Publicación de ISMET sobre investigación en Terapias Naturales

Nº23 Julio - Agosto 2008

ARTÍCULOS SOBRE CAM

Pilates y obesidad infantil
En este número dedicamos un artículo al Método Pilates. Se trata del primer artículo que dedicamos en Digitalis al Método Pilates, y sin duda dedicaremos más artículos en el futuro, ya que últimamente se están llevando a cabo muchas investigaciones encaminadas a comprobar los efectos terapéuticos de esta técnica tan extendida en la actualidad en todos los ámbitos. En la primera parte de este artículo dedicamos algunas páginas a la biografía de Joseph Pilates, así como a los fundamentos de su Método, para posteriormente resumir el artículo sobre Pilates y obesidad.

El Método Pilates

La historia de Joseph Pilates

El método Pilates es un sistema de entrenamiento físico (y, como se explica más adelante, también mental) creado a principios del siglo XX por el alemán Joseph H. Pilates, quien lo ideó basándose en su co­ nocimiento de distintas especiali­ dades como gimnasia, traumatolo­ gía, ballet o yoga, uniendo el dinamismo y la fuerza muscular con el control mental, la respiración y la relajación. El método Pilates se basa asimis­ mo en el uso de la mente para con­ trolar el cuerpo, buscando el equili­ brio y la unidad entre ambos. El método se centra en el desarrollo de los músculos internos para man­ tener el equilibrio corporal y dar estabilidad y firmeza a la columna vertebral, por lo que es muy usado como terapia en rehabilitación y para, por ejemplo, prevenir y curar el dolor de espalda. Actualmente, el método Pilates se practica en todo el mundo y debe una parte de su cada vez mayor popularidad a que es practicado por personajes famosos del mundo de la música, el cine, la danza o el deporte.
1

Joseph Pilates (Mönchengladbach, Alemania, 1880 – Nueva York, Estados Unidos de América, 1967) fue un niño enfermizo, lo que le llevó a estudiar el cuerpo humano y la manera de fortalecerlo mediante el ejercicio. Comenzó a desarrollar su método en Inglaterra al ser inter­ nado durante la Primera Guerra Mundial, debido a su nacionalidad alemana, en un campo de concentración. Trabajó como enfermero, desa­ rrollando una metodología propia para mejorar el estado de salud de otros internos mediante el ejercicio. Para los más débiles y enfermos montó sobre las camas un sistema de poleas y cuerdas para ejercitar los músculos, lo cual fue el origen de algunas de las posteriores má­ quinas por él ideadas (reformer, trapecio, silla y barril). Con el tiempo desarrolló un gran número de ejercicios para ser reali­ zados en ellas, así como otros para ser practicados simplemente en el suelo, sobre una colchoneta. En 1923 se trasladó a Estados Unidos y montó en Manhattan, jun­ to a su esposa Clara, un estudio

xx

para enseñar su método. Pronto se hizo popular entre coreógrafos y bailarines, cuyas le­ siones derivadas del entrenamiento intensivo les obligaban a pasar lar­ gos periodos de recuperación e in­ actividad. Durante su vida, Joseph Pilates escribió dos libro, titulados “Tu sa­ lud: Un sistema correctivo de ejerci­ cio que revoluciona el campo de la Educación Física” y “Regreso a la vida a través de la contrología” (ver Tabla 1). Tras su muerte en 1967, su es­ posa Clara se hizo cargo del estudio hasta su fallecimiento diez años después, aunque durante todo ese tiempo fue dirigido por una de las alumnas de Joseph, Romana Kryza­ nowska (el lector interesado en la biografía de Joseph Pilates puede consultar la Tabla 2 para un desa­ rrollo biográfico más detallado).
Principios fundamentales del Método Pilates

Tabla 1. LIBROS ESCRITOS POR JOSEPH PILATES

Tu salud: Un sistema correctivo de ejercicio que revoluciona el campo de la Educación Física Your Health: A Corrective System of Exercising That Revolutionizes the Entire Field of Physical Education Escrito en 1934, en él expone sus teorías y filosofía sobre salud, higiene y ejercicio físico. El libro está acompañado de fotografías, del propio Pilates y otras personas, que aclaran y refuerzan estas teorías. El título de sus diez capítulos da una idea de su contenido y del pensamiento de Pilates: 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. 10. Una grave situación Salud, una condición normal y natural Deplorables condiciones Hacia abajo ¡Remedios de sentido común! “Contrología” "Equilibrio de cuerpo y mente" ¡Primero educar a los niños! ¡Hechos probados! Camas y sillas de nuevo estilo.

Aunque el método Pilates se ha desarrollado y ha dado lugar a una gran cantidad de estilos y aplicacio­ nes distintas, existen unos principios fundamentales que deben estar siempre presentes: · Alineamiento · Centralización · Concentración · Control · Precisión · Fluidez · Respiración Los ejercicios están fundamen­ talmente compuestos por movi­ mientos controlados, muy conscien­ tes, y coordinados con la respiración, con el fin de crear un cuerpo armonioso, coordinado, musculado y flexible. A través de la práctica, la mente va tomando conciencia de las capa­ cidades, limitaciones, fortalezas y debilidades del cuerpo para mejorar el estado físico y mental. Se trata de un ejercicio muy técnico, donde la correcta ejecución de los distintos elementos que componen cada ejer­ cicio es más importante que el número de repeticiones o series. Con el paso de los años, el Pilates

Regreso a la vida a través de la contrología Return to Life through Contrology Escrito en 1945, se trata de un manual práctico con 34 ejercicios básicos para realizar en casa, sin necesidad de aparatos. Incluye fotografías sobre los ejercicios con el propio Pilates, que por entonces contaba 65 años de edad.

ha evolucionado, creándose nuevas máquinas, aparatos de apoyo y for­ mas de realizarlo, aunque la esencia se mantenga en todos ellos. Tam­ bién se han creado otros sistemas que combinan el Pilates original con distintas disciplinas. También se han modificado algu­ nos aspectos originales. Por ejemplo, en los ejercicios en los que se apoya la espalda en el suelo, Pilates afirma­ ba que aquella debía estar plana, en total contacto con el suelo, mientras que hoy en día se considera que lo apropiado es respetar su curvatura natural, la lordosis lumbar. También ha variado la posición de codos y rodillas, que él recomendaba estirar completamente hasta bloquearlas, cosa que actualmente no se hace.
2

xx

No obstante, la filosofía esencial del método es cada vez más influ­ yente en todo tipo de deportes y entrenamientos, y son muchos los deportistas, bailarines o entrenado­ res que incorporan sus principios a sus entrenamientos aunque no si­ gan estrictamente el método. De hecho, Pilates afirmaba que estos principios debían incorporarse a toda nuestra actividad diaria hasta que acabaran convirtiéndose en algo natural e inconsciente. Por lo que respecta a los dere­ chos sobre el uso de la técnica Pila­ tes, en el año 2000, tras un proceso legal que duró cuatro años y que enfrentó a Sean Gallagher, que ha­ bía registrado la marca “Pilates”, con Ken Endelman y Balanced Body Inc., el término fue considerado como un nombre genérico para un tipo de ejercicio, como yoga o ka­ rate. Esto ha tenido una importante repercusión, ya que desde entonces el término puede ser usado por cual­ quiera que lo desee, puesto que no existe una certificación oficial como profesor del método.
Pilates y obesidad infantil

corporal, circunferencia de la cintura o presión arterial de un grupo de chicas jóvenes. Otro de los aspectos que los autores quisieron estudiar es si estas niñas mantenían la motivación necesaria para asistir a la sesión de Pilates de forma conti­ nuada, ya que uno de los motivos por los que han fracasado muchas estrategias para combatir el sobre­ peso en adolescentes es precisamen­ te la falta de motivación para vin­ cularse a actividades físicas. En el estudio participaron 30 niñas con una edad media de 11 años, a las que se ofreció clases diarias de Pilates en colchoneta du­ rante 4 semanas. Cada clase tuvo

El artículo que comentamos en este número se titula “efecto de la práctica de 4 semanas de Pilates sobre la composición corporal en mujeres jóvenes” (Effect of 4 weeks of Pilates on the body composition of young girls), realizado por Russell Jago y colaboradores y publicado en 2006 en la revista Preventive Medicine (Medicina Preventiva). Es por todos sabido que la prác­ tica regular de actividad física se ha asociado a una reducción del riesgo de obesidad entre los niños y ado­ lescentes, y esto es especialmente importante en el caso de las chicas, las cuales suelen tener niveles de actividad física menores que los chicos (1). El método Pilates goza de una gran popularidad entre la población femenina (2). Se trata de un método que consiste en ejercicios de contracción muscular de bajo impacto, realizados en forma de actividades que entrena la muscula­ tura nuclear o interna del cuerpo (3). Los autores de este estudio qui­ sieron estudiar si el Pilates ejercía algún efecto positivo sobre la masa

una duración de 1 hora y fue llevada a cabo por un instructor de Pilates certificado. Se utilizó asimismo un grupo control de participantes que continuaron con sus actividades habituales en la escuela y a las que se ofreció clases de Pilates opciona­ les una vez terminado el estudio. Se recogieron las siguientes varia­ bles: fecha de nacimiento, altura, peso, índice de masa corporal (IMC), circun­ ferencia de la cintura, presión arterial y otros parámetros cardiacos (por ejemplo, un subgrupo de 4 participan­ tes fue sometido a monitorización de la frecuencia cardiaca). Antes de llevar a cabo el estudio, los autores comprobaron que los dos grupos que habían constituido al azar (es decir, grupo de niñas que recibirían Pilates y grupo control
3

xx

Tabla 2. BIOGRAFÍA DE JOSEPH PILATES

PRIMEROS AÑOS Joseph Pilates nació en 1880 en Mönchengladbach, pequeña localidad de Alemania. Su padre, cuyo apellido original era Pilatu, era de ascendencia griega y fue un galardonado atleta en Alemania. Su madre era naturópata y de ascendencia alemana. Parece ser que durante su infancia los demás niños le insultaban diciéndole “Poncio Pilato, asesino de Jesucristo”, por lo que más tarde decidió cambiar su apellido. Joseph fue un niño flaco y enfermizo. Padeció asma, raquitismo y fiebre reumática, por lo que desarrolló una musculatura débil que derivó en alteraciones posturales y en anquilosis articular (disminución o imposibilidad de movimiento). Esto le llevó a estudiar el cuerpo humano, buscando la manera de fortalecerse mediante el ejercicio físico. El médico de la familia le regaló un viejo manual de anatomía y con él consiguió aprender todas las partes del cuerpo. También pasó mucho tiempo estudiando el movimiento de los animales, filosofías orientales y los métodos de entrenamiento de los antiguos griegos y romanos, a los que admiraba porque consideraba que habían conseguido el ideal de equilibrio entre el cuerpo, la mente y el espíritu. Así, practicó diversas disciplinas que influirían en su método de entrenamiento, como culturismo, lucha, yoga, Tai Chi, meditación Zen y gimnasia, a lo que sumó el estudio de la mecánica corporal y de la correcta respiración. Fue tal su determinación para mejorar que a los catorce años, superadas sus enfermedades, comenzó a posar como modelo anatómico y con el tiempo se convirtió en un gran deportista, consiguiendo cierto éxito como boxeador y gimnasta y adqui­ riendo un buen nivel en natación, submarinismo y esquí. ETAPA EN INGLATERRA En 1912 se trasladó a Inglaterra para mejorar su técnica como boxeador y trabajó también en el circo y como instructor de defensa personal (se dice que enseñó a los detectives de Scotland Yard). En 1914, convertido en estrella circense, viajó por todo el país junto con su hermano realizando un número en el que se presentaba como “una estatua griega viviente”, al igual que hacía Eugen Sandow, considerado el padre del culturismo y de gran fama por aquellos años. Al llegar a Lancaster, y con el comienzo de la Primera Guerra Mundial, fue internado, debido a su nacionalidad alemana, en un campo de concentración. Allí se empeñó en adiestrar a los internos en lucha y defensa personal para mejorar su estado físico y empezó a idear una serie de ejercicios especialmente diseñados para ser realizados en el reducido espacio del que disponían, lo que supuso un gran avance en el desarrollo de su método. Posteriormente fue trasladado a otro campo en la Isla de Man, donde trabajó como camillero en un hospital y comenzó a tratar a heridos de guerra. Como a muchos de ellos su estado de salud no les permitía levantarse de sus camas, montó sobre éstas un sistema de muelles en los que apoyaban las extremidades mientras se ejercitaban. Se dice que gracias a estos ejercicios ninguno de los internos sucumbió a la gran pandemia de gripe de 1918, en la que se estima que perecieron 200.000 ingleses. Tras la guerra regresó a Alemania. Su trabajo con los internos del campo de concentración se conoció y fue invitado a entrenar a la policía militar de Hamburgo en autodefensa. En estos años también tuvo clientes privados como el bailarín y teórico de la danza Rudolph Laban, que incorporó algunas de

las teorías de Pilates en su trabajo, o Mary Wigman, una famosa bailarina y coreógrafa que introdujo algunos de los ejercicios de Pilates como calentamiento de sus clases de danza. Durante estos años se dedicó también a la rehabilitación de veteranos de guerra, para lo que instaló sobre sus camas cuerdas que inmovilizaban las extremidades y, posteriormente, poleas, lo que sería el origen de dos de las máquinas de entrenamiento que posteriormente desarrollaría, el trapecio (o cadillac) y el reformer. Su fama se extendió entre la clase médica, ya que con su método conseguía que la rehabilitación de los enfermos fuera más integral y rápida. Entre 1923 y 1926, según las distintas biografías, fue invitado a entrenar al nuevo ejercito alemán, pero al no estar de acuerdo con la política alemana renunció al cargo y, aconsejado por el experto en boxeo Nat Fleischer y con la ayuda del boxeador Max Schmeling, decidió exiliarse en Estados unidos. DESARROLLO DEL MÉTODO En el barco que le trasladaba a Estados Unidos conoció a la que se convertiría en su segunda esposa, Clara (no hay datos sobre su primer matrimonio). Clara era una profesora de infantil que padecía artritis y a la que trató durante el viaje para aliviar sus dolores. En 1926 abrieron en Manhattan (New York), en el número 939 de la Octava Avenida, esquina a la calle 56, un estudio para enseñar su método. Allí comenzó a trabajar con los aparatos que había diseñado para rehabilitación, el cadillac y el reformer, y creo otros nuevos, como la silla Wunda o el barril. Se dice que el primer barril lo hizo con uno de cerveza y que usó las abrazaderas para crear el círculo mágico. Las máquinas fueron fabricadas por su hermano Fred, que era carpintero, razón por la cual, siguiendo esta tradición, hoy en día siguen fabricándose en madera y acero. Pronto se hizo popular entre coreógrafos y bailarines, ya que en el mismo edificio había varios estudios de danza y locales de ensayo. Su método ayudaba a los bailarines a mejorar su técnica y a recuperarse de las frecuentes lesiones derivadas del entrena­ miento intensivo. Empezaron a acudir a su estudio famosos coreógrafos como Ruth St. Denis, Ted Shawn, Jerome Robbins, George Balanchine y Martha Graham. También otras personali­ dades como el actor José Ferrer o el escritor Christopher Isherwood. Entre 1939 y 1951, Pilates y su esposa acudieron al festival de danza Jacob’s Pillow, en las montañas Berkshire, en Massachu­ setts. Mucha gente rica y famosa, aunque también de otras clases sociales, comenzó a asistir a su estudio y se convirtió en un personaje conocido, pues a pesar de cuidar su salud solía ser el rey de las fiestas y era un gran amante del whisky y de fumar puros, como demuestran algunas fotografías. También era habitual verle corriendo por las calles de Manhattan en pleno inverno vistiendo tan solo un diminuto bañador. ÚLTIMOS AÑOS Pilates falleció en octubre de 1967, a los 87 años de edad. Dos años antes, el fuego había arrasado su estudio y, según algunas biografías, su fallecimiento fue causado por las heridas que sufrió al día siguiente del incendio al visitar los restos del gimnasio intentando salvar algunas de sus pertenencias. Sin embargo, Mary Bowen, una de sus alumnas, afirma que murió por un enfisema. Su esposa se hizo cargo del estudio hasta su fallecimiento en 1977.

4

xx

formado por niñas que no recibirían Pilates) no presentaban diferencias importantes respecto a las variables a estudiar (principalmente peso, altura e índice de masa corporal, entre otras). Este tipo de compara­ ciones se hacen para evitar el deno­ minado “sesgo de selección”, que consiste en la selección de grupos que difieren entre sí de forma sig­ nificativa en alguna de las variables a estudiar. Así, por ejemplo, si por azar las chicas del grupo control fueran más delgadas (de media) que las niñas asignadas al grupo de Pilates, al final del estudio, podría­ mos concluir de forma errónea que el Pilates tiene un efecto negativo al incrementar la obesidad (y vice­ versa en el caso opuesto, es decir, si por azar las niñas seleccionadas para el grupo de Pilates fueran más delgadas antes de empezar el estu­ dio, podríamos concluir de forma errónea que ha sido el Pilates lo que les ha hecho adelgazar…). Así, los autores comprobaron que no había diferencias a priori en los valores medios de la altura, peso, circunfe­ rencia de cintura y otras variables relevantes para el presente estudio. Una vez finalizadas las cuatro semanas de intervención mediante Pilates, se procedió a analizar los resultados recogidos durante el es­ tudio. Se constató que las niñas acudían con la misma ilusión al prin­ cipio del estudio y al final del mismo, siendo el porcentaje de asistencia a las clases de un 75%. Durante las clases, las niñas presentaron una frecuencia cardiaca media de 104 latidos por minuto, y el esfuerzo percibido medio fue de 5.9 (en una escala subjetiva de 1 a 10), con un disfrute medio de 4.4 (en una escala subjetiva de 1 a 5). A la hora de evaluar el efecto sobre la composición corporal, se utilizó el índice de masa corporal (IMC), que es una cifra calculada a partir del peso y la talla de un indi­ viduo que nos informa de la relación entre éstos (así, una persona con un IMC<25 se considera en sobre­ peso), con la finalidad de poder comparar a las niñas entre sí (de otra forma, las diferencias en la altura nos harían imposible poder comparar el peso antes y después de forma objetiva). Para obtener los valores “normales” para el IMC en

niñas de esa edad, los autores con­ sultaron las tablas ya publicadas sobre IMC en niñas de edades com­ prendidas entre los 11 y los 12 años, y vieron hasta qué punto las parti­ cipantes se ajustaban a las tablas de normalidad. Transcurridas las 4 semanas del estudio, los autores pudieron comprobar que las niñas que habían realizado Pilates presen­ taban una variación en su índice de masa corporal que las hacía estar más cerca de los valores considera­ dos normales para la población ge­ neral. Los autores pudieron compro­ bar que esta reducción en el peso se dio tanto en las niñas que pre­ sentaban obesidad como en aque­ llas que estaban inicialmente más sanas. Por este motivo, los autores postulan que las niñas en sobrepeso se podrían beneficiar potencialmen­ te de una exposición más prolonga­ da al método Pilates. Por otra parte, las niñas manifes­ taron que el Pilates no les dejaba muy cansadas, y así lo indicaban también los datos sobre la frecuen­ cia cardiaca, dado que el Pilates no es una actividad aerobia. Por este motivo, los autores han sugerido la asociación del Pilates con otras in­ tervenciones más intensas con la finalidad de potenciar este efecto sobre el índice de masa corporal en las niñas más obesas. Otra posibili­ dad para conseguir este objetivo sería la combinación del Pilates con otras actividades de carácter más aeróbico, como por ejemplo el baile. De hecho, estudios previos han de­ mostrado que este tipo de actividad tiene una influencia positiva sobre los niveles de insulina (4). Otro aspecto positivo del presen­ te estudio es que en él las niñas disfrutaron y asistieron de forma regular a las clases de Pilates. Esto es particularmente relevante porque se ha comprobado que el bajo nivel de asistencia es uno de los factores que ha contribuido al actual fracaso a la hora de incrementar la actividad física de los adolescentes (5). Otro aspecto que los autores valoran de forma positiva es el bajo coste de la intervención, que implica únicamente la presencia de un ins­ tructor, el espacio necesario y las colchonetas, motivo por el cual po­ dría ser incluido en muchos progra­ mas escolares.
5

En todos los estudios científicos publicados en revistas metodológicamente rigurosas se incluye un apartado de “limitacio­ nes”, en el que los propios autores describen las posibles limitaciones de su estudio. En nuestro caso, los autores reconocen como posibles limitaciones el pequeño tamaño de la muestra, la corta duración de la intervención y la ausencia de diver­ sidad de edades en la muestra. Por este motivo los autores consideran que el presente estudio debería ser considerado un estudio piloto, por lo cual sería importante replicarlo en otros grupos de edad y en otros centros. En conclusión, en este estudio la participación durante 4 semanas en sesiones diarias de Pilates tuvo un efecto positivo sobre la composición corporal de niñas de edades comprendidas entre los 10 y los 12 años, las cuales por otra parte disfrutaron de las sesiones y asistieron de forma regular a las mismas. Todo ello sugiere que el Pilates podría ser una técnica útil para incrementar la actividad y re­ ducir la epidemia de obesidad que azota a los adolescentes en la ac­ tualidad.

Referencias 1. Jago, R., Anderson, C., Baranowski, T., Watson, K., 2005. Adolescent patterns of physical activity: differences by gender, day and time of day. Am. J. Prev. Med. 28 (5), 447–452. 2. Chang, Y., 2000. Grace under pressure. Ten years ago, 5,000 people did the exercise routine called Pilates. The number now is 5 million in America alone. But what is it, exactly? Newsweek 135 (9), 72–73. 3. Siler, B., 2000. The Pilates Body. Broadway Books, New York. 4. McMurray, R.G., Bauman, M.J., Harrell, J.S., Brown, S., Bangdiwala, S.I., 2000. Effects of improvement in aerobic power on resting insulin and glucose concentrations in children. Eur. J. Appl. Physiol. 81, 132– 139. 5. Pate, R.P., Saunders, R.P., Ward, D.S., Felton, G., Trost, S.G., Dowda, M., 2003. Evaluation of a community-based intervention to promote phy­ sical activity in youth: lessons from active winners. Am. J. Health Promot. 17 (3), 171–182.

Objetivos de cada sección
CARTAS DE LOS LECTORES

En este apartado se pretende dar cabida a las diferentes opiniones y puntos de vista que puedan aportar los lectores en relación a los temas de interés de la revista, con la finalidad de que la pluralidad de opiniones genere un debate enriquecedor para todos los lectores. No se aceptarán para publicación aquellas cartas con finalidad publicitaria, o aquellas que ridiculicen o realicen una crítica deshonesta a una persona o a una opinión. Cuando se considere oportuno, algunas de las cartas serán comentadas o respondidas por el comité editorial, y publicadas junto con la correspondiente respuesta. Las cartas deberán enviarse por correo electrónico a la dirección cartaslectores@e-digitalis.com, y no deberán tener una extensión superior a 500 palabras. Deberán ir acompañadas de su correspondiente bibliografía, cuando proceda. Podrán ir firmadas con nombre y apellidos o con iniciales.
ARTÍCULOS SOBRE CAM

Existen actualmente más de 10 publicaciones científicas sobre CAM indexadas en la base de datos PubMed (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/entrez/query.fcgi ). Todas ellas publican sus artículos tras un proceso de revisión por pares (peer review), y aplican unos criterios de selección basados en la rigurosidad metodológica de los trabajos enviados para su publicación. Lamentablemente, la mayoría de los artículos sobre CAM indexados en PubMed están en lengua inglesa o alemana. En esta sección se comentan artículos relevantes de actualidad que han aparecido en dichas publicaciones, así como otros artículos relacionados con las CAM que se hayan publicado en revistas de interés médico general. También se publicarán artículos de investigación (o de revisión) originales (es decir, que no se hayan publicado hasta la fecha en ninguna revista, tanto de nuestro país como extranjera). Los manuscritos serán revisados por el comité editorial de Digitalis y solo serán publicados en el caso de que cumplan con los requisitos de calidad y rigor metodológico establecidos por éste. En caso contrario, se proporcionará al autor principal del trabajo la información necesaria para realizar las correcciones pertinentes. En al caso de que el comité editorial no juzgue un trabajo como adecuado para su publicación, el trabajo podrá ser rechazado. La aceptación o no de un trabajo no depende de sus resultados o conclusiones, sino de la metodología y rigor con el que haya sido llevado a cabo. El objetivo primordial de esta sección es, pues, aportar nuevos datos provenientes de investigación empírica, de una forma neutral y eliminando en la medida de lo posible los sesgos derivados de intereses personales, comerciales, o aspectos subjetivos o de opinión.
METODOLOGÍA

Esta sección tiene una finalidad fundamentalmente formativa. En ella se proporciona información actualizada sobre metodología de la investigación en Ciencias de la Salud. Si bien la metodología científica utilizada para la investigación en las Ciencias de la Salud posee un carácter dinámico, en las últimas décadas existe un gran consenso en lo referente a los métodos más adecuados para estudiar las enfermedades, sus causas y sus tratamientos. Diversos comités científicos han aportado normas generales, ampliamente aceptadas y utilizadas en la comunidad científica, sobre cómo llevar a cabo los estudios de investigación. El estudio de las CAM desde una óptica científica es desde hace algunos años objeto de debate y controversia, especialmente en lo referente a la metodología a emplear. Así, algunos autores recomiendan utilizar unos criterios metodológicos similares a los que se utilizan en el resto de Ciencias de la Salud, mientras que otros proponen una cierta modificación de algunos de estos criterios, en ocasiones bajo una óptica filosófica o epistemológica diferente. Estos aspectos y sus diferentes implicaciones serán asimismo objeto de reflexión en esta sección.
ARTÍCULOS DE INTERÉS GENERAL

Sección en la que se resumen y comentan trabajos de investigación científica general (no relacionados necesariamente con las CAM) publicados en revistas médicas internacionales de reconocido prestigio, sobre temas de interés general para la salud.

Publicación de ISMET sobre investigación en Terapias Naturales
www.e-digitalis.com

INSTITUTO SUPERIOR DE MEDICINAS TRADICIONALES
C/Floridablanca, 18-20 - 08015 Barcelona tel. 93 426 50 50 - info@ismet.es www.ismet.es

Dirección: Àlex Badrena · Editor: Jordi Vinadé Traducción de la versión en castellano de eCAM: Alberto Pertusa Redactores: Thomas Richard, Josep Serrano, Beatriz Lavado, Ana Belén Fraile Diseño y maquetación: Morivati · Publicidad: Aïda Gil Programador web: Xavier Vilamanyà
6

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful