Cuentos usando todos los tipos de narración ¡Oh Dulce Manzana!

, con tus sabores acoges las mañanas… Hace más de 4 años, quizás 6 o tal vez 10, descubrí tu suave aroma. Sentada en la pradera, observando las constelaciones y una a una las galaxias del universo me detuve con inquietud al observar un planeta extrapolar que tenía cierto parecido al sol y se encontraba ubicada en la constelación de Vulpecula. Después de ese encuentro me di cuenta que a lo lejos estaba aquel árbol manzanero. Manzanero nació en México un 7 de diciembre de 1935 pero fue trasladado al Zulia por el Sr. José Antonio Urdaneta luego que presentara lo que hoy se conoce como la Bandera de ese Estado. Aquel árbol manzanero era un poco testarudo. Si alguien que no le gustaba se sentaba debajo de sus ramas para refrescarse, él las ondeaba hasta que cayera una manzana y golpease fuerte fuerte la cabeza de la persona, fuerte fuerte como el martillo de Thor produciendo así un gran trueno ensordecedor. ¡Me cayó! ¡Me cayó una manzana en la cabeza! dije yo… Corrí y corrí para que no me volviera a golpear, pero aquel manzanero tenía mucha habilidad. Un poco distante al árbol manzanero se encontraba una Manguera. La Manguera igual que Manzanero no toleraba cuando alguien se sentaba en la base de su tronco porque ahí mismo comenzaba a mover sus ramas para que, en vez de manzanas cayeran mangos, esos golpeaban más fuerte a las personas. Poco a poco me fui acostumbrando y ellos a mí, y los martillazos fueron cesando. Esos mangos me cayeron excelentes, me di cuenta de todos esos mangos regados en el suelo y dije para mis adentros que en vez de ver como los mangos se dañaban prepararía la mejor jalea de mango de todo el mundo. Manzanero se sintió ofendido porque no recogí las manzanas que me había lanzado y las use para alguna preparación, lo que pasa es que el no sabía que yo no podía preparar nada con manzanas. Y así fue como mi jalea de mango fue la mejor gracias a José Antonio Urdaneta que trajo un día a Manzanero desde México y éste me lanzó manzanas y Manguera decidió lanzar mangos también. Anais De Boricón

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful