Cielos Abiertos Recomendacion,,,1de Tesalonisenses 5.21,,,Examinadlo todo, retened lo bueno.

Ediciones avanza ¿Qué es caminar con cielos abiertos? ¿Ganarte la lotería?¿suerte? ¿iluminados por una estrella? ¿Tocados por una varita mágica? Definitivamente No! Caminar con cielos abiertos es tener el favor de Dios, la gracia inmerecida en nuestras vidas de parte de un Dios amoroso que nos cuida y que esta en todos los detalles aun en los más pequeños. Te sorprenderá que Dios tiene que ocuparse de un mundo donde hay guerras, muertes, hambre, terremotos, y todo tipo de catástrofes, tenga su oído atento a tu necesidad, por mas que esto te parezca insignificante tengo una buena noticia para ti, Si! Dios es un Dios de pequeños detalles. Una anécdota que viene a mi memoria de cuando yo era muy chica. Papa era camionero y hacia viajes al interior del País, en uno de esos viajes se llevo con él a mis dos hermanos pequeños, en casa quedamos mama y yo, las provisiones que teníamos hasta el regreso de mi papá ya se habían casi terminado, en Argentina tenemos una costumbre muy típica de nuestro País, que es tomar mate, para tomar estos mates se necesitan yerba y azúcar, en la alacena de mama no había mas, recordé que papá había dejado un equipo de mate en un mueble de la casa, fui y revise la azucarera y la yerbera, y no había una pizquita de nada, mama se quedo un rato pensando y luego me dijo: Pidámosle a Dios que nos dé yerba y azúcar, en ese entonces nosotras no éramos cristianas, nos convertimos unos años después, pero si creíamos en Dios. Volví nuevamente al mueble donde estaba el equipo de mate de papá, y para mi asombro estaba lleno de azúcar y de yerba, aunque no comprendí bien que era lo que había sucedido, al pasar los años me di cuenta que era mi Dios amoroso que estaba cuidando de nosotras. Déjame decirte como saber si caminas con cielos abiertos. Te encuentras haciendo una fila larguísima para solicitar un empleo y la persona que esta a cargo termina dándote el empleo, tal vez las otras personas calificaban mejor que tu para ese empleo... pero tu llevas algo adicional… ¡caminas con cielos abiertos! Vas a una tienda y quieres comprarte aquel suéter que tanto te gusta pero el dinero no te alcanza, decides entrar igual tal vez para comprar otro que no era el que tu querías, pero es para el que te alcanza, luego de unos minutos la persona que te atiende decide hacerte una rebaja... ¡Tu caminas con cielos Abiertos! Hace dos días se me vencía unos tramites que debía realizar en un banco, me faltaba la mitad de la documentación, sino entregaba los papeles correspondientes al día siguiente no cobraría un dinero que realmente necesitaba, no solo me aceptaron los papeles y me dieron el visto bueno para retirar el dinero, sino que además fueron muy amables conmigo. ¡Eso es caminar con Cielos Abiertos! Mi hermana Erica tiene una forma muy particular de pedirle a Dios esas pequeñas cosas que ella necesita. Se acerca el día de su cumpleaños ella ve por un programa de televisión a una conductora que vestía una blusa roja con manguitas fruncidas, corre enseguida y pone sus manos en el televisor. Y dice: ¡Dios yo quiero una blusa como esa! Nos encontramos mi mama y yo frente a una tienda buscando un regalo para mi hermana, vimos muchas blusas y eran muy lindas, pero ninguna nos convencía, al fin nos decidimos por una blusa roja con manguitas fruncidas, nosotras no sabíamos lo que Eri había orado, era la misma que le había pedido a Dios! ¡Eso es caminar con Cielos Abiertos! Mi mama me contó algo que la dejo asombrada, salía de su trabajo y sé dirigía hacia otro, en el camino compro unas galletas y frutas eso seria su cena, tomo el bus y rápidamente se dio cuenta que no llevaba consigo lo que había comprado. Aunque quiso ponerse de mal humor,

sentía algo interiormente que decía que se quedara tranquila, al día siguiente tenia que pasar por el mismo lugar y para sorpresa suya estaba su bolsita cerrada con sus galletas y frutas. Increíble Dios cuido de sus galletas. Sirve al señor con todo tu corazón, ámalo, reconócelo en todos tus caminos, ora, intercede por aquellos que tienen enfermedades terminales, ten compasión por los perdidos que están en toda clase de vicios y pecados, regala abrazos y sonrisas al que se siente abatido, sostén los brazos al que esta débil, provee a la viuda, comparte tu tiempo con el que esta solo, préstale tu oído. No te olvides hermano/a de la ley de la siembra y la cosecha, todo lo que siembres eso cosecharas. Y siempre, ¡siempre caminaras con Cielos Abiertos!

En una oportunidad el evangelista y autor Oral Roberts le pregunto a Dios acerca del pasaje de malaquías 3:8-11 Donde habla del diezmo queriendo saber que era exactamente que Dios abriera los cielos, a lo que el Señor le contesto que el no hablaba solamente de dinero sino de toda bendición, el quiere abrir los cielos en tu casa, en tus hijos, en tu trabajo, en tu escuela, en la universidad, el quiere darte ideas de oro, revolucionarias, capacidades y talentos para toda labor ingeniosa. Por eso debemos acostumbrarnos a caminar en lo sobrenatural. Y pedir ¡Señor abre los cielos! Y venga tu reino a mi vida. Marcela Pagella