You are on page 1of 2

Identidad en Maturana:

Biología del Emocionar y Alba Emoting:

La estructura del sistema nervioso no es fija, cambia continuamente como


consecuencia de su propio operar, y lo hace de una manera modulada por la
dinámica fisiológica del organismo como totalidad en sus interacciones en el
medio. Al mismo tiempo, la realización del vivir de un organismo en sus
interacciones en el medio, es una dinámica sistémica en la que éste realiza y
conserva distintas identidades relacionales como distintas formas de vivir
que acotan y canalizan de distinta manera sus cambios estructurales. Como
consecuencia, el sistema nervioso participa a través de su dinámica
estructural en la realización sucesiva o paralela de distintas dinámicas
internas que aparecen como distintas identidades relacionales del
organismo. Dicho de otra manera, los seres vivos en la conservación de su
unidad corporal a través de su continuo cambio estructural, realizan distintas
identidades sucesivas o paralelas a lo largo de su vivir. Los cambios en el
emocionar son cambios de identidad relacional en estos términos, y como tales
son cambios de personalidad. Así, simplemente en la naturalidad del vivir, los
seres humanos tenemos personalidades múltiples que son un problema
sólo si las vivimos de manera incoherente, en la negación de su legitimi-
dad. (Pag 235)

Lo que ocurre en el devenir de los seres vivos, y de los sistemas en


general, es que su identidad no es un rasgo intrínseco de ellos, no es una
propiedad de su ser que está determinada desde su constitu ción genética,
anatómica o fisiológica. La identidad, lo que hace a un ser vivo un ente
particular, surge en su vivir de una manera sistémica en su continuo
fluir en interacciones con el medio, en un proceso en el que ser vivo y
su circunstancia particular de existencia cambian juntos. En la historia
evolutiva esto aparece en la constitución de linajes que se constituyen en
la conservación transgeneracional de un modo de vivir que se extiende
desde la concepción del ser vivo hasta su muerte, y que involucra tanto su
realización individual como la continua participación en la configuración del
medio.(Pág. 283)