Velázquez. Circulación: Mauricio Ramírez, Gisela Mares. Tel. 5636-2064.

Pascual Acuña, Fernando
Polo, Andrés Velázquez. Suscripciones: Cristina Sandoval Tel. 5636-2080 y 01 800 202 49 98. Delfina
Cervantes, Luis Coletor, Ulises de León.
ATENCIÓN A SUSCRIPTORES (Reparto): Lenin Reyes Tel. 5636-2065. Jonathan García.
ADMINISTRACIÓN. RECURSOS HUMANOS: Luz María Pineda, coordinadora
TECNOLOGÍADELAINFORMACIÓN: FernandoRodríguez, jefe; MarlonMejía, subjefe; EduardoAlfaro,
Betzabé Estrada, Javier Venegas
ALMACÉNy PROVE E DURÍA: Merce des Gue rra, coordi na dora; Roge lio Val di via
MANTENIMIENTO: Miguel Olvera, Victor Ramírez
FINANZAS. CONTA BI LI DAD: María Concepción Alvarado, Christian Arcos, Rosa Ma. García, Edgar
Hernández, Felipe Suárez, Raquel Trejo Tapia
COBRANZAS: Sandra Changpo, jefa; Raúl Cruz
OFICINASGENERALES: Redacción: Fresas13; Administración: Fresas7, Col. del Valle, 03100México, DF
CONMUTADORGENERAL: Karina Ureña; Flor Hernández; 5636-2000
FAX: 5636-2019, Dirección; 5636-2055, Subdirección de Información; 5636-2086, 5636-2028, Redacción.
AÑO34, No. 1826, 30 DE OCTUBRE DE 2011
IMPRESIÓN: Impresora Transcontinental de México; Durazno 1, Col. San José de las Peritas 16010
México DF.
DISTRIBUCIÓN: Voceadores DF y Zona Metropolitana: Comunicación Telefónica en Línea, SA de CV. Tel.
5535-0732. Voceadores Puebla, Pue.: Jorge López Morán; Tel. 467-4880. Resto de la República y Locales
Cerrados: Publicaciones Citem, SA de CV. Tel. 5366-0000.
EDITOR EN JEFE: Raúl Monge; Editores: Miguel Ángel Vázquez, Jorge Pérez, Concepción Villaverde;
asistente: María Ele na Ahe do; Tels.: 5636-2087, Fax: 5636-2006
EDITOR: Marco Antonio Cruz; Dirección: www.procesofoto.com.mx
Correo electrónico:rednacional@procesofoto.com.mx; Ventas y contrataciones: 5636-2016 y 56362017
EDITOR: Alejandro Caballero; Correo electrónico: acaballero@proceso.com.mx; Juan Pablo Proal,
coeditor; Alejandro Saldívar, asistente de contenidos; Tel. 5636-2010
RESPONSABLE TECNOLÓGICO: Ernesto García Parra; Tel. 5636-2106
COORDINADOR: Alejandro Caballero; procesoradio@proceso.com.mx; Tel. 5636-2010
Certificado de licitud de título No. 1885 y lici tud de conte ni do No. 1132, expe di dos por la Comi sión
Calificadora de Publicaciones de Revistas Ilustradas el 8 de septiem bre de 1976. Proceso es una
Reserva para uso exclusivo otorgada por la Dirección de Reservas del Instituto Nacional del Derecho de
Autor en favor de Comunicación e Información, S.A. de C.V., bajo el Número 04-2000-112911074700-102.
Registro del S.P.M. CR-DFJ-003-99 / NúmeroISSN: 1665-9309
Circulación certificada por el Instituto Verificador de Medios
Registro No. 105 / 21
Suscripciones DF y zona Metropolitana: Un año, $1,300.00; 6 me ses, $750.00; Guadalajara, Monterrey
y Puebla: Un año, $1,400.00; 6 meses, $800.00. Ejem pla res atra sa dos: $40.00. Servi cios informa ti vos y
fotográficos: AP, Noti mex, Reuters.
Prohi bi da la re produc ción parcial o total de cual quier ca pí tulo, fotogra fía o informa ción publi ca dos sin au tori za-
ción expre sa de Comuni ca ción e Informa ción, S.A. de C.V., ti tular de todos los de re chos.
agen cia pro ceso de información
agen cia de fotografía
51 El desbarrancadero educativo /Axel Didriksson
52 México libre /Julián LeBarón
ENSAYO
54 Tres miradas estadunidenses a México
/Fabrizio Mejía Madrid
INVENTARIO
58 Nuevo diálogo de los libros /JEP
CULTURA
60 Mira quién lo dice (los consejos de Enrique
Krauze a la izquierda) /Armando Bartra
62 Páginas de crítica
Arte: El arte como instinto de sobrevivencia
/Blanca González Rosas
Música: Scorsese y Harrison
/Federico Álvarez del Toro
Teatro: Festival Cervantino (II)
/Estela Leñero Franco
Cine: Malick el cabalista /Javier Betancourt
Televisión: Iniciativa México /Florence Toussaint
Libros: Los escasos justos /Jorge Munguía Espitia
ESPECTÁCULOS
66 Totó La Momposina /Columba Vértiz de la Fuente
68 Romero, “padre del cine zombie”
/Juan Pablo Proal
DEPORTES /PANAMERICANOS
72 Entre la precariedad y la gloria deportiva
/Beatriz Pereyra
78 …Y la caminata, en ruinas /Raúl Ochoa
81 Palabra de Lector
82 Mono Sapiens /Calaveras tenebrosas muy
rápidas y furiosas /Helguera y Hernández
26
16
39
68
CISA / Co mu ni ca ción e In for ma ción, SA de CV
CONSEJO DE ADMINISTRACIÓN: Pre si dente, Julio Sche rer García; Vi ce pre si dente, Vi cente Le ñe ro;
Te sore ro, Enri que Ma za


DIRECTOR: Ra fael Rodrí guez Cas ta ñe da
SUBDIRECTOR DE INFORMACIÓN: Salvador Corro
SUBDIRECTORA DE COMERCIALIZACIÓN: María Scherer Ibarra
SUBDIRECTOR DE ADMINISTRACIÓN: Humberto Herrero
SUBDIRECTOR DE FINANZAS: Alejandro Rivera
ASISTENTE DE LA DIRECCIÓN: Ma ría de los Ánge les Mora les; ayudante, Luis Ángel Cruz
ASISTENTE DE LA SUBDIRECCIÓN DE INFORMACIÓN: Gra cie la Ze pe da
COORDINADORA DE FINANZAS DE REDACCIÓN: Be a triz Gonzá lez
EDICIÓN Y CORRECCIÓN: Alejandro Pérez, coordinador; Cuauhtémoc Arista, Tomás Domínguez,
Ser gio Lo ya, Enrique de Jesús Martínez
REPORTEROS: Carlos Acosta, Mi guel Ca bil do, Jorge Carrasco, Jesusa Cervantes, Patricia Dávila,
Gloria Leticia Díaz, Álvaro Delgado, José Gil Olmos, Alejandro Gutié rrez, Santiago Igartúa, Ricardo
Ravelo, Arturo Rodríguez, Marcela Turati, Ro dri go Ve ra, Rosalia Vergara, Jenaro Villamil
CORRESPONSALES: Campeche, Rosa Santana; Co li ma: Pe dro Za mo ra; Chiapas, Isaín Mandujano;
Gua na jua to: Ve ró ni ca Es pi nosa; Guerrero, Ezequiel Flores Contreras; Jalisco, Fe li pe Co bián;
Michoacán, Francisco Castellanos; Nuevo León, Luciano Campos; Tabasco: Ar man do Guz mán;
Tamaulipas, Ma. Gabriela Hernández; Veracruz, Regina Martínez
IN TER NA CIO NAL: Ho me ro Cam pa, coordinador; Corres pon sa les: Madrid: Alejandro Gutiérrez;
Pa rís: An ne Ma rie Mer gier; Washington: J. Jesús Esquivel
CULTU RA: Armando Ponce, edi tor; Judith Ama dor Tello, Ja vier Be tancourt, Blanca Gonzá lez Rosas,
Estela Leñero Franco, Isabel Le ñe ro, Rosa rio Manza nos, Samuel Máynez Champion, Jorge Munguía
Espitia, José Emilio Pacheco, Alberto Pare des, Ra quel Ti bol, Florence Tous saint, Rafael Vargas, Colum-
ba Vértiz de la Fuente; asistente, Niza Rivera Medina; cultura@proceso.com.mx
ESPECTÁCULOS: Roberto Ponce, coordi na dor. espectaculos@proceso.com.mx
DEPORTES: Alejandro Caballero, Coordinador; Raúl Ochoa, Beatriz Pereyra
FOTOGRAFÍA: Marco Antonio Cruz, Coordinador; Fotógrafos: Germán Canse co, Miguel Dimayuga,
Benjamín Flores, Oc ta vio Gómez, Eduardo Miranda; ; asistente, Aurora Tre jo; auxiliar, Violeta Melo
AUXILIAR DE REDACCIÓN: Ángel Sánchez
AYU DAN TE DE RE DAC CIÓN: Da mián Ve ga
ANÁLI SIS: Co la bo ra do res: John Ackerman, Ariel Dorf man, Sabina Berman, Jesús Cantú,De ni se
Dres ser, Miguel Ángel Granados Chapa, Marta Lamas, Pa blo La ta pí Sa rre, Rafael Segovia, Ja vier
Si ci lia, En ri que Se mo, Er nes to Vi lla nue va, Jorge Volpi; car to nis tas: Gallut, Helguera, Hernández,
Na ran jo, Ro cha
CENTRO DE DOCUMENTACIÓN: Roge lio Flores, coordi na dor; Juan Carlos Bal ta zar, Li dia García,
Leoncio Rosales
CO RREC CIÓN TIPOGRÁFICA: Jor ge Gon zá lez Ra mí rez, co ordi na dor; Se ra fín Dí az, Ser gio Da niel
González, Pa tri cia Po sa das
DI SE ÑO: Ale jan dro Val dés Ku ri, co ordi na dor; Fer nan do Cis ne ros Larios, An to nio Foui lloux Dá vi la,
Manuel Fouilloux Anaya
COMERCIALIZACIÓN
PUBLICIDAD: Ana María Cortés, administradora de ventas; Eva Ánge les, Rubén Báez eje cuti vos de
cuenta. Tel. 5636-2077 / 2091 / 2062
VENTAS y MERCADOTECNIA: Margarita Carreón, gerente Tel. 56 36 20 63. Lucero García, Norma
se ma na rio de in for ma ción y aná li sis
NARCOTRÁFICO
6 El caso del Vicentillo: infiltraciones,
complicidades, traiciones /J. Jesús Esquivel
10 PGR: Historia de un millonario despojo
/Jorge Carrasco Araizaga
13 México en el “club de la crisis” /Marco Appel
VIOLENCIA
16 Donde se nombra a los ausentes /José Gil Olmos
19 Y las víctimas siguen sin ley /Marcela Turati
ELECCIONES / MICHOACÁN
22 Vuelta al “feudalismo” /Francisco Castellanos
y Álvaro Delgado
POLÍTICA
26 El síndrome de Santa Anna /Jenaro Villamil
PEMEX
30 Desastrosa la aventura Sacyr-Repsol
/Jesusa Cervantes
33 Sospecha de corrupción, ahora con barcos
/Ricardo Ravelo
INTERNACIONAL
36 CHILE: Neruda: Muerte inducida /Francisco Marín
39 Como en la dictadura /Francisco Marín
42 COLOMBIA: “Hay que mostrar la barbarie”
/Marco Appel
ANÁLISIS
46 La revuelta por el bien común /Sabina Berman
47 Alianza /Naranjo
48 Amalia de Castillo Ledón, recuperada
/Marta Lamas
49 La disputa por el control del PRD /Jesús Cantú
Índice
Foto portada:
AFP ImageForum
30 de octubre de 2011
º No. 1826
22
72
Plagado de acusaciones entre sus defensores y la fiscalía del De-
partamento de Justicia, el caso de Vicente Zambada Niebla se vuel-
ve cada vez más tortuoso en la Corte Federal de Chicago. Parece
seguir un guión en el que se entrecruzan acusaciones de traición
entre las autoridades de Estados Unidos –en especial la DEA–, sus
informantes en México y los líderes de alto nivel de cárteles mexi-
canos, específicamente del de Sinaloa, encabezado por Joaquín El
Chapo Guzmán e Ismael El Mayo Zambada. Obligados por el juez,
los fiscales se verán obligados a entregar documentos clasificados
que, durante los próximos meses, arrojarán luces sobre la maraña
de complicidades que envuelve el caso.
en el mundo se lograron por medio de los
oficios de la Drug Enforcement Adminis-
tration (DEA) e intermediarios.
“El gobierno (estadunidense) está pro-
tegiendo al cártel de Sinaloa y a sus líderes
bajo el acuerdo que tienen firmado con el
informante de la DEA Humberto Loya Cas-
tro”, declaró el abogado Edward Panzer
ante el juez federal Rubén Castillo.
En la audiencia del jueves 27 en la
Corte Federal del Distrito Norte en Chica-
go, Illinois, los abogados acusaron al go-
bierno de Estados Unidos de haber trai-
cionado a su cliente, quien fue reclutado
por Loya Castro, un informante de la DEA.
El lunes 24, Panzer y sus colegas George
L. Santangelo, Alvin S. Michaelson y Fer-
nando X. Gaxiola entregaron a la Corte va-
rios documentos, incluida una “petición
de inmunidad” para Zambada Niebla. En él
arguyen que su cliente proporcionó infor-
mación a la DEA relativa a las actividades
de grupos del narcotráfico de México ene-
migos del cártel de Sinaloa.
En la audiencia del jueves 27 el acusa-
do no estuvo presente en la audien-
cia, toda vez que “se encuentra en
una prisión federal en la población
de Milan, en el estado de Michigan”.
Uno de los abogados comenta a
Proceso que El Vicentillo fue transfe-
rido a ese lugar hace 10 días o hace
una semana. “Lo supimos apenas el
día de la audiencia”. El hijo de El Ma-
yo fue transferido de Chicago a Milan
a petición del gobierno de Estados Uni-
dos con el argumento de que corre peli-
gro de ser asesinado.
Panzer exigió al juez anular los cargos
por delito de narcotráfico que se le impu-
tan a su cliente y concederle la inmunidad
que presuntamente le prometió la DEA.
En la Corte Federal en Chicago se es-
tableció como atenuante que Loya Castro,
presunto asesor legal del cártel de Sinaloa
desde finales de los ochenta, fue encausa-
do legalmente por el gobierno de Estados
Unidos en los noventa por delitos relacio-
nados con el narcotráfico, pero fue perdo-
nado de los cargos que se le imputaban por
ser informante de la DEA. La defensa recla-
ma el mismo trato para su cliente.
Según los documentos radicados en la
Corte, Loya Castro “se niega a testificar en
el juicio de El Vicentillo como testigo de la
defensa”. El pretexto que esgrime es que
el gobierno estadunidense lo amenazó
con exhibir los acuerdos de Washington
con el narcotráfico, lo que pondría en ries-
go su seguridad, la de su familia, así como
la de El Chapo y El Mayo.
La defensa reitera que el agente de la
DEA Manuel Manny Castanon, quien en-
ganchó a Loya Castro como informante, es
quien lo presiona para que se desista co-
mo testigo:
“Castanon le dijo que si salía a la luz su
relación y la del cártel con el gobierno de Es-
tados Unidos, no solamente sería malo para
él, sino también para el gobierno de Estados
Unidos”, indica la solicitud de inmunidad
que entregó la defensa al juez Castillo.
Asimismo denuncia que su cliente fue
convencido por Loya Castro para convertirse
en informante de la DEA y luego fue traicio-
nado por Castanon y altos mandos de la ad-
ministración antinarcóticos estadunidense.
Los señalamientos incluyen a otros
agentes de la DEA, entre ellos David He-
rrod, quien actúa en México; Carlos Mit-
Revelaciones
NARCOTRÁFI CO
C
HICAGO.- Ante los insistentes
testimonios en la Corte Fede-
ral de Illinois en el sentido de
que el cártel de Sinaloa y sus
principales líderes han goza-
do de protección en ambos la-
dos de la frontera, los gobiernos
de México y de Estados Unidos aseguran
que Joaquín El Chapo Guzmán Loera, el capo
más protegido en los últimos 10 años, pron-
to caerá, vivo o muerto.
En vísperas de una audiencia prepara-
toria del juicio que se sigue a Jesús Vicen-
te Zambada Niebla, El Vicentillo –hijo de Is-
mael El Mayo Zambada–, la semana pasada
The New York Times informó que Estados
Unidos tiene agentes infiltrados en los cár-
teles mexicanos y se alista a detener a sus
principales líderes; a su vez, The Washington
Post destacó que el gobierno mexicano dis-
pone de tres unidades de tiempo comple-
to para la captura o asesinato de El Chapo.
Ante los comicios de 2012 en ambos
países, El Chapo se ha convertido para los
gobiernos de Barack Obama y Felipe Cal-
derón en un manjar electoral (Proceso
1825), pero antes debe aclararse la presun-
ta protección que ha recibido el capo, se-
gún se desprende de las audiencias en el
caso que se le sigue a El Vicentillo.
En lo que pareciera ser una traición a
la organización de tráfico de drogas que li-
deran El Chapo y El Mayo Zambada, el acu-
sado instruyó a sus cuatro abogados para
que insistan en que hay acuerdos directos
entre el cártel de Sinaloa y el gobierno de
Estados Unidos.
La defensa del Vicentillo sostiene que
los compromisos entre Washington y el
narcotraficante mexicano más buscado
J. JESÚS ESQUIVEL
PGR

infiltraciones,
complicidades,
traiciones
El caso del “Vicentillo”:
6 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011
chem, subdirector regional de la misma
agencia; Steven Fraga, agente especial y
jefe de la oficina en Tijuana, y a la fisca-
lía especial a cargo de la investigación de
El Vicentillo en el Departamento de Justicia.
Los expedientes
De acuerdo con los documentos presen-
tados ante la Corte Federal en Chicago,
en enero de 2009 los agentes menciona-
dos y el funcionario del Departamento de
Justicia dijeron a Loya Castro que se había
“aprobado el acuerdo de otorgarle inmu-
nidad” a El Vicentillo a cambio de su traba-
jo como informante.
En uno de los documentos se hace un
recuento detallado de las entrevistas de
Loya Castro con los cuatro abogados de El
Vicentillo el 9 de marzo y el 14 de julio de
2010 en el hotel Four Seasons de la Ciudad
de México.
Ellos insisten en que en esos encuen-
tros Loya Castro no sólo reiteró que sí
existía el acuerdo entre el gobierno de Es-
tados Unidos y Zambada Niebla, también
manifestó su disposición a testificar en
el juicio que se le sigue al hijo de El Ma-
yo, que se iniciará formalmente en febre-
ro de 2012.
El expediente anota que para darle se-
guimiento al compromiso de Loya Castro
con la defensa se acordó otra reunión pa-
ra el 26 de octubre de 2010 en la Ciudad de
México, pero ya no se hizo.
“Loya Castro estableció que Castanon
se había enterado de que se reuniría con
la defensa (de El Vicentillo) y le dijo que no
podría presentarse a testificar ante la Cor-
te como testigo”, indica el documento.
Panzer subrayó al juez Castillo que los
cambios de opinión de Loya, quien ahora
ni siquiera contesta las llamadas telefóni-
cas, indican que él “sigue en contacto con
la DEA de manera regular y le proporcio-
na información sobre los cárteles rivales
al de Sinaloa”.
Los abogados aseguran que entrega-
ron el expediente a la Corte el 18 de agosto
último. En él comentan que Castanon se
volvió a poner en contacto con Loya Cas-
tro y, además de pedirle que desistiera de
su idea de ser testigo en el juicio, le propu-
so un encuentro con gente involucrada en
el caso para el 30 de agosto en San Diego,
California. Castanon le pidió también des-
plazarse a Chicago para reunirse con los
agentes de la DEA.
Según el expediente, “Loya Castro es-
taba aterrado por lo que le dijo Castanon,
por lo que decidió no testificar en el jui-
cio… De hacerlo, expondría la seguridad
de muchas personas, incluidos los jefes
del cártel de Sinaloa”.
Por ello, en la audiencia del jueves 27
los abogados reiteraron al juez Castillo
que “Loya Castro es un agente del cártel
de Sinaloa, quien en sus acuerdos con la
DEA pasa información directa al gobier-
no de Estados Unidos de lo que le dicen El
Chapo y El Mayo, y a la inversa”.
La parte acusadora, integrada por los
fiscales del Departamento de Justicia, que
encabeza Thomas D. Shakeshaft y Gal Pis-
setzky, niegan que la DEA haya estableci-
do un acuerdo de inmunidad con Zam-
bada Niebla. Alegan que los agentes con
quienes Loya tiene presuntos contactos
carecen de autoridad jurídica.
A su vez, el defensor Michaelson re-
plicó que aun cuando ese fuera el caso,
su cliente tiene derecho a la inmunidad
con base en un precedente legal que exis-
te en la Corte Suprema de Justicia de Es-
tados Unidos, según el cual el extranjero
que coo pere con el gobierno “no necesa-
riamente está excluido de inmunidad” por
desconocer las leyes de otro país cuyas
autoridades hacen un compromiso.
La fiscalía no refutó a los abogados de
El Vicentillo la relación de Loya Castro con
los agentes de la DEA; sólo expuso ante el
juez Castillo que la relación de aquél con
los agentes antinarcóticos data de 2005.
No obstante la defensa le exige al De-
partamento de Justicia que entregue toda
la información que tenga en su poder, “aun
la que esté catalogada como clasificada o
top secret”, sobre los contactos de sus dis-
tintas agencias con Loya Castro. También
insisten en que desde hace más de 20 años
comenzó la relación de protección al cártel
de Sinaloa por parte de Washington.
“El gobierno no rebate el hecho de que
los agentes de la DEA sabían que Loya es-
taba en contacto directo con los líderes
del cártel de Sinaloa, y aparentemente no
hicieron ningún intento por seguirlo pa-
ra poder capturar a los jefes de la organi-
zación”, señala uno de los documentos de
la defensa.
Nuevo plazo
Según sus abogados, El Vicentillo sostiene
que el gobierno de Estados Unidos debe
tener información concerniente a “cien-
tos o miles” de llamadas telefónicas que
sostuvo Loya Castro con agentes de la DEA
antes de 2005.
Ellos aseguran que también debe haber
correos electrónicos y reseñas de las reunio-
nes del abogado del cártel de Sinaloa con re-
presentantes de la agencia antidrogas.
Luego de escuchar los argumentos de
la defensa y de cerciorarse de que El Vi-
centillo entendió todo lo que se dijo en la
audiencia del jueves 27, gracias a la tra-
ductora que le comunicó los pormenores
durante la videoconferencia, ya que él no
pudo asistir, el juez Castillo definió las fe-
chas para la entrega de información con-
cerniente a la relación de Loya Castro y el
gobierno de Estados Unidos.
Castillo ordenó que el próximo 10 de
noviembre la defensa y la fiscalía apor-
ten más información sobre el caso. El 28
de noviembre, el Departamento de Jus-
ticia deberá entregar por escrito la lista
de expertos y testigos que hablarán en el
juicio.
El 1 de diciembre el gobierno de Esta-
dos Unidos deberá presentar ante la Cor-
te los 3 mil 500 documentos relacionados
con el caso de El Vicentillo que supuesta-
mente tiene en su poder. El día 12 de ese
mes vence la fecha límite para proporcio-
nar información adicional al caso.
El 3 de enero de 2012 el Departamen-
to de Justicia tiene que entregar a la Corte
toda la información relacionada con Jesús
Vicente Zambada Niebla que tengan en su
poder las agencias de Estados Unidos con
presencia en México, como la DEA, el FBI,
la CIA y el ICE, entre otras.
Finalmente, el 17 de enero siguiente
deberán entregarse las respuestas a las pe-
ticiones que hagan tanto la defensa como
la fiscalía en el caso de El Vicentillo. “Toda
la información que se entregue a la Corte
debe ser desclasificada”, expuso el juez a
la fiscalía.
Tras escuchar la orden del juez Cas-
tillo, el fiscal Pissetzky argumentó que el
gobierno debería contar con más tiempo
en lo que concierne a los nombres de sus
testigos, incluso arguyó que se deben ha-
cer los arreglos necesarios para garantizar
su integridad personal:
“Es muy peligroso para los testigos y
sus familias venir a esta Corte. Por ejem-
plo, hace poco desapareció el padre de los
hermanos Flores, quienes podrían ser tes-
tigos; y esto ocurrió después de que la de-
fensa del señor Zambada se opusiera a
que ellos se presenten ante usted.”
Según la defensa, los hermanos Mar-
garito y Pedro Flores son operadores del
cártel de Sinaloa en Estados Unidos, lo
F
o
to
: E
s
p
e
c
ia
l
El primo del “Vicentillo” y su amigo
8 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011
NARCOTRÁFI CO
nes salieron de Sinaloa para establecerse
en Guadalajara primero y luego en Tijua-
na, donde finalmente se asentaron.
Con una sola orden de cateo, dentro de
la averiguación contra los hermanos Are-
llano Félix, se afectaron más de 700 bienes
en Sinaloa, Sonora y el Distrito Federal, di-
cen los abogados de la señora Quintero:
Gerardo Macedo y Adriana Carreto. Preci-
san que la familia Calderón Quintero sólo
tenía bienes en Sinaloa y que fueron obje-
to de la intervención de la PGR.
Agentes de la entonces Policía Judicial
Federal (PJF) hicieron los cateos contra la
familia en Culiacán entre el 8 y el 9 de ju-
lio de 1994. Intervinieron casas, ranchos,
negocios, automotores, joyas y otros bie-
nes que en su mayoría no se sabe dónde
quedaron.
Después de catear y asegurar las casas,
los agentes judiciales irrumpieron la tarde
del 9 de julio de ese año en la planta de Ali-
mentos Balanceados Inekal, instalada en el
rancho El Elefante, en las afueras de la ca-
pital sinaloense.
Localizada en el kilómetro 18 de la ca-
rretera federal a Mazatlán, Inekal era una
sociedad mercantil constituida en diciem-
bre de 1984 y cuyas acciones pertenecían a
la familia Calderón Quintero: el padre Inés
Calderón Godoy, la madre Elisa Quintero
López y sus cuatro hijos: Mélida, María del
Rosario, René y José Inés.
La planta “fue un símbolo emblemáti-
co de la región”, dice Elisa Quintero López
en una queja que presentó el 12 de octu-
bre pasado ante la Comisión Nacional de
los Derechos Humanos (CNDH) por la ne-
gativa de la PGR a dar trámite a la deman-
da de reparación de daño.
Viuda desde hace cinco años, Elisa
Quintero dice en su queja que la prospe-
ridad de Inekal se debió “al auge ganadero
de esos años (que) favoreció enormemen-
te al estado y la zona norte del país”.
Cuando la PGR la intervino “contaba
con alrededor de 80 trabajadores, maqui-
naria especializada, vehículos utilitarios y
de carga… (y) poseía un gran inventario de
alimento para ganado, así como una con-
siderable cantidad de reses de engorda y
sementales, pozos de agua y plantas ge-
neradoras de energía. En fin, era conside-
rada como una planta modelo”.
Los ochenta fueron de esplendor
para la familia Calderón Quintero, ori-
ginaria –como Jesús Vizcarra– de Tama-
zula, Durango, en el llamado Triángu-
lo Dorado de la droga en el noroeste
de México.
Además de la procesadora de alimen-
tos, la familia era propietaria de ranchos
e inmuebles en la capital sinaloense y
concesionaria transportista en Durango
y Sinaloa. Una de las concesiones en esta
entidad se las entregó el gobernador An-
tonio Toledo Corro en los ochenta.
En medio de la bonanza, a menos de
cuatro años de operaciones de Inekal, el
menor de los hijos, José Inés Calderón
Quintero, murió en Culiacán en junio de
1988 a manos del comandante de la PJF
Guillermo González Calderoni, en un en-
frentamiento en su propia casa.
Conocido como Inesito o El Ingenie-
ro, José Inés Calderón Quintero fue uno
de los mexicanos encausados por el De-
partamento de Justicia de Estados Uni-
dos por el asesinato del agente de la
DEA Enrique Kike Camarena en 1985.
Los principales acusados fueron los
entonces jefes del narco-
tráfico en México, Rafael
Caro Quintero y Enrique
Fonseca Carrillo.
Pero la PGR no se intere-
só en acreditar y ni siquiera
consignó ante la justicia que
los bienes de la familia Calde-
rón Quintero fueran producto
del narcotráfico. El gobierno de
Estados Unidos tampoco insis-
tió en sus acusaciones. Incluso
debió devolverles, por resolución
del Juzgado Segundo de Distrito
en el Sur de California, las cuen-
tas que les había congelado en ese
estado.
Proceso irregular
En 1993, la entonces Subprocuraduría Es-
pecializada en Delitos contra la Salud em-
prendió las acciones contra los Calderón
Quintero en las averiguaciones previas
4384/DGI/1993 y 1384/DGI/1993 por la co-
misión de probables hechos constituti-
vos de delito, por lo que decidió el asegu-
ramiento de bienes muebles e inmuebles.
La acción de la PGR no pasó del ase-
guramiento. Según los abogados de la
señora Quintero, en ningún momento el
Ministerio Público federal tomó declara-
ción a los propietarios ni se les aclaró su
situación jurídica. Ni el padre, Inés Cal-
derón Godoy, o algún otro miembro de la
familia fueron formalmente indiciados,
aseguran.
Pero la PGR no permitió a los afecta-
dos recuperar sus propiedades, incluida
documentación mercantil, legal y perso-
nal, entre la que se encontraban los ál-
bumes familiares... de donde salió la foto
que fue publicada por el periódico Refor-
NARCOTRÁFI CO
1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 11
PGR: Historia de un millonario
Tras el asesinato del cardenal Posadas Ocampo en
1993, la entonces Policía Judicial Federal desató una
cacería contra los jefes del narcotráfico en Jalisco en
aquella época, los Arellano Félix, y contra todo lo que
estuviera cerca de ellos. En ese ámbito caían los bie-
nes de la familia Calderón Quintero, que fueron asegu-
rados. Uno a uno los cargos contra estos duranguen-
ses asentados en Culiacán se fueron diluyendo y, sin
embargo, hasta la fecha sus bienes y propiedades es-
tán en el limbo, en un hecho que bien puede calificarse
como un verdadero despojo...
JORGE CARRASCO ARAIZAGA
L
a filtración a la prensa fue tan
contundente que descarriló al
candidato del PRI al gobierno de
Sinaloa, Jesús Vizcarra Calderón.
Su imagen en una foto tomada
en los ochenta, durante una ce-
lebración religiosa en compañía
de Ismael El Mayo Zambada, ensombreció
su campaña ante la sospecha de que su as-
censo como empresario agroindustrial y
luego como político estaba vinculado con
uno de los principales líderes del cártel de
Sinaloa.
Vizcarra no se repuso del golpe y per-
dió las elecciones en julio de 2010 ante el
expriista y aliancista Mario López Valdez.
La fotografía en cuestión había salido
de los archivos de la Procuraduría General
de la República (PGR), que en julio de 1994
la aseguró junto con otros muchos bienes
de la familia Calderón Quintero, parientes
lejanos del frustrado candidato.
A 17 años del aseguramiento, Elisa
Quintero López tiene en aprietos a la PGR,
que no sólo fue incapaz de comprobar le-
galmente la vinculación de esos bienes
con el narcotráfico, sino que dispuso de
ellos sin control y ahora está emplazada a
pagar una indemnización de 158 millones
y medio de pesos.
Matriarca de la familia cuya historia
quedó desde entonces asociada pública-
mente con el narcotráfico, Elisa Quintero,
de 84 años, está en medio de una batalla le-
gal para que el Estado mexicano reconoz-
ca su responsabilidad en la pérdida de sus
bienes. Pero la PGR se niega a admitir la de-
manda de indemnización.
Detonante
El asesinato del arzobispo de Guadalajara,
Juan Jesús Posadas Ocampo, el 24 de mayo
de 1993, desató una persecución contra el
cártel de los hermanos Arellano Félix, se-
ñalados en las investigaciones de la PGR
como responsables del crimen y en ese
momento una de las organizaciones más
fuertes del narcotráfico en el país.
La PGR, encabezada en ese momen-
to por Humberto Benítez Treviño –actual
dipu tado del PRI por el Estado de México–,
emprendió una ofensiva contra la fami-
lia Calderón Quintero como sospechosa
de trabajar para los Arellano Félix, quie-
mismo que su padre. Todos tienen un lar-
go historial criminal en el país. “Su padre
ha desaparecido y aparecido muchas ve-
ces. Lo que dice el fiscal no tiene susten-
to”, argumentó el abogado Michaelson.
El juez aclaró que el gobierno de Esta-
dos Unidos tiene el tiempo suficiente pa-
ra hacer todos los arreglos necesarios que
garanticen la seguridad de sus testigos.
En jueves 27 no estuvo en la audiencia
el joven que regularmente acude a la sa-
la judicial y que, según la defensa, es fa-
miliar de El Vicentillo. Ese día estuvo otro
joven que se identificó como Javier Díaz
y dijo ser “sobrino” del acusado y tener su
residencia en Los Ángeles. A su lado estu-
vo otro adolescente.
De acuerdo con el expediente de Zam-
bada Niebla, en estos momentos “Loya Cas-
tro es un informante desactivado de la
DEA”, aunque tiene un acuerdo firmado
con el gobierno de Estados Unidos que ven-
ce el 18 de diciembre de 2011.
El martes 25 The New York Times publicó
en primera plana una nota según la cual la
red de informantes infiltrados por la DEA y
otras agencias federales en los cárteles de
la droga mexicanos va en aumento.
De manera significativa el gobierno de
Estados Unidos “ha construido redes de
informantes mexicanos que le han per-
mitido infiltrar algunas de las organiza-
ciones más peligrosas del país (México)”,
destaca el rotativo.
Y añade que gracias a esos informan-
tes, el gobierno de México ha logrado atra-
par o eliminar a unas dos docenas de
capos. También aclara que las agencias es-
tadunidenses “mantienen en la oscuridad
(al gobierno de Calderón) sobre la red de in-
formantes por temor a que por la corrup-
ción se filtre la información a las organi-
zaciones dedicadas al trasiego de drogas”.
Por su parte, el viernes 28, en un am-
plio reportaje de primera plana The Was-
hington Post subraya las sospechas de que
Guzmán Loera es el capo protegido de los
gobiernos de México y de Estados Unidos.
Y aun cuando el gobierno de Calde-
rón cuenta con tres grupos especiales de-
dicados a atraparlo o asesinarlo, subraya
el periódico, Calderón “es perseguido por
la percepción de muchos mexicanos de
que su gobierno, especialmente el Ejérci-
to, ha sido muy complaciente con el cár-
tel de Guzmán”.
Respecto al caso de la presunta protec-
ción que ofrece Estados Unidos a la orga-
nización que encabeza el sinaloense, The
Washington Post cita los argumentos pre-
sentados en el caso de El Vicentillo que se
ventila en la Corte de Chicago.
“Él (Zambada Niebla) clama que fun-
cionarios de la DEA han dado mano libre
al cártel de Sinaloa para el tráfico de nar-
cóticos a cambio de información sobre sus
rivales”, informa el Post. O
despojo
10 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011
México,
A partir del año próximo México formará parte de un club
más exclusivo que el de la OCDE: el de los países ago-
biados por situaciones extremas de violencia, que con el
nombre de International Crisis Group funciona con sede
en Bruselas y que dedicará un programa a nuestro país.
Uno de sus expertos, Javier Ciurlizza, que viajará a Méxi-
co en diciembre próximo, asegura que la estrategia del
gobierno para combatir la violencia mediante operativos
represivos no da buenos resultados, porque ésta tiene
orígenes múltiples que no se toman en cuenta.
MARCO APPEL
B
RUSELAS.- Por los altos niveles
de violencia prevalecientes en
México –derivados de la guerra
contra el narcotráfico–, el Inter-
national Crisis Group (ICG), cen-
tro de estudios independiente
especializado en el análisis de los conflic-
tos armados en el mundo, abrirá el próxi-
De las dos casas restantes ni el SAE ni
la PGR se hicieron responsables debido a
que “nunca fueron administrados por los
organismos facultados para ello, pues la
posesión de los mismos siempre la con-
servó” la viuda de Inés Calderón, según la
agente del Ministerio Público Keren Ha-
puch Mares Palafox, encargada de resol-
ver el incidente de reclamación y emitir el
acuerdo de devolución.
Peor aún, la oficina de catastro munici-
pal de Culiacán le requiere a la familia Cal-
derón Quintero el pago del predial acumu-
lado durante los 16 años del aseguramiento.
La indemnización
Aunque para el año 2000 la PGR ya había
regresado a la familia las joyas y levanta-
do el aseguramiento del rancho San Fran-
cisco, ante la negativa de la PGR de recono-
cer que aseguró productos agropecuarios y
ganado, Elisa Quintero inició en agosto pa-
sado un procedimiento administrativo de
responsabilidad patrimonial del Estado.
En su demanda pide que la PGR y el SAE
le paguen 158 millones 407 mil 205 pesos por
concepto de indemnización, “al privarla du-
rante 16 años del producto de nuestro traba-
jo” y por “el descuido arrogante en la preser-
vación, administración y mantenimiento de
todo aquello que se encontraba en la planta
de Alimentos Balanceados Inekal”.
Sin embargo, como juez y parte, la PGR
se niega a recibir el escrito inicial de la de-
manda de indemnización y la documen-
tación que sirva de prueba. Ni siquiera ha
acordado los actos procesales para desaho-
gar la demanda, con lo que se han vencido
los términos legales determinados en la Ley
Federal de Procedimiento Administrativo,
que establece cinco días para que la autori-
dad conozca de un asunto que le correspon-
de y en tres meses resuelva la dependencia
u organismo descentralizado.
Ante esa negativa, los abogados de Eli-
sa Quintero acudieron ante la CNDH y la re-
cién creada Procuraduría Social de Atención
a Víctimas, por considerar que las autorida-
des mexicanas han violado de manera sis-
temática y durante más de 15 años los de-
rechos humanos de su representada, y que
las nuevas actuaciones de los funcionarios
de la PGR la hacen de nueva cuenta víctima.
La demanda de indemnización fue
presentada ante la oficina de Jorge Alber-
to Lara Rivera, subprocurador jurídico y de
Asuntos Internacionales, que lo remitió a
la Dirección General Jurídica de la PGR.
En un escrito entregado el pasado 20 de
octubre a la titular de la PGR, Marisela Mora-
les Ibáñez, los abogados de la señora Quin-
tero hicieron ver las omisiones en que han
incurrido sus funcionarios, por lo que los hi-
cieron responsables directos “del detrimen-
to patrimonial de los derechos que se im-
pugnan y del pago de (la) indemnización”. O
w
w
w
.flic
k
r.c
o
m
mo año un programa dedicado al país.
El ICG da seguimiento a las situaciones
de violencia en Colombia, Ecuador, Bolivia,
Venezuela, Guatemala y Haití. Pero desde
septiembre de 2010 decidió incluir infor-
mación sobre México en Crisis Watch, la pu-
blicación de su observatorio de crisis.
La presidenta-directora general del or-
ganismo con sede en Bruselas es Louise
Arbour, quien fue comisionada de las Na-
en el “club de la crisis”
NARCOTRÁFI CO
1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 13
ma en diciembre de 2009, en pleno proce-
so electoral de Sinaloa.
La fotografía fue tomada en una feria
ganadera en el rancho Costa Rica, de Culia-
cán y en ella, además de Vizcarra y El Ma-
yo Zambada, aparecen Inés Calderón Godoy
y Elisa Quintero López. También Javier Díaz,
hijo de Baltazar Díaz, quien murió en 1995
en el Distrito Federal y a quien la prensa lo-
cal relacionó con El Mayo Zambada.
“Hasta hace poco creía que (la foto)
pertenecía a mi acervo personal y suponía
que se encontraba bajo el resguardo de la
PGR”, escribió Elisa Quintero en un des-
plegado publicado en la prensa local y del
Distrito Federal en junio de 2010.
En la publicación asegura que la PJF
irrumpió en forma simultánea en su casa,
su oficina y la planta procesadora “argu-
mentando que (su familia) tenía vínculos
con personas dedicadas al narcotráfico”.
Añade: “Ese golpe devastador nos de-
jó materialmente en la calle, ya que prác-
ticamente se llevaron todo lo que poseía,
bajo el pretexto de una investigación”.
Pruebas de descargo
El 7 de noviembre de 2009, como albacea
universal de Inés Calderón Godoy, muerto
en 2005, inició ante la propia PGR un proce-
so administrativo para que se levantara el
aseguramiento y le devolviera sus bienes.
A 16 años de los cateos, en julio de 2010 la
PGR reconoció que no hubo responsabili-
dad penal de la familia Calderón Quintero.
La viuda reclamó dos casas en Culia-
cán, el rancho donde operaba la procesa-
dora de alimentos, tres camiones de pasa-
jeros, un tractocamión, dos tractores, tres
camionetas, enseres agrícolas y 500 cabe-
zas de ganado.
En su reclamo, Elisa Quintero refirió
que las propiedades las obtuvo su esposo
“como ganadero desde 1942, transportis-
ta desde 1984 (y) comerciante desde 1987”,
además de que en 1950 ocupó un cargo
público (que no especifica).
Como documentos presentó un escri-
to a favor de Calderón Godoy firmado en
abril de 2000 por el entonces candidato
del PRI a la Presidencia y actual senador
por Sinaloa, Francisco Labastida Ochoa.
Además, presentó comprobantes de
las concesiones que tanto a ella como a su
esposo les dio el gobierno de Durango en
1988 para el servicio público de transporte
de pasajeros y de carga por 30 años.
Documentó que su esposo fue miem-
bro de la Asociación Ganadera de Culiacán
como propietario del rancho San Francis-
co, en la sindicatura de Villa Adolfo López
Mateos, y ella socia de la empresa Auto-
transportes Unidos de Líneas del Oriente
de Culiacán desde abril de 1984 y propie-
taria de la concesión desde mayo de 1983.
También que su esposo y ella recibie-
ron en 1984 los derechos para la presta-
ción del servicio público de transporte
de segunda, autorizado por Toledo Corro.
Además en 1987 Inés Calderón Godoy fir-
mó un contrato con el gobierno federal
para la prestación del servicio de trans-
porte de la ruta 722 Culiacán-Tamazula.
Sin argumentos para retener los bie-
nes, Héctor Manuel Tortolero Damy, de la
Administración Titular Jurídica y de Recep-
ción del Servicio de Administración y Ena-
jenación de Bienes (SAE) en Culiacán, le
informó a la PGR que ese organismo des-
centralizado de la Secretaría de Hacienda
sólo tenía asegurado el rancho El Elefante.
Según el funcionario, en el rancho “se
encuentra una estructura oxidada, sin fun-
cionar; al parecer, una empacadora de ali-
mentos y un remolque sin número de se-
rie”. Los bienes le fueron entregados por
la PGR en marzo 2003 y desde entonces el
SAE lo utilizó, según los abogados, como
depósito de vehículos, chatarra y otros bie-
nes asegurados.
El SAE alega que no le fueron entre-
gados los camiones, tractores, vehículos,
enseres, ni mucho menos las cabezas de
ganado, además de que para entonces la
planta Inekal ya no estaba en operación.
El organismo descentralizado decla-
ró que tampoco tenía información ni to-
mó posesión de las casas cateadas y asegu-
radas por la PGR en Culiacán, el 8 de julio
de 1994. Una, ubicada en Mariano Escobe-
do 1047 oriente, en la colonia Centro. En la
otra, que ocupa los predios 137 y 139 de la
calle Cuitlá huac norte, de la colonia Las Ve-
gas, también fue asegurado un lote de joyas.
Sin causa penal en curso, ante el recla-
mo de la viuda de Calderón la PGR ordenó al
SAE, el 26 de julio del año pasado, “levantar
el aseguramiento decretado por la Repre-
sentación Social de la Federación el pasado
once de julio de mil novecientos noventa y
cuatro y exclusivamente por lo que hace” a
las dos casas y al rancho El Elefante.
Sin embargo, la orden de devolución in-
cluyó sólo el rancho y “la estructura oxida-
da al parecer de una empacadora de ali-
mentos y remolque sin número de serie en
mal estado”. La entrega la hizo el SAE el 29
de noviembre del año pasado, después de
los tres meses que señala como límite el
Código Federal de Procedimientos Penales.
E
s
p
e
c
ia
l / P
ro
c
e
s
o
E
d
u
a
rd
o
M
ira
n
d
a
El rancho asegurado
Vizcarra. Campaña malograda
12 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011
yos costos de transacción son mucho más
altos que los del mercado legal, lo que ne-
cesitas para el mercado ilegal es una altí-
sima tasa de ganancia. La única posibili-
dad de desincentivar que las drogas sigan
en el mercado es bajar la tasa de ganancia.
“La demanda es inelástica, por lo que
queda aumentar los costos de transacción
(del comercio de drogas). ¿Y cómo lo ha-
ces? O le metes (al narcotráfico) una repre-
sión brutal sostenida en el tiempo –lo que
para el Estado es más costoso que para el
narcotraficante– o simplemente regulas el
mercado, imponiendo ciertos límites den-
tro de los cuales el narcotraficante puede
moverse, y si se sale, le cae la represión.”
Catástrofe social
Respecto de la hipótesis según la cual el
gobierno federal pretende proteger al cár-
tel de Sinaloa para después facilitar una
negociación, el investigador del ICG re-
fiere que así se hizo en Colombia. Expone
que “el cártel de Medellín se puso del lado
del Estado” para sobrevivir, pero que pos-
teriormente el propio Estado lo destruyó
para favorecer a otros cárteles; y lo mis-
mo sucedió en el caso de los paramilitares
colombianos, que eran también organi-
zaciones narcotraficantes: “Se pactó una
desmovilización”.
Aclara que esas negociaciones son “al-
tamente inestables y riesgosas. Es muy di-
fícil, primero, mantener las ofertas que se
hacen en la negociación y, segundo, casti-
gar los incumplimientos”. Pone el ejemplo
del acuerdo de desmovilización del gru-
po paramilitar de las Autodefensas Uni-
das de Colombia, ligado íntimamente con
el narcotráfico.
“El Estado les dijo: ‘Me van a contar qué
hicieron, van a reparar a las víctimas, no
irán a juicio, sino a unas audiencias y, a
cambio, se les va a reducir a cinco años la
pena de 70 o la extradición que enfrentan’.
Entonces los narcotraficantes dijeron que
sí, se desmovilizaron y entregaron las ar-
mas. Pero factores externos, como la pre-
sión internacional y los tribunales, provo-
caron que no todos pudieran acogerse a
esa ley y el Estado les incumplió. Lo que
ocurrió fue que los narcos regresaron en
Colombia.”
Ciurlizza afirma que no tiene conoci-
miento de algún pacto entre un Estado y
el narcotráfico que haya durado en el lar-
go plazo. Cuenta una anécdota en relación
con la súbita transformación de Medellín
de una ciudad extremadamente violen-
ta a una más pacífica a principios del de-
cenio pasado. Los rumores apuntan a un
acuerdo con el narcotraficante Diego Fer-
nando Murillo, Don Berna, para que man-
tuviera su negocio fuera del radio urbano
de Medellín, por lo cual se hablaba píca-
ramente de la “donbernabilidad”, la cons-
trucción de la gobernabilidad a través de
ese pacto, aunque recientemente la vio-
lencia regresó a esa ciudad.
–Precisamente en estados mexicanos
como Veracruz o Guerrero el gobierno fe-
deral desplegó operativos militares lue-
go de que la violencia del narcotráfico ha
puesto en peligro su gobernabilidad–, se le
comenta al especialista del ICG.
–Estos operativos generalmente no re-
suelven la situación. Guatemala lleva tres
estados de sitio declarados en Petén en lo
que va de este año, y lo hizo un presidente,
Álvaro Colom, que proviene del mundo de
los derechos humanos y las ONG. Los cam-
bios son insignificantes. Son una estrategia
de “golpeo y me voy”. El ejército, cuando sa-
le a la calle, funciona con el ordenamiento
militar, como un ejército de ocupación, que
mira a toda la población como potencial
enemiga, que ataca y destruye cualquier
cosa que “parezca vinculada” a los cárteles.
Desarrolla más su idea: “Se confunde
economía criminal con economía ilegal. En
los países latinoamericanos mucha gente
sobrevive gracias a la economía informal,
esas redes económicas que sostienen a los
más pobres y que también pueden tener
vínculos con el narcotráfico, pero que son
diferentes. Es el caso de la piratería. Esas
redes informales son destruidas por el Es-
tado en aras de la seguridad”.
Remarca lo que hizo Colombia. “Las
autoridades colombianas entendieron que
el Estado tiene que llegar con todo: obvia-
mente con función represiva, policial y no
militar, pero también con promoción so-
cial, con reconstrucción del tejido social.
Considero que ahí está el gran problema
en América Central: se le está dando duro
a los narcotraficantes y se está olvidando
que eso está destruyendo sociedades, fa-
milias, desintegrando pueblos, desapare-
ciendo localidades enteras, siendo que la
primera condición básica para el desarro-
llo es que haya cohesión social”.
A
P
p
h
o
to
/ K
e
y
s
to
n
e
/ M
a
rtia
l T
re
z
z
in
i
Arbour. Observadora de crisis
NARCOTRÁFI CO
1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 15
ciones Unidas para los Derechos Huma-
nos. El expresidente Ernesto Zedillo apa-
reció como parte del Comité Ejecutivo del
ICG hasta la edición de mayo de 2010 de
Crisis Watch.
La inclusión de México en la oferta ana-
lítica del ICG permitirá una cobertura per-
manente y la producción de materiales más
extensos y detallados sobre el fenómeno de
la violencia que amenaza la estabilidad
del país. En diciembre próximo viajará a
México Javier Ciurlizza, director del progra-
ma para Latinoamérica del ICG.
Luego de participar en el semina-
rio Corrupción y Crimen: Amenazas para la
Paz en Latinoamérica, que fue parte de la
Conferencia Global del ICG en Bruselas el
lunes 24, Ciurlizza analiza para Proceso la
estrategia antidrogas aplicada en México
a partir de la comparación con las expe-
riencias de otros países de la región.
Fuerzas del mercado
A Ciurlizza se le comenta que, según el
discurso oficial, la estrategia del gobierno
ha sido exitosa porque logró desarticular
a los grandes cárteles, y el incremento
temporal de la violencia sería una con-
secuencia lógica de ese logro.
–De acuerdo con el estudio de
otros casos, ¿qué tan sólida le parece
esta afirmación? –se le pregunta.
–La violencia del narcotráfico obe-
dece a varios factores y uno de ellos
es la acción del Estado; pero depende
también de la estructura del merca-
do ilegal de drogas. La regla general es
que si ese mercado es grande y esta-
ble, no necesitas la violencia: lo pue-
des administrar sin matar. Ese era el
caso de los narcotraficantes guate-
maltecos hasta la llegada de Los Ze-
tas y fue también el caso de los cár-
teles de Medellín y Cali en Colombia
en los ochenta.
“Cuando tu mercado es peque-
ño y no es estable, generalmente
hay violencia. La falta de estabili-
dad de un mercado se puede deber
a que hay más competidores; es de-
cir, más carteles que pelean entre sí por el
control de rutas y plazas, o porque el Es-
tado aplica la ley de una manera más ri-
gurosa con una fuerte represión, lo que
introduce, hablando desde un punto de
vista estrictamente de negocio, un costo
de transacción alto: la cuota para pagar
corrupción es mucho más alta. Estos esce-
narios generan más violencia.
El investigador menciona que cuan-
do el gobierno colombiano consiguió frag-
mentar a los grandes cárteles –como di-
ce el gobierno mexicano que lo ha hecho
en el país– éstos se dispersaron en cárte-
les de mediano tamaño y se transformaron
en varios grupos criminales que comenza-
ron a competir.
“Existe otro elemento –agrega el in-
vestigador–: el mercado de drogas tiende
a integrarse, es casi un fenómeno natu-
ral: al principio hay confrontación y lue-
go hay distribución, se reparten los terri-
torios, las plazas y las funciones. Eso es lo
que pasa en Colombia y lo que está pasan-
do en México. En el caso de Tijuana, por
ejemplo, donde la violencia ha disminui-
do aparentemente por el éxito (de una
estrategia gubernamental), creo que es-
tá mucho más vinculado al mercado y no
tanto a la acción del Estado.”
–Usted afirma que la fragmentación
de los cárteles, que estaría ocurriendo en
México, da como resultado grupos “impre-
decibles” y más propensos a la violencia:
¿cómo obligarlos a ese “espacio de negocia-
ción” del que usted habla en sus análisis?
–Cuando tienes un mercado ilegal cu-
D
a
v
id
D
e
o
la
rte
/ P
ro
c
e
s
o
fo
to
Página electrónica del ICG
México. País inseguro
14 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011
1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 17
Pese al miedo se dirigió a la mesa don-
de los organizadores recibían las denuncias
y expuso la desaparición del estudiante de
ingeniería mecánica de 23 años, al que unos
individuos armados secuestraron.
Muchos de los casos que ha documen-
tado el movimiento tienen un acompaña-
miento ante las autoridades, como el de
31 expedientes de desaparecidos que se
siguen en Monterrey. Otros han sido re-
sueltos, como el de una jovencita desapa-
recida a la que se le salvó la vida y ahora
está con su familia.
Muchos otros siguen esperando jus-
ticia, señala Valentina Peralta, integrante
de la Comisión de Documentación y Aten-
ción a Víctimas y sus Familiares, quien
advierte que el mayor riesgo que corren
es convertirse en una ventanilla de recep-
ción de expedientes como las oficiales,
que no resuelven ni canalizan las denun-
cias para que sean atendidas y resueltas.
Pietro Ameglio, uno de los voluntarios
que inició el registro de las víctimas en el
Movimiento por la Paz, señala que desde
aquella marcha de Cuernavaca a la Ciu-
dad de México empezaron a darse cuenta
de que no existía un espacio nacional pa-
ra que se visibilizaran los miles de muer-
tos y desaparecidos que las autoridades
consideran “daños colaterales”.
Precisa, no obstante, que ya había or-
ganizaciones trabajando desde 2007, como
Unidos por Nuestros Desaparecidos, de Ti-
juana, y el Frente Unido por los Desapare-
cidos de Coahuila (Fundec) desde 2009.
“Muchos llevaban años sufriendo es-
te dolor en silencio, con miedo y deses-
peración –recuerda el activista–. Cuando
aparece el Movimiento por la Paz, muchos
vieron que era un espacio social con cierta
protección, seguridad, por lo menos en lo
inmediato, porque a largo plazo no sabe-
mos qué va a pasar.”
Al principio el equipo del Centro de
Documentación y Atención a Víctimas y
Familiares era un grupo de estudiantes
de derechos humanos del Claustro de Sor
Juana. Durante la marcha de mayo –y en la
caravana al norte que recorrió 11 estados
la segunda semana de junio–, el equipo
enfrentó una realidad brutal: en todas las
plazas emergieron decenas de familiares,
sobre todo mujeres, contando las histo-
rias de sus seres queridos ejecutados, des-
membrados, torturados o desaparecidos
por bandas criminales o por autoridades.
La cascada de denuncias rebasó en
muchos momentos a estos jóvenes, pero
lograron armar expedientes de 291 casos,
45% de los cuales eran asesinatos, 42%
desapariciones y el resto secuestros, de-
tenciones ilegales y otros delitos.
Pero fue tal el impacto de toda esa vio-
lencia y sus secuelas de desesperación,
angustia y terror contenidas en cada re-
lato y en cada ciudad que el grupo inicial
quedó afectado psicológicamente. Algu-
nos jóvenes mostraron síntomas de estrés
postraumático y tuvieron que ser sustitui-
dos por otro equipo más experimentado,
que trabaja con protocolos internaciona-
les para el trato a víctimas de un conflicto
armado o de una guerra.
Ahora el equipo de documentación es-
tá integrado por siete voluntarios con más
experiencia. Lo coordinan Roberto Villa-
nueva y José Rivera. Se ha ido consolidan-
do con el tiempo, pero tuvo que enfrentar
problemas distintos a los del primer grupo:
la presencia de halcones del crimen organi-
zado y de agentes gubernamentales que
les toman fotos y los interrogan para tener
acceso a los expedientes que recopilan.
“Hemos estado en los focos de violencia
más peligrosos del país y no nos ha pasado
nada porque sentimos que el mismo movi-
miento nos protege. Cuando hemos estado
en algunas plazas, como en Coatzacoalcos,
gente extraña, halcones y hasta (agentes)
del Cisen se nos han acercado para pregun-
tarnos de nuestro registro, pero hasta aho-
ra no ha pasado nada”, relata Villanueva.
Advierte de la confidencialidad de los
expedientes: “Nosotros manejamos infor-
mación muy delicada y confidencial. Hay
gente que se ha querido meter a la comi-
sión, pero nos cuidamos mucho y pedi-
Al Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad lo animan
el recuerdo quemante de las víctimas, los familiares que
no dejan de pronunciar sus nombres y todos aquellos que
luchan contra la marea de violencia que amenaza cubrir
al país. Gracias a la Comisión de Documentación de la or-
ganización ciudadana, la presencia de los muertos no es
simbólica: son datos duros, descripciones, rostros, pistas
para esclarecer los casos y acabar con la impunidad.
mos muchos requisitos que no cumplen.
No permitimos que nadie, incluido Javier
Sicilia, tenga acceso a nuestra base de
datos, porque todas las familias confían
en nosotros. De hecho, algunas prefieren
que no aparezcan sus nombres y que só-
lo se registren sus casos para aparecer en
nuestras estadísticas y otros por miedo o
porque ya quieren cerrar sus duelos”.
Red nacional de víctimas
Durante la caravana del norte el Movi-
miento por la Paz recogió 291 casos, la
mayoría de asesinatos y desapariciones.
Las víctimas eran estudiantes, empleados,
trabajadores, choferes, policías y profesio-
nistas. En la caravana del sur se registraron
221 casos: más de la mitad de ellos eran de
desapariciones forzadas. Las ocupaciones
predominantes aún se están determinan-
do. En total la comisión tiene 512 casos,
aunque falta incluir más de 60 que llega-
ron directamente y que por ser urgentes se
canalizan de inmediato a las autoridades.
Esta cifra de casos registrados por el
movimiento tampoco incluye los 206 que
el Fundec documentó a partir de 2009 ni
los 300 de Unidos por Nuestros Desapare-
cidos de Tijuana desde 2007.
“No es que el movimiento haya ido
a buscar los casos a los centros de dere-
chos humanos o con otras agrupaciones
de víctimas. Esta es gente que en su gran
mayoría no estaba visibilizada pública-
mente, estaba con cierto nivel de anoni-
mato porque tenía temor a hacer público
su caso, pero al ver a otras tantas víctimas,
a un grupo de gente amplio, tomó valor y
conciencia de dignificar públicamente a
sus familiares para decir que tienen nom-
bre, historia. Para exigir justicia y que no
fueran tratados como ‘daños colaterales’,
como fantasmas”, precisa Ameglio.
“El movimiento se encontró a esos
muertos en todo el país. No se tenía con-
ciencia de la magnitud de la guerra que
vivimos. A nosotros esa cifra nos sorpren-
dió y rebasó. Recuerdo que los primeros
registros fueron espontáneos, ahora lo es-
tamos haciendo cada vez más organizado,
estructurado e incluso digitalizado, si-
guiendo la metodología de la ONU”, indica
el profesor universitario especializado en
la solución pacífica de conflictos sociales.
El trabajo de esta comisión es fun-
damental para el Movimiento por la Paz
porque trata con lo que es su corazón: las
víctimas. De ahí que sus principales objeti-
vos sean la transparencia, la confidenciali-
dad y la profesionalización, pero sobre todo
hacer de las víctimas promotoras de los de-
rechos humanos y actores del cambio.Y para
ello es necesario organizarlas en cada estado
para que trabajen de manera colectiva.
En sus documentos este grupo seña-
la que la misión es “empoderar a las víc-
VI OLENCI A
16 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011
L
os primeros días de abril pasado,
en la plaza de armas de Cuernava-
ca, un grupo de jóvenes puso una
libreta sobre una mesita e invitó a
las familias de víctimas de la vio-
lencia a denunciar los casos que
los aquejaban. Entonces se organizaban las
primeras protestas por el asesinato de siete
personas, entre ellas Juan Francisco Sicilia
–hijo del poeta Javier Sicilia–, y se iban ano-
tando los primeros datos que con el paso de
los días fueron acumulándose en las hojas
de esa libreta de tapas rojas.
Seis meses después, el Movimiento por
la Paz con Justicia y Dignidad dejó atrás esa
libreta. Ahora tiene archivos digitalizados
de 512 casos de ejecuciones, secuestros y
desapariciones en todo el país, pero los inte-
grantes de su Comisión de Documentación
y Atención a Víctimas y Familiares prevén
que el número crecerá, porque diariamente
hay por lo menos una denuncia nueva.
Ante este incremento, el movimiento
pretende integrar una red y realizar un
congreso nacional de víctimas para forta-
lecer a los grupos que trabajan desde hace
años, realizar un diagnóstico más claro de
cómo se expresa la violencia de la guerra
contra el narcotráfico en distintas regio-
nes y facilitar que las familias afectadas
JOSÉ GIL OLMOS
Donde se nombra a los
ausentes
se conviertan en actores del cambio social
y en defensoras de los derechos humanos.
Los 512 casos están debidamente docu-
mentados para darles seguimiento ante las
autoridades y los tribunales. Son el reflejo de
la violencia que se ha recrudecido en el mar-
co de la guerra contra el crimen organizado
declarada por Felipe Calderón, ya que en los
últimos siete meses ocurrieron casi 4 mil
muertes y una cantidad aún desconocida de
desapariciones a manos de bandas crimina-
les y de autoridades coludidas con ellas.
“Nos están vigilando”
Muchas familias llegaron solas y temero-
sas a denunciar sus casos en las marchas,
caravanas y mítines que desde abril orga-
nizó el movimiento ciudadano liderado
por Javier Sicilia. Otras han acudido a los
centros de reunión: las oficinas del Cen-
tro Nacional de Comunicación Social y
las instalaciones del Servicio para la Paz.
Todas son víctimas desatendidas o igno-
radas por las autoridades.
Uno de los primeros casos se registró
el 5 de mayo, en el arranque de la marcha
de Cuernavaca a la Ciudad de México. Esa
mañana llegaron a la Glorieta de la Paz un
matrimonio y su joven hija; llevaban fotos
de Jethro Ramsés Sánchez Santana, su hi-
jo, desaparecido el primer día del mes. Con
miedo aún se acercaron a los organizado-
res y a otras víctimas del norte del país que
empezaban a participar en el movimiento.
Denunciaron que el muchacho había sido
detenido por la Policía Estatal en la feria
de la ciudad y entregado a soldados de la
XXIV Zona Militar, pero ninguna autoridad
respondía a sus reclamos de presentación.
A partir de entonces el expediente de
Ramsés fue retomado por organizacio-
nes internacionales. Dos meses después
fueron detenidos dos soldados que con-
fesaron haber torturado y asesinado al
joven, a quien acusaban de formar parte
del cártel del Pacífico Sur.
Otro caso ocurrió el pasado 10 de sep-
tiembre, en el centro de Chilpancingo. Ese
día dos mujeres, un hombre y un niño
vestían playeras blancas estampadas con
el rostro de un joven. El grupo se perdía en
medio de cientos que marchaban rumbo
al zócalo de la capital guerrerense como
parte de las actividades de la caravana del
sur del Movimiento por la Paz.
Al final de la manifestación, al pie de
la tribuna, la mujer más joven declinó de-
nunciar públicamente la desaparición de
su esposo, un año antes. “Nos están vigi-
lando, saben quiénes somos y dónde vi-
vimos. Tenemos miedo, ni siquiera hemos
ido con la policía porque tememos que
ellos también estén involucrados”, dijo
cuando se le preguntó por qué no subía a
hablar de su caso.
Octavio Gómez
1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 19 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 19
Ni la Procuraduría Social de Atención a Víctimas del Delito
–creada al vapor por el gobierno calderonista– ni la falta de
discusión abierta sobre la violencia que ha provocado más
de 50 mil muertos, 120 mil desplazados, 50 mil huérfanos y
10 mil desaparecidos arredran a las organizaciones socia-
les; tampoco a los partidos políticos que pugnan por que
en la LXII Legislatura se discutan y aprueben las iniciativas
para la creación de una ley sobre el rubro. Su temor, dicen,
es que el proceso electoral empantane los debates o que
se apruebe una ley exprés.
Y las
víctimas
buciones a la Comisión Nacional de los
Derechos Humanos (CNDH) o bien abrir
una ventanilla que canalice las quejas
ciudadanas de quienes han sido objeto de
actos delictivos o violaciones a sus garan-
tías individuales.
Y aun cuando organizaciones y fa-
miliares de víctimas del secuestro, como
Isabel Miranda de Wallace, llevan años
exigiendo leyes que protejan a quienes
han padecido la delincuencia, no fue si-
no a partir de la irrupción del Movimien-
to por la Paz que encabeza Javier Sicilia
cuando comenzaron a ser escuchados.
Ebullición social
Las propuestas son muestra del nivel de
la indignación de amplios sectores socia-
les que sufren los embates derivados de
la estrategia calderonista de combate a la
delincuencia y de las sangrientas dispu-
tas territoriales de los cárteles de la droga.
Una de ellas, la del Movimiento por la
siguen sin ley
B
e
n
ja
m
ín
F
lo
re
s
Paz y la UNAM, viene cocinándose desde
agosto. La abogada Paulina Vega, exper-
ta en derechos humanos y coordinadora
de los trabajos, sostiene que el documen-
to retoma iniciativas de la sociedad civil,
aportaciones de expertos en atención a
menores, mujeres, pueblos indígenas, así
como testimonios de víctimas del secues-
tro y defensores de derechos humanos que
han participado en los encuentros convo-
cados por el movimiento.
“Este esfuerzo se traduce en tener una
iniciativa ciudadana con la visión del mo-
vimiento y de la UNAM de cómo deben
coordinarse las dependencias para dar
la atención integral a todas las víctimas,
aunque no participen en el proceso penal.
“En este proceso nos enfrentamos a
la creación de Províctima, esta maquina-
ria amorfa, poco clara, que ha ocasionado
suspicacia y temor entre la ciudadanía;
aun así pretendemos fortalecerla”, expli-
ca la consultora independiente.
Vega confía en que los tiempos legisla-
tivos, aun con la discusión del presupuesto
y la competencia electoral de 2012, permi-
tan una discusión razonada para impulsar
una ley de atención a víctimas de la violen-
cia, aunque lamenta que el tema tenga que
abordarse a marchas forzadas.
“Lo ideal hubiera sido realizar una
consulta nacional para saber qué piensan
18 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011
timas y generar redes de defensores de
derechos humanos”, y apoyar la creación
de una memoria histórica respecto de la
tragedia nacional y la espiral de violencia
que sufre el país.
–¿Qué va a hacer el movimiento con
esos 500 casos?
–Ese es uno de los grandes desafíos y
límites del movimiento, de su capacidad
de dar un seguimiento jurídico y de acom-
pañamiento a las familias. Además, está el
problema de protegerlas, porque una vez
que hacen su denuncia se ponen en ries-
go, y por eso el movimiento busca alian-
zas con organismos locales o regionales
de derechos humanos que los apoyen en
este seguimiento. No se trata de cargarles
el trabajo a estas organizaciones, sino de
apoyar a las víctimas –aclara Ameglio.
Otro de los aspectos que tienen que
atender es la parte emocional de cada
familia que sufre la muerte de sus seres
queridos, o un duelo inconcluso en el caso
de los desaparecidos. Para ellos también
se busca el apoyo de algunas instituciones
como la UNAM, porque el Estado poco ha-
ce al respecto.
–¿El hecho de que mucha gente bus-
ca al movimiento expresa la ausencia del
Estado?
–Sí. De alguna manera todas las agru-
paciones de víctimas y el movimiento le
están haciendo el trabajo al Estado. Hasta
hace unos días Felipe Calderón dijo estar
sorprendido por la envergadura del pro-
blema de los desaparecidos; se tardó en
escuchar a los familiares desde el primer
diálogo, el 23 de junio, porque ahí hubo
un grito de desesperación. Hay miles de
desaparecidos, al nivel de las dictaduras
de América del Sur en los setenta.
Señala que la Procuraduría Social de
Atención a Víctimas del Delito surgió por
la presión de muchos grupos y calcula en
cinco años el retraso del gobierno calde-
ronista para investigar miles de muertes
y desapariciones, así como para atender a
sus familias.
“Es evidente que la sociedad civil ha
rebasado al gobierno y que toma en sus
manos los esfuerzos por mayor seguridad
y justicia. Es evidente que la sociedad ci-
vil está haciendo una enorme parte del
P
artidos políticos, expertos,
académicos y el Movimiento
por la Paz con Justicia y Dig-
nidad afinan sus proyectos
para entregarlos el próximo
mes ante el Congreso a fin
de que los legisladores tengan ele-
mentos para discutir y aprobar en los
próximos meses una ley de atención a
víctimas de la violencia que se vive en
México.
Es el miedo el que los impulsa en
esta carrera: temen que el sexenio cal-
deronista, que ha fabricado decenas
de miles de víctimas, termine sin una
ley que defienda a los agraviados, una
norma que especifique quiénes son y
a qué tienen derecho. La ciudadanía
también tiene derecho a saber quién
debe atenderlos y cómo debe hacerlo.
Se afanan para que sus propuestas,
así como las que presentaron hace va-
rios meses los tres principales partidos
–PRI, PAN y PRD– se incluyan en las dis-
cusiones legislativas en las próximas
semanas y el calendario electoral de
2012 no las empantane.
Hasta ahora por lo menos son seis
los proyectos: la propuesta ciudadana,
que elaboran de manera conjunta la
UNAM y el Movimiento por la Paz; el
PAN y el PRI impulsan cada cual dos
iniciativas, mientras que el PRD enar-
bola una.
Además, personal del Instituto Na-
cional de Ciencias Penales (Inacipe) y
expertos independientes contratados
ex profeso elaboran otro documento
que, de obtener el consenso de los par-
ticipantes, sería presentado por la Pro-
curaduría General de la República o la
Presidencia de la República la segunda
semana de noviembre.
Cada propuesta tiene sello propio
y parte de un diagnóstico diferente:
algunas se derivan de los testimonios
de las víctimas y de escuchar a quienes
las atienden; otras, de revisar leyes de
otros países o de diagnósticos nacio-
nales sobre los impactos de la violen-
cia. Cada una, también, pone énfasis
en delitos específicos.
Entrevistados por Proceso, varios
de los participantes en la elaboración
de los documentos difieren en algunos
puntos sustantivos, como el de quién
se encargará de atender a las víctimas:
Algunos sugieren dar más atribu-
ciones al trabajo de la nueva Procura-
duría Social de Atención a Víctimas de
Delitos (Províctima) –creada sorpresi-
vamente por decreto de Felipe Calde-
rón, tal como lo publicó el Diario Oficial
de la Federación el 6 de septiembre úl-
timo–, otras piden dar nuevas atri-
MARCELA TURATI
VI OLENCI A
trabajo con las víctimas, que no está ha-
ciendo la autoridad, empecinada en su
estrategia aun con la evidencia de que
no funciona. Lo que no se sabe es hasta
cuándo la sociedad va a aguantar este
hartazgo. Me parece que el tema de los
desaparecidos va a ser uno de los grandes
detonantes de una explosión social en
este país, porque la gente ya no aguanta
más este dolor, esta injusticia para todas
las familias”, advierte Ameglio.
En cuanto a la integración de la red
nacional de víctimas, reconoce que es
uno de los propósitos principales del mo-
vimiento, pero explica que es un proceso
lento, porque pasa por la toma de con-
ciencia de las víctimas:
“Cada vez más los familiares luchan
no sólo por sus casos sino por los de otros,
este es un proceso de tomar conciencia,
de que no quieren que otros sufran. Pero
eso lleva su tiempo, no se puede forzar;
depende de que los familiares de la víc-
tima estén dispuestos a enfrentar una si-
tuación pública, de articularse con otros.”
Observa que en el Movimiento por la
Paz todavía no se alcanzan los niveles de
organización nacional porque se siguen
manejando casos individuales, como el
de Javier Sicilia.
“Formar esta red nacional de víctimas es
muy importante, pero lleva un ritmo lento
en algunos familiares, de los más cercanos
al movimiento, que se han ido empoderan-
do como sujetos sociales de una manera
lenta e individual y no como se requiere, con
un compromiso público. El dolor, la fuerza
moral, entre otras cosas, han hecho posible
esta transformación, pero no son la mayo-
ría, va a llevar tiempo”, insiste Ameglio.
Otro de los pendientes del movimien-
to es realizar un encuentro nacional de
víctimas, que hace meses se planteó:
“Queríamos hacerlo en noviembre, pero
no sabemos si hay condiciones. Tienen que
decidirlo las propias familias de las víctimas.
Pero tarde o temprano ese proceso de orga-
nización se tiene que dar, además de que va
a servir para hacer un mejor diagnóstico de
la guerra en el país, a fin de conocer cómo
se expresa la violencia en cada región. Tam-
bién va a servir para que las víctimas tengan
más fuerza, para que su voz se escuche más
fuerte, porque no es lo mismo hablar solo
que en forma de una red nacional.”
Precisa que ese encuentro no sería un
acto de catarsis sino de organización, para
que de manera unida y en un solo frente
las víctimas tengan mayor fuerza en sus
demandas de justicia. Con todo, vuelve a
aclarar que el objetivo fundamental del
Movimiento por la Paz no es crear la red
ni realizar el encuentro nacional, sino que
haya justicia para los muertos y sus fami-
liares, que se presente a los desaparecidos
y que el militarismo sea sustituido para
rehacer el tejido social. O
Y
a
h
ir
C
e
b
a
llo
s
Desaparecidos. Dignificación política
1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 21
Estrasburgo (1983), Naciones Unidas (1985),
España (1995) y Puerto Rico (1998).
“Desde el año pasado la tienen (en el
Congreso), no la han querido discutir. Ac-
tualmente está en las comisiones de Go-
bernación y de Justicia; dicen que siempre
hay una urgencia anterior; que le pregun-
ten a las víctimas para que vean qué es lo
más urgente”, se queja el panista.
La otra iniciativa panista, impulsa-
da por José Luis Ovando, presidente de
la Comisión de Seguridad, y su correli-
gionario Bonifacio Herrera, quien fue
supervisor externo de los Centros de
Atención a Víctimas de la PGR, plantea
los qués y cómos:
De acuerdo con Herrera “se modificarían
la Ley Orgánica de la procuraduría y la Ley
de Extinción de Dominio para que los bienes
decomisados puedan constituir un fondo y
asegurarle a las víctimas el resarcimiento
del daño, porque lo que se ha llamado ‘daños
colaterales’ –cuando se da una persecución
a un grupo delictivo por parte de las autori-
dades y un civil sale dañado en su persona o
en sus bienes– no hay cómo repararlos.
“¿A quién reclamo si chocaron mi au-
to, balacearon mi casa o me hirieron?”, se
pregunta el legislador de Durango. “Que
de ese fondo se le resarzan (los daños a
los afectados)”.
Señala que el objetivo último es ga-
rantizar a las víctimas del secuestro que
se les reintegren sus bienes cuando el
delincuente sea atrapado: “Las considera-
ciones para atender a las víctimas están
en la Constitución y en convenios inter-
nacionales desde hace varios años. En la
medida en que el problema del combate a
la delincuencia se incrementó, también se
incrementaron las víctimas; hoy atender
este sector es prioritario, por eso el interés
(en presentar la iniciativa)”.
Por parte del PRI, el diputado Humber-
to Benítez Treviño presentó una propues-
ta el 4 de febrero de 2010, que aún espera
su turno en las comisiones de Justicia, De-
rechos Humanos y Seguridad Pública.
La diputada priista Yolanda de la To-
rre Valdez, presidenta de la Comisión de
Atención a Grupos Vulnerables en la LXII
Legislatura federal, prepara otra iniciativa
sobre el tema.
Ésta obligaría al Estado a crear una
Comisión Especial de Atención a Vícti-
mas del sexenio para que lleve un registro
de quiénes y cuántos son los afectados y
dónde están, y que tendría que indemni-
zar, reparar y reubicar a las “víctimas co-
laterales” de la violencia.
“El Estado debe reparar los daños por-
que a causa de su estrategia las personas
han sido víctimas del crimen organizado.
Tiene una responsabilidad patrimonial
hacia todos los ‘daños colaterales’, espe-
cialmente las familias de civiles y unifor-
mados”, explica la diputada.
VI OLENCI A
20 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 20 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011
las víctimas del sur, del norte y del centro.
Habíamos planteado un proceso de con-
sulta de más largo plazo y más incluyente,
y que mientras se creara un fondo para
atender las emergencias, como los huér-
fanos o los familiares de desaparecidos o
levantados, pero no fue posible.
“El Ejecutivo unilateralmente creó la
Procuraduría Social y con esa desventa-
ja estamos sujetos a calendarios de la
agenda legislativa y esperando que los
partidos y el Congreso se abran al diálo-
go”, señala.
Sobre las iniciativas presentadas por
diputados del PAN y del PRI, la abogada las
considera limitadas, con fuerte carga hacia
las víctimas de la delincuencia organizada
y no a las que fueron agredidas por funcio-
narios, por lo que no obligan a la federa-
ción y a los gobiernos estatales a atender a
las personas.
“Veremos si la cantidad de iniciativas
realmente es una muestra de voluntad
política”, comenta Vega.
Por parte del PRD, el senador Tomás
Torres explica que para la redacción de su
propuesta el partido consultó a expertos y
a organizaciones que trabajan con víctimas,
incluido el Movimiento por la Paz. En los
encuentros, coordinados por la diputada Te-
resa Incháustegui, se planteó que el Estado
debe asumir la responsabilidad de los “da-
ños colaterales” de la guerra contra la delin-
cuencia organizada que emprendió.
El senador insiste en que se requiere
una ley que faculte a una instancia autó-
noma que se encargue del registro de los
daños causados. Comenta que sus com-
pañeros aún discuten si la CNDH debe
encargarse de ese aspecto, así como de
establecer los mecanismos para que el Es-
tado repare a las víctimas de una manera
directa, no subsidiaria.
“El Estado mexicano tiene el deber su-
perior como depositario de la paz, de la
seguridad, de la vida, de salvaguardarla.
En eso se funda la acción de responsa-
bilidad política y patrimonial del Estado
mexicano que no ha cuidado ni garanti-
zado el entorno y la tranquilidad, lo que le
da sentido a su existencia”, señala Torres.
La propuesta perredista incluye ga-
rantías para los desplazados por la violen-
cia; el propósito es que puedan regresar a
sus hogares o establecerse en otros si su
vida corre riesgo.
“Tenemos dos semanas como máxi-
mo para darle viabilidad legislativa, el
proceso de debate va disminuyendo; así
como la llama y el interés. Esa es la reali-
dad. El año que entra será muy complejo,
por la disputa político-electoral”, admite
el senador perredista.
Por parte del gobierno federal, el Ina-
cipe contrató a un grupo de expertos pa-
ra, junto con sus analistas, elaborar una
propuesta de ley general de protección a
víctimas del delito y de violaciones a los
derechos humanos, para presentarla a
académicos y a los medios. El propósito:
generar una discusión.
La abogada Ana Lorena Delgadillo, di-
rectora de la Fundación para la Justicia,
asegura que la propuesta se basa en tres
ejes: reconocer los derechos de las vícti-
mas para que sean exigibles; aclarar los
mecanismos y las rutas para que pue-
dan ser efectivos, y coordinar los servi-
cios existentes para que los afectados no
tengan que tocar muchas puertas ni sean
revictimizados.
Juan Carlos Gutiérrez, presidente
de la Comisión Mexicana de Defensa y
Promoción de los Derechos Humanos,
quien también fue invitado por el Inaci-
pe, comenta: “En cuanto se presente el
documento, lo ideal sería poner sobre la
mesa las diferentes perspectivas de las
leyes y abrir un grupo de consulta con
la sociedad, organizaciones de derechos
humanos que trabajan con víctimas, aca-
démicos y los propios partidos políticos,
para tomar acuerdos conjuntos sobre cuál
sería la ideal”.
Las iniciativas panistas
El PAN tiene dos propuestas para atender
lo que Calderón ha llamado “las víctimas
colaterales de su guerra”. La primera de
ellas, presentada el 12 de abril de 2010 por
los senadores Felipe González, Jaime Ra-
fael Díaz Ochoa y Ramón Galindo, consi-
dera que se “debe transformar el sistema
de ataque directo al crimen a través de la
fuerza del Estado, para que esté acompa-
ñada de la reconstrucción del tejido social
y que tome en cuenta la desigualdad que
hay en nuestra sociedad”.
“Lo que buscamos es unirnos al com-
promiso del presidente para enfrentar a
los problemas del país”, explica González
al tiempo que señala que su análisis par-
te de que las leyes mexicanas se inclinan
más a la forma en que debe tratarse al de-
lincuente e ignoran a la víctima.
El legislador aclara que su propuesta
incluye la atención a quienes sufrieron
violaciones a sus derechos humanos por
funcionarios públicos, aunque no entra
en detalles.
“Pedimos un comité técnico que se
encargue de determinar las medidas para
atender a las víctimas; que maneje un fon-
do de apoyo a través de un fideicomiso en
el que el gobierno federal aporte parte del
dinero… Las víctimas pagan impuestos y,
si son atacados por la delincuencia, tene-
mos que buscar cómo rehacerles la vida.
“Y en caso de que la pierdan, evitar
que se dé por cerrado el caso, a sus here-
deros deberá ayudárseles para resarcir el
daño. Y en caso de los secuestros, si se lo-
gra rescatar el dinero, que se le regrese de
inmediato a los afectados, que no lo guar-
den las autoridades”, expone.
Para elaborar el documento, dice, se re-
visaron leyes “que nos llevan muchísimos
años de avance”, como la de Nueva Zelan-
da (1963), Budapest (1974), la del Consejo
de Europa sobre Compensaciones (1977),
G
e
r
m
á
n
C
a
n
s
e
c
o
Deudos de víctimas del casino Royale
el general Dámaso Cárdenas llega al poder
se consumará en la forma más inocente y
pacífica el feudalismo en Michoacán”.
Calderón Vega, quien describió a An-
guiano como “uno de los últimos auténti-
cos revolucionarios valientes y de honra-
dez intelectual de Michoacán”, hizo suyo el
reclamo por el “feudalismo”instaurado por
Cárdenas, pese a que éste había dejado la
Presidencia de la República 12 años atrás.
A 59 años de distancia el “feudalismo
en Michoacán”que condenó Calderón Vega
se reproduce con su hija Luisa María, quien
se ufana de que será la próxima goberna-
dora del enclave histórico de la izquierda,
cuando su hermano Felipe encabeza el go-
bierno federal desde el que, por lo menos
desde 2008, según varias fuentes, se aplica
una estrategia para favorecerla.
En la consecución de su candidatura
por el Partido Acción Nacional (PAN) y en
su campaña para ser la primera goberna-
dora del estado, donde el clan Calderón ja-
más ha ganado nada, se ha recurrido a to-
do: La estructura gubernamental federal
se puso a su servicio y se afianzó el pacto
con Elba Esther Gordillo y su partido Nue-
va Alianza (Panal).
Y es que en la elección del próximo
13 de noviembre en Michoacán se juega
no sólo la gubernatura –que durará ape-
nas tres años y ocho meses– y la viabilidad
electoral del Partido de la Revolución De-
mocrática (PRD) y la del PAN hacia la elec-
ción presidencial de 2012, sino dos proyec-
tos de nación contrapuestos: la izquierda
nacionalista que instrumentó Cárdenas
del Río y la derecha del PAN que fundó Ma-
nuel Gómez Morín para oponérsele.
En el estado más tripartita del país des-
de 1995, cuando Calderón fue candida to a
gobernador, y donde éste, en diciembre de
2006, declaró la guerra al crimen organi-
zado, el Partido Revolucionario Institucio-
nal (PRI) puede ganar con su candidato,
Fausto Vallejo, pero la disputa histórica es
entre la coalición de izquierda PRD-Parti-
do del Trabajo-Convergencia, con Silvano
Aureoles, y la derecha de PAN-Panal, que
postula a Cocoa, llamada así por su familia
debido al color de su piel.
El sello del gobierno federal en el equi-
po y la estrategia de la candidata del PAN
es inequívoco: El jefe de la campaña, Virgi-
lio Bucio Reta, era coordinador general de
delegaciones de la Secretaría de Agricultu-
ra (Sagarpa), de la que antes fue delegado
y como tal encabezaba a todos los delega-
dos federales en la entidad, quienes desde
la precampaña han sido acusados de tra-
bajar para Cocoa.
De hecho, el sustituto de Bucio Reta co-
mo delegado de la Sagarpa, Esteban Cru-
zaley Díaz-Barriga, exdiputado y exalcalde
priista, forma parte del equipo de campaña
de la candidata como jefe de “Evaluación”,
según el organigrama interno que obtuvo
Proceso, en el que aparece como coordina-
dor general operativo el chihuahuense Ja-
vier Rodarte de la Rosa, quien renunció a la
subdirección de Caminos y Puentes Fede-
rales de Ingresos (Capufe).
Rodarte de la Rosa fue secretario de
Fortalecimiento Interno del CEN del PAN
que presidió Germán Martínez y es socio
de la empresa Desarrollo y Operación de
Campañas, de Jorge Manzanera Quintana,
operador electoral de confianza de Calde-
rón y quien ahora trabaja para la aspiran-
te presidencial Josefina Vázquez Mota.
Fue Manzanera, por disposición de
Calderón, quien diseñó la estrategia elec-
toral del aspirante del PAN que enfrentó
a Godoy en la elección de 2007, Salvador
López Orduña, quien fue candidato pese a
que Benigno Quezada tenía más posibili-
dades pero se disciplinó a cambio de una
diputación, como se documentó en el li-
bro El engaño, prédica y práctica del PAN.
Otra alta funcionaria federal que se in-
corporó al equipo de Luisa María Calderón
es la portavoz Laura González Martínez,
quien hasta agosto último fue coordina-
dora de Oportunidades, el principal pro-
grama antipobreza del gobierno federal,
que en Michoacán tiene un padrón de 300
mil familias beneficiadas, según informó
ella misma en mayo pasado.
El apoyo del gobierno federal a la can-
didata se da hasta en encuestas contrata-
das por la Secretaría de Gobernación, de
las que este semanario tiene copia, y que
han sido clasificadas como reservadas por
12 años con base en las leyes de Seguridad
Nacional y de Transparencia.
Cocoa goza además de un ostensible
aparato de seguridad integrado por el Es-
tado Mayor Presidencial (EMP) –al que le-
galmente tiene derecho–, pero también
de la Policía Federal y del Ejército, con un
costo mensual sólo para estos últimos de
entre 5 y 6 millones de pesos, como cons-
ta en quejas presentadas ante el Instituto
Electoral de Michoacán.
Traidores a la democracia
La estrategia para conquistar el gobier-
no de Michoacán incluye un sistemático
“acoso” del gobierno de Calderón al de Mi-
choacán que encabeza el perredista Leo-
nel Godoy, pese a que éste lo reconoció co-
mo presidente constitucional en desafío al
mandato del PRD de considerarlo espurio.
El propio Godoy afirma que los emba-
tes de Calderón se iniciaron el 15 de sep-
tiembre de 2008, fecha del granadazo en la
ceremonia del Grito de Independencia, el
mismo mes en que Cocoa comenzó a edi-
ficar su candidatura como secretaria de
Elecciones del PAN, pese a su prome-
sa de que no participaría en política en el
sexenio para no ser una “hermana incó-
moda”. (Proceso 1785 y 1807).
Así, en mayo de 2009 Calderón aplicó
el michoacanazo contra autoridades y fun-
cionarios estatales, que resultó un fiasco;
procedió contra Julio César Godoy Tosca-
no, el medio hermano del gobernador que
está fugitivo, y en plena campaña le cortó,
sin ninguna explicación, recursos federa-
les para los afiliados al ISSSTE.
Este “michoacanazo financiero”, que se
suma a la “campaña de calumnias y men-
tiras” de panistas de que la entidad está
quebrada por la deuda de 15 mil millones
de pesos, fue orquestado por Ernesto Cor-
dero todavía como secretario de Hacienda
y quien, desde el jueves 27 –a dos semanas
de las elecciones–, se instaló en Morelia pa-
ra, de ser aspirante presidencial, degradar-
se en vocero de la candidata.
Godoy afirma que Calderón está tan
completamente involucrado en el proceso
electoral “que tiene a la hermana de can-
didata” y la más reciente manifestación
de esa conducta facciosa es el recorte de
recursos. “La única explicación que hay es
el proceso electoral de Michoacán”.
El objetivo de los hermanos Calderón,
dice, no es hacer justicia, como en el ca-
so de su medio hermano, “sino estigmati-
zar, desgastar a un gobierno de izquierda
sobre la base de un asunto que está fuera
del control del gobernador”.
–¿Para que Calderón imponga a su
hermana?
–Ellos están en la contienda electoral.
Ha habido un constante golpeteo al go-
bierno de Michoacán por diferentes razo-
nes: primero cuando el asunto de los gra-
nadazos, después el michoacanazo, luego lo
de Julio César Godoy Toscano y ahora el te-
ma de la deuda pública.
En entrevista en la casa de gobierno,
el martes 18, el gobernador asegura que
tanto la candidata del PAN como el pre-
sidente de ese partido, Gustavo Madero,
se equivocan cuando afirman que la deu-
D
a
v
id
D
e
o
la
rte
/ P
ro
c
e
s
o
fo
to
Godoy. Blanco del calderonismo
ELECCI ONES / MI CHOACÁN
1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 23
M
ORELIA, MICH.- Luis Calderón
Vega, padre de Luisa María
y Felipe Calderón Hinojosa,
dejó por escrito su repudio al
“feudalismo en Michoacán”
que hace seis décadas con-
sumó Lázaro Cárdenas del Río al hacer go-
bernador a su hermano Dámaso.
El historiador recoge, en el segundo
tomo de Memorias del PAN, la indignación
del abogado revolucionario Victoriano An-
guiano por el objetivo de Cárdenas de ha-
cer gobernador a su hermano en 1952: “Si
En flagrante violación a los preceptos fundamentales
de la democracia, Felipe Calderón interviene directa-
mente y utiliza la fuerza y recursos de la Presidencia
para impulsar la campaña de su hermana Luisa María,
que aspira a la gubernatura de Michoacán. Para posi-
cionarla no vacila en atacar al gobierno de Leonel Go-
doy con una campaña “de mentiras y difamaciones”,
ni en recortar las partidas del presupuesto federal a fin
de desestabilizar al gobierno perredista.
FRANCISCO CASTELLANOS
Y ÁLVARO DELGADO
“feudalismo”
E
n
riq
u
e
C
a
s
tro
S
á
n
c
h
e
z
Vuelta al
22 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011
ce de acusaciones, sin que se haya procedi-
do contra ningún político, aunque todos ad-
miten que están expuestos a la penetración
del crimen organizado, a la intimidación o el
asesinato.
“Ningún partido se ha salvado, no nos
hagamos”, reconoce el exsenador Antonio
Soto, uno de los principales colaboradores
de Silvano Aureoles, quien acusó a los can-
didatos del PRI de recibir apoyo del crimen
organizado, mientras que a los perredistas
se les intimida y hasta se les hace renunciar,
como ocurrió en Indaparapeo y Múgica, que
no aparece en la lista de vínculos entre can-
didatos y criminales.
El presidente estatal del PRD, Víctor Ma-
nuel Báez, niega que los candidatos hayan
sido obligados a renunciar por presiones de
narcotraficantes. “Yo les pregunté de mane-
ra directa si tenían presión o una amenaza
y ellos lo negaron. Yo no podría afirmar algo
que ellos no me expresan. Sin embargo, sí
hay una sospecha de que haya sido por pre-
sión de un grupo del crimen organizado”.
Según él no hay candidatos del PRD
vincu lados con el narco, porque el proce-
so de selección fue cuidadoso y, por ello, se
reservaron más de 70 municipios para pos-
tular a personas de reconocida militancia y
solvencia moral.
Califica de “rumores” que los aspirantes
a alcaldes de otros partidos tengan nexos
con el narco, como lo afirmó Aureoles, y lo
mismo dice de los señalamientos sobre los
hijos de Fausto Vallejo: “Hay muchos comen-
tarios también al respecto, pero hay que ser
responsables: no puedo afirmar algo que no
conozco”.
La del próximo 13 de noviembre y la de
2007 son dos elecciones de gobernador
que, insólitamente, le ha tocado atestiguar
a Felipe Calderón, ambas marcadas por la
guerra al crimen organizado.
En las encuestas que ha realizado la Se-
cretaría de Gobernación en Michoacán –y que
han sido entregadas al equipo de Luisa Ma-
ría Calderón– se hacen preguntas acerca de la
estrategia anticrimen del gobierno federal.
Una de ellas, de abril de este año,
muestra la aprobación de la estrategia cal-
deronista con 57%; 36% de los consulta-
dos la desaprueba. Sólo 34% creyó que
la estrategia estaba logrando su objetivo,
contra 53% que consideraba que no lo es-
taba haciendo.
A la pregunta de “quién va ganando”
en el combate al crimen organizado, la res-
puesta no es favorable a Calderón: 25% dijo
que el gobierno, mientras que casi el doble,
44%, declaró que el narcotráfico. O
“Esto cuesta mucho dinero en gasoli-
na, hospedajes, alimentación, salarios. Es-
timamos que está entre 5 y 6 millones de
pesos el costo que tiene el cuerpo de segu-
ridad de Luisa María Calderón”, dice Báez.
Insiste: “La idea era hacer que la ciu-
dadanía de Michoacán tuviera la percep-
ción de que el PRD no sabe gobernar, pero
el objetivo era crear los medios para que
Luisa María Calderón gobierne, como si
esto fuera un virreinato”.
El más reciente embate, dice, es qui-
tarle recursos federales, lo cual afecta a
toda la población: “Aquí no hay confron-
tación. Hay un ataque del gobierno fede-
ral al de Michoacán, pero no sólo al gober-
nador ni al PRD, sino este ataque, en esa
visión egoísta, mezquina, de tratar de im-
poner a su hermana como gobernadora,
se lleva de paso a todos los michoacanos”.
–Lo primero que hizo Godoy fue reco-
nocer a Calderón.
–Por eso digo que no hay una confron-
tación. A pesar de que el partido tenía la
posición de no reconocer a Calderón co-
mo Ejecutivo legítimo, él de manera insti-
tucional, contra la disposición del partido,
determinó reconocerlo como presidente.
Báez afirma que Cocoa no ganará: “Hay
un desencanto del panismo, porque Cal-
derón no solamente no ayudó a su estado
natal, sino que, con esta actitud mezquina
de poner a su hermana, perjudicó la eco-
nomía y la imagen de Michoacán. Aquí ya
perdieron los Calderón”.
La disputa, asegura, es entre el PRD y
el PRI y ganará el primero: “Pero no es sólo
por ganar, sino por preservar un proyecto
de izquierda: Aquí nació y desde aquí tie-
ne que haber un relanzamiento del carde-
nismo a nivel nacional, y una derrota pon-
dría en riesgo el proyecto de nación de la
izquierda, que es el único que le puede dar
un rumbo distinto a México…”
Uno de los temas de la entrevista soli-
citada era cómo, de ganar, enfrentaría un
gobierno que ella misma afirma que está
quebrado, pero también la intervención
documentada del gobierno de su herma-
no, algo que no cree Carlos Navarrete, el
coordinador de los senadores del PRD
y prominente miembro de la corriente
Nueva Izquierda, quien fue de los prime-
ros en entrevistarse, en secreto, con Fran-
cisco Ramírez Acuña, primer secretario
de Gobernación.
Navarrete declaró el jueves 6 que Cal-
derón es neutral: “No percibimos que an-
de en campaña y se lo reconocemos. Tengo
la impresión de que el presidente sabe di-
ferenciar claramente lo que es su respon-
sabilidad como jefe de Estado y lo que es
la aspiración de un familiar cercano a él”.
El presidente estatal del PRD, Víctor
Manuel Báez, no sabe qué decir ante las
declaraciones de Navarrete: “Calderón tie-
ne metidas las manos, los pies y el gobier-
no. Desde Los Pinos se ha orquestado todo
el apoyo para la candidata del PAN: Econó-
mico, logístico, mercadotécnico y electo-
ral. Todo lo que está al servicio del Ejecuti-
vo lo tiene la señora”.
La derecha será derrotada
Parte de la estrategia, añade, es golpear al
gobierno local: “Ha habido un ataque siste-
mático del gobierno federal, que se inició
el 15 de septiembre de 2008 con una sola fi-
nalidad: que el gobierno del PRD no luzca,
para posicionar a la hermana de Calderón.
Desde entonces le empezó a abrir brecha”.
Según el dirigente, Cocoa ya rebasó el
tope de campaña porque además se de-
ben computar los gastos que implica la
custodia del Ejército y la Policía Federal,
sin incluir los efectivos del EMP a los que
tiene derecho.
E
n
riq
u
e
C
a
s
tro
S
á
n
c
h
e
z
“Cocoa” con la élite panista
ELECCI ONES / MI CHOACÁN
1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 25
da del estado es de 20 mil y 15 mil millo-
nes de pesos, respectivamente, cuando es
de 13 mil 500 millones acumulada de tres
gobiernos.
“Es parte de la hipocresía de la dere-
cha”, dice Godoy, quien tilda de “traidores
a la democracia” a los Calderón, como a
otros miembros del PAN que participaron
en la transformación democrática panista
pero ahora actúan contra ella.
“Es importante que se sepa que hay
gente que luchó por la democratización
del país y se mantiene en esas conviccio-
nes, y hay gente que luchó por la demo-
cracia y ha traicionado las convicciones
democráticas”, dice Godoy.
–¿A quiénes se refiere?
–A muchos, fundamentalmente a po-
líticos de la derecha que lucharon por la
democratización de este país y que se han
olvidado de la historia.
–¿Se sentirá frustrado si entrega el go-
bierno a Luisa María Calderón?
–Como ciudadano de izquierda, sí, pe-
ro como gobernador le voy a entregar a
quien gane limpiamente las elecciones.
Esa es mi obligación. Soy fundador de un
movimiento democratizador del país, a
pesar de que algunos lo han traicionado.
Pero además, dice, en esta elección es-
tará presente la conciencia histórica de los
michoacanos: “Esta historia no puede olvi-
dar quiénes fueron los enemigos de las po-
líticas cardenistas, como el reparto agrario,
la educación pública, la comunidad indíge-
na y otras políticas nacionalistas”.
Precisa que desde 1988 el PRD ha ga-
nado 14 de las 18 elecciones estatales y fe-
derales. “No es gratuito ni circunstancial
que las últimas siete las haya ganado la iz-
quierda. Sí, la elección va a ser competida,
pero aquí se respira pluralidad y toleran-
cia. En estos días la propia candidata (del
PAN) se ha dedicado a difamar al goberna-
dor y lo hace en el ambiente de libertades
que existe en Michoacán”.
–¿Sería un retroceso la victoria de la
derecha?
–Para mí como ciudadano, sí. Como
gobernador respetaré el resultado de la
elección.
Ridiculizar a AMLO
En tanto, con la promesa de mano du-
ra como eje de su campaña, aunque tam-
bién con la oferta de clases de finanzas y
mercadotecnia en las secundarias para
crear empresarios, Calderón se ufana de
haber ganado ya las elecciones y desde-
ña las evidencias del apoyo del gobierno
de su hermano.
De hecho, apenas el jueves 27 el diario
Reforma publicó que la delegada de la Comi-
sión Nacional de Fomento Educativo (Cona-
fe), Gloria López Arroyo, el día 14 envió un
correo a los empleados de esa instancia pa-
ra pedirles que voten por Cocoa y advertirles
que de lo contrario habría represalias.
“Como es de su conocimiento, en los
próximos días se realizarán las elecciones
en el estado de Michoacán. Por tal motivo
solicito a ustedes giren sus instrucciones a
fin de que el personal de la delegación del
Conafe vote a favor de la Psic. Luisa María
Calderón Hinojosa, quien ha pactado favo-
recer a esta institución una vez llegada al
cargo de gobernadora en el estado”.
En el mensaje, redactado con abun-
dantes faltas de ortografía, la funcionaria
federal añadió: “Asimismo pido su apoyo
para la total discreción de la información,
pues de ella depende su estancia en la ins-
titución a mi cargo. Sin otro particular re-
ciban un saludo.”
Descrita a menudo como arrogan-
te, taimada, incongruente y proclive a la
mentira, en el debate del jueves 20 Cocoa
dijo haber subido a un taxi y platicado con
el chofer, algo que no pudo haber sucedi-
do porque desde que regresó de España en
2008 los soldados del EMP no descuidan
su seguridad ni un momento.
De hecho, desde la precampaña la cus-
todia del EMP ha sido identificada por su
propio equipo como una de sus debilida-
des, según consta en un documento que
describe las “amenazas” para ella por te-
ner un “grupo encerrado”, “muchos gene-
rales y poca generosidad”, “enfrentamien-
tos” y “decisiones poco compartidas”.
Este semanario tuvo acceso también a
grabaciones en las que Cocoa, en conversa-
ciones con colaboradores como Javier Mora
Martínez, acusa a Marko Cortés, su adver-
sario en la precampaña y actual candida-
to a alcalde de Morelia, de regalar bultos de
cemento a panistas, de “comprar votos” en
3 mil pesos, pagar a operadores 16 mil pe-
sos y tratar de cooptar “a güevito o por vo-
luntad” a regidores afines a ella.
En las grabaciones se escucha tam-
bién a Calderón y a sus colaboradores tra-
mar una estrategia de desprestigio contra
Cortés, el PRI, el gobierno estatal y Andrés
Manuel López Obrador mediante decla-
raciones para ridiculizar a éste y además
“inventado mails”.
“(Resaltar) las tonterías de nuestro
eminente Andrés Manuel, qué sé yo, ridi-
culizarlo con sus propias palabras, de una
manera sistemática. Cuando podamos
hacerlo abiertamente lo hacemos, y cuan-
do no, nos podemos callar”, expresó.
Los reporteros de Proceso solicitaron,
formalmente, una entrevista con Calde-
rón que, con la condición de desahogarse
en 20 minutos, se programó para las 9:00
horas del jueves 20, día del debate. Pero la
noche del miércoles fue cancelada porque
la candidata prefirió irse “a un spa” para
relajarse, como declaró públicamente.
M
ORELIA, MICH.- En Michoacán, es-
tado natal de Felipe Calderón y
donde empezó la guerra al cri-
men organizado que ya ha cos-
tado más de 50 mil muertos, se anticipa
que la violencia será el sello de las elec-
ciones del domingo 13 de noviembre.
Aunque el gobernador perredista Leo-
nel Godoy asegura que Michoacán ocupa el
último lugar en crecimiento del índice delic-
tivo del fuero común y el penúltimo en deli-
tos por cada 100 mil habitantes –según una
encuesta de Instituto Nacional de Estadísti-
Comicios con focos rojos
FRANCISCO CASTELLANOS Y ÁLVARO DELGADO
ca y Geografía (Inegi)– hay una situación de
alerta en la Secretaría de Seguridad Públi-
ca estatal.
Según un documento elaborado por ex-
pertos de esa institución, que circula en-
tre los organismos de inteligencia y del que
Proceso obtuvo copia, en 17 de los 113
municipios hay “focos rojos”, con “probabi-
lidades de incursión violenta electoral”.
Por la cerrada competencia entre los
tres candidatos al gobierno de Michoacán
–la panista Luis María Calderón, el priista
Fausto Vallejo y el perredista Silvano Au-
reoles–, el documento definido como “con-
fidencial” advierte que no debe ser “extra-
ño que existan factores antisociales que
detonen incertidumbre y actos delictivos
para copar la votación, pues todo parecie-
ra (indicar) que a menos votación se bene-
ficiaría la actual cúpula del poder que está
en el estado”.
Crimen organizado
En el documento hay también un dato alar-
mante: Los “municipios en donde existen
posible vínculos entre candidatos a alcal-
días y el crimen organizado” suman 52, casi
la mitad de los 113 del estado, gobernados
por todos los partidos políticos.
Este escenario ha permeado el debate
entre los partidos políticos y las coaliciones
que contienden por la gubernatura, con cru-
24 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011
1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 27
ginó, Santa Anna insistió. A veces andaba
en el exilio, al igual que Salinas, pero volvió.
Cuando le ofreció sus servicios al imperio
de Maximiliano, éste lo echó a un lado. Fi-
nalmente Santa Anna se volvió loco”.
Meyer es señalado por Salinas de Gor-
tari en su reciente libro ¿Qué hacer? La
alternativa ciudadana como uno “de los in-
telectuales vinculados al neopopulismo”
en México.
Entrevistado al respecto, Meyer evita
hablar sobre los juicios que el exmanda-
tario hace de su obra, en particular sobre
un texto suyo publicado en marzo de 2006
en el cual “hace una defensa abierta del
neopopulismo”. Prefiere analizar, dice al
reportero, la insistencia de Salinas en de-
fender su legado y en atacar a sus críticos.
“El de Salinas no es el debate de las
ideas, es un debate por el poder. Si no, pa-
ra qué está detrás o al lado de Peña Nieto”,
advierte.
–¿Cuál es exactamente el síndrome de
Santa Anna? ¿El deseo continuo de retor-
nar al poder? –se le inquiere.
–No. El gobierno de Santa Anna termi-
na en un fracaso; entonces él quiere de-
fenderse ante la historia. No quiere pasar
como un militar que perdió la guerra con-
tra Estados Unidos ni el último presidente
que tuvo que vender una parte del territo-
rio, como fue La Mesilla.
El síndrome, precisa, “es una búsque-
da de que la historia no lo juzgue así. Él
quiere volver a ser útil a la patria hasta
que termina en la locura”.
–¿Esto sucede con Salinas?
–Hay algo de eso. Salinas no perdió
Texas ni la guerra contra Estados Unidos,
pero el 6 de julio del 88 no se olvida. Él lle-
ga con una ilegitimidad evidente. Hasta la
prensa extranjera, que siempre fue sostén
del régimen, tuvo que admitirlo. Ahí están
las crónicas de Alan Riding en The New
York Times.
“Es el 88 y es el 94. Y el colofón de ese
año trágico fue el llamado ‘error de di-
ciembre’, que Salinas quiere atribuir a Ze-
dillo, pero no hay nadie que pueda aceptar
eso porque toda la razón de esa caída está
en las decisiones económicas tomadas en
el salinismo. Zedillo ni conocía bien Los
Pinos en diciembre de 94, cuando se le
viene abajo la economía.”
–¿Esa es la obsesión de Salinas, ocultar
ante la historia la ilegitimidad de origen y
el fracaso de 1994?
–Yo diría esto: qué nos importa si fue lo
uno o lo otro… Lo que él piense me tiene
sin cuidado. Eso debe tenerle sin cuidado a
muchos mexicanos, a menos que seamos
psiquiatras o psicólogos. Nos debe inte-
resar a nosotros lo que pensamos de su
sexenio, la imagen que tenemos de él. El
fracaso que fue el final de su gobierno.
Premio Nacional de Periodismo en 1989
por sus columnas de análisis político, pro-
fesor en distintas universidades mexicanas
y estadunidenses, comentarista en el pro-
grama de televisión Primer plano de Canal
Once, colaborador de la mesa de análisis
del noticiario radiofónico de Carmen Aris-
tegui en MVS y del periódico Reforma, Meyer
no niega su apoyo al movimiento encabe-
zado por Andrés Manuel López Obrador, tal
como lo señala Salinas en su libro.
–¿Por qué esta obsesión de Carlos Salinas
contra López Obrador y sus supuestos “inte-
lectuales orgánicos”, como le llama a usted?
–Porque López Obrador es el único
que le representa un reto de fondo. El
PAN no lo es desde que lo hizo parte de
su bloque de poder en su sexenio. El PAN
es actor político que ha tenido acuerdos
con Salinas. En el PRI hay un sector que
es el de Salinas. En el PRD hay un sector
acomodaticio.
“El único actor político importante al
que Salinas no se le puede acercar y no
tiene acuerdo con él, es López Obrador.
Pero no es la persona en sí misma, sino el
movimiento y los más de 4 millones de se-
guidores que tiene lo que lo hace impor-
tante a los ojos de Salinas.”
–¿Por qué apoya usted a López Obrador?
–Si hiciéramos una cola o una reunión
de los críticos de López Obrador llenaría-
mos el estadio Azteca. Y yo no formo parte
de ese grupo; hay que recordar lo que de-
cía Aristóteles sobre “la justa medianía”.
Creo que es necesario ponderar de un la-
do… Yo no pretendo ser objetivo ni presu-
mirme como tal, a fin de cuentas, nadie lo
puede ser en las circunstancias actuales.
Los expresidentes y su protagonismo
La entrevista con el autor de Su majestad
británica contra la Revolución Mexicana se
inicia con una pregunta de comparación
histórica.
–¿Es novedoso que un expresidente
como Salinas insista tanto en mantenerse
vigente en el debate político o hay algún
antecedente?
–Su antecedente más claro es Antonio
López de Santa Anna. En ese México del
siglo XIX que todavía no era nación, se
convirtió en el hombre que simbolizaba
el poder político –el poco que había– y en
un proyecto de futuro. Fracasó de manera
rotunda y escandalosa pero no se quiso ir
nunca de la política.
“Finalmente se volvió loco… Su mujer le
pagaba a algunas personas para que lo fue-
ran a ver a su casa, le hicieran antesala y le
pidieran su consejo político. Así que el caso
Salinas enteramente novedoso no lo es.”
Meyer hace un apretado recorrido his-
tórico sobre los otros antecedentes: “Juá-
rez se murió en el poder. Porfirio Díaz se
fue al exilio. Carranza y Madero fueron
asesinados. Obregón sí maniobró. Ese es el
otro. Estuvo ahí como poder tras el trono
POLÍ TI CA
en una diarquía. Mientras Obregón vivió,
Calles fue presidente, pero no enteramen-
te. Ahí estaba al lado, era muy visible la
sombra de Álvaro Obregón, hasta que se
reelige y lo asesinan.
“El otro expresidente que qué lata dio
fue Calles. Entra y sale del gobierno. Está en
el Banco de México, en Ferrocarriles y sobre
todo está en la designación de gobernado-
res y presidentes, hasta que lo sacan del
país.Y cuando vuelve, regresa más o menos
como Santa Anna, muy disminuido.
“Luego viene la revolución institucio-
nalizada. Lázaro Cárdenas es el que pone
el ejemplo. Es un presidente fuerte, el más
fuerte hasta ese momento. Y, sin embar-
go, es el que va a dejar libre a su sucesor,
aunque Ávila Camacho lo llama a su gabi-
nete, lo hace ministro de Defensa. Llegado
el final, antes de que termine el sexenio,
Cárdenas se va.
“Está con muchísima discreción en la
vida política mexicana. Hace unas decla-
raciones. No ataca. A pesar de que traicio-
nan el ideario cardenista y lo destruyen,
Cárdenas no dice nada.”
–¿No intentó con Miguel Alemán un
debate como el que ahora emprende Sali-
nas entre “neoliberales” y “neopopulistas”?
–No. Lo intentó de manera indirecta. Y
muy buena. Uno de sus cercanos, Natalio
Vázquez, publicó en El Nacional un artículo
en contra de los contratos de riesgo que
Pemex había firmado con empresas nor-
teamericanas. Era un mensaje para que lo
leyera Alemán. El grueso de los mexicanos
no se dio cuenta. Cárdenas lo hizo muy
sutilmente.
“Algo tiene que ver de manera muy
indirecta Cárdenas en contra del intento
de reelección de Miguel Alemán, pero no
apoya directamente a Henríquez Guz-
mán. Probablemente algo hizo en el 68
para que Díaz Ordaz no fuera a hacer más
barbaridades.”
–¿Por qué Cárdenas no defiende públi-
camente su ideario traicionado?
–Cárdenas se respeta a sí mismo. Se
sabe legítimo. Respeta su legado. Y se com-
porta como tal, hasta el día que pierde su
batalla en contra del cáncer.
“Alemán, en cierto sentido, es pare-
cido a Cárdenas. Es la otra cara. Es el re-
presentante de la derecha oficial, de los
grandes negocios, de la gran corrupción,
pero bastante moderado fuera del poder
presidencial. Él y Abelardo Rodríguez son
los representantes del anticomunismo
oficial, pero con voz muy baja.
“Ruiz Cortines se murió. López Mateos
se murió. Díaz Ordaz es incapaz de reponer-
se de la barbaridad que hizo y no juega nin-
gún papel posterior. Echeverría se recluye y
nadie le pide que salga. López Portillo hace
los desfiguros de su vida privada con Sasha
Montenegro y finalmente muere sin nada.”
–López Portillo publicó Mis tiempos pa-
26 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011

Carlos Salinas de Gortari ha lle-
vado al extremo el síndrome de
Antonio López de Santa Anna”,
el militar que ocupó la Presiden-
cia de la República 11 veces a lo
largo del siglo XIX, que perdió
más de la mitad del territorio nacional an-
te Estados Unidos y que fue derrotado por
la Revolución de Ayutla de 1857, afirma el
historiador Lorenzo Meyer.
Lo singular en el caso de Santa Anna
es que “a pesar de que fracasó de manera
rotunda y escandalosa, no se quiso ir nun-
ca de la política”, sostiene Meyer, doctor
en relaciones internacionales e investiga-
dor y profesor en El Colegio de México.
Autor de una decena de libros sobre
historia nacional, abunda: “Cuando la Re-
volución de Ayutla decididamente lo mar-
Conocido por su proclividad a irrumpir en el escenario pú-
blico para denostar a sus enemigos, esta vez Carlos Salinas
escogió entre sus blancos al historiador Lorenzo Meyer,
a quien califica en su libro ¿Qué hacer? La alternativa
ciudadana, como “uno de los intelectuales vinculados al
neopopulismo” en México. Entrevistado al respecto, Meyer
asegura que, al igual que Antonio López de Santa Anna,
el exmandatario no quiere admitir que su régimen fue un
fracaso. “Lo que Salinas no sabe es que la obsesión por el
poder termina en la locura”...
JENARO VILLAMIL
El síndrome
de Santa Anna
M
ig
u
e
l D
im
a
y
u
g
a
1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 29 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 29
C
arlos Salinas de Gortari “debería em-
pezar a rendir cuentas”. Por lo me-
nos “debería abrirse alguna averigua-
ción previa o reabrirse aquella que se
inició, pero no culminó, sobre las sustrac-
ciones de la llamada partida secreta”, ad-
vierte la periodista Carmen Aristegui, una de
las comunicadoras criticadas por el expre-
sidente en su libro ¿Qué hacer? La alternati-
va ciudadana.
En entrevista con Proceso, Aristegui su-
braya que la presencia pública de Salinas
“es nociva porque alienta la instauración del
cinismo en la vida social mexicana”; “es la
expresión máxima de la desfachatez”, por-
que “aparece como si nada a repartir leccio-
nes, como si su enorme descrédito pudiera
desaparecer a punta de desmemoria.
“Salinas apuesta a la desmemoria para re-
cuperar una presencia pública que le permi-
ta borrar o diluir la pésima imagen que quedó
de él y de su gestión entre millones de mexica-
nos. Salinas le achaca a Zedillo esa mala fama
que tanto le pesa, comprensible, por supues-
to, en términos humanos”, reflexiona.
–¿Cree en la versión insistente del com-
“¿Qué le pasa a Salinas? ¿Qué le pa-
sa a los que hoy le hacen la corte? ¡Qué am-
nesia, qué cortedad, qué cinismo!”, excla-
ma Aristegui.
–¿Volvió a tener alguna información o
declaración de Miguel de la Madrid des-
pués de la entrevista y de aquella carta pa-
ra desdecirse?
–Salinas quiso brutalmente anular a De
la Madrid declarándolo incapacitado, des-
pués de una humillante operación para su
silenciamiento.
“De la Madrid me mandó una carta que
fue opacada, porque se divulgó el mismo
día del michoacanazo. Lo enfermaron”.
–¿Buscó a Salinas antes o después de
esa entrevista?
–Lo busqué para el libro de Transición, a
través de la editorial que lo publica. La res-
puesta fue un no categórico.
“El expresidente De la Madrid dijo sobre
Raúl Salinas que conseguía contratos del
gobierno; que tenía vínculos con narcotrafi-
cantes. ¿Qué ya nadie se acuerda de ello?”,
remata Aristegui.
El otro episodio fueron las declaraciones
de Luis Téllez, grabadas en un teléfono celular,
donde acusó a Salinas de haberse quedado
con la “mitad de la partida secreta”. Téllez re-
nunció meses después a su cargo como titular
de Comunicaciones y Transportes y ahora es
presidente de la Bolsa Mexicana de Valores.
Antes de eso se disculpó y afirmó que no tenía
pruebas de sus afirmaciones contra Salinas.
“Lo más lamentable de esta historia es
que, a pesar de las investigaciones en el ex-
tranjero sobre la fortuna de los Salinas, de una
forma de vida como la suya, incompatible pa-
ra quien sólo ha sido funcionario público, pe-
ro vive como magnate, de las declaraciones
de un expresidente como De la Madrid y de un
exfuncionario como Téllez, Salinas vuelva aquí
y tan campante”, advierte la periodista.
Salinas endereza sus críticas contra tres
“editorialistas”, como les llama: Miguel Ángel
Granados Chapa, autor de Plaza Pública, dos
veces Premio Nacional de Periodismo y galar-
donado por el Senado con la Medalla Belisario
Domínguez; contra Carmen Aristegui, recono-
cida también internacionalmente por su papel
a favor de la difusión de los derechos humanos
en México, y contra Denise Dresser, colabora-
dora también del espacio de análisis político en
MVS Radio y articulista de Proceso.
De Carmen Aristegui, señala, entre otras
cosas, su tendencia a “victimizarse” y “su
actitud incondicional ante López Obrador”.
Para la conductora, las acusaciones de
Salinas son “francamente patéticas”. “Es-
tá en un road show, con entrevistas a modo,
presentando este libro lastimoso”, subraya.
Y para “no apostar a la desmemoria”,
Aristegui recuerda que “tal como dicen los
estudiosos que han analizado la crisis del
94, lo más notable fue que no hubiera esta-
llado antes. El daño causado por Salinas es
inconmensurable”. O
POLÍ TI CA
Apuesta
JENARO VILLAMIL
por la desmemoria
plot en su contra del que ahora se hace víc-
tima Salinas en dos libros?
–No dudo que Zedillo haya hecho lo posi-
ble para destrozar el prestigio de Salinas con
lo que estuviera a su alcance. Sin embargo,
eso no es suficiente para explicar el grado de
aversión popular que concita su figura.
“No sólo es la marca de la corrupción
en su sexenio lo que impera e irrita. Es el re-
cuerdo de la mayor debacle bancaria y fi-
nanciera de la que tengamos memoria. Él
sabe el daño inmenso que causó a millones
de familias, negocios y patrimonios por el
derrumbe estrepitoso del castillo de naipes
que construyó en su sexenio.
“Por eso arrastra como fantasma sus
explicaciones. ‘Yo no fui, fue Zedillo’, dice
una y otra vez. Supone que se ha olvidado lo
que hizo con los Tesobonos, esa bomba de
tiempo que nos reventó entre las manos”,
argumenta Aristegui.
Silenciamiento
Dos episodios periodísticos recientes vienen
a la memoria de la conductora de MVS Radio
y de CNN en Español: la grabación del exse-
cretario de Comunicaciones y Transportes,
Luis Téllez, quien acusó a Salinas de haberse
robado la mitad de la “partida secreta” y las
declaraciones de su antecesor Miguel de la
Madrid, durante una entrevista con Aristegui
para el libro Transición.
“Miguel de la Madrid, hace menos de dos
años, dijo lo que quiso decir sobre Salinas y
sobre su familia. De la Madrid quiso dar cuen-
ta de su pesar por esa ‘normalización’ de la
presencia de Salinas en la escena pública.
“Para De la Madrid el sexenio de Car-
los Salinas terminó muy mal porque permi-
tió una gran corrupción. La de sus herma-
nos Raúl y Enrique. De la Madrid se dijo muy
decepcionado del presidente que dejó a la
nación mexicana. ‘Me equivoqué’, recuerdo
que me dijo en la conversación sostenida en
su casa de Coyoacán.”
–¿Percibió alguna alteración en sus fa-
cultades mentales como dijeron luego sus
hijos y el propio Salinas?
–Para nada. A manera de disculpa el expre-
sidente me dijo: “En aquel entonces no tenía
elementos de juicio sobre la moralidad de los
Salinas”. ¡Imagínate! El expresidente hablando
así de su sucesor y ahora Salinas nos viene con
el cuento de su Alternativa Ciudadana.
M
ig
u
e
l D
im
a
y
u
g
a
Aristegui. Salinas, presencia nociva
28 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011
C
omo reacción al nuevo libro de
Carlos Salinas de Gortari –¿Qué
hacer? La alternativa ciudadana,
de editorial Debate–, en el cual
lo califica de “intelectual orgánico neo-
liberal” y lo considera
“gran cacique cultural,
indigno heredero del
legado intelectual de
uno de los más notables
hombres de letras del si-
glo XX mexicano”, el his-
toriador Enrique Krauze
entregó a Proceso este
breve texto:
Hace un año Salinas de Gortari se pre-
sentó con un kilo de ideas titulado Demo-
cracia republicana. Hoy regresa con un re-
frito de aquel ilegible volumen reducido a
sólo 300 gramos, sin duda más
ajustado a su verdadero peso
intelectual. Esta insignificancia
contrasta con su lastre moral,
ese sí muy pesado. No creo
que el público lo oiga ni lo vea:
los mexicanos no somos am-
nésicos. Tampoco creo que
el PRI lo quiera adoptar co-
mo su nuevo intelectual or-
gánico: sería un suicidio. O
Cuestión de peso
–Nos conocíamos desde antes, nos
habíamos visto algunas veces. En su sexe-
nio, el presidente de El Colegio de México,
Mario Ojeda, me pidió que fuera el coordi-
nador de una serie sobre historia contem-
poránea de México, siguiendo la tradición
de las anteriores series de Daniel Cosío
Villegas, que incluyera el salinismo.
“Fui a Los Pinos a plantearle el proyecto
a Salinas y a Ernesto Zedillo, su secretario
de Educación Pública.Yo expuse el proyecto.
No pedí nada. Fui como parte de una insti-
tución. Se suponía que El Colegio de México
iba a conseguir los recursos. Y nada pasó.
“Nos hicieron esperar en Los Pinos.
Nos atacaron los mosquitos hasta que nos
llegó el aviso del Estado Mayor de que pa-
sáramos. Nos recibió Salinas, le presenté
el proyecto, le hice la broma de que yo te-
nía más doctorados en mi equipo que en
su gabinete. ‘¿Cambiamos?’ –bromeé.
“Total, que como tantas cosas no se hizo
absolutamente nada. El Colegio de México
no puso mucho énfasis. La serie incluiría el
sexenio de Salinas. Y él sabía de qué pie co-
jeaba. Prosalinista no era, ni de broma. Creo
que desde el principio lo rechazó, pero como
juega el poder, hizo como que le interesaba.
–¿Ese fue el único encuentro?
–Ese fue el más sustantivo. El primero
fue cuando presentó su tesis recién doc-
torado en El Colegio de México. Manuel
Camacho me pidió si podía hacer un se-
minario para que Salinas lo presentara. Yo
fui director del Centro de Estudios Inter-
nacionales durante tres años y entre las
penosas obligaciones está la de hacer pre-
sentaciones y seminarios.
“No fue mucha gente a ese seminario
de Salinas. Camacho tenía que estar ahí
y hubo cuatro personas más. Estuvo bien
la presentación. Después me di cuenta de
que esa tesis era el Pronasol en ciernes.
“Salinas es una persona inteligente,
de eso no hay duda”, rememora Meyer. Y
remata: “Tiene una obsesión por el lugar
que quiere ocupar en la historia”.
–Este protagonismo de Salinas, ¿es un
problema del vacío de poder actual en la
institución presidencial?
–Es un problema de la etapa que vivi-
mos. Si hubiera madurado la democracia,
si la transición democrática se hubiera
afianzado, los expresidentes serían algo
secundario, como en cualquier país.
“Pero en 2003, con Vicente Fox, se echó
a perder todo. Ahora no sabemos a dónde
vamos ni qué va a suceder.”
–¿A mayor debilidad del presidente,
mayor fortaleza de los expresidentes y
otros poderes?
–A mayor debilidad institucional del
presidente en turno, mayor fortaleza de
los poderes fácticos. Salinas está en la
banda de los poderes fácticos, como Tele-
visa, TV Azteca, Telmex, Cemex, los ban-
cos, Bimbo, el narcotráfico…
ra defenderse también, ¿no?
–Él lo publica y deja que
sean el lector y la historia
quienes se encarguen de juz-
garlo. Se mete en su vida pri-
vada. Deja su testimonio y su
defensa porque termina en un desastre,
pero no se mete en la política interna del
PRI ni nada de eso.
–¿Luis Echeverría quiso maniobrar co-
mo si fuera Lázaro Cárdenas?
–Como Cárdenas, pero no lo era. Y
se dio una caja de resonancia que fue
el Centro de Estudios del Tercer Mundo.
Era como Fox antes de Fox, pero se lo
cerró Jesús Reyes Heroles. Él lo puso en
su lugar. Cerrado y muerto el instituto,
por andar haciendo un poquito al hom-
bre que ya no tiene poder, pero que pro-
duce ideas.
“Echeverría no producía ideas, pero
dirigía un equipo internacional que pro-
ducía tesis en relación con el Tercer Mun-
do y se lo cierra Reyes Heroles. De ahí en
adelante, la única defensa de sí mismo es
cuando lo van a ver legisladores (por la
matanza estudiantil del 68). Echeverría
ya es una figura patética. Cuando dice ‘no
coordino ni a mis nietos’ es que ya está
fuera de circulación.”
–¿Y Ernesto Zedillo y Miguel de la Ma-
drid Hurtado?
–Zedillo hace algo similar a Santa An-
na: se va al exilio, a disfrutar de los pues-
tos que le dan las empresas extranjeras.
Eso sí es nuevo. Un expresidente que se
convierte en empleado del capital exter-
no. Zedillo se queda callado. No interviene
en nada de lo interno porque a él se le de-
rrumbó lo que quedaba del régimen de la
posrevolución.
“De la Madrid, por su enfermedad, no
interviene. Y cuando intenta decir algo,
sus propios hijos lo callan
y lo declaran loco.
“Sí tiene antecedentes
Salinas, pero él lleva al extre-
mo el síndrome de Santa Anna.”
Salinas y Meyer
No es la primera vez que Salinas insiste
en encajonar a Meyer como “intelectual
orgánico” del “neopopulismo”. Lo hizo en
su libro anterior, Democracia republicana: ni
Estado ni mercado, una alternativa ciudadana
e insiste en la nueva edición simplificada
¿Qué hacer? La alternativa ciudadana, publi-
cado recientemente.
“Los populismos empleados por Meyer
como ejemplos para refutar las críticas al
neopopulismo autoritario mexicano (ruso y
estadunidense) no tienen nada que ver con
el que se implantó en América Latina en
años recientes y con el cual López Obrador
ha dejado ver una gran afinidad”, sostiene
Salinas en la página 161 de su libro.
El expresidente se vale del “destacado
periodista Carlos Marín”, director de Mile-
no Diario, para afirmar que Meyer tiene una
“cuestionable credibilidad y deshonesti-
dad intelectual”. El 1 de diciembre de 2010
Marín anunció en el programa Tercer grado,
de Televisa, que demandaría a Lorenzo Me-
yer por difamarlo. El pasado 28 de septiem-
bre un juez de lo civil del DF falló a favor
del profesor de El Colegio de México al con-
siderar improcedente la demanda.
Salinas no menciona este episodio,
pero cita en dos líneas a Carlos Marín
para sustentar su ataque contra las posi-
ciones de Meyer y definirlo como “afín” al
“neopopulismo autoritario”.
–¿Tuvo usted alguna relación con Sali-
nas durante su sexenio? –se le cuestiona
a Meyer.
PEMEX
1825 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 31
siones que por su trascendencia e impor-
tancia incidan en la dirección energética y
en la creación del valor de Pemex”.
El consejo se reunió el martes 18 y, con
una breve explicación apoyada en nueve lá-
minas y la interpretación del abogado de
Pemex, Marco Antonio de la Peña, Suárez
Coppel insistió en que no requería la autori-
zación del consejo para firmar el acuerdo y
comprar nuevas acciones. Acto seguido, los
consejeros sólo “tomaron conocimiento”
del informe sobre Repsol, pero no lo discu-
tieron debido a que la mayoría lo respaldó.
El único que cuestionó y rechazó la ope-
ración, además de pedir la venta de las ac-
ciones para quedar solamente en 5%, fue el
doctor Rogelio Gasca Neri, quien entregó un
documento de 23 cuartillas donde funda-
menta su inconformidad; además, el lunes
24 entregó su voto particular en contra por-
que nunca estuvo de acuerdo en que sólo se
les “informara” y no se les hubiera convoca-
do para “autorizar o no” la operación.
En la página cinco, Gasca Neri devela
los motivos de Sacyr: obtener dinero fres-
co para pagar sus deudas a través de la ob-
tención de mayores dividendos en contu-
bernio con Pemex.
Sacyr “tendrá que negociar un crédi-
to por 4 mil 908 millones de euros a más
tardar el próximo 21 de diciembre. Esta si-
tuación implica la necesidad apremian-
te de Sacyr por aumentar dividendos –or-
dinarios y extraordinarios– mediante la
venta de activos de Repsol. Recientemen-
te, después del anuncio de la operación,
un informe de Crédit Agricole sobre la si-
tuación financiera de Sacyr nos da una
situación aún más apremiante.
“Decía en esencia que Sacyr tiene una
deuda impagable en el estado en que se en-
cuentra, que sólo genera alrededor de 100
a 200 millones de dólares anuales, cuan-
do sus compromisos de flujo anuales son
de 750, y los de 2012 son de mil 250 millo-
nes, aun suponiendo que su deuda con Cré-
dit Agricole se reestructure totalmente. Re-
comienda vender activos, entre ellos una
parte importante de las acciones de Repsol.
Ahora Sacyr apuesta a que suba el precio
de la acción de Repsol gracias a la iniciativa
emprendida conjuntamente con Pemex y a
la posibilidad de forzar a Repsol a una ma-
yor distribución de dividendos ordinarios y
el decreto de dividendos extraordinarios.”
En esa reunión de consejo, Gasca se
quejó de que no se les diera información:
“Ni siquiera trae el convenio con Sacyr ni
una secuencia de los actos financieros pa-
ra la compra de las acciones de Repsol ni
los compromisos legales, financieros, cor-
porativos y de otro tipo que se hayan ad-
quirido con las partes”.
Luego sostuvo que había más pregun-
tas que respuestas, más dudas que cer-
tezas, y alegó: “Esta operación no debe
seguir la ruta inercial planteada en su ori-
gen”. Pero no recibió respuesta.
Aclaró que no estaba en contra de que
se realizaran operaciones fuera de Méxi-
co, “pero apegadas al marco legal”, y “no
es aceptable, y de hecho está fuera del
marco legal, llevar a cabo operaciones co-
mo la que nos ocupa, ajenas al consejo,
decididas sólo por el director general”.
En el documento, que leyó en la reu-
nión, Gasca Neri reclamó a Suárez Coppel
por sus declaraciones a los medios: “No
es aceptable que se argumente que (estas
operaciones) se llevan así porque el mar-
co jurídico no permite hacerlas en México,
y que se hacen a espaldas del consejo por-
que éste no es ágil y hay información deli-
cada que podría fugarse, ocasionando que
se ‘cayera’ la operación”.
Luego acusó: “Los objetivos (del acuer-
do) no pueden avalar el compromiso de Pe-
mex en un convenio con una empresa ajena
al sector petrolero, y menos aún para dedi-
car mil 600 millones de dólares de recursos
públicos de Pemex”, por lo que señaló “ile-
galidad de ambas operaciones: la compra
de acciones y la firma del acuerdo”.
Repsol, añadió el consejero indepen-
diente, es un tema estratégico “por el
monto de las transacciones, su naturaleza
y las implicaciones para Pemex. Me preo-
cupa que pueda haber otros temas como
éste que no hayan sido considerados es-
tratégicos por el director general y no ha-
yan sido informados al consejo”.
Después de perder 650.7 millones de dólares por una
mala compra de acciones de la petrolera española
Repsol en 2003, Pemex acaba de adquirir en mil 120
millones un paquete accionario que la ata a otro in-
versionista, la inmobiliaria Sacyr, durante 10 años, sin
ventajas inmediatas ni estratégicas. El diputado fede-
ral Mario di Costanzo; el presidente de Transparencia
Nacional, Gabriel Reyes Orona, y el consejero inde-
pendiente de Pemex Rogelio Gasca Neri desmadejan
la trama de un quebranto financiero del que pública-
mente se ha hecho responsable el director general de
la paraestatal, Juan José Suárez Coppel.
PEMEX
AP photo / Manu Fernández
B
e
n
ja
m
ín
F
lo
re
s
Suárez Coppel. Ineficacia
30 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011
JESUSA CERVANTES
L
a operación entre la empresa in-
mobiliaria española Sacyr y Pe-
tróleos Mexicanos “está tocada de
ilegalidad”, se violaron las leyes
de Pemex, la de Presupuesto y la
de Deuda, y además se incremen-
tó en forma innecesaria el pasivo de la pa-
raestatal en mil 120 millones de dólares y
se generó una actitud “hostil” hacia la em-
presa española Repsol.
Así resumió el consejero independiente
de Pemex Rogelio Gasca Neri, en dos docu-
mentos entregados al Consejo de Adminis-
tración de la paraestatal, su rechazo al acuer-
do entre Pemex y Sacyr firmado el pasado 29
de agosto y a la compra de 4.6% de acciones
más de Repsol, ambas decisiones del direc-
tor general, Juan José Suárez Coppel, al mar-
gen del consejo de la paraestatal.
Única voz disidente entre los 13 inte-
grantes del órgano administrativo, Gas-
ca Neri califica de “acción especulativa”
la adquisición de las nuevas acciones y
destaca que la Comisión Nacional del
Mercado de Valores de España investi-
gará, “bajo la sospecha de una presun-
ta irregularidad de Pemex en la adquisi-
ción de 4.6%, en la que podría haber una
supuesta irregularidad de uso de infor-
mación privilegiada o de manejo fraudu-
lento de las acciones”.
Y mientras el consejero independien-
te desliza en sus documentos la posibili-
dad de que Pemex sólo esté rescatando de
sus deudas a Sacyr y pide que se reven-
dan las nuevas acciones, el diputado fede-
ral Mario di Costanzo y el presidente de la
agrupación Transparencia Nacional y ex-
procurador fiscal de la federación, Gabriel
Reyes Orona, lo dicen con todas sus letras:
es un rescate a Sacyr y Pemex no obten-
drá beneficios.
Di Costanzo y Reyes destacan que des-
de la llegada de los gobiernos panistas –y
con Juan José Suárez Coppel como opera-
dor financiero– se ha manipulado la par-
ticipación de Pemex en Repsol, generando
primero, en 2003, un quebranto de 650.7
millones de dólares y, después, en 2011,
una deuda por mil 120 millones más, sin
que hasta ahora se conozca quién se be-
nefició con las maniobras.
Oscuro designio
Repsol es una empresa trasnacional de
origen español que explora y explota hi-
drocarburos. Sus acciones están divididas
entre diversos inversionistas: Pemex con
4.8%, La Caixa con 13% y Sacyr con 20%; el
62% restante está fraccionado entre una
serie de empresas y bancos, cada uno con
menos de 1%.
En 2006, el entonces presidente de Sa-
cyr, Luis del Rivero, decidió comprar 20%
de las acciones de Repsol y para ello ad-
quirió con diversos bancos un crédito por
5 mil millones de euros con vencimiento
al 21 de diciembre de 2011.
El gobierno mexicano, que desde 1979
tenía en su poder 4.8% de las acciones de
Repsol, decidió en 2003 –cuando Felipe Cal-
derón era secretario de Energía, y Juan Jo-
sé Suárez Coppel, director de Finanzas de
Pemex– pignorar o rentar a precio de re-
mate su participación accionaria por mil
373.7 millones de dólares. En 2008 la em-
presa mexicana recompró las acciones que
tenía rentadas y ahora, entre agosto y sep-
tiembre pasados (no se tiene con preci-
sión cuándo se hizo la compra), “acordó”
con Sacyr y Luis del Rivero adquirir 4.6%,
llegando así a una participación acciona-
ria de 9.4%.
Desde julio pasado Suárez Coppel y
Del Rivero sostuvieron encuentros priva-
dos en México; en completo sigilo, sin in-
formar y mucho menos pedir la autori-
zación al Consejo de Administración de
Pemex –máximo órgano de decisión de la
paraestatal–, se suscribió un acuerdo en-
tre las dos empresas.
El acuerdo privado, firmado el 29 de
agosto, tuvo que publicitarse el mismo día
debido a que la Comisión Nacional del Mer-
cado de Valores de España así lo demandó.
Entre los compromisos de Pemex destacan
tres: pasar de 4.6% a 9.9% de participación
accionaria, es decir, que compraría 5.3%
más de acciones; sindicar su voto duran-
te los primeros 10 años con Sacyr –es decir,
sumar las dos participaciones, llegando a
29.9%, con lo que tendrían mayoría de vo-
tos durante los siguientes 10 años en Rep-
sol– y redistribuir los dividendos o ganan-
cias entre cada uno de los socios.
Un par de días después de conocerse
el acuerdo, los consejeros independientes
de Pemex Héctor Moreira Rodríguez, Flu-
vio Ruiz Alarcón y Fortunato Álvarez, “in-
dignados”, demandaron a Suárez Coppel
una explicación y la urgente reunión del
Consejo de Administración, argumentan-
do que “este tema resulta preocupante
para lo suscritos, en virtud de que confor-
me a las facultades otorgadas por la Ley
de Petróleos Mexicanos y a las prácticas
del gobierno corporativo, el Consejo de
Administración debe ser informado pre-
viamente, y aprobar en su caso las deci-
Desastrosa,
la aventura Sacyr-Repsol
PEMEX
1825 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 33
PEMEX
1825 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 33
multimillonario que podría menoscabar
más las finanzas de la petrolera.
Documentos internos de Pemex Refina-
ción que tiene este semanario –entre ellos
la solicitud de pedido con la “Justificación
de las razones para ejercer la opción de ex-
cepción a la licitación pública”– establecen
que no fue posible licitar la compra de los
barcos por las urgencias que enfrenta la pa-
raestatal en la distribución de petrolíferos y
por los elevados gastos que enfrenta por el
arrendamiento de embarcaciones.
En años anteriores la práctica de
arrendar barcos fue motivo de fuertes es-
cándalos de corrupción, pues el contuber-
nio entre la paraestatal y su sindicato era
de tal magnitud que muchos buques per-
manecían parados en distintos puertos
con todo y tripulación mientras se daba
rienda suelta a la renta de otros.
El proyecto de comprar 34 navíos se
mantuvo en sigilo durante 2010, pero en
abril de 2011 comenzaron las maniobras
para la localización de empresas o brokers
dedicados tanto al arrendamiento como a
la venta de los mismos. Finalmente Pemex
adquirió embarcaciones que desde hace va-
rios años navegan en Asia y Europa, por lo
cual se sospecha que están sobrevaluados.
La decisión de comprar los barcos sin
licitación y con base en los precios del
mercado internacional se tomó el 8 de
abril de este año. Ese día fue entregado el
proyecto elaborado por el capitán Eduar-
do Padilla Yebra y Francisco Fernández La-
gos, respectivamente titular del Proyecto
Sustantivo Renovación de la Flota Mayor
y responsable de la Unidad Administrado-
ra del Proyecto Sustantivo, ambos de Pe-
mex Refinación.
De entonces a la fecha esta subsidiaria
y Pemex Internacional (PMI) han adquiri-
do seis barcos de más de 42 millones de
dólares cada uno y que pagarán en un pla-
zo de 20 años, no obstante que la mayo-
ría de las embarcaciones ya llevan mucho
tempo navegando.
El documento Justificación de las razones
para ejercer la opción de excepción a la licita-
ción pública da cuenta de la operación pa-
ra la compra del buque sudcoreano Ocean
Sygnet. La embarcación se adjudicará a la
empresa PMI Norteamérica, S.A. de C.V.
Según Pemex, “la oferta del B/T (buque-
tanque) se obtuvo con base en la investiga-
ción de mercado en la que se pudo obser-
var que el precio indicado con el B/T Ocean
Sygnet se encuentra 700 mil dólares por de-
bajo de la referencia promedio del mercado.
“La investigación de mercado consis-
tió en la verificación del B/T y posibles
proveedores en el mercado nacional e in-
ternacional, a través de cartas de solicitud
de información enviadas a varias empre-
sas así como a la Cámara Mexicana de la
Industria del Transporte Marítimo.”
De acuerdo con el proyecto de Pemex
“se recibieron 34 propuestas para 33 bu-
que-tanques, fue verificado el cumpli-
miento de especificaciones técnicas y se
calculó el costo por barril transportado
con precio cero, resultando en una prime-
ra selección de 20 B/T. Se llevaron a cabo
las inspecciones de tipo precompra y se
solicitaron referencias de mercado para
cada uno de los B/T disponibles”.
tatal, incluido su director, Juan José Suá-
rez Coppel, hayan sobrevaluado el costo
de los buques.
De acuerdo con Héctor Hugo Rodrí-
guez Hernández, secretario de esa comi-
sión legislativa, “existe la sospecha de que
tanto De la Garza Hesles como otros fun-
cionarios implicados en la compra de los
barcos hayan puesto en práctica manio-
bras para elevar los precios de los navíos,
pues ésta ha sido una vieja forma de hacer
negocios en Pemex”.
La Comisión de Energía comenzó a in-
dagar lo que ya a primera vista pareció in-
usual: que la compra de los primeros seis
buques no se haya sometido a una licita-
ción internacional, como lo establece la
ley, no obstante que se trata de un gasto
La burocracia de Pemex nunca hizo caso a las críticas por
su elevado gasto en la renta de buques y el nulo interés
en renovar su propia flota. Por eso los diputados de la Co-
misión de Energía sospechan de la compra, sin licitación,
de 34 navíos usados. Conocedores de los negocios que se
han hecho al amparo de la paraestatal, los legisladores
ya investigan si algún funcionario –como Bernardo de la
Garza Hesles, subdirector de Producción de Pemex Refi-
nación– se beneficia sobrevaluando las unidades.
ahora con barcos
Sospecha de corrupción,
Antonio Palacios
32 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011
Resumió: “Las decisiones de inversión
en acciones de otra empresa, de financia-
miento de la transacción, de coberturas y
de suscripción de un acuerdo de accionis-
tas a largo plazo en cualquier empresa del
mundo, se presentan ante el consejo para
su discusión y aprobación”.
Pemex, atada a Sacyr
En el acuerdo con la inmobiliaria españo-
la, Pemex se compromete a votar durante
los siguientes 10 años junto con Sacyr, “se-
gún una misma visión”, y esto se puede
prorrogar otros cinco años. No obstante,
de acuerdo con Gasca Neri no existe nin-
gún documento que defina esa visión, por
lo que “en todo caso se ataría el voto de
Pemex en Repsol a los intereses de Sacyr”.
Y enfatiza que el acuerdo se vio en Repsol
como “una acción hostil”.
En su extensa y solitaria participación, el
consejero le aclaró a Suárez Coppel que “el
director general tampoco puede comprome-
ter el voto de Pemex en Repsol a los intereses
conjuntos de Sacyr, empresa ajena a Pemex,
sin, por supuesto, la autorización y el acuer-
do del Consejo de Administración, como sí lo
hizo Sacyr con su propio consejo”.
Argumentó que el director de Pemex
“tampoco tiene autonomía para disponer
de la caja de Pemex, contratar nuevo en-
deudamiento o comprar acciones” y que
la paraestatal no puede realizar inversio-
nes especulativas ni otras que no vayan
en el sentido de la naturaleza de su obje-
to social”, pues la Constitución y sus leyes
reglamentarias lo prohíben.
Suárez Coppel ha sostenido pública-
mente que no necesita la autorización del
consejo para firmar el acuerdo y comprar
las acciones. Sin embargo, admitió también
que para la compra de las acciones se toma-
ron 480 millones de dólares de la caja de Pe-
mex y el resto (mil 120 millones) mediante
la contratación de créditos con cuatro ban-
cos: el Grupo Financiero Inbursa de Carlos
Slim, Crédit Agricole CIB, Natixis y HSBC.
“Esto nos revela la insistencia de la ad-
ministración en elevar los techos de en-
deudamiento para 2011 y 2012”, subrayó
Gasca Neri.
Acuerdo inservible y problemático
Ante la recomendación del Crédit Agrico-
le a Sacyr para que venda sus acciones de
Repsol como única salida a su endeuda-
miento, Gasca Neri consideró que el con-
venio tendría que cancelarse, pues ya no
podrían alcanzarse los objetivos de tener
29.9% de acciones en conjunto.
Además, puntualizó, si Pemex se
comprometió a hacerse de 9.8% de las ac-
ciones y sólo tiene 9.4%, entonces ya se
violó el acuerdo, y si a ello se suma que
no hay un dictamen del abogado gene-
ral de la paraestatal sobre la operación,
se tienen elementos suficientes para in-
dicar que “la suspensión de la operación
es el camino adecuado”.
Se remediaría así la situación actual
creada por estas decisiones unilaterales:
“En general se percibe un ambiente nega-
tivo y de desaprobación en los medios fi-
nancieros, empresariales y políticos”.
El malestar generado por Sacyr y Pe-
mex tuvo sus primeras consecuencias el
viernes 21, cuando el promotor del acuer-
do, Luis del Rivero, fue destituido como
presidente de la inmobiliaria, y días des-
pués el consejo de Repsol lo retiró tam-
bién como consejero, en tanto que Pe-
mex informó de la sustitución de Suárez
Coppel por José Manuel Carrera Panizzo
en el consejo de Repsol, lo que se atribu-
ye al propósito de disminuir el desconten-
to hacia la paraestatal.
El presidente de Transparencia Nacio-
nal, Reyes Orona, y el diputado Di Costan-
zo coincidieron en que el acuerdo tendrá
que disolverse ante los cambios ocurridos
en Sacyr y en que se debe regresar a 5% de
acciones en Repsol, pues incrementarlas
no le traerá beneficios a Pemex.
Lo único que ha generado esta compra
de acciones y los movimientos acciona-
rios de 2003 en Repsol, detalla Di Costan-
zo, es un quebranto de mil 770.7 millones
de dólares a Pemex: “650.7 millones de dó-
lares que perdimos por la operación de
2003 en Repsol, y ahora invertimos mil 120
por la compra de acciones que no nos ser-
virán para la toma de decisiones, y menos
si el acuerdo se desintegra”. O
RICARDO RAVELO
L
a subsidiaria Pemex Refinación
y su subdirector de Producción,
Bernardo de la Garza Hesles,
vuelven a estar implicados en
un escándalo de presuntos ac-
tos de corrupción, ahora por la
compra de 34 buques a empresas ex-
tranjeras, sin licitación de por medio y
a precios que superan los 40 millones
de dólares por unidad, como acreditan
documentos oficiales.
La operación, justificada por el ex-
cesivo gasto de Pemex en el arren-
damiento de barcos, pronto fue vista
como sospechosa; tanto que ya la in-
vestiga la Comisión de Energía de la Cá-
mara de Diputados ante la posibilidad
de que altos funcionarios de la paraes- G
e
rm
á
n
C
a
n
s
e
c
o
Gasca Neri. Malestar
I NTERNACI ONAL / CHI LE
1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 35 34 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 34 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011
En la indagación de mercado realiza-
da por Pemex el Ocean Cygnet fue valuado
por la empresa RS Platou en 45 millones
de dólares, en tanto que PMI Norteaméri-
ca lo tasó en 39 millones de dólares bajo
el esquema de arrendamiento financiero.
Finalmente, Pemex compró el navío en
poco más de 50 millones de dólares, que
se desglosan en el documento referido: 39
millones por el barco y 11 millones 604 mil
981.37, más intereses, derivados del es-
quema de arrendamiento financiero con
opción a compra en un lapso de 10 años.
Cerrada la compra por la vía del arrenda-
miento, el buque fue entregado por PMI
Norteamérica en mayo pasado, en el puer-
to de Coatzacoalcos.
Tras conocerse la maniobra para no li-
citar la compra de los buque-tanque, la Co-
misión de Energía de la Cámara de Dipu-
tados comenzó a indagar qué funcionarios
de Pemex Refinación se beneficiaron de
esta transacción pues, de acuerdo con los
legisladores, es inusual que se compren
barcos en medio de la fuerte crisis que en-
frenta la empresa, y aseguran que es más
urgente reparar las refinerías que renovar
la flota.
En el último tramo del sexenio, Pemex
argumenta que no sometió a licitación la
compra de los buques por lo lento del pro-
cedimiento, las urgencias de la empresa
y los excesivos gastos que realiza actual-
mente para rentar barcos.
Así lo establece el inciso 9 del proyecto
de compraventa. “Motivación: El procedi-
miento de licitación pública para adquirir
el B/T Ocean Sygnet resulta no ser idóneo,
toda vez que provoca costos adicionales
para Pemex Refinación”.
Y añade: “Un procedimiento de licita-
ción pública… se llevaría a cabo en un pla-
zo estimado de 100 días naturales desde la
publicación de la convocatoria hasta la en-
trega del B/T, mientras que, bajo las mejo-
res condiciones, una adjudicación directa
podría llevarse a cabo hasta en 60 días na-
turales. Esto implica que durante el perio-
do en que se desarrolla cualquiera de los
dos procedimientos, Pemex Refinación de-
be contratar un B/T que cubra el servicio de
transporte marítimo, que de acuerdo con
las últimas contrataciones se ubica en un
nivel promedio de flete de 16 mil dólares
americanos por día. Una licitación implica-
ría una diferencia del orden de 40 días natu-
rales, lo que equivaldría aproximadamente
a (un gasto) de 664 mil dólares americanos”.
Operación sospechosa
Para los diputados encargados de super-
visar la operación, la compra de los 34 bu-
ques por adjudicación directa, no obstan-
te los argumentos de la paraestatal, es
sospechosa y debe investigarse, dice Ro-
dríguez Hernández. Por eso, añade, tanto
la Cámara de Diputados como la Audito-
ría Superior de la Federación (ASF) traba-
jan en la indagatoria para aclarar si en es-
ta compra hubo sobreprecio.
Aunque lo peor, dice, es que Pemex sus-
tenta la compra del primero de los buques
por la urgencia que enfrenta su subsidia-
ria, pero la operación en ningún momento
fue licitada, lo que se presta a muchas sos-
pechas. En consecuencia, puntualiza: “Va-
mos a solicitar a la ASF que audite e inves-
tigue estos contratos, por lo menos el del
primer barco, que tuvo un costo de 50 mi-
llones de dólares, en donde intervino Pe-
mex Internacional (PMI Norteamérica)”.
El legislador expuso, además, que de
acuerdo con documentos de Pemex Refi-
nación que analiza la Comisión de Energía,
el primer barco petrolero que se compró ya
está trabajando para la paraestatal a pesar
de que meses atrás la empresa había plan-
teado que se licitarían esas operaciones.
“Nos preocupa que por ese mismo es-
quema (la compra directa) y bajo el argu-
mento de la urgencia y el elevado costo
de los arrendamientos, Pemex esté ad-
quiriendo barcos, pues cuando los termi-
ne de pagar, en un plazo de 10 años y bajo
la figura del arrendamiento, serán chata-
rra flotante y no habrá responsables de di-
chas compras.”
De acuerdo con datos de la comisión
legislativa, de los 34 buques que Pemex
tiene programado comprar para renovar
su flota actual, ya adquirió 11: cinco en
una primera fase y seis en la segunda, con
lo cual gastó algo así como 240 millones
de dólares, cantidad que puede estar in-
flada, según Rodríguez Hernández.
Lo que investiga la Comisión de Ener-
gía, dice, es que los barcos no son nuevos
como argumenta Pemex, sino que ya lle-
van muchos años en servicio, lo que po-
dría causar un daño mayor a la paraes-
tatal porque ya no le serán útiles cuando
termine de pagarlos.
Históricamente Pemex ha desatendi-
do la necesidad de renovar su flota y siem-
pre ha preferido rentar buques al extran-
jero con sobreprecios documentados, a
pesar de que contaba con barcos propios.
Casos como el buque Abkatum, que per-
maneció parado con toda la tripulación
pese a estar en buen estado, dan cuenta
de las corruptelas en el área marítima de
la petrolera mexicana.
Ésta no construye navíos desde princi-
pios de los ochenta, cuando fueron arma-
dos en el astillero de Veracruz los buques
Pemex I, Pemex II, Pemex III y Pemex IV, ya ca-
si inservibles por falta de mantenimiento.
Actualmente su flota está conformada
por unos 15 buques, entre otros El Quet-
zalcóatl, Bacab, Victoria II, Mariano Moctezu-
ma y XVIII de Marzo, que son obsoletos y
están abandonados en distintos puertos,
expuestos al deterioro de los elementos o
varados en otros diques del país y sin ser
reparados, pues Pemex ha preferido resol-
ver el suministro de combustibles con bu-
ques rentados a precios que oscilan entre
30 mil y 35 mil dólares diarios.
Por ello, los diputados de la Comisión
de Energía sospechan que ahora Pemex se
preocupe por lo que gasta en fletes y com-
pre buques sin licitación.
Además, en la millonaria adquisición
de Pemex Refinación aparece directamen-
te implicado su subdirector de Producción,
Bernardo de la Garza Hesles, quien reco-
mendó a algunas de las empresas que ofre-
cieron embarcaciones a la paraestatal, cu-
yo director general tiene buenas relaciones
con los accionistas de aquéllas.
Las empresas que dieron precios de
68 buque-tanque son: Charles R. Weber,
Doran Navigation, Eships, FTapias Méxi-
co, Kingfish, Logística Marítima, Nav Tul,
Oceantrades, OSG, Overseas Maritime Cor-
poration, Pareto, PB Tankers, RS Platou,
STS Schiping, Tanker Logistic, Thenamaris,
TSakos y Weco.
Actualmente, De la Garza está bajo in-
vestigación de la Comisión de Energía de
la Cámara de Diputados y de la ASF por la
asignación de un contrato sin licitación
a la empresa KBC Advanced Technologies
por un monto de 42 millones de dólares. La
indagación lleva varios meses, pero el fun-
cionario no ha sido inhabilitado, como sí
lo fue su exjefa, Rocío Cárdenas Zubieta,
quien durante 2008 y 2009 estuvo al fren-
te de PMI Comercio Internacional, depen-
dencia de Pemex donde laboró De la Garza.
El pasado 11 de octubre, la Secreta-
ría de la Función Pública sancionó a va-
rios funcionarios por incurrir en actos de
corrupción y menoscabo de las finanzas
públicas. Es el caso de Cárdenas Zubieta,
inha bilitada 10 años para ocupar cargos
en la administración pública.
La sanción fue porque suscribió dos
contratos y un convenio modificatorio con
la empresa Trafigura Ag para la venta de ga-
solina cocker con un descuento indebido e
injustificado y sin contar con un análisis de
costo-beneficio de cada operación comer-
cial. Esto causó daños a las finanzas de PMI
Comercio Internacional y, por esa causa, fue
multada con 283 millones 942 mil pesos.
Debido a los escándalos de corrupción
que enfrenta, De la Garza Hesles puede salir
de Pemex Refinación.Y aunque su futuro se
definirá en los próximos días, cuando sesio-
ne el Consejo de Administración de Pemex
y defina los cambios, se ha señalado que
Suárez Coppel lo “premiará” nombrándolo
titular de Pemex Internacional (PMI).
En lo que se toman las decisiones, De
la Garza ya tiene candidato para que ocu-
pe su puesto en Pemex Refinación. Se tra-
ta de Gerardo Páramo Hernández, actual
gerente de Control de Producción de la
subsidiaria. O
En sentido contrario a la versión oficial, Pablo Neruda no
murió por metástasis de cáncer de próstata, según se
desprende de exámenes médicos y testimonios que apa-
recen en el expediente judicial que contiene los resulta-
dos de cinco meses de investigaciones sobre su muerte.
Aunque las pesquisas continúan, las evidencias son clave
para que el juez Mario Carroza determine si el poeta falle-
ció por enfermedad o si fue asesinado por agentes de la
dictadura de Augusto Pinochet.
dioterapia no se usa en caso de tumores
benignos”, apuntan los médicos.
En el punto uno de las Conclusiones
Médico-criminalísticas se señala: “No dis-
ponemos del examen objetivo para infor-
mar con certeza la causa de muerte del se-
ñor Pablo Neruda (…) ya que no se cuenta
con la biopsia respectiva”.
En el punto cuatro de las conclusio-
nes dice: “En cuanto al examen que po-
dría orientar la presencia de metástasis,
es decir las fosfatasas ácidas y su frac-
ción prostática; éstas están normales, lo
que podría significar entre otras posibili-
dades que no hay tumor maligno o que és-
te está circunscrito a la glándula o se nor-
malizó producto de la radioterapia. Como
no se cuenta con los antecedentes clínicos
del paciente no es posible entonces sacar
conclusiones en este sentido en base en
este examen”.
Estas conclusiones son coherentes
con declaraciones hechas por la viuda de
Neruda, Matilde Urrutia, a algunos me-
dios españoles en 1974 y que aparecen en
el citado expediente judicial, cuyos conte-
nidos están protegidos en Chile por el se-
creto del sumario.
En una nota publicada por la revis-
ta Pueblo del 19 de septiembre de 1974
Urrutia sostiene que “el cáncer que pade-
cía (Neruda) estaba muy dominado y no
preveíamos un desenlace tan repentino.
(Neruda) no alcanzó ni a dejar testamento
pues la muerte la veía muy lejos”.
Matilde dio ese mismo mes una entre-
vista a la agencia EFE en la que ratificó su
postura: “No lo mató el cáncer. Los médi-
cos, a los que habíamos visto unos días an-
tes, le dijeron que lo habían atajado y que
podría vivir unos años más”. Estas decla-
raciones aparecen citadas en el reporta-
je “Sombras sobre Isla Negra”, del español
Mario Amorós, publicado el 22 de julio de
este año en la revista Tiempo, de España.
El último punto –el número cinco– de
las conclusiones del informe médico an-
tes mencionado subraya la necesidad de
contar con las fichas clínicas de Neruda y
la biopsia. Estos antecedentes no han si-
do facilitados por las instituciones tratan-
tes pese a que el juez Carroza los solici-
tó en virtud de la diligencia tramitada por
los querellantes, los dirigentes del Partido
Comunista de Chile representados por el
abogado Eduardo Contreras.
El 28 de julio, Contreras solicitó que la
clínica Santa María facilite la historia clí-
nica del Premio Nobel. El 22 de agosto el
doctor Cristián Ugarte Palacios, director
médico de dicho centro de salud respon-
dió: “Atendido el tiempo transcurrido de-
bo informar al Sr. Ministro que nuestra clí-
nica no mantiene la información que se
solicita”.
En entrevista con Proceso Contreras
expresa que esta desaparición de los an-
tecedentes de Neruda “es imposible de
imaginar, no sólo porque tienen la obliga-
ción de preservarlos puesto que la ley dis-
En el apartado Consideraciones Médi-
co-criminalísticas, letra d, se señala: “Hay
un hecho que llama la atención y que
complica el análisis. En la carta del doc-
tor Guillermo Merino –médico tratante de
Neruda– del 18 de abril de 1973, dirigida
al doctor Vargas Salazar (urólogo) refie-
re: ‘Estimado colega: al dorso resumen de
tratamiento efectuado a don Pablo Neru-
da, remitido por usted para tratamiento
por adenoma de próstata y artrosis pel-
viana derecha’.
“El problema en este caso –señalan los
médicos de la policía– es que el adenoma
es un tumor benigno y no maligno.”
Pero otro antecedente apunta en sen-
tido contrario. En el punto dos del mismo
apartado se consigna que dentro de los
antecedentes enviados se puede apreciar
un informe de radioterapia con cobalto
(efectuado entre el 19 de marzo y el 18 de
abril de 1973). “La radioterapia es un tra-
tamiento que por lo general se efectúa en
cuadros de tumores malignos como po-
dría ser un cáncer de próstata (…) la ra-
A
P
p
h
o
to
/ R
o
b
e
rto
C
a
n
d
ia
Carroza. Investigaciones
I NTERNACI ONAL / CHI LE
1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 37
Muerte
inducida
FRANCISCO MARÍN
V
ALPARAÍSO, CHILE.- El poeta Pa-
blo Neruda no murió como re-
sultado del cáncer de próstata
que lo aquejaba. Es la conclu-
sión que se desprende de los
antecedentes clínicos que se
encuentran en el expediente
del juicio ROL 1038-2011, con los resulta-
dos de cinco meses de investigaciones ju-
diciales sobre la muerte de Neruda, enca-
bezadas por el ministro Mario Carroza.
El expediente –un documento de 209
páginas que Proceso pudo consultar– po-
ne en entredicho la información entregada
por la clínica Santa María el día de la muer-
te del poeta, el 23 de septiembre de 1973,
en la que se asegura que murió de “cáncer
prostático metastizado”, tal como sostiene
su certificado de defunción.
La versión de esta clínica ha sido res-
paldada por la Fundación Neruda, que en
diversas instancias ha descartado la tesis
A
P
del homicidio restando validez a las de-
claraciones del asistente personal y cho-
fer de Neruda, Manuel Araya.
En un comunicado fechado el pasado
12 de mayo la Fundación señaló: “No exis-
te evidencia alguna ni pruebas de ninguna
naturaleza que indiquen que Pablo Neru-
da haya muerto por una causa distinta
del cáncer avanzado que lo aquejaba des-
de hacía tiempo (…) No parece razonable
construir una nueva versión de la muer-
te del poeta sólo sobre la base de las opi-
niones de su chofer, el señor Manuel Araya,
quien viene insistiendo en este asunto sin
más prueba que su parecer. Nos parecen
mucho más serios y confiables los testimo-
nios de las personas que estuvieron junto a
Neruda en sus últimos días de vida”.
El proceso judicial para determinar la
muerte del poeta chileno se originó a raíz
de que el pasado 8 de mayo este semana-
rio publicó el reportaje titulado Neruda fue
“asesinado” (Proceso 1801) en el que Araya
denuncia que aquél murió por la aplica-
ción de una inyección letal en el estómago.
En dicha nota Araya descartó también
que Neruda se haya encontrado grave en
los días previos a su muerte. Señaló que el
traslado a la clínica Santa María desde la Is-
la Negra –19 de septiembre de 1973– tuvo
como propósito escapar del asedio del que
era víctima el autor de Crepusculario y espe-
rar en Santiago, en un lugar que se creía se-
guro, la salida del avión que el gobierno de
Luis Echeverría envío para llevarlo a México.
Los antecedentes clínicos y testimo-
nios aparecidos en el juicio parecen dar-
le la razón a Araya.
Falsa agonía
Los médicos del Departamento de Crimi-
nalística de la Policía de Investigaciones
José Luis Pérez y Patricio Díaz Ortiz en-
viaron el 16 de agosto a la Brigada de De-
rechos Humanos –encargada de las pes-
quisas en el caso Neruda– el informe 75,
adosado al expediente. Éste contiene el
análisis de 13 exámenes médicos realiza-
dos a Neruda entre 1972 y 1973.
Neruda. Exámenes médicos
V
ALPARAÍSO, CHILE.- El presidente
Sebastián Piñera optó por la re-
presión policial y la criminali-
zación de la protesta social co-
mo salida a la crisis provocada
por las masivas y prolongadas
protestas estudiantiles.
Expresión de ello fue el anuncio hecho
por el Ministro de Interior Rodrigo Hinz-
peter de aplicar la Ley de Seguridad del
Estado “cada vez que se produzcan he-
chos que lo justifiquen”. Esto ocurre en el
contexto de las movilizaciones estudian-
tiles que se han prolongado seis meses.
Dicha ley fue dictada por Augusto Pi-
nochet en 1975. Su objetivo: “identificar a
las personas que cometen delitos contra
la Soberanía Nacional (…) y a todos aque-
llos individuos que ofenden el sentimien-
to patrio o la independencia política de la
Nación (…) y a los que se relacionan con
gobiernos, entidades u organizaciones
extranjeras”, como se sostiene en su artí-
Como en la
dictadura
Pese a las denuncias de violaciones a los derechos
humanos lanzadas por organismos internacionales,
el gobierno de Sebastián Piñera arreció la represión
contra los estudiantes –cuyas manifestaciones ya
llevan más de seis meses– y amenazó con aplicar la
Ley de Seguridad del Estado heredada de la dictadu-
ra de Pinochet. Más aún, presentó al Congreso de su
país una iniciativa de ley que, en los hechos, permite
criminalizar la protesta social y violar derechos civi-
les y políticos de los ciudadanos.
FRANCISCO MARÍN
A
P
P
h
o
to
/ L
u
is
H
id
a
lg
o
INTERNACIONAL / CHILE
1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 39
pone que los hospitales públicos y clínicas
privadas deben mantener las fichas por al
menos 40 años. Además hay que conside-
rar que no estamos hablando de un pa-
ciente desconocido… Se trata del historial
médico de uno de los dos únicos premios
Nobel que ha tenido Chile. Por lo tanto pa-
rece bastante curioso y sugestivo que no
exista su ficha en la clínica Santa María”.
El jurista señaló que un prestigiado
grupo de oncólogos, cuya identidad prefi-
rió por ahora mantener en reserva, analizó
diversos exámenes médicos realizados al
poeta en su último año de vida. Según Con-
treras estos llegaron a la conclusión de que
“no es posible aceptar que haya muerto de
cáncer, que no hubo tal caquexia, que todo
ello sería absolutamente falso”.
Añadió Contreras: “Según me han ex-
plicado la caquexia produce un estado de
abandono donde la persona es práctica-
mente un cadáver que no puede siquiera
hablar. Y resulta que Pablo habló hasta el
último minuto, no sólo con el embajador
de México, Gonzalo Martínez Corbalá, si-
no también con otras personas”.
Martínez Corbalá, en un testimonio
publicado en este semanario (número
1804) señala que el sábado 22 de septiem-
bre de 1973 acudió a la clínica para infor-
marle que todo estaba listo para que él y
su esposa Matilde pudieran viajar a Méxi-
co. Afirma que “el semblante del poeta ha-
bía mejorado. Y también su ánimo (…) Se
veía muy dueño de sí mismo y me atreve-
ría a decir que hasta un tanto optimista”.
Todo esto habla de un Neruda que no
estaba moribundo como señalan los par-
tes médicos hasta ahora aceptados como
la verdad oficial sobre los últimos días de
Neruda.
En la foja 206 del expediente judicial
aparece el testimonio de Rosa Núñez, en-
fermera de Neruda de 1960 a 1973. “Dos
años después de la muerte de don Pablo,
un verano la señora (Matilde Urrutia) me
vino a visitar. Me dijo que sospechaba que
a su marido lo habían matado en la clíni-
ca, posiblemente con alguna inyección.
Fue la última vez que la vi”.
Esta declaración aparece en la nota “La
soledad del capitán”, del periodista Javier
García y publicada en el diario La Nación el
18 de septiembre de 2005.
Coincidentemente el diario chile-
no El Mercurio publicó el 24 de septiem-
bre de 1973 –un día después de la muerte
de Neruda– que éste murió “a consecuen-
cia de un shock sufrido luego de habérsele
puesto una inyección”.
En el reportaje ¿Quién mató a Pablo Neru-
da?, publicado el pasado 6 de septiembre
por la Revista Ñ, del diario Clarín de Argenti-
na, el médico Sergio Draper –que atendió a
Neruda en la Clínica Santa María– declaró:
“(A Neruda) lo vi solamente un instan-
te el domingo 23 de septiembre, a mí no me
correspondía atenderlo. Ese día la enfer-
mera de turno me dijo que aparentemente
Neruda sufría de mucho dolor, le dije que
se le aplicaría la inyección indicada por su
médico, si mal no recuerdo fue una dipiro-
na… Ordené que se le diera una inyección
indicada por su médico. Fui nada más que
un interlocutor. Es el colmo que estemos
constantemente bajo sospecha”.
Draper ya había declarado como tes-
tigo en el juicio por el asesinato del pre-
sidente Eduardo Frei verificado en la mis-
ma clínica Santa María, en enero de 1982.
Obstáculos
En la foja 113 del expediente figuran las de-
claraciones de numerosas personas vincu-
ladas con la Fundación Neruda, todos los
cuales rechazan la posibilidad de que el poe-
ta haya sido asesinado. Y lo hacen desacre-
ditando a Manuel Araya.
Entre estas personas destaca el can-
tante y documentalista Hugo Arévalo. Sos-
tiene que “el día 18 de septiembre (1973) y
ante los rumores de la eventual muerte de
Neruda viajé junto a Charo Cofré (su espo-
sa) a Isla Negra en nuestra citroneta (Ci-
troen AX330) y al llegar a la casa de Pablo
nos atendió una persona que se identificó
como su chofer (Araya)”.
“Más adelante Arévalo señala que el
poeta “no podía caminar y se sentía des-
moralizado” y que les comentó que el em-
bajador de México en Chile le ofreció sacar-
lo del país. A pesar de su angustia Neruda
habría celebrado con ellos el 18 de sep-
tiembre (aniversario de la independencia)
“motivo por el cual nos mandó a comprar
unas empanadas”, afirmó Arévalo.
En entrevista con Proceso Manuel Ara-
ya señaló que el relato de Arévalo –que es
refrendado por su mujer– “es absoluta-
mente falso”. Afirma que ni Arévalo ni su
esposa estuvieron en Isla Negra los días
posteriores al golpe y que nadie podía ir a
verlos porque los militares que custodia-
ban la casa impedían el ingreso de visitas.
Además señaló que nunca se tomó vino ni
comieron empanadas en esos días “por-
que no estábamos de ánimo”.
Según Arévalo él y su mujer se habrían
quedado a dormir aquel 18 en Isla Negra.
Y al día siguiente habrían acompañado
en caravana a Neruda y Matilde en su via-
je hasta la clínica Santa María. En entrevis-
ta concedida a la revista Rocinante en mayo
de 2003, Cofré reconoció que Araya partici-
pó en esos hechos. Y que lo hizo manejan-
do el Fiat 125 de Neruda mientras que Pa-
blo y Matilde iban en la ambulancia. Pero
en su declaración judicial Cofré omite es-
te hecho. Araya por su parte niega tajante-
mente que ese matrimonio haya estado en
aquel momento.
Las declaraciones de Cofré y Arévalo
no fueron solicitadas por los querellantes
ni por el juez Carroza. Contreras se pre-
gunta: “¿Cuál es la influencia de la Fun-
dación Pablo Neruda para conseguir que
declaren personas que no han sido con-
vocadas a hacerlo? Y lo digo a propósito
de que hay una curiosa preocupación de
la Fundación Neruda por apoyar la inves-
tigación, o mejor dicho por inclinarla con
un sesgo. Entonces me pregunto: ¿Por qué
podría importarles tanto?”. Y él mismo se
responde: “Pienso que la Fundación tiene
intereses, que no le manchen su ícono del
marketing”.
Matilde Urrutia mencionó repetida-
mente en sus memorias –Mi vida junto a
Pablo Neruda– a Manuel Araya: “Ya se acer-
caba la tarde y mi chofer no había apare-
cido. El día anterior me dejó en la clínica
(…) era la única persona que tenía cerca
para ayudarme… Pobre muchacho que va-
gabundeaba con Pablo por mercados, por
casas de antigüedades… él había desapa-
recido con nuestro coche y con él yo per-
día la única persona que me acompañaba
en todas las horas del día”. O
R
e
u
te
rs
La tumba
38 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011
La iniciativa prevé la instauración de
penas de cárcel de entre 541 días hasta
tres años a quienes invadan inmuebles
educativos, religiosos, de oficinas e in-
dustriales entre otros; impidan o alteren
la libre circulación de personas o vehí-
culos en calles y caminos o interrumpan
los servicios públicos.
Esta propuesta considera también el
aumento de las penas por delitos y desór-
denes públicos a quienes actúen “enca-
puchados o con otro elemento que im-
pida, dificulte o retarde la identificación
del hechor”.
Asimismo permite la apelación por
parte del Ministerio Público “en contra de
la resolución judicial que declare ilegal
una detención o que deniegue o revoque
una prisión preventiva en casos de atenta-
dos graves en contra de la fuerza policial”.
Esta iniciativa –conocida como Ley An-
titomas– otorgaría facultades a las fuerzas
de seguridad para solicitar la entrega de
“grabaciones, filmaciones u otros medios
electrónicos que puedan servir para acre-
ditar la existencia de delitos”. Esto provo-
có que el domingo 9 la Asociación de Co-
rresponsales de la Prensa Internacional
emitiera un comunicado en el que mani-
fiesta que este proyecto “pretende obligar
a la prensa internacional a entregar sus
archivos audiovisuales a la policía sin si-
quiera una orden judicial”.
En entrevista con Proceso, Consue-
lo Labra, abogada de la ONG Observato-
rio Ciudadano, expresa que este proyecto
“podría conculcar gravemente los dere-
chos de reunión y la libertad de expre-
sión, lo que constituiría una trasgresión
a los derechos y libertades políticas reco-
nocidas en la Constitución y a los com-
promisos internacionales que en esta
materia tiene el Estado de Chile”.
Labra señala también que, de apro-
barse en el Legislativo, esta normativa
“amenaza con agravar la represión que
las fuerzas policiales han ejercido con-
tra los estudiantes que participan en las
manifestaciones públicas, especialmen-
te contra sus dirigentes”. 
La jurista asegura que tras esta pro-
puesta “existe la intención de criminali-
zar la protesta social más allá de lo que
una sociedad democrática puede tolerar
y para ilegalizar cualquier forma de ex-
presión de disidencia, otorgando a priori
un carácter violento a formas de acción
que muchas veces corresponden a prác-
ticas de libertad de expresión y opinión”.
En una carta enviada el jueves 6 a la
relatora especial sobre la situación de los
defensores de derechos humanos de la
Oficina del Alto Comisionado de las Na-
ciones Unidas para los Derechos Huma-
nos (ACNUDH), Margarte Sekaggya, el pre-
sidente y vicepresidente de la Asociación
Chilena de ONG, Martín Pascual y José
Aylwin, respectivamente, expresaron que
el proyecto de ley mencionado “sólo con-
tribuirá a retroceder en las negociaciones
que buscan una salida a las demandas so-
ciales y a generar un clima de criminaliza-
ción del movimiento estudiantil y de los
movimientos sociales en general”.
Pascual y Aylwin consideran que las
demandas sociales deben ser enfren-
tadas “con más democracia y más par-
ticipación”. Agregan: “El gobierno, en
cambio, está proponiendo medidas de
carácter autoritario que sólo contribui-
rán a agudizar los conflictos”.
De acuerdo con un sondeo hecho por
Proceso en el Congreso, se estima que es-
ta ley será aprobada en la Cámara de Di-
putados –donde el oficialismo tiene ma-
yoría– y será rechazada en el Senado.
Esto implica que deberá pasar a comisión
mixta donde el resultado es incierto.
La presentación de este proyecto de
ley se dio junto con una ofensiva del Eje-
cutivo contra el Poder Judicial. Funciona-
rios del gobierno han acusado a algunos
jueces de proteger a los manifestan-
tes violentos. El viernes 21 el ministro
de Justicia, Teodoro Rivera, dijo que hay
jueces que “solamente se preocupan de
los imputados y no del bien común, que
es también la seguridad colectiva”.
El ministro fue más allá: “Quien quie-
re llegar a la Corte de Apelaciones o a la
Corte Suprema obviamente tiene que ser
un magistrado que sepa conciliar ade-
cuadamente los intereses individuales
con los intereses colectivos”.
Estas declaraciones de Rivera, que
fueron respaldadas por Piñera, fueron
rechazadas el mismo día 21 por el presi-
dente de la Corte Suprema, Milton Juica,
quien las definió como una “hostiliza-
ción” y una “presión indebida” de parte
del gobierno.
El clima de crispación política se exa-
cerbó aún más después de que el jueves
20, 47 personas –la mayoría estudiantes
de secundaria– tomaron la sede que el
Congreso Nacional tiene en Santiago. Los
manifestantes exigían “¡plebiscito aho-
ra!”, en referencia a la solicitud lanzada
por las organizaciones estudiantiles de
realizar una consulta ciudadana sobre el
carácter de la educación en Chile.
El objetivo de esa manifestación tu-
vo el propósito de que “la ciudadanía
zanje el conflicto político y educativo que
sacude al país y que tiene su origen en la
ausencia de una verdadera democracia”,
explica a Proceso Luis Mariano Rendón,
líder de los manifestantes que se agru-
pan en el foro Democracia para Chile.
El presidente del Senado, Guido Gi-
rardi, del Partido por la Democracia, se
negó a desalojar el Congreso por la fuer-
za como le exigían la derecha parlamen-
taria y Hinzpeter. Además comprometió
con su firma el apoyo a las demandas
de los manifestantes de impulsar una
reforma a la Constitución que haga po-
sible la realización de plebiscitos vin-
culantes. Esto desató la furia de los par-
tidos de la derecha: Unión Demócrata
Independiente y Renovación Nacional,
los que el viernes 21 anunciaron la pre-
sentación de una moción de censura con-
tra Girardi, la que será votada el próximo
2 de noviembre.
Esta toma provocó fuerte impacto de-
bido a que los manifestantes ingresaron
a una sala donde sesionaba la Comisión
Mixta de Educación que estudiaba la pro-
puesta de presupuesto presentada por el
gobierno. Además de diputados y sena-
dores estaba presente el ministro de Edu-
cación, Felipe Bulnes. Los manifestantes
los increparon durante más de 10 minu-
tos sin encontrar respuesta. O
A
P
p
h
o
to
/ Ó
s
c
a
r N
a
v
a
rro
Demanda estudiantil en el Congreso
I NTERNACI ONAL / CHI LE
1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 41
culo primero. Tras el regreso de la demo-
cracia en 1990, ese ordenamiento jurídico
ha sufrido sucesivas modificaciones que
sin embargo no le han hecho perder su
esencia represiva.
Piñera y Hinzpeter decidieron aplicar
esta ley el martes 18, horas después de
que estudiantes encapuchados quema-
ron un camión de pasajeros en las afue-
ras de la Facultad de Filosofía y Humani-
dades de la Universidad de Chile durante
la primera de dos jornadas de protesta
nacional “por una educación pública, gra-
tuita y de calidad”convocadas por la Con-
federación de Estudiantes de Chile (Con-
fech) y el Colegio de Profesores.
Las manifestaciones incluyeron mar-
chas en que participaron unas 200 mil
personas, cortes de rutas y tomas y re-
tomas de establecimientos educativos;
esas acciones que fueron reprimidas por
las Fuerzas Especiales de Carabineros.
Las protestas estudiantiles han de-
tonado una abrupta caída en los índices
de popularidad del presidente Piñera: de
57% a 28% en los últimos 12 meses, se-
gún los resultados de la encuesta anual
de la Universidad Diego Portales dada a
conocer el pasado miércoles 12.
Abuso de poder
La represión a los estudiantes tiene al go-
bierno de Chile bajo la mirada de impor-
tantes organismos internacionales. La
Comisión Interamericana de Derechos
Humanos (CIDH) realizó la sesión espe-
cial Derechos Humanos y Manifestacio-
nes Públicas en Chile, el viernes 28 en
Washington.
Esta reunión fue solicitada por el Pro-
grama de Asesoría Ciudadana del Insti-
tuto Igualdad y fue motivada por los vio-
lentos hechos acaecidos en Santiago el 4
de agosto. Ese día la policía detuvo y gol-
peó a cientos de manifestantes –la ma-
yoría menores de edad– que intentaron
marchar por la Alameda.
El 6 de agosto la CIDH emitió un comu-
nicado en el que exigió explicaciones al
gobierno de Chile por el abuso de poder
ejercido contra los estudiantes. “La CIDH
y sus relatorías de Derechos de la Niñez
y de Libertad de Expresión manifiestan
su preocupación por los graves hechos de
violencia ocurridos en las manifestacio-
nes estudiantiles llevadas a cabo en Chile
el jueves 4 de agosto, que habrían signifi-
cado la detención y uso desproporciona-
do de la fuerza en contra de centenares
de manifestantes, entre ellos estudiantes
secundarios y universitarios”.
La Confech participó en la denuncia
ante la CIDH. Entregó antecedentes que
incluyeron más de un centenar de casos
de torturas y maltratos injustificados co-
metidos por policías contra estudiantes.
La represión policial y la criminaliza-
ción de la protesta social motivó la visita
a Chile –entre el domingo 16 y el miérco-
les 19– de la Alta Comisionada Adjunta
de las Naciones Unidas para los Dere-
chos Humanos, Kyung-wha Kang.
La funcionaria de la ONU se reunió
con 27 representantes de la sociedad ci-
vil, entre ellos dirigentes de la Confech y
de la Federación Mapuche de Estudian-
tes, quienes le expusieron el motivo de
sus protestas y denunciaron las prácti-
cas represivas del Estado.
Al concluir su estancia en Chile la al-
ta comisionada adjunta dijo: “Lamenta-
blemente mi visita se ha enmarcado en
un clima de violencia en medio de recla-
mos sociales. He observado con preocu-
pación cómo grupos aislados aprove-
chan las manifestaciones pacíficas para
realizar actos violentos y (…) también he
visto el excesivo uso de la fuerza por par-
te de fuerzas del orden. Las autoridades
tienen que investigar y sancionar a los
responsables de estos hechos, y a la vez
proteger a los que se manifiestan de ma-
nera pacífica”.
El pasado lunes 3 la Universidad Die-
go Portales dio a conocer su Informe
Anual sobre Derechos Humanos en Chi-
le, donde establece que la policía ha re-
primido “con fuerza innecesaria” a los es-
tudiantes. En el capítulo “Protesta social
y derechos humanos” se señala que “a las
bombas lacrimógenas arrojadas en luga-
res cerrados, los carros lanza-agua disol-
viendo marchas pacíficas y jóvenes que
denuncian fuertes golpizas y maltratos,
se sumó la presencia confirmada de ca-
rabineros de civil haciendo ‘inteligencia’
como infiltrados en marchas estudianti-
les; funcionarios aduciendo actuar en le-
gítima defensa cuando no lo hacen y el
asesinato de un joven que se encontraba
observando una protesta”.
Periodistas y reporteros gráficos que
cubren las protestas estudiantiles tam-
bién han sido víctimas de la violencia
policial, según denunció el miércoles 19
en París la organización defensora de
la libertad de expresión Reporteros Sin
Fronteras (RSF).
Al fundamentar su denuncia RSF alu-
dió expresamente a las recientes agresio-
nes sufridas por trabajadores de prensa
del diario La Tercera, del Canal Chilevisión
y de las agencias IPS y AFP. La organiza-
ción “exigió que estos abusos se esclarez-
can por completo y que los carabineros
no interpongan ningún obstáculo en las
investigaciones”.
Un día antes –el martes 18–, la Unión
de Reporteros Gráficos y Camarógrafos de
Chile expresó “su más profunda preocu-
pación y rechazo absoluto por el accionar
violento, desmedido, indiscriminado por
parte de Carabineros de Chile (…) Desde el
inicio de las movilizaciones estudiantiles
nuestros representados en varios puntos
del país han sido víctimas de la represión
por parte de Fuerzas Especiales de Cara-
bineros, en un accionar particularmen-
te brutal, que nos hace suponer que estas
agresiones focalizadas son intencionales”.
Ley Antitomas
Para dotarse de nuevas herramientas le-
gales con las cuales hacer frente a las
protestas del último año, el gobierno
de Piñera presentó ante el Parlamento
el proyecto de ley que “fortalece el res-
guardo del orden público”. Este tiene por
objeto endurecer las sanciones contra
quienes realizan tomas y otros desórde-
nes públicos como forma de protesta.
Este proyecto –firmado por el pre-
sidente Piñera y los ministros de Justi-
cia, Teodoro Rivera, y de Interior, Rodrigo
Hinzpeter– ingresó a la Cámara de Dipu-
tados el martes 4 con carácter de urgen-
cia simple (Boletín Legislativo 7975-25).
A
P
p
h
o
to
/ R
o
b
e
rto
C
a
n
d
ia
Piñera. Represión
40 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011
administración de Andrés Pastrana y las
FARC. En 2000 Hollman fundó esa sección
en el diario El Espectador.
Esas secciones tenían un objetivo pe-
riodístico más extenso. Explica:
“En un momento nos enfocamos en la
cobertura del conflicto en la zona de Ura-
bá; era un conflicto muy fuerte. Se trataba
de seguir periodísticamente el surgimien-
to de los grupos paramilitares. Las ma-
sacres eran constantes.
“El propósito era estar presentes en esa
región, convencidos de que a la gente hay
que ofrecerle elementos informativos que
la lleve a tomar conciencia de sus derechos
y reconocer las violaciones al derecho in-
ternacional humanitario. Íbamos más allá
de informar el hecho: dábamos elemen-
tos de análisis y pedagogía para tiempos
de guerra.”
–Ha mencionado que en Colombia se
libra una “guerra de fantasmas”, es decir
de víctimas que no tienen rostro, de “ma-
sacres que no dejan huella”.
–En mi país se alude a una supuesta mo-
ral para no mostrar imágenes de la barba-
rie ya que, se dice, hay que proteger la iden-
tidad de la víctima. Así se fueron creando
relatos de fantasmas, de gente sin rostro:
no se veían la sangre ni las lágrimas. De esa
forma el periodista contribuye a crear en el
imaginario de la sociedad, a la cual infor-
ma, una guerra de fantasmas.
–¿Cómo abordaron en su país el deba-
te en torno a la conveniencia o no de mos-
trar imágenes de la extrema crueldad de
la violencia?
–Algunos piensan que mostrar en la
prensa tanta barbarie provoca que la so-
ciedad termine insensibilizándose a ella.
Para mí no ocurre así: la violencia insensi-
biliza al medio, no a la sociedad.
“Lo explico: las primeras grandes ma-
sacres en Colombia comenzaron a finales
de los ochenta: Tomate, Pueblo Bello, La
Negra, Trujillo, Segovia... Al principio esas
matanzas ocupaban los titulares de los
diarios; con el tiempo algunos editores y
redactores comenzaron a fijar un número
de muertos para considerar si una matan-
za era o no noticia. Cada vez tenían que
ser más. Eso no puede ocurrirle a ninguna
redacción: determinar el número de cadá-
veres a partir del cual la sociedad se debe
sentir escandalizada.”
Guerra sin imágenes
Hollman creó en 2002 el programa televi-
sivo de investigación periodística Contra-
vía, una emisión semanal de media hora
que transmite el Canal Uno y que econó-
micamente sostienen el Programa Andino
para la Democracia y los Derechos Huma-
nos de la Unión Europea y la Open Society
Foundations. Él estima una audiencia se-
manal de 2 millones de personas.
“Nos resistíamos –dice– a que las víc-
timas fueran convertidas en cifras, en re-
latos impersonales; a que las cámaras y
reporteros no salieran a las regiones de
conflicto. Esa situación resultaba funcio-
nal para los medios: no tenían que gastar
en el envío de periodistas ni de equipos de
camarógrafos; se conformaban sólo con
llevar al estudio del noticiario al analista
político de moda.”
Morris señala que las políticas represi-
vas de Uribe dejaron graves secuelas para
el periodismo colombiano.
“A pesar de que existe en Colombia
una tradición periodística en la cobertura
del conflicto, que incluye dramas huma-
nitarios, los periodistas, por miedo a que
Ha recibido amenazas que lo han obli-
gado a exiliarse en Europa o Estados Uni-
dos pero que también le han merecido re-
conocimientos: el Human Rights Watch
Defender Award (2007), el Premio Nue-
vo Periodismo Iberoamericano de la Fun-
dación García Márquez (2007) o el Premio
Chavkin a la Integridad en el Periodismo,
que entrega el North American Congress
on Latin America (2010), organización no
gubernamental que combate la opresión
y la injusticia en el continente.
El pasado 25 de septiembre obtuvo el
Premio Internacional de Derechos Huma-
nos de Nuremberg, que concede la alcal-
día de esa ciudad alemana.
Morris fue detenido en dos ocasio-
nes durante los gobiernos de Álvaro Uribe
(2002-2010), quien lo acusó de ser “afín” a
la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revo-
lucionarias de Colombia (FARC).
El periodista, como muchos otros opo-
sitores al régimen de Uribe, fue víctima
de espionaje, seguimiento e intimidación
por parte de agentes del servicio secreto
colombiano, de acuerdo con documentos
oficiales que desde 2009 están en poder de
la Fiscalía General de la Nación.
Como resultado de una campaña de
desprestigio del gobierno de Uribe, en ju-
nio de 2010 la embajada de Estados Uni-
dos le negó la visa al periodista, quien ha-
bía obtenido la beca de estudios Nieman
de la Universidad de Harvard. Washing-
ton apoyó su negativa en el la Acta Patrió-
tica sobre actividades terroristas. El hecho
fue condenado por organizaciones como
el Comité para la Protección de Periodis-
tas y Human Rights Watch.
Pactos de control
El pasado 19 de octubre, Proceso entrevis-
tó a Morris en la sede del Parlamento Eu-
ropeo, horas antes de que presentara su
documental Impunidad.
–En México cientos de medios firmaron
en marzo pasado un Acuerdo para la Co-
bertura Informativa de la Violencia. ¿Cómo
enfrentó el periodismo colombiano este ti-
po de fenómenos? –se le pregunta
–Soy enemigo de los pactos. Cuando la
prensa hace pactos para la cobertura de
noticias, lo que generalmente sucede es
que deja de decir la verdad o cuenta ver-
dades a medias. En Colombia nunca hubo
un acuerdo tan explícito.
En cambio, señala, los diarios colom-
bianos crearon a mediados de los noventa
las llamadas “secciones de paz”, que ela-
boraban especialistas en derechos huma-
nos. En aquella época, dice, existían acer-
camientos entre las partes beligerantes
del conflicto, que derivaron en 1999 en el
comienzo de un proceso de paz entre la
M
a
rc
o
A
p
p
e
l
Morris. Periodismo en tiempos de guerra
I NTERNACI ONAL / COLOMBI A
1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 43
MARCO APPEL Para combatir la violencia y movilizarse contra ella es
necesario revelarla sin tapujos, considera el periodis-
ta colombiano Hollman Morris, a quien el gobierno de
su país ha hostigado por llevar sus convicciones a la
práctica. Ahora que México está en una guerra que
genera muerte y crueldad extrema, el comunicador
recomienda mostrar los hechos tal como son, pero
advierte del riesgo de que la información esté flan-
queada por el Acuerdo para la Cobertura Informativa
de la Violencia (que todo lo oculta) y la propaganda
delincuencial disfrazada de información que pulula en
las redes sociales y en las escenas criminales.
B
RUSELAS.- “La primera forma
de combatir la barbarie es
mostrarla, narrarla y denun-
ciarla para que el día de ma-
ñana no nos digan que eso
nunca pasó y para que la so-
ciedad que se moviliza contra
esa violencia no deje de hacerlo”. El perio-
dista colombiano Hollman Morris se refie-
re a la urgencia de que la prensa mexicana
“no cierre filas en torno al discurso oficial”
y continúe mostrando la crudeza de la
guerra contra el narcotráfico que empren-
dió Felipe Calderón.
En sus 20 años de carrera, Morris ha
mostrado a los colombianos la brutalidad
del conflicto armado que azota su país
desde hace más de 40 años.
Juan Carlos Cruz / Procesofoto
“Hay que
mostrar
la barbarie”
42 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011
blemente golpeados que hacen supuestas
confesiones contra políticos o funciona-
rios de seguridad pero que están rodeados
de sicarios armados que los encañonan.
–¿Qué trato periodístico merecen estas
comunicaciones? ¿Son información o pro-
paganda? ¿Cómo resolvieron los periodis-
tas colombianos este tipo de situaciones?
–No recuerdo que en Colombia apare-
cieran cuerpos con mensajes. Tampoco he-
mos visto casos como El Blog del Narco. Los
periodistas colombianos no sufrimos gran
presión del narco para publicar sus men-
sajes. Sí hubo presión grande para no in-
vestigarlos periodísticamente. El punto de
choque fue el asesinato de Guillermo Cano,
director de El Espectador (17 de diciembre
de 1986), por revelar la infiltración del nar-
co en la política. En ese momento se unió la
prensa y acordó publicar las investigacio-
nes de ese diario, además de firmar las no-
tas sensibles como “redacción”.
Morris regresa al tema de los narco-
mensajes: “Me parece que hay una dife-
rencia: la narcomanta forma parte del
contexto de la noticia; no hay que igno-
rarla. Hay un homicidio que hay que cu-
brir, llegas al sitio y aparece este mensaje.
Por supuesto hay que darle más contex-
to al lector y ahí entra el juicio del perio-
dista: ¿vale la pena transmitir el conteni-
do de la narcomanta? ¿Es relevante? ¿Hay
otros elementos informativos alrededor
de esa noticia que valen más?”.
Y concluye: “En el caso de El Blog del
Narco y ese tipo de videos en los que con-
fiesan personas con un revólver apuntán-
doles a la cabeza, no puede considerarse
información periodística. Es un acto bajo
presión. Un periodismo serio no puede ha-
cerle juego a ese portal. Para mí no es fuen-
te de nada”.
el gobierno los acusara de portavoces del
terrorismo, ‘olvidaron’ que tenían la obli-
gación de entrevistar a todos los actores
involucrados.”
Durante la entrevista interviene Juan
José Lozano, realizador suizo-colombiano
que, junto con Morris, produjo en 2009 el
documental Impunidad, que aborda el fra-
caso de la ley de desmovilización parami-
litar del gobierno de Uribe.
“Hace unos años –relata Lozano– ne-
cesité imágenes de archivo de los comba-
tes que tenían lugar en una zona de con-
flicto en Colombia. Estaba realizando mi
documental Hasta la última piedra. Busqué
en los archivos de todos los noticiarios del
país y no encontré nada: las televisoras
habían suprimido las corresponsalías en
provincia y dejado de enviar cámaras a las
áreas conflictivas. Se dejó de registrar la
memoria histórica audiovisual de la gue-
rra. Me parece absurdo que el archivo más
completo de los últimos 10 años sea pro-
ducto de una sola cámara, la de Hollman.”
Morris aclara que la responsabilidad de
que eso ocurriera en su país recae también
en los dueños y directivos de los medios.
Los efectos fueron fatales en todos sentidos.
Narra: “En 2008 o 2009 se descubrió que
unos 3 mil civiles fueron asesinados y re-
portados por el ejército como guerrilleros
muertos en combate. ¡3 mil! ¿Por qué no los
vio la prensa? Porque no estaba en el lugar
de los hechos para ver los cuerpos y pregun-
tar: ‘¿Por qué traen las botas y el uniforme
nuevo si se supone que cayeron en comba-
te? ¿Por qué carga la pistola en la mano que
le falta el dedo pulgar? ¿Por qué la gente di-
ce que el supuesto guerrillero era en reali-
dad el tonto del pueblo?’. Los periodistas no
estuvieron ahí y eso hay que decirlo”.
Propaganda
Morris retoma el caso mexicano: “La so-
ciedad mexicana se está planteando pre-
guntas y está pidiendo respuestas a los
actores ilegales. El periodista tiene que
llevar en su boca y en sus cámaras esos
cuestionamientos a los narcotraficantes,
a los actores en conflicto. Es su función.
No por eso el periodista se convierte en
portador del narcotráfico. Al contrario, si
no se plantean esas preguntas se le está
negando el derecho a la información a la
sociedad mexicana”.
Prosigue: “Ahora bien, hay otras varia-
bles en juego. Puedes no ir porque tienes
miedo y es una decisión respetable. Pero
también se puede dar el caso de que el pe-
riodista no vaya porque simplemente no
entrevista a actores ilegales. Eso sí es dis-
cutible. ¿Nos convertimos en sus propa-
gandistas? No, porque al final de la en-
trevista el periodista decide qué publicar;
tiene la posibilidad de editar.
“Si su conciencia le determina que no
hay nada noticioso y no vale la pena pu-
blicar la entrevista, muy bien; si hay algu-
nas partes interesantes y lo demás lo sa-
ca porque lo juzga propaganda, muy bien,
pero el periodista no puede negarse de an-
temano la posibilidad de entrevistar a un
capo, un paramilitar o un guerrillero.”
–¿Cómo realizar una entrevista a fon-
do cuando uno está rodeado de hombres
armados? ¿Qué tan coaccionado está el
periodista en esa condición?
–Es determinante la negociación previa.
He entrevistado a guerrilleros y narcotrafi-
cantes armados. Los primeros obedecen a
una estructura militar, los segundos no. No
estás más seguro frente a ninguno, pero la
experiencia me dice que te respetan más
cuando pones las cartas sobre la mesa.
“Recuerdo un encuentro que sostuve
con Ernesto Báez, un narcotraficante que
fue extraditado a Estados Unidos. Pasé me-
dia tarde tratando de convencerlo de que
aceptara una entrevista formal. Me decía
que sólo la concedería con la condición de
que no preguntara nada sobre el tráfico de
drogas.
“Le contesté algo así: ‘Qué pena señor,
porque yo le tengo que preguntar eso por
dos razones: porque si no lo hago, voy a
quedar como un estúpido y si usted no lo
aborda, nadie le va a creer lo que diga’. Al
final decidió no darme la entrevista. En
todo caso, en cualquier momento el actor
ilegal puede romper las reglas acordadas.”
Se le comenta que en México los cár-
teles envían mensajes en grandes mantas
en puentes o bardas cercanas a una ejecu-
ción, en cartulinas clavadas en personas
asesinadas o en videos que suben a sitios
como YouTube o El Blog del Narco, donde se
pueden ver ejecuciones o a hombres visi-
R
ic
a
rd
o
R
u
iz
/ P
ro
c
e
s
o
fo
to
Periodistas mexicanos. Dilemas éticos
44 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011
I NTERNACI ONAL / COLOMBI A
1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 47
Alianza
N A R A N J O
ANÁLI SI S
En grupos pequeños o grandes, esos
seres diminutos como hormigas, cooperan
todo el santo día. Algunos grupos edifican
altos edificios o largos caminos de asfalto.
Algunos grupos transportan a cientos de
miles en vehículos terrestres, aéreos o ma-
rinos. Algunos grupos perforan el redondo
planeta para extraer combustibles. Otros
grupos se encierran en cubos de cemento
a leer lo que otros humanos escribieron ha-
ce siglos. Y todo el santo día los animalitos
humanos se comunican entre sí: hablan,
hablan cara a cara, hablan por teléfono,
hablan por televisión, escriben, dibujan, se
cuentan historias. No pueden ser sino en
convivencia. Al grado que cuando se tien-
den a dormir, sueñan con otros animalitos
humanos.
Lo que el movimiento de Indignados
reclama hoy es que volvamos a mirar nues-
tras sociedades y distingamos eso que
Darwin no vio, porque dio por sentado; eso
que los capitalistas rampantes no quieren
ver, porque les conviene dar por sentado;
eso que los biólogos de la empatía están hoy
día estudiando y descifrando: las conduc-
tas de cooperación que sustentan nuestras
sociedades. Que le demos a ese sustrato su
dignidad. Que impidamos que una minoría,
un 1% voraz, acapare la mitad del bienestar
generado por la cooperación. Y que en cam-
bio agrandemos nuestros fondos comunes
de bienestar, nuestro Bien Común.
Hasta ahora nadie entre los Indignados
habla de la disolución del capitalismo com-
petitivo ni de la dictadura de la mayoría.
De lo que se habla es del ensanchamiento,
en el centro de las democracias capitalis-
tas, de esa zona de bienestar garantizado
para todos y cada uno de los ciudadanos.
Un capitalismo con el Bien Común en su
plaza central. O
46 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011
En los países árabes los marchistas
exigen los derechos civiles mínimos de
una democracia. Sufragio efectivo, no dic-
tadura, libertad de prensa. En Israel y los
países de Europa, democracias ya de tiem-
po atrás, con esos derechos ya seguros, los
marchistas colocan la vara de la dignidad
civil más alto. Educación y servicios de sa-
lud gratuitos, habitación accesible, pensio-
nes de desempleo y de retiro mejores.
En Estados Unidos, el gran propagador
del capitalismo neoliberal y sede de su
capital económica, Wall Street, los Indig-
nados pueden enfocar sus exigencias al
centro mismo del mal: ese 1% de ricos que
poseen el 43% del pastel de la riqueza in-
ternacional, muchos de los cuales habitan
en los rascacielos de Nueva York.
Que paguen esos ricos más impuestos,
que sean ellos los que subsidien los ser-
vicios públicos que se reclaman para una
existencia digna, que nuevas regulaciones
impidan su saqueo sistemático del resto
de la población, que una nueva y severa
vigilancia ciudadana rompa el contuber-
nio de ese 1% de ricos con los políticos,
hoy en cada sociedad sus testaferros.
En México los Indignados son aún po-
cos, 400 y tantos, están instalados ante
la Bolsa de Valores de Avenida Reforma,
en la capital, han reclamado el regreso
del SME, un sindicato corrupto, exigen el
retiro del Ejército de las calles, en calles
controladas por un mal mayor que los
militares: el crimen. Son pocos y parecen
confundidos. Corrijo: son pocos porque es-
tán aún confundidos en cómo aterrizar
en demandas locales el ímpetu del mo-
vimiento de indignación planetaria. Son
pocos, pero a medida que se clarifique el
ideario del nuevo movimiento internacio-
nal, serán más y más.
Y no hay duda de que el ideario se de-
cantará en unos cuantos conceptos que
abarquen la aparente diversidad de los
reclamos. Sucederá por una razón sim-
ple: porque también son unas cuantas las
fuentes del malestar. Tal vez, acaso, una
sola. El enflaquecimiento del Bien Común.
“No hay concepto más urgente que
revivir que el del Bien Común. Yo apues-
to que será el concepto más nombrado en
el siglo XXI”. La aseveración es de Frans
de Waal, hoy por hoy uno de los biólogos
de mayor influencia intelectual en el orbe
científico. Lo escribió en el año de 2009, en
el prólogo de La edad de la empatía, su es-
tudio sobre la vida moral de los primates.
El Bien Común: esa riqueza que es de
todos y de nadie en particular. Lo que po-
seemos en conjunto como sociedad, los
primates parlantes y otras especies que
viven en comunidad. Lo que está garanti-
zado para cada individuo por el mero he-
cho de ser parte del grupo.
En la parte central de La edad de la
empatía, De Waal observa que uno de los
grandes popularizadores de la idea ca-
pitalista “del triunfo legítimo del más
fuerte” fue también el fundador de la
biología moderna, Charles Darwin. En su
teoría de la evolución, publicada en 1859,
Darwin escribió que “la competencia por
las hembras mejor dotadas y los recursos
alimenticios disponibles” determinan la
extinción de los individuos y las especies
débiles y el triunfo y la evolución de los
individuos y las especies más aptos.
En su momento, la aristocracia in-
glesa adoró la nueva licencia para seguir
explotando en sus fábricas insalubres a
sus prójimos. Los capitalistas salvajes de
Estados Unidos igualmente erigieron a
Darwin como su líder ideológico. El darwi-
nismo se alió así conceptualmente con
el viejo capitalismo rampante, ahora con
una justificación “científica”: La lucha in-
misericorde por el Provecho Individual no
sólo es “natural”, sino que mejora a la es-
pecie (la hace evolucionar).
Pero Darwin se equivocó, explica De
Waal. Se equivocó por lo menos en esa
parte de su teoría evolutiva. Hoy, como en
el siglo de Darwin, las especies más nu-
merosas (si uno descuenta el mundo invi-
sible de los virus: las hormigas, las ratas,
los seres humanos) son especies altamen-
te cooperativas. Especies cuya condición
gregaria las ha vuelto las más aptas y que
dependen de sus conductas de coopera-
ción y de algo más, su carácter moral. La
moral definida de forma concreta como el
grupo de conductas que cuidan y aumen-
tan el Bien Común.
Los primates son morales. Si un
chimpancé roba plátanos del fondo co-
mún de plátanos, es descuartizado por
la tribu de chimpancés. Las hormigas
son morales al parecer al 100%: trabajan
continuamente para llenar las bodegas
subterráneas del hormiguero, y si una se
extravía, muere pronto en soledad. Las ra-
tas comparten sus guaridas y sus alimen-
tos y tienen un sistema de chillidos para
advertirse mutuamente del peligro. Y los
seres humanos somos, también, natural-
mente, cooperativos y morales. De cierto,
observa De Waal, somos la especie más
gregaria, cooperativa y moral del planeta.
Si nos desprendemos de la Tierra varios
kilómetros hacia arriba, si nos alejamos
del barullo del lenguaje, si observamos
desde ahí donde los billetes de dinero se-
rían invisibles al ojo, veríamos que esto es
lo que hacen los animalitos humanos so-
bre la costra de barro donde habitan.
La revuelta por el Bien Común
S A B I N A B E R MA N
1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 49
ANÁLI SI S
presidenta de 1934 a 1948. Uno de los
objetivos que el Ateneo se formuló fue
que “el prestigio de las consagradas
abriera el camino a las principiantes”.
Su manera de unir esfuerzos para ad-
quirir visibilidad fortaleció al Ateneo,
que tuvo una vida mucho más larga
que la del Frente Único Pro Derechos
de la Mujer, que se creó en 1935. Am-
bas organizaciones coincidían respec-
to a la ampliación de los derechos de
las mujeres, pero el frente se disolvió
recién terminado el cardenismo.
Su liderazgo a favor de los dere-
chos de las mujeres lo desarrolló ACL
tanto en el ámbito de los organismos
internacionales como dentro de las
estructuras del Estado. Luego de que
la iniciativa del general Cárdenas de
instalar el sufragio femenino fuera
saboteada al no publicarse en el Dia-
rio Oficial –y, por lo tanto, no entrar en
vigor–, la reforma al artículo 34 de la
Constitución Política de los Estados
Unidos Mexicanos aprobada el 18 de
julio de 1938 por el pleno de la Cámara
de Diputados, ACL logró articular a dis-
tintos grupos en la Alianza de Mujeres
de México, vinculada estrechamente
al PRI. Así se logró que Ruiz Cortines
aprobase el voto femenino el 17 de oc-
tubre de 1953.
Mucho hay que descubrir de esta
interesantísima mujer, como bien se-
ñalaron Sabina Berman, Cecilia Soto,
Genaro Lozano y Consuelo Sáizar en
la presentación que, hace unos días,
se realizó de esta obra en la librería
Rosario Castellanos. El libro ya está
circulando y vale la pena conocer a
una feminista a la que tenemos tan
injustamente olvidada. O
La disputa por
el control del PRD
J E S Ú S C A N T Ú
En las elecciones de los consejeros y
delegados perredistas no están en juego
la definición del método de selección y la
propia designación del candidato presi-
dencial del PRD, sino el control del partido
para los próximos tres años y las candida-
turas para 500 diputaciones federales, 128
senadurías, seis gubernaturas (aunque
los comicios en Chiapas serán el tercer
domingo de agosto de 2012) y la Jefatura
de Gobierno del Distrito Federal, así como
para varios centenares de diputaciones
estatales y presidencias municipales.
El método de selección interna del
candidato presidencial perredista para el
2012 ya fue decidido por el XIII Congre-
so Nacional, y señala con claridad que el
Consejo Nacional, al resolver quién será
el abanderado, deberá tomar en cuenta
el resultado de una encuesta abierta a la
ciudadanía, así como los acuerdos que
tomen los propios precandidatos. Dicho
procedimiento ya fue avalado por la Sala
Superior del Tribunal Electoral del Poder
Judicial de la Federación, que en su sesión
del 21 de septiembre declaró infundados
e inoperantes los agravios que pretendía
hacer valer el senador perredista Carlos
Sotelo. De modo que el pasado 19 de oc-
tubre el PRD notificó dicho procedimiento
de elección al IFE.
Así que para la designación del candi-
dato presidencial del PRD, y seguramente
de la alianza con el Partido del Trabajo y
el Movimiento Ciudadano, los integrantes
del nuevo Consejo Nacional no tendrán
mucho margen de acción, pues prác-
ticamente están obligados a acatar los
resultados que arroje la encuesta de pre-
ferencia electoral abierta a toda la ciuda-
danía. Pero donde sí tienen margen de
acción es en la selección del resto de las
candidaturas, y esas son decisiones fun-
damentales que tomarán los órganos di-
rectivos que emergerán del actual proceso
electoral.
No es ninguna casualidad que los
procesos que tuvieron que suspenderse
fueron en entidades (Chiapas, Distrito
Federal, Oaxaca, Veracruz y Zacatecas)
donde el partido del sol azteca tiene una
fuerte presencia electoral y es o ha sido
gobierno, salvo en el caso de Veracruz; y
además en dos de ellas (Chiapas y DF)
renovarán al titular del Ejecutivo local en
el 2012.
El control de los consejos nacional y
estatales se vuelve determinante para
la postulación de los candidatos, ya que
tales órganos son los que tienen la atri-
bución de establecer las reglas al efecto.
Y justamente porque la candidatura a la
Jefatura de Gobierno del Distrito Federal
es la segunda posición más disputada, es
muy lógico que la principal pugna surja
en el DF, entidad que los perredistas con-
sideran como segura para la elección del 1
de julio del 2012.
Los perredistas no parecen darse
cuenta de que están en riesgo de perder
el gobierno de la capital, y aún cierran los
ojos ante las encuestas que muestran có-
mo han perdido fuerza, al grado de que
las preferencias electorales por partido
muestran diferencias con el PRI de un solo
dígito; incluso algunas encuestas, como
la divulgada por Reforma el lunes 24, in-
dican que, al incluir candidatos, Beatriz
48 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011
Durante el siglo XX se dio el lento
acceso de las mujeres a la vida política
en México. Muchas de las precursoras
están hoy en el olvido, y la historiadora
Gabriela Cano se ha propuesto subsanar
ausencias relevantes. Así, ha investiga-
do la vida de algunas figuras paradig-
máticas de la lucha por los derechos de
las mujeres en nuestro país. En su libro
más reciente, titulado Amalia de Castillo
Ledón: mujer de letras, mujer de poder, y
publicado en la colección Lecturas Mexi-
canas del FCE, Cano ofrece no sólo un
estudio introductorio sobre la rica tra-
yectoria de esta notable mujer, sino que
además recopila una muestra de sus es-
critos políticos y sus obras teatrales.
Hoy en día algunas personas recuer-
dan a Amalia de Castillo Ledón como
la figura clave en la obtención del voto
femenino, pero la mayoría desconoce su
interesante faceta feminista, su voca-
ción literaria y sus múltiples aportacio-
nes en el campo de la diplomacia. Para
Gabriela Cano, Amalia de Castillo Ledón
(como ella firmaba) fue la mexicana con
mayor visibilidad política a mitad del
siglo pasado. Por eso decidió darla a co-
nocer más, ya que “su protagonismo e
influencia en el escenario público nacio-
nal e internacional se extendió a lo largo
de varias décadas cruciales de la histo-
ria del siglo XX”.
Amalia de Castillo Ledón (ACL) echó
a andar múltiples proyectos culturales
y educativos, se desempeñó en cargos
relevantes y jugó un papel diplomáti-
co destacadísimo en una época en que
las mujeres no tenían un desempeño
público. Nació en Tamaulipas en 1898,
y como Amalia González Caballero tu-
vo una formación inicial en humani-
Amalia de Castillo Ledón,
recuperada
dades. Casada con el historiador
Luis Castillo Ledón, logró tener un
matrimonio atípico para la época,
pues delegó sus labores domésti-
cas para trabajar fuera de la casa.
Sus tres campos principales de in-
tervención fueron el sector público,
la dramaturgia y el feminismo. Su
trayectoria en la administración
pública fue larga y fructífera.
A lo largo de más de 20 años,
ACL organizó actividades cultura-
les y educativas para sectores vul-
nerables o desprotegidos; concibió
proyectos de previsión social; fun-
dó centros para obreras y obreros
donde se impartían cursos noctur-
nos de alfabetización, actividades
artísticas y deportivas, e impulsó
talleres de diversos oficios. Su in-
terés por la situación de las muje-
res la llevó a ser nombrada en 1939
la representante de México ante la
Comisión Interamericana de Muje-
res (CIM). Más tarde, López Mateos
la designó subsecretaria de Asun-
tos Culturales de la SEP, lo que la
convirtió en la primera mujer en
ocupar el rango de subsecretaria. Fue em-
bajadora, y su carrera diplomática la co-
ronó en 1947 como presidenta de la CIM.
Esto reafirmó su perfil de líder interna-
cional en el campo de los derechos de las
mujeres. Tal vez su mayor logro fue el tra-
bajo de cabildeo y alianzas que logró con
otras diplomáticas latinoamericanas para
que la ONU reconociera de manera explí-
cita la igualdad entre mujeres y hombres.
Su pasión por el teatro la llevó no sólo a
escribir obras, sino a promover espectácu-
los teatrales al aire libre y en carpas. Alentó
un teatro de “masas” para públicos popu-
lares. Con un subsidio especial, creó La Co-
media Mexicana, proyecto inspirado en la
Comedia Francesa, que reunió a muchos
dramaturgos y llevó a escena piezas teatra-
les de un grupo de mujeres, entre las que
se encontraba ella misma. En este libro, la
historiadora Cano da cuenta de las tramas
de las obras de ACL y destaca que estaban
centradas en personajes femeninos.
A mí la investigación de Gabriela Ca-
no me descubrió el lado más feminista
de ACL. En 1934, poco antes del gobierno
de Cárdenas, funda el Ateneo de Mujeres,
espacio que reúne a las escritoras e in-
telectuales del momento y del cual será
MA R T A L A MA S
1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 51
ANÁLI SI S
El desbarrancadero educativo
A X E L D I D R I K S S O N
Las cifras y los hechos son alar-
mantes. Estamos ante una situación
de planes y programas de estudios
fragmentados, con regulaciones y
calendarios diversos y sin comple-
mentariedad, no obstante que hace
unos pocos años dio inicio la pre-
tensión de regular el sistema con la
creación de una subsecretaría de la
SEP que ha pasado casi inadvertida,
por decir lo menos, por los bachi-
lleratos públicos pertenecientes a
las universidades e instituciones de
educación superior federales y es-
tatales que concentran la gran ma-
yoría de la matrícula. Sus intentos
de organizar un enfoque de com-
petencias y reglas de operación co-
munes han tenido como respuesta
el rechazo de las más importantes
universidades, y ha sido desastrosa
también su insistencia en eliminar
la filosofía.
El gasto educativo nacional
por alumno para este nivel es al-
tamente deficitario, y en el estudio
en referencia se estima que 16 de
cada 100 alumnos inscritos aban-
donan sus estudios entre un ciclo
y el siguiente (página 28). Estas condicio-
nes son más graves en cerca de la mitad
de los estados de la República. Todos los
datos que se presentan demuestran que
este nivel educativo se ha convertido en
el desbarrancadero de los jóvenes y en el
mayor cuello de botella para su futuro.
Con todo y que el estudio del INEE no
incluye el panorama de la educación pri-
vada (que ha de ser verdaderamente esca-
lofriante) ni lo que se ha alcanzado en las
modalidades a distancia (bastante recien-
tes pero muy importantes), la perspectiva
general del ciclo da para pensar que la
obligatoriedad constitucional del
bachillerato tendrá que considerar
políticas públicas y una verdadera
discusión sobre las estrategias ne-
cesarias para alcanzarla.
De que ello es indispensable,
ni duda cabe, pero de que se estén
elaborando en serio programas
transexenales que hagan posible
el incremento en el flujo de re-
cursos, maestros, escuelas, infra-
estructura, tecnologías, nuevos
planes y programas de estudio,
entre otras tantas cosas relevan-
tes, no existen evidencias.
Los precandidatos de la iz-
quierda a la Presidencia de la
República han sido quienes han
abordado el asunto del bachille-
rato de forma más clara e inci-
siva, pero los datos que aquí se
apuntan deberían ser motivo de
reflexión, pues no se trata sólo
de la ampliación de los niveles de
ingreso o de contar con un mayor
número de becas, sino también de
contar con políticas de gran altu-
ra que puedan propiciar cambios
de fondo en la docencia, la inves-
tigación y la currícula, la infraestructura,
la articulación horizontal entre los tipos
y modalidades y los recursos que se re-
quieren. De otro modo, todo quedará, de
nuevo, subordinado a la lógica del asis-
tencialismo sin atacar realmente a fondo
la brutal realidad que se vive. O
50 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011
Paredes les gana a todos los aspirantes
perredistas, aunque con algunos se en-
cuentre dentro del margen de error.
La proximidad de estas definicio-
nes vuelve sin duda más encarnizada
la disputa, pero no es lo único que está
en juego, pues la elección de conseje-
ros federales y estatales y delegados
al Congreso Nacional también resulta
fundamental para el control del partido
durante los próximos tres años. Fue pre-
cisamente esa correlación la que resultó
clave para que finalmente Jesús Zam-
brano y Dolores Padierna tuvieran que
compartir la dirigencia nacional del PRD,
el primero como presidente y la segunda
como secretaria general.
De esta manera, aunque la designa-
ción del candidato presidencial gravita
sobre la elección interna del PRD, no es
la principal causa de la disputa. De he-
cho, aunque las principales corrientes ya
se alinearon en su apoyo a Andrés Ma-
nuel López Obrador o Marcelo Ebrard, no
son sus candidaturas las que motivaron
estos posicionamientos, sino las diferen-
cias previas entre Nueva Izquierda y sus
aliados con la Izquierda Democrática Na-
cional y los suyos, es decir, Los Chuchos
contra René Bejarano y Dolores Padierna.
Lo que está en disputa es realmente
el futuro del PRD, pues aunque un triun-
fo del candidato de la izquierda en la
elección presidencial del 2012 cambia-
ría totalmente el panorama, lo cierto es
que el grupo que obtenga la mayoría de
los consejeros y delegados federales ase-
gura el control del partido (sobre todo si
logra más de las dos terceras partes de
las posiciones), y si ese grupo es el de
Los Chuchos (y López Obrador no gana la
Presidencia) las posibilidades de ruptura
crecen exponencialmente, ya que muy
probablemente buscará convertir a More-
na en partido político.
En el caso contrario, es decir, de que
fuese IDN el grupo que obtuviera la mayo-
ría, empezaría casi de inmediato un des-
plazamiento del resto de los grupos de las
posiciones de poder dentro del partido,
aunque en ese caso no se daría la ruptura
porque las minorías no tienen forma de
conseguir otro registro.
Por eso la lucha es encarnizada, y
la Comisión Política Nacional tuvo que
acordar la madrugada del viernes 28 de
octubre posponer otra semana (hasta el
domingo 6 de noviembre) las elecciones
en las citadas entidades, así como la anu-
lación de la elección en Tamaulipas. Todas
las decisiones se tomaron por unanimi-
dad, salvo la posposición del DF, donde
fue por nueve votos a favor y seis en con-
tra, lo cual muestra claramente que es allí
donde las diferencias se agudizan.
Así pues, la disputa por el control del
partido y el impacto que éste tiene en el
reparto de candidaturas y recursos eco-
nómicos, está detrás del enésimo espec-
táculo de desaseo electoral del PRD, lo que
afecta su imagen y disminuye sus posibi-
lidades de triunfo en las elecciones del 1
de julio del 2012, aunque afortunadamen-
te para el perredismo en esta ocasión ese
episodio no ha tenido tanta atención en
los medios de comunicación masiva. O
Con todo y que la discusión so-
bre la obligatoriedad del bachillerato
se limitó al ámbito de los diputados y
senadores, y que está también a con-
sideración de las representaciones
legislativas de los estados, se impone
abrir un serio debate sobre las polí-
ticas sociales y educativas que se re-
quieren con urgencia en el país.
Con algunos sesgos neoliberales en
su enfoque y otros tantos huecos analí-
ticos, el Informe sobre la educación media
superior que ha divulgado recientemen-
te el Instituto Nacional de Evaluación
de la Educación (INEE, 2011; www.inee.
edu.mx) contiene indicadores que reve-
lan que hay una enorme cantidad de
jóvenes fuera de la escuela, deserción
masiva y obsolescencia y dispersión de
lo que se aprende y se enseña.
El bachillerato mexicano repre-
senta un abismo insalvable para mi-
llones de jóvenes y adultos que están
pasando masivamente a ser parte del
enorme rezago educativo que se re-
produce desde hace décadas en Méxi-
co. De acuerdo con el estudio citado,
7.3 millones de jóvenes de entre 15 y
29 años tienen educación secundaria,
pero no pueden acceder a los estudios
de educación media superior. Y de los
que alcanzan a ingresar, cerca de la
mitad se van quedando en el camino,
sobre todo si se trata de jóvenes per-
tenecientes a poblaciones indígenas o
del campo.
52 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011
Q
uiero compartir una visión de lo
que deseo y sueño que exista en México.
Es un panorama de paz y lucha, donde
existan muy pocas leyes, donde no haya
políticos autoasalariados, donde la polí-
tica la hagan quienes verdaderamente le
den el valor a las cosas con el sudor de su
frente, con su inteligencia y sus esfuerzos;
donde los prójimos reconozcan que el
productor es soberano del valor que crea
en el mundo.
Donde las leyes sean muy pocas, por-
que México será un lugar en el cual go-
bierne la compasión, la compasión que
hará una gran civilización donde habrá
muchas drogas y ninguna ley que las pro-
híba, pero nadie las usará porque la au-
toestima nos habrá llevado a un reino de
vida más alto en el que la moralidad no
necesita leyes para gobernar.
En el México de mi visión, las armas se
pudren o son utilizadas como herramien-
tas porque los hombres y las mujeres por
fin pueden ver su propia humillación y
desgracia en la de sus hermanos y su pos-
teridad, entendiendo que la violencia no
tiene futuro pues la tecnología y las ar-
mas actuales nos podrían llevar a la ani-
quilación de toda la especie.
En el México que yo imagino la justicia
es un concepto tan amplio y tan claro co-
mo numerosos son los ciudadanos, pues
cada uno reconocerá la participación en
su propia desgracia al no manifestarse
cuando se produzca el crimen en cual-
quier lugar.
En el México de mi visión no existen
cárceles, ya que los ciudadanos no que-
rrán esconder lo que no está funcionando
y, en consecuencia, enfrentarán dichas si-
tuaciones con toda la vulnerabilidad que
hacerlo implica, buscando comprender
con certeza la raíz de los problemas para
que no se acumulen y lleguen a un esta-
dio insuperable.
Cada ciudadano tendrá la responsa-
bilidad de ser presidente, legislador, juez,
policía y soldado, bajo los principios de la
no-violencia y la no-coerción como única
forma de ejercer el poder.
En el México de mi visión, el gobierno
empieza en la familia, y la familia es la cé-
lula más importante del organismo social,
por lo que su integridad será el fin sagrado
de la nación, y poco a poco lo será de toda
la humanidad.
Los recursos de México serán patri-
monio de todos; ninguna ley impondrá la
injusticia; y el uso de los recursos será re-
suelto sin armas, sin ejército, sin policías
y sin legisladores. Será responsabilidad de
todos sostener la dignidad económica y el
equilibrio ecológico, y asegurar de mane-
ra sustentable el bienestar de México con
principios económicos racionales.
Los mexicanos no aceptarán un bien o
un servicio gratuito sin considerar prime-
ro cómo llega a existir y quién lo estará pa-
gando. Los empleos no serán decretados,
porque el capricho jamás puede competir
con el mérito. No habrá poder ni posición
que pueda dictar al individuo, sin su con-
sentimiento, a dónde ir, en dónde trabajar
y qué hacer, porque simplemente no lo
admitirá.
Nuestras estructuras de organización
económica y social estarán construidas
sobre bases de principios libres, volunta-
rios, ya que el individuo será soberano ab-
soluto de su casa y su espacio, y no habrá
ningún poder que ahí lo intimide, porque
los mexicanos no lo permitiremos.
En la visión de este México la coerción
y el miedo no se aceptan como incentivos
para actuar, porque no construyen nada,
destruyen la autoestima, engañan y siempre
son poder falso que se disfraza de autoridad.
El dinero, en el México de mi visión, es
una mercancía y un producto igual que
todos los demás, y todos pueden parti-
cipar en el mercado del dinero; nunca se
aceptará el valor monetario legislado, ni
la prostitución de la riqueza y el robo ins-
titucionalizado por decretos criminales
de poder arbitrario.
Para preservar el respeto entre indi-
viduos, nunca se podrá legislar la edu-
cación, ni como gratuita, porque esta es
una mentira que obliga a la ciudadanía
a pagar por un servicio malísimo un pre-
cio carísimo, ni será obligatoria, ya que la
coerción es el enemigo mortal de la cultu-
ra y la civilización, y, en efecto, es esclavi-
tud. Los padres de familia tendrán la voz
y el voto máximo en la educación de sus
hijos, y consecuentemente será de ellos la
responsabilidad, en tanto que para todos
los demás será un privilegio ayudar a sus
prójimos a elevar la cultura.
El cimiento de la paz es el respeto a los
derechos de los individuos, pero ojalá se
entienda que un derecho es lo que hace-
mos valer todos con nuestro compromiso
y la compasión de cada uno. O
*Integrante del Movimiento por la Paz con Jus-
ticia y Dignidad.
J U L I Á N L E B A R Ó N *
México libre
1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 55 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 55
ENSAYO
1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 55
en la frontera y había bajado lentamente hacia una bahía
que no aparecía en los mapas. Los indios mayos la llamaban
Topolobampo. A pesar de ser usada por los contrabandistas
y habitada por alacranes, Owen vio en esa bahía una salida:
imaginó una ciudad cosmopolita que enlazara a América
con China, Japón y Australia; imaginó un puerto con un in-
tenso tráfico de trenes, barcos, mercancías; imaginó, en me-
dio de la nada, en una bahía donde sólo crecían cactus en las
rocas, una comunidad en la que los intercambios fueran en-
tre iguales. Una ciudad sin ricos ni pobres, sin distinciones
de sexo, religión o raza. Dos años después de ese encuentro
con un México imaginario, Albert K. Owen conoce al matri-
monio Howland, Marie y Edward, que habían participado en
una comunidad igualitaria, la de André Godin en Francia, el
llamado Familisterio. Los Howland habían estudiado prác-
ticamente todas las teorías del socialismo y el comunita-
rismo: era posible racionalizar una comunidad de hombres
y mujeres libres, socios entre sí, y prescindir de los abusi-
vos capitalistas. Owen pensó que ese sitio existía ya, aun-
que no estuviera en los mapas: la bahía de Topolobampo, en
Sinaloa, México.
Tan sólo tres años después, Albert K. Owen ya ha lan-
zado una empresa de publicidad de una ciudad que toda-
vía no existe en un país que no conoce: “México” –escribe
en los anuncios propagandísticos– “es un terreno virgen, con
grandes recursos y buen clima, alejado de las influencias
malignas del comercio controlado por los centros políticos
mundiales. México todavía permite que las propiedades pú-
blicas estén bajo el control de los intereses ciudadanos”. Era
un México más imaginado que real pues estaba en proceso
de convertirse en una dictadura, la de Porfirio Díaz, que opri-
miría al país durante 30 años. (...) Pero el México de Owen no
era ni violento, ni autoritario, sino simplemente el paraíso
en la tierra. Escribe Owen: “México no es extremoso ni en
frío ni calor y está libre de enfermedades. Ahí nunca se ha
conocido la fiebre amarilla, ni existen serpientes, ni mosqui-
tos. La tierra del sur, es la tierra del sol, es la eterna fuente de
calor, luz, color, crecimiento y vida. México es la tierra de la
acción cooperativa y la distribución equitativa”. Nada sabía
Owen de ese país al sur de la frontera en el que el 80% de sus
habitantes era pobre, hambriento, y analfabeta. Esos mismos
hambrientos que se levantarían en armas contra la dictadu-
ra de Díaz en 1910.
(...) Y, entonces imaginó una ciudad basada en la equi-
dad que valorara a la comunidad por encima de la avaricia
del dinero: “Los colonos serán socios dentro de la compañía
con el mismo método que usaron los venecianos en 1797. La
ciudad se llamará Pacific Colony que sería, según Owen, “un
paraíso en cinco años, a sólo cinco horas de Nueva York, en
la misma latitud que Hawaii, Calcuta, La Meca y Tebas”. Los
anuncios de esta Pacific Colony comienzan a imprimirse en
un periódico que dirige el matrimonio de socialistas utópi-
cos, los Howland, con dibujos de la bahía atestada de barcos
de vapor, de los colonos llevando frutas a caballo, de playas
y palmeras en el paraíso. Es tan convincente la propaganda
de Owen que sucede el primer desaguisado de la larga his-
toria de la colonia estadunidense en México: sin saber que
la ciudad no existe más que en dibujos, comienzan a llegar
los pobladores en vapores alquilados en San Francisco. Y, así,
para diciembre de 1886 ya habían acampando en la playa de
Sinaloa 327 personas procedentes de California, Colorado y
Wyoming. Un mes después, a inicios de 1887, llega un con-
tingente de Nueva Inglaterra, algunos de cuyos miembros
mueren por una epidemia de viruela. Comienza a hablarse
del “fraude de Topolobampo” y Owen se defiende argumen-
tando que los colonos se adelantaron a sus indicaciones, es
decir, llegaron a habitar un lugar que no existía.
(...) En 1887, Owen visita su ciudad ideal y se le recibe
con cantos de los niños, pero le preocupan los mosquitos. Su
madre había muerto de fiebre amarilla. Marie Howland en
el periódico de los comuneros explicará: “Son tan nobles los
mosquitos de México que, a pesar de que zumban al oído,
jamás pican, y cuando lo hacen no llevan ponzoña”. Owen
no soporta ni cuatro meses en la colonia y, pretextando
conseguir recursos, no volverá sino hasta cuatro años des-
pués. En ese largo intermedio, en 1890, desembarca un con-
tingente de colonos que provienen de Kansas, liderados por
Christian Hoffman, un empresario de molinos de harina y
Michel Flurscheim. Los 166 colonos de Kansas no son socia-
listas: quieren tierras privadas para sus familias y excavan
ayudados por los indios mayos con caparazones de tortugas,
un canal de riego. Estos nuevos colonos no se integran a la
comuna y son llamados The Kickers, los que patean el pesebre
del igualitarismo de Owen. En burla, The Kickers llaman a los
seguidores de Owen, The Saints. Kickers y Saints, cuyos nom-
bres se asemejan a equipos de beisbol, se enfrentarán por el
control de algo que ya no es Pacific Colony, sino la pesadilla
de su sueño. Owen le plantea a su oposición: “Si no les gusta
el socialismo cooperativista, váyanse de México”. Flurscheim
criticará, a distancia, a un Owen ocupado en Nueva York con-
siguiendo fondos para instalar una vía del tren que una a esa
bahía mexicana con los Estados Unidos. Lo que Flurscheim
escribirá en el periódico de la disidencia, el Integral Cooperator,
se dirá de todos los líderes socialistas: “Owen sólo admite la
opción de retirarse a los que no están de acuerdo con su siste-
ma autocrático”. El líder de la igualdad manda cerrar el perió-
dico de sus críticos. Después, volverá sólo para cerrarles a sus
adversarios de Kansas el acceso al agua de riego cuyo canal
ellos mismos construyeron. Los mata de sed. Es en 1893 que
los enemigos de Owen abandonan la ciudad ideal. Lo extraño
es que también lo hacen el propio Owen y Marie Howland,
cuyo marido había muerto en Sinaloa. El paraíso se termi-
na cuando los colonos pierden la concesión de la dictadura
de Porfirio Díaz sobre las tierras de la bahía de Topolobampo.
Díaz, enterado de los pleitos entre los estadunidenses, les
cede la propiedad a los grandes terratenientes azucareros
de la región. El último episodio de Pacific Colony, la ciudad
cosmopolita y justa, la fantasía de una salida del capitalis-
mo competitivo y corporativo, es el desalojo de las familias
estadunidenses por la policía mexicana. (...) De los estadu-
nidenses desalojados, poco se sabe: algunos regresaron a los
Estados Unidos, otros, se quedaron en los pueblos vecinos a
Pacific Colony, aprendieron español, se enamoraron de indios
mayos, se vieron envueltos en la Revolución Mexicana. Albert
K. Owen nunca regresó a México. Los mosquitos, lo sabía,
eran igual a los del resto del mundo.
Bierce: México como suicidio
Entre 1883 y 1910 una debacle mayor ocurre en la vida del es-
critor Ambrose Bierce. Ese año se separa de su esposa, Molly,
después de haberle encontrado una carta de amor de un ac-
tor danés. En 1889, tan sólo seis años después, el hijo mayor
de Bierce encuentra a su amante, la voluptuosa Eva Atkins,
en la cama con su mejor amigo, Neil Hubbs, les dispara a
los dos y, luego, se suicida. (...) En esos años, Bierce trabaja
para William Randolph Hearst, el magnate de los periódicos,
y le ayuda en su campaña para que el presidente McKinley
F
ue un presidente mexicano, Sebastián Lerdo de Teja-
da, quien definió la vecindad entre los dos países así:
“Entre los Estados Unidos y México, mejor el desierto”.
Era 1873 y todavía las heridas morales de la guerra en-
tre ambos países afectaban el orgullo patrio de don
Sebastián. Pero, para completar la experiencia de lo estaduni-
dense en México, hay que decir algo más sobre quien acuñó esa
terrible frase: Sebastián Lerdo de Tejada, tras dejar la presiden-
cia de México, vivió durante 13 años, y hasta su muerte en 1889,
en Nueva York. Para los mexicanos, Estados Unidos es lo mismo
el enemigo que asecha y el sitio del refugio. Los términos que
usamos en México para los vecinos del norte dan cuenta de esa
relación conflictiva: los estadunidenses son los que defienden
una mejor forma de vida, el confort; los gringos, por el contrario,
son los que declaran guerras unilaterales. El cobijo y la fuerza,
términos opuestos, son los rostros de EU en México.
(...) El territorio mexicano, siempre entre el desierto as-
fixiante y la jungla soporífera, ha contenido para Estados
Unidos una fuerza que es el azar. En México, diría un esta-
dunidense común, todo es posible: encontrar la fiesta o la
muerte. México es lo que no está reglamentado, en donde
todo es potencial y nunca definitivo: la evanescencia de lo
contingente. Tres personajes muy significativos del ánimo
estadunidense así lo metaforizan: Albert K. Owen, Ambrose
Bierce y William Burroughs (...).
Owen: México como paraíso terrenal
El ingeniero Albert Kimsey Owen tenía 25 años en marzo de
1872. (...) Estaba en México como parte de una expedición
de la compañía ferroviaria Rio Grande Railroad. (...) La expe-
dición de ingenieros había subido por la sierra Tarahumara
FABRIZIO MEJÍA MADRID
Tres miradas
estadunidenses a México
54 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011
En Estados Unidos consideran a
México un lugar ilimitado que,
por inabarcable, a veces los asusta,
sostiene el cronista Fabrizio Mejía
en un texto que leyó el miércoles 26
en la Universidad de Princeton y
del que a continuación publicamos
fragmentos. En él recupera un trozo
de historia que va de finales del siglo
XIX a la década de los cincuenta del
siglo XX; y lo hace a través de tres
connotados estadunidenses que atis-
baron las entrañas de nuestro país:
Albert K. Owen, Ambrose Bierce y
William Burroughs. Tres estampas
las suyas que, describe el autor, no
sólo los definen sino que también nos
describen a nosotros; tres visiones des-
de la utopía, la violencia y el éxtasis.
1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 57
(...) Todo se concentra esa tarde del 6 de septiembre de
1951: Bebiendo ginebra Oso Negro, en la calle de Monterrey
122, en el departamento 10, de la Ciudad de México,
Burroughs dice que le gustaría vivir en una isla donde sólo
se pudiera sobrevivir matando animales para comer. Joan, su
esposa, le responde:
–Pues contigo nos moriríamos de hambre. Cuando hay
que disparar, dudas demasiado.
Entonces sigue una escena de borrachos, de locos, de au-
todestructivos, de desesperados: William Burroughs toma
su pistola. Su esposa, Joan, pone so-
bre su cabeza un vaso de ginebra y lo
reta:
(...) Burroughs se pone a tres me-
tros de su esposa y dispara. En un prin-
cipio, los invitados a la fiesta creen que
todo es una actuación: le piden a Joan
que se levante. Segundos después, un
hilo de sangre comienza a salir de la
cabeza de la esposa de Burroughs, del
agujero que la bala ha hecho en su
sien. Él, desesperado, la toma en sus
brazos y grita: Joan, speak to me, speak
to me. Joan muere una hora después en
un hospital de urgencias.
Y si Burroughs, Kerouac y Ginsberg
pensaban que en México todo era po-
sible, lo comprueban tras la detención
del asesino confeso de su esposa:
Burroughs pasa tan sólo 13 días en
la cárcel de Lecumberri. Su abogado
mexicano, Bernabé Jurado, reparte
sobornos, amenaza testigos, compra
al juez. Pero a William Burroughs le
ha cambiado para siempre la vida. Es
la muerte de su esposa lo que lo con-
vierte en un escritor. Sin el asesinato
de su Joan, Burroughs jamás habría
escrito Naked Lunch, una de las cum-
bres, junto con Howl de Ginsberg y On
the road de Kerouac, de la generación
beat. Sobre el homicidio Burroughs
guardará silencio durante 35 años.
Sólo hasta que decide publicar su li-
bro sobre su vida en México, Queer,
escribe esta explicación: “Me veo obli-
gado a aceptar la aterradora conclu-
sión de que nunca habría llegado a
ser escritor si no hubiera sido por la
muerte de Joan, y por la conciencia de
cómo este acontecimiento ha moti-
vado y conformado mi escritura. Vivo
con la amenaza de ser poseído, y con
la obstinada necesidad de escapar de
ello, de su control. La muerte de Joan
me puso en contacto con el invasor,
con el espíritu maligno, y me condujo
a una eterna lucha, en la que no tengo
otra alternativa que la de escribir mi
propio escape”.
Con el asesinato accidental de
Joan, William Burroughs se da cuenta
de que su huida de los Estados Unidos
a México no era la ansiada libertad. La
ruta de escape, la salida de emergencia, era la escritura mis-
ma. Burroughs llama a lo siniestro que todos llevamos dentro,
“el espíritu maligno”. No cree en las explicaciones psicoanalí-
ticas que señalan al pasado como culpable de lo vil, sino a un
espíritu que quiere controlarlo y cuyo conjuro es la escritura.
Para Burroughs, México será ese éxtasis, esa revelación casi
mística. Escribe: “Mi concepto de posesión es más cercano a
la mentalidad medieval que a las explicaciones psicológicas
modernas. En México encontré algo en mi ser que no era yo y
que no estaba bajo mi control”.
ENSAYO
1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 57 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 57 56 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
desate la guerra contra España. (...) En la Navidad de 1901,
el segundo hijo de Bierce muere de neumonía por quedarse
dormido de borracho en las calles de Nueva York todavía con
un costal de juguetes por repartir a los niños. Seis meses des-
pués, el presidente McKinley es asesinado. Bierce y Hearst
son acusados por la opinión pública de instigar el odio con
sus textos en los periódicos. La carrera de Hearst hacia la se-
naduría por Nueva York queda truncada. (...) Sin trabajo y sin
casa, el escritor deambula entre San Francisco, Nueva York y
Los Ángeles. En 1905 su exmujer, Molly, muere de un infarto.
Ambrose Bierce se ha quedado solo en la tierra. La única de
sus hijas sobrevivientes, Helen, está casada y no se han visto
en 10 años.
(...) Es ese abandono crucial el que señala sus activida-
des entre 1906 y 1910: recopila sus aforismos en El dicciona-
rio del diablo, que se publica bajo el título de The Cinic Word
Book y publica 12 volúmenes con sus cuentos, memorias de
la Guerra Civil, fábulas, historias de fantasmas y poemas.
Toda su literatura es una reflexión esférica sobre la muer-
te violenta: las batallas –verdaderas masacres– entre el sur
y el norte, su distanciada ironía sobre la pequeña vida de
los hombres, el regreso de los muertos en forma de espíritus
burlones, su melancolía socarrona. (...) En ese estado de áni-
mo, lo toma el terremoto de San Francisco el 19 de mayo de
1910 del que sale huyendo para irse al bosque, donde conoce
a Jack London. El autor de White Fang le recomienda visitar el
Cañón del Colorado para que apacigüe su escepticismo fren-
te al cosmos. Bierce le toma una foto al lugar y escribe que
le resultó un lugar perfecto para suicidarse. Tras una última
visita al cementerio, a ver a las criptas de su exesposa Molly,
y a sus dos hijos, la decisión de Bierce parece tomada: irá a
México a que lo mate Pancho Villa.
(...) El 13 de noviembre de 1913, el viejo escritor, asmá-
tico, de bastón, solo, cínico, melancólico en la carcajada,
llega a Ciudad Juárez y el 26 de diciembre ha alcanzado a
las tropas de Pancho Villa en Chihuahua. En el último te-
legrama que le envía a su mecanógrafa, dice que acompa-
ñará a los revolucionarios mexicanos a la toma de Ojinaga.
Sabemos que esa toma armada del villismo sucedió el 11 de
enero de 1914. Pero, entre
el telegrama y esa fecha,
también sabemos que
Ambrose Bierce ya está
muerto. Desaparece sin
dejar cadáver en el de-
sierto mexicano.
(...) Hasta la fecha
no sabemos cómo mu-
rió Ambrose Bierce. (...)
Tenemos tan sólo, como
en toda narración, un
dato, una especulación
y un acto de magia. El
dato es que, en 1919, el
periodista texano George
Weeks publicó en el dia-
rio mexicano Excélsior
que Bierce había muerto
fusilado en el verano de
1915 por el general Tomás
G. Urbina en Icamole, un
punto del desierto cer-
ca de Torreón, Coahuila.
Según esa versión, Bierce había traicionado a Pancho Villa
y desviado un cargamento de armas para su enemigo,
Venustiano Carranza. La especulación es que, en las tro-
pas de Pancho Villa, se habla con frecuencia de un tal Jack
Robinson, un gringo viejo y asmático, al que el lugarteniente
Rodolfo Fierro mató en Guadalajara en 1914. Se dice que ese
Jack Robinson era, en realidad, el escritor Ambrose Bierce. Y,
por último, el acto de magia. En 1940, Helen Bierce, la an-
ciana hija de Ambrose, organiza una sesión espiritista para
que su padre le cuente, mediante una ouija, cómo realmente
murió. El fantasma de Ambrose Bierce sólo le respondió:
–La muerte, querida mía, siempre será un misterio.
Burroughs: el encuentro con tu otro
Como Albert K. Owen, William Burroughs fue a buscar
a México una tierra que cultivar para vivir con lo mínimo
indispensable. Se topó con lo que Ambrose Bierce imagi-
nó: la muerte violenta. (...) México es la única salida para
Burroughs. Antes de México, el chamán de la novela beat no
es un escritor, sino un simple adicto a la heroína, un hombre
que cree que puede cultivar mariguana para venderla en las
calles de Nueva York y que tiene 12 pistolas. En abril de 1949
la policía lo detiene en Nueva Orleáns y su abogado le re-
comienda huir de los Estados Unidos. Cinco meses después
y uno antes del juicio por posesión de sustancias ilegales,
Burroughs llega a la Ciudad de México con su esposa, Joan.
(...) Invitará a México a Jack Kerouac, a Allen Ginsberg, y al
personaje de toda narración beat, Neal Cassady, el protago-
nista de On the road. Kerouac le escribirá desde la frontera
mexicana a Burroughs en 1950: “En México, Neal y yo hemos
encontrado la tierra mágica al final de la carretera”.
(...) Antes del mediodía del jueves 6 de septiembre de
1951, casi todas las expectativas de William Burroughs en
México se han venido abajo: no logra la nacionalidad mexi-
cana que busca afanosamente para poder comprar tierras y
establecerse con su esposa Joan Vollmer y sus dos hijos; el
objeto de su deseo, el joven Lewis Marker, no le corresponde
sexualmente; su ida –juntos– a buscar la planta del yagé en
Perú no sólo no fue un viaje de la conciencia, sino que
se enfermó de ma-
laria; su libro escrito
en México, Junky, no
convence a los edito-
res estadunidenses a
pesar de los elogios
que de él hace Allen
Ginsberg. Lo único
que Burroughs ha lo-
grado en México es
conseguir mariguana
barata, heroína de
baja calidad y algu-
nas buenas noticias:
los médicos mexica-
nos recetan con li-
gereza fármacos con
opiáceos como la co-
deína. Portar pistolas
en México es mucho
más fácil que en los
Estados Unidos y eso
lo complace.
56 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011
h
ttp
://w
w
w
.ic
o
lle
c
to
r.c
o
m
/W
illia
m
-
B
u
rro
u
g
h
s
-
N
a
k
e
d
-
L
u
n
c
h
_
i1
0
4
3
3
1
6
1
1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 59
I NVENTARI O
de Moctezuma sigue el destino del tlatoani que le
dio nombre y lo cultivó en Chapultepec. Muy bello
y muy antiguo, sí, pero se está secando y estorba
el paso a la anticuada modernidad. Vamos a talarlo
para dejar paso a los vehículos. Un ahuehuete es
un obstáculo a la vialidad y a los condominios y
además no deja ganancias a los gobernantes ni a las
constructoras.
–¿Qué vas a hacer? No puedes trasplantarlo
y meterlo en la sala de tu casa. El bonsai, en
cambio, se ve muy bien como centro de mesa e
ilumina hasta el más diminuto apartamento.
–En ese lugar no hay sitio para las Obras
completas de Alfonso Reyes.
–Entonces haces una antología de 200
páginas. El inabarcable Reyes queda reducido al
“mínimo y dulce” Julio Torri.
–Bueno, puedes informatizarlo.
–Eso pensé hace muchos años. No me resultó. Tengo los
disquets. Imposible leer tantos libros en pantalla.
–Parece que el destino de todas las innovaciones al res-
pecto es el que asignaba Umberto Eco a la fotocopia: uno las
acumula para no leerlas nunca. Piensa en todo el papel gastado
en impresiones de computadora, reservadas para un momento
de lectura que no llega nunca.
–¿Qué hacer?
–No lo sé. Ojalá lo supiera. Por lo pronto, la victoria es
total para el autor parco que puedes leer en una o dos tardes
y llevar contigo adondequiera. Lo leo un fn de semana y me
siento conocedor y hasta especialista. En cambio nadie puede
abarcar sino en años de lectura toda la producción de Reyes.
–Te sientes culpable de no haber leído la ingente produc-
ción de un gran autor. En consecuencia, tiendes a
menospreciarlo, a librarte de él.
–Sí, pero es mucho lo que te pierdes con el
desdén.
–Otro recurso omnipresente consiste en decir:
“Es muy disparejo”.
–Todo el mundo es disparejo, hasta los escrito-
res más parcos y más pulidos.
–Entonces eliges un solo libro: “Me gustó
mucho Residencia en la tierra. Los otros setenta
libros de Neruda no me interesan”.
–Y eso ya es un triunfo, una gran suerte. Para
que exista un solo Neruda son necesarios 999 poe-
tas muertos que nadie lee ni volverá a leer jamás.
–Respecto a las disparidades, las reseñas del
excelente Torri que fguran en esta Obra comple-
ta son pésimas y están escritas en un lenguaje
burocrático.
–Se ve que las hacía con tanto desgano como sus clases. En
este campo es imposible situarlo al mismo nivel que a Alfonso
Reyes. Pero no importa. Lo que vale la pena rescatar de cada
escritor son sus aciertos y sus buenos momentos. Para errores
y fracasos me basta y sobra con los míos.
–Creo recordar entre brumas algo que también decías en
aquella nota del ahuehuete y el bonsai: dentro de las Obras
completas de Reyes hay un Torri que podemos rescatar y
situarlo a la misma altura que su amigo.
–Sí, el que hizo tantos poemas en prosa y ensayos y narra-
ciones en miniatura.
–México es el país de las miniaturas, la tie-
rra de las pirámides y las pulgas vestidas.
–Pocos han sabido vestir pulgas como Reyes
y Torri. La prosa que escriben entre los veinte y
los treinta años, entre 1911 y 1919, digamos, es
una maravilla. En esas páginas termina la litera-
tura del modernismo, a la que tanto debemos, y
comienza la literatura del siglo veinte.
–Estoy de acuerdo aunque no me gustan las
afrmaciones absolutas. Por ejemplo, se ha he-
cho un lugar común afrmar que Reyes y Torri
inician la corriente fantástica en la narrativa
mexicana. No es verdad: el que la empieza es
Amado Nervo.
–Sí pero nadie lo lee por culpa de las obras
completas.
–Por lo demás, no lo son nunca. A este tomazo habría que
añadir su Breviario sobre la literatura española.
–Pedro Henríquez Ureña infundió en sus discípulos –Reyes
y Torri pero también Salvador Novo y Daniel Cosío Villegas y
en Argentina Borges, nadie menos– que si recibías del pueblo
tu posibilidad de escribir y leer deberías compensarlo sociali-
zando tus conocimientos. La divulgación era y es un deber y
una necesidad.
–Qué lástima que después haya triunfado el miedo de ser
tachado de divulgador. El especialista tiene razón en defen-
der los saberes que tanto trabajo le ha costado adquirir, no en
pugnar porque no llegue a otros fuera del claustro. Un erudito en
Lope de Vega puede sonreír ante los trabajos en este aspecto de
Reyes. Sin embargo, no le haría nada mal ilustrarse en otros de
sus libros acerca de lo que por su misma especialidad ignora.
–Crónicas, artículos, traducciones, antologías, conferen-
cias. Gracias a PHU no se encerraron en su
obra llamada de creación. El trabajo divulga-
dor y antologador de Borges es inconmensu-
rable. Y quizá sin él no hubiera llegado a ser
lo que es. Considera nada más el efecto de
su Antología de la literatura fantástica en la
narrativa hispanoamericana. La parte en dos
épocas: antes y después de 1940.
–Y no te olvides de Torri como editor en
los ahora reeditados “clásicos verdes” de Vas-
concelos y en la colección Cvltvra que logró
la permanencia de las letras en unos años de
barbarie, de todos modos no comparable con
la que estamos viviendo.
–Y que te hacen preguntarte para qué sirve
la literatura si no logra impedir la violencia ni
el salvajismo.
–Ningún poema logra detener a una AK47.
Ninguna novela podrá impedir que el mundo
entero se deleite con la repetición al infnito de la tortura y
el linchamiento de Gadaf. Pero su función es otra. Lanzarse
contra la literatura por su incapacidad de frenar todos esos
horrores es como pedir la supresión de la medicina porque no
ha logrado curar ni el cáncer ni el catarro.
–De acuerdo. Nadie que haya leído a Reyes y a Torri va a
torturar ni a decapitar a nadie.
–Ojalá. Pero como decía Freud acerca de la pena de muer-
te, habría que preguntarles su opinión a los señores asesinos.
(JEP)
58 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011

Obra completa, edición de Serge I. Zaïtzeff, Fondo de
Cultura Económica, 2011. Si resucitara Julio Torri, que
en su larga vida (1889-1970) sólo quiso publicar Tres li-
bros, y viera que ahora es autor de un volumen de 700 páginas,
¿qué pensaría?
–Tú eres un enemigo militante de las obras completas
(“odiosamente completas”, decía Nervo, su futura víctima). Yo
no. Me parece importante recopilar todo el trabajo de un autor.
Estoy muy agradecido a Zaïtzeff.
–Yo también. ¿Quién no? Lo que ha hecho por Torri y por
tantos otros escritores de su época es impagable. Sin él habría
una laguna inmensa en el conocimiento de nuestra literatura.
Todo eso está muy bien. El problema es Torri.
–No entiendo por qué.
–¿Qué es una “obra”? ¿Todo lo que escribió una persona o
nada más lo que quiso publicar?
–La paradoja es que si eres sobrio y austero y te niegas a
multiplicar al infnito la incontenible proliferación de los libros
(y todavía dicen que se están acabando), cuando te mueres
acumulan en tu sepulcro hasta la última brizna que escribiste.
En cambio, si eres fecundo y dejas ochenta títulos, a la vuelta
de unos años quedarán reducidos a tres o cuatro. Es decir, no
hay salida: o te alfonsoreyan o te juliotorrizan.
–Hace veinte años hablabas de ellos en términos del ahue-
huete y el bonsai. Ambos me parecen indispensables.
–Tal vez pero ahora el ahuehuete, que es hermoso, produce
oxígeno y atrae la indispensable lluvia, tiene todas las de perder.
Privado del ambiente lacustre en que nació, el llamado Ciprés
Julio Torri entre la brevedad y la completud
Nuevo
diálogo
de los libros
Julio Torri
1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 61
riador abomina del presidente venezolano.
En “Viaje a Caracas”, publicado en Letras
Libres en noviembre de 2008, una asonada
militar contra un presidente electo demo-
cráticamente, que contó con el apoyo de Es-
tados Unidos, de los poderes fácticos, de la
televisión y de los partidos de la derecha, es
transformada por Krauze en una telenovela
donde Chávez “quebrado”y lloroso pide cle-
mencia a sus captores, se desahoga con un
cura, solicita el “perdón” de la Iglesia y “su-
plica a los obispos que recen” por él.
¡Ah!, pero al verse libre, y odiándose “a
sí mismo por su (…) debilidad”, el nefando
“redentor” cobra venganza contra la Igle-
sia, contra los militares, contra el país…
6
En relación con el alzamiento chiapaneco la
hostilidad de Krauze no es sólo contra don
Samuel y el Sub, sino también contra los pro-
pios indios ahora alebrestados. En el primer
número de Letras Libres, publicado en enero
de 1999, el historiador, con el auxilio de su
colega Juan Pedro Viqueira, reflexiona sobre
el costo de dejar en manos de las comunida-
des indígenas la elección de su camino.
En un ensayo titulado Los peligros del
Chiapas imaginario, Viqueira rechaza de
plano la pretensión del EZLN y las orga-
nizaciones indígenas, de que se les reco-
nozca el derecho a emplear sus propias
formas de gobierno, pues según el histo-
riador, la medida sólo beneficiaría a “ca-
ciques y prestamistas”, legalizando un
“orden férreo y autoritario (…) en la gigan-
tesca reserva de indígenas desempleados
y alcoholizados (porque) el alcohol tam-
bién es parte del costumbre”.
Una vez que la voz autorizada ha pues-
to en duda la civilidad de los indios, Krau-
ze puede redondear el argumento racista:
“El historiador (…) Viqueira –escri-
be el director de Letras Libres– afirma que
Samuel Ruiz idealiza la condición indíge-
na (…) A Viqueira le preocupa la legitima-
ción política de esa idealización (…) En el
caso de los indígenas de Chiapas cuyos
usos y costumbres son ajenos al concepto
y la práctica de la tolerancia, el resultado
habitual ha sido la expulsión (…), el asesi-
nato y el martirio. La atroz matanza de Ac-
teal fue el caso extremo de esa tendencia”.
De esta manera, una masacre mul-
titudinaria promovida y solapada por el
gobierno local y el federal, deviene saldo
de la “idealización” de unos indios ajenos
a la “tolerancia”. Idealización que al ser
transformada en “política” por líderes co-
mo el obispo de San Cristóbal, conduce a
la “matanza”.
Y a pesar de que una vez más el his-
toriador adjetiva, reconociendo que el cri-
men fue “atroz”, no tan en el fondo sugiere
que al permitir que unos indios intoleran-
tes, autoritarios y alcoholizados se salie-
ran del huacal, los “redentores” propicia-
ron el baño de sangre.
7
“Ebrard representa la izquierda moderna
por la que pensamos votar muchos”, chateó
Krauze con un internauta de la red de El País.
Habrá quien piense que la anticipada
intención de voto y las afirmaciones del
historiador en el sentido de que el gober-
nante de la capital “cumple con el mode-
lo”, mientras que López Obrador no es un
“reformista” sino un “redentor”, ayudan al
chilango y perjudican al tabasqueño. Creo
que no. Que es al revés. Y es que hay que
ver quién lo dice.
(los consejos de Enrique Krauze a la izquierda)
Mira quién lo dice
60 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011
1
C
on motivo de la aparición de
Redentores, su libro más re-
ciente, y del homenaje que el
Senado rindiera a su mentor
Octavio Paz, Enrique Krauze
ha tenido más reflectores que de costum-
bre. No pretendo comentar el libro –pa-
ra lo que este espacio sería insuficiente–
sino las posturas políticas recientes y no
tan recientes del autor. Y lo hago no por-
que sean de derecha, sino porque Krau-
ze es un extraño derechista emperrado en
aleccionar a la izquierda.
En esto pretende seguir a Paz quien,
según el historiador, “criticó a la izquier-
da totalitaria desde la izquierda democrá-
tica posible y quiso persuadir(la) de redes-
cubrir sus propias raíces liberales”.
Dudo mucho de que en sus últimos
años el poeta se ubicara en la “izquierda
democrática” y, como trataré de documen-
tar, Krauze es un derechista sin adjetivos.
2
Las críticas a los zurdos, incluyendo las
de los propios zurdos, me parecen bien-
venidas y tengo por costumbre practicar-
las. Me disgustan, en cambio, los regaños
y consejos de un derechista travestido.
En el artículo titulado Las elecciones
le dan a México una nueva oportunidad pa-
ra eludir el cambio (Bloomberg, septiembre,
2011), escribe Krauze:
“En la izquierda una minoría com-
prende los problemas de México y apro-
vecharía la oportunidad histórica para co-
menzar una nueva etapa de reformas. Esta
minoría cuenta con un posible candidato
presidencial: Marcelo Ebrard, el exitoso y
eficaz gobernante de la Ciudad de México.
Él cumple con el modelo… (Sin embargo)
la mayoría apoya a Andrés Manuel López
Obrador, (no) un líder reformista, sino (…)
un político común en la historia de Améri-
ca Latina: el ‘redentor inspirado’.”
En este artículo el sociólogo y catedrático de la UAM-
Xochimilco, Armando Bartra, comenta y analiza la vi-
sión de Enrique Krauze en relación con la que tiene
del poeta Octavio Paz sobre la izquierda mexicana, la
que Krauze expuso en el discurso pronunciado du-
rante la ceremonia en que se inscribió el nombre del
poeta en el Senado. El autor aprovecha para rebatir
el pensamiento de Krauze, a quien califica de “dere-
chista sin adjetivos”.
ARMANDO BARTRA
toritario” que buscaba “exacerbar los con-
flictos sociales”, lo que ocasionó “un gol-
pe de Estado”.
Y ahí el defensor de la “democracia sin
adjetivos” adjetiva: dice que el golpe fue
“terrible”.
Pero a la postre el mensaje no es que
Allende se topó con un Imperio y una oli-
garquía doméstica dispuestos a frenar el
cambio justiciero a toda costa, sino que
el presidente socialista era en un “reden-
tor” sin “apoyo mayoritario” y por tanto
“autoritario”, que de algún modo favore-
ció su propio asesinato.
Y el tufo a justificación sutil del crimen
se acentúa cuando Krauze describe la reac-
ción al cruento asalto al Palacio de la Mo-
neda, y en lugar de vergüenza, coraje, indig-
nación y exigencia de castigo a los golpistas
–que es lo que sentimos y presenciamos to-
dos– encuentra “una ola de ira”, de “odio” y
de “voluntad de poder y de venganza”.
5
Su acercamiento al frustrado golpe militar
contra Hugo Chávez es aún más descarada-
mente justificatorio, quizá porque el histo-
3
“Redentor”, término empleado con inten-
ción injuriosa con que el historiador estig-
matiza a los liderazgos latinoamericanos y
caribeños del continente que se le atragan-
tan: Castro, Allende, Chávez, Evo, Correa… y,
en México, el obispo Samuel Ruiz, el Subco-
mandante Marcos y ahora López Obrador.
Sin duda todos ellos son dirigentes ca-
rismáticos, pero supongo que no es por eso
que incordian al historiador, sino porque
en vez de políticos tibios y moderados que
desde la izquierda trabajan para la dere-
cha, los presuntos “redentores” propugnan
cambios no cosméticos sino profundos.
Por lo demás, los perros negros de Krau-
ze son extremadamente heterogéneos: un
guerrillero que devino hombre de Estado,
un presidente reformista derrocado a la
mala, un militar neo-socialista, un aymara
llevado al poder por el movimiento social,
un economista de discurso progresista, un
sacerdote adscrito a la teología de la libe-
ración, un pasamontañas que en diez días
de guerra y muchos años de paz cambió la
forma de ver al México profundo…
Varios de ellos tienen sin embargo al-
go en común: que han sido o son violen-
tamente hostigados por la derecha. Una
reacción desembozada que asesinó a
Allende, que trató de descabezar al EZLN
apresando a Marcos, que intentó derrocar
a Chávez mediante una asonada militar. Y
es ahí donde Krauze se balconea, pues al
analizar esos episodios el historiador su-
giere que los “redentores” se lo buscaron,
si no es que se lo merecían.
Veamos.
4
En “El poder y el delirio”, ensayo inclui-
do en Tiempo de memoria, Krauze dice que
el presidente Salvador Allende no tenía
“mandato mayoritario”, pero que con tal
de “emular a Fidel Castro” impulsó “refor-
mas que se toparon con el rechazo ciuda-
dano”. Para concluir, siguiendo a Carlos
Rangel, que el suyo era un “socialismo au-
CULTURA
F
o
to
: S
e
n
a
d
o
CULTURA CULTURA
mejor intérprete nacional de es-
te difícil y hermoso personaje.
Debutó el joven Amed Liévanos
en el papel de Sharples, muy
bien cantado y actuado. Este
barítono ganó el primer lugar en
el pasado concurso de canto
de Sinaloa, y las representacio-
nes son parte del premio. Car-
los Galván interpretó un muy
correcto Pinkerton. La pues-
ta en escena de David Attie,
hermosa, llena de aciertos, no
estuvo exenta de algunos tro-
piezos: ¿qué hacían tantísimos
niños sobre el escenario en la
escena fnal donde sólo deben
estar Cio-cio San y su hijo?
Los modernos juegos de lu-
ces del iluminador y escenógrafo
Chucho Hernández, de lo más
artísticos, bella escenografía pero
con un muy incómodo declive de
más de 30º del piso, lo que oca-
sionó que los actores y cantantes
caminaran con difcultad.
Hace tiempo que Sinaloa
produce sus propias óperas y
de muy buen nivel, empleando
mucho talento local: orques-
ta, coro, director, maquillistas,
etc. En esta Butterfly, Patrón
de Rueda (mazatleco) dirigió a
la Orquesta Sinfónica de Sina-
loa (Ossla), sonido redondo y
cálido, magnífca agrupación
que este año cumple su décimo
aniversario y lo celebra den-
tro de este festival tocando el
Concierto No. 1 para piano de
Tchaikovsky (1840-1893), a la
batuta su director titular, Gor-
don Campbell, y la pianista po-
laco-mexicana Eva María Zuk.
Este reluciente FCS se de-
sarrolla en las ciudades de Na-
volato, Los Mochis, Mazatlán,
Escuinapa, Guamúchil, Guasave,
Culiacán y El Rosario durante los
días 19 al 30 de octubre. Once
días de una verdadera vorágine
de cultura: cine, danza, ópera,
sinfónica, fotografía, instala-
ción coreográfca, conferencias,
clowns, exposiciones, teatro,
conciertos, y un largo etcétera
donde podemos disfrutar del tra-
bajo de artistas sinaloenses, así
como nacionales y extranjeros:
Canadá, Corea, Cuba España,
Francia, Rusia, Siria y Suecia. De
Corea viene la prestigiada sopra-
no Sumi Jo, quien actuará acom-
pañada por un pianista el día 30,
durante la clausura.
Observamos una ciudad
de Culiacán tranquila, prós-
pera, alegre, muy dinámica e
increíblemente hospitalaria,
atenta; felices de estar cele-
brando este festival, además de
la Liga Mexicana del Pacífco
en el beisbol. La asistencia a
los eventos es ideal. Localida-
des agotadas por todo tipo de
gente: niños, adultos, pobres,
ricos… pantalla gigante al ex-
terior para los que no cupieron,
y todos alegres de estar aquí.
El aplauso y el entusiasmo al
fnal de cada evento es de lo
más gratifcante, y la calidad de
primera.
Lástima que este festival
coincide con su vecino, el In-
ternacional Cervantino, pues
de alguna manera uno y otro se
disputan al público; si lo realiza-
ran unos días antes o después,
la gente podría cómodamente
asistir a ambos. O
Teatro
Festival
Cervantino (II)
ESTELA LEÑERO FRANCO
G
UANAJUATO, GTO.-
Con Noches islámicas,
la Compañía Nacional
de Teatro (CNT) y el Festival
Internacional Cervantino (FIC)
rinden homenaje al autor Héc-
tor Mendoza, imprescindible
director y formador de actores,
fallecido el pasado mes de
diciembre.
La obra parte de un cuento
de Las mil y una noches y el au-
tor elige el estilo del teatro de en-
redos del Siglo de Oro español. A
veces en verso, a  veces cercano
al lenguaje actual, pero siem-
pre manteniendo el laberinto de
historias simultáneas, de prue-
bas morales a los personajes, de
cambios de personalidad y de
historias de amor inconclusas.
Noches islámicas, estrenada
en 1982 bajo la conducción del
autor, ahora es dirigida por José
Caballero, alumno de Mendoza
en los setenta, con actores de
primera línea de la CNT como
Roberto Soto, Mariana Gajá,
Rodrigo Vázquez, Renata Ra-
mos y Arturo Reyes, entre otros.
Caballero es hábil en el mo-
vimiento escénico y consigue
organizar este difícil entrama-
do, jugando con la profundi-
dad del escenario para resol-
ver la simultaneidad. Transitan
en primer plano, una situación
erótica sucede en las media-
nías del espacio, y en un lateral
discuten acaloradamente. La
abstracción del éste, diseña-
do e iluminado magistralmente
por Alejandro Luna, juega con
los claroscuros de las paredes,
con proyecciones al fondo para
CULTURA
La sinfónica estatal
“Noches islámicas”, de Mendoza
D
e 142 eventos efec-
tuados en mayo
pasado en el Fes-
tival de Brighton,
Inglaterra, la ópera mexicana El
gallo, de Claudio Valdés Kuri,
en coautoría con el británico
Paul Barker, se levantó como
Mejor Obra Internacional en la
sección ofcial y triunfadora en
el festejo paralelo abierto.
Seis cantantes (a su vez
actores y bailarines), acompa-
ñados por dos cuartetos de
cámara, cautivaron al públi-
co inglés con esta pieza que
muestra el proceso artístico
de seis músicos a través de
un ensayo operístico y del es-
treno mismo de la obra.
“Es el proceso y es el re-
sultado, explicó Valdés Kuri.
El público siempre está invita-
do al resultado, pero no a su
producción.”
Los intérpretes son Irene
Akiko Lida, de Japón; Kaven
Parmas, de Irán; Fabrina Me-
lon, de Antillas Francesas, y Er-
nesto Gómez Santana, Edwin
Calderón e Itzia Zerón. Cantan
música original de Barker (tra-
bajada a lo largo de un año con
ellos) con letra de Valdés en un
lenguaje inventado.
“El tema es la confronta-
ción de los anhelos de cada
uno y la posibilidad de traba-
jar juntos en sus metas dis-
pares, lo cual consiguen pa-
ra demostrar que es posible
lograr algo conjunto.”
Los días 3 y 4 de diciem-
bre la compañía, llamada
Teatro de Ciertos Habitantes,
estará en el Festival de Teatro
Héctor Azar, de Puebla.
Al Festival de Brighton
asistieron 145 mil personas.
(A. Ponce) O
Una ópera mexicana
Estante
gana
el Festival de Brighton
“El gallo”, de Valdés Kuri y Barker
1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 63
Arte
El arte como instinto
de sobrevivencia
BLANCA GONZÁLEZ ROSAS
¿
Por qué son tan atracti-
vos los lenguajes hipe-
rrealistas? Al igual que
en Monterrey, la exposición
de Ron Mueck ha tenido una
notoria afluencia de público
en la Ciudad de México. Se-
gún reporta el Antiguo Cole-
gio de San Ildefonso, se han
recibido 100 mil visitantes
en 30 días, y el dato no es
sorprendente: las obras que
manifiestan gran habilidad
para imitar la realidad como
la ve el ojo humano, provocan
fascinación y admiración.
Una característica arraigada
en el gusto masivo y que, sin
embargo, se contradice con
los valores de complejidad,
ilegibilidad y excesiva racio-
nalidad que predominan en el
arte contemporáneo.
Creador de un novedoso e
irreverente discurso teórico que
explica estas y otras circuns-
tancias, el estadunidense Denis
Dutton (1944-2010) publicó en
2009 un estimulante libro que
aborda el origen y devenir del
arte, a partir de las teorías de
la evolución de Charles Darwin
(Inglaterra 1809-1882). Desde su
perspectiva, el ser humano, al
tratar de sobrevivir y reproducir-
se desde la prehistoria, desarro-
lló instintos de adaptación que
impactaron su cerebro, mente,
emociones y, por consecuen-
cia, sus gustos y preferencias.
Convertidos en una especie de
genética-estética, los instintos
se heredaron durante el proceso
civilizatorio en forma de valores
que se relacionan, entre otros,
con el fenómeno artístico.
Concebido como un producto
transcultural que no depende de
contextos históricos particulares,
el arte concreta las motivaciones
humanas que, si bien son iguales,
al proceder de diferentes mentes
generan una gran pluralidad de
formas y contenidos. Entre los
aspectos que se comparten se
encuentran, por ejemplo, el gusto
o necesidad por escuchar narra-
ciones que ayuden a la sobrevi-
vencia de experiencias difíciles o
que fortalezcan la evocación de
experiencias placenteras. Crea-
das desde la antigüedad griega
a manera de tragedias hasta la
actualidad en formato de nove-
las, las narraciones manifestan la
existencia de instintos artísticos.
En lo que respecta a la
creatividad y el disfrute del arte,
el autor se remite a la elección
prehistórica de parejas sexua-
les. Interesados en atraer al
otro, los seres humanos del
Pleistoceno desarrollaron el hu-
mor, el ornamento y la habilidad
manual como un medio para
distinguirse, entretenerse y pro-
vocar la admiración de la pare-
ja. Herederos de estos genes
estéticos, los humanos del siglo
XXI siguen admirando la habili-
dad manual y la fcción narrati-
va que caracteriza a la mímesis
de los hiperrealismos.
Controvertido e interesante
por las numerosas referencias
a flósofos y teóricos del arte, el
libro del también flósofo y aca-
démico de la Universidad de
Canterbury en Nueva Zelanda,
fue publicado en 2010 por la
Editorial Paidós bajo el título de
El instinto del arte. Belleza, pla-
cer y evolución humana. O
Música
Scorsese y Harrison
FEDERICO ÁLVAREZ DEL TORO
L
a última aventura fílmi-
ca de Martin Scorsese
(1942) en la cultura del
rock se llama Viviendo en el
mundo material (Living in The
Material World, 1911) y está
inspirada en la vida y obra de
George Harrison, tomando el
título de uno de los más repre-
sentativos álbumes del llamado
“Beatle callado” en solitario.
Cuenta Scorsese que se
sintió cautivado por la obra per-
sonal de Harrison en su periodo
solista, especialmente la par-
te semántica de sus letras y el
mensaje que contienen.
Le reconoce a George ha-
ber sido un puente invaluable
de encuentro y aprendizaje en-
tre la cultura oriental y el mundo
occidental a través de la música
y el intercambio conceptual de
ideas, arte y visión del mundo.
A partir de entonces se ensan-
chó la conciencia del mundo
europeo y americano, los crea-
dores del mundo material, ac-
tualmente en crisis de valores.
Martin Scorsese ha incursio-
nado con relativa frecuencia en
los temas de la contracultura,
aunque con un catálogo limita-
do, sobre todo la obra de íconos
vivientes del rock, que conllevan
un código sonoro representati-
vo y que han impactado global-
mente el desarrollo musical, la
poesía y la vida política a través
del ejercicio artístico.
Su primer trabajo, The Last
Waltz (El último vals, 1978), fue
un recuento de la vida del gru-
po The Band a través de una
gira de presentaciones. Es una
refexión profunda sobre el rock
como forma de vida y lo que
representaba para los músicos
estar inmersos en la revolución
cultural de los sesentas.
No Direction Home (1990)
sobre Bob Dylan, “uno de los
más infuyentes, inspirados y
rompedores músicos de nues-
tra era”. La extraordinaria histo-
ria del viaje de Bob Dylan des-
de sus raíces en Minnesota y el
Greenwich Village, hasta llegar
a ser considerado para el Nobel
de Literatura. Un cantante de
excelsas letras que cambió pa-
ra siempre la música popular
y ha generado un culto hasta
nuestros días.
Shine a Ligth (Brilla una
luz, 2008) fue un aconteci-
miento cinematográfico so-
bre la banda legendaria de los
Rolling Stones. Un divertido
filme que muestra el irreve-
rente comportamiento de los
Stones durante un concierto
y las malas pasadas que le
hacen a Scorsese, sobre to-
do al no entregarle la lista de
canciones del concierto hasta
último momento, impidiendo
realizar un guión provisorio.
Living in The Material World,
descrito como un viaje espi-
ritual y musical, es probable-
mente el más completo tributo
a Harrison a la fecha, ya que
rescata archivos sonoros, foto-
gráfcos y testimonios propor-
cionados por Olivia Harrison,
más la participación de Ravi
Shankar, Paul McCartney y Eric
Clapton, entre otros.
Se estrenó el 5 y 6 de oc-
tubre en HBO, el 10 de octu-
bre se lanzó en DVD y Blue
Ray en el Reino Unido. El le-
gado de George Harrison po-
ne de vuelta su obra en circu-
lación remasterizada. O
XXX
Festival de Sinaloa
MAURICIO RÁBAGO PALAFOX
C
ULIACAN, SINALOA.-
El Festival Cultural Sina-
loa (FCS) 2011 comenzó
con el pie derecho en Culiacán
con una representación de la
ópera Madama Butterfly (1904)
de Giacomo Puccini (1858-
1924), dirigida por nuestro me-
jor concertador en este género:
Enrique Patrón de Rueda, quien
no sólo es un experto en ópera
sino en Puccini.
En el rol principal actuó
Violeta Dávalos, hoy por hoy la h
ttp
://w
w
w
.h
e
y
u
g
u
y
s
.c
o
.u
k
/
Harrison. Vida y obra del Beatle
Hiperrealismo de Mueck
62 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011
ciones civiles, militantes a favor
de conservar el medio ambien-
te, creadores de proyectos de
transporte, vialidad, pequeñas
industrias y comercializadoras.
En el estudio coordinan la
acción Carlos Loret de Mola de
Televisa y Sergio Sarmiento de
TVAzteca. Las presentaciones
tienen tiempo fjo para conven-
cer a un jurado, proveniente de
los medios, de la validez, utili-
dad e importancia social de su
proyecto o actividad. Poco a
poco, a partir del mismo sistema
de por ejemplo Big Brother, los
concursantes van saliendo de
cuadro. Hay dos tipos de vo-
to: el desinformado de los co-
municadores habilitados como
jueces de asuntos que no en-
tienden y el del público general,
todavía menos capacitado para
conocer de la pertinencia y via-
bilidad del asunto presentado;
éste se manifesta a través de
llamadas telefónicas de elevado
costo o por medio de internet.
Igual a todo programa mer-
cantilizado, Iniciativa México
produce benefcios a las tele-
visoras mediante la usual ven-
ta de publicidad. Hasta aquí
no hay ninguna novedad, las
emisiones televisivas moder-
nas operan así, mejorando hoy
el ingreso de los productores
mediante las estrategias agre-
gadas de participación del
público, las llamadas telefóni-
cas y los patrocinios guberna-
mentales. Además no es origi-
nal, es copia de Leading India
(India en la vanguardia), una
propuesta hindú, involucrando
medios y propiciado por la fun-
dación Ashoka creada en 1981
en Washington por un estadu-
nidense, Bill Drayton.
Iniciativa México no es un
reality más, detrás de su fa-
chada televisiva se esconde un
negocio con tintes políticos y de
alcances singulares. La tal ini-
ciativa nació hace un año con
una bolsa de 60 millones de pe-
sos, en 2011 ese monto subió a
180 millones. El signifcativo au-
mento se produjo debido a que
el Estado aporta 120 millones e
Iniciativa México los mismos 60
de 2010. Se presenta como un
concurso por obtener los fondos
para desarrollar los proyectos
flantrópico-empresariales gana-
dores. También son premiadas
las mejores ideas. Los ámbitos
se referen a salud, servicio a la
comunidad, medio ambiente,
educación. Serán las televisoras
las encargadas de apropiarse de
los derechos de toda solicitud
hecha. Una vez que el proyecto
ha sido registrado en la página
de internet esmas.com, el uso
del mismo pasa a manos del
consorcio televisivo, y el autor
pierde todo derecho a su obra
con o sin premio.
El número de proyectos re-
gistrados en 2010 ascendió a
47,049, este año bajó a 41,600,
de aquí 29,628 ideas pasaron el
fltro tecnológico al cumplir con
la clave del cuestionario y 4,747
proyectos. Pese a lo que se di-
ga, las televisoras ganan dinero
en lugar de donarlo. Sesenta
millones se recuperan por me-
dio de la venta de tiempo.
El que los medios comercia-
les e instituciones privadas como
Ashoka, liderados por Televisa,
articulen proyectos de supuesto
benefcio colectivo, con dinero
del erario y el prestigio de institu-
ciones como la UNAM y el IPN,
habla de un deterioro del sector
público que cede sus prerrogati-
vas al sector privado y reniega de
sus obligaciones sociales.
Otro ejemplo similar es el
Teletón. La cultura de la dádiva
selectiva toma el sitio del dere-
cho ciudadano al bienestar sos-
tenido por los impuestos. O
Libros
Los escasos justos
JORGE MUNGUÍA ESPITIA
A
lexandr Solyenitzin re-
cibió en 1970 el Premio
Nobel de Literatura. Na-
ció en Kislovodsk, población del
Cáucaso, el 11 de diciembre de
1918. Hijo de campesinos estudió
matemáticas en la Universidad de
Rostov. En 1941 se incorporó al
Ejército Rojo, participó en la Se-
gunda Guerra Mundial y fue con-
decorado por su valentía. En 1945
fue arrestado por haber escrito
una carta en donde criticaba a
Stalin. El hecho le costó ser con-
denado a ocho años de trabajos
forzados en Siberia y la privación
de sus derechos civiles.
En el campo de trabajo
donde se le confnó, vivió los
rigores de la dictadura comu-
nista a la que criticó en El pri-
mer círculo. La obra cimbró a
la sociedad y fue prohibida.
No obstante, circuló de mane-
ra clandestina. La muerte de
Stalin y la subida al poder de
Jruschov relajó la vigilancia
sobre el autor, quien publicó
varias novelas en las que con-
tinuó criticando al “comunis-
mo soviético”, como en Un día
en la vida de Iván Denísovich
y Pabellón de cáncer. Por su
actitud contestataria se le aco-
só e impidió asistir a recibir el
Nobel. La respuesta de Solye-
nitzin fue la escritura de Archi-
piélago Gulag, donde narra las
atrocidades en los campos de
trabajo. Fue declarado enemi-
go del pueblo, juzgado por alta
traición y expulsado del país.
De este periodo son las dos
narraciones que aparecen re-
cogidas en La casa de Matriona
(Tusquets Editores. Col. Andan-
zas No.761; México, 2011. 177
pp.). En el relato que da título al
volumen, cuenta la llegada de un
exconvicto (el propio Solyenitzin)
a un pequeño pueblo para traba-
jar como profesor de matemáti-
cas. Se instala en la casa de una
anciana viuda con la que convive
y aprecia su generosidad y soli-
daridad para con los demás.
“Incidente en la estación de
Kochetovka” trata de la relación
que tiene un teniente, encarga-
do de la salida de trenes, con
un soldado perdido que desea
incorporarse al frente para con-
tinuar la lucha contra los nazis.
Un equívoco entre ambos pro-
vocará una penosa situación.
Para Solyenitzin el Estado
soviético imponía una ideología
que los ciudadanos debían res-
petar. Cualquier transgresión era
sancionada. La imposición pro-
vocó una rigidez que relegó a la
indiferencia los problemas indivi-
duales y sociales. Ante éstos só-
lo se llegó a actuar por medio de
amenazas y sanciones de las au-
toridades. Únicamente aquellos
que privilegiaban el amor al próji-
mo, la abnegación, la benevolen-
cia, la serenidad, el desenfado,
etc., procedían con libertad para
ayudar a los demás, así como
comprendían sus limitaciones
sin juzgarlas como distorsiones
morales. Estos hombres eran los
justos, sin los cuales no se ten-
dría “… en pie la aldea. Ni la ciu-
dad. Ni nuestra nación entera”.
La casa de Matriona mues-
tra el talento narrativo de
Solyenitzin, así como su posi-
ción crítica frente al autoritaris-
mo y la cerrazón ideológica. Sin
duda dos obras maestras que
hay que leer. O
Arte y denuncia de Solyenitzin
ubicar los espacios exteriores
o delimitando un muro con luz
para hacernos sentir dentro de
una habitación. 
La historia está situada en
Bagdad en el año 787, y son
Rodrigo Mendoza en la músi-
ca y  Tolita y María Figueroa en
el vestuario los que colorean el
ambiente arabesco requerido.
Noches islámicas es una
puesta en escena divertida, ágil
y estéticamente atractiva que
nos lleva a múltiples lugares a
través de nuestra imaginación,
sin necesidad de grandes adita-
mentos escénicos.
De igual manera, la obra La
pequeña habitación al final de la
escalera de la canadiense Caro-
le Fréchette, que se estrenó en
el FIC, apuesta por la  recrea-
ción de la situación dramática
a través de la visualización en
el imaginario del espectador.
En este caso es el persona-
je que describe lo que ve, lo
que siente y lo que hace el que
nos ubica física, anecdótica y
emocionalmente, en un espa-
cio igualmente simbólico. Kari-
na Gidi, en el papel de Gracia,
la protagonista, nos transporta
con profundidad a todos estos
estadios y nos hace vibrar junto
con ella. Dialoga con su madre,
su esposo, la mucama o su her-
mana, los cuales son interpre-
tados con verdad por Verónica
Langer, Carlos Corona, Gabriela
Pérez Negrete y Aileen Hurta-
do. La autora parte del cuen-
to de Barba Azul, de Perrault,
trasladándola a una situación
contemporánea donde una mu-
jer recién casada va a habitar
la casa inmensa de su marido
millonario. Pone en juego va-
lores como la libertad, el dolor,
la prohibición, el amor flial y la
búsqueda de uno mismo.
La puesta en escena de La
pequeña habitación al final de
la escalera es un trabajo donde
afora la sensibilidad y belleza
en la sencillez. La guitarra sutil
de Raúl Zambrano acompaña
y cobija cada una de las esce-
nas. La escenografía de Jorge
Ballina, apenas una plataforma,
crea canales que, iluminados,
nos sugieren los espacios. La
plataforma mágica y metafóri-
camente se vuelve un laberinto,
una puerta o una habitación.
La iluminación de Víctor Zapa-
tero ambienta y acota magníf-
camente; crea atmósferas; nos
centra o nos abre la visión. 
Mauricio García Lozano es
el director y el que conjunta con
excelencia todos los elementos.
La obra está dotada de ritmo,
de tensión dramática, de silen-
cio, de tiempo suspendido, de
mística… de ilusión.
Sita, del Teatro Kalipatos de
Guanajuato, es la tercera obra
mexicana que se presentó en
Guanajuato. Una propuesta ex-
perimental creada por Eugenia
Cano, mexicana; y Elizabeth de
Roza, de Singapur. Por medio
del teatro del cuerpo, del rito y
el performance, abordan dife-
rentes modelos de mujer.
Este domingo concluye exi-
tosamente el 39 FIC en el que
pudimos ver atractivas pro-
puestas escénicas pero dentro
de una raquítica oferta teatral.
El festival opta por una progra-
mación donde el 75% es musi-
cal y aproximadamente la oferta
teatral apenas cubre el 8%. O
Cine
Malick el cabalista
JAVIER BETANCOURT
T
orturado por la muerte
de un hermano, Jack
(Sean Penn), arquitecto,
recuerda su infancia transcu-
rrida en un pueblo tejano en la
década de los cincuenta; mito
familiar con madre encantadora
(Jessica Chastain), arquetipo de
Gaia, la diosa de la tierra, y un
padre amante aunque demasia-
do severo (Brad Pitt), saturnia-
no que amenaza con devorar a
sus criaturas. El árbol de la vida
(The Tree of Life; E.U., 2011) es
la cinta mas autobiográfca de
Terrence Malick, tan personal
que a este maestro de flosofía,
tentado por la angustia de Kier-
kegaard y Heidegger (tema de
su tesis inconclusa en Oxford),
el mundo le queda corto y tiene
que remontarse a la historia
misma del universo.
Galaxias, planetas, micro
organismos y dinosauros, el Big
Bang ilustran las preocupacio-
nes metafísicas y ontológicas,
las interrogantes sobre el ser y
la naturaleza del mal, que Terry
Malick viene planteado desde
sus primeras cintas, Bad Lands
y Días de gloria. El árbol de la
vida es la respuesta de este
poeta casi septuagenario que
desde el inicio de su carrera se
interrogaba sobre la naturale-
za del mal y su función en este
mundo: “¿En qué… momento
se fltró… el mal? ¿Qué… tene-
mos que aprender?”, pregunta
el soldado Witt en La delgada lí-
nea roja mientras observa cómo
los soldados estadunidenses
masacran a los japoneses.
Esta vez, Malick explica,
con la voz en off de Jack, que
el destino del hombre consiste
en elegir entre la vía de la na-
turaleza o la vía de la gracia;
se trata de una clara alusión a
las dos columnas externas del
árbol de la vida en la tradición
cabalística, la severidad y la
gracia. Por la escalera del sue-
ño de Jacob suben y bajan los
ángeles; por el árbol de la vida
que construye Malick fuye la
luz de las imágenes de Emma-
nuel Lubezki, los efectos es-
peciales del maestro Douglas
Trumbull, viejo colaborador de
Kubrik en 2001, Odisea del es-
pacio, que dejó su retiro para
darle cuerpo a las epifanías del
director, y de paso exasperar a
algún critico que se pregunta
qué tiene que hacer el planeta
Júpiter en esta historia de teja-
nos clasemedieros.
La verdad es que Malick ya
perdió todo pudor frente a su
público; la lección de trascen-
dentalismo estadunidense en El
Nuevo Mundo, su cinta anterior,
todavía quedaba subordinada al
drama de la mítica Pocahontas;
El árbol de la vida, en cambio,
no es más que una larga medi-
tación, un bello sermón del más
rebelde e independiente de los
grandes realizadores estaduni-
denses. El drama de Jack y sus
hermanos, la madre maravillosa
y padre mortifcante, no repre-
sentan más que un micro-or-
ganismo, maravilloso porque la
vida se manifesta ahí, pero al fn
de cuentas tan efímero como la
medusas que fotan en el caldo
cósmico, o las estrellas mismas.
La Palma de Oro que recibió
esta cinta en Cannes ha dividi-
do al público de Malick, se ha
vuelto casi una moda descalif-
carlo. Difícil ubicar una película
cuyo tema es la vida misma; el
vehículo de la vida, el agua que
circula por las columnas del ár-
bol; la epifanía, la revelación de
la luz que emiten las criaturas
en este cosmos, la mariposa o
la estrella, o el pie de un recién
nacido. La mejor manera de dis-
frutar este trabajo de Terrence
Malick es dejarse llevar por su
propuesta contemplativa, pro-
curando interpretar lo menos
posible, dejarse sorprender por
esas imágenes que el director
comparte con Satanás, el anti-
héroe de El paraiso perdido de
Milton (claras alusiones), un
mundo siempre recién creado,
apenas sostenido del cielo por
una cadena de oro. O
Televisión
“Iniciativa México”
FLORENCE TOUSSAINT
E
n la pantalla, Iniciativa
México aparece como
un reality show en el que
participan miembros de agrupa-
La severidad y la gracia
CULTURA
64 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011
1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 67
Luego se presentó, el miércoles 26, en
la premiación de las Lunas en el Auditorio
Nacional al lado de Celso Piña y Lila Downs,
con quienes grabó la canción “Zapata se
queda”, incluida en el nuevo disco Pecados y
milagros, de Downs (Proceso, 1813). El 28 y 29
de octubre también se presentó en el Luna-
rio del Auditorio Nacional. Para el próximo 5
de noviembre ofrecerá un recital en el Audi-
torio Guelaguetza durante la XXXI Feria In-
ternacional de Libro de Oaxaca, a efectuar-
se del 4 al 16 de este onceavo mes.
Nació en 1948 en Talaigua Nuevo, Bolí-
var, ubicada en la isla de Mompox, Colom-
bia. Pertenece a la cuarta generación de una
familia dedicada a la música y zapateros. Su
padre era percusionista y su madre cantan-
te y bailarina. Interpreta y baila desde peque-
ña. Con su familia, hacia 1964, creó un grupo
musical y desde entonces comienza una ar-
dua y satisfactoria carrera.
Estudió técnica vocal y música en el
conservatorio de la Universidad Nacional
de Colombia, historia de la danza y orga-
nización de espectáculos en la Universi-
dad de la Sorbona en París e historia del
bolero en Cuba. Aunque asegura que su
verdadera escuela ha sido el pueblo.
Cuenta con varios discos, como Cantado-
ra (el primero que grabó en Francia en 1983),
Colombia-Totó La Momposina y sus tambores
(1989), La candela viva (1993), Carmelina (1995),
Pacantó (2000), Gaita y tambores (2002), Totó La
Momposina Total (2010) y La bodega (2010).
Espiritualidad
Sobresale su cabello muy rizado y negro,
peinado con un chongo alborotado.
Su risa es fuerte y contagiosa. Su pri-
mera visita a México fue hacia 1991 en
el Festival Cervantino de Guanajuato. Ha
realizado conciertos en África, Alemania,
Argentina, Austria, Bélgica, Canadá, Co-
rea, Cuba, Dinamarca, Escocia, Eslovenia,
España, Estados Unidos, Finlandia, Holan-
da, Inglaterra, Italia, Japón, Noruega y Po-
lonia, entre muchas otras naciones.
En 2002 fue nominada al Premio Gra-
mmy Latino en la categoría mejor álbum
tropical tradicional por Gaitas y tambores.
Para 2007 recibió el Premio Nuestra Tie-
rra por mejor artista folclórica, allí Totó
exaltó “el valor de creer en nuestras raí-
ces tradicionales”.
Colaboró en el video Latinoamérica, del
dúo puertorriqueño Calle 13, donde hay
un recorrido por los 500 años de la historia
mestiza y los miles de kilómetros entre Ti-
juana y Tierra del Fuego. En la primera se-
mana de su lanzamiento, se convirtió en el
séptimo clip más visto por la red mundial.
Este 2011 fue homenajeada en su país
durante los festejos del Año Internacional
de los Afrodescendientes como una de “las
más grandes artistas afro” y representante
de la música tradicional en Colombia.
–¿Qué le ha ofrecido la música a su vi-
da? –se le pregunta.
–Me ha brindado ese conocimiento
profundo de la importancia de desarrollar
ese concepto que los hombres en este mo-
mento no tienen: la espiritualidad. El mun-
do de la civilización ha hecho que la gente
pierda el camino, las personas se dedican a
lo que no es lo suyo por sobrevivir econó-
micamente, y el arte y la cultura han sido
relegados, por eso hay una confusión en el
mundo. La gente no realiza lo que debe de
acuerdo con la armonía, el espíritu, el al-
ma, el corazón, la materia y la naturaleza.
–Recalca mucho que el ser humano se
volvió excesivamente materialista…
Interrumpe la intérprete de “El pescador”.
–Sí, sí…, por eso desconoce los valores
espirituales y está enfermo de ambición,
poder, y eso lo lleva al odio, al rencor, la
guerra y la muerte.
–Como mujer, ¿ha podido desarrollar-
se en la música sin obstáculos?
–Cuando empecé fue muy difícil. Co-
mo andaba con caballeros, en esa época
era muy mal visto eso. ¡Cómo que andar
con cinco hombres! Se pensaba que era
promiscua.
“Incluso no había reconocimiento a
la música de la identidad, eso fue general
en toda América. Entonces fue una lucha
bastante fuerte.”
–Usted ha trabajado en muchos paí-
ses, ¿Qué siente al ver que su música se
escucha mucho fuera de Colombia?
–La música no tiene fronteras. Hay
países que admiro y envidio porque han
logrado que su música trascienda, como
México y Cuba.
–¿Qué música le gusta de México?
–El son jarocho. Es muy completo y
bailable.
Sanación musical
Ante la situación del mundo, se le cuestio-
na cómo puede ayudar la música en este
momento, y sin reflexionar mucho, afirma
convencida que “la música es la salud pa-
ra los hombres”. Sigue:
“Nosotros los artistas como que no
queremos saber nada de política, pero uno
debe estar enterado de lo que pasa, por-
que uno es sensible a todo…”
El brillo en los ojos delata su placer al
charlar. Sí, le gusta mucho conversar. Re-
calca que la música es un conducto regu-
lar de unión:
“Hace que vibremos todos, como es físi-
co, son ondas que van y vienen. Cuando uno
está cantando, tocando, bailando, uno se re-
troalimenta, como son energías que van y
viene a través de unos instrumentos y voz,
eso hace que las personas en un concierto
se curen, bueno de acuerdo con lo que ha-
yan escuchado. Se les olvidan los problemas.
Cuando me subo al escenario todo se me ol-
vida, hasta que tengo hijos, que estoy sepa-
rada, en fin. Cuando canto, bailo y toco me
entrego, son energías blancas que van y vie-
nen y cuando salgo de allí tengo mucha fuer-
za. Es que ya estoy retroalimentada y los que
me están viendo también se van felices.”
Zapata y Villa
–¿Qué representa para usted cantar con
Celso Piña y Downs “Zapata se queda”?
–No soy una niña, desde hace tiempo
soy una señora contemporánea. Cuando
contaba con cerca de doce años de edad, era
la época de oro del cine mexicano e iba a
un teatro a ver cintas de México y algunas
estadunidenses, allí vi ¡Viva Zapata!, de Elia
Kazan, con Marlon Brando. Yo venía de un
pueblo desplazada por la política y veo a es-
te líder de la revolución mexicana, Zapata,
que trabajaba por su pueblo y fue traiciona-
do por personas del Estado y lo matan, en-
tonces, me llamó mucho la atención.
“Me encontré con Lila Downs en va-
rios festivales en Europa. También ten-
go un nieto que es músico y se volvió fan
de ella. Un día le escribí a esta gran intér-
prete para comentarle que necesitaba una
promotora en México y me dijo que podría
ser Libertad Estrada. Además, me comen-
tó que un día deberíamos grabar un disco,
le dije que ¡claro! Me mandó la composi-
ción perfecta hablando de Emiliano Zapa-
ta, entonces, la canté con sentimiento, co-
nocimiento de causa y como cantadora.”
–¿Qué significa Zapata para usted?
–El Caudillo del Sur buscaba la justi-
cia del campesino y dio su vida. También
respeto a Francisco Villa. Fueron buenos
hombres, no diría que revolucionarios, si-
no seres concientes, seguramente estaban
muy avanzados a su época.
–Usted también está muy arraigada a
su tierra, ¿verdad?
–Se llama Mompox, en homenaje al ca-
cique indígena quien en la época de la con-
quista gobernaba unas cincuenta tribus. Es
una isla que tiene 40 municipios, los residen-
tes son lampiños, no les sale barba porque
no se mezclaron mucho con los españoles.
El carnaval de Barranquilla es el resultado de
todas las culturas que salieron del Río Mag-
dalena, porque este río tiene diferentes bra-
zos, como el Brazo de Loba y este a su vez
contiene unos pequeños caños, donde hu-
bo esclavos africanos. Eso significa que hay
unos directamente de ascendencia africana,
otros africanos con indígenas, y otros de esa
mezcla que se juntaron con la española, por
eso esa región de las riveras del Río Magda-
lena es la más rica musical y culturalmente.
Finaliza orgullosa:
“Cuando comencé a cantar la música
de la identidad de esa región, decían que
esa música no existía; pero ahora ya tuvie-
ron que aceptar que si existe y que está vi-
vita y presente.” O
ESPECTÁCULOS
66 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011
M
ORELIA, MICH.- Sus
ritmos africanos e
indígenas, como la
cumbia, la gaita, el po-
rro, la chalupa, el sex-
teto, la guaracha, el
son y el mapalé, hicieron vibrar a Estocol-
mo, Suecia, en 1982, cuando el novelista,
cuentista y periodista Gabriel García Már-
quez recibió el Premio Nobel de Literatura.
Así, Totó La Momposina (Sonia Bazan-
ta Vides), quien se encuentra de gira en
México, rompió con la solemnidad de esa
ceremonia, “pero ahora me quita el sueño
la desigualdad económica que existe en el
mundo”, destaca.
A lo largo de medio siglo, Totó
La Momposina se ha consolidado
como el emblema de la música
tradicional colombiana para el
mundo. Entrevistada durante
su extensa gira por México
donde presentó el tema “Zapata
se queda” con Lila Downs y
que llevará a la Feria del Libro
de Oaxaca el 5 de noviembre,
la cantautora revela en esta
entrevista la gran admiración que
siente por El caudillo del Sur desde
que era pequeña en la isla de
Mompox, donde ella nació.
“Totó
COLUMBA VÉRTIZ DE LA FUENTE Hace casi 30 años, en los medios infor-
mativos se comentó que el mismo autor
de Cien años de soledad pidió que su paisa-
na se presentara ahí, luego de que le die-
ron a escoger si deseaba música clásica
de autores como Johann Sebastian Bach o
Wolfgang Amadeus Mozart, pero él prefi-
rió a la “cantora de Colombia”.
En entrevista, en el Jardín de las Rosas,
Totó recuerda ese momento como “muy
bello”, y resalta que nació para cumplir
una misión: “Unir a los pueblos con la mú-
sica y más ahora que existe mucho des-
equilibrio e iniquidad en la Tierra”. Asegu-
ra que todo es protesta:
“Cuando un pueblo no posee salud,
educación, vivienda y trabajo, hay que de-
latarlo, si no lo hace uno, no se está cum-
pliendo un papel en la vida.”
–¿Cree en los políticos?
–Hay buenos y malos… pero hoy el
hombre es muy materialista…
Aunque confiesa que le teme a los po-
derosos “que engañan al mundo”.
Su semblante cambia al confesar que
admira a Emiliano Zapata “por su lucha
por el pueblo y la tierra”.
Los sonidos que muestra con su grupo
nacieron durante la colonización española
en Colombia y resto de América Latina. Des-
de pequeña se ha dedicado a la investigación
de esas músicas.Además, mezcla y crea nue-
vas expresiones, fusiona con nuevos instru-
mentos, como la guitarra eléctrica y el saxo-
fón, pero sobre todo hace resaltar los sonidos
de los tambores como se vio el sábado 22 en
el Teatro Morelos de esta ciudad, donde tam-
bién su potente voz invadió el espacio.
canta a Zapata con Lila Downs
La Momposina”
1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 69 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 69
lículas; ellos no mienten, no tienen agen-
das ocultas, tú sabes lo que son, puedes
respetarlos al menos por eso. Los huma-
nos trabajan con recovecos, marchando al
son que les toquen, nunca sabes lo que es-
tán pensando, los malos siempre son los
humanos.”
Los zombies son un pretexto para que
Romero hable de las preguntas filosóficas
que asaltan su vida. La resistencia de los
muertos (2009) aborda los conflictos fami-
liares; La tierra de los muertos (2005) cues-
tiona el poderío de George Bush; El ama-
necer de los muertos (1978) contiene una
fina ironía sobre el consumismo, y El día
de los muertos vivientes (1985) advierte so-
bre los abusos del militarismo.
–En El día de los muertos vivientes exhibe
a los soldados como insensibles, ignoran-
tes y hasta abusivos, ¿eso es lo que obser-
va de la militarización de la política?
“El tipo con la pistola tiene el poder.
Recuerdo ¡Viva Zapata!, en una escena
Marlon Brando apunta con un rifle a Ma-
dero y le dice ‘dame tu reloj’ y el responde:
‘toma aquí está el reloj’. Y creo que eso re-
presenta al tipo de la pistola.”
–Estados Unidos tiene la pistola y con-
tinúa con su política intervencionista…
–Si Obama se hubiera salido de Libia lo
tendría que haber hecho también en Afga-
nistán y Guantánamo, pero una vez que
estás a la ofensiva no puedes parar. Debe
responder a muchos grupos de poder, hay
mucha gente a la que él se debe. La inva-
sión es parte de la guerra de Bush; Obama
se vio atado, a la gente le gustaría terminar
con esto, hay ya muchas mentiras.
–Si escribiera una película sobre nar-
cotráfico, con zombies, ¿cómo se imagina-
ría el guión?
–Alguien me preguntaba si yo haría
una película de zombies en México, pensé
que probablemente tendría que ser en la
frontera. No sé de qué trate la historia, pe-
ro tendría que ser una alegoría de la gen-
te impidiendo que los zombies entren a su
territorio.
Director de culto
Atracción diabólica (1988) fue producida por
Orion así como La mitad oscura (1993). En
ambas películas, la casa cinematográfica
obligó a cambiar partes medulares de la
obra, incluido el guión. En su obra prima,
Romero integró un equipo de diez cineas-
tas. Cada uno contribuyó con 600 dólares.
Los expertos en el cine de terror tie-
nen profundas diferencias sobre quién es
el creador del movimiento zombie, aun-
que el consenso que priva es llamar a Ro-
mero “el padre” del género.
George Andrew Romero nació en 1940.
Su padre era cubano y su madre lituana.
M
ORELIA, MICH.- Con el do-
cumental Silvestre Pantaleón,
Roberto Olivares Ruiz, culmina
“un proceso de trabajo de 15
años con comunidades indígenas”, donde el
tópico principal ha sido la identidad.
El largometraje ganó como mejor docu-
mental en el noveno Festival Internacional de
Cine de esta ciudad (aunque también com-
parte este reconocimiento con Réquiem para
la eternidad, de Alberto Reséndiz Gómez) y la
presea DOCS 360 Grados (otorgado por On-
ce TV México con el Festival de Cine Docu-
mental de la Ciudad de México), y será parte
de la gira Ambulante de documental en 2012.
Olivares Ruiz agradece a la vida, sus pa-
dres, su familia, a todos los integrantes de
Ojo de Agua Comunicación, al productor y
codirector Amith y don Silvestre y su familia
“porque aportaron con mucha generosidad,
paciencia y cariño para que este documen-
tal existiera”.
Para Olivares Ruiz, el mayor reconoci-
miento es que “la película tendrá una amplia
difusión y la historia se va a conocer en mu-
chos lugares del país”. Al recordar el inicio de
Silvestre Pantaleón, confiesa que no era un
proyecto de documental:
“Era una chamba de documentación. Jo-
nathan es un antropólogo que lleva casi vein-
Documental de tema indígena
COLUMBA VÉRTIZ DE LA FUENTE te años estudiando náhuatl y viviendo por lar-
gas temporadas en San Agustín Oapan. Él
nos llamó para que realizáramos un registro
en video del proceso de hacer un lazo y pa-
ra entrevistar a don Silvestre. La idea era sim-
plemente guardar ese material para las próxi-
mas generaciones y al mismo tiempo hacerle
un homenaje a don Silvestre, quien ha sido
su maestro por muchos años.
“En un punto de la grabación, nos dimos
cuenta de que había un potencial para hacer
un documental y de ahí partimos. En lo per-
sonal, me interesaba mucho compartir lo que
yo estaba sintiendo al estar observando a es-
te hombre y su familia haciendo el lazo. Me
atrapó esta atmósfera y este ritmo suave pe-
ro fuerte de la vida de esta familia, y me pa-
reció que quizá esto podría aportar un grani-
to de arena a la comprensión de los muchos
Méxicos que somos y de los mundos parale-
los que existen y no vemos.”
“Levantamiento de sombra”
–¿Fue complicado mostrar a través de la len-
te la lucha cotidiana de este anciano del pue-
blo nahua de San Agustín Oapan, para que le
hagan una ceremonia de “levantamiento de
sombra”?
–No, porque la película nos encontró a
nosotros y no nosotros a ella. Quizá la par-
te que significó el mayor reto a nivel de con-
cebir la historia fue: cómo pasar de hacer un
triunfa
ESPECTÁCULOS
en Morelia
68 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011
E
n medio de la rueda de pren-
sa, una joven no contiene la
emoción, se quita los lentes
y le pide a George A. Romero
que los autografíe. El director
se exalta y con las manos se
niega; por problemas de salud, los brazos
no dejan de temblarle.
A pesar de su padecimiento, no desai-
ra a su fan. Aprieta su dedo pulgar contra el
cojín de un sello y plasma su huella en un
DVD con su primera y más célebre pelícu-
la: La noche de los muertos vivientes.
En el lobby del hotel Radisson Flamin-
gos cientos más disfrazados de zombies
La visita a México del
cineasta George A. Romero,
creador del filme de
culto “zombie” La noche
de los muertos vivientes,
provocó revuelo entre
jóvenes seguidores de
la cinematografía del
género, quienes vistieron
exquisitos disfraces de
cadáveres resucitados para
el encuentro inolvidable
con su héroe del celuloide,
cuyas pesadillas les
despiertan una fascinación
macabra en la vida real.
Romero,
“padre del cine zombie”
JUAN PABLO PROAL esperan su turno para fotografiarse con el
hombre que en 1968 detonó el culto a los
cadáveres con vida: “el culto zombie”. 
A un soldado zombie le da un ataque
de histeria. Su cámara fotográfica falla.
Romero le da una palpada en el hombro
para tranquilizarlo y pide al público que
alguien salga al paso para ayudar al “mi-
litar”. Mientras, se pone a platicar con los
demás zombies. Les pregunta, con un ros-
tro que refleja curiosidad y asombro, con
qué se maquillaron y cuánto tiempo tar-
daron en caracterizarse.
El director de cine de 71 años lleva tres
horas posando para la cámara. Refleja gozo
y una infantil alegría. La parsimonia de es-
te genio, a quien Quentin Tarantino idola-
tra, pareciera ajena a su reputación. Pocos
cineastas han sido tan censurados como
él. Su obra, carente de sexo explícito o iro-
nías religiosas, sufrió la prohibición como
si se tratara de la peor aberración visual.
La noche de los muertos vivientes, en
1968, catalogada “cinta X” fue cortada y
editada en 16 países, incluido México. Se
convirtió en el creador inconsciente de to-
do un movimiento cultural.
–Siempre se le ve sonriendo, ¿qué lo
hace tan feliz?
–Supongo que mis pesadillas se las de-
jo a ustedes.
Romero confiesa a Proceso una clave
para entender su fijación por los muertos
vivientes:
“Prefiero a los zombies, mis persona-
jes humanos son los peores en mis pe-
Alejandro Saldívar
1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 71
M
ORELIA, MICH.- Natalia Almada es la
creadora del documental El velador, don-
de se ve a Martín como el ángel de la guar-
da que vigilia de noche los extravagantes
mausoleos del panteón Jardines de Humaya, ubicado en
Culiacán, Sinaloa, camposanto donde yacen los restos de
narcos y capos.
La historia ha recorrido festivales internacionales:
Cannes, Nueva York, Australia, Los Ángeles, Lima y, el
más reciente, el de esta metrópoli.
La directora cinematográfica cuenta a Proceso que
le interesaba filmar algo sobre la violencia en México. En
dicho cementerio ya había grabado una entrevista con el
escritor Élmer Mendoza, hacia 2005, para su primer largo-
metraje Al otro lado. Después, tuvo curiosidad de ver có-
mo se hallaba el lugar:
“Era junio o julio de 2009. En esa época la cifra de
muertes era más o menos de 18 mil, y cuando llegué al
panteón me impresioné porque las capillas que conocí en
2005 ya eran nada, eran chiquititas en comparación a lo
que se estaba construyendo. Las edificaciones de los di-
funtos ya eran súper monumentales. Luego estaban ex-
cavando un hoyo nuevo enorme, porque ya no había es-
pacio para los cuerpos. Se veía un reflejo muy real de lo
que estábamos viviendo en el país, porque se veía el cre-
cimiento, la opulencia, la extravagancia y la cantidad de
muertos. Se observaba en las lonas las fotos de los difun-
tos y me di cuenta que todos eran menores que yo, poquí-
simos pasaban de los treinta años.”
Entonces, decidió crear un proyecto sobre la violencia
a través de la vida cotidiana del panteón.
Cinta “casi muda”
En la película no hay narración, ni diálogos, ni entrevistas.
–¿Cómo se le ocurrió sólo mostrar imágenes? ¿Cómo
buscó ese estilo donde con frecuencia se ven a los albañi-
les construyendo capillas y al velador?
–Las cosas toman su forma según la situación, fue
muy claro al principio del rodaje que la gente no hablaría.
No es posible acercarse, porque es un momento muy se-
rio y delicado: es un cementerio y la gente está de luto. El
acercamiento no puede ser a través de la palabra, enton-
ces hay un cierto código de silencio que hay que respetar,
y al darme cuenta de eso tuve que aceptar que debía en-
contrar la forma de crear una película casi muda.
–¿No se dejaban entrevistar las personas?
–No es que no se dejen; los que quieren, aceptan. Pa-
ra mí, las conversaciones no eran tan interesantes. La
gente te suele decir lo que tú quieres escuchar por ser una
situación difícil; no se comprometen, no se quieren arries-
gar, no quieren decir algo que les pueda causar proble-
mas por lo cual al final es un diálogo muy restringido y te
da poco. La verdad, no te demuestra tanto
“El velador”,
COLUMBA VÉRTIZ DE LA FUENTE
filme sobre la última morada narco
“Me surgió (así) la idea de la relación entre el silen-
cio y la violencia. Ver a través de los gestos de las perso-
nas, la rutina en el panteón, detalles del sitio, el trabajo de
los albañiles, el sol, la luz, todo eso. Sí se puede lograr ha-
blar sobre la violencia sin tener que decirlo y quizá, pro-
vocar la sensación de tensión y tristeza que se siente en
ese lugar.”
Almada ya encontró distribuidor para El velador. Es la
Cineteca Nacional, que incluirá el documental en el Foro
de abril próximo y también será parte de Ambulante 2012.
–Se ven los zapatos rotos de los albañiles y el lujo de
los mausoleos. ¿Era su intención mostrar que el muerto
tenía todos los lujos y el vivo no?
–Sí, para entender la violencia que sufre el país es
muy importante contextualizarlo en nuestra situación so-
cioeconómica. Para mí, este problema surge de una si-
tuación económica, de una desigualdad, de falta de opor-
tunidades, los ninis, en fin, se puede ver desde diferentes
puntos de vista. Quería reflejar ese contexto en el que es-
ta violencia crece.
La realizadora señala que el cementerio ha sido objeto
de un sinnúmero de reportajes, pero se le hace fácil la lec-
tura del panteón “como un lugar de la opulencia del nar-
cotráfico, la riqueza, el poder, la narcocultura, la moda, et-
cétera”. Insiste:
“Se me hace una lectura muy superficial. Opino que
las capillas reflejan algo muy humano, en el sentido de
que todos quieren ser recordados. Esa gente se muere
muy joven y tienen unas vidas muy pesadas, entonces, se
entiende el porqué de una capilla grande y lujosa. No se
trata de decir qué está bien o mal”
El velador es financiada por la televisión pública esta-
dounidense PBS, y  diferentes becas como la Fundación
de Sundance y otra en Ámsterdam. Almada cuenta que se
proyectará el filme de 72 minutos por PBS en 2012. O
ESPECTÁCULOS
70 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 70 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011
documental casi didáctico de cómo se ha-
ce un lazo, a un documental con una histo-
ria universal que pudiera tocar los corazo-
nes. Don Silvestre nos resolvió el problema
cuando comentó que se sentía mal y que
quería ver al curandero. En ese momento
nos dio un regalo: su motivación para que
la historia caminara.
“La edición también tuvo sus dificul-
tades, porque yo no hablo náhuatl y Jona-
than en este momento vive en Pennsylva-
nia. Entonces teníamos que trabajar juntos
por una o dos semanas allá y luego el venía
una o dos semanas para acá, y así le hici-
mos durante casi un año.”
–¿Qué opina de esta ceremonia indíge-
na, el “levantamiento de sombra”?
–Me parece hermosísima, está llena de
poesía, sencillez y belleza. Por eso la de-
jamos un poco larga. Le he preguntado al
público si deberíamos cortarla, y el 80%
nos ha dicho que no. Aprendí mucho de
esta ceremonia, por ejemplo, nunca ha-
bía escuchado nombres de constelaciones
prehispánicas. También siento que qui-
zá la buena fortuna que hemos tenido con
el documental de alguna manera tiene que
ver con ese ritual.
–¿Cómo definiría a este personaje, a
don Silvestre?
–Es un hombre sabio que no sabe que
lo es.
“Le parece natural saber tantas co-
sas y entender el ritmo y el sentido de la vi-
da. Quizá como mucha gente que vive en
el campo. Hay cosas que no son fáciles de
explicar, pero a pesar de que es una vida
dura, está llena de significado y fluye de un
modo que cuando se logra entender y sen-
tir, te atrapa y te seduce.”
–En estos momentos en el que vive el
país, ¿el documental puede mostrar algo
valioso?
–La película nos ayuda a mirar con
otros ojos lo simple, lo cotidiano y lo impor-
tante que esto es en la vida. Creo que tam-
bién ayuda a valorar el trabajo artesanal
que se hace en México, al que yo prefiero
llamar arte y no artesanía, cuando no se ha-
ce en serie, y quizá también nos lleva a re-
flexionar un poco sobre estos mundos pa-
ralelos que a veces están tan cerca y que
no logramos ver. Los puentes unen, pero a
veces lo que unen acaba separando otros
lugares y a las personas. Y por último, creo
que nos hace pensar sobre la muerte y so-
bre lo efímera y frágil que es la vida.
Sobre el documental en general, opina
que hay un boom del género:
“He visto documentales increíbles en fes-
tivales de cine últimamente. De hecho, creo
que se está haciendo mejor documental que
ficción en general y además, el documental
está ayudando a formar a futuros cineastas
de ficción.” O
Desde su adolescencia, en Nueva York, e
influido por la vena artística de su padre,
filmó cortos relacionados directamente
con su afición por el terror y el misterio.
En una ocasión los vecinos lo denuncia-
ron con la policía por quemar un maniquí.
Su primera película profesional le re-
tribuyó en ganancias económicas millo-
narias. Con ese dinero financió proyectos
ajenos al género zombie, aunque algunos
también vinculados con la ciencia ficción
y el horror. Todos ellos fueron un fracaso y,
casi en la ruina, regresó a filmar películas
sobre zombies. Permanecer en la indepen-
dencia no significó un impedimento para
que Romero quedara recluido en el olvido.
Al contrario, su trayectoria está acom-
pañada de decenas de reconocimientos,
tantos que sería injusto reducirlos en un
breve resumen. Festivales enteros del gé-
nero se han dedicado a su trayectoria. Se
han filmado documentales sobre sus pelí-
culas. Hay tesis, homenajes, tiras cómicas,
videoclips, grupos de tributo. Baste decir
que la edición 2010 de “La caminata de los
muertos” en Monterrey fue dedicada a él
para ejemplificar su influencia en México.
Su curriculum e influencia podrían su-
poner que es un hombre avasallado por la
fama y asediado por los fans, pero no es así: 
“Cada quien tiene su propio camino, yo
vivo una vida muy privada, me gusta estar
con mi esposa y mis hijos, eso es la felici-
dad para mí. Nunca he sido un tipo compe-
titivo de Hollywood, tendría úlceras.
“Sé como funciona Hollywood siempre
tienes que revenderte, tener dinero, me re-
sultó mejor alejarme de eso. Encontré gen-
te en pequeñas compañías que tienen su-
ficiente dinero para financiar una película,
eso es mejor que un estudio. Sólo he hecho
dos películas para Orion y fue la peor ex-
periencia de mi carrera, me hicieron cam-
biar la historia, me hicieron cambiar el fi-
nal, fue una pesadilla, me hicieron pruebas
sin haberla terminado y fue terrible.”
El sábado 22 George A. Romero fue
anunciado como el plato principal del fes-
tival Hallowfest, en la ciudad de México.
Los organizadores no contaron con que el
nombre del cineasta amenazaría con can-
celar el programa.
Inicialmente Romero daría una con-
ferencia a las tres de la tarde. Al hotel
Radisson Flamingos no dejaron de llegar
admiradores disfrazados de muertos vi-
vientes. Las caracterizaciones derramaban
creatividad. Había enfermeras zombies,
cantantes, policías, bomberos, heridas
sangrantes, huesos a la intemperie… Pri-
mero ocuparon todas las sillas del amplio
salón donde se celebraría la conferencia;
luego los pasillos, después la parte trasera,
hasta llenar cualquier espacio disponible.
No fue suficiente. Muchísimos más atasca-
ron la puerta y otros quedaron en la calle.
A pesar de que en cada convención le
hacen preguntas sobre zombies, le cues-
tionan por qué tal personaje dijo esto o lo
otro en tal película y le piden fotos y autó-
grafos, él no hace más que divertirse.
–Huyó de la fama de Hollywood, pero
a donde va desata euforia y parece disfru-
tarlo, ¿por qué?
–Es absolutamente maravilloso para mí
conocer gente, no lo hago todo el tiempo…
Romero no puede subir escaleras, ni fil-
mar autógrafos. Casi no escucha de un oí-
do y sufre problemas de equilibrio. Se limi-
ta a explicar que son problemas de salud,
sin querer profundizar en ello; pero admite
que “lo peor de ser viejo no ha sido quedar-
se sin amigos” como declaró Woody Allen:
“Lo peor para mí es estar en estas con-
diciones y ser el tipo que filmó La noche de
los muertos vivientes.”
Cuando termina la frase, George A. Ro-
mero suelta una carcajada.
y todos te aplauden, pero eso pasa. Es muy
triste. Te quedas con lo sentimental porque
no hay futuro para quienes nos retiramos ni
para las que se quedan”, lamenta la capita-
na del equipo, Érika La Cucha Gómez.
El encono que prevalece en el basquet-
bol mexicano y lo ha lastrado desde hace
casi una década mantiene en el olvido al
baloncesto femenil que, a diferencia del
varonil, no cuenta con una liga profesional.
Ante la incertidumbre de si México re-
gistraría o no equipos de basquetbol en
los Juegos Panamericanos, la Conade que
dirige Bernardo de la Garza, acomoda-
da en la indiferencia, no se preocupó por
prever las necesidades de las jugadoras ni
por tener a mano algunos recursos –de los
históricos que cada año se despilfarran a
discreción– para solventar por lo menos
el pago del entrenador español Raimundo
Santana y su cuerpo técnico.
“Quitando la recompensa de la meda-
lla (150 mil pesos por la plata), que tam-
poco nadie ha dicho cuándo la van a dar,
las jugadoras no van a recibir nada. Se su-
pone que mi salario va a pagarlo la Cona-
de, pero si no es así supongo que Modesto
Robledo (presidente de la Asociación De-
portiva Mexicana de Baloncesto) se hará
cargo. No hay el compromiso de un pre-
supuesto por parte de la Conade para dar-
le algo a las chicas o a mí. Nadie ha salido
a decir si habrá apoyo económico por los
días de concentración”, dice Santana.
Las jugadoras mexicanas llegaron has-
ta la final panamericana con dos victorias
ante Puerto Rico 76-74 y Argentina 58-57, y
una derrota frente a Estados Unidos 87-58
en preliminares. En la semifinal elimina-
ron a Colombia 64-58 y en la final volvie-
ron a enfrentarse a las boricuas y sucum-
bieron 85-67.
En ese partido se mantuvieron pelean-
do durante dos periodos y medio; incluso
llegaron a estar sólo un punto abajo. Luego
se desplomaron. El físico no dio para más.
Estaban fundidas. No pudieron contra los
meses de preparación en partidos interna-
cionales que tuvieron las puertorriqueñas,
quienes las superaron en velocidad. La Cu-
cha jugó con una costilla fisurada. Las juga-
doras traían el cuerpo moreteado.
“Está claro que nos faltó una prepara-
ción más digna. Perjudicó tener el equipo
completo apenas seis días antes de venir
a los Panamericanos, y haber entrenado lo
mínimo no ayudó. En el último partido y
en la semifinal se vio que ya estaban aho-
gadas, y aunque las chicas lo intentaron
no pudieron. Tenían el corazón, pero las
piernas ya no las dejaban. Este equipo dio
bastante la cara por el país”, narra entre
resignado y molesto el coach.
La Cucha Gómez fue el alma del con-
junto, la que más puntos marcó y más re-
botes recuperó. Antes de los Panamerica-
nos, el equipo participó en el Preolímpico
que se realizó en Colombia a finales de
septiembre pasado. Faltaba un mes para
el inicio de la justa continental y no sa-
bían si asistirían o no.
La bujía
Junto con la profesora Blanca Vargas, ex-
seleccionada nacional y actual presiden-
ta de selecciones nacionales de la Asocia-
ción Deportiva Mexicana de Basquetbol
(Ademeba), Gómez se encargó de buscar
a sus compañeras. Unas a otras se fueron
contactando para ver quién podía estar en
el Preolímpico, y posiblemente también
en los Panamericanos.
Sonia Ortega dejó su trabajo y su bebé
de apenas un año cuatro meses, Érika Gó-
mez había estado un año sin jugar porque
tuvo problemas de salud y estaba recién
operada de una hernia inguinal. Aunque
Brisa Silva y Abril García habían estado en
ligas extranjeras, dejaron de jugar ahí des-
de finales de 2010. Las jugadoras empeza-
ron a prepararse como pudieron. Entre-
naron solas en las ciudades donde viven.
Salían a correr e iban al gimnasio.
Gómez pidió ayuda al Tecnológico de
Monterrey campus Hidalgo –donde trabaja
como coordinadora del basquetbol femenil
y entrena al equipo representativo– y tam-
bién al gobierno del estado. Consiguió que
las dejaran concentrase en las instalacio-
nes del Tec y que les pagaran los alimentos.
Ahí estuvieron 15 días, pero el equipo
completo quedó listo sólo un día antes del
inicio del Preolímpico. Las jugadoras tu-
vieron problemas para gestionar permi-
sos en sus trabajos y escuelas. A algunas
se los concedieron sin goce de sueldo y
otras perdieron el semestre escolar.
“Hablé con ellos, saben que tengo 20
años vistiendo la camiseta tricolor. Les ex-
pliqué que era mi retiro, les pedí que nos
ayudaran. Eso fue clave. Si no nos hubieran
ayudado no habríamos tenido ni un solo
entrenamiento. Nos fuimos al Preolímpico
con una mano adelante y otra atrás; pese a
A
P
p
h
o
to
/ D
a
n
ie
l O
c
h
o
a
d
e
O
lz
a
A
P
p
h
o
to
/ D
a
n
ie
l O
c
h
o
a
d
e
O
lz
a
“LaCucha”. Liderazgo
Dejarontrabajo, familias, escuelas...
1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 73
DEPORTES / PANAMERI CANOS
Entre la precariedad
De la destacada actuación de los deportistas en los
Panamericanos emergen historias que confirman
la medianía de sus directivos. Sólo con corazón y
talento de mujeres como las basquetbolistas, o
de Marisol que tuvo la suerte de que alguien le di-
jera que lo suyo era el atletismo o de la inocencia
de Alejandra que se maravilló como de su mejor
juguete del tiro con arco, es que el deporte mexi-
cano obtiene éxitos, pero no hace escuela. De esas
tres historias, representativas de lo que ocurrió
en los entretelones de los Juegos Panamericanos,
hablamos ahora.
BEATRIZ PEREYRA
L
a medalla de plata que ganó
la selección femenil de bas-
quetbol en los Juegos Pana-
mericanos de Guadalajara es
la más meritoria de las que
acaparó la delegación mexi-
cana, porque sus integrantes, salidas del
retiro o en el mejor de los casos jugado-
ras en ligas estudiantiles, entrenaron jun-
tas sólo seis días. No contaron con respal-
do económico, tuvieron que costearse los
traslados y dejaron sus trabajos y escuelas
para poder participar.
“Ya nos miraron. Queremos que el reco-
nocimiento no sea momentáneo. Y que na-
die se quiera poner la medallita que es re-
sultado del esfuerzo de quienes jugamos. La
gente se volcó con nosotras. México mere-
ció ese triunfo. ¿Y luego qué? Viene la foto
y la gloria
deportiva
A
P
p
h
o
to
/ M
a
rtín
M
e
jía
El inesperadopasealafinal
72 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011
en Guadalajara 2011 en las pruebas de in-
dividual y por equipos. Además, implantó
dos nuevas marcas, una en los 50 metros
donde sumó 338 puntos, y otra en el total
con mil 363 puntos en las cuatro distan-
cias. “He estado en tiro con arco sólo por-
que es divertido, pero no pensaba que po-
día competir”, confiesa la atleta.
Para Alejandra el tiro con arco comen-
zó como un juego, y aunque no era una su-
perdotada sus brazos largos la ayudaban
a abrir el arco y mantenerlo estable. Tam-
bién era fuerte y tenía coordinación, pero
tiraba igual que los demás.
“Es muy dedicada y disciplinada; siem-
pre cumplió con los horarios de entrena-
miento (tres horas diarias de lunes a sába-
do). No sabíamos si iba a sobresalir del resto
porque este es un deporte de mucho tiem-
po. No se perciben los resultados en un pe-
riodo corto. Pero empezó a progresar y era
muy exigente consigo misma. Aprende rá-
pido y trabaja bien”, explica Miguel Ángel
Flores, exarquero que formó parte de la se-
lección nacional durante 10 años.
Siete años después de haber tenido
por primera vez un arco en sus manos,
Alejandra, ya convertida en adolescente,
brincó a las grandes ligas. No sólo podía ti-
rar desde 50 metros –que es la mayor dis-
tancia en las categorías infantiles– tam-
bién podía hacerlo desde 70. Se despegó
del resto de sus compañeros. Empezó a
participar en las Olimpiadas Nacionales y
a ganar sus primeras medallas con pun-
tuaciones de más de mil 300 unidades. To-
do indicaba que su futuro estaba en el ti-
ro con arco.
“Cuando entré a la selección ni cuen-
ta me di. Nada más me preguntaron si te-
nía pasaporte y Miguel me dijo que me iría
con los juveniles a los mundiales. Hace
dos años llegué a la mayor. Tampoco me di
cuenta. No me fijo en eso. Yo sólo voy a ti-
rar y luego me avisan que ya me quedé. Mi
entrenador me dijo que iría a Turquía y yo
hasta le pregunté si eso era bueno. Me di-
jo: ‘¿conoces a Juan René Serrano y a Aída
Román?, pues te vas a ir con ellos’. A René
lo había visto en la tele. Cuando llegué ni
les hablaba. Nada más los veía y decía: ‘¡oh,
son ellos!’”, recuerda.
Por gusto
El sábado 22, Valencia derrotó en la final in-
dividual a la estadunidense Miranda Leek,
con marcador de 6-2. En su último turno, la
sonorense necesitaba un 10 para amarrar el
oro. Ni siquiera lo pensó. La flecha se clavó
en el centro de la diana y se impuso 28-27.
Luego dijo que no había visto cómo iba en la
puntuación, que únicamente disparó como
acostumbra hacerlo.
“Yo fui arquero. Sé lo que es estar para-
do en la línea de tiro con una lluvia de pen-
samientos: ‘si meto amarillo gano, si ga-
no me dan beca o voy a ser inmortal, pero
si fallo qué vergüenza, todos se me van a
echar encima’. Entras en pánico y el cuer-
po ya no responde. Con Alejandra desde
los entrenamientos trabajamos por ob-
jetivos muy simples: tirar tres amarillos,
no importa si son nueve o 10, o sumar 27
o 28 puntos. Nunca pensamos en un obje-
tivo general, ni en medallas ni en ganar o
perder, sino en que ella tira por gusto. Si se
mantenía concentrada en un objetivo al-
canzable podría ganarle a cualquiera por-
que las otras tendrían que tirar perfecto, y
nos resultó”, cuenta Flores.
El entrenador asegura que saber tirar
bajo presión es lo que distingue a los bue-
nos arqueros de los que son campeones.
Por eso a su alumna le ha enseñado que
es bueno estar nervioso, pero hay que sa-
ber sacarle provecho a esta circunstancia.
“Contra lo que todos dicen, los nervios
producen un estado de alerta natural que
te hace más fuerte y más ágil. Cuando se
siente nerviosa ya no se asusta, sabe que
es una herramienta que usa a su favor. Ha
sido un trabajo muy arduo porque en este
deporte es difícil mantenerse concentrado
mucho tiempo. Lo que hacemos es crear si-
tuaciones bajo presión que ella tenga que
enfrentar y resolver. A veces le narro como
si estuviera en una final; otras, los compa-
ñeros le hacen escándalo. Hemos obser-
vado a otros arqueros en competencias
mundiales para ver qué hacen y cómo re-
accionan ante distintas situaciones.”
Las dos medallas de oro de Alejan-
dra no son producto de la casualidad, si-
no de su esfuerzo y el de su entrenador,
quien no ha aceptado que la atleta se con-
centre en la Ciudad de México con el res-
to de la selección nacional. Comenta que
en otras ocasiones en las que ha sido obli-
gado a mandar a sus prospectos han re-
gresado en condiciones deplorables, listos
para el retiro.
A
P
p
h
o
to
/ D
a
río
L
ó
p
e
z
-
M
ills
AlejandraValencia. Lainocencia
Valencia, Avitiay Román. Medallapor equipos
1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 75
DEPORTES / PANAMERI CANOS
todo quedamos en quinto lugar. Es compli-
cado a ese nivel contra Jamaica, Puerto Ri-
co y Brasil, que llevaban meses preparán-
dose”, explica Gómez, de 35 años.
Cuando se confirmó que participarían
en Guadalajara fue un problema que todas
las jugadoras se reunieran de nuevo. Lucy
Sánchez, del Tecnológico de Monterrey cam-
pus Hidalgo, no podía ausentarse otras dos
semanas sin evitar reprobar el año. A Tainé
Ramírez no le dieron permiso en su traba-
jo. Verónica Arroyos, quien todavía en mayo
de este año ganó con la selección el torneo
de la Confederación Centroamericana y del
Caribe en El Salvador, no se integró al equi-
po porque estuvo en medio de un fuego cru-
zado cuando se encontraba de vacaciones
en Seattle y recibió dos disparos.
Rai Santana intentó gestionar permi-
sos especiales, pero no fue posible. Armó el
equipo con las que estuvieron disponibles.
“Teóricamente el mejor equipo no vino,
aunque para mí las 12 que vinieron son las
mejores porque sudaron, sangraron, se tira-
ron por los balones”, asegura el entrenador.
“Nos fuimos a entrenar al CNAR, pero
en condiciones que nadie daba un peso. Íba-
mos a los Panamericanos a cumplir y ya. Sa-
bíamos a lo que nos enfrentábamos. No nos
quedaba más que competir con coraje, or-
gullo y corazón porque no teníamos la me-
jor preparación. No tenemos jugadoras acti-
vas, no tenemos liga profesional en México.
Se ha acortado la vida de las basquetbolis-
tas a 24 años, que es la edad límite en la que
puedes jugar a nivel estudiantil.
“Somos jugadoras de calidad, pero no
es lo mismo después de no tener dónde
jugar. Cada una entrenó por su parte, co-
rriendo para estar listas cuando nos llama-
ran. Pidiendo permisos, dejando escuela,
hijos. Eso no se paga con nada. Poner dine-
ro de tu bolsa para ir a una selección es lo
peor, aunque se oiga mal. Tuve que gastar
en casetas y gasolina de Hidalgo al CNAR,
y aunque sean 300 o 400 pesos no se vale.
“Muchas jugadoras tuvieron que pagar
sus boletos de avión para llegar a la con-
centración. En el Preolímpico igual, has-
ta tuvimos que pagar comida. No conta-
mos con un doctor y debimos comprarnos
nuestro material médico y los tapes para
vendarnos los tobillos. Ninguna de noso-
tras nos podemos dar el lujo de perder el
trabajo porque si no, ¿con qué pagamos pa-
ra ir a la selección? Así de claro. Esa es la
realidad”, relata La Cucha.
Exigencias
Por si no bastara la precariedad, las jugado-
ras que se lesionaron durante los Panameri-
canos tendrán que atenderse por su propia
cuenta en los lugares donde viven. Mien-
tras representaron a México, ninguna contó
La competencia
como
juego
BEATRIZ PEREYRA
U
nos minutos bastaron
para que la niña Ale-
jandra Valencia queda-
ra cautivada por el tiro
con arco. Sentada sobre
su bicicleta, la chiquilla
de escasos ocho años contemplaba fas-
cinada a un grupo de arqueros que dis-
paraban flechas en el campo de tiro de su
natal Hermosillo.
Cuando el entrenador Miguel Ángel
Flores descubrió la fascinación en los
ojos de la pequeña se le acercó. Le pre-
guntó si quería unirse a su grupo. Asin-
tió de inmediato, como si le hubieran
ofrecido un cono de helado.
“Primero iba feliz a ver de qué se tra-
taba. Yo tiraba y tiraba y aunque no le
diera a la paca (diana) me gustaba mu-
cho disparar las flechas. Luego, vi que
los grandes acertaban y me propuse ha-
cerlo. Cuando aprendí dije: ‘¡qué diver-
tido!’. Y me quedé para siempre”, relata
Valencia.
A los 17 años, Alejandra Valencia se
convirtió en campeona panamericana
A
P
p
h
o
to
/ D
a
río
L
ó
p
e
z
-
M
ills
74 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011
la prueba de pentatlón moderno”. Y agre-
gó: “En estos Juegos Panamericanos com-
piten dignamente por México cuatro ofi-
ciales y 22 elementos de tropa del Ejército
y Fuerza Aérea Mexicana”.
La relación de Marisol Guadalupe con
el Ejército comenzó en 2009, movida por
su interés de formar parte del equipo de
atletismo.
Romero, quien es licenciada en turis-
mo, trabaja en el departamento de infor-
mática. Su ingreso a las Fuerzas Arma-
das también tenía el propósito de obtener
apoyo económico para cubrir los gastos
que requiere todo deportista de alto ren-
dimiento. Subordinada a la disciplina mi-
litar, su incursión en estos juegos no ha-
bría sido posible sin la autorización de la
Sedena.
“Para conceder entrevistas o salir en
televisión debe solicitar permiso al Ejérci-
to. No es que Marisol se rehúse a conceder
entrevistas, sino que para todo tiene que
solicitar autorización”, refiere su entrena-
dor, Martín Núñez.
Durante el campamento de altura
que la corredora realizó en Xalapa, Vera-
cruz, cuatro semanas atrás, varios milita-
res acudieron a presenciar sus trabajos de
preparación.
Cuando viaja, Marisol debe acudir al
cuartel de la ciudad en que se encuentre
para dar aviso de su llegada y salida. En
ocasiones, y por cuestiones de seguridad,
debe pasar la noche en el cuartel, mien-
tras sus compañeros de la delegación se
concentran en el hotel.
Cuando en marzo pasado fue a Mon-
terrey, en cuanto llegó al aeropuerto ya la
esperaban militares. No la autorizaron pa-
ra que se alojara en el sitio donde estaban
sus compañeros. Por esos días, y en el mar-
co del selectivo denominado Relevos Tec
de Monterrey, se produjo un enfrentamien-
to entre delincuentes y militares.
El presidente de la Federación Mexica-
na de Atletismo, Antonio Lozano: dice de
ella: “Habla poco, pero cuando lo hace pre-
gunta siempre algo que le pueda servir.
Tampoco es una atleta exigente, de que
diga: ‘me dan esto o aquello’”.
Marisol Guadalupe Romero nació en
el Distrito Federal hace 28 años. Practicó
la natación durante dos años, pero su en-
trenador le dijo que por su pequeña esta-
tura no servía para esta disciplina. Le re-
comendó que trotara. Lo hizo. Después le
empezó a llamar la atención el atletismo.
Cambió de entrenador y comenzó a correr
en maratones. En pláticas con amigos su-
po del entrenador Núñez, quien la invitó
a participar en pruebas de pista. “Los bue-
nos corredores de México se dan en la pis-
ta, no en la calle”, le advirtió.
Al principio, a Marisol le parecían abu-
rridas las carreras de pista, sin embargo
poco a poco se fue aficionando a éstas y vi-
nieron los triunfos: tercer lugar en el cam-
peonato nacional de 2006; segundo lugar
en el nacional de 2007, y en 2008, campeo-
na nacional en 5 mil metros de pista, de ca-
lle y a campo traviesa.
En pruebas de larga distancia partici-
pó en el Campeonato Mundial de Medio
Maratón, de Birminghan, Inglaterra de
2009, donde finalizó en el lugar 37. Al año
siguiente compitió en el Mundial de Me-
dio Maratón, en China, donde ocupó la po-
sición 22.
Su entrenador consideró que Marisol
debía participar en la prueba de maratón
de los Juegos Deportivos Centroamerica-
nos y del Caribe de Mayagüez 2010. El re-
sultado no pudo ser más alentador: ganó
la medalla de oro.
Por el momento los 5 mil y los 10 mil
metros son sus especialidades. Y en los
Juegos Panamericanos de Guadalajara
2011 ya dio muestra de sus alcances, al me-
nos así lo refieren sus dos preseas doradas.
Fue también la única exponente nacional
de atletismo en obtener dos medallas. O
A
P
p
h
o
to
/ R
ic
a
rd
o
M
a
z
a
la
n
A
P
p
h
o
to
/ D
a
n
ie
l O
c
h
o
a
d
e
O
lz
a
“Siempre que me llamen estaré dis-
puesto, pero sí me gustaría que cambien al-
gunas cosas. Es mucho sufrir por el esfuer-
zo que tienen que hacer las jugadoras. Falta
mucho en México, pero hay que empezar
ya. Habrá un antes y un después de Érika
Gómez, eso ténganlo claro. Ella es una pie-
za fundamental. Si se consigue reunir a to-
do el equipo, habrá buen nivel, pero las ju-
gadoras no pueden llegar y estar pensando
en que van a perder el trabajo, hay que avi-
sarles con tiempo a las que residen en Esta-
dos Unidos, pedir permisos en las universi-
dades. Si no hay esa programación esto se
quedará como un hecho aislado”, sentencia
el español.
Las jugadoras que integraron la selec-
ción femenil son: Nadia Bibbs, Alexis Cas-
tro, Lourdes de Anda, Abril García, Mónica
García, Sofía García, Érika Gómez, Fernan-
da Gutiérrez, Laura Núñez, Maylene Orne-
las, Sonia Ortega y Brisa Silva. O
Medallas inesperadas
Lanochedeladerrota
1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 77
DEPORTES / PANAMERI CANOS
C
uando la cabo Marisol Ro-
mero conquistó el oro en los
10 mil metros de los Juegos
Panamericanos de Guada-
lajara, el lunes 24, sabía que
sus pasos eran vigilados discretamente
por elementos de la Secretaría de la De-
fensa Nacional (Sedena) desde un lugar
en las tribunas.
La semifondista deseaba reunirse
con sus superiores y agradecerles su apo-
yo. No obstante, debido al protocolo del
antidoping no tuvo tiempo de hacerlo.
Fue por la noche, y después de fina-
lizada la junta técnica de la Federación
Mexicana de Atletismo, que la campeo-
na panamericana pudo hablar con los
militares y les explicó el motivo de su
ausencia. Finalmente se reunió con ellos
el jueves 27.
La doble ganadora de oro en los Jue-
gos Panamericanos –también hizo su-
yo el podio de los 5 mil metros– vive su-
jeta a la rígida disciplina castrense. Sus
entrenamientos, sus participaciones en
competencias, sus viajes al interior de la
República así como al extranjero, el sitio
donde pernocta, así como sus entrevis-
tas de prensa, deben ser autorizados por
la Sedena.
En todos los lugares en que aparece,
Marisol Romero, de tan sólo 1.55 metros
y 28 años, se encuentra custodiada por
elementos del Ejército, que se mantienen
atentos a sus acciones. Prueba de ello es
que el martes 25 el titular de la Sedena,
Guillermo Galván, escribió en su cuenta
de Twitter: “Un reconocimiento del Ejér-
cito y Fuerza Aérea Mexicana al cabo Ma-
risol Romero por el logro panamericano
en la prueba de 10 mil metros”.
Una semana antes, Galván no escati-
mó elogios para el ganador de la prime-
ra medalla de oro de la delegación mexi-
cana en los Juegos Panamericanos: “A
nombre del personal del Ejército y Fuer-
za Aérea Mexicana felicito al cabo Óscar
Soto Castillo por tan merecido logro en
Los
RAÚL OCHOA
dos oros
de Marisol
con seguro médico. Horas después de haber
ganado la plata, Érika Gómez y Abril García
emprendieron el regreso a sus trabajos en el
Tec de Monterrey y en la Universidad Autó-
noma de Ciudad Juárez, donde García traba-
jaba como diseñadora gráfica.
“Son cosas del oficio. Eso no lo ves
cuando estás jugando. Se te olvida el dolor
y el cansancio, sólo quieres estar ahí y de-
jar el alma”, asegura Gómez.
Ella pide que sus compañeras que aún
seguirán en la selección sean apoyadas con
becas y que a las que se retiran las ayuden
a obtener un trabajo que les permita tener
un salario digno. Aunque estudió la licen-
ciatura en tecnología deportiva, dice que es
muy complicado retirarse después de dos
décadas y empezar a tocar puertas.
“Estoy contenta porque hemos ganado
la medalla. Retirarme aquí es bonito pe-
ro triste a la vez porque regresé a Pachu-
ca después de 10 años de jugar en Espa-
ña. Llego a empezar de cero, tuve la suerte
de que el Tec me diera trabajo y también
a mi marido, pero no alcanza para vivir de
eso. Y digo, madre mía he hecho tanto por
mi país y no tengo algo seguro en la vida.
Ni mis compañeras ni las que vienen de-
trás tampoco. Esto tiene que mejorar. Ten-
go el respaldo de una carrera, pero aho-
ra busco estabilidad, quiero una familia y
formar un patrimonio, pero no veo cómo”,
puntualiza.
Rai Santana asegura que a pesar de to-
das las adversidades, le gustaría quedarse
con la selección femenil para darle conti-
nuidad a un proyecto que empezó hace casi
un año, pero también pide que la situación
cambie. Dice que en España los equipos de
basquetbol reciben apoyo no sólo de las uni-
versidades, sino de los gobiernos estatales y
municipales. Hay una base de jugadores en
distintas categorías y en la formación de los
entrenadores se invierten muchos euros.
“Nos obligan a pasarles nuestros
talentos a los entrenadores nacionales
que tristemente casi siempre son ex-
tranjeros. Al principio lo hice. Los que
empezaban a despegar se iban y to-
dos regresaron tristes y frustrados, se
retiraron. Decidí enfrentar el sistema
y mantenerme con Alejandra, por eso
ella no se concentra en la selección na-
cional. Ella y sus papás tuvieron fe en
mí y los resultados nos permitieron se-
guir juntos.
“Aquí está bien el entorno. La vida
es tranquila y está con su familia. Si
ya probamos que está bien hecho, no
hay por qué cambiar. Cuando le dije-
ron que se fuera para allá, iba llegando
una entrenadora coreana y yo no iba
a arriesgar a este talento con alguien
que no la conoce y que no sabemos si
es buena o mala. O pasa lo de siempre:
alguien los hace y otro los cosecha”, la-
menta el entrenador.
Alejandra no ve el tiro con arco co-
mo una forma de ganarse la vida, si-
no como una actividad extra. Aunque
no le gusta ponerse metas, desde que
vio por televisión a Juan René Serra-
no competir en Beijing 2008, tiene muy
claro que quiere estar en unos Juegos
Olímpicos. Intentará conseguir una
plaza en el Continental de Colombia,
en abril próximo.
Dice que estudiar una carrera uni-
versitaria es lo que la va a sacar adelan-
te, pues está consciente de que el de-
porte es una carrera efímera en la que
no siempre se gana. Sabe que las lesio-
nes provocan retiros prematuros o lle-
gan otros arqueros mejores. Todavía no
decide qué carrera estudiará, pero por
sus resultados el gobierno de Sonora le
ofreció una beca en la universidad que
elija. También le regalará un auto.
La deportista se está acostumbran-
do a su nueva vida. Aunque dice que si-
gue siendo “normal”, ahora la gente la
reconoce en la calle. Se le hace raro por-
que antes de sus dos medallas fue cam-
peona en el Panamericano de 2010,
tercer lugar en el Mundial juvenil y tam-
bién en Copa del Mundo. No salió mu-
cho en los periódicos ni tampoco en la
tele. Se queda anonadada cuando des-
conocidos se le acercan, la felicitan y la
abrazan. Y una que otra persona “de las
ya grandes” hasta lloran de la emoción,
pero ella no sabe ni qué decirles.
Tampoco le importa tener las ma-
nos llenas de callos, pues son sus he-
ridas de batalla. Pide que alguien done
unas dianas para el campo de tiro de
Hermosillo porque hay muy pocas y los
niños se pelean por ellas. Cree que eso
no es justo. O
76 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011
“Durante casi cinco años escribí so-
bre la marcha. Fui testigo en primera fila
del trabajo que el cubano Rigoberto Medi-
na hizo en nuestro país con Cristina Ló-
pez como su alumna más aventajada. Fui
testigo de sus éxitos, el más importante el
de Río 2007. Y fui testigo también de cómo
sus mismos pupilos le dieron la espalda
con el beneplácito de la Federación de At-
letismo y la bendición del Indes (Instituto
Nacional de los Deportes de El Salvador).
Nadie metió las manos por Maca. A cam-
bio, los que dicen saber de atletismo y de
deporte trajeron a un mexicano que fraca-
só en Guatemala y que terminó de hundir
a la caminata en nuestro país.”
Al respecto, el presidente de la Fede-
ración Mexicana de Atletismo (FMA), An-
tonio Lozano, asegura: “Eso no es cierto; la
gente que está en eso sabe que no es así.
Hay una escuela, hay un trabajo. Uno siem-
bra el árbol, otro lo poda, otro lo deja crecer,
y cuando da el fruto el que llega y cosecha
se ufana: ‘es mío’”.
Sin continuidad
En Guadalajara 2011 por primera ocasión
desde que Pedraza se adjudicara la meda-
lla de plata en Winnipeg 67, la caminata
mexicana no pudo llegar al podio en los
20 kilómetros.
Lozano, quien sustituyó a Mariano Lara
Tijerina al frente de la FMA, reparte culpas:
“Para que llegáramos a esto debieron
haber pasado varios años. De 1997 a 2008
no se le puso atención a la marcha y ahí
está el resultado. No busques quiénes son
los culpables ni los responsables, sino có-
mo se va a revertir esto, cuál es el proyec-
to y cuáles los apoyos a corto, mediano y
largo plazos. Eso nos va a dar lo que todos
queremos, pero no vamos a hacer un mar-
chista mañana.”
Mientras la caminata perdía los luga-
res de privilegio que tuvo durante años, en
Guatemala José Alvarado sentaba las bases
para el desarrollo de la disciplina. En mayo
de 2005 su discípulo Julio Ramírez impu-
so en Eisenhüttenstadt, Alemania, la me-
jor marca del mundo en 20 kilómetros: una
hora, 17 minutos 46 segundos. Por este lo-
gro Guatemala lo nombró Atleta del Siglo.
“Sí, nos fue mal en caminata. Es la peor
actuación que hemos tenido en la rama va-
ronil, porque en la femenil hace rato que
no tenemos ese trabajo. Estamos trabajan-
do para revertirlo”, dice Lozano.
El directivo abunda: “Es un trabajo a
largo plazo. Todos dicen: ‘Guatemala ga-
nó tres medallas’. Sí, pero hay un mexica-
no allá que hizo un proyecto, y aunque ya
se cambió de país le dieron continuidad al
programa que dejó. Aquí desgraciadamen-
te no seguimos los proyectos; todos los pla-
nes son sexenales y al vapor, y eso no es
culpa ni mía ni de los atletas ni tuya. Los
nade, el COM y la Codeme, ¿cómo puedes
sumar? Te vuelves rehén de todo el mun-
do para complacer caprichos… ahorita es-
tamos hablando de la caminata, pero en la
prueba de fondo hace 20 años éramos po-
tencia mundial, y también hace tiempo
que se cayó y no nos hemos levantado.”
La caída en el nivel en la caminata, es-
tima Lozano, se dio a raíz de la destitución
del presidente del organismo, Antonio Vi-
llanueva, a finales de los noventa. “No había
autoridad, no había orden, y todo se mane-
jaba con base en caprichos: ‘hoy te damos,
mañana no. Haces lo que queremos’. Y así
proyectos no ganan medallas en un año.
Hay que hacer proyectos a largo plazo.
“En la caminata existió tal desorden
que hubo gente que decía: ‘este es mi en-
trenador’ y a ese se le pagaba. Así se hacían
las cosas y ahora nadie es responsable. El
orden trae una consecuencia; el desorden
siempre conduce al fracaso. Y ahí están las
consecuencias. Asumo mi responsabilidad
y sé que tenemos que trabajar mucho, pe-
ro una golondrina no hace verano. Necesi-
tamos que los gobiernos estatales y muni-
cipales, así como la Conade proporcionen
los medios. Pero con ese pleito entre la Co-
1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 79
DEPORTES / PANAMERI CANOS
Para colmo, el marchista mexicano Eder
Sánchez, favorito para ganar una presea
dorada, terminó relegado a la sexta posi-
ción. Además, sufrió un desmayo debido a
la mala condición física con que afrontó la
prueba. En el Campeonato Mundial de Atle-
tismo, al que acudió como parte de su pre-
paración para compromisos futuros, Sán-
chez finalizó en el lugar 15; desestimó este
mal resultado y dijo que su reto máximo es-
taba enfocado en el certamen continental.
Aunque los expertos reconocen que el
trabajo de Alvarado en Guatemala ha rendi-
do frutos, en este país las opiniones están di-
vididas. Algunos aseguran que el éxito de los
marchistas chapines se debe al trabajo del
cubano Rigoberto Medina, Maca, con apenas
dos años en la caminata guatemalteca.
Al respecto, el jefe de deportes del dia-
rio salvadoreño La Prensa Gráfica, Mario Er-
nesto Posada, escribió el lunes 24 un artícu-
lo titulado Por algo nos dicen guanacos, en el
que plantea:
“Para los que amamos el deporte sal-
vadoreño, ayer, no me queda la más míni-
ma duda, fue un día doloroso. Aparte de que
nos está yendo de la patada en los Paname-
ricanos –al cierre de esta edición El Salvador
sólo tenía una medalla de plata– tuvimos
que ser testigos no sólo de cómo Guatema-
la lograba su quinto oro en Guadalajara, si-
no también cómo un conocido nuestro cele-
braba defendiendo los colores del rival.
L
a caminata mexicana consi-
derada hasta hace poco po-
tencia mundial se encuen-
tra en el peor momento de
una historia que comenzó
a escribirse desde los Juegos
Olímpicos de México 68, cuando el sargen-
to José Pedraza obtuvo la primera medalla
–plata– en esta disciplina que ha dado al
país nueve preseas olímpicas.
En este escenario adverso se resiente
la ausencia de dos de los técnicos más re-
presentativos de la marcha: Jerzy Hausle-
ber, ya retirado, y José Alvarado Sánchez,
...Y la caminata,
Desde finales de los noventa la marcha en México
sufrió un descenso que parece difícil de remontar.
Esta disciplina que tuvo un gran desarrollo desde
que José Pedraza conquistó medalla de plata en los
Juegos Olímpicos de México 68, ha caído en barre-
na como consecuencia de burocratismos, desor-
ganización y falta de continuidad en los proyectos
que construyeron entrenadores como Jerzy Haus-
leber y José Alvarado Sánchez.
RAÚL OCHOA
quien se fue del país hace 17 años, har-
to de los celos, las envidias y las intrigas.
Se dedicó a entrenar marchistas en Gua-
temala y desde hace dos años realiza esta
actividad en El Salvador.
Y fueron precisamente tres guatemal-
tecos las figuras descollantes en la mar-
cha de 20 kilómetros durante los XVI Jue-
gos Panamericanos de Guadalajara 2011.
La proeza estuvo a cargo de Érick Ba-
rrondo y Jamy Franco, ganadores del oro
panamericano, además de Mirna Ortiz,
quien obtuvo la plata. Todos ellos discípu-
los de Alvarado.
en ruinas
A
F
P
p
h
o
to
/ A
lfre
d
o
E
s
tre
lla
Eder Sánchez. El fracaso
78 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011
1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011 81
PALABRA DE LECTOR
A LOS LECTORES
1. Toda carta dirigida al semanario Proceso
deberá contener nombre y frma de su autor,
una identifcación fotocopiada o escaneada
(de preferencia credencial de elector, por
ambos lados), dirección y, en su caso, telé-
fono o correo electrónico. Si el remitente
sólo desea publicar su nombre, lo indicará;
de lo contrario, el resto de sus datos tam-
bién podrían ser difundidos.
2. Ninguna carta tendrá una extensión
mayor de dos cuartillas, es decir, no más de
56 líneas de 65 caracteres cada una.
3. La correspondencia no incluirá docu-
mentos probatorios de lo denunciado; se
publicará conforme a su turno de llegada,
y podrá ser enviada por correo, entregada
personalmente, transmitida por fax (56-36-
20-55) o dirigida a sloya@proceso.com.mx
4. La sección Palabra de Lector cierra los
miércoles de cada semana.
De Juan de Dios Castro Lozano
Señor director:
M
e refiero a las respuestas de los señores
Jesús González Schmal y Bernardo Bátiz
Vázquez publicadas en la sección Palabra de
Lector de la edición de Proceso 1825, corres-
pondiente al pasado 23 de octubre.
Espero que los señores González y Bátiz re-
conozcan que entre lo que manifesté a Proceso
y lo que ellos aclaran no existe litis, esto es, sus
aclaraciones no aclaran nada.
En efecto, yo expresé que mi gran amigo,
ya fallecido, don Luis Calderón Vega, no fue
expulsado del partido. A lo más que llega en
su “aclaración” el señor González es que don
Abel Vicencio Tovar, a la sazón jefe de Acción
Nacional, “solicitó su exclusión del partido”. Lo
que yo afirmé es que jamás, nunca, en ningún
momento fue expulsado por la Comisión de
Orden. No tengo conocimiento de que don Abel
haya solicitado su expulsión, por una razón
obvia: don Luis renunció solidarizándose con
David Alarcón, otro de mis grandes amigos, ya
fallecido.
Le aclaro que sí estuve tentado en aquella
época a ingresar al Foro Doctrinario y Democrático,
mas nunca ingresé a él; luego, no puede don
Bernardo Bátiz llamarme su antiguo compañero
del Foro Democrático. Desde
1960 a la fecha, congruente
con mis principios, he demos-
trado como juez, legislador y
servidor público en la admi-
nistración federal que nunca,
en ningún momento he deja-
do de pertenecer al Partido
Acción Nacional, y he vivido
todas sus crisis.
El señor González
dice en su aclaración que
fui invitado por don José
González Torres, a quien
debo toda mi formación
política y cuya integridad,
honradez y espiritualidad
fueron y son ejemplo
Solicita a delegado aclarar dudas
sobre OCESA: El monstr uo voraz
Señor director:
L
e solicito la publicación de la presente carta,
dirigida al delegado de Iztacalco, Francisco
Javier Sánchez Cervantes.
Señor delegado: me refiero al artículo publi-
cado el pasado 16 de octubre en Proceso 1824
bajo la firma de Raúl Ochoa y con el título OCESA:
El monstruo voraz. Sobre el particular, en mi ca-
rácter de militante del Partido de la Revolución
Democrática y como nativo del pueblo de
Iztacalco, solicito a usted realizar las acciones ad-
ministrativas y, en su caso, legales para despejar
toda duda sobre el desempeño de su gobierno en
la Ciudad Deportiva de la Magdalena Mixhuca.
Espero de usted una respuesta pública a tra-
vés de este medio.
Atentamente
José Roberto Castillo Sandoval
de las personas que atendían a las empresas de-
nunciadas, quienes afirman que éstas ya se fueron
y que ellos laboran para otra agencia que opera
con otro nombre. Sospechamos que ellos encu-
bren los malos manejos de las firmas fraudulentas.
Seguro de que la presente será atendida y de
que habré de recibir la ayuda solicitada, le antici-
po las más cumplidas gracias. (Carta resumida.)
Atentamente
Sidronio Arzate Aguirre
Teléfonos: 01/777/516-74-47
y 045/777/213-48-21.
Acerca de Luis Calderón Vega:
Ni sus hijos lo honran
para todos los panistas. Coincidí con él en sus
afirmaciones, mas le expresé, como lo expreso
ahora, que en todos los partidos y agrupaciones
políticas hay debilidades humanas, y sólo sus es-
tatutos, convocatorias y órganos sancionatorios,
si funcionan, pueden contener concupiscencias
que están en todos.
Le hago saber ahora algo que no he dicho: por
encomienda de Carlos Castillo Peraza, invité a don
José González Torres, un año antes de su muerte,
a reincorporarse al Partido Acción Nacional. Él
aceptó, mas me dijo: “sólo con una condición, Juan
de Dios: yo salí en grupo”. La invitación de Carlos
era nada más para él, pues otros, como el señor
González y el señor Bátiz ha-
bían tomado otros derroteros,
que ni siquiera en esta nueva
comunicación me atrevo a
juzgar.
Supongo que su militancia
actual en los partidos a los
que pertenecen los señores
González y Bátiz les da mayor
satisfacción ética, y por ello
afirma el señor González que el
tiempo les ha dado la razón, jui-
cio este último que no comparto.
Atentamente
Maestro Juan de Dios
Castro Lozano
Denuncia fraude de
una agencia de viajes
Señor director:
L
e ruego publicar esta denuncia en contra
de la empresa Sultana Viajes o Sultana
Operadora Mayorista, S. A. de C.V., y de los
señores Edgardo Anaya López Garza y Mustafá
Anbak, quienes se ostentan como sus dueños
o representantes, para evitar que personas de
buena fe como el suscrito sean víctimas de sus
engaños y fraudes.
En diciembre de 2010 convine con Sultana
Viajes un viaje a Egipto, por lo que el 9 de febrero
de 2011 me trasladarían a ese país junto con
cinco familiares. Como anticipo entregamos a
Edgardo Anaya 22 mil 560 pesos.
Luego se nos informó que el citado viaje fue
cancelado por razones políticas, y que seríamos
enviados en un próximo grupo, por lo que nos requi-
rieron cubrir el saldo de 119 mil 410 pesos, pago que
hice al mismo Edgardo Anaya en enero de 2011.
Como la llamada para concretar el viaje en otro
grupo nunca llegó, en distintas fechas nos presen-
tamos al domicilio que asentaron en los recibos,
ubicado en avenida Isaac Newton 247 interior 1,
y Lope de Vega número 111, 4° piso, ambos en
la colonia Chapultepec Morales de la Ciudad de
México, sin lograr que cumplieran su compromiso,
hasta que en agosto de 2011 ya no los contacta-
mos ni hemos tenido noticias de su paradero.
Por lo anterior, solicitamos que si alguno
de sus innumerables lectores conoce la nueva
ubicación de estas empresas o de los citados
representantes, nos lo haga saber vía telefónica a
efecto de que podamos recuperar nuestro dinero.
Cabe aclarar que en los mencionados domi-
cilios actualmente se encuentran laborando varias
Aclaración
E
n la página 14 de Proceso 1825, corres-
pondiente al pasado 23 de octubre, por
error de edición fueron atribuidas al gober-
nador de Durango, Jorge Herrera Caldera,
las declaraciones del sexto párrafo, sobre
los minicárteles de Acapulco, que en reali-
dad fueron emitidas por el gobernador de
Guerrero, Ángel Aguirre Rivero. A ambos y a
nuestros lectores se ofrecen disculpas.
se han manejado siempre las cosas. Hubo
medallistas que por ser olímpicos decían:
‘quiero que me entrene mi esposa’ –alude
a Noé Hernández, plata en Sydney 2000– y
lo aprobaban. Además, empezaron a surgir
muchísimos entrenadores. Ahora hemos
capacitado a 500 entrenadores para exten-
derles una certificación real. En el atletis-
mo en general vamos en plan ascendente.
No soy mago ni como el entrenador cubano
–Maca– que llegó hace dos años a Guatema-
la y dice que ya tiene resultados”.
Reconoce que ha pesado la ausencia
del polaco Jerzy Hausleber –considerado
el padre de la caminata mexicana–, pues
desde que se retiró no hubo quién siguie-
ra con su proyecto.
“Con Jerzy trabajaron muchos entrena-
dores que no tienen sus resultados, porque
simple y sencillamente esto es producto
del desorden. ¿A qué se lo atribuyes? Yo lo
veo así, y mientras esto no se capitalice con
base en un proyecto seguiremos apostan-
do a personas. Se nos muere la persona y
se acaba su proyecto; ya no hay quién con-
tinúe”, lamenta.
La federación, culpable
Por su parte Noé Hernández, medallista en
los Juegos Olímpicos de Sydney, comenta:
“Del 1996 a 2000 todavía teníamos a los
mejores exponentes del mundo. Incluso
en Atenas 2004 la marcha alcanzó un buen
nivel, además de que venían buenos pros-
pectos. Desafortunadamente comenzó el
consentimiento y mucha tolerancia a los
atletas. Ya no sufrían tanto ni les imponían
las mismas cargas de trabajo, base princi-
pal para ganar una medalla”.
Asegura que el exceso de tolerancia ha-
cia los atletas ha mermado su rendimien-
to, pues ahora ya no se esfuerzan como los
deportistas de antaño por dar un esfuerzo
extra. Dice que tienen mejores becas y no
sufren las carencias que había en el pasa-
do. Responsabiliza a la FMA de la situación
en que se encuentra la marcha, puesto que
es la encargada de implantar los progra-
mas y supervisar a los entrenadores.
También considera que no fue positivo
que aumentaran los estímulos económi-
cos a los entrenadores porque se fueron
a otras partes y no trabajaron de manera
conjunta con la federación.
“Somos muy egoístas. Cada quien jala
agua para su molido, y es triste ver cómo
nos destrozamos entre nosotros. Además
ahora hay más entrenadores que atletas”,
afirma el exmarchista.
El domingo 23, Hernández se sorpren-
dió al ver que los andarines guatemalte-
cos acaparaban el podio panamericano y
le da todo el crédito a José Alvarado:
“El profesor llevó la escuela de la cami-
nata mexicana a Guatemala. Desgracia-
damente para los guatemaltecos duran-
te el tiempo que el profe estuvo con ellos
la marcha mexicana todavía tenía un ni-
vel súper elevado en el mundo. Pese a todo
uno de sus atletas, Julio Martínez, rompió
el récord del mundo. Yo estuve en esa com-
petencia. El guatemalteco tuvo unos deste-
llos tremendos. Fue la escuela que Alvara-
do dejó allá; aprendieron nuestra técnica,
y aparte se están aplicando. Llegó el mo-
mento en que dejaron de tenernos miedo
y nos empezaron a ganar. Prueba de ello es
lo que acaba de suceder en Guadalajara.”
Y añade: “En la rama femenil tampo-
co se ha tenido una buena representativi-
dad, pero con los hombres dijeron: ‘hasta
aquí llegaron’. Es un hecho que la escuela
de Alvarado está teniendo los resultados
que se vieron en estos juegos. Me da mu-
cho coraje ver cómo nos han superado. No
les dábamos tanta importancia como para
que nos respondieran con esta sorpresa.
“Nos están poniendo la muestra de que
se debe tener humildad, deseo y hambre
de triunfo. Sobre todo ponerle mucho cora-
zón, elementos que vi en el chico y la chica
guatemaltecos, ahora campeones paname-
ricanos: humildad y sencillez que muchos
hemos perdido, y obviamente la disponibi-
lidad para hacer las cosas bien”.
–¿La caminata de México dejó de ser
potencia mundial?
–Está a punto de perder esa jerarquía
que siempre nos han reconocido los euro-
peos, porque siempre damos lo mejor de
nosotros. Todavía podemos rescatar esta
disciplina que le ha dado a México nueve
medallas olímpicas, en arduas batallas en
Europa, en Juegos Olímpicos, en mundia-
les, en fin. Tenemos ese talento, como Eder,
quien tiene mucho que dar, pero hay que
enseñarles a entregar el corazón, a ser hu-
mildes y trabajar bien.
“En mis tiempos salíamos a entrenar
al Desierto de los Leones, donde me to-
caba entrenar con Bernardo Segura y Joel
Sánchez. Se daba una rivalidad en benefi-
cio de nuestro desarrollo. Desde ahí em-
pezábamos a tener una disciplina. Aho-
ra no es así, simplemente el mejor atleta
entrena con 20 sparrings, y de esos única-
mente uno le aguanta un día y al día si-
guiente ya no puede porque está agotado.
Ya no existe esa competitividad al ciento
por ciento.”
El gerente técnico de la Federación Sal-
vadoreña de Atletismo, Mauricio Argume-
do, revela a Proceso las razones para con-
tratar a José Alvarado: “Tuvimos ciertos
inconvenientes con el profesor Medina
(Maca), quien tomó la decisión de irse de El
Salvador. De esa manera publicamos en la
página oficial de la federación internacio-
nal de atletismo un perfil para contratar un
entrenador de alto nivel de marcha. Recibi-
mos 42 currículos de Europa, Centroaméri-
ca y Sudamérica; después de analizar cada
historial decidimos contratarlo por su ex-
periencia y su bagaje”.
Y añade: “El profesor Alvarado es un
experto en caminata. Estuvo alrededor de
15 años a la par del profesor Jerzy Hausle-
ber, y consideramos que en nuestro equipo
iba a tener todas las salidas y los resulta-
dos suficientes como para levantar nueva-
mente a El Salvador. Desgraciadamente el
profesor Medina nos dejó un grupo com-
pletamente dividido que no se entendía
entre sí, y poco a poco se fueron yendo y
quedaron únicamente los atletas que po-
demos decir que son los mejores: Cristian
López, quien está embarazada y por eso
no compitió en México, así como Emerson
Hernández, 44 del mundo en la actualidad
y sexto en América. Tiene una marca de 3
horas 56 minutos en 50 kilómetros y va a
pelear la medalla panamericana”.
“Estamos deseosos de obtener más de
una medalla en los Juegos Panamericanos,
y lógicamente de la mano del profesor Al-
varado, como lo hizo con Guatemala, por-
que estos resultados en Guadalajara fue-
ron producto del trabajo de él. Nosotros
lo catalogamos como un maestro. Los lo-
gros de la caminata guatemalteca se de-
ben al trabajo del profesor Alvarado”, su-
braya Argumedo.
D
e
n
n
is
G
ro
m
b
k
o
w
s
k
i / G
e
tty
Im
a
g
e
s
Eder Sánchez. Lafaltadepreparación
80 1826 / 30 DE OCTUBRE DE 2011

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful