P. 1
Koch, Dolores - Retorno Al Microrrelato

Koch, Dolores - Retorno Al Microrrelato

|Views: 56|Likes:
Published by Julio Estefan

More info:

Published by: Julio Estefan on Aug 25, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/28/2012

pdf

text

original

revista electrónica de teoría de la ficción breve

Retorno al micro-relato: algunas consideraciones
Dolores M. Koch Carente de sanción crítica, la minificción es un sub-género experimental del cuento que se ha extendido agrestemente y, casi pudiéramos decir, alegremente por los campos literarios durante el siglo XX, practicado aun por escritores que se han hecho de nombre en otros géneros. La lista de adeptos es extensa. La tendencia al cuento corto no es precisamente una novedad en la literatura mundial, dado su origen oral, pero por razones que no es fácil precisar, en este siglo florece con más vigor en países hispanoamericanos. Conviene recordar que los estudios críticos no crean las pautas: más bien observan la producción literaria, estudian sus rasgos, y la clasifican para facilitar su estudio. La variedad que hay de minificciones y su abundante producción, a pesar de una existencia que pudiéramos calificar de bastarda, demandan una mayor atención crítica. Considero todavía completamente válida mi propuesta original de hace casi veinte años y también las que le siguieron. Es mi intención ahora dar una ojeada un poco más amplia a la minificción en general con el propósito de aclarar las diferencias entre dos de sus variantes, el minicuento y el micro-relato, diferencias que me pareció percibir entonces y que motivaron mi primera propuesta. A pesar de los numerosos estudios y antologías publicadas desde entonces, lo cual me complace muchísimo, convendría aclarar algunos puntos, pues parece que los estudiosos de la materia no han podido lograr un consenso al respecto, y la confusión se repite y perpetúa. Además, si consideramos el minicuento como un cuento muy corto, ¿qué son el resto de las minificciones? No intento contestar esta pregunta, pero un repaso básico de las minificciones nos pudiera llevar a una mejor definición del micro-relato y de las diferencias que lo distinguen. Debido a la popularidad del minicuento, trataremos también de puntualizar las características que lo diferencian del micro-relato. Hacia una breve tipología de las prosas breves Algunas minificciones simples pueden identificarse con relativa facilidad: el poema en prosa, la anécdota, la viñeta, la parábola, el aforismo, el epigrama—aunque no hay rigidez en sus límites. ¿Quién puede negarle carácter narrativo de minificción al que ha llegado el siguiente aforismo, independientemente de su origen: El amor y el interés se fueron al campo un día, y pudo más el interés que el amor que le tenía En general, tanto el poema en prosa como la viñeta carecen de verdadero nudo y desenlace, y aunque se los presente a veces como minicuentos, no lo son. Pintan un cuadro emotivo o pintoresco, como una pincelada impresionista, sin esa tensión y golpe de gracia final que esperamos de un cuento. La anécdota y el chiste poseen menos literariedad y con frecuencia incluyen el diálogo como recurso estilístico. Por utilizar los mismos elementos estructurales y de estilo, grupos de minificciones pueden aparecer en serie, aunque sean autosuficientes. Estos son los denominados fractales por el crítico mexicano Lauro Zavala (1998). Existen también unas prosas breves que no cumplen con los parámetros establecidos para el cuento, pero que en conjunto se iluminan y amplían sus significados unas a otras. Son prosas

http://cuentoenred.xoc.uam.mx

Derechos Reservados

20

Esto es necesario si queremos decantar el cuento del llamado micro-relato. cuyo origen oral tradicional le permite pasearse de una cultura a otra. de un siglo a otro.xoc. o emprenden un juego atrevido de palabras. minicuento y microcuento—o cuento. a veces diálogo. cabalgan de un lado y otro de las fronteras de los géneros tradicionales. Cada época lo colorea según su visión del mundo y lo arma de los recursos literarios en voga. Horacio Quiroga y Julio Cortázar. Como ejemplo podríamos considerar algunos relatos breves de Carlos Díaz Dufoo (hijo). resistiéndose a todo tipo de clasificación y encasillamiento. pues aun los recogidos en un volumen por su autor presentan gran variedad.revista electrónica de teoría de la ficción breve breves concatenadas o articuladas. No sólo no hay parámetros establecidos. cuento corto y cuento ultracorto. Violeta Rojo le adscribe a la minificción un carácter proteico que lo inscribe como género experimental (1998:116). Gabriela Mora las llama cuentos cíclicos o integrados(1994). también de Cortázar. Hay otras minificciones que carecen de carnet de identidad. creando un ambiente poético o una expresión personal. Sus estructuras abreviadas parecen responder a las definiciones ya establecidas para el cuento que nos han provisto. A veces hay en ellos acción y personajes. José Pedro Díaz. Un problema a resolver es comprobar si la estructura del minicuento sigue o no las pautas establecidas por el cuento. En general. Hay además cierta tónica subversiva y un afán de originalidad en este desacato de las formas literarias convencionales. Conrado Nalé Roxlo. si seguimos la nomenclatura de Lauro Zavala (1996). Recordemos la famosa frase de Jorge Luis Borges al respecto de que un soldado nunca sabe el nombre de la batalla en que muere. el cuento ha sido la narrativa más elemental. o textículos. la que llamé micro-relato para distinguirla del cuento. Su intención parece originarse precisamente en un impulso opuesto: el de no acatar las tradiciones literarias en un afán subversivo de originalidad. ni siquiera tienen un nombre definido. Ha de estudiarse cada relato breve en particular. A través de la historia. hace ya mucho tiempo. para seguir la nomenclatura de Juan Armando Epple. entre cuento. Al contrario. Como ejemplo de estos relatos relacionados entre sí tenemos la conocida Historia de cronopios y de famas (1962) de Julio Cortázar. o Julio Miranda. Otros minitextos se acercan más a la semblanza. o se asemejan al ensayo. puede servir de ejemplo. Pero su estructura básica no ha cambiado. maestros del cuento como Edgar Allan Poe. Creí innecesario ahondar en la definición del minicuento. el http://cuentoenred. Pudiéramos llamar a estas prosas o narraciones breves minitextos. pudiera añadirse que los autores de estas y otras minificciones no tratan conscientemente de establecer un nuevo subgénero. pues era obvia la diferencia primordial. Como en todo subgénero experimental no definido. y para nuestras literaturas. La lista es extensa.uam. Rayuela (1963). su extensión. como los del escritor venezolano Oswaldo Trejo. En mis trabajos anteriores sólo me dediqué a estudiar una variedad. de un idioma a otro. Es necesaria una taxonomía que revalide su existencia y sus méritos.mx Derechos Reservados 21 . el cuadro. Otro asunto a dilucidar es la diferencia entre cuentoy relato. Otro ejemplo es Rajatabla (1970) de Luis Britto García. y haga posible realizar su estudio sistemático. la estampa de la época. No son cuentos propiamente dichos. integran una totalidad como un mosaico y pueden llegar a formar novelas fragmentadas. Por tener el mismo ambiente o personajes comunes. Por breve que sea. hay minificciones que resultan inclasificables.

. de René Avilés Fabila: Estoy profundamene enamorado de una bailarina. cuando en la soledad de mi casa se le termina la cuerda y vuelvo a guardarla en su caja de cristal (1986:55). su identidad. Esperaba la sentencia. El nudo o conflicto apuntará a su situación o disyuntiva. La brevedad es superficial comparada con la intensidad necesaria. lo mismo música de chaikovsky que rock and roll. y el desenlace resolverá esa situación por medio de un suceso o acción concreta. un día el cielo le concedió la gracia de un enemigo poderoso. Debido a los recursos estilísticos empleados para lograr la brevedad. Su tez es blanca. piel suave y tersa. Tanto el minicuento como el micro-relato son minificciones y en consecuencia característica más notable. también dificultan la definición. —Lo condeno a vivir para siempre —dijo uno de los esqueletos (1993:27).revista electrónica de teoría de la ficción breve minicuento consta. esto es. no es su carácter escueto sino la eficacia de su síntesis (1980/81:26). no nos sirve para diferenciarlos. de Gabriel Jiménez Emán: Se encontraba en medio del tribunal. ni madre amantísima. al igual que el cuento. un nudo o situación conflictiva. Veamos otro minicuento. una situación (1997:76). ni amigos. por intensidad. 1989:23) Es esencial subrayar que este desenlace se efectúa por medio de un evento o acción concreta. nos cuenta algo concreto que sucede y que resuelve la situación.mx Derechos Reservados 22 . de una exposición o introducción. Me mira tristemente y nunca ríe. todas las miradas de los jueces clavadas negramente en él. en ocasiones me dedica una sonrisa apenas esbozada. Como ejemplo podríamos mencionar “El juicio”. Veamos otra minificción de Avilés Fabila. es su intensidad. Otro ejemplo es “Bailarina”. y una acción o suceso concreto que constituye el desenlace. según Gabriel Jiménez Emán. pálida. excelente autor de micro-relatos: . . al confundirse con sus temas. la brevedad. ni paciente abuela. no la poca extensión de su desarrollo: es por ello que prescindo siempre del término corto para aludir a su precisión. Cristina Peri-Rossi comenta: La función de un relato es agotar. Y está bien que así sea. de Reinaldo Arenas: A aquel hombre (de alguna forma hay que llamarlo) que no tuvo hijos. Algunos de los recursos estilísticos empleados para lograr la brevedad. entonces. Desde entonces no está solo. si ella siente algún afecto por mí. El narrador. con frecuencia omnisciente. Es la intensidad la que se distingue en el micro-relato. La exposición nos dará una idea de la ubicación del narrador o del personaje. titulado “Premio”. algunas de estas etapas sólo se sugieren. Su cuerpo esbelto gira y danza vestido con mallas negras. ni mujer. y hasta posee ya algunos amigos. Parece un enigma desentrañable. piernas hermosas y senos pequeños. esta vez un micro-relato cuyo final bisémico se presta a diversas interpretaciones. http://cuentoenred. (Escrito en Cuba en 1971.uam. Se rumorea que secretamente sueña.xoc. Lo que importa. localidad y tiempo histórico. Ignoro si me corresponde. labios rojos y los ojos oscuros. como sus cabellos largos y sedosos.

aunque sea provisional. una desproporción. Descansa en una paradoja. Veamos a continuación con detenimiento cada una de estas características. mientras que el micro-relato resulta en lo que se le ocurre a alguien. de inmediato lo herví en la olla de presión y luego puse la mesa dispuesto a darme un suculento banquete con sus páginas (1983:45). no literarios.uam.mx Derechos Reservados 23 . el minicuento resulta en lo que le ocurre a alguien. Para Juan Armando Epple. sino en la mente del escritor (y a veces en la del lector cómplice). quien utiliza el término minificción sin distinguir entre el minicuento y el micro-relato. Mientras no se realice alguna clasificación de la minificción. Veamos un micro-relato de Poli Délano: A primera vista Verse y amarse locamente fue una sola cosa Ella tenía los colmillos largos y afilados El tenía la piel blanda y suave: Estaban hechos el uno para el otro (1975:54) Sugerido al lector o dejado a su interpretación. y en Venezuela (1996). aunque más adelante se desdice: lo que opera en las minificciones certeras o afortunadas es un golpe final de genio (1993:286). desenlace ambivalente o elíptico. Por eso. hay un suceso que se narra.relato es sólo una entelequia. Dicho de otra manera. espacio. de una alacena obtuve un libro con docenas y docenas de sabrosísimas recetas. http://cuentoenred. Las dos apreciaciones serían claras si aplicara la primera al minicuento y la segunda al micro-relato. rescate de fórmulas de escritura antigua (como fábulas o bestiarios) y la inserción de formatos nuevos. el desenlace del micro. lo importante es la acción. alusiones literarias (o bíblicas.). aunque algunos elementos de esta triada (acción. históricas. Porque en el desenlace del minicuento hay acción. en Argentina (1985) en Cuba (1987). el desenlace será el resultado de un proceso mental. míticas. una epifanía. Mientras que en el desenlace del micro-relato no sucede nada en el mundo. de la tecnología y de los medios modernos de comunicación. narrada con un humor ingenioso o satírico. ¿Cuáles serían entonces otras características distintivas del micro-relato? Para calificar como micro-relato según este criterio.revista electrónica de teoría de la ficción breve Hambre Desperté con un apetito atroz e inaplazable. tiempo) estén simplemente sugeridos (1996:14). me dirigí a la cocina: el refrigerador estaba vacío. lo que distingue a estos textos como relatos es la existencia de una situación narrativa única formulada en un espacio imaginario y en su decurso temporal. etc. Estas distinciones me parece aplican igualmente al micro-relato en México (Koch 1981). un micro-relato ha de tener algunas de las características siguientes (no necesariamente todas a la vez): hibridez genérica. ¿Qué distingue pues al micro-relato del cuento? Para Edmundo Valadés.xoc. no podremos realizar un estudio sistemático.

revista electrónica de teoría de la ficción breve Hibridación genérica Hay que reconocer que la minificción se ha producido a espaldas de una crítica que la ha considerado carente de envergadura precisamente por la cualidad que más lo distingue. el cual es de una circularidad y bisemia semejantes. aun el título es parte de la narración. lo que le confiere un tono de intimidad. del poema en prosa y del ensayo. que es sugerente. cuida mucho de su lenguaje. Veamos un micro-relato de los más breves. sarcásticos y aun de humor negro. Su desenlace es ingenioso y parece brotar de una sensibilidad interior. de Augusto Monterroso: Fecundidad Hoy me siento bien. el humor del micro-relato es escéptico e irreverente. elementos del cuento.Con frecuencia. y sumamente eficaz. dos o tres actitudes desmedradas. El lenguaje es ingenioso. No le falta el elemento narrativo. Desenlace ambivalente o elíptico Con cierta semejanza a la anécdota y el chiste. no faltándole ocasionalmente elementos paródicos. estoy terminando esta línea (1981:61). un Balzac. no sólo en los conceptos que expone sino en los recursos utilizados para lograr una brevedad que a la vez lo distingue y lo condena. Debe notarse que para lograr la eficacia lingüística del micro-relato. pues sin él el lector no comprendería el desenlace. Un propósito grandioso que había ofrecido venir envió a última hora su excusa humilde (1973:152). y de ahí su universalidad. Su lenguaje es a veces de tal resonancia poética que resulta en una prosa lapidaria que recuerda al aforismo. Comúnmente utiliza la paradoja como el haiku utiliza la metáfora para iluminar la verdadera nauraleza de las cosas y de los seres. el elemento narrativo está expresado en primera persona. Como el poema en prosa. A la ceremonia sólo concurrieron unos cuantos deseos insatisfechos. El verdadero http://cuentoenred. El carácter del micro-relato es definitivamente literario y combina. Veamos otro micro-relato ingenioso de Juan José Arreola: Libertad Hoy proclamé la independencia de mis actos. en distintos grados. Un elemento irónico o simplemente lúdico causa a veces esa chispa de reconocimiento que suscita la sonrisa.—parámetro que no le ha aplicado al haiku. aunque éste dependa también de un conocimiento previo.mx Derechos Reservados 24 . como en el ensayo.uam. la brevedad. por ejemplo.xoc.

reconoció que lo que él había escrito no eran cuentos y los llamó de diversas maneras. quizá la más famosa de todas las minificiones precisamente por ser la más interactiva. La gente creía que eran los gusanos. Un día se hinchó y por cada uno de los poros le supuró la descendencia. Los gusanos carecen de ombligo (1975:123).revista electrónica de teoría de la ficción breve desenlace o resolución de la situación. Otro ejemplo de desenlace paradójico nos lo presenta Juan José Arreola. pero en seguida derivé hacia ciertos textos que ya no cumplían las reglas del cuento. Veamos un ejemplo del venezolano Alfredo Armas Alfonzo: La diferencia El tal Ocho Tope no procreaba.xoc. y podían llamarse poemas en prosa. si se me permite la expresión. el autor aclara: Yo empecé escribiendo cuentos tradicionales.mx Derechos Reservados 25 . se bebía a sus propios hijos. Juan José Arreola. Ciclismo Se me rompió el corazón en la trepada al Monte Ventoux y pedaleo más allá de la meta ilusoria. No eran. En una entrevista con Cristina Peri-Rossi (1980). La paradoja también sirve económicamente de desenlace ambiguo o abierto a interpretaciones. de interpretación abierta o simplemene sugerida.uam. teniendo en cuenta este factor: minicuentos con fábulay minicuentos sin fábula aparente (1997:50). de Augusto Monterroso. Ahora pregunto desde lo eterno del hombre: ¿Cómo puedo emplear con ventaja los tres segundos que logré descontar a mi más inmediato perseguidor? (1973:209). que prefiere no hacer distinción entre minicuentos y micro-relatos. aun las más elementales. El lector cómplice se verá obligado a interpretar la lógica implícita en la última línea. requiere un lector activo. gran escritor de micro-relatos. ofrece otra posible clasificación. aunque en este caso la paradoja no es elíptica. lo contrario. como sucede con “El dinosaurio”. que es la frase que contiene o trata de contener una pequeña revelación Y el mismo Arreola ofreció este ejemplo: Cuento de horror La mujer que amé se ha convertido en fastasma. Yo soy el lugar de las apariciones. Por último derivé a la cláusula. Arreola titula a su micro-relato con el rótulo de “cláusula” cuando no necesita que el título sea parte de la narración: Cláusula III http://cuentoenred. Violeta Rojo.

de Alfredo Armas Alfonzo.mx Derechos Reservados 26 . los animales servían de ejemplo para la conducta del hombre a pesar de estar dotados de facultades y vicios humanos. de modo secreto ya preconiza la última. se utiliza como recurso principal la ironía para degradar al ser humano al transformarlo en animal instintivo. no es raro notar el uso poético de regionalismos o del lenguaje de la calle. y la experiencia vital se impone a las alusiones librescas. rechazado ocasionalmente por libresco. el escritor suele valerse de un contexto supuestamente conocido de muchos.xoc. Hay un gran número de micro-relatos que utilizan este recurso. (1975:9). nos habla de las juncias. remanente de conceptos positivistas. Conviene apuntar que en algunos países. de acuerdo con las necesidades higiénicas de cada quién) veces en el mismo río (1978:138). Augusto Monterroso nos proporciona un buen ejemplo: Heraclitana Cuando el río es lento y se cuenta con una buena bicicleta o caballo sí es posible bañarse dos (y hasta tres. También niegan la superioridad del espíritu sobre el cuerpo. como en Venezuela. que es el título. Marco Denevi nos proporciona un buen ejemplo. los guatacaros. que es lo que básicamente permitiría ese perfeccionamiento.uam. por ejemplo. http://cuentoenred. bíblicas. Estos bestiarios modernos se distinguen temáticamente del bestiario antiguo principalmente porque niegan la idea del perfeccionamiento del ser humano y del progreso materialista. casto! (1977:48) Dada la precisión que lo caracteriza. Para actualizar este formato de la antigüedad. como la historia de Caín. cumplen generalmente con los requisitos propuestos para el micro-relato en mayor medida que la zoología fantástica creada por Jorge Luis Borges. eunuco. la estructura del micro-relato es circular como el cuento. el majomo y la tígana. modelo de sugerente concisión: Justificación de la mujer de Putifar ¡Qué destino: Putifar. La acción toma precedencia a los juegos conceptistas o lingüísticos. el ímpetu narrativo es tal que se escriben minicuentos con mucha más frecuencia que micro-relatos que aluden fuera del texto. Rescate de fórmulas de escritura antigua. La primera palabra. “La ingenuidad”.revista electrónica de teoría de la ficción breve Soy un Adán que sueña con el paraíso. de Juan José Arreola y Augusto Monterroso. la piscua. Los modernos frecuentemente enfocan las cualidades humanas como si fueran características animales. sin faltarle ni sobrarle nada. y José. míticas o históricas Dada la economía lingüística del micro-relato. En los bestiarios y fábulas medievales. como fábulas o bestiarios Los bestiarios modernos más conocidos. de la tortuga y la liebre o alusiones a la obra de Dante. En su lugar. pero siempre despierto con las costillas intactas (1973:142) Alusiones literarias.

ya que los modernos de nada respetable disponemos fuera de nuestro silencio (1964:74-75) Otro recurso narrativo que cae dentro de este grupo es la utilización de un título en otro odioma. Al igual que las sirenas. y son los de Don Quijote y los de Androcles. Arreola convierte al hipopótamo en “pisapapeles de la historia que jubilado por la naturaleza y a falta de pantano a su medida. El salto tiene algo de latido: viéndolo bien. el cuento infantil del sapo que se convierte en príncipe. el bestiario moderno parece empeñarse en demostrar. Discurre que el arca no debió seducir grandemente al unicornio. y no quisiera que esto reavivara erróneamente la idea de que carecen de envergadura. haciendo gala de su prosa musical característica: Creer que todas las especies animales sobrevivieron al diluvio es una tesis que ningún naturalista serio sostiene ya. Los leones no trabajan porque tienen melena. optaron por morir. que éste es mucho más literario que el minicuento. antes que consentir en una tubia promiscuidad indispensable a la perpetuación de su especie. De este micro-relato. Demuestra un arranque total de filósofo positivista que nunca da en el blanco. Además. Consagrémosles un minuto de silencio.xoc. y una variedad de dragones de cuya existencia nos conserva irrecusable testimonio la cerámica china.mx Derechos Reservados 27 . pero queda siempre satisfecho de su fuerza (1972:11). La mayoría de los micro-relatos son más extensos de los que hemos escogido como ejemplos para este trabajo. El relato concluye con un alarde de ingenio: Los unicornios. El utilizamiento de este formato provee un contexto conocido que permite alardes de ingenio dentro de la brevedad. veamos sólo el comienzo: El sapo arreolano se despierta en primavera más sapo que nunca.. Veamos el Bestiario de Juan José Arreola. Así Marco Denevi titula uno de sus ingeniosos micro-relatos: http://cuentoenred. se sumerge en el hastío” (1973:107).. En “El sapo” se aprovecha también de otro contexto conocido.revista electrónica de teoría de la ficción breve Y para ello se habrán de escoger con mucho cuidado las palabras que mantengan un estilo satírico pero alegórico. Con gallardía prefirieron extinguirse. Sin aspavientos perecieron noblemente. Confiere el conveniente contexto antiguo. preferentemente en latín. el sapo es todo corazón (1973:100). La referencia implícita es que lo esperado no ocurre: las aspiraciones de la juventud no se cumplen. “El sapo” es también notable por aprovechar el contexto antiguo para expresar una inocencia casi adánica que observa el mundo por vez primera. En “El rinoceronte” sobresalen sus cualidades humanas. Lo titula “Los unicornios” y comienza así. los grifos. se negaron a entrar en el arca. o nunca son tan felices como al verse hechos de mármol y de bronce. Julio Torri nos regala un micro-relato modelo en el que utiliza como contextos la historia de Noé y el estilo del bestiario.uam. lo cual desde luego no sucede en su relato. medieval. Salta de vez en cuando sólo para comprobar su radical estático. si lo aceptáramos como micro-relato. y.

Esa eficacia haceimposible contar el micro-relato de otro modo en un número similar de palabras. soy flautista y alquilo mis servicios: puedo sacar las ratas de una ciudad o.revista electrónica de teoría de la ficción breve Veritas odium parit Traedme el caballo más veloz—pidió el hombre honrado. y posiblemente en la del lector. las llaves de San Pedro se perdieron en los suburbios del Imperio Romano. de la tecnología y de los medios modernos de comunicación La inserción del micro-relato en un formato familiar al lector promedio es sin duda un recurso útil para lograr su expresión con el menor número de palabras. http://cuentoenred. aunque la brevedad le sea esencial y de fácil distinción. si se prefiere. no literarios. Esto hace que estas páginas sean formas precarias perecederas. a los niños de un país sobrepoblado (1986:137) Conclusiones Si bien la brevedad parece ser la característica primordial del minicuento. sino en la mente del escritor. no lo es así del micro-relato.uam. Tan importantes como la brevedad resultan la lucidez y la eficacia de lenguaje. Acabo de decirle la verdad al rey (1977:80) Inserción de formatos nuevos. aunque en algunos casos no sea necesariamente lo mismo. su naturaleza híbrida? La mayor distinción entre el minicuento y el micro-relato es que el desenlace del micro.mx Derechos Reservados 28 . ¿Pero no demuestra esto su afiliación poética. ya que las obras narrativas que perduran han de poder tolerar todas las versiones. que es más complejo y literario. Puede comprobarse que la expresión es eficaz cuando ninguna palabra puede ser eliminada o alterada sin daño. pero no en el mundo. (1974:202-204).xoc. según Jorge Luis Borges. Arreola utilizó el formato del anuncio clasificado para satirizar la infabilidad papal: De L’Osservatore A principios de nuestra Era. pues cada palabra aprovecha sus matices y sentidos laterales. Se suplica a la persona que las encuentre tenga la bondad de devolverlas inmediatemente al Papa reinante (1973:150) El efecto lúdico se logra por medio del contraste inesperado. René Avilés Fabila también se aprovecha de este recurso: Anuncio Oriundo de Hamelin. Algo sucede.relato no depende de una acción o suceso concreto sino de una idea.

falta de compromiso político y nacional. Una notable excepción es el muy antologado “Borges y yo”. La carencia de parámetros establecidos para las minificciones modernas o posmodernas no ha arredrado a los escritores.revista electrónica de teoría de la ficción breve La crítica literaria en general no ha logrado consenso en poder distinguir las variantes de la minificción. el minicuento (¿y microcuento o cuento ultracorto?). pero la mayoría de los estudios todavía las llaman minicuentos sin atender a ninguna de sus diferencias.mx Derechos Reservados 29 . siempre visto como una genial anomalía. Algunos minicuentos están divididos en varios minicapítulos (como algunas obras de José Rafael Pocaterra y de Humberto Rivas Mijares). Desde luego. de falsa erudición. Hemos intentado un repaso de estas variantes: el minitexto. Delinear una tipología de la minificción sigue siendo una empresa arriesgada. Sólo se le ha dado entrada en antologías especiales por ser considerada frívola o gratuita. que siguen produciéndolos en todas sus variantes. y el micro-relato (cuyo estudio Francisca Noguerol ha avanzado).uam. afortunadamente. ¿cuántos han leído “Las uñas”. El interés crítico por las minificciones se ha despertado. para seguir la propuesta de Juan Armando Epple).xoc. los relatos articulados o fragmentarios (y la novela fragmentada. como subgénero en proceso de formación. Aun en su afán de catalogar. los relatos o cuentos fractales (siguiendo la propuesta de Lauro Zavala). Todo está en espera de que alguno de ustedes logre una más clara definición. http://cuentoenred. también de Borges? (1974:785). que son básicamente las mismas que ya había propuesto hace casi veinte años. ocurre tanto en formas redondeadas como en formas intermedias.relato. pero ha de animarla un corpus considerable. Pero. no ha sabido qué hacer con la ficción mínima. Hemos repasado las características básicas del micro.

http://cuentoenred. I:4 (oct-dic 1982). Borges. 317-326. Linden Lane. eds. OEA. Texas.). 1978. 26. XLVI.1981. City University of New York. Monterroso y Avilés Fabila”. 14-15 (versión de “El micro-relato en Cuba: Virgilio Piñera”. leído en el congreso del IILI en Caracas. Arreola. --------: “El micro-relato en Venezuela” (inédito). México: Extemporáneos. XLVI. Jiménez Emán. --------: “Virgilio Piñera. 1-4 (1996). 1-4 (1996). 9-17. Epple). Mora.D. 1977 (3a ed. 1993. Discusión. en De la crónica a la nueva narrativa mexicana. Monterroso. Alfredo: Cien máuseres. A. 1986. ---------: Los dientes de Raquel. Ph. Gabriela: “Notas teóricas en torno a las colecciones de cuentos cíclicos o integrados”.revista electrónica de teoría de la ficción breve Bibliografía Arenas. Madrid: Betania. 21-22 (nov 1980 / feb 1981). Arreola. Arreola y Monterroso”. Caracas: Universidad Central de Venezuela. 30 (1981): 123-130. en Obras completas. 1994. Washington.1-4 (1996) (volumen dedicado a la minificción). 1974. 1996. Denevi. Juan José: Confabulario antológico. 5-6 (dic.uam. ----------: Lo demás es silencio. XLVI. México: Joaquín Mortiz. dissertation. No. No. leído en el congreso del IILI en Puerto Rico.comp. 1982).: “El micro-relato en México: Torri. 23-27. Buenos Aires: Corregidor. obra citada. René: Los oficios perdidos. Reinaldo: Voluntad de vivir manifestándose. Reproducido en RIB. Epple. 49-66. X. 1986a. ninguna muerte y una sola amapola. No. Enlace. --------.xoc. Marco: Falsificaciones. en Obras completas. l975. --------: “El micro-relato en la Argentina: Borges. l989. 5-11. No. México: UNAM. Juan Armando: “Introducción”. Memorias del XX congreso del Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana (IILI) celebrado en Austin. Arreola y Monterroso”. Dolores M. Barcelona: Círculo de Lectores. 171-178. 1984). Koch. Jorge Luis: “La supersticiosa ética del lector”. Barcelona / Caracas / México: Seix Barral. marzo de l981 --------: “El micro-relato en México: Torri. en Revista Interamericana de Bibliografía (RIB). l975 (antologado por J. --------: “El micro-relato en México: Torri. cuentista”. 1 (nov 1980). Noguerol. Armas Alfonzo. 9-13 (leído en el congreso del IILI en París.: “Formas breves de la ficción” en Ficción mínima. ed. Monte Avila. Francisca: “Micro-relato y posmodernidad: Textos nuevos para un final de milenio”. Zona franca. Augusto: Movimiento perpetuo. Quimera. Délano. No. México: Oasis. Cortázar y Denevi”. 202-204. Peri-Rossi. Merlin H. 1973. 161-177.mx Derechos Reservados 30 . señores. Avilés Fabila. Poli: Sin morir del todo. --------: El hacedor. Buenos Aires: Emecé. Gabriel: “La brevedad”. l985). RIB. Inés Azar. en El puente de las palabras: Homenaje a David Lagmanovich. Xalapa: Universidad Veracruzana. Foster y Julio Ortega. Hispamérica. 1986. 1983.Cristina: “Yo. --------: Cuentos y descuentos. soy de Zapotlán el Grande” (entrevista con Juan José Arreola). Caracas: Fundarte. l996.

RIB. ed. fractalidad.uam.revista electrónica de teoría de la ficción breve -------: “La metamorfosis del cuento”. Washington. 1998). RIB (Revista Interamericana de Bibliografía). diversidad. virtualidad” (ponencia leída en el Primer Coloquio Internacional de Minificción. 67-78 -------: “Seis problemas para la minificción: Brevedad. 73-78. XLVI.htm http://cuentoenred. Lauro: “El cuento ultracorto: hacia un nuevo canon literario”. ed. fugacidad. Lauro Zavala. Volumen dedicado a la minificción. XLVI. 1997. México: UNAM. reproducido en Poéticas de la brevedad. Zavala. http://www. México: UAM Azcapotzalco.fl. No. Ciudad de México. 1-4 (1996). 1997.xoc. complicidad. Juan Armando Epple. No. Rojo. Violeta: Breve manual para reconocer minicuentos. 1996.1-4.mx Derechos Reservados 31 .ulaval.ca/cuentos/lzmini.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->