UNIVERSIDAD DEL VALLE DE MEXICO

EVIDENCIA VII

El impacto de las TICS en el contexto de la Educación Media Superior y en la Educación Superior

Por Lilian Irasema Heredia Paredes Hortensia del Socorro Ojeda Gómez

Mérida, Yucatán Octubre 2011

El fracaso del modelo educativo iniciado 12 años atrás es patente ante la opinión pública, el proceso de reforma pendiente en el campo educativo requiere una nueva educación basada en la igualdad del ser humano pero sin dejar de lado las profundas desigualdades que nos rodean y la redefinición de la carrera docente; el Banco Mundial decide impulsar la educación como un factor decisivo para el desarrollo político, cultural y económico, y decide impulsar a la educación desde preescolar hasta el nivel superior, haciendo del aprendizaje un proceso permanente, poniendo la tecnología al servicio de éste y recomienda asignar más recursos a la educación, la que debe ser asumida mejorando el acceso a la misma en un marco de la equidad, calidad, pertinencia y eficacia. Para alcanzar los logros educativos del milenio propuestos por la ONU para el 2015, se realiza la XVIII Conferencia Iberoamericana de Educación en el Salvador, donde se plantean las metas educativas para el 2021, que tiene esencialmente un carácter social y participativo. La educación en México no podría estar ajena a la globalización educativa, para lograr esta meta se crea la Reforma Integral de Educación Media Superior impulsada por la Secretaría de Educación Pública (SEP), junto con el Consejo Nacional de Autoridades Educativas (CONAEDU) y la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES). Esta Reforma tiene el objetivo de mejorar la calidad, la pertinencia, la equidad y la cobertura del bachillerato, que demanda la sociedad nacional, y plantea la creación del Sistema Nacional de Bachillerato en un marco de diversidad en el cual se integran las diversas opciones de bachillerato a partir de competencias genéricas, disciplinares y profesionales. Esta reforma pretende generar ciudadanos competentes para desarrollarse adecuadamente en cualquier ámbito y con los valores necesarios para conformar una nación basada en la libertad, la equidad y la democracia, ya que esto le permitiría estar a la par de las naciones más desarrolladas del mundo y la posibilidad de competir en condiciones de igualdad en los comercios del mundo.

LAS TICS La sociedad actual llamada de la información y del conocimiento, surge en el mundo industrial en los años 60, inicia a desarrollarse con internet desde los 80, donde surge las nuevas comunidades científicas de comunicación entre las universidades , institutos y las empresas que empiezan a trabajar en red. La sociedad más avanzada en el mundo en el uso de la información y la comunicación y uno de los grandes centros de innovación tecnológica en el mundo es la finlandesa. La introducción de las TIC tiene la potencialidad de actuar también como una gran ayuda para transformar los sistemas escolares mucho más flexible y eficaz. La mayor parte de los países se refieren a las tecnologías, como a un catalizador para el cambio educativo y para el desarrollo de nuevos roles para los alumnos ara los profesores. Muchos países que se han embarcado en reformas educativas en las cuales se espera que la tecnología juegue un papel crucial. Los defensores de las TIC aseguran que si el sistema escolar actual refleja la lógica industrial de los siglos anteriores, a través de las nuevas tecnologías el aparato educativo puede adaptarse y proponer una nueva estructura para el siglo XXI como lo ha hecho de alguna manera el sistema económico, ofreciendo productos y servicios más dinámicos y flexibles, que responden a los intereses individuales y de alta calidad en el corto y largo plazo. Esta evolución, solo puede ser alcanzada poniendo a las TIC en el corazón de cualquier iniciativa de reforma. Los más críticos afirman, por su parte, que el modelo escolar industrial está obsoleto, y lo que se debe procurar es reinventarlo. Así, queda claro que para poder enfrentar a los nuevos desafíos que plantea la sociedad del conocimiento, el sistema escolar debe adoptar nuevas metodologías, desarrollar nuevos contenidos, nuevos modelos organizativos y nuevos métodos de colaboración interinstitucional, inter-niveles educativos y, de forma creciente, incluso a escala internacional.

Las TIC son vistas por docentes como las herramientas pertinentes para cubrir algunas de las asignaturas pendientes tales como la renovación de los contenidos y la del sistema de evaluación. Frente a un currículo tradicional, las tecnologías se presentan como un medio eficaz para avanzar hacia una redefinición curricular, fundamentalmente, proveer a los alumnos de las estrategias de análisis y resolución de problemas indispensables hoy en día. Las tecnologías digitales exigen y facilitan la emergencia de nuevos sistemas de evaluación (de alumnos, de profesores, del propio sistema) aptos, justos y que devienen parte de una estrategia pedagógica para el beneficio del evaluado. Como las evaluaciones formativas de los alumnos, que consisten en valoraciones personalizadas, permanentes, con diferentes elementos y con una retroalimentación regular que enfatiza el reconocimiento, el mérito, y la

identificación de las áreas de oportunidad8. Las TIC también representarían el principio del fin del monopolio de la escuela como el espacio físico de aprendizaje por excelencia. Si bien es cierto que las tendencias parecieran indicar que los centros escolares continuarán jugando un rol preponderante en las décadas futuras, el fin del espacio único permite la creación de diversos modos de aprendizaje, de una red de conocimiento que va mucho más allá de las fronteras escolares y que es ad hoc a la sociedad contemporánea. Se convierten en un puente sólido pero dinámico que incita y facilita el acercamiento entre los diferentes niveles de la estructura escolar (el aula, el profesor, la escuela, la coordinación local) y la familia, la comunidad, el mundo empresarial, las autoridades. Estos actores tienen la capacidad de dar seguimiento a lo que sucede en la escuela a través de las TIC, y lo que, ven en ellas Las TIC proponen repensar cómo capitalizar, evaluar y valorar el aprendizaje formal (adquirido en la escuela o en la formación respaldada con algún tipo de certificación) y el informal (adquirido fuera del contexto escolar, en el hogar, el auto-estudio, la práctica…) y cómo medir su complementariedad.

Las TIC, finalmente, han sido objetivo prioritario del desarrollo profesional docente y un medio para que este se realice. Tener un mayor conocimiento y una mejor comprensión de cómo se genera, adquiere y utiliza el conocimiento. La formación a distancia, el trabajo colaborativo no presencial, las comunidades de aprendizaje en línea, el acceso por Internet a ilimitadas bases de datos, son solo algunas de las posibilidades que las TIC aportan a la profesión docente y que enriquecen las posibilidades de su desarrollo. Los impactos pedagógicos de las TIC, además de transformar los sistemas en su conjunto, también deben dejarse sentir a una escala individual; los alumnos, en principio, deberían sentirse más motivados por un entorno escolar donde estas tecnologías juegan un papel relevante. Se espera que las TIC, promuevan la calidad del aprendizaje de los alumnos de enseñanza secundaria que, con mayor frecuencia, tienden a pensar que la escuela es irrelevante; también se espera que contribuyan a mejorar los resultados académicos, en un contexto donde su medición es cada vez más un criterio esencial de evaluación de la calidad educativa. Los entornos de aprendizaje ricos en TIC tienen el potencial de hacer que los alumnos cambien su actitud porque les exigen que asuman mayor responsabilidad en su enseñanza, que utilicen la investigación y también sus capacidades de colaboración, de dominio de la tecnología y de resolución de problemas. Desde esta perspectiva, las TIC amplían y enriquecen el aprendizaje al contribuir al desarrollo de capacidades cognitivas de orden superior, entre ellas el análisis y la síntesis. También puede decirse que las tecnologías contribuyen a construir y/o elevar la autoestima de los alumnos, haciéndoles ganar confianza en sí mismos y asumir el futuro con una perspectiva de éxito Las TIC en principio favorecen y facilitan el trabajo en equipo, la interactividad y la creatividad de los estudiantes y docentes. Las tecnologías tienen la capacidad de modificar incluso las actividades dentro del aula que pueden ser consideradas como muy mecánicas o autónomas. En aquellos establecimientos que cuentan con proyectores y ordenadores dentro del aula, las anotaciones del profesor en el pizarrón pueden adoptar un carácter interactivo. De la mis amanera, ciertas

instituciones (como algunas de las preparatorias del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) en México) cuentan con pizarras electrónicas en donde docentes y alumnos pueden escribir sus exposiciones, desarrollar problemas matemáticos, hacer gráficos, etc., y una vez concluida la actividad simplemente imprimir o enviar el material vía correo electrónico. En años recientes México desarrolló el programa «Enciclomedia» (<www.enciclomedia.edu.mx>), que tiene como objetivo, a través de un avanzado sistema tecnológico, enriquecer la enseñanza en los grados quinto y sexto de educación básica en todas las escuelas del país. De manera muy general, a través del mencionado programa se instalan en las aulas pantallas interactivas, a través de las cuales se puede tener acceso a versiones digitales e interactivas de los libros de texto gratuitos de la Secretaría de Educación Pública (SEP), de ciencias naturales, matemáticas, geografía, etc.; se ponen en red diferentes recursos (audios, videos, etc.) y bibliotecas. A pesar de las críticas que ha recibido el programa, debido a sus costos y a su proceso implementación y mantenimiento, esta iniciativa de alguna manera democratiza la posibilidad de utilizar las TIC dentro del aula. El gran reto será, como para muchas otras iniciativas, cómo integrar estos esfuerzos a una verdadera estrategia de mejora del aprendizaje. Aunque resulta de muy difícil medición, todo apunta a que las TIC han facilitado la inclusión de elementos lúdicos dentro las aulas. Muchos docentes están convencidos de la importancia de hacer sus clases agradables, atractivas y dinámicas lo cual, sin embargo, no es necesariamente fácil. Perú, por ejemplo, ha hecho recientemente algunos esfuerzos para agregar a su portal educativo juegos interactivos de fácil acceso para los profesores y alumnos. Aplicaciones, como los correos electrónicos o los grupos de discusión, están hoy integrados en la vida cotidiana de muchos alumnos (y algunos docentes). Tecnologías más recientes están ya siendo adoptadas por los estudiantes y quedan aún por comprobar sus impactos y su integración en la práctica escolar. Entre ellos están las páginas electrónicas prefabricadas, (blogs), los espacios

privados para incluir video, gráficos y textos (por ejemplo MySpace o YouTube), o chats interactivos con video y sonido como el Messenge. El impacto de algunas tecnologías como los videojuegos o los juegos en línea (como Second Life) o el potencial de los teléfonos celulares están siendo explorados. La tecnología satelital y la banda ancha han dejado atrás los arcaicos sistemas de difusión hertziana. Cuando se cuenta con el equipo y las competencias necesarias, las videoconferencias se han convertido en una herramienta pedagógica en muchos programas educativos sobre todo de educación media superior y universitaria. La televisión educativa satelital también se ha fortalecido. México, por ejemplo, dispone de su Red Satelital de Televisión Educativa (Edusat) que ofrece servicio a más de veintinueve mil centros y que cuenta con diez canales para recibir la señal. Esta red ofrece servicios de producción, programación y transmisión de materiales educativos a instituciones que necesitan de la televisión para tener un adecuado apoyo a sus actividades de formación. Otro caso notable es el de Corea del Sur, donde se ofrecen cursos gratuitos de formación sobre las tecnologías por medio de la televisión por cable, la emisión vía satélite y, por supuesto, vía Internet. El impacto de las TIC en los alumnos. Al constatar de qué modo y con qué intensidad los alumnos hacen uso de las TIC en su vida cotidiana, r, surgen una serie de interrogantes relacionados con los efectos que este nivel de uso puede tener sobre su desarrollo cognitivo, sus valores y, por supuesto, sobre sus expectativas en materia de enseñanza y aprendizaje. Los niveles de uso de las TIC en el entorno escolar son extremadamente bajos, hasta el punto de que no pueden equipararse a los que los propios alumnos desarrollan fuera del entorno escolar, por lo menos en los países de la OCDE, y probablemente en un número creciente de estados latinoamericanos. Las cifras disponibles arrojan un balance pobre y muy alejado de las expectativas iniciales. Es posible que tanto las ratios de alumnos por ordenador como las condiciones de los equipamientos, como la inevitable obsolescencia de una parte del parque instalado, sean razones de peso, pero probablemente no las únicas.

Está claro que las tecnologías no son consideradas nunca una cuestión política aislada. Sin embargo, en cuanto se refiere a sus aplicaciones educativas lo cierto es que estas deben quedar perfectamente integradas en planes políticos tanto educativos como, en un sentido más amplio, socioeconómicos, relacionados con conceptos que van mucho más allá de la perspectiva escolar. Entre ellos están la educación permanente, las nuevas actitudes requeridas por la sociedad red, el nuevo concepto de ciudadanía y la algunos alfabetización informática, por citar solo

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful