UN  BOTE  DE  COLÓN  

Vicente  Rodrigo  Carmena  

   
  Daría   cualquier   cosa   por   un   buen   plato   de   albóndigas   con   bien   de   salsa   y  

patatitas  y  cerveza  y  de  postre  unas  natillas  de  café.  Es  difícil  ser  un  genio  del  anillo,   pasar   la   eternidad   cambiando   de   postura,   tratando   de   acomodarte   en   este   lugar   curvo   y   oscuro   que   deja   un   regusto   metálico   en   la   boca;   evos   y   evos   y   evos   esperando  nada.     La  clausura  tiene  cosas  buenas,  para  qué  negarlo.  Se  vive  sin  preocupaciones.  

Los   mejores   días   son   esos   en   que   llueve   y   uno   puede   pasar   las   horas   muertas   escuchando  el  tictac  de  las  gotas.  Cuando  golpetean  el  anillo,  es  fácil  imaginar  que   fuera  el  mundo  es  gris  y  lo  sacuden  vientos  tóxicos  y  vagabundos  con  mascarilla  y   cables   sueltos   que   chisporrotean.   Un   mundo   de   neones,   condenado   a   la   desaparición   y   el   vicio.   Casi   se   huele   la   tierra   podrida   que   no   tiene   de   qué   alimentarse,  y  se  escucha  el  instante  en  que  los  árboles  se  deshacen  en  una  nube   de   ceniza.   Se   puede   llegar   muy   lejos   si   no   tienes   dónde   ir.   Y   otras   veces   invento   canciones   o   historias   para   no   aburrirme.   Lo   último   fue   una   novela   de   artes   marciales   por   entregas,   con   geishas   y   hombres   puros   que   se   hacen   el   haraquiri.   Son  las  que  más  me  gustan  junto  a  las  de  amor  fou.  Una  temporada,  incluso,  me  dio   por  escribir  poesía,  pero  tuve  que  dejarlo  porque  me  desquiciaban  los  espacios  que   se  atragantan  entre  versos,  los  silencios  que  separan  estrofas,  el  vacío:  cosas  para   mortales;  yo  prefiero  los  duelos  por  honor  y  los  maridos  cornudos.     También   pienso   mucho   en   el   pasado.   Demasiado,   quizás,   porque   el   pasado  

 Sabios  y  profetas  cruzaban  los  océanos  sólo  para  buscarme.  nudo  y.  El  recuerdo  ha  vencido  y  vienen  otros.  imágenes   que   giran:   unos   pies   andrajosos.   podría   decirse   que   un   recuerdo   tiene   pies   y   manos   y   muy   mala   sombra   y.   envuelto   en   una   nube   de   humo   y   repitiendo   solemne:   heme   aquí   dispuesto   a   obedecer   tus   órdenes   como   el   más   humilde   de   los   esclavos.engaña.  Confundo  a  unos  amos  con  otros.   hay   un   nombre   que   no   ubico   o   una   aventura   que   ha   quedado  sin  desenlace  en  mi  cabeza:  introducción.   mi   señor.  Un   recuerdo   es   una   cosa   muy   seria.   podría   decirse   que   institucional.  Vivía  a   todo   trapo.   me   tumbaba   impaciente   a   esperar   que   alguien   frotara   el   anillo   y   allí   emergía.   como   el   anillo   está   oscuro.  muerte.   es   más   fácil   que   urda   planes   y   se   haga   con   el   espacio   hasta   el   punto   en   que   a   veces   me   descubro   hablando   con   fantasmas.  Yo  mismo  estuve  una  vez  enamorado   de  la  vida.   y   si   estaba   especialmente   inspirado.  cuando  era  un  joven  ingenuo  y  la  gente  soñaba  todavía  con  encontrar  un   anillo  mágico.  Pero  nada  que  ver.   un  enorme  borrón  en  forma  de  carta  de  ajuste.   sonríes.   inmenso   y   lila.   es   como   un   juego   y   lo   miras   por   delante   y   por   detrás  y  piensas  que  ya  está.  Por  mí   hubo  quien  robó  y  asesinó.   Es   pensar   en   árboles   retorcidos   y   cuencos  de  fideos  y  ya  siento  el  cerebro  atravesado  de  flujos  magnéticos.   que   .   Se   disfrazan   y   se   esconden.  deseo.   manda   y   te   obedeceré.   demasiado   peso   para   un   solo   genio   el   de   tantas   cosechas   y   machones   y   continentes   y   síes.  se  perdieron  reinos  y  esposas  rubias  y  rollizas.  que  vas  a  volver  a  arrinconarlo.   hay  conversaciones  imposibles  junto  al  mar  entre  personajes  que  separan  siglos  de   tiempo.   el   mundo   a   cien   kilómetros   de   altura.   o:   poderoso   dueño   del   anillo.   asesinando   a   viejos   enemigos   o   jugando  a  las  palmas  en  el  patio  del  colegio.   conspiraciones  al  amanecer.  y  al  principio  parece  una  estupidez  pero  no  hay  que  fiarse:  encuentras  un   recuerdo   y   lo   redondeas.  en  lugar  de  desenlace.   bajaba   la   voz   medio   tono   y   recitaba:   qué   tanto   deseáis.   Demasiadas   sombras.

  Que   si   los   bosques.  Lo  que  pasa  es  que  nos  hicieron  inmortales   sin  pensar  en  el  futuro.  no  es  verdad.   no   le   intereso   a   nadie.  Ya  antes  de  su  libertad  era   un   burgués.   claro.   todo   el   mundo   sabe   que  el  único  poder  de   un   genio   del   anillo   es   llevar   a   su   amo   de   un   sito   a   otro.   De   nada   sirve   negarlo.   pasaba   el   día   .   Y   ya   sé   que   son   palabras   de   derrota.  y  probablemente  ilegal  y  hasta  risible.  tanta  revolución  y  progreso.  Aparecerse  en  Polonia  cabalgando  a  lomos  de  un   gigante  violeta  sería  como  poco  sospechoso.   pero   es   que   realmente   eran   otros   tiempos.   Eran   otros   tiempos.  un  genio  del  anillo  ni  hablar.   que   si   el   tedio   y   el   trabajo   y   la   apariencia.   un   acomodado.   La   gente   tiene   mucho   que   pensar.   hasta   los   milagros   acaban   por   ser   aburridos.   pero   hoy   el   mundo   está   a   otras   cosas.  está  todo  ese  rollo  de  los  visados  y  los  pasaportes  y  los  formularios   de  seguridad  en  los  aeropuertos.  Era  un   poco   exagerar.   Pero   entonces   resultaba   increíble.   mucho   con   que   dar   sentido   a   tanto   movimiento   y   tanto   lunes.  Ah.   Así  que  quién  va  a  querer  que  un  genio  lo  lleve  volando  por  el  pescuezo  de  un  sitio   a  otro.  Antes  los  palacios  tenían  cúpulas  en  forma  de  merengue  y  los   siervos   besaban   las   togas   de   sus   reyes.   Por   ejemplo:   cruzar   los   brazos   sobre   el   pecho   era   signo   de   modestia.   tal   cantidad  de  cosas  que  a  veces  no  les  queda  tiempo  ni  de  dormir  o  quererse  o  ver   una  exposición.  sólo  miren  un  momento  y  díganme  qué  destino  le  espera  a   un  genio  del  anillo.     El  genio  de  la  lámpara  no  pudo  tener  más  suerte.  tantas  cosas  capaces  de  cambiar   tu   vida   que   al   final   te   acostumbras.   Tal   vez   si   fuera   un   genio   de   la   lámpara.  pero  así  nunca.   Hoy   todo   el   mundo   piensa   que   es   un   gesto   que   los   genios   hacemos  por  desplante.   y   alargaba   la   última   sílaba   con   tono   misterioso.   y   todavía   se   atrevía   a   quejarse.     Miren  ahí  fuera.  Además.osáis   estorbar   mi   descanso   sempiterno.

  y   yo   cerraba   los   ojos   y   buscaba   Trasplutón   en   mi   cabeza   y   respondía   que   no.   mientras  se  alejaba.   Vino  a  despedirse.  del  despertarse  un  día  y  decir:  no  he  soñado.   Y   un   día   un   amo   agradecido   le   dio   la   libertad.   erre   que   erre   con   la   libertad   y   soñando   con   viajar   a   sitios   imposibles   y   enfrascándose  en  proyectos  prodigiosos  que.   más   solo   que   la   una.  del  apetito  saciado.  tener  todo  a  tu  alcance  y  sin  fecha  de  caducidad.   los   labios   cuarteados.  Vivir  en  una  lámpara  es  un  chollo.   Ser   genio   de   la   lámpara.  pensé  que  era  una  imagen  triste.   y   el   color   de   su   cara  saturaba   un   par   de   tonos.  Apareció  un  día  con  una  botella  de  sidra   y   su   libertad   a   cuesta   y   los   ojos   llenos   de   una   nostalgia   casi   desagradable.   Traten   de   imaginar   algo   más   poderoso   y   desembarazado   que   un   genio   de   la   lámpara   sin   lámpara.  después  de  grandes  promesas.   me   preguntaba   una   tarde   bebiendo   sidra   dulce.   qué  maravilla.   Recuerdo   bien   aquellas   veladas   que   siempre   eran   de   otoño.  daban   la   vuelta   sobre   sí   mismos   y   lo   dejaban   igual:   bañado   por   una   luz   distinta   a   la   nuestra.  lo  digo  porque  lo  he  visto.   como   si   le   faltara   algo   por   tener   y   fuera   a   encontrarlo   justo   allí.   Pero   pronto   se   reponía   y   volvía   con   otro   lugar   si   cabe   más   absurdo.   había   empezado   a   morderse   las   uñas   y   fumaba   una   .     Pasaron  años  hasta  que  volví  a  verlo.   un   ajedrez   o   una   doncella   desnuda   o   un   plato   de   albóndigas   en   salsa.  y  cuando   le   apetecía   chasqueaba   los   dedos   y   hacía   aparecer   yo   qué   sé.   una   silueta   rechoncha   sobre   un   atardecer   horrorosamente   naranja   y.  el  último  escalón  y  luego  qué.quejándose.  apareció  con  un  atillo  al  hombro  y  traía  en  los  ojos  el  reflejo  de   algo  bien  infinito.   Ginnungagap   o   Alphaville.  Apenas  dijo  nada  y  salió  de  allí  caminando   despacio.   Existe   Trasplutón.   Tenía   ojeras.   era   el   paso   definitivo.   espaguetis   al   pesto   y   el   viento   levantando   los   bordes   del   mantel.  que  todo  el  mundo  busca  algo   desesperadamente  pero  nadie  sabe  qué.   no   lo   hay.  Pero  él  sólo  sabía   quejarse.   ah.   porque   ya   no   me   hace   falta   soñar.

  acompasadamente.         Ya  ha  ocurrido.   Mientras   me   contaba   su   historia   miraba   al   suelo.   cerrar   los   ojos   y   sentir   cómo   entra   por   todos   sitios.   eso   de   ver   cómo   todo   caduca.  A  la  suma  de  dos  le  llamaban  pareja  y.   Se   había   perdido   en   sí   mismo.   Pero  ahí  fuera  las  cadencias  no  son  las  mismas  y  hay  conceptos  tan  absurdos  como   autopistas  y  años  bisiestos  y  semanas  de  la  moda.   decía.  Aquel  mundo  vacío  le  destrozó   por  dentro.   El   recuerdo   ha   vencido.  Lo  que  les  decía:  ya  las  imágenes  se  amontonan.   mezclado   con   un   viejo   éxito   de   Alaska.   Ahora   es   mejor   dejarse   llevar.   aunque   los   rumbos   se   cruzaran   sin   notarlo   y   las   generaciones  se  extinguieran  en  la  soledad  más  absoluta.  si  morís  no  me  esperéis.   ya   no   sé   si   Arabia   o   China:   Quiero  ser   un  bote  de  (Y   vuelo   a   toda   mecha   por   encima   de   las   dunas   y   el   viento   me   golpea   de   costado.pipa   de   olor   rancio.   Podía   hacer   cualquier   cosa.)   por   la   televisión   (Y   la   arena   se   retuerce   y   grita  y  se  levanta  y  duele  en  los  ojos  y  sonrío.   el   frío   transporta   celos   y   siluetas.   tenías   una   ciudad.  la  gente  caminaba  sin  rumbo  fijo.  las  glándulas   del   cuerpo   se   abren   y   se   contraen.  hacían  horarios  y  presupuestos  que   no  alargaban  sus  vidas.  si  había  veinte  mil  o   más.)   Colón.   cualquiera:   plantar   geranios   o   devastar   la   humanidad   con   un   chasquido   de   lengua.)  ¡Qué  satisfacción!     Abro  los  ojos  y  ya  estoy  allí.   no   es   sano.   libre   e   incontestable.  Él  era  un  dios  en  un  lugar   borroso.   y   salir   anunciado   (Y   me   lanzo   en   un   picado   suicida   y   un   metro   antes   del   suelo   corrijo   la   trayectoria.   dando   vueltas   y   vueltas   a   tu   alrededor.   y   me   hace   viajar   a   los   desiertos   de   un   lugar   lejano.  en  esos  días  de  comerciar  con  trueque  y  medir   .

 De  un  blanco  pulcro.  que  son  cerámicas  de  primera  calidad.   como   persianas   a   medio   echar.  al   fondo.  Y  ahora  me   lanzo  en  vertical  hacia  la  cima  de  este  palacio-­‐montaña.   el   jardín   real   con   sus   pajarillos   estáticos.   el   ruido   del   agua.   Por   encima   de   las   nubes.   se   llevan   las   manos   a   la   cabeza.   los   párpados   de   avestruz.   en  las  orejas.  la  que  debería  venir  en  toda  enciclopedia  cuando  buscas  por  la   P  de  princesa.  un  suspiro  con  forma  de  corazón.   como   en   dos   dimensiones.   banderas   al   viento.   los   adoquines.  Quiero  mostrarles  algo.   observarán   que   me   quedo   sin   habla.   la  manera  en  que  a  veces  se  lleva  la  mano  a  la  nuca  y  coge  uno  de  los  rizos  y  los   retuerce.las   palabras   para   conservar   la   cabeza.  que  tan  baratas  no.   Cosiendo   y   tarareando   una   canción   que   he   olvidado  y  que  en  mi  cabeza  suena  todavía  a  Movida  madrileña.  qué   digo.  donde  no   queda  casi  oxígeno  y  las  torres  oscilan  por  el  efecto  del  viento  hasta  un  metro  y  sin   caerse.  la-­‐Prin-­‐ce-­‐sa.   cierra   la   perspectiva   un   palacio   con   sus   guardias   y  sus  correveidiles  y  sus  loros  amaestrados.  menuda  labor  de  ingeniería.   Las   calles   de   los   pueblos   son   de   tierra   y   perros   flacos.  otras  veces  le  ciega  la  cercanía  del   sol.   Ya   la   he   visto.  esos  pendientes  de  aro  enorme  que  nunca  pasan  de  moda.  Y.  Luego  una  duda  pende  y  el  hastial  se  termina   en   un   cilindro   y.   Los   hombres   negocian   a   gritos   y   gesticulan   mucho.   A   veces   suspira   nasalmente.   se   arrodillan   y   se   tiran   del   pelo   gritando   que  no  puede  ser.   Mirando   al   infinito.  Mármol   pulidísimo.  los  zapatos  minúsculos  de  piedras  preciosas  y.  Una  princesa.   las   casas   de   adobe.  lejos.   .     Me  alzo  de  nuevo  y  me  centro  en  esa  imagen.   Desde   su   balconcito   fucsia   que   da   vértigo.   Todo   es   lejano   y   lento.   como   pintados   al   vuelo   con   plumilla.  el  cielo  está  tan  alto  que  si  lo  miras  fijamente  te  duelen  los  ojos.  Los  ojos   que  se  cierran  y  abren  despacio  como  si  vivieran  en  un  mundo  de  ritmo  diferente.   un   poco   antes   de   la   última   ventana.  más  arriba.

  en   fuga.   desesperado   por   una   chuchería   cada   año   más   hermosa.   retorciéndose   en   la   cama   y   al   borde   de   la   muerte.   Perfecta   como   es.  No  existen  las   bajas  ni  los  errores.     Tumbada   como   una   estrella   de   cine   en   camisón.   arrebatado.  donde  la  princesa  lidiaba   con   una   de   sus   fiebres.  sería  para  ella  un  hecho  de  efectos  catastróficos.  Cada  instante  en  la  vida  de  la  princesa   ha   sido   sincronizado   desde   que   nació.  el  pecho  subiendo  y  bajando  a  toda  prisa.   temblando   de   pánico   y.  y   pasaría   semanas   con   fiebres   altísimas.   la   princesa   era   una   ausencia   de  color.  Tropecé  con  aquella  boquita  y  aquel  cuello  y  me  morí  de  vergüenza.   entonces.   Cualquier   cosa   que   escape   de   su   control.   Qué   sorpresa.   sólo   aquella   vez   recuerdo   haber   perdido   el   hilo   al   presentarme.  Levantó  los  ojos  una  milésima   de  segundo.   Pero   algún  prestigioso  médico  había  diagnosticado  que  la  princesa  se  estaba  muriendo.     Fui   su   regalo   de   cumpleaños   cuando   ya   no   quedaban   en   el   mundo   regalos   para   ella.   en   la   distancia.   y   su   padre   fue   a   verla   desconsolado   y   tan   gordo   que   seis   esclavos   tuvieron   que   llevarlo  en  volandas  escaleras  arriba.   Su   padre.   me   compró  por  un  precio  increíble  y  fui  trasladado  a  la  torre.  la  mano  vuelta  en  la  frente.  Durante  días  rumié   en   silencio   aquella   escena.  nunca  me  pidió  nada.   ni   una   mirada   de   más.  hasta  una  ligera  brisa.  hizo  un  gesto  incalculable  y  se  volvió  a  derrumbar.   Ahora   hay   que   estar   muy   callados.  La  libertad  le  es  ajena.   mezclándose   con   un   sueño   de   osos   polares.  En   toda   mi   vida   de   genio.   ni   un   segundo   de   duda.   tiene   una   sensibilidad   especial   para   todo   lo   que   es   ajeno   a   su   mundo.   qué   infarto   y   paludismo   y   varicela   y   tripanosomiasis   y   todas   las   enfermedades  del  mundo  llenándome  de  síntomas.  Cien  esclavos  sirven  su  rutina  en  una  coordinación  perfecta.   Ahora.   .  cada  segundo  es  crucial.   recuerdo   aquellas   fiebres   como   un   gemido   vago   en   la   madrugada.  En  el  tiempo  que  pasé  con  ella.

  diluidas   de   rabia:   Oh.   un   sucedáneo   de   esperar.   ella   y   después   ella.   sin   dar   un   solo   rodeo   más.  Pero  no  esperaba  respuesta:  la  respuesta  era  absurda  en   un   universo   compuesto   por   ella.  Entiende  usted.   para   ella.  no  sé.   sin   recuerdos.  preguntaba  la  princesa  después   de  cada  nueva  calamidad.   casi   me   derribó   con   una   historia   interminable   de   soledades   y   monotonía   y   desgracia.   Yo   escuchaba   asombrado.   incapaz   de   apartar   la   vista   de   esa   boca   que   movía   como   los   átomos  de  un  reactor.     Había   sido   el   único   deseo   cumplido   de   otra   vida   idéntica   a   la   suya.  y  tan  crudo  aquella  tarde  que  las  venas  se  le  salían   del  cuello  al  hablar.   Nadie   pudo   imaginar   que   un   genio   del   .  algo  ilógico  y  remoto.   un   milagro.   casi   esperar.   y   la   historia   se   repetía   en   las   generaciones   como   una   maldición.   el   pequeño  balcón  que  le  enseñaba  el  mundo.  se  fisionaba.     La   princesa   lloraba   con   unas   lágrimas   pequeñísimas.   siento   que   tenga   que   verme   usted   así.   las   palabras   brotaron   e   incluso   reventaron   con   un   dramatismo   frívolo   pero   impactante.   Como   si   en   el   mundo   posapocalíptico   que   imagino   en   mis   tardes  de  lluvia.  mientras  el  sol  se  ponía  y  nuestras  sombras   cambiaban   de   sitio.   vacío   de   cualquier   signo   de   vida  extraña  hasta  mi  llegada.   sabiendo   sólo   coser   y   dar   órdenes   y   poner   los   ojos   en   blanco   y   esperar.  quedara  una  sola  persona  esperando  la  carta  de  un  antiguo  novio   o  un  diploma  de  la  universidad.   Y.   sin   asentir   o   intervenir.  unos  dedos  suaves  acariciaron  la  superficie   del  anillo.  se  habían  ido   filtrando   por   los   inevitables   fallos   de   su   rutina.  el  miedo  o  la  ignorancia.   con   sus   juventudes   pudriéndose   intramuros.  Durante  más  de  una  hora.   señor   genio.     Mi   llegada   fue.   El   drama   oculto   detrás   de   aquella   vida   espléndida.cuando  ya  creí  que  me  habría  olvidado.   otra   princesa   guardada   bajo   llave.

  princesa.   alhaja.   princesa   –decía-­‐.   pero   al   paso   de   las   sesiones   empezaron   a   aparecen   entre   el   drama   pedacitos   de   cosas   banales.   De   genio   pasé   a   ser   confesor.   y   aquellos   brazaletes   sucintos   con   que   ahora   suelen  dibujarnos  a  los  genios.  Qué  desea  hoy.   en   una   góndola   decorada   con   motivos   rococó).  saboreando  el  hierro  oxidado  del  anillo.  todos  los  días  a  la  misma  hora.  desea  algo  la  princesa.   guardería   para   olvidarnos  de  los  críos  y  salir  a  morirnos  de  amor  entre  las  olas).  yo.   si   tú   supieras.  En  cualquier  caso.   iríamos.   Iríamos.  Ella   me  llamaba  y  yo  me  sentaba  en  el  borde  de  la  cama.  con  los  ojos  como   platos.   qué   sé   yo.   sin  perder  la  costumbre  de  preguntar  qué  desea  la  princesa.   aguardando   ansioso.  Yo  fui  quien  los  puso  de  moda.   su   secreto   inconfesable.   siempre   igual.   y   yo   sabía   que   aquello   era   buena   señal.   superponiéndose  a  sí  misma.   y   todo   lo   demás   eran   horas   absurdas.  cuando  quisimos  darnos  cuenta.anillo   sería   algo   más   que   otro   juguete   para   la   princesa.   querido.  yo  ya   era   parte   de   su   rutina   infernal.  Debí  ser  el  inventor  de  algún   tipo   de   psicoanálisis.   eres   tan   bueno   conmigo.   y   hubiera   bastado   una   respuesta   ambigua   que   yo   pudiera   .   a   Cancún   (y   nos   imaginaba:   playa   privada.   poemillas.   quizás   ella   no   me   tenía   por   un   ser   completamente  racional.   masticando   en   larguísimas   esperas   el   sueño   de   largarme   con   ella   y   dejar   para   siempre   aquel   palacio.  Nunca  dije  una  palabra.   de   siete   menos   cuarto   a   siete   y   veinte.   gruñendo   como  un  perro  que  espera  su  paseo.   cuánto   te   aburro.  Y.  aquí  su  esclavo.   a   Venecia   (y   nos   imaginaba:   mi   voz   de   tenor   y   mi   sombrero   de   paja.  Aquí  su  esclavo.   y   cada   palabra   bonita   me   parecía   un   mordisco.   chismes   sobre   criadas.   cualquiera   sabe.   Y   me   traía   telas   magenta   a   juego   con   mi   bronceado.  su  forma  de  hablarme  era  cada  día  más   cercana.   qué   sé   yo.   y   joyas.   hablaba   del   silencio   que   le   quemaba   el   cuerpo.   Me   convertí   en   su   reducto   de   libertad   en   medio   de   una   vida   sin   contexto.   Al   principio   los   monólogos   estaban   cargados   de   una   rabia   inaudita.

 agosto.   la   que   fuera.   un   llévame   acompañado   de   cualquier   otra   palabra.  Y  era  el  deseo.         Los  meses  con  deseo  pasan  más  rápido  que  los  meses  sin  deseo.  Julio.   Había   que   andar   apoyado   en   las   paredes   para   no   caer   al   suelo..   Su   piel   se   tiñó   de   un   color   cobrizo.  cortísimas.  inalterable..   siempre   la   amenaza   del   derrumbe   sobrevolándonos.  me  preguntaba  a  veces.   su   monólogo   se   había   ido   vaciando   de   angustias   hasta   que   desaparecieron   por   completo.  mucho  más  cortas.   pero   el   viento   no   se   calmó.   Se   escuchaba   un   violín   tocado   con   una   sierra   eléctrica.   Escuchábamos   al   cansancio   arrastrar   los   pies   por   el   pasillo   como   un   habitante   más.   Era   una   epidemia:   las   ojeras   alargándose   por   nuestra   cara.  yo  me  deshacía  por  dentro  con  sólo  intentar  no  tocarla.   cambiaba   de   peinado   sin   parar.  la  tierra  nos  chirriaba  en  los  dientes.  noviembre.   se   vestía   con   esmero.   y   las   siluetas   cotidianas   se   volvían   sombras   lentas.   septiembre.  las  horas  de  luz  se  hicieron  más   cortas.  me  he  saltado  uno.  En  medio  de  la   .  La  rutina  de  la  princesa  era  lo  único   que  parecía  mantener  aquel  pequeño  mundo  en  pie.   almas   en   pena  guardando  la  maldición  de  la  princesa.  Fuera.   Vinieron  vientos  enarenados  del  oeste  que  golpeaban  la  piedra  y  entraban  por  las   rendijas   y   mantenían   el   palacio   en   vela   día   y   noche.interpretar   como   indicio   de   sus   ganas   de   escapar.   Me   contaba   las   novedades   del   día   y.  y  luego  un  poco  más  largas  otra   vez.  más  cortas.   todo   se   envolvía   en   una   neblina   cálida   –imposible   saber   si   dormías   o   estabas   despierto-­‐.   Pero   el   mundo  exterior  le  era  tan  ajeno  que  ni  siquiera  conocía  la  manera  de  nombrarlo.   El   edificio   vibraba   y   un   polvillo   fino   y   arcaico   caía   todo   el   tiempo   y   se   mezclaba   con   el   ambiente.   luciérnaga   o   pirómano   o   arbotante.   mientras.  Mientras  el  polvo   nos   sepultaba.

 Una  tarde  bailó   para   mí   danzas   exóticas   traídas   de   occidente.   las   puertas   cerrándose   de   golpe.tormenta.  volando  en  medio  del   huracán   con   los   pies   estirados.  Yo   recibía  todas  estas  novedades  de  las  formas  más  extravagantes:  aquella  vez.   El   viento   terrizo   no   cuarteaba   sus   labios   como   los   nuestros.   bajaba.   el   silbido   continuo.  otras  sudaba  a  chorros.  Y  yo  me  llevaba  las  manos  a  la  cara  y  gritaba  que  a  quién  quería  ver.   bajaba.   entraba   por   los   intersticios   de   las   baldosas.   el   tedio   fantasmal   de   objetos   repetidos   y   rincones   sin   sentido.  un  frío  atroz  tensaba  mis   músculos  y  me  hacía  llorar  de  dolor.  estaba  en  medio  del   estallido  de  una  bomba  experimental.   pasé   horas   abrazado   al   bordado   y   después   me   lo   comí.  un  sueño  guardado   en  otro  y  así  sucesivamente  hasta  que  me  extenuaba  de  buscarme.   una   prolongación   de   los   vientos   del   oeste   que   lanzara   por   fin   al   mundo   por   los   aires.  y  el  oro  líquido  caía  de  la   mesa.  sin  ir   más   lejos.   me   decía.  hombres  muertos.  iba  perdiendo  el  rumbo.   me   regaló   un   bordado  precioso  que  llevaba  meses  trabajando:  un  elefante  azul  que  escribía  con   su  trompa  la  palabra  genio  (se  excusó  diciendo  que  no  sabía  mi  nombre  de  pila).  En  las  largas   noches  de  sueño  solía  ver  a  la  princesa  brevemente  vestida.   A   mediados   de   abril.   acompáñame.  La  torre  giraba   y   giraba   sobre   su   eje   y   era   imposible   recordar   la   posición   de   las   cosas.  A  veces.  Apariciones   del  pasado  me  asaltaban  para  decirme  cosas  estúpidas.   El   microclima   irreal   del   palacio   me   había   invadido.  Despertaba  sudando  dentro  de  otro  sueño.  y  el  anillo  se  fundía.  los  ojos  se  salían  de  mis  órbitas.   Ven.  como  si  toda  mi  vida  se  concentrara  allí.   tengo   que   ver   a   alguien.  lo  único  que  mi  cerebro  filtraba  como  verdades  eran  los  monólogos  de  la   princesa.   porque   el   espacio   se   volvía   cada   vez   más   pequeño  y  mi  obsesión  más  grande.  antiguos   amos.   carcomía   los   .  confundía  los  espacios  y  las  épocas.   En   este   estado.   Todo   presagiaba   un   final   catastrófico.   de   pronto   usaba  perfumes  diferentes  en  sus  baños  y  yo  no  podía  aguantarlo.  pero   ella  no  respondía.

 sintiendo  el  tacto  del  mármol.  extendiéndose  luego  por  el  cuerpo  y  escapando  por  sus  límites.  y  el  aire  que  salía  de  mis   labios   dejaba   una   estela   en   el   polvo.   Perseguía   una   sombra   sin   ser   consciente.   Estaba  allí.  Había  salido  del  anillo.  Abrí  los  ojos  y  no  era  un  sueño.  Un  genio  no  puede   salir   de   su   prisión   como   si   nada.  jamás.  Buscaba   algo.  Aquella  acción  era  imposible.  Silbaba  una  canción.   ráfaga   insidiosa).     Debían   haber   dado   las   seis   cuando   ocurrió.   Sentía   el   calor   palpitando   desde   el   costado   izquierdo.   El   oro   .     Un  ruido  de  toses  a  mis  espaldas  me  despertó.  y  el  castigo  puede  ser  terrible.   Así  que  el  instante  que  tardé  en  darme  cuenta  de  mi  situación  (tos  a  mis  espaldas.   todo   se   vino   sobre   mí:   ladrillos.   que  se  hacía  cada  vez  más  pequeña.   Caminaba  por  un  pasillo  abovedado.   Un   genio   no   puede  hacer  algo  así  bajo  ningún  concepto.   o   siendo  consciente  pero  sin  alterarme.   porque  no  podía  buscar  nada.  Era  un  pasillo   infinito  repleto  de  antorchas.  de  pie  en  medio  del  polvo  y  la  luz  interminables.  un  escenario  clonado  cada  tres  metros:  siempre  los   medios   puntos   y   el   fuego   avivándose   a   mi   paso.   sin   que   nadie   lo   convoque.  Sabía  que  al  final  se  abriría  una  puerta.  igual  da  que  sea  un  genio  del   anillo   o   de   la   lámpara   o   del   servilletero   o   del   bote   de   lejía:   salir   al   mundo   sin   permiso   atenta   contra   la   función   básica   del   genio.   el   palacio   entero.  no  podía  ser  cierta.  El  calor  se  retrajo  y  se  hizo  minúsculo  y  luego   desapareció.   y  andaba  sin  rumbo  por  el  palacio.   y   el   universo   volvía   a   crujir.cimientos  del  palacio  y  las  piedras  cedían  y  nada  era  sólido.   y   esto   así   porque   lo   dice  el  primer  artículo  de  la  ley  de  nuestra  especie.  la  visión  del  espacio  estaba  superpuesta  a  la  de  una  espiral  roja.   tejas.   y   aquello   era   extraño   y   nuevo   porque   yo   era   inmortal   y   no   buscaba   nada.   Las   manos   se   movían   como   animales  a  mi  lado.   que   es   obedecer.  que   detrás   de   esa   puerta   abría   algo.

 en  el  techo.   la   criada   pasaba   despacito   y   sin   mirarme.  como  sin  estado  físico.  allí  el  aire  estaba  limpio  de  polvo  y   lleno   de   vapor.fundido   clamaba   por   fin   su   venganza.   levanté   el   vuelo.  configurando  una  trama  continua.  Ya  no  podía  cumplir  el  deseo  de  nadie.   cerré   los   ojos.  remataban  una  pequeña   bóveda.   llevando   con   tiento   un   balde   de   agua   tibia.   asesinos   en   serie.  Un  balde  de  agua  tibia.   desapareciendo   en   el   vacío   que   separaba   las   piernas.   En   una   milésima   de   segundo   se   desarrollaron  en  mi  cabeza  tramas  y  subtramas.  Pequeñas  losas  de  cerámica  se   extendían  a  lo  largo  del  suelo  y  las  paredes  y.   El   pasado   era   un   puente   colgante.   aquello   era   el   fin   del   mundo.  Luego  el  tiempo  bombeó  a  cámara  lenta.         El  cuarto  era  minúsculo.  la  sombra  de  una  criada  reptó  por   el   muro.   Mi   cuerpo  se  pegaba  al  techo  con  desesperación.  susurré.  Era  la  hora  en  que   la  princesa  se  bañaba.   Cuando   respiré.  localizaciones  idílicas.   dioses   con   flautas   de   pan.   con   la   melena   recogida  y  una  postura  frágil.  Y  entonces  todo  encajó  con  un  nuevo   sentido.   Una   luz   casi   invisible   separaba  este  ambiente  del  resto  del  palacio.  La  hora  en  que  se  quitaba  la  ropa  despacio.  personajes   secundarios.   me   volví   viscoso.  La  hora  en  que   se   exponía   al   frío   y   sus   muslos   temblaban.  Una  línea  de  sombra   empezaba   en   el   último   pelo   de   su   nuca.   La   princesa   estaba   de   espaldas.  un  balde  de  agua  tibia.   ya   no   había   recuerdos.  yo  era  un  bicho  a  la  zaga.  mutable.  de  color  verde  oliva.  porque   yo  mismo  estaba  lleno  de  deseo.   se   extendía   por   el   cuello   y   partía   por   la   mitad   la   espalda   y   las   nalgas.   tiritando   de   frío.   Ya   nada   era   posible.   .  un  mosaico  con  ninfas  bañándose  en  un   río   y   un   ciervo   que   miraba   extrañado   su   reflejo   en   el   agua.   una   ópera   plagada   de   absurdos   argumentales.

  con   los   pezones   de   un   leve   color   dorado.En  un  lado  de  la  habitación.   que   me   enseñara   el   último   secreto.  Más  allá  la  pared  se  contraía   en  un  ángulo  imposible.   Supliqué   que   se   diera   la   vuelta.   La   princesa   hizo   un   amplio   movimiento.  el  suelo  se  hundía  formando  una  piscina.  El  resto  del   espacio   lo   cubría   un   espejo   de   pie   en   que   la   princesa   se   miraba   de   reojo.   casi   transparente.   .  como  una  reverencia  impostada  que  la  sacó  de  cuadro.  Reflejos  azules   recorrían  la  superficie  de  la  piscina  de  una  esquina  a  otra  y  se  proyectaban  por  la   estancia.   Los   pechos   se   entreveían   en   el   reflejo.  dando  una  sensación  de  aguas  multiplicadas.   Entonces   algo   dejó   de   cuadrar   en   la   escena.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful