El desafío de vivir solo

Por Ana Melisa Horrisberger

Actualmente nos encontramos con variadas ocasiones en las cuales hallamos distintas dificultades y debemos superarlas, ya que es parte del desarrollo cotidiano el saber resolver un problema o enfrentar una situación, sea esta dificultosa o novedosa. Una situación en la cual se ven enfrentados muchos jóvenes, es el paso de la secundaria a la universidad. Éste es el motivo por el cual muchos de ellos se encuentran agotados de responsabilidades que anteriormente no poseían. Aun así, cada vez más jóvenes prefieren vivir solos. El éxito de esto radica en el nivel de dependencia/independencia que posean. Y por supuesto, en el nivel de responsabilidad. Aunque esta se puede obtener con el tiempo y la experiencia, es siempre necesario que se tenga en cuenta un cierto nivel de responsabilidad para lograr huir de posibles preocupaciones futuras. Existen muchas ventajas de vivir solo. Una de ellas y muy probablemente, la más “cotizada” entre los jóvenes, sería que nadie controla sus horarios y no tienen que dar explicaciones de lo que hacen o dejan de hacer. Entretanto, el vivir solo a la edad de los dieciocho años, es tan ventajoso para algunos, como desventajoso para otros. Pues no solamente se requiere responsabilidad, sino que también un fuerte carácter emocional. Además del costo financiero y la organización de los tiempos. Una de las desventajas por las que pasan muchos jóvenes en esta situación, es que llegan a sus casas y está vacía: no tiene con quién hablar o expresar lo que ocurrió en el día o en el transcurso de un período. La falta de contención afectiva; visto que según varios estudios, compartir las tribulaciones diarias reduce el estrés. Tener un espacio propio, mayor libertad, manejar dinero, acomodar los horarios a su antojo; es el deseo de muchos jóvenes, en cambio se debe tener en cuenta que las cosas no son tan simples y la vida está llena de preocupaciones y responsabilidades. Debemos ser cautelosos y no tomar decisiones precipitadas sólo porque no le rendimos cuentas a nadie, ya que vivimos solos. Está por demás resaltar que posee sus ventajas y desventajas, por lo tanto, debemos saber administrarlas de forma consciente. No se trata solamente de vivir solo, es un desafío.

Introducción

Tesis própia

Argumentacióm

Tesis adversa

Contraargumentación

Conclusión

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful