P. 1
D Martyn Lloyd Jones Por qué lo permite Dios x eltropical

D Martyn Lloyd Jones Por qué lo permite Dios x eltropical

|Views: 44|Likes:
Published by Flor Olivia Gomez

More info:

Published by: Flor Olivia Gomez on Oct 14, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/14/2014

pdf

text

original

testadas. Parecía no haberlímite alguno ala disposición
de Dios para dar y responder. La oración era ofrecida y
la respuesta llegaba. Anibamos a la conclusión, portan-
to, que sólo tenemos que orar y hacer conocer nuestra
petición a Dios. Y cuando no recibimos la respuesta
precisa que deseamos, nos enojamos, nos sentimos heri-
dos y comenzamos a dudar de Dios. El problema se
debe precisamente al hecoo de que no hemos cumplido
las condiciones. No hemos notado la diferencia entre la
vida que llevó Milller y nuestras vidas. Se nos ha esca-
pado totalmente el hecoo de que él senúa ser llamado
por Dios para ejercitar este ministerio particular de ora-
cióny fe, y sabíaquelamisiónprimordial de suvidaera
proclamarlagloria y la gracia de Dios de esa forma. No
hemos comprendido que las respuestas en sí y el recibir
contestaciones precisas eran cosas secundarias para Mü-
ller, y que su objetivo primordial siempre fue la gloria
de Dios. En verdad, es posible que no percibamos las
luchas que tuvo ni la disciplina rígida que se impuso así
mismo. Lo que es verdad de Müller es verdad de todos
los otros que recibieron tan llamativas respuestas a sus
oraciones. Deseamos recibir todas las bendiciones que
recibieron los santos pero olvidamos que ellos eran san-
tos. Nos preguntamos: ¿Por qué Dios no responde a mi
oración como10hiw con ese oombre? Debiéramos pre-
guntarnos: ¿Por qué no he vivido la clase de vida que
ese hombre vivió? Además, como he sugerido, hay tal
cosa como un llamado especial aun ministerio de inter-
cesión. Entre las "diversidades de dones" dispensados
por el Espíritu Santo, San Pablo menciona el "don de
fe"; seguramente es esa fe especial que se manifiesta por
medio de la oración. Si sólo comprendiésemos estas co-
sas, creo que descubriríamos que en muchas de nuestras
peticiones hemos sido culpables de presunción.
Un aspecto más al que debemos hacer referencia es

lafalta de discriminación entre verdaderas respuestas
a la oración y circunstancias que pueden parecer res-
puestas a oración. Este es un tema difícil y del cual
debemos hablar con cuidado. Sin embargo, debemos
abordarlo aunque más no sea por la sencilla razón de
que la mayoría que se equivoca en este sentido son
personas espirituales y religiosas, y deseosas de contar
las maravillas de la gracia de Dios aotros. Esto es muy
natural. Desean mostrar a otros pruebas reales y vivas
de la intervención directa de Dios en asuntos humanos,
ansían demostrar muestras inequívocas de su amor.
Siempre están a la expectativa buscando ejemplos de
esto. iCon cuánta facilidad, entonces, no discriminan
como debieran! El Nuevo Testamento en su ensefianza
nos exhorta y urge a que 10 hagamos. Nos insta a
examinarlo todo y retener solamente aquello "bueno"
(1 Ts. 5:2). Nos dice que hay fuerzas y poderes malig-
nos obrando en este mundo que son tan hábiles, tan
poderosas y tan sutiles en sus esfuerzos por imitar las
obras de Dios, que aun pueden engañar a los "elegidos"
(Mt 24:24). Las señales y maravillas deben ser exami-
nadas y zarandeadas, no sea que en nuestro celo atribu-
yamos aDios lo que en realidad es obra del diablo.
Llevando esto aun terreno más práctico, ¿no existe
el peligro, a veces, de confundir entre una mera coin-
cidencia y respuestas a la oración? También hay fe-
nómenos extraños de telepatía, transferencia mental y
toda esa gran esfera que sólo estamos comenzando a
explorar. Algunos afirman que Dios guía el pensa-
miento de una persona a la otra. Si 10 hace o no, no es
eso lo que la Biblia significa por oración contestada.
Ni tampoco es 10 que siempre ha sido aceptado como
la correcta evaluación de este asunto, es decir que
Dios actúa y no sólo que El dirige nuestras activida-
des. Está también toda la gama de fenómenos psfqui-

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->