1

IRAM - Instituto Argentino de Normalización
Curso:
Estimación del riesgo auditivo por exposición a ruido
según la Norma ISO 1999 : 1990
Federico Miyara
1. Introducción
ISO es la sigla en inglés de International Organization for Standardization, es decir, Or-
ganismo Internacional de Normalización. Esta institución agrupa institutos nacionales como el
IRAM (Instituto Argentino de Normalización), y emite normas internacionales luego de some-
terlas a la votación de sus miembros. Estas normas son el resultado del trabajo de diversos co-
mités técnicos, en los que participan representantes de los diversos organismos nacionales. Una
vez que un comité elabora un borrador (draft), el mismo pasa a consideración de sus miembros,
y finalmente a votación. Los procedimientos de aprobación son severos, requiriéndose una ma-
yoría especial del 75% para que un borrador se transforme en Norma.
Las normas internacionales, de igual modo que las nacionales, son de adhesión volunta-
ria, vale decir que constituyen bases para un compromiso o acuerdo explícito o implícito entre
dos o más partes. Sin embargo, en muchas oportunidades pasan a formar parte de legislaciones
de alcance local, nacional o internacional.
Las normas correspondientes a Acústica son preparadas y discutidas por el Comité Técni-
co ISO/TC 43 Acoustics, que ha emitido una considerable cantidad de normas internacionales.
Muchas de las normas establecen procedimientos de medición que garanticen resultados co-
rrectos y repetibles cuando los mismos son aplicados por diversas personas o laboratorios. Otras
normas, como la que nos ocupa, se refieren a los efectos esperables cuando se aplican determi-
nados estímulos al ser humano. Para su trabajo, este Comité reúne resultados de numerosos
trabajos científicos, los compara y compatibiliza, obteniendo relaciones que gocen del máximo
consenso o acuerdo posible en un determinado estado de avance del conocimiento sobre el
asunto considerado.
2. Antecedentes históricos
El efecto del ruido laboral sobre la audición humana es conocido desde tiempos remotos.
Ocupaciones como la herrería, la calderería y otras industrias metalúrgicas conducían a la larga
a la sordera de quienes las practicaban.
Plinio el Viejo (28-79 DC) había observado que los nativos que vivían y pescaban cerca
de las cascadas y rápidos del alto Nilo ensordecían (Rosen, 1974).
Hacia el año 1700, Bernardino Ramazzini (1633-1714) describía, en su obra “De Morbis
Artificum Diatriba”, los efectos del ruido sobre la audición de los broncistas en estos términos:
“...Existen broncistas en todas las urbes y en Venecia se agrupan en un solo barrio; allí marti-
llan el día entero para dar ductilidad al bronce y fabricar luego con él vasijas de diversas cla-
ses; allí también sólo ellos tienen sus tabernas y domicilios, y causan tal estrépito que huye
todo el mundo de un paraje tan molesto. Dáñase pues principalmente el oído del continuo fra-
gor y toda la cabeza por consiguiente; ensordecen poco a poco y al envejecer quedan total-
mente sordos; el tímpano del oído pierde su tensión natural de la incesante percusión que
repercute a su vez hacia los lados en el interior de la oreja debilitando y pervirtiendo todos los
órganos de la audición...” (Werner et al., 1995; González, 2000)
2
La investigación sistemática de tales efectos más allá de la observación empírica debió
esperar al siglo XX, cuando la tecnología hizo posible cuantificar y medir no sólo el sonido en
sus diferentes aspectos (intensidad y contenido espectral), sino también la propia audición. De-
bido a la imposibilidad ética de experimentar intencionalmente con la audición humana, por
ejemplo induciendo pérdidas auditivas por exposición a ruidos controlados, los científicos recu-
rrieron a reunir grandes cantidades de datos obtenidos de situaciones de exposición a ruidos de
carácter laboral.
1
En algunos casos se ha utilizado la hipótesis denominada de igualdad de los
efectos temporarios, según la cual la disminución auditiva temporal (y por lo tanto reversible)
ante una exposición a ruidos de determinadas características es una réplica de la pérdida auditi-
va permanente al cabo de varios años de reiterada exposición al mismo tipo de ruidos. Esta hi-
pótesis permite realizar experimentos menos cuestionables, al no implicar daños permanentes
sino temporarios en los sujetos investigados, los cuales pueden extrapolarse a los efectos irre-
versibles. Sin embargo, la hipótesis ha revelado no ser del todo correcta.
En el célebre libro “Acoustics”, publicado por Leo Beranek en 1954, se describen los
primeros criterios tentativos en relación con los niveles capaces de dañar el oído. En este caso el
criterio, propuesto por Kryter en 1950, estaba dado en términos de lo que en Psicoacústica se
conoce como bandas críticas.
2
Según el mismo, se establecía un límite para el nivel de presión
sonora en cada banda crítica de 85 dB por encima del umbral de audición (Tabla 1). Si en todas
las bandas críticas el nivel del ruido estaba 5 dB por debajo del límite, entonces ante exposicio-
nes laborales de 8 horas diarias y 50 semanas al año durante 5 años la probabilidad de tener
daño auditivo era muy baja. Si, en cambio, la exposición estaba 5 dB por encima en alguna ban-
da, aún en una exposición durante un año la probabilidad de que algunas personas expuestas
tuvieran daño permanente era alta (Beranek, 1986).
Tabla 1. Criterio de Kryter sobre daño auditivo (adaptación)
f
L
máx
[dB]
Banda crítica
L
máx
[dB]
Banda de octava
50 110 110
100 95 102
200 88 97
400 85 95
800 84 95
1600 83 95
3150 82 95
6300 81 95

1
Al parecer, en el ámbito ocupacional priman y han primado siempre otros criterios éticos (a nuestro
entender severamente cuestionables) por los cuales el factor económico se encuentra por encima del
derecho individual a la salud orgánica y psíquica. Aunque las técnicas de control de ruido han mejora-
do notablemente en las últimas décadas, la así llamada factibilidad económica suele ser la principal
preocupación, en detrimento de la salud y bienestar de los trabajadores. Como ejemplo notable de cu-
án internalizada está esta concepción en el pensamiento contemporáneo, podemos citar las siguientes
palabras del Dr. Aram Glorig, un conocido investigador sobre los efectos del ruido: "Es obvio (...) que
si vamos a adoptar la postura de que no haya riesgo auditivo en absoluto, los niveles de exposición a
ruido deben ser de 80 dBA o menos. También se sabe que lograr esos niveles en la industria con ma-
quinarias tal como están diseñadas en la actualidad es económicamente impráctico. Por consiguiente,
la comunidad debe aceptar un compromiso y asumir cierto riesgo que sea consistente con ese com-
promiso" (Beranek, 1988).
2
Una banda crítica es una banda de frecuencia centrada alrededor de un tono tal que el enmascara-
miento producido por un ruido blanco que se extiende hasta afuera de dicha banda no es mayor que si
el ruido se limita sólo a la banda (suponiendo la misma potencia total).
3
En otro libro compilado por Beranek con la colaboración de otros autores, “Noise Reduc-
tion” (1960), Kryter aporta un capítulo con criterios actualizados sobre los efectos del ruido en
la audición (Beranek, 1960). Los dos más significativos son los incluidos en el reglamento AFR
160-3 de la fuerza aérea norteamericana, de 1956, y el de la American Standards Association de
1954. El primero de ellos establece un límite de 85 dB para la exposición a ruidos de banda
ancha a lo largo de toda la vida en todas las bandas de octava, que por comparación con el de
Kryter demuestra ser bastante más estricto. Además, por primera vez incluye una penalización
de 10 dB por sonidos tonales. Es decir, que para un tono puro el límite ha de ser de 75 dB en
lugar de 85 dB. La razón para ello es que en una octava hay alrededor de 10 bandas críticas,
3
por lo cual un ruido de banda ancha de 85 dB en una dada octava correspondería aproximada-
mente a 75 dB en cada una de sus 10 bandas críticas.
El criterio de la American Standards Association, por su parte, establece que si se somete
a un grupo de personas a una exposición laboral (8 horas por día laborable) durante 25 años de
manera que en las bandas de octava superiores a 300 Hz el nivel sea menor de 80 dB los daños
auditivos serán despreciables. Lo interesante de este criterio es que por primera vez se considera
el concepto de distribución estadística de la población en cuanto a su agudeza auditiva, y a la
introducción de dos límites arbitrarios con respecto a cuándo se considera que se tiene daño
auditivo (en este caso, cuando la pérdida alcanza los 15 dB) y a qué porcentaje de afectados se
considera despreciable (en este caso, un 1%).
Finalmente, Kryter concluye proponiendo un criterio en el cual tiene en cuenta la suscep-
tibilidad para diferentes grupos etarios, teniendo en cuenta el concepto de presbiacusia, es decir
la disminución de la agudeza auditiva con la edad. Kryter propone en este caso que la presbia-
cusia se origina en la menor tolerancia a los ruidos de la vida diaria a medida que avanza la
edad.
La conclusión anterior es coherente con un célebre trabajo de Rosen, Bergman, Plester,
El-Mofty y Satti de 1962. Este grupo de investigadores se trasladó a la República de Sudán, en
el continente africano, e investigó a los Mabaans, un pueblo tribal primitivo de desarrollo cultu-
ral comparable a la edad de piedra tardía. La condición que cumplían era la de ser personas muy
tranquilas, pacíficas y silenciosas, siendo el nivel sonoro habitual de 40 dBC. Los máximos
niveles encontrados fueron de 110 dB al final gritado de unos cánticos corales realizados espo-
rádicamente durante los dos meses al año de cosecha primaveral. Realizaron estudios audiomé-
tricos a más de 500 individuos de uno y otro sexo y todas las edades, y comprobaron que las
pérdidas auditivas promedio eran, a los 70 años, comparables a las correspondientes a indivi-
duos de entre 30 y 50 años del estado norteamericano de Wisconsin y otros, aún de grupos po-
blacionales seleccionados por su baja exposición a ruidos (Rosen et al., 1962). Estos resultados
han consolidado la denominación de socioacusia para el deterioro auditivo con la edad en con-
textos sociales relativamente ruidosos (si bien de niveles no tan altos como los laborales).
En otro importante libro compilado por Leo Beranek con la contribución de un nutrido
grupo de especialistas, “Noise and Vibration Control” (1971, reeditado en 1988), Aram Glorig,
médico higienista, aporta el capítulo sobre criterios de riesgo auditivo. En él aparece un criterio
completo de carácter estadístico en el que se tiene en cuenta la exposición en términos de nivel
sonoro del ruido con compensación A (ver sección 4), en lugar de clasificarlo en términos de su
distribución espectral. Esto implica una enorme simplificación en la obtención de los datos, ya
que permite prescindir de equipamientos costosos tales como analizadores de espectro. El precio
a pagar es que se limita a cierto tipo de ruidos industriales de banda ancha.
El criterio, indicado en la Tabla 2, considera la cantidad de años de exposición así como
la edad, y proporciona el riesgo porcentual de adquirir una discapacidad auditiva permanente,
definida como un aumento promedio de 25 dB en el umbral auditivo correspondiente a las fre-
cuencias de 500 Hz, 1000 Hz y 2000 Hz (a partir del cual comienza a haber dificultades para la
inteligibilidad de la palabra hablada). El riesgo, a su vez, se define como la diferencia entre el
porcentaje de personas en un grupo sometido a una determinada exposición a ruido que adquiere

3
Las bandas críticas para sonoridad resultan ser 2,5 veces mayores que las para enmascaramiento, lo
cual corresponde a alrededor de 1/3 de octava. Se ha argumentado que las “bandas críticas para el da-
ño auditivo” deberían ser más acordes a las correspondientes a la sonoridad que al enmascaramiento.
4
discapacidad auditiva permanente y el porcentaje de personas no expuestas que adquiere dicha
discapacidad. Según puede observarse, el riesgo aumenta hasta cierta edad y luego disminuye.
Esto se debe a que a edades avanzadas, ya sea por efectos presbiacúsicos o socioacúsicos, la
audición se deteriora rápidamente aún sin exposición significativa a ruidos laborales, por lo cual
el efecto del ruido parece menos importante (Beranek, 1988).
Tabla 2. Criterio de Glorig sobre riesgo porcentual de daño auditivo (adaptación)
Edad 20 25 30 35 40 45 50 55 60 65
Años de exposición 0 5 10 15 20 25 30 35 40 45
80 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0
85 0 1,0 2,6 4,0 5,0 6,1 6,5 8,0 8,0 6,5
90 0 3,0 6,6 10,0 11,9 13,4 15,6 17,5 18,0 14,5
95 0 5,7 12,3 18,2 21,4 24,1 26,7 28,3 28,0 24,0
100 0 9,0 20,7 30,0 35,9 38,1 40,8 41,5 40,0 35,0
105 0 13,2 31,7 44,0 49,9 54,1 57,8 57,5 54,0 44,5
110 0 19,0 46,2 61,0 68,4 73,1 73,8 71,5 64,0 51,5
N
i
v
e
l

d
e

e
x
p
o
s
i
c
i
ó
n
[
d
B
A
]
115 0 26,0 61,2 79,0 83,9 86,1 84,3 89,5 70,0 55,0
En 1972, la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (Environmental
Protection Agency, EPA)
4
, fue comisionada por el Congreso, como parte de los requerimientos
de la Ley de Control de Ruido (Noise Control Act, 1972), para elaborar y publicar una serie de
criterios con respecto al ruido. El resultado fue un extenso documento emitido en marzo de 1974
bajo el título de “Información sobre los niveles de ruido ambiental requeridos para proteger la
salud y el bienestar públicos con un adecuado margen de seguridad”, más conocido como “The
‘Levels’ Document” (EPA, 1974). Es una afortunada circunstancia el que el propósito de dicha
investigación fuera sólo informar y no regular, ya que entonces fueron dejados de lado diversos
intereses políticos y económicos y el estudio se concentró en obtener resultados científicos y no
compromisos entre lo deseable y lo posible.
5
Si bien los criterios abarcan varios rubros además
del daño auditivo, nos concentraremos aquí en los criterios para la protección de la audición.
Las premisas básicas de las cuales partió este organismo fueron las siguientes: 1) En ge-
neral el efecto más notorio del ruido se produce en la frecuencia audiométrica de 4000 Hz, por
lo tanto el propósito del criterio es proteger esta frecuencia. 2) Los cambios en el nivel de audi-
ción menores de 5 dB son difíciles de determinar confiablemente y además se consideran esca-
samente significativos. 3) Un individuo no puede ser dañado auditivamente por sonidos que no
puede escuchar. 4) Si se protege al 96% de las personas con mejor audición, el 4% restante tam-
bién estará protegido pues corresponden a aquéllos que, por tener ya hipoacusias, no pueden oír
los sonidos que resultan admisibles para el resto. Bajo estas condiciones, la EPA concluye que
el nivel de protección es de 70 dBA promedio a lo largo de las 24 horas diarias durante un inter-
valo de 40 años. Trasladado al campo laboral, esto es equivalente a un límite de 75 dBA en una
jornada laboral de 8 horas.
Ahora bien, este criterio no debe interpretarse (como erróneamente suele hacerse) en el
sentido de que sea generalmente peligroso exponerse a sonidos de más de 75 dBA. Por empezar,
el criterio propuesto es el de un cambio de 5 dB en el umbral auditivo, que es un criterio muy
conservativo. De hecho, el criterio audiológico comúnmente aceptado es de entre 20 dB y 25 dB
para ingresar en el terreno de la patología. En segundo lugar, este criterio protege aún a las per-
sonas con mayor labilidad auditiva, por lo cual la mayoría de las personas no sufrirán ninguna

4
La EPA es el organismo gubernamental federal encargado de regular los aspectos medioambientales
en los Estados Unidos.
5
Es significativo el hecho de que algunos años más tarde la Oficina de Reducción y Control de Ruido,
encargada de llevar a cabo las políticas ambientales sobre ruido fue desfinanciada y por lo tanto vir-
tualmente desmantelada por el gobierno federal.
5
consecuencia. En tercer lugar, el descriptor utilizado es un nivel equivalente o promedio, por lo
cual a menos que el ruido sea casi constante, habrá altibajos que permiten que, superándose por
momentos dicho valor, en otros los niveles sean menores.
En 1975 surge la primera edición de la Norma que nos ocupa: la ISO 1999, que se propo-
ne normalizar la determinación del riesgo auditivo por exposición a ruido. El principio es simi-
lar al de Glorig, con diferencias en los valores. Utiliza el criterio de daño auditivo de 25 dB para
el promedio del aumento del umbral auditivo en 500 Hz, 1000 Hz y 2000 Hz, y el parámetro
considerado como nivel de exposición es el nivel sonoro continuo equivalente con ponderación
A (ver sección 4) referido a una semana laboral de 40 horas. Para otras exposiciones será nece-
sario efectuar una conversión. La versión 1975 de esta norma daba un procedimiento de cálculo
basado en tablas de índices parciales de exposición asociados con un nivel sonoro y su duración.
El índice parcial de exposición es el porcentaje de energía aportado por la presencia de un nivel
sonoro L
i
durante un tiempo ∆t
i
(en horas) con respecto al aportado por un nivel sonoro de 90
dBA durante 40 horas, es decir:
10
70
10
40

·
i
L
i
i
t
E

. (1)
Luego se obtiene el nivel equivalente L
eq
mediante la expresión
i eq
E log L Ó 10 70 + · . (2)
En la actualidad este procedimiento puede evitarse teniendo en cuenta que la mayoría de los
sonómetros son integradores.
Tabla 3. Criterio ISO 1999:1975 sobre riesgo porcentual de daño auditivo (adaptación)
Edad 18 23 28 33 38 43 48 53 58 63
Años de exposición 0 5 10 15 20 25 30 35 40 45
80 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0
85 0 1 3 5 6 7 8 9 10 7
90 0 4 10 14 16 16 18 20 21 15
95 0 7 17 24 28 29 31 32 29 23
100 0 12 29 37 42 43 44 44 41 33
105 0 18 42 53 58 60 62 61 54 41
110 0 26 55 70 76 78 77 72 62 45
N
i
v
e
l

d
e

e
x
p
o
s
i
c
i
ó
n
[
d
B
A
]
115 0 36 71 82 86 84 81 75 64 47
Consideremos un ejemplo que nos permitirá una comparación ulterior con la edición de
1990. Supongamos un disc-jockey que trabaja 4 horas por día durante 3 días semanales someti-
do a un nivel equivalente en cada sesión de 105 dBA, y que efectúa ese trabajo desde los 18
años hasta los 33 años. Entonces, efectuando los cálculos, el nivel equivalente resulta ser de
aproximadamente 100 dBA. La exposición es de 15 años, por lo cual el riesgo porcentual es de
un 37 %: casi 4 de cada 10 individuos en estas condiciones superará los 25 dBA de pérdida au-
ditiva promedio.
3. Introducción a la Norma Internacional ISO 1999 : 1990
La segunda edición de esta Norma Internacional, actualmente en vigencia, se titula
“Acústica – Determinación de la exposición a ruido laboral y estimación de la pérdida auditiva
6
inducida por ruido” (ISO, 1975).
6
A diferencia de la primera edición, la actual no se propone
determinar directamente el riesgo auditivo, sino más bien la distribución estadística del daño
auditivo expresado en términos del desplazamiento del umbral de audición a las diversas fre-
cuencias.
Para comprender esta diferencia, recordemos que el riesgo auditivo es la diferencia por-
centual entre los que adquieren una discapacidad determinada en un grupo expuesto y los que la
adquieren en un grupo no expuesto. Ello implica adoptar un criterio más ó menos arbitrario
sobre qué se entiende por “discapacidad”. Ya hemos visto por lo menos dos criterios diferentes:
1) que el promedio de los desplazamientos del umbral auditivo en 500 Hz, 1000 Hz, 2000 Hz
supere los 25 dB (Glorig, ISO 1999 : 1975); y 2) que el umbral auditivo en 4 kHz sufra un des-
plazamiento de 5 dB (EPA).
El criterio es arbitrario porque responde a una decisión de carácter más político que cien-
tífico. Por ejemplo, podría considerarse que el tener dificultades para la comprensión oral impli-
ca discapacidad (lo cual corresponde al criterio de los 25 dB), pero también podría considerarse
una discapacidad cualquier desplazamiento permanente medible del umbral (y entonces esta-
ríamos en el criterio EPA). Aún refiriéndonos a la inteligibilidad oral, podría a su vez depender
de la calidad de la inteligibilidad (expresada, por ejemplo, en términos del índice de articulación
silábica deseado). El criterio a adoptar puede responder a condicionamientos de tipo económico
o ético. Por ejemplo, si la legislación obliga al Estado (o al empleador, o a la compañía asegura-
dora) a pagar una indemnización a quienes adquieran discapacidad auditiva, la cantidad de in-
demnizaciones dependerá inversamente de la altura en se ubique la “valla”.
La edición de 1990 de esta norma se aparta explícitamente de esta discusión, la cual se
deja en manos de los entes de aplicación, sean éstos reparticiones gubernamentales nacionales,
regionales o locales, o los departamentos de personal de las empresas, en caso de que desearan
fijar políticas de higiene y seguridad más estrictas que las exigibles por ley (por ejemplo quienes
se encuentren en el nivel 4 de la Ley de Riesgos del Trabajo vigente en la Argentina). Las razo-
nes argumentadas son, esencialmente, la gran cantidad de criterios de discapacidad existentes,
muchos de los cuales pueden estar plenamente justificados según el contexto.
El objetivo de esta edición de la norma es, entonces, dar, tan objetivamente como los co-
nocimientos científicos disponibles lo permitan, la distribución estadística del desplazamiento
permanente del umbral a diversas frecuencias en función de la edad y del nivel de exposición a
ruido normalizado a una jornada laboral de 8 horas.
En las secciones que siguen introduciremos los conocimientos esenciales para la com-
prensión y aplicación satisfactoria de esta Norma. Se refieren a las mediciones acústicas, a los
mecanismos básicos involucrados en la hipoacusia inducida por ruido y su evaluación, y a los
conceptos estadísticos utilizados.
4. Medición del ruido
La norma ISO 1999 : 1990 utiliza el nivel de exposición a ruido, L
EX, 8h
, como magnitud
fundamental para describir la intensidad del ruido. El mismo se origina en el nivel de presión
sonora L
p
,

definido por la ecuación
( )
2
0
10 p / p log L
p
· , (3)
donde p es la presión sonora, o diferencia entre la presión instantánea y la presión atmosférica
estática, y p
0
es la presión de referencia, igual a 20 µPa. El nivel de presión sonora se expresa
en decibeles, abreviados dB. La utilización de una expresión logarítmica para la presión sonora
permite comprimir un rango muy amplio (típicamente desde 20 µPa hasta 2000 Pa) de manera
de expresarlo con menos órdenes de magnitud (0 dB a 160 dB).

