CUARTO TOMO ESPECIAL

Para Pastores del Evangelio del Reino
• Sin Editar •

INDICE
1. FIELES A DMINISTRADORES DE LOS M ISTERIOS DE D IOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3 2. C RISTO EN LA C RUZ TRIUNFÓ SOBRE LAS P OTESTADES S ATÁNICAS . . . . . . . . . . . . . . . 41 3. B USCADORES DE S EÑALES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81 4. LOS Á NGELES S EGADORES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115 5. S EAMOS ESFORZADOS Y V ALIENTES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131 6. E L S IERVO FIEL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 167 7. T ENGAMOS COMPASIÓN P OR LAS A LMAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 193

TENGAMOS COMPASIÓN POR LAS ALMAS

219

Vean, o sea, que tiene bastante gasto. Pero tenemos compasión por las almas, no solamente de la América Latina y el Caribe, sino por las almas del África también, y del mundo entero. Por lo tanto, estamos aquí en la Tierra, no para hacer nuestra voluntad sino la voluntad del que nos envió: de Jesucristo nuestro Salvador. Bueno, que Dios les bendiga y les guarde, y con nosotros el Reverendo, Misionero Miguel Bermúdez Marín. Dios les bendiga a todos. “TENGAMOS COMPASIÓN POR LAS ALMAS.”

218

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

preparados, para que todos los que crean, entonces sean bautizados también en agua en el Nombre del Señor Jesucristo. Hay congregaciones en que todos los domingos bautizan personas, y también los viernes, también en muchas congregaciones también bautizan personas. Y esto es como sucedió en los tiempos de los Apóstoles; o sea, que estamos realmente en un tiempo como aquellos tiempos: y por eso no podemos detenernos. Tenemos que continuar con compasión por las almas, para que entren al Reino de Cristo y obtengan así la Vida eterna. Bueno, que Dios les bendiga y les guarde, y con nosotros nuestro amigo y hermano, el Reverendo Miguel Bermúdez Marín. Ya les dijo que iba a viajar al África a principios del año. Así que estemos brazo a brazo con Miguel, y con nuestras oraciones y las oraciones de cada congregación también; y también con nuestra ayuda económica; porque en todo lo que haga Miguel en esos viajes en la Obra de Cristo, contará para ustedes y para vuestras congregaciones, y para mí también, y para todos los hermanos en Puerto Rico y en todos los lugares también. Es una Obra, no de un hombre, es una Obra del Espíritu Santo en y con Su Iglesia; pero tiene sus instrumentos a los cuales usa, y por consiguiente reconocemos esos instrumentos que Dios ha colocado en Su Iglesia. Un misionero es un Apóstol. ¿Ven? Así que como hubo Apóstoles allá, los hay también en este tiempo en la Iglesia del Señor Jesucristo. Y también tienen algunas oportunidades en algunos viajes de Miguel, de ir algunos, también deben suplirse el boleto y algunos gastos, para que no le sea difícil a Miguel en estos viajes; porque él dice, él ha dicho que con un sólo viaje que él dé al África (digamos: con el último que dio al África), con lo que gastó, podíamos viajar, ¿cómo cuántos años? Como cuatro o cinco años en toda la América Latina. Digamos cinco años o más.

FIELES ADMINISTRADORES DE LOS MISTERIOS DE DIOS

TENGAMOS COMPASIÓN POR LAS ALMAS

217

no lo han conocido, pero que están escritos en el Cielo, en el Libro de la Vida del Cordero o en la sección del Libro de la Vida, y les hable directamente a sus almas, y las traiga a Sus Pies, las recoja en Su Reino. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén y amén. Bueno, ya con nosotros a nuestro hermano Miguel Marín. Que Dios les bendiga y les guarde, y hasta mañana Dios mediante en la actividad de mañana, y luego por internet y también por satélite. No sé si Miguel les dio lo del satélite, cómo pueden localizarlo. Estaremos el viernes en la noche, en la transmisión del viernes en la noche. ¿Y esa es de ministros, Miguel? Va a ser en una congregación allá, pero va a ser transmitida a los ministros que estarán reunidos en Bogotá. ¿Y será transmitida también a todos los lugares, Miguel? Y a donde haya facilidades, ahí pueden también recibir esta transmisión la congregación el viernes próximo, y también el domingo en la mañana. Bueno, que Dios les bendiga y les guarde. Y sepan una cosa: estén listos siempre con los bautisterios con agua y las ropas bautismales también, porque a través... siempre se hace el llamamiento y lo van a ver las personas a través de la transmisión; y también van a pasar al frente para dar testimonio público de su fe en Cristo, y entonces para que sean bautizados también. Como también ustedes hacen cuando tienen los videos: Ahí también están los llamamientos, y también las facilidades para que sean bautizados esa misma noche, o si es por el día, ese mismo día; y así ellos reciban la bendición de Cristo; porque la meta es que reciban el Espíritu de Cristo y obtengan el nuevo nacimiento, nazcan a la Vida eterna, obtengan la salvación y Vida eterna. Así que Dios les bendiga y les guarde. Tengan también todo preparado en sus congregaciones, los que van a estar a través de internet o del satélite; y los que no tienen esas facilidades y usen un video, también estén siempre

216

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

llegue la siega? He aquí os digo: Alzad vuestros ojos y mirad los campos, porque ya están blancos para la siega. Y el que siega recibe salario, y recoge fruto para vida eterna, para que el que siembra goce juntamente con el que siega.” ¿Ven? Es para Vida eterna el trabajo que estamos haciendo. Esas personas que reciben la Palabra están siendo cosechadas, ¿para qué? Para Vida eterna, para ser colocadas en la Vida eterna, en el Reino eterno de Jesucristo nuestro Salvador. Por lo tanto, es un trabajo que perdurará para toda la eternidad. El resultado, el fruto de ese trabajo, será un fruto eterno, porque es para Vida eterna, para que tengan Vida eterna las personas que son cosechadas en esa labor, son recogidas en esa labor en el Reino de Jesucristo nuestro Salvador. “TENGAMOS COMPASIÓN POR LAS ALMAS.” Ése ha sido nuestro tema para esta ocasión. Continuemos entonces evangelizando, hasta que se complete la Iglesia del Señor Jesucristo. “Reparte a ocho.” Y eso es: reparte el Evangelio, el Mensaje en la Edad que nos toca vivir a nosotros, que es la Edad de la Piedra Angular, representada en el ocho, la cual corresponde al número ocho. Ha sido una bendición grande estar con ustedes en esta noche, dándoles testimonio de nuestro tema: “TENGAMOS COMPASIÓN POR LAS ALMAS.” Muchas gracias por vuestra amable atención. Y que Cristo, el Ángel del Pacto, les continúe bendiciendo a todos en esta noche. Dejo nuevamente al Misionero, Reverendo Miguel Bermúdez Marín, para continuar en esta noche. Oren mucho por la actividad de mañana, Dios mediante, en donde esperamos que Cristo se manifieste y hable directamente a nuestras almas y hable directamente al alma de todas las personas que estarán presentes; y que traiga muchas personas, y que traiga también personas que todavía

FIELES ADMINISTRADORES DE LOS MISTERIOS DE DIOS (Reunión de Ministros) Por el Reverendo William Soto Santiago Miércoles, 10 de Noviembre de 2004 Santiago de Chile, Chile amados amigos y hermanos ministros, Muy buenas noches, Cuerpo MísticoPrimera de Corintios, compañeros en el de Jesucristo nuestro Salvador. Para esta noche tomamos capítulo 4, versos 1 en adelante, donde dice: “Así, pues, téngannos los hombres por servidores de Cristo, y administradores de los misterios de Dios. Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel. Yo en muy poco tengo el ser juzgado por vosotros, o por tribunal humano; y ni aun yo me juzgo a mí mismo. Porque aunque de nada tengo mala conciencia, no por eso soy justificado; pero el que me juzga es el Señor. Así que, no juzguéis nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor, el cual aclarará también lo oculto de las tinieblas, y manifestará las intenciones de los corazones; y entonces cada uno recibirá su alabanza de Dios. Pero esto, hermanos, lo he presentado como ejemplo en mí y en Apolos por amor de vosotros, para que en nosotros aprendáis a no pensar más de lo que está escrito, no sea que por causa de uno, os envanezcáis unos contra otros. Porque ¿quién te distingue? ¿o qué tienes que no hayas recibido? Y si lo recibiste, ¿por qué te glorías como si no lo hubieras recibido?” Que Dios bendiga nuestras almas con Su Palabra y nos permita entenderla. Nuestro tema es tomado del verso 1: “...téngannos los hombres por servidores de Cristo, y administradores de los misterios de Dios.”

6

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

TENGAMOS COMPASIÓN POR LAS ALMAS

215

“FIELES ADMINISTRADORES DE LOS MISTERIOS DE DIOS.” Ese es nuestro tema para esta ocasión. “LOS MISTERIOS DE DIOS Y LOS ADMINISTRADORES.” Así que este es un tema duple, tiene doble; y aun la parte aquí de los administradores, ¿qué es lo que van a administrar? Los misterios de Dios. Todos los misterios de Dios están contenidos en el Evangelio de la Gracia y el Evangelio del Reino, por consiguiente todos los misterios de Dios, los cuales giran alrededor del Evangelio de la Gracia y del Evangelio del Reino, pues giran alrededor de la Primera Venida de Cristo y de la Segunda Venida de Cristo; porque el misterio de Dios, el cual y del cual habla aquí San Pablo en Colosenses, capítulo 2, verso 2 al 3, donde dice: “...para que sean consolados sus corazones, unidos en amor, hasta alcanzar todas las riquezas de pleno entendimiento, a fin de conocer el misterio de Dios el Padre, y de Cristo, en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento.” Ahora, el misterio de Dios el Padre, y de Cristo, es el misterio grande a través o alrededor del cual gira la Primera Venida de Cristo y la Segunda Venida de Cristo, pues Dios no hizo nada ni está haciendo nada ni hará nada, sino a través de Jesucristo. No puede hacer nada Dios si no es a través de Jesucristo. Y esto aunque parece algo para algunas personas imposible, pero eso es así. Vean ustedes, esto está confirmado aquí en San Juan, capítulo 1, verso 1 en adelante, dice: “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.” ¿Ven? Así que Dios no ha hecho nada, que no haya sido a través de Jesucristo nuestro Salvador. Y no hará nada en este

Por lo tanto, tengamos compasión por las almas, pues está en juego el futuro eterno de esas almas de esas personas. Así como Cristo ha tenido compasión de nosotros, tengamos también compasión nosotros por todos los seres humanos para que les llegue la Palabra, reciban a Cristo como su Salvador, sean bautizados en agua en Su Nombre, reciban el perdón de sus pecados, sean limpios con la Sangre de Cristo de todo pecado, reciban el Espíritu Santo y obtengan el nuevo nacimiento. “Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.” [San Marcos 16:15-16] Tan simple como eso. Ya el Mensaje lo tenemos en nuestra Edad para trabajar con él y obtener el resultado de la salvación de las almas de este tiempo final, que están escritas en el Cielo, en el Libro de la Vida del Cordero, y las que están escritas en la otra sección también, que las queremos alcanzar. Por lo tanto, adelante trabajando en la Obra del Señor Jesucristo con compasión por las almas. Esa es la forma para trabajar en la Obra de Cristo: con compasión por las almas, sabiendo que estamos trabajando en la Obra de Cristo. Y que el que trabaja en la Obra de Cristo, dice Cristo en el capítulo 4 de San Juan, lectura que leímos al comienzo o a los comienzos del Mensaje, dice: “Jesús les dijo...” Capítulo 4, verso 34 en adelante: “Jesús les dijo: Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra.” Y si la voluntad de Dios es que no se pierda ni una persona, ni una de esas ovejas que el Padre le dio a Cristo, si la voluntad de Él es que no se pierdan, pues trabajamos para que no se pierdan esas ovejas. ¿Cómo no se perderán? Pues recibiendo a Cristo como su Salvador. “¿No decís vosotros: Aún faltan cuatro meses para que

214

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

FIELES ADMINISTRADORES DE LOS MISTERIOS DE DIOS

7

demás Mensajeros hasta el tiempo del Reverendo William Branham. Que el gozo en el Cielo por la expresión de nuestra compasión por las almas y el trabajo que hagamos por ellas, y el resultado que obtengamos: el que las personas reciban a Cristo como Salvador, cause mayor gozo en este tiempo, que el que causó en tiempos pasados. Y que pronto se complete Su Iglesia, para que Cristo se levante del Trono Padre, tome el Título de Propiedad, lo abra en el Cielo y haga Su Obra de Reclamo, y resucite a los muertos en Cristo y a nosotros nos transforme. Estamos en el tiempo más glorioso de todos los tiempos. La Misericordia de Dios ha sido extendida a nosotros en este Día de Salvación, Día Aceptable delante del Señor, Día de la Dispensación de la Gracia, el cual está al final. Pero todavía la Puerta está abierta. Pero el Padre de Familia, dice Cristo en San Lucas, capítulo 13, versos 25 al 27, que se va a levantar; cuando el Padre de Familia se levante y cierre la Puerta, entonces es que van a comenzar a decir, a pedir Misericordia muchas personas. Pero antes que se cierre la Puerta, si tenemos compasión por las almas y trabajamos en favor de ellos, antes que se cierre la Puerta, se llenará la Casa de Dios, o sea, se completará la Casa de Dios. El grupo de este tiempo en la labor que hace es el grupo que acaba de llenar la Casa. Ya cada Mensajero que Dios envió, colocó en la Casa de Dios los escogidos de su edad. Pero ahora, hemos visto que eso fue en el lugar Santo. Pero ahora, ¿quién llena la Casa, la parte del Lugar Santísimo? Los ministros de este tiempo final, con el Mensajero del Día Postrero, son los obreros del Día Postrero para llenar la Casa de Dios, la parte que estaba sin llenar, que es el Lugar Santísimo del Templo Espiritual de Cristo; y son colocadas esas piedras vivas ahí en el Templo Espiritual de Jesucristo nuestro Salvador.

tiempo, a menos que sea a través de Jesucristo; y no hará nada en el futuro, a menos que sea a través de Jesucristo. Pero cualquier persona podrá decir como dijo quizás Miriam o María, y Aarón: “¿Pero no ha hablado Dios también a través de nosotros?” Dijeron ellos. Pero no, Dios había hablado a través de Moisés. Y eso era Dios en Cristo, el Ángel del Pacto manifestado en el cuerpo físico de Moisés, hablando a través de labios humanos, porque para ese tiempo el Ángel del Pacto no tenía un cuerpo propio Suyo, hasta que se creó un cuerpo de carne en el vientre de María, donde creó una célula de vida, la cual se multiplicó célula sobre célula, y así se formó el cuerpo de Jesús, el cual nació en Belén de Judea, y ahí tenemos a Dios con Su cuerpo de carne propio. Por eso dice: “Grande es el misterio de la piedad (o dea, de la divinidad). Dios fue manifestado en carne.” ¿Ven? Así como usted y yo hemos sido manifestados en carne en este planeta Tierra, para poder estar viviendo en este planeta Tierra y trabajar, así Dios fue manifestado en carne en la persona de Jesús, en el cuerpo de Jesús, porque ése es el cuerpo de carne de Dios. Mientras llegaba el tiempo para Dios tener Su propio cuerpo de carne, pues Dios tuvo que usar cuerpos de carne, que son los Profetas de Dios del Antiguo Testamento, como nos dice Zacarías, capítulo 7, verso 11 al 12: “Pero no quisieron escuchar, antes volvieron la espalda, y taparon sus oídos para no oír; y pusieron su corazón como diamante, para no oír la ley ni las palabras que Jehová de los ejércitos enviaba por su Espíritu, por medio de los profetas primeros.” ¿Ven? Dios por medio de Su Espíritu habló a través de los Profetas, y esto es Dios por medio de Su Ángel, el Ángel del Pacto hablando a través de velos de carne llamados los Profetas de Dios. Por eso es que la Escritura nos dice: “Yo dije: dioses

8

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

TENGAMOS COMPASIÓN POR LAS ALMAS

213

sois;” y si dijo dioses, ¿a quiénes? Aquellos a quienes viene la Palabra, aquellos a quienes es hecha Palabra de Dios. “Y la Escritura no puede ser quebrantada.” Porque era Dios en esos hombres, en esos Profetas; era Dios por medio de Su Espíritu, y Su Espíritu es nada menos que el Ángel del Pacto, el Ángel de Jehová, es el Varón con el tintero de escribano en su cintura de Ezequiel, capítulo 9, verso 1 en adelante, y de Daniel, capítulo 12, el Varón vestido de lino que estaba sobre las aguas, y que levantó Su diestra y Su siniestra al Cielo, y dijo que sería por tiempo, tiempos y la mitad de un tiempo. Y cuando se acabe la dispersión del pueblo santo, cuando ya sea recogido el pueblo en su debido lugar. Ahora, hemos visto que siempre fue Dios, pero por medio de Cristo obrando; porque Dios creó en Cristo todas las cosas. Vean - y por medio de Cristo las creó. “Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.” ¿Ven? ¿Dónde estaba la vida? En Cristo. Por lo tanto, de Cristo es que viene la vida de toda la Creación, viene a existencia toda la Creación, viene a vida toda la Creación invisible primero y luego la visible. Sigue diciendo aquí el verso 9 al 10, dice: “Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo. En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le conoció. A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron (continuamos con el verso 11 en adelante)... A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron (o sea, vino al pueblo hebreo, el pueblo de Dios, y Su pueblo no lo recibió; y vino como un hombre de ese mismo pueblo, llamado: ‘Jesús.’) Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;

Evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.” Tan simple como eso. Por eso también en la parábola que Cristo dio en San Mateo, capítulo 18, versos 11 al 14, dijo: “Porque el Hijo del Hombre ha venido para salvar lo que se había perdido.” Este texto San Lucas lo dice de la siguiente manera: en San Lucas 19, verso 10, dice: “Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.” Ahora, continúa en el verso 12 aquí de San Mateo, del capítulo 18, verso 12 en adelante: “¿Qué os parece? Si un hombre tiene cien ovejas, y se descarría una de ellas, ¿no deja las noventa y nueve y va por los montes a buscar la que se había descarriado? Y si acontece que la encuentra, de cierto os digo que se regocija más por aquélla, que por las noventa y nueve que no se descarriaron. Así, no es la voluntad de vuestro Padre que está en los cielos, que se pierda uno de estos pequeños.” ¿Ven? No es la voluntad de Dios que se pierdan esas ovejas del Padre, que le han sido dadas a Cristo para que las busque y les dé salvación y Vida eterna. Por eso Cristo dijo que en el Cielo hay gozo cuando un pecador se arrepiente. Y si hay gozo en el Cielo cuando un pecador se arrepiente, entonces tengamos compasión por las almas y llevemos el Mensaje a todas las personas, y así causaremos gozo en el Cielo más y más cada día; porque si hay gozo por un pecador que se arrepienta, cuando son diez, veinte, cien, quinientos o mil, entonces el gozo se aumenta. Que en este tiempo el gozo en el Cielo se aumente más y más, aun más que lo que hubo de gozo en el Cielo en los días de San Pedro y en los días de San Pablo, y en los días de los

212

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

FIELES ADMINISTRADORES DE LOS MISTERIOS DE DIOS

9

Jesucristo sabía que esas personas en su corazón tenían ese deseo, o sea, un deseo malo, eran así por dentro; y luego trababan de justificar las cosas usando las leyes para mostrar como que había violado las leyes. Ahora, Cristo los conocía, conocía los pensamientos del corazón de ellos; o sea, que sabía lo que había dentro del corazón de ellos. Pero Cristo tenía compasión por todas las personas que Él vio; y los vio desparramados como ovejas sin pastor. El sumo sacerdote y los miembros del concilio del sanedrín podían decir: “Nosotros somos los pastores de esa gente.” Pero Cristo dijo: “Yo Soy el Buen Pastor.” Por lo tanto, esos otro no eran el buen pastor, no eran nada de bueno. Ahora, siempre en cada etapa de la Iglesia, en cada edad, aparece Cristo, el Buen Pastor, el Pastor de las ovejas, para alimentar Sus ovejas y darles el Pan de cada día, la Palabra revelada para cada edad. Ahora, vean ustedes, allá tenían sinagogas, tenían templo y tenían de todo, y tenían ministros, y sin embargo Cristo los vio como ovejas sin pastor; tenían pastores ordenados por hombres. Pero el Pastor ordenado por Dios era Cristo, con la unción del Espíritu de Dios. Y ahora, así como Cristo tuvo compasión por las almas, también los pastores verdaderos de Cristo tienen compasión por las almas, sabiendo que está en juego el futuro eterno de las personas; y si pasan de esta vida a la otra vida sin haber recibido a Cristo como Salvador, ya no hay esperanzas para esas personas. Por lo tanto, es necesario que la compasión por las almas que hay en cada uno de nosotros, la expresemos ¿cómo? Trabajando en la Obra de Cristo, para hacer llegar a esas personas la Palabra de Cristo, el Evangelio de Cristo, para que escuchen, nazca la fe de Cristo en sus almas, crean y reciban a Cristo como su único y suficiente Salvador. Por eso les dijo: “Id por todo el mundo y predicad el

los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.” O sea, son las personas que reciben a Cristo como Salvador, lavan sus pecados en la Sangre de Cristo, y piden perdón a Cristo por sus pecados, y Cristo con Su Sangre los limpia de todo pecado, Cristo perdona sus pecados, los limpia de todo pecado con Su Sangre, son bautizados en agua en el Nombre del Señor Jesucristo, y Cristo los bautiza con Espíritu Santo y Fuego, y produce en ellos el nuevo nacimiento, nacen como hijos e hijas de Dios en el Reino eterno de Dios, que es el Reino de Jesucristo, el cual está en la esfera espiritual, en la forma de la Iglesia del Señor Jesucristo. Ese es el pueblo del Nuevo Testamento, ese es el pueblo del Nuevo Pacto, el pueblo que tiene la Sangre del Nuevo Pacto, la Sangre de Cristo aplicada en su corazón. Sigue diciendo: “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.” Y ahora, el Verbo se hizo carne y habitó en medio de la raza humana, en medio del pueblo hebreo. Luego en el verso 18, dice: “A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer.” Y aquí tenemos la revelación divina que nadie ha visto a Dios, nadie ha visto al Padre. Pero el Unigénito hijo que está en el Seno del Padre, Él le ha dado a conocer. Es a través de Cristo que el ser humano puede conocer a Dios. Por eso San Pablo nos dice: “Para conocer el misterio de Dios el Padre, y de Cristo.” Y es por medio de Cristo que podemos conocer el misterio de Dios. Y ahora, tenemos la promesa en Apocalipsis, capítulo 10, verso 1 al 7, que cuando el Séptimo Ángel haya tocado la Trompeta, el misterio de Dios será consumado, ¿entonces no estaba consumado? Claro que no, si dice que va a ser consumado, entonces es que no estaba consumado; porque el

10

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

TENGAMOS COMPASIÓN POR LAS ALMAS

211

misterio de Dios está en Cristo, en Su Primera Venida y en Su Segunda Venida. Por lo tanto, toda persona para conocer el misterio de Dios necesita a Cristo, conocer el misterio de Dios a través de Jesucristo. Ahora, todos los administradores de los misterios de Dios son los ministros de Dios en la Iglesia del Señor Jesucristo, que son fielmente instruidos en los misterios de Dios, y llevan el Mensaje que contiene los misterios de Dios, llevan el Mensaje del Evangelio de la Gracia y el Mensaje del Evangelio del Reino para los ministradores del Día Postrero. O sea, los administradores de los misterios de Dios del Día Postrero tienen la bendición más grande, tienen la revelación divina del Mensaje del Evangelio de la Gracia, que gira alrededor de la Primera Venida de Cristo y el Mensaje del Evangelio del Reino, que gira alrededor de la Segunda Venida de Cristo. O sea, que los administradores en este tiempo es que tienen más para administrar. Y para administrar los misterios de Dios del Día Postrero, Dios ha permitido que tengamos la ciencia adelantada, con equipos donde queden grabados todos esos misterios a medida que van siendo dados a conocer, para que los llevemos tal y como han sido dados, sin añadirle y sin quitarle, porque el que le añade o le quite tendrá problemas delante de Dios. Ahí no habrá eso de que no sabía, porque está todo ya almacenado para llevarlo como está almacenado, para que lo escuchen tal y como está almacenado, porque no hay nada que pueda darle la fe para ser transformados y raptados a los escogidos de Dios, excepto el Mensaje del Día Postrero que gira alrededor del Séptimo Sello, gira alrededor de la Segunda Venida de Cristo; y ese es el Mensaje del Evangelio del Reino, ese es el Mensaje de la Lluvia Tardía, la Enseñanza Tardía, la Enseñanza de la Segunda Venida de Cristo como el León de la Tribu de Judá, como Rey de reyes y Señor de señores en Su Obra de Reclamo.

“Yo lo creo.”? Él quería oír eso para condenar a Cristo, para pedir que lo condenara el concilio del Sanedrín. Dice en el capítulo 23, versos 63 en adelante: “Mas Jesús callaba. Entonces el sumo sacerdote le dijo: Te conjuro por el Dios viviente, que nos digas si eres tú el Cristo, el Hijo de Dios. Jesús le dijo: Tú lo has dicho; y además os digo, que desde ahora veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder de Dios, y viniendo en las nubes del cielo. Entonces el sumo sacerdote rasgó sus vestiduras, diciendo: ¡Ha blasfemado! ¿Qué más necesidad tenemos de testigos? He aquí, ahora mismo habéis oído su blasfemia. ¿Qué os parece? Y respondiendo ellos, dijeron: ¡Es reo de muerte!” Y ahora miren, el sumo sacerdote rasgó sus vestiduras. ¿Y qué dice Levítico, capítulo 21, verso 10? Dice capítulo 21, verso 10: “Y el sumo sacerdote entre sus hermanos, sobre cuya cabeza fue derramado el aceite de la unción, y que fue consagrado para llevar las vestiduras, no descubrirá su cabeza, ni rasgará sus vestidos.” Eso es lo que dice ahí; o sea, que violó todas las ordenanzas divinas y juzgó injustamente a Cristo; quería matarlo, porque su corazón era así; o sea, que... y aquellos también que pedían la muerte de Cristo, vean ustedes, desde el capítulo 11 de San Juan, acordaron matarlo, o sea, que tenían intenciones malas: querían matar al Mesías y estaban buscando motivos, motivos legales, tratando de encerrarlo; por eso le mandaban algunas veces personas (de ellos mismos) para que le hicieran preguntas, para ver si lo agarraban en una pregunta, y juzgarlo y condenarlo. Y le mandaron en una ocasión, le preguntaron si era correcto darle tributo al Cesar, pagar -para ver- porque si fallaba ahí y decía que no, se lo hacían saber a Pilato y al gobierno, para que entonces lo juzgaran y lo condenaran, y lo mataran. Pero

210

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

FIELES ADMINISTRADORES DE LOS MISTERIOS DE DIOS

11

y las Ordenanzas y Leyes para el pueblo; y luego habló también a través de Moisés y a través de los demás Profetas, pero luego se hizo un cuerpo de carne, se creó un cuerpo de carne. Ahora vean, el que dio la Ley a Moisés fue Dios a través de Su Ángel, el Ángel de Jehová, que es Cristo en Su cuerpo angelical; fue Él el que estableció con el pueblo hebreo Su Pacto, el cual había establecido con Abraham (un pacto). Y ahora, cuando viene en carne humana, por cuanto ya Él había prometido dar al pueblo hebreo un Nuevo Pacto: “He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá.” Nos dice Jeremías, capítulo 31, verso 31 al 36. Por lo tanto, tiene que venir el Ángel del Pacto para establecer un Nuevo Pacto, no puede venir otra persona. El mismo que dio el Pacto, el cual fue Dios a través de Su Ángel, el Ángel del Pacto, ahora viene en carne humana para establecer un Nuevo Pacto; y luego el Día de Pentecostés viene en Espíritu Santo para mantener ese Pacto con Su pueblo, con todos los creyentes en Cristo, hebreos y gentiles. Por lo tanto, Cristo, el Ángel del Pacto, vean ustedes, es el que luego está como Sumo Sacerdote en el Cielo, haciendo Intercesión por todos los que lo reciben como su Salvador, dentro de ese Nuevo Pacto. Y por eso es que Él es el que luego toma el Título de Propiedad en el Cielo, que es el Libro de los Siete Sellos, lo abre en el Cielo y hace Su Obra de Reclamo; porque Cristo es el Heredero a toda la Creación; y por medio de Cristo fue que Dios realizó toda la Creación. Por eso es que se sienta, se sentó en el Trono del Padre, Cristo. Él eso fue lo que le dijo a Caifás, cuando Caifás le pregunta a Cristo, diciéndole: “Te conjuro por el Dios viviente que nos digas si Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, o el Hijo del Dios viviente.” Esto está en San Mateo, capítulo 26, verso 61 al 66. Y Cristo le dice a él... ¿Ven que todo el mundo no quiere saber la verdad para decir:

Por lo tanto, como fieles administradores de los misterios de Dios, llevamos el Mensaje tal y como nos es dado, porque eso es lo que da la fe para ser transformados y raptados, a los escogidos de Dios. Si una persona toma el Mensaje y dice: “Yo lo puedo arreglar por acá, porque qué van a entender esta gente este Mensaje.” Mire, el que no lo entiende es la persona que piensa así, porque no entendió lo primero: que no le puede quitar ni añadir. Y si se pone a adornarlo, le va a estar quitando y le va a estar añadiendo, y lo va a hacer inefectivo para sí mismo y para las demás personas que lo escuchen. Y Dios lo que va a hacer, será ¿qué? Lo va a echar a un lado, va a colocar esas ovejas en otro grupo donde le den el Mensaje tal y como es, y entonces no se debe estar quejando de que se me están yendo las ovejas para otro grupo, para otra congregación. Si se pone a hablar y cansa a la gente, para después poner el Mensaje, entonces no está haciendo como debe hacer. Y por lo tanto Cristo tiene unas ovejas aquí en la Tierra que las está preparando para transformarlas y llevárselas en ese arrebatamiento de los escogidos para la Cena de las Bodas del Cordero. Por lo tanto, Cristo nos va a tener en el lugar donde mejor sea para esas ovejas. Así que Cristo quiere que todas Sus ovejas estén comiendo el Alimento Espiritual puro para nuestro tiempo, estén comiendo de esa montaña de pan que fue prometida para este tiempo final. Por lo tanto, solamente el Mensaje viene en la forma ordenada por Dios, y el resto nada tiene que añadirle o quitarle, porque no fueron ordenados para recibir directamente de parte de Dios el Mensaje, y luego darlo al pueblo. Vean, la forma que pensó María o Miriam y también Aarón, diciendo: “¿No ha hablado Dios por medio de nosotros también?” Eso no era cierto. Por lo tanto, ellos - porque María llegó a profetizar con un don de profecía, creyó que eso era Dios hablando un Mensaje, el Mensaje de Dios para ese tiempo hablando por medio de ella; y no, era mas bien un don de

12

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

TENGAMOS COMPASIÓN POR LAS ALMAS

209

profecía en ella, pero eso no significa que ella era el Mensajero o la Mensajera para ese tiempo con la Palabra de Dios para ese tiempo. Y Aarón, pues era el sumo sacerdote y estaba sujeto al ministerio de Moisés. Dios le dijo a Moisés: “Yo te hablaré a ti, y tú pondrás en la boca de Aarón lo que él debe de hablar.” ¿Ven? No habían grabadoras en ese tiempo. Por lo tanto, Aarón tenía que tener mucho cuidado, y él se descuidó en algunas ocasiones, y cometió algunos errores: como la construcción o fundición del becerro de oro. Moisés no le dijo que hiciera ese becerro de oro y él lo hizo. ¿Ven? Y un becerro de oro representa denominación, o sea, una denominación. Ahora, vean ustedes, ellos fueron a adorar al pueblo delante de un becerro de oro, y también la gente van a adorar delante de una denominación o en una denominación. También el rey Jeroboam le construyó dos becerros de oro al pueblo, a las diez tribus de Israel, uno en Silo, ¿fue? Allá en Samaria, por ahí por... y el otro en Dan. Es que por Silo, por ahí por Samaria fue que fue colocada el arca del pacto y el tabernáculo cuando ellos habían entrado por allá por el tiempo de Samuel, por ahí, la zona de Efraín. Porque Josué, pues era de Efraín. Y como Josué andaba con los sacerdotes y el arca, pues ¿dónde iba a colocar el tabernáculo? Y como David luego era de allá de Judá, pues, ¿dónde se iba a llevar el tabernáculo? Para el lugar de Judá, de Judea, allá en Jerusalén. Ahora, tenemos nosotros que tener mucho cuidado porque estamos en un tiempo muy importante en donde la Palabra tiene que permanecer pura, porque si no permanece pura, no hace aquello para lo cual Dios ha enviado esa Palabra. Y el que la altere, tiene la sentencia aquí en Apocalipsis, capítulo 22, verso 18 en adelante, dice: “Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro (y las palabras de la profecía de este libro

los Cielos y la Tierra, y Dios ha estado en Cristo en toda Su plenitud. La plenitud de la divinidad moró, mora y morará en Jesucristo; y por esa causa es que la trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo, tiene un nombre, y ése Nombres es SEÑOR JESUCRISTO: porque Dios ha hecho a Jesús Señor y Cristo, por cuanto en Él moró la plenitud de la divinidad, y mora la plenitud de la divinidad, y morará eternamente la plenitud de la divinidad. Y así como Cristo Jesús tiene ahora Su cuerpo glorificado, ahora vean, Dios en Cristo tiene un cuerpo glorificado, a través del cual se manifiesta. Y Dios en Cristo tiene un cuerpo angelical, un cuerpo espiritual, a través del cual Él se ha manifestado eternamente. Y por eso es que Dios está en medio de Su Iglesia en Espíritu Santo, Dios está en medio de Su Iglesia en el cuerpo angelical de Cristo manifestándose. Y por eso Cristo dijo: “Yo estaré con vosotros todos los días hasta el fin del mundo.” Es Cristo en Su cuerpo angelical en quién está Dios. Por eso, encontramos que así como en el Antiguo Testamento Dios estaba en Cristo en Su cuerpo angelical, ahora en el Nuevo Testamento, Dios está en Cristo en Su cuerpo angelical en el Israel celestial, en Su Iglesia; y el cuerpo glorificado de Cristo está en el Cielo, en el Trono de Intercesión, haciendo Intercesión en el Lugar Santísimo allá en el Cielo. Pero Su Espíritu, Su cuerpo espiritual, vean, está en medio de Su Iglesia manifestado desde el Día de Pentecostés, y había estado manifestado en el Antiguo Testamento. ¿El Nombre de Dios dónde estaba? En el Ángel de Jehová, que es Cristo en Su cuerpo angelical. Y luego cuando tuvo Su cuerpo de carne, ¿dónde estaba el Nombre de Dios? En Jesús. Por eso Él dijo: “Yo he venido en Nombre de mi Padre.” Y ahora, así como Cristo, como Dios tiene Su Ángel: el Ángel del Pacto, el Ángel de Jehová, que es Cristo, el cual dio a Moisés las tablas de la Ley, dio los Mandamientos para el pueblo

208

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

FIELES ADMINISTRADORES DE LOS MISTERIOS DE DIOS

13

permanencia de vida. “...y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia; por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud.” Toda la plenitud de Dios: Padre, Hijo y Espíritu Santo, todo estaba en Jesucristo, la plenitud de la divinidad. Vean, aquí también lo dice en el capítulo 2, verso 9 en adelante de Colosenses, dice: “Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad.” Él es la Cabeza, por eso Él es Rey de reyes y Señor de señores, Rey de reyes y Señor de señores, es Rey en la séptima dimensión: Rey-Dios; es Rey en la sexta dimensión: Reyteofanía; es Rey en esta dimensión terrenal: Rey-Jesús. En cuerpo físico: Rey de esta dimensión; en cuerpo teofánico: Rey de la sexta dimensión. Y en cuerpo glorificado (que ya está glorificado): Rey en la séptima dimensión, porque se sentó en el Trono de Dios. Por lo tanto, es Rey y Dios en alma, Rey-Dios en el Cielo. Por lo tanto, Él es Rey en el Cielo y en la Tierra. Por eso va a establecer Su Reino en este planeta Tierra. “...y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, así las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz. Y a vosotros también, que erais en otro tiempo extraños y enemigos en vuestra mente, haciendo malas obras , ahora os ha reconciliado.” (Eso fue la continuación del capítulo 1, versos 20 y 21 de Colosenses). Ahora, podemos ver quién es nuestro amado Señor Jesucristo, y podemos ver que a través de Jesucristo, Dios creó

son las palabras de Cristo a través de Su Ángel): Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro.” O sea, que se olvide entonces de que va a estar en la Nueva Jerusalén, o de que va a ser transformado, o de que va a irse en el Rapto; pierde todas esas promesas, esas bendiciones, porque entonces las promesas para la persona son las plagas y ser borrado su nombre del Libro de la Vida. Así que lo mejor siempre es hacer como Dios ha ordenado. Miren ustedes el caso de Salomón: ¿Qué Dios le dijo a Salomón? Eso está por ahí por primera de Reyes y también se lo dijo su papá, el rey David. Ya David tenía la experiencia que había pasado, ya la conocía, la que había pasado Saúl: que no escuchó la Voz de Dios a través de Samuel, él aparentemente la había escuchado, pero luego cuando llegó cierto momento de prueba, ahí no obedeció esa parte, y esa era la parte importante: era esperar que llegara el Profeta, y no ponerse a hacer, no ponerse él a ministrar, porque no le tocaba a él ministrar, sino al Profeta Samuel, que era Profeta y también sumo sacerdote, y juez también. Ahí tenemos - y también rey, porque Dios estaba reinando a través de Samuel, en este orden de la teocracia. Y vean ustedes, vamos a ver lo que le dice también el rey David a Salomón. Vamos a ver, capítulo 2 de Primera de Reyes: “Llegaron los días en que David había de morir, y ordenó a Salomón su hijo, diciendo: Yo sigo el camino de todos en la tierra; esfuérzate, y sé hombre. Guarda los preceptos de Jehová tu Dios, andando en sus caminos, y observando sus estatutos y mandamientos, sus decretos y sus testimonios, de la manera que está escrito en la ley de Moisés, para que prosperes en todo lo que hagas y en

14

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

TENGAMOS COMPASIÓN POR LAS ALMAS

207

todo aquello que emprendas; para que confirme Jehová la palabra que me habló, diciendo: Si tus hijos guardaren mi camino, andando delante de mí con verdad, de todo su corazón y de toda su alma, jamás, dice, faltará a ti varón en el trono de Israel.” “Ya sabes tú lo que me ha hecho...” Ya esto es otra parte aquí. Hay otro lugar, vamos a ver un lugar muy importante. Primera de Reyes, capítulo 9, hay algo aquí. Capítulo 9, verso 1 en adelante, dice: “Cuando Salomón hubo acabado la obra de la casa de Jehová, y la casa real, y todo lo que Salomón quiso hacer, Jehová apareció a Salomón la segunda vez, como le había aparecido en Gabaón. Y le dijo Jehová: Yo he oído tu oración y tu ruego que has hecho en mi presencia. Yo he santificado esta casa que tú has edificado, para poner mi nombre en ella para siempre; y en ella estarán mis ojos y mi corazón todos los días. Y si tú anduvieres delante de mí como anduvo David tu padre, en integridad de corazón y en equidad, haciendo todas las cosas que yo te he mandado, y guardando mis estatutos y mis decretos, yo afirmaré el trono de tu reino sobre Israel para siempre, como hablé a David tu padre, diciendo: No faltará varón de tu descendencia en el trono de Israel. Mas si obstinadamente os apartareis de mí vosotros y vuestros hijos, y no guardareis mis mandamientos y mis estatutos que yo he puesto delante de vosotros, sino que fuereis y sirviereis a dioses ajenos, y los adorareis; yo cortaré a Israel de sobre la faz de la tierra que les he entregado; y esta casa que he santificado a mi nombre, yo la echaré de delante de mí, e Israel será por proverbio y refrán a todos los pueblos; y esta casa, que estaba en estima, cualquiera que pase por

Tierra, por medio de Cristo en Su cuerpo angelical. Por eso en Colosenses, San Pablo nos explica en el capítulo 1, verso 2 en adelante: “Con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz; el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados.” ¿Y desde cuándo Cristo tiene un Reino? Él lo ha tenido siempre. “El es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él.” ¿Ven? Todo fue creado ¿por medio de quién? Por medio de Jesucristo. Jesucristo estando en Su cuerpo angelical. Por eso en San Juan, capítulos 8, versos 56 al 58, Cristo dice: “Abraham vuestro padre, deseó ver mi día; y lo vio, y se gozó.” Vamos a leerlo tal y como está aquí: “Abraham vuestro padre se gozó de que había de ver mi día; y lo vio, y se gozó. Entonces le dijeron los judíos: Aún no tienes cincuenta años, ¿y has visto a Abraham? Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy.” Antes de Abraham Cristo es. Y acá en Colosenses, vean lo que nos dice: “Él es antes de todas las cosas.” Aun antes de Abraham, aun antes de Noé, aun antes de Adán, antes de Matusalén, antes de Enoc, antes de Adán, antes del Universo, antes de todas esas galaxias, Cristo es. Y Él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en Él subsisten. Él es que le da

206

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

FIELES ADMINISTRADORES DE LOS MISTERIOS DE DIOS

15

los tesoros de la sabiduría y del conocimiento.” Y ahora, el misterio de Dios el Padre, y de Cristo, es muy importante conocerlo. Vean, en San Juan, capítulo 14, Cristo hablándonos aquí, nos dice en el capítulo 14, verso 6 en adelante, Jesús les dijo: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto. Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta. Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre? ¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras. Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creedme por las mismas obras.” Y ahora, ¿dónde estaba el Padre? Estaba en Jesús. Era el Padre el que hacía esas obras que las personas veían manifestadas a través de Cristo, era el Padre obrando a través de Cristo, así como nos dice San Pablo en Hebreos, capítulo 1. San Pablo aquí nos dice cómo obró Dios a través de Cristo. Dice capítulo 1, verso 1 al 3 de su carta a los Hebreos, dice San Pablo: “Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo.” Vean, fue Dios a través de Cristo haciendo el Universo. Dios a través de Su Hijo. Pero Cristo no había nacido, Su cuerpo físico no había nacido. Pero Su cuerpo angelical sí está; y por medio de Su cuerpo angelical fue que Dios creó los Cielos y la

ella se asombrará, y se burlará, y dirá: ¿Por qué ha hecho así Jehová a esta tierra y a esta casa? Y dirán: Por cuanto dejaron a Jehová su Dios, que había sacado a sus padres de tierra de Egipto, y echaron mano a dioses ajenos, y los adoraron y los sirvieron; por eso ha traído Jehová sobre ellos todo este mal.” En este pasaje, vean ustedes, Dios le está advirtiendo a Salomón lo que va a hacer si le obedece; pero también lo que va a hacer si no lo obedece. O sea, le está mostrando cuál es su futuro y el futuro de su descendencia y el futuro de su reino, el futuro de su trono y el futuro del templo y el futuro del pueblo hebreo. Vean lo sencillo que Dios muestra todas estas cosas. También el rey David le había dicho a Salomón: “Si tú lo dejas (a Dios), Él te va a dejar a ti.” Ahora vamos a leer aquí en el capítulo 11, versos 1 en adelante, dice: “Pero el rey Salomón amó, además de la hija de Faraón, a muchas mujeres extranjeras; a las de Moab, a las de Amón, a las de Edom, a las de Sidón y a las heteas; gentes de las cuales Jehová había dicho a los hijos de Israel: No os llegaréis a ellas, ni ellas se llegarán a vosotros; porque ciertamente harán inclinar vuestros corazones tras sus dioses. A éstas, pues, se juntó Salomón con amor. Y tuvo setecientas mujeres reinas y trescientas concubinas; y sus mujeres desviaron su corazón. Y cuando Salomón era ya viejo, sus mujeres inclinaron su corazón tras dioses ajenos, y su corazón no era perfecto con Jehová su Dios, como el corazón de su padre David. Porque Salomón siguió a Astoret, diosa de los sidonios, y a Milcom, ídolo abominable de los amonitas. E hizo Salomón lo malo ante los ojos de Jehová, y no siguió cumplidamente a Jehová como David su padre. Entonces edificó Salomón un lugar alto a Quemos, ídolo

16

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

TENGAMOS COMPASIÓN POR LAS ALMAS

205

abominable de Moab, en el monte que está enfrente de Jerusalén, y a Moloc, ídolo abominable de los hijos de Amón. Así hizo para todas sus mujeres extranjeras, las cuales quemaban incienso y ofrecían sacrificios a sus dioses.” O sea, que les hizo templos, hizo templos paganos en Jerusalén, a esos dioses de esas naciones, a causa de las mujeres, de las mujeres reinas que él había tomado, que eran setecientas, e imagínense cuántos templos paganos fueron establecidos allá en Jerusalén. Y para colmo fue convencido por ellas de ir y adorar también en esos templos a esos ídolos. El hombre más sabio, vean ustedes, la sabiduría que había tenido era sabiduría de Dios; pero por cuanto no se mantuvo obedeciendo a Dios, que es la sabiduría más grande. “Porque el temor de Jehová es el principio de la sabiduría.” Dejó el principio de la sabiduría, y entonces en vez de ser el más sabio llegó a ser una persona que adoró ídolos, no solamente a uno sino a unos cuantos, porque iba a esos lugares. Y ahora vean, Dios se enojó con él. Miren lo que le pasó...[Intervención del Reverendo Miguel Bermúdez Marín, indicando una Escritura] Primera de Crónicas 28, del 9 en adelante, dice... un poquito antes, esta fue la que les había dicho: del verso 5 en adelante: “Y de entre todos mis hijos (porque Jehová me ha dado muchos hijos), eligió a mi hijo Salomón para que se siente en el trono del reino de Jehová sobre Israel. Y me ha dicho: Salomón tu hijo, él edificará mi casa y mis atrios; porque a éste he escogido por hijo, y yo le seré a él por padre. Asimismo yo confirmaré su reino para siempre, si él se esforzare a poner por obra mis mandamientos y mis decretos, como en este día. Ahora, pues, ante los ojos de todo Israel, congregación de Jehová, y en oídos de nuestro Dios, guardad e inquirid todos los preceptos de Jehová vuestro Dios, para que poseáis la buena

de Cristo.” Por eso, vean ustedes, Cristo hablando de ese misterio en San Mateo, capítulo 11, verso 25 al 27, dice: “En aquel tiempo, respondiendo Jesús, dijo: Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y de los entendidos, y las revelaste a los niños. Sí, Padre, porque así te agradó. Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre; y nadie conoce al Hijo, sino el Padre, ni al Padre conoce alguno, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar.” San Pedro cuando Cristo preguntó: “¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?” Vean lo que Pedro contestó: capítulo 16, versos 13 en adelante, dice: “Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre? Ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías, o alguno de los profetas. El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos.” Y ahora, esta revelación que tenía Pedro no era una revelación humana, no era una revelación del intelecto, no era una revelación de la sabiduría humana que Pedro tenía, era una revelación de lo alto, del Padre Celestial. Y ahora, Pedro sabía que Jesús era el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Y ahora, Pablo nos enseña a alcanzar, a buscar “para alcanzar las riquezas de pleno entendimiento, a fin de conocer el misterio de Dios el Padre, y de Cristo; en quien están escondidos todos

204

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

FIELES ADMINISTRADORES DE LOS MISTERIOS DE DIOS

17

el ser humano, una trinidad también en el templo que construyó Salomón; y una trinidad también en el tabernáculo que construyó Moisés. Y también vemos una trinidad en el Templo Espiritual de Cristo. Y ahora, en la trinidad divina vemos a Dios el Padre, como el Alma eterna. Y luego vemos al Espíritu Santo, el Espíritu de Dios, el cuerpo angelical de Dios, que es Cristo en Su cuerpo angelical, como Espíritu. Y luego vemos el cuerpo físico de Jesús como el cuerpo de carne, el velo de carne. Ahí vemos a Dios en alma, espíritu y cuerpo en la persona de Jesús; porque en Jesús moró la plenitud de la divinidad, la plenitud de Dios, que es Padre, Hijo y Espíritu Santo; por consiguiente ahí tenemos el misterio de Dios abierto. ¿No dice la Escritura que el misterio de Dios será consumado, como Él lo anunció a Sus siervos los Profetas? Y vean que sencillo es el misterio de Dios, como el misterio del ser humano: es alma, espíritu y cuerpo el ser humano. Ahora, San Pablo dice en Colosenses, capítulo 2, verso 2 al 3, hablándonos del misterio de Dios el Padre, y de Cristo. Vean, nos dice Colosenses, capítulo 2, verso 2 al 3: “...para que sean consolados sus corazones, unidos en amor, hasta alcanzar todas las riquezas de pleno entendimiento...” ¿Ven que hay una promesa y hay un requerimiento aquí? Hasta alcanzar. Por lo tanto, hay que caminar hasta llegar, hasta alcanzar todas las riquezas de pleno entendimiento. O sea, que la Iglesia de Jesucristo con los creyentes en Cristo no pueden estar estancados, sino ir creciendo en el conocimiento de Dios. Vean: “...hasta alcanzar todas las riquezas...” Todas, no quedarse con una partecita nada más y decir: “Ya yo no quiero nada más del conocimiento de Dios.” Dice: “...hasta alcanzar todas las riquezas de pleno entendimiento, a fin de conocer el misterio de Dios el Padre, y

tierra, y la dejéis en herencia a vuestros hijos después de vosotros perpetuamente (de otra forma perderían la tierra, ¿ven? Lo que les pasó después). Y tú, Salomón, hijo mío, reconoce al Dios de tu padre, y sírvele con corazón perfecto y con ánimo voluntario; porque Jehová escudriña los corazones de todos, y entiende todo intento de los pensamientos. Si tú le buscares, lo hallarás; mas si lo dejares, él te desechará para siempre. Mira, pues, ahora, que Jehová te ha elegido para que edifiques casa para el santuario; esfuérzate, y hazla. Y David dio a Salomón su hijo el plano del pórtico del templo y sus casas, sus tesorerías, sus aposentos, sus cámaras y la casa del propiciatorio.” Y luego el verso 19 de este mismo capítulo 28, dice: “Todas estas cosas, dijo David, me fueron trazadas por la mano de Jehová, que me hizo entender todas las obras del diseño.” Y ahora, vean ustedes, David le habló primero todas estas cosas a Salomón, y luego el mismo Dios cuando le apareció por segunda vez, le habló de esas mismas cosas; lo mismo que le había hablado David, ahora se las habló Dios mismo cuando le apareció a Salomón. Era que también Dios le estaba hablando a través de David, porque David era Profeta; era rey pero era Profeta también. Ahora, veamos en el capítulo 11, verso 9: “Y se enojó Jehová contra Salomón, por cuanto su corazón se había apartado de Jehová Dios de Israel, que se le había aparecido dos veces, y le había mandado acerca de esto, que no siguiese a dioses ajenos; mas él no guardó lo que le mandó Jehová. Y dijo Jehová a Salomón: Por cuanto ha habido esto en ti, y no has guardado mi pacto y mis estatutos que yo te mandé, romperé de ti el reino, y lo entregaré a tu siervo. Sin embargo, no lo haré en tus días, por amor a David tu

18

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

TENGAMOS COMPASIÓN POR LAS ALMAS

203

padre; lo romperé de la mano de tu hijo (o sea, de Roboam).” Para el tiempo en que Roboam el hijo de Salomón estuviera reinando, y ya, pues, Salomón no estaría vivo, entonces el rey que tenía doce tribus, sería rotó en dos reinos; y se quedaría la casa de David, la descendencia de David y el descendiente de Salomón: Roboam, se quedaría con dos tribus, o dos tribus y media. ¿Cómo es, Miguel? Dos tribus: la de Judá y la de Benjamín. Y Jeroboam se quedó con diez, y Jeroboam era descendiente de José por la línea de Efraín; o sea, miren la Bendición de la Primogenitura que estaba en José y pasó a... estaba en Jacob y de Jacob pasó a José, cuando Jacob bendijo a Efraín y a Manasés. Ahora, vean, perdió Salomón la bendición, pero le fue quitada la bendición ya cuando estaba el hijo de Salomón: Roboam, y cuando, vean, perdió la bendición, como un imán la agarró la tribu de Efraín, representado en Jeroboam. El que tiene la Bendición de la Primogenitura, toda bendición que hay: es como un imán: por donde pasa y hay una bendición, se le pega esa bendición. Y todo el que pierda una bendición, seguida como un imán se le pega, ¿a quién? A Efraín, y Efraín representa la Iglesia del Señor Jesucristo. ¿Ven? Por lo tanto, todas las bendiciones, vean, mire, el Reino que Salomón tenía para conservar ese reino y ese trono, para él y su descendencia, tenía que Salomón ser obediente a Dios en todo. Y luego los hijos de Salomón también. Pero por cuanto Salomón no obedeció completamente la orden divina, el reino fue dividido en dos más adelante, en el tiempo de Roboam, y solamente le quedó dos tribus a la casa de David, no por amor a Salomón sino por amor ¿a quién? A David. Y desde ese tiempo en adelante, desde el tiempo Roboam y Jeroboam, esos dos reinos han estado divididos; aunque en algunas ocasiones han logrado como unirlos, pero han sido, quizá, unidos en una forma que no ha sido total, por lo cual no han podido permanecer unidos, porque serán unidos en el tiempo

Por lo tanto, teniendo compasión de las almas, de la gente, es que podemos hacer un trabajo bien hecho, un trabajo desde lo profundo, de acá del corazón; porque la compasión se siente también desde acá. Por lo tanto, tiene que ser un trabajo de todo corazón con Amor Divino; y más, estamos en la Edad del Amor Divino, la Edad del corazón de la Iglesia del Señor Jesucristo; o sea, que la Edad, vamos a llamarla así: La Edad corazón; o el corazón de la Iglesia como edad, es la Edad de la Piedra Angular. Esa edad es el alma de la Iglesia, la edad alma de la Iglesia, como en el templo que construyó Salomón y el tabernáculo que construyó Moisés: el alma de aquel templo de Salomón y el del tabernáculo de Moisés, el alma era el lugar santísimo. El ser humano está creado por Dios en la misma forma: tiene alma, espíritu y cuerpo; y el tabernáculo que Moisés construyó tiene lugar santísimo, lugar santo y atrio. ¿Ven? Es lo mismo. El equivalente al alma que tiene el ser humano, en el templo equivale al lugar santísimo; lo equivalente al espíritu que tiene el ser humano corresponde al lugar santo; y el equivalente al cuerpo físico del ser humano, equivale al atrio del tabernáculo que construyó Moisés y del templo que construyó el rey Salomón. Como también por cuanto Dios creó al ser humano a Su imagen y semejanza, miren ustedes, el alma del ser humano, por cuanto Dios creó a Su imagen y a Su semejanza al ser humano, y el ser humano tiene alma, entonces Dios el Eterno, Dios el Creador, Dios el Alma eterna, vean, es el que ha existido eternamente. Pero Él tiene un cuerpo espiritual llamado el Ángel del Pacto, el Ángel de Jehová, el cual es Cristo en Su cuerpo angelical. Ahí tenemos el espíritu; porque Dios es alma, espíritu y cuerpo, como el ser humano es alma, espíritu y cuerpo. Dios es Padre, Hijo y Espíritu Santo. Y ahora, vemos que hay una trinidad en Dios, una trinidad en

202

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

FIELES ADMINISTRADORES DE LOS MISTERIOS DE DIOS

19

que estaba pasando allá; o sea, que hemos estado regresando a donde comenzó la Iglesia del Señor Jesucristo, donde comenzó en medio de los hebreos, y donde comenzó en medio de los gentiles. ¿Ven? Comenzó en medio de los hebreos con San Pedro, y comenzó entre los gentiles en Asia Menor, con San Pablo. Aunque con Pedro también se tornó Cristo a los gentiles en la casa de Cornelio. Pero realmente el Mensajero a los gentiles fue San Pablo, y San Pedro a los hebreos. Por lo tanto, estamos en días como en los de Pedro y como en los de San Pablo. Por lo tanto, estamos en un tiempo muy importante, muy glorioso para todos los escogidos de Dios. Por lo tanto, reparte ¿a cuántos va a repartir? A ocho; reparte al número ocho, que es la Edad de la Piedra Angular. No vamos a repartir a la primera edad, ya eso le tocó a Pablo; no vamos a repartir a la etapa antes de la primera edad allá del tiempo de San Pedro, ya eso sucedió. Tenemos que repartir a ocho, que es a la Edad de la Piedra Angular; y por lo tanto, a trabajar para la Edad de la Piedra Angular. No vamos a trabajar para una edad que ya pasó, ni vamos a trabajar para algo que no vaya a hacer aquello que debe hacerse en este tiempo. Vamos a trabajar para Cristo en la edad vigente delante de Cristo; y a esa edad es que vamos a traer a todas las personas que escuchen el Evangelio de Cristo, para que ahí reciban la bendición de la Vida eterna, porque es la edad donde está Cristo, y Cristo está en Espíritu Santo. Y donde está Cristo, está la Vida eterna. De donde se va Cristo, se va la Vida eterna. Por lo tanto, tenemos que tener compasión por las almas, porque está en juego el futuro eterno de los seres humanos que viven en este tiempo, como lo estuvo en tiempos pasados. Y la única forma en que las personas pueden agarrar la Vida eterna, es recibiendo a Cristo; y para recibirlo, alguien tiene que llevarles el Mensaje de Cristo.

final, bajo la Edad Mesiánica, la Edad o Dispensación del Reino, donde los dos palos, los dos cetros: palo de Judá y palo de Efraín, o palo de Judá y palo de José, representado el de José en Efraín, serán unidos; fueron unidos en la mano de un Profeta esos dos palos, lo cual representa: unidos en la mano de Dios; porque allí la mano del Profeta está representando la mano de Dios. Y bajo el ministerio mesiánico en el Día Postrero serán unidos esos dos palos. Por eso es que, vean ustedes, las tribus perdidas de Israel, que son las diez tribus, vean ustedes, tiene que ver con el palo de José, que está en la mano de Efraín. Y para ser restaurado el pueblo hebreo como nación y ser restaurado el reino al pueblo hebreo, y en medio del pueblo hebreo, el Reino de Dios ser restaurado, las tribus perdidas de Israel tienen que ser restauradas bajo el palo de José en la mano de Efraín; porque Efraín es el que representa en el reino a José. Y ahora, vean ustedes cómo la Bendición de la Primogenitura influye en todo y estará influyendo en la restauración del Reino de Dios en medio del pueblo hebreo. Por lo tanto, podemos decir: “Israel está buscando dos palos.” Y podemos decir también: “Dios está buscando dos palos para restaurar el Reino a Israel.” Vamos a tener un tema por ahí mas o menos así. “Buscando dos palos,” o “La búsqueda de los dos palos,” para ver sobre ese tema, porque aunque hemos hablado de ese tema, todavía hay mucho más acerca de ese tema. Ahora, estamos nosotros viviendo en un tiempo muy importante, en donde de un momento a otro Cristo completará Su Iglesia, y por consiguiente ahí en medio de Su Iglesia Él cumplirá Su Segunda Venida. Así como en medio del Israel terrenal cumplió Su Primera Venida. Ahora, ese tema, vean ustedes, es muy importante porque la bendición para el reino de Israel está en esos dos palos, y por consiguiente está en la Primera y Segunda Venida de Cristo. Ahí tenemos los dos palos, en donde están escritos, está escrito todo

20

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

TENGAMOS COMPASIÓN POR LAS ALMAS

201

lo que tiene que estar escrito. Porque en cada palo pues está escrito algo, y todo eso estará en la mano de Dios. Pero para estar en la mano de Dios, tuvo que estar ¿dónde? En la mano de un Profeta. Así que hay un misterio grande, y todo eso está bajo el Séptimo Sello, y vean ustedes porqué el Reverendo William Branham dice que la Séptima Trompeta y el Séptimo Sello es la Venida del Señor. ¿Ven? Lo resume en una sola cosa: en la Venida del Señor. Y dice: “La Séptima Trompeta son Moisés y Elías. Y el Séptimo Sello es la Venida del Señor.” Y luego dice: “La Séptima Trompeta y el Séptimo Sello es la Venida del Señor.” ¿Y cómo vamos a comprender eso? Porque la Séptima Trompeta es Moisés y Elías, y el Séptimo Sello es el Señor en Su Segunda Venida; porque el Hijo del Hombre viene con Sus Ángeles y Sus Ángeles son los dos Olivos. ¿Ven? Por lo tanto, ahí está el misterio, y por consiguiente ahí van a estar los dos palos. Por lo tanto, van a estar esas bendiciones de Dios para la Iglesia del Señor Jesucristo, y para el pueblo hebreo van a estar en esa manifestación de Dios, esa manifestación de Cristo con Sus Ángeles en el Día Postrero. Por eso también es que el Reverendo William Branham dice que el Ángel Fuerte que desciende del Cielo es el Ángel del Pacto o es Cristo. El mismo Ángel que aparece en Apocalipsis, capítulo 1, y dice: “Él es un Mensajero a Israel.” Y dice: “Él viene directamente a Israel, porque Su Iglesia ha llegado a Su fin.” Y luego dice: “Él viene por Su Iglesia.” Y luego dice que los judíos lo van a ver viniendo por Su Iglesia. ¿Y cómo se puede entender todo eso? Todo eso que usted ve que ha sido dicho acá, y por otro lugar, y por otro lugar, eso es lo más sencillo que estará sucediendo, porque el Reverendo William Branham dijo que será tan sencillo que si no vigilamos nos pasará por encima; porque Dios cuando promete hacer algo grande, lo cumple en forma bien sencilla.

El hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que yo venga y hiera la tierra con maldición.” ¿Ven? La Segunda Venida de Cristo tiene un propósito para los escogidos, un propósito para las vírgenes insensatas, un propósito para el mundo y un propósito para el pueblo hebreo. Por lo tanto, hay que verlo desde los diferentes ángulos, para ver el impacto que hará en cada uno de esos grupos. Ahora vean, en Eclesiastés, capítulo 11, verso 1 en adelante, dice: “Echa tu pan sobre las aguas: porque después de muchos días lo hallarás. Reparte a siete, y aun a ocho; porque no sabes el mal que vendrá sobre la tierra.” No sabes el mal que vendrá sobre la Tierra en la gran tribulación; por lo tanto, reparte a siete y aun a ocho. Eso es repartiendo el Evangelio de Cristo durante las Siete Edades de la Iglesia. Y luego que sea repartido el Evangelio de Cristo durante las siete edades de la Iglesia reparte a ocho, el ocho corresponde a la Edad de la Piedra Angular, la Edad Eterna; porque el ocho tiene que ver con eternidad; porque cuando se recorren todos los días de la semana, del uno al siete, del domingo al sábado, luego regresamos al domingo, que es el primer día de la semana, y es también el octavo día; después del siete viene el ocho, que viene a ser el día primero otra vez. Y por eso es que la Iglesia del Señor Jesucristo, luego de recorrer todas esas etapas, regresa a la Edad Apostólica, regresa a la Edad de la Piedra Angular, porque era en la Edad de la Piedra Angular que estaban allá los creyentes en Cristo en aquellos tiempos apostólicos. Y ahora, viendo que hemos llegado al tiempo, digamos, al tiempo de San Pedro y San Pablo; o sea, al tiempo que ahora en la actualidad estaba allá representado o representando lo que iba a pasar acá y lo que está pasando acá, estaba representado en lo

200

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

FIELES ADMINISTRADORES DE LOS MISTERIOS DE DIOS

21

que es un hijo de Luz, pues anda en la Luz, tiene Luz; aunque esté de noche, tiene Luz. Por lo tanto, aunque el mundo esté en oscuridad, los escogidos están en Luz. Por eso dice: ¿Isaías 60 es? En Isaías 60; y en Efesios, capítulo 5, verso 14, dice: “Despiértate, tú que duermes, Y levántate de los muertos, Y te alumbrará Cristo.” Eso lo saca, lo toma, relacionado a Isaías 60, donde nos dice: “Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti. Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones (¿ven? Para las naciones será de noche)... y oscuridad las naciones; mas sobre ti amanecerá Jehová...” ¿Ven? Es un amanecer. “...amanecerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria. Y andarán las naciones a tu luz, y los reyes al resplandor de tu nacimiento.” Y en Malaquías, capítulo 4, verso 1 en adelante, dice: “Porque he aquí, viene el día ardiente como un horno, y todos los soberbios y todos los que hacen maldad serán estopa; aquel día que vendrá los abrasará, ha dicho Jehová de los ejércitos, y no les dejará ni raíz ni rama. Mas a vosotros los que teméis mi nombre, nacerá el Sol de justicia, y en sus alas traerá salvación; y saldréis, y saltaréis como becerros de la manada. Hollaréis a los malos, los cuales serán ceniza bajo las plantas de vuestros pies, en el día en que yo actúe, ha dicho Jehová de los ejércitos (o sea, en el día de la gran tribulación, en ese tiempo de gran tribulación). Acordaos de la ley de Moisés mi siervo, al cual encargué en Horeb ordenanzas y leyes para todo Israel. He aquí, yo os envío el profeta Elías, antes que venga el día de Jehová, grande y terrible.

Estuve leyendo acerca de lo que ciertas líneas de la religión hebrea, por ejemplo las diferentes líneas en cuanto a religión: hay “Ortodoxos”, y hay así también los “Conservadores,” están también “Los liberales,” y así por el estilo. Y todas esas líneas tienen su opinión o sus propias interpretaciones a lo que será la Venida y cumplimiento del Mesías. Y estuve leyendo de algunas de esas líneas de pensamientos que ellos esperan la Venida del Mesías que sea un hombre que aparezca. Y también esperan ellos que sea el hombre que le traiga la paz a Israel. Por lo tanto, ellos están esperando al Mesías, pero vean, el Reverendo William Branham dice que cuando ellos lo vean viniendo por Su Iglesia, por la Iglesia del Señor Jesucristo. ¿Ven?, o sea, ¿en dónde va a estar? En medio de la Iglesia del Señor Jesucristo va a estar el cumplimiento de la Segunda Venida de Cristo. Vamos a ver si lo leemos para que tengan el cuadro claro aquí en el libro de “Citas,” página 22 y 23. Eso está en el párrafo 176, dice: “Y allí están esos dos testigos. Y cuando ellos atormenten al mundo, con sus predicaciones, y reúnan otra vez a los judíos...” ¿Quién va a reunir a los judíos nuevamente? Los dos Olivos, los dos Testigos; y eso es con la Gran Voz de Trompeta, con esa grande Trompeta de Isaías, capítulo 27, verso 13. No hay otra forma para el recogimiento de los judíos. Por eso Cristo hablando también de esa gran Voz de Trompeta, dijo en San Mateo, capítulo 24, verso 31: “Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.” Se refiere a los escogidos hebreos, que son ciento cuarenta y cuatro mil hebreos, doce mil de cada tribu. Eso lo explicó el Reverendo William Branham en la página 458 y 459 del libro de “Los Sellos,” en español.

22

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

TENGAMOS COMPASIÓN POR LAS ALMAS

199

Y antes de recoger a los escogidos hebreos, pues tiene que haber recogido a los escogidos de la Iglesia, de Su Iglesia, porque no puede recoger los escogidos hebreos, si primero no recoge a los escogidos del Israel Celestial. Tiene que recoger a los escogidos del Israel Celestial, que son los hijos e hijas de Dios, antes de recoger a los siervos, que son los hebreos, ciento cuarenta y cuatro mil hebreos, que serán los siervos, los eunucos que servirán a la Iglesia del Señor Jesucristo; le van a estar sirviendo a la Iglesia del Señor Jesucristo. Durante el Reino Milenial van a estar allí, durante la gran tribulación, pasarán por la gran tribulación y morirán durante la gran tribulación, porque la bestia, el anticristo los matará, morirán como mártires, pero resucitarán al final de la gran tribulación. Ahora, veamos lo que sigue diciendo, dice: “...trayéndolos a arrepentimiento, trayéndolos otra vez a que crean; cuando vean a Jesucristo viniendo por la Novia, ellos dirán: ‘Mirad, éste es el Dios a quien esperábamos. ¡Este es Él! Pero Él no viene por ellos, viene por Su Novia.” Es como José allá en Egipto con su novia y con sus hijos, ya cuando ellos fueron a visitarlo. José entre los gentiles, eso es Cristo entre los gentiles, Cristo con Su Iglesia entre los gentiles. Y vean, José entre los gentiles con su esposa y con dos hijos: Manasés y Efraín. Y ahora vean, Efraín representa a la Iglesia del Señor Jesucristo, los escogidos de Dios: Efraín. Y Manasés representa a los hebreos, al pueblo hebreo. Mas abajo en este mismo pasaje de este mismo párrafo 176, dice: “Cuando el Señor Jesucristo venga por su Novia, y ellos lo vean a Él, ellos dirán: ‘Ese es el que hemos esperado, allí está Él.’ Él se levantará con sanidad en Sus alas.” Y hay sanidad física y hay sanidad espiritual. Y en cuanto a la sanidad espiritual es la sanidad del alma, salvación; y en cuanto a la sanidad física, hay sanidad física en cuanto a que la persona

comenzando desde los postreros hasta los primeros.” Y ahora, vamos aquí a explicar esto un poquito más: el Mayordomo fiel es el Espíritu Santo, el cual estará en ese siervo fiel y prudente que Cristo tendrá en Su Iglesia. Por lo tanto, será en una manifestación del Espíritu Santo a través de ese Siervo fiel y prudente que todo esto se va a cumplir. Y ahora, en el tiempo del Reverendo William Branham, dijo el Reverendo William Branham que se estaba viviendo en el tiempo de la tarde. Y si se llega a la tarde, luego de la tarde ¿qué viene? La noche. Ustedes tomaron el receso, ¿era de día todavía? Pero luego vino la noche. ¿Ven? Ahora, para la humanidad, la humanidad entrará en tinieblas totalmente, porque miren ustedes, cuando en el Este nace el sol, ¿qué está pasando en el Oeste? En el Oeste ya debe ser de noche, ¿verdad? Cuando en África está amaneciendo... ¿doce horas son? [Intervención del Hermano Miguel Bermúdez Marín] Digamos de 6:00 a 8:00 de la mañana allá en África. ¿Cuántas horas hay de diferencia? 6. ¿No serían como las 4:00 de la tarde, Miguel? Le das 6 horas para atrás. A las 6:00 de la mañana allá, son las 12:00 de la noche acá; o sea, que cuando en Israel está amaneciendo, acá es la media noche, que es una hora muy oscura. O sea, que cuando está naciendo el sol, cuando “a los que temen mi nombre nacerá el sol de justicia,” cuando nace para Israel, para los gentiles en el Oeste es media noche. O sea, que media noche también para el pueblo hebreo, a media noche entre los gentiles, se oye el clamor de la Venida del Señor, y para ellos va a amanecer; o sea, que cuando sea la hora oscura de la media noche para los gentiles, para ellos va a estar saliendo la Luz, Cristo, porque ellos van a ver la misma Luz que estará entre la Iglesia en el Día Postrero. Por cuanto la Iglesia no está en tinieblas como los otros, porque la Iglesia Novia de Cristo, los escogidos son hijos de Luz, no de las tinieblas. Y el que anda en la luz no tropieza, y el

198

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

FIELES ADMINISTRADORES DE LOS MISTERIOS DE DIOS

23

estaban desocupados; y les dijo: ¿Por qué estáis aquí todo el día desocupados? Le dijeron: Porque nadie nos ha contratado. El les dijo: Id también vosotros a la viña, y recibiréis lo que sea justo. Cuando llegó la noche, el señor de la viña dijo a su mayordomo...” ¿Vean? ¿Dijo a quién? A su mayordomo. Y aquí nos vamos a detener un poquito y nos dirigimos al capítulo 12 de San Lucas, verso 41 en adelante, donde dice: “Entonces Pedro le dijo: Señor, ¿dices esta parábola a nosotros, o también a todos? Y dijo el Señor: ¿Quién es el mayordomo fiel y prudente al cual su señor pondrá sobre su casa, para que a tiempo les dé su ración? Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así. En verdad os digo que le pondrá sobre todos sus bienes.” Y ahora, vean aquí quién es el mayordomo, dice que es bienaventurado aquél siervo. El mayordomo es ese siervo. Y en la parábola de San Mateo, capítulo 24, versos 42 al 47, dice que es el Siervo fiel y prudente, al cual pondrá su Señor sobre todos Sus bienes. Por lo tanto, cuando llegue el momento para pagar a cada uno, ahí está el Siervo fiel y prudente, el mayordomo fiel y prudente, junto a Cristo, el cual es el Ángel que estará al lado de Cristo, el cual recibe el Título de Propiedad en la Segunda Venida de Cristo, para que se lo coma y profetice sobre muchos pueblos, naciones y lenguas, lo cual fue representado en Juan el Apóstol, recibiendo el Libro de los Siete Sellos, ya abierto, de la mano de Cristo, el Ángel Fuerte que desciende del Cielo en Apocalipsis, capítulo 10. Ahora vean [San Mateo 20:8] “Cuando llegó la noche, el señor de la viña dijo a su mayordomo: Llama a los obreros y págales el jornal,

puede estar enferma y sea sanada. Pero hay una sanidad física que quita todas las enfermedades y no le vuelve a dar, no le vuelve a dar ninguna enfermedad, ni siquiera una gripe, ni siquiera la enfermedad de la vejez; y eso será nuestra transformación. Vendrá con sanidad en Sus alas, con salvación, vendrá para la resurrección de los muertos creyentes en Cristo, y la transformación de nosotros los que vivimos. Y cuando seamos transformados hemos recibido la sanidad total, quedaremos jóvenes, tendremos un nuevo cuerpo y nunca nos enfermaremos y nunca nos pondremos viejos, entonces seremos inmortales, inmortales físicamente como nuestro amado Señor Jesucristo. Ahora, veamos en el libro de “Los Sellos,” - vean, esto fue predicado en el año... el 10-06 del 57 - Y vamos a ver en el 63 qué dijo con relación a esto mismo; porque hay que seguir ese hilo de pensamiento profético, porque eso es profecía; hay que seguir el hilo de pensamiento profético. En el libro de “Los Sellos,” página 57, dice: “Y vi otro ángel fuerte descender del cielo, cercado de una nube, y el arco celeste sobre su cabeza...’ Ahora, si Usted se fija bien, notará que esta persona es Cristo, porque aun en el Antiguo Testamento Él fue llamado el Ángel del Pacto; y Él ahora viene directamente a los Judíos porque la iglesia ha llegado a su fin. Ahora continuando... (ahora, vean, dice que viene directamente ¿a quién? A los Judíos, porque la iglesia ha llegado a su fin) ‘...y su rostro era como el sol, y sus pies como columnas de fuego.’ ¿Recuerdan el Ángel de Apocalipsis capítulo uno? Este es el mismo. Un Ángel es un mensajero, y él es un mensajero a Israel. ¿Ve Usted? La iglesia está a punto de ser raptada, Él viene por Su iglesia.” Y ahora, el Mensajero a Israel viene por Su Iglesia, Cristo, el Ángel Fuerte, el Ángel del Pacto. Cristo, el Ángel del Pacto. Vean, ahora cómo Él viene por Su Iglesia. Vamos a ver,

24

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

TENGAMOS COMPASIÓN POR LAS ALMAS

197

página 120 y 121 del libro de “Los Sellos,” dice (en español): “Y ahora nosotros vimos...” Está hablando del mismo Ángel, dice: “Y vi otro ángel fuerte descender del cielo, cercado de una nube, y el arco celeste sobre su cabeza; y su rostro era como el sol, y sus pies como columnas de fuego.’ Ahora nosotros vimos la misma cosa, la cual es Cristo; y sabemos que Cristo siempre es el Mensajero a la Iglesia (y ahora el Mensajero a Israel es el mismo Mensajero a la Iglesia). Él es llamado ‘Columna de Fuego,’ ‘El Ángel del Pacto,’ y así por el estilo. ‘Y tenía en su mano un librito abierto: (Ahora para este momento los Sellos ya habían sido abiertos...” Para el momento del cumplimiento pleno de Apocalipsis 10, ya los sellos han sido abiertos en Apocalipsis 5, ha sido tomado el libro de los Sellos en Apocalipsis 5; y Apocalipsis 6 fueron abiertos hasta el sexto sello; y en Apocalipsis 8 el Séptimo Sello es abierto; y en Apocalipsis, capítulo 10, Cristo desciende con el Librito abierto en Su mano. Y ahora, éste que desciende es Cristo, el Ángel del Pacto, el cual es llamado ¿qué? Columna de Fuego. Y ahora más abajo dice... vamos a ver en la página 256: “Pero cuando nuestro Señor aparezca sobre la tierra, Él vendrá sobre un caballo blanco como la nieve, y será completamente Emanuel - la Palabra de Dios encarnada en un hombre.” Y ahora, vamos a ver la 134... o la 131 primero, la 131, dice: “Y ahora Jesús: Su Nombre sobre la tierra fue Jesús el Redentor, porque fue el Redentor cuando estuvo sobre la tierra; pero cuando conquistó el infierno y la muerte; los venció y ascendió, entonces recibió un nuevo Nombre. Por esa razón es que gritan y hacen tanto ruido y no reciben nada. Será revelado en los Truenos. Fíjense en el misterio. Él viene cabalgando. Tiene que haber algo para cambiar esta iglesia. Ustedes saben eso. ¡Tiene que

Ahora, también Él nos enseña que fueron enviados a la hacienda del Señor, y Él envió o invitó a personas a venir a trabajar en Su lugar, o sea, obreros para Su viña. ¿Dónde es que está esto, Miguel? En uno de los Evangelios; en los obreros o los obreros que son enviados. Vamos a ver si conseguimos ese pasaje, para que lo leamos también, porque vean, Cristo hablando acerca de Su Iglesia y de todo el trabajo que se hace en Su Iglesia, vean, lo compara con un hombre rico que envió obreros a trabajar en Su viña, en Su hacienda. Dice capítulo 20, verso 1 en adelante, dice [San Mateo]: “Porque el reino de los cielos es semejante a un hombre, padre de familia, que salió por la mañana a contratar obreros para su viña. Y habiendo convenido con los obreros en un denario al día, los envió a su viña. Saliendo cerca de la hora tercera del día, vio a otros que estaban en la plaza desocupados; y les dijo: Id también vosotros a mi viña, y os daré lo que sea justo. Y ellos fueron.” Ahora vean, aquí ya se trata de una viña, en donde se siembra y son vides las que hay, para producir ¿qué? ¿Qué producen las vides? Uvas. Y Cristo dijo: “Yo Soy la Vid verdadera (en San Juan, capítulo 14), vosotros sois los pámpanos.” Ahora, vean cómo en el trigo representa los hijos de Dios y a Su Iglesia, y del trigo Cristo dice: “Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, él solo queda.” O sea, que Él es la Semilla Original de todo el trigo que es sembrado, y Él es también la Simiente Original de toda la plantación de esa Viña. Por lo tanto, vean ustedes cómo Cristo es el centro, todo gira alrededor de Cristo. Y ahora, nos dice: “Salió otra vez cerca de las horas sexta y novena, e hizo lo mismo. Y saliendo cerca de la hora undécima, halló a otros que

196

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

FIELES ADMINISTRADORES DE LOS MISTERIOS DE DIOS

25

compasión por las almas, porque les llevamos el Evangelio de Cristo, las personas escuchan, nace la fe de Cristo en sus almas; y por consiguiente las personas reciben la salvación y Vida eterna. Por eso Cristo en San Juan, capítulo 4, versos 34 en adelante (34 al 39), dice la Escritura: “Jesús les dijo: Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra.” Y nuestra comida es que hagamos la voluntad de Cristo, que es el que nos ha enviado, cuando dijo: “Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.” ¿Ven? Es un asunto de Vida eterna la predicación del Evangelio de Cristo, para que la persona pueda creer, porque ¿cómo van a creer? Pues la fe viene por el oír la Palabra. ¿Y cómo van a creer si no oyen? ¿Y cómo van a escuchar si alguien no les predica, alguien no les lleva el Mensaje? Por lo tanto, la fe viene por el oír, y el oír por la Palabra de Dios. No por cualquier otra cosa. “Y con el corazón se cree para justicia, y con la boca se confiesa para salvación.” [Romanos 10:10] La persona da testimonio público de su fe en Cristo, recibiéndolo como su único y suficiente Salvador. Por lo tanto, la voluntad de Dios es la voluntad que nosotros queremos que se haga en nosotros, no nuestra propia voluntad. “¿No decís vosotros: Aún faltan cuatro meses para que llegue la siega? He aquí os digo: Alzad vuestros ojos y mirad los campos, porque ya están blancos para la siega. Y el que siega recibe salario, y recoge fruto para vida eterna, para que el que siembra goce juntamente con el que siega.” Y aquí podemos ver que toda esta labor de siembra y cosecha se refiere a los seres humanos, los cuales son los que están tipificados aquí. Por eso Cristo dio la parábola del trigo y de la cizaña, y dijo que el campo es el mundo.

venir algo! Ahora noten: Nadie entendía ese nombre, sino Él mismo.” Vean, tiene que venir algo para cambiar esta Iglesia, o sea, para traer la resurrección de los muertos en Cristo y la transformación de nosotros los que vivimos. Y lo que trae ese cambio es ¿qué? La Venida del Jinete del caballo blanco de Apocalipsis 19. Más abajo dice: “Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES.’ (Apocalipsis 19:13-16). Allí viene el Mesías, allí es donde está.” Y ahora, la página 134 de este mismo libro de “Los Sellos,” dice: “Y noten ustedes: Cuando este Espíritu Santo que tenemos llegue a encarnarse, el que está en nuestro medio ahora mismo en la forma del Espíritu Santo, cuando Él llegue a ser encarnado en la persona de Jesucristo, entonces nosotros le coronaremos como ‘Rey de reyes y Señor de señores.” ¿Ven? Aquí tenemos de nuevo la promesa de que el Espíritu Santo se encarnará. Y en la página 256, dice que será la Venida del Jinete del caballo blanco de Apocalipsis 19. ¿Y eso será qué? Eso será el Verbo, la Palabra encarnada en un hombre. Eso será lo que verá el pueblo hebreo, pero antes lo verá la Iglesia del Señor Jesucristo. Ahora, cuando Cristo se levante del Trono del Padre, tome el Título de Propiedad, lo cual está todavía en el futuro, va a tener un velo de carne en la Tierra que será adoptado, tendrá un Mensajero en la Tierra que será adoptado, porque nadie puede ser adoptado si primero no tiene el ministerio en el cual tiene que trabajar para luego ser adoptado. Por lo tanto, un ministro o una persona que vaya a ser el que tendrá esa bendición, no puede aparecer en la escena y tener toda esa bendición, ser adoptado, ser transformado, sin primero haber tenido el ministerio que antecede a esa parte o a ese Programa

26

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

Divino. Cristo antes de ser adoptado tuvo que tener un ministerio, y así es para este tiempo final, y así será también para cada ministro, cada administrador que ministran los misterios de Dios de nuestro tiempo, y para los de tiempos pasados también. Para ser adoptados los ministros de edades pasadas tienen que haber trabajado en la Obra ministerial, para ser adoptados y tener una bendición grande en el Reino de Cristo. Todos estamos trabajando para Cristo, y después al final cuando Él reparta los galardones, veremos que todo lo que trabajamos será para nuestra propia bendición. Por lo tanto, usted va a tener la recompensa de acuerdo a lo que usted haya trabajado en la Obra del Señor Jesucristo. No va a tener más, pero tampoco va a tener menos; porque Dios es justo y recompensará a cada uno según sea ¿qué? Su obra. Es lo que dice ahí; y si así lo dice, así va a ser. Que vuestra obra y la obra que Dios haga a través de mí sea grande, la que haga también a través de ustedes sea grande, para que así el galardón sea grande en el glorioso Reino de Jesucristo nuestro Salvador. Por lo tanto, caminamos hacia adelante sirviendo a Cristo de todo corazón, y llevando Su Palabra, llevando la enseñanza de la Lluvia Temprana y la Enseñanza de la Lluvia Tardía para todos los escogidos de Dios. Y que Dios nos ayude en todo y nos use grandemente en Su Obra en este tiempo final, como administradores de los misterios de Dios. Les hablé acerca de los dos misterios principales, que son los misterios de la Primera y Segunda Venida de Cristo, porque alrededor de esos dos misterios es que gira todo el Programa Divino. Ahora, cuando se cumplió la Primera Venida de Cristo, ¿qué fue eso? Fue el misterio de Dios el Padre en Cristo, fue haciéndose carne Dios con Su Ángel, el Ángel del Pacto, que es

TENGAMOS COMPASIÓN POR LAS ALMAS (Reunión de Ministros)
Por el Reverendo William Soto Santiago Miércoles, 01 de Diciembre de 2004 Cartagena, Colombia uy buenas noches, ministros, compañeros en el Cuerpo Místico del Señor Jesucristo; es para mí una bendición y privilegio grande estar con ustedes en esta noche, para compartir con ustedes unos momentos de compañerismo alrededor de la Palabra de Dios y Su Programa correspondiente a este tiempo final. Para lo cual leemos en el Evangelio según San Mateo, capítulo 9, versos 35 al 38, lo que aquí nos dice: “Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos. Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies.” Que Dios bendiga nuestras almas con Su Palabra y nos permita entenderla. Nuestro tema es: “TENGAMOS COMPASIÓN POR LAS ALMAS.” En esta parábola o en estas Palabras de Cristo, en donde Él tuvo compasión por las almas, encontramos que todos nosotros también tenemos que tener compasión por las almas; porque es un asunto del futuro eterno de los seres humanos lo que está en juego, es un asunto para Vida eterna, si nosotros tenemos

M

FIELES ADMINISTRADORES DE LOS MISTERIOS DE DIOS

27

con Su cuerpo angelical, haciéndose carne en un cuerpo en esta dimensión terrenal para un propósito divino, para hacer el Sacrificio de la Expiación por nuestros pecados. Pero después lo resucitó, y ahora está glorificado ese cuerpo; ya no es un cuerpo de esta dimensión terrenal, es un cuerpo glorificado. Y ahora, si Dios, el Padre, adoptó a Su primer Hijo, a Jesucristo, el Hijo de Dios, el Hijo Primogénito, el cual es el Ángel del Pacto, el Ángel de Jehová, fue el Ángel de Jehová el que fue adoptado y se sentó luego a la Diestra de Dios en el Cielo. Ese es el Ángel donde estaba el Nombre de Dios: el Ángel de Jehová del Éxodo, capítulo 23, verso 20 al 23. Y ahora, si Cristo va a adoptar un hijo Suyo, y también va a adoptar a todos Sus hijos, vean ustedes, tiene que ver un ministerio en el Día Postrero, el cual llegará a la Adopción el que tenga ese ministerio. Y si Dios colocó Su Nombre en Su Ángel, el Ángel de Jehová, y ahora Cristo dice que va a escribir, va a colocar sobre una persona, va a escribir sobre una persona, sobre el Vencedor, el Nombre de nuestro Dios y el Nombre de la Ciudad de nuestro Dios, la Nueva Jerusalén, la cual desciende del Cielo, de mi Dios. Y dice: “Y mi Nombre Nuevo.” El Nombre Nuevo del Señor. Si va a escribirlo sobre una persona, esa persona tiene que ser el Ángel del Señor Jesucristo, no puede ser otra persona. Por eso es que es mencionado tantas veces en el libro del Apocalipsis. Y el libro del Apocalipsis, esa revelación del Apocalipsis fue a dada por Cristo a través de Su Ángel a Juan, el discípulo amado. Por eso hay lugares donde encontramos que está hablando el Ángel a Juan, y luego dice que Jesús. Es que Jesucristo está hablando a través de Su Ángel, así como Jehová, Dios, habló a través de Su Ángel, el Ángel de Jehová. Y si Dios le dio un cuerpo de carne a Su Ángel, o sea, se materializó el Ángel de Jehová en medio del pueblo hebreo, y Dios en Su Ángel, el Ángel de Jehová, vean ustedes, habitó en un cuerpo de carne llamado Jesús, para llevar a cabo la Obra

28

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

correspondiente a ese tiempo. Ahora, Jesucristo ha estado en Espíritu Santo en medio de Su Iglesia, y vean ustedes, dice: “Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias.” [Apocalipsis 22:16] Vean, el que da testimonio de todas estas cosas en la Iglesia del Señor Jesucristo es el Ángel del Señor Jesucristo. Y ahora, esa es la Voz de Cristo en medio de Su Iglesia, en y a través de Su Ángel; y para el Día Postrero estará en carne humana Su Ángel, y Cristo estará en Su Ángel manifestándose y dándonos a conocer a través de Su Ángel todas estas cosas que deben suceder pronto, como estuvo en San Pedro, en San Pablo, en diferentes Ángeles Mensajeros, y en el Reverendo William Branham. No fueron ellos los que hablaron y los que dieron a conocer cosas, y los que hicieron milagros, fue Jesucristo a través de ellos; y allí estaba el Ángel de Jesucristo en cada ocasión. De lo cual no vamos a abundar mucho. Pero en toda la trayectoria de la Iglesia de Jesucristo ha estado el Ángel del Señor Jesucristo. Y para el Día Postrero, en la trayectoria, en la parte final de la trayectoria de la Iglesia, Cristo tendrá Su Ángel en carne humana en medio de Su Iglesia con el ministerio más grande de toda la historia de la Iglesia del Señor Jesucristo; porque tendrá un ministerio dispensacional colocado en Su Ángel, y entonces a través de ese ministerio estarán siendo administrados todos los misterios de Dios correspondientes al tiempo final; y también de todos los misterios de Dios de edades pasadas estarán siendo hablados, y estará Dios dando más luz para que los entendamos más claramente, todos esos misterios del pasado; y los que corresponden a nuestro tiempo serán abiertos y dados a conocer en forma sencilla, para que los podamos comprender. Por lo tanto, lo que estará diciéndonos Cristo en Espíritu Santo por medio de Su Ángel significará lo que estará diciendo, no habrá que darle interpretación a lo que el Espíritu Santo esté

TENGAMOS COMPASIÓN POR LAS ALMAS

FIELES ADMINISTRADORES DE LOS MISTERIOS DE DIOS

29

diciendo, sino que todo lo que sea hablado va a significar lo que fue hablado. No habrá que buscarle interpretación. La interpretación es lo que fue dicho. Por lo tanto, no va a haber interpretación sobre interpretación, no va a venir otra persona a interpretar lo que el Espíritu Santo ya interpretó. Por lo tanto, queremos el Mensaje puro para que produzca aquello que queremos recibir de Dios: nuestra transformación. El que altere el Mensaje no recibirá ninguna transformación, porque la Palabra tiene que ser pura, porque es la simiente original; y es por Creación Divina que viene la resurrección de los muertos en Cristo y la transformación de nosotros los que vivimos. Por lo tanto, seamos fieles administradores de los misterios de Dios, pasándolos en la forma que son dados a nosotros en nuestro tiempo. “FIELES ADMINISTRADORES DE LOS MISTERIOS DE DIOS.” Todos queremos ser transformados e irnos con Cristo. Y el que no quiera ser transformado e irse, pues que le añada o le quite, porque la recompensa será que se quedará aquí y también la promesa es que recibirá las plagas que están escritas en este libro, y su nombre será quitado del Libro de la Vida. Pero nosotros queremos ser siempre buenos y fieles administradores de los misterios de Dios, y permanecer en pie delante del Hijo del Hombre, sirviéndole todos los días de nuestra vida, y Él se encargará de nuestra transformación cuando llegue el momento, cuando se complete Su Iglesia. Por lo tanto, los que quieren que pronto Cristo nos transforme, entonces trabajemos de todo corazón buscando hasta los últimos escogidos que faltan por ser colocados en el Cuerpo Místico de Cristo. Por lo tanto, continuamos evangelizando. Cristo dijo: “Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.

30

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

EL SIERVO FIEL

191

El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.” [San Marcos 16:15-16] Por lo tanto, continuamos evangelizando y también para las congregaciones, continúa Dios dándonos la revelación, la enseñanza, para comprender todo el Programa Divino correspondiente a nuestro tiempo. Así que adelante fieles administradores de los misterios de Dios. ¿Dónde están esos fieles administradores de los misterios de Dios? Aquí estamos en este tiempo final en la etapa de la Edad de la Piedra Angular recibiendo los misterios divinos y administrando esos misterios, llevándolos a otras personas, haciendo que lleguen a nuestros hermanos en nuestras congregaciones; porque de la revelación divina de todo el Programa Divino correspondiente a nuestro tiempo depende nuestra transformación, de la revelación divina correspondiente a nuestro tiempo, de la revelación divina del Séptimo Sello, que es la revelación divina que los Siete Truenos de Apocalipsis 10 dan a conocer. Y los Siete Truenos es la Voz de Cristo, el Ángel Fuerte que desciende del Cielo y clama como cuando ruge un león. Por lo tanto, lo que será la historia del Séptimo Sello, se está manifestando en nuestro tiempo. Y luego cuando Cristo se levante del Trono del Padre, tome el Título de Propiedad y lo abra en el Cielo, entonces vamos a ver que lo que está dentro del Séptimo Sello es lo que Cristo ha estado haciendo en nuestro tiempo, en la Edad de la Piedra Angular. Así que todo es sencillo, y por consiguiente tenemos que ver siempre a Dios en la sencillez, la forma de Dios manifestarse es una forma sencilla, para que así todas las personas puedan entender, y los sencillos puedan comprender todo lo que Dios tiene para ellos. Bueno, ha sido para mí un privilegio grande estar con ustedes en esta noche, dándoles testimonio de nuestro tema: “FIELES

Dejo nuevamente con nosotros al Reverendo Miguel Bermúdez Marín para continuar en esta noche. Dios les bendiga y les guarde a todos. ...¿Para qué mes es, Miguel? Para finales de Febrero. Esas labores que él está haciendo son labores muy importantes en el Reino de Cristo, por lo tanto, vamos a unir fuerzas, ¿es que le llaman? A unir fuerzas con él, tanto espiritualmente, tanto orando por él, como también algunos yendo en ese viaje, como también apoyándolo económicamente. Y tratando también de que los que vayan, las congregaciones les suplan el boleto, para que Miguel no tenga tanto gasto, porque lo que gaste en un sólo viaje o lo que ha gastado en un sólo viaje de los que ha dado; porque cada día gasta más, porque son más compromisos. Lo que gastó en el último viaje, ¿daba para cuántos viajes, y por cuánto tiempo de nosotros en la América Latina? Lo que gastó en este último viaje que dio nos daba a nosotros, para Miguel y yo viajar por toda la América Latina por cuatro o cinco años, o quizás más, y sobraba para comer ¿qué? Para comer algunas cositas. Así que trabajemos... pues yo también quiero con Miguel estar brazo a brazo en esa labor, y también los hermanos de Puerto Rico quieren también estar trabajando en esa obra misionera en el África y en toda Europa y en todos los países; como también en toda la América Latina y el Caribe. Cuando no está yendo para el África, está yendo para todos los demás países de la América Latina. Por lo tanto, vamos a tenerle un soporte tanto espiritual, como de oración, y también económico para todas esas labores misioneras, y así todos tendremos parte en esa labor que él estará haciendo. Que Dios me los bendiga y les guarde, y ya dejo a Miguel por aquí. Dios te bendiga Miguel. “EL SIERVO FIEL.”

190

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

FIELES ADMINISTRADORES DE LOS MISTERIOS DE DIOS

31

prudentes. Por lo tanto, estaremos colocados en el Reino de Cristo en orden correcto, para trabajar en el Programa Divino correspondiente al Reino Milenial de Cristo. En alguna otra ocasión hablaremos con más detalles acerca del Reino de Cristo y cómo se va a llevar a cabo, ya que es un Reino Teocrático, pero también es la Monarquía que fue establecida por Dios a través de David, esa Monarquía de la cual Cristo es el Heredero como Hijo de David, y ese Trono es el Trono de David; y ése es el Trono que hereda Cristo para reinar sobre el pueblo hebreo y sobre todas las naciones. Y ahí bajo ese Reino estarán los dos palos unidos: estará el Reino de Israel de las diez tribus, que es el reino del Norte, y el reino de Judá con las dos tribus, que es el reino del Sur, estarán unidos ahí. La unificación de esos dos *reyes, será una realidad cuando sea restaurado el Reino de Dios en la Tierra, lo cual es el Reino de David y Trono de David siendo restaurado. Por eso se habla en las profecías correspondientes al Milenio de que buscarán a David, su rey. ¿Ven? Y que Dios les dará a David, porque les dará ¿qué? El Reino de David se los restaurará con el Trono de David y se sentará en ese Trono el Hijo de David, que es Cristo nuestro Salvador, y con Él el Vencedor. Y en ese Reino todos estaremos disfrutando grandes bendiciones. Por lo tanto, continuamos trabajando como siervos fieles y prudentes en la Obra de nuestro amado Señor Jesucristo, en el Reino de Cristo, que está en una esfera espiritual, en la forma de la Iglesia del Señor Jesucristo. “EL SIERVO FIEL.” Que Dios les bendiga y les guarde, y nos veremos mañana Dios mediante en la actividad de mañana en la mañana. Oren mucho por esa actividad para que Cristo obre en esa actividad y confirme a todos los que ya están en el Cuerpo Místico de Cristo, y llame a los que faltan por ser llamados. Que Dios les bendiga y les guarde y continúen pasando una noche llena de las bendiciones de Jesucristo nuestro Salvador.

ADMINISTRADORES DE LOS MISTERIOS DE DIOS.” Que Dios les continúe bendiciendo a todos, y que Dios les guarde y les use grandemente administrando los misterios de Dios en este tiempo final, llevando la revelación divina por todos los lugares, y teniendo la revelación divina de nuestro tiempo en nuestras congregaciones también; que a nadie les falte la revelación divina de nuestro tiempo, que todos tengan la revelación divina en folletos, en videos, en cintas magnetofónicas, y así por el estilo, y estén al tanto de todo lo que Dios nos está dando en este tiempo final; porque de eso depende nuestra transformación. Y esta revelación divina es la fe de Rapto, porque fe es revelación. Así como para recibir la salvación de nuestra alma, ser perdonados y ser limpios de todo pecado, tenemos que tener la revelación de la Primera Venida de Cristo y Su Obra de Redención en la Cruz del Calvario; y esa revelación está contenida ¿dónde? En el Evangelio de la Gracia. Por eso Cristo ordenó ir por todo el mundo predicando el Evangelio a toda criatura, y entonces el que creyere... ¿ven? Porque la fe viene por el oír, no va a tener una persona fe si no escucha la Palabra de Dios, porque la fe viene por el oír la Palabra de Dios. Y también la fe de Rapto viene por el oír la Palabra. Ahora, ¿qué Palabra es la que nos da la fe para ser transformados y raptados? La Palabra del Evangelio del Reino, que gira alrededor de la Segunda Venida de Cristo, y que nos abre el misterio del Séptimo Sello, el misterio de la Segunda Venida de Cristo. Sin esa revelación nadie tiene la fe para ser transformado; y como nadie la tuvo en tiempos pasados, nadie fue transformado tampoco. Pero tenemos la promesa de que habría un grupo que tendría la Lluvia Temprana y Tardía, que vendría con la Lluvia Temprana y Tardía, o sea, vendría con la Enseñanza de la Primera Venida de Cristo, con el Evangelio de la Gracia; y

32

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

EL SIERVO FIEL

189

vendría también con la Enseñanza de la Segunda Venida de Cristo, o sea, con el Evangelio del Reino, que contiene la revelación divina de la Segunda Venida de Cristo; así como el Evangelio de la Gracia contiene la revelación divina de la Primera Venida de Cristo. ¿Ven? Todo es sencillo y todo se mueve en el campo de la fe. Los escogidos, así como han captado la revelación divina de la Primera Venida de Cristo y han obtenido esa fe para recibir a Cristo como su Salvador, captarán la revelación divina de la Segunda Venida de Cristo y tendrán la fe para ser transformados y llevados con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero. Así como recibieron la revelación divina, la fe para recibir a Cristo como Salvador, y así tener la fe para tener esa transformación, recibir esa transformación interior; y para recibir la transformación física, exterior, tenemos que tener la fe de Rapto, la fe de transformación y Rapto, que gira alrededor de la Segunda Venida de Cristo. Y como ministros ser fieles administradores, llevándole a nuestras congregaciones la revelación divina de la Primera y de la Segunda Venida de Cristo, la revelación divina del misterio del Séptimo Sello y del misterio de la Primera Venida de Cristo también. ¿Ven? Porque ambas lluvias tienen que estar juntas en este tiempo final. No pueden estar separadas, no puede uno decir: “Yo me quedo con la Lluvia Tardía y no me interesa la Lluvia Temprana.” No, la promesa es que habrá un grupo que tendrá la Lluvia Tardía y la Lluvia Temprana; porque no puede haber un grupo que tenga la Lluvia Tardía si primero no ha recibido la Lluvia Temprana, para recibir a Cristo como su único y suficiente Salvador. Porque si un grupo tuviera solamente la Lluvia Tardía, entonces no sería un grupo creyente en Cristo; para ser un grupo creyente en Cristo con la Lluvia Temprana y la Lluvia Tardía, tiene que tener la Lluvia Temprana y ser (ese grupo) creyentes

Jesucristo, el que nos ha enviado a Su Iglesia para trabajar en Su Obra en este tiempo final. Y que Dios nos use grandemente en Su Obra en este tiempo final, y que nos ayude en todo para que permanezcamos siendo siervos fieles y prudentes, que le hagamos llegar el Alimento espiritual a tiempo a todos los escogidos de Dios, en la congregación donde Dios nos ha puesto, y que trabajemos también para que les llegue a otros hermanos en otras naciones y también en la nación donde Dios nos haya colocado. Y que vuestro galardón y el mío sean grandes en el Reino de Jesucristo nuestro Salvador. “EL SIERVO FIEL.” Hemos visto todos estos siervos fieles y hemos visto que yo soy un siervo fiel y cada uno de ustedes también es un siervo fiel en la Obra de nuestro amado Señor Jesucristo. Por lo tanto, continuemos trabajando en la Obra de nuestro amado Señor Jesucristo como siervos fieles, y siervos prudentes que trabajan sin cesar en la Obra de Cristo, sin pelearnos los unos con los otros; porque vean, el siervo negligente, el siervo malo, fue el que se estaba peleando con los demás siervos. ¿Ven? Y ése fue echado a las tinieblas de afuera. Eso está en la parábola ahí del siervo fiel y prudente de San Mateo 24, después que habla del siervo fiel y prudente, después habla del siervo negligente. También en San Lucas, ahí también nos habló del siervo, del mayordomo, vean, el siervo fiel lo coloca como mayordomo. Y también en San Lucas, coloca al siervo malo, al negligente, lo coloca ahí también, después que ha hablado del siervo prudente. Ahora, vean ustedes que en San Lucas y en San Mateo, el siervo fiel y prudente hereda bendiciones de Dios. Dios lo pondrá sobre todos sus bienes. Y ahora, la administración del Reino Milenial de Cristo, vean, será eso: Dios colocando, Cristo colocando en Su Reino en diferentes posiciones a esas personas, a esos siervos fieles y

188

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

FIELES ADMINISTRADORES DE LOS MISTERIOS DE DIOS

33

Salvador; porque Jesucristo dice: “Yo Jesús he enviado mi Ángel.” Y si Jesucristo es el que lo envía, pues es siervo ¿de quién? De Jesucristo. Eso es Apocalipsis, capítulo 22, verso 16. “Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias.” Y en Apocalipsis, capítulo 22, verso 6, dice: “Y me dijo: Estas palabras son fieles y verdaderas. Y el Señor, el Dios de los espíritus de los profetas, ha enviado su ángel, para mostrar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto.” Aquí Apocalipsis 22, verso 6, fue que leímos ahí, y sigue diciendo: “¡He aquí, vengo pronto! Bienaventurado el que guarda las palabras de la profecía de este libro. Yo Juan soy el que oyó y vio estas cosas. Y después que las hube oído y visto, me postré para adorar a los pies del ángel que me mostraba estas cosas. Pero él me dijo: Mira, no lo hagas; porque yo soy consiervo tuyo, de tus hermanos los profetas, y de los que guardan las palabras de este libro. Adora a Dios.” Aquí nuevamente el Ángel se identifica como un consiervo de Juan, y si es un consiervo de Juan, es entonces siervo de Jesucristo nuestro Salvador, el cual lo envía a Su Iglesia para dar testimonio de estas cosas en todas las iglesias, todas las congregaciones, todas las congregaciones de la Iglesia de nuestro amado Señor Jesucristo. Y ahora, vean acá en Judas, capítulo 1, verso 1 (tiene un sólo capítulo), dice: “Judas, siervo de Jesucristo, y hermano de Jacobo, a los llamados, santificados en Dios Padre, y guardados en Jesucristo:” Aquí, Judas el hermano de Jacobo, también se identifica como un siervo de Jesucristo. Y ahora, todos nosotros nos identificamos como siervos de

en Cristo, creyentes en la Primera Venida de Cristo y Su Obra de Redención en la Cruz del Calvario. Por lo tanto, tiene que ser un grupo redimido con la Sangre de Jesucristo nuestro Salvador. Bueno, ha sido una bendición grande estar con ustedes en esta noche. Que Dios me los bendiga, y les guarde, y les use grandemente en Su Obra en este tiempo final; y adelante porque la Lluvia Temprana y Tardía está cayendo a la misma vez. Ya no solamente en la América Latina y el Caribe. Yo creo que ya Miguel les contó que en África están recibiendo el Mensaje, y por consiguiente la Lluvia Temprana está acompañada de la Lluvia Tardía cayendo también sobre el África; y por consiguiente se está acercando mucho a los hebreos. Y ellos están esperando la Lluvia Temprana y Tardía. Mírenlo aquí (no hay dónde uno detenerse aquí)... Pero vamos a... Esa es la única forma en que el pueblo hebreo creerá y recibirá a Cristo: recibiendo ambas lluvias. Han tratado de ir con la Lluvia Temprana; y con la Lluvia Temprana nada más no basta, para tratar con el pueblo hebreo y llamar y juntar ciento cuarenta y cuatro mil hebreos. Vean, aquí en Oseas, capítulo 6, verso 1 al 3, dice: “Venid y volvamos a Jehová; porque él arrebató, y nos curará; hirió, y nos vendará. Nos dará vida después de dos días; en el tercer día nos resucitará, y viviremos delante de él. Y conoceremos, y proseguiremos en conocer a Jehová; como el alba está dispuesta su salida, y vendrá a nosotros como la lluvia, como la lluvia tardía y temprana a la tierra.” ¿Ven? No puede ser de otra forma, tiene que haber un Mensajero con la Lluvia Tardía y Temprana, para que el pueblo hebreo sea convertido a Cristo. No hay otra forma porque ya está establecido así por Dios, que será en esa forma. Así que tenemos que ver que ya se está acercando la Lluvia Temprana y Tardía, o la Lluvia Tardía y Temprana se está

34

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

EL SIERVO FIEL

187

acercando mucho a Israel. Se está acercando mucho. Vean, con la Lluvia Temprana que comenzó a caer en Israel, vean todo lo que Dios hizo; y después esa Lluvia continuó cayendo de Israel a Asia Menor. Vean todo lo que hizo en Asia Menor, y se cumplió la primera edad, y se produjo el grupo de escogidos de la primera edad, con el Mensajero de esa edad: San Pablo. Luego pasó esa Lluvia Temprana de Asia Menor a Europa, y cayó en diferentes naciones, en diferentes etapas, diferentes edades allá en Europa, y produjo los escogidos de cada edad. Y luego pasó a Norteamérica y produjo los escogidos de la séptima edad; y pasó a la América Latina y el Caribe, y vean lo que ha estado sucediendo. Y ahora, juntamente con la Lluvia Temprana nos ha estado cayendo el aguacero de la Lluvia Tardía. Y ahora, ambas lluvias cayendo en toda la América Latina y el Caribe, ahora está cayendo, moviéndose para el África, y por ahí llegará en algún momento al pueblo hebreo. ¿Cómo va a ser? Eso hay que dejar que Dios lo haga. Pero sabemos que es con la Lluvia Tardía y Temprana. Y ningún Mensajero de edades pasadas tuvo ambas lluvias, solamente tuvieron la Lluvia Temprana. Por lo tanto, solamente habrá un Mensajero en el Día Postrero con ambas lluvias y con ambos ministerios: el de Moisés y Elías, y también el ministerio de Jesús que los estará operando (esos ministerios) el Espíritu Santo. Porque el Espíritu Santo es el único que tiene ministerios. Ahora, hemos visto - y eso será el Espíritu Santo que ha estado en medio de la Iglesia de Jesucristo, el Espíritu Santo viniendo en carne humana; como vino en carne humana en cada Mensajero en el Día Postrero estará en un Mensajero. Por eso dijo el Reverendo William Branham: “Cuando este Espíritu Santo que tenemos llegue a encarnarse (página 134 de los Sellos)...”

señor sobre su casa para que les dé el alimento a tiempo? Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así. De cierto os digo que sobre todos sus bienes le pondrá. Pero si aquel siervo malo dijere en su corazón: Mi señor tarda en venir; y comenzare a golpear a sus consiervos, y aun a comer y a beber con los borrachos, vendrá el señor de aquel siervo en día que éste no espera, y a la hora que no sabe, y lo castigará duramente, y pondrá su parte con los hipócritas; allí será el lloro y el crujir de dientes.” Y eso nos habla de la gran tribulación, donde serán echados los siervos malos y negligentes. Ahora, a través de la Escritura nos habla mucho del siervo fiel y prudente, vimos que San Pedro se identifica como siervo de Jesucristo, y sabemos que fue un siervo fiel y prudente, y tuvo las Llaves del Reino de los Cielos, y abrió la Puerta, que es Cristo, abrió la Puerta de la Primera Venida de Cristo, abrió el misterio de la Primera Venida de Cristo. En Apocalipsis, capítulo 19, vamos a leer... recuerden también que San Pablo se identifica como siervo de Jesucristo también, servidor de Jesucristo. Ahora, en Apocalipsis 19, vamos a ver otro siervo aquí, Apocalipsis 19, verso 9 al 10, dice: “Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios. Yo me postré a sus pies para adorarle. Y él me dijo: Mira, no lo hagas; yo soy consiervo tuyo, y de tus hermanos que retienen el testimonio de Jesús. Adora a Dios; porque el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía.” Y aquí se identifica el Ángel del Señor Jesucristo como un consiervo con Juan y consiervo de sus hermanos, y si es un consiervo, pues es un siervo, es un siervo de Jesucristo nuestro

186

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

FIELES ADMINISTRADORES DE LOS MISTERIOS DE DIOS

35

También dice la Escritura que cuando los santos resucitaron con Cristo, aparecieron a muchos de sus familiares en la ciudad, a muchos en la ciudad; o sea, a familiares de ellos. Porque Cristo cuando apareció no le apareció a Caifás, sino que le apareció a Sus discípulos, y por consiguiente a la virgen María también. Ahora, ese va a ser un tiempo muy importante, pero ya para ese tiempo, ya todos habremos hecho la labor que teníamos que hacer, y ya cuando tengamos el nuevo cuerpo ya eso es otra etapa. Y en ese cuerpo nuevo ya no tendremos limitaciones ni necesitaremos dinero tampoco, ni necesitaremos nada de lo que hay en la actualidad, aunque podamos usarlas todas esas cosas, pero si no las hay no hay ningún problema. Ahora, nos mantenemos como siervos fieles a Cristo, trabajando en Su Obra en la etapa que nos ha tocado vivir. Cristo solamente tiene un Mensajero en cada edad, pero tiene muchos siervos fieles que ha colocado junto a ese Mensajero, colaboradores maravillosos, para trabajar en la Obra de Cristo en esa edad en que Dios ha enviado ese Mensajero y ha enviado a esos colaboradores. Por lo tanto, trabajemos brazo a brazo en la Obra de Cristo, y así seremos reconocidos por Cristo como siervos fieles, que hemos trabajado de todo corazón en la Obra de Cristo y hemos trabajado unidos en Amor Divino. Dice también en la parábola del siervo fiel y prudente que... Vamos a ver aquí, capítulo 24, versos 42 en adelante, dice [San Mateo]: “Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor. Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa. Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis. ¿Quién es, pues, el siervo fiel y prudente, al cual puso su

Y luego en la página 256, dijo, hablando del Jinete del caballo blanco de Apocalipsis 19, dijo que este Jinete del caballo blanco de Apocalipsis 19, dice cuándo... vamos a leerlo: “Cuando nuestro Señor aparezca sobre la tierra, Él vendrá sobre un caballo blanco como la nieve, y será completamente Emanuel - la Palabra de Dios encarnada en un hombre.” Eso es lo que ha sido prometido, por lo tanto eso es lo que Dios estará haciendo en forma sencilla en medio de la Iglesia del Señor Jesucristo; no en edades pasadas, sino en la edad que corresponde a nuestro tiempo, que es la Edad de la Piedra Angular. No hay otra edad para Dios cumplir esa promesa. Por lo tanto, es en nuestro tiempo: es para nuestro tiempo que todas estas promesas estarán siendo cumplidas, materializadas, y estarán siendo vistas por nuestros propios ojos. Y las palabras que Cristo dijo a Sus discípulos en el capítulo 13, verso 11 al 17, cuando les dijo: “Porque a vosotros es concedido conocer los misterios del Reino de los Cielos, mas a ellos (o sea, a aquellos líderes religiosos que estaban en contra de Jesús, y aquellas personas que estaban en contra de Jesús, dice:)... más a ellos no es concedido.” Y luego también dice: “Bienaventurados vuestros ojos porque ven, y vuestros oídos porque oyen, porque muchos de los Profetas y de los justos desearon ver lo que veis y no lo vieron; y oír lo que oís y no lo oyeron.” ¿Y qué estaban viendo ellos? El cumplimiento de la Primera Venida de Cristo. ¿Y qué estaban oyendo ellos? Estaban oyendo al Mesías prometido, estaban viendo y oyendo al precursado, al cual Juan le preparó el camino. Había sido prometido que vendría un varón, un hombre, después de Juan el Bautista, después vendría (después de Juan, ese Profeta precursor), vendría otro hombre, otro Profeta, otro Mensajero. Y así ha sido dicho por el precursor de la Segunda Venida de Cristo. Por lo tanto, eso será el Verbo, la Palabra encarnada en

36

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

EL SIERVO FIEL

185

un hombre en quien estará Cristo manifestado en el Día Postrero. Pero ese hombre no es Jesucristo sino el instrumento a través del cual Jesucristo estará manifestándose y cumpliendo las promesas correspondientes a este tiempo final. Y ése será el administrador principal, el siervo fiel y prudente al cual su Señor lo pondrá sobre todos sus bienes, ¿para qué? Para que los administre, y con él estarán ¿quiénes? Todos los buenos administradores que han ministrado los misterios de Dios a los escogidos de Dios y a las congregaciones en que Dios los ha colocado. Por lo tanto, vamos a estar allí en el Reino Milenial, también administrando en ese Reino Milenial, como Reyes, como Sacerdotes, y como Jueces, administrando toda la parte física, la parte religiosa y la parte de la justicia, la parte del poder judicial. Así que por ser fieles administradores de los misterios de Dios en la Iglesia de Jesucristo, Cristo nos tendrá con Él también trabajando en la administración de Su Reino; como les dijo también a Sus discípulos: “Vosotros que me habéis seguido os sentaréis en doce tronos, en la regeneración; y juzgaréis a las doce tribus de Israel.” ¿Ven? Estarán allí como Jueces. Y en la restauración de la Teocracia y también de la Monarquía; porque habrá una fusión de la Teocracia y de la Monarquía en ese Reino Mesiánico. Allí yo estaré. ¿Y quién más? Cada uno de ustedes también. Vamos a estar entonces allí. Si hemos sido buenos y fieles administradores de los misterios de Dios, vamos a ser buenos allí también ministrando en ese Reino Milenial de Cristo. Que Dios les bendiga y les guarde a todos, y con nosotros nuevamente el Reverendo y Misionero Miguel Bermúdez Marín para continuar. Y oren mucho por mí, porque ya mañana estamos viajando y ya tendremos actividad. ¿A qué hora, Miguel? ¿A las 2:00 ó 3:00 de la tarde? A las 2:00 de la tarde en La Paz, Bolivia, y ahí La Paz, Bolivia es un poquito alta, y molesta un poco la altura. Pero Dios siempre nos ha ayudado y nos va a ayudar en esta

juicio en el Paraíso, eso es grande. Pero vean, eso fue lo que le fue dicho al Reverendo William Branham cuando estuvo allá en el Paraíso. Y que él se sorprendió porque él pensaba que no tenía que ir a ningún juicio, pero le fue dicho que sí. No es un juicio en donde va a salir mal, porque ya se sabe que es uno de los Ángeles Mensajeros, pero Cristo le va a pedir cuenta por todo lo que ha hecho; como a estos siervos fieles y prudentes les pidió cuenta, y dieron buena cuenta. Ahora, encontramos que ellos van a regresar, van a estar con nosotros en este tiempo final, y nosotros vamos a ser transformados también, y todos vamos a tener cuerpos glorificados, por lo tanto, solamente pensar en esas actividades que van a llevarse a cabo, en donde van a venir millones con cuerpos glorificados; aunque si no tenemos muchos asientos no hay problema, porque ellos pueden estar en la dimensión invisible, porque en el cuerpo glorificado no hay problema. Pero van a estar con nosotros, los vamos a ver, la humanidad pues no tiene que verlos, porque no es para ellos que ellos vienen, sino para estar con nosotros. Es como cuando llega una visita a su casa, los vecinos no son los que tienen que verla sino ustedes, porque son los que hicieron la invitación, aunque algunos tratan de ver quién es la visita, pero es ustedes los que tienen que ver la visita y disfrutar la estadía de esa visita con ustedes; como la visita que le hicieron Elohim, Miguel y Gabriel, a Abraham. Ahora, encontramos que ellos comieron con Abraham, y cuando regresen los santos van a comer con nosotros también. Cuando Cristo resucitó, comió con los discípulos que Él tenía. ¿Ven? Así que podemos ver que esa visita que vamos a tener del Paraíso hacia acá, pero que vendrán en cuerpos glorificados, dijeron: “Ya cuando regresemos a la Tierra tomaremos cuerpos, y entonces comeremos.” Por lo tanto, ya nos están diciendo que pueden comer, y por consiguiente pues son bienvenidos para estar con nosotros.

184

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

FIELES ADMINISTRADORES DE LOS MISTERIOS DE DIOS

37

bendiciones de parte de Dios: “Entra en el gozo de tu señor.” Entramos al gozo de nuestro Señor cuando seamos transformados; y cuando nos vayamos con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero, entraremos en gozo con el Señor en la Casa de nuestro Padre Celestial, y cuando regresemos con Cristo después de la gran tribulación y después de los tres años y medio en el Cielo, después de la Cena de las Bodas del Cordero regresaremos a la Tierra, y ahí tendremos también el gozo del Señor, como Reyes y Sacerdotes en ese glorioso Reino Milenial de Cristo, en donde no tendremos limitaciones, y en donde el Evangelio del Reino se estará predicando. Ese es el Mensaje para el glorioso Reino Milenial de Cristo, con el cual será llena, llena la Tierra del conocimiento de la gloria de Jehová, del conocimiento de la Segunda Venida de Cristo a Su Iglesia en Su Templo Espiritual, al Lugar Santísimo de Su Templo espiritual. Porque cuando Moisés dedicó el tabernáculo a Dios, llegó, entró la Gloria de Dios al templo; tipo y figura de la Venida del Señor. Cuando Salomón dedicó el templo a Dios, entró la Gloria de Dios al templo. Y para este tiempo final, en la Segunda Venida de Cristo, Cristo entrará a Su Templo, que es Su Iglesia, al Lugar Santísimo de Su Templo, y ahí estará entrando ¿qué? La Gloria de Dios, la Gloria de Cristo; porque el Hijo del Hombre viene con Su Ángeles, viene en la Gloria de Su Padre con Su Ángeles y viene en Su Reino. Por lo tanto, este es el tiempo más importante para nosotros ¿por qué? Porque es el tiempo que nos ha tocado vivir, y estamos vivos, y tenemos la oportunidad de trabajar en la Obra del Señor Jesucristo. Ahora, ya sabemos que vendrá un tiempo como en los días de Ananías y Safira, y ahí es donde esta promesa va a cumplirse, en donde Cristo va a pedir cuenta a todas las personas, los ministros, y también a cada persona como individuo. Así como habrá un juicio en el Paraíso, y decir que habrá un

ocasión también. Y luego ese mismo día, mañana, nos iremos a Santa Cruz. Así que oren mucho por nosotros para que Dios esté con nosotros y nos use grandemente también en Su Obra, y continúe llamando a todos los escogidos que faltan por ser llamados. Bueno, que Dios les continúe bendiciendo a todos, y vamos a dejar a nuestro hermano Miguel Bermúdez Marín con nosotros. Siempre en estas reuniones es bueno que tengamos una ofrenda para entregársela a nuestro hermano Miguel para estos viajes al África, porque un viaje solamente al África, eso sale... ¿cuántos viajes podemos dar en toda la América Latina con lo que se gasta en un viaje al África, Miguel? De 10 a 15 viajes podemos dar Miguel y yo en la América Latina; o sea, los viajes de un año. Con un solo viaje que Miguel dé al África, gasta lo que gastaríamos en el año en la América Latina nosotros viajando; o más quizás. Pero si hay escogidos allí, hay que llevar el Mensaje, ministrarles los misterios de Dios correspondientes a este tiempo final. Así que siempre vamos a recordar y me lo recuerdas a mí también para yo traer mi parte también Miguel, para las reuniones en todos los países, las reuniones de ministros, tenerle la ofrenda misionera a Miguel, para el África y para todos los países; porque Miguel sabe cómo usar el dinero. Ha sido un buen administrador, no solamente de los misterios de Dios sino del dinero que Dios ha colocado en su mano. Así que vamos a recordar siempre esto, no solamente aquí en Chile sino en todos los países; y también en todos los lugares que tengamos reunión de ministros. Si en un país tenemos en diferentes lugares de ese país reunión de ministros, también cada reunión de ministros tenerle nuestra colaboración para esta labor misionera que él está llevando a cabo, para que así todos tengamos parte también en la labor que él esté haciendo; porque

38

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

EL SIERVO FIEL

183

usted quizás no puede ir al África, pero puede orar y está yendo al África con su oración, para que Dios use a Miguel y a los que van allá; y también puede colaborar económicamente, y su parte en la labor que es hecha, ya tiene una partecita ahí también. Es como Miguel cuando van a... alguien necesita algún dinero para algo, algunas veces si no tiene mucho, aunque sea poquito, pero siempre coloca algo, dice: “Para tener una partecita ahí en eso que se va a hacer.” Y así pues todos debemos hacer. Siempre hacer lo más que uno pueda. Pero si no puede mucho, pues con lo que pueda, pero hacer algo para que quede incluido en esa labor que se está haciendo. Es como la viuda, ¿verdad? La viuda que dio más que aquellos ricos que habían dado, ¿por qué? Porque dio el ciento por ciento (100%), y los ricos dieron quizás ni una décima parte, o ponle... porque era ofrenda, no era diezmo. El diezmo, pues es la décima parte, pero la ofrenda es diferente, la ofrenda, pues no tiene límite. Así que ella dio sin límite todo lo que tenía. Por lo tanto, dio más que todas las demás personas. Y así pues nosotros si no tenemos mucho, a lo mejor cuando damos una ofrenda, y otro que tiene mucho, mucho, da una ofrenda, a lo mejor hemos dado más que el que dio mucho, ¿por qué? Porque Dios lo mira en cuanto porciento, qué porciento de lo que tenías diste, y qué porciento tenía la otra persona. Y a lo mejor usted dio más en porciento, dio un porciento mayor que lo que dio la otra persona. Todo esto es bueno saberlo para así uno saber porqué uno hace las cosas y cómo Dios ve lo que uno hace, y hacerlo siempre de todo corazón. Si no puede dar de todo corazón y con Amor a Cristo y para Cristo, entonces no dé nada, porque no es agradable a Dios ofrendar si no lo hace la persona de todo corazón. Bueno, que Dios les continúe bendiciendo a todos, vamos a dejar aquí a nuestro hermano y amigo, el Reverendo y Misionero Miguel Bermúdez Marín para continuar. Y que Dios lo use

comprendemos cómo hacer tesoros en el Cielo, cuando Cristo dijo: “Haced tesoros en el Cielo.” Esa es la forma de hacer tesoros en el Cielo: trabajando en la Obra de Cristo y colocando de todo: trabajo, esfuerzo, oración, dinero y de todo en la Obra de Cristo. Mientras más trabajemos y mientras más cosas coloquemos en la Obra de Cristo: esfuerzo, dinero, oración y trabajo, más tendremos en el Reino de Cristo, la recompensa será mayor. El que trabaja poco no puede esperar a que le den una recompensa grande como a uno que ha trabajado mucho y que a ese que trabajó mucho le vayan a dar una recompensa igual a la del que trabajó poco. No digo igual a la de aquél que no trabajó, porque el que no trabajó (conforme a la parábola), no va para el Reino de Cristo. El que no hizo nada, pues no tiene nada que buscar en el Reino de Cristo; será echado en las tinieblas de afuera, no va a ser transformado y no va a ser llevado con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero, y no va a estar en el Reino Milenial de Cristo tampoco; es echado a la gran tribulación, y en la gran tribulación, ahí terminarán sus días. No va a resucitar para ir al Reino Milenial de Cristo. Al final de la gran tribulación solamente van a resucitar ciento cuarenta y cuatro mil hebreos, que son los que reciben el Mensaje en este tiempo final, luego que Cristo haya completado Su Iglesia. Pero de entre los gentiles no habrá resurrección al final de la gran tribulación. De las vírgenes insensatas tampoco habrá resurrección al final de la gran tribulación, resucitarán al final del Reino Milenial. Ahora, tenemos que habrá solamente tres resurrecciones antes del Reino milenial: la resurrección de los muertos en Cristo, la resurrección de los dos Olivos y la resurrección de los ciento cuarenta y cuatro mil hebreos. ¿Ven? Esas son las tres resurrecciones que están señaladas para antes de comenzar el Reino Milenial de Cristo. Ahora, hemos visto que el Siervo fiel es el que tendrá

182

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

FIELES ADMINISTRADORES DE LOS MISTERIOS DE DIOS

39

Señor y Cristo.” Cristo sabía que todo eso iba a suceder, por eso cuando el sumo sacerdote le preguntó a Cristo, conjuró a Cristo, diciéndole: “Te conjuro por el Dios viviente, que me digas si Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.” Vamos a ver... Capítulo 26 de San Mateo, versos 63 en adelante, dice: “Mas Jesús callaba. Entonces el sumo sacerdote le dijo: Te conjuro por el Dios viviente, que nos digas si eres tú el Cristo, el Hijo de Dios. Jesús le dijo: Tú lo has dicho; y además os digo, que desde ahora veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del poder de Dios, y viniendo en las nubes del cielo.” ¿Ven? Ya Jesús sabía lo que iba a suceder: Él sabía que iba a morir, pero iba a resucitar e iba a ascender al Cielo, y se iba a sentar a la Diestra de Dios. Y luego también le habla aquí: “Y viniendo en las nubes del Cielo.” ¿Ven? Y le habla de Su Venida también. Ahora, Cristo es el Siervo Fiel y Prudente principal de todos los siervos; porque Cristo también vino como Siervo de Jehová para hacer la voluntad de Su Padre, del que lo envió. El siervo es enviado para hacer la voluntad del que lo envía, y trabajar conforme a la voluntad del que lo envía; no para trabajar para sí, sino para el que lo envía, para aquel del cual Él es siervo; por lo tanto, aquel del cual Él es siervo es Su Señor. Cristo nos compró con Su Sangre preciosa, por lo tanto somos siervos de Cristo; porque el siervo es aquel que ha sido comprado por alguien, y lo compra el siervo ¿para qué? Para que trabaje para él. Ahora, lo grande de Cristo como nuestro Señor y nosotros como siervos, es que todo lo que trabajamos después en el Reino Milenial Él nos va a decir que conforme a como hemos trabajado nos recompensa. Y vamos a tener una recompensa grande en el Reino de Cristo; osea, que estamos trabajando para nosotros mismos. Si comprendemos completamente eso, entonces

grandemente, no solamente en la América Latina y el Caribe, sino en el África, y en el mundo entero: en Israel también. Amén. Y a mí también. ¿Y a quién más? A cada uno de ustedes también. Ya vimos cómo cada uno podemos tener parte en todo trabajo que se haga en la nación que sea, y aun sin uno ir a la nación, sin uno llegar allá, puede trabajar allá a través de un ministerio como el ministerio que Dios ha colocado en nuestro hermano y amigo, el misionero Miguel Bermúdez Marín. Bueno, que Dios les continúe bendiciendo a todos y les guarde. Y adelante, Miguel. Dios te bendiga Miguel. ¿Qué horas tienes, Miguel? [El hermano Miguel responde: “Son 10 para las 12:00]. Ya mismo nos vamos. Es que acá oscurece tarde. Bueno, que Dios les bendiga y les guarde. “FIELES ADMINISTRADORES DE LOS MISTERIOS DE DIOS.”

EL SIERVO FIEL

181

¿Ven? ¿Por qué? Porque se sentó a la Diestra de Dios en el Cielo, y por consiguiente todo poder le fue dado en el Cielo y en la Tierra; porque el poder de un reino está en el trono, y el que está sentado en el trono es el que tiene el poder en ese reino, el poder sobre ese reino, es el rey de ese reino. Y Cristo se sentó en el Trono de Dios, Él ya lo sabía, Él sabía que eso iba a ser así; como también nosotros sabemos que somos Reyes y Sacerdotes y vamos a ser Reyes y Sacerdotes y Jueces en el glorioso Reino Milenial de Cristo; ya lo sabemos, pues está ahí en la Palabra. Y Cristo sabía que se iba a sentar en el Trono del Padre, y ya estaba escrito en la Palabra, en el Salmo, ahí estaba. Por eso Cristo podía decir en - por cuanto esto estaba aquí ya hablado por el rey David (en el libro de los Hechos, lo cita), lo cita el rey David, en el Salmo 16, verso 8 al 11. Y ahora vean, Pedro dice en el capítulo 2, verso 25 del libro de los Hechos: “Porque David dice de él: Veía al Señor siempre delante de mí; Porque está a mi diestra, no seré conmovido. Por lo cual mi corazón se alegró, y se gozó mi lengua, Y aun mi carne descansará en esperanza; Porque no dejarás mi alma en el Hades (o sea, en el infierno), Ni permitirás que tu Santo vea corrupción. Me hiciste conocer los caminos de la vida; Me llenarás de gozo con tu presencia.” Vean, ya eso estaba en el Salmo 16, versos 8 al 11. Por eso luego en el mismo capítulo 2, verso 34 en adelante, del libro de los Hechos, San Pedro sigue diciendo: “Porque David no subió a los cielos; pero él mismo dice: Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies. Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho

180

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

Ahora, aquí en esta parábola este siervo fiel y prudente, Cristo lo llama: “El mayordomo fiel y prudente.” Y un mayordomo está sobre todos los demás trabajadores que están en esa hacienda o en esa finca o en ese campo de trabajo, o en ese reino; y vendría a ser el mayordomo, si se trata de la parte de agricultura, vendría a ser el secretario de agricultura, que está sobre todo lo que tiene que ver con la agricultura. “Bienaventurado aquel siervo...” Ahora vean, es para que les dé la ración a su tiempo. “Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así.” Y ahora, bienaventurado aquel siervo, al cual cuando su Señor venga le halle haciendo así. De todos los siervos que Cristo ha colocado en Su Iglesia en cada edad para dar el Alimento espiritual a Su Iglesia, el que esté viviendo en ese Día de la Venida del Hijo del Hombre, ése será el más bienaventurado de todos los siervos. Pero los otros también son bienaventurados. “En verdad os digo que sobre todos sus bienes le pondrá.” Por eso en Apocalipsis, capítulo 2, versos 26 en adelante, y aquí cuando dice: “De cierto sobre todos sus bienes le pondrá.” Eso es una promesa grande que Cristo está haciendo; por lo tanto, alguien va a heredar esa bendición, alguien la va a creer, y va a ser la persona que la va a recibir (esa bendición). En el capítulo 2, verso 26 en adelante del Apocalipsis, dice: “Al que venciere y guardare mis obras hasta el fin...” ¿Ven? Y ahora, sus obras, ¿hasta cuándo? Hasta el fin. “...yo le daré autoridad sobre las naciones, y las regirá con vara de hierro, y serán quebrantadas como vaso de alfarero; como yo también la he recibido de mi Padre.” ¿Ven? En la misma forma en que Cristo recibió esa autoridad del Padre Celestial. En San Mateo, capítulo 28, versos 16 al 20, Él dijo: “Todo poder me es dado en el cielo y en la tierra.”

CRISTO EN LA CRUZ TRIUNFÓ SOBRE LAS POTESTADES SATÁNICAS

EL SIERVO FIEL

179

ovejas productivas. Ahora, vean aquí en la parábola del siervo fiel y prudente, en San Lucas, vean aquí dice, capítulo 12, verso 41 en adelante, dice: “Entonces Pedro le dijo: Señor, ¿dices esta parábola a nosotros, o también a todos? Y dijo el Señor: ¿Quién es el mayordomo fiel y prudente al cual su señor pondrá sobre su casa, para que a tiempo les dé su ración?” Y aquí esto es aplicado primeramente a los Mensajeros y luego a los pastores y luego a cada persona. Cada Mensajero en su edad recibe del Espíritu Santo el Alimento espiritual, la revelación divina para ese tiempo; y tiene que dar esa ración correspondiente a ese día de edad y tiene que darla a la Iglesia de Jesucristo; porque ése es el Alimento espiritual para el alma de la Iglesia de Jesucristo y de los miembros de la Iglesia de Jesucristo de esa edad. Y Dios ha colocado maravillosos colaboradores, para trabajar en esa labor. Como en un restaurante grande, encontramos que hay el chef de cocina que prepara toda la comida, pero luego están los mozos que van y la llevan a las personas que están en el restaurante. Y Dios tiene muchas congregaciones, Cristo tiene muchas congregaciones en cada edad, pero solamente tiene un Mensajero para cada edad, pero tiene muchos colaboradores que toman ese alimento que ya fue preparado por el Espíritu Santo y fue dado al Mensajero y es llevado por todas las congregaciones, todas las iglesias para que sean alimentados todos los escogidos de Dios. Ahora, en esta parábola, vean ustedes, tiene que ver con comida, es la Comida espiritual para el alma; porque no solamente de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la Boca de Dios. San Mateo, capítulo 4, verso 4; y Deuteronomio, capítulo 8, verso 1 al 9; y San Lucas, capítulo 4 también (por ahí el verso 4 también).

178

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

que nosotros estamos esperando.” Ahora, por cuanto todavía esa etapa está por llegar, pues tenemos tiempo de no esconder los talentos, sino trabajar con ellos en la Obra del Señor, hacer lo más que podamos hacer. Recuerden que Dios le ha repartido a cada uno según su capacidad; por lo tanto, todos tenemos capacidad para trabajar en la Obra del Señor Jesucristo. Y si nos encontramos en situación en que no podemos trabajar bien en lo que Dios nos ha dado, lo unimos a uno que pueda trabajar, y se multiplica lo que Dios nos ha dado, y la capacidad nuestra unida a la capacidad que tenga otro para trabajar, pues ya la labor se lleva a cabo, y no aparecemos como siervos inútiles, como siervos negligentes, como siervos malos. Todos queremos aparecer como siervos fieles y prudentes, como aparece también en la parábola del siervo fiel y prudente, en donde, vean ustedes, en esa parábola del siervo fiel y prudente, dice: “¿Quién es, el siervo fiel y prudente, al cual puso su señor sobre su casa (y Su Casa es Su Iglesia), para que les dé el alimento a tiempo? Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así. De cierto os digo que sobre todos sus bienes le pondrá.” Recuerden que esto es aplicable, como todas estas parábolas que hemos visto en esta noche, son aplicables a los Mensajeros, y también son aplicables a los pastores, y también son aplicables a cada persona como individuo que también tienen que estar trabajando en la Obra del Señor Jesucristo; porque no pueden haber personas inútiles que no hagan nada en la Obra del Señor Jesucristo. Como en los rebaños de Abraham, de Isaac y de Jacob, no podían haber ovejas estériles. Y no pueden haber ovejas estériles en el Redil de nuestro Amado Señor Jesucristo, Él es el Buen Pastor; por lo tanto, son bendecidas todas esas ovejas y son

CRISTO EN LA CRUZ TRIUNFÓ SOBRE LAS POTESTADES SATÁNICAS (Reunión de Ministros)
Por el Reverendo William Soto Santiago Sábado 13, de Noviembre de 2004 Santa Cruz, Bolivia uy buenas noches, amados amigos y hermanos y ministros, compañeros en el Cuerpo Místico de Cristo; es una bendición grande estar con ustedes en esta ocasión, para compartir con ustedes unos momentos de compañerismo alrededor de la Palabra de Dios y Su Programa correspondiente a este tiempo final. Leemos en esta ocasión en Colosenses, capítulo 2, versos 14 en adelante (14 al 17), donde dice lo que Cristo hizo. Dice: “...anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz. Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo, todo lo cual es sombra de lo que ha de venir; pero el cuerpo es de Cristo.” Que Dios bendiga nuestras almas con Su Palabra y nos permita entenderla. Nuestro tema es: “CRISTO EN LA CRUZ TRIUNFÓ SOBRE LAS POTESTADES SATÁNICAS.” A través de las profecías bíblicas podemos ver que hubo una lucha en el Cielo entre Cristo y el diablo, y Cristo venció y lo echó por tierra. Y luego Cristo vino en carne humana y luchó contra el diablo y venció también. En Hebreos, capítulo 2, Cristo está mostrado aquí en forma sencilla, para que podamos comprender.

M

44

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

EL SIERVO FIEL

177

Dice capítulo 2 de Hebreos, versos 9 en adelante (9 al 18), dice: “Pero vemos a aquel que fue hecho un poco menor que los ángeles, a Jesús, coronado de gloria y de honra, a causa del padecimiento de la muerte, para que por la gracia de Dios gustase la muerte por todos. Porque convenía a aquel por cuya causa son todas las cosas, y por quien todas las cosas subsisten, que habiendo de llevar muchos hijos a la gloria, perfeccionase por aflicciones al autor de la salvación de ellos. Porque el que santifica y los que son santificados, de uno son todos; por lo cual no se avergüenza de llamarlos hermanos, diciendo: Anunciaré a mis hermanos tu nombre, En medio de la congregación te alabaré. Y otra vez: Yo confiaré en él. Y de nuevo: He aquí, yo y los hijos que Dios me dio. Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre. Porque ciertamente no socorrió a los ángeles, sino que socorrió a la descendencia de Abraham. Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo. Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados.” Y ahora, Cristo aquí es nuestro hermano mayor, y Él tuvo que ser semejante a Sus hermanos menores, para por medio de Su muerte en la Cruz del Calvario, Él vencer al diablo, destruir por la muerte al que tenía el imperio de la muerte; esto es, al diablo. Y ahí encontramos la victoria de Cristo contra el diablo,

al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses. Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos. Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado. Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.” Y esas tinieblas de afuera es ¿qué? La gran tribulación. ¿Ven? Antes de irnos de aquí, así como le fue dicho al Reverendo William Branham, que a los que están en el Paraíso Cristo les juzgará, Cristo va a juzgar a los Mensajeros de cada una de las edades, de las etapas de la Iglesia. Y si los va a juzgar a ellos que ya pasaron la prueba aquí y que sabemos quiénes son y que están a salvo, cuánto más a los que están aquí en la Tierra todavía. Por lo tanto, vendrá una etapa, y eso es la Tercera etapa, porque esa es la parte final en el Cuerpo Místico de Cristo antes de irnos de aquí de la Tierra; y es lo que está más cerca a la gran tribulación también. ¿Ven? Por eso los que sean encontrados como siervos malos y negligentes, les espera la gran tribulación, ser echados en las tinieblas de afuera, donde será ¿qué? El lloro y el crujir de dientes. Eso es la gran tribulación. Ahí nos muestra también que es para el tiempo de la Venida del Señor. Por lo tanto, ya podemos estar viendo que viene una etapa muy importante, la cual está muy cerca. Por eso el Reverendo William Branham dijo que va venir un tiempo en donde los días de Ananías y Safira se van a repetir. Y todo eso corresponde a este tiempo final, en donde de un momento a otro Cristo completa Su Iglesia, y en donde de un momento a otro se abre el pleno cumplimiento de la Tercera etapa, y de ahí en adelante esa tercera etapa será para la Iglesia Novia, para las vírgenes insensatas y para el mundo también. Y todo eso lo va a ver el pueblo hebreo, va a ver lo que estará pasando en cierto momento, porque van a suceder grandes maravillas y milagros también, y ellos van a decir: “Esto es lo

176

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

CRISTO EN LA CRUZ TRIUNFÓ SOBRE LAS POTESTADES

45

que me diste, y aquí están los dos que gané.” Y le fue dicho... vamos a ver aquí: “Y su señor le dijo (al que le había dado cinco)...Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. Llegando también el que había recibido dos talentos, dijo: Señor, dos talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros dos talentos sobre ellos. Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro...” Éste fue el más que habló. Siempre el que no hace nada, siempre está dando excusas; y como para dar la excusa tiene que traer un argumento grande. ¿Ven? Pero el que recibió cinco dijo: “Cinco me diste, y aquí están los cinco y cinco más que gané.” Pocas palabras. Porque para eso fue que Cristo le dio esos talentos: para que los multiplicara, y ahí está la evidencia, ahí está el resultado. Pero el que no hizo nada, vino con mucha explicación, que solamente... bueno, que ni a él mismo le satisfizo esa explicación, ni al mismo que las daba, y mucho menos a Cristo. “Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste...” O sea, como mostrando que le tenía mucho respeto, mucho temor: “Así mi señor, tuve miedo; yo se que tú eres una persona bien estricta.” Pero eso no era lo que esperaba el señor de él. “...por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo. Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí. Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y

contra las potestades satánicas. El diablo lo heriría en el calcañar, pero el Mesías hería al diablo en la cabeza. Ahora, podemos ver que el triunfo de Cristo sobre... y en la Cruz del Calvario fue sobre las potestades satánicas. Y ahora, por esa causa, vean, es que dice que Cristo murió por nosotros. ¿Ven? Es como lo que Cristo muestra en forma sencilla en aquella parábola tan corta que Él dio en San Juan, capítulo 12, verso 24, que fue ¿cuál?: “Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, él solo queda; pero si cae en tierra y muere, mucho fruto lleva.” Y el Grano de Trigo es Cristo. Vean, una parábola tan corta pero con tanto significado. ¿Ven? Porque no son las muchas palabras ni las muchas letras, ni que sea una cosa de mucha escritura, sino que en una cosa tan sencilla Cristo puede estar dando una revelación grande. Vean, ahí en esa parábola tan sencilla está quién es el grano de trigo, Cristo; y ser sembrado en tierra fue Su muerte; y luego si cae en tierra y muere, mucho fruto lleva. ¿Ve? Y el Día de Pentecostés nació la Iglesia del Señor Jesucristo, para llevar Cristo a través Su Iglesia mucho fruto, porque la Planta de Trigo es la Iglesia del Señor Jesucristo. ¿Y los granos de trigo quiénes son? Todos nosotros. ¿Ve? en una parábola tan pequeña estábamos todos nosotros. Cristo, Su Iglesia, y todos los miembros de Su Iglesia. Pero si no caía en tierra y moría, quedaba ¿cómo? Solo. ¿Ven? Esto es en palabras sencillas. Hubo un Padre de Familia que tenía un Hijo, Su Hijo Primogénito, y ése tenía Vida eterna; los otros hijos también tuvieron Vida eterna, pero perdieron la Vida eterna en un negocio malo que hicieron; como el joven, el hijo pródigo que tomó toda su herencia y la malgastó, y se quedó sin nada; y así como hijos pródigos han sido los creyentes en Cristo, pero luego han venido a la Casa del Padre Celestial y han sido restaurados a la Familia del Padre, a la Familia de Dios. Ahora, como los hijos pródigos ya habiendo gastado su

46

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

EL SIERVO FIEL

175

herencia, habiendo perdido la Vida eterna, la herencia de la Vida eterna; vean, si el diablo mataba a esos hijos, ninguno podía levantarse, resucitar. Por lo tanto, si el Grano de Trigo, que es Cristo, el único que permaneció con Vida eterna, nuestro hermano mayor, si no moría, quedaba Él solo, porque Él solo era el que tenía Vida eterna, Sus demás hermanos habían perdido la Vida eterna. Ahora, el Padre de Familia teniendo a Su Hijo Primogénito, y también Unigénito, con Vida eterna, lo envía a la Tierra para que la muerte que tiene que venir sobre todos esos hijos pródigos, en vez de venir sobre ellos - porque el ángel de la muerte, el diablo, iba a matar a todos los hijos de Dios que habían perdido la Vida eterna. Ahora, viene en la parábola que les quiero dar, viene el Padre de Familia y ve a todos Sus hijos, y ve que no tienen Vida eterna y que un enemigo va a matarlos a todos para quedarse con la herencia total de todos los hijos de Dios. Y viene y envía a Su hijo mayor, le dice: “Tú tienes Vida eterna, por lo tanto, te encomiendo esta misión.” Recuerden, Cristo dijo: “Por eso me ama el Padre, porque Yo pongo mi Vida para volverla a tomar.” ¿Ven? El único que tenía Vida eterna. “Nadie me quita la Vida, Yo la pongo por mí mismo para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre.” Por lo tanto, si un Padre de Familia ve que van a matar a todos sus hijos porque no tienen Vida eterna, son mortales, pero tiene uno que tiene Vida eterna, ¿qué hace? Dice: “Hijo mío, vé, enfréntate Tú a la muerte, porque Tú puedes morir, pero puedes resucitar, porque Tú tienes Vida eterna; mis otros hijos, que son Tus otros hermanos menores, perdieron la herencia, perdieron la Vida eterna, pero Tú no la has perdido. Por lo tanto, vé, y el peligro que hay para ellos en este tiempo, vé y enfréntalo.” Digamos que hay un cañón que va a ser disparado contra todos los hijos de ese Padre de Familia, o una ametralladora, lo

Hombre viniendo en su reino.” Viniendo ¿en dónde? En Su Reino. Y ahora, tenemos el Reino de Cristo, que es el Reino de Dios, el cual está en su fase espiritual en la forma de Su Iglesia. Y luego se materializará ese Reino cuando nosotros seamos transformados y cuando regresemos con Cristo de la Cena de las Bodas del Cordero, entonces el Reino literal de Dios será establecido en la Tierra, en donde Cristo estará como Rey en el Trono de David; y en ese Reino tendremos la recompensa grande con Cristo. Ahora, antes de eso, tenemos la etapa, estando aquí en la Tierra, de una transformación, la cual está prometida, la cual Cristo llevará a cabo, conforme a su promesa, y una resurrección de los muertos en Cristo en cuerpos glorificados. Ya cuando la persona sea transformada, ya no habrá lugar a duda de que ya esa persona está lista para irse en el arrebatamiento de la Iglesia con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero, ya tendrá el cuerpo nuevo, ya en ningún momento podrá ser calificado como un siervo negligente que escondió su talento. Solamente los que han trabajado fieles a Cristo sin esconder el talento en la tierra, sino trabajando con los talentos que Dios nos ha dado, son los siervos fieles que van a ser recompensados, y entre las recompensas también está la corona de la Vida, de la Vida eterna, está todo lo que Él ha prometido para el Vencedor. Ahora, habrá galardones grandes para los siervos fieles. Ahora, viendo que esta parábola y en esta parábola Cristo, el Hijo del Hombre, pedirá cuenta a Sus siervos y luego que pide cuenta al que tenía cinco talentos y luego al que tenía dos talentos, los cuales los multiplicaron y le presentaron a Cristo las ganancias, eran una cantidad igual a la que ellos habían recibido. Por lo tanto, al que le dio cinco, el que le dio cinco, le entregó cinco y le dijo: “Y aquí están otros cinco de ganancia.” Y al que le entregó dos, se reportó, y le dijo: “Aquí están los dos talentos

174

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

CRISTO EN LA CRUZ TRIUNFÓ SOBRE LAS POTESTADES

47

“Pero sabed esto, que si supiese el padre de familia a qué hora el ladrón había de venir, velaría ciertamente, y no dejaría minar su casa. Vosotros, pues, también, estad preparados, porque a la hora que no penséis, el Hijo del Hombre vendrá.” Es esperando por la Venida del Hijo del Hombre que tienen que estar todos los siervos fieles y prudentes. Es en la Venida del Hijo del Hombre que serán recompensados todos los siervos fieles y prudentes. Vean, también en San Mateo, capítulo 16, nos habla Cristo del verso 26 en adelante, dice: “Porque ¿qué aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? ¿O qué recompensa dará el hombre por su alma? Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras.” ¿Ven? Es vigilando, velando por la Venida del Hijo del Hombre, que todos los siervos fieles y prudentes tienen que estar, cada uno en la edad que le toca vivir con el Mensajero que Dios les envía. El Mensajero y todos los colaboradores maravillosos tienen que estar velando, vigilando por la Venida del Hijo del Hombre, que está prometida que será como el relámpago que sale del Oriente y se manifiesta, se revela en el Occidente. Así será la Venida del Hijo del Hombre. ¿Ven? Y es como en los días de Noé, y también como en los días de Lot. Por lo tanto, Cristo dio detalles aquí en las Escrituras, en los cuales uno podría ver esas señales en este planeta Tierra, para así darse cuenta que se estaría viviendo en el tiempo profético señalado para la Venida del Hijo del Hombre. Y el Hijo del Hombre es Cristo, el cual ha prometido manifestarse en el Día Postrero: “De cierto os digo que hay algunos de los que están aquí, que no gustarán la muerte, hasta que hayan visto al Hijo del

que sea; y viene el Hijo mayor y llega y dice: “Yo me responsabilizo por todo lo que hicieron todos mis hermanos.” Y como un hombre malo, enemigo de esa Familia, dice: “Pues si tú te responsabilizas, a ti es que te vamos a matar.” Y entonces descarga todo lo que tenía para matar a todos los hijos, lo descarga sobre uno, sobre ése Hijo mayor, ese Hermano mayor de esos hijos de Dios que iban a ser matados; y entonces mató al Hijo mayor. Él dice: “Bueno, ya éste se responsabilizó por...” pues sobre ese fue descargada la muerte que iba a venir sobre los demás. Y ya se le acabó, se le acabaron las balas (como diríamos), ya no puede hacer nada más; como la abeja: ya metió el aguijón de la muerte y se quedó sin aguijón. Y entonces luego sepultan a ese Hijo, ese Hermano mayor, lo sepultan; todos Sus hermanos se ponen muy tristes porque mataron a Su Hermano mayor. Pero Su Hermano mayor está muy contento porque no mataron a Sus hermanos menores, no mataron a Sus hermanos. Y como el Hermano mayor tiene Vida eterna, es inmortal, Él dijo: “Yo pongo mi Vida para volverla a tomar, este mandamiento recibí de mi Padre. Por lo tanto, destruyan este Templo y en tres días lo levantaré.” Y dice a Sus discípulos también: “Estas son las cosas que Yo les hablé...” Luego que resucitó, dice a ellos... esto está en San Lucas, capítulo 24, versos 36 en adelante, dice: “Mientras ellos aún hablaban de estas cosas (o sea, hablaban de la resurrección de Cristo, porque ya les había aparecido a los caminantes de Emaús, y ellos regresaron a Jerusalén y dieron la noticia; y también unas mujeres creyentes en Cristo lo habían visto resucitado)... Mientras ellos aún hablaban de estas cosas, Jesús se puso en medio de ellos, y les dijo: Paz a vosotros. Entonces, espantados y atemorizados, pensaban que veían espíritu.”

48

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

EL SIERVO FIEL

173

¿Ven? Es como estando nosotros aquí y de momento aparece Jesús aquí, cualquier persona dice: “Es un espíritu, salió de la nada.” Así le apareció a los discípulos que estaban hablando acerca de la noticia de que Jesús había resucitado, la cual (noticia) le habían dado las mujeres, aquellas que lo habían visto resucitado. Y luego llegaron los caminantes de Emaús contentos, pero asustados también, diciéndole a los demás discípulos que habían visto a Jesús. Pero no lo habían conocido, hasta que Él partió el pan. Es que en el cuerpo glorificado la persona representa de 18 a 21 años de edad, hay un cambio. ¿Ustedes creen que cuando seamos transformados vamos a estar representando la edad que tenemos ahora? No, sino que será una edad de 18 a 21 años, y será un nuevo cuerpo. Si vamos a ser a Su imagen y a Su semejanza, y vamos a tener un cuerpo glorificado, como Su cuerpo glorificado, pues tiene que tener el mismo orden. Si nuestro cuerpo va a ser joven, inmortal, incorruptible y glorificado, como el cuerpo glorificado de Cristo, y nuestro cuerpo glorificado va de 18 a 21 años, pues el de Cristo es igual; sino, entonces no sería a Su imagen y semejanza que seríamos nosotros. Ahora vean, sigue diciendo: “Pero él les dijo: ¿Por qué estáis turbados, y vienen a vuestro corazón estos pensamientos? Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; palpad, y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo.” Ahora vean, el cuerpo glorificado es tangible, es un cuerpo de una carne glorificada, de un estado superior al cuerpo mortal, corruptible; tiene carne y tiene hueso. “Y diciendo esto, les mostró las manos y los pies. Y como todavía ellos, de gozo, no lo creían, y estaban maravillados, les dijo: ¿Tenéis aquí algo de comer? Entonces le dieron parte de un pez asado, y un panal de

autoridad a sus siervos, y a cada uno su obra, y al portero mandó que velase. Velad, pues, porque no sabéis cuándo vendrá el señor de la casa; si al anochecer, o a la medianoche, o al canto del gallo, o a la mañana; para que cuando venga de repente, no os halle durmiendo. Y lo que a vosotros digo, a todos lo digo: Velad.” Velad ¿por qué? Por la Venida del Señor, porque esto fue lo que le dijo, le dice: “Velad, pues, porque no sabéis cuándo vendrá el señor de la casa.” Y ahora, en San Lucas, capítulo 12, también nos habla algo aquí, verso 35 en adelante, dice: “Estén ceñidos vuestros lomos, y vuestras lámparas encendidas; y vosotros sed semejantes a hombres que aguardan a que su señor regrese de las bodas, para que cuando llegue y llame, le abran en seguida. Bienaventurados aquellos siervos a los cuales su señor, cuando venga, halle velando; de cierto os digo...” ¿Ven? Velando ¿para qué? Para que cuando llegue y llame le abran enseguida. Dice: “...y vosotros sed semejantes a hombres que aguardan a que su señor regrese de las bodas, para que cuando llegue y llame, le abran en seguida. Bienaventurados aquellos siervos a los cuales su señor, cuando venga, halle velando; de cierto os digo que se ceñirá, y hará que se sienten a la mesa, y vendrá a servirles. Y aunque venga a la segunda vigilia, y aunque venga a la tercera vigilia, si los hallare así, bienaventurados son aquellos siervos.” Ahora, podemos ver que los más bienaventurados son aquellos que estén vivos cuando Él llegue. Pero los que partieron ya también tienen una bendición grande:

172

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

CRISTO EN LA CRUZ TRIUNFÓ SOBRE LAS POTESTADES

49

Vean que al único que le quitaron el talento fue al que no trabajó en la Obra; a los otros les quedaron los talentos y lo que habían ganado también. Es que trabajando en la Obra de Cristo, para Cristo, estamos trabajando para nosotros mismos; porque somos coherederos con Jesucristo nuestro Salvador. Por eso es que Cristo nos dice en Apocalipsis, capítulo 22, verso 12: “He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra.” ¿Ven? La recompensa será según sea su obra; por lo tanto, tenemos que estar trabajando en la Obra de Cristo con toda nuestra alma, con amor trabajando en la Obra de Cristo, para que se multiplique nuestra labor y se beneficie la Obra del Señor Jesucristo. Cristo dijo: “El que me sirve o el que me sirviere, será honrado por Mi Padre.” Y también dijo: “Mi servidor estará ¿dónde? Donde yo esté.” Eso está por ahí, ¿San Juan, Miguel? San Juan 13... vamos a ver por aquí, San Juan 13... San Juan 12:26, dice: “Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estuviere, allí también estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará.” Ahora, podemos ver la bendición tan grande que hay para los que sirven a Cristo y siguen a Cristo. Por lo tanto, todos los que siguen a Cristo y sirven a Cristo fielmente, son siervos fieles que serán recompensados, honrados por Dios en el Reino de Dios. Hemos sido capacitados - recuerden que Dios repartió a cada uno según su capacidad, a cada uno dio según su capacidad. Esto está, vamos a ver aquí: “A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue...” Esto mismo es lo de la parábola de las minas. Y en San Marcos también en el capítulo 13, es lo mismo. Dice capítulo 13, verso 34 al 37, dice: “Es como el hombre que yéndose lejos, dejó su casa, y dio

miel. Y él lo tomó, y comió delante de ellos.” ¿Ven porqué los creyentes en Cristo que están en el Paraíso, le dijeron al Reverendo William Branham: “Tú vas a ser juzgado (o sea, el Señor) aquí estamos esperando la Venida del Señor, y cuando Él venga te juzgará a ti primero.”? Y eso, pues él no sabía que iba a ser juzgado antes de la resurrección. “Y si tú entras, nosotros entraremos contigo, regresaremos a la Tierra y tomaremos cuerpos, y entonces comeremos. ¿Ven?” Si Jesús comió con el cuerpo glorificado, resucitado, pues los santos cuando resuciten van a poder comer también; y todos nosotros también. Por eso es que podemos, en el Reino Milenial de Cristo, sentarnos bajo la higuera, y también bajo la Vid, para comer en el Reino Milenial de Cristo; o sea, a la sombra, como se sentó Abraham con los Ángeles que le visitaron, se sentó bajo un árbol. ¿Ven? Porque comer así al aire libre, eso es muy bueno. Ahora, veamos aquí: “Y les dijo: Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos. Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras.” Y si Cristo nos abre el entendimiento para comprender las Escrituras, las profecías correspondientes a Su Segunda Venida, las vamos a entender; porque esas Escrituras “están selladas y cerradas hasta el tiempo ¿de qué? Del fin,” le dijo el Arcángel Gabriel al Profeta Daniel; y le dijo aquí el Ángel a Juan, en Apocalipsis, capítulo 10. Le fue dicho a Juan: “No escribas las cosas que los Siete Truenos han hablado.” Ahora vean, aquí... vamos a ver aquí algo muy importante, y viéndolo pues vamos a comprender algo aquí, que espero que no tengan ustedes necesidad de que les explique mucho en esto. Vean lo que dice el Reverendo William Branham acerca del

50

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

EL SIERVO FIEL

171

varón vestido de lino, de Daniel, capítulo 12. Vamos a ver lo que dice aquí en Daniel, capítulo 12. Recuerden... aquí el capítulo 12, verso 4 en adelante, dice: “Pero tú, Daniel, cierra las palabras y sella el libro hasta el tiempo del fin. Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia se aumentará.” Si el Libro sería cerrado y sellado hasta el tiempo del fin, una de las señales grandes del tiempo del fin es ¿qué? La apertura de ese Libro y de los misterios contenidos en ese Libro. “Muchos correrán de aquí para allá, y la ciencia se aumentará.” Miren cómo a través de internet, se coloca una pantalla ahí, se pasa a internet y en África, ayer viernes, estaban escuchando lo que estábamos hablando acá. Si en el tiempo de los Apóstoles Pablo o Pedro, hubieran dicho: “Llegará un día en que un predicador estará predicando y lo podrán escuchar y ver a través del planeta Tierra completo.” Eso era una cosa increíble, y le iban a decir: “Loco, ustedes están locos.” Y si decían: “Y aun podrán en ese tiempo que va a venir, agarrar una cosa ahí con un cable o sin cable, y hablar el uno con otro que esté por lo último de la Tierra.” Para aquel tiempo era imposible, por lo tanto era algo imposible estar diciendo esas cosas. “Y aun más, podrá ese mismo equipo, ponérselo así de frente, y en el otro país allá lo van a ver con otro equipo igual, van a ver su rostro, y el otro podrá ponerse el equipo así de frente y la otra persona podrá ver su rostro también, y ver con quién está hablando.” Eso es el teléfono celular, que tiene la camarita ahí instalada de fotos, y también hasta de video tienen ya; en una camarita tan pequeña, ya tienen... el celular tiene también para tomar una cantidad de película también... pero tiene para tomar una película cortita también. Y también las cámaras, las cámaras también. Así que mira, aquí tenemos uno. Y aquí está todo, y en una cosa tan pequeñita: filma, hace filmación de un video, ¿de cuánto? (Le dicen “30 segundos.”)Sí, una

cosas terrenales, a los negocios personales, pero no trabajó en la Obra del Señor, para lo cual le había sido dado el talento. Y el Señor le dijo: “Tú sabías que yo era así; por lo tanto, te convenía haber dado mi talento a los banqueros, y al yo llegar, recibía lo que es mío con ganancias.” Le fue dicho a ese siervo - el título de siervo no le fue quitado, pero vean ustedes, Le fue dicho: “Siervo malo y negligente.” No le fue dicho: “Buen siervo fiel,” sino: “Siervo malo y negligente.” Ahora, lo importante es como aparezcamos delante de Dios, porque a Él es que le vamos a dar cuenta, y por consiguiente tenemos que trabajar correctamente en la Obra del Señor Jesucristo, siendo siervos fieles y prudentes. Vean a San Pablo aquí como se identifica, cómo se identifica trabajando en la Obra de Cristo. Dice en Romanos, capítulo 1, verso 1: “Pablo, siervo de Jesucristo, llamado a ser apóstol, apartado para el evangelio de Dios.” Y ahora, Pablo había sido apartado para el Evangelio de Dios, y reconocía que era un siervo de Jesucristo. Ahora, Pedro también cuando habla de su labor y ministerio que está llevando a cabo, en Segunda de Pedro, capítulo 1, dice: “Simón Pedro, siervo y apóstol de Jesucristo, a los que habéis alcanzado, por la justicia de nuestro Dios y Salvador Jesucristo, una fe igualmente preciosa que la nuestra: Gracia y paz os sean multiplicadas, en el conocimiento de Dios y de nuestro Señor Jesús.” Y ahora vean, Pedro siervo de Jesucristo, y San Pablo también dice: Pablo, siervo de Jesucristo, para ser Apóstol. Y ahora, encontramos que todos los ministros en la Iglesia del Señor Jesucristo son siervos de Jesucristo, a los cuales les han sido dado talentos aquí en la parábola de los talentos; y en la parábola de las minas, pues les han sido dado minas, que es también dinero, para que trabajen y lo multipliquen.

170

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

CRISTO EN LA CRUZ TRIUNFÓ SOBRE LAS POTESTADES

51

Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste; por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo. Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí. Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses. Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos. Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado. Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.” Que Dios bendiga nuestras almas con Su Palabra y nos permita entenderla. Nuestro tema es: “EL SIERVO FIEL.” Que Dios nos abra las Escrituras para comprender todo este misterio del Siervo fiel. En esta parábola de los talentos Cristo llama: “Siervo fiel,” y le llama: “Buen siervo,” “Buen siervo fiel,” a aquel que recibió cinco talentos y el que recibió dos también, los cuales trabajaron con esos talentos en la Obra del Señor. El que recibió un talento, no trabajó en la obra de su señor con ese talento, sino que lo enterró en la tierra. Y cuando le tocó el tiempo para darle cuenta a su señor, le trajo el talento a su señor, le dijo: “Aquí está, esto fue lo que me diste, aquí lo tienes; yo sabía que tú eras hombre duro y que siegas donde no sembraste, y tuve miedo y lo escondí.” Lo escondió ¿dónde? En la tierra. Los otros trabajaron, y por consiguiente trabajaron en el Reino de Dios, para las cosas celestiales. Pero el que tenía un sólo talento lo escondió en la tierra; o sea, que se dedicó a las

filmadora. Así que, cada día las cosas las hacen más pequeñas y más efectivas. Es que ése es el secreto, porque Dios mientras más grande hace las cosas, más pequeñas son en la apariencia. Y eso es simplicidad. Y más economía, una economía más grande. Por eso ustedes ven también los autos: que antes eran grandísimos, y ahora son más pequeños y más económicos en cuanto al gasto de combustible, y son más cómodos, y corren mejor. Ahora, vamos a ver aquí este pasaje: “La ciencia se aumentará.” Pero San Pablo dice que también las lenguas y la ciencia se va a terminar, porque eso es algo temporero, porque viene del árbol de ciencia del bien y del mal. “Y yo Daniel miré, y he aquí otros dos que estaban en pie, el uno a este lado del río, y el otro al otro lado del río (o sea, que él está viendo a tres personas: uno sobre las aguas, y uno a un lado del río y el otro al otro lado del río). Y dijo uno al varón vestido de lino, que estaba sobre las aguas del río: ¿Cuándo será el fin de estas maravillas? Y oí al varón vestido de lino, que estaba sobre las aguas del río, el cual alzó su diestra y su siniestra al cielo, y juró por el que vive por los siglos, que será por tiempo (un año), tiempos (dos años más), y la mitad de un tiempo (seis meses o medio año; o sea, será por tres años y medio que corresponde al tiempo de la segunda parte de la semana setenta, lo cual corresponde a la gran tribulación, al tiempo de la gran tribulación). Y cuando se acabe la dispersión del poder del pueblo santo, todas estas cosas serán cumplidas.” ¿Y cómo se acabará la dispersión del pueblo santo? Porque el pueblo hebreo está disperso por el mundo entero; y tanto el poder del pueblo santo del Israel terrenal como también el poder del pueblo santo del Israel Celestial. Ahora, vamos a ver en Isaías, capítulo 27, verso 13, dice: “Acontecerá también en aquel día, que se tocará con gran

52

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

trompeta, y vendrán los que habían sido esparcidos en la tierra de Asiria, y los que habían sido desterrados a Egipto, y adorarán a Jehová en el monte santo, en Jerusalén.” El pueblo hebreo está esperando el cumplimiento de esta profecía, y esta es la profecía señalada aquí en Apocalipsis, capítulo 11. Bajo el cumplimiento de esta profecía, es que se cumplirá lo que está ahí en Isaías, capítulo 27, verso 13. Vean, en Apocalipsis, capítulo 11, dice, verso 15: “El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos.” Esa Séptima Trompeta, que es sonada por el Séptimo Ángel, dice el Reverendo William Branham que es la Trompeta o Gran Voz de Trompeta que toca Moisés y Elías. Ahora, vean aquí en la página 458 y 459, porque esta es la misma Trompeta de San Mateo, capítulo 24, verso 31, donde dice: “Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.” Los escogidos del pueblo hebreo son ciento cuarenta y cuatro mil, doce mil de cada tribu, que serán llamados con esta Gran Voz de Trompeta. Y los escogidos de la Iglesia de Jesucristo, del Israel Celestial, son llamados también con esta Gran Voz de Trompeta. Vamos a ver página 458 y 459, dice: “Entonces es entre el sexto y séptimo Sello cuando Él llama esta gente, los cuales fueron mencionados por Jesucristo en Mateo 24, verso 31. Cuando la trompeta suena, será la trompeta de los dos testigos de la edad de gracia para los judíos. Suena una trompeta... Ahora veámoslo más claro acá en San Mateo 24, verso 31: ‘Y enviará sus ángeles (no es solamente uno, sino dos) con gran voz de trompeta.’ ¿Qué es? Cuando Dios habla se oye el sonido de trompeta. Siempre ha

EL SIERVO FIEL (Reunión de ministros)
Por el Reverendo William Soto Santiago 29 de Noviembre de 2004 Medellín, Colombia uy buenas noches, ministros compañeros en el Cuerpo Místico de Cristo en este tiempo final. Es una bendición grande para mí estar con ustedes en esta ocasión, para compartir con ustedes unos momentos de compañerismo alrededor de la Palabra de Dios y Su Programa correspondiente a este tiempo final. Leemos en San Mateo, capítulo 25, versos 14 al 30, donde dice, hablándonos en la Parábola aquí de los talentos, dice: “Porque el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes. A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue lejos. Y el que había recibido cinco talentos fue y negoció con ellos, y ganó otros cinco talentos. Asimismo el que había recibido dos, ganó también otros dos. Pero el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor. Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos. Y llegando el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros cinco talentos sobre ellos. Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. Llegando también el que había recibido dos talentos, dijo: Señor, dos talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros dos talentos sobre ellos. Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.

M

CRISTO EN LA CRUZ TRIUNFÓ SOBRE LAS POTESTADES

53

sido así la Voz de Dios llamando a la batalla. Dios está hablando.” Tiene Dios que estar hablando, y esa Gran Voz de Trompeta es Dios hablando en la Tierra y llamando y juntando a todos Sus escogidos con ese Mensaje que Él estará hablando. “Estos dos ángeles vienen con el sonido de la trompeta. Y noten bien: Pero en los días de la voz del séptimo ángel, suena la trompeta. En los días de la voz del primer ángel (o sea, de San Pablo, o sea, en los días de San Pablo, que fue el primer Ángel)... En los días de la voz del primer ángel, sonó la trompeta. En los días de la voz del segundo ángel (que fue Ireneo, ¿qué pasó?), sonó una trompeta, y así fue cuando Él mandó a cada uno. Pero cuando fueron anunciados los Sellos (cuando fueron ¿qué? Anunciados los Sellos)... Pero cuando fueron anunciados los Sellos...” ¿Pero no fueron ya anunciados por el Espíritu Santo a través del Reverendo William Branham? No, está siendo dado y reflejado lo que Dios va a hacer más adelante, y está siendo dada la historia de lo que ya sucedió durante las Siete Edades de la Iglesia. Pero todavía Cristo está en el Trono del Padre y todavía el Título de Propiedad en estos momentos está en la Diestra de Dios. Por lo tanto, todavía esta profecía aquí, todavía no se ha cumplido. “Pero cuando fueron anunciados los Siete Sellos, estaban todos juntos en una gran escena divina para juntar un grupo de gente (o sea, estaban todos en una escena divina)... para juntar un grupo de gente, y hubo el sonido de una sola trompeta; y fueron abiertos Siete Sellos. Él está reuniendo Sus judíos escogidos de los cuatro ángulos de la tierra.” Cuando esa Séptima Trompeta de Apocalipsis, capítulo 11 suena, llama y junta a los escogidos del pueblo hebreo, y eso es bajo el ministerio de los dos Olivos. Por eso es que cuando el Ángel Fuerte que desciende del Cielo, el cual es Cristo que tomó

54

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

el Título de Propiedad en Apocalipsis, capítulo 5, y lo abrió, y luego encontramos que lo abrió en el capítulo 6 y en el capítulo 8 abrió el Séptimo Sello, y luego en el capítulo 10 viene con el Librito abierto en Su mano, y luego lo entrega a un hombre, luego que clama como cuando un león ruge, lo entrega a un hombre para que se lo coma; y será la primera ocasión en que ese Título de Propiedad, que es el Libro de la Vida del Cordero, que es el Título de Propiedad de la Tierra y de toda la Creación, es el Título de Propiedad, el Libro de la Redención, el cual Adán perdió y regresó a la Diestra de Dios. Y ahora, Cristo lo toma de la Diestra de Dios, cuando haya completado Su Iglesia, sale del Trono de Intercesión, lo toma en el Cielo, lo abre en el Cielo, y hace Su Obra de Reclamo como el León de la Tribu de Judá, y lo entrega a un hombre. Por eso clama en Apocalipsis, capítulo 10 como cuando ruge un león y Siete Truenos emiten Sus voces. Es la Voz de Cristo, ya no como Cordero sino como el León de la Tribu de Judá. Por lo tanto, estará hablando como León, y entonces ahí es donde el Reverendo William Branham dice: “Cuando el león ruge, cuando el león habla, ¿qué pasa? Hasta los grillos se callan.” Y enmudecen ¿qué? Todas las denominaciones. Y eso está muy cerca, porque con la Segunda Venida de Cristo Él adoptará al Mensajero correspondiente a ese tiempo, que será un Mensajero dispensacional, con el Mensaje de la Lluvia Temprana y de la Lluvia Tardía, con el Mensaje del Evangelio de la Gracia y el Evangelio del Reino, con la revelación divina de la Primera Venida de Cristo y con la revelación divina de la Segunda Venida de Cristo, y con el grupo correspondiente a este tiempo final, que es el grupo de la Edad de la Piedra Angular. Y la Edad de la Piedra Angular es la Edad de Adopción. En ninguna otra edad la Adopción física podía ser llevada a cabo, la Adopción física es la resurrección de los muertos en Cristo en cuerpos glorificados, y la transformación de nosotros los que vivimos. En edades pasadas solamente la Adopción espiritual,

EL SIERVO FIEL

CRISTO EN LA CRUZ TRIUNFÓ SOBRE LAS POTESTADES

55

que es el nuevo nacimiento donde la persona recibe el Espíritu Santo y obtiene el nuevo nacimiento, y nace en el Reino de Cristo, nace a la Vida eterna, y obtiene un cuerpo angelical, como el cuerpo angelical de Jesucristo. Y por consiguiente obtiene una transformación espiritual. Pero ahora viene la transformación física en adición para aquellos que ya tienen la transformación espiritual, para aquellos que ya tienen el cuerpo angelical vendrá el cuerpo físico glorificado. Vean, si Adán comía del fruto del Árbol de la Vida, viviría eternamente. Por eso fue sacado del Huerto del Edén, y el Título de Propiedad regresó a Dios. Pero ahora Cristo trae el Título de Propiedad, porque Cristo es el Árbol de la Vida, y trae ahí el Título de Propiedad, ahí Él trae el fruto que tiene que comerse el Mensajero que estará viviendo en este tiempo final, que corresponde a la Edad de la Piedra Angular, con el Mensaje correspondiente a la Edad de la Piedra Angular, con el Mensaje de fe de Rapto, la revelación divina del Séptimo Sello, la revelación divina de la Segunda Venida de Cristo, la revelación divina del Mensaje del Evangelio del Reino. Y él toma ese Título de Propiedad y se lo come, para luego profetizar sobre muchos pueblos, naciones y lenguas, de acuerdo ¿a qué? A lo que está escrito en ese Libro de los Siete Sellos. Por lo tanto, ése será el que será adoptado como Mensajero, y Su grupo será el grupo que será adoptado en este tiempo final, estando vivos. Pero si alguno se va antes, no hay ningún problema, regresará al grupo al cual pertenece. Y los Mensajeros, cada uno con su grupo, regresará a la Tierra y estarán junto al Mensajero del Día Postrero. Ya el tiempo de ellos, de esos Mensajeros de edades pasadas, pasó, por lo tanto el único que tendrá ministerio público, ministerio para Cristo a través de él manifestarse y hablarle a Su pueblo (Su Iglesia), al pueblo hebreo, y al mundo entero, y a las vírgenes fatuas, será el Mensajero del Día Postrero que será adoptado.

56

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

SEAMOS ESFORZADOS Y VALIENTES

165

Ya los otros Mensajeros no van a estar en la Tierra, para estando en cuerpos de carne glorificada, ministrar; todos estarán sujetos al ministerio del Mensajero del Día Postrero. Vean ustedes a través de la Escritura, Cristo cuando resucitó, ministró. Dice que estuvo enseñándoles, hablándoles acerca del Reino de Dios. Y aun hizo maravillas, señales indubitables, dice San Lucas en el Libro de los Hechos, en el capítulo 1; y más de quinientos hermanos a la vez lo vieron también. Ahora, no dice que Abraham hizo milagros o señales o ministró; pero aparecieron todos los santos del Antiguo Testamento a muchos. Pero no se cuenta de que hicieron milagros; aun de Juan el Bautista no se cuenta que hizo milagros o predicó después que resucitó. Pero de Cristo sí se narra que les enseñó, les habló acerca del Reino de Dios, vean, les abrió las Escrituras y les abrió el entendimiento, y entonces ahora sabían más que cuando estuvieron con Cristo por tres años y medio bajo el ministerio terrenal de Cristo. Ahora, en esos cuarenta días ellos aprendieron cosas que nunca habían comprendido, pero de las cuales Cristo les había hablado, y los Profetas del Antiguo Testamento también les habían hablado. Ahora, en este tiempo final será la primera ocasión en que el Título de Propiedad le será entregado a un hombre, y ese hombre se lo comerá y será por orden divina. Él sabrá que le será entregado ese Título de Propiedad para que se lo coma. Ya está aquí en la Biblia: Apocalipsis, capítulo 10, dice... y eso se materializará, se hará realidad en el Mensajero que estará en el Día Postrero, porque en Juan el Apóstol está representada la Iglesia con todos los Mensajeros de la Iglesia, pasando la Iglesia por las diferentes etapas. Dice [verso 8-11]: “La voz que oí del cielo habló otra vez conmigo, y dijo: Vé y toma el librito que está abierto en la mano del ángel que está en pie sobre el mar y sobre la tierra. Y fui al ángel, diciéndole que me diese el librito. Y él me

haya en el África, Dios los llame por medio de la Palabra revelada para este tiempo final, les abra el entendimiento y el corazón para oír y creer de todo corazón, y colocarse en la etapa correspondiente a este tiempo final, la Edad de la Piedra Angular. En el Nombre del Señor Jesucristo. Y que te provea todo lo que necesitas para este viaje y para todos los viajes que des al África, y a los demás países y continentes. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén. Y use grandemente también a los pastores y a sus congregaciones para orar por estas actividades en otros continentes, y para también aportar voluntariamente para esas labores en el África y otros continentes. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén y amén. Bueno, que Dios les continúe bendiciendo a todos y continúen pasando una noche llena de las bendiciones de Jesucristo nuestro Salvador. Dejo nuevamente con ustedes al Reverendo, el misionero Miguel Bermúdez Marín, para continuar en esta ocasión, en esta noche. Y nos veremos mañana Dios mediante en la actividad de mañana, para la cual les pido que oren mucho por esa actividad. Bueno, Miguel, ya el postre hace rato pasó, fue un postre que fue de bastantes minutos. Pero vean, ya hemos comido espiritualmente acá en nuestra alma, y ahora regresaremos a reposar y a meditar en lo que hemos escuchado. Eso es para hacer la digestión de lo que hemos comido espiritualmente. Bueno, que Dios les bendiga y les guarde a todos. Amén. “SEAMOS ESFORZADOS Y VALIENTES.”

164

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

CRISTO EN LA CRUZ TRIUNFÓ SOBRE LAS POTESTADES

57

congregarlos, para que continúen sirviendo a Cristo, continúen siguiendo a Cristo, continúen siendo alimentados con la Palabra de Cristo, y continúen creciendo espiritualmente, hasta que sean transformados. “Porque el que perseverare hasta el fin, éste será salvo.” Bueno, hemos visto porqué continuamos evangelizando: continuamos evangelizando para que Cristo complete Su Iglesia; y después cuando se complete, viene la Tercera Etapa, viene esa Etapa en donde el poder pleno de Cristo será manifestado como fue mostrado, como la muestra que nos dio Cristo a través del Reverendo William Branham. Fue dicho: “Lo que ustedes han visto manifestado en parte, será manifestado en todo Su poder.” O sea, que nos dio la muestra de cómo va a ser en esa Tercera Etapa, cuando se complete la Iglesia. Por eso dice: “Pero ya para ese tiempo no habrá Redención,” para ese tiempo ya no habrá tiempo de Redención. Así que estamos esperando que Cristo complete Su Iglesia. No estamos sentados esperando a que llegue esa Tercera Etapa y la Visión de la Carpa se cumpla, sino que estamos trabajando para que se cumpla, estamos trabajando para llegar hasta esa etapa de la Iglesia; porque es como usted para llegar donde está aquí tuvo que caminar para llegar aquí. Y nosotros tenemos que caminar en el Programa Divino para llegar a esa etapa que ha sido prometida. Y evangelizando, llevando el Mensaje por todos los lugares es que llegaremos a esa etapa, y alimentando a los que ya han llegado. Bueno, que Dios nos continúe bendiciendo a todos, y nos use grandemente en Su Obra, en esta labor de Evangelización, y que seamos personas esforzadas y valientes. Y Miguel, que Dios te use grandemente allá en el África, donde han pedido el Mensaje como el varón macedonio pidió a San Pablo, diciéndole: “Pasa a Macedonia y ayudanos.” Que Dios te use grandemente, y a los que irán contigo en esta labor les use grandemente también; y todos los escogidos que

dijo: Toma, y cómelo; y te amargará el vientre, pero en tu boca será dulce como la miel. Entonces tomé el librito de la mano del ángel, y lo comí; y era dulce en mi boca como la miel, pero cuando lo hube comido, amargó mi vientre. Y él me dijo: Es necesario que profetices otra vez sobre muchos pueblos, naciones, lenguas y reyes.” Y ahora, el Mensajero Profeta que profetizará sobre muchos pueblos, naciones y lenguas, que tendrá el Mensaje profético para el Día Postrero, es el que se come ese Librito; para poder profetizar sobre muchos pueblos, naciones y lenguas, tendrá que comerse ese Librito, ese Título de Propiedad, y será Cristo, el Ángel Fuerte que desciende del Cielo el que se lo entregará para que se lo coma, para poder ser adoptado y tener el ministerio del Día Postrero y tener el Mensaje profético para muchos pueblos, naciones, lenguas y reyes. Y luego aparece Apocalipsis 11, que es el desarrollo de ese ministerio señalado como el ministerio de los dos Olivos, el ministerio de los dos Ungidos que están delante de la presencia de Dios, para profetizar sobre muchos pueblos, naciones y lenguas. Y tendrán todo el poder esos ministerios, porque será el Espíritu Santo operando los ministerios de Moisés y Elías, y de Jesús. Ahora, veamos aquí lo que estábamos leyendo en Daniel, capítulo *12, donde dice “Y oí al varón vestido de lino , que estaba sobre las aguas del río, el cual alzó su diestra y su siniestra al cielo, y juró por el que vive por los siglos, que será por tiempo, tiempos, y la mitad de un tiempo. Y cuando se acabe la dispersión del poder del pueblo santo, todas estas cosas serán cumplidas. Y yo oí, mas no entendí. Y dije: Señor mío, ¿cuál será el fin de estas cosas? El respondió: Anda, Daniel, pues estas palabras están cerradas y selladas hasta el tiempo del fin.

58

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

SEAMOS ESFORZADOS Y VALIENTES

163

Muchos serán limpios, y emblanquecidos y purificados...” ¿Y cómo serían limpios, emblanquecidos y purificados? Por medio del Sacrificio de Cristo en la Cruz del Calvario ahora todo ser humano puede ser limpio, puede ser emblanquecido y purificado con la Sangre de Jesucristo nuestro Salvador, porque el Sacrificio de Cristo en la Cruz del Calvario y la muerte de Cristo en la Cruz del Calvario es el Sacrificio de la Expiación por nuestros pecados. ¿Ven? Aquí nos está hablando de esa Dispensación de la Gracia donde muchos serían limpios, emblanquecidos y purificados, purificados con la Sangre de Cristo. “...los impíos procederán impíamente, y ninguno de los impíos entenderá...” ¿Ven? Los que no creyeron en Cristo como su Salvador en el tiempo que les tocó vivir caen en el grupo de los impíos. “...pero los entendidos comprenderán.” Por eso Cristo dijo: “...Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.” Ahí están los impíos que no creen y no son bautizados, por consiguiente no son salvos. Pero están los entendidos que escuchan y creen y son bautizados en agua en el Nombre de Jesucristo, y Cristo los bautiza con Espíritu Santo y Fuego, y produce en ellos el nuevo nacimiento, ¿y son cómo? Esas son las personas que son emblanquecidas, purificados, son limpios, emblanquecidos y purificados con la Sangre de Jesucristo nuestro Salvador. Vean... en un pasaje nada más aquí, en un verso, nos habla de la Dispensación de la Gracia completa, del Sacrificio de Cristo y de todos los que serían salvos. Y nos dice: “...ninguno de los impíos entenderá, pero los entendidos comprenderán.”

Evangelio del Reino, lo alcanzaremos en esos días; y ahí se cumplirá plenamente: “Y será predicado este Evangelio del Reino por testimonio a todos los gentiles o a todas las naciones, y entonces vendrá el fin,” entonces vienen esos tres años y medio de gran tribulación, que es el fin del tiempo. Los últimos tres años y medio para el reino de los gentiles, ese es el tiempo del fin plenamente, los tres años y medio que le quedarán a los gentiles, luego que Cristo haya completado Su Iglesia, haya resucitado a los muertos creyentes en Él, nos haya transformado a nosotros los que vivimos, y tenga esos días de manifestación plena de los cuales el Reverendo William Branham dice que será de 30 a 40 días. Y luego que terminen esos días, nos llevará Cristo con Él a la Cena de las Bodas del Cordero, a la Casa de nuestro Padre Celestial, y luego comenzarán los tres años y medio de la gran tribulación para la raza humana, los últimos tres años y medio para el reino de los gentiles, lo cual será el fin del tiempo; y luego para nosotros serán ¿qué? ¿Esos tres años y medio? De fiesta en el Cielo con Cristo en la gran Cena de las Bodas del Cordero. Por lo tanto, esperamos que pronto Cristo complete Su Iglesia. Por lo tanto: “Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a todas las naciones, a todo el mundo; el que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.” Por eso es que predicamos el Evangelio de la Gracia todavía y también para los creyentes ya que están en el Cuerpo Místico de Cristo, les damos a conocer el Evangelio del Reino también; hasta que Cristo complete Su Iglesia continuaremos evangelizando. Esa es la labor principal de la Iglesia del Señor Jesucristo, mientras está aquí en la Tierra. Y por consiguiente tenemos que enfocar esa labor como la labor principal de la Iglesia: la evangelización, llevar el Evangelio a toda criatura. Y luego los que reciben a Cristo, entonces tener lugar dónde

162

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

CRISTO EN LA CRUZ TRIUNFÓ SOBRE LAS POTESTADES

59

hijos en esa Tercera Etapa, en donde grandes maravillas y milagros Tú has prometido para ser manifestados en la Tercera Etapa, bajo el cumplimiento de la Visión de la Carpa. Padre, en el Nombre del Señor Jesucristo Te ruego todas estas cosas. Danos fortaleza y valentía, que seamos ministros esforzados y valientes en este tiempo final. En el Nombre del Señor Jesucristo Te lo pido Padre Celestial, para quien sea la gloria y la honra por los siglos de los siglos. Amén y amén. Ha sido una bendición grande estar con ustedes en esta ocasión, dándoles testimonio de nuestro tema: “SEAMOS ESFORZADOS Y VALIENTES.” Muchas gracias por vuestra amable atención, y nos veremos mañana Dios mediante en la actividad de mañana, donde esperamos que Cristo lleve muchas personas que todavía no le han conocido, para que ellos oigan Su Palabra siendo predicada, y nazca la fe de Cristo en sus almas y sus corazones, y reciban a Cristo su único y suficiente Salvador, dando testimonio público de su fe en Cristo. Y mi deseo sería que en la actividad de mañana se completara la Iglesia del Señor Jesucristo. ¿Y por qué tanto deseo de que se complete? Porque cuando se complete, Cristo se levanta del Trono del Padre, toma el Título de Propiedad, y hace Su Obra de Reclamo, resucita a los muertos creyentes en Él en cuerpos glorificados, y nos transforma a nosotros los que vivimos. Por lo tanto, deseamos que lo más pronto posible Cristo complete Su Iglesia para que nos pueda transformar, y darnos el nuevo cuerpo eterno, inmortal, incorruptible y glorificado, y luego tener esa manifestación de los hijos de Dios plenamente con todo el poder de Dios en los hijos de Dios, en donde se cumplirá la Tercera Etapa. Y lo que no podamos hacer estando en estos cuerpos, lo haremos estando en el nuevo cuerpo. Por lo tanto, bajo el nuevo cuerpo lo que no hayamos alcanzando bajo la predicación del Evangelio de la Gracia y del

Por lo tanto, todo esto aquí contenido, vean ustedes, hablado por el Ángel, por el varón, el hombre que está con vestiduras de lino sobre las aguas del río. Ahora, vamos a ver, lo que dice el Reverendo William Branham de ese varón que está sobre las aguas del río. Este es un pasaje contenido en el Mensaje: “Principio y fin de la dispensación gentil,” página 14, párrafo 62 y párrafo 63 en español, dice: “Pero tú Daniel, sella las palabras y sella el libro.” Acá, por supuesto, dice: “Pero tú Daniel cierra las palabras y sella el Libro (Así que seria aquí: Cierra las palabras y sella el libro) hasta el tiempo del fin. Pasarán muchos y se multiplicará la ciencia.” Vamos a ver,... porque está aquí, eso sería acá en nuestra traducción en español: “Muchos correrán de aquí para allá y la ciencia se aumentará. Y yo Daniel, mire y he aquí otros dos que estaban, el uno de esta parte de la orilla del río, y el otro de la otra parte de la orilla del río (recuerden que esta es la traducción que está haciendo el traductor de lo que dijo el Reverendo William Branham). Y dijo uno al varón vestido de lienzos, es el Espíritu Santo, el cual estaba sobre las aguas (o es: Quien estaba sobre las aguas), gentes y multitudes.” ¿Ven? Las aguas son gente, multitud, naciones, pueblos y lenguas. Vean lo que representa el río allí. Por eso también en Apocalipsis 12, cuando la serpiente echa agua como un río sobre la simiente de la mujer, dice: “Eso es ¿qué? Ríos de ejércitos, de gente, ríos de ejércitos de diferentes naciones. Ahora vean, el Varón vestido de lienzo sobre las aguas del río, eso es: sobre pueblos, naciones y lenguas que está el Espíritu Santo; y está hablando ahí esas cosas que Daniel no entendió, pero que están prometidas para ser dadas a conocer en el tiempo del fin.

60

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

SEAMOS ESFORZADOS Y VALIENTES

161

“¡Oh, cómo vive el Espíritu Santo! Revelación 17:16 dice que el agua significa multitudes de gente, y aquí está uno vestido de lienzo blanco, moviéndose para arriba y para abajo sobre las aguas, con su mano levantada al cielo jurando por el que vive para siempre, que cuando estas cosas sucedieran, el tiempo no sería más. Juró que cuando nosotros veamos estas cosas aconteciendo, así como esas, el misterio de Dios sería completado.” Y ahora, veamos Apocalipsis, en las instrucciones de Gabriel a Daniel, o sea en el Mensaje de: “Las Setenta Semanas de Daniel,” página 15, párrafo 63 en español, dice (el cual fue predicado por el Reverendo William Branham): “Como cada Sello roto en la Palabra de Dios revela al hombre de la edad en que edad estamos viviendo, el espíritu de la edad, la iglesia de la edad. Revelación 10, al final hallamos cuando el último Sello fue roto, hallamos al Ángel parado con un pie sobre la tierra y el otro sobre el mar, con Sus manos levantadas al Cielo, y un Arco Iris sobre Su cabeza, jurando por el que vive para siempre jamás, que el tiempo se acabó en el último Sello.” ¿Dónde se acaba el tiempo? En el último Sello. Vamos a ver cuál tiempo es el que se acaba. “El tiempo terminó. La redención se acabó.”¿Ven? El tiempo de Redención, que es la Dispensación de la Gracia, ese tiempo de Redención se acaba, con la Venida del Ángel Fuerte, con la Segunda Venida de Cristo; porque viene con el Título de Propiedad, ya ha redimido a todos Sus escogidos. “Él es ahora el León y el Juez. Él es un Salvador esta mañana, pero un día Él será Juez.” Y ahora, hemos visto aquí este misterio del Ángel sobre las aguas del río de Daniel, capítulo 12, y el Ángel Fuerte descendiendo del Cielo, el cual es Cristo con Su pie derecho sobre el mar y el izquierdo sobre la Tierra; o sea, el pie derecho sobre las aguas de pueblos, naciones y lenguas; pero el pie

hacer frente al Espíritu Santo manifestado en Su Mensajero, y manifestado en Su Iglesia Novia del Día Postrero. Por lo tanto, tenemos todas las de ganar. Así como el pueblo hebreo tenía todas las de ganar cuando estaba con Moisés y luego cuando estaba con Josué, y obtuvo la victoria, lo cual es tipo y figura de la victoria que obtendrá físicamente la Iglesia del Señor Jesucristo en este tiempo final, con nuestro Josué, que es el Espíritu Santo, Cristo en Espíritu Santo en este tiempo final. El Espíritu Santo no ha dejado la Iglesia del Señor Jesucristo en ningún momento, ha pasado de una edad a otra edad, y ahora está en la Edad de la Piedra Angular. Y así como vino en carne humana manifestado en cada Mensajero, para este tiempo final estará manifestado en carne humana en el Mensajero del Día Postrero, guiándonos a toda justicia y a toda verdad, y enseñándonos todas las cosas que deben suceder pronto. Por lo tanto, será el Espíritu Santo en el Ángel Mensajero de Jesucristo, dándonos a conocer todas estas cosas que deben suceder pronto, dando testimonio de estas cosas a las Iglesias. Por lo tanto, decimos: Cristo, continúa enseñándonos todas las cosas que deben suceder pronto, y guiándonos a la tierra prometida del cuerpo nuevo y a la tierra prometida del Reino Milenial, y llévanos también a la Cena de las Bodas del Cordero en este tiempo final, y transfórmanos pronto. Es nuestra petición, y también que pronto se complete Tu Iglesia, que pronto sea llamado hasta el último escogido. Señor, úsanos llevando Tu Mensaje, para que escuchen Tu Voz los escogidos que faltan por llegar a Ti, para que sean recogidos en este tiempo final, y se complete Tu Iglesia, y Tú Te levantes del Trono del Padre, y tomes el Título de Propiedad, y hagas Tu Obra de Reclamo, y resucites a los muertos creyentes en Ti, y nos transformes a nosotros los que vivimos, y nos lleves contigo a la Cena de las Bodas del Cordero. Pero antes venga esa manifestación plena de todos Tus

160

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

CRISTO EN LA CRUZ TRIUNFÓ SOBRE LAS POTESTADES

61

del pueblo hebreo, donde estaba Dios, donde estaba el Ángel de Jehová. Por lo tanto, para este tiempo final, nadie le podrá hacer frente al Espíritu Santo en Su manifestación final y al pueblo que va con la manifestación final del Espíritu Santo en la Edad de la Piedra Angular, que será un grupo esforzado y valiente, comenzando desde el Mensajero y todos los ministros y todos los hermanos del Día Postrero, en el Cuerpo Místico de Cristo, en la Edad de Adopción, la Edad de la Piedra Angular. Por lo tanto, cada día seamos más esforzados y más valientes; seamos esforzados y valientes. Cristo está con nosotros en Espíritu Santo, y dijo que estaría con Josué todos los días de su vida, y nadie le podría hacer frente. Y ahora, Cristo está con Su Iglesia desde el Día de Pentecostés, y estaría todos los días de la vida de la Iglesia de Jesucristo, y estaría con los Mensajeros que Él enviaría de edad en edad. Y todavía continúa con nosotros. Por lo tanto, el Espíritu Santo es nuestro Josué en este tiempo final, Dios está con el Espíritu Santo en medio de Su Iglesia, manifestándose a través de Su Espíritu Santo y llevando Su pueblo a la tierra prometida, a la tierra prometida de la Edad de la Piedra Angular como edad, y después nos llevará a la Cena de las Bodas del Cordero, y después nos llevará al Reino Milenial. Pero también nos llevará a la tierra prometida del cuerpo nuevo y glorificado, lo cual será antes del arrebatamiento de la Iglesia; porque para ir con Cristo en el arrebatamiento de la Iglesia, tenemos que tener el cuerpo nuevo, el cuerpo glorificado. Por lo tanto, adelante siendo esforzados y valientes en este tiempo final, porque nadie le podrá hacer frente al Espíritu Santo, y por consiguiente tampoco a la Iglesia, porque el Espíritu Santo está con Su Iglesia en este Día Postrero en la Edad de la Piedra Angular. Y por consiguiente nadie le podrá

izquierdo está en tierra. Ahora, encontramos también que cuando la bestia de Apocalipsis 13 sube del mar, ¿está subiendo de dónde? Está subiendo de entre, levantándose de entre naciones, pueblos y lenguas. Y luego cuando el cordero de dos cuernos aparece, ¿dónde aparece? Surge de la Tierra. Eso está en Apocalipsis, capítulo 13 ó capítulo 17. Vamos a ver capítulo 13, en el capítulo 13 de Apocalipsis, verso 11, dice: “Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón. Y ejerce toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella, y hace que la tierra y los moradores de ella adoren a la primera bestia, cuya herida mortal fue sanada. También hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres.” Y sigue ahí hablándonos de todas estas cosas. Y luego el Reverendo William Branham dice que esa segunda bestia con dos cuernos como de un cordero, se levanta, ¿dónde? En el continente Americano. ¿Ven? Porque para ese tiempo no estaba civilizado el continente americano, lo que habían era ¿qué? Indios. Les llaman: “Indios,” en Norteamérica a los indígenas. Por lo tanto, vean ustedes, surge de la Tierra. Ahora, el continente Americano es representado en la tierra, y Europa y todas las demás naciones son representadas, ¿en qué? En agua, que son multitudes, pueblos y lenguas. Y ahora, Cristo coloca Su pie derecho sobre el mar, de aguas, pueblos y lenguas, y el izquierdo sobre la Tierra. Y para más detalles, ¿dónde estaba Juan el Apóstol? En una Isla: la Isla ¿de qué? De Patmos. Ahí tienen una Isla que comienza con “p,” y tiene también la “t,” y la “o.” Así que vamos a ver... vamos dejar eso quietecito ahí. Siempre es importante identificar los lugares que están en la profecía cuando llega el momento. Recuerden que el Reverendo

62

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

SEAMOS ESFORZADOS Y VALIENTES

159

William Branham identificó a Norteamérica como el territorio de la séptima edad de la Iglesia; y eso estuvo correcto; identificó el territorio donde cada Ángel Mensajero tuvo su ministerio. Y en la Biblia está identificado el territorio donde cada Profeta tuvo su ministerio, y está identificado el territorio donde Jesús tuvo Su ministerio, y donde Él murió también, y donde resucitó; y donde los Apóstoles Pedro, y los otros Apóstoles que andaban con Jesús tuvieron su ministerio. ¿Será que Dios nos va a negar el privilegio y bendición de saber el territorio donde el Espíritu Santo tendrá el ministerio del Día Postrero, para manifestarse sobre muchos pueblos, naciones y lenguas, sobre el mar de muchos pueblos, naciones y lenguas, y con el pie derecho sobre... y el pie izquierdo sobre tierra firme? Así que será un ministerio internacional o mundial. Y ése es el ministerio prometido en Apocalipsis, capítulo 10 y capítulo 11, el ministerio para el que se come el Título de Propiedad, el Libro de la Vida del Cordero, el Libro de los Siete Sellos, para luego ser adoptado. Por lo tanto, Él tendrá un ministerio que va a anteceder a la Adopción, porque es que ningún hijo puede ser adoptado si primero no trabaja en la Obra de Su Padre. Cristo ya a los doce años decía: “¿No sabéis que en los negocios de mi Padre me conviene estar?” ¿Ven? ¿Y cómo estaba? Trabajando, cumpliendo lo que estaba prometido para la Primera Venida de Cristo. Y ahora, el Mensajero que será adoptado en el Día Postrero estará trabajando, ¿en qué negocios? En los negocios de Su Padre Celestial, en los negocios de Jesucristo para el Día Postrero. Y todos los Mensajeros que serán adoptados, aunque hayan partido, serán resucitados, y eso será la Adopción para ellos, ¿en dónde trabajaron? En los negocios de Cristo en Su Iglesia, en la edad que les tocó vivir. Y todas las personas que serán adoptadas, que serán resucitadas, ¿dónde estaban? En la Iglesia de Jesucristo. Y los

grande. Es la Adopción de los hijos e hijas de Dios de este tiempo final, y para la resurrección de los muertos en Cristo. Por lo tanto, estemos apercibidos y seamos ministros esforzados y valientes en el Cuerpo Místico de Cristo, en la Iglesia del Señor Jesucristo. “SEAMOS ESFORZADOS Y VALIENTES.” Con lo que ha sido prometido y con lo que estamos viendo que Dios está haciendo, recibimos fuerzas para esforzarnos más y nos da más valor para ser más valientes en este tiempo final. Por lo tanto, sabemos que hemos sido colocados en la Edad de la Adopción, la Edad de la Piedra Angular, la Edad del Vencedor, para obtener la Gran Victoria en el Amor Divino, obtener nuestra transformación, y los muertos en Cristo obtener la resurrección en cuerpos glorificados. Estamos en el tiempo en que vendrá la Adopción física, vendrá la manifestación física de los hijos e hijas de Dios en cuerpos glorificados. Durante estos dos mil años que han transcurrido, hemos tenido la manifestación de los hijos de Dios en el campo espiritual. Pero vendrá la manifestación física de los hijos e hijas de Dios en cuerpos físicos glorificados y eternos. Y eso será lo que también libertará, librará a la naturaleza, porque la naturaleza gime a una esperando esa manifestación de los hijos e hijas de Dios, en la cual ella también (la naturaleza) será libertada. Por lo tanto, adelante esforzados y valientes, en este tiempo final; seamos esforzados y valientes en este tiempo final. Tendremos nuestras luchas, pero siendo esforzados y valientes obtendremos la victoria. Dios le dijo a Josué: “Yo estaré contigo, no te dejaré ni te desampararé; no te dejaré ni te desampararé todos los días de tu vida.” Por lo tanto, Dios estaría con Josué todos los días de la vida de Josué. “Y nadie te podrá hacer frente.” Por lo tanto, tampoco al pueblo hebreo nadie le podía hacer frente, porque Josué iba con el pueblo hebreo, y era el líder físico

158

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

CRISTO EN LA CRUZ TRIUNFÓ SOBRE LAS POTESTADES

63

NOMBRE DEL SEÑOR JESUCRISTO.’ ALLÍ ESTÁ UNA MANIFESTACIÓN. !OH! HERMANO, MI COSECHA SE ESTÁ QUEMANDO, MÁS ALLÍ. No he tenido lluvia alguna.’ YO LE ENVIARÉ LLUVIA EN EL NOMBRE DEL SEÑOR JESÚS.’Allá vendrá ¡Oh! esperando, gimiendo, toda naturaleza, esperando por las manifestaciones de los Hijos de Dios. Dios lo ordenó al principio. Él le dio al hombre el dominio. Él le dio a Jesucristo dominio con esta seguridad. ‘Pide al Padre cualquier cosa en mi Nombre y yo lo haré.’ !Oh! HERMANO PALMER. ESPERANDO POR LA MANIFESTACIÓN DE LOS HIJOS DE DIOS, LA POSICIÓN, LA IGLESIA. COMO DIJE, EL LIBRO DE EFESIOS ES EL LIBRO DE JOSUÉ. ES JOSUÉ COLOCANDO LA GENTE EN DONDE PERTENECEN. DIOS VA A COLOCAR SU IGLESIA, HIJOS E HIJAS DE DIOS. DIOS ME PERMITA PARA VERLO, ES MI ORACIÓN.” Ahora, podemos ver que Cristo coloca en la posición correcta a los creyentes en Él, la Edad de la Piedra Angular, para traer la manifestación gloriosa de los hijos e hijas de Dios, que será la resurrección de los muertos en Cristo en cuerpos glorificados, y la transformación de nosotros los que vivimos. Eso es la Redención del cuerpo, esa es la Adopción de todos los hijos de Dios, conforme a Romanos, capítulo 8, versos 14 al 29. Y para eso es que Cristo nos ha llamado y nos ha colocado en Su Cuerpo Místico de creyentes, en la Edad de la Piedra Angular. Por lo tanto, Él está obrando y Él está preparándolo todo para la resurrección de los muertos creyentes en Él, y para la transformación de nosotros los que vivimos. Estemos preparados y seamos valientes, seamos personas esforzadas y valientes en este tiempo final. Y como ministros seamos ministros esforzados y valientes, sabiendo que nuestro trabajo en el Señor no es en vano. Estemos apercibidos y tengamos a nuestras congregaciones apercibidas, porque Cristo se está preparando para hacer algo

que serán adoptados en el Día Postrero, ¿dónde estarán? En la Iglesia del Señor Jesucristo. ¿En qué etapa? En la etapa de la Edad de la Piedra Angular. Todos aquellos *de los cuales Juan dijo: “El que viene después de mí, Él les bautizará con Espíritu Santo y Fuego, Él es el que les bautizará con Espíritu Santo y Fuego.” Dijo cuando señaló a Jesús como el Cordero de Dios. Los que quedaron con Juan y no pasaron a Jesús no fueron bautizados con Espíritu Santo y Fuego. Y por eso Pablo en el capítulo 19, del libro de los Hechos, verso 1 al 8 ó al 6, encuentra un grupo de doce creyentes en Juan, discípulos de Juan, y les pegunta: “¿Habéis recibido el Espíritu Santo cuando creísteis?” Ellos le dicen: “Ni aún sabemos que hay Espíritu Santo.” ¿Ven? Estaban más atrasados que lo que estaban cuando Juan estaba con ellos, ¿por qué? Porque no pasaron a aquel del cual Juan dijo: “Él (Jesús), es el que les bautizará con Espíritu Santo y Fuego.” No bastaba con ser seguidor de Juan. Pablo entonces les dijo: “Juan bautizó con Agua, para arrepentimiento, diciendo que creyesen, que creyeran ¿en quién? En el que vendría después de él; eso es ¿en quién? En Jesús, el Cristo.” Y cuando oyeron eso fueron bautizados en agua en el Nombre del Señor Jesucristo, y Pablo oró por ellos, y fueron llenos del Espíritu Santo, y eran como doce personas nada más. Y ahora, eso es la Adopción espiritual, el bautismo del Espíritu Santo, que produce una transformación interior y la persona obtiene el cuerpo angelical, y la persona entra al Reino de Cristo, entra a la Vida eterna en el Reino eterno de Cristo. Y para la Adopción física, que será nuestra transformación para los que vivimos, y la resurrección de los muertos en Cristo en cuerpos glorificados - primero vino el precursor de la Segunda Venida de Cristo, y luego el que los bautizará con esa doble porción, será el que vendrá después del precursor. Así como el que vino después del precursor (Juan el Bautista), fue el que los bautizó con Espíritu Santo y Fuego. Por

64

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

SEAMOS ESFORZADOS Y VALIENTES

157

eso Cristo les dijo: “Yo les enviaré el Espíritu Santo.” Por lo tanto... y también dijo: “El Padre lo enviará en mi Nombre.” ¿Ven? Y eso era para producir esa transformación, esa Adopción espiritual. Y ahora, el que vendrá después del precursor - vean, en el cumplimiento de lo que ha sido prometido - veamos lo que hará. Filipenses, capítulo 23, verso 21, dice: “Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas.” ¿Para qué es la Segunda Venida de Cristo? Para transformar nuestros cuerpos, para producir esa Adopción física, en donde seremos transformados los que vivimos y los muertos en Cristo resucitados en cuerpos glorificados. Vamos a ver: Su Venida será lo mismo de Apocalipsis, capítulo 10, verso 1 en adelante, es la Venida del Ángel Fuerte, y también Daniel, capítulo 12; porque es Cristo con un pie sobre el mar y el otro sobre la Tierra. Así como estaba en Apocalipsis, capítulo 10. Ahora, veamos el libro de los Sellos, página 120 y 121... 120 dice: “Ahora nosotros...” Está citando Apocalipsis 10, lo lee y dice: “Y vi otro ángel fuerte descender del cielo, cercado de una nube, y el arco celeste sobre su cabeza; y su rostro era como el sol, y sus pies como columnas de fuego.” Recuerden que en Apocalipsis, capítulo 1, dice el Reverendo William Branham que es el mismo Ángel. Y en Apocalipsis, capítulo 1 tiene Sus pies ¿cómo qué? Como bronce refulgente, bronce. “Ahora nosotros vimos la misma cosa, la cual es Cristo; y sabemos que Cristo siempre es el Mensajero a la Iglesia. Él es

ellos tenían completo dominio sobre el dominio del mundo. Él le dio dominio sobre todas las cosas y él perdió su calidad de dios, él perdió su calidad de dios, el perdió su dominio y Satanás se lo tomó (se lo cogió ese dominio a Adán). Pero hermano, estamos esperando por la MANIFESTACIÓN DE LOS HIJOS DE DIOS QUIÉNES REGRESARÁN PARA ATRÁS PARA TOMARLA OTRA VEZ. Esperando por la plenitud de los tiempos cuando la PIRÁMIDE LLEGA ARRIBA A LA CÚSPIDE, CUANDO LOS HIJOS COMPLETOS DE DIOS SERÁN MANIFESTADOS, CUANDO EL PODER DE DIOS ANDARÁ FUERA, Y TOMARÁN CADA PODER QUE SATANÁS LE QUITÓ A ÉL (o sea, a Adán, y por consiguiente al ser humano). ÉL HIZO AL HOMBRE UN DIOS, UN DIOS EN SU DOMINIO Y SU DOMINIO VA DE MAR A MAR, DE PLAYA A PLAYA. ÉL TIENE EL CONTROL DE ELLA. Y cuando Jesús vino, siendo el ÚNICO DIOS SIN PECADO. Él lo probó. Cuando los vientos soplaron, Él dijo: ‘Sea la paz (o sea, enmudece)... Sea la paz.’ !Amén! Y cuando el árbol (o sea, la higuera). Él dijo: ‘Ningún hombre coma de ti.’ De cierto os digo (usted, QUE SON DIOSES PEQUEÑOS) si dijeres a esta montaña: ‘Sé movida,’ y no dudares en vuestro corazón, pero cree lo que has dicho, vendrá a acontecer, puedes tener lo que has dicho. VA DERECHO ATRÁS PARA GÉNESIS, AL ORIGINAL (va derecho a lo que tenía Adán antes de caer: es de lo que nos está hablando aquí). ¿Qué es ello? AHORA EL MUNDO Y LA NATURALEZA ESTÁ GIMIENDO. ¿Por qué? POR LA MANIFESTACIÓN DE LOS HIJOS DE DIOS, CUANDO VERDADEROS HIJOS, HIJOS NACIDOS, HIJOS LLENOS, HABLEN, Y SU PALABRA ES ESO (o sea, hablen y su palabra se haga realidad, se cumpla). YO CREO QUE ESTAMOS EN EL BORDE DE ESO AHORA MISMO. Sí, Señor. Di a esta montaña. ‘SEA ASÍ’ HERMANO, Y DESEO ESTO Y ESTO, UNA CIERTA COSA HECHA. Yo soy un creyente en Cristo Jesús: ‘YO SE LO DOY EN EL

156

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

CRISTO EN LA CRUZ TRIUNFÓ SOBRE LAS POTESTADES

65

“AHORA MIRE LA EDAD QUE VIENE AHORA, HACIA ARRIBA A LA PIEDRA ANGULAR.” ¿Ven? Esa fue la edad que Él anunció que vendría después de la Séptima Edad. ¿Ve lo que quiero decir? La venida del Señor; LO HA MANIFESTADO; DIOS EN TODA CREACIÓN ESPERA QUE LA IGLESIA HALLE SU LUGAR POSICIONALMENTE.” Tiene que hallar su lugar, ¿dónde? En el Cuerpo Místico de Cristo. No puede estar en una edad que ya terminó, tiene que estar en la edad correspondiente a nuestro tiempo. En la página 107, párrafo 931, dice: “El nuevo nacimiento es una revelación en la cual Dios revela a la persona este gran misterio. Ese es el nuevo nacimiento. Ahora, ¿cómo será cuando se reúna todo el grupo a una vez, en donde la revelación será perfectamente en armonía y Dios expresado por medio de Su Palabra en las mismas acciones y hechos como cuando hizo la Palabra manifiesta? ¡Oh! ¡Si la Iglesia únicamente conociera su posición! Así será algún día, entonces acontecerá el Rapto, o sea, cuando ella reconozca lo que es.” Y eso es en la Edad de la Piedra Angular, tiene que subir ahí para colocarse en la posición correcta, correspondiente a este tiempo final. Sigue diciendo en el párrafo 312 de está misma página 37: “Su sangre fue derramada para que yo pudiera ir a mi herencia. ¿Para ser qué? ¿Qué herencia? LA CALIDAD DE HIJO, PARA SER UN HIJO DE DIOS. Y ahora esto sólo pudiera ahogarlo hasta la muerte, ¿pero sabía usted que los hombres que son hijos de DIOS SON DIOSES AMATEUR?” Y ahora vamos a la página 38, el mismo párrafo, el mismo párrafo 312, ahí finalizando, vean que tiene que ver con... Vamos a continuar ahí, dice: “...Dios dijo en Génesis dos que ellos eran dioses porque

llamado ‘Columna de Fuego,’ ‘El Angel del Pacto’ y así por el estilo.” Vean que es Cristo, el Ángel del Pacto, la Columna de Fuego, el que viene con el Librito abierto en Su mano. En el libro aquí de “Los Sellos,” página 59, dice: “Cuando los sellos sean abiertos y el misterio sea revelado, luego allí baja el Angel, el Mensajero, Cristo, colocando un pie sobre la tierra y el otro sobre el mar, con un arco iris sobre Su cabeza. Ahora recuerde, el séptimo ángel estará sobre la tierra en el tiempo de Su venida, así como Juan estaba predicando su mensaje cuando vino el Mesías. Juan sabía que le vería porque le tocaba a él introducirlo.” En el libro de “Citas,” página 119, vean lo que dice, párrafo 1057 y 1058. Veamos el 1058, dice... el 1057 habla de la Tercera Etapa, y dice que lo que ustedes han visto temporeramente o temporalmente manifestado, ese poder de Cristo manifestado en él, y que dio cinco muestras, en donde fue manifestado ese poder por la Palabra hablada creadora, por la Palabra creadora siendo hablada. Ahora él dice que cuando venga la apretura, entonces lo que fue visto en parte, será manifestado en toda su plenitud. Por lo tanto, alguien tendrá esa Palabra creadora hablándola, y las cosas estarán sucediendo; y ya se fue el Reverendo William Branham, alguien vendrá después de él. Por eso él dice en la página 157 del libro de “Citas,” luego continuamos con esto aquí... 157 del libro de “Citas,” dice, párrafo 1406: “Estoy solamente edificando. La hora está cerca a la mano cuando ustedes. van a ver pasar algo, cuando algo va a tener lugar y todo este fundamento, aquí sólo ha sido colocando una base para un corto mensaje rápido que sacudirá toda la nación.” Vean, el Mensaje del Reverendo William Branham, está hablándolo aquí el día 15 de Agosto de 1965, le faltaban menos de seis meses ya para irse; y está diciendo que su Mensaje es el

66

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

SEAMOS ESFORZADOS Y VALIENTES

155

fundamento para un Mensaje que va a venir; como el Mensaje de Juan el Bautista fue el fundamento para un Mensaje que vendría, y para un hombre que vendría, que sería el Varón al cual le estuvo preparando el camino, y el cual los bautizaría con Espíritu Santo y Fuego. Por lo tanto, Juan el Bautista puso el fundamento para el Mensaje que Cristo traería, para el Mensaje que vendría a ser luego el Mensaje del Evangelio de la Gracia. Y ahora, vamos aquí a la página 118, párrafo 1058, dice: “Tal vez sea que estoy construyendo una plataforma para que alguien más suba en ella.” Eso era lo que creía y anunciaba el Reverendo William Branham, como Juan el Bautista: preparó la plataforma para otro que vendría después de él. Ahora, ¿quién subió a la plataforma que Juan preparó? Jesús. Y cuando mandó a preguntar a Jesús: “¿Eres Tú aquél que había de venir o esperaremos a otro?” Jesús no le dijo: “Yo Soy.” Él le dijo, Él mostró allí a los discípulos de Juan (porque Él estaba predicando y sanando a los enfermos y echando fuera demonios, y había resucitado al hijo de la viuda de Naín). Les dice: “Vayan a Juan y digan: Los cojos andan, los ciegos ven, los sordos oyen, los muertos son resucitados, y a los pobres es predicado el Evangelio.” Juan tenía que saber y sabía lo que el Mesías estaría haciendo en Su Venida. Por eso Cristo decía: “Las Obras que Yo hago en Nombre de mi Padre, ellas dan testimonio de mí, de que Dios me ha enviado.” Ahora, veamos aquí cuáles eran las obras que el Mesías tenía que estar haciendo. En Isaías, capítulo 61, y en San Lucas, capítulo 4. Vamos a leer capítulo 4, que es donde Cristo toma la Biblia del Antiguo Testamento, toma la Biblia que era en rollo, en pergamino, ¿pergamino era, Miguel? De cuero o de papiro, de cuero. Vean, en el capítulo 4, verso 14 en adelante de San Lucas,

Por lo tanto, seamos ESFORZADOS Y VALIENTES. Estamos para entrar a la Tierra prometida del cuerpo nuevo y eterno. Así como hemos entrado a la tierra prometida del bautismo del Espíritu Santo, donde hemos obtenido el cuerpo angelical. También el Reverendo William Branham hablándonos acerca de Canaán, de la tierra prometida, dice que la tierra prometida, o sea, Canaán, no representa el milenio. Vamos a ver si lo consigo aquí rápidito... si Miguel lo puede conseguir ahí. Está aquí en la página 8, Miguel, donde dice: “Adopción,” Página 6, párrafo 35 y 36, dice (en este Mensaje del Reverendo William Branham) dice: “Ahora yo lo he tipificado con José. Si se fijaran, Israel fue traído fuera de Egipto, y hay tres etapas de su jornada: una etapa fue salir de Egipto, la siguiente etapa fue el desierto, y la siguiente etapa fue Canaán. Ahora Canaán no representa la edad del Milenio, solo representa la edad del vencedor, la dispensación de vencer, porque en Canaán ellos mataron y quemaron y tomaron ciudades, y no habrá muerte en el Milenio.” Vean, y ahora, ¿cuál es la edad del Vencedor? La Edad de la Piedra Angular, la edad del Amor Divino. Ha sido nuestro Josué, el Espíritu Santo, el cual ha estado guiando a Su Iglesia de etapa en etapa. Cristo como Moisés en cuerpo físico llegó hasta Su crucifixión. Y luego Cristo en Espíritu Santo el Día de Pentecostés vino en y a los creyentes en Él. Aunque hubo una brecha entre la resurrección de Cristo o la muerte de Cristo y Su ascensión al Cielo, que fue de cuarenta días. Ahora, nuestro Josué es el Espíritu Santo, el cual pasa al pueblo al otro lado del Jordán. Nos coloca en el Cuerpo Místico de Cristo, en la Edad de la Piedra Angular, nos coloca en la Edad de Adopción. Vean aquí en la página 37 y 38 del libro de “Citas,” dice... párrafo 311, dice, del libro de “Citas,” de la página 37, dice:

154

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

CRISTO EN LA CRUZ TRIUNFÓ SOBRE LAS POTESTADES

67

es un milagro más grande que sanar un ciego o resucitar a un muerto, porque está produciendo Dios un milagro espiritual, está realizando una resurrección de entre los muertos a la Vida eterna, es una resurrección a la Vida eterna; y eso es mayor que un milagro físico. Por lo tanto, podemos ver cómo comenzó la Iglesia, y podemos ver entonces cómo se va a estar moviendo el Espíritu Santo en este tiempo final, en la etapa de la Edad de la Piedra Angular. Vean, todo eso sucedió allá en aquella edad de Piedra Angular. Juan el Bautista fue el Mensajero de la séptima edad de la Iglesia hebrea bajo la Ley. Pero luego Jesús fue el Mensajero de la Edad de la Piedra Angular, y fue en la Edad de la Piedra Angular allá que vino esa transformación interior, vino el Espíritu Santo a los creyentes y produjo el nuevo nacimiento. Y es en la Edad de la Piedra Angular, luego de la séptima edad de la Iglesia que vendrá la transformación física y vendrá el arrebatamiento de los escogidos de Dios. Así como en los días de Jesús y de los Apóstoles estaban viviendo en una edad mesiánica, la Edad de la Piedra Angular allá, ahora la Iglesia de Jesucristo ha subido a la edad mesiánica de la Edad de la Piedra Angular, donde Cristo cumplirá todas Sus promesas correspondientes a este tiempo final, incluyendo Su Segunda Venida, e incluyendo el recogimiento de los escogidos de Dios, incluyendo enviar a Sus Ángeles con gran Voz de Trompeta para recoger a todos los escogidos de Dios del Cuerpo Místico de Cristo, y para luego llamar y juntar los escogidos del pueblo hebreo, que son ciento cuarenta y cuatro mil hebreos. Y también cumplirá la promesa de la resurrección de los muertos en Cristo y la transformación de nosotros los que vivimos. Todo eso está dentro del Programa que Cristo estará llevando a cabo en la Edad Mesiánica, la Edad de la Piedra Angular. Esa es la Edad Mesiánica en el Nuevo Pacto, para todos los escogidos de Dios.

dice: “Y Jesús volvió en el poder del Espíritu a Galilea, y se difundió su fama por toda la tierra de alrededor. Y enseñaba en las sinagogas de ellos, y era glorificado por todos.” Vean, aunque rechazaron a Cristo, eran los ministros de la denominación, de la religión hebrea, más accesibles, y le permitían a Cristo predicar, porque Jesucristo iba por las sinagogas y la costumbre era darle la oportunidad para que dijera todo lo que tenía de parte de Dios; saludar al pueblo, y les diera todo, palabras de aliento. “Y enseñaba en las sinagogas de ellos, y era glorificado por todos. Vino a Nazaret, donde se había criado; y en el día de reposo entró en la sinagoga, conforme a su costumbre (¿ven? Su costumbre era entrar en la sinagoga de Nazaret, desde que era pequeñito), y se levantó a leer (por consiguiente también le daban la oportunidad de leer las Escrituras; y por lo que se vé, era el mejor que leía las Escrituras delante del pueblo, y le daba la fuerza que tenían que llevar esas Escrituras al ser leídas; le daba el énfasis correspondiente). Y se le dio el libro del profeta Isaías; y habiendo abierto el libro, halló el lugar donde estaba escrito: El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres (¿para qué había sido ungido? ¿Para qué estaba el Espíritu de Dios en Él? Para cumplir estas profecías de Isaías, capítulo 61, verso 1 en adelante)... Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos (¿ven? Para sanar a los quebrantados de corazón);

68

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

SEAMOS ESFORZADOS Y VALIENTES

153

A poner en libertad a los oprimidos...” ¿Ven? Para pregonar libertad a los cautivos y vista a los ciegos. ¿Ven? A todos los que el diablo tenía cautivos con enfermedades y problemas, libertarlos; y para los que estaban en el reino de las tinieblas, del diablo, libertarlos. Para eso vino Cristo en Su Primera Venida: para libertar a todos los hijos e hijas de Dios, sacarlos del reino de las tinieblas, como libertó al pueblo hebreo de la esclavitud en Egipto. “Y vista a los ciegos...” ¿Ven? Por eso daba vista a los ciegos físicos y a los ciegos espirituales también, los que eran escogidos de Dios. Pero los que decían que no eran ciegos, entonces Cristo les decía: “Tienen mayor pecado porque dicen que no son ciegos.” Y no estaban viendo el cumplimiento de las profecías, teniendo ojos no veían, teniendo ojos físicos no veían las cosas espirituales que Dios estaba cumpliendo. “A predicar el año agradable del Señor...” O sea, a predicar el Año del Jubileo, porque el Año del Jubileo se predica, tanto en la Primera Venida de Cristo como en la Segunda Venida. Por eso la Trompeta del Año del Jubileo es el Evangelio de la Gracia para una liberación espiritual; y se predica el Año del Jubileo bajo el Mensaje del Evangelio del Reino para la liberación física que vamos a tener, que será nuestra transformación. “Y enrollando el libro, lo dio al ministro, y se sentó; y los ojos de todos en la sinagoga estaban fijos en él. Y comenzó a decirles: Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros.” Cristo identificó las Escrituras que se estaban cumpliendo en Él, y se identificó como el cumplimiento de esas Escrituras. Y eso lo tiene que hacer cada Mensajero que Dios envía a la Tierra en medio de Su pueblo. Juan se identificó con las Escrituras que se estaban cumpliendo en él, cuando le preguntaron: “¿Eres tú el Mesías, eres tú Elías, eres tú el Profeta?” Él dijo: “No, yo soy la

Vean, está prometido que la Iglesia sería restaurada a como era en el tiempo de los Apóstoles; y en el tiempo de los Apóstoles predicaban, llamaban al arrepentimiento, venía la gente, y luego los bautizaban. No perdían tiempo, porque la meta de la predicación del Evangelio es que la gente crean en Cristo, lo reciban, sean bautizados en agua en el Nombre del Señor Jesucristo, y Cristo los bautice con Espíritu Santo y Fuego, y produzca en ellos el nuevo nacimiento. Piensen ustedes: si Pedro le decía a aquellas personas que habían creído en Cristo: “Ahora ustedes tienen que esperar seis meses o un año para ser bautizados en agua.” El Reino de Cristo, el Reino de los Cielos no se llenaba de esas personas, no podían ser añadidos a la Iglesia, porque son añadidos a la Iglesia cuando la persona cree en Cristo, es bautizada en el Nombre de Jesucristo, y Cristo lo bautiza con Espíritu Santo y Fuego. Y la meta era que recibieran a Cristo, fueran bautizados en agua en el Nombre de Jesucristo para que recibieran el Espíritu Santo y obtuvieran el nuevo nacimiento. ¿Ven? Por eso fueron añadidos a la Iglesia como tres mil personas, porque siguieron el orden del Espíritu Santo, que era el que guiaba a Pedro y a los demás Apóstoles. Y bajo la guianza del Espíritu Santo estará la Iglesia de Jesucristo en este tiempo final, porque Cristo en Espíritu Santo estará en medio de Su Iglesia, y estará obrando en la misma forma que en el tiempo pasado. Por lo tanto, vean ustedes, allí cuando Pedro predicó y creyeron, ¿cuántos milagros hizo allí Pedro? ¿Cuántos milagros hizo el Espíritu Santo físicamente para que la gente creyera? Ninguno. Fue por la Palabra creadora siendo hablada por el Espíritu Santo. La Iglesia comenzó allí el Día de Pentecostés sin milagros físicos, o sea, los nacidos de nuevo; aunque habían hechos milagros antes de nacer de nuevo. Pero ahora empezaba una nueva etapa y una nueva dispensación. El milagro más grande fue el nuevo nacimiento que Cristo realizó en esas personas. Eso

152

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

CRISTO EN LA CRUZ TRIUNFÓ SOBRE LAS POTESTADES

69

La Segunda Venida de Cristo es por Su Novia, por Su Iglesia. Y más abajo en este mismo párrafo, dice: “Cuando el Señor Jesucristo venga por su Novia, y ellos lo vean a Él, ellos dirán: ‘Ese es el que hemos esperado, allí está Él.’ Él se levantará con sanidad en Sus alas.” Y eso será en la Tercera Etapa, que será para la Iglesia Novia de Cristo, será para las vírgenes insensatas, y será para el mundo; o sea, que será esa Tercera Etapa a nivel mundial; comienza con Su Iglesia Novia, luego con las vírgenes insensatas y con el mundo entero. Para el mundo, no para salvación; y el pueblo hebreo va a ver esa manifestación, y dirá: “Eso es y ése es el que estábamos esperando.” Eso será el Espíritu Santo viniendo en carne humana en el Día Postrero. Dios obra siempre por medio de un hombre. Ese hombre no será Cristo, pero a través de ese hombre Cristo estará en Espíritu Santo manifestado obrando esas maravillas y esos ministerios de Moisés, de Elías y de Jesús. También vamos a ver a Cristo en Su cuerpo glorificado, cuando seamos nosotros transformados, y entonces veremos a Cristo. Pero tendremos este ministerio en el cual Cristo estará obrando por medio de Su Ángel en el Día Postrero. En la Visión de la Carpa el Reverendo William Branham fue llevado y vio que se estaba llevando una actividad, una actividad de las muchas actividades que ya se habían llevado a cabo, porque eso no surge de la noche a la mañana, como decimos nosotros. Era algo que ya estaba bien avanzado, era algo que ya había comenzado hacia algún tiempo, y ya se estaban llevando a cabo esas actividades, y por eso había tantas personas, y por eso se estaban haciendo los llamamientos también, y luego la línea de oración para la sanidad de muchas personas. Pero él vio esa parte culminante; pero antes de llegar a la parte culminante, las cosas comienzan en forma sencilla. Una de las cosas: predicación y llamamiento al altar. Y luego más adelante, luego se verán otras cosas.

voz de uno que clama en el desierto.” Porque eso fue lo que estaba prometido que sería cumplido en Juan el Bautista; porque él era esa Voz de uno clamando en el desierto, de Isaías, capítulo 40, verso 3 al 15; y era también el Mensajero que Dios enviaría delante de Él, del Señor, delante del Ángel del Pacto. Y ahora, San Pedro, San Pablo y cada Mensajero podía decir que él era el cumplimiento de la Venida del Ángel Mensajero correspondiente a la edad en que Dios lo envía; y el Reverendo William Branham identifica el ministerio que está en él como el ministerio de Elías, identifica también ese ministerio como el ministerio del Ángel de la Séptima Edad, el Séptimo Ángel de la Séptima Edad. En diferentes formas lo identifica. Pero eso es el Espíritu Santo en él identificando ese Mensajero. Ahora, hemos visto que para este tiempo final hay una bendición grande de parte de Dios en el Reino de Dios, en el Reino de Cristo, la Iglesia del Señor Jesucristo. Vamos a ver, a continuar aquí en “Citas,” página 118, párrafo 1058, donde dice (vamos a leerlo de nuevo): “Tal vez sea que estoy construyendo una plataforma para que alguien más suba a ella, tal vez...” ¿Y quién se atreverá a subir a esa plataforma? Solamente una persona se atreverá a subir, consciente de que él es esa persona, y Dios lo respaldará. Cualquier otra persona que trate de subir a esa plataforma, tendrá problemas delante de Dios. En términos nuestros, nosotros decimos: Cualquiera que trate de subir a esa plataforma que no sea la persona que tiene que subir, se *escocotará. Eso quiere decir que se caerá y que se desnucará. “...tal vez yo sea llevado antes de este tiempo...” Y ahora aquí está anunciado que a lo mejor él sea... se vaya antes de que eso se cumpla, antes de que suba esa persona a la plataforma que él preparó. El precursor prepara el pueblo para algo que va a venir, le prepara todo, le hace una plataforma, diciendo: “Después de mí va a venir una persona, yo no soy esa persona pero va a venir

70

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

SEAMOS ESFORZADOS Y VALIENTES

151

una persona que va a cumplir estas profecías, que va a cumplir esto, y que va a hacer esto y va a hacer esto otro.” “...pero yo creo que estamos tan cerca que yo no me moriré de edad avanzada.” ¿Para este tiempo cuántos años tendría? ¿Como 91 años, Miguel? ¿95 años? Sácale 9 a 104. 9 menos 104 son 91. No, 95. 95 años. Ya esa edad es una edad en que normalmente la persona ha partido. Cuando el hermano Branham tenía unos 53 años más o menos, por ahí, él decía: “Ya mi padre...” No sé de cuántos fue que murió, ¿de 51, sería? O si tenía 55, pero el papá murió de 50 y algo. Él decía: “Ya me estoy poniendo viejo.” Algo así más o menos. Ya él estaba mostrando que de un momento a otro ya tenía que partir, ya había llegado a la década de los 50. Ni él sabía que tenía que irse, y decía: “Mi padre murió a los 50 y...” Como 51 años más o menos; eso lo podemos después conseguir, la edad exacta que él dijo: “Y ya yo me pasé por...” No sé si por dos o tres años, decía él; o sea, que él estaba esperando de un momento a otro partir. Pero ahora aquí dice: “...yo no me moriré de edad avanzada. Y siendo de cincuenta y cuatro años, no me moriré de viejo hasta que Él esté aquí...” O sea, que el hermano Branham creía que antes de la edad en que él tenía que morir por edad avanzada, si llegaba hasta esa edad avanzada, que antes de él morir por edad avanzada, al cual él le preparó el camino, tenía que estar aquí. “...sólo que sea disparado, asesinado o alguna otra cosa, de algún modo muerto pero no por la edad avanzada hasta que Él esté aquí.” O sea, que él creía firmemente que si él no moría por enfermedad, por un accidente, o porque le disparaban y lo mataban, sino que tenía que morir por edad avanzada, por vejez, él creía que él vería literalmente el cumplimiento de la Segunda Venida de Cristo, el cumplimiento del que se subiría en esa

Iglesia del Señor Jesucristo, y ahí es donde sucederán los grandes milagros y maravillas que han sido prometidos. Ahora, en la página 2 A, también el párrafo 15 nos habla algo, y en el párrafo 14 también. Pero ahora vamos al libro de “Los Sellos,” página 57, donde dice: “Este libro sellado con siete sellos es revelado en el tiempo de los Siete Truenos de Apocalipsis 10. Demos lectura allí también para tener un mejor entendimiento antes de entrar más profundamente. Ahora, esto ya es el tiempo del fin porque dice así: ‘Y vi otro ángel fuerte descender del cielo, cercado de una nube, y el arco celeste sobre Su cabeza...’ Ahora, si usted se fija bien, notará que esta persona es Cristo, porque aun en el Antiguo Testamento Él fue llamado el Ángel del Pacto; y Él ahora viene directamente a los Judíos porque la iglesia ha llegado a su fin. Bien, ahora continuando: ‘...y su rostro era como el sol, y sus pies como columnas de fuego.’ ¿Recuerden el Ángel de Apocalipsis capítulo uno? Este es el mismo. Un Ángel es un Mensajero, y él es un Mensajero a Israel. ¿Ve usted? La iglesia está a punto de ser raptada, Él viene por Su iglesia.” Y ahora, el Ángel Fuerte, el Ángel del Pacto, Cristo, el Mensajero a Israel, viene por Su Iglesia. Y ahora, vamos a ver otro lugar donde nos hable algo aquí con relación a este misterio en la página 22, párrafo 176 del libro de “Citas,” dice: “Allí están esos dos Testigos. Y cuando ellos atormenten al mundo, con sus predicaciones, y reúnan otra vez a los judíos, trayéndolos a arrepentimiento, trayéndolos otra vez a que crean; cuando vean a Jesucristo viniendo por la Novia (¿ven? Cuando vean a Jesucristo viniendo ¿por quién? Por la Novia), ellos dirán: ‘Mirad, este es el Dios a quien esperábamos. ¡Este es Él!’ Pero Él no viene por ellos, viene por Su Novia.”

150

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

CRISTO EN LA CRUZ TRIUNFÓ SOBRE LAS POTESTADES

71

Jesucristo nació en el Este, en el medio Oriente, que es la tierra de Israel, el Día de Pentecostés allá en Jerusalén. Pero luego se han ido moviendo las diferentes etapas de la Iglesia, de la tierra de Israel a Asia Menor, entre los gentiles. De Asia Menor a Europa, donde se cumplieron cinco etapas o cinco edades, en donde el Espíritu Santo se movió a Europa, Cristo en Espíritu Santo; y luego de Europa se movió a Norteamérica el Espíritu Santo para cumplir todo el Programa Divino para la séptima edad de la Iglesia, tipificado, representado en la edad de Laodicea. Y luego que termina esa etapa se mueve a la América Latina y el Caribe, al mismo Oeste, y luego es en el mismo Oeste, en esa etapa que corresponde a la Edad de la Piedra Angular, donde Cristo tiene que aparecer cabalgando sobre un Caballo Blanco con un Nombre Nuevo escrito que ninguno entiende, sino Él mismo. Por lo tanto, es en medio del Israel espiritual, celestial, la Iglesia del Señor Jesucristo, donde Cristo estará cumpliendo Su Segunda Venida. No es en otro lugar, sino en la Iglesia del Señor Jesucristo. Y eso lo sabe todo el Cristianismo. Y si algún Cristiano dice que no es así, entonces hay que preguntarle: —“Usted está esperando la Segunda Venida de Cristo?” —“Sí, sí.” —“¿Y dónde la está esperando? ¿En el Judaísmo o en el Cristianismo?” — “En el Cristianismo.” Miren aquí en la página 22 del libro de “Citas,” y página 23, esto es el párrafo 183, al final dice: “Él ha venido ahora en Misericordia revelándose a sí mismo a la Iglesia; se han reído y lo han escarnecido. La siguiente vez que Él se revele a sí mismo, será en el juicio al mundo y a las naciones que se olvidaron de Dios y pecaron su manera de gracia, Su día de Gracia.” Y ahora, ¿la Tercera Etapa dónde será cumplida? En la

plataforma. Pero vamos a ver aquí algo más que dice, lo cual lo consolaba a él: “Tal vez yo no lo haré...(Ahora vean) Tal vez yo no lo haré pero este mensaje introducirá a Jesucristo al mundo.” Ahora, está él pensando en su partida: “Tal vez yo no lo haré, tal vez me voy antes; pero este Mensaje introducirá a Jesucristo al mundo.” Él dice que cuando el Ángel en el año 1933, cuando estuvo bautizando en el río Ohio, estuvo bautizando al candidato número 17, descendió la Columna de Fuego, el Ángel en la Columna de Fuego, y le dijo: “Así como Juan el Bautista fue el precursor de la Primera Venida de Cristo, tu Mensaje será precursor, es precursor de la Segunda Venida de Cristo.” En algunos lugares Él dice: “Tú eres o tú serás precursor de la Segunda Venida de Cristo.” ¿Pero un Mensajero precursor con qué precursa al que viene después de él? Con su Mensaje. No puede haber un precursor precursando algo sin un Mensaje. Por lo tanto, el precursor con lo que precursa es con el Mensaje que Dios le da; y el Mensaje del precursor lo dejó, está grabado y está impreso también en folletos y libros, como “Los Sellos”, “los Siete Sellos,” y el libro de “Las Siete edades,” y el libro de “Las Setenta Semanas de Daniel,” y algunos otros libros. Por lo tanto, el cumplimiento del que vendrá después del precursor para el Día Postrero tiene que ser el cumplimiento de lo que ya fue prometido. Por lo tanto, vendrá cumpliendo lo que fue dicho que haría el que vendría después de él. Pero no va a verse el cumplimiento de lo que fue prometido, que corresponde al final, no se va a ver al principio, se va a ver en forma gradual, en forma progresiva, cumpliendo cada promesa en el tiempo correspondiente; como en la Primera Venida de Cristo, en donde fue prometido que Él llevaría nuestros pecados y el castigo de nuestra paz sería sobre Él, y así por el estilo.

72

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

SEAMOS ESFORZADOS Y VALIENTES

149

Eso no se vio cuando Jesucristo nació en Belén de Judea, tampoco se vio cuando estaba en Egipto, tampoco se vio cuando tuvo Su niñez hasta los doce años, tampoco se vio cuando tuvo Su juventud de los quince años o trece años en adelante, o quince años en adelante, y de los dieciocho años en adelante. No se vio tampoco cuando Él comenzó Su ministerio de tres años y medio, pero se vio al final de los tres años y medio, esa profecía cumplida. Pero antes de eso, en el ministerio de tres años y medio estaría el Espíritu del Señor sobre Él, cumpliendo Isaías, capítulo 61, verso 1 al 2, hasta predicar el día o el año de la buena voluntad de Jehová. Pero cuando dice: “Y el día de venganza del Dios nuestro.” Eso no se vería siendo predicado por Cristo y para ser cumplido en aquel tiempo, ¿por qué? Porque eso corresponde a la Segunda Venida de Cristo. ¿Dónde? En el cumplimiento de la Segunda Venida de Cristo en Su Mensaje que Él estará dándonos, en donde estará predicándose el día de venganza del Dios nuestro, estará siendo abierto el misterio de las siete plagas, de las siete copas, y el misterio también de las trompetas bajo la Séptima Trompeta. Y vean, el misterio aquí de la Séptima Trompeta, de la cual les dije que corresponde al ministerio de los Dos Olivos, al ministerio de Moisés y Elías, dice en el libro de “Citas,” página 128, párrafo 1143: “Debajo de la Séptima Trompeta es para Israel lo mismo que el Séptimo Sello fue para la Iglesia.” Es lo mismo. Ahora vean, Séptimo Sello para la Iglesia es la Séptima Trompeta para el pueblo hebreo. Y ahora, en la página 129, párrafo 1150, dice: “Ahora, tan pronto como esta Iglesia, el misterio del Séptimo Sello es conocido (¿ven? Pues va ser conocido el misterio ¿de qué? Del Séptimo Sello), y los judíos son llamados por el misterio de la Séptima Trompeta que son dos profetas Elías y Moisés.”

“Y vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que estaba sentado sobre él, era llamado Fiel y Verdadero, el cual con justicia juzga y pelea. Y sus ojos eran como llama de fuego, y había en su cabeza muchas diademas (¡Oh, hermano, ya había sido coronado por Sus santos!); y tenía un nombre escrito que ninguno entendía sino él mismo (recuerden, no podemos, todavía no conocemos eso). Y estaba vestido de una ropa teñida en sangre: y su nombre es llamado (No dice que ‘su nombre es,’ sino que ‘su nombre es llamado.’) EL VERBO DE DIOS (porque Él y la Palabra son el mismo. Y noten esto también: No dice ‘sus nombres,’ sino ‘su nombre,’ Su Nombre es llamado la Palabra de Dios (o sea, el Verbo de Dios). Él conoce un solo nombre).” Y ahora, aquí hemos visto lo que es Apocalipsis 19. Y ahora, en el Mensaje:“El Evangelismo del tiempo del fin,” nos dice... por ahí por la página 51 a la 55: “Él vendrá cabalgando en algún lugar.” Y en el Mensaje: “El único lugar...” Vamos a ver la página 166 del libro de “Citas: ‘El único lugar provisto de Dios para adorar.” En la página 1 y página 2 en español, dice: “Ahora, yo estaba poniéndome bastante viejo y pensé: ‘¿Habrá otro avivamiento, veré otro tiempo?’ Y sólo recuerden, del Oeste vendrá un Jinete en un Caballo Blanco. Cabalgaremos esta senda otra vez. Eso es correcto. Tan pronto como estamos listos. ¿Ven ustedes? Es una promesa.” Y si es una promesa tiene que estar en la Biblia, ¿y en dónde está? En Apocalipsis 17, verso 14 al 15; y Apocalipsis 19, verso 11 al 21. Ahí tenemos identificado el lugar de dónde está prometido que vendrá el Jinete en el Caballo Blanco. ¿Y por qué tiene que venir Él del Oeste? Porque la Iglesia del Señor Jesucristo es la que ha estado esperando la Segunda Venida de Cristo. ¿Y por qué en el Oeste? Porque la Iglesia del Señor

148

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

CRISTO EN LA CRUZ TRIUNFÓ SOBRE LAS POTESTADES

73

como Juan el Bautista; o sea, que al colocar el Séptimo Sello y el comienzo del Séptimo Sello, lo coloca como el nacimiento del Señor, o sea, que lo coloca treinta y tres años antes de la muerte de Cristo en la Cruz del Calvario; o sea, lo coloca, lo coloca antes del fin de Su Primera Venida. El comienzo fue naciendo en Belén de Judea, el fin fue muriendo en la Cruz del Calvario, porque después resucitó glorificado e inmortal. Y ahora, si lo coloca con un lapso de tiempo de treinta y tres años, o sea, coloca el nacimiento de Cristo treinta y tres años antes de la muerte de Cristo en la Cruz del Calvario, pues (y dice que así será el Séptimo Sello, el comienzo del Séptimo Sello), entonces habrá un lapso de tiempo, que vamos a saber cuánto será, cuánto tiempo será, cuando llegue el fin del Séptimo Sello. El pueblo hebreo no sabía que estaba en medio de ellos el cumplimiento de la promesa mesiánica; y por cuanto el Reverendo William Branham dice que cuando el Séptimo Sello comience, será una cosa secreta completamente según la Biblia, eso nos muestra que el Séptimo Sello va a estar cumpliéndose en medio del Cristianismo, sin que el Cristianismo sepa que el misterio contenido en el Séptimo Sello estará en medio del Cristianismo. Así como estuvo en medio del Judaísmo el misterio de la Primera Venida de Cristo. Por lo tanto, el Espíritu Santo vendrá manifestado en carne, el Jinete del Caballo Blanco de Apocalipsis 19, vean aquí, veamos lo que nos dice... lo que nos dice de ese Jinete y también del Ángel Fuerte que desciende del Cielo, del Ángel Fuerte que desciende del Cielo, nos dice la página 120 y 121 del libro de “Los Sellos:” “Ahora nosotros vimos la misma cosa, la cual es Cristo (o sea, cuando cita Apocalipsis 10); y sabemos que Cristo siempre es el Mensajero a la Iglesia. Él es llamado ‘Columna de Fuego,’ ‘El Angel del Pacto,’ y así por el estilo.” Y ahora, veamos la página 185 y 186. [Libro de “Los Sellos.”] 185, dice:

Por el misterio de la Séptima Trompeta, que son Moisés y Elías, serán llamados ciento cuarenta y cuatro mil hebreos, ese misterio siendo cumplido en medio del pueblo hebreo, y con los hebreos hará el llamado y recogimiento de ciento cuarenta y cuatro mil hebreos. Y la Séptima Trompeta, vea, bajo la Séptima Trompeta sucederá esto, la Séptima Trompeta de Apocalipsis, capítulo 11, verso 7 en adelante. Y ahora, bajo el misterio del Séptimo Sello, dice: “Ahora, tan pronto como esta Iglesia, el misterio del Séptimo Sello es conocido.” ¿Ven? Porque la Iglesia va a conocer el misterio del Séptimo Sello, como Israel va a conocer el misterio de la Séptima Trompeta. Y ahora, aquí en la página 130, párrafo 1164, dice: “Recuerden que los que están vivos y queden no impedirán a los que están durmiendo, porque la Trompeta de Dios, esa última Trompeta (la sexta acaba de tocar), y esa última Trompeta como el último Sello, será la venida del Señor; tocará, y los muertos en Cristo se levantarán primero.” Y en la página 149 del libro de “Citas,” párrafo 1333, dice: “Recuerden que los que viven y quedan no impedirán a los que duermen; porque la trompeta de Dios, esa última trompeta (la sexta acaba de sonar). Y esa última trompeta, con el último sello, será la venida del Señor. Tocará, y los muertos en Cristo se levantarán primeramente... sólo descansando hasta ese tiempo.” Y esto lo predicó en julio 11 de 1965. Y ahora, aquí nos da Dios por medio de Su Espíritu Santo a través del Reverendo William Branham la promesa que esa Trompeta final, esa Gran Voz de Trompeta, va a sonar; y esa Gran Voz de Trompeta es la misma Voz de Arcángel y Trompeta de Dios, es la Gran Voz de Trompeta, la Trompeta final. Sonará y los muertos en Cristo resucitarán primero, y nosotros los que vivimos seremos

74

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

SEAMOS ESFORZADOS Y VALIENTES

147

transformados; pero primero suena esa Trompeta. La Trompeta del Año del Jubileo, la Trompeta del Evangelio del Reino para obtener nosotros la revelación del Séptimo Sello, la revelación de la Segunda Venida de Cristo, para obtener así la fe, la revelación para ser transformados y llevados con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero. Con la revelación del Evangelio de la Gracia, que es el que revela, o donde está la revelación de la Primera Venida de Cristo, obtenemos la fe para recibir a Cristo como nuestro Salvador, y obtener el perdón de nuestros pecados, ser bautizados en agua en Su Nombre, y recibir el Espíritu Santo y obtener la transformación interior, y obtener el nuevo nacimiento y obtener el cuerpo angelical, y así entrar al Reino de Dios. Pero nos falta esa Redención física, la Redención del cuerpo, que será nuestra transformación, en donde entraremos físicamente con cuerpo glorificado al Reino de Dios. Y con ese cuerpo es que estaremos en el glorioso Reino Milenial de Cristo; o sea, que lo mismo que se ha realizado en la Dispensación de la Gracia en lo espiritual, se realizará en la Dispensación del Reino, para llevar a cabo la parte física del Reino de Cristo. Y ahora, pasamos de nuevo a la página 119, para concluir lo que estábamos leyendo. Nos paramos aquí donde dice: “Tal vez yo no lo haré pero este mensaje introducirá a Jesucristo al mundo, así como Juan el Bautista fue enviado como precursor a la primera venida, así este mensaje será precursor de la segunda venida. Y Juan dijo: ‘He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.’ Así que será paralelo en todo y yo sé que será.” Será paralelo en todo. Por lo tanto, así como estaba Juan el Bautista presente con el Mensaje con el cual estaba precursando la Primera Venida de Cristo, el precursor de la Segunda Venida de Cristo aunque no esté en cuerpo físico presente, su Mensaje estará presente. Por lo tanto, dondequiera que sea mostrado el misterio del Séptimo Sello, el misterio de la Segunda Venida de

nada del séptimo. El Sello del tiempo del fin, cuando empiece será algo completamente secreto según la Biblia.” ¿Ven? Cuando empiece, cuando comience, ¿será qué? Será algo completamente secreto según la Biblia. Pero así como la virgen María sabía y José también sabía, vean ustedes, y luego Zacarías y Elisabet sabían también, por causa de la noticia que le dio el Arcángel Gabriel. Dice el Reverendo William Branham en el libro de “Las Setenta Semanas de Daniel,” página 101, dice párrafo 68: “El Espíritu de Sabiduría viene a la Iglesia, para hacer conocer a la Iglesia por la revelación del Espíritu Santo, introduciéndole a la Iglesia y revelándole en qué día estamos viviendo. Lo mismo como Gabriel vino a Daniel, el Espíritu Santo viene a la Iglesia en estos últimos días para revelar estas grandes y profundas y secretas cosas.” Ahora, ¿por qué sabemos nosotros el Día que nos ha tocado vivir, que no estamos en la primera edad, ni segunda, ni tercera, ni cuarta, ni quinta, ni sexta, ni séptima? Porque el Espíritu Santo nos ha revelado estas cosas. No por sabiduría humana, sino por revelación del Espíritu Santo. Ahora, sigue diciendo aquí en la página 472: “Pero antes de conocer eso... Recuerden Apocalipsis 10:1-7: que al fin del Mensaje del Séptimo Ángel, TODOS los misterios de Dios, serían conocidos. Estamos en el tiempo del fin - la apertura del Séptimo Sello. El domingo pasado, hace una semana hoy, cuando estaba predicando sobre: ‘Sed humildes, sed humildes, recuerden que Dios obra en cosas pequeñas.’ En verdad no me daba cuenta de lo que estaba hablando, pero ahora lo veo bien. Será de una manera tan humilde. Uno pensaría que una cosa tan tremenda sería revelada allá en el Vaticano, pero más bien viene como vino Juan el Bautista; viene como el nacimiento de nuestro Señor.” Y ahora vean, viene como el nacimiento de nuestro Señor y

146

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

CRISTO EN LA CRUZ TRIUNFÓ SOBRE LAS POTESTADES

75

pone fin a todo, al tiempo y al Reino de los gentiles, y a todo. Todo eso está contenido en el Séptimo Sello. El Séptimo Sello es como un cohete que explota, hace una explosión cerca, y después hace una explosión más alta; y de ahí salen esas cinco estrellas. Y una de esas estrellas explota; de ahí salen cinco estrellas. Y una de esas estrellas nuevas explota; y salen cinco estrellas de esa nueva explosión. Ahora, el Séptimo Sello, al fin del Séptimo Sello, vean, pero si el Séptimo Sello tiene un final, al final del Séptimo Sello, pues entonces, ¿cuándo comenzó el Séptimo Sello? Es como al final de la Primera Venida de Cristo, al final de la Primera Venida de Cristo fue cuando murió siendo crucificado en la Cruz del Calvario. ¿Ven? Pero cuando comenzó el cumplimiento de la Primera Venida de Cristo, eso fue en el vientre de María, y después naciendo en Belén de Judea. Treinta y tres años antes de Su muerte en la Cruz del Calvario, treinta y tres años antes del final de Su Primera Venida fue el comienzo de Su Primera Venida. El Reverendo William Branham dice que el Arcángel Gabriel anunció la Primera Venida de Cristo, o sea, sonó la Trompeta de la Primera Venida de Cristo, tanto a Zacarías como a la virgen María. Y dice: “Y sonará la Trompeta, anunciará la Segunda Venida de Cristo.” Así que estará interviniendo el Arcángel Gabriel enviado por Dios, para que se sepa el misterio de la Segunda Venida de Cristo. Treinta y tres años antes del final de la Primera Venida de Cristo, ya María sabía el misterio de la Primera Venida de Cristo. Y María representa la Iglesia Novia del Señor Jesucristo. Página 472 del libro de “Los Sellos,” dice: “Esto muestra que viene de Dios, porque vemos que cuadra perfectamente con las promesas de Dios para el Mensaje del tiempo del fin. Noten bien el Mensaje del tiempo del fin –este Sello– (o sea, el Séptimo). Él nos ha revelado los seis Sellos, pero no dice

Cristo, estará el Mensaje del precursor; y por consiguiente estará siendo presentado en el Mensaje del precursor lo que fue prometido para este tiempo final; estará siendo mostrado en el Mensaje del precursor todo lo que el precursor dijo acerca del que vendría después de él. Por lo tanto, será el precursor hablando, ya él habló, y quedó impreso y quedó grabado. Por lo tanto, será de acuerdo a como fue hablado. Y con el Mensaje del precursor será confirmado todo lo que Dios ha prometido hacer en este tiempo, o sea, que lo que Dios haga en este tiempo, estará en línea directa con toda la Escritura, con todo lo que los Profetas hablaron para este tiempo final, que Dios estaría haciendo y con lo que habló el Señor Jesucristo y con lo que hablaron los Apóstoles, y con lo que habló el Reverendo William Branham; o sea, que estará en línea directa con toda la Escritura, desde el Génesis hasta el Apocalipsis. Y en el libro del Apocalipsis entra el Mensaje del precursor, el mensaje del Séptimo Ángel de la séptima edad de la Iglesia, y entran los Mensajes de los siete Ángeles Mensajeros, y entra también el Mensaje que tenían los Apóstoles. Por lo tanto, con todo lo que Cristo estará haciendo en este tiempo, traerá la Gran Victoria en el Amor Divino, y traerá el triunfo físico sobre el reino de las tinieblas, así como trajo el triunfo espiritual sobre el reino de las tinieblas, sobre el reino y potestades del enemigo. Ha sido para mí un privilegio grande estar con ustedes en esta ocasión, dándoles testimonio de nuestro tema: “CRISTO EN LA CRUZ TRIUNFÓ SOBRE LAS POTESTADES SATÁNICAS.” En Su Primera Venida obtuvo la victoria, al final de Su ministerio; y en Su Segunda Venida obtendrá la victoria también, para luego traer Su Reino, el Reino Mesiánico, el Reino de Dios a esta Tierra y gobernar, reinar sobre el pueblo hebreo y sobre todas las naciones, y ahí estaremos nosotros con Cristo como

76

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

SEAMOS ESFORZADOS Y VALIENTES

145

Reyes y Sacerdotes, reinando por el Milenio y después por toda la eternidad. Que las bendiciones de Cristo, el Ángel del Pacto, sean sobre cada uno de ustedes y sobre mí también; y nos use cada día más y más en Su Reino, y nos permita ver todas estas promesas hechas por los Profetas del Antiguo Testamento y del Nuevo Testamento y por el Reverendo William Branham, relacionadas a lo que está prometido para Dios hacer en este tiempo final. Y que Dios nos mantenga nuestros ojos espirituales abiertos, nuestro corazón abierto, nuestra mente abierta, para entender las Escrituras, y nos abra las Escrituras, para entender todo lo que ha sido prometido para este tiempo final. Y que podamos escuchar las palabras de Cristo siendo repetidas acá en nuestra alma y nuestros oídos: “Bienaventurados vuestros ojos porque ven y vuestros oídos porque oyen; porque muchos de los Profetas y de los justos desearon ver lo que veis y no lo vieron, y oír lo que oís y no lo oyeron.” San Mateo, capítulo 13, versos 17 en adelante. Y también el verso 11, que dice, cuando le preguntan: “¿Por qué Tú les hablas a ellos por parábolas?” Cristo les dice: “Porque a vosotros es concedido conocer los misterios del Reino de los Cielos, mas a ellos no es concedido.” A los escogidos de Dios que componen la Iglesia Novia del Señor Jesucristo, les es concedido conocer los misterios del Reino de los Cielos correspondientes a este tiempo final; como también los misterios correspondientes a la Dispensación de la Gracia, y los misterios correspondientes a la Dispensación del Reino; y los misterios correspondientes a la Primera Venida de Cristo, y los misterios correspondientes a la Segunda Venida de Cristo, porque a la Iglesia de Jesucristo, la Iglesia Novia de Cristo le será abierto el misterio del Séptimo Sello, como al pueblo hebreo le será abierto el misterio de la Séptima Trompeta, que son Moisés y Elías; y el misterio del Séptimo Sello es la Venida del Señor. Ahora, podemos ver el tiempo que nos ha tocado vivir, que

Ahora, una introducción puede durar minutos, horas, días, semanas, meses, o años. Por lo tanto, vamos a ver con qué será introducido el Milenio. En la página 464 del libro de “Los Sellos,” ahí veremos lo que introduce el Milenio. 464 y 465, dice (el último párrafo, dice): “Debemos recordar que este Séptimo Sello es el fin del tiempo de todas las cosas. Correcto. Las cosas escritas en el Libro de la Redención, sellado desde antes de la fundación del mundo con Siete Sellos, todo termina. Es el fin de este mundo agitado; el fin de la naturaleza agitada y es el fin de todo. En eso también encontramos el fin de las Trompetas, de las Copas, de la tierra; y aun es el fin del tiempo. El tiempo termina, así nos lo dice la Biblia en Apocalipsis 10:1-7, donde el Ángel dijo: ‘El tiempo no será más.’ Y eso será en el día cuando este gran evento suceda. Allí todo termina. Al final de este séptimo sello (al final; si el Séptimo Sello tiene un final, pues tiene que tener también un comienzo)... Al final de este séptimo Sello es el fin de la edad de la iglesia; es el fin del séptimo Sello; es el fin de las Trompetas; es el fin de las Copas, y aun es el fin de la entrada al Milenio. Todo esto está contenido en el séptimo Sello.” Luego sigue diciendo: “Es como disparar un cohete al aire. Este cohete hace una explosión por aquí cerca, y luego mucho mas alto hace otra explosión; y de allí salen cinco estrellas. Una de esas cinco hace una explosión; y de allí salen otras cinco estrellas. Y una de esas estrellas explota; y de allí salen otras cinco estrellas, y después desaparece gradualmente. Así es el séptimo Sello. Allí termina el tiempo para el mundo. Es el fin del tiempo para esto y aquello y todas las cosas. Todo termina con el Séptimo Sello. Ahora, ¿cómo lo va a hacer Dios? Eso es lo que no sabemos, no lo sabemos. En esto será el tiempo para todas estas cosas y la entrada del Milenio.” ¿Ven? Ahora vean lo que introduce el Milenio, y vean lo que

144

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

CRISTO EN LA CRUZ TRIUNFÓ SOBRE LAS POTESTADES

77

en los Truenos. Fíjense en el misterio. Él viene cabalgando. Tiene que haber algo para cambiar esta iglesia. Ustedes saben eso. ¡Tiene que venir algo! Ahora noten: Nadie entendía ese nombre, sino Él mismo. ‘Y estaba vestido de una ropa teñida en sangre: y su nombre es llamado EL VERBO DE DIOS. Y los ejércitos que están en el cielo le seguían en caballos, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio. Y de su boca sale una espada aguda, para herir con ella las gentes; y él los regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor, y de la ira del Dios Todopoderoso. Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES. (Apocalipsis 19:13-16).’ Allí viene el Mesías, allí es donde está.” Ahí nos muestra el Reverendo William Branham la Venida del Jinete del Caballo Blanco de Apocalipsis 19. Y en la página 256 del libro de “Los Sellos,” también dice: “Pero cuando nuestro Señor aparezca sobre la tierra, Él vendrá sobre un caballo blanco como la nieve, y será completamente Emanuel - la Palabra de Dios encarnada en un hombre.” El Verbo hecho carne. La Palabra, el Verbo, viene en carne humana en este tiempo final, conforme a la promesa divina. El Espíritu Santo, el Verbo, viene en este tiempo final manifestado en carne humana, conforme a la promesa divina. Por lo tanto, este es un tiempo muy importante para todos los escogidos de Dios, para toda la Iglesia del Señor Jesucristo. Ahora, vamos a continuar acá leyendo: “Así que, repito, yo sinceramente creo y mantengo como un estudiante particular de la Palabra, juntamente con la inspiración Divina, que el año 1977 debe poner fin a los sistemas mundiales e introducir el milenio.”

es el tiempo más grande, más importante, de todos los tiempos para escuchar la revelación de todas estas cosas que deben suceder pronto en este tiempo final, y captar, ver, entender, las cosas que Cristo estará haciendo en este tiempo final, en donde el Verbo estará con nosotros, el cual es Cristo, el Ángel Fuerte que desciende del Cielo, el Ángel Fuerte de Apocalipsis 10, y de Apocalipsis, capítulo 1 también; y de Daniel, capítulo 12. Hemos visto aquí en esta noche bastante de lo correspondiente a este tiempo final. Pero hay que ser reservado en nuestro tiempo, porque todo lo que Cristo estará haciendo es para obtener la Gran Victoria en el Amor Divino y traer la resurrección de los muertos en Cristo y la transformación de nosotros los que vivimos, para ir con Él a la Cena de las Bodas del Cordero, y para así obtener la victoria sobre el enemigo de Dios, sobre el reino de las tinieblas, y el príncipe del reino de las tinieblas, que es el diablo, Satanás. Por lo tanto, Cristo obtendrá en Su Segunda Venida la Victoria, así como la obtuvo en Su Primera Venida. Que las bendiciones de Cristo, el Ángel del Pacto, sean sobre cada uno de ustedes y sobre mí también, y nos abra el entendimiento y nos abra las Escrituras y nos permita comprender todo Su Programa correspondiente a este tiempo final, y ser reservados; y llevar el Mensaje por todos los lugares. Que Cristo nos use grandemente en Su Obra en este tiempo final, nos bendiga a nosotros, a nuestra familia y a nuestras congregaciones, y nos llene cada día más y más de entendimiento, de conocimiento de Su Palabra revelada para este tiempo final, y continúe añadiendo a Su Iglesia los que faltan, los que han de ser salvos; y pronto complete Su Iglesia y resucite a los muertos creyentes en Él y a nosotros nos transforme, y nos lleve con Él a la Cena de las Bodas del Cordero. En el Nombre del Señor Jesucristo. Amén y amén. Bueno, ha sido para mí un privilegio grande estar con ustedes

78

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

SEAMOS ESFORZADOS Y VALIENTES

143

en este saludo. Le había dicho a nuestro hermano Bermúdez que solamente iba a ser un saludo, porque ya es un poquito tarde y mañana tenemos actividad. Pero recuerden que estos saludos se nos convierten en un saludo de una hora o de media hora, o de un poquito más; dos horas que han pasado como si fueran cinco minutos. Y todavía podemos estar aquí hasta por la madrugada, y no habremos terminado todo lo que hay para decir. Pero con lo que ha sido dicho yo creo que hemos entendido bien que hay un Programa Divino que se está llevando a cabo en nuestro tiempo, el cual fue prometido para este tiempo final. Y el Espíritu Santo está manifestándose en este tiempo final, y está sobre muchos pueblos, naciones y lenguas, y está obrando en nuestro tiempo, como fue prometido que Él obraría. Y nada podrá impedir que Él cumpla lo que Él prometió. Y es como dijo Gamaliel cuando persiguieron a los creyentes. Él dijo: “Dejen a esa gente, porque si eso es de Dios no lo podrán detener, no sea que se encuentren ustedes resistiendo a Dios.” Se estaba cumpliendo en los discípulos lo que había sido prometido en Joel, en Isaías, y en los demás libros proféticos, y lo que Jesús había prometido. Para nuestro tiempo también se están cumpliendo profecías bíblicas correspondientes a este tiempo final. Por lo tanto, seguimos adelante trabajando en la Obra del Señor Jesucristo, sabiendo que Cristo en Espíritu Santo está en medio de nosotros, cumpliendo las profecías correspondientes a este tiempo final. Y es Cristo en Su manifestación final, Cristo en Espíritu Santo el que se sube en la plataforma que fue preparada, que fue construida para en la plataforma o base, que es el Mensaje que predicó el Reverendo William Branham, del cual dijo: “Estoy poniendo el fundamento para un Mensaje que vendrá.” Pues sobre el fundamento que puso el Reverendo William Branham, o que puso el Espíritu Santo a través del Reverendo William Branham, será que el Espíritu Santo estará

segunda parte es la Segunda Venida de Cristo. Y así como Cristo en cuerpo angelical estuvo en el Antiguo Testamento, pero luego se hizo carne en medio del pueblo hebreo, luego Cristo en Espíritu Santo ha estado en medio de Su Iglesia manifestándose a través de los diferentes Mensajeros de Su Iglesia. Y para el Día Postrero este mismo Espíritu Santo, dice el Reverendo William Branham, que se encarnará. Eso está en la página 134 del libro de “Los Sellos,” dice: “Y noten ustedes, cuando este Espíritu Santo que tenemos llegue a encarnarse, el que está en nuestro medio ahora mismo en la forma del Espíritu Santo, cuando Él llegue a ser encarnado en la Persona de Jesucristo, entonces nosotros le coronaremos como ‘Rey de Reyes y Señor de Señores.” ¿Ven? Es la Iglesia la que corona a Cristo como Rey de reyes y Señor de señores. El Espíritu Santo se encarnará. Ahora, veamos en la página 146, dice el Reverendo William Branham: “Y al mismo tiempo que el diablo cae del Cielo y se encarna en un hombre, el Espíritu Santo sube y viene encarnado en un hombre.” Y ahora, la página 352, dice, del libro de “Los Sellos,” también: “Y sucederá que al tiempo cuando el anticristo venga en su plenitud, Dios también vendrá en Su plenitud para redimirnos. Siempre corren paralelos. Caín y Abel, el cuervo y la paloma en el arca, Judas y Jesús, etc.” Luego en la página 256 del libro de “Los Sellos,” dice el Reverendo William Branham.... y vamos a leer la página 131, primero, dice: “Y ahora Jesús: Su Nombre sobre la tierra fue Jesús el Redentor, porque fue el Redentor cuando estuvo sobre la tierra; pero cuando conquistó el infierno y la muerte; los venció y ascendió, entonces recibió un nuevo Nombre. Por esa razón es que gritan y hacen tanto ruido y no reciben nada. Será revelado

142

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

CRISTO EN LA CRUZ TRIUNFÓ SOBRE LAS POTESTADES

79

vigente esa edad. Pero cuando llega a su final, ya el tiempo de Redención para ese territorio acabó. Por lo tanto, Dios se mueve a otro territorio. Así ha sucedido de etapa en etapa. Y ahora, hemos visto para dónde se iba moviendo Dios en Espíritu Santo, Cristo en Espíritu Santo se fue moviendo de un territorio a otro, de una nación a otra, de la tierra de Israel a Asia Menor, de Asia Menor a Europa, donde tuvo cinco etapas o edades de la Iglesia, y de Europa a Norteamérica; y de Norteamérica, ¿a dónde? A la América Latina y el Caribe. Y ahora, de la América Latina y el Caribe, se moverá a Israel para la Redención de ciento cuarenta y cuatro mil hebreos, cuando haya completado a los redimidos de la Iglesia del Señor Jesucristo, en la Obra que corresponde a la América Latina y el Caribe, al Oeste, al continente del Oeste, al continente Americano, en la parte de la América Latina y el Caribe, desde donde Él también se extenderá a otras naciones y continentes, para llamar a los escogidos que estén en esos territorios. Así como en cada edad llevó a cabo la edad en cierto territorio, pero de ahí se extendía el Mensaje a otros territorios, a otras naciones, y a otros continentes. Ahora, continuemos aquí: “Basándome en estas siete visiones, juntamente con los cambios tan rápidos que han transcurrido en el mundo en los últimos cincuenta años, doy esta PREDICCIÓN (no es profecía): que estas siete visiones habrán llegado a cumplirse todas para el año 1977. Y aunque muchas personas juzgan que esto es un pronóstico irresponsable, en vista de que Jesús dijo: ‘Empero de aquel día y de la hora, nadie sabe.’ (Marcos 13:32); y todavía me mantengo firme en mi creencia después de treinta años, porque Jesús NO dijo que nadie conocería el año, mes o semana en que Su venida habría de ser completada (en que Su Venida habría de ser completada).” Hablando en términos amplios, la Venida del Señor consta de Su primera parte, que es la Primera Venida de Cristo y la

trayendo el Mensaje de este tiempo final. Y el último Mensaje es el Evangelio del Reino, es la Trompeta Final o Gran Voz de Trompeta, la Trompeta del Año del Jubileo sonando, la Séptima Trompeta sonando, que es también el misterio del Séptimo Sello; suena la Séptima Trompeta y el misterio del Séptimo Sello va siendo abierto para la Iglesia del Señor Jesucristo. Por lo tanto, somos personas bienaventuradas, colocadas en esta Tierra, en este tiempo final, en la Iglesia de Jesucristo, para ver lo que los Profetas y justos desearon ver, y para oír lo que los Profetas y justos desearon oír, para ver y escuchar, lo que, tanto los Profetas del Antiguo Testamento como los Apóstoles y como los Ángeles Mensajeros y todos los creyentes de edades pasadas, desearon ver y oír. Que Dios les bendiga y les guarde a todos, y continúen pasando una noche llena de las bendiciones de Jesucristo nuestro Salvador. Oren mucho por la actividad de mañana, para que Cristo se manifieste y nos hable, nos abra las Escrituras y nos confirme en la fe de Cristo, y llame y junte los escogidos que faltan por ser llamados y juntados en el Cuerpo Místico de Cristo nuestro Salvador. Que Dios les bendiga y continúen pasando una noche llena de las bendiciones de Jesucristo nuestro Salvador. Dejo nuevamente con nosotros al Reverendo Miguel Bermúdez Marín para continuar. Dios les continúe bendiciendo a todos. “CRISTO EN LA CRUZ TRIUNFÓ SOBRE LAS POTESTADES SATÁNICAS.” [Intervención del Hermano Miguel Bermúdez Marín: Damos gracias a nuestro amado Señor Jesucristo por este Mensaje, gracias al Señor por Su Palabra, porque este es el tiempo de la más grande revelación de Dios para Su pueblo. Como decía nuestro hermano William en un Mensaje que

80

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

SEAMOS ESFORZADOS Y VALIENTES

141

predicó hace muchos años, aproximadamente unos 25 o más años: que el grupo que tendría mayor revelación es el grupo de este tiempo. Él está hablando del pastor, dice que las ovejas con mayor revelación, dice, en el tiempo de Moisés, ellos tuvieron una gran revelación. Pero dice que fue una revelación en forma de tipos y figuras. Y estuvo más bien relacionada con el pueblo de Israel, para poder conocer eso tenían que hacerse prosélitos, israelitas; y luego en el tiempo de Jesús hubo muchas cosas que Jesús no pudo decir, él dijo que tuvo muchas cosas que no se podían hablar en esa época, no les tocaba a ellos conocerlas. Pero las ovejas, el Mensaje habla del Pastor, dice: Las ovejas con mayor revelación son las ovejas de este tiempo final, donde Dios (dice él allí) revela todo lo que Él prometió, que lo guardó para el tiempo del fin, lo tenía guardado para el tiempo del fin; no se podían revelar en aquellos tiempos, sino que eran cosas que estaban reservadas para el tiempo del fin. Bueno, gracias a Dios por eso, de traernos en este tiempo, de permitirnos vivir en este tiempo para conocer esa revelación que es la que nos da la fe para ser transformados y raptados] Y la fe es en Cristo, como la fe para la transformación espiritual, para salvación, y obtener la transformación espiritual, y obtener el nuevo nacimiento, obtener el cuerpo angelical. La fe para recibir la transformación física es en Cristo también, en la Segunda Venida de Cristo. Todo gira alrededor de la Primera y de la Segunda Venida de Cristo, fe para ser transformado espiritualmente y fe para ser transformado físicamente. Que Dios te bendiga a ti Miguel, y a todos ustedes, y te use grandemente en la América Latina, el Caribe, en el África y en el mundo entero. Y a mí también. “CRISTO EN LA CRUZ TRIUNFÓ SOBRE LAS POTESTADES SATÁNICAS.”

cristianismo, tampoco estarán ni en el Reino Milenial de Cristo, ni en la eternidad. Por eso es que el Reverendo William Branham dice que los días de Ananías y Safira se van a repetir; y aun, vean ustedes, los días de Judas también, porque Judas tipifica al anticristo, al hombre de pecado. Por lo tanto, estamos en el tiempo más glorioso de todos los tiempos, donde se cerrará el ciclo divino de la Dispensación de la Gracia, y entrará de lleno la Dispensación del Reino, la cual se está entrelazando desde hace muchos años ya, pero todavía está en ese entrelace, en donde todavía la Dispensación de la Gracia, todavía no ha terminado. Pero la Dispensación del Reino se está entrelazando; y por consiguiente está introduciéndose, es la parte de introducción del Reino Milenial de Cristo. Pero la introducción no es ya el Reino literal establecido en la Tierra, sino que Dios está colocando todos los fundamentos, está preparando todo en esa introducción del Reino Milenial. Ahora vean, en el libro de “Las Siete Edades de la Iglesia,” el Reverendo William Branham nos habla acerca de esto en la página 361, y nos dice: “En la séptima y última visión oí una explosión terrible. Cuando di la media vuelta para ver, lo único que vi fueron ruinas, cráteres y humo sobre la tierra de América (o sea, sobre Norteamérica). Basándome en estas siete visiones...” Recuerden que Laodicea, ¿cómo terminó? La ciudad de Laodicea terminó con terremotos y cosas así, y todo eso tipifica cómo va a ocurrir en el territorio donde se cumplió la séptima edad de la Iglesia, representada en Laodicea. “Basándome en estas siete visiones, juntamente...” También para América, Norteamérica, el Reverendo William Branham en algunos lugares, en algunos Mensajes dice: “El tiempo de Redención para América pasó,” porque el tiempo de Redención para el lugar donde Dios lleva a cabo una edad, el tiempo de la Redención para ese territorio es mientras está

140

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

Rey, y el Reino de Dios fue pasado del Israel terrenal al Israel Celestial. Por eso Cristo dijo: “No temáis manada pequeña, porque al Padre le ha placido daros el Reino.” Por eso es que es la Iglesia del Señor Jesucristo, la que otorgará a Cristo el poder, el dominio, porque la Iglesia del Señor Jesucristo es Su Cuerpo Místico de creyentes, es Cristo en la forma de Su Iglesia. Y así como nos dice la Escritura en Isaías, capítulo 9, verso 6 en adelante, dice: “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro...” ¿Ven? El principado sobre Su hombro. Por lo tanto, el gobierno está sobre Su hombro; o sea, que Él es el que tiene la autoridad en ese Reino, en ese gobierno. Y así como cuando una pareja se casaba allá en el Oriente y el medio Oriente, y colocaba su velo sobre su hombro, significando que la voluntad de la joven que se casaba, ahora sería, era otorgada al esposo; y ahora la voluntad para ella sería la voluntad de su esposo; o sea, estaría sujeta a su esposo, ya no tendría voluntad propia, porque la entregó a su esposo. Y ahora, la Iglesia de Jesucristo entrega Su voluntad propia, ¿a quién? A Cristo. Y Cristo es el que gobernará y será el gobierno de Cristo llevado a cabo y Su Iglesia estará sujeta a Cristo, y con Cristo es que ella gobernará, no gobernará independientemente, sino que será Cristo, y Su Iglesia, los miembros de Su Iglesia serán Su gabinete de gobierno. Por lo tanto, ahí no habrá problemas administrativos, ni habrá ladrones, porque todos serán perfectos con cuerpos glorificados, eternos y jóvenes, y no estarán pendientes a obtener beneficios personales de ese reino, sino de gobernar con Cristo conforme a la voluntad de Cristo. Los ladrones que han estado en medio de la Iglesia de Jesucristo y aun los que estuvieron en los días de Jesús, vean, murieron y no fueron al Cielo. Por lo tanto, los que estén en este tiempo final en medio del

BUSCADORES DE SEÑALES

SEAMOS ESFORZADOS Y VALIENTES

139

Reino eterno con Vida eterna. Vean, el diablo sacó al ser humano de la Vida eterna, al hacer pecar al ser humano. Y Cristo al tomar nuestros pecados y morir por nuestros pecados en la Cruz del Calvario, y resucitar, Cristo nos ha sacado del reino de las tinieblas y de la muerte, y nos ha colocado en el Reino eterno de Dios, que es el Reino de Jesucristo. Por lo tanto, por un hombre entró la muerte, pero por otro hombre entró la Vida eterna. ¿Ven? Y ahora, somos herederos de Dios y coherederos con Cristo Jesús, Señor nuestro; porque Él nos sacó del reino de las tinieblas y nos colocó en Su Reino eterno, que es el Reino de Dios, el cual será establecido en este planeta Tierra literalmente, en donde estaremos como Reyes y Sacerdotes gobernando sobre toda la raza humana. Cristo con los escogidos, con Su Iglesia, gobernará sobre la raza humana. Los escogidos de Dios que forman la Iglesia de Jesucristo es el gabinete de ese Reino. Ahora, así como Dios le dijo a Moisés y le había prometido a Abraham también, y le repite a Josué. Vean, aquí dice: “Mi siervo Moisés ha muerto; ahora, pues, levántate y pasa este Jordán, tú y todo este pueblo, a la tierra que yo les doy a los hijos de Israel. Yo os he entregado, como lo había dicho a Moisés, todo lugar que pisare la planta de vuestro pie. Desde el desierto y el Líbano hasta el gran río Eúfrates, toda la tierra de los heteos hasta el gran mar donde se pone el sol, será vuestro territorio.” Y ahora, para el Israel Celestial, que con Cristo heredará el planeta Tierra completo, vean, desde el Este hasta donde se pone el sol, el Oeste; o sea, desde donde sale el sol hasta donde se pone el sol. Y eso cubre todo el planeta Tierra. Por lo tanto, el planeta Tierra completo pertenece a Cristo y a Su Iglesia, a Cristo y a Su Israel Celestial. Y el Reino de Dios pertenece a Cristo y a Su Iglesia; porque Israel rechazó a Su

138

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

aquéllas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor. Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar.” ¿Ven? Cristo puso Su vida en Sacrificio por todos nosotros, en Sacrificio vivo, como el Sacrificio de la Expiación por nuestros pecados, que fue tipificado, tipificado en el Sacrificio del Macho Cabrío de la Expiación por Jehová, y también fue sacrificado en la Cruz del Calvario como el Cordero Pascual. Por eso, ¿en qué día murió? El día de la víspera de la pascua. “Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre.” Vean, Cristo vino a la Tierra sabiendo que tenía que poner Su vida en Sacrificio vivo por las ovejas que el Padre le dio para que les dé Vida eterna, y no podía darnos Vida eterna sin efectuar el Sacrificio de la Expiación por nuestros pecados. Él tenía que quitar el pecado de nosotros, para que podamos nosotros vivir eternamente; porque la paga del pecado es muerte. Pero si es quitado el pecado, entonces no hay muerte, sino Vida eterna. Somos entonces restaurados a la Vida eterna. Fue el pecado el que causó la muerte a la raza humana: la muerte entró a causa del pecado, entró por un hombre. Pero por otro hombre: Jesús, entró la Vida eterna, por medio de Su Sacrificio en la Cruz del Calvario como el Sacrificio de la Expiación por nuestros pecados. Y ahora, miren ustedes, la raza humana cayó presa, cautiva, esclavizada, como estaba en el reino de las tinieblas, a causa del pecado, y a causa del pecado entró la muerte, y ellos entraron al reino de muerte, el reino de las tinieblas. Pero por causa de Cristo, el cual tomó nuestros pecados y murió por nosotros en la Cruz del Calvario como el Sacrificio de la Expiación por nuestros pecados, entró entonces la Vida eterna para el ser humano, y nos sacó del reino de las tinieblas y nos colocó en Su

BUSCADORES DE SEÑALES (Reunión de Ministros)
Por el Reverendo William Soto Santiago Sábado, 20 de Noviembre de 2004 Lima, Perú uy buenas noches, ministros, compañeros en el Cuerpo Místico de nuestro amado Señor Jesucristo; es una bendición grande para mí estar con ustedes en esta ocasión, para compartir con ustedes unos momentos de compañerismo alrededor de la Palabra de Dios y Su Programa correspondiente a este tiempo final. Para lo cual deseo leer en Primera de Corintios, capítulo 1, verso 18 en adelante, donde dice: “Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios. Pues está escrito: Destruiré la sabiduría de los sabios, Y desecharé el entendimiento de los entendidos. ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el disputador de este siglo? ¿No ha enloquecido Dios la sabiduría del mundo? Pues ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación. Porque los judíos piden señales, y los griegos buscan sabiduría; pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura; mas para los llamados, así judíos como griegos, Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios. Porque lo insensato de Dios es más sabio que los hombres, y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres, s, y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres.”

M

84

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

SEAMOS ESFORZADOS Y VALIENTES

137

Que Dios bendiga nuestras almas con Su Palabra y nos permita entenderla. Nuestro tema es: “BUSCADORES DE SEÑALES.” En los tiempos del Señor Jesucristo y de Sus Apóstoles, encontramos que hubo un pueblo, el pueblo hebreo, que era un pueblo buscador de señales. Ellos buscaban señales, pero vean ustedes, Cristo les habló en San Mateo, capítulo 16... Recuerden que hay señales físicas y hay señales espirituales; y hay señales en la Tierra, y hay señales en el Cielo también. Ahora, en aquellos días de Jesús, vean, capítulo 16 de San Mateo, verso 1 en adelante (verso 1 al 4), dice: “Vinieron los fariseos y los saduceos para tentarle, y le pidieron que les mostrase señal del cielo. Mas él respondiendo, les dijo: Cuando anochece, decís: Buen tiempo; porque el cielo tiene arreboles. Y por la mañana: Hoy habrá tempestad; porque tiene arreboles el cielo nublado. ¡Hipócritas! que sabéis distinguir el aspecto del cielo, ¡mas las señales de los tiempos no podéis! La generación mala y adúltera demanda señal; pero señal no le será dada, sino la señal del profeta Jonás. Y dejándolos, se fue.” Aquí en este pasaje, por tentar a Jesús, vinieron los fariseos y los saduceos pidiéndole una señal del Cielo, pidiendo señal del Cielo. Pero Jesús les dijo que no les daría señal del Cielo, les dijo: “Ustedes pueden discernir el tiempo, saber si va a hacer buen tiempo o mal tiempo mañana; porque ustedes miran al cielo y ven que el cielo tiene arreboles, y dicen: ‘Mañana será un buen tiempo; o sea, el día va a ser un día bonito, hermoso.” Pero, vean ustedes, cuando ustedes por la mañana miran el cielo y ven arreboles, y ven el cielo nublado, dicen: “Va a llover.” Lo mismo que en la actualidad: miramos y vemos el cielo lleno de nubes, vemos que está nublado el cielo, y decimos: “Viene un aguacero,”y así por el estilo. Ahora, esas son señales que están ahí en el aire, y que ya

en el dintel y los postes de los hogares para la preservación de la vida de los primogénitos. Por eso los primogénitos egipcios murieron, ¿por qué? Porque no tenían la sangre aplicada en los postes de sus hogares, no tenían la revelación del cordero pascual y la sangre aplicada en los postes y el dintel de las puertas de sus hogares. Ahora, todo eso es tipo y figura en el campo espiritual del Sacrificio de Cristo en la Cruz del Calvario. Juan el Bautista cuando vio a Jesús que venía, Él dijo: “He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Por lo tanto, Cristo... eso está en San Juan, capítulo 1, versos 29 en adelante. Y ahora, San Pablo en Primera de Corintios, capítulo 5, verso 7, dice: “Porque nuestra Pascua (la cual es Cristo) ya fue sacrificada por nosotros.” Y ahora, Cristo como el Cordero Pascual murió para la preservación de la Vida eterna de todos los escogidos de Dios, para que pudiéramos preservar la Vida eterna, porque esta vida física es temporera. Por lo tanto, para preservar la Vida eterna, Cristo murió por nosotros en la Cruz del Calvario. “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a Su Hijo Unigénito, para que todo aquél que en Él cree, no se pierda, mas tenga Vida eterna.” ¿Ven? Para eso Dios envió a Su Hijo a este mundo, para Él morir en la Cruz del Calvario. Él dijo en San Juan... eso está en San Juan, capítulo 13, verso 16; y en San Juan, capítulo 10, versos 14 en adelante, Cristo hablando dice: “Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen, así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas.” ¿Por quién murió Cristo en la Cruz del Calvario? Por mí. ¿Y por quién más? Por cada uno de ustedes también. “También tengo otras ovejas que no son de este redil;

136

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

BUSCADORES DE SEÑALES

85

ha libertado al Israel Celestial, que es la Iglesia del Señor Jesucristo, y por consiguiente cada miembro del Israel Celestial es llamado y es sacado del reino de las tinieblas, y colocado en el glorioso Reino de nuestro amado Señor Jesucristo. De esto fue que nos habló San Pablo en Colosenses, capítulo 1, verso 12 en adelante, cuando dice: “Con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz; el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo (¿ven?). en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados.” Y ahora vean, Cristo nos ha librado de la potestad de las tinieblas y trasladado, Dios nos ha trasladado al Reino de Jesucristo, al Reino de Su amado Hijo. Y Dios por medio de Cristo nos libertó, nos libró de la potestad de las tinieblas, de ese poder y gobierno de las tinieblas nos libertó y nos colocó en el glorioso Reino de nuestro amado Señor Jesucristo. Recuerden que está el reino del maligno y está el Reino de Cristo. Así como Dios libertó al pueblo hebreo del reino del faraón, el cual es tipo y figura del reino de las tinieblas, del maligno. Y ahora, encontramos que para la liberación del pueblo hebreo, el día antes de la liberación del pueblo hebreo, Dios ordenó a Moisés muchos días antes, que para el día catorce sacrificara un cordero de un año, y colocara la sangre de ese cordero en el dintel y los postes de los hogares hebreos. Y luego la carne la asaran y la colocaran dentro de los hogares, y estuvieran esa noche de la pascua dentro de la casa, comiendo la pascua, y en comunión con Dios, sabiendo que a la media noche Dios pasaría por Egipto y morirían todos los primogénitos en Egipto, excepto aquellos que estuvieran dentro de hogares que tuvieran la sangre del cordero pascual aplicada en el dintel y los postes de las puertas de sus hogares. Fue ese sacrificio de ese cordero pascual y su sangre aplicada

hasta los niños las conocen. Y por lo tanto, si usted ve que el cielo está nublado con nubes de agua, y usted no presta atención a esas señales, y se va sin el paraguas o sin la capa, o sale para algún lugar, y no sale en un automóvil, para luego llegar a un lugar donde esté protegido, de seguro se va a mojar; porque no dio atención a la señal que indicaba que iba a llover. Ahora, estas señales tienen que ver con las condiciones del tiempo. Y ahora, en cuanto a las condiciones del tiempo espiritual, para el cual Dios va a cumplir las promesas, también hay señales establecidas por Dios. Y no tiene que ver... y no son señales de un milagro que se ha hecho o algo así, sino que cada tiempo y cada cosa tiene sus propias señales. La señal del tiempo si va a ser bueno o malo, uno la mira en el cielo, y sabe si va a venir lluvia o si va a ser un día de sol. Ahora, tenemos que lo más importante no son las señales de milagros físicos, sino las señales del tiempo profético en el cual las personas están viviendo; para las personas saber que al ser manifestadas esas señales, el tiempo ha llegado para Dios cumplir las profecías correspondientes a ese tiempo. Y por ejemplo, para el día de la aparición de Jesús en la escena, las señales que daban testimonio de la Venida del Mesías, de que aquel era el tiempo para la Venida del Mesías; y todas las señales apuntaban directamente a Jesucristo como el Mesías; comenzó Su ministerio en la semana número 70, y tuvo un ministerio en donde el Espíritu Santo fue el que obró a través de Él. Y ninguna otra persona durante esa semana número 70, ninguna otra persona calificó para ser el Mesías prometido, excepto una sola persona, y Su Nombre es SEÑOR JESUCRISTO. Por ejemplo, si los grandes eruditos de la religión hebrea dicen que Jesús no es el Mesías, y no pueden presentar a otra persona como el Mesías prometido que haya aparecido en ese tiempo y haya cumplido todas las profecías mesiánicas, entonces

86

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

SEAMOS ESFORZADOS Y VALIENTES

135

las profecías mesiánicas del libro del Profeta Daniel están equivocadas; porque el Profeta Daniel dijo que a la mitad de la semana número setenta, la vida al Mesías le sería quitada. Por lo tanto, hay que buscar entonces cuál fue la otra persona que le fue quitada la vida al Mesías a la mitad de la semana número 70; porque tiene que haberse cumplido esa profecía, y el único que está identificado con esa profecía y que murió a la mitad de esa semana setenta, es nuestro amado Señor Jesucristo. ¿Ven? Pero el incrédulo no puede creer. Cristo dijo a los que no querían creer en Él: “Ustedes no pueden creer, porque no son de mis ovejas.” ¿Ven? Aunque Dios cumpla delante de sus ojos las profecías, no las pueden creer. Tienen ojos, pero no pueden ver; y oídos, pero no pueden oír, oír la Voz de Dios, y corazón, pero no pueden creer. No nace la fe ahí en su alma, porque la fe viene por el oír la Palabra; y si no la escuchan, sino que la combaten, ¿cómo va a nacer la fe en ellos? Ahora, vean las señales que hubo en aquellos días, que daban testimonio que el Mesías estaba en la Tierra; aun años antes al ministerio de Jesús apareció la estrella, una estrella llamada actualmente: “La estrella de Belén,” la cual los magos vieron, los cuales estaban por allá por Babilonia; y miraron de Babilonia hacia Jerusalén; o sea, miraron del Este hacia el Oeste, y vieron la estrella de Belén; como los hebreos van a mirar del Este hacia el Oeste, para ver el cumplimiento de lo que ellos están esperando en este tiempo. Dice el Reverendo William Branham: “Cuando ellos vean a Cristo venir por Su Iglesia, ellos dirán: ‘Este es el que nosotros estamos esperando.” Y ahora la Iglesia está en la etapa que corresponde al continente Americano, corresponde al Oeste. Ya la séptima edad de la Iglesia se cumplió en la parte Norte del continente Americano; y solamente queda la parte de la América Latina y el Caribe, para Cristo llamar y juntar Sus escogidos correspondientes a la Edad de la Piedra Angular, al Lugar

los miembros de la Iglesia de Jesucristo, estaría representado en el pueblo hebreo y todo lo que sucedería en el pueblo hebreo. Así como el Nuevo Pacto estaba representado en el Pacto que Dios dio al pueblo hebreo. Y las leyes que Dios escribió en tablas de piedras eran tipo y figura de las Leyes que Dios escribiría en las tablas del corazón de los seres humanos, dentro del Nuevo Pacto. Para el Nuevo Pacto, dijo Dios por medio del Profeta Jeremías, en el capítulo 31, versos 31 en adelante: que Dios haría un Nuevo Pacto con Israel, y con Judá, y con la casa de Judá. Y luego dice que escribiría Sus Leyes, ¿dónde? Acá en el corazón. Por lo tanto, encontramos que todo lo que sucedió con el pueblo hebreo es tipo y figura de lo que sucedería con el Israel Celestial, con la Iglesia del Señor Jesucristo. Vean, el pueblo hebreo lo encontramos en Egipto esclavizado. Y a la Iglesia de Jesucristo y los miembros de la Iglesia de Jesucristo la encontramos, y encontramos a los miembros de la Iglesia de Jesucristo esclavizados en el reino de las tinieblas. ¿Ven? El faraón allá representa al diablo, y el reino del faraón representa el reino de las tinieblas, el reino del maligno. Y el pueblo hebreo allá esclavizado, representa a los escogidos de Dios, los hijos e hijas de Dios esclavizados en el reino de las tinieblas, en el reino del maligno. Y luego Moisés allá, ungido con el Espíritu de Dios, a través del cual el Ángel de Jehová, en el cual estaba, está y estará Dios, estuvo en Moisés, y se manifestó a través de Moisés y libertó al pueblo hebreo. Y ahora, para la liberación de los hijos e hijas de Dios, Dios con Su Ángel, el Ángel de Jehová estaba en Jesús, porque Moisés tipifica, representa a Jesús, el cual realizaría el Segundo Éxodo. Dios por medio de Moisés realizó el Primer Éxodo, Dios por medio de Jesús realizó el Segundo Éxodo; y hay un Tercer Éxodo prometido para los escogidos de Dios. Y ahora, encontramos que Cristo o Dios por medio de Cristo

134

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

BUSCADORES DE SEÑALES

87

Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.” Que Dios bendiga nuestras almas con Su Palabra y nos permita entenderla. Nuestro tema es: “SEAMOS ESFORZADOS Y VALIENTES.” A través de la historia bíblica que nos narra la vida y trayectoria de la descendencia de Abraham, podemos ver cómo Dios estuvo con el pueblo hebreo, como Dios lo libertó de la esclavitud en Egipto, por medio del Profeta Moisés, a través del cual Dios en Su Ángel, el Ángel de Jehová, estuvo con Moisés y en Moisés. Y por medio del Profeta Moisés Dios obró, y Dios habló, y Dios libertó al pueblo hebreo; y los llevó hasta frente al Jordán, y allí terminó su trayectoria Moisés, y luego continuó Josué, el cual tenía cuarenta años de entrenamiento por el desierto con el pueblo hebreo, y como servidor de Moisés. Por lo tanto, Moisés, vean ustedes, fue entrenado cuarenta años en el desierto, pastoreando ovejas, para luego ir a trabajar en la Obra de Dios, en la liberación del pueblo hebreo, y llevarlos por cuarenta años por el desierto, para trabajar cuarenta años más. Y luego Josué fue entrenado cuarenta años, para luego pasar con el pueblo hebreo al otro lado del Jordán. Y luego en la tierra prometida Josué fue el líder, el Mensajero, todos los días de su vida. Y Dios le dijo: “Nadie te podrá hacer frente a ti, todos los días de tu vida.” O sea, que tenía asegurado su futuro completo, y que Dios estaría con él todos los días de su vida, y nadie le podría hacer frente a Josué. Josué siempre saldría bien. Ahora, encontramos que el pueblo hebreo es el Israel terrenal, y está colocado en el Pacto, el Antiguo Testamento, y tipifica el pueblo hebreo a la Iglesia del Señor Jesucristo; por consiguiente todo lo que sucedería con la Iglesia de Jesucristo,

Santísimo del Templo Espiritual de Cristo; y también para de ahí extenderse y llamar a todos los escogidos que estén en otras naciones. Por lo tanto, así como los magos miraron de Este a Oeste, también los hebreos en este tiempo tendrán que mirar de Este, de la tierra de Israel, al Oeste, al continente Americano, para ver a Cristo cuando Cristo se levante del Trono del Padre, tome el Título de Propiedad, lo abra en el Cielo, y haga Su Obra de Reclamo, y se manifieste en medio de los escogidos del Día Postrero, resucite a los muertos creyentes en Él, y nos transforme a nosotros los que vivimos, van a estar con nosotros en este tiempo final. Vean, ¿dónde dice la Escritura que aparecieron los santos que resucitaron cuando Jesús resucitó? En Jerusalén. Y Jesús apareció también en Jerusalén; y después en otros días pasó a otros lugares; porque la etapa, vean... ¿Y dónde fue la resurrección? En la tierra de Israel; porque aquella etapa del Programa de Dios se estaba cumpliendo, ¿dónde? Allá en Israel. Y la etapa de la crucifixión de Cristo, del Sacrificio de la Expiación, se estaba cumpliendo, ¿dónde? En Jerusalén. En Jerusalén era que el sumo sacerdote tenía que sacrificar el macho cabrío de la expiación. ¿Ven? Y en Jerusalén Cristo tuvo que ser sacrificado. Ahora vean, allá mismo fue donde Él resucitó y resucitaron los santos del Antiguo Testamento. Pero ahora la Iglesia del Señor Jesucristo, que es la Jerusalén Celestial, y que es el Israel Celestial, se encuentra en la etapa correspondiente a la América Latina y el Caribe. Por lo tanto, hay grandes bendiciones para los creyentes en Cristo latinoamericanos y caribeños. Ahora, eso es la bendición más grande que Cristo daría a Su Iglesia en una etapa de Su Iglesia, que es la etapa correspondiente a nuestro tiempo; en otras etapas dio grandes bendiciones. Pero la bendición más grande corresponde a este tiempo final.

88

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

Vean, para el tiempo en que Jesús vino, la religión hebrea bajo el Pacto del Antiguo Testamento o el Pacto Antiguo, se encontraba en su séptima etapa, la séptima edad y el Mensajero era Juan el Bautista; y luego apareció aquél del cual Juan dijo que un varón mayor que él y primero que él, vendría después de él, el cual los bautizaría con Espíritu Santo y Fuego. Luego encontramos que la esencia de todas las profecías mesiánicas... ¿Saben cuál es la esencia de todas las profecías mesiánicas? Tiene un nombre la esencia, se llama SEÑOR JESUCRISTO, porque Él es la realidad alrededor del cual giran todas esas profecías mesiánicas. Y ahora, encontramos que aparece Jesús, comienza Su ministerio, comienza, llega a donde Juan está, Juan no lo quiere bautizar, le dice: “Yo tengo necesidad de ser bautizado por Ti, ¿y Tú vienes a mí para que yo Te bautice?” Algo sabía Juan acerca de Jesús, por lo cual Juan dice: “Soy yo el que tengo necesidad de ser bautizado por Ti.” O sea, que ahí mismo Juan reconoce que Jesús es mayor que Juan. ¿Sería que Juan en los días en que Jesús era un niño, y Juan era un niño también, jugaron juntos, y Jesús haría o hablaría ciertas cosas, o haría ciertos milagros? ¿O sería que el padre de Juan: Zacarías; y la madre de Juan el Bautista: Elisabet, lo instruirían, y le dirían que su primo, el hijo de la virgen María, era el Mesías, al cual él le prepararía el camino? Porque Zacarías era un sacerdote, un hombre bien instruido; y Elisabet era familia de la virgen María. Por lo tanto, Juan tenía un conocimiento mayor del que aparece ahí; o sea, él sabía algo. Y aun más: él lo presentaba y decía que el que vendría después de él era mayor que él, porque era primero que él. Y él dice: “Yo no lo conocía, pero el que me mandó a bautizar me dijo: ‘Sobre aquel que tú veas al Espíritu Santo descender sobre Él en forma de paloma, ése es Él.’ Y yo lo vi y he dado testimonio de que ése es el Hijo de Dios. Ése es aquel al cual yo le he estado preparando el camino, ése es aquél

SEAMOS ESFORZADOS Y VALIENTES
Por el Reverendo William Soto Santiago Sábado, 27 de Noviembre de 2004 Santiago de Cali, Colombia uy buenas noches, ministros, compañeros en el Cuerpo Místico de Cristo en el Reino de Jesucristo nuestro Salvador. Para esta ocasión leemos en Josué, capítulo 1, verso 1 al 9, donde dice: “Aconteció después de la muerte de Moisés siervo de Jehová, que Jehová habló a Josué hijo de Nun, servidor de Moisés, diciendo: Mi siervo Moisés ha muerto; ahora, pues, levántate y pasa este Jordán, tú y todo este pueblo, a la tierra que yo les doy a los hijos de Israel. Yo os he entregado, como lo había dicho a Moisés, todo lugar que pisare la planta de vuestro pie. Desde el desierto y el Líbano hasta el gran río Eúfrates, toda la tierra de los heteos hasta el gran mar donde se pone el sol, será vuestro territorio. Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé. Esfuérzate y sé valiente; porque tú repartirás a este pueblo por heredad la tierra de la cual juré a sus padres que la daría a ellos. Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas. Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.

M

BUSCADORES DE SEÑALES

89

del cual yo dije que vendría después de *mí, ése es el que les va a bautizar con Espíritu Santo y Fuego. Yo solamente les bautizo con bautismo de arrepentimiento, les bautizo en agua. Pero ése que viene después de mí, el cual es Jesús, ése es el que les va a bautizar con Espíritu Santo y Fuego.” Juan el Bautista fue el Mensajero de la séptima edad de la Iglesia hebrea bajo la Ley. Pero ahora, vean ustedes, estaba Jesús allí, el Mensajero para la edad y de la Edad de la Piedra Angular, porque Él mismo es la Piedra Angular. El Mensajero allí que vendría después de Juan el Bautista, al cual le estaba preparando el camino, era la Piedra Angular. Por lo tanto, la edad de Jesús obligatoriamente tiene que ser la Edad de la Piedra Angular; porque la Piedra angular misma era el Mensajero: Jesús; y por consiguiente tenía un Mensaje de Piedra Angular. Ahora, allí estaban dos señales: físicas y espirituales a la misma vez siendo manifestadas, en el cumplimiento de las profecías mesiánicas; allí estaba el precursor, la voz de uno clamando en el desierto, y preparándole el camino al Señor, conforme a Isaías, capítulo 40, verso 3 en adelante; y conforme a Malaquías, capítulo 3, verso 1 al 2. Allí estaba el Mensajero que fue enviado delante de Él, del Señor, para preparar al Señor un pueblo bien apercibido. El Arcángel Gabriel cuando le habló al sacerdote Zacarías, le dijo que tendría (el sacerdote Zacarías) un hijo a través de su esposa Elisabet, el cual sería grande delante de Dios, y sería Profeta, sería un Profeta, el cual le prepararía al Señor un pueblo bien apercibido, y vendría en el espíritu y virtud de Elías. Eso está en el capítulo 1 de San Lucas. Y ahora, Juan el Bautista era una señal grande, una señal viviente allí en medio del pueblo hebreo; y si estaba allí el precursor, en algún lugar tenía que estar el precursado. ¿Pero iba a venir el precursado cuando apareció Juan el Bautista predicando? No, ya había venido hacia veintinueve

90

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

años y pico, ya estaba en la Tierra. Cuando comenzó el cumplimiento de la promesa de la Venida del Mesías, nadie se dio cuenta, excepto muy pocas personas. Pero estaba allí, estaba en el vientre de la virgen María, luego estaba naciendo en Belén de Judea, luego fue llevado a Egipto; y luego de Egipto fue traído a Nazaret, y allí tuvo una etapa de niño, de adolecente, de joven. No sabemos a los cuántos años vino de Egipto Jesús, pero fue una edad de niño muy pequeña, porque el rey Herodes, luego que murió, el Ángel le dijo que viniera a la tierra de Israel, regresara a Israel. Ahora, encontramos que la señal de todas esas profecías mesiánicas estaba allí, esa era la señal más grande. Vean, en Isaías nos muestra en el capítulo 7, verso 14, que la presencia de Jesús en la Tierra naciendo en Belén de Judea era la señal más grande. Dice capítulo 7, verso 14 de Isaías: “Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel.” Y ahora, una virgen embarazada, una virgen concibiendo y quedando embarazada, era una señal grande, era una señal de que el tiempo profético para la Venida del Mesías había llegado; y luego naciendo en Belén de Judea ese niño, era la señal inequívoca de que la profecía de la Venida del Mesías era una realidad en medio del pueblo hebreo, y transcurrieron veintinueve años y medio para Él manifestarse a Israel como el cumplimiento de las profecías mesiánicas; como la esencia de las profecías mesiánicas. Ahora, estando presente Juan el Bautista predicando y Jesús predicando allí, allí tenían dos grandes señales: la señal del precursor y la señal del precursado allí siendo una realidad. La Venida del precursor y la Venida del precursado, eso era la señal más grande, esa señal, esas dos señales del Cielo las pasaron por alto. De Juan el Bautista decían: “Este es un hombre que tiene demonios porque no come ni bebe.” *Dijeron hablando de Juan.

SEAMOS ESFORZADOS Y VALIENTES

130

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

BUSCADORES DE SEÑALES

91

satélite sale claro, Miguel? Pues, el de Chile, yo te digo. ¿Sale tan claro como por internet? Pues así, ya los Mensajes pues los graban de ahí mismo también, porque después va a ser las 24 horas, ¿verdad? Así que Dios nos está bendiciendo grandemente, y vean, si el Evangelio del Reino, porque Cristo dijo: “Y será predicado este Evangelio del Reino por testimonio a todo el mundo, y entonces vendrá el fin.” Pero miren, ahora es tan sencillo predicar el Evangelio a todo el mundo a través de los satélites y a través del internet, que en un solo día se cubre el mundo entero. Cualquier persona podría pensar: “Oye, predicar el Evangelio en el mundo entero, eso toma miles de años; porque para llegar el Evangelio de Cristo, de la Gracia, por todo el mundo ha tomado cientos de años, más de mil años.” Y ahora vean, el Evangelio del Reino tiene todas las facilidades para llegar al mundo entero, porque Cristo dijo: “Y será predicado este Evangelio del Reino por testimonio a todo el mundo.” ¿Ven? Pues por lo tanto Dios iba a proveer las facilidades para que tuviéramos las facilidades para que pudiera llegar por el mundo entero. Bueno, el Mensaje es echado por el aire también. Y vamos a dejarlo ahí quietecito. Que Dios les bendiga y les guarde, y con nosotros el Reverendo Miguel Bermúdez Marín. “LOS ÁNGELES SEGADORES.”

Pero ahora cuando llega el Hijo del Hombre, Jesucristo, dicen de Jesús: “Este es un hombre comilón y bebedor de vino, y amigos de publicanos, de pecadores.” ¿Ven? A uno porque no comía decían que tenía demonios, y al otro porque comía le decían que era comilón, y amigo de publicanos. Pero el incrédulo siempre va a buscar cosas y poner defectos, poner faltas, para decir: “Por eso es que yo no creo.” No creían porque comía mucho Jesús, o porque bebía y comía con los publicanos; no creían ¿por qué? Porque eran incrédulos. El incrédulo no puede creer. Podían decir: “No, no creemos por eso.” Pero miren, otros vieron que Jesús comía con publicanos y que le gustaba comer, y creyeron. ¿Ven? Por lo tanto, el creyente cree, no importa que el enviado, no importa que no coma o que coma, no importa que sea chiquito o que sea alto, no importa que sea flaco o que sea barrigón. Eso no tiene nada que ver. Lo que tiene que ver es que sea el cumplimiento de lo que Dios prometió, que sea la esencia de lo que fue profetizado, de lo que fue prometido. Y por cuanto la esencia es el cumplimiento, pues es de olor grato, agradable, al creyente. Pero al incrédulo le da alergia, ese perfume no lo quiere; son alérgicos a la esencia de las profecías. Ahora, les gusta lo artificial, no lo real; les gustan los tipos y figuras, pero no el cumplimiento de los tipos y figuras. Vean, todos los sacrificios que Dios ordenó al pueblo hebreo realizar, son tipo y figura ¿de quién? De Jesucristo. En Cristo fueron cumplidos. Por lo tanto, Jesucristo es la esencia de todos los sacrificios que el pueblo hebreo realizó, los cuales fueron ordenados por Dios, comenzando desde el Sacrificio realizado allá, el cual Dios realizó para darle pieles a Adán y a Eva. Vean, la esencia es un hombre: nuestro amado Señor Jesucristo. Cristo es la esencia de todos los tipos y figuras de la Venida del Mesías, y de Su Sacrificio en la Cruz del Calvario, tipificado allá en todos esos sacrificios. La esencia de los sacrificios es el Sacrificio de Cristo en la

92

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

LOS ÁNGELES SEGADORES

129

Cruz del Calvario; y la esencia de la religión hebrea es el cristianismo. ¿Ven? Que gira alrededor de Cristo, porque toda la religión hebrea gira alrededor de Cristo, el cual fue tipificado, y el cual es el Ángel de Jehová, el Ángel del Pacto. El Mesías, Cristo, el Ungido, es nada menos que el Ángel de Jehová, el Ángel del Pacto; y todo gira alrededor del Ángel de Jehová, del Ángel del Pacto, en quien estaba y está y estará eternamente Dios. Por eso el Ángel de Jehová cuando le apareció a Moisés en el capítulo 3 del Éxodo, le dijo: “Yo Soy el Dios de tu padre, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob.” El Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob. ¿Ven? Y ese es Cristo en Su cuerpo angelical. ¿Ven? Por lo tanto, todo lo del Antiguo Testamento se convirtió en una realidad en el Nuevo Testamento. Por eso la esencia del Antiguo Testamento es el Nuevo Testamento. El Antiguo Pacto es el tipo y figura del Nuevo Pacto que sería establecido por Cristo, el Mesías; y la Sangre que era derramada bajo el Antiguo Pacto, es tipo y figura de la Sangre del Nuevo Pacto, que es la Sangre de Jesucristo, es la Sangre del Pacto eterno. Por lo tanto, la esencia de la sangre de los animalitos que eran sacrificados es la Sangre de Cristo derramada en la Cruz del Calvario. Y ahora, hemos visto cómo fallaron en ver las señales y entender lo que significaban esas señales; porque una señal tiene un significado. Si usted va por la carretera manejando, y ve un rótulo con una flecha que está doblada así, eso significa... la esencia de esa señal que usted está viendo es una curva cerrada que va a encontrar más adelante. Y si usted no presta atención a esa señal que ve, y sigue a una velocidad rápida, cuando llegue a esa curva, el auto no va a poder tomar esa curva rápida, y va a tener un accidente. ¿Ven? El accidente también lo tuvieron los hebreos cuando no vieron la señal y no reconocieron que el Mesías estaba allí, y

comprender, ahora las comprendemos nosotros. ¿Por qué no las podían comprender? Porque estas cosas serían abiertas, reveladas bajo la predicación del Evangelio del Reino, bajo la Lluvia Tardía cayendo, la Lluvia de la Enseñanza cayendo sobre la Iglesia del Señor Jesucristo. Por lo tanto, bajo la Lluvia Tardía es que serían revelados estos misterios que no habían sido abiertos en edades pasadas, y que el Reverendo William Branham tampoco los abrió, porque no era el tiempo para eso; solamente habló de ellos, pero no pudo identificar el cumplimiento de ellos, porque no era el tiempo todavía para eso. Pero para nuestro tiempo ha llegado el tiempo para los Ángeles Segadores enviados por el Hijo del Hombre, para estar en la Iglesia del Señor Jesucristo, esos ministerios llamando y juntando a todos los escogidos de Dios del Israel Celestial en el Cuerpo Místico de Cristo, en la Edad de la Piedra Angular, y luego llamará y juntará ciento cuarenta y cuatro mil hebreos, doce mil de cada tribu. Por lo tanto, le damos gracias a Dios por los Ángeles Segadores que Él prometió enviar en este tiempo final. Que Dios les bendiga y les guarde, y muchas gracias por vuestra amable atención, y continúen pasando una tarde llena de las bendiciones de Jesucristo nuestro Salvador. Dejo nuevamente al Reverendo Miguel Bermúdez Marín para finalizar, ya que tenemos que estar ya en el aeropuerto, porque hemos de salir dentro de unos momentos para otro país. Así que vamos a dejar al Reverendo, misionero Miguel Bermúdez Marín con nosotros para continuar. Y que Dios les bendiga y les guarde, y nos veremos ya muy pronto en el Ecuador nuevamente, y también a través de internet y a través del satélite. Miguel, sí sabe cuál es el satélite, ¿Miguel? Y cómo conectarse con el satélite, y cómo hacer para... qué equipo tener. Y ya por satélite también pueden recibir los Mensajes. ¿Del

128

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

BUSCADORES DE SEÑALES

93

Vean, vamos a leer aquí, algo aquí donde lo condensa todo el Reverendo William Branham. Vamos a ver si lo consigo rápido, aquí estaba, lo había visto. Aquí está en “Citas,” página 140 (en el libro que yo tengo aquí está en la 141), el párrafo 1260, dice: “Un Ángel viene para traer la separación, la segregación entre lo cierto y lo erróneo, y nadie puede hacer eso sino el Ángel del Señor (¿ven?). Él es el que va a decir cuál es cierto y cuál es erróneo. Dios dijo que Él enviará Sus Ángeles en el último tiempo; no Ángeles abajo aquí (o sea, no Ángeles abajo en las edades), sino ángeles en el último tiempo (y eso es en la Edad de la Piedra Angular)... sino ángeles en el último tiempo.” Por eso la señal del último tiempo para la Iglesia es la aparición de los Ángeles del Hijo del Hombre. “...y reuniría. Sabemos que esto es el tiempo venidero de cosecha ahora (¿ven? Eso es para el tiempo de la cosecha). Ahora un Ángel es en realidad interpretado un Mensajero.” Y ahora, la presencia de los Ángeles del Hijo del Hombre, lo cual será el Ángel del Señor apareciendo en medio de Su Iglesia, es la señal del último tiempo o del tiempo final para la Iglesia, y es la señal de la cosecha, es la señal de que pronto vamos a ser transformados y llevados con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero. Por lo tanto, esperamos que Cristo continúe obrando y cumpliendo las cosas que Él ha prometido para este tiempo final; y continuamos bien agarrados del Espíritu Santo, así como se agarró Jacob del Ángel de Jehová allá, cuando le apareció y no lo soltó, hasta que lo bendijo. Por lo tanto, permanecemos bien agarrados de Cristo, el Ángel del Pacto, en este tiempo final. Ya con todas las cosas que el Espíritu Santo nos ha revelado, nos hemos ido o estamos más adelantados, y nos hemos ido más al frente que los que vivieron en la primera, segunda, tercera, cuarta, quinta, sexta y séptima edad; cosas que ellos no podían

después le vino la destrucción de la ciudad, del templo, y la persecución en diferentes tiempos, que por poco exterminan al pueblo hebreo. ¿Ven? Porque no prestaron atención a las señales que estaban ordenadas por Dios para ser vistas en el tiempo de la Venida del Mesías; ni siquiera vieron el calendario hebreo que decía que en la semana setenta y a la mitad de la semana número setenta, le sería quitada la vida al Mesías. ¿Ven? Pero esa señal estaba allí en la Cruz del Calvario, a la mitad de la semana setenta estaba levantado el Hijo del Hombre en la Cruz del Calvario, para que todo aquel que en Él cree no se pierda, mas tenga Vida eterna, para que pueda vivir la persona eternamente. Así como los que eran mordidos por serpientes venenosas, miraban a la serpiente de bronce levantada en un asta, y no morían, sino que vivían. Ahora, podemos ver que es muy importante saber cuáles son las señales que Dios ha establecido para el tiempo que a la persona le toca vivir. Ver las señales que ya se cumplieron y las cosas que Dios cumplió, eso está bueno, porque obtenemos un conocimiento histórico, y nuestra fe crece. Pero tenemos que obtener también el conocimiento del tiempo que nos ha tocado vivir, y ver las señales proféticas que tienen que estar manifestadas en la Tierra, en nuestro tiempo, y saber qué cosas Él ha prometido para el tiempo en que estemos viendo esas señales. Ahora, así como cuando Juan el Bautista estaba ministrando, él estaba ministrando en la séptima edad de la Iglesia hebrea bajo la Ley. Iglesia, pues significa, ¿qué, Miguel? “Los sacados fuera,” ¿verdad? Por lo tanto, ellos eran los que habían salido fuera en el éxodo, salieron, y por consiguiente siendo los sacados fuera, los que salieron eran la Iglesia de Dios del Antiguo Testamento, el pueblo de Dios del Antiguo Testamento. Y ahora, en el Nuevo Testamento los sacados fuera son los creyentes en Cristo, porque han sido sacados fuera del mundo y del reino de las tinieblas, en el Éxodo que Cristo ha realizado, un

94

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

LOS ÁNGELES SEGADORES

127

Éxodo espiritual. Y Ahora, han transcurrido las diferentes etapas o edades de la Iglesia, y en la séptima edad de la Iglesia, la cual se cumplió en Norteamérica, Dios envió a Su Séptimo Ángel Mensajero, el cual vino con el espíritu y virtud de Elías en la séptima edad; así como Juan vino en la séptima edad con el espíritu y virtud de Elías; y vino Juan para precursar la Primera Venida de Cristo, vino para preparar un pueblo para que estuviera bien apercibido y recibiera al Mesías en Su Primera Venida, lo reconociera. ¿Para qué? Para que pudieran recibir el Espíritu Santo, porque el que vendría después de Juan sería el que los bautizaría con Espíritu Santo y Fuego, y produciría el nuevo nacimiento; nacerían a la Vida eterna en el Reino eterno de Cristo, o sea, obtendrían esa transformación interior, y obtendrían el cuerpo angelical eterno. Para este tiempo final estamos viviendo en un tiempo paralelo al tiempo de Juan el Bautista, y de Jesús, y ya para la séptima edad envió al Reverendo William Branham con el espíritu y virtud de Elías, como precursor de la Segunda Venida de Cristo. Y él dice: “Quizás yo no esté aquí cuando él venga, pero este Mensaje introducirá a Cristo al mundo.” Por eso también en alguna ocasiones, el Reverendo William Branham dice que el Ángel le dijo que así como Juan el Bautista fue enviado para precursar la Primera Venida de Cristo, dice: “Tu Mensaje precursará la Segunda Venida de Cristo.” Es que el Mensaje y el Mensajero es la misma cosa. Ahora, encontramos que si estamos en un tiempo paralelo, y él fue el Mensajero de la séptima edad, así como Juan el Bautista fue el Mensajero de la séptima edad de la Iglesia hebrea bajo la Ley, y luego vino la Edad de la Piedra Angular, la Edad de Cristo; y los discípulos del Señor Jesucristo, ¿dónde estaban? En la Edad de la Piedra Angular; los de Juan estaban en la séptima edad. Cuando Cristo murió, fue sepultado y resucitó, apareció, ¿a

el Evangelio del Reino gira alrededor de la Segunda Venida de Cristo, gira alrededor del Séptimo Sello, gira alrededor de la Segunda Venida de Cristo con Sus Ángeles. Por lo tanto, bajo la revelación del Evangelio del Reino el misterio de la Venida del Hijo del Hombre con Sus Ángeles es abierto a los escogidos de Dios en el Cuerpo Místico de Cristo, en la Edad de la Piedra Angular. Por eso es que los Ángeles Segadores ya entendemos que son los ministerios de los dos Olivos, Moisés y Elías, los ministerios que estarán en el Ángel del Señor Jesucristo, el Ángel que sube de donde sale el sol en Apocalipsis, capítulo 7, verso 2 en adelante, el cual viene para llamar y juntar ciento cuarenta y cuatro mil, doce mil de cada tribu. Ahora, cuando Cristo llame y junte los escogidos de Su Iglesia, y complete Su Iglesia, pues se completará el Cuerpo Místico de Cristo, y en algún momento también llamará ciento cuarenta y cuatro mil hebreos. Pero primero tienen que llamar y juntar los escogidos de Su Iglesia. Por lo tanto, esa es la labor para los Ángeles segadores en este tiempo final, para los ministerios de Moisés y Elías, y de Jesús, porque también dice Juan el Bautista que el que vendrá después de él les bautizará con Espíritu Santo y Fuego, y también recogerá el trigo en Su granero. ¿Ven? Por lo tanto, ahí tenemos el misterio de los Ángeles Segadores. Ese misterio ha sido dado a conocer bajo la Lluvia Tardía, bajo la predicación del Evangelio del Reino. Y ahora, todos sabemos el misterio de los Ángeles Segadores; los cuales también aparecen en Apocalipsis, capítulo 14, versos 14 al 20; tienen que ver con las bendiciones y tienen que ver también con el juicio divino que va a venir sobre la raza humana. Por lo tanto, le damos gracias a Cristo por los Ángeles Segadores, los Ángeles Cosechadores prometidos para este tiempo final.

126

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

BUSCADORES DE SEÑALES

95

Como la Primera Venida de Cristo tuvo un comienzo naciendo en Belén de Judea, y luego tuvo un final muriendo en la Cruz del Calvario, luego resucitando y ascendiendo al Cielo victorioso. Y ahora, Él dice que: “Al final del Séptimo Sello es el fin de la Iglesia, es el fin del mundo agitado, es el fin de las trompetas, y es el fin del mismo Séptimo Sello.” Dice: “Todo esto está en el Séptimo Sello, y es el fin también de las plagas, todo.” Vean, el fin de todas las cosas está ¿dónde? En el Séptimo Sello. Al final del Séptimo Sello entonces es el fin para todas las cosas. Y ahora, encontramos que bajo el misterio del Séptimo Sello también está el misterio de la Séptima Trompeta, de los dos Olivos. Y todo eso está ligado a la Gran Cosecha, al recogimiento de los hijos e hijas de Dios en el Cuerpo Místico de Cristo, en la Edad de la Piedra Angular, en donde somos llamados, juntados y donde Él nos revela las cosas que deben suceder pronto, y nos revela el misterio del Séptimo Sello, y nos prepara así para ser transformados y llevados con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero. Porque esa revelación del Séptimo Sello, que el Espíritu Santo nos da, es la que nos da la fe para ser transformados: la revelación. Sin la revelación del Séptimo Sello, ninguna persona puede ser transformada para ser llevada con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero, como sin la revelación de la Primera Venida de Cristo ninguna persona puede obtener el perdón de sus pecados, y ninguna persona puede ser bautizada en agua en el Nombre del Señor Jesucristo, y ninguna persona puede recibir el Espíritu Santo, y ninguna persona puede obtener el nuevo nacimiento, ninguna persona puede obtener esa transformación interior, tiene que tener la revelación de la Primera Venida de Cristo, la cual está contenida en el Evangelio de la Gracia; misterio que abrió San Pedro el Día de Pentecostés. Y el misterio del Séptimo Sello, ¿está dónde? Es en el Evangelio del Reino. ¿Ven lo sencillo que es? El Evangelio del Reino es identificado por el misterio del Séptimo Sello, porque

quién? No a los discípulos de Juan, sino a Sus discípulos. ¿Y con quién resucitaron los santos del Antiguo Testamento? Con Jesús, no con Juan sino con Jesús; porque el que traía la resurrección sería, no el precursor sino el precursado. Y luego, el Día de Pentecostés, ¿quiénes fueron los que recibieron el Espíritu Santo? ¿Los discípulos de Juan o los discípulos de Jesús? Los discípulos de Jesús; los de Juan no recibieron nada, excepto aquellos que habían sido discípulos de Juan y luego siguieron a Jesús, esos sí; de los cuales hubo allí algunos que estaban el Día de Pentecostés. Porque los discípulos de Juan, como Andrés y Juan el Apóstol, habían seguido a Juan, pero después siguieron a Jesús, cuando Juan dijo: “He aquí el Cordero de Dios.” Cuando ellos oyeron eso: “Pues sí para eso es que hemos estado siguiendo a Juan: para que nos oriente, porque queremos recibir al Mesías en Su Venida.” Para eso fue que Dios lo envió: para preparar un pueblo que estuviera bien apercibido y recibiera al que vendría después de Juan, para que pudiera recibir la transformación interior, la transformación espiritual. Y para tener un pueblo bien apercibido y recibir la transformación física es que Dios ha enviado al precursor de la Segunda Venida de Cristo: para tener un pueblo bien apercibido que esté atento, y pueda ver y comprender el tiempo en que estamos viviendo en este tiempo final, y pueda ver las señales espirituales, y pueda ver las señales en el Cielo, y darse cuenta que estamos en el tiempo correcto. Ya Dios envió al precursor de la Segunda Venida de Cristo y con el precursor vino el Mensaje que alerta al pueblo para que estén atentos al próximo paso del Programa Divino, que es la Venida del precursado; y el Mensaje del precursor, dice el precursor: “Este Mensaje introducirá a Cristo al mundo.” Por lo tanto, en el Mensaje y con el Mensaje del precursor se podrá identificar todo lo relacionado a la Segunda Venida de Cristo. Y no fallará, estará siendo cumplido todo lo que ha sido profetizado con relación a la Segunda Venida de Cristo, pero

96

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

LOS ÁNGELES SEGADORES

125

cada cosa en su debido momento; y así como con la Primera Venida de Cristo, el precursado, Jesús, bautizaría con Espíritu Santo y Fuego a todos los creyentes en Él. Pero vean, primero tenía que hacer la Obra de Redención en la Cruz del Calvario. Para el Día Postrero en la Segunda Venida de Cristo en la Obra de Reclamo, Cristo traerá a los muertos en Cristo en cuerpos glorificados, y a nosotros nos transformará. Eso será para los que habrán visto al precursor y creerán todo lo que el precursor dijo; y de acuerdo a como el precursor dijo que vendría el que vendría después de él, verán al que vendría después del precursor, creerán en Él, estarán creyendo en el misterio del Séptimo Sello, estarán creyendo en el misterio de la Segunda Venida de Cristo, tendrán la Voz de Cristo, la Voz de los Siete Truenos, que revela el misterio del Séptimo Sello; y ellos estarán creyendo en la Segunda Venida de Cristo. Así como los creyentes de Juan, que luego siguieron a Jesús, estaban creyendo en la Primera Venida de Cristo, y creían, y luego cuando Cristo hizo la Obra de Redención, luego ya el Día de Pentecostés estaban creyendo en esa Obra de Redención, porque cuando Pedro predicó, dijo: “Arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros en el Nombre de Jesucristo, para perdón de los pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo.” Vean, tenían todo ese conocimiento, lo creían de todo corazón; pues Cristo les había enseñado también en San Lucas, capítulo 24, versos 41 al 48, que era necesario que el Cristo padeciese, padeciera y resucitara al tercer día, conforme a la Ley, a los Profetas y a los Salmos, conforme a lo que estaba ahí escrito; y que se predicara en Su Nombre - que resucitase al tercer día y que se predicase en Su Nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados. ¿Ven? Y ahora, encontramos que estos creyentes en Cristo creían en la Primera Venida del Mesías, y en Su Obra de Redención en la Cruz del Calvario. Esas personas fueron las que recibieron el Espíritu Santo y por consiguiente recibieron la transformación

Séptimo Sello es la Venida del Señor, la Venida del Hijo del Hombre con Sus Ángeles. ¿Ven lo sencillo que es todo? No hay nada difícil en la Escritura. Y en las profecías para el Día Postrero no hay nada difícil. Son los hombres los que han complicado todas las profecías bíblicas. Pero ahora es por medio de la revelación del Espíritu Santo que traerá el Espíritu Santo a Su Iglesia, por medio de Su Ángel Mensajero, que todos estos misterios serán abiertos completamente. San Pablo lleno del Espíritu Santo y por medio del Espíritu Santo abrió muchos misterios, y también cada Mensajero que Dios envió, como también San Pedro el Día de Pentecostés, y en otras ocasiones también. Y también encontramos que el Reverendo William Branham abrió muchos misterios que no estaban abiertos durante las edades de la Iglesia anteriores al tiempo del Reverendo William Branham. Pero cuando le tocó hablar acerca del Séptimo Sello, dijo: “El Séptimo Sello no ha sido abierto, será abierto más adelante.” Y él dijo que el Séptimo Sello es la Venida del Señor, y que los Siete Truenos son los que tienen el misterio del Séptimo Sello, que los Siete Truenos darán a conocer ese misterio, el misterio del Séptimo Sello. Eso está en la página 128 del libro de “Los Sellos,” y en la página 481, 482, 483 y 484. Y en la página 474 y 475, nos habla de ese misterio del Séptimo Sello, y nos dice: “No habrá dos aquí al mismo tiempo. Y si así fuera, a mí me conviene menguar y a él crecer.” Está hablando de otro que vendrá después de él, del cual en la página 474, él dice: “Yo no sé quién será.” ¿Ven? Está hablando de alguien. Como Juan el Bautista dijo que después de él venía uno, y él dijo: “Yo no le conocía.” Ahora, también encontramos que en la página 472 del libro de “Los Sellos,” dice: “Cuando el Séptimo Sello comience será un secreto por completo.” ¿Ven? El comienzo del Séptimo Sello. Pero luego en la página 464 y 465, dice: “Al final del Séptimo Sello...” ¿Ven? Tiene un comienzo y tiene un final.

124

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

BUSCADORES DE SEÑALES

97

Hombre, Jesucristo, vendrá con Sus Ángeles. Por lo tanto, a través de Sus Ángeles, a través de esos ministerios de Moisés y Elías será que Cristo, el Espíritu Santo, recogerá a todos los escogidos de Dios, y nos colocará en la edad correspondiente de la Edad de la Piedra Angular, y nos preparará, nos dará la fe para ser transformados y raptados, para llevarnos Cristo con Él a la Cena de las Bodas del Cordero. Por lo tanto, esa será la señal del tiempo del fin o del fin del tiempo, son los Ángeles Segadores. Y ya hemos visto quiénes son los Ángeles Segadores: son los ministerios de Moisés y Elías siendo operados por el Espíritu Santo en el último Mensajero que Cristo enviará a Su Iglesia, que es el Ángel del Señor Jesucristo. A través de ese Ángel Mensajero que aparece también en Apocalipsis, capítulo 7, y ahí aparece uno solo, para llamar y juntar y recoger ciento cuarenta y cuatro mil hebreos. Pero luego en Apocalipsis, capítulo 11 aparecen dos Olivos. Es que los ministerios de los dos Olivos estarán en un Ángel Mensajero, que es el Ángel del Señor Jesucristo. El Reverendo William Branham dice: “Dios no tiene dos Profetas mayores al mismo tiempo.” Y ahora, con la promesa del Espíritu Santo viniendo para enviar Sus Ángeles, Cristo, el Hijo del Hombre, enviando Sus Ángeles, aparecen dos ahí, los Ángeles del Hijo del Hombre, que son los ministerios de los dos Olivos; pero por cuanto Dios no tiene dos profetas mayores al mismo tiempo, entonces dentro de un solo Profeta mete el ministerio de Elías, mete el ministerio de Moisés, y mete el ministerio de Jesús; porque el único que tiene ministerios es el Espíritu Santo, y Él opera el ministerio que Él quiera operar en el Mensajero que Él envía. Por lo tanto, será el Espíritu Santo en el Mensajero del Día Postrero en el Ángel del Señor Jesucristo, operando los ministerios de Moisés, de Elías y de Jesús. Y ahí tenemos claramente el misterio abierto. Es que la Séptima Trompeta y el

espiritual, obtuvieron el cuerpo angelical. Y para este tiempo final, habrá un grupo de personas en este planeta Tierra, que comparado con la población mundial, será un grupo pequeño. Y ese grupo tendrá el conocimiento de la Primera Venida de Cristo y Su Obra de Redención en la Cruz del Calvario, y habrá recibido la transformación interior espiritual, tendrá el cuerpo angelical, eterno, y por consiguiente habrá nacido de nuevo cada creyente en Cristo; y luego tendrá también la revelación divina de la Segunda Venida de Cristo, la cual creerá de todo corazón, y estará esperando la transformación física: el cuerpo físico glorificado. Así como recibimos el cuerpo espiritual angelical, recibiremos el cuerpo físico glorificado. Esto será para los creyentes en el Séptimo Sello, para los creyentes en la Segunda Venida de Cristo; porque conforme a las profecías bíblicas, vean... veamos aquí en Primera de Tesalonicenses, capítulo 4, dice (verso 14 en adelante), dice: “Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él (¿ven? Los traerá con Él en Su Segunda Venida). Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor (¿ven? Los que habremos quedado ¿hasta cuándo? Hasta la Venida del Señor), no precederemos a los que durmieron. Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.” Y ahora, veamos Filipenses, capítulo 3, verso 20 al 21. Vean que la resurrección de los muertos en Cristo y la transformación

98

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

LOS ÁNGELES SEGADORES

123

nuestra es para el tiempo de la Segunda Venida de Cristo. Es Cristo el que producirá la resurrección de los muertos creyentes en Él, y la transformación de nosotros los que vivimos. “Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; el cual transformará el cuerpo de la humillación nuestra (¿ven? En Su Venida transformará ¿qué? El cuerpo de la humillación nuestra), para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya (para que sea un cuerpo glorificado como Su cuerpo glorificado), por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas.” Así que para los que estarán en esta Tierra en el Día Postrero y estarán viendo y recibiendo al Señor en Su Segunda Venida, será la transformación de sus cuerpos; y para los muertos en Cristo, los cuales van a ser resucitados, porque Cristo pasará por el Paraíso y los resucitará en cuerpos glorificados; y también juzgará a los diferentes Mensajeros que Él ha enviado. Ahora, para poder recibir la transformación espiritual y obtener el nuevo nacimiento y obtener el cuerpo angelical, tuvimos que creer en la Primera Venida de Cristo y Su Obra de Redención; para recibir la transformación física tenemos que creer en Su Segunda Venida y en Su Obra de Reclamo, que Él ha prometido hacer en este tiempo final. Así como hemos creído en la Primera Venida de Cristo como el Cordero de Dios, los creyentes en Cristo para el Día Postrero, los cuales serán transformados, creerán también en la Segunda Venida de Cristo como el León de la Tribu de Judá, como Rey de reyes y Señor de señores en Su Obra de Reclamo. Ese es el misterio del Séptimo Sello, el cual estarán creyendo todos los escogidos de Dios, y por consiguiente tendrán la fe para ser transformados y llevados con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero; porque la fe para Rapto o de Rapto es la fe para ser transformados y llevados con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero. Así como para ser transformados

Espíritu Santo estuvo en ellos manifestado en carne humana, en la porción correspondiente a cada edad. Para este tiempo final tenemos la promesa de que el Espíritu Santo va a venir manifestado en carne humana, se va a encarnar, y por consiguiente estará manifestándose y estará hablándonos todas las cosas que deben suceder pronto, porque es el Espíritu Santo el que Cristo dijo que nos enseñaría todas las cosas y nos recordaría todas las cosas. Por lo tanto, será el Espíritu Santo obrando, pero obrará a través de un velo de carne, de un hombre, para darnos a conocer todas estas cosas que deben suceder pronto. Y cuando los escogidos de Dios estén viendo al Espíritu Santo manifestado en carne humana operando los ministerios de Jesús, de Moisés y de Elías, estarán viendo a los Ángeles cosechadores, a los ministerios de Moisés y Elías manifestados en medio de la Iglesia del Señor Jesucristo, y luego también lo verán más adelante en medio del pueblo hebreo. Ahora miren, vamos a ver aquí San Mateo, capítulo 3. En San Mateo, capítulo 3, verso 10 al 12, dice Juan el Bautista: “Y ya también el hacha está puesta a la raíz de los árboles; por tanto, todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado en el fuego. Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego. Su aventador está en su mano, y limpiará su era; y recogerá su trigo en el granero, y quemará la paja en fuego que nunca se apagará.” Y ahora, aquí aparece que es Jesucristo el que va... dice: “Recogerá Su trigo en el granero.” Y Juan dijo que es Jesucristo, y Jesucristo dice que son los Ángeles. ¿Cuál está correcto? Los dos están correctos; porque el Hijo del Hombre, del cual Juan dice que será el que recogerá el trigo, es Jesucristo. Y el Hijo del

122

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

BUSCADORES DE SEÑALES

99

Y cuando apareció el Reverendo William Branham, de ahí en adelante ha llegado el tiempo o llegó el tiempo para cumplir Dios las profecías del Día Postrero, del tiempo final, del fin del siglo. Por lo tanto, es el Espíritu Santo el que estaría en la Tierra en medio de la Iglesia del Señor Jesucristo siendo la señal del fin del tiempo en Su manifestación final. Los escogidos verán al Espíritu Santo, pero lo verán velado en carne humana en el Ángel del Señor Jesucristo, así como lo vimos velado en carne humana en el Reverendo William Branham. Y así como Él se manifestó por medio de los diferentes Mensajeros correspondientes a cada edad. Por eso es que el Reverendo William Branham dice que el Espíritu Santo, el Espíritu Santo sube y viene encarnado en un hombre. ¿Ven? Y ahora, también nos habla que el Espíritu Santo, el cual tenemos en nuestro medio ahora, dice que se hará carne, se encarnará. Ahora, vean todas esas promesas. Eso está en la página 134 del libro de “Los Sellos,” y 146 del libro de “Los Sellos.” Ahora, si se va a encarnar, pues tiene que tener un velo de carne para hacerse carne en medio de Su Iglesia. Ahora, tenemos la promesa que eso será Apocalipsis 19, verso 11 al 21, donde viene Cristo en un Caballo Blanco como la nieve, y será completamente Emanuel, o sea, será de nuevo el Verbo viniendo en medio de Su pueblo. Es la manifestación final de Dios. Y siendo Emanuel, dice el Reverendo William Branham: “Será completamente Emanuel, la Palabra, o sea, el Verbo, la Palabra hecha carne en un hombre.” Por lo tanto, hay que buscar a ese hombre. ¿Y dónde lo vamos a buscar? En medio de la Iglesia del Señor Jesucristo. ¿Y en qué parte de la Iglesia? No lo va a buscar en la primera edad, porque en la primera edad el Espíritu Santo estaba en San Pablo, y ya tuvo Su manifestación en San Pablo; y no lo va a buscar en ninguno de los siete Ángeles Mensajeros, porque ya ellos tuvieron su ministerio aquí en la Tierra y se fueron, pero el

interiormente tuvimos que creer en la Primera Venida de Cristo y Su Obra de Redención en la Cruz del Calvario. Ahora, podemos ver que la fe de Rapto la dan los Truenos, porque los Truenos son los que hablan, es la Voz de Cristo como el León de la Tribu de Judá clamando como cuando ruge un león, y Siete Truenos emitiendo Sus voces, y abriendo el misterio de Su Venida, el misterio del Séptimo Sello. Ese misterio será para los escogidos que van a ser transformados. Sin esa revelación no habrá ni resurrección de los muertos en Cristo, ni transformación para nosotros los que vivimos. Por lo tanto, las señales que buscamos no son señales y milagros y cosas así; buscamos la señal establecida por Dios. La señal de la Venida del Señor, así como hemos visto la señal de la Venida del precursor de la Segunda Venida de Cristo. La presencia de Juan el Bautista era una señal grande de que el Mesías ya estaba por allí, y la señal del precursor de la Segunda Venida de Cristo en esta Tierra, mientras estuvo en Su ministerio terrenal, era una señal grande de que se había llegado al tiempo más importante de la Iglesia del Señor Jesucristo. Por lo tanto, luego la señal de Jesús predicando con un grupo de creyentes, trabajando con Él en la Obra de Dios y llevando el Mensaje por todos los lugares, y Él enviándolos: primero envió a Sus doce Apóstoles de dos en dos, y después envió a los setenta que estaban con Él también. Vean, ese movimiento era un movimiento divino, era un movimiento de Dios, era un movimiento espiritual de Dios; y eso era una señal grande de que ya el Mesías estaba en la Tierra y tenía un grupo que le seguía, el cual estaba siendo preparado para obtener el nuevo nacimiento. Mientras ellos estuvieron con Jesús no habían nacido de nuevo, hasta el Día de Pentecostés. Por lo tanto, ellos estaban a la expectativa, sabían que ya el Mesías estaba con ellos. Pedro lo sabía, y los Apóstoles. Pero todavía el cumplimiento de la transformación espiritual no llegaba, hasta el Día de Pentecostés, hasta que murió, resucitó y

100

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

LOS ÁNGELES SEGADORES

121

ascendió al Cielo; y diez días después de eso obtuvieron el nuevo nacimiento. ¿Ven? Algunas veces vemos una profecía y pensamos que se va a cumplir seguida que comience a verse el cumplimiento. No. Puede tener un lapso de tiempo desde que comienza a verse el cumplimiento, hasta que se cumple todo el Programa Divino correspondiente a esa profecía. Pero ellos, vean, no comprendían todo el Programa. Pero Jesús sí lo comprendía. Vean, cuando Jesús les habla de enviar el Espíritu Santo, de Él irse para enviar el Espíritu Santo, se ponen tristes en vez de ponerse contentos; no comprendían que cuando Jesús se fuera enviaba el Espíritu Santo y producía en ellos el nuevo nacimiento, y entonces obtenían la Vida eterna, y obtenían el cuerpo angelical, y obtenían poder de lo alto. Vean todas las bendiciones que estaban ahí, y ellos querían que Jesús se quedara con ellos y siguiera de un lugar a otro predicando. Pero no era así el Programa. También para el Programa de la Segunda Venida de Cristo hay muchas cosas muy importantes que estarán llevándose a cabo, y que todo lo que está prometido para la Segunda Venida de Cristo se va a cumplir en forma progresiva, cada cosa en su debido momento. Por lo tanto, tenemos siempre que tener ese conocimiento para ser pacientes, porque Dios ha sido más paciente con nosotros, que lo que nosotros hemos sido con Dios. Pero que Dios cumpla lo que Él tiene para nuestro tiempo, y nos abra el corazón y el entendimiento para entender y creer de todo corazón. Vean, para nuestro tiempo, dice el Reverendo William Branham que es un asunto de la Palabra. Por lo tanto, lo que necesitamos es la Palabra. Dice el Reverendo William Branham que las señales tienen un propósito, los milagros tienen un propósito, pero que lo más importante es la Palabra. Ahora, vamos a ver si encontramos rápidamente aquí en la

gente, como fue en los días de Lot. Así como el Espíritu Santo obró por medio de aquel cuerpo, lo cual fue Dios manifestado en carne. Y cómo Dios se manifestaría en Su Novia en este día, mostrando la misma señal. Jesús dijo que sería la misma cosa en los últimos días.” Vean, la señal del tiempo del fin es el Espíritu Santo en medio de Su Iglesia obrando, y cumpliendo lo que ha sido prometido para este tiempo, manifestándose y realizando la Obra del Día Postrero, operando en el Día Postrero los ministerios de Jesús, de Moisés y de Elías. También en los días del Reverendo William Branham el Espíritu Santo estuvo allí manifestado en el Reverendo William Branham, y eso fue una señal muy grande, señal que mostraba que se había llegado al tiempo final; porque cuando apareció Juan el Bautista se había llegado al tiempo final de la séptima edad de la Iglesia hebrea bajo la ley, se había llegado a esa etapa final, en donde Juan el Bautista era el Mensajero de esa séptima edad. Y ahora, en el Nuevo Testamento, en el Israel Celestial, cuando apareció el Reverendo William Branham, la séptima edad de la Iglesia había comenzado hacía unos tres años, porque comenzó en el año ¿qué año fue? 1906. El Reverendo William Branham nació en el 1909. Y luego, vean ustedes, la presencia del Reverendo William Branham, en quien estaba el Espíritu Santo operando el ministerio de Elías por cuarta vez, era la señal allí para esa etapa o esa edad, era la señal de que la Venida del Señor estaba cerca, y de que la Venida del Reino de Dios estaba cerca también. Porque Juan el Bautista cuando predicó estuvo anunciado también que el Reino de Dios se había acercado. Y también dijo que después de él vendría un varón, del cual él no era digno de desatar la correa de su calzado; o sea, que cuando apareció Juan el Bautista había llegado el tiempo para cumplirse todas esas profecías en medio del pueblo hebreo.

120

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

BUSCADORES DE SEÑALES

101

ése será el Mensajero del Día Postrero en el cual Cristo por medio de Su Espíritu Santo, estará operando el ministerio de Moisés, el ministerio de Elías y el ministerio de Jesús. Esos son los tres ministerios claves para este tiempo final. Por eso es que el Reverendo William Branham dice en la página 128 y la página 129, y en la página 130, y la página 149, del libro de “Citas,” que la Séptima Trompeta son dos Profetas, o sea, son Moisés y Elías, los dos Olivos. Y él nos enseña también que el Séptimo Sello es Cristo, Su Segunda Venida, y luego nos dice que es la Séptima Trompeta; y la Séptima Trompeta es Moisés y Elías. Y nos dice: “La Séptima Trompeta y el Séptimo Sello es la Venida del Señor.” ¿Y cómo puede ser la Séptima Trompeta, que es Moisés y Elías, y el Séptimo Sello, que es Jesús, cómo pueden ser la misma cosa? ¿Cómo pueden ser la Venida del Señor? Porque el Hijo del Hombre viene ¿con quién? Con Sus Ángeles, que son los ministerios de Moisés y Elías. Por lo tanto, el Espíritu Santo en este tiempo final viene a Su Iglesia, operando los ministerios de Jesús, de Moisés y de Elías, para llevar a cabo la Obra correspondiente a este tiempo final. Ahí está el secreto por el cual las profecías bíblicas correspondientes a este tiempo final, las veremos siendo cumplidas, y algunas personas que no comprenderán, dirán: “Algún secreto tienen para que funcionen así las cosas.” El secreto está en lo que ha sido prometido, el secreto está en que es el Espíritu Santo en Su Iglesia, obrando y operando estos ministerios. Es el Espíritu Santo el que estará obrando en este tiempo final. Vean, en el Mensaje: “La Señal,” aquí tengo un extracto en la página 27 en español, dice... el Reverendo William Branham dice: “El tiempo está a la mano, y la iglesia está allá en el mundo (o sea, el mundo denominacional, pues está en el mundo). Vemos la señal del tiempo del fin, el Espíritu Santo volviendo entre la

página 164, párrafo 1463 del libro de “Citas,” dice: “Apocalipsis 10, dijo que en la hora del Mensaje del Séptimo Ángel, cuando él comienza a proclamar su Mensaje, no en un servicio de Sanidad, sino el Mensaje que sigue el servicio de sanidad.” Y ahora vamos a pasar a otra página: la 166, párrafo 1483, dice: “Y entonces Él prometió, en la hora del Mensaje del séptimo ángel, los Siete Sellos serían revelados; y los misterios de Dios serían declarados (Apocalipsis 10) cuando el séptimo ángel comienza a sonar su Mensaje, no el servicio de sanidad, el Mensaje que sigue el servicio de sanidad.” ¿Ven? Por eso tuvo las etapas de la señal en la mano, que eso fue representado en la pesca que el Ángel le estaba enseñando a realizar; luego el leer o el conocer los pensamientos del corazón de las personas; y después la Tercera Etapa era la Palabra. Vamos a ver otro lugar donde él habla acerca de las señales. Vamos a leer la 169, párrafo 1508, dice (párrafo 1508): “Y mi Mensaje...Todo el tiempo sabiendo allí atrás debajo de sanidad, etcétera, que era sólo para captar la atención de la gente, sabiendo que el Mensaje vendría. Y aquí está.” ¿Ven? La sanidad divina es para captar la atención de la gente, para que la gente vean que Dios está en la escena obrando para que se sienten, de estén tranquilos y escuchen la Voz de Dios, el Mensaje de Dios para ese tiempo. Y ahora, ya ninguna persona que ha escuchado y ha creído el Mensaje del precursor, ninguna persona debe estar esperando ver milagros, ver sanidad divina para escuchar la Voz de Dios, y creer lo que Dios nos habla en nuestro tiempo. Ya Dios nos ha colocado en una etapa en donde no necesitamos ver milagros, señales, sanidades y cosas así, para creer. Sino que creemos sin ver señales y milagros, creemos la Voz de Dios, la Palabra de Dios que Él nos da para nuestro tiempo, creemos toda la Palabra de Dios revelada para nuestro tiempo. Sin necesidad de ver

102

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

LOS ÁNGELES SEGADORES

119

milagros. Por eso es que el Reverendo William Branham dice que los milagros van a ser para Israel. ¿Por qué? Porque los judíos buscan ¿qué? Señales. Ahora, encontramos que para la Iglesia y en medio de la Iglesia no se van a ver los milagros, hasta que llegue la Tercera Etapa, cuando venga la apretura. Vamos a ver aquí... Pero va a venir una etapa y eso va a llamar la atención de los hebreos, pero esa etapa va a estar acompañada con la Palabra también; porque a la Palabra le van a seguir muchas señales. Pero será en esa Tercera Etapa. Dice en la página 114, párrafo 1002, dice: “Habrá un ministerio que mostrará grandes maravillas, Joel así lo dijo. Pero no habrá tiempo para la redención. Todo entonces es terminado, porque el Cordero ya habrá tomado Su Libro y la Redención habrá cesado. Jesús predicó y fue rechazado; luego prosiguió hacia aquellos que estaban encarcelados y no podían arrepentirse; ya no había tiempo para la salvación. ¡Ese mismo ministerio tendrá que repetirse! ¿Que tal si eso pudiese ser la Tercera Etapa, a los que están perdidos eternamente?” Ahora vean, para el tiempo en que va a suceder todo esto de grandes maravillas y milagros. También acá la página 119, párrafo 1057, dice... vamos a ver la 555 también: “Mi misión, y yo creo que Dios me ha llamado para... yo tengo que decir unas cosas personales hoy día porque eso es lo que les dije que iba a hacer. ¿Ven? Y decirle al mundo. Mi misión, yo creo, en la tierra ¿es qué? Es precursar la Palabra venidera. ¿Ven? La Palabra venidera, que es Cristo. Y Cristo en Él tiene el Milenio y tiene toda cosa allí directamente, porque Él es la Palabra.” En la Palabra venidera estará ¿qué también? El Milenio; y estará todo lo que Él ha prometido para nuestro tiempo. La Palabra venidera, el Verbo, la Palabra, Cristo.

aquellos que estaban allí, ciento veinte creyentes en Cristo que recibieron el Espíritu Santo, y luego los tres mil, como tres mil personas que creyeron y fueron bautizadas en el Nombre del Señor Jesucristo, todos ellos eran el trigo potencialmente, aunque todavía la Planta de trigo estaba en su primera etapa de nacimiento. Luego, las diferentes etapas por las cuales ha pasado la Planta de Trigo, encontramos que ha estado el trigo, los hijos de Dios allí, pero han estado potencialmente como trigo, pero es luego que llega la séptima edad de la Iglesia, donde el trigo aparece. ¿Pero dónde aparece? Aparece en el forro, en la séptima edad. Y todavía no se ve cuál es el trigo; pero está dentro del forro, está dentro de la séptima edad. Pero la séptima edad, el forro, se abre. ¿Ven? Y luego sale el trigo. Después de la séptima edad es que el trigo aparece manifestado, para luego también madurar a medida que el Sol, que es Cristo, nos alumbra, nos da Su Luz, la revelación divina, y maduramos en el Mensaje de nuestro tiempo; porque con la Luz de Su Palabra revelada, de Su Mensaje, Él nos madura y nos hace cristianos maduros, creyentes en Cristo maduros, no fanáticos, no de una edad pasada, sino de la edad correspondiente a nuestro tiempo, que es la Edad de la Piedra Angular. Y es en este tiempo en donde Cristo saca a la luz el trigo, lo saca del forro. ¿Ven? Y luego en este tiempo final es que Cristo va a recoger de esta Tierra, de este mundo, a recoger el trigo, y se lo va a llevar a la Cena de las Bodas del Cordero. Y todo esto encontramos que está prometido para ser realizado por los Ángeles que el Hijo del Hombre envía. Será el Espíritu Santo operando esos ministerios en un hombre del Día Postrero, el cual será el Ángel del Señor Jesucristo, a través del cual Cristo estará en Espíritu Santo en él manifestado, y estará obrando a través de él; y por consiguiente

118

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

BUSCADORES DE SEÑALES

103

A través de la Escritura encontramos las profecías bíblicas que hablan del tiempo final, del fin del siglo; y encontramos que en todas hace alusión a la gran Voz de Trompeta y a los Ángeles del Hijo del Hombre. En San Mateo, capítulo 24, verso 30 al 31, nos dice Cristo hablándonos, cuando le preguntaron: “Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?” (Capítulo 24, verso 3). Y luego en el capítulo 24, versos 30 al 31, dice: “Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.” Aquí tenemos también la promesa de la señal del Hijo del Hombre en el Cielo, y también de la manifestación del Hijo del Hombre viniendo en las nubes del Cielo, y luego enviando a Sus Ángeles. Dice: “Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.” Ahí también podemos ver que el Hijo del Hombre, Cristo, envía Sus Ángeles para llevar a cabo la cosecha, el recogimiento de todos los escogidos. A través de las edades de la Iglesia, de las diferentes etapas de la Iglesia, el trigo, los hijos de Dios, nunca maduraron; porque estaban pasando por diferentes etapas en la Planta de Trigo. Pero tanto el Mensajero de cada edad con los escogidos de cada edad eran el trigo de esa edad, potencialmente eran el trigo, aunque no estaban manifestados como trigo. Pero en una planta de trigo cuando nace va pasando por sus diferentes etapas esa planta de trigo, y así ha sido las diferentes etapas de la Iglesia del Señor Jesucristo, desde el Día de Pentecostés, donde nació. Por lo tanto, los Apóstoles y todos

¿Y cómo está prometido que vendrá la Palabra? El Jinete del Caballo Blanco de Apocalipsis 19, es el Verbo, la Palabra viniendo. Y cuando nuestro Señor aparezca sobre la Tierra, cuando la Palabra aparezca sobre la Tierra... Ahora, vamos a leer acá, en la página 119, párrafo 1057: “La cosa que hemos estado mirando hacia adelante por tantos años, 4 ó 5 años (pueda ser que más) es la Tercer etapa que ha sido vindicada. Y yo estoy seguro que ustedes saben lo que es. Nunca habrá una personificación de esto, no puede haberla; ahora está en existencia y yo he sido amonestado de esto: que esto aquí ya ha acontecido, para que pueda identificar Su presencia entre nosotros; pero esto no será usado en grande manera, hasta que el concilio empiece con su apretura. Y cuando lo haga, los Pentecostales y etc. casi personificarán cualquier cosa que se pueda hacer. Pero cuando venga ese tiempo (la apretura), entonces ustedes verán lo que han visto temporalmente, manifestado en su poder absoluto. Ahora, yo continuaré evangelizando, así como me fue comisionado al principio, así seguiré.” Vean, y Jesucristo antes de ser crucificado, continuó también evangelizando. Y Juan evangelizó hasta que lo tomaron preso y lo mataron. “Pero ustedes tienen la Palabra y ustedes sabrán adonde mirar y en qué están parados. Yo debo de continuar evangelizando. Y amigos míos, quédense firmes y continúen moviéndose (no se pueden quedar estancados, ¿verdad, Miguel? Dice: “Continúen ¿qué? Moviéndose.” Y moviéndose es llevando el Mensaje, trabajando en la Obra de Cristo) porque la hora se aproxima rápidamente cuando algo se va a hacer; ahora tú vas a ver algunas cositas raras que pasarán, nada pecaminoso. No quiero decir esto, pero quiero decir algo raro de lo que es una inclinación regular, porque a lo que he alcanzado ahora en el ministerio, estoy deteniéndome y mirando el lugar, y esperando para usarlo; pero se va a usar.”

104

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

Él miraba para ver, para usarlo en su tiempo, pero no era el tiempo para usarlo. ¿Ven? “Y todo mundo sabe de cierto que así como el primero fue identificado (o sea, la primera etapa), también el segundo fue identificado. Y si tú piensas muy de cerca, tú que eres espiritual (como la Biblia dice: ‘Esto es para aquel que tiene sabiduría.’). El tercero es propiamente identificado. Nosotros sabemos dónde está. Así que la Tercera Etapa está aquí, es tan sagrado que no debo hablar mucho de ello, como Él me dijo en el principio. Él me dijo: ‘De esto no hables nada.’ ¿Ustedes recuerdan años atrás? Ella habla por sí mismo (o sea, la Tercera Etapa habla por sí mismo)... Ella habla por sí mismo. Pero traté de explicar los otros (o sea, la primera etapa y la segunda) e hice un error en mi opinión (yo no digo que el Señor me dijo esto). Esto será lo que empezará la fe para el Rapto, para irse. Yo tendré que quedarme callado por un tiempecito. Ahora recuerden (y tú que estás oyendo esta cinta): tú vas a ver un cambio en mi ministerio, luego decayendo; no levantándose.” Ahora vean, dice que va a haber un cambio, decayendo; lo mismo que Juan el Bautista dijo: “A mí me conviene menguar, decaer.” “...decayendo; no levantándose, decayendo. Ya estamos en la edad y no puede ir más allá.” Y ahora, si no puede ir más allá ese ministerio, pues no va a tener nada más para hacer, porque ya está llegando a su final; y ahora, cuando se fue, es como Pablo: ya Pablo terminó su labor y no puede ir más allá en su trabajo aquí en la Tierra, no puede venir a trabajar, porque ya él terminó su tiempo. Pero cuando venga con su grupo, si le dan trabajo para hacer, lo va a hacer. Pero no puede decir: “Voy a predicar para aumentar el grupo de mi edad.” Ya su edad pasó. Pero si los que están vigentes le dan a hacer algo, lo va a hacer con su grupo. “Tenemos que esperarnos aquí un minuto hasta que esto

LOS ÁNGELES SEGADORES (Reunión de Ministros)
Por el Reverendo William Soto Santiago Miércoles, 24 de Noviembre de 2004 Quito, Ecuador uy buenas tardes, ministros, compañeros en el Cuerpo Místico de Cristo, la Iglesia del Señor Jesucristo; es una bendición grande para mí estar con ustedes en esta ocasión, para compartir con ustedes unos momentos de compañerismo alrededor de la Palabra de Dios y Su Programa correspondiente a este tiempo final. Dice en San Mateo, capítulo 13, versos 36 en adelante: “Entonces, despedida la gente, entró Jesús en la casa; y acercándose a él sus discípulos, le dijeron: Explícanos la parábola de la cizaña del campo. Respondiendo él, les dijo: El que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre. El campo es el mundo; la buena semilla son los hijos del reino, y la cizaña son los hijos del malo. El enemigo que la sembró es el diablo; la siega es el fin del siglo; y los segadores son los ángeles. De manera que como se arranca la cizaña, y se quema en el fuego, así será en el fin de este siglo. Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad, y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes. Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre. El que tiene oídos para oír, oiga.” Que Dios bendiga nuestras almas con Su Palabra y nos permita entenderla. Nuestro tema es: “LOS ÁNGELES SEGADORES (o sea, los Ángeles cosechadores).”

M

BUSCADORES DE SEÑALES

105

acontezca acá, para alcanzarlo; y entonces viene el tiempo y la presión está en un lugar donde tú estás oprimido. Entonces, mira lo que estoy preparando para decirte en estos momentos: ‘Mire la Tercera Etapa, entonces será absoluta y totalmente para los perdidos, pero será para la Iglesia y la Novia.” O sea, será para el mundo, para las vírgenes fatuas y para las vírgenes prudentes. Y esto es lo que los hebreos van a ver cuando llegue el momento. “Tal vez sea que estoy construyendo una plataforma para que alguien más suba en ella, tal vez yo sea llevado antes de este tiempo. Pero yo creo que estamos tan cerca que yo no me moriré de edad avanzada. Y siendo de cincuenta y cuatro años, no me moriré viejo (o de viejo) hasta que Él esté aquí, o sólo que sea disparado, asesinado o alguna otra cosa, de algún modo muerto, pero no por la edad avanzada, hasta que Él venga. Tal vez yo no lo haré, pero este mensaje introducirá a Jesucristo al mundo. Así como Juan el Bautista fue enviado como precursor a la Primera Venida de Cristo, así este mensaje será precursor de la Segunda Venida de Cristo. Y Juan dijo: ‘He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.’ Así es que será paralelo en todo y yo sé que será.” Será paralelo, ¿cómo? En todo. Así que si queremos ver lo que será en nuestro tiempo, veamos lo que fue en los días de Juan y de Jesús. Esos dos hombres en la Tierra fueron la señal más grande. Juan fue una señal grande, una antorcha que ardía, era la mecha encendida del séptimo vaso o de la séptima lámpara del candelero o candelabro. Así como el Reverendo William Branham fue la séptima mecha, el séptimo Mensajero encendido por el Espíritu Santo en la séptima edad de la Iglesia del Señor Jesucristo, fue la mecha encendida del séptimo vaso del candelabro. Y ahora, estamos viviendo en el tiempo más glorioso de todos los tiempos. La humanidad es una humanidad buscadora de señales; y la séptima edad así como le aparecieron allá los de

106

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

la séptima edad de la Iglesia hebrea bajo la ley, diciéndole a Jesús: “Muéstranos una señal del Cielo para creer en Ti.” ¿Ven? La séptima edad de la Iglesia gentil es también una edad buscadora de señales. Pero cuando el Ángel le habló al Reverendo William Branham, vean, él hace hincapié en lo que le dijo el Ángel. En el libro de “Los Sellos,” página 471, dice... esto fue cuando lo subió y lo colocó en una actividad de Carpa. Dice: “Y en eso le arranqué duro y la carnada se salió del agua, y vi que tenía un pez, pero era tan pequeño que parecía la piel del pez adornando la carnada. Entonces oí la Voz que me dijo: ‘Te dije que no hicieras eso.’ Entonces comencé a llorar; y la cuerda la tenía toda enredada. Estaba llorando con la cabeza inclinada, y dije: ‘Dios, perdóname. Yo soy tan torpe. Perdóname.’ Tenía esta cuerda, y en la mano tenía el zapatito de niño muy pequeño. La cuerda que tenía en la mano era como del grueso de mi dedo, como de un centímetro, y el agujero en el zapatito, tenía como un milímetro y yo estaba tratando de meter esa cuerda en ese agujerito. En eso la Voz me dijo: ‘No puedes enseñarles las cosas sobrenaturales a los bebés pentecostales. ¡Déjalos!” Le ordena el Ángel que deje a los bebés pentecostales; dejarlos, viene a dejar la séptima edad. ¿Ven? “Entonces me alzó y me colocó en un lugar muy elevado donde había una reunión (vean, donde había una reunión; por lo tanto, no era una reunión de él, era de alguien), y parecía una carpa o una especie de catedral. Yo miré, y así a un lado parecía que había una cajita, un lugar pequeño. Y esa luz que ustedes ven sobre la fotografía estaba hablando con alguien más arriba de donde yo estaba. Se fue volando de donde yo estaba, y se fue a posar sobre la carpa, y dijo: ‘Te encontraré allí. Esto será la Tercera Etapa, y no se lo dirás a nadie. Y allá en el Cañón Sabino, Él me dijo: ‘Esta es la Tercera Etapa.’ Hay tres cosas muy grandes que acompañan la Tercera

LOS ÁNGELES SEGADORES

BUSCADORES DE SEÑALES

107

Etapa. Una de ellas se abrió ayer, otra hoy, y queda una cosa que no puedo interpretar, porque está en un idioma desconocido (por lo tanto, no está en Inglés). Pero estuve allí parado, y lo miré directamente; y esta es la Tercera Etapa, lo que viene. Y el Espíritu Santo de Dios.” ¿Ven? Es el Espíritu Santo de Dios en esa etapa, en esa Tercera Etapa, y está en un idioma desconocido. Así que él estuvo visitando, a través de la cortina del tiempo pasó para visitar una actividad de lo que será en la Tercera Etapa, cuando sea adoptado el que tiene que ser adoptado para esa manifestación de la Tercera Etapa. Por lo tanto, las grandes señales y maravillas que están prometidas para ser realizadas, corresponde a esta Tercera Etapa cuando venga la apretura. Por lo tanto, para nosotros antes de venir la apretura y venir esa manifestación plena de la Tercera Etapa, ¿qué tendremos? La Palabra. No necesitamos milagros, maravillas ni nada, sino oír la Palabra de Dios correspondiente a nuestro tiempo. Y con esa Palabra, que es la Palabra revelada para nuestro tiempo, es que obtenemos así la fe, la revelación del Séptimo Sello, para obtener, para esperar y obtener la transformación de nuestro cuerpo; y esperar también la llegada de los santos del Nuevo Testamento, que vendrán en este tiempo final en algún momento. Por lo tanto, continuamos, no buscando señales sino buscando la Palabra de Dios, la cual ya no está en ninguna de las siete edades, ¿dónde está? En la Edad de la Piedra Angular. Ahí es donde está el Espíritu Santo dándonos, ¿qué? Su Palabra revelada para este tiempo final, con la cual nos revela todas las cosas que deben suceder en este tiempo final; y así es como Él nos alimenta con Su Palabra revelada, que es el Maná escondido, que es el Pan espiritual para nuestra alma. Y tenemos una montaña de Pan. El Pan nuestro de nuestro Día, de la Edad de la Piedra Angular. Ese es el Pan que tenemos

108

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

BUSCADORES DE SEÑALES

113

para nuestro tiempo. Nuestro tema fue: “BUSCADORES DE SEÑALES.” El mundo está buscando señales y también los de la séptima edad están buscando señales. Pero nosotros predicamos a Cristo, y a éste crucificado; y predicamos el misterio de la Primera Venida de Cristo y el misterio de la Segunda Venida de Cristo; a Cristo como Cordero de Dios muriendo en la Cruz del Calvario y a Cristo como el León de la Tribu de Judá, como Rey de reyes y Señor de señores en Su Obra de Reclamo. Ha sido para mí un privilegio grande estar con ustedes en esta noche, dándoles testimonio en nuestro tema. Que Dios les bendiga grandemente y les use grandemente en Su Obra, en Su Reino en este tiempo final. Y adelante llevando la Palabra revelada para nuestro tiempo, por todos los lugares; y esa Palabra hará aquello para lo cual ha sido enviada en este tiempo final. Vean, la Palabra prometida para cada tiempo, cuando viene hace aquello para lo cual Dios la ha enviado. Y cuando viene encarnada, pues a través de ese velo de carne hace aquello para lo cual ha venido esa Palabra encarnada en ese tiempo. Por ejemplo, en cada edad se preguntarían: “¿Y por qué puede hacer esas cosas ese Mensajero?” Y en los días de San Pedro: “¿Por qué puede hacer esas cosas San Pedro?” Y en los días de Jesús: “¿Por qué puede hacer esas cosas Jesús?” Porque es la Palabra, el Verbo, la Palabra hecha carne, encarnada en un hombre llamado Jesús. Y luego vino en los diferentes Mensajeros. Y la Palabra es la que hace la Obra, es Cristo en Espíritu Santo manifestado, el Verbo manifestado en cada Mensajero. Algunos preguntan siempre: “Algún secreto tiene, para poder hacer todas esas cosas.” ¿Cuál es el secreto? La Palabra, la Palabra viniendo en carne y manifestándose a través de carne, y siendo una Palabra creadora, hace aquello para lo cual ha sido enviada la Palabra, el Verbo hecho carne.

Bueno, que Dios les continúe bendiciendo a todos los que están aquí presentes, y los que están a través de internet. Que Dios les bendiga y les guarde a todos. Y hasta mañana, Dios mediante. Aquí mismo es que va a ser todo. Si se vio bien allá, pues se ve bien mañana, mejor y más también. Siempre es bueno tener los viernes y los domingos actividades en un sitio donde se pueda hacer la transmisión, para que así, pues puedan escuchar hasta en el África también. Y así, pues, sea de bendición para todos los lugares, y también tengan los bautisterios. Ya con un bautisterio o dos bautisterios no da, ¿verdad? [El hermano miguel dice: 102 se bautizaron ayer en el culto de Trujillo] De Trujillo. Y el grupo que pasó era grandísimo, lo otros se quedan para los otros días. [Dice el hermano Miguel: Y el día anterior en un culto de día, con el hermano Benigno, se bautizaron más: 40 personas]. Con un video. [Dice el hermano Miguel: Con un video, no estuvo el hermano William. Pero un video se puso y la Obra la hizo Dios, la Palabra; la misma Palabra hizo la Obra] Amén. Así que ya para mañana, pues, deben de los ministros cercanos de traer bautisterios también, ¿verdad? Para tener suficiente, y así pues el tiempo de bautismos se hace más corto. Bueno, que Dios les bendiga y les guarde, y adelante trabajando en la Obra del Señor Jesucristo. Amén. “BUSCADORES DE SEÑALES.”

112

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

BUSCADORES DE SEÑALES

109

que hacen todas las personas que trabajan en esta labor, y colaboran como ministros y también con las congregaciones que ustedes tienen. Bueno, que Dios les continúe bendiciendo a todos. Y ya hemos oído que va a viajar ya pronto, y que el gasto, pues es grande. Pero Dios nos ha permitido tener las facilidades, y Dios nos ha dado las congregaciones para respaldar a nuestro hermano Bermúdez en esa labor misionera apostólica. Dios nos ha permitido tener un Apóstol grande acá entre nosotros en este tiempo final, y vamos a estar brazo a brazo con él. Un Apóstol es un misionero, y nosotros creemos en esos ministerios. Por lo tanto, vamos a estar brazo a brazo con ese ministerio que Dios ha colocado en medio de Su Iglesia en este tiempo final. Yo estaré siempre también brazo a brazo con Miguel en esa labor. Bueno, que Dios les bendiga y les guarde. Esto, no sé si Miguel les dijo acerca de internet: que hemos estado transmitiendo. Ya hasta en el África han estado viendo. Que Dios les bendiga a los pastores de Colombia, y a todos los ministros que están en las diferentes naciones, si están los de África también que Dios les bendiga. Y los de Brasil también, Dios les bendiga a todos allá en Brasil, a todos los ministros allá en Brasil. Ya escucharon. Así que vamos a estar brazo a brazo con Miguel para darle un empujón grande económicamente en este viaje. Y también orando por nuestro hermano Miguel. Hagan saber también a los hermanos en las diferentes congregaciones de este viaje misionero, en donde Miguel va a ir con un grupo también de ministros, para que así todos tengan la oportunidad de tener parte en este viaje misionero que va a ser de grande bendición para el África y para todos los que estarán trabajando en ese viaje misionero, aunque estén en sus diferentes países acá en la América Latina y el Caribe. Desde acá ayudando a Miguel, pues estaremos yendo con Miguel en ese viaje misionero.

Que Dios les continúe bendiciendo a todos, y dejo nuevamente al Reverendo Miguel Bermúdez Marín con nosotros para continuar. Ustedes buscan el resto, estudiando encontrarán el resto, para no hablar tan claro en esta noche. Pero busquen la página 256, 131 también, de “Los Sellos.” La 57 y 59, la 134, la 146, la 352, la 469 también, la 472, la 474 y 476, y todas esas páginas por ahí dan testimonio de las cosas que hemos hablado en esta noche. Y la página 481, 482, 483 y 484. Todo eso en el libro de “Los Sellos,” en español. Todo eso da testimonio de lo que hemos estado hablando en esta noche. Y también del libro de “Las Edades,” la página 43, la página 53 y la página 265; y otros lugares más: la página 373 también, la página 376, la página 377. Todas esas páginas del libro de “Las Edades,” dan testimonio de lo que hemos hablado en esta noche. Así que les he dado esas páginas, para que si quieren profundizar más en lo que hemos hablado, tengan dónde encontrar más información. Esto también ustedes lo encuentran en diferentes mensajes, por ejemplo, en el tomo 77. Este tomo contiene mucha información de todo el Programa Divino correspondiente a nuestro tiempo. Los temas que tiene ahí, todos los temas que tiene son bien, pero que bien importantes, en donde hay mucha revelación de todo el Programa Divino correspondiente a nuestro tema. Y pienso que es uno de los tomos más completos, diríamos, con más revelación divina. Bueno, que Dios les continúe bendiciendo. Miguel les leerá los temas. Ya ustedes quizás lo tienen todos, pues, Miguel se los leerá también de nuevo, si desea. Que Dios me los bendiga y les guarde, y oren mucho por mí para la actividad de mañana, que Dios se manifieste grandemente y cumpla lo que Él tiene programado para mañana. Y que Dios les bendiga y les guarde a todos. Con nosotros el Reverendo Miguel Bermúdez Marín para continuar.

110

REVERENDO WILLIAM SOTO SANTIAGO

BUSCADORES DE SEÑALES

111

Oren mucho por nuestro hermano Bermúdez. Mientras él llega les voy a decir algunas cositas de él. Y cuando ustedes saben que él va a viajar para el África, vayan con él en ese viaje: orando por él, y también ayudando, colaborando económicamente cada uno de ustedes y vuestras congregaciones también; porque así la labor que él haga allá cuenta para cada uno de ustedes, y para la congregación de ustedes también; será una obra que será hecha en el África, pero que cada uno de ustedes con la congregación que Dios les ha dado, estará trabajando en esa Obra en el África, aunque no vayan personalmente al África. Así que lo más que ustedes deseen y puedan hacer para esos viajes misioneros que Miguel da, en donde van otras personas también, y Miguel los ayuda también a ellos; ustedes también tengan parte en esa labor. Así que ya a principios de año ya va a estar viajando también, y también otras personas; ministros de diferentes países van a estar viajando con él en esa labor misionera. Bueno, que Dios les continúe bendiciendo a todos, y con nosotros nuestro amigo y hermano, el misionero, Reverendo Miguel Bermúdez Marín. Que Dios les bendiga y les guarde a todos. Para este viaje misionero que Miguel va a dar en el principio del año. ¿El segundo mes del año es? Posiblemente. Vamos a darle un empujón bien grande, porque va a estar más tiempo: el doble o el triple de tiempo. Por lo tanto, el gasto va a ser mayor, va a ser el triple o mucho más, y van quizás a ir más personas; porque el trabajo allá se ha multiplicado, tienen hambre de oír la Palabra de Dios; y las cantidades de personas y de ministros, es grande también. La última reunión que tuviste o de las últimas que tuviste, ¿cómo cuántos ministros eran, Miguel? Como 32 pastores. Pero que hay en esos lugares congregaciones hasta, ¿de cuántas personas?.. 32 pastores que fueron. Pensemos que cada boleto

le salga a 1000 dólares, por 32 pastores. Más de 1000 dólares cada boleto. Más de 2000 dólares. ¿Más los boletos de allá? Más los boletos que tienen que comprar cuando están en el África, para viajar por el África, que son carísimos. En el mismo África, de un sitio a otro, hasta 1600 dólares un boleto nada más. Así que el gasto, estábamos hablando Miguel y yo. Con lo que él gasta en un solo viaje, ¿nos da para cuántos recorridos? De un año completo aquí. Lo que él gasta en un sólo viaje allá, nos daría para 4 ó 5 años para los boletos que pagamos nosotros o que paga Miguel, y nos sobra después, nos sobra para otros viajes más. Por lo menos entonces 5 años el dinero que se necesita para un viaje al África, de los que da Miguel con otros ministros y todo, daría ese dinero para nosotros viajar como 5 años. Pero también el resultado es grande. Me estaba diciendo Miguel que le han dicho que hay congregaciones allá, ¿de cuántos miles? Hasta de trece mil miembros, que están interesados también en oír. Y entonces, pues, es como el clamor del varón macedonio, macedónico, que dijo en sueños a Pablo, o en visión: “Pasa a Macedonia y ayúdanos.” Así que están clamando por la Palabra. Y si Dios llega a completar con africanos la Iglesia, pues gloria a Dios. Lo importante es que Dios complete Su Iglesia, y entonces resucite a los muertos en Cristo, nos transforme a nosotros, y nos vamos con Cristo a la Cena de las Bodas del Cordero. Bueno, que Dios les continúe bendiciendo a todos. Ya vieron que el gasto, pues, es grande. Así que tenemos que darle un buen empujón (como decimos nosotros) a Miguel, económicamente, para que así, pues no se vea apretado. ¿Cuánto te sobró del viaje cuando regresaste? Con 97 dólares para no quedarse sin dinero, por si acaso tenía en un aeropuerto que... un taxi o algo. Y otros regresaron, ¿con cuánto? Otros regresaron con menos; o sea, que a lo mejor ni para pagar un taxi. Así que también es una inversión en el Reino de Cristo, lo

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful