P. 1
Resumen - Beatriz Moreyra (1997)

Resumen - Beatriz Moreyra (1997)

|Views: 67|Likes:
Published by ReySalmon

More info:

Categories:Types, Research, History
Published by: ReySalmon on Aug 27, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/18/2013

pdf

text

original

Beatriz Moreyra (1997) LA HISTORIA HOY: REFLEXIONES EN TORNO A LA EXPLICACIÓN HISTÓRICA

Necesidad de todo investigador de reflexionar sobre las categorías teóricas de su disciplina. Cada disciplina debe tomar conciencia del mecanismo de su comportamiento y realizar un esfuerzo reflexivo por los problemas concernientes a la teoría del conocimiento que ese particular comportamiento plantea. Problema del sentido, alcance y especificidad de la explicación histórica. Preocupación constante en la agenda de las cuestiones inherentes a la historia como disciplina. 90’s, desnivel entre la proliferación de historias parciales y metodologías innovadoras y carencia de síntesis integradoras de los avances específicos. No hay comprensión de la realidad histórica sin un intento de explicación coherente. Desacuerdo sobre las cuestiones relacionadas con la delineación y explicación de la realidad histórica. Objetivo: examinar las tensiones más creativas y los desafíos futuros. La formulación de diferentes paradigmas explicativos, es tributaria de las diversas concepciones de la realidad histórica adoptadas. Ha habido tres grandes especificaciones ontológicas del objeto de conocimiento que han sido y son los fundamentos de la multiplicidad y diversidad de orientaciones historiográficas propuestas. 1- Concepción agregacional: considera a su objeto de conocimiento como una colección de individuos atomísticos en relación accidental los unos con los otros. Concepción que explica la realidad histórica como acción individual. Inspiró los modelos lineales de explicación histórica, exteriorizados en el positivismo y las corrientes hermenéuticas o idealismos contemporáneos, prevalecientes hasta la década del 30.

A)

Positivismo: autonomía de los hechos. Ciencia histórica que consiste en el establecimiento, acumulación y crítica de los hechos y su explicación a través de leyes de inferencia inductiva. Exclusión de los subjetivo. Postulaba un conocimiento fáctico, verdadero, atemporal, objetivo y en continuo progreso. Privilegiaba como tema, bajo la influencia del nacionalismo burgués, la evolución administrativa y constitucional del estado-nación. Análisis bidimensional centrado en las élites privilegiadas. Metodológicamente, ilusión de que la función del historiador se limitaba a extraer hechos cuidadosamente reunidos y criticados. Pretensión de creer que el uso del método crítico y la publicación de las fuentes eran condiciones suficientes de la explicación histórica. Falta de una síntesis explicativa como respuesta conceptual al interrogante histórico planteado. Debilidad explicativa: historia acontecimental. Relación de inmediatez con el discurso de la documentación y un claro individualismo metodológico. Principal aporte: la base empírica, si bien descuidó el proceso de conceptualización.

B)

Tradiciones hermenéuticas o neoidealistas: enfoque histórico, sociológico y relativista de la explicación. Negaban la posibilidad de una ciencia causal empírica de la acción y la sociedad. Y conceptualizaban que la tarea del historiador era entender las intenciones de los actores para interpretar el fenómeno social en términos de los motivos y significados que las estructuras sociales tenían para los actores. Complejos de significado subjetivos y culturales. A pesar de la dicotomía de estos paradigmas, ambos coincidieron en proporcionar explicaciones factográficas apelando a un individualismo metodológico, sobreenfatizando la autonomía humana. Las corrientes hermenéuticas aportaron el papel transformador de las estrategias subjetivas. Nueva tensión creativa, hacia 1930 aproximadamente. Relación con el contexto particular de la crisis del 29. Preeminencia de una historia económica para cuyo abordaje los modelos lineales adolecían de insuficiencia explicativa. Comenzó así a primar una historia estructural que tenía su anclaje en una: 2- Concepción holista de la realidad histórica: según la cual las estructuras eran entidades macro-reales con una organización geográfica, económica y política independiente de la acción y de la conciencia de los individuos y los grupos. Acento en la naturaleza relacional de las totalidades, en una natural orientación a minimizar el rol del individuo y la acción. Holismo metodológico, aproximación al problema de la explicación desde el todo social. Eclipse del acontecimiento, auge de los paradigmas macrohistóricos y consiguiente enfoque sociológico de la explicación histórica. Escuelas: historiografía francesa, tradición británica marxista, historiografía social americana, historia social de la política en Alemania y el modelo nomológico deductivo. Características: 1) Idea de la ciencia histórica que apunta a descubrir las condiciones y mecanismos estructurales profundos y subyacentes por debajo de los fenómenos de corta duración. 2) Desplazamiento del objeto de conocimiento desde el individuo agente al hecho social en su conjunto. A acontecimiento se opone la idea de un tiempo social de concepción múltiple. 3) El trabajo del historiador es relacionar todos los aspectos de la vida en una síntesis total de lo social. 4) Estrategia de captación de las ciencias sociales para modernizar los métodos concretos de trabajo.

1

En síntesis, el enfoque se caracterizó por privilegiar con exclusividad las relaciones, situaciones, procesos y desarrollos supraindividuales en el estudio del devenir histórico y por la preeminencia del enfoque estructural sobre la comprensión hermenéutica individualizadota. Historia desde abajo. Como elemento constitutivo e integrador. Democratización de la historia, reflejo del espíritu igualitario de los 60’s. Fuerte énfasis sesgado en el carácter de historia alternativa. Los costos que ese carácter involucraba en términos de amplitud explicativa era el descuido por las actitudes, decisiones y acciones de los actores históricos. 70’s, nuevo punto de inflexión. Corrientes revisionistas que hacen suya la: 3- Concepción estructurista de la realidad histórica: que concibe a su objeto de conocimiento como un todo integrado tanto por las estructuras como por la acción de los agentes participantes. Interconexiones entre las acciones humanas y las estructuras sociales reales. La concepción estructurista sustenta las epistemologías realistas que sitúan la explicación histórica en la interacción causal e históricamente cambiante entre acción y sociedad. Estructurismo metodológico: estrategia metodológica que aúne conceptos teóricos, conocimiento de las condiciones particulares bajo las cuales las acciones, eventos y procesos ocurrieron y la dilucidación de las intenciones de los actores. Posturas revisionistas apuntan a una compleja serie de cambios en la investigación y producción histórica y, en la concepción teórica de la explicación. Dos factores coadyuvantes e interrelacionados a estos cambios: 1) La revisión del sentido y el alcance de esta categoría analítica proviene más del terreno de la praxis histórica que de los debates teóricos y epistemológicos de la filosofía de la historia. 2) El surgimiento de las posiciones revisionistas obedece a ciertas insatisfacciones con algunos postulados de la nueva historia: A) Marginación de lo político: inadmisible si se tiene en cuenta que la esfera política aparece como un campo englobador y polimorfo. El territorio de lo político se expandió doblemente en dirección a la micropolítica y hacia la cultura política. B) Enfoque exclusivamente estructuralista y descentramiento del sujeto. C) Identidad misma de la historia. ¿Cuál era el límite disciplinario a esa hospitalidad abierta? Cambios: Revival of the narrative (Lawrence Stone) Van más allá de la validez o no de la narrativa. Los deslizamientos operados son un intento de mitigar la estéril oposición entre la historia entendida como narración y la historia científica social a la vez que la búsqueda de una postura más realista en el problema de la explicación histórica. 1) Primer reflujo: Desilusión con las concepciones holistas y ponderar que la acción es socialmente estructurante. Rehabilitar la parte explícita y reflexionada de la acción. 2) Giro desde los problemas demográficos y económicos a los culturales y mentales. Giro antropológico. Policentrismo temático. Introducción del ángulo sociocultural que implicó el reconocimiento que a cosmovisión característica de una sociedad humana y diferenciada en estratos y clases, es una parte integrante del sistema social. Reconocimiento que no sólo se refería a teorías y doctrinas precisas sino que también comprende a lo que está por debajo del nivel articulado y racional de la conciencia. La historia cultural francesa ha privilegiado los valores, formas, símbolos compartidos y categorías psicológicas fundamentales que estructuran percepciones, sensibilidades y comportamientos (Le Roy Ladurie, Darnton, etc.). Enfoque sociocultural que implicó un reordenamiento de la investigación y la explicación. Estructuras objetivas que deben considerarse como culturalmente construidas o constituidas. Desplazamiento del grupo al individuo, como un medio de arrojar luz sobre los desarrollos internos de la sociedad, ejemplo de la microhistoria. Metodología inspirada en el contexto de la thick description de Geertz que toma lo particular como punto de partida e identifica su significado cultural a la luz de un contexto específico. Necesidad de la utilización de las fuentes que reintroduzcan las tensiones y las rupturas que construyen una historia más diversa y compleja. Potencialidad heurística de lo particular, de lo singular. Estudios de caso. Retorno de las estrategias narrativas cualitativas, renacimiento de modos no analíticos del discurso histórico. Giro lingüístico: la historia no se ocupa de una realidad pasada sino de un texto, el cual ofrece los mismos problemas de interpretación que cualquier texto literario. Crisis cognitiva de la historia. Renacimiento de la historia política: interpretación de cualquier unidad o sociedad dada en términos de cómo el poder es buscado, practicado, desafiado o abusado. Giro más importante: de los modelos explicativos de cambio social, estratificados y monocausales, a los modelos interconectados y multicausales. Necesidad de valorizar una concepción multideterminada del cambio histórico que aúne acción, conciencia y estructura es compartida por la historiografía francesa contemporánea, por el marxismo renovador, la historiografía americana y aún por las tesis narrativas.

2

Peligro subyacente en todo revisionismo, convertirse en una nueva ortodoxia. La historiografía emergente de estos cambios no está exenta de críticas: fragmentación del objeto de conocimiento, desarme teórico y político, sobreargumentar la historia de la gente común con el peligro de opacar la consideración más amplia de la estructura y el poder social, y la ilusión de una pura revivificación del ayer, relegando la síntesis interpretativa. El problema de la explicación tiene tres desafíos metodológicos centrales: 1) Integrar los diferentes aspectos o dimensiones en nuevas síntesis creativas y preguntarse que unidad mayor representa el fenómeno puntual. Abordar el objeto de estudio y rescatar las complejas interacciones de los social, con lo político, lo cultural y con el papel de la conducta. La visión de conjunto plantea el problema de los criterios de ordenación para definir la integración. 2) Con respecto a la relación teoría-evidencia empírica, el proceso constructivo de la síntesis histórica es una práctica específica que no debe caer ni en el fetichismo antiteórico de la historia como evidencia ni en el fetichismo ahistórico de la teoría como conocimiento. 3) Necesidad de una redisciplinarización parcial que deje de lado la confusión de los géneros. Desafíos que se superaran en la medida que se tenga presente que la explicación histórica es la conceptualización del antes desde la perspectiva del después, en la que tienen cabida la hermenéutica y la explicación causal, el microanálisis del comportamiento y la totalidad social, la sincronía y la diacronía, dando por resultado un conjunto heterogéneo de diversos elementos que tiene sus disonancias, permanencias y discontinuidades. La conceptualización así lograda sólo conserva su significación histórica si el historiador no pierde de vista las entidades concretas a partir de las cuales ha constituido su modelo explicativo.

[Beatriz Moreyra, “La Historia hoy: Reflexiones en torno a la explicación histórica”, en Revista de La Junta Provincial de Historia de Córdoba, Nº 16, 1997.]

3

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->