6
La primera edición llevaba el siguiente título: “Acústica – Evaluación de la exposición ocupacional a
ruido para los fines de la conservación de la audición”
7
El nivel de presión sonora es un descriptor físico de la intensidad instantánea del sonido,
pero no tiene un correlato muy definido con lo que percibe el oído humano. En un intento por
lograr una medida mejor correlacionada con la percepción subjetiva del sonido se recurrió a las
curvas isofónicas obtenidas en 1933 por Fletcher y Munson (figura 1), las cuales indican, en un
diagrama f - L
p
, una serie de contornos para cada uno de los cuales la sonoridad subjetiva es la
Figura 1. Contornos de Fletcher y Munson. Un tono de f = 200 Hz y
L
p
= 40 dB provocará la misma sensación de sonoridad que uno de 1000 Hz
y 20 dB. Se dice entonces que tiene un nivel de sonoridad de 20 fon.
misma. El nivel de sonoridad, expresado en fon, es el nivel de presión sonora correspondiente a
un dado contorno en la frecuencia 1000 Hz. Se observa que en baja frecuencia y en muy alta
frecuencia la sensibilidad del oído es menor, ya que a igual L
p
el nivel de sonoridad percibido
resulta menor
7
. Para realizar una medición que a la vez fuera objetiva pero vinculada a lo perci-
bido, se introdujeron tres filtros, denominados A, B y C, destinados a procesar la señal sonora
previamente a su efectiva medición. El filtro A tenía una respuesta en frecuencia aproximada-
mente opuesta al contorno de 40 fon, el B, opuesta al de 70 fon, y el C, opuesta al de 100 fon
(figura 2). De esa manera, cada uno de estos filtros atenúa las frecuencias en que el oído es me-
nos sensible, siendo el resultado aproximadamente indicativo de lo realmente percibido
(Fletcher et al. 1933).
El resultado de medir intercalando el filtro A se expresa siempre en dBA, y análogamente
en los otros casos. La idea original no funcionó demasiado bien, ya que la sensación de sonori-
dad en el caso de tonos múltiples o de ruidos de espectro amplio no puede ser determinada me-
diante los contornos isofónicos, que fueron obtenidos para tonos puros. No obstante, los
medidores de nivel sonoro equipados con los filtros A, B y C se popularizaron, y ello puede
haber condicionado parcialmente las investigaciones, llevadas a cabo entonces con los instru-
mentos disponibles. El resultado fue que los efectos sobre la audición humana exhibían una

7
Las curvas de Fletcher y Munson fueron reemplazadas por las de Robinson y Dadson, determinadas
nuevamente, con posterioridad, en condiciones más controladas. Actualmente están normalizadas por
la norma ISO 226.
L
p
120
110
100
90
80
70
60
50
40
30
20
10
0
Umbral de
audición
dB
120 FON
110
90
100
70
80
60
50
40
30
20
10
0
20 100 500 1000 5000 10000 Hz
f
8
Figura 2. Curvas de compensación (o ponderación) A, B, y C. Para cada fre-
cuencia, el valor de la ordenada representa la corrección aditiva a aplicar al
nivel de presión sonora de un tono de esa frecuencia para obtener su nivel so-
noro. En 1 kHz las tres curvas coinciden en 0 dB.
importante correlación con los niveles sonoros con compensación A (es decir, filtrados con el
filtro A), lo cual llevó a adoptar universalmente el nivel sonoro A para todas las cuestiones rela-
tivas a la audición. Formalmente, el nivel sonoro A (o nivel de presión sonora compensado A) se
define como
( )
2
0
10 p / p log L
A pA
· , (4)
donde p
A
es la presión sonora con compensación A, es decir la presión sonora filtrada con el
filtro A. El nivel sonoro se mide en forma directa por medio del sonómetro o medidor de nivel
sonoro (a veces llamado decibelímetro),
8
cuyo circuito interno se encarga de realizar las opera-
ciones indicadas en la ecuación 4.
Ahora bien, tanto la presión sonora como el nivel sonoro A son en general muy variables
en el tiempo. Con el fin de determinar los efectos a largo plazo es necesario trabajar con niveles
medios, surgiendo así el nivel sonoro continuo equivalente, o nivel equivalente, L
Aeq, T
, definido
como

,
`

.
|
·

T
A
T , Aeq
dt
p
) t ( p
T
log L
0
2
0
2
1
10 , (5)
donde T es el intervalo de tiempo considerado. La promediación se hace energéticamente
9
por-
que se utiliza aquí la teoría de la igualdad de la energía, según la cual los efectos sobre la audi-
ción están determinados por la energía sonora total recibida diariamente. El nivel equivalente se
puede determinar hoy en día en forma directa por medio de un sonómetro o medidor de nivel

8
Los medidores de nivel sonoro a utilizar en las mediciones requeridas por la Norma ISO 1999 deben
responder a normas reconocidas internacionalmente, más específicamente la IEC 651. La Norma
IRAM 4074 es la versión nacional de dicha norma IEC. Debe desconfiarse de los instrumentos en cu-
yas especificaciones se lea “Diseñado para cumplir con la Norma IEC 651”, ya que, en primer lugar,
no existe modo de verificar si tal afirmación es verdadera, y en segundo lugar no siempre la imple-
mentación de un dispositivo cumple las especificaciones de diseño. La única manera de certificar el
cumplimiento de dicha norma es un certificado individual por equipo extendido por un laboratorio
acreditado y en el cual conste la cadena de trazabilidad hacia patrones internacionales reconocidos.
9
La energía sonora es proporcional al cuadrado de la presión sonora.
−50
−40
−30
−20
−10
0
dB
A
B
C
20 100 500 1000 2000 5000 10000 Hz 200 50
f
9
sonoro integrador.
10
Cuando la duración total de la exposición es muy larga pero pueden identi-
ficarse intervalos en los que, por tratarse de operaciones repetitivas o sonidos continuos, pueda
obtenerse el nivel equivalente mediante mediciones más cortas, será posible aplicar esta otra
fórmula:

,
`

.
|
·

·
n
i
/ L
i T , Aeq
i
T , Aeq
T
T
log L
1
10
10
1
10 (6)
donde L
Aeq, Ti
es el nivel equivalente extendido al intervalo T
i
y T = ΣT
i
. Es de destacar que si
dentro de un intervalo T
i
hay ciclos repetitivos, es aceptable medir L
Aeq, Ti
en uno solo de los
ciclos, extrapolando el valor obtenido a los restantes. Esto permite ahorrar en general mucho
tiempo de medición.
A modo de ejemplo, supongamos que un operario está sometido a tres tipos de exposición
durante sus 8 horas de trabajo. En la primera, que dura 1 h, el nivel equivalente es de 80 dBA.
En la segunda, de tres horas de duración, se observa un ciclo que se repite cada 20 minutos,
habiéndose medido un nivel equivalente de 92 dBA en uno de los ciclos. En el tercer tipo de
exposición se individualizan ciclos cortos de 5 minutos de duración, en cada uno de los cuales el
nivel equivalente medido es de 86 dBA. El tiempo total de medición ha sido de 1 h 25 min, en
contraposición con las 8 horas que habría requerido una medición directa. El nivel equivalente
resultante es:
( ) dBA log L
/ / /
h , Aeq
89 10 4 10 3 10 1
8
1
10
10 86 10 92 10 80
8
·
]
]
]

× + × + × · . (7)
Obsérvese que si bien los 92 dBA se midieron durante 20 minutos, se consideró que dicho valor
se extendía al intervalo de 3 horas durante el cual se repite dicho ciclo. Lo mismo es válido para
los 86 dBA, que se midieron durante 5 minutos.
Dado que el intervalo T es muy variable según la duración administrativa de la jornada
laboral, resulta muy conveniente definir un nivel de exposición a ruido normalizado a 8 h,
L
EX, 8h
, definido por:
( )
0 8
10 T / T log L L
T , Aeq h , EX
+ · , (8)
donde T
0
= 8 h es el tiempo de referencia, y T el tiempo efectivo de duración de la jornada labo-
ral. Este parámetro representa un ruido continuo y constante a lo largo del tiempo de referencia
de 8 h que contiene la misma energía total (ponderada por el filtro A) que el ruido real, variable
y extendido al tiempo total T dentro de una jornada.
En aquellos casos en que la exposición no pueda describirse con precisión, por ejemplo
en el caso de un supervisor que visita en forma aleatoria o según requerimientos diferentes sec-
tores de una planta industrial, suele ser recomendable utilizar dosímetros personales. Un dosí-
metro es, esencialmente, un instrumento integrador portable cuyo micrófono se coloca en las
proximidades del oído (por ejemplo en el casco, o en la solapa) y que calcula la dosis diaria de
energía sonora del ruido al que es expuesto del usuario. Dicha dosis se expresa como porcentaje
de un nivel sonoro continuo equivalente máximo admisible según la legislación vigente:
%
T p
dt ) t ( p
D
/ L
T
A
MAX
100
10
10
0
2
0
0
2
⋅ ·

, (9)

10
Los medidores de nivel sonoro integradores deben cumplir con la Norma IEC 804, y valen las mismas
observaciones de la nota 8.
10
donde L
MAX
es el máximo nivel admisible durante el tiempo de referencia T
0
. Si, por ejemplo, se
admiten 90 dBA durante 8 horas diarias, una exposición precisamente de 90 dBA durante 8
horas corresponderá a una dosis del 100%. En cambio, 87 dBA durante 8 horas ó 90 dBA du-
rante 4 horas corresponderán a una dosis del 50%.
Con ciertas precauciones, puede utilizarse un dosímetro para determinar el nivel de expo-
sición.
11
A partir de las ecuaciones (5) y (9) se obtiene

,
`

.
|
+ ·
100
10
0
D
T
T
log L L
MAX T , Aeq
, (10)
y, de (8),

,
`

.
|
+ ·
100
10
8
D
log L L
MAX h , EX
. (11)
Si, por ejemplo, el nivel máximo para el cual está configurado el dosímetro fuera 90 dBA, y se
lee una dosis del 40 %, el nivel de exposición a ruido referido a 8 horas sería 86 dBA.
La ecuación (11) es válida en la medida en que el cálculo de la dosis sea efectuado por el
dosímetro de acuerdo con la ley de igualdad de la energía. Dado que no en todos los países la
legislación se rige por este criterio, es necesario asegurarse de que el instrumento es compatible
con el mismo. Un importante contraejemplo lo constituyen los dosímetros que responden a la
OSHA (Occupational Safety and Health Act, es decir la Ley de Seguridad y Salud Laboral de
Estados Unidos). Los mismos se rigen por un criterio derivado de la teoría de la igualdad de los
efectos temporarios que conduce a que la dosis no sea proporcional a la energía acumulada. En
los dosímetros internacionales el usuario puede configurar la forma en que se calcula la dosis
mediante el parámetro denominado tasa de intercambio (exchange rate o halving rate). Este
parámetro indica en cuántos dB puede incrementarse el nivel sonoro si el tiempo de exposición
se reduce a la mitad. Para la OSHA corresponde a 5 dB, mientras que para el criterio de igual-
dad de la energía corresponde a 3 dB. Para poder aplicar la ecuación 11 debe seleccionarse esta
última.
5. Hipoacusia inducida por ruido
Para comprender los mecanismos de la hipoacusia inducida por ruido es conveniente co-
nocer la estructura anatómica y funcional del aparato auditivo.
El oído está formado por tres secciones claramente diferenciadas, que se ilustran en la fi-
gura 3: el oído externo, el oído medio y el oído interno. Las secciones externa (pabellón y canal
auditivo) y media (tímpano, caja timpánica, huesecillos, trompa de Eustaquio) cumplen funcio-
nes conductivas y protectoras, mientras que la sección interna tiene funciones perceptivas.
Más específicamente, el oído externo focaliza el sonido hacia el tímpano, provocando una
modificación del espectro selectiva con la dirección de procedencia del sonido, lo cual tiene
importancia en la audición direccional (especialmente en el plano de elevación). Además prote-
ge al tímpano frente a la introducción de objetos y partículas externas, para lo cual posee pilosi-
dades y segrega cerumen, que arrastra lentamente hacia afuera la suciedad. La secreción de
cerumen es, asimismo, más copiosa cuando el individuo está sometido a ruidos intensos, ten-
diendo lentamente a reducir la efectividad del conducto auditivo.

11
Una característica de los dosímetros que los diferencia de un medidor de nivel sonoro integrador es la
existencia de un nivel umbral, generalmente configurable por el usuario, por debajo del cual no se in-
tegra, por ejemplo 80 dBA. Cuando los niveles involucrados son bastante mayores (por ejemplo 90
dBA), o bien la dosis registrada es importante (por ejemplo, 50%), el error cometido al utilizar el do-
símetro como integrador es despreciable. Pero para dosis bajas el error puede ser considerable.
11
Figura 3. Corte transversal del oído derecho, en el cual se muestran las
partes anatómicas más representativas del aparato auditivo.
El oído medio convierte las vibraciones de amplitud relativamente grande pero de baja
presión del tímpano en oscilaciones de menor amplitud pero mayor presión en el líquido del
oído interno. Actúa, así, como palanca o transformador mecánico. Los huesecillos que compo-
nen esta palanca, en presencia de ruidos intensos pierden su eficacia y reducen la transmisión.
Este mecanismo protector actúa sólo para sonidos de duración superior a los 200 ms. Los ruidos
impulsivos son demasiado cortos para esta protección, aumentando su peligrosidad. El oído
medio normalmente contiene aire.
Finalmente, el oído interno está formado por el laberinto y el caracol, o cóclea. El labe-
rinto es el órgano sensor del equilibrio, enviando al cerebro señales ante cualquier rotación del
cuerpo. La cóclea es, por su parte, el sensor acústico. Es un caracol de dos vueltas y media y
contiene una membrana semielástica denominada membrana basilar, capaz de vibrar en res-
puesta a las vibraciones de los huesecillos, que son recibidas a través de la ventana oval y
transmitidas a ella a través del contenido líquido del caracol. La característica más sobresaliente
de esta membrana es que se comporta como un analizador de espectro, ya que para cada fre-
cuencia su máxima amplitud de vibración se verifica a una determinada distancia medida desde
la ventana oval. Los sonidos agudos hacen vibrar intensamente las partes cercanas a la ventana
oval, mientras que los sonidos graves producen igual respuesta en el punto más alejado (en el
vértice o ápice del caracol). Este comportamiento es aprovechado por una serie de células que
recubren toda la extensión de la membrana basilar, denominadas células ciliadas o células pilo-
sas,
12
y que actúan como los transductores primarios, transformando la vibración mecánica en
impulsos nerviosos (eléctricos) que son dirigidos hacia el cerebro a través del nervio auditivo.
Resulta así que la información proveniente del oído interno se envía al cerebro descompuesta en
sus componentes espectrales.
Estamos interesados específicamente en los mecanismos de la hipoacusia inducida por
ruido. Digamos antes que hay dos tipos de hipoacusias: las conductivas y las perceptivas. Las
hipoacusias conductivas se originan en algún mal funcionamiento del oído externo o del oído
medio, es decir, constituyen trastornos de la conducción del sonido. Pueden deberse a una razón
tan simple como una obstrucción del conducto auditivo por un tapón de cerumen, a un desga-
rramiento del tímpano (que normalmente se regenera en forma natural), al anegamiento del oído

12
Las células ciliadas reciben ese nombre pues contienen en su parte superior una serie de pelos o cilios
en contacto con otra membrana, la membrana tectoria. Estos cilios detectan la vibración relativa entre
ambas membranas (la basilar y la tectoria), provocando señales nerviosas.
Oído
externo
Oído
medio
Oído
interno
Pabellón de
la oreja
Canal
auditivo
Trompa de Eustaquio
Cóclea
Tímpano
Canales
semicirculares
Estribo
Caja
timpánica
Ventana
oval
Martillo
Yunque
Ventana
redonda
12
medio con mucosidad (en la llamada otitis media), o al esclerosamiento de la cadena de huese-
cillos. En general las hipoacusias conductivas son de buen pronóstico, ya que son tratables far-
macológica o quirúrgicamente, y por lo tanto suelen ser temporarias, aunque pueden tornarse
crónicas si se omite el tratamiento.
Las hipoacusias perceptivas pueden afectar a las células ciliadas (hipoacusia coclear) o al
nervio auditivo (hipoacusia retrococlear). En cualquiera de los dos casos son en general irrever-
sibles. Pueden originarse en malformaciones congénitas (muchas veces debidas a determinadas
enfermedades de la madre, como la rubéola, durante las etapas del embarazo críticas para la
formación del aparato auditivo) o por sobreestimulación, como en el caso de la exposición a
ruidos muy intensos.
Las hipoacusias inducidas por ruido pueden ser a su vez de dos clases: las ocasionadas
por algún accidente auditivo (por ejemplo una explosión demasiado cerca del oído), cuya conse-
cuencia puede variar desde una perforación del tímpano hasta la destrucción del oído interno, y
las causadas a lo largo de años de exposición. En el primer caso, a veces puede recuperarse si se
trata de un desgarramiento del tímpano, ya que si el desgarramiento se produce suficientemente
rápido como para no superar la inercia de la cadena de huesecillos el oído interno no recibe un
estímulo suficientemente intenso como para destruirse. En el segundo caso, es decir cuando la
afección se desarrolla paulatinamente, se debe en general a la destrucción gradual de las células
ciliadas, ya sea en forma aislada o en grupos. En algunos casos la destrucción es por causas
mecánicas (por estar sometidas a esfuerzos mecánicos mayores que lo que toleran), y en otros
por causas metabólicas (falta de oxigenación por la constricción de los vasos sanguíneos en
presencia de ruidos intensos). Debido a la especialización frecuencial de las células ciliadas, es
decir, al hecho de que cada grupo de ellas responde a un conjunto limitado de frecuencias, la
hipoacusia coclear suele ser selectiva en frecuencia. La determinación de cómo se ve afectada la
audición en cada frecuencia es uno de los objetivos de la Norma ISO 1999 : 1990.
Nos interesa ahora centrarnos en la manera en que se determina y representa la capacidad
auditiva Aunque existen diversos indicadores de posibles patologías, la audición queda adecua-
damente representada por el umbral auditivo, que es función de la frecuencia, y que se determi-
na mediante una audiometría tonal.
El audiómetro tonal es un equipo que permite generar tonos puros de frecuencias tomadas
de una serie normalizada de frecuencias audiométricas (125 Hz, 250 Hz, 500 Hz, 1000 Hz,
1500 Hz, 2000 Hz, 3000 Hz, 4000 Hz, 6000 Hz y 8000 Hz) administradas al individuo bajo
examen por medio de auriculares en la audiometría por vía aérea y por medio de transductores
vibratorios en la audiometría por vía ósea.
13
Nos ocuparemos aquí solamente de la audiometría
por vía aérea, ya que las hipoacusias inducidas por ruido son en general perceptivas, y en ese
caso ambas audiometrías son esencialmente equivalentes.
Una de las dificultades para la obtención del umbral auditivo es la determinación del um-
bral normal o de referencia, es decir, el que supuestamente debería poseer a cada frecuencia un
individuo joven otológicamente normal.
14
Podría intentar determinarse dicho umbral en térmi-
nos del nivel de presión sonora media que se requiere para que un individuo normal comience a
escuchar cada frecuencia. La dificultad para ello reside en que dicho valor depende mucho de
las condiciones de escucha y de las condiciones en que se mide dicho nivel de presión sonora.
Lo ideal sería determinar el nivel de presión sonora sobre el propio tímpano, pero no es fácil ya
que debería insertarse una sonda que seguramente alteraría las condiciones de audición. Por ello
se ha recurrido a definir un cero audiométrico no en forma absoluta sino relativa al auricular
particular que se utilice. Así, se han normalizado en la Norma ISO 389 : 1985 los valores del
cero audiométrico para las diversas frecuencias para dos modelos específicos de auriculares, el

13
La audiometría por vía ósea permite determinar si una hipoacusia es conductiva o perceptiva. En el
caso de la hipoacusia conductiva se tiene una audiometría aérea anormal, pero ósea normal, ya que al
ir la transmisión ósea directamnente al oído interno, el buen funcionamiento de éste asegura que los
sonidos se perciban, mientras que en la hipoacusia perceptiva ambas son anormales.
14
Un individuo otológicamente normal es uno que goza de buena salud general, que no tiene cerumen
en sus oídos ni antecedentes de enfermedades auditivas ni de exposición a ruidos anormalmente inten-
sos (como los de las actividades laborales ruidosas).
13
Telephonics TDH39 y el Beyer DT 48 (actualizada por las partes 1 a 7; ISO 389, 1994 a 1998).
En ambos casos se especifica la almohadilla que debe utilizarse, y la calibración se puede efec-
tuar en un acoplador acústico
15
normalizado o en un oído artificial
16
(en este caso según lo
prescrito en el Addendum 1 de 1983 de la ISO 389 :1985). En el caso del oído artificial se puede
especificar el cero con independencia del auricular. En la Tabla 1 se muestra un ejemplo del
cero audiométrico (denominado nivel de presión sonora de referencia umbral) para el TDH39
medido con acoplador acústico y los valores correspondientes para un auricular cualquiera me-
dido con un oído artificial normalizado.
Para interpretar correctamente una audiometría deben introducirse los conceptos de nivel
de audición y nivel umbral de audición. Se define el nivel de audición para un modelo dado de
auricular, aplicado de una manera especificada y para una frecuencia determinada, como la dife-
rencia entre el nivel de presión sonora real y el cero audiométrico para esa frecuencia. Por
ejemplo, si el TDH39 está emitiendo un tono de 500 Hz y 75 dB, el nivel de audición será de
75 dB − 11,5 dB = 63,5 dB. Debe comprenderse que el nivel de audición no se refiere al umbral
auditivo; es sólo una manera de expresar el nivel de presión sonora con respecto al umbral me-
dio de la población otológicamente normal.
Tabla 4. Cero audiométrico para auriculares Telephonics TDH39 con aco-
plador acústico normalizado y para auriculares cualesquiera con oído artifi-
cial, según norma ISO 389 : 1985 y su Addendum 1.
f [Hz]
Nivel de presión sonora de
referencia umbral para TDH39
con acoplador acústico [dB]
Nivel de presión sonora de
referencia umbral medido con
oído artificial [dB]
125 45,0 45,0
250 25,5 27,0
500 11,5 13,5
1000 7,0 7,5
1500 6,5 7,5
2000 9,0 9,0
3000 10,0 11,5
4000 9,5 12,0
6000 15,5 16,0
8000 13,0 15,5
El nivel umbral de audición (a veces referido simplemente como umbral de audición) es
el mínimo nivel de audición que un individuo es capaz de escuchar a cada frecuencia.
17
Así, una
persona joven otológicamente normal tendrá, en término medio, un nivel umbral de audición de
0 dB en todas las frecuencias, ya que su mínimo nivel de audición es 0 dB (o, equivalentemente,
el mínimo nivel de presión sonora que percibe coincide con el cero audiométrico).
El propósito de una audiometría tonal es determinar y representar gráficamente el nivel
umbral de audición de una persona. El gráfico normalizado que se utiliza para ello es el que se
ilustra en la figura 4. En él se representa la pérdida auditiva, que es la denominación habitual en

15
Un acoplador acústico es una cavidad de forma y volumen especificados que permite conectar acústi-
camente de manera normalizada un dispositivo (por ejemplo un auricular o un protector auditivo) con
un transductor (el micrófono).
16
Un oído artificial es un tipo particular de acoplador acústico que emula con bastante precisión la for-
ma y las características acústicas del oído externo humano medio y que se utiliza para la calibración
objetiva de audiómetros.
17
El nivel umbral de audición en la práctica se determina como aquel nivel de audición para el cual un
50% de las veces el individuo afirma escuchar el tono y un 50% afirma no escucharlo.
14
Audiología para el nivel umbral de audición. En el diagrama audiométrico se incluye la recta de
audición normal y la curva de pérdida total de la audición.
18
Figura 4. Ejemplo de audiometría tonal, en el que se muestra el resultado de
un estudio por vía aérea en ambos oídos. La demarcación con círculos y cru-
ces es de uso habitual. En el eje vertical se indica la pérdida auditiva. Se in-
cluye la curva considerada como de pérdida total del oído. La recta de 0 dB
corresponde a audición normal.
Así, por ejemplo, en el oído derecho, a 2000 Hz se observa una pérdida auditiva de
45 dB, lo cual significa, teniendo en cuenta que el cero audiométrico a esa frecuencia es de 9 dB
(utilizando un TDH39), que el nivel de presión sonora requerido por ese oído para percibir los
2000 Hz equivale a 45 dB + 9 dB = 54 dB generados por el auricular en el acoplador acústico
normalizado.
De la misma manera, la pérdida auditiva en 4000 Hz es de 31 dB para el oído izquierdo.
Como el cero audiométrico correspondiente a cualquier auricular ensayado con un oído artificial
normalizado es, a esa frecuencia, 12 dB, para que dicho tono sea perceptible por el oído izquier-
do su nivel de audición deberá ser tal que se produzcan 31 dB + 12 dB = 43 dB en el oído artifi-
cial.
Una vez aclarados estos conceptos, abandonaremos toda referencia a los valores reales de
nivel de presión sonora en los correspondientes acopladores acústicos, y nos referiremos siem-
pre al nivel umbral de audición, entendiendo que el valor nulo a todas las frecuencias corres-
ponde a un individuo normal.
Para dar a entender que el umbral de audición cambió como consecuencia de alguna con-
dición (por ejemplo, el envejecimiento, en el caso de la presbiacusia, o el ruido excesivo en el
caso de las profesoacusias) se suele hablar de desplazamiento del umbral. En la Norma ISO
1999 : 1990 se introduce, así, el desplazamiento permanente del umbral inducido por ruido
(noise-induced permanent threshold shift, NIPTS), definido como el aumento permanente (defi-
nitivo o irreversible) del nivel umbral de audición debido al ruido (real o potencial).

18
Cabe señalar que el formulario indicado en la figura 4 también es apropiado para la audiometría de
alta frecuencia, que se ha desarrollado bastante en los últimos años como examen preventivo.
63 125 250 500 1 k 2 k 4 k 8 k 16 k
90
0
10
20
30
40
50
60
70
80
PA [dB]
100
120
110
130
31,5
f [Hz]
Pérdida total del oído
Oído normal
Oído derecho
Oído izquierdo
15
En las audiometrías también se suele dejar constancia de las frecuencias de los acúfenos o
tinnitus, es decir los zumbidos o silbidos permanentes de los oídos, lo cual se determina por
comparación con sonidos de prueba presentados por el examinador. Esta información no se
tiene en cuenta a los efectos de la Norma ISO 1999 : 1990.
6. Algunos conceptos de estadística
Debido al enfoque fuertemente estadístico de la norma ISO 1999 : 1990, es conveniente
recordar algunos conceptos fundamentales de estadística .
En primer lugar, tengamos en cuenta que uno de los objetivos de esta disciplina es obte-
ner propiedades globales de un conjunto de entes (denominado población) cuya determinación
individual no es posible en forma exacta para todos los entes. Un ejemplo es la altura de las
personas de una determinada región. Tomada una persona al azar, no es posible predecir exac-
tamente cuál será su altura. Pero sí puede determinarse un descriptor global, tal como la altura
promedio de tal conjunto de personas, e inclusive puede especificarse la dispersión de la altura,
es decir, qué tan diferente puede llegar a ser la altura real de la altura promedio. Lo más intere-
sante de los métodos estadísticos es la posibilidad de estimar dichas propiedades globales a
través del examen de una adecuada muestra de la población, es decir un subconjunto reducido
de la misma. Esta tarea se denomina inferencia estadística.
Las propiedades asociadas a los entes que forman la población se expresan en general
como variables aleatorias, es decir variables que asumen un valor determinado (pero en general
desconocido) para cada elemento de la población. En el ejemplo anterior, la altura de los indivi-
duos de una dada región geográfica constituye una variable aleatoria. En el caso de la Norma
ISO 1999 : 1990, la variable aleatoria de interés será el nivel umbral de audición.
El comportamiento de las variables aleatorias está determinado por su distribución esta-
dística. Para esclarecer este concepto, supongamos que estamos interesados en el nivel umbral
de audición a 4000 Hz de un conjunto de 50 personas. En primer lugar subdividimos el rango
total de dicha variable en subintervalos de 5 dB en 5 dB. Luego simplemente contamos la canti-
dad de individuos cuyos umbrales se encuentran en cada uno de estos subintervalos. Obtenemos
una tabla como la siguiente, en la cual también se expresaron las cantidades como porcentajes:
Tabla 5. Ejemplo de distribución de frecuencias: el nivel umbral auditivo de
un conjunto de 50 personas.
Intervalo [dB] 0-5 5-10 10-15 15-20 20-25 25-30 30-35 35-40
Cantidad 2 3 9 13 10 7 4 2
Porcentaje [%] 4 6 18 26 20 14 8 4
Las cantidades de personas en cada “clase” se denominan frecuencias,
19
obteniendo de
esta manera la denominada distribución de frecuencias. Los porcentajes, por otra parte, dan
origen a la distribución porcentual. Ambas pueden representarse gráficamente como se indica
en la figura 5.
La distribución porcentual es una manera más conveniente de representar la distribución
estadística de una variable aleatoria, ya que en primer lugar permite comparar los comporta-
mientos de diferentes conjuntos de datos, y en segundo lugar da origen a la inferencia estadísti-
ca, ya que si de acuerdo con algún criterio podemos considerar que la muestra (en este caso los
niveles umbrales de las 50 personas) es representativa de la población podemos extrapolar los
resultados obtenidos en la muestra a toda la población y por ende a otras muestras extraídas de
la misma.

19
No confundir la frecuencia de aparición de una clase de valores con el concepto físico de frecuencia
de un tono o de cualquier otro fenómeno periódico
16
Figura 5. Representación gráfica de las distribuciones de frecuencias y por-
centual correspondientes al ejemplo de la tabla 5.
También es posible hablar de la distribución acumulada de frecuencias. En este caso se
van sumando las cantidades correspondientes a niveles umbrales crecientes, lo cual se ilustra en
la figura 6. Si se representan como porcentajes se obtiene la distribución porcentual acumulada.
Figura 6. Representación gráfica de la distribución acumulada de frecuencias
y la distribución porcentual acumulada del ejemplo de la tabla 5.
Con cada variable aleatoria es posible asociar además dos tipos de medidas numéricas: las
de tendencia central y las de dispersión. Las medidas de tendencia central determinan, según
diversos criterios, un valor “central” alrededor del cual se agrupan, aglutinan o distribuyen los
valores de la variable correspondientes a todos los integrantes de la población. Las medidas de
dispersión indican, también según una variedad de criterios, cuán cerca o lejos se encuentran, en
general, los valores de la variable del valor “central”.
Las tres medidas de tendencia central más utilizadas son el valor medio (o promedio, o
media), la mediana y la moda. El valor medio x de una variable aleatoria x se obtiene como la
suma de los valores de la variable correspondientes a toda la población dividida por la cantidad
de elementos integrantes de la población, es decir:
5
10
15
5 10 15 20 25 30 35 40
H [dB]
n
10
20
30
%
10
20
30
5 10 15 20 25 30 35 40
H [dB]
Σn
40
50
20
40
60
%
80
100
10
30
50
70
90
17

·
·
N
k
k
x
N
x
1
1
, (12)
donde N es la cantidad de integrantes de la población y x
k
el valor de la variable para el k-ésimo
integrante. En el caso en que el rango total de la variable aleatoria se haya subdividido en una
cantidad (relativamente pequeña) m de clases (como en el ejemplo de la tabla 5), la ecuación
(12) puede reescribirse

·
·
m
i
i i
x n
N
x
1
1
, (13)
donde x
i
es el valor de la variable aleatoria asociado a la clase i-ésima y n
i
la frecuencia corres-
pondiente. Aplicando esta ecuación a las frecuencias de la tabla 5, y suponiendo que la variable
en cada intervalo toma el valor medio de sus extremos (por ejemplo en el intervalo 20-25, su-
pondremos x
i
= 22,5), resulta x = 19,8 dB.
La mediana, med(x), o x
med
, es un valor tal que un 50% de los integrantes tienen valores
de la variable menores que med(x) y el restante 50% tienen valores mayores que med(x). Es fácil
determinar la mediana a partir de la distribución porcentual acumulada, viendo cuál es el valor
más cercano al 50%. En el ejemplo anterior, de la figura 6 se desprende que dicho valor es el
valor intermedio entre 15 y 20, es decir 17,5 dB.
Por último, la moda de una distribución, moda(x), es el valor en el cual la distribución de
frecuencias alcanza un máximo. En el ejemplo anterior, de la figura 5 se observa que dicho va-
lor es también el valor medio entre 15 y 20, es decir 17,5 dB. Es de notar que una distribución
puede tener más de una moda, lo cual se da cuando existe una gran polarización en torno dos o
más valores. Un ejemplo es el nivel umbral de audición entre los trabajadores de una empresa
industrial: los empleados administrativos, que trabajan en ambientes relativamente silenciosos
tendrán umbrales variados pero bajos; los operarios que trabajan en producción con maquinarias
y procesos ruidosos exhibirán también diversos umbrales, pero grupalmente más elevados. Este
tipo de distribución se denomina bimodal.
La utilización de una u otra medida de tendencia central depende de varios factores. El
valor medio es analíticamente más simple, y permite el aprovechamiento de los resultados de la
teoría de la Probabilidad, por su correspondencia con la esperanza matemática. La principal
desventaja es que es muy sensible a los valores extremos, sobre todo en variables que pueden
asumir valores muy disímiles. Un caso típico lo constituye el nivel equivalente L
eq
. Por ejemplo,
si el ruido de fondo es de alrededor de 55 dBA, el paso de un camión emitiendo 90 dBA durante
10 s llevará el nivel equivalente a 82,3 dBA, mucho más cercano a 90 dBA que a 55 dBA, a
pesar de la escasa duración del ruido más intenso. Cuando la distribución es simétrica alrededor
de un valor, el valor medio y la mediana coinciden. En las distribuciones fuertemente asimétri-
cas la mediana suele dar mejores resultados. La moda es un buen descriptor a la hora de comu-
nicar resultados, más que al procesarlos. Una desventaja es que ignora lo que sucede con todos
los valores de la variable excepto el más frecuente.
20
La medida de dispersión más utilizada es el desvío estándar, σ
x
, definido como la raíz
cuadrada del promedio de las desviaciones con respecto a la media elevadas al cuadrado:
( )
N
x x
N
k
k
x

·

·
1
2
σ , (14)

20
La moda es útil cuando se requiere analizar variables aleatorias nominales, es decir no numéricas; por
ejemplo, cuando se pretende averiguar mediante una encuesta qué tipo de ruido resulta más molesto
entre el de las motos con escape libre, el de una discoteca, y el de los martillos neumáticos. No es po-
sible en casos como éste promediar los tres tipos de ruido ni ordenarlos de “menor” a “mayor”.
18
donde x
k
son los valores que asume la variable aleatoria en la población, N la cantidad total de
integrantes de la población y x el valor medio de x. En caso de que la variable haya sido agru-
pada en subintervalos, también puede calcularse como
( )
N
x x n
m
i
i i
x

·

·
1
2
σ . (15)
donde x
i
es el valor correspondiente al i-ésimo subintervalo y n
i
la frecuencia de aparición de
valores en dicho subintervalo, siendo N = Σ n
i
. A modo de ejemplo, podemos calcular el desvío
estándar correspondiente al nivel umbral de audición del ejemplo de la tabla 5. Resulta
σ
x
= 8,2 dB. En general una parte importante de los valores de una distribución se encuentran
comprendidos entre x −σ
x
y x +σ
x
. Cuanto mayor sea el desvío estándar, más difusa y por lo
tanto menos concentrada será la distribución de la variable aleatoria.
Tanto el valor medio de una variable aleatoria como su desvío estándar relativos a una
población pueden ser estimados a partir de una muestra seleccionada apropiadamente. En gene-
ral, para que una muestra sea adecuada debe seleccionarse aleatoriamente
21
y de un tamaño sufi-
ciente para garantizar una alta probabilidad de que el error en la estimación no supere cierto
valor (por ejemplo, que la probabilidad de tener un error menor que 2 dB sea de un 99%). La
discusión detallada de los criterios de selección y las pruebas preliminares requeridas excede el
propósito introductorio de este trabajo.
El valor medio poblacional puede ser estimado directamente por el valor medio mues-
tral, que se calcula en forma idéntica a aquél, es decir

·
·
n
k
k muestra
x
n
x
1
1
, (16)
donde n es el tamaño de la muestra. El desvío estándar poblacional se estima por medio del
desvío estándar muestral, que se calcula en forma ligeramente diferente:
( )
1
1
2


·

·
n
x x
n
k
muestra k
muestra , x
σ . (17)
La diferencia en el denominador se vuelve pequeña para muestras grandes. Por ejemplo, para
muestras de más de 10 elementos, el error cometido es menor al 5%, y para muestras de más de
50 elementos, el error es menor al 1%.
Aun cuando la variable aleatoria que hemos estado utilizando en los ejemplos (el nivel
umbral de audición) es inherentemente continua, en el sentido de que sus valores pueden ser en
principio números reales cualesquiera, para su tratamiento estadístico la transformamos en una
variable discreta, ya que de cada subintervalo se tomó como representativo su valor central. Hay
dos razones para ello. La primera es que en general no es posible una determinación tan precisa
del umbral, ya que para una misma persona el umbral puede variar de un momento a otro y

21
Por ejemplo, si se desea obtener el umbral de audición promedio (a cierta frecuencia) de los trabajado-
res de una industria, debería elegirse la muestra a examinar procurando que las variables demográficas
(edad, sector en el que trabajan, antigüedad, etc.) aparezcan en proporciones similares a las del total de
la planta. Sería erróneo, en cambio, seleccionar todos los empleados en una misma sección o de cierto
segmento etario, excepto si se pretenden resultados correspondientes a dichos subconjuntos.
19
además el examen audiométrico ofrece varias dificultades.
22
La segunda razón es que al reducir
la cantidad de valores posibles para la variable aleatoria se simplifica el manejo estadístico de
los datos.
A efectos de la modelización y el análisis teórico, en general es más conveniente trabajar
con distribuciones continuas, especialmente cuando las poblaciones son grandes y de dimensio-
nes indeterminadas. En ese caso se considera un concepto en cierta medida análogo al de distri-
bución porcentual. Debido a que existen infinitos valores posibles, es poco probable que uno
cualquiera de ellos corresponda a algún elemento de la población. Por ejemplo ¿cuántas perso-
nas tendrán un umbral de audición exactamente igual a 4,572349 dB? Probablemente, ninguna.
Es más razonable preguntarse cuántas personas tendrán un umbral entre 4 dB y 5 dB. Con ma-
yor generalidad, podemos preguntarse qué proporción del total de la población tendrá un umbral
entre x y x + ∆x. En otras palabras, nos preguntamos qué probabilidad hay de que un individuo
al azar tenga su umbral entre x y x + ∆x. Es evidente que cuanto menor sea ∆x menor será di-
cha probabilidad. Pero si dividimos la probabilidad por ∆x obtendremos una magnitud que tien-
de (para cada x) a un valor bien definido que denominamos densidad de probabilidad, es decir
( )
( )
x
x x x x P
lím x p
x ∆


+ < <
·

0 0
0
0
. (18)
Si consideramos como dominio todos los posibles valores de x
0
, tendremos la función de densi-
dad de probabilidad, ilustrada para un caso particular en la figura 7.
Figura 7. Un ejemplo de función de densidad de probabilidad. El área rayada
es la probabilidad de que la variable aleatoria se encuentre entre x
0
+ ∆x.
Llamando F(x
0
) a la probabilidad de que x sea menor que x
0
, es decir la función de pro-
babilidad acumulada, que puede obtenerse como
( ) ( )

∞ −
·
0
0
x
dx x p x F . (19)
En la figura 8 se muestra el ejemplo de función de probabilidad acumulada que corresponde a la
densidad de probabilidad de la figura 7.
En el caso de las variables aleatorias continuas, el valor medio puede calcularse mediante
la fórmula
( )

+∞
∞ −
· dx x p x x (20)

22
Por ejemplo, la posición de los auriculares, o la atención y la fatiga del examinado, pueden afectar
apreciablemente el resultado de las mediciones.
x
x
0 x
0
+ ∆x
p(x)
20
Figura 8. Función de densidad de probabilidad p(x) y su función de probabi-
lidad acumulada. El área rayada representa la probabilidad de que la variable
aleatoria sea menor que x
0
.
Asimismo, el desvío estándar puede calcularse como
( ) ( )

∞ +
∞ −
− · dx x p x x
x
2
σ . (21)
Estas expresiones son formalmente equivalentes a las que corresponden a las variables aleato-
rias discretas, habiéndose reemplazado las sumatorias por integrales.
La función de distribución acumulada permite definir los fractiles. Según las Norma
ISO 1999 el fractil Q asociado a una variable aleatoria es el valor X
Q
de la variable que es supe-
rado por una fracción Q de la población.
23
Así, si x es el nivel umbral de audición H, el fractil Q
es el nivel umbral de audición H
Q
tal que es superado por una fracción Q de la población, o, lo
que es equivalente, tal que hay una fracción Q de la población cuya audición es peor que H
Q
. En
la figura 9 se muestra el concepto de fractil para la misma distribución de la figura 8. El fractil
0,5 es la mediana.
Un caso sumamente importante es la distribución normal o distribución de Gauss, cuya
función de densidad de probabilidad es
( )
2
2
2
1
x
e x p

·
π
. (22)

23
En realidad la definición usual en Estadística es la opuesta: el fractil Q es el valor de la variable alea-
toria que supera a una fracción Q de la población.
x
x
0
p(x)
F(x
0
)
x
x
0
F(x)
1
F(x
0
)
21
Figura 9. Función de densidad de probabilidad p(x) y su función de probabilidad acumula-
da. El área rayada representa la probabilidad de que la variable aleatoria sea menor que x
0
.
Esta función, mostrada en la figura 10, tiene un valor medio nulo y un desvío estándar igual a 1.
Es posible tener una distribución normal con valor medio x y desvío estándarσ
x
por medio de la
siguiente función de densidad de probabilidad:
( )
( )
2
2
2
2
1
x
x x
x
e x p
σ
σ π


· . (23)
Figura 10. Función de densidad de probabilidad de Gauss.
Una de las propiedades interesantes que tiene la distribución normal de Gauss es que el valor
medio de las muestras de tamaño n de cualquier distribución (sea o no Gaussiana) tiende a estar
p(x)
x
σ − σ
0,399
0,242
x
X
Q
p(x)
Q
x
X
Q
F(x)
1
1 − Q
22
distribuida normalmente cuando n → ∞. Esta propiedad, denominada Teorema central del lí-
mite, tiene importantes aplicaciones en la teoría de errores. Además resulta
n
x
x
σ
σ · , (24)
es decir que cuanto mayor sea la muestra, menor será el “error” cometido al estimar el valor
medio poblacional con el valor medio muestral. Esta es la base para la inferencia estadística.
Para mayor ampliación puede consultarse el texto de Johnson et al., 1994.
7. Presbiacusia y la Norma ISO 7029
La presbiacusia ha sido definida como el deterioro auditivo progresivo con la edad. Para
que el deterioro auditivo padecido por un individuo dado pueda atribuirse sólo a la edad es ne-
cesario asegurarse de que dicho individuo no esté ni haya estado expuesto a factores capaces de
alterar la audición. Entre estos factores se encuentra la exposición a ruidos intensos (ya sean
laborales, comunitarios, recreacionales o de cualquier otra naturaleza), las enfermedades o alte-
raciones conductivas o cocleares, la exposición a sustancias o fármacos ototóxicos, etc. El estu-
dio realizado por Rosen en Sudán (Rosen et al., 1962) señala, inclusive, otras posibles razones,
como la relación indirecta entre alimentación, tensión arterial y oxigenación del órgano de Cor-
ti. En general es difícil separar en forma rigurosa los efectos atribuibles sólo a la edad de otras
causas.
Si bien sería de interés científico obtener resultados “absolutos” inherentes a la especie
humana, ello implicaría descartar cada una de las causas no atribuibles específicamente al pro-
ceso natural de envejecimiento. Pero ¿acaso es posible desvincular el envejecimiento de la in-
fluencia ambiental? Muy probablemente el envejecimiento general (incluyendo el del aparato
auditivo) se acelere a causa de algunos factores y se retarde debido a otros. Tal vez el envejeci-
miento se reduzca a un mínimo bajo ciertas condiciones (alimentación ideal, costumbres salu-
dables en todos los aspectos, actividades de reducido impacto emocional, anímico o psicológico,
etc.),
24
pero los resultados obtenidos sobre poblaciones que cumplieran con esas condiciones no
serían generalizables y por lo tanto su valor práctico sería muy limitado.
La Norma ISO 7029 constituye una solución de compromiso para este dilema. Sin pre-
tender controlar todos los factores que podrían incidir en el envejecimiento auditivo, tiene en
cuenta al menos los elementos principales que pudieran afectar a la audición en forma perma-
nente o temporaria. Resume el conocimiento científico acumulado para el caso de personas
otológicamente normales, es decir, personas que gozan de buena salud general, que no tienen
cerumen en sus oídos ni antecedentes de enfermedades auditivas ni de exposición a ruidos
anormalmente intensos (como los de las actividades laborales ruidosas).
El parámetro que permite medir o expresar el grado de deterioro auditivo es el desplaza-
miento del nivel umbral de audición (también denominado desplazamiento del umbral de audi-
ción), es decir, el incremento del mínimo nivel de presión sonora audible. Este desplazamiento
del umbral depende de la frecuencia y de otros factores. A los fines de esta Norma, los factores
que se consideran son el sexo y la edad.
Esta Norma proporciona la distribución estadística del desplazamiento del umbral auditi-
vo para las edades entre los 18 y los 70 años. Comienza dando la mediana para cada edad Y (en
años) por medio de la expresión
H
med, Y
= α(Y − 18)
2
+ H
med, 18
. (25)
La mediana correspondiente a 18 años, H
med, 18
, puede considerarse 0, debido a que el concepto
de cero audiométrico toma en cuenta personas jóvenes de buena audición. La constante α está

24
De hecho, condiciones como ésas fueron las buscadas por el equipo de Rosen (Rosen et al. 1962).
23
especificada en la Norma para cada frecuencia audiométrica. En la tabla 6 se indican algunos
valores, y en la figura 11 se muestran en forma gráfica.
Una vez calculada la mediana se pueden obtener lo fractiles considerando que cada una
de las mitades de la función de densidad de probabilidad está dada aproximadamente por una
Tabla 6. Algunos valores representativos de α.
α [dB/año
2
]
f [Hz]
Hombres Mujeres
125 0,003 0,003
2000 0,007 0,006
4000 0,016 0,009
Figura 11. Mediana del nivel umbral de audición en función de la edad, con
la frecuencia en Hz como parámetro.
distribución de Gauss. Naturalmente, sería mejor si pudiera utilizarse una única función
gaussiana, pero lamentablemente la distribución no es simétrica. Se recurre entonces a una dis-
tribución con dos desvíos estándar diferentes. Uno menor, σ
H, l
, para la mitad inferior, y uno
mayor, σ
H, u
, para la mitad superior
25
, dados por:
σ
H, l
= b
l
+ 0,356 H
med, Y
(26)
σ
H, u
= b
u
+ 0,445 H
med, Y
(27)
donde b
l
y b
u
son valores que vienen tabulados para ambos sexos y para las diversas frecuencias
audiométricas. En la tabla 7 se proporcionan algunos ejemplos y en la figura 12 se muestran las
funciones de densidad de probabilidad y de probabilidad acumulada.

