Agosto, 2008.

El intento de teorizar puede describirse como la búsqueda del orden en la naturaleza. Es un dispositivo intelectual que ayuda a explicar los fenómenos del mundo real y a predecir los estados futuros de éstos fenómenos.

La teoría deductiva es un proceso de razonamiento en el cual las variables claves se identifican, se elaboran suposiciones y se obtienen conclusiones lógicas sobre la conducta de las variables.

En la teoría inductiva se pone en énfasis encontrar el orden mediante las observaciones del mundo real o a través de la experimentación de laboratorio. La teoría de la ubicación clásica proporciona el fundamento deductivo para la mayor parte del trabajo analítico en la Geografía Económica Moderna.

Las variables claves en los modelos de localización son: • La distancia, o en forma más precisa los costos en dinero, el tiempo e inconveniencia de superar la distancia. • Esto hace de la teoría de localización una teoría normativa, lo que significa que supone una conducta de optimización por parte de una población ideal, totalmente racional e informada por completo de personas que toman decisiones. El escenario económico muestra las cosas tal y como son; la teoría normativa, por otro lado, indica lo que las cosas deberían ser, en forma ideal, bajo las suposiciones establecidas.

Los modelos de localización tienen una función importante dentro de la planeación. En Suecia, la URSS, varios países de Europa Occidental se han utilizado modelos para la planeación regional, sistemas de transportación, sistemas escolares, servicios médicos y muchas otras formas de servicios públicos.

Sin embargo, el uso de los modelos normativos en la planeación e investigación han sido puesto en duda por muchos autores

El concepto del ser humano económico, basado en la suposición de la maximización del ingreso económico, no siempre refleja la realidad. En su lugar, las personas algunas veces exhiben una conducta de satisfacción.

La conducta de satisfacción humana, es difícil de incorporar en los modelos económicos. Sin embargo , el estudio de la teoría de la ubicación clásica nos proporciona una vista interior del proceso de la ubicación económica y de la evolución en el uso de la tierra que no puede obtenerse de ninguna otra forma.

Esto conduce al desarrollo de teorías parciales que intentan explicar diferentes aspectos de los sistemas económicos espaciales. Los enfoques implican la consideración de ciertos factores, en tanto que ignoran otros o suponen que permanecen constantes.

En Minnesota refleja la agricultura de principios del siglo XIX, el tamaño de los campos fue determinado por la necesidad de tener un área lo suficientemente grande como para hacer el uso eficiente de la maquinaria. En Kansas el riego es el responsable de ese patrón en forma de esfera. En el noroeste de Alemania, el pequeño tamaño y patrón aleatorio de los campos es heredado de la agricultura de la Edad Media. Un pueblo o una ciudad aparece en la parte de abajo de la imagen. Cerca de Santa Cruz, Bolivia , la forma de pastel radial de los campos es parte de un régimen de solución previsto en un área de selva tropical. En el centro de cada unidad existe una pequeña comunidad, que está rodeada de campos. Un pequeño bosque de amortiguación de los asentamientos separa el uno del otro. Fuera de Bangkok, Tailandia, los arrozales alimentado por una extensa red de canales de cientos de años, aparecen como pequeños rectángulos. Los de color púrpura son campos inundados, que forman parte del ciclo de cultivo de las plantas de arroz. Y en el bosque de sabana, la región conocida como el Cerrado en el sur de Brasil, el barato costo de la tierra y su planitud se han traducido en enormes granjas y grandes tamaños de campo. En la gran imagen, cada escena ASTER cubre un área de 10,5 por 12 kilómetros.

Johann Heinrich von Thünen: “el origen de las teorías
de localización”.
• Economista alemán (1783-1850) conocido por su teoría de la localización, sobre la geografía rural y urbana. En 1820 publica “El estado aislado” texto donde incluye su famoso modelo de los usos del suelo agrícola. Von Thünen estaba consciente de que su contemporáneo inglés, David Ricardo, había basado sus nociones sobre la renta económica en las diferencias del medio ambiente, tales como la calidad de la tierra. Sin embargo von Thünen enfatizó en el papel penetrante de los costos según la distancia.
Johann Heinrich von Thünen

David Ricardo Ruben

Para comprender en términos generales de que trata la teoría de localización o ubicación propuesta por von Thünen es necesario comprender los siguientes conceptos: Renta de localización: la renta (U) es igual al rendimiento (r) multiplicado por el precio (p) menos el coste (c), menos el rendimiento por la tasa de embarque (t) y la distancia (d). U = r(p-c)-rtd En esta ecuación existe una sola variable, la renta, que depende de un solo factor que puede variar, la distancia; el resto de los parámetros varían para cada tipo de mercancías pero son constantes en todas partes para un mismo tipo de mercancía.

Con el aumento en el precio y el costo de un producto, disminuye la distancia que debe de haber desde la zona donde se cultiva hasta el mercado

Características generales de la teoría de localización propuesta por von Thünen
• Su teoría menciona la explicación de la localización de las actividades agropecuarias en función de la renta de ubicación que indica que el uso de suelo, que se encuentra más cercano a donde se concentran los servicios en una ciudad, es más caro que el de los terrenos más alejados, de manera que al final, todos los habitantes pagan lo mismo por los productos que adquieren; lo que unos pagan en forma de costos de transporte, otros lo pagan en rentas por el uso de suelo más cercano al mercado.

Von Thünen fue uno de los primeros escritores en utilizar la suposición del “hombre” o ser humano económico. Bajo esta suposición todas las personas se conducen en forma semejante en asuntos económicos, tienen demandas y hábitos de consumo similares, tienen habilidades y eficiencias de producción semejante, poseen un conocimiento total, se conducen racionalmente e intentan maximizar sus ingresos.

Ejemplo: Según la teoría de von Thünen si imaginamos “un poblado muy grande en el centro de una llanura. Donde la población hipotética, existe en una planicie isotrópica (que contiene personas, con características de medio ambiente y recursos naturales distribuidos uniformemente, donde toda la tierra tiene una productividad idéntica). Y el único mercado en el poblado compra toda la producción de la región circunvecina.

La transportación entre las granjas y el poblado se lleva a cabo a través de las rutas más cortas, sin restricción de barreras naturales; los costos de transporte están en función de la distancia en línea recta, pero están basados en diferentes tasa de transporte por mercancía, dependiendo de lo perecedero así como del peso de la mercancía.

Línea recta Mercado Granja

El sistema total es cerrado, en tal forma que no se recibe influencia del exterior. Von Thünen empleó la variable única, distancia desde la granja hasta el pueblo central de comercio, para generar zonas ordenadas de uso agrícola alrededor del pueblo de comercio

Entonces toda la producción de los cultivos requeridos para proveer al poblado deberían cultivarse bien cerca. En tal caso los costos de la distancia al mercado serían insignificantes. Puesto que todos los agricultores son productores igualmente eficientes y puesto que todos reciben el mismo precio del mercado en el poblado para cada mercancía, el ingreso por acre de una mercancía producida en terreno adyacente al mercado del poblado, debido al costo insignificante de transporte sería igual para todos los agricultores. Sin embargo Von Thünen expone que la agricultura requiere una gran cantidad de espacio por granja, entonces el aprovisionamiento de productos agrícolas para un pueblo o ciudad requiere de la producción en un gran área circundante.

Mercado del poblado
Hortalizas y granjas lecheras Productos forestales Producción de gramíneas (más intensiva) Producción de gramíneas (más extensiva) Pastoreo de ganado

Según el modelo ideal de Von Thünen: •Estos agricultores realizan un equilibrio espacial de los ingresos. •Los precios de la tierra se ajustan a los precios renta de ubicación según su ubicación.
Más renta Menos Transporte Menos renta Más transporte

Distancia determina costos

•Por ejemplo: el productor de hortalizas deberá pagar más por la renta de ubicación que el productor forestal. Pero éste a su vez deberá gastar más dinero en el transporte que el productor de hortalizas. La posición de cada uno de éstos usos está en función de si un producto es más perecedero que otro.

Cambios a las suposiciones iniciales del estudio de Von Thünen
• Después de establecer la relación de la renta de ubicación con el uso de la Tierra, von Thünen modificó su modelo para un enfoque más cercano a las condiciones del mundo real. Si la suposición de un ambiente uniforme se modifica y se le introduce la variable fertilidad la alteración de las zonas concéntricas podría aparecer como se ve a continuación. Aquí las zonas ordenadas no son concéntricas, sino que se extienden hacia el sur, suponiendo una mayor calidad de la tierra en esa dirección.

Una arteria de transportación de bajo costo como pudiera ser un río navegable o una carretera a través del centro del “estado aislado” extenderá las zonas internas del uso de la tierra a lo largo de la nueva ruta. En efecto los agricultores cerca de la ruta tienen ahora menores costes de acceso al mercado y esto aumenta su renta de ubicación. El patrón hipotético del uso de la tierra quedaría de la siguiente manera

Otro de los supuestos de Von Thünen era que en aquella época donde el transporte era a base de carreta y caballos los costos del mismo eran linealmente proporcionales a la distancia no se aparta mucho de la realidad, pero no tomaba en cuenta la transportación mecanizada (utilizada en mercancías de grandes volúmenes) que existía en ese entonces y que disminuía los costos y el tiempo del mismo.

Renta de ubicación por kilómetro

Distancia Mercado

Von Thünen, reconoció que existe una resistencia colectiva por parte de la sociedad (cuando menos en aquellos casos en los que resulta posible una elección) respecto a gastar más esfuerzo que el necesario en el movimiento de las personas o mercancías para cubrir las demandas económicas. Aquí trabajo el principio conductual de que el ser humano intenta utilizar el espacio eficiente, minimizando los esfuerzos para salvar distancias. Esa última puede ser la distancia geográfica, o alguna función de ella como los costos monetarios (gasolina), tiempo o inconveniencias. Pero cualquiera que sea la forma que adopte el factor de la distancia es para von Thünen y para otros teóricos de la ubicación , una variable universal que constituye la base de la estructura espacial de la actividad económica

Sin embargo la teoría de Von Thünen de gran retribución a la geografía económica, resulta mas bien diseñada para el medio rural, no así para el medio urbano, pero es de explicar esta atribución al hecho de que todavía en Alemania para ese entonces, existía una sociedad en los comienzos de la revolución industrial por lo tanto aun existía en gran parte de Europa una tendencia hacia la ruralidad y a muy escaso nivel se estaban produciendo los embates de la migración campo – ciudad. Y a su vez repercute en que no puede ser utilizada en lo que es un estudio de economías reales actuales.

Alfred Weber: “teoría de la ubicación industrial”
• Economista y sociólogo alemán (18681958), el punto de vista de Weber sobre el mundo era muy diferente al que tenían Von Thunen y otros estudiosos. Ya que Alemania del norte estaba experimentado una industrialización acelerada, y la ubicación de los recursos, de acuerdo a Von Thunen, no se aplicaba al hierro y al acero, productos químicos y otras industrias de manufactureras pesadas. Weber intentó desarrollar una teoría pura-esto es, una que pudiera aplicarse dentro de cualquier sistema social y político

Para su teoría Weber supone un espacio isotrópico, pero, con recursos localizados en un punto y con un mercado en otro punto. En general su teoría se aplica a la industria pesada, aunque puede aplicarse a la industria ligera. Según Weber la ubicación de una planta industrial está relacionada con cuatro factores fundamentales: la distancia a los recursos naturales, la distancia al mercado, los costes de la mano de obra y las economías de aglomeración. Con estos supuestos, lo ideal es que la planta se ubique en el lugar donde los costes de transporte estén minimizados. Weber representará su teoría en un triángulo, en el cual, dos vértices corresponden a los productos que necesita en su elaboración y otro vértice es el lugar de mercado.
z

C

c

P
a b

P= punto de producción C= punto de consumo M1 = localización de la fuente de material 1 M2 = localización de la fuente de material 2 a,b y c, son distancias x,y,z= son los jalones ejercidos por las esquinas respectivas del triángulo de ubicación
M2
y

M1
x

Entre algunas de las consideraciones importantes que tomó en cuenta Weber están: En el primer supuesto Weber considera que los costes de producción son iguales en todas partes, por lo que sólo es posible una variación del precio unitario debido a los costes de transporte. La ubicación de la planta estará donde los precios de transporte sean mínimos. Estos precios están en función de la pérdida de peso en el proceso de elaboración, de la fragilidad o del aumento del valor añadido. Weber elabora un índice, índice de materiales, en el que se divide el peso de los recursos utilizados entre el peso del producto elaborado. El resultado indicará la dependencia de la planta para localizarse cerca de los recursos o cerca de los mercados. En los materiales puros el resultado es 1, en los materiales brutos serán mayor que 1; cuanto más alto sea el índice material más dependencia tendrá la planta de la localización de los recursos. En este modelo no se tienen en cuenta ni la energía empleada ni el valor añadido del producto.

En el segundo modelo Weber introduce cambios en función del coste de la mano de obra y de las economías de aglomeración. Estos factores pueden hacer que el coste de producción descienda en algún otro punto; y la planta tendería a instalarse allí donde producir le saliera más barato, siempre y cuando el ahorro en los costes de producción superen el aumento de los costes de transporte; a los que se ha de hacer frente, ya que la nueva localización no es el óptimo de reducción de los costes de transporte.
5 4
C

3 2 1

P M1

L1

L2

M2

El triángulo que Weber utilizó en el primer modelo aparece ahora rodeado de círculos concéntricos que representan el coste del transporte en una área, cada círculo se llama isodapán. Si situamos un punto en el que los costes de la mano de obra son menores que los costes del transporte, dentro del isodapán, la planta se ubicará en ese punto, pero si los costes de la mano de obra quedan fuera del isodapán la planta no se trasladará. El límite entre los costes de transporte y el ahorro en la fuerza de trabajo es el isodapán crítico.

Walter Christaller: “teoría del lugar central”.
Geógrafo alemán (1893-1969) conocido por su teoría del lugar central, recogida en su obra “Los lugares centrales en Alemania meridional”, publicado en 1933. Supuso una revolución en la década de los cincuenta y sesenta dentro del pensamiento geográfico al postular una teoría sobre la distribución y jerarquización de los lugares centrales en un espacio isótropo. Sentaba las bases para explicar la organización de las redes urbanas, teorizando las pautas de ordenación de los núcleos urbanos considerados como centros de servicios que equipan a la población circundante.

Esta teoría de sistemas intenta explicar, a partir de ciertos principios generales, la distribución y jerarquización de los espacios urbanos que prestan determinados servicios a la población de un área circundante en un espacio isótropo. Para ello establece el concepto de "lugares centrales" a los puntos donde se presta determinados servicios para la población de un área circundante.

Se sustenta en la premisa de que la centralización es un principio natural de orden y que los asentamientos humanos lo siguen. La teoría sugiere que hay leyes que determinan el número, tamaño y distribución de las ciudades. Christaller aplicó inicialmente dicho supuesto únicamente para el análisis de mercados por lo que excluyó del modelo ciudades altamente especializadas como los asentamientos mineros

Partiendo de un espacio isótropo con una distribución homogénea de la población y del poder adquisitivo, el coste del producto se incrementará en función de los factores distancia y precio del transporte. Del mismo modo la capacidad de compra de la población de un producto disminuirá en función de su coste y por tanto de la distancia. Siguiendo este razonamiento se deduce que existirá un límite a partir del cual ya no es rentable adquirir un producto o servicio al existir otro lugar más próximo.

Manzanas a ¢ 455

Manzanas a ¢ 350

La teoría de Christaller crea una red de áreas de influencia circulares en torno a los centros de servicios o lugares centrales que en el modelo acaban transformándose en teselas hexagonales al ser esta la figura geométrica más cercana al círculo, la cual no deja espacios sin cubrir al gravitar hacia uno u otro núcleo. La existencia de lugares centrales que ofrecen una mayor y más variada gama de servicios permite deducir una jerarquía de núcleos, creando áreas de influencia y relaciones .

Los modelos hexagonales surgen directamente a partir de cinco presunciones simplificadas: 1.- Una llanura isotrópica no limitada con una distribución homogénea de potencial de compra. 2.- Mercancías centrales a adquirir en el lugar central más próximo. 3.- Todas las partes de la llanura deben ser servidas por un lugar central; es decir, las áreas complementarias deben llenar completamente la llanura. 4.- Minimización del movimiento del consumidor. 5.- Ningún exceso de beneficio a ganar por ningún lugar central.

Christaller fue capaz de explicar los distintos niveles de los lugares centrales dentro de una jerarquía urbana de asentamiento, variando el tamaño de las regiones complementarias. Planteó tres casos: El primero de ellos es el principio de mercado, en el que el suministro de mercancías desde los lugares centrales está situado lo más cerca posible con respecto a los lugares a suministrar. Un lugar central de orden superior servirá a dos de sus vecinos de orden inferior. Puede hacerse así sirviendo tan solo dos de los seis vecinos equidistantes más próximos y poseyendo así una región complementaria asimétrica.

Alternativamente, un lugar central de orden superior puede compartir los vecinos con otros dos, por ejemplo, vecinos competidores. (...). Esta disposición se denomina sistema K=3, donde K se refiere al número de lugares servidos, es decir el lugar central más dos de sus más cercanos vecinos o el lugar central más un tercio de cada uno de sus seis vecinos más próximos.

El segundo es el principio de tráfico o de transporte en el que los límites de las regiones complementarias vuelven a organizarse de nuevo para permitir un modelo más eficaz que en el primer caso. En la actualidad la mayoría de los lugares centrales se hallan situados junto a las rutas de tráfico entre las ciudades mayores. Esta situación se representa por la jerarquía K=4, donde un lugar de orden superior sirve a tres lugares adyacentes de orden inferior. Puede hacerlo dominando tres de sus vecinos más cercanos o compartiéndolos con otro lugar central del mismo orden.

El tercer sistema presentado por Christaller es el principio administrativo en el que existe una situación muy clara con respecto al lugar de orden superior y a sus vecinos de orden inferior. Es decir, cada centro de orden inferior se encuadra claramente dentro del área comercial de un solo lugar central. Estas disposiciones es probable que resulten más estables política y económicamente que los asentamientos dividos. Esta relación produce la jerarquía K=7.

Los tres casos asumen que las relaciones establecidas para un nivel (por ejemplo, entre pueblos y pequeñas ciudades) serán también de aplicación a otros y más altos niveles (por ejemplo entre pequeñas poblaciones y ciudades más importantes). Normalmente se denominan jerarquías con K fija porque operan las mismas relaciones fijas en todos los niveles de la jerarquía de asentamiento. Ello significa que podemos ampliar cada una de las variantes de los tres lugares centrales de Christaller edificando niveles cada vez más altos sobre el sistema básico. Considérese la situación donde un segundo y un tercer lugar central K=4 se superpone sobre el primero. En tanto añadimos cada nivel superior sucesivo, el tamaño de las regiones hexagonales aumenta y el número de lugares queda reducido a un cuarto.

En el primer nivel estarán los lugares centrales que ofrecen los servicios más básicos: alimentación, kioscos, bares. Estos servicios aparecen hasta en los pueblos más pequeños. En el segundo nivel están los servicios del primer nivel más otros más caros: vestido y calzado, ferretería y construcción, estancos, librerías, regalos, etc. En el tercer nivel están los servicios de los niveles anteriores más otros más especializados, normalmente relacionados con la administración: ayuntamiento, escuelas, bibliotecas, centros de salud de primera instancia, sucursales bancarias, etc. Hasta aquí pueden ser, fácilmente, lugares centrales de tipo rural. En el cuarto lugar se encuentran los servicios de los niveles anteriores más servicios más especializados. Aparecen ya las empresas que sirven la mercancía a los niveles inferiores, las sedes centrales de los bancos de la zona, las instituciones que coordinan la administración local, hospitales y centros de salud especializados, etc.

En el quinto lugar aparecen los servicios de los niveles inferiores y, además, las instituciones de decisión de empresas y administración política: gobiernos autónomos, etc. En el sexto lugar aparece los servicios de niveles inferiores y además servicios de empresas que dan sus servicios a regiones muy lejanas, en ocasiones más allá del espacio analizado. En el séptimo lugar aparecen los servicios de los niveles inferiores y, además, la administración central del Estado. Los dos últimos niveles tienen servicios de alcance mundial. No obstante, algunos servicios de alcance mundial, como los turísticos, también se localizan en niveles inferiores.

Municipalidad de Barva

Los posteriores investigadores han revisado la terminología de Christaller para incluir dos sencillos conceptos: El primero es el llamado requisito de umbral o condición de entrada, por debajo del cual un lugar no podrá ser capaz de suministrar un bien de mercado. Es decir, por debajo de dicho umbral, las ventas serán demasiado pocas para que las compañías ganen beneficios adecuados

Toda empresa que ofrezca un servicio necesita una cantidad de población mínima que solicite su producto para poder tener los ingresos que le mantienen como negocio. A esto se le llama umbral de demanda. Cuanto más caro o especializado sea el servicio mayor es la población mínima que necesita tener alrededor para asegurarse ese umbral. Esto quiere decir que para un espacio delimitado el número de lugares centrales que ofrecen servicios caros o especializados son menos que los que ofrecen servicios baratos. Así, habrá menos hospitales, asesorías jurídicas o empresariales, tiendas de muebles, que kioscos, tiendas de alimentación, bares y panaderías.

El segundo concepto añadido era el de ámbito de difusión o alcance económico, los límites del área de mercado para la mercancía. El límite inferior del área de mercado se determina por el requisito de umbral, y su límite superior se define por la distancia más allá de la cual el lugar central no es ya capaz de vender las mercancías.

¿

?

Ese segundo elemento que entra en juego es el alcance físico del mercado. Hay que tener en cuenta que el coste final del producto no sólo depende del precio de venta al público si no que hay que sumarle el transporte de ida y vuelta. Este coste del transporte hay que valorarlo tanto en el dinero que nos cuesta el desplazamiento como el tiempo empleado en él. De la misma manera que antes, un consumidor está dispuesto a desplazarse más lejos para obtener servicios más caros y especializados que para los servicios normales. Así, es normal que las personas estén dispuestas a desplazarse muchos kilómetros y durante muchas horas para ir a un hospital, pero no para comprar una barra de pan.

Si asumimos que el viaje resulta igualmente fácil en todas las direcciones, el alcance de una mercancía será un círculo perfecto. Este círculo es el límite exterior de un cono de demanda en el que la cantidad de una mercancía central consumida decrece con la distancia desde el lugar central, debido al aumento en el precio del transporte

Los servicios que ofrece un punto central son aquellos que demanda la sociedad, independientemente de la naturaleza de estos. Pero no todos los servicios tiene el mismo precio, ni la población tiene la misma necesidad de desplazarse para obtenerlos, ni está dispuesta a ir a cualquier sitio donde se ofrezca. Existe una lógica de comportamiento económico que gobierna la aparición de servicios y sus posibilidades de triunfar.

August Losch: teoría del lugar central
• Economista alemán (1906-1945) el trabajo por el que es mundialmente reconocido se llama: “Las economías de localización” escrito en 1940. En el aplica un equilibrio general a la teoría de la distribución económica espacial y en especial a la teoría de los lugares centrales propuesta por Christaller. Losch utiliza recursos teóricos y estadísticos modernos para explorar el impacto del cambio en los ciclos económicos.

No es frecuente que las áreas de mercado formen hexágonos regulares. Los elementos físicos, como los valles y las montañas, afectan a los patrones de asentamiento y a las áreas de mercado, al igual que los factores que mejoran la comunicación en una dirección pero no en otra, como las autopistas. Lösch trató de representar la realidad con más precisión. Consideraba poco probable que los asentamientos estuvieran distribuidos más o menos concéntricamente alrededor de los lugares del orden inmediatamente superior.

Por el contrario, opinaba que los asentamientos del orden superior, como las grandes ciudades, limitaban el desarrollo inmediato de asentamientos de orden superior o medio, puesto que las ciudades proporcionarían todos los servicios. En un paisaje löschiano, los lugares centrales pequeños, de orden inferior, se encuentran cerca de asentamientos muy grandes, como los centros metropolitanos, mientras que los asentamientos de orden superior o medio sólo aparecen a una considerable distancia. Y es incluso más probable que se agrupen en una determinada dirección en lugar de distribuirse regularmente alrededor del centro metropolitano.

A pesar de que pueden detectarse ejemplos de la simetría hexagonal de la teoría del lugar central, aunque con cierta dificultad —únicamente en algunas pequeñas áreas, tales como la región relativamente llana de East Anglia, en Inglaterra, y regiones igualmente planas de Canadá y Australia—, las aplicaciones actuales se centran en la extensión, no en la forma, de las áreas de mercado. Las grandes empresas, como son las cadenas de supermercados, prestan especial atención al área de mercado de una ciudad antes de decidir abrir una sucursal allí.

