JUEGOS PARA NIÑOS IMPULSIVOS Se me ocurre que para niños impulsivos puedas utilizar: 1.

Simón dice: dar órdenes a los niños por ejemplo "Simón dice....que toquemos la nariz", las sentencias se van cambiando, se trata de estimular la capacidad del niño para obedecer. El que no cumpla lo que Simón dice va perdiendo. 2. Congelado: con un grupo de niños, todos corren pero se nombra a un niño que va a congelar a los demás, se trata de que el niño vaya tocando a sus compañeros, los cuales serán congelados y deberán permanecer inmóviles. El que se mueva pierde. 3. Actividades de relajación: música suave, colchas; puedes encontrar guías de relajación dirigida en Internet. 4. Deporte: los hace gastar energías. 5. Actividades de pintura, arte y baile. Los niños impulsivos generalmente presentan dificultades en el control de impulsos, juegos reglados pero divertidos les ayudará. Recuerda que cada juego depende de la edad del niño “ATENCIÓN AL DETALLE”. Consiste en observar figuras, detalles de dibujos, imágenes y fotografías. Se muestran al niño diferentes ilustraciones durante un corto período de tiempo, después ha de contar y pormenorizar los detalles que recuerde. Se le pregunta acerca de colores, disposición, tamaños, etc. Puede hacerse con historias o descripciones de personajes. Es importante valorar si se distrae durante la lectura o la visualización de los dibujos, para repetir el ejercicio tantas veces como sea necesario. “HAZ GRUPOS”. La idea es clasificar series de objetos diferentes: botones, cartas, figuras geométricas, pinturas de colores, prendas de vestir, etc. El niño ha de agrupar y clasificar los objetos presentados según sus características comunes: color, forma, etc. “NO TE PIERDAS”. Debe recorrer el laberinto trazando una línea que avance desde un extremo a otro, procurando cada vez ir aumentando la dificultad de los caminos. Si es muy pequeño, puede hacerse el ejercicio con lana o cuerdas (en lugar de papel y lápiz) que se enreden por distintos objetos y habitaciones de la casa, y que conduzcan a una bolsa de dulces. Al abandonar la cuerda o distraerse, será penalizado con un caramelo de menos. “SIGUE LA SECUENCIA”. A partir de láminas con dibujos de símbolos, letras, números, formas abstractas o relojes que siguen una determinada lógica, hay que ordenar las figuras de acuerdo con la secuencia anterior. Ejercicios de relajación o autocontrol de la impulsividad: En el diseño de estas actividades hay que tener en cuenta que el niño hiperactivo no suele centrarse durante muchos minutos en una misma tarea, por lo que ésta ha de ser clara, breve y fácil de ejecutar si se quiere obtener buenos resultados. Están orientadas básicamente para incrementar la inhibición muscular, la relajación, el control corporal y la atención. “COMO UN GLOBO”. Inspiramos muy lentamente, vamos dejando que entre el aire por nuestros pulmones y nuestro abdomen (respiración diafragmática). Éste último se va a ir convirtiendo en un globo que se va hinchando a un ritmo lento, después vamos a ir dejando escapar el aire y sintiendo como el globo se va desinflando poco a poco hasta quedar vacío. “TORTUGA QUE SE ESCONDE” (Relajación muscular progresiva). Tumbados boca abajo, somos una tortuga que va a ir escondiendo su cabeza y replegando sus patas, hasta que sólo se vea el caparazón. El niño debe haber encogido y tensado los músculos de los brazos, piernas y cuello. A continuación sale el sol y el animal vuelve a asomar muy despacio su cabeza, al tiempo que va estirando las extremidades, dejándolas distendidas y relajadas. “CARRERA DE CARACOLES”. El adulto y el pequeño van a competir en una carrera, como si fueran caracoles. Pero como es una prueba muy especial, el ganador es el que llega el último, de manera que irán avanzando a cámara lenta, ejercitándose en movimientos sumamente lentos, y en el autocontrol de la impulsividad. Paradójicamente en esta

Tenemos que ponernos serios y decirle que no se pega e inmediatamente retirarle la atención y suspender momentáneamente la comunicación con él. Ayúdale a controlar su agresividad Pega por diversión "Cuando le tenemos en brazos a veces nos suelta un manotazo o nos da un tirón de pelos. solo necesitan inhalar aire y retenerlo en el abdomen (diafragma). Esta es una tarea basada en la técnica de las autoinstrucciones. y que tiene que lanzarse mensajes positivos. de modo sistemático. Puedes ir narrando una historia para hacer más entretenida la dinámica: “Cuando sale el sol la tortuga asoma la cabeza y otras partes de su cuerpo. De seguro no será tan fácil al principio pero si logras captar el interés de tu hijo será más sencillo. Se golpea . Aunque cometa un error puedo seguir haciéndolo lentamente y con atención. ¡Acabé. sólo tengo que borrar. Echado boca abajo esconde su cabeza. Acompaña a tu niño en este ejercicio. Carrera de caracoles. lo hice. eso quiere decir que buscamos movimientos aletargados.ocasión aprenderá que la recompensa llega cuando uno es capaz de enlentecer sus movimientos y ser consciente de los músculos que hay que tensar en cada tramo. pero eso no quiere decir que haya que consentírselo. ¿qué es lo que tengo que hacer? Tengo que …. Se le explica que va a ir retransmitiendo en voz alta lo que vaya haciendo. Cuando boten el aire. hacer frente a nuevas demandas y aumentar la resistencia a la demora de las recompensas. porque pueden servirle de aliciente y fomentar la agresividad. ¡Despacio y con cuidado! Vale. muy bien!. Procura actuar siempre de la misma forma. sino cómo ha de hacerlo. No parece que actúe con mala intención. encoge sus piernas y también sus brazos. y que lo hagan igual todos los adultos que tienen contacto con el pequeño. lo estoy haciendo bastante bien. similar al aire que se escapa por el agujero de un globo. En este ejercicio jueguen a que el niño es una tortuga. sino por divertirse. y sustituirlas por mensajes más apropiados para lograr su éxito. Curiosamente el ganador será quien llegue al final y obtendrá un premio si supo seguir las indicaciones. ¿Qué hacer? No hay que dar demasiada importancia a ese comportamiento. A mi parecer es la mejor de todas. Una tortuga obediente. porque casi siempre se ríe al hacerlo". tensando los músculos.aprender un modo adecuado de resolver los fracasos. ya que se trata de un niño muy pequeño. Así la historia puede continuar mientras haces volar tu imaginación. Recuerda: he de ir sin prisas (Ante un error): ¡vaya no creí que …bueno no pasa nada!. “RETRANSMITIENDO LA JUGADA”.   No conviene dar gritos ni hacer aspavientos. háganlo lentamente. como si fuera su propio entrenador personal. Pretende modificar las verbalizaciones internas que se da cuando realiza cualquier actividad. El objetivo no es enseñar al niño qué ha de pensar. En esta competencia tanto el padre como el niño inician una carrera imitando a unos caracoles.” Somos un globo. tales como: “Bien.

Aprenden a controlarlas a medida que se relacionan con los adultos y con otros pequeños. especialmente cuando se sienten frustrados. No le dejes imponer su voluntad. los niños tienen que aprender a autorregularse. Si el niño empieza la escuela infantil. El mejor modo de ayudarles es predicar con el ejemplo. para que él aprenda a controlar los suyos. darle la espalda y alejarse. Dominar los impulsos  Desde el primer año de vida y hasta los tres años aproximadamente. Es conveniente es que el niño tenga un sitio para jugar y desfogarse libremente. sin perder los nervios. Es importante ayudarles a superar esta etapa para que sepan modular sus impulsos y frustraciones en años posteriores. Lo hace sobre todo cuando se enfada. Debemos tratarle con mucho cariño y serenidad. arañan o pelean ponen a prueba su capacidad para controlar sus impulsos frente a determinadas situaciones. pero a veces es muy persistente. Asegúrate de que tu hijo no se haga un daño serio. porque pueden funcionar como estímulo. El hábito de morder suele desaparecer con el tiempo. deberías advertir a los educadores para que anden sobre aviso. habrá que cambiar el procedimiento: cada vez que muerda. Todos los adultos en contacto con el niño deben ponerse de acuerdo para reaccionar de la misma manera. Agrede a los amiguitos    . Muerde "Nuestro hijo empezó a morder cuando le salieron los primeros dientes. ya que entonces no cambiará su mal comportamiento. Tenemos miedo de que muerda a sus compañeros cuando llegue el momento de llevarle a la escuela infantil". Tampoco debes devolverle el mordisco para que él también vea que duele. pero eso no quiere decir que haya que consentírselo todo. en situaciones sociales y espacios como la escuela infantil. Debemos mantener la calma y no responder a su agresividad con la nuestra. Tampoco hay que someterle a más frustraciones de las necesarias. de modo que no acumule tensión que luego desahogue de esa manera. Si vemos que el hábito persiste y se hace demasiado frecuente. donde dejarle en esos momentos. ni darle unos golpecitos en la boca. y los que tienen un fuerte temperamento pueden llegar a esos extremos. Cuando muerden. No hay que llamarle "malo". hay que suspender inmediatamente la comunicación con él. pero no hagáis demasiados aspavientos. Incluso puedes prepararle un lugar blando y protegido. coge una rabieta y se golpea contra el suelo o los muebles". No nacen sabiendo dominar sus emociones y sus deseos."Cuando mi hijo se enfada porque no le consiento algo. ¿Qué hacer?      A esa edad los niños apenas controlan sus emociones. pero otras veces lo hace por las buenas. ¿Qué hacer?      Lo mejor es retirar al niño y decirle con calma y firmeza: "¡eso no se hace!". Acto seguido hay que procurar desviar su atención con juguetes o canciones.

"Cuando nuestro hijo está con otros niños de su edad tenemos que andarnos con mucho ojo porque a la mínima contrariedad pega o incluso araña. es apartarle de nuestro lado. nos limitamos a reñirle y a decirle que es malo cuando se porta mal". pero eso no quiere decir que debamos prohibirle jugar con otros niños. Aunque parezcan poca cosa. nunca hay que permitir que consiga algún propósito por ese procedimiento. llevarle a su cuarto. y hay otros más tranquilos. su agresividad es la única manera que tiene para expresar lo que quiere. porque lo normal es que aún no se controle y que su comportamiento sea un tanto imprevisible. hay que volver a ser cariñosos con el niño. necesitan que estemos presentes para prevenir choques y limar asperezas. sino que tampoco hay que pegarle golpecitos en el pañal. y no solo de palabra. ¿Qué hacer?        Con un año es normal que ocurran estas cosas porque sus reacciones y comportamientos son aún muy primitivos. Una vez que la crisis haya pasado.      Cuando un niño haga eso. "no quiero" y "es mío" cuanto antes. El niño todavía no puede usar el lenguaje para hacerse entender ni para resolver conflictos. por ahora. Tu hijo tiene que estar en compañía de otros niños para aprender a estar en grupo y respetar a los demás. Hay que actuar de modo sistemático. sino bueno. aunque hay quien nos aconseja que le demos un par de buenos azotes para que deje ese vicio". "hace daño". ¿Qué hacer? No solo no hay que darle unos azotes. Si persiste en su agresividad. y enseñarle maneras de ser amable. hay que ser paciente. se le puede retirar momentáneamente de la situación. lo que se puede hacer. los niños son unos grandes imitadores y esos golpecitos son suficientes para que el pequeño crea que es un modo válido para comunicarse. podemos abrazarle y decirle que no se pegue. como si no hubiese pasado nada. Y. También hay que dedicarles compañía y tiempo para que la educación no sea fría y racional y no exigirles un autocontrol prematuro para su edad. ¿Debemos preocuparnos?". También es una cuestión de temperamento: hay niños muy movidos e impulsivos. Si le decimos que es "malo" él se lo tomará al pie de la letra y adoptará comportamientos autoagresivos. sin perder la serenidad. hay que ser cariñosos también el resto del tiempo. ¿Le damos unos azotitos? "Nuestra hija nos pega cuando no se sale con la suya. achuchones y contacto corporal. y nosotros le queremos mucho. Y. ¿Nene malo? "Cuando regañamos a nuestro hijo de un año se da cachetes a sí mismo y dice "nene malo". nunca decirle: "ya no te quiero". Y. sobre todo. Nosotros le reñimos y le damos golpecitos en el pañal. Por eso. ¿Qué hacer? Si un niño se abofetea a sí mismo. o dejarle allí solo si está en él. A veces no hace falta separarle del grupo: basta con distraerle y animarle a cambiar de actividad. caricias. Pero. . por supuesto. hay que decirle con firmeza: "no se pega". Es muy importante elogiarle generosa y expresivamente cuando juegue y se comporte adecuadamente con otros niños. Cuando el comportamiento de pegar forma parte de una rabieta. Está bien que los padres le reprendáis diciendo: "no hagas eso". Además. Hay que hacerlo con cariño pero también con firmeza. "pegar está mal". Si persiste en pegar. de modo que las palabras sustituyan eficazmente a la acción impulsiva.  Los niños pequeños necesitan mucho cariño. porque él no es malo. sin rencor. Nosotros nunca le hemos pegado. También conviene que aprenda a decir "no". sino también a través del tacto: besos. debemos enseñarle a pedir las cosas en lugar de quitarlas.

dale la idea de llamarlo y mostrar su preocupación. . Los padres que ejercen una guía moderada o con autoridad tienen reglas razonables y las hacen cumplir constantemente. Enséñale a interesarse en las personas. egocéntricos. Los niños tienden a ser tímidos y retraídos. cariñosos y afectuosos.En casa también puedes asignarle la tarea de tender su cama o pedirle ayuda mientras realizas las labores domésticas. dependen mucho de los adultos para que les digan qué hacer y cómo hacerlo. ✔ Moderado. los amigos y con la sociedad. Resultado. también pueden convertirse en personas desafiantes y que se rebelan contra la autoridad. aún tienen una capacidad muy escasa para obedecer las órdenes. no incluye abuso ni castigo. • Guía es ser un ejemplo de cómo llevarse bien con la familia. Un padre extremadamente estricto espera obediencia inmediata por parte del niño. Cuando deseamos impedir que hagan algo lo mejor es decirles con firmeza "eso no se hace" o "eso no se toca" y simplemente retirar el objeto en cuestión o retirarles a ellos del lugar o situación. ayudar y ser un ejemplo. Los niños tienden a ser consentidos. Recuerda que tienes mucha responsabilidad debido a la forma como lo has educado. Además pueden ser muy agresivos y exigir que todo sea a su manera todo el tiempo. Resultado. origina en muchos padres una culpabilidad que intentan cubrir con exageradas atenciones y que a la larga origina en los peques una actitud egocéntrica. • Guía es enseñar a un niño como comportarse de manera adecuada y agradable. Ponerse en los zapatos del otro siempre ayuda. Conversa con su maestra para que en clase se le pida ayudar a sus compañeros. es bueno que intentes influir en su conducta siendo un ejemplo para él. Es importante que el padre o madre examine seriamente sus normas de guía y piense en qué clase de persona desea que se convierta su hijo. toman en cuenta la edad y la singularidad del niño y tratan de entender la razón por la que el niño se comporta de cierta manera. ✔ Extremadamente Estricto. Aquí ofrecemos algunas maneras comunes en que los padres guían a sus hijos y sus resultados: ✔ Extremadamente Permisivo. caprichosos y llorones. Solo a base de tiempo y paciencia las instrucciones acabarán por surtir efecto. amables. Si su egocentrismo continúa ayúdale a entender con ejemplos que su actitud ofende ¿Te gustaría que te hagan lo mismo? ¿Crees que es gracioso burlarse de las personas?. Sé constante en disciplinarlo y no pierdas la paciencia cuando notes una actitud rebelde u ofensiva. Si tiene un compañero enfermo. son firmes.  Con los niños de un año no son eficaces las regañinas. La manera en la que los padres guían a sus hijos influye realmente sobre la clase de persona en la que un niño finalmente se convierte. Un padre extremadamente permisivo impone o tiene pocas reglas y permite que su hijo haga todo lo que desea. con pocas o ninguna consecuencia y mínima responsabilidad. tal vez sean preguntas interesantes que lo hagan reflexionar. Aunque cada pequeño reacciona de manera diferente a la corrección. instrucciones o prohibiciones verbales. Niños egocéntricos: ¿Cómo ayudarlos? Trabajar todo el día y dejar a los niños en manos de cuidadoras o niñeras. no da ninguna explicación para sus exigencias y reglas y a menudo usa castigos físicos. egoístas. Mucha suerte! Guía y disciplina es enseñar. y ahora es necesario cambiar el chip para un nuevo comienzo. creando un pequeño trabajo en donde pueda usar sus talentos para apoyar las falencias de otros niños. • Guía es ayudar a un niño a aprender a controlar su comportamiento.

no “Eres una niña mala.  Diga a los niños lo que deberían hacer. Escuche a los niños para saber por qué hicieron lo que hicieron. tienen un concepto positivo de sí mismos y son considerados con los demás.” Organice su entorno de manera que favorezca un comportamiento aceptable. “Sostén al gatito de esta manera. no lo que no deberían hacer. Sea constante. Retire las cosas peligrosas o que se puedan romper. suficientes juguetes para reducir las disputas.” en vez de “No tires de la cola del gato. Brinde a los niños límites seguros que puedan entender. Hágales conocer las reglas de la casa y las consecuencias que habrá si se comportan mal. hable con ellos.” Brinde mayor atención y elogios por el buen comportamiento y menos atención por el mal comportamiento. por ejemplo. no comprenderá por qué no puede golpear. cooperadores. Continúe con su objetivo.  Trabaje “a favor de la naturaleza” del niño en vez de hacerlo en su contra. un tiempo adecuado de descanso para minimizar la irritabilidad y una variedad de actividades para evitar que se aburran. Hágale saber a sus hijos claramente cómo desea que se comporten. por ejemplo. No haga que el castigo se convierta en un premio para el niño. Si usted golpea al niño o a la niña por golpear a otros. ¡SEA UN BUEN EJEMPLO! . Los niños que necesitan atención se pueden comportar mal sólo para obtenerla. Esté preparado para explicar las reglas una y otra vez. Proteja y mantenga los sentimientos de los niños en cuanto a que son adorables e inteligentes. Cuando los niños se comporten mal. Concéntrese en el mal comportamiento. ¿Cometieron un error? ¿Están enojados con usted? ¿Están tratando de obtener atención? ¿Están perturbados por alguna otra cosa? ¿Están enfermos o cansados? Ofrezca alternativas a un niño solamente cuando usted esté dispuesto a aceptar su decisión. Tenga espacio suficiente para que los niños puedan jugar solos. Explíquele al niño o niña de manera que pueda entender POR QUÉ usted está haciendo LO QUE está haciendo. Enseñe con el ejemplo. Cambie el entorno en vez del comportamiento del niño.Resultado. Si tiene una regla. Los niños tienden a ser responsables. “No es aceptable ni está bien morder a otros”. no en el niño. hágala cumplir.