P. 1
Criminologia - Luis Rodriguez Manzanera

Criminologia - Luis Rodriguez Manzanera

5.0

|Views: 8,671|Likes:
Published by Daniel López R

More info:

Published by: Daniel López R on Sep 13, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/15/2013

pdf

text

original

En este apartado, hagamos un resumen y una crítica de las apor-
taciones de Freiid a la Criminología.
El pansexualismo parece ser el talón de Aquiles de la teoría freu-
diana, y es inaceptable el que toda conducta antisocial tenga base
sexual.

Lo importante es el saber que no todo crimen puede explicarse
simplemente, y que en ocasiones la explicación es diversa a la que
aparentemente se presenta.
Los instintos, el Tánatos y el Eros, están también a discusión,
pero es innegable la aportación freudiana de la teoría de la destruc-
tividad innata del hombre. Actualmente se sabe que el ser humano
tiene, al igual que los animales, una fuerza interior que lo lleva a
atacar, ésta es la agresividad, y es una fuerza psicológica al servicio
del instinto de conseivación.
Esta fuerza puede superar a los inhibidores y convertirse en agre-
sión, y esta ser una conducta antisocial.
El Complejo de Edipo, tan discutido, como nos recuerda Robles,
"navega por la literatura como el buque fantasma por los mares: todo
el mundo habla de él, algunos creen en él, pero nadie lo ha visto".^'
Aquí el error es la generalización, el hecho de encontrar algunos
casos altamente patológicos de deseo sexual a la madre y odio homi-
cida al padre, no autoriza a afirmar que todos pasan por el mismo
proceso. En nuestra opinión, Freud, con su genialidad, analiza su
propio problema edipiano y lo generaliza (si todos lo tienen, no es
patológico), resolviendo en esta forma su complejo de culpa por sus
odios y deseos infantiles.
Las etapas de desarrollo, y su aplicación a la Criminología, se
desexualizan y toman una explicación más coherente en Adler, como
veremos más adelante.
El aparato intrapsíquico, con sus divisiones dinámica y topográ-
fica, es sin duda el descubrimiento más revolucionario en Freud. Svi
afirmación de que los crímenes tienen una explicación y una moti-
vación profundas, es a todas luces verdadera.
Ahora, gracias a las aportaciones freudianas. pueden hacerse di-
námica de la conducta desviada, y entenderse muchos mecanismos
que eran inexplicables para los primeros criminólogos.

S37 ROBLES, OSWALDO. Freud a distancia. Editorial Jus. México, 1955, p. 56.

LA DIRECCIÓN PSICOLÓGICA

379"

La explicación del delincuente como un ser privado de "Super Yo",
sería enunciada, al parecer, por primera vez en 1925 por Aichorn ^''~
y Freud, y desarrollada después por Alexander y Staub °^ (Ver infra).
En varias partes de sus obras Freud se preocupa por el fenómeno
criminal; señalemos los principales conceptos:
"La sospecha, cada vez más fundada, de la falta de garantía de
la prueba testifical", por los fenómenos del olvido, represión y error-
en la reproducción."*
En un principio, Freud se pregunta si el criminal es un neuró-
tico, llega a la conclusión que difieren, pues en el neurótico, hay algo-
secreto para su propia consciencia, en el criminal su hecho es secreto
para los demás.

El criminal difiere del neurótico en su desencadenamiento de la
agresividad, en ese paso al acto, que el neurótico generalmente ima-
gina, pero jamás llega a realizarlo.
Para Freud existe una tendencia a repetir la escena traumática-
para no sufrirla pasivamente. Esta es no solamente la explicación de
la confesión, sino también del hecho de que el criminal regrese al
lugar del crimen.

El criminal se siente frustrado, es frecuentemente un justiciero-

y se autolegitima.

Una de las explicaciones más interesantes es la del delincuente-
por sentimiento de culpabilidad.^^ Freud se sorprende por la gran
cantidad de pacientes que confiesan haber cometido algún acto ilí-
cito en su vida, y, después de analizarlos, llega a la conclusión de que
"tales actos eran cometidos, ante todo, porque se hallaban prohibidos.
y porque a su ejecución se enlazaba, para su autor, un alivio psí-
quico".

"El sujeto sufría, en efecto, de un penoso sentimiento de culpa-
bilidad, de origen desconocido, y una vez cometida una falta con-
creta sentía mitigada la presión del mismo. El sentimiento de cul-
pabilidad quedaba así, por lo menos, adherido a algo tangible".

538 Cfr. HESNARD, A. Psicología del crimen. Editorial Zeus. Barcelona, España, 1974,

p. 190.

539 ALEXANDER, FRANZ y STAUB, HUGO. El delinc^iente y sus jueces desde el punto-
de vista psicoanalitico.
Biblioteca Nueva. Madrid, España, 1961.
540 FREUD, SIGMUND. El diagnóstico de los hechos y el psicoanálisis (Conferencia).
En Obras Completas. Biblioteca Nueva. España, 1948, p. 951.
riU FREUD, SIGMUND. El delincuente por sentimiento de culpabilidad. En Obras-
Completas. Biblioteca Nueva. España, 1948, p. 1001.

380

CRIMINOLOGÍA

Así, en estos casos, se afinna que el sentimiento de culpabilidad
existía antes del delito, y no procedía de él, antes por el contrario,
si delito proviene del sentimiento de culpabilidad (el cual está pro-
ducido, obviamente en Freud, por el inconsciente complejo de Edi-

po).

Finalmente unas palabras sobre la técnica psicoanalítica. Si la
teoría freudiana es de gran utilidad para explicar algunas conductas
desviadas, la técnica puede servir para afinar los sistemas de interro-
gatorio a testigos, presuntos culpables, etc.
La duda está sobre la aplicación de la técnica para terapia del su-
jeto antisocial, al menos hay tres dificultades importantes:

a) No bastaría ser psicoanalista para impartir terapia, se requiere
una preparación criminológica específica.
b) El problema del tiempo, pues un psicoanálisis, según opinión
del mismo Freud, "precisa siempre períodos prolongados, desde un
semestre hasta un año cuando menos".
c) El costo, posiblemente el peor problema, ya que- para que un
tratamiento resulte necesita ser pagado por el paciente, por lo ge^
neral éste (en nuestro caso un delincuente convicto) no tiene dinero.

Si el gobierno pagara el análisis y suponiendo con optimismo que
consiguiéramos analistas que cobraran, por decir algo, $ 300.00 sesión,
tendríamos que cada análisis nos costaría $43,200.00 (tres veces por
semana durante un año, o sea $ 1.382,400.00 (60*104,347 Dls.) anua-
les para la población de sentenciados de la República Mexicana.
d) Y por último, para hacer el psicoanálisis debemos contar con
la voluntad del sujeto, y Freud afirmó que "En el psicoanálisis el
enfermo nos ayuda a vencer la resistencia, pues espera del examen
un beneficio: la curación; en cambio, el delincuente no colaborará
con vosotros y trabajará contra todo su YO"."**

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->