P. 1
Revista Kaikan - Artículo sobre nikkeis en San Agustin

Revista Kaikan - Artículo sobre nikkeis en San Agustin

5.0

|Views: 345|Likes:
Published by Emilio Salcedo

More info:

Published by: Emilio Salcedo on Sep 13, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/12/2015

pdf

text

original

La comunidad

nikkei celebró el
Urabon
Revista de la Asociación Peruano Japonesa
I
S
S
N

1

9
9
5
-
1
0
8
6

|

A
ñ
o

X
I
V

N
º

4
4

|

S
e
t
i
e
m
b
r
e
-
O
c
t
u
b
r
e

2
0
0
9
Encuentro en la otra orilla
[CLÍNICA CENTENARIO] INAUGURA
EQUIPOS DE ÚLTIMA GENERACIÓN
[DEKASEGI] LA EDUCACIÓN DE LOS
NIÑOS PERUANOS EN JAPÓN
[HAIKU] LA GOTA DE ROCÍO EN EL OCÉANO
ESPECIAL
Ya viene la celebración
central del 110º
aniversario de la
inmigración japonesa al
Perú y la XXXVII Semana
Cultural del Japón
11
INSTITUCIONAL
Equipos de última
generación en la Clínica
Centenario, gracias a
donación del Fondo
General de Contravalor
Perú Japón
6
sumario
14
Asociación Peruano Japonesa
Dirección: Centro Cultural Peruano Japonés
Av. Gregorio Escobedo 803, Res. San Felipe,
Jesús María, Lima 11 - Perú
Teléfonos: (51 1) 518 7450, 518 7500
E-mail: info@apj.org.pe
Web: www.apj.org.pe
Kaikan informativo
Revista bimestral de la Asociación Peruano
Japonesa editada por el Departamento
de Prensa e Imagen Corporativa
Teléfono: (51 1) 518 7450
anexos 1022, 1023
E-mail: kaikan@apj.org.pe
Web: www.apj.org.pe/kaikan
Directora: Suzie Sato Uesu
Editora: Harumi Nako Fuentes
Redactores: Yamato Icochea, Daniel Goya
Publicidad: Ana Shimabuko
Diseño y Diagramación: Giovanna Caro
Impresión: Gráca Lima
ISSN 1995-1086 (versión impresa)
Depósito Legal: 98-3235
Estimados amigos
En los meses de octubre y noviembre se realizarán las actividades
centrales por el 110º aniversario de la inmigración japonesa al
Perú, en las que esperamos contar con la participación de todos
ustedes.
Nos esperan dos meses de una nutrida agenda, que se iniciará con
un interesante ciclo de conferencias sobre el aporte de los japoneses
y sus descendientes al Perú, en áreas como la arqueología, la
gastronomía, la literatura, las artes plásticas, entre otras.
Asimismo, este año la XXXVII Semana Cultural del Japón tendrá
como marco esta celebración y destacará aquellas manifestaciones
de la cultura japonesa con gran arraigo en nuestro país, teniendo
además invitados especiales desde Japón y Brasil.
Acompáñenos, invite a familiares y amigos para celebrar juntos
estos 110 años de presencia japonesa en el Perú.
Carlos Saito Saito
Presidente de la Asociación Peruano Japonesa, Presidente de la Comisión
Conmemorativa del 110º Aniversario de la Inmigración Japonesa al Perú.
Irasshaimase
ACTUALIDAD
Una mirada a la situación de los
niños peruanos que viven en
Japón. ¿Inserción, pérdida de
identidad?
18
MATICES
La Hacienda San
Agustín y el inevitable
paso a la modernidad
4 Tradiciones
Urabon
Homenaje a los
antepasados
E
l Urabon u Obon es una
festividad japonesa en la
que se honra la memoria
de los antepasados. Los
inmigrantes japoneses que lle-
garon a nuestro país preservaron
esta tradición y hoy sus descen-
dientes la celebran cada año en el
mes de agosto.
En Japón se cree que durante el
Obon los espíritus de aquellos que
se fueron regresan para visitar a
sus familiares. Uno de los rituales
característicos de esta fecha es
limpiar y poner flores en las tum-
bas de los seres queridos.
Precisamente una de las acti-
vidades tradicionales de la colec-
tividad nikkei para celebrar esta
festividad es la romería a los ce-
menterios de Casablanca y San Vi-
cente, camposantos que guardan
los restos de inmigrantes japone-
ses y de miembros de la comuni-
dad nikkei cañetana.
Este año, el 30 de agosto, más
de 200 personas llegaron hasta Ca-
ñete. Las actividades de celebra-
ción se iniciaron con la romería al
cementerio japonés de Casablan-
ca. Las tumbas de este cementerio
están ubicadas mirando al mar, a
“esa orilla” de la cual muchos de
los que ahí descansan partieron
hace 110 años.
En la breve pero muy significati-
va ceremonia se contó con la pre-
sencia del obispo Jiko Matsumine
y de la reverenda Fabiana Fukuya
de la Comunidad Budista “Jodo
Ceremonia en el
Cementerio General
de San Vicente.
El Presidente de la APJ, Carlos Saito ofrendó
incienso en memoria de los fallecidos.
5 Tradiciones
Shinshu Hongwanji Ha” quienes
realizaron el oficio con el que se
honró la memoria de los pioneros
de la inmigración japonesa y se pi-
dió por su descanso.
Posteriormente, el Embajador
de Japón, Shuichiro Megata y re-
presentantes de instituciones de
nuestra colectividad colocaron
ofrendas florales e incienso. El mis-
mo acto se repitió en el cementerio
San Vicente, en donde igualmente
los presentes oraron por las almas
de los fallecidos.
Terminada la visita a los campo-
santos, la delegación se dirigió al
Templo Jionji, donde la profesora
Yoko Okuyama realizó una ceremo-
nia de té especial para la ocasión.
A continuación se llevó a cabo el
oficio budista a cargo del obispo
Matsumine.
Concluido el rito budista se in-
vitó a los jóvenes Megumi Kase
Takahashi y César Díaz Yamagu-
chi para dirigir unas palabras en
japonés alusivas a la fecha.
Como punto final de las activida-
des del día se dio inicio a la parte
protocolar en que participaron Mi-
guel Gusukuma, presidente de la
Asociación Peruano Japonesa de
Cañete; Elena Higa, presidenta de
la Asociación Femenina Peruano
Japonesa; Carlos Saito, presidente
de la Asociación Peruano Japone-
sa y Shuichiro Megata, Embajador
del Japón en el Perú.
En los distintos mensajes se re-
saltó el coraje y perseverancia de
los inmigrantes japoneses, quie-
nes lograron superar innumera-
bles dificultades en tierras ajenas
y procurando así un mejor futuro
para ellos y sus descendientes.
También se destacó el agrade-
cimiento que debemos sentir por
nuestros antepasados, quienes
nos legaron su ejemplo de vida, así
como tradiciones, costumbres y
valores que como sus descendien-
tes debemos preservar.
Sin duda es un motivo de alegría
que tradiciones como el Obon con-
tinúen en nuestra colectividad y
que sea sobre todo el sentimiento
de gratitud y respeto hacia nues-
tros ancestros lo que las motive,
así como el deseo de reencontrarse
con los seres queridos que ya no
están.
El obispo Jiko Matsumine y la reverenda Fabiana Fukuya de la Comunidad Budista
“Jodo Shinshu Hongwanji Ha” realizaron el oficio budista en el Templo Jionji.
El Embajador del
Japón, Suichiro
Megata, rindió
homenaje a la
memoria de los
primeros inmigrantes
japoneses en
el cementerio
Casablanca de
Cañete.
El Cónsul del Japón, Masayuki Udagawa; el Embajador del Japón, Shuichiro
Megata y su esposa; el Presidente de la APJ, Carlos Saito; la presidenta de
Fujinkai, Elena Higa y los presentes elevaron una plegaria en el Cementerio
Casablanca en memoria de los antepasados de la comunidad nikkei.
Tradicional colocación de osenko.
César Díaz Yamaguchi y Megumi Kase Takahashi ofrecieron palabras en japonés
relativas a la conmemoración del Obon.
6 Zoom 6 Especial
C
ada mes, desde enero de este
año, la Asociación Peruano
Japonesa y otras instituciones
han organizado actividades
conmemorativas por el 110º Aniversario
de la Inmigración Japonesa al Perú, que
han incluido la significativa visita oficial
a nuestro país del Príncipe y la Princesa
Hitachi en el mes de junio.
El programa central de esta gran ce-
lebración se concentrará en octubre y
noviembre con la realización de confe-
rencias, mesas redondas, muestras de
artes plásticas de los más renombrados
artistas plásticos nikkei y la tradicional
Semana Cultural del Japón, que en su
37ª edición tiene invitados de lujo: El
grupo de jazz de Ritsuko Endo (Japón);
la Dra.Eiko Ikegami, quien llega de EE.
UU. para dictar una conferencia sobre
Bushido; y la agrupación Miyagikai de
Brasil, que brindará un espectáculo de
koto y shamisen.
La gastronomía japonesa y nikkei es
también parte de esta celebración. La
primera, a través del esperado Festival
Gastronómico Japonés, en el que disfru-
taremos de los sabores de cada región del
Japón y descubriremos que los platillos ni-
pones van más allá de los sushis y makis.
La cocina nikkei, que es quizás la expre-
sión más visible del aporte de los japone-
ses al país, estará presente a través de “La
Ruta del Sabor Nikkei”, un recorrido por los
principales restaurantes que nos ofrecen
esa fusión entre lo japonés y lo peruano.
Danzas, torneo de Igo, Festival Bunka
Shuukan (Cosplay, Jpop), muestra del
ciclo de cine sobre samuráis, Ceremonia
del Té, entre otras actividades, formarán
parte del programa, en el que además se
realizará una original obra teatral en ho-
menaje a los inmigrantes japoneses.
Esta obra combinará el teatro, la mú-
sica y las coreografías para narrar la his-
toria de una obaachan que contará a sus
nietos los recuerdos y vicisitudes de su
llegada y su larga estadía en el Perú. Con
ambientaciones que nos llevarán al Japón
de comienzos del siglo pasado, al Callao
de los años 30 recibiendo a los inmigran-
tes japoneses y a la Lima actual, este am-
bicioso montaje se presentará como parte
de la programación de la XXXVII Semana
Cultural del Japón.
Y para cerrar el programa de activida-
des, el 17 de noviembre se realizará la
ceremonia central en el Museo de la Na-
ción, con la presencia del Presidente de
la República, Dr. Alan García Pérez.
Vive la cultura japonesa…
y 110 años de su
presencia en el Perú
Se inician las celebraciones centrales
7 Zoom 7 Especial
Lo que se viene en octubre
Ciclo de
Conferencias
Las celebraciones se inician con un ciclo de confe-
rencias y mesas redondas sobre los aportes que ja-
poneses y nikkei han realizado en distintos ámbitos,
como la gastronomía, la arqueología o la literatura.
Reconocidos expositores y destacados panelistas
serán los encargados de acercarnos a la relación
entre el Perú y el Japón a través de sus propias ex-
periencias:
Miércoles 14 de octubre
GASTRONOMÍA:
“Perú-Japón: sabores que unen”
A cargo de Gastón Acurio, chef in-
ternacional. Comentarios de chefs
Hajime Kasuga y Yaquir Sato.
Lugar: Auditorio Mario Vargas Llo-
sa, Biblioteca Nacional, Av. de la
Poesía 160, San Borja.
Martes 20 de octubre
ARQUEOLOGÍA:
“Perú-Japón: Nuestro pasado marca el rumbo”
A cargo del Dr. Luis Guillermo Lumbreras, ex Director
del INC y Premio Nacional de Cultura. Comentarios:
Arqueólogos Luis Watanabe y Fernando Fujita.
Lugar: Auditorio Dai Hall, C.C. Peruano Japonés
Jueves 22 de octubre
HISTORIA:
“Perú y la llegada de los japoneses”
A cargo del historiador Antonio Zapata. Comenta-
rios: Historiadores Amelia Morimoto y Martín Ueda
Tsuboyama.
Lugar: Auditorio Dai Hall, C.C. Peruano Japonés
Viernes 23 de octubre
ARTES PLÁSTICAS:
“Perú-Japón: Más allá de formas y colores”
Elida Román, curadora y crítica de arte. Comenta-
rios: Artistas plásticos Venancio Shinki y Eduardo
Tokeshi.
Lugar: Auditorio Dai Hall, C.C. Peruano Japonés
Lunes 26 de octubre
MESA REDONDA:
“Mis amigos nikkei”
Luis Giampietri, Primer Vicepresidente de la Repú-
blica; Enrique Cornejo, Ministro de Transportes y
Comunicaciones; Mons. Miguel Irízar, Obispo del Ca-
llao; Julio César Uribe, entrenador de fútbol; Mariella
Balbi, periodista, entre otros.
Lugar: Auditorio Dai Hall, C.C. Peruano Japonés
Miércoles 28 de octubre
LITERATURA:
“Perú - Japón: Texto único de amistad”
A cargo del Dr. Marco Martos, presidente de la
Academia Peruana de la Lengua
Comentarios: Poeta Doris
Moromisato y escritor
Augusto Higa.
Lugar: Auditorio Dai Hall,
C.C. Peruano Japonés
Octubre y noviembre serán los meses centrales
para la celebración del 110º aniversario
de la inmigración japonesa al Perú.
Nos espera un variado programa de actividades
con invitados de Japón, Brasil y Estados Unidos
y la presentación de conferencias, conciertos,
demostraciones artísticas, muestras de artes
plásticas, etc. Dos meses para vivir a lo grande
la cultura japonesa con sello nikkei. Para no
perdérselo.
Trabajos de artistas plásticos
nikkei como Tilsa Tsuchiya,
Venancio Shinki, Oswaldo
Higuchi, Carlos Runcie
Tanaka, Érika Nakasone,
Sandra Gamarra Heshiki, Aldo
Shiroma, entre otros, formarán
parte de la muestra “Arte
nikkei, tradición de belleza y
espiritualidad”.
Desde Japón,
llegará el grupo
de jazz Ritsuko
Endo with Funky
Ritsuko Version.
La agrupación
Miyagikai de
Brasil ofrecerá un
espectáculo de
koto y shamisen.
Hora:
7:30pm
Ingreso libre,
capacidad
limitada
8 Especial
ZHoy cuando se habla de crisis de va-
lores, cuando no hay paradigmas, cree-
mos que nosotros, quienes estamos aquí,
tenemos la responsabilidad de establecer
pautas de conducta para que nuestros
jóvenes no se instruyan en la cultura de
la viveza, del trabajo fácil, del abuso del
poder sino todo lo contrario, que los po-
damos educar bajo normas éticas, en una
cultura de paz, en la solidaridad, en la
integración, en el respeto a la diferencia
y en el respeto a la dignidad de la perso-
na humana. Hay una tarea por hacer sin
duda que no es ni será fácil. Si queremos
tener una visión compartida de futuro,
debemos trabajar para lograrla, sobre
todo porque hoy nadie puede permane-
cer ajeno o indiferente.
Carlos Hiraoka Torres, empresario
Z Como empresario quiero referirme al
importante aporte de la colectividad pe-
ruano japonesa. Importaciones Hiraoka
casi es el logro del sueño de un hombre
hecho realidad. Permitan expresar mi re-
flexión acerca de la historia de la empre-
sa impulsada por su creador, don Carlos
Chiyoteru Hiraoka, un hombre visionario,
honrado, solidario, justo, quien creyó que
aplicando una filosofía simple de amor al
trabajo y sacrificio, lograría la prosperi-
dad y el éxito, hoy reconocemos que los
resultados han sido óptimos frente al va-
lor del esfuerzo de la autosuperación y del
sacrificio. Importaciones Hiraoka desde su
fundación ha avanzado cada día vencien-
do toda clase de obstáculos y enfrentando
toda clase de retos que le permitieron salir
adelante…
ZToda la familia, todos mis hermanos
nacimos en Huanta, mi padre conoció a
mi madre en Huanta, nos educamos y
crecimos allá Sobre la educación, con-
sidero que la mixtura que nos dieron
mis padres fue como una universidad.
Después de asistir a las clases siempre
íbamos al negocio y veíamos cómo tra-
bajaba mi padre, lo ordenado, lo serio
que era con todo, con los proveedores,
las autoridades locales, y que se inser-
taba muy fácilmente a la sociedad, a las
costumbres de la ciudad, en cuanto al
idioma, la comida. También fue muy ac-
tivo en la parte institucional, fue alcalde
de Huanta…
A 110 años de la inmigración:
encuentros y desencuentros
La Asociación de
Egresados y Graduados
de la Pontificia
Universidad Católica
del Perú organizó la
conferencia “110 años de
presencia japonesa en
el Perú”, que tuvo como
expositor a Alejandro
Sakuda y como panelistas
a Carlos Hiraoka y
Eduardo Tokeshi. Aquí
breves extractos de sus
interesantes ponencias.
Alejandro Sakuda, periodista
ZLos 110 años de la inmigración japone-
sa al Perú tienen una connotación especial
en la medida en que nos permite hacer una
reflexión sobre los aportes que ha dado la
colectividad peruano japonesa a la cultura
del país. No tendría sentido celebrar sola-
mente el hecho de la llegada de los prime-
ros japoneses, si es que no reflexionamos
sobre para qué sirvió, cuál es su propósito,
qué es lo que está aportando…
Z En nuestra cultura y en nuestro len-
guaje, el origami, el karaoke, el samurái,
el katana, el sayonara, el karate, etc., ya
forma parte de nuestro léxico familiar, sin
embargo, el aporte más importante de la
colectividad peruano japonesa es algo
inmaterial, es aquello que forma parte
de nuestra cultura y que la colectividad
peruano japonesa se ha esmerado en
consolidar y reforzar, estamos hablando
de honestidad, responsabilidad, solidari-
dad, orgullo, defensa de grupo, cortesía ,
laboriosidad, rectitud, respeto, etc.
Z Sin embrago, si nosotros quisiéramos
hacer algo más específico respecto a los
aportes, tendríamos que mencionar los
estudios arqueológicos y descubrimientos
de Kuntur Wasi, Kotosh, Sicán, Chancay, el
aporte que hicieron en agricultura ciertos
inmigrantes japoneses, especialmente en
la zona de Chancay, cuando se posibilitó
el uso del agua y se otorgó mejores condi-
ciones a los peones, proporcionándoles luz,
escuela, cinematógrafo y otras facilidades.
ZDesde luego otro hecho importante es
el aporte en la gastronomía, en diversas
ramas de la gastronomía, pero el hecho
mismo de que el cebiche haya cambiado
su composición con el aporte nikkei, creo
que es relevante.
Z En el comercio, si nosotros analiza-
mos la historia de la inmigración japonesa
y la vinculamos al país, en la década del
20’, se modificó el hecho mismo de hacer
el comercio en el país introduciendo la
economía de escala, y esto tiene que ver
mucho con lo que sucedía al interior de
la colectividad peruano japonesa, que se
van independizando y formando su pro-
pio comercio… y de hecho otro aporte
importante también es el pandero, que
tiene mucho que ver con lo que es solida-
ridad, confianza, responsabilidad.
Z Fruto de este concurso de valores,
de estos aportes, nosotros tenemos hoy
una colectividad peruano japonesa que
aporta mucho al país, una colectividad
laboriosa, insertada ya en esta sociedad
peruana multicultural, multiétnica que
contribuye al desarrollo del país y se
muestra muy orgullosa de ser peruana.
Z Jorge Basadre decía que el Perú es
una continuidad en el tiempo, en el sen-
tido de que la Nación de hoy ha recibido
aportes y elementos de orden geográfico
y humano acarreados por los siglos. Es
una continuidad hacia adelante, porque
era del pasado al presente. Vivimos pues
en función del futuro aprendiendo del
ayer, cuando hurgamos en el pasado más
remoto, pretendemos sacar lecciones que
posibiliten una vida mejor para todos.
Z En cierta oportunidad afirmé que la
historia es el relato de lo pasado con todo
lo bueno y lo malo, pero si hiciéramos una
valoración resulta beneficioso recordar
también lo malo precisamente para que no
se repita o para que el mismo nos sirva de
lección, y que nuestros hijos han de apren-
der la historia del saber y no la del poder.
9 Especial
ZYo considero que la forma de trabajo
de mis padres hizo que nosotros nos for-
máramos con unos valores que nos han
servido para toda la vida y proseguimos
dándole valor y transmitiéndolo a nues-
tros hijos y a nuestra familia, igualmente
en el trabajo, esa responsabilidad social
de mi padre en Huanta. Él daba un crédi-
to a los campesinos de la zona y la forma
era de palabra. Él confiaba en la palabra;
siempre fue un visionario, en el sentido
de que se adelantó a su época.
ZUna virtud que rescatar de él es que
era una persona muy recta, muy exigente
con él y con todos, con nosotros con ma-
yor razón. Y así nos formó en una cultura
de trabajo, de respeto a los demás, ser
agradecidos con todos, con nuestros pa-
dres, nuestros profesores, todos los que
de alguna manera algo nos han dado, de-
bemos de retribuirles, y creo que en vida
él nos dio todo y gracias a él y mi madre
que era una persona que lo amaba. En
esa época en que ellos se conocieron y
casaron, en la colectividad japonesa era
muy difícil ver un matrimonio entre un
japonés con una peruana, entonces se
rompió un poco el paradigma.
Eduardo Tokeshi, artista plástico
ZCrecí en una isla que se llamó y se lla-
ma Okinawa, y quedaba en la calle Cota-
bamba, en el centro de Lima, a pocos me-
tros del Parque Universitario. En esa isla
que quedaba en mi casa, cada vez que mi
obaachan soñaba mal con respecto a los
nietos, al día siguiente corriendo llamaba
a la yuta (que es la curandera de la colo-
nia), y la traía rápidamente para hacernos
una serie de ritos con tijeras, rezarnos,
prendernos el incienso; acto seguido, mi
abuela iba donde el cura y lo traía para
que nos tirara agua bendita. Ese tipo de
mezcla extraña, donde se mezclan dos
creencias me hizo pensar en el título de
esta charla que se llama “Las dos orillas”.
Z Las dos orillas en las que indudable-
mente yo vivía. Yo vivía en esa isla dentro
de mi casa, era una isla que se agrandaba
y se achicaba; se achicaba cuando salía
a la calle, cuando asistía a la escuelita en
La Victoria y se agrandaba cuando había
festividades familiares. Vivía en la isla de
Okinawa, que era mi Okinawa privado,
donde se hablaba el uchinaguchi, que es el
dialecto de Okinawa… Mi abuela fumaba
cigarrillos negros y manejaba una cantina,
pero se bailaba el tanchame, que es ese
baile que nosotros los hermanos lo llamá-
bamos el tonka tonka, y era un baile muy
alegre muy festivo y hasta ahora recuerdo
el ritmo, y recuerdo a mi abuelo bailando.
Z También por supuesto crecí con los
relatos de mi madre, con los relatos sobre
la Segunda Guerra Mundial, mi madre y
mi padre son gente que vivió la Segunda
Guerra Mundial, y lo que más recuerda mi
mamá es un sonido que nunca se olvida, el
del B-29 cruzando el cielo de Okinawa para
bombardear cuando ella tenía 15 años.
ZTambién crecí a una cuadra de un co-
rralón donde nació el club Alianza Lima,
viví los recuerdo de los estudiantes de la
Casona de San Marcos, que se iban a es-
conder a la cantina del abuelo cada vez
que los perseguía la policía, y nos llena-
ban de gas lacrimógeno. Me eduqué en
una escuelita de La Victoria y crecí entre
dos orillas, crecí entre el sashimi del do-
mingo y el cebiche de los miércoles, crecí
con el omochi y crecí con el turrón, crecer
con dos lados de algún modo me hicie-
ron equilibrista, y a veces me caigo de un
lado y a veces me caigo hacia el otro lado,
y trato de ser un equilibrista correcto y
llegar hasta la meta sin tomar partido.
Z Hay una frase que dije hace mucho
tiempo y me la colgaron como un sam-
benito, y era: “soy una botella de sake
con Inca Kola adentro”. Una especie de
cuestión sobre las apariencias y sobre el
hecho de tener adentro a un peruano to-
tal y afuera a un japonés total; ese tipo
de dicotomía siempre me ha fascinado,
además lo he hecho latente en obras
mías. De algún modo nos hace pensar por
ejemplo en mi abuelo que dice que uno
no elige dónde nace pero sí elige dónde
muere. Mi abuelo, a los setenta y tantos
años regresó al Japón, donde no estuvo
desde los 12 años y regresó totalmente
aturdido de la modernidad de ese Japón
que no conocía. Dijo ‘no, yo prefiero que-
darme aquí en el Perú, quedarme con mis
sentimientos aquí, y prefirió quedarse
aquí, que es una especie de elección de
corazón’.
Z Yo siempre he pensado que la voca-
ción a uno le llega de diferentes maneras y
muchas veces, hace veinte años, sentado
en un parque conversando con mi amiga
Doris Moromisato, la poeta, estábamos
tratando de pensar en por qué había tan-
tos nikkei dedicados al arte… Llegué a la
conclusión de que mis padres, cada vez
que hablaban asuntos muy importantes
de mi familia, hablaban en japonés…
Z Entonces me di cuenta con los años
que de algún modo crecí con una especie
de hueco comunicacional, es decir, crecí
tratando de entender a mis papás. Este
enorme signo de interrogación sobre mi
cabeza me hace pensar que cuando crecí
quise utilizar un lenguaje universal, que
era unificar las palabras, ese lenguaje uni-
versal que vendría a ser la pintura, el arte,
quise ser una especie de sordomudo.
ZAhora me pongo a recordar a un ami-
go mío que falleció hace dos años, que es
José Watanabe, que me decía que había
aprendido mucho con respecto a la vida
mirando a su padre; de algún modo su
madre que era del Perú, esa fusión hizo
que él, en realidad, se refugiara en las
palabras, y pudiera ser uno de los poetas
más grandes que ha dado el Perú.
Z Increíblemente, contradiciendo mi
teoría, él buscó la palabra para poder
pertenecer al país. Me parece muy inte-
resante cómo la cultura japonesa se jun-
ta con la peruana, y al final me he dado
cuenta, después de tiempo, que lo más
inmediato es la comida, es pensar que
ahora ya no comemos el cebiche como
hace veinte años sino lo comemos de la
manera japonesa.
Patricia Escobar, secretaria del Consejo Directivo de la Asociación de Egresados y Graduados de la PUCP, con los expositores
de la conferencia, Carlos Hiraoka, Eduardo Tokeshi y Alejandro Sakuda, acompañados también por Carlos Saito y Jorge
Yamashiro, presidente y director de Cultura de la APJ, respectivamente.
L
a Asociación Peruano Japonesa celebró
junto a los alumnos del Colegio La Victo-
ria, el CEINE Santa Beatriz y los kooreisha
del Centro Recreacional Ryoichi Jinnai, el
‘cumpleaños’ de Gracia Sakura, la muñeca de pie-
dra ubicada en la entrada del Centro Cultural Pe-
ruano Japonés.
En ceremonia realizada el 18 de agosto, el presi-
dente de la APJ, Carlos Saito, resaltó el mensaje de
paz y amistad entre Perú y Japón que Gracia Saku-
ra representa, y que ayuda a seguir difundiendo en
las nuevas generaciones.
Agradeció también la iniciativa de la fotógrafa
japonesa Yukari Tokumitsu y la profesora de idio-
ma japonés Michiko Gushiken, quienes hicieron
posible la llegada de Gracia Sakura en el marco de
la celebración del 90º aniversario de la inmigración
japonesa al Perú.
Veinte años de un
símbolo de amistad
Los pequeños ofrecieron canciones y tarjetas de
felicitaciones a Gracia Sakura y, junto a los koreis-
ha y miembros de la directiva de la APJ, soplaron
las velitas de la torta de cumpleaños, que luego
compartieron, como final de la celebración por los
veinte años de este símbolo de amistad.
10 Institucional
C
on el objetivo de comple-
mentar importantes ser-
vicios médicos de la Clí-
nica Centenario Peruano
Japonesa, a fines de 2006 la Aso-
ciación Peruano Japonesa inició las
gestiones ante el gobierno del Ja-
pón para solicitar el financiamiento
necesario de este proyecto.
El pasado 9 de setiembre, estas
gestiones llegaron a su fin al for-
malizarse la donación recibida del
Fondo General de Contravalor Perú
Japón (FGCPJ), mediante una cere-
monia de inauguración del proyecto
de habilitación y equipamiento de
diversos servicios médicos de la Clí-
nica Centenario Peruano Japonesa.
La donación del FGCPJ consis-
tió en US$ 900,790 dólares, monto
que sumado a la inversión de US$
56,500 dólares por parte de la APJ,
hizo posible la adquisición y acon-
dicionamiento de equipos médicos
de otorrinolaringología, oftalmolo-
gía, gastroenterología, mamografía,
cuidados intensivos, entre otros.
La inauguración de estos equipos
permitirá así, a casi cuatro años de
la apertura de la Clínica, seguir equi-
pándola con la tecnología necesaria
para poder brindar servicios de alta
calidad a la colectividad en general.
Gracias a la donación
del Fondo General de
Contravalor Perú Japón
11 Institucional
El Embajador del Japón, Shuichiro Megata; y el
Presidente del FGCPJ, Carlos Pando, develando la
placa de inauguración.
En la ceremonia, realizada en las instalaciones de la Clínica, estuvieron presentes
el Embajador del Japón, Shuichiro Megata, el Presidente del Fondo de Contravalor
Perú Japón, Carlos Pando; la Secretaria Ejecutiva del Fondo Contravalor, Margarita
Imano; el Presidente de la APJ, Carlos Saito, el Subdirector Ejecutivo de la Clínica
Centenario, Luis Maezono; y el representante del Ministro de Salud, Abel Salinas.
Mejores servicios
Los equipos de última generación
adquiridos con el apoyo del Fondo
General de Contravalor Perú Japón
están instalados en diferentes am-
bientes de la Clínica, cubriendo las
siguientes áreas:
ZSótano 1:
Densitómetro y el Equipo de mamo-
grafía, correspondientes al Diagnós-
tico por Imágenes.
ZPiso 2:
Equipos de Oftalmología, Cardiología,
Gastroenterología y Neumología.
ZPiso 4:
Cineangiógrafo para realizar proce-
dimientos de Cardiología y Neuroci-
rugía.
ZPiso 5:
Equipos de la Unidad de Cuidados
Intensivos y Sala Quirúrgica.
Modernos equipos
en la Clínica Centenario
El padre Manuel Kato procedió a bendecir
los nuevos equipos.
El Presidente de la Asociación Peruano Japonesa, Carlos Saito y la Secretaria
Ejecutiva del Fondo Contravalor, Margarita Imano firmaron el acta de entrega.
12
Breves
Últimos días para
postular a becas
de postgrado
La convocatoria a las Becas Nikkei de Post-
grado de JICA continúa abierta hasta el 30
de setiembre. La beca cubre los gastos de
estudio, pasajes, material y textos de apren-
dizaje, estadía y comidas durante los dos
años que dura la maestría.
Para postular se requiere ser descendiente de
japoneses (hasta la tercera generación), ser
menor de 40 años, tener el grado de bachi-
ller universitario, tener un buen nivel de co-
nocimiento del idioma japonés, contar con la
aceptación preliminar o “Naitei” a una escuela
de postgrado en Japón y tener buena salud
física y mental.
Los interesados pueden revisar los requisitos y
descargar las chas de postulación en la sec-
ción becas de la web de la APJ: www.apj.org.pe.
Para mayor información contactarse con la
ocina de JICA (teléfono 221-2433, e-mail:
pe_oso_rep@jica.go.jp) o con el Departamento
de Idioma de la APJ (teléfono 518-7450 anexo
1029, e-mail: idiomas@apj.org.pe).
Campaña
médica
El 24 de agosto, la Asociación Peruano Ja-
ponesa de Huancayo organizó la Campaña
Médica Nikkei dirigida a sus asociados,
quienes pudieron atenderse gratuitamente
en diversas especialidades y además reci-
bieron medicamentos sin costo alguno. La
directiva de la APJ Huancayo, presidida por
Juan Miyahira Gushiken, busca así fortale-
cer los lazos de solidaridad entre los nikkei
de esta ciudad y a la vez fomentar la pre-
vención de enfermedades.
Convocatoria
Concurso de
Oratoria en nihongo
El Departamento de Idioma de la Asociación Peruano Japonesa y la Asociación
de Profesores de Idioma Japonés del Perú (Kyõshikai) convocan como cada año
al Concurso Nacional de Lectura y Oratoria en Idioma Japonés, que tiene como
objetivo promover el aprendizaje del “Nihongo” en todo el país.
El concurso se realizará el domingo 1 de noviembre, en el marco de la XXXVII
Semana Cultural del Japón, buscando así difundir la cultura japonesa y a la vez
elevar el nivel de la práctica y aprendizaje del idioma japonés, que viene con-
citando gran interés en la población, especialmente entre los jóvenes, por las
oportunidades que brinda su aprendizaje.
Los interesados en participar pueden comunicarse con el Departamento de Idioma
de la APJ al teléfono 518-7450 anexo 1029 o escribir al e mail idiomas@apj.org.pe.
También pueden acercarse a la ocina de Kyoshikai, en el tercer piso del edico Jinnai,
en el Centro Cultural Peruano Japonés. La fecha límite de inscripción para particulares
es el miércoles 30 de setiembre y, en el caso de colegios e instituciones, es el sábado
10 de octubre. La participación es gratuita.
Categorías
Lectura
Categoría A Alumnos de 4to. de primaria hasta 2do. de secundaria.
Oratoria
Categoría A Alumnos de 4to. de primaria hasta 2do. de secundaria.
Categoría B Alumnos de 3er año de secundaria hasta 5to año de secundaria.
Categoría C Adultos con un nivel equivalente al 3er nivel del Examen de
Aptitud de Idioma Japonés
Categoría D Adultos con un nivel equivalente o superior al 2do nivel del
Examen de Aptitud de Idioma Japonés
Categoría E Alumnos que han estudiado en Japón y que en la actualidad están
cursando el 4to año de primaria hasta 2do año de secundaria.
Categoría F Alumnos que han estudiado en Japón y que en la actualidad están
cursando del 3er año hasta 5to año de secundaria, y adultos con
un nivel equivalente o superior al 2do nivel del Examen de Aptitud
de Idioma Japonés o que han vivido en Japón.
Institucional
13
E
n abril de este año, el go-
bierno peruano decidió
adoptar el sistema japo-
nés-brasileño para la te-
levisión digital terrestre en nuestro
país. En setiembre se dio un nuevo
paso en este proceso, al firmar con
Japón un convenio para su imple-
mentación, que permitirá que en
marzo del 2010 se ejecute el plan
piloto y que en el 2015, ocho ciuda-
des cuenten con este servicio.
En el mes de setiembre, el Minis-
tro de Transportes y Comunicacio-
nes, Enrique Cornejo, viajó a Tokio,
Japón, donde suscribió, junto a su
homólogo, el Ministro de Comuni-
caciones de Japón, Tsutomu Sato,
el convenio para la Implementación
de la Radiodifusión de la Televisión
Digital Terrestre (TDT).
Las pruebas pertinentes para la
implementación de la TDT se facili-
tarán gracias a la donación de cuatro
millones de dólares que entregará
Japón para la compra de trasmisores
y equipos. Asimismo, el convenio
permitirá que en marzo de 2010 se
ejecute un plan piloto para emitir se-
ñal digital desde el canal del Estado
hasta algunos hogares peruanos.
Se estima además que en el año
2015, ocho ciudades del Perú ya
podrán contar con el servicio de te-
levisión digital, para lo cual se reali-
zarán las gestiones necesarias para
empezar la importación de televiso-
res con esta tecnología.
Estándar ISDB-T
Cabe recordar que el Ministerio
de Transportes y Comunicaciones
resolvió adoptar el estándar ISDB-T
(Integrated Services Digital Broad-
casting Terrestrial), como sistema
de televisión digital terrestre para el
Perú en el mes de abril pasado.
El estándar ISDB-T (con innova-
ciones brasileñas) permitirá que los
peruanos cuenten con TV digital
en sus hogares y reciban simultá-
neamente la señal en los teléfonos
celulares y equipos portátiles como
laptops, reproductores MP3, e in-
cluso en consolas de videojuegos.
Cuenta regresiva para ingreso de
Televisión digital
Capacitación
La cooperación también inclu-
ye la capacitación de profesio-
nales peruanos que tendrán a
su cargo la instalación de la
señal de televisión digital te-
rrestre, la que comenzará en
diciembre de este año.
Asimismo, este mes llegará al
país un experto japonés que se
encargará de la primera eta-
pa de capacitación a técnicos
peruanos, que trabajarán en
la instalación de la televisión
digital.
Posteriormente, viajarán hasta
Japón para ser capacitados por
especialistas de las cadenas de
televisión niponas más impor-
tantes de ese país.
El Ministro Cornejo indicó que
el gobierno de Japón colabo-
rará con la implementación de
los equipos de los canales de
televisión peruano así como de
la capacitación de sus técnicos
y especialistas.
13 Actualidad
La televisión digital terrestre
(TDT) tiene entre sus principales
atractivos la alta definición de ima-
gen y sonido, similar a la calidad del
DVD; así como la transmisión de
varios contenidos y programaciones
de manera simultánea con conteni-
dos interactivos en un mismo canal.
Además, la TDT brinda la posibili-
dad de conectarse a Internet y, a tra-
vés de ello, descargar nuevos conte-
nidos como series, películas, música
o juegos, y realizar compras o pagos.
Fuente: Ministerio de Transportes y
Comunicaciones
Visita a Tokio
del Ministro de
Transportes y
Comunicaciones,
Enrique Cornejo.
Sistema de la Transmisión de Televisión Digital Terrestre ISDB-T (Gráfico: Digital Broadcasting Experts Group - Japón)
La Universidad de
Utsunomiya, en
Tochigi, Japón,
inició en 2004 una
investigación sobre
la situación de los
niños extranjeros
en dicha prefectura,
con gran presencia
de migrantes. A este
estudio se sumó
en 2006 la Dra. Ana
Sueyoshi*, que ha
seguido de cerca
el difícil proceso
de inserción de los
niños peruanos.
Conversamos con
ella en su reciente
visita a Lima.
14 Actualidad
¿Cuáles son los objetivos del proyecto?
El proyecto nace el 2004 en la Facultad de
Estudios Internacionales – Departamento
de Ciencias Sociales de la Universidad de
Utsunomiya, en Tochigi, Japón, y tenía por
objetivo hacer una especie de estudio explo-
ratorio sobre el ambiente de los niños extran-
jeros en esta prefectura, por lo que se empe-
zó a visitar los colegios para saber cuántos
niños extranjeros había, en qué condiciones
estaban, si realmente se adaptaban al siste-
ma educativo japonés, si el rendimiento era
bueno o no, qué nivel de japonés tenían.
En el segundo año se decidió hacer una
encuesta a niños y a padres de familia de los
colegios que albergan a niños extranjeros, y
los resultados que se obtuvieron fueron, en
líneas generales, que el niño extranjero no
puede tener un buen rendimiento escolar
cuando no tiene un buen manejo del idioma
japonés. Tan simple y sencillo como eso.
¿Cómo califica el nivel de japonés de los
niños peruanos?
El problema existe cuando los niños bra-
sileños y peruanos no dominan el idioma ja-
ponés. Cuando lo dominan, creo que no hay
problema, pero ahí viene otro problema más,
que es la falta de identidad de ese niño.
Niños peruanos en Japón
Entre dos
mundos
El niño no es japonés y lo sabe, pero no
entiende por qué no es japonés si nació en
Japón y vive en Japón y no sabe nada de
Perú, y además le dicen ‘tú eres peruano’.
Esos problemas salen después. El niño pier-
de mucha seguridad.
Los estudiantes que tenemos en la uni-
versidad, por ejemplo, son casos exitosos
porque están en la universidad, aunque no
hablan español. La gente cree que los niños
pueden ser bilingües, lo cual es una mentira;
manejan bien un idioma y el otro completa-
mente desigual, lo hablan, pero nunca desde
un punto de vista académico satisfactorio, y
lo que más nos llama la atención y queremos
que no haya más casos como ése, es ser
semilingüe, es decir, no hablar bien ningún
idioma.
¿Existe presión de los padres sobre el
niño respecto del aprendizaje del japonés?
Pienso que la comunidad nikkei siempre
se ha caracterizado por ser una comunidad
pujante, que busca ascenso social, ascen-
so económico, y para lograr eso siempre ha
apuntado a tener una buena educación.
La idea que tengo es que la gente por lo ge-
neral no cambia de valores. Bajo esa misma
15 Actualidad
perspectiva muchos de los padres que mi-
graron a Japón en los 90’s lo hicieron porque
no podían pagar los colegios y la universidad
de los hijos; es como que lo más importante
de nuestra vida familiar es la educación de los
hijos y viajo al Japón para poder pagarlo.
Pero pienso que en el intermedio del via-
je, al estar mucho tiempo en Japón, al ser un
grupo marginado en la sociedad japonesa, ya
las personas, como grupo social, cambian
de valores. Es una hipótesis, no me atrevo a
armarlo. Yo creo que hay un cambio de va-
lores en los nikkei peruanos que están ahora
en Japón, en el sentido de que el valor que le
dan a la educación de los hijos ya no es tanto
como el valor que todos nosotros tenemos en
mente como parte de esta comunidad nikkei.
Yo creo que para muchos de los nikkei que
están en Japón lo más importante es la parte
económica. Cuando yo conversaba con algu-
nos nikkei me decían ‘qué se va a hacer, mi
hijo se tendrá que sacricar’. ¡Mi hijo se ten-
drá que sacricar! Mi respuesta es ‘tú estás
sacricando a tu hijo, tu hijo no puede tomar
una decisión’.
Usted mencionaba como casos de éxito
a chicos que ya se han adaptado y hablan
muy bien el japonés. ¿Ellos ya no se sien-
ten peruanos en absoluto?
No se sienten peruanos.
¿Y a pesar de ello son casos de éxito?
Sí, situándonos en el sentido académico,
porque nosotros buscamos la ubicación so-
cial de esos chicos, no queremos que sigan
siendo marginados, ni por ellos mismos ni por
el resto.
Yo digo exitosos porque por ejemplo en
nuestra universidad, que es pública, el 95%
de los estudiantes tienen trabajo al siguiente
año de haber egresado. Si a eso le llamamos
participar exitosamente en el sistema japo-
nés, yo creo que ellos van a lograrlo. Sin em-
bargo esos chicos no hablan español.
Creo que hay una crisis de identidad pero
–de repente es muy malo lo que voy a decir–
yo no estoy tan preocupada por ello, que es
un problema, que va surgir luego, pero por lo
menos, yo creo que todos los chicos perua-
nos que por decisión de los padres están en
Japón, tienen que tener una oportunidad para
sentir que pueden ganar un sueldo decente en
una sociedad, y luego la identidad me imagino
que vendrá después, ya de adultos la busca-
rán, pero por lo menos ese es mi objetivo.
El proyecto, como objetivo general, va más
allá. Se busca que los estudiantes no pierdan
la identidad de su país, que el niño esté orgu-
lloso de ese pasado que trae consigo. Lo que
se quiere es integrar a la sociedad japonesa al
niño que viene con una multiculturalidad que
sería buena para la sociedad japonesa. Vién-
dolo de manera más concreta, esos niños
vienen sabiendo un poco de español, hablán-
dolo, escribiéndolo, mal de repente, pero ya
con algo de español, entonces como recurso
humano es valioso, esa es la visión que tiene
el proyecto, aprovechar ese recurso humano,
integrarlo bien a la sociedad japonesa, hacer-
lo útil y, obviamente, que el niño se desarrolle
dentro de sus capacidades.
¿En qué edades se ve más problemas?
Yo diría que es muy problemático cuando
uno mueve de un continente a otro cuando el
niño tiene 12 ó 13 años. A esa edad moverlo
de un lenguaje a otro es una cosa muy seria,
además es una edad que tiene muchas inse-
guridades, que necesitan amigos. Es en ese
grupo que he identicado rechazo hacia los
padres. Me dicen ‘¿por qué me mueven?, ya
estoy harto de que me muevan, les he dicho
a mis padres que me dejen en cualquier si-
tio, pero que me dejen’. Este grupo es el más
afectado.
¿Cuántos estudiantes latinoamericanos
llegan a la universidad?
El porcentaje en la prefectura es muy bajo.
El sistema japonés es muy diferente al sistema
educativo peruano, la primaria y la secundaria
básica son muy fáciles, no existe repetición
de curso ni de año. Llegar al Chuugakkoo,
donde tiene que dar el primer examen, ya es
un primer escollo, pero el Koukou es deter-
minante, porque ahí el examen sí es muy difí-
cil. Ahí es donde viene la hora de la verdad.
Los padres peruanos tienen que enterarse
de que el sistema educativo japonés es muy
diferente al peruano, y si no ponen el ojo per-
manente en la educación de sus hijos, no van
a tener casos exitosos: que el niño egrese,
pase a la secundaria superior y que luego ter-
mine y que vaya a la universidad. Si ellos no
ponen atención a la educación de sus niños
van a tener un ciclo vicioso, de niños traba-
jando en fábricas nuevamente, no superán-
dose ni académica ni profesionalmente. (hnf)
–––––––––––––––
* Ana Sueyoshi. Licenciada en Economía
por la Universidad del Pacíco. Cursó una
Maestría en Desarrollo Internacional y Políti-
cas Públicas en la Escuela de Graduados de
Economía Política Internacional y el Banco
Mundial - Universidad de Tsukuba, Japón,
donde estudió además el Doctorado en Eco-
nomía Política Internacional en la Facultad de
Relaciones Internacionales.
Laboró en el Centro de Investigación de la
Universidad del Pacíco, fue consultora del
PNUD y asesora del Ministerio de Economía
y Finanzas en Política Macroeconómica. Des-
de abril de 2006 es profesora asistente en
la Universidad de Utsunomiya - Facultad de
Estudios Internacionales, Departamento de
Ciencias Sociales. Lleva 12 años en Japón.
Los que
regresaron
La profesora Ana Sueyoshi brindó
una conferencia en el Centro Cultural
Peruano Japonés, organizada por el
Departamento de Idioma de la APJ,
sobre los resultados de una encuesta
realizada el año pasado respecto de
los niños que regresaron al Perú luego
de haber vivido en Japón.
¿Qué resultados arroja la en-
cuesta?
Casuísticamente hay diferentes patro-
nes que se pueden observar. En casos
exitosos, los padres, siempre están muy
interesados en la educación del niño y,
por ejemplo, decidieron no quedarse en
Japón porque el niño no se adaptaba a
un colegio japonés; entonces decidieron
regresar con él, o sea, el niño fue el moti-
vo para regresar. En muchos otros casos
dicen ‘lo siento, si tú no te adaptas te
mandamos con la abuela, y yo necesito
seguir trabajando en Japón’. En estas si-
tuaciones el ambiente familiar que tiene
ese niño no es el más propicio.
Los niños que han regresado, ¿ya
han logrado adaptarse aquí?
También es caso por caso, porque
depende del idioma. Los niños mejor
adaptados son aquellos cuyos padres
mantuvieron una educación en idioma
español. Para esos niños es un poco
más fácil. Hay muchos niños que no sa-
ben hablar nada de español, y para ellos,
a pesar de haber pasado cinco años, y
ya están algunos en la universidad, me
dicen ‘yo no me siento bien, no es mi
país, yo quiero estar en Japón’. Creo
que el lenguaje es muy importante, y los
padres no pueden exigir a los niños que
hablen dos idiomas bien. Yo creo que los
padres tienen que tomar la decisión, ya
sea estar aquí o estar allá, pero no pue-
den estar entre dos mundos.
¿El tema de la identidad pasa ne-
cesariamente por el idioma?
Diría que sí, no soy especialista en estos
temas, pero de manera como he reco-
gido los datos, por ejemplo, los chicos
cuando me dicen ‘yo no sé qué hago
aquí, yo no siento que éste sea mi país,
yo no siento que me entienda la gente
con la que hablo’, creo que ahí estamos
tocando parte de su identidad.
16 Actualidad
Cinco pasos
para la mejora
continua
A
veces no alcanzamos a
ver lo más sencillo. En un
mundo cambiante, ace-
lerado, congestionado y
muchas veces caótico, es impor-
tante poder definir bien los aspec-
tos que nos permiten mejorar. El
método de las 5 “S” es una técnica
muy antigua de gestión japonesa
que tiene como fin elevar la cali-
dad de vida y productividad de las
personas.
Este sistema se ha empleado
con mucho éxito en diversas em-
presas japonesas, pues no solo se
usa en el hogar, sino que ha tras-
cendido fronteras, de forma que ha
llegado a aplicarse en diferentes
compañías de otros países. El Perú
no podía estar exento y las 5 “S”
japonesas contribuyen al mejora-
miento de la calidad en empresas
peruanas.
Un claro ejemplo es el de la em-
presa “Lucky Bear”, con once años
de presencia en el mercado perua-
no y que se dedica ala fabricación
de calzado infantil. Ahí conviven
cerca de 50 trabajadores que han
aprendido a implementar las 5 “S”
en su día a día y los resultados son
los mejores.
“Desde hacía mucho tiempo
quería buscar una mejora en la em-
presa y me enteré de las 5 “S” ja-
ponesas y nos va muy bien. Tene-
mos más de año y medio con este
sistema y he podido ser testigo del
cambio de actitud de los trabajado-
res. Ahora las labores son mucho
más armoniosas, con mayor orden,
con limpieza. Y esto se traduce
en un mejor aprovechamiento del
tiempo laboral”, explica Elías Cas-
tro Rojas, gerente general de esta
empresa.
Quien se encargó de enseñar a
los trabajadores de la empresa en
qué consistía las 5 “S”, fue Yukio
Kashigawa, un experto en este sis-
tema que llegó al Perú en enero de
2008 como voluntario gracias a un
acuerdo entre la Agencia de Co-
operación Internacional del Japón
(JICA) y la Oficina de CITEs del
Ministerio de la Producción.
“Se trabaja bien con los perua-
nos, aprenden rápido. Estoy muy
contento de los resultados que he-
mos obtenido. La diferencia entre
el antes y el después es notable.
Mi trabajo lo he venido realizando
en varias empresas, sobre todo de
calzado y madera. Me quedaré en
el Perú hasta enero de 2010 cola-
Trabajadores
peruanos han
mejorado su
productividad
y convivencia
laboral gracias a
un antiguo método:
las 5 “S” japonesas
han trascendido
fronteras y cada
día contribuyen a
elevar la calidad
del trabajo que
se realiza en las
empresas.
Experto de JICA, Yukio Kashigawa, orienta
a empresas peruanas en el uso de las 5 “S”
borando en el mejoramiento del
trabajo de los peruanos”, asegura
Yukio Kashigawa.
Pero no todo fue tan fácil. Al
principio los trabajadores perua-
nos no estuvieron tan abiertos y
receptivos con las 5”S” y se tuvo
que incidir en varios aspectos, in-
cluso se debió separar a algunos.
“El cambio de mentalidad fue
muy difícil de lograr. Al inicio la ac-
titud era lo más difícil de cambiar.
El hecho de que los trabajadores
entiendan y se comprometan con
la empresa”, indica Castro Rojas.
Pero ante esta difícil situación,
se optó por métodos para lograr
que los trabajadores se interesen
en conseguir los objetivos plantea-
dos. Se diseñó un programa para
que los empleados abrazaran las
5 “S” y pudieran mantenerlas a lo
largo del tiempo.
“Comenzamos por la sensibili-
zación. Los motivamos e hicimos
reuniones para conversar largo y
profundo. Cuando entendieron de
qué se trataba hicimos círculos
de calidad, que consistían en que
cada grupo se reunía con su jefe
de área y discutían los problemas
que atravesaba, y ellos mismos
se planteaban las soluciones. Eso
hizo que participaran más y que
finalmente se sintieran parte de la
solución. El compromiso fue vital.
Así como se fueron separando las
personas que no estaban comple-
tamente comprometidas”, sostie-
ne el gerente de Lucky Bear.
¿En qué consisten las 5 “S”?
La primera, Seiri, consiste en des-
cubrir cuáles elementos son nece-
sarios para el trabajo y cuáles no lo
son. Estos últimos deben ser aleja-
dos, arrojados del lugar para que
solo se quede lo útil.
El éxito de Seiton reside en que se
establezca un lugar para cada cosa y
cada cosa tenga su lugar. Esto servi-
rá para poder encontrar rápidamen-
te todas las herramientas que se uti-
licen y regresarlas a sus lugares una
vez que se haya terminado de usar.
Lo mejor es que se designe lugares
físicos y bien demarcados para cada
una de las herramientas.
Para aplicar el Seiso se debe
cumplir primero con el Seiri y el
Seiton, porque solo después de que
se ha botado lo inservible y se han
señalado los lugares de todo, se
puede iniciar la limpieza. Se debe
limpiar bien y a conciencia. Esto
significa que debemos percatarnos
que todo funcione correctamente.
La mala limpieza podría ocasionar
Teresa Ichikawa:
Las 5 “S” permiten asumir una visión
de vida y del trabajo
La ingeniera Teresa Ichikawa, gerente general de la empresa Calimod, tiene más de diez años aplicando
el método de las 5 “S” en cada lugar donde le ha tocado laborar. Primero lo hizo con Prompex en diferen-
tes compañías textiles y de calzado y los resultados siempre la acompañaron.
“Empezamos con las 5 ‘S’ en 1999 cuando vimos la necesidad de implementar una forma de trabajo en
equipo que resultara. Pero nos dimos cuenta que no solo se trataba de trabajar en equipo sino de asumir
un concepto, una visión de vida y del trabajo. Después de muchas averiguaciones optamos por las 5 ‘S’ al
ser el sistema más simple de comprender e implementar”, comenta Ichikawa.
El comienzo no fue sencillo porque muchos trabajadores no asimilaban del todo lo que se quería impartir.
Sin embargo, comenta Ichikawa, “los resultados han sido muy positivos; el orden, la limpieza y la armo-
nía del trabajo es claro y ayuda a la mejora de la producción. Esto se hizo evidente cuando el producto
empezó a fabricarse con buenos estándares de calidad, sin fallas ni errores”.
Ichikawa asegura que actualmente, en Calimod, también se aplican las 5 “S”. “Siempre podemos usar-
las. Nosotros ya tenemos estándares de calidad altos, pero a veces vemos que algo no marcha bien y
decimos que tenemos que volver a las 5 “S” y felizmente los trabajadores ya saben de qué les estamos
hablando”, explica.
que el resto del trabajo no se reali-
ce correctamente.
Seiketsu consiste en mantener el
estado de armonía y calidad. Esto
se logra a partir de tomar concien-
cia de que se ha avanzado bastan-
te en la mejora del trabajo. Una vez
que se diferencia el antes y el des-
pués, se debe plantear estándares
mínimos que puedan mantenerse.
Finalmente, Shitsuke, tiene que ver
con la disciplina y esto se materializa
en la coordinación para mantener el
compromiso de los trabajadores y lo-
grar. Es la última de las “S” y puede
entenderse como el seguimiento de
que se está cumpliendo en todo mo-
mento las otras 4 “S” anteriores. Por
ejemplo, Yukio Kashigawa realiza vi-
sitas periódicas a las empresas que
monitorea para asegurarse de que
todo marche bien. (dgc)
Las 5 S
• Seiri Organización
• Seiton Orden
• Seisǀ Limpieza
• Seiketsu Sistematización
(Estandarización)
• Shitsuke DiscipIina
17 Actualidad
18 Matices
C
uando uno entra a la hacienda
San Agustín cuesta creer que se
está tan cerca del aeropuerto.
Los largos caminos de tierra, el
polvo impregnándose en la ropa, la vege-
tación que invade la vista, los campesinos
que trabajan la tierra, todo eso contrasta
con la torre de control que se erige intrusa
desde el Jorge Chávez.
Los radares del aeropuerto pueden verse
muy de cerca en medio de plantaciones de
cebollita china. Las casas son viejas y sus
habitantes también lo son en su mayoría.
Cuenta la historia que los primeros japone-
ses llegaron a finales del siglo XIX vinieron
a las tierras de la hacienda de la familia
Prado para trabajar como campesinos, aun-
que a muchos les dieron trato de esclavos.
A muchos no se les llamaba por su nombre
sino por un número. Ciento quince, cuaren-
tiocho, noventidós; así se les llamaba.
Eduardo Higa tiene 90 años, es propie-
tario de 9.3 hectáreas y ha vivido toda su
vida en San Agustín. “Generación tras ge-
neración de mi familia ha vivido aquí. Más
de treinta años he tributado con creces
como yanacona” asegura, y hoy es propie-
tario con título en la mano.
Sucedió que durante la Reforma Agraria
de Velasco se decidió darles la posesión
de las tierras a los que la trabajaban y por
eso ahora los descendientes japoneses,
cuyos antepasados fueron campesinos en
la hacienda, son los dueños del lugar.
Todo se destruirá
En la hacienda San Agustín existen
alrededor de 40 familias nikkei y todas
ellas deberán vivir en otro lugar dentro
de muy poco. La ubicación de las tierras,
a espaldas del aeropuerto Jorge Chávez
del Callao, ha hecho que el gobierno se
decida por expropiarla para la amplia-
ción del terminal aéreo.
La empresa privada LAP firmó un con-
trato con el Estado Peruano donde se
estipula que se le otorgaría más espacio
para poder ampliar el aeropuerto. Sin em-
bargo, el gobierno ha venido retrasando
la entrega debido a que no ha llegado a
un acuerdo con los dueños del lugar. Si
bien aún no ha habido una oferta oficial
de parte del Estado, los agricultores se-
ñalaron que el equipo de tasación del go-
bierno que los visitó hace unas semanas
les dijo que sus terrenos tenían un valor
de 3 dólares por metro cuadrado.
Este precio ha sido rechazado desde
el primer momento por los dueños de la
hacienda San Agustín y por los represen-
tantes de la Sociedad Agrícola San Agus-
tín, quienes velan por los intereses de los
antiguos dueños, es decir, los descen-
dientes de las familias a las que Velasco
expropió sus tierras.
“El gobierno quiere pagar un precio
irrisorio. Los precios en Huaral y Cañete
son mucho más altos y están más alejados
de la ciudad. Si el Estado quiere nuestra
tierra debe pagarnos no solo su valor sino
algo extra por su propia necesidad de ad-
quirirlo”, indica Eduardo Higa.
San Agustín:
el recuerdo prevalecerá
Existe un lugar donde varias generaciones de nikkei han nacido y crecido. Un lugar
donde todavía se vive de la tierra aunque esté a pocos minutos de lo más moderno
de la capital. Ese lugar se llama hacienda San Agustín y está a punto de desaparecer.
Agricultores japoneses en la Hacienda San Agustín
(Foto tomada del libro Okinawa shi Kyoyukai del Perú,
Doris Moromisato. Fondo Editorial OKP, 1999).
19 Matices
La entrega de la tierra
La empresa que tiene la concesión para operar el aeropuerto Jorge Chávez
es Lima Airport Partners (LAP), quien llegó a un acuerdo con el Estado pe-
ruano para que se le otorguen los terrenos adyacentes al Terminal aéreo
para construir una segunda pista de aterrizaje.
En ese sentido, es el Estado quien se ha encargado de determinar cuáles
son los terrenos que se otorgarán a LAP. El último pronunciamiento del Mi-
nisterio de Transportes y Comunicaciones fue sobre una entrega parcial de
los terrenos. Estos provendrían del ex Fundo Taboada, colindante con la Ha-
cienda San Agustín.
Según ha estimado el ministro de la cartera de Transportes y Comunicaciones,
Enrique Cornejo, la entrega de las tierras concluiría en el 2013. Y, según LAP, la
nueva pista de aterrizaje tendrá 3 500 metros de largo y 45 de ancho.
Por su parte, Manuel Goya Teruya, otro
dueño de las tierras de la hacienda, pare-
ce más resignado, pues sabe que deberá
irse dentro de poco y entiende que en es-
tos temas es difícil ganarle al gobierno.
“Qué se va a hacer, la ley es la ley. He
vivido toda mi vida acá, le damos trabajo
a varios provincianos para que cultiven las
tierras, pero si nos dicen que nos tenemos
que ir, tendremos que irnos. Aunque la ver-
dad, todavía no sé a donde iré, mis hijos
están en Japón”, se explica Goya Teruya.
Otro tema importante dentro de todo lo
que significa la expropiación de la haci-
enda San Agustín es que los terrenos que
quiere adquirir el Estado se usan para la
producción agrícola y el abastecimiento de
los mercados de Lima. Se teme que al de-
saparecer estos terrenos y con ellos la pro-
ducción, los precios en los mercados suban
aún más. Además, que esto significará la
pérdida de trabajos de muchas personas.
La antropóloga Elizabeth Lino Cornejo,
que es coautora del libro “Oía mentar la
hacienda San Agustín” sostiene que este
espacio alberga a personas que han vivido
mucho tiempo trabajando la tierra y me-
recen un resarcimiento justo si finalmente
se decide ampliar el aeropuerto.
“El tema de la ampliación se ha venido
mencionando desde hace mucho tiempo,
pero no existe una comunicación ade-
cuada entre los pobladores y el gobierno.
Todo se dice a la volada, por comentarios,
pero no existe nada seguro. Además de
las familias japonesas hay un asentamien-
to humano en medio de la hacienda con
colegio y biblioteca, con familias que tam-
bién se verán perjudicadas”, señala.
Un lugar olvidado
El asentamiento humano el Ayllu cuenta
con cerca de cien familias que son descen-
dientes de los campesinos que trabajaban
las tierras de la hacienda. Lamentable-
mente su falta de organización hizo que
nunca se les diera títulos de propiedad y
hasta la fecha no tienen ningún papel que
diga que son dueños de las tierras donde
han vivido durante años.
La imagen del asentamiento humano
el Ayllu es impactante. Silos en medio de
las pistas, uno tras otro, como si de una
exhibición se tratara. Basura en las calles,
aguas negras corriendo por las acequias.
Mal olor en cada metro que se camine.
Perros callejeros con evidentes enferme-
dades en la piel jugando junto con niños
pequeños. Es un lugar olvidado.
Bessy Cabrera, pobladora de el Ayllu,
dice que recibieron una carta de desalojo
hace unos meses, pero nunca les dijeron si
los reubicarían o no. “Hace tiempo vinie-
ron entregando cartas pero no nos dijeron
más. Los consejos directivos no han hecho
nada por averiguar y ahorita no sabemos
lo que va a pasar. Si por lo menos fuéramos
como los japoneses que sí son organiza-
dos estaríamos menos preocupados, pero
la verdad es que nadie en el Ayllu sabe a
ciencia cierta a dónde iremos a vivir”.
En el Ayllu hay niños que ven cada día
cómo aterrizan y se elevan los aviones
del Jorge Chávez, los miran como si es-
tuvieran muy lejos, aunque solo unos me-
tros los separan. Han vivido tanto tiempo
cerca de esas máquinas voladoras y tal
vez nunca se subirán a una.
El Estado ha proyectado adquirir 650
hectáreas de lo que todavía es la hacienda
San Agustín. El presupuesto que se ha es-
timado para la compra es de 100 millones
de dólares. El primero que deberá irse es
Juan Yara, porque su propiedad es la más
cercana al aeropuerto.
“¿A dónde vamos a ir? ¿Y esa gente que
no tiene nada y vive de la chacra? No quie-
ro que llegue ese día. Ahora que estamos
como los aviones a punto de despegar, se
están preocupando más. Aún después del
viaje se sigue sufriendo por la tierra, ella
es todo y causa dolor. Éstas son nuestras
raíces. Nos despertamos cuando sale el sol
y nos acostamos ya entrada la noche, así
espero que siga siendo”, dijo Juan Yara
en una de las últimas entrevistas que le
hicieron para “Oía mentar la hacienda San
Agustín”. Hoy está hospitalizado y no sabe
si vivirá para despedirse de su hogar.
La tierra siempre ha sido el motivo. La
razón. Por ella llegaron los ancestros. Por
ella se libraron guerras en el pasado y por
ella se sigue preocupando la gente hoy. La
hacienda San Agustín tiene los días con-
tados y su gente lo sabe. La resignación
es una respuesta incómoda ante una reali-
dad que no se quiere vivir. (dgc)
[\]
Por: Alberto Tokeshi Shirota*
C
Corría el primer lustro del siglo
XX, el cartel colocado en el ex-
terior de las Oficinas de la Com-
pañía de Inmigración Morioka
en Naha, capital de Okinawa, alentaba a
los jóvenes okinawenses a emprender la
travesía transoceánica hacia el Perú, un
país sudamericano con una importante y
exitosa actividad agrícola
1
, que requería
del uso intensivo de mano de obra. El Es-
tado japonés a través de leyes y conve-
nios bilaterales propiciaba este proceso
emigratorio; el caso de la emigración al
Perú formaba parte de esta política de
despoblamiento consecuencia de la lla-
mada Revolución Meiji.
La Era o Revolución Meiji había que-
brado las estructuras feudales reinantes
en el Japón hasta la segunda mitad del
siglo XIX. Como consecuencia de este
paso abrupto de una economía feudal
hacia una industrial se generaron efec-
tos en lo político y social siendo lo más
dramático el incremento del desempleo,
la caída de los ingresos de la población,
el abandono del cultivo de la tierra y la
consiguiente escasez de alimentos.
También en 1872 el gobierno Meiji
había invadido la isla de Okinawa, lugar
donde se había desarrollado, de manera
independiente política y económicamen-
te el Reino Ryukyu. Dos años después,
este Reino termina siendo incorporado
al Japón; para ello, el gobierno Meiji, lo
disuelve, obliga a abdicar al rey Sho Tai
2
y constituye un vicerreinado.
Coincidencias o no, dos hechos atan
a estos dos países al culminar el siglo
XIX: en primer lugar, el Japón requería
expulsar su mano de obra desempleada
producto de la eliminación del sistema
feudal; en el Perú se necesitaba mano
de obra agrícola debido al crecimiento de
este sector y la imposibilidad de traer tra-
bajadores chinos.
A lo anterior debe agregarse una se-
gunda coincidencia: Augusto B. Leguía
y Sadakichi Tanaka, otrora compañeros
de estudio en la Universidad de Boston
eran, en esos años, influyentes persona-
jes; Leguía (representaba a la Sociedad
Agraria del Perú y, en esa calidad, muy
cercano al Presidente Nicolás de Piérola);
Tanaka (representaba a la Compañía de
Inmigración Morioka, empresa que era
usada por el gobierno Meiji en su política
de despoblamiento del Japón). Ambos,
satisfaciendo los intereses de sus repre-
sentadas, habrían de impulsar la firma
de un acuerdo gobierno a gobierno para
Tanomoshi
El artículo busca
ingresar a los aspectos
históricos que explican la
llegada de la institución
“TANOMOSHI” al
Perú y explora, para
conocimiento de las
nuevas generaciones,
la evolución conceptual
de la misma a lo largo
del tiempo; finalmente,
sugiere una reorientación
de la praxis acercándola
a su esencia a fin de
rescatar los valores de
solidaridad y altruismo.
Travesía a la solidaridad
20 Historia
El traslado del campo a la ciudad de muchas
familias requirió de una respuesta altruista y
solidaria a través del tanomoshi.
facilitar la inmigración japonesa al Perú,
la que se concreta en 1898
3
.
Luego de transcurridos más de treinta
años de dicha Revolución, en Okinawa se
notaban sus nefastos resultados sobre su
cultura, su economía y sobre su pobla-
ción, pues a los problemas de desempleo,
pobreza y escasez de alimentos se suma-
ba el efecto de la invasión de una cultura
distinta: todo ello impulsaba a los oki-
nawenses a buscar nuevos horizontes.
La publicidad usada por la Compañía
Morioka hablaba de lo bien que les iba
a los primeros inmigrantes japoneses al
Perú, trasladados desde 1899, originarios
de Niigata, Yamaguchi y Hiroshima
4
. Tan
solo ocho años antes un primer grupo de
“paisanos okinawenses” había sido trans-
portado a las islas Hawai
5
, pero, a fines de
1905, a estos más de 4670 emigrantes no
les “había ido tan bien” como a los trasla-
dados a Perú. Por lo tanto, la mejor opción
eran las lejanas tierras ubicadas al otro
extremo del Océano Pacífico: Perú.
Los potenciales inmigrantes de Oki-
nawa se ilusionaban “con la posibilidad
de trabajar en el Perú unos años, acumu-
lar un pequeño capital y luego regresar a
su lugar de origen y rehacer una nueva
vida”.
Finalmente, el 16 de octubre de 1906,
36 okinawenses a bordo del barco Itsu-
kushima Maru parten con destino al
Perú llegando al puerto de Callao, tras 35
días de navegación: entre ilusiones por
obtener ingresos y ayudar a la familia,
padecimientos propios del viaje e incerti-
dumbres por el desconocimiento total del
Perú. Los jóvenes okinawenses pisan tie-
rra peruana el 21 de noviembre de 1906
y son llevados a plantaciones en Santa
Clara
6
; en ese momento, ellos no se ima-
ginaban que solo eran la vanguardia del
segmento que, con el correr de los años,
sería el mayoritario de la colectividad ja-
ponesa en el Perú.
Nos hemos detenido en este grupo
de nuevos inmigrantes al Perú porque a
ellos les debemos el tema de este artícu-
lo, pues eran portadores del MOAI tam-
bién conocido como TANOMOSHI, según
nos lo comenta la investigadora Amelia
Morimoto
7
.
No está de más recordar que ellos
provienen de una cultura diferente a los
primeros inmigrantes, pues venían de
Okinawa y no de Japón. Habían rasgos
externos que lo denotaban: su contextu-
ra física, su idioma, su música, el sanshin
como instrumento musical para acompa-
ñar las solitarias noches, su ropa, el “sata
anadagui” (buñuelos dulces) como único
alimento durante la travesía. Y, en su fue-
ro interno, poseían un elevado sentido
del altruismo y solidaridad (materializa-
do en el MOAI, que a la postre se cons-
tituiría en la herramienta clave para el
crecimiento de la colectividad japonesa
en el Perú).
Muy arraigada en la cultura de los oki-
nawenses, la institución del Moai, era
un sistema frecuentemente usado a fin
de propiciar la reunión entre familiares
y amigos estrechando lazos y buscando
alcanzar objetivos comunes y resolver
problemas del grupo
8
. Sin duda se trata-
ba de una versión institucional del refrán
occidental “la unión hace la fuerza”.
Así, es probable que un problema co-
mún que debieron enfrentar estos nuevos
inmigrantes fuera el incumplimiento del
contrato de trabajo (sueldos más bajos de
lo pactado, demora en el pago de los mis-
mos o substitución del dinero por bonos,
mala alimentación, etc.). El uso del Moai
les permitió ayudar a resolver alguno de
los efectos generados por dichos proble-
mas a saber: desnutrición, cobijo, aten-
ción de los enfermos y escasez de dinero.
Estas reuniones también les debió ser útil
para acordar la posición común frente al
contratista y la compañía de inmigración,
ante sus incumplimientos.
No debe perderse de vista que, entre
los primeros inmigrantes okinawenses,
había personas de un relativo nivel cultu-
ral y de conocimientos altos, sobre todo
entre los de mayor edad, quienes habían
podido estudiar en los colegios de Oki-
nawa antes de la Era Meiji (pues fue en
este régimen que todo vestigio de insti-
tucionalidad de la cultura de Okinawa
fue afectado).
En estos primeros años el Tanomoshi
(de la raíz “tanomu” que literalmente sig-
nifica “pedir ayuda”) se convierte en una
institución que promueve la reunión de
los cada vez más numerosos inmigrantes
okinawenses a fin de resolver, no sólo
problemas afines de corto plazo, como
los citados líneas arriba; sino también les
es útil para aprender primeros auxilios y
ciertas técnicas productivas (panificación
o comercio) u oficios (principalmente en
servicios como peluquería, sastrería o
relojería). Los migrantes más instruidos
oficiaban, según sea el caso, de asesores
o profesores de los otros. Gracias a ello,
estas personas pudieron trasladarse de
las zonas rurales a la ciudad con conoci-
mientos y técnicas para el trabajo urba-
no; sin duda, esto facilitó la adaptación
de los inmigrantes.
El listado de problemas comunes que
afectaban a la nueva colectividad no es-
taría completo si no se incluye el tema
financiero, dado que el salir del campo
para ir a la ciudad y establecerse en ésta,
conllevaba un costo significativo: des-
de el rompimiento del contrato, hasta el
traslado, el generarse una nueva fuente
de ingresos y buscar un domicilio en la
ciudad. Es así que estos pioneros oki-
nawenses han de incluir este aspecto
financiero como otro problema conjunto
que requería una respuesta solidaria y
altruista a través del Tanomoshi.
Pero la pregunta que fluye de manera
natural es ¿por qué era necesario salir
del campo e intentar suerte en la ciu-
dad?, ¿cuál era la premura? Pues bien,
aquí sugerimos una respuesta: como ya
se mencionó, el objetivo de estos prime-
ros inmigrantes era venir al Perú, cumplir
con los contratos de trabajo, ahorrar un
capital y regresar al Japón; y al ver que la
realidad era distinta a los contratos firma-
dos y que las compañías de inmigración
tampoco cumplían con el apoyo que las
leyes japonesas exigían, los inmigrantes
se ven obligados a intentar otras alter-
nativas laborales que incrementen sus
ingresos, a fin de lograr su meta inicial; y,
para ello, qué mejor que intentar suerte
en la ciudad (donde se concentra una ma-
yor población con ingresos más altos).
De esta forma este sistema amplía su
cobertura de acción, ya que además de
servir para reunirse, confraternizar y
enfrentar problemas comunes no finan-
cieros, en adelante también habría de
procurar reunir fondos monetarios de
ayuda mutua. Estos fondos
9
se obtenían
de aportes periódicos de cada miem-
bro del grupo, que servía para ayudar
de manera rotativa y según la urgencia
y necesidad de cada uno. La palabra de
honor, la confianza y el altruismo repre-
sentaban el eje motor de esta función
del Tanomoshi; como señal de gratitud,
cada beneficiario se ofrecía a entregar un
bono adicional (el cual no era un monto
fijo, sino lo que “buenamente pudiera”)
a partir del siguiente periodo, con lo que
los otros miembros del grupo, que aún
21 Historia
“(El tanomoshi), además
de servir para reunirse,
confraternizar y enfrentar
problemas comunes no
nancieros, en adelante
también habría de procurar
reunir fondos monetarios
de ayuda mutua”.
no retiraban su fondo, tampoco se veían
muy afectados financieramente. Empero
este bono no era exigido u obligatorio.
En el Tanomoshi de esos primeros
años el número de aportaciones era fijo,
pero no así el número de participantes.
Por ejemplo: se establecían 20 aportacio-
nes de un monto determinado (digamos
S/.100); pero el número de participantes
era de 25 (algunos tenían más de una
aportación y otros compartían una mis-
ma aportación). Durante el desarrollo del
Tanomoshi podían salir unos participan-
tes o reducir el número de su aportación
(así un participante con dos aportaciones
podía ceder una o media aportación a un
nuevo participante) y ser sustituidos por
otros que originalmente no participaban;
esta sustitución de participantes se pro-
ducía por acuerdo entre ellos y muchas
veces se trataba de una simple cesión
del fondo lo cual representaba el gesto
mayor de altruismo; otras veces el nuevo
participante se comprometía a pagar las
aportaciones faltantes. Lo cierto es que
el ingreso de este nuevo participante era
aceptado, en vista de su urgencia por
fondos monetarios, para ello bastaba su
palabra. No había afán de lucro por parte
de los participantes. El compromiso de
pago era verbal.
Con el transcurrir del tiempo, el Tano-
moshi con fines financieros devino en una
institución de esta colectividad pues se lo
hizo más sistemático y ordenado para lo
cual se establecieron estatutos; esto te-
nía por objeto hacerlo más predecible y
de administración más fácil. En una sola
palabra: el Tanomoshi se realizaba con el
mismo espíritu y objetivo altruista y soli-
dario pero con una estructura orgánica,
que permitía participar en él sabiendo
de antemano su estatuto, que no era otra
cosa que poner en tinta y papel lo obvio:
antes que todo la palabra, la confianza y
el altruismo.
La efectividad de esta nueva institu-
ción permite que se expanda rápidamen-
te entre todos los miembros de la colecti-
vidad inmigrante; y en el futuro próximo
habría de ser de gran utilidad para en-
frentar los graves problemas de la guerra
y post guerra.
El Tanomoshi, en esta visión original se
convierte en una herramienta crucial para
el crecimiento de la colectividad japonesa
en el Perú
10
. Así, se restituyen los cole-
gios, se enfrentan asuntos legales (como
la devolución de las propiedades confisca-
das durante la guerra por el Gobierno), los
nikkei (descendientes de los inmigrantes)
mayores acceden a estudios profesionales
en las universidades locales. No puede ne-
garse que gracias a estos fondos dinera-
rios también se permite el acceso a cosas
materiales como la adquisición de bienes
inmuebles o el financiar empresas asocia-
tivas y capital de trabajo.
Penosamente, con el correr de los años,
el Tanomoshi de hoy en día ha sido dis-
torsionado en su esencia; ello se debe
probablemente a la insuficiente comuni-
cación generacional, su uso indiscrimina-
do y su adaptación a las costumbres loca-
les. Así, el Tanomoshi es tan solo usado
como un instrumento para reunir dinero,
limitándose a una reunión de socios para
generar un capital rotatorio disponible
a quien le toque el turno. Este turno se
determina por subasta de la mayor oferta
de intereses
11
sobre el fondo acumulado.
Aquí está la gran diferencia: en la de-
terminación del turno ya no cuentan en
absoluto los criterios de solidaridad y ur-
gencia de los participantes, solo importa
quién se compromete a pagar el mayor
monto de bono adicional: Se trastocan
los valores y la esencia del Tanomoshi:
lo que antes era un gesto voluntario de
agradecimiento del beneficiario, hoy se
convierte en el único criterio de decisión
para determinarlo.
Como puede observarse, la esencia
del Tanomoshi se ha venido perdiendo y
solo está quedando la apariencia; tan es
así que entre los nikkei estadounidenses
circula la frase “para confirmar si eres
nikkei bastará saber si tus padres o abue-
los adquirieron su primera casa gracias a
un Tanomoshi”
12
; con ello únicamente se
resalta el beneficio material de esta insti-
tución. Penoso, ¿verdad?
No sería exagerado decir que ha llega-
do el momento de denominar de otra for-
ma a esas reuniones para recolectar un
fondo rotatorio; tal vez, más apropiado
sería llamarlas “juntas” o “panderos”.
Empero, si pretendemos seguir mencio-
nando la institución del Tanomoshi y que-
remos conservarla como herramienta para
que nuestra colectividad siga desarrollán-
dose, entonces... tratemos de reencontrar-
nos con su esencia, su sentido original y
entreguémosla a la siguiente generación
con toda su pureza y potencial. Es un reto
para nuestra colectividad.
–––––––
* Alberto Tokeshi Shirota es economista,
Master en Administración de Negocios,
profesor universitario e investigador en te-
mas de micro y pequeña empresa. Actual-
mente es Decano de la Facultad de Econo-
mía de la Universidad de Lima.
Artículo publicado originalmente en La
Grulla, revista de diálogo cultural de la Aso-
ciación Peruano Japonesa. Nº 5 - mayo
2003, editada por el Departamento de Cul-
tura. Esta edición no llegó a ser distribuida.
–––––––
1 Luego de años de auge económico resultado de
la explotación del guano de las islas y del salitre y su
posterior declive, se produce un fuerte crecimiento en
el cultivo de la caña de azúcar y el algodón en la costa
norteña; así como, la expansión de la explotación del
cobre en Cerro de Pasco.
2 “Lenda sobre a origem de Okinawa” www.okinawaonline.
hpg.ig.com.br/cultura/historia/lenda.htm
3 LAUSENT-HERRERA, “Pasado y presente de
la Comunidad Japonesa en el Perú”, IEP Ediciones
Colección Mínima N° 23, Instituto Francés de Estudios
Andinos Travaux de L´IFEA N° 53, primera edición,
abril de 1991, p. 15.
4 Ibid, p.16
5 http://museum.mm.pref.okinawa.jp/web_e/city-2001/
emigration-s/chronicle/chron01.html
6 ibid
7 MORIMOTO HAYASHI, Amelia, “Los inmigrantes
japoneses en el Perú”, editorial UNATEA, 1979.
8 www.astara.org “The Okinawan way”
Museum.mm.pref.Okinawa.jp, “La otra Okinawa”.
9 DEKLE, Robert y HAMADA Koichi, “On the role of
Informal Finance in Japan its Prototype: Mujin and its
Public Substitute: The Postal Saving System”,Center for
Institutional Reform and the Informal sector, University
of Maryland at College Park, 1996, p. 4-10 y p.18-20.
10 Pero, por sobre el Tanomoshi, lo que debe
valorarse es la calidad humana de esta colectividad
inmigrante, pues si bien en su mayoría carecía de
escolaridad, lo que abundaba era ese espíritu solidario,
honesto, esforzado, respetuoso de la sociedad y don
de adaptación a entornos cambiantes. ¡Qué duda cabe
que éste es el factor fundamental para el desarrollo de
esta colectividad!
11 No está de más mencionar que, pese a todo,
por lo general estos intereses son más bajos que los
cobrados por el sistema financiero.
12 OSUMI, Tony y KUIDA, Jenni, “Ways to tell if
you´re Japanese American”, Rafu Shimpo, www.janet.
org/janet_fun/jahumor_ways_html
22 Historia
Muchos negocios de japoneses fueron posibles gracias al
tanomoshi.
N
unca reveló el secreto
de cómo obtenía el bello
tono blanco pastel que
caracterizaba a los per-
sonajes de sus cuadros. Un fino
trazo en sus dibujos recordaba a
las pinturas japonesas tradicio-
nales. Tsuguharu Foujita
1
(Tokio
1886 – Zurich 1968), luego bauti-
zado como Léonard Foujita, fue un
pintor reconocido mundialmente.
Además de ser contemporáneo
de otros artistas como Picasso y
Modigliani, perteneció junto con
ellos a la llamada “École de Paris”
o Escuela de París, que agrupaba a
grandes artistas de la época.
Luego de estudiar Arte en Tokio,
en 1913 viajó a París, la meca del
arte pictórico en esos años. Ahí
perfeccionó su estilo y alcanzó re-
nombre, llegando a ser considera-
do uno de los mejores artistas de
la ciudad francesa.
De 1931 a 1933 se dedicó a viajar
por Latinoamérica. Entre los países
que visitó también estuvo el Perú.
Aunque de la visita solo se tienen
algunos recuerdos en la mente de
quienes lo conocieron aquí, el pro-
pio Foujita dejó constancia de ella
C
on el fin de enri-
quecer su acer-
vo bibliográfico,
la Biblioteca Elena Ko-
hatsu del Centro Cul-
tural Peruano Japonés
ha emprendido nueva-
mente una campaña
para poder contar con
algunas publicaciones
de interés.
La campaña consis-
te en “adoptar” un li-
bro, es decir adquirirlo
y donarlo a la Bibliote-
ca. El listado de pu-
blicaciones de interés
puede ser consultado
en la misma Biblioteca
o al teléfono 518 7450
anexo 1056. Los usua-
rios y visitantes de la
Biblioteca Elena Ko-
hatsu agradecerán su
generosa colaboración.
Algunos de los libros
que puede adoptar:
ZNovela
Kafka en la otra orilla
Haruki Murakami
Editorial Tusquets,
Barcelona, España.
2007
ZJuegos, ingenio
Sudoku para niños
Michael Ríos
Editorial Gedisa,
Barcelona,
España, 2005
ZArte y arquitectura
Living in Japan
Angelika Taschen,
Ed. Taschen,
2006
Campaña
Adopte
un libro
en su memoria póstuma, en la que el
propio artista cuenta lo que le dijo a
la colonia japonesa del Perú en una
disertación que le fue encargada y
que llevó como título “Cómo pros-
perar en el extranjero”. El siguiente
texto es un extracto de ésta:
Si tratara de imitar a los exper-
tos, nunca les ganaría. Sin intentar
imitar para nada a los occidentales,
con calma, paciencia y sin pesar
me dediqué a mostrar mi talento.
En otras palabras, enérgicamen-
te y con su vida deben de vencer,
como diciendo “miren nuestras ca-
ras doradas de japoneses”. (…)
2
En la misma memoria, Foujita
cuenta que la colonia japonesa es-
taba preocupada por el sentimien-
to antijaponés que se vivía en el
país en aquella época. Con sus pa-
labras, probablemente quiso ani-
mar a sus oyentes. Se revela tam-
bién un gran orgullo por su país de
origen, aun cuando en el momento
había vivido casi la mitad de su
vida en el extranjero. (yio)
Si tiene alguna información o
fotografías sobre la presencia del
pintor japonés en nuestro país, es-
críbanos a: kaikan@apj.org.pe.
23 Cultura
[1] Los motivos en sus cuadros solían ser las mujeres y los gatos. Fuente: internet. [2] Luego de la Segunda Guerra Mundial Foujita se convirtió al
catolicismo y pintó cuadros de motivo religioso. [3] Cuadro de Foujita posiblemente pintado durante su permanencia en el Perú. Fuente: internet.
El dato
El recordado fotógrafo y cineasta
cusqueño Eulogio Nishiyama
contaba que la primera cámara
fotográfica que tuvo fue un obsequio
del mismísimo Foujita. (Tomado de
La Memoria y el Futuro, artículo
de César Lévano para la
revista Caretas, mayo
del 2000).
El pintor
japonés
que alcanzó
reconocimiento
mundial
también estuvo
por el Perú
Foujita
–––––––
1 Aunque debería
escribirse Fujita, el pintor solía
firmar así, probablemente
influenciado por el modo de
pronunciación francés.
2 Tomado de “Bura
ippon, Pari no yokogao”.
Traducción del redactor.
Versión libre del japonés.
[1] [2] [3]
Tras las
huellas de
24 Zoom
[\]
Por: Fernando Cid Lucas *
Asociación Española de Orientalistas, Universidad Autónoma de Madrid
Introducción
En nuestros días, cualquiera que ensaye o lea poesía,
con toda seguridad, se las habrá visto con el haiku, una
pequeña estrofa venida desde Japón que con sus pocas
sílabas quiere comunicarnos tantas cosas. Afortunada-
mente, a la par que van surgiendo estas creaciones de
manos de los poetas (amateurs unos y profesionales
otros), los trabajos teóricos también van aflorando, tal
vez poco a poco todavía, pero con paso firme.
La estrofa que llegó del lejano oriente
Aunque son muchas las formas métricas nacidas
en Japón (todas constituidas en la alternancia de ver-
sos pentasílabos y heptasílabos), la que ha obtenido
mayor transcendencia y reconocimiento fuera de sus
fronteras ha sido, sin duda, el haiku.
Se suele situar el nacimiento del haiku a finales del
siglo XV, emanado de varias fuentes literarias, como la
poesía china
1
, los koan de la doctrina budista y, sobre
todo, de estrofas anteriores a él, como el tanka o el
ch ka. En menor medida, también expresiones artísti-
cas, como la elaboración de sumi-e, que comparten su
poética minimalista, repercutieron en la conformación
definitiva de su carácter.
Como decía, el haiku, al igual que sus predecesoras,
está formado por versos de cinco y siete sílabas, en
este caso siguiendo la estructura: 5, 7 y 5 sílabas (u
onji, en japonés). No existe en él rima tal y cómo la
entendemos en Occidente, aunque, en ocasiones, el
poeta juega con las repeticiones fonéticas o con la so-
noridad de algunas sílabas. Pongo por ejemplo uno de
los haikus del maestro Matsuo Bash :
Kareeda / ni Sobre la rama seca
karasu / no / tomarikeri un cuervo se ha posado;
aki / no / kure tarde de otoño
2
.
Otro elemento distintivo del haiku es el de su plasti-
cismo, ya que, al ser expresado en kanjis (ideogramas
de origen chino), el lector puede leer, pero también pue-
de ver el mensaje del poeta. Evidentemente, éste es un
ingrediente que los hakuin que se
expresan usando un alfabeto romá-
nico, cirílico o arábigo están lejos de
conseguir.
Estudios relativamente recientes,
como el publicado por el profesor
Takeo Kuwabara en 1946, trataron de
explicar que el haiku (el compuesto en
japonés) era feudo tanto de escritores
profesionales como de aficionados,
que por su escritura y su espíritu sen-
cillo era propiedad de unos y de otros
y que no existía un arte o una poética
para elaborar haikus excelsos desde
un estamento excelso. Quizá éste ha
sido un atractivo más, ya que –como se ha dicho– más que
pericia como hombre de letras, se exige al compositor de
haikus que sea un buen sentidor de la Naturaleza.
En efecto, la Naturaleza como motivo de inspiración
–y, aún más, como engranaje interno que hace funcio-
nar el poema y servir de relación entre el compositor y
el medio que le rodea– está presente en buena parte
de los poemas compuestos desde sus inicios mismos.
El poeta es un observador, un atrapador de imágenes
de la Naturaleza y, en muchas ocasiones, de los ele-
mentos más pequeños de ésta, como si quisiera reivin-
dicar su presencia y su lugar en la creación, a la vez
que los une a los fenómenos más transcendentes. Tal
es el caso del poema de Issa Kobayashi (1762-1826):
Naku / na / mushi No lloréis, insectos.
wakaruru / koi / wa Sepáranse amores
hoshi / ni / sae aun en las estrellas
3
.
Matsuo Bash : padre del haiku
Como indicábamos, aunque el haiku había nacido a
finales del siglo XV, fue con la llegada de Matsuo Bash
cuando la estrofa se consolida. Antes de él otros habían
ensayado ya con estos tres versos, tal vez no teniendo
plena consciencia aún de estar componiendo haikus,
sino las primeras tres líneas (o, si se prefiere, la primera
sección) de un tanka, cuya estructura es la de: 5/7/5/7/7
sílabas, y que constituyen la parte “ágil” de dicho poe-
ma. Pongo por ejemplo uno de estos primeros haikus,
debido al sacerdote sintoísta Moritake (1472-1549):
La gota de rocío
en el océano:
24 Cultura
el haiku dentro de la
tradición poética nipona
25 Zoom 25 Cultura
Rak-ka / eda / ni ¿Estoy viendo flores caídas
kaeru / to / mireba que retornan a la rama?
kochoo / kana ¡Es una mariposa!
4
Nacido en 1644 en el seno de una familia de samu-
ráis, él mismo se dedicará al oficio de las armas hasta
la muerte de su señor en 1667; entonces abandona la
fortaleza de Ueno para viajar primero a Kyoto y luego
a Tokyo con el fin de estudiar en profundidad a los
autores clásicos chinos y japoneses, con tutores tan
respetados como Buncch o Kigin Kitamura. Uno de
sus maestros, Sengin, le introducirá en el mundo del
haiku, en el que pronto destacará y donde se conver-
tirá en la voz más acreditada. En poco tiempo acuña-
rá una nueva forma de entender la literatura, que se
opondrá al movimiento anterior. Éste tenía como rasgo
principal el considerar a la poesía (al haiku, más en
concreto) como un instrumento de diversión o para es-
cribir sobre asuntos risibles. Sin embargo, Bash pug-
na por dar dignidad literaria y reconocimiento social
al haiku, escogiéndolo para escribir sobre asuntos se-
rios, para los que antes se habría empleado el tanka;
es más, opina que también la composición de haikus
puede servir como medio para alcanzar la iluminación
budista o satori. Revestido de estas influencias esoté-
ricas se encuentra el que, tal vez, haya sido el haiku
más comentado y estudiado de la historia:
Furuike / ya Un viejo estanque;
kawazu / tobikomu al zambullirse una rana,
mizu / no / oto ruido de agua
5
.
Uno de los atributos más destacables de Bash es el de
haber sido un viajero incansable durante buena parte de
su vida, deleitándose con la contemplación de la Natura-
leza en distintos puntos de la geografía nipona y en todas
las estaciones. En otro de sus poemas evoca el verano de
una forma plenamente poética a la vez que sencilla:
Shizukasa / ya Todo en calma.
iwa / ni / shimiru Penetra en las rocas
semi / no / koe la voz de la cigarra
6
.
A su muerte, acaecida en 1694, dejaba varios cen-
tenares de poemas que han transcendido y se han
recogido en innumerables antologías y una legión de
entregados discípulos que intentaron –y consiguieron
en mayor o menor medida– seguir la estela del reve-
renciado maestro. Sus enseñanzas eran sencillas, fá-
ciles de seguir si uno tiene la actitud y la conciencia
apropiada. Él mismo nos dice: “Que tu verso se parez-
ca a una rama de sauce batida por la lluvia tenue, y
a veces ondeando en la brisa
7
”. Bash dejó la lección
en el aire, ahora bien: ¿seremos nosotros, urbanitas
sedentarios del siglo XXI, capaces de esclarecerla?
Uno de sus muchos admiradores, Miura Chora, nos
da una conmovedora imagen del maestro, en hábito
de viaje, como de costumbre, y comparado con la gru-
lla, el animal migratorio, hermoso y fuerte de Japón:
Tabi / sugata En atuendo de viaje,
shigure / no / tsuru / yo una grulla en las lluvias
tardías de otoño:
Bashoo / oo el venerable maestro
Bashoo
8
.
En algunas zonas rurales de Japón, en algunos ca-
minos solitarios, la gente dice que aún hoy puede vér-
sele caminar, distraído por el canto de los pájaros o
por las hojas que caen a sus pies; entonces, un halo de
misticismo hace bello el paisaje y, por un momento, la
luz se serena antes de seguir su curso natural.
Bibliografía
CABEZAS GARCÍA, Antonio (ed.), Jaikus inmortales,
Madrid, Hiperión, 1983.
HAYA, Vicente, El corazón del Haiku: La expresión de lo
sagrado, Madrid, Mandala, 2002.
HAYA, Vicente, El espacio interior del haiku, Barcelona,
Shinden, 2004.
HAYA, Vicente, “La idea de harmonía en la cultura ja-
ponesa y el haiku japonés”, ¿Qué es Japón? Introducción
a la cultura japonesa (Fernando Cid Lucas Ed.), Cáceres,
Servicio de Publicaciones de la Universidad de Extrema-
dura, 2009, pp. 369-376.
RODRÍGUEZ-IZQUIERDO Y GAVALA, Fernando, El haiku
japonés. Historia y traducción, Madrid, Hiperión, 1994.
RODRÍGUEZ-IZQUIERDO Y GAVALA, Fernando, “Pro-
cedimientos de determinación deíctica en la lengua japo-
nesa y en el haiku”, Boletín de la Asociación Española de
Orientalistas, vol. X, 1974.
RODRÍGUEZ-IZQUIERDO Y GAVALA, Fernando, “El
Haiku, poesía de la sencillez”, ¿Qué es Japón? Intro-
ducción a la cultura japonesa (Fernando Cid Lucas Ed.),
Cáceres, Servicio de Publicaciones de la Universidad de
Extremadura, 2009, pp.359-368.
SHIRANE, Haruo, “Matsuo Bash and the Poetics of
Scent”, Harvard Journal of Asiatic Studies, vol. 52, nº 1,
1992, pp.77-110.
SHIVELY, Donald H., “Bash : The Man and the Plant”,
Harvard Journal of Asiatic Studies, vol. 16, nº 1-2, 1953,
pp.146-161.
TAKAGI, Tsutomu y MANZANO, Alberto, Haiku de las
estaciones. Antología de la poesía Zen, Barcelona, Visión
Libros, 1985.
UEDA, Makoto, “Bash and the poetics of haiku”, Journal
of Aesthetics and Art Criticism, vol.21, 1963, pp.423-431.
1 Véase para estos asuntos el interesante artículo de FUJIKAWA,
Fumiko, ¨The Ìnfluence of Tu Fu on Bashǀ¨, Monumenta
Nipponica, vol. XX, nº 3-4, 1965, pp. 374-388.
2 RODRÍGUEZ-IZQUIERDO, Fernando, El haiku japonés. Historia
y tradición, Madrid, Hiperión, 1994, p.275.
3 RODRÍGUEZ-IZQUIERDO, Fernando, Op. Cit., p.336.
4 RODRÍGUEZ-IZQUIERDO, Fernando, Op. Cit., p. 253.
5 RODRÍGUEZ-IZQUIERDO, Fernando, Op. Cit., p. 279.
6 RODRÍGUEZ-IZQUIERDO, Fernando, Op. Cit., p. 280
7 RODRÍGUEZ-IZQUIERDO, Fernando, Op. Cit., p. 68.
8 RODRÍGUEZ-IZQUIERDO, Fernando, Op. Cit., p. 272.
* Fernando Cid Lucas. Miembro de la Asociación
Española de Orientalistas de la Universidad Autóno-
ma de Madrid. Ha editado y publicado diversos libros
sobre Japón, entre los que destacan el reciente: ¿Qué
es Japón? Introducción a la cultura japonesa (Servicio
de Publicaciones de la UEx, 2009) o la traducción de
la obra de Noh Ikuta, de Zenpo Motoyasa (Institución
Cultural el Brocense, 2006).
L
as fichas no se mueven una
vez colocadas. Es como si
clavara estacas demarcando
mi territorio. En unas cuan-
tas jugadas me doy cuenta de que mi
estrategia de querer adueñarme de
una de las esquinas del tablero ha fa-
llado miserablemente. Mi oponente
no solo me ha quitado ese terreno, se
ha apoderado de las otras tres esqui-
nas. Admito mi derrota y me retiro.
El juego es el go o igo, conside-
rado el juego ciencia aún vigente
más antiguo de la historia. Éste se
introdujo en el siglo VIII d.C. a Ja-
pón desde China, pasando primero
por Corea. Algunos calculan que
en China el go, llamado wei chi
o weiqi en este país, surgió hace
4000 años. En Corea el juego es
conocido como baduk. Aunque con
varios nombres, el objetivo en este
cuestión de
estrategia
Go:
juego es simple: obtener el mayor
territorio del tablero posible (ver
reglas básicas).
Guerra de mesa
Ernesto Yamamoto, actual presi-
dente de la Asociación Peruana de
I-go Shogi
1
(APIS), cuenta que en
el Japón antiguo era común que el
shogun o los samurais fueran dies-
tros en este juego, pues el nivel es-
tratégico que se necesita para éste
les servía también para el campo
de batalla.
Relata además que se dice que el
propio Sun Tzu, célebre autor chi-
no de “El Arte de la Guerra”, era
uno de sus practicantes. Incluso el
APIS fue fundado en los años 70’
en parte gracias a las gestiones de
un militar japonés, Jun Yoshimoto,
Agregado Militar de la Embajada
de Japón en aquellas épocas y afi-
cionado a este juego.
Conquista mundial
Carlos Gálvez Mora, secretario
del APIS, suele practicar en línea
2
.
Además de la sencillez de las re-
glas del juego, la accesibilidad de
éste mediante el Internet ha con-
tribuido a que el go se extienda y
practique con facilidad. Un juga-
dor en el Perú puede fácilmente
26 Cultura
M
ile
n
a
rio

ju
e
g
o
c
ie
n
c
ia

p
o
p
u
la
r e
n
J
a
p
ó
n

g
a
n
a
c
a
d
a
v
e
z

m
á
s
a
d
e
p
to
s
e
n

n
u
e
s
tro
p
a
ís
enfrentarse a un jugador de otra
parte del mundo.
El pensamiento estratégico que
se adquiere con este juego tam-
bién le ha ganado aficionados,
quienes lo aplican a áreas profesio-
nales como la política o la econo-
mía. Gálvez Mora, por ejemplo, se
desempeña como asesor de ima-
gen corporativa y suele colaborar
con artículos para una página de
Internet en los que aplica las ense-
ñanzas del go a los negocios.
Práctica juvenil
A nivel local, se realizan desde
hace varios años diversos torneos.
Uno de los más importantes es el
Campeonato de Igo “Copa Embaja-
da del Japón” que se realiza anual-
mente en el marco de la Semana
Cultural del Japón, y que este año
se llevará a cabo el domingo 1 de
noviembre.
De este torneo han salido cam-
peones como el propio Ernesto
Yamamoto y jóvenes valores de
este deporte ciencia como Bernar-
do Roca Rey, quien inclusive viajó
a China para aprender más sobre
este juego.
Recientemente, el 17 de agosto, se
realizó en el Centro Cultural Perua-
no Japonés el “Campeonato de Go
Restaurante Nakachi 2009” organi-
zado por el APIS. El primer, segundo
y tercer puesto fueron ocupados res-
pectivamente por Jorge Yamamoto,
de 35 años; Aarón Alvarado, de 21
años; y Kenyi Kina, de 22.
La presencia de jugadores jóve-
nes no es extraña en el go, pues en
Japón, donde existen sólidas orga-
nizaciones de profesionales de este
juego, suele prepararse a los futu-
ros profesionales desde la infancia.
En el APIS los jugadores jóve-
nes están aumentando y tienen
buenas aptitudes para el juego.
Reglas básicas
1
El Go se juega entre dos perso-
nas, que utilizan fichas negras
y blancas respectivamente sobre
un tablero cuadriculado confor-
mado por 19 líneas horizontales y
19 verticales. Se coloca una ficha
por turno sobre las intersecciones
de las líneas. Una vez colocadas,
las fichas no se pueden mover y
solo se retiran cuando son captu-
radas por el oponente. Empieza el
jugador con fichas negras.
2
Gana el jugador que tenga la
mayor cantidad de intersec-
ciones (puntos) delimitadas por
sus fichas.
3
Las fichas del oponente se
pueden capturar rodeándolas
con las propias fichas. Al final del
juego, por cada ficha capturada
se resta un punto al territorio del
oponente.
4
Está prohibido colocar una
ficha en un punto que el opo-
nente ya ha rodeado.
[1] La ficha blanca está a punto de ser rodeada por las fichas negras y puede ser capturada en el siguiente movimiento. [2] Una vez rodeada la ficha blanca es retirada del tablero. La
intersección sin ficha cuenta como un punto para el jugador de las fichas negras. [3] De igual manera, estas dos fichas blancas están a punto de ser capturadas.
[2] [1] [3]
27 Cultura
El primer puesto en el último tor-
neo es hijo de Ernesto Yamamoto,
quien le enseñó a jugar desde los
tres años. Aaron Alvarado apren-
dió a jugar a los 9 años gracias a su
padre, quien a su vez aprendió del
juego por amistades en la comuni-
dad nikkei.
Kenyi Kina se interesó en el go
hace tres años por un anime, Hika-
ru no go, que popularizó el juego
entre muchos jóvenes y niños en el
Japón y el resto del mundo. Desde
entonces empezó a asistir a las se-
siones de juego del APIS. Los tres
ganadores han participado en tor-
neos internacionales representan-
do al Perú.
Let’s go
Lo complejo del juego no está en
aprender las reglas, las cuales son
sencillas, sino en alcanzar el domi-
nio de distintas estrategias para
la victoria. Los miembros del APIS
saben que para ello la práctica es
la mejor aliada. Tal vez por ello es-
tán más que dispuestos a recibir a
nuevos practicantes y a enseñarles
los detalles del juego
3
. Quien se
anime a participar debe de saber
que en cada partida de go, así se
venza o se pierda, siempre se gana
sabiduría. (yio)
_______
1 El shogi es un juego ciencia japonés que
tiene las mismas raíces que el ajedrez. Su
característica resaltante es que a diferencia
de este juego occidental, en el shogi se
pueden utilizar para sí las fichas capturadas
del oponente. También se practica en las
reuniones del APIS.
2 Existen varias páginas en las que se
puede jugar online, como www.kgs.com.
3 El APIS se reúne a jugar todos los
domingos a las 5:00pm en el Centro Jinnai
ubicado en el Centro Cultural Peruano
Japonés. La entrada es libre y habrá quién
enseñe a jugar a los que deseen aprender.
28 Cultura
E
l suave sonido del roce de la seda,
el diseño interior que solo es visi-
ble durante unos instantes cuan-
do el viento agita el kimono, el
nudo del obi que cambia según la ocasión.
La belleza de vestir el kimono consiste de
la combinación de sutilezas como éstas.
Kimono quiere decir objeto (prenda) de
vestir y originalmente se refería a toda
vestimenta*. En sus inicios, como vesti-
menta cotidiana, se buscaba que ésta sea
cómoda, por lo que era común el uso de
kimonos de lana y fibras vegetales.
Con la introducción de la vestimen-
ta occidental, el kimono fue cayendo en
desuso y poco a poco fue pasando a ser
una prenda casi exclusiva para ocasiones
especiales como matrimonios y ceremo-
nias fúnebres. El material utilizado para
confeccionar estos kimonos suele ser la
seda. Por ello, salvo algunas excepciones,
en la actualidad el kimono es una vesti-
menta de gala.
Si bien en teoría es posible que uno
mismo se vista con el kimono, las dife-
rentes capas y procesos para ello hacen
que se requiera de la ayuda de una es-
teticista. Kazuko Nishida, esteticista con
formación en su Japón natal y radicada
en nuestro país hace algunos años, cuen-
ta que para poder ejercer la profesión en
su país se necesita una licencia. Los pa-
sos que hay que seguir para vestir a una
persona con kimono son numerosos y el
proceso puede demorar horas para lograr
el resultado esperado.
–––––––
*Para evitar confusiones, en japonés se suele deno-
minar wafuku, “vestimenta japonesa”, a lo que en el
resto del mundo es conocido como kimono.
Vestir a la japonesa
Breve mirada al
uso del kimono

El kimono de hombre es más
sencillo de poner y por lo general
más sobrio en comparación con
el de la mujer. Para completar el
atuendo de gala se utiliza una
especie de pantalón llamado
hakama, el cual facilita el movi-
miento y da un aspecto aún más
elegante al kimono. El símbolo a
la altura de los hombros se llama
kamon y es el símbolo familiar,
un equivalente japonés del bla-
són o escudo de armas. La mujer
también lo lleva en el kimono
para ciertas ocasiones.
Lucía Tagata
vestida por
Kazuko Nishida.
Viste un
kimono para
una ocasión
festiva.
[1]
[2]
[3]
[4]
[5]
[1] El nagajuban va debajo
del kimono haciéndose visible
solo el cuello . El nagajuban
de la foto tiene un diseño en el
cuello; los tradicionales suelen
ser totalmente blancos.
[2] La tela del kimono suele
ser larga.
[3] Siempre se coloca el lado
derecho sobre el izquierdo.
[4] La tela se pliega,
ajustando el largo al tamaño
de la persona y buscando que
su silueta sea recta y casi sin
curvas. Las mangas largas del
kimono suelen ser utilizadas
por jóvenes solteras.
[5] El obi es el equivalente
a una faja. Dependiendo de
la ocasión en que se use, el
nudo puede ser complejo y
llamativo o simple y sobrio.
En la foto se muestra un nudo
para alguna ocasión festiva.
Sobre el Obi va otra faja delga-
da llamada haori himo.
Pasos básicos
para vestir
el kimono
Imágenes tomadas de la revista
Utsukusshii Kitsuke.
Foto superior: Imagen tomada
de la revista Bungei Shunjun,
edición de enero del 2007.
Foto: cortesía Daniel Tagata
Hyakunin
isshu
29 Cultura
El Museo de la Inmigración Japonesa al Perú “Carlos Chi-
yoteru Hiraoka” exhibe este mes un Hyakunin isshu, que
significa literalmente “Cien poetas, cien poemas” y que es
un un tradicional juego de naipes japonés.
Este juego se practica sobre todo en Año Nuevo y se trata
realmente de una antología de poemas “waka”, en la que
están representados los poetas más famosos del período
Heian (siglos IX al XII).
Se compone de dos tipos de cartas: los yomifuda, en los
que está escrita la parte inicial del poema y los torifuda, en
los que se ven imágenes y la parte final del poema. Cuando
un jugador lee la carta yomifuda, el otro jugador debe bus-
car rápidamente entre los torifuda la carta que hace pareja y
leerla completando el poema.
La pieza del mes
Del 12 al 24 de octubre se realizará el II Festival de Cómic Mundo Vi-
ñeta, que presentará conferencias, talleres, proyecciones de películas y
exposiciones en las que intervienen países con amplia tradición en la
producción de historietas y cintas animadas, como Alemania, España,
Francia, Suiza, Perú y Japón, que se incorpora este año al festival.
Las actividades se realizarán en el Goethe-Institut Lima, la Alianza
Francesa de Miraflores, el Centro Cultural de España, la Galería Sérvu-
lo Gutiérrez de la Municipalidad de Jesús María y el Centro Cultural
Peruano Japonés.
Asimismo, se contará con invitados especiales como Jens Harder
(Alemania), Javier Florez del Águila (Perú), Xoan Marin España) y Di-
dier Tronchet (Francia).
La Asociación Peruano Japonesa participará con la proyección de tres
cintas de animación japonesa: Tumba de luciérnagas (Hotaru no Haka),
La niña que salta en el tiempo (Toki o kakeru sh jo) y Gen el descalzo
(Hadashi no Gen), gracias a la colaboración de la Embajada del Japón.
La pieza que se exhibe en la hornacina del hall de ingreso del Centro Cultural Peruano
Japonés es un Ogura Hyakunin Isshu, el más conocido de ellos. Fue donado por Hideo
Abe, de la prefectura de Aichi, Japón.
Mundo
Viñeta
Ver el programa completo en: www.apj.org.pe.
30 Zoom
Festival de Títeres: La casa de todos
El grupo “Tres M teatro y Títeres” presenta esta obra de Martín Molina, en la que
una rana, un zorro y el hombre se darán cuenta de que su egoísmo por arrebatarse
el derecho de quedarse en un árbol ocasionará graves consecuencias a su alrede-
dor. Dirige: Martín Medina. Va los domingos 13, 20 y 27 de setiembre a las
4:00pm. en el Auditorio Jinnai
Continúa el X Ciclo de Cine Japonés
Jueves 24 de setiembre:
Felicidad a cucharadas (Suppnjn ippai no shiawase).
Director: Jo Hirose, año: 1976
Jueves 1 de octubre:
De vacaciones cada día (Mainichi ga natsuyasumi).
Director: Shusuke Kaneko, año: 1994
Jueves 29 de octubre:
En la agenda la pesca (Tsuri baka nikki special).
Director: Azuma Morisaki, año: 1994.
Películas en formato 16mm - con subtítulos en español.
Hora: 7:30pm. Lugar: Auditorio Dai Hall.
Lima Nikko
Una interesante conferencia sobre la historia y
vivencias de los ex alumnos de la ex Escuela
Japonesa de Lima (Lima Nikko) se presentará el
lunes 19 de octubre a las 7:30pm en el Audi-
torio Dai Hall.
Esta escuela, fundada en 1920 fue el plantel
educativo más importante de la colonia japone-
sa, llegando a tener 1800 alumnos. Fue expro-
piada durante la Segunda Guerra Mundial y hoy
funciona en sus instalaciones el colegio Teresa
Gonzales de Fanning.
Para nuestros amigos
Luego de 13 años de ausencia
de los escenarios, la agrupación
“Los de todas las sangres”,
conformada por Rodolfo Bus-
tamante Gutiérrez y Enrique
Tokumori Neyra, ofrecerá un
recital de canciones latinoa-
mericanas como el Cóndor
Pasa (Perú), Guantanamera
(Cuba), Yo vendo unos ojos
negros (Chile), Samba de mi esperanza (Argentina), Pájaro
Chogüi - Pájaro Campana (Paraguay), entre otras. Viernes
25 de setiembre, 7:30pm, Auditorio Jinnai.
Teatro nikkei
Con motivo de los 110 años de la In-
migración Japonesa al Perú, la APJ
viene convocando a todas las insti-
tuciones educativas y culturales de
la colectividad peruano japonesa al
Primer Festival de Teatro Nikkei que
se realizará el domingo 11 de octubre.
El Festival presentará obras de teatro, unipersonales, títe-
res, mimo, etc. Va a las 4:00pm en el Auditorio Dai Hall.
31 Zoom
INGRESO LIBRE*
A todas las actividades
Capacidad limitada
(A excepción del XIII Festival
Interescolar de Folclore).
AGENDA
Revise la agenda completa
en el portal web de la APJ:
www.apj.org.pe.
Si desea recibir la agenda
mensual a través del e-mail,
escríbanos a:
prensa@apj.org.pe.
Exposiciones
Z Imágenes del Japón popular
Se exhibirá esta muestra fotográ-
ca del antropólogo Blas Gutiérrez
Galindo, que reeja las vivencias
cotidianas de los sectores popu-
lares del Japón y muestra cómo
esta sociedad ha sabido combinar
con propiedad su tradición cultural
con la modernidad. Lugar: Hall del
Centro Cultural Peruano Japonés
Z Fronteras Nómadas:
Chile - Brasil - Perú
Se exhibirá la exposición Fronteras
Nómadas, Grabado Latinoamericano
2009, Chile - Brasil – Perú. En la mues-
tra participan alumnos y profesores del
Departamento de Artes Visuales de la
Universidad Metropolitana de Ciencias
de la Educación de Santiago de Chile,
Universidad de Artes Visuales Santa Te-
resa de Santos, Brasil y la Especialidad
de Grabado de la Facultad de Arte de la
Ponticia Universidad Católica del Perú.
Lugar: Galería de Arte Ryoichi Jinnai.
Del 21 de setiembre
al 9 de octubre
Para contar
historias
El sábado 26 de setiembre,
Pepe Cabana Kojachi “Mukashi
Mukashi”, presentará el epectá-
culo-taller “Había no solo una vez
y mil maneras de contar historias”
dirigido a educadores y padres
de familia, el cual es una recopila-
ción y adaptación de historias de
tradición oral y cuentos de autor.
El uso del material reciclado en la
puesta en escena, el arte popular,
multimedia, títeres no conven-
cionales y Kamishibai (teatro de
papel), serán los medios y recur-
sos en esta propuesta que tiene
como objetivos desarrollar la ima-
ginación, estimular la creatividad
y promover el gusto por la lectura
y la narración de cuentos de pa-
dres a hijos, de hijos a padres, de
maestros a alumnos y de alum-
nos a maestros. Va en el Auditorio
Dai Hall a las 7:00pm.
Del 16 de setiembre al 2 de octubre
Z Vida, pasión y color
Nueva exposición individual de Hil-
da Higa Sakuragui, en la Galería
de Arte Ryoichi Jinnai, en la que
exhibirá pinturas al óleo. Hila Higa
ha estudiado en talleres de Lima y
México y ha exhibido sus trabajos
en el Centro de Cultura Casa Lamm
- México D.F., Embajada del Perú en
México, Museo de la Nación – Sala
Juan Acaha de Lima, Galería de Arte
San Francisco de Lima, en la Galería
de Arte de la Municipalidad de Surco y en la Galería de Arte Ryoichi Jinnai
del Centro Cultural Peruano Japonés.
Del 6 al 24 de octubre
Tablas.
La APJ organizó por tercer año consecutivo
el Festival de Teatro de Acionados, que en
esta edición contó con la participación de
28 agrupaciones teatrales, que se presenta-
ron los sábados y domingos del 15 al 30 de
agosto en el Centro Cultural Peruano Japo-
nés. Creaciones colectivas, así como mon-
tajes de autores nacionales y extranjeros pu-
dieron verse en este Festival.
El 21 de agosto se presentó en
Japón el libro “Álbum de los 110
años de la inmigración japonesa al
Perú”, de Hirohito Ota, en conme-
moración del 110 aniversario de la
migración japonesa al Perú y el 20
aniversario de la migración peruana
al Japón. La presentación se reali-
zó en el marco de la visita de tra-
bajo del Ministro de Transportes y
Comunicaciones del Perú, Enrique
Cornejo y del Viceministro de Co-
municaciones del Perú, Jorge Luis
Cuba, con miras a implementar en
el Perú el sistema de televisión de
señal digital japonés-brasileño. En
la foto, con el Embajador del Perú
en Japón, Juan Carlos Capuñay.
El 19 de agosto, la ONG Bo-
laroja, a través de su proyecto
Doctores Bolaroja, presentó la
conferencia taller ¿Cuál es tu
estrategia para amar? a cargo
del Dr. Hunter Patch Adams.
La Asociación Peruano Japo-
nesa auspició esta actividad
brindando las instalaciones
del Teatro Peruano Japonés
para su presentación.
Riva-Agüero.
Omoide no melody.
32 Galería
Patch
Adams.
El 17 de agosto se inauguró la exposición
“Los Riva-Agüero y Japón”, en el marco de
las celebraciones por el 110º aniversario
de la inmigración japonesa a nuestro país.
Asimismo, Armando Nieto Vélez S.J, Presi-
dente de la Academia Nacional de la Histo-
ria, ofreció una interesante conferencia. En
la foto, el Embajador del Japón, Shuichiro
Megata; José de la Riva-Agüero Deacon y
Manuel de la Riva-Agüero Vergara, sobrinos
bisnietos de José de la Riva-Agüero y Looz
Corswarem; el presidente de la APJ, Carlos
Saito; y Rolando Tamashiro, quien realizó el
guión museológico de la muestra.
Libro.
Una grata velada con canciones japonesas del recuerdo ofreció un
grupo de cantantes nikkei el pasado 21 de agosto. Juan Arakaki,
Juan Gibu, Ykuko Ganaja, Lauro Hirose, Miguel Suguimaru, Seiji
Kawasaki, Yochan Azama, Toshiro Konishi, Luisa Morisaki, Kiku
Kobashigawa, Yukihiro Nakada, Hideo Irey, Santiago Igei, Gladis
Ohgusuku y Susumu Fukuda interpretaron éxitos como “Ame ni
saku hana”, “Gampeki no haha”, “Yaguiri no watashi”, “Nagasaki
no kane”, entre otros.
Agradecimiento: Departamento de Idioma, APJ
33 Aprendamos japonés
日本語 を まなぼう
日本語をまなぼう 2
(Nihongo wo manabǀ)
Días de Ia semana
Domingo
Lunes
Martes
Miércoles
Jueves
Viernes
Sábado
Meses
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre
Momentos deI día
Mañana
Mediodía
Tarde
Noche
Varios
Hoy
Ayer
Anteayer
Mañana
Pasado mañana
Esta semana
La semana pasada
La próxima semana
Este mes
El mes pasado
El próximo mes
Este año
El año pasado
El próximo año
にちようび
げつようび
かようび
すいようび
もくようび
きんようび
どようび

いちがつ
にがつ
さんがつ
しがつ
ごがつ
ろくがつ
しちがつ/なながつ
はちがつ
くがつ
じゅうがつ
じゅういちがつ
じゅうにがつ
あさ
ひる
ゆうがた
よる
きょう   
きのう
おととい
あした /あす
あさって
こんしゅう
せんしゅう
らいしゅう
こんげつ
せんげつ
らいげつ
ことし
きょねん
らいねん
nichiyǀbi
getsuyǀbi
kayǀbi
suiyǀbi
mokuyǀbi
kinyǀbi
doyǀbi
ichigatsu
nigatsu
sangatsu
shigatsu
gogatsu
rokugatsu
shichigatsu/nanagatsu
hachigatsu
kugatsu
jnjgatsu
jnjichigatsu
jnjnigatsu
asa
hiru
ynjgata
yoru
kyǀ
kinǀ
ototoi
ashita /asu
asatte
konshnj
senshnj
raishnj
kongetsu
sengetsu
raigetsu
kotoshi
kyonen
rainen
Palabras
relacionadas
al tiempo
Fe de erratas
En la edición anterior, tuvimos algunos gazapos que pasamos a corregir:
Hasta la vista Dice:
Debe decir:
Adiós Dice:
Debe decir:
Que le vaya bien
(el que queda en casa)
Lo siento (al pedir perdón)
Dewa mata
Sayǀnara
Dice: itteirashai
Debe decir: itterashai
Dice: Gomennsai
Debe decir: Gomennasai
でわ また
では また
さいうなら
さようなら
いってらっしゃい
ごめんなさい
シェエラザード
浅田次郎
昭和20年、嵐の台湾沖で、2300人の
命を積んだまま沈んだ弥勒丸(みろくま
る)。現代になり、「宋英明」と名乗る
謎の台湾の男により弥勒丸の引き揚げ話
を持ち込まれた者たちが、次々と不審な
死を遂げていった。
阿波丸事件をモチーフに、過去と現代
の2つの視点から、太平洋戦争末期に沈ん
だ豪華客船「弥勒丸」の沈没の真相と、
その人間模様を描いた推理小説。
「歴史が元になったストーリーは
とても読みごたえがあるし、登場人
物がユニークでいきいきと描かれて
いるので大変面白く読めます。」
 ※ 大島恵美さんはいちご文化協
会の日本語教師そして読書家。
34 䊆䊠䊷䉴
エレナ・コハツ図書館の今月のおすすめ
エレナ・コハツ図書館の今月のお勧め
※ 大島さんからのお勧めポイント
編集 細谷広美
明石書店
東京
2006年
354ページ
 日本人のペル
ー研究家8人が書
くペルーについて
のエッセイ集。
 歴史―〈アン
デスの自然と古代
文明〉、〈最初
のアメリカ人〉な
ど、文化―〈クレオール音楽のブーム以降〉、
〈小説の誕生からペルー伝説集へ〉など、社
会―〈第2次世界大戦以前の日系人〉、〈現代
における日系人のプロフィール〉など、ペルー
の多様な面が語られている。
図書館の新着図書
『ペルーを知るための62章』
編集: イコチェア大島 大和
どんぐりクラブ
日本から帰ってきて、いっしょに日本語を話せる友達はい
るかな? 日本の小学校や、中学校での楽しかった思い出
や、今の生活のことなどをおしゃべりしよう!
もちろん遊びの時間もあるよ。ゲームをしながら、日本語
を使って、楽しいこと、たくさんしちゃおう!!
こんな君、待っています!
• 日本から帰ってきた小学1年生以上の君たちから中学
5年 生までのお兄ちゃん、お姉ちゃんたち。
• まわりに日本語で話せる、同じぐらいの年の友達が
いな い君たち。
• 今、学校やアカデミーで、日本語を勉強していない
君た ち。
とき *** 10月 10日(毎月だい二回の土曜日)
3時から5時まで
ところ*** ペルー日系人協会のサロン・ササガワ
(日秘文化会館)
グレゴリオ.エスコべード
ヘスス・マリア区 リマ
入場料*** むりょう
くわしいことは
山口葉子 電話 9973−89799 太田早苗 電話 437−0726
ブラボ・ホセ 電話 9927−07692 まで

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->