CODIGOS DE CONDUCTA

POSICION DE LA

ORGANIZACION INTERNACIONAL DE EMPLEADORES

Adoptada por el Consejo General de la OIE Ginebra, 11 de junio de 1999

1

En efecto. e incluir objetivos formulados de manera realista. para que los códigos sean eficaces. la elaboración y la aplicación de iniciativas voluntarias por las que se comprometen a respetar los principios en ellas recogidos.PREFACIO Las empresas de todo el mundo tienen una participación creciente en la discusión. tienen que tener en cuenta las muy diversas circunstancias en las que las empresas realizan su actividad. En última instancia. En opinión de la OIE. La OIE considera que el debate de mayor alcance sobre los códigos no debe menoscabar la importancia y utilidad real de otras iniciativas 2 . La OIE cree firmemente que la mejor manera de garantizar unas pautas básicas mínimas y que sean válidas en materia laboral es que los gobiernos apliquen y velen por el cumplimiento de unos niveles laborales que se ajusten a las disposiciones de la Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo. importa más el comportamiento de la empresa que el contenido del código. La adopción de códigos voluntarios por parte de las empresas no se presenta como una solución simple ni fácil para un problema que resulta difícil y complejo en la práctica. Una de estas iniciativas es la formulación de códigos de conducta privados para la mejora de las condiciones de vida y de trabajo. pero en ningún caso sustituirlas. La OIE acoge con satisfacción estas contribuciones de carácter voluntario realizadas por empresas que tratan de instaurar y mantener unas pautas laborales adecuadas. los códigos privados pueden completar disposiciones nacionales adecuadas.

El presente documento es la contribución inicial de la OIE al debate en curso sobre la responsabilidad social de la empresa y. 11 de junio de 1999 Rolf Thüsing Vicepresidente Ejecutivo 3 . Las discusiones acerca de los códigos deben producirse en un entorno en el que los interlocutores entiendan las verdaderas complejidades de las diversas cuestiones implicadas. sobre los códigos privados voluntarios Ginebra. en particular.sociales de las empresas.

así como para reflejar su filosofía • • • 4 . La OIE y sus organizaciones afiliadas apoyan las numerosas iniciativas voluntarias privadas de las empresas y asociaciones que responden a las necesidades comunitarias y mantienen unas condiciones de trabajo y un desarrollo social suficientes. aplican. Las empresas y sus organizaciones gozan de plena libertad para decidir si formulan. Los códigos de conducta son buena muestra de tales iniciativas de prácticas adecuadas. crear riqueza y elevar el nivel de vida general en los países en los que desarrollan su actividad. Un código de conducta es una declaración expresa de la política. a su gestión medioambiental y a su interacción con los consumidores. los valores o los principios en que se inspira el comportamiento de una empresa en lo que atañe al desarrollo de sus recursos humanos. los clientes. los gobiernos y las comunidades en las que desarrolla su actividad. Las empresas adoptan códigos en función de sus necesidades y circunstancias específicas.CÓDIGOS DE CONDUCTA RESUMEN • Las empresas privadas cumplen un cometido indispensable a la hora de proporcionar empleo. y si velan por el cumplimiento del mismo. También deciden libremente si elaboran o no un código de conducta en el marco de la propia compañía o lo hacen en conjunción con un tercero. adoptan o hacen público un código de conducta.

contratistas o subcontratistas. Lo más que puede lograr un código de conducta es. Aunque puedan influir en ciertos casos. • La empresa debería adoptar las decisiones relativas al seguimiento y a la verificación de un código. No puede aceptarse la imposición de un control por terceros del comportamiento de la empresa.y objetivos particulares. Con independencia de su ubicación. Por lo tanto. las empresas se encuentran cada vez más inmersas en una red de relaciones con los consumidores y los clientes. Lo que importa es la conducta de la empresa. • 5 . en la medida de lo posible. los códigos variarán de una empresa a otra. y también de una región a otra. Las empresas que disponen de códigos no son necesariamente “mejores” que las que carecen de ellos. toda empresa debería tener presente que puede ser objeto de críticas como consecuencia de la aplicación de prácticas irregulares o ilegales por parte de sus proveedores. así como al cumplimiento del mismo. contribuir a que la empresa colabore con sus proveedores y les ayude a mejorar sus condiciones de trabajo. y de contratación y subcontratación. Las empresas pueden decidir que aceptan a un tercero independiente para que realice el seguimiento. No obstante. o bien establecer la modalidad de control interno que la dirección considere oportuna. no cabe considerarlas responsables de las prácticas laborales y sociales aplicadas en cualquier tramo de su cadena de abastecimiento. No es posible ni cabe desear un código de conducta uniforme. y no el contenido del código.

aunque también concierne a sectores económicos específicos. La gran variedad de códigos de conducta en el área laboral que se da en la actualidad confirma que no hay. Ø Ø Ø Ø 6 . cualquiera que sea su contexto nacional. como orientación común para las empresas y sus organizaciones nacionales. esto es. desea evocar brevemente los más importantes de tales aspectos. En la siguiente declaración adoptada por su Consejo General el 11 de junio de 1999. Cada empresa tiene que decidir por sí misma las medidas que ha de tomar .con plena autonomía y sobre una base voluntaria. la Organización Internacional de Empleadores. Se trata de una tendencia que se mantiene y que puede observarse en todo el mundo. Esta cuestión afecta principalmente a las empresas multinacionales.POSICIÓN DE LA OIE Ø La importancia de los códigos de conducta ha ido creciendo a lo largo de los últimos años. que representa a 127 organizaciones nacionales de empleadores. ya sea por iniciativa propia ya por presiones exteriores. un código único y uniforme. Existen sin embargo diversos aspectos fundamentales que interesan a todas las empresas que abordan la cuestión de los códigos de conducta. ni puede haber. un modelo.

la OIT adoptó la "Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo y su seguimiento". Los códigos de conducta deben considerarse como una modalidad particular de tales prácticas adecuadas. a iniciativa de los empleadores. Al adoptar un código. a las organizaciones de empleadores y de trabajadores y a las propias empresas multinacionales. Los empleadores siempre han reconocido tal responsabilidad apoyando diversas iniciativas en el plano social. Estas normas de conducta no son únicamente requisitos 7 . Los códigos de conducta no son un fenómeno nuevo. otras organizaciones empresariales se han sumado activamente en su propio ámbito de competencia a las iniciativas destinadas a promover no sólo la justicia en el comercio y en las prácticas comerciales. Anteriormente. los empleadores habían contribuido de manera constructiva a la redacción de la "Declaración tripartita de principios sobre las empresas multinacionales y la política social". cuando. Al mismo tiempo que la OIE. la empresa se impone a sí misma ciertas normas de comportamiento que considera especialmente importantes e imprescindible garantizar. que establece compromisos para todos los Estados miembros. Además. Dicho apoyo quedó explícitamente demostrado en junio de 1998. demostrando así su responsabilidad para con la sociedad. adoptada por la OIT y que está dirigida a gobiernos. son numerosos y notorios los ejemplos de prácticas adecuadas por parte de empresas individuales. Son la expresión de la responsabilidad empresarial libremen-te asumida. sino también las cuestiones relativas a la protección del medio ambiente. los cuales ilustran las iniciativas empresariales en diversos ámbitos. así como a la de las "Directrices de la OCDE para las empresas multinacionales".Debería tenerse presente que los códigos de conducta no son un fenómeno nuevo.

sino que pretenden ser además unos principios orientadores para el futuro. . Un código ha de aceptarse tras efectuar la empresa un análisis pormenorizado de la opción escogida. Al examinar la cuestión de los códigos desde este punto de vista. convirtiéndose en un elemento permanente y estable de la política global de la compañía.obligados para las personas que pertenecen en la actualidad a la empresa. Un código de dan en el área de las iniciativas conducta institucionaliza sociales voluntarias. El que la compañía decida hacer pública la existencia de su código. cosa que ocurre con frecuencia. no cabe duda de que la publicación de un código puede reforzar la imagen de la empresa (especialmente cuando comercializa productos de marcas prestigiosas). con independencia de los Los códigos de conducta son cambios que se produzsólo uno de los muchos ejemplos can posteriormente en la de prácticas adecuadas que se dirección. . Dicho esto. ya que tendrá repercusiones trascendentales. acrecentar su responsabilidad y facilitar con ello al público criterios prácticos para controlar su conducta. es necesario abordar toda una serie de cuestiones que suelen pasarse por alto: 8 . no puede alterar el hecho de que la formulación y aplicación del mismo dependen exclusivamente de la empresa. La publicación de un código puede reforzar la imagen de una empresa ante sus consumidores. la responsabilidad social de la empresa.

mejor que el de las que no lo han hecho. El único indicador válido es su verdadero comportamiento cotidiano. que ha de tenerse en cuenta para evaluar su compromiso en materia de responsabilidad social. • La responsabilidad social de una empresa no depende de su forma jurídica u organizativa. Lo fundamental es el contenido del código El único indicador verdadero del y si éste se respeta. Los códigos de conducta no son necesariamente exclusivos de las empre-sas multinacionales. es compromiso de una empresa en decir.• Un código de conducta es tan sólo el aspecto exterior y visible de una declaración pública de intenciones por parte de una empresa. la conducta de la materia de responsabilidad social es propia compañía. Ello puede dar lugar a unas relaciones comerciales más diversas o más complejas. Estas últimas sólo difieren de otras compañías comparables en el carácter transnacional de su organización. Las una empresa decida estacompañías que tienen códigos de blecer un código de conconducta no son necesariamente ducta no es necesaria"mejores" que las empresas que no mente el único elemento los tienen. El que su comportamiento cotidiano. Así pues. no es correcto afirmar que el Los códigos de conducta que comportamiento de las procuran fomentar la responempresas que han sabilidad social no son neceadoptado códigos de sariamente exclusivos de las conducta sea distinto o empresas multinacionales. pero el carácter transnacional de la organización de una compañía no 9 .

los gobiernos son los legislación.implica. Concretamente y al igual que cualquier otra compañía. Dicho contenido puede variar. las empresas multinacionales sólo pueden aceptar una responsabilidad social en la medida en que sea compatible con el cometido original de las mismas en el marco de una economía de libre mercado. no pueden esperar o exigir de las empresas que cumplan esta función en su lugar a través de las iniciativas sociales voluntarias. y transferirles de este modo la responsabilidad que incumbe al gobierno. y variará. línea de demarcación. unos puntos de referencia positivos a los que las demás empresas tienen que ajustarse. • La responsabilidad social de las La responsabilidad social de las emempresas comienza presas comienza allí donde termina allí donde termina la la legislación. Debería reconocerse de paso que. Sin embargo. son libres de hacerlo recurriendo a los procedimientos habituales y. Las empresas gozan de libertad para determinar el contenido de un código. especialmente en lo que atañe a la mejora de las condiciones de trabajo. en fun- 10 . El contenido de los códigos variará según las características de la empresa y el entorno en que esta se desenvuelva. es decir. tienen que asumir la responsabilidad de las acciones que emprendan. la producción de bienes y la prestación de servicios en condiciones de competencia. Corresencargados de establecer esta línea de ponde a los gobierdemarcación. a menudo. una responsabilidad social especial. y no pueden esperar que nos establecer esta las empresas cumplan este papel. las empresas multinacionales establecen. como es lógico. por sí solo. Si los gobiernos desean introducir medidas para regular ciertos comportamientos.

la empresa sólo puede asumir responsabilidad en lo que respecta a su propio ámbito de actividad. deben prevalecer el realismo y una reserva prudente. A menudo. esto es. A este respecto. Es cierto que. de la estructura y actividad económica de la misma. Esto resulta especialmente importante cuando se afirma que puede exigirse a las empresas una responsabilidad por las condiciones de trabajo que imponen sus proveedores y que los códigos deberían aplicarse a todo lo largo de la cadena de abastecimiento. atendiendo a sus deberes y posibilidades económicas y a su entorno real. en algunos casos. desde un punto de vista práctico. Responsabilizarse en términos generales de la conducta de otras compañías acabaría por convertirse en una promesa vana que sólo perjudicaría la credibilidad de la propia empresa. . se cumple la suposición implícita de que éstas. 11 . en aquello que depende de sus facultades de gestión. El único criterio objetivo para determinar el contenido de un código de conducta consiste en averiguar si la aplicación del mismo puede contribuir de manera efectiva al objetivo de la empresa de cumplir con su responsabilidad social. y de otros criterios pertinentes. Es fundamental examinar cuidadosamente de qué es realmente capaz una empresa. Esto implica que. se responsabiliza a las empresas de la conducta de sus proveedores. tienen la No es posible responsabilizar a las empresas de la conducta de un determinado proveedor.ción del entorno especí-fico en que se desenvuelva la empresa. El contenido de un código también reflejará de lo que es capaz una empresa en la práctica. por su poder de compra como clientes.

En ciertos casos. estas diversas fases no son lo suficientemente transparentes. y es normal que resulte difícil. Por una parte. un beneficio económico derivado de la violación persistente de los principios fundamentales aplicables en el lugar de trabajo. la referencia a los mismos puede resultar superflua si ya han sido ratificados y se han convertido en parte de la legislación nacional. los convenios de la OIT no se prestan a ser incluidos en los códigos de conducta de las empresas. 12 . influir sobre ellas. Es más. y no a las empresas. a esforzarse por colaborar con sus proveedores y a instar a éstos a que cumplan con el contenido de su código. en la medida de sus posibilidades y de sus conocimientos. no es habitual que las relaciones comerciales den lugar a una dependencia tan clara. a sabiendas. . Las empresas sólo pueden colaborar con los proveedores para ayudarles a cumplir con los requisitos de un código.posibilidad de influir sobre una empresa proveedora. esto podría dar lugar a la interrupción de los contratos si la empresa quiere evitar ser acusada de obtener. sin embargo. cuando no imposible. un producto atraviesa con frecuencia por diversas fases de fabricación en distintas empresas que son independientes unas de otras. Por su propia naturaleza. Lo más que puede lograr un código de conducta es que una compañía se comprometa. los convenios de la OIT no se prestan a ser incluidos en los códigos de conducta de las empresas: se elaboraron como una orientación para el legislador nacional y se aplican a los gobiernos. Sin embargo. Como tratados internacionales que son.

los convenios se concibieron para servir de orientación al legislador nacional.. se introducen y ponen en práctica sin ninguna participación exterior. Los convenios de la OIT sólo alcanzan su interpretación definitiva y vinculante al incorporarse a las legislaciones nacionales. ya sea directamente entre las compañías interesadas. 13 . Esta modalidad parecería especialmente adecuada cuando la responsabilidad social de las empresas fuera semejante en lo esencial por la similitud de las actividades económicas que desarrollan. un código sectorial de este tipo presentaría la ventaja de ser neutro a efectos de la competencia.por otra. Además. también por su contenido. su inclusión resulta inoportuna puesto que sus destinatarios no son las empresas. en ocasiones. en gran medida. Por su propia formulación y. se encomiendan ciertas funciones de control a la asociación de que se trate. sino los Estados Miembros de la OIT. pues todas las empresas que compiten entre sí tendrían que observar el mismo comportamiento. empresa. Los numerosos códigos actuales pueden dividirse en dos categorías básicas: • La primera incluye los códigos desarrollaCorresponde a la empresa decidir dos dentro de la propia libremente la modalidad de código más apropiada. la voluntad de los Estados Miembros de ratificar los convenios de la OIT podría debilitarse cada vez más si pudieran demostrar que las empresas ya estaban aplicando tales normas a través de los códigos de conducta. si bien esta interpretación puede diferir de un país a otro. Además. y no para que los aplicaran directamente las empresas. ya a través de una asociación a la que estas pertenezcan.. Esta categoría de códigos internos de las empresas abarca también aquellos que establecen de manera conjunta y con idéntico contenido varias empresas del mismo sector.

dicha legitimidad puede exagerarse. . Por muy loables que puedan ser. sólo están habilitadas para actuar a través de sus miembros y en favor de ellos. a efectos prácticos. lo cuales suelen ser elaborados por una empresa (o asociación que actúa en nombre de sus miembros) y una ONG o un sindicato. reclamándose con frecuencia también una participación en la aplicación y supervisión del mismo. ello no altera el hecho de que pertenecen exclusivamente a la esfera del derecho privado. No obstante. En este caso.con independencia de que quiera o no desarrollar el código conjuntamente con terceros. la participación del tercero rebasa el mero asesoramiento y da lugar a una responsabilidad conjunta respecto de la redacción y de la conclusión del código. La segunda categoría abarca los códigos de conducta que se establecen en conjunción con terceros.• Los códigos de la segunda categoría son los que se establecen en cooperación con (o a raíz de la presión ejercida por) terceros. Aunque persigan algunos objetivos que sean realmente de interés público.. los méritos de dichas organizaciones no cambian el hecho de que. es cierto que puede resultar aconsejable y útil cooperar con algunas de estas organizaciones y recurrir a su 14 .. lo cual les otorga legitimidad a sus propios ojos. que en ocasiones participan (o al menos presionan para que se les permita participar) de uno u otro modo en su aplicación. Sin embargo. Estas organizaciones se consideran a sí mismas como guardianes del interés público.

Incumbe a la propia empresa asegurarse de la aplicación efectiva de su código. En lo que se refiere a las metas perseguidas por los códigos. se considera la demanda de códigos como un llamamiento a las empresas para que demuestren su responsabilidad social. parece incurrirse en una contradicción si. y no de su imposición por un tercero. En todo caso. Pero esto sólo es así cuando dichas organizaciones tienen presente. crear riqueza y elevar el nivel de vida general. Ambas modalidades cumplen el mismo propósito en la misma medida. No obstante. pero con la importante salvedad de que seguiría tratándose de una decisión y de una competencia exclusivas de la empresa. por una parte. que es el de lograr una mejora continua. Lo mismo cabe decir tanto de los asuntos relativos a la aplicación efectiva de un código como de la cuestión del control. 15 . cabe señalar que también podría lograrse un control imparcial de los códigos de conducta internos de las empresas. por otra. por una parte. todos los cuales requieren atención. se demuestra una gran desconfianza respecto de la genuina disposición de esas mismas empresas para cumplir con tal responsabilidad al imponerles un control exterior. cuando están dispuestas a luchar contra la tentación de obtener ganancias a corto plazo haciendo públicos posibles abusos. no puede considerarse que los que se establecen y aplican en cooperación con terceros sean mejores o peores que los elaborados dentro de la empresa y sin intervención exterior. y. en aras de un objetivo a más largo plazo y menos notorio en lo inmediato. Las empresas desempeñan un papel indispensable a la hora de proporcionar empleo. que los objetivos que persiguen se inscriben dentro de una amplia gama de asuntos de los que han de ocuparse las empresas. y. por otra.experiencia y a sus conocimientos técnicos específicos.

