You are on page 1of 4

Boletín del Club de Lectura EL GRITO

Temporada 9 / Octubre 2011. Número 129
http://clubelgrito.blogspot.com También en Facebook y Twitter

Sé lo que estás pensando John Verdon A LA VEJEZ, NOVELAS
El escritor neoyorquino John Verdon se convierte por segundo verano consecutivo en uno de los escritores más leídos en España gracias a sus novelas 'No abras los ojos' y 'Sé lo que estás pensando' ALMUDENA LÓPEZ - Madrid 22/08/2011 jubilados ambos necesitamos de enigmas que resolver". Para el creador el desafío consista en escribir una trilogía en el que el reto suponga mantener al lector en constante tensión. David Gurney es el alter ego de este expublicista neoyorquino de 69 años. Verdon se identifica con el detective en bastantes aspectos: "Ambos somos solitarios e introvertidos y esto a veces perjudica nuestras relaciones familiares. (...) Me reconozco en muchos de los problemas que tiene Gurney: como su adicción al trabajo, desgraciadamente también me faltan muchas de sus cualidades, como por ejemplo su valor", lamenta el escritor. Sin embargo Verdon, que vendió doscientos mil ejemplares con su ópera prima y va camino de repetir la misma cifra este verano, tiene aspecto de triunfador, a juzgar por las fotos promocionales. Parece que es capaz de envejecer como solo los mejores actores del cine americano consiguen hacerlo. Aunque se considera una persona reservada disfruta mucho de la compañía de su mujer: "Al principio lo único que me importaba a la hora de escribir era entretenerla". Verdon confiesa que todavía no ha recibido ninguna oferta de la industria del cine, "no me importaría aunque pondría como única condición que el director supiese captar la complejidad de la relación entre David Gurney y su mujer, Madeleine". Mientras tanto, el escritor ya prepara su tercera novela, en la que David Gurney repite como protagonista. En esta ocasión el detective deberá resolver una serie de asesinatos con la ayuda de una joven periodista, que se ve involucrada al preparar un documental sobre las familias de las víctimas. El libro está previsto que salga el próximo verano, mientras tanto los lectores tendrán que conformarse con las dos primeras obras.

John Verdon encarna el ejemplo de cómo la jubilación puede ser una etapa en la vida en la que todavía se pueden cumplir algunos sueños de juventud. El escritor neoyorquino desde que dejara de trabajar como publicista hace 15 años ha escrito dos novelas: Se lo que estás pensando y la más reciente No abras los ojos (los dos libros publicados por Roca Editorial) que le han aupado a estar en la lista de los diez autores más vendidos este verano en España, según acaba de publicar la consultora Nielsen. Verdon (Nueva York, 1942) quiso desde siempre ser escritor, sin embargo, la vida le llevó por otros derroteros, en concreto, el del mundo de la publicidad al que se dedicó profesionalmente durante tres décadas. No echa de menos la agencia publicitaria en Manhattan donde trabajaba y reconoce estar en uno de los momentos profesionales más felices de su vida gracias al éxito mundial que está consiguiendo con sus dos novelas, que ya se han traducido a 19 lenguas. Verdon dedica gran parte de su día a la escritura. Vive con su esposa en "lugar remoto, donde solo escucha el piar de los pájaros y a veces recibe la inesperada visita de algún coyote", posiblemente "demasiado aislado para muchos" reconoce. Un enclave idílico similar al lugar donde reside el detective David Gurney en la ficción: el protagonista de su trilogía. Pero ésta no es la única característica que les une al escritor y al personaje principal de sus novelas. Tal y como admite el autor de Se lo que estás pensando: "Aunque los dos estemos

http://www.elpais.com/articulo/cultura/vejez/novelas/ elpten/20110822elpepucul_3/Tes

H

ace ya algunos meses que os hablaba de Sé lo que estás pensando, primera novela del escritor John Verdon, por aquél entonces os traía la novedad y ya dejaba clara mi intención de leerla. Y así ha sido. Mucho tiempo después, pero ha caído, y eso que más de un conocido me ha recomendado que no lo hiciera e incluso la ha dejado a medias. Pues qué queréis que os diga, a mí me ha gustado y entretenido muchísimo, la verdad. Evidentemente, cuando te acercas a un libro como éste, uno tiene que tener claro qué se va a encontrar y no podemos pedir una obra maestra, pero en su género y dentro de los últimos bestsellers que han caído en mis manos, ‘Sé lo que estás pensando’ está por encima de la media. Entretenimiento puro y duro, emoción, ritmo frenético y unas ganas inmensas de llegar al final para enterarte qué está pasando realmente. Lo único malo (y es problema mío) es que no he podido leerlo con toda la velocidad que quisiera, ya que el cuerpo te pide acabarlo en tres días, pero mis obligaciones no me lo han permitido. Eso sí, una vez más he escogido el momento idóneo para su lectura, y es que cada vez tengo más claro que influyen muchas cosas a la hora de decidirte por un libro, y es importante acertar con su momento. Hay que recordar que ‘Sé lo que estás pensando’ comienza con un hombre al que le llega una carta que le invita a pensar un número del uno al mil, una vez pensado, abre un sobre que acompaña el escrito y se da cuenta que ahí aparece justo el número que había pensado, el 658. Para intentar resolver un enigma que puede costarle la vida, se pone en contacto con un antiguo compañero de instituto, David Gurney, un famoso policía experto en atrapar a los mayores asesinos en serie que vive ya retirado y apartado de todo. Sé que os puede parecer tópico, porque además tiene un pasado que le atormenta, una difícil relación con su mujer y problemas de comunicación con su hijo. Sí, es lo típico, pero no molesta en absoluto el transcurrir de la trama, que se va

haciendo cada vez más intrigante. Precisamente, es justo resaltar el inicio como lo mejor de la novela, ya que las primeras ciento cincuenta páginas te atrapan de una manera insalvable, con un ritmo muy trepidante y con sorpresas desde el principio. No es que después pierda emoción ni nada, pero sí me parecen definitivas esas primeras páginas. Teniendo en cuenta los ingredientes que tenemos en este cóctel con asesino en serie incluido, el desarrollo de la trama no suena falso en ningún momento (no olvidemos nunca el tipo de libro) y sí que estaba temiendo un final que estropeara todo lo bueno y se redujera a dar una sorpresa final. Pero he de decir que mi temor se convirtió en alegría al descubrir que el final no desmerece para nada al resto del libro, es más, lo hace incluso mejor, ya que te das cuenta hasta qué punto ha jugado contigo todo el libro, dejándote un poco en evidencia. A mí me sorprendió y me pareció bastante creíble, cosa no tan habitual en estos tiempos. Por ponerle un pero, que no todo van a ser alabanzas, quizás lo único que me parece un poco más exagerado es la extrema meticulosidad del asesino y las ganas de complicarse la vida, con unos crímenes cometidos de manera muy retorcida y con demasiados cabos como para que todo esté tan bien amarrado. Sí se le puede reprochar un poco a Verdon que ha querido construir un asesino demasiado perfecto en su ejecución. Pero vamos, que no llega a chirriar demasiado. Evidentemente, me gustaría poder decir muchos otros detalles que me parecen muy buenos, pero claro, no se pueden expresar sin destripar parte de la trama, lo que no me perdonaría nunca, porque este es otro de sus puntos fuertes. Totalmente recomendado empezar a leerlo con la menor información posible y sorprenderte por ti mismo. Vuelvo a repetir que ‘Sé lo que estás pensando’ no está hecho para cambiar la historia de la litePágina 2

ratura y probablemene no se hable de él dentro de un par de años, pero su cometido lo cumple con creces y proporciona un rato más que agradable. No hace falta ser adivino para saber que será uno de los libros más vendidos en estas inminentes fiestas, y no seré yo quien se lleve las manos a la cabeza por ello. Si queréis mucho entretenimiento, emoción, crímenes y un final digno y sorprendente, ya tenéis un regalo que pedir a los Reyes Magos, y si no, seguro que se os ocurre alguien a quién regalárselo. Por mi parte me ha hecho pasar unas noches muy entretenidas, y qué queréis que os diga, sienta bien un librito de estos de vez en cuando, para olvidarte del resto y dejarte llevar. Estaré pendiente de John Verdon, a ver que derroteros toma a partir de ahora…

trabajo, como en las relaciones humanas y su perspectiva de lo que sucede. Tras él es Madeleine, su esposa, quién recibe mayor atención, mostrando una enorme comprensión de sus problemas emocionales y resultando de gran ayuda con sus aportaciones a la resolución de varias facetas del caso. En cuanto al resto de personajes, van perdiendo definición según su relevancia en la historia, aunque la mayoría tienen al menos algunas características identificativas, ya sea en su físico, forma de actuar o reacciones de Gurney en su interacción con ellos. Como suele ser habitual en las novelas del género, el autor juega con diversas intrigas para mantener el interés, desde la interpretación de las pistas (los poemas, los objetos que se encuentran en cada caso) hasta los posibles sospechosos (la esposa rica, alguien de un pasado no recordado, los clientes del Instituto de Renovación Espiritual que dirige Mellery) o la intriga de cómo puede el autor de los anónimos saber qué número pensará Mellery. Ya desde el propio título (Piensa en un Número, en el original) el autor utiliza como cebo principal la aparente imposibilidad de que alguien pueda adivinar en qué número va a pensar una persona, con el riesgo de que esa importancia, que los mismos personajes le conceden, pase a ser una parte demasiado relevante de la historia y que la resolución del misterio (por su simplicidad y lógica, nada espectacular) decepcione a quien espere una gran sorpresa. Aunque el autor corre el riesgo de explicar su "truco de prestidigitación" a cien páginas para el final de la novela, la secuencia de asesinatos y sus características y el constante aporte de nuevos datos, especulaciones y resoluciones mantienen el interés hasta llegar a un clímax en el que Gurney se enfrenta con el asesino en un tenso capítulo en el que las piezas se colocan en su sitio correspondiente, tanto las relacionadas con los crímenes como las referentes a la vida personal del protagonista, marcando una evolución del personaje algo sencilla pero relevante.

http://www.papelenblanco.com/ novela/se-lo-que-estas-pensandode-john-verdon

S

É LO QUE ESTÁS PENSANDO es una novela de misterio de estructura clásica protagonizada por un ex policía adicto al trabajo, con problemas personales y dificultad para comunicarse con su esposa que ve en el intrigante caso propuesto por su ex compañero de universidad la oportunidad ideal para mantener la mente ocupada e ignorar lo que ocurre en su vida. Narrada desde el punto de vista de Gurney, no hay una sola escena en la que no esté presente, y todas las impresiones, obviamente subjetivas, son las suyas, siendo la figura del narrador invisible a lo largo de una historia que sigue las andanzas del protagonista, sus dudas, avances y retrocesos o cambios de idea según descubre nuevas evidencias, y lo utiliza para no revelar más de lo que sabe él y las conclusiones, a veces erróneas, a las que llega, lo que contribuye a enmarañar y cambiar la percepción de las distintas tramas sin engañar a quien lee la novela. Dadas las circunstancias, Gurney es el personaje mejor desarrollado, tanto en su forma de afrontar el

Quizá el recurso de que el asesino confiese todo y confirme cada suposición de Gurney o el incomprensible silencio de este acerca de su acción impulsiva (el envío de la carta) y lo que tarda en desconfiar del sospechoso más obvio (no se da cuenta hasta un momento antes de que se haga evidente) sean los puntos más flojos de una novela que utiliza los recursos clásicos de su género para componer una historia digna y entretenida cuyo interés sólo decae ocasionalmente. http://reginairae.blogcindario.com/2011/01/00587se-lo-que-estas-pensando-de-john-verdon.html

del crimen extrae una conclusión sobre la naturaleza del monstruo; el policía trepa, torpe y envidioso; y cómo no, el héroe: el policía (ex policía en este caso) inteligente, intuitivo, que se involucra personalmente en el caso y acepta la investigación en parte como reto, en parte como obligación moral hacia las víctimas. A falta de ingredientes nuevos, el autor ha inventado un rebuscadísimo modus operandi del asesino de forma que averiguar cómo cometió los asesinatos se convierte en lo más curioso de la novela. Y se acabó, porque esta novela no tiene más. El resto es una aseada integración de tópicos y mucha rutina; copia y pega de otras novelas, series de TV, documentales baratos deDiscovery Channel y telefilms de sobremesa para días de entresemana. Con todo, es una compañía aceptable para un viaje en tren o para las largas esperas de los vuelos de Ryanair durante la huelga encubierta de controladores aéreos. Una novela que dejará la misma huella en el lector que la resolución de una sopa de letras o un sudoku veraniego y que al contrario que la canción del verano, que resonará en su cabeza hasta la navidad, olvidará mucho antes de regresar de una escapada de fin de semana.
http://uncadaverenmiblog.wordpress.com/2010/08/14/se-loque-estas-pensando-rocaeditorial-2010-de-john-verdon/

uién le iba a decir a Georgie Dann que años después de inventar la canción del verano la industria editorial le imitaría y crearía la novela negra del verano, subgénero más próximo al entretenimiento que a la literatura, lo que en sí no es malo. Es solo que es otra cosa, más lúdica que literaria. Y a juzgar por el éxito de ventas, John Verdon un autor que ni siquiera tiene página en Wikipedia, al contrario que la novela que ha escrito, que dispone de sitio web propio- se va a llevar el galardón de este verano. Sé lo que estás pensando narra la caza de un asesino en serie. Todos los ingredientes típicos de una novela de serial killers están aquí: el asesino, inteligentísimo y malvadísimo, poseedor de un pozo sin fondo de odio y una relación edípica con su madre; la experimentada profiler que de cada detalle de la escena

Q

Related Interests