P. 1
Criminologia - Luis Rodriguez Manzanera

Criminologia - Luis Rodriguez Manzanera

5.0

|Views: 8,671|Likes:
Published by Daniel López R

More info:

Published by: Daniel López R on Sep 13, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/15/2013

pdf

text

original

Un problema clave en el tema que nos ocupa es la evaluación;
si no existe ésta podemos caer en el error de imaginarnos que esta-
mos realizando una fecunda labor de prevención.^*^
Continúa siendo un vicio la imposición de castigos disuasivos sin
preocuparse en indagar qué efectos tienen, asimismo se efectúan cam-
pañas contra el vicio o contra el crimen sin prever los resultados ni
la comprobación de éstos.
La Criminología en su estrecho, tradicional sentido de descubrir
las causas del crimen y el tratamiento del delincuente, ha sido muy
criticada; actualmente se pasa al estudio de los sistemas de justicia,
pasando de una microcriminología a una macrocriminología. En este
moderno sentido la Criminología es una ciencia de gran aplicación,
principalmente en la toma de decisiones de Política Criminológica.
Estamos de acuerdo con Brydensholt en que "los investigadores
están interesados en que su conocimiento sea utilizado; los encarga-
dos de toma de decisiones están interesados en que el conocimiento
científico sea la base para sus decisiones".2*®

202 Para este apartado es aconsejable la lectura de: CECCAUDI, FIERRE. Métodos de
Investigación Destinados a Evaluar Programas parü la Prevención de la Delincuencia
Juvenil.
Prevención del Delito. Tomo 2. Ministerio de Justicia. Caracas, Venezuela, 1972.
263 BRYDENSHOI,T, H. H. Impact of Criminological Research on Decisión Making.
Evaluation Research in Criminal Justice. UNSDRI. Roma, Italia, 1976.

LA POLÍTICA CRIMINOLÓGICA

139

LÓPEZ REY ha dicho que frecuentemente los criminólogos identi-
fican la evaluación con la estimación cuantitativa y cualitativa de la
medición, lo que es admisible a condición de que se tengan en cuenta
aspectos sociopolíticos que por lo común suelen dejarse de lado.^®*'
Y SzABÓ piensa que "el criminólogo es un intelectual, un investi-
gador que aplica su inteligencia al estudio de las causas complejas
de la delincuencia y que se interroga sobre la mejor forma de pre-
venirla. Es (la Criminología) una disciplina aplicada, y por ello es
a la vez positiva (describe y analiza los fenómenos) y normativa
(prescribe las medidas de profilaxis social). El criminólogo, como
todo intelectual, es libre de adherir a un sistema de valor, a una
'Weltanchauung' que correspondan a sus preferencias subjetivas. Sin
embargo, como investigador debe someterse a los cánones de la lógi-
ca formal, de la observación y de la experimentación científica y dar
prueba del máximo de objetividad posible en materia social y po-
lítica".2«5

No es posible hacer ciencia, ni ser objetivo, ni realizar planes O'
programas de Política Criminológica sin una adecuada evaluación,,
por lo que la instrumentación en este sentido debe ser lo más amplia
y precisa posible.

Sobre la evaluación agregamos que "el sistema como tal, debe
estar sometido a una evaluación frecuente, por la índole evaluativa
de la función penal, por las transformaciones de la criminalidad,
por las necesidades de ajustar dicha evaluación entre sí y con respecto
a la planificación de la política que requiere ajuste constante res-
pecto al presente y futuro inmediato".^^"
Y para concluir reafirmemos que: La falta de evaluación es lo-
que ha hecho fracasar los mejores planes de prevención y tratamien-
to, y es común que el estado y los técnicos se imaginen que están
previniendo cuando en realidad se está perdiendo tiempo y dinero-

264 LÓPEZ REY. Op. cit. (Criminología), p. 459.
265 SzABO, DENIS. Evaluación de los Sistemas de Política Criminal. Anuario del Ins-
tituto de Ciencias Penales y Criminológicas, N? 5. Universidad Central de Venezuela..
Caracas, Venezuela, p. 333.

266 DE GORDO. Op. cit., pp. 8-9.

SEGUNDA PARTE

HISTORIA DE LA CRIMINOLOGÍA

INTRODUCCIÓN

La Criminología es una ciencia joven ya que, como ciencia orga-
nizada e independiente, ha cumplido escasamente un siglo.
Como ciencia joven podría parecer que carece de historia, sin em-
bargo nada más infundado que esto, pues la historia del mundo va
muy unida a la historia del crimen.
Recordemos a don Constancio Bernaldo de Quirós, que con su
elegancia acostumbrada decía: "Criminología la ha habido siempre,
desde que ha habido crímenes, no será preciso insistir en la anti-
güedad y universalidad del delito, inseparable de la especie humana;
una Criminología, aunque sea incipiente, rudimentaria, elemental,
tan elemental y tosca, tan pedestre y vulgar como los romances de
ciego, que siempre tuvieron en el delito una de sus favoritas inspi-

raciones. 2«7

Según algunas creencias, lo primero que sabemos del hombre es
que violó la ley; efectivamente, según la Biblia, Dios crea al hombre,
le dio una compañera, lo dejó vivir en el paraíso, con la única
prohibición consistente en comer la fruta de determinado árbol:
"mas del fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal no comas;
porque en cualquier día que comieras de él, ciertamente mori-
rás" (Gen. 1:17) .2** Y el hombre desobedece, come la fruta y es
expulsado del Edén. (Gen. 3:6, 16 a 24.)
Fuera del paraíso, el primer hecho importante del hombre es
un crimen: Caín asesina a su hermano Abel. "Y estando los dos en
el campo, Caín acometió a su hermano Abel y le mató" (Gen. 4:8).
La relación de Dios con el hombre se convierte nuevamente en un
interrogatorio criminológico: ¿Dónde está tu hermano Abel?... ¿Qué
has hecho de tu hermano? (Gen. 4:9, 10); tal como había hecho
antes con Adán: ¿Dónde estás? ¿Quién te ha hecho advertir que es-
tás desnudo? (Gen. 3:9, 11).

267 QUIRÓS, C. B. DE. Op. cit. (Criminologia), p. 8.
268 Biblia, La Sagrada. Editorial Herder. Barcelona, España, 1968.

143

144

CRIMINOLOGÍA

Y así, para el judaismo y para el cristianismo, principia la his-
toria del hombre: mandato y desobediencia, criminal y víctima, cri-
men y castigo.

La historia se repite en todas las religiones, en todas las mitolo-
gías, así en nuestros pueblos de América, en el Popol Vuh los pri-
meros hombres se vuelven contra el creador y son terriblemente cas-
tigados i^*»

Pero no pensaban, no hablaban con su Creador y su Formador,
que los habían hecho, que los habían creado. Y por esta razón fue-
ron muertos, fueron anegados. Una resina abundante vino del cielo.
El llamado Xecotcovach llegó y les vació los ojos; Camalotz vino a
cortarles la cabeza; y vino Cotzbalam y les devoró las carnes. El Tu-
cumbalam llegó también, les quebró y magulló los huesos y los ner-
vios, les molió y desmoronó los huesos.
Y esto fue para castigarlos porque no habían pensado en su ma-
dre, ni en su padre, el (Corazón del Cielo, llamado Huracán. Y por
este motivo se oscureció la faz de la tierra y comenzó una lluvia
negra, una lluvia de día, una lluvia de noche.

En mucho, la historia de la humanidad es la historia del crimen
pues la historia en gran parte es el relato de robos, homicidios, in-
trigas, invasiones, parricidios, violaciones, principalmente del cri-
men de crímenes: la guerra.
Junto con el crimen viene la preocupación del hombre por evitar-
lo, legislando, castigando, previniendo, reprimiendo. También surge
la angustia por explicarlo: ¿Por qué delinque el hombre? ¿Qué es en
sí el fenómeno criminal? ¿Por qué unos hombres son antisociales y
otros no? De las tentativas de responder estas preguntas va surgien-
do nuestra ciencia: la Criminología.
Es de mencionar que la preocupación del hombre por explicar
el crimen y el criminal no ha sido puramente científica, sino que
abarca también aspectos filosóficos, éticos y religiosos.
Todas las grandes religiones, todas las mitologías, tratan en al-
alguna de sus partes el problema criminal. Sería difícil encontrar un
filósofo, un gran pensador, que no hubiera tratado entre sus temas
el de la antisocialidad y el de la reacción social.
Lugar prominente lo ocupa el arte; quizá las grandes 'inspiracio-
nes del mundo artístico son la religión, el amor y el crimen.
Es por esto que el arte es una de las fuentes importantes del co-
nocimiento criminológico. El arte es expresión suprema del espíritu

269 Popol Vuh. Fondo de Cultura Económica. México, 1976, pp.. 30-31.

INTRODUCCIÓN A LA SEGUNDA PARTE

145

humano, y refleja las principales aspiraciones y preocupaciones del
hombre.

Las más extraordinarias descripciones de la personalidad del cri-
minal las encontramos en la literatura, los momentos más dramáti-
cos en la música son aquellos referidos al crimen, las obras teatrales
más impactantes son las que se desarrollan en un ambiente de crimi-
nalidad, las pinturas y esculturas más expresivas son aquellas rela-
cionadas con el fenómeno criminal, y, ¡Qué decir de la novela po-
liciaca! 270 STl

Múltiples obras se han escrito al respecto, mencionemos tan solo
como ejemplo las de Ferri,^^- Drapkin^ra y Maldonado.^*
No hay que confundir la historia de la Criminología con la his-
toria del Derecho Penal, es decir, procuraremos estudiar la historia
de la búsqueda de las causas del crimen y no el aspecto legislativo o
su aspecto penal. Hacer una historia del Derecho Penal es relativa-
mente fácil, pero hacer una historia de la Criminología no lo es, ya
que sigue un camino paralelo con la historia del Derecho Penal. Es
hasta el siglo pasado cuando se hace una diferencia entre Derecho
Penal y Criminología; antes de esto iban confundidos y se estudiaban
los aspectos criminológicos en función del Derecho Penal.
Más difícil aún es separar la historia de la ciencia del Derecho
Penal de la historia de la Criminología, ya que tienen momentos co-
munes, se unen en principios de Política Criminológica, se tocan en
conceptos de orden filosófico.
Es por esto que algunos autores prefieren desarrollar una histo-
ria de las ciencias penales, estudiando los antecedentes de las disci-
plinas jurídico-represivas y criminológicas, a través de las diversas
épocas histórico-culturales.
Debemos evitar también la confusión entre historia de la Crimi-
nología e historia del crimen, de la criminalidad o de los crimina-
les.^' La historia de la Criminología es el relato cronológico de las

270 Cfr. HovEYDA, FEREYDOUN. Historia de la Novela Policiaca. Alianza Editorial.

Madrid, España, 1967.

271 Cr. BOILEAU-NARCEJAC. Le Román Policier. Prcsses Universitaires de Ftince.

Francia, 1975.

272 FEWU, EMUCO. Op. cit. (I Delinquenti nell'arte).
273 DRAPKIN, ISRAEL. Arte, Literatura y Criminalidad. Resista de Estadios Peniten-
ciarios Núms. 212-215, p. 89. Madrid, España, 1976.
274 MALDONADO ACUIRRE, ALEJANDRO. El DcUto y el Alte. Editorial José de Pineda.

Guatemala, 1973.

275 Cfr. RADBRUCH, GUSTAVO yGUINNER, ENRIQUE. Historia de la Criminalidad. Edi-

torial Bosch. Barcelona, España, 1955.

146

CRIMINOLOGÍA

ideas que pretenden explicar al crimen, al criminal y a la criminali-
dad, y no la descripción o relato de estas a través del tiempo.
Procedamos pues a hacer un breve relato de los intentos del hom-
bre para explicar el fenómeno criminal, solo a guisa de ejemplo men-
cionaremos aspectos penológicos o legales.
El plan a seguir es el siguiente: hemos dividido la historia en
períodos, reconociendo una fase precientífica, en la que las explica-
ciones son más de índole mágica, religiosa o filosófica; una fase
medieval, con los primeros intentos pseudocientíficos; una fase de
precursores, con la intervención de pensadores del Renacimiento al
siglo xix^ y la fase de inicio, con Lombroso y la Escuela Positiva.
La fase moderna será estudiada en la parte tercera de esta obra.
Entendemos que el pensamiento criminológico ha seguido una
secuencia lógica que es necesario apreciar, por esta razón intentamos
dar un orden cronológico a la descripción.

CAPITULO VI

FASE PRECIENTÍFICA DE LA CRIMINOLOGÍA

1. El Hombre Primitivo.—2. Mesopotamia.—3. Egipto.—4. Chi-
na.—5. Israel.—6. Antigüedad Griega.—7. Pensadores Griegos.—
8. Protágoras.—9. Arquímedes.—10. Sócrates.—11. Hipócrates.—
12. Platón.—13. Aristóteles.-14. Alejandría.—15. Antigüedad
Latina.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->