1

Indice del Fascículo II
G G G G G G G G G G

Introducción Fuentes del conocimiento Fases de la historia incaica Rasgos de una civilización Los recursos ocultos Crece el patrimonio minero inca Mineros de muchos metales Los yacimientos explotados Del lavadero de río a la mina de socavón Alta organización minera

Pág. 3 4 4 6 8 9 10 11 13 14

G G G G G G

Desarrollo metalúrgico incaico Las fundiciones Las aleaciones Las armas de los incas Del arte sobrio al imperio dorado El mensaje de la riqueza peruana

Pág. 15 16 17 18 19 23

Nuestro próximo Fascículo III: ERUANA “ MINERÍA COLONIAL PERUANA - SIGLO XVI”

Publicación bimestral del Instituto de Ingenieros de Minas del Perú
EDITORIAL CONSEJO EDITORIAL Ing. Raúl Benavides Ganoza Ing. Felipe de Lucio Pezet Ing. Marco Fernández Concha Ing. Carlos Soldi INVESTIG ION REDA CCIO INVESTIG AC ION Y REDA CCIO N Ana María Rey de Castro L. DISEÑO GRAFICO Nelli Escudero PRE-PRENSA EDIC ION DIGIT GITA PRE-PRENSA Y EDIC ION DIGITA L L & L Editores S.R.L. IMPRESION QUEBECOR PERU S.A.

L & L EDITORES 2

SRL

Chinchón 830, Of. 503, San Isidro Telefax 422-3077 - 422-2715

Introducción
ste fascículo de la Colección “HOMBRES Y METALES DEL PERU” trata del desarrollo de la minería durante el Incario. Su marco es el período histórico que se extiende desde que la Cultura Inca se instaura como civilización dominante en el territorio de los Andes Centrales, alrededor de 1400 d.C., hasta la llegada de los conquistadores españoles en 1532, que marca el inicio del proceso de desarticulación del Imperio. Pese a su relativa brevedad, es el lapso de la historia generalmente reconocido como la era de grandeza: la etapa más rica y representativa de la cultura y del quehacer del hombre de América del Sur. Franklin Pease nos dice sobre el Incario y sus habitantes: “... Su dominio duró poco más de cien años y los resultados que alcanzaron se debieron en buena parte al no desperdicio de la experiencia acumulada en milenios, en los que los hombres andinos fueron perfeccionando su control sobre los recursos de la tierra ...” En el esfuerzo extractivo, transformador y artístico de los mineros, metalurgistas y orfebres del Imperio Incaico se sustenta la magnificencia de lo que, más tarde bajo el poder europeo, sería la contribución del Perú a la riqueza del mundo.
Figurina Inca, trabajada a la cera perdida, en oro, plata y cobre

E

3

Fuentes del conocimiento
ara conocer la relación entre el hombre y los metales en el Imperio Incaico, contamos con más numerosas y más diversificadas fuentes de información que las que teníamos como huella de la era preincaica. Ya no sólo disponemos, nos dice Mario Samamé: “... de profusión de monumentos arqueológicos y piezas que dan fe de la calidad artística y de la maestría artesanal, testimonio de riqueza y opulencia, sino además, de la información recogida por los cronistas, la cual por su origen oral es pródiga en imprecisiones, sin que falten ingredientes de exageración y fantasía; y los informes primigenios como son los relatos, muchos de origen y destino oficial, dando cuenta de lo que (los españoles) encontraron, lo que vieron y observaron y aún lo que depredaron y remitieron al Viejo Mundo ...” Las primeras percepciones que el pueblo conquistador volcó en sus escritos son algo que los historiadores nos aconsejan leer con cierta prudencia. Franklin Pease, afirma al respecto: “... Los primeros cronistas no nos dejaron buena información sobre la población andina y su quehacer; tampoco se interesaron demasiado en hacerlo.

P

Su incomprensión fue paralela a la inseguridad de sus informaciones, la cual se agravaba por la ignorancia de las lenguas andinas. Esta deficiencia informativa no está presente cuando hablaban de los temas que sí les interesaban ...” A juicio de Pease, “... Los cronistas posteriores remediaron con holgura la deficiencia ...”, cuando empezaron a interesarse por otros aspectos de la realidad que no fueran los exclusivamente relacionados con los gobernantes y el poder. “... Conforme pasó el tiempo se fue precisando otro tipo de interrogantes: la población existente en la zona visitada, cuáles eran los recursos que se empleaban en la vida diaria (es decir, cuáles eran sus riquezas) y lógicamente, la forma o la manera en que éstas podían ser convertidas en riqueza a la manera occidental. Por ello no sólo aparecen en los interrogatorios preguntas sobre minas de oro y plata, sino también sobre los abastecimientos normales que la agricultura, la ganadería o la manufactura andina estaban en condiciones de ofrecer a los habitantes del país de los Incas ...”

Fases de la historia incaica
ohn Rowe, cuyos criterios cronológicos son generalmente aceptados por arqueólogos e historiadores, es tima que, entre los años 1100 y 1400, se habría dado “... el período de establecimiento gradual de la hegemonía incaica en la región del Cusco…” Los hechos, los mitos y las leyendas se entremezclan en los relatos sobre lo ocurrido durante estos tres siglos y por ello Rowe plantea que sólo a partir de 1400 y más precisamente, a partir del gobierno de Pachacútec, podemos contar con una “historia confiable” de los Incas. Con los aportes de diversos estudiosos, presentamos aquí un resumen cronológico de los hechos y procesos que marcaron la era incaica:

J
4

N 1100-1200:

e estima que alrededor del año 1100 pudo tener lugar la primera fundación del Cusco por Manco Cápac. Sinchi Roca crea las bases de alianzas y confederaciones. Se extiende el dominio del territorio hacia el Sur del Cusco.
N 1200-1300:

S

loque Yupanqui prosigue la labor confederativa. Mayta Cápac lleva a cabo las primeras guerras expansivas y combate a los Alcabizas. Cápac Yupanqui incorpora a los Andahuaylas a la confederación cusqueña. Es ocupada toda la cuenca del Titicaca.

L

N 1471-1493:

úpac Yupanqui derrota a los Wanka, los Jauja y los Chachapoyas. Después de una cruenta guerra contra los Chimú, somete a Chanchán y conquista el valle de Pacasmayo. Por el sur se abre paso hasta el río Maule (hoy en Chile). Durante su gobierno se hacen grandes construcciones y queda trazado el perfil de las fronteras del Imperio.
N 1493-1527:

T

ajo Huayna Cápac y con la victoria de Pasto, se desplazan las fronteras hasta el río Ancasmayo (hoy en Colombia). De allí hasta el Maule, a lo largo de 4000 km., los límites políticos del Imperio han alcanzado las fronteras naturales. Se consolida la estructura interna del Tahuantinsuyo.
Arbol genealógico de la Dinastía Inca. Iconografía imaginaria de comienzos del siglo XIX
N 1300-1400: N 1527-1532:

B

E

I

nca Roca marca el comienzo de una nueva dinastía. El gobierno de Yahuar Huácac transcurre sin mayor relevancia. Viracocha intensifica las luchas entre los Hurin Cusco y los Hanan Cusco. Se da la expansión al Norte y al Sur de la Cordillera y hacia el Noreste de la actual Argentina.

l gobierno de Huáscar es sacudido por la guerra fratricida de sucesión contra Atahualpa. En junio de 1532 se da el primer asentamiento de los españoles en San Miguel de Piura. Francisco Pizarro se dirige hacia Cajamarca adonde llega en octubre e invita a Atahualpa a un encuentro. En noviembre, Atahualpa es hecho prisionero

N 1438-1471:

C

on Pachacútec se inicia la gran expansión imperial. Somete a los Chancas; conquista el Collao y el Chinchaysuyo; somete al Contisuyo y se abre la ruta hacia Arequipa. Pachacútec da al Cusco la configuración de gran urbe y comienza la era de esplendor del Imperio Incaico.

Ilustraciones de Guamán Poma representando combatientes Inca

5

en Cajamarca. Desde allí da orden de matar a Huáscar. Cede la mitad meridional del Imperio a los españoles.
N 1533:

E L

N 1535-1571:

A

tahualpa es ajusticiado el 26 de julio después de entregar el rescate. En noviembre los españoles entran al Cusco y nombran a Manco Cápac II, también conocido como Manco Inca. Con él se aseguran también la mitad norte del Imperio.

n 1535 los españoles trasladan la capital del Imperio a la Ciudad de los Reyes, Lima. Manco Inca, Sairi Túpac, Tito Cusi y Túpac Amaru intentan sucesivamente mantener un Estado Inca en Vilcabamba y este período se ve ensombrecido por rebeliones, traiciones, y enfrentamientos.

N 1572:

N 1534:

M

anco Inca gobierna desde Jauja como aliado de Pizarro.

a captura y ajusticiamiento de Túpac Amaru marca la derrota definitiva de los Incas de Vilcabamba. La Ordenanza del Virrey Francisco de Toledo sanciona el final del Imperio Incaico.

Rasgos de una civilización

L

a Civilización Incaica no aparece repentinamente en los Andes Centrales sino se va consolidando en base a pobladores y culturas pre existentes, como Huari y Tiahuanaco. Dice Duccio Bonavia: “... Mientras que la historia nos habla de legendarios grupos que de fuera vienen a asentarse en el Cusco, la arqueología nos muestra a los Inca como un grupo local que se desarrolla paulatinamente ...” Alrededor de 1100, se trata todavía de la “subcultura Inca” como la caracteriza Luis Valcárcel y “... su área de origen está limitada a los actuales departamentos del Cusco y Apurímac ...” El Imperio del Tahuantinsuyo llegó a comprender lo que hoy día son Perú y Bolivia, así como parte de Chile, Argentina, Colombia y Ecuador. Al decir de Pease “... Poco es lo sabido en realidad sobre la forma como alcanzaron predominancia sobre los otros grupos étnicos andinos, si bien los cronistas ofrecieron ejemplos de violencia al lado de negociaciones y alianzas ...” Con la ayuda de varios autores es posible identificar algunos rasgos que faciliten la comprensión de este proceso.

Fernando Silva Santisteban sintetiza lo que en términos modernos denominaríamos las claves de su éxito: a) “... un sistema de apropiación y organización del trabajo, basado en principios de reciprocidad y redistribución de los bienes, pudiendo la casta dominante controlar y disponer de la fuerza laboral de toda la población (la mita y los mitimaes, en el caso de la minería); b) un culto principal oficializado, el culto al sol; c) la adopción del quechua como lengua general, por lo menos en las últimas épocas; d) la adaptación progresiva de las instituciones a las necesidades que surgían de la propia expansión y el desarrollo de una infraestructura (ciudadelas y fortificaciones; redes de caminos que, según Hyslop, llegaron a alcanzar los 23,139 km.); e) un ejército bien disciplinado, organizado y abastecido, que era un formidable instrumento de conquista ...” Para Bonavia, la mayor voluntad de conquista del pueblo Inca no explica por sí sola la dominación de un

6

ío de Las Amazonas

Quito Puerto Viejo Tú bez m Tangarala

R. Ancasmay

Tumibamba

R

o

CHANCHAN

Guari Machupicchu Pachacá ac m Ollantaytambo Guamanga CUZCO N T Bilcas Pucará Nazca I S U

YO

Titicaca

Tiahuanaco
L. Poopo

IS U

Mamoré

OCEANO PACIFICO
CO LLA SUY O
R. R. Ber me

YO SU C H IN CHAY

Cajamarca

Guamachuco Chaví n Guanuco
Madre
i de D
os

Y

O

Pilc

om

jo

ayo

0

500 Km

1000

R. Moute

Mapa del Tahuantinsuyo

inmenso territorio. “... Tuvieron que aprender mucho de los pueblos conquistados y su grandeza estuvo en saber aprovechar esta enseñanza. No sólo capitalizaron y copiaron los aspectos positivos, sino supieron sacar enseñanzas también de los negativos ...” Coincide Luis Enrique Tord diciendo que los Incas “... aprovecharon la experiencia y habilidad técnica y artística de algunos de los pueblos conquistados. De esta forma, los célebres orfebres Chimú trabajaron joyas para los conquistadores quechuas ...” En el plano de las técnicas, no tenían ventajas comparativas sobre sus coetáneos o como lo afirma Bonavia: “... No contaron con ningún elemento tecnológico diferente de los demás, que les otorgara alguna superioridad. Su éxito se llamó “organización”, impuesta a como diera lugar ...” Tord nos habla de la “persistencia” que animó a los Incas para lograr en muy poco tiempo, de manera acelerada, imponer una organización estatal. Diversas piezas de morteros. Tomado de "De Re Metallica", Georgius Agrícola, 1556

Pease plantea que los Incas fueron “el último grupo de poder que logró la unificación basado en un poder centralizado” y que actuaron de acuerdo “... a una visión del mundo elaborada progresivamente y cambiada cuando las cosas y su ordenamiento cambiaron sobre la tierra en que vivían ...”. Esto último nos dice mucho de su capacidad de adecuación a las condiciones cambiantes del entorno y permite al historiador aseverar que “... fueron diferentes, sin duda, las colonizaciones incaicas en diversos ámbitos andinos ...” La habilidad de los Incas para poner en pie sistemas que les permitieran administrar los recursos de una vasta geografía es también ilustrada por Pease: “... El dominio del Tawantinsuyu sobre los Andes no supuso jamás el control total del territorio, sino la organización de enclaves de diverso tipo, que centralizaban estratégicamente recursos naturales y demográficos, y desde los cuales podía organizarse el control de una amplia región andina ...” Para Eusebio Quiroz Paz Soldán, aún cuando los Incas impusieran al mundo andino sus pautas de organización política y de unificación administrativa, esto se logró dentro de ciertos márgenes de tolerancia, es decir, “... respetando en lo profundo las actividades y manifestaciones propias de cada pueblo y de cada cultura, lo que hizo del Perú de entonces, no un conjunto homogéneo, sino un gran imperio ...”

C

O

T AN

R. Sal ado

7

A: Túnel. B: Lienzo de lino. Tomado de: "De Re Metallica", Georgius Agrícola, 1556

Los recursos ocultos

L

os Incas establecieron un nueva relación entre sus pobladores y los elementos del entorno. Los recursos mineros con que había sido dotado su territorio fueron considerados bienes administrables, es decir, susceptibles de ser explotados, transportados, acumulados, transformados, redistribuidos y conservados, de una manera mucho más sistemática que en el pasado. El concepto administrativo que aplicaron a las actividades mineras, tomó entre otras, las siguientes formas: N se instauró un criterio de propiedad y usufructo de los recursos; N se crearon categorías de trabajadores dedicados a las faenas mineras y metalúrgicas; N se asignaron zonas de explotación a determinadas comunidades; N se organizó la producción a mayores escalas; N se vigiló la seguridad del producto resultante. Tal fue el cuidado con que se trató la riqueza metálica en el Nuevo Mundo, que cuando ésta surgió ante los deslumbrados ojos de los conquistadores y dada la incertidumbre de su destino, los pobladores del Incario trataron

en lo posible de preservar el secreto de la ubicación de los yacimientos, minas o vetas que había en sus tierras. El cronista Rodríguez de Figueroa escribe en 1583: “... No siempre los indios estuvieron bien dispuestos para mostrar a los españoles las minas explotadas durante el Incario ...” Guillermo Lohmann, a propósito de los yacimientos de cinabrio (sulfuro de mercurio) en Huancavelica, nos habla de: “... La instintiva repugnancia que siempre manifestaron los indios a descubrir a los españoles (salvo en contadas circunstancias) los tesoros y secretos de la tierra...” Este silencio defensivo y auto-impuesto, de necesidad política por aquel entonces, no estaría exento de consecuencias en los tiempos subsiguientes, ya que, como lo afirman Paul Rivet y Henri Arsandaux: “... Está demostrado que con excepción de la mina de plata en Porco (Bolivia), y algunas minas de oro descubiertas en Carabaya, muy pocas minas del tiempo de la Colonia fueron continuación de las trabajadas por los Incas ...” Pero es también evidente que para la historia del quehacer minero peruano se creó un vacío que sólo en parte ha sido posible subsanar.

8

Crece el patrimonio minero inca

L

os Incas invadieron regiones y conquistaron pueblos. Ganaron para su Imperio los recursos de los territorios dominados y la mano de obra y las tecnologías de los pobladores que sometieron a su poder.
Herramientas de cuernos durísimos de la Taruca, encontradas en la mina Yauricocha (Cerro de Pasco). Dibujado según una foto de Ryan

Sus activos mineros se vieron consecuentemente incrementados. A las fuentes de recursos minerales que ellos explotaron, mientras fueron la subcultura localizada en Cusco y Apurímac, vinieron a sumarse los nuevos yacimientos de las tierras que progresivamente se iban anexando al Tahuantinsuyo y, siempre bajo el mismo esquema de asignación, es decir, sistemáticamente convertidos en propiedad del Inca gobernante. Ilustraremos un caso de cómo se dio este proceso en una región que, desde entonces hasta hoy, ha sido eminentemente minera. César Pérez Arauco nos habla de los Yaros Yanamates, habitantes de la altiplanicie de Bombón, (Cerro de Pasco), mineros muy organizados, además de salineros, agricultores y ganaderos: “... Durante la vigencia del reino Yaro, se explotaron grandes minas de oro y plata a cielo abierto. Los abundantes rastros de laboreo minero como las astas de venado encontradas, demuestran claramente que los mantos de plata de Yauricocha, o “Laguna de los Metales”, actualmente en Cerro de Pasco, fueron pródigamente aprovechados por los Yaros”. La riqueza minera de esta región nos es descrita por Pedro Pizarro en su Crónica del Perú: “... En muchas partes de esta comarca Yaro, se hallan grandes minas de plata, que si se dan en sacarla, es mucha la que habrá ...” Refiriéndose más específicamente a lo que el dominio incaico representó para la región y sus habitan-

tes los Yaros, nos dice Pérez Arauco: “... El lapso que corre desde la anexión de Yauricocha al Imperio de los Incas, hasta el arribo de los conquistadores, se caracterizó por la exacción a los productos de la zona, especialmente a sus riquezas de oro y plata, que los había en abundancia ...” No le falta sustento, a la luz de lo que relata Ortiz de Zúñiga, tanto sobre las minas como sobre los mineros: “... El tiempo del inga sacaban el oro en el río de Chupa que hay de esta ciudad a cuatro leguas de camino y sacaban plata en las minas de Guarcas (Huaraucaca) ... Sacaban la plata y el oro para tributar al inga desde Yauricocha sin que les quedase nada de ello... Todo lo que sacaban se lo llevaban asimismo al Cusco, al inga, sin osar quedarse con ninguna cosa, so graves penas ... Daban indios que sacaban el oro y la plata en minas que había en ese repartimiento, en Tomayrrica (Vinchos) y Ninamalca. Daban asimismo indios que servían en el Cusco ...” Los Yaros y su región estarían llamados a desempeñar un muy importante rol en los posteriores acontecimientos históricos: “... Cuando el Inca Atahualpa quedó prisionero de los españoles en Cajamarca, se comenzó a extraer el oro y la plata en grandes cantidades para pagar su rescate. Yauricocha era el principal acotador de la zona ...”

A: Vara doble para detectar minerales. B: Trinchera. Tomado de : "De Re Metallica", Georgius Agrícola, 1556

9

Mineros de muchos metales

P

or su mérito de síntesis, revisaremos con José Alcina Franch las principales características de la producción de metales durante la era incaica: N “... Los incas extraían una gran variedad de metales, siendo el cobre el de uso más extenso ...” N “... La mayor parte de la producción de oro era debida a la explotación de los placeres o gravas auríferos de los ríos de la montaña; la existencia de minas de excavación no modifica este aserto; N La producción argentífera se refiere a las minas de Porco, cercanas a Potosí. En el Perú la industria de la plata es preponderante en la costa meridional, C OLOR Verde vivo Azulado Verde claro Blanco amarillento Rojo, bermejo, carmín rosado Anaranjado, amarillo verdoso Amarillento Blanco amarillento Rojo, ladrillo, sanguíneo Amarillo, pardo Verde claro, amarillento Verde azulado Gris verdoso (pulverizado) Ocre, amarillo, cromo claro Pardo negruzco Cromo anaranjado Verde azul Negro pardo Blanco

N

TANCIA S US TANCIA Atacamita Azurita Brochantita Calcita Cinabrio

N

Copiapita Coquimbita Esfalerita Hematita Jarosita Melanterita Malaquita Obsidiana Oropimente Pirolusita Rejalgar Turquesa Wad Yeso, anhidrita

N

N

N

N

Algunas especies minerales que sirvieron de materia prima de los colorantes usados por los antiguos peruanos. Tomado de: "Minería y Metalurgia en el Antiguo Perú", Georg Petersen

entre los años 1000 y 1476 y su uso se generaliza durante el imperio Inca, obteniéndose la materia prima habitualmente en minas de pozo; En el momento de la conquista española, América ya había alcanzado la Edad de Bronce. El cobre y en ocasiones el bronce eran los únicos metales utilizados para la fabricación de utensilios. En el altiplano (Perú, Bolivia), noroeste argentino y norte de Chile predomina el uso del bronce y en la costa peruana y en el Ecuador, preferentemente el cobre. El cobre lo extraían los indígenas en forma de pepitas, de los aluviones terciarios, pero en otras ocasiones utilizaban el sulfuro de cobre, los silicatos y probablemente los carbonatos (malaquita y azurita) y el oxicloruro (atacamita); La abundancia de depósitos de estaño en la región del altiplano, sobre todo en Bolivia, determina la aparición del bronce estañífero en esa zona, considerándose como tal, a la aleación en la que el estaño se halla en un porcentaje superior al dos por ciento. Su mayor difusión y popularización se habría producido durante la época incaica; Respecto al plomo, las informaciones no son precisas pues si bien los Mochica, en la costa peruana, lo utilizaban, (y sabemos que también los Wanka, en la sierra), es mucho más tarde, probablemente en la época incaica, cuando alcanza la región del altiplano, donde había mucho estaño y plomo con otros metales; El mercurio fue metal conocido aunque utilizado en muy pequeña cantidad, ya que de acuerdo a Garcilaso, los incas consideraban que resultaba dañino para la salud; Los indígenas americanos no conocieron ningún procedimiento para extraer y utilizar el hierro, aunque sin duda fue conocido por los Incas que incluso poseían palabras en quechua que significaban hierro: “quellay” y “wuini”; Los Incas trabajaron las aleaciones de oro-cobre y oroplata y aún se han encontrado vestigios de platino, metal que sólo fue clasificado científicamente en el siglo XVIII ...”

10

Nos dice José Antonio del Busto “... Al oro llamaron “Cori”, a la plata “Collque”, al cobre “Anta”, al plomo “Titi”, al estaño “Chayanta” y al mercurio “Llimpi” ...” Extraída de los exhaustivos trabajos de Georg Petersen sobre la metalurgia precolombina, y, para la curiosidad del lector, citaremos aquí la relación de especies minerales conocidas o utilizadas, en una forma u otra, por los pobladores andinos, antes de la llegada de los españoles: - “... Alumbre, Alumbre Potásico, Antracita, Agata, Alabastro, Alunógeno, Amatista, Atacamita, Azufre; - Brea, Brochantita; - Calcedonia, Calcita, Cardenillo, Casiterita, Citrino, Cinabrio, Copiapita, Coquimbita, Crisocola, Cristal de Roca, Cuarzo Ahumado, Cuarzo Común, Cuarzo Rosado, Chalcantita, Chalcopirita, Chenevixita, Chisoprasa.

- Dumortierita; - Esfalerita, Especularita Hematita, Estannina; - Fluorita; - Galena, Granate; - Hematita; - Jadeíta, Jaspe, Jarosita; - Lapislázuli, Lazurita; - Magnesita, Malaquita, Melanterita; - Nitronatrita, Nitro; - Obsidiana, Opalo, Onice, Oropimente; - Pentasulfuro, Pirolusita, Pedernal, Pirita; - Rejalgar; - Salitre, Sal Halita, Sílex, Sodalita; - Tierra Blanca, Tierra Salobre, Turquesa; - Wad; - Yeso Anhidrita ...”

Los yacimientos explotados

L

os datos que sucesivamente van proporcionando los cronistas son las piezas de un complejo rompecabezas, que es muy probable nunca refleje de manera integral el conjunto de yacimientos y mi nas beneficiados por los Incas. Mencionaremos algunos de los testimonios que han sido fuente de numerosos historiadores. Luis Valcárcel cita a Fray Diego de Mendoza quien al tratar del territorio comprendido por la provincia franciscana de San Antonio de los Charcas, que comienza en el Cusco y acaba en Tarija (Bolivia), expresa que en esa área, se producen las mayores riquezas de oro, plata, estaño, cobre y demás metales que excede a todas las que han sido exploradas. Enumera los siguientes yacimientos: “... Potosí, Chichas, Lipes, Charcas (con más de 20 asientos), Oruro, Carangas, Berenguela, Sicasica, Pacajes, Tiahuanaco, Larecaja, San Antonio de Esquilache, Cailloma, Lampa, Pomasi, Santa Lucía, Con-

doroma, Vilcabamba y Carabaya… ” Dice ser muchas las minas que no se labran. Hace especial mención del Valle de Carabaya, donde hay en más de ocho cerros de la cordillera, “todos los minerales de oro que corren la tierra adentro y hoy se labran las labores antiguas del Inca ...” El cronista, Rodríguez de Figueroa, dio en 1583 información sobre minas y sobre la procedencia geográfica de los que trabajaron en ellas: “... Las de Larecaja se llaman Llachane, que están bajo la nieve de dicho cerro; dichas minas las dio el Inca a los indios de la provincia de Omasuyo y que más adelante encontraron otras en Cutari, en Tora, en Tipoyane o Ayche, todas las cuales eran de oro. Las de Hiana hacia Pallallunga fueron dadas a los yungas de Larecaja. Las de Carabaya estaban en los cerros de Apuruna y Vilcabamba, en el río Grande de Callana y en Hipara, que todas eran del Inca y otras tantas, las que posteriormente fueron llamadas de

11

San Juan del Oro y de San Cristóbal, las que fueron señaladas a los indios de Huancané y Vilques para extraer el metal ...” “... El oro era en pepitas y las de mayor volumen correspondían a los yacimientos de Carabaya. La gente que beneficiaba las minas de esta región pertenecía a los pueblos de Sananquía, Ollachía, Ayapata, Coaza, QuisPareja de vasos Inca, en recopado con dibujos de felinos en repujado quina, Pelechuco, Chamata, Chacana, Mocomoco, Uxatica, Ichuma, Ambaña, Cumbaya, Hilacaya, “... abundaba en la región de Potosí y era considerado un Sorata y Cuyabaya ...” metal mediocre ...” En sus Comentarios Reales, Garcilaso Inca de la Vega Sabemos que el primer paso de la expansión territonos relata: “... El oro se coge en todo el Perú; en unas rial de los Incas se da desde el Cusco hacia el sur y provincias es en más abundancia que en otras, pero geconsolida la ocupación de la cuenca del lago Titicaca. neralmente lo hay en todo el Reino ... Sólo el que se Encontraron y explotaron los yacimientos de cobre y plata saca en las minas de Callauaya o Callahuaya es finísiexistentes en la zona alrededor del lago y que según mo, de a veinticuatro quilates, y aún pretende pasar Alcina: “... sólo se trabajaban cuatro meses al año, desdellos ...” de el amanecer hasta el atardecer ...” Según Medardo Echegaray Rosales: “... Los Incas obDel Busto se refiere al cobre “... que supieron extraer tuvieron el oro de los ríos Sandia y Carabaya, también del de la región de Lipes y Pacajes, de los altos de Tarabuco, Apurímac, y, ya en la costa, del Santa, del Macará y del y de las tierras hoy chilenas de Loa y Atacama. Un testiTumbes. La obtención de oro en los socavones también monio del siglo XVI sostiene que el Inca conoció estos hay que tenerla en cuenta. Los hubo en Cusco y Puno, yacimientos cupríferos y da a entender que para explotarsobresaliendo los de Paucartambo, Marcapata y Collquelos ‘el Inga pretendió echar el río Mauri... para lo cual marca ...” (La cita prosigue con los yacimientos enumerompió siete leguas de tierra’ ...” rados por Fray Diego de Mendoza). También Echegaray En su movimiento expansionista desde la cuenca del habla de los yacimientos de plata, “... cuyas vetas serTiticaca, los Incas acceden a los yacimientos de estaño penteaban por los suelos de Cajamarca, Huánuco el Viejo, ubicados en el Altiplano boliviano, en la Cordillera Real Huamanga, Cusco y Charcas, país este último, donde dory a lo largo de 800 km. hasta la Argentina. mía un Potosí ...” Sobre los yacimientos de cinabrio, Lohmann nos dice: Paloma Carcedo nos dice que los cronistas de 1539 “... Carecemos de noticias fehacientes acerca de cuándo en adelante: “... hablan de minas de plata y yacimientos comenzaron a explotarse los criaderos de azogue de Huanargentíferos en: Ancash, Cajamarca, Cailloma, Cerro Lin cavelica y sus aledaños. Desde época muy antigua, a juz(Micuipampa), Cusco, Charcas, Chincha, Guanesa, (Huágar por las proporciones de las galerías, los nativos hanuco Viejo), Huamanga, Huaraz, Oruro, Porco, Tarapacá y bían buscado el bermellón; los trabajos en el cerro de Yulloma ...” Dado que la plata y el plomo están frecuenChacllatacana, en la ladera del monte de Huancavelica, temente asociados, Carcedo estima oportuno advertir que: acaso fueron iniciados en fecha anterior a la dominación “... Hay una confusión en las crónicas cuando se habla de de los Ingas. Al aprovechamiento de estos yacimientos ricas minas de plata o minerales de plata, pues es posible acudieron desde lejanas comarcas...limitándose a utilizar que en realidad se esté hablando de minerales de plomo el cinabrio para colorearse los rostros. Si llegaron alguna con alto contenido de plata ...” vez a obtener el mercurio puro y libre, lo tendrían por En lo que respecta al plomo, afirma Del Busto que sustancia extraña y maravillosa y, por ende, adorable ...”

12

Del lavadero de río a la mina de socavón

L

os Incas dedicaron mucho de su tiempo, imaginación, esfuerzo organizado y mano de obra a la explotación de los metales. Si bien el oro les fue en parte más accesible, como precioso don de una naturaleza generosa, también es verdad que desarrollaron arduos trabajos de ingeniería para extraer ése y otros metales de los yacimientos, lo que significó un cambio de escala en su producción minera. Nos relata Garcilaso de la Vega: “... Hállase el oro en la superficie de la tierra y en los arroyos y ríos, donde lo llevan las avenidas de las lluvias; de allí lo sacan, lavando la tierra o la arena. .. Todo el oro del Perú es de diez y ocho a veinte quilates de ley, poco más, poco menos ... Llaman los españoles lo que así sacan ‘oro en polvo’, porque sale como limalla; algunos granos se hallan gruesos, de dos, tres pesos y más; yo vi granos de a más de veinte pesos; llámanles ‘pepitas’; algunas son llanas, como pepitas de melón o calabaza; otras, redondas, otras largas como huevos ...” Contamos con un relato descriptivo de una mina de excavación, hecho por Pedro Sánchez de la Hoz, secretario de Francisco Pizarro. Correspondería a minas de la región del Collao, que más tarde serían conocidas bajo el nombre de Porco, al sur de la actual ciudad de La Paz. “... Están las minas en la caja de un río, a la mitad de la altura, hechas a modo de cuevas... Las minas entran mucho dentro de la tierra, unas diez brazas y otras veinte, y la mina mayor que se llama Guarnacabo entra cuarenta brazas. No tiene luz ninguna, ni más anchura que para que pueda entrar una persona agachada y hasta que éste no sale, no puede entrar ningún otro ...” “... A su boca entran a escarbar la tierra y la escarban con cuernos de ciervo y la sacan fuera con ciertos cueros cosidos en forma de sacos o de odres de pieles de ovejas. El modo con que las lavan es que sacan del mismo río una seriola de agua, y en la orilla tienen puestas ciertas losas muy lisas, sobre las cuales echan la tierra, y echada sacan por una canaleja el agua de la seriola que viene a caer encima y el agua se lleva poco a

poco la tierra, y se queda el oro en las mismas losas y de esta suerte lo recogen ...” Para Alcina Franch “... Este tipo de mina no es el más común y contrasta con el de otras zonas del continente y aún de la misma región, que son simples pozos profundos, como de la misma altura de un hombre, y que se abandonan para abrir otros cuando exceden esa hondura ...” Pedro Pizarro escribió sobre minas de oro y plata que se labraban en tiempo del Inca en Tarapacá: “... Están en unos arenales de la costa y el metal de plata que de ellas se extrae es muy rico, pues es plata blanca ascendrada con quilates de oro que aparece en veneros a manera de vetas en un área como de diez leguas y que las venas tienen forma de hoja de col ...” Informa que no se seguían explotando por falta de agua. Tuvo noticia de “... una veta que llaman ‘del sol’, del ancho de dos pies, toda de plata blanca que los indios tienen tapada ...”. El cronista cuenta de una mina que él mismo exploró “... de la que se extraían piedras a manera de adobes de plata blanca, que no se hacía sino golpearlas con una

Actividades mineras aprovechando los cursos de agua. Tomado de: "De Re Metallica", Georgius Agrícola, 1556

13

vas y socavones, que formaban en el interior un complicado laberinto, en el cual era fácil extraviarse. La apertura de estos socavones, a gran profundidad, se había practicado valiéndose solamente de estacas y de astas de venado ...” Sobre el grado de dificultad de las labores mineras nos dice Alcina: “... Aún en las minas de los Incas, en las que se trabajaba en galeHerramientas de laboreo minero. A y B: Pinzas de palanqueo (circular y rías, el trabajo de extracción debió ser muy cosplana). C: Pica. Tomado de: "De Re Metallica", Georgius Agrícola, 1556 toso dado el instrumental utilizado: cuernos de almadana que hacía saltar una costra de piedra convertianimales, barras de madera con puntas de cobre, marda en plancha de plata ...” También refiere lo ocurrido tillos de una aleación de cobre y oro de extraordinaria con Lucas Martínez “... a quien los indios ofrecieron mosdureza, o martillos de piedra que fueron sin duda los trarle la veta ‘del sol’ y que estando para hacerlo, ocurrió más comunes ...” un eclipse y tembló la tierra, señales que interpretaron El cronista Francisco López de Jerez se interesó en como prohibición y dijeron entonces que aunque los malas técnicas de extracción de la plata: “... La plata satasen no descubrirían la mina ...” can en la sierra con poco trabajo, que un indio saca en Guillermo Lohmann nos habla de los trabajos efecun día cinco o seis marcos ... la cual sacan envuelta con tuados en el interior del Cerro de Chacllatacana, de donplomo, estaño y piedra azufre y después la apuran y para de se extraía el cinabrio de Huancavelica: “... Los indios sacarla, pegan fuego a la sierra; y cómo se enciende la habían perforado el subsuelo, taladrando numerosas cuepiedra azufre, cae la plata en pedazos ...”

Alta organización minera
urante el Imperio Incaico, había un concepto de racionalidad para el manejo de las minas y se fijaron los períodos estacionales de explotación, los turnos de trabajo y la productividad esperada. Todo ello, según Alcina, “... además del control ejercido sobre la producción y para evitar los robos, implicaba una muy elaborada organización de carácter estatal ...” Revisemos algunos aspectos de la administración minera. El Anónimo de 1580 especifica: “... En cuanto a las minas, unas pertenecían al Inca y otras a los indios que sacaban el oro y la plata y entregábanlos a las autoridades del Imperio ...” y el Documento de Huamanga de

D
14

1557 contiene datos relativos al tributo: “... Los indios que beneficiaban las minas de oro y de plata, todas las cuales pertenecían al Inca, no daban otro tributo ni prestaban otro servicio que éste ...” Según el Padre Acosta: “... Es bien sabido que el oro y la plata sólo podían ser atesorados por el Inca, siendo por lo tanto incalculable la cantidad reunida en largos años por los monarcas cusqueños ...” Los Incas tenían métodos de reclutamiento de mano de obra bajo el sistema de la mita. Sobre la fuerza laboral nos explica Pease: “... Los grupos étnicos sometidos por el Tawantinsuyu de los Incas, entregaban asimismo mano de obra para el laboreo de las minas, de similar forma que la proporcionada para múltiples actividades

estatales; así, los Chupaychu, de la región de Huánuco, afirmaron en 1549 que en tiempos de los Incas “de cada cien indios echaban (a las minas de oro) tres indios y tres indias y que lo sacaban todo el año y que el oro que sacaban lo llevaban al Cuzco y asimismo dijeron que todas cuatro parcialidades daban asimismo sesenta indios y sesenta indias para que sacasen plata todo el año y lo sacaban de los Yaros (en Huánuco) y la llevaban al Cuzco ...” El cronista Pedro Sánchez de la Hoz dice de las minas del Collao: “... Las gentes que aquí sacan oro podrán ser hasta cincuenta entre hombres y mujeres, y éstos son de toda esta sierra, de un cacique veinte y de otro treinta; y

de otro más o menos según que tienen, y lo sacan para el señor principal, y en ella tienen puesto tanto resguardo que de ningún modo puede robarse cosa alguna de lo que sacan ...” Finalmente, revisemos el criterio de especialización en la actividad minera de esos tiempos. Según el Padre Acosta “... El trabajo de las minas de oro y plata de que era tan abundante el Perú, corría a cargo de los indios señalados para dicha tarea, a los cuales proveía el Inca de todo lo necesario ...” Los mineros de la sierra recibían el nombre de “Mitimaes” y en la costa se les llamaba “Cori”.

Desarrollo metalúrgico incaico

A

ntes de emprender las conquistas territoriales y moldes con el procedimiento de la “cera perdida”; consolidar el Imperio, los habitantes de Cusco y N diversos métodos para el dorado ...” Apurímac manejaban un conjunto de técnicas miRevisaremos algunos aspectos de la actividad metaneras y metalúrgicas que Luis Valcárcel ha califilúrgica Inca que dieron soporte a la masiva producción cado de “elementos propios de la subcultura Inca” metálica de esa época. y que enumeramos a continuación: N “... las instalaciones para el lavado del oro; N la explotación de minas con peumos nocivos humos nocivos netración a profundidad; ca N los hornos de fundición (“waiña s rachira”); piso N los sopladores de tubos de cobre; N la aleación de cobre y estaño, o sea el bronce; N la técnica del cobre martillado piso a ire en frío; N la técnica del oro en delgadas carga carga miner eral de mineral hojas endurecidas después al r pied edr piedras po raci descoloraci ón calor; N los vaciados de oro y plata en Sopladores y horno de metales. Tomado de Izumi Shimada
ne ime ne a ro de ch ti ro de
ca lor

as er ve to

15

Moledores del molino de piedra a mano o quimbalete. Tomado de A. Alonso Barba: Arte de los Metales, 1640

Las fundiciones

E

n lo que respecta al proceso de fundición, contamos con la detallada descripción que hiciera Baltasar Ramírez de la “Huayrachina”, (“donde se hace el viento” en quechua), pequeño horno empleado para beneficiar los metales: “... Estos son hornos portátiles de forma de una cajuela, hecha de barro crudo, de un dedo de grueso: tiene una vara (83.59 cm.) o poco más de alto y una tercia en ancho, en el pie, de allí va ensan-

chando hasta media vara en lo más alto. Está lleno de ojos o bocas por la delantera, por donde recibe el viento con que se enciende y funde y en los lados y espaldas tiene otros ojos pocos y pequeños por donde sale el humo ... Estos hornos ponen los indios en lugares altos y exentos donde les da el viento con libertad. Cuando el viento es escaso lo suben a los cerros, y cuando es mucho lo bajan, a lo llano que en conocer estos tiempos y lugares son harto diestros ... Funden en estos hornos de día y de noche como tienen el viento hinchado de carbón y pónenle fuego y en lo alto echan el metal, y poco a poco los van cebando de carbón y metal hasta que acaban lo que tienen que fundir o 3 les falta el viento. Al pie del horno tienen puesta una cajuela de barro crudo donde va goteando el plomo que corre 4 1 2 del metal y allí se hace tejuelos, los cuales después refinan en otra manera que 1, 3 y 4: Horno para la refinación de la plata. 2: Horno portátil para la fundición de la plata. Tomado de A. Alonso Barba: Arte de los Metales, 1640 tienen de hornos para refinar donde se

16

hace plata. Es fundición para metales muy ricos y para indios que tengan flema para esperalla ...” Sobre el material combustible utilizado, Ramírez habla del carbón y otros autores del excremento seco de auquénido. Garcilaso de la Vega quedó impresionado a la vez por la magnitud y el efecto estético del proceso de fundición: “... Era cosa hermosa ver en aquellos tiempos ocho, diez, doce, quince mil hornillos arder por aquellos cerros y alturas. En ellos hacían sus primeras fundiciones; después, en sus casas hacían las segundas y las terceras, con los cañutos de cobre para apurar la plata y gastar el plomo ...” Nos demuestra cómo los hechos políticos influenciaron el avance en el uso metalúrgico del plomo: “... En los principios tenían los indios muchas dificultadas para fundir la plata, porque no corría y se consumía; pero la codicia y la necesidad de tener armas eran tantas que hallaron el remedio; era un metal de calidad mediocre, abundante en Potosí: el plomo. Mezclado con la plata, la hacía correr. Por

esta propiedad, los incas lo llamaron ‘Curuchec’, el que hace deslizar ...” También describe el proceso complementario de la fundición para el cual se requería el aporte de la energía humana: “... No alcanzaron a hacer fuelles para fundir, fundían a poder de soplos con unos cañutos de cobre, largos de media braza más o menos, como era la fundición grande o chica; los cañutos cerraban por el un cabo; dexávanle un agujero pequeño, por do el aire saliese más recogido y más rezio; juntávanse ocho, diez y doze (sopladores), como era menester para la fundición. Andavan al derredor del fuego soplando con los cañutos, hoy se están en lo mismo, que no han querido mudar costumbre ...” El cronista Bernabé Cobo refirió otras herramientas de la metalurgia incaica: “... Los plateros emplean como yunque unas piedras duras y llanas; como martillo un pedazo de cobre cuadrado, del volumen del puño con las esquinas muertas, como un dado y sin mango. Tenían cincel ...”

Las aleaciones

M

ediante la aleación del cobre con el estaño se obtiene el bronce (estañífero), sobre el que Paloma Carcedo afirma: “... Aunque esta aleación ya se había trabajado bajo los Wari y los Tiahuanaco, con los Incas su uso fue masivo e impuesto por el poder político del Imperio, es decir, fue la aleación imperial por excelencia ... Después de la conquista incaica, en la mayor parte de los Andes del Norte, donde se trabajaban los instrumentos en bronce arsenical, se cambió la aleación por el bronce estañífero... Las propiedades de ambas aleaciones en cuanto a la fundición y mecánica son muy parecidas, sin embargo no lo son en cuanto al color. El bronce estañífero, bien pulido y limpio, puede dar a la pieza un color dorado; mientras que el bronce arsenical, según su bajo o alto contenido de arsénico, da a la pieza un color rojizo o plateado respectivamente... Heather Lechtman sugiere que los Incas impusieron el bronce

estañífero por motivos políticos y económicos, ya que los yacimientos de casiterita, el mineral de estaño, se encontraban en el altiplano boliviano y el norte de Argentina, por lo que el Estado Inca tenía el control total de la distribución del metal ...” El uso predominante del bronce estañífero tuvo a su vez importancia en la vida minera incaica dado que: “... fue un metal de uso común y utilitario en herramientas, buriles y armas, en instrumentos que muestran un gran desgaste y marcas de fuerte percusión, usados en sitios como las canteras y minas a modo de cinceles ...” acota Carcedo. La fabricación de objetos de bronce estañífero en muy diversos lugares de los Andes Centrales es una muestra más de la irradiación política, cultural y técnica del Imperio Incaico. En el Ecuador (Cultura Cañari), en el Noroeste argentino y en el Norte de Chile se han hallado variados

17

UNTO TALES LEAC IONES P UNTO S D E FUSIÓN D E ME TALES Y ALEAC IONES
OOT (SEGÚN "HÜTTE", LOTHROP, MASON, ROOT Y OTROS)

TA M E TA L O LEACIÓN A LEACIÓN

UNTO P UNTO D E F USIÓN °C

Platino Fierro Silicio Escorias de hornos altos Cobre Oro Plata Bronce Oro-Cobre (-Plata) (82% Au) Plata-Cobre (72% Ag, 28% Cu) Zinc Plomo Estaño Azufre Mercurio

1,764 1,530 1,414 1,300-1,400 1,084 1,063 960 950 880 779 419 327.3 231 113 38.9

Tomado de: “Minería y Metalurgia en el Antiguo Perú”, Georg Petersen

objetos de bronce como hachas y cuchillos de diversos tipos, cinceles, punzones, manoplas y brazaletes. Los metalurgistas incaicos trabajaron las aleaciones tumbagas, tanto binarias (cobre-oro, que llamaron “Punin”; y cobre-plata), como ternarias (cobre-oro-plata). La Universidad Católica está haciendo análisis de meta-

lística para comprobar la semejanza de la aleación cobre-oro con la técnica de “mise en couleur” (“puesta en color”), conocida en Europa. “... Los Incas fabricaban la aleación de oro y cobre, tratando luego la obra en facción, untando la superficie con el jugo de cierta plata, capaz de disolver el cobre; ocurrida esta separación, se limpiaba la pieza de excrecencias, bruñéndola prolijamente y, entonces, aparecía el oro puro ...” Los hallazgos hechos en numerosos sitios arqueológicos Inca revelarían una diferencia de tipo, forma y destino de uso de las aleaciones. Nos dice Carcedo al respecto: “... Mientras la aleación de bronce estañífero se usaba para objetos fundidos o ‘vaciados’ (en moldes univalvos y compuestos), como armas, herramientas y utensilios, más accesibles al pueblo, el oro, la plata, el cobre y sus aleaciones se usaban para objetos ‘laminados’ y de uso ceremonial, personal y suntuario, pero de una elite ...” (cuyos personajes se hacían enterrar con ellos en la creencia de asegurar su riqueza para una vida ulterior). Finalmente, citaremos a André Emerich para describir lo que él califica como “la única contribución tecnológica” hecha por los Incas a la metalurgia peruana: “...La incrustación de uno a más metales dentro de otro fue un proceso que solamente se desarrolló poco antes de la Conquista. Los objetos generalmente partían de una figura base hecha de metal sólido con áreas ‘negativas’ en las que se incrustaba otro metal ...”

Las armas de los incas

E
18

l ritmo acelerado de conquistas que los Incas emprendieron para consolidar el Tahuantinsuyo se sustentó sin duda alguna en la capacidad de dotarse de armamento ofensivo y defensivo, para cuya fabricación dispusieron de abundante cobre y otros metales. Mencionaremos las principales armas metálicas del Imperio: N Anta Ñauchi: lengüeta de cobre templado sobre una lanza menor;

Callhua: chafalote ligero de cobre o madera con filo; Champi: porra, de oro y plata (según López de Jerez), de braza y media de largo, gruesa como una lanza jineta. La porra que está al cabo engastonada es de metal, tan grande como el puño, con cinco o seis puntas agudas, tan gruesa cada punta como el dedo pulgar; N Chictana: hacha y hachuela de piedra o cobre (de oro y plata, según López de Jerez);
N N

5 1 2 3 4

Armas Inca: 1) Hacha tipo tumi de hoja incrustada en una madera; 2) Porra de piedra; 3) y 4) Porras estrelladas; 5) Porra estrellada de metal sin su mango. Tomado de "Manual de Arqueología Peruana", Federico Kauffmann

Chingana: puñalón de dos filos; Corazas: petos de oro, plata o bronce; N Estólica: instrumento de arpón o dardo arrojadizo de 12 palmos; consta de dos partes: la cumana, donde hace coz el arpón y el huachi, el arpón mismo; N Huachi: flecha; N Huicapa: porra pequeña arrojadiza, como martillo; N Ñauhichina: casco de metal; N Tuccina: espada peruana de cobre templado, gruesa, ancha y larga de dos o tres palmos, con empuñadura; N Tumi: cuchillo o machete de piedra o cobre que se portaba al cinto; los tumis enastados también oficiaron de armas ligeras de combate; N Turpuna: alabarda y pica de chonta, con o sin puntas de cobre.
N N

Hojas de hachas Inca, circulares de forma irregular, cobre vaciado y martillado en el filo

Del arte sobrio al imperio dorado
o hubo magnificencia desde el principio en la expresión artística del pueblo Inca. Zevallos Quiñones aclara al respecto: “... Anteriores a la gran época imperial y señaladamente propios de la industria áurea del sur serrano, los objetos de labor orfébrica eran muy simples, abastados y de pequeño formato. El comportamiento suntuario del régimen cusqueño era sobremanera parco y austero. Empleaban tan sólo una escasa joyería, de más símbolo y menos costo, en el

N

oro y también en el diseño, exclusiva para la clase directora ...” El autor cita a Disselhoff, quien sostiene “... Los orfebres cusqueños se manifestaban con propias maneras, diferentes a las de sus colegas costeños. Muestra de ello es el realismo simple de sus figuras, la llama y las pequeñas figuras humanas, tan distinto de las temáticas del litoral ...” Sobre estas piezas, de cierta abundancia en museos

19

Figurinas Inca, en oro fundido; representación de personajes masculinos y femeninos

y colecciones, nos dice Paloma Carcedo: “... Las figuritas humanas y las llamas en oro o en plata son típicas piezas Incas. Casi todas están hechas con la técnica del vaciado aunque se conocen algunas hechas de varias láminas de metal martilladas y unidas. La mayoría de las figuras humanas debieron ir vestidas en piezas de tela sujetas por ‘tupus’ (alfileres de plata) en miniatura ...”. La autora menciona que cumplían la función de figuras de culto “...encontradas junto a las momias congeladas Incas, que a modo de sacrificios se dejaban en las altas cumbres de los Andes. Tenemos ejemplos en la zona de Arequipa (momia de Ampato) y en las momias de las alturas de los Andes del Sur en Argentina, así como en las de Cerro Gallán y Cerro El Plomo en Chile...” Acerca del concepto de sobriedad en el arte religioso inca, Disselhoff anota que “... Por lo general, los vasos y copas áureas fueron hechas con una línea simple,

de gran elegancia...” Y Zevallos emite el supuesto según el cual “... La sucesiva pérdida del dibujo decorativo evidencia una búsqueda filosófico-religiosa, una teología con mayor espiritualidad. Nada se acomodaría más a ello que la línea simple en el diseño ...” Los hallazgos en sitios arqueológicos y en tumbas, las referencias de los relatos y los testimonios gráficos de los cronistas (dibujos y diseños), aportan una visión de las clases de objetos ornamentales metálicos de la época. Carcedo nos dice que en los enterramientos “... Se han hallado adornos metálicos usados para la cabeza y brazaletes,cuchillos, algunas veces coronados con estatuillas de efigies humanas, cabezas de porra, y pequeñas espátulas con forma de cuchara, frecuentemente denominadas ‘cucharas de oreja’. Estos utensilios están hechos de cobre o bronce, pero con frecuencia llevan incrustacio-

20

nes de metales preciosos, o están coronados con estatuillas de oro y plata ...” En cuanto a lo que revela la información gráfica, prosigue la autora: “... En los dibujos sobre la vida en el Incanato hechos por el cronista mestizo Garcilaso de la Vega, los adornos personales consisten en lentejuelas, colgantes, brazaletes, rodilleras y algunos objetos que adornaban la cabeza de los Incas, los cuales iban cosidos a un turbante ... Entre las armas se representan cuchillos, en especial en forma de ‘Tumi’, con los cuales sacrificaban animales como llamas en actos religiosos. También se representaron mazas como cetros del Inca...” Con la ayuda de diversos autores intentaremos una revista general de las técnicas orfebres más utilizadas durante el Incario. Luis Valcárcel nos dice que, desde muy antigua fecha, los incas practicaban: “... la técnica del ‘repoussé’ (presionado o repujado): finas hojas metálicas golpeadas sobre un molde tallado; las incrustaciones de un metal en otro; los remaches, para unir unas piezas con otras; y la técnica de la ‘cera perdida’, para el vaciado del oro y la plata en moldes huecos ...” Jorge Zevallos refiere “... las incisiones o pulcros recortes de figuras simbolistas o grecas de índole mágica, en las láminas exquisitamente lisadas y sobre moldes presionados; las junturas, algunas tan notables como las producidas por pequeños clavos; y las soldaduras, obras de paciencia y genio artesanal ...” Para Disselhoff, un rasgo saltante de la orfebrería de los Incas fue “... su gran afición a decorar los vasos ceremoniales con una combinación, abstracta al parecer, de oro y plata ...”

Paloma Carcedo nos habla de “... el mayor número de objetos de madera, decorados con recubrimientos de láminas de oro o plata; los diseños caprichosos en los vasos metálicos con forma de ‘Kero’; la técnica del laminado para adornos de cintas, diademas, brazaletes y tocados; el cincelado en los retoques decorativos de las figuritas; la incrustación de hilos de oro en las zonas hundidas de la pieza y dejadas así previamente en el molde; y, finalmente, la decoración de objetos metálicos de oro y de vasos de madera con pintura, que era una pasta hecha a base del polvo rojo procedente del sulfuro de cinabrio y de resina orgánica (extraída de la planta ecuatoriana ‘mopa-mop’ o similares del Perú) ...” Cuando el Inca Túpac Yupanqui logra conquistar el reino Chimú, en los años que precedieron al descubri-

Alpaca de plata Inca. Figura hecha de láminas unidas por martillado y repujado

21

Orfebres pre-colombinos fundiendo y trabajando el oro y la plata. Según Girolamo Benzoni, 1562

miento del Nuevo Mundo por Cristóbal Colón, se inicia un proceso de notorio enriquecimiento de la producción metalística del Imperio. Se trata de un interesante fenómeno, inicialmente político y económico, que Zevallos nos ayuda a ilustrar: “... Fue después de la toma de Chanchán cuando el Imperio efectivamente ‘se dora’, apareciendo entonces la costumbre acumulativa de atesorar el rico metal en polvo y en barretas y barretones. No sólo se transportaron al Cusco en señal triunfalista prisioneros, tejidos, lapidaria y gruesas cantidades de recursos naturales, sino también, de preferencia, inmensas rumas de objetos de oro y plata ...” Los conquistadores Incas fueron capaces de reconocer las habilidades de los pobladores Chimú, a quienes habían sometido y de dar curso a un verdadero proceso de transferencia de conocimientos y tecnologías, como hoy lo denominaríamos. Las connotaciones sociales y culturales de este hecho son también explicadas por el autor: “... Hubieron de quedar sorprendidos los amautas imperiales por el extraordinario avance de su metalistería, con la llegada al Cusco de tanto y tan bueno, pues

estimulados inteligentemente, dispusieron a través de mandato, se trasladaran a manera de mitimaes, numerosos artífices vencidos, para establecerlos en barrios especiales de la capital imperial y en las cabeceras de varias provincias del centro y sur del Imperio. Desde entonces se hizo patente la enseñanza, el refinamiento técnico y la producción de sofisticados objetos de oro por todo el Tahuantinsuyo...” Los Incas llamaban “Cori Camayoc” a los artífices orfebres que trabajaban el oro y “Collque Camayoc” a los que hacían los trabajos en plata. Nos dice Garcilaso “... Todos los plateros que había dedicados para el servicio del Sol no entendían en otra cosa sino hacer y contrahacer las cosas dichas. Hacían infinita vajilla que el templo (Coricancha) tenía para su servicio, hasta ollas, cántaros, tinajas y tinajones. En suma, no había en aquella casa cosa alguna de qué hechar mano para cualquier ministerio que todo no fuese de oro y plata, hasta lo que servía de azadas y azadillas para limpiar los jardines ...” Garcilaso temía no ser fidedigno al reconstruir los relatos que escuchó desde niño sobre la riqueza incaica en metales preciosos. Citamos una parte de la descripción que hiciera del Templo del Sol: “... Todas las cuatro paredes

22

del templo estaban cubiertas de arriba a abajo de planchas y tablones de oro ... (en) el altar mayor tenían puesta la figura del Sol, hecha de una plancha de oro al doble más gruesa que las otras ... todo de una pieza ... era tan grande que tomaba todo el testero del templo de pared a pared ... (todas las puertas) estaban aforradas con planchas de oro ... por de fuera del templo (y) por lo alto de las paredes corría una azanefa de oro de un tablón de más de una vara de ancho ... que abrazaba todo el templo una cuadra ... (era) para aposento de la Luna, mujer del Sol, toda ella y sus puertas estaban aforradas con tablones de plata ...” El arte orfebre incaico había alcanzado, como afirma Zevallos Quiñones, “... la magnificencia casi barroca y finísima cuyas muestras encontraron los españoles por todas partes ...”
Vaso Inca en oro martillado y repujado. Representación de cabeza zoomorfa

El mensaje de la riqueza peruana

“. .N

i en Jerusalem, ni en Roma, ni en Persia, ni en ninguna parte del mundo, se ha juntado en un lugar tanta riqueza de oro, plata y pedrería ...” escribió Cieza de León, transmitiendo así su visión europea de lo que la historia calificaría como “momento cumbre” de la metalística en el continente americano. Más allá de las expresiones de asombro y estupefacción de los cronistas, la realidad quedó inscrita en los registros del botín obtenido por los conquistadores españoles. Son esos datos cuantitativos los que, como afirma Zevallos Quiñones, “... documentan sin duda alguna, que de los países precolombinos, el Perú de los Incas era de lejos el más rico en metales preciosos. Los Incas tenían una riqueza mucho mayor en metales preciosos, con más de dos veces el oro e infinitamente más plata que sus contemporáneos aztecas ...” A la llegada de los europeos y sacudido por las gue-

rras civiles, se desarticula todo el sistema político, social y económico que los Incas implantaron en los Andes Centrales. Se cierra “... un capítulo esencial en la historia mundial ...”, como lo califica Quiroz Paz Soldán. De allí en adelante la historia de la actividad productiva de los pobladores andinos tomaría un nuevo curso. Queremos concluir este fascículo dedicado a la Era Incaica con lo expresado por Jorge Zevallos Quiñones, sobre el esencial significado que la minería ayudó a consolidar en la cultura de sus habitantes: “... Por los descubrimientos en el cerro de Potosí, sabemos que continuaron trabajando el metal y en especial la plata; pero una vez que dejaron de gobernar políticamente, los andinos se vieron privados también de lo que había sido una de sus grandes fortalezas: expresar en el metal, que había sido un medio tan importante para ellos, todo el espíritu y religiosidad de sus creencias ancestrales ...”

23

Bibliografía de consulta:
N HISTORIA DEL PERU ANTIGUO N EL PERU MINERO

Luis E. Valcárcel Editorial Mejía Baca, Lima 1971
N HISTORIA DEL PERU

Mario Samamé Boggio Instituto Científico y Tecnológico Minero, Lima, 1979
N MINERIA

Las ilustraciones del presente fascículo provienen de estas fuentes bibliográficas

Fernando Silva Santisteban Ediciones Búho, 3a. edición, Lima, 1983
N HISTORIA DEL PERU

Y METALURGIA EN EL ANTIGUO PERU Georg Petersen Sociedad Geológica del Perú, Lima, 1998 Guillermo Lohmann Villena Pontificia Universidad Católica, 2a. edición, Lima, 1999

Editorial Mejía Baca, Barcelona, 1981
N LOS INCAS: UNA INTRODUCCION

N LAS MINAS DE HUANCAVELICA

Franklin Pease García-Yrigoyen Pontificia Universidad Católica, Lima, 1998
N LA AVENTURA INCA

N CERRO DE PASCO

Bertrand Flornoy Editorial ZigZag, Santiago de Chile, 1957
N LOS

César Pérez Arauco Instituto Nacional de Cultura, Cerro de Pasco, 1996
N ORO DEL ANTIGUO PERU

COMENTARIOS REALES DE LOS INCAS Garcilaso de la Vega Editorial Universo, Lima, 1967 José Antonio del Busto Duthurburu Editorial Universo, Lima, s.f.

Varios autores, Colección Arte y Tesoros del Perú J.A. de Lavalle editor, Lima, 1992
N PLATA Y PLATEROS DEL PERU

N EL PERU INCAICO

Varios autores, Patronato Plata del Perú, Lima, 1997
N COBRE DEL ANTIGUO PERU

N LOS INCAS, EL REINO DEL SOL

José Alcina Franch, Josefina Palop Martínez Biblioteca Iberoamericana Ediciones Anaya S.A., Madrid, 1998

Paloma Carcedo Muro Colección APU J.A. de Lavalle editor, Lima, 1998

La realización de este fascículo ha sido posible gracias al auspicio de:

MINERA YANACOCHA S.A.
24

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful