You are on page 1of 4

Historia del Monumento de la Libertad en Trujillo

¿Qué hay en común entre Trujillo y la ciudad alemana de Dresde? La respuesta es sencilla: En ambas ciudades se encuentran las huellas del escultor alemán Edmundo Moeller. En la Plaza de Armas de Trujillo se ubica el Monumento de la Libertad, el cual es su obra más destacada. Y tal vez se recuerda más a este escultor en Trujillo que en Dresde, la capital sajona a las orillas de Elba, donde inició sus estudios académicos de arte y donde posteriormente se localizó su centro de vida y producción artística durante décadas. ¿Cómo llegó Moeller a Trujillo? Simona Paldosky, representante del Goethe Institute, citando las investigaciones realizadas por Antje Kirsch, historiadora alemana, señaló que tras la Primera Guerra Mundial, los efectos políticos y económicos en la Alemania de posguerra y las difíciles circunstancias de la vida de la gente fueron impresiones que Moeller plasmó en tres figuras de tamaño más que natural alrededor del año 1918. Anotó que Moeller planificó un monumento de la libertad de tres elementos: acción, depresión y liberación. "Si Moeller acometió totalmente el monumento sin solicitantes no fue verificado. Él acabó las figuras con mármol travertino, pero por lo visto no encontró interesados para una realización en un sitio público, hasta que en 1923 en una revista especializada tropezó con un concurso de la ciudad peruana de Trujillo para un monumento nacional en homenaje a la declaración de la independencia del Perú en 1821. Se presentó y de los 200 candidatos del concurso recibió la adjudicación".

Edmund Moeller en su taller de Dresde El proyecto del monumento -que tiene una extensión de 30 metros de ancho y de 25 metros de altura- superaba las dimensiones del diseño original de Moeller. Además creó tres relieves de bronce, los cuales reproducían las batallas de Ayacucho y Junín y la declaración de la independencia delante de la municipalidad de Trujillo. El obelisco en la mitad el monumento es coronado por la figura de un joven con una antorcha, la cual está parada sobre del globo terráqueo. Las bases de las gradas soportan las alegorías del Arte, la Ciencia, la Industria agrícola, la Agricultura y Ganadería.

El monumento fue esculpido totalmente en Alemania Paldosky señaló que aproximadamente de 1924 a 1927 trabajó Moeller cerca de una cantera en el Estado Libre de Turingia, donde extrajo el mármol travertino. El transporte de las figuras, las cuales fueron cortadas con un cable de acero delgado, llenaba 110 vagones de ferrocarril, que se embarcaron vía el puerto de Bremerhaven. "El mismo Moeller condujo la construcción del Monumento en Trujillo, que fue inaugurado el 9 de diciembre de 1927. Él recibió por su trabajo la condecoración más alta: el Orden del Sol, la cátedra honoraria de la Universidad Nacional de Trujillo y la ciudadanía honoraria de Trujillo. Además del dinero de premio que fue generoso, se entregó Moeller a realizar encargos numerosos en el Perú, entre ellos bustos del presidente Agosto B. Leguía y del entonces alcalde de Lima Andrea Dasso", dijo.

Fotografia de la instalación en 1929 Después de dos años de estadía en el Perú, durante la cual también visitó otras partes del país, regresó Moeller, en 1928 vía los Estados Unidos, a Europa.

El monumento de La Libertad, en la actualidad. Descripción de el monumento: Tiene un gran basamento con escalinatas a un segundo plano, donde se ubican las alegorías como: el ARTE, representado por una bella mujer, en cuya mano diestra sostiene abundante fruta y en la otra, joyas brillantes. La CIENCIA, simbolizado por un anciano sentado con una expresión meditabunda, tiene, además, sosteniendo entre sus piernas a un niño y lleva sujeto un libro, le trasmite sus experiencias cotidianas. El COMERCIO, refleja a un hombre sentado con el brazo izquierdo levantado a la altura del hombro. La AGRICULTURA traducido por un hombre de aspecto campesino en cuyos brazos sostiene una gavilla de trigo, un carnero y un niño a su costado izquierdo. En el plano siguiente se puede apreciar a un pedestal triangular. Hay tres admirables estatuas que simbolizan: la OPRESIÓN, hombre sentado cogiéndose la cabeza y orientado hacia la calle Almagro. La ACCIÓN, un cansado hombre inclinado hacia adelante con los brazos hacia atrás, trata de liberarse de las pesadas cadenas que lo tienen atado. La LIBERACIÓN, un fornido hombre que tiene los brazos en alto haciendo fuerza, expresión de poder y vigor, siendo ésta una muestra final de libertad. En el último plano se percibe a una maravillosa geometría tallada en forma de diamante. En la parte superior sostiene al mundo y sobre éste apreciamos a un niño de cuerpo perfecto, lleva puesto una capa delgada sobre los hombros; parece ser movida por los vientos otoñales. Además lleva sujeto con la mano derecha bien en alto la antorcha de la libertad. Ilumina desde su lugar a los pueblos de la

América oprimida.

Adaptado de: Córdova, Nivardo.: EDMUND MOELLER: EL ESCULTOR QUE HABLABA CON EL MÁRMOL De la Cruz, Taylor.: UNA MIRADA AL MONUMENTO DE LA LIBERTAD