You are on page 1of 21

REVISIÓN ANALÍTICA DE LOS PROGRAMAS DE ESTUDIO

DEL SECTOR DE APRENDIZAJE RELIGIÓN, EN ENSEÑANZA MEDIA

Javier F. A. Vega Ramírez


Bach. En Teología (PUC)
Licenciatura en Educación (PUC)
Pedagogía en Religión y Mora (PUC)l

Los Planes y Programas de la EREC

Los Planes y Programas de Religión Católica fueron aprobados, mediante


decreto Exento nº 2256 del Ministerio de Educación (2005). Esta aprobación
responde a un proceso iniciado por el decreto nº 924 del Mineduc (1983) en el
cual se explicita, conservando, la consideración del Sector de Religión como
asignatura dentro del Currículum Nacional. Coherente con esto se determina
en el Marco Curricular (decreto 220. MINEDUC, 1998), en pleno proceso de la
Reforma Educacional, que “los OF-CMO de los diversos programas de Religión
serán formulados por las autoridades del credo correspondiente, y presentados
al Ministerio de Educación para efectos de aprobación, ajustándose al formato
de programa que éste establezca para todos los subsectores” (MINEDUC,
2005).

De ahí que la confección de los Planes y Programas de Religión Católica


guarden, en su estructura, todos los elementos de los demás Sectores de
aprendizaje del currículum nacional, cuestión que no sucede en la práctica con
todos los programas de los demás subsectores de Religión aprobados1, aún
cuando no hayan sido diseñados por el Departamento de Currículum del
Ministerio de Educación.

Este esfuerzo viene a reemplazar la anterior propuesta de planes y programas


de Religión (siendo sus referentes más recientes las propuestas para educación
de párvulos – 1985 –, para educación básica – 1996 -, y para educación
media – 1998-), ofreciendo un marco educacional completo para el ciclo vital

1
Existen actualmente aprobados 8 programas aprobados, según la información del Mineduc en
http://600.mineduc.cl/resguardo/resg_libe/libe_plan.php
Revisión programas de estudio Religión

del estudiante en el sistema escolar. Abarca, en un mismo documento y de


manera integrada y secuencial, los niveles de educación pre-básico, básico y
medio. Grandes desafíos se vislumbran así en el nivel pre-básico y medio, que
es en donde tradicionalmente, se había dejado de lado los espacios para la
enseñanza de la Religión como materia importante para la formación de la
persona, con excepción de los colegios confesionales. Por esto centraremos la
mirada de nuestro análisis en uno de estos sectores, el de enseñanza media,
para, aplicando las categorías de análisis propuestas, poder dar cuenta del
aporte que significa el actual panorama.

Análisis Curricular

Sobre sus Criterios y Objetivos.

Al interior de la Iglesia Católica se ha tomado la opción pedagógico-pastoral de


denominar al Subsector de Religión Católica “Educación Religiosa Escolar
Católica” (EREC), como una manera de marcar una diferencia entre la antigua
concepción de “Clase de Religión” y la actual “educación Escolar Católica”. Se
entiende así que la Educación Religiosa, vivida según la visión antropológica de
la Religión Católica, guarda particularidades no menores, que son un aporte al
desarrollo del adolescente en contexto escolar. El gran criterio fundante es el
de organizarse de manera de dar una respuesta confesional (lo cual no
necesariamente debe traducirse a priori como catequística, aunque sí sea
catequética) al conjunto de inquietudes que manifiestan los jóvenes en su
proceso de crecimiento, asumiendo no sólo las interrogantes religiosas, sino
también las intelectuales, vitales, de conocimiento, de apertura al mundo. La
EREC busca dar respuesta no sólo al joven creyente, sino al joven que crece y
busca comprender. Se expresa así en el decreto 2256/05:

El último ciclo de formación escolar se inicia poniendo el adolescente como

foco de interés. Toda la compleja etapa por la que están pasando los
Revisión programas de estudio Religión

alumnos se pone como centro de reflexión para la educación religiosa, la

cual hace de sus preguntas y expectativas el punto de enganche con la

propuesta cristiana a superar las crisis de la edad y a crecer, a imagen de

Jesús . (Mineduc, 2005: 181)

En este contexto los Objetivos Fundamentales, tanto Verticales como


Transversales, apuntan a cubrir el conjunto de los caminos por los que
existencialmente transita el adolescente. Mientras los Objetivos
Fundamentales Verticales responden al deseo de ayudar a crecer en
Aprendizajes de Contenidos, Actitudes y Valores propios de ser trabajados
desde el Subsector (ordenados en una secuencia metodológica que veremos
más adelante), ve la EREC en los OFT una oportunidad dada a todos los
subsectores, pero que puede ser asumida de manera especial:

Desde la perspectiva de cada sector y subsector, no hay límites respecto a

qué OFT trabajar en el contexto específico de cada disciplina. Por lo tanto,

las posiblidades formativas de todo contenido conceptual o actividad

debieran considerarse abiertas a cualquier aspecto o dimensión de los OFT.

Específicamente, el sector Religión… probablemente es el espacio más

privilegiado y rico en posibilidades para favorecer la concreción de los OFT.

(Mineduc, 2005: 177)

¿Cómo se logra esto?, por medio de una adecuada comprensión y adopción de


los OFT dentro de la disciplina: Se proponen desde el Mineduc cuatro OFT
para Enseñanza Media (Formación Ética, Crecimiento y Autoafirmación
Personal, Persona y Entorno y Desarrollo del Pensamiento), la EREC los
asume y se estructura en torno a las posibilidades comunicativas del ser
humano, haciendo del subsector una oportunidad para RELACIONARSE con Dios,
Revisión programas de estudio Religión

como fuente primera y referente último de los valores; consigo mismo,


iluminado por la insondable riqueza de la revelación cristiana respecto a su
dignidad; con los demás, como un llamado a vivir en comunión y
corresponsabilidad; y con la naturaleza y el Cosmos, a partir de la concepción
teológica y teleológica de lo creado. De esta manera en el seno de la EREC
van insertos, comprendidos desde la riqueza cristiana católica, los OFT.

Sobre su Organización y ejes temáticos

El Programa completo de la EREC se organiza según cuatro fases, que


corresponden tanto a los cuatro años de enseñanza media, como a las cuatro
etapas del cristiano que adultamente desea abrirse hacia el mundo.

En cada una de estas fases (Niveles) se proponen cuatro áreas temáticas que
corresponden a un cruce entre cuatro dimensiones teológicas y cuatro
dimensiones antropológicas, las que dan estructura y unidad a los Objetivos
Fundamentales Verticales, en un sentido constante a lo largo de los 4 años.
Estas surgen de la consideración que Jesús vive su misión en la tierra en
cuanto Hijo de Dios como Profeta, Rey-Sacerdote y Servidor, y ya que Jesús
es el modelo de humanidad (tanto personal como colectivo), se propone para
el ser humano, el joven, vivir la vida y ordenar su proceso educativo en torno
a cuatro dimensiones que de esta consideración surgen (cuadro 1)
Revisión programas de estudio Religión

Cuadro 1: Secuenciación teológica y antropológica de la EREC.

Teológicamente Esto se constata en que el


Jesús, el hombre, es hombre,

Profeta Una dimensión Testimonial

Rey Una dimensión Comunitaria

Sacerdote Una dimensión Celebrativa

Servidor Una dimensión Servicial

Asumiendo esta consideración se propone para cada uno de los años de


enseñanza media la asunción de estas dimensiones, que estructuran los OFV, y
que a su vez son la base para una visión dinámica de los CMO, de forma que
éstos secuencien en concreto el desarrollo esperado en el Subsector de
Religión para cada uno de los alumnos.

Sobre sus enfoques didácticos y los aprendizajes esperados

El programa del subsector de Religión es fruto de un esfuerzo considerable de


parte del área de Educación de la Conferencia Episcopal de Chile (CECH), que
busca hacer que junto con el programa, el Subsector completo (Profesores,
departamentos de Educación, Planes y programas) reflejen el carácter
profesional del Subsector, en un proceso de reposicionamiento acorde a los
Revisión programas de estudio Religión

tiempos actuales que buscan, en su interior, la especialización del saber. De


ahí que se promueve intensamente, a través de los Departamentos de
Educación de los Obispados, que todos los profesores de Religión desarrollen
su labor distinguiendo claramente Catequesis de Subsector de Religión,
entendiéndose a sí mismos como Profesionales de la Educación en un
subsector que exige una definición de fe, pero que no se identifica a la labor
de el catequista que refuerza la fe de sus catequizandos.

¿Qué énfasis se promueven, entonces, a partir del programa del Subsector a


nivel didáctico?. En la Introducción General II2 a los Planes y Programas del
Subsector de Aprendizaje Religión (CECH, 2005: 27-42) se orienta al respecto
expresando que:

“Las estrategias de enseñanza que presenta el Programa son sugerencias

mínimas que el docente tiene que enriquecer , y para esto debe tener en

cuenta lo siguiente:

1. Considerar los Aprendizajes Esperados.

2. La practicidad del trabajo del alumno para que active su inteligencia y

sensibilidad religiosa a partir de sus aprendizajes previos y desarrolle

habilidades cognitivas desde el nivel básico al superior.

3. Desarrollar la inferencia, la deducción, la resolución de problemas

probando métodos diversos y estrategias variadas.

4. Planteamiento de actividades que relacionen la metodología con la

evaluación.

2
Este texto está contenido dentro del decreto Ex. 2256/05, sin embargo la Conferencia
Episcopal había preparado una versión del texto, fiel en todo su contenido a lo expresado en
el decreto, con fecha de 07 de Octubre de 2005. Dicha versión será indicada como CECH
(2005), conservando para el decreto la denominación D. Ex 2005/05.
Revisión programas de estudio Religión

5. Atender a la calidad y diversidad de los alumnos de acuerdo a sus

ritmos y madurez cognitiva, afectiva y espiritual.

6. Plantear diversidad de actividades de tal manera que se pueda

desafiar permanentemente a los que van mas adelantados.

7. Uso de algún texto de apoyo, que proporcione información

sistematizada.

8. Utilización permanente de las Sagradas Escrituras”3

A la luz de estas orientaciones podemos ver que las intenciones


didácticas van en las siguientes direcciones:

- Mantener una visión crítica sobre la forma en que se van


desarrollando los contenidos, ya que uno de los riesgos del programa
es convertirlo en un itinerario desarticulado y sin intenciones.
Sistematizar el modo de enseñanza alineándolo con los fines que se
persigue (orientaciones 1 y 7)
- Asumir una nueva concepción sobre lo que es el aprendizaje: no sólo
datos, sino una formación completa del joven en su desarrollo
(orientaciones 2 y 3)
- Evitar la sola exposición o el solo trabajo manual, diversificar las
técnicas adecuándose constantemente a los modos de aprendizaje de
cada alumno (orientaciones 4, 5 y 6)
- Asumir con énfasis el uso de la Sagrada Escritura como EL elemento
permanente de trabajo. La Sagrada Escritura se convierte así en la
única herramienta de especificación citada dentro del subsector,
dándole una importancia nueva y renovada. Esto último no debe ser

3
CECH (2205), 27.
Revisión programas de estudio Religión

entendido como un “biblicismo”, sino como una recuperación de la


Sagrada Escritura como recurso.4

Todos estos elementos, conjugados con los OFV y los CMO, hacen que se
articule un proyecto educativo de Subsector que precisa de especificaciones no
menores. Para cada Nivel del Subsector se sabe qué se espera que se logre
durante el desarrollo del ciclo de clases, de modo que hacia finales del 4º año
de enseñanza media se constaten determinados “objetivos de término”,
denominados “Perfiles de Egreso” (CECH, 2005: 23).

Cuadro2: Presentación de los perfiles de egreso

A nivel Testimonial A nivel Celebrativo

- Plantearse un proyecto de vida en - Ofrecer su propia vida al Señor Jesús,


sintonía con el proyecto que Dios tiene en cada celebración litúrgica.
para ellos, la Iglesia y la sociedad. - Manifestar alegremente su adhesión al
- Descubrir en el estilo de vida del Señor Señor Jesús presente en la Iglesia,
Jesús un referente importante disfrutando de la celebración con los
- Fundamentar y dar razón de su fe. demás.
- Conocer y aplicar las orienta - Valorar positivamente el sentido del
ciones de la Doctrina Social Perfiles de amor expresado en todas sus
de la Iglesia. Egreso dimensiones
(finalizado el
A nivel Comunitario . ciclo de A nivel Servicial

- Enseñanza
Demostrar actitudes de participación y - Comprender que el Espíritu Santo les
respeto, humildad y optimismo en la hace crecer su fe y los motiva al servicio
convivencia. caritativo.
- Reconocer en la Iglesia Católica el - Descubrir que Jesús, el amigo fiel, los
germen del Reinado de Dios e identificar invita y envía a crecer en fraternidad y
signos de su presencia. servicio.
- Interesarse por percibir los desafíos del - Participar activamente de experiencias
desarrollo cultural, técnico y científico a de servicio solidario en el curso, familia y
la luz del Evangelio y del Magisterio de la entorno.
Iglesia. - Esbozar proyectos de vida personal,
- Valorar positivamente la propia familiar, eclesial y profesional, que
identidad católica como condición para impliquen la transformación de la cultura

4
Esto responde a un movimiento mayor al interior de la Iglesia Católica por reposicionar la
Sagrada Escritura en el centro de la vida eclesial, cuestión que se había perdido durante la
Edad Media a nivel popular y en el cual el mundo Protestante ha dado muchos y valiosos pasos
durante los últimos años.
Revisión programas de estudio Religión

Sobre la Evaluación

El Sector de Aprendizaje Religión se rige en cuanto a la expresión de las


Evaluaciones por lo expresado en el decreto 924, ratificado por el D. Ex. 2256,
art. 3º que expresa: “La evaluación de los alumnos en la asignatura de
Religión (Subsector de Aprendizaje: Religión) … se expresará en conceptos
que no incidirá en su promoción” (MINEDUC, 2005)

Esta expresión conceptual de las calificaciones influye decididamente en el


peso y la gravedad que los alumnos le pueden otorgar al Subsector. Sin
embargo, y a pesar de esto último, en el contexto de la EREC se hace especial
énfasis en intensificar los esfuerzos por evaluar de manera objetiva, como
corresponde a todo subsector, los avances y estancamientos de los alumnos
en su proceso. Por otro lado es bueno destacar que, si bien la expresión de las
calificaciones debe ser en último término en conceptos, esto no indica que no
se les pueda informar a los alumnos la calificación obtenida, durante
evaluaciones a lo largo del año escolar, expresando su valor en la escala
numérica del 1,0 al 7,0. Hacer esto favorecerá que el alumno caiga en el error
de pensar que alguien que hace un esfuerzo destacable, pero no
suficientemente bueno (un 6,0) es igual a aquél que hace un esfuerzo perfecto
en su manifestación durante las evaluaciones (un 7,0) debido a que ambos se
expresarán conceptualmente, en el momento final, con la expresión “MB”
(Muy Bueno)
Revisión programas de estudio Religión

10

En la Introducción II a los Planes y Programas de la EREC se hace énfasis en


las funciones de la Evaluación en el contexto educativo: Motivacional,
Diagnóstica, Sumativa, de Retroalimentación y Rectificatoria. Es decir, la
Evaluación es una herramienta, junto con la Planificación y las adecuaciones
curriculares, para que el joven sea acompañado en su permanente proceso de
crecimiento, invitando, corrigiendo, diagnosticando y alentando a seguir en su
proceso.

¿Cómo evaluar la Religión?. No olvidemos que no estamos hablando aquí del


“fenómeno religioso”, no se puede evaluar la fe particular del individuo ni sus
manifestaciones más personales. Hablamos aquí de Religión en cuanto
Subsector del Currículum, por tanto sector de Aprendizaje, que, aunque tienen
sus particularidades en el campo del conocimiento, puede ser evaluado 5. Las
orientaciones al respecto apuntan a recordar que es evaluable por ser un
sector de aprendizaje, pero también es una evaluación evangelizadora que
asume la dimensión cristiana del joven en permanente crecimiento hacia
Cristo, que no se detiene en su avanzar y que se sabe a sí mismo una imagen
del hombre perfecto que en Cristo descubrimos6, pone su énfasis en el
desarrollo del joven permanentemente y debe evitar a toda costa la
reducción de la evaluación a una acción de constatación de
aprendizajes meramente intelectuales. Debe evaluar íntegramente los
procesos (CECH, 2005:27).

Por esto las propuestas de evaluación son muchas y variadas, pero que se
pueden reunir en tres grupos: procedimientos de observación (evaluaciones
realizadas permanentemente por el profesor o por los pares), procedimientos
5
“La evaluación se orienta a recoger información sobre el desempeño de los alumnos y
alumnas en las distintas áreas del aprendizaje del sector de Religión, como también el
aspecto cognoscitivo, de manejo de procedimientos, de actitudes y valores, formas de trabajo;
resultados obtenidos; cómo se sienten en el trabajo que están realizando, etc”. CECH (2005),
28
6
En este sentido no podemos evaluar la fe o la adhesión a Cristo, pero sí podemos considerar
como un elemento de valoración la consideración modelar que se hace de la persona de Jesús.
Esto es un hecho fácilmente asumible en el contexto de las iglesias cristianas, pero abre
algunas dificultades en el diálogo con las otras grandes religiones, como lo es el Judaísmo
(también presentes en Educación: D. Ex. 78/84)
Revisión programas de estudio Religión

11

de prueba (con gran variedad de diseños, empeñándose en innovar siempre


en este sentido, para ofrecer una visión renovada del Subsector) y
procedimientos de Autoevaluación ( en donde se aprenda de manera madura a
reconocerse en la etapa del proceso en que se encuentre)

Análisis Pedagógico

a) Sobre la Secuencia y densidad de los Programas en Enseñanza Media

A nivel secuencial el Programa para Enseñanza Media asume, como eje


ordenador, el proceso del cristiano que se abre hacia el mundo
(expresado en la temática de cada nivel) junto con las dimensiones
teológicas y antropológicas (constatables en los OFV), comprendido todo
esto en un sentido de proceso (constatable en la correcta alineación de los
CMO con los OFV)

PRIMERA FASE: LA COMPRENSIÓN DE SÍ MISMO

Temática de Nivel El joven entendido en sí mismo


:
Curso: Corresponde al llamado NM1.
Descripción: Debe comenzar el camino de descubrirse, de saberse
positivamente bueno, de encontrarse en pleno
desarrollo y crecimiento y por lo mismo de estar
llamado a ser más él mismo de lo que ha logrado
comprender hasta ahora.

OFV:
Revisión programas de estudio Religión

12

SEGUNDA FASE: LA APERTURA AL MUNDO

Temática de Nivel: El joven ante el mundo.


Curso: NM2
Descripción: Luego de entenderse a sí mismo como un ser
humano en expansión, brota del joven el deseo de
salir hacia el mundo para transformarlo a la luz de la
riqueza de sus descubrimientos, esto hace surgir en
él deseos de amar y servir nuevos que buscan
concreción.
OFV: Los OFV buscan encauzar los deseos de cambiar al
mundo, entendiéndose a sí mismo como “un don
para la Civilización del Amor”8: Argumentar la
necesidad de entregarse al mundo como don,
capacitarse para ejercer plenamente el propio
sacerdocio bautismal, valorar el papel que cumplen
todos al interior de la Iglesia, valorar el diálogo
como camino de encuentro.

TERCERA FASE: EL RECHAZO Y LA INTERPELACIÓN DEL MUNDO

Temática de Nivel: El joven interpelado por el mundo


Curso: NM3
Descripción: Es iluso creer que el mundo va a cambiar por el
simple hecho de haber salido el joven a su
encuentro, sin embargo él, en su entusiasmo, no
logra vislumbrar esta realidad. El mundo, la
sociedad, por lo tanto, le rechaza y cuestiona su
entrega, y ataca sus convicciones haciéndole
7
Se ofrece una versión resumida de los OFV de cada Nivel, por una cuestión de extensión,
evitando así la mera repetición. Para el texto completo de los planes y programas de la EREC:
http://600.mineduc.cl/docs/resguardo/resg_cult/programas_de_religion_catolica.zip
8
El concepto “Civilización del Amor” ha ido tomando nueva fuerza durante los últimos años,
fortalecido por las alocuciones durantes las llamadas “Jornada Mundial de Juventud”
inauguradas por SS. Juan Pablo II en 1986.
Revisión programas de estudio Religión

13

retroceder y dudar. Este es un año desafiante para


fundamentar aquello en que creemos.
OFV: Dando un mayor énfasis al carácter apologético de la
fe, propone los siguientes OFV: El Credo y las
Bienaventuranzas como claves de vida, La Vida
Eucarística como modelo, la Ética cristiana como
servicio a la verdad y una invitación a ser capaz de
juzgar éticamente la vida.

CUARTA FASE: LA PLENA INSERCIÓN EN EL MUNDO

Temática de Nivel: El joven que se inserta desde su vida en el mundo.


Curso: NM4
Descripción: El último año de enseñanza media se transforma en
una invitación a hacer las grandes síntesis de la vida,
asumiendo la riqueza del camino construido, e
invitando a ir más allá, proyectando la propia vida a
la luz de Cristo. Los OFV de este nivel apuntan en
este sentido
OFV: Interesarse por construír un Proyecto de Vida,
Agradecer la presencia del Señor en la propia vida,
Valorar su participación activa en la sociedad,
Apreciar el servicio como un modo privilegiado de
ser cristiano en el mundo.

De esta forma se puede vislumbrar claramente una intención evolutiva,


respetuosa de la psicología del adolescente, asumiendo las inquietudes
creyentes (aun las no confesionales) del joven. Estos OFV tienen su correlato
en los Contenidos Mínimos Obligatorios propuestos para enseñanza media, los
que, como hemos dicho, se complementan en el mismo sentido secuencial.
Revisión programas de estudio Religión

14

Dicho así es importante destacar que, en su estructura formal, los OFV están
correctamente secuenciados, dando paso uno al otro de manera armónica,
avanzando de nivel en nivel, buscando asumir las inquietudes de los jóvenes
desde su inicio en 1º medio hasta su egreso en 4º medio, sabiendo que su
proceso vive ahí un punto cúlmine, pero no finaliza. Los CMO, por tanto, se
alinean coherentemente con esta secuencia, de modo que cada uno de ellos se
advierte como una etapa necesaria para asumir de forma madura las
categorías siguientes. NM4 se propone como el año de las grandes síntesis, por
lo tanto al analizar los CMO de cada nivel se advierte que cada uno de los años
anteriores ha contribuido a una reflexión conciente que es rescatada de
manera holística en este último nivel. Esta realidad dinámica es expresada en
el cuadro 3.

Cuadro 3: secuencia dinámica de los CMO por nivel


Revisión programas de estudio Religión

15

El joven se El joven se
descubre a sí descubre inserto en
mismo el mundo (NM4)
(NM1)

El joven sale hacia El mundo rechaza,


el mundo interpela al joven
(NM 2) (NM 3)

Contenidos Mínimos
Obligatorios

- La dignidad del ser humano.


- La vida sacramental Contenidos Mínimos
- El discernimiento cristiano Obligatorios
- Crecer y madurar
- La comunidad Cristiana - El llamado al servicio.
- La vocación al amor - El sentido de la vida y del
- El matrimonio y el orden plan de Dios. Contenidos Mínimos Obligatorios
- El estudio y el trabajo - La Pascua como entrega
- El sacerdocio bautismal - El Credo Apostólico.
- La vocación cristiana. - Las Bienaventuranzas.
- La libertad personal.
- El rol de todos en la Iglesia.
- El ecumenismo y el diálogo.- La vida Eucarística.
- El sacramento de la Confirmación.
- Los dilemas enfrentados por la Moral
Cristiana.
- La respuesta evangélica a las nuevas
interrogantes.

Contenidos Mínimos Obligatorios


- El Proyecto de vida a la luz de la Vocación Cristiana
- Los Valores y las Opciones personales.
- Cristo y el Espíritu Santo guían a la Historia a la Plenitud
- La comunidad de fe desde la perspectiva histórica.
- La familia como Iglesia doméstica.
- La iglesia y los Cristianos en la Civilización del Amor.
- El servicio a los demás como expresión del amor.

b) Sobre la implementabilidad de los programas


Revisión programas de estudio Religión

16

Los Planes y Programas de Religión registran, en su estructura, un detalle que


puede llevar a confusión al profesor de la disciplina que los asume y desea
implementarlos. En el Decreto 2256 se dan por aprobados la totalidad de los
Planes y Programas, considerando así los Objetivos Fundamentales Verticales,
los Contenidos Mínimos Obligatorios, pero también los Aprendizajes Esperados,
los Indicadores, y las actividades genéricas con sus ejemplos. Al momento de
ser publicados por la Conferencia Episcopal, en ningún momento se ha
clarificado qué es lo obligatorio y qué es lo propuesto en su implementación.

Si se busca que cada establecimiento eleve sus propios planes y programas,


adecuando el desarrollo de los OFV y sus CMO a cada realidad, sin que éstos
dejen de estar presentes, la no aclaración del carácter de “propuesta” del resto
de los elementos (Aprendizajes Esperados, Indicadores, y actividades
genéricas con ejemplos) hace que se asuma todo el texto como uno sólo,
presentando algunas limitaciones al momento de implementar el programa en
diversos contextos:

a) La primera dificultad es objetiva: la forma en que han sido


construidos los planes y programas (en su totalidad) apuntan a la
realidad de una escuela que tenga implementado el subsector con dos
horas de clases semanales, y en totalidad de alumnos confesantes
católicos o creyentes. Esto es verificable en colegios confesionales, no
en colegios municipales, luego algunas de las actividades propuestas
se prestan para conflicto. Ejemplo de esto es NM1, OFV “Apreciarse
como una persona única y dinámica, amada por el Señor Jesús, que
se realiza en el encuentro con Él y con los demás”, cuyo tercer CMO
dice: “María, Madre, Maestra y Auxiliadora, en la gestación del
hombre nuevo”. El tema “María”, aún cuando se evite mencionar su
cualidad de virgen, genera conflictos objetivos en contextos
multiconfesionales.
Revisión programas de estudio Religión

17

b) La segunda dificultad se establece al interior del mundo católico, ya


que se presentan los Planes y Programas desde categorías propias de
jóvenes con una participación eclesial considerable, cuestión que no
es real ni siquiera en la totalidad de los colegios católicos, y que crea
un sesgo de separación con los no – creyentes. Ejemplo de esto es
NM2, OFV “Argumentar la necesidad de entregarse a los demás para
construír un mundo acorde al Plan de Dios”, en su segundo CMO “El
sentido cristiano y trascendente de la vida personal y comunitaria a la
luz del Plan de Dios” (presentación que ya supone un joven con
compromiso activo). Entre los indicadores se cuenta: “Practican con
iniciativa personal el deseo de servir y ayudar a los demás partiendo
de aquellas persona más próximas, como su propia familia, amigos,
compañeros”. Aún cuando se constate el indicador, sin un soporte
cristiano suficiente, puede terminar en una actividad más sin sentido
cristiano (como la inclusión de proyectos de solidaridad en hogares de
menores, que en algunos liceos se ha incluido en el subsector de
Educación Tecnológica)

Detalles como estos brotan de dos fuentes: Primero la ya mencionada no


aclaración de qué es lo obligatorio (OFV y CMO) y qué es lo propuesto (el resto
de los elementos), y segundo, la no fiscalización efectiva de la implementación
de los programas del Subsector, que si bien dependen en el reglamento del
Departamento de Educación Provincial correspondiente al lugar del
establecimiento (estipulado por el art. 4º del D. Ex. 2256), no es asumido ni
por esta instancia, ni por la CECH. La labor del ministerio de Educación, a
través de sus SEREMIS y DEPROVS, ha sido recordada en el año 2006 por el
entonces Ministro a través de un ordinario cuya materia era “libertad religiosa,
de culto y el subsector de religión”, el que en el punto 9 explicita:

Asimismo, debo recordar a Uds. que sin perjuicio de las competencias del

Nivel Central en la presente materia, las SEREMIS y DEPROVS deben


Revisión programas de estudio Religión

18

arbitrar las medidas pertinentes para el cumplimiento del Decreto Nº 924

del año 1983 sobre clases de religión. (MINEDUC, 2006: 1)

Por su parte la CECH realiza una labor de promoción, a través de su división de


Educación (actualmente presidida por Mons. Carlos Pellegrin Barrera, Obispo
de Chillán), no colocándose el énfasis en la fiscalización de contenidos.

A la luz de lo expuesto ¿cuán implementables son los Planes y Programas del


Subsector?. Consideramos que sí son ampliamente implementables (por la
propuesta de desarrollo que se propone, según lo visto en el apartado “Sobre
la secuencia…”), pero en lo efectivo esto no se lleva a cabo por no
comprenderse la debida libertad que entrega el ser exigibles sólo los OFV y los
CMO. Al pensarse a nivel general que TODO el documento publicado (que
contiene la totalidad de lo aprobado por el D. EX. 2256/05) es obligatorio,
brotan las limitaciones propias de las dos dificultades ya mencionadas
(suposición del curso confesante y suposición de la participación activa)

En último término hay un elemento más de suma importancia que debe ser
considerado: los profesores de Religión. Coherente con el proceso de
elevación de los planes y programas de la EREC en categorías similares a las
de cualquier subsector (y por lo tanto en una búsqueda de un estatuto
epistemológico suficiente ante el concierto de los subsectores), se ha venido
produciendo, de manera amplia, la especialización de los docentes en el área
de Religión, ya sea a través de postítulos de mención o a través del estudio
formal de la pedagogía en Religión como carrera inicial y definitiva, lo que
habla de un proceso de profesionalización del ejercicio docente que llevará, con
el tiempo, a la búsqueda de propuestas y respuestas pedagógicas cada vez
más originales a las dificultades que vayan surgiendo en el ejercicio docente.

Al respecto vivimos un proceso de transición entre el ejercicio de la función


docente profesional y el ejercicio por parte de los que aún no logran la
Revisión programas de estudio Religión

19

formación académica necesaria. En el caso del sector de Religión se han debido


tomar consideraciones especiales de parte del Mineduc. Si bien el D. S.
352/03, art. 5º, remite en el caso del subsector de Religión al D. 924 para los
requisitos especiales que deben cumplir los docentes del Subsector
(autorización de idoneidad de la autoridad religiosa competente), la
exigencia del título profesional se encuentra regulada en el mismo D. S.
352/03, art. 11, en donde en ningún considerando se contempla como
situación de excepción las personas que no posean o estén cursando estudios
formales en el área de la docencia. Esta situación, que podía llevar a confusión,
ha sido explícitamente citado en el “Manual de Instrucciones del Decreto
Supremo 352”, aprobado el 17 de marzo de 2005. Ahora bien, como
la situación particular de los profesores de Religión hacía peligrar la
existencia de suficientes docentes preparados para el inicio de la aplicación de
la exigencia de título (01 de marzo de 2008, según el artículo transitorio del D.
S. 352/03), la fecha tope para la acreditación de estudios suficientes en
pedagogía (4 semestres cursados “al menos”) se ha establecido en el 31 de
diciembre de 2010, según el Decreto 0361 (25 de octubre de 2007).

La proyección es, por tanto, que a partir de marzo de 2011 se cuente, en todos
los establecimientos educacionales del país, con profesores titulados, y por
tanto, con la debida formación académica, tanto pedagógica como teológica,
para ejercer la docencia en Religión de manera suficiente y creativa,
proponiendo nuevas formas de implementar la propuesta programática de los
Planes y Programas de la EREC.

PROYECCIONES

Si consideramos lo dicho en el párrafo anterior, respecto de la


profesionalización de la labor docente, particularmente en el ámbito de la
Pedagogía en Religión, y lo unimos al gran esfuerzo llevada a cabo por la
Conferencia Episcopal de Chile respecto de los Planes y Programas de Religión,
nos daremos cuenta que estamos actualmente en el mejor escenario posible
Revisión programas de estudio Religión

20

para hacer de nuestra Educación Religiosa Escolar una asignatura con


categoría de necesaria para el colectivo de los educandos, cuestión
fundamental para poder superar las limitaciones que en algunas ocasiones
afectan la labor docente en el subsector. La calificación no incidente en la
promoción, la baja consideración del sector como importante en algunos
colegios no confesionales, la pugna por la clarificación de la función que ejerce
el profesor de Religión en el aula, e incluso la consideración sobre las
proyecciones pastorales que pueda tener su acción evangélica, junto con la
proyección profesional que pueda hacer de esta pedagogía una opción de
estudios, se ven superadas y potenciadas en beneficio de una difusión mayor
del contenido cultural y eclesial que significa la asignatura, movimiento que
será con el tiempo confirmatorio de la acertada decisión de mantenerlo como
parte del Currículum Escolar Nacional.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

CECH (1995). Carta a los profesores de Religión. Conferencia Episcopal de


Chile. Santiago, Chile.

CECH (2005), Planes y Programas del Sector de Religión. Conferencia Episcopal de


Chile. Santiago, Chile.

JUAN PABLO II (1986). Homilía en la primera Jornada Mundial de la Juventud.


Recuperado en Agosto 02 de 2008 en
http://www.vatican.va/holy_father/john_paul_ii/homilies/1986/documents/hf_jp-
ii_hom_19860323_domenica-palme_sp.html.

MINEDUC (1983). Decreto 924. Recuperado el 06 de Julio de 2008 en


http://www.mineduc.cl/biblio/documento/DCT_924_83.pdf
Revisión programas de estudio Religión

21

MINEDUC (1998). Decreto 220. Recuperado el 06 de Julio de 2008 en


http://www.mineduc.cl/biblio/documento/decreto_220.zip

MINEDUC (2003). Decreto 352, sobre el ejercicio de la función docente.


Recuperado el 24 de Julio de 2008 en
http://biblioteca.mineduc.cl/documento/Decreto_N352.pdf

MINEDUC (2005). Decreto Exento 2256. División Jurídica del Ministerio de


Educación.

MINEDUC (2005b). Resolución Exenta 1913, “Manual de Instrucciones del


Decreto Supremo de Educación Nº 352 de 2003 que reglamenta el ejercicio de
la función docente”. Recuperado el 02 de Agosto de 2008 en
http://www.vicariaeducacion.cl/profesores_religion/docum_profes/Resolucion_
1913.pdf

MINEDUC (2006). Ordinario con Instrucciones sobre libertad religiosa, culto y


clases de Religión. Recuperado el 02 de Agosto de 2008 en
http://600.mineduc.cl/docs/resguardo/religion_2006.doc

MINEDUC (2007). Decreto 0361, modificación al decreto 352/03. Recuperado


el 06 de Julio de 2008 en
http://www.vicariaeducacion.cl/profesores_religion/idoneidad/DS_Educ_0361_
2007.pdf

VICARIA PARA LA EDUCACIÓN (sin año). Orientaciones. Recuperado el 02 de


Agosto de 2008 en
http://www.vicariaeducacion.cl/profesores_religion/idoneidad/orientaciones.pdf