You are on page 1of 14

VI Seminario Taller Internacional de la  Red Mexicana de Ciudades hacia la  Sustentabilidad 

Guadalajara, 27­29 de octubre de 2006 

Mesa de Trabajo: Gobernanza y Ciudadanía 

Nuevo Urbanismo y Participación 
Por Stefania Biondi  Doctor en Arquitectura  Profesora de planta del Instituto Tecnológico de Estudios superiores de  Monterrey, Campus Querétaro

ABSTRACT  Los  planteamientos  del  Nuevo  Urbanismo  parten  del  principio  que  existe  una  estrecha interconexión entre diseño, políticas públicas y finanzas, reconociendo  a  la  comunidad  el  derecho,  la  posibilidad  y  la  capacidad  de  participar  en  las  decisiones que atañen a su hábitat, urbano y arquitectónico.  Las comunidades histórica y tradicionalmente han tenido un papel activo en la  conformación  del hábitat; papel  que se  ha olvidado  a  raíz  de ciertas  teorías  y  prácticas urbanas y arquitectónicas que han considerado el diseñador como la  única figura que pueda tener la solución adecuada para un problema de diseño.  Sin  embargo,  en  la  realidad,  los  habitantes,  y  principalmente  los  grupos  sociales más desfavorecidos, producen directamente su hábitat, principalmente  a través de dos modalidades:  ­  Una espontánea, sin apoyo de ningún tipo, que caracteriza las periferias  populares de nuestras ciudades;  ­  otra institucionalizada, como la que se propone en los planteamiento de  las más recientes teorías urbanística.  Es  fundamental  que  las  teorías  se  replanteen  a  partir  de  la  experiencia  acumulada  en  los  procesos  espontáneos  de  participación,  para  volverse  una  herramienta  de  reconocimiento,  valoración  e  institucionalización  de  la  producción social del hábitat, al mismo tiempo que una oportunidad de mejora  de las condiciones de éste.

El Nuevo Urbanismo y la participación  Los planteamientos teórico­filosóficos del Nuevo Urbanismo parten del principio  que “las innovaciones en el diseño urbano requieren de innovaciones paralelas  en las políticas públicas y las finanzas privadas” (Charter of the New Urbanism,  1999:10).  Hablar de cambios en las políticas públicas significa, entre otras cosas, otorgar  un  nuevo  y  diferente  papel  a  la  comunidad  de  ciudadanos,  para  que  deje  de  tener un rol pasivo, de receptor de las decisiones tomadas a diferentes niveles,  y  pase  a  tener  más  bien  un  rol  activo  y  participativo  en  la  misma  toma  de  decisiones.  Esto  significa  reconocer  a  la  comunidad  el  derecho,  la  posibilidad  y  la  capacidad de intervenir y participar también en las decisiones que atañen a su 
1  hábitat  , urbano y arquitectónico. Las comunidades histórica y tradicionalmente 

han tenido un papel activo y fundamental en la conformación del hábitat; papel  que  se  ha  perdido  a  raíz  de  ciertas  teorías  y  prácticas  urbanas  y  arquitectónicas  que  han  considerado  el  diseñador  como  la  única  figura  que  pueda tener la solución adecuada para un problema de diseño.  Para  reforzar  la  idea  que,  al  contrario,  tradicionalmente  las  comunidades  han  sido  parte  activa  de  la  producción  del  hábitat,  podríamos  mencionar  al  arquitecto  mexicano  Teodoro  González  de  León,  quien  nos  recuerda  que  “las  ciudades  se  deben  al  azar,  el  diseño,  el  tiempo  y  la  memoria”  (González  de  León, 1996:83).  Efectivamente, los integrantes del Congreso del Nuevo Urbanismo, en su Carta  constitutiva,  declaran  dirigirse  a  “restablecer  la  relación  entre  el  arte  de  construir y el hacer una comunidad, a través de la planeación y diseño basados  en la participación de los ciudadanos” (Charter of the New Urbanism, 1999:10).  Entendemos  con  esto  que  esa  relación  ha  existido  alguna  vez;  que  el hábitat  urbano  ha  sido  y  es  resultado  del  mismo  proceso  de  “hacerse”  de  la  comunidad,  este  último  estrechamente  vinculado  y  hasta  dependiente  del  proceso físico de construcción del espacio: la comunidad se hace, se conforma, 

Por  “hábitat”  entendemos  el  “entorno  espacial  modificado  o  construido  por  el  hombre,  implicando  un  territorio  y  una  red  de  relaciones  establecida  con  otros  territorios  y  otros  hombres” (Romero, 2004: 29).

construye su propia identidad, también en la  medida en que hace y construye  su hábitat.  Y,  a  este  propósito,  podríamos  recordar  al  gran  filósofo  de  principio  del  siglo  XX,  Martin  Heidegger,  que  en  su  espléndido  y  significativo  ensayo  Construir, 

habitar, pensar, nos dice que habitar es dejar huella en el lugar que se ocupa y 
que  ese  habitar constituye  la  esencia  misma  del  estar  y,  sobre  todo, del  SER  en el mundo de los hombres. Por lo tanto, un habitar que se realiza en espacios  físicos  totalmente  predeterminados,  anónimos,  indiferenciados,  que  deja  muy  reducidos espacios de participación, es un habitar muy poco significativo para  la comunidad, que inhibe el proceso mismo de constitución de las identidades. 

Qué entendemos por participación  Ahora bien, ¿qué es la participación? Participación es “ser parte” de algo, en el  caso  específico  ser  parte  de  un  proceso  de  conformación  del  hábitat,  de  un  proceso de diseño o de planeación, de un proceso de toma de decisiones con  respecto  al  producto  del  diseño  (a  cualquier  escala)  y,  cosa  muy  importante,  con respecto al manejo de los recursos y a las fases de producción del objeto.  Lo anterior  significa  que  “la  participación en el  diseño debe ser  algo más  que  proporcionar  a  los  pobladores  la  posibilidad  de  cuestionar  un  proyecto  o  de  admitirlo  o  rechazarlo”  (García  Vázquez,  s.f.b):1).  Significa  para  ellos  tener  el  poder de influir en las decisiones fundamentales y en la concepción misma del  proyecto.  De esta manera, el habitante deja de ser un consumidor de los espacios que el  mercado  le  ofrece  y  se  compromete  con  todas  y  cada  una  de  las  diferentes  etapas  del  proceso  de  conformación  del  hábitat:  la  planeación,  el  diseño,  la  construcción, la administración y la apropiación.  Este  último  aspecto  es  particularmente  importante,  ya  que  una  verdadera  apropiación del espacio habitado conllevaría no sólo un mayor confort para los  habitantes,  sino  también  un  mayor  sentido  de  responsabilidad  y  compromiso  por parte de éstos para con el ambiente. Esto es, un sentido de pertenencia e  identidad que es el que constituye a la comunidad y otorga sentido a la relación  de ésta con el  espacio físico. Con  la  participación en  las  decisiones,  inicia un

proceso  de  simbolización  del  producto  final,  que  no  está  asociado  sólo  a  la 
2  forma del mismo, sino a todo el proceso constitutivo  . 

La  participación  implica,  al  mismo  tiempo,  el  inicio  de  un  proceso  de 
3  empoderamiento  por  parte  de  los  grupos  sociales  involucrados,  ya  que  el 

control  del  territorio  es  un  fenómeno  íntimamente  ligado  con  el  poder  y  su  administración.  Ser  parte  activa  de  las  decisiones  que  atañen  al  territorio  es  participar  democráticamente  del  poder  y,  por  ende,  conlleva  un  despertar  de  posibilidades,  la  puesta  en  marcha  de  actitudes  de  cambio,  además  de  potencialidades creativas frente a una ciudad hasta ahora inconcebible.  Por  otro  lado,  el  reconocimiento,  la  aceptación  y  la  valoración  de  la  participación  en  el  diseño  y  producción  del  hábitat, representan  e  implican  un  nuevo  enfoque  epistemológico,  que  implica  reconocer  que  en  el  diseño  no  existen fórmulas y soluciones únicas o universalmente válidas, procedentes de  un  saber  o  conjunto  de  conocimientos  previos  y  preconstituidos.  Bajo  este  nuevo  enfoque,  el  diseño  es  considerado  más  bien  un  proceso  en  el  cual  el  conocimiento se va paulatinamente elaborando entre todos los participantes, a  partir  de  la  experiencia,  personal  y  colectiva,  de  la  realidad  en  la  que  se  intervendrá.  Una  realidad  que  está  en  constante  transformación  gracias  a  fuerzas muy poderosas como son las actividades humanas.  Tal  diferente  enfoque  epistemológico  conlleva,  además,  nuevos  y  diferentes  papeles tanto para los profesionales del diseño, como para las comunidades. 

El papel del diseñador, arquitecto o planificador  En  el  marco  anteriormente  perfilado,  el  profesional  del  diseño  deberá  comprender  que  “participación  significa  la  colaboración  de  personas  que  persiguen  objetivos que ellas  mismas han establecido”  (Henry Sannoff,  citado  por  Romero,  2004:35)  y  que  deciden  sobre  las  maneras  de  alcanzarlos.  Se  trata,  pues,  de  un  proceso  que  implica  a  varios  actores:  los  técnicos  y 

Estos conceptos están definidos por Michael Pyatok y Hanno Weber en una serie de artículos  sobre la participación en el diseño, publicados en los Cuadernos de Arquitectura Autogobierno  de la UNAM, en los años setenta.  3  La palabra “empoderamiento” deriva del término inglés “empowerment” que indica el acto de  otorgar  autoridad  oficial  o  poder  legal  a  alguien,  así  como  promover  la  influencia  de  alguien.  Entendemos indicar  con el término otorgar, a una comunidad o grupo  social,  la posibilidad de  participación y el poder de decisión, en la vida social e institucional.

profesionales, con su bagaje de capacidades y conocimientos especializados, y  los  usuarios,  que  aportan  información  sobre  sus  necesidades,  expectativas  y  posibilidades.  En  este  sentido,  el  profesional  animado  por  una  concepción  de  diseño  participativo  o  compartido,  deberá  tomar  actitudes  diferentes  a  las  acostumbradas, como:  ­  Estar dispuesto a integrarse realmente a una realidad social;  ­  reconocer  que  diseñar  no  es  encontrar  soluciones  mecanicistas  de  los  problemas, sino una tarea pública que atañe a toda la comunidad;  ­  deberá sentirse un colaborador comprometido en una tarea pública e un  instigador  de  cambio,  ya  que  estas  dinámicas  novedosas  producen  modificaciones en las relaciones sociales;  ­  deberá tomar conciencia de que no va a crear “para” sino “con” alguien,  con  el  cual  se  define  el  problema,  se  entabla  un  debate,  se  generan  opciones,  se  toman  decisiones,  a  través  de  un  “proceso  de  investigación­participación permanente”;  ­  deberá, además, reconocer que pueden existir puntos de vista diferentes  pero  igualmente  válidos,  y  que  la  creación  y  el  uso  de  los  objetos  son  procesos colectivos;  ­  deberá relativizar sus conocimientos, y ver y apreciar los conocimientos  de  los  demás,  creando  una  condición  de  confianza  para  que  todos  se  expresen;  ­  por lo tanto, no pretenderá imponer sus conocimientos a una población  pasiva,  si  no  que  mostrará  apertura  y  disponibilidad  a  comprender  y  aprender;  ­  no  realizará  estudios  estadísticos,  cuantitativos  y  abstractos,  si  no  que  construirá el conocimiento de la realidad a través de la interacción con la  comunidad,  recogiendo,  decantando  e  interpretando  la  experiencia  de  esa comunidad;  ­  y,  finalmente,  hará  propuestas  de  diseño  físico  y  económico,  identificando  “variables  críticas”  que  auxilien  a  la  estructuración  de  las  propuestas finales de diseño, consensuadas por la comunidad.  Figura I: Los principales componentes de la práctica participativa

El papel de la comunidad  La participación de la comunidad es un derecho y, al mismo tiempo, un deber  que conlleva responsabilidades y requiere de cambios en las actitudes de todos  los actores del proceso de diseño. Es preciso lograr la conciencia, por parte de  los  pobladores,  de  estar  todos  imbricados  en  una  situación  de  corresponsabilidad  y  de  sentirse  comprometidos  en  todas  las  etapas  del  proceso, desde la ideación, hasta la realización y la evaluación del resultado.  Igualmente, debe existir por parte de todos la disponibilidad a y la capacidad de  adecuarse constantemente a situaciones diferentes y cambiantes, donde nada  está  preestablecido,  salvo  el  objetivo  claro  de  lograr  un  mejoramiento  en  las  condiciones del hábitat y de la comunidad.  La  comunidad  deberá  organizarse,  para  lograr  una  participación  efectiva,  poniendo  en  marcha  un  proceso a  través del  cual  se fortalece  la  participación  de los integrantes en la organización y, luego, de la organización dentro de la  ciudad.  La comunidad, además, en el proceso participativo, comparte y pone en juego  sus  propios  componentes  culturales,  sus  referentes  espaciales,  sus  percepciones y experiencias espaciales, en una palabra su identidad colectiva,  y aporta su sentido común. 

Las formas de participación: la participación espontánea y “ la producción  social del hábitat”   Los grupos sociales satisfacen la necesidad de un lugar para vivir a través de la  renta,  la  adquisición  o  la  autoproducción  de  la  vivienda  y  de  los  espacios  urbanos complementarios.  La autoproducción representa la manera en que se produce la mayor parte del  hábitat  urbano  en  América  Latina  y  es  llevada  a  cabo  principalmente  por  dos  sectores de la sociedad:  ­  los sectores con mayor poder adquisitivo, que contratan un arquitecto y  una constructora;

­  los  sectores  de  escasos  recursos,  que  autoproducen  la  vivienda  de  manera espontánea, sin ningún tipo de apoyo.  La  producción  del  hábitat  es  una  acción  compleja  donde  intervienen  muchos  procesos:  ­  promoción,  planeación  y  gestión:  adquisición  de  la  tierra,  diseño,  trámites y permisos, gestión de financiamientos;  ­  construcción: etapa de realización física del proyecto;  ­  distribución: venta o asignación de una vivienda producida por terceros,  o bien ocupación de la vivienda autoproducida  ­  uso:  abarca  el  periodo  de  vida  útil  de  la  vivienda,  con  las  fases  de  consolidación y mejoramiento, el mantenimiento y la administración.  En  el  caso  de  la  autoproducción  espontánea  de  los  sectores  populares,  tales  fases  de  producción  se  mezclan  y  representan  un  proceso  muy  largo  y  complicado, debido a la escasez de recursos.  Este modo de producción, paralelo a los modelos controlados por los gobiernos  y  la  iniciativa  privada,  constituye  la  única  alternativa  factible  de  obtener  un  techo,  para  muchos  sectores  de  la  población,  y  representa  una  forma  espontánea de participación en la conformación del hábitat.  Es un fenómeno de tal entidad  que  los diseñadores y los urbanistas  debemos  tomar  en  cuenta,  valorar  y  rescatar,  poniendo  en  marcha  un  proceso  de 
4  institucionalización  , que garantice una verdadera participación democrática. 

Es aquí donde toma consistencia el concepto de “producción social del hábitat  y la vivienda”, ya que nace  “a  partir  de  la  necesidad  de  generar  estrategias  para  encauzar  los  esfuerzos  que  realizan  los  pobladores  al  producir  su  propio  espacio  habitable.  La  caracterización  de  la  producción  social  del  hábitat  y  la  vivienda  permite  proponer  un  sistema  de  producción  que  rescate  aquellos  aspectos positivos  de los  llamados asentamientos populares –  la  flexibilidad  para  acoger  diversos  espacios  y  funciones,  la  posibilidad 

El verbo “institucionalizar” indica el hecho de otorgar carácter de institución a algo, así como el  de incorporar algo en un sistema estructurado y altamente formalizado.

de  articular  una  economía  local  por  medio  de  comercios  y  talleres,  así  como  la  creación  de  barrios  con  espacios  para  la  interacción  social,  entre otras características – y, al mismo tiempo, que ayude a superar las  dificultades  que  presentan estos  desarrollos,  como  la  falta de servicios,  falta  de  recursos,  el  factor  de  terrenos  difíciles  y  alejados,  etcétera”  (Romero, G. 2004: 30).  Para  lograr  una  efectiva  y  democrática  participación  de  los  usuarios  en  todas  las fases de producción del hábitat, deben existir políticas públicas, estrategias  concertadas,  instrumentos  de  acción,  legislación  adecuada,  sistemas  de  financiamiento especialmente diseñados, asesoría técnica y social.  En  lo  que  nos  atañe  como  diseñadores,  arquitectos  y  planificadores,  nos  corresponde  en  particular  la  elaboración  e  implementación  de  adecuadas  metodologías participativas de diseño. 
Cuadro 1: Cambio de enfoques metodológicos 

Etapas y metodologías de participación  Los procesos participativos resultan procesos complejos, ya que involucran una  gran  diversidad  de  actores  (pobladores,  instituciones,  organizaciones,  “desarrolladores”, promotores), a través de una serie de etapas y niveles.  La participación puede realizarse en:  ­  la planificación y definición de objetivos y prioridades;  ­  la programación y presupuesto, para un uso eficaz de los recursos;  ­  el diseño y definición de la configuración física,  ­  las actividades operativas de realización, gestión y mantenimiento.  Para  que el  proceso  resulte  fluido  y  efectivo,  se  requiere  de  metodologías  de  trabajo  que  permitan  llevar  a  cabo  de  forma  estructurada  las  cuatro  etapas  fundamentales del proceso:  ­  la aproximación al problema, a través del acercamiento entre técnicos y  comunidad;  ­  la  investigación­conocimiento,  a  través  de varias  fuentes  y  métodos  de  recopilación de información;

­  el diseño, a partir del análisis colectivo del entorno social y urbano, y la  formulación  de  propuestas,  a  través  de  la  discusión  y  la  producción  de  material visual;  ­  la  concreción  y  la  evaluación,  a  través  de  un  proceso  de  retroalimentación que lleva a la propuesta definitiva.  La forma tradicional de trabajo, para el diseño participativo, es la estructuración  de talleres, organizados y guiados a través di diferentes técnicas. El taller es el  momento  del  trabajo  colectivo,  de  aprendizaje  y  de  producción  del  conocimiento. Es el ámbito de reflexión y acción, donde se procede a:  ­  la elaboración conjunta de un diagnóstico, para identificar los problemas  y las respuestas que los participantes encuentran de forma espontánea;  ­  la planificación de acciones, esto es analizar los problemas e identificar  soluciones consensuadas;  ­  el monitoreo o seguimiento de las acciones establecidas e implantación  de los ajustes necesarios, con la sucesiva evaluación del trabajo. 
5  El  Nuevo  Urbanismo  llama  significativamente  “charrette”  a  los  talleres  de 

diseño  participativo,  enfatizando  la  aparente  precariedad  y  la  rapidez  con  las  que se realiza el proyecto. Efectivamente, las charrettes constituyen momentos  de trabajo intensivo (normalmente de tres a cinco días) y de alta productividad,  en  los  que  participan  los  diseñadores  y  la  comunidad,  con  el  fin  principal  de  encontrar una solución consensuada para un problema comunitario.  La  “charrette”  es  un  proceso  de  identificación  de  problemas,  generación  de  ideas y conocimientos, y de toma de decisiones. Es importante, para el éxito de  una  charrette,  que  exista  una  fuerte  percepción  del  problema  por  parte  de  la  comunidad,  así  como  el  convencimiento,  por  parte  de  cada  integrante  de  la  misma,  de  la  importancia  y  el  valor  de  las  aportaciones  individuales.  Sólo  de  esta  manera  será  posible  lograr  una  verdadera  participación,  que  implica  también  la  responsabilidad  y  el  compromiso  comunitarios  necesarios  para  la  actuación de las decisiones tomadas. 

El  término,  literalmente  “carreta”,  proviene  del  francés  y  se  origina  en  la  peculiar  forma  de  recoger los trabajos de diseño arquitectónico de los alumnos de la Escuela de Bellas Artes en  París:  por  medio  de  una  “carreta”,  en  la  que  los  estudiantes  seguían  ultimando  apresuradamente sus entregas (Sanoff, 2000:48).

10 

Los  objetivos  principales  de  una  charrette  pueden  resumirse  en  ­  además  de  encontrar la solución a un problema comunitario ­ lograr un consenso en torno  a la solución encontrada o a la decisión tomada, ya que será la más adecuada  para  los  intereses  comunitarios,  y  crear  un  sentido  de  compromiso  tanto  por  parte  de  la comunidad, como  por  parte  de  las  instituciones  involucradas  en  el  proceso.  Como  se  puede comprender, se trata  de  un  proceso  complejo,  que  no  puede  ser confiado  a  la  espontaneidad  y  a  la  improvisación, sino  que  requiere  de  la  educación  tanto  de  los  técnicos  y  profesionales,  como  de  la  población  y  sus  gobernantes.  La capacidad de participación y de dejar participar se aprende y requiere, por lo  tanto,  de  una  actitud  de  aprendizaje  y  de  apertura  a  la  sabiduría  popular,  sabiduría  que  a  su  vez  debe  encauzarse  para  expresarse  de  manera  organizada y efectiva.

11 

Bibliografía 

Charter of the New Urbanism, Congress for the new urbanism, 2000, New York, 
McGraw­Hill, 194 p.  García,  Lourdes  (s.f.a),  “Qué  entendemos  por  metodología  participativa”,  México, s.e., 11 p.  García, Lourdes (s.f.b), “Diseño participativo”, México, s.e., 9 p.  González  de  León,  T. (1996),  “Metamorfosis de  la plástica urbana” en Retrato  de Arquitecto con Ciudad, México, Artes de México, pp.83­100  Heidegger, M. (1994), “Construir, habitar, pensar” en Conferencias y artículos,  Barcelona, Ediciones del Serbal, pp. 127­142  Pyatok,  Michael  –  Weber,  Hanno  (1976),  “Reaprendiendo  a  diseñar  en  arquitectura  Una  alternativa  educativa  frente  al  cambio”,  en  Arquitectura  Autogobierno n.1, México, UNAM, pp. 4­9  Pyatok, Michael – Weber, Hanno (1976), “Participación en diseño habitacional:  un método para la generación de alternativas y sus implicaciones ideológicas”,  1ª. Parte, en Arquitectura Autogobierno n.9, México, UNAM, pp. 18­24  Pyatok, Michael – Weber, Hanno (1976), “Participación en diseño habitacional:  un método para la generación de alternativas y sus implicaciones ideológicas”,  2ª. Parte, en Arquitectura Autogobierno n.10, México, UNAM, pp. 10­23  Pyatok, Michael – Weber, Hanno (1976), “Participación en diseño habitacional:  un método para la generación de alternativas y sus implicaciones ideológicas”,  3ª. Parte, en Arquitectura Autogobierno n.11, México, UNAM, pp. 17­28  Romero,  Gustavo  –  Mesías,  Rosendo  (coordinadores,  2004),  La  participación  en  el  diseño  urbanos  y  arquitectónico  en  la  producción  social  del  hábitat,  México, CYDET, HABYTED, Red XIV.F., 132 p.  Sanoff,  Henry  (2000),  “Participatión  Methods”  en  Community  participation  Methods in Design and Planning, New York, John Wiley & Sons, Inc., pp37­104

12 

“Reaprender”  “Ellos pueden hacerlo”  Sentarse, escuchar, respetar, aprender, aceptar los errores 

Cambiar  actitudes 

Cambiar  métodos 

Compartir 

Métodos participativos 

Los beneficiarios comparten sus conocimientos

Figura I: Los principales componentes de la práctica participativa  Fuente:  Romero,  Gustavo  –  Mesías,  Rosendo  (coordinadores,  2004),  La 

participación en el diseño urbanos y arquitectónico en la producción social del  hábitat, México, CYDET, HABYTED, Red XIV.F., p.45 

13 

Cuadro 1: Cambio de enfoques metodológicos  Fuente:  Romero,  Gustavo  –  Mesías,  Rosendo  (coordinadores,  2004),  La 

participación en el diseño urbanos y arquitectónico en la producción social del  hábitat, México, CYDET, HABYTED, Red XIV.F., p.38

14