JUAN G. PATON Hubo once hijos en la familia en la cual nació Juan Gibson Paton.

Vivían en la pintoresca aldea escocesa, y su casa era muy humilde. El padre de Juan tenía una pequeña fábrica de calcetines. Antes de cumplir los doce años, Juan tuvo que dejar la escuela, para empezar a trabajar en casa, aprendiendo el oficio de su padre. Aun cuando su lugar de trabajo era su propia casa, la jornada de trabajo era tan larga como en cualquier fábrica. Al igual que su padre, Juan permanecía sentado frente a la máquina desde las seis de la mañana hasta las diez de la noche. Desde el día en que aceptó a Cristo como su Salvador, Juan Paton alentó una ambición primordial: Ser misionero. Sabía que esto requería mucha preparación, de modo que invirtió mucho tiempo estudiando en sus libros. Después de algún tiempo había ahorrado, de sus ganancias, lo suficiente como para ir a una escuela en la ciudad. Mientras estudiaba en la Academia Dumfries, Juan decidió dejar a un lado el oficio de su padre, y buscar un empleo que le permitiera dedicar más tiempo al estudio. Un día, le fue ofrecido un empleo muy bueno con el gobierno. Se le dijo que lograría una promoción si se comprometía a quedarse con el grupo por siete años cuando menos. Hasta le ofrecieron pagarle mientras tomaba un curso de estudio especial. La oferta era muy tentadora, pero siete años le parecía un tiempo muy largo, y Juan sabía que debía ir al campo misionero. "Puedo prometer quedarme solo tres o cuatro años", dijo Juan. "¿Por qué?. ¿Por qué solo tres o cuatro años?. Le preguntó el director de aquella dependencia del gobierno. "Porque he prometido mi vida a otro Maestro", respondió Juan. ¿A quién?. Al Señor Jesucristo. Quiero prepararme para servirle lo más pronto posible. Esta respuesta enfureció tanto al director, que inmediatamente despidió a Juan de su empleo. Cuando el rector de la Academia a la cual asistía Juan se enteró del asunto, le permitió que siguiera estudiando sin tener que pagar la pensión. Sin embargo, en vista de que no contaba con ninguna entrada mientras estudiaba, Juan decidió declinar tan bondadosa oferta. Antes bien, se buscó un trabajo por algunos meses, ayudando un agricultor en la cosecha. Después regresó a la academia, pero se enfermó, y de nuevo se vio obligado a dejar sus estudios. En cuanto recuperó suficientes fuerzas como para volver al trabajo, alquiló una casa y en ella estableció una escuela. No obstante, conservaba todavía la esperanza de que le sería posible regresar a la universidad para completar sus estudios. Cuando hubo ahorrado lo suficiente retornó a estudiar, pero el dinero se le acabó antes de que pudiera completar el curso. Esto le sucedió por cuanto le había prestado algo de su dinero a otro estudiante, más pobre que él, el cual no pudo pagarle. Una vez más, Juan Paton tuvo que abandonar sus estudios. Nuevamente se dedicó a enseñar, haciéndolo esta vez en una escuela parroquial. La asistencia subió tanto, al punto que los alumnos se apiñaban en la

y quince días después falleció también su pequeño hijo. una isla habitada por caníbales. Mary Ann Robson. y urgía a los demás a que contribuyeran para la obra. "Es Tu Dios". Varias tribus de la región determinaron darle muerte. Cuando eran descubiertos. luego. en el Océano Pacífico. Cuando estuvo listo para regresar a las islas. juntamente con su joven esposa. para dar comienzo a su obra misionera. Sin embargo. Cada vez que moría algún aldeano. Paton era llena de peligros y dificultades. Paton fue aprendiendo cómo se llamaban algunos objetos. A menudo la vida de Paton peligraba. Como resultado Paton se sentía muy sólo. puesto que entretanto se había casado con Margarita Whitecross. y a la larga aprendió el idioma. en enero de 1865. Los nativos se llevaban todo lo que querían. Al dejar dicha escuela. Aceptó gozosamente. y haciendo muchas preguntas. negaban haberlo hecho y rehusaban devolver el artículo robado. Después de cuatro años de predicar y sufrir. A pesar de los peligros. enfrentándose nuevamente con dificultades y peligros sin número. Aun las personas que parecían ser amigos suyos. Dos de los problemas comunes en aquella región eran el robo y la mentira. sabía que Dios lo había enviado a las Nuevas Hébridas. y no podía olvidarse de su ministerio. Sabían que el lugar de mayor peligro es también el lugar de mayor necesidad espiritual. Después de una travesía larga y agotadora. y durante los diez años siguientes trabajó entre la gente que vivía en algunos de los peores barrios de la ciudad. la gente le echaba la culpa al misionero. La vida misionera de Juan G. En este lugar Paton tuvo que aprender otro idioma. Su primera tarea fue la de aprender el idioma. aun cuando perteneciera a Paton. estos jóvenes misioneros no buscaron evasivas ni pretextos. Todo eso le sirvió de preparación para su obra misionera en las islas del Pacífico. Paton perdió mucho del equipo que había traído consigo. Pero no todas las cosas le iban bien. Durante ese tiempo estuvo hecho también cargo de una iglesia. Escuchando la conversación de la gente.aula. le decían. Se habían ofrecido para este ministerio porque Dios los había llamado para ello. Juan fue ordenado como misionero y. se embarcó hacia las islas da las Nuevas Hébridas. "Tenemos que matarte". Vivía bajo una constante amenaza. Paton no iba solo. Instaba a los jóvenes a salir como misioneros. que los encargados de ella decidieron nombrar a un maestro que tuviera mayor preparación. una pequeña isla cerca de Tanna. pero . En marzo de 1858. la atacaban de cuando en cuando. La escuela llegó a tener tanto prestigio. Al poco tiempo su esposa murió de paludismo. Como resultado de sus súplicas pidiendo obreros. pocas semanas después. cuatro jóvenes se ofrecieron para la obra misionera en las Nuevas Hébridas. Allí dedicó todo su tiempo a hablar a la gente sobre las necesidades del campo misionero. Juan fue invitado para ser misionero de la Misión de la Ciudad de Glasgow. Juan Paton y su esposa finalmente llegaron a Tanna. Los esposos Paton reanudaron su obra en las Nuevas Hébridas en Aniwa. su deseo fue traducir la Biblia a la lengua nativa y enseñarles a los habitantes de Tanna a leer. Paton regresó a Escocia por un breve tiempo. Debido a este problema.

Paton tuvo que empezar de nuevo su obra de construcción. cuando no llovió por mucho tiempo. y le pidió que lo observaran mientras producía agua de la tierra. Otros misioneros tomaron su lugar. El pozo hizo más que la predicación. exclamó la gente. diciéndole a la gente que finalmente encontraría agua. ese pozo salvó de la muerte de la gente. Destruimos sus casas y robamos sus casas. Un huracán tropical. Paton empezó a cavar un pozo. Juan G. uno para varones y otro para niñas. los habitantes unieron sus fuerzas y edificaron un templo más grande y más hermoso que el anterior. y lo dedicaron exclusivamente para adorar a Dios. Pero los enemigos también seguían obstaculizando la obra. Así que reunió a la gente. hasta que varias personas se convirtieron a Cristo en diversas partes de la isla. también resultaban eficaces en Aniwa. Si su Dios les da poder para hacer todo esto. para romper el yugo del paganismo en Aniwa. y así continuaron con su ministerio. llamado Francisco. Una vez más. nosotros también debemos adorarle". Los cristianos se entusiasmaron con la idea. Posteriormente. Ahuyentemos a los misioneros. Al principio la gente se desalentó. pensando que había perdido su cordura. le dio a la gente de Aniwa el primer himnario en lengua nativa. no bien hubieron terminado la construcción. Paulatinamente. Paton y sus esposa también construyeron dos orfanatos. a la edad de ochenta y tres años. a pesar de que su vida terrenal había terminado. y con la ayuda de ellos. Paton celebró la Cena del Señor por primera vez en la nueva casa de adoración. Más bien. Si a nosotros nos hubieran tratado de esa manera hubiéramos regresado. Paton. El 28 de enero de 1907. Juan les dijo que Dios la había provisto en respuesta a la oración. Más tarde. . Algunos de los habitantes entendían el idioma de Tanna. Muchos de los jóvenes que se criaron en esos orfanatos. también intervinieron los elementos de la naturaleza. y comenzaron a levantar el edificio. finalmente halló tierra mojada. un hijo suyo. fueron ganando la confianza de los habitantes.halló que los métodos que había usado en Tanna. Después de algún tiempo de haberse estado reuniendo con los creyentes en los hogares. dijeron: "¿Cómo es esto?. en las Islas de las Nuevas Hébridas siguió adelante. entre ellos. construyamos otro templo mejor para Dios". Sin embargo. pero el fin el cacique dijo: "No seamos como niñitos que lloran por sus arcos y flechas quebradas. y destruyó por completo el templo. que arrancó árboles desde sus raíces. llevando el evangelio a sus propias aldeas. "La lluvia viene del cielo". Pero Paton siguió cavando. "¿Cómo lo lograste?". Otra necesidad apremiante era de agua dulce para tomar y para lavar. su progreso fue mucho más rápido. demolió las chozas que Paton había levantado. Un día después de mucho trabajo. Paton acabó su obra terrenal. y con la ayuda de Dios. Sabía que el día siguiente encontraría agua. "¡Lluvia de la tierra!". Pero estas personas regresaron par contarnos acerca de Cristo. en 1869. Así que la obra de Juan G. decían. Juan Paton les animó a que construyeran un templo. Cuando la gente vio llegar a los nuevos misioneros. Los nativos se rieron de él. un huracán azotó la isla. llegaron después a ser evangelistas y maestros. Además.

Juan Paton ya no tuvo más duda de que ésa era la voluntad de Dios.JUAN PATON Durante los tres años de estudios que pasó en Glasgow. y quien tuvo que huir de la isla para escapar de ser muerto y comido por los salvajes. Casi al fin del viaje se quebró el mástil del navío. Juan Paton hizo. y en breve será sepultado y luego será comido por los gusanos. donde consiguieron comprar un terreno de los salvajes y edificar una casa. ¡Misión entre los antropófagos! . una isla de antropófagos. Había otros que podían continuar la obra que él hacía en Glasgow. así pues. "Los pobres salvajes no sabían que habían asesinado a sus amigos más fieles. Desde ese momento. oraron con lágrimas por esos pueblos despreciados. los creyentes de todos los lugares al recibir la noticia del martirio de los dos. a semejanza del Redentor resucitado. Unos meses después fueron a la misma isla de Tana. la oposición a su salida era tal que él resolvió escribir a sus padres." En efecto. es mucho mayor que yo. Nuestro héroe nos cuenta muchas cosas de interés acerca del largo viaje en barco de vela a las Nuevas Hébridas. no me importará ser comido por los antropófagos o por los gusanos. Los dos misioneros Williams y Harris que habían sido enviados para evangelizar esas islas pocos años antes. Resulta conmovedor leer que construyeron la casa sobre los mismos cimientos que había echado el misionero Turner quince años antes. y sus cadáveres fueron cocidos y comidos. en el gozo del Espíritu Santo. las Nuevas Hébridas habían sido bautizadas con sangre de mártires. pero ¡¿Quién deseaba llevar el evangelio a esos pobres bárbaros?! Al declarar su resolución de ir a trabajar entre los antropófagos de las Nuevas Hébridas. Las aguas los llevaban lentamente para Tana. una gran obra en la siega del Señor. Dios oyó sus súplicas y alcanzaron otra isla. a pesar de trabajar con sus propias manos para sustentarse. No obstante. en el gran día de la resurrección mi cuerpo se levantará tan bello como el suyo. casi todos los miembros de su iglesia se opusieron a su salida. le digo a usted hermano." Y Dios oyó sus súplicas llamando entre otros a Juan Paton. Mediante su respuesta llegó a saber que ellos lo habían dedicado para tal servicio el mismo día de su nacimiento. que si yo logro vivir y morir sirviendo y honrando al Señor Jesús. Uno de los más estimados hermanos así se explicó: "Entre los antropófagos! ¡Será comido por los antropófagos!" A eso Juan Paton respondió: "Usted hermano. Sin embargo. Sin embargo. fueron muertos a garrotazos. y decidió en su corazón emplear toda su vida sirviendo a los indígenas de las islas del Pacífico. donde todo su equipaje habría sido saqueado y todos los de a bordo cocidos para ser comidos. resonaba constantemente en sus oídos el clamor de los salvajes de las islas del Pacífico y ése fue el asunto que ocupó principalmente sus meditaciones y oraciones diarias.

así que formaron una larga fila y. echó a correr la voz. Después que todos hubieron mirado. ¿continuará Él dándonos siempre esa lluvia en esa forma? ¿o vendrá como lluvia de las nubes? El misionero les dijo: --No teman. tomándose unos a otros de las manos. ¡y ninguna para lavarse la ropa! ¡Jamás habían bebido agua dulce desde la tierra! Así que. Parecía que las oraciones a favor de los nativos no daban su fruto. las cuatro primeros años. cediendo su lugar al siguiente. por siglos inmemoriales. revolvió los ojos con alegría. Para Paton. libres ya de temores y recelos. parecía que las cosas iban de mal en peor. Paton escribió a sus padres para consultarles su opinión. así que no tuvo ninguna duda de que ésa era la voluntad de Dios. ¿Para bañarse? Ellos se bañaban en el mar. convencido. logró sacar agua del pozo. es maravillosa! Ninguno de los dioses de Aniwa jamás nos bendijo tan maravillosamente. y le dio a beber al primero de los jefes.Todos salían asombrados. Su esposa. Sus padres le dijeron que el mismo día en que él nació. ellos lo habían ofrecido al Señor para tal servicio. teniendo en su corazón el deseo de partir a servir a Dios entre esos naturales y no queriendo desoír tampoco el consejo de sus hermanos. Pocos años antes habían muerto dos misioneros a garrotazos. Escocia. es mucho mayor que yo. tras ingentes esfuerzos. pero luego. Al contrario. entonces. ¡Mirad y ved. no me importará ser comido por los antropófagos o por los gusanos. Era la confirmación que estaba esperando. No tenían valor suficiente para acercarse a la boca del pozo. Pero luego. El indígena. le espetó:--¿Pero cómo la conseguiste? A lo que éste replicó: -. mi Dios. acompañados de todos los hombres de las tribus. y la lucha había sido feroz. los temores del hermano no carecían de fundamento. por vosotros mismos. bebió de nuevo y gritó: -. a semejanza del Redentor resucitado. pues las tinieblas y la superstición no cedían terreno entre ellos. los indígenas habían usado sólo agua de coco para satisfacer su sed. que si yo logro vivir y morir sirviendo y honrando al Señor Jesús. entre los salvajes. y en breve será sepultado y luego será comido por los gusanos. que había logrado reunir algunas pocas mujeres para compartirles el evangelio.Fue Jehová. Jehová. Ante los ojos escépticos de los circunstantes. Uno de ellos dijo: --Hay lluvia de Jehová ahí abajo. Esta bendición de mi Dios es permanente y para todos los aniwaianos. . no habían sido para nada fructíferos. Las islas Nuevas Hébridas habían sido bautizadas con sangre de mártires. trajo agua en un jarro. Usaban de un poco de agua para cocinar. Paton bajó al pozo. Sin embargo. En seguida. y la noticia corrió como un reguero de pólvora. cómo brota el agua de la tierra! Los indígenas sentían temor. hermano. Pero. Sin embargo. la obra de tu Dios. este día fue un gran acontecimiento para todos. quien la dio de su tierra en respuesta a nuestra labor y nuestras oraciones. fueron avanzando hasta que el primero en la fila pudiese mirar adentro. misionero. y sus cadáveres habían sido cocidos y comidos.El júbilo se desató. se resistía a creerlo. Uno de ellos le había dicho: --¡Usted quiere trabajar entre los antropófagos! ¡Será comido por los antropófagos! A lo que Paton había respondido con la misma franqueza: --Usted hermano. dinos. en que Paton permaneció en la isla de Tana. Por supuesto. Antes de salir de Glasgow había encontrado resistencia entre los hermanos de su congregación. En esa encrucijada. Los jefes. dirigiéndose al misionero. quisieron participar del acontecimiento. el que había mirado iba a tomar su lugar al final de la hilera. incrédulo al principio. esto fue suficiente. Le digo a usted. es lluvia! --."¡Lluvia! ¡Lluvia! ¡Sí. Hacía casi diez años había llegado a esos lugares proveniente de Glasgow. Lo que ellos le dijeron terminó por aclararle su camino. el jefe le dijo a Paton: --¡Misionero. Venciendo los obstáculos Para entender este júbilo es preciso saber que hasta ese momento. es verdad.Cuando el misionero John Paton. también lo fue para John Paton. En el día de los resurrección mi cuerpo se levantará tan bello como el suyo.

Entonces se decían entre ellos: --Sabemos cavar. Paton dio con tierra húmeda. ellos respondían: --Es así como suelen hablar los locos. las piedras. si no lo hubiésemos visto con nuestros propios ojos y probado con nuestra propia boca . le dejaron solo. Confiaba en que Dios lo ayudaría a obtener agua dulce como respuesta a sus oraciones. O bien se encontraban con una roca. Sin embargo. alborozado. sino también en razones prácticas. para morir por nosotros y llevarnos a los cielos.. A esa altura. pero no sabemos orar como el misionero. Luego de un paréntesis en Australia y en Escocia. yo soy un seguidor del Dios Jehová. las fuentes. más adelante. Su idolatría era monstruosa: adoraban los árboles. dirigió a los concurrentes el siguiente discurso: --Amigos de Namakei: todos los poderes del mundo no podrían obligarnos a creer que fuese posible recibir la lluvia de las entrañas de la tierra. pese a que consideraban una locura que el Dios del misionero pudiera proporcionar "lluvia desde abajo". --¡Es agua! ¡Es agua potable! ¡Es agua viva del pozo de Jehová! . Las condiciones de vida de las indígenas allí era tan precaria como en Tana. los insectos. algunos de ellos con lágrimas y sollozos. ¡Jehová no nos da lluvia desde abajo! Un domingo. después que Paton había conseguido el agua del pozo. grupo tras grupo de indígenas. los dioses que nuestros padres tenían.murió al poco tiempo de malaria. Vamos donde el misionero para que él nos enseñe cómo debemos servir a Jehová . no tuvieron resultados. el solo pensar en que podría encontrar agua salada le llenaba de temores. Los frutos de la fe En los años que siguieron a este acontecimiento. Sin embargo. A duras penas escapó él mismo de la muerte. Haciendo los ademanes solemnes propios de los jefes guerreros. Al hacerlo. los naturales cavaron seis o siete pozos en los lugares más probables. Las peleas entre las diferentes tribus dejaban centenares de muertos. en momentos en que recrudeció la hostilidad y los indígenas decidieron matar al misionero. los espíritus de los muertos. decidió establecer su obra en la isla de Aniwa. Los ídolos de palo fueron quemados. En un principio. yo debo adorar al Dios que nos abrió el pozo y nos da la lluvia desde abajo. Quien envió a su Hijo. algunos indígenas proclives.. Todos vosotros. decidieron ayudaron en la obra. o bien hallaban agua salada. Paton volvió a las Nuevas Hébridas. tomad los ídolos de Aniwa. los cadáveres de los vencidos eran cocinados y comidos. Luego de una batalla. las viudas de los guerreros debían morir para "acompañar" a sus maridos en su partida. y se la llevó a la boca. ¿Qué reacciones podría despertar ese fracaso en los indígenas? Mejor no quería pensar en ello. Mientras él cavaba. La falta de agua dulce era la mayor necesidad para él. Jesús. Por eso. Desde ahora.. por consejo de otros misioneros. Una fuente en medio del sequedal En este estado estaban las cosas cuando Paton decidió cavar un pozo. De aquí en adelante..." Durante los días siguientes. Así que tuvo que dejar Tana. Esta vez. diciendo entre sí: --"¡¿Quién oyó jamás hablar de una lluvia que venga desde abajo?! ¡Pobre misionero! ¡Pobrecito! Cuando Paton insistía en decirles que el abastecimiento de agua en muchos países provenía de pozos. Los dioses de Aniwa no pueden socorrernos como el Dios del misionero. llevaron sus ídolos de palo y de piedra y los lanzaron en montones delante del misionero. Su sabor era inconfundible. amedrentados por la profundidad del pozo. pueblo mío. los que quisiereis hacer lo mismo. y lanzadlos a los pies del misionero . Después de muchos días de extenuante trabajo. los de . lo contemplaban desde lejos. nadie puede desviarlos de sus ideas fijas.exclamó. tomó -trémuloagua en la mano.. cerca de varias villas. y tras ella también murió su hijito. no pensaba sólo en derribar una fortaleza en que se apoyaba la superstición y la ignorancia de los naturales. otros con gritos de alabanza a Dios. cuando el agua comenzó a brotar desde abajo y a llenar el pozo. el jefe Namakei convocó a todo el pueblo de la isla. y por lo tanto. etc.

especialmente en la enseñanza. Pudo estudiar los primeros años. John se preguntaba cómo iba a hacer para evangelizar. Recién casado con Mary Ann Robson. La fe de un hombre había prevalecido por sobre las oscuras obras de las tinieblas. mataban a la esposa para que ésta la sirviera en la vida próxima. los victoriosos cocinaban y comían a los perdedores. En esta isla vivían unas tribus muy violentas y con prácticas canibalistas. John & Mary construyeron una casa en puerto Resolución. En esas edades. al este de Australia y Nueva Zelanda. murieron Mary y Peter de una fiebre tropical – John los enterró antes de cumplir un año de casado. John anotó otro momento en que su Papá tuvo un impacto sobre él. Su vida fue muy marcada por su papá en su pasión por Dios. La caminata desde la casa en Escocia hasta el lugar de salida era de 40 millas (64 km)– su papá caminó las primeras 6 millas (9. pero pronto tuvo que acompañar a su padre en el sostenimiento familiar haciendo medias. y aún a civilizar. cuando moría un hombre. antes de poder contemplar el rostro glorificado del propio Jesucristo!" John Gibson Paton nació en 1824 en Escocia y era hijo mayor de una familia numerosa.6 km) con él. y utilizando una pequeña imprenta. Las tribus que vivían en la isla tenían prácticas muy violentas. los hombres frecuentemente golpeaban a sus esposas. En febrero de 1859 les nació su primer hijo Meter y a poco más de un mes después. Más adelante. por ejemplo. Uno de los momentos más emocionantes. uno de . en medio de una guerra entre diferentes tribus.” Su pasión por la obra de Dios se notó en que eventualmente se fue como misionero a la ciudad de Glasgow donde trabajó con personas en muchos niveles. y enseñó al pueblo a leerlas. Escribe al respecto: “que aquellos que hayan pasado por una oscuridad similar – oscuridad de media noche – sientan por mí. enterrados en cuevas de 4 a 5 metros de profundidad. de mayor superstición. otrora manchadas de sangre y ahora extendidas para recibir y participar de los emblemas del amor del Redentor. fueron lanzados al fondo del mar.piedra. Paton describe así esa inolvidable experiencia:"Al colocar el pan y el vino en las manos de esos ex antropófagos. que ahora son la república de Vanuatu. Luego de cuatro años en Tanna. Paton dice que “nosotros los hijos sabíamos que era el reflejo de la Presencia Divina en el cual vivía su vida. pero aún así siguió haciéndolo. comenzó a reproducir algunos textos Bíblicos en el idioma Tannense. una isla casi no alcanzada por el Cristianismo. Cuando se despidieron. Cuando salió como misionero. y algunos. John Paton salió hacia las islas Nuevas Hébridas donde se estableció en la isla de Tanna. ¡Yo creo que me sería imposible experimentar una delicia mayor que ésta. apareció su pasión por la Biblia en que tomaba la mayor parte de los descansos que hacían para comer para leer las escrituras. El milagro se había producido. él decidió quedarse allí en la isla y no abandona la obra misionera. me anticipé al gozo de la gloria hasta el punto de que mi corazón parecía salírseme del pecho. ya que sólo había un misionero que se estableció del otro lado de la isla. y fue aquí. Comenzó a hacer amistad con algunos allí y a aprender el idioma de los mismos. Paton recuerda cuando su papá lo bendijo y dejó en John el recuerdo de un varón de Dios que dice que lo motivó y le ayudó a perseverar en los años que seguían. diseñó una manera de escribir el idioma. y cuando había guerras o peleas entre ellos. a estas tribus. lo vivió Paton cuando decidió celebrar la Primera Cena del Señor con su bulliciosa congregación. donde escuchó de las misiones fuera del país y fue aceptado como misionero a las islas Nuevas Hébridas. El veía a su padre ir a orar tres veces al día a un cuarto aparte en la casa y cuando regresaba tenía un resplandor en el rostro.” Sin embargo. la isla completa siguió las enseñanzas de Paton. quien tradujo las Escrituras a su lengua.

uno de los cuales cuando creció regresó a las Islas Nuevas Hébridas también como misioneros. enseñaron a leer la Biblia. John se apegó a las palabras de Jesús “He aquí. En todo este tiempo. establecieron dos casas para huérfanos. John murió a los 83 años. Treinta y tres años después de establecidos en Aniwa. En sus últimos años. John escapó de su casa con su Biblia y con los escritos traducidos a Tannense para nunca volver. se publicó el Nuevo Testamento en el idioma Aniwence. pero donde corrieron con mejor suerte que en la previa. . John y Margaret se establecieron en Australia donde ayudaban a promocionar misiones a las Islas Nuevas Hébridas – con mucho éxito ya que por lo menos 25 misiones se establecieron en estas islas. donde encontraron tribus similares a los de la isla de Tanna. dejando un ejemplo para todos nosotros de alguien que dedicó su vida entera a Dios y que sufrió por alcanzar a los necesitados de la Palabra de Dios. educaron a muchos en Doctrina Cristiana y enviaban a estos mismos a las otras tribus a evangelizar.” Logró abordar un barco y salir eventualmente a Australia y luego regresó a su tierra natal de Escocia donde conoció y se casó con Margaret Whitecross. John y Margaret regresaron a las Islas Nuevas Hébridas.sus amigos Tannenses le advirtió que esa noche habían resuelto algunos de la tribu matarlo y comérselo. también aprendieron el idioma. estaré contigo siempre. Dos años después. Allí John y Margaret tuvieron varios hijos más. estableciéndose una misión en la isla Aniwa. En Aniwa.