25
Nos apartamos ligeramente de la notación utilizada en la norma, que denomina s
l
y s
u
respectivamente
a estos desvíos estándar, a fin de conservar la notación tradicional de la Estadística.
20 30 40 50 60 70
18
0
10
20
30
40
50
H
med
dB
125
1000
2000
3000
4000
8000
10 años
Edad
24
Para determinar el fractil Q, H
Q, Y
, se aplican las ecuaciones 28 y 29 según que Q esté
comprendido entre 0,05 y 0,5 o entre 0,5 y 0,95:
26
H
Q, Y
= H
med, Y
+ z
Q
σ
H, u
(0,05 < Q < 0,50) (28)
H
Q, Y
= H
med, Y
+ z
Q
σ
H, l
(0,50 < Q < 0,95) (29)
donde z
Q
es el valor de la variable una distribución de Gauss con σ = 1 y media 0 tal que la pro-
babilidad de que la variable exceda a z
Q
es precisamente Q. Estos valores están dados en la
Norma (bajo la designación k) y pueden además obtenerse de cualquier manual estadístico o
tabla de funciones (véase, por ejemplo, Abramowitz et al., 1972 o Johnson, 1994).
Tabla 6. Algunos valores representativos de α (en dB por año al cuadrado).
b
u
[dB] b
l
[dB]
f [Hz]
Hombres Mujeres Hombres Mujeres
125 7,23 6,67 5,78 5,34
2000 7,23 6,67 5,78 5,34
4000 8,34 7,78 6,67 6,23
Figura 12. Densidad de probabilidad (asimétrica) para la distribución del ni-
vel umbral de audición, y la función de probabilidad acumulada expresada en
términos del fractil Q.
Calculemos, como ejemplo, el umbral de audición correspondiente a varones de 43 años
en 4000 Hz. La mediana viene dada por la ecuación 25:

26
Para los rangos Q < 0,05 y Q > 0,95 los valores obtenidos no son suficientemente confiables pues
representan sólo extrapolaciones de los datos experimentales .
H
Y
H
med, Y
+ σ
H, u
H
med, Y
- σ
H, l
H
med, Y
p(H
Y
)
H
Y
H
med, Y
+ σ
H, u
H
med, Y
- σ
H, l
H
med, Y
1 − Q
1,000
0,500
0,841
0,159
25
H
med, 43
= 0,016 (43 − 18)
2
= 10 dB.
Los desvíos estándar inferior y superior, dados por las ecuaciones 26 y 27
σ
H, l
= 6,67 + 0,356 ⋅ 10 = 10,23 dB,
σ
H, u
= 8,34 + 0,445 ⋅ 10 = 12,79 dB.
Con estos valores podemos estimar el umbral de audición que es superado, por ejemplo por un
20 % de la población otológicamente normal. Como Q = 0,2 < 0,50, debemos utilizar el valor de
σ
H, u
. De tablas estadísticas para la distribución de Gauss, z
0,20
= 0,842. Entonces:
H
Q, Y
= 10 + 0,842 ⋅ 12,79 = 20,77 dB ≅ 21 dB.
Esto se interpreta diciendo que un 20 % de la población de varones otológicamente normales
(no expuestos a ruido) de 43 años el nivel umbral de audición en 4000 Hz es de 21 dB o más. En
la tabla 7 se agregan algunos resultados más para varones de 45 y 65 años, correspondientes a
tres fractiles.
Tabla 7. Desplazamiento del umbral H
Q
en dB diversas fre-
cuencias, edades y fractiles (varones)
Edad [años]
45 65
Frecuencia
[Hz]
0,90 0,50 0,10 0,90 0,50 0,10
1000 -5 3 12 -1 9 22
2000 -5 5 17 1 15 34
4000 -2 12 29 11 35 66
Puede resultar curioso que los desplazamientos correspondientes al fractil 0,90 sean ne-
gativos. Por ejemplo, para varones de 45 años, el desplazamiento H
0,9
a 2000 Hz es de –5 dB.
Ello significa que el 90 % de dicha población tiene un umbral de audición a esa frecuencia supe-
rior a –5 dB respecto al umbral normal. También puede interpretarse como que el 10 % restante
tiene una audición mejor en 5 dB con respecto a la normal. En otras palabras, en toda población
siempre existe un pequeño porcentaje de individuos con audición superior a lo normal.
8. Hipoacusia inducida por ruido y la Norma ISO 1999
La Norma ISO 1999 presenta una relación estadística entre la exposición a ruido y el des-
plazamiento permanente del umbral auditivo. Para su determinación se revisaron los resultados
de numerosas investigaciones realizadas en contextos de ruido laboral. La gran diversidad de
situaciones inspeccionadas (véase, por ejemplo, Johnson, 1973 y 1978) ha permitido obtener
correlaciones estadísticas que constituyen fuente para la elaboración de esta Norma. Aún cuan-
do los datos se obtuvieron en condiciones laborales, con ciertos cuidados son extrapolables a
otros ruidos no laborales.
La Norma ISO 1999 tiene dos ediciones, de las cuales, como sucede siempre, la que tiene
vigencia es la más reciente (1990). La diferencia entre ambas es que en la edición original se
establecía un criterio para valorar el riesgo auditivo, es decir, se proporcionaba una definición
de pérdida auditiva global en función de las características de la exposición. Ello implica tomar
ciertas decisiones en cuanto a lo que se considera aceptable. Así, un criterio permisivo conside-
26
raría que una pérdida promedio de 30 dB no implica deterioro de la audición, mientras que un
criterio más exigente podría imponer un límite de 10 dB en todas las frecuencias.
27
La nueva
edición, en cambio, se limita a decir cuál es el desplazamiento del umbral esperable ante deter-
minadas condiciones de exposición, dejando a cada usuario la responsabilidad de definir cuánto
se considera aceptable y cuánto no.
8.1. Terminología
A los efectos de la Norma, se utiliza la siguiente terminología y simbología:
L
pA
Nivel de presión sonora compensado A (nivel sonoro A). La compensación A consiste
en un filtro que atenúa las componentes más graves (baja frecuencia) y más agudas (alta
frecuencia) antes de la medición propiamente dicha, bajo la hipótesis de que su efecto es
menos perjudicial.
L
Aeq, T
Nivel de presión sonora compensado A continuo equivalente (nivel sonoro continuo
equivalente). Es el nivel sonoro promediado durante un tiempo T.
L
EX, 8h
Nivel de exposición a ruido referido a 8 horas. Es el nivel sonoro de un ruido constante
durante 8 horas que produce el mismo efecto que el ruido dado durante el tiempo efecti-
vo en que éste tiene lugar.
H Desplazamiento del nivel umbral de audición debido a la edad.
N Desplazamiento del nivel umbral de audición debido al ruido.
H’ Desplazamiento del nivel umbral de audición debido a la edad y al ruido.
Q Fractil (fracción de la población con peor audición que una dada).
Igual que para la norma ISO 7029, el indicador a utilizar es el desplazamiento del nivel
umbral de audición. También depende de la frecuencia, y puede depender además de multitud
de factores.
28
A los fines de esta Norma, los factores que se consideran son el sexo, la edad y la
exposición al ruido.
8.2. Desplazamiento del umbral asociado con la edad
En primer lugar se considera el desplazamiento del umbral debido sólo a la edad, es decir,
el que corresponde a la presbiacusia. Existen dos posibilidades. La primera es considerar que se
trata de personas “otológicamente normales”, es decir, personas en buen estado de salud, sin
antecedentes de enfermedades auditivas ni de exposición indebida a ruidos. Esto da origen a lo
que se denomina base de datos A, y es objeto de la norma ISO 7029 ya estudiada en detalle. La
ISO 1999 contiene un resumen de dicha base de datos.
La segunda alternativa es considerar una población real no expuesta a ruidos laborales,
pero representativa de una determinada sociedad, zona geográfica o nación, lo cual da origen a
una base de datos B. En este caso se admite la exposición normal a ruidos de carácter social,
como el ruido del tránsito o el bullicio propio de las grandes urbes. Como tal corresponde al
concepto de socioacusia. La Norma ISO 1999 sugiere que cada país debería realizar investiga-

27
De hecho, la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de los Estados Unidos adoptó como criterio
para el deterioro de la audición una pérdida de 5 dB en la frecuencia de 4000 Hz. Este criterio estaba
orientado exclusivamente a proveer información sobre niveles que protegieran a virtualmente toda la
población, y no se proponían establecer normas ni legislaciones.
28
Por ejemplo, podrían influir el carácter tonal o impulsivo, la intermitencia, la susceptibilidad o labili-
dad individual determinada mediante algún test objetivo (por ejemplo, la determinación del desplaza-
miento temporario del umbral)
27
ciones a fin de determinar su propia base de datos B, pero brinda un ejemplo correspondiente a
países industrializados típicos (Johnson, 1978).
8.3. Desplazamiento permanente del umbral debido al ruido
Consideremos ahora el desplazamiento del umbral debido a la exposición sistemática al
ruido, N. En este caso se consideran dos factores: la intensidad de la exposición, expresada a
través del nivel de exposición referido a 8 horas, L
EX, 8h
, y su extensión, en años. Es interesante
destacar que se efectúa aquí la abstracción de suponer que el intervalo es independiente de la
edad. Luego se indicará cómo tener en cuenta simultáneamente el efecto del ruido y de la edad.
La Norma ISO 1999 se refiere con detenimiento a la determinación de L
EX, 8h
, mediante la
metodología básica que expusimos en la sección 4. Dicho nivel puede obtenerse directamente
con un sonómetro integrador en caso de que la duración de la jornada laboral sea de 8 horas,
restando 3 dB por cada disminución a la mitad de la jornada o exposición semanal (sobre una
base de 5 días por semana).
29
Así, en el caso de un disc-jockey que trabaja expuesto a 102 dBA
durante 4 horas los días viernes y sábado y durante 2 horas los domingos, dado que está ex-
puesto la cuarta parte del tiempo nominal (10 horas semanales en lugar de 40), debe restarse 3
dB dos veces, obteniéndose un nivel de exposición de 102 – 6 = 96 dBA
Al igual que antes, puede obtenerse la mediana, N
med
, ahora en función de la frecuencia,
los años de exposición y el nivel de exposición L
EX, 8h
.
30
A diferencia de H
Q
, N
Q
no depende del
sexo; en otras palabras, los mecanismos por los que se produce la hipoacusia inducida por ruido
son independientes del sexo.
31
La fórmula de cálculo es
( )
( )
( )( )
¹
¹
¹
¹
¹
¹
¹
'
¹
< Θ − +
+ Θ
> Θ −

,
`

.
|
Θ
Θ
+
·
años si L L v u
log
log
años si L L log v u
N
o , EX
o , EX
o
med
10
11
1
10
2
h 8
2
h 8
(30)
donde los valores u y v se encuentran tabulados en función de las frecuencia audiométricas (en
la tabla 8 se dan algunos valores), Θ es la cantidad de años de exposición, Θ
o
= 1 año y L
o
es un
nivel dependiente de la frecuencia, también tabulado, por debajo del cual N
med
= 0 dB.
Tabla 8. Valores de los parámetros u, v y L
o
en función de la frecuencia.
f [Hz] u v L
o
[dB]
1000 −0,020 0,070 89
2000 −0,045 0,066 80
4000 +0,025 0,025 75

29
Con mayor generalidad, se obtiene sumando 10 log (T
ex
/ 8 h) al resultado de integrar durante el tiem-
po real T
ex
de exposición.
30
Si bien N
med
depende de la frecuencia, los años de exposición y el nivel de exposición, para no sobre-
cargar la notación omitimos los suibíndices correspondientes.
31
La dependencia del sexo del desplazamiento del umbral debido a la edad se explica en general obser-
vando que aún sin exposición específica a ruido, las mujeres por tradición suelen ocupar diferentes
funciones sociales que los hombres, por lo cual su exposición a condiciones ambientales desfavorables
(ruido ambiente de origen comunitario, estrés, perturbaciones del sueño, etc.) puede diferir con res-
pecto al promedio masculino. Es posible que, a medida que las diferenciaciones ocupacionales se va-
yan reduciendo, los datos de la norma ISO 7029 deban adaptarse convergiendo en un único conjunto
de datos válido para ambos sexos.
28
En la figura 13 se ilustra gráficamente la ecuación 30 para algunas combinaciones de va-
lores de los parámetros.
Figura 12. Mediana del desplazamiento temporal debido al ruido como fun-
ción del nivel de exposición L
EX, 8h
y el tiempo de exposición, para dos fre-
cuencias.
Las curvas anteriores demuestran que las frecuencias cercanas a 4000 Hz son afectadas
mucho más rápidamente que las bajas frecuencias. También muestran que a mayor tiempo de
exposición mayor el deterioro. Finalmente, se observa que para cada frecuencia existe un nivel
de exposición “seguro”, es decir que por debajo de él la percepción de dicha frecuencia no se
verá afectada (o lo que es lo mismo, el umbral no experimentará desplazamientos). Así, por
debajo de 89 dBA, no existen efectos perjudiciales sobre los 1000 Hz, pero habrá que descender
hasta los 75 dBA para evitar deterioro en la región de los 4000 Hz.
Igual que para el caso de H, la Norma ISO 1999 prosigue describiendo un método de cál-
culo para determinar los desplazamientos del umbral correspondientes a otros fractiles Q. Para
ello se aproxima la distribución por dos semicampanas de Gauss con diferentes desvíos estándar
σ
N, u
y σ
N, l
respectivamente, dados por las ecuaciones siguientes:
( )
2
8 u u u o , EX
o
, N
L L log X X −

,
`

.
|
Θ
Θ
+ · σ (31)
( )
2
8 o , EX
o
l l l , N
L L log X X −

,
`

.
|
Θ
Θ
+ · σ (32)
Para determinar el fractil Q, N
Q
, se aplican las ecuaciones 33 y 34 según que Q esté com-
prendido entre 0,05 y 0,5 o entre 0,5 y 0,95:
32

32
Para los rangos Q < 0,05 y Q > 0,95 los valores obtenidos no son suficientemente confiables pues no
están respaldados por suficiente evidencia experimental.
89 100
L
EX, 8h
[dBA]
N
med
[dB]
1000 Hz
40 años
10 años
10
5
75 100
L
EX, 8h
[dBA]
N
med
[dB]
4000 Hz
40 años
10 años
40
20
30
10
29
N
Q
= N
med
+ z
Q
σ
N, u
(0,05 < Q < 0,50) (33)
N
Q
= N
med
+ z
Q
σ
N, l
(0,50 < Q < 0,95) (34)
donde z
Q
tiene el mismo significado que en el caso de la presbiacusia (ecuaciones 28 y 29).
A modo de ejemplo, en la Tabla 9 se incluyen los valores correspondientes a las frecuen-
cias 1000 Hz, 2000 Hz y 4000 Hz para exposiciones durante 10 y 40 años y fractiles 0,90, 0,50
y 0,10 cuando L
EX, 8h
= 90 dBA, es decir la exposición que toleran las reglamentaciones de mu-
chos países, entre ellos la Argentina.
Tabla 9. Desplazamiento del umbral debido al ruido, N
Q
, en dB, para diversas frecuencias,
exposiciones y fractiles, siendo L
EX, 8h
= 90 dBA.
Duración de la exposición [años]
10 40
Frecuencia
[Hz]
0,90 0,50 0,10 0,90 0,50 0,10
1000 0 0 0 0 0 0
2000 0 2 6 4 6 10
4000 7 11 15 11 15 20
Vemos, por ejemplo, que un 10% de los individuos expuestos durante 40 años a 90 dBA
de carácter laboral desarrollarán un desplazamiento permanente del umbral de 20 dB o más en
la frecuencia 4000 Hz (sin tener en cuenta aún el efecto de la edad).
8.4. Desplazamiento permanente del umbral debido al ruido y a la
edad
Llegamos finalmente a la combinación de los dos efectos: el de la edad y el del ruido. Po-
dría pensarse que simplemente se suman, y de hecho es lo que sucede para desplazamientos del
umbral pequeños. Para desplazamientos considerables, esta aproximación no es válida y enton-
ces debe aplicarse la fórmula siguiente:
120
HN
N H H − + · ′ ,
que para un fractil Q dado se convierte en
120
Q Q
Q Q Q
N H
N H H − + · ′ .
El término HN/120 tiene en cuenta que para desplazamientos grandes, el efecto ulterior de un
agravante (como es el ruido) no es tan importante como cuando el desplazamiento es relativa-
mente menor.
A manera de ejemplo, supongamos una población de varones de 60 años expuestos labo-
ralmente desde los 20 a 90 dBA. Nos interesa saber cuál es la mediana del desplazamiento y el
desplazamiento correspondiente al fractil 0,1. Considerando que esta población acumulará una
exposición de 60 – 20 = 40 años, en el primer caso podemos escribir:
dB , , H
,
5 39 5 3 43
120
15 28
15 28
5 0
· − ·

