MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA: ANÁLISIS DESDE UNA PERSPECTIVA DE DERECHOS HUMANOS Y GÉNERO

Procuraduría Delegada en lo Preventivo para Derechos Humanos y Asuntos Étnicos, Grupo de Asuntos Penitenciarios y Carcelarios

Apoyo técnico y financiero del Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer, UNIFEM

Marcela Briceño-Donn, consultora

Bogotá, octubre de 2006

2

MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA

MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA

3

CONTENIDO
1. Presentación 2. Metodología de trabajo y ejecución del proyecto 5 6

I. CONCEPTUALIZACIÓN, MARCO NORMATIVO Y CONSIDERACIONES GENERALES SOBRE LAS MUJERES PRIVADAS DE LIBERTAD 8
1. Conceptos básicos 2. Marco normativo y panorama institucional
2.1. Normatividad internacional 2.2. Normatividad interna y políticas institucionales

8 11
12 13

3. Consideraciones generales sobre las mujeres privadas de libertad

17

II. ASPECTOS RELEVANTES DE LA VIDA DE LAS MUJERES PRIVADAS DE LIBERTAD EN COLOMBIA 21
1. Consideraciones previas sobre la información y precisiones sobre la labor de sistematización 2. Las mujeres privadas de libertad en Colombia
2.1. 2.2. 2.3. 2.4. Población femenina, distribución, capacidad e infraestructura Nuevas construcciones previstas y enfoque de género Caracterización de la población femenina Situación jurídica y tendencias de criminalidad femenina

21 24
24 26 28 31

3. Consideraciones sobre los delitos relacionados con estupefacientes y la 32 drogadicción en las cárceles 4. Vida cotidiana y mínimo vital 5. Contacto con familiares y amigos: el régimen de visitas 6. Madres e hijos en prisión 7. Política criminal y penitenciaria, poder judicial e importancia de las oficinas jurídicas 8. La finalidad de la pena: hacia la reintegración social de las personas privadas de libertad 35 37 41 45 50

8.1. Aproximación doctrinal al sentido del fin de la pena 50 8.2. Educación y trabajo en prisión como oportunidades de reintegración social de las reclusas 51 a. Educación 51 b. Trabajo 52

4

MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA

9. El derecho a la salud 10. La necesidad de adoptar programas para el retorno a la libertad 11. El personal penitenciario y las mujeres privadas de libertad

57 60 61

11.1. La formación del personal penitenciario y los riesgos particulares de abuso en 61 reclusiones femeninas 11.2. Procedimientos de queja e investigaciones contra internas 63 11.3. Consideraciones sobre el personal penitenciario femenino: un enfoque de género 65 ausente

III. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES
1. En materia de política criminal y penitenciaria 2. La capacitación en materia de género: una necesidad impostergable

66
68 69

3. En relación con el marco normativo vigente y las fallas en los sistemas de información del INPEC 70 4. Respecto de la responsabilidad institucional del Estado y el rol de la sociedad civil 71

5. Respecto de las condiciones de vida de las mujeres privadas de libertad 73 en Colombia 6. Acerca de las oficinas jurídicas de los establecimientos de reclusión 75

7. Sobre los programas de educación y trabajo para la mujer en prisión 76 8. Respecto del derecho a la salud 9. Acerca del personal penitenciario Bibliografía 78 78 80

y partiendo de la experiencia acumulada por el Grupo de Asuntos Penitenciarios y Carcelarios de la Procuraduría Delegada en lo Preventivo para Derechos Humanos y Asuntos Étnicos. ”a través del control preventivo. pág. mayo. la Procuraduría General de la Nación (PGN). a los sujetos de este control. de una parte. (Bogotá.MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 5 1. Adicionalmente. en materia de igualdad y equidad de género. Fondo de Población de las Naciones Unidas – UNFPA. Con este propósito. (Bogotá. 2002). a través del control disciplinario. Política preventiva de la Procuraduría General de la Nación en materia de derechos de las personas privadas de libertad. En desarrollo de los principios y líneas de acción contenidos en la política preventiva de la PGN. así mismo. 35. la Procuraduría General de la Nación suscribió un convenio con el Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer -UNIFEM-. Su objetivo general en este ámbito es el de impactar la política pública carcelaria y penitenciaria e incidir a mediano plazo en la política criminal del Estado a favor de la protección y el respeto de los derechos de las personas privadas de la libertad1. en visibilizar una problemática particular que el Estado colombiano está en mora de atender adecuadamente y que constituye.guía pedagógica y operativa para el seguimiento y la vigilancia. debe disuadir de cualquier incumplimiento de deberes. se evidenció la necesidad de desarrollar una experiencia piloto de verificación de la situación de las mujeres privadas de libertad en Colombia. Procuraduría General de la Nación. Imprenta Nacional. en cuyo marco se adelantó. que apunten a garantizar la igualdad y la equidad de género y los derechos de las mujeres. 57-58 1 . 2006). desde una perspectiva de género. debe sancionar a quienes los violen por acción u omisión2”. págs. en el marco del artículo 277 de la Constitución Política. además del incumplimiento de obligaciones generales de protección y garantía de los derechos humanos. debe vigilar la gestión e impulsar decisiones de política pública. por el riesgo de una sanción y. Presentación La actuación preventiva de la Procuraduría General de la Nación frente a los derechos de las personas privadas de libertad hace parte del deber constitucional y legal de la institución en materia de prevención de violación de los derechos humanos. diseñada en el marco de la estrategia global de intervención institucional definida en el documento sobre Función preventiva de la Procuraduría General de la Nación en materia de derechos humanos. la perpetuación de una espiral de prejuicios y problemas sociales que evidencian la urgente necesidad de ofrecer capacitación adecuada y de adoptar medidas afirmativas para garantizar la vigencia efectiva de los derechos de las mujeres privadas de libertad y sus familias. un proyecto piloto cuyos resultados más relevantes se recogen en el presente documento. entre los meses de mayo y octubre de 2006. en el marco del enfoque de los derechos humanos. El objetivo del proyecto consistió. (2006). 2 Vigilancia superior a la garantía de los derechos de las mujeres .

tanto frente a las personas privadas de libertad como respecto de las condiciones de trabajo del personal penitenciario. Metodología de trabajo y ejecución del proyecto El trabajo se desarrolló a partir de tres ejes fundamentales: en primer lugar. y agradecer los aportes de las mujeres establecimientos visitados.6 MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA Asimismo. así: reclusión de mujeres de Bogotá. de manera planificada y sistemática en la prevención del delito. Dirección General del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario – INPEC-. quienes. Debe destacarse positivamente la amplia cooperación de directivas y funcionarios del INPEC. tanto a las autoridades e instituciones con responsabilidades en la materia a nivel nacional4. Servicio Nacional de Aprendizaje –SENA-. Igualmente. representativos en cuanto a población. 4 Ministerio de Protección Social. establecimiento carcelario de Zipaquirá. Particular mención debe hacerse del personal de la reclusión de mujeres El Buen Pastor de Bogotá. donde se realizaron múltiples visitas y siempre se contó con el apoyo. la superación de las causas que lo originan y la atención adecuada de las mujeres privadas de libertad. la Procuraduría solicitó información detallada. tanto del cuerpo de custodia y vigilancia como administrativos.F. En la ejecución de este componente. como a cada uno de los establecimientos de reclusión donde se 3 Por un concepto crítico de "reintegración social" del condenado. Alessandro Baratta. campo y a identificar problemáticas situaciones específicas.A. en cada uno de los establecimientos piloto definidos por el proyecto. Como segundo eje del trabajo. se realizaron visitas de inspección a cada uno de los establecimientos y se elaboraron informes detallados. se definieron cinco establecimientos piloto. es necesario reconocer detenidas. régimen. administración y ubicación geográfica. en el sentido de “redefinir los tradicionales conceptos de tratamiento y resocialización en términos de servicios y de oportunidades laborales y sociales3” durante y después de la detención. compartieron su contribuyendo a enriquecer el trabajo de generales a partir de la observación de 2. Instituto Colombiano de Bienestar Familiar –ICBF-. Universidad del Saarland. R. . apertura y colaboración permanentes de sus funcionarias y funcionarios. Traducción de Mauricio Martínez. establecimiento penitenciario y carcelario de Valledupar y establecimiento penitenciario y carcelario de alta y mediana seguridad de Valledupar. en cada uno de los tiempo y espacio con la delegación. recomendaciones de carácter general y observaciones puntuales frente a las situaciones encontradas. reclusión de mujeres de Pereira. un espacio de diálogo y reflexión de parte las diferentes instancias del Estado y de la sociedad respecto de la necesidad de avanzar. Consejería Presidencial para la Equidad de la Mujer. Instituto Colombiano del Deporte –COLDEPORTES-. busca propiciar -a través de la confrontación de la realidad institucional frente a los estándares de protección-. con ilustración sobre los estándares de protección.

Una segunda parte describe de manera analítica aspectos relevantes de la vida de las mujeres en prisión en Colombia. sin perjuicio de la referencia necesaria del marco legal pertinente en el desarrollo del informe. Simultáneamente con el desarrollo del trabajo de campo y acopio de información. los conceptos básicos que lo orientan –incluyendo consideraciones generales sobre las mujeres privadas de libertad. a través de una breve revisión normativa y jurisprudencial. se desarrollan consideraciones generales acerca de dos temas de particular trascendencia en la comprensión integral de la situación: de un lado. cuyos textos se incluyen en el CD anexo al presente documento. Se incluyen. tanto la referencia normativa y jurisprudencial como la documentación y los resultados de la observación directa. en el ámbito de su competencia. 5 . la situación y el trabajo del personal penitenciario. así como de recomendaciones puntuales de política pública. En tercer lugar. temas que habrán de ser objeto de análisis y desarrollo en el futuro. con el objeto de contar con el acervo documental suficiente acerca de la realidad de las mujeres recluidas. 6 Que incluyen 3000 cupos adicionales a los existentes para mujeres y 18000 para hombres. con énfasis en aquellos temas que suponen una afectación particular por razones de género. a través del análisis de aspectos relevantes de la vida en prisión. los análisis de la información remitida por los establecimientos de reclusión y los gráficos que ilustran la Comunicaciones remitidas a 12 reclusiones de mujeres y 50 establecimientos masculinos donde existen mujeres privadas de libertad. Adicionalmente. Finalmente. la formulación de observaciones y conclusiones. en cuanto exceden el propósito inicial de esta experiencia piloto de diagnóstico. El presente informe está estructurado en tres partes: la primera destinada a precisar y describir. el rol de la administración de justicia en cuanto hace a la privación de libertad de las mujeres.MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 7 encuentran mujeres privadas de libertad en el país5. sobre la base de los análisis previos y teniendo en cuenta además las previsiones sobre nuevas construcciones en el parque penitenciario nacional6. se formulan recomendaciones a las diferentes instancias del Estado con responsabilidades en el diseño. en los denominados anexos femeninos. con una perspectiva de género.y los estándares generales de protección. dentro de los objetivos del proyecto. así como de la jurisprudencia y doctrina relevantes. además. ejecución y seguimiento de políticas públicas en la materia. se realizó una revisión y análisis de las principales normas internas e internacionales relacionadas con el tema. una vez examinada y procesada. y de otra. se elaboró el presente documento. que describe el estado actual de las condiciones de las mujeres privadas de libertad. como anexos del informe. así como de la formulación y/o ejecución práctica de políticas públicas en su favor. Tales recomendaciones serán objeto de seguimiento por parte de la Procuraduría General de la Nación.

8

MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA

distribución de la población, así como el hacinamiento y capacidad prevista, a nivel nacional, regional y local. Debe señalarse que la sistematización de la información y las cifras o porcentajes registrados, tuvo como fuente exclusiva la documentación recibida de parte de los establecimientos penitenciarios y carcelarios, por lo que constituyen una fuente valiosa y única de información7. Adicionalmente, se utilizaron los datos oficiales publicados en la página web del INPEC correspondientes a los meses de julio y agosto de 2006, para efectos de calcular la población masculina frente a la femenina recluida en establecimientos de hombres, así como las cifras de mujeres privadas de libertad entre 1999 y agosto de 2006 (promedios anuales) y los datos sobre capacidad y población de los establecimientos que no remitieron la información a la Procuraduría. Es importante reconocer el esfuerzo y respuesta positiva de la mayoría de los establecimientos -las 12 reclusiones y 44 de los 50 pabellones femeninos en locales masculinos-, que representan el 90.3% de los penales donde se encuentran mujeres privadas de libertad8.

I. Conceptualización, marco normativo y consideraciones generales sobre las mujeres privadas de libertad
1. Conceptos básicos
Es preciso partir de la definición de algunos conceptos básicos que orientan el presente documento. Así, mientras por sexo se entiende “el conjunto de características físicas, fenotípicas y genotípicas diferenciales, definidas básicamente por sus funciones corporales en la función biológica”, el género ha sido definido como “el conjunto de cualidades económicas, sociales, psicológicas, políticas y culturales atribuidas a los sexos, las cuales, mediante procesos sociales y culturales, constituyen a los particulares y a los grupos sociales9”. Según el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer, “El género se define como los significados sociales que se confieren a las diferencias biológicas entre los sexos. Es un producto ideológico y cultural aunque también se reproduce en el ámbito de las prácticas físicas; a su vez, influye en los resultados de tales prácticas. Afecta la distribución de los recursos, la riqueza, el trabajo, la
7

En el acápite correspondiente se hará referencia puntual al contenido y alcance de la información proporcionada, así como a las imprecisiones y vacíos evidenciados en la recolección de los datos y en la misma información.
8

9 Los cautiverios de las mujeres: madresposas, monjas, putas, presas y locas, Marcela Lagarde y de Los Ríos, Universidad Nacional Autónoma de México, 2005; págs. 60-61.

Para el 15 de octubre, fecha de cierre del presente informe, la Procuraduría no había recibido la respuesta de los establecimientos de Buga, Tumaco, Guateque, Florencia, Bolívar (Antioquia), y San Andrés.

MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA

9

adopción de decisiones y el poder político, y el disfrute de los derechos dentro de la familia y en la vida pública. Pese a las variantes que existen según las culturas y la época, las relaciones de género en todo el mundo entrañan una asimetría de poder entre el hombre y la mujer como característica profunda. Así pues, el género produce estratos sociales y, en ese sentido, se asemeja a otras fuentes de estratos como la raza, la clase, la etnicidad, la sexualidad y la edad. Nos ayuda a comprender la estructura social de la identidad de las personas según su género y la estructura desigual del poder vinculada a la relación entre los sexos”10. El enfoque o perspectiva de género constituye entonces “una categoría de análisis que permite hacer evidentes las diferencias sociales, biológicas, psicológicas y ambientales en las relaciones entre las personas, según el sexo, la edad, la etnia, la situación socioeconómica y el rol que desempeñan en la familia y en el grupo social; así mismo, su aplicación plantea en los procesos y proyectos sociales la necesidad de formular estrategias, acciones y mecanismos orientados al logro de la igualdad y equidad entre las personas” 11. La igualdad de género supone que “los diferentes comportamientos, aspiraciones y necesidades de las mujeres y los hombres se consideren, valoren y promuevan de igual manera. Esto no significa que mujeres y hombres deban convertirse en iguales, sino que sus derechos, responsabilidades y oportunidades no dependan de si han nacido hombres o mujeres; implica que todos los seres humanos, son libres para desarrollar sus capacidades personales y para tomar decisiones”12. Por su parte, el medio para lograr la igualdad es la equidad de género, entendida como “la justicia en el tratamiento a mujeres y hombres de acuerdo con sus respectivas necesidades. Por tanto, la equidad de género implica la posibilidad de tratamientos diferenciales para corregir desigualdades de partida; medidas no necesariamente iguales, pero conducentes a la igualdad en términos de derechos, beneficios, obligaciones y oportunidades”13. El Comité para la Eliminación de la Discriminación de la Mujer ha precisado respecto de los deberes del Estado en esta materia, que “hay tres obligaciones que son fundamentales en la labor de los Estados Partes de eliminar la discriminación contra la mujer. Estas obligaciones deben cumplirse en forma integrada y trascienden la simple obligación jurídica formal de la igualdad de trato entre la mujer y el hombre. En primer lugar, los Estados Partes tienen la obligación de garantizar que no haya discriminación directa ni indirecta14 contra la mujer en las leyes y que, en el ámbito
10

Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer, 30º período de sesiones (2004) Recomendación general Nº 25, citando el Estudio Mundial sobre el papel de la mujer en el desarrollo, 1999: Mundialización, género y trabajo, Naciones Unidas, Nueva York, 1999, pág. 8. 11 Vigilancia superior a la garantía de los derechos de las mujeres, op. cit., pág. 19 12 Vigilancia superior a la garantía de los derechos de las mujeres, op. cit., pág. 24 13 Vigilancia superior a la garantía de los derechos de las mujeres, op. cit., pág. 24 14 Puede haber discriminación indirecta contra la mujer cuando las leyes, las políticas y los programas se basan en criterios que aparentemente son neutros desde el punto de vista del género pero que, de hecho, repercuten negativamente en la mujer. Las leyes, las políticas y los programas que son

10

MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA

público y el privado, la mujer esté protegida contra la discriminación -que puedan cometer las autoridades públicas, los jueces, las organizaciones, las empresas o los particulares- por tribunales competentes y por la existencia de sanciones y otras formas de reparación. La segunda obligación de los Estados Partes es mejorar la situación de facto de la mujer adoptando políticas y programas concretos y eficaces. En tercer lugar los Estados Partes están obligados a hacer frente a las relaciones prevalecientes entre los géneros y a la persistencia de estereotipos basados en el género que afectan a la mujer no sólo a través de actos individuales sino también porque se reflejan en las leyes y las estructuras e instituciones jurídicas y sociales. En opinión del Comité, un enfoque jurídico o programático puramente formal, no es suficiente para lograr la igualdad de facto con el hombre, que el Comité interpreta como igualdad sustantiva. Además, la Convención requiere que la mujer tenga las mismas oportunidades desde un primer momento y que disponga de un entorno que le permita conseguir la igualdad de resultados. No es suficiente garantizar a la mujer un trato idéntico al del hombre. También deben tenerse en cuenta las diferencias biológicas que hay entre la mujer y el hombre y las diferencias que la sociedad y la cultura han creado. En ciertas circunstancias será necesario que haya un trato no idéntico de mujeres y hombres para equilibrar esas diferencias. El logro del objetivo de la igualdad sustantiva también exige una estrategia eficaz encaminada a corregir la representación insuficiente de la mujer y una redistribución de los recursos y el poder entre el hombre y la mujer. La igualdad de resultados es la culminación lógica de la igualdad sustantiva o de facto. Estos resultados pueden ser de carácter cuantitativo o cualitativo, es decir que pueden manifestarse en que, en diferentes campos, las mujeres disfrutan de derechos en proporciones casi iguales que los hombres, en que tienen los mismos niveles de ingresos, en que hay igualdad en la adopción de decisiones y la influencia política y en que la mujer vive libre de actos de violencia”15. Por lo que se refiere a los derechos de las personas privadas de libertad, debe tenerse en cuenta que ellas conservan todos sus derechos como seres humanos, con la única excepción de los que hayan sido restringidos como consecuencia específica de su privación de libertad, de acuerdo con la decisión judicial que la dispuso. En este sentido, las normas internacionales consagran este principio y la Corte Constitucional ha señalado que “Los presos no tienen derechos de menor categoría; tienen derechos restringidos o limitados y cuando esto no sucede, es decir cuando la pena impuesta no se encuentra en contradicción con el ejercicio

neutros desde el punto de vista del género pueden, sin proponérselo, perpetuar las consecuencias de la discriminación pasada. Pueden elaborarse tomando como ejemplo, de manera inadvertida, estilos de vida masculinos y así no tener en cuenta aspectos de la vida de la mujer que pueden diferir de los del hombre. Estas diferencias pueden existir como consecuencia de expectativas, actitudes y comportamientos estereotípicos hacia la mujer que se basan en las diferencias biológicas entre los sexos. También pueden deberse a la subordinación generalizada de la mujer al hombre. 15 Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer, 30º período de sesiones (2004) Recomendación general Nº 25.

MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA

11

pleno de un derecho, este debe ser tan protegido y respetado como el de cualquier otra persona”16. Y ha precisado la Corte que “Si bien es cierto que la condición de prisionero determina una drástica limitación de los derechos fundamentales, dicha limitación debe ser la mínima necesaria para lograr el fin propuesto. Toda limitación adicional debe ser entendida como un exceso y, por lo tanto, como una violación de tales derechos. La órbita de los derechos del preso cuya limitación resulta innecesaria, es tan digna de respeto y su protección constitucional es tan fuerte y efectiva como la de cualquier persona no sometida a las condiciones carcelarias. Los derechos no limitados del sindicado o del condenado, son derechos en el sentido pleno del término, esto es, son derechos dotados de poder para demandar del Estado su protección. Del derecho pleno del interno a la vida, la integridad física y a la salud se derivan importantes consecuencias jurídicas para la administración penitenciaria que pueden ser descritas como deberes. Entre ellos se encuentra el deber de trato humano y digno, el deber de proporcionar alimentación suficiente, agua potable, vestuario, utensilios de higiene y lugar de habitación en condiciones de higiene y salud adecuadas, el deber de asistencia médica y el derecho al descanso nocturno, entre otros”17 . La Procuraduría General de la Nación, en su Política Preventiva en materia de derechos de las personas privadas de libertad, sintetizó, a partir de los principios de universalidad, interrelación e interdependencia de los derechos humanos, una aproximación a los derechos de las personas privadas de la libertad, a cuyo texto nos remitimos, comoquiera que contiene elementos básicos aplicables a hombres y mujeres detenidos o encarcelados18. En consecuencia, la dimensión de los desafíos pendientes constituye un compromiso del Estado en su conjunto, a través de las diferentes instancias de coordinación y ejecución de la política criminal y penitenciaria, así como de la labor de aquellas dependencias en las diferentes ramas del poder público, con competencias específicas frente a la mujer. Naturalmente, el Ministerio del Interior y de Justicia y el INPEC, como entidades responsables de la coordinación de la política y la administración de los centros de reclusión, constituyen ejes fundamentales en la implementación de las políticas sobre la materia.

2. Marco normativo y panorama institucional
En materia de género, en Colombia sólo a partir de la Constitución de 1991 y de los posteriores desarrollos legislativos y jurisprudenciales se “define el compromiso de adecuar las normas, establecer procedimientos justos y eficaces, fomentar el conocimiento de los derechos y los mecanismos para exigirlos y, como tarea fundamental, trabajar en la modificación de los patrones culturales que
16 17 18

Corte Constitucional, sentencia T-596 de 1992 Corte Constitucional, sentencia T-596 de 1992 Ver, en este sentido, Anexo 1 de la Política Preventiva, op. cit.

dado que el artículo 93 de la Carta Política establece que “Los tratados y convenios internacionales ratificados por el Congreso. Sociales y Culturales. En el sistema universal. Tal como lo ha señalado la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Los derechos y deberes consagrados en esta Carta.1.12 MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA contribuyen a generar las violencias contra las mujeres. en la Declaración universal de derechos humanos. las disposiciones constitucionales y legales internas. el contenido de los derechos de las personas privadas de libertad y las obligaciones correlativas del Estado está contenido en las disposiciones incluidas. fundamentalmente. a fin de interpretar el contenido del derecho de los presos a un trato digno y humano. “numerosas decisiones de organismos internacionales invocan las Reglas Mínimas de Naciones Unidas para el Tratamiento de Reclusos. se interpretarán de conformidad con los tratados internacionales sobre derechos humanos ratificados por Colombia”. que reconocen los derechos humanos y que prohíben su limitación en los estados de excepción. en particular. sentencia de 15 de septiembre de 2005 . a las mujeres privadas de libertad. En consecuencia. cit. aquéllas prescriben las normas básicas respecto al alojamiento. a las mujeres y. 2. pág. la violencia doméstica y las violencias sexuales”19. así como las políticas que se han desarrollado a partir de tales normas. tratamiento médico y ejercicio de los reos privados de la libertad”21. Guatemala. el Pacto Internacional de Derechos Económicos. Caso Raxcacó Reyes vs. además del marco normativo general aplicable a todas las personas. la interpretación y aplicación armónica e integral de las normas internacionales vinculantes para Colombia. conforman el marco normativo a partir del cual se definen las obligaciones del Estado en el respeto y garantía de los derechos de las mujeres privadas de libertad. a fin de evaluar. prevalecen en el orden interno. Normatividad internacional La normatividad internacional –universal y regional interamericana. La selección de normas que se adjunta20 al presente documento parte del presupuesto fundamental de la vigencia plena de los derechos de las personas privadas de libertad y tiene por objeto destacar aquellas normas dirigidas exclusivamente a las personas privadas de libertad.. el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. la utilización de aquellas que tienen valor como un referente doctrinario en el análisis de la situación y. 21. la Convención contra 19 20 Vigilancia superior a la garantía de los derechos de las mujeres. Anexo 1 21 Corte Interamericana de Derechos Humanos. las disposiciones específicas internas e internacionales que se refieren o inciden en su condición particular. higiene. naturalmente. op. en lo pertinente. de obligatorio cumplimiento para el Estado colombiano en virtud de la ratificación de los respectivos tratados y de las previsiones constitucionales pertinentes.sobre derechos humanos es.

MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 13 la tortura y otros tratos o penas crueles. la OEA aprobó la Convención interamericana para prevenir. de tales instrumentos. la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer. la Convención interamericana para prevenir y sancionar la tortura y el Protocolo adicional a la convención americana sobre derechos humanos en materia de derechos económicos. según el caso. Como se puede observar en el texto del documento adjunto. Respecto de la mujer específicamente. su artículo 43-. a partir del 21 de junio de 1985. tal como se señaló anteriormente. sancionar y erradicar la violencia contra la mujer “Convención de Belém do Pará”. a saber. Partiendo de las disposiciones de la Constitución Política de Colombia –en particular. las Reglas mínimas para el tratamiento de los reclusos. y la Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer. Colombia es Estado Parte en todos los instrumentos del sistema interamericano de protección y reconoció. el sistema interamericano de protección cuenta con instrumentos vinculantes para Colombia que recogen obligaciones positivas y negativas respecto de las personas detenidas. la Convención americana sobre derechos humanos. las normas internacionales. sociales y culturales. en el ámbito de Naciones Unidas cabe destacar la Declaración sobre la eliminación de la discriminación contra la mujer. Específicamente en relación con los derechos de las mujeres. 2. legal y reglamentario que deben ser interpretadas de manera armónica con los compromisos internacionales del Estado. a nivel interno se han identificado normas de rango constitucional. Complementa este amplio marco de protección. la Convención sobre los Derechos del Niño. que han venido evolucionando en el tiempo para responder a fenómenos que afectan la vigencia de los derechos en aspectos particulares. por la cual se modifica el Decreto 200 de 2003 en . la jurisdicción obligatoria de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. “Protocolo de San Salvador”. Normatividad interna y políticas institucionales Ahora bien. la Declaración americana de los derechos y deberes del hombre. los Principios básicos para el tratamiento de los reclusos. a nivel legislativo se encuentran Ley 888 de 2004. y el Conjunto de principios para la protección de todas las personas sometidas a cualquier forma de detención o prisión. inhumanos o degradantes y su protocolo facultativo. y su Protocolo facultativo. contienen disposiciones que protegen a la mujer de manera integral. suscripción o ratificación. tanto universales como regionales. Por su parte.2. en cuanto tiene que ver con los hijos de las mujeres privadas de libertad. como es el caso de la superación de prácticas discriminatorias y de hechos de violencia contra la mujer. Las obligaciones del Estado colombiano en esta materia se derivan de la proclamación. aplicables a las personas privadas de libertad.

como de su aplicación por parte de la rama judicial. EPCAMS o ERE (establecimiento carcelario. penitenciario. o el desarrollo de normas específicas sobre educación. Tales vacíos se observan. . Código de Procedimiento Penal. Además. como es el caso de la categorización de los establecimientos de reclusión y los reportes estadísticos periódicos que produce el INPEC. EP. tienen un efecto de invisibilización de la mujer. la Ley 82/93. y para conocer dónde hay mujeres recluidas. tanto por las autoridades encargadas de su implementación desde el poder ejecutivo. un apéndice o un agregado que las mujeres representarían frente al sistema. en la ausencia total de referencias a la condición de las mujeres privadas de libertad en el texto del Acuerdo 011 de 1995 del Consejo Directivo del INPEC. expedido en desarrollo del Código Penitenciario y Carcelario. Sin perjuicio de contar con un amplio catálogo normativo interno. trabajo y salud. ciertos aspectos de la vida penitenciaria que pueden pasar inadvertidos e incluso no ser percibidos en su dimensión real. que orienta la elaboración de los reglamentos de régimen interno en todos los establecimientos de reclusión del país.que son una extensión. por medio de la cual se crea con carácter permanente el Observatorio de Asuntos de Género. por ejemplo. Ello implica desconocer el contenido de las disposiciones que en las normas internacionales y en el propio Código Penitenciario y Carcelario se refieren específicamente a las mujeres. en los que no se indica en la denominación asignada a los penales22 la existencia de pabellones femeninos ni se señala la capacidad existente para los mismos. sugiriendo -o significando. Código Penitenciario y Carcelario. por lo que los datos sobre hacinamiento femenino permanecen ocultos. así como reflexiones sobre eventuales reformas que incorporen adecuadamente la perspectiva de género en las disposiciones relativas al sistema penitenciario y carcelario. la creación de guarderías para los menores de 3 años que permanezcan con sus madres en prisión. en temas como las características de las reclusiones de mujeres. por la cual se expiden normas para apoyar de manera especial a la mujer cabeza de familia. llama la atención que los pabellones destinados a las mujeres en los establecimientos de reclusión masculinos sean conocidos como “anexos”. se registran la Ley 1009 de 2006. incluidas. la Ley 65/93. debe revisarse el listado de todos los establecimientos para ubicar en las cifras sobre población por sexos. y la Ley 750/02.14 MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA lo relacionado con el Consejo Superior de Política Criminal y Penitenciaria. y de la mujer privada de libertad en particular. se evidencian importantes vacíos en la legislación colombiana que suponen un esfuerzo integrador en la interpretación y aplicación de las normas. en materia de prisión domiciliaria y trabajo comunitario. la Ley 599 de 2000. entre otras. por supuesto. la información. En cuanto a la protección de la mujer en general. de mediana y alta seguridad o de reclusión especial). las reclusiones de mujeres. Asimismo. con excepción de las reclusiones de mujeres (RM) y el EPCAMS-RM de Valledupar. con las implicaciones que ello tiene 22 EC. por la cual se expiden normas sobre el apoyo de manera especial. EPC. Código Penal y la Ley 906 de 2004. penitenciario y carcelario.

aprobado en noviembre de 2005. desconociendo el marco de protección internacional y constitucional específico en favor de las mujeres privadas de libertad. Y respecto de la solicitud de los reglamentos de régimen interno diseñados para los establecimientos que alojan mujeres. A pesar de esta afirmación. es sustancialmente el mismo vigente para los establecimientos de reclusión masculinos.en su gestión cotidiana y en su reglamentación administrativa interna. la Subdirección de Tratamiento y Desarrollo del INPEC señaló que existen 16 procedimientos “en los cuales se contempla la situación específica de las mujeres privadas de la libertad” (Comunicación remitida por el Director General del INPEC. A “manera de ejemplo” de los reglamentos de régimen interno. 24 Comunicación remitida por el Director General del INPEC. refleja los contenidos –o la ausencia de éstos. y de las mujeres 23 A pesar de ser 62 penales con población femenina en total.MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 15 en la atención de sus necesidades. la Dirección General adjuntó el correspondiente a la reclusión de mujeres de Bogotá. y no contiene ninguna referencia. de los reglamentos de régimen interno de los establecimientos de reclusión del orden nacional”25 (énfasis fuera del original). no se recibió respuesta a los requerimientos de información sobre las líneas de política adoptadas en materia de género. y sólo 14 directoras sean mujeres. racionalidad y proporcionalidad y no de forma selectiva. el ámbito de su gestión a favor de las mujeres privadas de libertad. en consecuencia. por lo que no es posible evaluar. por lo que no se cuenta con los datos sobre las directivas de los 6 restantes. La respuesta institucional del INPEC. . se recibió respuesta de 56. cuyo contenido. Ahora bien. delito o situación socio económica. señaló que “La documentación de los procedimientos dirigidos a la población interna se realiza teniendo en cuenta los principios de legalidad. se aprecia en la respuesta institucional de las demás entidades26 que. más allá de sus responsabilidades legales. lo que equivale a un 75% frente a un 25% en estos cargos. además de los vacíos legales o reglamentarios encontrados. 25 Comunicación remitida por el Director General del INPEC de 2 de octubre de 2006. La comunicación remitida por la Dirección General del INPEC. de acuerdo con lo establecido en la Ley 65/93”24. 26 Es de lamentar que el Ministerio de Protección Social y COLDEPORTES no respondieran las solicitudes formuladas en el marco del proyecto. Otro indicador significativo se relaciona con el hecho de que 42 de los 56 directores de establecimientos en los que está recluida población femenina23 sean hombres. al remitir el Acuerdo 011 de 1995. en consecuencia. de 13 de octubre de 2006). 7100-DIG-1900 de 2 de octubre de 2006. a pesar de contar con un marco legal específico que debería incluir dentro de su gestión el desarrollo de políticas a favor de las personas privadas de libertad en general. 7100–DIG–1975. señaló la Dirección del INPEC. que se trata de una “norma general e impersonal para la documentación de forma particular y sin establecer diferencias de género. De hecho. citada. a aspectos como las condiciones de los menores que conviven con sus madres en prisión o a la atención médica ginecológica para las mujeres y pediátrica para sus hijos. efectivamente. tanto en relación con las mujeres privadas de libertad como con las funcionarias del cuerpo de custodia y vigilancia del INPEC. igualdad.

bajo un enfoque de género. cada uno con cupo para 30 mujeres. en respuesta a la solicitud planteada por la Procuraduría. se refiere el presente informe al tratar la situación de las mujeres en prisión y la situación de sus hijos. El Servicio Nacional de Aprendizaje -SENA-. A manera de conclusión preliminar. Acerca del contenido general de los programas y la naturaleza de los mismos. en respuesta al requerimiento de la Procuraduría informó que cuenta igualmente con un convenio vigente con el INPEC. Su objetivo fundamental es ofrecer formación profesional. en la reclusión de Girardot. éstas no han sido desplegadas o lo han sido de manera tangencial. si bien no se especifica el sexo ni la condición de los beneficiarios. -tanto en la dimensión de la protección y el respeto por las mujeres privadas de libertad. a pesar de importantes avances normativos que se han dado en materia de género a nivel nacional e internacional. llama la atención. según información publicada en la página institucional del INPEC. tanto al personal del INPEC como a la población privada de libertad. Adjunta a su comunicación material informativo que ilustra. cabe señalar que. Por su parte. en los establecimientos masculinos que cuentan con población femenina. por ejemplo. la Consejería Presidencial de Equidad para la Mujer. a las que nos referiremos más adelante.tiene un camino por recorrer que parte desde la propia identificación y 27 Vigente hasta 2007. a manera de apoyo o colaboración al INPEC. en especial a las madres gestantes y lactantes y niños hasta de tres (3) años hijos de internas”. A la gestión de la entidad respecto de esta población.16 MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA en particular. . Así.389 reclusos en 88 establecimientos de reclusión. al plantear las recomendaciones finales. “para brindar atención integral a los hijos menores de la población recluida en las cárceles del país. como en la adopción de políticas frente al personal femenino que hace parte de la institución. No se señala. Un total de 74. suscrito en 2001 y prorrogado por cuatro años más en 2005. las tareas y acciones que viene desarrollando esa dependencia en el marco de su competencia. se hará referencia al analizar el tema del tratamiento penitenciario. -que contaba con una población total de 35 personas. La comunicación adjunta un listado de actividades previstas para el segundo semestre de 2006. dada la relevancia de las responsabilidades a cargo de la Consejería. después de una prórroga en 2003. en general. el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar informó que desde el año 2000 cuenta con un convenio de cooperación con el INPEC27. a cuántas mujeres habrán de beneficiar los cursos.reclusión que. por otra parte. que habrían de cubrir un total de 16. que esté prevista la realización de 8 cursos de capacitación.828 personas se habrían beneficiado de estos programas entre 2002 y julio de 2006. Sin embargo. habría sido suprimida en agosto de 2006. incluyendo 8 reclusiones de mujeres. el sistema penitenciario. señala que funcionarias del INPEC participaron en 2004 en un evento desarrollado por esa entidad y que no ha recibido solicitudes de parte de las mujeres privadas de libertad para recibir su concurso.

1999. tanto institucional como en la coordinación interinstitucional. 676 31 Ver. en el que desempeñaban un rol central29. a nivel. Mujer y cárcel en América Latina. la mayoría de las mujeres. por otro lado. aprenden ellas mismas a olvidar a los otros y al mundo exterior para poder reconstruir algo diferente. a estigmas mayores: mientras para los hombres el haber estado en prisión puede ser un elemento de prestigio machista. Revista de historia y ciencias sociales. también de la discriminación común a los grupos pobres y marginados31. Secuencia. 253. ed. 33 29 Ver. María Noel Rodríguez . “En general. de hecho. Sara Makowski Muchnik. prisioneros y custodios. cit. México. Sergio García Ramírez.MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 17 reconocimiento de la necesidad de adoptar este enfoque. El olvido desempeña un doble juego: por un lado. historias de mujeres en la prisión. Ed. en Los personajes del cautiverio: prisiones. la significación de la prisión y ciertos aspectos específicamente genéricos determinan que unos y otras. Teorías y reacción social. Criminalidad femenina. las comunidades suelen ser mucho menos tolerantes respecto de una 28 Desde el silencio. Porrúa.Comisión Nacional de Derechos Humanos. México. 1988.. FLACSO. pág. que suelen vivir en estrecha relación con su núcleo familiar. pág. tanto de su propia condición de mujeres como de la que les impone su situación de presas. por ejemplo. María de la Cruz. al ingresar a la prisión son abandonadas por sus parientes. sino que sus consecuencias y los niveles de afectación personal y familiar sean también diversos. pág. 15. lo que genera mayor angustia. las mujeres presas se convierten en ausencias al ser olvidadas por la familia y por las personas cercanas. Núm. pág. 201. 42. pág. 1996. Y es que. Y cuando recobran su libertad se enfrentan. El Colegio de México. 30 Los cautiverios de las mujeres.ILANUD. las mujeres encarceladas son víctimas de la estigmatización derivada. y. Lagarde. en la mayoría de los casos. no sólo vivan el encierro en forma diferente. tanto por la situación de abandono como por la ausencia de su entorno. la lacra social vinculada a la delincuencia es mucho mayor en el caso de las mujeres que en el de los hombres. op. 3.”28 Si bien la privación de la libertad supone castigo y desarraigo para los hombres y para las mujeres. . “las mujeres ex convictas quedan estigmatizadas como malas en un mundo que construye a las mujeres como entes del bien. y cuya maldad es imperdonable e irreparable”30. 2002. hasta el diseño e incorporación de sistemas de información idóneos y la adopción e implementación de políticas específicas y concretas. Elena Azaola Garrido y Cristina José Yamacán . Así. Las mujeres olvidadas: un estudio sobre la situación actual de las cárceles de mujeres en la República mexicana. enero-abril. Porrúa. Consideraciones generales sobre las mujeres privadas de libertad “… es el olvido la compañía permanente de las mujeres presas. 2004. Lima Malvado. como señala Lagarde.

“la vida en la prisión. en los múltiples aspectos que constituyen la vida en prisión. 56º período de sesiones. en general. cuando ingresa la esposa/madre la familia se rompe y esta se ve abandona de su suerte con un profundo sentimiento de culpa. organizado y administrado por un modelo masculino en el que las normas se dictan y la organización se estructura. el régimen de privaciones y de carencias es excesivamente violento para la Psicología femenina.. nadie discute que las repercusiones de la entrada en la prisión del marido y la mujer se viven de forma muy diferente con respecto a la familia. En http://criminet. Las mujeres olvidadas. la insuficiencia de las visitas de los familiares. CIEP. Traducción y comentarios de Borja Mapelli Caffarena . Andrew Coyle.2/2004/9. el sesgo masculino de los programas y el acceso limitado a otros programas. 36 A pesar de que la buena práctica penitenciaria indica que “El mantenimiento del equilibrio adecuado entre la seguridad. Décimo Congreso de las Naciones Unidas. 32 . Documento de antecedentes para el curso práctico sobre la mujer en el sistema de justicia penal.”33. Manual para el Personal Penitenciario “La administración penitenciaria en el contexto de los derechos humanos”. cit. pág. Las dificultades posteriores al encarcelamiento guardan relación con su grado de preparación para recuperar la libertad y el apoyo que reciben para reinsertarse en la sociedad”35. cit. la clasificación y la segregación. pág. Comisión de Derechos Humanos. Universidad de Sevilla. 2002. por lo que sus demandas. no suelen ser vistas por la La mujer en el sistema de justicia penal. Documento de trabajo de la Sra. a partir de las necesidades de los hombres34. sobre el particular. “En los exámenes y evaluaciones de las condiciones de reclusión de las mujeres se señalan problemas como la insuficiencia o inadecuación de los servicios de salud (especialmente en relación con la maternidad). 35 La mujer en el sistema de justicia penal.Catedrático de Derecho Penal. Tema 3 del programa provisional Administración de justicia. ya que sus protestas –si las hay. el control y la justicia es la clave para una prisión adecuadamente gestionada”.ugr. ISSN 1695-0194 RECPC 08-r1 (2006).es/recpc/08/recpc08-r1. Cuando es el hombre el que ingresa el núcleo familiar sobrevive y encuentra en él un apoyo desde el exterior. no representan un riesgo para la seguridad de los establecimientos. La mujer puede ser rechazada no sólo por su comunidad sino también por su familia32”.18 MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA delincuente. Viena. op. Es un hecho incuestionable que en el mundo carcelario se ha prestado una consideración sustancialmente menor –si no inexistente. Florizelle O’Connor sobre la cuestión de la mujer en prisión .4/Sub. 9 de julio de 2004. Una de las razones por las que se presta menor atención a las mujeres se deriva del hecho de que.a las necesidades y problemas diferentes de las mujeres reclusas en comparación con aquellos de los hombres.pdf 34 Ver. 403. 10 a 17 de abril de 2000. El sistema penitenciario es concebido. op. Décimo Congreso de las Naciones Unidas sobre Prevención del Delito y Tratamiento del Delincuente. Azaola Garrido y Yamacán. Subcomisión de Promoción y Protección de los Derechos Humanos. A/CONF. Revista Electrónica de Ciencia Penal y Criminología Reflexiones. estado de derecho y democracia. Como señala Borja Mapelli. Por el contrario. A pesar de la tendencia a la igualdad de sexos en la sociedad moderna.E/CN. 26. Londres.187/12 33 Una nueva versión de las normas penitenciarias europeas.son menos violentas que las de los hombres y son escasos los intentos de fugas o amotinamientos. en una lógica en la que prima la seguridad36.

con efectos en materia de restricciones que no siempre responden a los principios de legalidad. Ello implica.: Instituto Interamericano de Derechos Humanos. pág. y el conjunto de compulsiones que las obligan a ser ‘buenas’ y obedientes hacen infrecuente la delincuencia”. es que. Política preventiva de la Procuraduría General de la Nación en materia de derechos de las personas privadas de libertad. pág. cit..R.F. cit. Paradójicamente. en general. así como atención en salud adecuada.42 Un aspecto que caracteriza la situación de las mujeres en prisión. para ellas y. 38 En Colombia. México. N° 2. pág. Editorial Porrúa. se trata de personas que han crecido en medios violentos.. ya que esta actitud evidencia la tendencia –que no se circunscribe al ámbito de la cárcel. Las necesidades femeninas frecuentemente desatendidas incluyen. 39 Las mujeres olvidadas. o cocina. Las mujeres representan un porcentaje que en promedio no supera el 10% del total de la población penitenciaria en el mundo38.. los niveles de seguridad que se implementan –definidos para los hombres. que representan un 5. razonabilidad y proporcionalidad37. 1994)41. 644-645 . en general. incluyendo el crimen. Mayo-Agosto 1995.8% del total de la población presa. había un total de 3. C. op. que no reproduzcan estereotipos tradicionales sobre las “labores” femeninas40. Al. “por la diferente manera en que la mujer es socializada. Elena Azaola. además de un entorno físico apropiado para su habitabilidad –donde el derecho a la intimidad ocupa un lugar especial-. D. en los que han sido víctimas de agresiones físicas. 403. 41 Mujeres indígenas en prisión.593 mujeres privadas de libertad.. Manual de buena práctica penitenciaria . su propia relación con las autoridades judiciales y penitenciarias y el impacto de las condiciones de privación 37 Ver. 40 Como las tareas de costura. cit. como se deriva de lo ya expuesto al definir los conceptos básicos y las obligaciones de los Estados en la materia-. por su participación menor en diversos campos.a subordinar las necesidades de las mujeres a las de los hombres39. pág. op. de ser el caso. según lo resume Azaola. que suelen ser las que se ofrecen a las mujeres presas.. Azaola Garrido y Yamacán.son.Instituto Interamericano de Derechos Humanos. sexuales y emocionales. para agosto de 2006. 65. 1998. cit. Azaola. op. Las escasas cifras de participación de la mujer en el delito se explica en parte. para sus hijos menores. por ejemplo. si bien el número no justifica. sus funciones y sus relaciones vitales dadoras y nutricias. por lo que su desconfianza ante la sociedad y las instituciones. Lagarde. Criminalia – órgano de la Academia Mexicana de Ciencias Penales. que las necesidades específicas de la mujer no sean tomadas en cuenta o pasen a un segundo plano. Mujeres indígenas en prisión.MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 19 autoridad penitenciaria como prioritarias. así como por la existencia de mecanismos de control informal que resultan más severos y eficaces para con la mujer (Larrauri et. más altos de los requeridos para las mujeres.A. op. Algunos autores atribuyen esta circunstancia al hecho de que “su modo de vida doméstico. una menor atención en el cumplimiento de parámetros de clasificación de las mujeres presas. oportunidades de trabajo y educación específicos. --San José. desconociendo las implicaciones de esta falencia en la vida de quienes deben compartir su espacio vital día a día en la prisión. 65-66 42 Los cautiverios de las mujeres.. artesanías. privado. S.

Décimo Congreso de las Naciones Unidas. exigen una atención especializada y permanente. Es también característico en las prisiones femeninas el encontrar altos porcentajes de relaciones íntimas entre las internas. En http://www. se observa la falta de asesoría de psicólogos con experiencia.. “se considere que sus padecimientos son ‘nerviosos’. las mujeres suelen encontrarse nuevamente en el marco de relaciones autoritarias en las que carecen de autocontrol y autonomía.pdf 45 Revista de Estudios Criminológicos y Penitenciarios.20 MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA de libertad. generalmente son dejados al cuidado de terceros o llevados a instituciones. ha sido ampliamente documentado el hecho de que el ambiente controlado y punitivo de la prisión. en general. cit. la privación de libertad. lo que. circunstancias que hacen aún más penosa para las mujeres –por su rol de madres. Azaola Garrido y Yamacán. No es extraño que.42. en este sentido. 44 “A Campaign to End the Sexual Assault of Women by the State”. Además. profundiza la desvinculación afectiva.au/media/AntiStripSearchingInfo. published in 2005 by Sisters Inside Inc. están atravesadas por ese pasado personal e inciden en todo el período de su vida dentro de la cárcel. quienes. Las mujeres olvidadas. Azaola Garrido y Yamacán. Ministerio de Justicia. en general. las relaciones íntimas entre las reclusas sirven a manera de sustitución de otros vínculos afectivos. Uno de los factores que. Este acercamiento es fundamental dada su situación de pérdida. además de la separación familiar. a menudo equivale a que se piense que no responden a la realidad”47. En términos generales.Mayo 2001. “El examen de la naturaleza delictiva de la actividad a que se dedica la mujer se superpone característicamente al de la victimización propiamente dicha”43. En materia de salud. Gendarmería de Chile .com. es la separación de su núcleo familiar y especialmente de sus hijos. cit. Durante la reclusión. determinadas en gran medida por las desigualdades de género. lo que. desconociendo Ver. por el sentimiento de vulnerabilidad y de inferioridad que les generan44. no se presentan porque las mujeres sean homosexuales sino porque no dejan de tener necesidades afectivas por el hecho de estar presas”46.. por ejemplo. “debido a que existe un acercamiento emocional entre ellas. en su mayoría responsables únicas del hogar-.UNICRIM 46 Las mujeres olvidadas. además de las deficiencias en la atención ginecológica. De este modo. Australia. 205 43 . dado que las necesidades femeninas. y de pérdida afectiva. op.. pág. las requisas corporales a las mujeres en prisión suponen revivir experiencias pasadas de abuso. pág. op. tanto fisiológicas como psicológicas. afecta en mayor medida a las mujeres privadas de libertad –al que nos referiremos en detalle más adelante-.sistersinside. En este sentido. pág. 54-55 47 Las mujeres olvidadas. op. Éstas se dan. Azaola Garrido y Yamacán. Número 2 . en particular. cit. intensifica los efectos psicológicos de quienes han sido víctimas de violencia física o sexual. el círculo de la delincuencia se cierra cuando los hijos de padres encarcelados quedan expuestos a estas situaciones de riesgo psicosocial45. como se señaló inicialmente. op. Transcripción tomada de La mujer en el sistema de justicia penal. cit. Así. dado que también sus familiares las abandonan al pasar el tiempo. cuando las mujeres se deprimen o presentan algún malestar.

de otra. que para el período de elaboración del informe tales establecimientos estaban en funcionamiento y remitieron la información requerida en el marco del proyecto. La Procuraduría confía que las decisiones adoptadas en materia de cierre de establecimientos o pabellones femeninos responda a consideraciones razonadas y tenga en cuenta. que evidentemente las mujeres privadas de libertad en tales penales. de acuerdo con la información publicada por el INPEC el 3 de octubre de 2006. de manera que. dependiendo de las circunstancias. Además. En opinión del CPT. en sus antecedentes y en el contexto de su vida en prisión. a su lugar de origen. se mantuvo la estructura del documento con los datos correspondientes a estos establecimientos. Aspectos relevantes de la vida de las mujeres privadas de libertad en Colombia 1. y al lugar donde se adelanta el proceso penal en su contra –para el caso de las sindicadas-. al momento de reubicar a las internas. Las preguntas formuladas a los establecimientos se referían. y.MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 21 las causas reales de tales trastornos. condiciones del servicio de salud y de la oficina 48 Normas del Comité Europeo para la Prevención de la Tortura y de las Penas o Tratos Inhumanos o Degradantes -CPT. 2004 49 Debe señalarse que. la negación al acceso igualitario de la mujer al régimen de actividades podría calificarse como tratamiento degradante”48. La anterior aproximación a caracterizar la condición de las mujeres privadas de libertad. tanto a nivel general como a cada uno de los 62 establecimientos de reclusión del país –de los 139 a cargo del INPEC. a las mujeres presas se les ofrecen escasas oportunidades de educación –en general poco atractivas para las presas. Sin embargo. Finalmente. continúan estándolo.Secciones de los Informes Generales del CPT dedicadas a cuestiones de fondo.y actividades laborales que tradicionalmente han sido consideradas como “apropiadas” para ellas. la Procuraduría requirió información. de manera que estas decisiones administrativas no contribuyan a aumentar la difícil situación familiar de las mujeres. De éstos. se avance en la búsqueda de soluciones efectivas. ni su derecho al debido proceso y las garantías judiciales. mientras que a los hombres presos se les ofrece formación de una naturaleza más vocacional y técnica. “dicho enfoque discriminatorio sólo puede servir para reforzar los estereotipos anticuados del papel social de la mujer. II. CPT/Inf/E (2002) 1 – Rev. 56 respondieron a tal requerimiento49. se habría suprimido el 13 de septiembre la reclusión de mujeres de Girardot y se habría aprobado el 17 de agosto la supresión del pabellón femenino en la colonia penal de Acacías. . refuerza la necesidad de adoptar medidas específicas. a temas de infraestructura. Consideraciones previas sobre la información y precisiones sobre la labor de sistematización Como se señaló. teniendo en cuenta. de una parte.donde se encuentran mujeres privadas de libertad. a partir de la comprensión de la complejidad de la problemática. fundamentalmente. elementos para la definición de un perfil de la población femenina privada de libertad.

indicarían que no se trata de asuntos prioritarios en el marco del tratamiento penitenciario. en otros 55 y en muchos. En cuanto a la información que se recibió. La ley 797/2002 determinó. que los datos se tomaron de los archivos de la ficha procesada al ingreso de las mujeres al penal. que no necesariamente indica el lugar donde se encuentra su núcleo familiar al tiempo de su detención. en otro se encuentran personas desplazadas dentro de esta categoría. . En otros casos. la información sobre los hijos no tiene en cuenta a los más pequeños. “para tener el derecho a la Pensión de Vejez. Respecto de los datos sobre población en condiciones de vulnerabilidad. el afiliado deberá … haber cumplido 55 años de edad si es mujer o 60 años si es hombre”. A manera de ejemplo. asimismo. personal penitenciario. la mayoría de establecimientos proporcionan la información sin diferenciar cuántos hombres y 50 En varios penales. Por lo que hace a los reportes sobre actividades de trabajo y educación.22 MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA jurídica. tanto en la manera de registrarlos como la falta de rigor en la recolección y actualización de la información. por ejemplo. 51 En un establecimiento. simplemente no es claro cuál es la edad definida para ese efecto52. actividades de trabajo y educación. investigaciones contra funcionarios e internos y mecanismos de participación. por ejemplo. por lo que no se trataría de informes actualizados a la fecha de la respuesta. se prescindió en el análisis de aquella que ofrece serias inconsistencias o expresa rangos que no pueden ser evaluados con criterios objetivos y puntuales. ya que los rangos parten de 1 año de edad. en su mayoría. 52 Un parámetro útil de referencia puede ser el definido en la ley laboral según la cual. en un número importante de establecimientos la información estaría determinada por el lugar de expedición de las cédulas de ciudadanía. a fin de utilizar la información procesada con rangos precisos y uniformes. de origen urbano. la respuesta a los rangos de edades de las internas indica que éstas oscilan entre los 18 y los 60 ó 70 años. sino que se hace referencia a que la población es. preocupa la ausencia de uniformidad en los datos y la informalidad. la variedad de rangos utilizados en las respuestas como referentes para aportar la información sobre edades de las internas50 y de sus hijos o sobre los tiempos de las condenas. hecho muy relevante porque se trata de población que tendría la posibilidad de permanecer en la prisión junto a sus madres. que en algunos penales serían quienes tienen 50 años o más. que “a partir del 1° de enero del año 2014 la edad se incrementará a 57 años de edad para la mujer. se señala el número total de población del penal bajo el rubro de población vulnerable. La información relativa a la edad de las internas y sus niveles de escolaridad indicaría. Sorprende ver cómo varían los datos sobre las personas consideradas como adultas mayores. Es notable observar cómo en un importante número de establecimientos. si bien constituye una valiosa fuente documental. no se señalan los lugares de origen –dato fundamental para evaluar la cercanía de la interna a su núcleo familiar-. y 62 años para el hombre”. De manera que. en varios de los establecimientos. En cuanto al lugar de origen de las internas. las categorías varían en algunos penales51 y no se precisa qué criterios se utilizan para considerar a una como persona adulta mayor o como discapacitada.

Octavo período de sesiones (1989). desde el nivel central. confunden la historia sociofamiliar con la ficha de ingreso. “la elaboración de la historia sociofamiliar de la mujer reclusa es un elemento fundamental para atender las condiciones de las mujeres y garantizar la protección de sus derechos. Asimismo. para que los usuarios puedan obtener fácilmente información sobre la situación de la mujer en el sector concreto en que estén interesados”53. diferencias en los datos –incluso sobre el total de la población recluida en el penal. por ejemplo. Tal como lo expresó la Defensoría del Pueblo sobre este particular. lo que sugiere la existencia de bases paralelas de información al interior de un mismo establecimiento y genera dudas acerca de cuáles son los datos correctos. fuentes de recolección de la información.MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 23 cuántas mujeres hacen parte de la estadística. el detectar las fallas constituye una oportunidad valiosa para plantear algunas reflexiones sobre la conveniencia y necesidad de revisar.Estadísticas relativas a la condición de la mujer . e incluso ausencia de éstos respecto de ciertos temas que tienen que ver específicamente con la condición de las mujeres privadas de libertad. Al margen de las dificultades generadas por esta situación. valoraciones y percepciones que reflejan las respuestas de las y los directores de los penales a tales requerimientos. Es indudable la importancia de las estadísticas como una herramienta fundamental que permite tener una visión general de la situación y realizar el control y seguimiento sobre ella. Recomendación general Nº 9 . en muchas reclusiones de mujeres o en las cárceles del distrito o circuito judicial donde se recluyen mujeres. No elaborar la historia sociofamiliar impide que las cárceles 53 Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer. se observa que no existe suficiente claridad en la determinación de conceptos como el de mujer cabeza de familia y la aplicación de los beneficios judiciales para estas personas. La multiplicidad de formatos. asimismo. los parámetros y criterios de información con los que la entidad debe contar y. Es importante recordar en esta materia que el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer ha recomendado a los Estados Partes en la Convención que “hagan todo lo posible para asegurar que sus servicios estadísticos nacionales encargados de planificar los censos nacionales y otras encuestas sociales y económicas formulen cuestionarios de manera que los datos puedan desglosarse por sexo. lo que era especialmente relevante para el análisis comparativo. Se aprecian. más allá del aspecto meramente informativo.entre las áreas de Tratamiento y Desarrollo y la de Seguridad. de porcentajes de ocupación y estudio en establecimientos donde la población es mayoritariamente masculina. en lo que se refiere a números absolutos y a porcentajes. Sin embargo. la utilidad de los mismos en la adecuada toma de decisiones de políticas penitenciarias. evidencian fallas muy serias en los sistemas de información del INPEC. apreciaciones.

635 4.1999-2006 (agosto) 5. . Investigación realizada por la Delegada para la Política Criminal y Penitenciaria. Valle del Cauca. Bogotá. según la más reciente estadística publicada por el INPEC55.500 4. que probablemente continúe con la progresiva aplicación de dicho sistema y la aplicación de mecanismos alternativos a la prisión. La evolución de la población femenina privada de libertad demuestra cómo. cuántos hijos tienen. mientras que un 27.24 MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA conozcan la situación real de sus internas. cuantas jefes o cabezas de familia hay.1. cuántos están a su cargo.500 3.330 2. distribución.8% de la población reclusa del país56. después de un incremento sustancial – superior al 75% en sólo 5 años-.000 Población 4. Norte de Santander.000 2. capacidad e infraestructura En el país se encuentran recluidas. Meta.000 54 Los derechos humanos de la mujer privada de la libertad en Colombia.141 3. en coordinación con la Defensoría del Pueblo Regional Atlántico.593 mujeres.179 4. vg. a partir de la implementación del sistema acusatorio.000 1999 2000 2001 2002 Año 2003 2004 2005 2006 (agosto) Ahora bien.16% de las mujeres recluidas actualmente se encuentra en 12 reclusiones de mujeres. 55 Correspondiente al mes de agosto de 2006 56 La cifra de hombres recluidos es de 58. según el INPEC. cerca de 1. un total de 3. Nariño y Antioquia.630 2.789 3.000 4.053. que representan el 5. etc.584 3. Población femenina. el 72. se inicia una importante tendencia a disminuir. es decir.500 3.160 3.”54 2. 2004. previstos en la ley procesal penal. Las mujeres privadas de libertad en Colombia 2. en los últimos 8 años. Santander.84%. Tendencias promedio de la población femenina privada de libertad .

si bien simultáneamente se observan índices críticos58 de hacinamiento en algunos de los establecimientos donde hay mujeres presas. que las cifras sobre capacidad se obtienen a partir del número de camas disponibles. la reclusión de mujeres de Medellín tiene un hacinamiento del 27. existirían 4. dado que “los dormitorios grandes suponen una falta de intimidad para los reclusos en su vida cotidiana. Frente a estos porcentajes de superpoblación. Este tipo de alojamientos fomenta la creación de grupos de 57 Ver en el Anexo 4. Debe tenerse en cuenta. acceso a suficientes servicios sanitarios. Así. femeninos acondicionados en Más del 40% del total de la población femenina se encuentra en establecimientos de la Regional Central. están detenidas en 50 pabellones establecimientos de hombres en todo el país57. La información indica que existe una disponibilidad de cupos muy superior a la población actual -en total. el CPT ha planteado objeciones. tal como pudo observar la Procuraduría en el marco del proyecto en las visitas de inspección realizadas a los establecimientos de Zipaquirá y Valledupar (EPC). la distribución detallada de la población femenina en los establecimientos masculinos de reclusión. Es así como. por lo que el parámetro de apreciación sobre capacidad real debería tener en cuenta estas circunstancias. respectivamente. mientras que sólo un 38% se encuentran en celdas diseñadas para 1 a 4 personas como máximo. el EPC Yopal presenta un 50% de hacinamiento. En relación con el tema de los alojamientos colectivos. existe un alto riesgo de intimidación y de violencia. en la Regional Central. Además. en la Regional Oriente los establecimientos de Ocaña y Arauca registran índices del 200% y el 125%. donde la adecuación de camarotes o de catres. donde duermen 5 o más personas. se encuentran simultáneamente numerosos establecimientos con disponibilidad de cupos en todas las Direcciones Regionales59. etc. del total de mujeres privadas de libertad. Santander de Quilichao tiene un índice del 20%. mientras que el número menor de internas se ubica en la Regional Norte. en la Regional Noroeste. asimismo. lo que no necesariamente significa condiciones dignas de habitabilidad. . de acuerdo con la información proporcionada por los penales.9% y en la Regional Norte. en la Regional Occidente. respeto por la intimidad. Como se puede observar.259 cupos para una población de 3. pero no ofrece los mínimos requeridos en materia de ventilación. ubicados unos muy cerca de otros permite alojar un mayor número de personas.570 mujeres a julio de 2006-.MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 25 mujeres. Sincelejo tiene un 60% de hacinamiento. donde no existe en la actualidad ninguna reclusión de mujeres. la única Regional que no presenta hacinamiento crítico es la Viejo Caldas. un 62% de las internas ocupan celdas o dormitorios colectivos... 58 Superiores al 20% 59 Se anexan gráficos con información detallada en los establecimientos de cada Regional sobre capacidad y población.

. ciertamente afectan la dignidad de las condiciones de vida de las personas. y los penales de Neiva. ni con lugares.Secciones de los Informes Generales del CPT dedicadas a cuestiones de fondo. 2004 61 Normas del Comité Europeo para la Prevención de la Tortura y de las Penas o Tratos Inhumanos o Degradantes -CPT-. En los 14 restantes están recluidas más de 30 mujeres. A continuación se ilustra la proyección del aumento de capacidad frente a la población femenina actualmente recluida. salvo casos excepcionales. para la atención de los visitantes. pero la observación directa realizada en los establecimientos indica que el porcentaje de personas que cuentan con baterías individuales es muy bajo. sobre la base de una evaluación del riesgo y de las necesidades de cada caso.000 cupos adicionales a los existentes. es difícil evitar intervenciones exteriores que recurran a la fuerza. que prevén aumentar la capacidad en 21. así como también el suministro de productos higiénicos.26 MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA infractores y propicia que se mantenga la cohesión de organizaciones con propósitos delictivos. CPT/Inf/E (2002) 1 – Rev. EPCAMS Valledupar y Montería. cit. debido a la utilización de los lavabos o servicios por tantas personas y a la ventilación insuficiente. en general no se cuenta con suficiente –o con ninguno. También puede dificultar sumamente e incluso hacer imposible el trabajo de supervisión del personal penitenciario. asimismo. son de particular importancia”. y normalmente los servicios deben ser compartidos por un alto número de personas. tales como compresas y tampones.000 de ellos para mujeres. por Regionales: 60 Normas del Comité Europeo para la Prevención de la Tortura y de las Penas o Tratos Inhumanos o Degradantes -CPT. en particular. en caso de disturbios penitenciarios. la población es inferior a 10 personas. como se evidenció en las visitas de inspección.2. en muchos casos los servicios sanitarios carecen incluso de puertas o éstas no cierran adecuadamente. No hay información suficiente sobre servicios sanitarios a disposición de las internas. la colocación de papeleras higiénicas para los artículos manchados de sangre. 3. Nuevas construcciones previstas y enfoque de género El INPEC ha previsto la construcción de once grandes complejos carcelarios. Este tipo de alojamiento también hace prácticamente imposible que se asigne a cada recluso un lugar apropiado. op. lo mismo que las duchas. ya que la “falta de suministro de tales necesidades básicas puede calificarse por sí misma como trato degradante”61. mientras que en 11. en estas circunstancias.espacio adecuado donde las internas puedan tomar sus alimentos diarios. la población femenina oscila entre 10 y 30 mujeres. Todos estos problemas se exacerban cuando la tasa de ocupación es excesiva. Adicionalmente. siendo los mayores el EPC Ibagué –con 100 mujeres-. Además. Ahora bien. Villavicencio. las condiciones muchas veces son deplorables”60. hechos que. en 25 de los 50 pabellones femeninos. en la cotidianeidad de la prisión. se ha señalado que “el acceso directo a los sanitarios y a los aseos. 2. Sobre las necesidades de higiene de las mujeres en prisión.

La única diferencia prevista entre los pabellones de hombres y de mujeres. inter alia. un control central para cada dos pabellones. Las celdas serán para 3. unidad de baterías sanitarias. . tanto en el marco del proyecto como en un trabajo desarrollado por la Procuraduría durante el primer semestre de 2006 sobre las ampliaciones realizadas en los establecimientos de Bogotá. fundamentalmente. se conforma por celdas. tanto para hombre como para mujeres.tenga por objeto mejorar sustancialmente las condiciones integrales de reclusión de las mujeres y sustituir aquellos establecimientos o pabellones que no ofrecen entornos adecuados para una vida digna de las personas privadas de libertad. La respuesta del INPEC en relación con las nuevas construcciones62 y la observación realizada. continúan ausentes de la arquitectura penitenciaria. con perspectiva de género en el diseño y construcción de los nuevos establecimientos. la preservación de la unidad familiar. con el objeto de minimizar guardia”. es que estos 62 Documento anexo a la comunicación 7500-STD-9534 de 19 de octubre de 2006.MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 27 Población actual y capacidad adicional prevista por Regional 1500 1484 1200 1000 1100 900 638 600 413 400 399 393 300 300 243 POBLACION CAPACIDAD ADICIONAL PREVISTA 200 0 0 CENTRAL OCCIDENTE ORIENTE NOROESTE VIEJO CALDAS NORTE La Procuraduría confía en que este aumento sustancial en la capacidad de alojamiento femenino –que a simple vista parecería exagerado teniendo en cuenta las actuales cifras y la distribución de la población. parecería indicar que las consideraciones de género en los nuevos penales. 5 y 25 personas. Así. el documento remitido por el INPEC. señala. zona de televisión y estar. teniendo presentes las necesidades de las mujeres y. que el diseño de los pabellones “aplica de igual manera para los diferentes sectores.

desconociendo así que su condición y sus necesidades van más allá del hecho de poder albergar o no a sus hijos. no pueden por sí mismas responder y atender a sus expectativas y necesidades. que las condiciones climáticas se sienten en todo su rigor. Sin embargo. en este 63 Como se registra en el Informe de verificación sobre las ampliaciones realizadas a los establecimientos de reclusión 2005-2006 en Bogotá (Grupo de Asuntos Penitenciarios y Carcelarios de la Procuraduría Delegada en lo Preventivo para Derechos Humanos y Asuntos Étnicos y Procuraduría Delegada para la Vigilancia Preventiva de la Función Pública. un alto porcentaje de personas tienen su núcleo familiar cerca del lugar donde están recluidas y las que se encuentran lejos de su hogar están entre un 10 y un 20%. donde apenas se pueden colocar unas pocas cosas. En el diseño de las celdas construidas en Bogotá y Pereira. 64 Informe de verificación sobre las ampliaciones. más aún en ciertos momentos de su ciclo natural. Es decir. construidos recientemente en las reclusiones de Bogotá y Pereira. particularmente en las noches y en la época de su período menstrual. que las mujeres vivan con sus hijos menores de tres años. que. espacios y momentos lúdicos en donde pueda compartir. útiles de aseo y demás bienes de uso personal. comunicarse y fortalecer vínculos de solidaridad con las demás mujeres”64. es preciso que el establecimiento proporcione todas las medidas que garanticen el goce de los derechos fundamentales de las mujeres. en algunos casos. realizados en el marco del proyecto (junio y julio de 2006). 2. la zona del sanitario -que hace parte de un único espacio. se observó en la respuesta de los establecimientos. es decir. así como construcciones que no son bioclimáticas. es pertinente que el establecimiento ofrezca espacios en donde la mujer pueda sentirse en privacidad. op.carece de privacidad. en relación con la escasa ventilación e iluminación.28 MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA últimos contarán con guarderías y permitirán. en los nuevos pabellones de mujeres. . sobre todo en casos en que al estar privadas de la libertad.su ropa. “Se debe entender que las mujeres tienen necesidades específicas que el entorno debe suplir. julio de 2006) y en los informes de visita de inspección a las reclusiones de Bogotá y Pereira. y además no cuenta con un lugar donde las personas puedan ubicar –en la reclusión de Pereira. ya que sólo existe una especie de extensión de la cama de cemento que simula una mesa de noche.3. se observa63 que éstos responden al modelo de los establecimientos de alta seguridad para hombres construidos al principio de esta década. Caracterización de la población femenina Respecto del lugar de origen de las internas. Por ello. humedades y filtraciones de agua. se observa un espacio muy pequeño para albergar cuatro personas. lo que se valora positivamente y se reafirma. espacios en donde pueda expresar su creatividad y emociones. manteniendo la mayoría de fallas registradas en éstos. cit. lo que ofrece incomodidades obvias para las mujeres cuando tienen que utilizarlo.

con las implicaciones negativas que tiene para las personas. hecho que refuerza la necesidad de adelantar programas específicos destinados a ofrecer a esta población opciones ciertas para desarrollarse en su vida en libertad. volveremos más adelante. menos del 15% de los establecimientos cuentan con guardería -8 en reclusiones de mujeres y 1 en el EPC de Valledupar-. donde. Respecto de la posibilidad prevista en la ley penitenciaria de que los hijos menores de 3 años de las internas permanezcan con ellas en la reclusión. Una excepción notable en esta materia la constituye el EPCAMS de Valledupar. la importancia que. más del 90% de las internas tiene su hogar fuera del departamento del Cesar.4% 30 a 44 años 43. se encuentra entre los 4 y los 10 años.5% 60 años o más 2.MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 29 sentido. mayor al 40% del total. independientemente de la conveniencia o no acerca .5% Los datos sobre mujeres cabeza de familia en prisión son reveladores: de acuerdo con la información proporcionada por los establecimientos. y el mayor número de hijos de las internas. de las 65 mujeres relacionadas en la información. En cuanto a los rangos de edades de las internas. Edades de las internas 45 a 59 años 10. en particular para las mujeres reviste la posibilidad de tener contacto físico con su familia.1% de las mujeres son cabeza de familia. en la gráfica incluida a continuación se aprecia el alto porcentaje de población joven privada de libertad. el 53. lo que. con la mayor frecuencia posible. además del estar sometidas a un régimen de alta seguridad. dada la relevancia y complejidad de este tema. Sobre el tema de los menores y sus madres. el alejamiento de su núcleo familiar.7% 18 a 29 años 43.

en general. Llama la atención la ausencia de respuesta de un número importante de establecimientos. cerca del 50% de la población apenas cursa o cuenta con estudios de primaria.5% Sin respuesta 12. representa un porcentaje muy pequeño frente a la cifra de madres en prisión y las necesidades de sus hijos. sin contar con la infraestructura ni el apoyo institucional del ICBF para la atención de los menores. mientras que sólo un 6% tiene estudios universitarios: NIVELES DE ESCOLARIDAD Estudios Iletradas 6% universitarios 6% 6° a 11 bachillerato 40% 1° a 5° primaria 48% .30 MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA de la permanencia de los menores con sus madres –tema que se analizará más adelante-.9% Cuentan con guardería 14.9% En proceso de crear guardería 3.5% En relación con los niveles de escolaridad. como el hecho de que en algunos vivan menores con sus madres.2% Alojan menores (sin guardería) 6. tal como se refleja en la siguiente gráfica: DISPONIBILIDAD DE ALOJAMIENTO PARA NIÑOS Y NIÑAS MENORES DE TRES AÑOS No hay guardería 62.

8% De 11 a 15 años 8.9% De 16 a 20 años 4.y supone un esfuerzo de parte de las directivas de las reclusiones de mujeres para aplicar adecuadamente los parámetros definidos en la ley y en los instrumentos internacionales en esta materia. sumado a la corta edad de un sustancial porcentaje de la población. hace indispensable adoptar medidas en materia de aplicación de los criterios de clasificación. los porcentajes son reveladores de graves problemáticas sociales y económicas. por lo que se presume su inocencia -lo mismo que la de quienes no cuentan aún con sentencias definitivas-.3% Por lo que hace a las causas por las que se encuentran procesadas. dado que los . El altísimo porcentaje de mujeres procesadas cuya responsabilidad penal aún no se ha definido judicialmente. prácticamente inexistentes en los pabellones femeninos –por la infraestructura de espacios únicos de reclusión en la mayoría de los casos.MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 31 2. mientras que cerca de un 20% ha recibido condenas superiores a los 15 años. mientras que el 53% cuenta con condenas -en primera y segunda instancia-. La duración de las condenas se ilustra a continuación: DURACIÓN DE LAS CONDENAS Más de 20 años 15. lo que.4. Las internas condenadas lo están. en un porcentaje superior al 50% a penas que no superan los 5 años de prisión.7% Hasta 5 años 53.3% De 6 a 10 años 17. evidencia la importancia de adoptar programas de educación y trabajo que permitan su reintegración a la sociedad. Situación jurídica y tendencias de criminalidad femenina Un 47% de las mujeres privadas de libertad están en la actualidad sindicadas.

lesiones) CONTRA EL PATRIMONIO ECONÓMICO (hurto.48% 4.48% de las mujeres procesadas penalmente lo están por delitos relacionados con estupefacientes. dada la infraestructura de los establecimientos de reclusión y de los pabellones femeninos. Consideraciones sobre los delitos relacionados con estupefacientes y la drogadicción en las cárceles Como se señaló. la manera como puede desarrollarse la convivencia – y eventuales ejercicios de poder interno. ya que se ha . el 43.en patios únicos donde se recluyen personas sin atender a criterios de clasificación que tengan en cuenta estas circunstancias.32 MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA delitos relacionados con estupefacientes. supone una reflexión sobre la aplicación de los parámetros establecidos en la normatividad procesal penal respecto de las posibilidades de sustitución de ejecución de la pena o de la medida de aseguramiento. Estas cifras. Y genera preocupación. en las tendencias de criminalidad.89% CONTRA LA SALUD PÚBLICA (tráfico de estupefacientes y otras infracciones) CONTRA LA VIDA Y LA INTEGRIDAD PERSONAL (homicidio. el alto número de mujeres procesadas por delitos cometidos en el marco del conflicto armado interno.23% 7. Llama la atención.01% 5. el homicidio y los delitos contra el patrimonio económico constituyen casi el 80% de las infracciones.41% 16. junto con las correspondientes al alto porcentaje de personas sindicadas y a la mayoría de condenadas a penas inferiores a 5 años. TENDENCIAS DE CRIMINALIDAD FEMENINA 43.20% 7. igualmente. terrorismo) CONTRA LA LIBERTAD INDIVIDUAL Y OTRAS GARANTIAS (secuestro) CONTRA EL REGIMEN CONSTITUCIONAL Y LEGAL (rebelión) OTROS DELITOS 3. como miembros de grupos armados irregulares la margen de la ley.77% 15. No es ésta una excepción. estafa) CONTRA LA SEGURIDAD PÚBLICA (concierto para delinquir. extorsión.

MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 33 observado en los últimos años el aumento sustancial de infracciones en esta materia. En: http://www. op. que han venido a sustituir a los delitos contra el patrimonio económico. Durante las visitas de inspección. El papel que juegan. -CELS-. en el primer lugar de las causas de delincuencia femenina en muchos países. precisamente. en general. cónyuges y compañeros. “Muchos otros estudios han señalado que el aumento de la delincuencia femenina en los países desarrollados se ha debido en su mayor parte a delitos contra la propiedad. del incremento del consumo de estupefacientes por parte de las mujeres. Comisión de Derechos Humanos del D.ar/Site_cels/index.org. Documento de trabajo de la Sra. “Tampoco se debe prescindir del factor de dependencia y sumisión de estas mujeres respecto de los varones que dominan su vida. así como menores oportunidades económicas si su nivel de educación y de cualificaciones es muy bajo”65. cit. Carmen Antony García. sobrevivir en medio de Comisión de Derechos Humanos. de su condición de madres. Se ha señalado que muchas mujeres inician el consumo de drogas en prisión.F. quienes debido a las carencias ocasionadas por los bajos ingresos que perciben. las mujeres en el narcotráfico. es el del último eslabón en la cadena delincuencial. asimismo. Se debe hacer referencia además a las mujeres que se encuentran en prisión “por introducir drogas en las cárceles donde se encuentran sus maridos o compañeros (…) quienes muchas veces coaccionan mediante amenazas físicas o psicológicas en sus habituales visitas67”. dentro y fuera de la prisión. se tuvo la ocasión de dialogar con mujeres que. IV. en su mayoría.. ya que de esta manera ellas encubre a ‘sus hombres’: padres. convirtiéndose así en víctimas más que en victimarias”. se ve acompañado. entre otras razones “como una estrategia que les permite tolerar lo intolerable. a la que son involucradas. 2000 . lo que genera problemas que deben ser objeto de especial atención por parte de las autoridades penitenciarias. sin ser adictas antes de ingresar. Esto puede explicarse quizás por el incremento de la pobreza. terminan implicadas en estos delitos66. 85. Leonardo Filippini. adquirieron el vicio al interior del penal y terminaron convirtiéndose en “correos” al interior de la cárcel como una manera de pagar las deudas con quienes les proveen la droga. hermanos. Este fenómeno.Cap. máxime que son ellas las que están en el hogar y las que son detenidas cuando se producen los allanamientos. 65 . ya que para algunas mujeres la liberación y la igualdad han significado una disminución del apoyo económico que les prestaban sus parejas masculinas.html 67 Panorama de la situación de las mujeres privadas de libertad en América Latina desde una perspectiva de género. debido a las necesidades surgidas. Centro de Estudios Legales y Sociales. pág. en situación de pobreza y marginalidad.cels. hijos. en Violencia contra las mujeres privadas de libertad en América Latina. 66 Personas privadas de su libertad. al tiempo que refleja problemáticas muy complejas. Informe sobre la situación de los derechos humanos en Argentina. lo que genera círculos de poder intracarcelario y graves problemas para el establecimiento. En los países en desarrollo esa delincuencia ha aumentado con la aparición del tráfico de drogas mediante el empleo de “camellos”. Florizelle O’Connor sobre la cuestión de la mujer en prisión.

comprobaciones y registros corporales. op. Azaola Garrido y Yamacán. con frecuencia. 76-77 Corte Constitucional. moral y jurídica del afectado. cit. emplear con ellos violencia o maltratamientos” (acento fuera del texto original)71 Otra de las medidas que. Los informantes pueden proporcionar información falsa para victimizar a otros reclusos o mantenerlos controlados. así fuere con el propósito de mantener el orden y la seguridad. atendiendo las pautas y lineamientos constitucionales y legales sobre el punto. adoptan las autoridades penitenciarias frente a estas situaciones. sentencia T-690 de 2004 Corte Constitucional. como medidas restrictivas de la intimidad corporal.34 MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA condiciones de vida que no lo son”. su realización impone la directa y razonable intervención judicial. la respuesta de las autoridades penitenciarias frente al incuestionable aumento del consumo –y tráfico. en cuanto. Tampoco son razonables aquellas requisas cualquiera fuere el lugar (…)”.. El mero hecho de que exista un sistema de informantes. de la integridad física. es la de buscar el apoyo de informantes al interior de la cárcel.de estupefacientes en las cárceles suele ser represiva. o de que se sospeche que exista.” 70 Adicionalmente. a fin de confirmar sospechas o amedrentar a posibles implicados. como tampoco las intervenciones. “Diversas administraciones penitenciarias recogen información sobre planes de infringir los controles y la seguridad recurriendo a reclusos que. de acuerdo con el artículo 45 del Código Penitenciario y Carcelario los miembros del Cuerpo de Custodia y Vigilancia tienen la prohibición de “inflingir castigos a los internos. El desarrollo de un sistema en el cual los 68 69 70 71 Las mujeres olvidadas. que las lleva a un grado agudo de adicción”68. tales como desnudar al recluso. en aras de garantizar el respeto de los derechos fundamentales que tales procedimientos comprometen. “el problema fundamental de estas mujeres es la falta de apoyo. según expresión de funcionarios penitenciarios.69 degradantes. anónimamente. Para la Corte no son constitucionalmente admisibles “(…) las injerencias visuales o por contacto sobre los cuerpos desnudos de internos y visitantes. obligarlo a agacharse o hacer flexiones de piernas y mostrar sus partes íntimas a la guardia. sentencia T-690 de 2004 Corte Constitucional. puede crear un clima de tensión. Ha señalado la Corte en relación con este tipo de requisas al personal interno. los otros reclusos pueden descargar su ira con extrema violencia. suspicacia y violencia. y. Este método tiene grandes peligros. a través de procedimientos colectivos de requisa. sentencia T-848 de 2005 . muchas veces intrusiva. Ahora bien. de la libertad personal. existiendo otros mecanismos para garantizar la seguridad. informan sobre las actividades de otros detenidos. en presencia de otras internas. Si el informante es descubierto. no es razonable una requisa que se realice transgrediendo el derecho a la dignidad humana de la persona al manipular sus partes íntimas. estrategia que contribuye a aumentar la situación de tensión interna y los riesgos para la integridad física y moral de las personas. págs. que “no es razonable que las autoridades ordenen (…) intervenciones corporales masivas e indeterminadas.

se sabe que puede existir un vínculo entre el abuso y la drogadicción. sentencia T-848 de 2005 75 “A Campaign to End the Sexual Assault of Women by the State”. “se requiere de la elección de medios constitucionalmente aceptados. acompañadas..Manual para el personal penitenciario. debe trascender las acciones represivas hacia acciones preventivas y constructivas. Esta obligación general a cargo del Estado de brindar a las personas detenidas los elementos mínimos para la atención de sus necesidades básicas. debe tenerse en cuenta que “la drogadicción y el abuso sexual suelen abordarse como problemas del individuo y no como problemas sociales. se ha relativizado y ha tendido a desnaturalizarse por parte de las autoridades 72 La administración penitenciaria en el contexto de los derechos humanos . 363 74 Corte Constitucional..cit. op. está en imposibilidad de procurarse en forma autónoma tales beneficios76”. de controles adecuados para evitar el ingreso de los estupefacientes a la prisión. es un derecho que no admite limitación alguna. la habitación. Azaola Garrido y Yamacán. para preservar la seguridad dentro de los establecimientos. sentencia T-851 de 2004 . recurrir a procedimientos establecidos legalmente.MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 35 funcionarios consideran a los reclusos como seres humanos (…). el suministro de útiles de aseo. Sin embargo. deben ser analizadas por profesionales y la respuesta. Vida cotidiana y mínimo vital “En la medida en que el derecho a la dignidad. En la actualidad. pág. son las herramientas tecnológicas tales como detectores metálicos74”. frente a una problemática como la evidenciada en las reclusiones de mujeres con el tema de la droga. Antecedentes personales y familiares de violencia y consumo. para responder a situaciones que afectan la convivencia en los establecimientos de reclusión. se requiere mucho más que procedimientos de seguridad. 65 73 Las mujeres olvidadas. Los esfuerzos deben enfocarse en el manejo adecuado y el tratamiento para superar las razones que determinan a las mujeres a consumir drogas75. Estos medios. op. Si bien es necesario y es un deber del Estado. pág. con parámetros de razonabilidad y proporcionalidad. Adicionalmente. el Estado está en la obligación de satisfacer las necesidades vitales mínimas de la persona privada de libertad. según el propio INPEC.. 76 Corte Constitucional. no obstante lo cual. respuesta al abandono de parte de su familia y muchas otras causas. etc. cit. a través de la alimentación. necesidad de apoyo y reconocimiento al interior de la prisión. op. que tiene exigencias particulares tratándose de mujeres privadas de libertad. la prestación de servicio de sanidad. 4. cit. el tratamiento que se les brinda a las mujeres es de tipo psiquiátrico. por supuesto. justamente por su especial circunstancia. permitirá obtener información mucho más valiosa sobre los temas de seguridad y control”72. dado que quien se halle internado en un centro de reclusión. en consecuencia. como si los medicamentos fueran a dar respuesta a su situación”73.

Es más. STRASBOURG . No es. el Estado soslayar sus obligaciones con el argumento de falta de recursos presupuestales.1 June 2006 78 77 . parr. La Situación de los Derechos Humanos de las personas detenidas en el marco del Sistema Penitenciario. Capítulo VI. y de darle los recursos requeridos para satisfacer las necesidades básicas de los detenidos. Corte Constitucional. 10 rev. básicamente en dos sentidos.36 MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA penitenciarias. Informe sobre la situación de los Derechos Humanos en Ecuador. (resaltados en el documento original) La Comisión Interamericana de Derechos Humanos. European Court of Human Rights . Doc. independientemente de las dificultades financieras o logísticas existentes80. ni se tienen en cuenta los requerimientos Sobre un modelo elaborado para establecimientos de alta seguridad. que “El Estado tiene la responsabilidad de asegurar que este sistema sea adecuadamente financiado. CASE OF MAMEDOVA v. refiriéndose al sistema penitenciario. 7064/05 – JUDGMENT. sentencia T-686 de 2006 79 Comisión Interamericana de Derechos Humanos. 80 Ver.Application no. aún existiendo tales donaciones o partidas presupuestales para la adquisición de los productos de primera necesidad. Es deber del Estado conseguir los recursos económicos suficientes para la efectiva resocialización de los reclusos tal como lo dispone la Ley 65 de 1993. 9. a la asignación de recursos presupuestales”. caso de Mukong contra Camerún. 1994. la dotación de los “kits de aseo” a las internas e internos se ha convertido en la práctica penitenciaria en una especie de recompensa o de premio que se concede a las personas privadas de libertad en fechas especiales. RUSSIA. En segundo lugar. ver Comité de Derechos Humanos. señaló. También la Corte Europea de Derechos Humanos ha reiterado en su jurisprudencia que es responsabilidad de los gobiernos el organizar su sistema penitenciario de manera que garantice el respeto por la dignidad de los detenidos. debe recordarse. se argumentan razones de orden presupuestal. suficiente combatir los delitos con políticas de seguridad78”. desconociendo lo señalado por la Corte Constitucional. como se refleja en el texto de los reglamentos de régimen interno adoptados77 por la totalidad de penales del país. sujeta ésta. FIRST SECTION. no hay una periodicidad fija para su entrega. no solo se desconoce lo dispuesto por la Constitución y por los Tratados y Convenios Internacionales sobre la materia sino que se pone en entredicho cualquier esfuerzo orientado a obtener de manera real y efectiva la resocialización de los reclusos. por su parte. Debe hacerse énfasis en que el Estado es responsable de la organización del aparato de justicia de modo tal que garantice que sean respetados los derechos de los individuos dentro del sistema judicial”79. por tanto. Sobre el particular. En el mismo sentido. pues. En la disposición aludida se señala que la dotación del mínimo vital “estará a cargo del Estado a través del INPEC.Original: Español/Inglés. Adicionalmente. De lo contrario.3. En primer término. que la Corte Constitucional ha señalado que “no puede. por ejemplo. se termina por defraudar las esperanzas de una sociedad que confía en romper algún día con el círculo vicioso de la criminalidad y de la violencia. 24 abril 1999.1. o que se condiciona a la recepción de donaciones por parte de iglesias o de organizaciones privadas.

cit. pero que a menudo puede hacer gran diferencia en la auto-percepción de las reclusas”83.. se les debería permitir usarlo también en prisión. 119 83 Manual de buena práctica penitenciaria . Contacto con familiares y amigos: el régimen de visitas Tal como se señaló en la Política preventiva de la PGN en materia de derechos de las personas privadas de libertad. en algunos de los establecimientos. desconoce las obligaciones del Estado sobre el particular.R. op.Instituto Interamericano de Derechos Humanos. 1998 . “en los países donde las mujeres tradicionalmente usan maquillaje. favorece el manejo de poderes al interior de los pabellones. --San José.MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 37 específicos de higiene femenina. documento de trabajo de la Sra. La organización del sistema penitenciario debe propender por ubicar a los presos de manera tal que se garantice el mantenimiento de sus vínculos familiares. “la política de reintegración social debe adherirse a los principios de humanización y de mínima intervención y evitar efectos desocializadores que provoca la prisión en el preso y su familia. La Procuraduría constató cómo. Tratándose específicamente de las necesidades femeninas y del efecto de no contar siquiera con los productos básicos. Esta situación afecta la dignidad y el respeto debido a las personas privadas de libertad. 5. imposibilitadas para allegarse hasta los mínimos elementos de los que depende su higiene y la presentación de su persona ante los demás. como la pérdida de una parte importante de sí”82. Como parte del tratamiento 81 Comisión de Derechos Humanos. en consecuencia. y cuya carencia se experimenta como un despojo. op. tampoco requiere de gastos adicionales (es acerca de permitir no proporcionar maquillaje). son las propias internas e internos quienes deciden a qué personas entregar las dotaciones. De acuerdo con el Manual de Buena Práctica Penitenciaria. por carecer de recursos. e incluso en ocasiones. : Instituto Interamericano de Derechos Humanos. Erving Hoffman (1970 y 1981) se ha referido a estos artículos que vienen a ser una extensión de la persona. de pañales para aquellas que tienen sus hijos con ellas en la prisión. C. 82 Las mujeres olvidadas. se destaca “la importancia que tiene la privación de artículos aparentemente triviales en el medio y en las circunstancias en que se desenvuelven las internas. El régimen de visitas a los establecimientos carcelarios es un indicio del nivel de apertura de la prisión hacia la sociedad en su conjunto. Esta es una medida que no involucra consideraciones de seguridad. de una parte. cit. pág. “conduce con demasiada frecuencia a que sean explotadas por otras compañeras reclusas o incluso por los funcionarios de prisiones de ambos sexos81” y. dependiendo de su condición de pobreza y del hecho de no recibir visitas. como la dotación de toallas higiénicas o tampones. mientras en otros las reclusas deben expresar a la administración su necesidad de recibir los kits de aseo. Florizelle O’Connor sobre la cuestión de la mujer en prisión. Ya en distintos trabajos. Azaola Garrido y Yamacán.

Igualmente. de parte de las autoridades penitenciarias. Véase igualmente Corte Constitucional. sin embargo. “Las dificultades que supone recorrer grandes distancias para 84 Política preventiva de la Procuraduría General de la Nación en materia de derechos de las personas privadas de libertad. la respuesta institucional coincide en la autorización de visitas masculinas los días sábado y femeninas los domingos. horas y días determinados. señala la política que el derecho a la vida sexual “está relacionado con el derecho a la vida familiar. requisitos. Y las únicas comunicaciones posibles. 85 Id. Sin embargo. Debe tenerse en cuenta la capacidad del centro de reclusión. Esta reglamentación. tal como está previsto en el acuerdo 011/95. visitas vigiladas por funcionarios. restricciones e incluso prejuicios. Sentencia T-1030 de 2003. para que no se rompa. Como se ha señalado anteriormente. cit. una vez cumplan con los requisitos legales”84. Magistrado Ponente: Clara Inés Vargas. al contacto con el mundo exterior y al libre desarrollo de la personalidad. el libre desarrollo de la personalidad y la protección integral de la familia. como en ningún otro tema. En relación con las visitas íntimas. lo mismo que las visitas familiares (en fechas diferentes).38 MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA penitenciario progresivo se deben conceder permisos de salida a los presos. además de las llamadas telefónicas y la correspondencia. La existencia o no de infraestructura adecuada para recibirlas. Visitas en horarios rígidos. hecho que en particular tiene un mayor impacto en las mujeres. la Corte Constitucional ha establecido el siguiente esquema de análisis para determinar la constitucionalidad de las limitaciones a este derecho85: • • • • • • Las visitas íntimas se encuentran vinculadas con los derechos a la intimidad y la salud en conexidad con la vida. deja a discreción de las autoridades de cada establecimiento la determinación de los horarios. 30 de octubre de 2003. y visitas íntimas una vez por mes. y La duración de las mismas”. espacios acondicionados o improvisados que no aseguran la intimidad en las relaciones. el hecho de la reclusión afecta gravemente las relaciones familiares. De otra parte. El derecho que todos los internos tienen a recibir visitas íntimas. la ubicación de las mujeres en cárceles cerca de su núcleo familiar es fundamental. Bogotá. donde se observan diferencias importantes entre unos y otros establecimientos respecto de las horas de ingreso y salida de visitantes. . op. ese único espacio de comunicación personal con sus familiares y amigos. aún a pesar de ello. la diversidad de prácticas. se aprecian buenas prácticas que deben reconocerse positivamente y que se recogerán en las recomendaciones del presente informe. El número actual de internos. En las respuestas de los establecimientos respecto del tema de visitas se aprecia. de carácter general para internos e internas. son las visitas. En términos generales. aunque irregular.

hermanas. abuelas. op. Llama la atención que en varios establecimientos los niños y niñas que han cumplido 12 años88 ingresan con las visitas de mayores semanalmente.quienes llevan los hijos menores de edad de las internas a visitarlas. de manera que el contacto y las expectativas de visitantes y visitadas no se vean frustrados por la sirena que anuncia la salida apenas unas pocas horas después de haber logrado el encuentro. en algunos casos. es fundamental. en cientos de casos en los que no existe la figura paterna o está ausente. exigencia que no encuentra justificación y que puede conducir. dado que en la mayoría de los casos son las mujeres –madres. cit. a romper los vínculos de la madre con sus hijos o familiares. Azaola Garrido y Yamacán. ha señalado la Corte Constitucional que “la presencia de los niños en nada compromete la seguridad del penal.. Como señala Azaola. en qué circunstancias psicológicas se producirán estos encuentros? Cuál será el sentimiento de las mujeres internas que han esperado durante días. deberían ser más flexibles. En cuanto a la visita de menores de edad. “el resultado es que. Debe tenerse en cuenta que las personas privadas de libertad suelen pertenecer a familias con escasos recursos económicos. Surge la inquietud en estos casos respecto del ingreso de aquellos niños y niñas entre los 12 y los 18 años que no cuenten con la posibilidad de que un adulto de su mismo sexo los acompañe para ingresar. 87 Las mujeres olvidadas. . para evitar el riesgo de abuso sexual de menores de edad. Se observó con preocupación que en algunos establecimientos se exige que los menores ingresen acompañados de su padre o de su madre. Florizelle O’Connor sobre la cuestión de la mujer en prisión. documento de trabajo de la Sra.supone un sacrificio que no necesariamente puede realizarse con la periodicidad semanal autorizada. vecinas. En todo caso. cit. que una persona adulta se responsabilice por ellos durante la visita a prisión. 89 88 13 años. por lo que los horarios. pero los menores de esa edad sólo ingresan una vez por mes. particularmente de las visitas de las hijas e hijos de las internas. lo que podría romper la unidad familiar y afectaría el derecho de los más pequeños de ver con más frecuencia a su madre o familiar recluida. op. pág. semanas o meses dicho encuentro?”87. por lo que para sus familiares y amigos el desplazamiento hasta las cárceles –incluso cuando están dentro de la misma ciudad o en municipios cercanos.MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 39 visitar a los reclusos se acentúan si el tiempo autorizado para las visitas es corto. deben esperar durante varias horas para poder ingresar. Después de estar formados de pie durante tanto tiempo. Se aprecia positivamente que varias de las reclusiones de mujeres permiten el ingreso de las niñas y niños semanal o quincenalmente. al igual que la visita íntima quincenal. todo lo contrario. de conformidad con las mismas pruebas aportadas por el INPEC está 86 Comisión de Derechos Humanos.”86. los que vienen de visita.

La relación física entre el recluso y su visitante es uno de los ámbitos del libre desarrollo de la personalidad que continúa protegido aún en prisión. para la autorización de las visitas íntimas. pero no lo anula. en algunos penales no existe trámite para autorizaciones ni control sobre visitas íntimas-. el derecho a la visita íntima constituye un desarrollo claro del derecho al libre desarrollo de la personalidad contemplado en el artículo 16 de la Carta. “que es central para mantener fortalecer el vínculo de pareja como medio de superación conjunta de toda conflictiva que depara la privación de libertad”90. verificación del estado civil del visitante. constituye un enorme aliciente. baja los niveles de ansiedad y disminuye los riesgos de suicidio y de agresiones entre internos en los penales”89. la información sobre los horarios y requisitos varía sustancialmente. 91 Una excepción en materia de periodicidad la constituye el régimen del EPCAMS de Valledupar. CELS. por tanto. la Procuraduría indagó por periodicidad. Ahora bien. cit. partida de matrimonio o declaración extrajuicio.93” 89 90 Corte Constitucional. y la la y Partiendo de los datos sobre periodicidad91 –mensual en la mayoría de establecimientos. 92 Los Anexos 3 y 4 del presente informe contienen la síntesis de las respuestas al cuestionario formulado por la PGN a los establecimientos. preservativos. que el contacto frecuente de los internos con sus familias. que no están previstas en la ley y carecen de justificación a la luz de los principios de razonabilidad y proporcionalidad. sentencia T-269 de 2002 . No se encuentra justificación alguna para este tipo de diferenciación. ni se recibió respuesta de las autoridades frente al cuestionamiento planteado en este sentido por la PGN con posterioridad a la visita de inspección. y en especial con sus hijos. Leonardo Filippini. los requisitos y el número de visitas íntimas heterosexuales homosexuales autorizadas en cada establecimiento. 93 Corte Constitucional. por diversos estudios psicológicos. el aspecto corporal o físico. en relación con la visita íntima. La relación sexual es una de las principales manifestaciones de la sexualidad. de personas solicitadas en extradición y alta seguridad: cada 6 semanas y de mediana seguridad cada treinta días. prevé que las visitas íntimas de personas sindicadas es cada 30 días. Respecto de este tema. entrevista. exámenes de laboratorio. Una de las facetas en las que se ve plasmado el derecho al libre desarrollo de la personalidad es la sexualidad del ser humano el cual debe verse de una manera integral teniendo en cuenta. o estudio social. op. requisitos que vulneran el derecho a la vida sexual y a la intimidad de las mujeres privadas de libertad y sus parejas. quincenal en uno de ellos y semanal en otros –básicamente por las condiciones de infraestructura. con restricciones que van más allá de la discrecionalidad e incurren en exigencias arbitrarias. La privación de la libertad conlleva una reducción del campo del libre desarrollo de la personalidad.40 MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA demostrado. En otros establecimientos se observa92 que se exige. “tanto para aquellos reclusos que tengan conformada una familia como para los que no. Allí se puede consultar la información correspondiente a cada penal. es preciso recordar que la Corte Constitucional ha expresado en reiteradas oportunidades que. a pesar de las restricciones legítimas conexas a la privación de la libertad. sentencia T-1030 de 2003 Personas privadas de su libertad.

Ésta discusión suele ser ociosa. cuentan con guardería para los menores de tres años de edad. que se vulneraban “los derechos fundamentales a la igualdad. si bien cabe indagar. que no “aplica” la visita homosexual. incluyendo aquellas visitadas en el marco del proyecto. en sentencia T-499/03. frente a la negativa de las autoridades penitenciarias para la realización de una visita íntima homosexual. el por qué las autoridades penitenciarias disponen que sean las mujeres quienes se desplazan al establecimiento masculino. con un enfoque de género. un número importante de establecimientos no proporcionan información. la Corte consideró. cit. están realizando mensualmente los desplazamientos de las mujeres a establecimientos masculinos de reclusión. intimidad e igualdad de las tutelantes”. Muchas de estas madres. Como se señaló anteriormente. Sin embargo. pág. y nunca los hombres quienes acuden a visitar a sus compañeras. a la intimidad y al libre desarrollo de la personalidad” y determinó que se debe “garantizar el ejercicio de la sexualidad en condiciones de libertad. Sergio García Ramírez.MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 41 Adicionalmente. etapa de desarrollo donde comienzan a gestarse las conductas antisociales. Finalmente. Madres e hijos en prisión “Hay un persistente debate sobre la conveniencia de que las madres prisioneras conserven cerca sus hijos más pequeños. sólo el 14. o que no son conocidos los casos de homosexualidad. 6. que deben respetar los parámetros legales y jurisprudenciales establecidos. o bien un desconocimiento sobre el tema. no tienen alternativa: o con ellas o en el más completo abandono”94. Es una prácticaejercicio de derechos que debe calificarse positivamente. conductas que tienen relación con la percepción que se tenga del vínculo afectivo que se mantiene con la madre. otros registran que no existen solicitudes de autorización. 94 Los personajes del cautiverio. en aquellos casos en los que los dos integrantes de la pareja se encuentran privados de libertad.5% de los establecimientos donde se encuentran recluidas mujeres –más del 50% de ellas madres y mujeres cabeza de familia-. en nuestro medio. En relación con las visitas íntimas homosexuales. varias de las reclusiones. algunos establecimientos respondieron indicando que no ingresan visitas o no cuentan con población “homosexual ni heterosexual”. respuestas que indican. Asimismo. independientemente de su opinión personal o su formación profesional. o bien la existencia de prejuicios frente al mismo. el número más alto de hijos de mujeres privadas de libertad tiene edades entre los 4 y los 10 años. “Es importante señalar que el grupo de edad que tiene mayor representación es aquel en edad escolar. los que no son aceptables desde el punto de vista constitucional tratándose de entidades del Estado. op. y varias reclusiones reportan la existencia de visitas autorizadas. 206 .

la reclusión de la madre en prisión es. “en las Reclusiones de Mujeres y Establecimientos de Reclusión con pabellones para mujeres. cuyos límites internos son por lo menos difusos. y si no. al menos en principio. (…) Por el papel central que tiene la maternidad en la definición de las mujeres.UNICRIM 96 Las mujeres olvidadas. y “sufren la misma condena.. Ministerio de Justicia. hacen la vida en prisión genéricamente opresiva para las mujeres y para su prole. pág. un castigo y una pena directa a los hijos”97. porque la relación madre-criatura es social y culturalmente un binomio. partiendo de la satisfacción de las necesidades básicas de techo. op. Las familias entran en conflictos que se derivan del encarcelamiento de la madre. la suspensión de su capacidad de custodia y tutelaje o. Azaola Garrido y Yamacán. cit. Estos niños. el rechazo social debilita los lazos familiares e incrementa las posibilidades de que los niños no tengan un desarrollo sano e integral. suelen quedar al cuidado de parientes o son llevados a instituciones cuando su madre ingresa a la prisión. 677 . en todos los casos. pautas para el desarrollo de los programas dirigidos a 95 Revista de Estudios Criminológicos y Penitenciarios. cit. Las nuevas Reglas Penitenciarias Europeas avanzan en este sentido sustancialmente. Si la criatura permanece con la madre en la cárcel. por el contenido vital de la maternidad para los hijos. alimentación. pág. al plantear que no sólo la madre. de los valores y normas sociales es crítica para su asimilación”95. Por la intrincada relación entre madres e hijos. es evidente que mantienen el derecho y la obligación social de tutelar a algunos de sus hijos y en cambio. por igual al padre y a la madre. delegada exclusiva –y automáticamente.Mayo 2001. sino otros círculos de parientes puedan asumir el cuidado de los hijos. Lagarde. el hecho de que hasta en la cárcel deba cuidar de sus hijos. educación y salud. consagrado en los instrumentos internacionales y en la Constitución Política. entonces vive la pérdida de la madre en la vida diaria. 93 97 Los cautiverios de las mujeres. Gendarmería de Chile . y todos los hijos e hijas de las internas. a diferencia de lo que ocurre con el padre. Tener a una madre en prisión resulta más desmoralizador que cualquier otro tipo de separación”96. aun cuando su presencia sea indispensable para su vida porque dependen vitalmente de ellas para sobrevivir. independientemente de su edad.a la madre. se encuentra presa como ella. y teniendo en cuenta que la custodia corresponde. La responsabilidad del Estado cuando decide recluir una madre en prisión no puede desconocer esta realidad. ya sea adentro o fuera de la institución.. El castigo a la madre es siempre el castigo a los hijos –en particular a los pequeños-. “En el caso de las presas. son separadas de otros. Número 2 . De acuerdo con la información remitida por el INPEC.42 MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA Además es una etapa de desarrollo donde la concepción de moralidad. lo es por extensión. La responsabilidad no debe ser. en atención al interés superior del niño y de la niña. por el contrario. op. frente a la imposibilidad de atender adecuadamente el desarrollo de sus hijos. como que ello agrava aún más su estabilidad emocional y afectiva en la cárcel. el INPEC ha diseñado procedimientos.

junto con el INPEC. informó que dentro de las principales acciones desarrolladas por el ICBF se encuentra la realización de un diagnóstico elaborado en 2004. para el fortalecimiento del vinculo madre-hijo”98. se deben “tomar además las medidas necesarias para garantizar el desarrollo normal de los movimientos y técnicas cognitivas de los bebés retenidos en prisión.MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 43 madres gestantes. 7100–DIG–1975. Adicionalmente. la Reclusión de El Guamo señaló que. la oportunidad de abandonar el establecimiento y experimentar la vida ordinaria fuera de los muros. Sin embargo. a pesar de contar con guardería. corroboró que cuenta con 9 guarderías en el país. madres lactantes y menores de tres años hijos de Internas. si se toma la decisión de contar con instalaciones para alojar a los menores en prisión. El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. Cuando ello no fuera posible. se han construido y adecuado 9 guarderías a nivel nacional. Sin embargo. de 13 de octubre de 2006 . Facilitar el cuidado del niño por parte de los miembros de la familia fuera del establecimiento puede también ayudar a garantizar que se comparta la carga que supone la cría del niño (por ejemplo. En particular. donde alojan 2 menores. ésta “no cuenta con ningún programa apoyado por el ICBF. para socializar el convenio e impartir directrices respecto de su contenido y alcance. por el padre del niño). deberían tener juegos apropiados e instalaciones deportivas dentro de la prisión y. se debería considerar la idea de proporcionar acceso a las instalaciones 98 Comunicación remitida por el Director General del INPEC. Las condiciones de higiene y la dotación de tales espacios son adecuadas y se observa un interés particular de las autoridades penitenciarias por ofrecer espacios amables para las niñas y niños que permanecen en prisión con sus madres. recursos humanos para la coordinación de las diferentes acciones encaminadas al mejoramiento de la calidad de vida de las Internas y apoyo a través del convenio con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. para conocer la situación de los menores de 3 años. por su parte. el cuidado de los niños no siempre es supervisado por trabajadores sociales y especialistas en desarrollo de los menores.000. 8 de ellas en reclusiones de mujeres y 1 en el EPC de Valledupar. a partir de la cual definió en su estructura programática y presupuestal una modalidad de atención específica para esta población. cuando fuera posible. así mismo se destinan recursos anuales correspondientes durante esta vigencia a un total de $24. en el suministro de alimentación para los menores los 365 días del año. Informó asimismo acerca de la realización de visitas de seguimiento conjuntas con el INPEC a los centros de reclusión que cuentan con guarderías y a la realización de reuniones de comité de coordinación del convenio. capacitación y orientación. ni contamos con profesionales para su atención” Tres de las guarderías que funcionan en el país fueron visitadas en el marco del proyecto –EPC Valledupar y reclusiones de mujeres de Bogotá y de Pereira-. En 2005.000. se adelantó un taller conjunto de capacitación a funcionarias y funcionarios de las dos entidades.oo. En esta materia es fundamental tener en cuenta que.

y segundo. sean propicias para su desarrollo integral. Dichas medidas pueden permitir que las mujeres presas participen en trabajos y en otras actividades internas de la prisión en mayor medida de lo que sería posible de otra forma”99. La Corte Constitucional ha expresado respecto de las condiciones en las que deben permanecer los menores100 que “por condiciones adecuadas ha de entenderse. por sus propios antecedentes de vida. se encuentran desnutridos y con atraso en su desarrollo integral al ingresar a la guardería. y no conocen el lugar al momento del ingreso de los niños a la misma. de recreación. 99 Normas del Comité Europeo para la Prevención de la Tortura y de las Penas o Tratos Inhumanos o Degradantes -CPT-. ya que dependen. en ocasiones. donde no van acompañados por sus madres. de alimentación. sino inexistente. que las condiciones del espacio físico en que se encuentren los menores. 100 Corte Constitucional. en la mayoría de oportunidades. carecen de herramientas para establecer relaciones afectivas con ellos. según la información recibida. ya que deben permanecer todo el tiempo con sus hijos –quienes sólo ingresan a la guardería al cumplir 6 meses-. son remitidos a la clínica. que se involucren adecuadamente en su proceso integral de crecimiento. los médicos de la reclusión únicamente los atienden cuando están enfermos y si se presenta una situación de urgencia. Los menores. en consecuencia. sentencia C-157 de 2002 . Adicionalmente. Respecto de los menús previstos para garantizar un balance nutricional adecuado a los menores en las guarderías. Sobra decir que se trata de una nueva ruptura traumática para todos. que a las madres de los bebés hasta los seis meses de edad no se les permite desarrollar actividades educativas ni laborales. físico. carecen de recursos para adquirir bienes para sus hijas e hijos.44 MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA tipo guardería. Se observó. psíquico. de salubridad. que la madre sea un cuidador confiable. entre otras. El acceso de las madres a las guarderías es mínimo. a los tres años de edad. se observó que éstos no siempre se ajustan a lo prescrito por el ICBF. en general. durante las visitas. ni las madres ni sus hijas e hijos menores reciben asesoría psicológica para el momento de la separación. op. no cuentan con la atención pediátrica profesional y. Se deben garantizar condiciones de salud. que permitan el desarrollo adecuado del menor”. cit. lo que afecta su intervención en los requerimientos de apoyo de su parte en el desarrollo de los programas que se realizan para los menores e impide. moral y afectivo. y que el seguimiento profesional para afrontarla es fundamental. primero. según se informó. de la disponibilidad de víveres y de elementos adecuados para su preservación en buen estado. no cuentan con asesoría para el trato y estimulación de los menores. La importancia del cumplimiento de estos parámetros se refuerza por el hecho de que la mayoría de los niños. según se informó por parte de las internas. Sin embargo. y.

en menos del 30% hay un abogado titulado como coordinador. Adicionalmente. es generalizada.Mayo 2001. del contexto en el que se encuentren insertos. la realidad encontrada en los establecimientos de reclusión indica que el desconocimiento acerca de los procedimientos. Política criminal y penitenciaria. op.MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 45 Según se ha señalado por expertos en la materia. de las dinámicas familiares. y el porcentaje de oficinas en las que se encuentran como responsables personas sin formación jurídica. o simplemente no existe un coordinador o no se informó sobre el particular. Pero si se les explican los motivos de esta ausencia y se favorece el reconocimiento de la vigencia de los afectos. de las posibilidades de acceder a beneficios o de obtener una libertad anticipada. especialmente durante los años cruciales formativos del niño. de la naturaleza del delito. y los padres dispondrán de mejores oportunidades de reinserción familiar y social en el proceso de transformación del sufrimiento inicial”101. Estos factores se entrelazan diferenciadamente en relación al tipo de percepción que elabore el niño a partir de la separación de sus padres: si es percibida o no como abandono. los niños y los padres irán aceptando en forma gradual la relación en otra forma. los niños realmente se exponen a la deprivación psicológica y física. las normas que los orientan y las posibilidades legales existentes. En el primer período de encarcelamiento de los padres. ya que éstas dependen de la edad del niño. y la posibilidad de contar con asesores jurídicos que les brinden la atención idónea y las ilustren adecuadamente acerca de la naturaleza y formas del proceso penal son. poder judicial e importancia de las oficinas jurídicas Si bien parece una cuestión apenas obvia que las personas privadas de libertad estén informadas de los procedimientos judiciales en los que están implicadas. ilusorias. 101 Revista de Estudios Criminológicos y Penitenciarios. estigma y trauma psicológico. Resulta difícil generalizar las consecuencias de la reclusión de alguno de los padres en el desarrollo del niño. al frente de las oficinas jurídicas de los establecimientos de reclusión. supera el 70% del total. por las condiciones de pobreza de la mayoría de ellas. 7. un porcentaje cercano al 90% de las mujeres presas no ha terminado de cursar sus estudios escolares. Los niños y niñas comienzan a desarrollar capacidades que los ayudarán a ser más autónomos. Número 2 . con pérdida de afectos y ternura. . cit. “el encarcelamiento del padre o ambos a menudo lleva a aflicción. generalmente sin apoyo de más profesionales del derecho. de la estabilidad del subsistema parental. Como se ha señalado.

ignorando ‘que los sexos tienen género y. Es distinto considerar sólo el sexo como una variable de segregación. op. se deja de lado el hecho de que la privación de libertad de éstas provoca. se suman las deficiencias en la atención jurídica que ofrece el sistema penitenciario en general. por lo tanto.7% Abogado 29. El enfoque de género tampoco ha sido plenamente adoptado por el poder judicial en esta materia. su derecho a las garantías judiciales. 102 Revista de Estudios Criminológicos y Penitenciarios. no tienen por qué conocerlo-. de hecho. valoraciones y espacios de poder desiguales.6% No abogado 29.Mayo 2001. cit. Número 2 . sumado a la condición de desconocimiento del derecho de las personas privadas de libertad –quienes.6% De manera que. en general.UNICRIM. y trascendiendo del ámbito puramente penitenciario al correspondiente a la política criminal del Estado.46 MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA RESPONSABLES DE OFICINAS JURÍDICAS No hay/sin respuesta 40. como señaló la Corte Europea en un reciente fallo contra Rusia.SERNAM . la desintegración familiar debido al rol central que en nuestras sociedades se ha asignado a las mujeres como cohesionadoras de la familia. . roles. a sus escasas posibilidades de contar con asesoría jurídica personalizada y especializada –situación dramática en quienes ya han recibido una condena y desean acceder a beneficios a los que tienen derecho-. lo que termina por configurar un panorama en el que el debido proceso y el mismo derecho a la libertad personal se ven vulnerados. lo que afecta. en cuanto a la ejecución condicional de la pena o excarcelación. De otra parte. 1997)”102. es un hecho que “al aplicárseles [a las mujeres] las mismas prohibiciones y sanciones. que las políticas penitenciarias afectarán de manera distinta’ (Ministerio de Justicia . en general.

se tuvo conocimiento de situaciones que ameritan reflexiones profundas frente a la respuesta judicial a las solicitudes de detención o prisión domiciliaria formuladas. Ver el texto íntegro de las normas en el Anexo 1 del presente documento. que define la mujer cabeza de familia. RUSSIA. recurrió a utilizar la misma “fórmula sumaria y estereotipada” acostumbrada por los tribunales para este tipo de decisiones103. que amplían las previsiones de la Ley 750. de conceder la prisión o detención domiciliaria a las mujeres procesadas por delitos contra la salud pública –básicamente tráfico de estupefacientes-. se observaron algunos aspectos que llamaron la atención de la Procuraduría en esta materia. se evidenciaron criterios encontrados en la aplicación del principio de favorabilidad por parte de algunos jueces de ejecución de penas y medidas de seguridad en cuanto a la rebaja de penas para quienes se acogieron a sentencia anticipada o aceptaron unilateralmente cargos antes y después de la implementación del sistema acusatorio. al declarar responsable al Estado. las previsiones de la Ley 750 de 2002 sobre la detención y prisión domiciliarias para esta categoría de mujeres. cit. por ejemplo. y la nueva normatividad sobre la materia. principalmente. dos hijos menores y un padre gravemente enfermo. acceda a la libertad condicional más rápidamente que otra condenada por tráfico de estupefacientes. en su lugar. independientemente de los presupuestos legales vigentes104. En desarrollo del proyecto. por mujeres cabeza de familia y mujeres en estado de embarazo. FIRST SECTION. el más alto 103 104 CASE OF MAMEDOVA v. a fin de contar con elementos de juicio que permitan avanzar en la unificación de criterios y cooperar con las autoridades. la situación señalada en establecimientos de reclusión en los que el desconocimiento de las normas jurídicas por parte del personal de internas es prácticamente nulo. Si bien el tema habría sido resuelto por la Corte Constitucional mediante fallo T-091/06 del 10 de febrero pasado. contaba con un lugar fijo de residencia y un empleo en su ciudad natal. Las internas cuestionaban la aplicación del derecho a la igualdad y lo que ellas entendían como privilegios en favor de algunas reclusas. Así. contenida en los artículos 314 y 461 del Código de Procedimiento Penal. Observó la Corte en su sentencia. . que requerían de su presencia. European Court of Human Rights – op. pues las reclusas no entienden las razones por las que una interna condenada por homicidio. particularmente. que no tenía antecedentes penales. en algunos casos. que la decisión judicial que denegó el beneficio a la mujer no tuvo en consideración los planteamientos relacionados con la situación personal de la mujer y.MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 47 relacionado con una mujer presa que solicitó su excarcelación argumentando. Adicionalmente. una vida estable. El marco legal de referencia en esta materia está constituido por el artículo 2° de la Ley 82 de 1993. tanto en la ciudad de Pereira como en Bogotá. siempre en el marco del respeto por la autonomía e independencia de los administradores de justicia. eliminando las limitaciones derivadas de la naturaleza de los delitos que estaban excluidos de la sustitución en la Ley 750. quienes representan. Se observó una frecuente negativa. se constituye en fuente de conflictividad. a partir de los cuales se ha iniciado un proceso de acercamiento con el poder judicial. como se señaló anteriormente.

Igualmente. en relación con las mujeres cabeza de familia. El hecho de que se denominen beneficios administrativos no genera una competencia a las autoridades de este orden para establecer las condiciones o eventos en los cuales son procedentes. Asimismo. Una mujer recluida en Pereira señaló que le habría sido negada la detención domiciliaria como madre de dos niños de 10 y 12 años. Es el caso. una situación análoga se observó en relación con la concesión de beneficios administrativos. sentencia T-972 de 2005 . lo que. respecto de los cuales la Corte Constitucional ha señalado que ”son aspectos inherentes al proceso de individualización de la pena en su fase de ejecución. por ejemplo. con aplicación efectiva de las penas aflictivas de la libertad”. por razón de la naturaleza del delito. También en relación con este tema. lo que haría presumir su peligrosidad. susceptible de constatación y deben estar por ende. se observó en algunas providencias judiciales revisadas una aparente interpretación restrictiva de las normas. según la cual se exigiría la situación de desamparo total del menor para conceder la sustitución de la detención. superior al 30% en Bogotá y al 60% en Pereira. igualmente procesadas o condenadas por delitos relacionados con tráfico de estupefacientes. por tanto las condiciones que permitan el acceso a tales beneficios tienen un carácter objetivo. según la autoridad judicial. a quien el juez niega la solicitud por considerar que “el hijo de la condenada no está completamente desamparado”. Un ejemplo de esta situación se refleja en la negativa de un juez relacionada con la situación de la madre de un menor de 6 años que se encuentra al cuidado de su abuela materna en condiciones muy precarias por la edad de la abuela y la crítica situación económica.48 MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA porcentaje dentro de la población femenina privada de libertad. porque. ya pueden defenderse solos”. se realizaría en muchos casos desde la óptica del delito y no de las condiciones de la persona que solicita el beneficio. verificable. a quienes les habría sido negada –o simplemente no resuelta oportunamente.la solicitud de sustitución prevista en el numeral 3° del artículo 314 del CPP. de una decisión judicial en la que el funcionario niega la sustitución al estimar que el hecho de que la mujer fuera condenada por homicidio implica que debe tener un castigo “ejemplar. 105 Corte Constitucional. su configuración está amparada por la reserva legal y su aplicación por la reserva judicial”105. en la Reclusión de Bogotá se recibieron quejas de internas en avanzado estado de embarazo. Ahora bien. previamente definidas en la ley. se observa que el análisis del factor subjetivo para la concesión de la sustitución de la medida privativa de libertad. independientemente de la condición objetiva del embarazo y las subjetivas de la mujer que solicita la medida sustitutiva. se presenta como un extremo irrazonable. desde una óptica tanto jurídica como sociológica. que por tratarse de una materia que impacta de manera directa el derecho de la libertad personal. “a esa edad. Es decir.

MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 49 Sobre la base de la información aportada por el INPEC. correspondiente a 2005 y 2006.55% Hombres 901.12% . se resumen a continuación los porcentajes y cifras promedio de hombres y mujeres a quienes han sido concedidos beneficios de 72 horas en los que se aprecia. el mínimo porcentaje de mujeres con beneficios administrativos.75 2. de una parte. una sustancial reducción en el número de beneficios concedidos a las mujeres en lo que va corrido de 2006: Promedio hombres y mujeres con beneficios de 72 horas Enero-diciembre 2005 Mujeres 53 5. y de otra.1 94.45% Promedios de población con beneficios de 72 horas Enero-agosto 2006 Mujeres 23.5 97.88% Hombres 799.

ante todo corregir las condiciones de exclusión de la sociedad activa de los grupos sociales de los que provienen. mientras que las otras tres Regionales sumadas sólo alcanzan el 20% del total. 60. al trabajo dentro y fuera de la cárcel. vale la pena señalar que en las Regionales Central. en el más generoso sentido de la palabra. como casi siempre sucede. Occidente y Viejo Caldas106 se concentra en promedio el 80% de la población con beneficios administrativos. Todo lo contrario: readaptar debería ser liberar. adoctrinar. 8.50 MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA Igualmente. El ‘lavado de cerebro’ no es el método más indicado para readaptar. Aproximación doctrinal al sentido del fin de la pena “Si observamos la población carcelaria. su composición demográfica. 107 Por un concepto crítico de "reintegración social" del condenado. debe ser ejercicio de un derecho del ciudadano encarcelado”107. que también como el goce de los servicios. los contenidos posibles de toda actividad que puede ser ejercida. la mayor parte de los detenidos provienen de los grupos sociales ya marginados. nos damos cuenta de que la marginación carcelaria es. sino el más a propósito para no hacerlo”108. 106 En el Anexo 4 del presente documento se incluyen gráficos detallados. (…) Esto significa reconstruir integralmente. con los valores y porcentajes de beneficios administrativos de 72 horas concedidos en 2005 y 2006 a mujeres y hombres privados de libertad. con capacidad de opción (al menos relativamente). 108 Los personajes del cautiverio. para que la vida postpenitenciaria no signifique simplemente. “Readaptar no es ‘convertir’ a un ser humano en alguien distinto de él mismo.1. cit. Una reintegración social del condenado significa. Sergio García Ramírez. a su favor. como derechos del detenido. cit. el camino que prefiera. Por tanto. el concepto de tratamiento debe ser redefinido como ‘servicio’. hoy todavía. sobre todo en cuanto excluidos de la sociedad activa por obra de los mecanismos del mercado de trabajo. el regreso de la marginación secundaria a la primaria del propio grupo social de pertenencia y desde allí una vez más a la cárcel. Alessandro Baratta. aun en las condiciones negativas de la cárcel. Esto atañe. pág. En efecto. privar de identidad y arbitrio. por Regionales. Compensando situaciones de carencia y de privación frecuentemente características de la historia de vida de los detenidos antes de su ingreso a la carrera criminal. como una oportunidad de reintegración y no como un aspecto de la disciplina carcelaria. por lo tanto. esto es. deben ser ofrecidos al detenido una serie de servicios que van desde la instrucción general y profesional hasta los servicios sanitarios y psicológicos. igualmente. La finalidad de la pena: hacia la reintegración social de las personas privadas de libertad 8. dotar al hombre de medios para que ejerza su libertad y elija. op. . para la mayor parte de los detenidos un proceso secundario de marginación que interviene después de un proceso primario. op.

Educación como oportunidades de Teniendo en cuenta la tendencia universal en relación con la finalidad de la pena y el desarrollo de actividades educativas y laborales en prisión como un medio para generar opciones de vida a quienes han delinquido. incluye sin duda a las mujeres. No es extraño. Recomendación Rec (2006)2 del Comité de Ministros de los Estados Miembros sobre las Reglas Penitenciarias Europeas (1) (adoptado por el Comité de Ministros el 11 de enero de 2006 en la 952ª Reunión de Delegados de Ministros) 110 Las mujeres olvidadas. es. de acuerdo con los datos proporcionados por la Dirección General del INPEC111. estas mujeres no habían podido ocuparse más que de su supervivencia por lo que es absurdo ofrecerles dentro del reclusorio una educación tradicional como única opción si ésta no ha tenido éxito en su vida en libertad. “para entender el problema de la educación de las reclusas. categorías que. las nuevas Reglas Penitenciarias europeas prevén que “Todas las prisiones deben esforzarse en ofertar a los detenidos el acceso a unos programas de enseñanza que sean también lo más completos posibles y respondan a sus necesidades individuales teniendo en cuenta sus aspiraciones”. resulta indispensable la conciencia y la aceptación de que las mujeres presas pertenecen a un grupo específico de nuestra estratificación social. entonces. a la luz de los datos antes expuestos. cit. Educación y trabajo en prisión reintegración social de las reclusas a.Consejo de Ministros. que son los mismos que se ofrecen a los hombres privados de libertad. traducidas en la realidad colombiana. de 13 de octubre de 2006 . Ahora bien.2. Azaola Garrido y Yamacán. la que ya antes tuvieron fuera del penal”110. La cobertura en los programas del área de Educación para las mujeres recluidas.MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 51 8. op. (…) Antes de convertirse en reclusas. Consejo de Europa . pág. la alta deserción escolar dentro del penal. como señala Azaola.. 7100–DIG–1975. y agregan que debe prestarse particular atención a las “educación de los jóvenes detenidos y de aquellos que tengan necesidades especiales”109. que no hace sino repetir y por razones semejantes. la siguiente: Alfabetización Educación formal Educación no formal Educación informal Actividades Culturales Actividades Deportivas y Recreativas 109 162 1099 640 854 1223 2327 Reglas Penitenciarias Europeas. 36 111 Comunicación remitida por el Director General del INPEC.

el hecho de que en la reclusión de mujeres de Bucaramanga se ofrecen. según información recogida en diálogo con los responsables del tema en los penales-.261 internas. la información proporcionada no ofrece información acerca de la cobertura femenina en educación.52 MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA Debe señalarse que. pintura. ofertas de educación en informática –tanto básica como avanzada-. tiene su origen en los escasos recursos asignados a las áreas de tratamiento y desarrollo de los establecimientos de reclusión –es uno de los rubros que menor presupuesto recibe anualmente en promedio. así como de evaluar y hacer seguimiento del impacto de determinadas actividades en beneficio de la población interna. música. informal. así como en la forma de vinculación de la mayoría de personas que prestan sus servicios en estas áreas. las actividades de educación no formal. es decir. o los docentes responsables no regresaron. con periodicidad o proyecciones determinadas. así como de literatura. lo que se valora positivamente. muchas de las cuales desertan con facilidad de esta actividad frente a una opción de trabajo. en general reafirma la existencia de estos programas concebidos por igual para toda la población penitenciaria. lo que genera la dificultad de realizar planeación a largo plazo. en actividades de educación formal –no especializada para la población femenina reclusa-. en general. fases posteriores anunciadas para ciertas actividades nunca se materializaron. uno de los reclamos más frecuentes de las personas privadas de libertad se relacionan con las expectativas generadas frente a determinados programas que se iniciaron y fueron interrumpidos. ya que se trata de contratistas –por tiempos breves. contabilidad. como una buena práctica. Vale la pena resaltar. no se realizan con carácter permanente. Esta realidad. por lo que. Así las cosas. b. ya que ésta se da en términos absolutos de “número de internos”. se encontrarían actualmente 1.y de practicantes universitarios. o bien. con una cobertura relativamente amplia y sobre bases programadas de duración e intensidad horaria. con la que pueden sufragar algunas de sus necesidades básicas. culturales y deportivas. coros y danza. por ejemplo. en buena parte. Trabajo La Defensoría del Pueblo ha señalado la “dramática falta de programas de capacitación en actividades que preparen a las mujeres para la vida en libertad y que les garantice independencia económica” y ha expresado que “las autoridades carcelarias han descuidado la evaluación de las aptitudes de la mujer reclusa y su . de hecho. de acuerdo con la información recibida. y se observa que en la mayoría de establecimientos masculinos donde existe un pabellón de mujeres. en aseo. un 35% del total de las mujeres presas. La información remitida por los establecimientos. con suspensiones periódicas y renovaciones inciertas. ya que les ofrece la posibilidad de un descuento de pena superior al que brinda la educación y una eventual remuneración económica.

Al igual que en la respuesta sobre las actividades educativas. ya que los datos ofrecen consolidados que no permiten identificar cuántas mujeres y cuántos hombres desarrollan los trabajos que se relacionan.MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 53 historial laboral.000 mensuales. y en promedio. en la información remitida por los establecimientos respecto de la ocupación laboral no hay diferenciación. lo que indicaría que no existen. jardinería. Este tipo de trabajos. ordenanzas. las cifras y cupos asignados en los dos últimos años para la 112 Los derechos humanos de la mujer privada de la libertad en Colombia. ni una opción viable para quienes carecen de recursos para la adquisición misma de los insumos para la fabricación de los bienes. flores o muñecos de peluche.112. reparaciones locativas. sino exclusivamente se refiere a las reclusiones de mujeres. lo que en últimas refleja la ausencia en el diseño de programas en su favor. cit. . que defina frentes de instrucción que puedan dar lugar a nuevos horizontes productivos y rentables”. y sólo quienes laboran en el rancho (cocina).reciben en promedio $2. lo que hacen es reproducir los roles de género y las condiciones de desventaja en las que se sitúa a la mujer en la sociedad. escasamente reconocidas y mal remuneradas. se les remunera por piezas terminadas. por ejemplo. el tipo de trabajo que se ofrece es el que tradicionalmente se considera como “femenino”: elaboración de manualidades. registros estadísticos precisos. Las mujeres que elaboran artesanías. La información recibida de parte de la Dirección General del INPEC no contiene datos sobre las 994 mujeres recluidas en establecimientos masculinos. bajo el título de “Apoyo Bonificaciones para Reclusión de Mujeres”. deben conseguir los materiales para elaborarlas y luego comercializarlas a través de sus familias. además de las escasas oportunidades de trabajo disponibles para las mujeres. tarjetas. Como se constató durante las visitas a los establecimientos y en el análisis de la información remitida por las directivas. op. reciben. de parte de los contratistas de alimentación. fundamentalmente. las actividades que se realizan son poco productivas. efectivamente. principalmente. acerca de las actividades desarrolladas específicamente por las mujeres. El INPEC informó.000 por día trabajado. según se infería de la información aportada por cada uno de los penales. Debe recordarse en este punto que existen pabellones femeninos en penales de hombres que alojan más población que la recluida en seis de las reclusiones de mujeres. el pago no alcanza a los $100. A quienes trabajan para contratistas externos. un salario mínimo legal mensual. lejos de rehabilitar. en maquilas o como parte de procesos de producción o empaque. a pesar de trabajar 8 horas diarias. en la mayoría de las respuestas. lo que evidentemente no constituye una actividad rentable. Las personas que reciben remuneración de parte del INPEC –en tareas de aseo. Adicionalmente. o actividades de aseo y cocina.

426 $6. CALI R.464.934 $6.253.466. a pesar de que la ley penitenciaria prevé que “El trabajo de los reclusos se remunerará de una manera equitativa”.750 $4. BOGOTA R.900.841. En cuanto hace a la cobertura en capacitación laboral para las mujeres. se tiende en algunas regiones a ofrecer opciones de trabajo agrícola.734 CUPOS 900 128 88 120 192 56 104 136 168 48 56 104 Lo anterior. PASTO R.600 $$7.610.000 $9. BUCARAMANGA R.000 $12. con excepción de las reclusiones de Cali y Bucaramanga.897. Principio 8.M.M.113 La información proporcionada por la Dirección General del INPEC indica que. MEDELLIN R.500 $9.670 $6. MANIZALES R.076.097. POPAYAN R.060.000 $6.M.M. de 14 de diciembre de 1990.000 $8.040 $6. al tiempo que los Principios básicos para el tratamiento de los reclusos establecen que “se crearán condiciones que permitan a los reclusos realizar actividades laborales remuneradas y útiles que faciliten su reinserción en el mercado laboral del país y les permitan contribuir al sustento económico de su familia y al suyo propio”.860. evidencia que las pocas oportunidades de trabajo y remuneración con que cuentan las mujeres en prisión.435.841.492. de los cupos previstos.M.M.M.M.426 $4.000 $14. PEREIRA ASIGNACION 2005 $42.032 $2. 114 Comunicación remitida por el Director General del INPEC. Así.M.540. el cuadro aportado por el INPEC114 señala: 113 Adoptados y proclamados por la Asamblea General de Naciones Unidas en su resolución 45/111.54 MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA remuneración del trabajo de las internas.356 $9.665.M. además de las actividades tradicionales asignadas a la mujer.494.606 $8.540.295.642 $2. ARMENIA R. La disminución sustancial en las cifras de dinero asignadas frente al aumento.M. A continuación se reproduce el cuadro que contiene dicha información: ESTABLECIMIENTO DE RECLUSION R. informó el INPEC que entre los años 2005 y 2006 se desarrollaron actividades en las reclusiones de mujeres –no hay referencia a establecimientos con pabellones femeninos-. tienden a ser aún más reducidas. una reducción dramática en la oferta de capacitación entre los años 2005 y 2006. lejos de mejorar.418. 7100–DIG–1975.478 $2.688 $4. GIRARDOT R.742. de 13 de octubre de 2006 . CUCUTA R.500 $3. y se observa.000 $4. en algunos casos.000 $7.216.000 CUPOS 900 192 132 168 258 84 156 204 131 72 86 156 ASIGNACION 2006 26.360.M GUAMO R.190.

Los promedios anuales correspondientes a 2005 y 2006 son: 115 ESTABLECIMIENTO PROMEDIO ANUAL 2005 REGIONAL CENTRAL R.75 460. CALI REGIONAL NORTE 43. M. no sólo datos exclusivamente sobre reclusiones de mujeres. BOGOTA R. la situación reportada por el INPEC refleja igualmente.75 45 REGIONAL OCCIDENTE 112 27 180 REGIONAL NORTE NO HAY NO HAY 94 26 171 31 334 50 PROMEDIO ANUAL 2006 115 Comunicación remitida por el Director General del INPEC.M. 7100–DIG–1975.MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 55 COBERTURA CAPACITACIÓN LABORAL ANUAL Años 2005 – 2006 ESTABLECIMIENTO RM Girardot RM Bogotá RM Guamo RM Popayán RM Pereira RM. GIRARDOT R. M. Pasto RM Armenia RM Cali RM Manizales RM Cúcuta RM Bucaramanga RM Medellín COBERTURA 2005 24 713 27 122 140 92 92 44 130 76 174 458 2006 0 80 32 33 129 24 63 113 40 76 256 90 En cuanto a la ocupación laboral de las mujeres.M. M. GUAMO R. a pesar de la disminución en la población carcelaria. M. POPAYAN R. PASTO R. de 13 de octubre de 2006 . sino una disminución notable en los promedios anuales de ocupación. como en los casos anteriores.

la evidencia de una afectación en los derechos al trabajo y la educación de las mujeres privadas de libertad. situación que. para quienes tienen un mayor nivel de instrucción. particularmente cuando algunos establecimientos como Pereira o Bogotá. M ARMENIA R. se advierte que no hay una intencionalidad particular de desarrollar programas de capacitación en el trabajo que tengan en cuenta los antecedentes y necesidades de las mujeres. a instancias de la Subdirección de Tratamiento y Desarrollo a partir de diciembre de 2005.56 MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA ESTABLECIMIENTO PROMEDIO ANUAL 2005 REGIONAL ORIENTE 63 247 REGIONAL NOROESTE 390. Sin embargo. a la luz de la realidad de los establecimientos de reclusión del país. BUCARAMANGA R. contables. en todo caso. MANIZALES R. Adicionalmente. En cuanto a la información proporcionada por el SENA. Una razón probable para esta disminución puede estar constituida por la reciente implementación del sistema de “atención integral y tratamiento penitenciario”116 reglamentado por el INPEC. CUCUTA R. secretariales o de cómputo. M. además de lo señalado inicialmente al evaluar la respuesta institucional. M. M. como se señaló inicialmente. PEREIRA REGIONAL VIEJO CALDAS 80 69.5 Si bien la población penitenciaria ha disminuido. invita a una reflexión de parte de las autoridades penitenciarias acerca de las modalidades de aplicación de tal sistema.5 61 83 R.5 71. M. MEDELLIN R. han aumentado sustancialmente la capacidad para albergar internas en sus instalaciones. o el entrenamiento para la 116 Resolución 7302 de 23 de noviembre de 2005.5 PROMEDIO ANUAL 2006 61 256 283. . y la pertinencia de las disposiciones administrativas que lo reglamentan. en aproximadamente un 15% durante el 2006. de la gradualidad que se requeriría para no generar un efecto negativo.75 98. la mencionada resolución del INPEC no contiene ninguna referencia a las necesidades específicas de las mujeres. la diferencia entre 2004 y 2005 fue de sólo un 1% y los presupuestos asignados para el primer semestre de 2006 difícilmente podrían anticipar una reducción relativamente alta en la tendencia. M. no justificaría reducciones como las que se han observado en los cuadros anteriores. o que conduzcan a su formación de las mujeres en actividades productivas en la vida en libertad como talleres de mecanografía.

emocional y social del afectado con la enfermedad” (énfasis en el documento original). el INPEC informó que la División Salud a nivel nacional tiene conformada una Red de Prestadores de Servicios de Salud con la cual se da cobertura a la población reclusa 117 La administración penitenciaria en el contexto de los derechos humanos .se convenzan del papel que les está dado cumplir en la realización del Estado social de derecho y ofrezcan no sólo un servicio porque así lo disponen las normas y mientras no aparezca una excusa para dejar de prestarlo. transparente. El derecho a la salud “Los reclusos conservan su derecho fundamental de gozar de una buena salud. cit. según la jurisprudencia de la Corte Constitucional. Cuando un Estado priva a un individuo de su libertad. El Pacto Internacional de Derechos Económicos. emocional y social. no sólo en lo que respecta a las condiciones de detención.MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 57 operación de cooperativas o microempresas para a aquellas que se han dedicado al comercio. En este último caso. oportuno. según la Corte. pág. La garantía del derecho a la salud incluye.y habrán de hacerlo de manera integral.Manual para el personal penitenciario. en lo que hace relación con el aspecto físico.. que tiene efectos curativos de la enfermedad y una faceta mitigadora orientada a amortiguar los efectos negativos de la enfermedad. 49. op. 118 Corte Constitucional. asume la responsabilidad de cuidar de su salud. el mismo que goza la población en general. sino también al tratamiento individual que pueda ser necesario como consecuencia de dichas condiciones117”. La salud es un servicio público así sea prestado por particulares. tanto física como mental. una faceta reparadora. sino que en realidad se dispongan a prestar un servicio integral de calidad. reparadora y mitigadora de los efectos negativos de la enfermedad. En relación con la realización del derecho a la salud para las mujeres presas.118 “hace imprescindible que las entidades prestadoras del servicio público de salud -privadas o públicas. de atenuar. ya no siempre se busca una recuperación pues a veces esta no se puede lograr. varias facetas: “una faceta preventiva dirigida evitar que se produzca la enfermedad. como mínimo. así como a una atención médica cuyo nivel sea. más bien. Se trata. sentencia T-686 de 2006 . al bienestar psíquico. reconoce: ‘el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental. funcional. Las entidades prestadoras de salud deben garantizarlo en todas sus facetas –preventiva. los reclusos deben tener salvaguardas adicionales. psíquico. La realización del derecho a la salud. Sociales y Culturales (artículo 12). en lo posible. efectivo y continuo. también en la medida de lo factible. 9. las dolencias físicas que ella produce y de contribuir.’ Además de todos los derechos fundamentales inherentes a todo ser humano.

en aquellos casos en los que permanecen en la prisión hasta los 3 años de edad. no había médico en el área de Sanidad al momento de remitir la respuesta a la Procuraduría. En varios de los establecimientos. si bien no es suficiente frente al claro déficit de personal especializado. en algunos casos tiempo completo y en otros medio tiempo. Las situaciones relacionadas con trastornos mentales son remitidas a instituciones y hospitales externos. mientras que en los demás penales la constante es la presencia de uno o dos médicos generales y un odontólogo. se infiere claramente la ausencia de consideraciones de género tratándose de la atención en salud. sin un seguimiento médico puntual. determinadas además por la lejanía de su entorno familiar. en muchos casos. 7100–DIG–1975. La mayoría de los médicos de planta o contratados son hombres. la relación de confianza de las mujeres frente al profesional para expresar sus preocupaciones relacionadas con cuestiones de salud característicamente femeninas. esta División no cuenta con un procedimiento específico para las mujeres privadas de la libertad. En efecto. con excepción de la Reclusión de Mujeres de Bogotá. lo que puede afectar. “Respecto a los procedimientos aprobados por la Oficina de Planeación. El apoyo de universidades y organizaciones privadas es valioso e importante en las campañas de prevención de enfermedades femeninas y de transmisión sexual y en el apoyo de las áreas de sanidad. tanto psiquiátricas como para tratamientos de enfermedades y 119 Comunicación remitida por el Director General del INPEC. A ello se suma la frecuente escasez de medicinas en las farmacias de los establecimientos. sino también de sus hijos e hijas menores. como el EPCAMS de Valledupar. para una población promedio de 1.000 internas. la respuesta de los penales indica que sólo trabajan médicos ginecólogos en dos establecimientos –por medio tiempo-. red integrada por contratos realizados desde la sede central y aquellos que celebran cada Director de establecimiento de reclusión. Del contenido de esta respuesta. El tratamiento para la drogadicción suele darse a través de la medicación de Rivotril. No se cuenta con atención a las internas por parte de psiquiatras. originados o exacerbados por el rigor del régimen al que están sometidas y. que no sólo genera un alto riesgo de dependencia. así como de la información aportada por los establecimientos de reclusión y de la observación directa realizada en los centros piloto. con vinculación permanente a los establecimientos. por vencimiento de los contratos. no sólo de las mujeres. sino que debe contar con estricta supervisión médica. de 13 de octubre de 2006 . a internas que presentan trastornos depresivos. donde asiste una vez por semana el psiquiatra. Otro tanto sucede con éste y otros medicamentos proporcionados.58 MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA a cargo del Instituto. por razones culturales y antecedentes personales. Todos están proyectados para la población reclusa en general”119.

el abuso de sustancias tóxicas y el asesoramiento a las víctimas de malos tratos y abusos sexuales. utilizar medios anticonceptivos o atender a casos de abortos incompletos. de los altos niveles de 120 Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer. en especial. para concluir la pertinencia de un sistema de asistencia sanitaria específico para la mujer. la salud mental. la función reproductiva y la menopausia. por su parte. en muchos casos. como la menstruación. La Relatora de Naciones Unidas sobre la violencia contra la mujer. Recomendación general Nº 24 . necesitan atenciones médicas muy concretas. (…) c) Entre los factores psicosociales que son diferentes para el hombre y la mujer figuran la depresión en general y la depresión en el período posterior al parto en particular. ha destacado aspectos puntuales que se relacionan con la salud de las mujeres privadas de libertad. y en los casos en que haya sido víctima de violencia sexual o física”120. Otro ejemplo es el mayor riesgo que corre la mujer de resultar expuesta a enfermedades transmitidas por contacto sexual. El Comité para la eliminación de la discriminación contra la mujer ha recomendado a los Estados Partes “informar sobre cómo interpretan la forma en que las políticas y las medidas sobre atención médica abordan los derechos de la mujer en materia de salud desde el punto de vista de las necesidades y los intereses propios de la mujer y en qué forma la atención médica tiene en cuenta características y factores privativos de la mujer en relación con el hombre. la mujer estará menos dispuesta a obtener atención médica para tratar enfermedades de los órganos genitales. como los que causan trastornos del apetito. así como otros problemas psicológicos. Las distintas formas de violencia de que ésta pueda ser objeto pueden afectar a su salud. afectar negativamente su salud y bienestar. por consiguiente. como los siguientes: a) Factores biológicos que son diferentes para la mujer y el hombre. que haga hincapié en la salud reproductiva. b) Factores socioeconómicos que son diferentes para la mujer en general y para algunos grupos de mujeres en particular. particularmente en los establecimientos donde la mayoría de la población es masculina. Por esa razón. d) La falta de respeto del carácter confidencial de la información sobre los pacientes afecta tanto al hombre como a la mujer. pero puede disuadir a la mujer de obtener asesoramiento y tratamiento y. 20º período de sesiones (1999). Por ejemplo. tales como anorexia y bulimia. habida cuenta. la desigual relación de poder entre la mujer y el hombre en el hogar y en el lugar de trabajo puede repercutir negativamente en la salud y la nutrición de la mujer. Ha dicho la Relatora que “las presas.MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 59 molestias femeninas de común ocurrencia en prisión.

teniendo en cuenta que hasta esta vigencia fue asignado presupuesto ($120’000. una vez concluya su período de encierro. op. con el objeto de atender a este tipo de población conforme a los lineamientos establecidos en el Programa de Servicio Pospenitenciario123. cit. se trata de las actividades que se denominan pos-penitenciarias. Por su parte. dentro de los que cabe destacar el trabajo desarrollado de las ciudades de Medellín y Pereira. Informe presentado por la Sra. El INPEC informó en relación con los programas desarrollados a favor de las mujeres pos-penadas. La necesidad de adoptar programas para el retorno a la libertad Como lo señaló la Procuraduría en su política preventiva en materia de derechos de las personas privadas de libertad. que en la actualidad se están creando los Centros de Servicios Externos en las Direcciones Regionales del Instituto. es evidente que. 10. 5 no hicieron referencia al tema en sus respuestas. es precisamente en el proceso del encuentro del individuo con la sociedad y de la sociedad con el individuo que es más importante luchar contra los efectos de-socializadores de la prisión y con los patrones de discriminación social contra los presos. la respuesta recibida de 56 de los 62 establecimientos requeridos. cit.000) por primera vez para tal fin. Como se ponía de relieve en el documento de información pertinente. 122 Política preventiva de la Procuraduría General de la Nación en materia de derechos de las personas privadas de libertad. Radhika Coomaraswamy. 4 reclusiones de mujeres cuentan con programas. mientras que 5 pabellones femeninos en 121 Integración de los derechos humanos de la mujer y la perspectiva de género . La violencia contra la mujer y. op.60 MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA violencia de que han sido objeto bastantes de ellas antes de su reclusión. En general. 123 Comunicaciones remitidas por el Director General del INPEC y la Subdirección de Tratamiento y Desarrollo. Esta etapa de la actividad penitenciaria es una de las más importantes para lograr la reincorporación del ex preso a la sociedad”122.La violencia contra la mujer. está cargada de múltiples consecuencias desde el punto de vista de la salud reproductiva a corto y largo plazo. “una manera de contribuir a un cambio de mentalidad y buscar la protección de las personas sometidas a una pena de encierro es ejerciendo el control sobre la actividad de la autoridad penitenciaria dirigida a lograr la reincorporación social y económica de la persona. la violencia sexual. como grupo. Las reclusas. Por ello. 7100–DIG–1975. que tienden a ser olvidadas o relegadas a un segundo plano. de 13 de octubre de 2006 y 7500-STD-9534 de 19 de octubre de 2006 . representan un núcleo de alto riesgo en lo tocante a los problemas de salud reproductiva”121. las mujeres entre 18 y 40 años tienen unas necesidades sanitarias especiales. preparado para la Relatora Especial por David Chavkin de la Facultad de Derecho de la American University. Sin embargo. no basta con limitarse a prestarles los mismos servicios de salud que a los hombres. en especial. arrojó que en 42 de ellos no existe ningún programa para pospenados. a diferencia de los hombres.

Mercedes de la Rosa. una pareja o una familia fuera son condiciones imprescindibles para facilitar la reinserción de la población reclusa. y esto añade dificultades a la hora de volver a vivir en comunidad. suponen el desarrollo de programas y planes específicos en esta materia. aunque sea básica. 11. responden a la iniciativa individual de las directivas de los establecimientos y no a la definición de éstas desde el nivel central. la mayoría de presos han pasado mucho tiempo sin trabajar ni formarse –si es que antes lo hicieron–. la adopción de políticas o líneas de acción específicas. después de haber revisado algunos de los aspectos más relevantes que determinan la caracterización y necesidades particulares de las mujeres privadas de libertad.elpais. 1° de octubre de 2006. Esta premisa cuenta con un amplio respaldo 124 A la hora de salir de la cárcel. Cuando las penas han sido largas. El País Semanal. en muchos de los aspectos de la vida penitenciaria. en general. Realizar cursos. “Tener un trabajo. nada garantiza que el proceso sea un éxito. y. Así. 3 de ellos ubicados en la Regional Norte del país.es/articulo/portada/hora/salir/carcel/elpepspor/20061001elpepspor_2/Tes/ . El camino hasta volver a ser uno más es largo y complejo. Si se añade que retornan a su ambiente habitual con los mismos problemas de antaño. es evidente que la preparación efectiva para su liberación y la oferta de oportunidades para su reintegración a la sociedad en condiciones que les permitan una efectiva reinserción. En http://www. Sin embargo. Hay otros muchos factores que inciden. La formación del personal penitenciario particulares de abuso en reclusiones femeninas y los riesgos “La relativa fortaleza o debilidad del servicio penitenciario está directamente relacionada con la mejora o deterioro del grado de realización de los derechos de las personas privadas de libertad. Quienes trabajan para posibilitar el proceso de reinserción social y laboral de los presos apuntan a que éste debe comenzar mucho antes del regreso. talleres o trabajos dentro de prisión ayuda a obtener una formación.1. España.MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 61 establecimientos masculinos respondieron informando de la existencia de programas de esta naturaleza. no es de extrañar que la reincidencia sea de más de un 30%. El personal penitenciario y las mujeres privadas de libertad 11. Las respuestas recibidas en relación con este tema refuerzan una de las conclusiones importantes que surgen del resultado del trabajo integral desarrollado durante el proyecto: en materia de género. y a adquirir responsabilidades y nuevos hábitos”124.

Los diálogos sostenidos con el personal penitenciario. 136. Siempre deberá estar presente una funcionaria”126. en materia de género. Dado el desequilibrio inherente a las relaciones prisión/preso y la jerarquía dentro de la cárcel. cit. . pág. 13-29 y Manual de Buena Práctica Penitenciaria. El riesgo del abuso sexual en las prisiones femeninas. Personal penitenciario. como periódicamente –en especial cuando son asignados a reclusiones femeninas. cit. op. pág. Si se emplean funcionarios varones en una prisión de mujeres.deberían incluirse. pero se trata de un fenómeno relativamente esporádico. “Las reclusas son especialmente vulnerables en el entorno cerrado de la prisión. las relaciones entre vigilantes y reclusas producen una corrupción del medio carcelario y tienden a favorecer la explotación de las mujeres. la respuesta documental y la observación realizada durante las visitas a los establecimientos piloto. a las celdas o espacios privados de las internas. Se advierte también la prevalencia de un acoso sexual sancionado. recientemente incluida en el pénsum. op. La ausencia de referencia en los reglamentos de régimen interno. reflejan importantes vacíos que inciden en la vida diaria de las prisiones. es muy alto. cit. op. cit. temas como la violencia doméstica. “por abusos sexuales se entiende una serie de prácticas sexuales abusivas en el marco de la custodia. y deben ser protegidas en todo momento contra posibles abusos físicos o sexuales por parte del personal penitenciario masculino.. por ejemplo. De acuerdo con la Relatora de Naciones Unidas sobre violencia contra la mujer. En la actualidad. evidencian la ausencia de una formación especializada del personal. pág.. 126 La administración penitenciaria en el contexto de los derechos humanos . 145-159.62 MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA empírico que destaca la importancia del factor humano en la gestión de prisiones en distintos lugares del mundo”125. el abuso sexual y emocional y la farmacodependencia en la mujer. es 125 Véanse La administración penitenciaria en el contexto de los derechos humanos . a la necesidad de que las requisas a las mujeres sean efectuadas únicamente por personal femenino o la inexistencia de una prohibición de que la guardia masculina ingrese.Manual para el personal penitenciario. tanto directivo como de custodia y vigilancia. además de aspectos generales sobre el tema de género y las obligaciones del Estado en la materia.Manual para el personal penitenciario. por lo que la mayoría del personal de custodia y vigilancia no ha tenido acceso a esta formación básica. Sección VII. En la capacitación del personal penitenciario. op.. Se registran violaciones. la formación apenas incluye una breve referencia a las mujeres en la asignatura de técnicas penitenciarias. Los convenios e instrumentos internacionales exigen que las reclusas sean vigiladas por funcionarias. tanto en los cursos de formación para el ingreso al sistema. Los tipos más habituales de delitos contra la libertad sexual son la relación sexual a cambio de favores o el sexo por mutuo consentimiento. nunca deberán ser los únicos que controlen a las reclusas. sin personal femenino. Política preventiva de la Procuraduría General de la Nación en materia de derechos de las personas privadas de libertad.

lo que afecta las posibilidades de esclarecimiento de los hechos y la consiguiente administración de justicia en estos casos. o la adopción de medidas como restringir o dilatar sus posibilidades de acceder a actividades laborales remuneradas y. masculino y femenino. por ejemplo. op. 129 Normas del Comité Europeo para la Prevención de la Tortura y de las Penas o Tratos Inhumanos o Degradantes -CPT-. Para que una investigación sobre posibles malos tratos sea eficaz. 128 Manual de buena práctica penitenciaria . en casos 127 Integración de los derechos humanos de la mujer y la perspectiva de género . y procedimientos de quejas fácilmente accesibles. Son muy pocas las investigaciones contra el personal –por razones diferentes a faltas en el servicio como ausencias o pérdida de materiales-. Radhika Coomaraswamy. de cacheos practicados por hombres y de internas controladas en sus celdas y en las duchas por funcionarios de prisiones de sexo masculino. determinas si el uso de la fuerza en un evento particular fue justificado.MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 63 decir. que exista un componente de examen público de la investigación o de sus resultados para asegurar la rendición de cuentas. y suelen tardar más tiempo del razonable. Informe presentado por la Sra. La revisión de la información recibida sobre procesos disciplinarios contra el personal de guardia a partir de quejas formuladas por las internas. con prontitud y celeridad razonables y. que la investigación se lleve a cabo de un modo exhaustivo. que se cumpla con el criterio de la meticulosidad. según señalaron. En consecuencia. .2. visitas frecuentes de personal médico a las reclusas y a las áreas de habitación. cit. supervisión rigurosa del personal (masculino). parece confirmar en un primero momento. 11. de acuerdo con criterios establecidos internacionalmente129. en general.Instituto Interamericano de Derechos Humanos. cit. en consecuencia. las amenazas de traslado –con frecuencia materializadas-. permitiendo. op.La violencia contra la mujer. se trata más bien de excepciones que de la regla”127. La presencia de funcionarios penitenciarios de sexo masculino en los módulos de alojamiento y demás dependencias crea un caldo de cultivo más favorable a los abusos sexuales que si las mujeres fueran custodiadas por funcionarias.frente a sus reclamaciones. es fundamental que las personas encargadas de la misma sean independientes de aquellas implicadas en los hechos. cit. Procedimientos de queja e investigaciones contra internas Muchas internas entrevistadas en el marco del proyecto expresaron su escepticismo en los mecanismos internos de quejas y manifestaron un constante temor a las represalias frente a la formulación de denuncias. Son frecuentes. En esta materia. “es necesario imponer reglas sobre: selección psicológica muy cuidadosa del personal. así como la ausencia de resultados cuando finalmente deciden presentar una queja. incluyendo organismos independientes”128. lo afirmado por las internas. op. Aunque también se han dado casos de abusos sexuales por parte de funcionarias. la actitud negativa de los miembros del personal –directivo y de custodia.

y 154 investigaciones en 2006 contra internas. En Colombia. art. 25 No. o al consumo de éstos. como en otros lugares del mundo. sin embargo.64 MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA donde se denuncien graves y gravísimas violaciones a los derechos humanos (Decreto 262 de 200.La violencia contra la mujer. 6 con sanción. información a las autoridades penitenciarias sobre la existencia de procesos disciplinarios contra las internas. lo que responde a las recomendaciones formuladas por diferentes instancias como la Procuraduría General de la Nación. Marco Gerardo Monroy Cabra. . no se debe subestimar la necesidad de un examen externo130”. La Relatora Especial opina. 27 de agosto de 2004. que tratándose de una población cautiva. Bogotá. El contenido de las respuestas. 30 de Junio de 2005. Este pronunciamiento fue acogido en su totalidad por la Corte Constitucional. y el director tiene un gran margen de discrecionalidad. ya que constituye uno de los problemas más serios que enfrentan los establecimientos en la actualidad. 23 de ellas aún en trámite y todas las demás con sanción -redención de pena y suspensión de visitas. como causal. tema al que se hizo referencia anteriormente. op. 1 para fallo y las restantes en trámite. 131 Integración de los derechos humanos de la mujer y la perspectiva de género . que indica la existencia de 150 investigaciones en 2005. si bien se observan amplios rangos de ambigüedad en las razones que dan lugar a las investigaciones. Procuraduría General de la Nación. Radhika Coomaraswamy. las investigaciones deben ser remitidas a la Procuraduría General de la Nación. a fin de garantizar el cumplimiento de los requisitos antes enunciados. la Corte Constitucional131 y la Oficina en Colombia del Alto Comisionado de Naciones Unidas 130 Ver al respecto. Por el volumen de investigaciones. por ejemplo. 2). cit. A ello se suma el hecho de que. porque no les es entregado al momento de su ingreso a prisión o cuando se producen modificaciones en el mismo. tanto en cárceles de hombres como de mujeres. llama la atención la información de la reclusión de mujeres de Bogotá. con la colaboración del director. Se debe registrar positivamente la disminución sustancial en la imposición de sanciones de aislamiento. Un porcentaje significativo de las investigaciones se originan en el decomiso de dinero o estupefacientes. En el marco del proyecto. se solicitó adicionalmente. Bogotá. los internos e internas no conocen las normas del reglamento interno. el incumplimiento al régimen interno. encontrándose. “El Procurador General de la Nación alerta sobre el riesgo de violaciones a los derechos humanos que se presentan en las áreas de aislamiento de las prisiones del país“. Informe presentado por la Sra. no permite arribar a conclusiones claras en relación con el tipo de conductas investigadas y el respeto pleno por el debido proceso y las garantías que deben rodear este tipo de procedimientos. Sentencia T – 684/05 MP. Muchas de las respuestas a las quejas consisten en consejos extraoficiales impartidos por funcionarios de la propia institución. lo que no encuadra dentro del concepto de definición precisa de la conducta. “la mayoría de las quejas se resuelven dentro de la institución.

falta de mecanismos de resolución de conflictos y ausencia de instituciones de apoyo-. se realizaron entrevistas en los establecimientos con mujeres que pertenecen al cuerpo de custodia y vigilancia. que se daría en el EPC y el EP de Bogotá. en todos los penales del país. 11. La administración penitenciaria en el contexto de los derechos humanos . 134 Política preventiva de la Procuraduría General de la Nación en materia de derechos de las personas privadas de libertad. op. Como se puede observar en el documento anexo que sistematiza la información de cada penal. 145. que existirían mayores facilidades en cuanto a los horarios de trabajo para los funcionarios que laboran en los establecimientos masculinos que para quienes trabajan en la Reclusión135. Personal penitenciario. condiciones laborales precarias. Igualmente. Al respecto. la vida familiar se ve afectada cuando se disponen traslados a otros lugares del país. requerido no solamente para tareas de seguridad en los establecimientos sino para la práctica de requisas a las visitantes. 135 Particularmente frente a la posibilidad de trabajar en turnos de 8 horas y de disfrutar días compensatorios. El personal de custodia debe estar en una situación que le permita establecer y mantener relaciones profesionales y constructivas en el penal134. en el caso de las mujeres que hacen parte del personal de guardia. los días domingo. las consideraciones personales y familiares derivadas de los roles propios de género en la sociedad. así como el dramático déficit de personal femenino. cit. cit. cuando los hijos e hijas deben ser. quienes coincidieron en señalar las dificultades familiares derivadas de los horarios -turnos de trabajo de 24 horas-. es claramente insuficiente para atender las responsabilidades que les son encomendadas por parte de las autoridades de los centros de reclusión. Y la clave para una prisión bien administrada es la naturaleza de las relaciones entre ambos grupos”133. pág. pero no en la Reclusión de Mujeres.Manual para el personal penitenciario. pág. se suman. Se expresó asimismo. A los altos niveles de vulnerabilidad del personal penitenciario en general. maltrato institucional. op. por parte de las funcionarias en la ciudad de Bogotá. así como a los propios lineamientos expedidos por la Dirección General del INPEC el año anterior.3. Consideraciones sobre el personal penitenciario femenino: un enfoque de género ausente El desempeño del cuerpo de custodia y vigilancia es clave para generar un clima penitenciario relajado y progresista132. así como de la ausencia de compensatorios para el personal de guardia. op. 13. Sección VII. en muchas ocasiones. En desarrollo del proyecto.MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 65 para Derechos Humanos. la proporción de guardia femenina –aún en reclusiones de mujeres-. produciéndose rupturas 132 133 Manual de Buena Práctica Penitenciaria. destaca el Manual para el personal penitenciario que: “los dos grupos de personas más importantes de una prisión son los reclusos y los funcionarios que los custodian.. cit. . dejados al cuidado de familiares mientras terminan el año escolar.

la equidad de género “implica la posibilidad de tratamientos diferenciales para corregir desigualdades de partida. según lo ha establecido la Corte Interamericana de Derechos Humanos.se han realizado desde hace ya varios años y aún no se concretan. y asesoría jurídica en derecho de familia. obligaciones y oportunidades”. Llama igualmente la atención. los anuncios de incorporaciones masivas de personal – que tradicionalmente han hecho referencia a 1. además. la infraestructura de la Escuela Penitenciaria Nacional para alojar un número tan alto de mujeres. participan en escuela de padres.000 hombres y 200 mujeres. Adicionalmente. Conclusiones y recomendaciones Como se planteó al inicio del presente documento. sino también el derecho a que no se le impida el acceso a las condiciones que le . Se observó. pero conducentes a la igualdad en términos de derechos. que comprende.cuenta con programas de salud ocupacional. prevención de riesgos psicosociales. Sin embargo. asimismo. programas de intervención en crisis. no está adecuada razonablemente para este efecto. A lo largo del análisis. en el sistema penitenciario y carcelario colombiano. “no sólo el derecho de todo ser humano de no ser privado de la vida arbitrariamente. medidas no necesariamente iguales. y desde los programas de bienestar social. como es el caso del derecho a una vida digna. desde una perspectiva de género. Las condiciones de respeto y garantía de los derechos humanos de las mujeres privadas de libertad son aún precarias. III.000 mujeres en cursos de formación para ingresar al sistema penitenciario. atención individual diagnóstica. como ocurre en los establecimientos en general. que probablemente serán incorporadas junto con una cifra similar o superior de hombres. sin duda. Ello tiene. Expresa el INPEC adicionalmente que el personal del cuerpo de custodia y vigilancia –en general. su estabilidad emocional y su actitud frente al trabajo.66 MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA importantes en la estructura de las familias que afectan. las mujeres portan distintivos con su nombre y sólo la inicial del apellido. beneficios. seguimiento a funcionarios con reubicación. la efectiva realización de la equidad de género constituye un reto pendiente por parte del Estado. La respuesta del INPEC en relación con el personal de guardia señala que se ha previsto incorporar 2. consecuencias en materia de seguridad y respeto para el personal. programas y convenios en educación. en aspectos fundamentales para el logro de dicha equidad. el hecho de que mientras los hombres de la guardia se identifican en los distintivos que portan en sus uniformes por su apellido. pre-pensionados. por lo que la solución no se aprecia en un corto plazo. de por sí complejo y con altos niveles de estrés. “seminarios de reconstrucción mental”. la ausencia de programas especiales de bienestar y de asesoría psicológica para el personal de custodia. así como para una precisa identificación en caso de investigaciones disciplinarias. se ha evidenciado cómo.

caso Villagrán Morales y otros. como se observa en el informe. más allá de las disposiciones constitucionales y legales. 136 Corte Interamericana de Derechos Humanos. Las recomendaciones que se presentan a continuación no constituyen un catálogo exhaustivo ni mucho menos una fórmula de solución a la grave situación de abandono e invisibilidad de las mujeres presas en el país. de los factores determinantes de esta situación que. el Estado debe tener en cuenta. así como en la Convención sobre la eliminación de la discriminación contra la mujer. En particular. a efecto de prevenir. Es. supone una vulneración de los deberes establecidos en la Convención de los Derechos del Niño. La ausencia de un enfoque de género ha determinado. a partir de las obligaciones del Estado y la experiencia en materia de derechos humanos. a través de sus agencias. a través de iniciativas puntuales y realizables. Por lo que se refiere al conjunto de compromisos internacionales -del sistema universal y del regional interamericano. que la vulnerabilidad psicosocial de los hijos de las internas y su desatención o atención insuficiente. La compilación de normas y el análisis correspondiente indican que existe un amplio marco de protección internacional de los derechos de las mujeres privadas de libertad. otras a mediano y largo plazo. como una persistente formulación –expresa o tácita. si bien a nivel interno se observa que los desarrollos operativos de tales normas. Los Estados tienen la obligación de garantizar la creación de las condiciones que se requieran para que no se produzcan violaciones de ese derecho básico y. titulares de derechos que el Estado tiene el deber de respetar y garantizar. más bien. donde debe imperar la juridicidad y no una suerte de tutela moral sobre las personas. que no corresponden a la estructura de un Estado social y democrático de derecho. en particular. en la superación. sancionar y erradicar la violencia contra la mujer. es común a las mujeres reclusas en el mundo. el deber de impedir que sus agentes atenten contra él”136. un intento por contribuir. adolecen de la inclusión de una perspectiva de género.debe reiterarse el deber de dar cumplimiento a las obligaciones genéricas de respeto y garantía. la cual prevé especialmente la situación de vulnerabilidad a la violencia en que se encuentran las mujeres privadas de libertad. tanto escenarios de ejercicio irregular del poder originados en la falta de cumplimiento del Estado de la normatividad vigente. debe hacerse énfasis en el cumplimiento de los compromisos adoptados en la Convención de Belém do Pará. sentencia de 19 de noviembre 1999 . algunas a corto plazo. Igualmente. así como de adoptar las disposiciones internas que aseguren su aplicación en eventos concretos. mujer y prisión.MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 67 garanticen una existencia digna.de juicios morales sobre las mujeres privadas de libertad.

la situación de las personas sindicadas que se encuentran detenidas. Es decir. “Al interior del sistema de impartición de justicia en su conjunto. pág. cit. y teniendo en cuenta la situación especial de las mujeres. especialmente procesadas por determinados delitos –que resultan ser los más frecuentes. los derechos humanos de las personas privadas de libertad en riesgo. que vigoricen su labor de control judicial sobre las condiciones materiales en las cuales se están cumpliendo las penas de prisión en el país y para que se adopten las medidas necesarias frente a penas que se tornan en tratos crueles. profunda e intrincada”137. cabe reiterar el “llamado a las autoridades judiciales para que hagan uso de las medidas sustitutivas de la prisión cuando las personas procesadas o condenadas cumplan con los requisitos objetivos señalados en la ley. 409 Las mujeres olvidadas. op. 137 138 Las mujeres olvidadas.68 MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 1. bajo estas circunstancias. pág. en el marco de un plazo razonable. Tal como lo señaló el Procurador General de la Nación. produce una justicia parcial para ellas”138. 10 de noviembre de 2004 . se hace un llamado para racionalizar el uso de la detención preventiva y resolver. op. Las desventajas previas en que se encuentran estas mujeres las hacen especialmente vulnerables. Lo expuesto en el informe en relación con la tendencia negativa a otorgar ciertos beneficios o la opción de penas alternativas para las mujeres. Azaola Garrido y Yamacán.. Se solicita a los jueces de ejecución de penas y medidas de seguridad y demás autoridades judiciales que cumplen con esta función en el territorio nacional. que contribuya a evitar que en la administración de justicia se refuercen los estereotipos de género imperantes en la sociedad. debido a su pobreza y marginalidad.. en primer lugar que “dadas las condiciones de desigualdad social para la mujer. que mientras se apliquen sanciones iguales en condiciones que no lo son. aplicarles las mismas sanciones. si éstas no son tomadas en cuenta por el sistema de impartición de justicia. Azaola Garrido y Yamacán.412 139 El sistema de prisiones colombiano opera bajo niveles de presión crecientes. ingresan por vez primera a dicho sistema.supone recomendar a las autoridades judiciales la inclusión de un análisis con perspectiva de género. En materia de política criminal y penitenciaria Teniendo en cuenta las consideraciones en relación con el perfil de las mujeres que se encuentran privadas de libertad en Colombia. inhumanos y degradantes”139. así como con la naturaleza de los delitos por los cuales se encuentran procesadas. cit. De igual forma. es pertinente señalar. Este último debería incrementar su sensibilidad en relación con los rasgos característicos de este sector. Documento de alerta del Procurador General de la Nación. lo que termina por imponerse es una justicia parcial. deberían adoptarse medidas y diseñarse programas específicamente dirigidos a las mujeres que. lo que se reproduce es una situación de desigualdad real.

En esto. tratándose de las mujeres privadas de libertad. tiene que ver con la reiteración de la solicitud al poder ejecutivo de impulsar el funcionamiento del Consejo Superior de Política Criminal y Penitenciaria. sanciones no privativas de libertad. Lograr que hombres y mujeres privados de libertad estén en condiciones de dignidad y que sus derechos humanos sean plenamente respetados”141. en cooperación con las autoridades judiciales en la consolidación de una perspectiva de género en la aplicación de justicia. Introducir en los códigos penales e implementar. op. en relación con la conciencia acerca de las obligaciones del Estado en cuanto a la necesidad de diseñar políticas con perspectiva de género. se reafirma el compromiso de la PGN de apoyar los procesos de capacitación y sensibilización. op. diseñar y adelantar. La capacitación impostergable en materia de género: una necesidad El análisis realizado en desarrollo del proyecto permitió identificar una notoria falencia a nivel de las entidades que tienen relación con el sistema penitenciario. como órgano colegiado encargado de analizar la problemática carcelaria140. 2002). Como se señaló en un trabajo de ILANUD presentado ante la Comisión de Naciones Unidas sobre Prevención del Delito y Justicia Penal en abril de 2002 (Carranza.MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 69 Sin duda. 141 Citado en Mujer y cárcel en América Latina. reservando la cárcel para los delitos violentos y para los que causen grave daño social. en el marco del respeto por la autonomía e independencia de los funcionarios judiciales. han mostrado muy buenos resultados. cit. como así también de los responsables de la política criminal en los niveles legislativos y ejecutivos de cada país: 1. -como un punto de partida indispensable para el desarrollo de políticas públicas 140 Como lo señaló el Procurador General de la Nación en su documento de alerta titulado: El sistema de prisiones colombiano opera bajo niveles de presión crecientes. 2. mediación y reparación a la víctima. la recomendación más relevante en esta materia. Evitar el ingreso a la justicia penal o desviar de ella los casos que no deberían ser motivo de esa respuesta. 3. Finalmente. “tres objetivos fundamentales deberían presidir la acción de los responsables de cada uno de los componentes del sistema de justicia penal. a través de la gestión y el apoyo especializado de la Consejería Presidencial de Equidad para la Mujer. . sobre la base del proceso de acercamiento iniciado por la Procuraduría General de la Nación con el Consejo Superior de la Judicatura. Por ello se recomienda al Gobierno. María Noel Rodríguez. cit. por su naturaleza y vocación integradora de la política estatal en la materia. 2. mecanismos tales como la conciliación.

a la luz de las necesidades evidenciadas a lo largo del presente informe: a. b. el Ministerio de Educación Nacional. con énfasis en las condiciones particulares de las mujeres privadas de libertad y los compromisos internacionales del Estado. resoluciones y procedimientos internos del área de planeación del INPEC-. Directivos y docentes de la Escuela Penitenciaria Nacional. incluyendo la elaboración de material básico impreso que recoja los elementos fundamentales de la formación. y.70 MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA coherentes e integrales en la materia-. sobre la base de lo expuesto en el presente informe. quienes deben recibir la formación. reglamentos de régimen interno de los establecimientos. se recomienda al Ministerio del Interior y de Justicia y al INPEC adelantar. Miembros del cuerpo de custodia y vigilancia. Precisión en la definición y categorización de los establecimientos de reclusión que indique e identifique claramente los centros de reclusión donde . sin perjuicio de aspectos puntuales que se desarrollarán más adelante. Funcionarios del nivel directivo de la sede central del INPEC. Naturalmente. 3. se recomienda tener en cuenta el contenido del presente informe. Igualmente. La Procuraduría manifiesta su interés en apoyar dichos procesos de capacitación. a través de los cónsules de derechos humanos regionales y de los establecimientos de reclusión. junto con las herramientas básicas para actuar como multiplicadores de la misma al interior de los centros donde desarrollan su tarea. entre las que cabe destacar el Ministerio de Protección Social. el SENA y el ICBF. COLDEPORTES. tanto a quienes se encuentran en reclusiones de mujeres como en pabellones femeninos. En relación con el marco normativo vigente y las fallas en los sistemas de información del INPEC Respecto de los vacíos en la normatividad interna. a los siguientes niveles: en destinatario fundamental de la a. Los destinatarios de esta capacitación deben ser funcionarias y funcionarios responsables de la implementación de políticas relacionadas con las mujeres presas en las diferentes instituciones del Estado con competencias en el tema. Directores Regionales y directora/es de los establecimientos de reclusión del país. un programa de capacitación sobre género. una revisión de tales disposiciones instrumentales –Acuerdo 011 de 1995. en particular en relación con los siguientes aspectos generales que deberían reflejarse en tales normas. Definiciones puntuales en relación con el deber de las autoridades penitenciarias de aplicar los parámetros de clasificación a las mujeres privadas de libertad. el INPEC se constituye capacitación. como documento de referencia. b. c.

La implementación de esta recomendación supone la revisión de los sistemas de información actualmente existentes. 4. en el sentido de recomendar al INPEC “consolidar información cuantitativa que permita un seguimiento a la situación de las mujeres privadas de la libertad en el país. con especificación de la capacidad y la población de los correspondientes pabellones femeninos. Respecto de la responsabilidad institucional del Estado y el rol de la sociedad civil Como se apreció en la respuesta de las entidades. problemáticas. en la medida en que reflejan tendencias. sino que sirvan como una herramienta fundamental en la adopción de políticas y líneas de acción concreta al interior del sistema penitenciario. . Desarrollo de reglamentación específica acerca de las condiciones. requerimientos y facilidades de las guarderías para los hijos e hijas menores de tres años de las mujeres privadas de libertad. no existen mecanismos eficaces de coordinación interinstitucional para atender los diferentes ámbitos relacionados con la atención de los derechos fundamentales de las mujeres presas. y. c. Adicionalmente. dadas las graves fallas registradas en el informe en relación con la información proporcionada por los establecimientos de reclusión y la Dirección General del INPEC. en la adopción de decisiones por parte de instancias como el Consejo Superior de Política Criminal. cit. la prohibición de realizar requisas corporales a las mujeres y las limitaciones de acceso de personal exclusivamente masculino a las áreas de descanso. Más allá de la suscripción de convenios generales. d. e. es pertinente reiterar lo expresado por el Procurador General de la Nación hace cerca de dos años. de manera que reflejen. más allá de éste. no sólo la situación integral de las mujeres. etc. Precisiones inequívocas en el Reglamento general y en los de régimen interno acerca del rol de la guardia masculina en los establecimientos femeninos. Esta información debe desglosar las plazas que efectivamente están habilitadas para la detención de mujeres en prisiones diseñadas para la reclusión de hombres”142. los derechos humanos de las personas privadas de libertad en riesgo. op.MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 71 se ubican mujeres. Revisión del contenido de la política y los programas de tratamiento penitenciario desde una perspectiva de género. duchas y sanitarios de las internas. que no cuentan con una estricta supervisión de parte de las entidades. grupos poblacionales en condiciones particulares de vulnerabilidad.. ya 142 El sistema de prisiones colombiano opera bajo niveles de presión crecientes. se evidenció la ausencia de mecanismos eficaces de seguimiento acerca del impacto e idoneidad de los programas desarrollados.

contribuye a abrir la prisión a la sociedad. a través del apoyo que brinda a los establecimientos en los diferentes ámbitos de la vida penitenciaria. programas de educación. . En consecuencia. Por razones de la naturaleza del Estado social de derecho y del carácter de funcionarios públicos de quienes tienen la responsabilidad de dirigir los centros de reclusión. En consecuencia.de los directores y directoras de las prisiones en relación con la administración de los penales a la luz de lo que consideran “mejor” para el bienestar de las mujeres y su rehabilitación. que en la dirección de las cárceles y en la adopción de los reglamentos. Finalmente. particularmente en materia de atención a los menores. como principio general de administración desde el nivel central del INPEC. las consideraciones personales –e incluso las convicciones morales y religiosas. quien se convierte en la fuente de información de las entidades respecto de los convenios. conduce a distorsiones que trascienden el ámbito de la discrecionalidad y generan diferencias entre unos y otros establecimientos que vulneran. dada la importancia que tiene la red de corresponsabilidad social. a la que pertenece el sistema y donde habrán de retornar quienes se encuentran temporalmente privados de libertad. definidos constitucionalmente. debe reiterarse. permite concluir que. además del principio de legalidad. una amplia participación de la sociedad civil. razonabilidad y proporcionalidad. con excepción de aquellos restringidos por autoridad judicial y que la imposición de restricciones a los derechos de las mujeres está limitada. así como el análisis de la información documental. lo que.no impere. se recomienda al INPEC garantizar la cooperación con tales servicios externos y garantizar. Al interior del INPEC. el principio de igualdad. recreación y trabajo. esta lógica personalista –a pesar de las buenas intenciones que la puedan orientar. ya que. adicionalmente. al tiempo que desconoce la Constitución. y dado que se trata de responsabilidades de Estado. en muchos casos. se recomienda el establecimiento de canales interinstitucionales permanentes de interlocución. el diálogo y la observación directa en los establecimientos. así como políticas de salud. de manera conjunta. que trascienden la propia capacidad institucional del INPEC y que suponen el manejo de recursos públicos a favor de poblaciones vulnerables. por los criterios de necesidad. constituye una línea de acción constante en el sistema penitenciario colombiano. en cuanto sea posible. el desarrollo de los programas que se ejecutan al interior de los establecimientos de reclusión. en los que se evalúe integral y periódicamente. la regla general es la vigencia plena de los derechos de las personas. presididos por el Ministerio del Interior y de Justicia. a la vez.72 MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA que en últimas el responsable y ejecutor de los mismos es el INPEC.

por la Oficina en Colombia del Alto Comisionado de Naciones Unidas para Derechos Humanos. Respecto del régimen de visitas para las mujeres. tal como lo ha ordenado la Corte Constitucional y lo han señalado diferentes instancias internacionales.MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 73 5. como a las facilidades para el acceso de los visitantes y la atención de sus hijos-. Esto implica. a través del sistema de administración de justicia. En relación con el mínimo vital. fundamentalmente. social y psicológico. privarlas de su libertad. y no como un apéndice invisible de la población numéricamente mayoritaria. en consecuencia. se recomienda tener en cuenta las observaciones formuladas por los órganos de control. tanto desde la óptica de la arquitectura – incluyendo el uso de materiales adecuados. según se señaló. se reitera el deber del Estado de garantizar su dotación. ajustada a los requerimientos de la población de mujeres reclusas. como se deduce de la realidad reflejada en el informe. se respeten y garanticen los derechos y necesidades propias de las mujeres en aquellos pabellones que habrán de ser ocupados por ellas. En lo que tiene que ver con las nuevas construcciones de establecimientos de reclusión. condiciones de habitabilidad dignas. se garantice que las mujeres sean atendidas de acuerdo con su perfil físico. en la definición de normas y políticas sobre la materia. acciones concretas para propiciar el acercamiento familiar –tanto en cuanto a la ubicación de las mujeres. en cantidad suficiente. garantías de respeto por el derecho a la intimidad y privacidad de las mujeres. que no puede ser delegado en organizaciones privadas ni considerado un estímulo o un acto de generosidad para con las personas presas. asignar al INPEC el presupuesto suficiente para atender de manera idónea este compromiso. oferta de oportunidades idóneas de trabajo y educación –como se desarrollará más adelante-. Respecto de las condiciones de vida de las mujeres privadas de libertad en Colombia La revisión de las condiciones generales de vida de las mujeres privadas de libertad en Colombia indica la necesidad de que. una adecuada atención en salud. así como las consideraciones contenidas en el presente informe. comoquiera que se deriva del derecho a la dignidad de las internas y del deber que asume el Estado frente a las personas cuando decide.como de la organización y distribución de los espacios. y se adopten medidas para que no se continúe desconociendo el deber de clasificación. facilidades de higiene y sanitarias para atender las necesidades femeninas. con periodicidad razonable y respetando el derecho a la igualdad de las internas. varían en los establecimientos los horarios de ingreso y salida de visitantes los días sábados y . y el diseño de programas post-penitenciarios que posibiliten la reintegración a la sociedad en condiciones diferentes a las que determinaron su ingreso a la prisión. atendiendo las necesidades propias de higiene de las mujeres. El Estado debe. de manera que. el diseño de infraestructura adecuada. dada la existencia de patios únicos para mujeres.

México. Habría que evaluar.visitantes de las mujeres. según se señaló. . en la práctica y en la realidad. urge que el INPEC adquiera los equipos. pero que no puede ejecutarse de manera inflexible frente a las personas reclusas y sus familias. que le permita a éste un desarrollo emocionalmente sano”143. En el documento remitido por el INPEC sobre las nuevas construcciones de establecimientos. en lugar de favorecer el contacto familiar –que es un derecho de las personas-. pág. así como la frecuencia de las visitas conyugales y de niños. considerando el interés superior del menor. lo estaría entrabando. en este sentido.m N° 54. se recomienda al Gobierno considerar opciones que. antes de implementar una medida de esta naturaleza. por turnos para la población interna –hombres y mujeres por igual-. atendiendo las expresas órdenes que sobre el particular ha impartido la Corte Constitucional. es fundamental que se unifiquen las normas relacionadas con los requisitos exigidos a los menores y a las parejas –heterosexuales u homosexualesde las internas para acceder al penal. razonabilidad y proporcionalidad por parte de las autoridades penitenciarias. algunos autores han recomendado la constitución de “un sistema en el que los niños que acompañen a sus madres en la prisión se ubiquen en un lugar adecuado y preferentemente fuera de la prisión (…) lugares a los que podrá asistir la madre por el tiempo necesario para permitir el desarrollo de la relación de apego al menor. 143 Situación de la mujer en el cumplimiento de la pena. Finalmente. establecer los horarios más amplios posibles que permitan el mayor tiempo de permanencia al interior de los penales por parte de los –por cierto. en relación con este tema. en primer término. ya que. realice el mantenimiento periódico de los mismos y cuente con el personal idóneo para los procedimientos de revisión de personas y elementos que ingresan a los establecimientos los días de visita. que afecta en general la seguridad de los establecimientos en los diferentes ámbitos de la vida penitenciaria. conduzcan a la adopción de políticas que garanticen sus derechos y los de las reclusas. Así. tanto la dignidad de los visitantes como la seguridad de los centros de reclusión.F. particularmente los días que se realiza la visita de menores. D. Se recomienda. ya que. Asimismo. se señala que se autorizarán visitas 5 días a la semana. Gaceta de la Comisión Nacional de Derechos Humanos. Mayo.74 MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA domingos. que garantice. hecho que puede ser cómodo para la administración. 38. escasos. Victoria Adato Green. En relación con las madres e hijos en prisión –y fuera de ella-. éstos varían y se imponen en muchos casos restricciones que no respetan la legalidad. 2003. cuántas de las personas que visitan a las presas y presos en Colombia están en condiciones de hacerlo –tanto por su disponibilidad por razón de su trabajo o estudio como por el tiempo de traslado hacia y desde los penalesdurante días hábiles laborables.

Los programas de esta índole no sólo son eficaces en función de los costos sino que impiden la desintegración de la familia causada por la reclusión”144. la especial vulnerabilidad de los hijos de las mujeres presas. inter alia. se ha recomendado la asignación de “los fondos suficientes para la creación de jardines maternales y otras iniciativas que permitan potenciar el acercamiento de madres e hijos/as.MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 75 En otros países. Manual de buena práctica penitenciaria. para penas inferiores a los cuatro años de prisión. según el caso. . Acerca de las oficinas jurídicas de los establecimientos de reclusión Como se expresó. contando con el apoyo de la Defensoría del Pueblo y la Procuraduría. En tercer lugar. 6. tales como la sustitución de la detención o la pena por domiciliaria en casos específicos señalados en la ley o la suspensión en eventos igualmente establecidos. En consecuencia. las recomendaciones del Informe Global de Recintos Penales de Human Rights Watch (Nueva York. como se señaló anteriormente. tanto la designación de abogados al frente de las oficinas jurídicas de los establecimientos. señalan. así como la creación de establecimientos correccionales comunitarios adecuados para las autoras de delitos no violentos que son el principal sostén de sus hijos menores de 6 años. cit. 1993). Leonardo Filippini. op. cit. op. en desarrollo de los compromisos derivados de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño. derivado de la falta de prioridad que la administración penitenciaria ha dado a las oficinas jurídicas de las cárceles y penitenciarías. las garantías judiciales y a la propia libertad personal de los reclusos. 144 145 Personas privadas de su libertad. (…) y se deben hacer esfuerzos para facilitar los contactos de las madres con sus hijos y su derecho a dirigir su crianza”145. por su parte. que “en aquellos lugares donde las visitas a las mujeres están severamente limitadas debido a que los familiares deben recorrer largas distancias. con sus madres reclusas. las autoridades deben hacer esfuerzos para compensar (mediante un subsidio de viaje para los parientes o a través de algún otro sistema). supone de parte del Estado. la adopción de medidas especiales de protección y de mantenimiento de los vínculos de los menores con sus familias y. Finalmente. quienes en su mayoría se encuentran en edades entre los 4 y los 10 años. el deficiente funcionamiento. incide en la vigencia de los derechos al debido proceso. Los abogados de los penales deben estar en condiciones y disponibilidad de brindar asesoría jurídica sobre aspectos generales relacionados con los procesos penales a las internas. como la capacitación adecuada al personal de estas áreas en relación con los temas de derecho penal y procesal penal aplicables a las mujeres privadas de libertad. citadas por el Manual de Buena Práctica Penitenciaria. en particular. se recomienda como un aspecto fundamental.

para ajustarlos a las necesidades y expectativas de las mujeres que están en prisión. A ello se suma que la mayoría de las mujeres no tiene una disciplina previa de atención a clases formales –como las que se ofrecen en prisión-. Sobre los programas de educación y trabajo para la mujer en prisión Partiendo de la base de la trascendencia de la realización de actividades útiles y productivas para las mujeres privadas de libertad en materia de educación y trabajo. la constituye el hecho de que la redención de pena que certifican las autoridades penitenciarias ante los jueces de ejecución por concepto de estudio. de modo que sean una herramienta realmente útil y práctica para su vida y no una simple acumulación de información a la que no encuentran un sentido en el referente de sus propias vivencias. Y la segunda recomendación se refiere a la necesidad de evaluar los programas actualmente existentes en las diferentes modalidades de formación que ofrece el INPEC. Adicionalmente. En primer lugar. vale la pena formular algunas reflexiones puntuales. al menos dos componentes fundamentales que se traducen en recomendaciones puntuales: la primera tiene que ver con la pertinencia de revisar la legislación penitenciaria. resulta de la mayor importancia. en cumplimiento de lo previsto por las Reglas mínimas para el tratamiento de los reclusos. de modo que las personas no abandonen las opciones académicas a cambio de actividades laborales que. no existe la posibilidad de obtener una remuneración por el estudio. no están diseñados específicamente para personas privadas de libertad. frente a las escasas oportunidades de las que disponen en la actualidad. de hecho. una de las mayores causas de deserción de las mujeres de los programas educativos.76 MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 7. y el hecho de que sus necesidades no suelen ser consultadas al momento de diseñar los programas educativos. Las conclusiones que se imponen tienen. los que. Adicionalmente. como sí existe frente al trabajo –aunque en pocas oportunidades y con muy bajos niveles de pago-. es inferior a la que corresponde a actividades laborales como el aseo. en la mayoría de los casos no representan para ellas ningún servicio ni aprendizaje útil para su vida en libertad. la organización y . por la limitación en el número de horas diarias que se dedica a cada actividad. a fin de introducir los cambios que conduzcan a que la educación y el trabajo ofrezcan las mismas posibilidades de redención de pena.

Finalmente. deben tener presente que las mujeres tienen las capacidades y la necesidad de desarrollar tareas que representen opciones ciertas y con posibilidades de competitividad en la sociedad libre. finalmente. A/CONF. las que deben estar “suficientemente provistas de libros instructivos y recreativos”146. se insta al INPEC a “diseñar programas y estrategias para atender a las internas cabeza de familia y capacitarlas en actividades que les permitan el efectivo aumento de la capacidad de gestión en la consecución de recursos. a través de la apropiación de recursos. recogiendo recomendaciones formuladas por la Defensoría del Pueblo. por parte de las áreas de tratamiento y desarrollo de los penales. teniendo en cuenta la perspectiva de género. adoptadas por el Primer Congreso de las Naciones Unidas sobre Prevención del Delito y Tratamiento del Delincuente. tengan presente en el diseño de sus planes y programas a las reclusas. desconociendo los derechos de las mujeres y sus necesidades específicas. Documento de antecedentes para el curso práctico sobre la mujer en el sistema de justicia penal. En esta materia. Por otro lado. regla 40. para dar oportunidad de desarrollo de programas orientados a mejorar las condiciones de la mujer detenida. entre otros”147. al igual que sus familias. tanto el SENA como el propio INPEC y las entidades privadas que contratan con la administración penitenciaria los servicios de trabajo en prisión. el brindar el servicio que permita una efectiva reintegración de la población al mundo libre. que debe fortalecerse. Viena. es indispensable que las entidades del orden nacional y local que tienen competencias específicas relacionadas con la mujer. están en condiciones de particular vulnerabilidad. se hace necesario aplicar estrictamente la Ley 82 de 1993. ya que es un deber del Estado. para los fines del cumplimiento de la pena. Décimo Congreso de las Naciones Unidas sobre Prevención del Delito y Tratamiento del Delincuente.187/12 . capacitación y subsidio para educación de los hijos. quienes. 146 Reglas mínimas para el tratamiento de los reclusos. Debe tenerse presente la población femenina. La ley penitenciaria prevé el servicio post-penitenciario y el INPEC ha iniciado. un trabajo en este sentido. 10 a 17 de abril de 2000. ya que esta ley prevé el otorgamiento de créditos para vivienda. ya que se observó con frecuencia que se privilegia a la población masculina –por ser una mayoría numérica-. En este sentido.MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 77 dotación de las bibliotecas de los establecimientos. microempresas. celebrado en Ginebra en 1955. antes que privilegiar intereses económicoslucrativos o de funcionamiento ordinario de la cárcel. cit. mediante la cual se expiden normas de protección a las mujeres cabeza de familia. al momento de implementar programas de trabajo y educación. Otro tanto debe afirmarse en relación con la necesidad de la “elaboración de opciones y programas posteriores a la recuperación de la libertad y en la preparación de planes de rehabilitación o soluciones sustitutivas del encarcelamiento basadas en la comunidad”148. y aprobadas por el Consejo Económico y Social en sus resoluciones 663C (XXIV) de 31 de julio de 1957 y 2076 (LXII) de 13 de mayo de 1977. 147 Los derechos humanos de la mujer privada de la libertad en Colombia. 148 La mujer en el sistema de justicia penal. op.

deben garantizar un trato integral justo y equitativo. Asimismo. en tales dependencias. Acerca del personal penitenciario Dada la importancia de la misión desarrollada por el personal de custodia y vigilancia. Tratándose de las mujeres que hacen parte del personal de guardia. tanto en sus necesidades físicas como emocionales de salud. adelantar campañas de prevención en salud femenina que no estén sujetas exclusivamente a la participación voluntaria de organizaciones externas. en lo posible. los horarios de trabajo y concretando la posibilidad cierta de disfrutar de días compensatorios. la madre o un pariente cercano puedan acompañarlos. debe tenerse presente que “los deberes del personal exceden de la simple vigilancia y deben tener en cuenta las necesidades que entraña lograr la reinserción de los . desde su ingreso a la Escuela Penitenciaria Nacional. Igualmente. que tenga en cuenta los altos niveles de tensión a los que están sometidos por razón de la naturaleza de su trabajo. así como consultando las decisiones sobre traslados con la debida antelación. Como lo señalan las nuevas reglas penitenciarias europeas. la destinación específica para que en todos los establecimientos donde se encuentran mujeres recluidas. así como las condiciones de trabajo en los establecimientos. constituye una obligación del Estado en la realización efectiva de este derecho para las reclusas. Respecto del derecho a la salud La atención médica especializada para las mujeres. flexibilizando. facilitar su promoción ofreciendo alternativas educativas y programas de bienestar laboral. el INPEC debe apropiar los recursos necesarios e incluir en su presupuesto. con una perspectiva de género. de la policía y de la instrucción penal”. De esta manera. se deben plantear opciones que. Se recomienda igualmente que. Adicionalmente. 9. así como de medicamentos y suplementos vitamínicos para el desarrollo de los menores. se cuente con los medicamentos requeridos para atender las enfermedades características de la mujer. les permitan desarrollar su función sin desmedro de su vida familiar y sus responsabilidades como madres. de manera que su desempeño profesional no se vea afectado por razones de índole personal. en casos en los que los menores deban ser trasladados a los servicios de urgencia fuera de los establecimientos. el INPEC debe disponer que se cuente con los servicios de pediatras. y adelantar la contratación de los servicios de médicos ginecólogos y psiquiatras que presten sus servicios. con carácter permanente.78 MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 8. “las prisiones deben de estar bajo la responsabilidad de las autoridades públicas y estar separadas de los servicios militares. en los lugares de reclusión donde vivan los hijos e hijas de las internas hasta los tres años de edad. la formación que reciban.

De manera particular en los establecimientos destinados a mujeres. cuando corresponda”151. por el que se aprueba el Reglamento de organización y funcionamiento de los servicios de ejecución penal en Cataluña. teniendo en cuenta los aspectos señalados en el presente informe. Para concluir. incluida la separación entre adultas y jóvenes. Los reglamentos de régimen interno deben ser conocidos y distribuidos. adicionalmente. que “sin perjuicio de lo que se establece con carácter general para todos los establecimientos penitenciarios. para que servicios tan importantes como el de la salud o el de la educación sean prestados mediante los servicios públicos competentes. recientemente aprobado. en relación con los riesgos de abuso. 149 150 Reglas Penitenciarias Europeas. Decreto 329 de 5 de septiembre de 2006.cit. publicidad. vale la pena citar un buen ejemplo de la implementación de los conceptos expuestos en el presente informe. el segundo se corresponde con la voluntad política del Gobierno de articular vías de colaboración basadas en el principio de corresponsabilidad. preverá la asignación del personal. al momento de su ingreso al penal. en los servicios públicos de ejecución penal”150. el régimen y la configuración de los establecimientos dedicados en exclusiva a mujeres. . en cuanto al respeto por los principios de legalidad. el modelo de intervención. para poder así hacer frente a la importante misión que la sociedad les encomienda. En relación con los procedimientos de queja contra el personal penitenciario y las investigaciones contra las internas. op. a preventivos/as y a penados/as deberán observar las singularidades y adaptaciones exigidas para hacer posible en mejores condiciones las finalidades de la ejecución penal. el desarrollo de procesos administrativos que cumplan con las normas del debido proceso. cada vez que se produzcan modificaciones en su contenido. las actuaciones de tratamiento. contradicción y plazo razonable. el último es el de hacer posible una mejor participación ciudadana. Dicho Reglamento prevé. la prestación de servicios y la estructura material de las instalaciones adecuados para la ejecución penal en el ámbito de las mujeres.MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 79 detenidos en la sociedad como fin de la pena. mediante un programa positivo de responsabilidad y asistencia”149. tanto al personal que presta sus servicios en las prisiones como a la totalidad de internos e internas. en todas las circunstancias. op. cit. el cual se orienta por tres objetivos esenciales: “el primero es el de dotar al sector de una organización flexible y eficaz y con unos servidores públicos con un alto grado de calificación profesional. a jóvenes. se deben adoptar las medidas que garanticen. y de mayor calidad. El personal destinado a trabajar con mujeres debe recibir una formación especializada. consignados en el Reglamento de organización y funcionamiento de los servicios de ejecución penal en Cataluña. las características de las mujeres privadas de libertad y las necesidades específicas de esta población. 151 Artículo 4° del Decreto 329 de 5 de septiembre de 2006. que engloba las características del establecimiento y el programa funcional. y posteriormente.

Valle del Cauca. sentencia T-848 de 2005 Corte Constitucional. Corte Interamericana de Derechos Humanos. Caso Raxcacó Reyes vs. Sentencia No. Sentencia T-1030 de 2003 Corte Constitucional. 10 de noviembre de 2004 Los derechos humanos de la mujer privada de la libertad en Colombia. Bogotá. sentencia de 15 de septiembre de 2005. sentencia de 19 de noviembre 1999. Imprenta Nacional. Corte Constitucional. Norte de Santander. Documento de alerta del Procurador General de la Nación.guía pedagógica y operativa para el seguimiento y la vigilancia. Santander. Bogotá. Nariño y Antioquia. Guatemala. sentencia T-851 de 2004 Corte Constitucional. Grupo de Asuntos Penitenciarios y Carcelarios de la Procuraduría Delegada en lo Preventivo para Derechos Humanos y Asuntos Étnicos y Procuraduría Delegada para la Vigilancia Preventiva de la Función Pública. 2002 Vigilancia superior a la garantía de los derechos de las mujeres . Investigación realizada por la Delegada para la Política Criminal y Penitenciaria. sentencia T-690 de 2004 Corte Constitucional. Fondo de Población de las Naciones Unidas – UNFPA. mayo.80 MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA Bibliografía Política preventiva de la Procuraduría General de la Nación en materia de derechos de las personas privadas de libertad. sentencia T-269 de 2002 Corte Constitucional. sentencia T-686 de 2006 Corte Constitucional. en coordinación con la Defensoría del Pueblo Regional Atlántico. Meta. T-596 de 1992 Corte Constitucional. los derechos humanos de las personas privadas de libertad en riesgo. julio de 2006 El sistema de prisiones colombiano opera bajo niveles de presión crecientes. Bogotá. 2004. sentencia T-972 de 2005 Corte Constitucional. caso Villagrán Morales y otros. 2006 Informe de verificación sobre las ampliaciones realizadas a los establecimientos de reclusión 2005-2006 en Bogotá. . Procuraduría General de la Nación. 2006 Función preventiva de la Procuraduría General de la Nación en materia de derechos humanos. sentencia C-157 de 2002 Corte Interamericana de Derechos Humanos.

2/2004/9. caso de Mamedova vs.ILANUD. Radhika Coomaraswamy. . 1° de junio de 2006 Manual para el Personal Penitenciario “La administración penitenciaria en el contexto de los derechos humanos”. Núm. 10 rev. 30º período de sesiones (2004) Recomendación general Nº 25. prisioneros y custodios. Capítulo VI. R. 2002.F. Marcela Lagarde y de Los Ríos.R. Informe sobre la situación de los Derechos Humanos en Ecuador. Informe presentado por la Sra. --San José. Estrasburgo. Florizelle O’Connor sobre la cuestión de la mujer en prisión E/CN. Sara Makowski Muchnik. Octavo período de sesiones (1989). 1999 Mujer y cárcel en América Latina. 24 abril 1999. enero-abril. Andrew Coyle. op.A. Recomendación general Nº 9 . 1998 Los personajes del cautiverio: prisiones.: Instituto Interamericano de Derechos Humanos. La Situación de los Derechos Humanos de las personas detenidas en el marco del Sistema Penitenciario. 42. caso de Mukong contra Camerún. Aplicación No.1. Primera sección. 1994 Corte Europea de Derechos Humanos. Porrúa. CIEP. 20º período de sesiones (1999). Londres. Sergio García Ramírez. 9 de julio de 2004 Integración de los derechos humanos de la mujer y la perspectiva de género . Ed. cit. Secuencia. C.Instituto Interamericano de Derechos Humanos. 2004. presas y locas. Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Universidad del Saarland.4/Sub.La violencia contra la mujer.MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA 81 Comisión de Derechos Humanos. 7064/05 – Sentencia. Doc. Comité de Derechos Humanos. FLACSO.Estadísticas relativas a la condición de la mujer Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer. monjas. Los cautiverios de las mujeres: madresposas. Alessandro Baratta. Traducción de Mauricio Martínez. Revista de historia y ciencias sociales. historias de mujeres en la prisión. Recomendación general Nº 24 Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer. Manual de buena práctica penitenciaria . Documento de trabajo de la Sra. Subcomisión de Promoción y Protección de los Derechos Humanos. 2002 Por un concepto crítico de "reintegración social" del condenado. 56º período de sesiones. putas. 2005 Desde el silencio. estado de derecho y democracia. Tema 3 del programa provisional Administración de justicia.Original: Español/Inglés. María Noel Rodríguez . Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer. Universidad Nacional Autónoma de México. Russia. México.

Catedrático de Derecho Penal. Gendarmería de Chile – UNICRIM A la hora de salir de la cárcel. Mujeres indígenas en prisión. Australia. A Campaign to End the Sexual Assault of Women by the State. por el que se aprueba el Reglamento de organización y funcionamiento de los servicios de ejecución penal en Cataluña. El País. Revista Electrónica de Ciencia Penal y Criminología REFLEXIONES.Cap.elpais. en Violencia contra las mujeres privadas de libertad en América Latina.82 MUJERES Y PRISIÓN EN COLOMBIA Las mujeres olvidadas: un estudio sobre la situación actual de las cárceles de mujeres en la República mexicana. 2005. 26.org. Gaceta de la Comisión Nacional de Derechos Humanos. 38. En: http://www.pdf Personas privadas de su libertad.es/articulo/portada/hora/salir/carcel/elpepspor/20061001elpepspor_ 2/Tes/ . Ministerio de Justicia. En http://www. Victoria Adato Green. D.A. A/CONF. Documento de antecedentes para el curso práctico sobre la mujer en el sistema de justicia penal. El Colegio de México. -CELS-. Mercedes de la Rosa.sistersinside. D.au/media/AntiStripSearchingInfo. Carmen Antony García. Traducción y comentarios de Borja Mapelli Caffarena . CPT/Inf/E (2002) 1 – Rev. Editorial Porrúa. Centro de Estudios Legales y Sociales. Universidad de Sevilla. Situación de la mujer en el cumplimiento de la pena. IV. 2003.pdf Decreto 329 de 5 de septiembre de 2006.. En: http://www. 2000 . Viena. En http://criminet. Mayo.ugr. Revista de Estudios Criminológicos y Penitenciarios.com.m N° 54. Número 2 . 2004 Una nueva versión de las normas penitenciarias europeas.cels. Edición impresa. Elena Azaola Garrido y Cristina José Yamacán . 101/10/06. Mayo-Agosto 1995.html “Panorama de la situación de las mujeres privadas de libertad en América Latina desde una perspectiva de género”.F. Elena Azaola. Décimo Congreso de las Naciones Unidas sobre Prevención del Delito y Tratamiento del Delincuente. Sisters Inside Inc. pág.F. 1996 La mujer en el sistema de justicia penal.187/12 Normas del Comité Europeo para la Prevención de la Tortura y de las Penas o Tratos Inhumanos o Degradantes -CPT. S. Criminalia – órgano de la Academia Mexicana de Ciencias Penales. 10 a 17 de abril de 2000. México. ISSN 1695-0194 RECPC 08-r1 (2006).es/recpc/08/recpc08-r1.ar/Site_cels/index. Leonardo Filippini. Informe sobre la situación de los derechos humanos en Argentina. pág. N° 2.Secciones de los Informes Generales del CPT dedicadas a cuestiones de fondo. México. Comisión de Derechos Humanos del D.F.Mayo 2001.Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful