El smock Es una técnica decorativa que mantiene unidos los pliegues de una tela fruncida.

Un fruncido se puede usar para unir el canesú o el puño de un vestido, y es elástico en sí mismo, de forma que la prenda se puede hacer sin cierres: smock es una palabra inglesa que significa prenda que entra por la cabeza. Los granjeros, anteriormente vestidos con esta técnica ya no visten batas fruncidas, pero aún se usa para la ropa de bebés y niños, y por su efecto decorativo también se aplica en artículos como cojines. El tejido debe ser bastante ligero, pero firme: el mejor es el algodón, ya sea liso o estampado. El smock también se puede trabajar con patrones pequeños y regulares, como una tela de cuadros o de puntos, en lugar de una cuadrícula marcada. Uso algodón perla, hilo de algodón o de seda, y una aguja fina y pequeña. Puntos adecuados: Punto escondido, Punto de abeja por encima, Punto valón de smock y Punto de diamante. Consejos para el smock El smock frunce el tejido alrededor de un tercio de su anchura original, así que empieza con una pieza tres veces más ancha que la que vaya a resultar. Haz siempre una prueba antes. Marca el reverso de la tela con una cuadrícula de puntos alineados con la hebra recta de la tela. El espaciado normal entre puntos es de 0,3 cm a 0,6 cm y entre hileras de 0,3 a 1,25 cm. Cose hileras de hilvanado desde la parte superior derecha. Empieza cada hilera con un nudo. Haz una pequeña puntada en cada marca. Al final de cada hilera, deja un cabo de 7, 5 cm. Levanta los cabos de los hilos para fruncir la tela a la misma anchura; después de fruncir y quitar el hilván, la anchura se aumentará, así que remítete a tu prueba para calcular la anchura fruncida. Por último, trabaja el fruncido en el derecho de la tela. Quita las hebras fruncidas. El punto smock o nido de abeja Es un tipo de labor muy vistosa y original que principalmente se utiliza para vestidos infantiles, aunque últimamente se haya rescatado también para prendas más juveniles y frescas. La principal características de este punto es la elasticidad que da a la prenda en la que se usa, permitiendo un efecto ajustado al cuerpo. Además, y dadas las características del fruncido, se pueden aplicar distintos puntos de decoración, principalmente bordados geométricos, aunque con la suficiente destreza se pueden conseguir bordados más libres. Hay tres formas principales de trabajar una tela para hacer esta labor: 1. colocando una tela cuadriculada casi transparente por detrás de la tela. Esto sirve no sólo para facilitar la labor, sino también para dar un efecto más relleno al trabajo. 2. Colocando un papel cuadriculado y marcando sobre la tela los lugares por los que pasar la aguja y el hilo. 3. Contando los hilos para cada pasada de la aguja. Esta es la forma más antigua aunque la menos funcional, ya que con los otros métodos es mucho más rápido y cómodo.

Qué materiales necesitaremos Los hilos mejor si son de algodón, perlé o argelino. Pueden hacer juego con la tela que elijamos o contrastar con ella. Las agujas de coser (para los fruncidos) y de punta roma (para los bordados posteriores). Las telas de un grosor normal tirando a fino. Algodón, lino y telas adamascadas quedan muy bien. También los dracones, aunque si son rayados deben ser muy finos.

.

A este punto también se le llama punto trenzado por el aspecto final sobre la tela. como el lino. Esto se debe a que el frunce ocupa más sitio tratándose de telas más gruesas. sabremos la altura que queremos darle al adorno. Es decir. si trabajamos con telas más gruesas. Así.Cálculo de tela necesaria Antes de comenzar la labor. Además. Para calcular la cantidad de tela que vamos a necesitar. si va a ser sólo en el cuerpo o también pondremos en las mangas o los puños.2). solo multiplicaremos por tres la cantidad final. deberemos multiplicar por 4 el ancho final que queremos que tenga la pieza. 3 . con este punto bordado en diagonal se pueden hacer diferentes dibujos. como por ejemplo el que sigue el de la fig. y se cogen dos puntos smock alternados entre la linea superior y la inferior (Fig. Puntos de adorno: Punto de cordón Para la realización de los puntos. Sin embargo. tendremos que saber en qué lugares vamos a colocar el nido de abeja. Se trabaja de izquierda a derecha. es necesario tomar como referencia los hilos principales que hemos empleado para el fruncido de la tela.