A fin de cumplir este requisito, una compañía debe tener en cuenta no sólo el número de habitantes, sino también la intención de esa población de desplazarse al centro en el que se encuentra el comercio; carecería de importancia que hubiera suficiente población, si ésta prefiriera desplazarse a otro lugar central. Reflexiones de esta índole influyen en la creación y ubicación de nuevos servicios, como centros de ocio y nuevas ciudades.

municipalidad

Etc…

Su modelo presentaba dos características: 1) Las economías a escala hacen que el productor cargue un precio por arriba del costo promedio en un intento de extraer mayores ganancias; 2) Los consumidores que viven cerca de la planta están en mejores condiciones que los que viven alejados de ésta, porque obtienen los productos más baratos. A partir de esto Lösch afirma que se puede esperar que los consumidores compitan entre sí por los sitios más cercanos a la planta. En el poblado de Achichipilco En San José

I kilo de cebollas = 350 colones

I kilo de cebollas = 600 colones

I kilo de tomates = 300 colones

I kilo de tomates = 500 colones

Si existiera un único productor y decidiera vender a un precio “p” a los consumidores radicados justo a su lado, tendría que ir subiendo ese precio, en función de los costes de transporte en que vaya incurriendo, a la hora de vender en localizaciones más alejadas geográficamente. Si la curva de demanda de ese productor es al precio p’, que corresponde a unos costes de transporte (p’-p), su cantidad demandada sería cero. De ese modo, abastecería un área de mercado circular, de radio igual a la distancia que corresponde al coste de transporte igual a (p’-p).

La “región económica ideal”, según Lösch, corresponde al resultado de una concentración espacial según la cual todas las redes tengan un centro de producción común. La concentración espacial de las actividades es la conclusión a la que llega este autor, aun cuando su supuesto de partida era, recordemos, el reparto homogéneo de los factores productivos y de la población a lo largo de todo el espacio

Modelo clásico de comercio
Para comprender el modelo neoclásico de comercio hay que esquemátizar, la teoría clásica del comercio internacional. Ella se basa en las aportaciones de tres economistas británicos: A. Smith (1723-1790), D. Ricardo (1772-1783) y J. S. Mill (1806-1873). El primero aporta una teoría del valor y un primer principio de especialización; el segundo, la teoría de las ventajas comparativas, y el tercero, la teoría de la demanda recíproca.

Como sus predecesores, Smith centra su análisis en los efectos del comercio internacional, pero, en vez de interesarse por los efectos monetarios, se fija primordialmente en los efectos reales que el comercio exterior tiene sobre el funcionamiento de la economía. Para Smith, el mayor beneficio que esta actividad reporta a un país es que, al ampliar la dimensión de los mercados, aumentan las posibilidades de colocar una mayor producción, favoreciendo así a un grado más alto de especialización en su economía, principalmente la manera de aumentar la productividad del trabajo (producción por hora-hombre) y, en consecuencia también se vería incrementada la producción, la renta y el bienestar de la nación. Comercio Exterior Aumenta la producción de trabajo Aumenta la cantidad del producto La renta

Y el bienestar del país

Por otro lado, el nivel de actividad económica –producción– de una nación depende del capital que dispone. Este sólo puede aumentar en la medida en que aumente el ahorro. El comercio exterior, al aumentar la producción y la renta nacional, aumenta el ahorro potencial.

1

Depende de:

Varias

La pregunta que aún queda sin contestar es la siguiente: ¿qué bienes debe exportar e importar un país?. Sentando la analogía entre la conducta del individuo y de la nación, Smith responde a la pregunta y enuncia así su principio de especialización: “Cualquier prudente padre de familia tiene por norma no hacer en casa lo que cuesta más caro que comprarlo”. “Lo que es prudencia en el gobierno de una familia, suele serlo en la conducta de un gran reino. Cuando un país extranjero puede ofrecer una mercancía más barata de lo que nos cuesta a nosotros, será mejor comprarla que producirla, dando por ella parte del producto de nuestra propia actividad económica, empleada en aquellos sectores que saquemos ventajas a los extranjeros”. Esto es lo que se conoce como principio de la ventaja absoluta.

Entre las hipótesis que adopta Ricardo, dos merecen especial atención. La primera establece que el valor de los bienes depende de la cantidad de trabajo que los mismos incorporan (teoría del valor-trabajo). La segunda sostiene que la productividad del trabajo (producción hora-hombre) es constante para cada bien dentro del país pero puede diferir entre países al utilizar técnicas de producción distintas. La tecnología de la economía de un país puede ser, según Ricardo, resumida por la productividad del trabajo en cada industria.

A partir de estas premisas, Ricardo demuestra que el comercio internacional, analizado en términos de trueque (un país exporta un bien a cambio de otro bien que importa), es siempre beneficioso –excepto en un caso muy improbable–, incluso para un país que produce todos los bienes a un costo menor que el resto del mundo. De esta manera Ricardo enuncia la celebre teoría de la ventaja comparativa.

Para P. Krugman y M. Obstfeld3, si bien el concepto de ventaja comparativa es simple, la experiencia muestra que es un concepto sorprendentemente difícil de entender (o aceptar) para mucha gente. Es por ello que resulta conveniente desarrollar un sencillo ejemplo para poder aclarar este teorema. Se toman dos países, A y B, los cuales producen dos bienes, vino y arroz; el coste, en horas de trabajo por unidad de producto (de acuerdo con la teoría del valor) se encuentra representado en el siguiente cuadro:

Estos datos ponen en evidencia que el coste de producción de ambos bienes es menor en A que en B, lo que significa que la productividad del trabajo es mayor en A que en B para ambas producciones. De acuerdo con la teoría de la ventaja absoluta de Smith, no habría comercio entre los dos países porque A al producir ambos bienes a menor costo, no tendrá interés en importa ni arroz ni vino desde B.

Aunque A produce ambos bienes a un costo absoluto menor que B, la diferencia relativa – en porcentaje– entre los costos absolutos es mayor en la producción de vino (100%) que en la de arroz (50%); por lo tanto, A es más eficiente en ambas producciones pero lo es aún más en la de vino. Por ello, el costo relativo del vino es menor en A que en B y lo contrario ocurre con el arroz. Es importante recordar que las ventajas comparativas no deben confundirse con las ventajas absolutas, ya que son las primeras la que determinan quien producirá (y debería producir) cada bien. De la argumentación anterior se desprende que hay un caso en el que el comercio no beneficia a ninguno de los países: cuando los costos relativos son iguales en los dos países.

En resumen, las conclusiones del modelo de Ricardo son dos: 1) la causa del comercio internacional se encuentra en la diferencia de la productividad del trabajo en los distintos países; 2) siempre que haya diferencias entre los dos países en los costos relativos de los bienes, los precios relativos serán distintos y el comercio será beneficioso para ambos porque aumenta la producción total, la oferta y el consumo en cada país.

Antes de terminar con el análisis es conveniente hacer un alto y observar el contexto político económico en el cual se desarrolló el modelo. Ricardo utilizó tal modelo para argumentar a favor del libre comercio, en particular, para combatir los aranceles que restringían las importaciones británicas de alimentos, impuestas por las Leyes de Cereales. Estas leyes surgen para proteger a los terratenientes de la baja en el precio internacional de los cereales, posteriores a la caída de Napoleón en 1815. Ricardo sabía que anular estas leyes mejoraría la situación de los capitalista y empeoraría la de los terratenientes. Esto era bueno dado que él mismo era un hombre de negocios, prefiriendo a los laboriosos capitalistas que a los ociosos terratenientes aristócratas.

La aportación de J. S. Mill al modelo de Ricardo consiste en solucionar esa indeterminación. Para ello, recurre a la ley de oferta y demanda: la relación real de intercambio que se establezca será aquella que iguale la oferta de exportaciones de cada país con la demanda de importación del otro; es decir será el precio para el cual la cantidad de un bien que cada país quiere exportar coincida con la cantidad de ese bien que otro quiere importar. Una consecuencia importante de este análisis es que los países pequeños se ven normalmente beneficiados al comerciar con los grandes porque la relación real de intercambio tiende a situarse más cerca del precio relativo del país grande que del país pequeño.

Esto es así porque la oferta del país grande supera a la demanda del país pequeño (tendiendo a bajar el precio del bien que exporta el país grande) y, en cambio, la oferta del país pequeño es inferior a la demanda del país grande (tendiendo a elevar el precio del bien que exporta el país pequeño).

La teoría neoclásica de comercio
Dentro de este esquema, la escuela neoclásica ha desarrollado dos teorías del comercio internacional. Una es simplemente una reformación de la teoría de Ricardo (ventaja comparativa), completada con otra de la de Mill (demanda recíproca), adecuándolas a las hipótesis del nuevo modelo; la otra, más innovadora, establece la causa última de la diferencia en los precios relativos, condición de la existencia de ventajas comparativas. Es la teoría de Heckscher-Ohlin, que lleva el nombre de los dos economistas suecos que la formularon.

La reformulación neoclásica del modelo ricardiano constituye una construcción teórica compleja que, respecto al modelo ricardiano altera las condiciones de la oferta e introduce la demanda. Las condiciones de oferta quedan alteradas en dos sentidos. Primero, la introducción de un segundo factor de producción, el capital y el abandono de la teoría de valor-trabajo, reemplazada por la teoría del valor-utilidad (el valor del bien depende de la utilidad que proporciona). Segundo, la sustitución del supuesto de productividad constante por el de productividad marginal decreciente. Estas modificaciones determinan un nuevo sistema de fijación de costos relativos, que consiste en establecer el costo de unidad de un bien por la cantidad del otro bien a la que hay que renunciar para producir aquella. Al ser las productividades decrecientes, este costo relativo, llamado costo de oportunidad, ya no es constante cualquiera que sea la combinación de los dos bienes que se produzca, sino que es creciente; es decir, según se va aumentando la producción de uno de los bienes, cada vez hay que reducir más la producción del otro.

La introducción de la demanda completa el nuevo modelo, que incluye así las dos caras del fenómeno económico: producción y consumo. El precio relativo ya no queda fijado exclusivamente por el costo relativo –costo de oportunidad–, sino en conjunto con la demanda de los dos bienes. Así, puede haber muchos precios relativos diferentes, sin embargo, uno sólo maximizará el valor de la producción y el consumo simultáneamente: es el denominado precio de equilibrio. En este nuevo marco analítico, la teoría de la ventaja comparativa mantiene su vigencia. Los efectos son los mismos: aumenta la producción conjunta y el consumo de los dos países. Las diferencias en los precios relativos pueden deberse tanto por las condiciones en la oferta o en la demanda. Por un lado, la diferencia en los costos relativos (oferta) puede deberse a diferencias de productividad en el trabajo o el capital, es lo que los economistas definen como funciones de producción diferentes. Por el otro, gustos distintos en los dos países (demanda) pueden originar precios relativos distintos.

La segunda teoría neoclásica de comercio internacional constituye una alternativa a la visón anteriormente descripta. El modelo de Hecksher-Ohlin (H-O) resuelve la ambigüedad que subyace en la causa última del comercio internacional expuestos por Ricardo y ampliada por los neoclásicos. Si es las diferencias de productividad de los factores la que explica las diferencias de costos, y en consecuencias, de precios relativos –sin tener en cuenta la demanda–, ¿qué explica esa diferencia de productividades? La multiplicidad de respuestas posibles dejaba al modelo ricardiano en dificultades ya que, en definitiva ¿cuál sería la causa principal de la estructura comercial (exportaciones e importaciones) de cada país?

Si existen preferencias iguales entre países, y se considera que la productividad de los factores es la misma en todos los países, que los mismos bienes se producen de la misma manera en todos ellos (es decir, aplicando los factores en la misma proporción) y que los bienes distintos se obtienen con una proporción factorial distinta, ¿qué puede hacer diferentes los costos relativos de dichos países? La respuesta es sencilla: distintos precios relativos de los factores, resultantes de distintas dotaciones. En los países donde el factor capital abunda los bienes que utilizan mayor proporción de capital serán más baratos – con relación a los demás países– y los que utilizan mayor proporción de trabajo serán más caros.

Si se observa la correspondencia que existe entre la proporción factorial de cada bien y la ventaja comparativa de cada país, obtenemos la conclusión fundamental del modelo de H-O: cada país tiene ventajas comparativas y por lo tanto debe explotar el bien que utiliza de forma intensiva (en mayor proporción) el factor abundante en dicho país. En el ejemplo, A el país abundante en trabajo produce vino que resulta ser el bien intensivo en este factor. De esta teoría se desprende, como corolario, que a través del comercio internacional los países sus factores abundantes por los escasos, igualándose a medio plazo las dotaciones relativas de los mismos en todos los países que comercian, e igualándose, en consecuencia, sus posibilidades de desarrollo.

Teoría neoclásica urbana
• El modelo de Reilly es un modelo determinista y expresa que las ventas que dos localidades (a y b) atraen de una localidad intermedia, son directamente proporcionales a sus poblaciones e inversamente proporcionales al cuadrado de las distancias entre la localidad intermedia y las dos localidades consideradas. La ley de Reilly pone de manifiesto que la decisión de comprar en un establecimiento comercial concreto no sólo es función de la distancia que lo separa de la residencia del individuo (tal como pretende la Teoría de los Lugares Centrales), sino que en esta decisión también juega un importante papel el poder de atracción de dicho establecimiento comercial.

Este primer modelo simple de interacción espacial fue llamado modelo gravitacional por su similitud con el modelo gravitacional de Newton. Reilly utilizó la población como un indicador aproximado o sustituto de la atractividad que cada ciudad tendría para atraer flujos de consumidores, bajo el supuesto que mientras más grande es la ciudad, mayor es la diversidad de bienes y servicios que ofrece su economía. Por el otro lado, la distancia se elevó al cuadrado, pues se consideró que la distancia potenciada reflejaba mejor su influencia en el patrón espacial de la conducta de los consumidores.

2 km San José

2 km Heredia

Nueva teoría del comercio
La teoría comercial moderna, se fundamenta en la idea de «ganar poco para vender mucho», y en su virtud, los negociantes del día se esfuerzan en reducir su beneficio sobre cada caso al límite menor posible, con el fin de vender un gran número de cosas y que la suma de estos pequeños beneficios alcance una cifra más considerable. Esta teoría nació en el siglo XIX, por consecuencia de la modificación que en las ideas mercantiles se operó durante el mismo, y su fórmula la encontró Inglaterra en este dicho comercial referente a los consumidores: «Vale más trabajar para el millón que para los millonarios». La experiencia, por su parte, se ha pronunciado de una manera decisiva en favor de esta teoría, o sea de la pequeña ganancia, que profesa el principio de vender muchos pocos para ganar pocos muchos, sintetizada en la idea de vende en grande y barato para ganar fuerte y pronto, porque además de ofrecer mejores resultados al comerciante, es más beneficiosa para la producción y más provechosa al consumo.

Bibliografía

Steimberg, J. 2004 “La nueva teoría del comercio internacional y la política comercial estratégica”. Universidad Autónoma de Madrid. Hubert, Mazurek. Proyecto Aider, CIAT, IRD. Notas de clase. Tema: Geografía Económica. Instituto de investigación para el desarrollo.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful