Masaru Emoto, científico japonés, demostró cómo el efecto de determinados sonidos, palabras, pensamientos y sentimientos alteran la estructura molecular

del agua. La técnica consiste en exponer el agua a esos agentes, congelarla y después fotografiar los cristales que se forman con la congelación.

Molécula de agua en el nacimiento.

MOLÉCULA DE AGUA EN UN RÍO SUCIO.

El DR. EMOTO COLOCÓ AGUA ENTRE DOS ALTAVOCES QUE EMITÍAN EL SONIDO DE UNA ORACIÓN, Y DESPUÉS DE ALGÚN TIEMPO, CONGELÓ EL AGUA Y FOTOGRAFIÓ LOS CRISTALES QUE SE FORMARON.

Molécula de agua expuesta a la energía del sonido del Aria para cuerda en Sol, de Bach.

La misma molécula de agua expuesta al sonido de un ROCK HEAVY METAL.

Molécula de agua expuesta al sonido de un “Muchas gracias”.

Molécula de agua expuesta al sonido de “UNA AMENAZA DE MUERTE”.

Molécula de agua expuesta al “SONIDO DE LA VOZ DE ADOLPH HITLER”.

AMOR Y ADMIRACIÓN. PASTORALES DE BETHOVEN.

Cristales de agua con esencia de camomila.

¡Amor, no dejes que nadie olvide que nosotros, seres humanos, estamos compuestos de un 70% de agua!

Si un simple “muchas gracias” cambia una molécula de agua, imaginen lo que una oración, palabras de amor, fraternidad, valentía, amistad, pueden hacer recorriendo nuestro cuerpo cargado de agua. ¡Si ocurre fuera de nuestro cuerpo, ocurrirá dentro de él también, cada vez que obremos con amor y rectitud! Pero conviene recordar que al revés también ocurrirá con palabras o sentimientos de odio, envidia, venganza, etc. Y es con eso que la gente puede enfermar, con agua cargada de energía mala y destructiva. ¡Muchas dolencias comienzan a partir de nosotros! ¡Con todo, si quisiéramos, todo acabaría si nosotros lo hicieramos posible!

Siendo así, ¡Si el agua sucia hace mal a la salud, los pensamientos y palabras ruínes también lo hacen!

¿Cuál es la molécula que queremos dentro de nosotros? ¿La molécula de los buenos sentimientos, o la de los sentimientos malos?

¡Si obraramos con amor, verdad, rectitud, paz y benevolencia, conseguiriamos reestructurar nuestras vidas, dándoles felicidad, salud y belleza interior!

Tome mucha agua a partir de hoy, y sea una fuente de felicidad. Con un fuerte abrazo, Namastê, Carlos Kalani. (Traducción de Alborada Nueva)