Cantar de los cantares ohrhav rha ,khdn

Versión bilingüe español-hebreo
Edición preparada por
J. Gendra
(jgendrahotmail.com)
Fuentes:
Texto español: Biblia Reina-valera 1960
Texto Hebreo: Tanaj Judaica Classics
Davka corp
1:1 El cantar de los cantares, el cual es de
Salomón.
2
¡Oh, que él me besara con los
besos de su boca! Mejor que el vino es tu
amor.
3
Tu nombre es como perfume
derramado; por el olor de tu suave perfume
las jóvenes se enamoran de ti.
4
Atráeme
en pos de ti. ¡Corramos! El rey me ha
llevado a sus habitaciones. Nos gozaremos
y nos alegraremos contigo. Nos
acordaremos de tu amor más que del vino.
Con razón te aman.
5
Soy morena y bella,
oh hijas de Jerusalén. Soy como las tiendas
en Quedar o como los pabellones de
Salomón.
6
No os fijéis en que soy morena,
pues el sol me bronceó. Los hijos de mi
madre se enojaron contra mí y me
pusieron a cuidar viñas. ¡Y mi propia viña
no cuidé!
7
Hazme saber, oh amado de
mi alma, dónde pastorearás; dónde harás
recostar el rebaño al mediodía, para que
yo no ande errante tras los rebaños de tus
compañeros.
8
Si no lo sabes, oh la más
hermosa de las mujeres, sigue las huellas
del rebaño y apacienta tus cabritas cerca
de las cabañas de los pastores.
9
A mi
yegua, entre los carros del faraón, te he
comparado, oh amada mía.
10
¡Qué bellas
son tus mejillas entre tus aretes, y tu cuello
entre los collares!
11
Te haremos aretes de
oro con engastes de plata.
12
Cuando el
rey estaba en su diván, mi nardo liberó su
fragancia.
13
Mi amado se parece a un
manojito de mirra, que duerme entre mis
pechos.
14
Mi amado se parece a un racimo
t erp
·n c: u : ¬ u_ × o· ¬· e n ¬· u×
o· 5¡u· » ¡n· s ¬¡ ¬· u¸ : c · : ¬¸ e ·5
· c u o· 5¡u (· :¸ c u n· ¬ :: ·· · ¸ · c (· ( (
·(¡ 5 n_ × ¬¡ c¸ :_ v · »:_ v ( c u ¬ ¬¡¬
( :´ c n · : ×· 5_ n n¸ s¡ ¬¸ : (· ¬_ n × · : 5 u¸ c(
n¸ ¬· »¸ s : ( ¸ a n¸ n c u :¸ ¡ n¸ :· :¸ : ¡· ¸ ¬¸ (_ n
·(¡ 5 n_ × o· ¬¸ u· c · · · c (· ( (
o ¸ :¸ u¡ ¬¸ · ¬¡ : a n ¸ ¡×¸ : ¸ ¡ · :_ × n ¸ ¬¡n un
·n c: u ¬¡ v· ¬· » ¬ ¸ ( ¬ · :_ n¸ × »
¬ ¬ n ¬ n u · :_ × u · :¡ × ¬ ¬: ס
· 5¡¬_ n : · c × · : a u c ¸ e n · : ¬ _ o¸ s_ e u
· : u · c ¬_ » o· c¸ ¬ » n¬ × n ¸ ¬ u : · : c¸ u
· u o : n¸ 5_ n ¸ × u · : n¸ (· : ns ·· ¬ ¬ ¸ u¸ : × :
o · ¸ ¬_ n¸ s _ a x· a ¬ ¬ n ¸ 5· × n v ¬ ¬ n ¸ 5· ×
·(· ¬ 5_ n · ¬ ( v : _ v n ¸ · u v » n · n × n ¸ c¸ : u
o· u¸ :_ a n ¸ o¸ · n ( ¸ : · v ( ¬ × :o ×n
· v ¬¡ ·× s n · 5 ¬ v a (¨ ¸ :· × s
·o· v ¬¸ n ¬¡ : » u c : _ v ( · ¬ · (¸ :¬ ×
(· ¬· c ( n v ¬_ o · 5 5 ¬ a · ¬¸ c c :u
( ¬×¸ ¡_ s o· ¬ ¬_ a ( · ·¸ n : ¡ ¡×¸ :· ·· ¬¸ · v ¬
o v ( ¸ :n u_ v : 5¸ n¸ s · ¬¡¬×· ·o· s¡¬_ n _ a
¡ a c c a ( : c n u(_ v5· ·~ c ¸ » n ¬¡ ( ¬¸ :
· : · (¡( | ¬ c n ¬¡ ¬ s:· ·¡ n· ¬ · ¬¸ : · ( ¬ :
cantar de los cantares ohrhav rha ,khdn
de flores de alheña de las viñas de En-guedi.
15
¡Qué bella eres, oh amada mía! ¡Qué bella
eres! Tus ojos son como de palomas.
16
¡Qué
bello y dulce eres tú, oh amado mío! Nuestra
cama es frondosa,
17
las vigas de nuestra casa
son los cedros, y nuestros artesonados son los
cipreses.
2:1 Yo soy la rosa de Sarón y el lirio de los
valles.
2
Como un lirio entre los cardos es mi
amada entre las jóvenes.
3
Como un manzano
entre los árboles del bosque es mi amado en-
tre los jóvenes. Me agrada sentarme bajo su
sombra; su fruto es dulce a mi paladar.
4
Él me
lleva a la sala del banquete, y su bandera sobre
mí es el amor.
5
¡Oh, agasajadme con pasas,
refrescadme con manzanas, porque estoy en-
ferma de amor!
6
Su brazo izquierdo está
debajo de mi cabeza, y su derecho me abraza.
7
¡Juradme, oh hijas de Jerusalén, por las ciervas
y por las gacelas del campo, que no
despertaréis ni provocaréis el amor, hasta que
quiera!
8
¡La voz de mi amado! Él viene
saltando sobre los montes, brincando sobre
las colinas.
9
Mi amado es como un venado o
un cervatillo. ¡Mirad! Está detrás de nuestra
cerca, mirando por las ventanas, atisbando por
las celosías.
10
Mi amado habló y me dijo:
«¡Levántate, oh amada mía! ¡Oh hermosa mía,
sal!
11
Ya ha pasado el invierno, la estación dela
la lluvia se ha ido.
12
Han brotado las flores en
la tierra. El tiempo de la canción ha llegado, y
de nuevo se escucha la tórtola en nuestra tierra.
· (¡( | ¬ o » n : » u ×(· ··· :¸ · · (¸ u ·· a
n¸ o¸ · ( ¸ : n¡u ·· ( : ·· v · c ¬_ 5 a · :
(¸ : nsu ·o· :¡· ( · :· v n ¸ o¸ · ( ¸ : n · ¬¸ · v ¬
·n ¸ :¸ :_ v ¬ ¡: u ¬_ v~ × o· v¸ : ~ × · (¡( n o¸ ·
¡: u· n ¬ o· s¸ ¬_ × ¡:· ¬¸ a ¬¡ ¬ ¬s·
·o· ¬¡¬ a '¡: u· n ¬)
¬ : u¡ u ·¡ ¬¸ e n ¬ : s_ 5_ n · :_ ××
· » o· n¡n n ·· a n¸ : u¡ u »5 ·o· ¬¸ c_ v ¸ n
· s_ v _ a n¡ s ¬ »: ·¬¡ :¸ a n ·· a · ¬¸ · v ¬
¡: s a o· :¸ a n ·· a · (¡( · » ¬_ v · n
·· » n : ¬¡ ¬¸ c ¡ · ¬ o¡ · ¬ 5 u¸ ·¸ ¡ · ¬ ( c n
· _ :¸ v ¡ :¸ : (¸ ¡ · · ¸ · n ¬· a: × · : ×· 5_ n(
· :¡ ( s ¬ ¬¡ u· u_ × ¸ a · :¡ 5 c cn ·n ¸ 5_ n ×
·· : ¸ × n ¸ 5_ n × ¬ _ :¡n· » o· n¡s ¬_ a
¡ :· c· ¡ · u× ¬ : ¬ n ¬ ¡:× c u¡
¬¡ : a o´ 5 ¬ × · ¬ v _ a u ns ·· : ¬ a n ¬
n (¸ u n ¬¡ :¸ · × a ¡ × ¬¡ ׸ 5 s a o _ :¸ u¡ ¬¸ ·
¡ ¬ ¬¡ v ¬o × ¸ ¡ | ¡¬· v¸ ¬o ×
:¡ ¬n ·x ¸ s n ¬ u ( _ v n ¸ 5_ n ׸ n¬ ×
o· ¬¸ n n:_ v : : ( c × ¸ a n sn : n · (¡(
· (¡( n c¡(u ·¬¡ v¸ 5¸ : n:_ v x s ¬ c
( c¡v n sn : n o· :¸ · × ¸ n ¬ o v : ¡ × · 5 s :
x· s c ¬¡ ::_ n n· c n· : u c ¡: : ¬¸ » ¬ n ×
· : ¬ c ¸ ׸ ¡ · (¡( n ¸ :¸ v· ·o· » ¬_ n n· c
·( ¸ :· 5 :¡ · ¬¸ o¸ · · ¬¸ · v ¬ ( ¸ : · c¡ ¬
¬ ¸ 5¸ v '¡· ¸ ¬ c n) ¡ ¸ ¬ c n n : n· »×·
13
La higuera ha echado higos, y
despiden fragancia las vides en flor.
¡Levántate, oh amada mía! ¡Oh hermosa
mía, ven!»
14
Palomita mía, que te
escondes en las hendijas de la peña y en
los sitios secretos de las terrazas: Déjame
ver tu figura; hazme oír tu voz. Porque
dulce es tu voz y preciosa tu figura.
15
Atrapadnos las zor ras, las zorras
pequeñas, que echan a perder las viñas,
pues nuestras viñas están en flor.
16
¡Mi
amado es mío, y yo soy suya! Él
apacienta entre los lirios
17
hasta que
raye el alba, y huyan las sombras. ¡Vuelve,
oh amado mío! Sé semejante al venado
o al cervatillo sobre los montes de las
especias.
3:1 De noche, sobre mi cama, buscaba
al que ama mi alma. Lo busqué, pero no
lo hallé.
2
Pensé: «Me levantaré e iré por
la ciudad, por las calles y las plazas,
buscando al que ama mi alma.» Lo bus-
qué, pero no lo hallé.
3
Me encontré
con los guardias que rondan la ciudad,
y les pregunté: «¿Habéis visto al que ama
mi alma?»
4
Tan pronto como pasé de
allí, hallé al que ama mi alma. Me prendí
de él y no lo solté, hasta que lo traje a la
casa de mi madre, a la habitación de la
que me concibió.
5
¡Juradme, oh hijas
de Jerusalén, por las ciervas y por las
gacelas del campo, que no despertaréis
ni provocaréis el amor, hasta que quiera!
6
¿Quién es aquella que viene del desierto
como columna de humo, perfumada
con mirra, incienso y todo polvo de
mercader?
7
¡Mirad! Es la litera de
Salomón. Sesenta valientes la rodean, de
los más fuertes de Israel.
8
Todos ellos
ciñen espadas y son diestros en la guerra.
¡ × ¬ : o· :¸ s : n5· ·¡ : ( _ :¸ n ~ _ :¸ n o u´ : n
¬¡ ¬ n :¡ ¬¸ ¡ _ v· : n ¬· c¸ \ n ¬ v x ¬ ¸ ׸ 5
¸ n· :_ o n ¸ u¸ : ¸ n n¸ : × ¬ n:· ·¡: s ¬ × a v c u :
· 5 ¸ : · c¡ ¬ n· ¬ ¡: ¬ ¸ : ¬ (¸ c c | o· :¸ o¸ : n¸ ¡
·( ¸ :· 5 :¡ · ¬¸ o¸ · · ¬¸ · v ¬ '( ¸ :)
n ¸ : ¬ ( c n ¬ ¬ c a v_ : c n · ¡¸ : n a ·¨ ¬¸ :¡·(·
· :· v· c u n ( · × ¬ c¬ × · :· × ¬ n
(· × ¬ c¡ 5 ¬¸ v ( :¡¬· » ( :¡¬¬ ×
o· :¸ v¡ u ¡: ¸ :¡s_ n סu ·n ¡×¸ :
o· c¸ ¬ » o· : a n c o· : u ¬ o· :¸ v¡ u
¡ : · :_ × ¡ · : · (¡(su ·¬ (¸ c c ¡:· c¸ ¬ 5¡
o¡ · n n¡ o¸ · u ( _ vs· ·o· : u¡e_ a n v ¬¸ n
· 5 s : ·´ (¡( ( :n c ( 5 c o· :¸ : s n ¡c ¸ :¸ ¡
·¬ ¬ ¸ 5 · ¬ ¸ n:_ v o· :¸ · ׸ n ¬ o v : ¡ ×
¬ × · ¬ u´ ¬ a ¬¡ :· :_ a · 5¸ » u c:_ v×
·¡· ¬×¸ s c × :¸ ¡ ¡· ¬ u ¬ a · u o : n ¸ 5_ n ¸ × u
¬· v¸ 5 n ¸ 5 5¡c_ × ¡ ×´ ¸ : n¸ c¡ ¬¸ ×5
¬ × n´ ¸ u ¬_ 5_ × ¬¡ 5 n ¬ ¸ 5¡ o· ¬¸ ¡ e_ a
·¡· ¬×¸ s c × :¸ ¡ ¡· ¬ u ¬ a · u o : n ¸ 5_ n ¸ × u
¬· v¸ a o· 5 5 c n o· ¬ c e n · :¡ ׸ s c:
u_ v c »( ·o ¬· × ¬ · u o : n ¸ 5_ n ¸ × u ¬ ×
¬ × · ¬× ¸ s¸ c u ( _ v o n c · ¬ ¬ _ 5¸ v u
¡: s ¬ × × :¸ ¡ ¡· ¬¸ s n_ × · u o : n ¸ 5_ n ¸ × u
· c × ¬· a: × ¡· ¬×· 5_ n u(_ v
o´ 5 ¬ × · ¬ v _ a u nn ·· ¬¸ ¬¡n ¬ ( n: ׸ ¡
¬¡ :¸ · × a ¡ × ¬¡ ׸ 5 s a o _ :¸ u¡ ¬¸ · ¬¡ : a
¡ ¬ ¬¡ v ¬o × ¸ ¡ | ¡¬· v¸ ¬o × n (¸ u n
· c¡ ·x ¸ s n ¬ u ( _ v n ¸ 5_ n ׸ n¬ ×
· ¸ u¸ v ¬¡ ¬_ c · ¬ » ¬ ¸ a ( c n· c n¸ : v ¬× s
¬ ¬ 5 × : » c n ¸ :¡5 :¡ ¬¡c ¬ ¬ u ¬ c
Cada uno lleva espada al cinto por causa de
los temores de la noche.
9
El rey Salomón se
hizo una carroza de madera del Líbano.
10
Sus columnas eran de plata, su respaldo de
oro, su asiento de púrpura; y su interior fue
decorado con amor por las hijas de Jerusalén.
11
Salid, oh hijas de Sion, y ved al rey Salomón
con la diadema con que le ciñó su madre en
el día de sus bodas, el día en que se regocijó
su corazón.
4:1 ¡Qué bella eres, oh amada mía! ¡Que bella
eres! Tus ojos son como de palomas,
mirando a través de tu velo. Tus cabellos son
como manada de cabritos que se deslizan
por las laderas de Galaad.
2
Tus dientes son
como rebaños de ovejas trasquiladas que
suben del lavadero: que todas tienen mellizos,
y ninguna hay sin cría.
3
Tus labios son como
hilo de grana, y tu boca es bella. Tus mejillas
parecen mitades de granada, a través de tu
velo.
4
Tu cuello es como la torre de David,
edificada para armería: Mil escudos están
colgados en ella, todos escudos de valientes.
5
Tus dos pechos son como dos venaditos,
mellizos de gacela, que se apacientan entre
lirios.
6
Me iré al monte de la mirra y a la
colina del incienso, hasta que raye el alba y
huyan las sombras.
7
Eres toda bella, oh
amada mía, y en ti no hay defecto.
8
¡Ven
conmigo del Líbano! ¡Oh novia mía, ven del
Líbano! Desciende de las cumbres del
Amana, desde las cumbres del Senir y del
Hermón, desde las guaridas de los leones y
desde los montes de los leopardos.
9
¡Prendiste mi corazón, oh hermana y novia
mía! Prendiste mi corazón con un solo gesto
de tus ojos, con una sola cuenta de tus
collares.
10
¡Cuán dulces son tus caricias, oh
hermana y novia mía! Tus caricias son
o· e u n c: u : u ¡¬¸ u c n : ns ·: 5¡¬
·: ׸ ¬ u · · ¬ a : c n ¸ : 5· 5¸ c o· ¬ a :
n ¸ c¸ n : c · ( c : c 5 ¬ n · s n_ × o¸ : »n
·¬¡ :· :_ a ( n _ s c ¡ 5 ¬¸ ·:_ v ¡a ¬ n u· ×
n c: u ( : c n ¡: n¸ u ¸ v ·¡ · ¬ s ×u
~ c 5 n¸ u ¸ v ¡·¸ (¡c_ v· ··¡ :¸ 5 : n · s_ v c
¡5¡¬ · ¸ c¸ : ¬ × ¡ 5¸ » ¬ c 5 ¸ n¸ s ¡ ¬¸ (· o ¬
·o ¸ :¸ u¡ ¬¸ · ¬¡ : a c n ¸ 5_ n × ~¡ s¸ ¬
( : c_ a ·¡ · s ¬¡ : a n¸ :· × ¬ ¡ | n¸ :· × s×·
o¡ · a ¡c × ¡ :n¸ ¬ u v u n ¸ ¬¸ u_ v ¸ a n c: u
·¡ a : ¬ n c u o¡ · 5¡ ¡ ¬¸ : ¬_ n
( · :· v n ¸ o¸ · ( ¸ : n · ¬¸ · v ¬ n ¸ o¸ · ( ¸ : n×
¬ ( v » ( ¬ v u ( ¬¸ c_ s : (_ v _ a c o· :¡·
( · : u5 ·( ¸ v : : ¬ n c ¡ u :¸ : u o· \ v ¸ n
n ¸ s n ¬¸ n· c ¡ :¸ v u ¬¡ 5¡s ¬ n ¬ ( v »
·o n¸ a ·· × n ¸ : » u¸ ¡ ¬¡ c· × ¬ c o¸ : » u
(· ¬¸ a ( c¡ ( · ¬ ¬ o u · :¸ e n u¡ n »:
(_ v _ a c ( ¬¸ ¬ ¬ ·¡c ¬ ¸ n n_ : o » n ¡×¸ :
·¡ :¸ a ( ¬×¸ ¡_ s (· ¡¸ ( : (¸ : c »( ·( ¬¸ c_ s :
: » ¡· ¸ :¸ v ·¡ :¸ ¬ · :¸ c n ~ : × ¬¡ · s : ¬ :
· : u » ( · (¸ u · : un ·o· ¬¡a : n · u : u
o· v¡¬¸ n n ¸ · 5 s · c¡× ¬ o· ¬¸ o_ v
¡c ¸ :¸ ¡ o¡ · n n¡ o¸ · u ( _ v¡ ·o· : u¡e_ a
¬¡ c n ¬ n: × · : ( : × o· :¸ : s n
· ¬¸ · v ¬ n¸ o¸ · ( ¸ : »s ·n ¸ :¡5 : n ¬ _ v 5 :: ׸ ¡
n ¸ :_ » ·¡:¸ 5 : c · ¬ ×n ·( ¸ a ·· × o¡ c¡
u× ¬ c | · ¬¡ u¸ ¬ · ס 5¸ ¬ ·¡ :¸ 5 : c · ¬ ×
¬¡ : v c c ·¡ c ¬ n¸ ¡ ¬· : u u× ¬ c n ¸ :¸ c_ ×
· : ¬ 5_ a :u ·o· ¬ c¸ : · ¬ ¬ n c ¬¡ ·¸ ¬_ ×
'¬ n × a) ( n × a · :· ¬ 5_ a : n ¸ :_ 5 · ¬ n_ ×
¡ o¸ ·n c· ·( · ¸ : ¬¸ ¡_ s c ¬ ¸ :_ v ( n × a ( · :· v c
mejores que el vino. El olor de tus perfumes
es superior al de las especias aromáticas.
11
Tus labios destilan miel como panal. Oh novia
mía, miel y leche hay debajo de tu lengua. Y la
fragancia de tus vestidos es como la fragancia
del Líbano.
12
Un jardín cerrado es mi hermana
y novia, un jardín cerrado, un manantial sellado.
13
Tus plantas son un huerto de granados con
exquisito fruto. Hay alheñas y nardos;
14
nardos, azafrán, cálamo, canela, plantas de
incienso, mirra, áloe, con todas las mejores
variedades de especias.
15
¡Es un manantial
cercado de jardines, un pozo de aguas vivas
que corren del Líbano!
16
¡Levántate, oh
Aquilón! ¡Ven, oh Austro! Soplad en mi jardín,
y despréndanse sus aromas. Venga mi amado
a su huerto y coma de su exquisito fruto.
5:1 He venido a mi huerto, oh hermana y
novia mía. He recogido mi mirra y mi
perfume. He comido mi panal y mi miel; he
bebido mi vino y mi leche. ¡Comed, oh
amigos! ¡Bebed, oh amados! ¡Bebed en
abundancia!
2
Yo dormía, pero mi corazón
estaba despierto, y oí a mi amado que tocaba
a la puerta y llamaba: «Ábreme, hermana mía,
amada mía, paloma mía, perfecta mía; porque
mi cabeza está llena de rocío y mis cabellos
están mojados con las gotas de la noche.»
3
Ya me había desvestido; ¿cómo me iba a
volver a vestir? Había lavado mis pies; ¿cómo
iba a volverlos a ensuciar?
4
Mi amado metió
su mano por el agujero de la puerta, y mi
corazón se conmovió a causa de él.
5
Entonces
me levanté para abrir a mi amado, y mis manos
gotearon perfume de mirra. Mis dedos
gotearon mirra sobre la manecilla del cerrojo.
6
Abrí a mi amado, pero mi amado se había
ido; había desaparecido. Se me salía el alma,
cuando él hablaba. Lo busqué, pero no lo hallé;
lo llamé, pero no me respondió.
7
Me
encontraron los guardias que rondan la ciudad;
· · · c ( · ( ( ¡5 un c n ¸ :_ 5 · ¬ n_ × ( · ( (
¬ o :×· ·o· c¸ u a:¸ » c ( · :¸ c u n· ¬¸ ¡
5¸ :¸ n¸ ¡ u _ 5 ( n ¸ :_ » ( · ¬¡¬ o u n¸ : o u ¬
n· ¬ » ( · ¬ c : u n· ¬¸ ¡ ( :¡u : ¬ n ¬
: : n ¸ :_ 5 · ¬ n_ × :¡ v¸ : | · :5· ··¡ :¸ 5 :
c ( ¬_ s ( · n¸ : u:· ·o¡ ¬¸ n · ¸ · v c :¡ v¸ :
o· ¬¸ o » o· (¸ : c · ¬ s o v o· :¡c ¬
n :¸ ¬ o » ¬_ 5¸ ¡ | ( ¬ :(· ·o· (¸ ¬¸ :o v
¬ c n ¸ :¡5 : · s_ v:¸ » o v ·¡ c¸ : ¬¸ ¡
·o· c¸ u 5 · u׸ ¬:¸ » o v ¬¡ :¸ n_ × ¡
o· :¸ s :¸ ¡ o· · n o · c ¬ × a o· : : · · v c¡u
· ¸ c· ¬ · ס 5¡ ·¡o¸ s · ¬¡ vsu ··¡ :¸ 5 :· c
¡ : : : · (¡( × 5¸ · ¡· ¸ c¸ u 5 ¡ :¸ \ · · : : · n· o¸ n
·¡· ¸ (¸ : c · ¬ s : _ 5× ·¸ ¡
· ¬¡c · ¬· ¬¸ × n¸ :¸ 5 · ¬ n_ × · : : : · ¬× ¸ a×
· u 5 (o v · ¬ v · · ¬ : _ 5¸ × · c¸ u ao v
¡ ¬ u o· v ¬ ¡ : 5 × · 5¸ :_ no v · :· · · ¬· ¬¸ u
· a :¸ ¡ n ¸ : u¸ · · :_ ×5 ·o· (¡( ¡ ¬ 5 u¸ ¡
· ¬ n_ × ·¨ :· n ¬ s ¬ o¡( · (¡( | :¡ ¬ ¬ v
: ¸ u׸ : c : · u× ¬ u · ¬¸ c ¬ · ¬¸ :¡· · ¬¸ · v ¬
· ¬ u u¸ s: ·n¸ :¸ · ¸ : · c· c ¬ · ¬¡s ¡ ¬
· ¬ s n¸ ¬ n¸ : u¸ a : × n¸ 5 ¸ 5· × · ¬¸ :¸ ¬ »¬ ×
· (¡(( ·o o¸ : u_ × n¸ 5 ¸ 5· × · _ :¸ : ¬¬ ×
·¡· ¸ :¸ v ¡ c¸ n · _ v c¡ ¬ n n· c ¡(¸ · n _ :¸ u
· (¸ ·¸ ¡ · (¡( : n ¬ o : · :_ × · ¬ c ¬n
: _ v ¬ 5 v ¬¡ c · ¬ v a s ׸ ¡ ¬¡ c¡o u ¸ :
· (¡( : · :_ × · ¬ n ¬¸ s¡ ·:¡ v¸ : c n ¬¡ s_ »
¡ ¬ a ( 5 n ¸ × s ¸ · · u o : ¬ ¸ 5¸ v ¬ c¸ n · (¡(¸ ¡
¡· ¬×¸ ¬ ¬ ¡n· ¬×¸ s c × :¸ ¡ ¡n· ¬ u ¬ a
o· 5 5 c n o· ¬ c e n · : ׸ s cs ·· : ¸ :¸ v × :¸ ¡
me golpearon y me hirieron. Me despojaron
de mi manto los guardias de las murallas.
8
Juradme, oh hijas de Jerusalén, que si halláis a
mi amado, le diréis que estoy enferma de amor.
9
¿Qué tiene tu amado que no tenga cualquier
otro amado, oh la más hermosa de todas las
mujeres? ¿Qué tiene tu amado más que
cualquier otro amado, para que nos hagas jurar
así?
10
Mi amado es blanco y sonrosado;
sobresale entre diez mil.
11
Su cabeza es oro
fino. Sus cabellos son ondulados, negros como
el cuervo.
12
Sus ojos son como palomas junto
a los arroyos de aguas, bañados en leche y
sentados sobre engastes.
13
Sus mejillas son
como almácigos de especias aromáticas, que
exhalan perfumes. Sus labios son como lirios
que despiden penetrante aroma.
14
Sus manos son como barras de oro
engastadas con crisólitos. Su vientre es como
una plancha de marfil, recubierta con zafiros.
15
Sus piernas son como columnas de mármol
cimentadas sobre bases de oro. Su figura es
como el Líbano, escogido como los cedros.
16
Su paladar es dulcísimo; ¡todo él es deseable!
Así es mi amado y así es mi amigo, oh hijas de
Jerusalén.
6:1 ¿A dónde se ha ido tu amado, oh la más
hermosa de todas las mujeres? Dinos en qué
dirección se fue, y lo buscaremos contigo.
2
Mi
amado descendió a su huerto, al almácigo de
las especias, para apacentar en los jardines y
para recoger los lirios.
3
¡Yo soy de mi amado, y
mi amado es mío! Él apacienta entre los lirios.
4
¡Qué bella eres, oh amada mía! Eres como
Tirsa, atractiva como Jerusalén e imponente
como ejércitos abanderados.
5
Aparta de mí
tus ojos, porque ellos me doblegan. Tu cabello
es como manada de cabras que se deslizan por
las laderas de Galaad.
6
Tus dientes son como
rebaños de ovejas que suben del lavadero: que
todas tienen mellizos, y ninguna hay sin cría.
7
Tus mejillas parecen mitades de granada, a
n¸ :¸ × o· u¸ :_ a n ¸ o¸ · n ( (¡( ( _ :¸ n n¸ :¸ ××
( ¬¸ · · (¡(5 ·( ¸ c v ¡: u ¬_ 5¸ :¡ ( (¡( n ¸ :¸ s
o· : :_ a ¬¡v ¬ : o u a n ¬¡ :¡¬_ v _ : ¡ : : :
· : · (¡(¸ ¡ · (¡( : · :_ ×: ·o· : u¡ u u ¬ : :¸ ¡
¬ × n ¸ o¸ ·( ·o· : u¡e_ a n v ¬¸ n
n ¸ c ·_ × o ¸ :¸ u¡¬· » n ¸ ¡×¸ : n ¸ s ¬ ¬ » · ¬¸ · v ¬
o n u · (¸ : : c ( · :· v · a c¸ nn ·¬¡ :¸ : ( :_ »
¡ u :¸ : u o· \ v ¸ n ¬ ( v » ( ¬ v u · : 5· n ¬ n
o· : n ¬ ¸ n ¬ ( v » ( · : u¡ ·( ¸ v : : n· c
¬¡ c· × ¬ c o¸ : » u n ¸ s n ¬¸ n· c ¡ :¸ v u
· (· ( ¬¬ × ¡ × u¸ : · :¡ v¸ s o · :¡ » n ¬· v¸ a
· ¬ v _ a u nn ·¬¡ c n n · ¬ c u · _ :¸ v c
¡× s c ¬o × o ¸ :¸ u¡ ¬¸ · ¬¡ : a o 5 ¬ ×
n ¸ 5_ n × ¬ _ :¡n u ¡ : ¡(· : ¬n c · (¡(¬ ×
o· u¸ :_ a n ¸ o¸ · n (¡ ( c ( (¡(n cu ·· : ¸ ×
·¡: ¸ ¬ v_ a u n n¸ 5 ¸ » u (¡ ( c ( (¡(n c
·n ¸ 5¸ 5 ¬ c :¡ :¸ ( o¡ (¸ ׸ ¡ n_ s · (¡(·
o· : ¬ : ¬ ¡·¸ ¬¡s¡ ¬ s ¸ s o ¬ » ¡ u× ¬×·
o· :¡· » ¡·´ ¸ :· v5· ·5 ¬¡v¸ » ¬¡ ¬ n u
¬¡ 5 u · 5 ¸ :¸ n 5 ¬¡s_ n ¬ o · ¸ c · ¬· o_ ×:_ v
o u a n ¬ :¡¬_ v _ » ¡¸ ·¸ n ::· ·¬× : c:_ v
o· : u¡ u ¡·¸ ¬¡¬ o u o· n¸ ¬ ¬ c ¬¡ : (¸ : c
5 ¸ n¸ s · :· :¸ : ¡·¸ (¸ ·(· ·¬ 5 v ¬¡ c ¬¡ o u :
· u ¬ u v ¡·¸ v c u· u ¬ ¬_ a o· ׸ : c c
· (¡ c_ v ¡·¸ ¬¡u¡u ·o· ¬· s c ¬ o : v c
¡n × ¬ c s ¸ o· : ( ×:_ v o· (¸ c · c u u
¡» nsu ·o· s¸ ¬_ × ¸ » ¬¡ n¸ a ·¡ :¸ 5 :_ »
n s¸ ¡ · (¡( n s o· ( c_ n c ¡ : 5¸ ¡ o· ¬ ¬ c c
·o ¸ :¸ u¡ ¬¸ · ¬¡ : a · v ¬
través de tu velo.
8
Hay sesenta reinas, ochenta
concubinas y un sinnúmero de jóvenes mujeres.
9
¡Pero una sola es mi paloma, mi perfecta! Ella
es la única hija de su madre, quien la considera
predilecta. La ven las mujeres y la llaman:
«Bienaventurada.» Las reinas y las concubinas la
alaban diciendo:
10
«¿Quién es aquella que raya
como el alba y es bella como la luna, radiante
como el sol e imponente como ejércitos
abanderados?»
11
Al huerto de los nogales
descendí, para ver los retoños del valle, para ver
si las vides ya han florecido; si han brotado los
granados.
12
Y antes que me diese cuenta, mi
alma me puso sobre los carros de mi generoso
pueblo.
13
¡Vuelve, vuelve, oh Sulamita! ¡Vuelve,
vuelve; queremos mirarte! ¿Qué habréis de
observar en la Sulamita, cuando danza en medio
de los dos campamentos?
7:1 ¡Qué bien lucen tus pies con las sandalias,
oh hija de nobles! Los contornos de tus muslos
son como joyas, obra de las manos de un artista.
2
Tu ombligo es como una copa redonda a la
que no le falta el vino aromático. Tu vientre es
como un montón de trigo rodeado de lirios.
3
Tus dos pechos son como dos venaditos, mellizos
de gacela.
4
Tu cuello es como torre de marfil.
Tus ojos son como los estanques en Hesbón,
en la puerta de Bat-rabim. Tu nariz es como la
torre del Líbano, que mira hacia Damasco.
5
Tu
cabeza es como el Carmelo, y tu cabellera es
como púrpura real aprisionada en trenzas.
6
¡Qué
bella y dulce eres, oh amor deleitoso!
7
Tu talle es
como una palmera, y tus pechos como racimos
de dátiles.
8
Pensé: «¡Subiré a la palmera y me
prenderé de sus racimos!» ¡Sean tus pechos como
racimos de uvas, y la fragancia de tu boca como
de manzanas!
9
Tu paladar es como el buen vino
que corre suavemente hacia el amado y fluye por
los labios de los que se duermen.
10
¡Yo soy de
mi amado, y él me desea con ardor!
11
Ven, oh
amado mío, vayamos al campo. Alojémonos en
·¡c ¬¸ n n_ : o »s ·o n¸ a ·· × n ¸ : » u¸ ¡
n¸ c n o· e un ·( ¬¸ c_ s : (_ v _ a c ( ¬¸ ¬ ¬
¬¡ c¸ :_ v ¡ o· u¸ :_ :· s o· : c u¡ ¬¡ 5¸ : c
· ¬¸ c ¬ · ¬¸ :¡· ×· n ¬ n ×u ·¬ ¸ s c c ·· ×
n ¸ ¬ (_ :¡ · : ×· n n ¸ ¬¸ a n ¸ c × : ×· n ¬ n ×
¬¡ 5¸ : c ¸ n¡ ¬ e ׸ · ¡ ¬¡:¸ 5 ¸ n¡ ׸ ¬
¬× s· c· ·¸ n¡ : : n¸ · ¡ o· u¸ :_ :· o¡
n¸ ¬¸ a n ¸ :¸ 5 :_ 5 n ¸ o¸ · ¬ n ¸ u¡c » n ¸ o¸ ¬ u : n
·¬¡ :¸ : ( :_ » n ¸ c ·_ × n ¸ c n _ »
· a × a ¬¡ × ¬ : · ¬ ( ¬¸ · s¡:_ × ¬ : :: ××·
¡s : n · o : n n ¸ n ¬ ¸ o_ n ¬¡× ¬ : : n ¸ : n
· : ¬ c¸ u · u o : · ¬ v (¸ · × :5· ·o· : c ¬¸ n
·5· (¸ :· c_ v ¬¡ 5 » ¬ c
· 5¡ u · 5¡ u ¬· c_ :¡ e n · 5¡ u · 5¡ u×
¬· c_ :¡ e_ a ¡s_ n ¬n c ( ¸ an s_ n :¸ ¡
( · c¸ v o ¡ o¸ ·n c5 ·o · ¸ :_ n c n ¬ _ : n c »
¡ c » ( · _ 5 ¬¸ · · ¬¡c n 5· (¸ :¬_ a o· :¸ v¸ :_ a
· : × ( ¬ ¬¸ u: ·· ¸ c¸ × · (¸ · n u_ v c o· ׸ :_ n
¬ c ¬_ v ( : u a : s ¸ c n ¬ c n ·: × ¬ n c n
( · (¸ u · : u( ·o· : u¡e_ a n ¸ :¡c o· u n
( ¬×¸ ¡_ sn ·n ¸ · 5 s · c_ ׸ ¬ o· ¬¸ o_ v · : u »
·¡ a u n a ¬¡ 5 ¬ a ( ·´ :· v · e n : (¸ : c »
: (¸ : c » ( s × o· a ¬¬_ a ¬_ v u:_ v
( u× ¬¡ ·¬ u ¸ c ( · : s n o¡s ·¡ :¸ 5 : n
· ¸ c¸ : ¬ ׸ » ( u× ¬ ¬ _ : (¸ ¡ : c ¬_ »_ » ( · _ :¸ v
¬· o¸ ·n cs ·o· u¸ n ¬¸ a ¬¡ c¸ × ( : c
¬× sn ·o· :¡:_ v ¬_ a n ¸ 5_ n × ¬ c _ v¸ :n c¡
( · (¸ u¸ ¡ ¬ ¸ c¸ ¬ : n ¸ ¬ c ¸ ( ( ¬¸ c¡ ¬
las aldeas;
12
madruguemos para ir a las viñas.
Veamos si han florecido las vides, si se han
abierto sus botones, o si han brotado los
granados. ¡Allí te daré mi amor!
13
Las
mandrágoras ya despiden su fragancia, y a
nuestras puertas hay toda clase de frutas
selectas: tanto frescas como secas que he
guardado para ti, oh amado mío.
8:1 ¡Oh, cómo quisiera que fueses mi hermano,
que mamó los pechos de mi madre! Así, al
encontrarte afuera, yo te besaría sin que nadie
me menospreciara.
2
Yo te llevaría y te metería
en la casa de mi madre, y tú me enseñarías. Y
yo te haría beber vino aromático y jugo de
granadas.
3
Su brazo izquierdo está debajo de
mi cabeza, y su derecho me abraza.
4
¡Juradme,
oh hijas de Jerusalén, que no despertaréis ni
provocaréis el amor, hasta que quiera!
5
¿Quién
es ésta que sube del desierto, recostada sobre
su amado? Debajo de un manzano te desperté;
allí donde tu madre tuvo dolores, allí donde
tuvo dolores la que te dio a luz.
6
Ponme como
sello sobre tu corazón, como sello sobre tu
brazo. Porque fuerte como la muerte es el amor;
inconmovible como el Seol es la pasión. Sus
brasas son brasas de fuego; es como poderosa
llama.
7
Las poderosas aguas no pueden apagar
el amor, ni lo pueden anegar los ríos. Si el hom-
bre diese todas las riquezas de su casa para
comprar el amor, de cierto lo despreciarían.
8
Tenemos una hermana pequeña que todavía
no tiene pechos. ¿Qué haremos de nuestra
hermana cuando de ella se empiece a hablar?
9
Si ella es muralla, edificaremos sobre ella
torreones de plata. Si ella es puerta, la
recubriremos con paneles de cedro.
10
Yo soy
¬ ¸ c¸ ¬ 5 n :_ v × · ¬ ¬ c¸ ×u ·¬¡ : » u × :
( · (¸ u × ¸ :¡· n ·¸ ¡ ¡· ¸ : c¸ : c a n ¸ s_ n ×
·o· n¡s ¬_ » ( s × n· ¬¸ ¡ · o : n ¬¡ : » u × »
· (¡( : ( :¡n 5¡ u n ·· · » (´ » n¸ ¡·
· :_ ××· ·o· : u¸ · · ¬ o u 5 5¡( o· ¬¸ u· c :
n ¸ 5 :5· ·¡ ¬¸ ¬¡u ¬ · _ :¸ v¸ ¡ · (¡( :
·o· ¬¸ o »_ a n¸ :· :¸ : n (¸ u n × s : · (¡(
n ¸ n ¬ ¸ s o × n¨ × ¬ : o· c¸ ¬ »_ : n¸ c· » u ::·
o· :¡c ¬¸ n ¡s : n ¬ (¸ c c n n ¬ s · o : n
o· ׸ (¡( n(· ·( ¸ : · ( (¬ × · ¬ × o ¸ u
o· (¸ : c:¸ » ¡:· n¸ ¬ s:_ v¸ ¡ n· ¬¡: ¬ ¸ :
·( ¸ : · ¬¸ : _ o¸ s · (¡( o· :¸ u¸ ·o : o· u¸ (_ n
· c × · ( u ¬ :¡· · : n ¸ × » (¸ : ¬ · · c×
·· : ¡s¡ 5¸ ·×: o : ( ¬ ¸ e × x¡n_ 5 (_ × ¸ s c ×
· c × ¬· a: × (_ × · 5_ × (_ : ¸ n¸ : ×5
c· c_ v c n ¬ ¬¸ n · · · c ( ¬ u × · : ( c_ : ¬
¡ :· c· ¡ · u× ¬ ¬ n ¬ ¡:× c u: ·· : c ¬
¬¡ : a o 5 ¬ × · ¬ v _ a u n( ·· : ¬ a n ¬
¡ ¬ ¬ v ¬n c ¡ | ¡¬· v¸ ¬n c o ¸ :¸ u¡ ¬¸ ·
· cn ·x ¸ s n ¬ u ( _ v n ¸ 5_ n ׸ n¬ ×
¬ ¬ s ¬ ¬ c ¬ ¸ a ( c n· c n¸ : v ¬× s
(· ¬ ¬ ¬¡ v n¡ s ¬ n ¬ n ¬ n ¸ (¡(:_ v
n ¸ : a n n¸ c ¸ u ( c × ( ¬ _ : a n n¸ c¸ u
( a ::_ v o´ ¸ ¬¡n _ 5 · : c· u¡ ·( ¬ (¸ :¸ ·
¬ ¡ ¸ c_ 5 n ¸ \_ v· » ( v¡¬¸ s:_ v o¸ ¬¡n _ »
¸ n·´ o¸ u ¬ n ¸ ׸ : ¬ :¡ × u 5 n ¸ u¸ ¬ n ¸ 5_ n ×
× : o· a ¬ o · cs ·n ¸ · ¬ 5 n : u u × ·´ s u ¬
× : ¬¡ ¬¸ n¸ :¡ n ¸ 5_ n × ¸ n¬ × ¬¡ a_ 5 : ¡: 5¡ ·
·¡ n:¸ »¬ × u·´ × · ¬ ·o × ¸ n¡ o u u ·
·¡ : ¡s¡ 5¸ · s¡ a n ¸ 5_ n ׸ a ¡¬· a
n ¸ : ·· × o · (¸ u¸ ¡ n ¸ : u ¬ ¡: ¸ : ¬¡ n¸ ×n
muralla, y mis pechos son torreones.
Entonces llegué a ser a sus ojos como quien
encuentra paz.
11
Salomón tuvo una viña en
Baal-hamón, la cual entregó al cuidado de
guardias: Cada uno de ellos debía traer mil
piezas de plata por su fruto.
12
¡Pero mi viña
está delante de mí! Las mil piezas sean para
ti, oh Salomón, y doscientas para los que
guardan su fruto.
13
¡Oh tú que habitas en
los jardines, mis compañeros desean escuchar
tu voz! ¡Déjame oírla!
14
¡Escápate, oh amado
mío! Sé semejante al venado o al cervatillo
sobre los montes de las especias.
·n ¸ a¬_ a (¸ · u o¡ ·_ a ¡: ¬ n_ × _ : n u_ v :n c
¬ ¬· u ¸ n· :¸ v n : 5 : ×· n n ¸ c¡no ×u
n¡ : ¸ n· :¸ v ¬¡ s¸ : ×· n ¬ : (o ׸ ¡ ~ c ¸ »
s ¸ × ¬¡ :¸ (¸ : c_ » · (¸ u¸ ¡ n ¸ c¡n · :_ ×· ·s ¬ ¸ ×
·o¡ :¸ u ¬ × s¡c » ¡· ¸ :· v 5 · ¬· ·¸ n
· ¬¸ : ·¡ c¸ n :_ v _ 5 a n c: u : n ¸ ·¸ n o ¬ »×·
¡ · ¬ o a × 5¸ · u· × o· ¬ u :_ : o ¬ » n¬ ×
~ : ׸ n · ¸ :¸ o : · : u · c ¬_ »5· ·~ c ¸ » ~ : ×
·¡ · ¬ s¬ × o· ¬ u : : o · ¬×¸ c¡ n c: u ( :
o· 5· u ¬ c o· ¬ 5_ n o· : :_ a ¬ 5 u¡· n:·
· (¡( | n ¬ a(· ·· :· v· c u n ( :¡¬ :
: _ v o· :¸ · × ¸ n ¬ o v : ¡ × · 5 s : ( :n c ( ¡
·o· c¸ u 5 · ¬¸ n

dónde harás recostar el rebaño al mediodía. que duerme entre mis pechos.khdn t erp :v«nO§Jk rËJt oh¼rh¦­v rhËJ t œ ˆ ¤ £ ¦ © ¦ ohËcIy›hœF UvhºP . tÊO›o¦t j ¦ ²‹ Š ²© Š ¿ˆ § ¥ hgrU it«Mv hÉcegC QÄk›h¦tm ¿ˆ § ½ © ‡ § ˆ ‰ Š ‰œ :ohœgrv .¤xFv .hgr ¥ ‹ ¦ « ‹ ¿ ° ³Î ¨ ‰ ¦ ²‰ © o¼g QºK›v¤Ggb cvz hÊrIT th :ohœzUr£jC ˆ Š … ³œ ¿ ¨ ² ¥ ° ‹œ IºCxnC QkNvJ›s‹g ch :. por el olor de tu suave perfume las jóvenes se enamoran de ti. Con razón te aman.cantar de los cantares 1:1 El cantar de los cantares. el cual es de Salomón. vÉfh¥t ¨· ¢ Š ‹œ ˆ § © Š † § ¦ Š :Whœrcj hËrsg k¼g vºhygF vhvt vÊnKJ ¤ ‡ £ ¥ § † ‹ ² § É« ‰ ¿ ® § ¤œ ¨ Š © oh·JBC v¼pHv Qºk hgs.IÉeh¦JBn hbe­h c ˆ ˆ ˆ ± ¦ ¿ ° ¥Î ¨ ° i¤nJ ohºcIy WhÉbnJ jhÎrk d :i°hHn Wh¼sS ¤¼ ˆ ® ¨ § ©¿ ¥ ‰ ²œ ¦ ¤ « :WUœcvt . entre los carros del faraón.IËbFJn k¼g Q°h. Nos acordaremos de tu amor más que del vino. 13 Mi amado se parece a un manojito de mirra. te he comparado. ¡Y mi propia viña no cuidé! 7 Hazme saber.I¼gh¦rhˆF rºse hÉkvtF œ ¨ ¥ ‡ ¢ ¨ ‰ .¤t vÉryb hbnG ˆ ¤ ¦ § ‹ ¦ ¨ ‰ © ¨ ¥ « ¿ ° ªÎ ¨ hºJpb vcvtJ h½K v¨shÉDv z :h¦Tryb tËO ¦ ‰ ³ ¿ Š £ ¨œ ¤Ê ˆ °© § ¨œ ² o°hrvMC .HsD›. 6 No os fijéis en que soy morena.hÉCrT v¼fh¥t vºgr. Soy como las tiendas en Quedar o como los pabellones de Salomón. oh amado de mi alma. mi nardo liberó su fragancia. oh amada mía.xxk y ¦ ¦ º § ‹ ‡ ‰ ¦ ‰ ¿¦ ¨ ª ‰ Q¼rt²Um ohºrTC Qhhjk UÊut²b h :hœ.IËnkg i¼F›k‹g W·nJ eÉrUT ¥ £ Š … ‡ ¤ § © Q†kNv h°bthˆcv vŠmU·rB WhÉrjt h°bfJn s ¤Â © ©Î ¡ ² ¤ £ ©œ ‡¼ § ¨ v¨rhÊFzb QºC vjnGbu vŠkhÊdb uh½rsj ˆ ±³ Š ¿ ¨ § § °± °² ¨ ¨ £ :WUœcvt oh¼rJh¥n i°hHn WhÎss ¥ £ ¦ ¨ ³º ¦ ¿ ¤ « o·kJUœrh . pues el sol me bronceó. oh la más hermosa de las mujeres. 5 Soy morena y bella. 3 Tu nombre es como perfume derramado. que él me besara con los besos de su boca! Mejor que el vino es tu amor.I¼bC vºut²bu hbt vÊrIj§J v Š ¨ ± ‰ ² ±œ ¿ ° £ ¨ :v«nO§J . Nos gozaremos y nos alegraremos contigo.¤t ˆ « ¨ ‰ § ¦ ‹ ©º « ¦ ± Qh¼. 14 ohrhav rha .¤rjrjJ hÉbtJ hbUÎtrT›k©t u º« § © § ° £ ¤œ ¿ ° § ¦ h½c›Ur£jb hÉNt hÍbC J¤n­v h°b. para que yo no ande errante tras los rebaños de tus compañeros. sigue las huellas del rebaño y apacienta tus cabritas cerca de las cabañas de los pastores. 12 Cuando el rey estaba en su diván. y tu cuello entre los collares! 11 Te haremos aretes de oro con engastes de plata.b h¼Srb ˆ ¿¦ Ê © ‰ © ² ¦ § ° Mi amado se parece a un racimo . 10 ¡Qué bellas son tus mejillas entre tus aretes. 4 Atráeme en pos de ti.IËSeb ¦ § ˆ ¿ † ¤Î © ¤Ê Šœ © ª ± hºk hsIS | r«Nv rIÎrm dh :Iœjh¥r iË. 8 Si no lo sabes. 9 A mi yegua. 2 ¡Oh.h¦NS v«grp hÉcfrC h. oh hijas de Jerusalén. Los hijos de mi madre se enojaron contra mí y me pusieron a cuidar viñas. dónde pastorearás. ¡Corramos! El rey me ha llevado a sus habitaciones.pz­J ˆ °œ ¦ ¦ ¯ ‰ ¨· © § ‹¼ ² ¡ ¤ h¼KJ hËnrF ohºnrFv›.

brincando sobre las colinas. la estación dela la lluvia se ha ido.Iºb‚£jv›i¦n jhÎDJn Ubºk.F d :. agasajadme con pasas.IÊre zh ¥ © °¨ £ ¿ ¥ Š « :ohœ. 3 Como un manzano entre los árboles del bosque es mi amado entre los jóvenes.ËkIj›hˆF oh·jUP©TC ¨œ Š £ ©œ ‹ ¦ ‹ I¼bh¦nh°u hºJt«rk .hÉC›k¤t hbthˆcv s ‹ Š ± ¦ ± ²º © ‡ ¿ ° ©Î ¡ h°bU¼sPr . Me agrada sentarme bajo su mí es el amor.©jT Ikt«nG u ¦ ‰ ©É ¿ § .¼BJIœJ iIºr­v .¤t Š § ¤ ¤ ‹ Š £ ©œ ¨ ohºrvv›k‹g dKsn t·C v¼z›v¯Bv hºsIS ¦ ¨ ¤É ¿‡ © § Š ® ¦ ¦ hsIs vÊnIS y :.IÉkhtC I¼t . porque estoy enferma de amor! 6 Su brazo izquierdo está debajo de mi cabeza. mirando por las ventanas. ¡Mirad! Está detrás de nuestra cerca.Xv vËBv›hœF th Š Š ¨ § © ¨ § © ¯¦ ˆ . oh hijas de Jerusalén. refrescadme con manzanas. ¡Juradme.¡Qué bella eres. por las ciervas y por las gacelas del campo.IºJh¦JtC hbUÎfNx v :vœcvt ‰ © £ Šœ ¿ ° § © Š £ ©œ :h°bt v¼cvt . y nuestros artesonados son los cipreses. oh amada mía! ¡Qué bella eres! Tus ojos son como de palomas.Xv] u¼.†kMcj hbt t ³© ¨ © †É ‹ £ ¿ ° £ iËF ohºjIj©v ihÉC vBJIœJF c :ohœengv ‡ ¦ ‡ ¿ ²© ‰ ¦ ¨ … ¨œ hÉmgC jUÎP.t h¦TgCJv z :h°beCjT ‰ † § ¤ ‰ ‹Î § ¦ ¥œ ‰ © § v·s¬v . hasta que quiera! 8 ¡La voz de mi amado! Él viene sombra. 5 ¡Oh.hgr ‡ … ‹œ ©¿ © ‰ Š © ‡ ¦ ²‰ © IKˆmC oh·bCv ihÉC h¼sIS iËF r‹gHv ¿ ‰ °Š © ‡ ¦ ‡ ³º © :hœFjk eIË. 10 Mi amado habló y me dijo: «¡Levántate. oh amada mía! ¡Oh hermosa mía. que no despertaréis ni provocaréis el amor. saltando sobre los montes. y su bandera sobre 7 un cervatillo.©t ohºgb .n I¼hrpU h¦TcJhu h¦TsNj ˆ ¦ ‰ ¨ § ˆ ‰ ©º ² ± § ©É ¦ h¼kg IËkdsu i°hHv .hgr QÁk h¦nUËe Š ‰ ¦ Š ² ¦ ²‰ © Š r·cg [uh¼. y su derecho me abraza. 12 Han brotado las flores en la tierra. oh amado mío! Nuestra cama es frondosa.IºtcmC okJUœrh ¤ ¨ © ±© ‰ Š ‰ ˆ ¿ ‹Î ¨ ± UÁrrIœgT›o¦tu | UrhÍgT›o¦t § § ±œ ˆ ¨ kIÉe j :.hgr ¿ ±¦ ° ³Ë Š ² ²¦ ¦ ²‰ © :vœbbgr Ub¼Grg›.ph hË. son los cedros. 9 Mi amado es como un venado o . 2 Como un lirio entre los cardos es mi amada entre las jóvenes.IœbCv ihËC h¼.h¼mn .Ir‰C [Ub¼yh¦vr] ¦ ¥ © valles. su fruto es dulce a mi paladar.Ét hsIs vÊph ² ² … ©œ ¥ § ‹ ˆ ² © ¿¦ † ² Ub¼yh¦jr ohºzrt UbhÎTC . 4 Él me lleva a la sala del banquete. 16 ¡Qué 15 de flores de alheña de las viñas de En-guedi. atisbando por las celosías.¼Pen ¿¦ ¤ Š ±© ‡ © § snIg vÊz›v¯Bv oh·kHtv r†pgk I¼t hºcmk ¿ ¥ ® ¦ ˆ ² © ¨œ É« ‰ ˆ ‰ ˆ .IœgcDv›k‹g .F rÉjt ˆ ¥ ©œ ©¿ ° § © ‡ § Š © © h·k r©ntu h¼sIs vËbg h :ohœFrjv›i¦n ˆ ¨É ± ¦ ²Š ˆ © £ ©œ :Qœk›hˆfkU h¼. y de nuevo se escucha la tórtola en nuestra tierra. 2:1 Yo soy la rosa de Sarón y el lirio de los bello y dulce eres tú. El tiempo de la canción ha llegado. sal! 11 Ya ha pasado el invierno. 17 las vigas de nuestra casa hsIS | r†pFv k«FJt sh :ihœkh h¼sJ ihËC ¿¦ Ê« © Î § ¤ ˆ ² © ¨ ‡ vph QÊBv uy :h¦sD ihËg h¼nrfC hºk ¿ Š ² ²¦ ®œ ‡ ¥ § ‹ ‰ ˆ WBv zy :ohœbIh Q°hbh‡g v¼ph QËBv hº.IÊbC oÂf.œPjTJ sËg v¼cvtv›.

incienso y todo polvo de mercader? 7 ¡Mirad! Es la litera de Salomón. 13 3:1 De noche. hallé al que ama mi alma.c h¥rv›k‹g oh¼kHtv r†pgk IÁt Šœ ¨Ë ˆ ²© ¨ Ë« ‰ . que no despertaréis ni provocaréis el amor.Ët h¦TJEC . oh amada mía! ¡Oh hermosa mía.IºtcmC okJUœrh .tŠmn tËOu uh¼TJEC h·Jpb v¼cvtJ ¦ § ± ¦ § © ˆ ¦ ‰ ³ Š £ ¨œ ¤ rh·gC oh¼ccXv ohºrn­v hbUÎtmn d ˆ Š ˆ ‰ « © ¦ § É« © ¿ ° Š § ygnF s :oœ. las zorras pequeñas.La higuera ha echado higos.I¼rnh. oh hijas de Jerusalén.ph hË. buscando al que ama mi alma. ven!» 14 Palomita mía. pero no lo hallé. y yo soy suya! Él apacienta entre los lirios 17 hasta que raye el alba.t«z ¨ Š £ œ ¦œ ‰ Š § ¦ © ¿ Š « ½ .œPjTJ sËg v¼cvtv›.b r¼snx | ohËbpDvu ŠÁ © ¥ ²É © ¨ § °Š ±© ± :Qœk›hˆfkU h¼.Át ¿ ‹ § ˆ ¤ § ¦ ‰ ³ Š £ ¨œ ¤ ¥ .tºmNJ sÉg oºvn h¦TrcgJ ¥ Š ¨ ¤œ ‹ ¤ ¥ § ‹É Š ¤ UBºPrt tÉOu uh¦Tzjt h·Jpb v¼cvtJ † § © ± ¿ ± © £ ¦ ‰ ³ Š £ ¨œ ¤ hºNt . 5 ¡Juradme.¤t ¦ Š § ¤ ¤ ‹ Š £ ©œ ¨ i·Jg .th‡cvJ›s‹g ¦ ¦ ‡ ¿ £ ¤Êœ oÂf. pero no lo hallé.hÉC›k¤t uh¦.¼kj o¤JDv § ° ¿ Š °© ‹ ¨ ‹ ¨ ®È © rI¼Tv kIËeu gh·Dv rh¼nZv .Ëect k«Fn vºbIc‰kU rIn . Sesenta valientes la rodean.xC g‹kXv hÉudjC hÄ. 3 Me encontré con los guardias que rondan la ciudad. Me prendí de él y no lo solté. buscaba al que ama mi alma. sobre mi cama. oh amado mío! Sé semejante al venado o al cervatillo sobre los montes de las especias. 8 Todos ellos ciñen espadas y son diestros en la guerra. perfumada con mirra. hasta que lo traje a la casa de mi madre.IÉkhtC I¼t . de los más fuertes de Israel.IºcjrcU oh¦eu­C ¥ ¨ § ‹ £ « § ŠÉ ¿ ² § ‹ :uhœ. que te escondes en las hendijas de la peña y en los sitios secretos de las terrazas: Déjame ver tu figura.¤rtc © ± ‹ °¦ ¦ ²© ‡ ¨º Š vhºDp vÉybj vbtTv dh :UbœmrtC gËnJb ¨ ®‹ ¨ ± ¨œ ¿ ² ¥ § © ‡ § © ‰ © § ° h‰fk h¦nUËe jh·r Ub§.¤t hbhÎtrv ˆ § © ©º § © ¿° ¦ § © QhËtrnU c¼rg QËkIe›hˆF Q·kIe›. 15 Atrapadnos las zor ras.hgr [QÁk] Š ‰ ¦ Š ² ¦ ²‰ © Š vºdrsNv r. ¡Levántate.IÊbC ±© ‰ Š ‰ ˆ ¿ ‹Î ¨ ± ‰ UÁrrIœgT›o¦tu | UrhÍgT›o¦t v·s¬v § § ±œ ˆ ¨ ¤ ¨ © hÉn u :. por las calles y las plazas.Ët h¦.h¦tr h¼Jpb vËcvtJ . Porque dulce es tu voz y preciosa tu figura.Iºkh‡KC hcFJn›k‹g t ¥ § ©È ˆ ‹ ¿ˆ Š § ¦ :uhœ.tŠmn tËOu uh¼TJEC h·Jpb v¼cvtJ ¦ § ± ¦ § © ˆ ¦ ‰ ³ Š £ ¨œ ¤ rh½gc vÉccIx£tu tÂB v¨nUÎet c ˆ Š Š ‰ ³œ ² ¨ . hazme oír tu voz.¤rYen © ‰ © ¼ ¦ ² ¿ ¤Ê ª § . UÉtrb oh°bMBv ch :Iœk QËkv .Ët vÈJect . por las ciervas y por las gacelas del campo. pues nuestras viñas están en flor. y les pregunté: «¿Habéis visto al que ama mi alma?» 4 Tan pronto como pasé de allí. que echan a perder las viñas. 2 Pensé: «Me levantaré e iré por la ciudad. a la habitación de la que me concibió. ¡Vuelve.¤t ¥ § © ¥ Š ‡ ‡ ohºkgUœJ UbÎk›Uz¡jt uy ˆ Š ¿ Š ¤œ :vœut²b ® oh·nrF ohÉkCjn oh¼Bye ohËkgUœJ ¦ ¨ ‰ ˆ ‰ © § °© § ˆ Š Iºk hÉbtu hk hËsIS zy :rœsnx Ubh¼nrfU ° £ ³œ ¿ ˆ ¦ © ¨ § ¥ ¨ ‰ oIºHv jUÎpHJ sÊg zh :ohœBJI­‹C v¼grv © ©¿ ² ¤ ‹ °© † « ¨ h½cmk hÂsIs Wk›v¥nS cx oh·kkMv Ux¼bu ˆ ‰ ˆ ¦ ¿ ‰ § Ï « ˆ Š ‰ © ²± :r¤.» Lo busqué. hasta que quiera! 6 ¿Quién es aquella que viene del desierto como columna de humo.rIv r¤sj›k¤tu † § ¤ ‰ ‹Î § ¦ ¦ ¨ ¤¼ ± . y despiden fragancia las vides en flor.bIh sh ² ¥ § © © ¿ ¤ ¥Î ‰ ¤½ © ¯ ± © ‰ ¦ ² h°bh¼gh¦nJv Q°htrn›. y huyan las sombras.t h¦TgCJv v :hœ.F rºCsNv›i¦n vkg . Lo busqué. 16 ¡Mi amado es mío.Ëg .

UÉmr Š ¨ ± ‰ ¦ Š £ ©œ ¨ Q†kNC iI¼Hm .I¼bCn vºcvt . 5 Tus dos pechos son como dos venaditos.Nmk s‹gCn ohºbIh ‡É ‰ ¿ ¥ ‰ © ¥ ¨ ‹ ‰ ‹¼ ¦ ° QhBJ c :sœgkD rËvn U¼JkDJ ohºZgv ¿ ° ³Î ¦ Š ‰ ° © ¥ ‰ ²¤ ° ˆ ¨œ v·mjrv›i¦n U¼kgJ .Er iIN¦rv j‹kpF v·ut²b ‹¼ ¦ ¥ ¨ © ¿ ¨œ †Ê ‰ ® hU¼bC Qºrt²Um sh°uS kÊsDnF s :Qœ. 7 Eres toda bella. oh hermana y novia mía! Prendiste mi corazón con un solo gesto de tus ojos.. y ved al rey Salomón con la diadema con que le ciñó su madre en el día de sus bodas.†kt . su respaldo de oro.shˆpr ¿ ¨ ²§ © Š § ¤ ¨ ² ¨ § :oœkJUœrh . oh amada mía. y ninguna hay sin cría.Cada uno lleva espada al cinto por causa de los temores de la noche. hasta que raye el alba y huyan las sombras. y tu boca es bella. edificada para armería: Mil escudos están colgados en ella. Tus cabellos son como manada de cabritos que se deslizan por las laderas de Galaad.¤xf v¨Gg uh¨sUN‹g h :iIœbcKv h¼mgn †º ŠÉ ¿ Š ‰ © ‡ … ¥œ IfIT i·nDrt I¼cFrn cºvz IÉ.pG hb­v yUÊjF d ¥ Š § ¦ ©º « ‰ ¦ ¿ ° ¨ © ‰ s‹gCn Qº.IËbC v²bhÁtrU | v²bhÍtm th ¤É ‹ ˆ ‰ ¤ § œ ¤ ‰ oIÉhC IN¦t IÊK›v¨rYgJ v½rygC v«nO§J ‰ ¿ § ˆ ¤ ¨ ¨ … Šœ · :IœCk . a través de tu velo.Nmk Š ¥ ‹ ¿ ¨ © ±¦ ‰ ¥ ¨ ‹ ‰ k«F uhºkg hUÉkT idNv . mirando a través de tu velo. ven del Líbano! Desciende de las cumbres del Amana.Iœkh‡KC s©jPn Iºfrh›k‹g IC§rj JhÊt ‹ ‹¼ ¦ ¥ ± ¿ © ¦ v«nO§J Q†kNv Ik v¨Gg iI½hrPt y º ¤É © ¿ ŠÊ § ˆ © . con una sola cuenta de tus collares.hgr vÊph QÎBv t ³É Š ² ²¦ ¿¦ ²‰ © Š ² ²¦ r¤sgF QrgG Q·. 4:1 ¡Qué bella eres. desde las guaridas de los leones y desde los montes de los leopardos.hgr vph QÊKF z :vœbIc‰Kv . Tus mejillas parecen mitades de granada. 3 Tus labios son como hilo de grana.k ¼ Š Š ¨ ¿¯¨ © ¤Ê ˆ ‰ © ‰ hËbJF Q°hsJ hËbJ v :ohœrIC°Dv hËykJ ¯§ ˆ ©Á ¨ ¯ § ¦ © ¥ ‰ ¦ oh¼gIr¨v v·Hcm hÉnIt§T oh¼rpg ˆ ²ˆ ‰ ¥ ¦ Š „ Ux¼bu oIºHv jUÎpHJ sÊg u :ohœBJI­‹C ²± © ©¿ ² ¤ ‹ °© rIºNv rÉv›k¤t hk Q†Kt oh·kkMv © © ¿ˆ ¥Ê ˆ Š ‰ © hº. 9 El rey Salomón se hizo una carroza de madera del Líbano. 9 ¡Prendiste mi corazón.n oKFJ ¤ Š ¥ Š Œ © ± § © ¿ Š Œ ¤ Qh¼rCsnU Q°h. mellizos de gacela. 8 ¡Ven conmigo del Líbano! ¡Oh novia mía.Iºhrt ¦¼ ‰ ‹ ˆ ¦ ¥ ± ¥ § © ¥œ ¨ £ [. y su interior fue decorado con amor por las hijas de Jerusalén. 4 Tu cuello es como la torre de David. 2 Tus dientes son como rebaños de ovejas trasquiladas que suben del lavadero: que todas tienen mellizos. 10 Sus columnas eran de plata. oh hijas de Sion.Iºnh¦t.B. oh hermana y novia mía! Tus caricias son ohË­J v«nO§JKJ I.I·HPk. 10 ¡Cuán dulces son tus caricias. 6 Me iré al monte de la mirra y a la colina del incienso. oh amada mía! ¡Que bella eres! Tus ojos son como de palomas. y en ti no hay defecto.¨Yn v½Bv z :kœfIr ¦ ¦ º ˆ ¤ ¿ ¦ ¯¦ ‡ :kœtrGh h¼rCDn V·k chÉcx oh¼rCD ¥ ¨ § ° ¥ « °¦ Š ˆ ¨ ¦ « ° v·njkn h¼sNkn c¤rj h¯zjt okF j ¨ ¨ ‰ ¦ ¥ § Œ § ¤º ªÉ £ ¿ Š Œ :. que se apacientan entre lirios.ËjnG oI¼hcU Iº. su asiento de púrpura. el día en que se regocijó su corazón. todos escudos de valientes.IºcUm§Ev r¤sgF Š § © ¨ Š ¤ © ‡É ‰ :oœvC ihËt v¼kFJu .IÉbgNn iIºnrju rh°bG Jt«rn v½bnt « § ¦ § ¤ ± ¿ § Ê ¥ ²¨ £ h°bTcCk y :ohœrnb h¼rrvn . desde las cumbres del Senir y del Hermón.j ˆ © § ¦ ‰ ²ª £ Q°hbh‡g vºph QÉBv h.jt © © ‰ © © ‰ ¿° ¦ ‰ ‹ ˆ Š ‹ ¦ « £ UËpH›v©n h :Q°hbrUMn e¼bg sËjtC Q°hbh‡gn ² ²œ « ± ‹ ¦ ²… © © ‰ ³º ¥ . 11 Salid.¼gcD›k¤tu ¦ ²‰ © ¿ Š ² Š Œ ² © ‹ ‰ ° ± vºKF iIbŠcKn hÊTt j :QœC ihËt oU¼nU Š ‹ ¿ ‰ ¦ ¦ ¦ Š ¥ Jt«rn | h¦rUÉJT h¦tI·cT iIÉbcKn h¼Tt É ¥ ¨ ¨ Š ‰ ¦ ¦ ¦ .ÉjtC] sÉjtC hbhÎTcCk v·Kf hÉ.

P u :kUœgbNv . Se me salía el alma. azafrán.J § ˆ ¥ ‰ ¦ ˆ Š £ ° ¦ ¨ hÉCku v¼bJh hËbt c :ohœsIS U¼rfJu ˆ ˆ ± ²¥ ± °£ ¦ ‰ ¦ ± hÊ. perfecta mía.bIh h. oh Austro! Soplad en mi jardín. 13 Tus plantas son un huerto de granados con exquisito fruto. Y la fragancia de tus vestidos es como la fragancia del Líbano. 5 Entonces me levanté para abrir a mi amado.hË. cálamo. Lo busqué.jt Q°hss ³º ¦ ¿ ° ©Î « Ê Š ‹ ¦ « £ ©¼ « . mirra. con todas las mejores variedades de especias.t¨re Uvhº.I. 11 Tus labios destilan miel como panal. un jardín cerrado. 7 Me encontraron los guardias que rondan la ciudad. 15 ¡Es un manantial cercado de jardines. pero no me respondió. pero mi corazón estaba despierto. un pozo de aguas vivas que corren del Líbano! 16 ¡Levántate.P e½pIs hÉsIS | kIÉe r·g ¦ « £ ˆ § ˆ ‡ ¦ ‡ kºy›tŠknb hJt«RJ hº.¤t ¦ ‡ ±© £ ŠË ‹ ±© :uhœkg UËnv h¼gnU r«jv›i¦n Is²h jÊkJ Š Š ¨ ‹ ¥ º © ¿ ‹ ¨ hÉshu h·sIs‰k jTpk h¼bt hœTne v © ²± ¦ © É« ‰ ˆ ° £ ¦ § ©Ë k¼g rºcg rIÉn h.» 3 Ya me había desvestido. pero mi amado se había ido.j iËhgn kU¼gb ¥ § ‹ ¿ ° ©Î Š § ¨ ²‰ © ² oh¼rpF oh·sdn hÉrP o¼g ohºbIN¦r ¦ Š ‰ ¦ ²§ ¦ ‰ ˆ ° vbe o«Frfu | Srb sh :ohœsrb›oˆg ¿ ®¨ ½ § ‹ ± § § ¯É ¦ ¨ ± r«n v·bIc‰k hÉmg›kŠF o¼g iIºnBeu À ² ‡ … ˆ ²¦ ± :ohœnGc hËJt¨r›kŠF o¼g .©jT © ¥ ‰ ©¼ « ‰ © © ¥ ± ¯ ©É kËD v·Kf hÉ. ¡Comed. áloe. 12 Un jardín cerrado es mi hermana y novia. ¿cómo me iba a volver a vestir? Había lavado mis pies. porque mi cabeza está llena de rocío y mis cabellos están mojados con las gotas de la noche. hermana mía.5:1 He venido a mi huerto. miel y leche hay debajo de tu lengua. Venga mi amado a su huerto y coma de su exquisito fruto. y despréndanse sus aromas.¤t ‰ ©Ë ¨ ¤· Š ‰ ¤ Š¼ ¦ ±¨ Œ h½sIS s :oœpByt vŠffh¥t h¼kdr›. oh Aquilón! ¡Ven.gCmtu rI½n›Up§yb ‹ ‡ « ¿© « ‰ ‰ ¤ ± ²œ hºsIs‰k hbt hœTj. un manantial sellado. plantas de incienso.tŠmn tÉOu UvhÎTJEC ¦ § ¦ § ± ¿ ¦ § © ˆ ohËccXv ohÁrn­v h°btmn z :h°bbg tËOu ˆ ‰ « © ¦ § « © ªÍ Š § ²œ Š ± . He recogido mi mirra y mi perfume. había desaparecido. hÉ. y mis manos gotearon perfume de mirra. y mi corazón se conmovió a causa de él. y oí a mi amado que tocaba a la puerta y llamaba: «Ábreme.nkG jhËru QºbIJ‰k . canela. 14 nardos.N. i°hHn Qhss Uc«Y›v©n v·Kf hÉ.Iºkvtu ¦ ¨ ‰ ¥ ˆ ¨ £ ³œ oh¼kzbu oh·Hj o°hn r¼tC ohºBD iÉhgn uy ˆ ±«± °© ©É ¥ ‰ °³ ³‰ © iºnh¥. ¿cómo iba a volverlos a ensuciar? 4 Mi amado metió su mano por el agujero de la puerta. pero no lo hallé. oh amigos! ¡Bebed. Oh novia mía.IËPF ¦ ¿ ° £ ¦ § ©Ê Š ±© © ‹ IºrCsc vÉtmh hJpb r·cg eÉnj h¼sIs±u ‰ © ‰ ¨ ‰ ²œ ¿ ¦ ‰ ³ Š Š © ¨ ¦ uh¼.J ohºgr UÉkft h·ckj›oˆg h¼bh¯h h¦. amada mía. he bebido mi vino y mi leche. lo llamé. 6 Abrí a mi amado.jt kU¼gb | iËD ch :iIœbck ³ Š ‹ ¦ « £ ² ³ Š ‰ xÉSrP QhjkJ dh :oUœ. El olor de tus perfumes es superior al de las especias aromáticas.IM´Ue ¿ ¦ § ©Î Š ± Šœ ¦ § © § h¦Tmjr v²BJCkt vŠffh¥t hºTbTF›.hÊrt vKf hÉ. paloma mía.hgr ¨ § ° ¿¦ ¤ ¦ ¨ © ¦ ² ¿¦ ²‰ © hTyJP d :vŠkhk h¥xhËxr h¼. Hay alheñas y nardos. cuando él hablaba.tÉC t ¿¦ ¦ ¨ ¸ Š Š ¦ « £ ¾°³ ‰ Š hºJcS›oˆg hrgh h¦Tkft hºnGC›oˆg ¦ ‰ ¦ ¿¦ ‰ ³ ‰ ‹Ê ¨ ¦ ¨ ‰ UË. mejores que el vino. oh hermana y novia mía.‰pG v²bpYT ¿ Š ¨ ± ‹ § Š ‹ ©¼ ¦ ‰ Ë« ¦ jhËrF Q°h. oh amados! ¡Bebed en abundancia! 2 Yo dormía.jt hÄk›h¦j.jt hBdk h¦.†pb th :ohœnGC›kŠFn Q°hbnJ jhËru Á« ¦ ¨ ‰ ¦ ³¼ ¨ § © ¥ ± ckju JÊcS v·KF Q°h. He comido mi panal y mi miel. Mis dedos gotearon mirra sobre la manecilla del cerrojo. h¦tIÉcU iIpŠm h¦rUÊg zy :iIœbck›i¦n ¨ ¿ Š ‰ IºBdk hsIs t«ch uh·nGc UÉkZh h¼Bd h¦jhËpv ³ ‰ ¿¦ Ê ² ¨ ¨ ‰ ±° °³ ˆ ¨ :uhœsdn hËrP k¼ft«hu ¨ ²§ ¦ ‰ ‹ ± hrIn h¦.

oh la más hermosa de todas las oh·JBC v¼pHv sIºSn QÉsIS›v©n y :h°bt ¦ ²‹ Š ²© ¦ ¥ ¨œ mujeres? ¿Qué tiene tu amado más que :UbœTgCJv vŠfFJ sIºSn QÉsIS›v©n ¨ ‰ ‹ § ¦ Š¼ ¤ ¦ ¥ cualquier otro amado. 12 Sus ojos son como palomas junto a los arroyos de aguas. al almácigo de las especias. Sus mejillas son o¤GCv .Iºnh¦t. 2 Mi amado descendió a su huerto.I¼dUr…gk IºBdk °³‹ ¿ ˆ ·« © ‹œ ³ ‰ hºk hÉsIs±u hsIs‰k hÊbt d :ohœBJIœJ y«ekku ˆ ¦ ¿¦ °£ °© ¼ ‰ ˆ ± Tt vÎph s :ohœBJI­‹C v¼grv § ©Ê Š ² °© † « ¨ v¼Nht o·kJUrhˆF v¼ut²b vºmr. Su vientre es como h¥sUÉNg uh¨eIJ uy :ohœrhˆPx .F h.I. para apacentar en los jardines y para recoger los lirios.IÉbC o¼f. que ohºBJIœJ uh¨.IœkDsBF ¥ ¤Ë ¦ ± ® ¦ ¿ ° ³Î ¥Ê ¨ ²§ °‹ U¼JkDJ ohºZgv r¤sgF QrgG h°bch¦vrv ‰ ²¤ ° ˆ ¨œ ‡É ‰ ¿ ¥ ‰ © Œ· § ¦ ohºkjrv r¤sgF QhBJ u :sœgkDv›i¦n ˆ ¥ § ¨œ ‡É ‰ ¿ ° ³Î ¦ Š ‰ °© . 4 ¡Qué bella eres. 9 ¿Qué tiene tu amado que no tenga cualquier v¼cvt .I¼bC hºgr Š ¨ ± ‰ ˆ ¥ Así es mi amado y así es mi amigo. negros como oh¼bIh‰F uhÈbh‡g ch :cœrIgŠF . le diréis que estoy enferma de amor. atractiva como Jerusalén e imponente como ejércitos abanderados. escogido como los cedros.Iœnjv h¼rnJ hºkgn ‰ ‹Ë § ¦ « © ¥ § « ‹ Š ¥œ Juradme. 7 Tus mejillas parecen mitades de granada.ÉdUr…gF uhjk dh :.n oKFJ v·mjrv›i¦n U¼kgJ § © ¿ Š Œ ¤ Š § © ¨ Š ¤ . Su figura es IF¦j zy :ohœzrtF rU¼jC iIºbcKF ¿ ° ¨ £ Šœ Š Š ‰ ‹ como el Líbano. Su cabeza es oro ohºkTkT uh¨. cºvz hÉkhˆkD uh¨sh sh :rœcg rIËn . y ninguna hay sin cría.nn :oœkJUœrh . bañados en leche y .‰pG oh·jern . 6 Tus dientes son como rebaños de ovejas que suben del lavadero: que todas tienen mellizos.I¼cJh cºkjc . 5 Aparta de mí tus ojos.Ig§rk o¤GCv . ¡todo él es deseable! vÉzu hsIs vÊz oh·Snjn I¼Kfu ohºE. que si halláis a Ut‰mnT›oœt o·kJUœrh .hgr ¨ ´£ Š ¨ ² Š § ¦ ‰ ¿¦ ²‰ © o¼vJ hºSdBn Qhbh‡g hˆCxv v :. v²bt oh·JBC v¼pHv QºsIS QÉkv v²bt t À¨ ¦ ²‹ Š ²© ¥ ‹ ¨ À¨ sÉrh hsIS c :QœNg UB¼JecbU QºsIs vÉbP © ² ¿¦ ¨ ˆ ¤ § ‹ ± ¥ ²Š ohºBDC .†pKgn ‹ ¿ ¦ © †¼ Œ § una plancha de marfil.I¼rjJ ° ² ¥ « § el cuervo.I¼pyb ¨ ² ‡ ± ¿ ² ‡ « § « 14 Sus manos son como barras de oro iºJ . 16 ®± ¿¦ ® ¦ © £ ©œ Œ ± ¦ © § ©œ Su paladar es dulcísimo.t ¿ § ¦ ¦ Š ¨ ± ‰ † § ¤ mi amado.¤t Š £ ©œ ‹ °© ¦ otro amado. Sus cabellos son ondulados. porque ellos me doblegan. recubierta con zafiros. y lo buscaremos contigo.6:1 ¿A dónde se ha ido tu amado. Tu cabello es como manada de cabras que se deslizan por las laderas de Galaad. oh amada mía! Eres como Tirsa. 8 h¦TgCJv j :. y mi amado es mío! Él apacienta entre los lirios. para que nos hagas jurar 10 Mi amado es blanco y sonrosado.¤Jg uhŠgn Jh·JrTC oh¼tKnn ¥ †É ¿ ¥ ¦ § © ‹ ¦ Š ª § engastadas con crisólitos. Sus labios son como lirios que despiden penetrante aroma. Me despojaron hsh¦sr›.¤t UÊtGb h°bU·gmp h°bUÉFv rh¼gC ¿¦ § § ² Š ‰ ¦ ˆ Š de mi manto los guardias de las murallas. así? :vœccrn kU¼dS oIºstu jm hËsIS h Š Š § ¥ ¨ ¨ ± ¿ ‹ ¦ 11 sobresale entre diez mil.tœKn›k‹g º« © ³ ‹œ ¿ ² ¨ ‰ ‡ ¦ como almácigos de especias aromáticas. oh la más hermosa de todas las mujeres? Dinos en qué dirección se fue. 15 UvÎtrn z·p›h¯bst›k‹g oh¼sXhn JºJ ¿ ¥ § © Š § © ¦ ¨ ´§ ¥ Sus piernas son como columnas de mármol cimentadas sobre bases de oro.ËkIj¤J Iºk UshÉDT›v©n hºsIS›.Im£jr o°hn h¥ehÉpt›k‹g § «œ Š ¨ †œ ¿ œ« ¨· ˆ £ 13 sentados sobre engastes. 3 ¡Yo soy de mi amado.I¼kSdn °© ¿ ¦ ¦ ¨ § ¤ § ±¦ exhalan perfumes. a me golpearon y me hirieron. oh hijas de Jerusalén.IMU§e z·P o¤.F I¼Jt«r th ˆ © ‰ © ¿ Š †É fino. oh hijas de Jerusalén.

I¼trk h¦Tsrh zId¡t .7:1 ¡Qué bien lucen tus pies con las sandalias.nIœe ©¼ ¨ ± ¨ ¨ ‰ ¨ § ¨œ ¿ ¥ ¨ amado mío. y tu cabellera es Q°hsJ hËbJ s :ohœBJI­‹C v¼dUx ohºYj ©Á ¨ ¯ § °© ² ¦ ¦ como púrpura real aprisionada en trenzas.ËKsu kºnrFF Qhkg ¨ ²§ © Š ¥ ‹ © ± ¤ § ‹ ‹ ¿ ° ‹Î Š de manzanas! 9 Tu paladar es como el buen vino que corre suavemente hacia el amado y fluye por . para ver los retoños del valle. para ver :. vNv ohË­J j :Qœ. Alojémonos en través de tu velo.Nmk s‹gCn Qº.Ëjt ¨ § ‹ ‰ ¦ ¨ Š ¨ ¦ ‰ ¿ © © alaban diciendo: 10 «¿Quién es aquella que raya . 3 Q°hngp UÍpH›v©n c :o°hbjNv .IœkDsBF v¼Nht vºNjF ² § °‹ ¨ ´£ ¨ © ‹œ si las vides ya han florecido.Énrg QbyC d®zNv r¼xjh›k©t r©vXv cabeza es como el Carmelo. oh Sulamita! ¡Vuelve. 8 Hay sesenta reinas. iÉDt QrrJ d :iœNt hËsh v¼Ggn ohºtkj ³© ¿ ¥ § ¨ ¨ ¨ ¥ ± ¥ … ©œ ¦ Š £ en la puerta de Bat-rabim. 8 Pensé: «¡Subiré a la palmera y me kÉSdnF QPt ohºCr›. mi hÉCtC .It§rk k©jBv ¯¥ ®º © ¨ § Šœ £ ¿ ˆ ²· © pueblo. Tu vientre es . vuelve.» Las reinas y las concubinas la V·TskIœhk th¼v vËrC VºNtk th¦v . que mira hacia Damasco. 6 ¡Qué Q¼rt²Um v :vœHcm hËntT oh¼rpg hËbJF ¥ ‹ ²ˆ ‰ ¥ ¢ ¨ ¦ Š „ ¯§ ˆ bella y dulce eres.t«z j :ohœdUb…gTC v¼cvt TngB›v©nU Ê ° ©œ ‹ Š £ ©œ § § ‹º ² mi amado. La ven las mujeres y la llaman: hº. § ©º ¨ ¦ ‰ ³ ‰ ©º ² °« ¦ ¨ vuelve. IÉnF Q°hfrh hÉeUN©j ch·sb›. y él me desea con ardor! 11 Ven. oh Q°hsJu rºn. ochenta iIN¦rv j‹kpF z :oœvC ihËt v¼kFJu ¿ ¨ †Ê ‰ ¤ Š ¥ Š Œ © ± concubinas y un sinnúmero de jóvenes mujeres. y la fragancia de tu boca como i·nDrtF Q¼Jt«r . cuando danza en medio :chœsb›h¦Ng . queremos mirarte! ¿Qué habréis de h°b. 12 Y antes que me diese cuenta.N. oh amor deleitoso! 7 Tu talle es iI½CJjC .Ëjt y :rœPxn ihËt ¦ ¨ © ¦ ² ¿ © © Š § ¦ ¥ «Bienaventurada.IÉfrC Q°hbh‡g i·­v kÉSdnF § ¤ ‰ ¥ ‰ ³Â ¥ © © ±¦ ‰ como una palmera.ÊBD›k¤t th ‡ ¦ ‰ § ˆ § ©º ² ¿ ³° alma me puso sobre los carros de mi generoso Um¼bv i†pDv vÉjrpv .hˆpH›v©n z :ohœyvrC rUËxt Q†kn ¿ ² ¦ ¨ § Š ¨ ¤¼ 10 los labios de los que se duermen.I¼cFrn ¦ ² ‹ ‰ § © de los dos campamentos? .bIh th¦v .IbŠc vUÊtr Š § ¨ § © ± ³œ ¿ ¨ ¨ como el alba y es bella como la luna. radiante como el sol e imponente como ejércitos .hºNkUÉ­v hcUÎJ hˆcUÊJ t ¦ ‹ © ¿ˆ que no le falta el vino aromático. Tu nariz es como la © ¥ … ¿ ¯§ ˆ ¨· © © § ® ©º © torre del Líbano.IËfkn vUºr­thu . 2 Tu ombligo es como una copa redonda a la hˆcU¼J hˆcUËJ . y tus pechos como racimos de dátiles. 5 Tu . si han brotado los granados. mellizos 4 de gacela.t«z›h¦n h Ë :¨vUœkkvhu oh¼JdkhœpU ‰ © ± ³œ ¦ ±‹ ˆ 11 Al huerto de los nogales abanderados?» vrC v½bcKf vÉph r©jJ›In‰F v¼peJBv ¿ ¨ Š ²Š ‰ ‹ Š ² ¨· Š ¨ § °© descendí. 13 ¡Vuelve.¼kjnF ©Á Š ‰ ² ²œ £ ©œ ©œ ‹ « § ˆ Tus dos pechos son como dos venaditos. Tu cuello es como torre de marfil. vayamos al campo. quien la considera predilecta. mi perfecta! Ella .nG hÉJpb h¦Tgsh tÉO ch :ohœbNrv observar en la Sulamita.‹C rgJ›k‹g © ±¦ ‰ ¿ ‡ © ˆ © ¿ ‹ ©Î prenderé de sus racimos!» ¡Sean tus pechos como QÊJt«r u :e¤GNs hËbP v¼pIm iIºbcKv ¥ ¨œ © ¯ ‰ † Š ‰ © racimos de uvas.nS Q.I¼nkgu oh·JdkhœP oh¼bnJU .‹C oh¼kgBC ‰ ‹º ¥ ± ¥ ¦ ² ˆ Š ±‹ Tus ojos son como los estanques en Hesbón.IºfkN Š … ³œ ¦ ±‹ ˆ °« § Š § es la única hija de su madre.Er ¿ ¨ ¥Î ¦ ¦ ¥ ¨ ‹ ‰ ‹¼ ¦ ¥ ¨ © 9 ¡Pero una sola es mi paloma. obra de las manos de un artista. ¡Yo soy de . hÉ. oh hija de nobles! Los contornos de tus muslos son como joyas.k vÉ.hºNkUÉ­C Uz¡jT›vœn Q·C›v®zjbu ¦ ‹ ‹ ¿ ¤ © Š ¡ ®± como un montón de trigo rodeado de lirios.

yo te besaría sin que nadie me menospreciara.IœkFJtk ¨ ¨ ‰ † ƒ ¤ ¿ ¦ § ©Î ¨ « § © ‰ QhsJ tÊb›Uh§vhu uh·BxbxC v¼zjt ¿ ° ©Î ¨ ² °œ ± ² ¦ ± © ‰ ² £ œ« :ohœjUP©TF Q¼Pt jhËru i†pDv .¤t iËTt oÁJ ¦ ¨ © Š © « ¥ ¤ ¨ ohºsdn›kŠF UbhÎj. que mamó los pechos de mi madre! Así.IËjt j Š ¥ ©¼ ¨ ± ² © § ¿ Š ¨ .Uj‹c Wtmnt ˆ ² ³ º § ¨É ¤ ¿ Ê £ Šœ § ¤œ h¼Nt . cómo quisiera que fueses mi hermano. 8 Tenemos una hermana pequeña que todavía no tiene pechos.Ijœf h°bnh¦G u :W§. 6 Ponme como sello sobre tu corazón. hasta que quiera! 5 ¿Quién es ésta que sube del desierto.IÉbC o¼f.IÉkFJtF ¦ ‹ ‡ © © ¥ ± ®º © ‰ § ¤ ‰ h¼sIs‰k QËkIv cIÁYv ihËhF QÈFju h ¦ ‡ © ¯‰ ‡ ¦ ± hÉbt th :ohœbJh hË.¤t ¦ Š § ¤ ¤ ‹ Š £ ©œ ¨ .hËC›k¤t Wthct Wdvbt c ¦ ¦ ‡ Á £ œ ˆœ £ ½ … ¨œ ± ¤ xh¼xgn j©erv i°hHn WeJt h°bsNkT ¦ … ¥œ ¤º ¨ ³É ¦ ¿ § § © ¥· § ‹ § I¼bh¦nhœu hºJt«r . allí donde tuvo dolores la que te dio a luz. 12 madruguemos para ir a las viñas.uNf vÊZg›hœF WºgIr±z›k‹g o.h‡C ² Š £ ©œ Š ¿ V·k ihÉt o°hsJu vºBye UbÎk .kCj v¨NJ Š ‰ ¦ ¨¼ ¤ ¦ ‹É ‰ ¦ À¨ W½Ck›k‹g oÂ.¤t JhÂt iÎTh›o¦t vU·pyJh ¦ ¥ ° ¨ § § ° :Iœk UzUËch zI¼C vºcvtC I. oh amado mío. 2 Yo te llevaría y te metería en la casa de mi madre.pG c¼cIS oh·rJh¥nk °£ °¥ ± ¥ ‰ ¦ ‡ ¦ ¨ ‰ vÊfk ch :Iœ.œPjTJ sËg v¼cvtv›. ¿Qué haremos de nuestra hermana cuando de ella se empiece a hablar? 9 Si ella es muralla. y a nuestras puertas hay toda clase de frutas selectas: tanto frescas como secas que he guardado para ti.t«z †¼ © § ¦ Š § ¦ © ¿ Š « ½ WhºTrrIœg jUÎPTv . Si el hombre diese todas las riquezas de su casa para comprar el amor.¤t .t h¦TgCJv s :h°beCjT ‰ † § ¤ ‰ ‹Ë § ¦ ¥œ ‰ © § UÁrrgT›v©nU | UrhÍgT›v©n o·kJUœrh § œ« § œ ˆ ¨ Š ¨ ± hÉn v :. edificaremos sobre ella torreones de plata. si se han abierto sus botones. oh hijas de Jerusalén. ¡Allí te daré mi amor! 13 Las mandrágoras ya despiden su fragancia.P›k‹gu jh½r›Ub§.c vÉkgt hTrnt y :. que no despertaréis ni provocaréis el amor.©jT Ikt«nG d :hœbNr ° ¦ ©É ¿ § °« ¦ . Y yo te haría beber vino aromático y jugo de granadas. 3 Su brazo izquierdo está debajo de mi cabeza. de cierto lo despreciarían.IÉCfk Uk‰fUœh ¨ ± Š £ ©œ ¨œ ‹ ‰ ¿ iIÊv›kŠF›. la recubriremos con paneles de cedro.IjœF ¿ ® ¨Î ‹ ² ‹ ˆ † ¿ ¨ ‹ vhÈpJr v·tbe kI¼tJf vËJe vºcvt ¨ † ¨ § ¨ ±¦ § ˆ ¨ ¨ Š £ ©œ tÊO oh½Cr o°hn z :vœh.I¼rvbU vºcvtv›. recostada sobre su amado? Debajo de un manzano te desperté. allí donde tu madre tuvo dolores.skh † ˆ ¨ ‹ ¥Î ©œ Š ± . ni lo pueden anegar los ríos. o si han brotado los granados.©jT V·sIS›k‹g ¦ § © ©¿ © © ©Ê ¨ vËkCj v¨NJ WºNt W§. inconmovible como el Seol es la pasión. es como poderosa llama.cvkJ J¼t hÈPJr ˆ © ©É ² § † ¤Ë ‰ © ¥ ‡ § ¦ tÉO . y su derecho me abraza. Sus brasas son brasas de fuego. 10 Yo soy rºn.¤ePr. 8:1 ¡Oh. Si ella es puerta. como sello sobre tu brazo. 4 ¡Juradme. Porque fuerte como la muerte es el amor.b ¦ ²§ ¿ ¥ ¨ ‰ ± © ¥ ²œ :Qœk h¦Tbpm h¼sIS oh·bJh›o³D oh¼Jsj Š ± ‹Ë Š ¦ °¨ ± ¦ ¨ £ h·Nt hÉsJ e¼bIh hºk jÉtF WbTh hÊn t ¦ ¦ ¥ § ¯ ˆ ¨ ‰ ¿ ±¤ ° ¦ :hœk UzUËch›tO o¼D We­t . al encontrarte afuera. Veamos si han florecido las vides.eUJ§T h¼kgu hºsIs‰k Š ‰ ¨ ‹ Š ± ¦ :ohœrpFC v²bh¼kb vºs¬v tÉmb hsIs ¦ Š ‰ ‹ ˆ ² ¤ ¨ © ‡ ¯ ¿¦ vÊjrP o¦t vÄtrb ohºnrFk vnhÎFJb dh ¨ § Šœ ¤ § ° ¦ ¨ ‰ ‹ ¿ ¨ ˆ § ³ oh·bIN¦rv Um¼bv rºsnXv jÉTP ipDv ° ¨ ¯¥ © ¨ § © © ˆ ¿ † ®Î © ohÉtsUSœv sh :Qœk h¼sS›.n rºCsNv›i¦n vkg .las aldeas. 7 Las poderosas aguas no pueden apagar el amor. y tú me enseñarías.

13 ¡Oh tú que habitas en los jardines.hËhv ¨ ¥ ‰ ² ‰ °¨ iË. oh amado mío! Sé semejante al venado o al cervatillo sobre los montes de las especias.muralla.¤t § ˆ ‰ ˆ ² ¦ ¦ § «‹ †¼ © .¤xF © ¨ † Š ² ¦ ¤É ± Š· zÁt . 12 ¡Pero mi viña está delante de mí! Las mil piezas sean para ti.b iIºnv k‹gcC vnO§Jk vÊhv o¤rF th © ² ¨ ‹É ‰ ¿ « ˆ ²¨ †É I¼hrpC tËch JhÁt oh·ryBk o¤rFv›.ËtmIn‰F uh¼bh‡gc h¦. y mis pechos son torreones. oh Salomón.jtk vGgB›vœn Š ª ±¤ ‹ ¥ « £ ‹œ ¿ ¤ … ³œ © . 11 Salomón tuvo una viña en Baal-hamón.¤t ohËrybk o°h. :VœC›r‹CsHJ oI¼HC Ubº.†cJIH©v dh ˆ § © ¦ ‡ £ °³‹ ¤É h½sIS | jÉrC sh :h°bhœgh¦nJv Q¼kIe‰k ¦ © ‰ ˆ § © ‡ k¼g ohºkHtv r†pgk IÀt hcmk Wk›v¥nsU ‹ ˆ ² © ¨œ É« ‰ ¿ˆ ‰ ˆ Ê ‰ § œ :ohœnGc hËrv ¦ ¨ ‰ ¥ ¨ .†kt ¤Ê ¨ ² Š ‰ ˆ ¤ ¦ § ‹ Šœ ¤Ë :IœhrP›.©rhÉy vh¼kg vËbcb thºv vÉnIj›o¦t y ¦ ¨ † Š ®‰ ° ¦ ¨ jUËk vh¼kg rUËmb thºv .I·kSdNF h¼sJu vºnIj hÉbt h :z¤rt ¨ ¨ ±¦ ‹ © ¨ ± ¨ °£ ¨œ :oIœkJ . la cual entregó al cuidado de guardias: Cada uno de ellos debía traer mil piezas de plata por su fruto. mis compañeros desean escuchar tu voz! ¡Déjame oírla! 14 ¡Escápate.t¨nU v«nO§J Wk § ˆ ¦ § «‰ ©¼ º ¿ ‰ ohËch¦Jen ohÁrcj oh½BDC .†kS›o¦tu . Entonces llegué a ser a sus ojos como quien encuentra paz.¤xF . y doscientas para los que guardan su fruto.†ktv h·bpk h¼KJ hËnrF ch :.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful