You are on page 1of 2

EL SOLSTICIO DE INVIERNO

Profr. Evaristo Velasco Álvarez

Desde la más remota antigüedad, nuestros antepasados estuvieron muy observantes del movimiento de los astros para regular sus actividades, lo mismo que en la actualidad lo siguen haciendo la mayoría de los hombres y mujeres que están dedicados a las labores agropecuarias. Inclusive así lo hacen muchos otros pueblos que no sólo se dedican a dichas labores, y básicamente todos los habitantes de este hermoso planeta lo hacemos de alguna manera, puesto que nos regimos en el tiempo por los movimientos naturales que nuestro planeta y todo el universo manifiestan. La época de siembra, la de cosecha, la de preparar la tierra, los momentos propicios para hacer cualquier movimiento en los sembradíos, en el trato con los animales de los pastizales, y empezaron a surgir tantos y tantos mitos y cuentos con esta relación que en nuestros días todavía conservamos. Tenemos por ejemplo que hablamos de “LA CABAÑUELAS”, a través de las cuales los hombres del campo, sin educación primaria completa en una gran mayoría, nos pueden predecir como va a ser el comportamiento climático del año entero. Saben cuando deben sembrar y saben si el año será bueno para la abundante cosecha. Científicamente podemos decir que existen cuatro momentos importantes que se destacan a lo largo del año: los dos equinoccios y los dos solsticios. Los equinoccios son momentos en que las horas del día y las horas de la noche son iguales, uno se presenta aproximadamente el 21 de marzo (inicio de la Primavera), y el otro el día 21 de septiembre (inicio de Otoño). Los solsticios se presentan el día 21 de junio (solsticios de Verano), y el otro el día 21 de diciembre (inicio del Invierno). Y junto a estos cuatro momentos importantes, el hombre de todos los tiempos y de todas las latitudes del mundo, ha edificado cultos y festividades que, aunque estas actividades correspondan a pueblos que se encuentren muy distantes y no se hayan conocido nunca, son muy similares. Tenemos que entre los romanos, celebraban el inicio de la Primavera con una fiesta dedicada a su dios Marte, una festividad llamada: IDUS DE MARZO; conservando nosotros este vocablo, MARZO, como reminiscencia de eso. Para los romanos, entonces, el primer mes del año era MARZO. Nosotros hacemos festejos en todo el país celebrando la llegada de la primavera. Los solsticios son los dos momentos en que la Tierra se encuentra más cercana o más alejada del Sol, y parece que el astro rey se detuviera en su viaje orbital. En junio se presenta el de verano (cuando la Tierra está más alejada del sol);

en diciembre el de invierno (cuando la Tierra está más cercana al sol). Casualmente (¿?) es en estas dos ocasiones que se celebran religiosamente las fiestas de los JUANES: en verano San Juan Bautista (24 de junio), en invierno San Juan Evangelista (27 de diciembre). Durante el solsticio de invierno, parece que el sol pierde su eterna lucha contra la oscuridad y parece que nos abandona, por ello los pueblos hacen ceremonias en honor al astro rey, enviándole las mejores vibraciones y deseos por su pronto regreso, rogándole que regrese, que nos favorezca con su luz y calor y que permita que la vida renazca sobre la faz de la Tierra. Y si bien, nosotros no lo hacemos en ese sentido, sí lo hacemos reflexionando si nuestros actos han sido lo buenos y correctos que debieran; es el momento de formular los propósitos para nuestra actuación en el próximo año, con el firme propósito de lograr sostenernos en el propósito, y es el momento de reunirse en familia para fortalecer los lazos de unión entre nosotros. En México, desde la llegada de los españoles, y a la llegada con ellos del catolicismo, celebramos el nacimiento de Jesús de Nazaret y hacemos votos de contrición y nos proponemos ser buenos y fervientes católicos, y celebramos con mucha algarabía y gran regocijo el que pronto vendrá de nuevo la primavera y la Tierra entera se vestirán de fiesta. Como quiera que tú lo hagas, celebra con entusiasmo que pronto en nuestro país habrá mejores oportunidades para todos. ¡Y que viva México!
<velasco_alvarez@yahoo.com>