P. 1
Luis Pie y Los Vengadores Por Juan Bosch

Luis Pie y Los Vengadores Por Juan Bosch

|Views: 1,733|Likes:
Published by mjmendoza

More info:

Published by: mjmendoza on Oct 07, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/20/2013

pdf

text

original

Juan Bosch

Luis Pie
y Los Vengadores

1

Edición conmemorativa del Centenario de su nacimiento 1909 - 2009

Libros de Regalo 21

2

Luis Pie
y Los Vengadores

Juan Bosch
Edición Conmemorativa del Centenario de su Nacimiento 1909 – 2009 Edición digital gratuita de

Libros de Regalo 21
Escríbenos a: aquiles.julian@gmail.com intercoach.dr@gmail.com Primera edición: Julio 2008 Santo Domingo, República Dominicana

¿Qué somos?
Libros de Regalo, y sus colecciones complementarias Ciensalud, Emprendedores y Aprender a aprender, son iniciativas sin fines de lucro del equipo de profesionales de INTERCOACH para servir, aportar, añadir valor y propiciar una cultura de diálogo, de tolerancia, de respeto, de contribución, de servicio, que promueva valores sanos, constructivos, edificantes en favor de la paz y la preservación de la vida, fauna y flora del planeta, acorde con las enseñanzas de Jesús y los principios cristianos. Los libros digitales son gratuitos, promueven al autor y su obra, y se envían como contribución desinteresada a la educación, edificación y superación de las personas que los solicitan, sin costo alguno.

Este e-libro es cortesía de:

INTERCOACH
Forjando líderes ganadores
Sol Poniente interior 144, Apto. 3-B, Altos de Arroyo Hondo III, Santo Domingo, D.N., República Dominicana. Tel. 809-565-3164 Email: intercoach.dr@gmail.com

Se autoriza la libre reproducción y distribución del presente libro, siempre y cuando se haga gratuitamente y sin modificación de su contenido y autor.

Si se solicita, se enviarán copias en formato PDF vía email. Para solicitarlo, enviar email a intercoach.dr@gmail.com, aquiles.julian@gmail.com o librosderegalo@gmail.com

scribd. Recuerda regalarlo a amigos. cuando se abra. familiares. Luego clickea sobre DOWNLOAD y.3 Contenido 4 6 12 15 Dos pueblos y un solo camino: la convivencia respetuosa Luis Pie Los vengadores Datos biográficos Juan Emilio Bosch y Gaviño Cómo encontrar los Libros de Regalo ya publicados en la Internet ¿Quiéres leer o descargar los Libros de Regalo ya publicados? Están disponibles en el website www. ¡Tienes muchos regalos que puedes hacer a un click de costo! . selecciona y clickea sobre el ícono PDF y descargarás el libro en tu PC. Selecciona el que desees y ábrelo. colegas y conocidos.com Simplemente escribe IDEACCION en la ventana SEARCH y accederás a todos los libros publicados.

Juan Bosch nos pinta con una mirada compasiva el drama humano que padecen los jornaleros haitianos que son reclutados en las lomas peladas de Haití y transportados “clandestinamente” al país para trabajos agrícolas. Hemos creado una sociedad que depende de la explotación de la mano de obra haitiana en áreas de la economía como la construcción y la agricultura. los bolivianos son los haitianos en Argentina. la prostitución. allá las relativas al Corte. Aquí son tolerados en el mejor de los casos. los colombianos son los haitianos en Venezuela. Cada sociedad ha generado sus haitianos: sus chivos expiatorios. la matanza de haitianos ordenada en 1937 por Trujillo y excusada y justificada por sus sicarios intelectuales. Acá se agitan las matracas de la ocupación por 22 años. la venta al pregón. la mendicidad organizada y. . extrema pobreza. los negros y latinos son los haitianos en los Estados Unidos. Es una convivencia forzada y ríspida. Cada sociedad ha inventado sus “haitianos”: nosotros somos los haitianos en Puerto Rico. primitivos. la delincuencia formal. las decapitaciones y los incendios de poblaciones y otros abusos ocurridos durante las guerras de la Independencia. Tienen el muro del idioma y el muro del analfabetismo aislándolos. sus parias. debidas a su crianza sin normas urbanas: orinar dondequiera. Y los que han ido asentándose en el país ya incursionan en el comercio informal. De cada lado de la isla abundan las historias horrendas para animar el recelo y la mala voluntad. en los últimos tiempos. También las prácticas culturales primitivas. higiene deficiente… Y principalmente. iletrados. abusados la mayoría de las veces. los judíos y los gitanos son los haitianos en Europa. Los campesinos haitianos. las vírgenes de Galindo.4 Dos pueblos y un solo camino: la convivencia respetuosa. En Luis Pie. socialmente inaceptables. son arreados inhumanamente a los cañaverales y plantaciones agrícolas.

Jacques Viau. El cuento Luis Pie. el poeta de versos redentores: sangre haitiana vertida en defensa del derecho a la vida civilizada y a la democracia de un pueblo hermano. por el contrario. de respaldo y sacrificio. Haitianos y dominicanos tenemos que superar los miedos y las mentiras y aceptarnos. mantener nuestras identidades políticas y regularizar y formalizar la presencia de nacionales de cada país en el otro. entender que compartimos el mismo peñón antillano y que a ambos pueblos conviene que cuidemos este peñón bendito. es posible buscar y encontrar en la historia de ambos pueblos signos de colaboración y de apoyo. colaborar. Sin embargo. los trujillitos y duvalieritos. de tanto miedo propiciado. el recelo mutuo y las leyendas de terror que circulan por lo bajo en ambos pueblos. que se benefician de la incomunicación. es un retrato fiel de esa desconfianza y animosidad que termina por culminar en tragedia. La ignorancia. en nada ayudan a las metas anteriores. la misericordia y la empatía. las camarillas de déspotas y semidéspotas. como inmigración legal. muerto en combate enfrentando a los invasores norteamericanos que vinieron a impedir el triunfo del sector constitucionalista en el 1965. temor y desconfianza. de Juan Bosch. Esa es la otra historia. Pienso en Jacques Viau Renaud. los malentendidos y la prepotencia aplastan lo que debe primar en el ser humano: la solidaridad. Los sueños de fusión y de “integración” promovidos irresponsablemente por otros. desconfiando. Y para entender la realidad de tantas mentiras. la que nos quieren escamotear. respetar nuestras historias y nuestras diferencias culturales y lingüísticas. temiéndonos y siendo víctimas de los malos de aquí y de allá. la superstición. avivan aún más las llamas inmisericordes de la animosidad.5 Ambos pueblos hemos vivido odiándonos. dándonos apoyo mutuo. Es un cuento para reflexionar. siembran confusión. la que no nos cuentan. la compasión. Aquiles Julián . que siempre han tenido la capacidad de entenderse entre ellos para abusarnos a los dos: Trujillo y Duvalier.

mas de pronto el instinto le hizo salir ja cabeza. Escudriñó la pequeña cortada. Medio ciego por el dolor de cabeza y la debilidad.. pero el dolor había aumentado a tal grado que no podía mover la pierna. al iniciarse la noche. —Ah. Arrastrándose a duras penas. Pero de pronto alzó la cabeza: hacia su espalda sonaba algo como un auto. Pití Mishe ta eperan a mué —dijo con amargura Necesariamente debía salir al camino. podría pasar una carreta o un peón montado que fuera a la fiesta de esa noche. donde tal vez alguien le ayudaría a seguir hacia el batey. y no supo qué responderse.6 Luis Pie A ESO DE las siete la fiebre aturdía al haitiano Luis Pie. y cuando la alzó de nuevo le pareció que había itranscurrido mucho tiempo. Quería estar seguro de que el mal le había entrado por la herida y no que se debía a obra de algún desconocido que deseaba hacerle daño. al pisar un pedazo de hierro viejo mientras tumbaba caña en la colonia Josefita. en el dedo grueso de su pie derecho. ¿Habría perdido el rumbo debido al dolor o la oscuridad lo confundía? Temía no llegar al camino en toda la noche. los niños le esperarían hasta que el sueño los aturdiera y se quedarían . a veces pegando el pecho a la tierra. y en ese caso los tres hijitos le esperarían junto a la hoguera que Miguel. encendía de noche para que el padre pudiera prepararles con rapidez harina de maíz o les salcochara plátanos. Luis Pie se sentó en el suelo. El haitiano meditó un minuto. Luis Pie pegó la frente al suelo. buscando el fresco de la tierra. Si él se perdía. a su retorno del trabajo. Un golpe de aire apagó el fósforo.. golpes internos le sacudían la ingle. Se trataba de una herida que no alcanzaba la pulgada. y el haitiano encendió otro. sobre las secas hojas de la caña. Allí estaba. Esto ocurría el sábado. después quiso levantarse y andar. Su rostro brillante y sus ojos inteligentes se mostraban angustiados. rayó un fósforo y trató de ver la herida. Hubiera querido quedarse allí descansando. Se había cortado el dedo la tarde anterior. pero estaba llena de lodo. Luis Pie emprendió el camino. con sus ojos cargados por la fiebre. el mayor. Además de que sentía la pierna endurecida.

después recorriendo las soleadas carreteras del Este. cuando encendió el tabaco. junto a la hoguera consumida. —¡Bonyé! —gimió Luis Pie con la frente sobre el brazo y la pierna sacudida por temblores—. por la zafra. Lo que debía hacer era buscar el rumbo y avanzar. —No. ¡pero qué hembra! Y en ese momento lanzó el fósforo. caminando sin cesar. a lo que se negó porque temía entregarse a la debilidad. con su trocha medio kilómetro más lejos. se le muriera un día. don Valentín dijo: —Esa Lucía es una sinvergüenza. que el auto pasaba junto al cañaveral. no tomó en cuenta. porque sabía que el corte empieza siempre junto a una trocha. Luis Pie sentía a menudo un miedo terrible de que sus hijos no comieran o de que Miguel. Cuando volvió a levantar la cabeza ya no se oía el ruido del motor.7 dormidos allí. Y siguió arrastrándose. iba con la esperanza de salir a la trocha cuando notó el resplandor. pensando en la fiesta de esa noche. que era enfermizo. que cayó encendido entre las cañas. después en la Josefita. Golpeando en la espalda al chofer. Luis Pie llegó de su tierra meses antes y se puso a trabajar. la Gloria. ta sien paca —afirmó resuelto. Y entonces sintió ganas de llorar. Al principio no comprendió. sí señor. no ta sien palla. en busca de unos pesos. jamás había visto él un incendio en el cañaveral. luego a lo largo de todo el Cibao. Tal vez esa distancia había logrado arrastrarse el haitiano. y que don Valentín Quintero. el dueño de la Gloria. en el cruce de la frontera dominicana. como se le murió la mujer. andando a veces a gatas. y como iba muy alegre. hasta verse en la región de los centrales de azúcar. pití Mishé va a ta eperán to la noche a son per. Trataba de llegar a la orilla del corte de la caña. e ignoraba que detrás estaba otra colonia. Para que no les faltara comida Luis Pie cargó con ellos desde Haití. Pero de pronto oyó . Disparando ruidosamente el Ford se perdió en dirección del batey para llegar allá antes de que Luis Pie hubiera avanzado trescientos metros. primero a través de las lomas. Don Valentín acababa de pasar por aquella trocha en su estrepitoso Ford. primero en la Colonia Carolina. Pero sí había pasado a distancia un motor. tenía un viejo Ford en el cual iba al batey a emborracharse y a pegarles a las mujeres que llegaban hasta allí.

fuera de sí. como si tuvieran vida. y luego. Dando la mayor amplitud posible a su voz. La esperanza le embriagó. Aplicó el oído para saber en qué dirección estaban sus presuntos salvadores. pero sin saber en verdad qué hacía. tú salva a mué de murí quemá! ¡Iba a salvarlo el buen Dios de los desgraciados! Su instinto le hizo agudizar todos los sentidos. que está cogió! ¡Corran. tratando de escapar. más alto aún: —¡Bonyéeeee! Gritó de tal manera y llegó a tanto su terror. ayuda a mué. Rápidamente levantó la cabeza. —¡Bonyé. Pegado a la tierra. Pero le pareció que nada podría salvarle. las llamas avanzaban ávidamente. gritó estentóreamente: —¡Dominiquén bon. voces de mando y tiros. iluminando el lugar con un tono rojizo. con sus ojos desorbitados por el pavor. Mas el fuego se extendía con demasiada rapidez para que Luis Pie no supiera de qué se trataba. Echándose sobre las cañas. veía crecer el fuego cuando le pareció o ir tropel de caballos. el enemigo que le había echado el mal se valió de fuerzas poderosas. El haitiano temió que iba a quedar cercado. Se puso de rodillas y se preguntaba qué era aquello. Bonyé! —empezó a aullar. buscó con los ojos la presencia de esos dominicanos generosos que iban a sacarlo del infierno de llamas en que se hallaba. Quiso huir.8 chasquidos y una llamarada gigantesca se levantó inesperadamente hacia el cielo. por aquí! ¡Corran. envueltas en un humo negro que iba cubriendo todo el lugar. Quienquiera que fuera. los tallos disparaban sin cesar y por momentos el fuego se producía en explosiones y ascendía a golpes hasta perderse en la altura. dominiquén bon! Entonces oyó que alguien vociferaba desde el otro lado del cañaveral. aquí ta mué. La voz decía: —¡Por aquí. Luis Pie se quedó inmóvil del asombro. Se levantó y pretendió correr a saltos sobre una sola pierna. —¡Bonyé. Luis Pie lo reconoció así y se preparó a lo peor. que por un instante perdió la voz y el conocimiento. Luis Pie se incorporó y . gran Bonyé. Sin embargo siguió moviéndose. que se puede ir! Olvidándose de su fiebre y de su pierna. Luí Pie! ¡Salva a mué. Bonyé —clamó casi llorando—.

mientras Luis Pie. perro! —ordenó un soldado. salva a mué pa lleva manyé a mon pití! Una mocha cayó de plano en su cabeza. Con gran asombro suyo. y Luis Pie. —¡Hay que matarlo ahí mismo. En ese mismo instante la alegría le cortó el habla. y el acero resonó largamente. no iba a luchar contra ellas porque sabía que era inútil! —¡Levántate. Le encontraron en los bolsillos una caja con cuatro o cinco fósforos. le había echado encima a todos los terribles dioses de Haití. que apenas entendía el idioma. Luis Pie. pero no lo maten! ¡Hay que dejarlo vivo para que diga quiénes son sus cómplices! ¡Le han pegado fuego también a la Gloria! El que así gritaba era don Valentín Quintero. —¿Qué ta pasan? —preguntó Luis Pie lleno de miedo. acababa de aparecer un hombre a caballo. gimiendo. pues a su frente. Volvió a pararse al tiempo que miraba hacia el cielo y mascullaba: —Oh Bonyé. ¡Dénles golpes. y que se achicharre con la candela ese maldito haitiano! —se oyó vociferar. corran! —demandó el hombre dirigiéndose a los que le seguían. Inmediatamente aparecieron diez o doce. Su poderoso enemigo acabaría con él. gran Bonyé que ta ayudan a mué. uí —afirmaba él haitiano. bandolero. —¡Canalla. . muchos de ellos a pie y la mayoría armada de mochas. hasta que tropezó y cayó de bruces. confiesa que prendiste candela! —Uí. haciendo saltar la sangre. Puesto de rodillas. y él fue el primero en dar el ejemplo. alzaba los brazos y pedía perdón por un daño que no había hecho. Iba cojeando. rogaba enternecido: —¡Ah dominiquén bon.. no! —ordenaba alguien que corría—. Le pegó al haitiano en la nariz. Todos gritaban insultos y se lanzaban sobre Luis Pie. —¡No. —¡Aquí está. Pero como no sabía explicarse en español no podía decir que había encendido dos fósforos para verse la herida y qué el viento los había apagado. salva a mué. dando saltos. irrumpiendo por entre las cañas. un salvador. que temía a esas fuerzas ocultas. ¿Qué había ocurrido? Luis Pié no lo comprendía.. Después siguieron otros.9 corrió. el haitiano se sintió capaz de levantarse.

destacados por una hoguera que iluminaba adentro la vivienda. todo el mundo vio el resplandor del interés en sus ojos. per. decidió ir tras él.10 La primera arremetida de la infección había pasado. dijo entre llanto. Pareció que iba a dirigirse . debió seguir sin detenerse. después. se alzó en medio del silencio. Se le veía qué no podía ya mas. Era tal el momento que nadie habló. Iba echando sangre por la cabeza. mon pití? ¿Tú ta bien? El mayor de los niños. sin mover un músculo. mon per! Y se quedó inmóvil. con la ropa desgarrada y una pierna a rastras. Y de pronto la voz de Luis Pie. to nosotro ta bien. Después abatió la cabeza. no pudo contener sus palabras. La gente que se agrupaba alrededor de Luis Pie era mucha y pareció dudar entre seguirlo o detenerse para ver a los niños. diciendo: —¡Pití Mishé. El grupo se acercaba a un miserable bohío de yaguas paradas. una voz llena de angustia y de ternura. pegó la barbilla al pecho que no lo vieran llorar. arrastrando su pierna enferma. Tardó una hora en llegar al batey. yo ta bien. Todavía cojeaba bastante cuando dos soldados lo echaron por delante y lo sacaron al camino. en el que apenas cabía un hombre y en cuya puerta. que tendría seis años y que presenciaba la escena llorando amargamente. Luis Pie. Aunque la luz era escasa todo el mundo vio a Luis Pie cuando su rostro pasó de aquella impresión de vencido a la de atención. pero él lo ignoraba. estaban tres niños desnudos que contemplaban la escena sin moverse y sin decir una palabra. hablando bien alto: —¡Sí. donde la gente se agolpó para verlo pasar. y empezó a caminar de nuevo. Sólo una muchacha negra de acaso doce años se demoró frente a la casucha. pero como no tardó en comprender que el espectáculo que ofrecía Luis Pie era más atrayente. aunque a veces le era imposible sufrir el dolor en la ingle. asombrado de que sus hijos no se hallaran bajo el poder de las tenebrosas fuerzas que le perseguían. —¡Oh Bonyé. mon pití Mishé! ¿Tú no ta enferme. tú sé gran! —clamó volviendo al cielo una honda mirada de gratitud. que estaba exhausto y a punto de caer desfallecido. a golpes y empujones. mientras las lágrimas le corrían por las mejillas.

el soldado se contuvo. y. además. mirando hacia el cielo y hasta ligeramente sonreído. pero al fin echó a correr tras la turba. Luis Pie había vuelto el rostro. Pero el chasquido del golpe no llegó a sonar. Durante un segundo esperó el ruido. La muchacha llegó al grupo justamente cuando el militar levantaba el puño para pegarle a Luis Pie. Tenía la mano demasiado adolorida por el uso que le había dado esa noche. y uno de los soldados pareció llenarse de ira. que iba doblando una esquina. y como estaba asustada cerró los ojos para no ver la escena. porque iba caminando como un borracho.11 hacia los niños. sin duda para ver una vez más a sus hijos. comprendió que por duro que le pegara Luis Pie no se daría cuenta de ello. . —¡Ya ta bueno de hablar con la familia! —rugía el soldado. Pues aunque deseaba pegar. No podía darse cuenta.

flacos. un cachimbo de barro no dura arriba de tres meses. mandaba a Casimiro venderla en el pueblo. entró al bohío y se acomodó en una silla cuyo fondo era piel de cabra. venia por los burros y tornaba con ellos cargados de trozos. que parecían cristales y no ojos. cubriera toda la picadura. pero éste contaba dos años ya. empeñados en mordisquear cada yerbajo que hubiera en las orillas de la carretera. a poco. por cansados empeñados . Más de cinco veces habíale puesto nueva raíz. Luego escupió.¡Dique ese viejo ladrón metiéndose con un hombre de mi sangre! ¡Concho! Y se puso en pie. con sus flores entre el pelo. entonces. lo llenó de legítimo andullo. --decía el patrón. llevaba las vacas al abrevadero. ordeñaba. y para encenderlo púsolo boca abajo. pasó un pie sobre el salivazo y cruzó las piernas. Prieto! ¡Ajilate.12 Los vengadores --Ese viejo es un gran sinvergüenza. sin necesidad de esforzarse chupando. --Hay que aprovecharlo todo. Casimiro increpaba su recua: --¡Tu. después de cortar la leña en el fondo de los potreros. rumiando algo. precedido por una fila de doce burros viejos. Era una fiesta. condenao! Y siempre. El cachimbo de Casimiro tenía curiosos adornos. como quien señala el camino. que la llama del fósforo. Desyerbaba.-. tenia el alma como de pie en una tembladera. talaba. casi dos kilómetros distanciados. ¡Ay. Cuidadosamente. un lambón! ¡Como lo oye! Los ojos de Casimiro se pegaron a su interlocutor. de modo tal. metido en la carretera como el agua en una zanja! ¡Y los burros. por lo mismo de sentirse tan fuera de sí. Al sonar una bocina. a la ida o a la vuelta. --¡Anda al carááá! –dijo en alta voz. si por desgracia un auto maltrataba alguno de esos mañosos! Algunas veces partía de mañana. Tan claros estaban con la luz de mediodía. Después. Regularmente. El mismo. ¡Últimamente! ¡Aquí no me mienten más ese degraciao! Dijo. extendiendo el brazo derecho. Casimiro trabajaba con el viejo Mendo. Y Casimiro partía a pie. Gustábale ver las hembras. montando airosamente en cualquier viejo y gastado animal tan orondas como si fueran en el rucio de don Mendo. ¡Pero la vuelta! ¡La vuelta! ¡Toda una maldición de sol. y tó el que saque la cara por él. Cuando el viejo Mendo consideraba tener demasiada leña para su consumo.

Insultaba. los becerros. gritaba. llamaba a Casimiro. casi siempre antes de la hora estaba él al pie de la vaca exprimiendo la ubre. sin explicarse cómo. Don Mendo: nada estaba. Y entonces le pareció que la misma mano arrancó su cabeza y la lanzó en un pozo cuyo fondo jamás tocaría. Jamás pudo Casimiro explicarse tal constancia en recordarle el ordeñe en cuatro años de trabajo.13 en no caminar sino a pulgadas! La vida de Casimiro era eso: un eterno trabajar y un eterno temer. en las que se redondeaba la luz. Ardían… Ya caminaba. las pantuflas marrones y una camisa blanca. con aquel grasiento sombrero negro y con aquellos terribles insultos escondidos ahí mismo detrás de los labios. a eso de las ocho. Don Mendo.!A mi no se me contesta. ¡No me pise más aquí! Casimiro estuvo largo rato de pie. pero tan violentas. Casimiro se apresuró a terminar para arreglarla: mas el diablo en la persona de Don Mendo se metió en la enramada sin hacer ruido. sin faltar un solo día. lector incansable: --Jata mañana. de modo que a las cinco saliera el muchacho con la leche hacia el pueblo. Luego sonó una voz: --Esa es su cuenta. No estaba allí la enramada. Fue como si le hubiese dado vueltas.. ella sola. Pero luego vio el sombrero negro. alguien tiró cinco monedas de a medio peso. Ponía las trancas del portón. atravesaba la carretera. rompió una angarilla. que Casimiro no pudo ver sino un vacío. Tenia muy malas pulgas el diache del viejo Mendo! Por cualquier caballaita armaba unos pleitos padres. pasaba frente a la puerta y se despedía del viejo. Por la ventana. En arrimándose la prima. . señalaba el portón. y sin oír los cuentos de su mujer se echaba en el catre incorporándose al rato para lavarse los pies y desnudarse. a mermar mi hacienda? – Pero si ha sido sin querer. lo mismo que los postes marcadores de kilómetros en la carretera. Y en todo el día no cesaba un minuto. maravillado de no haber ahorcado al viejo. Esta mañana cuando descargaba la leña en la enramada. Una buena condición. grosero! ¡A mi no se me contesta. Tenía en el pecho un fuego quemándole poco a . ¡Indecente es su madre. Don Mendo. subiendo los escalones de la casa. Cayó ella la otra y ambas tenían preñez de trozos de pomos. por puro gusto. --¡Oigame! ¡óigame! ¿Se cree usté que estoy trabajando día y noche para que venga usté. Al marcharse recogió las monedas. a poco. en cambio. negro indecente! Casimiro sintió que una mano gigantesca lo agarró por la cintura y lo zarandeó rápidamente. ya se sentaba. manoteaba. Hay que ordeñar!. y la mano de don Mendo. adornaba a don Mendo: cada quince días. le entregaba los tres pesos de la quincena y lo retiraba diciendo: ¡A las tres de la mañana aquí. con aquellas sus malditas pantuflas marrones. degraciao! Y tendió todos los músculos. como si la hubieran arrancado del cuerpo y clavado en el marco de la ventana. llegada la noche.

y. Cien pedacitos de barro calcinado se regaron en el piso. precisamente cuando el sol hacía caer la proyección de cada uno de los troncos sobre el inmediato inferior. nervioso. No fue hombre. Pero no hubo en el tiempo una medida capas de marcar la saciedad del otro. Santo Domingo. mayo de 1932. Y luego. a medio metro de altura. maldito! ¡Toma! Un chorro de sangre. cayó el cachimbo. Ponía el cachimbo sobre la mesita y se apretaba las manos hasta que parecían una sola de diez dedos. Luego Casimiro escupió: --¡Toma. -¿Pero me vas a matar tu. . sintió una llamada como del alma y vio por ultima vez los pedazos de su cachimbo. entre los que reía la cara del viejo Mendo. al quebrarse la raíz. le manchó la camisa. Don Mendo leía y sintió agarrotársele la vista. corrió hasta la puerta. con risa de loco. empuño el cuchillo de cocina que dormía en la mesa. Fue como cuando se hiela el agua: perdieron brillo y transparencia. casi doce pulgadas larga. inexorable. aprieta las quijadas. Casimiro? –¡Sí. Una mano le brillaba lo mismo que si llevara en ella algún dedo de acero. yo! ¡Yo! ¿Y quien ha de sei sino yo? Don Mendo vio un hilo levantarse. Saltó la talanquera del portón. Casimiro.14 poco. La mano siguió hasta siempre. una sombra que cruzó. Una sombra si. Pero. mete entre los dientes la raíz. Los ojos del patrón comenzaron una huida. aquella sombra saltando con extraña agilidad los escalones. Aquello que corrió no puso pies en tierra. Debían estar calcinadas las costillas. Y se empeño en mirar una por una cada figurita de su cachimbo. Ahora también iba su cabeza cayendo en un pozo. no. Era fino como los de las telarañas. comienza a lanzar bocanadas de negruzco humo. de un salto. al saltar. la carretera.

publica Camino Real. se dedica a la creación literaria. Escribe sus primeros cuentos. En 1933 su cuento “La Mujer” es traducido al francés por Georges Pillement e incluido en la antología Les Conteurs hispanoaméricains. Ya para 1929 aparecen cuentos y artículos de Bosch en periódicos de la capital como El Mundo y el Listín Diario. Sus cuentos figuran en las más importantes antologías de ese género literario en lengua española. Hacia 1923 Juan Bosch comienza a publicar poesía en Las Brisas del Birán de Barahona. junto a Mario Sánchez Guzmán. con apenas 10 años. El 24 de noviembrede de ese mismo año la imprenta El Progreso de La Vega. En 1918. Desde muy joven. textos que se perdieron en un fuego que destruyó la biblioteca del escritor cubanodominicano Federico García-Godoy. el periódico escolar El Infante. sobre todo en el cuento. En ese mismo año edita y dirige.15 Datos biográficos Juan Emilio Bosch y Gaviño 1909-2001 Político y escritor dominicano Nació el 30 de junio de 1909 en La Vega. utilizando en su poesía el pseudónimo de Rigoberto de Fresni. Hijo del comerciante catalán José Bosch Subirats y de la puertorriqueña Angela Gaviño de Bosch. logrando el más alto grado de maestría en ese género entre los escritores dominicanos. Dos años más tarde inicia la publicación de cuentos y poemas en revistas y periódicos de provincia. . Juan Bosch pronuncia un discurso ante la tumba de un profesor vegano. El 4 de diciembre es apresado y acusado de formar parte de un grupo terrorista que tenía el proyecto de asesinar al Presidente Trujillo. primera colección de cuentos de Juan Bosch.

en la Habana. en donde organiza. El 13 de enero de 1938. el PRD fue bautizado Unión Democrática Antinazista Dominicana (UDAD). en junio de ese año obtiene el premio Hernández-Catá de Cuba por su cuento “Luis Pie”. En 1941 obtiene en Santo Domingo el primer premio de los Juegos Florales Hispanoamericanos con su cuento “El socio”. bajo la dirección de Mario Fermín Cabral. la escritora Carmen Quidiello (con quien se casó el 30 de junio del 1943) y llegó a ser asesor del presidente Prío Socarrás. Cuba. En 1943 por presiones de Trujillo al Gobierno de Cuba. dirigida por el escritor venezolano Horacio Blanco Fombona. Bosch decide salir de la República Dominicana para Puerto Rico con la excusa de quebrantos de salud de su esposa. el censo nacional de población. . En Cuba conoció a su segunda esposa. El 21 de enero del año de 1939 fundó el Partido Revolucionario Dominicano. derrocado por el golpe de Batista. ya eto se acabó". Su honradez y trayectoria intachable le hizo ganar la confianza de un pueblo que cantaba "Ya llegó Juan Bó.16 El 19 de junio de 1934 Juan Bosch contrae matrimonio con su primera esposa. El 27 de febrero renuncia a su cargo de Jefe del Servicio de Información de la Dirección General de Estadísticas de la República Dominicana. ante la proposición del presidente Trujillo para hacerle diputado. luego de casi 24 años en el exilio. y el 20 de diciembre de 1962 fue elegido presidente. Desde 1942 hasta 1961 se vio obligado a vivir en el exilio. El 20 de octubre de 1961 Juan Bosch regresó a la República Dominicana. El 27 de febrero de 1963 la Asamblea Nacional toma el juramento y poseciona a Juan Bosch como Presidente Constitucional de la República Dominicana y a Segundo Armando González Tamayo como Vice Presidente. Durante el añode 1935 Juan Bosch colabora de manera regular en la revista Bahoruco. Dirige la sección literaria del Listín Diario y publica su segundo libro: Indios. apoyado en sus ideas democráticas y para fortalecer su lucha en contra del régimen dictatorial de Rafael Leónidas Trujillo. dedicándose durante este periodo a la actividad literaria y a una continua campaña en contra de los vejámenes del presidente Trujillo. Bosch es elegido Secretario General. apuntes históricos y leyendas. En ese mismo año Bosch es nombrado en la Dirección General de Estadísticas. Isabel García Aguiar. Tras el triunfo de la revolución castrista Bosch abandonó la isla.

El 10 de septiembre de 1992 Juan Bosch es investido como Profesor Honorario de las Facultades de Humanidades. Vuelve a optar. Balaguer. En 1976 obtiene en Santo Domingo el Premio Nacional de Novela "Manuel de Jesús Galván" por su obra El oro y la paz. aliados a la oligarquía local. Juan Bosch devuelve al Presidente Balaguer la condecoración de la Orden del Mérito Duarte. La invasión amparada por la Organización de Estados Americanos (OEA). en protesta por los resultados de las elecciones del 16 de mayo. y Ciencias Jurídicas y Políticas de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). con su obra "Vers le port d'origine". acusándole de favorecer a los comunistas. en la penúltima postulación del Profesor Bosch al solio presidencial (1990) fueron muchas las voces que se alzaron en contra del resultado electoral. En las elecciones de 1982 y 1986 el Profesor Bosch intentó alcanzar la presidencia de la República Dominicana siendo derrotado una vez tras otra por su eterno rival político Joaquín Balaguer. La sublevación del coronel Caamaño y la revuelta popular.17 El 25 de septiembre de 1963 un grupo de militares de ultraderecha. que se inició el 24 de abril de 1965 pidiendo la vuelta al poder de Juan Bosch. saldó con varios miles de dominicanos muertos. primero en Puerto Rico y luego en España. . José Francisco Peña Gómez. en los años 1990 y 1994. 6 de juniode 1990. sirvió a Estados Unidos para intervenir en la República Dominicana el 28 de abril de ese mismo año. En 1988. Ciencias Económicas y Sociales. Sánchez y Mella que había recibido el 26 de junio de 1989. con el pretexto de salvar al pais del castrismo. ganando dichas elecciones Antonio Guzmán Fernández del Partido Revolucionario Dominicano. En el certamen electoral de 1978 Juan Bosch se presenta a la candidatura presidencial por primera vez por su Partido de la Liberación Dominicana. El 15 de diciembre de 1973 fundó el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) tras pelearse con su partido PRD y su delfín. dejando muy entre dicho el triunfo del Dr. por la posición presidencial repitiendose la historia ante su opositor del Partido Reformista Social Cristiano. por lo que de nuevo tuvo que abandonar el país exiliándose. recibe en París el premio al mejor libro extranjero de cuentos. le derrocó. galardón otorgado por la Fundación Cultural Francesa (FNAC). Todos los esfuerzos del Profesor Juan Bosch por retornar al país fueron frustados.

UNPHU. en el grado de Gran Oficial. el profesor Bosch tenía una salud quebrantada y su partido decide postular a la presidencia alDr. en una alianza histórica que denominaron "Frente Patriotico". quien obtuvo la victoria tras unir sus votos en la segunda vuelta eleccionaria de julio de ese año a los del partido de Balaguer. El 7 de mayo Juan Bosch es condecorado por el Gobierno francés con la Legión de Honor. Ya para las elecciones presidenciales del 1996. Joaquín Balaguer. La Universidad Tenológica de Santiago (UTESA) inviste a Juan Bosch. Además en ese mismo año es investido con el título de Doctor Honoris Causa en Humanidades. El 3 de julio Puesta en circulación de las ediciones gemelas de Cuba. El V Congreso del Partido de la Liberación Dominicana. Puesta en circulación de Novelas y leyendas completas. La Embajada dominicana en Quito. proclama a Juan Bosch Presidente Ad Vitam del Partido. la isla fascinante. Y el 24 de noviembre El Senado y la Cámara de Diputados de la República Domincana le declaran Maestro de la Política y Gloria Nacional. el 24 de septiembre de 1995. para conseguir cerrar el paso a José Francisco Peña del Partido Revolucionario Dominicano. inaugura una biblioteca especializada con el nombre de Juan Bosch. Leonel Fernández. El 23 de junio de 1999 el Instituto Postal Dominicano emite un sello de la serie Escritores Contemporáneos Dominicanos en honor a Juan Bosch en ocasión de su 90 aniversario. de Juan Bosch. El Partido de la Liberación Dominicana publica un libro con sus trabajos en Vanguardia del Pueblo bajo el título de "El Periódico del Partido y la comunicación de masas". En octubre de ese mismo año es investido como Doctor Honoris Causa en Humanidades de la Universidad O & M de Santo Domingo. y en la Biblioteca Nacional de Santo Domingo. celebrado el 10 de octubre de 1994. y el 28 de mayo de ese mismo año Bosch es investido como Doctor Honoris Causa en Letras por el City College de la City University of New York. y la Presidencia de la República dos volúmenes de sus Discursos políticos. por la Universidad Tecnológica del Cibao y la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña. En el año de 1998 la Universidad de Puerto Rico edita una Antología personal de Juan Bosch. Ecuador. República Dominicana. como Doctor Honoris Causa . Acto simultáneo en la Biblioteca Nacional José Martí de La Habana.18 El 19 de enero de 1993 es investido como Doctor Honoris Causa de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). A finales de junio el Senado de la República le otorga un pergamino que lo acredita como uno de los más grandes líderes dominicanos del siglo XX. en el cual Juan Bosch apoyó la unión de su organización a la de su eterno enemigo político. de los tomos 3 y 4 de sus Discursos políticos y una .

Bosch ha sido considerado por el sociólogo holandés Harry Hoetink como el iniciador de la moderna historiografía dominicana. Juan Bosch y Gaviño murió a consecuencia de una insuficiencia respiratoria el 1 de noviembre del 2001 en Santo Domingo. El 15 de octubre La Universidad. En el año 2000 Se le concede el premio “José Martí a la Excelencia del Periodismo Dominicano” de la Fundación Latinoamericana de Periodistas. acogiendo una propuesta de la Asociación de Periodistas Profesionales (APP) de la República Dominicana Juan Bosch forma con Miguel Angel Asturias y Arturo Uslar Pietri. política e histórica. igual rango tiene su obra de investigación sociológica. la Biblioteca Nacional y la Sociedad de Escritores de Chile hacen homenaje a Juan Bosch por su aporte a la literatura de lengua española. . capital de la República Dominicana.19 edición de Prólogos de Juan Bosch. el tríptico de narradores caribeños precursores del realismo mágico latinoamericano. Sus cuentos y novelas representan uno de los más lúcidos logros del criollismo americano y una de las expresiones fundamentales del socio-realismo hispanoamericano. Si extensa e importante ha sido su creación literaria.

Historias que iluminan el alma 18. Cuatro cuentos 17. Inteligencia de Salud y Bienestar: 7 pasos 2. Historias para cambiar tu vida 13. El Go-getter 11. Llevar a Gladys de Vuelta a Casa y otros cuentos 2. 30 Historias de Nasrudín Hodja 6. Maestro 4. La esencia del coaching 2. Una Carta a García 5. El abogado y otros cuentos 21. CVA 3. Cómo prevenir la osteoporosis Cristina Gutiérrez Cristina Gutiérrez Emprendedores 1. El origen del mal servicio al cliente 4. Mujer que llamo Laura 12. 3 Historias con un país de fondo 9.Libros de Regalo Colección gratuita enviada por email. El Circuito Activo de Ventas. El software del cerebro: Introducción a la PNL 6. Una rosa para Emily 20. El activo más desperdiciado en las empresas 5. Cómo tener siempre tiempo Varios autores Aquiles Julián Aquiles Julián Aquiles Julián Varios autores Aquiles Julián . Los temperamentos 19. Algo muy grave va a suceder en este pueblo 16. Letras sin Dueños (Selección de parábolas) 3. Luis Pie y Los Vengadores Aquiles Julián Aquiles Julián Aquiles Julián Elbert Hubbard Aquiles Julián Aquiles Julián Russell Conwell Armando Almánzar R. Música. obsequio de INTERCOACH 20 Libros de Regalo 1. Historias para Crecer por Dentro 7. El ingenio del Mulá Nasrudín 15. Pequeños prodigios 10. Acres de Diamantes 8. Aquiles Julián Peter Kyne Aquiles Julián Aquiles Julián Aquiles Julián G. García Márquez Juan Bosch Aquiles Julián Conrado Hock William Faulkner Arkadi Averchenko Juan Bosch CIENSALUD 1.

21 Colección Libros de Regalo ©2008 .

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->