P. 1
El Video Arte Es Un Movimiento Artístico

El Video Arte Es Un Movimiento Artístico

|Views: 675|Likes:

More info:

Published by: eternallypuzzled8963 on Oct 18, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/03/2013

pdf

text

original

El Video arte es un movimiento artístico, surgido en Estados Unidos y Europa hacia 1963, viviendo su apogeo en los años sesenta

y setenta del siglo XX, aunque aún mantiene su vigencia. Experimentó las distintas tendencias de la época, como fluxus (con el que se relaciona especialmente), el arte conceptual, las performances o el minimalismo.

(1932, Leverkusen, Alemania -1998, Berlín, Alemania). Entre 1950 y 1953 realiza sus primeros estudios de Arte, así como trabajos de pintura, fotografía y litografía en Colonia y Wuppertal. En 1954 viaja a París y acuña el término "Décoll/age", que aplicaría a obras sonoras, visuales y acciones. Entre 1955 y 1956 completa sus estudios en la Escuela Superior de Bellas Artes de París y, en 1957, en la Academia de Artes de Düsseldorf. Al año siguiente comienza a incorporar receptores de TV a sus obras visuales, en lo que puede señalarse como pionero. Creador del Happening, en 1962 coordina con Nam June Paik el primer Festival Fluxus en el Museo de Wiesbaden. De su ingente y multidisciplinar labor artística destaquemos P.C. Petite ceinture (1963, París), su happening En Ulm, dentro de Ulm y alrededor de Ulm (1964), el happening radiofónico Hören und Spielen (1969, WDR de Colonia), el hormigonado de automóviles en Colonia y Chicago, el Fuxus Zug -un tren de 125 m. de longitud formado por 9 contenedores con 7 ambientes del autor (1981), la ópera El Jardín de las Delicias (1982) en el Festival Pro Musica Nova de Bremen, su participación en la Documenta 6 de Kassel o su última exposición individual en España, Sarajevo, en la Fundació Pilar i Joan Miró de Palma de Mallorca (1994). Habiendo compaginado desde los años 70 su residencia entre Berlín y Malpartida de Cáceres, en esta localidad funda en 1976 el MVM (Museo Vostell Malpartida), al que dedica desde entonces y hasta su muerte un esfuerzo continuado y entusiasta.

EN LA BIOGRAFÍA ARTÍSTICA DE WOLF VOSTELL se le destaca como creador del "happening", como pionero del video arte, miembro de Fluxus, escultor o pintor. Poco se dice de su vinculación con la música. A Vostell, al artista intermedia Vostell, le repugnaba sin embargo el término "arte sonoro" y -pude constatarlo en alguna discusión con él a propósito de ese temaconsideraba que lo que había hecho era "música". Sin duda, eso es cierto en su caso, pues empleaba los sonidos -incluso los no producidos por instrumentos musicales- con criterios e intencionalidad musicales, y en eso cabe incluir los sonidos de los tres reactores militares de su famoso happening en Ulm, o el sonido cambiante, por grupos orquestales, diríamos, de los aparatos de su Fluxus-Sinfonia de los 40 aspiradores. Tres nociones han sido esenciales en el trabajo musical de Vostell: la schwebung, el happening y el dé-coll/age. SCHWEBUNG Cuando Vostell hablaba de obras como las antes citadas mencionaba un término alemán: schwebung. La intención final de una muy libre acepción castellana de esa expresión, en lo que supone su aplicación a la obra musical de Vostell, podría ser ésta: una "fluctuación que flota en el aire". Nada más adecuado para describir la sensación que el oyente tiene ante unos sonidos que, "flotando en el aire", producen, a causa de la casi-identidad de los instrumentos que los producen -reactores, aspiradores- una "fluctuación". HAPPENING Uno de los resultados buscados por Vostell en la musicalización de esos sonidos de la vida cotidiana que emplea en sus obras es la evolución en el tiempo de esos sonidos, por confrontación de la cuasi-identidad de los mismos. Pero todo ello se relaciona con un planteamiento más amplio y más general a toda su obra y su vida: el happening. Muchas de las performances de Vostell reciben esa denominación -happening- y, de hecho, él es uno de los primeros en dotar de sentido artístico ese término inglés. Nuestro artista extraía la sustancia para el arte de la vida cotidiana, en un claro posicionamiento personal en favor de ese binomio "arte-vida" que llegaría a ser la divisa de Fluxus posteriormente. Pero en Vostell hay un declarado interés por los procesos vitales que, en lo que nos ocupa, desencadenan sonidos. Y eso nos lleva a hablar en su trabajo de una tercera noción, que es otro descubrimiento personal de nuestro artista: el dé/coll-age. DÉ/COLL-AGE Quisiera referirme a esta noción con palabras del artista: "Yo empecé con una contradicción que encontré en el diario Le Figaro, el año 54, en la primera página. Un Superconstellation se cayó después de su despegue, es decir, después de su décollage, dicho en francés. (...) Enfoqué el dualismo que hay en todo el siglo XX de las cosas positivas y negativas implicado en cada cosa de la vida y, sobre todo, en los objetos contemporáneos como coche, TV, radio y

avión. Naturalmente, yo empecé a arrancar carteles y, poco después, claro, me acordé que eso producía un ruido. Un ruido muy simple, pero se puede dar dinámica a todo eso." Vostell busca la modulación en su acción de décoller -de despegar-: es decir, se enfrenta conscientemente a un potencial desarrollo musical de los agentes sonoros que pone en juego. Y, más allá de esa consideración, comprobamos cómo el mundo aparece en la obra de Vostell como ambivalencia; pero no tanto como crítica sino en cuanto fenómeno. Podríamos decir que nuestro artista se nutre de una noción fenomenológica del mundo, y lo ratifica su frase: "en mi obra se trata de la fenomenología de la vida." El empleo de todos los sonidos que culturalmente le rodeaban -desde Mozart al ruido de las autopistas- se explica después de lo anterior. Pero también sirve para comprender por qué, tras unos primeros contactos con el compositor Karlheinz Stockhausen y la nueva música electrónica que se llevaba a cabo en el famoso estudio de Colonia, se decanta en favor de acciones sobre objetos cotidianos; por ejemplo, sobre aparatos de radio, en una obra de 1958 titulada Radio Dé/coll-age ("ruidos de radio en busca de sintonía"). En los sonidos de los dé/coll-ages se encuentra el happening como raíz, pues tales sonidos son encontrados por Vostell cuando hace cambiar de estado a uno o varios objetos por el concurso de una acción que, en ocasiones, los destruye. Es el caso de su pieza Kleenex, en la que se amplificaba con micrófonos de contacto la acción de borrar con ácido grandes fotos de periódico. Si Duchamp -uno de los grandes artistas de las Primeras Vanguardias artísticas de este siglo- empleaba en sus ready-made objetos industriales sin usar o, como mucho, ensamblados, yuxtapuestos, Vostell -un indiscutible "grande" de las Segundas Vanguardias- empleaba esos objetos después de su uso, de modo que podríamos decir que la obra es el residuo de ese uso. Duchamp buscaba, en la interacción entre objetos -una banqueta y una rueda de bicicleta, por ejemplo- "nuevos pensamientos para esos objetos"; Vostell, quien previamente había hecho interaccionar el objeto con la vida, nos lo mostraba con sus emociones incrustadas: proponía "nuevas emociones para esos objetos". Por ejemplo, para la contemplación de un coche aplastado parcialmente por una locomotora. José Iges Vostell y la Música (extracto), 1990-99. Pianos - Escultura, 1994 Wolf Vostell ante uno de sus fluxus piano.

El aeropuerto como sala de concierto. Happening En Ulm, dentro de Ulm y alrededor de Ulm Ulm, 1964

Sara-jevo, 1994 Tres Fluxus pianos (detalle)

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->