P. 1
Dios y El Grupo Scout Abierto

Dios y El Grupo Scout Abierto

|Views: 190|Likes:
Published by api-3732824

More info:

Published by: api-3732824 on Oct 15, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/18/2014

pdf

text

original

Temas de Programa 8

DIOS Y EL GRUPO SCOUT ABIERTO 1
FICHA TÉCNICA PARA SCOUTERS Y DIRIGENTES POR JOHN THURMAN2 Jefe de Campo la Asociación de Boy Scouts 3

1 2

Se entiende por “Grupo Scout Abierto” aquel Grupo que no depende de una denominación religiosa; que por lo demás es el caso más frecuente hoy en día. Se entiende de Gilwell, el Jefe de Campo era el encargado de darlos Cursos de Insignia de Madera en Gilwell; fuera de Gilwell, los cursos eran dados por el Diputado (o lo que es lo mismo el delegado) del Jefe de Campo. Así se nombra a la Asociación Scout del Reino Unido.

3

Derechos reservados por la Asociación de Scouts de México, A.C. Córdoba No. 57, Col. Roma, C.P. 06700, México, D.F.

T ítulo de la obra en inglés: God in the Open Groups Autor: John Turman. Versión al castellano: Temas de Programa No.8; Dios y el Grupo Scout Abierto Ficha técnica para Scouters y Dirigentes, es una publicación de la Comisión Nacional de Métodos Educativos. Traducido por: Fernando Soto-Hay García, S.J. Editado por la Dirección Nacional de Publicaciones de la Asociación de Scouts de México, A.C.; marzo del 2000.

Versión de consulta en formato PDF.

NOTA DEL TRADUCTOR
Quiero dedicar esta traducción a un gran amigo que ya ha plantado su tienda en el campo del reposo y de la dicha junto a la del Señor, a un gran amigo que entró al Escultismo en el año de 1932 y que desde entonces se conservó activo, a un gran amigo que supo ganarse la simpatía de todos; me refi ero a “Pancho” Macías Valadez. Y quiero dedicarle esta traducción a “Pancho” por lo siguiente: Carlos su hijo y Verónica su nuera me dieron algunos libros en inglés de lo que fue la biblioteca scout de “Pancho”; entre esos libros encontré este God and the Opend Scout Groups, y al tomarlo vi que estaba escrito por John Thurman, dirigente scout y gran adiestrador al que no conocí, pero al que siempre admiré por la labor que realizó adiestrando a muchos adiestradores, scouters y dirigentes que ayudaron a la juventud del mundo entero. Pero John no se contentó con adiestrar en el Campo Escuela de Gilwell, sino que escribió este libro que me llamó la atención por la forma como trata el problema de Dios en los grupos Abiertos y por lo actualizado, a pesar que fue escrito hace muchos años. Viniendo a este libro, me gusta leer un libro que tan bien trata el problema que se plantea y que ha sido escrito por un seglar. Me da idea que en mucho está inspirado en los escritos de Baden-Powell, pero no se puede negar que refleja la experiencia personal del autor, experiencia adquirida a lo largo de los años de tratar con muchachos y dirigentes de muchas naciones. No obstante lo anterior, el libro está dirigido a los Scouters y Guiadoras del Reino Unido de aquellos días. Pero la problemática que trata es una problemática que se puede considerar como actual en los diversos países de América Latina; no cabe duda que no hay nada nuevo bajo el sol; por lo tanto creo que este libro viene a completar los varios libros que se han publicado no solamente en la Asociación, sino en otras Asociaciones de la Región Interamericana, por lo que no hay que pensar que es un libro más para ponerlo en una biblioteca, sino que es un libro para leerse y ponerse en práctica. Quiero dar las gracias a m i hermana Mary Linda a quien puse a traducir el presente volumen, ella no fue nunca Scout, pero se dio a la tarea, y aquí está lo que ella hizo y yo corregí para que pudiera aparecer con el lenguaje scout.

Fernando Soto-Hay y García S.J.

PREFACIO

Este libro no está escrito para aquellos Scouters que tienen convicciones religiosas ya establecidas y que son miembros de una comunidad de culto 1. Ellos pueden encontrar un consejero experto en su propia denominación2. Sin embargo, pudieran obtener algún beneficio al leerlo, en especial en aquellos capítulos que tratan de temas tales como oración de tropa y el propio scout. Está dirigido principalmente a aquellos Scouters, y existen varios, quienes en estos días difíciles han crecido sin firmes convicciones religiosas. No asumen ni el conocimiento, ni la fe, pero reta al lector a asumir sus creencias, en vista de sus responsabilidades con respecto a sus Scouts. Llena un hueco en la literatura existente, pues casi termina donde la mayoría de los libros sobre religión empiezan. Por esta razón, le doy a este libro una calurosa bienvenida, pues se necesita como nunca antes una fe viviente, y el Escultismo no puede ser suficiente por sí mismo. Pero en conciencia no se puede leer este libro y parar allí. Espero que ustedes sientan que tan solo han dado los primeros pasos inciertos y que necesite de consejo y de ayuda especializada para la siguiente etapa de su camino. Hay muchos clérigos y ministros que están dispuestos a ayudar, y si ustedes no saben a dónde dirigirse, su Comisionado de Distrito, sin duda, los pondrá en contacto con alguno. Aunque los miembros del Panel Religioso en la Oficina Nacional no están totalmente de acuerdo con las exposiciones de es -te libro, por mucho tiempo han sentido la necesidad de un l ibro así, y han recomendado que sea escrito por un Scouter laico. Cada iglesia, sin duda, expresaría el contenido del presente libro en diferentes términos, pero tales declaraciones llamarían menos la atención a un hombre o a una mujer para los cuales se ha destinado este libro, o resulta estar sobre sus cabezas.

1 2

Se entiende que tienen una religión. En su propia Iglesia.

Por lo tanto, el Movimiento Scout tiene motivo de estar agradecido al Jefe de Campo de Gilwell, John Thurman, por haberse comprometido a realizar tal tarea la cual no debe haber sido fácil de llevarse a cabo. Yo espero y creo que será de gran valor al Movimiento Scout.

J.F. Colquhoun, Presidente de la Junta del Panel Religioso, Asociación Boy Scouts, Noviembre, 1948

PREFACIO A LAS GUIADORAS

Las necesidades de Scouts y Guías, Scouters y Guiadoras son muy similares, mucho más de lo que en realidad, de lo que generalmente se supone. En cuestiones de religión este es realmente el caso. Este libro fue escrito para Scouters de Grupos Abiertos, pero estoy segura que muchas Guiadoras sentirán que es igualmente aplicable a ellas y a sus necesidades e igualmente estimulante, provechoso y que despierta muchos y variados pensamientos. Existen ciertos pequeños detalles en los que no necesariamente seguimos los mismos métodos, pero en los temas principales estamos totalmente de acuerdo en los puntos de vista aquí expresados y en la posición definida y establecida en lo que respecta a los principios fundamentales. Por algún tiempo hemos estado conscientes de la necesidad de tal libro, y estamos agradecidos a la Asociación de Boy Scouts por satisfacer tal necesidad. El Panel Guía Religioso está conmigo en recomendar ampliamente este libro de Mr. Thurman a las Guiadoras, y me da mucho gusto tener la oportunidad de escribir este prefacio y por lo tanto identificar al Movimiento de las Guías con esta invaluable edición de los Scouts y de la literatura de las Guías.

Finola Somers, Comisionada en Jefe, Asociación de Girl Guides Noviembre, 1948

INTRODUCCIÓN A la segunda edición

Cuando por primera vez apareció este libro, fue lanzado a un público expectante pero dudoso y no era posible saber qué clase de bienvenida recibiría tanto por parte del Escultismo o por parte de las Iglesias. Y en ese tiempo, no como muchos autores, me refrené de reconocimiento de ayuda que cualquier autor recibe de otras personas, porque sentí que si iban a haber ladrillos, los dejarían caer en mi cabeza desprotegida. Decir que me siento complacido y gratificado por la aceptación que el libro ha tenido, es decir nada mas que la verdad. El número de cartas que han llegado de todas partes del mundo y el tono de éstas ha sido un estímulo formidable para mí; cartas de literalmente todos los inimaginables niveles de vida, desde los jóvenes A.S.M. 3 quienes libremente reconocen que el contenido del libro los ha parado en seco y los ha hecho recapacitar o tal vez empezar a pensar, hasta cartas de mas de u n Obispo, quienes han mostrado un entendimiento muy humano de lo que he tratado de decir. Por lo tanto, ahora siento que con la salida de la segunda edición, el libro es un éxito y seguirá sirviendo al Movimiento por algún tiempo mas. Este es el momento e que quiero agradecer a tres personas en n particular, quienes con su entendimiento y con su crítica saludable y por el gran estímulo que me dieron durante todo el tiempo, tienen una participación mayor en el éxito que el libro ha alcanzado. Primero voy a agradecer al Obispo de St. Albans, Michael Gresford Jones, por todo el tiempo que tan gustoso me dio y por su estímulo y consejos.

3

Abreviatura que no he podido encontrar su significado.

En segundo lugar al Rey. F.D. Morley de la Iglesia Metodista por su tenaz insistencia que yo era la persona adecuada para escribir este libro; mis agradecimientos por el hecho de haberme convencido que, en esencia, él estaba en lo correcto. Al último en orden pero no en importancia, a Mr. J.F. Colquhoun (Koko), Presidente de la Junta del Panel Religioso quien, con una apariencia de enfermera poco habitual, me ayudó con el manuscrito de principio a fin, en el Panel Consultivo Religioso. También quiero agradecer a los miembros del Panel Consultivo de la Oficina Central Imperial por su ayuda y consejo, por su amable interés y por sus diversas expresiones positivas para mí de los que son los principios cristianos y scouts en la práctica. Sin embargo, tal vez esto no sea todo. Aún quedan mis Scouts de mi viejo Grupo quienes me enseñaron mucho más de lo que yo les enseñé.

John Thurman

EL PRINCIPIO

Este libro está escrito y dedicado al Scouter del Grupo Abierto, al hombre y a la mujer quienes, como el Dr. Bernard, mantienen la puerta siempre abierta y tratan en toda ocasión de acercar la familia Scout a aquellos que se beneficiarían más con el Escultismo. En ningún momento esto desacredita los esfuerzos de los Scouters de los Grupos fomentados por la Iglesia, pero para el Scouter junto con la Iglesia todo el asunto del Deber a Dios se simplifica grandemente y cuenta para su ayuda con el consejo experimentado de un ministro de culto en particular. El Scouter de un Grupo Abierto inevitablemente encontrará en su Sección muchachos de todas las posibles denominaciones religiosas, y puesto que este es un libro realista, debemos afrontar que hoy en día la mayoría no reconoce ninguna religión. Por lo tanto, tal vez, su labor sea más grande pero su oportunidad de servicio será más grande también. La esperanza que los capítulos a continuación sean una ayuda real y práctica para aquel Scouter es la única justificación para su aparición impresa. Es del conocimiento general que hoy en día muchos muchachos no tienen una verdadera instrucción en la fe de ninguna denominación religiosa; por el momento no estamos preocupados por las razones de esto. No es tan obvio, pero no menos verdadero, que muchos de nuestros Scouters están vagando algo perplejos en un mundo bastante salvaje sin un Dios. Entonces, el propósito de este libro es tratar de ayudar individualmente a aquellos Scouters, que creen que por estar en el Escultismo, son hombres y mujeres de buenas intenciones y que su ignorancia, del grado que sea, no es una ignorancia maliciosa, sino una ignorancia a la que han sido llevados por el mundo en que crecieron. Aún más, siendo personas de buenas intenciones, deben darse cuenta que la responsabilidad en general de los muchachos puestos a su cuidado exige que no se queden en la ignorancia de tan vitales asuntos.

Antes de enseñar se debe saber, y antes de que se pueda saber, se debe creer. Este libro es deliberadamente un libro sencillo. No encontrarán argumentos teológicos profundos; no encontrarán un intento de fomentar una forma de religión a costa de ninguna otra, aunque, sin embargo, está escrito desde el punto de vista cristiano porque el autor encuentra imposible hacerlo desde otro punto de vista. Como se hizo con la intención de que fuera de consumo casero de lo que aún por lo menos en teoría queda, de un país Cristiano, pocos van a contradecir este punto de vista. Al Scouter, quien tal vez por su educación o por oportunidades, ha encontrado para sí. y lo está pasando a sus Scouts, una relación satisfactoria con su Dios, le diría: ‘No adoptes una acti tud superior en cuanto a este libro; no fue escrito para ti, sino para el hombre y la mujer que no ha tenido esas oportunidades”. Esto es un intento para empezar por el principio, realmente para ir más allá que desde el principio y, en caso que alguno dude de la necesidad de esto, tal vez las páginas siguientes, tomadas del muy agradable periódico The Countryrnan4, darán una idea de la profundidad, de la ignorancia e indiferencia desde donde con frecuencia debemos empezar nuestro comienzo. El monólogo se llama “La manera que ella lo veía”, y fue una contribución de Sylvia Osborne: -El pasado viernes era el día del té, -Gladys -dijo la Sra. Huckings, justo cuando puse el tarro de mermelada en la mesa. Hubo un gran golpe en la puerta. Dije, ve a ver quién es, Tony. Y regresó corriendo. -¡Ve! -dijo-, ¡sí es el Vicario, oh Dios!. ¡si es el rubicundo Vicario! -dije-. -¡Cierra la puerta, niño -dije- rápido! Blimey, antes de que abriera la boca, allí está ya. -No se moleste Sra. Huckings -dijo-, que mal hablaba. Sólo quería platicar un poco con usté y aquí con Anthony. Pos me dije, ¿qué anda haciendo ahora este muchacho? Bueno -dijo-. Oí del éxito de su hijo en el Concurso de Talento Victoria de la semana pasada y ya que se interesa en el canto, pos uno diría q ue el debería ingresar al coro de la iglesia.

4

Periódico inglés de aquellos días.

-Bueno -pus miré a nuestro Tony y él me miró-. Bueno Vicario -dije-, yo digo pos que diga el muchacho. -¿,Qué te parece mi Tony? -Vamos -dijo- ¡Pos que me va a gusta r! -Bueno -dije-, que ya no te podrás quedar en la cama hasta el medio día los domingos. -Me lavo mis manos d’ esto, Vicario -dije-, el muchacho puede hacer lo que quiera. -Bueno -dijo-, levantando su sombrero. -Tú decides Anthony, me gustaría verte en la Sacristía a las diez y media el domingo, ahora estoy ensayando al coro yo mismo. Te daré una pruebita y si eres afortunado podrás sentarte con los otros muchachos durante el servicio de las once pa’ ver si te gusta. Buenas tardes, Sra. Huckings -dijo y se levantó y se salió. De una pieza estaba yo. Él nunca dijo ni una palabra de ir a la iglesia. El pequeño Tony insistía que quería ir. Yo dije, no seas tonto, nos vamos a tener que levantar temprano los domingos. Ya no habrá para ti películas del domingo por la noche; ahora pa’ ti habrá iglesia. Pero seguía neceando. -¡Cierra tu bocota! -le dije a él-. Bien, bien puedes ir. Así que el domingo me levanté a las diez y lo mandé a la iglesia. Regresó corriendo a la hora de la cena. -Hijo Ma’ -él dijo-, no me fue del todo mal; me preguntó qué había cantado en el concurso, yo le dije que “Tú eres la luz del sol”5 ; entonces dijo, “no basta”; yo le dije, también sé cantar “Pon tus brazos alrededor de mí, oh querida”6; entonces me hizo hacer “la, la, la”, y entonces me hizo cantar algo de un pastor7.

5 6 7

Canción de amor entre novios. Otra canción de amor. Sin duda se refiere al salmo: “El Señor es mi Pastor”

Me senté con unos vetustos en cajón de madera8, y estuvo ese tipo con una canasta q ue echaba humo9 que apestaba mucho. Otro tipo tocaba un gran piano que tenía un espejo10, y en la bola había algunas viejas y unos chavos. -¡Qué padre, Gladys!, te hubiera gustado verme aplastado allí. -Tendría que ir a la iglesia, la única vez que fui, fue cuando me casé, vestía satín blanco, qué bonitos trapos, me sentía como en los viejos tiempos. Cuando ingresé a los Scouts siendo muy joven, realmente demasiado joven como Ayudante de Jefe de Tropa, mi motivación fue enteramente egoísta. Esperaba disfrutar las cosas que los Scouts hacían y las disfrutaría más en compañía de otros congéneres. Por algunos meses deambulé sin objeto pero muy agradablemente por senderos sin rumbo, sin molestarme mucho hacia dónde íbamos o de lo que se trataba. Estaba en una Tropa abierta y ocasionalmente seguía yendo a la iglesia. Estaba acostumbrado a ir, era parte de mi, en verdad, lo disfrutaba, pero por muchos meses simplemente no se me ocurrió que el Escultismo y mis Deberes para con Dios realmente querían decir algo e n particular. Entonces sucedió que, ya muy avanzado el verano, cuando estaba acampando con mi Tropa en la Isla de Wight, una noche de domingo me pidieron que preparara y dirigiera un Propio Scout. Nunca había asistido a una cosa semejante, nunca había pens ado en tal tarea, pero era lo suficientemente aventurero, impetuoso y temerario para aceptar tal encargo. Dirigí el Propio Scout y hablé con los Scouts. No sé qué efecto tuvo en ellos, pero quiero que sepan el extraordinario efecto que tuvo en mi. Repentinamente entendí el Escultismo. Mientras hablaba en aquélla bastante fría y muy húmeda noche, acurrucado en la puerta de una tienda, con gotas de agua escurriendo por mi cuello, las piezas sueltas del acertijo Scout cayeron en su lugar. Vi que aquí está la clave. Si encuentro el lugar de lo que es Dios, lo demás es fácil.

8 9 10

Se refiere al coro inferior tan típico de las iglesias inglesas. Sin duda se refiere al incensario. Alude al órgano del coro alto, que tiene un espejo para ver el altar, ya que el organista está de espaldas al mismo.

Esto fue hace muchos años, pero la lección de esos momentos perdura. Aquellos que buscan la inspiración solamente en extensos concursos o en ocasiones especialmente preparadas deberían tomar en cuenta cuando más o menos una docena de muchachos se juntan en una tienda. Este asunto no es una complicación que aturda; es íntegro, simple y sincero. Verán, yo sí sé. He pasado por d mismo camino, el camino del Grupo Abierto. Por esto es que, humilde y honestamente, les ofrezco mi mano a lo largo del camino.

¿CREES EN ALGO?

Supón que te hago unas cuantas preguntas en plan positivo: ¿Crees en Julio César, en Guillermo el Conquistador, en Oliver Cromwell, en tu tatarabuelo o en W.G. Grace? Puede ser que pienses que ésta es una pregunta absurda, no es tan fácil de contestar cuando empezamos a pensarlo. Creo en todas estas personas. Nunca conocí a ninguno de ellos; nunca he visto a ninguno de ellos; obviamente nunca pude haber conocido o visto a ninguno de ellos; sin embargo creo en ellos. No busco evidencias en particular, pero no dudo que encontraría evidencias en abundancia si preguntara sobre este asunto; evidencias que sin duda podrían ser refutadas por cualquiera que fuera lo suficientemente listo para inventar los argumentos necesarios. ¡Cuánto más fácil es destruir que construir! Bien, espero que ahora que empecé a hacerlos pensar si creen en algo o no, me permitan hacerles mi siguiente pregunta. ¿Creen en ustedes mismos? Una vez más pensarán que esto es absurdo, pero ¿alguna vez han pensado qué son? Podrían ser un científicos y saber que físicamente están compuestos de un tanto por ciento de azufre, de carbono y de un poco de agua, y así sucesivamente, pero supongo que realmente no creen que eso son “ustedes”. ¿Realmente creen que hay un “usted”, o piensan que son solamente una sofisticada pieza de maquinaria? Si tienen cualquier clase de creencia en ustedes mismos deberán, en alguna etapa de su pensamiento, preguntarse de dónde vinieron, qué fue lo que los generé y les dio eso que llamamos vida. Seguramente deberán pensar que ustedes son algo o en otro caso, nada más creer que no son algo.

Lo que no pueden hacer es ignorar la exposición. ¿A dónde nos lleva esto? Quiero sugerirles que todos los seres h umanos deben creer ya sea en que ellos mismos y todos los demás y todas las cosas “simplemente sucedieron”, o de otra manera creer que existe un poder extraño, que la humanidad ha preferido llamar Dios, y fue el que hizo existir todas estas cosas. En lo que a mí concierne, usando mi imaginación como puedo, no logro concebir eso de que yo, mis amigos, todos los Scouts del mundo, todas las personas en el mundo, el mundo mismo y el universo, “solamente sucedieron”. Para mí eso es una sugerencia tan fantástica que realmente no puedo empezar a darle crédito, así que me veo forzado, aunque no me guste y espero que a ustedes también, a aceptar el hecho que debe existir, de una forma o de otra, una fuerza absolutamente separada y tremendamente poderosa que creó todo lo que conocemos como universo. En este punto deberán estar pensando en que los científicos están más o menos de acuerdo en que la Tierra fue formada por un pedazo de Sol que cayó y que giró hasta redondearse y que gradualmente se está enfriando hasta que un día desaparezca completamente. Todo esto puede ser cierto, pero aún no nos dice quién hizo el Sol, si un argumento de similar género se desarrolla, ¿quién hizo el sol que hizo al sol? Ahora no confundamos el tema de discusión y nos preocupemos si el poder es bueno o malo o si tiene un propósito o no, pero primero pongamos en claro que debe haber algo en alguna parte que empezó todo y, si aceptamos que existe tal cosa, seamos lógicos y llamemos a esa cosa por el nombre que el hombre le ha dado: Dios. De hecho, podemos argumentar, aprobar o desaprobar como nos guste, en alguna etapa regresamos a Dios. En otras palabras, es irracional para un hombre inteligente no creer en Dios. Espero que hasta aquí, cualesquiera que hayan sido sus puntos de vista, estemos de acuerdo. De hechos no hemos discutido, no estamos aún interesados en el tema de la naturaleza de Dios; sólo estamos interesados en el hecho que debe existir un Dios. Bueno, ¿ahora a dónde nos dirigimos con todo esto? Yo sugeriría que la cuestión que en particular debemos aclarar en seguida es tu relación personal con Dios. Si aceptamos el hecho de que Dios te creó y te dio la vida, en otras palabras, te que no podemos hacer es negar su existencia. Permítanme repetir: la voz de Dios está siempre en lo correcto y, cualquier cosa que sea lo que queremos creer, sabemos lo que es correcto. Es la voz de Dios la que está en lo correcto y es digna de ser escuchada, pero la conciencia puede y habla con una voz que

obviamente es de orígenes poco divinos. La voz de la mala conciencia es la que muy a menudo nos dice las cosas que queremos oír y no más bien las que sabemos que son las correctas. Uno de los grandes obsequios que da la religión a la humanidad es el ayudamos como individuos a distinguir con certeza el bien del mal. Basta de esto. Veamos a dónde hemos llegado. Es irracional e ilógico no creer en Dios. Es ofensivo rechazar el reconocimiento al autor de nuestro ser. No podemos evitar oír la voz de Dios. Es imposible adoptar un punto de vista neutral pues, como observó un Cockney (hombre de clase baja en Londres) la primera vez que vio una jirafa, dijo: “No hay tal cosa”. Debo resumir desde otro punto de vista, el del Movimiento Scout. Antes de ser un Scouter se tiene que hacer la Promesa Scout; sin importar qué puesto se quiera ocupar en el Movimiento debe sin reserva hacerse la Promesa, antes que pueda ser elegible a servir. Ahora esa Promesa en términos no inciertos dice: “Yo haré mi mejor esfuerzo por cumplir mis deberes para con Dios”. ¿Podríamos detenemos un momento en esa palabra “Yo”? No te preocupes por tu compañero, ése es su problema. Ese “Yo” eres tú: Bill Brown o Mary Jones, y se refiere a ti personalmente. En realidad es tan simple como eso. Entonces, obviamente, si no estás preparado para creer en Dios, no puedes ser un Scouter. Si no estás preparado para expresar tu deuda con Dios, debes renunciar al Movimiento. Esto es tan directo como puede ser. Ahora nos aventuraremos un poco más adelante.

¿CREES EN EL ESCULTISMO?

Puedo ver su cabello erizado y de inmediato decir: “Por supuesto que sí creo”. Sólo deseo saber si alguna vez con anterioridad se han hecho esa pregunta, pues les voy a preguntar una vez más: ¿Creen en el Escultismo? No estoy pensando en acampar y en las caminatas, h acer nudos, a practicar primeros auxilios o ejecutar las danzas de la selva, eso no es Escultismo, esas son sólo actividades y decoración, nada que ver realmente con cl Escultismo. Todo esto es muy interesante, muy divertido y muy valioso, pero no es Escultismo. Creo que mejor tendré que probar esto. Yo puedo hacer todas las cosas que acabo de mencionar: puedo acampar, realizar caminatas, ir a navegar, hacer nudos, dar primeros auxilios y danzar las danzas de la selva, pero no por eso soy un Scouter. No necesariamente pertenezco a alguna organización. Puedo no tener un uniforme, mucho menos tener una Ley o una Promesa, ni alguna sugerencia de lo que son los deberes para con Dios; puedo ir y hacer cualquiera de estas actividades, o simplemente cualquier otra. Entonces claramente estas actividades en sí mismas no son Escultismo. Examinemos nuestras actividades un poco más de cerca. Los malvados pueden ir de campamento y de caminata y navegar y hacer todas esas cosas bien hechas, pero afortunadamente también pueden hacerlas los que son rectos. Bueno, si estas cosas no son Escultismo, ¿qué es el Escultismo? Seamos muy claros, antes de que nos aventuremos a seguir adelante: el Escultismo no es una religión, regresaremos a este punto más adelante, sino que el Escultismo es la manera de hacer todas estas cosas y realmente muchas más. El Escultismo, de hecho, es un modo de vida, con el propósito muy definido de tratar de seguir por el angosto sendero de la bondad del que hablamos en el capítulo anterior.

Entonces, el Escultismo debe ser una manera de vivir, o tal vez más exacto, un buen modo de vida. Es algo muy obvio que el todo del Escultismo es algo que hacemos. Permítanme repetir: es una buena manera de vivir, y para ayudarnos a nosotros mismos, vamos de campamento, de caminata y las demás cosas. Todo nuestro Escultismo es activo, no necesariamente físicamente activo, pero siempre activo, y por donde vean el Escultismo, ya sea para los Lobatos, Scouts, Seruor Scouts 11 y Rovers, siempre se empieza con una Promesa. Esa Promesa dice así: “Yo Haré”12 y hacer significa lo que se dice, no quiere decir mantenerte fuera de problemas, o sea, tratando de ser neutral. B.P. nos recordaba tan a menudo que el Scout es activo haciendo el bien, no pasivo haciendo el bien, así que tenemos en todas nuestras actividades Scouts, los deberes para con Dios como la primera actividad. Digo primera actividad porque es muy importante siempre tener las cosas en orden y empezar por el principio. No pueden hacer un nudo si no empiezan por el principio; un libro que se empieza a leer por en medio o no tiene significado o es peligrosamente muy engañoso; se debe aprender el alfabeto antes de aprender a leer. Para ser breve, todo tiene que tener un principio y si hemos de tener éxito en el Escultismo debemos saber cuál es el principio y entender lo que significa y lo que se espera de nosotros. Así que, entonces, tenemos que el Escultismo es una Actividad. La primera actividad o el fundamento del Escultismo es la Promesa. La primera parte de la Promesa es la que habla de los deberes para con Dios. Esto es bastante sencillo y suficientemente claro. De cualquier ángulo que se acerquen al Escultismo, deberán, si son honestos, llegar a la conclusión que los deberes para con Dios es la base desde donde construimos lo demás. He oído murmurar por los rincones a algunos Scouts, escandalizados porque fulano de tal, por lo general un comisionado, no podía hacer una bolina. Bueno, ¿y qué? Tal vez el compañero cuya eficiencia práctica atrae el desprecio del que n o conoce bien las cuestiones técnicas está tratando de poner lo primero al principio. Tal vez esté cuidando los cimientos dejando las demás cosas para más tarde. Él se puede estar dando cuenta qué fácilmente podemos quitar la aldaba y aún tener Escultismo, pero el quitar los cimientos quiere decir que se tendría la total y completa desintegración.

11 12

Estos son los que llamamos en México los Expedicionarios. La Promesa en inglés empieza por estas palabras: “Yo prometo hacer.."

Es fácil hablar de que la Promesa sea el fundamento del Escultismo sin molestamos en descubrir lo que eso significa. La mayoría de los scouters aceptarán el hecho que la Promesa es el fundamento y luego pasarán rápidamente a lo siguiente. Estarán de acuerdo que si quitan lo s cimientos se caerá la casa. Pocos scouters harán algo tan drástico como quitar los cimientos, pero el Scouter que trate de ser neutral está dejando todo el tiempo a las ratas, el moho y la podredumbre y todas las otras cosas que dañan a los cimientos, q ue gradualmente destruyan lo que él está tratando de construir. Un hombre sabio que posea una casa, primero ve los cimientos y se cerciora que estén en buen estado al ciento por ciento. En otras palabras, está activo al revisar los cimientos; no trata de p oner otro piso a la edificación hasta que hayan sido inspeccionados; no pierde el tiempo y el esfuerzo en decorar la puerta de entrada cuando tiene dudas de los cimientos. Por lo tanto, al menos que nosotros en el Escultismo inspeccionemos y mantengamos los cimientos de nuestros deberes para con Dios, al menos que tengamos nuestra estructura de cimientos en un buen estado activo y bajo constante supervisión, solamente estamos desperdiciando el tiempo si nos dedicamos al resto de la casa. Visto de otra manera, los deberes para con Dios no es sólo algo que añadimos a la casa. No es una gárgola o un pórtico o una fuente ornamental en el jardín; es el mismo lecho de roca sobre el cual buscamos construir y, francamente, al menos que estemos preparados a aceptar esto y a hacer algo al respecto, realmente no tenemos ningún derecho a ser scouters pues seríamos, ni más ni menos, unos hipócritas. Entonces aquí están las condiciones: o aceptan los deberes para con Dios como el fundamento del Escultismo y están preparados a hacer algo al respecto, o deberán decir “No creo en el Es -cultismo”, y en tal caso deberé decirles “Lo siento mucho, buena suerte y ¡adiós!”. En suma, no hay lugar en el Escultismo para los no creyentes, pero debemos llegar más lejos que eso. No hay u n lugar en el Escultismo para un hombre o una mujer que aceptan a Dios solamente como algo extra; todos debemos aceptar a Dios como el fundamento, alguien a quien tenemos que obedecer; no hay un posible término medio. El Movimiento Scout no está preparado para aceptar términos medios. Hay una condición para la membresía: o lo aceptan o se salen. Como siempre, la decisión es tuya. Esto les podrá parecer como una proposición muy drástica y tajante, y de alguna manera, es lo que quiero que sea, aunque a decir verdad no soy un hombre colérico, pero permítanme ser muy claro en lo que deben aceptar en esta etapa. Yo no he dicho aún que deban ir a la iglesia, que deban pertenecer a alguna denominación religiosa en particular o alguna otra cosa, que no sea el enunciado simple y llano: “Deben creer en Dios y

deben aceptar que tienen una obediencia para con Él”. Este es el simple y llano punto de partida. Estas son las bases del Escultismo, una base recta y totalmente práctica y que no es una vaga trivialidad. Es tan obligatorio como el asistir a las juntas de tropa; una actividad como lo es el hervir un caso de agua durante un ventarrón aullante cuando la madera está húmeda y ya no les queda más que un cerillo. Es “la cabeza y las pezuñas y la joroba” de todo.

¿ES EL ESCULTISMO UNA RELIGIÓN?

La primera respuesta a esta pregunta es “No”; la segunda es “No” y la tercera es “No. No hay “Nos” ciegos, o “Nos” fanáticos, sólo ‘Nos” considerados muy cuidadosamente. Al menos que aprecien lo que cualquier otra respuesta pudiera significar, están en un camino peligroso. Antes que pueda realmente pedirles que acepten ese “No” muy definido, pienso que debo explicarles lo que es la religión y, en la frase más simple que puedo encontrar, puedo sugerir que la religión es el méto do inventado por Dios y entregado a la humanidad, a través del cual aprendemos las cosas que se refieren a Dios y le ofrecemos nuestra obediencia. Ahora bien, el Escultismo es una cosa muy buena: puede ayudar a una persona a entender a Dios; le puede ayudar a ofrecerle su obediencia. Pero el Escultismo, por muy bueno que sea, es una cosa inventada por el hombre. De cualquier manera acepten que B-P fue inspirado por Dios, pero B-P era un hombre mortal. Lo admiramos, honramos su memoria, pero no lo adoramos. Le atribuimos genio, pero no el poder de crear, el cual claramente sólo pertenece a Dios. La religión, entonces, vino y sigue viniendo de Dios y es una cosa en sí mismo. Podremos discutir cómo lo haremos, pero por ninguna manera razonable de discusión podremos concebir al Escultismo como una religión, pues el Escultismo está hecho por los hombres pero no está hecho por Dios. El peligro de pensar de otra manera es más evidente, tal vez, en el “Grupo abierto”, al establecer al Escultismo como una especie de pseudo religión o sustituto de religión, pues el Escultismo es en lo profundo una buena cosa y es fácil de confundir lo bueno con Dios. Es fácil confundir con Dios un buen numero de cosas que son parte del Escultismo. Por lo tanto, en este capítulo quiero alertarlos acerca de algunas de estas cosas. La mayoría de nosotros aceptaremos, y ya lo hemos discutido, que todas las cosas naturales del mundo: los bosques, los ríos, los mares y las montañas fueron creados por Dios, y entre más bella es una cosa, es lo más humano asociar esa cosa con Dios. Todo esto es muy correcto y apropiado y nosotros en el Escultismo apreciarnos mucho a la naturaleza; la naturaleza es al mismo tiempo nuestra escuela y nuestro patio de juegos. Llevarnos a nuestros Lobatos, Scouts y Rovers a los bosques, montañas, campos y senderos.

Nos acercamos mucho a la naturaleza y tratamos de conocer más de ella, espero que absorbamos la belleza que abunda. Vehemente como personalmente estoy cerca de cada uno y de todos los aspectos de lo que es el conocimiento de los bosques, estoy totalmente consciente del peligro de confundir a la naturaleza y en especial a las bellezas del mundo con Dios el Creador. Consciente del peligro, pues fue uno de los peligros que me atacó tiempo atrás, un enemigo que me atacó más repulsivamente como la mayoría de las tentaciones obvias de esta vida, pues la posibilidad de confundir a Dios con la naturaleza parece tan inofensiva de primera intención, que debo prevenirlos contra esto. Tal vez les ayude a darse cuenta de la diferencia si les recuerdo que ustedes mismos son parte de la naturaleza. Tan de la naturaleza, o del conocimiento de los bosques, como prefieran, como un árbol, un atardecer, o la vista de un lago en las montañas. Estoy convencido que ustedes rápidamente se darán cuenta de la equivocación, de la estupidez, de la idolatría de uno mismo, igualmente verán la idolatría a un árbol o a la adoración de decoraciones. Dios es Dios siempre, y Dios nunca es algo más. La belleza natural, silo decimos correctamente nos deberá ayudar a entender a Dios y, sobre todo, nos deberá ayudar a honrarlo. Las bellezas de la naturaleza no son sino obsequios que Dios nos ha otorgado. Existen para nuestro beneficio, o para nuestro mal uso, y sin duda alguna, el mal uso más grande que le otorgamos a la naturaleza es deificarla, esto es, convertirla en Dios. Esta es, tal vez, la confusión en que caeremos más fácilmente. Sin embargo, existen otras que debemos considerar y estar prevenidos pues en estas materias estar prevenidos de antemano es estar armados de antemano. Nuestra segunda confusión está entre Dios y las buenas acciones y el servicio, que son uno de los principales temas a través de todo el Escultismo; es una cosa muy apreciada y vital pero les puedo asegurar que pueden seguir haciendo buenas acciones de ahora hasta el final de los tiempos, pero estas buenas acciones no se convierten en Dios; ni tampoco quiero decir que al ser meticulosos en el cumplimiento de su servicio que ustedes, como individuos, o sus scouts, están cumpliendo con sus deberes para con Dios. Ser un buen prójimo tiene mucho que ver con ser un buen cristiano, pero de ninguna manera es todo.

El Buen Samaritano es una historia bien conocida por la mayoría. Es una magnífica historia de altruismo y de consideración, en resumen, una sobresaliente “Buena Acción”; un ejemplo espléndido de “Deber para con el Hombre”. Esto, aunque admirable en sí mismo y aún en un plano tan alto y completo, no es por sí mismo Obediencia a Dios. Aclaremos estas confusiones en particular y aceptemos la verdad que mientras que a través del Escultismo nos ponemos en contacto con la naturaleza y tratamos de aprender a estar dispuestos y ser aptos para ser serviciales para con nuestros prójimos, al hacer estas cosas, de ninguna manera en particular estamos cumpliendo con el todo ni realmente con alguna, aunque muy pequeña parte de nuestros deberes para con Dios. Espero haber dicho lo suficiente para ser muy claro que en el Escultismo hay un obvio peligro de confusión que surge entre nuestro entendimiento de lo que son nuestros deberes para con Dios y un gran número de cosas, todas muy apreciables en sí mismas pero sin duda peligrosas al menos que aprendamos a pensar simple y claramente. Estas confusiones surgen, en mi experiencia, casi siempre por la ignorancia y desconsideración, pero muy a menudo son confundidas pues nadie ha hecho un intento lo suficientemente simple para eliminar la ignorancia.

DIOS Y EL CRISTIANISMO

Para mí lo mejor de la religión cristiana es que nos hace más fácil lograr un acercamiento a Dios de manera simple y comprensible y, a pesar de todo lo que he dicho en este libro hasta el momento, libremente admitiré que, silo han leído hasta aquí, espero haber aclarado sus dudas sobre muchos puntos, pero inevitablemente su concepto de Dios será muy vago. Esto no es nada nuevo en la historia del mundo o en la historia de la religión. No tiene uno mas que leer el Antiguo Testamento para darse cuenta qué confusa y muy diversa era la concepción de Dios que tenían las gentes en diferentes épocas.

Me parece a mí que Dios, siendo Dios, debe de haber comprendido esto plenamente y que una de sus razones para mandar a Cristo al mundo en la semejanza de un hombre, fue para damos para siempre una concepción de Dios que e l ser humano ordinario no podía comprender y aceptar, sin someterse a un gran esfuerzo, sus limitados poderes de percepción.

La venida, la vida y la muerte de Cristo hizo mucho más que esto, por supuesto, pero para nuestro propósito en este libro, prefiero pensar que esta es la cosa que les voy a pedir que recuerden. Aquí tenemos a Dios en la forma de un hombre, viniendo al mundo y viviendo, en gran medida, como una persona humana y un ejemplo eterno de todas las cualidades que los seres humanos deberán alcanzar. Aquí hay algo eminentemente comprensible y práctico. Obviamente, siendo humanos y no Dios, fallaremos, pero desde el advenimiento de Cristo nunca podremos decir que fallamos por falta de ejemplo o guía; podemos haber fallado en lo de mayor importancia, sólo por ignorancia, lo que por lo general significa una falla por la molestia de averiguar quién fue Cristo y qué fue lo que Cristo enseñó. Lo que quiero aquí decirles es mucho de lo que el Jefe Scout1 dijo en El Scouter. No es suficiente para nosotros como individuos o para el Escultismo como un todo, aceptar a Dios de una manera un poco gentil pero vaga como un espíritu guiador impersonal y lejano. Debemos creer en un Dios personal, y ciertamente, en un país cristiano, por un Dios personal, debemos entender Cristo. Permítanme regresar al punto que señalé antes. Lo que hizo Dios al presentar a Cristo al mundo fue revelarse Él mismo, lo que es Dios, a nosotros en forma de humano. Una forma que pudiéramos entender fácilmente, una forma que honremos y p odamos seguir fácilmente. Adicionalmente, a través de Cristo nos ofrecieron un intermediario con Dios Padre, y en ese sentido, y no en otro, la fe cristiana es una fe fácil, pues tenemos al alcance de cada uno este enlace personal entre nosotros y Cristo y a través de Cristo a Dios. Como en otros casos, es siempre más fácil subir una escalera de escalón en escalón que tratar de saltamos algunos peldaños. Por un momento seamos muy prácticos, lo que esto significa para cada uno de nosotros como individuos es simplemente que es nuestro deber el observar el contenido, el significado y las implicaciones de las historias del Evangelio. Por el simple y sincero conocimiento de estas historias se hace posible, realmente se hace fácil, entender y amar a Cristo, y a través de este entendimiento y amor a Cristo nuestra relación con Dios Padre avanza considerablemente unos pasos más adelante.

1

Se refiere a Baden-Powell.

Posteriormente diré algo más en el libro acerca de esto en relación con los Scouts, pero quiero que les sea claro que es imposible enseñar aquello que no saben, y completamente inútil tratar de impartir una fe la cual ustedes mismos no poseen. En una palabra, todo el asunto de los deberes para con Dios en el Escultismo se vuelve para el Scouter un asunto de lo que son los deberes para con Dios para el scouter. Esto es algo que deben aceptar y que no es posible eludir pues es la pura esencia de todo el asunto. Si van a aceptar a Cristo y a tratar de entender su vida tanto como su propósito, entonces verán desaparecer la mayoría de sus problemas en relación con sus deberes para con Dios. Esta aceptación de Cristo debe ser de todo corazón, sincera, informada. La vaguedad conduce a un poco más que al absoluto rechazo. El cristianismo es lo q ue se puede llamar un acercamiento a Dios a través de Jesucristo, cada cristiano trata de seguir los pasos y el camino de su Maestro elegido. Uno de los rasgos más importantes de la fe cristiana se centra en la muerte de Cristo en la cruz. No quiero tratar de explicar las implicaciones de este acto, pero sí quiero recordarles algunos aspectos: en primer lugar, la muerte de Cristo en la cruz fue el acto supremo de su vida en la tierra. Recuerden que él señaló una y otra vez que podría haberla evitado, de haber pensado que era correcto, la muerte cruel y terrible que sufrió. Por lo tanto, su acto de valor se vuelve aún más grande pues él tenía el poder de evitar el dolor, el sufrimiento, y realmente toda esa situación. Para mí las lecciones que enseña su muerte son tres. En primer lugar una completa abnegación, en segundo un completo valor, y en tercero, y más importante, una voluntad de someterse completamente y sin cuestionarse a la voluntad de Dios Padre. Naturalmente la cruz se ha convertido en el símbolo de mayor importancia en la fe Cristiana y actúa como un recordatorio para cada uno de nosotros que, como seguidores de Cristo, estamos obligados dentro de nuestras posibilidades a exhibir al máximo las mismas cualidades que el mismo Cristo mostró, por lo menos la misma voluntad de sometemos a la voluntad de Dios. Me inclino a dejar así este asunto, porque creo que esta realidad es la de mayor importancia, porque la verdadera magnitud del acto de Cristo en la cruz, es tan fácil confundir esa situación con el fin, en vez de, como deberíamos, con un nuevo principio. Como Cristo prometió a sus discípulos que resucitaría de la muerte, que regresaría y estaría con ellos, es importante para nosotros recordar y creer que cumplió esa promesa, que la resurrección e s una verdad real.

Es suficiente añadir que en la vida del mudo de hoy el significado de la cruz y de la Resurrección es seguramente más aparente que en cualquier tiempo desde cuando sucedieron.

EL ESCULTISMO Y LA IGLESIA

En esta etapa siento que e s necesario llamar su atención a una regla. De hecho, es una regla hecha por el hombre. La Regla 10 de nuestra Asociación2 dice: “Se espera que todos los scouts pertenezcan a una denominación religiosa y asistan a sus servicios”. Ahora que todo está perfectamente claro y tomando esto en cuenta, pienso que una pregunta muy apropiada sería: “¿Quién espera esto?” La respuesta es muy sencilla, pues si tú eres un dirigente, y con la experiencia sabrás cualquier cosa que esperas de tus scouts, al menos que estés preparado para personalmente poner el ejemplo, tus expectativas serán nada. Se espera de ti, si se quiere pensar del dirigente, “A pertenecer a alguna denominación religiosa y de asistir a sus servicios”. Bueno, quiero ayudarlos en esto. Puede que hayan asistido a la iglesia y hayan salido insatisfechos; me ha pasado a mí algunas veces, pero afortunadamente para mí y espero que para ustedes, esto no ha debilitado mi fe en Dios, sólo me ha hecho sentir que el sujeto que conducía el servicio no era particularmente bueno en su trabajo, justo como cuando visito una Tropa Scout y no tienen un buen programa, yo no culpo a Baden-Powell o al Escultismo; digo, con razón, que el scouter no es muy bueno. No es razonable culpar a B-P por el fracaso de un ser humano para llevar a cabo las funciones adecuadas de un scouter, aún menos razonable culpar a Dios por el fracaso o insuficiencia de uno de sus Ministros. ¿Pero quién es el Escultismo? De seguro todos nosotros, esto es, todos los que han hecho la Promesa Scout. No es B-P o el Jefe Scout; es nuestro Escultismo. ¿Y quién es la Iglesia? No es el ministro, sino ustedes y yo y todos los hombres y mujeres que pertenecen a la Iglesia. Obviamente no podemos llevar esto demasiado lejos; los lobatos no determinan el desarrollo y el crecimiento de su sección en el Movimiento, como tampoco el niño pequeño determina si hay progreso o no de una iglesia en particular, pero ustedes y yo no somos niños pequeños, somos ciudadanos adultos no sólo de la ciudad donde vivimos, sino de una más grande ciudad de Dios, y es nuestra tarea ver que la iglesia a la que pertenecemos cumpla con sus obligaciones de una manera que sea aceptable para Dios.

2

Esta regla se encuentra en lo que se llamaba el P.O.R. que sería lo equivalente a los estatutos y al reglamento de hoy en día.

La Iglesia es creación de Dios concebida para desempeñar su propósito en el mundo. Sin embargo, también es una sociedad entre Dios y la humanidad, sociedad en la cual ambos socios tienen sus obligaciones y en la cual no hay cabida para socios aletargados. Adonde la Iglesia es débil o indispuesta, es porque a menudo los socios humanos se han quedado dormidos o porque han adoptado una actitud insostenible “dejen a la Iglesia a sus Ministros”. Entonces un aparente fracaso p uede ser la causa de una apatía o ineptitud de los elementos humanos en la sociedad. La Iglesia es de Dios, pero la oportunidad que la Iglesia nos ofrece es nuestra. Una oportunidad que nosotros como seres humanos con libre albedrío podemos aceptar o rechazar. Como scouts estamos comprometidos a aceptar la oportunidad, que de hecho es un reto, a la naturaleza humana (virilidad) en cada uno de nosotros. Ciertamente es obvio que Dios escogió para cumplir sus planes para el mundo al usar a la humanidad como s u principal agente y para conseguir el éxito creó a la Iglesia para ese fin. Estén muy seguros que la Iglesia es el medio más apropiado para acercarse a Dios. El Ministro está allí para ayudar y aconsejar, para asistir y educar, pero un clérigo sin una congregación está en exactamente la misma posición como un dirigente sin ningún scout, se encuentra completamente impotente; de hecho usando una de esas frases crudas pero expresivas, el balón está a sus pies. Por lo tanto, no podemos dejar completamente es te asunto aquí. Una cosa es aceptar a Dios y, como cristiano, aceptar a Cristo, pero otra cosa es aceptar la Iglesia y es especialmente difícil si por un infortunio, nuestra experiencia personal de la Iglesia no ha sido muy afortunada. Ahora les hago un pregunta sencilla: ¿Qué es el Escultismo? Espero encontrar en alguna parte de su respuesta la palabra ‘Hermandad”. Sé que técnicamente y de acuerdo a P.O.R. es posible ser un Scout solitario3, pero todos estarán de acuerdo que la esencia real del Escultismo es la hermandad, el reunirse y compartir, y por lo tanto, el “Scout Solitario”, excepto en circunstancias muy excepcionales y generalmente temporales, es realmente una contradicción de términos.

3

Esta figura del "scout solitario" existió en los reglamentos de muchas asociaciones. En el POR. mexicano de los años cuarenta se hablaba de los "Rovers solitarios" y anteriormente hubo "patrullas solitarias". En la actualidad se ve que no es posible vivir el Programa en forma solitaria.

Ahora que si esto es verdad en el Escultismo, como lo más probable que sea, es igualmente verdadero en el cristianismo y esto significa que una Iglesia o una Capilla se vuelven hechas por el hombre pero inspiradas por Dios donde nosotros de manera semejante nos reunimos para el culto y esto la hermandad, que por el hecho de reunimos, se vuelve real. En otras palabras el “cristiano solitario” es casi un imposible, para la mayoría de nosotros es sin duda algo demasiado vago y difícil de alcanzar. Nuestra fe en Dios no está basada únicamente en nuestra relación personal con Dios, sino que siempre se verá fortalecida o debilitada por los contactos que tengamos con otras personas. Dicho esto mismo de otra manera, el Escultismo es una comunión de cuernos y almas, el Cristianismo es una comunión de almas y cuerpos. Espero que el significado del orden les sea claro. Hacemos mucho en nuestro Movimiento del espíritu del Escultismo. Ya hemos estado de acuerdo que las actividades del Escultismo no son el Escultismo como lo entendemos y como creemos que es. Ganamos fuerza a través de la hermandad, de la Manada, de la Patrulla y del Clan. Hacemos y reafirmamos nuestra Promesa como miembros de una hermandad ante nosotros mismos y ante los ojos de Dios. A través de la hermandad contribuimos a l a fuerza de cada uno de nosotros y de igual manera ayudamos a erradicar la debilidad. En el Escultismo, como en la Iglesia, la hermandad del cristianismo es lo más importante y debe encontrar su expresión en el reunimos para el culto público a Dios como nuestro líder reconocido. Quiero que comprendas que aún con las mejores intenciones es mucho más difícil ser cristiano sin la Iglesia que lo que sería con ella. Si por lo tanto, están sinceramente interesados en tomar en serio todo este asunto de los deberes para con Dios, como un individuo no puedes darte el lujo de ignorar a la Iglesia y a la hermandad y la ayuda y la oportunidad para el culto público que te ofrece. Como lo veo, eso en el principio es la ayuda esencial que la Iglesia puede y de hecho ofrece, y el rechazar la oportunidad haría tus esfuerzos personales mucho más difíciles y seguramente menos efectivos. Pero más allá del lado personal de este asunto, aún está la cuestión de tu deber a tus muchachos. A través del Escultismo tratamos de ayudar al muchacho a echar raíces para que al crecer y convertirse en hombre tenga algo de permanencia para sostenerlo durante su vida. Es nuestro deber ver que algunas de esas raíces encuentren apoyo en alguna Iglesia, y tu deber es estar seguro que tenga un anda que lo sostenga donde quiera que se encuentre y en cualquier cosa que le pase. Recuerda que trabajamos con el hombre del mañana, no solamente con el muchacho de hoy.

¿POR QUÉ GRUPOS ABIERTOS?

Si, como ya he dicho, el Escultismo está tan interesado para tener un respaldo religioso tan seguro y tan firme, que a primera vista parecería lógico que todos los esfuerzos se deberían hacer para incrementar materialmente el número de Grupos apadrinados por las Iglesias, como quien dice un padrastro, para finalmente acabar con los Grupos Abiertos. Bueno, la lógica es una de esas ciencias engañosas que se ven muy bien en papel, pero que muy a menudo son inhumanas e imprácticas cuando tratamos de ponerlas en práctica. El Escultismo está interesado en seres humanos, no sólo, pero sobre todo con cosas o con ideas, y el Escultismo es -eso espero- realista y sabedor de las cosas como son. Una cosa es construir para el futuro y por supuesto que eso es bueno, pero olvidar el presente es insostenible cuando estamos tratando con niños, pues los niños de hoy no son los niños de mañana, y preocupado

como estoy de que el Escultismo siempre haga su mejor esfuerzo para cada generación, mi inmediata preocupación es con los niños de hoy. Algunas veces nos sentimos muy inclinados a pensar en nuestros grupos como grupos, cuando, a decir verdad, siempre son una colección de individuos, individuos que no pueden permanecer estáticos, y éstos crecen y se alejan de nosotros. El hoy provee nuestra única oportunidad; no habrá otra. Entonces, nuestro problema inmediato es con los muchachos de hoy sin importar mucho la edad que tengan. Ya sea que se trate de un Lobato, un Scout, un Senior Scout o un Rover, difícilmente importa la descripción, pues el Escultismo y los deberes para con Dios en el Escultismo deben ser progresivos y lo que sea que haya que decir sobre los deberes para con Dios, para el Scout se aplica igualmente pero en diferente grado al Lobato o al Rover, en otras palabras, generalizar es bastante razonable y correcto. Bueno, ¿por qué debemos ofrecer Grupos Abiertos? ¿Por qué debo decirte, como lo voy a hacer, que como yo veo que en la situación presente hay una tremenda necesidad para mayores y mejores Grupos Abiertos? Permíteme repetir lo que dije en el primer capítulo d e este libro, que no soy opositor a los grupos apadrinados: espero que éstos también se extiendan. Primero, sin embargo, veamos especialmente los Grupos Abiertos. ¿Por qué? Porque conozco muy bien que muchos chicos, tal vez la mayoría de los chicos en este país entre los ocho y dieciocho años, están casi totalmente apartados de cualquier formación religiosa que los guíe a ser miembros de alguna iglesia. Esto es una cuestión verdaderamente terrible de decir del propio país, de un país que al menos oficialm ente es cristiano, pero sin embargo tengo que decirlo pues sé que es verdad, sería muy tonto decir lo contrario; realmente, si fuera de otra manera no tendría sentido este libro; casi se podría argumentar que el Movimiento Scout no tendría un gran objetivo. Algunas veces es necesario volver a ver nuestro nacimiento. Tengo copias, y éstas están en mi estudio mientras escribo, de el panfleto y de la circular que B.-P. preparó cuando empezó el Escultismo. Bueno todo esto fue hace mucho tiempo, pero la lectura de estos papeles muestra muy claramente que uno de los principales propósitos en el Escultismo es el propósito misionero de proveer para lo que más tarde fue llamado “el chico menos privilegiado’, las mismas clases de oportunidades que gozaría un chico más afortunado. Una buena cantidad de los llamados privilegios, de hecho, ya son más asequibles. En verdad es extraño que en este nuestro país cristiano el privilegio dé la oportunidad de alcanzar un adiestramiento y un

adiestramiento religioso seguro, inteligente e inteligible, lejos de mejorar se ha deteriorado en los últimos cuarenta años. No me interesan las razones, aunque pienso que sé cuáles son algunas de ellas. Algunas realmente son bastante obvias: el impacto de las dos grandes guerras y el deterioro familiar que lo acompaña; el sobre cupo en las escuelas; el paso acelerado y el materialismo de la vida; periodos de depresión económica; periodos de inflación, todas estas son causas contribuyentes. Algunas personas toman una línea de razonamiento que m e parece un poco extraña, en que primero se tiene que ocupar de todas estas cosas antes de tener esperanza de llevar a la Nación de regreso a Dios. Estoy lleno de esperanza que el Escultismo, mientras que no ignore el problema, sea un poco más original y d iga, “Regresemos a Dios y será mucho más fácil corregir estos otros males y deficiencias.” Pues, a decir verdad, el otro método de dejar a Dios hasta el final no está funcionado muy bien. No quiero hacer otra cosa más que mantener este asunto muy simple. U stedes, como Scouters, se presume que son observantes y si miran a su alrededor, van a cualquier iglesia, hablan con cualquier grupo y toda la cuestión de Dios por el momento está muy en último término si no es que verdaderamente ya no existe en la mayoría de los casos. Nosotros en el Escultismo ya concordamos que hay un Dios y que tenemos unos deberes para con El. Por lo tanto incumbe al Escultismo el recapturar el acercamiento misionario y salir a las calles, a las cloacas si fuera necesario, y usar el anzuelo del “Escultismo para Muchachos” para congregar esas almas y bastante descaradamente tratar y recrear el contacto entre cada uno de ellos y su Dios. Deliberadamente digo “descaradamente”. ¡Esto es una cruzada! ¡Esto es la guerra! Esto es algo que cualquier hombre con un modo de pensar correcto se enorgullecería de hacer. Tú y yo no sacaremos nada de ello, por lo menos nada tangible; la gente se reirá de nosotros, eso, después de todo, es sólo una manera moderna de apedrear a los Mártires Cristianos, pero si aceptamos al Escultismo, tenemos que aceptar como parte de nuestros deberes. verdaderamente como una parte principal, esta labor de dejar a un lado los aspectos no religiosos de la civilización moderna y traer de regreso a Dios primero a unos cuantos, luego a decenas y centenas, y más tarde a miles de la niñez de este país. Les propongo esto como un reto a su hombría. Si no están preparados a hacer esto, francamente no estoy preparado para llamarlos “Hermanos”. Una hermandad de muchachos y de hombres es una cosa vana y sin valor al menos que sea una hermandad a los ojos de Dios; no estoy preparado a aceptar de ustedes alguna excusa o alguna habilidad compensatoria en esto, aquello o lo otro. Podrán hacer los nudos del pietierno en veinte segundos, podrán construir un puente sobre un torrente enfurecido, podrán acampar en lo alto de las montañas, sus

señales podrán ser un poema de ritmo y de exactitud, pero al menos que todo el tiempo estén esforzándose en enseñar al chico a su Dios, en lo que a mí me concierne, están fallando como Dirigentes; solamente serán un dirigente pagano, preocupado sólo con las cosas materiales de la vida. Serán un hombre que ha perdido su alma y no tiene un verdadero sentido de vocación en el trabajo que ha empezado a hacer con los muchachos. Antes de enseñar deben saber, antes de saber deben creer. Debo aquí insertar una distinción, no siempre reconocida suficientemente, entre las funciones del scouter de lobatos y del scouter y el ayudante del scouter de lobato y el ayudante del scouter. La enseñanza de la Promesa de Lobato o de Scout es y debe ser una responsabilidad que no puede ser delegada a un ayudante. En términos de los Deberes para con Dios esto debe ser aceptado como una clara exigencia que el Jefe de Manada o el Jefe de Tropa, debe tener un acercamiento a la religión más definido y más determinado de lo que podemos o realmente esperamos de un ayudante. Al menos que el Jefe de Manada o el Jefe de Tropa esté tan capaz como dispuesto, y así explique la Promesa a los nuevos, todo el futuro del significado en la vida del muchacho está en peligro. En este asunto, como en todos los demás en el Escultismo, el ayudante está aprendiendo el oficio y, especialmente en el Grupo Abierto, los jefes de sección deben aceptar como una de sus obligaciones el ayudar a adiestrar a sus ayudantes. Ahora les confieso que no mediré mis palabras y que tampoco cubriré con una gran capa de retórica la obvia intención de lo que estoy diciendo. Simplemente es esto, o trabajamos para Dios o hacia Dios, o inevitablemente trabajaremos contra de Él. Allí está esa elección pero no existe compromiso posible. Debo regresar a este Grupo Abierto nuestro. Supongo que su Grupo consiste de una mezcla ordinaria de muchachos, algunos de los cuales, o cuyos padres, profesan alguna clase de fidelidad religiosa. Muchos de nuestros Scouts, probablemente la mayoría de ellos, no profesan nada. Algunos puede que sean completamente ignorantes y algunos sean lo que llamaré "ignoramusas superiores”. De cualquier manera, si su Grupo Abierto es uno verdadero tendrá una mezcla. Bueno, ¿pero cómo van a manejar este asunto de los Deberes para con Dios con una mezcolanza de muchachos? Primero y lo más importante, deberán ordenar su propia vida religiosa. Deberán tener esto muy claro y bien definido y suficiente, antes de seguir adelante. Si son indefinidos o vacilan, si no saben en qué creen o por qué lo creen, ¿cómo piensan que podrán ayudar a un muchacho? Si no saben cómo acampar, ¿cómo podrán dirigir un campamento? Si no saben cómo manejar un remo, ¿cómo podrán navegar? Si nunca han leído el Libro de la Selva, ¿cómo podrán dirigir una Manada? Si no

conocen a Dios, ¿cómo podrán hacer para que la Promesa de un chico sea real y tenga vida? Claramente entiendo que cualquiera que sea su posición, puedan tener dudas razonables. Puede ser que sigan buscando, y silo están haciendo, permítanme decir primero que nada que con tal que su búsqueda sea activa y nunca pasiva, que realmente estén pensando y rezando y tratando de alcanzar a Dios, el Escultismo tiene cabida para ti y te necesita y te ayudará. Pero si cierras tu mente a Dios y te vuelves sólo hacia las cosas materiales, entonces el Escultismo no puede ayudarte y, en verdad, tú no puedes ayudar al Escultismo. Ahora llego a lo que creo que es una de las más grandes cosas que el Escultismo tiene que ofrecer en todo este asunto de la religión. A través de los años ha existido, y aún hoy en día, una gran falta de tolerancia. Los Mártires Cristianos de todas la épocas, no menos aquellos de los años recientes, nos dan un gran ejemplo de fuerza y de creencia: un ejemplo para todos aquellos que sinceramente buscan seguir los pasos de Cristo, ese Cristo que Él mismo hizo el sacrificio más grande de todos. Sin embargo, ¿qué hay de los mártires de los cuales no tenemos conocimiento, de aquellos que murieron valientemente y muchas veces solos, pues sabían que habían llegado a una situación en que la elección era la muerte o la ruptura de la fidelidad con sus creencias? ¿Qué con los incontables pequeños actos de sacrificio hechos por hombres y mujeres, las madres y los padres, las hermanas y los hermanos, quienes siguieron adelante silenciosamente y sin recriminación a tanto por lo que han trabajado pues saben que por su sacrificio, y sólo por su sacrificio, puede prevalecer la voluntad de Dios? ¿Cuántos, sin embargo, de estos sacrificios, grandes y pequeños. pero todos grandes en realidad, fueron hechos por la voluntad del hombre y no por la voluntad de Dios? ¿Hechos a través de la irracionalidad y de la ciega intolerancia? Aquí seguramente, en una gran tolerancia, hay algo de inmensa necesidad que el Escultismo puedo ayudar a conseguir. Ahora en ningún sentido esto quiere decir que tengas que estar de acuerdo con aquélla doctrina con la que genuinamente estás en desacuerdo; en ningún sentido significa que se espera de ti que comprometas tu propia fe. Lo que significa es que estés preparado a reconocer las creencias sinceras de otros. En otras palabras, que aceptes que hay dos respuestas para una misma cuestión y que ambas pueden ser correctas. Personalmente tú aceptas una y rechazas la otra, pero no estás perturbado o alarmado si otras personas toman un curso diferente.

La falta de tolerancia a menudo ha probado ser un desastre en la historia de las dominaciones, en verdad en la historia del mundo, y es tal vez en la tolerancia razonada y razonable que el Escultismo tiene que hacer una contribución mayor. Tú como un scouter en un Grupo Abierto, debes saber acerca de esto. Por el momento voy a asumir que tú mismo eres un partidario sincero y practicante de una forma particular de adoración. Si esto es así, entonces la aceptación de ti como una garantía, como un Scouter en un Grupo Abierto, significa que también has aceptado la idea, la filosofía de la tolerancia. Ahora no quiero decir con esto que tolerarás la insignificancia o la pereza mental o espiritual, pero quiero decir que aceptes la rectitud esencial de la necesidad de hacer provisión para la vida religiosa individual y para el progreso de cada uno de tus scouts. Hacer esto exitosamente implica varias cosas: Primero, debes ser genuinamente tolerante, justo y cristiano en tu acercamiento a las otras religiones. Segundo, debes poder reconocer, debes averiguar lo que se espera de los miembros de las diferentes religiones; debes descubrir en qué manera corporal y hasta qué punto pueden tomar parte en la vida religiosa de tu Grupo, o las cosas que puedan ofender, que se consideren inapropiadas o inaceptables. Un apéndice de este libro te ayudará un poco, pero aún así te corresponde darte a conocer a las Cabezas de las Iglesias locales a las que puedan pertenecer algunos de tus scouts. Debes conocer los deseos de los padres de los muchachos; muy a menudo, en verdad, sus deseos serán negativos, pero si sus deseos son positivos, esto es, si desean que sus hijos sean puestos en contacto con una Iglesia en particular, es tu deber ver que esto se haga. Si, como a menudo sucede, a los padres no les importa, entonces el camino para ti está libre, pero debo regresarte a las reglas por un minuto. La Regla 10, sección 5 dice: ‘En el caso que un scout no pertenezca a alguna Iglesia, el scouter estará obligado a ponerlo en contacto con la Iglesia a la que pertenecen sus padres o en la cual fue bautizado. En todos casos, es deseable que todos los scouts que no sean apegados sean puestos en contacto con una denominación religiosa. En esta materia se debe obtener la aprobación de los padres del Scout”. Todo esto te da una clara y concisa dirección, pero toma nota que el énfasis está en ti: tú, como el Dirigente, se espera de ti que hagas el esfuerzo; reúne toda la ayuda que necesites, coopera al punto máximo posible con todos los clérigos locales. Pero si eres un hombre, un hombre cristiano, no trates ni de poner a un lado ni de desprenderte de lo que manifiestamente es tu propia responsabilidad.

En el primer capítulo de este libro dije que tú como un Scouter de Grupo Abierto tenías la tarea más difícil, pero la oportunidad más grande. Inevitablemente te llegarán a tu Grupo aquellos muchachos que tienen la necesidad más grande de ayuda y de guía, así que es tuya la oportunidad de ayudar a esos muchachos a encontrar sus propias almas y, habiéndolas encontrado, enseñarles cómo cuidarlas y cómo consagrarlas, humildemente pero genuinamente, al servicio de Dios. Explicar lo que es Dios al muchacho es tu oportunidad. Exhortar al muchacho a ir a la iglesia es fácil y tan a menudo ineficaz, pero teniendo en mente la implicación de la Regla 10 (5), llevarlo tú mismo a la iglesia, eso es realización.

LA MECÁNICA DE LOS DEBERES PARA CON DIOS

A primera vista esto puede parecer un encabezado de capítulo muy extraño, pero después de todo, vivimos en una época mecánica y, mientras que Dios y todo lo relacionado a Él es más viejo que el tiempo, en ningún sentido quiere decir que Dios está pasado de moda o que tenemos que ser anticuados con respecto a Él. Dios es inmutable y la práctica de la religión le debe parecer al Scout tan importante en la época en que vive, como el más moderno avión o la radio. Sir Christopher Wren quien además de ser un magnífico arquitecto, fue también un hombre muy sabio, tina vez dijo: “Aquello que hoy es ensalzado por su novedad no será nuevo a la posteridad, pero la gloria de aquello que es bueno por sí mismo es eterna”. Claramente Dios es “bueno por sí mismo” y por lo tanto es consecuente que su Gloria y nuestros deberes para con Él no puedan ser novedosos, ya que deben ser eternos. De hecho, aquí entre todo la tensión y la agitación de la vida moderna es una permanencia suprema, una anda firme que siempre nos soportará si ponemos nuestra confianza en ella. En este capítulo quiero decir algo acerca de la Oración en el Grupo y de los Servicios de Campo. Antes de que podamos hablar de las oraciones de la Tropa, debemos decir algo de la oración en sí. Hay un dicho muy antiguo que dice que una “oración movida por un miedo egoísta es una oración sin respuesta”. Es difícil argumentar sobre la verdad de esto y casi no tiene importancia, pero esto me permite decir que supongo que la mayoría de nosotros estamos inclinados en reservar nuestras peticiones a Dios para los tiempos de atribulaciones personales o nacionales (hubo muchos más rezos durante los bombardeos a Londres y a otras grandes ciudades de nuestra is la que tal vez en muchas generaciones pasadas), y si vemos lo que dije anteriormente acerca de la gratitud a Dios y todo lo que le debemos en el transcurso de eventos ordinarios, es decirlo menos, bastante descortés y fuera de lugar si nuestras únicas peti ciones a Dios las hacemos en tiempos de desgracia. Creo que en este asunto de la oración debemos tener un muy claro entendimiento de lo que es la oración y lo que significa, y debemos alejamos de la idea de pedir a Dios sólo en los tiempos de grandes problemas o cuando particularmente queremos algo para nosotros. Oración es el nombre que se le da a la comunicación que es posible

entre un ser humano individual y su Dios, en otras palabras, es un hablar con Dios y un escuchar a Dios. Sin embargo, hay un preliminar muy importante antes que en verdad podamos hablar o escuchar a Dios. Debemos estar dispuestos y ser capaces de ponemos en las manos de Dios sin reserva o vacilación, ofreciéndonos a nosotros mismos a Él para el uso de sus propósitos. La oración, en una frase, es estar con Dios, y no hay cosa más grande o mejor. Afortunadamente para nosotros, Dios es un excelente escucha, y debo decir al principio que no existe una razón en particular el porqué, en sus oraciones personales a Dios, deban hacer su comunicación difícil al desordenarla con una gran cantidad de "usted"4 y “a usted”. En servicios religiosos formales, estas palabras y otras similares, son muy bellas pero es bastante correcto y apropiado para el cristiano ordinario hablar a Dios en lenguaje simple y cotidiano; obviamente es más fácil hacer esto y, personalmente, siento que es a menudo más sincero. El que tú hables con Dios, es sólo parte de rezar, la parte más fácil y, algunos piensan que la parte con menos importancia. La parte realmente vital de la oración es que a través de la oración, tal vez más que de alguna otra manera, podemos escuchar lo que Dios tiene que decimos. Esto, para los que nunca han experimentado escuchar a Dios, se que es una de las cosas más difíciles de entender y creer. No puedo más que asegurarles que esto sucede y sucederá a cualquiera que esté preparado a escuchar. Sólo debo agregar que la oración debe ser más como una conversación entre Dios y tú mismo, hecha en parte de tu hablar con Dios, pero también de tu escuchar para que Dios te pueda hablar. Espero que hayan aprendido en sus relaciones humanas a distinguir entre amistad y simple conocimiento. Espero que hayan disfrutado de la paz perdurable y del vigor de una conversación silenciosa cuando dos humanos mentalmente y espiritualmente en tono con ellos mismos pueden sentarse o caminar juntos en silencio humano pero en una conversación espiritual. La comunión en silencio con Dios está a tu alcance, pero sólo si como yo he dicho ofreces a El sin reservas de ti mismo, tu vida, tus esperanzas, tus talentos. El silencio es tal vez el más importante preliminar a un estado de oración verdadera.

4

En inglés, el “usted” se usa solamente en las oraciones litúrgicas.

Cada vez que oras personalmente, te sugiero que tu primer deber sea alabar a Dios, pues la alabanza sin reservas es la actividad más desinteresada de todas, y después dar gracias; gracias por tu vida, por cualquier beneficio o bendición que hayas recibido, y de allí confesar libremente tus negligencias, ofrecer tus servicios y finalmente pedir ayuda y fuerza, no sólo para ti, de hecho, al último para ti, pero más especialmente para otros, haciendo lo que se conoce como intercesiones para otros, empezando tal vez por el Rey y su Familia Real, su gobierno, el Jefe Scout y los Dirigentes del Escultismo, las gentes en el mundo, los enfermos y todos aquellos en cualquier necesidad, y al último pero no el menor, tú mismo. Tal vez e ayude a recordar estas cinco cualidades o ingredientes de la oración si te los comparo con tus cuatro dedos y tu pulgar. Cada uno para alabanza, gratitud, confesión, intercesión por otros, con la palma, la parte de la mano que une a los dedos, denotando silencio. También recuerda que Dios te ofrecerá sus manos, igualando tus dedos y tus oraciones uno con otro. Piensa en esto cuando juntes tus manos en oración, un acto simbólico de la unidad entre tú y Dios. Estos cinco ingredientes de “alabanza”, “gratitud”, “confesión”, “pedir por otros” y “pedir por uno mismo” deberán estar presentes en toda oración. Rezar es un asunto personal, nunca es la mera repetición de un parlamento cuidadosamente preparado que puede hacerse bastante vacío de significado. La oración personal es bastante parecida al Escultismo, necesita de pensamiento individual y d e esfuerzo individual. Acabo de mencionar que debemos dar gracias por los beneficios, por las bendiciones y que debemos pedir ayuda, y acerca de lo último debo decir una palabra más. Muy sabiamente, Dios, a decir verdad “ayuda a aquellos que se ayudan a sí mismos”, en otras palabras, Dios espera que el hombre haga un esfuerzo. Aun cuando estés gravemente enfermo y obviamente necesitado de la fortaleza que solamente Dios puede darte, aun así es posible hacer un esfuerzo tremendo de voluntad al ofrecerte a ti mismo a Dios, lo que atraerá fuerza de Dios. En breve, es muy claro que Dios tiene muy poca necesidad de los perezosos, pero es un acopio tremendo de ayuda y fuerza que El está dispuesto a dar a aquellos que están preparados a buscar su ayuda. No pretendo que esto sea fácil, ni de comprender ni de hacer, pero significa que debemos estar dispuestos a entregamos completamente a Dios y que la entrega a Dios demanda fuerza de espíritu y no es una expresión de debilidad como obviamente puede ser al hombre la e ntrega.

Ahora consideremos la oración con la Tropa. Una vez más, lo que dije acerca de la tropa se aplica también en casi todos los aspectos a la manada y al clan; primero que nada, “¿dónde?” Algunos ‘dónde” están al final de una reunión de tropa, después de regresar de un campamento o de una caminata. Estos son tiempos naturales para agradecer a Dios, de ofrecer a Él nuestros servicios y para pedir ayuda y guía adicional para poder repetir el gozo, la diversión y la importancia de lo que estamos buscando juntos. Sin embargo, nuestras oraciones no deben limitarse a la vida de la tropa; nosotros, como scouts, somos parte del mundo y no podernos, o no debemos ignorar el mundo; no debemos construir una cerca alrededor de nosotros y tratar de crear algo artificial. Por lo tanto, nuestras oraciones deberán incluir peticiones a Dios por las obvias necesidades de nuestros semejantes, nuestro país y el resto del mundo. Es correcto y apropiado que rezamos por el éxito de la cosecha, por el cese de demasiado frío o demasiado calor y por lluvia y sol. De hecho, debemos hacer muy claro a nuestros scouts que nos interesa todo en la vida, y nuestras oraciones deben poner en claro que así es. Todo esto significa que las oraciones al final de nuestras reuniones de tropa y en otras ocasiones deberán ser especialmente escogidas para adaptarse a la ocasión. No llevarían a sus scouts en una caminata o a observar la fauna salvaje sin un programa cuidadosamente preparado; principalmente sabrán lo que van a hacer exactamente. Me imagino y espero que no irán a una reunión de tropa sin tener una idea exacta del programa de esa noche: qué juegos se van a jugar, qué instrucciones se van a dar y qué cuento largo (anécdota) van a contar. De hecho, si son buenos dirigentes, tendrán en mente cada detalle y se lo harán saber a sus ayudantes, y la cuestión de la oración de Tropa deberá estar a la par de todo esto. Es ridículo solamente abrir un libro de oraciones y esperar que la oración que primero vean sus ojos sea la apropiada para la ocasión, pues tal vez no lo será, y no tiene caso leer una oración inadecuada en lo que tú puedas imaginar que es una voz retórica; esto es sólo un camino a una enorme decepción. “La retórica es el arte de hacer sonidos profundos que salgan del pecho y que suenen como grandes pensamientos del corazón”. Algunas oraciones adecuadas para los mayores son malas y verdaderamente peligrosas si son usadas por muchachos. Tales oraciones son: “Somos unos pecadores miserables y no hay salud en nosotros”, una forma de palabras que muy recientemente oí usar con los lobatos, son deprimentes al extremo, y también ineficaces con los niños. Ciertamente es nuestro deber con los muchachos evitar la depresión; evitar cualquier sugerencia que Dios es como un super director de escuela manejando un bastón enorme. “Perdona nuestras ofensas” es una petición razonable que a cualquier muchacho puede ser

enseñado a hacer con sinceridad, pero ningún muchacho moderno está preparado a aceptar una descripción de “pecador miserable” justo en esos términos, mucho menos admitir que no hay esperanza para él. De nada sirve decir que no se puede tomar literalmente, los muchachos toman las cosas literalmente; creen que un enunciado significa lo que dice y no lo que le tratamos de explicar. No hay razón por lo que rezar sea un asunto melancólico. El acercamiento de los muchachos a Dios debe ser algo de gozo y de alegría; eso es buen Escultismo, y a menos que equivoque todo este asunto, también es buena religión. Esta parte específica del capítulo concierne con “dónde. Las reuniones de Tropa son obvias, pero también hay otras ocasiones: el final de una ceremonia de investidura; cuando los padres están presentes en una reunión social; de hecho, es justo decir, el final de cualquier función Scout. Muchos distritos y asociaciones locales 5 siempre incluyen oraciones como parte de sus procedimientos normales, y haríamos bien en considerar las oraciones en los consejos de Grupo o en los Comités; de hecho, orar cuando algunos de nosotros estemos juntos. Esto me lleva a mi siguiente pregunta “¿cuándo?”. Ya he contestado esto en parte, pero pienso que podemos ir un paso más adelante y quiero decirles que raramente es satisfactorio parar de hacer lo que estamos haciendo y empezar a rezar. Debemos preparar no sólo las oraciones en sí sino también se debe crear la situación y la atmósfera apropiada. Un ejemplo simple es el de la fogata de campamento. Raramente es efectivo cuando se trata que los muchachos al final de la fogata de campamento terminen con una canción extremadamente ruidosa o con grito y luego vayamos directo a las oraciones. Al preparar un Programa de Fogata de Campamento, debemos pensar muy bien en conducirlos del muy conveniente ruido y de la turbulencia de las primeras canciones y de los gritos hacia asuntos más melodiosos e incitantes de pensamientos los cuales llevan naturalmente a una situación en que la oración no será solamente efectiva en relación a Dios, pero que hará una impresión genuina y probablemente duradera en los Scouts. No voy a pretender que hacer esto es fácil, pero a menos que estén conscientes que se puede y debe hacer, entonces obviamente no se esperará que lo hagan. Necesitarán mucha determinación; tendrán que reunir mucha experiencia antes de que realmente puedan ser exitosos, pero tengan por seguro que tendrán éxito si perseveran y si genuinamente están tratando de crear la clase de situación correcta.

5

Consejos de Distrito.

Finalmente venimos al “¿cómo?”. Aquí quiero decirles que la cosa más importante es darles a los scouts una parte activa, de hecho una oral, en cualquier oración de tropa. No es suficiente y no es correcto que tú como Dirigente Scout, hagas toda la oración oral mientras que a los scouts solamente se les permite a intervalos y en coro decir “Amen”. Es mucho mejor si tus oraciones de tropa sean dichas por los scouts, algunas veces por el Guía de Patrulla y algunas veces por los scouts unidos. Idóneamente, debería haber un balance entre estas tres cosas, si lee una oración el Jefe de Tropa, si lee una oración el Guía de Patrulla y los scouts unidos diciendo una oración. Ya he mencionado la necesidad de que nuestras oraciones sean apropiadas, esto es, tener alguna relación con otra situación, pero no se dejen engañar por esto al pensar sólo en términos de asuntos n acionales o mundiales; es tan importante rezar por la mamá de Johnnie Brown que está seriamente enferma, o por el papá de Willie Smith que está sin trabajo. No piensen por esto que todas las oraciones tienen que ser originales. Muchas de las oraciones en e l Libro de Oraciones Comunes 6 son tan apropiadas a las necesidades cotidianas como lo fueron a las necesidades de cualquier época. “ilumina nuestra oscuridad, te suplicamos, oh Señor”, es realmente la sustancia de todo este libro. Nuestra tarea en todo este asunto de la oración es hacer que los scouts se den cuenta que Dios está disponible y accesible a las cosas más simples y pequeñas, ya darse cuenta que él no es una clase de persona apartada a la que sólo se le puede acercar en cuestiones de importancia nacional e internacional. En otras palabras, debemos guiar a los scouts a darse cuenta que Dios es un Dios personal, su Dios personal y no, como si fuera, un Dios nacionalizado. Está preparado a escuchar al más pequeño y al más perverso. Una vez más, esto no se puede hacer en una noche, o en una semana, o en un año, pero se puede hacer si el scout está consciente de sus responsabilidades y oportunidades. Así llegamos al campamento. Obviamente todo lo que he dicho acerca de su oración en casa, igualmente se aplica al campamento, pero hay algunas consideraciones más. Yo sé que algunas tropas acostumbran unas oraciones muy de mañana cuando los muchachos están sólo medio despiertos y el campamento en desorden, inevitablemente será la primera cosa en la mañana.

6

Libro de oraciones, misal y ritual de uso en la Iglesia Anglicana.

Personalmente no encuentro sentido en esto. Tengo un respeto por mi Dios, y antes que esté preparado para hablar con él debo estar limpio y alrededor de mí deberá estar limpio. Por esto les digo que el mejor tiempo para orar en campamento es inmediatamente después de la inspección matutina. El campamento y los scouts en él están de lo más limpios y de lo mejor y, realmente, están mental y físicamente alertas. Rezar a Dios con el pelo despeinado, en pijamas, con una frazada en los hombros, tal vez con las tazas de la cocoa de la noche anterior sin lavar en la cocina, con cabezas atolondradas y ojos somnolientos, es muy descortés. Es irreverente, obviamente, pero estoy más interesado en que reconozcan que es ineficaz. Rezar a Dios no es solamente estar nosotros en una mano y Dios en la otra. Es estar juntos. En otras palabras tenemos que ponemos bien. Sabemos que Dios, porque es Dios, no está sujeto a nuestras flaquezas y variaciones, pero en si no es suficiente. Así que en el campamento, como en cualquier otro lugar, asegurémonos de hacer nuestras oraciones cuando estemos en un estado físico y mental adecuado para hacerlas. Ahora consideremos los servicios religiosos en el campamento . Muchos Grupos querrán tener alguna clase de capilla en el campamento, puede ser para la celebración de la Sagrada Comunión7 o puede ser un lugar para que los scouts se reúnan a orar en la mañana y en la noche; o un lugar donde los scouts puedan ir solos y hacer sus peticiones personales y privadas y a Dios. Es correcto y apropiado que la capilla de campamento esté en la parte más bella del campamento, y que sea bien atendida y que esté apartada, pero una capilla de campamento también necesita estar equipada. Algunas tropas preferirán llevar un altar portátil, pero mi preferencia es que se construya una capilla en el lugar, haciendo que los scouts ayuden a hacerla. Tal vez al realizar esto los scouts establezcan una relación con Dios que de otra manera no p udieran alcanzar. De mi propia experiencia les puedo decir que hace muchos años tuve el privilegio, en un gran campamento internacional, de ayudar a construir un altar de campamento. En un sentido no hice más que amarrar unos troncos que previamente había cortado, en mucho de la misma manera que como hubiera construido un puente, fue trabajo duro, pero hasta el día de hoy puedo recordar el gran sentimiento que experimenté cuando más en el campamento comulgué en el altar que ayudé a construir.

7

De esta manera llaman los anglicanos a la celebración eucarística.

En ese entonces tenía la edad de un rover scout, no creo ser especialmente extraordinario y sé que no soy impresionable y así, que si funcionó conmigo, estoy preparado a creer que funcionará con el scout común. Por lo tanto, den a sus scouts su participación en los preparativos de la capilla; dándoles un sentimiento de propiedad y especialmente un sentimiento de camaradería con su Dios. También debemos considerar el asunto de ir a la iglesia en el campamento. En primer lugar, obviamente es una cosa buena de hacer, pero evidentemente la asistencia deberá ser voluntaria. Recuerden que estamos hablando de Grupos Abiertos, donde los muchachos provienen de muchas religiones y de ninguna. Déjenme recordarles una vez más que el propósito del Escultismo es guiar a los muchachos a llegar a tener una membresía eclesiástica completa; nunca es nuestro propósito alejar a los muchachos de ninguna iglesia. Por lo tanto, necesitamos ser cuidadosos. Necesitamos, primeramente, un perfecto entendimiento de nuestras propias reglas de la Asociación. La Regla 10 (3) de Política, Organización y Reglas 8 dice: “Cuando un Grupo consiste de Scouts de diferentes religiones, deberán ser alentados a asistir a los servicios de su propia denominación, y no se deberán hacer Procesiones de Grupos de Iglesias. En el campamento, fuera de las oraciones diarias o un servicio divino semanal, cualquier cosa deberá ser de carácter muy simple, la asistencia será voluntaria”, y la Regla 11 dice: “Procesiones de Iglesias de Grupos combinados de diferentes religiones no son permitidos sin un permiso especial del Comisionado de Distrito, y bajo ninguna circunstancia podrá un dirigente de grupo instar a scouts a asistir a lugares de adoración que no sean los de su propia denominación”. Estas reglas son claras e inequívocas. Sin embargo necesitamos más. Necesitamos saber y entender lo que se puede nombrar como Política, Organizaciones y Reglas de las Iglesias. Aquí encontrarás gran variedad. Cuándo la asistencia de algunas religiones a servicios de otras religiones está permitido, cuándo a otras les está estrictamente prohibido. Nosotros, como Scouters, debemos saber y estrictamente debemos cumplir con nosotros mismos y la Política, Organizaciones y Reglas de las Iglesias. (Ver apéndice II).

8

Este es el P.O.R.

Sin embargo, esto es sólo un lado de la descripción voluntaria. Debemos estar seguros que la no asistencia a una procesión de la iglesia del campamento no implica algunas pequeñas penalidades disfrazadas. Obviamente es incorrecto que el piadoso regrese de la iglesia a ser alimentado por las manos trabajadoras de los paganos. Tenemos que ser especialmente cuidadosos de evitar dejar atrás a los muchachos desapegados a hacer todo el trabajo. Es fatal simplemente llegar a una iglesia cercana a su campamento con la esperanza , en primer término, que haya lugar, y en segundo término, que el servicio sea apropiado para la edad de los muchachos scouts. Como tan a menudo llegamos al consentimiento . En una etapa temprana, preferiblemente antes del campamento, el dirigente scout deberá visitar al ministro de la iglesia local. Deberá conseguir los horarios de los servicios, los cuales deberán ser puestos en público en el campamento. Tal vez él pueda arreglar con el ministro un desfile voluntario a la iglesia de su tropa el domingo. Un ministro común y corriente dará buena acogida a una adición a su congregación; tratará de escoger himnos adecuados a los muchachos, y adaptará su sermón para que tenga alguna relación con lo que estén haciendo. En otras palabras, él pondrá de su parte para hacerlos sentir bienvenidos y sentirse totalmente como en casa en la casa de Dios. Sin embargo, si olvidamos advertir al ministro; si olvidamos indicarle las edades de nuestros scouts, ¿cómo podrá al último momento decir un sermón que sea apropiado? ¿Alguna vez se han encontrado con algún tipo de audiencia inesperada de Gacelas cuando esperaban a Rovers?, recuerden cómo se sintieron y cuán inadecuados fueron. Es muy fácil criticar a un clérigo, pero una y otra vez la crítica conveniente debería haber sido dirigida al scouter quien, por su falta de cortesía, por su falta de reflexión previa, propicia una situación imposible. Hay otro aspecto en esta materia. Trata de enlazarte con una procesión de una iglesia de los scouts locales; será una cosa magnífica para ellos y una cosa magnífica para tus propios scouts si juntos pueden ir a la iglesia a rendir sus respetos a Dios y reafirmar su obediencia a él. Una Tropa a menudo está de campamento durante el Festival de la Cosecha, y aquí hay una oportunidad cuando la tropa acampando, además de asistir a los servicios, muy razonablemente podrían llevar una ofrenda de frutas, vegetales o flores; casi todas estas ofrendas son llevadas al hospital local. Dará a los scouts la oportunidad de hacer una buena obra a la comunidad en la cual están temporalmente viviendo. Por último bajo este titulo, entraremos a la casa de Dios muy resueltos, limpios, activos y orgullosos de nuestra Tropa.

PROPIO SCOUT

Ahora unos cuantos pensamientos sobre el Propio Scout. Debo empezar recordándoles que en las Reglas de la Asociación1 dice muy claramente que el Propio Scout no es un sustituto de asistir a la iglesia o a otro lugar reconocido de culto. Esta es una manera negativa de ponerlo, pues si no es un sustituto de lo que es el culto en la iglesia, entonces ¿qué es? Mi respuesta, pienso que, es algo así: justo como esperamos que un Scout haga algo más en el sentido de buenas obras y servicios a la comunidad que el muchacho que no es scout, en cuanto a la religión esperamos que un Scout haga bastante más que los otros chicos, y aquí, a través del Propio Scout, está una de las oportunidades disponibles a cada Scout para dar alabanza y adoración extra a Dios que realmente no está disponible a los que no son scouts.

1

El reglamento de la Asociación.

Deseo mantenerme completamente realista, y mientras que eso es exactamente la política y el propósito fundamental del Propio Scout, debemos profundizar más para ver qué más puede ofrecer. Ya he dicho. y tengo muy poca duda de que estén de acuerdo, que un gran número de muchachos en los Grupos Abiertos no tienen fondo religioso ni conexiones religiosas. No obstante, esto es verdadero también, si creemos en algo, seguramente tenemos fe en el sentido religiosos inherente a todos los seres humanos. Muy bien puede ser que la primera introducción de un Scout a cualquier forma organizada de servicio religioso sea a través del Propio Scout; la primera oportunidad de la expresión de ese sentido. De hecho, el Propio Scout puede ser un escalón admirable hacia la completa membresía a una iglesia. Sé muy bien que tomar un muchacho sin ninguna formación religiosa y ningún concepto religioso, tal vez de un hogar no religioso, y llevarlo de inmediato a los servicios dc la iglesia a menudo es la peor cosa que se puede hacer. No entenderá de lo que se trata; se sentirá cohibido y nervioso y puesto que no entiende, naturalmente se sentirá temeroso y es natural mantenerse alejado de las cosas que se temen. El Propio Scout, de manera casi imperceptible de la vida general de la Tropa, puede mostrarle un camino más fácil de ser entendido, algo a lo que se le puede llevar a esperar como parte del Escultismo tan normal y natural como un juego de “British Bulldogs” o una caminata por el campo. Tal vez, sin embargo, estoy asumiendo demasiado que saben conducir y dirigir un Propio Scout, y no es ni correcto ni verdaderamente razonable que yo espere tanto. Aquí una vez más nos encontramos con algo que deben aprender a hacer. Todo lo que mencioné acerca de la preparación de la oración se aplica con casi tanta fuerza a la preparación de un Propio Scout. En una frase: deben ponerse a pensar seria y diligentemente y a trabajar plena y honradamente. Quiero ayudarlos a hacer ese trabajo y por lo tanto voy a delinear la clase de cosas que deben considerar para que su Propio se vuelva vivo y sea parte vital de la vida de su Tropa. Lo primero que necesitan tener muy claro en su mente es que el Propio Scout debe tener un tema y todos los ingredientes deben tener alguna clase de conexión con ese tema, de lo cual diré algo más, en un momento. Una colección al azar de himnos, oraciones, lecturas y pláticas obtendrán muy poco. El Scout, con razón, lo podría considerar una pérdida de tiempo. No vería el propósito real. El podría considerarlo hasta como parte del sinsabor que espera de los adultos. Si le permitimos

comparar a Dios con el sinsabor de los adultos, estamos en serias dificultades. Entonces, primero deben decidir el tema general. Sólo debo añadir que no deben tomar demasiado literalmente está parte de lo que digo: el tema debe estar presente, pero presente más bien como fondo, de un modo similar a la manera en que con los Lobatos usamos el ambiente de selva. Digo esto deliberadamente pues estoy completamente convencido que la impresión general que transmitimos al Propio Scout es importante no tanto por el efecto inmediato en el muchacho, como más bien por su efecto a largo plazo en éste cuando se convierta en un hombre. Espero que ninguno de nosotros en el Escultismo esté buscando beneficios rápidos. Estamos construyendo para el futuro; estamos tratando de darle al muchacho algo con muchos años de antelación, que más tarde llegarán a reconocer y apreciar. ¿Exactamente, qué son los ingredientes del Propio Scout? Principalmente, creo que éstos son: Himno, Oraciones, Lecturas y una narración larga2. Creo haber dicho todo lo que puedo provechosamente decir acerca de las oraciones. Sólo repetiré que deben tener relación con el tema, y los muchachos mismos deben tener una justa participación en ellas. Tal vez deba añadir que las oraciones deben ser razonablemente simples en su construcción, libres de enunciados largos y no ser desordenadas con palabras inútiles y con una sobreabundancia de adjetivos. Encuentro más fácil agradecer a Dios por el “mundo’ que agradecerle por “la exuberante belleza y el sobresaliente esplendor de nuestro glorioso ethos”. Es bastante inútil esperar que un muchacho rece eficientemente usando palabras que no comprende del todo. Lo hará, pero lo hará por ustedes y no por su Dios. Un enunciado sencillo es definitivamente más sincero y más efectivo. En cuanto a los himnos hay algo que puedo decir. Una vez más debo repetir que no sólo deben ser apropiados. sino deben ser aprendidos. El Propio Scout no es un tiempo para aprender himnos; pueden y deben hacerlo durante sus fogatas de campamento o en cualquier momento libre durante una reunión de Tropa, mientras descansan en el campamento o durante una caminata.

2

El esquema que se propone es típico de la iglesia anglicana.

Si nuestro Propio Scout va a valer la pena, nuestros scouts deberán tener un buen repertorio de himnos adecuados para una gran variedad de ocasiones. Yo sé que “Soldado de cristo”, “Ponte de pie”, “El rey del amor” y “Oh, Jesús he prometido” son himnos muy bonitos, pero en verdad existen otros y es tan solo correcto que demos a nuestros Scouts la oportunidad de aprender algunos de esos. Es muy necesario leer de principio a fin todos los versos del himno que se proponen enseñar a sus scouts. Algunos himnos tienen tres o cuatro versos excelentes y dos o tres intercalados que son inteligibles a cualquiera con una jerarquía menor a un Obispo y éstos necesitan ser corregidos; cantemos los versos apropiados y descartemos aquellos que a un niño les sean sin sentido. En lo que concierne a las tonadas, debo decir que éstas, ya sean tonadas de himnos o tonadas de fogatas de campamento, deben ser aprendidas y practicadas. Afortunadamente una variedad de himnos se pueden adaptar a la misma tonada, pero debemos estar alertas a la clase de himno que es difícil de cantar sin acompañamiento, como por ejemplo “Jerusalén”, el cual, a menos que tenga un coro de voces especialmente entrenadas, es casi imposible. Incidentalmente, aquí hay un himno, que por hermoso que sea, no significa mucho a un niño pequeño. Debo recordarles una vez más que los muchachos suelen tomar las cosas muy literalmente y “Jerusalén”, tomado literalmente, no hace mucho sentido. Así que regresamos a la sencillez: sencillez de palabras, sencillez de pensamientos, sencillez de tonada. Su tarea es encontrar los himnos que son apropiados para enseñarles a sus scouts. Tal vez la mejor manera de manejar el canto de los himnos sea cantar un verso de cada uno antes de empezar el Propio Scout, entonces estaremos seguros de saber las tonadas y que todos podremos incorporarnos desde la primera palabra, en lugar de dejarlo a los otros compañeros. En lo que concierne a las lecturas, la Biblia es obviamente el lugar de dónde escoger las lecturas, y leer algunas partes de la Biblia debe formar parte de cada Propio Scout. Pero no dejen sólo allí las lecturas. ¿Me pregunto si algunas veces con razón y con alguna ventaja no podremos buscar en otras partes? Primero lene-¡nos que decidir lo que estamos tratando de lograr con la lectura. Un propósito muy apropiado y muy conveniente es hacer a los muchachos familiarizarse con las Escrituras, pero a mi modo de ver, es incorrecto dar a los muchachos la idea que las únicas buenas palabras son aquellas de la Biblia. Existen otros muchos buenos mensajes que, ligados a las lecturas de la Biblia, pueden ser usados con provecho. Scouting for Boys vuelve a ser provechoso si se vuelve a leer con este pensamiento en mente; hay muchos pasajes buenos en Outlook de B-Py

vale la pena explorar muchos otros escritos de otras personas. Scouts Own, de Pat Leonard, tiene mucho qué ofrecer en cuanto a las elecciones de lecturas, pero en lo esencial es ta l vez natural y de hecho correcto referirse a la Biblia. La Biblia es reconocida mundialmente como una obra maestra de literatura. Sin embargo, muchos de nuestros Scouts encuentran algunos pasajes difíciles o ininteligibles. Hay muchas interpretaciones que a menudo darán al muchacho una imagen más clara que la versión autorizada. Por ejemplo, las traducciones de Moffatt o de Knox y las Epístolas traducidas por el Obispo de Londres, el Dr. Wand (The New Testarnent Letters). Se deben conocer y considerar todas estas cosas cuando se escoge la lección. Les voy a comentar lo que yo hago, esto es, escojo la lección que siento es apropiada para la ocasión y luego la examino dentro de una variedad de versiones, finalmente escogiendo la que parece ser se expresa más claramente y la que probablemente será entendida por los muchachos. Normalmente en un Propio Scout es mejor dejar a un muchacho leer la lección, pero debe tener tiempo para prepararse; a primera vista las Escrituras no son fáciles de leer. De antemano se deben dar los pasajes al muchacho para que tenga tiempo de pensar lo que significan y poder frasearlos apropiadamente. Una vez más regresamos a la preparación. Normalmente la lectura no debe ser muy extensa, diez o doce versículos es lo conveniente, o la cantidad equivalente de alguna otra obra. Antes de llegar a las anécdotas debo insertar una observación al efecto que ningún Propio Scout está completo, al menos que incluya una recitación de la Ley Scout. En el Propio Scout de Tropa personalmente debo insistir en que la Ley sea recitada sin hacer referencia a las palabras por escrito. Opino que los scouts deben saber su Ley Scout y no solamente saber de ella. En acontecimientos de Distrito, de Condado3 o Nacionales, sin embargo, la cuestión del miedo de hablar en público naturalmente estará presente. En tales ocasiones, el Scout seleccionado podrá leer la Ley Scout. Aun los más experimentados de nosotros podemos confundimos en alguna ocasión y nuestras mentes fácilmente se pondrán en blanco, pero en la Tropa, al estar en familia, esta situación no deberá presentarse. Los Guías de Patrulla, de cualquier manera, son pobres ejemplos al menos que se puedan parar frente a sus Scouts y repetir a la perfección las palabras de la Ley Scout.

3

Es lo equivalente a nuestras provincias.

Mientras se recita la Ley Scout, la Tropa se mantendrá de pie en firmes, y después del recital de la Ley, y claro está después de la lectura, es muy correcto y de acuerdo con la ocasión que el Dirigente Scout diga “Gracias. Un muchacho recuerda y respeta la cortesía y la demostración de cariños como ésta. Ahora la anécdota. Deliberadamente guardé esto para el final. Sé que sienten que pueden hacer todas las otras cosas que he sugerido y sin embargo aún están temerosos de las anécdota s. No puedo enseñarles cómo contar una anécdota, pero pienso que puedo enseñarles cómo aprender a contar anécdotas. Un ministro que visitaba otra iglesia preguntó qué tan largo debía ser el sermón, y la respuesta que recibió fue esta: “Aquí no ponemos lím ite a los sermones, pero considerarnos que pocas almas son salvadas después de los primeros veinte minutos”. Ahora si dividen en dos este tiempo para los muchachos estarán en lo correcto. Una guía segura es siete minutos para Lobatos, diez para scouts y quince para rovers. Los muchachos no pueden escuchar por tiempo indefinido, y si no me creen, sólo piensen en su propia niñez. ¿Alguna vez se sentaban a escuchar, atendían y tomaban algo por más de diez a quince minutos? Si son una persona normal y honesta, conozco su respuesta. Entonces, la brevedad es la base de toda la inspiración. Permítanme recordarles que muchos de los pasajes más inspiradores en la lengua inglesa consisten en menos de trescientas palabras: el Padre Nuestro, el Salmo Veintitrés, el discurso Gettysburg de Lincoln, son fácilmente recordados. Ni por un momento puedo imaginar que puedan producir la inspiración de esas pocas palabras; realmente necesitarán un poco más. ¿De qué van a hablar? Pienso que no importa, en tanto que lo digan bien y que crean lo que dicen y en tanto que sea completo en sí mismo. Notarán que deliberadamente he estado hablando acerca de una anécdota y no de un discurso, pues para mí una anécdota implica una historia y pienso que sus anécdotas en el Propio Scout a menudo deberán ser historias. Deberán tener un principio, un desarrollo y un final, y deberán ser acerca de personas reales y de cosas reales. No teman hacer reír a los scouts en los Propio Scout, no hay nada de irreligioso en la risa. Es mucho mejor reírse bien, fuerte, genuina y limpiamente que muchas presunciones fuera de sitio. Estoy interesado en que los scouts disfruten su religión. Dios no es una persona miserable, y no hay virtud en nuestro acercamiento a Él estando a lo largo de un sendero tenebroso. Una seriedad ficticia no beneficia nada. De todas las criaturas de Dios, el mono mantiene el más serio semblante y es serio pues siente picazón. Existe otra razón para una broma, y esto es averiguar si los scouts los están escuchando. Si se ríen,

por lo menos sabrán que sí están poniéndoles atención, pero si no se ríen, entonces su siguiente anécdota necesitará ser de diferente calibre. En el caló moderno esto es lo que se conoce como hacer un buen contacto, y deben estar sensibles a la importancia de esto. No siempre cuenten una anécdota, algunas veces tengan una charla directa. Hay ocasiones en la vida de todos los Grupos cuando lo que se conoce como la verdad plena y sin barnices, es esencial. Una pauta a seguir es, con los Lobatos casi siempre usar la anécdota, con Scouts a menudo la anécdota, con Senior Scouts y Rovers muy rara vez la anécdota. La mayoría de la gente que habla acerca de esta clase de asuntos les dirán que tomen como ejemplos las vidas de grandes personajes. Yo sería el último en desacredita r todo lo hecho por los héroes del pasado, pero vale recordar que nuestros héroes pueden no interesar a los muchachos, y que sus héroes deben ser conocidos por nosotros y debemos usarlos para ayudarlos. Esto no es fácil y no puedo decirles cómo hacer esto, porque aquí es donde su personalidad propia debe entrar a escena, pero les diré “No teman tratar” y “No traten de copiar a alguien más”. Sé muy bien que las anécdotas que oí de niño son las anécdotas que recuerdo hoy. Las recuerdo más claramente y son de más importancia para mí que lo que recuerdo de muchos buenos sermones que escuché predicar en años posteriores. La memoria de los muchachos es retentiva pues aún no está totalmente llena, y tenemos una tremenda oportunidad durante la época de los scouts y especialmente de los Lobatos, de dar a los muchachos historias que disfruten cuando las oigan y cuyos puntos apreciarán en los años venideros. Sin duda ésta es la combinación que debemos buscar: primero, que deban escuchar y disfrutar; segundo, que lo vayan a recordar y mucho más adelante que lo entiendan y aprendan. He vivido extensamente con el Propio Scout pues honestamente pienso que aquí hay una buena oportunidad. No les voy a decir cuándo los lleven a cabo, pero debo expresar el deseo que algunas veces sus Propios Scouts sean en algún día que no sea domingo. No quiero ver que se ponga al Escultismo y a la religión en un mismo paquete y otras cosas y otros días en otro. Nuestra tarea es traer a Dios a las vidas de los Lobatos o de la Tropa. El Propio Scout en noches de entre semana, surgiendo de manera natural, casi informal, más allá de las actividades de la Tropa, deberá tener un lugar muy especial en nuestros planes. Sé que éste ha sido un capítulo muy largo. Espero que sea uno al que se refieran de tiempo en tiempo. No espero que puedan comprender todo

esto de una vez, les aseguro que yo no podría. Sin embargo, les puedo decir que todo lo que he escrito aquí no es teoría; no es mi idea; son hechos simples que por mi propia experiencia al tratar de llevar a cabo mi empresa, la que están ustedes por emprender. Aprendí a la manera difícil por ensayo y error, y al aprender así, muchos scouts recibieron de mí menos de lo que merecían; por eso es que he escrito esto, para que no necesiten aprender de la m anera difícil y para que sus Scouts saquen lo máximo de la experiencia del pasado. Recuerden que les puedo decir qué hacer y cómo hacerlo aunque no puedo hacerlo por ustedes. El trabajo debe ser suyo; la preparación debe ser suya; el realizarlo debe ser suyo, y no hay otra alternativa. Aquí hay algo a lo que los reto a hacer; algo a lo que siento tengo el derecho de exigirles. Permítanme regresar a algunas de mis exposiciones anteriores y recordarles que no pueden hacer nada con éxito al menos que tengan su propia paz personal con su propio Dios personal. Es tarea de Dios la que van a emprender y solamente de Dios pueden esperar ayuda verdadera. Vuelvan ustedes mismos a Dios. Scouter: pide y recibirás.

TU GRUPO Y LA BIBLIA

En un país cristiano, ningún libro que trate el tema de nuestros deberes para con Dios, de ninguna manera estaría completo al menos que incluya algunas indicaciones acerca del lugar que ocupa la Biblia en nuestra vida y nuestro trabajo. Quiero ser en extremo claro en que no voy a tratar de llevar muy lejos este asunto. Quiero sugerirles que tal como consideramos al Scouting for Boys como la base de inspiración para el Movimiento Scout así, de manera semejante, debemos considerar a la Biblia como base de inspiración del cristianismo. Es muy importante tener esto muy claro. Ni Scouting for Boys ni la Biblia (y no pido excusas por ponerlos juntos) de ninguna manera son libros de texto. En verdad, ambos libros les dicen qué hacer, pero sólo les dicen en parte cómo hacerlo y por supuesto que de allí tales libros sean permanentes, y no estén sujetos a la influencia del cambio, invenciones y desarrollos que inmediatamente modifican a cualquier libro de texto. Como un ejemplo de un libro de texto, se podría tomar en este momento del desarrollo del mundo, el más reciente libro sobre energía atómica. En el momento que fue escrito y llevado al impresor, pudo haber sido absolutamente la última palabra en la materia, y sin embargo, cuando regresó del impresor, un descubrimiento hecho por un científico pudo haber hecho que el libro quedara totalmente sin valor, y de alguna manera esto es lo mismo con nuestros libros sobre el Escultismo. A través de los años hemos tenido una formidable cantidad de excelentes publicaciones, pero una detrás de la otra, han sido suplantadas por algo más moderno, y sin embargo, sobre todas ellas, Scouting for Boys ha permanecido intrínsecamente igual. Hoy en día se mantiene como la fuente establecida de inspiración del Movimiento. La Biblia se encuentra en exactamente la misma posición con respecto al cristianismo, con un punto más a su favor que, en vez de los cuarenta años de Scouting for Boys, ha sobrevivido a la prueba por muchos cientos de años. Entonces aceptemos esto como el respaldo y fuerza de la fe cristiana. Tal como lo prometí, no voy a entrar en demasiados detalles, pero pienso que debo recordarles que la Biblia está dividida en dos partes principales. Primero, el Antiguo Testamento, una colección de maravillosos eventos históricos, un libro de cuentos lleno de buenas y cordiales anécdotas, de hecho, un libro de cuentos sin un solo rival en toda la historia de la

literatura. Quiero pedirles que comprendan que estas anécdotas, que aun teniendo mucho en común unas con otras, de ninguna manera son una historia cons ecutiva. La Biblia trata de una gran cantidad de cosas, pero más importante, trata de un gran número de personas a lo largo de muchos años, y mezcladas en las anécdotas, se encuentran las asombrosas profecías que los profetas de antaño hicieron mucho de lo que predijeron para el inundo ha sido verdad y aún sigue siendo verdad hoy en día. Pongamos en claro que muchos de estos cuentos han sido pasados a través de largos años y grandiosos como son, obviamente es irrazonable aceptar cada una de las historias como literalmente ciertas. Un libro de cuentos que claramente vienen de la historia del pasado y, sobre todo, que los cuentos fueron contados y transmitidos por hombres quienes intrínsecamente fueron buenos hombres; hombres quienes tenían un conocimiento de Dios y quienes se esforzaban por servir a El en una diversidad de maneras. Tampoco debemos olvidar que los idiomas que conocemos hoy en día, como el inglés, aún no habían nacido y que estas leyendas inevitablemente debieron ser traducidas, no una vez, sino muchas, y las palabras han cambiado de significado. Por lo tanto no debemos esperar, aun menos, que nuestros Scouts crean que el Antiguo Testamento sea literalmente verdad palabra por palabra. Sin embargo, existe una cosa que se muestra claramente en los libros del Antiguo Testamento, y es el gradual y firme desarrollo del conocimiento del hombre de Dios desde los tiempos primitivos hasta el periodo justo antes del nacimiento de Cristo. Permítanme repetir que este conocimiento se consiguió a través del e sfuerzo. Es importante también entender que la vida y obra de Cristo en la tierra muestra claramente que antes que empezara con su ministerio, Él había estudiado y aprendido las historias del Antiguo Testamento, y más importante de todo, que sus enseñanzas estaban basadas en ese conocimiento. Esta es la clase de respaldo del conocimiento que nosotros mismos debemos absorber y, en el tiempo debido, debemos pasar a nuestros scouts, pues es en las bases de las historias bíblicas que está basada toda la estructura de la religión Cristiana como la conocemos hoy en día. Ya he indicado que aquí hay una fuente de material para que escojan sus anécdotas y sean usadas con prudencia y reflexión, pero hay más que esto; obviamente hay una gran fuente de sabiduría a través de todo el libro. Aquí se formulan normas de conducta que con sorpresivos pocos cambios servirían para el mundo actual (cuanto más buenas que las normas que la humanidad está usando). Aquí hay un código de buenas costumbres y de modales, una clase de Ley Scout permanente.

Añadiré una cosa más: estas historias son acerca de hombres verdaderos, están llenas de actividad, llenas de obras buenas, sinceras; no encontraran nada delicado en el Antiguo Testamento. Este es el mensaje de hombres piadosos a los hombres que vendrán después de ellos, y las lecciones del Antiguo Testamento permanecen tan vitales hoy en día como en cualquier época en la historia del mundo. Por un momento debo regresar a la cuestión de las traducciones. Justo como fue necesario traducir estas historias del idioma antiguo y de las lenguas ya muertas al inglés, así de importante es comprender que el eterno deber del adulto en relación con el niño es continuar traduciendo; hay tantos pasajes en el Antiguo Testamento que son bastante ininteligibles a los niños, no sólo al niño moderno sino a cualquier muchacho en cualquier época. Estos pasajes, con un poco de estudio y de reflexión, son fácilmente entendidos por el adulto, y él a su tiempo, deberá tomarse la molestia de recontar estas historias en palabras simples, pero no aniñadas, que los muchachos entiendan y disfruten y de las cuales deducirá la inspiración que está comprendida en ellas. Cuando llegamos al Nuevo Testamento, la situación es bastante diferente, aunque aquí también, todo lo que dije de las traducciones permanece igualmente verdadero, pero aquí tenemos algo más definitivo, algo más positivo y confiable. El Nuevo Testamento trata del nacimiento, muerte y resurrección de Jesucristo, el Hijo de Dios, como fue contado por algunos de sus discípulos, y aquí hay una cosa extraordinaria que no debemos olvidar nunca. Estos discípulos venían de todos las condiciones de vida, tal como los Dirigentes de hoy. Fueron hombres de experiencias extensamente diferentes y, presumiblemente, con poderes de pensamiento extensamente diferentes, y sin embargo en una gran medida sus historias de la vida de Cristo son idénticas. A primera vista no pensarán que esto es extraordinario, y sin embargo lo es. Sólo tengo que pedirles que traten ustedes mismos de probar que es extraordinario. Tomen cualquier evento en la vida de la Tropa, la presentación de Tropa, el campamento de fin de semana de hace uno o dos meses, y pídanle a dos de sus scouts que estuvieron presentes en esa ocasión que escriban una relación de eso tal como lo vivieron. Encontrarán diferencias enormes, diferencias inmensamente más grandes que las existentes en los Evangelios. ¿Qué es lo razonable de deducir de esto? Seguramente que Cristo fue una personalidad tan vívida, un hombre tan extraordinario, que no era posible vivir con Él y no tener sino una visión de Él. En este capítulo estoy interesado en los Evangelios. Muchas de las cosas que aparecen en las Epístolas de San Pablo, más tarde en el Nuevo Testamento, no son tan fácilmente comprendidas, pero aun así tenemos un lenguaje bello, la inspiración de grandes pensamientos e

ideas. Sin embargo, en nuestro propósito de tratar con muchachos, ¿qué es lo que encontramos en los Evangelios que nos va a ayudar? Seguramente solo esto, primero está la historia sobresaliente de la vida y muerte de Cristo, una historia que, aunque negáramos que era el Hijo de Dios, aún sería la historia más admirable jamás escrita. Veamos por un momento sólo un aspecto de esto, al hecho que, a través de todos sus juicios y tribulaciones, Él probó una y otra vez que Él podía haber evitado a aquellos que lo atormentaban; Él tenía el poder de parar la ejecución, un poder que jamás nadie ha tenido en la historia del mundo. Aquí tenemos el ejemplo más grande de valor impas ible de la historia. Como una historia va más allá que de cualquier otra cosa que jamás se haya escrito. De hecho, es imposible aún imaginar un valor más grande. Estoy interesado en recalcar este valor pues es desafortunadamente verdad que muchos de nosotros, especialmente los muchachos, han llegado a considerar toda la idea de la religión y particularmente a Cristo como algo suave, algo con lo cual ningún hombre rudo desearía estar asociado. Esto muy bien pudo haber pasado, pues al lado del enorme valor de Cristo, es también muy evidente que su naturaleza fue de lo más bondadosa y apacible, de hecho, aquí está el supremo ejemplo de lo que es un caballero. Seguramente, aún en bases seculares estamos interesados en entrenar a nuestros scouts a que sean caballeros y no rudos, cobardes, inconsiderados pandilleros. Hay muchos más en los Evangelios, pero no quiero confundir este punto diciendo demasiado, sólo dos aspectos más y les dejaré este asunto para una exploración personal más amplia. En primer lugar, tenemos el hecho muy significativo que muy a menudo, cuando Cristo quiso hablar a la gente, Él habló en parábolas o, en lenguaje moderno, contó anécdotas que no del todo de la misma clase de anécdotas que dos mil años más tarde B-P les sugirió y que usaré para adiestrar Scouts, pero las parábolas son anécdotas de una clase muy especial concebidas para hacemos pensar y recordar. Espero que ahora ya estén convencidos del valor de las anécdotas. En segundo lugar, el otro aspecto de la vida de Cristo quisiera considerarla como su vida de Scout. Una y otra vez Él fue a las montañas para que pudiera orar a Dios Padre. ¿Se les había alguna vez ocurrido que para poder hacer esto, El debió ser el primer y el mejor de los scouts? Él debió saber acampar, cómo prender una fogata, cómo cocinar y cómo hacer su cama con los materiales a la mano. Tal vez no lo habían pensado de esta manera. Quisiera pedirles que piensen en esto, pues seguramente aquí hay otra manera de acercamos y poder usar con nuestros Scouts.

Cristo, el Hijo de Dios, el líder de un gran pueblo, pudiera ser una concepción demasiado grande para niños pequeños, pero Cristo como el hombre que fue a los cerros y acampó y salió de caminatas tal como nosotros tratamos de hacer, es alguien que los más pequeños Lobatos pueden entender y seguir. Nuestra tarea es hacer que los muchachos entiendan a Cristo y que lo amen, no en el sentido convencional de la palabra, sino amarlo en el buen sentido del castellano puro, que es el sentido del Nuevo Testamento, un amor varonil, un amor personal, un amor que hace que el amante busque imitar. En un sentido, lo que les estoy pidiendo que hagan es traer a Cristo al alcance de sus Scouts; no permitan que se convierta en una nada indefinida flotando por el aire; se nos ha dado a cada uno de nosotros enseñar a Cristo trabajando en su mundo, y si nos damos cuenta que puede hacerse y estamos seriamente preparados para hacerlo, entonces lo lograremos. Esto es realmente una cosa factible; se vuelve difícil y verdaderamente imposible, sólo cuando lo rodeamos de una cantidad de palabras y un aire de misterio. Jesucristo, el Hijo de Dios, fue un hombre, y creo que eso es la cosa más grande que jamás le ha pasado al mundo y tal vez la cosa que el mundo está olvidando más fácilmente. Aquí estaba el hombre y, como Él fue Dios, aún aquí está el hombre para que lo sigamos, el líder eterno cuya sabiduría y destreza por mucho sobrepasó a la de cualquier hombre que jamás haya vivido. Finalmente, espero que traten de hacer buen uso de esa Biblia suya. Recuerden lo que he dicho acerca de las traducciones. Den a sus scouts una traducción honesta de las magníficas historias del Antiguo Testamento y, sobre todo, de las emocionantes historias de la vida de Cristo. No pueden mejorar en cuanto al material, pero pueden mejorar, desde el punto de vista de los muchachos, en cuanto al estilo. Creo que algunos pedantes van a pensar que esto es muy sacrílego; van a decir que la Biblia es la pieza más importante que la literatura inglesa jamás haya producido. Sé esto y estoy de acuerdo, pero espero que a través del Escultismo guiemos a los muchachos a entender a Dios. No es una parte esencial de nuestras funciones enseñarles literatura inglesa. Si tan sólo ustedes y yo pudiéramos despejar la jungla que ha crecido alrededor de Dios, podremos encontrar el sendero más sencillo que nos guíe de regreso a Él. A lo largo de ese sendero uno de nuestras mejores guías será la Biblia, el libro en el cual millones de personas han encontrado la inspiración y que permanece disponible a todos “sin importar a qué país, clase o credo pueda pertenecer el otro”.

ADIESTRANDO1 AL MUCHACHO

Cuando un muchacho llega al Escultismo, digamos, a la edad de ocho años, y solicita su membresía a la Manada de Lobatos, asumimos correctamente que sabe muy poco de los Lobatos e inmediatamente nos abocamos a él y, usando los métodos de la sección de Lobatos, empezamos a adiestrarlo para que con el tiempo pase sus pruebas de pie tierno2. Gradualmente esperamos que él se vuelva más y más eficiente, para que pueda ganarse su Primera Estrella y entonces tal vez un par de Insignias de Especialidades, su Segunda Estrella, más Insignias, y finalmente, después de tres o tres y medio años, esté listo para la gran aventura de ingresar en la Tropa Scout.

1 2

Aquí se entiende no del adiestramiento de dirigentes y scouters, sino del de los muchachos. Tal vez se pueda traducir como el adelanto progresivo. Aquí se está hablando del adelanto tal como se entendía en Inglaterra en aquellos días.

Aquí, usando un método diferente, el Scout aprenderá su Tercera Clase y todos los temas para la Insignia de Segunda Clase, será animado para tomar una o dos Insignias de Especialidades, y cuando se acerca a la edad de Scout Senior3, su Insignia de Primera Clase. Entonces ya sea que haya pasado a la Tropa de Scouts Mayores o permanezca, como quiera, con la Tropa Boy Scout, un gran panorama de actividades estará abierto para él. Posiblemente complete su Insignia de Primera Clase, obtenga más Insignias de Especialidades, eventualmente llegando a la Correa de Manigua y finalmente a la gloriosa coronación del Scout, la Kings Scout Insignia4. En una palabra, nuestro adiestramiento está diseñado para ser progresivo; esperamos que los muchachos progresen. Ahora claramente, aunado a su falta de conocimientos y a su falta de destreza en asuntos de Escultismo, bastante natural será que encontremos que el chico de ocho años tiene un poco, o algo de conocimiento de Dios. Seguramente es razonable esperar algún progreso en cuanto a las cosas del espíritu en la misma medida que esperamos el progreso de la mente y del cuerpo. Para ponerlo de otra manera, es manifiestamente absurdo esperar o de hecho permitir a un muchacho progresar en una dirección, si al mismo tiempo no estamos conscientes de sus necesidades de progresar de otras maneras. No creo que sería repetir demasiado frecuente que el propósito del Escultismo es producir, lo más que sea posible, al hombre completo, un hombre balanceado, un hombre que es experto en una gran variedad de actividades y ocupaciones, pero sobre todo, un hombre en que el espíritu de servicio a otros y el conocimiento y desempeño de los deberes para con Dios se hayan convertido en una parte aceptada de su vida. Esto último no se puede conseguir en un día. Es bastante inútil de vez en cuando hacer algo acerca de los deberes para con Dios. Igualmente como es necesario adiestrar al muchacho en, por ejemplo, Primeros Auxilios y Ambulante, es guiarlo despacio pero firmemente desde el dedo cortado de los Lobatos , al torniquete de la Insignia de Ambulante, así, en la misma medida, debemos guiarlo desde el no conocimiento hacia una dispuesta aceptación y entendimiento de sus deberes para con Dios. De hecho, solamente haciéndolo gradualmente es que podemos esperar tener éxito.

3 4

Expedicionario, en la terminología actual en México. Lo equivalente a Caballero Scout.

Nuestro trabajo con los muchachos debe ser firme: nuestro objetivo debe ser logrado por trabajo constante y perseverante, de hecho, en ocasiones deberemos revisar un paso o dos justo antes de pasar a un Scout a su Insignia de Primera Clase nos asegurarnos que aún recuerde su Segunda Clase. Una de las notas claves del Escultismo, correctamente emprendidas, es la entereza, así que en una mano producimos un Kings Scout que es competente al ocuparse en todo lo que aprendió para su Primera Estrella, y en la otra mano eventualmente producimos un hombre que muy claraniente y sin avergonzarse acepta a su Dios y cumple con su deber para con El. En relación al método exacto de acercarse al Lobato, al Scout, al Senior Scout o al Rover es un asunto demasiado individual para intentar tratarlo aquí. Principalmente, los principios que les he perfilado en este libro son buenos para el muchacho de cualquier edad, en tanto que entendamos la necesidad de ser progresivos en nuestras enseñanzas y adiestramiento y en tanto que entendamos que el muchacho es un ser humano en desarrollo. Nunca se quedará quieto, de hecho, no puede su mente y sus respuestas y cada parte de él se mueven para adelante y para atrás (están en constante movimiento). Es necesario que dé una voz de alerta aquí, pues lo que está pasando en un gran número de casos es que el adiestramiento que se da en la Tropa en cuanto a los deberes para con Dios es admirable, pero cuando el Scout progresa a lo largo del camino y se vuelve crecientemente experto y hábil en las prácticas del Escultismo, por nuestro descuido y equivocación, lamentablemente él se inclina a descuidarse en relación con sus deberes para con Dios. Ahora quiero que les quede muy claro que él no se va a quedar quieto, se moverá en una dirección o a la otra, y el peligro al que estamos confrontados es éste, si omitimos ver este avance a lo largo del camino de lo que son los deberes para con Dios, llegará a asociar a Dios con su niñez. El Senior Scout promedio, justamente, ha puesto tras él las cosas aniñadas de los día de la Manada de Lobatos. Más tarde, por supuesto, llegará a apreciar esos días, pero por el momento debemos admitir, si somos honestos, que probablemente se sienta un poco avergonzado de ellos. Cuando estamos en el sexto año parece casi inconcebible que podamos haber sido parte de la plebe del primer año. Si alguna vez permitimos al muchacho asociar a Dios con la niñez, se h a perdido el tiempo, todo lo que empezamos a hacer llegará a cero, en breve, hemos fallado, de hecho, si fallamos en implantar en el muchacho la actitud correcta de los deberes para con Dios, hemos fracasado completamente. Sus Scouts

podrán tener colgadas correas de manigua en cada esquina imaginable y podrán estar tapizados de pies a cabeza con Insignias de Especialidades, podrán atar todos los nudos con una sola mano, detrás de sus espaldas, en medio de una neblina espesa, pero si piensan que su actitud de los deberes para con Dios es aniñada entonces no son Scouts, y ustedes, corno Scouters, han fallado total y completamente. Deliberadamente mantuve corto este pasaje; el único mensaje que contiene para ustedes es pedirles que constantemente se cuestionen, cualquiera que sea su trabajo en el Escultismo, y digan, “¿Estoy adiestrando a este muchacho acerca de sus deberes para con Dios en la misma medida al adiestramiento que le doy en técnica scout? Hasta que la respuesta sea “Si”, su trabajo estará mal hecho. Deben tomar este reto con valor. No es realmente más difícil dar al muchacho un entendimiento de su Creador que enseñarle los mil y un ingredientes de la técnica scout. Solamente se vuelve difícil cuando nosotros mismos no estamos seguros del camino que seguimos y nos da miedo la aparente inmensidad de nuestra tarea y por lo tanto dejamos de hacer todo. El camino no es difícil si lo atacamos con fe y valor.

CLÉRIGOS Y PADRES DE FAMILIA

Los clérigos son todos hombres; los Dirigentes Scouts también. Qué importante es recordar esto; qué tan fácil es olvidar y empezar a pensar en términos de una identidad nebulosa, inaccesible y difícil. Sé que hay clérigos difíciles, personalmente he conocido uno o dos. También he conocido Dirigentes Scouts difíciles, y sinceramente, muchos más de los segundos que de los primeros. Ustedes como Dirigentes Scouts de Grupos Abiertos, necesitan conocer a todos los ministros de las iglesias y de las capillas en su vecindario, esto es, los necesitan conocer personalmente y no como voces del otro lado del teléfono o como una firma ilegible al pie de una carta. El mejor consejo posible que les puedo dar es ir y visitarlos, y más tarde hacer que visiten su Grupo. La mejor manera de esquivar problemas y peleas es evitar conocer a la gente; no la mejor manera de mal entenderse que a través de correspondencia y de la omisión del conocimiento mutuo personal. No hay ningún conflicto entre el Escultismo y ninguna iglesia; algunas veces hay conflicto entre un Dirigente Scout y un clérigo, la causa principal es la ignorancia de uno o de otro. No podemos, en esta etapa del desarrollo del Escultismo, esperar que todos los clérigos aprecien el valor del Escultismo. Después de todo, el cristianismo ha existido por cientos de años y una gran cantidad de personas aún no lo entienden ni, de hecho, saben nada acerca de él, así que sería irracional esperar que todos entiendan y acepten al Escultismo después de tan sólo cuarenta años. Ya sea que el clérigo desconozca acerca del Escultismo o el Dirigente Scout desconozca acerca de la religión, al menos tienen este lazo en común, si son hombres razonables, ambos están tratando de ayudar al muchacho a convertirse en la clase de hombre recto y que, en toda conciencia, debería ser un lazo suficiente. Todo lo que tenemos que hacer es conocemos unos a otros. Debemos decir claramente lo que esperamos del muchacho y del clérigo; a su vez, decir muy claro qué espera él y entonces conjuntamente arreglar la forma como podemos ayudamos los dos a hacer trabajos idénticos en dos caminos separados. Aún tengo que encontrar a un clérigo que no haya disfrutado de un buen espectáculo de Tropa, una fiesta de Grupo o aun, una reunión de Tropa ordinaria o de una Manada. En lo que ha menudo cometemos un error es en tratar de mantener al clérigo alejado del muchacho y en hacerlo

miembro de éste, aquél u otro comité; él lo hará silo tiene que hacer, y probablemente lo hará bien, pero como ser humano, preferiría más bien divertirse que pasar todo su tiempo en el Escultismo asistiendo a juntas donde muchas de las cosas que se discuten probablemente ni las entienda. Los clérigos son hombres muy ocupados, y parte de sus deberes es sentarse en comités. Qué descanso para un clérigo que no le pidan que se siente en un comité, pero que ocasionalmente le pidan que venga a sentarse en una cabaña y ver a un Tropa en acción. Sé muy bien que harán esto, a condición que tengamos el acercamiento correcto. Debemos hacer que se den cuenta que son bienvenidos simplemente porque nuestro Grupo es un Grupo Abierto y no estrechamente relacionado a su iglesia en particular, de ninguna manera significa que estemos contra de Cristo o contra de ellos. Por lo tanto sugiero que lleguen a conocer a sus hombres; el acercamiento humano es el que cuenta y ellos a su vez no se mostrarán irreceptivos, tienen tanto qué darles y tanto qué dar a los Scouts en su Grupo. En el Escultismo, de hecho en la mayoría de las Organizaciones Juveniles, existe una tendencia peligrosa de usurpar las funciones de los padres, al llegar a pensar que el muchacho es nuestro muchacho y que nosotros somos la única influencia en su vida. Sé que en algunos casos, en donde los padres completamente ignoran sus responsabilidades, esto puede ser verdad, pero en la gran mayoría de los casos somos una influencia, pero una influencia secundaria a la del padre y, de hecho, es lo más que debemos ser. Nos corresponde, por lo tanto, conocer a los padres de nuestros muchachos, conocer los deseos de los padres en cuanto a religión y, si sus deseos son definidos, ver que nada de lo que hagamos se contraponga con esos deseos. La verdadera base de nuestra vida nacional está en el hogar, y sería una cosa terrible si el Escultismo se convirtiera en una influencia destructora en el apoyo de la vida familiar. Nuestra tarea es ver que se convierta en una influencia fortalecedora. Hoy en día, muchas familias están viviendo en condiciones que en sí son difícilmente conducentes al mantenimiento del buen espíritu familiar. Hacinados desastrosamente, carentes de los factores materiales que contribuyen a hacer un hogar, y sin embargo el hogar promedio no es un mal lugar. Muchas gentes son capaces de generalizar y deploran el rompimiento de la vida hogareña, pero en su entusiasmo exageran el cuadro o lo pintan sin los conocimientos reales de los hechos. He sido bastante afortunado de haber visto el interior de no menos de cinco mil hogares de todas las clases concebibles y, mientras algunos no eran muy

buenos, la gran mayoría no eran del todo malos. Ya sea que Dios fuera un factor real en estos hogares, no me encuentro en una posición de decirlo, pero estoy preparado a decir que en la mayoría de los casos el Diablo definitivamente no estaba presente. Quisiera sugerirles que no debemos generalizar y asumir que todos los padres descuidan a sus hijos y que todos son personas impías, pero bien puede ser que algunos descuiden a sus hijos y que muchos otros no hablen de buena gana de religión o de Dios. Nosotros los británicos somos gentes naturalmente reticentes; no usamos nuestros corazones en las mangas o nuestra religión en una banda ostentosa, pero no porque una cosa no sea obvia de ninguna manera se asume que sea inexistente. Debo decir que los padres promedio que he conocido, aunque hagan poco acerca de la religión de sus hijos, realmente le gustaría que algo se hiciera al respecto. Es muy necesario que nosotros, los Scouters, sepamos justamente qué es lo que los padres desearían que se hiciera. Si no muestran ningún interés, tenemos el camino libre. Entonces podemos, solamente entonces, tomar el asunto en nuestras manos, pero silos padres tienen alguna preferencia o inclinación hacia alguna forma de religión en especial para sus hijos, entonces, como Scouter de un Grupo Abierto, debemos hacer un genuino intento de seguir sus deseos, aun cuando personalmente esa especial forma de adoración no nos llame la atención. Debemos aceptar la necesidad de mantener la fe y, ya sea que esa fe se mantenga entre Dios y un hombre o entre hombre y hombre, no obstante es esencial mantenerla. Finalmente, deben ganarse la confianza de los padres de los muchachos, deben conocerlos y creer en el método del Escultismo para conseguir el propósito esencial de piedad del muchacho. Si en cualquier etapa se descorazonan, habrán fallado. La confianza ganada y cuidadosamente fomentada despejará el camino para ustedes, no hay otro camino.

EL FINAL DEL PRINCIPIO

Esto nos trae al final de la primera etapa del camino. Algunos de ustedes estarán pensando “¿ahora qué sigue?”. En muchos casos la respuesta podría ser: “a ninguna parte. Hasta aquí llegamos’. Podrían pensar que esto es falta de ambición, pero no lo es porque yo tenga falta de ambición, o de hecho, porque yo piense que ustedes sean así. Es una comprensión de nuestras propias limitaciones. A través del Escultismo, somos capaces de establecer una base: dudo si podemos hacer mucho más o, si de hecho, si algunos de nosotros debamos tratar de hacer más. Si a través del Escultismo podemos hacer que el muchacho naturalmente acepte a su Dios como su Dios personal; hacer que se de cuenta que tiene unos deberes para con Dios, y el principio de la idea de cómo se deben llevar a cabo en la práctica estos deberes; entonces creo que justamente podemos descansar satisfechos en la mayoría de los casos. Quiero recapitular algunas de las cosas que he dicho. A través de este libro les he implorado que mantengan simple la religión. Les he pedido que aclaren su mente de confusiones y dudas, para que ustedes a su vez, puedan evitar confundir la mente del muchacho. Dios y la práctica de la religión son realmente cosas sencillas; se vuelven complicadas sólo a través de la confusión en nuestras cabezas. Dios, como lo llegamos a conocer a través de Jesucristo, es esencialmente sencillo, fácilmente accesible e inequívoco, y sin tan sólo nos limitáramos a esta realidad y evitáramos ser atrapados en muchas complejidades, podríamos, como sinceros hombres cristianos, lograr mucho en las vidas de los muchachos con quienes tenemos contacto. Si somos realistas seguramente a ceptaremos el hecho de que el muchacho común que llega al Grupo Abierto probablemente sea muy deficiente en cuanto a su preparación religiosa y su fondo religioso: Si tiene alguna concepción de Dios probablemente es vaga. Pues bien, esto debe querer decir que nuestra tarea es empezar en el principio, asumir ningún conocimiento, asumir ningún entendimiento, de hecho, asumir nada. Bien podría ser que al empezar de nada no podremos esperar que en el lapso de vida de Boy Scout lleguemos muy lejos. Es muy importante que hasta donde podamos llegar estemos en lo correcto, debemos estar en lo cierto y debemos ser permanentes. Por lo menos, en la mayoría de los casos, tendremos un principio limpio y claro; habrá poco qué olvidar pero mucho qué enseñar.

Permítanme recordarles una vez más que ningún hombre puede enseñar lo que él mismo no entiende o acepta. En muchos aspectos del Escultismo es razonable aprender al mismo tiempo que el scout, pero en cuanto a este asunto de los deberes para con Dios, el scouter normalmente necesita estar bastante más adelante. Debe aceptar que la necesidad de su propia relación con su Dios sea clara y progresiva y que admita honestamente cualquier falta de conocimiento.

Ahora algunos “No’s” Ansioso como estoy de que hagan algo inteligente y práctico acerca de los deberes para con Dios, pero ¡no terminen como un maníaco religioso! La religión efectiva es una cosa normal, natural y enteramente sensible; no se vuelvan sentimentales acerca de ello; es una cosa varonil. No confundan a la religión con los “mismos” y las “ologías” del mundo, no persigan a dioses extraños y sustitutos. Anteriormente les he advertido que eviten la confusión que presenta la naturaleza, la confusión de la buena acción, la confusión de poner al Escultismo mismo com o una religión alternativa. Todos estos son peligros muy reales. Deseo que acepten su franca responsabilidad en cuanto a los muchachos en su Grupo. Su responsabilidad es ni más grande ni más pequeña que la Promesa Scout que ustedes personalmente han hecho. Nadie puede esperar más de ustedes, que lo que está en acuerdo con esas condiciones, no deben aceptar menos de ustedes. A donde sea que busquen en el Escultismo por mejoras en esto, aquello o en la otra rama de nuestro Movimiento, inevitablemente la respuesta a nuestro problema es una respuesta humana y es simplemente una cuestión de mejorar el modelo de liderazgo. En este país cristiano tenemos una enorme ventaja si tan sólo la aprovechamos; tenemos un ejemplo de la vida de Cristo que ilumina e inspira como un ejemplo completo hacia el cual el hombre debería apuntar. Sé que en algunos aspectos todos vamos a fallar y es bastante razonable, en tanto que en algunos otros aspectos tengamos éxito. Si creen en algo de la religión cristiana, deberán aceptar la obvia verdad que les es dada a cada uno de los cristianos para de alguna manera emular el ejemplo que Cristo dio al mundo; ese es uno de los dones de Dios de los que les he hablado; es definitivamente una gran oportunidad y un reto considerable.

Debo decirles muy firmemente que no pueden esperar guiar a sus scouts a un entendimiento de Dios, mucho menos a una verdadera vida cristiana, al menos que gracia. No pueden ser un buen scout en uniforme y un tonto sin él. No pueden tener una clase de normas en su casa y otras en el trabajo. Cualquiera que sean las normas que hayan establecido deberán estar presentes uniformemente en todos los aspectos de su vida y en cada relación, ya sea con los Scouts o con otras personas. Yo sé que el camino a la cima de nuestra montaña no es fácil, pero al menos es un camino definido y hay pasos definidos que debemos tornar cuando vamos ascendiendo. Pretender subir demasiado rápido podría causar un desastre y llevar a un deslizamiento eventual. Nuestro progreso al ir subiendo la montaña debe ser uno continuo, uno firme y uno seguro. Habrá ocasiones en su vida como Dirigentes Scouts cuando tengan que hacer frente a frustraciones que podrán hacer temblar su fe en el Escultismo y aun podrán hacer temblar su fe en Dios, pero estas pruebas de fe son el material con el cual se harán los próximos escalones. Aun cuando en ocasiones sientan que se han caído completamente, aun así les será dada la fe para levantarse y empezar de nuevo. En este libro a menudo he hablado sobre relaciones personales y, al acercamos al final de lo que tengo que decirles, quisiera recordarles que mientras que la historia tiene pocos ejemplos para cristianos solitarios, igualmente el Escultismo tiene pocos ejemplos para los Scouts solitarios, son personas raras y a menudo extrañas. Un cristiano solitario, como un Scout solitario, es una contradicción de términos. El Escultismo y la Iglesia tienen muchas cosas en común, las menos de las cuales es que son hermandades. Los miembros de una hermandad aceptan, primeramente, la necesidad de ayudarse los unos a los otros, y segundo, buscar la fortaleza que pueda hacer crecer la hermandad en una comunidad. No traten de andar el camino del Escultismo o de la cristiandad sin tener referencia con otras personas: Ustedes como scouters, son parte de un Grupo y espero que estén presentes otros scouters. El Grupo es parte del Distrito, con un Comisionado de Distrito y ministros de diferentes confesiones de fe, probablemente miembros de la Asociación Local, y en algún lado, en el fondo, estén los capellanes asesores de varias religiones. El propósito de todas estas personas es ayudarlos y fortalecerlos en cuanto a su entendimiento personal y a su relación con Dios, tanto como ayudarlos en el adiestramiento de los muchachos en otras cosas. ¿Por favor aceptarían el poder de una comunidad, la fortaleza de la hermandad? Unidos estamos de pie, divididos nos caemos” no es meramente una trivialidad, pero una gran verdad la cual,

más y más, el hombre civilizado está comprendiendo. Pidan consejo a todos los que encuentren. No teman discutir con otras personas el trabajo que están haciendo, a menudo ellos tienen la parte de la experiencia que les ayudará con su problema. Hay otra manera de hermandad que está presente y trabaja, y ésta es el leer lo que otros han escrito. Encontrarán al final de este libro un pequeño apéndice con una lista de libros sugeridos, los cuales espero no traten de leer todos al mismo tiempo; libros con los cuales se familiarizarán poco a poco; libros que llegarán a va lorar como amigos y cuya posesión podrá llegar a ser un consuelo y una inspiración. El mundo de los libros era algo desconocido en los primeros días de la Cristiandad, y solamente en años comparativamente recientes es cuando el gran acopio de sabiduría y experiencia ha sido accesible a la masa de nuestras gentes. Así que se acerca el tiempo para que ustedes y yo partamos; he dicho todo lo que pienso que pueda ayudarlos. De ninguna manera he agotado el tema, y como dije anteriormente, en ningún momento he tenido la intención de ir más allá del principio. La importancia de un buen principio de todo lo que emprendamos muy seguramente les es aparente, ya sea planear un campamento, preparando una caminata o ver cómo podemos ayudar a esos scouts nuestros para con su Dios. No importa cuál sea el tema, no importa para nada cuál sea la actividad. En tanto que aceptemos la necesidad de un comienzo firme gozaremos en cierta medida del éxito, pero si como mariposas de juventud, saltamos de una cosa a la otra sin un pensamiento de progreso, sin una idea de fundamentos verídicos, faltos de plan o de propósito, entonces no conseguiremos nada; de hecho, podríamos hacer un daño verdadero, podríamos confundir las vidas de los muchachos quienes, con nuestra intervención, pudieran haber encontrado un camino más verídico. Sí, la responsabilidad es tan grande como eso, pero no hay necesidad de fallar, no existe ninguna razón para fallar. Pueden estar seguros que es la obra de Dios lo que están haciendo. Ejecútenlo bien, sensible y fielmente y el bien se incrementara. Finalmente, recuerden que no es tan importante que Dios esté de nuestro lado, en tanto que recordemos que nosotros debemos de estar de su lado. Les deseo la más grande de las suertes en sus esfuerzos. Al aceptar un nombramiento de parte de la autoridad scout, personalmente han aceptado la responsabilidad de enseñar al nuevo recluta del Escultismo, de cualquier edad, el significado y la aplicación de los Deberes para con Dios, y sé que usarán cualquier esfuerzo en ens eñarle de tal manera que cuando haga su Promesa lo hará sobre fundamentos de conocimiento,

por muy descuidada, y evitará hacerla de una manera prometedoramente vaga. Creo que si tan solo ustedes y yo aceptáramos nuestras responsabilidades personales, confi ando en que Dios nos guiará, veremos una generación de hombres, temerosos de Dios y piadosos, creciendo a convertirse en ciudadanos de estas ciudades del mundo que tan bien conocemos, pero del Reino de los Cielos en toda su majestuosidad.

APÉNDICE I

Lista de libros para futuras lecturas 5
C.G. Sandhurs (enlarged edition, Collins, 3s . 6d.)6

How Heathen is Britain?

Broadcast Talks

C.S. Lewis (Geoffrey Bies, 6d.) C.S. Lewis (Geoffrey Bles, 2s . 6d.)

Christian Behavior

Does Christianity Makes Sense?

F.A. Coekin (S.C.M. Press, 2s . 6d.)

The Jesus of History

T.R. Glover (S.C.M. Press 7s . 6d.)

Christ, The Lord of Ah Life

(Industrial Christian Fellowship, 3s .6d.) H.D. Gray (Religious Education Press, 5s )

A Theology of Youth

5

Dejo esta lista tal cual sin pretender actualizarla, ya que ante la multitud de confesiones religiosas que hay en nuestros días, sería muy difícil hacer una lista que fuera aceptable para todas y cada una de ellas. Creo que más vale acudir a los diversos ministros de culto para que ellos nos puedan dar libros útiles a los muchachos de nuestros Grupos Scouts. Es curioso notar que aparece el precio de los libros en la bibliografía.

6

APÉNDICE II

Las Obligaciones Religiosas de los Scouts7.

Es claro que los Scouters de Grupos Abiertos, los cuales podrán tener muchachos de diferentes religiones o de ninguna, de tiempo en tiempo se encontrarán en dificultades en sus esfuerzos de alentar a cada Scout a cumplir con sus obligaciones propias de su Iglesia, mientras que, al mismo tiempo, estén participando plenamente en las actividades ordinarias de su Grupo Scout. Para dar un mayor auxilio a los Scouters, las siguientes declaraciones han sido preparadas por los miembros del Panel Consultivo Religioso establecido por la Oficina General Imperial, para indicar lo que se espera de los miembros de diferentes religiones. Es imperativo que los Scouters de Grupos Abiertos deban estar enterados de sus obligaciones, y deberán hacer todos los esfuerzos para alentar a sus muchachos a que los lleven a cabo.

La Iglesia de Inglaterra8 La Iglesia de Inglaterra ve al Escultismo como si tuviera un lugar en la vida de la Iglesia; no piensa en la religión como algo extra qué añadirle al Escultismo, pero ve al Escultismo como un conducto, especialmente idóneo a causa de la variedad de sus actividades por las cuales los muchachos pueden ser ayudados a aprender y a vivir la vida Cristiana dentro del círculo familiar de la Iglesia Cristiana.

7

No pretendo actualizar este apéndice, ya que supondría hacer una gran lista de las diversas confesiones religiosas de los muchachos que están en nuestra Asociación, confesiones que son cristianas, las unas, y otras de origen budista, hinduista o musulmán. Otra vez, es preferible que por el contacto con los diversos ministros se vea, en concreto, lo que son las obligaciones propias de cada confesión. Lo dicho aquí, en este apartado, es válido básicamente en las llamadas Iglesias Anglicana yen la Episcopaliana, por lo que no se propondrá algo más en el siguiente apéndice.

8

Entiende la Promesa de ‘Hacer mi Deber a Dios” como: 1. Una promesa de hacer estas cosas que las enseñanzas y la experiencia cristiana recomiendan como el deber y el privilegio de los cristianos, a saber, rezar, leer la Biblia, ser bautizado y confirmado y tomar parte en el Sacramento de la Santa Eucaristía.

2.

Una promesa de todo corazón y de lealtad como miembro de la Iglesia; pues es así como el Grupo Scout tiene una buena relación c la parroquia que lo influencia por medio de la on comunidad Cristiana que ayuda al Grupo a crecer en el entendimiento de los deberes para con Dios. Por lo tanto, se espera que los miembros del Grupo asistan tanto al culto público como a recibir instrucción religiosa en la Escuela Dominical, Catecismo, Asociación Juvenil, clase de Biblia, etc. La promesa también incluye la aceptación fiel de las tradiciones particulares de sus parroquias. En algunas parroquias, un Grupo por principio no asiste a los servicios de otras religiones. Cuando esto ocurre no es porque los Scouts quieran parecer arrogantes o superiores a sus hermanos Scouts de otras religiones, sino por lo que les han enseñado acerca de la naturaleza de la Iglesia misma. P.O.R. 10 (4) se aplica aquí y salvaguarda a los Scouts de la Iglesia de Inglaterra de cualquier estigma de mal Escultismo atribuido a su ausencia, si por alguna razón, están ausentes de cualquier desfile o servicio eclesiástico de diversas religiones.

3.

El Grupo, ya sea en sus Oficinas Centrales o en campamentos, conferencias, etc., incluirán prácticas religiosas como una parte natural e integral de su vida y de su trabajo.

La Iglesia de Escocia 9 La Iglesia de Escocia, como parte de la Iglesia Universal, adorando a un Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, afirma sus creencias en el Evangelio de la gracia soberana y del amor a Dios, reconociendo la Palabra de Dios, tal como está contenida en la Biblia, como la regla suprema de fe y de vida. Como la Iglesia nacional de Escocia, Protes tante en su fe y Presbiteriana en su orden, adoptó un sistema propio de parroquias para cumplir con la responsabilidad territorial de predicación, enseñanza y testimonio cristiano. En esto la Iglesia de Escocia da una buena acogida a la cooperación del Escultismo en su trabajo juvenil como un medio valioso para la formación de carácter cristiano y de ciudadanía cristiana. Asume que los Scouters en Grupos Eclesiásticos al enseñar la Promesa: “... cumplir mis deberes para con Dios’: 1. 2. 3. Apoyarán las ordenanzas religiosas de la Iglesia. Alentarán la asistencia regular a los servicios de culto público y a las clases preparadas para la instrucción religiosa de la juventud. Grabarán en los Scouts que “los deberes para con Dios” se aplican a toda la vida en el hogar, en desfiles, en campamentos y en el trabajo.

La Iglesia de Escocia no se opone a la formación de Grupos Abiertos, con tal que el Scouter a cargo de tales Grupos aliente a los muchachos a mantener una conexión con su propia Iglesia. Al mismo tiempo los Grupos cerrados se consideran como los más adecuados para integrar la camaradería y el entrenamiento del Es -cultismo a las responsabilidades adultas como miembro de la Iglesia.

9

Lo que se dice aquí será válido, con algunas modificaciones para las Iglesias presbiterianas o Reformadas o Calvinistas, ver el siguiente apéndice.

llamadas

Las Iglesias Libres10 El Subcomité del Panel Consultivo Religioso, representando a la Iglesia de Escocia, la Iglesia Presbiteriana de Inglaterra, las Iglesias Bautistas y Congregaciones de Inglaterra y de Gales y a la Iglesia Metodista, recomienda que los scouters deban presentar a los muchachos de esas religiones las siguientes maneras en que los deberes para con Dios, deba ser expresado: 1. Asistencia regular a la Adoración Pública, junto con algún curso de instrucción religiosa, por ejemplo: la escuela Dominical, Iglesia Juvenil, clases de Biblia, etc. La práctica diaria de oración y lectura de la Biblia. La práctica del espíritu Scout de amistad y de servicio en la vida de Iglesia tanto como en la vida diaria. A su debido tiempo, la preparación para ser miembro de la Iglesia.

2. 3. 4.

La Iglesia Católica Romana Las leyes de la Iglesia Católica requiere que sus miembros cumplan con ciertos deberes, a los cuales están ligados por conciencia por una muy seria obligación. Estos deberes se enumeran a continuación, en cuanto a que puedan afectar la participación de los muchachos Católicos en las actividades del Grupo Scout. 1. Un Católico debe asistir a Misa todos los domingos y en las siguientes fiestas, conocidos como días de precepto: La Circuncisión La Epifanía La Ascensión Corpus Christi S. Pedro y S. Pablo La Asunción de Nuestra Señora Todos los Santos Navidad (Enero 1) (Enero 6) (Junio 29) (Agosto 15) (Noviembre 1) (Diciembre 25)

10

Lo que se d aquí es válido, con modificaciones particulares para muchas confesiones ice cristianas.

2.

Debe de abstenerse de comer carne (o sopa hecha con caldo de carne) todos los viernes, los miércoles en Cuaresma, los miércoles en las cuatro semanas de Temporas 11, el sábado de Temporas en la Cuaresma y en ciertas vigilias, a saber: Vigilia de la Asunción (Agosto 14) Vigilia de Todos los Santos (Octubre 31) Vigilia de Navidad (Diciembre 24) Excepto cuando esas fiestas caen en domingo o lunes.

3.

4. 5.

Todos los Católicos que deseen recibir la Sagrada Comunión deberán ayunar desde la media noche hasta la hora de recibir la comunión 12. Esto es que no deberán tomar nada de comida o bebidas. La obligación de ayunar durante la época de penitencia atañe sólo a aquellos mayores de veintiún años, así que no es necesario detallarlo aquí. No es permitido a los Católicos tomar parte en oraciones comunitarias o servicios religiosos de no Católicos y en reuniones mixtas de scouts, deberán retirarse antes de empezar las oraciones. Esta prohibición incluye a los Propios Scouts 13.

Con respecto a esto, es usual que el Scouter a cargo de dicha asamblea anuncie cuándo van a empezar a decir las oraciones, y dar la oportunidad a aquellos q ue deseen retirarse.

11

Estos días que eran los miércoles, viernes y sábados, cuatro veces al año, eran una institución que se remontaba a los primeros tiempos de la Iglesia, y se consideraban días de renovación espiritual. Éstas desaparecieron con las reformas emanadas del Vaticano II. Como se ve, esta norma ha cambiado en la actualidad. Esta norma ha cambiado, y no se ve razón para que los muchachos asistan a un Propio Scout.

12 13

La Iglesia Judía 14 Los judíos comparten completamente el punto de vista expresado en el enunciado propio de la Iglesia de Inglaterra que “la religión no es un extra a ser añadido al Escultismo”. El Judaísmo es un modo de vida que debe influenciar al muchacho en todas las actividades de su vida diaria. La principal obligación impuesta por el Judaísmo Ortodoxo a sus seguidores, en cuanto a que pueda afectar la participación de judíos en actividades scouts, se mencionan a continuación. Judíos Progresistas, esto es, aquellos apegados a las Sinagogas de Reforma y Liberales, no se consideran obligados a observar todos estos requisitos del Judaísmo tradicional, los cuales, sin embargo, son obligatorios para los Judíos Ortodoxos. 1. Dieta.- Están prohibidos platillos de carne y aves, al menos que estén preparados de acuerdo a la ley judía alimenticia, como también lo son ciertas clases de pescados; y el uso de utensilios que han sido usados para preparar o para servir comidas prohibidas, están igualmente prohibidos. Sabbath (sábado).- Durante todo el Sabbath, es decir, desde el ocaso del viernes hasta el atardecer del sábado, está prohibido toda clase de trabajo, incluyendo escribir, cocinar, el manejo del fuego, y muchas otras actividades del campamento scout y en cualquier otra parte. Festividades.- Muchas de las Leyes del Sabbath, incluyendo la prohibición de trabajar, se aplican en las siguientes festividades: Año Nuevo (generalmente a mediados de septiembre) Perdón (generalmente a finales de septiembre) Pascua (generalmente en abril) Pentecostés (generalmente a principio de junio) Tabernáculos (generalmente en octubre) Durante la Festividad de Pascua, toda forma de levadura está prohibida y el uso de utensilios que han estado en contacto con comida con levadura están igualmente prohibidos. El Día del Perdón es una festividad solemne, la cual se pasa en la sinagoga.

2.

3.

14

Igualmente es necesario consultar con un Rabino sobre la validez de muchas de estas normas, ya que se dan diversas tendencias en la observancia de los preceptos.

4.

Oraciones y Adoración Pública. (a) Se exige a los judíos hacer tres actos diarios de adoración establecidos: mañanas, tardes y noches; individualmente en la ausencia de quórum, conjuntamente cuando hay un quórum de diez o más judíos varones mayores de trece años. En el servicio matutino entre semana, los muchachos de más de trece años deberán usar filacteria. (b) Todos los alimentos deberán ser precedidos y seguidos de la bendición de la mesa. (c) La adoración en conjunto con scouts no judíos está permitida, en tanto que las Oraciones y los Himnos no contengan referencia a concepciones no judías de Dios y que no incluyan lecturas de las escrituras del Nuevo Testamento.

Por lo anterior, es claro que el scout judío es más apto para llevar a cabo sus deberes para con Dios, en un Grupo Cerrado, ya sea en el campo o en cualquier otra parte, pero una de las cosas más gratificantes del Movimiento es la disposición del Dirigente Scout de Grupos Abiertos a alentar a los scouts judíos quienes están a su cargo, a poner en práctica los requerim ientos de su fe.

APÉNDICE III

LAS OBLIGACIONES RELIGIOSAS DE LOS SCOUTS II El libro de John Thurman termina en el apéndice anterior, pero por todo el contexto del libro, es obvio que se refiere el ‘Apéndice II, Las Obligaciones Religiosas de los Scouts a las obligaciones de las diversas denominaciones religiosas de aquellos días, en el Reino Unido. Cualquier denominación religiosa tiene un cuerpo de doctrina que es invariable, es lo que los fieles deben creer, pero como no basta con creer, sino que es necesario cumplir con algunas cosas, éstas pueden cambiar con el transcurso de los años. Por lo tanto veo la necesidad de hacer una actualización de este apéndice o lo que es lo mismo, responder a esta pregunta: ¿cuáles son las obligaciones religiosas de los scouts en las principales confesiones religiosas, hoy en día? Para este apéndice me fijaré en aquellas confesiones religiosas que mayormente están representadas en el Escultismo, en los que llamamos Grupos Scouts Abiertos, ya que como lo indica el autor del libro, en los grupos cerrados se tiene una asesoría en esta materia por parte de los ministros de culto de esas confesiones, por el hecho de que estos Grupos están en una o en otra forma vinculados con las iglesias o sinagogas, o escuelas confesionales, o de alguna otra forma. Quisiera aclarar que para este apéndice consulté a diversos ministros de culto, por lo que podemos considerar que lo que se escribe aquí es, en alguna forma, la manera que podemos llamar oficial, de pensar de l as diferentes confesiones religiosas. Finalmente para no priorizar a las diversas denominaciones religiosas, como lo hace John Thurman en el apéndice anterior, al escribir primeramente de las Iglesias oficiales del Reino Unido y después de las demás, he p referido colocarlas en orden estrictamente alfabético.

LA IGLESIA ANGLICANA O EPISCOPALIANA Cambiando lo que se refiere específicamente al Reino Unido, lo dicho en el apéndice anterior sobre la Iglesia Anglicana tiene valor para los Scouts episcopalianos o anglicanos, el día de hoy.

LA IGLESIA CATÓLICA Especial cuidado tenemos que tener con los muchachos católicos que militan en nuestros grupos scouts abiertos, ya que por una parte, son la mayoría, y por otra se nota a nivel general una disminución en el cumplimiento religioso de los muchachos ya desde su hogar. Las fiestas “de guardar”, o aquellas en las que hay que cumplir con el precepto de asistir a la celebración de la misa, son únicamente: La Circuncisión del Señor El jueves de Corpus La Virgen de Guadalupe La Natividad del Señor (1 de enero). (fiesta variable). (12 de diciembre). (25 de diciembre).

La Iglesia Católica insiste en impulsar la comunión eucarística de los fieles. Para que se puedan acercar a comulgar se requiere, en primer lugar, la confesión sacramental previa, si hay conciencia de pecado grave, y en segundo lugar, guardar el ayuno eucarístico desde una hora antes de la comunión. Hay que guardar la abstinencia de carne todos los viernes del año, pero puede conmutarse p or un acto de caridad. El miércoles de ceniza, es día de abstinencia. Sin embargo es obligatoria la abstinencia y el ayuno el miércoles de ceniza, para los mayores de 21 años, (la fecha es variable) y el viernes santo (fecha igualmente variable). La asis tencia a un Propio Scout, no exime a los scouts católicos de la asistencia a la celebración de la eucaristía los días de fiesta de guardar.

Ya que por muy diversas circunstancias la formación religiosa de los muchachos católicos es muy deficiente, se debe procurar que ésta se lleve a cabo valiéndose, para ello, de la ayuda de una persona capacitada.

LA IGLESIA LUTERANA La posición de la Iglesia Luterana con respecto a los grupos abiertos de los scouts, es consistente con la afirmación de que la Iglesia de Jesucristo está constituida por las diferentes comunidades cristianas, independientemente de su confesión histórica de fe, ya que una comunidad cristiana lo es por la gracia de Dios, y no por las obras humanas. Por consiguiente, la Iglesia Luterana en general anima la participación de acciones religiosas conjuntas con miembros de otras comunidades, siempre y cuando no vayan en contra de la práctica y la enseñanza del Evangelio, especialmente cuando dicha participación fomenta la comprensión de otras formas de cristianismo que ayudan a una expresión más rica de la forma propia. De esta manera, los scouts de tradición luterana, en la medida que ven en su participación en actividades religiosas una forma de enriquecer su propia tradición, son animados por la Iglesia Luterana a participar en grupos scouts abiertos.

LAS IGLESIAS PRESBITERIANAS Y REFORMADAS Las Iglesias Reformadas y Presbiterianas son reformadas en doctrina y presbiterianas en gobierno. Esto quiere decir que la norma suprema de la fe y de la conducta es la Biblia, y que las iglesias se gobiernan localmente por medio de los ancianos, laicos elegidos por los miembros de cada congregación.

Por lo dicho, la actitud que manifiesta cada congregación hacia los scouts depende de los miembros de cada iglesia local, pero por regla general, esta actitud ha sido favorable. Lo más usual es que vean en el Escultismo un medio eficaz para la formación del carácter de las muchachas y de los muchachos, y que así tengan un civismo favorable. Se da por asentado que por medio de la Promesa Scout los muchachos deben cumplir con sus deberes para con Dios. Esto incluye: 1. 2. 3. 4. El apoyo a su propia Iglesia. Asistencia regular a los servicios de ella. La práctica diaria de la oración y de la lectura de la Biblia. El énfasis de que los deberes para con Dios incluyen todos los aspectos de la vida humana, cívica, familiar, escolar, laboral, social, así como de su desarrollo personal

Estas iglesias normalmente prefieren grupos cerrados, pero no se oponen a que los miem bros de ella participen en grupos abiertos.

IGLESIA DE JESUCRISTO DE LOS SANTOS DE LOS ÚLTIMOS DÍAS Esta Iglesia llamada también Iglesia Mormona, torna el Escultismo como una de las maneras de ayudar a la juventud, y debido a convenios firmados con m uchas Asociaciones, procura formar grupos cerrados para sus muchachos. Sin embargo no es de extrañar que en los grupos abiertos haya muchachos de esta denominación.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->