P. 1
ANTOLOGIA DE LECTURAS LEEMOS MEJOR CADA DIA SEXTO GRADO

ANTOLOGIA DE LECTURAS LEEMOS MEJOR CADA DIA SEXTO GRADO

4.25

|Views: 130,708|Likes:
LECTURAS PARA SEXTO GRADO
LECTURAS PARA SEXTO GRADO

More info:

Published by: Jose Luis Martinez Mendez on Jul 31, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/30/2015

pdf

text

original

Ladradores, zumbadores, cantadores e inquietos, los animales están lejos de ser mudos.
Aunque no sepan hablar con palabras, nunca dejan de platicar. Dependen de olores,
sonidos, luces, colores y movimientos para emitir señales, con las que avisan del peligro,
dirigen a sus amigos hacia la comida, o coquetean con su pareja. La comunicación en el
mundo animal es tan rica y variada que parecería que los callados somos los humanos.
Para comunicarnos dependemos principalmente de nuestros oídos y ojos, mientras
que los animales, que también poseen poderosos sentidos del oído y la vista, pueden usar
además el olfato y el tacto para enviar señales.

Llamados y exclamaciones

Los animales se sirven de sonidos para emitir señales porque el sonido recorre largas
distancias y funciona de día y de noche. Se apaga pronto, por lo que no ayuda a
predadores a rastrear y comer animales gritones. El sonido también es una manera
adaptable de emitir señales. Cambiando el volumen, la velocidad y el tono es posible
producir una gran variedad de exclamaciones.

Cuando un ave canora ve un gato al acecho, entona un gorjeo especial de “¡cuidado!”

que incita a las demás aves a ponerse a salvo. Esos cantos son tan característicos que
incluso los seres humanos podemos oírlos y reconocerlos. Pero muchos otros sonidos de
animales adoptan formas que no podemos entender u oír. Los cachalotes, por ejemplo,

LEEMOS MEJOR DÍA A DÍA

SEXTO GRADO

envían mensajes con un sonido tan grave que nuestros oídos no lo detectan. En el otro
extremo de la escala musical, los chillidos de los murciélagos son demasiado agudos para
que los percibamos.

Olores y sabores

La comunicación química –olores y sabores– cumple una función muy especial para
los animales. A diferencia de los sonidos, los olores permanecen, así que son útiles para

indicar: “¡Fuera de aquí! Ésta es mi casa”. Los insectos que viven en grupos, como las
hormigas, poseen un rico “lenguaje” de olores. Producen aromas para señalar riesgos,
dejar huellas y convencer a otras de que las cuiden o las lleven a un lugar seguro cuando
hay peligro.

Muecas y sonrojos

Cuando están juntos, muchos animales emplean señales visuales para enviarse
mensajes. Los monos usan su rostro para comunicarse. Sus expresiones son parecidas a
las nuestras, pero sus muecas suelen tener significados muy distintos.
Hay algunos animales que van más allá del movimiento y cambian de color para enviar
mensajes. Por ejemplo, la garganta del pez espinoso macho se vuelve más roja cuando
está enfadado o desea atraer a una hembra. Las minúsculas luciérnagas se comunican de
manera similar: llamean como faros para indicar que buscan pareja.

Richard Platt, “Comunicación animal” en Comunicación. De los jeroglíficos a los Hipervínculos. México, SEP-Altea, 2005.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->