You are on page 1of 2

EL ALFILER ( Cuento: Ventura Garca Caldern)

Una noche, "El borradito", empleado de la hacienda del simptico y arrogante Conrado Basadre,lleg cabalgando a toda prisa a la hacienda de don Timoteo Mondaraz diciendo que su patrn lo envaba para informarle que Grimanesa (bella hija de don Timoteo y esposa de Conrado) haba muerto la noche anterior.

Don Timoteo galopa desesperadamente hacia la hacienda de su yerno,cruzndose en el camino con un jinete que vena en loca carrera;era el administrador de la hacienda de Conrado.Al preguntarle dnde iba,muy nervioso respondi que a buscar al cura para el entierro.

Al llegar,don Timoteo embargado en inmenso dolor,pidi quedarse a solas con su hija muerta,la que estaba vestida con hbito y un gran crucifijo sobre el pecho .Al besar la cruz,qued entreabierto el hbito, algo advirti, aterrado y con repulsin se alej del cadver,y sin despedirse de nadie volvi a su hacienda.

Durante siete meses se encerr en su habitacin,ni siquiera asisti al entierro,pasaba das enteros sin hablar con nadie,tampoco era a visitado por su yerno.

Un da,inesperadamente se levant de buen humor y propuso a su otra hija,Ana Mara ir a visitar la hacienda de su yerno viudo.

As lo hicieron ,Conrado qued sorprendido de la belleza y el parecido que Ana Mara tena con su hermana muerta,le obsequi bellos jazmines ,luego la visita se repiti todos los domingos,surgiendo al poco tiempo el amor entre ellos.

Un da lunes, Conrado pide hablar a solas con el que fue su suegro, le expres su deseo de casarse con su otra hija: Ana Mara ,de `pronto,el anciano se incorpor gilmente y de una caja de hierro cerrada con candado,en silencio, sac un largo alfiler de oro manchado de sangre negra;Conrado cay de rodillas llorando y diciendo: Grimanesa, mi Grimanesa !

-Lo saqu del pecho de mi hija muerta, t se lo clavaste ,te fue infiel verdad?, a lo que Conrado respondi afirmativamrente.

La infidelidad haba sido con el administrador, que huyendo, se cruz en el camino con el anciano. Solemnemente entreg el alfiler a Conrado dicindole:

- Si sta tambin te engaa,haz lo mismo! Toma!, vete enseguida,no es bueno que alguien vea llorar al tremendo y justiciero don Timoteo Mondaraz.