se les debe exigir es que sean capaces de resistir los esfuerzos a los que van a ser sometidos. Además no deben deshacerse bajo carga, deben de ser sencillos de realizar, fáciles de identificar y multifuncionales, de manera que conociendo un pequeño número de ellos podamos cubrir un amplio abanico de posibilidades. Los nudos se deben saber hacer tanto si se dispone del extremo de la cuerda como si hay que hacerlos a mitad de ella (por chicote y por seno); además la mayor parte de ellos pueden hacerse con la cuerda en doble, que aunque ocupan mucho más volumen pueden sernos muy útiles en determinadas situaciones. Otra cuestión a tener en cuenta es que el nudo debe estar correctamente ejecutado (peinado), de no ser así perderá propiedades resistentes e incluso puede llegar a no cumplir la función para el que ha sido realizado. A continuación se relacionan, agrupados por la función que realizan, los nudos básicos que todo socorrista debe conocer para acometer las distintas maniobras de trabajo y rescate en altura. - Nudos de anclaje - Nueve: Es el nudo que resta menos resistencia a la cuerda (20-30%) y por tanto es el más recomendado para ser utilizado en las instalaciones de rescate. De uso obligatorio con diámetros de cuerda por debajo de 10 mm. - Ocho: Similar al nudo nueve pero con una resistencia algo menor. El ocho es un nudo multifuncional, seguro y fácil de revisar visualmente. Se utiliza en todo tipo de anclajes y como nudo de encordamiento.

Pág. 154

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

- Ocho doble gaza (ocho doble): Nudo ideal para realizar anclajes sobre dos puntos distintos ya que nos permite, una vez realizado, ajustar la longitud de las gazas y así repartir la carga. Se utiliza en instalaciones de cabecera, SAS, para centrar la cuerda en grietas o lugares estrechos, etc. Pérdida de resistencia alrededor del 20%. - Mariposa (Papillon): Nudo utilizado principalmente en los pasamanos y como nudo de reenvío en el tensado de tirolinas. Reduce la resistencia de la cuerda aproximadamente un 50%. - Alondra: Nudo auxiliar, rápido y sencillo de ejecutar, que se utiliza principalmente para la unión de anillos de cinta, cuerda o cordino con cualquier otro elemento y entre ellos mismos. Disminye la resistencia de la cuerda aproximadamente un 50%. - Ballestrinque: Nudo auxiliar que podemos aplicarlo en distintas maniobras (porteo de material, atado de victimas a camillas, anclajes especiales, etc.). Su principal ventaja reside en que es rápido de ejecutar y que, una vez realizado, se tensa con mucha facilidad. La resistencia del ballestrinque es difícil de cuantificar ya que resbala con cargas superiores a 450 daN. - Nudos de unión - Ocho inverso: Lo utilizaremos para unir cualquier tipo de cuerda, ya sean las de progresión o las utilizadas para la realización de anillos de anclaje. Se puede emplear para unir cuerdas del mismo o diferente diámetro. Disminuye la resistencia de la cuerda aproximadamente un 45%. - Pescador doble: Algo más resistente que el ocho inverso tiene prácticamente las mismas utilidades que éste. Existe una variedad, el pescador triple, especialmente recomendado para unir anillos de cordino de kevlar, Dyneema y fibras similares. - Nudo de cinta: Es el único nudo recomendado para unir cintas, ya sean las tubulares o las planas. Se debe realizar de forma que los extremos sobresalgan unos 10 cm (el nudo se comprime y podrían salirse). Pérdida de resistencia 36%. - Nudos bloqueadores - Prusik: El Prusik, al igual que otros nudos bloqueadores, se puede utilizar para realizar seguros, autoseguros, y para la progresión y otras maniobras sobre cuerda (en sustitución de los bloqueadores mecánicos). Se realiza a partir de un aro de cordino. Bloquea en ambos sentidos y su eficacia aumenta si incrementamos el número de vueltas y cuanto mayor es la diferencia de diámetro entre el cordino y la cuerda. Ocasionalmente pude realizarse también con cinta.

Pág. 155

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

- Nudos especiales - Dinámico: Nudo imprescindible y de gran versatilidad, utilizable en todas aquellas situaciones en las que precisemos ejercer un frenado sobre la cuerda: rápel, aseguramientos, etc. En rescate se utiliza con profusión en la realización de anclajes desembragables (dinámico + nudo de fuga). Es recomendable realizarlo sobre un mosquetón tipo HMS. ANCLAJES: CONCEPTOS GENERALES Entendemos por anclaje todo punto fijo de soporte de la instalación o de seguro de la misma, por su naturaleza pueden ser naturales o artificiales. Los naturales son todos aquellos que forman parte del paisaje y de la estructura o morfología del lugar: árboles, puentes de roca, vigas, barandillas, etc. Los anclajes artificiales son aquellos utensilios, aparatos o accesorios diseñados expresamente para este fin y que nos sirven para crear un punto de anclaje en un lugar determinado (anclajes químicos, tacos expansivos, picas, etc.). Dentro de los anclajes artificiales incluiremos los construidos, que son aquellos que realizamos aprovechando algún elemento que haremos valer como punto de anclaje; por ejemplo un tablero atravesado en el hueco de una puerta o un orificio realizado en un muro con el fin de poder sujetar la cuerda. Todo anclaje debe cumplir básicamente dos condiciones: soportar las cargas y esfuerzos para el que ha sido diseñado y estar colocado de manera que facilite al máximo la maniobra que vamos a realizar. Denominaremos genericamene como Sistema de Anclaje de Seguridad (SAS) aquel anclaje que en su conjunto cumpla con las condiciones expuestas. Todo SAS constará como mínimo de dos puntos de anclaje, aumentando este número en función de conseguir las condiciones de resistencia y posición requeridas. Para realizar un SAS disponemos básicamente de dos opciones: anclajes en línea y triángulo de fuerzas. - Anclajes en línea: Es el método más sencillo para construir un SAS. Constan de un anclaje principal, de donde se suspende la carga, y de un seguro, que actuará en caso de fallo del principal. Son especialemente útiles para unir puntos de anclaje distantes entre sí y cuando estos presentan una solidez suficiente. Se utilizarán principalmente para la instalación de las cuerdas de progresión.

Pág. 156

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

- Triángulo de fuerzas: En este caso se trata de repartir la carga entre varios puntos. Podemos utilizarlos cuando un solo punto no ofrece suficiente solidez y es preciso recurrir a unir varios de ellos. También son de utilidad en la realización de anclajes en los que los puntos de fijación son heterogeneos en cuanto a resistencia se refiere. Los triángulos de fuerzas podemos hacerlos con la propia cuerda de instalación o bien con una cuerda o cinta auxiliar. En este tipo de instalación hay que vigilar el ángulo que forman las cuerdas para evitar sobrecargas en los puntos de anclaje. Los triángulos de fuerza podemos realizarlos fijos o autorregulables. Los autorregulables los emplearemos en los casos en que los puntos de anclaje tengan una resistencia similar, en los casos que pueda cambiar la dirección de la tracción durante la maniobra o cuando nos interese repartir la carga de la manera más equitativa posible. En los autorregulables deberemos girar 180º todas las gazas de las cuerdas que participan en el anclaje para evitar que pueda desmontarse el sistema en caso de fallo de alguno de los puntos. Los triángulos de fuerza bloqueados los emplearemos cuando los puntos de anclaje presenten una resistencia muy dispar o cuando se encuentren muy distantes entre sí (para evitar caer hasta ser detenidos por el otro ancjaje). Consideraciones a tener en cuenta a la hora de montar un SAS: - Un mínimo de dos anclajes. Lo ideal es que lo formen tres. - Resistencia adecuada al trabajo que va a realizar. Para hacernos una idea la UIAA (Unión Internacional de Asociaciones de Alpinismo) considera una reunión segura cuando es capaz de soportar el doble de la carga real que puede generar una caída de factor 2, estipulada en unos 1.200 daN. Por lo tanto el anclaje deberá tener una resistencia de unos 2.400 daN, aunque se consideran aceptables resistencias por encima de 1.400 daN. - Mosquetones de seguridad (a rosca o automáticos) y una resistencia longitudinal superior a 22 kN. - Se utilizarán anillos de cinta y cuerda en buen estado de uso; en todo caso se les debe exigir una resistencia superior a 1.400 daN. - Si creemos que el SAS puede recibir cargas dinámicas o choques emplearemos cuerdas en vez de cintas, ya que éstas no son dinámicas. Otra posibilidad es incluir absorbedores o disipadores de energía en el sistema - Si realizamos anclajes sobre elementos verticales, como farolas o barandillas, los realizaremos cerca de la base ya que es el lugar más resistente (no se produce efecto palanca).

Pág. 157

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

- En entornos urbanos siempre que se pueda se realizarán los anclajes sobre elementos estructurales, como vigas, pilares, etc. ANCLAJES PARA INSTALACIONES DE RESCATE Los anclajes para rescate deben recibir un tratamiento especial, las tensiones que se generan en la instalación así como el gran número de personas implicadas en la maniobra hace que los sistemas tradicionales resulten insuficientes e inadecuados. Al hablar de anclajes lo hacemos desde un punto de vista global, haciendo referencia al elemento que posibilita la conexión entre la estructura, del tipo que sea, y el resto de la instalación. Para la realización de anclajes se utilizan diversos elementos, como tacos expansivos, placas, cintas, cuerdas, mosquetones, etc. Todo anclaje debe cumplir una serie de condiciones: - Resistencia. Como norma general la resistencia de todo anclaje de rescate deberá ser superior a cualquier elemento de la instalación. Esto debe ser así ya que de nada nos sirve disponer de cuerdas de gran resistencia o de sistemas de seguro adicionales si a la hora de la verdad falla el lugar en que se sustentan. - Número de puntos. Todo anclaje deberá disponer como mínimo de dos puntos, aumentando este número en función de lograr los objetivos de resistencia señalados en el párrafo anterior. - Fuerzas choque. Los anclajes se realizarán de forma que la fuerza choque generada en caso de saltar alguno de los puntos sea mínima. - Reparto de riesgos. Las instalaciones de tracción o soporte y las de seguro, en caso de haberlas, deben disponer de sistemas de anclaje independientes. Del mismo modo se debe intentar distribuir los puntos de anclaje sobre distintas zonas de la pared o estructura, de forma que el fallo del elemento en cuestión no haga colapsar todo el sistema de anclaje. Las instalaciones de progresión para los socorristas no deben aprovechar los anclajes de la instalación de rescate. - Situación. Los anclajes se colocarán, siempre que se pueda, atendiendo fundamentalmente a tres consideraciones: facilitar el avance de la camilla, favorecer la actuación de los socorristas y simplificar al máximo la instalación. En la práctica el sistema de anclaje más utilizado en las instalaciones de rescate es la triangulación sobre tres puntos, pudiendo ser ésta fija o autorregulable. Con este tipo de anclajes se cumple a la perfección las exigencias relacionadas en el punto anterior. Para la realización de la triangulación se utilizará cuerda semi-estática de 10 mm, el mosquetón de unión de la triangulación será de seguridad y emplearemos el que tenga mayor carga de rotura Cuando la instalación a realizar precise el uso de poleas se utilizaran, siempre que se pueda, poleas de alto rendimiento (convencional o con bloqueo), en el caso de los contrapesos y en general cuando el esfuerzo al que se somete a la instalación es considerable la utilización de estas poleas es obligatorio.

Pág. 158

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

RECOMENDACIONES GENERALES PARA REALIZAR UNA INSTALACIÓN - Adecuar la instalación en función del uso al que esté destinada - Con carácter general toda instalación contará con dos cuerdas, la de soporteprogresión y la de seguro. Los anclajes de cada una de ellas serán independientes. - Anclajes de inicio de instalación (S.A.S) fiables al 100 %: mínimo dos puntos - Evitar los roces de la cuerda, especialmente en los desplazamientos laterales - Evitar instalaciones y maniobras que puedan provocar fuerzas choque importantes - No superar nunca con cuerdas semiestáticas el factor de caída uno y con dinámicas el factor de caída dos. - Todas las cuerdas llevarán nudo final y estarán convenientemente ancladas, se tenga o no que progresar por ellas - Toda aproximación a una vertical, ya sea para montar una instalación o para comenzar la progresión, se realizará debidamente asegurado (asegurar el acceso a los anclajes de inicio de instalación mediante pasamanos). - No lanzar las cuerdas desde la parte alta de las instalaciones y recoger el sobrante al pie de las verticales. - Evitar las instalaciones tipo “quitamiedos” e inseguras. Toda instalación debe prever su uso en el caso más desfavorable. - En los anclajes naturales eliminar en lo posible todo lo que pudiera dañar la cuerda. - Los nudos deben de estar bien realizados (peinados) para que mantengan sus características. Realizar las gazas de los nudos lo más cortas posibles. - En las instalaciones de rescate, al igual que el resto, todas las cuerdas estarán debidamente identificadas, llevarán nudos en sus extremos y permanecerán convenientemente ancladas, independientemente de que se progrese o no por ellas. - En las instalaciones de rescate se utilizarán cuerdas semiestáticas de 10,5 mm. La cuerda de seguro, en caso de haberla, será igualmente semiestática. - Evitar que los mosquetones trabajen con el cierre apoyado contra la pared y que hagan palanca contra la misma. - Proteger los puntos de abrasión y roce. - No utilizar elementos cortantes cerca de cuerdas o cintas en carga (navajas, tijeras, motosierras, cortadoras de disco, cables de acero…).

5 TÉCNICAS DE PROGRESIÓN
Son todas aquellas técnicas y maniobras que empleamos para desplazarnos por el medio vertical. Es inconcebible que en un rescate participe personal que no domine la progresión por cuerda, los métodos de aseguración, la realización de ciertos nudos, las técnicas de instalación o las maniobras de autosocorro. Las técnicas de progresión vertical no son motivo de estudio en este módulo, no obstante vamos a realizar un repaso rápido, o más bien una enumeración, de aquellas que todo socorrista debe conocer y dominar.

Pág. 159

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

- Aseguramiento básico Son todos aquellos métodos o sistemas que sirven para evitar o minimizar el peligro que conlleva la ejecución de ciertas maniobras o la superación de zonas de gran dificultad. Todas las maniobras en altura deben ser aseguradas, bien sea por la propia persona que las realiza (auto-seguro) o bien por un compañero que será el encargado de manejar el sistema de seguro. El seguro debe, además de impedir la caída del asegurado, limitar al máximo las fuerzas que recibe, ya que de lo contrario el asegurado puede sufrir lesiones de gravedad. Todos los socorristas deberán tener un conocimiento adecuado sobre los auto-seguros, tanto de los estáticos, realizados por medio de los cabos de anclaje, como de los dinámicos que nos acompañan mientras realizamos las maniobras de ascenso-descenso. Una norma básica de seguridad es que todo el mundo permanecerá debidamente asegurado mientras se realizan las maniobras en altura, aún en aquellos lugares que a priori no parece que presenten especial riesgo. Al igual que ocurre con los auto-seguros tenemos seguros en el descenso y seguros en el ascenso, aunque en este caso la maniobra es realizada por otra persona, que será la encargada de operar el sistema de seguro. Hay que conocer la utilidad y particularidades de cada tipo de seguro, directos-indirectos y estáticosdinámicos; para así emplear el que mejor se adapte a la situación o la actividad que vamos a realizar. Se deben conocer los distintos métodos de encordamiento, su utilidad y las ventajas e inconvenientes que presenta cada uno de ellos: nudos a utilizar, encordamiento directo, encordamiento con mosquetón… - Progresión por cuerda La progresión por cuerda fija exige, no sólo saber descender y ascender por ella, sino ser capaz de superar todas las instalaciones que han sido realizadas para salvar los distintos obstáculos y dificultades que presenta la vertical (roces, desviaciones, caída de agua, caída de piedras, estrecheces, voladizos, etc.). Además debemos tener los suficientes recursos para poder salir de cualquier situación comprometida que nos ocurra a mitad cuerda. Las maniobras a tener en cuenta y que todo socorrista debe conocer son: - Descenso (rápel): se debe dominar la técnica del rápel a la perfección, con distintos tipos de descensor y también con medios de fortuna.

Pág. 160

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

- Ascenso con bloqueadores mecánicos: Se debe dominar como mínimo el método de ascenso conocido como DED (sistema oruga tradicional). Al igual que ocurre en el descenso debemos ser capaces de realizar un ascenso con medios de fortuna. - Cambio de sentido: maniobra que consiste en cambiarse de aparatos a mitad cuerda de manera que podamos pasar de ascenso a descenso y viceversa. Maniobra de obligado conocimiento para todo aquél que se cuelga de una cuerda. - Paso de nudos: Maniobra que nos permitirá superar un nudo, tanto en ascenso como en descenso, que se haya hecho en la cuerda; generalmente porque no se disponía de una cuerda de longitud suficiente o para aislar un tramo que ha sufrido daños. - Fraccionamientos: Es la instalación utilizada con más frecuencia para evitar los roces de la cuerda con las paredes. - Desviadores: Se utilizan para separar la cuerda de las paredes con el fin de evitar roces o cualquier otro tipo de peligro (repisas con piedras, agua…). - Pasamanos (conocidos también como líneas de vida): Instalación de predominio horizontal que sirve para desplazar la cuerda de la vertical con el fin de acceder a determinados puntos o salvar alguna dificultad, o bien para asegurar determinados pasos. - Péndulos: Maniobra utilizada para desplazarse de la vertical con el fin de evitar un determinado peligro o acceder hasta un determinado punto. - Tirolinas: Instalación horizontal-inclinada utilizada para salvar grandes distancias sin necesidad de anclajes intermedios. Es preciso conocer la técnica de progresión en tirolinas. - Rápel guiado: Instalación inclinada, similar a la tirolina, que sirve para desplazarse de la vertical al tiempo que se desciende por la cuerda principal. - Progresión en libre La progresión en libre, conocida popularmente como escalada, es otra de las maniobras que debemos conocer; aunque la reservaremos para aquellos casos en donde sea la única forma o la más razonable de acceder hasta las víctimas (se debe procurar acceder siempre desde arriba ya que suele resultar una maniobra más segura). La progresión en libre, en general, requiere de una técnica depurada y de unas buenas condiciones físicas. En otros casos, por ejemplo es ascenso por estructuras tipo antena, grúa o torres eléctricas, la progresión es sencilla pero hay que extremar las precauciones por las fatales consecuencias que tendría una caída. - Progresión por otros medios Cuando hablamos de rescate vertical o en altura, especialmente cuando éste se realiza en entornos urbanos, solemos olvidar que en muchas ocasiones la aproximación hasta las víctimas, cuando no el propio rescate, se realiza por medio de escaleras de mano o con el apoyo de vehículos de altura. Esta realidad nos obliga a tener un adecuado conocimiento de estos medios, y en el caso que nos ocupa a saber las distintas posibilidades que ofrecen cara a la progresión. En líneas generales hay que saber utilizar todo tipo de escaleras (extensibles, escalas flexibles y escaleras de asalto) y conocer las particularidades de la progresión con

Pág. 161

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

auto-escaleras y auto-brazos (progresión por los tramos de escaleras, maniobras de entrada y salida de cestas de rescate, etc.).

- Autorrescate: concepto y justificación Se entiende por autorrescate (o autosocorro) a todas aquellas maniobras destinadas a prestar auxilio a un compañero que se encuentra en dificultades. El autorrescate, además, se caracteriza por llevarse a cabo con los medios y equipos que tenemos en el lugar y por que para que sea eficaz debe realizarse en el menor tiempo posible. El autorrescate se diferencia del rescate en que, en el primer caso, el accidente se produce en el mismo momento en que estamos actuando y le sucede a alguien de nuestro equipo. El conocido como “síndrome del arnés” es un cuadro patológico que se manifiesta cuando una persona permanece colgada de forma inerte del arnés durante un tiempo determinado. Diversos estudios demuestran que a partir de 5 minutos de suspensión la persona puede mostrar alteraciones circulatorias de carácter grave, y como consecuencia de ellas sufrir una parada cardiaca y la muerte. De todo esto podemos extraer tres claras conclusiones: - No se puede dejar a una persona inconsciente o con dificultades en mitad de una cuerda. - El rescate debe realizarse en el mínimo tiempo posible. - Todo bombero o socorrista debe conocer las técnicas de autorrescate que le permitan descolgar a un compañero bloqueado a mitad cuerda. A la vista de lo expuesto queda claro que cualquier persona que participe en una operación de rescate debe conocer las técnicas de autosocorro sobre cuerda. Además, y con el fin de poder prestar una adecuada ayuda tanto a los propios compañeros como a las víctimas, todo socorrista debe poseer una buena base en lo que a primeros auxilios se refiere.

6 SISTEMAS DE TRACCIÓN
Son todos aquellos sistemas que nos van a permitir el desplazamiento de cargas (ascenso, descenso, etc.), además, según el aparejo empleado podremos aplicar fuerzas muy superiores a las que normalmente conseguiríamos con una tracción convencional (ventaja mecánica). La mayor parte de los sistemas de tracción se basan en la combinación de poleas, tanto fijas como móviles (polipastos), y de algún sistema de retención. En el caso que nos ocupa la fuerza necesaria para mover el sistema es

Pág. 162

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

proporcionada por el personal que realiza el rescate. 6.1 P O L E A
FIJA Y MÓVIL

Una polea es una máquina simple constituida por un disco o rueda acanalada que gira alrededor de un eje central, fijado a una pieza llamada armadura. Su misión es disminuir el rozamiento y cambiar el sentido de una fuerza. En función de la forma de utilización podemos distinguir entre poleas fijas y móviles. - Polea fija: En una polea fija la carga (resistencia) se fija a un extremo de la cuerda y sobre el otro extremo se aplica la fuerza (potencia). En una polea fija la potencia es igual a la resistencia, o lo que es lo mismo, si queremos elevar un peso de 100 daN deberemos realizar una fuerza de 100 daN. En la práctica, y debido a los rozamientos y otro tipo de pérdidas, la fuerza a ejercer deberá ser algo mayor. Por lo tanto la polea fija no consigue un aumento de la fuerza ejercida pero sí un cambio del sentido de la misma. La ventaja del empleo de la polea fija, al margen de la disminución del rozamiento, radica en el hecho de que es más cómodo realizar una fuerza hacia abajo que hacia arriba y que podremos aprovechar el peso del cuerpo para realizar el esfuerzo. En la polea fija el punto de fijación deberá soportar la suma de las dos fuerzas (100 daN + 100 daN = 200 daN), es lo que comúnmente se denomina “efecto polea” y habrá que tenerlo en cuenta para el correcto dimensionamiento del anclaje. - Polea móvil: En una polea móvil la carga se suspende del eje de la polea que puede desplazarse en sentido ascendente o descendente. La cuerda se sujeta a un punto fijo, se hae pasar por la polea y desde el extremo libre que nos queda se ejercer la fuerza. En una polea móvil la potencia es igual a la mitad de la resistencia, o lo que es lo mismo, si queremos elevar un peso de 100 daN deberemos realizar una fuerza de 50 daN (despreciando rozamientos). En este caso al anclaje se transmite la misma fuerza que la aplicada en el extremo de tracción. Para evitar la dificultad que supone realizar la fuerza en sentido ascendente se suele colocar una polea fija con el fin de cambiar el sentido de la tracción. En el caso de las poleas móviles, además de las pérdidas por rozamiento, el rendimiento disminuye conforme aumenta el ángulo que forman las cuerdas.

Pág. 163

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

A modo de ejemplo, si en una polea móvil las cuerdas forman entre ellas un ángulo de 60º perderíamos toda la ventaja mecánica (P = R). En las poleas móviles la ganancia mecánica se consigue por el mismo mecanismo que en la palanca, es decir, intercambiando fuerza por longitud. Si queremos elevar un peso de 100 daN una distancia de 10 m deberemos realizar un trabajo de 10.000 J. Si este trabajo en vez de realizarlo recuperando 10 m de cuerda lo hacemos recuperando 20 m resulta obvio que la fuerza necesaria, ya que el trabajo es el mismo, será ahora de 50 daN. En la práctica esto significa que en una polea móvil por cada metro que queramos que ascienda la carga deberemos recupera dos metros de cuerda. Si realizamos un montaje con una ganancia mecánica de 5:1, por cada metro que ascienda el peso deberemos recuperar cinco metros de cuerda, eso sí, realizaremos una quinta parte de la fuerza. En la práctica los sistemas de tracción están representados por los polifrenos y polipastos, con sus múltiples variantes. 6.2 P O L I F R E N O S
Y POLIPASTOS

- Polifrenos: Se trata de un aparejo formado por la unión de un una polea y un bloqueador (freno). Con la polea conseguimos reducir el rozamiento y un cambio en el sentido de la fuerza mientras que el bloqueador evita que la carga retroceda. Se utilizan como base en el montaje de polipastos, izado de material, aseguramientos, contrapesos… En caso de no disponer de poleas podemos sustituirlas por mosquetones, aunque en este caso, y debido al rozamiento, el esfuerzo para mover la carga será mucho mayor. En el mercado existen aparatos que cumplen está función, como por ejemplo las poleas con bloqueador Mini Traxion y Pro Traxion de la casa Petzl.

- Polipastos: Un polipasto es un sistema desmultiplicado de elevación-tracción realizado a base de de combinar un número determinado de poleas móviles y fijas. Son pues, aparejos que tienen por objeto disminuir el esfuerzo que se debe realizar para elevar una carga. Según el montaje, cantidad y tipo de poleas a utilizar, ángulos formados por la cuerda etc., el rendimiento del polipasto puede variar de forma considerable. En la práctica los polipastos más utilizados son los 2:1 y 3:1, con sus múltiples variantes. Para evitar que la carga retroceda y ganar así seguridad y comodidad hay que intercalar un bloqueador (polifreno) en el sistema.

Pág. 164

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

6.3 C O N TR A P E S O Un contrapeso no es más que un sistema de tracción en el cual el peso que se pretende vencer se equilibra con otro peso de magnitud similar, de manera que con una pequeña fuerza adicional el sistema se pone en movimiento. En la práctica un contrapeso es un sistema montado sobre una polea o polifreno, en uno de los extremos de la cuerda se fija la carga y en el otro un socorrista que hará de contrapeso. Un segundo socorrista permanecerá junto a la polea para desequilibrar el sistema y ponerlo en movimiento, o bien para frenarlo si así se requiere.

Pág. 165

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

6.4

OTROS SISTEMAS

TRÁCTELES Y TORNOS En el mercado existen trácteles y tornos de cuerda para su uso en trabajo y rescate vertical. La principal diferencia entre estos dos tipos de aparatos es que en los tornos la tracción se consigue enrollando la cuerda sobre un tambor de forma cilíndrica, mientras que en el tráctel la cuerda es arrastrada de forma lineal gracias a la acción de unas mordazas. En ambos casos la ventaja mecánica se obtiene por el principio de la palanca, e igual que ocurre con las poleas la fuerza a realizar es inversamente proporcional al número de veces que debemos accionar el mecanismo. Los servicios de bomberos, por su parte, suelen disponer de trácteles y cabrestantes (montados en los vehículos) de cable de acero. La gran ventaja de estos equipos es que poseen una elevada capacidad de tracción/elevación, sin embargo si los usamos para maniobras de rescate vertical deberemos de prestar especial atención, ya que al no poder cuantificar la fuerza realizada podríamos tener problemas en caso de que la camilla o la víctima se enganchara en cualquier punto. Otro cuestión a tener en cuenta es que el cable de acero es incompatible con el material de rescate habitual, y en especial con las cuerdas.

Tráctel EVAK-500

TRACCIÓN DIRECTA La tracción directa consiste en realizar la fuerza de forma directa sobre la cuerda, sin interponer mecanismos o sistemas que optimicen el esfuerzo. Este método puede utilizarse siempre que se cumplan una serie de condiciones, en especial las referidas a la seguridad de la maniobra. En función del peso de la carga y de la responsabilidad de la misma (no es lo mismo elevar a una persona que una herramienta) se deberá disponer de un número determinado de personas. El método de tracción directa es rápido de ejecutar, precisa de muy poco material y de un mínimo de conocimientos. Este método deber reservarse para situaciones de máxima urgencia y en donde las condiciones del lugar no nos permitan realizar un instalación de rescate convencional.

Pág. 166

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

7 TÉCNICAS BÁSICAS DE RESCATE VERTICAL
Son todos aquellos procedimientos, sistemas, maniobras, equipos…, que nos van a permitir realizar un rescate en lugares en los que el peligro de caída a distinto nivel se presenta como principal factor de riesgo. Dentro de este apartado el rescate por medio de cuerdas ocupa un lugar fundamental, aunque no hay que olvidar que dependiendo del entorno tenemos otros equipos y materiales, desde helicópteros y vehículos de altura hasta las escaleras tradicionales, que pueden ser de gran utilidad en este tipo de actuaciones. 7.1 MATERIALES Y EQUIPOS DE RESCATE Si algo tienen en común todas las maniobras de rescate es que a la víctima se le debe proporcionar un medio de soporte que nos permita su evacuación de forma segura y sin que se produzca un agravamiento de su estado. Para la evacuación de víctimas conscientes y que no presentan lesiones un arnés completo o un triángulo de evacuación suele resultar la solución más sencilla y rápida; en rescates de máxima urgencia estos materiales se presentan prácticamente como la única solución. En caso de personas con lesiones habrá que recurrir al transporte sobre camillas. Una camilla diseñada para al rescate vertical cumple perfectamente esta función, en caso de no disponer de ellas podremos recurrir a otro tipo de camillas o a tablas de rescate, eso sí, ambas debidamente adaptadas al tipo de transporte que se va a realizar. Otra posible solución es emplear arneses inmovilizadores. - Triángulo de evacuación Elemento de gran versatilidad para el rescate. Ligero, poco voluminosos y de fácil colocación, lo usaremos en maniobras rápidas en la que no podamos colocar un arnés o utilizar otro medio de evacuación (por ejemplo en pozos en los que no sea posible acceder con una camilla). Tiene forma triangular, como de “pañal”, y se ancla recogiendo las tres cintas de que dispone; una a cada lado de la cintura y otra por debajo de las piernas. Dispone de anclajes para adultos y para niños.

- Arnés inmovilizador En el mercado disponemos de arneses que hacen al tiempo la función de inmovilizador dorsal y cervical, de manera similar a los conocidos “Ferno”. Disponen de una estructura en la parte trasera que les confiere rigidez y de un sistema de anclaje (un puente rígido sobre ambos hombros) que permite la elevación de la víctima en posición totalmente vertical. Resultan interesantes para el rescate en zonas verticales y estrechas, como pozos, tubos, etc.

Pág. 167

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

- Tabla de rescate Pensada más como un medio de movilización y extracción de víctimas y para pequeñas evacuaciones, podemos vernos, por motivos diversos, en la necesidad de utilizarla en el porteo tanto horizontal como vertical: - Que no dispongamos de otro medio de evacuación. - Que la victima ya esté en la tabla y tan solo se requiera de un pequeño transporte (por ejemplo después de la extracción del interior de un vehículo y que haya que subirla por un talud o similar). - Que por causas de espacio no podamos acceder con una camilla tipo nido (mucho más voluminosa). Siempre que exista la posibilidad de que la víctima se salga de la tabla y obligatoriamente cuando la utilicemos como medio de evacuación en zonas de predominio vertical habrá que realizar un “atado” del accidentado, de manera que mantenga su posición sobre la tabla y haga imposible su caída. Para el atado precisaremos de una cuerda o cordino de unos 20 metros de longitud que fijaremos a la tabla por medio de nudos ballestrinques debidamente reasegurados. En caso de disponer de cintas con cierre por hebilla o velcro serán éstas las primeras que coloquemos al accidentado. Esta primera sujeción no resulta segura para el transporte vertical pero mejora el confort de la víctima ya que las cintas reparten mejor el peso que las cuerdas (debido a su mayor anchura). Ante cualquier duda sobre el estado del accidentado colocarle collarín e inmovilizador cervical - La camilla La camilla es el elemento sobre el que gira todo el rescate. Cualquier víctima que presente lesiones, que esté inconsciente, débil, etc., no habrá más remedio que evacuarla por medio de una camilla.

Pág. 168

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

La camilla cumple la doble función de transporte y protección del herido. Para ello debe disponer de una base que presente cierta rigidez, algún elemento que envuelva a la víctima y de unos puntos para poder ser transportada. Los servicios de bomberos suelen disponer de camillas tipo “nido”. Estas camillas se prestan bien para realizar rescates de distinta tipología y pueden utilizarse también para el rescate vertical; eso sí, con sus lógicas limitaciones y realizando algunas adaptaciones (colocación de cintas de tracción, atado de la víctima, etc.). La camilla nido de la casa Spencer, por ejemplo, presenta las siguientes características. Realizada en plástico de alta resistencia (Polietileno de alta densidad) y dispone en su perímetro de una barra metálica que le confiere mayor resistencia y rigidez. Tiene cuatro anclajes reforzados (2 a cada lado) para el anclaje del pulpo y de la tracción superior. Dispone además de 12 asas de transporte (2 delante, 2 detrás y 4 en cada lateral) y de un apoya pies de longitud regulable. Aunque no es una camilla específica para rescate vertical con unas pequeñas adaptaciones puede resultar adecuada para la resolución de prácticamente todo tipo de servicios.

Pág. 169

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Las camillas diseñadas para rescate vertical poseen anclajes para poder ser transportadas tanto en vertical como en horizontal, además deben incorporar un juego de cintas o un arnés integrado de manera que el accidentado quede debidamente sujeto a la camilla. Disponen también de un número determinado de asas (en laterales y extremos) para posibilitar el transporte a mano. En la figura se muestra la camilla Nest de la casa Petzl.

7.2 TRANSPORTE DE CAMILLAS La progresión o transporte de la camilla puede realizarse de dos formas: directamente por los socorristas o por medio de instalaciones. El primer supuesto se utiliza en zonas de predominio horizontal, en donde camilla y socorristas pueden progresar de manera segura sin necesidad de cuerdas (pequeños resaltes, escaleras edificios, zonas de bloques, etc.). El segundo caso es propio de zonas verticales u horizontales en donde el obstáculo a salvar precisa del uso de cuerdas (paredes, pozos, fachada de edificios, barrancos, etc.). En ocasiones puede plantearse la duda de si una determinada dificultad debe ser instalada o no; en estos supuestos deberá ser el mando de la operación el que decida que sistema utilizar: transporte a mano, cuerda, o bien una combinación de ambos.

Pág. 170

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

7.2.1 TRANSPORTE HORIZONTAL: PORTEO Entendemos por porteo o transporte horizontal todo aquel en el que los socorristas llevan directamente la camilla. El porteo se realiza por zonas en donde la camilla puede circular sin la ayuda de cuerdas o utilizando éstas como medio auxiliar de seguro y tracción. Para el porteo de una camilla se precisa un equipo mínimo de seis personas, aunque lo ideal es que dispongamos de por los menos diez socorristas (según la dificultad a salvar, la distancia, etc.). En un principio la camilla es transportada por seis socorristas de los cuales uno actuará como coordinador del equipo. El Jefe de Grupo o Coordinador se sitúa en una de las asas delanteras y es el encargado de dar las órdenes dentro del grupo. Debe controlar que se efectúe el transporte de forma adecuada (inclinación correcta, sin tirones, golpes…), velar por la seguridad del equipo y guiar la camilla por las distintas zonas. Para esta última función puede ayudarse de la figura del guía, que va unos metros por delante de la camilla analizando las dificultades y valorando el mejor recorrido a seguir. El guía, además, irá provisto de una cuerda (unos 10 m), un polifreno, unos cuantos anillos de cinta y algunos mosquetones y anclajes; con este material montará las instalaciones que sean necesarias para asegurar la camilla o facilitar su desplazamiento. El Coordinador es el encargado de dar las órdenes e indicaciones precisas para mover la camilla. Para ello comunicará al equipo el movimiento o maniobra a realizar, esperará a que todos los socorristas tomen posiciones, dará la voz de PREPARADOS y transcurridos algunos segundos dará la voz de YA. Por ejemplo, si la camilla hay que bajarla al suelo la secuencia sería la siguiente: bajamos camilla…, preparados…, ya. Las órdenes únicamente serán dadas por el Coordinador del grupo pero cualquier socorrista podrá parar la maniobra en cualquier momento con la voz de STOP. En porteo horizontal presenta básicamente dos modalidades, el transporte a bloque y el pasacamillas o correcamillas. - Transporte a bloque: Se utiliza en zonas de predominio horizontal y en donde no existan obstáculos que impidan avanzar de manera regular y simultánea a los socorristas. El transporte es realizado por seis socorristas (tres a cada lado) que llevarán el paso cambiado para evitar balanceos de la camilla. Los más altos deben situarse en la parte del la cabeza del accidentado para que ésta permanezca ligeramente elevada. El Coordinador irá cambiando a los socorristas de lado para repartir el esfuerzo.

Pág. 171

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

- Pasacamillas: Técnica de transporte horizontal en la que la camilla pasa de unos socorristas a otros sin que estos se muevan. La técnica del pasacamillas se utiliza en tramos conflictivos o cuando interesa que la camilla se desplace sin brusquedades. Para realizarlo es preciso disponer de un equipo mínimo de seis socorristas. Los cuatro de delante sujetan la camilla mientras que los dos de atrás abandonan su posición para situarse en la parte delantera y recibirla. El proceso se repite hasta superar la dificultad en cuestión. La gran ventaja de este método es que los socorristas permanecen parados y estabilizados, por lo que nos permite mover la camilla por zonas inestables, con escalones, desniveles, bloques, etc.

- Superación de dificultades El porteo, pese a lo que pueda parecer, es una maniobra delicada. Transportar una camilla por los restos de un derrumbamiento, entre grietas y bloques o bajarla por una angosta escalera, son maniobras que requieren un adecuado adiestramiento de los socorristas y un buen nivel de coordinación. La mayor parte de las dificultades que nos vamos a encontrar se superan con la técnica del pasacamillas o alguna variante de la misma, es decir, los socorristas tomaran posiciones y una vez colocados se procederá a mover la camilla. Siempre que exista peligro se utilizará una cuerda de seguro, que podrá utilizarse también como apoyo a la tracción. El tipo de anclaje a utilizar estará en función de la maniobra a realizar y del nivel de riesgo que conlleve, pudiendo ser desde una aseguración directa a los propios socorristas hasta el montaje de un SAS. - Zonas a distinto nivel Las zonas a distinto nivel podemos encontrarlas tanto en sentido ascendente como descendente (forjados entre plantas, escalones de roca, zanjas, etc.). La limitación de la altura a superar vendrá dada por la distancia máxima que podemos mover la camilla sin que pierda el contacto con los socorristas que se encuentran bajo y en la parte superior. Para el descenso apoyaremos la camilla en el suelo y la iremos deslizando por el borde del obstáculo hasta que sea recogida por los socorristas que se encuentran bajo; en el ascenso deberemos levantar la camilla a pulso hasta que pueda ser recogida por los que se encuentran en la parte superior. Con carácter general se situarán más socorristas en el lugar que haya que realizar mayor esfuerzo (por ejemplo en un ascenso cuatro bajo y dos arriba), teniendo en cuenta que si así lo exige la maniobra a mitad de ella podemos trasladar a algunos de un lugar a otro.

Pág. 172

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

- Zonas estrechas o de escasa altura En los lugares estrechos en los que es posible que la victima roce con algún punto hay que manejar la camilla con especial suavidad, realizando movimientos lentos y progresivos. Siempre que sea posible la camilla será acompañada por dos personas, que deberán situarse a ambos laterales de la camilla o en la parte delantera y trasera, según los casos (en función de las dimensiones del lugar). El socorrista que vaya por delante realizará funciones de coordinación. En las zonas estrechas se debe dotar a la camilla de una cuerda de tracción y a ser posible de una longitud tal que pueda ser manejada desde ambas partes.

- Escaleras de edificios El porteo por escaleras combina las dificultades del porteo a distinto nivel con el de zonas estrechas. Una escalera presenta básicamente tres dificultades: el ancho de la misma, la inclinación y los giros. Lo primero que hay que hacer es adecuar el número de socorristas a las dimensiones de la escalera (4 o 2 según los casos). En segundo lugar hay que valorar la inclinación; si la escalera presenta mucha pendiente destinaremos a un socorrista a sujetar al compañero situado a los pies de la víctima. Para los giros tenemos dos opciones: levantar la camilla en posición horizontal por encima de la barandilla, o bien colocar la camilla en posición vertical en cada rellano y maniobrar hasta realizar el giro. La primera opción es la más rápida ya que no precisa de un cambio en las condiciones del transporte, en su contra tiene que es más física y mas expuesta, ya que al accidentado hay que portearlo por encima del hueco de la escalera. La segunda opción es la más segura y es la que utilizaremos de forma preferente, además resulta mucho más tranquilizadora para víctimas conscientes. 7.2.2 TRANSPORTE VERTICAL: INSTALACIONES Una instalación de rescate vertical está compuesta por todo el conjunto de cuerdas, anclajes, medios de tracción, etc., necesarios para conseguir el objetivo final: posibilitar la extracción del accidentado desde el punto en donde se encuentra hasta un lugar en el que se pueda proceder a su evacuación (AMB, Helicóptero…). Las instalaciones de rescate se realizan con cuerdas semiestáticas Tipo-A, de 10-10,5 mm. Atendiendo a su posición tenemos instalaciones verticales y horizontales-inclinadas, pudiendo ser a su vez de ascenso o descenso.

Pág. 173

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Las instalaciones de rescate no pueden recibir el mismo tratamiento que una instalación normal de progresión por cuerda. Esto se debe fundamentalmente a que la camilla no puede moverse de forma autónoma, lo que obliga a montar sistemas de soporte y tracción específicos. Otros factores como las condiciones del lugar por el que se va a evacuar al accidentado (dimensiones, estabilidad…), o el propio estado en que se encuentra, pueden influir de manera notable en el montaje de la instalación. Nota aclaratoria. En todas las descripciones que se realizan a continuación y en los dibujos se ha obviado la cuerda de seguro. Esto no significa que la maniobras descritas no deban llevar esta segunda cuerda, ya que será el responsable de la operación, en base a distintos condicionantes, el que decida si la maniobra debe ser o no asegurada. Otro punto a considerar es si el socorrista acompaña al herido colgando de la misma cuerda o bien dispone de una instalación auxiliar. En el primer caso hay que contar con que el peso a elevar es doble, por tanto será doble también el esfuerzo a realizar y la carga que reciban los distintos materiales utilizados. Para los sistemas de tracción a base de fuerza human lo más normal es que el socorrista progrese por una instalación distinta a la de la camilla. En el rescate con medios mecánicos de tracción, como pueden ser tornos a motor, grúas, helicópteros, etc., lo más habitual es que socorrista y herido vayan juntos.

INSTALACIONES VERTICALES: SISTEMAS DE ASCENSO Para el ascenso de verticales se utilizan principalmente dos sistemas: tracción por medio de polipastos y contrapesos. Hasta no hace mucho la tracción por medio de polipastos era el medio más habitual para el ascenso de camillas por zonas verticales, aunque en la actualidad se ha visto en gran parte desplazado por los sistemas de contrapeso. La elevación por medio de polipastos presenta la gran ventaja de que se expone menos al personal que interviene, ya que en muchas ocasiones puede realizarse una evacuación sin que ninguno de los socorristas se cuelgue de la cuerda. Esta característica los hace especialmente interesantes para aquellas actuaciones en las que los intervinientes no dominan en exceso la técnica vertical. También son el medio más adecuado de tracción cuando el rescate es realizado en entornos urbanos y similares y por personal de los servicios de bomberos. Como contrapartida debemos tener un grupo numeroso de personas para poder realizar la tracción y un lugar más o menos amplio para poder realizar el montaje. Otro de los inconvenientes de este método es que la camilla avanza a trompicones. Siempre que se utilicen polipastos a base de bloqueadores mecánicos (de gatillo) habrá que prestar atención a la carga a la que se someten estos aparatos. Lo más normal en este tipo de instalaciones es montar el sistema de tracción fuera de la vertical y conducir la cuerda hasta ella por medio de desviadores o antirroces a base de rodillos.

Pág. 174

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

El ascenso de verticales por medio de contrapesos presenta la gran ventaja de que un número reducido de socorristas puede acometer una operación de rescate de envergadura. Las maniobras a base de contrapesos son engañosamente sencillas, aunque en realidad requieren de un alto nivel técnico de los socorristas y de una total coordinación entre ellos. La instalación de contrapesos debe realizarse con total escrupulosidad, no hay que olvidar que de él van a colgar dos o tres personas al mismo tiempo. Ningún grupo de rescate que no esté debidamente formado y adiestrado en esta técnica debería recurrir al contrapeso como medio de tracción. Los sistemas de contrapeso se caracterizan por: - Requieren menos material que un sistema a base de polipastos. - Se precisa menos personal para realizar la tracción. - Requiere menos espacio para montar el sistema. - Permite un ascenso regular y rápido de la camilla Aunque existen diversas variantes en cuanto al montaje de contrapesos se refiere básicamente podemos encontrarnos con dos situaciones. En la primera el socorrista que actúa de contrapeso (el contrapesista) se cuelga de la cuerda y baja al tiempo que la camilla asciende por la vertical, de manera que cuando el herido está en la cabecera de la instalación el contrapesista se encuentra en el suelo. Un tercer socorrista que se encuentra en la polea, llamado regulador, es el encargado de controlar la velocidad de la camilla actuando sobre las cuerdas que salen de la polea (si la camilla pesa más que el contrapesista debe traccionar de la cuerda, si por el contrario es el cotrapesista es el de mayor peso debe frenar el ascenso). En la práctica, además del peso de la camilla, hay que tener en cuenta otros factores para valorar correctamente la carga a elevar; como cantidad de desviadores, tipo de polea empleada, ángulos de la cuerda, etc. De esta manera, antes de poner en marcha el sistema, el regulador debe calcular correctamente la tendencia del contrapeso y la fuerza que va a precisar para realizar la tracción o para frenar el sistema, según los casos. Además el regulador debe tener presente que conforme la camilla vaya superando las distintas instalaciones, principalmente desviadores, la carga a elevar irá también disminuyendo, por lo que el sistema tenderá a acelerarse. Esta última consideración es especialmente importante en los contrapesos dobles (con dos contrapesistas) o desmultiplicados. En la segunda opción el contrapesista se queda siempre en la cabecera de la instalación, junto a la polea, y además de contrapeso puede hacer funciones de regulador. El contrapesista, en este caso, debe ir ascendiendo por la cuerda conforme sube la camilla. Este tipo de contrapeso se utiliza cuando el peso del socorrista es netamente superior a la fuerza que hay que realizar para ascender la carga (víctimas de poco peso, instalaciones inclinadas tipo tirolinas…), o bien cuando por circunstancias diversas no nos interesa que el contrapesista descienda hasta la base de la vertical (normalmente por existir algún tipo de peligro: agua, caída de piedras, etc.). A esta técnica se le conoce también como “balanceo”.

Pág. 175

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

INSTALACIONES VERTICALES: SISTEMAS DE DESCENSO Las instalaciones de descenso de accidentados se asemejan a las descritas en el apartado anterior, aunque en este caso la gravedad juega de nuestra parte y prácticamente no tendremos que realizar ningún esfuerzo. Al igual que ocurre con los sistemas de ascenso tenemos la posibilidad de descender a un herido por un sistema directo o bien por contrapeso. En el primer caso se realiza una instalación vertical, similar a la montada para el ascenso, y se sustituye el sistema de tracción por un sistema de freno (normalmente un descensor autoblocante), de manera que podamos controlar la velocidad de descenso. En el caso del contrapeso camilla y socorrista descienden juntos, la cuerda de tracción de la camilla se pasa por la polea situada en la cabecera de la vertical y el otro extremo se pasa por el descensor del socorrista, que además permanece anclado a las cintas inferiores de la camilla. El sistema de contrapeso es muy útil en zonas semiverticales ya que el socorrista que acompaña la camilla, además de controlar el descenso, separa a ésta de la pared, con lo que se evita el montaje de instalaciones auxiliares. En los contrapesos en descenso debemos disponer de una cuerda del doble de longitud que la vertical a salvar. INSTALACIONES HORIZONTALES-INCLINADAS - Tirolinas Una tirolina es una instalación horizontal o inclinada destinada a salvar todo tipo de obstáculos sin necesidad de anclajes intermedios (ríos, barrancos, grandes grietas, paso entre edificios, descensos-ascensos con mucho desplazamiento…). Se trata de tender una cuerda con cierta tensión entre el punto de salida y el de destino (cuerda soporte), colgar sobre ella la camilla y por medio de una cuerda adicional (tractora) efectuar su desplazamiento. En función de la inclinación de la tirolina la tracción de la camilla la podremos realizar de forma directa o bien por medio de un polipasto. En el caso del descenso dotaremos a la cuerda tractora de un sistema de freno. Siempre que se pueda y obligatoriamente cuando exista la posibilidad de que la camilla se quede bloqueada en algún punto de la tirolina se le dotará de una segunda cuerda (cuerda de retención o retroceso), que partirá de la camilla hasta la zona opuesta de la tracción.

Pág. 176

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Una tirolina debe disponer de un anclaje fijo (o desembragable) en uno de sus extremos y en el otro de un sistema de tracción y bloqueo. Para dar tensión a la cuerda existen varias posibilidades, aunque lo más sencillo es utilizar un polipasto 3:1 a base de poleas y bloqueadores mecánicos. En este caso, y con el fin de no superar la carga de trabajo de los bloqueadores y ejercer un tensado excesivo de la cuerda, se recurre a limitar el número de socorristas que realizan la tracción: tres para el caso de polipastos realizados con poleas de bajo rendimiento (70%) y dos cuando el aparejo ha sido montado con poleas de alto rendimiento (95%). También existe la posibilidad de sustituir el bloqueador de tracción por un nudo, aunque esta opción presenta dos inconvenientes: pérdida de resistencia de la cuerda a causa del nudo, y necesidad de calcular la posición en que quedará el nudo para que no impida la llegada de la camilla al lugar de recepción. Para el bloqueo existen diversas opciones: descensor normal, autoblocante, nudos, etc.

La camilla puede suspenderse de la tirolina en posición horizontal o vertical. En el primer caso, que es el más habitual y el que presenta mayores ventajas para el accidentado, colgaremos la camilla por medio de dos o tres poleas (según modelo de camilla), a ser posible dobles o de alto rendimiento (para mejorar el deslizamiento y evitar sacudidas). También existe la posibilidad de suspender la camilla en horizontal por medio del pulpo utilizado para el ascenso en vertical, aunque esta opción presenta algunos inconvenientes (camilla muy baja y mayores sacudidas). En el caso de camilla en posición vertical basta pasar un polea por la cuerda soporte (iguales consideraciones que en el caso anterior). Este método hay que reservarlo para tirolinas con mucha inclinación o para aquellas situaciones en que esta posición de transporte nos facilite posteriores maniobras. Las fuerzas que se generan en una tirolina dependen de la inclinación del soporte, del peso de la carga suspendida y de la tensión inicial aplicada. A mayor inclinación de la tirolina menor carga en la cuerda soporte, ya que parte del esfuerzo se traslada a la cuerda de tracción. En cuanto a la carga suspendida resulta evidente que no es lo mismo colgar una camilla con herido, que una camilla con herido más socorrista. El tema de la tensión inicial es el punto clave par lograr un equilibrio entre seguridad y maniobrabilidad de la tirolina. Resulta evidente que para que la camilla se desplace por la tirolina la cuerda debe presentar cierta tensión, aunque también sabemos que conforme aumenta el ángulo que forma la cuerda la tensión sobre los anclajes se ve multiplicada de forma considerable. En circunstancias normales (métodos de tensado y bloqueo descritos), y gracias a la elasticidad de la cuerda, nunca se alcanzarán ángulos que comprometa el trabajo de la cuerda o los propios anclajes. Caso distinto es si realizamos el tensado de la cuerda soporte por cualquier medio en el que no podamos cuantificar la fuerza aplicada. Por ello, queda absolutamente prohibido tensar tirolinas por medio de vehículos (turismos, camiones, etc.), cabrestantes eléctricos, hidráulicos, tracteles industriales…, y en general con cualquier otro medio o método en el que la fuerza aplicada no pueda ser medida de manera fiable.

Pág. 177

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

INSTALACIONES AUXILIARES Son todas aquellas que realizamos para salvar las distintas dificultades y obstáculos que presenta la zona por la que evacuamos la camilla, como roces, cambios de dirección, zonas inestables, zonas con agua, peligrosas, etc. Las instalaciones auxiliares complementan a los sistemas de ascenso-descenso y sin su concurso muchas evacuaciones no podrían realizarse (salvo paredes o zonas totalmente verticales). Existen dos grandes grupos de instalaciones auxiliares en función de que se precise o no una pared opuesta para poder realizar el montaje: instalaciones sobre la misma pared (cuerda guía, ascenso-descenso guiado, rodillos, desviador humano) e instalaciones sobre pared opuesta (desviadores). - Cuerda guía Es la forma más sencilla de separar la camilla de la vertical para evitar pequeños roces, alejar al herido de una zona con caída de agua, piedras, etc. También resulta muy útil para llevar la camilla hasta la vertical o sacarla de ella, según los casos. Consiste en anclar una cuerda en la parte frontal o lateral de la camilla (según que ésta ascienda en horizontal o vertical) y desde la base de la vertical traccionar de ella hasta conseguir la separación deseada. La cuerda es manejada de forma directa por un socorrista que debe procurar alejase lo máximo de la vertical de la camilla, de forma que la fuerza a aplicar sea la mínima y no se añadan tensiones adicionales al sistema. En el caso de que lo que queramos es acercar una camilla hasta la vertical o sacarla de ella traccionaremos desde un lugar situado a la misma altura, pudiendo en este caso utilizar algún sistema mecánico de tracción o freno. Este sistema, la cuerda guía, puede utilizarse también para evitar la rotación de la camilla cuando ésta asciende por zonas aéreas (sin paredes). - Ascenso-descenso guiado En este caso la camilla va unida a una cuerda que permanece tensa entre la cabecera y la base de la vertical. La cuerda se dispone con la inclinación suficiente para que la camilla salve las distintas dificultades que presenta la pared (roces, salientes, etc.) o evite el peligro que hay en la zona (caída de piedras, agua…). El ascenso-descenso guiado es una instalación similar a la tirolina, auque en el caso que nos ocupa, y debido a la verticalidad, la mayor parte de la carga recae sobre la cuerda de tracción. Para el tensado y bloqueo de la cuerda se puede emplear cualquiera de los sistemas descritos en el aparatado “tirolinas”.

Pág. 178

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

- Rodillos Especialmente útiles para salvar cambios de dirección a 90º (parte superior de paredes, canto de forjados, antepechos en edificios, etc.) y en general para todos aquellos lugares en donde no disponemos de una pared opuesta para montar desviadores convencionales. Hay sistemas de rodillos de distintos tipos, aunque lo más común es que sean módulos independientes con la posibilidad de unirse entre ellos para formar una cadena, de forma que pueda adaptarse su uso a las condiciones del lugar. - Desviador humano o polea humana Consiste en realizar la desviación por medio de un socorrista, que se sitúa en el punto de roce y separa la cuerda tractora mediante una polea fijada a su arnés. El desviador humano es una maniobra rápida de montar y no precisa de más material que una polea, ya que el socorrista que hace el trabajo está suspendido de la cuerda de progresión. Es útil en todas las situaciones en la que nos interesa separar la cuerda de la pared, ya sea para evitar un roce o para dirigirla por el lugar en que se realiza la evacuación, y especialmente en aquellas situaciones en las que no disponemos de pared opuesta para montar un desviador convencional. La polea humana podemos utilizarla siempre que el ángulo de la desviación no sea muy grande (< 15º), ya que de lo contrario el trabajo del socorrista será excesivamente penoso o simplemente no podrá aguantar la fuerza ejercida por la cuerda de tracción. En una instalación de rescate pueden actuar varias poleas humanas al mismo tiempo, al llegar la camilla hasta ellas hay que parar la maniobra para retirar la polea y poder así proseguir con el ascenso (también puede emplearse en el descenso, pero en este caso la polea se posiciona después de que la camilla haya superado el punto en cuestión). - Desviadores Es la instalación más eficaz para evitar los roces de la cuerda, dirigir la instalación por zonas sinuosas y facilitar la entrada y salida de la camilla a las verticales. En el caso de los desviadores necesitaremos que exista una pared opuesta para poder montar la instalación. Básicamente se trata de montar un punto de anclaje en el punto opuesto de donde queremos realizar la desviación, fijar sobre él una cuerda con un sistema desembragable (nudo dinámico, descensor, etc.) y en el otro extremo una polea, por la que haremos pasar la cuerda de tracción de la camilla. El anclaje del desviador recibirá más o menos carga en función del ángulo que adopte la cuerda. Se puede estipular que a partir de 15º de desviación las fuerzas generadas en el anclaje ya justifican el montaje de una triangulación. Los desviadores se realizarán con cuerda de 9 mm como mínimo (para los de bajo ángulo se pude utilizar cordino de 7-8 mm) y siempre que sea posible se emplearán poleas de alto rendimiento.

Pág. 179

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Para el control de los desviadores se precisa que un socorrista permanezca junto al anclaje. En los desviadores montados para salvar roces o conducir la camilla por la zona de evacuación, al llegar la camilla a la polea el socorrista debe soltar cuerda hasta que la camilla quede en la vertical, una vez conseguido se retira la polea de la cuerda tractora y se prosigue con el ascenso. Cuando se trata de sacar la camilla de la vertical hay que ir traccionando conforme se suelta cuerda del desviador, de manera que la camilla sea conducida hasta el lugar de recepción. En el descenso se procede al contrario, y es preciso tensar el desviador con la camilla ya cargada hasta llevarla al lugar deseado. Para estos casos nos puede ser de mucha utilidad el montaje de un polipasto. Cuanto más desviadores coloquemos en una instalación mayores rozamientos y por lo tanto mayor fuerza tendremos que realizar para mover la camilla. Igualmente la fuerza deberá ser mayor si los ángulos de trabajo son muy elevados o si utilizamos poleas de bajo rendimiento. A TENER EN CUENTA EN EL TRANSPORTE DE CAMILLAS - De forma general la evacuación del accidentado no comenzará hasta que todas las instalaciones estén preparadas, de manera que una vez la camilla comience a moverse no pare hasta su llegada al punto final. La excepción a esta norma la tenemos en pequeños traslados que pueden realizarse para mejorar las condiciones en que se encuentra la víctima. - Como norma general el herido será transportado en posición horizontal, y sólo se colocará la camilla en vertical cuando las condiciones del lugar así lo exijan. - La camilla será acompañada siempre por un socorrista, bien colgando de la misma instalación o bien progresando por una cuerda paralela. - Todos los movimientos se realizarán de forma coordinada y con suavidad, evitando zarandear y golpear la camilla. - Si es necesario, colocar un inmovilizador cervical al accidentado. - Siempre que sea posible se colocará un casco a la víctima y se le proporcionará protección ocular. - Colocar algún elemento bajo las rodillas del accidentado generando una ligera flexión de las piernas (para no forzar las articulaciones). - Colocar bajo la nuca de la víctima algún elemento de apoyo. - Utilizar los apoya pies siempre que la camilla vaya a ser transportada en posición vertical o inclinada. Si el accidentado sufre una rotura de pierna, cadera o similar este elemento no puede utilizarse. - Los socorristas deben colocar el material que llevan colgando del arnés en el lado contrario de la camilla par evitar golpear con él al accidentado.

Pág. 180

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

- Si el accidentado precisa atención sanitaria pararemos la maniobra para que pueda ser atendido en las debidas condiciones, no olvidar que el objetivo principal de cualquier operación de rescate es la salud de la víctima. - No olvidar el apoyo psicológico a la víctima, labor que en principio será realizada por uno de los socorristas que acompaña a la camilla. - Trabajar en silencio para que todo el mundo escuche las instrucciones dadas por el Coordinador. Abstenerse de realizar debates y valoraciones sobre la maniobra a realizar, cualquier sugerencia o idea debe ser comunicada al coordinador, que será quien valore y decida la técnica a emplear. Comunicar siempre cualquier situación que entrañe peligro. - Si algún miembro del equipo resbala y cae debe soltar la camilla para no arrastrar a ésta y al resto del equipo. - En las paradas dejaremos la camilla en un lugar “cómodo” y seguro para el accidentado (en superficie plana, a salvo de caída de piedras, del sol, etc.). - Hay que tener presente las condiciones climatológicas. Proteger a la víctima de los rayos directos del Sol, del frío y de la lluvia, según los casos. - Siempre que el transporte de la camilla se realice por lugares en donde haya riesgo de caída se debe asegurar por medio de cuerdas. Para ello se dotará a la camilla, como mínimo, de un anclaje en la parte superior.. 7.3 RESCATE CON VEHÍCULOS DE ALTURA Los vehículos de altura (VA), escaleras y autobrazos, son un medio rápido, seguro y eficaz para el rescate en entornos urbanos. La principal limitación de estos vehículos es que debemos llevarlos hasta el mismo lugar del rescate, y de que éste debe cumplir unas condiciones mínimas para el emplazamiento de la unidad (dureza del suelo, estabilidad del terreno, inclinación, etc.). Otra limitación es la propia capacidad de extensión vertical y proyección horizontal del vehículo utilizado. Aunque los vehículos de altura pueden utilizarse en multitud de ocasiones y en muy diversos tipos de salvamento nos vamos a referir a tres casos concretos: rescate con camillas desde la cesta de los vehículos de altura, vehículos de altura como puente y rescate con vehículos de altura utilizados a modo de grúa. - Paso de camillas desde balcones y ventanas a la cesta de los vehículos de altura Este tipo de maniobra resulta bastante habitual en cualquier servicio de bomberos y en determinadas circunstancias (peso del rescatado, distancia desde la cesta a la ventana o balcón, tipo de vehículo de altura empleado, etc.) presenta un riesgo elevado para la víctima. El rescate de personas en camilla a través de balcones, ventanas o similares, debe reservarse para aquellas situaciones en las que el resto de sistemas resulten inaplicables o desaconsejados (escaleras y pasillos estrechos, prescripción sanitaria de transporte horizontal, realización de r.c.p, etc.). El rescate con VA requiere un conocimiento adecuado sobre estos vehículos y la utilización de

Pág. 181

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

aquellos que mejor se adapten a la maniobra que vamos a realizar. En la actualidad se dispone de auto-escaleras y auto-brazos que disponen de soporte para camillas, en estos casos será obligado conocer las características de maniobra y carga de estos accesorios así como las propias limitaciones del vehículo de altura empleado. En los vehículos que no disponen de soporte o cuando éste no se pueda utilizar habrá que establecer un procedimiento que haga segura la maniobra. De manera general los auto-brazos se adaptan mejor a este tipo de rescates ya que disponen de cestas más amplias y con mayor capacidad de carga, además el hecho de que la cesta sea giratoria nos permitirá una mayor aproximación a la zona del rescate: esta última condición, la proximidad, es lo que va a determinar en mayor medida el éxito y la seguridad de la actuación y es por tanto donde deberemos centrar nuestra atención. Como en otros servicios de trabajo o rescate en altura la zona de intervención debe balizarse de forma adecuada. El personal que intervenga en las maniobras realizadas con vehículo de altura llevará, además del equipo de protección general (botas, guantes, casco…), como mínimo arnés y cabo de anclaje. Como se ha apuntado anteriormente la cesta del vehículo de altura debe aproximarse al máximo hasta el lugar de recepción, teniendo en cuenta que no se enganche en ningún punto una vez la camilla haya sido cargada. La persona rescatada permanecerá siempre debidamente sujeta a la camilla por medio de cinchas (tantas como sean necesarias) y ésta a su vez se sujetará al soporte de la cesta o a la propia cesta. Los soportes de camilla, caso de disponer de ellos, se introducirán todo lo que sea posible en el interior de las viviendas o similares, de manera que la camilla no realice ningún paso sobre la vertical. Como norma general el paso de la vivienda (o similar) a la cesta del vehículo de altura será asegurado por medio de una cuerda; en caso de no poder introducir los soportes de camilla en las viviendas, cuando exista cierta distancia entre la fachada y la cesta o cuando trabajemos con personas de gran peso el aseguramiento será obligatorio. Si la distancia a salvar entre el lugar del rescate y la cesta del VA es considerable se puede recurrir a montar una escalera de ganchos, en posición horizontal, entre la cesta y la vivienda y deslizar la camilla por ella. Si atamos la escalera lo haremos solamente sobre uno de los extremos, o cesta o lugar del rescate. En estos casos de deberá emplear una camilla de rescate tipo nido y colocar todos los medios de seguridad necesarios. Al igual que en el caso anterior mientras se maniobra con la camilla es imperativo que el vehículo de altura no realice ningún movimiento. En ocasiones un pequeño traslado de la víctima hasta otro lugar pude hacer viable o incluso más segura una maniobra de este tipo (trasladarla a un balcón u otra habitación, en últimas viviendas subida a la terraza, etc.).

- Rescate utilizando el vehículo de altura como puente El rescate de personas por medio de las cestas de los vehículos de altura requiere realizar la maniobra de aproximación y recogida cada vez que carguemos a un número determinado de ellas (a lo sumo 3). Si se quiere agilizar la evacuación, y siempre que las circunstancias lo permitan, se puede utilizar la escalera a modo de puente, para lo que no tendremos más que desplegar los tramos necesarios y apoyar el extremo de la escalera en el lugar donde se encuentran las personas a evacuar. La operación de escalera como puente se realizará, siempre que sea posible, retirando la cesta de rescate ya que de esta manera

Pág. 182

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

obtendremos mayor alcance y se agilizará la evacuación. Cuando el puente sea horizontal o ligeramente inclinado, que será los casos más comunes, se alternarán los peldaños para reducir el hueco entre ellos y facilitar el tránsito de las personas. Un bombero debe controlar el acceso a los tramos de la escalera, determinando el número de personas que pueden estar en ellos al mismo tiempo (en función de la extensión de la escalera y del ángulo de trabajo). De manera general se acompañará a las personas evacuadas, en caso necesario se les asegurará debidamente. Ni que decir tiene que mientras la escalera está trabajando en puente quedan prohibidos todos los movimientos. - Rescate de personas en zonas verticales utilizando el vehículo de altura a modo de grúa Los vehículos de altura podemos aprovecharlos para realizar rescates en zonas verticales de forma rápida, segura, y sin que el personal que interviene posea unos conocimientos exhaustivos de las técnicas de evacuación vertical. Para ello haremos valer el vehículo de altura a modo de grúa, utilizando los movimientos de giro, elevación y extensión para conseguir tanto la posición requerida como la elevación o descenso de las cuerdas que vamos a utilizar. Básicamente se trata de montar un anclaje en el extremo de la escalera (mismas condiciones que un SAS) y sobre él fijar dos cuerdas de una determinada longitud, en el otro extremo de la cuerda se fijará la camilla. Terminado el montaje se elevará la escalera hasta que la cuerda quede tensa, en este momento dos bomberos se anclarán junto a la camilla; hecho esto el conductor de la escalera maniobrará para trasladar a los rescatadores hasta el lugar en donde se encuentra la víctima. Llegados hasta el accidentado se le colocará sobre la camilla y una vez debidamente sujeto se dará la orden de izado. La principal ventaja que presenta esta técnica es que un equipo reducido de bomberos (1 conductor y dos rescatistas) y sin conocimientos específicos de rescate vertical (incluso podríamos trasladar a un sanitario) pueden acometer una operación de este tipo con rapidez y de una forma segura. El hecho de que todo el trabajo vaya a ser realizado por el vehículo simplifica mucho la maniobra ya que nos evita buscar anclajes adecuados y el montaje de polipastos o contrapesos como sistemas de tracción. Aunque en un principio este sistema está pensado para realizar rescates por debajo de nuestra posición (puentes, barrancos, ríos, etc.) puede utilizarse igualmente para evacuaciones en lugares elevados, aunque para esos casos

Pág. 183

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

habrá que ser más preciso a la hora de medir las cuerdas que van a intervenir. En el caso de rescates por debajo de nuestra cota basta con medir las cuerdas de manera que lleguen desde el punto en donde se encuentra la víctima hasta la posición más baja a la que la punta de la escalera pueda llegar (los sobrantes de cuerda deben quedar en el lado de la camilla por si hubiera que realizar alguna rectificación). La limitación de esta maniobra vendrá dada por el vehículo de altura utilizado, teniendo que dejar un margen de seguridad con respecto a las prestaciones máximas de dicho vehículo (por ejemplo, si utilizamos una escalera de 30 m podremos realizar rescates hasta unos 20 m). 7.4 RESCATE CON OTROS MEDIOS - Trípodes Elementos de gran utilidad en el rescate vertical, especialmente en el medio urbano, y que nos permite realizar una extracción de forma sencilla, rápida y segura cuando no se dispone de estructuras de anclaje situadas por encima de la rasante. La principal limitación de estos equipos la encontramos en que no pueden trabajar cuando la boca de la vertical (pozos, alcantarillas, grietas…) tiene un ancho considerable (entre 3 y 3,5 m). En el mercado tenemos multitud de trípodes de rescate. Suelen estar fabricados con aleaciones de aluminio, con pesos comprendidos entre los 20-30 kg. Muchos de ellos incorporan los sistemas de tracción y retención necesarios, bien a base de poleas y bloqueadores mecánicos o bien con tornos de cuerda. La limitación en cuanto a su utilización viene condicionada por el ángulo que pueden abrirse las patas y por la longitud de las mismas. En general están diseñados para trabajar con dos personas, rescatador y víctima. Muchos modelos tienen la posibilidad de ser utilizados como pescantes (para paredes, fachadas, etc.).

En caso de no disponer de trípodes podemos improvisarlos a base de puntales o bien con escaleras extensibles (bípodes). Para estos casos hay que realizar un atado fiable de los extremos y disponer de un sistema que impida el cierre de las patas y limite su apertura. También es conveniente dotarlos de un número determinado de vientos que garanticen la estabilidad.

Pág. 184

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

- Escaleras extensibles Aunque su principal función es permitir el acceso a lugares situados a cierta altura (unos 8 m para una escalera de 2 tramos) puede resultar un elemento de gran ayuda para resolver situaciones cuando no se dispone de otros medios. Las escaleras extensibles forman parte de la dotación de material de cualquier vehículo de bombeos, por lo que en la mayor parte de situaciones en las que intervengan estos vehículos dispondremos de ellas. Queda claro que la utilización de este elemento queda prácticamente relegada al rescate en entornos urbanos.

- Anclajes sobre escaleras Las escaleras extensibles son muy útiles a la hora de improvisar anclajes para cuerdas y para montar sistemas de ascenso-descenso de cargas. Haciendo tope con el hueco de una puerta o similar constituyen un punto de anclaje bastante aceptable. Podemos emplearlas a modo de pescantes, lo que nos facilitará mucho la salida y entrada de camillas por huecos de ventana, balcones, etc. Colocada entre un vehículo y un muro o estructura similar, o entre dos vehículos, nos puede servir como punto de anclaje para el rescate en pozos, alcantarillas, grietas estrechas… Para el anclaje sobre escaleras utilizaremos los dos largueros, realizando una triangulación entre ellos (no anclar a los peldaños). - Tobogán Consiste en deslizar una camilla por una escalera extensible que se coloca entre el lugar del rescate, balcones, ventanas, etc., y el suelo (máximo dos alturas). Cuanto mayor sea la altura a salvar menor inclinación se podrá dar a la escalera, con lo que el accidentado bajará más vertical. La técnica del tobogán es especialmente útil para realizar pequeños descensosascensos en zonas caóticas, inestables, taludes… Para llevarla a cabo se precisa un equipo mínimo de tres socorristas. Uno de ellos debe permanecer arriba controlando la cuerda de freno, el segundo estará en el suelo fijando la base de la escalera y el tercero es el que acompañará a la camilla (por debajo de ella) durante todo el trayecto. Para que la maniobra

Pág. 185

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

resulte segura hay que garantizar la inmovilidad de la escalera, (que no deslice). Para ello se puede atar la punta de la escalera en la parte superior y utilizar un tirante en la base (además del trabajo de sujeción realizado por los socorristas). Si la escalera tiene poca inclinación conviene colocar un puntal en el medio para evitar un pandeo excesivo. - Bisagra Para pequeños descensos (máximo dos alturas) presenta la gran ventaja de que la camilla baja todo el tiempo en posición horizontal, con lo que resulta mucho más adecuado para el herido. En su contra tenemos que resulta una maniobra algo más aparatosa e inestable que el tobogán, por lo que hay que extremar las precauciones. En principio consiste en atar un extremo de la camilla a la punta de una escalera colocada en posición vertical (desde el suelo hasta el lugar del rescate). En el otro extremo de la camilla se colocarán dos cuerdas que serán las encargadas de frenar la camilla durante el descenso. La base de la escalera debe estar fija ya que va a ser el punto sobre el que pivote la escalera para permitir el descenso. Al igual que en el caso anterior necesitamos un equipo mínimo de tres socorristas, auque lo ideal es que el equipo sea de cinco. Dos de ellos deben permanecer arriba controlando las cuerdas de tracción (los socorristas deben permanecer asegurados) y el tercero sujetará la escalera desde abajo para evitar que ésta se desplace lateralmente (para evitar los desplazamientos laterales se puede recurrir a montar vientos). La base de la escalera debe hacer tope con una pared o similar de forma que tengamos garantizado que no va a resbalar. Si esto no es posible no tendremos más remedio que montar un tensor que nos garantice su inmovilidad.

- Pasos horizontales Colocadas en posición horizontal este tipo de escaleras resulta de gran utilidad para salvar obstáculos tipo zanjas, acequias, grietas; o bien para superar pasos entre edificios u otro tipo de estructuras, siempre y cuando la distancia a salvar no supere la longitud de la escalera estando ésta plegada (límite de utilización). Las escaleras extensibles no están pensadas para trabajar en posición horizontal (a flexión) aunque la mayor parte de ellas resisten sin problemas el peso de una persona. Otra utilidad muy interesante de las escaleras es la posibilidad de utilizarlas para disminuir la presión sobre la estructura o terreno, lo que nos

Pág. 186

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

permitirá avanzar por lugares que de otra manera no soportarían nuestro peso (tejados precarios, zonas de barro, hielo, etc.). 7.5 HELICÓPTEROS De todos es sabido el importante papel que juegan los helicópteros en todo tipo de rescates. Estos aparatos reducen el tiempo de actuación de forma considerable, lo que en ocasiones supone la diferencia entre el éxito y el fracaso de la actuación. En ocasiones los helicópteros son el único medio de acceso hasta el lugar del siniestro, y sin ellos no habría esperanza para las víctimas Además, según la tipología del rescate, la utilización de helicópteros reduce de forma considerable los riesgos para todo el personal implicado. Los helicópteros son utilizados de forma habitual en el rescate vertical, especialmente por los grupos que realizan rescates en montaña. En el entorno urbano prácticamente no los veremos más que en grandes catástrofes. En una operación de rescate el helicóptero pude intervenir de varias formas - Como medio de reconocimiento de la zona en donde se ha producido el accidente. - Transportando personal y material hasta el accidente o sus proximidades. - Realizando un rescate directo con el aparato (aterrizaje) - Realizando un rescate desde el aire con la grúa del aparato o medios similares. - Evacuando a las víctimas una vez se ha efectuado el rescate por tierra. El objetivo de este apartado no es enumerar las grandes posibilidades que presenta el helicóptero como medio de rescate, aunque si nos gustaría realizar una primera aproximación a las normas básicas de seguridad que hay que tener en cuenta para trabajar conjuntamente con ellos. Lo primero que hay que saber es que el trabajo con helicópteros no pude ser fruto de la improvisación, es decir; el rescate vertical por medio de estos aparatos requiere de un equipo especialmente formado y preparado para ello. Como personas ajenas al equipo del helicóptero, y como norma de seguridad primordial, lo primero que hay que tener claro es que debemos seguir escrupulosamente las indicaciones dadas por la tripulación; cualquier duda, sugerencia, información, etc., debe ser comunicada a los responsables del aparato. El mando único e indiscutible cuando se realizan maniobras con helicóptero es el piloto. En cualquier manual de trabajo con helicópteros encontraremos las normas básicas de seguridad a tener en cuenta cuando trabajamos con este medio, a continuación se relacionan algunas de la que hay que tener siempre presentes. - Mantener una distancia prudencial de la zona de despegue y aterrizaje. - Hay que procurar que la superficie de la zona de despegue y aterrizaje esté limpia. - El equipo personal lo llevaremos colocado y siempre bien sujeto. Llevar casco y gafas de protección (pensar que las palas levantan todo lo que hay alrededor). - Todos los objetos de cierta longitud, como herramientas, camillas, etc., se transportarán en posición horizontal y por debajo de la cintura (para evitar las palas).

Pág. 187

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

- De forma general el acercamiento al helicóptero se realizará por el frente, a la vista del piloto y cuando éste nos lo indique. - Evitar especialmente la zona posterior del helicóptero, es donde el piloto no puede vernos y donde se encuentra el rotor de cola. - Permanecer agachados mientras nos aproximamos o alejamos del helicóptero. - En el embarque y desembarque en laderas hacerlo por la zona en que las palas presenten mayor altura sobre el suelo. - Una vez en el interior del aparato todo el mundo se colocará el cinturón de seguridad y los cascos de comunicación. - Al salir del helicóptero buscar una ruta segura hasta el punto de reunión.

BIBLIOGRAFÍA
Catálogos: Petzl deportivo y profesional, Roca, Beal deportivo y profesional, Fixe, Faders, Kordas Curso de Progresión y Rescate Vertical para Bomberos de Primera Intervención. Escuela de Protección Civil de la Comunidad Valenciana. Año 2008. Salvador Guinot Castelló. Diccionario de Técnica Espeleológica. Año 1998. Federación Española de Espeleología. Federación de Espeleología de la Comunidad Valenciana. Luis Gisbert Roger. Manual Curso Básico de Trabajo en Altura Para Bomberos. Escuela de Formación: Bombers Ajuntament de València. Manual del Espeleosocorristas. 2008. Spéléo Secours FranÇais. Manual de Espeleo-Socorro. 2005. Servicio Central de Publicaciones del Gobierno Vasco. Manual de Técnicas de Trabajo Vertical. Concuerda. Asociación Nacional de Empresas de Trabajos Verticales (Anetva). Prevención, seguridad y autorescate. Año 1996. Ediciones Desnivel. Máximo Murcia. Prevención y seguridad en trabajos verticales. Jon Redondo. Ediciones Desnivel 2005. Rescate en Espacios Confinados. Año 2006. Manuales Desnivel. Delfín Delgado. Rescate Urbano en Altura. Año 2002. Ediciones Desnivel. Delfín Delgado. Servicio Central de Publicaciones del Gobierno Vasco. Latasa Undagoitia,Iñaki. Taller “Rescate con Vehículos de Altura”. Bomberos Béjar 2006.

Pág. 188

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

ASPECTOS SANITARIOS EN LA GESTIÓN DE EMERGENCIAS. MEDICINA DE CATÁSTROFES (ESTHER PARDO) 1 CONSIDERACIONES GENERALES
1.1 DESASTRES
DESASTRE: Situación que sobrepasa seriamente o amenaza con superar las posibilidades de respuesta de una comunidad. Se define un desastre como aquella situación que sobrepasa seriamente o amenaza con superar las posibilidades de respuesta de una comunidad. Desde el punto de vista sanitario, existe una desproporción entre las necesidades de atención a la salud y recursos disponibles. Médicamente se deben considerar múltiples factores como la existencia y grado de desarrollo de planes para catástrofes, desarrollo de la medicina pre-hospitalaria, grado de coordinación entre los diferentes servicios de emergencia, número y tipo de instalaciones, zona geográfica, número total y tasa de ocupación de camas, plantilla y niveles de competencia de personal sanitario, experiencia en manejo de desastres, etc. Clasificación Clásicamente los desastres se clasifican en:   Naturales (terremotos, tornados, huracanes, inundaciones, escape de gases en lagos…). Tecnológicos (intoxicaciones alimentarias masivas, accidentes industriales mayores tales como escape de gases o sustancias tóxicas o nucleares, explosiones, accidentes de medios colectivos de transporte, derrumbamiento o incendio de edificios públicos…). Sociales (disturbios civiles, atentados terroristas, incidentes con motivo de aglomeraciones en eventos de carácter deportivo o recreativo…).

2 PLANIFICACIÓN SANITARIA PARA CATÁSTROFES
2.1 GENERALIDADES
En la asistencia sanitaria cotidiana de las urgencias médicas, el paciente individual recibe el más alto nivel de recursos y atención que le permite el sistema de salud, pero en las situaciones de desastre y catástrofe la consideración principal es tratar de proporcionar el mejor cuidado posible al mayor número de víctimas. La simplificación y austeridad en el tratamiento inicial y la clasificación o triaje previos adquieren más importancia cuanto mayor es el desastre. En la tierra se producen más de 10.000 inundaciones y de 100.000 tornados anualmente, así como gran variedad de desastres tecnológicos. Por todo ello es necesaria una preparación y prevención adecuadas, a fin de evitar o reducir las consecuencias sobre pérdidas de vidas y bienes en las zonas sujetas a riesgos. Porque si bien no vamos a poder evitar que reproduzcan determinados acontecimientos o no podemos hacernos responsables, debemos estar preparados para evitar al máximo los efectos directos y actuar para paliar y diminuir los indirectos

Pág. 189

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

La preparación es el conjunto de acciones que tratan de establecer una infraestructura de detección de riesgos y alerta, difundir advertencias, instrucciones y normas de actuación, informar a las comunidades antes, durante y después del siniestro, establecer mecanismos de ayuda mutua entre comunidades, países, etc. La prevención incluye mecanismos tales como la elaboración de hipótesis sobre posibles desastres, levantamiento de mapas de riesgos combinados con la estimación de poblaciones vulnerables, la formulación de políticas y reglamentaciones gubernamentales, la instalación de sistemas de detección y alerta, restricciones del aprovechamiento del suelo, gestión del medio ambiente con conservación y mejora del ecosistema mediante reforestación, replantación, etc. y la implantación de medidas de ingeniería estructural así como la educación social desde las escuelas. Una adecuada planificación intentará asignar al personal las tareas que dominan, evitando la tentación de asignar funciones inusuales que alterarían el buen funcionamiento de cada situación

2.2 PRINCIPIOS DE PLANIFICACIÓN
Esta planificación va gobernada por unos principios que son:   Flexibilidad o capacidad de adaptación a las variaciones de la situación. Acción de conjunto o suma de esfuerzos para lograr el mismo fin. Esto requiere una capacidad de doctrina, con unos conocimientos y procedimientos ensayados previamente, y un enlace o conocimiento recíproco de la situación, recursos disponibles y necesidades del resto de los componentes del equipo. Coordinación, tanto interna como externa, mediante el contacto necesario con miembros de otras instituciones o grupos de emergencias y seguridad responsables del salvamento y rescate.

La integración de las acciones de los distintos grupos operativos (sanidad, seguridad, bomberos, etc.) es esencial, y el trabajo debemos de realizarlo previo a la aparición del siniestro. Los equipos de emergencia deben estar acostumbrados a trabajar juntos en acciones cotidianas que permitan valorar y adaptar los procedimientos de actuación conjunta a eventos o emergencias mayores. También es importante pensar que existe la posibilidad de que aparezcan catástrofes en nuestro entorno y planificar procedimientos de actuación compatibles con la actuación diaria pero válidos para las características de la catástrofe.

3 COORDINACIÓN DE RECURSOS EN SITUACIONES DE EMERGENCIA
3.1 CONCEPTOS GENERALES
Antes de entrar en el concepto de catástrofe, vamos a definir, desde el punto de vista sanitario , otros conceptos. URGENCIA: Según la OMS, es toda aquella patología cuya evolución es lenta, no necesariamente mortal, pero cuya atención no debe retrasarse más de 6 horas. EMERGENCIA: También según la OMS, es aquella patología en la que la falta de asistencia conduciría a la muerte en pocos minutos. Por tanto, es una patología con necesidad de asistencia inmediata.

Pág. 190

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

ACCIDENTE: Suceso eventual del que involuntariamente resultan daños para las personas o las cosas. CATACLISMO: Suceso que acontece por el desencadenamiento inesperado de las fuerzas de la naturaleza contra el entorno, con efectos desfavorables, sin la intervención del hombre. CATÁSTROFE: Definiciones académicas:   Suceso infausto y extraordinario que trastorna el orden natural de los acontecimientos (Diccionario “Sopena”) Suceso desgraciado que altera el orden regular de las cosas. (Diccionario “Larousse”) Accidente que pone en relación el número de víctimas y su gravedad con las medidas disponibles que puedan garantizar la atención a las mismas. (Noto y Huguenard) Acontecimiento inesperado, brusco y rápido que produce importantes daños materiales y humanos, y que genera una desproporción cualitativa y cuantitativa entre los medios necesarios disponibles para solventarlo y las necesidades creadas.

Definiciones sanitario-sociales: 

3.2 CONCEPTO DE CATÁSTROFE
rápidamente, que afecta a la colectividad, de gran amplitud, y que induce a grandes destrozos, tanto desde el punto de vista humano como material
Es un acontecimiento que produce una situación en la que existe, al menos de forma temporal, una desproporción entre los medios de auxilio inmediatamente disponibles y las necesidades reales originadas por las consecuencias del acontecimiento. Además, deben intervenir medios de auxilio no habituales. Un accidente puede convertirse en una catástrofe, pero no tiene porque serlo. Lo mismo ocurre con un cataclismo. En una catástrofe nos vamos a encontrar, por tanto:      Diversidad de víctimas. Polimorfismo de problemas. Urgencia. Escasez de medios. Multiplicidad de actuantes. La catástrofe plantea problemas de estrategia, táctica y logística. Los sistemas actuales deben integrarse con rigor y disciplina a un plan general que coordine la actuación de estos servicios. Catástrofe : acontecimiento inesperado que sobreviene brusca y

Pág. 191

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

3.3 DIRECTRICES DE RESPUESTA
La respuesta ante una catástrofe o auxilio debe organizarse alrededor de dos directrices:   Salvamento, que cese rápidamente el peligro, si todavía existe, y garantizar la liberación de la víctima en el medio en que se encuentra. Atención médica, realizar acciones o maniobras de supervivencia para permitir que los equipos médicos atiendan a las víctimas en el menor tiempo y en las mejores condiciones posibles.

Estas acciones son distintas pero complementarias, y están muy jerarquizadas dentro de una cronología obligatoria. Para la atención médica deben de darse unas mínimas condiciones. No podemos plantearnos en la actividad cotidiana que la atención médica prehospitalaria hay que proporcionársela al paciente en las mismas condiciones en las que se trabaja en un hospital. El paciente o víctima tiene recibir los cuidados médicos, aplicados por el mejor especialista, en el menos tiempo posible y para eso se tienen que producir dos circunstancias; que la coordinación con los responsables del salvamento sea eficaz y busque el beneficio del paciente y que el personal sanitario de emergencia conozca el manejo de los sistemas de autoprotección y adapte su actividad y medios al trabajo en riesgo. Las víctimas no se podrán beneficiar de la atención sanitaria si en el lugar donde se encuentran persisten agresores a su estado físico. En este caso la mejor atención médica será alejarlo del entorno agresivo (salvamento), sin olvidarlos que las condiciones con las que se desarrolle este alejamiento puede ser esenciales en la mortalidad y morbilidad posterior del paciente.

3.4 CADENA DE SOCORROS
Los socorros sólo pueden ser eficaces en la medida en que una preparación inicial haya previsto las diferentes modalidades de intervención sobre el terreno. Existen una serie de fases más o menos imbricadas que constituyen la cadena de socorro que debe tener una coordinación y dirección única. Estas fases son: 1.Alerta y transmisión. 2.Intervención de los servicios de emergencias. 3.Reconocimiento y sectorización. 4.Rescate y liberación. 5.Selección y estabilización médica. 6.Evacuación. 3.4.1 A L ER T A
Y

TRANSMISIÓN

El conocimiento del acontecimiento constituye una condición previa para la aplicación de una cadena de socorros. Es la primera fase, indispensable para que pueda llevarse a cabo la respuesta institucionalizada frente a la agresión, y consiste en la transmisión de la información referida al desastre. El receptor de la información debe poseer capacidad para garantizar tanto la recepción correcta de la alerta como la interpretación rápida de los datos.

Pág. 192

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

El 112 como concepto, constituye un inmejorable instrumento para la gestión de la información. Los centros de llamadas que mantienen una relación necesaria y permanente con los diferentes servicios de emergencias, garantizan una capacitación en caso de desastre, porque conocen los métodos de trabajo y los recursos de todos los intervinientes. Además tienen una relación con el ciudadano que permite establecer canales de comunicación entre las instituciones y los ciudadanos para un mejor manejo de todas las circunstancias que rodean la catástrofe. 3.4.2 I N T E R V E N C I Ó N
DE LOS

SERVICIOS

DE

EMERGENCIAS

Comprende el conjunto de operaciones consistentes en dirigir los medios humanos y materiales al lugar de la catástrofe, con misiones definidas:    Actuación sobre el siniestro (para neutralizarlo). Atención de las consecuencias humanas y materiales del siniestro. Según el tipo de siniestro, los medios serán de dos tipos: Inespecíficos. Actúan diariamente con independencia del tipo de accidente y su importancia. Pueden hacer frente a la mayoría de los accidentes y a sus consecuencias sobre el entorno, con la condición de que se trate de un problema localizado (en el tiempo y en el espacio). La rapidez de su aplicación depende del entrenamiento del personal y de la validez de la organización general de los auxilios. Incluye a los organismos previamente alertados: servicios de emergencias médicas, servicios de seguridad y policía y servicios de extinción y rescate. Específicos. Intervienen en situaciones muy especiales, por el carácter inhabitual de la intervención o por su importancia. También en estos debemos integrar aquellos servicios de emergencia que actúan fuera de su entorno de competencias o mediante procedimientos que no son los que ejercita de forma habitual. Podrán integrarse en la respuesta aportando actuaciones específicas.

En determinadas ocasiones la catástrofe precisa de actividades de especialistas que no actúan diariamente en la emergencia, pero sin los cuales no se puede llevar a cabo un rescate o una intervención compleja. Situaciones poco frecuentes que hace que los servicios de emergencia no puedan acometerla con el mismo nivel de calidad con el que lo ejecuta el especialista que en su actividad cotidiana lo realiza para otros fines. La aparición de maquinaria, compleja en su manejo, que se emplea en la construcción, es un claro ejemplo de las posibilidades que los medios específicos pueden aportar a la resolución de las emergencias y las catástrofes. 3.4.3 R E C O N O C I M I E N T O Y S E C T O R I ZA C I Ó N Es el conjunto de operaciones realizadas sobre el terreno con la finalidad de obtener información acerca del siniestro y de sus consecuencias, para completar las primeras indicaciones de la Alerta Reconocimiento sobre:  Siniestro: naturaleza exacta e intensidad. o Límites topográficos aproximados.

Pág. 193

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

o  o o o  o o o o o 

Persistencia o ausencia de zonas peligrosas (riesgo evolutivo). Importancia de los daños materiales. Deterioro de obras públicas y de las vías de comunicación. Deterioro de los medios de enlace. Evaluación aproximada del número de heridos. Evaluación aproximada del número de víctimas mortales Naturaleza principal de las lesiones observadas. Situación de las víctimas: accesible o no. Situación de los afectados no lesionados.

Consecuencias sobre el entorno material:

Consecuencias sobre la población:

Validez de los medios todavía existentes en la zona.

Se hará uno preliminar, con mucha rapidez, generalmente vía terrestre o, en siniestros amplios, en helicóptero. A continuación se hace uno secundario, que dará información útil para continuar la cadena de socorro y que permitirá la sectorización de la zona. Lo esencial en un primer momento es realizar un buen manejo de la información. Todos los servicios de emergencia deben tener una primera e inmediata valoración por parte del servicio de emergencias que pueda acceder. De esta primera valoración se puede planificar el desarrollo de la respuesta posterior. Cada servicio de emergencias tiene que realizar las acciones internas para reestructurar su respuesta y sin información esta puede ser deficiente o no válida lo que redundará en la posibilidad de supervivencia de las víctimas. En el puesto de mando avanzado deben permanecer los responsables y en el caso de que alguno de ellos deba acudir a algún lugar del siniestro, lo hará por estrictas necesidades y siempre asegurando toda la información de su servicio y el criterio específico en el puesto de mando. Una vez conocidos los aspectos esenciales del siniestro se deben repartir las actuaciones que sin duda deben haber empezado y trabajar para aportar todo lo necesario para hacer más eficaz el trabajo de los diferentes servicios de emergencias dependiendo de las necesidades de cada uno y las prioridades de actuación Sectorización: Desglose del territorio afectado en función de las posibilidades de acceso de los medios de socorro.

Pág. 194

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Se establecen áreas funcionales de trabajo (AFT), dirigidas por un Jefe de Área, que es responsable del mando técnico de las operaciones de salvamento y de la asistencia sanitaria en esa zona, de solicitar los refuerzos necesarios, de que se respeten las órdenes, del soporte logístico y de los enlaces con el eslabón superior (en principio su sección). Si el territorio siniestrado abarca una gran superficie se constituirán numerosas AFT,

que constituyen una sección. El Jefe de Sección es responsable de:      Coordinar el conjunto de operaciones de las AFT bajo su mando. Control técnico de operaciones de su sección. Soporte logístico de la cadena médica. Solicitar refuerzos. Enlaces con el eslabón superior.

El sector es el conjunto de secciones situadas en una misma área geográfica que se delimita simultáneamente con los medios de comunicación y enlace. El Jefe del Sector es responsable del mando general. Se articula un puesto de mando del sector, alrededor de las principales células (policial, médica, operativa, logística, de transmisiones). En principio, un Puesto Médico Avanzado puede cubrir una sección. Es el primer centro de atención sanitaria y debe servir de referencia a todos los intervinientes para la correcta concentración de víctimas. Se colocará lo más cerca posible de la catástrofe y siempre en lugar seguro. 3.4.4 R E S C A T E
Y

L IB E R A C I Ó N

Las operaciones de liberación y rescate incluyen el conjunto de acciones realizadas sobre el terreno que consisten en retirar a las víctimas del lugar en el que se hayan para ponerlas a disposición de los equipos médicos. El rescate se lleva a cabo cuando la accesibilidad es total e inmediata, y el rescate se efectúa sin excesiva dificultad una vez señalada su posición a los intervinientes. Siempre hay

Pág. 195

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

que asumir que existen riesgos para esta actividad y todos los intevinientes deben contar con el material de autoprotección específico. La liberación se realiza cuando la accesibilidad es nula o parcial y son necesarios trabajos previos. Por ejemplo la liberación y desescombro si la víctima está enterrada. Siempre hay que priorizar la atención sanitaria de la víctima valorando el riesgo para los intervinientes. Los servicios de emergencias no pueden trabajar igual cuando hay heridos que cuando estos no existen y sólo se trabaja en preventivo o por recuperación de medios materiales o infraestructuras. En el primero debemos priorizar el criterio sanitario del médico. El objetivo es doble:   Conseguir que la agresión cese lo más rápido posible. Efectuar las primeras maniobras médicas sobre el terreno, si el estado de la víctima lo justifica.

Se llevan a cabo por el conjunto del personal, medios de salvamento de los servicios de emergencias. Estas operaciones van a conducir a las víctimas hacia la zona del tratamiento médico. La liberación sería con o sin medicalización previa o posterior. 3.4.5 S E L E C C I Ó N
Y ESTABILIZACIÓN MÉDICA

Consisten en distribuir a las víctimas después de un examen médico según determinados criterios de gravedad para determinar:    Prioridad de la actuación médica. Naturaleza de los cuidados a aplicar. Prioridades de evacuación, modalidades y destino.

La estabilización es el conjunto de maniobras médicas realizadas para garantizar la no progresión de las lesiones, la supervivencia inmediata y permitir el traslado a un medio hospitalario. En situación de urgencia colectiva y de catástrofe, el desarrollo de esta fase depende de una táctica y una estrategia de cuidados completamente específicos: triaje. 3.4.6 E V A C U A C I Ó N Durante la atención médica a una víctima en el lugar del accidente, la evacuación constituye la última etapa prehospitalaria. Estas evacuaciones se denominan transportes primarios y comprenden desde el lugar del accidente hasta el hospital. Según las características del personal puede tratarse de un transporte medicalizado o no. 3.4.6.1.Medios de evacuación Para el transporte pueden usarse tanto medios terrestres (ambulancias, trenes) como aéreos (helicópteros). a-Medios terrestres Pueden ser por carretera o vía férrea. Las evacuaciones por carretera en ambulancias hacia estructuras de asistencia, provisionales o definitivas, son aparentemente las más sencillas de llevar a cabo, por la

Pág. 196

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

abundancia de medios y la sencillez de operaciones de embarque y desembarque. Esto no quiere decir que se realicen transportes improvisados de víctimas no preparadas hacia estructuras hospitalarias no alertadas. Siempre tiene que existir un mando y un plan de evacuación, que debe prever el lugar de cada víctima en los vehículos (si son multiplazas), la actuación del equipo médico, el material, etc. Si la evacuación se realiza en convoy, se harán las operaciones de embarque y control de forma individual, y luego cada vehículo espera en la zona de salida, situándose uno tras otro. Cuando el convoy esté preparado, el jefe de convoy, situado detrás, da la orden de salida. En accidentes ferroviarios, dado que el entorno es complicado y en ocasiones las comunicaciones por carretera están alejadas, se pueden utilizar medios de transporte por las propias vías, situando el puesto médico avanzado o centro de distribución de pacientes en una estación próxima o lugar cercano a una carretera. Las evacuaciones sanitarias terrestres se sitúan a todos los niveles de la atención sanitaria.    En el lugar del siniestro, circuito de evacuación, trasladará a los pacientes a un lugar seguro. El rescate se efectúa a medida que se descubren las víctimas. Entre el Puesto Médico Avanzado y el centro de distribución de pacientes, en el caso de que, por el volumen de víctimas sea necesario. Este circuito precisa una coordinación. Entre el Centro de distribución de pacientes y los hospitales. b- Medios aéreos La decisión de evacuar con helicóptero la tomará el mando, basándose en criterios tanto de orden sanitario (víctimas que necesitan transferencia rápida hacia una estructura de asistencia para llevar a cabo el tratamiento no factible sobre el terreno) como estratégico y logístico. Las características de este tipo de transporte limitan la actuación en muchos focos de la catástrofe pero son muy eficaces para dispersar heridos a hospitales alejados del lugar del desastre, que tendrán unas mejores condiciones de asistencia. 3.4.6.2 Estrategia de la evacuación Para una mejor utilización de los medios de transporte es imprescindible lograr un acoplamiento entre las necesidades y los recursos disponibles. Para ello se utilizan las norias. Su misión principal en la catástrofe consiste en recoger a los heridos tras su clasificación y llevarlos hacia un nivel de atención superior, asegurando durante la evacuación una atención apropiada. Este principio de rotación permanente permite una mejor utilización de los medios. Se pueden diferenciar dos tipos de norias, divisibles a su vez en otras si el área afectada es extensa:   De recogida y clasificación en el Puesto Médico Avanzado. De evacuación hacia los hospitales. Por tanto, se pueden emplear diversos vehículos.

Pág. 197

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Siguiendo el principio de una entrada única, registro, clasificación y atención con salida única, se pueden, con mínimas maniobras de reanimación, transformar el grado de urgencia y posibilitar una ordenada evacuación. El sistema de norias permite a su vez llevar el material necesario al regresar en vacío desde los hospitales. Según el estado de las carreteras, lugar próximo o lejano de los hospitales, etc. la elección del tipo de vehículos es diferente, atendiendo especialmente a la disponibilidad de los mismos y a las órdenes que se reciban desde el puesto de mando central. De esta manera, el transporte no se improvisa, las víctimas son estabilizadas y los hospitales están alertados, con lo que se impiden evacuaciones incontroladas que comprometen la supervivencia de los heridos críticos por agravamiento de sus lesiones. Para conseguir este objetivo se necesita un mando con preparación médica y técnica y un plan de evacuación basado en el número de víctimas a evacuar, el estado clínico de las mismas y los medios y hospitales que se encuentren en el área y sean capaces de asumir el flujo de pacientes. Todas las modalidades de evacuación están comprendidas en la Asistencia Sanitaria, que trata de optimizar su actuación al establecer las siguientes etapas: 1. Noria de rescate. Consiste en el desplazamiento de la víctima inmovilizada por su lesión inicial hasta el primer puesto de atención médica. Si la víctima está atrapada se necesitan medios técnicos suplementarios. Este transporte normalmente lo realizan los camilleros. En el Puesto Médico Avanzado se orientan los medios materiales y humanos para el triaje, y los vehículos sanitarios para la evacuación. Será imprescindible una buena señalización para el Puesto Médico Avanzado, especialmente de noche y en terrenos accidentados. 2. Noria de recogida. Consiste en transportar a la víctima desde el Puesto Médico Avanzado al Centro de distribución de Pacientes. Se trata ya de pacientes que han recibido una clasificación y estabilización. A menudo es necesaria durante el transporte la presencia de un médico y/o un ATS, y los vehículos pueden ser ambulancias o helicópteros, que efectuarán rotaciones permanentes entre ambas estructuras de asistencia. El objetivo es impedir el apelotonamiento de víctimas en el Puesto Médico Avanzado y mantener un flujo constante al Centro de distribución de pacientes. 3. Noria de evacuación. Evacuación del Centro de distribución de pacientes a los hospitales de zona. La prioridad de evacuación se establece por la necesidad de practicar cuidados médicos urgentes no realizables en la estructura local, pudiendo establecer varias norias según el vehículo empleado: ambulancias ligeras sin presencia médica, ambulancias con presencia médica permanente o helicópteros medicalizados.

Pág. 198

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Ante catástrofes de pequeña envergadura el Puesto Médico Avanzado y el Centro de distribución de pacientes se unifican en un sólo puesto y el número de norias en dos: una de rescate y clasificación, y otra de evacuación. La correcta aplicación de las norias permite optimizar la evacuación al desmultiplicar la intensidad inicial de las peticiones de asistencia sanitaria. Esta fase inicial coincide además con el mínimo de organización de la respuesta. De ahí la importancia del triaje previo, para separar las víctimas más urgentes de las menos.

4 TRIAJE
4.1 CONCEPTOS
Podemos definir la catástrofe como un suceso inesperado que se instaura de forma rápida, que afecta a un sector de la población, que es de gran importancia, que produce destrozos importantes humanos y materiales, que supone una desproporción entre necesidades y medios de auxilio y que obliga a la intervención de medios extraordinarios, siendo estas dos últimas las características fundamentales. Triage es una palabra francesa que significa elegir o clasificar. Es un procedimiento que surge de la sanidad militar por el gran número de bajas que ocurren en combate, y que ha sido adaptada universalmente para las catástrofes civiles. Del castellano triar que significa escoger, entresacar, podemos determinar que el triaje no es más que buscar de entre las víctimas, cuales de ellas tienen que ser atendidas antes y en cuales podemos demorar la asistencia. Definimos el triaje como la temporal priorización del tratamiento de las víctimas según su pronóstico. TRIAJE: Temporal priorización del tratamiento de las víctimas según su pronóstico. Es decir, es un procedimiento médico destinado a obtener una clasificación de las víctimas en categorías, de acuerdo con su pronóstico vital, para obtener un orden de prioridades en su tratamiento. En esta definición hay dos componentes fundamentales:  Clasificación de las víctimas no sólo en función de la gravedad sino de su posible pronóstico, pues, a veces, las víctimas más graves, aquellas que tienen escasas posibilidades de sobrevivir, son las últimas en ser tratadas o incluso no tratadas. Priorización en el tratamiento en función del plazo terapéutico o tiempo máximo que puede diferirse el tratamiento, sin que la situación del lesionado se agrave de forma irreparable o corra peligro su vida. Por lógica, aquellas víctimas cuyo plazo terapéutico sea menor tendrán un acceso más rápido a los medios asistenciales a expensas de aquellos cuyo plazo sea mayor.

4.2 JUSTIFICACIÓN
El triaje constituye, junto con las norias de evacuación y la protocolización de las actuaciones, los principios de la medicina de catástrofes. Desde el punto de vista médico, el elemento fundamental de la definición de la catástrofe es la desproporción existente entre las necesidades y los medios asistenciales. Ante

Pág. 199

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

ella, se intenta optimizar los medios de transporte y tratamiento disponibles y distribuirlos en interés del conjunto de las víctimas. La palabra triaje significa seleccionar. Supone un proceso que hace una selección teniendo en cuenta los recursos disponibles y una elección de las víctimas sobre las que se va a actuar. Implica hacer lo mejor para el mayor número de víctimas, realizando el mejor uso posible de los recursos disponibles en cada momento. El objetivo de la atención sanitaria en catástrofes en conseguir la mayor rentabilidad de los recursos de los que se dispone y eso pasa por no poder ofrecer a todos, toda la atención sanitaria que en condiciones normales se le aplicaría. Ni podemos ofrecer mayor atención a quien no le es indispensable, ni podemos atender a pacientes cuyo pronóstico vital es pésimo. En ambos casos estamos limitando la atención de otras víctimas que podrían beneficiarse de ella. Esta actuación no supone una desviación de las normas deontológicas del ejercicio médico, ya que viene obligada por la necesidad de adaptarse a unas situaciones excepcionales impuestas: gran número de víctimas, escasez de personal y material sanitario, medios de evacuación insuficientes, camas hospitalarias, así como por el rendimiento del personal. Todo esto es temporal y se mantendrá mientras duren las condiciones de excepcionalidad.

4.3 CRITERIOS EN LA REALIZACIÓN
El triaje debe tener en cuenta una serie de cosas para ser efectivo:   Cantidad y calidad de los heridos. Ser rápido, preciso y pragmático. Rápido para no retrasar la atención de heridos que esperan su turno. En muchos escritos se menciona que “de forma general se considera que se deben emplear unos treinta segundos en clasificar una víctima muerta, un minuto para una víctima leve y tres minutos para una grave”, pero en un siniestro con sólo 50 heridos leves y 30 graves tendríamos que emplear cerca de una hora y media para ver a los heridos y no vamos a disponer de ese tiempo. No podemos hacer un procedimiento de triaje, porque la experiencia nos demuestra que cuando aparecen muchas víctimas no se puede aplicar. El triaje debe ser algo intuitivo, donde tenemos que entresacar rápidamente a los pacientes graves, que se van a beneficiar de una inmediata intervención sanitaria, lo que les va a permitir continuar con vida. Debe ser preciso y seguro porque todo error inicial puede ser fatal para una urgencia grave, pues no siempre es posible rectificar. Ser realizado por personal sanitario, que tenga un adiestramiento previo, si es posible, en selección de heridos. La persona responsable del triaje debería ser un facultativo con amplia experiencia en emergencias médicas y gran sentido clínico además de poseer cualidades personales que abarquen desde las dotes de mando a la serenidad, capacidad de organización e incluso a veces imaginación. Debe tener presente los medios disponibles en el momento de su realización y en un futuro inmediato.

En países donde existen servicios integrales de urgencia, como sería el caso, en Madrid, del cuerpo de bomberos (rama de intervención y extinción de incendios), del cuerpo de policía municipal (rama de seguridad) y del SAMUR-Protección Civil (rama sanitaria) cuya función diaria incluye la atención de emergencias de todo tipo, su personal de la rama

Pág. 200

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

sanitaria (SAMUR-Protección Civil) es, en principio, el más indicado para la realización del triaje prehospitalario.

4.4 PROBLEMAS MÁS FRECUENTES
Por un lado, el triaje supone un cambio radical de mentalidad en la medicina de urgencias: no hay Paradas Cardiorrespiratorias, son víctimas mortales. Es algo que hay que hacer en un breve periodo de tiempo. Sistematizando, los problemas más frecuentes son:    Éticos, por el cambio de mentalidad y la necesidad de instaurar una jerarquía de asistencia. De rendimiento, por la necesidad de hacerlo de forma rápida para comenzar inmediatamente con las maniobras de estabilización. De organización, además de hacer la selección, ésta se debe acompañar de una organización simple y conocida por todos los supervivientes.

4.5 SISTEMÁTICA
No se pueden dar normas fijas y rígidas para la realización del triaje, porque es algo que varía en función del tipo y la magnitud de la catástrofe, del número y calidad de las víctimas, de los elementos asistenciales y de las características del terreno, entre otras cosas. Pero lo que sí debemos es intentar evitar una serie de errores:  Ninguna víctima debe ser evacuada antes de su correspondiente triaje médico. Esto sólo puede tener excepciones en función de circunstancias como oscuridad extrema, condiciones meteorológicas adversas o cuando exista riesgo potencial inmediato (derrumbamientos, incendio, explosión…). No debemos retener nunca a una víctima ya clasificada y estabilizada bajo el pretexto de un tratamiento más completo. La evacuación no se hará en ningún caso en sentido retrógrado. Una vez abandonado un determinado escalón sanitario, se debe alcanzar el destino que se les fijó, sin volver a su punto de origen. Los heridos son evolutivos, por lo que la selección debe realizarse en todos los eslabones de la cadena asistencial: en el área de rescate, en el puesto médico avanzado en la noria de camilleros y en el Centro de distribución de pacientes

 

4.6 CLASIFICACIÓN DE LAS VÍCTIMAS
Existen muchas clasificaciones, todas basadas en la noción del plazo terapéutico, y siguiendo los principios siguientes:    La salvación de la vida tiene preferencia sobre la de un miembro, y la conservación de la función sobre la corrección del defecto anatómico. Las principales amenazas para la vida son la hemorragia, el shock y la asfixia La clasificación debe identificar, ante todo, aquellos pacientes críticos que necesitan reanimación inmediata y separarlos además de aquellos que no recibirán prioridad alguna por ser demasiado leves o por sufrir lesiones obviamente mortales.

Pág. 201

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Los criterios para incluir a las víctimas en los diferentes grupos de prioridad no serán rígidos, sino que dependerán del número de víctimas a evacuar, la naturaleza de las lesiones, el número, calidad y rendimiento de los medios existentes de evacuación así como del personal sanitario que interviene y por último las distancias en tiempo a los hospitales. Estos criterios deben ser previamente preestablecidos por el director de la cadena asistencial y están sujetos a reevaluación, y con ello la clasificación toma un carácter elástico. No hay para el TRIAJE un método predictivo con fiabilidad absoluta, ya que siempre coexisten múltiples factores pronósticos.

4.7 REALIZACIÓN PRÁCTICA DEL TRIAJE
Se realiza mediante el reconocimiento y evaluación del estado de la víctima usando métodos de diagnóstico sencillos. Se buscarán alteraciones en los sistemas neurológicos, respiratorios y cardiocirculatorios que puedan poner en peligro su vida. En algunos sistemas de emergencia se manejan fichas diferentes a las ordinarias. Está claro que debemos diferenciar a las víctimas que precisan una atención inmediata. Las tarjetas de evacuación sirven para poder mantener la información con cada paciente y en cada escalón se conozca toda la información posible sin demoras de tiempo. Con esto clasificaremos a las víctimas por un orden de prioridades que se señalan en unas tarjetas de evacuación. Dichas tarjetas tienen que incluir como mínimo la siguiente información:       Identidad del paciente. Sexo. Dirección. Lesiones que padece. Tratamiento realizado. Número de orden de la ficha. Esta ficha se sujeta a la muñeca o al tobillo, pero nunca a la ropa ni al calzado. Normalmente se asignan colores a los distintos grupos de prioridad: Rojos: necesitan asistencia y evacuación inmediata (extremas urgencias y primeras urgencias). Amarillos: puede diferirse el tratamiento (segundas urgencias). Verdes: heridos leves (terceras urgencias). Negros: fallecidos y urgencias sobrepasadas Los fallecidos, se concentran en un depósito provisional de cadáveres.

Pág. 202

DIPLOMA EPU SERVICIOS DE PREVENCIÓN, EXTINCIÓN DE INCENDIOS Y SALVAMENTO. MÓDULO VII: OPERACIONES EN EMERGENCIAS: RESCATE Y SALVAMENTO

Las víctimas ilesas deben ser tenidas en cuenta por los servicios de socorro y ser llevados a refugios apropiados, porque si no pueden desarrollar comportamientos psíquicos anormales, como el pánico, y esto puede afectar al normal funcionamiento de la cadena sanitaria.

Pág. 203