Sin embargo. las empresas no pueden corregir este fracaso.Actúan dentro de la sociedad y necesitan de su aceptación. lo que si pueden hacer las empresas es. les conviene mantenerse cuidadosamente al tanto de cualquier cambio en la manera de sentir general de la sociedad. tener presente esa sensibilidad creciente de la sociedad. al final. demostrando la solidaridad empresarial y contando con el apoyo de sus federaciones. Sin embargo. 16 . En último término. En consecuencia. Las empresas de todo el mundo deben participar activa y colectivamente en este debate. Instaurar las condiciones necesarias a efectos de los principios fundamentales de la justicia social es tarea de los dirigentes políticos y del Estado en su conjunto. Pero deben ser conscientes del hecho de que. Esto corresponde al ámbito de su responsabilidad social. como base del progreso social. en el plano de las actividades que desarrollan y pueden configurar libremente. y las empresas son plenamente conscientes de ello. más fácil les resultará refutar las interpretaciones exageradas o irrelevantes de dicha responsabilidad. la importancia de la iniciativa empresarial y el valor de la exposición al riesgo como motores de la prosperidad y del bienestar económicos y. Cuanta más credibilidad demuestren al cumplir en la práctica con su responsabilidad social. La Organización Internacional de Empleadores formula la presente declaración para contribuir a tan importante debate. las empresas también tienen que ser conscientes de que ha crecido la sensibilidad de la sociedad respecto de los principios fundamentales de la justicia social. Es evidente que hoy se reconoce cada vez más en todo el mundo el papel que desempeña la empresa privada en una economía de mercado. Si estos no logran cumplir con su cometido. lo esencial no es el código sino la conducta. Lo mismo cabe decir de la discusión de los códigos de conducta. El público en general es quien ha de quedar convencido. Las empresas tienen todo el derecho y buenos motivos para abordar esta discusión sin complejos de culpabilidad. se encontrarán en el lugar que les asigne la opinión pública. por lo tanto.

17 .

y a que los mantengan informados del debate en curso sobre los códigos de conducta y sus ramificaciones. Considerando que la OIE debería proporcionar a la comunidad empresarial una orientación general sobre cuestiones sociales. a que sometan a la atención de sus mandantes el documento de posición elaborado por la OIE para que sea ampliamente difundido. y de que aún hay lugar para el debate y la acción respecto de la cuestión de los códigos. y a que inciten sin reservas a sus gobiernos a poner en práctica los citados principios. a que sensibilicen a las empresas en relación con las prácticas 18 • • . Insta a las organizaciones afiliadas a la OIE: • a que presten su apoyo a la Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo. Reunido en Ginebra el 11 de junio de 1999 y habiendo adoptado un documento de posición sobre la cuestión de los códigos de conducta.RESOLUCIÓN SOBRE LOS CÓDIGOS DE CONDUCTA El Consejo General de la Organización Internacional de Empleadores: Habida cuenta de la importancia creciente que han adquirido a lo largo de los últimos años los códigos de conducta tanto dentro de la comunidad empresarial como en la OIT.

y respecto de otras cuestiones que se plantean en el lugar de trabajo. que debería considerarse como centro de coordinación para todas las iniciativas voluntarias de las empresas. permitiendo así que la citada Organización facilite información tanto a sus mandantes como. • • 19 . que participen activamente en la labor de la Oficina de Actividades para los Empleadores y del Departamento de Empresas. que colaboren estrechamente con la Oficina de Actividades para los Empleadores de la OIT para la elaboración de un manual sobre prácticas empresariales adecuadas en materia de iniciativas sociales. la salud y la seguridad.óptimas para la gestión de la mano de obra. Pide además a la Junta Directiva de la OIE y a los miembros empleadores del Consejo de Administración de la OIT: • que contribuyan activamente a la investigación de la OIT relativa a las iniciativas sociales voluntarias de las empresas. a las empresas. previa solicitud y con la participación del Grupo de los Empleadores de la OIT.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful