P. 1
Manual de diversidad sexual

Manual de diversidad sexual

5.0

|Views: 4,681|Likes:
Published by api-3724630
Recopilacion documental sobre diversidad sexual
Recopilacion documental sobre diversidad sexual

More info:

Published by: api-3724630 on Oct 16, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/18/2014

pdf

text

original

Diversidades sexuales

aproximación a un manual

Diversidades sexuales
aproximación a un manual presentación

Enmarcado dentro del proyecto para el combate al estigma y la discriminación en las poblaciones clave de la ciudad de León, Guanajuato, los Bajio Bears presentan este manual, el cual busca construir un lenguaje común para el entendimiento y la visibilización de las diversidades sexuales en pro de la construcción de nuevas formas de relación sin estigma, opresión, discriminación ni exclusión. Este documento es una aproximación apenas a las circunstancias y particularidades que rodean a las diversidades sexuales, y es el fruto de un compendio documental de análisis e investigaciones de expertos en la materia. Se pretende que quien consulte este manual cuente con las nociones generales de los términos relacionados a las diversidades sexuales, reflexione sobre las plataformas de análisis para abordar el tema y cuente con algunos pensamientos que le acompañen en la reflexión sobre el asunto. Este es apenas un bosquejo que puede ser ampliado con los textos que se han colocado en la biblioteca virtual que se ha recabado, la cual puede ser consultada en la siguiente ruta: http://viva-la-diversidad.blogspot.com/ Este es un proyecto cuyo fundamento es compartir la información dentro de un proceso de comunicación circular, motivo por el cual, se agradece que cualquier comentario relativo al mismo sea canalizado en el blog construido para tal efecto, el cual puede ser accesado en la ruta mencionada.

2

Diversidades sexuales
aproximación a un manual índice

Presentación Índice A manera de introducción Conceptos básicos A manera de resumen El concepto de diversidad sexual Conceptos Reflexiones sobre diversidad Situación actual de la diversidad sexual Retos

2 3 4 5 8 9 11 13 16 17

3

Diversidades sexuales
aproximación a un manual a manera de introducción introducción

Esbozo del hecho sexual humano Hablar de homosexualidad es hablar, fundamentalmente, de sexualidad. De hecho no es posible hablar de la sexualidad sin contemplarla, a menos que caigamos en la trampa de las visiones parciales. El Hecho Sexual Humano es algo que abarca a todos y todas, y esto, que suena como una simpleza, es uno de los pilares básicos para el entendimiento de la diversidad. Creerse que, de verdad, todos y todas significa todos y todas es básico, tanto como tener claro que en ningún momento se plantean rangos, jerarquías o calidades.

4

Diversidades sexuales
aproximación a un manual conceptos básicos
Los tres registros Aunque parezca mentira, aclarar ciertos conceptos resulta más complicado de lo que parece. El lenguaje que hace referencia al Hecho Sexual Humano está repleto de términos ambiguos y evasivos: ¿Qué decimos o qué queremos decir cuando hablamos de sexo, de lo sexual, o de la sexualidad? Éstos y otros términos han acabado siendo confusos. Dejando la impresión de que todo está mezclado: lo que se es, lo que se hace y lo que se tiene. Sin embargo, esta aparente ausencia de lenguaje no debe llevarnos a convertir la realidad de los sexos en una realidad muda. Por eso y para clarificar este embrollo, proponemos tres registros, correspondientes a tres realidades, que si bien pueden estudiarse por separado, son vividas conjuntamente por todo ser humano. Hablamos de la Sexuación, la Sexualidad y el Erotismo. A sabiendas de que no es el único marco posible, pero, al menos, nos resulta útil para ir clarificando ideas. De la Sexuación Desde el momento de la fecundación hasta la muerte, se concatenan toda una serie de niveles o estructuras que, progresiva y evolutivamente, van sexuando a cada individuo. Es decir, van haciéndole sexuado y, además, sin posibilidad de “no serlo”. Pues bien, todos estos elementos, estructurales y estructurantes, del sexo llevarán a uno de los dos resultados posibles: hombre o mujer. Aunque, por supuesto, cualquiera de estos resultados estará lleno de matices. Los niveles de los que hablamos son muchos. El primero tiene que ver con el cromosoma, con la X o Y que aporta el espermatozoide. Pero eso es sólo el principio. Después vendrán: las gónadas, los genitales internos, los genitales externos, las hormonas… Y más adelante, tras el parto, aún sigue el proceso con la asignación de sexo, la crianza diferencial, la pubertad… el climaterio, la andropausia,... Estos niveles deben verse desde una doble perspectiva: a cada nivel le corresponden dos posibilidades: hombre o mujer, y cada una de ellas está llena de grados o matices. De modo que cada cual se situaría en un punto del continuo, donde existen los extremos, pero donde también abundan las zonas comunes. De todo esto se desprende una idea: Sexos hay dos, pero cada uno de ellos está repleto de posibilidades. Hay muchas maneras de “estructurarse” como hombre y muchas de hacerlo como mujer. Es más, posiblemente no existan ni los hombres, ni las mujeres completamente “puros” en todos sus niveles. Un hombre siempre tendrá elementos, o gradientes, femeninos. Al igual que una mujer elementos, o gradientes, masculinos. A la hora de analizar todo esto de la sexuación, deben tenerse al menos dos cosas claras: una de ellas es que hablar de hombres y mujeres es hablar de “complejidades”, de seres únicos e irrepetibles, pues cada proceso es peculiar. Y la otra es que ser hombre o mujer es algo más que lo que nos muestre uno de los niveles tomado independientemente.

5

De la Sexualidad La Sexualidad es la manera que cada persona tiene de vivir “el hecho de ser sexuado”. Es una categoría subjetiva y no hace referencia, exclusivamente a funcionamientos anatomofisiológicos. El niño, la niña, el hombre o la mujer toma conciencia de que hay personas de dos sexos. Su sexualidad será la manera propia de verse, sentirse y vivirse como ser sexuado, como uno de los dos sexos. Es evidente que cada persona vivirá su sexualidad de distinta manera, que, dicho sea de paso, no es estable, sino que está en continua evolución. Y así, además, ha de ser, sin, por supuesto, entrar en los terrenos de lo normal y lo anormal. El terreno de la sexualidad es el de lo peculiar. El terreno, en definitiva, de las sexualidades. El papel de la sociedad debe ser el de procurar que cada cual, se conozca y se acepte, esté contento de lo que es y de como lo es. Y a los dem{as integrantes les corresponde conocer el proceso, reconocerlo, respetarlo y protegerlo. La vivencia del hecho de ser sexuados como hombre o como mujer podrá ser sentida en su matiz homosexual u heterosexual. Como es lógico en este caso también es importante manejarse con la doble perspectiva, dos posibilidades y muchos grados. Del Erotismo La erótica es la forma concreta de expresar todo lo anterior, lo que somos y lo que vivimos. Y que, como es lógico, tiene múltiples y variadas formas. Cada cual tiene su propia erótica, como tiene sus propias peculiaridades. Para el desarrollo del erotismo entran en juego muchos factores. Por supuesto todo lo anterior, pero también los propios valores y creencias, la forma de pensar y de entender las relaciones sexuales y las relaciones de pareja, los sentimientos y la importancia que se den a los mismos, así como todas las demás cosas que se puedan considerar importantes. De todo esto, que surge del propio individuo, así como de otras influencias, acabará surgiendo un tipo de erotismo. El objetivo de la sociedad debe ser que cada cual sea feliz con su forma de expresar la sexualidad. Y esto solo será posible si conseguimos despertar coherencias y evitamos forzar obediencias, si conseguimos que el erotismo brote de cada cual y que no venga impuesto. Las formas de expresión tienen dos vías y las dos han de ser objeto de atención. Una son los deseos y otra los gestos. A sabiendas de que no siempre los deseos acaban teniendo su reflejo en gestos. De ahí que haya quien proponga, incluso, que estos dos apartados sean dos registros distintos. Por último no debemos olvidar que si entramos en el campo de los gestos, estos son iguales de amplios y plurales que todos los apartados anteriores, que no se limitan a aquellos en los que la intervención de los genitales es relevante. También son expresiones del erotismo las caricias, el abrazarse, el tomarse de la mano, o los mordisquitos en el cuello... del mismo modo que los son el coito vaginal o el resto de las penetraciones. Además, también están las fantasías, que por supuesto forman parte del erotismo.

6

En ocasiones hay quien confunde fantasías con deseos, pero no son lo mismo. Detrás de los deseos hay anhelos y ganas de que se conviertan en realidad. El mundo de las fantasías es otra cosa, no necesariamente está formado por deseos, aunque en ocasiones se mezclen. Las fantasías buscan la excitación o alcanzar satisfacción por si mismas. Con las fantasías uno o una puede permitirse situaciones que, sin embargo, nunca se permitirían en realidad. Una última idea sobre las fantasías, no son sucedáneos de nada, ni sólo sirven para preparar situaciones posteriores, son, con toda legitimidad, expresión de la erótica del mismo modo que los gestos.

7

Diversidades sexuales
aproximación a un manual a manera de resumen

La palabra “homosexual” sólo ha aparecido una vez en todo este esbozo, lo mismo que la palabra “heterosexual”. Y esta es una de las primeras claves, la orientación del deseo es sólo un aspecto importante y que está en relación con todos los demás, como sucede con el resto de aspectos. Por eso si queremos hablar de la sexualidad de las personas, hemos de hablar también de más cosas. Este esbozo no se ha elaborado “ex profeso” para hablar de la homosexualidad o para poder incluirla. Es el mismo esbozo que habríamos presentado para hablar de cualquiera de las sexualidades, y ésta es otra clave. Si este esbozo es coherente habrá de dar cabida a todas las sexualidades, del mismo modo que nosotros y nosotras hemos de contemplarlas todas si pretendemos situamos de forma sensata frente a ellas. Y las sexualidades sabemos que atraviesan los sexos, las distintas orientaciones, las distintas edades y las distintas formas de expresión. Y todas ellas sin juicios de valor, sin mejores, ni peores. Trabajar por el respeto a la diversidad sexual es hacerlo por que cada cual aprenda a conocerse, a aceptarse y a vivir y expresar su sexualidad de modo que sea feliz. Esto es, con su propia coherencia y respetando y aceptando otras coherencias. Sabiendo evitar además los malos rollos, que por supuesto no se limitan al embarazo no deseado o a la transmisión del VIH. Un recordatorio, todo lo que estamos contando también tiene que ver con todas aquellas personas con discapacidad, ya sea ésta física, psíquica o sensorial. Por supuesto tienen su sexuación, su sexualidad, en la que se incluye su orientación sexual, y su erótica. Y, por tanto, su posibilidad de ser feliz. Trabajar por la Educación Sexual es hacerlo por eliminar la concepción jerárquica de la sexualidad. No hay sexualidad de primer o segundo grado, como, repetimos, no las hay mejores o peores. Se trata de que cada cual aprenda a ser el protagonista de su propia vida sexual, a sabiendas de que se es único e irrepetible, y éste sí que es un valor a cultivar.

8

Diversidades sexuales
aproximación a un manual el concepto de diversidad sexual

Los estudios lésbico – gays (Abelove, 1993) han derivado en una amplia variedad de disciplinas – filosofía, humanidades, estudios étnicos, estudios literarios y estudios culturales- que producen y emplean muy variados tipos de conocimiento y significado. Sugieren diferentes temas y tópicos para investigación; demuestran la evidencia de diversos métodos teorías, estilos y aproximaciones; y tomados en su conjunto transforman la vida de nuestras culturas y de nuestro mundo. Los estudios lésbico – gays no están limitados al estudio de las lesbianas, bisexuales y gays (LBG), ni se refieren simplemente a los estudios que se encargan de, o en nombre de LBG. Es decir, no pueden ser definidos por sus sujetos, sus profesionales, sus métodos o sus temas, ni intentan ser agregados disciplinarios o de problemáticas. Introducen el sexo y la sexualidad como una categoría a tomar en cuenta en el análisis de la realidad social. Si bien las transformaciones dentro de la corriente dominante de la sexología proporciona un marco teórico para reconocer la diversidad, el impulso político proviene de un origen diferente: las expresiones sexuales no legitimadas. La mayor parte de las sociedades han presenciado ya un esfuerzo sostenido de las lesbianas y gays por articular y desarrollar identidades claras en el contexto de subculturas y comunidades de subculturas y comunidades sociales más amplias. A medida que los modos de vida homosexual se han hecho más públicos y tienen más confianza en sí mismos, han surgido otras afirmaciones de identidad de minorías sexuales, a la par que han proporcionado un repertorio de estrategias políticas y organizativas para la movilización de otros grupos eróticos. Así ha surgido la voz de travestis, transexuales, sadomasoquistas, bisexuales, swingers, prostitutas y otros, exigiendo su derecho a la expresión y la legitimidad. Es decir, cada día más han dejado de ser del interés clínico para entrar en el escenario de la historia y de la cotidianidad, como pruebas vivas de la diversidad sexual. Aún así, la tendencia a formar y defender categorías está aún vigente. Pero como Kinsey señaló: sólo la mente humana inventa categorías y se esfuerza para que los hechos quepan en casilleros separados, a pesar de que los hechos se subvierten constantemente. Y en este afán, han surgido nuevas categorías y minorías eróticas, mientras que las más antiguas han vivido un proceso de subdivisión a medida que gustos especializados y necesidades y aptitudes específicas se convierten en la base de otras aptitudes específicas se convierten en la base de otras identidades sexuales que proliferan: leather, swingers, dike, entre otras. La lista es potencialmente interminable ya que cada deseo específico se convierte en un centro de afirmación política y posible identidad social, que resulta imposible enumerar y no pocas veces, incluso denominar. Basta observar un poco y mirar cómo se presentan formas de expresión en movimiento constante, cada una con sus expresiones específicas.

9

Los estudios sobre las minorías sexuales han pasado entonces de los estudios lésbico-gays a los estudios queer -como una forma de reivindicar su uso peyorativo- así como a los de la diversidad sexual, con el objeto de abrir un espacio para reflexión sobre las amplias manifestaciones de la sexualidad. Aproximarnos a la diversidad sexual necesariamente nos hace revisar el concepto que sobre la sexualidad tenemos. Es decir, dejar claro que concebimos a la sexualidad como un producto social que se refiere a los aspectos erótico-amorosos de nuestras vivencias, mucho más allá de la genitalidad. Así podría considerarse que la diversidad sexual abarca tres dimensiones para su análisis y definición: la orientación sexual, de acuerdo a la dirección erótico-afectiva del objeto amoroso; la identidad sexual, de acuerdo a la definición sexual que adopta la persona; y la expresión sexual, de acuerdo a las preferencias y comportamientos sexuales que adopta la persona. Estas dimensiones sin embargo, no son lineales; se superponen e interactúan de manera cambiante a través del tiempo, en las diferentes etapas de la vida.

10

Diversidades sexuales
aproximación a un manual conceptos

A continuación quisiéramos aportar algo de claridad frente a ciertos términos que se utilizan habitualmente y no siempre de forma adecuada. Sabemos que las definiciones no son del todo rigurosas y que pueden echarse en falta algunos matices, también sabemos que podrían haberse añadido más palabras. Pero no queremos hacer de esta Guía un diccionario terminológico, sino un instrumento para ir aclarándose y saber manejarse. En algunas publicaciones es posible ampliar los conceptos de cada una de las categor{ias específicas.

 Identidad Sexual. Es aquello que la persona se considera a sí mismo:
hombre o mujer. Es el resultado global de todo el proceso de sexuación. Siempre habrá una identidad sexual, aunque pueda variar y sobre toda la valoración que se haga sobre la misma. Puede suceder que la identidad de uno o una no coincida con la que los demás te identifican.

Orientación del Deseo. Es la dirección que toma la necesidad de satisfacción sexual, ya sea a través de gestos o de anhelos. Generalmente se presenta en la misma dirección que la necesidad de vinculación afectiva.

 Homosexualidad. Es cuando la orientación del deseo se presenta hacia
personas del mismo sexo. Hombres que desean a hombres o mujeres que desean a mujeres.

Heterosexualidad. Es cuando la orientación del deseo se presenta preferentemente hacia personas de distinto sexo al propio. Hombres que desean a mujeres o mujeres que desean a hombres.

 Bisexualidad. En estos casos la orientación del deseo se presentaría de
forma indistinta hacia personas del mismo sexo o del contrario. Hombres que desean a hombres y mujeres y mujeres que desean a hombres y mujeres.

 Gay. Hombre homosexual.  Lesbiana. Mujer homosexual.  Conductas o prácticas homosexuales. Son aquellas relaciones eróticas
que se dan entre dos personas del mismo sexo, ya sean hombres o mujeres. Estas prácticas, como es lógico, habitualmente son realizadas por gays o lesbianas, sin embargo también podrían darse en personas heterosexuales. Conviene no confundir lo que se hace, con lo que se es. Con las prácticas heterosexuales sucede lo mismo.

 Relaciones eróticas. Son todo el posible repertorio de conductas con el
que un hombre o una mujer se procura proporcionar satisfacción sexual,

11

generalmente se dan en el marco de una relación de pareja y hacen referencia tanto a las relaciones homosexuales como heterosexuales.

Transexual. Es aquella persona en la que su identidad sexual, como hombre o como mujer, no coincide con el que le marcan sus genitales, ni otras estructuras sexuantes, ni con la identidad que los demás le suponen. Esta identificación con uno u otro sexo es independiente de la orientación del deseo, cabrían por tanto ambas posibilidades.

 Travestido. Es frecuente que este término se utilice sólo para referirse a

hombres que gusta y encuentra satisfacción en vestirse de mujer, aunque también podría utilizarse en la otra dirección, mujer que gusta y encuentra satisfacción en vestirse de hombre. Estas conductas, de entrada, no suponen una orientación del deseo determinada, ni algún problema respecto a la identidad.

 Género. Son todas aquellas cosas: conductas, ropas, gestos, juegos,... que
socialmente se han considerado propias de uno de los dos sexos. Por tanto habría dos géneros, el masculino con todo lo considerado propio de hombres y el género femenino, con todo lo considerado propio de mujeres. El género es un constructo social y por tanto varía según culturas y etapas. De hecho la tarea del educador o la educadora sería la de no limitar el repertorio de conducta y posibilidades de los niños y niñas en función de su género.

Afeminado. Hombre con gestos, ademanes u otros rasgos externos considerados socialmente como más propios de mujeres. En principio este término no significa más y no alude ni a la orientación del deseo ni a la identidad sexual. Generalmente esta palabra se utiliza con connotaciones despectivas. Marimacho. Mujer con gestos, ademanes u otros rasgos externos considerados socialmente como más propios de hombre. Este término tampoco aporta nada en cuanto a la identidad o la orientación del deseo. Al igual que la palabra afeminado, su utilización no suele ser gratuita y se acompaña de cierta intencionalidad de rechazo.

 Leáther. Manera de nombrar un estilo en el vestir con prendas de cuero,
cadenas, perforaciones, látigos… que con frecuencia se relaciona con prácticas eróticas sadomasoquistas.

 Swinger. Hace referencia a las parejas que por mutuo acuerdo deciden
intercambiar a sus miembros.

 Dike. Hace referencia a un tipo de lesbianas masculinas.  Queer. Proviene de la tendencia en Estados Unidos de reivindicar aquellos
vocablos a través de los cuales se ha estigmatizado. Su traducción es “rarito”, pero como una reivindicación a lo diferente; entonces podemos hablar de un ambiente queer, personas queers, prácticas queers, acciones queers, identidades queers… Incluso, se habla de una teoría queer en referencia a los estudios de estos aspectos.

12

Diversidades sexuales
aproximación a un manual reflexiones sobre diversidad

La política es una práctica creadora y transformadora, que debe procurar dar un apunte hacia un mundo sin ninguna forma de opresión. Las luchas del poder son evidenciadas en sus relaciones opresivas en ámbitos como el trabajo, el Estado, el sexo, el género, las culturas, el medio ambiente y los imaginarios. Es preciso realizar un cuestionamiento de los fundamentos ontológicos y valorativos, de los modos de ver el mundo - sentir, experimentar el mundo y la vida -, así como el puesto y función del hombre en ese mundo. Al cuestionamiento anterior, hay que acompañarlo de un análisis de los fundamentos que sostienen la civilización moderna y han conducido a los actuales entrampamientos que caracterizan la vida contemporánea. En la sociedad deben prevalecer valores como la felicidad y el bienestar humanos, como cultivo de las potencialidades creativas. Se deben privilegiar las capacidades creativas del hombre antes que las destructivas. Las circunstancias históricas son modificables: La felicidad y el desarrollo de todas las potencialidades humanas que enriquecen la vida son apuestas afincadas en la voluntad. Son posibilidades a las que se aspiran y que dependen principalmente de la acción, en una relación dialéctica entre circunstancias que condicionan el presente y la acción humana que abre el futuro. En la sociedad debe desplegarse la diversidad humana, donde sea fundamental la realización de cada ser humano y colectividad. Cada ser humano y pueblo debe contar con la posibilidad de convertirse en sujeto porque la sociedad le ofrece esa posibilidad. Lo anterior requiere de la abolición de toda forma de poder que convierta a las personas, los pueblos o a la naturaleza en objetos. Son fundamentales los valores como la autonomía individual, la autonomía colectiva y la alteridad que permiten relaciones horizontales entre diferentes, lo que supone el encuentro, la convivencia cultural y la solidaridad. La sociedad debe resolver dialécticamente la relación entre lo individual y lo colectivo. Donde la libertad de uno, no termine donde comience la de otro; sino que se expanda y tenga por condición la libertad de otros. Debe reconocerse el potencial creativo de la multiculturalidad, y apostarse por la multiplicidad y la diversidad que permiten el despliegue y gozo de la vida.

13

La cultura debe concebir al mundo como un tejido de relaciones, antes que como un agregado aleatorio de individualidades sustantivas en sí. Debe favorecer el sentido de comunidad y de responsabilidad social entre los hombres y la naturaleza. Las relaciones sociales actuales suponen unilateralidad y enajenación del trabajador con relación al producto de su trabajo, al conjunto de sus vínculos sociales y la naturaleza. Los pueblos y sus tradiciones culturales, conocimientos y formas de reproducción social también son expoliados. La globalización busca la homogenización y modela al mundo a su imagen y semejanza, imponiendo una monocultura que ahoga toda identidad o práctica alternativa, e impone un modelo de vida excluyente Deben replantearse modos alternativos de experimentar el trabajo. En el actual horizonte civilizatorio, el trabajo se concibe como una pena o un castigo; la actividad productiva humana se organiza en un sentido enajenante. Debe revalorarse la vivencia del trabajo compartido como celebración, ritual y juego, un trabajo gratificante y vinculante. El hombre es naturaleza, y más aun, naturaleza auto consciente, y su apropiación de la naturaleza jamás debe poner en riesgo su propia capacidad de reproducción. La realización humana supone la apropiación consciente y regulada de la naturaleza, y la conciencia de la pertenencia a ella. La estructura social se funda en prácticas sociales, y es desde ahí desde donde se debe intervenir para cambiar la correlación de fuerzas y construir otra hegemonía y sociedad. Esto significa cuestionar las prácticas políticas tradicionales que han caído en el refuerzo del orden existente a través de la aceptación de la separación entre la política y la vida cotidiana, entre lo "social" y lo "político", que privilegió la representación en desmedro de la participación, la gestión en desmedro de la práctica concreta transformadora. La construcción de saberes libertarios. El actual orden mundial y su estructura de poder se sostienen sobre un tipo de ciencia y tecnología que se articulan a sus intereses. De gran poder transformador, se han convertido en las herramientas que sustentan diversos mecanismos de opresión. La ciencia y la tecnología actuales no son neutrales, y además se muestran como la única forma legítima de conocimiento despreciando el que los pueblos han ido labrando a lo largo de su experiencia sobre la tierra. El hombre común en vez de encontrar el mundo más comprensible, se muestra cada vez más dependiente y delega su capacidad creativa, sus decisiones a manos de los expertos, de los tecnócratas, de los que "sí saben". Los actuales detentadores del "conocimiento legítimo" actúan sin preguntarse por los presupuestos de sus "especialidades", su trasfondo ético y los proyectos a los que sirven, son ignorantes y actúan sin responsabilidad. Debe aspirarse a un saber para la vida y desde la vida, que rechaza su compartimentación y cosificación, que asume que ésta es un todo múltiple, frente a la que hay que actuar con responsabilidad. Un saber que permanentemente cuestiona sus propias premisas. También, por rescatar los saberes que se han ido desarrollando de manera casi ancestral y que han permitido al hombre, como en nuestro caso, vivir de manera armónica con la

14

naturaleza y respondiendo a sus circunstancias, sentirse seguro y autónomo, empoderado. Los cambios sociales son procesos y no sólo "una gran ruptura". No tienen punto de llegada y no se realizan en un paraíso definitivo. Es un recorrido que por sí mismo tiene valor, pues es expresión misma de la libertad. No hay caminos predeterminados ni recetas. Se hace en la creación permanente y se enriquece con las pequeñas y grandes luchas, con los diversos caminos que se emprenden para lograr la realización y la emancipación humana. Deben de sustentarse bases para el desarrollo de esa multiplicidad de reflexiones y prácticas, respetando a la vez sus autonomías, prefigurando permanentemente la sociedad que deseamos.

15

Diversidades sexuales
aproximación a un manual situación actual de la diversidad sexual

La posición ante la diversidad sexual ha ido variando; por ejemplo, hoy en día, pocos sexólogos se sentirían cómodos al usar el término “perversión” para describir las variedades de expresiones sexuales. Es más, en uno de los estudios más recientes e influyentes sobre el tema, Robert Stoller señala que la perversión es “la forma erótica del odio”, definida no tanto por los actos sino por el contenido: la hostilidad. Los estudios lésbico-gays no se constituyen en proyectos de investigación desarrollados por algunas personas interesadas; solo en Estados Unidos existen más de 15 programas curriculares para abordar esta perspectiva. El tema de la sexualidad empieza a salir del closet y poco a poco se va constituyendo en un tema cotidiano de reflexión al interés por conoces las formas y la presencia frecuente de la diversidad sexual. El trabajo desarrollado en torno a la investigación en este campo se ha dirigido hacia las identidades, las expresiones culturales, literarias, las formas de resistencias y de organización, y los estilos de vida. Los esfuerzos de la lucha política incluso han llegado a que las fuerzas conservadoras cada vez requieran de mayor beligerancia para ser escuchadas, mientras cada día la visibilidad de otras formas de la expresión de la sexualidad van no sólo ganando terreno sino conquistando derechos.

16

Diversidades sexuales
aproximación a un manual retos

Actualmente, es posible contar con los elementos para comprender el arraigo a las identidades sexuales y su expresión, pero es necesario mirar por los intersticios para reconocer y documentar los movimientos que, entre las categorías dadas, expresan el comportamiento sexual humano. Los retos por enfrentar son aún más grandes. El reconocimiento mismo de la sexualidad como una esfera de la vida independiente de la reproducción está aún pendiente. El reconocimiento de la presencia de otras expresiones de la sexualidad tampoco ha sido suficiente para reconocer los derechos involucrados en estas diferencias. La discriminación de que son objeto, incluso desde la propia condición, es aún un elemento pendiente para asumir un compromiso para la transformación. Afirmar la existencia de la diversidad no responde a las preguntas levantadas a través de la historia de la sexualidad (Focault, 1979), sólo plantea preguntas nuevas. Son importantes porque nos desafían a reconsiderar los criterios con los que podemos decidir entre una conducta apropiada o inapropiada, a reconocer expresiones y comportamientos propios que no habíamos identificados y a reflexionar más sobre nuestra propia moral para comprender otras. Asumir la diversidad sexual nos plantea la revisión de las categorías que sobre la sexualidad hemos construido y reconocer su insuficiencia. Es más, reconocer que estas no son inamovibles, ni definitivas si no que están en constante movimiento y que se solapan aún sin darnos cuenta. Más aún, nos reta a mirar un mundo sin categorías, donde las expresiones de la sexualidad, todas, tengan cabida y sean plenamente disfrutadas, un mundo que aún ni siquiera imaginó.

17

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->