− + · ′ ,
30
y en el segundo
dB , , H
,
8 65 2 9 75
120
20 55
20 55
5 0
· − ·

− + · ′ .
Es decir, un 50% de los individuos expuestos al régimen citado tendrá una pérdida de alrededor
de 40 dB en la frecuencia 4000 Hz, mientras que un 10 % de tales individuos habrán perdido
66 dB.
8.5. Comentarios finales
Debemos tener en cuenta que esta Norma no establece un criterio específico en cuanto a
aceptabilidad de un determinado desplazamiento del umbral. En ese sentido, no permite obtener
directamente la proporción de individuos afectados ante determinada intensidad y extensión de
exposición a ruido, ya que no define qué significa “afectado”. Se limita, por consiguiente, a
establecer la distribución estadística de los desplazamientos auditivos correspondientes a dicha
exposición sin pretender valorarlos.
Existen, desde luego, tales criterios, algunos sostenidos por legislaciones o baremos, otros
por sociedades científicas, pero no forman parte de la Norma Internacional ISO 1999, la cual
deja explícitamente libertad al usuario para seleccionar el criterio que más le convenga.
Un criterio que goza de bastante aceptación es el que considera hipoacúsico a un indivi-
duo que exhibe un desplazamiento del umbral promedio de 25 dB entre las frecuencias 500 Hz,
1000 Hz y 2000 Hz, ya que este criterio concuerda bastante bien con el de hipoacusia funcional
respecto a la inteligibilidad de la palabra.
Con este criterio es posible determinar el fractil de la población que puede considerarse
hipoacúsico ante una exposición de características dadas. La diferencia entre los fractiles co-
rrespondientes al efecto combinado de la edad y el ruido y al efecto sólo de la edad se denomina
riesgo de deterioro auditivo debido al ruido.
31
Agradecimientos
El autor agradece al Dr. Emilio Víctor Pineda y al Ing. Rafael Sánchez Quintana del
IRAM por proveer las normas ISO 1999:1990 e ISO 7029: 1984, al Dr. Mario Munich por ges-
tionar y proveer material de publicaciones especializadas, al Dr. Daniel Johnson del Aerospace
Medical Research Laboratory, Ohio y a la Dra. Elizabeth González, del IMFIA, Montevideo,
por proveer material de su autoría citado en las referencias.
Referencias
Abramowitz, Milton; Stegun, Irene A. (Eds.): “Handbook of Mathematical Functions”. Dover
Publications, New York, 1972
Beranek, Leo L. (Ed): “Noise Reduction”. McGraw-Hill Book Company, New York USA, 1960.
Beranek, Leo L.: “Acoustics”. American Institute of Physics (Acoustical Society of America).
Cambridge, USA, 1986.
Beranek, Leo L., : “Noise and Vibration Control” . Institute of Noise Control Engineering. Washington,
USA, 1988.
EPA (US Environmental Protection Agency): “Information on Levels of Environmental Noise Requisite
to Protect Public Health and Welfare with an Adequate Margin of Safety”. US Environmental
Protection Agency, 550/9-74-004, Washington DC, USA, March 1974.
Fletcher, H.; Munson, W. A.: “Loudness, its definition, measurement and calculation”. Journal of the
Acoustical Society of America, Vol. 5, pp. 82-108, 1933.
González, Alice Elizabeth: “Contaminación Sonora en Ambiente Urbano: Optimización del Tiempo de
Muestreo en Montevideo y Desarrollo de un Modelo Predictivo en un Entorno Atípico” Tesis para
la obtención del grado de Doctotra en Ingeniería Ambiental expedido por la Universidad de la
República. Montevideo, Uruguay, 2000.
ISO 389-1:1998 Acoustics - Reference zero for the calibration of audiometric equipment - Part 1:
Reference equivalent threshold sound pressure levels for pure tones and supra-aural earphones
ISO 389-2:1994 Acoustics - Reference zero for the calibration of audiometric equipment - Part 2:
Reference equivalent threshold sound pressure levels for pure tones and insert earphones
ISO 389-3:1994 Acoustics - Reference zero for the calibration of audiometric equipment - Part 3:
Reference equivalent threshold force levels for pure tones and bone vibrators
ISO 389-4:1994 Acoustics - Reference zero for the calibration of audiometric equipment - Part 4:
Reference levels for narrow-band masking noise
ISO/TR 389-5:1998 Acoustics - Reference zero for the calibration of audiometric equipment - Part 5:
Reference equivalent threshold sound pressure levels for pure tones in the frequency range 8 kHz
to 16 kHz
ISO 389-7:1996 Acoustics - Reference zero for the calibration of audiometric equipment - Part 7:
Reference threshold of hearing under free-field and diffuse-field listening conditions
ISO 1999:1990 (E). “Acoustics – Determination of occupational noise exposure and estimation of noise-
induced hearing impairment”. International Organization for Standardization, Genève, Suiza,
1990.
ISO 7029:1984 (E). “Acoustics – Threshold of hearing by air conduction as a function of age and sex for
otologically normal persons”. International Organization for Standardization, Genève, Suiza, 1984.
Johnson, Daniel L.: “Prediction of NIPTS Due to Continuous Noise Exposure”, AMRL-TR-73-91, EPA-
550/9-73-001-B, Aerospace Medical Research Laboratory, Washington, DC, USA, July 1973
Johnson, Daniel L.: “Derivation of Presbycusis an Noise Induced Permanent Threshold Shift (NIPTS) to
be Used for the Basis of a Standard on the Effects of Noise in Hearing”, AMRL-TR-78-128,
Wright-Patterson Air Force Base, Ohio, USA, September 1978.
Jonsohn, Richard A.: “Probabilidad y Estadística para Ingenieros de Miller y Freund”. Prentice Hall
Hispanoamericana. Naucalpán de Juárez, México, 1994.
Rosen, S.; Bergman, M.; Plestor, D.; El-Mofty, A.; Satti, M: “Presbycusis Study of a Relatively Noise-
Free Population in the Sudan” Ann. Otol. Rhinol. Laryngol. 71:727-743 (1962)
Rosen, G. : “A backward glance at noise pollution”. American Journal of Public Health, 64, pp. 574-577.
May 1974.
Werner, A., Méndez, A., Salazar, E.: “El Ruido y la Audición”. Editorial Ad Hoc. Buenos Aires,
Argentina, 1995

La investigación sistemática de tales efectos más allá de la observación empírica debió esperar al siglo XX, cuando la tecnología hizo posible cuantificar y medir no sólo el sonido en sus diferentes aspectos (intensidad y contenido espectral), sino también la propia audición. Debido a la imposibilidad ética de experimentar intencionalmente con la audición humana, por ejemplo induciendo pérdidas auditivas por exposición a ruidos controlados, los científicos recurrieron a reunir grandes cantidades de datos obtenidos de situaciones de exposición a ruidos de carácter laboral.1 En algunos casos se ha utilizado la hipótesis denominada de igualdad de los efectos temporarios, según la cual la disminución auditiva temporal (y por lo tanto reversible) ante una exposición a ruidos de determinadas características es una réplica de la pérdida auditiva permanente al cabo de varios años de reiterada exposición al mismo tipo de ruidos. Esta hipótesis permite realizar experimentos menos cuestionables, al no implicar daños permanentes sino temporarios en los sujetos investigados, los cuales pueden extrapolarse a los efectos irreversibles. Sin embargo, la hipótesis ha revelado no ser del todo correcta. En el célebre libro “Acoustics”, publicado por Leo Beranek en 1954, se describen los primeros criterios tentativos en relación con los niveles capaces de dañar el oído. En este caso el criterio, propuesto por Kryter en 1950, estaba dado en términos de lo que en Psicoacústica se conoce como bandas críticas.2 Según el mismo, se establecía un límite para el nivel de presión sonora en cada banda crítica de 85 dB por encima del umbral de audición (Tabla 1). Si en todas las bandas críticas el nivel del ruido estaba 5 dB por debajo del límite, entonces ante exposiciones laborales de 8 horas diarias y 50 semanas al año durante 5 años la probabilidad de tener daño auditivo era muy baja. Si, en cambio, la exposición estaba 5 dB por encima en alguna banda, aún en una exposición durante un año la probabilidad de que algunas personas expuestas tuvieran daño permanente era alta (Beranek, 1986).
Tabla 1. Criterio de Kryter sobre daño auditivo (adaptación)

f 50 100 200 400 800 1600 3150 6300

Lmáx [dB] Banda crítica 110 95 88 85 84 83 82 81

Lmáx [dB] Banda de octava 110 102 97 95 95 95 95 95

1

2

Al parecer, en el ámbito ocupacional priman y han primado siempre otros criterios éticos (a nuestro entender severamente cuestionables) por los cuales el factor económico se encuentra por encima del derecho individual a la salud orgánica y psíquica. Aunque las técnicas de control de ruido han mejorado notablemente en las últimas décadas, la así llamada factibilidad económica suele ser la principal preocupación, en detrimento de la salud y bienestar de los trabajadores. Como ejemplo notable de cuán internalizada está esta concepción en el pensamiento contemporáneo, podemos citar las siguientes palabras del Dr. Aram Glorig, un conocido investigador sobre los efectos del ruido: "Es obvio (...) que si vamos a adoptar la postura de que no haya riesgo auditivo en absoluto, los niveles de exposición a ruido deben ser de 80 dBA o menos. También se sabe que lograr esos niveles en la industria con maquinarias tal como están diseñadas en la actualidad es económicamente impráctico. Por consiguiente, la comunidad debe aceptar un compromiso y asumir cierto riesgo que sea consistente con ese compromiso" (Beranek, 1988). Una banda crítica es una banda de frecuencia centrada alrededor de un tono tal que el enmascaramiento producido por un ruido blanco que se extiende hasta afuera de dicha banda no es mayor que si el ruido se limita sólo a la banda (suponiendo la misma potencia total). 2

En otro libro compilado por Beranek con la colaboración de otros autores, “Noise Reduction” (1960), Kryter aporta un capítulo con criterios actualizados sobre los efectos del ruido en la audición (Beranek, 1960). Los dos más significativos son los incluidos en el reglamento AFR 160-3 de la fuerza aérea norteamericana, de 1956, y el de la American Standards Association de 1954. El primero de ellos establece un límite de 85 dB para la exposición a ruidos de banda ancha a lo largo de toda la vida en todas las bandas de octava, que por comparación con el de Kryter demuestra ser bastante más estricto. Además, por primera vez incluye una penalización de 10 dB por sonidos tonales. Es decir, que para un tono puro el límite ha de ser de 75 dB en lugar de 85 dB. La razón para ello es que en una octava hay alrededor de 10 bandas críticas,3 por lo cual un ruido de banda ancha de 85 dB en una dada octava correspondería aproximadamente a 75 dB en cada una de sus 10 bandas críticas. El criterio de la American Standards Association, por su parte, establece que si se somete a un grupo de personas a una exposición laboral (8 horas por día laborable) durante 25 años de manera que en las bandas de octava superiores a 300 Hz el nivel sea menor de 80 dB los daños auditivos serán despreciables. Lo interesante de este criterio es que por primera vez se considera el concepto de distribución estadística de la población en cuanto a su agudeza auditiva, y a la introducción de dos límites arbitrarios con respecto a cuándo se considera que se tiene daño auditivo (en este caso, cuando la pérdida alcanza los 15 dB) y a qué porcentaje de afectados se considera despreciable (en este caso, un 1%). Finalmente, Kryter concluye proponiendo un criterio en el cual tiene en cuenta la susceptibilidad para diferentes grupos etarios, teniendo en cuenta el concepto de presbiacusia, es decir la disminución de la agudeza auditiva con la edad. Kryter propone en este caso que la presbiacusia se origina en la menor tolerancia a los ruidos de la vida diaria a medida que avanza la edad. La conclusión anterior es coherente con un célebre trabajo de Rosen, Bergman, Plester, El-Mofty y Satti de 1962. Este grupo de investigadores se trasladó a la República de Sudán, en el continente africano, e investigó a los Mabaans, un pueblo tribal primitivo de desarrollo cultural comparable a la edad de piedra tardía. La condición que cumplían era la de ser personas muy tranquilas, pacíficas y silenciosas, siendo el nivel sonoro habitual de 40 dBC. Los máximos niveles encontrados fueron de 110 dB al final gritado de unos cánticos corales realizados esporádicamente durante los dos meses al año de cosecha primaveral. Realizaron estudios audiométricos a más de 500 individuos de uno y otro sexo y todas las edades, y comprobaron que las pérdidas auditivas promedio eran, a los 70 años, comparables a las correspondientes a individuos de entre 30 y 50 años del estado norteamericano de Wisconsin y otros, aún de grupos poblacionales seleccionados por su baja exposición a ruidos (Rosen et al., 1962). Estos resultados han consolidado la denominación de socioacusia para el deterioro auditivo con la edad en contextos sociales relativamente ruidosos (si bien de niveles no tan altos como los laborales). En otro importante libro compilado por Leo Beranek con la contribución de un nutrido grupo de especialistas, “Noise and Vibration Control” (1971, reeditado en 1988), Aram Glorig, médico higienista, aporta el capítulo sobre criterios de riesgo auditivo. En él aparece un criterio completo de carácter estadístico en el que se tiene en cuenta la exposición en términos de nivel sonoro del ruido con compensación A (ver sección 4), en lugar de clasificarlo en términos de su distribución espectral. Esto implica una enorme simplificación en la obtención de los datos, ya que permite prescindir de equipamientos costosos tales como analizadores de espectro. El precio a pagar es que se limita a cierto tipo de ruidos industriales de banda ancha. El criterio, indicado en la Tabla 2, considera la cantidad de años de exposición así como la edad, y proporciona el riesgo porcentual de adquirir una discapacidad auditiva permanente, definida como un aumento promedio de 25 dB en el umbral auditivo correspondiente a las frecuencias de 500 Hz, 1000 Hz y 2000 Hz (a partir del cual comienza a haber dificultades para la inteligibilidad de la palabra hablada). El riesgo, a su vez, se define como la diferencia entre el porcentaje de personas en un grupo sometido a una determinada exposición a ruido que adquiere
3

Las bandas críticas para sonoridad resultan ser 2,5 veces mayores que las para enmascaramiento, lo cual corresponde a alrededor de 1/3 de octava. Se ha argumentado que las “bandas críticas para el daño auditivo” deberían ser más acordes a las correspondientes a la sonoridad que al enmascaramiento. 3

Es significativo el hecho de que algunos años más tarde la Oficina de Reducción y Control de Ruido.9 45 25 0 6. Criterio de Glorig sobre riesgo porcentual de daño auditivo (adaptación) Edad Años de exposición 80 85 90 95 100 105 110 115 Nivel de exposición [dBA] 20 0 0 0 0 0 0 0 0 0 25 5 0 1.8 84. el 4% restante también estará protegido pues corresponden a aquéllos que.4 35.0 79. De hecho. para elaborar y publicar una serie de criterios con respecto al ruido.3 55 35 0 8.9 21.7 40. En segundo lugar.discapacidad auditiva permanente y el porcentaje de personas no expuestas que adquiere dicha discapacidad. nos concentraremos aquí en los criterios para la protección de la audición.5 Si bien los criterios abarcan varios rubros además del daño auditivo.5 14. esto es equivalente a un límite de 75 dBA en una jornada laboral de 8 horas.0 10. Según puede observarse.9 49.5 24.1 86.1 54.5 51. Esto se debe a que a edades avanzadas.1 50 30 0 6. por lo cual la mayoría de las personas no sufrirán ninguna 4 5 La EPA es el organismo gubernamental federal encargado de regular los aspectos medioambientales en los Estados Unidos.3 41. 4 . 4) Si se protege al 96% de las personas con mejor audición.5 60 40 0 8. Es una afortunada circunstancia el que el propósito de dicha investigación fuera sólo informar y no regular. fue comisionada por el Congreso.0 26. 1988).0 11.0 40.0 28. la EPA concluye que el nivel de protección es de 70 dBA promedio a lo largo de las 24 horas diarias durante un intervalo de 40 años.7 31. Ahora bien. por lo tanto el propósito del criterio es proteger esta frecuencia.0 13.0 40 20 0 5.8 73. EPA)4. encargada de llevar a cabo las políticas ambientales sobre ruido fue desfinanciada y por lo tanto virtualmente desmantelada por el gobierno federal.6 6. más conocido como “The ‘Levels’ Document” (EPA.0 65 45 0 6.1 13. el criterio propuesto es el de un cambio de 5 dB en el umbral auditivo.5 89.4 83.8 57. Bajo estas condiciones. Las premisas básicas de las cuales partió este organismo fueron las siguientes: 1) En general el efecto más notorio del ruido se produce en la frecuencia audiométrica de 4000 Hz.5 57.0 64.6 12. que es un criterio muy conservativo. ya sea por efectos presbiacúsicos o socioacúsicos. El resultado fue un extenso documento emitido en marzo de 1974 bajo el título de “Información sobre los niveles de ruido ambiental requeridos para proteger la salud y el bienestar públicos con un adecuado margen de seguridad”.5 71.0 35.0 30 10 0 2.5 15.0 3.4 24. este criterio no debe interpretarse (como erróneamente suele hacerse) en el sentido de que sea generalmente peligroso exponerse a sonidos de más de 75 dBA. por lo cual el efecto del ruido parece menos importante (Beranek.0 44. la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (Environmental Protection Agency. 1972).2 61.9 68. el riesgo aumenta hasta cierta edad y luego disminuye.0 18.0 En 1972.2 35 15 0 4.0 70. el criterio audiológico comúnmente aceptado es de entre 20 dB y 25 dB para ingresar en el terreno de la patología. 3) Un individuo no puede ser dañado auditivamente por sonidos que no puede escuchar. como parte de los requerimientos de la Ley de Control de Ruido (Noise Control Act.1 73.0 5.0 17.0 54. 1974). la audición se deteriora rápidamente aún sin exposición significativa a ruidos laborales. Por empezar. no pueden oír los sonidos que resultan admisibles para el resto.3 20.7 9.0 18.5 28.0 61. Tabla 2.0 44. este criterio protege aún a las personas con mayor labilidad auditiva. por tener ya hipoacusias. ya que entonces fueron dejados de lado diversos intereses políticos y económicos y el estudio se concentró en obtener resultados científicos y no compromisos entre lo deseable y lo posible.1 38. Trasladado al campo laboral.7 46.2 30. 2) Los cambios en el nivel de audición menores de 5 dB son difíciles de determinar confiablemente y además se consideran escasamente significativos.6 26.5 55.2 19.

y el parámetro considerado como nivel de exposición es el nivel sonoro continuo equivalente con ponderación A (ver sección 4) referido a una semana laboral de 40 horas. en otros los niveles sean menores. En 1975 surge la primera edición de la Norma que nos ocupa: la ISO 1999. y que efectúa ese trabajo desde los 18 años hasta los 33 años. habrá altibajos que permiten que. con diferencias en los valores. La versión 1975 de esta norma daba un procedimiento de cálculo basado en tablas de índices parciales de exposición asociados con un nivel sonoro y su duración. Para otras exposiciones será necesario efectuar una conversión. Criterio ISO 1999:1975 sobre riesgo porcentual de daño auditivo (adaptación) Edad Años de exposición 80 85 90 95 100 105 110 115 Nivel de exposición [dBA] 18 0 0 0 0 0 0 0 0 0 23 5 0 1 4 7 12 18 26 36 28 10 0 3 10 17 29 42 55 71 33 15 0 5 14 24 37 53 70 82 38 20 0 6 16 28 42 58 76 86 43 25 0 7 16 29 43 60 78 84 48 30 0 8 18 31 44 62 77 81 53 35 0 9 20 32 44 61 72 75 58 40 0 10 21 29 41 54 62 64 63 45 0 7 15 23 33 41 45 47 Consideremos un ejemplo que nos permitirá una comparación ulterior con la edición de 1990. superándose por momentos dicho valor. (1) Luego se obtiene el nivel equivalente Leq mediante la expresión Leq = 70 + 10 log Ó E i . 1000 Hz y 2000 Hz. La exposición es de 15 años. Introducción a la Norma Internacional ISO 1999 : 1990 La segunda edición de esta Norma Internacional. que se propone normalizar la determinación del riesgo auditivo por exposición a ruido. efectuando los cálculos. El índice parcial de exposición es el porcentaje de energía aportado por la presencia de un nivel sonoro Li durante un tiempo ∆ti (en horas) con respecto al aportado por un nivel sonoro de 90 dBA durante 40 horas. el nivel equivalente resulta ser de aproximadamente 100 dBA. el descriptor utilizado es un nivel equivalente o promedio. Entonces. se titula “Acústica – Determinación de la exposición a ruido laboral y estimación de la pérdida auditiva 5 . Tabla 3. (2) En la actualidad este procedimiento puede evitarse teniendo en cuenta que la mayoría de los sonómetros son integradores. es decir: Ei = ∆ ti 10 40 Li − 70 10 . El principio es similar al de Glorig. Utiliza el criterio de daño auditivo de 25 dB para el promedio del aumento del umbral auditivo en 500 Hz. 3.consecuencia. por lo cual el riesgo porcentual es de un 37 %: casi 4 de cada 10 individuos en estas condiciones superará los 25 dBA de pérdida auditiva promedio. En tercer lugar. actualmente en vigencia. Supongamos un disc-jockey que trabaja 4 horas por día durante 3 días semanales sometido a un nivel equivalente en cada sesión de 105 dBA. por lo cual a menos que el ruido sea casi constante.

la cantidad de indemnizaciones dependerá inversamente de la altura en se ubique la “valla”. podría considerarse que el tener dificultades para la comprensión oral implica discapacidad (lo cual corresponde al criterio de los 25 dB). y p0 es la presión de referencia. si la legislación obliga al Estado (o al empleador.6 A diferencia de la primera edición. LEX. a los mecanismos básicos involucrados en la hipoacusia inducida por ruido y su evaluación. en términos del índice de articulación silábica deseado). o a la compañía aseguradora) a pagar una indemnización a quienes adquieran discapacidad auditiva. Aún refiriéndonos a la inteligibilidad oral. Ya hemos visto por lo menos dos criterios diferentes: 1) que el promedio de los desplazamientos del umbral auditivo en 500 Hz. 8h. El objetivo de esta edición de la norma es. o los departamentos de personal de las empresas. Por ejemplo. La edición de 1990 de esta norma se aparta explícitamente de esta discusión. la distribución estadística del desplazamiento permanente del umbral a diversas frecuencias en función de la edad y del nivel de exposición a ruido normalizado a una jornada laboral de 8 horas. 6 La primera edición llevaba el siguiente título: “Acústica – Evaluación de la exposición ocupacional a ruido para los fines de la conservación de la audición” 6 . 1000 Hz. podría a su vez depender de la calidad de la inteligibilidad (expresada. y a los conceptos estadísticos utilizados. regionales o locales. entonces. 2000 Hz supere los 25 dB (Glorig. o diferencia entre la presión instantánea y la presión atmosférica estática. tan objetivamente como los conocimientos científicos disponibles lo permitan. ISO 1999 : 1975). por ejemplo. en caso de que desearan fijar políticas de higiene y seguridad más estrictas que las exigibles por ley (por ejemplo quienes se encuentren en el nivel 4 de la Ley de Riesgos del Trabajo vigente en la Argentina). La utilización de una expresión logarítmica para la presión sonora permite comprimir un rango muy amplio (típicamente desde 20 µPa hasta 2000 Pa) de manera de expresarlo con menos órdenes de magnitud (0 dB a 160 dB). y 2) que el umbral auditivo en 4 kHz sufra un desplazamiento de 5 dB (EPA). sino más bien la distribución estadística del daño auditivo expresado en términos del desplazamiento del umbral de audición a las diversas frecuencias. esencialmente.inducida por ruido” (ISO. 1975). pero también podría considerarse una discapacidad cualquier desplazamiento permanente medible del umbral (y entonces estaríamos en el criterio EPA). Se refieren a las mediciones acústicas. 4. recordemos que el riesgo auditivo es la diferencia porcentual entre los que adquieren una discapacidad determinada en un grupo expuesto y los que la adquieren en un grupo no expuesto. como magnitud fundamental para describir la intensidad del ruido. El mismo se origina en el nivel de presión sonora Lp . la cual se deja en manos de los entes de aplicación. Medición del ruido La norma ISO 1999 : 1990 utiliza el nivel de exposición a ruido. Para comprender esta diferencia. la actual no se propone determinar directamente el riesgo auditivo. muchos de los cuales pueden estar plenamente justificados según el contexto. (3) donde p es la presión sonora. sean éstos reparticiones gubernamentales nacionales. El nivel de presión sonora se expresa en decibeles. El criterio es arbitrario porque responde a una decisión de carácter más político que científico. El criterio a adoptar puede responder a condicionamientos de tipo económico o ético. Por ejemplo. abreviados dB. igual a 20 µPa. la gran cantidad de criterios de discapacidad existentes. Las razones argumentadas son. Ello implica adoptar un criterio más ó menos arbitrario sobre qué se entiende por “discapacidad”. dar. En las secciones que siguen introduciremos los conocimientos esenciales para la comprensión y aplicación satisfactoria de esta Norma. definido por la ecuación Lp = 10 log ( p / p 0 )2 .

El resultado de medir intercalando el filtro A se expresa siempre en dBA. el B. es el nivel de presión sonora correspondiente a un dado contorno en la frecuencia 1000 Hz. De esa manera. Un tono de f = 200 Hz y Lp = 40 dB provocará la misma sensación de sonoridad que uno de 1000 Hz y 20 dB. La idea original no funcionó demasiado bien. pero no tiene un correlato muy definido con lo que percibe el oído humano. determinadas nuevamente.El nivel de presión sonora es un descriptor físico de la intensidad instantánea del sonido. El resultado fue que los efectos sobre la audición humana exhibían una 7 Las curvas de Fletcher y Munson fueron reemplazadas por las de Robinson y Dadson. destinados a procesar la señal sonora previamente a su efectiva medición. llevadas a cabo entonces con los instrumentos disponibles. opuesta al de 70 fon. Actualmente están normalizadas por la norma ISO 226. con posterioridad. cada uno de estos filtros atenúa las frecuencias en que el oído es menos sensible.Lp. Contornos de Fletcher y Munson. en condiciones más controladas. y el C. ya que a igual Lp el nivel de sonoridad percibido resulta menor7. siendo el resultado aproximadamente indicativo de lo realmente percibido (Fletcher et al. que fueron obtenidos para tonos puros. se introdujeron tres filtros. ya que la sensación de sonoridad en el caso de tonos múltiples o de ruidos de espectro amplio no puede ser determinada mediante los contornos isofónicos. expresado en fon. denominados A. una serie de contornos para cada uno de los cuales la sonoridad subjetiva es la dB 120 110 100 90 80 Lp 70 60 50 40 30 20 10 0 20 100 Umbral de audición 120 FON 110 100 90 80 70 60 50 40 30 20 10 0 500 1000 f 5000 10000 Hz Figura 1. las cuales indican. en un diagrama f . 1933). Se dice entonces que tiene un nivel de sonoridad de 20 fon. No obstante. Para realizar una medición que a la vez fuera objetiva pero vinculada a lo percibido. El filtro A tenía una respuesta en frecuencia aproximadamente opuesta al contorno de 40 fon. El nivel de sonoridad. y ello puede haber condicionado parcialmente las investigaciones. opuesta al de 100 fon (figura 2). En un intento por lograr una medida mejor correlacionada con la percepción subjetiva del sonido se recurrió a las curvas isofónicas obtenidas en 1933 por Fletcher y Munson (figura 1). los medidores de nivel sonoro equipados con los filtros A. y análogamente en los otros casos. B y C. 7 . misma. B y C se popularizaron. Se observa que en baja frecuencia y en muy alta frecuencia la sensibilidad del oído es menor.

y en segundo lugar no siempre la implementación de un dispositivo cumple las especificaciones de diseño. Ahora bien. La Norma IRAM 4074 es la versión nacional de dicha norma IEC.dB 0 −10 −20 −30 −40 −50 20 50 100 C B A 200 500 f 1000 2000 5000 10000 Hz Figura 2. no existe modo de verificar si tal afirmación es verdadera. Para cada frecuencia. importante correlación con los niveles sonoros con compensación A (es decir. LAeq. T . Formalmente. el valor de la ordenada representa la corrección aditiva a aplicar al nivel de presión sonora de un tono de esa frecuencia para obtener su nivel sonoro. más específicamente la IEC 651. según la cual los efectos sobre la audición están determinados por la energía sonora total recibida diariamente. Con el fin de determinar los efectos a largo plazo es necesario trabajar con niveles medios. (5) T  p0 2 0   ∫ donde T es el intervalo de tiempo considerado. La única manera de certificar el cumplimiento de dicha norma es un certificado individual por equipo extendido por un laboratorio acreditado y en el cual conste la cadena de trazabilidad hacia patrones internacionales reconocidos. es decir la presión sonora filtrada con el filtro A. En 1 kHz las tres curvas coinciden en 0 dB. (4) donde pA es la presión sonora con compensación A. en primer lugar. ya que. B. La energía sonora es proporcional al cuadrado de la presión sonora. tanto la presión sonora como el nivel sonoro A son en general muy variables en el tiempo. filtrados con el filtro A). Curvas de compensación (o ponderación) A. o nivel equivalente. definido como  1 T p 2( t )  A L Aeq . y C. 8 . La promediación se hace energéticamente9 porque se utiliza aquí la teoría de la igualdad de la energía. Debe desconfiarse de los instrumentos en cuyas especificaciones se lea “Diseñado para cumplir con la Norma IEC 651”. surgiendo así el nivel sonoro continuo equivalente. el nivel sonoro A (o nivel de presión sonora compensado A) se define como L pA = 10 log ( p A / p 0 )2 . El nivel equivalente se puede determinar hoy en día en forma directa por medio de un sonómetro o medidor de nivel 8 9 Los medidores de nivel sonoro a utilizar en las mediciones requeridas por la Norma ISO 1999 deben responder a normas reconocidas internacionalmente. lo cual llevó a adoptar universalmente el nivel sonoro A para todas las cuestiones relativas a la audición.8 cuyo circuito interno se encarga de realizar las operaciones indicadas en la ecuación 4. T = 10 log  dt  . El nivel sonoro se mide en forma directa por medio del sonómetro o medidor de nivel sonoro (a veces llamado decibelímetro).

En la segunda. resulta muy conveniente definir un nivel de exposición a ruido normalizado a 8 h. T ∑ i =1 n Ti 10 L Aeq . En el tercer tipo de exposición se individualizan ciclos cortos de 5 minutos de duración. que dura 1 h. Lo mismo es válido para los 86 dBA. Este parámetro representa un ruido continuo y constante a lo largo del tiempo de referencia de 8 h que contiene la misma energía total (ponderada por el filtro A) que el ruido real.10 Cuando la duración total de la exposición es muy larga pero pueden identificarse intervalos en los que. por ejemplo en el caso de un supervisor que visita en forma aleatoria o según requerimientos diferentes sectores de una planta industrial. Dicha dosis se expresa como porcentaje de un nivel sonoro continuo equivalente máximo admisible según la legislación vigente: D = ∫ 2 T p A 2 ( t ) dt / 10 0 p 0 T0 10 LMAX ⋅ 100 % .sonoro integrador. 8h . suele ser recomendable utilizar dosímetros personales. (8) donde T0 = 8 h es el tiempo de referencia. En la primera. Un dosímetro es. El tiempo total de medición ha sido de 1 h 25 min. y valen las mismas observaciones de la nota 8. 9 . se observa un ciclo que se repite cada 20 minutos. supongamos que un operario está sometido a tres tipos de exposición durante sus 8 horas de trabajo. Ti / 10      (6) donde LAeq. extrapolando el valor obtenido a los restantes. se consideró que dicho valor se extendía al intervalo de 3 horas durante el cual se repite dicho ciclo. o en la solapa) y que calcula la dosis diaria de energía sonora del ruido al que es expuesto del usuario. 8h = L Aeq . 8h 1 = 10 log  1 × 10 80 / 10 8 ( + 3 × 10 92 / 10  + 4 × 10 86 / 10   ) = 89 dBA . y T el tiempo efectivo de duración de la jornada laboral. en contraposición con las 8 horas que habría requerido una medición directa. Ti es el nivel equivalente extendido al intervalo Ti y T = ΣTi . esencialmente. (7) Obsérvese que si bien los 92 dBA se midieron durante 20 minutos. A modo de ejemplo. Esto permite ahorrar en general mucho tiempo de medición. habiéndose medido un nivel equivalente de 92 dBA en uno de los ciclos. será posible aplicar esta otra fórmula:  1 = 10 log  T   L Aeq . LEX. variable y extendido al tiempo total T dentro de una jornada. (9) 10 Los medidores de nivel sonoro integradores deben cumplir con la Norma IEC 804. por tratarse de operaciones repetitivas o sonidos continuos. de tres horas de duración. Dado que el intervalo T es muy variable según la duración administrativa de la jornada laboral. Es de destacar que si dentro de un intervalo Ti hay ciclos repetitivos. en cada uno de los cuales el nivel equivalente medido es de 86 dBA. definido por: L EX . un instrumento integrador portable cuyo micrófono se coloca en las proximidades del oído (por ejemplo en el casco. es aceptable medir LAeq. pueda obtenerse el nivel equivalente mediante mediciones más cortas. El nivel equivalente resultante es: L Aeq . que se midieron durante 5 minutos. T + 10 log (T / T0 ) . el nivel equivalente es de 80 dBA. Ti en uno solo de los ciclos. En aquellos casos en que la exposición no pueda describirse con precisión.

es necesario asegurarse de que el instrumento es compatible con el mismo. Para poder aplicar la ecuación 11 debe seleccionarse esta última. T y. el oído medio y el oído interno. 87 dBA durante 8 horas ó 90 dBA durante 4 horas corresponderán a una dosis del 50%.donde LMAX es el máximo nivel admisible durante el tiempo de referencia T0. Para la OSHA corresponde a 5 dB. Con ciertas precauciones. o bien la dosis registrada es importante (por ejemplo. En cambio. L EX .  100  = LMAX T D  + 10 log  0 . para lo cual posee pilosidades y segrega cerumen. Dado que no en todos los países la legislación se rige por este criterio. 5. por debajo del cual no se integra. Hipoacusia inducida por ruido Para comprender los mecanismos de la hipoacusia inducida por ruido es conveniente conocer la estructura anatómica y funcional del aparato auditivo. el error cometido al utilizar el dosímetro como integrador es despreciable. provocando una modificación del espectro selectiva con la dirección de procedencia del sonido. puede utilizarse un dosímetro para determinar el nivel de exposición. por ejemplo. La ecuación (11) es válida en la medida en que el cálculo de la dosis sea efectuado por el dosímetro de acuerdo con la ley de igualdad de la energía. por ejemplo. Además protege al tímpano frente a la introducción de objetos y partículas externas. El oído está formado por tres secciones claramente diferenciadas. el nivel máximo para el cual está configurado el dosímetro fuera 90 dBA. el nivel de exposición a ruido referido a 8 horas sería 86 dBA. Pero para dosis bajas el error puede ser considerable. más copiosa cuando el individuo está sometido a ruidos intensos. huesecillos. mientras que para el criterio de igualdad de la energía corresponde a 3 dB. Un importante contraejemplo lo constituyen los dosímetros que responden a la OSHA (Occupational Safety and Health Act. Este parámetro indica en cuántos dB puede incrementarse el nivel sonoro si el tiempo de exposición se reduce a la mitad. 8h = LMAX  D  + 10 log  .11 A partir de las ecuaciones (5) y (9) se obtiene L Aeq . 10 . La secreción de cerumen es. 50%). que arrastra lentamente hacia afuera la suciedad. asimismo. Los mismos se rigen por un criterio derivado de la teoría de la igualdad de los efectos temporarios que conduce a que la dosis no sea proporcional a la energía acumulada. que se ilustran en la figura 3: el oído externo. caja timpánica. generalmente configurable por el usuario. En los dosímetros internacionales el usuario puede configurar la forma en que se calcula la dosis mediante el parámetro denominado tasa de intercambio (exchange rate o halving rate). Más específicamente. trompa de Eustaquio) cumplen funciones conductivas y protectoras. de (8). tendiendo lentamente a reducir la efectividad del conducto auditivo. una exposición precisamente de 90 dBA durante 8 horas corresponderá a una dosis del 100%. mientras que la sección interna tiene funciones perceptivas. es decir la Ley de Seguridad y Salud Laboral de Estados Unidos). 11 Una característica de los dosímetros que los diferencia de un medidor de nivel sonoro integrador es la existencia de un nivel umbral. el oído externo focaliza el sonido hacia el tímpano. Cuando los niveles involucrados son bastante mayores (por ejemplo 90 dBA).  T 100  (10) (11) Si. se admiten 90 dBA durante 8 horas diarias. lo cual tiene importancia en la audición direccional (especialmente en el plano de elevación). Las secciones externa (pabellón y canal auditivo) y media (tímpano. y se lee una dosis del 40 %. Si. por ejemplo 80 dBA.

ya que para cada frecuencia su máxima amplitud de vibración se verifica a una determinada distancia medida desde la ventana oval. El oído medio normalmente contiene aire. así. provocando señales nerviosas.Pabellón de la oreja Caja timpánica Yunque Canales semicirculares Cóclea Martillo Canal auditivo Tímpano Estribo Ventana oval Ventana redonda Trompa de Eustaquio Oído externo Oído medio Oído interno Figura 3. Es un caracol de dos vueltas y media y contiene una membrana semielástica denominada membrana basilar. al anegamiento del oído 12 Las células ciliadas reciben ese nombre pues contienen en su parte superior una serie de pelos o cilios en contacto con otra membrana. Finalmente. en el cual se muestran las partes anatómicas más representativas del aparato auditivo. transformando la vibración mecánica en impulsos nerviosos (eléctricos) que son dirigidos hacia el cerebro a través del nervio auditivo. Los ruidos impulsivos son demasiado cortos para esta protección. La característica más sobresaliente de esta membrana es que se comporta como un analizador de espectro. capaz de vibrar en respuesta a las vibraciones de los huesecillos. Este mecanismo protector actúa sólo para sonidos de duración superior a los 200 ms. el oído interno está formado por el laberinto y el caracol. constituyen trastornos de la conducción del sonido. El oído medio convierte las vibraciones de amplitud relativamente grande pero de baja presión del tímpano en oscilaciones de menor amplitud pero mayor presión en el líquido del oído interno. Digamos antes que hay dos tipos de hipoacusias: las conductivas y las perceptivas. Estamos interesados específicamente en los mecanismos de la hipoacusia inducida por ruido. como palanca o transformador mecánico. que son recibidas a través de la ventana oval y transmitidas a ella a través del contenido líquido del caracol. mientras que los sonidos graves producen igual respuesta en el punto más alejado (en el vértice o ápice del caracol). el sensor acústico. es decir. por su parte. denominadas células ciliadas o células pilosas. enviando al cerebro señales ante cualquier rotación del cuerpo. Los huesecillos que componen esta palanca. Resulta así que la información proveniente del oído interno se envía al cerebro descompuesta en sus componentes espectrales.12 y que actúan como los transductores primarios. Las hipoacusias conductivas se originan en algún mal funcionamiento del oído externo o del oído medio. Pueden deberse a una razón tan simple como una obstrucción del conducto auditivo por un tapón de cerumen. La cóclea es. Estos cilios detectan la vibración relativa entre ambas membranas (la basilar y la tectoria). en presencia de ruidos intensos pierden su eficacia y reducen la transmisión. Este comportamiento es aprovechado por una serie de células que recubren toda la extensión de la membrana basilar. 11 . la membrana tectoria. Los sonidos agudos hacen vibrar intensamente las partes cercanas a la ventana oval. Actúa. a un desgarramiento del tímpano (que normalmente se regenera en forma natural). El laberinto es el órgano sensor del equilibrio. aumentando su peligrosidad. Corte transversal del oído derecho. o cóclea.

y en ese caso ambas audiometrías son esencialmente equivalentes. 2000 Hz. se debe en general a la destrucción gradual de las células ciliadas. el que supuestamente debería poseer a cada frecuencia un individuo joven otológicamente normal. Las hipoacusias inducidas por ruido pueden ser a su vez de dos clases: las ocasionadas por algún accidente auditivo (por ejemplo una explosión demasiado cerca del oído). y en otros por causas metabólicas (falta de oxigenación por la constricción de los vasos sanguíneos en presencia de ruidos intensos). En el primer caso. Un individuo otológicamente normal es uno que goza de buena salud general. y por lo tanto suelen ser temporarias. El audiómetro tonal es un equipo que permite generar tonos puros de frecuencias tomadas de una serie normalizada de frecuencias audiométricas (125 Hz. ya que son tratables farmacológica o quirúrgicamente. Así. que no tiene cerumen en sus oídos ni antecedentes de enfermedades auditivas ni de exposición a ruidos anormalmente intensos (como los de las actividades laborales ruidosas). 500 Hz. En el segundo caso. pero no es fácil ya que debería insertarse una sonda que seguramente alteraría las condiciones de audición. o al esclerosamiento de la cadena de huesecillos. como la rubéola. aunque pueden tornarse crónicas si se omite el tratamiento. En cualquiera de los dos casos son en general irreversibles. la hipoacusia coclear suele ser selectiva en frecuencia. 12 . y que se determina mediante una audiometría tonal. se han normalizado en la Norma ISO 389 : 1985 los valores del cero audiométrico para las diversas frecuencias para dos modelos específicos de auriculares. 1500 Hz. que es función de la frecuencia.medio con mucosidad (en la llamada otitis media). es decir. Lo ideal sería determinar el nivel de presión sonora sobre el propio tímpano. ya que al ir la transmisión ósea directamnente al oído interno. es decir. 6000 Hz y 8000 Hz) administradas al individuo bajo examen por medio de auriculares en la audiometría por vía aérea y por medio de transductores vibratorios en la audiometría por vía ósea. Nos interesa ahora centrarnos en la manera en que se determina y representa la capacidad auditiva Aunque existen diversos indicadores de posibles patologías. 1000 Hz. ya que las hipoacusias inducidas por ruido son en general perceptivas. La determinación de cómo se ve afectada la audición en cada frecuencia es uno de los objetivos de la Norma ISO 1999 : 1990. ya que si el desgarramiento se produce suficientemente rápido como para no superar la inercia de la cadena de huesecillos el oído interno no recibe un estímulo suficientemente intenso como para destruirse. al hecho de que cada grupo de ellas responde a un conjunto limitado de frecuencias. es decir cuando la afección se desarrolla paulatinamente. Por ello se ha recurrido a definir un cero audiométrico no en forma absoluta sino relativa al auricular particular que se utilice. durante las etapas del embarazo críticas para la formación del aparato auditivo) o por sobreestimulación. La dificultad para ello reside en que dicho valor depende mucho de las condiciones de escucha y de las condiciones en que se mide dicho nivel de presión sonora. Debido a la especialización frecuencial de las células ciliadas. 4000 Hz. En algunos casos la destrucción es por causas mecánicas (por estar sometidas a esfuerzos mecánicos mayores que lo que toleran). En general las hipoacusias conductivas son de buen pronóstico. a veces puede recuperarse si se trata de un desgarramiento del tímpano. el 13 14 La audiometría por vía ósea permite determinar si una hipoacusia es conductiva o perceptiva. Pueden originarse en malformaciones congénitas (muchas veces debidas a determinadas enfermedades de la madre. la audición queda adecuadamente representada por el umbral auditivo. Una de las dificultades para la obtención del umbral auditivo es la determinación del umbral normal o de referencia. 250 Hz. como en el caso de la exposición a ruidos muy intensos. Las hipoacusias perceptivas pueden afectar a las células ciliadas (hipoacusia coclear) o al nervio auditivo (hipoacusia retrococlear). 3000 Hz. En el caso de la hipoacusia conductiva se tiene una audiometría aérea anormal. cuya consecuencia puede variar desde una perforación del tímpano hasta la destrucción del oído interno.14 Podría intentar determinarse dicho umbral en términos del nivel de presión sonora media que se requiere para que un individuo normal comience a escuchar cada frecuencia. el buen funcionamiento de éste asegura que los sonidos se perciban.13 Nos ocuparemos aquí solamente de la audiometría por vía aérea. ya sea en forma aislada o en grupos. y las causadas a lo largo de años de exposición. pero ósea normal. mientras que en la hipoacusia perceptiva ambas son anormales.

En la Tabla 1 se muestra un ejemplo del cero audiométrico (denominado nivel de presión sonora de referencia umbral) para el TDH39 medido con acoplador acústico y los valores correspondientes para un auricular cualquiera medido con un oído artificial normalizado. como la diferencia entre el nivel de presión sonora real y el cero audiométrico para esa frecuencia. Por ejemplo.5 15. si el TDH39 está emitiendo un tono de 500 Hz y 75 dB. El gráfico normalizado que se utiliza para ello es el que se ilustra en la figura 4.5 13.5 12. un nivel umbral de audición de 0 dB en todas las frecuencias.Telephonics TDH39 y el Beyer DT 48 (actualizada por las partes 1 a 7. y la calibración se puede efectuar en un acoplador acústico15 normalizado o en un oído artificial16 (en este caso según lo prescrito en el Addendum 1 de 1983 de la ISO 389 :1985).0 9.0 6. Para interpretar correctamente una audiometría deben introducirse los conceptos de nivel de audición y nivel umbral de audición. Cero audiométrico para auriculares Telephonics TDH39 con acoplador acústico normalizado y para auriculares cualesquiera con oído artificial. En ambos casos se especifica la almohadilla que debe utilizarse. el mínimo nivel de presión sonora que percibe coincide con el cero audiométrico). En él se representa la pérdida auditiva. en término medio.5 11.0 16.0 11.0 15.0 27. ya que su mínimo nivel de audición es 0 dB (o. f [Hz] 125 250 500 1000 1500 2000 3000 4000 6000 8000 Nivel de presión sonora de referencia umbral para TDH39 con acoplador acústico [dB] 45.5 9.5 dB. Se define el nivel de audición para un modelo dado de auricular. el nivel de audición será de 75 dB − 11. que es la denominación habitual en 15 16 17 Un acoplador acústico es una cavidad de forma y volumen especificados que permite conectar acústicamente de manera normalizada un dispositivo (por ejemplo un auricular o un protector auditivo) con un transductor (el micrófono). es sólo una manera de expresar el nivel de presión sonora con respecto al umbral medio de la población otológicamente normal.17 Así. En el caso del oído artificial se puede especificar el cero con independencia del auricular. 13 .0 Nivel de presión sonora de referencia umbral medido con oído artificial [dB] 45.5 dB = 63. una persona joven otológicamente normal tendrá. 1994 a 1998). ISO 389. El propósito de una audiometría tonal es determinar y representar gráficamente el nivel umbral de audición de una persona.0 25. Un oído artificial es un tipo particular de acoplador acústico que emula con bastante precisión la forma y las características acústicas del oído externo humano medio y que se utiliza para la calibración objetiva de audiómetros. Debe comprenderse que el nivel de audición no se refiere al umbral auditivo.5 9. Tabla 4. El nivel umbral de audición en la práctica se determina como aquel nivel de audición para el cual un 50% de las veces el individuo afirma escuchar el tono y un 50% afirma no escucharlo. aplicado de una manera especificada y para una frecuencia determinada. equivalentemente.5 El nivel umbral de audición (a veces referido simplemente como umbral de audición) es el mínimo nivel de audición que un individuo es capaz de escuchar a cada frecuencia.5 7. según norma ISO 389 : 1985 y su Addendum 1.0 10.5 7.5 7.0 13.

Para dar a entender que el umbral de audición cambió como consecuencia de alguna condición (por ejemplo. Ejemplo de audiometría tonal. en el caso de la presbiacusia. NIPTS). 18 Cabe señalar que el formulario indicado en la figura 4 también es apropiado para la audiometría de alta frecuencia.Audiología para el nivel umbral de audición. 12 dB. a esa frecuencia. definido como el aumento permanente (definitivo o irreversible) del nivel umbral de audición debido al ruido (real o potencial). a 2000 Hz se observa una pérdida auditiva de 45 dB.18 PA [dB] 0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100 110 120 130 31. entendiendo que el valor nulo a todas las frecuencias corresponde a un individuo normal. teniendo en cuenta que el cero audiométrico a esa frecuencia es de 9 dB (utilizando un TDH39). La demarcación con círculos y cruces es de uso habitual.5 Oído normal Pérdida total del oído 63 125 250 500 1k 2k 4k 8k 16 k f [Hz] Oído derecho Oído izquierdo Figura 4. así. En la Norma ISO 1999 : 1990 se introduce. por ejemplo. en el que se muestra el resultado de un estudio por vía aérea en ambos oídos. abandonaremos toda referencia a los valores reales de nivel de presión sonora en los correspondientes acopladores acústicos. 14 . que el nivel de presión sonora requerido por ese oído para percibir los 2000 Hz equivale a 45 dB + 9 dB = 54 dB generados por el auricular en el acoplador acústico normalizado. Se incluye la curva considerada como de pérdida total del oído. Una vez aclarados estos conceptos. o el ruido excesivo en el caso de las profesoacusias) se suele hablar de desplazamiento del umbral. el desplazamiento permanente del umbral inducido por ruido (noise-induced permanent threshold shift. que se ha desarrollado bastante en los últimos años como examen preventivo. En el diagrama audiométrico se incluye la recta de audición normal y la curva de pérdida total de la audición. y nos referiremos siempre al nivel umbral de audición. Así. para que dicho tono sea perceptible por el oído izquierdo su nivel de audición deberá ser tal que se produzcan 31 dB + 12 dB = 43 dB en el oído artificial. La recta de 0 dB corresponde a audición normal. lo cual significa. De la misma manera. Como el cero audiométrico correspondiente a cualquier auricular ensayado con un oído artificial normalizado es. la pérdida auditiva en 4000 Hz es de 31 dB para el oído izquierdo. el envejecimiento. En el eje vertical se indica la pérdida auditiva. en el oído derecho.

En primer lugar. supongamos que estamos interesados en el nivel umbral de audición a 4000 Hz de un conjunto de 50 personas. Tomada una persona al azar. y en segundo lugar da origen a la inferencia estadística. tengamos en cuenta que uno de los objetivos de esta disciplina es obtener propiedades globales de un conjunto de entes (denominado población) cuya determinación individual no es posible en forma exacta para todos los entes. En el ejemplo anterior. dan origen a la distribución porcentual. la altura de los individuos de una dada región geográfica constituye una variable aleatoria. Obtenemos una tabla como la siguiente. es conveniente recordar algunos conceptos fundamentales de estadística . Luego simplemente contamos la cantidad de individuos cuyos umbrales se encuentran en cada uno de estos subintervalos. es decir un subconjunto reducido de la misma. Intervalo [dB] Cantidad Porcentaje [%] 0-5 2 4 5-10 3 6 10-15 9 18 15-20 13 26 20-25 10 20 25-30 7 14 30-35 4 8 35-40 2 4 Las cantidades de personas en cada “clase” se denominan frecuencias. Ejemplo de distribución de frecuencias: el nivel umbral auditivo de un conjunto de 50 personas. ya que en primer lugar permite comparar los comportamientos de diferentes conjuntos de datos. en la cual también se expresaron las cantidades como porcentajes: Tabla 5. por otra parte. lo cual se determina por comparación con sonidos de prueba presentados por el examinador. Las propiedades asociadas a los entes que forman la población se expresan en general como variables aleatorias. ya que si de acuerdo con algún criterio podemos considerar que la muestra (en este caso los niveles umbrales de las 50 personas) es representativa de la población podemos extrapolar los resultados obtenidos en la muestra a toda la población y por ende a otras muestras extraídas de la misma.En las audiometrías también se suele dejar constancia de las frecuencias de los acúfenos o tinnitus. e inclusive puede especificarse la dispersión de la altura. 6. En primer lugar subdividimos el rango total de dicha variable en subintervalos de 5 dB en 5 dB. Algunos conceptos de estadística Debido al enfoque fuertemente estadístico de la norma ISO 1999 : 1990. Ambas pueden representarse gráficamente como se indica en la figura 5. En el caso de la Norma ISO 1999 : 1990. Esta información no se tiene en cuenta a los efectos de la Norma ISO 1999 : 1990. Para esclarecer este concepto. Pero sí puede determinarse un descriptor global. es decir variables que asumen un valor determinado (pero en general desconocido) para cada elemento de la población.19 obteniendo de esta manera la denominada distribución de frecuencias. 19 No confundir la frecuencia de aparición de una clase de valores con el concepto físico de frecuencia de un tono o de cualquier otro fenómeno periódico 15 . Esta tarea se denomina inferencia estadística. no es posible predecir exactamente cuál será su altura. El comportamiento de las variables aleatorias está determinado por su distribución estadística. la variable aleatoria de interés será el nivel umbral de audición. Un ejemplo es la altura de las personas de una determinada región. es decir los zumbidos o silbidos permanentes de los oídos. tal como la altura promedio de tal conjunto de personas. Los porcentajes. Lo más interesante de los métodos estadísticos es la posibilidad de estimar dichas propiedades globales a través del examen de una adecuada muestra de la población. qué tan diferente puede llegar a ser la altura real de la altura promedio. La distribución porcentual es una manera más conveniente de representar la distribución estadística de una variable aleatoria. es decir.

en general. es decir: 16 . El valor medio x de una variable aleatoria x se obtiene como la suma de los valores de la variable correspondientes a toda la población dividida por la cantidad de elementos integrantes de la población. los valores de la variable del valor “central”. Σn 50 40 30 20 10 % 100 90 80 70 60 50 40 30 20 10 5 10 15 20 25 30 35 40 H [dB] Figura 6. Representación gráfica de la distribución acumulada de frecuencias y la distribución porcentual acumulada del ejemplo de la tabla 5. Con cada variable aleatoria es posible asociar además dos tipos de medidas numéricas: las de tendencia central y las de dispersión. También es posible hablar de la distribución acumulada de frecuencias. Las medidas de tendencia central determinan. Las tres medidas de tendencia central más utilizadas son el valor medio (o promedio. Las medidas de dispersión indican.n % 15 30 10 20 5 10 H [dB] 5 10 15 20 25 30 35 40 Figura 5. En este caso se van sumando las cantidades correspondientes a niveles umbrales crecientes. según diversos criterios. un valor “central” alrededor del cual se agrupan. la mediana y la moda. Representación gráfica de las distribuciones de frecuencias y porcentual correspondientes al ejemplo de la tabla 5. lo cual se ilustra en la figura 6. cuán cerca o lejos se encuentran. también según una variedad de criterios. Si se representan como porcentajes se obtiene la distribución porcentual acumulada. o media). aglutinan o distribuyen los valores de la variable correspondientes a todos los integrantes de la población.

sobre todo en variables que pueden asumir valores muy disímiles. más que al procesarlos. Aplicando esta ecuación a las frecuencias de la tabla 5. En el ejemplo anterior. lo cual se da cuando existe una gran polarización en torno dos o más valores. es un valor tal que un 50% de los integrantes tienen valores de la variable menores que med(x) y el restante 50% tienen valores mayores que med(x). 17 . mucho más cercano a 90 dBA que a 55 dBA. La principal desventaja es que es muy sensible a los valores extremos. el valor medio y la mediana coinciden. de la figura 6 se desprende que dicho valor es el valor intermedio entre 15 y 20. La moda es un buen descriptor a la hora de comunicar resultados. el paso de un camión emitiendo 90 dBA durante 10 s llevará el nivel equivalente a 82. la ecuación (12) puede reescribirse x = 1 N ∑n x . viendo cuál es el valor más cercano al 50%. pero grupalmente más elevados. y suponiendo que la variable en cada intervalo toma el valor medio de sus extremos (por ejemplo en el intervalo 20-25. y el de los martillos neumáticos. a pesar de la escasa duración del ruido más intenso.5 dB. resulta x = 19.20 La medida de dispersión más utilizada es el desvío estándar. med(x). es decir 17. Este tipo de distribución se denomina bimodal. Una desventaja es que ignora lo que sucede con todos los valores de la variable excepto el más frecuente. (14) 20 La moda es útil cuando se requiere analizar variables aleatorias nominales. o xmed. En el caso en que el rango total de la variable aleatoria se haya subdividido en una cantidad (relativamente pequeña) m de clases (como en el ejemplo de la tabla 5).3 dBA. Un ejemplo es el nivel umbral de audición entre los trabajadores de una empresa industrial: los empleados administrativos. i i i =1 m (13) donde xi es el valor de la variable aleatoria asociado a la clase i-ésima y ni la frecuencia correspondiente. Un caso típico lo constituye el nivel equivalente Leq. La utilización de una u otra medida de tendencia central depende de varios factores. el de una discoteca. por ejemplo. es el valor en el cual la distribución de frecuencias alcanza un máximo. La mediana. Por último. definido como la raíz cuadrada del promedio de las desviaciones con respecto a la media elevadas al cuadrado: σx = ∑ (x k k =1 N − N x )2 .5 dB. σx . cuando se pretende averiguar mediante una encuesta qué tipo de ruido resulta más molesto entre el de las motos con escape libre.x = 1 N ∑x k =1 N k . es decir 17. Cuando la distribución es simétrica alrededor de un valor.5). la moda de una distribución. es decir no numéricas.8 dB. (12) donde N es la cantidad de integrantes de la población y xk el valor de la variable para el k-ésimo integrante. los operarios que trabajan en producción con maquinarias y procesos ruidosos exhibirán también diversos umbrales. que trabajan en ambientes relativamente silenciosos tendrán umbrales variados pero bajos. En las distribuciones fuertemente asimétricas la mediana suele dar mejores resultados. El valor medio es analíticamente más simple. por su correspondencia con la esperanza matemática. Es de notar que una distribución puede tener más de una moda. Por ejemplo. En el ejemplo anterior. supondremos xi = 22. y permite el aprovechamiento de los resultados de la teoría de la Probabilidad. si el ruido de fondo es de alrededor de 55 dBA. No es posible en casos como éste promediar los tres tipos de ruido ni ordenarlos de “menor” a “mayor”. Es fácil determinar la mediana a partir de la distribución porcentual acumulada. moda(x). de la figura 5 se observa que dicho valor es también el valor medio entre 15 y 20.

La discusión detallada de los criterios de selección y las pruebas preliminares requeridas excede el propósito introductorio de este trabajo. si se desea obtener el umbral de audición promedio (a cierta frecuencia) de los trabajadores de una industria. (15) donde xi es el valor correspondiente al i-ésimo subintervalo y ni la frecuencia de aparición de valores en dicho subintervalo. antigüedad. Por ejemplo. Hay dos razones para ello. el error cometido es menor al 5%. también puede calcularse como σx = ∑ ni ( x i i =1 m − N x )2 . etc. sector en el que trabajan. La primera es que en general no es posible una determinación tan precisa del umbral. (17) n −1 La diferencia en el denominador se vuelve pequeña para muestras grandes. más difusa y por lo tanto menos concentrada será la distribución de la variable aleatoria.2 dB. es decir = 1 n x muestra ∑x k =1 n k . podemos calcular el desvío estándar correspondiente al nivel umbral de audición del ejemplo de la tabla 5. En general una parte importante de los valores de una distribución se encuentran comprendidos entre x −σx y x +σx . para que una muestra sea adecuada debe seleccionarse aleatoriamente21 y de un tamaño suficiente para garantizar una alta probabilidad de que el error en la estimación no supere cierto valor (por ejemplo. (16) donde n es el tamaño de la muestra. El valor medio poblacional puede ser estimado directamente por el valor medio muestral. y para muestras de más de 50 elementos. que se calcula en forma ligeramente diferente: σ x . que se calcula en forma idéntica a aquél. muestra = ∑ (x k k =1 n − x muestra )2 . seleccionar todos los empleados en una misma sección o de cierto segmento etario. para su tratamiento estadístico la transformamos en una variable discreta. en el sentido de que sus valores pueden ser en principio números reales cualesquiera. Resulta σx = 8. Aun cuando la variable aleatoria que hemos estado utilizando en los ejemplos (el nivel umbral de audición) es inherentemente continua.donde xk son los valores que asume la variable aleatoria en la población. Cuanto mayor sea el desvío estándar. En general. Tanto el valor medio de una variable aleatoria como su desvío estándar relativos a una población pueden ser estimados a partir de una muestra seleccionada apropiadamente. que la probabilidad de tener un error menor que 2 dB sea de un 99%). debería elegirse la muestra a examinar procurando que las variables demográficas (edad. en cambio. En caso de que la variable haya sido agrupada en subintervalos. El desvío estándar poblacional se estima por medio del desvío estándar muestral. 18 . excepto si se pretenden resultados correspondientes a dichos subconjuntos. N la cantidad total de integrantes de la población y x el valor medio de x.) aparezcan en proporciones similares a las del total de la planta. para muestras de más de 10 elementos. ya que para una misma persona el umbral puede variar de un momento a otro y 21 Por ejemplo. el error es menor al 1%. siendo N = Σ ni. ya que de cada subintervalo se tomó como representativo su valor central. Sería erróneo. A modo de ejemplo.

. tendremos la función de densidad de probabilidad. En ese caso se considera un concepto en cierta medida análogo al de distribución porcentual. Un ejemplo de función de densidad de probabilidad. A efectos de la modelización y el análisis teórico.572349 dB? Probablemente. en general es más conveniente trabajar con distribuciones continuas. ∆x (18) ∆x →0 Si consideramos como dominio todos los posibles valores de x0. (19) En la figura 8 se muestra el ejemplo de función de probabilidad acumulada que corresponde a la densidad de probabilidad de la figura 7. es decir p( x0 ) = lím P (x 0 < x < x 0 + ∆x ) . podemos preguntarse qué proporción del total de la población tendrá un umbral entre x y x + ∆x.además el examen audiométrico ofrece varias dificultades. el valor medio puede calcularse mediante la fórmula +∞ x = −∞ ∫ x p(x) dx 19 (20) 22 Por ejemplo. p(x) x0 x0 + ∆x x Figura 7. Por ejemplo ¿cuántas personas tendrán un umbral de audición exactamente igual a 4. Debido a que existen infinitos valores posibles. o la atención y la fatiga del examinado. ninguna. En el caso de las variables aleatorias continuas. que puede obtenerse como x0 F (x 0 ) = −∞ ∫ p(x) dx . Es más razonable preguntarse cuántas personas tendrán un umbral entre 4 dB y 5 dB. Es evidente que cuanto menor sea ∆x menor será dicha probabilidad. Con mayor generalidad. la posición de los auriculares. es decir la función de probabilidad acumulada.22 La segunda razón es que al reducir la cantidad de valores posibles para la variable aleatoria se simplifica el manejo estadístico de los datos. ilustrada para un caso particular en la figura 7. Pero si dividimos la probabilidad por ∆x obtendremos una magnitud que tiende (para cada x) a un valor bien definido que denominamos densidad de probabilidad. El área rayada es la probabilidad de que la variable aleatoria se encuentre entre x0 + ∆x. En otras palabras. pueden afectar apreciablemente el resultado de las mediciones. especialmente cuando las poblaciones son grandes y de dimensiones indeterminadas. Llamando F(x0) a la probabilidad de que x sea menor que x0. es poco probable que uno cualquiera de ellos corresponda a algún elemento de la población. nos preguntamos qué probabilidad hay de que un individuo al azar tenga su umbral entre x y x + ∆x.

el fractil Q es el nivel umbral de audición HQ tal que es superado por una fracción Q de la población. el desvío estándar puede calcularse como +∞ σx = −∞ ∫ (x − x ) p(x) dx . 20 . En la figura 9 se muestra el concepto de fractil para la misma distribución de la figura 8. 2 (21) Estas expresiones son formalmente equivalentes a las que corresponden a las variables aleatorias discretas. lo que es equivalente. (22) 23 En realidad la definición usual en Estadística es la opuesta: el fractil Q es el valor de la variable aleatoria que supera a una fracción Q de la población. cuya función de densidad de probabilidad es p( x ) = 1 2π − x2 2 e .5 es la mediana. tal que hay una fracción Q de la población cuya audición es peor que HQ.23 Así. Según las Norma ISO 1999 el fractil Q asociado a una variable aleatoria es el valor XQ de la variable que es superado por una fracción Q de la población. El fractil 0. Función de densidad de probabilidad p(x) y su función de probabilidad acumulada. o. La función de distribución acumulada permite definir los fractiles. El área rayada representa la probabilidad de que la variable aleatoria sea menor que x0. habiéndose reemplazado las sumatorias por integrales. Asimismo. si x es el nivel umbral de audición H.p(x) F(x0) x0 F(x) 1 x F(x0) x x0 Figura 8. Un caso sumamente importante es la distribución normal o distribución de Gauss.

Una de las propiedades interesantes que tiene la distribución normal de Gauss es que el valor medio de las muestras de tamaño n de cualquier distribución (sea o no Gaussiana) tiende a estar 21 . tiene un valor medio nulo y un desvío estándar igual a 1. Función de densidad de probabilidad de Gauss.p(x) Q XQ F(x) 1 1−Q x XQ x Figura 9.399 0. Esta función. Función de densidad de probabilidad p(x) y su función de probabilidad acumulada. (23) p(x) 0. mostrada en la figura 10.242 −σ σ x Figura 10. Es posible tener una distribución normal con valor medio x y desvío estándarσx por medio de la siguiente función de densidad de probabilidad: (x − x )2 p( x ) = 1 2π σ x − e 2 σ x2 . El área rayada representa la probabilidad de que la variable aleatoria sea menor que x0.

El parámetro que permite medir o expresar el grado de deterioro auditivo es el desplazamiento del nivel umbral de audición (también denominado desplazamiento del umbral de audición). La constante α está 24 De hecho. tensión arterial y oxigenación del órgano de Corti. Sin pretender controlar todos los factores que podrían incidir en el envejecimiento auditivo. condiciones como ésas fueron las buscadas por el equipo de Rosen (Rosen et al. debido a que el concepto de cero audiométrico toma en cuenta personas jóvenes de buena audición. actividades de reducido impacto emocional. Esta es la base para la inferencia estadística. que no tienen cerumen en sus oídos ni antecedentes de enfermedades auditivas ni de exposición a ruidos anormalmente intensos (como los de las actividades laborales ruidosas). es decir.. costumbres saludables en todos los aspectos. La Norma ISO 7029 constituye una solución de compromiso para este dilema. 22 . Hmed. personas que gozan de buena salud general. Esta Norma proporciona la distribución estadística del desplazamiento del umbral auditivo para las edades entre los 18 y los 70 años. 1994.). Resume el conocimiento científico acumulado para el caso de personas otológicamente normales. Esta propiedad. 24 pero los resultados obtenidos sobre poblaciones que cumplieran con esas condiciones no serían generalizables y por lo tanto su valor práctico sería muy limitado. Y = α(Y − 18)2 + Hmed.distribuida normalmente cuando n → ∞. 18. (25) La mediana correspondiente a 18 años. es decir. las enfermedades o alteraciones conductivas o cocleares. anímico o psicológico. la exposición a sustancias o fármacos ototóxicos. Si bien sería de interés científico obtener resultados “absolutos” inherentes a la especie humana. 1962). etc. 1962) señala. menor será el “error” cometido al estimar el valor medio poblacional con el valor medio muestral. Entre estos factores se encuentra la exposición a ruidos intensos (ya sean laborales. ello implicaría descartar cada una de las causas no atribuibles específicamente al proceso natural de envejecimiento. el incremento del mínimo nivel de presión sonora audible.. otras posibles razones. puede considerarse 0. Pero ¿acaso es posible desvincular el envejecimiento de la influencia ambiental? Muy probablemente el envejecimiento general (incluyendo el del aparato auditivo) se acelere a causa de algunos factores y se retarde debido a otros. A los fines de esta Norma. tiene importantes aplicaciones en la teoría de errores. Para mayor ampliación puede consultarse el texto de Johnson et al. 7. El estudio realizado por Rosen en Sudán (Rosen et al. En general es difícil separar en forma rigurosa los efectos atribuibles sólo a la edad de otras causas. Tal vez el envejecimiento se reduzca a un mínimo bajo ciertas condiciones (alimentación ideal. comunitarios. Comienza dando la mediana para cada edad Y (en años) por medio de la expresión Hmed. Presbiacusia y la Norma ISO 7029 La presbiacusia ha sido definida como el deterioro auditivo progresivo con la edad. 18. tiene en cuenta al menos los elementos principales que pudieran afectar a la audición en forma permanente o temporaria. Además resulta σx = σx n . etc. como la relación indirecta entre alimentación. denominada Teorema central del límite. inclusive. (24) es decir que cuanto mayor sea la muestra. Para que el deterioro auditivo padecido por un individuo dado pueda atribuirse sólo a la edad es necesario asegurarse de que dicho individuo no esté ni haya estado expuesto a factores capaces de alterar la audición. los factores que se consideran son el sexo y la edad. Este desplazamiento del umbral depende de la frecuencia y de otros factores. recreacionales o de cualquier otra naturaleza).

Y (26) (27) donde bl y bu son valores que vienen tabulados para ambos sexos y para las diversas frecuencias audiométricas. 23 . Naturalmente. dados por: σH. Y σH. que denomina sl y su respectivamente a estos desvíos estándar. con la frecuencia en Hz como parámetro. σH. Mediana del nivel umbral de audición en función de la edad.445 Hmed.356 Hmed. y uno mayor. y en la figura 11 se muestran en forma gráfica. f [Hz] 125 2000 4000 α [dB/año2] Hombres Mujeres 0. sería mejor si pudiera utilizarse una única función gaussiana. u = bu + 0.009 Hmed dB 50 8000 4000 40 30 20 10 18 0 10 20 30 40 Edad Figura 11. Una vez calculada la mediana se pueden obtener lo fractiles considerando que cada una de las mitades de la función de densidad de probabilidad está dada aproximadamente por una Tabla 6.016 0. 50 60 70 años 3000 2000 1000 125 distribución de Gauss. En la tabla 6 se indican algunos valores. l = bl + 0. Uno menor.007 0. para la mitad superior25. 25 Nos apartamos ligeramente de la notación utilizada en la norma. σH. u . pero lamentablemente la distribución no es simétrica.003 0.especificada en la Norma para cada frecuencia audiométrica. Se recurre entonces a una distribución con dos desvíos estándar diferentes.003 0. para la mitad inferior. l . Algunos valores representativos de α. En la tabla 7 se proporcionan algunos ejemplos y en la figura 12 se muestran las funciones de densidad de probabilidad y de probabilidad acumulada.006 0. a fin de conservar la notación tradicional de la Estadística.

34 6.σ H. u HY Figura 12. Y Hmed. se aplican las ecuaciones 28 y 29 según que Q esté comprendido entre 0. Estos valores están dados en la Norma (bajo la designación k) y pueden además obtenerse de cualquier manual estadístico o tabla de funciones (véase.23 7. Abramowitz et al. f [Hz] 125 2000 4000 bu [dB] bl [dB] Hombres 7.σ H. Y . 24 . 1994). como ejemplo.34 5.000 0.23 8. u HY Hmed.67 7. HQ. Y + σ H. Tabla 6. Y + zQ σH. Y .23 p(HY) Hmed. Y Hmed. Y = Hmed. u HQ. Calculemos.5 o entre 0.34 Mujeres 6.Para determinar el fractil Q.05 y 0.5 y 0. por ejemplo. l (0. l 1−Q 1.50) (0. y la función de probabilidad acumulada expresada en términos del fractil Q.05 < Q < 0.50 < Q < 0. el umbral de audición correspondiente a varones de 43 años en 4000 Hz. Y + σ H.78 6. Y .95) (28) (29) donde zQ es el valor de la variable una distribución de Gauss con σ = 1 y media 0 tal que la probabilidad de que la variable exceda a zQ es precisamente Q.95:26 HQ. Densidad de probabilidad (asimétrica) para la distribución del nivel umbral de audición.67 6. 1972 o Johnson.95 los valores obtenidos no son suficientemente confiables pues representan sólo extrapolaciones de los datos experimentales . Algunos valores representativos de α (en dB por año al cuadrado).78 5.159 Hmed.500 0. Y + zQ σH.841 0. Y = Hmed. La mediana viene dada por la ecuación 25: 26 Para los rangos Q < 0.05 y Q > 0..67 Mujeres 5.78 Hombres 5. l Hmed.

34 + 0. Aún cuando los datos se obtuvieron en condiciones laborales. Entonces: HQ. 1973 y 1978) ha permitido obtener correlaciones estadísticas que constituyen fuente para la elaboración de esta Norma. por ejemplo. 8.79 = 20.10 12 17 29 0. Ello significa que el 90 % de dicha población tiene un umbral de audición a esa frecuencia superior a –5 dB respecto al umbral normal. u = 8. de las cuales. Por ejemplo. debemos utilizar el valor de σ H. es decir. edades y fractiles (varones) Frecuencia [Hz] 1000 2000 4000 0. Esto se interpreta diciendo que un 20 % de la población de varones otológicamente normales (no expuestos a ruido) de 43 años el nivel umbral de audición en 4000 Hz es de 21 dB o más. La Norma ISO 1999 tiene dos ediciones. por ejemplo por un 20 % de la población otológicamente normal. En otras palabras. correspondientes a tres fractiles. dados por las ecuaciones 26 y 27 σ H. Así. la que tiene vigencia es la más reciente (1990).50 3 5 12 0.90 sean negativos.10 22 34 66 Puede resultar curioso que los desplazamientos correspondientes al fractil 0.90 -5 -5 -2 Edad [años] 45 0. Ello implica tomar ciertas decisiones en cuanto a lo que se considera aceptable.23 dB. z0.445 ⋅ 10 = 12.50.20 = 0. Hipoacusia inducida por ruido y la Norma ISO 1999 La Norma ISO 1999 presenta una relación estadística entre la exposición a ruido y el desplazamiento permanente del umbral auditivo. En la tabla 7 se agregan algunos resultados más para varones de 45 y 65 años. como sucede siempre. Y = 10 + 0. con ciertos cuidados son extrapolables a otros ruidos no laborales. Como Q = 0. De tablas estadísticas para la distribución de Gauss.67 + 0. Tabla 7.356 ⋅ 10 = 10. 43 = 0. Para su determinación se revisaron los resultados de numerosas investigaciones realizadas en contextos de ruido laboral. La diferencia entre ambas es que en la edición original se establecía un criterio para valorar el riesgo auditivo.90 -1 1 11 65 0.842. l = 6. un criterio permisivo conside25 .2 < 0.79 dB. u.016 (43 − 18)2 = 10 dB. en toda población siempre existe un pequeño porcentaje de individuos con audición superior a lo normal.77 dB ≅ 21 dB. También puede interpretarse como que el 10 % restante tiene una audición mejor en 5 dB con respecto a la normal. Johnson. se proporcionaba una definición de pérdida auditiva global en función de las características de la exposición. para varones de 45 años.50 9 15 35 0. σ H.Hmed. Los desvíos estándar inferior y superior.9 a 2000 Hz es de –5 dB. Desplazamiento del umbral HQ en dB diversas frecuencias. La gran diversidad de situaciones inspeccionadas (véase.842 ⋅ 12. el desplazamiento H0. Con estos valores podemos estimar el umbral de audición que es superado.

y puede depender además de multitud de factores. La Norma ISO 1999 sugiere que cada país debería realizar investiga- 27 28 De hecho. los factores que se consideran son el sexo. Desplazamiento del nivel umbral de audición debido a la edad. la determinación del desplazamiento temporario del umbral) 26 . Como tal corresponde al concepto de socioacusia. la susceptibilidad o labilidad individual determinada mediante algún test objetivo (por ejemplo. podrían influir el carácter tonal o impulsivo. zona geográfica o nación. la edad y la exposición al ruido. el indicador a utilizar es el desplazamiento del nivel umbral de audición. En este caso se admite la exposición normal a ruidos de carácter social. es decir. Nivel de presión sonora compensado A continuo equivalente (nivel sonoro continuo equivalente). se utiliza la siguiente terminología y simbología: LpA Nivel de presión sonora compensado A (nivel sonoro A). Existen dos posibilidades. Nivel de exposición a ruido referido a 8 horas. en cambio. Desplazamiento del umbral asociado con la edad En primer lugar se considera el desplazamiento del umbral debido sólo a la edad. LAeq. T LEX. Esto da origen a lo que se denomina base de datos A.raría que una pérdida promedio de 30 dB no implica deterioro de la audición. Este criterio estaba orientado exclusivamente a proveer información sobre niveles que protegieran a virtualmente toda la población. La segunda alternativa es considerar una población real no expuesta a ruidos laborales. personas en buen estado de salud. la intermitencia. como el ruido del tránsito o el bullicio propio de las grandes urbes. Desplazamiento del nivel umbral de audición debido al ruido. 8.1. la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de los Estados Unidos adoptó como criterio para el deterioro de la audición una pérdida de 5 dB en la frecuencia de 4000 Hz. es decir. Terminología A los efectos de la Norma. dejando a cada usuario la responsabilidad de definir cuánto se considera aceptable y cuánto no.2. La primera es considerar que se trata de personas “otológicamente normales”. Por ejemplo. Desplazamiento del nivel umbral de audición debido a la edad y al ruido. el que corresponde a la presbiacusia. se limita a decir cuál es el desplazamiento del umbral esperable ante determinadas condiciones de exposición. También depende de la frecuencia. Es el nivel sonoro promediado durante un tiempo T. La compensación A consiste en un filtro que atenúa las componentes más graves (baja frecuencia) y más agudas (alta frecuencia) antes de la medición propiamente dicha. 8h H N H’ Q Igual que para la norma ISO 7029. sin antecedentes de enfermedades auditivas ni de exposición indebida a ruidos. lo cual da origen a una base de datos B. 8. y no se proponían establecer normas ni legislaciones. Es el nivel sonoro de un ruido constante durante 8 horas que produce el mismo efecto que el ruido dado durante el tiempo efectivo en que éste tiene lugar. bajo la hipótesis de que su efecto es menos perjudicial. pero representativa de una determinada sociedad.28 A los fines de esta Norma. Fractil (fracción de la población con peor audición que una dada). y es objeto de la norma ISO 7029 ya estudiada en detalle. La ISO 1999 contiene un resumen de dicha base de datos.27 La nueva edición. mientras que un criterio más exigente podría imponer un límite de 10 dB en todas las frecuencias.

La Norma ISO 1999 se refiere con detenimiento a la determinación de LEX. perturbaciones del sueño. Es posible que. Tabla 8.070 0. 8h − Lo 2  log 11   ( ) si Θ > 10 años (30) si Θ < 10 años N med ( ) donde los valores u y v se encuentran tabulados en función de las frecuencia audiométricas (en la tabla 8 se dan algunos valores). 8h. etc. en otras palabras. dado que está expuesto la cuarta parte del tiempo nominal (10 horas semanales en lugar de 40). se obtiene sumando 10 log (Tex / 8 h) al resultado de integrar durante el tiempo real Tex de exposición. 27 . expresada a través del nivel de exposición referido a 8 horas. a medida que las diferenciaciones ocupacionales se vayan reduciendo.025 v 0. En este caso se consideran dos factores: la intensidad de la exposición. las mujeres por tradición suelen ocupar diferentes funciones sociales que los hombres. Θo = 1 año y Lo es un nivel dependiente de la frecuencia.29 Así. Nmed. Dicho nivel puede obtenerse directamente con un sonómetro integrador en caso de que la duración de la jornada laboral sea de 8 horas. los años de exposición y el nivel de exposición. ahora en función de la frecuencia.) puede diferir con respecto al promedio masculino. 8h. estrés.020 −0. 8h. 8h − Lo 2  u + v log  Θo     =   log (Θ + 1) (u + v ) LEX . por lo cual su exposición a condiciones ambientales desfavorables (ruido ambiente de origen comunitario. puede obtenerse la mediana. v y Lo en función de la frecuencia. obteniéndose un nivel de exposición de 102 – 6 = 96 dBA Al igual que antes.066 0. restando 3 dB por cada disminución a la mitad de la jornada o exposición semanal (sobre una base de 5 días por semana). LEX. y su extensión. Desplazamiento permanente del umbral debido al ruido Consideremos ahora el desplazamiento del umbral debido a la exposición sistemática al ruido. Θ es la cantidad de años de exposición. 8.31 La fórmula de cálculo es  Θ   L EX . para no sobrecargar la notación omitimos los suibíndices correspondientes. Es interesante destacar que se efectúa aquí la abstracción de suponer que el intervalo es independiente de la edad. en el caso de un disc-jockey que trabaja expuesto a 102 dBA durante 4 horas los días viernes y sábado y durante 2 horas los domingos. NQ no depende del sexo. Si bien Nmed depende de la frecuencia. pero brinda un ejemplo correspondiente a países industrializados típicos (Johnson. los años de exposición y el nivel de exposición LEX.3. los datos de la norma ISO 7029 deban adaptarse convergiendo en un único conjunto de datos válido para ambos sexos. N. en años. por debajo del cual Nmed = 0 dB. los mecanismos por los que se produce la hipoacusia inducida por ruido son independientes del sexo. también tabulado. mediante la metodología básica que expusimos en la sección 4. Luego se indicará cómo tener en cuenta simultáneamente el efecto del ruido y de la edad. 1978). debe restarse 3 dB dos veces.045 +0.30 A diferencia de HQ. Valores de los parámetros u.ciones a fin de determinar su propia base de datos B. La dependencia del sexo del desplazamiento del umbral debido a la edad se explica en general observando que aún sin exposición específica a ruido. f [Hz] 1000 2000 4000 u −0.025 Lo [dB] 89 80 75 29 30 31 Con mayor generalidad.

NQ .95:32 32 Para los rangos Q < 0. es decir que por debajo de él la percepción de dicha frecuencia no se verá afectada (o lo que es lo mismo. Para ello se aproxima la distribución por dos semicampanas de Gauss con diferentes desvíos estándar σN. Mediana del desplazamiento temporal debido al ruido como función del nivel de exposición LEX. Así. el umbral no experimentará desplazamientos).5 y 0. Igual que para el caso de H. También muestran que a mayor tiempo de exposición mayor el deterioro.5 o entre 0. se observa que para cada frecuencia existe un nivel de exposición “seguro”. pero habrá que descender hasta los 75 dBA para evitar deterioro en la región de los 4000 Hz. Nmed [dB] 10 5 40 años 1000 Hz 10 años 89 Nmed [dB] 40 30 4000 Hz 20 10 75 100 LEX. 8h [dBA] 40 años 10 años 100 LEX. para dos frecuencias. se aplican las ecuaciones 33 y 34 según que Q esté comprendido entre 0. por debajo de 89 dBA. la Norma ISO 1999 prosigue describiendo un método de cálculo para determinar los desplazamientos del umbral correspondientes a otros fractiles Q. Finalmente. l respectivamente. 28 . 8 − Lo 2     L EX . no existen efectos perjudiciales sobre los 1000 Hz. Las curvas anteriores demuestran que las frecuencias cercanas a 4000 Hz son afectadas mucho más rápidamente que las bajas frecuencias. 8h y el tiempo de exposición.05 y 0.En la figura 13 se ilustra gráficamente la ecuación 30 para algunas combinaciones de valores de los parámetros. 8 − Lo 2   ( ) (31) σN . 8h [dBA] Figura 12. dados por las ecuaciones siguientes: σN.u  = Xu    =  Xl   + X u log Θ Θo Θ Θo   L EX .95 los valores obtenidos no son suficientemente confiables pues no están respaldados por suficiente evidencia experimental.l + X l log ( ) (32) Para determinar el fractil Q.05 y Q > 0. u y σN.

8h = 90 dBA. 8. Para desplazamientos considerables. el efecto ulterior de un agravante (como es el ruido) no es tan importante como cuando el desplazamiento es relativamente menor. siendo LEX.95) (33) (34) donde zQ tiene el mismo significado que en el caso de la presbiacusia (ecuaciones 28 y 29). Tabla 9. Desplazamiento del umbral debido al ruido. en dB. . Desplazamiento permanente del umbral debido al ruido y a la edad Llegamos finalmente a la combinación de los dos efectos: el de la edad y el del ruido. supongamos una población de varones de 60 años expuestos laboralmente desde los 20 a 90 dBA. 8h = 90 dBA.10 0 10 20 Vemos. u NQ = Nmed + zQ σ N. Considerando que esta población acumulará una exposición de 60 – 20 = 40 años. para diversas frecuencias. Frecuencia [Hz] 1000 2000 4000 0.10 0 6 15 0.5 dB .50 y 0.90.50 0 2 11 0. 2000 Hz y 4000 Hz para exposiciones durante 10 y 40 años y fractiles 0. A manera de ejemplo. esta aproximación no es válida y entonces debe aplicarse la fórmula siguiente: H′ = H + N − que para un fractil Q dado se convierte en ′ HQ = HQ + NQ − HN . que un 10% de los individuos expuestos durante 40 años a 90 dBA de carácter laboral desarrollarán un desplazamiento permanente del umbral de 20 dB o más en la frecuencia 4000 Hz (sin tener en cuenta aún el efecto de la edad). en la Tabla 9 se incluyen los valores correspondientes a las frecuencias 1000 Hz. NQ. y de hecho es lo que sucede para desplazamientos del umbral pequeños.90 0 0 7 Duración de la exposición [años] 10 0.50) (0. El término HN/120 tiene en cuenta que para desplazamientos grandes. por ejemplo.10 cuando LEX. Nos interesa saber cuál es la mediana del desplazamiento y el desplazamiento correspondiente al fractil 0.5 = 39 . 0.90 0 4 11 40 0. 120 HQ NQ 120 .NQ = Nmed + zQ σ N.5 = 28 + 15 − 28 ⋅ 15 120 29 = 43 − 3. entre ellos la Argentina. es decir la exposición que toleran las reglamentaciones de muchos países.1.4. exposiciones y fractiles. Podría pensarse que simplemente se suman.50 < Q < 0. l (0. A modo de ejemplo. en el primer caso podemos escribir: ′ H 0 .50 0 6 15 0.05 < Q < 0.

1000 Hz y 2000 Hz.2 = 65. mientras que un 10 % de tales individuos habrán perdido 66 dB. Se limita.5 = 55 + 20 − 55 ⋅ 20 120 = 75 − 9 . un 50% de los individuos expuestos al régimen citado tendrá una pérdida de alrededor de 40 dB en la frecuencia 4000 Hz. por consiguiente. ya que no define qué significa “afectado”. no permite obtener directamente la proporción de individuos afectados ante determinada intensidad y extensión de exposición a ruido. Un criterio que goza de bastante aceptación es el que considera hipoacúsico a un individuo que exhibe un desplazamiento del umbral promedio de 25 dB entre las frecuencias 500 Hz.5.8 dB . 30 . otros por sociedades científicas. Es decir.y en el segundo ′ H 0 . tales criterios. a establecer la distribución estadística de los desplazamientos auditivos correspondientes a dicha exposición sin pretender valorarlos. Existen. algunos sostenidos por legislaciones o baremos. la cual deja explícitamente libertad al usuario para seleccionar el criterio que más le convenga. Con este criterio es posible determinar el fractil de la población que puede considerarse hipoacúsico ante una exposición de características dadas. En ese sentido. 8. desde luego. Comentarios finales Debemos tener en cuenta que esta Norma no establece un criterio específico en cuanto a aceptabilidad de un determinado desplazamiento del umbral. pero no forman parte de la Norma Internacional ISO 1999. La diferencia entre los fractiles correspondientes al efecto combinado de la edad y el ruido y al efecto sólo de la edad se denomina riesgo de deterioro auditivo debido al ruido. ya que este criterio concuerda bastante bien con el de hipoacusia funcional respecto a la inteligibilidad de la palabra.

Salazar. Johnson. Editorial Ad Hoc. W. “Acoustics – Threshold of hearing by air conduction as a function of age and sex for otologically normal persons”. USA.. México. 574-577. 71:727-743 (1962) Rosen. Ohio y a la Dra. Jonsohn. pp. EPA (US Environmental Protection Agency): “Information on Levels of Environmental Noise Requisite to Protect Public Health and Welfare with an Adequate Margin of Safety”. Richard A. Beranek. March 1974.Part 5: Reference equivalent threshold sound pressure levels for pure tones in the frequency range 8 kHz to 16 kHz ISO 389-7:1996 Acoustics .. AMRL-TR-73-91. Méndez. A. Buenos Aires. 5. USA. Fletcher.Part 7: Reference threshold of hearing under free-field and diffuse-field listening conditions ISO 1999:1990 (E).: “Derivation of Presbycusis an Noise Induced Permanent Threshold Shift (NIPTS) to be Used for the Basis of a Standard on the Effects of Noise in Hearing”.. 1994. El-Mofty. Munson. A.Reference zero for the calibration of audiometric equipment . Cambridge. S. 1984. (Eds. A. Rosen. Journal of the Acoustical Society of America. E.. 82-108. : “Noise and Vibration Control” . Satti. Daniel L. its definition. New York.. 1960. D.Reference zero for the calibration of audiometric equipment . Alice Elizabeth: “Contaminación Sonora en Ambiente Urbano: Optimización del Tiempo de Muestreo en Montevideo y Desarrollo de un Modelo Predictivo en un Entorno Atípico” Tesis para la obtención del grado de Doctotra en Ingeniería Ambiental expedido por la Universidad de la República. Elizabeth González. Montevideo. McGraw-Hill Book Company. Otol. Institute of Noise Control Engineering. Washington. Suiza. pp. Emilio Víctor Pineda y al Ing. Naucalpán de Juárez. Rhinol.Agradecimientos El autor agradece al Dr. M: “Presbycusis Study of a Relatively NoiseFree Population in the Sudan” Ann. USA. Ohio. 2000. Vol.Part 2: Reference equivalent threshold sound pressure levels for pure tones and insert earphones ISO 389-3:1994 Acoustics . International Organization for Standardization. Werner. Dover Publications. “Acoustics – Determination of occupational noise exposure and estimation of noiseinduced hearing impairment”. González. Leo L. Aerospace Medical Research Laboratory. May 1974. Washington. 550/9-74-004. Daniel L. al Dr. Daniel Johnson del Aerospace Medical Research Laboratory. (Ed): “Noise Reduction”..: “Acoustics”. Beranek.. G.: “Prediction of NIPTS Due to Continuous Noise Exposure”. Rafael Sánchez Quintana del IRAM por proveer las normas ISO 1999:1990 e ISO 7029: 1984. 1995 31 . DC. Leo L. Mario Munich por gestionar y proveer material de publicaciones especializadas. 1990. H. 1988. International Organization for Standardization. 64.Reference zero for the calibration of audiometric equipment .: “Loudness. 1972 Beranek. September 1978.Reference zero for the calibration of audiometric equipment . Bergman. US Environmental Protection Agency.Reference zero for the calibration of audiometric equipment . Referencias Abramowitz. Plestor.: “Probabilidad y Estadística para Ingenieros de Miller y Freund”. : “A backward glance at noise pollution”. Milton. Washington DC. Uruguay. AMRL-TR-78-128. USA. Stegun.Part 4: Reference levels for narrow-band masking noise ISO/TR 389-5:1998 Acoustics .: “El Ruido y la Audición”. Laryngol. A.Part 3: Reference equivalent threshold force levels for pure tones and bone vibrators ISO 389-4:1994 Acoustics . Prentice Hall Hispanoamericana.Reference zero for the calibration of audiometric equipment . ISO 7029:1984 (E). por proveer material de su autoría citado en las referencias. Leo L. American Institute of Physics (Acoustical Society of America). Montevideo. 1986. Irene A. Wright-Patterson Air Force Base. del IMFIA. EPA550/9-73-001-B. al Dr.): “Handbook of Mathematical Functions”. American Journal of Public Health. Genève. 1933.. Argentina. ISO 389-1:1998 Acoustics . measurement and calculation”. Suiza.Part 1: Reference equivalent threshold sound pressure levels for pure tones and supra-aural earphones ISO 389-2:1994 Acoustics . USA. New York USA. Genève. M. July 1973 Johnson.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful